Vous êtes sur la page 1sur 112

ISBN 0-8297-0517-1

COMO VIVIR
COMO UN
HIJO DEL REY

Por Harold Hill


e Irene Burk Harrell

Versión castellana: Antonio Valencia J.

Editorial Vida
Dedicado con apreciado reconocimiento a:
mi esposa a quien Dios usó para relacionarme
Con Alcohólicos Anónimos; a Alcohólicos Anó-
nimos, por presentarme a Dios; a mi pastor,
Peter Vroom, fiel ministro, para quien una
dificultad es una gran aventura en Jesús.

ISBN 0-8297-0517-1

Categoría: Devocionales/Inspiradores

Este libro fue publicado originalmente en inglés con el título


de How to Live Ldke a King'a Kid por Logos International
• by Logos International 1974

Edición en idioma español


• EDITORIAL VIDA 1975
Miami, Florida 33167

Nueva edición 1981


Reimpresión 1986

Reservados todos los derechos

Dnbierta diseñada por David Bonilla


índice

Prefacio 9
Prólogo 11
Introducción 15
1. Cómo vive un hijo del Rey 21
2. Cómo triunfar en todo 29
3. Cómo dejar de embriagarse 33
4. Cómo salir de un pantano 37
5. Cómo empezar de nuevo 43
6. Cómo dejar los juegos de azar 47
7. Cómo obtener más por su dinero 49
8. Cómo librarse de una espalda
adolorida 57
9. Cómo fracasar al testificar 63
10. Cómo saber la verdad acerca de los
bautismos 67
11. Cómo ser bautizado en el Espíritu
Santo 7f
12» Cómo testificar con eficacia 77
13. Cómo encontrar el día perdido 85
M. Cómo orar sin cesar. Cómo domar
tu lengua fí
15 Cómo sentir éxtasis en medio del
tráfico 1#
16. Cómo dejar de fumar 111
17. Cómo ministrar sanidad lif
18. Cómo estorbar la sanidad 125
19. Cómo evitar accidentes automovilísticos,
tornados, bombas incendiarias y lluvias
de cohetes 133
20. Cómo alabar a Dios por fallas en el auto.
Prefacio
Cómo evitar pleitos , 143^
21. Cómo volar a través de la niebla; cómo
conseguir un predicador perfecto; cómo
construir un refugio antibomba infalible 15?
"Señor, ¿es realmente tu intención que tu
22. Cómo conseguir que toda su. familia sea pueblo viva en un estado de victoria conti-
salva y sana 165
nua en medio de la adversidad?" Esta fue
23. Cómo reparar maquinaria costosa la pregunta que yo le hice a Dios hace cerca
rápidamente 175 de veinte años atrás, inmediatamente des-
24. Cómo ganar argumentos a intelectuales 185 pués de encontrarme con Jesucristo como mi
U5. Cómo sanar por substitución 191 Salvador, Bautizador y Sanador.
26. Cómo llegar a ser poseído por demonios. Su respuesta a través de las páginas del
Cómo librarse de demonios 197 Manual del fabricante, la Santa Biblia, es
un enfático sí.
27. Cómo perdonar 207
"¿Cómo es entonces que tan pocos viven
victoriosamente?", le pregunté.
Recibí su respuesta con claridad por me-
dio de tales pasajes como: 1 Corintios 2:14:
"El hombre natural no percibe las cosas que
son del Espíritu de Dios, porque para él son
locura", Isaías 1:5: "Toda cabeza está en-
ferma", y Colosenses 2:8: "Mirad que na-
die os engañe por medio de filosofías", lo
que significa: "Cuídate de filósofos, bur-
ladores, escépticos, incrédulos, polemistas,
murmuradores, y especialmente aquellos
áridos y deprimidos dispensacionalistas,
quienes por medio de evasivas dudosas y
componendas tratan de desconocer los mila-
gros de Dios para el día de hoy." Prólogo
Estos pasajes bíblicos hablaron con
fuerza y claridad, y comprendí que el impe-
dimento principal para la vida victoriosa es
la Parálisis del análisis causada por el ave-
riado computador que cabalga montado so- Toda mi vida he estado admirado de que,
bre nuestros hombres, la mente racional del en sus enseñanzas, Jesús obtuvo muchas de
sentido común, el cerebro educado. sus ilustraciones de la vida diaria de los se-
Así como Dios habla en palabras de la res humanos y de sus actividades. A los pes-
más grande sabiduría, "Venid a mí y hallad cadores, les dijo: "Os haré pescadores de
descanso para vuestras almas", el cerebro hombres." Al panadero: "El reino de los cie-
educado dice: "No quiero y yo haré lo que se los es semejante a la levadura." Al jardine-
me antoje aunque me mate." Y así será. ro: "El reino de los cielos es semejante al
grano de mostaza."
Sin embargo, en los tiempos modernos,
muchos de nuestros jóvenes de la ciudad no
comprenden el lenguaje de los campesinos.
En una ocasión escuché de que un mucha-
cho de una gran ciudad que visitaba una ha-
cienda por primera vez en su vida, al ?gr a
uno que ordeñaba una vaca le pregunto muchos. Lo recomiendo especialmente a
mientras señalaba el recipiente: "¿Y qué ¡aquellos qué se quejan de que las cosas del
hace con eso?" Cuando se le dijo que la vaca Espíritu son para ellos locura. Aquí descu-
les estaba supliendo de leche, él declaró con brirán el testimonio de un hombre nacido
mucha prontitud: "Nosotros no bebemos le- 4el Espíritu, una historia brillantemente
che de vaca, solamente bebemos leche de la coloreada con la jerga de la ingeniería me-
lechería." En una oportunidad hice la si- cánica- Quiera Dios bendecir a cada perso-
guiente pregunta a una clase de Escueto na que lee este libro.
Dominical: "¿Qué es lo que queremos decir
cuando cantamos 'Trayendo las Gavillas'?" David J. du Plessis
Nadie había visto jamás una gavilla de tri-
go, de modo que nadie supo cuál era el sig-
nificado del himno.
Algunos años atrás, cuando apenas cono-
cía a mi buen amigo Harold Hill, el ingenie-
ro electricista, y escuché su testimonio, me
divertí mucho con su terminología de inge-
niero. Posteriormente yo la denominé su
'^teología de ingeniería" cuando descubrí
que su testimonio y enseñanza habían cau-
sado un gran impacto en un amigo mío que
Se sentía más a gusto en el campo de la me-
cánica que en el campo de la agricultura.
Me di cuenta de que el Señor continúa ha-
blando a través de sus siervos en el lenguaje
contemporáneo, y sentí el deseo de que
Harold escribiera su testimonio. Mi deseo se
ha cumplido ahora en el libro Cómo vivir
como un hijo del Rey.
'lÉUste. libro será una erran bendición Dará
Introducción

Es un agradable privilegio el poder escri-


bir una palabra de Introducción a cualquier
libro escrito por Harold Hill.
Conocí a Hal unos pocos meses después de
que comenzara su peregrinaje espiritual, y
hemos tenido una íntima y gozosa amistad
en los años posteriores. Hal es un auténtico
testigo cristiano que no solamente dice:
"Está escrito", él también dice: "Me ha su-
cedido a mí."
El autor de este libro es dueño de una
profunda experiencia personal, porque Je-
sucristo es muyv personal para él, y ha
aprendido a ir directamente a Dios ppj^sí
mismo. Por otra parte, él ha sido Ubi
la errónea suposición de que la experiencia carnación significó que Dios le amó a él y
personal es una licencia para la interpretar pudo alcanzar hasta donde él estaba, para
ción particular de las Escrituras. Su fe ha tomarlo tal como estaba, y hacerlo lo que él
sido probada en el fuego de un profundó re- debiera ser — un hijo de Dios, "salvado por
lacionarse con las vidas de otros, tanto cris- gracia por medio de la fe".
tianos como los que no lo son. El ha apren- Por medio de la unción del Espíritu San-
dido, a caminar en ese perfecto equilibrio to, este libro será hecho comida y bebida al
entre lo "universal" y lo "particular". lector que tiene hambre y sed de justicia. El
Como sucede con la mayoría de las perso- escritor no está diciendo que tiene que su-
nas que, espiritualmente hablando, están ceder a cualquiera persona de la misma ma-
perfectamente armonizadas, Hal Hill tiene nera que le sucedió a él. Sin embargo, él está
ojos para ver "un ángel parado sobre el diciendo: "Si Dios puede hacer esto por mí,
sol", esto es, decir que en el orden externo solamente el cielo sabe lo que él puede hacer
es una señal visible del reino de los cielos. ípor cualquier otra persona."
Como consecuencia, él describe la vida del Que las bendiciones de nuestro Señor re-
Espíritu en términos de una mente entre- posen continuamente en el que escribe y en
nada en las ciencias naturales. La Biblia aquellos que leen.
llega a ser el Manual del fabricante, y la Tommy Tyson
unión vital con Jesús se expresa como el "es-
iar conectado a la fuente de poder". Chapel Hill, Carolina del Norte
La obediencia disciplinada a las leyes de
Dios en el mundo natural está relacionada
en forma innegable a la manifestación del
poder sobrenatural en la vida de Hal. El
cree en la realidad del cielo pero no está bus-
cando una escotilla de escape.
Harold Hill no pretende ser un teólogo
sistemático. El escribe desde su perspectiva
hombre de negocios contemporáneo
, hecho el descubrimiento de que la en-
COMO VIVIR
COMO UN HIJO DEL REY

es para ti
si deseas hacer tuya
la vida abundante
que Jesús vino a darte
1
Cómo vive un hijo del Rey

Tres días antes de Navidad, viajaba en un


avión en el que regresaba de un trabajo realizado
en la estación rastreadora ubicada en la Isla
Coopers de las Bermudas. Habíamos volado has-
ta la zona de Nueva York y estábamos todavía
volando en círculo. Esto no tenía nada de extra-
ordinario. El tráfico aéreo sobre Nueva York es
generalmente bastante intenso, y a veces se ne-
cesitan diez o quince minutos para conseguir tur-
no de aterrizar. Pero en esta ocasión, ya había-
mos volado alrededor del aeropuerto por treinta
minutos y al final escuchamos la voz del coman-
dante que dijo, en términos que manifestaban
dudas: "Hay problemas en el tren de aterrizaje,
pero esperamos repararlo én unos pocos minutos."
Los pocos minutos pasaron, seguidos de otros
más desdes de lo cual volvimos a escuchar la voz
del comandante que nos dijo cómo debiéramos
afirmarnos Dará un aterrizaie sin ruedas.
El avión debía llegar al aeropuerto y partí? concedernos información en una forma sobrena-
luego con destino a Londres. Yo sabía que llevá- tural. El siempre tiene a mano todos los fechos,
bamos todo el combustible necesario para el viaje y él puede darnos aquellos que necesitamos cuan-
trasatlántico, y es ilegal eliminar combustible so- do oramos en el Espíritu y le pedimos a él por
bre el área de Nueva York. Ese tipo particular de los mismos. No siempre es necesaria la ciencia,
avión, a turbo hélice, casi siempre se incendia pero cuando es necesaria, el Espíritu nos la su-
cuando se arrastra sobre la pista, al aterrizar sin plirá indefectiblemente.
ruedas. Estábamos encerrados en una bomba in- Al orar en el Espíritu, orando en lenguas que
cendiaria casi segura. mi mente natural no podía comprender ni domi-
Mi primera reacción a esta noticia fue pensar: nar, me fue concedida una evidente y sobrenatu-
"j Aleluya! j Este es día de graduación! Señor, haz ral ciencia por medio de un cuadro tan claro como
que sea pronto y fácil." una escena de televisión. Yo vi una radiografía de
Sería rápido, por cierto, no había ninguna du- ; todo el sistema de aterrizaje de ese avión: los im-
da acerca de esto. Sería fatal de repente para to- pulsores hidráulicos, los cilindros, las bombas, to-
dos nosotros. Pero, ¿sentí tormento al respecto? do. Y vi lo que estaba fallando en el tren de ate-
Absolutamente nada. En verdad experimenté un rrizaje. Todo el aceite del sistema hidráulico se
sentido de anticipación. Esta sería una nueva ex- había escurrido. Era evidente que las ruedas no
periencia. Yo había estado gritando acerca de la podían bajar: no existía líquido impulsor para
victoria que hay en la muerte por mucho tiempo, realizar la maniobra.
y ahora estaba al borde de comprobarlo personal- Aunque era muy interesante ver lo que estaba
mente. ¡Alabado sea el Señor! fallando, todavía sería mejor el poderío reparar.
!••• Fue en esos momentos que el Espíritu Santo Y así fue que oré: "Señor, repáralo tú. Ten a bien
me reprendió diciéndome: Hill, te estás compor- llenar de aceite ese sistema seco de moclo que. el
tando tan egoísta y egocéntricamente como siem- tren de aterrizaje pueda funcionar." Entonces,
pre. ¿Qué diremos de los demás en él avión: los mientras continuaba orando en el Espíritu, vi el
paganos que no me conocen, esos sujetos que están celestial fluido hidráulico, el santo aceite del Es-
Uenos de toda esa falsificada alegría de Navidad píritu fluir a través de todo el sistema del avión.
que se obtiene con la bebida? Piensa en ellos: la Al ser Cenado, las ruedas bajaron cuando sola-
condición en que se encuentran. La graduación no mente nos encontrábamos aproximadamente a
léré para ellos una gran celebración. tres metros del suelo. Fue un aterrizaje perfecto,
"Lo siento, Señor", dije, y comencé a interce- en una pista cubierta de carros contra incendios,
der. "Señor", dije en mi oración, "necesito saber ambulancias y cámaras cinematográficas. Todos
cómo debo orar: creo que necesito una^palabra de ellos seftebían preparado para el peor incendio
ciencia." Por medio del don de la palabra de cien-; en la historia del aeropuerto Kennedy.
da concedida por el Espíritu Santo, Dios puede Al detenerse el avión, el comandante volvió
* fetÉHar personalmente a los pasajeros. Estaba * Ese mismo día, me encontré temporalmente
péliéo como un papel, su voz temblorosa. atascado en el aeropuerto. El avión que debía lle-
"Señores", dijo él: "No tengo ni la más remota varme a Baltimore, en el cual yo había hecho re-
idea de lo que sucedió." Si él me hubiese pregun- servaciones, no había aparecido, y yo deseaba lle-
tado, yo se lo podría haber dicho, pero no lo hizo, gar a casa. Siendo la época de Navidad, había
sólo trató de explicarse a sí mismo mientras per- millones de personas que deseaban movilizarse. Y
manecía de pie moviendo su cabeza de lado a no existía ninguna razón humana para que mis
lado con gesto de incredulidad. "Nuestros instru- necesidades tuvieran prioridad sobre las de otros.
mentos revelaban que el fluido se había escurri- Pero Dios había acabado de demostrarme lo que
do del mecanismo", dijo él, "de modo que no ha- él podía hacer cuando yo confiaba en él, de modo
bía manera de conseguir que las ruedas bajaran, que, mientras esperaba, me regocijé orando: "Se-
no teníamos frenos, ni dirección..." Se detuvo ñor, si tú puedes librarme de una muerte segura
para tragar saliva, lo que hizo con dificultad. como lo hiciste, tú puedes ciertamente llevarme
"Era algo imposible, pero de todos modos las rue- hasta Baltimore sin ninguna dificultad."
das bajaron en el momento preciso, y pude con- Seguro de que Dios tenía algo en reserva para
trolar las hélices y detener el avión antes de cho- mí, aunque no sabía el qué y el cómo, me dediqué
Car'con el edificio de la administración." a consultar en todos los medios ordinarios. Llamé
Yo podía ver que estábamos estacionados fren- a las empresas de transporte. Todas tenían sus
te al edificio de la administración, donde no nos pasajes copados. Consulté con todas las líneas aé-
correspondía estar, excepto que ese era el único reas. No había ningún vuelo con cabida para mí.
lugar donde no había aviones a nuestro paso. No Era inoficioso inscribirse en la lista de. espera, ya
ocurrió ni el más mínimo daño en ninguna parto que habían cientos de personas en ella.
de la nave, y Jesús lo había hecho todo. Todo lo Yo dije: "Señor, he hecho todo lo posible. He
que él necesitó fue un intercesor que ya estaba agotado todos los medios. De modo que voy a de-
en una actitud de oración y alabanza. No habría sistir de seguir buscando." Y entonces escuché sus
habido tiempo suficiente para alabar y confiar en instrucciones. Me dijo que caminara hacia la puer-
Dios si no hubiese estado en comunión con él. Y ta de embarque. Esto es algo que ninguna per-
Dios honró mi oración con un milagro. * sona hace normalmente. Lo lógico es esperar
Me habría gustado ver la bitácora de la línea írente a la ventanilla de pasajes. Pero no iba a
aérea BOAC para ese día particular con el fin discutir con el Señor. Dije: "Sí, Señor", y me en-
de ver cómo registraron el incidente. No pudo ser caminé hacia la puerta para comprobar lo que él
un asunto de hacer un informe usual escueto. Te- tenía para mí allí. Yo sabía que no tendría que
nía que ser algo que tuviera visos d^extraordi- caminar hasta la puerta en vano.
nario, porque el Espíritu Santo había estado a Sucedió que, justamente frente a la puerta ha-
cargo de toda la situación. bía un avión con destino a Washington y con una
escala en Baltimore. Había mucha gente en la lis- hacedor. El cerebro educado nos hace personas de
ta de espera. Yo lo sabía. No existía razón huma- doble ánimo como en Santiago 1:8, esquizofréni-
na para poder viajar en ese vuelo, por cierto, cos, y dudosos de una victoria que es segura.
pero permanecí allí alabando a Dios, realmente Dios dice: "Si no os volvéis como niños", el ce-
regocijándome por la situación en que me encon- rebro educado responde burlonamente: "¡Simpli-
traba. En medio de mi regocijo escuché que lla- ficación exagerada!"
maban a un Fulano de Tal. Seguidamente dije- Dios dice: "Probadme ahora", y el cerebro edu-
ron: "Ultima llamada para Fulano de Tal." Era cado pide tregua diciendo: "Permítame compro-
hora de salida para el avión y no aparecía. bar esto primeramente para ver si se ajusta a mi
El portero no siguió el procedimiento regular teología."
con el cual se permite que la primera persona en
la lista de espera tome el lugar de Fulano de Tal. Este principio de cerebro educado se destaca
en los Hechos 4:13 donde después de ver a los
No había tiempo para eso. Sencillamente me miró discípulos ministrando carismáticamente con las
y me preguntó: "¿Desea usted ir a Baltimore?" señales que seguían, los cerebros educados idio-
Yo le dije: "Sí, señor." tas del mundo religioso se sintieron intrigados
Me contestó: "Pase." porque ninguno entre los hijos del Rey tenía su
Subí a bordo, cerró la puerta, y partimos. doctorado.
En el orden natural, los hechos de ese día no
podían haber sucedido así. Pero había sido un Y del mismo modo, aun ahora, a medida que
hijo del Rey a bordo de ese avión a punto de ex- lee el capítulo primero de este libro, puede detec-
plotar. Y más tarde, yo había sido un hijo del tar en sí mismo la tendencia a preguntar: "¿Por
Bey esperando en la puerta un vuelo con pasaje qué el piloto del BOAC no voló hacia el mar y eli-
¿ompleto. Y los hijos del Rey no tienen que que- minó todo el exceso de combustible para salva-
darse con el orden natural. Ellos no tienen que guardar las vidas de todos los pasajeros?"
quedarse con lo secundario. Los hijos del Rey tie- A lo cual un hijo del Rey responde: "¿Por qué
nen un trato preferencial. Ellos pueden vivir co- no preguntarle al piloto?"
mo hijos del Rey, mientras mantienen sus ojos Un hijo del Rey es un reportero, no uno que
fijos en el Rey. explica detalles. Este libro es un reportaje de al-
Dios dice: Alábeme todo lo que respira. El ce- gunas de las cosas extraordinarias que suceden
rebro educado responde: "Espere que tome alien- cuando un hijo del Rey sigue las instrucciones del
to", y nunca lo hace. Manual de fabricante, en lugar de estarle hacien-
Dios dice: Lee mi Palabra, hazlo y toma nota do la venia a su cerebro educado.
de los resultados. El cerebro educado dice: "Pero
¿qué de esto? ¿Qué pasa si... ? ¿Supongamos que
estoy» aquello?" y es solamente un oidor y no un
2
Cómo triunfar en todo

No siempre supe lo que involucra el ser un hijo


del Rey. Aunque tuve una madre cristiana, crecí
no creyendo en Dios y toda mi fe estaba en mi
propio intelecto. Yo no conocía la verdad de Isaías
1:5: "Toda cabeza está enferma", hasta que mi
propia cabeza me lo demostró cuando tenía cua-
renta y ocho años de edad.
No debo haber tenido más de diez años cuando
leí un libro sobre los principios físicos de la elec-
tricidad. Mientras lo leía me sentía fascinado. Yo
me di cuenta que el trabajo de mi vida estaría en
ese campo. Y así fue que decidí ser ingeniero, y
tracé un plan de acción para mi vida que invo-
lucraba varias metas bien definidas. En primer
lugar, no sería un ingeniero común y corriente.
Sería un ingeniero jefe. Ganaría cientos de dó-
lares a la semana; esa cantidad era fabulosa en
aquellos días. Viajaría por todas partes, tendría
•á familia, tendría éxito, y por cierto los demás están a la expectativa para robarl
Ifcue alcanzaría la felicidad completa. puesto y destruirle su reputación. Y cuando
Al comienzo, todo resultó a las mil maravillas. hecho presidente, el tope del monolitp, uno se
Terminé mi educación secundaria cuando tenía convierte en un solitario don nadie, un intocable;
catorce años; no era un genio pero tenía deseos es el acabóse. Uno no puede confiar en nadie. To-
de terminar luego. Yo sabía lo que quería y así dos están tratando de quitarle el puesto. Uno vive
pude saltarme algunos cursos en la escuela. Yo no temeroso y su vida pagana carece totalmente de
podía esperar a aquellos muchachos lentos de in- significado. Así era la mía.
teligencia, como yo les llamaba, que todavía no - Cierto día estaba sentado en mi lujosa oficina
sabían si iban a ser bomberos, policías o barren- pensando en la vanidad de mi vida. Muy dentro
deros. Yo estaba listo para triunfar en la vida, de mí, algo me dijo: "Tiene que haber algo mejor
hacerme millonario y ser feliz. que esto." Y yo sabía que ese "algo mejor" no
Alcancé mi primera meta, ser ingeniero jefe, a podía encontrarse en un mejor éxito. El éxito es
la edad de veintiocho años. A los treinta y dos fui engañoso. Cuando era un joven ingeniero, yo ha-
ascendido a vicepresidente ejecutivo. A la edad bía trabajado para una firma británica, y mi jefe
«te treinta y cinco, era director de ingeniería, di- era un noble británico. Yo había vivido con éxito,
rector de ventas, director de varias corporaciones. había viajado con la multitud de los Roll Royce,
Tenía un sueldo excelente, considerablemente ma- gente escogida, la gente chic. Todos ellos estaban
yor que el que yo había soñado de centenares de tan enfermos, tan vacíos, tan miserables, tan frus-
dólares a la semana, más un diez por ciento de trados, yendo y viniendo sin rumbo como yo
comisión antes de deducir los impuestos. Cuando mismo.
se inició la guerra, nuestras ganancias eran Yo ya estaba convertido en un bebedor con-
extraordinarias. suetudinario, bebiendo con el vano intento de ali-
. Ciertamente que yo era todo un éxito; un éxito viar la frustración del éxito y el aburrimiento
vacío y miserable. que son inevitables a aquel que vive para su pro-
'• Nadie me dijo jamás qué el éxito podría des- pia satisfacción, como yo lo hacía. No tenía veiv
truirme. No me dijeron que los ejecutivos tienen dadero propósito en la vida. ¿Mi hermoso hogar
su primer ataque al corazón a la edad de cincuen- y familia, mi floreciente negocio, mi notable po-
ta y dos años. No me dijeron que cuando uno lle- sición profesional? De nada me servían. Que, ¿no
ga a ser vicepresidente de su compañía debe tener estaba en las juntas de directores de influencia
•sújuiatras añadidos a su lista de pago de servicios, y que participaba en las reuniones correspondien-
porque su primera depresión nerviosa está a la tes y pertenecía a los clubs de golf, clubs de
vuelta de la esquina. No me dijeron que uno pier- campo, clubs de yates, clubs de bridge y clubs
de todos sus amigos el día en que es nombrado de ajedrez de prestigio? Todo igualmente fútil.
director ejecutivo de su compañía, ya que todos Muy dentro de mí, donde vivía mi verdadera
¡personalidad, no existía oficina lujosa, ni club ele-
fante, ni dignidad, ni nada valioso. Yo era un
miserable, un cadáver sucio, maltrecho y vacío,
desecho yá a los cuarenta y cinco años de edad.
No quedaba ya nada que hacer excepto declarar
oficialmente mi calidad de cadáver. Me suicida-
ría, y entonces podrían enterrarme y acabar con-
migo. Ese día fatal tomé bastante veneno como
para matar a todo el vecindario, lo puse en un
vaso grande, lo mezclé con cierta cantidad de
whisky, le eché unas pocas gotas de agua para 3
diluirlo un poco, y me bebí todo el vaso.
Cómo dejar de embriagarse

