Vous êtes sur la page 1sur 22

RITUAL DE DIFUNTOS

La muerte es un misterio. Un misterio que oscurece e ilumina nuestra


vida. La oscurece si no hay nada más después de la muerte. La oscurece
porque nos deja en la tristeza y el dolor. Pero la puede iluminar si nos
abrimos a la experiencia de la Resurrección de Jesús. Sigue el dolor, pero
es más poderosa la esperanza, la confianza y la fe en la Vida.
El creyente sabe y tiene la certeza:

 De que no acaba todo con la muerte.


 De que Jesús entrego su vida para recuperarla.
 De que ha muerto y resucitado.
 De que ha vencido la muerte.

El creyente se fía de Jesús, de su palabra:

 “Yo soy la Resurrección y la vida”


 “El que cree en mí, aunque muera, vivirá”
 “Esta es la voluntad del que me ha enviado: Que no pierda nada de lo
que me dio, sino que lo resucite en el último día” (Jn 11,25).

El presente folleto está destinado a acompañar a quienes han fallecido y a


sus familiares en este momento de encuentro con la muerte y con la vida.

CELEBRACIÓN DEL VELORIO DE UN NIÑO


1. Palabras iniciales:
Hermanos y hermanas, nos hemos reunido para velar el cuerpo del
niño(a). Es una gran pena para todos nosotros la muerte de un niño porque
todos deseamos la vida, no nos gusta la muerte. En estos momentos vamos
a acompañar a sus familiares en su dolor y pedirle a Dios que este angelito
también interceda por nosotros.
2. Canto:
3. Serial de la cruz.
4. Saludo: El Dios de Jesús, que resucita a los muertos, este con ustedes.
5. Bendición del agua:
El agua puede quitamos la vida, pero también la necesitamos para vivir.
Por eso te pedimos, Señor, que bendigas (+) esta agua y concedas a tu
hijo entrar contigo en el Paraíso. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

6. Rociamos al difunto con agua.


Este niño, por el bautismo, fue hecho hijo de Dios. Ahora, con la aspersión
del agua, recordamos la vida nueva que entonces le fue dada y que ya
disfruta en el cielo, junto al Padre.

7. Canto:

8. Salmo 144:
LECTOR: Amo al Señor porque escucha la voz de mi plegaria. Inclino hacia
mí su oído el día que lo llame.
TODOS: RECOBRA TU CALMA, QUE EL SEÑOR CUIDA DE TI.
LECTOR: Me envolvían los lazos de la muerte, estaba preso en las redes
fatales, me ahogaban la angustia y el pesar, pero invoque el nombre del
Señor: Señor salva mi vida.
TODOS: RECOBRA TU CALMA, QUE EL SEÑOR CUIDA DE TI.
LECTOR: El Señor es bueno y justo, nuestro Dios es compasivo. El Señor
cuida de los pequeños, estaba débil y me salvo.
TODOS: RECOBRA TU CALMA, QUE EL SEÑOR CUIDA DE TI.
LECTOR: Alma mía, vuelve a tu descanso, que el Señor cuida de ti.
Caminare en presencia del Señor en la tierra de los vivos.
TODOS: RECOBRA TU CALMA, QUE EL SEÑOR CUIDA DE TI.

9. Oración primera:
Señor Jesús, que tanto amaste a los niños, te entregamos a para que tú lo
cuides. Recíbelo en tu paraíso, donde no hay luto, ni dolor, ni llanto, sino
paz y gozo para siempre. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amen.

10. Lectura: I Tes 4, 13-18.


(Otras lecturas posibles: Sab 3,1-6; Mt 11,25-30; pg, S2)
Hermanos, deseo que estén bien enterados acerca de los que descansan.
No deben afligirse como hacen los demás que no tienen esperanza. ¿No
creemos que Jesús murió y que resucito? De la misma manera, pues, Dios
hará que Jesús se lleve con él a los que ahora descansan.
Les damos esto como palabra del Señor: nosotros, los que ahora vivimos,
si todavía estamos con vida cuando venga el Señor, no tendremos ventaja
sobre los que ya han muerto. Cuando se dé la señal por la voz del arcángel
y la trompeta divina, el mismo Señor bajará del cielo. Y primero
resucitaran los que murieron en Cristo. Después nosotros, los vivos; los
que todavía estemos, nos reuniremos con ellos, llevados en las nubes al
encuentro del Señor, allá arriba. Y estaremos con el Señor para siempre.
Guarden, pues, estas palabras, y confórtense unos a otros.

