Vous êtes sur la page 1sur 559

Edición mejicana

EL GÉNESIS
Y
EL ÈXODO
con notas críticas e históricas

1820
SAGRADA BIBLIA,
EN LATIN Y ESPAÑOL,

CON N O TA S
LITERALES, CRÍTICAS £ HISTÓRICA8,

PREFACIOS Y DISERTACIONES.

Sacada* d d Comentario de D. i g o i t » Calraet, Abad de Senone», del Abad Veno*


y 4a loa m u c4kbrac aa torea, p ú a facilitar la in to lip u cii de la Santa Escritor**

OBR A ADORNADA CON EBTAM PAJ V MAFAB*

PRIM ERA EDICION MEJICANA


V V T E B A If lK m OOMFQRME A 1 A CU ARTA Y ULTIM A FK A lfO EaA

D EL A jlO D E 1 8 2 0 *

TOMO SBaUNDO.

EL GÉNESIS Y EL ÉXODO.

M É JIC O .
m ? B C T T A D E CALVAN A CARGO D E HAftVAltO AR&YAIA*
CALLE D E CADENA MUlI* 2.
%

1 8 3 1 .

coa laj u c tx c z a u c ta ¿ x u i.
SANTA BIBLIA.

PREFACIO
SOBRE

EL G É N E S I S (*).
E l s t e libro se ha llamado Génesis de una palabra griega que sig­ I.
nifica generación, porque contiene la historia de la creación del mun­ Nombre del
do y del nacimiento de los patriarcas. Los Hebreos le han llamado libro y stt
Beresilh, porque comienza con esta palabra hebrea. La historia que contenida.
contiene, se extiende desde la creación del mundo hasta la muer*
te del patriarca José: esto es, comprende el espacio de 2300 anos
6 algo mas, según el cálculo del Texto Hebreo y de la Vulgata, 6
2500 anos un algo mas, según el cálculo de los Setenta. Darémos
aquí un análisis de este libro (1), é indicaremos en él las disertacio­
nes que le corresponden en nuestra edición: observarémos lo mis­
mo sobre todos los otros libros de la Santa Escritura.
Moisés comienza por la historia de la creación del mundo II.
(Cap. i). En el primer dia, Dios despues de haber creado la ma­ Análisis de
teria de todo este vasto universo, cria la luz: en el segundo, el fir­ este Ubre.
mamento: en el tercero, las plantas y los árboles: en el cuarto el sol,
la luna y las estrellas: en el quinto, los peces y las aves; en el sex­
to los animales, y en fin al hombre. En el séptimo dia, Dios descan­
sa dejando de producir nuevas criaturas (Cap. n). Moisés repite aqui
la historia de la creación del hombre: describe el paraiso terrenal
en que fue colocado. El Señor le prohíbe comer del fruto del árbol
de la ciencia del bien y del mal: Moisés refiere la formación de la
muger. El demonio encubierto bajo la figura de una serpiente en­
gaña á Eva (Cap. in). Ella come del fnito prohibido: lo presenta
á su marido, que también come de él. Dios le echa en cara su des­
obediencia: maldice á la serpiente; y promete iln Redentor. Adán y
Eva, arrojados del paraiso engendran á Cain y despues á Abel (Cap.
rv). Cain enfurecido de zelos da muerte á su nermano Abel, y
atrae sobre sí la maldición del Señor: Moisés coloca aquí la ge-

La rostan cía de Mte Prefacio es de Calmet y del padre Corrieres.


(1) Lo que aqui se llama anilina es verdaderamente un Índice del Génesis que
BO ,ae ha querido alterar por la fidelidad de la traducción, aunque era necesario
que siguiendo al original saliera cansado y sin armonía. Pero hemos omitido jas
ó u s de l u disertacioMs publicadas ya en el primer tomo per ser totalmente in-
M m . (E. T.)
4 PREFACIO,
nealogía de los descendientes de Cain hasta Lamec. Adán engen­
dra 6 Set, y éste á Enós. En seguida pone Moisés la genealogía dé
los descendientes de Adán por la ram a de Set, eontinuada hasta
Noé (Cap. v)^en la cual se encuentra ¿ Heaoc, cuyo rapto milagro*
so se nota.
Los hombres empiezan á multiplicarse sobre la tierra. Los des­
cendientes de Set que llevaban el nombre de hijos de Dios, se mezclan
con las hijas de los descendientes de Cain (Cap. vi). De estas alian­
zas nacen los gigantes. Al fin, los pecados de los hombres mueven
la cólera de Dios. Noé halla gracia ante sus ojos, y recibe órden
de fabricar una arca: Noé ejecuta la órden del Señor: entra en el
arca (Cap. vu), el diluvio se extiende .sobre la tierra: Dios se acuer­
da de Noé (Cap. vjii); cesa el diluvio: Noé sale del arca, Dios lo
bendice á él y á sus hijos (Cap. ix), y hace alianza con los hombres.
Cam, uno de los hijos de Noé, engendra á Canaan, sobre el que cae
la maldición de su padre: Noé muere: aquí hace Moisés la enume­
ración de los descendientes de Noé, y de las naciones ó.pucblos que
deben á ellos su origen (Cap. x).
Proyectan los hombres construir una torre de una altura prr>-
digiosa (Cap. xi): Dios confunde su lenguage: el Señor dispersa á ios
hombres. Moisés dándonos igualmente la genealogía de los patriar­
cas desde Adán hasta Noé, y desde Noé nasta Abraham, une y fi­
ja datas, que forman una cronología, sobre la que varian los ejem­
plares, que llevan la narración de la historia de los descendientes de
Noé basta la muerte de Taré. Abraham recibe magníficas promesas
del Señor (Cap. xn): por su órden se retira del pais que habitaba,
y marcha con Lot á la tierra de Canaan. Él hambre lo obliga á ca­
minar para Egipto, en donde hace pasar ¿ Sara por hermana suya.
Allí Faraón se apodera de ésta: Dios castiga á este príncipe y le
obliga á volverla á su marido.'Abraham y Lot regresan á la tierra de
Canaan (Cap. xm); pero precisados á separarse, Lot se retira há-
cia Sodoma. El Señor reitera á Abraham las promesas que le te*
nia hechas. Aliados cuatro reyes, hacen la guerra al rey de Sodoma
y á sus confederados (Cap. xiv). El rey de Sodoma y sus aliados
quedan vencidos: la ciudad entregada aJ piUage, y Lot cautivo. Abra*
ham marcha á su socorro, derrota á los enemigos y recobra su botin.
Melquisedec, rey y sacerdote, bendice á Abraham.
Dios habla á Abraham, y le promete un hijo del que saldrá una
posteridad numerosa (Cap. xv): hace alianza con él, le predice la
servidumbre de sus descendientes en Egipto: le promete entrarlos en
la posesion de la tierra de Canaan. Sara, viéndose estéril, da á Abra­
ham su esclava Agar para que de ella procrée hijos (Cap. xvi). Agar
concibe: desprecia á su señora, y habiéndola castigado Sara, Sfe pone
en fuga: un Angel le manda volver, y le promete una numerosa pos­
teridad: obedece y da á luz un hijo que se llamó Ismaél. Dios re­
nueva sus promesas á Abraham (Cap. xvn): le ordena la Circunci-
cion: le asegura el nacimiento de un hijo que deberá llamarse Isaac.
Abraham circuncida á todos los varones de su casa y ¿ sí mismo.
El Señor aparece á Abraham bajo la figura de tren hombres,
que eran otros tantos ángeles (Cap. xvin), á quienes convida y obse*
bobbb bl e íim is . 8
qma, y k» cuales despues de prometerle que Sara tendrá en aquel
afio an hijo, se encaminan á Sodoma, y le anuncian la ruina de es»
ta ciudad. Llegan á ella (Cap. x a ) : Lot los recibe en su casa: los
protege contra la violencia de los habitantes, á los cuales privan
de la vista ios mismos ángeles: anuncian la ruina de la ciudad y es­
trechan á Lot á salir de día. £1 se retira hácia Segar; su muger es
convertida en estatua mientras una lluvia de fuego consume á Sodo-
(na: sus hijas embriagándolo, conciben de él á los padres de dos con­
siderables naciones. Ábraham se retira á Gerara (Cap. xx), donde
Abimelec, rey del país, se apodera de Sara que pasaba por herma­
na del patriarca; mas luego castigado por Dios, la restituye á su ma­
ndo, cuya intercesión obtiene que cesen las plagas que el Señor ha»
bia hecho sentir á la casa real.
(Cap. xxi.) Isaac nace y recibe la'circuncicion. Agar es arrojada
de la familia con su hijo ísmaeh afligida en el desierto, un ángel la
consuela, y le promete que aquel hijo será el gefe de un gran poe*
blo. Abraham contrae alianza con Abimelec, y Dios para probar su
obediencia le manda sacrificar á su hijo Isaac (Cap. x x i i ) ; pero cuan­
do se dispone á obedecerle, lo detiene, le repite sus anteriores pro­
mesas, y le asegura que todas las naciones serán benditas ei1 su des­
cendencia. Moisés nombra en este tugará los hijos de Nacor, abue­
lo de Rebeca (Cap. XXiít). Habiendo muerto Sara en Hebron, la
sepulta su esposo en escampo que al efecto compra á uno de los ha­
bitantes del pais: y tratando de casar á su hijo Isaac (Cap. xxiv), en­
vía á su mayordomo Eliezer á Mesopotamia para que traiga de allí
i b que debe ser su esposa. Eliezer, inspirado por Dios, escoge á Re­
beca, la pide, y consigue que sus padres despues de haberlo hospe­
dado amistosamente la envíen con él para unirse con haac que la
recibe con satisfacción. Abraham contrae nuevo matrimonio con C í­
tara de quien tiene muchos hijos (Cap. zxv): muere y es sepultado
por Isaac é Ismael, á lo onal Sigue en el Génesis la enumeración de
ios hijos del segundo y si* muerte.
Rebeca que había permanecido estéril por veinte anos, concibe
y da á luz dos gemelos Mamados Esaü y Jacob: Esaú que nació el
primero, vendió, siendo ya grande, su derecho de primogenitura á Ja­
cob: Isaac, obligado por el hambre á abandonar la tierra de Canaan,
es honrado con una apariefon del Señor (Cap. xxvi), que le con­
firma las promesas hecnas á Abraham y se dirige á Gerara, donde
colmado de bienes éxcita la envidia de los Filisteos, hasta el pun­
to de haOaree en la necesidad de pasar á Bersabé, y allí es Dus-
cado por Abimelec con quien establece amistad. Entre tanto, Esaó
toma por muge res dos hetéas. Jacob á persuasión de Rebeca recibe
de «o padre Isaac la bendición que este destinaba á Esaú (Cap.
txvn), el cual cuando llega á saberlo concibe on ódio mortal cor*,
tra aquel: y por lo mismo Rebeca hace que se retire á Mesopo-
temitL
Al partir (Cap. xxvni), su padre lo bendice de nuevo, y él se
pone en camino hácia la casa de Laban, su tío materno. Esaú to­
nta una tercera muger de la familia de Ismael. Jacob en su peré-
Snmtíon ve en sueflos ana escala sobre cuya extremidad superior
8 t rnferACio
estaba apoyado el mismo Dios, que le repite b u s promesas: confor­
tado con ellas prosigue su viage y llega felizmente á la casa de La-
ban (Cap. xxix): en ella se compromete ¿ servirlo por siete anos ba^
jo la condicion de que obtendrá al cabo de ellos la mano de Raquel;
pero cumplido el plazo se encuentra por un engaño desposado coní
Lío, y ofrece servir otro tanto tiempo por obtener ¿ Raquel. El Se*
ftor consuela ¿ la despreciada Lia concediéndole la fecundidad quq
niega á Raquel. Esta al verse estéril y Lía temiendo no concebir
mas, dan cada una, una de sus esclavas á Jacob (Cap. xxx), el cual
tiene dos hijos en la de Lía y dos en la de Raquel; pero Lía vuel­
ve á darle dos varones y una hembra, y Raquel concibe á José. Ja­
cob se encuentra en extremo rico en virtud de la recompensa con­
venida con Laban por sus servicios (Cap. xxxi); y en cumplimien­
to de la órden de Dios, vuelve á unirse con su padre llevando con­
sigo sus hijos y mugeres: Laban que advierte la falta de sus ídolos
que Raquel le habia llevado, lo persigue; mas Dios le prohíbe que
lo perjudique ú ofenda. Celebran, pues, alianza mútua, y Jacob
siguiendo su camino encuentra en el dos ángeles (Cap. xxxii.), y
hace anunciar su regreso á Esaú, el cual le sale al encuentro acom­
pañado de cuatrocientos hombres. Temeroso Jacob, implora el socor­
ro del cielo, y envia presentes á su hermano. Lucha despues contra
un ángel que se le aparece en figura humana y percibiendo ¿ Esaú
le habla con grandes protestas de respeto y consideración (Cap.
xxxiu.),yes tratado por él con señales de amistad, pero esclusándo­
se de seguirlo se separan en buena inteligencia. Esaú vuelve á Sefr,
y Jacob se establece cerca de Salem, ciudad perteneciente & los Si-
quimitas. Dina su hija es robada y violada por Siquem, hijo de He-
jnor (Cap. xxxiv.),el cual lapide en matrimonio. Mas los hermanos de
Dina exigen que Siquem y todos los varones sus súbditos se circun­
ciden; obtenido lo cual, quitan á todos la vida, saquean la ciudad
y . esclavizan á las mugeres y á los niños. Dios manda & Jacob que
marche á Betel (Cap. xxxv.),lo que verifica despues de haber purifica­
dlo su casa. Dios le habla j le renueva sus promesas. Raquel da á
luz á Benjamín, y muere. Rubén comete un incesto con Bala, una de
las .mugeres de su padre, y á este suceso sigue en la relación d4
Moisés la enumeración de los hijos de Jacob y la muerte de Isaac.
Se nombran luego los hijos que tuvo Esaú en el pais de Car
naan (Cap. xxxvi) y los que descendieron de él despues que se re­
tiró á las montanas de Seír, como también los gefés de la familia de
Se ir que habitaban aquel pais ántes que Esaú lo conquistase, y á
continuación los reyes y príncipes de Idumea.
(Cap. xxx vil.) José acusa ¿ sus hermanos delante de su padre que
lo amaba con preferencia, y este hecho aumenta la envidia c o a
que ya lo miraban, l a ' cual crece todavía por la narración de dos
sueños que les refiere. Despues de algún tiempo, su padre lo envia
6 ellos: y tratando de matarlo lo echan en una cisterna, y s o ] q
lo sacan de allí para venderlo á unos ismaelitas que iban á Egipto,
haciendo creer á Jacob que una fiera lo habia devorado. José e*
vendido ¿ Putifar, eunuco de Faraón.
Judá, hijo de Jacob, toma por esposa á una muger canaaéa,
n b m n ofimni. 7
de la qae taro tres hijos (Cap. xxxvm): c a n sucesivamente á do*
de ellos con Tamar. Dios los hiere de muerte á causa de sus crí­
menes. Jada compromete 4 Tam ar á conservarse viuda hasta que
«a tercer hijo esté en edad de tomarla por mugen Tamar sorprende
4 Judá y concibe de él: es acusada de adulterio y conducida al
suplicio: presenta las prendas que Judá le había dado, y se la da
por libre. Da á luz á dos gemelos, Fares y Zara.
José vendido & Putifar adejuiere su gracia, y £ ana su confianza
(Cap. xxxix). La muger de Putifar solicita & José para que cometa
con ella un adulterio: José se pone en huida: ella lo acusa de ha-
berla querido violentar. Putifar hace encerrar á José en una prisión.
En ella el gran copero y el panadero mayor de Faraón (Cap. xl.)
tienen unos sueAos que los atormentan: José se los explica, y lo
que él predijo se verifica efectivamente. Faraón tiene también des*
pues dos sueños, cuya explicación é interpretación pidió en vano
é los sabios de Egipto (Cap. x u ). El gran copero restablecido ¿
su empleo le habla de José: Faraón lo nace venir, y le expone sus
dos sueños: José se los explica, le anuncia una hambre terrible,
le propone los medios de prevenirla, y habiendo aprobado el rey
su consejo, le encarga que lo haga ejecutar: le da autoridad sobre
todo el Egipto, y manda reservar en graneros, durante el tiempo
■de la abundancia, las provisiones necesarias para el de escasez.
Los hermanos de José son enviados ¿ Egipto por Jacob para
comprai trigo (Cap. xui.): José los reconoce, los trata de espías y
los nace poner err-prisión; pero reteniendo solamente á Simeón,
hace marchar á los otros para su país con la condicion de que le
han de traer ¿ su hermano Benjamín: ordena á sus oficiales que
llenen de trigo los sacos de sus hermanos, y repongan allí la plata
6 dinero que ellos habian dado. Jacob no puede resolverse á dejar
p artir á su hijo Benjamín para Egipto; pero el hambre lo obliga
•1 fin á dejarlo marchar con sus hermanos (Cap. xliu): les ordena
Aerar presentes y regalos al que manda en Egipto, y volver la
p lata que había sido repuesta en sus sacos. José recibe á sus her­
manos con bondad, pero sin dárseles á conocer: se enternece viendo
4 Benjamín: da un gran banquete, y distingue en él & Benjamín,
al marchar hace poner su copa en el saco de este (Cap. x liv ;, y
seguir & sus hermanos como á ladrones: vienen ellos á presentár­
sele, y les hace las mas vivas reconvenciones: Judá se ofrece á que­
darse por esclavo suyo en lugar de Benjamín.
José finalmente se da á conocer á sus hermanos (Cap. xlv.),
los que fueron sobrecogidos del mayor terror: él les da segurida­
des, y Ies ofrece que vengan á vivir en su compañía con su padre,
con sus hijos y sus rebaños. Faraón recibe con susto la noticia
de la llegada de los hermanos de José: les manda habilitar de car-
ruages para la conducción de su familia. José les hace regalos, y
los remite á su padre. Sabe Jacob que vive su hijo José, y que
gobierna en el Egipto: va allá con toda su familia (Cap. xlvi:) Dios
fe asegura que lo asistirá en aquel país, y que llegará á ser gefe
de un gran pueblo. Moisés presenta aquí la enumeración de los
fcijot y nietos de Jacob con los cuales pasó á Egipto. Jacob avisa
6 ra n in o
á José au venida: José le sale al encuentro, y le previene lo que
debe decir ¿ Faraón. José anuncia al rey la venida de su padre
(Cap. x lv il), lo presenta á este príncipe con cinco de sus herma-
nos: Faraón los establece en el pais mas fértil del Egipto y los
provee de todo lo necesario para la vida. José transporta á los co­
fres del rey todo el producto de la venta de los trigos: los Egip­
cios no teniendo ya plata, ceden sus rebatios, sus tierras y sus per-
lonas para conseguir trigo: de esta manera adquiere José para Fa­
raón todo el Egipto, exceptuando los bienes de los sacerdotes, ¿
los que dejó lo que poseían. José vuelve á los Egipcios sus tierras
(1) y los habilita de semillas. Jacob exige á José la promesa de
que haría trasportar su cadáver al sepulcro de sus antepasados.
Va esje patriarca á visitar á su padre en la última enferme­
dad (Cap. x l v i i i ) acompañado de sus dos hijos Manasésy Efraim:
Jacob los adopta por hijos propios: los bendice, dando la preferencia
á Efraim: deja á José por mejora de herencia, la porcion de tierra
que él habia ganado á los Amorréos. Llama á sus doce hijos, y al
bendecirlos (Cap. x l i x ) les reprende sus faltas, y les anuncia lo
que acontecerá á cada uno de ellos, y con particularidad que el
cetro permanecerá en la tribu de Judá hasta la venida del Mesías.
Les ordena que le den sepultura con sus padres en el pais de Ca­
naan, y muere tranquilamente. José hace embalsamar el c-uerpo de
su padre (Cap. i»), y obtiene permiso de Faraón para conducirlo
á la tierra de Canaan. Se celebran los funerales de Jacob con mag­
nificencia: José de vuelta, da nuevas seguridades á sus hermanos
que temian su resentimiento: les anuncia su salida de Egipto, y les
recomienda y encarga que lleven consigo sus huesos: muere final­
mente: su cuerpo es embalsamado y puesto en un ataúd. Aquí ter­
mina el libro del Génesis.
Se ha creido que Moisés escribió el Génesis en los desiertos
de Arabia, cuando despues de la murmuración del pueblo en Cade#-
Bamé, Dios lo condenó á viajar por cuarenta anos en aquellas sole­
dades. Se puede notar que en este libro usó de Ja palabra j e h o -
v a , la que no pudo haber conocido sino cuando el Señor se le apa­
reció en Horeb. Habla de los animales puros é inmundos de los
tiempos de Noé: esto persuade que cuando lo . escribió, los Israeli­
tas tenían ya las leyes de la distinción de los animales, v por consi­
guiente despues del libro de las Leyes, y de la detención en el Si-
naí. Habla en «1 Cap. xiv. V 7 .d é la fuente de M isfat, quiere de*
cir, del Juicio: esta fílente probablemente no fue llamada asi siijo con
motivo de la rebelión del pueblo en las aguas de la Contradicción
,(2); así que Moisés no escribió el Génesis sino en los dos años úl­
timos del viaje del desierto, ó este nombre se anadió después de
Moisés.
En rigor, no seria imposible que Moisés hubiera sabido por
tradición verbal, á lo ménos una parte de lo que nos refiere
I
(1) S* impaM i loa Egipcio* la conáicion da oontribuir «1 rey .con el
de sus rentaa 6 producto»: eito dice U Sagrada Escritura, que tuvo ¿orno ra e r »
df ley en lo sucesivo, quedando libres laa tierra* perteneciente»: 4 1m « eeitiotei,
eome exceptuada* da u U impuesto por el miamo J h m > xx. 1 -
s o b u bl eáirssn. 9
origen del mando, de la edad de los patriarcas, del diluvio univer­
sal, de la dispersión de loe pueblos. Nosotros hemos hecho notar
■obre la historia de los Hebreos, que Moisés y Aaron habían en­
contrado en su familia las tradiciones comunicadas por Le vi su abue­
lo, que este había vivido con Jacob é Isaac, estos con Abraham su
padre, el qae había podido ver á. todos sus abuelos, si no hasta
Sem, á lo menos hasta Ar&xad, hijo de este: en fin, que la mayor
parte de estos personajes habían alcanzado á Noé, que vivió 350-
loos despues del diluvio.
Añádese, que es muy creíble conservase Moisés las memorias
y compilaciones existentes en las familias de los Judíos. £1 detai
de las genealogías, las datas de los hechos, las circunstancias de
los acaecimiento», el número de los años de los patriarcas, todo es­
to no paede fácilmente conservarse con exactitud y precisión, sino por
los escritos y las memorias. £1 libro de los Justos, que se cita en
Josué (I), y en el segundo de los Reyes (2), parece ser una histo­
ria de los antiguos patriarcas. Vemos en los Paralipómenos (3) una
batalla que se dió en los tiempos en que los Hebreos estaban en
Egipto, y que no se refiere en los libros de Moisés: puede ser muy
bien qae las diversidades que se notan en los nombres y en las ge­
nealogías en distintos lugares de la Sagrada Escritura, no tengan
otro origen que la multiplicidad de los ejemplares de donde se sa­
caron esta especie de padrones. Verdad es que -¿ntes de Moisés se
escribió poco: también sabemos que varios pueblos por mucho tiem­
po. han permanecido sin el uso del arte de escribir; y aun se pre­
tende qae el mismo Homero nada' dejó por escrito. De aquí ¿qué
confuáon, qué ignorancia, qué obscuridad en las historias antiguas
de loa pueblos! ¡Cuántas fabulas nos ha vendido y divulgado la Gre­
cia acerca de los tiempos en que aun no usaba el arte de escribir!
¡Qué monstruosidades en su religión y en las genealogías de sus dio­
ses! Si pues la historia de los Hebreos está mejor sostenida y mas
miagada; puede creerse que se debe en parte á las memorias tra­
bajadas ántes de Moisés.
Pero todo esto seria insuficiente para dar á los libros de Moi­
sés el grado de autoridad que tan justamente se han adquirido, si
do reconociésemos en aquel .escritor una inspiración inmediata del
Espíritu de Dios, que le reveló muchas cosas que él no podia ha­
ber sabido de otro modo, y que da 6 lo que sabia, y á las noti­
cias que podo adquirir por los medios ordinarios, una certeza in­
falible y divina. El profeta Isaías manifestando la grandeza del Dios
de Israel sobre los Dioses de las naciones, echa mano de la prue­
ba de la revelación hecha por Dios á su pueblo, de los B u c eso s an­
tiguos, y de los que las otras naciones no tuvieron, ni pudieron tener
conocimiento alguno por sus ídolos: ¿Quién es semejante á mí, dice el
Señor (4), que recuerde las cosas pasadas, que explique por órden
& m i presencia todo lo que yo he hecho despues míe elegí, y tengo
a* pueblo sobre la tierra: que. le haya preaicho las oosas futuras:
qae le anuncie lo que le debe acontecerf. . . . Yo os he hecho cono-

