Vous êtes sur la page 1sur 22

Ciudadanía

Unidad
y
Cambio

¿Quiénes somos y por qué


luchamos?
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

Ciudadanía, Unidad y Cambio, es un movimiento político, no


partidista, surgido de la sociedad civil, cuyo principal objetivo es
contribuir con el diseño, difusión, implantación, consolidación
institucionalización y desarrollo de una democracia que
complemente la representación con formas extensivas de
participación, que se sustente en una cultura de la civilidad, con
apego a valores, en el ejercicio pleno y libertario de una
ciudadanía que está consciente de su rol de sujeto histórico actor
de su destino.

La evolución del post-industrialismo y la globalización han


incidido sobre las formas sistémicas de la producción y
reproducción de la vida material y de la organización del trabajo,
como las actividades principales, tradicionales, modeladoras de la
organización social y su dinámica, y han ensanchado el ámbito de lo
social a espacios públicos desestructurados, societarios, de
características múltiples, donde más allá de las clásicas
interrelaciones entre sociedad y autoridad mediadas por relaciones
de poder político, cuyos actores han sido, mayormente, el Estado,
las empresas, los partidos políticos y los sindicatos, han surgido
intereses sobre el mundo de la vida que ve emerger un nuevo actor
político: la ciudadanía organizada.

A la modernidad, su evolución, y a su ya típica relación


económica conflictual entre capital y trabajo, se le suman nuevas
pulsiones, traducidas en expectativas y demandas, que aluden
problemáticas sociales, existenciales, de servicios, humanitarias,
culturales, ambientales, genéticas, sexuales, territoriales,
fronterizas, terroristas, de identidad, étnicas, raciales, de seguridad
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

social, bélicas, de participación y poder, entre otras pulsiones


tensionales.

El ensanchamiento del espacio de la cosa pública, trasciende la


visión omnímoda, omniabarcante y narcisista de la institución
política-partidista, y le plantea el reto de su rediseño, la
repolitización de la política, para una natural convivencia con otros
actores sociales. Ello demanda una corresponsabilidad partido
político-sociedad civil, tras la búsqueda de soluciones a los
problemas del hombre. Se ha de establecer así una sinergia
caracterizada por la complementariedad de acciones, no
competitivas, cuya necesaria armonía se convierte en factor
vigoroso de apalancamiento para el logro de la eficacia y
efectividad deseada en la solución de las problemáticas planteadas.

La sociedad civil, consciente de su poder intelectivo y de la


libertad de elegir que se fundamenta en la voluntad intrínseca de
cada ciudadano, auspicia situaciones de participación política para
responder, de manera satisfactoria, a las pulsiones sociales. Con
apego a valores de libertad, identidad, paz, sosiego, armonía,
inclusión, solidaridad, respeto y tolerancia; Ciudadanía, Unidad y
Cambio compromete su acción en la construcción de una sociedad
venezolana que se caracterice, vía de hechos, según lo declarado
por el texto constitucional, por la prevalencia de un sistema político
democrático, de sufragio efectivo, universal directo y secreto, de
Estado social y de derechos, participativo, pluralista, federal,
descentralizado y con régimen parlamentario con representación
proporcional de las minorías. Debido a ello, planteamos la
necesidad de la re-figuración, re-significación, re-conformación y
re-institucionalización (actualmente existen varias organizaciones
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

públicas, gubernamentales, para-institucionales) de la sociedad y


del Estado. Asimismo, en coherencia con ello, promoveremos
iniciativas que, por vía de transferencia de competencias, dote a
nuestra región y sus localidades de recursos económicos para su
administración y desarrollo autosuficiente, sin dependencia del
cada vez más exiguo e insuficiente aporte del Situado
Constitucional, hoy manejado como instrumento de retaliación y
presión por el gobierno central.

