Vous êtes sur la page 1sur 47

Introducción al Conocimiento de la

Sociedad y el Estado

Primer cuatrimestre 2018


PRESENTACIÓN

Historia de la institucionalidad sociopolítica a partir de 1880. Mirada sobre las instituciones que
se vinculan con el acceso y ejercicio del poder desde el Estado, y la forma en que este se
legitima ante la sociedad.

Relación entre un Estado y una sociedad en el siglo XX. Dificultades: sociedades muy
heterogéneas, con intereses numerosos, ambiguos y contrapuestos. Existencia de variadas
identidades políticas, ideológicas, étnicas, culturales y grupales que, en un mundo cambiante,
evitan su clasificación en “buenas” o “malas”.

LA IMPORTANCIA DE LOS CONCEPTOS

Para una comprensión de por qué y cómo sucedieron los hechos de la historia, las ciencias
sociales proveen conceptos académicos. Un concepto no es una mera verdad absoluta, sino la
base desde donde comenzar a discutir, ordenada y sistemáticamente, algunos problemas
concretos e ideas teóricas que aparecen en el transcurso de la historia argentina. Los conceptos
son construcciones abstractas y complejas que sirven para describir situaciones y hechos
sociales. Por ej. el concepto de “dictadura”, un concepto académico que registrará las
características generales y comunes al fenómeno más allá de los detalles particulares que cada
una tenga. Términos que tuvieron su origen en los ámbitos académicos y políticos, como por ej.
“populismo”, conceptos que definían complejos procesos sociales se convirtieron en un tipo de
insulto hacia adversarios de diversa clase. Esto ha “contaminado” su uso.

LA SOCIEDAD Y EL ESTADO - Por Fernando Pedrosa*

El ESTADO es una asociación (entidad, institución) que ejerce el monopolio de la violencia


sobre un territorio determinado y que busca dominar a una sociedad que reside en ese territorio.

La SOCIEDAD está compuesta por personas con derechos y obligaciones (ciudadanos) que
necesitan de un Estado para organizarse. De lo contrario, solo los más fuertes podrían hacer
valer sus derechos.

El Estado y la sociedad, dos espacios distintos que se relacionan de forma diversa y compleja.
Complejidad que se caracteriza por una heterogeneidad de actores y grupos que buscan cumplir
sus objetivos y evitar que otros lo hagan.
Actores: los grupos ,organizados o no, y individuos que generan estrategias públicas para
cumplir sus objetivos. Pueden ser actores sociales o políticos, actores empresariales, del mundo
de la cultura o internacionales. La sociedad está integrada por actores que tienen diversos
intereses y contrapuestos.

El objetivo de los actores es maximizar sus intereses que son heterogéneos, conseguir más
recursos, de distinto tipo, materiales o simbólicos, para ellos y para sus representados (ej. los
subsidios, los planes sociales, los fallos judiciales, o algún tipo de reconocimiento estatal).

La relación entre los actores políticos y sociales y el Estado está caracterizada por distintos
momentos, de cooperación o de conflicto, esto se agudiza en escenarios de recursos escasos
o insuficientes. Sin embargo existen conflictos aun cuando hay recursos; puede ocurrir, cuando
se está ante diferencias ideológicas insalvables o de intereses contrastados.

La relación entre el Estado y la sociedad crea una densa y extensa red “espacio público”,
escenario donde se desarrollan los acontecimientos que definen y caracterizan la vida política
y social de un país.

EL PAPEL DE LAS INSTITUCIONES

¿Qué son y para qué sirven las instituciones . Guillermo O´ Donnell : las instituciones son pautas
–leyes, códigos, reglamentos, constituciones, organismos (corporación, asociación) del Estado-
que establecen y regulan la interacción entre las personas y los grupos de una sociedad.

Lucio Levi : las instituciones juegan un papel predominante en la construcción del poder social
en un país, “[…]constituyen la estructura organizativa del poder político , que selecciona a la
clase dirigente y asigna a los diversos individuos comprometidos con la lucha política su poder”.

Las instituciones son esenciales en la vida social. A través de estas, la interacción humana,
tanto en la sociedad como en las organizaciones que la integran (partido político, asociación de
barrio), se encuentra guiada y regulada por medios formales formulados desde el Estado.
Regulan y ordenan el espacio público.

Sin instituciones formales y socialmente reconocidas, ej. sin leyes, la vida social sería una lucha
constante de todos contra todos. Estas no son naturales ni creadas por una entidad religiosa
abstracta, sino que son una resultante de la lucha por el poder en una sociedad determinada,
lucha por imponer las reglas del jugo que, pueden favorecer más a algunos que a otros. La
lógica de funcionamiento en las sociedades modernas: todos deben respetar lo que las
instituciones decidan, decreten. Por eso, esta lucha por controlar las instituciones es constante
y, quien logra imponer una orientación determinada a las leyes y a otras instituciones formales,
logra fortalecer sus intereses particulares.

La lucha por el poder en una sociedad es histórica y supone limitaciones – tradiciones,


experiencias y memorias- que los mismos actores suelen ignorar y que son un sustento
importante para sí misma. Por ej. tradiciones peronista y antiperonista a lo largo del tiempo y la
pertenencia, a uno u otro de estos colectivos, fue limitando las estrategias de los distintos
actores. La lucha por el poder es coyuntural por otra parte, no solo se apoya en el pasado . Es
contemporánea de quienes encaran el proceso de conflicto político y produce conciencia
respecto de cuál es el objetivo perseguido. Los actores se mueven racionalmente y buscan
cumplir sus objetivos y aumentar sus beneficios.

En el marco de los conflictos de intereses constantes en las sociedades humanas, las


instituciones ordenan, regulan clasifican y determinan lo que se puede hacer, y lo que no;
establecen “cómo” hacerlo y predicen el castigo a quienes no cumplan con lo establecido,
además, regulan quién manda, cuánto poder para hacerlo poseerá, cuáles serán sus límites y
quién o quiénes se los impondrán.

No cualquier norma, por más formal que sea, es una institución. Para constituirse como tales
deben provenir de algún espacio vinculado al Estado, y ser reconocidas, aceptadas y
regularmente obedecidas por los diversos ciudadanos y actores sociales. Los ciudadanos deben
admitir su poder, aunque no los favorezca la ocasión, deben aceptar el papel mediador de las
leyes y sus resoluciones. Estas decisiones que las instituciones toman e implementan están
respaldadas, apoyadas por el Estado o sus agencias, lo que fortalece su rol estructurador y
ordenador de las relaciones sociales. Aunque una decisión del Estado no le agrade a alguien,
estará obligado a obedecerla, ya sea honestamente o por el temor a las sanciones que pueda
recibir si no lo hace. Weber: el Estado debe apelar a la coerción, a la fuerza.

Las instituciones deben mantener cierta permanencia temporal; los actores y grupos con
intereses diferentes y en lucha tienen que confiar en su estabilidad y sostener la expectativa de
seguir interactuando acorde a las mismas en el futuro.

Las leyes deben ser estables y consensuadas. Las reglamentaciones legales, no pueden
cambiar todos los días según qué partido, sector o grupo se encuentre en el poder.
La previsibilidad ,presente y futura, características que definen a las instituciones. Según Levi,
permite “[…] el desempeño (funcionamiento) regular y ordenado de la lucha por el poder y del
ejercicio del poder y de las actividades sociales vinculadas a este. Cuando se habla de leyes
que regulan la distribución del poder en una sociedad, por ej. las que determinan cómo se elije
a un presidente.

LAS INSTITUCIONES INFORMALES

Hay reglas sociales que son reconocidas por todos, pero no están escritas ni provienen del
Estado.

Diferencia entre las instituciones formales y las informales:

Las instituciones formales están escritas y reglamentadas a través de constituciones, leyes, y


reglamentaciones diversas, y su incumplimiento trae sanciones, públicamente conocidas y a
cargo del Estado y sus agencias particulares.

Las instituciones informales no se encuentran escritas en ninguna parte, por esta razón, son
menos conocidas que las que sí lo están. Pueden ser aceptadas, conocidas, obedecidas e
incluso, efectivas. La corrupción, el clientelismo, los golpes de Estado, la evasión fiscal, alguno
de los casos más conocidos de esta institucionalidad que combina informalidad y presencia
estatal. También son instituciones informales las redes familiares, la vecindad, de amistad,
religiosas, cooperativas.

Esto cobra interés en las instituciones vinculadas al poder y las reglas de acceso al mismo.

Los dos tipos funcionan paralelamente. Nunca es totalmente formal o informal. Los golpes de
Estado, informalidad reiterada en la Argentina, no previsto (incluido) en ningún código o
constitución como una alternativa legal. Era un hecho ilegal, por fuera de la formalidad prevista.
Pero al ser una alternativa reiterada, era también una suerte de institución, pero informal.
Además, iniciaban un nuevo régimen previsto en la ley. Durante los golpes de Estado, se
observa la contradicción entre la formalidad y la informalidad , ya que la ley (la constitución)
marca que el espacio legítimo de conducción del país es la presidencia electa
democráticamente. Pero la realidad informal indicaba que en la Fuerzas Armadas estaba el
verdadero poder, poder que solo encontraba la legitimidad en las armas y en la posibilidad de
utilizarlas contra sus propios ciudadanos, si estos no aceptaban la dominación propuesta por el
Estado no democrático.
El golpe de Estado es una imposición informal por medio de la fuerza. Florencia Deich, “un golpe
de Estado sin importar la causa que lo argumente, es siempre un acto ilegal”. Más aun cuando
produce una dictadura como forma de gobierno.

Verónica Beyreuther define una dictadura cuando “varias personas asumen sin límite alguno las
funciones íntegras de un país”.

EL RÉGIMEN POLÍTICO Y SUS CAMBIOS

Definición de régimen político : conjunto de reglamentaciones que definen cómo se accede al


poder y cómo se lo ejerce. Margarita Batlle señala que es aquel en el que la ley exige elecciones
abiertas y transparentes, la constitución establece la forma en que se debe ejercer cada uno de
los cargos públicos de representación, donde existen libertades garantizadas por la ley, y los
derechos de las mayorías y las minorías están formalmente definidos.

Beyreuther sostiene que un régimen dictatorial es muy distinto; un presidente militar que nadie
votó en aquella ocasión como hubiera sucedido en una democracia. Graciela Etchevest afirma
que en un régimen no democrático, el acceso al poder se produce violando las leyes que
deberían ser respetadas.

Dos regímenes políticos distintos; en el democrático las reglas para acceder al poder están
basadas en la decisión de la sociedad a través del voto, en el régimen dictatorial o autoritario,
la decisión la toman unos pocos y basan su poder en la fuerza.

Pasar de un régimen democrático a uno dictatorial a través de un golpe de Estado, es un


momento clave en una sociedad. Cuando cambia el régimen político, se modifica la forma en
que se accede y ejerce el poder. Florencia Deich y Eve Labandeyra : el cambio de régimen
ocurre cuando hay una modificación sustancial en las reglas del juego que determinan el acceso
al pode y a su ejercicio. Ej. cambio de régimen de una dictadura a una democracia; inciertas y
complejas formas que adopta el cambio de un régimen a otro, la “transición”.

Pueden ocurrir por causa de algún golpe de Estado, o por alguna interrupción forzosa de los
mandatos constitucionales vigentes. Estos procesos reiterados en la Argentina , años : 1930,
1943, 1955, 1962, 1966 y 1976. Cambios de régimen de un gobierno dictatorial a otro
democrático en nuestro país, años: 1916, 1946, 1958, 1963, 1973 y 1983.

Son momentos conflictivos, inseguros, no libres de violencia.


En un régimen político estable los distintos actores confían en las reglas y eso puede estimular
el acuerdo de resoluciones sobre políticas de Estado y, de esa forma, un país logra avanzar
para cumplir objetivos y aumentar sus capacidades y desarrollo.

En la historia argentina, quienes perdían el poder o no podían alcanzarlo con el triunfo electoral,
no deseaban abandonar las ventajas que les otorgaba.

Golpes de estado, significó la intervención de las Fuerzas Armadas y de seguridad en ámbitos


de la vida social no previsto por la ley. Puede suceder que aquellos que pierdan el poder traten
de mantenerse en el mismo violando todo tipo de legalidad con el objetivo de evitar que accedan
representantes de partidos o sectores sociales que poseían distintos intereses o visiones sobre
cómo conducir al país. Ej. el gobierno de Yrigoyen, la proscripción de los radicales bajo el
gobierno de Uriburu.

La inestabilidad permanente, la falta de consenso por el modelo de país que pretendía y los
conflictos no resueltos que esta situación trajo aparejado, tuvieron una gran influencia en el
desarrollo de la historia argentina, y se manifestaron tanto en los actores políticos, en las
organizaciones sociales como, principalmente , en las formas que adoptaron la política y la vida
social a través de la relación entre la sociedad y el Estado.