(1) Jm u e x. 13. —(8) 3. R tg . L 18.—(3) 1. Por. vil. 30. t t ttqq.—(4) h a i. u,nr. 7. 8.


Toa. 11. 2
10 F1LBFAC10
cer lo acaecido desde el principio: Yo os he anunciado lo que debe
suceder: vosotros mismos me sois testigos de lo que os he dicho. ¿Hay
algún otro Dios fuera de nú? ¿Hay algún otro Criador que yo no
conozco? Orígenes también nota (1) que hubiera sido imposible á
Moisés referimos todo lo que habia pasado desde el principio del
mundo, ó todo lo que debia acontecer hasta el fin de los siglos, si
no hubiera sido inspirado é instruido por el Espíritu de Dios.
Se reservaba á nuestros tiempos el ver aparecer ciertos críti­
cos, que han creido poder insinuar que el Génesis pudo muy bien
no ser otra cosa que una compilación de memorias mas antiguas que
Moisés: se ha trabajado un volumen para convencerlo; por esto noa
determinamos á discutir esta opinion en una disertación particular
colocada inmediatamente despues de este prefacio, que terminaremos
dando una idea compendiosa 6 sumaria de las instrucciones y mis­
terios que contiene este libro divino.
IV. El Génesis nos hace conocer la esencia misma de D ios, en­
Instruccio­
nes y miste­ señándonos que es el Ser Supremo, autor y principio de todos los
rios con te. seres: que ha Criado el universo, que dirige todas mis leyes, y en
nidos en el el que nosotros mismos tenemos la vida, el movimiento y el ser.
Génosis.
Los atributos divinos brillan por todas partes (2). La facilidad
con que Dios dió el ser á todo este vasto universo y á cuantas
criaturas lo llenan, nos presenta la idea mas alta de su poder. Ha­
bla Dios, y todo es hecho: manda, y todo sale de la nada.
El órden constante é invariable que estableció, no solamente
en el curso de los astros, sino también en la conservación y pro­
pagación de todas las diferente^ especies de plantas y animales, y
de todo el resto de las criaturas, hace resplandecer su sabiduría.
Los excelentes dones con que enriqueció al hombre, criándolo
á su itnágen y semejanza, los favores de que lo colmó dándole un
soberano dominio sobre todas las criaturas privadas de inteligencia,
la felicidad de que lo hizo gozar en el lugar de delicias en que lo
colocó despues de criado: el cuidado que toma de darle un auxi­
lio ó ayuda que le sea semejante, y que formada de una de sus
costillas, sea la carne de su carne, y hueso de sus huesos, son prue­
bas inequívocas de su bondad infinita.
Su Justicia se da á conocer en la penitencia ó pena que im­
pone al hombre prevaricador y á toda su posteridad, en los diver­
sos castigos que descargó sobre el antiguo mundo por un diluvio de
aguas, sobre Sodoma y Gomorra por una lluvia de fuego, y sobre
tantos otros delincuentes, á quienes ha hecho sufrir en esta vida la
pena de sus infidelidades.
Su Providencia se hace palpable en el cuidado que toma de
regular todos los acaecimientos entre los hombres, y de hacer ser­
vir las pasiones insensatas de estos á la ejecución de sus sabios de-

(1) fíomil. 2G. in Núm.—(2) Despues de la prim en edición de esta Biblia, mo


apliqué á perfeccionar esta parte de los prefacios, relativa á las instraccione* y
misterios contenidos en cada uno de los libros del Ajitiguo Testamento: esto ha
dado por resultado la segunda parte de cada una de las Conferencia» elementd-
Uf que he publicado hasta el dia (1767) sobre estos libros en el Diario ecUtiástieo.
Volveré i encargarme al presente de esta p u to para teftuuüfU en mi* prefacio».
S0BB1 11 GÉNESIS. 11
signios, como se ve en la historia de los santos patriarcas Abraham,
Isaac, Jacob y José.
Su Presciencia ó conocimiento anticipado se muestra en la cer­
teza con que anuncia & Noé el diluvio, á Abraham la ruina de So-
doma y los diversos estados ó situaciones do su posteridad; á Jacob
la suerte de las tribus que debían nacer de sus doce hijos; á José
h salida de los hijos de Israel de Egipto, y su regreso á la tierra de
fla n a n n
S u Misericordia brilla sobre todas sus obras: resplandece par­
ticularmente en la promesa que - hizo al hombre de reparar su pe­
cado, y en el medio que eligió para su ejecución. £1 demonio ha­
bía prometido al hombre qae si comía del fruto prohibido, llega­
ría á ser semejante ¿ Dios: y el hombre, violando (a prohibición que
Dios le tenia hecha, vino á hacerse semejante á los brutos. Dios pa­
ra reparar la caida del hombre y confundir los proyectos del de­
monio, quiere qae su propio Hijo se haga semejante al hombre, pa­
ra que este llegue á ser en él y por él, verdaderamente semejan­
te á Dios: y porque el demonio so sirvió de la muger para enga­
ñar al hombre y precipitarlo en la desobediencia; Dios quiere tam­
bién que de la muger sola nazca el hombre Dios, que debe salvar
al hombre, y reparar la injuria que su desobediencia liabia hecho
á Dios.
L a Misericordia, del Señor también se manifiesta rn la elec­
ción gratuita que hace de Abraham, de Isaac, de Jacob, y de su
descendencia para formar su pueblo: de la tribu de Judá, para que
de ella nazca el Mesías: en la promesa á todas luces gratuita de
bendecir á todas las naciones en la persona del libertador divino,
que vendría & ser para todos los pueblos la fuente de todas las ben­
diciones celestiales.
Este Divino Redentor fue prometido á Adán (1), inmediatamen­
te despues de su pecado. Esta promesa recayó en Noé por el he­
cho de haber quedado cabeza única del nuevo mundo: ella pasó á
Sem , uno de sus hijos, que vino á ser el tronco' de la raza esco­
gida: se fijó sobre Abraham (2), á quien Dios llamó expresamente
r i hacerlo cabeza de su pueblo, y el padre y modelo de todos
creyentes, á quien se repitió hasta tres veces: la renovó succ-
■vámenle á Isaac y á Jacob (3), hijo y nieto de aquel patriarca:
Jacob la trasmitió á su hijo Judá. (4) como gefe de la tribu de que
había de nacer el Redentor.
N o se contentó. Dios con prometer ¿i los hombres este Divino
Salvador, quiso que en Adán y en sus descendientes se encontra­
se una multitud de acontecimientos y rasgos misteriosos, que bajo
el velo de parábolas y enigmas, les anunciasen los misterios del Re­
dentor, y todo lo que le dice relación. Así su muerte sobre la cruz,
en la que de su costado herido hizo nacer á la Iglesia su Esposa,
se halla representada por el sueño profundo durante el cual de la
costilla de Adán tuvo nacimiento Eva su esposa: la injusticia y la

(1) O ra. m. 15.—(2) Gen. xn. 3.xvui. 18. et xxu. 18.—(3) Gen. xxn. 4. et zxtih.
U—<4) Otm. xux. 10.
12 PR E FA C IO
violencia de la muerte que debia sufrir par la envidia de sus her­
manos, fue figurada por la muerte de Abel inferida per Cain.su her­
mano: su vida oculta y toda consagrada á Dios, en la de iienoc
que marcha en la presencia de Dios: su cualidad de Salvador de
los hombres, en la Balud que Noé procuró al mundo: su vida acti­
va y empleada en excursiones de un celo santo, en la de Abraham:'
su real sacerdocio, en el de Melquisedec: suisacrificio, en el de Isaac:
sus trabajos, en los de Jacob: sus sufrimientos y su resurrección, en
las humillaciones de José, y en la gloría de que fueron seguidas:
su reino sobre los gentiles se vió representado en el poder que Jo­
sé ejerció en Egipto: el futuro llamamiento de los Judíos en la re­
conciliación de los hijos de Jacob con su hermano José,
La Iglesia, Esposa de este divino Salvador, fue representada
no solamente por Eva, esposa del primer hombrear madre de todos
los vivientes, sino también por el arca en que Noe y su familia es­
caparon del diluvio universal, que hizo perecer á todo el resto de
los hombres. Es también representada en Sara, esposa de Abraham;
en Rebeca, esposa de Isaac; en Raquel, esposa de Jacob; en Ase-
net, esposa de José.
L a separación que Dios hace de los reprobos y de los escogidos,
y particularmente del judio incrédulo y del pueblo fiel, fue representada
en Cain y sus dos hermanos Abel y Set, hijos de Adán: en Canaan
Í sus dos hermanos Sem y Jafet, hijos de Noé: en Ismael é Isaac,
ijos de Abraham: en Esaú, y Jacob, hijos de Isanc: en José y sus
hermanos, hijos de Jacob: en Fares y Zara, hijos de Judá: en Ma­
nassés y E fraim , hijos de José,
La creación del mundo visible, es la imágen de la del mundo es­
piritual que Dios ha criado por Jesucristo. David nos lo advierte en
muchos pasages de sus Salmos (1) pintándonos las maravillas de la
redención bajo la imágen de las de la creación. Los profetas con­
firman la verdftd de este enigma, cuando anunciándonos la forma­
ción de la Iglesia, dicrii (2) que entonces Dios creará un nuevo cic­
lo y una nueva tierra. San Fablo nos desenvuelve los primeros ras­
gos de esta alegoría, cuando nos hace presente (3) que nosotros en
, otro tiempo no éramos mas que tinieblas, y ahora somos luz en nues­
tro Señor. Hablando él mismo del ministerio evangélico, se explica
en estos términos (4): „EZ que mandó que la luz saliera délas ti-
„7iieblas, el mismo ha hecho brillar bu luz en nuestros corazones, pa-
„ra que podamos iluminar á los otros, haciéndoles conocer la gloria
„dc Dios, según que ella resplandece en Jesucristo.” La distinción
que Dios ha puesto entre la luz y las tinieblas, entre la tierra y los
mares (5), representa la que hay entre su Iglesia iluminada por las
luces de la fe, y separada de las naciones infieles, y los pueblos se­
pultados en las tinieblas de la infidelidad, y entregados ai capricho
de sus pasiones. Los árboles, las plantas, que sen el ornamento de
la tierra, el sol, la luna y las estrellas, que son el adorno de los cie­
los, representan á Jesucristo mismo, á su Iglesia y á toda la inuche*

(1) Pfalm. oui.— (3) ü a i. u t . 17.—(3) £pi. ▼


. 8*—(4) 2. Cor. IV. &f-(5) A u f.
et alii S S . Patrei.
•anta ■, aáKim. 13
dnmbre de loe justos, aue hacen el ornaaiento del mundo espintaaf.
Lo* peón y las aves, los animales domésticos y agrestes, y también
loa reptiles, representan ¿ los hombres que viven en el arando apa­
gados á la tierra, ó i los que separados de é¡ se dirjgensái cesar há­
cia «1 cielo por el ardor de sus deseos. En fia, Aden, el primer hom­
bre e% según San Pablo, la knágen del qae debía veor (1), qui est
forma fu tu ri, es decir, del miaño Jesucristo, á quien este apóstol
llama el segundo hombre (8), Secundas Homo, el nuevo Adán, no*
vissimus Adam: de suerte que San Pablo abre y termina el deaar-
roMo d e esta alegaría de la obra de los seis dias, y no nos deja otro
cuidado que el de seguir las relaciones que unen los dos extremos.
En las palabras qae Adán pronunció á la vista de Eva, su espo­
sa, declarando que «a adelante el hombre se entró á su esposa, por
manera qmc dios aso hará* juntamente tino una sola carne, nos des*
cubre Jesucristo (3) la indisolubilidad del matrimonio: y San Pablo
aoa muestra aquí mismo (4) el grande i inefable misterio de la unión
de Jesucristo con la Iglesia su esposa. El mismo apóstol nos ha­
ce observar (5) en d descanso del dia séptimo una imágén de) re­
poso que Dios reserva á sus escogidos en la eternidad. Quiere (6)
que contemplemos á nuestras almas como desposadas con Jesu­
cristo: epiiere igualmente que temamos que nos seduzca la ser­
piente, así como sedujo á Eva. Compara (7) la sangre de Abel con la
de Jesucristo; y San Juan, nos advierte que no imitemos la maldad
de Gota (8).
Jesucristo ea d Evangetío (9) compara lo sucedido en los días
de N o i y en los do ImL, con lo que sucederá en el dia en que et
Hijo del hombre apaiaoerá. sobre las nubes del cielo para juzgar
al universo, de forma que el dHsmio universal y la ruina de Sodo-
ma son la imagen del térrible anatema con qne Dios herirá á la
amkiftsd. do los réprobos el fin de los siglos. San Pedro nos mues­
tra (10) igualmente en las aguas del diluvio, una imagen de las aguas
del bautismo que nos purincany salvan, como las del diluvio pu-
lücftton (a tierra, ’f «ataron á TÍoé y á' su familia. S«n Pedro y San
Judas, de acuerdo nos hacen ver (11) en el fuego que consumió &
Sodoma y & Gomorra, un ejemplo dél fuego eterno, que abrasará á
los que viven en la impiedad.
David ya nos había hecho notar (12) que el Mesías prome­
tido seria á un mismo tiempo Rey de toda la tierra y sacerdote eter-
**, según el 6rden de Melquisedec. San Pablo desarrolla esta ale­
goría (13), y nos descubre una multitud de relaciones entre Melqui­
sedec y Jesucristo, tanto que según el Apóstol, el silencio mismo de
la sagrada Escritura nos instruye de su semejanza con el hijo de
Dios, no diciendo cosa alguna del padre, ni de la madre, ni de la
genealogía, ni del origen, ni del fin de Melquisedec, quien permane­
ce sacerdote eternamente. Quiere también el Apóstol (14) qüe re­
conozcamos en Abraham no solamente al padre de todos los fieles,
(l) Rmm. ▼. 1 4 _ f9 ) 1. Car. r r . 45 et 47.— (3) Matt. xix. 4 t t ttqq— (4) Eph. t .
31 « 33— (5) Hebr. it. 10.—(•) 3. Car. xi. 2 et 3__ (7) Hebr. xn. 24— (8> 1. Joan
m . 11 et 12*—(») Lúe. xvn. 96, 38 et 30— (10> 1. Petr. m. 30 et 31.—(11) 2. Petr.
7^—(13) P». sun. et cu>—(13) Hebr. tu. 1 et *eqq~—(14; Rom. ir. 11- etteqj.
14 PRBPACTO SOBRI EL OÉíTKSIS.
Judíos 6 gentiles, sino que también veamos en él ol modelo de nues­
tra fe. San Pedro quiere (1) que las mugeres cristiana* contemplen
á Sara como & su madre, y que imiten hácia sus esposos la sumi­
sión con que aquella veia á Abraham. San Pablo nos asegura (3)
que lo que se ha dicho de las dos mugeres de Abraham, Agar y /Sara,
y de sus hijos Itmaél é Itaac, es una alegoría que representa las dos
alianzas y los dos pueblos que hacen su objeto. El nos muestra (3)'
en Itaac que sobrevive á su sacrificio, una parábola de la resurrec­
ción de Jesucristo.
Los Santos Padres han seguido estos senderos trazados por Je*
sucristoypor sus apóstoles: ellos nos han hecho descubrir en lo»
sucesos antiguos la edificación ó forma de nuestras costumbres y la
instrucción de nuestra fe. San Agustín asienta como un principio
cierto, que no solamente las palabras de los santos patriarcas que
vivieron mucho tiempo ántes del nacimiento de Jesucristo, sino tam­
bién su misma vida, sus matrimonios, sus hijos, sus acciones, son una
profecfa del tiempo presente, en el que Dios congrega so Iglesia
ae todas las naciones, uniéndolas por la fe al misterio de los sufrimien­
tos de Jesucristo (4) Horum Sanctorum qui praecesserunt tempore
nativitatem Domini, non solüm termo, sed etiam vita et oonjngia, et
fi'ü , et facta, prophetia fía t hujut temporit, qtto per fidem Peuskmis
C hritti ex gentibus congregatur Ecclesia.
Los mas sabios y hábiles intérpretes han seguido en este pun­
to el método de los Santos Padres, y& su imitación han escudri­
nado los misterios profundos, cubiertos bajo el velo de los sucesos
contenidos en el libro del Génesis. No repetirémos aquí lo que ya
dejamos dicho del arca de Noé y de la historia de Abraham, de Ja­
ctó y de José, en el prefacio general sobre los libros del Antiguo
Testamento. Se ha visto ya un ensayo del desarrollo de estos mis­
terios, y de la aplicación de las reglas que servirán para descu­
brirlos.
(1) X. Petr. ni. 6— <9) OaL ir. 34.—(3) Heir . a . 17 t t 19— (4) S . Amg. D t w -
teckuandu rrtdibut, e. xix.
DISERTACION

SOB1E

EL G É N E S I S .

En la que se examina si en efecto este sagrado libro no


es mas que una compilación de memorias anteriores á
Moisés, como algunos pretenden (1).

J J a s ta . el dia se habia asentado sin peligro alguno y con bastan­


te verosimilitud, que Moisés, inspirado para escribir el Génesis, pu­
do m uy bien estar instruido de la mayor parte de los hechos que
refiere, ya por la tradición de sus padres, ya también por las memo­
rias antiguas conservadas en su nación: nosotros mismos así lo ha­
bíamos dicho en el anterior prefacio. Pero despues de la primera edi­
ción de nuestra Biblia se ha querido avanzar esta idea con tal es­
trépito, que llamando la atención de los teólogos, nos obliga á exami­
nar Ib nueva opimon que se ha querido fundar.
S e vió aparecer en el ano de 1753, en París (bajo el título de
Bmxelas) un volámen en dozavo, intitulado: Conjeturas sobre el Gé­
nesis, ó Conjeturas sobre las memorias originales, de las que parece que
Moisés se sirvió para componer el libro del Génesis, con notas que las
apoyan y aclaran. £1 autor de esta obra no solo se contenta con
que Moisés haya podido aprovecharse de memorias antiguas, lo que
ninguno niega, sino que pretende que el Génesis no es mas que la
úmple compilación de estas memorias.
Igual opinion se insinuó en una tésis teológico-hebraica susten­
tada en París en el mismo ano: en ella se leia, „que puede muy bien
«conjeturarse con verosimilitud, siguiendo á Cene, por los textos del
„Géneos, 2. 4. &c., que este libro escrito por Moisés, es un com-
«puesto de diversos fragmentos de historias antiguas escritas ante-
ahórmente. Verisimüitér cum Cenio conjici potest ex Genes. 2. 4. etc.
rifónos Geneseos á Moise canscriptvm esse ex variis historiarían scrip-
ato exaratarum et authenticarum fragm entis."
Para penetrar mejor el sentido de esta proposición, es necesa­
rio tener presente, que el único autor citado aquí bajo el nombre
de Cenius, es Cárlos la Cene, ministro protestante, sociniano decla­
rado, autor del Proyecto de una nueva versión francesa de la Biblia,

(1) EiU diMtUÓPaea o u do l u que añadíaos en esta noera edición.


