Vous êtes sur la page 1sur 10

Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al

Derecho a la Educación.

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 26

1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita,


al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La
instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional
habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para
todos, en función de los méritos respectivos.
2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad
humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las
libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad
entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el
desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de
la paz.
3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que
habrá de darse a sus hijos.

Convención Relativa a la Lucha Contra las Discriminaciones en la Esfera


de la Enseñanza

Artículo 3

A fin de eliminar o prevenir cualquier discriminación en el sentido que se da a


esta palabra en la presente Convención, los Estados Partes se comprometen a:
a. Derogar todas las disposiciones legislativas y administrativas y abandonar
todas las prácticas administrativas que entrañen discriminaciones en la esfera
de la enseñanza;
b. Adoptar las medidas necesarias, inclusive disposiciones legislativas, para
que no se haga discriminación alguna en la admisión de los alumnos en los
establecimientos de enseñanza;
c. No admitir, en lo concerniente a los gastos de matrícula, la adjudicación de
becas o cualquier otra forma de ayuda a los alumnos, ni en la concesión de
permisos y facilidades que puedan ser necesarios para la continuación de los
estudios en el extranjero, ninguna diferencia de trato entre nacionales por los
poderes públicos, salvo las fundadas en el mérito o las necesidades ;
d. No admitir, en la ayuda, cualquiera que sea la forma que los poderes
públicos puedan prestar a los establecimientos de enseñanza, ninguna
preferencia ni restricción fundadas únicamente en el hecho de que los alumnos
pertenezcan a un grupo determinado;
e. Conceder, a los súbditos extranjeros residentes en su territorio, el acceso a
la enseñanza en las mismas condiciones que a sus propios nacionales.
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
Artículo 4

Los Estados Partes en la presente Convención se comprometen, además, a


formular, desarrollar y aplicar una política nacional encaminada a promover, por
métodos adecuados a las circunstancias y las prácticas nacionales, la igualdad
de posibilidades y de trato en la esfera de la enseñanza y, en especial, a :
a. Hacer obligatoria y gratuita la enseñanza primaria, generalizar y hacer
accesible a todos la enseñanza secundaria en sus diversas formas; hacer
accesible a todos, en condiciones de igualdad total y según la capacidad de
cada uno, la enseñanza superior; velar por el cumplimiento por todos de la
obligación escolar prescrita por la ley; b. Mantener en todos los
establecimientos públicos del mismo grado una enseñanza del mismo nivel y
condiciones equivalentes en cuanto se refiere a la calidad de la enseñanza
proporcionada;
c. Fomentar e intensificar, por métodos adecuados, la educación de las
personas que no hayan recibido instrucción primaria o que no la hayan recibido
en su totalidad, y permitirles que continúen sus estudios en función de sus
aptitudes
d. Velar por que, en la preparación para la profesión docente, no existan
discriminaciones.

Artículo 5

1. Los Estados Partes en la presente Convención convienen:


a. En que la educación debe tender al pleno desenvolvimiento de la
personalidad humana y a reforzar el respeto de los derechos humanos y de las
libertades fundamentales, y que debe fomentar la comprensión, la tolerancia y
la amistad entre todas las naciones y todos los grupos raciales o religiosos, y el
desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de
la paz ;
b. En que debe respetarse la libertad de los padres o, en su caso, de los
tutores legales, 1.° de elegir para sus hijos establecimientos de enseñanza que
no sean los mantenidos por los poderes públicos, pero que respeten las
normas mínimas que puedan fijar o aprobar las autoridades competentes, y 2.°
de dar a sus hijos, según las modalidades de aplicación que determine la
legislación de cada Estado, la educación religiosa y moral conforme a sus
propias convicciones; en que, además, no debe obligarse a ningún individuo o
grupo a recibir una instrucción religiosa incompatible con sus convicciones;
c. En que debe reconocerse a los miembros de las minorías nacionales el
derecho a ejercer las actividades docentes que les sean propias, entre ellas la
de establecer y mantener escuelas y, según la política de cada Estado en
materia de educación, emplear y enseñar su propio idioma, siempre y cuando:
(i) Ese derecho no se ejerza de manera que impida a los miembros de las
minorías comprender la cultura y el idioma del conjunto de la colectividad y
tomar parte en sus actividades, ni que comprometa la soberanía nacional;
(ii) El nivel de enseñanza en estas escuelas no sea inferior al nivel general
prescrito o aprobado por las autoridades competentes; y
(iii) La asistencia a tales escuelas sea facultativa.
2. Los Estados Partes en la presente Convención se comprometen a tomar
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
todas las disposiciones necesarias para garantizar la aplicación de los
principios enunciados en el párrafo 1 de este artículo.