11. Explicación de la Palabra.


12. Canto: Cancionero verde n° 218,294 (N° 405, Pueblo-que canta) u otro.
13. Profesión de fe: Ver al final de este folleto. pg.31
14. Oración de los Fieles.
Invoquemos la misericordia del Señor sobre nosotros al presentarle
nuestras oraciones.

 Te presentamos Señor, a este(a) Nino (a) para que disfrute de tu vida.


Roguemos al Señor.
 Te pedimos por sus papas y familiares, para que les des otra vez ánimo
de vivir. Roguemos al Señor.
 Por todos los acá reunidos, para que nos asistas en tu palabra y
acompañemos a los familiares de en su dolor. Roguemos al Señor.
 Por los niños de nuestra parroquia, para que crezcan sanos y fuertes.
Roguemos al Señor.
 Por todos los difuntos que nos han precedido en la fe. Roguemos al
Señor.
 Padre de bondad, te pedimos que nos atiendas y derrames tu
bendición sobre nosotros que estamos apenados por esta muerte.
Roguemos al Señor.

Escucha y concede, Dios de misericordia, las peticiones que te


presentamos en esta celebración. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

15. Plegaria.
LECTOR: Como Juan Bautista bautizando en aguas del Jordán a los
pecadores. Así nos acercamos a ti, Señor.
TODOS: ASI NOS ACERCAMOS A TI, SENOR.

LECTOR: Como la samaritana que busca agua viva que tú le das. Así nos
acercamos a ti, Señor.
TODOS: ASI NOS ACERCAMOS A TI, SENOR.

LECTOR: Como el día de nuestro bautismo que en agua nos mojamos para
resucitar contigo. Así nos acercamos a ti, Señor.
TODOS: ASÍ NOS ACERCAMOS A TI, SENOR.

LECTOR: Como en tus apariciones en el lago a los apóstoles. Así queremos


verte, Señor.
TODOS: ASI QUEREMOS VERTE, SENOR.

LECTOR: Como María Magdalena que llora en tu sepulcro antes de


reconocerte vivo. Así estamos ahora nosotros, Señor.
TODOS: ASI ESTAMOS AHORA NOSOTROS, SENOR.

LECTOR: Como María Magdalena llena de esperanza tras tu resurrección,


mantennos en la esperanza, Señor.
TODOS: MANTENNOS EN LA ESPERANZA, SENOR.

16. Canto:

17. Padre Nuestro


Digamos ahora la oración que nos enseno Jesucristo, el Padrenuestro. Lo
decimos confiando en el amor del Padre que acoge a todos sus hijos en el
Reino de la Vida: Padre Nuestro...

18. Ave María:


Ninguna madre abandona a su hijo, y menos la Virgen María. Como
acompañó a su hijo en la cruz, acompaña ahora a este(a) niño (a). Decimos
con fe: Dios te salve...
19. Oración final:
Bendito eres, Padre del cielo y de la tierra, porque has revelado los
misterios a los pequeños. Danos fe para creer en ti, confianza para
esperar tu reino y caridad para amamos los unos a los otros como Tu nos
has amado. Te pedimos esta gracia, Padre de Jesús y Padre de nosotros,
que vives con Jesucristo resucitado y con el Espíritu Santo por los siglos de
los siglos. Amen.

Si el niño nació muerto se dice la siguiente oración:

Señor, tu eres el único que conocerá vivo a este niño, que la muerte
arrebato desde su nacimiento. Antes de nacer ya lo amaban los suyos. Tú,
que también lo amas desde el comienzo, escucha nuestra plegaria: ya que
no pudo vivir con nosotros, hazlo vivir a tu lado por los siglos de los siglos.
Amen.

20. Canto: Cancionero verde 219,251 (N° 404, Pueblo que canta) u otro.

21. LECTOR: Dale, Señor, el descanso eterno.

TODOS: Y brille para el (ella) la luz eterna.


LECTOR: El alma de nuestro hermano.... y de todos los fieles difuntos por
la misericordia de Dios descansen en paz.

