Vous êtes sur la page 1sur 3

Henri de Lubac.

Henri-Marie Joseph Sonier de Lubac, S.J. (* 20 de febrero 1896 en Cambrai -


4 de septiembre 1991 en París) Cardenal jesuita francés, fue uno de los
teólogos más influyentes del siglo XX. También influyó en la teología del
Concilio Vaticano II. .

Vida.
Nació en Cambrai, Francia, en 1896. Ingresó a la Compañía de Jesús a los 17
años de edad. Estudió filosofía en Inglaterra y luego en Francia. Tuvo que
enrolarse en el Ejército durante la Primera Guerra Mundial, donde fue herido
de gravedad y recibió heridas que le causaron problemas de salud todo el resto
de su vida.

Desde 1929, enseñó teología fundamental e historia de las religiones en la


Facultad de Teología de la Universidad de Lyon-Fourviere, de su orden. Fue
arrestado varias veces durante la ocupación alemana de Francia.

En 1950 fue suspendido de la enseñanza por la Santa Sede a través de sus


superiores religiosos, aunque no se le dio una razón que motivara este castigo.
Durante ese período turbulento, sus publicaciones habían sido consideradas
parte de una teología (llamada Nouvelle théologie) ásperamente atacada en
algunos ambientes de la curia romana. Sin embargo, esta exclusión –que duró
diez años– no disminuyó ni la labor de investigación ni el amor de Lubac por
la Iglesia. En estos años, y durante toda su vida, estuvo acompañado por la
amistad y la compañía de otros teólogos de la época (Jean Daniélou, Jean
Mouroux, Yves Congar, etc.)

Con la llegada al pontificado de Juan XXIII, la desconfianza hacia De Lubac


disminuyó y le fue levantada la suspensión. Asimismo, fue llamado a
participar en el Concilio Vaticano II, como perito. En el período postconciliar
recibió también variadas muestras de apoyo por parte de Pablo VI, y Juan
Pablo II lo creó cardenal en 1983.

Murió en 1991 a los 95 años. .

Teología.
Aunque los textos escritos por De Lubac son amplios y abarcan casi todos los
ámbitos de la teología y la relación de ésta con las demás ciencias (filosofía,
historia, etc.), él mismo resumió su labor en intentar poner en manos de los
cristianos la riqueza de la tradición teológica de manera que la renovación tan
requerida por el Concilio Vaticano II se haga por un retorno a las fuentes.

Así se dedicó a retomar aspectos de teología de la historia que habían sido


abandonados por las tendencias más escolásticas de la reflexión preconciliar.
También, y de la mano de los textos de Tomás de Aquino, ha subrayado la
vocación sobrenatural del hombre en la que la gracia de la visión de Dios se
trata como el fin natural del hombre. Así logró hacer una síntesis de la
teología agustiniana con la del Aquinate.

Dedicó estudios de divulgación y profundización de autores contestados o


poco tomados en cuenta como Teilhard de Chardin, Joaquín de Fiore, Blondel,
Jansenio y Orígenes. .

Ediciones en español.
Lubac, Henri de (2011). El drama del humanismo ateo (4ª edición).
Encuentro.
Lubac, Henri de (2011). Meditación sobre la Iglesia. Encuentro.
Lubac, Henri de (2000). Memoria en torno a mis escritos. Encuentro.
Lubac, Henri de. Catolicismo: Aspectos sociales del dogma. Encuentro.
Lubac, Henri de. El misterio de lo sobrenatural. Encuentro.
Lubac, Henri de. Por los caminos de Dios. Encuentro.
Lubac, Henri de. La posteridad espiritual de Joaquín de Fiore. I. De Joaquín a
Schelling. Encuentro.
Lubac, Henri de. La posteridad espiritual de Joaquín de Fiore. II. De Saint
Simon a nuestros días. Encuentro.

Bibliografía.
Hans Urs von Balthasar (1989). Henri de Lubac: La obra orgánica de una
vida. Encuentro.
Charles E. O'Neill, Joaquín María Domínguez (2001). Diccionario histórico de
la Compañía de Jesús. Universidad Pontificia Comillas. pp. 2430-2432.
Alberto Royo Mejía, José Ramón Godino Alarcón (2012). Sacerdotes que
dejaron huella en el siglo XX. Vita Brevis. pp. 156-161.