Vous êtes sur la page 1sur 9

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

ACIGNATURA
DER210-01-1

Tema:
TAREA 1

Facilitador:

LICDA. GREGORINA T. SUERO PÉREZ

Participantes -Matricula
DOMINGO ANTONIO RAMOS TEJADA 16-3751

SANTIAGO R.D

14-3-2018
1. Busca en dos textos distintos el concepto de Derecho Procesal Penal, a
partir de lo encontrado elabora un concepto propio.

El autor julio A. Hernández Pliego, define al Derecho Procesal Penal, como el


conjunto de normas jurídicas, correspondientes al Derecho Público Interno, en
tanto regulan relaciones entre el Estado y los particulares, destinatarios de ellas
(aunque no en exclusiva) que hacen posible la aplicación del Derecho Penal
sustantivo, a los casos concretos, con el propósito de preservar el orden social.
Para el autor Manuel Rivera Silva, es el conjunto de actividades reglamentadas
por preceptos previamente establecidos que tiene por objeto determinar qué
hechos pueden ser calificados como delitos, para en su caso aplicar la sanción
correspondiente.

Para Manzini, el Derecho Procesal Penal, es el conjunto de normas, directa e


indirectamente sancionadas, en que se funda la institución del órgano
jurisdiccional y que regula la actividad dirigida a la determinación de las
condiciones que hacen aplicable en concreto el Derecho Penal Sustantivo.

Concepto propio
Para mí el Derecho Procesal Penal es aquélla disciplina jurídica encargada de
proveer de conocimientos teóricos, prácticos y técnicos necesarios para
comprender y aplicar las normas jurídicas que regulan cualquier proceso de
carácter penal desde su inicio hasta su fin entre el estado y los particulares. Tiene
como función investigar, identificar y sancionar.

2- Realiza un reporte de lectura acerca de las fuentes del Derecho Procesal


Penal.
Primordial :
1.- La LEY. Es fuente inmediata y suprema. 2.- La Constitución
Nacional, 3.- Los Tratados Internacionales, 4.- Las Leyes Nacionales, 5.- El
Código Procesal Penal, las normas rectoras.

Otras:
1.- Doctrina. Fuente secundaria y no obligatoria. Puede dar luz.

2.- Jurisprudencia. Fuente mediata. El juez no puede negarse a falla por el


silencio de la ley. Existen en esto una finalidad teleológica, existe un espíritu de la
ley. Esto se da con los fallos plenarios. El Congreso toma en cuenta siempre este
tipo de jurisprudencia al momento de modificar o dictar una ley penal o cuando se
modifica el Código Procesal Penal.

3.- Costumbre. Se da en algunos países, especialmente en los que se encuentran


bajo el sistema del common law.
3- Realiza un informe de lectura sobre las reglas de aplicación del Derecho
Procesal Penal en el espacio y el tiempo.
La República Dominicana, cuenta con un espacio terrestre, aéreo y marítimo, que
es indispensable para que esta pueda se considerado como un Estado Libre e
independiente. Todas leyes, en estos casos las Procesales solo surtirán efecto
dentro de este territorio.

La República Dominicana al ser un Estado Organizado y dividido en provincias y


municipios, estos a su vez se encargan de resolver los litigios que tuvieron lugar el
su jurisdicción.

Cuando en Derecho Procesal Penal, se habla de tiempo, se refiere esos plazos


que están establecidos para ejecutar cada paso del proceso de un litigio. Es bueno
tener en cuenta también que las leyes incluyendo las procesales solo surgen
efectos para el porvenir.

Aplicación de la ley procesal


La aplicación de la ley procesal se refiere al ejercicio de la ley procesal en el
tiempo, espacio y sobre los sujetos. La aplicación de la ley procesal difiere de la
aplicación de la norma jurídica (derecho sustantivo), es decir existen métodos
particulares de aplicación de la ley procesal.

Aplicación de la ley procesal en el espacio


La ley procesal se aplica sobre la base de dos principios:
A) El Principio de la lex fori
B) El Principio de la locus regit actum .

Principio de la lex fori


El principio de la Lex Fori. (Ley del fuero). Significa que se aplica la norma
procesal del lugar del juez o del órgano jurisdiccional. “En los conflictos territoriales
de leyes, indica esta expresión que los actos o relaciones deben regirse por la ley
del tribunal que haya de conocer de los mismos

Principio de la locus regit actum


El principio de la Locus Regit Actum. Significa que, los actos jurídicos están
regidos por la ley del lugar en que son celebrados En consecuencia, cualquiera
que sea la nacionalidad de las partes y el lugar en que haya de realizarse el
negocio, la ley local determina las formalidades extrínsecas de los actos jurídicos.
Estos principios son fundamentales, es decir, ninguna ley extraña puede invadir un
territorio determinado, a no ser por cooperación, a través de la Cancillería o la
Interpol, en derecho privado (ej., exhorto suplicatorio).

