Vous êtes sur la page 1sur 3

HITOS DEL JUEGO EN EL NÑO DE 0 A 12 AÑOS

DESDE EL NACIMIENTO A LOS 4 MESES:

 Desde el nacimiento hasta el primer mes de vida, el bebé tiene reflejos voluntarios y
automáticos que aparecen ante cualquier estímulo.
 Entre los 2 y los 4 meses, el bebé pone en marcha un tipo de conducta que se conoce como
reacción circular primaria.
 El bebé comienza a jugar con su cuerpo y a realizar conductas como balbuceos, sonrisas,
movimientos de cabeza y manos.
 Al finalizar los 4 meses, se puede observar que el bebé intenta coger objetos que se
encuentran a su vista, localiza la fuente de sonido y mira objetos.

DESDE LOS 4 A LOS 8 MESES:

 Aparece la reacción circular secundaria


 El bebé toma y manipula objetos, siendo capaz de manipularlos según su necesidad.
 Hacia el final de este periodo, el niño deja caer un objeto para tomar otro.
 Pedir a un adulto que le ayude con un objeto tomando de su mano
 Es capaz de inclinarse, cuando está sentado, para buscar un objeto en la dirección en la que
cayó.

DESDE LOS 8 A LOS 12 MESES:

 El niño está más atento de su entorno y comienza a realizar acciones para conseguir un fin.
 Aumenta significativamente su interés por los objetos en sus acciones.
 En esta etapa se produce una mayor comprensión de la realidad, de manera que el bebé logra
encontrar objetos escondidos ante su vista, se arrastra, gatea o comienza a andar para alcanzar
un objeto
 Aumenta la exploración de su espacio y de otros objetos que están por descubrir.

DESDE LOS 12 A LOS 18 MESES:

 El niño comienza a probar aquello que lo rodea y a utilizar los objetos con el fin de alcanzar
otros que le interesan para jugar.
 Al final de esta etapa el juego se convierte en uno de tipo instrumental más que sensorial.
 Intenta encontrar, en un espacio cercano, un objeto que ha desaparecido, aunque no lo haya
visto desaparecer.
 Tratar de activar un juguete después de una demostración.
 Empieza a imitar gestos y movimientos.

DESDE LOS 18 A LOS 24 MESES:


 El niño en esta etapa realiza representaciones mentales de sus acciones, en donde se anticipa
de lo que su objeto hará de acuerdo con la acción que él le dé.
 Se puede observar competencias en el juego como, activar un objeto mecánico por si mismo,
buscar juguetes en varios lugares y combinar dos o más objetos en sus juegos.
 El niño es capaz de realizar de acciones sin tener el modelo como era en el caso de la
imitación.
 Comienza a realizar juegos relacionados en hacer cosas de la vida cotidiana. Por ejemplo,
comienza a hacer “como si” fuera a dormir, comer, hablara por teléfono, etc. Este proceso abre
las puertas del desarrollo del juego simbólico.

DESDE LOS 2 A LOS 4 AÑOS:

 El niño realiza muchos juegos de forma individual, pero pasando a realizar un juego paralelo
(en relación con sus pares)
 Reciben reglas de juego por otra persona.
 Juegan sin el afán de ganar.
 Los juegos más característicos de este tipo son los de construcciones y destrucciones.
 Aparecen los juegos simbólicos. Se inicia una relación entre lo motor y lo simbólico que dará
lugar a la imitación, en la que reviven experiencias pasadas que le hayan sido gratificantes.
 Los juegos de imitación se relacionan con el medio familiar y social que rodea al niño.
 Aún en esta etapa el juego es individual, no compartido, aunque le gusta tener a alguien junto
a él que le haga una simple compañía física.

DESDE LOS 4 Y 6 AÑOS:

 Aparece el juego asociativo por lo que ya necesita de compañeros en sus juegos.


 A partir de los 4 años los niños realizan juego compartido, donde juegan juntos organizando
entre todos el juego.
 No es capaz de entender la igualdad entre compañeros.
 En esta etapa surgen los roles a la hora del juego. Los niños representan a alguna persona o
animal previamente establecido por ellos.
 Surgen así las primeras actividades regladas, la representación y el fingir.
 El niño representa papeles que le recuerdan situaciones pasadas agradables, pero también
representa a los adultos por el impulso que tienen de sentirse mayor.

DESDE LOS 6 Y 8 AÑOS:


 En esta etapa el juego colectivo es muy importante.
 El niño trata a todos sus compañeros por igual.
 El niño comienza a individualizarse del adulto.
 Nacen los juegos denominados "juegos de competición cooperativa" o también llamados
juegos de proeza, en los cuales los niños se asocian en busca del triunfo frente a otro grupo.
Como los juegos son de proeza, un factor determinante para el triunfo es la fuerza física, por lo
que interviene directamente el desarrollo físico de los niños.
 Los juegos que realizan a esta edad van a favorecer la aparición del razonamiento y a
proporcionar una mayor objetividad de sus valoraciones.
 El niño se desarrolla en un ambiente escolar, más abierto, más inestable y más amplio
fundamental para la socialización y perfeccionamiento educativo del niño.

DESDE LOS 8 A 10 AÑOS:


 Los juegos serán numerosos y el lenguaje va a revestir una gran importancia ya que se
provocarán numerosas discusiones, se establecerán reglas de juego y proyectos o planes de
acción.
 El triunfo es la meta para la reafirmación ante el grupo y se producen, a veces, situaciones de
discusión.
 Realizan juegos deportivos competitivos en sus formas más básicas y sencillas (juegos pre-
deportivos).
 En estas edades se va a producir la diferenciación sexual en los juegos de un modo un poco
inconsciente.
 Los juegos de las niñas son más estrictos y con más reglas, en cambio, los juegos de los niños
se caracterizan por su intensidad y combatividad, por lo que requieren mayor destreza y
habilidad motriz.

DESDE LOS 10 A LOS 12 AÑOS:

 En estas edades aparecerán los juegos deportivos, aunque aún el niño ve el deporte como un
juego.
 Durante los doce años el niño va a ir asemejándolo con el deporte de los adultos
predominando la ejercitación y el perfeccionamiento bajo reglas más estrictas.
 En esta etapa la figura de la pandilla va a consolidarse más, aunque en ocasiones pasan a
segundo plano y la actividad se torna más individual, sólo permaneciendo el carácter de grupo
en los deportes de equipo.
 La diferenciación sexual va a verse acentuada por la diferencia de intereses y necesidades, y
por el desarrollo físico e intelectual, lo que provocará, entre ambos sexos, un rechazo
declarado y consciente.
 Los niños volverán a centrar sus juegos y actividades en ellos mismos al iniciarse la formación
de su imagen corporal.