El constante cambio de las reglas de juego impactó, en el desarrollo y funcionamiento de las


instituciones políticas, y se tradujo en luchas y desencuentros en la resolución de conflictos y
en el reparto del poder.

LA COMPLEJA RELACIÓN ENTRE LA SOCIEDAD Y EL ESTADO

La sociedad argentina relaciona y estructura sus múltiples intereses para influir en la generación
de algunas políticas estatales y en el bloqueo de otras. Ni el Estado ni la sociedad pueden verse
como actores homogéneos, ambos son escenarios donde se representan y se enfrentan
diversos intereses, identidades y demandas sociales en un constante juego de tensiones que
pocas veces encuentran una única instancia de definición y un resultado inapelable,
incuestionable.

Ante la complejidad de la relación entre la sociedad y el Estado, caracterizada por tensión y


conflicto y en la que se reproduce la heterogeneidad de intereses y proyectos hace falta una
institucionalidad que posea un grado de legitimidad para que aquellos que pierdan la pulseada
social y política, no decidan apelar a métodos no previstos formalmente para cumplir sus
objetivos. Ej. de l o que produce la ausencia de legitimidad política: los numerosos golpes de
Estado, también la violencia política o la ausencia de políticas de Estado , acordadas por
diversos grupos sociales. Enfrentamientos sociales vinculados con la necesidad de generar y
dominar los espacios de autoridad en el espacio público que, también se encuentra relacionada
con la construcción social del poder. Esto tiene influencias en el camino que recorre un país.

Aquellas sociedades que tuvieron mayores acuerdos acerca de cuáles eran las reglas que les
permitían resolver los conflictos y procesar los diversos intereses en pelea , han conseguido
una mayor estabilidad de su régimen político y mejores condiciones para su desarrollo social.

UNA MIRADA SOBRE LA LUCHA POR EL CONTROL DE LAS INSTITUCIONES EN LA


HISTORIA ARGENTINA

Desde su independencia, la Argentina fue escenario de cruentas luchas para definir quiénes
ocupaban los puestos que permitían definir el rumbo del Estado . Esto era importante porque
implicaba la formulación de ciertas políticas públicas (ej.las económicas) que podrían favorecer
a algunos sectores y perjudicar a otros; quien lograra influir más sobre el Estado, tendría parte
del juego ganado.

La inestabilidad en las reglas que ordenan a una sociedad y, en las que regulan el acceso y
ejercicio del poder político puede ser una de las explicaciones para entender la ausencia de un
acuerdo sobre el destino del país su modelo de desarrollo y el tipo de inserción que debía tener
en un mundo cambiante.

Ante la ausencia de reglas pactadas para definir quién ganaba y quién no comenzaban a
conspirar para lograr una nueva oportunidad de acabar con su enemigo sin aguardar los
términos temporales fijados por la ley, un ej. los dos primeros gobiernos peronistas. Perón llegó
al poder y gobernó el país en forma autoritaria, quienes se le oponían buscaban quitarlo del
poder sin respetar las reglas de juego (ya que, Perón tampoco lo hacía). Finalmente, hicieron
un golpe de Estado y lograron expulsarlo.

Siglo XX, la violencia fue convirtiéndose en una característica estructural de la lucha por el poder
en el país.

La apelación a la violencia como “institución informal” para resolver los problemas del país
recrudeció a fines de la década de los años sesenta, con el terrorismo de Estado. Esto ocurrió
tanto en los gobiernos peronistas como bajo el gobierno militar impuesto en 1976.
LA DEMOCRACIA. DEBATES EN TORNO A SU DEFINICIÓN

¿Cuándo un régimen político es democrático y cuándo no lo es?

Bertino, en su texto sobre la democratización, visiones sustantivas o realistas de la democracia.

Los realista: “ la democracia debe servir para elegir nuestros gobiernos, nada más […] de esta
forma podríamos tener un método de elección de gobernantes pacífico y acordado y evitar que
los intereses enfrentados colapsen la sociedad buscando destruirse mutualmente”.

Los de la democracia sustantiva : “la democracia es un sistema que busca la participación de


los ciudadanos en todas las decisiones importantes de una sociedad. No alcanza votar una vez
cada cuatro años”.

Ambas poseen algo de razón. La democracia importa como conjunto de reglas ordenadoras del
régimen político –como dicen los realistas-y, como la forma en que se incluye a los ciudadanos
activamente en la toma de decisiones de este régimen, como argumentan los defensores de la
democracia sustantiva.

Un régimen político se define por la forma en que se accede al poder y por el modo en que se
ejerce dicho poder. Este en la democracia, se ejercerá de manera tal que se respeten las leyes,
que el presidente haya sido elegido por la mayoría y que vele por los intereses de las minorías
(quienes perdieron) y que busque ampliar los derechos de todos ciudadanos y fomentar su
participación en los asuntos públicos.

Un partido político puede ganar una elección por votación popular y así se le otorga una
legitimidad democrática para ejercer el gobierno; una vez en el poder, tiene que ejercerlo en
forma legal.

No obstante puede ejercerlo en forma despótica (absoluta, sin ley) e ilegal. Hitler en Alemania
cambió las reglas de juego, convirtiendo una democracia en una dictadura. Ni el régimen ni el
gobierno serían democráticos.

Para que un régimen sea totalmente democrático, debería ser legítimo en su elección, pero
también, ser respetuoso de la legalidad, cumplir sus promesas y aceptar los desacuerdos de
opositores y minorías.

Conclusión: la Argentina casi no ha tenido gobiernos democráticos en su historia.


Definición equilibrada de la democracia : conjunto de reglas. Definición instrumental que todos
los actores puedan aceptar. Garantizar una puerta que permita diferenciar a una democracia de
aquello que no lo es, esto sería darle la razón a los realistas.

LA POLIARQUÍA

Según Batlle, la poliarquía podría definirse como la “democracia realmente existente”. La


democracia ideal nunca podrá concretarse, es un deseo utópico, motivo por el cual propone, en
su reemplazo, utilizar este concepto para definir un gobierno mínimamente democrático.

La definición pone énfasis solo en la forma de acceso al poder, es muy limitada, pero concreta.

En la historia argentina algunos regímenes no fueron totalmente antidemocráticos, hay matices,


por ej. el gobierno de Agustín P. Justo (asumido en 1932), se originó en un régimen ilegítimo y
dictatorial producto del derrocamiento del presidente electo democráticamente, Hipólito
Yrigoyen. Sin embargo, Justo logró recuperar el funcionamiento de diversas instituciones
democráticas y diferenciarse de su antecesor, el general Uriburu.

Variedades en la opción (democracia vs, dictadura), una tercera condición para los regímenes
políticos: los semidemocráticos, aquellos que, si bien no tienen una legitimidad de origen
totalmente democrática, tampoco pueden considerarse gobiernos dictatoriales.

Caso interesante y polémico, caracterizar como democráticos, semidemocráticos o no


democráticos, a los gobiernos radicales de fines de los años cincuenta y sesenta en
encabezados por Arturo Frondizi y por Arturo Illia respectivamente, éstos accedieron al poder
con el peronismo proscripto, por directa presión de los militares. Justamente, una de las
características para definir una democracia mínima, una poliarquía, es que todos los ciudadanos
puedan votar lo que deseen y también presentarse libremente a elecciones.

A pesar de esta anormalidad, la forma en que Frondizi e Illia ejercieron el gobierno no podría
asimilarse a gobiernos dictatoriales como los encabezados por Videla o Uriburu. De hecho,
resultaron en muchos aspectos más democráticos que otros gobiernos que, con un origen
democrático, desarrollaron políticas persecutorias e ilegales como, por ej. en tiempos del tercer
gobierno peronista.
EL ESTADO -Por Patricio Gómez Talavera*

INTRODUCCIÓN AL CONCEPTO DE ESTADO

La aparición del Estado como actor histórico marca un antes y un después en el desarrollo de
las sociedades humanas. Desde su creación pasa a ser el poder y quien define las reglas de
juego en una sociedad determinada; va generando diferenciaciones entre los habitantes (entre
los que mandan y los que obedecen)., Es una creación humana. Es el que aplica las leyes,
quien las hace cumplir. Si no hay Estado, las sociedades se organizan internamente por la
aplicación de la fuerza entre las mismas personas. Antes de la existencia de los Estados
nacionales, también se organizaban por la fuerza las relaciones entre los distintos grupos, ya
que tampoco había fronteras delimitadas formalmente entre aquellos que ocupaban un territorio
determinado.

Thomas Hobbes – El Estado había surgido a través de un acuerdo entre todos los habitantes
de un territorio para organizarse mejor.. Un Estado les daría más poder y seguridad. En los
momentos de su creación, aunque fuera precario y pequeño, permitía organizar la defensa y las
relaciones entre las personas reduciendo la violencia sin control. Por otra parte hacia más
eficiente la agricultura y la ganadería.

DEFINICIÓN

Max Weber- Estado: aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio
reclama para sí el monopolio de la violencia física legítima. A todas las demás asociaciones e
individuos sólo les concede el derecho a la violencia física en la medida que el Estado lo permite.
El Estado es la única fuente del “derecho” a la violencia.

Dos elementos que definen a un Estado: el dominio (fuerza, autoridad) sobre un territorio
determinado. Ese debe ser propiedad del Estado, y dentro de aquel, el Estado es la institución
que monopoliza el uso de la violencia legítima. “Monopoliza la violencia” quiere decir que dentro
de ese territorio que domina es el único que puede ejercer la violencia. Por ej. a través de la
policía o de cualquier de los cuerpos armados del Estado; violencia entendida como legítima,
aceptada por la sociedad y regulada en la legislación (leyes que regulan un Estado). El Estado
y las sociedades se han complejizado cada vez más. Sobre todo con la llegada de la
globalización.
EL ESTADO Y LA DOMINACIÓN

El Estado es una relación de dominación de hombres sobre hombres, que se sostiene por medio
de la violencia legítima. Para subsistir necesita que los dominados respeten la autoridad que
pretenden tener quienes dominan.

Weber- cómo el Estado consigue hacer efectiva la dominación sobre una sociedad determinada.
A la asociación estatal lo que la distingue y diferencia de cualquier otro tipo de organización
social es el medio que elige para ejercer dicha dominación: la coacción física (la violencia), que
ejerce de manera legítima y monopólica.

Lejos está de ser un espacio igualitario. Es producto de la dominación de personas sobre


personas, no es representativo de la totalidad de la sociedad; ésta es heterogénea y conflictiva,
y eso también influye en el Estado. Dentro del Estado también hay diferencias.

La violencia pura es un elemento esencial para dominar, pero para ser efectiva, debe ser
aceptada por los ciudadanos y , además, debe ser legal, incluida en las leyes; debe ser legítima,
regulada por la ley.

Monopolio de la violencia y legitimidad, condiciones esenciales de la dominación estatal.

El Estado no puede ejercer violencia si no está adherida a la legalidad que él mismo promulga.
La violencia tiene una explicación que la legítima, por ej. mantener el orden, y una legalidad que
la controla, le da forma e impide que se desborde ( la ley).

Para Karl Marx el Estado es clasista, favorece a una clase, está al servicio de la clase
dominante. El Estado es quien posibilita reproducir la dominación a partir de conservar y
proteger el sistema capitalista, es un instrumento que le permite a esa clase subordinar a las
otras.

La propuesta de acción política del marxismo es la conquista del poder político por parte de la
clase trabajadora; la destrucción del Estado burgués y la construcción de un Estado obrero,
como paso a la transición hacia el socialismo y el comunismo. Sociedad donde a largo plazo no
habría Estado.
JUSTIFICACIONES DE LA DOMINACIÓN DEL ESTADO

Weber- Los ciudadanos aceptaron el poder de dominación ejercido por el Estado sobre la base
de tres tipos de fundamentos de la legitimidad de una dominación:

1) La legitimidad del “eterno ayer” basada en la costumbre; la obediencia no se reflexiona


mucho, ”siempre fue así y siempre lo será”.

2)Dominación sostenida en la gracia o carisma personal de quien lidera un Estado. Cuando una
persona, usando su inteligencia, atracción personal, capacidad de liderar grupos o
convenciendo a enormes cantidades de población, genera reglas que la multitud obedece sin
cuestionar. El “carisma” asociado al liderazgo personal de una figura dominante: el “caudillo”.
Idea de la vocación (actitud) por el poder mostrada por él.

3) Legitimidad basada en la “legalidad”, fundada sobre normas racionalmente creadas, como


son las leyes. Habitual en el mundo occidental del siglo XX. Las sociedades se ordenan en torno
a la ley, que coloca al Estado en un papel de árbitro. Es una dominación legal ya que la sociedad
piensa que es lo más eficiente para evitar la propagación de la violencia descontrolada.