En derecho público, especialmente en Derecho Penal Internacional no existe


cooperación, sino pactos firmados, por ej., la extradición.
Aplicación de la ley procesal en el tiempo
Para la aplicación de la ley en el tiempo el Derecho general se rige por el Principio
de la Irretroactividad y en algunas ocasiones se da la vacatio legis (vacío legal,
vacación de la ley).

El derecho procesal también se rige por el Principio De La Irretroactividad, pero los


estudiosos no recomiendan aceptar la vacatio legis.

El Principio De Irretroactividad.
Establece que la ley no se aplica a los hechos que se han producido con
anterioridad a su entrada en vigor y tampoco a hechos posteriores a su derogación
(CP, 4). “La Ley es sólo para lo venidero…” (CPE, 33). LA “VACATIO LEGIS”. "Es
el plazo, inmediatamente posterior a su publicación, durante el cual no es
obligatoria.”. La vacatiolegis es una suspensión temporal de la entrada en vigor de
la ley, luego de su promulgación, suspensión que está prevista en la misma ley. Se
expresa de la forma “… la presente ley se aplicará luego de dos años…”, con esto
se está creando un vacío legal temporal. En materia procesal no se recomienda la
vacatiolegis porque coexisten dos leyes procesales el antiguo y el nuevo, creando
inseguridad jurídica y problemas a procesos substanciados con la antigua ley
procesal que tendrán que sentenciarse con la nueva ley procesal.

3- Elabora una línea de tiempo acerca de los diversos sistemas procesales y


sus características. Especifica cuál de los sistemas es el que se aplica en
República Dominicana.
Sistema acusatorio: Apareció en Grecia, Roma y el Imperio Germánico. En este
sistema, las partes llevan a cabo una contienda legal frente a un Juez imparcial.
En un principio, se consideraba que el único que podía ser acusador era el
ofendido y sus parientes; posteriormente, esto se amplió, permitiendo que
cualquier persona del pueblo, en primera etapa, podía acusar y, en segunda
etapa, el Estado debía asumir esta persecución, conforme al principio de
legalidad. Rigen los principios del contradictorio, oralidad y publicidad.

Sistema inquisitivo: Surge con los regímenes monárquicos y se perfecciona con


el derecho canónico. Centra el poder de acusación y decisión en la persona del
Juez. Sostiene que es deber del Estado promover la represión de los delitos que
no pueden se encomendada ni delegada a los particulares. Rigen los principios de
escritura y secreto.

Sistema Mixto: Surge con el advenimiento del Iluminismo y de la Revolución


Francesa, significándola ruptura de los sistemas anteriores. Este sistema divide al
proceso penal en dos etapas, inspiradas en los sistemas anteriores: etapa de
instrucción (sistema inquisitivo) y etapa de juicio oral (sistema acusatorio). La
persecución penal es encomendada al Ministerio Público y; la instrucción, la
selección y valoración de la prueba a cargo del órgano jurisdiccional.

En República Dominicana, a partir de la creación de la ley No.76-02, Código


Procesal Penal Dominicano, instaura el sistema mixto, que posee unos aspectos
del acusatorio como del inquisitorio, que no deja la iniciativa privada la
persecución del supuesto infractor y ofrece a éste ciertas garantías contra posibles
acusaciones vejatorias, precipitadas o calumniosas.

