Vous êtes sur la page 1sur 217
Extensión y Educación Continuada Cursos a distancia Homilética I Fundamentos de predicación Preparado por: William
Extensión y Educación Continuada Cursos a distancia Homilética I Fundamentos de predicación Preparado por: William
Extensión y Educación Continuada Cursos a distancia Homilética I Fundamentos de predicación Preparado por: William
Extensión y Educación Continuada Cursos a distancia Homilética I Fundamentos de predicación Preparado por: William

Extensión y Educación Continuada

Extensión y Educación Continuada Cursos a distancia Homilética I Fundamentos de predicación Preparado por: William

Cursos a distancia

Homilética I Fundamentos de predicación

Continuada Cursos a distancia Homilética I Fundamentos de predicación Preparado por: William Castaño B. Cali. Colombia

Preparado por:

William Castaño B.

Cali. Colombia

Tabla de contenido

Páginas

Introducción

Unidad 1: Qué es la predicación

Capítulo 1. Origen del término y concepto de predicación

Capítulo 2. El lugar de la predicación

Unidad 2: La historia de la predicación y su fundamentación teológica.

historia de la predicación y su fundamentación teológica. Capítulo 3. La historia de la predicación y

Capítulo 3. La historia de la predicación y la predicación en la historia.

Capítulo 4. La base bíblica y teológica de la predicación.

Capítulo 5. La predicación como un proceso comunicativo.

Unidad 3: Elementos constitutivos de la predicación.

Capítulo 6. El predicador

Capítulo 7. El texto del mensaje

Capítulo 8. Los contextos del mensaje

Capítulo 9. Los propósitos de la predicación

Unidad 4: Los tipos de predicación

Capítulo 10. predicaciones temáticas

tipos de predicación Capítulo 10. predicaciones temáticas Capítulo 11. Predicaciones textuales Capítulo 12.

Capítulo 11. Predicaciones textuales

Capítulo 12. Predicaciones expositivas

Lectura complementaria 1: La fidelidad del predicador

Lectura complementaria 2: Fundamentos teológicos de la predicación.

Lectura Complementaria 3: El sentido teológico de la predicación.

Complementaria 3: El sentido teológico de la predicación. Lectura Complementaria 4: La elección de un texto
Complementaria 3: El sentido teológico de la predicación. Lectura Complementaria 4: La elección de un texto
Complementaria 3: El sentido teológico de la predicación. Lectura Complementaria 4: La elección de un texto

Lectura Complementaria 4: La elección de un texto para predicar.

Bibliografía sugerida.

teológico de la predicación. Lectura Complementaria 4: La elección de un texto para predicar. Bibliografía sugerida.

Curso de Homilética I Fundamentos de la Predicación

Introducción.

La mayoría de los pastores, obreros y líderes cristianos, enfrentamos un constante peligro: No dar el debido valor y no establecer la preparación para predicar como prioridad. ¿Cuál es el principal problema? ¿Por qué hay tantas predicaciones que no alimentan espiritualmente a los oyentes? En respuesta podemos decir que existen varios problemas. Según Jerry Stanley Key, predicador norteamericano que ha servido como misionero en Brasil por muchos años, “Uno de los principales problemas es, sin lugar a dudas, la falta de dedicación a la preparación de predicaciones que debe ser una prioridad en el ministerio” 1 . Muchos predicadores no dedican el tiempo necesario para preparar predicaciones que edifiquen. Predicar exige un trabajo de planificación y un esfuerzo constante, lo mejor del tiempo y la energía del predicador.

constante, lo mejor del tiempo y la energía del predicador. Dice el Dr. Stanley Key 2

Dice el Dr. Stanley Key 2 , que la gran mayoría de los predicadores tiene tantas actividades y quehaceres que la preparación para la predicación acaba siendo algo secundario en sus vidas. Dice él que en una encuesta realizada hace ya tiempo, les solicitaron a los pastores que enumeraran varias tareas en orden de importancia para un ministerio de éxito, fueron incluidos en la lista los asuntos administrativos de la iglesia, la consejería, la visitación a los miembros, inclusive los enfermos, la predicación de la Palabra, etc. En la primera parte de la encuesta los predicadores señalaron la predicación como la tarea más importante, opinando que sin un ministerio de púlpito adecuado, sería imposible alcanzar éxito en el ministerio. Pero en la segunda parte de la encuesta los pastores debían indicar el tiempo que invertían con cada una de las tareas mencionadas en la primera parte. El resultado fue muy revelador: ¡el tiempo empleado en la elaboración de sus mensajes ocupaba el quinto lugar! En la teoría era lo más importante, en la práctica no lo era. Bienvenidos a este curso que coloca a la predicación en el primer lugar.