Weber- racionalización como elemento explicativo de la civilización occidental ; proceso donde


el Estado se convierte en la máquina racional. Aparece otro de los grandes actores: la
burocracia, quienes llevan adelante la dominación del Estado.

EL ESTADO Y SUS TIPOS - Por Enrique Garcia*

Diversos niveles de estatalidad: Estado municipal, Estado provincial y Estado nacional, éste
constituido sobre la idea de la nación, unida a un espacio territorial determinado. Hay Estados
que no son nacionales, sino regionales, agrupan a varios países, por ej. la Unión Europea. Hay
naciones que no han podido constituirse en Estados. Hay Estados que contienen más de una
nacionalidad , por ej. el Estado nacional español.

Gobierno: conjunto de personas y partidos que momentáneamente mantienen el poder a través


de cargos electivos o políticos. Es ejercido por representación de la sociedad; es un poder
delegado y el método de delegación son las elecciones. Es otorgado y prestado para ser
ejercido pero solo por un tiempo preestablecido.

El Estado está representado por los funcionarios (maestros, policías, jueces, militares) que
dotan de autoridad, legalidad y legitimidad a cada gobierno. El Estado es el que les permite a
los gobernantes justificar su reclamo de apoyo popular, porque es el Estado quien contiene y
representa al conjunto de la sociedad. La constitución Nacional es la ley máxima ya que
organiza y da forma al gobierno de un Estado, una suerte de contrato con la sociedad.

TIPOS DE ESTADOS

El Estado es una construcción histórica cuyas características varían a lo largo del tiempo y que
va adoptando diferentes formas.

EL ESTADO ABSOLUTISTA

El proceso de formación y consolidación: finales del siglo XV y principios XVI, se mantiene hasta
finales del siglo XVIII. Su conformación fue producto de innumerables transformaciones,
políticas (debilitamiento del poder de los señores feudales con posterioridad a las cruzadas),
económicas (expansión del comercio), sociales (resurgimiento de las ciudades y aparición de
nuevos actores sociales) y culturales (nueva manera de ver e interpretar el mundo).

El Estado absoluto terminó con el poder de la iglesia. Este régimen político “está sometido a
normas y reglamentos preestablecidos; no es arbitrario, el poder del monarca no es ilimitado y
es de tipo secular (que se repite cada siglo) y profano (que no es sagrado)

El poder político se centralizó en la persona del rey, quien dominó a todo los estamentos
(niveles) de Estado (nobleza, clero, y campesinos). Proceso centralizador acompañado por el
establecimiento de los límites de los territorios. El rey recupera el control del territorio. Para
lograr esto y garantizar la defensa del territorio, es necesaria la creación de un ejército nacional
de carácter profesional, también monopolizar el ejercicio de la justicia en manos del monarca.
Los privilegios, facultades que con anterioridad poseían los señores feudales (los nobles) se
reemplazaron a través de funcionarios y un sistema nacional administrador de impuestos.

Este tipo de Estado incorporó a la esfera pública funciones y atribuciones que antes se ejercían
en otros ámbitos. En el ámbito económico era interventor y proteccionista, se basaba en la teoría
económica del mercantilismo; la riqueza de un Estado es producto del desarrollo del comercio
y de la acumulación de oro. Para cumplir sus objetivos, el Estado debía proteger las industrias
nacionales de la competencia extranjera, con el fin de importar lo menos posible y aumentar las
exportaciones para ganar oro y no gastarlo.
Siglo XVIII- nuevas ideas que cuestionaron el poder de las monarquías. La Revolución Francesa
dio origen a la construcción de un orden político diferente y estableció las bases del nuevo orden
político burgués que reemplazaría al absolutismo.

EL ESTADO LIBERAL

“Liberal”, concepción cuestionadora del poder absoluto. El liberalismo es considerado como la


filosofía política de la libertad y del progreso intelectual. También como una ruptura de las
cadenas religiosas y sociales que inmovilizaban el pensamiento desde la etapa medieval y el
absolutismo.

El liberalismo clásico representa el respeto por la vida privada y el constitucionalismo. Dentro


del Estado liberal se incluye el ascenso político de la burguesía, la cual desplazó a la nobleza y
se constituyó en la nueva clase social dominante vinculada al capitalismo y al comercio.

Formación de este tipo de Estado-antecedentes: la Revolución Inglesa de 1688 y la Revolución


Francesa de 1789.

El Estado liberal se extendió con fuerza hasta la crisis económica mundial de 1929-1930. Por
estos años aparecerá un nuevo tipo de organización estatal: el Estado interventor y Keynesiano.
El estado liberal plantea la defensa de los derechos naturales, inviolables, preestablecidos e
individuales. El hombre en su estado presocial ya posee los derechos a la igualdad, la libertad
y la propiedad. Para preservar estos derechos, los mismos hombres deciden firmar un contrato
mediante el cual acuerdan vivir en sociedad y crear el Estado. Contrato de asociación, contrato
de dominación. En el primero, los hombres se asocian para vivir en sociedad, en el segundo,
para equiparse de una autoridad. De este modo, nace el Estado, cuya primera obligación es la
preservación de los derechos.

Este tipo de Estado profundizó un proceso de secularización (desaparición de los signos,


valores o comportamientos que se consideraban religiosos) social. La iglesia deja de tener el
monopolio de la educación y la cultura y la legitimidad del gobernante se obtiene en elecciones
periódicas, fundadas en la validez de constituciones. Situación acompañada por la división de
poderes , a fin de anular el despotismo (autoridad absoluta no limitada por las leyes-abuso de
superioridad en el trato con los demás). En la esfera económica, se apoyó en la creencia de las
leyes naturales del mercado (de oferta y demanda y libre competencia) y en la iniciativa
individual. Estado no interventor en la esfera económica, Estado mínimo, que entiende, imagina
al mercado como el único capaz de otorgar eficientemente los recursos. Al Estado le
corresponde solamente vigilar la seguridad exterior y la de los individuos, la realización de obras
públicas y la enseñanza elemental.

ESTADO FASCISTA

Fascismo- movimiento político autoritario surgido en Europa en las primeras décadas del siglo
XX. En el Estado fascista en Italia-la sociedad dominada por el terror y la violencia, por
instrumentos de control social; gobernada por un aparato partidario (defensor de una idea, un
movimiento). La propaganda tuvo un papel clave en el desarrollo de estos movimientos, también
el uso de la fuerza contra quienes se opusieron.

Este tipo de Estado se evidenciaba en todas la esferas de la sociedad. El poder del Estado no
poseía límites y su control sobre la sociedad era total. Había un fuerte contenido místico, basado
en el líder. El discurso fascista poseía contenidos racistas; ideal militarista vinculado a la
expansión territorial ,ya que el héroe se destaca venciendo a los enemigos del extranjeros.

La llamada “reacción del miedo”, generada por la presencia del comunismo. 1917 –Revolución
Rusa y como resultado de ella se había conformado el primer país comunista: la Unión
Soviética. Existía temor que el comunismo llegara a Italia y quitara a los patrones la propiedad
de sus fábricas. Para ello, reclamaban un gobierno fuerte y decidido. Se generó rechazo a la
democracia liberal, incapaz de dar soluciones a la realidad reinante.

En el discurso siempre se apuntaba a la presencia de un enemigo externo o interno que se


oponía al destino de grandeza de Italia y al que se debía vencer por la fuerza. Consideraban
que la democracia no podía poner freno a la revolución social, ni vencer a los países vecinos
en una guerra por nuevas tierras; el partido de Mussolini prometía mejorar las condiciones de
vida y la dignidad laboral de los obreros. A los patrones les aseguraba la restauración del orden
y la jerarquía social en forma autoritaria, a los nacionalistas la obtención del honor internacional
perdido. Todo ello fue aumentando su apoyo social.

Para el fascismo solo importaba el Estado ( fuera de él no pueden existir, y menos aún valer) y
daba importancia al individuo solo si sus intereses coincidían con los del Estado. Por ello, se
oponía al liberalismo que redujo el papel del Estado en nombre de la defensa de los derechos
del individuo. El fascismo es totalitarismo y antidemocrático. El Estado fascista ejerce un
autoritarismo nacionalista, impregnado de xenofobia y opuesto pluripartidismo propio de los
regímenes democráticos. Se caracteriza por la existencia de un solo partido. En todo fascismo-
existencia de un principio de jefatura carismática, en el cual la palabra del líder o conductor es
incuestionable.

EL ESTADO DE BIENESTAR O BENEFACTOR

Se desarrolló en Occidente a partir de 1945, con posterioridad a la 2da Guerra Mundial. Se


conformó para dar solución a los efectos económicos y sociales que la guerra había provocado
y a los altísimos costos de la reconstrucción. Se buscaba retomar el crecimiento y la estabilidad
social, ante el avance del comunismo. Este tipo de Estado es el producto de una toma de
conciencia de la incapacidad del Estado liberal de dar respuesta a los desafíos de la posguerra.
Es impulsor de políticas tendientes a asegurar la vida de la población. Las instituciones públicas
promueven pagos, abonos sociales (por ej. seguros de desempleos y pensiones) que mejoran
la calidad de vida de los habitantes; impulsa la prestación de servicios educativos y sanitarios.
Funciones acompañadas por una legislación social que protege las condiciones laborales, la
prestación de los servicios y la calidad de los productos.

Este tipo de Estado busca la inclusión entre las fuerzas del capital (por ej. los empresarios) y
los sindicatos. Fuerte presencia e intervención del Estado, como árbitro y constructor del
consenso entre las partes. Un pacto entre los sindicatos, las organizaciones empresariales y el
Estado.

Se caracteriza por la búsqueda y el mantenimiento de altos niveles de ocupación, con tendencia


al pleno empleo. También incluye salarios altos con el propósito de mantener altos niveles de
producción, con el fin de anular conflictos sociales. Promueve una conciliación entre las distintas
clases (función de árbitro)

Impulsa la expansión del gasto público y el gasto social, transformándose en prestador de


servicios (educación, salud, previsión social y jubilaciones). Es interventor y regulador en la
esfera económica. Impone la ganancia de las empresas y de los sectores económicamente
dominantes de la sociedad a fin de promover una distribución de la riqueza dirigida a los sectores
de menores recursos. Asume como empresario y puede asociarse con el capital privado
impulsando la existencia de una economía mixta.

Ha generado una verdadera expansión de los derechos sociales y políticos.

Destinatario de críticas (por ej. lo que gasta socialmente). Su vigencia trajo como consecuencias
un conjunto de transformaciones altamente positivas. Crecimiento de la población en general y
de la población activa en particular, aumento del comercio internacional, fuerte retroceso del
analfabetismo, significativo incremento de las matrículas educativas en todos los niveles- auge
de las profesiones-.

Papel de importancia creciente pasaron a desempeñar las mujeres, ingreso al mercado laboral
a partir de finales del siglo XIX, su número aumentó; también la entrada en la enseñanza
superior. La sociedad vivió una verdadera “LA EDAD DEL ORO”.

Década del ´70, comenzó a agravarse la crisis económica y se profundizaron los


cuestionamientos económicos y políticos al Estado de Bienestar. La crisis del petróleo, que
rápidamente cuadruplicó el valor de este insumo esencial, generó una crisis en energética y
aumentó los costes de producción. En consecuencia, creció demasiado el déficit fiscal. Esto
hizo surgir una corriente de pensamiento impregnada de economicismo, y dará lugar a otro tipo
de Estado.

EL ESTADO NEOLIBERAL

El neoliberalismo translada el peso de las decisiones económicas al mercado, considerándolo


como el único asignador eficiente de recursos. Promueve la eliminación de controles y
regulaciones estatales que frenen el desarrollo económico.

Exponentes: la primera ministra británica Margarte Thatcher y el presidente de EE.UU, Ronald


Reagan durante la década del ´80. En la Argentina se consolidó en la década posterior, con el
gobernante peronista Carlos Menem. El neoliberalismo sugiere la apertura de la economía,
eliminando las protecciones económicas que agravan sobre algunos sectores. Sostiene que las
medidas reguladoras y proteccionistas (cuyo objetivo es que los bienes producidos dentro de
un país puedan competir con los que se producen en el exterior, poniendo trabas a los productos
extranjeros mediante impuestos o favoreciendo la producción nacional eliminando el pago de
impuestos o subsidiando a quienes fabrican en el país) atentaron contra la libre circulación de
bienes y servicios y obstaculizaron la eficiencia económica del sistema internacional. El
neoliberalismo se opone argumentando que se producen bienes de poca calidad y más caros.