Cuadro comparativo de las características de los sistemas procesales

Sistema acusatorio Sistema inquisitivo Sistema mixto

a. El proceso se pone a. La iniciación del a. a separación entre la


en marcha cuando proceso no depende función de acusar, la de
un particular formule de un acusador. instruir y la rejuzgar,
la acusación. El Juez confiadas a órganos
no procede de oficio. b. El Juez determina distintos, esto es, al
subjetiva y fiscal, alJuez de
b. La acusación privada objetivamente la Instrucción y altribunal
determina los ámbitos acusación. con jurado,
objetivos y subjetivos respectivamente.
del proceso, es decir, c. La investigación de
el hecho punible y la loshechos y la fijación b. Excepto para el Tribunal
persona que se va a de las pruebas a conjurado, rige el
procesar. practicar las realiza el principio de ladoble
juez-acusador. instancia.
c. El juez no investiga
los hechos ni practica d. No existe correlación c. También rige el
pruebas no ofrecidas entre la acusación y principio del Tribunal
por las partes. sentencia. El juez colegiado.
puede en cualquier
d. El juez no puede momento alterar la d. La justicia está a cargo
condenar ni a persona acusación. dejueces profesionales,
distinta de la acusada, excepto cuando
ni por hechos distintos e. No hay contradicción ni interviene el jurado.
de los imputados. Es igualdad. No hay
el principio de partes.Los poderes del e. La prueba se
inmutabilidad de la juez son absolutos valoralibrement
imputación. frente a un acusado e.
inerme ante él.
e. El proceso se Lonormal es la f. La acción penal es
desarrolla conforme a detención. indisponible y rige el
los principios de principio de necesidad
contradicción e en todo el curso del
igualdad, procedimiento. La
permaneciendo acción penal también
elacusado en libertad. es irretractable.
4-Elabora un mapa mental acerca de los principios del Código Procesal
Penal.
Art. 1.- Primacía de la Constitución y los tratados. Los tribunales, al aplicar la
ley, garantizan la vigencia efectiva de la Constitución de la República y de los
tratados internacionales y sus interpretaciones por los órganos jurisdiccionales
creados por éstos, cuyas normas y principios son de aplicación directa e inmediata
en los casos sometidos a su jurisdicción y prevalecen siempre sobre la ley. La
inobservancia de una norma de garantía judicial establecida en favor del imputado
no puede ser invocada en su perjuicio.

Art. 2.- Solución del conflicto. Los tribunales procuran resolver el conflicto
surgido a consecuencia del hecho punible, para contribuir a restaurar la armonía
social. En todo caso, al proceso penal se le reconoce el carácter de medida
extrema de la política criminal.

Art. 3.- Juicio previo. Nadie puede ser sancionado a una pena o medida de
seguridad sin un juicio previo. El juicio se ajusta a los principios de oralidad,
publicidad, contradicción, inmediación, celeridad y concentración.

Art. 4.- Juez natural. Nadie puede ser juzgado, condenado o sometido a una
medida de seguridad, por comisiones o tribunales especiales ni sometido a otros
tribunales que los constituidos conforme a este código con anterioridad a los
hechos de la causa.

Art. 5.- Imparcialidad e independencia. Los jueces sólo están vinculados a la


ley. Los jueces deben actuar en forma imparcial y son independientes de los otros
poderes del Estado y de toda injerencia que pudiere provenir de los demás
integrantes del Poder Judicial o de los particulares

Art. 6.- Participación de la ciudadanía. Todo habitante del territorio de la


República tiene el derecho a participar en la administración de justicia en la forma
y condiciones establecidas en este código.

Art. 7.- Legalidad del proceso. Nadie puede ser sometido a proceso penal sin la
existencia de ley previa al hecho imputado. Este principio rige además en todo lo
concerniente a la ejecución de la pena o medida de seguridad ordenada por los
tribunales.

Art. 8.- Plazo razonable. Toda persona tiene derecho a ser juzgada en un plazo
razonable y a que se resuelva en forma definitiva acerca de la sospecha que recae
sobre ella. Se reconoce al imputado y a la víctima el derecho a presentar acción o
recurso, conforme lo establece este código, frente a la inacción de la autoridad.

Art. 9.- Única persecución. Nadie puede ser perseguido, juzgado ni condenado
dos veces por un mismo hecho.
Art. 10.- Dignidad de la persona. Toda persona tiene derecho a que se respete
su dignidad personal y su integridad física, psíquica y moral. Nadie puede ser
sometido a torturas ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Art. 11.- Igualdad ante la ley. Todas las personas son iguales ante la ley y deben
ser tratadas conforme a las mismas reglas. Los jueces y el ministerio público
deben tomar en cuenta las condiciones particulares de las personas y del caso,
pero no pueden fundar sus decisiones en base a nacionalidad, género, raza, credo
o religión, ideas políticas, orientación sexual, posición económica o social u otra
condición con implicaciones discriminatorias.

Art. 12.- Igualdad entre las partes. Las partes intervienen en el proceso en
condiciones de igualdad. Para el pleno e irrestricto ejercicio de sus facultades y
derechos, los jueces deben allanar todos los obstáculos que impidan la vigencia o
debiliten este principio.

Art. 13.- No autoincriminación. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí


mismo y todo imputado tiene derecho a guardar silencio. El ejercicio de este
derecho no puede ser considerado como una admisión de los hechos o indicio de
culpabilidad ni puede ser valorado en su contra.

Art. 14.- Presunción de inocencia. Toda persona se presume inocente y debe


ser tratada como tal hasta tanto una sentencia irrevocable declare su
responsabilidad. Corresponde a la acusación destruir dicha presunción. En la
aplicación de la ley penal son inadmisibles las presunciones de culpabilidad.

