Vous êtes sur la page 1sur 6

EDOMEX: Paquete Fiscal 2018

Creado en Miércoles, 20 Diciembre 2017 15:51

En la Gaceta del Gobierno (GG) del Estado de México del 15 de diciembre de 2017, se publicó el
“Decreto número 267 por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del
Código Financiero del Estado de México y Municipios, del Código Administrativo del Estado de
México y de la Ley de Contratación Pública del Estado de México y Municipios”, el “Decreto
número 266 por el que se aprueba la Ley de Ingresos de los Municipios del Estado de México para
el ejercicio fiscal del año 2018” y el “Decreto Número 265 por el que se aprueba la Ley de Ingresos
del Estado de México para el ejercicio fiscal del año 2018”, lo cual representa el Paquete Fiscal del
Estado de México para 2018.

Entre las modificaciones realizadas al Código Financiero del Estado de México y Municipios (CFEM)
destacan, entre otras:

En materia del impuesto sobre hospedaje (ISH), se obliga a las personas físicas o jurídicas
colectivas que proporcionen o presten servicios de hospedaje de manera directa o por terceros a
través de páginas electrónicas, a retener el impuesto al momento de su causación, así como
enterarlo a la autoridad fiscal y se estipula que existirá responsabilidad solidaria en el pago del
impuesto a los intermediados o facilitadores de la prestación de los servicios de hospedaje, ya sea
que se realicen a través de Internet o de cualquier otro medio electrónico.

SECCION SEXTA

DEL IMPUESTO SOBRE LA PRESTACION DE SERVICIOS DE HOSPEDAJE

Artículo 125.- Están obligados al pago de este impuesto y lo trasladarán en forma expresa y por
separado a las personas que reciban los servicios, las personas físicas y jurídicas colectivas que en
el territorio del municipio presten el servicio de hospedaje a través de hoteles, moteles, albergues,
posadas, hosterías, mesones, campamentos, paraderos de casas rodantes y otros establecimientos
que presten servicios de esta naturaleza, incluyendo los que prestan estos servicios bajo la
modalidad de tiempo compartido.

Artículo 126.- El impuesto se determinará aplicando la tasa del 4% sobre el monto total de la
contraprestación por el servicio de hospedaje, sin considerar el importe de los alimentos y demás
servicios relacionados con los mismos.

Artículo 127.- Este impuesto se pagará mediante declaración que se presentará a la tesorería, en
la forma oficial aprobada, a más tardar el día diecisiete del mes siguiente a aquél en que se
perciban las contraprestaciones.

Artículo 128.- La Tesorería deberá depositar el 50% de lo recaudado por el impuesto a que se
refiere la presente Sección, dentro de los diez días siguientes al mes en que se reciba el pago del
propio gravamen, en una cuenta bancaria específica en la que únicamente podr án depositarse los
montos recaudados por el impuesto y en su caso los rendimientos que éstos produzcan.

Artículo 128 Bis A.- Los ingresos depositados en la cuenta a que se refiere el artículo 128 del
Código deberán destinarse al desarrollo de actividades de fomento al turismo en el territorio del
municipio de que se trate.

Artículo 128 Bis B.- El Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México, en el ámbito de sus
atribuciones, será responsable de fiscalizar y comprobar el ejercicio de los recursos a que se
refiere la presente Sección.

La modificación nace a raíz de la contratación de este tipo de servicios a través de APPS, pues por
medio de dichas aplicaciones se permite al usuario efectuar una tarea concreta de acuerdo con las
necesidades del aplicante y ejecutada en teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos
móviles que agilizan las gestiones o actividades a desarrollar en la contratación del acto.

Sin embargo, esta reforma a la norma no es clara, ya que la redacción no ayuda a identificar
realmente quién es el sujeto del tributo, pues la promoción y la intermediación son figuras
jurídicas en las que un tercero media en el acto jurídico.