Para implementar las políticas neoliberales, además se precisa una reforma financiera tendiente
a eliminar impuesto o costos a las actividades financieras y a las actividades que llevan a cabo
empresas locales e internacionales. Se implementan las medidas que suponen una mayor
obtención de inversión de los sectores económicos, sobre todo de los capitales extranjeros.
Promueve la privatización de empresas públicas a fin de disminuir el gasto público
“improductivo”, mediante una descentralización del Estado nacional (para evitar o superar el
déficit fiscal); se transfieren responsabilidades antes ejercidas por el a las jurisdicciones
provinciales, por ej. la educación y la salud pública . Estas privatizaciones abarcan casi todas
las funciones del Estado: manejo de trenes, suministro de gas, luz, agua etc. También las
jubilaciones, pensiones y prestaciones universales otorgadas por el Estado de bienestar.

Estrategias de flexibilidad laboral de las empresas. El objetivo: disminuir el costo laboral de las
empresas con la incorporación de nuevos empleados u obreros son pagarles las cargas sociales
(jubilación, aguinaldo). El Estado liberal elimina todo esos beneficios porque los considera un
gasto que encarece la mano de obra y aleja a los inversores. Busca imponer un capitalismo
desregulado (sin normas o leyes que limiten su actividad); los resultados que se producen
favorecen la concentración económica y el crecimiento de las desigualdades.

EL RÉGIMEN POLÍTICO -DEBATES Y TIPOLOGÍA- Por Eve Labandeyra*

CONSTRUYENDO LA DEFINICIÓN DE RÉGIMEN POLÍTICO

Régimen: conjunto de reglas.

Régimen político: conjunto de reglas que regula el poder o la lucha por el poder; haciendo
referencia a la política y al Estado. Conjunto de instituciones que establecen las reglas del juego
político (definen quién gana y quién pierde). Este conjunto conforma la estructura del régimen y
determina cómo se organiza y distribuye el poder en una sociedad. Al reglamentar la lucha
política, las instituciones garantizan las formas que adoptan las conductas sociales, la lucha por
el poder y las actividades sociales vinculadas a ellas. Organizan la manera en que se eligen los
dirigentes políticos; se convierten en normas que garantizan la previsibilidad (“hoy puedo perder,
pero mañana puedo ganar”).

TIPOS DE REGÍMENES E INSTITUCIONES

Instituciones: medios para la formación de decisiones políticas.

Un régimen democrático se sostiene en normas que garantizan la participación, el pluralismo,


el consenso, la libertad, la igualdad, entre otros. Las democracias no son iguales en todos los
países, varían según el grado de consenso o de participación , el acceso a los servicios básicos,
el control social sobre las decisiones del gobierno, la independencia de la justicia, la cultura
política, etc.
En un régimen autoritario predominan valores dictatoriales como el despotismo y la represión;
el pluralismo (múltiples tendencias políticas , económicas, etc.) , la movilización social y la
libertas de expresión se encuentran parcial o totalmente limitados. El nivel de representación y
participación política es bajo ya que el Estado busca impedir que los ciudadanos participen en
los asuntos públicos. Entre el Estado y la sociedad existe una línea divisoria clara y marcada
por la fuerza.

Un régimen totalitario- el pluralismo brilla por su ausencia y el poder no se extiende más allá de
los pocos integrantes del núcleo gobernante.

Existen diferentes tipos de regímenes, diferentes alternativas posibles para que las sociedades
puedan ordenar la manera en que se accede al poder y la manera en que este se ejerce.

Distinguir los diferentes tipos de regímenes entre sí y establecer una tipología- Lucio Levi, “la
forma que toma la lucha política es lo que permite diferenciar las principales características de
un régimen político.

Para determinar de qué tipo de régimen se trata, un elemento clave es ver cómo ha sido su
llegada al poder, si se impuso en forma violenta o pacífica; si fue legítima o ilegítima; si se ajustó
a lo previsto por la ley o fue violando todas las normas; además observar también cómo ejercen
esos actores que llegan al poder los espacios del Estado.

Levi- “la adopción de un régimen implica de por sí la elección de determinados valores”. Estos
serán diferentes según provengan de distintos tipos de regímenes.

Roberto Dahl- criterios para caracterizar la poliarquía: existencia de elecciones regulares,


competitivas y libres, los valores que la estimulan son el pluralismo y la libertad, cualquiera
puede aspirar al ejercicio del poder.

Los valores dominantes en el Estado y en las personas no son siempre los mismos, o no tienen
la misma intensidad y amplitud de aceptación. De un desequilibrio entre los valores del régimen
y el de las personas o grupos pueden surgir conflictos que podrían derivar en la violencia, sobre
todo si el Estado no está dispuesto a aceptar valores diferentes a los priorizados desde el poder
(ej. el golpe de Estado de 1955 y la persecución a los seguidores de Perón).

En un régimen no democrático totalitario se recurre a la participación de la población en


actividades políticas y sociales encaminadas a través de un partido único. Con ello busca
obtener cierta legitimidad a través de una participación social masiva (imagen de aceptación
voluntaria).Existe ,además , la adhesión con los principios que orienta el Estado; quienes
ejercen el poder fomentan y hacen un esfuerzo para que los ciudadanos incorporen aquellos
principios voluntariamente o por la fuerza. También permiten conservar cierta previsibilidad en
el ejercicio del poder e incluso la posibilidad de avanzar hacia la institucionalización. El caso de
la última dictadura argentina-la Junta Militar en el gobierno estaba organizada por pautas y
reglas destinadas a organizar el ejercicio del poder. Este régimen se basó e el terror, la coacción
ante toda oposición y la desaparición de personas.

RÉGIMEN Y GOBIERNO

Otro componente del régimen es el espacio ocupado por las autoridades; las se dedican a la
toma de decisiones y las que se ocupan de aplicarlas (ej. la burocracia).

No es lo mismo régimen que gobierno. Gobierno: conjunto de personas que disponen y ejercen
el poder, que definen la orientación política de una determinada sociedad. El gobierno forma
parte de la fisonomía, la figura del Estado, lo simboliza realizando tareas en su nombre. Las
personas que constituyen el gobierno disponen del poder estatal (ej. Raúl Alfonsín era el
presidente y la cabeza del gobierno, y el régimen era democrático.).

Puede haber cambios de gobierno sin que haya cambio de régimen, Ej. el paso del gobierno de
Raúl Alfonsín al de Carlos Menem, muy distintos, pero estaban gobernando bajo un régimen
democrático. También puede existir un cambio de régimen sin que cambie el gobierno, ej. un
presidente que llegó al poder por vía democrática comienza a violar la ley y a perseguir a los
opositores para perdurar. Puede ocurrir que cambie tanto el régimen como el gobierno, ej. el
paso del gobierno del Gral. Farrell al gobierno de Juan D. Perón en 1946.
LOS SISTEMAS POLÍTICOS CONTEMPORÁNEOS : DE LA DEMOCRACIA A LA
POLIARQUÍA

-Por Margarita Batlle*

INTRODUCCIÓN

Multiplicación de fórmulas conceptuales alternativas sobre qué es o debería ser una


democracia.

Democracia directa, democracia deliberativa (debate, reflexión), democracia social y


democracia participativa; diferentes tipos de democracias que tienen en común la realización
de elecciones y la participación, en el gobierno, de una amplio sector de la sociedad.

Roberto Dahl - aquello que define a un régimen como democrático es el hecho de que sus
gobernantes lleguen a ocupar el poder a través de elecciones competitivas. Esto, llevó a Dahl a
plantear un nuevo concepto: la poliarquía. Éste surge para dar cuenta del modo en que
funcionan los sistemas políticos occidentales contemporáneos en la práctica concreta y real.
Son “democracias imperfectas”. La democracia sería más una idea a perseguir que una realidad
concreta, un sistema inalcanzable e imposible de adoptar en la práctica. Es un orden utópico e
ideal (imaginario) al que no puede aspirar la sociedad, pues su realización no está al alcance
de la humanidad. La poliarquía sería como la democracia realmente existente.

¿QUÉ SIGNIFICA POLIARQUÍA?

Primera característica de la poliarquía: Derecho a votar y a ser votado. Un sistema poliárquico


posee características que lo definen y distinguen de otros sistemas políticos. Se caracteriza por
el derecho al voto, la participación de los ciudadanos, que determinan quiénes conforman un
gobierno; todos los ciudadanos tienen derecho a presentarse a elecciones y competir por los
cargos públicos; hay igualdad de oportunidades.

Segunda característica de la poliarquía: Las elecciones deben ser limpias y todos los votos
deben valer lo mismo. En una poliarquía se debe garantizar la igualdad del voto. El sufragio es
universal, abarca a toda la ciudadanía que, según la constitución, cumple las condiciones que
le permitan el ejercicio del voto. Los votos deben tener todos el mismo valor. Las autoridades
públicas, que ejercen el gobierno, son elegidas por los ciudadanos lo cual da origen al vínculo
de la representación. Por ello, las elecciones deben ser libres y limpias.
Tercera característica de la poliarquía: Los funcionarios públicos electos no pueden ser
subordinados por personas sin representación popular electoral. Debe existir una subordinación
de los funcionarios públicos no elegidos a aquellos elegidos popularmente; significa que no debe
haber una persona o grupo que posea el poder sin haber sido electo de manera democrática, a
través de las elecciones.

Cuarta característica: debe existir una alternativa frente al gobierno de turno, cada ciudadano
tiene la posibilidad de asociarse libremente a los diferentes grupos que sean de su interés.

Quinta característica de la poliarquía: deben garantizarse diversas fuentes a través de las cuales
los ciudadanos reciben información. Hay libertad de expresión.

Sexta característica de la poliarquía: debe haber partidos diferentes con iguales posibilidades
de llegar al poder y que representen programas e ideas distintas. Deben existir opciones
diferentes respecto de los tipos de políticas que se implementan. No puede haber solo un
partido. Tampoco puede ocurrir que un partido gane siempre las elecciones. Papel de los
partidos políticos, instituciones encargadas de sumar los intereses diversos de la ciudadanía.
Son los protagonistas de la competencia y del ejercicio del poder, ya que logran interpretar y
representar los intereses heterogéneos que conviven en una sociedad.

Para que se cumplan todas las características que conforman una poliarquía, se requiere un
marco institucional (legal y político) que garantice su funcionamiento.

EL MARCO INSTITUCIONAL DE LA POLIARQUÍA

Deben existir instituciones que permitan el correcto funcionamiento de una poliarquía. Estas
deben guiarse por dos principios fundamentales: el de inclusión y el de contestación. El de
inclusión se relaciona con la participación en los asuntos públicos en las decisiones que se
toman desde el gobierno. La participación va más allá de lo electoral, por ej. haciendo peticiones
al Estado y a los dirigentes políticos, manifestándose en las calles, etc. El de contestación se
refiere a la existencia de la competencia política, de un sistema con elecciones competitivas sin
que el poder sea ejercido de manera monopólica y haya lugar para la alternancia de partidos
y/o candidatos en el gobierno.

En la poliarquía los partidos políticos juegan un rol clave; papel de mediador entre el ciudadano
y el gobierno, inclusión. También la voluntad de colocar a sus candidatos en cargos públicos
mediante elecciones (contestación).
CONCLUSIONES: ¿LA POLIARQUÍA COMO UNA VERSIÓN “REAL” DE LA DEMOCRACIA?

Dahl- el funcionamiento de los sistemas políticos occidentales; identificación “gobierno de


muchos”, en contraposición con el utópico “gobierno de todos”. La poliarquía debe garantizar el
acceso al poder de quien gana, pero también los derechos de los que pierden. El concepto de
poliarquía toma las características centrales de lo que se espera de una democracia fundada
en la inclusión y en la contestación y útil para dar cuenta del modo en que se organizan los
regímenes políticos contemporáneos y se conforman los gobiernos.

DEMOCRACIAS DELEGATIVAS –Por Paula Bertino*

Concepto – Las DDs surgieron en función de la necesidad de caracterizar a los regímenes


políticos postransicionales de la década de 1980 en América Latina. Democracias que no se
correspondían con los modelos teóricos existentes. Tampoco con los ejemplos prácticos de
democracias que habían existido en años anteriores. No se adjuntaban a las tipologías previas.

SURGIMIENTO DE LAS DEMOCRACIAS DELEGATIVAS

Historia contemporánea- América Latina ha sufrido recurrentes crisis políticas, económicas y


sociales. Siglo XX esas crisis se intentaron resolver a partir de la imposición de regímenes no
democráticos, derivados de golpes militares. Una ola de democratización se inició en la década
del ´80. La democracia se constituyó como el régimen sobresaliente en el escenario
internacional; los golpes de Estado desaparecieron del mapa político de América Latina.