Art. 15.- Estatuto de libertad. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la


seguridad personales. Las medidas de coerción, restrictivas de la libertad personal
o de otros derechos, tienen carácter excepcional y su aplicación debe ser
proporcional al peligro que trata de resguardar. Toda persona que se encuentre
privada de su libertad o amenazada de ello, de manera arbitraria o irrazonable
tiene derecho a recurrir ante cualquier juez o tribunal a fin de que éste conozca y
decida sobre la legalidad de tal privación o amenaza, en los términos que lo
establece este código.

Art. 16.- Límite razonable de la prisión preventiva. La prisión preventiva está


sometida a un límite temporal razonable a los fines de evitar que se convierta en
una pena anticipada.

Art. 17.- Personalidad de la persecución. Nadie puede ser perseguido,


investigado ni sometido a medidas de coerción sino por el hecho personal. La
retención de personas ajenas a la comisión de un hecho punible con miras a
obtener su colaboración o la entrega del imputado se sanciona de conformidad
con las disposiciones de la ley penal.

Art. 18.- Derecho de defensa. Todo imputado tiene el derecho irrenunciable a


defenderse personalmente y a ser asistido por un defensor de su elección. Si no lo
hace, el Estado le designa uno. El imputado puede comunicarse libre y
privadamente con su defensor desde el inicio de los actos de procedimiento y
siempre con anterioridad a la primera declaración sobre el hecho. El defensor
debe estar presente durante la declaración del imputado. El Estado tiene la
obligación de proporcionar un intérprete al imputado para que le asista en todos
los actos necesarios para su defensa, si éste muestra incomprensión o poco
dominio del idioma español.

Art. 19.- Formulación precisa de cargos. Desde que se señale formalmente


como posible autor o cómplice de un hecho punible, toda persona tiene el derecho
de ser informada previa y detalladamente de las imputaciones o acusaciones
formuladas en su contra.

Art. 20.- Derecho a indemnización. Toda persona tiene derecho a ser


indemnizada en caso de error judicial, conforme a este código.

Art. 21.- Derecho a recurrir. El imputado tiene derecho a un recurso contra las
sentencias condenatorias ante un juez o tribunal distinto al que emitió la decisión.

Art. 22.- Separación de funciones. Las funciones de investigación y de


persecución están separadas de la función jurisdiccional. El Juez no puede
realizar actos que impliquen el ejercicio de la acción penal ni el ministerio público
puede realizar actos jurisdiccionales. La policía y todo otro funcionario que actúe
en tareas de investigación en un procedimiento penal dependen funcionalmente
del ministerio público.

Art. 23.- Obligación de decidir. Los jueces no pueden abstenerse de fallar so


pretexto de silencio, contradicción, deficiencia, oscuridad o ambigüedad en los
términos de las leyes, ni demorar indebidamente una decisión.

Art. 24.- Motivación de las decisiones. Los jueces están obligados a motivar en
hecho y derecho sus decisiones, mediante una clara y precisa indicación de la
fundamentación. La simple relación de los documentos del procedimiento o la
mención de los requerimientos de las partes o de fórmulas genéricas no
reemplaza en ningún caso a la motivación. El incumplimiento de esta garantía es
motivo de impugnación de la decisión, conforme lo previsto en este código, sin
perjuicio de las demás sanciones a que hubiere lugar.

Art. 25.- Interpretación. Las normas procesales que coarten la libertad o


establezcan sanciones procesales se interpretan restrictivamente. La analogía y la
interpretación extensiva se permiten para favorecer la libertad del imputado o el
ejercicio de sus derechos y facultades. La duda favorece al imputado.

Art. 26.- Legalidad de la prueba. Los elementos de prueba sólo tienen valor si
son obtenidos e incorporados al proceso conforme a los principios y normas de
este código. El incumplimiento de esta norma puede ser invocado en todo estado
de causa y provoca la nulidad del acto y sus consecuencias, sin perjuicio de las
sanciones previstas por la ley a los autores del hecho.

Art. 27.- Derechos de la víctima. La víctima tiene derecho a intervenir en el


procedimiento penal y a ser informada de sus resultados en la forma prevista por
este código.

Art. 28.- Ejecución de la pena. La ejecución de la pena se realiza bajo control


judicial y el condenado puede ejercer siempre todos los derechos y facultades que
le reconocen las leyes.

El Estado garantiza condiciones mínimas de habitabilidad en los centros


penitenciarios y provee los medios que permiten, mediante la aplicación de un
sistema progresivo de ejecución penal, la reinserción social del condenado.