Lo que implica que en la prestación de los servicios de hospedaje dicho promotor o interventor
debiese participar en el impuesto como retenedor y no como sujeto obligado, pues no son ellos
los que realmente otorgan el servicio.

Por otro lado, también pareciera indicar la norma que la prestación del servicio de hospedaje
únicamente se debe llevar a cabo bajo la intermediación y la promoción, limitando a que el dueño
del inmueble lo haga directamente, es decir, se pierde la esencia (objeto) del gravamen de esta
contribución.

Si bien la modificación tiene por objeto incrementar la recaudación con este impuesto, su mala
redacción solo genera incertidumbre entre los contribuyentes del tributo, situación que deberá ser
corregida por los legisladores.

regulación que permitirá a plataformas como Airbnb, HomeAway, Wimbdu y Booking, por
mencionar algunas, cobrar directamente el impuesto sobre el servicio de hospedaje -3% sobre la
contraprestación por hospedaje en ambas entidades y enterarlo a los respectivos gobiernos.
Mediante esta nueva regulación, en la mayoría de los casos se releva a quien ofrece y presta el
servicio de hospedaje a través de estas plataformas, de la obligación de recabar dicho impuesto, lo
cual aligera la carga administrativa que esto conlleva para el prestador del servicio.

mpuesto sobre hospedaje (ISH): Historia


El impuesto sobre servicios de hospedaje o impuesto por la prestación de servicios de
hospedaje es un gravamen que no es nuevo, se implementó desde 1995 en México y consiste en
cobrarle directamente al turista en el momento que paga cada noche de hospedaje. La
justificación para cobrar esto es porque supuestamente con lo recaudado se impulsa y
promociona a la industria turística de la región de donde se obtienen dichos recursos.
Impuesto sobre hospedaje (ISH): ¿Cómo se paga?
Los empresarios del ramo deben pagar el impuesto sobre el hospedaje a la administración del
municipio donde tienen instalado su negocio, se hace de forma mensual y pueden hacerlo de
forma electrónica. Deben tener a la mano su RFC, razón social (para personas morales, o bien su
nombre completo si son personas físicas, así como sus datos de contacto.
mpuesto sobre hospedaje (ISH): tipos de cobro
Hoy el día en cobro de esta contribución se sitúa a nivel nacional entre el 2 y 3% por habitación,
aunque en comparación con otros países lo que se paga en México por este concepto es bajo. Con
todo y esto, desde mediados de 2015 hoteleros en diferentes estados del país se han estado
amparando contra el pago de este impuesto.

Los empresarios argumentan que además de la falta de transparencia en la administración de esta


recaudación, se enfrentan a muchos problemas financieros derivados de la crisis económica que
vive México y es por ello que se niegan a seguir pagando este impuesto.
Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje
En este caso, el Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje, se causa conforme a las
siguientes:
Están obligados al pago del Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje, las personas
físicas y las morales que presten servicios de hospedaje en el Distrito Federal. En lo que respecta al
impuesto, se consideran servicios de hospedaje, la prestación de alojamiento o albergue temporal
de personas a cambio de una contraprestación, dentro de los que quedan comprendidos los
servicios prestados por hoteles, hostales, moteles, campamentos, paraderos de casas rodantes,
tiempo compartido y departamentos amueblados.
No serán considerados como servicios de hospedaje, el albergue o alojamiento prestados por
hospitales, clínicas, asilos, conventos, seminarios e internados. Los contribuyentes realizarán el
traslado del impuesto a las personas a quienes se preste servicios de hospedaje.
El impuesto se genera cuando se perciban los valores correspondientes a las contraprestaciones
por los servicios de hospedaje, incluyendo depósitos, anticipos, gastos, reembolsos, intereses
normales o moratorios, penas convencionales y cualquier otro concepto, que deriven de la
prestación de dicho servicio.
Los contribuyentes calcularán el Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje aplicando
latasa del 3% al total del valor de las contraprestaciones que perciban por servicios de hospedaje.
¿Qué pasará con empresas como Airbnb?