Convención Internacional Sobre La Eliminación De Todas Las Formas De


Discriminación Racial

Artículo 7

Los Estados partes se comprometen a tomar medidas inmediatas y eficaces,


especialmente en las esferas de la enseñanza, la educación, la cultura y la
información, para combatir los prejuicios que conduzcan a la discriminación
racial y para promover la comprensión, la tolerancia y la amistad entre las
naciones y los diversos grupos raciales o étnicos, así como para propagar los
propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, de la Declaración
Universal de Derechos Humanos, de la Declaración de las Naciones Unidas
sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial y de la
presente Convención.

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Artículo 13

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda


persona a la educación. Convienen en que la educación debe orientarse hacia
el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, y
debe fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades
fundamentales. Convienen asimismo en que la educación debe capacitar a
todas las personas para participar efectivamente en una sociedad libre,
favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y
entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos, y promover las actividades
de las Naciones Unidas en pro del mantenimiento de la paz.

2. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen que, con objeto de


lograr el pleno ejercicio de este derecho:
a) La enseñanza primaria debe ser obligatoria y asequible a todos
gratuitamente;
b) La enseñanza secundaria, en sus diferentes formas, incluso la enseñanza
secundaria técnica y profesional, debe ser generalizada y hacerse accesible a
todos, por cuantos medios sean apropiados, y en particular por la implantación
progresiva de la enseñanza gratuita;
c) La enseñanza superior debe hacerse igualmente accesible a todos, sobre la
base de la capacidad de cada uno, por cuantos medios sean apropiados, y en
particular por la implantación progresiva de la enseñanza gratuita;
d) Debe fomentarse o intensificarse, en la medida de lo posible, la educación
fundamental para aquellas personas que no hayan recibido o terminado el ciclo
completo de instrucción primaria;
e) Se debe proseguir activamente el desarrollo del sistema escolar en todos los
ciclos de la enseñanza, implantar un sistema adecuado de becas, y mejorar
continuamente las condiciones materiales del cuerpo docente.
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Artículo 18

4. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la


libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que
los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus
propias convicciones.

Convención Americana sobre Derechos Humanos

Artículo 12.

Libertad de Conciencia y de Religión

4. Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o
pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus
propias convicciones.

Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de


Discriminación Racial

Artículo 10

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la
discriminación contra la mujer, a fin de asegurarle la igualdad de derechos con
el hombre en la esfera de la educación y en particular para asegurar, en
condiciones de igualdad entre hombres y mujeres:
a) Las mismas condiciones de orientación en materia de carreras y
capacitación profesional, acceso a los estudios y obtención de diplomas en las
instituciones de enseñanza de todas las categorías, tanto en zonas rurales
como urbanas; esta igualdad deberá asegurarse en la enseñanza preescolar,
general, técnica, profesional y técnica superior, así como en todos los tipos de
capacitación profesional;
b) Acceso a los mismos programas de estudios, a los mismos exámenes, a
personal docente del mismo nivel profesional y a locales y equipos escolares
de la misma calidad;
c) La eliminación de todo concepto estereotipado de los papeles masculino y
femenino en todos los niveles y en todas las formas de enseñanza, mediante el
estímulo de la educación mixta y de otros tipos de educación que contribuyan a
lograr este objetivo y, en particular, mediante la modificación de los libros y
programas escolares y la adaptación de los métodos de enseñanza;
d) Las mismas oportunidades para la obtención de becas y otras subvenciones
para cursar estudios;
e) Las mismas oportunidades de acceso a los programas de educación
permanente, incluidos los programas de alfabetización funcional y de adultos,
con miras en particular a
f) La reducción de la tasa de abandono femenino de los estudios y la
organización de programas para aquellas jóvenes y mujeres que hayan dejado
los estudios prematuramente;
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
g) Las mismas oportunidades para participar activamente en el deporte y la
educación física;
h) Acceso al material informativo específico que contribuya a asegurar la salud
y el bienestar de la familia, incluida la información y el asesoramiento sobre
planificación de la familia.

