Vous êtes sur la page 1sur 9

Antecedentes Históricos de la Neumática

Día a día el Ingenio y la creatividad del ser humano han hecho que hagamos automatismos
para facilitarnos las cosas. Desde el principio, siempre hemos desarrollado herramientas,
mecanismos que nos ayuden a realizar una tarea, aprendimos a hacer fuego para
calentarnos, hacíamos cuchillos a partir de rocas para tajar la carne, descubrimos la rueda
y nos facilitó trasportar las cosas, las escritura nos da otra forma de comunicación, de
conocer la historia y de preservar el conocimiento adquirido, siempre hemos estado en
continua evolución. El fluido que utiliza la neumática es el aire comprimido, y es una de las
formas de energía más antiguas utilizadas por el hombre. Su utilización se remonta al
Neolítico, cuando aparecieron los primeros fuelles de mano, para avivar el fuego de
fundiciones o para airear minas de extracción de minerales. Muchos de sus principios ya
eran utilizados por el hombre primitivo. Por ejemplo, la primera aplicación del aire
comprimido consistió en el soplado de las cenizas para reavivar el fuego. El aire empleado
había sido “comprimido” en los pulmones, a los que podemos considerar como un
compresor natural.

El primer compresor mecánico, el fuelle manual, fue inventado hacia la mitad del tercer milenio
a.c. y el fuelle de pie no se empleó hasta 1.500 años a.C. Esto ocurrió cuando la fundición de la
aleación de Cobre y Estaño (Bronce) se convirtió en un proceso estable de producción, como
quedó registrado en algunas tumbas egipcias.

En la antigüedad, el aire, uno de los cuatro elementos por los que los griegos fueron
cautivados, parecía por su naturaleza volátil y transparente, la más fina expresión de la
materia, que en otras “densidades” o “estados” constituía el resto de “elementos”. Era
considerado por ellos algo similar a lo que entendían por alma. Como se ha indicado antes,
en griego, la palabra “pneuma” significa “alma” y en consecuencia la técnica que utiliza el
aire como medio de transmisión de energía se llamó Pneumática.

Uno de los primeros libros acerca del empleo del aire comprimido como energía procede
del siglo I de nuestra era, y describe mecanismos accionados por medio de aire caliente.
Posteriormente, pasada la Edad Media, fue utilizada en la construcción de órganos
musicales, en la minería y en siderurgia.

A partir de entonces el aire se usó de muy variadas maneras, en algunos casos, tal como
se presenta en la naturaleza, en movimiento, el viento (energía Eólica) fue transformado en
energía mecánica mediante los molinos de viento, permitiendo diversas acciones, como
mover moliendas. Por otra parte, quizás la navegación a vela fue la más antigua forma de
aprovechamiento de este tipo de energía.

1688 se crean las máquinas de émbolos (papín)

1762 cilindro soplante


Aunque los rasgos básicos de la neumática están entre los más antiguo conocimientos de
la humanidad, no fue sino hasta finales del siglo XVIII y durante todo el siglo XIX cuando
empezaron a investigarse sistemáticamente su comportamiento y sus reglas. A partir del
siglo XVII, se comienza el estudio sistemático de los gases, y con ello, comienza el
desarrollo tecnológico de las diferentes aplicaciones del aire comprimido.

Hace aproximadamente 100 años se inventaron varios dispositivos neumáticos como el


correo neumático, el freno de aire comprimido, el martillo de remachar, el perforador de
percusión y otras herramientas neumáticas.

Además de un tranvía de accionamiento neumático, hubo varios sistemas neumáticos para


los ferrocarriles. Algunos de estos inventos siguen aún en uso en una ejecución mejorada
y el de otros desapareció a causa de dificultades técnicas o de otro tipo.

En el siglo XVIII se construye el primer compresor alternativo, en el XIX, se utiliza como


fuente energética para perforadoras de percusión, sistemas de correos, frenos de trenes,
ascensores, etc.

En el siglo XIX se comenzó a utilizar el aire comprimido en la industria de forma sistemática.


Herramientas neumáticas, como martillos y correo neumáticos, son un ejemplo de estas
aplicaciones.

A finales del siglo XIX, se deja de desarrollar debido a la competencia de otros tipos de
energía (máquinas de vapor, motores y electricidad). A finales de la Segunda Guerra
Mundial, reaparece de nuevo la utilización a gran escala del aire comprimido como fuente
de energía, debido, sobre todo, a las nuevas exigencias de automatización y racionalización
del trabajo en las industrias. Estando hoy en día ampliamente implantado en todo tipo de
industrias. En este mismo siglo Se empieza a usar en la industria (Herramientas
neumáticas, tubos de correo neumáticos, locomotoras, otros sistemas auxiliares.

