Vous êtes sur la page 1sur 10

Universidad Católica de Santiago de Guayaquil

Facultad de Ciencias Médicas


Carrera de Odontología

Integrantes:
- Juan José Espinosa
- José Vega
- Claudia Hernandez
- Luis Romero

Docente: Dra. Diana Romero Mora


INTRODUCCIÓN

La terapia endodóntica tiene como uno de sus objetivos lograr la completa desinfección
del sistema de conductos radiculares para poder garantizar el éxito del tratamiento.

Dentro de esta fase adquiere una importancia significativa la irrigación de los mismos con
diferentes soluciones que eliminen restos pulpares necróticos, líquidos hísticos, bacterias,
porciones de tejido momificado y tejido vivo que se encuentra en la porción apical del
conducto radicular, como así también los productos de la instrumentación. Es por eso que
se deben seleccionar sustancias irrigantes que tengan la capacidad de eliminar tanto las
sustancias orgánicas como las inorgánicas.

En el proceso de limpieza y conformación de los conductos radiculares la irrigación es


un paso muy importante, y es imposible realizarlo en su totalidad por la complejidad de
la anatomia del sistema de conductos radiculars que posee cada diente; asimismo el último
procedimiento que se lleva a cabo antes de realizar la obturación tridimensional de los
mismos.

MARCO TEÓRICO

IRRIGACIÓN EN ENDODONCIA

IRRIGACIÓN EN ENDODONCIA
En endodoncia se entiende por irrigación el lavado de las paredes del conducto con una o
más soluciones antisépticas, y la aspiración de su contenido con rollos de algodón, conos
de papel, gasas o aparatos de succión. El objetivo de la irrigacion es la limpieza y
desinfección del conducto ademas de una lubrificacion de los instrumentos.

La irrigación complementada con la aspiración constituyen recursos insuperables para la


remoción de los restos necróticos orgánicos, inorgánicos y los microorganismos hacia
fuera del conducto radicular.

Acompañando a los grandes nombres de la endodoncia, y ratificando las palabras de


Sachs (Sachs, citado por Kuttler, 1961) debemos tener presente que: “Lo más importante
en el tratamiento de los conductos radiculares es lo que se retira de su interior y no lo que
se coloca en ellos.”
IMPORTANCIA DE LA IRRIGACIÓN EN LA ENDODONCIA:
Se ha definido a la irrigación como el lavado y aspiración de todos los restos y
sustancias que puedan estar contenidos en la cámara pulpar o conductos radiculares.

La irrigación y aspiración en endodoncia consisten en hacer pasar un liquido a través de


las paredes del conducto radicular y el muñón pulpar, con la finalidad de remover restos
pulpares, limaduras de dentina como consecuencia de la instrumentación,
microorganismos y otros detritos.

Los irrigantes cumplen importantes funciones físicas y biológicas en el tratamiento


endodóntico:

• Cuando se dispone de un entorno húmedo durante la preparación de un


conducto, las limaduras de dentina reflotan hacia la cámara, de donde pueden
ser extraídas mediante aspiración o con la ayuda de puntas de papel; de ese
modo no se acumulan en la zona apical impidiendo la correcta obturación de
los conductos.
• Las probabilidades de que se rompa una lima o un ensanchador son mucho
menores cuando las paredes del conducto están lubricadas por algún irrigante.
• Los irrigantes usados habitualmente tienen además la propiedad de disolver
los tejidos necróticos.
• Dado que las limas y los ensanchadores son muy pequeños y no se ajustan
bien a los conductos accesorios, son los irrigantes los que disuelven los restos
tisulares que quedan en el interior de los mismos, para que posteriormente se
puedan introducir o condensar los materiales de obturación en esas zonas.
• La mayoría de los irrigantes son bactericidas, y su efecto antibacteriano se ve
potenciado por la eliminación de los residuos necróticos del interior de los
conductos.
• Ejercen además una acción blanqueadora, reduciendo los cambios de color
producidos por los traumatismos o las restauraciones extensas de amalgama
de plata, y limitando el riesgo de oscurecimiento postoperatorio.
Las propiedades que debe tener una solución irrigadora ideal para cumplir con estas
funciones son:

• Desinfectante: Ser bactericida o bacteriostático, debe actuar contra hongos y


esporas.
• Inactivar endotoxinas
• Baja toxicidad: no debe ser agresiva para los tejidos remanentes ni
perirradiculares.
• Solvente de tejidos o residuos orgánicos e inorgánicos.
• Baja tensión superficial.
• Eliminar la capa de desecho orgánico.
• Lubricante.
• Aplicación simple, tiempo de vida adecuado, fácil almacenaje, costo
moderado, acción rápida y sostenida.

BENEFICIOS DE LA IRRIGACIÓN:

1. Desbridamiento tosco:
Los conductos radiculares infectados se llenan de materiales potencialmente
inflamatorios. Al conformar el sistema de conductos se generan detritos que
pueden también provocar una respuesta inflamatoria. La irrigación en si misma
puede expulsar estos materiales y minimizar o eliminar su efecto. Este
desbridamiento tosco es análogo al lavado simple de una herida abierta y
contaminada. Se trata del proceso más importante en el tratamiento endodóntico.

2. Eliminación de los microbios:


El hipoclorito de sodio ha demostrado ser el agente antimicrobiano más eficaz. Su
propiedad antimicrobiana varia dependiendo de su concentración, se ha
demostrado que el hipoclorito al 5,25% mata al E. Fecalis en 30 segundos mientras
que al 0,5% o 2,25% requiere 10 a 30 minutos, por lo que se recomienda grandes
volumenes de irrigante y constantes recambios por mayores periodos de tiempo.
Es capaz de matar todos los microorganismos de los canales radiculares, incluidos
los virus y las bacterias que se forman por esporas, consiguiendo este efecto aún
en concentraciones muy diluidas, como así también con soluciones calentadas a
50º C.

3. Disolución de los restos pulpares:


Se ha demostrado que el hipoclorito sódico al 2,5% resulta muy eficaz para retirar los
restos pulpares vitales de las paredes dentinarias. La eficacia de disolución del hipoclorito
de sodio se ve influenciada por la concentración del mismo y la integridad estructural de
los componentes del tejido conjuntivo pulpar. Si la pulpa está necrótica, los restos de
tejido blando se disuelven rápidamente. Si está vital y hay poca degradación estructural,
el hipoclorito de sodio necesita más tiempo para disolver los restos. Eliminación del
barrillo dentinario:

El barrillo dentinario está compuesto por detritos compactados dentro de la


superficie de los túbulos dentinales por la acción de los instrumentos. Se compone
de trozos de dentina resquebrajada y de los tejidos blandos del canal. Estos
materiales se desprenden del hueco de las estrías de los instrumentos, ensuciando
las paredes de los conductos al arrastrar las puntas de los mismos. Dado que el
barrillo dentinario está calcificado, la forma más eficaz de eliminarlo es mediante
la acción de ácidos débiles y de agentes quelantes (por ej., EDTA Y REDTA). La
combinación del EDTA y de soluciones de hipoclorito de sodio ha demostrado
una excelente capacidad de eliminación del barrillo dentinario y de apertura de los
túbulos dentinarios en las paredes de los conductos. se varia su concentracion, ya
que son sustancias irritantes para los tejidos remanentes

aunque se usen las mismas sustancias—hipoclorito sodico para la disolucion de


los restos histicos43 y acido etilendiaminotetraacetico (EDTA)44 como quelante
para la limpieza de las paredes del conducto—,45,46.