El devenir histórico de nuestro país nos señala que aún estamos


en una etapa de desarrollo político pre-democrática (pre-moderna).
El tránsito cualitativo de regímenes tutelados a sociedades libres:
de monarquía a democracia, que se inauguró, en la cultura
occidental, con el pensamiento democrático de la ilustración, no ha
sido totalmente recorrido en Venezuela hasta su completa
instauración.

La Generación del 28, de finales de la segunda década del siglo


pasado, sentó las bases para la edificación de una cultura de la
civilidad democrática a partir de la creación y desarrollo de la
ciudadanía. El ideario de la libertad individual contrapuesto a la
tutela de un caudillo; el Estado de derecho contrapuesto a los
dictados de poder de seres enfáticos; el igualitarismo en la
participación política-electoral contrapuesto a la discriminación por
dotes de fortuna, instrucción y sexo; la elección de primer grado
contrapuesta a la de segundo grado; abrió los cauces por donde
habría de fluir la cultura política, igualitaria, de la modernidad. Sin
embargo, el camino andado, hasta nuestros días, no ha sido
suficiente para la definitiva consolidación de la civilidad moderna y,
por lo contario, la marcha evolutiva ha sufrido retroacciones pre-
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

modernas como la presente situación histórica de supresión del


sistema democrático, del Estado de derecho y del régimen de
libertades, y la consiguiente instauración de una dictadura de
preeminencia en el poder político del estamento militar, totalitaria
y negadora de los derechos y deberes de la ciudadanía, su
sustitución por formas perversas de vasallaje. Ello corrobora
nuestra afirmación según la cual en Venezuela existe una profunda
vocación democrática sin tradición histórica democrática; duele
decir que nuestro país se encuentra, entre las naciones del
hemisferio occidental, con el nivel más bajo de cultura política
democrática.

Los cincuenta años transcurridos después del 23 de enero de 1958,


fecha en que es derrocada la última dictadura militar en Venezuela,
en la vida política y social prevalece la paz, aunque los primeros
años del nacimiento del sistema democrático previsto en el pacto
de reconciliación de élites –El Pacto de Punto Fijo-, estuvieron
expuestos a enfrentamientos violentos –la lucha armada- que
compelió la asunción de formas autoritarias y presidencialistas,
adoptadas por el Estado democrático, recién instaurado, como
forma de preservar el poder político. Sin embargo, el sistema
político imperante, sustentado en la alternabilidad partidista,
anteriormente fuerte en la representación de las expectativas y
demandas de las gentes, por las permanentes prácticas
pragmáticas alejadas de principios, del clientelismo, el
prebendalismo y el caudillismo, abonado por el poder que
deparaba el provento petrolero fue, progresivamente, perdiendo
legitimidad -incremento de la pobreza, de la desigualdad social y
del desempleo-, debilitándose institucionalmente y perdiendo
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

eficacia en sus ejecutorias. El Estado Benefactor, sus reiteradas


prácticas populistas, a través de las dádivas públicas, contribuyó a
erosionar el ejercicio pleno de la ciudadanía. Los ciudadanos, al no
verse expresados en la institución política-partidista, fueron
distanciándose de los partidos políticos, sus cúpulas y sus
dirigentes, lo que abonó la insurgencia de un discurso anti-político,
inicialmente promovido por grupos empresariales plutócratas y,
posteriormente, capitalizado, con éxito, por el liderazgo mesiánico,
de resentimiento, reivindicador y redentor de Hugo Chávez Frías.
Ello sentó las bases para la instauración del actual Estado
totalitario, dictatorial y fallido, que ha aprovechado las bondades
del sistema democrático para ir desestructurando el modelo
consensuado de sociedad, expresado en la Constitución del año
1961, e instaurando, gradualmente, un hibridismo institucional
pseudo democrático.