Habiendo triunfado en todas las otras cosas


que había aprendido, como suicida resulté un fra-
caso. Posiblemente fue el agua la que me hizo vo-
mitar aquel veneno.
• Unos días más tarde, o puede ser que hayan
sido unas pocas semanas, no estoy muy seguro del
tiempo, debido a que todo estuvo envuelto en una
roja neblina de alcohol, llegué a mi casa alrededor
de las cuatro de la madrugada con mi acostum-
brado relajador de los viernes, varias copas de
whisky. Estando hastiado de la vida hasta el ex-
tremo de desear morir, y habiendo fracasado en
mi primer intento de suicidio, había decidido dar
fin a mi vida en una forma más lenta, aunque me-
nos dramática, bebiendo hasta morirme tan sin
dolor, como fuera posible. Me disgustaba el dolor,
aunque me' dolía todo el cuerpo. Ese Viernes
Santo d» 1951 por la noche, sufría de tal manera darse por vencidos. "Y cinco minutos. ¿Puedeper-
[jue clamé: "¡Dios, ayúdame!" manecer cinco minutos sin beber?"
Y él lo hizo. "Creo que sí".
La semana siguiente me envió a una reunión "Muy bien, entonces", dijeron. "Este será su
de Alcohólicos Anónimos. Miré a mi alrededor y programa, solamente cinco minutos a la vez. No
admirado dije: "¿Qué estoy haciendo en este lu- beba por cinco minutos."
gar? Ciertamente yo no pertenezco aquí. ¿Para Cuando los estrecimientos y otros síntomas
qué? Si me asocio con esta gente me voy a echar causados por la abstención de la bebida comen-
a perder más todavía." Pero para gran sorpresa zaron a afectarme como a las cinco de la tarde
mía, a medida que avanzaba la tarde, por vez pri- del día siguiente, traté de postergar los primeros
mera en mi vida, vi gente con algo que yo desea- cinco minutos, y llegué a casa sobrio, un resultado
ba; una paz, algo que parecía un gozo verdadero. instantáneo por medio del programa con Dios de
Me aseguraron que si mi necesidad era sufi- Alcohólicos Anónimos. Había experimentado, de
cientemente grande y que si yo me daba cuenta primera mano el poder de Dios, sin siquiera saber
cabal de ella, Dios podría ayudarme. Me alenta- que su primer nombre es Jesús. Eso vino más
ron en el sentido de que no tratara de comprender tarde.
a Dios, sino simplemente aceptarle como él dice Y por la gracia de Dios, un día a la vez, durante
que es. Me dijeron que él se me revelaría en su los últimos veintitrés años, no me ha sido nece-
Palabra y que se haría cargo de mi vida al yo sario tomar un trago.
rendírsela a él. Llegaría a ser con su ayuda lo El dejar de beber fue relativamente simple,
que yo era incapaz de ser por sí mismo. El sería pero después de todo, mi embriaguez era un pro-
itni administrador, si yo dejaba que fuera. blema pequeño, el síntoma de un problema mucho
Un administrador era exactamente lo que yo mayor, el problema total de mi yo. Ese perma-
necesitaba. Esta noche, le pedí a Dios que se hi- necía, aumentado, porque no estaba listo a confiar
ciera cargo de mi vida en un aspecto de ella, mi en que Dios manejara mi yo en mi lugar.
ebriedad. Al comienzo, tenía dudas de cómo po- Durante los próximos dos años, el problema de
dría hacerlo. Parecía algo imposible. mi yo, mi sobrio y frío yo, siguió de mal en peor.
Los miembros de Alcohólicos Anónimos me pre- Y ni siquiera podía tomar un traguito para via-
guntaron: "¿Puede estar un día sin beber?" jar a la inconsciencia de vez en cuando, con el fin
Yo les aseguré que no podía. No había caso. de olvidar. Tenía que enfrentar el problema de mi
"¿Puede estar una hora sin beber?" yo, día tras día en interminable sucesión.
"Lo dudo". Contesté. Yo era sincero al decirlo Mientras tanto, yo observaba a uno de los hom-
porque sabía que así era, y una hora es un largo bres que vi a menudo en las reuniones de los Al-
tiempo cuando uno es un adicto como yo lo era. cohólicos Anónimos. No podía entender su compor-
Pero ellos no parecían desalentarse ni listos a tamiento. Yo lo clasifiqué como un campesino,
porque era un simple ingeniero que trabajaba en
una fábrica de acero, y yo tenía mi propia empre-
sa. Pero había un halo alrededor de él. Tenía una
esposa muy parlanchína, pero él ni se inmutaba.
Tenía más hijos que yo, pero se impacientaba mu-
cho menos que yo.
Yo sabía que el hombre tenía problemas, pero
nunca se veía como si lo angustiaran en su fuero
interno. En realidad, después de dos años, su her-
mosa serenidad hacía tal contraste con mi terrible
miseria, que estaba por enloquecerme.
Cómo salir de un pantano
Y así fue que, a la una de la mañana, dos años
después de haberle conocido llamé a la puerta
principal de la casa de Ed. Cuando él abrió, yo le
dije: "Ed, cualquiera sea la cosa que tú tienes, yo
quiero recibirla." Finalmente había llegado a re-
conocer dentro de mí que él tenía esa realidad Mi amigo Ed dijo: "Entra", y entonces comen-
que yo necesitaba. zó a explicarme la realidad.
Habíamos leído las Escrituras juntos, en va-
rias ocasiones anteriores, pero esa noche Ed fue
muy personal y dijo que la razón por la que po-
día ser tan libre, era que había confesado sus pe-
cados, y la sangre de Jesús los había lavado, lo
había limpiado.
En el pasado, no me había gustado oír de la
sangre de Jesús, y cuando alguien me mencio-
naba la palabra pecado, se me hacía un nudo en
la boca del estómago, y me descomponía.
Pero esa noche, estaba tan desesperado como
para seguir escuchando. Y Ed me mostró el ver-
sículo en Juan donde Jesús dice: "Yo soy el ca-
mino, la verdad, y la vida, y si tú deseas conocer
a tu padre celestial, tienes que hacerlo a través de
íní, de otro modo no podrás hacerlo."
Antes, siempre había objetado ese versículo, cierta clase de barro que en lugar de resistir el
jíregítatando: "Pero, ¿qué diremos de los hindúes, movimiento del cuerpo tiende a atraer el cuerpo
^" de los budistas, y de... ?" hacia el fondo. Si uno cae en una ciénaga, y no
Pero esa noche, fue como si Dios me interrum- hay nadie que le ayude, se hunde a la razón de
piera diciendo: Olvídate de ellos. ¿Qué diremos varios centímetros por minuto.
Me ti? Ya que la ciénaga era zona prohibida, era na-
Ed me preguntó: "¿Qué piensas de esto? ¿De- tural que mi hermano y yo nos sintiéramos de-
seas a Jesús, o no, según sus condiciones, sin safiados a explorarla en su totalidad.
evasivas?" Un día cuando estábamos saltando por los pan-
Me sentía lo bastante miserable como para de- tanos yo resbalé en el barro y comencé a hundir-
cir que sí, y si no recuerdo mal, oré en estos me. Tendría entonces un metro de altura, lo que
términos: significaba que en poco más de media hora pere-
"Señor Jesús, si realmente estás aquí, y mi ami- cería sofocado, ahogado en la ciénaga. Todo lo que
go Ed parece creerlo así, ten a bien hacerte una quedaría de mí sería un pequeño montículo en la
realidad en mí, ahora mismo." superficie de la pegajosa masa negra.
No fue una gran invitación, pero era todo lo Estaba aterrorizado de morir, tanto que ni si-
que él necesitaba. Me sentí como si me hubiese quiera podía llorar.
¿abierto, se hubiese movido dentro de mí, me hu- Recientemente, el Señor trajo con fuerza a mi
bíeíe enrollado alrededor de él, y me hubiese co- memoria todas las religiones, las filosofías, y los
nectado a una fuente de poder, concediéndome cultos en los cuales me había mezclado en mis días
perfecta paz y lavando cuarenta y cinco años de de pagano, y me mostró lo que me podían ofrecer
ipugre. El me hizo saber de que estaba en buenos cuando yo estaba hundiéndome en el negro lodo
términos con Dios para siempre, y que todo lo que representaba el pecado de mi vida.
que estuvo registrado en mi contra, había des- Confucio me dijo: "Es mejor que te mantengas
aparecido, que todos mis pecados estaban tari le- alejado de tales lugares, muchacho." Y habiéndo-
jos como el oriente está del occidente, que él los me dado ese maravilloso consejo, siguió su camino
había echado al mar del olvido. Y que en el cielo, y me dejó hundiéndome.
#1 mar ya no es más, así era como había sucedido Buda declaró: "Que esto sea una lección para
con mis pecados, todo el lodo que había estado ti, mi hijo", y me hundí más todavía. Yo había
amenazando con tragarme para,siempre. Estaba sido un budista y sabía que esas cosas tenían el
perdonado. propósito de ser lecciones, de modo que cuando
Cuando era niño vivía en el campo, y por lo fuera reencarnado la próxima vez, yo pudiera te-
general hacía excursiones con mi hermano. Había ner una existencia mejor.
un pantano respecto del cual todos nos amones- Mahoma suspiró y dijo: "Es la voluntad de
taban a no acercarnos a él. Tenía ciénaga, una Alá", y seguía hundiéndome.
La Ciencia Cristiana manifestó: "Es solamen- Aristóteles me sonrió y dijo: "Mi hijo, conó-
te un error en tu mente. En verdad no estás en cete a ti mismo." Ahí estaba el problema. Yo me
ninguna dificultad. Lo que pasa es que no estás conocía a mí mismo, estaba destinado para el fon-
pensando correctamente." Yo había sido un se- do del montón de barro.
guidor de la Ciencia Cristiana, pero el pensar Platón afirmó: "La respuesta está en la ver-
correctamente no había sanado mi embriaguez. dad. Simplemente busque la verdad." Pero él no
De modo que me hundí otro centímetro más y ya estaba hablando de la verdad, tangible, una ver-
no me quedaban muchos centímetros. dad viviente; y la verdad según él significaba que
Los hindúes me dijeron: "Le deseamos mejor yo estaba por ser aniquilado.
suerte en la próxima reencarnación. Este primer Zoroastro dijo: "Use su poder de la voluntad."
"viaje" como pulga le fue mal. En la próxima Pero yo había usado el mío hasta lo último, y no
vuelta vendrá como mosca." El sucio y negro lodo me había servido de nada. Estaba por perecer.
me seguía tragando. Un siquiatra me dijo: "No se sienta culpable.
El evolucionista me dijo: "Todo lo que necesita Todo lo que necesita es salir y cometer más pe-
es un poco más de tiempo. El tiempo cura todas las cados." Pero me encontraba de tal manera escla-
cosas, amigo." Pero con cada minuto que pasaba vizado que no había manera de ir a ninguna parte
me encontraba peor que antes. o hacer niguna cosa.
Yoga me dijo: "Transcienda su problema." Yo Había probado Fronteras Espirituales, Nue-
lo había tratado de hacer. Me había sentado y me vo Pensamiento, Rearmamentismo Moral, Edgar
había dedicado a la contemplación por tanto tiem- Cayce, y todos los demás. Ninguno de ellos me
po que me había aburrido y estaba hundido hasta había ayudado en lo más mínimo. Yo me hundía
la cintura. cada vez más y más hasta encontrarme casi com-
El Unitarismo había dicho: "Todo lo que ne- pletamente perdido.
cesita hacer es alcanzar más amor." Pero, ¿cómo
va uno a salirse de un pantano de barro cenagoso No existía religión, ni filosofía que no hubiera
sólo con el amor? probado. Todas pretendían ser diferentes, pero
Ün adivinador me dijo: "Consulte con el zo- eran todas lo mismo, inútiles, dejándome en mi
díaco. Las estrellas tienen la respuesta." Pero las miserable, vacía, enajenada, hastiada, vana, he-
estrellas no alumbraban ese día y así me hundí dionda condición de cadáver.
más profundamente. Pero sucedió entonces que pasó Jesús por allí y
Darwin dijo: "Se trata de la supervivencia de me dijo: Yo soy el camino, yo soy el único camino,
los más aptos. Si es apto, sobrevivirá." Eso era solamente dame tu mano.
exactamente lo que temía. Al hundirme unos cen- Yo no puse argumentos tales como: "¿Y qué
tímetros más, demostré mi inaptitud para cual- diremos de los demás?" Sencillamente le tendí mi
quier cosa excepto para ser enterrado vivo. mano, y él me la tomó entre la suya. Me sacó de
ese barro negro inmundo y puso mis pies sobre la
roca sólida, lavándome también.
No, no fue exactamente Jesús quien material-
mente me sac^del barro ese día cuando yo era un
muchachito que casi pereció. Pero de algún modo,
a último minuto, cuando ya aguantaba la respi-
ración porque presentía que el próximo aliento
sería el último, él envió a dos extraños a través
de los bosques para sacarme del peligro. Nunca
supe el nombre de esas personas. Nunca los había
visto antes, y nunca los he vuelto a ver. Pero no
estaría sorprendido si los hombres que me saca^ Cómo empezar de nuevo
ron eran dos ángeles, enviados para liberar a los
elegidos de Dios porque yo tenía una madre cris-
tiana que me había entregado a Jesús aun antes
de nacer.
El día que le conocí personalmente, el día que
me sacó del negro barro del pecado y me lavó Cuando me puse de pie en la sala de recibo de
completamente, había dejado de ser yo un mu- Ed esa noche, yo era una nueva criatura en Cristo
chacho que andaba explorando con mi hermano Jesús. Yo me daba cuenta de que así era. De
en el pantano. Ya era un hombre maduro, que me pronto todo el odio, el tormento, la amargura, y
embarcaba en la aventura más grande que cual- toda la culpabilidad se habían ido. 2 Corintios
quiera puede realizar a cualquier edad, es decir, 5:17, 18 se" había cumplido, mientras yo esperé.
comenzaba a aprender a vivir como un hijo del "Si alguno está en Cristo nueva criatura es; las
Rey. cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas
nuevas. Y todo esto proviene de Dios."
Cuando descubrí cuan sencillo era esto, yo dije:
"Tiene que haber algo más en esto. ¿No tendré
yo que hacer algo al respecto?"
Ed se rio: "Claro que hay algo más que esto,
por cierto", dijo él. "Pero eso es el comienzo. Tú
comienzas con el principio en primer lugar." Y
entonces me mencionó un pasaje bíblico: "A to-
dos los que le recibieron, a los que creen en su
nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de
Dios." Y entonces dijo: "Tú eres un bebé en De modo que fui a su pequeña iglesia con él. Y
el Señor solamente, Hill, pero tú le has recibido cuando el pastor hizo la invitación, diciendo que
a él, de modo que ahora tienes el poder para ser cualquiera que deseara pasar al frente y hacer
su hijo. Tú vas a crecer. Dios comenzará a hacer una pública confesión de fe, esto es una confesión
una obra en ti." con la boca de que tenía fe en Jesús dentro de su
El sonrió nuevamente cuando dijo eso, como si corazón, yo pasé al frente y lo hice.
supiera más de lo que pudiera imaginarme acerca Ellos programaron un culto de bautismo para
de los cambios que estaban reservados para mí. mí inmediatamente, y yo cumplí con todos los re-
Y Ed tenía razón. Instantáneamente, en forma quisitos, siendo sumergido en el bautisterio. Esto
continua y progresiva, mi vida comenzó a cam- no me causó ningún malestar. La Biblia dice que
biar. La parte instantánea fue la paz que yo ex- los cristianos del tiempo de Nuevo Testamento
perimenté en mi interior tan de repente en lugar eran bautizados por inmersión, eso es lo que sig-
del tormento que había sido mi experiencia por nifica la palabra baptizo, y si los cristianos del
tanto tiempo. Si eso fuera todo lo que Jesús hu- Nuevo Testamento lo hicieron, eso era suficiente
biera hecho por mí, habría sido suficientemente para mí. Además yo había leído que Jesús fue
maravilloso. Era grandioso saber que no tendría bautizado por Juan en el río Jordán, y así enton-
que seguir luchando para conseguir bastante pun- ces el bautizo parecía una cosa conveniente para
taje como para conseguir las bondades de Dios y mí si yo le iba a seguir a él.
para mantenerme en ese estado. Ya podía dejar Cuando salí del agua, me sentía desilusionado,
de apilar méritos para compensar por las cosas no sentía ninguna cosa fuera de mojado. Yo pen-
pecaminosas que había hecho toda mi vida. Era saba que había hecho algo bastante trascendental,
maravilloso no tener que sentirse culpable nunca humillándome a mí mismo en una pequeña iglesia
más. La sangre de Jesús me había lavado más rural como ésa. Y esperaba que cayera una bola
blanco que la nieve, y yo lo sabía. de fuego para marcar el acontecimiento, pero na-
Mi amigo Ed dijo que sería de ayuda para mí da de eso sucedió, no en ese día, en todo caso. Ed
el ir y recibir la mano de compañerismo de la igle- dijo que los sentimientos vendrían después.
sia local, para hacer una profesión pública de mi Así fue. Y todavía los experimento.
nueva fe en Jesús. Yo había leído la Biblia como parte de mi edu-
Yo estaba bien dispuesto a "ello, pero siempre cación, pero era algo tan monótono. Me tenía que
me gustaba saber la razón de cada cosa, de modo forzar para leerla ya que resultaba muy aburri-
que le consulté: "¿Por qué debo hacer eso? ¿Có- dora. ¿Era éste el libro más maravilloso del mun-
mo puede eso afectar en alguna forma?" do? Yo no lo podía creer. Pero luego, la mañana
Ed se encogió de hombros, y dijo: "Yo no lo que conocí a Jesús personalmente en la sala de
sé, pero Dios lo recomienda, y yo lo considero de recibo de Ed, yo tomé la Biblia, y cuando había
gran ayuda." ¿leído solamente uno o dos versículos, yo estaba
intrigado por saber quién había puesto nuevas pá-
ginas entre las tapas. Alguien había alterado mi
Biblia. ¡Vaya!, era algo completamente nuevo pa-
ra mí, no tenía nada de aburrido, y al contrario
era tremendamente conmovedor y tan personal
como si cada línea hubiese sido escrita exclusiva-
mente para mí.
Finalmente comprendí la verdad, la Biblia no
había sido escrita de nuevo, yo era el que había
renacido, nacido de nuevo por el Espíritu de Dios.
Jesús vivía en mí. Cómo dejar los juegos de azar
Como Ed dijo, yo era un bebé en el Señor con
el poder para ser su hijo, pero yo estaba en el
estado de un recién nacido, pero a los recién na-
cidos no los tiramos porque están todos sucios. Los
lavamos y los alimentamos y los enseñamos.
Y del mismo modo los cristianos más maduros Al comienzo de mi vida como recién convertido,
parecía que yo podía seguir haciendo cualquier
me aceptaron, y comencé a crecer a medida que cosa. Dios concedía toda libertad. Pero entonces
Dios me alimentaba. Cada vez más las cosas vie- siguió un proceso de angostamiento del sendero,
jas pasaron y todas fueron hechas nuevas, y yo y las cosas del mundo se hicieron menos y menos
comencé a comprender que todas las cosas son de deseables para mí. Yo no me propuse dejarlas,
Dios, porque él así lo dice. ellas me dejaron a medida que avanzaba el
tiempo.
Desde que tengo memoria, yo había sido un fa-
nático del poker. Por mucho que tratara, no podía
deshacerme del hábito. Finalmente, dejé de luchar
contra él, y sencillamente dije: "Señor, si verda-
deramente te pertenezco completamente, este há-
bito es tuyo, no mío."
Una o dos semanas más tarde, me fui a pescar
con varios otros hombres, y jugamos varias par-
tidas de poker. Gané todas ellas. No perdía nin-
guna partida. No importaba que hiciera, los batí
en cada vuelta.
Normalmente, me hubiera sentido tremenda-
mente halagado. Pero a medida que el montón de
apuestas se hacía más grande frente a mí, yo me
sentía más y más miserable. Yo sabía que los
hombres que estaban jugando conmigo no po-
dían darse el lujo de perder. Yo me estaba adue-
fiando del dinero de sus arriendos, el dinero de
sus verduras, el dinero que sus hijos necesitaban
para ir al dentista. Pero cuando tino está jugando
poker, uno no puede desistir por tales razones.
Tiene que persistir en ello. Esa es la regla del
juego. Cómo obtener más por su dinero
Cuando ese fin de semana había llegado a su
fin, me sentía tan enfermo por lo que había he-
cho que dije: "Señor, por favor, Señor, no quiero
jugar poker nunca más." El deseo de jugar me
abandonó. Yo no lo tuve que dejar. Yo no tuve
que luchar. Se fue solo para siempre. Cuando comencé mi vida cristiana, debido a
que era un hombre de ciencia, y estaba interesado
Dios siempre sabe lo que está haciendo, y él ha- en obtener los resultados máximos, comencé a
ce todo para bien cuando confiamos en él. leer la Biblia como el Manual del fabricante. Yo
le vi como el Originador de todas las cosas; Dios
el creador, el fabricante, hablando a su creación,
su producto, gente, diciéndoles cómo usar lo que
él había hecho para ellos. Y yo dije: "Señor, voy
a probar cada principio hacia el cual tú atraigas
mi atención en este libro. Voy a experimentar
con él. Toda cosa que funcione, yo lo haré como
tú dices. ¿Qué será lo primero que haré?"
No hay ninguna duda en mi mente de que Dios
oyó, ya que inmediatamente me enfrenté direc-
tamente con el mayor problema que puede pre-
sentársele a un escocés, el diezmo.
Dios dijo: "El diez por ciento me pertenece."
Yo le respondí: "Pero Señor, yo mismo no re-
cibo el primer diez por ciento. Tú sabes que en to, el diez por ciento completo, antes de hacer cual-
estos días le sacan a uno un gran trozo de su quier otro descuento. No comprendo el porqué tú
cheque de pago, al retener el pago de impuesto a tienes que recibir todo eso. Pero no necesito com-
la renta, la pensión a la vejez, el seguro de hos- prenderlo. Voy a probarlo, confiando en ti."
pitalización, y todo lo demás." Yo pensé que era Me sentía satisfecho, y pensé que esto sería el
lo lógico deducir todas esas cosas y entonces dar fin del asunto. Dios estaba satisfecho, también,
a Dios el primer diez por ciento de lo que que- ¿no era así? Pero no lo era, pareciera como que él
daba. Yo pensé que esto era bastante generosidad dijo algo más, como algo de un asunto inconcluso.
de mi parte y que Dios lo apreciaría. O si tal vez ¿Y qué diremos acerca de todo lo que tú me
no le gustaba, él no se daría cuenta de lo que es- has negado por cerca de diez meses? ¿Qué de eso?
taba tratando de hacer. "Bueno", dije, mientras sentía que se me hacía
Yo no conocía la Escritura que dice que todo un nudo en la garganta y oía que mi voz chillaba
está desnudo a los ojos de aquel a quien tenemos como la de un adolescente: "Bueno, Señor, pero
que dar cuenta. Y todo ese tiempo él estaba mi- eso significa una gran cantidad de dinero."
rando hacia abajo dentro de mí, viendo todos mis El no dijo que no lo era. El no dijo nada más
razonamientos, este ventajoso negociado. en esa oportunidad. Lo dejó en mis manos. Pero
Después de realizar esta turbia manera de dar yo no podía dejar de preguntarme: "Bueno, ¿qué
diezmos por diez meses, Dios comenzó a mostrar- de eso? ¿Qué de eso?"
me que yo no estaba confiando en él. Yo tenía Finalmente le hice una proposición: "Señor",
una mano aferrada a mi bolsillo por mi seguridad dije: "¿Sabes lo que voy a hacer? Aunque no ten-
y con la otra tomado de Jesús, y ésta era una go el dinero, cuando lo tenga te lo voy a pagar."
situación bastante precaria. Esto completó la transacción. Dios aceptó mi pa-
Una mañana, cuando estaba tratando de orar, labra. El estaba satisfecho, y yo también lo es-
me pareció que no podía establecer el contacto. taba. La realización de la transacción era sólo in-
Todo lo que podía ver eran símbolos de dólares cidental, ahora que yo había tomado la decisión.
flotando en el aire. Después de permanecer en Dos semanas más tarde, recibí un cheque por
forma incómoda por tanto tiempo como pude, una bonificación completamente inesperada y por
siendo mi cartera la parte más débil de mi ana- una cantidad doble de lo que le debía a Dios. La
tomía, pensé que oía a Dios que me decía:; ¿A mitad para mí y la mitad para él, como para de-
quién estás engañando? ¿A quién le estás hacien- mostrarme que si yo era tacaño, él no lo era.
do trampa? Por cierto que a mí no. ¿No será que Yo estaba comenzando a experimentar la ver-
a ti mismo? dad del pasaje de Malaquías 3:10: "Traed todos
Me sentía tan aliviado de oírle, que lancé un los diezmos al alfolí... y probadme ahora en es-
gran suspiro de alivio y dije: "Señor, de ahora en to, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las
adelante, tú vas a recibir el primer diez por cien- ,ventanas de los cielos, y derramaré sobre voso-
tros bendición hasta que sobreabunde." colocaba un dólar en el platillo, podía sentir que
En la realidad, su cheque es el recibo por la se me desgarraban las entrañas. Y si hubiese vis-
porción de su vida que le entrega a su patrón o to las falsedades que incluía en mi declaración de
empleador. Cuando lo recibe y lo guarda para sí, impuestos en la cual aparecían mis generosas do-
está asfixiando su propia vida. El guardar el di- naciones a la iglesia. Es extraordinario que no
nero para sí mismo es un símbolo de que no ha descubrieron mi engaño. Ahora, me revisan casi
rendido su vida a Jesús. Pero cuando lo desata cada año, y yo presento los recibos y los cheques
en la tierra, es desatado en el cielo, y eso abre las cancelados para comprobar mis contribuciones.
compuertas para que Dios derrame una bendición ¡Qué maravillosa oportunidad tengo con los fun-
tan grande que usted no tendrá suficiente espacio cionarios de Impuestos Internos para hablarles
como para recibirla. acerca de Jesús cada año! Ellos tienen la opor-
Guando Dios dice: Probadme. Hazme demos- tunidad de oír estas cosas porque me hacen pre-
trar lo que estoy diciendo, él siempre nos está in- guntas, y yo siempre termino preguntándoles a
vitando, no a sacrificar, sino a ser obedientes, de ellos: "Señor, ¿ha considerado la posibilidad de
modo que pueda bendecirnos abundantemente. aceptar a Jesús como su Salvador?"
De vez en cuando, alguien me dice: "Cuando Qué alivio tuve cuando yo abrí mi cartera y
usted habla de dar diezmos, está tratando de po- dije: "Señor, es toda tuya. ¿Qué parte de ella de-
nernos otra vez bajo la ley." Yo pensaba lo mis- seas que ponga en dónde?" Es todo de él. Yo soy
mo antes. Y cuando el predicador decía: "Si da el solamente un canal para que fluya, un adminis-
diezmo, toda su vida será beneficiada", yo decía trador. Ni un centavo es realmente mío. El Señor
para mis adentros: "¡Ah! ¡Ah!, ya está mendi- permite que esa parte de ella que yo necesite lle-
gando dinero." Yo no iba a desperdiciar un diez gue a mis manos, y mis deseos y mis necesidades
por ciento de mis entradas. Pero ahora yo sé que cada día se acercan más y más entre sí, porque
Dios desea que demos el diezmo para nuestro be- todo está en las manos de Jesús, mi Señor y
neficio. Es más bienaventurado, más beneficioso, Maestro.
más dichoso dar que recibir. La ley es nuestro Escuché a R. G. LeTorneau hablar sobre este
siervo cuando hemos nacido de nuevo como hijos tema algunos años atrás en un retiro de hombres
del Rey, y vivimos como hijos del Rey. de negocios en el Colegio Wheaton. El nos dijo
Dios ha establecido el principio del diezmo, que si él no daba el noventa por ciento de sus en-
dándole a él el primer diez por ciento, con el fin tradas, él se vería arrollado por los billetes. Y yo
de librarnos de la esclavitud de nosotros mismos. dije: "A mí me gustaría ser arrollado de esa ma-
Es la mayor bendición que pudiera ocurrirle a un nera. Como soy escocés, soy así. Y si para él es
escocés como yo. En los días pasados cuando iba así, también lo es para mí." En la actualidad, no
a la iglesia dos veces al año lo necesitara o no, en me puedo dar el lujo de dejar de dar el diezmo,
Navidad y el domingo de Resurrección, cuando dar dos veces el diezmo, darlo 'tres veces, porque
el ochenta por ciento o el setenta por ciento al- dar diezmos y ofrendas, y no debo ni un centavo
canzan para mucho más que el ciento por ciento del precio de nuestra casa. Ni de ninguna otra
de los tiempos pasados, de modo que no hay pun- cosa que tenemos. Esta es la razón de que así sea."
to de comparación. El entonces dijo: "] Oh", y colgó el teléfono. Y
Un poco después que comencé a hacerlo como sentí pena por él.
Dios manda, un hombre me llamó una noche y Los hijos del Rey pueden dar abundantemente
dijo: "¿Podría venir a mi oficina para hablarle a porque han recibido abundantemente cuando están
usted de cómo economizar dinero en su hipoteca?" viviendo como Dios manda. Si te colocas en una
Y yo dije: "No, no estoy interesado." posición donde puedes recibir la bondad de Dios,
"¿Quiere usted decirme que no desea economi- no tienes que quedarte con la segunda oportuni-
zar dinero?"* dad. Puedes ser hecho libre. Puedes vivir como
Yo dije: "¿Cuál es el escocés que no lo desea? un hijo del Rey, si sigues las instrucciones del
Pero sucede que no tengo ninguna hipoteca." Manual del fabricante.
El pensó que no sabía lo que significaba la pa-
labra "hipoteca", de modo que él puso su pregun-
ta en otros términos: "¿Cuánto dinero debe usted
por su casa?", dijo él.
Yo dije: "Yo comprendí lo que usted me decía
la primera vez, porque yo he estado pagando por
toda mi vida desde que soy un adulto, desde que
me casé y poseo una casa. Pero ahora no tengo
una hipoteca. En realidad no le debo un centavo
a nadie."
El reaccionó como si no me creyera. El dijo:
"¿Sabía usted que solamente uno de cada ocho-
cientas mil personas que poseen una casa no tie-
nen una hipoteca?"
Yo dije: "Bueno, si lo dice, yo lo creo. Ese es
su negocio. Pero yo soy una de ellas."
"Bueno", dijo él, "¿cómo lo explica?"
El había hecho una pregunta. El merecía reci-
bir una respuesta. Y yo dije: "Le agradezco que
me haya hecho la pregunta. Todo lo que hice fue
comenzar a vivir como Dios manda y a vivir para
él y a ponerle a él en primer lugar, y comencé a
8
Cómo librarse de una espalda adolorida

Cuando recién me convertí, vivía con un cons-


tante dolor debido a que un disco de la columna
vertebral se había desintegrado. Las radiografías
revelaban que se había producido una total pul-
verización, una destrucción total, y el disco se ha-
bía pulverizado. Las vértebras estaban limándose
una a otra, oprimiendo los nervios, y mis piernas
estaban adormecidas y me punzaban. El médico
me había dicho que si no me operaba, en dos años
estaría paralizado desde la cintura para abajo.
Yo deseaba estar libre de los inaguantables do-
lores, pero no me atría la idea de ser operado, de
modo que continué postergando y postergando la
operación.
Fue entonces que me crucé con la promesa de
Dios en Marcos 16:17, 18: "Estas señales segui-
rán a los que creen... En mi nombre pondrán
sus manos sobre los enfermos, y sanarán." Sien-
do un cristiano tan nuevo, yo era muy ingenuo sanidades que aparecían en el Manual del fabri-
para dudar, de modo que consulté con todas las cante, no porque alguien de algún seminario dije-
personas religiosas de Baltimore acerca del poder ra que era o no verdad, sino porque yo tenía la
de Dios para sanar. Yo deseaba encontrar a al- prueba viviente en mi espalda, un nuevo disco de
guien que quisiera poner sus manos sobre mí de la tercera vértebra lumbar.
modo que yo me sanara, así como lo dice la Biblia. Ese evangelista era Oral Roberts.
Pero todos me ignoraron. Ellos me dijeron: Cuando volví a mi iglesia sanado después de
"Bueno, Hill, tú sabes que esto terminó cuando que mi pastor me había garantizado de que esas
los discípulos murieron. Dios no hace esa clase cosas ya no sucedían más, su teología se vio algo
de cosas ahora. Para eso tenemos médicos y confundida. Pero mi espalda estaba muy confor-
medicina." table. Y me hubieran eliminado de su membresía
"¿Está tratando de decirme que el poder de si no hubiera sido porque yo daba el diezmo, y no
Dios se agotó cuando Pedro murió?", les pre- podían darse el lujo de perderme.
gunté yo. Por años yo llevé la confirmación de mi sani-
Bueno, eso era lo que dijeron ellos, pero eso dad en mi espalda, pero hace poco el Señor dis-
no era lo que mi Biblia decía. Ella decía que Jesús puso que yo recibiera además confirmación mé-
es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos; no que dica. No estaba enfermo, y no tenía ninguna ra-
él podía sanar a la gente dos mil años atrás pero zón para consultar al médico, pero el Señor me
que él se había aburrido de esto o que se había ju- impulsó irresistiblemente a pedir una consulta
bilado justamente ahora cuando yo lo necesitaba. para un examen físico. Sabiendo que la obedien-
De modo que fui al Señor acerca de ello. Yo cia es mejor que el sacrificio, y que el General
oré: "Señor, si todavía es cierto, ten a bien mos- estaba enviando órdenes a su soldado, yo dije: "Sí
trarme tu camino. Y si no es cierto, borra toda Señor", y conseguí la consulta.
referencia al derecho a ser sanado del Libro o en- El médico hizo las preguntas preliminares per-
víame un telegrama desde el cielo diciendo que tinentes, y finalmente dijo: "¿Ha tenido alguna
ello no es ya cierto. Tú lo has dicho, y yo lo creo, vez una afección física seria?"
pero, ¿dónde se encuentra?" "Sí, tuve la desintegración de un disco de mi
No mucho tiempo después, Dios trajo a Balti- columna."
more un evangelista que predicaba la sanidad. Yo "¿Quién fue su médico? ¿Quién hizo el diag-
me puse en la fila de los que deseaban ser sanados nóstico?"
en la gran carpa del evangelista, él me puso las Yo le di el nombre del médico, y él dijo: "Ah,
manos sobre la cabeza y dijo: "Sé sano en el nom- sí. Todavía ejerce en el centro de Baltimore. ¿Lo
bre de Jesucristo", y yo recibí una nueva espina operó?"
dorsal, allí mismo mientras esperaba. Como resul- "No."
tado tuve licencia para creer todo acerca de las "¿Quien la realizó?"
"Jesús." el tío Sam me va a ayudar a gloriarme en Jesús,
El médico me miró como si pensara que no ha- yo lo haré."
bía escuchado bien. De modo que me dio un comprobante y dijo:
"Jesús fue el cirujano", dije yo. "Preséntese a este laboratorio y dígales que yo
El médico dejó los papeles y el lápiz sobre la le envío. Dígales que traten de ubicar un disco
mesa: "Cuénteme al respecto." dañado o desintegrado en la región lumbar."
Nunca había visto uno con tanta sed por oír Bueno, fui al laboratorio de rayos X, y me pu-
acerca de Jesús como ese médico. Cuando yo ha- sieron bajo la máquina de rayos y tomaron las
bía terminado mi relato, él dijo: "Esa es la his- tres tomas, tres ángulos diferentes. Me dijeron:
toria más maravillosa que he oído jamás. Yo de- "Espere ahora hasta que revisemos y estemos se-
seo oír más de ello más adelante." Entonces guros de que no se movió y salieron movidas." De
volvimos a las preguntas. modo que esperé. Cuando la técnica volvió me
"¿Ha tenido alguna enfermedad incurable?" dijo: "Póngase bajo la máquina otra vez más."
"Sí, fui alcohólico." Me coloqué. Tomaron otras tres radiografías más.
"Dígame de eso." Ella me dijo: "Espere ahora."
¡Uf! No se cansaba de oírme contar. Cuando Me colocaron bajo esa máquina cuatro veces
terminé de decirle toda la historia, el médico dijo: ese día. Tomaron doce radiografías, y todavía
"\Esa es la cosa más maravillosa que haya oído no han ubicado algún disco dañado. Dios lo ha
jamás!" Fue entonces que me di cuenta que yo sanado.
me encontraba allí por disposición divina, no por-
que yo necesitara alguna ayuda médica, sino para Marcos 16:17 es tan cierto hoy como siempre lo
decirle a él acerca de Jesús. El parecía conside- ha sido.
rarlo oportuno, y me pidió que le contara más
acerca de la sanidad de mi desintegrado disco.
"¿Se ha sacado una radiografía desde que se
sanó?"
"No señor. He pagado todo el dinero que pienso
gastar en radiografías. Tengo la sanidad. No ne-
cesito más-radiografías."
El dijo: "¿Sabe? Yo deseo ver cómo se ve en la
actualidad. El costo será cubierto por el seguro
médico del gobierno."
"¿Quiere decirme que el gobierno pagará por
las radiografías para corroborar el poder sanador
de Jesús? Entonces estoy dispuesto a hacerlo. Si
9
Cómo fracasar al testificar

Al ver que el Manual del fabricante sabía de lo


que estaba hablando en cada materia que yo ha-
bía considerado, comencé a leer la Biblia con más
y más interés. Un día me crucé con un interesan-
te pasaje en el primer capítulo del libro de los
Hechos que decía: "Y estando juntos, les mandó
que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen
la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis
de mí."
¿Cuál era esa promesa? La Escritura continúa
explicando: "Porque Juan ciertamente bautizó
con agua, mas vosotros seréis bautizados con el
Espíritu Santo dentro de no muchos días."
"¿Bautizado con el Espíritu Santo?" ¿Qué sig-
nificaba eso? Nunca había escuchado nada acer-
ca de ello en la iglesia bautista, pero yo sabía que
yo había tenido algo que ver con el Espíritu San-
to, porque en 1 Corintios 12:3 dice que "nadie
puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu haber un mejor método para testificar que el plan
Santo". Y yo le había aceptado como mi Señor. de seis puntos de la iglesia bautista para llamar
Yo sabía que había sido bautizado en agua en a las puertas de las casas," Cada vez que tocaba
la iglesia porque me habían sumergido en el agua el timbre de una casa, yo oraba que no hubiese
en el estanque de sumersión. Pero ¿qué era este nadie en casa. Era un ganador de almas en mar-
asunto de ser bautizados en el Espíritu Santo? La cha atrás. Estaba muerto de susto.
iglesia bautista no parecía tener nada que decir Aquellos que se presentaron esos sombríos do-
sobre el asunto. Y cuando le pregunté a Ed acer- mingos por la tarde, generalmente tenían una
ca de ello, me dijo: "Nunca he oído de ese asun- cara de aburridos, y me miraban enojados dicién-
to", de modo que relegué mi pregunta por un dome: "Bueno, ¿qué es lo que quiere?"
tiempo a un rincón de mi mente. Yo había mostrado la mejor sonrisa de domin-
Yo me sentía satisfecho de que fuera como go y había dicho con todo el entusiasmo que po-
fuera yo tenía mis moradas reservadas en el más día conseguir: "Mi nombre es Harold Hill de la
allá y que yo iría a morar en ellas uno de estos iglesia bautista."
días. Jesús había pagado todo lo necesario, y ya La gente me miraba como diciéndome: "Y a
que yo le había dicho que sí a él, él nunca me mí qué", y me imprecaron: "Ah, vayase. No le ne-
rechazaría. Si él nunca había perdido alguno que cesitamos. Vayase."
el Padre había colocado en sus manos, exceptuan-
do aquel que tenía que perderse, él no podía per- Y yo me sentía disgustado conmigo mismo, lo
derme a mí tampoco. mismo que ellos, y me disculpaba de haberlos mo-
Yo estaba lo suficientemente seguro, pero se- lestado y agachando mi cabeza me alejaba. Yo
guía teniendo la impresión por la lectura de la informaba a la iglesia diciendo: "He tratado de
Biblia y por lo que oía en la iglesia bautista de hacerlo, pero no es posible. No tengo ningún po-
que se suponía que yo le dijera a otros acerca de der para testificar."
Jesús, de modo que yo pudiese llevar algunos de Y cuando les pregunté acerca del versículo en
ellos conmigo cuando me fuera al cielo. Yo traté Hechos 1:8 donde Jesús prometió que recibiría-
de hablarles a otros acerca de él, pero no podía mos poder para testificar cuando el Espíritu
hacerlo. Me sentía con la lengua trabada, yo no Santo viniera sobre nosotros, ellos me asegura-
podía hablar delante de un grupo de más de una ron que solamente había una medida del Espíritu
persona. Santo a disposición de los cristianos en el día de
Me inscribí en un curso de seminario para hoy, y ésa fue la que yo recibí en la sala de Ed la
aprender a testificar, en una de las iglesias de noche que me convertí y fui salvo. Esa era toda
Baltimore. Pero no me ayudó en lo más mínimo, la que habría de recibir, dijeron ellos, y se mar-
y después de un par de clases mecanizadas, tiré charon, moviendo sus cabezas ante mi estupidez
los textos a la basura, y dije: "Señor, tiene que y pensando a qué se debería que yo estaba tan
intrigado acerca de algo en la Palabra de Dios
que ellos nunca habían notado.
Pero mi curiosidad había aumentado, y debido
a mi estado de miseria al tratar de testificar, yo
indagué a fondo en las Escrituras, así como lo
había hecho cuando los miembros de la iglesia me
habían dicho que no había tal cosa como que Dios
sanara a alguien en el siglo XX.
No solamente leí la Biblia acerca de este bau-
tismo, que se suponía había de darme poder para 10
testificar; yo doblé además las rodillas eri ora- Cómo saber la verdad acerca
ción. Y muy pronto, lo que había estado en un
rincón de la mente, pasó a ocupar un lugar de de los bautismos
importancia.