TODOS: Amen.
22. Señal de la cruz.
DESPEDIDA DE LA CASA DE UN NIÑO

1. Palabras iniciales:
Nos hemos reunido acá, hermanos y hermanas, para dar el último adiós
en la casa de los padres de este niño… Que nuestra presencia y oración los
acompañe.
2. Canto:
3. Señal de la cruz.
4. Saludo: El Dios de Jesucristo, esperanza de los pobres y de los difuntos
este con ustedes.
5. Salmo 65:
LECTOR: Dígnate, oh Dios, librarme; date prisa, Señor, en socorrerme.
TODOS: OH DIOS, SALVANOS POR TU NOMBRE.
LECTOR: Que se alegren todos los que te buscan. Y los que esperan tu
salvación te aclamaron: el Sénior ha sido grande.
TODOS: OH DIOS, SALVANOS POR TU NOMBRE.
LECTOR: Tú ves qué pobre soy. Ven a salvarme. Tu eres mi socorro,
liberador, Señor, no tardes más.
TODOS: OH DIOS, SALVANOS POR TU NOMBRE.
6. Oración:
Atiende, Señor, la pena de esta familia que llora la pérdida de su hijo(a), y
a nosotros concédenos saber acompañarles en estos momentos
dolorosos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
7. Lectura de la Palabra: Hechos de los Apóstoles 2, 22-24 (Otras lecturas
posibles: Sab 3,1-6; Mt 11,25-30)
Israelitas, escuchen mis palabras: Dios acredito entre ustedes a Jesús de
Nazaret. Hizo que realizara entre ustedes milagros, prodigios y señales que
ya conocen. Ustedes, sin embargo, lo entregaron a los paganos para ser
crucificado y morir en la cruz, y con esto se cumplid el plan que Dios tenia
dispuesto. Pero Dios lo libro de los dolores de la muerte y lo resucito, pues
no era posible que quedase bajo el poder de la muerte.
8. Breve explicación.
9. Canto:
10. Profesión de fe:
¿Creen en Dios, Padre misericordioso, creador del cielo y de la tierra? SI,
CREEMOS.
¿Creen en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor, que nació de Santa
María Virgen, murió, fue sepultado, resucito de entre los muertos y está
sentado a la derecha de Dios Padre? SI, CREEMOS.
¿Creen en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los
santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida
eterna? SI, CREEMOS.

11. Oración de los Fieles:


 Para que este momento triste nos haga recordar que la muerte no es
el final del camino. Roguemos al Señor.
 Para que en medio de este dolor tengamos presente que Dios no es
Dios de muertos, sino de vivos. Roguemos al Señor.
 Para que los padres del niño puedan recuperar la paz y vivir
Tranquilos. Roguemos al Señor.
 Para que recuperemos, de nuevo, la alegría. Roguemos al Señor.

Atiende nuestras peticiones Señor y envíanos tu paz. Por Jesucristo


Nuestro Señor. Amen.

12. Padre Nuestro


Digamos ahora la oración que nos enseno Jesucristo, el Padrenuestro. Lo
decimos confiando en el amor del Padre que acoge a todos sus hijos en el
Reino de la Vida: Padre Nuestro...
13. Ave María:
Ninguna madre abandona a su hijo, y menos la Virgen María. Como
acompañó a su hijo en la cruz, acompaña ahora a este(a) niño (a). Decimos
con fe: Dios te salve…

14. Oración final:


Te encomendamos, Señor, a nuestro(a) hermano(a)..., a quien en esta vida
mortal le rodeaste siempre con amor, concédele la luz de tu rostro. Hazle
participar en tu descanso eterno y una vez que esta vida acabo para el
(ella), concédele entrar en tu paraíso donde no hay luto ni lágrimas, ni
dolor, sino paz y alegría con tu Hijo y el Espíritu Santo, por los siglos de los
siglos. Amen.
15. Canto:
16. LECTOR: Dale Señor el descanso eterno.
TODOS: Y brille para él la luz eterna.
LECTOR: El alma del niño(a).... y de todos los fieles difuntos, por la
misericordia de Dios descansen en paz.
TODOS: Amén

17. Señal de la cruz.

ENTIERRO DE UN NIÑO
1. Canto.
2. Señal de la cruz
3. Saludo: El Dios de la vida, que ha resucitado a Jesucristo venciendo a
la muerte, esté con ustedes.
4. Bendición de la sepultura:
Señor, Tu que formaste el cielo y la tierra, protege y bendice (+) esta
tumba donde quedara sepultado tu hijo para que le des la Vida con la
Resurrección. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

5. Se rocía con agua bendita la tumba, el cajón y los presentes.


Esta agua, que evoca nuestro bautismo, nos recuerda también que somos
hijos de Dios y que volvemos a El después del paso por esta vida.