16 DISERTACION
impreso desde el ano de 1696, y de una Biblia francesa, que es la
ejecución d e este proyecto, impresa en 1741 en Amsterdam, en dos
volúmenes en folio, y condenada el ano sigaiente en un sínodo de
ministros protestantes de Holanda, como cópia infiel de la palabra de
Dios. En esta Biblia propuso Cárlos la Cene su sistema sobre el Géne­
sis: así se anuncia en estos términos en la advertencia puesta á la
cabeza de los cinco libros de Moisés (1). „Moises no et a autor úni-
¿co de los libros que se le han atribuido; esto no embaraza para que
„él haya tenido la mayor parte. M oitet compiló esta historia (del Gé-
■„nesis) sobre diferentes memorias: y quiso conservar. ...lo s fragm en­
to s y relaciones completas de sus padres, poniendo á cada una de
„ellas sus inscripciones. . . . esto es claro. . . . M oisés, en calidad de
«legislador, ha escrito por la autoridad de Dios todo lo que perte­
n e c ía á las leyes; y en calidad de historiador, lo que ha encontrada
„en diversos fragm entos 6 memorias, y lo que aconteció en su tiem-
„po, lo cual no ha dicho que lo haya escrito por espíritu de profecía."
La prueba que Cárlos la Cene intenta sacar del Cap. n. del Gé­
nesis V 4, se examinará en esta disertación. £1 et caetera que la té-
sis añade, supone un número indeterminado de pruebas semejantes
que la Cene solo toca supérfícialmente, pero que hacen parte de las
que el autor de las Conjeturas ha desenvuelto con el mas grande
aparato, y que serán todas sucesivamente discutidas en este lugar,
de suerte que la sola discusión de las Conjeturas bastará para poner
á nuestros lectores en aptitud de calificar la opinión de Cárlos la
Cene, propuesta en la tésis de que hablamos.
El autor de las Conjeturas sobre el Génesi», no se limita & de­
cir que Moisés, escribiendo su obra pudo echar mano del auxilio de
las memorias antiguas conservadas en su pueblo. El pretende que el
mismo Génesis no es mas que la colección de estas memorias anti­
guas recogidas por Moisés, y al mismo tiempo confiesa que sus au­
tores son desconocidos', crée igualmente que algunas de ellas se han
tomado de naciones extrangeras al pueblo de Dios.
No es esto todo: pretende (y este es el fundamento de su siste­
ma), que si se rehusase admitir su opinion, resultaría üna necesidad
de reconocer en el Génesis una multitud de defectos, de los que no
se podría disculpar á Moisés-, tales son, las repeticiones chocantes, la
extravagante alternativa de los nombres de Dios, anacronismos fi tras­
tornos del Urden en los hechos, transiciones violentas en las relacio*
nes, interpolaciones numifiestas.
Ayn avanza mas. Este autor supone que el Génesis en su orí*
gen era' una obra en doce columnas, ó casi una especie de tetraplas,
obre en cuatro columnas, casi en el mismo órden en que se atreve á
ponerla. El pretende también que despues de Moisés estas columnas
fueron separadas y trastornadas por la negligencia de los copiantest ■
6 par la ignorancia de malos críticos, que todo lo han confundido que»
riendo reunirías.
En fin, habiendo concebido el designio de descomponer el libro
del Génesis, para distinguir las diferentes memorias que él crée reu-

(1) Bibiiu d* U Cmt t. 1. f ig , o . 3. jr f íg . x. L y 9,


BOBEE EL OÉltEflS. 17
nidas y confundidas, escogió una traducción de este texto, que re­
parte por columnas, y que hizo imprimir en su obra; la tal tra­
ducción, ni es la Versión de los Setenta, recibida en otro tiempo
en toda la Iglesia, y usada por los mismos apóstoles; ni es la V ul-
gata publicada por San Gerónimo sobre el texto hebreo, recibida
en la Iglesia latina desde el tiempo de este Santo Doctor, y de­
clarada auténtica por el concilio de T rento; ni es alguna de las
traducciones francesas hechas por intérpretes católicos: él no encuen­
tra traducción que corresponda mas exactamente á su original, que
la de Ginebra, hecha sobre el texto hebreo por los protestantes.
£1 Génesis, este monumento precioso que Moiscs dejó al pue­
blo de Dios, este libro divino que la Iglesia ha colocado siempre
en el primer rango entre las Escrituras divinamente inspiradas, no
será en lo de adelante mas que una compilación mal ordenada, mal
digerida, trastornada toda-, de la que no tenemos otra traducción
.exacta, sino la de Ginebra. ¡Qué dolor para la Iglesia! ¡Qué insul­
to para Moisés! ¡Qué ultraje para el Espíritu Santo!
Conociendo desde luego el autor de este sistema cuán peli­
grosas son sus Conjeturas: asegura que dwló el publicarlas; empe­
ro se disiparon sus escrúpulos, y tomó el partido de dar á luz su obra,
sujetándola completamente al juicio de las personas ilustradas, pro­
testando de antemano, que si estas que tienen el derecho de decidir,
L cuyas decisiones él debe respetar, encontraren sus Conjeturas 6
■n fa lsa s 6 bien dañosas, está pronto á abandonarla*, 6 por mejor
decir, las abandona ya desde el mismo instante. „Jamas, añade el
*núsmo, la prevención por mis ideas prevalecerá en mí contra el
¿m or de la verdad y ae la Religión.” El mismo amor que á no­
sotros nos anima, nos justificará á los ojos del autor de las Con­
jeturas, y de cualquiera otro que tome ínteres por su sistema.
Apenas vió la luz pública la obra de este autor, cuando se pre­
sentaron en los Diarios algunas notas, y un análisis crítico (1); por­
que las personas ilustradas nunca dudaron que las Conjeturas fue­
sen falsas y dañosas.
Algunas reflexiones sobre la sencilla exposición del sistema del
autor, bastarán para demostrar cuál es el daño: y nosotros nos pro­
metemos también manifestar su falsedad por la discusión de las prue­
bas con que se establece.
Examina! émos por tanto, 1.° Si Moisés reconocido constante­
mente por autor del Genesis , puede considerarse como un mero
compilador, y si la idea de una simple compilación es compatible
con el dogma de la Inspiración divina.'
2." A qué se reduce, y de dónde pueden provenir las repeticio­
nes que el autor de las Conjeturas crée encontrar en el Génesis.
3.° En qué consiste, y á qué puede atribuirse la alternativa de
los nombres de Dios Elohim y Jejiova. usados en este Sagrado
Libro.
4.° A qué se reducen los anacronismos ó trastornos del órden,

(1) Mercurio del mes de enero de 1754 pag. 9 y úg. Biario de les Sabioi, «ap-
tiembre de 17S4, en 4.° pag. 631 j »ig.
18 MSBRTACKMi
que el autor de las Conjeturas intenta reconocer en este libro di­
vino, y cuál puede Ber su causa.
Por úkime, si se le puede echar en cara á Moisés el defecto
de trasposiciones, y si es cierto que hay interpolaciones en el libro
del Génesis.

PRIMERA CUESTION.

¿Moímb, reconocido constantemente por autor del Génesi», puede en el dia consí.
dorarse como un simple compilador?

„Nunca será excesivo el empeño de aclarar los pasnges obscu-


1. „ros que se hallan en la Escritura Sagrada, y nosotros debemos es-
Observacio- „tar agradecidos á los que, despues de un estudio profundo y par-
nesiuicioflas
de los auto, „ticular de los libros de Moisés han querido presentamos sus reflexio­
res del Dia. n e s , con tal que ellas en nada perjudiquen á la Religión. Mas es-
rio de los sa­ „tas reflexiones deben ser bien diferentes de las que algunas veces
bios en b u s „se aventuran sobre nn libro común, y si no están sólidamente apo­
extractos do
las Conjetu- c a d as, siempre serán p e lig r o s a s Hé aquí la advertencia de los au-
roa sobre el totes del Diario de los Sabios puesta al frente del extracto que nos
Génesis. presentan (1) del escrito de que he hablado : para justificar ó fun­
dar esta advertencia, añaden juiciosamente: „Muchas gentes se es­
fuerzan por querer descubrir en los libros que sirven de funda men-
„to al Cristianismo, defectos á cuyo favor intentan colocar á los au-
„tores sagrados en la clase de escritores profanos. Así que, es ne­
cesario que las reflexiones que se proponen sean acertadas y sa­
bias: sobre todo, que no estén fundadas sobra la arena: nosotros
„no sabemos si en esta materia es del todo libre aventurar conje­
tu ra s."
Mas adelante (2) observan que „el autor comienza por urta pro-
„posicion, sobre la que no se han hecho las reflexiones necesarias.
„Moises, dice él, cuenta en el Génesis acaecimientos verificados 2433
¡flños ántes de que acaso n a c ie se .... este intervalo es de tanta ex­
tensión, como el que ha corrido desde la fundación de Boma has­
t a nosotros. Tal comparación, dicen los sabios autores del Diario,
„no es enteramente justa: la tradición pudo mas fácilmente conser­
varse en el primer intervalo que en el segundo. En aquel hubo
„ménos generaciones: eran estas de mas duración, y pocas perso­
n a s podían formar la cadena de la tradición, lo que es imposible en
„el otro.” Pero sin detenemos mas sobre las rejlexiones necesarias
que el autor de las Conjeturas no ha hecho, vengamos á las que
ha estampado: veamos primero si todos ellas son igualmente pru­
dentes y compatibles con la fe de la Iglesia acerca de la inspira»
cion de los libros santos.
II. Moisés refiere en el Génesis lo que pasó durante un intervalo
¿M<>iies ©n de cerca de dos mil quinientos años áptes de que éj existiese: no
o) Génesis
n.iílu debió pudo instruirse de estos hechos sino por revelación ó por tradición,

(1) Diario át lot ta i. tept. de 1754 y ig . 63: en 4.*—(2) Jbid. pag. 699.
IOBAE BL O&NKSIS. 19
esto es c onntante. Mas aquí el autor de las Conjeturas supone con i la revela­
absoluta confianza, que el conocimiento de estos sucesos no se lo ción? Dife.
renci&entn
pudo revelar ¿ Moisés. „No sé que persona alguna, dice el autor la revela­
„ ( 1 ), e« haya adelantado á decir que Moisés conoció porj revelación ción y la
„1) que cuenta en el Génesis. Yo creo que nadie imaginará avanzar inspiraoiun.
„tantn." ¿Pero de que Moisés haya recibido muchas cosas por la
tradición de 6us padres, se inferirá que nada debió á la revelación?
, Moisés, continúa nuestro autor, habla siempre en el Génesis como
¿un simple historiador; en ninguna parte dice que le haya sido
¿aspirado lo que refiere. Así es que no se debe suponer esta
revelación sin fundamento alguno.” Podríamos acusar al autor de
las Conjeturas de que es poco teólogo, por confundir la inspiración
con la que el Espíritu Santo conduce la lengua de loa profetas y
la pluma de los escritores sagrados, mostrándoles ó dictándoles lo
que deben decir ó escribir, coa la revelación, por la que el Es*
Eritu Santo solamente hace conocer á los hombres lo que ántei
i era desconocido. Queremos mas bien persuadirnos que en lu­
gar de la palabra inspirado, quiso decir revelado, por cuanto esto
es de Jo que aquí se trata. ¿Mas de que Moisés no diga que le
ha sido revelado lo que refere, se seguirá que en efecto nada de
lo que él cuenta le ha sido revelado? N o te debe suponer esta re­
velación sin fundamento. ¿Pero sin fundamento podrá negarse?
¿No es necesario convenir en que siendo la creación del universo
anterior á la especie humana, no pudo ser conocida de ningún hom­
bre sino por la revelación? Dios la reveló cuando fue de su agrado,
y no hay prueba alguna de que esta revelación fuese anterior á
Moisés.
Supongamos sin embargo que precedió á Moisés, y que le fue
trasmitida por tradición; ¿no se encuentran en la secuela de la his­
toria, y en lo acaecido despues de la creación del primer hombre
ciertos hechos, que solamente han podido ser conocidos por reve­
lación.? ¿Cómo podrían saberse de otra manera las resoluciones que
Dios habia tomado en su propio corazon, según la expresión del
sagrado texto (2) E t dixx Dominus in corde tuo: ¿y por qué le
Dtgarémos á Moisés esta parte de la rerelacionl III.
Pero en fin, supongamos que esta misma revelación sea también, Puede supo­
anterior á Moisés: supongamos que efectivamente el conocimiento de nerse que
Moisés se
todos los sucesos referidos por Moisés le ha sido comunicado por aprovechó
tradición-, aun supongamos mas: esta tradición no ha sido puramente de algunos
oral ó verbal, es decir de boca en boca, sino escrita, esto es, por recurso*, y
relaciones ó memorias dejadas y conservadas por escrito: tal luí sitio, quo se auxi­
lió con tro.
dice nuestro autor (3), la opinton de lot teíioret Simón y Le Clerc. diciones es­
Escritores que por la temeridad de sus opiniones han atraído so­ critos sin
bre sí inculpaciones y reproches justos, no ofrecen bastante garantía. nogsr la ins­
Parece que el autor mismo así lo conoció, pues añade á estas piración.
dos pretendidas autoridades otras dos, que terán, dice (4), aun mat
eonefuyenter. estas son las del -Abate Klewri y del Abate le Fran->
cois, dos escritores, que son á la verdad, igualmente católicos y jui-

l ' l P*g- 4 .-*-[2) Ge*, vm. 21. [3] P íg . 5. 6 y 7.—[4] Pag. 8,


90 D n im m i i
ciosos. ¿Pero qué es lo que dicen? Que et verosímil (1) 6 aun mas
que verosímil que en la fam ilia en que te ha conservado el conoci­
miento de Dius, te. hayan conservado por etcriío memorias de lot
tiempos antiguos, y que el arte de escribir te inveníase imtes del di­
luvio. Esto nunca lo negaremos. El auxilio ó recurso de la tradi­
ción, aunque sea escrita, no excluye ni la revelación acerca de los
hechos no escritos ó no conocidos, ni la dirección en el discernimiento
de los hechos escritos ó conocidos, ni la mspiracion relativa al modo
de redactar ó presentar «sos mismos hechos ya escritos ó no es­
critos, ó ya conocidos ó no conocidos. Si el autor de las Conjetu­
ras no hubiera avanzado mas que los dos autores últimos que nos
cita, no habria reconvención que hacerle.
IV. Pero yo, dice el mismo, llevé mas lejos mis Conjeturas, y yo
E l tutor de
lia Conjetu­ toy mas resuelto. ¿De qué le sirve, pues, citar el testimonio de es­
ra* redu­ tos dos autores prudentes y juiciosos, si conduciendo mas léjos sus
ciendo el Conjeturas, traspasa los límites sabios y justos que aquellos se ha­
Génesis 4
una simple bían prefijado? El es mat decidido, y «o son mas que simples con­
compilación jeturas las que nos va á presentar. En efecto, oidle proponer su sistema.
da lugar pa­ „Yo pretendo (2) que Moisés manejó las memorias antiguas que
ra, excluir la
Inspiración „conteA¡an la historia de sus antepasados desde la creación del
divina. „mundo: que por no perder nada de ellas las dividió en trozos, si-
„guiendo los hechos que en las mismas se refieren: que él ha in­
je rta d o enteros estos trozos, á continuación de los otros, y que
,¿le esta reunión resultó el libro del Génesis.” ¿Podrá tomarse un
tono mas decisivo? Sin embargo, nos anuncia modestamente su
sistema bajo el título sencillo de Conjeturas sobre el Génesis.
Mas adelante desenvuelve aun mejor nuestro autor mi sistema.
Según su hipótesis (3) nE l Génesis no es mas que una simple com-
„pilacion de dos ó tres memorias mas antiguas que refieren los
„mismos heclios, y que Moisés ha creido que debia unir por tro­
nzos, insertándolos íntegros para conservar todo k> que había re­
cibido de sus padres sobre la historia de los primeros tiempos
„del mundo, y particularmente sobre la historia y el origen de su
vnación." ¿Masno se ve á donde conduce este sistema? Si el Gé­
nesis no es sino una simple compilación, si no es mas que la colec­
ción de diferentes fragmentos tomados de memorias antiguas, ¿qué
viene á ser la inspiración respecto de este libro? ¿Estas memorias
antiguas fueron escritas por hombres inspirados de Dios? Nuestro
autor no lo pretende, ó á lo menos confiesa de boena fe (4) que
lío sabe quienes fueron sus autores. El Génesis, que no es mas que
la colet cion de estas memorias, no será por lo mismo un libro ins­
pirado: á lo menos, no se sabrá si lo es. Añádese que algunas de estas
memorias son de las que nuestro autor conjetura (5), é intenta pro­
bar que Moisés pudo recibirlas de las naciones vecinas de los He­
breos y extrt. ntreras á este pueblo. La inspiración de estos fragmen­
tos será pues todavía mas incierta, y no se sabrá en adelante si
el Génesis es un libro inspirado en todas sus partes.

[1] Fleitri, Cntlttmb. d t lot Itrntl. ». 2. Le Franctú, Pr. do la Rol. crift. (• !• /•


n. c. n i .«. 1.—[33 Pag. 9.—[3] Pag. 10.—14] P ig . 316.—[5] Pág. 333.
BOBKB E l, GÉNESIS. 21
Quiso nuestro autor prevenir esta objecion, diciendo (1): „Es V.
.necesario convenir en que Moiser fue iluminado de una manera par­ La impirfc
cion que el
ticular y por inspiración, en la elección de lot hechos que recibió autor quie­
„de sus antepasados, y en la de las circunstancias de los mismos he* re recono­
„chos: y este es el fundamento de la fe divina que nosotros debe­ cer en Moi-
«ea, no m
dnos ¿ la historia que nos dejó.” ¿Pero qué elección pudo hacer m uaueani
Moisés de unas memorias, en las que no quiso perder cosa alguna ■imple direo
y que las trasmitió y conservó en su integridad? Nuestro autor cho­ cion ó Mis-
ca consigo mismo. tcncia»
Supongamos empero, que Moisés ha hecho una elección, para la
que fue iluminado de una manera particular: esta luz sobrenatu­
ral que hubiera dirigido su elección, no seria mas que una mera
asistencia ó dirección, pero de ningún modo inspiración. El autor de
las Conjeturas conviene desde luego (2) en que lo que llama ins­
piración en este lugar, no es mas que una simple asistencia de
D ios que ilustró y dirigió á Moisés en la elección de las memorias
de que usó. ¿Mas este autor se mostrará aun todavía poco teólo­
go, ignorando que una simple asistencia ó dirección no es inspira­
ción\? El fragmento escogido en las memorias antiguas, aunque esto
se hiciese con la asistencia 6 dirección de una luz sobrenatural, pe­
ro conservado sin embargo tal cual se hallaba en las mismas me­
morias, permanecería siempre como él era en sí, la simple palabra
de hombre; y el Génesis, que no es mas que la ccleccion de estos
fragmentos, no sería ya a palabra de Dios. Moisés va no es un au­
tor inspirado, es un compilador dirigido por una luz diferente de
la inspiración.
La dirección sobrenatural que nuestro autor concede á Moisés
me asegurará que esta historia nada contiene que no sea verdadero;
lo veo, del mismo modo que la dirección sobrenatural que conduce
S la Iglesia en la decisión de los concilios generales en lo relativo á
la fe, me asegura que estas decisiones nada contienen que no sea
verdad. Pero estas decisiones, por respetables que ellas sean, no se
colocan en el rango de Escrituras inspiradas: será pues lo mismo el
Génesis; será una historia verdadera, pero no será un libro inspira­
do. El sistema del autor pugna con la fe de la Iglesia, que siempre
ha respetado al Génesis como un libro divinamente inspirado.
San Pablo nos ensena (3) que toda la Escritura es divinamen­ VI.
te inspirada. M. Simón reconoce que así debe traducirse este pa­ Doctrina de
la Escritura
gage conforme al texto griego de este apóstol. San Pedro declara (4) y de loe PP.
que no por la voluntad de los hombres, las profecías se nos eobre la ins­
anunciaron antiguamente, sino que por el movimiento del Espíri­ piración de
lo* libros sa­
tu Santo hablaron los hombres santos de Dios; y M. Simón reco­ grados.
noce que bajo el nombre de profecías comprende aquí S. Pedro
todas las Santas Escrituras del Antiguo Testamento. Los profetas
y los escritores sagrados no son por tanto sino como instrumentos
de que el Espíritu Santo se sirvió para hablar y escribir lo que les
inspiraba. Hé aquí el sentido en que los Santos Padres han toma-