Realizando mi estudio de 1 Corintios 12:13 en


forma sistemática y con oración leí: "Porque por
un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un
cuerpo." Yo estaba seguro de que esto se refería
a la salvación, el bautismo por el Espíritu Santo
cuando él nos bautiza dentro de la membresía del
cuerpo de Cristo. Por medio de este bautismo, to-
dos llegamos a ser miembros de su Cuerpo, tanto
judíos como griegos, gentiles, paganos, lo que sea.
A todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
Hemos nacido de nuevo y somos miembros de su
Cuerpo por medio de este bautismo por el Espí-
ritu Santo. El Espíritu Santo es el que realiza el
bautismo. Nosotros somos los candidatos, y el
Cuerpo de Jesús es el elemento que llega a ser
nuestra morada. Ese es el primer bautismo, el
que sucedió para mí en la sala de mi amigo Ed.
En mi segundo bautismo, el ministro de la igle- vosotros circuncidados cuando fuisteis sepultados
sia bautista ofició para sumergirme en el estan- en vuestro bautismo..."
que de sumersión. El explicó que este bautismo en De este modo la Escritura de Colosenses estaba
agua no era la causa de mi salvación; yo fui salvo diciendo claramente que mientras yo estaba sien-
cuando creí en mi corazón y confesé con mi boca do bautizado en agua, Jesús me despojó de mi
que Jesús es Señor, pero el bautismo en agua era vieja naturaleza carnal. Si eso era verdad, y yo
un testimonio al mundo de que yo era un cristiano creo que así fue, mi bautismo en agua era mucho
nacido de nuevo. más significativo que un mero testimonio al mun-
Mientras pensaba en esto, me di cuenta que do de que yo había nacido de nuevo. El tiempo y
algo había sucedido conmigo cuando fui bautiza- el lugar de mi bautismo en agua fue el tiempo
do en agua. Pienso que tenía relación con mi arro- cuando Jesús hizo una importante obra en mi
gancia y orgullo. Mi cuerpo de un metro ochenta interior.
y siete de estatura al ser manejado por un pastor Si estos dos bautismos eran tan importantes, el
de una estatura de un metro cincuenta más o me- tercero debía serlo también, pensé yo, de otro
nos, requería alguna humildad de parte mía. En modo Jesús no lo habría hecho el tema de sus úl-
verdad mi mente se resistía a tal cosa, y el rema- timas palabras a sus discípulos antes de subir al
nente espíritu de rebeldía dentro de mí tuvo que cielo.
ser domado, abofeteado hasta quedar fuera de Este tercer bautismo, según la Biblia, era el
combate. En cualquier oportunidad en que cedo y bautismo de Jesús, el que él mismo realizaría,
me rindo y me sujeto a cualquiera otra persona, bautizándonos en el Espíritu Santo. Descubrí que
especialmente cuando no lo quiero hacer, doy una era mencionado en los cuatro evangelios y al co-
oportunidad para que el espíritu de rebelión en mienzo, como lo primero en el libro de los Hechos.
mí sea destruido un poco más. El someterse uno Las Escrituras en los tres primeros evangelios
a otros es un maravilloso principio, y he descu- eran idénticas entre sí.
bierto que en la práctica es altamente beneficioso. "El os bautizará en Espíritu Santo y fuego."
Al leer las Escrituras sobre el bautismo en (Mateo 3:11; Marcos 1:8; Lucas 3:16).
agua, me encontré en el segundo capítulo de Co- Y Juan dijo: "Sobre quien veas descender el
losenses con algo que era digno de considerarse Espíritu y que permanece sobre él (ese fue Jesús),
con detención. Resulta mucho más claro en la ver- ése es el que bautiza con el Espíritu Santo."
sión amplificada del Nuevo Testamento: "En él (Juan 1:33).
también vosotros fuisteis circuncidados con una En Hechos 1:5: justamente antes de ascender
circuncisión no hecha con manos, pero en una al cielo, Jesús dijo: "Vosotros seréis bautizados
circuncisión espiritual, realizada por Cristo al des- con el Espíritu Santo dentro de no muchos días...
pojar el cuerpo de carne, toda la corrupta, carnal Y recibiréis poder, cuando haya venido sobre vo-
naturaleza con sus pasiones y deseos. Así fuisteis sotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaría, y hasta lo
último de la tierra."
Este fue el bautismo del cual mi iglesia nunca
había escuchado, o que no creía que existía, o que
pensaba que no era para el día de hoy, pero que
yo sabía que necesitaba para ser un testigo.
Dejé mi Biblia sobre la cama, me arrodillé a
un costado, de ella, y dije: "Señor, si estas Escri-
turas no son para el día de hoy, envíame un men- 11
saje desde el cielo. Dime que las puedo 'eliminar'
y las eliminaré. Pero hasta que me lo digas, ellas Cómo ser bautizado en él
permanecen, y yo voy a descubrir cómo hacerlas Espíritu Santo
funcionar, porque yo deseo recibir poder para ser
tu testigo, y yo sé que tú deseas que lo sea."
Después de haber orado, recordé que en las re-
uniones de Oral Roberts donde había sido sanado
de mi espalda enferma, yo había oído de un lugar
llamado Fundación Koinonía. Era donde estaba La mayor parte del personal había salido ese
la oficina central del C.F.O., en Pikesville, Mary- día a realizar ciertas tareas. Pero un joven lla-
land, y se encontraba no muy lejos de donde yo mado Jim había quedado a cargo, y pudo dedicar-
vivía. Así fue que unas pocas semanas más tarde, me algún tiempo.
un domingo en la tarde, fui a ver de qué se trata- Yo le dije que estaba hambriento del poder pa-
ba la Fundación Koinonía. Yo pensé que iba por ra ser un testigo, de que tenía ansias de compar-
mera curiosidad, pero era que verdaderamente el tir a Jesús con otros. Le dije que había venido de
Espíritu Santo me estaba dirigiendo. un mundo de tinieblas, el mundo de los altos eje-
cutivos de los negocios, el mundo de la industria,
donde todos bebíamos hasta morirnos si éramos
lo bastante afortunados para hacerlo antes de
desintegrarnos de un ataque al corazón o un colap-
so nervioso. Yo había tenido un encuentro con
Jesús, de modo que tenía una respuesta para mis
colegas en el mundo de los negocios, y sentía an-
helos de compartirla con ellos, pero que no podía
hacerlo. No podía contarles a ellos acerca de Je-
sús. Me encontraba maniatado y con la lengua
trabada. No tenía libertad para comunicar a Je- taba, y me colocó las manos sobre la cabeza. El
sús. En realidad, tenía un serio impedimento en oró una oración muy sencilla en su lengua natal:
mi habilidad de comunicar cualquier cosa, y lo "Bautiza a Harold en tu Espíritu Santo, Señor.
había tenido desde muy joven. En la universidad, Hazte cargo de su vida. Hazlo un testigo. Hazte
nunca pude ponerme de pie para recitar. Obtuve totalmente cargo de sus negocios. Y Señor, si él
malas notas por mi deficiente participación en las no está seguro de que desea que lo hagas, hazlo
clases, aunque yo sabía las respuestas, debido a de todas maneras. Ahora, Señor, te doy gracias
que era incapaz de comunicarme. por haber bautizado a mi hermano en tu Espíritu
Y así fue que Jim me testificó ese día del poder Santo, por equiparlo con todos los dones que él ne-
del Espíritu Santo para comunicar el amor de cesitará para servirte. Amén."
Dios a otros, y nos sentamos en el patio interior Entonces, mientras sus manos todavía estaban
del hogar de Koinonía y él me explicó el signi- sobre mi cabeza, él comenzó a orar en otro idio-
ficado de los versículos que yo había leído en el ma. Yo no sabía qué era, solamente que no era su
Nuevo Testamento. lengua natal. El era de Lumberton, Carolina del
El me explicó cómo la iglesia de Efeso no ha- Norte, y sospeché que no sabía muchos idiomas
bía tenido poder, y que cuando Pablo fue allá des- extranjeros, pero éste, cualquiera que fuera, so-
cubrió la razón; él les preguntó: "¿Recibisteis el naba melodiosamente.
Espíritu Santo cuando creísteis?" Y ellos le dije- Ese fue el fin de ello. Yo esperaba que suce-
ron que nunca habían oído de tal cosa. Entonces diera algo, que algún poder fluyera por mí, que
Pablo impuso las manos sobre ellos, y ellos reci- sonaran las campanas, que se escuchara música
bieron el Espíritu Santo. angelical, que el fuego reposara sobre mi cabeza,
Yo me di cuenta de que estaba hablando de lo pero nada sucedió, según lo puedo yo depir, ex-
que yo necesitaba, porque el Espíritu dentro de ceptuando que sentí una liberación de todo mi ser,
mí testificaba la verdad de su testimonio. de una paz más intensa que jamás había conocido
Después de que él había explicado todas las Es- antes.
crituras, Jim dijo: "¿Le gustaría que yo ore para Yo dije a Jim: "No siento mucha diferencia en
que reciba este bautismo en el Espíritu Santo de mí, verdaderamente."
Jesús? ¿Es usted un candidato para su bautismo?" El dijo: "Espere un momento. ¿Fue salvo por-
Y yo dije: "Yo soy un candidato para todo lo que sintió algo? ¿O porque creyó la Palabra de
que Jesús tenga que ofrecerme." Dios? Es igual con cualquier don que Dios tenga
Y entonces él me hizo una pregunta más: "¿De- para su pueblo. Lo recibe por fe y va y actúa co-
sea todo lo que Dios tenga para usted bajo las mo si lo tuviera, y descubrirá que lo tiene."
condiciones que él imponga!" Confié en su palabra, y dije: "Gracias, Jesús,
Yo dije: "Así lo deseo ciertamente." por bautizarme en tu Espíritu Santo."
El se colocó detrás de la silla en queme sen- Jim me aconsejó que me fuera a casa y leyera
la Biblia y alabara a Dios. "No deje de alabarle", ¿puedes bajar un poquito la intensidad, no dema-
me dijo. siado, pero lo suficiente como poder seguir sobre
Durante todo el trayecto a casa, tuve un extra- la tierra para saber lo que está sucediendo?"
ño sentido de expectación de que algo iba a suce- Yo sabía que había recibido el bautismo en el
der. Me fui a acostar, y durante la noche, algo Espíritu Santo y apenas podía esperar de ver si
sucedió. No entraré en los detalles, ya que si lo el poder que sentía podría funcionar cuando tra-
hago estará esperando tener la misma experien- tara de testificar.
cia que yo tuve. Y Dios tiene para usted una muy
particular.
En todo caso, cuando yo desperté, pensé que
había estado soñando; yo discurrí: "Ese sueño sí
que fue extraordinario." Y entonces supe que no
fue sueño, porque Hechos 1:8 era verdad, toda-
vía estaba allí en mi Biblia. Y el poder estaba so-
bre mí. Estaba en todo mi ser, como grandes on-
das de electricidad, como ondas de energía celes-
tial. Y eso era exactamente la realidad. Mi len-
gua se había soltado. Comencé a alabar a Jesús.
Yo podía decir: "¡Alabado seas Jesús, gracias,
Jesús, por mi salvación. Gracias Jesús, por la vi-
da eterna. Gracias Jesús, por lo que tú eres.
Aleluya."
E inmediatamente pude decir que algo era di-
ferente, además. En cierta ocasión yo había ora-
do, confesando que no tenía ningún amor por otra
gente y pidiendo a Jesús que me dejara conocer su
amor por ellos, para que fluyera a través de mí.
Cuando me levanté esa mañana, sintiendo el
poder de Dios sobre todo mi ser, también sentí su
amor, por toda persona. Era como amor líquido,
que se derramara sobre mí, y amé a todo el mun-
do de quien pudiera pensar con el amor de Dios
mismo.
Ese día andaba como sobre nubes. El poder y
él amor fueron tan intensos que dije: "Señor,
12
Cómo testificar con eficacia

Unos pocos días después de mi bautismo en el


Espíritu Santo, Dios me envió donde estaba el
peor pagano que había conocido. Yo le conocía
por años, y cada vez que alguien mencionaba el
nombre de Jesús, se ponía furioso. Ese día, me
miró de arriba abajo, y dijo: "Tú eres una per-
sona diferente."
Yo dije: "¿Cierto?" Yo sabía que era diferente
por dentro, pero no sabía que la diferencia se ma-
nifestaba en el exterior tan luego.
"Por cierto", dijo él: "¿Qué es lo que te ha
sucedido?"
El Espíritu dentro de mí dijo: Dile acerca de
Jesús.
El Viejo Patituerto dentro de mí estaba mur-
murando en mi oído: "Claro, dile", y continuó:
"Y te va propinar un puñetazo en la nariz sin
más demora..."
Yo pensé que ciertamente lo haría, pero me tura que me dio fue la siguiente: "Yo os envío
sentía impulsado con el poder del Espíritu Santo, como a ovejas en medio de lobos; sed, pues,
me era imposible no hablarle de Jesús. Comencé prudentes como serpientes, y sencillos como palo-
con palabras muy sencillas, relatándole exacta- mas." Pronto descubrí que daba resultado, mien-
mente lo que había sucedido conmigo, y se quedó tras dependiera de él para conseguir sus propósi-
anonadado, absorbiéndolo todo, mientras sus ojos tos, y no tratara de hacerlo por mí mismo.
se abrían más y más. Estaba literalmente petri- Cierta noche cuando cruzaba el océano en un
ficado por él poder de Dios. viaje de negocios a Inglaterra, viajaba en el
Después de haber estado hablando por cinco o avión, un hombre y su esposa sentados en el asien-
diez minutos, él dijo: "¿Qué debo hacer para ser to próximo al mío. Ella estaba al centro, mien-
salvo?" Por poco me desmayo. tras su marido, qué estaba a la orilla dormía
Bueno, para abreviar, él se convirtió. Su nom- después de haber bebido abundantemente.
bre es Blair Reed. Dejó su trabajo de contratista Permanecí allí esperando la pregunta, y pasa-
y se fue a Carolina del Norte donde por quince ron la una, las dos de la mañana, y debíamos lle-
años o más ha dirigido un hogar para alcohólicos, gar a Londres a las cinco. Como a las tres, la
llamado Casa de Oración. El es un gran discípulo mujer se volvió hacia mí y dijo: "¿Usted no bebe
de Jesucristo, y ha ganado a miles para el Señor. ni fuma, verdad?"
Blair fue salvo cuando el poder del Espíritu Santo "Así es", le respondí.
me hizo un testigo. "¿Por qué?"
Antes de conocer a Jesús como mi Bautizador Apenas tuvimos tiempo de considerarlo, pero
en el Espíritu Santo, mis esfuerzos por testificar yo comencé a hablarle a ella acerca de Jesús.
no le dieron al Señor ninguna oportunidad de in- Ella dijo: "Desearía conocer a Jesús tan bien
tervenir a mi favor, de £omen^ar y preparar los como usted."
corazones de aquellos á quiénes yo iba a hablar "Puede conocerle", le dije, "y ahora mismo".
acerca de él. No es de extrañarse de que fuera En ese mismo momento un asistente pasaba por
tan monumental fracaso, tratando de navegar con allí y derramó una bandeja de licor sobre noso-
mi propio impulso, pensando de que iba a ganar tros. Tuvimos que secarnos del chaparrón, y el
a alguien para él. Solamente conseguí espantar- incidente interfirió con nuestra conversación es-
los, vez tras vez. Sin embargo, después de mi bau- piritual. La mujer dijo: "Bueno, éste no parece
tismo, comprendí que yo no podría salvar a nadie, ser el tiempo oportuno, pero cuando llegue al ho-
que la salvación era la obra de Jesús, y de que él tel, le voy a pedir a él que se haga cargo de mi
abriría las puertas donde él deseaba que testifi- vida."
cara. Aprendí a esperar que me preguntaran algo, Sucedió que nos alojamos en el mismo hotel, y
a esperar que una puerta se abriera, y entonces cuando la vi al día siguiente, ella resplandecía con
yo sabía que él me estaba respaldando. La Escri- la gloria de Dios.
Cierto día vino a mi puerta un Testigo de Je- Yo hojeé el libro, y descubrí que Jesucristo era
hová, y bajo el poder del Espíritu Santo, yo le di un profeta, un buen maestro, y que él estaba
la bienvenida y le invité a entrar. Humanamente muerto como todos los demás. Esto demostraba
hablando, yo no deseaba tener nada que ver con cuál era su doctrina, él no tenía un Salvador vi-
él. Mi mente humana me dijo: "Este fulano es un viente. De modo que yo dije: "¿Dónde va a pasar
pillo." la eternidad?"
Pero el Espíritu dijo: Invítalo a entrar. ¿Acaso "Probablemente en el infierno."
no soy yo capaz de salvarle? "Bueno, entonces", dije yo: "¿Para qué está
Y yo dije: "Señor, pienso que sí. Tú me salvas- trabajando tanto para llevar a otros con usted?"
te a mí." El no había pensado seriamente al respecto. Yo
Yo no había considerado, verdaderamente, que tampoco. Era el Espíritu Santo el que comenzaba
los Testigos de Jehová fueran candidatos para la a intervenir.
salvación. Ya habían establecido una cierta doc- "¿Cuántos de su grupo van al cielo?", le pre-
trina que dejaba a éstos fuera de tal posibilidad. gunté.
"Pase", dije. "Me agrada conocerle." Ese era "Solamente ciento cuarenta y cuatro mil. Y el
Jesús que se agradaba en conocerle, no yo. El en- número ya está completo."
tró y se sentó, y yo dije: "Usted es uno de los mu- Yo podía ver que él no estaba muy bien infor-
chos que han llamado a mi puerta recientemente." mado acerca de la doctrina del Atalaya, de modo
"Sí", dijo él. "Nosotros creemos que el tiempo que aproveché la ventaja. "Bueno, entonces", di-
es corto, y estamos haciendo lo mejor que pode- je: "¿Por qué desea arrastrarme a mí al lugar
mos para ganar adeptos." donde usted va?"
"¿Qué es lo que tiene en su mano?", le pregun- "Bueno", dijo él "ésa es la manera que nos han
té. "¿Una nueva Biblia?" enseñado."
El dijo: "No, éste es un manual de nuestra fe." En seguida, yo abrí el manual en la sección que
"Qué bien, ¿podría verlo?" habla de sanidad. Decía, con todas sus letras, que
El parecía encantado de que yo estuviera inte- Dios solía sanar sobrenaturalmente, pero que ya
resado lo suficiente como para echarle un vistazo no lo hacía ahora debido a que existían los médi-
a su manual. El Señor estaba dirigiendo, yo nun- cos y la medicina. De modo que dije a este joven:
ca habría pensado de tal cosa. Yo habría dicho: "Jimmy, aquí dice que Dios ya no sana."
"Deshágase de este atorrante tan pronto como Y él dijo: "Cierto."
sea posible. Yo soy superior a él." Pero el Señor Yo dije: "¿Fue este libro escrito por los líderes
me recordó de que yo había sido sacado del estado de su denominación?"
de un atorrante botado en el desagüe y Jesús que "Ciertamente", dijo él, "así es."
ío había hecho, sacándome del lodo de este mun- "¿Ha sido leído y releído y revisado por sus
do,, podría hacer lo mismo por este muchacho. líderes?"
"Con mucho cuidado", me aseguró él. "Tiene ritu de la mentira, y recibe engaño. Siendo un
toda autenticidad." cristiano lleno del Espíritu, yo podía desentender-
Yo dije: "Entonces será mejor que despidan al me de ella y sintonizarme totalmente con Jesús.
impresor. Porque él *ha puesto una falsedad en El hizo que las palabras de error se desviaran, y
este libro. Aquí dice que Jesús ya no sana, que él de ese modo yo no fui engañado.
es un profeta muerto, pero yo sé que vive, por- Después de salir del salón del reino ese día,
que él me sanó." Jimmy dijo: "¿Qué tal le pareció?"
Jimmy se puso pálido. El tenía que llamarme
un mentiroso o reconocer que su denominación "Agradezco mucho el que me haya invitado",
estaba equivocada. El cometió un grave error. Me le dije, y agregué: "A propósito, ¿por qué no vie-
dijo: "¿Sí? Cuénteme de eso." ne a la iglesia conmigo esta noche?"
Y yo le dije de cómo había leído en la Biblia de El no podía rechazar sin ser descortés, porque
que Dios sana, y había creído en eso, y me ha- yo había ido con él a su reunión. Y dijo: "Este...
bía colocado en la fila de los que deseaban ser eh... bueno iré."
sanados en la carpa de Oral Roberts el año 1954 El fue conmigo esa noche, y escuchó la Palabra
en Baltimore y recibí la sanidad instantánea, de predicada con poder. El ya había oído mi testi-
un disco de mi columna vertebral que estaba des- monio, y como Apocalipsis 12:11 dice: "Y ellos
integrado. Las radiografías sacadas recientemen- le han vencido por medio de la sangre del Cordero
te habían revelado que no existía ningún daño en y la palabra del testimonio." El Testigo de Jehová
el disco. fue salvo.
Bueno, él estaba evidentemente agitado. No sa- ¿Hay alguna cosa muy difícil para Dios? No,
bía qué decir. No podía llamarme un loco, porque cuando vivimos como hijos del Rey y le dejamos
yo estaba sano a todas luces. Y no podía decir que que él nos dé el equipo necesario para realizar el
su manual estaba errado, de modo que dijo: "Vea- trabajo.
mos. Yo soy un poco novato en este asunto. Me
gustaría mucho que pudiera hablar con algunos
de nuestros miembros más antiguos; ¿vendría a
la iglesia conmigo?"
"¿Cuándo podemos ir?", pregunté.
Esto casi le hizo desmayarse, que yo deseara ir
a su iglesia con él.
El domingo próximo fui al salón del reino.
Cuando comenzaron a enseñar error, yo me des-
entendí de lo que decían y comencé a orar en el
Espíritu. Si escucha una mentira, recibe el espí-
13
Cómo encontrar el día perdido

Una noche después de haber descubierto que el


bautismo en el Espíritu Santo me había dado
verdadero poder para testificar, mi pastor reci-
bió una profecía para mí. Decía que Dios abriría
puertas para testificar que ni siquiera podía ima-
ginarme. Yo estaba lo bastante dispuesto para
que así sucediera, pero no tenía idea de cómo ocu-
rriría. Si hubiese tratado de imaginármelo, no le
habría acertado ni en lo más mínimo.
Los comienzos .se remontaban a los años del se-
senta, cuando la NASA comenzó a funcionar para
cumplir con las instrucciones del presidente de
colocar un hombre en la luna. El programa se ini-
ció en el centro espacial Goddard ubicado en
Greenbelt, Maryland, no muy lejos de donde yo
vivía. Yo estuve relacionado con el programa des-
de el comienzo, por medio de compromisos con-
tractuales con mi compañía.
A través de los años, en la serie de misiones en la computadora, está funcionando perfecta-
espaciales Mercurio/Gémini, yo visité la estación mente. ¿Qué les hace pensar que está funcionan-
de rastreo en las Bermudas en mi capacidad de do mal?"
ingeniero consultivo. Mi libreta de anotaciones se "Bueno, la computadora registra un día perdi-
llenó muy pronto con información muy interesan- do en alguna parte a través de los años transcu-
te la que yo compartía a menudo cuando tenía la rridos en el cálculo", contestó el operador. Enton-
oportunidad de hablar en escuelas y universida- ces revisaron la información y después de rascarse
des, a grupos, sobre mi tema favorito: "Ciencia, sus cerebros educados concluyeron que no había
Filosofía, Evolución, y la Biblia." explicación posible, ni respuesta lógica. Se en-
Una de las historias que a menudo mencioné fue contraban en un callejón sin salida.
la que tiene relación con la preparación estadísti- Fue entonces que un individuo religioso del
ca necesaria, previa al descenso lunar. Los cientí- equipo dijo: "¿Saben?, en una ocasión cuando yo
ficos del espacio estaban comprobando la posición asistía a la escuela dominical, escuché hablar de
del sol, luna, y planetas en el espacio; calculando un día en que el sol se detuvo." Todos se rieron
la posición en que se encontrarían 100 y 1.000 de tal manera que sintió ganas de desaparecer del
años más. Además, estaban investigando la tra- lugar; nadie le creyó sus palabras. Pero no exis-
yectoria de los asteroides y meteoros conocidos, tía explicación posible, de modo que le pidieron
de modo que no cometiéramos el error de enviar que les mostrara de lo que les estaba hablando.
a astronautas y satélites que solamente iban a Consiguió una Biblia y la abrió en el libro de
chocar con algo. Las órbitas de los satélites te- Josué en el lugar donde éste fue llamado a luchar
nían que trazarse un término de la posición de contra todos los reyes de los amorreos, una in-
los.cuerpos celestes de modo que no se llegara al vencible alianza de enemigos. Descubrieron^n el
caso de que todo el asunto resultara una colisión relato una aseveración tan ridicula pafa cual-
como de dos vehículos de frente. quiera que tiene un poco de sentido común. En-
Resultó que, al hacer funcionar la computadora contraron que el Señor le dice a Josué: "No ten-
hacia adelante y hacia atrás a través de los siglos gas temor de ellos; porque yo los he entregado en
para hacer los cálculos necesarios, ésta no pudo tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante
seguir porque se presentó un problema. La com- de ti." La Biblia continúa diciendo que el Señor
putadora se detuvo y apareció la luz roja; esto in- hirió a los enemigos de Josué con gran mortan-
dicaba deique se había presentado una falla en dad, y ellos comenzaron a huir delante de Israel.
la información entregada a la misma o los resul- Y el Señor arrojó desde el cielo grandes piedras,
tados no correspondían con las normas. Se llamó y de los enemigos muchos más murieron por las
al departamento de reparaciones con el fin de que piedras del granizo que los que fueron muertos
hicieran las revisiones necesarias. > por los soldados de Josué. Pero algunos de los ene-
Los técnicos dijeron: "No existe falla alguna migos todavía quedaron, y Josué oró para que el
sol se detuviera y también la luna hasta que los davía más, Dios prometió darle quince años más
israelitas habían terminado de vengarse de sus de vida sobre la tierra. Estas noticias eran tan
enemigos. agradables que Ezequías no podía creerlas. El pi-
"Y el sol se detuvo y la luna se paró, y no se dió una señal de que la palabra de Dios se
apresuró a ponerse casi un día entero." cumpliría.
"Allí está", dijo el cristiano del programa es- "¿Deseas que el sol descienda diez grados?", le
pacial, "allí está su día perdido. Vayan y revisen preguntó Isaías.
si no es así." "No", dijo Ezequías. "Es muy fácil que el sol
Bueno, revisaron las computadoras, volvieron descienda diez grados. Eso sucede todo el tiempo.
hasta el tiempo de la derrota de los enemigos de Todos los días desciende. ¿Por qué no hacer que
Josué y corroboraron que la comprobación era la sombra vuelva atrás por diez grados? Eso será
casi exacta, pero todavía prevalecía un pequeño una cosa extraordinaria, y así podré creer."
error. El tiempo transcurrido en ese día de Josué
era de 23 horas y 20 minutos, y no alcanzaba a Así fue que Isaías habló al Señor, y el Señor
las 24 horas de un día completo. Todavía había hizo que la sombra volviera atrás por diez grados.
una pequeña discrepancia de 40 minutos que ha- ¡Diez grados son exactamente cuarenta minutos!
bía que tomar en cuenta. Al consultar la Biblia Veintitrés horas y veinte minutos corresponden
nuevamente, ellos descubrieron que ella no decía al día de Josué, más cuarenta minutos que corres-
que el sol y la luna se habían detenido por todo ponden al acontecimiento en los días de Ezequías,
un día, sino: "Casi un día entero." sumaban veinticuatro horas, el día perdido que
De modo que nuevamente seguían teniendo di- los científicos espaciales tuvieron que tomar en
ficultades. Cuarenta minutos tienen un tremendo cuenta en sus cálculos y bitácora.
significado cuando se multiplican muchas veces Yo había relatado este hecho un cierto número
en las órbitas. Fue entonces que el individuo re- de veces en escuelas y en reuniones en las cuales
ligioso recordó que en otra parte de la Biblia dice me tocó hablar, usándolo como un ejemplo de
que el sol volvió atrás. Naturalmente que, los cómo la ciencia está probando que las cosas extra-
otros miembros del equipo de técnicos espaciales ordinarias de la Biblia son verídicas. Entonces
le dijeron que estaba loco, pero una vez más, no sucedió que el hecho llegó a oídos de una mujer,
tenían mucho que escoger en el asunto, de modo Mary Kathryn Bryan, quien tenía una columna
que fueron otra vez a la Biblia y leyeron en 2 en un diario en la ciudad de Spencer, Indiana.
Reyes capítulo veinte, de cómo Ezequías en su Ella recibió una copia escrita de mis afirmaciones
lecho de muerte recibió la visita del profeta Isaías afinca del día perdido de alguna fuente no iden-
quien le dijo que no iba a morir, sino que Dios lo tificada. Probablemente alguien la había prepara-
iba a sanar de modo que en tres días estaría lo do deepués de escuchar una cinta de mi confe-
suficientemente bien como para ir al templo. To- rencia o había tomado nota en alguna de mis
conferencias y lo había escrito, pero en todo caso puertas de oportunidad para testificar que nunca
eso no interesa. Dé todos modos era una informa- me hubiese imaginado.
ción fidedigna, y la señorita Bryan estaba intri- Algún tiempo más tarde, recibí un llamado de
gada con el asunto. Sin que yo lo supiera de pri- parte de una secretaria de un periódico pagano
mera, ella lo incluyó en su columna. en el Medio Oeste preguntándome de cómo un
En todo caso, yo no sabía nada de su diario de Dios místico podía hacer tales cosas. Cuando con-
antemano, pero muy prorito supe del asunto. Va- testé a ella con mi testimonio de un Salvador Vi-
rias agencias noticiosas se hicieron eco del relato viente, ella colgó el teléfono de un golpe. Poste-
y apareció en cientos de lugares. Mi pequeña ca- riormente alguien me envió un recorte de la
silla de correo comenzó a llenarse de cartas de publicación para la cual ella trabaja, diciendo que
personas que deseaban saber más acerca del día yo había reconocido que todo el asunto era una
perdido. Las cartas llegaban de todos los países farsa. Un poco más tarde, numerosas publicacio-
del mundo, y todavía siguen llegando. nes religiosas, algunas de ellas, cristianas, co-
Era imposible para mí el escribir una respues- menzaron a repetir la falsa "retractación" y dan-
ta personal a cada uno, de modo que preparé una do excusas por haber originalmente participado
carta circular explicando que el día perdido es en la publicación del artículo. Ninguno de ellos
algo bien confirmado en los escritos de muchas jamás cotejó el asunto conmigo, para comprobar
civilizaciones. Para mayores detalles les informé la verdad o la falsedad del artículo que habían
de un libro llamado El Día Largo de Josué, escrito publicado.
por un profesor de la Universidad de Yale, el doc- Para qué quede bien en claro, el informe es
tor C. A. Totten en el año 1890. En la carta yo verdadero, y la retractación falsa. Las cpnversio-
incluí un breve testimonio de cómo había sido mi neg que han resultado por la obra dm Espíritu
vida antes y después de encontrarme con Jesús, Santo obrando por medio del artículo original, las
y alenté a mis amigos epistolares a probar por sí cartas, y el folleto, han demostrado la verdad de
mismos al Señor. Con la carta incluí una síntesis la Palabra de Dios que dice: "Por sus frutos los
del libro de Totten y un folleto titulado ¿Se detuvo conoceréis." Dios no salva a las personas por me-
el sol? dio de informes falsos. t
De algunas personas no he vuelto a oír más. La serie total de eventos me ha demostrado
Algunas han escrito, o me han telefoneado, para inclinados están los cristianos a creer una
decirme que soy un mentiroso, y he tenido spa fra en lugar de la verdad, cuan listos están
1
oportunidad de practicar el perdón. Muchos otros en las trampas de Satanás. Pero la Palabra
me han hecho saber que ellos han sido-*abi )ios es verdad aunque todos los hombres sean
ministrar a ellos el Espíritu Santo por á mentirosos.
su Palabra de verdad. ¡Aleluya! ¡A esto # refe- Y &, incapacidad mía para suplir la documen-
ría la profecía de mi pastor! Dios había abierto tación sob|é el "Día Perdido" y toda la incidencia
al respecto, de ninguna manera detrae su auten- testigo. Tú debes decirlo tal como es, y depender
ticidad. "Dios lo dijo, yo lo creo, eso es todo." de mi Espíritu Santo como el único poder para
Pero si aun yo decido no creerlo, todavía es cier- convencer y salvar en el universo.
to que Dios lo dijo, y eso es lo que pone punto fi- De modo que mi confianza plena está en Dios
nal al asunto. como mi testigo de que todo es verdad tal como
Es muy comprendible que la NASA se encuen- se ha informado. Los hijos del Rey son reporte-
tra en dificultades para contestar al diluvio de ros, no uno que explica detalles. ¡Aleluya!
cartas que ha recibido al respecto, copias de las
cuales los mismos inquisidores me han enviado a Y los hijos del Rey pueden vivir como hijos del
mí. Una carta de la NASA dice no conocerme. Rey mientras escojan su camino, y permanezcan
Otra incluye la dirección de mi casa para solicitar en él. Dios siempre honrará la palabra de nues-
mayor información, y todavía otra reconoce mi tro testimonio con frutos. ¿Cuál es el fruto de los
relación con su programa. Debe ser una pesada cristianos? ¡Otros bebés cristianos! Y tenemos el
carga el tratar de complacer a todos los grupos poder para decir cómo es eso.
científicos, religiosas y étnicos a los cuales se en- Para todos aquellos que han solicitado más de-
cuentran expuestos, i Ore por ellos! talles acerca del Día Perdido". (Josué 10:13; 2
Al comienzo del controversial rol en este inci- Reyes 20:11.)
dente, cuando las acusaciones de "mentiroso",
"falso", "tramposo", comenzaron a llegarme, tuve Les ruego me perdonen el contestarles por me-
la tendencia a ponerme a la defensiva y a sentir- dio de esta carta circular su solicitud por más
me disgustado con Dios. Después de todo, él era detalles sobre el Día Perdido. El haber recibido
el que lie había puesto en esta situación emba- cerca de 5.000 cartas y llamadas telefónicas me
razosa sin defensa ni excusa. En verdad, una o impide escribir a cada uno una carta personal. Yo
dos veces, estuve a punto de creerme ¡una vícti- no escribí el artículo en cuestión pero he hablado
ma y un mártir y todo lo demás! ¡Cómo se en numerosas ocasiones sobre la armonía entre la
atrevían a dudar mi veracidad, honestidad e Biblia y la ciencia y supongo que fue adaptado de
integridad! una de esas ocasiones. El Evening World de la ciu-
Entonces el Señor pareció decirme: Hill, ¿de dad de Spencer, indiana, lo publicó la primera
qué buena reputación estás preocupado? vez, y para su reimpresión deberá obtenerse su
"Perdóname Señor", dije. "Sin ti soy unÉpa- autorización. Desde la ocasión cuando supe del in-
pleto fracaso en lugar de serlo sólo en parte, furo cidente por vez primera... yo he extraviado los
Señor, es tu reputación la que está en juego", detalles con respecto a nombres y lugares pero
continué diciendo. tendré mucho gusto de enviárselos cuando los
A l&cual él respondió: "¿Acaso no lo ha estado ubique. Mientras tanto, solamente puedo decir
siempre así? Y es aquí donde tú encajas como mi que si no hubiese considerado que la información
es fidedigna, no la hubiese usado de niguna producto de un sistema educacional extremada-
manera. mente absurdo el cual enseña solamente cómo ga-
Los escritos primitivos de muchas civilizacio- nar dinero, dejando de lado cualquier preparación
nes antiguas poseen documentación acerca de un de cómo vivir, yo estaba pobremente equipado
"día largo", un "día de dos veces la duración de para enfrentarme con la sórdida realidad de la
un día normal", etc. Tales declaraciones aparecen vida, la base de la cual es salvaje e irracional sin
en los relatos históricos de los aztecas, los incas, un Dios personal. Después de cerca de medio si-
chinos, babilonios, etc. El eminente científico, pro- glo de búsqueda para integrarme y realizarme,
fesor C. A. Totten, de la Universidad de Yale, por me encontré con un hombre que había descubierto
medio de su descubrimiento de un día perdido en que Dios tiene un primer nombre y ese nombre es
el tiempo solar, corroboró por procedimientos as- Jesús, y que si yo le invitaba a hacerlo, él entra-
tronómicos los detalles como los presenta el re- ría y tomaría su residencia dentro de mí. Yo lo
lato bíblico. Usando detallado procedimiento dado hice y él también, y ahora el vacío anterior y la
en su libro El Día Largo de Josué (que se pue- inquieta ansiedad han sido reemplazadas con una
de obtener de Destiny Publishers, Merrimac, paz interior y una seguridad que aun la más vio-
Mass. 01860), cualquier persona capacitada en lenta tormenta exterior no pueden perturbar, y
el asunto puede preparar su propio programa de su permanente presencia es una continua reali-
computación. dad. Yo fui nacido de nuevo por el Espíritu de
Aunque es altamente grato ver la perfecta ar- Dios y recibí vida eterna de parte de su propio
monía que existe entre la Biblia y el mundo cien- Hijo. Toda esa atormentadora carga de culpabili-
tífico, un cristiano no necesita probar a Dios en dad interior y de remordimiento fueron comple-
términos de su universo físico; su comprensión tamente lavados como por medio de un poderoso
debería estar fundada en el sólido fundamento río, y ahora tengo esa paz maravillosa que sólo
del "así dice el Señor". Antes de encontrarme con viene por medio de una correcta relación con Dios.
Dios personalmente por medio de su hijo Jesu- Poco después de encontrarme con Jesucristo como
cristo hace alrededor de dieciséis años atrás, mi mi Salvador, él me bautizó en su Espíritu Santo,
vida era un aburrimiento total y miserable, y la y la vida es ahora una continua aventura en esta
religión un absurdo piadoso, seco y sin vida mien- nueva dimensión donde los dones del Espíritu pro-
tras pasaba de un grupo a otro sin cambio en la ducen admirables resultados en mis diarias acti-
mortífera monotonía de una momificada "ecle- vidades, como se nos promete en 1 Corintios 12:14.
siología" formada por frustrados buscadores de De las muchas cosas interesantes que he apren-
la realidad. Aunque exteriormente era un éxito, dido sobre la gente religiosa desde que comen-
dentro de mí tenía una terrible ansiosa incerti- zaron a llegar sus cartas hace meses atrás, la
dumbre, una vacía inquietud la cual no podía sa- más extraordinaria es la presteza de algunos cris-
tisfacerse con ninguna actividad o logro. Gomo tianos para ser negativamente influidos por los
burladores. Unas pocas declaraciones despectivas
de parte de un pagano burlador, parecen espan-
tar a muchos hacia algún refugio teológico. De-
biera ser todo lo contrario, si estamos caminando
en el poder del Espíritu de Dios. Se nos advierte
que en estos últimos días el mundo estará lleno
de burladores, pero nuestra fe debería estar só-
lidamente anclada en la Palabra de Dios, el fun-
damento inquebrantable de todo el pueblo de Dios, U
nacido de nuevo. Mi Dios está mucho más vivo
y muy al alcance de todos los que claman a él pi- Cómo orar sin cesar.
diendo respuestas vitales. Pruebe de usar el ex- Cómo domar tu lengua
perimento de Baltimore por sesenta días simple-
mente pidiéndole a Jesucristo cada mañana que
ge haga cargo de su vida y sus asuntos por ese
solo día. Entonces, como evidencia de que está
confiando en el Nuevo Gerente para manejar to-
dos los detalles, reconózcale y déle gracias a él Uno de los primeros pasajes de las Escrituras
por todo lo que sucede, no importa cuáles sean las a los cuales Dios me llamó la atención cuando co-
apariencias externas. Todos aquellos que han pro- mencé a vivir como un hijo del Rey, fue 1 Tesalo-
bado esto, han estado muy complacidos con los nicenses 5:16-18: "Estad siempre gozosos. Orad
resultados. Atrévase a poner su confianza en Dios sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la
y él promete satisfacer los deseos de su corazón. voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Je-
sús." Si deesamos permanecer en el centro de la
Dios le bendiga, voluntad de Dios en todo momento, no podemos
Harold Hill dejar de regocijarnos, no podemos dejar de orar,
no podemos dejar de alabar a Dios, dándole
gracias.
Cuando descubrí esta escritura, sonaba muy
bien, pero imposible. Aun antes de tratar de re-
gocijarme siempre y dar gracias en todo, yo sa-
bía que no podía orar sin cesar. Yo podía orar por
dos segundos, después de lo cual mi mente co-
menzaba a divagar. Empezaba a pensar en otras
cosas. Yo hacía un esfuerzo por hacer volver mi
mente al asunto de oración, pero me vencía el sue- Y él ha cumplido su palabra. Siempre ha habi-
ño: "Lo puedo hacer mañana por la mañana en do ríos de agua viva fluyendo de mi interior.
lugar de esta noche." Pero en la mañana, nueva- Siempre estoy alabando a Jesús, uniéndome en
mente me iba a dormir. No valían de nada mis una oración del Espíritu que fluye siempre, in-
esfuerzos, sencillamente no podía orar sin cesar. tercediendo perfectamente cuando ni siquiera sé
Yo me quejé al Señor acerca de esto: "Señor", qué es lo que debo orar, porque el Espíritu Santo
dije, "aquí tiene que haber algo que no aparece a ora por mi intermedio.
primera vista. Tú dices que debo orar sin cesar, Ese tipo de oración pasa de largo la mente, y
^ yo estoy dispuesto a hacerlo, pero soy incapaz oh, cómo hace a Satanás enardecerse, porque no
de realizarlo. Tiene que haber alguna dimensión puede interferiría. El no puede descubrir lo que
de oración con la cual no estoy familiarizado, una usted piensa hacer. Y además usted no puede
de la cual yo no tengo ninguna idea. Señor, ¿me dañarla con su intelecto. Es Dios el Espíritu
puedes mostrar cómo puedo orar sin cesar, de Santo el que está creando la oración desde nues-
modo que pueda obedecer tu Palabra?" tros espíritus humanos directamente hacia Dios
Aún antes de que pudiera decir "Amén", de re- en el trono de gracia. Usted no tiene que decir:
pente estaba orando una nueva clase de oración, "Si es tu voluntad", porque cualquier oración en
ésa de la cual habla Marcos 16:17: "Y estas se- el Espíritu, está automáticamente garantizada co-
ñales seguirán a los que creen: En mi nombre mo correcta en el centro de la perfecta voluntad
echarán fuera demonios; hablarán nuevas len- de Dios.
guas." Sencillamente manaba de mí. No tenía que Antes de que comenzara a orar en el Espíritu,
pensar lo que debía decir, de qué debía orar, por- uno de mis pecados habituales era una lengua
que estaba orando en una lengua que nunca había chismosa. Siendo tan superior, yo era un maestro
aprendido. Y era tan fácil orar. La oración con- en desprestigiar a todo el mundo. No importaba
tinuó fluyendo y fluyendo. Y aunque no supe lo dónde estuviera, siempre tenía algo feo que decir
que estaba diciendo, yo sabía que era lo correcto, de alguien. Mientras más feo era el asunto, más
debido al sentir que me hizo experimentar en lo inclinado me sentía a mencionarlo.
interior, tan cerca de Dios, tan consciente de su No había duda de que poseía la lengua más
poder y su amor, en tal comunión íntima con él. chismosa en toda la comunidad cristiana. Era
Me imagino que oré por media hora sin detener- ruin. Yo la había entrenado para serlo cuando era
me, la oración más larga y espontánea de mi vida un pagano. Me deleitaba en echar lodo sobre las
hasta ese día. personas. Nunca usaba palabras profanas, porque
Jesús dijo: Continúa alabándome. Nunca te de- tenía una madre cristiana, y ella me enseñó que
tengas, y yo mismo haré que la cadena de oración solamente los necios usan el nombre de Píos en
continúe dentro de ti, allí en el templo del Espí- vano.
ritu Santo, en tus entrañas mismas. "Puede ser que algún día tú necesites clamar a
él de todo corazón", me dijo ella, "y si le haces suficiente, una de las hermanas me llamó hacia un
perder tiempo llamando su nombre en vano, él lado y me dijo: "Hermano, ¿se da cuenta de lo que
puede pensar que tú estas engañándolo cuando en su lengua está haciendo a nuestro compañerismo?"
verdad le estés llamando de todo corazón." Creo Me sentí miserable y dije: "Ciertamente lo sé,
que yo tenía como cinco años cuando ella me dijo hermana Bessie, y voy a tratar con todas mis
eso, y nunca lo olvidé. fuerzas de no hacerlo más." Ella me miró y se
Pero yo afilé mi lengua para los sarcasmos, y fue, mientras movía la cabeza. Probablemente ella
en unos pocos segundos yo podía descubrirle a sabía de que yo me había estado esfozando por
cualquiera su punto débil y taladrarlo tan rápi- tres o cuatro meses, y mientras más me esforza-
damente que no se daba ni cuenta de lo que le ha- ba, más veneno emitía mi lengua. Podía sentir la
bía sucedido mientras quedaba colgando en un intensidad del fuego dentro de mí, como si estu-
hilo, sin esperanza ni ayuda. viesen produciéndose úlceras en mi interior.
Cuando me convertí, me uní a la iglesia, y me La Biblia dice: "Las palabras del chismoso son
constituí en una amenaza para la congregación. como heridas." Y yo reconocí la verdad de esto
Yo podía decirle a cada uno lo que andaba mal por la manera en que mi estómago se retorcía
en su vida, incluyendo al predicador. Yo había cada vez que yo vomitaba veneno contra alguien.
cubierto de lodo a todos los cristianos con mi sar- Estaba experimentando en mi cuerpo que la vida
casmo. Mientras más esfuerzos hacía por limpiar y la muerte están en poder de la lengua.
mi boca, era peor, y con mayor intensidad sentía Yo sabía que mi lengua estaba ministrando
que el libro de Santiago predicaba a mi concien- muerte, para otros y para mí, pero, ¿cómo podía
cia: "Ningún hombre puede domar la lengua." yo domarla? Esto era un verdadero problema en
Debo haber leído ese versículo unas cien veces, mi mente cuando me fui a casa esa noche, has-
pero no debo haberlo comprendido ni siquiera una tiado de mí y de mi lengua chismosa.
vez, porque dije: "Señor, te prometo hacer un es- Yo había sido instruido ampliamente sobre los
fuerzo mayor." Debería haber sido evidente, aun métodos autosuficientes para domar la lengua,
para mí, que el hacer un esfuerzo mayor no era la pero sin éxito. Yo había leído: "Si tu mano dere-
respuesta. cha te es ocasión de caer, córtala. Si tu ojo dere-
Una noche, en un grupo de oración, yo había cho te es ocasión de caer, sácalo." Pero yo hubiese
echado a correr un chisme acerca de uno de los podido cortar mi cuerpo en pedacitos sin curarme
hermanos. Yo sabía que esto estaba mal en el de la tendencia a desprestigiar a otras personas.
momento en que salió de mi boca, pero no fui lo De repente vi cuan inútil, cuan sin esperanza
bastante rápido como para detenerlo y no dejarlo habían sido todos mis esfuerzos, y siempre lo se-
salir. Todos me miraron, horrorizados, y yo hu- rían. La verdad de que: "Ningún hombre puede
biera deseado ocultarme bajo la alfombra. Me domar la lengua" se hizo luz en mi conciencia.
sentí totalmente condenado, y como si eso no fuera Dios me mostró claramente de que yo podría mas-
ticar mi lengua hasta que no quedara nada de ella, el destruir, porque, como Santiago dice: "La len-
y todavía no sería domada, porque las raíces de gua es un mal que no puede ser refrenado, lleno
una lengua incontrolable se encuentran en el de veneno mortal." Dios dice que el varón perfec-
corazón. to es aquel que no ofende en palabras que tiene
Finalmente Dios pudo hacerme comprender: su lengua bajo dominio. Pero Dios solamente pue-
Hill, solamente cuando me dejes a mí realizar la de dirigirla. Y su palabra garantiza que cuando
doma, tú dejarás de perder tu tiempo. está regocijándose, alabando, y dándole gracias a
Yo estaba más que listo para eso, de modo que él, usted es perfecto delante de Dios, un hijo del
dije: "Señor, entonces doma mi lengua en base a Rey en toda la extensión de la palabra: "Si algu-
tus condiciones." Inmediatamente me descubrí no no ofende en palabra, ese es varón perfecto."
orando en lenguas. Y desde ese día hasta ahora mi (Santiago 3:2.)
boca ha estado limpia a tal grado que oro sin ce- El Manual del fabricante dice que el orar en
sar, oro en lenguas siempre. Una lengua que está lenguas es una señal para los incrédulos. Yo vi
alabando a Dios no puede criticar a nadie. una perfecta demostración de eso un día cuando
estaba con un grupo de menonitas en Pittsburgh,
Muchos cristianos dicen: "¿Tengo que hablar Pensilvania, habiendo sido invitado para un fin
en lenguas?" Yo les digo: "No. No lo tienen que de semana a fin de compartir con ellos. El domin-
hacer." Puede seguir ministrando muerte mien- go por la mañana, habiendo allí alrededor de
tras aguante. No tiene que hacer nada como Dios ochenta hombres de la localidad, y después de que
manda. Usted lo puede hacer a su manera, como yo había dado el mensaje, saqué una silla con el
siempre lo ha hecho. Puede ser un cristiano mez- fin de orar. Uno de los hombres que era uno de los
quino, insidioso, desagradable, en lugar de ser que más se burlaba, estaba allí con el fin de asegu-
amoroso, gozoso, ministrando paz. Tiene que es- rarse de que yo no contaminaba a los hermanos.
coger. ¿Qué decisión adoptará?
Cuando otro hombre vino y se sentó en la silla
He descubierto que la manera como use mi len- de oración, yo puse mis manos sobre él y oré por
gua depende en todo sentido si vivo una vida vic- él en el Espíritu, orando en lenguas. Cuando el
toriosa como cristiano u otra clase de vida. El tiempo de oración había concluido, el burlador es-
haber entregado mi lengua a Jesús fue un paso taba llorando como un bebé, sollozando violenta-
importante en mi aprendizaje de cómo vivir como mente, mientras las lágrimas le caían sobre su
un hijo del Rey. costoso traje azul.
"Pero, ¿por qué?", dirá usted. "La lengua es un "¿Qué le sucede?", le pregunté.
miembro tan pequeño." Sí, es pequeño, pero como "Bueno", me dijo, "yo no sé si el hombre en la
el timón de un barco, gobierna todo su cuerpo, silla recibió algo, pero Dios me habló a mí cuan-
todo el mecanismo, la personalidad toda. Y su do usted oró por él, porque usted estaba orando
tendencia natural en el estado no domesticado es en alto alemán. Yo soy estudiante de ese idioma,
y tengo mis dudas de que usted lo conozca, por- guas eran solamente en idiomas desconocidos."
que es un idioma muy raro." La Biblia las llama "lenguas humanas o an-
Yo dije: "Yo no sé nada de alemán, alto, me- gélicas". Lo que sea que requiere la ocasión, alto
dio o bajo." alemán o japonés moderno, Dios las puede suplir.
"Bueno", dijo él, "Dios me habló a mí en per- ¿Por qué lo hace Dios de esta manera? No lo sé.
fecto alto alemán y dijo: ¿Quién eres tú para bur- Esa no es mi responsabilidad. Dios desea bende-
larte de alguno de mis dones?" Y ese hombrón que cir, y él puede bendecirme en cualquier forma que
lloraba como un bebé se convirtió, y al día siguien- lo desee.
te le escuché orando por otro en una nueva len- Perdónanos, Señor, por pensar siquiera de que
gua. Estaba realmente entusiasmado. nuestro Dios nos habría de dar algo menos de lo
El Espíritu siempre testificará de Jesús. mejor que tiene el cielo. Perdónanos por escuchar
A mi amigo Starr Dailey, el ex penado que es- a los cerebros educados que nos han lavado nues-
cribió El amor puede abrir tas puertas de la tro cerebro para pensar que tu maravilloso don
cárcel, se le pidió que diera su testimonio en Tokio de lenguas es de Satanás. Y Señor, ten misericor-
en una iglesia cristiana. Su intérprete se desem- dia de aquellos predicadores y de aquella gente
peñó muy bien hasta que Starr abrió su Biblia. que no sabe y de los ignorantes, Señor. Ilumína-
Entonces Starr descubrió que el intérprete no po- les, y convénceles por medio de tu Santo Espíritu
día traducir el vocabulario religioso. El no podía como lo has hecho con nosotros, de que nuestro
traducir las Escrituras. Las cosas llegaron a un Dios entrega lo mejor a su pueblo. Señor Jesús, te
punto muerto, por un momento. damos gracias porque has aumentado nuestra con-
Entonces Starr dijo: "Señor, yo sé que tú no fianza y nuestra fe en ti.
me trajiste aquí desde tantos miles de kilómetros Deseamos todo lo que recomiendas que debemos
para tener cinco minutos de presentación. Si tú tener como pueblo tuyo. No deseamos dejar na-
no puedes hacer algo en este caso, yo tampoco. da de lado, no importa lo que los teólogos nos ha-
Pero si tú puedes, Señor, ten a bien hacerlo." yan dicho, en el sentido de que no es para hoy o
El Señor vino a él con una palabra de las Es- no es para nosotros, sino que fue para esa gente
crituras: "Yo soy Jehová tu Dios, que te hice su- en tiempos pasados. Señor, estamos dichosos de
bir de la tierra de Egipto; abre tu boca, y yo la que fue para ellos también. Y estamos dichosos de
llenaré." que las lenguas son para tu pueblo en el día de
Starr abrió su boca, y de allí salieron entre hoy con el fin de testificar con poder, para ver a
treinta y cuarenta minutos de eficaz mensaje, y los inconversos entrando en el reino, para ver a
él no supo ni una sola palabra de lo que habló. los burladores contristados, para ver a los rebel-
Era japonés, para su auditorio japonés. Starr di- des cambiados. Haz que nuestras lenguas se sin-
jo: "Nunca me había imaginado que Dios podía tonicen a la dimensión de la alabanza y la acción
usar un idioma extranjero. Yo pensé que las len- de gracias, que nunca más se oigan quejas o crí-
ticas, o chismes, o calumnias. Señor, pon guarda
a nuestras bocas. Ata nuestras lenguas para que
no digan chismes y dales rienda suelta para
testificar.
Derrama tu Espíritu sobre nosotros y manifies-
ta tus dones por nuestro intermedio. Así como en
el día de Pentecostés, ellos escucharon a la gente
que glorificaban a Dios, que nosotros vivamos pa-
ra tu gloria. Gracias, Jesús. 15
Cómo sentir éxtasis en
medio del tráfico