Hoy en día en la actualidad, se utiliza en prácticamente todas las aplicaciones industriales


(automoción, industria, ferrocarriles, navegación, medicina… etc.), debido a las excelentes
cualidades con las que presenta como: (su bajo coste, baja peligrosidad, abundancia en la
naturaleza…etc.)

Desde entonces, los industriales europeos trabajaron incansablemente en toda clase de


inventos y patentes relacionadas con el aire comprimido.
La incorporación de la neumática en mecanismos y la automatización comienza a mediados
del siglo XX. Sólo desde aproximadamente 1950 podemos hablar de una verdadera
aplicación industrial de la neumática en procesos de fabricación. Es cierto que ya existían
algunas aplicaciones y ramos de explotación (en la minería, en la industria de la
construcción y en los ferrocarriles -uso en frenos de aire comprimido-), pero la irrupción
verdadera y generalizada de la neumática en la industria no se inició, sin embargo, hasta
que llegó a hacerse más acuciante la exigencia de una automatización y racionalización en
los procesos de trabajo.

A pesar de que esta técnica fue rechazada en principio, debido en la mayoría de los casos
a falta de conocimiento y de formación, fueron ampliándose los diversos sectores de
aplicación. En la actualidad, ya no se concibe una moderna explotación industrial sin el aire
comprimido, dada su versatilidad y facilidad de manejo y control. Este es el motivo de que
en prácticamente todas las ramas industriales el uso de aparatos neumáticos sea
imprescindible.
Aplicación de la Neumática en la Industria

Hoy en día el aprovechamiento del aire comprimido para realizar trabajo, es una de las
técnicas que ha contribuido con el mejoramiento y optimización de muchas actividades o
procesos que se requieren a diario para la transformación del entorno y la adquisición de
elementos para un mejor nivel de vida. Dentro de este contexto de mejoramiento continuo,
cumplen un papel fundamental los principios o leyes físicas que se aplican a diario en la
cotidianidad, así como en las diferentes técnicas de producción a nivel industrial tales como
sistemas electrónicos, mecánicos, eléctricos, neumáticos e hidráulicos según las
necesidades y requerimientos específicos, o bien una integración de todas ellas, para poder
obtener mejores resultados en cuanto a la competitividad industrial, apuntando a un mayor
control de sus procesos mediante la automatización industrial.

En la actualidad el mercado ofrece una gran serie de elementos neumáticos adaptados a


cualquier aplicación los cuales resultan útiles al permitir realizar un trabajo físico que en
ocasiones no puede desempeñar el hombre, o integran componentes de sistemas sin los
cuales sería imposible obtener un resultado final. El aprovechamiento de la energía del aire
para realizar trabajo se puede apreciar en diferentes aplicaciones tales como:

El control de apertura y cierre de puertas: En vehículos de servicio público, en conjuntos


cerrados. El principio de funcionamiento consiste en accionar un cilindro el cual mediante
la energía del aire a una presión determinada mediante un movimiento lineal permite el
desplazamiento de un resorte mecánico el cuál se estira cerrando la puerta y al recuperar
su posición inicial (al contraerse) la abre.
La utilización de la fresa en el consultorio de odontología: Esta herramienta trabaja con la
energía que le suministra el aire a presión permitiendo el movimiento rotativo para obturar.

Limpieza a presión para limpiar: Los sopletes y las aspiradoras aprovechan la presión del
aire para recoger impurezas o al contrario expulsan el aire con fuerza para desalojar
partículas que se encuentran en áreas de difícil acceso. También se utiliza la presión del
aire en los sopletes para pintar vehículos u otros artefactos logrando una gran
homogeneidad en la superficie.

Para elevar y bajar cargas en los montacargas: El funcionamiento es a través de un cilindro


de doble efecto, ya que permite el movimiento en dos direcciones hacia arriba, y hacia
abajo. También permite mantener la carga elevada durante un determinado tiempo
mediante un enclavamiento.

La bomba de acción manual: Nos permite suministrar aire a los neumáticos de los vehículos
de transporte, a los balones y bombas mediante la impulsión del vástago de manera
consecutiva y a una presión alta y uniforme para obtener un buen caudal de aire.

Estas son algunas de las múltiples aplicaciones que permiten transformar la energía del
aire para realizar diferentes trabajos en muchas situaciones de nuestra vida cotidiana,
desde el respirar que es una actividad esencial en el ser humano para vivir, hasta su
utilización en máquinas, herramientas y sistemas para realizar tareas controladas.

