Vous êtes sur la page 1sur 3

II Capacitación Ministerio de discipulado

El Rostro de siervo
2 Timoteo 2: 24

Definición de “siervo”:

El siervo de Dios es aquella persona que está dispuesta a:


* hacer lo que Dios pida
* Cuando Él lo pida
* Donde Él lo pida
* No importa lo que El pida

La palabra siervo significa esclavo (doulos). Describe a alguien que está sujeto a la voluntad de su
Señor, y totalmente a la disposición de él.
“Más Jesús llamándolos, les dijo; Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se
enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, si no
que él quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el
primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, SINO PARA
SERVIR, y para dar su vida en rescate por muchos.” Marcos 10: 42-45.
Podríamos suponer que los oyentes de Jesús de ese día no comprendieron del todo su punto, por lo
menos a la luz de lo que sucedió una o dos semanas después, en la cena de la Pascua.
“Se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla se la ciño. Luego puso agua en un
lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba
ceñido” Juan 13: 4-5.
Al parecer, la sala prestada que usaron esa noche no incluía a un siervo que lavara los pies polvorientos
de todos antes de comer, y ninguno de ellos estaba dispuesto a ofrecerse para la tarea , entonces su líder
nada más y nada menos que el Hijo de Dios, decidió que lo haría El. Que instrucción audaz para todos
nosotros, Jesús no estaba actuando, la idea era que esa conducta debía perpetuarse en la vida y obra de
sus discípulos.
_ La falta de servicio tiende a debilitar el liderazgo: A las personas inseguras les cuesta ser siervos, les
preocupa la idea de que la gente los pisotee, pero las personas no respetan a los líderes soberbios e
insensibles, es fácil olvidarse que el poder tiene más relación con dar que con recibir. Jesús anduvo entre
gente común con pies que necesitaban atención, algunos lo querían coronar pero, vez tras vez, se
mantuvo al nivel del suelo, y satisfizo las necesidades básicas de la gente de alimento, compañerismo y
un toque suave.
_Las personas notan las pequeñas cosas que indican si tenemos mentalidad de siervo o no, el servicio
implica mirar a las personas a los ojos en lugar de menospreciarlas, si ejerce el ministerio con la idea de
que tiene derecho a ciertos privilegios, las personas lo notaran, pero si lo hace con la mentalidad de que
es el más humilde y agradecido servidor de ese lugar, y trata a la gente como usted quisiera ser tratado,
entonces, le respetaran y le escucharan. Los que nos consideramos líderes, parte de nuestro liderazgo es
mostrar que somos siervos
_ Muchas veces un acto de servicio puede ser como una especie de bálsamo para heridas del pasado que
han estado abiertas mucho tiempo
_Los siervos son individuos que tienen la costumbre de hacerse ciertas preguntas en cada situación, no
se trata de “¿Que tengo ganas de hacer o decir? No se trata de ¿Cuánto va a costar? Más bien debemos
preguntarnos“ ¿Cuál es el hueco que hay que llenar aquí?, cuando nos centramos en los demás en vez de
nosotros mismos, nos posicionamos para prestar el servicio más útil de todos, en el Nombre de Jesús!
Tal vez usted es un siervo si…
.
1. Entra en una sala y dice: ¡¡Ahí estas tú!! En vez de ¡Aquí estoy yo!
Zaqueo se sorprendió cuando Jesús lo llamo por su nombre y dijo “Es necesario que pose yo en
tu casa”.( Lucas 19:2-10) Debemos ser del tipo de líder ¡Ahí estas tú!, dándole importancia a
las personas, preguntar por su salud y la de los suyos, notando su ausencia, cuidando de su vida
espiritual, y atendiendo a su conversación con toda atención, llamándoles por su nombre.

2.- Le cede el paso a otra persona. Querer el primer lugar era un problema entre los discípulos,
Jesús les reprocho en seguida. “Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el
servidor de todos” (Marcos 9:35)
3.-No le interesa humanamente quien recibe el reconocimiento. ¿Alguna vez se ha preguntado
cómo se siente el que escribe un discurso para algún político, y le ve recibir todos los elogios, o
al compositor de un tema musical cuando el intérprete es el centro de atención?, en algún
momento los discípulos le preguntaron a Jesús si debían detener a alguien que estaba echando
fuera demonios(Marcos 9:38) ¿ acaso estaban diciendo que era mejor permitir que una persona
siguiera esclavizada si no podían reclamar la victoria para su grupo?. El único que debe llevarse
todo el reconocimiento es nuestro Señor Jesús, sin importar lo extenuante o lo sencillo que haya
sido participar de alguna labor, o a quien haya usado para hacerlo, El y solo El, debe ser
Reconocido.
4.- El dar le da tanta alegría como recibir. Puesto que el mayor poder que tenemos como
líderes es ser ejemplo, debemos practicar ese principio, a pesar de la situación económica en que
nos encontremos, ese es sin duda una característica del líder cristiano, siempre tiene algo que
dar a otros.
5.- Es respetado más por su servicio que por su título, posición, o talento.
Los títulos dentro de cualquier organización se colocan en los escritorios, puertas, etc. Donde
sean vistos y admirados por las personas, pero las acciones de amor y cuidado de los siervos
líderes terminan en las páginas de la historia de alguien que recibió una expresión del amor de
Dios a través de su vida.
6.- Sus acciones no requieren un espejo retrovisor. Jesús nunca miro atrás, ni cuestiono su
decisión de lavar los pies de discípulos, que luego lo traicionarían, le negarían, o dudarían de Él.
Aprender a lidiar con la desilusión y el dolor infligido por aquellos que sirven a veces a nuestro
lado, es simplemente parte del curso básico de liderazgo. Si queremos ser siervos líderes,
debemos abrazar la verdad de que las misericordia de Dios, absorbe la maldad humana,
cualquiera que esta sea.
7.-Entiende cuando una toalla tiene más poder que una vara. Jesús no vino, a la tierra a
ocupar una posición humana de poder, no vino para derrotar a sus enemigos humanos, no vino
para derrocar un gobierno injusto, Jesús vino para mostrarnos el amor de Dios por todos
nosotros, esa es la razón de que esa noche, la bandera del Reino fuera una toalla atada a su
túnica, dispuesto a inclinarse para hacer la labor más humillante que un siervo pudiera realizar.

El rostro del siervo no sugiere que no haya lugar para la disciplina, o que no se deba llamar a las
personas que están a nuestro cargo a rendir cuentas por sus acciones fuera de la vida que agrada
a Dios, esto es necesario y debemos hacerlo , es parte de nuestra responsabilidad como líderes
siervos, sin perder de vista que a Dios le importa que sepamos cuando usar una toalla en vez de
una vara.