1 Stanley Key, Jerry. La preparación y predicación del Sermón bíblico. 2008. Pág. 52 2 Ibid, pág 52.

Unidad uno: ¿Qué es la predicación?

Objetivo de la unidad: Que el estudiante pueda entender lo que es la predicación

cristiana y el lugar que

hoy. Preguntas problematizadoras:

ella tiene en la tarea pastoral y eclesial ante el mundo de

1. ¿Qué entendemos por predicar?

2. ¿De dónde viene el término Homilética? 3. ¿Es importante la predicación hoy? 1.1 El
2. ¿De dónde viene el término Homilética?
3. ¿Es importante la predicación hoy?
1.1 El término Homilética:
1.2 La naturaleza de la predicación según el Nuevo Testamento.

Capítulo 1: Origen del término y concepto de predicación

Es importante distinguir entre la acción de predicar, es decir la predicación, y la ciencia que estudia esa acción, que es la homilética. La palabra homilética viene del término griego homilía y significa “la ciencia o arte del discurso cristiano”. En este sentido, la homilética es el estudio de los fundamentos y principios de la preparación y presentación de las predicaciones. En palabras de Andrew Watterson 3 “la homilética es la ciencia cuyo arte es la predicación y cuyo resultado es el sermón”.

Existen varias palabras en el Nuevo Testamento Griego que están directamente relacionadas a la predicación. Podríamos hacer una exposición completa de ellas, con muchas referencias bíblicas; sin embargo, vamos a dar énfasis solamente al elemento que cada una representa en la predicación del evangelio. Laleín o Laléo: "Hablar o expresar un discurso" (ver Marcos 2:22; Juan 3:34). Es el elemento personal en la predicación. Marturéo: "Testificar" (ver Juan 1: 7, 8 Y Apocalipsis 1: 2). Esta palabra significa la confirmación de la verdad por alguien que tiene conocimiento personal. Es el elemento de la experiencia personal en la predicación.

Kerisso o Kerissein: "Proclamar como heraldo, traer las noticias, predicar o divulgar el mensaje". (Lucas 8:1; 1 Corintios 1:23,24). Es la palabra más utilizada en el Nuevo Testamento, ocurriendo más de 50 veces en sus variadas formas. Significa que el mensajero recibe su mensaje y autoridad de Dios para hablar de Cristo. Siendo un mensaje que viene de Dios y es autorizado por él, es necesario prestarle atención y obedecerlo. Aquí existe el elemento de autoridad en la predicación. Euaggelízomai o Euaggelizó: "Traer, anunciar o predicar las buenas nuevas" (Lucas 8:1; Hechos 8:4, 12,40; 14:15). Las palabras "evangelizar" y "Evangelio" son derivadas de este vocablo. Es el elemento evangelizador de la predicación. Propheteúo: "Hablar con la inspiración inmediata del Espíritu Santo". Es el elemento de la unción y del poder del Espíritu en la predicación (l Corintios 14:3). Didáskein: "Comunicar la verdad divina a través de la enseñanza". Es una palabra común para describir a alguien disertando el mensaje. Se trata del elemento de la enseñanza, de la instrucción doctrinaria en la predicación. Cristo ordenó a sus discípulos que enseñasen (Mateo 28:20), Pablo enseñó la Palabra (Hechos 18: 11) Y exhortó a Timoteo para que hiciera lo mismo (l Timoteo 6:2 y 2 Timoteo 2:2). Parresiázomai: “Hablar con intrepidez, hablar abiertamente y sin temor" (Hechos 9:27). Aquí está el elemento de la audacia en la predicación. Pleróo: "Llenar o tornar lleno" (Romanos 15:19). Trata del elemento de llenar el mundo hasta que se rebose con las buenas nuevas del evangelio. Parakaléo: "Implorar, exhortar, consolar, suplicar, confortar" (l Timoteo 4:13). Demuestra el interés personal y la urgencia de parte de quien predica. La palabra "exhortación" de la versión bíblica conforme los mejores textos es traducida como "predicación" en algunas otras. Hace hincapié en el elemento de la exhortación, del ánimo o consolación, con un reto a la acción.

o co nsol a c i ó n , con un reto a l a a
o co nsol a c i ó n , con un reto a l a a