Por lo anteriormente expuesto, Ciudadanía, Unidad y Cambio,


promueve la formación de un nuevo modelo de desarrollo político
que privilegie al ciudadano como el soberano de donde emanen
todos los poderes; que establezca un juego de interrelaciones entre
Estado, Mercado y Ciudadanía donde la participación ciudadana sea
el principal actor de la dialéctica de poder, expresadas en las
distintas modalidades de la vida política, institucional, económica,
social y cultural del país. Que se establezca, de manera definitiva,
un marco legal que consagre los derechos humanos, políticos,
económicos, civiles, sociales, laborales, ambientales, culturales,
educativos, de información, biológicos y de bienestar, bajo la
premisa de que el hombre libre ha de ser el eje y razón del
progreso, y que toda acción normativa debe velar por garantizarle a
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

quienes gozan el privilegio de la ciudadanía, la preeminencia del


poder.

Ciudadanía, Unidad y Cambio, empeña su voluntad y acción en


continuar la virtuosa ruta iniciada por la Generación del 28,
comenzando por la siembra de valores ciudadanos y de identidad
nacional, hoy inexistentes. Valga la alusión a dos ejemplos que
ilustran el extrañamiento que desestimula cualquier propósito de
identidad nacional. La incongruencia entre la letra de nuestro
himno nacional que resalta la voluntad de lucha de un pueblo, y la
música que la envuelve, resaltando lo libidinal, con canción de
arrullo, de cuna, evocando la necesidad de una madre (la
personalidad enfática -el caudillo-) que le proteja, la negación del
yo cuya inexistencia bloquea el libre albedrío, factor determinante
en la conformación de la voluntad libérrima del individuo. Lo
congruente sería que la música fuese un ritmo marcial. Asimismo,
la utilización de uno de los ritmos musicales más representativos de
nuestra cultura: el joropo, y una pieza musical de éste género con
extensa difusión y arraigo popular en Venezuela: El Alma Llanera,
para propiciar, como clarinada, en vez del encuentro el
desencuentro y la despedida.

Ciudadanía, Unidad y Cambio, se compromete en promover


valores ciudadanos y de identidad nacional que contribuyan a la
definitiva consolidación de la cultura de la modernidad y del
pensamiento postmodernista, y manifiesta su firme propósito de
involucrarse en toda acción de lucha que propenda a la
consecución de la libertad, la democracia, la justicia social y el
desarrollo sustentable.
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

La participación ciudadana es para nosotros de vital importancia,


no sólo en la acción política de impugnación y resistencia –
oposición-, sino en la institucionalización de formas, modalidades y
mecanismos legales, que le garanticen al ciudadano, como
soberano, el poder de diseñar, implementar, evaluar y controlar el
tránsito de la trayectoria trazada por él, hacia el objetivo de su
futuro deseado.

Nuestro movimiento político resiste el embate de la actual


dictadura criminal, totalitaria, narcotraficante, corrupta y terrorista,
a través de utilizar, sin exclusión, todas las formas de luchas a
nuestro alcance, de las múltiples que están en desarrollo, con el
objetivo de lograr una salida pacífica a la actual crisis de valores,
humanitaria, política, económica, social, institucional y de
gobernabilidad del país. A esos fines, promoveremos y
suscribiremos acuerdos políticos con organizaciones partidistas,
gremios, sindicatos, instituciones y organizaciones de la sociedad
civil, nacional e internacionalmente, para viabilizar una gran unión
nacional por la reconciliación social y la restauración del sistema
democrático, del Estado de derecho y del régimen de libertades en
Venezuela.

Ciudadanía, Unidad y cambio, auspiciará y facilitará espacios de


encuentros con organizaciones políticas y de la sociedad civil, con
distintas percepciones sobre la realidad socio-política local, regional
y nacional, a los fines de convenir y articular políticas, estrategias,
tácticas, operaciones y acciones, comunes, de resistencia contra el
actual régimen dictatorial.
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

Ciudadanía, Unidad y Cambio, es un movimiento político, no un


partido, y no condiciona a quienes les acompañen en las distintas
actividades que promueva, a sujeciones de acatamiento y
disciplina, pudiendo participar en ellas quienes tengan militancia
política-partidista y que deseen contribuir con el propósito
planteado. Nuestro movimiento se estructura de manera
horizontal, sin jefaturas, con coordinaciones rotativas, que
atienden áreas de interés, sin olvidar que el escenario público, la
mayoría de las veces, está conformado por situaciones de poder
compartido y que, por ende, plantean la necesidad de la
corresponsabilidad que ha de asumirse con comprensión,
consenso, respeto, tolerancia y pluralidad.