6. Salmo 62:
LECTOR: En Dios solo descansa mi alma, de El espero mi salvación. Solo Él
es mi roca y mi salvación; si es mi fortaleza, no he de vacilar.
TODOS: SOLO DIOS ES NUESTRA SALVACION.
LECTOR: Solo en Dios tendrás tu descanso, alma mía, pues de El viene mi
esperanza. Solo Él es mi roca y mi salvación. Si es mi fortaleza no he de
vacilar.
TODOS: SOLO DIOS ES NUESTRA SALVACION.
LECTOR: En Dios están mi salvación y mi gloria. El es mi roca y mi fuerza,
en El me abrigo.
TODOS: SOLO DIOS ES NUESTRA SALVACION.
LECTOR: Pueblo mío, confíen siempre en El, abran su corazón delante de
Él, Dios es nuestro refugio.
TODOS: SOLO DIOS ES NUESTRA SALVACION.

7. Oración de los Fieles:


 Por este niño que ya está en la presencia de Dios. Roguemos al
Señor.
 Por sus padres y familiares para que vivan en la esperanza de estar
un día junto a él. Roguemos al Señor.
 Por todos los niños que han muerto en esta comunidad. Roguemos
al Señor.

8. Padre Nuestro y Ave María.


9. Oración final:
Dios Padre misericordioso, recoge a tu hijo en tu seno y a sus Familiares
fortalécelos con tu gracia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

10. Señal de la cruz.

11. Se da sepultura al niño.

12. Canto:

ORACIONES PARA DIFUNTOS ADULTOS

VIGILIA DE RACIÓN POR UN DIFUNTO

1. Palabras iniciales:
Hermanas y hermanos: nos encontramos ante una de las realidades más
duras de la vida: la Muerte. Un ser querido ha partido de este mundo un
miembro de nuestra comunidad cristiana ha terminado su vida temporal
y se encuentra ya en la presencia de Dios. Para el cristiano la muerte no es
el final, sino el comienzo de una nueva vida. Si creemos que Jesucristo
murió y resucito, confiemos que nuestro hermano también resucitara.
2. Canto: Cancionero verde n° 128 (N° 287, Pueblo que canta) u otro
3. Señal de la cruz.
4. Saludo: La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la
comunión del Espíritu Santo este con todos ustedes.
5. Acto penitencial:
Porque queremos participar bonito en esta celebración nos ponemos en
la presencia del Señor para reconocer que necesitamos su perdón y su
salvación. Pedimos perdón por los pecados de nuestro hermano.... y Por
los nuestros propios.
 Tú, que das la vida. SENOR, TEN PIEDAD.
 Tú, Salvador de los pobres. CRISTO, TEN PIEDAD.
 Tú, esperanza de los que tienen pena. SENOR, TEN PIEDAD

Dios Padre misericordioso tenga piedad de nosotros, perdone nuestros


pecados y nos lleve a la vida eterna. Amen.

6. Bendición del agua:


Dios de misericordia, que por medio del agua quisiste limpiamos del
pecado y damos el don de la vida eterna, dígnate bendecir (+) esta agua
para que sea signo de tu protección. Que esta agua nos haga recordar
nuestro bautismo y nos consuele de nuestras penas. Por Jesucristo
Nuestro Señor. Amen.

7. Rociar con agua al difunto.


No temas, hermano, Cristo murió por ti y en su resurrección fuiste salvado.
El Señor te protegió durante tu vida; por ello, esperamos que también te
librara, en el último día, de la muerte que acabas de sufrir. Por el bautismo,
fuiste hecho miembro de Cristo resucitado: el agua que ahora
derramamos sobre tu cuerpo nos lo recuerda.

8. Canto:
Hacemos nuestra la plegaria del salmo que vamos a recitar (cantar). Es la
plegaria del hombre afligido que pone su confianza en el Señor; es la
plegaria de Cristo en el trance de su Pasión; la plegaria de nuestro
hermano en el paso de este mundo al Padre.

Se recita el SALMO 120 o se canta la canción n° 233 del cancionero verde


(N° 407, Pueblo que canta)
(El salmo lo vamos repitiendo todos)
Levanto mis ojos a los montes:
¿De dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor,
Que hizo el cielo y la tierra.
No permitirá que resbale tu pie,
Tu guardián no duerme;
No duerme ni reposa El guardián de Israel.