Una teología de predicación fiel al Nuevo Testamento incluye los elementos básicos sugeridos por estas palabras tan significativas. Debe haber la proclamación de las buenas nuevas con autoridad, por un heraldo enviado por Dios y lleno del Espíritu, que proclame su mensaje con osadía y entusiasmo, hasta trasbordar, con el propósito de exhortar, desafiar y fortalecer a los oyentes y con el fin de llevados

a Jesucristo y a una vida de plenitud en Él. ¡Qué tarea ardua y difícil, a la vez tan gloriosa, la que Jesucristo nos confió! Nosotros, predicadores, somos evangelistas, señalando a las personas sus privilegios en Cristo al recibirlo como Salvador y Señor; profetas, hablando con la unción del Espíritu Santo, escudriñando la conciencia y desafiando la voluntad de los oyentes; heraldos, proclamando el mensaje de Dios a los hombres; embajadores, rogándoles a los hombres que se reconcilien con Dios; pastores, nutriendo y cuidando de las ovejas; maestros, informando, instruyendo y adoctrinando; mayordomos, de los misterios de Dios, entregando a los hombres la palabra adecuada, basada en la Palabra, para suplir sus necesidades; testigos, compartiendo todo lo que Dios hizo en nuestras vidas; ministros, preparando a los creyentes para que ministren a los demás.

c r e yent es para qu e mini s tr e n a los d

Cuando Silas y Timoteo, después de su salida de Macedonia, se encontraron con Pablo en Corinto, este se estaba dedicando a la predicación de la Palabra (ver Hechos 18:5 en varias versiones). Este es el reto que está delante de nosotros hoy, en estos tiempos de tantos problemas, crisis y necesidades. Por ello, ¡ocupémonos enteramente de la predicación de la Palabra! Que le demos prioridad a ella. ¡Que cada uno pueda ser usado en este ministerio como Dios quiere!

1.3 ¿Qué entendemos por predicación?

Definiciones
Definiciones

Philps Brooks: “La predicación es la presentación de la verdad mediante la personalidad”; es "la comunicación de la verdad por un hombre a los hombres". Esta famosa definición nos presenta dos elementos esenciales:

verdad y personalidad. La predicación es la comunicación de la verdad a través de la personalidad.

G. Campbel Morgan: "La predicación es la proclamación de la gracia de Dios bajo la autoridad del trono de Dios, con miras a satisfacer las necesidades humanas". Además de incluir la proclamación o comunicación, Morgan también dice algo sobre el contenido del mensaje -la gracia de Dios-, la

autoridad de la predicación -el trono de Dios-, y el propósito de la predicación, satisfacer las necesidades humanas.

Andrew Watterson Blackwood: La predicación es "la verdad de Dios presentada por una personalidad escogida, para lograr un encuentro con las necesidades humanas". Aquí hay un énfasis en la verdad, en la personalidad y en el propósito de la predicación.

y en e l prop ós it o d e la pr e di ca c

Bernard Manning: "La predicación es una manifestación de la Palabra Encarnada que parte de la Palabra escrita y se logra mediante la Palabra hablada". Aquí, en un lenguaje bastante llamativo, el énfasis está en el mensaje centrado en Cristo y que viene de la Biblia por medio del portavoz.

Jesse C. Norrhcutt: "La predicación es la proclamación pública de la verdad divina basada en las Escrituras cristianas, por una personalidad escogida, con el propósito de satisfacer las necesidades humanas". Northcutt enfatiza los siguientes elementos: la proclamación, la verdad, la personalidad y el propósito de la predicación.

Haddon W Robinson: "La predicación expositiva es la comunicación de un concepto bíblico, derivado de, y transmitido a través de un estudio histórico, gramatical y literario de cierto pasaje en su contexto que el Espíritu Santo aplica, primero a la personalidad y la experiencia del predicador, y luego, a través de éste, a sus oyentes"

H. C. Brown: "La predicación es el uso de la Biblia para sermones que son hermenéuticamente correctos, teológicamente orientados, psicológicamente direccionados, retóricamente estructurados y oralmente comunicados a los oyentes por un ministro llamado por Dios y guiado por el Espíritu Santo". No deja de ser muy importante e interesante -y muy distinta- esta definición. Esta incluye elementos muy preciosos. Pero, ¿y los laicos, no predican? ¿También limitaremos la predicación totalmente a un grupo de oyentes a través del método oral?

Jerry Stanley Key: "La predicación es la fiel exposición del correcto sentido de uno

o más textos de la Biblia, ilustrando la exposición y aplicándola a la vida de los oyentes, involucrándolos de tal manera que son satisfechas sus necesidades, y dando por sentado que esta comunicación sea hecha por una persona con una experiencia real con Cristo y guiada por el Espíritu Santo".

ANÁLISIS DE LA PREDICACIÓN A LA LUZ DE LA DEFINICIÓN DE JERRY STANLEY KEY: EL CONTENIDO DE LA PREDICACIÓN ES FUNDAMENTAL

K EY: E L CONTENIDO DE LA PREDICACIÓN ES FUNDAMENTAL E l con t e n

El contenido es la fiel exposición del verdadero significado del texto o de los textos bíblicos (por lo general la predicación es basado en un solo texto). El énfasis está en la transmisión del mensaje de Dios de manera fiel al texto bíblico, dando el debido lugar a la ilustración y a la aplicación práctica de esa enseñanza. La predicación de la palabra (2 Timoteo 4:2) es la verdad divina, la verdad que Dios aprueba.