Premisa de suma importancia es la necesidad de abonar


terrenos para la siembra de un liderazgo político alternativo, ante
su ineficaz existencia. Liderazgo no generacional definido por la
pertenencia a un grupo etario de juventud temprana, determinado
por lo temporal, réplica de lo actual o restaurador de lo otrora
existente; por lo contrario, nos decantamos por un liderazgo
genesíaco, definido por ideas y actitudes edificadoras -no
restaurador sino instaurador- original, de cambio, de expresión e
impronta histórica trascendente–en contraposición a lo temporal
cronológico-, no determinado por la edad sino por el clima del
corazón. Clima del corazón febril, vital, pletórico en el propósito de
renovación y cambio con visión puesta en el horizonte del
desarrollo futuro del país. Liderazgo creativo y de cultivo de
raigambre de valores patrios, hoy inexistentes, democráticos,
libertarios, plurales, de tolerancia y respeto, ratificador de que la
cosa pública mediada por factores de poder político sólo es
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

competencia, de manera exclusiva, de la civilidad, con absoluta


prescindencia del estamento militar. Liderazgo que debe exhibir la
verticalidad y completitud ciudadana de dirigentes rectos, probos,
coherentes y congruentes en pensamientos, palabras y obras, con
conductas apegadas a principios, transparentes, diáfanas, prístinas,
alejadas de posiciones pragmáticas, demagógicas, de intereses
individuales o de grupos y colaboracionistas.

Ciudadanía, Unidad y Cambio, promoverá acciones solidarias


dirigidas a los sectores sociales más vulnerables; asimismo,
persuadidos de la importancia que para el chavismo tiene la
enajenación y el control psíquico de la conciencia colectiva para la
preservación del poder totalitario del actual régimen delictual,
promoveremos acuerdos con editores y radiodifusores contra la
hegemonía comunicacional.

Nuestro movimiento vive y se recrea en el contexto de una


realidad regional: el estado Bolívar, que posee un conjunto de
potencialidades sociales, económicas, naturales, históricas,
culturales y paisajísticas, que es necesario resaltar, por cuanto, el
principalísimo propósito de nuestros actos es contribuir a su pleno
desarrollo.

No es eufemismo opinar que Guayana es la alternativa no


petrolera de Venezuela. Sus diversos minerales de gran valor, sus
fuentes de aguas dulces, sus bosques, su biodiversidad, sus suelos,
su clima, su parque industrial, sus muelles, sus centros urbanos,
intermedios y rurales, su corredor acuífero natural del eje Orinoco-
Apure y de salida al Océano Atlántico, que vertebra los espacios de
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

los cuatro puntos cardinales de la geografía del país, sus fronteras


y la calidad de sus gentes, así lo confirman.

La característica propia del estado Bolívar, su medio ambiente,


exige, para su transformación y desarrollo, un liderazgo ecológico.
De allí que todas las acciones económicas que nosotros
propongamos deben estar en armonía con el ecosistema,
preservando o conservando el medio ambiente, sin comprometer la
calidad de vida de las generaciones futuras. Sin embargo, hoy
Guayana está viviendo horas aciagas de tránsito involutivo. Las
áreas bajo régimen de administración especial están siendo
afectadas, de manera ilegal, con la connivencia del régimen; delitos
tras el lucro de personeros oficiales inescrupulosos, ávidos de
riquezas fáciles, procuradas a través del poder que depara el
ejercicio del gobierno. Las empresas básicas de la CVG están, todas,
sin excepción, en estado crítico, tanto sus instalaciones,
maquinarias y equipos, como sus índices de producción y de
productividad. Las áreas de vocación agropecuarias están, la
mayoría de ellas, abandonadas. El atractivo turístico ha disminuido
significativamente por la pérdida de calidad en la prestación del
servicio, la inseguridad, el peligro de contagio por el resurgimiento
en la región de enfermedades anteriormente erradicadas, el
incremento exponencial de sus costos y la precariedad de los
servicios de transportes, entre otros problemas. El sosiego
necesario para una sana convivencia, la seguridad de personas y
cosas que deberían garantizar los organismos de seguridad del
Estado, ha sido sustituido por el desasosiego de un sistema
delictual dirigido por el pranato, que se ha constituido en la nueva
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