Convención sobre los Derechos del Niño

Artículo 28

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a la educación y, a fin de


que se pueda ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de
oportunidades ese derecho, deberán en particular:
a) Implantar la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos;
b) Fomentar el desarrollo, en sus distintas formas, de la enseñanza secundaria,
incluida la enseñanza general y profesional, hacer que todos los niños
dispongan de ella y tengan acceso a ella y adoptar medidas apropiadas tales
como la implantación de la enseñanza gratuita y la concesión de asistencia
financiera en caso de necesidad;
c) Hacer la enseñanza superior accesible a todos, sobre la base de la
capacidad, por cuantos medios sean apropiados;
d) Hacer que todos los niños dispongan de información y orientación en
cuestiones educacionales y profesionales y tengan acceso a ellas;
e) Adoptar medidas para fomentar la asistencia regular a las escuelas y reducir
las tasas de deserción escolar.
2. Los Estados Partes adoptarán cuantas medidas sean adecuadas para velar
por que la disciplina escolar se administre de modo compatible con la dignidad
humana del niño y de conformidad con la presente Convención.
3. Los Estados Partes fomentarán y alentarán la cooperación internacional en
cuestiones de educación, en particular a fin de contribuir a eliminar la
ignorancia y el analfabetismo en todo el mundo y de facilitar el acceso a los
conocimientos técnicos y a los métodos modernos de enseñanza. A este
respecto, se tendrán especialmente en cuenta las necesidades de los países
en desarrollo.

Artículo 29

1. Los Estados Partes convienen en que la educación del niño deberá estar
encaminada a:
a) Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del
niño hasta el máximo de sus posibilidades;
b) Inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades
fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones
Unidas;
c) Inculcar al niño el respeto de sus padres, de su propia identidad cultural, de
su idioma y sus valores, de los valores nacionales del país en que vive, del país
de que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya;
d) Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre,
con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad
entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
origen indígena;
e) Inculcar al niño el respeto del medio ambiente natural.
2. Nada de lo dispuesto en el presente artículo o en el artículo 28 se
interpretará como una restricción de la libertad de los particulares y de las
entidades para establecer y dirigir instituciones de enseñanza, a condición de
que se respeten los principios enunciados en el párrafo 1 del presente artículo
y de que la educación impartida en tales instituciones se ajuste a las normas
mínimas que prescriba el Estado.

Artículo 30

En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas o


personas de origen indígena, no se negará a un niño que pertenezca a tales
minorías o que sea indígena el derecho que le corresponde, en común con los
demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y
practicar su propia religión, o a emplear su propio idioma.

Declaración Mundial sobre educación para todos

Educación para Todos: Objetivos


Artículo 1. Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje

1. Cada persona -niño, joven o adulto- deberá estar en condiciones de


aprovechar las oportunidades educativas ofrecidas para satisfacer sus
necesidades básicas de aprendizaje. Estas necesidades abarcan tanto las
herramientas esenciales para el aprendizaje (como la lectura y la escritura, la
expresión oral, el cálculo, la solución de problemas) como los contenidos
básicos del aprendizaje (conocimientos teóricos y prácticos, valores y
actitudes) necesarios para que los seres humanos puedan sobrevivir,
desarrollar plenamente sus capacidades, vivir y trabajar con dignidad, participar
plenamente en el desarrollo, mejorar la calidad de su vida, tomar decisiones
fundamentadas y continuar aprendiendo. La amplitud de las necesidades
básicas de aprendizaje y la manera de satisfacerlas varían según cada país y
cada cultura y cambian inevitablemente con el transcurso del tiempo.
2. La satisfacción de estas necesidades confiere a los miembros de una
sociedad la posibilidad y, a la vez la responsabilidad de respetar y enriquecer
su herencia cultural, lingüística y espiritual común, de promover la educación
de los demás, de defender la causa de la justicia social, de proteger el medio
ambiente y de ser tolerante con los sistemas sociales, políticos y religiosos que
difieren de los propios, velando por el respeto de los valores humanistas y de
los derechos humanos comúnmente aceptados, así como de trabajar por la paz
y la solidaridad internacionales en un mundo interdependiente.
3. Otro objetivo, no menos esencial, del desarrollo de la educación es la
transmisión y el enriquecimiento de los valores culturales y morales comunes.
En esos valores asientan el individuo y la sociedad su identidad y su dignidad.
4. La educación básica es más que un fin en sí misma. Es la base para un
aprendizaje y un desarrollo humano permanentes sobre el cual los países
pueden construir sistemáticamente nuevos niveles y nuevos tipos de educación
y capacitación.
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.