A partir de este año en la Ciudad de México se cobrará el “Impuesto sobre Hospedaje” al


contratar servicios de alojamiento o albergue móvil temporal en casas y departamentos, a través
de apps como Airbnb y HomeAway.
Es importante saber que, no implica que todas las personas que rentan sus inmuebles tengan que
darse de alta en Hacienda por este concepto ni que tengan que pagar el impuesto directamente al
fisco, la app lo hará por cuenta del propietario.
Los intermediarios deberán inscribirse en el padrón correspondiente según su carácter para
coadyuvar en el cumplimiento del pago del tributo, pero únicamente si recibe dinero por dichos
conceptos.
La promoción en materia de turismo que realiza la mayoría de ciudades en México proviene del
impuesto sobre hospedaje, implementado en 1995, que oscila entre 2% a 3% dependiendo la
entidad federativa.
Los encargados de recaudar esta contribución son los hoteles de cada localidad y su uso se aplica
de acuerdo a las políticas de cada estado.

“Los empresarios deben contribuir lo que realmente cobran [por el impuesto sobre hospedaje] y
se deben generar los mecanismos de transparencia para que realmente se utilicen [los ingresos]
donde se tienen que utilizar”, dijo el titular de la Sectur, quien expuso que la base del gravamen es
la tarifa del hotel y la ocupación.

Opinó que los ingresos del impuesto no sólo se deben limitar a la promoción, sino también deben
llegar a otros rubros relevantes como la infraestructura turística, la seguridad y el desarrollo de las
comunidades.

“No estamos dispuestos a aceptar destinos turísticos para un nivel y comunidades de tercera”,
manifestó.

El secretario de Turismo dijo que las comunidades deber ser beneficiadas del crecimiento exitoso
de la infraestructura hotelera, por lo que se necesita transparencia para dar tranquilidad a la
población sobre el uso correcto de los recursos.

Puso como ejemplo el impuesto sobre hospedaje que se cobra en destinos como Las Vegas, donde
asciende a 13%, del cual salen recursos para mejorar la infraestructura.

“Me importa, pero no me preocupa, que la Sectur tenga menos recursos, porque si los estados
cobran bien los impuestos correspondientes, pueden disponer de más ingresos”, respondió De la
Madrid a la diputada del PRD, Araceli Saucedo.

Explicó que en el pasado por cada peso que invertía la Sectur, los estados desembolsaban 60
centavos, aunque ahora puede ser al revés, pues la Federación privilegiará entidades donde la
inversión tenga sentido estratégico, “pero también donde haya más recursos estatales y
municipales”.

Insistió en que se debe cuidar el estándar de Pueblos Mágicos, pues se han detectado localidades
que incumplen los criterios.

Reiteró que a México le conviene seguir diversificando los destinos turísticos, más ahora que se
espera el arribo de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Hace algunos años, los estadounidenses que llegaban a México por vía aérea representaban 70%
del total de viajeros internacionales, pero hoy suponen menos de 60%, enfatizó.

“Debemos ponernos como meta que el arribo de turistas estadounidenses no signifique más de
50% del total, aunque continuaremos promocionando a México en Estados Unidos”, concluyó el
secretario.

De acuerdo con el Banco de México, el turismo propició la entrada de 14 mil 474 millones de
dólares entre enero y septiembre de este año, el mayor flujo en la historia, lo que consolida al
sector como una de las principales fuentes de divisas para el país.
La industria turística generó 122 mil empleos directos durante el mismo periodo, se trata de la
mayor creación desde que hay información comparable, a partir de 2006, según el Inegi.

La población ocupada en el turismo ascendió a 3 millones 925 mil empleos directos, un máximo
histórico, y supone 8.4% del empleo total.

En lo que respecta a los ingresos, Vergara Fernández explicó que 5 mil 837 millones de pesos del
total corresponden a ingresos propios, de los cuales el impuesto al hospedaje y el impuesto sobre
nómina representan casi la mitad del total de los ingresos propios que recauda el gobierno estatal.