El Señor te guarda a su sombra,


Está a tu derecha;
De día el sol no te hará daño,
Ni la luna de noche.
El Señor te guarde de todo mal,
El guarda tu alma;
El Señor guarda tus entradas y salidas,
Ahora y por siempre.

9. Oración:
Escucha, Señor, la súplica que te hacemos pidiendo tu misericordia por
nuestro hermano.... a quien has llamado de este mundo a tu presencia.
Concédele la luz y la paz que no tienen fin y hazle participar en la reunión
de los santos. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amen.

10. Lectura de la Palabra:


(Se pueden hacer dos lecturas o escoger solo una de las dos)

Otras posibles lecturas: 1 Jn 3,14-16yMt 25,31-46; 2 Cor 5,1.6-10y Lc 24,1-


6ª.

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses


(4,12-14a.l7b).

Hermanos:
No queremos que ignoren la suerte de los difuntos, para que no se aflijan
como los hombres sin esperanza. Pues si creemos que Jesús ha muerto y
resucitado, del mismo modo a los que han muerto en Jesús, Dios los
llevara con él.
Esto es lo que les decimos como Palabra del Señor: Consuélense, pues
mutuamente con estas palabras. PALABRA DE DIOS.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 11,21-27.

En aquel tiempo dijo Marta a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí no


habría muerto mi hermano. Pero am ahora sé que todo lo que pidas a Dios,
Dios te lo concederá.
Jesús le dijo: Tu hermano resucitara.
Martha respondió: Sé que resucitara en la resurrección del último día.
Jesús le dice: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque
haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para
siempre. ¿Crees esto?
Ella le contesto: Si, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el
que tenía que venir al mundo.

11. Explicación de la Palabra de Dios.

12. Canto:

13. Profesión de fe: Ver pg. 31

14. Oración de los fieles

I. Oremos al Señor por N…


- Que perdones bondadosamente sus pecados.
Todos: Te lo pedimos, Señor.
- Que aceptes sus buenas obras.
Todos: Te lo pedimos, Señor.
- Que le recibas en la vida eterna Todos: Te lo pedimos Señor.

Oremos también por su familia y por todos los que se sienten afectados.

- Que les consueles en sus penas.


Todos: Te lo pedimos Señor.
- Que mitigues con tu amor el dolor de la separación.
Todos: Te lo pedimos Señor.
- Que aumentes y fortalezcas su fe.
Todos: Te lo pedimos Señor.

II. Dijo el Señor: “Yo soy la Resurrección y la Vida; quien cree en mí,
aunque muera, vivirá: y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás”.
Apoyados confiadamente en esta Palabra, roguemos por nuestro
hermano...

- Tú, que te compadeciste de la viuda de Naím, desolada por la muerte


de su hijo.
Todos: Ten compasión de nosotros.
- Tú, que lloraste ante el sepulcro de Lázaro, muerto de cuatro días.
Todos: Ten compasión de nosotros.
- Tú, que muriendo de tristeza, sudaste sangre en Getsemaní.
Todos: Ten compasión de nosotros.
- Tú, que resucitaste a los muertos, dígnate dar la vida eterna a nuestro
hermano....
Todos: Ten compasión de nosotros.
- Tú, que purificaste a nuestro hermano con el agua del Bautismo,
dígnate recibirlo ahora entre tus santos y elegidos...
Todos: Ten compasión de nosotros.
- Y a nosotros, que lloramos la ausencia de... dígnate fortalecemos con
la fe y la esperanza de la vida tema.
Todos: Ten compasión de nosotros.

15. Plegaria:
LECTOR: Señor Jesucristo, Tu eres la Vida que vence nuestra muerte. Tú
eres la Resurrección que asegura nuestra vida.
LECTOR: Tú dijiste: Yo soy la Resurrección y la Vida, quien cree con mí,
aunque muera, vivirá.
TODOS: TU PALABRA, SENOR, NOS CONSUELA.
LECTOR: Tú eres el Camino que guía nuestros pasos. Tú eres la Luz que
destruye nuestras tinieblas. Tú eres la Verdad que quita nuestro error.
TODOS: TU PALABRA, SENOR, NOS CONSUELA.
LECTOR: Señor Jesucristo, Tú dijiste: vengan benditos de mi Padre y
reciban en herencia el Reino que fue preparado para ustedes desde el
principio del mundo.
TODOS: TU PALABRA, SENOR, NOS CONSUELA.
LECTOR: Te pedimos, Dios de misericordia, que nuestro hermano pueda
llegar a la plenitud de la vida eterna.
TODOS: TU PALABRA, SENOR, NOS CONSUELA.
LECTOR: Tú dijiste: Vengan a mí todos los que estén afligidos y agobiados,
que yo los aliviare.
TODOS: TU PALABRA, SENOR, NOS CONSUELA.