Ó) Pág. 5.—(3) Pág. 333 y 323— (3) 3. Tim. m . 16— (4) 3. Petr. l 31.
22 DISBBTACION
do estas expresiones de í)avid en los Salmos:' M i lengua (1)^j co­
rno la pluma en la mano de un hombre que escribe rttpidiiimumen-
te. De aquí és que á los libros santos confiados á los Judíos, son lla­
mados por San rabio (2) los Oráculos de Dios: eloquia dei.
]Pero contrayéndonos a^uí á los libros de Moisés, Tertuliano
refiriendo el principio del Genesis, se explica en esios términos (3):
„El Espíritu Santo ha conducido de tal suerte el orden de su Es-
fritu ra , que ál mismo tiempo que dice que esto se ha hrcho, no-
Igualmente de qué cosa ó de donde ha sido hecho. Importa sa-
„ber¿ dice Tsodoreto (4), que es propiedad de la profecía no w>
„lanienté predecir lo futuro, sino también referir las cosas presentes
„y las pasadas: así el divino Moisés eos ha relacionado todo loque
„el Dios del universo habia hecho desde el principio, siendo ins­
tru id o no tanto por los hombres eximo por la gracia del Esjúritu Sa n -
t o . ” San Irenoo asienta (5) que las Santas Escrituras han sido dic­
tadas por el Espíritu de Dias y por su palabra, y añade enérgica­
mente que Jesucristo es el autor ae los libros, de que Moisés fu e el
escritor: mosis litterce virba sunt cikusti.
VII. El mismo M. Simón ántes de separarse de la opinion general
reco^mfcid» so^ re estc Punl°> dijo (6j: „Es uua creencia común de los Judíos que
por M. Si. «los libros del Viejo Testamento han sido escritos por personas ins-
non, quien „piradas, cuya creencia pasó de los Judíos á los Cristianos: esto hi-
k'1.0 „zo decir á Orígenes, en su quinto libro contra Celso, que los unos
p „y los otros están igualmente de ¡icuerdo en que los libtvs santos fue-
¿ron escritas por el Espíritu de Dios.” También M. Simón habia ta­
chado (7) de error la opinion de Grocio, que pretendía que de to­
dos los libros de la Biblia, solamente los profóticos fueron inspira­
dos, y que no era necesario que las historias fuesen dictadas por el
Espíritu Santo.
En otra ocasión dice: „no se puede dudar que las verdades con-
„tenidas en la Escritura sean inialiblos y de una autoridad divina,
*como que ellas vienen inmediatamente de Dios (8), que solo se ha
,«servido dol ministerio de los hombres para hacerlos sus intérpretes.
„Así que nadie, sea cristiano ó sea judío, deja de reconocer que la
,.Escritura siendo la pura palabra de Dios, es al mismo tiempo el pri­
m e r principio y fundumento de la Religión.1' Por lo mismo, según la
confesion de M. Simón, trastornar el dogma de la inspiración inme­
diata., según la que la Escritura Santa es la pura palabra de Dios, es
debilitar el primer principio y el fundamento de la Religión.
VIH. En efecto, cuando Lessio y Hamelio se avanzaron á sostener (en
E *u doctri- sug tésis de 1586 „que para que un escrito fuese parte de la Es-
b»d»*por*ío« «critura Santa no era necesario que todas sus palabras fuesen inspi-
Doctorei de «radas por el Espíritu Santo: que no es preciso que todo lo que con-
lo ™ . y „tienen los libros santos, se les haya inspirado á loe que los escribie-
Araiuld^ ”ron* y que un libftj escrito por la aplicación sola del espíritu hu-
Bouuet. 7 „mano viene á ser Escritura Santa, si el Espíritu Santo despues atcs-
„tigua que no contiene cosa alguna falsa.” Los Doctores.de Lovai-
(1) Salm. xltv. 2.—(2) Rom. in. 2.—C3) Trrt. adv. Herm. r. 22__(4) Tkeod. Prmf.
in P tal.—(5) Iren. adv. har. lii, i t . e. 3.—(6) Ilift. cril. del iV. T. r. 23.—(7) Cart.
toi. ¡a inspiración.—^ 8) Ht*l. t n i . del V. T.
SOBRE EL oárfE-SlS. 23
na y de l)uai se erryeron obligados á censurar estas proposiciones.
Los autores de Ins tesis se empeñaron en disculparse por una apolo­
gía; pero aquellos Doctores contestaron y justificaron su censura.
Queriendo M. Simón renovar este sistema se vió atacado viva­
mente. M. Arnauíd y el gran Bossuet se empenaron en sostener con­
tra estas novedades la antigua doctrina de la Iglesia, que siempre lia
reconocido en los autores sagrados, y particularmente en Moisés, no
una simple asistencia ó dirección sobre la elección de los hechos, si­
no una inspiración tomada en rigor, y tal que las palabras escritas poi;
Moisés V por los otros aatore* sagrados, sean las palabras del Espí­
ritu de Dios y de su Verbo: no«is litterce verba sunt c h risti.
El sistema que propone d autor de tas Conjeturas se dirige igual­
mente á debilitar, y por lo mismo á destruir la verdad de la inspira­
ción propiamente dicna en el libro del Génesis; en lo que se opone á
la doctrina de tes FP. y á la fc de la Iglesia. Concluyamos; las Conje­
tura* de este autor n^ pueden dejar de ser f/dsas y peligrosas. Despues
dehabpr mostrado sn peligro por la simple exposición del síntoma, es
necesario demostrar su, fhlstdad, examinando las pruebas sobre que
el autor pretendió establecerlo.

SEGUNDA CUESTION.
{4 qué se reducen, y de <kmóo pneden venir la» re peticiono» que el autor de
l u Conjeturas ccée notar en el Génesis?

L a primera pnjeba que «1 autor de las Conjeturas non presenta t


para establecer su> MStema, a«ka, lomado da las repeticiones fr e ­ Las repeti­
ciones en et
cuentes que 9egqn‘ él «9 encuentran en este libro: „porque, /cómo O iim ii no
.puede creeraq di<$ é l (1), tjua Moise» hubieae dejado escapar ta­ son tan fre­
je s repeticiones en una. obra tsa pequeña yooocua, si éi la Ivi- cuentes co.
,bi«se cotgptieqto? ¿No e*. mas probable que ellai resultan de que mo supone
el autor de
„ei Génesis- no es dws que una simple ampüacioy de dos ó: tre* las Conje­
to m o n a s mfc* antigua*- que. referían tos mismos hechos?" turas.
Ferq e « . efecto/ ¿Jaa tales repeticiones soa tan frecuentes ebrao
el a^tor fwpeaet J¿Y son de tal nalurateaa que basten á probar que
el Genes». 09 sea maA que una üvspte ttnm laoian de dos 6: tre»
memodas? £ q otra ptrte (2) pompara el Gáne®» k las Conoordia»
que conservan y reúnen, el texto cbe k» cuatro Evangelistas: en es­
tas Concordias: se renqaeatrao frecuentes repeticiones, que demues­
tran evideptejnente. que eatoB «dora» no< son mas que una compila-
cía* de cuati» tomnonaa diferentes; ¿poro se encuentra, algo seme­
jarte en el Géeesia?
Paifc mostranMM an el Gctaeoia e*tas repetiqimes, el autor da rt.
La prqten.
la< Conjetura* nos prewtnta al primer goipe dos ejemplos, que sin dida repetí,
duda ha escogido como los naa» aorprendentes: ¿pero á qué se re­ cion de la
tacea? creación, no
Primer ejemplo. „La creación del moado, y en particular la es mas que
una simple
wdel primer hombre, dice (3), se refiere dos veces.'1 Bien podríamos recapitúla­

la Pág. 10—[2] Pág. 434—[3] Pág. 10.


24 D IflS«TA CIO H
cien muy nosotros preguntar aquí al lector, si jamas ha observado qae fá erra-
corta.
cion del mundo te refiere dos veces en el G eneró Nuestro autor
se ve obligado 6 confesar que esta relación segunda (1) se liizo á
la verdad en pocas palabras. ¿Por qué esta segunda relación he­
cha en pocas palabras, no se tendrá^ por una simple recapitulacúmf
Ella se encuentra en el Cap. ii. VV 4 y 7. Moisés despues de ha­
bernos dado en el Cap. i. y hasta el V 5. del Cap. i l el porme­
nor de la obra de los seis dias de la creación, seguida del reposo
del dia séptimo, reasume en muy pocas palabras, es decir, en cua­
tro versículos, el origen del universo y la creación del hombre, para
descender á un pormenor mucho mas circunstanciado en lo relativo
á Adán y á Eva. ¿Una recapitulación tan breve puede ju g arse
una repetición chocante, que indique dos memorias diferentes? Nues-
tro autor confiesa (2) que todos lot traductores han contempla­
do esto como una simple recapitulación. ¿Y qué historiador, qué
escritor se halla que no use algunas veces de recapitulaciones que le
sirvan de transiciones? Esto seguramente ha dado lugar á los auto-
ses del Diario de los sabios para observar (3) que „muchas de
J a s repeticiones que pueden hallarse en el Génesis, solo se encuen-
„tran allí para servir de transiciones, y que por consiguiente tío ton
„vnas verdaderas repeticiones*
III. Acusa aquí nuestro Conjeturador indistintamente k todos los
151 reproche traductores (4) de haber hecho violencia al texto p o rva lia r la re­
que el autor petición. Les reprueba haber traducido en el Cap. u V 7: E l E ter­
de l u Con­
jeturas ha­ no h a b í a f o r m a d o a l h o h b r e <fcc. en lugar de que en el original
ce aqni i se lee: Pero el Eterno f o r x ó al hombre &c. Pero ¿quién ha mu­
todoa loa dado la expresión del texto? Los traductores de Ginebra. Y noso­
traductora
solo convie­ tros ¿qué ínteres tenemos en defenderlos? Abrase la Vulgata y se
ne i loa da verá que San Gerónimo, autor de esta versión, ha traducido exactf-
Ginebra. simamente el original: f o r m a v i t igitur Dommus Deus hominem &c.
Regístrese la traducción de los doctores de Lovaina, y se encon­
traré: E l Settor pues, f o r m ó al hombre &c. Tómese la traducción
de M. Sacy, y sé leerá: E l Señor Dios f o r m ó pues al hombre &C.
Consáltese la versión de M. le Gros, y se hallará en las dos edición
nes: E l Señor Dios f o r m ó al hombre &c. Vease la nueva versión
latina del R. P. Houbigant, ella dice: Tum Dominut Deus de pul-
vere Terra hominen f o r m a v i t & C . ¿Alguno de estos traductores ha
inferido violencia al texto? ¿Se ha buscado como paliar la repetición?
Todos ellos han entendido que esta repetición, no es mas que una
recapitulación ámple: bien han conoeido el caracter de las lenguas,
para saber que una recapitulación no tiene necesidad de usar el pre­
térito pluscuamperfecto formaverat, y que se expresa muy bien por
el simple pretérito form avit. A mas de esto, sabían que jos Hebreos
no pueden expresar el pluscuamperfecto formaverat, de otro modo
2ue por el pretérito formavit; nuestro autor mismo lo sabia y lo con-
esa (5). El pretérito fbrmavit no excluye por tanto de ningún modo
la idea de una simple recapitulación.

[1] Pág. 359.—£2] Pág. 3S0.—T3] Diario de lot Sobiot, ttptiembrt de 1754. pá g .
624.—(4] Pág. 360.—[5] P ig . 3SO.
soMta tx, diuresis. 25
Segundo ejemplo. nLa historia del diluvio se refiere hasta dos IV.
„vBceá, dice nuestro autor (1), con respecto á algunas circunstancias." deLala*prim e»
preten
El explica su pensamiento, y distingue cuatro repeticiones en esta didiu repetí»
relación. ciones de la
• L° „La corrupción de los hombres (2) descrita en el Cap. vi,IDiluvio,
listona del
os
„V V 2 y 8. y otra descripción poco mas 6 méaos parecida en solamente
„eJ Cap. ii. V 14,M ó mas; bien en el Cap. i l V 13, porque en el nna recapi­
14 comienza otra materia, es decir, la órden de construir el arca. tulación.
Aun mejor todavía, en el Cap.:n. V 12, porque en el V 13 Dios comu­
nica á Noé la resolución que había tomado consigo mismo, se­
gún el V 7, quiere decir que la pretendida repetición se reduce a
dos versículos, y que aun así no es mas que una simple recapitu­
lación, por la que Moisés, comenzando la historia de Noé, repite
en pocas palabra» lo que ántes habia dicho de un modo mas ex*
tenso sobre la corrupción de los hombres ea tiempo de este patriarca.
2.° „La órden (3) dada á Noé en el Cap. vi. V V 19 y 21 de V.
Recibir ea el arca un cierto número de pares de animales: las mis­ La enfunda
no en abso­
ma» órdenes dadas á Noé al Cap. t i i . V V 2 y 4." Si se quiere leer lutamente
el texto con alguna atención, fácilmente se reconocerá que no son nna repetí,
las muña» órdenes. Las primeras se dieron á Noé mucho tiempo cion, sino la
narración
«mies del diluvio, cuando Dios mandándole fabricar el arca, le in­ de un se­
dica que ella estaba destinada para salvarlo á él y á su familia con gundo he­
tai cierto n&mero de anímale* de toda especie: Noé ejecuta la ór­ cho mente dis­
total,
den construyendo el arca, y encerrando en día víveres. Las últimas tinto del
órdenes se le intimaron siete dia» únte» del diluvio, coando el Señor primero.
mimdando 6 Noé entrar en el arca, le determina el número preei.
atf de animales que debian entrar con él. Noé ejecutó esta órden ha­
ciéndolos entrar consiso en el arca.
. ,„La edad de Noé (4) notada al Cap. vn. V 6, y repetida La VI. to rce»
^eatel v 11.” Léase el texto, y se verá que en el V 6 Moisés se pretendida
cohtenta con decir que Noé era de edad de 600 año» cuando el repetición
dÜtwio cubrió la tierra. En seguida desenvuelve lo que habia dicho, no es mas
que ana épo­
que Noé ejecutó las órdenes del Señor; queriendo despues reasumir ca mas 6 mé-
la historia del diluvio v marcar la época precisa de él, se explica nos extensa,
e n estos términos al V 11: E n el año 600 de la vida de Noé, en y un hecho
el me» segundo, á lo» diez y siete diasde este mes, en este mismo mas 6 m é,
nos detalla
dia se rompieron toda» las fuente» del grande abismo. &c. ¿Se lla­ do.
m ará esto repetición, ó se juzgará imposible que un autor repita en
igual caso?
,tLa entrada de los animales (5) en el arca está señalada en
Jos V V 8 y 10 (tí mas bien en lo» V V 8 y 9 ,) y repetida en los
nl4 y 16.* Pero ¿de qué manera? En los V V 8 y 9 Moisés refie­
re Compendiosamente la ejecución de las órdenes del Señor en cuan­
to á los animales; y comenzando en el V 11 una relación mas de­
tallada de las circunstancias del diluvio, describe también en un de-
tal mas extenso en los V V 14 y 16, la entrada de los animales en
d arca. Léanse los otros libros del Pentateuco, y se encontrarán en
las relaciones de Moisés unas repeticiones semejantes que tienen pre-

(1) Pag. 10— {3] Ptg. 361— {3] IU ¿ —[4] Pag. 36».—{5] Pag. 362,
Ton. Q. 4
86 D IS K B T *C tpN
cisamente por objeto, como en nuestro caso, exponer en un porme­
nor extenso lo que se habia dicho al principio compendiosamente.
El autor de las Conjeturas confiesa (1) que el uso solo bastaba par
ra autorizar estas repeticiones, porque en los primeros tiempos se es­
cribía cotiio se hablaba: y ya se sabe que en la conversación se re*
pite. Confiesa que este uso se puede probar con el ejemplo de Ho­
mero, cuyos poemas abundan en repeticiones.
4. „Los V V 18, 19 y 20 notan tres teces (2), y casi ep los mía-
La cuarta re „mos términos, la creciente de la* aguas: asimismo los VV 21, 22
petición ea „y 23, refieren tres veces la muerte de todo viviente.” De aquí in­
únicamente
una pintura fiere el autor de las Conjeturas la distinción de tres memorias acer­
muy fiel y ca del diluvio. Es de extrañar que no distinga cuatro, porque el tex­
muy hermo- to cuatro veces dice que murió todo lo que tenia vida: v la crecien­
•a del creci­
miento de te de las aguas está igualmente referida cuatro veces, re ro nosotros
laa aguaa. suplicamos al lector que consulte el texto, y estamos persuadidos
de que sentirá el progreso y el efecto de las pretendidas repeticio­
nes. Ved aquí lo que presenta el texto hebreo: Moisés nos dice: 1.a
Que las aguas aumentándose, elevaron él arca, y que ella fu e levan­
tada sobre la tia ra ( V 17.); 2.° Que las aguas aumentándose mas
y haciéndose mas fuertes sobre la tierra, la arca flotaba por enci­
ma de las aguas (V 18). 3.° Que las aguas haciéndose muy fuertes
muy fuertes sobre la tierra (3), cubriere» todas las montañas aun las
mas altas que se registran bajo del cielo (V 19). 4.° en fin, que ellqq
se hicieron tan fuertes, que cubrieron las montañas hasta la altura
de quince codos (V 20). ¿Esto no es mas que una simple repetición?,
Nosotros creemos encontrar aquí una graduación bien seguida; dur
damos que algún escritor profano pueda ofrecernos el ejemplo de
una pintura mas viva. ¡Cuánta es la ilusión de quien en una rela­
ción tan natural y tan perfecta, juzga encontrar una miserable com­
pilación de tres menorías.’
Ademas, Moisés dice que toda carne espiró (V 21): hace el de*
tal (Ibid.), y k> concluye diciendo que todo murió (y 22.). Este fue
el cumplimiento de lo que Dios habia dicho: Yo exterminaré de so­
bre la tierra todas las criaturas que he hecho (V 4). Moisés insiste
aun sobre el mismo asunto: hace observar, aue efectivamente Dios
exterminó todo lo que existia sobre la tierra (V 23). Nos da el por­
menor, y sin repetir las mismas expresiones, concluye diciendo, que
todo fu e exterminado sobre la tierra (Ibid.). Si no tomando en con*
sideración la variedad de las expresiones, se pretende que en esta
narración hay repeticiones á lo ménos en el sentido, escuchemos á
nuestro autor, y él mismo nos dirá (4): „Hay muchas repeticiones, '
„que son necesarias para causar una impresión mas fuerte, y que
„parece que se han empleado con este objeto.. . . Los ejemplos no
„soa raros en el Exodo y en los otros libros legislativos del Pen­
tateuco.” Asi es que según !a advertencia de los autores del Dia­
rio de los Sabios (5), as observaciones sólidas del mismo autor
(1) Pag. 375.—[2] Pag. 363.—[3] Eate ea un hebraiarao: loa hebreo» no tienen
nombre superlativo: para explicarlo duplican la eipreaion vehementer, veiementer,
por vekementittime.—-[4] Pag. 370.—[5] Diario de lot Satiot, ttp íiem in de 1754.
fa g . 635.
SOBRE EL GÉNESIS. 27
„de las Conjeturas hacen desvanecer las ventajas que él pretende
„sacar de su sistema,” para disculpar á Moisés de las repeticiones
que se hallan en el Génesis, y que ño chocan ó un hombre fo r ­
mado según el gusto de las lengua» orientales.
A las pretendidas repeticiones de la creación y del diluvio, el
autor de las Conjeturas añade á continuación otros dos ejemplos.
Tercer ejemplo. „La descendencia genealógica (1) de Sem has» V III.
»ta Palee en él Cap. x. V^ 22 y 23, y en el Cap. xi. VV 10 y ■eLallama que aquí
re.
*19.* Mas comparemos estas dos genealogías, y verémos que la petición da
n mera contenida en cuatro versículos, no expresa mas que los nom* la deacen.
E res, y que la segunda que contiene diez verbos abraza un detai dencia ge.
nealógica da
circunstanciado de la edad en que cada uno de los patriarcas pro* Sem, es un
Creó hijos, y del tiempo que vivió. A mas, la primera fue parte de desarrollo
la enumeración de los hijos de Noé, y se terminó en la dispersión de lo que án>
tea se habia
de los pueblos en tiempo de Faleg: la segunda hace parte de una dicho m u
genealogía tegida desde Sem hasta Abraham. Así que, lo que Moi­ Bucintim en.
sés había dicho al principio sucintamente, presentando la enume­ te.
ración de los hijos de Noé, cabezas de diferentes pueblos en los
tiempos de la dispersión, lo reasume para entrar en un pormenor
mas circunstanciado sobre la rama de Sem conducida hasta Abra­
ham. ¿Qué cosa mas natural? Si esto es repetición, es muy de te­
mer que se pueden encontrar semejantes en todos los historiadores,
principalmente en los genealógicas.
Ejemplo cuarto. «Repetición sensible ó palpable (2) en lo que se IX.
„dice de la alianza que Laban hizo con Jacob, en el Cap. xxxi. V V ción La repeti­
de dis­
48 y 50. y VV 51 y 53.” „En ambos lugares están los mismos dis­ cursos «le
cursos con poca diferencia.” ¿No seria mas verdadero decir que á ex­ Laban está
cepción de pocas palabras son discursos totalmente diferentes? En reducida
cuatro pala­
i.
efecto: léanse estos seis versículos en el hebreo (6 también en la bras repeti­
Vulgata si así se quiere), y no se encontrarán repetidas mas que da* por él.
estas cuatro palabras: Tumulus iste tentis erit (V 48): Testis erit tu-
nudus iste (V 52). Laban despues de haber comenzado por estas
palabras, Éste túmulo será testigo, continúa el discurso dirigido á Ja­
cob, paes él toma otra vez las mismas expresiones para insistir de nue­
vo: É ste túmulo será testigo. Acordémonos de que nuestro autor nos ha
dicho: Se sabe que en la conversación se repite. ¡De qué se trata aquí
sino d e la conversación que tuvo entonces Laban con Jacob?
Así el autor de las' Conjeturas reprende é Moisés las repeticio­ El GénesisX.
nes que él mismo en otra parte reconoce como naturales y nece­ no contiene
sarias. El toma por repeticiones las simples recapitulaciones de he­ repetición
chos anteriormente detallados, 6 las exposiciones detalladas de he­ ninguna que
pueda deno.
chos anunciados ántes compendiosamente. Por último, encuentra tar que es
repeticiones en donde no las hay. una compi­
Dejemos á Moisés las repeticiones inevitables, que son del estilo lación de di­
ferentes me­
de los antiguos, ó del estilo de todos los historiadores, principalmente morias.
los orientales: no le imputemos las que no tiene, y veremos desapare­
cer la primera prueba que el autor de las Conjeturas ha intentado sa­
car de las repeticiones chocantes qué crée hallar en el Génesis.