autoridad de poder público en las zonas mineras y en las más


importantes ciudades de nuestra entidad federal.

Guayana es un territorio que posee una extensa y profusa


biodiversidad, que se despliega con gran fragilidad, exponiéndola
a una alta vulnerabilidad que demanda un marco legal y regulatorio
coherente que proteja, conserve o preserve, según sea el caso, su
ecosistema, hoy afectado por contratos de explotación minera que,
de ejecutarse, tendrían un alto impacto negativo de efectos
impredecibles.

En la casi dos décadas de régimen chavista, Guayana ha visto la


destrucción de los liderazgos locales y regional, su sustitución por
personas inescrupulosas sin arraigo en el estado, impuestas por el
poder centralista de un líder mesiánico. Las iniciativas de
participación popular por ellos promovidas han tenido como
objetivo el control político de la ciudadanía. Actualmente no
existen instancias formalizadas que vehiculicen, eficazmente, las
expectativas y demandas de las gentes para su respuesta por las
instituciones del Estado.

El ambiente de trabajo en las instituciones y empresas del


Estado, se caracteriza por la improvisación; sin control; la ausencia
de liderazgo; la inexistencia de la valoración de la capacidad y del
mérito, su sustitución por la militancia partidista; la corrupción; la
pérdida de estima e identificación con la institución y/o empresa; la
baja motivación al rendimiento; el ausentismo –en la mayoría de
los casos por desviar el tiempo en procura de artículos para la
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

ingesta diaria que les permita la sobrevivencia-; evidencian el


cúmulo de factores negativos existentes.

La descomposición social es alarmante, así lo indica la calle: el


incremento significativo de la mendicidad; de los niños,
adolescentes y adultos, limosneros; de personas hambrientas
hurgando en los vertederos de desechos; de adolescentes y
mujeres jóvenes ofreciendo sus cuerpos a cambio de dinero; el alto
ausentismo escolar; de personas deambulando, sin rumbo fijo, que
denotan estar psíquicamente chocados, en estado mórbido, por la
presente situación social; la alta agresividad en el comportamiento
social público; la elevada frustración, angustia y ansiedad por el
reiterado irrespeto, por las autoridades del Estado, a los derechos
y a la voluntad ciudadana; la tensión generada por el chantaje a
que diariamente son expuestos los trabajadores público para
obligarlos a participar en las actividades políticas promovidas por el
régimen; el incremento exponencial de los índices negativos de:
desempleo, morbilidad, mortalidad, nutricional, antropométricos,
accidentalidad, delictivos, siniestralidad, suicidios y asesinatos,
exhiben el estado de anomia prevaleciente

La pérdida de capacidades y de producción ha expuesto a


nuestra región a una alta vulnerabilidad de profundas
consecuencias socioeconómicas. Casi todos los alimentos de la
dieta diaria, ante la caída de la producción agropecuaria endógena
regional, están siendo traídos fuera de la región, con pago a una
tupida red de coimas, lo que explica, en parte, su escasez y altos
precios. El suministro del combustible está siendo desviado,
ilegalmente, a las zonas mineras y a países vecinos, con la
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

participación de altos oficiales de la FAN y ante la vista gorda de los


organismos de seguridad del Estado.