Las transiciones democráticas no fueron sucesos tranquilos, no estuvieron exentas de crisis


económicas muy fuertes que esos gobiernos no podían resolver. En muchas ocasiones, estas
situaciones de crisis no fueron pasajeras, y produjeron miedo y tensión social; se esperaba que
la crisis “se solucionara de alguna manera”, como fuera. Los gobiernos y los políticos se veían
ineficaces. Los contextos de gran temor y frustración preparan a la ciudadanía para el
surgimiento de democracias delegativas.

LAS DEMOCRACIAS DELEGATIVAS

Existen distintos tipos de democracias. Las democracias representativas se consolidaron a


mediados del siglo XX en Europa continental. Son aquellos regímenes políticos en donde los
ciudadanos, mediante el voto, eligen a sus representantes. La ciudadanía tiene posibilidad de
controlar a los representantes y las instituciones democráticas permiten una convivencia entre
oficialismo y oposición. Los representantes observados por los representados, por ende,
respondan a sus demandas. Las DDs surgen en contraste con las democracias representativas.

Guillermo O´ Donnell- las DDs “tienen muchas similitudes con otras especies (de democracias)
ya reconocidas. Estos regímenes se sostienen en la existencia de elecciones, pero no en los
resultados posteriores; el candidato ganador no tiene que legitimarse (legalizarse) una vez
ganada la elección. Las elecciones constituyen una suerte de firma de cheque en blanco a una
élite política que accede a espacios de toma de decisiones.

La condición delegativa implica que la ciudadanía solo se limita a delegar el poder soberano al
ganador de una elección. La élite gobernante accede mediante mecanismos democráticos. No
hay vicios autoritarios y se cumplen los requisitos mínimos de libertades políticas y civiles para
la poliarquía.

Pero una vez que un gobierno es electo, queda poco espacio para que la ciudadanía participe
del control de la toma de decisiones.

En las DDs no hay incorporación política de los sectores populares, excepto en lo discursivo.
Las DDs son democráticas, no son autoritarismos, ni democracias representativas, ni
populismos, sino un tipo disminuido de democracia.

Los ciudadanos, actores que intervienen en la entrega de este poder, solo el día de la emisión
de su voto. Aunque son fundamentales en ese momento de llevar adelante la elección, sus
motivos pueden ser postergados con posterioridad a la elección. El poder fue delegado en las
autoridades y ellas serán las que entiendan la mejor forma de gobernar; éstas actúan libremente
para llevar adelante el programa de gobierno que deseen, sin que este se corresponda con las
propuestas que se presentaron en la elección. La ciudadanía solo podrá ejercer control en el
marco de las siguientes elecciones. Los ganadores de la elección el único obstáculo que tienen
es el tiempo; las elecciones son periódicas y existe la posibilidad de ser reemplazados por otros
partidos. También el desgaste que le ocasiona una oposición electa de forma popular. Las
relaciones entre los poderes, y no las presiones de la ciudadanía son definen los rumbos de las
políticas que se continúan desde el gobierno.

PROFUNDIZANDO EN EL CONCEPTO

Características que permiten distinguir las democracias delegativas de las democracias


representativas Características propias de este tipo particular de regímenes- las DDs son una
forma de manejar y ejercer el poder político, se distingue por la forma en la que se toman las
decisiones, por su condición democrática innegable, legitimidad de su origen, son gobiernos
electos mediante elecciones libres, limpias y competitivas. Existen libertades civiles y políticas.
En las DDs como en las democracias representativas, los ciudadanos tienen el derecho de
reunirse, agruparse políticamente y competir por el voto popular. Sin embargo, solo una persona
o un grupo de personas toman las decisiones, sin la necesidad ni la obligación de acordarlas,
ampliarlas o someterlas a la revisión de instituciones de control. En democracias
representativas, la toma de decisiones requiere del acuerdo de los diferentes partidos políticos.
El Congreso es el espacio donde los partidos políticos ponen en discusión sus ideas , intentando
llegar a acuerdos y tomar decisiones políticas conjuntas. En las DDs no sucede esto porque el
presidente tiene el derecho y -la obligación- de tomar las decisiones que crea posibles para el
país basándose en sus propias ideas, métodos y acciones. No hace falta que consulte o atienda
el reclamo de nadie.

Existe una necesidad de salir de la situación crítica de cualquier manera, por esto la democracia
delegativa es asociada con una lógica (razonamiento) hiper (súper) presidencialista.

En las DDs se implementa un sistema de elección mayoritario para sus presidentes, como el
balotaje; en la segunda vuelta, un presidente obtendrá cifras superiores al 50%. Así la estrategia
de toma de decisiones no se vería cuestionada. El presidente argumenta representar la voluntad
del pueblo y para eso necesita porcentajes muy altos de votación que legitimen su vocación
mayoritaria.

Los liderazgos son carismáticos y resumen en ellos todo el saber y la decisión sobre cómo salir
de la crisis. Otra característica de las DDs es que estimula la apararición de dualidades del tipo
“patria-antipatria” o “nación-antinación”; polarización social entre quienes apoyan las decisiones
presidenciales y quienes no lo hacen. Quien ocupa la presidencia por el período
constitucionalmente establecido afirma que no representa a un partido, sino a la Nación en su
conjunto.

El uso permanente de un lenguaje de crisis y el recurso de mencionar constantemente los


miedos desatados por las crisis son parte de la estrategia de sostén de este régimen.

En las DDs, no estar de acuerdo con la decisión presidencial es no estar de acuerdo con la
Nación. El presidente es la encarnación del país y del interés general. Contradecirlo es
contradecir a la Nación.
Otra característica es la negación de las instituciones democráticas. Las decisiones
presidenciales son las “mejores” (y únicas) para el país. Por eso, los obstáculos a ese tipo de
decisiones son considerados dañinos. La justicia, el parlamento, los opositores son obstáculos
que no deben ser respetados si contradicen al presidente.

En una democracia representativa, las instituciones democráticas, el Congreso o el poder


judicial, son espacios para la revisión de las decisiones del Poder Ejecutivo. En una democracia
delegativa, estas mismas instituciones son espacios de atraso de la toma de decisiones o de
cuestionamientos al régimen. Por ello, el presidente afirma que deben ser dejados de lado ya
que él es el único representante del país y del pueblo.

Los grupos económicos y la prensa resultan también obstáculos para el ejercicio de la


democracia delegativa.

Al no mediar instituciones como el Congreso o el Poder Judicial, las políticas públicas son
diseñadas e implementadas de forma inesperada, cambiante y sin consulta, por lo cual pueden
ser fuertemente cuestionadas y cuestionables, tanto en su adecuación como en su efectividad.
Y, no contar con el respaldo de instituciones como el Congreso, los partidos políticos o los
grupos afectados por dicha política. La única institución legítima es la presidencia; el resto debe
obedecer o apartarse de las decisiones del Estado.

Las DDs se caracterizan por su condición movimentista, se apoyan en movimientos sociales,


no en partidos políticos. Esto les permite aumentar la cantidad de individuos que apoyan al
candidato. Los movimientos permiten una mejor integración de las diferencias entre sus
componentes. Los partidos políticos son considerados obstáculos para la toma de decisiones
porque solo integran a personas que coinciden entre ellas y rechazan a quienes piensan distinto.
El presidente de la DDs quiere representar a todos. Se sostiene en el apoyo de un movimiento
pero los partido políticos son un componente más del movimiento. Se sostiene en movimientos
amplios y heterogéneos más que en partidos políticos

AUGE Y DECADENCIA DE LAS DDs

Superada la crisis, el modelo delegativo comienza a caer. La posibilidad de sostener este en el


tiempo es poco probable, porque la oposición podrá encontrar difusión en los cuestionamientos
al accionar unilateral de los presidentes. Y existiendo elecciones libres, la ciudadanía podría
votar por una alternancia; tarde o temprano la ciudadanía exigirá una rendición de cuentas, ya
sea a través de sus representantes en el Congreso o en el marco de una elección presidencial.
Las tensiones generadas por el discurso del presidente en las DDs generan cansancio y un
desgaste en la población que impactan en la desacreditación del liderazgo presidencial, que es
el sostén de la democracia delegativa.

DICTADURA - UN CONCEPTO COMPLEJO- Por Verónica Beyreuther*

Muchas definiciones del concepto de dictadura, todas ellas coinciden en que una dictadura es
aquel gobierno por el cual una o varias personas asumen sin límite alguno el control del Estado
de un país. Es la forma que adopta el gobierno de un régimen no democrático.. Estos gobiernos
excluyen cualquier posibilidad de división de los poderes del Estado, propios de una república.
El Estado está directamente personificado en la figura del dictador. Contrariamente a lo que
ocurre bajo un régimen democrático, los parlamentos (Poder Legislativo, Congreso) son
anulados, ya que no hay elecciones. Aunque las hubiera, estas serían fraudulentas o con
proscripciones. Los jueces son designados arbitrariamente según la voluntad del dictador y de
su grupo. Mediante esta práctica, los integrantes de una dictadura buscan garantizar la
exención, liberación de sus actos. En un régimen democrático los jueces son designados por el
Senado. Los derechos y garantías constitucionales de los que todo ciudadano de poder gozar
quedan suspendidas o bien, anuladas. El poder que pueden ejercer los gobernantes sobre los
gobernados no conoce ningún límite. Tampoco la duración del régimen. Una dictadura no tiene
un plazo de finalización previsto. Implica la restricción o anulación de libertades de expresión,
reunión y asociación.

LA LEGITIMIDAD DE UNA DICTADURA

La coacción pura inicialmente para mantener el dominio sobre una sociedad, al transcurrir el
tiempo necesita de algún grado de consenso. La duración de una dictadura está unida en forma
inseparable al de la legitimidad. Para lograr esa legitimidad, las dictaduras se consolidan en el
poder apelando a un supuesto interés público, con promesas de recuperar un orden perdido, o
de luchar contra alguna amenaza. En otras ocasiones, para garantizar un bienestar económico
o enfrentar una crisis. Prometen representar el bien común y ofrecer soluciones que la
democracia no posee, pero solo buscan atender los intereses de una persona (el líder) o de un
grupo y, para cumplir sus objetivos, dejan de lado cualquier reclamo social. No solo ignoran o
violan la constitución, sino que también la reemplazan.

Una dictadura puede surgir de un gobierno democrático cuando un gobernante electo


democráticamente decide hacer un autogolpe de Estado y disolver a los restantes poderes o
eliminar las garantías institucionales. Por ej. ante la posibilidad de perder el poder por la vía
electoral, utiliza los recursos del Estado para no obedecer las leyes y continuar en el mando del
gobierno.

ORÍGENES

Se originó en la República Romana como institución constitucional para ser ejercida solamente
en momentos excepcionales ( en casos de peligro o de amenaza exterior cuando por algún
conflicto interno, la situación social se volviera incontrolable). Adoptaba la forma de un cargo o
función dentro del Estado. El senado podía autorizar a el cargo ejecutivo de mayor poder a
designar a un funcionario dictador. La persona que se le otorgaba un poder absoluto y las
decisiones que tomaba eran indiscutibles solo podía mantenerse en su cargo en un lapso
temporal muy definido y breve. Ejercía una función prevista, designada y legitimada por el
régimen político romano. Los cónsules mantenían sus facultades, derechos.

La dictadura a la constitución del Estado no la violaba, sino que estaba establecida para salvarla
frente a una amenaza muy puntual.

Su versión contemporánea no posee ningún tipo de funcionario encargado del control de la


administración pública ni está prevista en la legislación y mucho menos tiene un plazo
determinado para su duración.

En la teoría marxista- lenista: “dictadura dl proletariado”, gobierno de los trabajadores o


proletariados en el marco del triunfo del sistema socialista. Los trabajadores no tienen los
medios de producción de la riqueza, sino su fuerza de trabajo por la que obtienen poco salario.
Por ello derrotarían al sistema capitalista y establecerían esta dictadura para consolidar y
desarrollar el proceso revolucionario socialista.

DEBATES SOBRE LOS TIPOS DE DICTADURA

Los procesos sociales rara vez se pueden caracterizar en forma simple. Los regímenes políticos
dictatoriales tienen características claras, que permiten definirlos sin mayor dificultad. En otras
ocasiones, hay casos dudosos o que dificultan ser caracterizados de una manera directa. Por
eso, se requieren profundos análisis, conocimiento de la situación y del contexto para calificar
el caso del que se habla.

Para los ciudadanos de una sociedad determinada, tampoco resulta siempre evidente que una
dictadura sea más ilegítima que el poder constitucional al que sustituye. Las dictaduras también
pueden poseer algún tipo de consenso civil.
Una dictadura puede ser de diferentes tipos, abarcando desde un autoritarismo superficial al
totalitarismo más inhumano. Esta última opción fue el ej. del fascismo o el nazismo. O líderes
como Stalin, que hicieron obligatorio el culto a su persona. También dictaduras que buscan
imponer una religión determinada o para mantener el poder, o solo para enriquecerse sin darles
mayor importancia a las ideas.