(1) Pág. 363_{2) Pag. 364.


TER CER A CUESTION.
¿En qué censista, y i qué puede atribuirse la alternativa de loa nombres de Dia*
elohim y jshova usados en el Génesis?
1. „Segunda prueba (1) tomada de que se dan á Dios ea el Gé­
La. alterna,
tira de do* n e sis alternativamente dos nombres diferentes. . . . e l o h i m y j e h o -
nom bra d i­ „ v a h , ” ó mas bien escríbase j e h o v a , á la manera que se escribe
do* i un Judá y no Judah. „Se ven en el Génesis, continúa nuestro autor
mumo iQgi«
to por un capítulos ó porciones de capítulos, en los que no se da á Dios
miaño m - „el nombre de b l o h i m , y otros en los que jamas se llama j e h o -
tor, no c u s . „va . . . . Parece que esto no debería acontecer si Moisés hubiese
ce de ejem*
vio. «compuesto por sí el libro del Génesis. ¿Mas por qué? Se encuen-
„tra en esta alternativa, prosigue nuestro autor (3), una singularidad
„y extravagancia que no tiene ejemplo, y que no se puede explicar
,vde una manera mas natural, que suponiendo que el libro del Géne­
s i s fu e compuesto de dos 6 tres memorias juntas en trozos, cuyos
„autore8 cacfa uno hubiera dado á Dios el mismo nombre; pero
^variando uno respecto del otro, uno el de e l o h i m , otro el de j e -
„H O V A , Ó JE H O V A -ELO H IM .”
Pero qué, ¿todo autor está precisado ¿ ceñirse á dar s iempre
á Di os un mismo nombre? ¿Y por qué Moisés no habrá podido lia*
mar á Dios, unas veces e l o h i m y otras j b h o v a , ó j e h o v a - e l o h i m ?
¿Pues qué esta variación es en efecto tan extravagante y singular?
¿Pues qué no tiene ejemplo? No hay mas que leer en el mismo
Génesis la historia de Jacob desde el Cap. xxxv, V 10, en donde el
Señor le da por la segunda vez el nombre de Israel-, se verá en
ntodas partes en el texto hebreo, con que variedad se le nombra
„unas veces Jacob y otras Israel. ¿Cómo el autor de las Conjetu­
ras no ha inferido la distinción de dos memorias, en una de las
cuales este patriarca siempre seria llamado Israel, y en la otra
siempre Jacob1
II. Pero prevengamos su réplica. El caso es diferente, dirá él:
Est» alter.
nativa nada estos dos nombres Jacob é Israel se han usado indistintamente co­
tiene de ex­ mo dos términos sinónimos y propios para variar el estilo. No es
travagante: lo mismo de las dos palabras e l o u i m y j e h o v a ; estas jamas se
ella tirve i
lo ménoa pa- han confundido (4). Se encuentran capítulos enteros ó gran parte
ra variar el de ellos, en los que Dios siempre es llamado e l o h i m ; y hay otros
estilo. por lo ménos en número tan considerable como el de los pri­
meros, en los que siempre se ha dado á Dios no otro nombre sino
el de j e h o v a , ó j e h o v a - e l o h i m . Y qué ¡esta variación no es extra­
vagante y singular, sino porque estas palabras jamas se han con­
fundido] Digamos al contrarío, que esto es precisamente lo que
hace a esta variación ménos extraña.
Efectivamente: en que Moisés habiendo comenzado la histo­
ria de la creación, designando á Dios, por la palabra e l o h i m , que
continúe sirviéndose del mismo nombre en el discurso del primer
capítulo, y hasta el fin de la relación de la creación en el prin
[1] Autor de la» Conjetura* pág. 10 y 11.—{2] Pág. 12. y 13—^3] Pág. 383* 9
334, y pág. 13.—[4] Pág. 12.
SOBRE KLGÍNíSIS. 29
eipio del capítulo segundo, ¿podrá en esto hallarse el mas ligero
vestigio de extravagancia? Que en seguida, por variar el estilo ó
por cualquiera otra razón superior, Moisés comenzando de nuevo
la relación al V 4 del Cap. n. signifique en él á Dios por el nom­
bre de JKHOTA-ELOHIM, y en el progreso de toda esta narración
que contiene la historia de Adán y de Eva, y que prosigue hasta
«I fin del Cap. m , Moisés continúe usando siempre estos dos nom­
bres unidos, nada tiene de extravagante. Que en órden al mismo
asunto, Moisés comenzando una tercera relación en el primer ver­
sículo del Cap. ív señale á Dios por solo el nombre de jehova,
y que basta el fin de la relación misma que contiene la historia
de Cain y de Abel, sjga hasta el último versículo del mismo
capítulo siempre expresando por este nombre la idea de Dios,
tampoco presenta algún rasgo de extravagancia. Que últimamente
Moisés vuelva al uso del nombre de elohim, que en seguida tome
el de jehova, y que C ontin ú e usando alternativamente estos dos
nombres fin confundirlos, ¿podrá hallarse la menor extravagancia
en una variación tan bien manejada? Aquí no se encuentra mas
que la elección libre de dos expresiones igualmente propias para
significar al Ser Supremo: puede decirse, que si Moisés variando
la relación deja de emplear la expresión misma, esto es por va­
riar el estilo. Bien podríamos examinar si esta variación no tiene
algún motivo mas profundo y mas sublime tomado de la signifi­
cación de estos dos nombres en el hebreo; mas esto nos divagaría
de nuestro asunto. Continuemos.
Para mejor distinguir el uso que hace Moisés de estas expre­ m.
siones misteriosas, no nay mas que considerar lo que constituye su P ira juzgar
con acierto
relación, y no las expresiones de aquellos cuyas palabras ó discur­ sobre la al­
sos refiere. El autor de las Conjeturas, no fijando la atención en es­ ternativa da
te principio, se creyó obligado á confesar, contra el ínteres mismo estos nom­
bres, impor­
de su sistema, que no deja de haber en el Génesis (1) muchas excep­ ta no con.
ciones en la alternativa de los nombres de Dios en las dos principales templarlos
memorias, que distingue y que llama A , B , (2) de suerte que „en al- sino en la
forma de la
«gunos lugares se lée el nombre de jehova en los trozos de la me- relación de
„moria A , cuyo autor parece que se redujo á no emplear otro nom- Moisés.
Jbre que el de elohim; y que en otros pasases, en número mucho
„mas considerable, se encuentra el nombre de elohim en los frag-
*mentos de la memoria B , cuyo autor no usó mas que el nombre
^de jeh o v a.” El reduce estas excepciones á catorce artículos prin­
cipales. Nos hemos tomado el trabajo de examinarlos: véamos el re­
soltada
1.° Si alguna vez el nombre de jehova se encuentra en la re
lacion en que domina el de elohim, esto es, ó bien porque no es
quien habla el historiador, como sucede en el Cap. v V 29, ó bien

(1) 335.—(2) El autor de las Conjetura» distingue en el Génesis cuatro


■emanas principales, que señala con las cuatro letras A. B. C. D. En seguida
nbdiride la cuarta en ocho, que señala con estas etras ocho letras E. F. G. H.
Y. K. L. M. Asi cuenta en el Génesis doce memorias, aunque según su propio
■«tema no debió contar mas qne once, puesto que la cuarta no es diferente de
tu ocho en que se hizo la subdivisión.
S® DISERTACIÓN
por no rfcpetrr imprevistamente dos veces una misma palabra, co­
mo se ve en el Cap. vn. ^ 16.
2.® Si algunas ocasiones se encuentra el nombre de l&oHiM, eft
las narraciones en que domina el nombre de jbuovüí 6 jkhova—
elohim, sucede esto, 6 ya por que no es el historiador* quien ha­
bla, como se ve en los .capítulos m v i 1, 3, 5: iv, ^ 25! rt, V 27:
xxvn ^ 28: xxviii, VV 17, 20 y 22: xxxi, V 99: V P, 6
ya porque no hace otra cosa que emplear á la ve* lás dertomina^
ciones recibidas, y que nó era libre para variar, Como sucede eti el
Cap. vi V 2 y 4, en la expresión F ilii Dét, los hijos de Dios, y
en el Cap. xxvm, V 12, en la expresión éngelos Det, los áfigeled
de Dios.
3.a Si á veces en una misma relación Moisés usa de los di­
versos nombres de Dios, como se observa en lá historia det di­
luvio, nada nos impide poder decir que lo hace por variar el es­
tilo.
Así, pues, la alternativa de lot nombres de D iot en el Génesis, na­
da tiene de extravagante, nada de extraordinario: es permitido á
todo escritor designar la misma cosa por dos nombres diferentes:
el Génesis, como ya lo hemos visto, nos ofrece un ejemplo en la
historia dé Jacob. La alternativa de los nombres e l o h i m y j e h * v a
no suponen por tanto que el Génesis es obra de diferentes auto­
res; con lo que viene á tierra la segunda prueba del sistema propues­
to por el autor de las Conjeturas.
IV. Su terrera prueba es una consecuencia de la segunda: se ha
Lon dos
nom bres d e tomado de la comparación del Génesis, en que te halla esta alterna­
Elohim j Je tiva,, con lo* otros cuatro libros del Pentateuco en lot que, según nues­
kova ae e n . tro autor (1) no hay cosa semejante. ¡Nada semejante! Es mucho de­
c u e n tra n en
loa c u a tro
cir. No te ha hablado mas que de j e h o v a ; ¿esto es bien seguro? Es­
libro» ú lti­ te es el nombre que allí comunmente se ha usado. No es pues, el úni­
m os del P en co. E l de e l o h i m no aparece mas que raras ocasiones. Pero en fin
ta te a c o , c o ­
m o en el
este nombre aparece. No aparece, tino por variar el estilo. Es de­
ticu o sis. cir, que sirve para variar el estilo: y cuando aparece en el Génesii
¿por qué no se quiere que sea también por variar el estilo? Según
se confiesa, los dos nombres aparecen en los cuatro últimos libros
del Pentateuco, como en el Génesis: ved ahí dé una y otra parte
una alternativa semejante. Ella en los cuatro libros últimos, no em­
baraza que Moisés sea reconocido por su autor único; ¿por qué,
pues, embarazará que sea reconocido por autor único del Génesis?
Pero „cunndo estos dos nombres se han usado en los libros
„últimos, asienta nuestro autor (2), ellos se han unido en la misma
„narracion, en el mismo versículo, y frecuentemente en la misma línea.0
¿Y qué nada hay semejante en el Génesis? ¿No se encuentran ¡a-
ftias estos dos nombres usados juntamente en la misma narración? Tó­
mese la relación del sacrificio de Isaac, en el Cap. xxu V 1 y
19: se verá que en los diez primeros versículos, Dios es nombrado
■LOHm, y en los nueve .últimos jehova. ^ Se quiere otro ejemplo
que ofrezca mas variedad? Abrase la histona del diluvio, y allí se ve*

II] P ig . 13. y 14— {3] Pág. 15.


SOBBE EL GÉNESIS. 31
(£ el mwmbre x ^ o h i k en todo el Cap. v l excepto el V 8 , en
donde ^qci^atra el nombre ,ieiiova; el nombre jehova en loq
t y 1, 5 y p del Cap- vu: «1 upo y pl 9tro nombre en el p 16:
wW* 0 i el rnimo versículo y en la misma
| fofa: h¿ (o qye se pide, y nunpa pe há pretendido que este
^syci^p fea. jipa copabioq^ton de frases tomadas de dos memorias
diferentes. Ypase pues, , una igualdad entre el Génesis y los otras
cuatro libros, Cu$nd<¡> estos nqmbres están así variados en estos, no
m qyiqre <jue est£ varjetjad indique en ellos una compilación de di*
(¿reptes meipofigs: ¿por qué, pues, la misma variedad será prueba
de qen^qjaQte «jompitacion ep el .Génesis?
¿Jis verosímil que la historia del diluvio sea tambieq
la mi*erable .reunión de fragmentos diferentes, tomados y reunido*
sjn lígacipg y ¿ji enlace? ¿Es probable que la narración de un mis-
l019 y 4W& J¿ch°i cual es el sacrificio de Isaac, sea compuesta de
4qb frqgíj¿fíg{os disparados, de loe que el uno solo contiene la pri-
mera parte del hecho, y el otro la segunda? Nuestro autor no ad­
mitiría en el Exodo ni en ]$s. ^tros libros la hipótesis de semejan*
te composicion, y querrift persuadírnosla en el Génesis Ya que gus­
ta de que comparemos el .Génesis con los otros libros del Penta­
teuco, permita por la mismo que juzguemos del Génesis por estos
Hbros, y encontrando en estos y en aquel la misma alternativa, no­
sotros juzgaremos á Moisés autor igualmente de estos cinco libros.
„Pero en fin, prosigue (1), en los cuatro libros últimos no se v.
^encuentran como en el Génesis, largas narraciones, en las que el Obwrv*.
nnombre de e l o u i m se use sqlo, ni otras igualmente dilatadas, en cion sobre
los dos pri.
j a s que no se }ea sino el nombre de j e h o v a . * ’ £1 qqt¡ así nos ha­ meros capL
bla, va á darnos el mismo la prueba de lo qoutrario. „Yo no ex- tillo» del
gCeptúo, añade, de esta regla mas que los dos primeros capítulos Exodo, e^
donde se on
^Jel Exodo, en los cuales no qe da á D¡os otro nombre que e l o - cuentr*
n H iK , excepto el último versfqulo del Cap. n. en donde se halla el nombré
«nombre j e h o v a . ” Este último versículo ya respondió á la objecion. Uhim.
Véase, pues, en el Exodo mismo una larga narración en la que se
psó únicamente el nombre e l q h i m . E s verdad que de aquí conclu­
ye nuestro conjeturador, que eqtos dos capitulospueden muy bien liar
iaberxe tomado de una meifioria^ mas antigua que Moisés. „Esto au*
^parece .t$nto mas verosímil, ^iqt, cuanto qne los hechos referidos
„en estos capítulos, antecedieron al nacimiento de Moisés, ó á lo
t^nénps al tiempo en que fue encargado de conducir al pueblo
pHebceo: por consiguiente no pudo el saberlo por sí mismo, yes
pVÍsibte que debió transcribirlos de alguna memoria, que no hizo
y^nas que copiar.” De este modo el autor de las Conjeturas quiere
quitar á Moisés no solamente el Génesis, sino también los dos p ri­
m en» capitulo» dpi Exodo, e» decir, no solamente la historia de
sus pedrés, sino á mas de esto el principio mismo de su propia his­
toria, porque al fin es visible que el segundo capítulo del Exodo
contiene no solamente el nacimiento de Moisés y su educación, si­
po también su rito c?n el egipcio y su casamiento» con Séfore: ho-

(1) P tf.J 4 .lf


39 DIBEKTACtON
chos que ningún otro podia saber mejor. En cuanto & loa ante*
ñores, que no pudo saber por sí mi&mo, bien pudo haberlos sabido
de su familia ó de todo su pueblo: habiéndolos de este modo, biea
pudo escribirlos por sf mismo bajo la inspiración del Espíritu Santo,
sin el auxilio de alguna memona. El primer capítulo únicamente
contiene hechos públicos, que interesaban á toda la nación, y de
los que toda ella debia tener conocimiento: no hay necesidad at>
guna de recurrir k una memoria mas antigua que Moisés.
VI. En cuanto á que el nombre j e h o v a sea sin embargo usado
Porqué al
nombre J r mas comunmente en el progreso de estos cuatro libros, es fácil
hova se ha­ conocer la razón. En el Cap. ili. del Exodo se refiere la céle­
lla con mu­ bre aparición del monte Horeb, en el que Dios se anunciá bajo
cha m u fre­
cuencia. en el gran nombre j e h o v a : muy poco despues en el Cap. vi, de­
loa cuatro clara Dios que en adelante va & mostrar por el cumplimiento de
libroa últi­ sus promesas, que es verdaderamente el Dios grande, cuyo nom­
mo* del
Pentateuco. bre es j e h o v a , quiere decir, el Ser, ó el que es, tan inmutable en
sus decretos como en su esencia. Despues de esto, no fes extraño
que Moisés vivamente impresionadb de aquella idea, ó por mejor
decir, que el Espíritu Santo, que quiso mar nuestra atención so»
bre ella, repita tantas veces el gran tomóte de j e h o v a en la re­
lación de lo que pasó despues de l a aparición del monté Horeb. No
habia el mismo motivo para insistir tan frecuentemente sobre este
nombre en el Génesis: he aquí porqué varia mas la alternativa de
los dos nombres en este libro.
VII. Esta alternativa, lejos de hacer contra Moisés, hace á su fa­
La alterna­
tiva de loa vor: porque según la juiciosa observación del mismo autor de las
nombres de Conjeturas (1) „esto es lo que facilita reconocer ¿ un autor que
Dio* en el compone y que en la composicion busca variando lot términoi aue
Génesis ha­ «frecuentemente se le ofrecen, el dar á su estilo la variedad agra~
ce á favor
de Moisés. ¿Hable que todos lot que te han metido & etcribir han tenido siem»
„pre un gran cuidado de buscar.” El lector nota seguramente es­
tas últimas palabras: t o d o s l o s q u e s e h a n m e t i d o a e s c r i b í s
han tenido siempre un gran cuidado de buscar la variedad de las
expresiones que nace el ornamento del estilo. Es pues muy extraño
el sistema en que se supone que dos autores sujetándose & nom­
brar & Dios con un solo nombre, hayan así siempre evitado esta
variedad, que todos los autores han buscado siempre con el m ayor
cuidado y empeño. Con razón los autores del Diario de los Sa­
bios creen que estas dos memorias están mal comprobadas, y con
razón anaden (2): «¿Nosotros debemos contemplar como una falta,
„el que un autor hava empleado en algunas páginas seguidas un
„término y otro en las páginas siguientes para significar la misma
„cosa?
Examinemos ya los anacronismot ó trastornos del órden cronoló­
gico que nuestro autor crée encontrar en el Génesis. Esta disen­
sión mas interesante que la que nos ha ocupado hasta aquf, abraza
cuatro puntos: la muerte de Abrahan y la hittoria de Judá, la his­
toria de Dina y la muerte de Isaac. Comencemos por los dos primeros*

[1J Pig. lf-—[9] Diario de le» Sabios, septiembre de 1754, pág- 6M<
CUARTA CUESTION.
¿Qué debo juzgarse de loa do« primeros anacronismos 6 trastorno» del órden cronoló­
gico atribuido* i Moisés por lo tocante á la muerte de Abraham y 4 la historia de Judá?

La cuarta prueba que alega el autor de las Conjeturas, se ha


tomado de los anacronismos que crée encontrar en esta divina
obra. „I’orque todos los comentadores convienen, dice (1), en que
„en el Génesis se hallan hechos referidos ántes de otros que acon­
tecieron despues, quiere decir, que estas relaciones están visible­
m ente fu era de su lu g a r .... Y bien, ¿se querrán (2) atribuir es­
to s defectos á Moisés? Yo quiero mss bien creer que Moisés com­
p u so el Génesis de muchas memorias diferentes cortadas por tro­
nzos, que distribuyó en columnas, colocando cada fragmento en el
„lugar que le correspondía:.. . . pero que (3) los copiantes todo
Jo trastomairm queriendo reunir estas columnas. . . . Y que esta
„imutación (4) es muy antigua.” Trátase aquí de examinar si los
pretendidos anacronismos que nuestro autor crée encontrar en el
Génesis, son reales y efectivos; si estos son defectos; si suponen una
distinción de columnas sacadas dé su lugar por los copiantes; y si
se puede inferir que el Génesis se ha compuesto de muchas memo­
rias. Nuestro autor nos promete en el caso mas de un ejemplo in­
contestable, y asigna cuatro. Oigámoslo: la discusión nos dará lugar
de aclarar muchas dificultades.
§. 1. Do la muerte de Abraham.

Primer ejemplo. E l anacronismo (5) que hace morir á Abraham I.