Los centros de salud se encuentran en estado crítico por


insuficiente presupuesto, desbordamiento de la capacidad de
atención, corrupción, deterioro de la infraestructura física, daño de
equipos, falta de medicamentos e insumos, renuncia de personal
médico calificado y de personal para la salud, entre otros factores.

Ciudad Bolívar y las zonas mineras se encuentran en estado de


sitio, bajo el control absoluto del pranato. Los cuerpos de seguridad
del Estado han sido penetrados por organizaciones delictivas que
imponen sus condiciones al margen de la ley. A partir de las 6:00
pm., estas ciudades y zonas entran en toque de queda y sus
pobladores quedan apresados en sus hogares, para cederles los
espacios de usos públicos a los delincuentes.

Sin embargo, es responsable decirlo, las fuerzas políticas


democráticas de nuestra entidad federal no hemos estado a la
altura de la situación que demanda una respuesta política
contundente. La MUD y demás organizaciones políticas partidistas
opositoras, han carecido de visión estratégica y, como
consecuencia de ello, la mayoría de sus políticas y acciones han sido
incoherentes e ineficaces. Muestra de ello es la pérdida de vigor en
la denuncia del flagrante delito electoral cometido contra la
candidatura a la gobernación del estado Bolívar de Andrés
Velásquez y que, hasta ahora, la impugnación languidece en el
tiempo. Es evidente la necesidad de cohesionar las fuerzas
opositoras para fortalecer la resistencia contra el actual régimen
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

dictatorial y, a esos fines, Ciudadanía, Unidad y Cambio,


compromete su activar.

Ciudadanía, Unidad y Cambio, promoverá un conjunto de


eventos con la participación de la sociedad civil, el clero, los
partidos políticos, los gremios, los sindicatos, los empresarios e
instituciones y personalidades representativas en lo regional y
nacional, a los fines de delinear un modelo alternativo para el
desarrollo sustentable del estado Bolívar que se fundamente en las
siguientes ideas:

° Revertir la centralización y profundizar la democracia a


través de la descentralización y desconcentración, y la
transferencia de competencias a las comunidades locales y sus
instituciones.

° Promover la revisión general de leyes de impacto económico,


para sus debidas interrelaciones y articulaciones.

° Promover políticas y ordenanzas sobre incentivos y


exenciones fiscales, que estimulen la atracción e inversión
económica hacia nuestra región.

° Propiciar el beneficio económico y la convivencia social en


libertad y democracia para el disfrute de la felicidad.

° Estimular la movilidad social, facilitando el ingreso de


trabajadores y profesionales a la economía formal.
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

° Promover la reducción y erradicación de la pobreza extrema,


con programas eficientes de protección social.

° Estimular el crecimiento del PIB regional.

° Impulsar el desarrollo de la industria agropecuaria.


Trascender el paradigma regional, restringido, de vocación
minera.

° Promover el consenso social como clave para la economía


competitiva y la vida en moradas.

° Concebir el Estado como instrumento para la orientación y


promoción del desarrollo socioeconómico.

° Refundar la CVG como verdadero ente rector de la


planificación y promoción del desarrollo económico regional.

° Impulsar la recuperación del parque industrial de las


empresas básicas.

° Promover el desarrollo, aguas abajo, de la industria


transformadora- minería metálica-.

° Estimular el desarrollo de las PIME para minería no metálica.

° Promover el desarrollo del turismo aprovechando los


atractivos naturales, históricos y culturales de nuestra entidad
federal.

° Desarrollar las capacidades educativas y culturales para la


transformación de los recursos potenciales de Guayana.
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

° Fortalecer la participación ciudadana en el ejercicio del


gobierno.

° Promover la reorganización administrativa y funcional del


poder ejecutivo regional.

° Consolidar institucionalmente los entes públicos del estado.

° Contribuir a elevar el nivel de calidad de vida del guayanés,


mediante un proceso de reforma educativa y cultural que los
capacite para transformar los recursos potenciales de la región.