Educación para Todos: Una visión ampliada y un compromiso renovado


Artículo 2. Perfilando la visión

1. Satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje exige algo más que una
renovación del compromiso con la educación básica en su estado actual. Lo
que se requiere es una “visión ampliada” que vaya más allá de los recursos
actuales, las estructuras institucionales, los planes de estudios y los sistemas
tradicionales de instrucción, tomando como base lo mejor de las prácticas en
uso. Hoy día existen nuevas posibilidades que son fruto de la convergencia
entre el incremento de la información y la capacidad sin precedentes de
comunicación. Esas posibilidades debemos aprovecharlas con espíritu creador
y con la determinación de acrecentar su eficacia.

Esa visión ampliada, tal como se expone en los Artículos 3 al 7 de esta


Declaración, comprende lo siguiente:

* Universalizar el acceso a la educación y fomentar la equidad;


* Prestar atención prioritaria al aprendizaje;
* Ampliar los medios y el alcance de la educación básica;
* Mejorar el ambiente para el aprendizaje;
* Fortalecer concertación de acciones.
* Convertir en realidad el enorme potencial existente para el progreso y el
incremento de las posibilidades de los individuos depende de que se posibilite
a éstos para adquirir la educación y el impulso necesarios a fin de utilizar la
masa en constante expansión de conocimientos útiles y aprovechar los nuevos
medios de transmisión de esos conocimientos.

Declaración De Hamburgo Sobre La Educación De Adultos

8. En el presente decenio la educación de adultos ha experimentado profundas


transformaciones, y se han desarrollado mucho su alcance y generalización. En
las sociedades del conocimiento que están apareciendo en todo el mundo la
educación de adultos y la educación permanente se han convertido en un
imperativo, tanto en el seno de la comunidad como en el lugar de trabajo. Las
nuevas exigencias de la sociedad y el trabajo suscitan expectativas que
requieren que toda persona siga renovando sus conocimientos y capacidades a
lo largo de toda la vida. En el centro de esta transformación está la nueva
función del Estado y la aparición, en la sociedad civil, de relaciones de
colaboración más amplias, consagradas a la educación de adultos. El Estado
sigue siendo indispensable para garantizar el derecho a la educación, en
particular de los grupos más vulnerables de la sociedad, por ejemplo las
minorías y los pueblos indígenas, y para facilitar un marco general. Dentro de
las nuevas formas de colaboración que se forjan entre los sectores público,
privado y comunitario esa función está cambiando. En efecto, no se limita a
prestar servicios de educación de adultos, sino que además asesora, financia,
supervisa y evalúa. Los gobiernos y los copartícipes sociales deberán adoptar
las medidas que hagan falta para facilitar a las personas la expresión de sus
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
necesidades y aspiraciones en materia de educación y para que tengan,
durante toda la vida, acceso a oportunidades de recibirla. Dentro de los
gobiernos la educación de adultos no se ha de reservar a los ministerios de
educación, sino que todos los demás ministerios toman parte en su promoción;
la cooperación interministerial es esencial. Esta tarea también concierne a
empleadores, sindicatos y organizaciones no gubernamentales y comunitarias,
así como a agrupaciones de pueblos indígenas y de mujeres, que tienen la
responsabilidad de interactuar y de crear posibilidades de educación
permanente para todas las personas adultas, procurando que esta educación
sea reconocida y certificada.

10. El nuevo concepto de educación de jóvenes y adultos pone en tela de juicio


las prácticas actuales ya que exige una interconexión eficaz dentro de los
sistemas formal y no formal, así como innovaciones y una mayor creatividad y
flexibilidad. Se debería hacer frente a estas dificultades mediante nuevos
enfoques de la educación de adultos enmarcados en el concepto de educación
a lo largo de toda la vida. La meta última debería ser la creación de una
sociedad educativa.

11. Alfabetización de adultos. La alfabetización, concebida en términos


generales como los conocimientos y capacidades básicas que necesitan todas
las personas en un mundo que vive una rápida evolución, es un derecho
humano fundamental. En toda sociedad es necesaria, por sí misma y como
fundamento de los demás conocimientos que la vida diaria requiere. Hay
millones de personas, en su mayoría mujeres, que no tienen la oportunidad de
aprender o que carecen de las capacidades suficientes para hacer valer su
derecho. Es preciso prepararlas para que lo hagan, lo que a menudo supone la
creación de condiciones previas para el aprendizaje mediante la concienciación
y la autonomía. La alfabetización es, además, un catalizador de la participación
en las actividades sociales, culturales, políticas y económicas, así como para
aprender durante toda la vida. En consecuencia, nos comprometemos a
garantizar a todas las personas la posibilidad de adquirir y mantener la
capacidad de leer, escribir y calcular, y a crear en todos los Estados Miembros
un entorno alfabetizado que apoye la cultura oral. La preocupación más
acuciante es facilitar oportunidades de aprendizaje a todos, en particular los
marginados y excluidos. La Conferencia acoge con satisfacción la iniciativa de
celebrar a partir de 1998 un decenio de la alfabetización en honor de Paulo
Freire.