LAS DICTADURAS EN AMÉRICA LATINA

Durante el siglo XX- ejercidas por gobiernos militares que utilizaron el pretexto de encaminar
Estados debilitados por gobiernos democráticos ineficientes; ineficiencia tanto en la
imposibilidad de resolver crisis económicas como para luchar contra la subversión (grupos
armados, generalmente de izquierda, que planteaban un cambio radical del régimen político).
Para “salvar “ a la nación de estos subversivos. Los militares realizaron golpes de Estado,
atribuyéndose de ese modo el poder y su uso moderado. Al no tener controles de ningún tipo,
cometieron atrocidades, justificando su accionar en la lucha antiguerrillera o anticomunista, En
la práctica, aplicaron un terrorismo de Estado indiscriminado (imperceptible), trataban de ocultar
tales hechos ante la opinión pública nacional e internacional.

En esta forma política, la parcialidad (prejuicio en contra de personas que deriva en una acción
injusta) y la arbitrariedad se constituyen como normas permanentes, formales o informales, sin
intervención organizada de los ciudadanos ni de otras instituciones representativas que
controlen al poder estatal.
GOLPES DE ESTADO : APROXIMACIONES AL CONCEPTO, DEFINICIONES Y
TIPOLOGÍAS

– Por Florencia Deich*

INTRODUCCIÓN

Las definiciones del concepto de golpe de Estado pueden variar según el contexto histórico y
las consecuencias que estos hechos muestren sobre la vida política de un país en particular. La
suma de la historia y el presente cuando el golpe ocurre determinan que cada golpe tenga
características específicas.

Los momentos en que se produce un golpe de Estado en una sociedad determinada son muy
problemáticos y los vínculos entre la sociedad y el Estado son siempre difíciles de entender ya
que aparecen múltiples personajes y grupos, con estrategias ambiguas y contradictorias o
cambiantes.

EL CONCEPTO

Un golpe de Estado siempre se propone producir una ruptura del régimen político existente
hasta ese momento; un cambio de régimen político. El golpe (la acción de derribar a un gobierno
constitucional) es el instrumento que permite conducir y producir ese cambio, desde un régimen
democrático a otro dictatorial, que se impone por la utilización ilegal de la fuerza. Es una acción
no prevista en la ley que interrumpe formas democráticas de elección de autoridades políticas.

En la Argentina esto ocurrió reiteradamente, desde comienzos del siglo XX, con la sanción de
la Ley Sáenz Peña del año 1912 que inauguró la etapa de la democracia en el país.

Las leyes que regulan el régimen político están en las constituciones nacionales, estas
reglamentan la obediencia de los cuerpos armados del Estado a las autoridades políticas
legítimas. Al desobedecer, un golpe de Estado, sin importar la causa que lo invoque, es siempre
un acto ilegal, una acción institucional y por ello fuera de la ley. Necesariamente involucra algún
tipo de violencia por parte de quienes lo ejecutan. A veces, esa violencia está más oculta.
Seguramente, estas diferencias (en el grado de violencia aplicada al derrotar a un gobierno)
tengan que ver con el grado de oposición que los líderes del golpe perciban de parte de la
sociedad y de la fortaleza del gobierno que se busca derrocar.
Los golpes no fueron realizados por las Fuerzas Armadas o algún sector de ellas
exclusivamente. Fueron liderados y planificados por los militares pero también impulsados por
distintos actores civiles; en muchas ocasiones, contaron con fuerte apoyo político y social
también de parte de ámbitos religiosos, gremiales e internacionales.

Heterogeneidad de proyectos de los golpistas- característica común de los golpes de Estado en


la Argentina; quienes los realizaron solo tenían en común el deseo de expulsar al presidente o
al partido de gobierno y no poseían más acuerdos que ese. Por ello, al poco tiempo de asumir
el poder, ya no podían consolidar un núcleo de poder que los sostuviera en el tiempo,
comenzaban a dividirse y enfrentarse entre ellos mismo. Así, los problemas sociales o
económicos que habían dado sustento al golpe, se intensificaban. Antes la posibilidad de
resolver los problemas que la sociedad planteaba, debían volver a convocar a elecciones y dar
paso a una transición a la democracia. Cuando retorna la democracia, vuelven a encontrar un
factor común y, otra vez, se unen para conspirar.

Cada golpe de Estado posee objetivos y representa intereses determinados. Diferencias y


continuidades entre los distintos golpes de Estado.

Un golpe de Estado es un hecho que tiene características propias y , por lo tanto, diferentes a
las de otros golpes de Estados, pero también numerosos elementos comunes.

¿CÓMO ANALIZAR UN GOLPE DE ESTADO?

Elementos distintivos que los caracterizan.

En la Argentina, hubo muchas interrupciones de gobiernos constitucionales, no todas han sido


similares.

Aspectos para caracterizar un golpe de Estado y distinguirlo de otros:

1) Las causas que conducen al hecho del golpe

2) El liderazgo y los actores que lo llevan a cabo, sus intereses y discursos

3) Cómo se desarrolla y

4) Las consecuencias y efectos sobre el sistema político y la vida social.


Por lo general, las causa se relacionan con la existencia de una profunda crisis política,
institucional o económica de una nación. El gobierno democrático que será derrocado por el
golpe, pierde la legitimidad ante parte de la ciudadanía. La población no cree que pueda
solucionar los problemas que se enfrentan; se encuentran en un escenario de fragilidad
extrema.

En ese marco de crisis pierde el control de las instituciones que monopolizan la fuerza y el apoyo
de sectores con poder y que podrían evitar el golpe. Los golpistas se aprovechan de ambos
factores (la crisis y la falta de apoyo).

TIPOLOGÍA DE LOS GOLPES DE ESTADO

Golpes militares- golpes de Estado en que las Fuerzas Armadas toman el poder y son el grupo
más importante de la alianza golpista. Todas las instituciones existentes quedan bajo el círculo
militar. Los jefes de dichas fuerzas eligen al presidente y anulan el Congreso. Eligen
gobernadores, intendentes y embajadores que muchas veces son hombres de armas. Las
decisiones se toman en la institución militar, el verdadero poder. La constitución queda
postergada y se prohíbe la actividad política en cualquier ámbito. Este tipo de golpe fue común
en la historia argentina.

Golpe institucional- también los actores civiles pueden organizar un golpe de Estado con el
objetivo de cambiar el rumbo político de un país a través de la violación y de la falta de
reconocimiento de la legalidad constitucional vigente. Un golpe sin que participen los militares.
Este no es característico en la historia argentina.

Autogolpe de Estado- también puede ocurrir que un mismo gobierno- originalmente


democrático- realice un golpe para quedarse en el poder, porque visualiza que lo puede perder
en las elecciones o porque no se puede reelegir. El presidente elegido por vía democrática se
convierte en un dictador, anula el parlamento, la justicia y suspende las garantías
constitucionales de la población. En la Argentina, no se registra este tipo de golpes.

Golpe de mercado- un nuevo tipo de golpe de Estado, a partir de la década de 1980. En vez de
tropas y aviones, se utilizan el mercado financiero y la economía como armas (subidas del dólar,
inflación). Intento de desestabilizar a un gobierno. Incluye saqueos y movilizaciones informales
de sectores marginados bajo la batuta de grupos políticos que buscan crear sensación de
descontrol y pérdida de orden. “Descontrol económico” y “desorden social” produce la pérdida
de legitimidad del gobierno. Los ciudadanos no confían en que el Estado resuelva la crisis
económica y suele aparecer en la población un temor generalizado por la posible multiplicación
de hechos de violencia social. Este tipo de acción golpista se observó parcialmente en la
Argentina

En los diferentes tipos de golpes de Estado, la violencia y el uso de herramientas no


democráticas siempre presentes. Lo mismo ocurre con la aplicación de la fuerza contra la
oposición, la disidencia hacia quienes están en el poder.

LOS GOLPES DE ESTADO EN LA ARGENTINA

Siglo XX, se sucedieron seis golpes de Estado militares: 1930, 1943,1955, 1962,1966 y 1976.
Cada uno adoptó diferentes características, objetivos y actores que los llevaron a cabo. Gran
cantidad de golpes y cambios de regímenes sufrió nuestro país.

Los cuatro primeros golpes (1930, 1943,1955 y 1962) establecieron dictaduras provisionales y,
los gobiernos que surgieron de ellos, llamaron a elecciones. Los últimos dos golpes (1966 y
1976), las dictaduras triunfantes intentaron establecer un gobierno de largo plazo.

El primer golpe militar de la historia argentina, 6 de septiembre de 1930 fue liderado por el Gral.
José Félix Uriburu; derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen de la Unión Cívica Radical, elegido
este a través del voto popular para ejercer su segundo mandato en 1928. El golpe no tuvo el
apoyo activo de numerosos sectores de las Fuerzas Armadas, sí de la prensa, la Iglesia y los
partidos opositores. Juan Domingo Perón, pieza importante de este proceso. A pesar de su
origen ilegal, Uriburu fue reconocido como presidente provisional de la Nación por la Corte
Suprema (Máximo órgano de justicia de un territorio, sus decisiones no pueden ser rechazadas)
.Doctrina (de los gobiernos de facto) que sería utilizada para legitimar a los demás golpes
militares.

La dictadura de Uriburu y sus continuadores utilizaron la proscripción del radicalismo y el control


absoluto de los resultados electorales a través del fraude patriótico realizado por las Fuerzas
Armadas. Este hecho dio inicio a la “década infame”, un gobierno falsamente democrático y
limitado.

El golpe de 1943, golpe importante en la historia argentina; derrocó al gobierno de facto anterior,
fue el único golpe que tuvo solo intervención militar, no tuvo causas económicas. Surgió como
respuesta a la intención del gobierno fraudulento de Ramón Castillo de romper la neutralidad
frente a la Segunda Guerra Mundial, volcándose así al bando aliado liderado por EE.UU.
Contrariamente, los responsables el golpe admiraban el modelo italiano liderado por el fascista
Benito Mussolini, el orden social que había logrado dejando de lado el “peligro comunista”. En
este golpe volvió a participar Perón, que llegaría a ser vicepresidente de gobierno militar. El
golpe surgido no tenía pretensiones de permanecer mucho tiempo en el poder, fue una dictadura
con carácter transitorio. Sin embargo, se desencadenaron dos golpes internos.

El golpe de 1955 se caracterizó por su antiperonismo y la violencia ejercida contra los


seguidores del Gral. Perón, electo en 1945 y reelegido en 1951. Este golpe se relaciona con la
falta de acuerdo entre quienes tomaron el poder, lo cual trajo conflictos internos con respecto a
la gobernabilidad. El presidente surgido de dicho golpe debió renuncia al poco tiempo de asumir,
dejando el lugar a otro militar.

Los golpes contra los gobiernos radicales fueron particulares. El gobierno de Arturo Frondizi
(1958-1962) mantuvo la fachada constitucional, como si el presidente hubiera renunciado
voluntariamente. Frondizi abandonó el gobierno por la constante presión y extorsión de los
militares. Asumió la magistratura del país José María Guido (1962-1963) y así se mantuvieron
las formas constitucionales.

Durante el gobierno de Guido, las diferencias entre los militares que ocasionaron el golpe contra
Frondizi se hicieron públicas al punto que se resolvieron por las armas en el suceso “azules
contra colorados”.

El golpe que derrocó al presidente Arturo Illia (1963-1966), sucesor de Guido, el país no vivía
ninguna crisis económica. Fue ocasionado por diferencias políticas y las ambiciones de distintos
actores que no estaban dispuestos a esperar el final del mandato del radical; contó con el apoyo
del peronismo a través de la participación sindical y las señales enviadas por Perón desde
España, donde se encontraba exiliado.

El golpe de Estado liderado por el Gral. Juan Carlos Onganía (1966) se propuso conformar un
gobierno de largo plazo. Objetivos: imponer un cambio estructural en la economía y la sociedad
argentina. No lo logró y debió renunciar como consecuencia de un movimiento social llamado
“Cordobazo”. Desde entonces, la violencia política comenzó a ser constante en la argentina.

El último golpe de Estado (1976) se caracterizó por haber sido el más sangriento de la historia
de la Argentina. Se impuso el terrorismo de Estado y se violaron los derechos humanos,
decenas de miles de desaparecidos, muertos, secuestros y exilios.
La derrota en la guerra de Malvinas (1982) y la quiebra económica del país, ocasionaron un
desastre de tal magnitud que hasta el día de hoy no se ha registrado ningún otro gobierno militar.
Tampoco los militares han vuelto a aparecer ante la opinión pública como posibles líderes para
solucionar situaciones de crisis, habitual en los años anteriores.

La interrupción del régimen democrático por la fuerza es el síntoma y la muestra de profundos


desacuerdos y de la imposibilidad una sociedad de llegar a acuerdos y a una estabilidad del
régimen, aún con sus diferencias.