° Promover un adecuado uso de la ciencia y la tecnología en la


creación de condiciones sociales para beneficiar al poblador
guayanés.

° Estimular la creación de parques tecnológicos.

° Retomar a Guayana como zona educativa experimental.

° Diseñar e implantar el sistema integrado regional de salud.

° Impulsar la educación para el trabajo y la vida vinculada a las


necesidades del desarrollo regional.

° Promover la creación de una universidad para la formación y


capacitación del liderazgo político que demanda Guayana.

° Promover la integración del subsistema de educación


superior.

° Retomar el plan integral de viviendas en sus diferentes


modalidades.
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

° Estimular la integración familiar y los valores éticos y morales.

° Promocionar nuestra identidad cultural.

° Planificar y promover un plan coordinado de seguridad


integral.

° Promover la creación de infraestructuras y servicios


adecuadas a las necesidades de nuestra región.

° Promover un plan integral de transporte público.

° Promover acciones interinstitucionales para consolidar


nuestra presencia fronteriza.

° Aprovechar las ventajas comparativas que ofrecen los


recursos naturales y económicos de la región, para convertirlas en
ventajas competitivas, mediante la aplicación y utilización
adecuada de la ciencia, la tecnología y la información.

° Fortalecer el rol del gobierno regional como orientador y


promotor del desarrollo económico.

° Impulsar la consolidación de las empresas de agua y


electricidad de la región.

° Promover la creación y desarrollo de empresas de gas


doméstico y de recolección de basuras en la región.

° Promover la creación de empresas de transportes públicos en


la región.
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

° Impulsar el sector empresarial de Guayana como factor


fundamental del proceso económico y social.

° Promover la inserción de nuestros productos en los mercados


de exportación.

° Impulsar la creación de leyes espaciales de creación de zonas


francas industrial, turística y comercial.

° Revisar y profundizar las políticas sectoriales de inversiones,


obras y programas, orientadas al apoyo de las actividades
productivas.

° Motivar la planificación de políticas públicas que propendan a


la soberanía y seguridad alimentaria de la región.

° Estimular el fortalecimiento de la pequeña y mediana


empresa.

° Implementar acciones para la diversificación de la economía


regional, como contribución a la creación de nuevos empleos y el
fortalecimiento de los existentes.

° Propiciar la concreción de un marco legal que garantice la


seguridad jurídica a los inversionistas propios y foráneos.

° Estimular la constitución de un centro de información para la


promoción nacional e internacional de Guayana.

Ciudadanía, Unidad y Cambio, considera que las propuestas


anteriormente aludidas se insertan en la siguiente visión de futuro,
que nos compromete con nuestro apreciado terruño, y por el cual
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio

luchamos: A. Convivencia en moradas, signadas por la participación


y ejercicio de la ciudadanía, sustentada en los principios y valores
de libertad de cultos y pensamientos, democracia, justicia y libertad
política. B. Un espacio regional equilibrado por múltiples
actividades económicas sustentables, especialmente en las zonas
fronterizas. C. Estructura económica regional diversificada,
incorporada exitosamente en los mercados globalizados. D.
Comunidades indígenas consolidadas con eficiente dotación de
servicios públicos, asimilables a sus culturas, con el consecuente
resguardo del medio ambiente y fronteras, así como la
preservación del acervo cultural y autóctono nacional. E. El
poblador guayanés formado para el trabajo y la vida con sentido de
responsabilidad ciudadana y consciente de la importancia de
Guayana para Venezuela y el mundo. F. La sociedad civil organizada
y la iniciativa privada, conjuntamente con el Estado, dentro del
concepto de lo privado social y lo público no estatal, principales
fuerzas motrices en la construcción de la alternativa no petrolera
de Venezuela.

¡EL EJERCICIO DE LA CIUDADANÍA EDIFICA LA DEMOCRACIA!

CIUDADANÍA
UNIDAD
Y
CAMBIO
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio
Ciudadanía
Unidad
Y
Cambio