En qué
ántes del nacimiento de los hijos de Isaac. En el Cap. xxiv se trata consiste el
del matrimonio de Isaac con Rebeca, promovido por Abraham pretendido
despues de la muerte de Sara. En el Cap. xxv Moisés habla anacronis­
mo de la
del casamiento de Abraham con Cétura, y <le los hijos que le murrto de
nacieron de ella. Despues se encuentra la muerte de Abraham y los Abraham.
funerales que le hicieron Isaac é Ismael: pone en seguida la pos­
teridad y la muerte de Ismael: despues vuelve á Isaac: refiere su
matrimonio con Rebeca y el nacimiento de sus dos hijos. „Siguiendo
„el órden de esta narración, dice nuestro autor (6), cualquiera se
„persuadiría que Isaac no se casó, ni nacieron sus hijos sino des-
npues de la muerte de Abraham: y así es como lo entendió Jo-
r>sefb.” Dando á Josefo el mismo sentido que le da el autor de
las Conjeturas, resultaría que Moisés puso, no el matrimonio de
Isaac, sino solo el nacimiento de sus hijos despues de la muerte
de Abraham (7). Isaaco post Abrnhami mortem, gravidn facta est
vxor. Pero es muy probable que Josefo nunca pretendió contra­
decir tan groseramente el texto de Moisés, y que en lu^ir de la
palabra post, originalmente se debería leer en su texto circa. En
efecto, en órden al matrimonio de Isaac, no es posible equivocarse
34 DlfesUTA Clon
éstando tan expresamente marcado en el Cap. xxiv ántes de la
muerte de Abraham, cjue no se Kx¡ sino en el Cap. xxv. En cuanto
al nacimiento de los fnjot de Isaac, un lector atento no se enga­
ñará, porque según la observación misma de nuestro autor, se ve
en -el Génesis (i) que Abraham vivió ciento setenta y cinco años.
Así que él tenia de edad cien años cuando nació Isaac (2), é Isaac
tenia sesenta anos cuando nacieron sus dos hijos; por tanto Abra­
ham no murió sino quince años despues del nacimiento de los dos
hijos de Isaac: de manera que verdaderamente Rebeca vino á ha­
cerse embarazada hácia el fin de la vida de Abraham: Isaaco, circa
Abrahami finem (esta es la expresión de Josefo, Jineta) gravida
fa cía est uxor.
II. El autor de las Conjeturas confiesa que este cálculo es tan
Consecuen­ f&cil de hacerse, que casi no hay comentador que no lo haya he­
cias que el
autor de las cho. Pero él añade (3), que como no Juty arbitrio de eludirlo, los
Conjeturas comentadores se han visto forzados á convenir en que aquí hubo una
saca de este negligencia que era necesario disculpar. ¿Está bien averiguado que
pretendido
an&cronis. todos los comentadores hayan liechó esta confesion tanto ménos ne­
no. cesaria, cuanto que efectivamente en el caso no se encuentra nin-
S'una negligencia? Mas nuestro autor, suponiendo que el órden de
a narración éstá aquí trastornado, intenta remediarlo de este modo.
„En la opinion que yo propongo, dice (4), todo se halla en órden,
,,porque el V 19. del Cap. xxv, que pertenece á la memoria B , (y
„en donde Moisés reasume la historia de Isaac) va á unirse al fin
„del Cap. xxiv, que corresponde á la misma memoria, y del que
„es una continuación: y los diez y ocho versos con que comienza el
„Cap. xxv. manifiestan por sí mismos que ellos pertenecen á otras
.4os memorias á las que es evidente que corresponden.*' ¿Puede ha-
Dlaráe con mas confianza? Mas esta evidencia es totalmente nueva
despues de tres mil anos que la obra de Moisés existe, y nadie
habia visto esta distinción de memorias que pareció & nuestro autor
tan evidente; E l V 19 del Cap. xxv. eí, dice el autor, una con­
tinuación del Cap. xxiv. ¿Es posible? Suplicamos al lector consulte
el texto, v vea si hay tal continuación.
'I I I . E l V 19. dcl Cap. xxv es claramente principio de una nueva
La soiucion narración, que totna la historia de Isaac desde su nacimiento, y
que propone
el autor de que se encuentra así del todo independiente de cuanto Je prece­
las Conjetu. dió. La expresión del Hebreo al comenzar el V 19 está literalmente
ras, no es vertida en la Vulgata por estas palabras: H a sunt generationes Isaac:
admisible. lo que puede traducirse de este modo: Ved atpú la posteridad de
Isaac. Mas el historiador comienza refiriendo eí matrimonio y el
nacimiento mismo de Isaac, sobre lo que muchos intérpretes han ob­
servado que entre los Hebreos, y especialmente en el Génesis, esW*
expresiones H a stmt generationes, repetidas muchas veces, tiene»
un sentido mas extenso, que se aplica á los acontecimientos, de modo
?ue podia traducirse en nuestro caso: Ved aquí ¡a historia de Isaac.
„os Hebreos aplicaban voluntariamente á los acontecimientos la me­
táfora de la procreación ó generación: se ve esta palabra en el 1¡-

(1) Gen. zx t. 7.—(2) Otn. xsa. 5. xxv. 26.—(3) Pág. 381.—(4) -M i.


sobre bis nfcxmtjs. 33
bre de loe Proverbios (1): Kaaoi'ncw no sabci» lo que parirá 6 pro­
ducirá el dia siguiente. Así cualquier dia produoe y engendra nue­
vos acaecimientos: la historia de un hombre no es en efecto mas
que la narración de lo (fue «l tiempo ka producido respecto de él.
Á mas de esto* de cualquier n>c*k> que se. quiera explicar este he-,
braisuio, por 1q menos es cierta que la historia de Isaac está aqufc
turnada desde su ofíges: Abraham engendró á Isaac &c, y ya en­
tonces po puede ser la continuación del Cap. xxiv, en el que ae en­
cuentra el porrooor de su matrimonio coa Rebeca.
Moisés, ocupándose de nuevo de la historia de Isaac, supone IV.
Eate preten­
muy claramente que fue interrumpida: de aqui se sigue que los diez dido anacro-
y ocho primeros versos del C ap xxv que ftwnun esta interrupción nimne no ea
están en su lugar propia, y hacen una parte de la narración de m u que una
anticipación
Moisés. Este santo legislador no escribió anales, en lo» que el órden conforme 4
de los sucesos debe seguirse exactamente por el del tiempo. Escri­ l u regla» de
bió una historia, y no Hizo mas que lo que hacen todos los historia­ la hiatoria.
dores, terminando por alguaas anticipaciones una primera narración,
antes de entrar en la segunda. Moisés siguió la historia de Abraham
hasta el matrimonio de Isaac coa Rebeca, despues de la muerte de
Sbra; para terminarla coloca su matrimonio con Cítura, la enumera­
ción d e los hijos que tuvo de esta muger, su muerte y sus funera­
les. Unió también la enumeración de los hijos de Ismaél, y su muer­
te. L a muerte de Ismaél fue posterior al naiiaúento de tos hijos de
Isaac, como también la de Abraham. Moisés anticipa lo uno y lo
otro p a ra no interrumpir el hilo que va á seguir, es decir, la historia-
de lsa a s que Moisés oomienra entóoces desde su origen: Abra­
ham engendró á Isaac ¿pe. Así el. autor de las Conjeturas tomó aquí
por anacronismo 6 trastorno del órden, una anticipación hecha
de intento por Moiacs* según las leyes comunes de la historia.

$ II. De U hiftoiia de Judá.

Segundo ejemplo de anacronismo, según el autor de las Conje­ I.


turas (2), la historia de los hijos de Judá y de sus matrimonios. El Dificultad
que presen,
Cap. xjuvu demuestra como Jasé fue vendido por sus hermanos, si­ ta eñ el G¿.
gue el Cap. xxxviu, que comienza de este modo: E n este tiempo neiia la his­
aconteció que Judá. se separase de sus hermanos, y se retirase á la ca­ toria de Ju-
d á y de aus
sa de un hombre de Oaoüam, 4*c. Despuos de lo cual se dice que hijos.
Judá se casó, y que tuvo tres hijos, Her, Onam y Sefa: que él ca­
só á H er con Tomar: que habiendo muerto Her, dió á Tamar á
Onatu que habiendo también muerto este, Judá dilato dar á Tamar
& Sela, el cual era muy joven: que Tamar vuelta á la casa de su pa­
dre, sorprendió á Judá y tuvo de él dos gemelos, Fares y Zara: mas
adelante se ve que (3) Fares tenia ya dos hijos, Hesron y Hamul,
cuando bajóá Egipto con Jacob y su familia. „Ved ahí, dice el au-
*!ur (4), acontecimientos verificados, á lo que parece, en el tiempo
«corrido desde que José fue vendido por sus hermanos, hasta la
«venida de Jacob á Egipto.” José tenia diez y siete años (5), según
(1) Ptm . m u 1—<3) 389—-(3) Gen. xlti.13.—(4) Pág. 363.—(5) Gen.
sutil 2.
36 DISERTACION
el texto hebreo y según la vereion de los Setenta (diez y seis se*
gun la Vulgata), cuando fue vendido. Se dice que tenia treinta (1)
cuando compareció delante de Faraón: corrieron siete anos de abun­
dancia: en el segundo ano de la esterilidad (2) fue cuando se dió
á conocer á sus hermanos; debia por lo mismo tener entonces treinta
y nueve años, y podria llegar á cuarenta cuando recibió á su padre. Por
consecuencia, el espacio de tiempo corrido entre la venta de José
y la llegada de Jacob á Egipto, parece estar contenido en el inter­
valo de veinte, y tres ó veinte y cuutro antis. „Pero es manifiestamen­
t e imposible, continúa nuestro autor (3), que en un intervalo de
i,veinte y tres aflos Judá se casase, que su muger le diese tres "hijos,
*que los dos primeros hallándose en edad de casarse con Tomar
„lo verificasen sucesivamente, que despues de la muerte d<l segunr
,/lo Judá durante algún tiempo entretuviese á Tomar con el matri-
„inoniu de su tercer hijo, que Tomar cansada de esperar engaña­
r e á Judá, y concibiese de él dos gemelos, de los que el mayor se
„casasc y procrease dos hijos. Todos los comentadores convienen en
„esta imposibilidad.”
II. Para salir de este embarazo, se han tomado dos partidos opues­
Primera so-
lurion. tos. Los unos sostienen que esta historia de Judá v de sus hijos está
Suponien­ en su lugar pro/ño, y que verdaderamente aconteció despues de la
do que este venta de Jasé. Al parecer, esto se autoriza por la Vulgata que co­
historia ocu
mienza el Cap. x x x v i i i .con estas palabras: e o d e m t e m p o r e : E n es­
Í>u«u propio
agar, se a- te mismo tiempo. Sin embargo, ellos confiesan que Fares no podía
traea el na. estar casado, v aun ménos tener hijos al tiempo de la llegada de Ja­
cimiento de cob á Egipto. Pretenden estos que Moisés no los comprendió en la
los nietos
de Jud¿. enumeración de los hijos de Jacob que vinieron á Egipto con su pa­
Inconve­ dre, sino porque nacieron en este pais, corriendo los ciiez y siete anos
nientes de que Jacob habia vivido en él despues de su llegada. Creen poder
•*ta solu.
cion. apoyar esta opinion por el ejemplo de los diez hijos que Moisés da
en este lugar (4) á Benjamín en la misma enumeración. Sostienen
que Benjamín debia entónces ser muy jóven para tener diez hijos, y
que asi es necesario suponer que muchos de ellos nacieron en Egipto.
„Pero tales conjeturas, dice nuestro autor (5), quedan formal­
m e n te destruidas por el texto del Génesis. 1.° Moisés dice expresa­
m e n te (6) que Jacob llevó consigo á Egipto A sus hijos y á los hijos
¿de sus hijos: esto no puede entenderse sino de hijos ya nacidos: ‘2.°
„Moise8 despues de haber hecho la enumeración de la familia de Ja-
„cob annde (7) que todas las personas pertenecientes á Jai-oh que vi-
,¿iirroná Egipto, y que eran nacidas del m ism o.. . .eran por todas
,¿escuta y s*is: por lo mismo no pudieron ser comprendidas sino per­
donas realmente existentes.. . . El ejemplo de los diez hijos de Ben­
jam ín (S) nada prueba, como se verá en lo que sigue.” En efec­
to, este ejemplo que sufre precisamente las mismas dificultades que
el de los hijos tie Fares, no puede contentar á los que impresiona­
dos de la fuerza de las expresiones de Moisés que acabamos de re­
ferir, han creído que debe buscarse otra solucion.

( 1) fíen. x u . 46.—(2) Gen. xiv. 6.—(3) Pág. 384— (4) Gtn. x lti. 21.—{5) P*í-
386.—(6j Gen. i l v i . 7.—(7) Gtn. x l t i . 26.—(o) Pág. 387.
SOBRE E L GÉNESIS. 37
Quieren pues, que la historia de Judá esté fu era de su lugar III.
Segunda so­
propio, á lo ménos en cuanto al órden de los sucesos. Observan que lución.
la s primeras palabras del Cap. xxvm en el hebreo pueden signifi­ (Suponiendo
car simplemente i n i l l o t e m p o r e ; Por aquel tiempo. Observan tam­ que esta his­
toria se ha­
bién qu<* puede durse á esta expresión indefinida toda la extensión lla fuera de
que la historia exige. Ellos suponen que los hechos referidos en es­ bu lugar pro
te capítulo suben hasta el tiempo que precedió á la venta ele José por pió ea la nar
sus hermanos, ó lo que es lo mismo, hasta el arribo de Jacob ¿ ración de
Moisés, se
la tierra de Canaan. Por este medio se encuentra un intervalo de adelanta el
treinta y cuatro años en lugar, de veinte y tres, porque José no te­ matrimonio
nia mas que seis años (I) cuando Jacob volvió de Mesopotamia. de Judá.
Nuestro autor abraza esta opinion, y pretende sacar de ella ven­
taja. «Esta opinion, dice (2), conviene perfectamente con mis Con­
jeturas sobre la distribución del Génesis; porque el Cap. x x x v i i i , en
„que se contiene la historia de Judá y de sus hijos, pertenece 6. la
„memoria B , y por consiguiente va á juntarse con el fragmento del
„Cap. x x x i i i , WV 17. 20, que pertenecen á la misma memoria, y que
^refieren lo que hizo Jacob despues de llegado á la tierra de Canaan,
„sin haber ningún enlace con los Cap. x x x i v , xxxv, xxxvi y x x x v i i ,
„que pertenecen á otras memorias." Asf habla este autor siempre con
una segura confianza; él afirma todo lo que aventura. ¿Pero sobre
qué fundamento? E l Cap. x x x v i i i , dice, pertenece á la memoria B .
¿Por qué? Porque Dios allí se significa por el gran nombre j e h o v a .
Los Cap. xxxvn, x x x v i , xxxv y xxxiv pertenecen á otras memorias.
¿Por qué? Porque allí no se encuentra el nombre j e h o v a . E l Cap.
x x x v i i i va á reunirse al fragm ento del Cap. x x x n i, V V 17. 20.
¿Por qué? Porque este fragmento pertenece á la£memoria B . ¿Cómo
lo probará nuestro autor? ¿Allí se encuentra el nombre j e h o v a ? Es­
to es sola una vez. Ademas, se ha visto que la alternativa de los nom­
bres e l o h i m y j e h o v a no prueba una distinción de memorias dife­
rentes.
Los comentadores que suponen que la historia de Judá se re­
movió de su lugar en cuanto al órden de los sucesos, no suponen
trastorno en cuanto al órden de la narración', no suponen que los co­
piantes hayan desordenado el texto de Moisés; juzgan que la nar~
radon está en donde Moisés la puso: en este sentido creen que está
en su lugar. Bien saben que asf como los historiadores anticipan á
veces ciertos hechos posteriores, así también reasumen algunos an­
teriores. Están persuadidos que Moisés ha podido hacer lo que ha­
cen todos los historiadores, y creen que en efecto asf lo hizo. „San
„Agustin, seguido de muchos comentadores, dice Calmet (3), creyó
nque el matrimonio de Judá está puesto aquf por recapitulación: quie­
bre decir, que se halla fuera de su órden natural, por juntarlo á otras
circunstancias que le siguieron hácia el tiempo de la servidumbre
„de José.”
Mas esta opinion, de que nuestro autor pretende en vano pre­ IV.
valerse, sufre aun dos grandes dificultades: no es absolutamente cier­ Inconve­
nientes de
to que la narración de Moisés se haya quitado de su lugar en al- esta según.

(I) Gen. xxx. 35. et m i . 41.—(3) Pég. 389.—(3) Comm. tob. el Oen. x x rn u . !•
3S u n iT itio w
4* loheioii. gana manara, ni que «ea necesario abandonar aquí b expresión de
N» M ab. la Vulgata: kqdbm tu»pore: E n este mismo tiem¡,Q.
•oluUmento
cierto si wio Cuando José kie> vendido por sus hermanos, Judá estaba con
■J)Ui • • h a ellos. (I): no fue sino deapuea de estar separada (2) de sus herma­
** variado nos cuando se casó- Su matnmmto es por lo naismo posterior á la ven­
U ooIom-
eion da km ta de José, y Moisés no hizo atas que seguir el óraea natural de loa
ta ta » . hechos. «Pero de cualquiera naturaleza que haya sido esta separa-
rfiion de Judá de sua hermanos, dice nuestro autor (3), y cualquiera
,yque haya sido la causa que pudo haber, esta no debió hacerle aban*
ndanar el cuidado de velar sobre los rebaños de su padre, en lo que
«tenia un gran Ínteres, puesto que el derecho de primogenitura había,
^recaído ea él por las faltas.de Rubén, de Simeón y de Leví." ¿Pero
este desecho ya le era entonces conocido? La Escritura no hace
mención de él sino en las bendiciones profetices (4) que Jacob pro­
nunció sobre sus hijos al fin de su vida. £1 autor de las Conjeturas
aüade: *E1 lugar de Odoilcan, adonde Judá se retiró, estaba tan cer*
„ca del de Hebron, en que habitaba Jacob, que Judá debía pasar
»una gran parte del año cerca de su padre: as( vemos que él se jun-
„tó al resto de su familia en los afios de la esterilidad: que hizo dos
„viajes á Egipto con sus hermanos para ir á comprar trigo, y que
«siguió con toda su familia á su padre y á sus hermanos cuando
^marcharon á aquel, reino.’' Es bastantemente probable, que Judá
separándose de sus hermanos, sin embargo conservó siempre alguna
ligación con ellos y con su padre; ¿pero Judá que tenia su casa y sua
rebaños, continuó en guardar con sus hermanos los de su padre? Es*
to na parece muy probable. lié aquí otra dificultad que no es aca­
so mópo» fuerte que la primera.
Judá solo tenia tres ó cuatro años mas que José: él por tanto no
tenia mas que nueve ó diez, cuando Jacob, regresó de Mesopotamia:
era pues muy jóven para abandonar entónces. la casa de su. padre
y casarse. Por el mismo cálculo resulta que él no debía tener masi
de cuarenta y tres anos cuando llegó á Egipto oon sus nietos, si es
verdad que José solo tenia treinta* cuando se presentó á Faraón, diez
anos ántes dpi am bo de Jacob á Egipto: y en el caso, en el inter­
valo de estos cuarenta y tres años será necesario colocar sucesi­
vamente tres matrimonios, el de JudÁ, el' de su hijo H tr, el de su nie­
to Fares y todo lo demas que va hemos visto: de suerte que es pre­
ciso suponer que Judá* H er y Fares, se casaron sucesivamente, to­
dos tres, de edad de trece & adtorce afros. JSsto, dice nuestro au-
„tor (5), no es absolutamente imposible, sobre todo en un pais cá-
,Jido como era el que ellos habitaban, aun (pía no. podrá dejar
„de mirarse como una cosa rara en tres generaciones segui-
«da*"
AJgunoa comentadores 6 cronologistas que han conocido esta
dificultad, han querido adelantar el nacimiento de Judá, suponiendo
que Jacob se casé desde• el primer año de su servicio en casa de La-
oan, Entonces se ganan siete años, y Judá tendría cincuenta años,

(1) Gen. xxxru. 36__(8) Oen. xxxnu. 1. et f f j j __ (3) P íg . 399.—(4) Gen. xu x ,


3. el «effr-H5) Pág. 3#L
■omc n o t n i i i . 30
cuando riño á Egipto oon su padre; pero será también necesario su­
poner que Jadú, H er, y Fares, se casaron sucesivamente de edad
de quince ó diez y seis años. Por otra parte ei autor de las Conjetu­
ras nota (1) que esta opinion no se puede admitir, porque la contra­
dice evidentemente el texto del Cap. xxix, en él que aparece con mu­
cha claridad que Jacob no casó con las hijas de Laban (2) sino des-
jmes de los siete primeros anos de su servicio. Hé ahí porque M. Du*
gaet, en su explicación del Génesis, observa juiciosamente sobra lo
referido en el Cap. x x x v i i i (3) que no podemos tomarnos la libertad
de anticipar mucho por la extremada juventud de fadá, vi de pos­
poner aun un poco por el nacimiento de sus nietos.
Nuestro autor, que pareee haber conocido toda la fuerea de V.
esta dificultad, se entrega aquí á conjeturas para hallar otra seli*- Otrae M-
lucionea.
cion. Así despues de haber rechazado la opinion de los que ade­ Indepen­
lantaron el nacimiento de Judá ó pesar del texto expreso del Gé­ dientemente
nesis, añade (4): „Yo mejor quem a, si íbera absolutamente neoe- de eataa ao.
lnciones,
nsario, suponer que el sagrado «scritor marcó solamente los anos queda eier.
^completos, despreciando las fracciones, y que así José tenia treiw- to, que aqa(
¿ a años y diez meses coando s® presentó á Faraón, aonque no le no hay nin­
gún anacro­
„da mas que treinta: suponer, si se quiete, qoe hubo algún ínter- nismo y nin-
rvaIo de un ano, por ejemplo, «atre la explicación del sueno de Fa- fu n traator.
„raon y el primero de abundancia, ó entre los de abundancia y loa no.
wde esterilidad: aan avanzo mas, suponer, si todos los otros expedien^
„tes son inútiles, que hay error (del copiante) en el número de los
¿iños que se dan á José ai tiempo que sé presentó en la córte de
„Faraon, porque de este número depende todo el cálculo, (querría su-
„ponér todo esto) mas bien que abrazar una opinion que abierta-
„Hiente contradice al Génesis.
L a solucion tomada de la hipótesis, de un etror del copiarite
<n los treinta años concedidos á José coando se presentó en la cor­
le de F araó n , bien podría ser la mas probable ^5); pero ¿por qué
entregarnos aquí á conjeturas, por las que nunca nos podemos pro­
meter conseguir algftna certidumbre? Corttentémonos con saber lo
que el Espíritu Santo ha querido trasmitir hasta nosotros, y no no*
fnig&eMos para penetrar lo qoe el mismo dejamos ignorar.
Loe hijos de Fares fueron comprendidos en la enumeradon de lo*
que vinieron 6 Egipto oon Jacob: eHos pues, ya habian nacido. Ju­
dá estaba con sus hermanos, cuando José fue tendido pór ellos, y
no se casó sino despues de separado de los mismos: su matrimonio
fiie por consecuencia posterior á la vtínta de José, y la narración
de Moisés esti en su lugar: ni hay anacronismo ni conftaim . La
expresión de la Vulgata es verdadera. La historia de Judá ^rtrpe-
zó al mismo tiempo que la de José, Eodem tempere. Pero ¿qué edad
tenia Judá cuando se casó? De qué «dad se casaron Her y Fares
sm hijo¿? Ved ¿ht lo que no nos ha dicho el Espíritu Santo; tra­
bajaremos en vano por descubrirlo; nunca podrán llegar á tanto nues-
• (1] Pag. 393.—(SI Gtn. u n . 16, 30.—{3] Dugrul. ixp . del C tn. i K n n . 1.—
[4] Pag. 393.—[5] Eata hipótenia también daría lux cobra otro texto del Géneaia
x x t u i . 9, relativo á Iamaél j Eaaú. Nos volveremos 4 ocupar de ella en loa no-
. taa al texto.
40 DISKRTACION
tras débiles lHCés. De cualquiera manera que se intente explicar y
conciliar estos hechos, será constante que ellos están en su lugnr.
Esto es lo único que nos interesa en el caso.