Con esta exposición, en la que los legisladores asistentes pudieron hacer cuestionamientos y
solicitar información sobre puntos específicos, inicia el análisis del Paquete Fiscal 2018
conformado por las iniciativas de Ley de Ingresos, de reformas al Código Fiscal, a la Ley de
Hacienda del Estado, a la Ley del Impuesto Sobre Nómina, del Presupuesto de Egresos y propone
además la creación de la Ley del Impuesto al Hospedaje, para modernizar la regulación de esta
contribución, con disposiciones que garanticen su eficaz recaudación.
A partir de este año en la Ciudad de México se cobrará el “Impuesto sobre Hospedaje” al
contratar servicios de alojamiento o albergue móvil temporal en casas y departamentos, a través
de apps como Airbnb y HomeAway.
Esto no implica que todas las personas que rentan sus inmuebles tengan que darse de alta en
Hacienda por este concepto ni que tengan que pagar el impuesto directamente al fisco, la app lo
hará por ti, explicó Enrique Velderrain, socio de Velderrain y Asociados.
El artículo 162 del Código Fiscal de la Ciudad de México señala que “de intervenir una persona
física o moral en su carácter de intermediario, promotor o facilitador en el cobro de las
contraprestaciones, y en caso que se cubra a través de ella lo correspondiente a dicho gravamen,
ésta deberá ser quien entere el gravamen al fisco”.
Los intermediarios deberán inscribirse en el padrón correspondiente según su carácter para
coadyuvar en el cumplimiento del pago del tributo, pero únicamente si recibe dinero por dichos
conceptos, más no por una simple comisión, agrega.

Si eres anfitrión de Airbnb no tienes que darte de alta en el fisco salvo que la plataforma
electrónica no reciba el pago por esta renta.
Nuevo costo. La tarifa de servicio que pagas al rentar habitaciones a través de apps incluirá este
año el impuesto sobre hospedaje en la CDMX. Si ofreces el servicio la app te lo descuenta y lo paga
al SAT por ti.
El impuesto de hospedaje de la CDMX también incluye en el cobro a quienes ofrecen lugares para
acampar y alojar casas rodantes.
El impuesto por la prestación de servicios de hospedaje que se aplica en la Ciudad de México es
de tres por ciento sobre el monto que recibe la persona que renta el espacio para el alojamiento
de personas.

Por lo que la conocida “tarifa de servicio” que cobran los intermediarios, en este caso Airbnb, a los
anfitriones puede subir por el pago de este impuesto en comparación con el año pasado, cuando
aún no se cobraba.

De acuerdo con información de Airbnb, esta tarifa incluye impuestos locales y otros como el IVA.
Además de un costo por la tramitación de los pagos de loshuéspedes y otro por el mantenimiento
de la plataforma.
Por ejemplo, por la renta de un departamento durante un mes en la Ciudad de México, un
huésped pagará 6 mil 617 pesos, de este total al anfitrión le descontarán 206 pesos, por el
concepto de “tarifa de servicio” por lo que terminará ganando 6 mil 411 pesos.

Al cobrar esta tarifa, el anfitrión no tendrá que darse de alta en el fisco, pues el intermediario lo
pagará directo al SAT. Aunque, si la plataforma que utiliza el anfitrión para promocionarse, no
recibe pago, sí tendrá que registrarse y hacer el desembolso de impuestos correspondiente.

“Este tipo de impuestos sobre hospedaje por apps se han usado en ciudades de Estados Unidos.
Creo que es bueno por dos razones, la legitimización del negocio de estos intermediarios en la
Ciudad de México y que el impuesto nivela un poco la competencia con el sector hotelero, pues se
ve en desventaja importante por todos los costos que debe pagar, respecto a una persona que
renta una habitación o departamento”, dijo Velderrain.