Vous êtes sur la page 1sur 3

La enfermera y el bufeo Colorado

Narrador: Voy a contarles un mito, que según dicen en la selva, es real. Todo inicia un día como
cualquiera en un hospital, un día, un nuevo doctor apareció. Cuando todos llegaron, él ya estaba
instalado en un consultorio nadie sabía quién era. Las muchachas que trabajaban en aquel lugar,
pronto cayeron enamoradas por la gran belleza de aquel muchacho.
(Mientras el narrador habla, se van presentando los personajes, es decir, se interpreta la llegada
anterior al doctor y cuando este aparece en alguno de los salones, con una de las mesas doble, a
modo de camilla, al costado de su escritorio y las enfermeras viéndolo “ocultas” tras la puerta).
Doctor: (camina por el pasillo, viendo a las enfermeras, buscando a su víctima perfecta) Buenos
días (saluda cortésmente a las muchachas, ellas suspiran ilusionadas; él desaparece en su
consultorio).
- Escena de las muchachas –
Muchacha 1: Haz visto al nuevo doctor?
Muchacha 2: Es muy agradable.
Muchacha 1: Y cortes
Muchacha 2: Y apuesto
Muchacha 1: Sí, lo que daría porque él se fije en mí!
Muchacha 2: dirás en mí
(La escena transcurre mientras en el fondo se ve a la enfermera haciendo bollitos de algodón).
Narrador: Los celos de las dos jóvenes no las dejaba escuchar a la chica del fondo, que mascullaba
algunas cosas.
- Se hace un close-up de la enfermera -
Enfermera: (masculla) No sé qué le ven a ese chico, es un chico cualquiera… si bien es cierto, es
guapo, pero hay muchos de esos en esta vida.
Narrador: Ella refunfuñaba, sin saber lo que el cruel destino tenía preparado para ella.
- Más Tarde -
Narrador: Más tarde, ese mismo día, ella iba llevando los bollitos de algodón para el doctor. Sin
darse cuenta, pisó en falso y se resbaló. Por suerte, el doctor, que estaba cerca de ella, logró
atraparla antes de que cayera. Ella se sintió avergonzada, ya que o quería tener ningún tipo de
acercamiento hacia él. Sin embargo, a él le había quedado claro que ella era la elegida.
- se hacen tomas del doctor intentando encontrarla o atajarla de alguna forma -
Narrador: Él intentaba por todos los medios acercarse a ella, en los almuerzos, en los pasillos, en
la escalera y hasta…. en la salida del baño(?) ¿Quién escribió esto? Ah! Bueno, continuando con
nuestra historia…el galeno lo intentó por mucho tiempo hasta que...
Enfermera: puedes decirme ¿Por qué me persigues?
Doctor: ¡Porque me gustas!
- se congela la escena -
Narrador: Tanto empeño le había puesto a su persecución, que no se dio cuenta que había
empezado a gustarle muchos aspectos de ella.
Enfermera: pues usted a mí no me gusta. Puede parecerle atractivo a mis compañeras, pero no a
mí.
Doctor: por lo menos, permítame invitarla a salir o compartamos la hora del almuerzo. Y si mi
presencia le incomoda, entonces la dejaré en paz.
- escenas cortas, mientras el narrador cuenta los sucesos, todo de acuerdo a lo que dice el
narrador. -
Narrador: tan sincera le parecieron sus palabras que decidió darle una oportunidad. Se vieron
durante el almuerzo, en la laguna cercana al hospital, comieron juntos y extrañamente, ella se sintió
por momentos atraída hacia él. Después de eso, salieron un par de veces más y descubrió lo mucho
que a él le gustaba estar cerca del agua.
Un buen día, cuando el amor se podía ver brotar entre ellos, se vieron en su lugar favorito y…
- quizá en el arco de madera que está por la laguna de los patos o un lugar que vean estético
-
Doctor: (serio y meditando todo lo que iba a decir) Quiero decirte algo, me gustas…
Enfermera: (con dulzura) eso ya lo habías dicho
Doctor: no, es algo más que eso, creo que estoy enamorado de ti…
Enfermera: al inicio pensé que solo eras un rostro bonito, que no había más que eso, que te
acercaste a mí, porque no te trataba como las demás…
Doctor: (confundido) yo…
Enfermera: (pone un dedo en sus labios) pero… con el tiempo, he llegado a quererte.
Narrador: Los dos habían confesado por fin su amor, pronto se comprometieron y… aún más
pronto, contrajeron nupcias. Las enfermeras, que se habían mostrado interesadas en él, pronto
empezaron a rechazarlo por celos. Él no se dejaba amedrentar por ellas, pues tenía otra situación
que resolver.
- En el consultorio –
Doctor: (manda a llamar a su esposa) Hay algo que no te he contado, no he sido sincero y te pido
perdón por eso.
Enfermera: dime, amado mío ¿Qué te tiene tan afligido?
Doctor: tú has escuchado la historia del Bufeo Colorado?
Narrador: El bufeo colorado es un delfín rosado que vive en el rio de amazonas, que cuando
escucha las fiestas amazónicas sale del rio transformado en un apuesto galán, que baila al son
de la música y que tiene a todo el pueblo fascinado y más a las señoritas. El apuesto joven elige a
una hermosa muchachita y la llena de obsequios y elogios con la intención de llevarla con él a
engaños al río para nunca más la vuelvan a ver.
Enfermera: ¿Qué tiene que ver ese mito con nosotros?
Doctor: Quizá yo… pueda ser uno de ellos…
Enfermera: ¿esperas que me trague esa historia?
Narrador: Ya les había dicho que el destino era cruel. Mientras él le contaba esto a su mujer, las
otras dos enfermeras escuchaban atentamente tras la puerta e idearon un plan.
Muchacha 1: Si esto es verdad, solo tendríamos que revelar su secreto
Muchacha 2: y todo el pueblo lo aborrecería
Muchacha 1: o lo desaparecerían…
Muchacha 1: pudo ser nuestro…
Narrador: las muchachas esparcieron el rumor, que rápidamente se propagó en el pueblo, muchos
de los aldeanos, en busca de justicia para sus hijas desaparecidas, decidieron cobrar venganza y
asesinaron al doctor. La enfermera al enterarse que su amado había sido asesinado, perdió la
cordura y decidió terminar con su vida, saltando desde uno de los pisos del hospital. Tal fue su
suerte, que al caer, su cuello chocó contra la reja que rodeaba el centro médico y la decapitó.
Algunos pacientes cuentan que aún la puedes ver, si ingresas a la sala de emergencias y te debates
entre la vida y la muerte, ella aparecerá para ayudarte, pues siente que tiene una deuda con su
difunto esposo, al que no pudo salvar.

Centres d'intérêt liés