Vous êtes sur la page 1sur 7

Unidad 1: Fase 0 - Contextualización. Actividad de Reconocimiento.

Laura Lizeth Martinez

Tutora:
Oscar Eduardo Aldana
Grupo: 403004_213

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA (UNAD)


Personalidad
BOGOTA, D.C
2018
INTRODUCCION
A continuación veremos un enfoque e información de respecto a la personalidad aspectos
y rasgos podemos encontrar y tener una mejor visión sobre este tema
Objetivos
General

 Responder las preguntas brindadas por el tutor de curso


Específicos

 Investigar sobre los temas relacionados en el curso


 Leer los temas para que nos brinde un nuevo conocimiento

¿Qué es la personalidad?
La personalidad es un constructo psicológico, que se refiere a un conjunto dinámico de
características psíquicas de una persona, a la organización interior que determina que los
individuos actúen de manera diferente ante una determinada circunstancia. El concepto
puede definirse también como el patrón de actitudes, pensamientos, sentimientos y
repertorio conductual que caracteriza a una persona, y que tiene una cierta persistencia y
estabilidad a lo largo de su vida de modo tal que las manifestaciones de ese patrón en las
diferentes situaciones posee algún grado de predictibilidad.
El concepto de «personalidad» proviene del término «persona», denominación que se
utilizaba en el latín clásico para la máscara que portaban los actores de teatro en la
antigüedad. Sin embargo, ya en ese entonces se hablaba en un sentido amplio y figurado
de «personas» para referirse a los roles, es decir a «como quién» o «representando a
quién» actuaba un determinado actor teatral tras su máscara.
· ¿Qué son los rasgos temperamentales?
En el ámbito de la psicología, la teoría del rasgo explicativo del comportamiento humano
supone la existencia de características estables en la estructura de la personalidad de los
individuos.1 Desde este punto de vista, la personalidad está formada por una jerarquía de
rasgos estables y consistentes que determinan, explican y, hasta cierto punto, permiten
predecir el comportamiento individual (véase diferencias individuales), en la medida en
que guían la forma en que cada persona piensa e interpreta la realidad.

Desde el punto de vista psicológico, la aproximación al estudio y explicación de la


conducta humana se ha llevado a cabo desde distintos modelos. A nivel general, cabe
distinguir tres modelos principales. El modelo internalista asume que la conducta humana
está determinada por variables internas al propio individuo, por lo que es estable y
consistente. El modelo situacionista pone el énfasis en los determinantes externos de la
conducta, por lo que asume que el comportamiento humano variará en función de las
circunstancias ambientales de cada momento. Por último, el modelo interaccionista
considera que la conducta se explica por la interacción entre ambos tipos de variables;
internas y externas nandkef. A su vez, dentro del modelo interna lista puede distinguirse
entre las teorías procesuales o teorías del estado, que subrayan la importancia de los
estados y mecanismos internos del individuo.
¿Qué son los rasgos disposicionales de la personalidad?
Los rasgos disposicionales son como una clasificación o como un tipo de aspecto a seguir
consideran que la gente se diferencia en unas variables continuas .Según esta idea, las
personas se diferencian por la cantidad de rasgos diferentes que presentan, siendo una
diferencia más cuantitativa que cualitativa. Actualmente, la mayoría de teóricos
disposicionales hablan en términos de rasgos y no de tipos. Cattell defendía que los
investigadores deberían determinar empíricamente los rasgos que subyacen a la
conducta humana. “Criterio léxico.” : Según este criterio, cuantas más palabras describen
un mismo rasgo, más importante es éste. Redujo posibles candidatos hasta quedarse con
una lista de171 rasgos, a los que sometió a análisis factorial. Los factores que resultaron
son: las dimensiones que él consideró más importantes para describir la personalidad.
¿Cómo se da el desarrollo de la personalidad positiva?
En la vida corriente nuestros estados interiores y nuestra actitud dependen o bien del
estado de ánimo al que fortuitamente estamos sometidos en aquel momento, o bien de la
naturaleza del estímulo exterior: de que las cosas nos marchen bien o mal, de una
entrevista afortunada, etc. Nuestra actitud es, por lo menos en gran parte, resultado de
nuestro estado de ánimo, y éste, a su vez, en la mayor parte de las personas, es
resultado de las circunstancias internas y externas. En todo caso, vivimos el estado de
ánimo de un modo pasivo, nos lo encontramos hecho; no somos nosotros quienes
tenemos un estado y adoptamos una actitud, sino que son el estado de ánimo y la actitud
los que nos tienen a nosotros, nos dominan y determinan en gran parte nuestra conducta.
Esto ocurre así porque vivimos excesivamente apoyados en el mundo exterior,
dependemos mentalmente con exceso de lo que nos rodea, y cuando nos alejamos un
poco del exterior, caemos en un estado mental pasivo, desde el que sufrimos los vaivenes
emocionales procedentes del inconsciente. No se nos ha adiestrado suficientemente a
manejar de un modo consciente y deliberado nuestros estados mentales. La sociedad se
preocupa mucho más del buen condicionamiento social de los individuos, esto es, de que
se comporten en el exterior de un modo útil y conveniente, que de su perfecta educación y
armonía interior.
¿Cómo se desarrolla el YO?
el yo principalmente actúa dándole sentido a las experiencias, de ésta manera el
desarrollo del yo “EVOLUCIONA” en la medida en que crece nuestra capacidad
cognoscitiva, por lo tanto las personas pueden organizar y estructurar sus experiencias de
manera más elaborada y consecuentemente, esta sofisticación es la función integradora
del yo. Y se supone que el progreso de las personas sigue un orden particular conforme
vamos avanzando a etapas superiores se va haciendo más diferenciada y compleja; pero
también más integrada e internamente consistente. Y nos podríamos preguntar: Por qué
“EVOLUCIONA” nuestro yo, bueno tan simple como que, nuestro yo, no es “PERFECTO”
encontramos a lo largo de nuestra vida, circunstancias que nos representan un desafío,
por lo tanto el proceso sintetizador que define al yo se modifica con el curso de la vida y
que cada nueva característica se levanta sobre las etapas precedentes. Siempre y
cuando no tengamos una limitación biológica, por lo que podríamos quedarnos fijados en
una de estas etapas, pero auque a veces podemos tener otro tipo de recursos para
aparentar funcionar adecuadamente.
En conclusión: NO TODOS COMPLETAN TOTALMENTE, LA PROGRESIÓN DE LAS
ETAPAS DEL YO.
SEGUNDA HIPÓTESIS: Que el desarrollo del yo, ocurre en una etapa muy temprana de
la vida; y que los problemas que debe manejar el yo, cambian con el tiempo, pero el
funcionamiento básico del yo, sigue siendo el mismo.
¿Cómo se desarrolla el rol sexual?
El Rol Sexual es aquella condición que tiene el ser humano que se desarrolla en la
conducta que se genera en una relación de pareja. Básicamente es lo que conocemos
como Femenino y Masculino. Estos roles hacen correspondencia con el género físico que
la persona tiene por naturaleza, es decir, el femenino se asocia a la mujer, portadora del
útero, la vagina y todo el aparato reproductor encargado de formar en el vientre al feto y el
masculino con los hombres que poseen los testículos y el pene que aportan la esperma al
proceso de reproducción.
BIBLIOGRAFIA
http://bibliotecavirtual.unad.edu.co:2077/lib/unadsp/detail.action?docID=10626048

http://bibliotecavirtual.unad.edu.co:2077/lib/unadsp/reader.action?ppg=1&docID=11
038864&tm=1485104494119

http://hdl.handle.net/10596/