16. Canto:

17. Padre Nuestro:


Digamos ahora juntos, como Jesús nos enseno, el Padrenuestro. Es la
oración de los hijos de Dios, la oración de los que confiamos en el amor
del Padre que no abandona a ninguno de sus hijos.

18. Ave María.


Jesús nos regaló a su Madre para que no nos sintamos solos. La hacemos
ahora presente diciendo: Dios te salve María....

19. Oración final:


Señor Jesucristo, redentor y restaurador del género humano, abre las
puertas del paraíso a nuestro hermano... que cerró sus ojos a la luz de este
mundo para volver a ti, luz verdadera; líbrale de la oscuridad de la muerte
y condúcele a la luz de la vida, para que se alegre de encontrarse en tu
Reino, su verdadera patria, donde no hay tristeza ni muerte, donde todo
es vida y alegría sin fin. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos...

Oración si la muerte fue repentina


Señor Jesús, lloramos a nuestro hermano... y su trágica muerte aumenta
nuestro dolor. Que tu amor nos dé el don de creer lo que a nuestros
corazones les cuesta comprender. Tú lo llamaste a vivir contigo por los
siglos de los siglos. Amen.

Oración para la muerte de un joven


Señor, en tus manos está la vida de todos los hombres. Acoge hoy nuestra
plegaria por..., tu amigo arrebatado tan joven al afecto de los suyos. Que
encuentre en ti el gozo de la eterna juventud. Por Jesucristo nuestro
Señor. Amen.

20. Canto: Cancionero verde n° 219, 218, 223 (N°404, 405,410, Pueblo que
canta) u otro.

21. Despedida:
LECTOR: Dale Señor el descanso eterno.
TODOS: Y brille para él la luz eterna.
LECTOR: El alma de nuestro hermano.... y de todos los fieles difuntos, por
la misericordia de Dios descansen en paz.
TODOS: Amen.

22. Señal de la cruz.

DESPEDIDA DE LA CASA DE UN ADULTO

1. Palabras iniciales:
Hermanos: Nos reúne hoy el dolor por la muerte de nuestro hermano...
Nos encontramos aquí para compartir de una manera especial el dolor de
su familia y amigos. En estos momentos queremos recordar las palabras
de esperanza que Jesús nos dice: “Vengan a mi todos los que están
cansados y agobiados, y yo los aliviare”.
2. Canto:
3. Señal de la cruz.
4. Saludo:
El Dios de la vida, que resucito a Jesucristo rompiendo las ataduras de la
muerte, este con todos ustedes.
5. Acto penitencial:
Reconocemos nuestros pecados para que un día podamos acompañar a
nuestro hermano.... en la presencia del Señor.
6. Yo confieso. N° 336 del Cancionero verde (N° 136, Pueblo que canta)
7. Oración:
Señor misericordioso, te pedimos humildemente que acojas a tu siervo y
le concedas la abundancia de tu perdón; dígnate purificarlo de todo lo que
le mancho en este mundo, para que, libre de toda atadura mortal,
merezca pasar a la vida eterna. Por Jesucristo Nuestro Señor.
8. Lectura de la buena nueva de Jesus según San Juan 12,23-26 (Otras
posibles lecturas: 1 Cor 15,20-23; Rom 6,3-9; Jn 11,32-45; Rom 8,14-
17; Jn 11,21-27; pg. 32)
Entonces Jesús dijo: “Ha llegado la hora en que el Hijo del Hombre va a
recibir su gloria. En verdad les digo: si el grano de trigo no cae en tierra y
muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida la
destruye, y el que desprecia su vida en este mundo la conserva para la vida
eterna. El que quiere servirme, que me siga, y donde yo esté, ahí estará el
que me sirve. Si alguien me sirve, mi Padre le dará honor.
9. Explicación.
10. Canto:
11. Profesión de fe:
¿Creen en Dios Padre misericordioso, creador del cielo y de la tierra? SI
CREEMOS.
¿Creen en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor, que fue concebido por
obra del Espíritu Santo, murió, fue sepultado, resucito al tercer da y está
sentado a la derecha del Padre? SI CREEMOS.
¿Creen en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los
santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida
eterna? SI CREEMOS.