QUINTA CUESTION.
Qué juicio deba formarse de los dos últimos anacronimnoa ó trastornos dol órden
cronológico atribuidos A Moisés por lo tocante á la historia de Dina y á la muer­
te de Isaac.

No vamos á ventilar aquí una simple cuestión contra un sis­


tema falso: nuestro objeto es aclarar las dificultades que se encuen­
tran en el sagrado texto, y de las que se ha abusado para abando­
narse á peligrosas y vanas conjeturas. Trátase de continuar la acla­
ración de las dificultades que lian dado lugar á sospechar en el Gé­
nesis ciertos anacronismo! ó trastornos del órden, de donde se ha
pretendido conjeturar, que el Génesis no era mas que una compi­
lación de memorias confundidas por la ineptitud de los copiantes. El
autor de las Conjeturas presenta cuatro ejemplos de estos pretendi­
dos trastornos: la muerte de Abraham , la historia de Judá, la de
Dina, y la muerte de Isaac. Hemos discutido lo concerniente á la
muerte de Abraham y á la historia de Judá: creemos haber demos­
trado que estas dos narraciones están donde deben estar. Exami­
nemos ahora lo relativo á la historia de Dina y á la muerte de Isaac.
4 I. De la historia de Dina.

I. Tercer ejemplo (1): la historia del rapto de Dina y de la ma­


Dificultada» tanza de los Siquimitas, referida en el Cap. xxxiv. inmediatamen­
■obre 1» his.
to n a de Di­ te despues del retorno de Jacob á la tierra de Canaan, ántes del
na. Edad de nacimiento de Benjamín, y ántes de que José fuese vendido por sus
los hijos da hermanos. Las dificultades que nuestro autor ha creído percibir en
Jacob. estas tres épocas, le han dado motivo para concluir que esta his­
toria no está en su lugar. Para entender esto, es necesario tener
presente el órden del nacimiento de los hijos de Jacob.
Jacob sirvió á Laban por el espacio de siete años, los que cum-
filidos tuvo por mugeres á Lfa y á Raquel, hijas de Laban, bajo
a promesa de servir aun todavía por Raquel otros siete años, y
despues de estos aun permaneció seis en la casa de Laban. En
el periodo de estos últimos trece años, fue en el que Jacob tuvo de
sus dos mugeres, y de dos criadas de sus mugeres doce hijos, y no
trece como dice la obra que refutamos. Desde luego Lfa hizo, ó mas
bien dió (no se sabe por qué el autor de las Conjeturas repite tan­
tas veces que estas mugeres hicieron hijos á Jacob, expresión po­
co decente, y que no sufre el uso en un estilo puro.) Lía dió á Ja­
cob cuatro hijos, Rubén, Simeón, Leví y Judá, lo que exige cerca de
cuatro años. Despues Lía dejó de concebir; pero no le fue necesa­
rio un ano para reconocerlo: entonces le dió á su marido su cria­
da Zelfa, de la que tuvo dos hijos, Gad y A ser,yno nació cuando
■ O M E E L G É U E 8I8. 41
mas pronto, en el afto quinto, y el otro en el texto. Entre tanto
Lfa volvió á concebir y tuvo aun tres hijos, Issacar, Zabulón y D i-
no, de suerte que Dina no pudo nacer sino en el aito octavo. El
mismo autor de las Conjeturas encuentra estos intervalos muy es­
trechos, y retrasa el nacimiento de Dina hasta eí ano noveno. En­
tre tanto Raquel concibió y dió á luz á José: según el testimonio
del historiador sagrado, parece que esto fue hácia el fin del año
séptimo, de forma que Dina podía tener uno ó dos anos menos
que José. No hablo aquí de sus otros hermanos, cuyo nacimien­
to no importa de ningún modo para la cronología; todo depende del
nacimiento de los hijos de Lfa y de Zelfa. Sobre el cálculo que Ji­
ja el nacimiento de Dina y de sus hermanos, es necesario juzgar,
dice nuestro autor (1), del tiempo en que debió referirse la historia
que le corresponde, y del lugar que le conviene en el órden históri­
co del Génesis. ¿Pues qué, el tiempo en que aconteció un hecho de­
termina siempre su lugar? ¿Qué historiador hay que no se permi­
ta anticipar ó atrasar ciertos hechos para cortar con ménos frecuen­
cia su narración? Pero no insistamos en esto: pronto veremos que
la historia de pina está en el tiempo y en el lugar en que debe.
El autor de las Conjeturas lo disputa, apoyándose en que co­ IT.
mo Jacob volvió de Mesopotamia al fin de los seis últimos años de El rapto d«
Dina dobid
su servicio en casa de Latan, se sigue que en el pnmer año des­ verificarse
pues de su regreso, Dina no tendría de edad mas que cuatro ó cin­ dbiipuea del
co años, y sus heimanos Simeón y Leví diez ú once. „Ved lo que regreao da
Jacob, pero
¿tasto, dice nuestro autor (2), para refutar la opinion de los que no inmedia.
„muy apegados al órden del Genesis, colocan en el primer año de tómente.
J a vueha de Jacob, el robo de Dina por Siquem, y la venganza
„que tomaron sus.hermanos Simeón y L e v í .... Así casi todos los
^comentadores convienen en que la historia de Dina debia colocar-
»se mucho mas tarde. Este es el primer golpe que ellos dan al ór-
„den de la narración del Génesis.” Nada de eso: el órden de esta
narración no supone de ninguna manera que este hecho aconteció
inmediatamente en el primer año despues del regreso de Jacob, si
no solamente que aconteció despues de su regreso, y ántes del na­
cimiento de Benjamín y de la venta de José: es lo único que pre­
tenden los comentadores; pero sobre esto mismo él va á dar un
segundo ataque.
Como José no tenia mas que diez y siete años cuando fue ven­
dido por sus hermanos, once anos despues del regreso de Jacob, de
aquí es que en el año décimo de la mansión de Jacob en la tier­
ra de Canaan, es en donde colocan los comentadores el rapto de Di­
na: Dina tenia entónces catorce ó quince años: Simeón y Leví vein­
te ó veinte y uno; estos intérpretes están persuadidos que la edad
de Dina pudo muy bien encender la pasión de Siquem, y que sus
hermanos ya estaban en edad de ejecutar la venganza que toma­
ron. „Yo dudo, dice nuestro autor (3), que esto sea tan probable
«como ellos lo juzgan, á lo ménos con respecto al papel que ha­
teen representar á Tos dos hermanos de Dina." ¿Qué edad pues, es

ft) Pag. 398.—(3) Ibid.— {3) Pag. 400.


TOH. II*
42 DISERTACION
íiccesario darles para que fuesen capaces de ejecutar su venganza?
Nuestro autor se contenta (1) cota suponer que ellos tendrían en-
tónces veinte y cuatro 6 veinte y cinco año-', rúes qué, ¿lo que pu­
dieron ejecutar á la edad de veinte y cuatro ó veinte y cinco años,
está fuera de probabilidad que lo pudiesen ejecutar & la edad de
veinte ó veinte y un anos? Justamente confiesa nuestro autor (2) que
no es esta la mas grande dificultad: ved aquí una que pretende sea
mucho mas importante.
El nacimiento de Benjamín se ha colocado entre el rapto de
Dina y la venta de José: así pues, Benjamín rio nacería sino hfc-
cia el ñn del ano décimo, despues del regreso de Jacob, y un ano
cuando mas, ántes que José fuese vendido; pero si no se encuen­
tra un espacio mayor que de veinte y tres anos entre el tiempo
én que José fue vendido, y la llegada de Jacob & Egipto con su
familia, Benjamín no tendría mas que veinte y cuatro años cuan­
do Jacob bajó í Egipto. „A no darle esta edad, dice nuestro autor
„(3), no es posible que él hubiese conducido consigo á loe diez ki-
^jos (4) que Moisés le 'd a , y de los que señala á cada uno por su
^nombre. E s necesario por lo mismo, continúa el autor, determinan­
t e á dar un segundo golpe al órden de la narración del Génesis,
„y por no estrechar demasiado lo que mira á Benjamín, convenir
„en que la historia de Dina no pudo acontecer sino despues del na-
„rimiento de aquel, aunque se haya referido ántes.” Pero á lo mé­
nos es necesario que el texto no esté en contra; pronto veremos
3ue por el texto mismo queda comprobado, que el rapto de Dina
ebió acontecer ántes del nacimiento de Benjamín.
m. El autor de las Conjeturas ha conocido (5), á ló ménos, una
E l robe de de las objeciones que pueden hacérsele. La congruencia pide que
P in a debió
acontecer esta historia quéde colocada en el lugar en que lo está, y que ella
• n el tiempo se verificase en el tiempo en que Jacob permanecía cerca de Si-
en qoe Ja. quem, como se dice en el capítulo antecedente (6), porque la proxi­
oob habita,
ba cerca de midad daba ocasion á Dina para ir á aquel lugar; puede colocar­
Siqoem, y se esta historia despues de la venta de José, porque mientras Ja­
inte* de la cob estaba (7) en Hebron con Isaac, y Dina con él, no tendría la
venta de Jo. comodidad de ir á Siquem, de donde se hallaba muy distante. Hé
té-
aquí la objecion que él mismo se propuso: „Mas estas dificultades,
„dice (8), se presentan sin fundamento alguno: para hacerlo ver,
„no se necesita mas que fijar la atención en el texto del capítu­
l o mismo en donde Sfe refiere esta historia.” Léamoslo.
Nuestro autor confiesa (9): 1.° Que habia cerca de diez leguas
de Hebron á Siquem; mas sostiene que Dina no fae á aquel lugar
como á nn paseo; y si lo creemos, la Escritura dice en términos
expresos que Dina h i z o u n v i a j e por ir á ver á las hijas de aquel
[>ais. Confiesa que en el hebreo hay estas palabras u t s a d i n a , según
os S etenta.. . .y según la Vulgata, e g r e s s a e s t D ina. . . . u t videret
muliehes regionis illius. Pero juzga que el hebteo debió traducirse en
este lugar p i í & f e c t a e s t d i n a , Dina hizo un viaje. ¿Cómo lo prue-

(1) Pag. 401.—(2) Pag. 400.—(3) Pag. 401.—(41 Ora. x l v i . 21— (5) Pag. 405.—
(6) Gtn. m u i , 18—<7) Gtn. xxxv. 87. eí xxxvu. 14—(8) Pag. 406.—(9) tb id .
■OBOE BL GÉNESIS. 43
ba? Por un texto semejante del cap. x u V 45, donde se dice, vi.
a& jo sf, según los S etenta.. . .según la Vuleata, e o r e s s u s e s t j o -
seph ad terram E gypti: lo que dice (1), debe traducirse, José via­
jó por el Egipto. 2.° Le parece que no solamente Dina hizo un
viaje á Siquem, sino que este viaje debió durar algún tiempo: pien­
sa que el amor de Siquem y los efectos que causó, no fueron ne­
gocio de un dia. 3.° En fin, le parece que el modo con que se di­
ce que Jacob supo la desgracia de su hija, a u d i v i t j a c o b , no con­
viene sino á un hombre que no estaba en aquellos lugares, y á quien
vienen á darle la noticia.
Mas 1.° Es cierto que Jacob no estaba en Siquem; porque g¡
se toma el texto en el sentido de la Vulgata y de los Setenta,
se bailaba cerca de Salem, ciudad de los Siquimitas: Transivitque in
Salem, urbem Sichimorum . . . . e t habitavit juxta oppidum: y si con los
intérpretes modernos se quiere seguir el texto Samaritano, en que
se lee aquí slum, salvus, se encontrará también que Jacob no estaba
en Siquem, sino delante de esta ciudad: E t venit salvus in urbem
Sichem. ...e t tentaría fic it ante faciera urbjs. Así que, supo fuera de
la ciudad, lo que dentro habia sucedido, Audivit Jacob. i¿.° Es nece­
sario conocer muy poco la violencia de los pasiones, para persua­
dirse que el amor de Siquem y los efectos que causó no pudieran
ser negocio de un dia. 3.° La palabra u t s a está muy bien traduci­
da en latin por egressa est: la expresión denota simplemente la sa­
lida, sin determinar si es para ir cerca ó lejos. Si por una parte la
Escritura /ios muestra á José que salió de la casa y córte de Fa­
raón para recorrer el Egipto; por otra parte la misma Escritura nos
presenta á Rebeca, que salió de la ciudad de Nacor para ir á un po­
ro que estaba cferca de la ciudad (2): E t ecce Rebecca egrediebatur,
i s a t . De la misma manera Dina salió de las tiendas de Jacob pa­
ra ir á la ciudad de Siquem, en cuyas cercanías estaban lus tiendas
de su padre: Egressa est Dina. Por tanto no solamente la Escritu­
ra no dice en términos expresos que Dina hizo un viaje, sino que
ni aun nos da idea alguna de ello, ni es verosímil que Jacob hubic-
n permitido á su hija alejarse mucho exponiéndola al insulto que
sufrió.
De lo dicho concluyamos, que este hecho aconteció cuando Ja­ IV.
El robo de
cob estaba cerca de Siquem, y por consecuencia no solamente án­ Dina debió
tes de la venta de José, sino también ántes del nacimiento de Ben­ M r ántes del
jamín, porque cuando nació este, Jacob venia de Betel, en donde nacimiento
de Benji.
habia hecho alto despues de haberse retirado de los alrededores de min. Aquí
aquella ciudad: hay una circunstancia en la partida de Siquem, que no hay ni
también contribuye á convencer que el rapto de Dina fue anterior. confusión ni
Despues que Simeón y Leví vengaron á su hermana por una eje­ an&cronif.
mo.
cución tan violenta sobre los Siquimitas, Jacob les dijo (3): «Voso­
tros me habéis hecho odioso á los Cananéos y á los Ferezéos que
^habitan en este país. Nosotros somos muy pocos; ellos sé reunirán
«todos para atacarme, y me arruinarán con toda mi cosa." En segui­
da cuenta Moisés, que cuando Jacob y su familia por órden del Se-

(1) Pag. 406.—<9; Gen. xxiv. 15.—(3) Gen. n m . 30.


44 D ISEB T A C IO ir
ñor se retiraron de las cercanías de Siquem, Dios inspiró terror á
todos los lugares vecinos, y no persiguieron á los hijos de Jacob (1):
E t non persecuti runt filio t Jacob: así se lée en el hebreo. La Vul­
gata lo expresa en estos términos: E t non sunt ausi persequi rece-
detiíes. ¿Por qué los habían de perseguir, sino porque ellos se habian
hecho odiosos destrozando ¿ los Siquimitas? Lo que Jacob habia te­
mido, no sucedió porque Dios lo embarazó. La retirada de Jacob pro­
tegida de este modo, fue por lo mismo posterior ¿ la matanza de
los Siquimitas que causó el peligro de Jacob. £1 robo de 'Dina es
por tanto, anterior ¿ la retirada de Jacob. Aquí no hay ni confusion,
ni trastorno, ni anacronismo. La relación de Moisés está en-su lugar,
y el hecho en donde le corresponde.
V. A lo dicho, el autor de las Conjeturas nos opondrá: bien pue­
BatpQMtu
4 Lat obje­ de ser, que suponiendo (2) según la opinion común, que el rapto de
ciones. Dina, y la cruel venganza que tomaron Simeón y Leví, acaecieron
uno ó dos años ántes de la venta de José; no se imagina que los hijos de
Jacob se hubiesen atrevido libremente á apastar sus rebaños eñ las
cercanías de Siquem (3) en el tiempo que Jacob les envió á José.
Pero la historia misma de Dina responde á esta dificultad, porque
habiendo dado muerte Simeón y Leví á todos los varones de aquella
ciudad (4), y Uevádose á las mugeres y 6, los niños, ya no quedaba
persona alguna en aquel lugar a mas, el terror que Dios habia he­
cho extenderse en todas las ciudades comarcanas, contuvo á estos
pueblos, é inspiró á los hijos de Jacob la confianza de acercarse há-
cia aquel lugar, en donde su padre habia adquirido una herencia.
Por último, el autor de las Conjeturas insistirá de nuevo sobre
la importante dificultad (5) que ya nos ha opuesto. Dirá que colocar
el nacimiento de Benjamin entre el rapto de Dina y la venta de Jo­
sé, es meterse en mucho estrecho (6): por lo que respecta á Benja­
mín, el que á la edad de veinte y cuatro años se encontrara padre
de diez hijos, esto no es muy posible. Bien podemos aplicarle aquí á
Benjamín lo que el autor mismo dice respecto de Judá: este hecho
es una cosa rara, pero no absolutamente imposible. Por otra parte, to­
do el cálculo depende de los treinta años dados á José cuando se
presentó en la córte de Faraón.
VI. Pero de una vez, ¿por qué abandonamos á inútiles indagacio­
llochos c¡. nes y á vanas conjeturas? Contentémonos con saber lo que el Es-
ortos, con-
ira los cua­ Eíritu Santo nos manifiesta, y no procuremos descubrir lo que nos
b a no hay a querido dejar ignorar. Jacob á su regreso de Mesopotamia, vino
mafl que va­ á levantar sus tiendas cerca de Siquem: Dina salió de las tiendas de
nas conjetu­
ra.*. Jacob para ir á ver á las hijas de aquella ciudad, y fue ultrajada
por Siquem, hijo de Hemor: este insulto fue vengado por Simeón y
Leví, que por lo tanto hicieron odioso á Jacob para aquellos pue­
blos. Jacob se retiró de los alrededores de Siquem; pero el terror
que Dios hizo se extendiese sobre los pueblos comarcanos, impidió
el que ellos los persiguiesen: hizo alto en Betel, de donde pasó h5cia
Betlehem: en este espacio de tiempo nació Benjamin: despues Jacob
s o b r e e l g é n e s is . 45
vino á Hebron, en donde se hallaba cuando envió á José á sus her­
manos que apacentaban sus ganados cerca de Siquem. Esto es lo
que el Espíritu Santo nos ensena: todos estos hechos se sucedie­
ron unos á otros: aquí no hay ningún vestigio de anacronismo. ¿Pero
en qué edad fue ultrajada Dina? ¿Qué edad tenia Benjamin cuando
llegó á Egipto? El Espíritu Santo no nos lo dice; y jamas con
nuestras indagaciones llegaremos á descubrirlo.
$ II. Da la muerte de Iiaac.

