Vous êtes sur la page 1sur 1

¿Qué relación hay entre el empleo y el PIB?

Cuando se habla de la importancia de que crezca el Producto


Interior Bruto no se hace sólo para que la gente tenga mayor
poder adquisitivo, sino que es un medio para que aumente el
número de personas empleadas. En principio para producir más
necesitamos más personas que estén trabajando.
No obstante esta relación no se cumple siempre. Se pude
crecer sin que aumente el empleo. Por ejemplo si una empresa
cambia la maquinaria por otra más moderna puede que fabrique más productos sin necesitar
más empleados. En esta ocasión nos encontraríamos con que ha habido un aumento de la
productividad. Esas mejoras en la productividad no vienen sólo del cambio tecnológico. Por
ejemplo hay muchos restaurantes en los que si se reorganizan los procesos se puede atender a
la gente más rápido. La productividad se puede mejorar mejorando la gestión, no sólo
mejorando la tecnología. En estos casos aumentaría la producción, pero no el empleo. A pesar
de lo que pueda parecer, las mejoras en la productividad son positivas. Ya hablaremos sobre
ello más adelante.
Aparte en la economía de un país en ocasiones crece y se destruye empleo, no por el distinto
comportamiento de los sectores. Por ejemplo si hubiera fabricantes de coches de caballos
frente a fabricantes de coches normales. La demanda pasa de los coches de caballos a los
normales lentamente y este cambio sucede poco a poco. Un coche normal necesita menos
gente para fabricarse. El fabricante de coches normales va contratando a los despedidos de la
empresa de coches de caballos, pero necesita menos empleados de los que se despiden. De
este modo aumenta la producción (porque los coches de motor tienen mayor demanda) y
disminuye el empleo.
En resumen, si crece el PIB puede aumentar el empleo, pero si decrece es muy difícil que
aumente el empleo. Por eso es tan peligrosa una recesión, no porque disminuya nuestro
poder adquisitivo un 2%, sino por la cantidad de empleos que suele destruir.