12. Oración de los Fieles


I. Invoquemos con toda confianza a Cristo Jesús.
- Señor, ten piedad.
Todos: Señor, ten piedad.
- Cristo, escucha nuestra oración por tu hijo N
Todos: Señor, ten piedad.
- Ilumina sus ojos con la luz de tu gloria.
Todos: Señor, ten piedad.
- Perdónale sus pecados, concédele la vida eterna.
Todos: Señor, ten piedad.
- Señor, Jesús, atiende a los que te suplican, escucha la voz de los que
lloran.
Todos: Señor, ten piedad.
- Jesús, Hijo de Dios, consuélanos en nuestra tribulación.
Todos: Señor, ten piedad.

II. Santa María, que permaneciste junto a la cruz de Jesús.


Todos: Ruega por nosotros.
- San Pedro, a quien el Señor confió las llaves del Reino Eterno.
Todos: Ruega por nosotros.
- San Pablo, que deseaste partir de este mundo para estar con Cristo.
Todos: Ruega por nosotros.
- San Juan, que anunciaste al que es la Palabra de la Vida.
Todos: Ruega por nosotros.
- San José, que tuviste el consuelo de morir asistido por Jesús y María.
Todos: Ruega por nosotros.
- “Todos los Santos y Santas de Dios, que muriendo en Cristo, han nacido
a la vida eterna.
Todos: Ruega por nosotros.

13. Vengan en su ayuda:


LECTOR: Vengan en su ayuda, santos de Dios, salgan a su encuentro,
ángeles del Señor. Reciban su alma y preséntenla ante el altísimo. TODOS:
RECIBAN SU ALMA Y PRESENTENLA ANTE EL ALTISIMO.
LECTOR: Cristo, que te llevo, te reciba y los ángeles te conduzcan al regazo
de Abraham.
TODOS: RECIBAN SU ALMA Y PRESENTENLA ANTE EL ALTISIMO.
LECTOR: Dale Señor el descanso eterno y brille para el (ella) la luz
perpetua.
TODOS: RECIBAN SU ALMA Y PRESENTENLA ANTE EL ALTISIMO.

14. Rociamos al difunto con agua bendita.


No temas, hermano, Cristo murió por ti y en su resurrección fuiste salvado.
El Señor te protegió durante tu vida; por ello, esperamos que también te
librara, en el último día, de la muerte que acabas de sufrir. Por el bautismo,
fuiste hecho miembro de Cristo resucitado: el agua que ahora
derramamos sobre tu cuerpo nos lo recuerda.

15. Padrenuestro:
Digamos ahora, confiadamente, con esperanza, con fe, la oración de
Jesucristo. Digamos el Padrenuestro con nuestros ojos puestos en el Padre
que nos ama, y que acogerá con todo amor a su hijo..., y a todos nosotros.

16. Ave María.


Una madre siempre sufre con la pérdida de su hijo. María se hace presente
en nuestro dolor al perder a su hijo...

17. Oración final


A tus manos, Padre de bondad, encomendamos el Alma de nuestro
hermano con la firme esperanza de que resucitara en el último día con
todos los que han muerte en Cristo. Atiende, Señor, nuestra oración y que
nuestro hermano interceda por nosotros, para que no nos separemos de
tu camino. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen.

18. Canto:

19. Despedida:

LECTOR: Dale Señor el descanso eterno.


TODOS: Y brille para él la luz eterna.
LECTOR: El alma de nuestro hermano.... y de todos los fieles difuntos, por
la misericordia de Dios descansen en paz.
TODOS: Amen.