El tráfico. Esa fue una de las áreas de mayo-


res problemas en mi vida, y ocurría regularmente
todos los días entre las cuatro y media y las cinco
y media de la tarde. Era la hora cuando guiaba
mi automóvil desde la planta hasta mi hogar,
aquélla estaba ubicada en la parte industrial de
Baltimore, en la misma área de la Bethlehem
Steel, la General Motors, y otras "pequeñas" in-
dustrias como ésas. Alrededor de unas cuarenta
mil personas trataban de llegar a sus casas al mis-
mo tiempo, a través de caminos tan estrechos
como que fueron hechos para tráfico animal en
un solo sentido.
Oh, cuan molesto era esto, conduciendo en me-
dio de esa babel al atardecer. Yo había trabajado
todo el día y me había gozado alabando al Señor,
y ahora debía encontrarme con este pesado tráfi-
co del atardecer. En quince minutos ya estaba
completamente exhausto. Por lo general acostum- Muy bien, dijo él. Tú eres el que dijiste que ibas
braba sentarme al detenerme en una luz de trá- a probar todas las reglas en el "Manual del fabri-
fico con los nevios en tensión, listo para actuar, cante". De modo que empieza a bendecir a aque-
mientras el motor funcionaba aceleradamente, y llos que te molestan en el tráfico.
mi presión sanguínea en la misma forma. No po- Bueno, fue algo difícil, pero le prometí al Señor
día relajarme por esos treinta segundos mien- que trataría de hacerlo. En primer lugar, me des-
tras esperaba que cambiara la luz, ya que alguien haría de mi arma imaginaria. En seguida, por su
podía adelantárseme. Tenía que ganarles a todos gracia, trataría de bendecir a aquellos que me ul-
a partir cuando la luz cambiara y hacerles tragar trajan en situaciones del tráfico.
el humo de mi escape. Cada luz que encontraba Esto significaría un gran acopio de bendiciones.
parecía ser la más larga. Yo siempre estaba ase- La primera noche que probé el método de Dios
gurando que el marcador de tiempo estaba mal en el tráfico, descubrí a un individuo que estaba
ajustado, y dentro de mí tenía la sospecha que detenido en una calle lateral, desesperanzado. Te-
eso lo hacía alguien con la mala intención de nía hambre, había trabajado todo el día muy in-
molestarme. tensamente, y él sabía que había diez mil auto-
A menudo deseaba poseer una larga barra de móviles llenos de "paganos" que todavía tendrían
acero ubicada bajo el eje de la transmisión. Esta es- que pasar volando por esa intersección antes de
taría conectada a un interruptor bajo el panel de que él pudiera salir de allí.
instrumentos, y cuando alguien se interpusiera en Cuando yo me detuve y le indiqué que se colo-
mi camino, alguien que se demorara a desplazar- cara en la fila delante de mí, casi se desmayó. Sus
se y me impidiera ponerme a la cabeza del tráfico, ojos se agrandaron, y por un momento, se olvidó
yo podría mover el interruptor, la barra pene- lo que debía hacer para manejar su automóvil. El
traría a través del estanque del otro y saldría por había pensado que no podría salir hasta en unas
su radiador en la parte delantera, y le serviría de dos horas más, de modo que había apagado el mo-
lección. tor y se había rendido a su suerte.
Sucedió, entonces, que un día leí la escritura Bueno, cuando hizo partir el motor y salió, todo
que dice: "Amad a vuestros enemigos, bendecid a el tráfico cambió. Vi que él dejó salir a otra per-
los que os maldicen, haced bien a los que os abo- sona más. Yo pude sentir que el espíritu de ten-
rrecen, y orad por los que os ultrajan y os per- sión de esa hora de intenso tráfico desaparecía, y
siguen." Fue como si me dijera: "Bendice a los fue tal la bendición que no me podía contener.
que te molestan", y supe que Dios estaba hablan- Ahora yo soy el que domino la situación en el
do acerca de mi actitud cuando me hallaba detrás tráfico. Cuando llego a una luz de tráfico, obser-
del volante. vo al tenso individuo en el vehículo ál lado mío,
"Pero Señor", dije: "Todos los automovilistas haciendo lo que yo hacía antes. Acelera para ase-
me molestan." gurarse que el motor marcha bien, produciendo
bastante contaminación como para matar a todo
el vecindario. Cuando la luz cambia, yo me con-
tengo a propósito para dejarle partir adelante. Y
cuando lo hace, le sale una sonrisa de oreja a
oreja. Ha triunfado en algo por vez primera, tal
vez en un mes. Puede ser que haya aceptado el
hecho de que es un total fracaso, y de pronto yo
le hago ser un triunfador deteniendo el tráfico. He
conseguido que gane su día, y le puedo ver ale-
grarse y solazarse dentro del viejo vehículo. 16
Ya puedo oírle cuando llega a casa. Entra a
ella, y su esposa se sorprende de su felicidad tan Cómo dejar de fumar
poco acostumbrada. Ella está acostumbrada a
verlo llegar malhumorado, como yo solía estarlo,
deshecho. Pero hoy ha vencido.
"Querida después de todo el viejo cacharro no
es tan malo. Deberías haberme visto dejar atrás
a un flamante Mercedes al partir de una luz de Fuerza de voluntad. Esa es una expresión muy
tráfico esta noche." Tal vez él le da un abrazo más apropiada en el ambiente mundano, y la gente que
que de costumbre y le invita comer afuera para tiene mucha fuerza de voluntad es alabada y en-
variar, y da una propina extra a la camarera, y vidiada por todos. Yo debería haber sabido que
¿quién sabe que más... ? Una bendición iniciada no poseía ninguna, y si algo tenía, estaba en huel-
por la acción de un hijo del Rey prosigue para ga, porque cuando la usé para dejar de beber, pa-
siempre. ra dejar de enlodar a otros, para conseguir pureza
en cualquier aspecto de mi vida, había sido me-
Llego a casa relajado, alabando al Señor, inter- nos que suficiente.
cediendo por todos en todas partes, y cuando lle-
go a casa y entro, mamá sabe que me he estado Una de las cosas en que traté de. usar fuerza
portando como un hijo del Rey. Y si llego a casa de voluntad fue mi hábito de fumar. Me fumaba
cansado, ella sabe que he vuelto atrás a mi anti- dos paquetes de cigarrillos al día, diez cigarros y
gua manera de conducir. una pipa. Y esto era bastante humo.
No existe ningún aspecto de nuestras vidas que En esos días yo experimentaba el compañeris-
Dios no pueda enderezar si le dejamos a él que mo de los demás en la iglesia bautista. Ellos pen-
haga su voluntad. saban que yo era un caso raro. Y por eso, para
tener comunión espiritual, solía ir a una pequeña
iglesia pentecostal los sábados por la noche. Era
dirigida por el anciano hermano John Douglas, entonces yo podría haber dicho a otros fumado-
un gran hombre de Dios, y se reunía en un anti- res: "¿Por qué no dejan ese hediondo hábito que
guo teatro de Baltimore. Los santos se reunían ustedes tienen para ser buenos como yo lo soy, el
alrededor de las siete y finalizaban su reunión a fariseo?" Pero Dios no cayó en esa trampa. El
las doce y media o una de la madrugada. Todo se hace todas las cosas bien.
realizaba en perfecto orden, una hermosa reunión Cuando yo oraba, siempre decía: "Señor, dame
carismática. Uno de los hermanos tenía un himno, el poder de dejar de fumar", pero el poder no
otro tenía un salmo, un cántico espiritual, len- vino. Entonces un día dejé de pedir y sencilla-
guas, interpretación o profecía. mente esperé en el Señor. Y mientras esperé, él
Cuando entraba en la iglesia, todos sabían que pareció decirme: ¿Por qué deseas dejar de fumar?
yó había llegado. Yo podía verles arrugar la na- Realmente no había pensado acerca de esto.
riz. Y les podía oír diciendo: "Ahí viene el hedion- "Bueno, deseo dejar de fumar porque..." Yo no
do Hill", porque yo era el único que fumaba entre deseaba que él supiera que mi imagen, mi religio-
cerca de quinientos hermanos, y todos podían oler- sa, pura, cristiana, caballerosa imagen no debía
me a un kilómetro de distancia. Esto me afectaba oler como yo olía. Pero él ya lo sabía. De modo
mucho, especialmente cuando cantaban ese anti- que él respondió a su propia pregunta en lugar de
guo himno pentecostal que dice: "No habrá fuma- mí al decir:
dores en la casa de mi padre." Todos dirigían sus ¿Deseas dejar de fumar para impresionar a los
miradas directamente a mí. Me sentía acorralado. hermanos?
Naturalmente, traté de reaccionar. Satanás usó "Pienso que así es, Señor."
el espíritu de orgullo para tratar de arreglar el No hay que hacer conjeturas al respecto. Tú
asunto por mis propios medios con el fin de im- sabes muy bien que ésa es tu razón.
presionar a los hermanos. Traté de hacerlo du- "Bueno", dije yo, tratando de aparecer algo
rante un año, y al fin de ese tiempo, había con- mejor, "ésa es una razón. Y además, esto me está
seguido pasar de dos paquetes de cigarrillos a destruyendo." Estaba comenzando a toser sangre,
tres, de diez cigarros a doce, y fumaba una pipa y no podía dar tres pasos sin sofocarme.
dos veces más que antes, todo esto por mis Oh, sí, por cierto que esto está matándote, y lo
propias fuerzas. ha estado todo el tiempo. Pero eso es cosa aparte.
Mi orgullo se sentía herido en lo más profundo. Mucha gente muere de cosas que la están matan-
Yo volvía a casa a esforzarme aun más por dejar do, y ellos creen que se gozan haciéndolas. Esa no
de fumar, esforzándome verdaderamente con to- es razón valedera. Sé absolutamente franco con-
da la energía de mi fuerza de voluntad, y ter- migo, Hill, y entonces podemos conseguir algo
minaba fumando más que antes. Yo alabo a Dios efectivo.
porque si yo hubiese sido capaz de dejar el ciga- Yo bajé la cabeza y dije: "Muy bien, Señor", y
rrillo, Dios habría sido despojado de su gloria. Y él aceptó mi confesión.
Dime, ¿cómo fue que dejaste de beber? Fue su Una semana más tarde, Jesús se llevó mis ciga-
siguiente pregunta. ¿Te di yo el poder para que rrillos, y con ellos, todo deseo de fumar. Comencé
tú lo hicieras por tu propia cuenta? a experimentar algo de lo que la Biblia dice cuan-
"Oh, no. Yo rendí, dejé de esforzarme. Yo dije: do declara lo siguiente: "De cierto os digo que to-
'Dios, ayúdame'. Y tú lo hiciste. Lo hiciste tú solo. do lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo;
Tú me quitaste el deseo de beber alcohol." y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado
Bueno, entonces, dijo él, ¿por qué no te rindes en el cielo."
en esto y me dejas que yo me encargue del asun- Después de que Ed me había presentado a Je-
to? Sé sincera. Reconoce que no deseas dejarlo. sús, él me había dicho: "No trates de hacerte a
Reconoce que estás encadenado. Dilo tal como es. ti mismo digno. Ven tal como estás. Entrega todo
Y finalmente lo hice. Yo dije: "Señor, no tengo lo que tú eres a Jesús, y él te rehará en lo que él
poder ni deseo dejar de fumar. No tengo poder quiere que tú seas."
para cambiar mi voluntad. No tengo ninguna in- He captado que una de las cosas más importan-
clinación a romper con este hábito. Me siento tes que debemos aprender si deseamos vivir como
compelido a fumar. Me deleito en fumar. Me de- un hijo del Rey es confiar al Rey cada problema,
leitaré en cada chupada cancerosa mientras tú me cada falta, cada pecado, cada cosa imposible en
lo permitas, Señor." Y entonces fui verdadera- nuestra vida. El, y sólo él, puede hacernos dignos
mente sincero y dije: "Señor, ni siquiera tengo la de su reino. Mientras estemos nosotros tratando
certidumbre de que deseo que interfieras en este de hacer algo por medio de nuestra fuerza de vo-
hábito que yo tengo desde que tenía trece años luntad, estamos condenados a permanecer en nues-
de edad." Yo reconocí que mi voluntad estaba tan tro insignificante reino de miseria y derrota. Pe-
encadenada por él, que ni siquiera tenía autono- ro, los hijos del Rey rinden todo al Rey, y él les
mía para tomar una decisión. Y terminé dicien- emancipa para entrar por las puertas de su reino
do: "Todavía más, si tú dejas que yo decida, Dios, de los cielos.-
probablemente voy a llegar a consumir diez pa-
quetes al día, y llegará a salirme humo hasta por
los oídos. Si tú estás de acuerdo, yo también."
Me sentía espiritualmente derrocado. Había li-
brado una batalla imposible hasta el punto de sen-
tinne exhausto, y me rendí. Pude sentir la libe-
ración. Y aunque hasta entonces no conocía las
palabras de Zacarías 4:6 en el Manual del fabri-
cante, estaba listo para ver una demostración de:
"No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espí-
ritu, ha dicho Jehová."
17
Cómo ministrar sanidad

Después de haber sido sanado, comencé a ver


el poder sanador de Dios obrando en las vidas de
otros.
Un atardecer, Jimmy, un hombre que había co-
nocido en los Alcohólicos Anónimos, y yo fuimos
guiados por el Señor para ir a la casa de otro
miembro de nuestro grupo. Ella había regresado
a casa desde el hospital de mujeres de Baltimore
después de su tercera operación de cáncer en dos
años. Los doctores habían decidido que ya no le
quedaba mucho por cortar sin cercenarle la vida
misma, de modo que le enviaron a casa a morir.
Su madre nos saludó en la puerta, y nosotros
dijimos: "Hemos oído que Noemí estaba muy en-
ferma, y nos detuvimos para... bueno... para
verla y . . . bueno... tal vez conversar con ella un
momento." En verdad no sabíamos .por qué está-
bamos allí. Esta era nuestra primera experiencia
en el ministerio de sanidad, solamente un par de Dios le había sanado de un tipo de alergia cien-
simples ex borrachos a quienes Jesús había libe- tíficamente incurable. Fue como si Dios le hubie-
rado y llenado con su Espíritu. Estábamos aven- se dado una nueva piel, impenetrable a las mate-
turándonos en este asunto. rias químicas. Y yo le hablé de cómo él había
Su madre no quería abrir la puerta. "Ya no le reemplazado mi desintegrado disco de la columna
queda mucha vida como para desear una visita", por uno nuevo.
dijo ella. "Noemí está en muy precaria condición. Ella escuchó nuestros testimonios y dijo: "Eso
Su cuerpo está macilento, sólo pesa treinta y nue- es maravilloso."
ve kilos, y yo creo que sería mejor si ustedes no Y yo dije: "Si Dios hizo eso por nosotros, ¿no
la ven. Los doctores dicen que probablemente le crees que él también te podría sanar a ti?" Yo me
quede una semana de vida, eso es todo lo que sorprendí de las palabras al salir de mis labios,
falta." ya que no se me había ocurrido que Dios pudiera
Nosotros explicamos que éramos miembros del sanar a alguno que estuviera tan enfermo como
mismo grupo de Alcohólicos Anónimos al que per- ella lo estaba. En verdad, no fueron mis palabras.
tenecía Noemí, y ciertamente no le podríamos Ellas eran las palabras de ciencia que salían
hacer algún daño si estaba tan mal como ella mi boca por el Espíritu Santo. •
decía. Prometimos no quedarnos mucho tiempo, y "Bueno", dijo ella, "creo que tal vez él podría.
al fin su madre abrió la puerta y nos hizo subir Nunca había pensado en ello."
hasta el dormitorio de Noemí. Lo que quedaba de
ella tenía el aspecto de una cascara de naranja "¿Te gustaría pedirle a él que lo haga?"
extendida sobre la cama, estaba tan demacrada y "Bueno, sí, eso sería precioso." Noemí no tenía
consumida, y su piel había adquirido ese color bastante energía como para demostrar entusiasmo.
mortecino del cáncer. Noemí estaba muñéndose Yo tomé una de sus manos y Jimmy tomó la
y ella lo sabía. No había ninguna duda al respec- otra, y su madre se quedó allí en completa incre-
to. La muerte no podía estar a muchas horas de dulidad. Nuestra incredulidad, en ese momento,
distancia. hacía juego con la de ella. De repente me di cuen-
Saludamos a Noemí y ella nos saludó a noso- ta cabal de que íbamos a pedirle a Jesús que sa-
tros, y después de que habíamos conversado un nara un caso imposible.
poco, el Señor comenzó a poner ideas en nuestras Pero al fin la oración vino, con labios indecisos.
mentes. No fue una muy larga.
"Dios nos ha mantenido sobrios con los Alco- "Señor, algo ha hecho que este cuerpo esté
hólicos Anónimos por varios años ya, ¿verdad?", seriamente afectado. Pero sabemos que tú eres ca-
le recordamos. paz de sana/ y renovar aquello que ha sido des-
Ella dijo: "Sí, es cierto." truido por Satanás. Jesús, por favor sana a Noe-
Y entonces Jimmy compartió con ella de cómo mí. Gracias a ti." Entonces oramos brevemente
en lenguas y dijimos: "Amén". Noemí dijo: uno o dos de los períodos y recibió el bautismo en
"Amén", también, y eso fue todo. el Espíritu Santo. Una noche, cuando viajábamos
Mientras orábamos, sin embargo, yo sentí que hacia Ashville donde yo debía predicar en su igle-
el don de fe crecía dentro de mí, y de repente yo sia, él dijo: "Yo no comprendo por qué Dios no
supe que Dios la sanaría. No era asunto de espe- me ha dado dones de sanidades."
rar que algo sucediera. Era inconcebible que ello Yo estaba hablándole al Señor mientras Jerry
no sucediera. Tenía que realizarse un milagro, me hablaba a mí, y yo le pregunté a Jesús: "¿Por
porque el don de fe había brotado en forma ins- qué no has dado a Jerry dones de sanidades?"
tantánea dentro de mí. Sin música de órgano, sin Y el Señor pareció decir: Pregúntale a él si al-
campanas, sin vestimentas eclesiásticas, solamen- guna vez ha actuado como si así fuera.
te dos ex borrachos salvados que oraban por un "Hermano Jerry: ¿Ha actuado alguna vez co-
tercero y con Jesús a cargo de toda ¡Aleluya! mo si tuviera los dones de sanidades?"
Entonces nos fuimos a casa. El dijo: "No. Nunca pensé de hacerlo." Y en-
Alrededor de tres meses más tarde, encontrán- tonces le dejé que pensara al respecto por algún
dome una noche en una reunión, vi a una mujer tiempo.
al otro lado de la sala que me parecía cara cono- Mientras estábamos en la iglesia esa noche, in-
cida. "Se parece a Noemí", pensé para mí, "pero formaron que uno de los miembros de la congre-
Noemí ha estado muerta y enterrada por varios gación de Jerry estaba en el hospital de Ashville
meses." y necesitaba ser ministrado, algo así como los ri-
La mujer se dio cuenta de que yo la observaba, tuales para un moribundo, debido a que ella había
y ella supo lo que yo estaba pensando. Ella se permanecido en estado de coma por diez días. La
acercó donde yo estaba y dijo: "Sí, soy Noemí. familia informó que sería muy oportuno si el
pastor pudiera pasar por allí. Y así fue que al
Dios me sanó." regresar al retiro, nos detuvimos en el hospital
Fue la fe de Jesús que yo había sentido aflorar general de Ashville.
dentro de mí cuando oramos. Su don de su fe.
Yo dije: "Yo permaneceré en el automóvil y
Fue una demostración de lo que Pablo escribió en estaré orando mientras tú subes y haces lo que te
Gálatas 2:20: "Con Cristo estoy juntamente cru- corresponde."
cificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; Mientras él estaba arriba, yo estaba orando en
y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe el automóvil y el sentir de gloria comenzó a fluir
del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí lentamente, de modo que supe que algo estaba su-
mismo por mí." cediendo arriba en la sala del hospital. Cuando el
Cualquier hijo del Rey puede ministrar sanidad hermano Jerry salió, parecía flotar en el aire. El
a otros cuando él conoce sus derechos y privilegios. era un predicador transformado.
Un joven ministro metodista de Carolina del "¿Qué sucedió?", le pregunté. No le pregunté:
Norte vino a nuestro retiro de vida espiritual en
"iSucedió algo?" Porque yo podía ver que alguna con muchos detalles acerca de los dones del Espí-
cosa había sucedido. ritu, según su propia ignorancia, no habiendo te-
"Bueno", me dijo: "Yo entré en la sala, y esta nido jamás experiencia de la conexión que los
mujer de cerca de ochenta años estaba a las puer- hace asequibles.
tas de la muerte, y ella lo sabía. Todos sabían que Yo también cometí el error de escucharle a él
así sería. Ya habían elegido el ataúd y todo es- por un tiempo un día, cuando yo era un cristiano
taba listo para el funeral. Pero yo sencillamente muy novato. Yo había sido sanado recientemente
caminé hacia su cama, puse mis manos sobre ella en la carpa de Oral Roberts, y el doctor Címbalo
y dije: 'Hermana, en el nombre de Jesucristo, sé estuvo veinte minutos demostrando que la sani-
sana.' Y ella se sentó en esa cama con sus ojos dad de Dios no es para hoy.
muy abiertos y dijo: 'Aleluya.' Ella había estado Después de bastante estrangulación de la ver-
en estado comatoso por diez días." El movió su dad por parte suya, con el fin de hacer caer a to-
cabeza, todavía anonadado. "Todo lo que yo hice dos menos a los de la fe firme, yo comencé a orar
fue actuar como si así fuera, y descubrí que los por los seminaristas de todas partes.
dones de sanidades estaban allí mismo." Entonces dije: "Señor Jesús, dime tú para
Nosotros poseemos el poder de Dios, los dones quiénes son los dones del Espíritu Santo."
de Dios. Todo lo que tenemos que hacer es actuar Para los necesitados, respondió él, a disposi-
como hijos del Rey y ponerlos en acción. ción de todos aquellos que los compartirán, ya sea
¿Aún nosotros? Sí, Dios nos usa aún a nosotros. en grupo o individualmente, para llevar plenitud
Si tú oras por alguien, y ése muere al día si- donde haya escasez.
guiente, ora por el próximo. Alaba a Dios. Actúa "Entonces, ¿a qué se debe toda la reticencia de
como hijo del Rey, y tú comenzarás a sentirte co- parte de los hijos del Rey de usarlos?", pregun-
mo hijo del Rey. Y mientras más te sientas así, té yo.
más actuarás como tal. Esto es algo acumulativo, Una razón, 0-R-G-U-L-L-O, contestó él.
autogenerativo. Aumenta continuamente, y al fi- Y esa es toda la respuesta, el más engañoso de
nal tú captas el mensaje, en alta voz y claramen- los artificios del enemigo, la soberbia de la vida.
te: somos hijos del Rey. El reino de Dios está "¿Suponte que ellos mueren?" Murmura Sata-
dentro de nosotros, y nosotros lo vamos a mani- nás en el momento de necesidad, donde puede ser
festar exteriormente. que tú seas la única persona dispuesta para mi-
Si tú tienes tendencias religiosas, tú puedes nistrar los dones de sanidad. "Tú hermosa imagen
descubrir que tu cerebro educado estará queján- cristiana va a ser totalmente borrada. Mejor que
dose de la manera en que tu teología está siendo te andes con mucho cuidado. Deja que tal y tal
asesinada. persona lo haga..."
Pero yo te digo a ti, atrévete a permitir que el
No hay duda que has estado oyendo al doctor
Rey que es tu huésped tome control con todo el
Címbalo que Retiñe, ese gran teólogo que enseña
poder y la gloria de su resurrección. Entonces, si
ellos mueren, tú puedes decir: "Gracias Jesús. Tu
respuesta fue 'no', esta vez. Pasemos al próximo."
Jesús más un hijo del Rey es la mayoría en
cualquier parte, en cualquier tiempo.