EL TERRORISMO DE ESTADO - Por Graciela Etchevest*

INTRODUCCIÓN AL CONCEPTO DE TERRORISMO

Terrorismo: uso de la violencia para obligar a un gobierno o a instituciones de la sociedad, a


tomar determinadas decisiones en favor de quien efectúa la acción terrorista.

Este concepto tiene fuertes implicancias, relaciones políticas y un alto contenido emocional
entre la población.

Cuando se usa el terrorismo como herramienta de acción política, no importan los costos, no se
tienen en cuenta las leyes ni los derechos humanos. El grupo que utiliza métodos terroristas
considera que su causa justifica toda acción por más cruel y sanguinaria que sea.

El terrorismo busca a través de la utilización del terror conseguir objetivos que una persona o
grupo consideran que por otra vía no serán posibles de alcanzar.

EL TERRORISMO DE ESTADO

Actos violentos e ilícitos cuya responsabilidad es asignable a las instituciones del Estado. Es un
tipo especial de terrorismo. Su protagonista – el que ejerce el terror- no es un grupo extremista
ni personas que buscan imponer una religión o idea por la fuerza. El terrorista es el Estado.
Estas acciones son producto de un plan sistemático y planificado para lograr objetivos
vinculados con el poder.

El Estado al violar las leyes contradice su propia existencia, porque uno de los objetivos del
Estado es proteger y cuidar la seguridad de la sociedad. Por esto, la sociedad delega en el
Estado poderes especiales para usar en función defensiva o para garantizar el cumplimiento de
la ley, le reconoce al Estado el uso monopólico de la violencia legítima como un instrumento y
atributo propio de su condición estatal .Los cuerpos de seguridad pueden matar, allanar
propiedades privadas y detener personas; los ciudadanos pueden hacerlo excepto en
situaciones muy particulares y límites.

El ejercicio abusivo del poder puede llevar a que desde el Estado se utilicen acciones violentas
y represivas al margen de lo que establecen las leyes. En muchos casos, el terrorismo de Estado
obstaculiza la actividad judicial para lograr no recibir castigo alguno ante posibles acciones
ilegales.

Paradójicamente, la dictadura iniciada en 1976 se convirtió en un peligro para la población civil,


más grave que aquel que se pretendía eliminar.

Quienes utilizan la violencia ilegal argumentan que no se trata de una guerra “convencional”, y
por eso las formas usuales de la guerra tampoco son utilizadas; la acción estatal no estaría
sujeta a normas que marcan los tratados internacionales en la materia.

El Estado al realizar acciones que violan la ley, utiliza los procedimientos y estrategias de los
grupos que combate. Las actividades de inteligencia, obtener información de un único modo: la
tortura y la fuerza, métodos aberrantes.

El uso de la crueldad y de la violencia desmedida es justificado por el Estado terrorista porque


permitiría anticipar acciones terroristas y lograr así salvar vidas de “posibles víctimas civiles”.
De allí que desde el Estado se impone a la sociedad la aceptación de métodos ilegales para
conseguir información. Oponerse al Estado en este tema equivaldría a la aceptación del
terrorista.

El terrorismo de Estado es la peor forma de violencia política porque se ejerce sobre personas
que no pueden defenderse, porque viola ese “contrato” entre una sociedad y el Estado. El
Estado no puede violar la ley y usar la fuerza que la sociedad le concede contra ella misma.

EL TERRORISMO DE ESTADO EN LA ARGENTINA

A partir de la aplicación de la Doctrina de la Seguridad Nacional que se transmitía en la escuela


del Ejército de los EE.UU. En ella participaron y se entrenaron militares latinoamericanos. La
excusa para la violencia ilegal era eliminar la amenaza comunista..

En Argentina, la violencia se había instalado en los años ´70 con el surgimiento de proyectos
revolucionarios que empleaban la lucha armada como estrategia política; los Montoneros y el
Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). A su vez, desde el Estado (bajo el tercer gobierno de
Perón) se organizó una fuerza paramilitar (asociación que copia la organización y distintivos de
cuerpos militares y es de ideología reaccionaria) de derecha llamada Alianza Anticomunista
Argentina (la Triple A) para enfrentar a las guerrillas de izquierda. La idea predominante en los
años ´70: una violencia podía terminar con otra violencia. Se combina la acción estatal con la
de los grupos paramilitares de la Triple A.

El golpe halló justificación pública en el clima de guerra civil que organizaciones guerrilleras,
bandas paramilitares y las propias Fuerzas Armadas y de seguridad ayudaron a instalar en el
país desde principios de 1975.

Desde el Estado y antes del golpe de 1976 se sancionaron medidas legislativas represivas como
el Estado de Sitio. El gobierno de Isabel Perón pidió a las FF.AA. “aniquilar” a la guerrilla a
principios de 1975. La práctica represiva del Estado se iniciaba con el secuestro de personas,
luego se las transladaba a centros clandestinos de detención en los que se los interrogaba bajo
tortura. La gran mayoría, “los desaparecidos”, fue asesinada de distinta manera. Una minoría
fue transferida a centros de detención legal, y un pequeño grupo fue liberado. Se impusieron
otras formas represivas como la suspensión de toda actividad política y sindical, limitaciones a
las libertades públicas, persecuciones y restricciones en el campo cultural. Grado de violencia
ilegal a partir de 1976 nunca visto en la historia del país. La desaparición forzada de personas
y la apropiación y cambio de identidad de niños secuestrados o nacidos en cautiverio, formaron
parte de un plan sistemático para acabar con personas que se oponían a la dictadura. En 1985
se realizó el Juicio a las Juntas militares, condena de los responsables máximos de aquellas
acciones. También hubo participación de sectores civiles en procesos de este tipo; grupos
minoritarios que fueron directamente beneficiados con la imposición a la sociedad de
determinado modelo político y económico. Por ello, los militares contaban con un amplio
respaldo de sectores importantes del empresariado, de gran parte de la cúpula eclesiástica y
de un sector de la política.

Gran parte de la sociedad toleró estos hechos injustos realizados por los gobernantes. Ese
acuerdo era condición indispensable para conformar un gobierno que pudiera concretar el
objetico de cambiar para siempre a la sociedad argentina.

El apoyo a la dictadura no fue de toda la población. Las consecuencias del terrorismo de Estado
generaron una fuerte corriente opositora, no solo en los círculos cercanos a las víctimas, sino
también en una parte de la opinión pública. Para esto, colaboraron organizaciones como Madres
de Plaza de Mayo, las Abuelas, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, los
Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas y el Movimiento Ecuménico por
los Derechos Humanos, fundamentalmente en la lucha por la verdad y por la justicia cuando se
inició el proceso de transición a la democracia en 1983.

LA TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA –Por Nicolás Simone

DEFINICIONES

Transición: intervalo que se extiende entre un régimen político y otro. Las transiciones están
demarcadas por la disolución de un régimen autoritario y por el establecimiento de alguna forma
de democracia.

En la Argentina- con la última dictadura, la derrota en la guerra de Malvinas (1982) deja al


gobierno militar sin ningún apoyo y con el rechazo total de los ciudadanos. En ese contexto los
militares deben convocar a elecciones para volver a un régimen democrático. El fin de la guerra
es el momento de inicio de la transición entre ambos regímenes.

Ese período de transición finalizó cuando el gobierno de Menen derrotó a los militares
“carapintadas”. Esa victoria, obtenida por la fuerza, dio a la democracia un empuje definitivo y
ya no hubo peligros de retroceso. Los períodos de transición constituyen momentos de muchos
conflictos. Un cambio de régimen político implica el cambio de reglas que regulan el acceso al
poder y un cambio en el grupo que tomará el control del Estado.

Los estudios e investigaciones sobre las transiciones a la democracia comenzaron en la década


de 1980; fueron iniciados por expertos en el tema, comprometidos con la democracia. Tenían
la idea de que la élite política podía construir un orden nuevo capaz de encaminar de manera
armónica los conflictos políticos, económicos y sociales de cada sociedad dejando de lado la
forma violenta y dictatorial.

La democracia, poliarquía que no incluye todo lo que una democracia sustantiva podría ser, sino
que se limita a todo aquello que no puede dejar de tener. Una versión mínima pero que puede
lograr consenso.

LOS ACTORES POLÍTICOS EN LA TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA

La transición- en ese lapso se tiempo, los actores políticos conviven y compiten a la vez. Uno
de esos actores es la élite política de cada país, conformada por dirigentes políticos expulsados
del poder por los militares y sus aliados en los golpes de Estado.
En el primer momento de la transición esa élite política “conspira” contra el régimen autoritario,
cuando las dictaduras van perdiendo legitimidad por una crisis económica o por la represión
ejercida en el gobierno y que genera descontento en la población. La transición a un gobierno
democrático necesita que el gobierno autoritario esté debilitado. Los integrantes de la élite
empiezan a reunirse y, con sus diferencias, llegan a acuerdos. Estos son muy generales, tienen
que ver con la intención de expulsar cuanto antes al gobierno no democrático. Los pactos
apuntan a lograr un llamado a elecciones en las que los políticos se puedan presentar
libremente.

La sociedad civil, otro actor clave. “La gente” y sus organizaciones mediante sus actos suele
presionar a favor de la democracia (los sindicatos, las organizaciones de derechos humanos,
los estudiantes universitarios).

La participación activa de la sociedad civil comienza cuando la dictadura está débil y su final se
percibe cercano y la represión es cada vez menor, lo que estimula el crecimiento de esa
participación.

La participación social y la movilización callejera tiene dos funciones. La primera es apoyar a la


élite política para que logre la vuelta a un sistema democrático y, empujar fuera del sistema a
los sectores que quieren volver al régimen autoritario, dejarlos aislados y sin apoyo. La segunda
función es ampliar la agenda pública de temas que luego los partidos deben encaminar, es decir,
influir en los temas que se discuten en una sociedad. Si los partidos no quisieran incluirlos, los
obliga a tomar posiciones arriesgadas electoralmente.

Otros actores son los sectores “blandos” del régimen autoritario, dirigentes que apoyaron
inicialmente la dictadura y que, como se está terminando, se inclinan por una salida
democrática. Estos en forma clandestina, participan de esa conspiración a favor del llamado a
elecciones y comienzan a actuar en forma conjunta con sectores de la élite política. Buscan
mantener su influencia, aunque cambie el régimen político o negociar para evitar futuras
investigaciones judiciales o porque creen que es lo correcto. En la transición argentina- el pacto
militar-sindical.

Los nostálgicos del régimen autoritario- grupos que durante la transición hasta las elecciones, y
también luego de asumido el gobierno democrático, pueden conspirara contra la consolidación
del mismo. Buscan volver al régimen autoritario donde tenían poder e influencia, y coincidían
ideológicamente. En la Argentina, los militares Aldo Rico y Mohamed Alí Seineldin durante la
transición iniciada en 1983.
Para evitar regresiones autoritarias, la élite que busca la democracia debe alinearse aunque
pertenezca a partidos diferentes. Los sectores democráticos no deben competir entre ellos
crudamente. La manera en que los políticos pueden bloquear intentos de retroceder a una
dictadura, es por medio de pactos y acuerdos de gobernabilidad.

Los actores internacionales, organismos que presionan desde afuera de las fronteras del país
con el objetivo de lograr la efectiva instalación de la democracia. Apoyan a los políticos locales
afines a sus ideas con dinero o logística para las elecciones. Componen este grupo los
organismos supranacionales (están “por encima” de las naciones), la Corte Interamericana de
Derechos Humanos (CIDH), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la Organización
de los Estados Americanos (OEA).

PACTOS E INCERTIDUMBRE

La élite política, la encargada de conducir el proceso de instalación de la democracia y muchas


veces recurre a pactos. Las élites toman decisiones, algunas pensando en el bien común y otras
tratando de sacar el máximo beneficio personal o grupal.

La activación de los nostálgicos del régimen autoritario anterior obliga a que los políticos de
diversos partidos tengan que acordar reglas entre sí para controlar la lucha por el poder.

Para acordar estas reglas, los miembros de una élite deben alcanzar pactos que den formas
institucionales a los acuerdos. Estos pueden ser secretos o públicos y tienen como fin generar
seguridad mutua para competir en igualdad de condiciones por el poder. Por ej. acordar que no
habrá proscripciones, qué día serán las elecciones ,etc. Quienes definen esas reglas son los
miembros de la élite política de distintos partidos con el objetivo de que los partidos que
gobiernan vayan cambiando y que ninguno se quede para siempre en el poder o fuera de él.

Los pactos son importantes por dos motivos. El primero, porque se constituyen en la garantía
de que los sectores nostálgicos del régimen autoritario no tendrán margen de maniobra para
intentar otro golpe de Estado. El segundo, porque la alianza de la élite forma una red de
contención de los reclamos de una sociedad después de años de represión.