Cualquier ministerio de púlpito tiene que ser cristocéntrico. En Hechos 8:5 leemos que Felipe descendió a la ciudad de Samaria y les predicaba a Cristo. Apolos demostraba por medio de las Escrituras que Jesús era el Mesías prometido (ver Hechos 18:28). Y Pablo dijo: "Nosotros predicamos a Cristo crucificado" (1 Corintios 1 :23). Cierto joven pastor que pertenecía a una denominación considerada bastante liberal fue a conversar con un pastor de mucho éxito en su ciudad para preguntarle qué era necesario hacer para "atrapar" a sus oyentes. El joven dijo que los miembros de la iglesia que él pastoreaba estaban abandonando los cultos y que él ya había intentado de todo para atraer su atención pero sin tener éxito. Él ya había tratado de hablar de historia, filosofía, sociología, psicología, biograas de personas ilustres, de literatura y política. Aun había hecho comentarios sobre los libros que estaban siendo más vendidos, sin que nada de eso le resultara. Entonces preguntó: "¿Qué debo hacer?". El predicador contestó: "¿No cree usted que ha llegado la hora de predicar basado en la Biblia?".

La verdad es que la predicación exige más que la exposición del texto bíblico.

Es bueno que las verdades de la Palabra de Dios sean ilustradas y aplicadas a la vida de los oyentes. Es necesario que el predicador conozca a sus oyentes y que sus mensajes tomen en cuenta las ideas, preguntas, dudas y experiencias de

aquellos que lo oyen.

EL AGENTE DE LA PREDICACIÓN ES UNA PERSONA CON UNA EXPERIENCIA REAL CON CRISTO GUIADA POR EL ESPÍRITU SA NTO

Aquí no hay una referencia, como en la mayoría de las definiciones, 'Sobre la necesidad de ser llamado por Dios y tener una vocación para el ministerio de la Palabra para poder predicar. Es obvio que es de suma importancia que el pastor que ejerce el ministerio tenga un legítimo llamamiento. Nadie debe cuestionarIo. Pero la predicación no se limita a los pastores ni a los púlpitos de los templos. No es necesario que la predicación se haga solamente en la formalidad de un culto. El Dr. Key dice “Yo fui pastor de una iglesia en la que había más de 40 predicadores laicos. Algunos predicaban toda la semana en los cultos hogareños, en las congregaciones o misiones de la iglesia y periódicamente en los servicios dominicales. ¡Sería un insulto a la inmensa muchedumbre (decenas de miles) de predicadores laicos en todo el mundo decir que lo que ellos hacen no es predicación! Entre ellos existen también miles de santas mujeres, incluyendo misioneras locales, regionales, nacionales

y mundiales, que son fieles mensajeras de Dios”.
y mundiales, que son fieles mensajeras de Dios”.

No estoy de acuerdo con las declaraciones de Martyn Lloyd-Jones cuando dice que la predicación hecha por los laicos es antibíblica. Él trata de explicar el uso del verbo "anunciar" (las buenas nuevas) en Hechos 8:4 como una simple conversación sobre el evangelio de parte de los laicos que fueron dispersos a raíz de la persecución en Jerusalén. Este mismo verbo aparece en algunas traducciones como "predicar". El mismo autor dice además que la palabra para predicar en el verculo 5 es la usada para proclamar el mensaje como heraldo

y que ese término describe lo que hizo Felipe, en una forma diferenciada de los

laicos. (¿Pero no será mejor suponer que Felipe también fuera un predicador laico? Si no lo fuera ¿habría sido seleccionado para servir las mesas en Hechos 6?). Resulta muy dicil aceptar la referida interpretación cuando leemos en el capítulo 8, versículo 12: "Pero cuando creyeron a Felipe mientras anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres". Efectivamente la palabra traducida aquí "anunciaba" no es el

rmino del versículo 5 sino el del versículo 4 que Lloyd Jones dice que se aplicaba sólo a los "laicos". Otra vez en el versículo 40 se utiliza esta misma palabra para hablar sobre lo que Felipe hacía en todas las ciudades hasta llegar a Cesarea. ¿Será entonces que él no estaba "predicando"? Otros buenos autores observan que estas dos palabras prácticamente se fusionan y que pueden ser intercambiadas una por la otra 13 (Ver también Lucas 8:1 y Hechos 15:35).

Es fundamental que todo aquel que predica sea un instrumento en las manos del Espíritu Santo, viviendo una íntima comunión con Dios y cultivando un profundo amor para Jesucristo y para las personas a su alrededor. Especialmente para las personas sin salvación. El predicador debe tener una experiencia rea