18
Cómo estorbar la sanidad

La voluntad de Dios para la buena salud de los


hijos del Rey está claramente expresada en la ter-
cera epístola de Juan 2: "Amado, yo deseo que tú
seas prosperado en todas las cosas, y que tengas
salud, así como prospera tu alma."
Pero no siempre prosperamos, no siempre es-
tamos con buena salud. ¿Por qué? ¿Hay algunos
tropiezos de nuestra propia hechura?
Yo antes pensaba que Dios deseaba sanar a to-
dos y que todos deseaban ser sanados. Pero sólo
conocía la mitad de la verdad. Descubrí esto en
mi primer campamento del CFO.
Blair Reed y yo habíamos ido juntos allí. Los
dos habíamos sido sanados, salvados y bautizados
en el Espíritu, y estábamos listos para ministrar
sanidad a todos. Podíamos percibir las necesida-
des a un kilómetro de distancia.
Otro automóvil llegó casi al mismo tiempo que
nosotros, y un hombre se bajó de él, abrió el su estado no mejoraba en lo más mínimo. Tenía
portamaletas, sacó una silla de ruedas, la armó, se artritis y su caso era diferente a todos los que
dirigió al otro lado del automóvil, abrió la puerta, había visto antes. Cada articulación de su cuerpo
y levantó a su esposa, colocándola en la silla de estaba agarrotada. Daba pena mirarla.
ruedas. Mi amigo Blair y yo casi no podíamos es- Más o menos el jueves yo dije: "Señor, debemos
perar con deseos de llegar hasta ella. Recorda- estar orando mal, porque no experimenta ninguna
mos que Jesús pidió permiso antes de sanar a la mejoría. ¿Por qué será?"
gente, y así nosotros no fuimos al instante has- El Señor me mostró que a veces yo soy más es-
ta ella y comenzamos a orar. Primero pedimos túpido que otras. De vez en cuando, tengo la tran-
permiso. sitoria impresión de que sé cómo orar. Pero Dios
"Hermana, Jesús desea sanarla. ¿Desea usted dice en Romanos 8, Tú no sabes cómo o qué orar,
ser sanada?" y eso me coloca en el lugar que corresponde. De
Habría de tener el más grande chasco de mi modo que dije: "Señor, perdóname", y oré en len-
vida cuando ella contestó indignada: "Ciertamen- guas, y pedí una palabra de ciencia. Y la palabra
te no lo deseo." La expresión en nuestro rostro de ciencia vino: Este es un caso de una relación
debe haber manifestado que no entendíamos tal interrumpida, no de una dolencia física. Sólo pa-
reacción, porque ella procedió a explicarnos: "Por rece serlo.
cuarenta años, serví a este esposo mío con todo Dios siempre tiene más información acerca de
desvelo. Ahora él va a servirme a mí mientras yo una persona que la que pueda obtener por medios
viva. Así me gusta a mí. i No me toquen ustedes!" humanos. De modo que, cuando sus amigos la lle-
Y así comencé a aprender que no todos desean varon al altar nuevamente el viernes por la noche,
ser sanados. Mucha gente tiene mala salud. Un todos nos reunimos a su alrededor. Dijimos: "Se-
método usual es buscar la simpatía de otros, para ñor, vamos a dejar que tú hagas la oración esta
que otros se sientan apenados por lo que a usted noche. Vamos a orar en lenguas y a pedir que tú
le sucede si es que está bastante enfermo, por bas- interpretes para nosotros de cómo debemos pro-
tante tiempo. De este modo puede hacer ver que ceder para la sanidad de nuestra hermana."
está llevando su cruz. Al orar, se nos reveló que lo que tenía atada a
La pregunta de Jesús es: "¿quieres ser sano?" y
esta mujer era el resentimiento. Había una rela-
es la clave de la situación. Plenitud involucra mu-
cho más que mera sanidad física. Plenitud tiene ción interrumpida entre ella y su hermana.
que ver con la persona toda. Yo le dije: "¿Contra quién es su resentimiento?"
Un día una mujer vino a una reunión en la cual "Oh", dijo ella, "no tengo resentimiento contra
yo tomaba parte. Ella vino el lunes por la noche nadie. Amo a todos en el mundo entero." Era evi-
para oración, y el martes por la noche, y el miér- dente que su ego no le dejaba ser sincera ni aún
coles por la noche, y el jueves por la noche, pero un minuto. De modo que el Espíritu Santo lo
expresó de otra manera para culpar a la otra explicamos que Jesús deseaba que ella prosperara
persona. y estuviera en buena salud, así como su alma
"¿Quién es el que le ha causado un gran mal?", prosperaba. Esto significaba que la relación in-
dije yo. "¿Qué fue lo que su hermana hizo que le terrumpida tenía que ser sanada antes de que pu-
hizo daño a usted?" diera ser sanada físicamente.
Bueno, eso le liberó como para decirnos todo Con menos rudeza, ella dijo: "Lo siento. No
lo relacionado con la cruz que ella debía llevar. La puedo ir hasta ella. Es algo demasiado grande pa-
ponzoña se derramó de su sistema, como el vene- ra mí. Este asunto tiene dieciocho años."
no de una víbora. Sin los dones del Espíritu en Yo dije: "No la culpo a usted. Yo no creo que
acción, podríamos haber simpatizado con ella, y podría pedir perdón, tampoco, después de tantos
ella habría simpatizado aún más consigo misma, años de guardar odio. Pero, ¿estaría dispuesta a
y se habría empeorado. Pero Dios nos hizo ver la ir si Dios le da la voluntad de hacerlo?"
amargura, y el odio, y el resentimiento que había Mientras permanecía allí en el altar, sostenida
allí adentro. Y todo salió hacia afuera. por sus amigos, yo podía ver la lucha que se des-
"¡Esa perversa! Ella se cambió a nuestro ve- arrollaba en su interior. La amargura estaba tan
cindario, vino a nuestra iglesia, y no era ni la arraigada, ella estaba segura que la culpa la tenía
mitad como organista en comparación conmigo, la otra persona. Pero finalmente dijo: "Sí, si
pero el pastor le dio a ella el puesto." Dios me da deseos de ir, yo estoy dispuesta. Estoy
Yo dije: "¿Apuesto que esto le dolió profunda- dispuesta si Dios me ayuda."
mente, verdad?" Y en ese momento, su mano comenzó a abrirse.
La mujer se, había separado de la comunión en La voluntad dada por Dios en su espíritu le había
el Espíritu con la congregación local, y su cuerpo liberado. Yo no vi su sanidad total. No estuvimos
había reaccionado agarrotándose. Su mano esta- mucho tiempo allí, pero sé que a esta altura ella
es completamente libre, porque ella estuvo dis-
ba tan agarrotada que ella no podía mover ni un
puesta a ir y reconciliarse.
músculo de su brazo.
"¿Hermana, está usted dispuesta a perdonar?" No importa cuan científicamente imposible pue-
''¿A esa malvada? ¡No! ¡Nunca!" da parecer una situación, si estamos dispuestos a
Repasamos algunas Escrituras con ella, espe- dejar que Dios saque todas las piedras de tropiezo
cialmente aquellas que tienen que ver con el atar de nuestra alma, su poder se manifestará inde-
lo físico atando lo espiritual. Y hablamos acerca fectiblemente. La impaciencia puede ser una pie-
del perdonar en la oración enseñada por el Señor. dra de tropiezo para la sanidad, la falta de perdón
Después de un rato, el Espíritu Santo comenzó a es otra, la incredulidad es otra, comúnmente muy
convencerla. Ella vio cuan terrible era su amar- generalizada.
gura, su resentimiento, y lo inevitable de las con- No había ningún impedimento de incredulidad
secuencias de todo ello en su cuerpo. Nosotros le en uno de los hermanos allí en Lancaster County,
Pensilvania, con quien yo había estado en varias hicieron creer que cuando uno se convierte, ya
no le sucede nada desagradable, nunca más. Pe-
reuniones de testimonio. El hermano Hermán
ro Dios nunca prometió a su pueblo que estaría
llegó a casa de vuelta de la iglesia, una tarde, con libre de dificultades. El dijo: "Yo te sacaré de en
un severo dolor de cabeza. Se dirigió al botiquín medio de las dificultades."
para tomarse dos aspirinas, y entonces se recostó
a dormir la siesta. Alrededor de treinta minutos Tú tienes que estar en dificultad para ser libra-
después se levantó con su estómago ardiendo. Al do de la dificultad. Ahora, tú no tienes que tratar
revisar el botiquín, él se dio cuenta que en lugar de meterte en dificultades. La vida común y co-
de tomar aspirinas, había tomado dos tabletas de rriente automáticamente se encarga de eso, pero
cloruro de mercurio que su hija tenía para curar- el caminar en el Espíritu nos garantiza protec-
se de una infección a los pies. Eran para uso ex- ción contra los poderes de las tinieblas que siem-
pre están tratando de engullirse a los paganos y
terno; puesto que el cloruro de mercurio es un
también a los hijos del Rey.
veneno mortal.
Había dos cosas que podía hacer. Podía tener Recientemente conducía mi automóvil por una
pánico, o podía alabar a Dios y confiar en su carretera de doble tráfico y me dirigía a una re-
unión. La separación entre vías tenía, probable-
palabra. mente, alrededor de seis metros. De pronto, un
El pánico es para los paganos, no para los hijos Vehículo que venía en la dirección contraria, y
del Rey, y así fue que el hermano Hermán dijo: que viajaba § ciento doce kilómetros más o me-
"Señor, tu Palabra dice: 'Si bebieren cosa mortí- nos, la misma velocidad a que yo viajaba, comen-
fera, no les hará daño.' De modo que éste es tu zó a cruzar la zona divisoria. Venía directamente
problema y no mío." El puso llave a la puerta de hacia mí. Un impacto de doscientos veinticuatro
su pieza, se arrodilló al lado de la cama, y entregó kilómetros por hora era inminente, y yo era
el asunto en las manos de Jesús. uno de los protagonistas. Quedaría convertido en
"Jesús", dijo él, "si tú no intercedes, si tu Pa- picadillo.
labra no es verdad, entonces tú vas a tener que
echar abajo la puerta para sacar el cadáver. Yo Yo me alegré que no tuve que esperar cambiar
seré el cadáver. El problema es tuyo." al engranaje de alabanza y acción de gracias, por-
Volvió a la cama y despertó unas dos horas más que no habría tenido tiempo. Todo sucedió tan
tarde, sin dolor de cabeza, completamente sano. rápidamente. El caminar en la luz tiene que ver
Estas señales seguirán a los hijos del Rey: "Y con todos los circuitos sintonizados a la alabanza
si bebieren cosa mortífera, no les hará daño." y la acción de gracias en todo tiempo, en todo
Al comienzo de mi vida como bebé cristiano, te- dando gracias por todo. Yo había estado caminan-
nía una tendencia a creer que ahora que era sal- do en la luz todo el día. De modo que estaba agra-
vo, uno del pueblo de Dios, estaba libre de pro- deciendo a Dios y orando en el Espíritu por la
blemas. Yo había escuchado mensajes que me gente en el otro vehículo en el mismo aliento,
dándome cuenta de que podría ser el último de mi
vida. Pero estaba cantando los himnos de Sion
sabiendo que los hijos del Rey no se tienen que
morir en base a las condiciones impuestas por
Satanás.
El vehículo que se abalanzaba sobre mí se en-
contraba a menos de dieciocho metros cuando de
repente saltó directamente hacia arriba y sé dio 19
vuelta. Era un convertible y tenía su capota baja, Cómo evitar accidentes automovilísticos,
y la gente salió disparada en todas direcciones. tornados, bombas incendiarias y
Entonces el automóvil cayó, precisamente a mi lluvias de cohetes
lado.
"Señor, ¿deseas que me detenga?" Le pregunté
entonces.
No. No te detengas, intercede, fue el mensaje
que recibí. En mi espejo retrovisor, pude ver que
otros automóviles y camiones se detenían. Ellos Antes de haber avanzado un kilómetro en el ca-
no necesitarían mi presencia física allí. Pero Dios mino, tuve la certidumbre de que él se había en-
necesitaba que yo fuera un intercesor. Y así fue cargado de todo, y continué hacia mi reunión sa-
que seguí orando, alabando a Dios, orando en len- tisfecho. Eso sucedió un viernes. El domingo por
guas. Estaba consciente de un poder arrollador, la mañana, yo tenía una invitación para hablar
de ríos de agua viva, que fluían desde mi interior en la iglesia metodista Kent Island cerca del lu-
directamente hacia el trono de gracia al interce- gar donde había ocurrido el accidente.
der en el Espíritu. Yo compartí mi experiencia desde el pulpito y
dije que si alguno de los presentes sabía de las
consecuencias del accidente, a mí me gustaría es-
cucharlas. Yo sabía que había sucedido algo bue-
no. Y así era en verdad, tres personas diferentes
vinieron a mí a la salida de la iglesia, después de
la reunión y dijeron que ellos estuvieron en el lu-
gar unos pocos minutos después de haber ocurrido
el accidente porque viven cerca de allí. El auto-
móvil había sufrido el reventón de un neumático,
y yendo a gran velocidad, no había podido ser
Controlado. Los pasajeros del convertible habían cocina cierto día cuando escuchó que la radio da-
salido disparados del vehículo, y todos ellos se ha- ba alarma de un tornado que se acercaba. Ella
bían ido caminando del lugar del accidente. El miró hacia afuera por la ventana y vio el tre-
automóvil había quedado completamente destrui- mendo negro embudo que se acercaba lentamente
do, pero ninguna persona había sufrido herida. a través'de los llanos, tragando, destruyendo cada
Fue un milagro. cosa a su paso. Las casas volaban y así las vacas
Un automóvil que viene directamente hacia ti y los cobertizos, una total destrucción. Sus dos hi-
en una carretera plana no salta de repente hacia jos estaban jugando en el patio justamente por
arriba. El cambio de movimiento horizontal a donde habría de pasar el tornado. Pero en lugar
movimiento vertical es imposible a menos que tú de dejarse dominar por el temor, ella dijo: "Se-
choques contra algo curvado que cambie el curso ñor, con Dios todas las cosas son posibles, y tú
del objeto que se mueve. Y eso es lo que sucedió dices que debemos tomar autoridad sobre los po-
en ese accidente. El trayecto del automóvil fue deres de las tinieblas, y eso es lo que yo voy a
cambiado cuando chocó contra una superficie cur- hacer,"
va, el curvado círculo de luz que previno que las Ella se dirigió al balcón- posterior. A esta al-
tinieblas entraran para aniquilar a un hijo del tura, el embudo se encontraba cerca de dos cua-
Rey. Había millones de kilográmetros de energía dras de su casa, y se dirigía directamente hacia
involucrados, pero eso es nada para un ángel del ella. Ella casi podía ver a Satanás sentado encima
Señor. ¡Aleluya! Cuando clamamos al Rey, él de esa grande y fea cosa negra, de modo que ella
obra en forma sobrenatural para sacarnos de la miró hacia arriba y dijo: "Satanás, en el nombre
dificultad. de Jesucristo, saca esta cosa de aquí", y en el mo-
Uno de los ejemplos más dramáticos que yo he mento que ella había dicho las palabras, el embu-
visto de cómo el Rey saca a sus hijos de la difi- do viró en la esquina y siguió por la calle lateral,
cultad fue el caso de una hermana llena del Es- destruyendo cada cosa a su paso. Pero en la casa
píritu allá en Kansas. de la hermana Tarwater, ni una sola teja fue to-
La hermana Tarwater era una cristiana re- cada. Ella había echado mano de sus privilegios
cién convertida. Ella había sido recientemente como hija del Rey.
llena del Espíritu Santo y había recibido la plena Y Dios es glorificado cada vez que ella cuenta
certidumbre de que si ella usaba la Palabra de acerca del incidente.
Dios con fe, todas las cosas eran posibles. Dios Si todas las cosas son de Dios, como Dios dice
había puesto en su mente y en su corazón y en en 2 Corintios 5:18, nada le sucede a un cristiano
todo su ser, que no importaba qué sucediera, ella en forma accidental. Cada cosa que sucede puede
debía permanecer firme sobre la palabra de Dios de alguna forma glorificar a Dios si nos atreve-
y esperar su liberación. mos a estar firmes en eso y nos atrevemos a ac-
La hermana Tarwater estaba trabajando en la tuar acordes con ello en cada situación. Tú te en-
contrarás en algunas situaciones emocionantes. Y Yo no me siento con ganas de hacerlo, pero voy
Dios obtendrá más gloria que si no lo hicieras. a alabarte de todos modos." No es un sacrificio de
Unos dos veranos atrás, yo me encontré en una alabanza hasta que no te sientes con deseos de ha-
situación emocionante. Había sido invitado a ha- cerlo, ¿verdad? Yo seguí alabándole en alta voz.
blar en una reunión de los Hombres de Negocios El presidente del grupo local del Evangelio
del Evangelio Completo en Albuquerque, Nuevo Completo me esperaba en el aeropuerto, y esa no-
México. Fue mientras los extremistas estaban che fuimos al lugar donde se había de realizar la
quemando y bombardeando la ciudad. Ellos eran reunión. El gerente nos saludó en la puerta con
dueños de la situación, y lo habían hecho de re- las palabras: "Espero que no estén planeando re-
pente, sin mucho aviso, y tenían a Albuquerque unirse aquí esta noche. Los agitadores han en-
muy bien bajo el control de su programa de viado un mensaje personal diciendo que van a
terror. lanzar bombas incendiarias y a quemarlos a us-
Mis amigos menos fanáticos en casa trataron tedes. Han estado incendiando edificios de acuer-
de persuadirme de que no fuera. Ellos dijeron: do a un programa, durante toda la semana en
"Ciertamente tú no pensarás ir allá. Ese es un Albuquerque. Ustedes son los próximos en la lista.
lugar de dificultades." A ellos no les agrada la gente del Evangelio
Yo dije: "Por cierto, para allá voy. ¿Dónde Completo."
encuentras tú a Jesús sino que en lugares difíci- El continuó diciendo: "He hecho contacto con
les? Esa es la razón por la cual vino. Los hijos una iglesia local, y ellos están muy dispuestos a
del Rey nunca retroceden. Los hijos del Rey en- dejarles que usen sus instalaciones a tres kilóme-
tran a poseer la tierra cuando Dios abre el cami- tros de aquí. Estarán más seguros allí."
no y da certidumbre. Nuestra responsabilidad co- "¿Más seguros?", dijimos nosotros. "¿Qué quie-
mo cristianos es sanar a los enfermos, echar re decir con más seguros? ¿Pueden los hijos del
fuera demonios, liberar a los presos. ¿No fue eso Rey estar más seguros que en el lugar asignado
lo que Jesús dijo? Muy bien. Por cierto que para por su Patrón? Por cierto que no. No vamos a
allá voy." huir de Satanás. No retrocederemos ni un paso.
No se necesitó mucha fe para subirse al avión Vamos a permanecer firmes y a ver la salva-
el domingo por la mañana; se necesitó un poco ción del Señor. Nosotros somos hijos del Rey,
más para ver los incendios y todavía alabar al ¿recuerda?"
Señor al acercarnos a Albuquerque. Al volar so-
bre la ciudad vimos arder edificios que según lo Bueno, entonces se llenó de pánico. El rogó.
que me dijeron después valían alrededor de tres Prácticamente amenzó. Hizo todo lo que pudo. Fi-
millones de dólares. nalmente él amonestó diciendo: "Yo no puedo ser
Pero yo mantuve mi boca en acción, diciendo: responsable de lo que suceda a su gente."
"Alabado seas tú, Jesús. Alabado seas tú, Jesús. Nosotros dijimos: "¿Quién le ha pedido que lo
sea? Jesús es el responsable por sus hijos cuando de aquí muy pronto con la cola de la camisa incen-
están en sus negocios." diada. " Estábamos comenzando a entusiasmarnos.
"Pero", dijo él, "es peligroso." Así fue que comenzamos nuestra reunión, can-
El no tenía que decírnoslo. Nosotros podíamos tando himnos de victoria. Y el gerente del res-
oír los carros bombas y las sirenas por todos la- taurante fue de ventana en ventana toda la velada
dos. Los agitadores estaban actuando, a plena tratando de descubrir si venían los incendiarios.
producción destructiva. Y ellos habían iniciado el Y, seguimos oyendo los carros-bombas y las sire-
recuento final para llegar hasta nosotros como un nas de la policía por todas partes, pero no se
blanco importante. acercaron donde nosotros estábamos, porque...
El gerente se ponía cada momento más inquie- Bueno, yo no sé cómo lo hizo él si Dios envió una
to, y no podíamos culparlo por eso. Pero nos dejó legión de ángeles para retirar las bombas incen-
entrar, y nosotros tuvimos la comida. Algunas diarias y apagarlas tan pronto como llegaban, o
personas en la reunión se veían un poquito ner- qué, pero no vimos ni una sola bomba.
viosas, y tampoco podíamos culparlos. Ese no fue uno de mis mensajes más cortos. Yo
Nosotros dijimos: "Vean, si hay alguien aquí hablé cerca de dos horas y quince minutos, y en-
que preferiría estar en algún otro lugar, no espe- tonces tuvimos algún tiempo de ministrar. Termi-
re más, vayase inmediatamente si se va a sentir namos cerca de medianoche y nos fuimos a casa.
más cómodo." Nosotros sabíamos que no podía- Ahora puedo afirmar con toda seguridad que
mos darnos el lujo de tener uno que reclamara o Dios puede librar a sus hijos de las amenazas de
que estuviera temeroso en el grupo. bombas incendiarias. Yo no podría haber hecho
Unos pocos del grupo se levantaron y se fue- esto antes de haber estado en Albuquerque, un
ron, y así los demás estuvimos acordes y unánimes. ejemplo más de cómo Dios libra de dificultades
Afuera todo era confusión. El gerente del res- cada vez que le alabamos.
taurante corrió las cortinas, pienso que así se evi- Otro día, Dios me dio otra oportunidad de com-
taría algunas de las bombas más poderosas por al- probar que los hijos del Rey pueden caminar a
gún tiempo. Y entonces entregamos todo en las través del mismo valle de sombra de muerte y no
manos de Jesús. Dijimos: "Señor, ésta es una temer mal alguno.
oportunidad para descubrir si tu Palabra es un Me encontraba en la estación de rastreo de la
montón de historias imaginarias para usar en el NASA en la isla Coopers de las Bermudas. Es allí
día domingo, o si tú realmente hablas significati- donde se les da el pase a los cohetes para entrar
vamente." ¿Estábamos tentando a Dios? No, en en órbita si todos los sistemas están funcionando
verdad. Solamente probando su Palabra si verda- bien, o son devueltos a la tierra si algo funcio-
deramente estaba en operación, eso era todo. Y na mal.
dijimos: "Señor, si tu Palabra no está en opera- Ese día, todo estaba funcionando perfectamen-
ción, lo vamos a descubrir muy pronto. Nos iremos te. La primera etapa del cohete fue desprendida
y comenzó a caer, y el resto del impulsor continuó cae en una vía que no se desvía a menos que ha-
hacia el espacio. Y entonces de repente vimos que ya un tremendo viento lateral o algo así, lo que
algo había fallado. Habían regulado los computa- no había en ese momento. Era un día de calma y
dores para funcionar muy lento, y la primera quietud excepto dentro de la estación rastreado-
etapa venía cayendo directamente sobre nosotros, ra. No había calma ni quietud. Había pánico entre
unos cuarenta o más ingenieros espaciales y un los sabihondos, pero yo tenía el Consolador.
hijo del Rey. Y al orar en el Espíritu, fue como si una mano
Todo podía seguirse electrónicamente en la mu- gigantesca empujara esa primera etapa del co-
ralla de la estación rastreadora al contemplarlo hete fuera de su trayectoria, varió su vía por mu-
con horrorosa incredulidad. El inmenso cilindro chos grados, y se zambulló a varios cientos de me-
que tenía las dimensiones de dos galpones se di- tros de donde estábamos sentados, en medio del
rigía directamente sobre nosotros. Océano Atlántico.
Le vimos venir, pero no podíamos hacer nada Dios nos libró de una destrucción cierta ese día.
al respecto. La estación espacial de la isla Coopers Pero aún antes de ser librado, yo sólo conocí gozo.
se encuentra justamente en un promontorio ro- Yo experimenté lo que el salmista experimentó
coso con altos acantilados por todo el derredor, cuando dijo: "No temeré mal alguno, aún en me-
varios cientos de metros sobre el Atlántico. dio del valle de la sombra de muerte."
No había ningún lugar donde huir, de modo Cuando alabamos a Dios y oramos en el Espí-
que comencé a regocijarme. Yo dije: "¡Aleluya, ritu sin cesar, él cambia su voluntad permisiva
Señor! Este parece que va a ser día de gradua- por su perfecta voluntad justamente en medio de
ción. En unos pocos segundos voy a estar contigo. los acontecimientos. Su voluntad permisiva fue
Cuando esa cosa llegue aquí abajo, yo voy a ir que cuarenta y tantos murieran ese día. Su vo-
hacia arriba. ¡Aleluya!" No tenía miedo, estaba
luntad perfecta dijo: No. Espera hasta que más
gozoso.
de estos hombres hayan sido salvos. Los hijos del
Y entonces el Espíritu me corrigió, y el Señor Rey tienen mucho que ver con el posponer de las
parecía decirme: ¿Para que crees tú que te tengo circunstancias que están por sucederles a ellos
aquí? ¿Para gozarte en tu propia graduación?
u otros.
Comienza a interceder por esa otra gente que no
se encuentra en una situación envidiable. Comienza a actuar como si las promesas de
Entonces comencé a orar en el Espíritu. Y al Dios fueran ya una realidad. Entra en la situa-
ascender esa oración, vi una ley de física que era ción y di: "Señor, tú lo dijiste, si no resulta, en-
violada ante mis ojos, la ley que dice que un tonces estaremos dos en el mismo apuro, pero yo
cuerpo en caída libre nunca cambia su trayecto- ciertamente no puedo. Pero voy a descubrir si tú
ria, nunca se mueve de su vía a menos que sea puedes. Que las bombas caigan, que el enemigo
actuada por fuerzas externas. En otras palabras, haga todo el mal que puede."
Estad firmes, y ved la salvación que Jehová ha-
rá. Esto es actuar como hijos del Rey.
Entonces el mundo de tinieblas se dará vuelta
y dirá: "¿Qué es lo que tú tienes? Creo que yo
necesito eso."
Y cuando ellos hacen una pregunta, merecen
una respuesta: "Es Jesús, él es mío, yo soy de el.
Eso me hace un hijo del Rey. ¡Aleluya!" 20
Cómo alabar a Dios por fallas en el auto.
Cómo evitar pleitos