El uso del aire es muy ventajoso ya que este es un elemento que abunda en la tierra y no
tiene costo, este hecho nos permite explotar sus bondades y reconocer su gran utilidad en
el desempeño de mecanismos para el desarrollo industrial y por consiguiente de una
sociedad que busca día a día obtener un mejor nivel de vida aprovechando los recursos
que la naturaleza nos brinda. Son muchas las ventajas que se pueden obtener con los
sistemas neumáticos ya que brindan un gran rendimiento en comparación con otras
tecnologías gracias a su sencilla instalación y aplicabilidad.
Procesos Industriales

Un criterio muy importante es la existencia de compresor, si este existe la elección del


sistema neumático tiene muchas más posibilidades. Esto es especialmente importante para
procesos de especialización no técnicos tales como la agricultura, jardinería, etc.

A continuación una lista de algunos sectores industriales donde se aplica la neumática:

 Agricultura y explotación forestal


 Producción de energía
 Química y petrolífera
 Plástico
 Metalúrgica
 Madera
 Aviación

Manipulación

Aplicaciones en manipulación al hablar de manipulación, se hace referencia a las diferentes


acciones a que está sometido un elemento para que adopte unas determinadas posiciones
dentro de un proceso de producción. La palabra manipulación proviene de “accionar con la
mano”, pero en los procesos de producción se sigue utilizando aunque la acción se
produzca mecánicamente. La mano humana es un elemento muy complejo que puede
realizar funciones diversas. Un elemento mecánico de trabajo solo puede realizar algunas
funciones que realiza la mano, esto da como consecuencia de que, para obtener un proceso
de trabajo automático, son necesarios varios elementos mecánicos de manipulación.
Procedimientos de fabricación

La clásica máquina-herramienta y de conformación está diseñada para una amplia


variedad de posibilidades dentro de las funciones de producción. Su potencia, capacidad,
dimensionado y realización técnica no se ajustan a una determinada pieza. La construcción
de una pieza sencilla mediante una maquina universal puede producir un costo muy elevado
ya que solo se utilizan algunas partes de la misma. Por esta razón, la producción en serie
tiende al estudio de maquinas especiales, según cada caso, para obtener resultados
óptimos y económicos. Esto conduce a la construcción de maquinas especiales adaptadas
a una pieza determinada respecto a su forma, tamaño, material y proceso de trabajo,
permitiendo una producción racional.

Diseño automatizado de circuitos

El diseño de circuitos complejos requiere de métodos que faciliten su implementación.


Generalmente los pasos necesarios son:

- Paso 1: funciones necesarias y requisitos a cumplir.


- Paso 2: componentes requeridos para realizar las funciones.
- Paso 3: sistema de control de los actuadores.
- Paso 4: forma de conexión entre los cilindros y las válvulas.
- Paso 5: generación del aire comprimido / presión hidráulica y las unidades de
mantenimiento, filtros, secadores, lubricadores, reguladores de presión, etc.
- Paso 6: secuencias de los movimientos y transmisión de las señales.
Los actuadores neumáticos cubren una gama muy amplia de aplicaciones mientras que los
hidráulicos son los de elección sí se precisa de grandes esfuerzos para ejecutar las
maniobras. Y los actuadores eléctricos son más económicos pero presentan movimientos
lentos debido a su pequeño par.
Generalidades de la Neumática

Una industria cada vez mas automatizada, con exigencias de mayor flexibilidad,
productividad, rapidez y confiabilidad de las tareas programadas, exigen personal
especializado y muy altamente entrenado en los sistemas que logran realizar estas
funciones. La ignorancia o falta de atención en la instalación o funcionamiento de los
componentes neumáticos, puede generar gastos innecesarios en forma de reducción de
capacidad o, en el peor de los casos, paradas en las máquinas o procesos. La neumática
ofrece una amplia gama de posibilidades de entrenamiento y de aplicación actual en la
industria.

El aire comprimido ha experimentado en estos últimos tiempos un auge inusitado debido a


su alto poder de adaptación a cualquier sistema de trabajo organizado, siendo evidente que
sus cualidades innatas lo hacen recomendable para ejecutar labores que difícilmente
pueden cubrir otras energías; bajo ésta apreciación debemos tener en cuenta que el control
de las máquinas está dado por la integración de sensores, elementos procesadores,
mecanismos de accionamiento y actuadores.

La técnica neumática se emplea hoy en muchos campos, se prevé que en el futuro ocupe
un puesto importante en la automatización de instalaciones y procesos industriales por su
manejo sencillo y su amplia gama de soluciones; esto se debe, entre otras cosas, a que en
el resultado de algunos problemas de automatización no puede disponerse de otro medio
que sea más simple y más económico.

El aire comprimido es una de las formas de energía más antiguas que conoce el hombre y
que aprovecha para fortalecer sus capacidades físicas. Aunque sus aplicaciones datan
entre los más antiguos conocimientos de la humanidad, no fue sino hasta el siglo pasado
cuando empezaron a investigarse sistemáticamente su comportamiento y sus reglas. Sólo
desde aprox. 1950 podemos hablar de una verdadera aplicación industrial de la neumática
en los procesos de fabricación.