Los pactos y la necesidad de controlar las demandas y expectativas de la sociedad, y a la vez


contener posibles golpes de Estado, son las claves para que una transición sea exitosa y
ordenada.
DISTINTOS EJEMPLOS DE TRANSICIÓN : ESPAÑA Y ARGENTINA

ESPAÑA

La transición española comenzó con la muerte de su dictador, el Gral. Francisco Franco, en


1975. Dos años antes, la posibilidad de reemplazo del dictador se había llenado de dudas con
el asesinato del sucesor designado por Franco, el Almirante Luis Carrero Blanco, asesinado por
la organización terrorista nacionalista ETA: grupo que exige por la vía armada la independencia
del País Vasco. El dictador Franco designó como rey y nuevo sucesor a Juan Carlos I.

El Gral. Franco murió y dos días después de muerto se inicia la transición a la democracia con
el nombramiento del rey Juan Carlos I. Esta transición ocurrió de manera gradual y consensuada
entre 1975 y 1982.

Muchos dirigentes tomaron opciones arriesgadas, incluso para sus propios intereses. El rey
Juan Carlos I optó por abrir paso al régimen democrático.

En 1981 un grupo de militares irrumpió a los tiros en el parlamento español intentando derribar
al gobierno. Estos golpistas argumentaban tener el apoyo del rey y tomaron de rehenes a todos
los parlamentarios presentes. Juan Carlos I habló por televisión, condenó el golpe y este
fracasó.

Adolfo Suárez, dirigente político que venía del régimen anterior (uno de los “blandos”) fue
presidente del gobierno español entre 1977 y 1981. Político de centro-derecha, decidió la
legalización del Partido Comunista -ubicado a la izquierda- a cambio de que este aceptara la
monarquía constitucional; tomó esta decisión para que la alianza que apoyaba una transición a
la democracia fuera lo más amplia posible. Tuvo fuertes oposiciones: seguidores del régimen
anterior, el gobierno de Estados Unidos y miembros de su partido.

Al Partido Comunista español también le costaba ese pacto, ya que debía aceptar la presencia
de un rey. Los comunistas antimonárquicos por ideología, Santiago Carrillo (presidente del
Partido Comunista Español) aceptó el trato y rompió relaciones con la Unión Soviética, que se
oponía a negociar. Suárez y Carrillo sabían que para superar la dictadura debían dejar y aceptar
reclamos de los otros.

Felipe González (Partido Socialista Obrero Español) se apoyó en otros gobiernos europeos
socialistas y fortaleció su imagen dentro de España. Su estrategia internacional fue bloquear el
ingreso de España a la Comunidad Europea hasta que no hubiera terminado la democratización.
Eso estimuló a muchos empresarios a apoyar la democracia; condición para ingresar al club de
países europeos. González ganó las elecciones de 1982 y gobernó hasta 1996, uno de los
períodos más prósperos de la España contemporánea.

Los políticos españoles tomaron decisiones difíciles, hicieron cálculos y apostaron por confiar
entre sí. Convencidos de que era momento de abandonar antiguas disputas y construir una
democracia política acompañada de bienestar y libertad. Éxito en los acuerdos políticos (pactos)
logró la élite para finalizar exitosamente una transición. Además, permitió realizar más acuerdos
para avanzar en la construcción de un Estado de bienestar desconocido en la historia de
España. Se realizó este proceso con pactos y negociación.

ARGENTINA

En 1982 la Argentina perdió la guerra de Malvinas. Por ese hecho el gobierno militar, gobernado
por el Gral. Leopoldo F. Galtieri perdió toda legitimidad ante la sociedad. La sociedad y la élite
política le exigían su renuncia y que se convocara a elecciones. Galtieri debió renunciar y lo
reemplazó provisoriamente otro militar, Reynaldo Bignone, quien convocó inmediatamente a
elecciones.

El declive del gobierno militar había comenzado en 1979 cuando la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos de la OEA visitó el país y denunció las violaciones a los derechos humanos.

Además, la situación económica argentina era cada vez peor, desgastaron rápido al régimen
militar.

El intento por recuperar Malvinas- los jefes militares buscaron recuperar la unidad y el apoyo
perdió. Pero su efecto fue el contrario y la derrota dejó expuesta sus debilidades y errores. El
fracaso del gobierno militar era definitivo y, por eso, el régimen militar se cayó.

La Argentina tuvo, de ese modo, una transición en 1982. Esta tuvo características propias y
distintas a la transición española.

La dictadura argentina se derrumbó sin plan alternativo más que irse rápidamente y dejar el
problema a los civiles.

Los políticos argentinos a diferencia de sus pares españoles, no buscaron una salida pactada.
Solo acordaron presionar por elecciones inmediatamente en las que compitieron crudamente
sin acuerdos mínimos para esa lucha por la presidencia.
Algunos de ellos buscaron apoyarse en lo que quedaba del poder militar para que los ayudara
en la lucha contra sus adversarios de la élite política. A pesar de la crítica situación que vivía el
país, los partidos no entablaron diálogos entre sí para enfrentar conjuntamente problemas que
enfrentarían siendo gobierno. La inconciencia y la falta de lealtad entre los partidos y dirigentes
políticos argentinos fue una marca que quedó en el sistema político del país hasta nuestros
días.

1983- primeras elecciones, ganó el radical Raúl Alfonsín, candidato que más criticaba al régimen
saliente; no había apoyado la guerra de Malvinas y prometía juzgar a los militares culpables de
violar los derechos humanos.

Los peligros de una nuevo golpe fueron visibles todo el mandato del dirigente radical.

La ausencia de pactos entre la élite política, hizo que no hubiera acuerdos sobre un modelo
económico a seguir. Tampoco hubo acuerdo sobre qué hacer con los militares.

El gobierno radical, en soledad y en cumplimiento de lo que había prometido en su campaña.


Esto hizo que los sectores nostálgicos del régimen militar se mantuvieran en alerta y mostraran
constantemente su capacidad de daño. Se produjeron así tres revelaciones militares durante
los años de Alfonsín, y un cuarto en el mandato del peronista Carlos Menem; este resolvió el
asunto de raíz, reprimiendo a los militares rebeldes y concediendo indultos que dejaron a los
militares juzgados en libertad. Desde entonces, se consolidó la democracia política y finalizó la
transición ya que los militares nunca volvieron a ser una amenaza.

“LOS NUEVOS LIDERAZGOS POPULISTAS Y LA DEMOCRACIA EN AMÉRICA LATINA”

-Por Flavia Freidenberg

LOS LÍDERES QUE REEMPLAZARON A lOS POLÍTICOS TRADICIONALES

Dos últimas décadas - nuevos líderes de discurso radical han ganado democráticamente las
elecciones en América Latina. Estos presentan características en su manera de hacer política
que los diferencia de los políticos que habían ganado hasta ese momento: el modo en que se
constituyen como alternativa frente a los actores tradicionales, con una clara intención de
cambiar el sistema político y, conseguir articular una alianza plural de sectores sociales que les
otorga legitimidad y abre la posibilidad de poner en marcha proyectos de cambio, sobre la base
de una democracia de mayorías.
En Venezuela, Bolivia Y Ecuador los votantes eligieron candidatos diferentes, al margen de la
política de siempre.

Características de estos liderazgos:

Pretensiones de inclusión identitaria de grupos sociales que se sentían excluidos del sistema o
que simplemente creyeron en la capacidad de este nuevo líder de poder cambiar a situación
vigente.

Su discurso está radical y polarizador, excluyente de la oposición partidista, de algunos medios


de comunicación de masas y de aquellos sectores de la ciudadanía que critican su proyecto
político.

Tres líderes: Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador.

Chávez ganó las elecciones presidenciales en contra de los políticos que habían dominado por
muchas décadas instituciones, apelando a ciudadanos desencantados con las reformas
económicas neoliberales y proclamando un intento de refundar la República. Su ausencia de
militancia partidista, su condición de militar de izquierdas y su participación previa en un fallido
golpe militar le colocó un vanguardista al sistema político.

Evo Morales ganó las elecciones presidenciales en un intenso clima de conflictividad social, y
luego de haber liderado la movilización por la recuperación del control estatal del gas y otros
hidrocarburos privatizados durante el gobierno de Sánchez de Lozada.

Rafael Correa- su interpretación del cansancio de los ciudadanos respecto al modo en que los
partidos habían hecho política hasta ese momento fue exitosa. Su propuesta incluyó la
Revolución Ciudadana, una Asamblea Constituyente y un profundo cambio institucional. Su
estrategia de no presentar candidatos a diputados le colocó al margen de los “políticos de
siempre”.

LA TENSIÓN ENTRE LA INCLUSIÓN POLÍTICA Y EL ATAQUE A LAS INSTITUCIONES


DEMOCRÁTICAS

Los líderes populistas incluyen con su discurso a los ciudadanos que no se sentían
representados y/o que estaban decepcionados con el sistema político. Elegidos para cambiar
el statu quo, mejorar la calidad de la representación y la equidad social. “Estilo de liderazgo
populista” caracterizado por la relación directa y paternalista entre líder- seguidor, sin
mediaciones organizativas o institucionales, que habla en nombre del pueblo y potencia su
oposición a “los otros”, donde los seguidores están convencidos de las cualidades especiales
del líder y creen que gracias a ellas, a los métodos redistributivos conseguirán mejorar su
situación personal o la de su entorno.

Sacan a la gente a la calle, lo hacen como hechos que “democratizan” la democracia y crean
expectativas respecto a que esos actos recuperan sus derechos. Dirigen la palabra ,pidiendo
apoyo, con una lógica discursiva de dicotomización: el pueblo y los “otros”, haciendo este
elemento el eje central de la movilización. Recurren al pueblo a partir de lo que les diferencia
de los otros, en función de las contradicciones existentes entre ambos como un instrumento
para reforzar la identidad de su grupo.

Su figura simboliza la posibilidad de hacer cumplir los deseos populares o un “antidepresivo”


social.

Morales presenta diferencias respecto de los otros líderes. El vínculo líder-bases se sostiene en
la negociación constante y en la exigencia de rendición de cuentas.

LOS LIDERAZGOS POPULISTAS SE ENFRENTAN A LAS INSTITUCIONES DE LA


DEMOCRACIA

Estos líderes se han relacionado de manera contraria con la democracia, han empleado las
elecciones como un instrumento plebiscitario (resolución tomada mediante una consulta
popular), han legitimado sus proyectos en las urnas. Pero han sido responsables de múltiples
ataques a las instituciones de la democracia, el ejercicio arbitrario del pode, la personalización
de la política y de buscar cambiar las reglas de juego.

El contenido autoritario de su discurso es contrario al pluralismo. El líder está por encima de las
reglas, por lo que no necesita preocuparse por el Estado de Derecho ni por los instituciones. Se
ampara en los resultados de unas elecciones que le otorgan legitimidad para hacer cambios,
incluso alterar la legalidad vigente. Las instituciones son utilizadas y luego despreciadas. En el
marco de un régimen político, la manera de hacer política de los líderes tensiona su
funcionamiento pluralista. Estas prácticas recuerdan a la “democracia delegativa2. Han
mostrado cómo ha (mal) interpretado la legalidad.

La política supone la integración identitaria y los líderes populistas suelen tener dificultad para
integrar a quiénes no están de acuerdo con su proyecto político.
Los líderes polarizan a partir de la exclusión discursiva de quienes no opinan como ellos,
rechazando el pluralismo y agotando la capacidad de control de unas instituciones sobre otras,
poniendo en tensión la vigencia del Estado de Derecho.

POPULISMO, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA

Sectores populares, intelectuales y nuevas élites perciben que esta manera de hacer política
permite la incorporación de la gente común a las instituciones y lo consideran como parte
constitutiva de la democracia. Liderazgo que defiende una concepción de democracia mucho
más amplia que la liberal. En ese sentido, profundizan la democracia.

Otros sostienen que el populismo afecta la institucionalidad y la convivencia democrática,


subordinando las instituciones a las decisiones de un líder y enfrentando a los órganos del
Estado entre sí; polarizando el discurso contra los que opinan diferente o critican al proyecto, y
generando inclusión a través de prácticas de subordinación más que de empoderamientos de
los ciudadanos.

Se está totalmente a favor o totalmente en contra. No hay términos medios.

Estos líderes no están solos, hay ciudadanos populistas. Los votantes eligen tener un vínculo
directo y emocional con el líder, al mismo tiempo que desconfían de los partidos tradicionales y
de las instituciones para resolver sus problemas cotidianos. Prefieren la representación
delegativa antes que la democracia pluralista. La manera en que se ejerce ese liderazgo dificulta
la convivencia y la autonomía de las instituciones democráticas.