El estar alabando a Dios en medio de todas las


cosas que suceden puede llevar a los hijos del Rey
a muy interesante cadena de circunstancias. Vez
tras vez él me ha enseñado que él hará que todas
las cosas ayuden a bien si le amamos, confiamos
en él, y somos obedientes para alabarle y darle
gracias por todo.
Un diáfano sábado por la tarde, tres de nos-
otros, hijos del Rey, viajábamos en automóvil ha-
cia Harrisburg, Pensilvania, a una reunión del
Evangelio Completo. Yo iba manejando un auto-
móvil con los cambios en el piso, y de alguna ma-
nera, después de haber reiniciado la marcha des-
de una luz roja, yo puse marcha atrás en lugar
de segunda, y la barra de cambios se desprendió
y me quedé con ella en la mano. Allí estaba en mi
mano tan inservible como si fuera un mimbre. No
había manera de hacer los cambios, y estaba blo-
queando el tráfico en todas direcciones.
Las bocinas sonaban a todo volumen desde to- "Ustedes han venido en mala hora, sábado por
das las direcciones. Había suficiente poder de bo- la tarde. Es un Mercedes, automóvil importado,
cinas para sacarnos hacia un lado de la calle, con patente de otro estado. Probablemente tendrá
prácticamente. Pero no sucedió. Allí seguimos que esperar hasta el lunes." El ofreció que dejá-
detenidos. ramos el vehículo con él.
Lo natural era decirles a los hermanos que to- "No gracias, viajaremos hasta nuestra reu-
maran un taxi y se fueran a la reunión mientras nión", dijimos nosotros. El alzó sus cejas y señaló
yo trataba de conseguir que alguien me reparara hacia el centro de la ciudad de Harrisburg donde
el vehículo. Pero, en lugar de eso, probamos con se realizaba la convención, tres o cuatro kilóme-
lo sobrenatural. tros de distancia, y volvió a mover su cabeza.
Me dirigí a Bud y a Bob, los dos hermanos que Bueno, partimos por la carretera alabando al
viajaban conmigo y dije: "Descubramos cómo Señor. "Gracias a ti, Jesús. Estamos en dificul-
Dios nos puede librar de esta dificultad si lo ala- tad, pero es la materia prima para tu gloria. Va-
bamos en medio de ella." Ellos movieron sus cabe- mos a continuar alabándote."
zas en asentimiento. El Salmo 50 dice: "Sacrifica a Dios alabanza; y
Uno de ellos dijo: "No sé de ningún lugar tan paga tus votos al Altísimo." La promesa de David
bueno para hacer la prueba." Y los tres comen- era la siguiente: "Te alabaré con cada aliento."
zamos a alabar a Dios. Esto te prepara para entrar en el próximo ver-
"Aleluya, Señor. Estamos en dificultades. ¿Có- sículo: "E invócame en el día de la angustia; te
mo nos vas a sacar de ella?" libraré, y tú me honrarás."
Los extraños que nos miraban desde afuera de- Al arrastrarnos por una calle lateral, esperan-
ben de haber dicho: "¿Están malos de la cabeza. do que él nos librara, de pronto vi, a la derecha,
Por qué no se bajan y empujan?" Pero nosotros un letrero: SERVICIO MERCEDES BENZ. ¡Ale-
no estábamos escuchando a los que estaban afue- luya ! Esta si que es nuestra. Yo manejé hacia allá
ra. Las instrucciones de Dios para los hijos del con toda confianza, pero el lugar estaba total-
Rey son: "Alábame. Yo te libraré." Y así fue que mente cerrado.
no nos bajamos a empujar, alabamos. Seguimos alabando al Señor, de todos modos,
„ Mientras alabábamos, yo tomé la barra de la pensando: "Señor, ¿qué sigue ahora?" Oramos
caja de cambio y la metí en el orificio. Entró en en lenguas, y oramos en nuestra lengua natal.
primera y pudimos avanzar a la gran velocidad Oramos con expectación: "Gracias a ti, Jesús.
de nueve kilómetros por hora más o menos, lo su- Gracias a ti por lo que vas a hacer. No sabemos
ficiente como para arrastrarnos fuera para no in- cómo vas a hacerlo, pero sabemos que tú vas a
terceptar el tráfico y para llevarnos hasta una es- valerte dé esta dificultad para traer gloría a tu
tación de servicio. Cuando el encargado oyó de nombre. Tú vas a librarnos porque tú lo has pro-
nuestro problema, movió la cabeza. metido. Tú vas a sacarnos de esta dificultad y a
darnos un mensaje por medio de ello. Gracias a la estación de servicio, él me dijo lo que yo ya
ti, Señor." sabía.
La próxima cosa que supimos fue que un "Bueno, lo siento, pero hoy no trabajamos, y
hombre dé la estación de servicio, en la próxi- no tengo ningún mecánico que pueda llamar."
ma puerta salió y nos preguntó: "¿Tiene algún Esto sonó bastante definitivo. La última palabra.
problema?" Yo dije: "Yo lo comprendo muy bien. Alabado
"En parte, sí", le dije. sea el Señor." Yo no traté de convencerle de nin-
"Bueno", dijo él, "el gerente de la estación de guna cosa, pero la próxima cosa que él estaba di-
servicio Mercedes estuvo aquí esta mañana, pero ciendo era: "Espere un minuto. Al momento voy
no tenía ningún mecánico trabajando, y como era para allá."
un día tan hermoso, decidió cerrar temprano. Se Bueno, le di las gracias y alabé al Señor un po-
han ido por el fin de semana." co más. Yo sabía que los gerentes de estaciones
Yo dije: "Bueno, veo que están cerrados. Ala- de servicio no realizan el trabajo de reparación.
bado sea el Señor." El me miró como sorprendido, Ellos no trabajan con las herramientas, ellos han
y por lo tanto, le expliqué: "Estamos alabando al pasado a un nivel más alto, el de directivos. Pero
Señor, de todos modos. No vamos a dejar de este gerente parecía haber olvidado eso. El llegó
hacerlo." en su vehículo unos pocos minutos más tarde y se
bajó de su propio Mercedes sin decir ni una pa-
Eso le causó preocupación, pensando qué clase labra. El no me miró, no miró a nadie, sencilla-
de gente éramos nosotros, de modo que él se ofre- mente se subió a mi auto con un pequeño manojo
ció: "Yo tengo el número telefónico del gerente de herramientas y se sentó allí por un par de mi-
en su casa..." nutos. No sé si estaba orando o no. Daba la im-
"¿Lo tiene?", dije yo. "Bueno, alabado sea el presión de haberlo estado haciendo.
Señor." Vi que el gerente de la estación de servicio to-
"En efecto, yo mismo le voy a llamar para que maba la barra de la caja de cambio, la movía un
hable con él." Con eso, yo podía ver qué comen- poco en todas direcciones en el orificio en el piso,
zaba a preocuparse por nosotros. Alguien tiene y de repente pareció como si estuviera feliz, como
que preocuparse. Y si los hijos del Rey rehusan si hubiese descubierto algo. El sostuvo la barra
hacerlo, alguna otra persona siempre lo hace por con una mano y luego la empujó con la otra. La
ellos. barra se engranó hacia abajo en el lugar correcto
El consiguió al gerente por teléfono, y me pasó entre todos los engranajes. Este fue un caso entre
el teléfono a mí. Yo no había hecho nada todavía mil. En seguida él probó todos los cambios, dio
excepto alabar al Señor, y mis dos amigos toda- una vuelta a la cuadra en el vehículo, volvió y
vía estaban en el automóvil alabando al Señor. dijo: "Eso es todo. Está listo." Sólo le había de-
Cuando expliqué nuestro problema al gerente de morado cinco minutos.
"¿Cuánto le debemos?" nunca usaría otro vehículo que no fuera Mercedes
mientras viviera y pudiera pagar.
"Nada." Sencillamente le dije cómo había sido todo. En-
Tuve que insistir para que aceptara algún di- tonces escribí la dirección en el sobre, coloqué las
nero por tomarse su tiempo, dejando su casa, y estampillas, y envié la carta hacia Alemania.
viniendo a reparar un automóvil para un hijo del Inmediatamente Satanás comenzó a acusarme:
Rey. (Gloria a Jesús, yo había orado por tener "Hill, ¡ tú eres ridículo! Estás malo de la cabeza.
una palabra de testimonio fresca esa noche, j Aho- Tú no escribes a gerentes en Alemania con esa
ra ya la tenía!) clase de lenguaje."
Bueno, yo pensé que eso sería el fin de eso. Pe- Pero yo dije: "Lo hago, porque soy un hijo del
ro era sólo el principio. Rey, y soy libre de usar cualquier clase de len-
Una mañana temprano, de la semana siguiente, guaje que yo desee. Soy libre para decirlo cómo
cuando yo estaba alabando al Señor y dándole es. No tengo que preocuparme por lo que alguien
gracias por su bondad para conmigo, él me re- piensa. Los resultados no son asunto mío."
cordó: Tú estabas muy agradecido allí en Ha- Bueno, pasaron tres meses, y Satanás me con-
rrisburg por la buena atención de ese gerente, venció de estar de acuerdo con él. "Sí, lo que dije
¿verdad? ^ era demasiado directo como para que ellos se sin-
"Ciertamente lo estaba, Señor." tieran bien, estoy de acuerdo. Ellos no supieron
Bueno, ¿por qué no escribes y dices a la gente qué hacer con esa carta."
que corresponda, de ello? Y entonces un día llegó una carta de respues-
Nunca había pensado en hacer eso, pero pare- ta del director de servicios de la central de Mer-
cía una buena idea, de modo que me senté frente cedes Corporation. El decía: "Estuvimos tan agra-
a la máquina de escribir, y escribí una carta al decidos por su carta. Muy pocas veces nos dice la
gerente de los servicios de la Mercedes Corpora- gente de las cosas buenas. En verdad, fue una
tion en Stuttgart, Alemania. Yo le expliqué de carta tan agradable que hemos confeccionado co-
cómo tres cristianos estábamos en nuestro cami- pias y las hemos enviado a todas las regiones que
no hacia una convención de los Hombres de Nego- cubren nuestros, servicios alrededor del mundo,
cios del Evangelio Completo y tuvimos problemas presentando a Harrisburg como un gran ejemplo
con el automóvil y cómo habíamos alabado a Dios de cómo una agencia de servicio debería funcio-
por ello y orado en el Espíritu y el gerente de la nar." El continuó diciendo que me enviarían ma-
estación de servicio Mercedes había tomado su yor información acerca de su compañía. Sentían
propio tiempo libre y había venido y lo había re- que no podían hacer bastante por mí.
parado y había rehusado aceptar pago por ello. I Hable de testimonio! Pero eso todavía no era
Le dije que había sido el mejor servicio que yo el fin. Todavía había más. No hay fin para una
había tenido jamás de cualquier persona en cual- palabra de testimonio que comienza con una ac-
quier otro lugar, y que en lo que a mí respecta,
titud de gratitud. Si día y noche tú te deleitas en lo que yo he experimentado." Ella había estado
las leyes del Señor y meditas en ellas en todo en Washington y había escuchado a Catalina
tiempo, las bendiciones seguirán automáticamen- Marshall hablando a un grupo de oración. Cuan-
te. Cualquier cosa que hagas será prosperada. El do yo terminé mi mensaje, ella dijo: "Yo deseo
caos se cambiará en orden. El desorden en orga- escuchar más acerca de Jesús el Bautizador."
nización, porque Dios ordena los átomos de cada No había una sala para orar en el hotel, de mo-
situación para comportarse como deben para con do que tuvimos que ir a un rincón del comedor,
los hijos del Rey. y mientras las camareras ponían la mesa para el
Y así fue que, unas pocas semanas más tarde, almuerzo, nosotros tuvimos una ceremonia bau-
recibí otra carta desde Stuttgart. Esta vez venía tismal. Jesús bautizará en cualquier lugar.
firmada por una mujer, la secretaria personal del Como resultado de eso, yo tenía la dirección de
director de servicios para automóviles Mercedes una cristiana alemana llena del Espíritu para en-
Benz. Ella escribió: "Leí su carta, y nunca he viarle a la secretaria de la firma Mercedes en
leído otra carta igual. ¿Dónde obtuvo usted la fe Stuttgart. "Sucede que hay una cristiana que vive
para depender de Dios por tales cosas? Me gus- justamente cerca de usted a lo largo del río Rhin,
taría saber más sobre esa clase de fe." en la ciudad de Ulm, quien estará muy compla-
Yo podía colegir que ella estaba clamando por cida de decirle todos los detalles de la fe", es-
realidad. "¿Cómo puedo conocer a Dios de esa ma- cribí yo.
nera?", preguntaba ella. Bueno, ella había hecho Y de este modo, a causa de una falla en la caja
una buena pregunta, y ella merecía una buena de cambio en Harrisburg, Pensilvania, una mujer
respuesta. en Alemania se convirtió, nació de nuevo, y fue
Dios ya la había preparado para ella. Justa- llena con el Espíritu. ¿Casualidad? Nada es ca-
mente un año antes, yo había estado en Alemania sualidad para con nuestro Dios, porque él es el
y había hablado en una conferencia internacional principio y el fin, y él sabe el comienzo y el fin
de liderazgo cristiano en Wiesbaden. En mi men- y todo lo del medio.
saje yo había mencionado la interconexión de
Ahora, si yo hubiese usado mi sentido común
energía con el Director del universo a través del
bautismo en el Espíritu Santo. La mujer alemana cuando yo tuve el problema con el automóvil, nada
que había interpretado para mí era secretaria de de esto habría sucedido. El sentido común se ha-
dicha conferencia para Alemania occidental. Ella bría quedado con las quejas y los reclamos, por
era una cristiana nacida de nuevo ya, y cuando tener que reparar el automóvil el lunes cuando los
Jesús fue presentado como Bautizador, ella co- mecánicos vuelven a su trabajo. Pero los hijos del
menzó a anhelar por los ríos de agua viva. Rey no tienen que quedarse con el sentido común
Ella dijo: "Sabe, yo había sospechado por al- como los paganos hacen. Los hijos del Rey pueden
gún tiempo de que hay más en el cristianismo que alabar a Dios por todo, y tener sentido no común,
sentido divino, sentido de revelación, que liabaja perfectamente, pero yo sé lo que debo hacer cuan-
para ellos, sobretiempo. do me equivoco. Yo conozco los derechos y privi-
¿Hasta dónde podemos llegar en nuestra con- legios como hijo del Rey. Yo sé que mi Padre
fianza en Jesús? ¿Hasta dónde puede el Rey lle- celestial ha hecho provisión para toda clase de
gar para suplir las necesidades de los hijos del. equivocaciones de sus hijos, y entonces lo que ha-
Rey? Tanto como confiamos en él y somos obe- cemos al respecto es lo que determina el resultado.
dientes a su Palabra. El se especializa en lo Yo no podía tapar la cosa y decir: "Bueno, la
inasible. cosa no es realmente tan mala." Y me hirió en mi
?ÍHace un tiempo atrás, yo sometí un contrato orgullo el que hubiese hecho algo que el empleado
a la consideración de un gran plan gubernamen- de categoría más inferior no haría, firmar un
tal. En ese proyecto yo estaba tan seguro de que contrato sin leer lo escrito en letra pequeña.
estaba familiarizado con todos los detalles que no Estaba atormentado día y noche, por esto de per-
leí las notas en tipo pequeño. Y yo firmé el con- der todo aquello por lo cual había trabajado toda
trato y comprometí a nuestra compañía hasta el mi vida, y ni siquiera podía orar. Satanás estaba
ji-étjfámo centavo, porque cuando el presidente fir- inyectando continua angustia: "Tú vas a ser un
ma los documentos, no hay más que hacer. mísero. No vas a tener un techo sobre tu cabeza."
Más adelante, yo leí lo que decía en letras pe- Y por cierto que no lo iba a tener. El estaba en
queñas, y descubrí que estábamos en serias difi- lo cierto. Y ni siquiera tengo una carpa. Iba a
cultades. Ello requería que nosotros hiciésemos tener que ir y conseguirme una carpa de alguien
algo que era imposible que cumpliéramos. Y el para vivir en ella. Ahora esto era la verdad des-
contratista que era de otra ciudad nos envió car- nuda, justamente en el negocio en el cual se su-
tas certificadas para avisarnos de que la próxima ponía que yo era el ejecutivo máximo. Esto era
comunicación que recibiríamos sería la demanda demasiado duro para mi orgullo.
de un pleito por todo lo que poseíamos. El gobier- ¿Qué es lo que Dios dice que se debe hacer? Si
no estaba envuelto, y los ingenieros del ejército, confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo
siete contratistas, cientos de personas... Primera para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de
prioridad. Multas sobre multas... No había ma- toda maldad.
nera de deshacer lo que yo había hecho. "Señor, yo me equivoqué. En verdad he come-
No tengo ningún problema en decirles que me tido una necedad. ¿Cómo nos vas a sacar de este
entró pánico. Yo dije: "Señor, ¿qué voy a hacer lío? ¡Aleluya!"
ahora?" Según el sentido común, la cosa por hacer era
Bueno, pareciera que él dijo: Es un poco tarde quedarse en casa y transpirar y convertirse en un
para hacer esa pregunta. Tú no me consultaste atado de nervios. Pero dejé esta situación impo-
antes de firmar el contrato. Como ustedes ven, sible en las manos de Dios, y me dirigí a un retiro
me equivoqué. No piensen que hago estas cosas en Carolina del Norte.
Esa noche en el retiro, el Señor dijo: Confesaos gente de cómo salir de donde yo mismo nunca
vuestras ofensas unos a otros. De modo que me había estado.
puse de pie delante de la congregación para decir- Y así fue que ellos oraron por mí en lenguas, y
les a ellos lo que había hecho. No me gusta hacer la interpretación de la oración fue algo que esta-
eso. Arruinó mi reputación. Pero si no lo quitaba ba más allá de cualquier cosa que yo hubiese te-
del camino, me iba a arruinar a mí, y no sola- nido la osadía de orar con mi mente:
mente mi reputación. "Señor, encárgate tú de toda esta transacción
Satanás tenía a todos sus atormentadores di- y haz como si nunca hubiera existido."
ciendo en ambos oídos: "Ahora sí que la has he- Era una oración ridiculamente imposible, pero
cho bien. Nunca serás capaz de escaparte de ésta. había sido pronunciada. No había modo de re-
Mejor que te des por vencido." tractarla. Y así fue que esperamos, día tras día,
Yo dije: "Los hijos del Rey nunca se dan por para que llegara la demanda por haber violado
vencidos. Alabado sea Dios. No sabemos cómo nos el contrato. Cada día Satanás continuó aguijo-
va a sacar Dios de esto, pero él ha prometido ha- neándome: "Mañana llegará." Pero el mañana ño
cerlo. El dijo en el Salmo 50: 'Sacrifica a Dios vino, y los días pasaron, las semanas, y finalmen-
alabanza y paga tus votos al Altísimo; e invóca- te años sin una sola mención del pleito. Durante
me en el día de la angustia; te libraré, y tú me ese tiempo, yo tuve que aprender a alabar a Jesús
honrarás.'" continuamente o bien caer en las manos del
atormentador.
Yo dije: "Señor, estaré muy dichoso de darte a
ti la gloria, porque no hay hombre que pueda Yo no sé lo que sucedió. Ese contratista toda-
librarme." vía tiene mi firma en el documento. Y tiene dere-
cho a cientos de miles de dólares por daños a me-
Y así fue que yo describí la situación en unas nos que Dios cambió las mentes de mucha gente.
pocas palabras. Y yo dije: "Hermanos, ni siquie- Yo no puedo explicarle cómo fue que sucedió.
ra puedo orar. Oren por mí." Ellos se reunieron a Sencillamente estoy informando. Dios está a car-
mi alrededor, pusieron las manos sobre mí. Yo go. Solía ser mi socio, pero desde que comencé a
alabo a Dios por los hermanos. Necesitamos el vivir como un hijo del Rey, él es el Director.
compañerismo. Si yo no los tuviera a ellos, yo me ¡ Aleluya!
habría trastornado por la angustia. Una cosa es
que le digan a uno cómo hacerlo, pero otra cosa
es estar en medio de la situación uno mismo. Y yo
me encontraba en medio de ella entonces. Yo ha-
bía estado dando muchos consejos acerca de cómo
escapar de tales dificultades, pero nunca había
estado en una. Yo había estado diciéndole a la
21
Cómo volar a través de la niebla; cómo
conseguir un predicador perfecto; cómo
construir un refugio antibomba infalible

Una y otra vez veo cómo Dios consiguió que el


mundo nos trate como hijos del Rey, si nosotros
seguimos sus instrucciones para vivir en el reino,
dando gracias en todo, alabándole por lo que nos
agrada, y por lo que no nos agrada, porque él dice:
Dad gracias en todo, porque ésta es mi voluntad
para ti. Cualquier cosa que el maligno intente pa-
ra dañar, Dios lo puede usar para bien, si esta-
mos actuando como hijos del Rey.
Un día debía predicar por la televisión en
Greenville, Carolina del Sur, para un programa
de los Hombres de Negocios del Evangelio Com-
pleto a las siete y media de la tarde. Fui a Wash-
ington, D.C., para abordar el avión a las dos, es-
perando cambiar de avión en Charlotte. Bueno,
mi avión no partió a las dos. No podía. No había
llegado a Washington todavía; estaba perdido en
la niebla en alguna parte.
La tendencia natural era llenarse de pánico, po- que sí, ella me explicó que habían contratado un
nerse todo nervioso, sin embargo dije: "Señor, te taxi aéreo, un avión particular, para llevarme
estoy alabando. No he tenido una oportunidad de hasta allá.
sentarme en silencio y estudiar la palabra ininte- Bueno, alabado sea el Señor por las disposicio-
rrumpidamente en no sé cuánto tiempo." De modo nes especiales que se hacen para los hijos del Rey.
que me senté en el aeropuerto de Washington y Nunca me había sucedido esto antes, pero cuando
estudié, y la niebla se puso más densa. miré hacia afuera, no podía ver la pista de ate-
Yo llamé por teléfono al secretario del grupo en rrizaje, mucho menos el taxi aéreo. Sin embargo,
Greenville y le dije: "Voy a llegar tarde. No sé seguí alabando al Señor. Cuando caminamos en
cuánto tiempo." la luz, no tenemos que verlo. Si está nublado, sen-
"Bueno", dijo él, "alabado sea el Señor." cillamente creemos.
Yo dije: "Esto es lo mejor que he oído en esta El piloto no parecía preocupado si estaba des-
tarde. He oído toda clase de reclamos y quejas pejado o nublado. Sólo era otro vuelo más para él.
en el aeropuerto." Había sido algo inaudito. Unos Oí que la torre de control le preguntaba cuánto
doscientos quejosos, y uno solo que alababa. Fue se demoraría. El dijo: "Cuarenta minutos desde
muy grato para mí tener a otro que alabara al el momento que abandone el suelo." Y por cua-
otro extremo de la línea telefónica. Me dio valor renta minutos no vimos otra cosa que no fuera
para continuar alabando. Nos pusimos de acuer- neblina que se movía.
do, por el teléfono, que estábamos haciendo la per- Debajo de nosotros, en alguna parte, había lí-
fecta voluntad de Dios. Ahora bien, no podíamos neas de alta tensión y montañas, pero volamos a
comprender cómo podía cumplirse si yo no podía ciegas hasta cuando estábamos a siete metros del
llegar hasta allá, pero esto era el problema de suelo. El secretario del grupo estaba en el aero-
Dios, no nuestro. puerto para esperarme, y eran las siete y cinco.
Yo dije: "Señor, me da lo mismo si voy a El dijo: "Si podemos encontrar la montaña,
Greenville o si vuelvo en mi auto a Baltimore." iremos a la estación de televisión. Está cubierta
Dejé el asunto a él. Desaté todo el asunto. Lo que de neblina también." Pero él había dado una vuel-
uno desata en la tierra es desatado en el cielo. ta de ensayo el día anterior y pensaba que podría
La próxima cosa que supe fue que el avión ha- encontrar la montaña, por lo menos.
bía llegado. Volamos hasta Charlotte, pero cuan- Bueno, la ubicamos y seguimos la línea blanca
do bajé del avión, estaba sorprendido. La niebla que marca el centro de la carretera hasta la cima
era tan densa que ni un pato habría volado desde de la montaña y entramos en el estudio a las siete
Charlotte esa noche. Al llegar al edificio del aero- y veintinueve, con un minuto de adelanto. Pero el
puerto, todavía seguía la histeria. La funcionaría grupo había estado allí transpirando debido a que
de la línea me preguntó: "¿Está usted programa- faltaba tan poco tiempo y yo no llegaba. De modo
do para seguir hacia Greenville?" Cuando yo dije que había hecho un cambio de horario, dejando
que el doctor Bob Jones, presidente de la Univer- falta. Deja de ser parte del problema y comienza
sidad Bob Jones saliera a las 7:30, y poniéndome a ser instrumento para conseguir la respuesta.
a mí a las ocho. Ora por ellos en lugar de maldecirles, parecía
decir Dios.
¡Qué cosa! No habría podido conseguir ese es-
"Pero Señor, ¿cómo voy a orar por este revol-
pacio ni por un millón de dólares. Pero Dios me tijo tan grande?" pregunté yo.
puso en ese espacio. Yo le conté a todos los tele-
Sencillamente déjame a mí orar a través de ti,
videntes acerca de los dones del Espíritu Santo,
fue la simple respuesta.
que las lenguas son para hoy y las sanidades y to-
dos los otros dones del Espíritu. Ahora bien ¿es- Entonces sucedió así:
taba Dios a cargo de todos los arreglos? ¿Hay al- "Señor Jesús. Tu has oficiado en la ceremonia
bautismal de los metodistas, episcopales, lutera-
go muy difícil para Dios?
nos, y en verdad, en toda clase y tamaño de deno-
Algunas veces la gente me pregunta: "¿Quiere
minaciones. ¿Por qué no lo puedes hacer con un
decir que todavía es un bautista del sur?"
predicador bautista en la ciudad de Baltimore?
"Por supuesto", les digo yo. "Pero no soy un
Sencillamente equípalo con todos los dones de tu
bautista común y corriente. He sido modificado.
Espíritu Santo como evidencia de su ministerio,
¡Aleluya!" Señor. No es posible que sean tan difíciles que tú
Yo confieso con toda franqueza que muchas no los puedas manejar."
veces durante esos años del comienzo cuando el Nuestro pequeño grupo de "carismaniacos" pro-
rechazo y las críticas eran mi dieta obligada, de- nunció esa oración siete noches a la semana por
seaba separarme de esos "herejes" y unirme a los cuatro años, y entonces ocurrió el milagro. El
pentecostales donde me apreciaban. pastor Frank Downing, de la iglesia bautista de
Pero el Señor parecía decir: ¿Por qué supones Belvedere, comenzó a actuar de una manera muy
que yo te he conectado a la fuente del poder, peculiar, dirigiendo un culto de sanidad cada jue-
HiU... para que huyas y prives a otros de mis ves por la mañana en la iglesia misma, y la gente
bendiciones? se curaba en gran número.
Muchas veces mi "muy bien, Señor", fue débil Obtuvimos exactamente lo que pedimos, un pas-
y famélico, porque sencillamente no apreciaba el tor con los nueve dones del Espíritu Santo como
no ser apreciado. evidencia de su ministerio. Debería pedirle al her-
Una y otra vez, cuando me sentí con rebeldía, mano Frank que le diga todo al respecto en algu-
el Señor leía mis pensamientos y nuevamente me na oportunidad.
daba la orden: Quédate donde estás e intercede. Por cierto que yo deseaba abandonar mi vieja
Una noche, mientras estaba criticando la igle- y quieta iglesia bautista inmediatamente y unir-
sia en lugar de cumplir mi papel de intercesor, el me con los hermanos del mismo pensar en la igle-
Señor me habló casi en voz alta y dijo: Si no te sia bautista Belvedere. Pero el Señor dijo: HiU,
gusta tu iglesia, pastor o hermanos, es tu propia
todavía no he terminado contigo en tu congre- bión, sombra contra el calor; porque el ímpetu de
gación actual. En verdad, no estarás listo para los violentos es como turbión contra el muro."
irte hasta que estés dispuesto a quedarte. (Isaías 25:4).
Tres años más tarde, yo había aceptado la igle- Mi Dios dice: "Confía en Jesús." El turbión no
sia donde estaba y al fin aprendí la gran lección me asusta.
de respetar el derecho que otros tienen a no Miré los planos y vi que las especificaciones
opinar igual. Entonces me sentí libre para irme, para el refugio contra bombas incluían un revól-
regocijándome, y unirme a la iglesia bautista ver, para dispararle a los vecinos que trataran de
Belvedere donde, en el día de hoy, el 90 por cien- entrar para refugiarse en nuestro refugio anti-
to de la membresía se ha encontrado con Jesús bombas. No teníamos lugar para compartir con
como el Bautizador así como el Salvador, la señal ellos, de modo que teníamos que estar preparados
neotestamentaria del hablar en nuevas lenguas. para matarlos si llegaban a violentarse tratando
¿No es Jesús maravilloso? de unirse a nosotros.
Cada día estoy aún más que dispuesto a con- "Sigue adelante y construye tu refugio anti-
fiar en Dios por todas las cosas, porque he visto bomba", le dije a mi socio, "y equípalo con tu re-
lo que él puede hacer. Hubo un tiempo, no hace vólver, y que te sientas libre después de unas dos
mucho, cuando un cierto número de personas en semanas, o meses, cuando la explosión se haya
nuestro vecindario estaba construyendo unos re- calmado un poco, para que salgas a comer pasto
fugios antibombas. Baltimore se considera un quemado, y perros y gatos chamuscados, y a los
blanco estratégico debido a sus industrias y a la hijos de los vecinos quemados. Pero no me inclu-
cercanía de Washington. yas a mí. Yo no lo necesito. Jesús es mi refugio
Así fue que un día, mi socio dijo: "Creo qué he del turbión. ¡ Aleluya!"
hecho algo que te va a causar tristeza. He llama- ¿Crees tú que yo deseo permanecer bajo tie-
do un contratista para construirnos un refugio rra por una semana, o un mes, y salir a correr
subterráneo en la fábrica." una carrera de ratas ? Yo me iré directamente ha-
"Bueno", dije, "eso no me causa ninguna cia las estrellas. ¿Acaso no es esto mucho mejor?
tristeza." Por cierto, hay momentos de ansiedad, pero no
"¿Así que no?" duran cuando comenzamos a alabar a Jesús por su
"Bueno, no. Si tú crees que necesitas un refu- presencia inmediata y su inmediato poder. Yo no
gio subterráneo contra bombas, entonces, con toda quiero decir allá lejos, en el lejano futuro. Yo
confianza, hazlo. Pero no te preocupes de dispo- quiero decir ahora mismo. Aquí mismo. Si el rei-
ner alguna pieza para mí. Yo no deseo una celda no está dentro de nosotros, como él dice que lo
subterránea. No necesito eso, porque tengo una sstá, entonces las cosas del reino, justicia, paz, y
promesa de Dios." Yo me había cruzado con esta ^ozo, fluirán de nosotros, aquí mismo, ahora mis-
escritura: "Porque fuiste... refugio contra el tur- no, en nuestra experiencia al vivir la victoria.
22
Cómo conseguir que toda su familia
sea salva y sana

Un día partí para un retiro en Wheeling, Vir-


ginia Occidental, y mientras viajaba por la ca-
rretera, yo dije: "Señor, ciertamente sería lindo
tener una palabra de testimonio fresca, para la
reunión de esta noche." Allí fue donde cometí mi
primer error. A pesar de todas las veces que lo
he aprendido, no penetró en mi mente en esta
oportunidad que, en orden a obtener una fresca
palabra de testimonio, debemos de haber sido li-
brados en fecha reciente de algún problema, y con
el fin de que así debimos primero habernos encon-
trado con algún problema. Así fue que me encami-
naba hacia la dificultad. Yo la había solicitado.
Era un hermoso día, y me encontraba desli-
zándome a través de la supercarretera de Pensil-
vania a más o menos ciento doce kilómetros por
hora, alabando al Señor. Yo tenía la certidumbre
de que mi automóvil, neumáticos y todo lo demás,
se encontraba en perfectas condiciones. Yo había lo mismo. No hace ni la más mínima diferencia..."
puesto neumáticos nuevos con el fin de estar pre- Jesús dijo que lo que desatamos en la tierra es
parado para toda condición meteorológica. desatado en el cielo, y yo desaté toda la situación
De repente, sin ningún aviso, uno de mis neu- en él. Yo no la até por ninguna ansiedad, y él es-
máticos reventó. Yo escuché el estallido, y tam- tuvo libre para manipularla por su poder sobre-
bién lo sentí. ¡ Hombre, cómo lo sentí! Una repen- natural y liberarme. En los ínfimos segundos
tina bajada de cuarenta centímetros en una de las mientras yo todavía estaba silbando al deslizarme
ruedas traseras, y el vehículo completamente fue- lateralmente a ciento doce kilómetros por hora, la
ra de control, deslizándose de lado por la super- Palabra del Señor vino en mi rescate.
carretera de Pensilvania en una tarde de viernes En el nombre de Jesús está todo el poder en el
con gran cantidad de tráfico de camiones y au- cielo y en la tierra. Usa mi nombre. Yo te he dado
tomóviles por todos lados donde mirara, tantos el poder de abogacía para usar mi nombre en
que no pude contarlos. cada situación.
Entonces en un momento, inexplicablemente, el Inmediatamente, yo comencé a hablar su nom-
tráfico desapareció de mi camino. Fue como si bre en alta voz: "Jesús. Jesús." Y yo pude sentir
una mano gigantesca hubiera removido todo de- los poderes de las tinieblas desaparecer de la si-
lante de mí porque yo necesitaba toda la carre- tuación. El maligno tuvo que arrancar apurado,
tera para mí sólo. Yo me deslizaba por toda ella, porque él no puede aguantar el nombre de Jesús.
con los neumáticos silbando y chillando, así como El vehículo se enderezó y comenzó a correr de
siempre se oye antes de una gran colisión. lado a lado. Yo supe que el enorme neumático
¿Qué fue lo que yo hice? ¿Me llené de pánico? para nieve se estaba enrollando y desenrollando
¿Me puse las manos sobre mis oídos y me apreté de la rueda. Mi volante no me servía de nada,
para el estrellón? De ninguna manera. porque el poder de dirección estaba completamente
"¡Aleluya, Señor! ¡Es día de graduación! ¡Voy fuera de control, ya que las ruedas no tocaban el
a verte inmediatamente allá arriba!" pavimento con solidez suficiente como para ser-
Al alabarle a él, me fue recordado que el día de vir de algo. Pero continué alabando a Jesús, di-
graduación era grandioso, pero no tenía que gra- ciéndole a él que éste era su problema. Y él trajo
duarme en las condiciones que me impusiera el ese automóvil a una parada perfectamente segu-
maligno. No habría nada de gloria para Dios en ra justamente frente a la salida para Somerset.
eso. Y así fue que oré: "Señor, si me gradúo hoy, En unos pocos minutos, yo tenía puesto un nue-
no hay manera de ir hasta Wheeling para decirles vo neumático y estaba de nuevo en la carretera,
cuan maravilloso eres tú. Si he de estar en un alabando al Señor, por la fresca palabra de tes-
ataúd en la funeraria, tú me has perdido como timonio con la cual él me había bendecido. Yo no
testigo de este acontecimiento esta noche. ¿De habría escogido ese método para conseguirla.
qué manera deseas tú que sea, Señor? A ti te da Pero allí estaba. Dios había protegido.
No toda liberación de la dificultad es obtenida Tu parte es reclamarlo cada mañana. Pero no lo
tan prontamente como el cambiar de neumático hagas simplemente una vez, si deseas que suceda
en una carretera interestatal, sin embargo. En luego.
alguna parte del camino tenemos que aprender la Y así, cada mañana yo abría la Biblia en
paciencia para confiar en Dios cuando cada cosa Hechos 16:31, ponía mi dedo sobre esa prome-
parece que está fuera de su control como lo está sa, la presentaba a Dios para que la viera clara-
del nuestro. Yo aprendí eso de la manera difícil, mente y decía: "Señor, tú lo dijiste. ¿Cuándo se
en medio de una situación familiar que fue una cumplirá?"
pesadilla. Y entonces cerraba la Biblia y seguía en mis
Yo tengo una esposa, una hija y una nieta, y yo asuntos..
estaba muy orgulloso de mi esposa Ruth, mi hija Nunca más dije otra palabra de testimonio a
Linda, y mi nieta Lisa. Sucedió entonces un día mi esposa o hija, y en unas pocas semanas, mi
que casi perdimos a nuestra hija porque ella era esposa se convirtió. Y mi esposa era una de las
nuestra más preciada posesión. Ahora estoy en- personas más duras para convertirse, una epis-
cantado de que ella es propiedad de Jesús y no copal de cincuenta años de edad, que en un tiem-
mía. El puede cuidar a los suyos. Voy a contar po había representado toda la espiritualidad que
cómo sucedió. teníamos en nuestra familia.
Un día, después de años de intervenir y tratar Después que mi esposa fue salva, un domingo
de que mi familia se convirtiera por mis propios por la mañana nuestra hija casi nos hizo morir
esfuerzos, me encontré con Hechos 16:31: "Cree de impresión. Ella se levantó y dijo: "Mamá, creo
en el Señor Jesucristo y serás salvo, tú y tu casa." que voy a ir a la iglesia esta mañana con ustedes."
Yo nunca había notado esas tres últimas pala- Nunca había ella hecho tal cosa voluntariamente
bras. Las había pasado de largo. Yo tenía mis en sus diecinueve años. Tratamos de no demos-
familiares completamente agitados, perturbados. trar nuestro entusiasmo, porque de esa manera
Yo les predicaba a ellos, los cargoseaba con la se puede echar a perder todo.
Biblia, siendo una molestia total, haciendo lo me- Ese mismo día, un hecho muy raro ocurrió en
jor que podía con mis propios esfuerzos, igno- la iglesia. Un predicador de visita, que recién ha-
rando totalmente los medios que Dios tiene para bía vuelto del campo misionero y ardiente en el
llevar gente a su reino. Pero ese día las palabras Señor, había sido invitado a suplir el pulpito. Ese
parecían saltar hacia mí: "Y tu casa." joven misionero predicó la salvación, en forma
Yo dije: "Señor, ¿cuándo le añadiste eso a mi clara y precisa.
Biblia? ¡Eso significa que los familiares de un Mi hija adolescente le escuchó y se quedó para
hombre salvado tienen membresía garantizada en conversar con él después del culto. Después de
la Familia Real!" una breve reunión del consejo con el misionero,
Y parecía como si el Señor dijera: Por cierto. ella comenzó a mostrar interés por las cosas espi-
rituales y empezó a asistir a nuestro grupo de descubrimos, ella tenía bastante de eso en su sis-
oración con nosotros. Ella entregó muy pronto su tema como para matar a todo el vecindario. Fue
corazón a Jesús en una de esas reuniones. Más trasladada al hospital de la Academia Naval, y
adelante, Tommy Tyson vino a Baltimore y du- la examinaron y dijeron: "No alcanzará a vivir
rante uno de sus cultos, mi hija hizo una consa- hasta la mañana. No tenemos las facilidades ni
gración completa. para siquiera ayudarla."
Linda era una activa esgrimista, y en un cam- Después de una hora de viaje en ambulancia,
peonato conoció a un campeón de esgrima que es- ella fue internada en el hospital naval de Bethes-
tudiaba en la Academia Naval de Annapolis, da. Allí, los médicos nos dijeron: "Hemos hecho
Maryland. Después de su graduación se casaron. todo lo que podemos. Ella no podrá vivir hasta la
El pertenecía al equipo olímpico, y naturalmente mañana."
ella se alejó de Baltimore para viajar con él. Era Bueno, ahora, una cosa es hablar de oración en
una gran experiencia para un futuro almirante y un grupo de oración, y otra cosa es tratar de orar
su esposa. cuando su hija está muñéndose. Esto llega a ser
En medio de todo aquel entusiasmo, nuestra bastante personal. Y la típica oración de incredu-
hija se alejó completamente de Dios, y pareció lidad: "Señor, sánala si es tu voluntad." Justa-
haber olvidado al Señor totalmente. Pero cuan- mente entonces, no estamos haciendo la voluntad
do Dios pone en nosotros sus ojos, cuando el de Dios, sino la nuestra. Porque cuando se nos
Lebrel del Cielo sigue nuestras pisadas, jamás está muriendo un hijo, no pensamos en la volun-
podremos escapar. Mejor es rendirnos. Alabado tad de Dios, sino que queremos que nuestro hijo
sea el Señor. viva. Y así lo hicimos nosotros.
Pero no sabíamos la verdad, en aquel entonces. Mi esposa y yo no tratamos de engañarnos o a
Estábamos preocupados, y estábamos ansiosos por Dios. Dijimos: "Señor, tenemos que mirar esto
nuestra hija. Por causa de nuestra ansiedad, la desde nuestro punto de vista. No podemos hacer-
estábamos atando. No habíamos aprendido a des- lo de otra manera. Va a tener que ser una oración
atarla, y de ese modo llegamos a constituirnos en egoísta. Señor, sana a nuestra hija. Libra a nues-
una gran parte de los problemas que comenzaron tra hija, Señor, ella es nuestro único vastago."
a apilarse en su vida. Eso era lo mejor que podíamos hacer. Oramos
Tratamos de arreglar las cosas para ellos, tra- erróneamente, y nada sucedió. Oramos con nues-
tamos de vivir sus vidas. Pero nuestras soluciones tro entendimiento, pero no entendimos nada. Por
a sus problemas fracasaron, y pronto los jóvenes un momento habíamos olvidado lo que Dios dice
se encontraban al borde del divorcio. en Romanos 8:26, que no sabemos cómo orar o
Mi hija, a su manera HUÍ, escogió un frasco de qué orar. Pasamos por alto el orar en el Espíritu,
mil tabletas de aspirinas, como la solución a sus dejando que el Espíritu Santo intercediera por
problemas y comenzó a masticarlas. Cuando lo nosotros. Pero finalmente, probamos eso, y co-
menzamos a orar en lenguas, y paramos echando gráfico del deterioro inevitable, irreversible...
a perder todo al inyectar nuestra propia opinión entonces de pronto desaparece. El nivel de acidez
interesada, nuestra propia voluntad. se detiene en su aumento, y nunca más sube ni un
Y el Espíritu intercedió por nuestra hija, de punto más. Desapareció, aunque cosas así no
acuerdo a la voluntad de Dios, con gemidos inde- desaparecen.
cibles. Y mientras orábamos en el Espíritu, el Después de su recuperación, Linda nos dijo:
Señor parecía hablar dentro de nosotros, hacien- "En el momento de la crisis, cuando varios médi-
do la pregunta: ¿Por el vastago de quién estás cos estaban trabajando conmigo, me di cuenta de
orando ? que tenía una clara decisión que tomar, entre la
"Nuestro, Señor." ' vida y la muerte. Yo me di cuenta de la gran pre-
Entonces pareció como si el Señor dijera: Si ocupación por mí de parte de todos los que esta-
están orando por su vastago, prepárense para un ban afanándose tanto por salvar la vida que yo
funeral. Pero si están orando por Mi vastago, no deseaba más. Y en medio del oscuro túnel en
prepárense para un milagro. Lo que ustedes aten el cual parecía hallarme caminando, yo escogí
en la tierra es atado en el cielo, y no puedo hacer regresar a la vida, aun cuando había determinado
nada por ustedes. Pero lo que ustedes desaten en morir."
la tierra, lo pongan en el altar y lo entreguen a Hoy Linda alaba a Dios de que estábamos dis-
mí, en eso, yo obro un milagro porque soy un Dios puestos a dejarla ir. Ella sabe que fue eso lo que
de milagros. Todo lo que tienen que hacer es dar- le hizo a Jesús el poder moverse instantáneamen-
me su hija a mí y reconocer que son incapaces de te y milagrosamente, aun cuando ella era un caso
hacer nada. clínicamente imposible".
Científicamente hablando, ella no tenía espe- Los doctores estaban tan seguros de que ha-
ranza. Ni una sola opción de vivir veinticuatro bían leído mal los instrumentos o algo así, que
horas. la mantuvieron por siete semanas más en la sec-
Sabíamos que estábamos incapacitados de ha- ción de siquiatría, en simple observación. Ellos
cer algo, y lo confesamos. "Señor, no podemos llamaron el caso "algo que no puede ser explicado
hacer nada." Y desatamos a nuestra hija en sus en términos médicos, una inexplicable reacción
manos. "Señor, estamos felices de que ella es tu al veneno mortal". ¿No se considerará esto un
hija única. Tú nos la prestaste a nosotros por milagro? No pudo haber sucedido hasta que la
unos pocos años, y nosotros hicimos de ella un desatamos.
buen enredo. Si no lo hubiésemos hecho ella no Perdimos a nuestra hija esa noche, pero gana-
estaría en esta dificultad. ¿Cómo vas a sacar a tu mos una hermana. Yo perdí a mi esposa esa no-
hija de esta dificultad? ¡Aleluya!" che. Yo gané una hermana. Ella perdió a su es-
En ese instante, ocurrió un milagro. El registro poso. Ella ganó un hermano. No podría creer la
clínico en el hospital naval de Bethesda incluye el diferencia en las relaciones en nuestro hogar des-
de que aprendimos a desatarnos unos a otros en
el altar ante Jesús y a decir: "Señor, tú ministras
a esta joven única tuya." Yo pensé que ella era
mi posesión, y eso casi la mató. Yo estuve tan
contento de descubrir que ella era una hija del
Rey, y el Rey ciertamente puede cuidar lo suyo
propio. He aprendido a dejarlo a él hacerlo. El
derecho de propiedad demanda nuestro todo, la
mayordomía nos hace libres. ¡Aleluya! 23
Cómo reparar maquinaria costosa
rápidamente