20. Señal de la cruz.

EN EL CEMENTERIO

1. Palabras iniciales:
La Iglesia, fundada por Cristo, a la que todos tenemos la dicha de
pertenecer por el bautismo, nunca nos abandona porque es nuestra
madre y está siempre a nuestro cuidado, estemos vivos o muertos.
2. Canto
3. Señal de la Cruz.
4. Saludo: El Dios de los vivos, que resucita a los muertos, este con
ustedes.
5. Bendición de la sepultura:
Señor, tu que formaste a Adán y Eva del polvo de la tierra, dígnate ahora
bendecir esta tumba (+) donde vamos a depositar a nuestro hermano Por
Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
6. En silencio rociamos con agua bendita la tumba y a los acompañantes.
7. Salmo 130:
LECTOR: Desde el abismo, a Ti clamo, Señor. Señor, escucha mi voz. *
Estén tus oídos atentos a la voz de mi suplica.
TODOS: EN TU PALABRA CONFIAMOS, SEÑOR.
LECTOR: Si no te olvidas de nuestras faltas, ¿quién podrá vivir?, pero
He ti procede el perdón y así te rezamos.
TODOS EN TU PALABRA CONFIAMOS, SEÑOR.
LECTOR: Espero Señor, mi alma espera. Confío en tu palabra. Mi alma
cuenta con el Señor, más que con la aurora el centinela.
TODOS: EN TU PALABRA CONFIAMOS, SEÑOR.
LECTOR'. Como confía en la aurora el centinela, así confíe Israel en el
Señor. Porque junto al Señor esta su bondad y la abundancia de sus
liberaciones, y el liberara a Israel de todas sus culpas.
TODOS: EN TU PALABRA CONFIAMOS, SEÑOR.

8. Oración de los Fieles:


Por nuestro hermano, para que Dios le reciba en sus benditas
Manos. Roguemos al Señor.
Por los familiares y amigos que sienten pena por su muerte. Roguemos al
Señor.
Por todos los difuntos de esta comunidad. Roguemos al Señor.
Por todos los enterrados en este cementerio, para que Dios los haya
acogido en su reino. Roguemos al Señor.
9. Padre Nuestro
Digamos ahora juntos, con toda confianza, la oración que nos enseno
Jesucristo, la plegaria de los hijos de Dios:

10. Ave María


María acogió en sus brazos el cuerpo de su hijo y lo deposito en el
sepulcro. Ahora acompaña a su hijo... Decimos juntos: Dios te salve...

11. Oración final:


Señor, tu que has querido aceptar nuestras oraciones a favor de nuestro
Hermano, haz que por generosidad de tu perdón se vea limpio de sus
faltas y se encuentre contigo por toda la eternidad. Por Jesucristo Nuestro
Señor. Amen.

12. Despedida:
LECTOR: Dale Señor el descanso eterno.
TODOS: Y brille para él la luz eterna.
LECTOR: El alma de nuestro hermano.... y de todos los fieles difuntos, por
la misericordia de Dios descansen en paz.
TODOS: Amen.

13. Señal de la cruz.

14. Entierro.

15. Canto.

APÉNDICE
Credo:

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,


Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.
Nació de santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilatos,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica,
en la comunión de los Santos,
en el perdón de los pecados,
en la resurrección de la carne y en la vida eterna.
Amen.

Romanos 6,3-9
Como ustedes saben, todos nosotros, al ser bautizados en Cristo Jesús,
hemos sido sumergidos en su muerte. Por este bautismo, en su muerte
fuimos sepultados con Cristo, y así como Cristo fue resucitado de entre los
muertos por la Gloria del Padre, así también nosotros empezamos una
vida nueva. Una representación de su muerte nos injerto en él, pero
compartiremos también su resurrección. Como ustedes saben, el hombre
viejo que está en nosotros ha sido crucificado con Cristo. Las fuerzas vivas
del pecado han sido destruidas para que no sirvamos más al pecado.
Hemos muerto, ¿no es cierto? Entonces ya no le debemos nada. Pero si
hemos muerto junto a Cristo, debemos creer que también viviremos con
él. Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no
muere más; desde ahora la muerte no tiene poder sobre él.
1 Carta de S. Juan 3,14-16
El amor a nuestros hermanos es para nosotros el signo de que hemos
pasado de la muerte a la vida. El que no ama está en un estado de
muerte. El que odia a su hermano es un asesino, y, como saben, ningún
asesino tiene la vida eterna. Jesucristo entregó su vida por nosotros; y en
esto hemos conocido el amor; ahora también nosotros debemos dar la
vida por los hermanos.
Si uno goza de riquezas en este mundo y cierra su corazón cuando ve a su
hermano en apuros, ¿cómo puede permanecer en el amor de Dios?

Mateo 25,34-40
Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de
mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes
desde el principio del mundo. Porque tuve hambre y ustedes me dieron
de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes
me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve
enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.»
Entonces los justos dirán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te
dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos
forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos
enfermo o en la cárcel, y te fuimos a ver? El Rey responderá: «En verdad
les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos
mis hermanos, me lo hicieron a mí.»