SOLUCIONES PARA LA IRRIGACIÓN DE LOS CONDUCTOS


RADICULARES:
Una lista parcial de las diversas soluciones irrigadoras del sistema de conductos
radiculares debería incluir:

1. Soluciones químicamente inactivas:


Solución salina isotónica, agua destilada estéril y soluciones anestésicas.
2. Soluciones químicamente activas:
a. Enzimas: estreptoquinasa, estreptodornasa, papaína enzymol y tripsina.
b. Álcalis: hidróxido de sodio, potasio, de calcio en agua(agua de cal), urea,
hipoclorito de sodio en diluciones al 4-6% (soda clorada en doble
concentración), 2,5% (solución de Labarraque), 1% (solución de Milton)o
0,5% (solución de Dakin).
c. Agentes quelantes: Tublicid, EDTA, EDTAC, REDTA, File- Eze, Glyde
File Prep. y RC-Prep, en todas las cuales el ingrediente activo es el ácido
etilendiaminotetraacético( al 10% y al 15%); y el ácido
dimercaptosuccínico ( al 10% y al 15%).
d. Agentes antimicrobianos: clorhexidina del 0,2% al 2%.

De todas las soluciones anteriormente mencionadas, el hipoclorito de sodio sigue siendo


la alternativa más recomendada para la irrigación del sistema de conductos.
SOLUCIONES IRRIGANTES MÁS UTILIZADAS EN ENDOOONCIA
• Hipoclorito de sodio de 0,5 - 6%: Se considera la solución irrigadora más
utilizada en la práctica actual, por ser la que más se acerca a las condiciones
ideales por su efectividad para eliminar tejido vital y no vital y además de poseer
un amplio efecto antibacteriano, matando rápidamente bacterias, esporas, hongos
y virus (incluyendo el HIV, rotavirus, HSV-1 y &endash;2, y el virus de la
hepatitis A y B), tiene un pH alcalino entre 10,7 y 12,2, es excelente lubricante y
blanqueador, posee una tensión superficial baja, posee una vida media de
almacenamiento prolongada y es poco costoso. Sin embargo el hipoclorito de
sodio resulta un agente irritante para el tejido periapical, el sabor es inaceptable
por los pacientes y por si solo no remueve la capa de desecho, ya que solo actúa
sobre la materia orgánica de la pulpa y predentina.

• Clorhexidina: La clorhexidina es un compuesto catiónico antibacteriano, como


irrigante endodóntico es utilizado al 0,12% o 2%, posee excelentes propiedades
antibacterianas como el hipoclorito de sodio al 5,25% e incluso tiene mejor efecto
residual que el hipoclorito de sodio a las 24 horas, pero no tiene la capacidad de
disolver tejido pulpar.
La clorhexidina por su baja toxicidad es recomendada como irrigante en pacientes
alérgicos al hipoclorito, e igualmente puede ser utilizada en dientes con ápices
abiertos o inmaduros, o en dientes con perforaciones.
Debido a que la clorhexidina carece de efecto disolvente de tejido, debemos tener
presente, que al usarla, es necesario valernos de otros métodos para completar la
limpieza de los conductos, como por ejemplo, combinarla con quelantes u otras
soluciones irrigadoras, instrumental rotatorio o valernos de vibración ultrasónica.
 EDTA: Ácido etilendiaminotetraacético es un sólido incoloro hidrosolubre, su
función es quelar y eliminar la porción mineralizada del barrillo dentinario;
secustra iones metalicos como Ca2+ y Fe3+.
Por exposición directa durante un tiempo prolongado, puede ser bcatericida al
extraer proteinas de la membrana celular cuando se combina con iones metalicos
de la cubierta celular; suele usarse en una concentración al 17% y normalmente
para eliminar de forma eficaz los componentes organicos del barrillo dentinario,
debe ser añadido un componente proteolítico (ej. NaOCl)

Se considera que una concentracion de hipoclorito sodico al 1% sera suficiente para


nuestro objetivo, asi como del 15% de EDTA.

PROTOCOLO DE IRRIGACIÓN:

• Para la irrigación endodóntica se suelen utilizar jeringas de plástico descartables


de 2,5 a 5 ml con agujas romas del calibre 25(navitip).
• Nunca se deben inyectar a la fuerza los irrigantes en los tejidos periapicales, sino
que hay que introducirlos suavemente dentro del conducto. Tambien hay que
prevenir la extravasacion de estas sustancias al periapice, para eso podemos usar
agujas con el orificio de salida lateral (ej. Max-I-Probe), del calibre mas pequeño
(30).
• La aguja debe acceder lo más cerca posible a la zona apical; de esta forma, al
ejercer presion y con una canula de aspiracion potente en la camara pulpar, se
producira una presion positiva en la zona apical y negativa en la coronaria, que
producira una corriente de las sustancias irrigadoras que arrastraran las particulas
de dentina que produce la instrumentacion por ello es importante:
• Irrigar abundantemente.
• Hacerlo entre cada instrumento endodoncico, alternar las soluciones de irrigacion
(hipoclorito sodico, EDTA o acido citrico).
• En conductos amplios hay que introducir la punta de la jeringa hasta encontrar la
oposición de las paredes, momento en el que hay que extraer la punta algunos
milímetros.
• En los dientes posteriores y o los conductos pequeños, hay que depositar la
solución en la cámara. Las limas transportarán el irrigante al interior del conducto
y el escaso diámetro de los conductos retendrá la mayor parte de la solución por
efecto capilar.
• La ultima sustancia en la irrigacion de los mismos ha de ser, a la vez que
desinfectante, lo menos irritante para los tejidos remanentes, Tanto el hipoclorito
sodico como el EDTA empleados para la limpieza y desinfeccion del conducto
son sustancias irritantes para los tejidos periapicales; por lo que se emplea la
clorhexidina al 2% (no al 0,2%, como en periodoncia).
• Para eliminar el exceso de irrigante de los conductos se puede aspirar con una
punta de calibre 16.
• Terminada la preparacion quimiomecanica del conducto, se procede al secado del
mismo mediante puntas de papel, del mismo calibre que el ultimo instrumento
utilizado en la instrumentacion.

TÉCNICAS DE IRRIGACIÓN ENDODÓNTICA

NUEVAS TECNOLOGÍAS DE IRRIGACIÓN


Recientemente, han sido introducidos nuevos dispositivos de irrigación y/ o desinfección
en endodoncia, entre ellos: el Sistema Endoactivador (DENTSPLY Tulsa Dental
Specialties), EndoVac (Discus, Culver City, CA, USA), Irrigación de Seguridad (Vista
Dental Products, Racine, WI, USA). Estos sistemas usan presión, vacío, oscilación y/o
una combinación con succión.

 ENDOACTIVATOR
El Sistema EndoActivator de Dentsply, Tulsa Dental Specialties, usa de manera
segura una punta de polímero no cortante en una pieza de mano. En forma rápida
y vigorosa, agita las soluciones de irrigación durante el tratamiento endodóntico.
Al analizar la seguridad de varios sistemas de irrigación intraconducto con
respecto a la extrusión del irrigante, este posee un mínimo de extrusión en
comparación con la irrigación manual y ultrasónica.

• ENDOVAC
Es un sistema de irrigación-evacuación combinados. La irrigación es expulsada
del sistema en el orificio del conducto radicular, con presión. La evacuación se
hace por medio de una micro-cánula que se extiende a la región apical del
conducto radicular; las dimensiones de la aguja son de calibre #55 con un 2%
conicidad. Del alto volumen de aspiración de la unidad dental resulta una presión
apical negativa y, por lo tanto, de forma pasiva absorbe la irrigación desde el
orificio de la parte apical del conducto radicular. La extrusión apical
probablemente se reducirá en la medida que disminuya la presión apical.

BIBLIOGRAFÍA
1. Jorge Vera Rojasl, Marianella Benavides García, Eugenio Moreno Silva, Mónica
Romero Viñas. Conceptos y técnicas actuales en la irrigación endodóntica.
Revisión Bibliográfica: ENDODONCIA. Volumen 30. Número 1. Enero-Marzo
2012.
2. Stephen Cohen. Vías de la pulpa. Décima edición. Editor web: Louis H. Berman.
Elsevier Mosby.
3. Katherine Medina Arguello. Visión actualizada de la irrigación en endodoncia:
más allá del hipoclorito de sodio. Odontólogo, Universidad Central de Venezuela,
1996.
4. Bettina Basran. Nuevas técnicas y dispositivos de desinfección en endodoncia.
Directora del programa de postgrado de Endodoncia de la Universidad de
Toronto, Canada.