Poco después de que Jesús me bautizó en el Es-


píritu, yo tuve una oportunidad de ver cómo lo
sobrenatural actúa en el mundo científico. Fui
llamado por un caso en Baltimore que incluía una
sub-estación de poder. Nosotros habíamos sumi-
nistrado el equipo pesado de poder, y parte de
nuestro contrato tenía que ver con la revisión
previa a la entrega de ella a la ciudad.
Una mañana recibí un llamado telefónico ur-
gente con estas palabras: "Estamos en dificulta-
des, porque a la una de la tarde de hoy, esta sub-
estación debe ser entregada al alcalde y cabildo
de la ciudad, y no quiere funcionar."
"Bueno", dije yo, "ésta es una buena hora para
llamarme, cerca de cuatro horas antes de que ten-
ga que operar perfectamente."
Ellos se disculparon diciendo: "Nosotros pen-
samos que podríamos ubicar la falla. Hemos te-
nido a los técnicos de la General Electric y a mente por el Espíritu Santo. Yo había usado los
nuestros propios técnicos trabajando por dos se- dones programáticos, lenguas, interpretación de
manas, pero estamos derrotados. ¿Qué es lo que lenguas, y profecía, para capacitarme para reci-
vamos a hacer acerca de esto?" bir un programa de Dios para saber qué hacer.
Bueno, alabado sea el Señor, yo tenía un inge- Y así fue que me dirigí al lugar mismo que yo
niero consultivo, el mejor en la empresa, Jesús había visto en el Espíritu como la fuente del pro-
mismo. Estaba seguro que él podía proveer, por blema y di las instrucciones a los técnicos sobre
los dones sobrenaturales del Espíritu, una palabra lo que debían hacer para arreglarla.
de ciencia, una palabra de sabiduría, y discerni- Ellos dijeron: "Señor Hill, ya hemos revisado
miento, los primeros tres dones de 1 Corintios 12. todo eso. Lo hemos comprobado muy bien."
Una palabra de sabiduría es el saber qué hacer Yo dije: "Ustedes me llamaron aquí como in-
en seguida. Una palabra de ciencia es saber cómo geniero consultivo. ¿Van a seguir mis instruccio-
hacerlo. Y el discernimiento de espíritus, o el dis- nes? Si no lo hacen. Me volveré a mi oficina."
cernimiento de la situación, es una percepción
clara. Yo iba a confiar en el Espíritu Santo para Uno de ellos dijo: "Sí, señor." Aunque lo que
darme los dones que yo necesitaba. De modo que yo había sugerido parecía absurdo, ellos no te-
le dije al hombre por teléfono: "Estaré allí ahora nían otra cosa que probar. Así fue que hicieron
mismo y ubicaré la falla." lo que yo les dije, presionaron el botón, conecta-
"No", me dijo, "no se mueva. Quédese allí mis- ron los interruptores, y el asunto funcionó como
mo, y yo iré y lo traeré." El temía que yo saliera se suponía que debía hacerlo, para mi sorpresa
de la oficina. No quería que yo desapareciera, tanto como para la de ellos. Respiré aliviado, y
porque muchos centenares de miles de dólares de- mis rodillas temblaron un poco al pensar que ha-
pendían de que esa cosa estuviera funcionando bría pasado si nada hubiera ocurrido. No me di
dentro de cuatro horas. cuenta hasta después de cuan ridículo debe haber
Yo comencé a orar, e inmediatamente, mien- parecido el que yo haya caminado junto con cerca
tras estaba orando, supe exactamente lo que es- de veinte ingenieros altamente especializados y
taba mal. Yo lo vi tan claramente como un cua- técnicos, que por semanas habían estado frustra-
dro en la pantalla de la televisión. Esta era mi dos, y haber puesto mi dedo en la dificultad en
primera experiencia en el diagnóstico de un pro- forma inmediata. Normalmente, esto produciría
blema electrónico serio y complicado, estrictamen- alguna pregunta de parte de alguien. Tenía que
te por medio del Espíritu Santo, y Satanás dijo: suceder. Y así fue.
"Tú ereg tonto y estúpido. Tú te estás imaginan- Mientras caminaba hacia la puerta de salida,
do eso. Es tan ridículo." Pero yo era demasiado uno de los técnicos de la General Electric dijo:
ingenuo como para dudar la Palabra de Dios. "Perdóneme, señor, pero ¿podría hacerle una
Yo entré en la sub-estación, dirigido entera- pregunta?"
Yo dije: "Por cierto. Estaré encantado de tra- recibimos un llamado de emergencia para una
tar de contestársela." inspección y corrección, por lo cual había que via-
"¿Cómo pudo usted entrar aquí, y descubrir jar hacia Virginia. Fijamos una fecha para que
este problema cuando nosotros estábamos frus- nuestro jefe del departamento electrónico fuera
trados con él?" hasta allá, pero el día antes de su viaje, tuvo un
Satanás dijo: "Si tú dices que tú oraste al res- accidente que le imposibilitó el viaje. De modo
pecto, ellos van a pensar que tú estás mal de la que tuve que llamar a la oficina del cuerpo de in-
cabeza." De modo que sencillamente aparecí como genieros en Virginia, con el fin de cancelar la
muy sabio y me marché, adjudicándome todo el cita y concertar otra. Mientras esperaba que me
honor por la sabiduría que Dios me dio. consiguieran la comunicación, parecía que el Señor
¡ Qué calamidad! Una oportunidad fantástica de dijera: ¿Por qué no vas tú, Hill?
testificar de Jesús y su poder en el día presente, Yo dije: "Señor, yo soy... bueno... es de-
y por cuatro o cinco días estuve verdaderamente cir. .." Traté de escaparme de ello.
atormentado. Satanás continuó acusándome: "¿Lo El dijo: Tú te has estado gloriando acerca de
ves? Tú nunca serás un testigo. Mejor que te rin- cómo yo podría encontrar y corregir cualquier
das. Ya ves, fracasaste en tu tarea completamen- avería, ¿no es así?
te. Dios te va dejar de lado ahora, tenlo por se- Yo dije: "Así es."
guro. El nunca más va a confiarte alguna otra Bueno, ¿por qué no vas allá y compruebas si yo
cosa." Y yo creí lo que Satanás me dijo y me sen- realmente lo puedo hacer?
tía lleno de remordimiento y atormentado. Bueno, eso es acercarse bastante al blanco,
Pero un día leí por casualidad Romanos 8:1: ¿verdad? Entonces comencé a sentirme verdade-
"Ahora, pues, ninguna condenación hay para los ramente entusiasmado sobre el asunto. De modo
que están en Cristo Jesús." Y me pregunté a mí que cuando se consiguió la comunicación, yo dije:
mismo: "¿De dónde viene esa condenación si no "Le estoy llamando para solicitar un cambio de
es del Señor?" Y comprendí que el mensaje venía personal en los pases que ustedes han emitido pa-
del padre de mentiras. El padre de mentiras. No ra el viaje mañana. Cambié el nombre de tal y tal
era Dios el que estaba condenando. El me da un por el mío, porque nuestro otro técnico está im-
margen para mis errores. Y yo dije: "Señor, da- posibilitado de estar allí."
me otra oportunidad, y por tu gracia, no voy a Y el dijo: "¿Quién es usted?"
fracasar." "Bueno, yo soy el presidente de la empresa."
La próxima oportunidad llegó de una manera Esto le llevará a usted a cualquier parte aunque
poco usual. Nosotros realizamos trabajo de man- no sepa nada.
tenimiento de los sistemas de comunicación del El dijo: "Oh, muy bien." El no parecía muy
ejército, en sus sistemas de micro onda, onda cor- entusiasmado, porque la mayoría de los presiden- •
ta, y todas ellas son muy complicadas. Un día tes pueden no conocer una gran cantidad de de-
talles técnicos, y yo soy uno de ellos. Sé muy poco Ellos dijeron: "Sí, pero ¿cómo va a hacer eso?
acerca de las cosas intrincadas de la micro onda- Tiene que ubicar la falla primero."
Pero yo iría representando al Jefe Técnico del "Oh", dije yo, "yo ya sé dónde está la falla.
Univeso, aquel que es todo sabiduría y conoci- Llevará cinco minutos el arreglarla."
miento. Sería algo realmente grandioso ver cómo
Jesús iba a sacarme de este caso. "¡Cinco minutos! Señor Hill, ¿se da cuenta de
que hemos tenido a los expertos del Pentágono
Llegué a Alejandría, Virginia, a la estación del aquí? Hemos hecho revisar este equipo de punta
cuerpo de ingenieros, y me asignaron tres técni- a cabo, y cada vez que oprimimos el botón, quema
cos. Ellos dijeron: "Probablemente esto será un tubos de transmisión de micro onda que valen mil
proceso largo y complicado. Vamos a fijar su re- cuatrocientos dólares."
greso a las ocho esta noche." Calcularon un día
completo pbr viaje, más el tiempo en el trabajo No había manera de que yo pudiera asegurarles
para localizar y reparar la falla. de lo que les decía. De modo que volví a repetir-
les: "Cinco minutos será suficiente."
Esto era razonable, según normas humanas.
Pero ellos no sabían que yo había sintonizado al Se quedaron mirándome como si estuvieran du-
Director del Universo. Y en nuestro viaje hacia dando de mi sanidad mental. "¿Está seguro de
la estación, mientras oraba en lenguas, yo había que sabe lo que está haciendo?"
visto en el espíritu lo que estaba fallando en el Yo dije: "¿Me trajeron aquí para jugar?"
equipo. Esto supera al hecho de estar diagnosti- "No, señor."
cando una avería por el proceso normal. "Si ustedes hacen lo que les digo, estaremos
Dios siempre tiene a su alcance inmediato lo fuera de aquí en menos de cinco minutos, con
que usted nunca puede conseguir por los medios todo probado."
ordinarios. El siempre sabe un hecho más acerca Bueno, sonaba demasiado estupendo como para
de las cosas que lo que usted jamás sabrá. Yo ha- ser verdad, y ellos decidieron descubrir qué clase
bía orado en lenguas. La interpretación vino por de lunático era yo. De modo que continuaron en
medio de una palabra de ciencia y un cuadro cla- son de broma. Esa era su actitud. Se miraron
ro, discernimiento de la dificultad. unos a otros y uno de ellos dijo: "Muy bien. ¿Qué
Los técnicos dijeron: "Ya que es posible que debemos hacer?"
usted tenga que estar aquí varias horas, ¿por qué "Saque esas tapas del alternador principal."
no almorzamos primero y entonces después va- "Señor Hill, hemos revisado todo eso. Todo ha
mos a revisar la cosa?" sido..."
"Bueno", dije yo, "si les da lo mismo a ustedes Yo dije: "Saque las tapas. ¿Desean jugar, o
arreglemos al momento para que pueda transmi- desean resultados?"
tir y nos vamos a Alejandría. ¿No les gustaría Ellos sacaron las tapas.
volver temprano?" Yo dije: "Ahora suelte ese tornillo de ajuste.
Gire ese juego de escobillas una pulgada hacia la y repararla, cuando nosotros habíamos estado
izquierda." transpirando por esta cosa por semanas? Hemos
"Pero señor Hill, está en la posición señalada recibido órdenes de los oficiales de más alta gra-
por la fábrica. Seremos multados por tocar eso duación para que pongamos en el aire esta esta-
porque la fábrica ha..." ción y la mantengamos en el aire, y sencillamente
Yo dije: "Gírelo hacia atrás una pulgada, o lo no podíamos hacerlo. Estaba más allá de nuestra
tendré que hacer yo. ¿Desea que yo lo haga?" habilidad. ¿Cómo lo hizo usted?"
"No señor. No señor", dijeron a coro. "Noso- Yo me acomodé en mi asiento y dije: "Me ale-
tros somos los técnicos." gro de que me hicieran esta pregunta, caballeros,
"Bueno, entonces, gírelo hacia atrás." porque en el camino hacia acá yo oré acerca de
"Sí, señor." ello y-Dios me mostró exactamente lo que debía ha-
"Apriételo." cer." Durante todo el camino de regreso a Ale-
"Sí, señor." jandría, un viaje de dos horas más o menos, yo
"Vuelva a colocar las tapas en su lugar." les hablé acerca de Jesús. Ellos me habían hecho
"Sí, señor." la pregunta, y merecían una respuesta.
"Ahora apriete el botón."
Yo di la respuesta como el Espíritu me guió.
"j No, señor! No vamos a apretar ningún botón. Y yo no tuve que preocuparme o sorprenderme
¡ Esa cosa va a explotar en nuestras caras!" de cómo la recibían. Eso era responsabilidad del
Yo dije: "Párense fuera de la puerta enton- Espíritu Santo, no mía.
ces." Y así lo hicieron. Estaban contentos de po-
derlo hacer. Yo apreté el botón. Todo se encendió. Algo que los hijos del Rey tienen que aprender
La estación salió al aire. Yo dije: "Volvamos a acerca de testificar, acerca de orar por sanidad o
Alejandría." Y ellos se quedaron allí moviendo cualquier otra cosa, es que el poder es de Dios,
sus pupilas en todas direcciones. no de nosotros. El es el responsable por la cose-
cha. Nosotros no hemos de juzgar por nuestra
Subimos al automóvil, y ellos tragaron saliva, cuenta la sabiduría o la falta de sabiduría de lo
y uno de ellos le dio un codazo a otro, y yo sabía que decimos cuando estamos moviéndonos por el
que estaban tratando de reunir coraje para pre- Espíritu, porque sus caminos no son los nues-
guntarme cómo lo hice. Yo estaba esperando la tros, y sus pensamientos están muy por encima
pregunta. de los nuestros. Nuestra confianza debe estar en
Finalmente uno de ellos dijo: "¿Le importaría su Palabra, nunca en nuestros sentimientos acer-
si le hiciésemos una pregunta?" ca de ella. Y cuando lo dejamos todo en sus ma-
"No, por cierto que no. Si puedo contestarla." nos, él alcanzará la victoria cada vez.
Yo sabía lo que venía.
"¿Nos dirá, por favor, nos dirá cómo pudo ve-
nir hasta aquí, poner su dedo en la misma falla,
Cómo ganar argumentos a intelectuales

Todos sabemos que Dios sabe mucho más de


lo que nosotros podemos jamás soñar saber o lle-
gar a saber. Pero la mayor parte del tiempo so-
mos un poco lentos en darle a él una oportunidad
de que su conocimiento llegue hasta nosotros de
modo que su nombre pueda ser glorificado. Pero
toda vez que yo le he pedido sabiduría o ciencia,
para que su nombre pueda ser glorificado, él
nunca ha dejado de darla.
No hace mucho tuve una invitación para ha-
blarle a un grupo de científicos en Trenton, Nue-
va Jersey. Estos hombres tenían todos su docto-
rado en sus profesiones, científicos de primera
clase, la mayoría trabajando en física o química
en varias universidades y laboratorios de inves-
tigación. Cada mes ellos invitan a un conferen-
cista para hablarles de cualquier materia. Como
la gente que Pablo encontró en el Areópago, esta-
ban interesados en escuchar acerca de cualquier que habría sido él el que me habría persuadido a
cosa nueva. La filosofía era una materia muy in- mí en dos minutos más o menos.
teresante para ellos, y lo mismo sucedía con la re- Mientras ellos se pasaban los argumentos ateís-
ligión. Exceptuando dos o tres hombres, la ma- ticos y pacifistas entre ellos, yo comencé a orar:
yoría de ellos eran devotos paganos. "Señor, esta reunión está perdida a menos que tú
Habrían unos quince científicos, reunidos en intercedas." Yo podía ver que mis otros amigos
una sala de recibo esa noche. Al comenzar a com- cristianos estaban en la línea directa al cielo co-
partir algunas de mis experiencias con ellos, dos mo yo lo estaba, orando en lenguas.
de ellos parecían especialmente interesados en lo En un nivel de sentido común, nosotros habría-
que yo tenía que decir. Yo no supe el porqué has- mos hecho nuestras maletas y nos habríamos ido
ta que había hablado por diez minutos, y enton- a casa. Liquidados. Pero los hijos del Rey no
ces uno de ellos me desafió diciendo: saben de derrotas. Todo lo que ellos saben es
"Ustedes los cristianos hablan muy bien, yo victorias. Nosotros sabemos que siempre estamos
tengo que reconocerlo, pero eso es todo, puesto confrontando un adversario que ya ha sido de-
que no hacen nada acerca de lo que creen. Yo rrotado, y somos especialistas al tratar con él.
soy pacifista, y por lo que puedo ver, ustedes los Satanás no puede interceptar nuestra oración en
cristianos son una tropa de farsantes. Si tienen el lenguas. Es todo chino para él.
poder de cambiar las circunstancias que afirman De modo que, una oración perfectamente in-
tener, ¿por qué no van y hacen algo acerca de interferida, una oración en el Espíritu Santo, as-
terminar con las guerras, por ejemplo?" cendió rápidamente al trono de gracia, y Dios
Y entonces su amigo en la parte opuesta de la respondió con una palabra de ciencia, una misiva
sala, evidentemente estaban de acuerdo, se metió que vino tan clara como una fotografía. De re-
en la conversación diciendo: "Claro, si ustedes, pente yo vi algo acerca del pacifista que estaba
los así llamados cristianos vivieran en lugar de hablando tan enfáticamente, tan seguro de sí mis-
hablar hasta la muerte, no tendríamos todos estos mo, y tan dueño de la situación. Yo vi algo acerca
problemas, guerras y toda esa clase de cosas." de él que nadie más en la sala sabía excepto él
mismo. Dios me había sintonizado con respecto a
Ellos siguieron con la conversación entre ellos, la información en forma sobrenatural, me había
y yo podía ver que toda la oportunidad había sido dado una palabra de ciencia. Esto me dio a mí la
arruinada en lo que se refería al Señor, porque supremacía, pero Dios parecía decir: Todavía es-
yo no era capaz de argüir con ellos. Eran intelec- pera. Deja que primero él declare su posición.
tuales gigantes en comparación conmigo. El hom- Después tú procedes.
bre que habló en segundo lugar era un profesor La cosa se puso muy emocionante mientras per-
dé filosofía. Obviamente, habría sido una pérdida manecía allí sentado y traté de contener la risa,
de tiempo para mí el tratar de persuadirlo, por- esperando el momento preciso. De modo que dejé
que el pacifista corriera su maratón de palabras ¡Uf! Yo podía sentir cómo el poder de Satanás
mientras pudiera, y cuando se detuvo para respi- se encogía.
rar, yo dije: "Perdóneme, señor. ¿Podría hacerle "Señor, usted no es pacifista. Usted es como
una pregunta?" El se mostró muy magnánimo, billete falso, tan falso como es posible. Un far-
listo para concederme cualquier deseo que mi co- sante, un charlatán, hablando de pacifismo con
razón anhelara. El y su amigo estaban confiados un arma cargada en su casa."
de que habían erigido un hermoso caso contra los El hombre se arrinconó en su silla. No pronun-
cristianos, y contra mí en particular. ció ni una sola palabra más en toda la velada. Yo
Yo dije: "Usted afirma ser un pacifista en hablé de Jesús, y ellos escucharon, impresionados
todo el sentido de la palabra, ¿verdad?" por esta obvia invasión de la reunión por Dios
"Oh sí, así es, así es." mismo.
"¿No hay ninguna duda acerca de ello? ¿No Pero este no es el fin de la historia.
existe ninguna área de su vida en la cual usted Él próximo día, el pacifista-burlador telefoneó
no sea un pacifista, es eso cierto?" a la pareja en Princeton, que me había acompa-
"Eso es enteramente cierto." ñado a la reunión. El expresó: "Dios estaba en
esa reunión anoche."
"Señor, ¿es cierto que usted tiene un arma de "Esa es una declaración muy extraordinaria de
fuego cargada en su casa?" parte de uno que no cree en los dones sobrenatu-
Yo lo vi, sabe usted, en el Espíritu. Dios me rales de Dios", fue la respuesta que él recibió.
había dejado mirar en el closet del pasillo del "Bueno", dijo él, "Yo no creía, pero ahora es-
pacifista, y él me mostró un rifle cargado que allí toy seguro de que Dios estaba allí, porque yo soy
había. experto en mantener una conversación. Nadie
El hombre se puso tan pálido como una hoja de puede quitarme la palabra, especialmente ese in-
papel y comenzó a vociferar: "Eso no tiene nada geniero estúpido de Hill."
que ver en el asunto." "Eso e,s absolutamente cierto. ¿No le gustaría
"Oh no, señor. No se puede decir que, no tenga conocer esa clase de Dios más íntimamente?", fue
nada que ver en el asunto, eso es exactamente la pregunta.
muy pertinente al punto. Estábamos hablando Poco tiempo después, ese filósofo y profesor se
acerca del pacifismo. Pacifismo significa que no encontró con Jesús como su Bautizador personal
debe haber armas. Ningún arma." Yo volví a ha- en el Espíritu Santo.
cer la pregunta. El había encontrado a Jesús previamente, pero
"Señor, ¿tiene usted un arma cargada, un fusil, su cerebro educado le había impedido experimen-
en su casa, en el closet de su pasillo?" tar el poder de Jesús en su vida para suplir las
El tenía que contestar. Y lo hizo, pero no en necesidades de otros.
Este burlador llegó a ser uno de los hermanos
voz alta.
"Sí."/
más amorosos en el Señor que he conocido, y la
próxima vez que le vi, él me dio un fuerte abrazo
y dijo: "Gracias a ti, Jesús."
El contender a nivel intelectual habría sido
infructuoso. Nadie habría sido salvo o cambiado.
Alguien podría haber dicho: "¡Qué maravilloso
mensaje!" Y yo habría sabido que todo lo había
echado a perder, haciéndome yo el centro de
atracción.
Pero cuando, después de que he hablado, al-
guien dice: "¡Qué maravilloso Salvador!" Yo sé 25
que Jesús ha sido levantado para atraer a todos
a él. Cómo sanar por substitución
Porque no es por fuerza ni poder mental, ni
por un bosquejo de tres puntos y un poema más,
"por mi Espíritu", dice el Señor, que él convence
a los incrédulos, y los tranforma en hijos del Rey.
Una de las cosas que yo he aprendido a agra-
decer es mi propia ignorancia en las áreas de
problemas que me son traídos. Si yo pensé que
sabía algo acerca de un problema, yo podría ha-
ber prescrito un remedio errado. Pero cuando en
mi debilidad, en mi total ignorancia, yo me veo
forzado a confiar en el conocimiento de Dios, su
poder se perfecciona en mi debilidad. El demues-
tra que la locura de Dios es mucho mejor que la
sabiduría del hombre.
Hace varios años atrás, un grupo de médicos,
enfermeras, y técnicos sanitarios en Baltimore,
el Compañerismo Médico Cristiano, me pidió que
fuera a hablarles a su grupo. Ellos habían escu-
chado que yo tenía alguna experiencia con sani-
dades. Supongo que habrían unas quince o veinte
personas allí, entrando y saliendo, porque algu-
nos de ellos estaban de turno o sujetos a algún "Sí, por cierto que él sana desde la distancia,
llamado de emergencia. Pero había un médico todavía", le aseguré al médico.
que, según noté, se quedó toda la reunión, sin "Entonces me gustaría sentarme en la silla de
interrupción. oración como substituto por la paciente mía que
Yo conté algunas de mis experiencias en sani- está gravemente enferma." Eso es todo lo que
dades, de cómo yo había sido sanado, y había vis- nos dijo y eso era todo lo que necesitábamos
to sanidades en otras personas. Hacia el fin de la saber.
tarde, aquel que había estado tan atento todo el El no había revelado su posición, si era cris-
tiempo dijo: "Yo tengo una paciente que está crí- tiana o no. El simplemente había expresado su
ticamente enferma. ¿Cree usted que Dios podría preocupación por una paciente gravemente en-
sanarla a ella desde la distancia?" ferma y eso era suficiente. Jesús sanó a incrédu-
Nosotros examinamos el Manual del fabricante los. El sanó a mucha gente que ni siquiera sabían
y descubrimos que Jesús había sanado al siervo que les estaba sanando.
del centurión desde la distancia, sin siquiera ver- El médico se sentó en la silla, y nosotros toma-
lo. Y Jesús ha dicho que nosotros haríamos las mos el Manual del fabricante y comenzamos en
mismas cosas que él había hecho, y aún mayores Eomanos 8:14, colocándonos a nosotros mismos
porque él ha ido al Padre, y así fue que tomamos en condición de ser guiados por el Espíritu de
ésa como nuestra autoridad para creer que Jesús Dios. Reconocimos que no sabíamos cómo orar
todavía sana desde la distancia en el día de hoy. o qué orar. Todo estaba a su disposición. "Señor,
El dice: "Yo soy el mismo ayer, y hoy, y por los tú te haces cargo de la situación, de aquí en
siglos. Yo no cambio." adelante."
Bueno, Satanás estaba presente en la reunión Comenzamos a orar en lenguas, y en el momen-
para tratar de desalentarnos, para infundir te- to en que puse mis manos sobre el médico, recibí
mor de fracasar. "Tú vas a arruinar este caso", una revelación en la forma de un cuadro completo
susurró él. "Tú estás en un grupo de expertos en del sistema nervioso de una persona, como una
medicina. ¿Qué derecho tienes tú de venir acá y radiografía, excepto que una radiografía no re-
hablar acerca de la sanidad? Esta gente es profe- vela los nervios. Este cuadro sí que los mostraba.
sional." Podía sentir que se burlaba de mí. Revelaba que el sistema nervioso estaba comple-
Yo le dije, como siempre lo hago: "Todo lo que, tamente fuera de equilibrio. En un lado del cuer-
tú dices es verdad." Yo me pongo de acuerdo con po se mostraba como un violín invertido, con
mi adversario pronto. "Yo no estoy calificado todas las cuerdas en tensión tremenda, estirando,
para venir y hablar a expertos en medicina, pero retorciendo, distorsionando. En el otro lado, to-
das las cuerdas estaban colgando, sueltas, sin
Jesús es el gran Médico, y él está en mí. Ahora afinación ninguna.
vete Satanás. No me molestes. Estoy ocupado en
Jos negocios de mi Padre." Y comencé a orar, diciendo: "Señor, ten a bien
sanar a esta persona de su desequilibrio nervio- Con esto, el médico que se había sentado como
so." Tan pronto como las palabras salieron de mi substituto para orar por su paciente gravemente
boca, yo me sentí incómodo. Qué sonido más ab- enferma tomó la palabra, diciendo: "Joven, suce-
surdo era éste: desequilibrio nervioso. Nunca ha- de que yo tengo un informe para el grupo aquí
bía escuchado tal cosa. esta noche que prueba que Dios vive. La semana
Satanás llegó a mi oído sin demora. "Hill, tú pasada yo me senté en la silla de oración en lugar
realmente has echado a perder esto. ¡Desequili- de una paciente mía que estaba gravemente en-
brio nervioso! No existe tal cosa." Sus necias ferma. Tres médicos de los nuestros habíamos ce-
fauces de sorna sonaban muy claras en mis oídos, lebrado una consulta médica el día anterior. Le
y nunca olvidaré la mirada de gran disgusto en habíamos dicho a ella que habíamos realizado to-
la cara del médico. Yo podía ver que él se sentía do lo que podíamos. Clínicamente, no podíamos
completamente turbado con todo el asunto. hacer nada más excepto quitar todos sus órganos
Pero los hijos del Rey no deben sentirse im- internos e instalar tubos artificiales. Ella tendría
presionados por actitudes negativas, porque nues- que olvidar que era una mujer joven porque la
tro Dios es un Dios que obra milagros. Y él nunca operación arruinaría su cuerpo. Era lo mejor que
comete errores. Así fue que el Espíritu de ala- podíamos ofrecerle, porque tenía una vesícula es-
banza vino en mi ayuda. Dios nos promete el pástica. Eso es clínicamente incurable."
manto de alegría, en lugar del espíritu angustia-
Entonces el médico se volvió hacia mí y con-
do. Y así, yo dije: "Señor, yo te alabo. Te doy
tinuó: "Cuando usted oró por la sanidad de un
gracias. Si he echado a perder esto, tú todavía
desequilibrio nervioso, pensé que eso era lo más
eres el Dios redentor. Si he malinterpretado las
raro que uno pudiera imaginarse, porque cada
señales y orado erróneamente, éste es tu proble-
médico sabe que los órganos espásticos no tienen
ma. Tú me has puesto en este trabajo. Tú vas a
nada que ver con desequilibrio nervioso. Pero
tener que redimirlo. ¡Aleluya!" Y fui liberado de
cuando examinamos esa paciente la mañana si-
condenarme a mí mismo.
guiente, descubrí que cada síntoma de ese órgano
Poco después, yo recibí una petición de asistir espástico había desaparecido. No se han presen-
a otra sesión. Como estaba libre de compromisos, tado por toda una semana. Ella está completa-
fui. Esa noche estaba allí un joven graduado de mente sana. Entretanto, yo he comenzado a exa-
su doctorado en filosofía, y él estaba muy inte- minar la relación entre los órganos espásticos y
resado en todo lo que yo tenía que decirle. Pero el desequilibrio nervioso, y he descubierto que yo
no estuvo de acuerdo conmigo. había pasado totalmente por alto toda una área
"Yo puedo fácilmente probar que Dios está de la investigación médica. Yo la estoy iniciando
muerto, así como ustedes los cristianos pueden ahora mismo."
probar que él vive", dijo él. Confiando en el conocimiento de Dios en lugar
de nuestra propia inteligencia, o ausencia de ella,
es un camino seguro a la bendición. Esto es parte
de vivir como un hijo del Rey.