12. El reconocimiento del derecho a la educación y el derecho a aprender


durante toda la vida es más que nunca una necesidad; es el derecho a leer y
escribir, a indagar y analizar, a tener acceso a determinados recursos, y a
desarrollar y practicar capacidades y competencias individuales y colectivas.

13. Integración y autonomía de la mujer. Las mujeres tienen derecho a la


igualdad de oportunidades; a su vez, la sociedad depende de su contribución
plena en todos los campos del trabajo y todos los aspectos de la vida. Las
políticas de educación de jóvenes y adultos deberían ser receptivas frente a las
culturas locales y dar prioridad a la extensión de las oportunidades educativas
para todas las mujeres, respetando su diversidad y eliminando los prejuicios y
Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
estereotipos que limitan su acceso a la educación de jóvenes y adultos y
menoscaban el provecho que podría derivar de ésta. Se debe considerar
inaceptable cualquier tentativa de limitar el derecho de las mujeres a la
alfabetización, la educación y la capacitación, y adoptar prácticas y medidas
correctivas al respecto.

14. Cultura de paz y educación para la ciudadanía y la democracia. Una de las


mayores dificultades de nuestro tiempo es eliminar la cultura de violencia y
edificar una cultura de paz basada en la justicia y la tolerancia en la que el
diálogo y la negociación sustituyan la violencia en los hogares y la comunidad,
dentro de una misma nación y entre los distintos países.

15. Diversidad e igualdad. La educación de adultos deberá reflejar la riqueza de


la diversidad cultural y respetar el saber tradicional y autóctono y los
correspondientes sistemas de aprendizaje; se debe respetar y ejercer el
derecho de aprender en la lengua materna. Una de las tareas más difíciles que
ha de cumplir la educación de adultos es la de preservar y documentar la
sabiduría oral de los grupos minoritarios, los pueblos indígenas y los pueblos
nómadas. A su vez, la educación intercultural debe fomentar el aprendizaje
entre y sobre diferentes culturas en apoyo de la paz, los derechos humanos y
las libertades fundamentales.

Marco de Acción de la Educación para Todos

7. Por consiguiente, nos comprometemos colectivamente a alcanzar los


siguientes objetivos:
(i) extender y mejorar la protección y educación integrales de la primera
infancia, especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos; (ii)
velar por que antes del año 2015 todos los niños, y sobre todo las niñas y los
niños que se encuentran en situaciones difíciles y los que pertenecen a
minorías étnicas, tengan acceso a una enseñanza primaria gratuita y
obligatoria de buena calidad y la terminen; (iii) velar por que sean atendidas las
necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos mediante un acceso
equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparación para la
vida activa; (iv) aumentar de aquí al año 2015 el número de adultos
alfabetizados en un 50%, en particular tratándose de mujeres, y facilitar a todos
los adultos un acceso equitativo a la educación básica y la educación
permanente; (v) suprimir las disparidades entre los géneros en la enseñanza
primaria y secundaria de aquí al año 2005 y lograr antes del año 2015 la
igualdad entre los géneros en relación con la educación, en particular
garantizando a las niñas un acceso pleno y equitativo a una educación básica
de buena calidad, así como un buen rendimiento; (vi)mejorar todos los
aspectos cualitativos de la educación, garantizando los parámetros más
elevados, para conseguir resultados de aprendizaje reconocidos y
mensurables, especialmente en lectura, escritura, aritmética y competencias
prácticas esenciales.

Declaración y objetivos del Milenio


Normativa del Derecho Internacional de los Derecho Humanos con referencia al
Derecho a la Educación.
Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal.

Meta 2A: Velar por que, para el año 2015, los niños y niñas de todo el
mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria

• 2.1 Tasa neta de matrícula en la escuela primaria


• 2.2 Porcentaje de los estudiantes que comienzan el primer grado y
llegan al último grado de la escuela primaria
• 2.3 Tasa de alfabetización de mujeres y hombres de edades
comprendidas entre los 15 y los 24 años

Objetivo 3: Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer.

Meta 3A: Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza


primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los
niveles de la enseñanza antes del fin del año 2015

• 3.1 Relación entre niñas y niños en la educación primaria, secundaria y


superior