26
Cómo llegar a ser poseído por demonios.
Cómo librarse de demonios

Un tópico frecuente de discusiones en medio de


la renovación carismática cristiana es la posesión
de demonios. Tal vez usted es uno de aquellos que
no creen que estas cosas suceden en el día de hoy.
Yo no tengo ninguna teoría respecto a esta ma-
teria, pero he tenido algunas experiencias que
coinciden con lo que he leído en la Biblia. Cuando
un hijo del Rey ve la Palabra de Dios confirma-
da en el mundo, la teología no lo va persuadir de
que lo que sus ojos ven es pura imaginación.
Muchos años atrás, antes de que yo me convir-
tiera, mi esposa fue poseída por demonios. Ella
había sido una médium espiritista por años. Yo
asistía a la Universidad cuando la conocí por pri-
mera vez, y ella se encontraba profundamente in-
volucrada en hacer escritos automáticos. Ella po-
día sostener un lápiz sobre un pedazo de papel, y
comenzaba a escribir palabras. Nosotros pensa-
mos que esto era simpático. Ella había estado hablando." Entonces se dirió a sus amigos y dijo:
mezclándose en lo oculto por un largo tiempo, se "¿Saben ustedes lo que él quiere decir?" Enton-
había graduado de Ouija board o tabula Ouija ces ella me decía a mí: "Sí, ellos dicen que saben
cuando tenía diez años. lo que tú quieres decir." Esperamos por unos mi-
Nos casamos unos dos años después de mi gra- nutos, y ellos volvieron con una respuesta, y yo
duación. Yo era un joven ingeniero comenzando iba a la oficina el día siguiente y hacía la prueba,
mi carrera en el mundo industrial. Yo tenía la con ella, y ¡ daba resultado! De modo que esto lle-
cabeza llena de educación, y pronto me di cuenta gó a ser una práctica habitual conmigo llevando
de cuan poco sabía. mis problemas de ingeniería a casa y haciendo a
Yo solía llegar a casa en la noche frustrado. Mi mi esposa que le preguntara a sus 'amigos', la so-
trabajo era demasiado grande para mí. De pron- lución de ellos. Yo nunca vi a los 'amigos', nunca
to había llegado a ser ingeniero jefe cuando mi pude oírles, porque yo tenía una madre cristiana
jefe había sido trasladado. Yo carecía del cono- que me puso bajo la sangre de Jesús. Eso fue lo
cimiento y la experiencia necesarios para resol- que hizo toda la diferencia. Mi esposa, por estar
ver los problemas de ingeniería. Así fue que me involucrada en lo oculto, se había dejado a sí mis-
encontraba al borde del desastre. ma abierta totalmente a la acción del poder satá-
Una noche mi esposa dijo: "¿Por qué no con- nico en su vida.
sultamos a algunos de mis 'amigos' y obtenemos Después del nacimiento de nuestra hija, mi es-
algunas respuestas?" posa comenzó a actuar en una forma muy extra-
Al prinipio yo no me di cuenta de lo que ella ña. Pronto adquirió tendencias suicidas. Un día
estaba hablando. su siquiatra me dijo: "Llegará el día cuando ella
"¿Qué quieres decir?", pregunté yo. amenazará con destruir uno ó dos miembros de la
Ella dijo: "Nos sentaremos en el living después familia, podría ser usted. Cuando eso suceda, llá-
de comida, y tendremos una sesión con mis 'ami- meme inmediatamente. Yo habré hecho los pre-
gos', tú sabes, los espíritus." Ni siquiera tuvo que parativos necesarios."
entrar en trance, ella estaba tan desarrollada al Llegó el día aquel, y por un año yo no tuve es-
respecto. Ella vio los espíritus y se comunicó posa. Yo tuve una persona demente encerrada en
verbalmente con ellos. "Aquí vienen", dijo ella. una clínica siquiátrica. Ella no estaba realmente
Yo dije: "¿Dónde?" demente, ella estaba poseída por demonios, pero
Ella dijo: "¿No los ves?" en ese entonces no sabíamos de esas cosas. El si-
"No, no los veo." quiatra no lo sabía. Los médicos tampoco lo sa-
Pero ella los veía, y me dijo: "Haz tu pregun- bían, porque eran simples Tontos Educados. Sin
ta." Yo hice la pregunta, mi problema de inge- Jesús, el más brillante, el más altamente prepa-
niería, en términos técnicos de ingeniería. rado individuo no es más que un Educado Tonto.
Y mi esposa dijo: "Yo no sé de qué estás Fue una cosa horrible y cruel el tener un bebé
recién nacido y sin madre para ella. Su madre . Sin Jesús, y con su relación con lo oculto, mi
estaba encerrada, posiblemente para toda la vida, esposa estaba en la línea de fuego de Satanás. No
porque ella había jugado con fantasmas. Eso es lo sabíamos, por cierto, y el ignorar al enemigo
lo que Satanás hace a su gente, para destruirlos. es exactamente lo que a él le gusta. En la Ciencia
Pasaba el tiempo. La vida era lánguida. En- Cristiana, ellos me enseñaron que Satanás no
tonces un médico usó hipnosis en mi esposa y la existe. Esta es su trampa, hacerte creer que él no
trajo de su "insania" a un estado un poco más existe, que tú eres bueno, que no existe el pecado,
normal. En la clínica un médico me dijo que era y que tú no necesitas salvación. Y yo fui a la
muy posible que más adelante, la enfermedad Unidad, y a Swedenborg, y a la metafísica, y al
tuviera una repetición. Yo creo que ese médico vuduismo, y al yoga, y a todas las deprimentes y
sabía acerca de demonios, pero no sabía cómo lánguidas religiones y cultos, pero ninguna de
decírmelo. ellas podía salvar a mi esposa de la demencia co-
No éramos cristianos. Los cristianos están bajo mo tampoco podían sacarme a mí del pantano en
la protección de Jesús. El yelmo de la salvación que yo caí cuando era niño.
protege sus mentes contra vudú y la invasión de Un día, alrededor de diecisiete años atrás, des-
espíritus malos en sus almas, a menos que abran pués de que ella fue dada de alta del hospital, yo
sus almas a la invasión satánica por medio de la me di cuenta de que mi esposa estaba actuando,
obstinada intromisión en la brujería o lo oculto. nuevamente, en forma extraña. La violencia no
Y muchos cristianos lo hacen por ignorancia de se había presentado todavía, pero yo sabía que es-
la Palabra de Dios. taba en camino, porque ella estaba siguiendo la
"Pero yo no veo nada malo con los horóscopos, forma de conducta que ella había mostrado cuan-
la lectura de las palmas, Edgar Cayce, o reunio- do nuestra hija nació en la década de los treinta.
nes espiritistas", dicen ellos, porque el cerebro Un día al mirarla, vi de repente un rostro so-
educado no tiene manera de detectar a los demo- bre la cara de mi esposa, y en cada aspecto tan
nios hasta que es muy tarde. real como su propia cara, pero era la cara de un
Nosotros no vimos nada de malo en las abomi- horrible demonio venido directamente de los abis-
naciones del ocultismo, tampoco, no habiendo nun- mos del infierno.. No habiendo sido enseñado en
ca leído el capítulo dieciocho de Deuteronomio estas cosas, yo la llevé a uno así llamado siquiatra
para comprenderlo. Yo había hecho estudios de cristiano en Baltimore. Pero él nunca había oído
postgrado, aun había patentado inventos. Mi ce- de los dones del Espíritu, o de demonios. Cuando
rebro educado estaba en pleno control de mi vida, le dije lo que yo había visto, él se olvidó de mi
y aunque yo podía señalar mis triunfos munda- esposa y se puso a examinarme a mí. Yo pensé
nos, yo tenía una vida fatua y una mente estúpida que me iba a encerrar.
y vacía. Nunca había invitado a Jesús a entrar en Los siquiatras no tuvieron ninguna respuesta.
mi vida. ¿Dónde habría de ir? A un solo lugar, al Señor.
En los primeros días de 1954, yo me encontré Uno de los más grandes movimientos del Espí-
con Jesús, y él me bautizó, y me equipó con los ritu Santo entre la juventud en Baltimore vino a
dones del Espíritu Santo. Tratamos con ese de- través del ejercicio de los dones del Espíritu San-
monio, lo atamos, y lo echamos fuera de mi es- to en nuestra sala cuando mi esposa y yo minis-
posa, y hoy ella está perfectamente normal. Ala- tramos a un sicólogo.
bado sea Dios. Yo había testificado a este hombre como diez
Esta vez ella continuará en este estado, porque años atrás, y él no deseaba nada de lo que yo le
no jugamos más con fantasmas en nuestra casa. estaba hablando. El dijo: "Eso está muy bien pa-
Sin los dones del Espíritu Santo, mi esposa se- ra usted, pero yo estoy trabajando para obtener
ría en el día de hoy un violento ser irracional. Eso mi licenciatura, y pronto tendré mi doctorado; y
es lo que el médico dijo que sería, un violento mi preparación en la sicología y la siquiatría es
animal. En otras palabras, no un ser humano. Si más que adecuada para mis necesidades."
hubiese yo sido un bautista del sur común y co- De modo que yo le dije: "No le voy a llamar
rriente, habría tenido que quedarme con eso, y más a usted; será usted el que me llame cuando
eso es satánico. Cuando nuestros seminarios ro- esté listo para desintegrarse."
ban a nuestros jóvenes predicadores del conoci- ¿Cómo pude yo saber que le pasaría eso? Las
miento de las actividades de Satanás además de estadísticas de seguros garantizan la desintegra-
los dones del poder del Espíritu Santo para en- ción del mecanismo humano alrededor de los cin-
frentar esas actividades, es algo demoníaco. Y cuenta años. De acuerdo a las tablas de las
nuestros seminarios, deberíamos llamarlos cemen- compañías de seguros, si está en el nivel de un eje-
terios, están entregando información muerta. cutivo en la vida, a la edad de cincuenta y dos
En la Biblia, yo no encuentro nada acerca de años y medio, tendrá su primer colapso nervioso
ministerios especializados de liberación, pero en- o su primer ataque cardíaco o ambos a la vez. Y
cuentro ministerios normales cristianos de libera- yo estaba siguiendo la norma hasta que me en-
ción, ministrando sanidad, y ministrando los do- contré con Jesús.
nes del Espíritu para traer plenitud y eficiencia Alrededor de tres años atrás el sicólogo me
al pueblo de Dios. Sin la caja de herramientas de llamó una noche, y dijo: "Tengo un problema."
Dios, los dones del Espíritu Santo, somos cris-
tianos retardados, volviendo hacia atrás a esa Yo dije: "¿Usted tiene un qué? Yo pensé que
oración de incredulidad: "Señor, sánale si es tu los siquiatras resolvían problemas. Yo pensé que
voluntad", y después llamando al dueño de la fu- usted tenía las respuestas, no los problemas."
neraria. Los hijos del Rey saben que la perfecta "Bueno", dijo él, "yo pensé lo mismo, también.
voluntad de Dios como se declara en 3 de Juan Pero yo tengo un problema."
2 es prosperidad y salud; no existe "si" condicio- "¿Cuál es?"
nal al respecto. "Temor. Hace algunos años atrás me dijo cosas
que rae llevaron a creer que usted tiene alguna De modo que impusimos nuestras manos sobre
influencia con Dios. ¿Podría ayudarme?" él y oramos en lenguas. Ese es el don telefónico.
Yo dije: "No, yo no podría ayudarle, pero Jesús ".Señor, nosotros no sabemos cómo orar por esta
sí podría, si usted estuviera dispuesto a ser ayu- persona. Por favor ayúdanos." Yo vi el espíritu
dado por él, ¿o es su temor un hobby?" de temor atado. Allí en su interior, vi un cuadro
"No, no, no es un hobby. Me gustaría desha- claro. Y supe que el temor era del diablo.
cerme de él. Me mantiene despierto desde hace Nosotros dijimos: "Satanás, en el nombre de
casi un año." Jesucristo, te atamos, te echamos de nuevo al
"Bueno, ha de saber que yo le tenía en mi lista abismo de donde viniste. Saca tus manos de so-
especial de oración, a fin de que no tuviera paz bre el pueblo de Dios y mantenías lejos. En el
hasta que se encontrara con el Príncipe de Paz." nombre de Jesús. Amén."
El estuvo de acuerdo de estar dispuesto a lle- Fred se irguió en la silla y se tocó por todas
gar a un entendimiento en los términos que partes. El dijo: "j Se ha ido."
Dios impusiera. El no tenía alternativa, excepto "Bueno, eso era lo que queríamos, ¿verdad?
empeorarse; -•> ¿No deseabas tú que se fuera?"
Así fue que vino a mi casa, y mi esposa y yo "Sí", dijo él, "pero se fue..."
compartimos con él lo que habíamos encontrado "Bueno, por cierto que se fue, porque los hijos
en Jesús, liberación de temor y ansiedad. Libe- del Rey están ministrando a hijos del Rey."
ración del tormento y la culpa. Liberación de la Durante el curso de la tarde, Fred se tocó a sí
vanidad de la vida, y del cansador tedio de la mismo de vez en cuando para comprobar si ha-
existencia sin el Viviente Salvador. bía vuelto. Pero no volvió, porque dijimos: "Se-
Bueno, el dolor y la miseria en su rostro eran ñor, séllalo en tu Espíritu Santo."
una indicación bien clara del tormento que había
dentro. "¿Está usted dispuesto a que Jesús lo li- La próxima noche Fred llamó y dijo: "¡Toda-
bere de su temor?" vía se mantiene lejos! ¡No ha vuelto!"
Me dijo: "Yo no sabía que él pudiera hacer "Bueno, ¿no es eso lo que solicitamos que su-
cediera? ¿No fue eso lo que le dijimos al maligno?
eso." Vete y no vuelvas. Por cierto. Los hijos del Rey
Yo respondí: "Yo tampoco lo sabía, hasta que hacen eso."
lo experimenté." El dijo: "Yo deseo conocer mejor esa clase de
Me contestó: "¿Qué es lo que tengo que hacer?" Dios. Yo deseo poder ministrar mediante esa
Le dije: "Pídale a Jesucristo que venga a su clase de poder."
corazón, para ser su Salvador." Nosotros lo invitamos, y él volvió a venir a la
El lo hizo, y fue salvo allí mismo. casa. Mi esposa y yo le impusimos las manos y
Eso lo hizo candidato a recibir ios dones que Jesús le bautizó en el Espíritu Santo, él habló en
Dios da a los hijos del Rey.
una nueva lengua y se convirtió en un poderoso
hijo del Rey.
El tenía una esposa y once hijos, y todos se
convirtieron. Y recibieron el bautismo, y dejaron
las drogas y todos los otros aditivos químicos que
uno necesita cuando está sin Jesús. Pronto comen-
zaron a infiltrarse en las vidas de otros mucha-
chos alrededor. Comenzaron un pequeño grupo de
oración y un estudio bíblico en el subterráneo de su
club, y los otros muchachos comenzaron a venir. 27
En el día de hoy, ese grupo ha crecido a varios
cientos que se reúnen en el local de la iglesia de C&mo perdonar
San José los martes por la noche, atestado de
jóvenes, que han dejado las drogas y se han uni-
do a Jesús. En los últimos años, literalmente miles
han conocido a Jesucristo porque Fred fue libe-
rado del miedo.
A menudo yo digo: "Señor muestra cuan ade-
Este es el poder del Espíritu Santo para for- cuado eres para esta ocasión; muéstrate capaz de
talecer cristianos comunes para salir al mundo y resolver esta dificultad. Señor, esto me parece
actuar como el pueblo de Dios, en preparación terrible, y si yo debo juzgar por las apariencias,
para algo mejor en el más allá. Yo no sé cómo desistiría ahora mismo. Pero estoy juzgando por
podría ser mejor, pero él dice que lo será. Lo me- tu Palabra de que tú estás obrando dentro de mí,
jor está por venir todavía. ¡Aleluya! tanto el querer como el hacer por tu buena vo-
luntad."
¿Por qué no sucede esto más a menudo? ¿Por
qué los cristianos no son vencedores? Existen ra-
zones, impedimentos para recibir todo lo que Dios
tiene para nosotros. Yo llamo a estos impedimen-
tos para recibir todo lo que Dios tiene para nos-
otros. Yo Hamo a estos impedimentos bloques en
el camino.
Dios me ha mostrado tres bloques en el cami-
no que impiden el derramamiento de su poder: la
Jfalta de perdón, la impaciencia, y la incredulidad.
Estos bloques en el camino pueden operar para El .9*SHfeBt''Üf$a solamente cinco o seis casas
detener el poder de Dios en la vida de un minis- más alié d t á d í m a en una calle de una sola vía.
tro o en aquellos a quien él desea ministrar. No podía ir a ninguna parte sin tener que pasar
No mucho tiempo después de que yo comencé a frente & «a easa. Al frente de ella había un lote
creer, y después de que yo había recibido el bau- vacío, y yo volvía la cara y miraba hacia él. Yo
tismo en el Espíritu Santo, me estaba quejando no quería ver al médico si sucedía que él estaba
porque Dios no usaba mi ministerio en una forma afuera de su casa, porque él me hacía sentir mal.
más poderosa. Cuando le pedí que me mostrara Yo no quería enfrentarme al hecho de que me
cuál era la dificultad, me mostró el pasaje en había portado como un pagano con él. Yo había
Mateo donde Jesús dijo que si traes tu ofrenda al sido el culpable de todo esto, pero trataba de
altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene racionalizar.
algo contra ti, tienes que dejar tu ofrenda e ir y Cuando el Señor me mostró la Escritura, yo
reconciliarte con tu hermano antes de que puedas dije: "Bueno, Señor, ése es un error de imprenta.
presentar tu ofrenda a Dios. El es el que debe venir a mí. Yo soy la persona
Y sabía que había una relación interrumpida ofendida, Además, eso es algo del pasado, agua
que debería arreglarse en mi vida. Y ese proble- que ya ha sido derramada. Nada bueno resultará
ma que yo me había creado interrumpía mi co- de volver a discutir el asunto." Pero no importa
municación con Dios. cuánto racionalizaba, Dios no cambió la Escritu-
Una mañana, después de una borrachera, antes ra para conformarla a mi manera de pensar, y yo
de convertirme, yo me había levantado en un es- me sentí cada vez más y más miserable.
tado calamitoso, como era usual, y yo vi una Una noche, yo me sentía tan culpable, todo lo
cuenta del médico sobre mi cómoda. Era una oca- que podía pensar era el nombre del médico. Dios
sión muy poco oportuna. Mi esposa no debiera lo trajo a mi mente cada vez que yo trataba de
haberla puesto allí. Pero yo la abrí, y me ofendí orar. Yo me estaba muriendo espiritualmente.
por ella. Tomé el teléfono y le dije al médico que Cuando tú traes tu ofrenda al altar, cuando tú
era un embaucador, y le dije una serie de otras vienes en una actitud de oración y adoración, el
cosas, ninguna de las cuales eran de alabanza para primer nombre que se aparece en tu mente de al-
él o su profesión/Realmente le dije claridades, y guien que te molesta, ése es tu mayor problema,
que ya no lo vería más. "Si usted vive mil años bloqueando el reino de los cielos de modo que no
y yo diez mil, nunca le voy a pagar esta cuen- pueda ser evidente en tu propia vida. El sentirse
ta. .." Y colgué el teléfono violentamente, que- consciente de que hay un bloque en el camino
mando todos los puentes detrás de mí. involucra la responsabilidad de hacer algo al
Pasó el tiempo, yo me convertí. Me encontré respecto.
jCGn Jesús. Comencé a caminar esta vida en el Así fue que una noche yo me sentía tan angus-
tiado con la culpabilidad, que dije: "Muy bien,
Señor, yo iré. Por tu gracia, voy a ir a su casa y Yo llamé á la puerta otra vez. Y cuando él
arreglaré este asunto." Y caminé frente a esas abrió lá puerta ese día, yo temblé. El era varios
cinco casas; parecieron ser ochenta kilómetros. centímetros más alto que yo, y me miró de arriba
Era una distancia muy corta como para ir en abajo como si yo hubiese sido un gusano impor-
vehículo; tuve que caminar, y yo sabía que todos tuno. El era más joven que yo, más rápido para
los vecinos me estaban mirando, diciendo: "Allá correr. Y yo esperaba recibir un puñetazo en la
va el culpable." nariz.
Yo me sentía tan consciente de esta culpa "Señor", dije yo para mis adentros, "yo no sé
que yo estaba seguro que todos estaban murmu- qué decirle a este hombre. Dame tú la palabra de
rando: "Allá va el pecador. El va hacia allí y va ciencia."
a confesar." El hombre me miró de arriba a abajo y dijo:
Y Satanás estaba lanzando acusaciones contra "¿Qué quiere?"
mí. "Tú no deseas ir y pedir disculpas a él. Tú no "Doctor", dije yo, "me gustaría entrar y con-
tienes que hacerlo." versar con usted."
"Por cierto que no lo tengo que hacer", yo es- "Yo no tengo nada que decirle", dijo él, y co-
tuve de acuerdo con él. "Yo puedo morir y no pe- menzó a cerrar la puerta. Puse mi pie en la aber-
dir disculpas. Yo tengo la oportunidad de escoger tura como un vendedor muy insistente. Yo tenía
y secarme. Yo tengo la oportunidad de escoger que entrar en la casa de ese hombre. Y entonces
oraciones no contestadas. Sí, tengo harto que es- fue que el Señor puso palabras en mi boca.
coger, pero son cosas de valor secundario, y de "Doctor", dije yo, "yo no soy la clase de per-
tercer lugar, y cuarto lugar. Ellas no son lo me- sona que vendría aquí a pedir disculpas, pero este
jor. Los hijos del Rey desean las cosas mejores. es un asunto entre Dios y yo, y ambos apreciare-
Y Dios desea que yo tenga lo mejor de todo, pero mos si me deja entrar." Casi se desmayó, y yo casi
no lo voy a obtener sino por la senda que Dios me fui de bruces.
señala." Esas no eran mis palabras. Esa era una pala-
Yo llamé a la puerta del médico, pero nadie res- bra de ciencia venida directamente del cielo, las
pondió. Yo di un gran suspiro de alivio y me des- únicas palabras que me podían dar entrada en esa
licé avergonzado hacia mi casa. Me llevó varias casa. Tuvimos una buena conversación, yo pagué
semanas para juntar bastante coraje y para acu- la cuenta que le debía, y le confesé cómo había
mular bastante gracia para ir la segunda vez. estado completamente dominado por el alcohol,
Esta vez su esposa abrió la puerta y dijo: "El en una especie de estupor, y había dicho muchas
médico no se encuentra en casa." cosas impertinentes a las personas. Yo no sabía
La tercera vez, en mi trayecto hacia allá, yo qué eran. Pero yo estaba allí porque había lle-
oré: "Señor, yo soy el que va, pero tú tendrás que gado a ser cristiano, me había encontrado con
realizar la acción." Jesús. Disfrutaba de una nueva forma de vida
que tenía que ver con eliminar todo el lodo y la nuestras reuniones de medianoche. Pero entonces
basura que yo mismo había creado en el pasado, la jerarquía eclesiástica me puso su mano encima.
reparando las relaciones interrumpidas y todo Creo que fue en el séptimo año de mi partici-
eso. Estas cosas eran dos etapas que formaban el pación cuando me ordenaron que no asistiera más
programa de los Alcohólicos Anónimos. a reuniones excepto las programadas por la je-
Entonces él dijo: "Bueno, sospecho que tuvo rarquía. Yo presenté mis objeciones como un pa-
dificultades por causa de su borrachera, y si los gano devoto, y entonces fui a casa y me senté des-
médicos escucháramos todas las cosas que la gen- contento bajo mi calabacera. Dije: "Señor, envía
te nos dice, tendríamos que renunciar a nuestro fuego del cielo y quema toda la tropa de bellacos."
trabajo, o ingresar a un asilo de dementes." En- j Y allí tuve mi sesión de quejas! Ardía de rabia.
tonces él me miró directamente, pero sin enojo, Les envié una carta que habría hecho justicia a
esta vez, y dijo: "En cuanto al perdón se refiere, cualquier campamento del diablo. Unas pocas ma-
está todo olvidado." Entonces nos dimos la mano. ñanas más tarde, el Señor parecía decir: Cierta~
Cuando salí de la casa del médico, yo estaba mente que hirieron tu susceptibilidad, ¿verdad?
en buenos términos con Dios porque estaba en Yo dije: "Señor, ciertamente que lo hicieron."
buenos términos con la gente. Mi vida de oración, Yo pensé que él iba a alentarme a tener una se-
mi vida espiritual se remontó a las alturas. Ha- sión más grande de quejas. Pero no lo hizo. En lu-
bía estado bloqueada, impedida, hasta que fui y gar de eso parecía que el Señor estaba diciéndo-
me reconcilié. me: Ellos te trataron muy mal, ¿verdad?
Pero tuve que aprender la lección del perdón Yo dije: "Señor, tú no lo sabes."
más de una vez. Dios continuará dándonos lección Bueno, dijo él, yo lo sé, ellos me trataron a mí
tras lección hasta que finalmente aprendamos lo de esa manera. ¿Podría el siervo esperar mejor
que debemos saber para funcionar con continua tratamiento que el Maestro?
eficiencia como hijos del Rey. A esa altura yo me sentía un poco avergonzado,
Hace catorce años atrás, Dios me envió a la y dije: "No. No, Señor."
conferencia de una importante organización laica Parecía como si él hubiera dicho: ¿Has sido
de renovación en el este de Pensilvania para pre- maltratado a golpes y dejado por muerto?
sentarles a ellos el bautismo de Jesús, el bautismo "No."
en el Espíritu Santo. Los conferencistas eran en ¿Has sido náufrago?
su mayoría gente denominacional que nunca ha- "No."
bía escuchado tal cosa, así como yo tampoco ¿Has sido aserrado?
cuando recién me había hecho miembro de la igle- "No, Señor, no sentí como si lo hubiera sido."
sia bautista. ¿Has sido puesto en prisión?
Durante años, muchos centenares habían co- Todas las cosas que habían sucedido a Pablo
a Jesús como el Bautizador en algunas ág pomenzaron a pasar por mi mente. Y ninguna de
ellas me había sucedido a mí. Y el Señor parecía Pero alguien se equivocó, y yo recibí una invi-
decir: ¿Les estás sirviendo a ellos o a mí? tación para ser parte del conjunto.
"A ti, Señor." Yo no había deseado que el Señor honrara mi
Bueno, entonces, vuelve allá y que te vuelvan vellón. Ahora tenía el deber de volver. No había
a echar fuera. manera de escaparse. Y no me gusta ser despe-
dido de una comunidad cristiana en presencia de
La segunda vez, no me dolió tanto. Entonces él quinientos o seiscientos hermanos. Esto hiere mi
me dejó ir libre por un par de años. Pero hace un orgullo, cuando no me aprecian más. Pero mis
año atrás, yo tuve el sentir de que debía volver, gustos o disgustos tenían que ser pisoteados bajo
porque todavía me sentía herido. Una herida tie- los pies. La victoria tenía que obtenerse allí don-
ne que ser corregida en el lugar donde se produ- de la dificultad se había presentado.
jo. La llaga contra mis hermanos cristianos cons- Y así fue que conduje mi automóvil al refugio
tituía un bloqueo a mi crecimiento espiritual. en la montaña donde se realizaba la conferencia
Tenía que desaparecer. Yo no podía corregirla un viernes en la tarde. Había un registro previo
solamente orando por ellos. Yo tenía que ir a la de cerca de ochocientos, y por eso habían hecho
fuente del problema. planes7 para tener unos seiscientos, considerando
Esto es algo básico en la vida toda. Tenemos una cierta proporción de cancelaciones. Pero el
que reparar daños pasados allí mismo donde se tiempo estaba tan hermoso que prácticamente to-
produjeron. En Apocalipsis 2:5, el Espíritu dice: dos vinieron, incluyéndome a mí.
"Vuelve allí donde hiciste el daño, y comienza de Cuando yo llegué al sector de inscripción, la
nuevo." Cuando estamos orando en el altar, y persona que estaba a cargo miró la lista de reser-
pensamos de alguien que tiene algo contra nos- vaciones, y dijo: "Bueno, lo siento, pero su nom-
otros, tenemos que dejar nuestra ofrenda ante bre no aparece en la lista." Yo pensé que alguien
el altar, reconciliarnos, y entonces volvemos y se había dado cuenta de que habían cometido un
ofrecemos nuestro presente, nuestro sacrificio. error, y entonces ellos borraron mi nombre de la
Las posibilidades son que, seremos sanados en lista para tener el lugar <iue necesitaban.
nuestro regreso, porque es entonces cuando la "Bueno, alabado sea el Señor", dije yo en voz
sanidad se produce, cuando nos reconciliamos. alta.
Yo sabía que tenía que volver, pero no quería El manifestó: "¿Qué dijo?" El era algo nuevo
hacerlo. De modo que puse un vellón: "Bueno, en esta cosa, y cuando yo repetí lo que había di-
Señor, yo volveré si ellos me envían una invita- cho, él pensó que había captado el mensaje. El
ción personal por escrito para ser parte de un con- dijo: "Sí, alabado sea el Señor por nada."
junto." Ahora bien, yo sabía que eso no podía "No", dije yo, "alabado sea él por la pieza in-
Suceder, porque yo estaba en la lista de los visible. Dios va a proveer una pieza si él desea
armiñados. yo me quede aquí." Yo me corrí hacia un lado
para esperar y ver lo que el Señor iba a hacer. y a alabarte hasta que algo suceda. O me echan
Y seguí diciéndole a él como me parecía esto a mí. afuera, o tengo una pieza. No importa cuál sea.
"Ahora bien, estaré encantado de irme, Señor, Tu voluntad vale, Señor."
a menos que tú proveas algo para mí." Esto me ¿Sabe cuánto tiempo me llevó? Yo lo registré...
permitiría escapar en buena forma, pensé yo. Y veinte minutos. Allí permanecí en medio de esa
tuve una cierta esperanza de que no hubiera nin- activa muchedumbre de cristianos que actuaban
guna pieza. como paganos, y no escuché ni una sola palabra
Esto es, nuevamente, lo que significa desatar. de alabanza excepto la que yo decía. Todos me
Lo que desatamos en la tierra es desatado en el miraban como si tuviera tres cabezas. Me rodea-
cielo. "Señor, me da lo mismo cualquier cosa que ron; me despreciaron. jY éstos eran cristianos
suceda. Si se hace lo que yo quiero, preferiría no1* nacidos de nuevo! Pero ellos procedían de acuer-
estar aquí. Pero yo me conformo. Haz lo que tá do al sentido común, mientras que yo estaba ha-
quieras. Yo voy a esperar." ciendo lo que Dios esperaba de mí en una forma
Y entonces esperé, alabando al Señor allí mis- espiritual. Todo lo que yo estaba haciendo era ala-
mo en medio de toda la gran confusión en el sec-i bar: "Gracias a ti, Jesús. ¡Aleluya! ¡Gloria a
tor así llamado de inscripción. Había seis filas Dios! Yo soy un hijo del Rey."
de cristianos tratando de conseguir piezas. No
había bastante número de piezas ni aún para los Mientras permanecí allí, una mujer trataba de
abrirse camino a través de la multitud, con un
que tenían sus nombres en la lista. Yo les escu- sobre en su mano. Ella vino directamente a mí,
ché, y parecían paganos, peleando, reclamando, como una paloma que vuelve a su palomar. Yo no
quejándose, indignados, listos para explotar. la conocía. Ella no me conocía a mí. Pero ella sos-
"Viajé novecientos kilómetros, y no tienen pie- tuvo el sobre hacia mí y preguntó: "¿Podría us-
za para mí..." ted usar mi reservación?"
"No me pueden hacer eso..."
"Yo los voy a arreglar..." Yo dije: "¿No la va a usar usted?"
Comportamiento netamente pagano. Ella movió la cabeza: "Mi esposo me acaba de
Yo continué de pie en medio de toda esa confu- llamar y me dice .que él no puede venir. Nosotros
sión, diciendo: "Gracias a ti, Jesús. Alabado seas habíamos reservado una pieza doble, pero yo voy
tú, Señor. Yo no sé dónde está mi pieza, pero tú a dormir con una amiga. Aquí tiene una reserva-
sabes. Yo no necesito la cama ahora. Me estor- ción para una pieza doble si la puede usar."
baría. Yo caería sobre ella a las tres de la tarda Bueno, ¡Aleluya 1 ¡Gloria a Jesús! Yo había
Yo la voy a necesitar más tarde por la noche, pedido al Señor una pieza con una cama. El me
pero ahora mismo no la requiero. Pero me gus- dio una pieza doble porque él sabía que a media-
taría tener mi pieza, porque me gustaría entrar noche de esa noche habrían de haber veintitrés
$ ella y limpiarla. Y roe voy a quedar de pie personas apretadas en esa pieza Dará recibir el
bautismo en el Espíritu Santo. Eso sucedió el ja un montón de personal emocionalmente arrui-
viernes por la noche. nado que nosotros tenemos que reparar."
El sábado por la noche, el grupo dijo: "Bueno, Y yo dije: "Hermana, ¿por qué no viene y
¿podríamos tener otra reunión esta noche?" comprueba de qué manera arruinamos a estas
"Claro, por cierto", dije yo. "Siempre estoy lis- ¿personas?"
to para gloriarme en Jesús." "Oh no, no podría hacer eso."
Así fue que nos preparamos para trasladarnos Esta hermana es llena del Espíritu. Ella y su
a la sala de televisión en la posada. Podía acomo- esposo, un pastor de esa localidad en la monta-
dar a ciento cincuenta o más personas sentadas. ña, han recibido el bautismo y han sido amorda-
Cuando me dirigía hacia allá cerca de la media- zados por las autoridades eclesiásticas. Ellos están
noche, una pareja de miembros de la "jerarquía" negando el poder. Pero éste es un problema de
dijo: "¿Está planeando tener una de esas reunio- ellos, y de Dios, no mío. El mío es regocijarme,
nes esta noche?" servir a Jesús, y no a ninguna jerarquía.
Yo les dije que no, y al decirlo les hablaba con De modo que se reunieron unos ciento cincuen-
toda sinceridad. "No, no tengo planeada ninguna ta, y pienso que alrededor de cien recibieron aque-
reunión. Pero algunas veces el Señor las organi- llo por lo cual vinieron, porque Jesús siempre
za y me pide que yo esté allí." cumple. Cuando venimos a la fuente, él siempre
abreva las ovejas. ¡Aleluya!
Bueno, todavía había un poco de sospecha en
ellos, y entonces me hicieron otra pregunta. "¿Va A la mañana siguiente a la hora del desayuno
a estar usted en alguna?" en el gran comedor, las autoridades eclesiásticas
Yo dije: "Sí, ahora mismo voy-para allá." enviaron a un comité de una persona a pedirme
que me fuera. Pero era demasiado tarde; el daño
"¿No le dijimos que no lo hiciera otra vez?" ya estaba hecho, j Aleluya! Y el Señor tuvo su vic-
Yo asentí y dije: "Cierto que ustedes me lo di- toria. No había ya ninguna amargura en mí.
jeron. Me dijeron eso mismo." Uno de los miem-
"Estoy listo, Señor. Tú has hecho tu obra aquí.
bros de la "jerarquía" pretendió reírse, como si Trasladémonos a otro lugar."
fuera a probar el poder del pensamiento positivo
Al comenzar a caminar por los bosques hacia
en mí. mi cabana con el fin de hacer mi maleta y partir,
"Bueno, no lo va a hacer, entonces, ¿verdad?" yo vi a dos hermanas, todavía gozosas, todavía
Su sonrisa desapareció rápidamente cuando le alabando a Dios en toda clase de idiomas, cami-
dije: "Por cierto que lo voy a hacer. En cualquier nando hacia arriba por el sendero. Al acercarse
oportunidad que alguien me pida que comparta a ellas, el Espíritu del Señor dijo: Te daré por
j&i experiencia con Jesús, allí es donde me va a herencia las naciones.
encontrar. ¿Por qué no viene usted también?" "¡Aleluyal Alabado sea Dios. Yo no necesito
Ella me dijo: "Bueno, viene aquí cada año y de- nada más, pero Señor, hazlo." Los hijos del Bey
tienen sed de gloria, siempre listos para recibir te vuelvan a echar fuera. Jesús dijo: Si tú per-
más. Y Dios siempre tuvo más para sus jóvenes teneces a mi equipo, nunca ganarás un concurso
vastagos. ¡Alabado sea Dios! de popularidad, pero las recompensas van a valer
Y entoces me detuve, y los tres de nosotros nos la pena. Mira a él ese día para escucharle decir:
regocijamos. Entonces una de estas hermanas Bien, buen siervo y fiel, no siervo espléndido, no
que había recibido el bautismo la noche anterior, siervo sabio, no siervo espectacular, sino siervo
ni siquiera se había acostado, señaló hacia el sen- fiel. Tú has sido fiel sobre poco, tú te has atrevi-
dero descendente y dijo: "Allí viene mi compañe- do a alabarme frente a la adversidad. Ahora tú
ra de pieza, una mujer hindú de la India." estás en condiciones, ahora tú estás preparado,
El Señor dijo: He ahí una pagana. de modo que puedo ponerte a cargo de una poca
Nosotros le hablamos un poco, y descubrimos cosa más o tal vez muchas cosas. Todo ello tiene
que ella nunca había sabido que Dios tenía un que ver con nuestra preparación para caminar
primer nombre, Jesús. Ella estaba encantada dé por fe.
escuchar de que uno puede conocer a Dios por su ¿ Cuánto tiempo tienes que estudiar una lección ?
primer nombre. Hasta que la aprendas. ¿Cuánto tiempo tendrás
Cuando yo me fui unos pocos minutos más tar- un cierto problema? Hasta que no sea problema.
de, la gloria del cielo resplandecía por todo su "Y entonces cuando desaparezca, tú lo echarás
rostro, y ella estaba alabando a Jesús. de menos porque ha _ sido un verdadero amigo.
Los paganos por herencia tuya. Dios siempre ¿Cuánto tiempo debes tener una suegra desagra-
Cumple su palabra. dable cerca de ti? Solamente mientras la necesi-
Con Dios, siempre habrá acción y más acción tes. Cuando ya no necesites su ministerio, ella se
cuando los hijos del Rey están dispuestos a dejar irá, y entonces tú la invitarás para que vuelva.
que Dios les use para realizar lo imposible. Esto ¡Alabado sea el Señor!
hace que la vida sea una emocionante aventura, En el estado en que estamos nos necesitamos
no un aburrimiento. "Regocijaos siempre. Orad! unos a otros. Y cuando hemos aprendido a rego-
sin cesar. Dad gracias en todo, porque ésta es la cijarnos siempre, a orar sin cesar, a dar gracias
voluntad de Dios para con vosotros en Cristo en todo, entonces nuestra vista se alza para ver
Jesús." lo que Dios tiene en mente para sus hijos. Tene-
Traigamos siempre a Dios el sacrificio de ala- mos que mirar por sobre la manera común y co-
banza. Fruto de labios. Cuando no sientas el más rriente de ver las cosas, y dejar que su mente
mínimo deseo de hacerlo, di: "Señor, yo te ala- comience a funcionar en la nuestra, para ver las
bo. Yo te doy gracias, Jesús, por una sola razón, cosas desde el punto de vista de Dios. En cada
forque tú dijiste que, lo hiciera." Nunca dejes de situación tenemos que decir: "Señor, ¿qué hay en
Ugradecerle a él. Nunca dejes de alabarle. ello para ti?" Y no decir: "¿Qué hay en ello
si te echan afuera? Vuelve allá y que para mí?"
"¿Qué es lo que hay en ello para ti, Señor? Yo
sé que hay gloria para ti en ello, liberación paré
mí, y bendiciones para tus jóvenes vastagos."
Sigamos adelante. Entremos y poseamos la tie-
rra. Hereda el reino preparado para ti. Vive como
un hijo del Rey. Aquí y ahora mismo.