Cuarto y último ejemplo de un pretendido anacronismo: la I-


valerle de Itaac referida cunte» de la venta de José por su» herma­ El pretendi­
da anacro-
no*. Se refiere la muerte de Isaac al fin del cap. xxxv, y el his­ nimno de la
toriador sagrado nota (1) que este patriarca murió en edad ae ciento muerte de
y ochenta ano*. El capítulo siguiente corresponde á Esaú, despues Iaaac no ea
maa que una
de lo que, en el capítulo xxxvii, pasa Moisés á la historia de la anticipa­
conspiración de los hijos de Jacob contra su hermano José, y ex­ ción confor­
pone como ellos se determinaron á venderlo á los Madianitas, que me á l u le-
lo llevaron á Egipto. Aquí hay, dice nuestro autor (2), una con- yei como,
nes de la
fusión ó trastorno en el órden de la Cronología que salta &los ojos. historia.
Isaac tenia sesenta ailos (3) cuando nació Jacob: por consiguiente
cuando Isaac murió á la edad de ciento ochenta años (4), Jacob
debia tener ciento veinte. Por otra parte se sabe, que Jacob tenia
ciento y treinta atoo* (5) cuando vino á Egipto con su familia. Por
esto es necesario concluir, que la muerte de Isaac no se verificó sino
diez calos ántes de la llegada de Jacob á Egipto, trece años por lo
ménos, despues que José fu e vendido. Sin embargo, esta venta no
se refiere sino en el cap. xxxvii. „Yo no veo, continúa nuestro au-
Jior, que pueda jamas justificarse este trastorno, si no es admitiendo
j a distribución que he propuesto, suponiendo que los dos último* ver­
mículo* del cap. xxxv, en que se refiere la muerte de Isaac, debían
,¿*tar unidos al cap. xxxvi, y colocados con este capítulo en una me-
noria particular que no tiene relación á las otras, de suerte que
„se pudo poner este fragmento despues del cap. xxxvn, ea decir,
despues de la venta de José: por este medio ya no queda nin-
^ u n anacronismo.”
Pero leamos con atención el sagrado texto, y reconoceremos
fácilmente que los dos Ultimo* versos del cap. xxxv, son la con­
clusión natural de él, y que las primeras palabras del siguiente,
anancian un asunto totalmente distinto: de manera que,* cuando hu­
biera en el Génesis una real distinción de memorias, los dos últi­
mos versos del cap. xxxv, no se podrían reputar pertenecientes á
la memoria contenida en el xxxvi. Ademas, ¿cómo se probará que
este cap. xxxvi, es una memoria particular diferente de las me­
morias A , tíl Es que en todo él no se encuentran los nombres
de Dios. ¡Extraño sistema en el que no se contenta con distinguir
«na memoria, en la que siempre se da á Dios el nombre de j e h o v a ,
(6) y otra en que no se le da otro nombre que el de e l o h i m , sino que de
[1] O hi. i m . 28. 29— r2] Pag. 408.—{3] Gen. xxr. 2Í-—{4] Gtn. x ltu . 9.
-{ 5 ] Pág. 408— {6] Pág. 17 y 18.
46 M8BRTAOIQN
mas á mas se pretende distinguir otra memoria cuyo carácter distintivo
es el que en ella jamas te nombra á DiosI En fin, abramos los co­
mentarios, y veremos que sin recurrir á una distinción tan extrava­
gante é inaudita, los intérpretes han sabido muy bien justificar esta
confusión. Moisés no escribió anales, escribió una historia, y el es­
tilo de la historia permite anticipaciones, por no interrumpir una
narración seguida. Si fuera preciso en nuestro caso entregarse á
conjeturas, no podría desearse una mas verosímil que la que pro­
pone Calmet en estos términos (1). „La muerte de Isaac está aquí
,,referida fuera de su órden natural y cronológico; pudo ser que el
«escritor sagrado quisiese colocarla en este lugar, por no verse
^obligado á interrumpir la narración de la historia del patriarca
„Jost', en la que naturalmente debe caer.
n. El autor de las Conjeturas reconoció en otra parte una anti­
Ejemplos de cipación semejante. Moisés habla de los tres últimos embarazos de
d n n u an­ Lfa, y del nacimiento de lssacar, de Zabulón y de Dina, ¿ntcs de
ticipaciones
semejantes hablar del embarazo de Raquel y . del nacimiento de José. Sobre
• n «1 G én « . lo cual este nuevo crítico se explica de este modo (3): „Moises
ais. «refiere en este lugar los tres embarazos de Lfa, por terminar k>
„que tfenia que decir de ella, pero sin ningún designio de indicar
¿por esto que ellos te verificasen ántes del de Raquel: porque es evi­
d e n te que esto no pudo ser.” Efectivamente se na visto ántes, que
por lo ménos el nacimiento de Dina debió ser posterior al de José.
Aun mas: ya ántes hemos visto que Moisés, despues de haber an­
ticipado la muerte de Taré, reasume de mas atras la historia de
Abraham: que en seguida anticipa la muerte de Abraham, y reúne la
enumeración de los hijos de Ismael, para tomar despues de esto nue­
vamente la historia de Isaac: del mismo modo anticipa aquí la muerte
de Isaac y añade la enumeración de los hijos, de Esaú, para volver á
tomar en seguida la historia de Jacob y de José. Vease precisa­
mente en todas partes la marcha misma: esta uniformidad contribuye á
demostrar, que en su totalidad es la obra de un solo historiador.
Tan constante uniformidad es la que dió lugar á la juiciosa
in. observación de los autores del Diario de los Sabios expresada en
El Génesis
no tiene estos términos (3): „Muchos anacronismos, que se ha creído en­
anacronis­ c o n tra r en el Génesis, se desvanecerán tan luego como se quiera
mo» de qae „fijar la atención en que Moisés siguió la historia de los patriar-
no se pue­
dan encon­ „cas por uno solo de sus hijos; pero que no queriendo al mismo
trar ejem­ „tiempn omitir á los otros, en el instante que se presentó ocasion
plo* en U . „de hablar de ellos, lo hizo, para no volver á nombrarlos, ni apar­
das las his­
terias. carse de su a s u n to .... Ha sueedido (4) siguiendo este método,
„que los acontecimientos que pertenecen á los últimos personage*
„de las ramas colaterales, debian colocarse ántes de loe que corres*
„ponden al gefe de la rama principal, sin que por esto resulte ana-
„crmismo, y es inútil suponer dos memorias diferentes, colocada la
„una al lado de la otra por Moisés, y despues confundidas por
„los copistas.1*

m ( W n í . Kob. el Oen. xxxr. 99— {31 P ig . 423.—{3] Diaria i t Ut


¿ t 1.54, f i g . G35.—[4] Ibid. mi poco mat mrrib* tn U mitma p íg .
soma n oé**sis. 47
Asf,' en h» qü» pertenece 6 la muerte de Abraham y de Isaac no
hay decreten alguno; no hay mas que una anticipación conforme á
las leyes comunes de ta historia. En euahto á la histeria de Judk
y de Dmái tampoco hay desórden, ni anacronismo: éstos dos frag­
mentos están en donde debeA, no solamente en cuanto al órden de
la narisfcióh, sino también en cuanto al órden de los sucesos. £1 Gé­
nesis no tíefte pues anaíromsmós de que no se puedan encontrar
ejemplos éta toda» lab historias: por eso las anticipaciones del Gé­
nesis no prueban que sea otrta de muchos escritores.
Pero es f&cil reconocer que el autor de las Conjeturas estable­
ció también su sistema Sóbre las transiciones viólenlas é interpolado■
tie» nánifiestas, que creyó encontrar en el Génesis: esto es lo que
boe ¡resta que examinar.

ULTIM A CUESTION.
(Pueda imfMUrw 4 Muúes defecto en k a traneiclone»? ¿Su t i l l o se encuentra a m ­
elado oon interpolaciones?

Concluyamos: transiciones violentas é interpolaciones manifies­


tas, son las dos últimas inculpaciones que el autor de las Conje­
turas hace al texto de Moisés, por las que intenta probar que el Gé­
nesis es solamente una compilación de memorias diferentes recocidas
por aquel santo legislador. Las transidones no nos ocuparán largo
tiempo; pero las interpolaciones merecen ser discutidas.
§ I. Del pretendido defecto de transiciones.

L as transiciones violentas que el autor de las Conjeturas ha ere i- I.


do encontrar en el Génesis, son, según él mismo (1), la señal mas ® p^JJ£c{j¡
segura del modo con que este libro fu e compuesto. Pretende que estas ¿e tnnsi.
transiciones, que le han parecido tan mal preparadas, están en el ori- eione* nad»
gmal en cada una de las divisiones, es decir, todas las veces que se f"*8™°on'
pasa de una memoria á otra. 0
N o es nuestro designio examinar aquí todas las divisiones, que
tí ha creído encontrar en el Génesis. Ni sabemos si el lector juicio­
so puede exigir de nosotros, que nos ocupemos seriamente en dis­
culpar ¿ Moisés sobre transidones tomadas de mucha distancia, 6 tam­
bién omitidas absolutamente. ¿Convendría que quisiésemos sujetar á
nuestras ideas un autor inspirado por el Espíritu de Dios? ¡Cómo!
Porque nuestro gusto particular, ó bien sea el genio de nuestra na­
ción y de nuestro siglo, quiera encontrar en ciertas obras transicio­
nes prevenidas cuidadosamente, ¿convendrá que el Espíritu de Dios
se sujete á presentamos bajo de la pluma de Moisés este adorno frí­
volo? ¡Cómo! Porque Moisés haya descuidado las transiciones, ¿su
narración será dividida en piezas, y él mismo quedará reducido á
que no se le contemple sino como un simple compilador de memo-
fias cuyo origen es desconocido? Ademas: ¿de .qué obra se trata? ¿El
Génesis es un tratado didáctico ó un tegido de razonamientos? Qui-
P) P ig . *0.
48 W SBBTACIOH
zk entónces se podrían desear transiciones que marcasen el encade­
namiento de los principios; pero en una sencilla narración de he­
chos, como es el libro del Génesis, los acontecimientos debían na­
turalmente ser presentados como ellos se verificaron. Ningún enla­
ce necesario entre los sucesos; ninguna transición necesaria en las
relaciones. Suponiéndose que los acontecimientos estaban enlazados,
la misma ligación se podría encontrar en las narraciones; pero si ios
acontecimientos no tienen entre sí ningún enlace, la narración en-
tónces no debe sujetarse á transición alguna.
Esta sola observación bastaría para justificar á Moisés sobre las
ÉlGAneais
bo m halla pretendidas transiciones violentas que nuestro autor ha juzgado percibir
tan falto da en el Génesis. Pero aun podemos tener en nuestro caso la ventaja
transición** de mostrar que este libro no está tan desnudo de los adornos que
lisonjean nuestro gusto. Podemos manifestar que en los pasajes mis­
mos en que el autor de las Conjeturas crée no encontrar ni secue­
la ni transiciones, frecuentemente se encuentran una secuela real y
transiciones bien manejadas. Vamos ¿aclarareste punto tratando de
las pretendidas interpolaciones: porque sin extendemos demasiado, de­
bemos aquf examinar estas interpolaciones manifiestas que el autor
ha creido descubrir en el Génesis. Así, de todas las divisiones que
ha juzgado encontrar en este libro divino, examínarémos solamente
las que le han parecido mas notables, quiere decir, las que nacen
de los fragmentos que él contempla como memorias extrañas que
forman, según dice, interpolaciones evidentes.
$ II. De laa pretendida* interpolaciones.

I. „Hay, dice nuestro autor (1), muchos lugares, en que se per­


C óm o'jatea
•1 autor Be c ib e que el hilo de la historia está interrumpido, en que se cuen­
|aa Conjetu­ tean sucesos tan extraños á la historia directa de los patriarcas, en
ra l de eataa «cuanto ella es relativa á la nación de los Hebréos, y en que no hay
pretendidas „ocasion de dar á Dios, que no se nombra allí, ni el nombre de b l o -
int«rpolacio
nea, „ h i m ni el de j e h o v a . Me ha parecido que estos pasages debían perte­
n e c e r á memorias diferentes de las tres primeras, y yo los he co­
locado bajo de una nueva columna D .n Ya dejamos notada la sin­
gularidad de este sistema, que de que Dios no se haya nombrado
en un fragmento, concluye que él no pertenece á las memorias en que
Dios ha sido nombrado. ¿Moisés estaba obligado ¿ hacer entrar d
nombré de Dios en todas sus narraciones, cuando estas no lo, exi­
gían? Véamos sin embargo si estos fragmentos son tan extraños álá
historia de los patriarcas, y si tanto cortan su hilo que no se le
puedan atribuir á Moisés, autor de este libro.
„Se encuentra primero en el Cap. xiv la guerra de Pentápolis.
n. «Abraham hace aquí un gran papel, estas son las expresiones del au*
Gnerra de „tor de las Conjeturas (2), pero un papel muy diferente del que re­
PenUpolis.
presenta en el resto del Génesis. Por otra parte, esta historia en el
Ju g ar en que está, no dice relación ni á lo que precede ni á lo que
„se sigue. Así yo creo que no debe dudarse el considerarla como ex-

(I) P ag. 309. y 310— {3) Pmg. 310,


SOBRE KL G ÉN ESIS. 40
etraeto de una quinta memoria.". ¡Qué segundad! ¿Sobre qué ae
apoya?
En esta historia Abraham hace un gran papel: por lo mismo
debe encontrarse en la de Abrahara; pero es un papel muy diferente
del que representa en el resto del Génesis. Es verdad que esta es
la única expedición militar de Abraham; mas si esta expedición fue
única en au villa, debió también ser la única en su historia, cual­
quiera que fílese el escritor. La naturaleza de los hechos no carac­
teriza decisivamente al historiador; y de ninguna muñera es imposible
que el mismo autor que escribió la historia de Abraham, colocase
allí este hecho.
Mas en el lugar en que se halla, no dice relación ni á lo
que antecede ni á lo que sigue: nuestro autor lo supuso.' Verdad
es que al principio de este capítulo el Hebreo dice: E t factum
est m diebus Amraphel etc. Añadamos que la versión de los Se­
tenta se explica asi: E t factum est in regno ad Amraphel etc. lo
que no indica ninguna ligación con lo precedente. Pero Ja Vulgata
dice: Factum est antera ut i l l o t e m p o r e ut Amraphel (1) etc.
Efectivamente, en el Hebreo mismo el verbo siguiente inirent bel-
han, no puede tener otro nominativo que el nombre de Amraphel
Í de sus aliados. Vemos que el P. Houbigant en su versión del
exto Hebreo, ha preferido juiciosamente el sentido y la lectura
de la Vulgata diciendo: Acctdit autem d i e b u s i l l i s ut Amraphel
efc, en lugar de estas palabras: E t factum est in diebus Amra­
phel etc. Puede ser que originalmente se leyese E t factum est
ni d i e b u s a b r a h a m , ut Amraphel etc. L a expresión in diebus Abra­
ham, es del estilo de Moisés, se encuentra^ tres veces en el cap.
xxvi VV 1, 15 y 18, y se ve que en el V 15 la Vulgata lo ex­
presa como aqui por estas palabras illo tempore.
S ea lo que fuere é independientemente de estas expresiones,
esta relación está ligada con lo precedente; porque en el último
versículo del cap. xm se ve á Abraham establecer su mansión en
él ta lle 6 encinar ¿le Mambré: y en el cap: xiv, V 13 se dijo
que Abraham habitaba en este lu^ar al tiempo de la guerra. En
cuanto á lo que se sigue, la ligación está expresamente marcada
en el Hebreo como ea la Vulgata, al principio del cap. xv, H it
itaque transaclis.
. ^Despues de la descripción de la ruina de Sodoma, que ocu- III.
»pa una gran parte del cap. xix, se encuentra en el V 29 y en Origen da
lo» M oabi.
Job siguientes hasta el fin, la histeria del incesto de las hijas de t&s y Am-
JUst con su padre, de donde han venido los Moabitas y los Am- momta*.
«monitas. Este hecho, dice nuestro autor (2), es extraño á la liis-
«toria de los Hebreos: parece que esta es una interpolación ma-
«sjfiesta. Así lo he contemplado como el estracto de una sexta
jnemoria." Siempre la misma seguridad. Pero si ese hecho es ex­
traño á la historia de los Hebreos, no puede serlo al libró del Gé­
nesis, que no se limita precisamente á la historia de los Hebreos.
El Génesis se remonta hasta el origen del mundo: de alíí baja al

[1] Ge». x ir. l — [2] Pág. 311.


T O * . II.
50 DISERTACtoU
de todos los pueblos qué se dispersaron sóbrela fez de la tierra,
al tiempo de la confusion de las lenguas: pasa de aquí al de lds
Hebreos y de los pueblos que los rodeaban, ó que estábon enla­
zados con ellos por la sangre. Llega en fin á la historia de lo's
Hebreos. Los Moabitas y los Ámmonitas eran vecinos del pueblb
Hebreo, y estaban con él conexionados por la sangre, puesto qtofe
descendían de Lot, sobrino de Abraham. Su origen, no es pdr Ib
mismo de ninguna manera extraño ¿ la hiótoria contenida en él
Génesis. A mas de esto, la ligación de este fragmento con lo que
le precede, no podía estar mejor marcada que por estas palabras:
E t factum . est c u m s u b v e r t e r e t d e u s c x v x t a t e s r 'e g i o n i s i l l i u * ,
ut recQrdaretur Ábraha, et emitteret Lot, etc. ¿Es éfeta üna transi­
ción violenta y mal acomodadal ¿Se percibe eh élla'el menor ves­
tigio de una mterpolacion manifiesta?
IV. „A1 fin del cap. xxii en los cinco últimos versos sé halla uh
Pamüia de „detall de la fam ilia de Nacór, que bien pudo tenér ülgunu relá-
Nacór.
„cion á la historia de los patriarcas, de qué desciende la nación
„de los Hebreos: aquí se refiere el órígfen de Rebfec&, dtie se casó
„algun tiempo despues con Isaac. Tero este aétall Éefiéalógióó no
„es una pieza memos ex tra ñ a, dice nüestro autor \ l ) , al cuérpb
,-filel Génesis. Yo creo que es necesario colocarlo bajó de una sép­
tim a m e m o r ia £ste detall genealógico contifene una énutíiéracioh
de las familias que estaban todas aliadas icón los 'Hebreas pbr Iá
sangre, como quiera que déscehdían de Nácór, hermano de Abrá"-
ham: y por lo mismo pertenecían por éortipfeto al cuerpo del Gé­
nesis: puede también notarse qufe lo dicho est& expresainehte ligado
con lo anterior por estas palabras del verso 20, ¿as i t a ¿esti»,
nuntiatum est Abrahce quoa Melcha qúoque génuisset filíos Ndctíor
fra tri suo, etc.
V. „Se pone en seguida al cap. kkv la gériéalogfa de los hijos
Familia de
Ismael. „de Ismael en los V V 12 y 18; ella támbien me paréce, dice nues­
t r o autor (2), del mismo modo extraña a iA taisroáiA ó éní -
„ s i s , cuya narración interrumpe. Por esto me he movido á Con­
tem plarla como estracto de una octava biétooria." En véWad, loá
hijos de Ismael estaban aun mas estrechamente enftóádos con lo¿
Hebreos que los de Lot y de Nacór, puesto ijué Ismael era hijo
de Abraham: su genealogía por tanto, pertenecía aun mas. parti­
cularmente á la historia del Génesis. Moisés habiendo concluido la
de Abraham, junta aqui la enumeración de los hijos de Ismael*
ántes de volver á ocuparse de la historia de Isaac: no hay historia
que no se interrumpa algunas veces de ésta manera; ni podría
ser de otro modo.
VI. No se contenta nuestro autor con estimar como uha memoria
Hijoe de
\braham y „extrana la enumeración de los hijos de Ismael: añade (3): „Yo diría
He Cétura. „casi lo mismo de la genealogía de los hijos de Abraham y de
„Cítura su segunda muger, que se refiere en los siete primero*
„versos del mismo capítulo, rero en órden 6 esto yo nada dcci*
,4 o .n Esto es bien moderado. Mas los hijos de Abraham y de Cé.

(1) Pag. 311— (3) I b id .- ( 3) Pág. 312.


SOBRE VL GÉNESIS. 51
tora $staba$ unidoq con los Hebreos por la sangre, dcbiaii por lo mis­
mo encontrarse en el Génesis, y su e^nuiqeracion hace parte; ddeucr-
po de este libro.
No satisfecho nuestro autor con pretender que la hjstoria de VI1-
Dina $stá fuera de su lugar por la ineptitud d,e los copiantes, la con- D¡^ pto
templa aun como extraña á las dos memorias que forman, según
(tfee, el cuerpo del Génesis: no sabiendo qué partido tomar sobre
este fragmento, lo coloca ya en la columna C (1), ya en la colum­
na D 0 ) . Cuantío se determina á colocarlo en esta última clase
se explica asi (3): «Esta historia tiene los misinos caracteres que la
«de I3 guerra de Pentápolis, de ser extraña á la de} Génesis,
„dq cortar la narración, y de parecer insertada a,qui como un a ix-
„tcrpoi.ación. Así no he dudado considerarla comq QXtractp de. una
¿novena memoria.” Pero él mismo acababa de confesar (4) que el
rapto de $ m fi ^s d,el número de los hechos que corresponden (1 lax
fam ftiqt dfí los patriarcas: que por esta razón Ip habia colocado en
la cqLuuna, C, y nq solamente pertenece á la historia de Jaco^, de
quien Djna era hija, sino que también corresponde ít la historia de
los doce gefes ó cabezas del pueblo hebreo, supuesto que el haber
si lo Dina vengada con tanto furor, fue la causa de que Simeón y
Letí hubieran sido destituidos (5) del derecho de mayoría que ha­
bían obtenido por la incontinencia de Rubén, y de que se viesen
reducid os á repartirse y dispersarse en las -porciones de sus herma­
nos. ¿Cómo pues, podría ser esta historia extraña ¿ la del Géne­
sis.’ P or # r a parte, creemos haber demostrado que ella tiene igual­
mente relacjon con lo que le precede y con lo que se sigue; de for­
ma que l^jos de cortar la narración, constituye su secuela y su en­
lace, y es de t^l modo una parte de ella, que no es posible mirar­
la como una interpolación.
,^Restan tres pasages que miran á Esaú: el primero, , en donde VHI.
jp trfUf dfi sus <fes ppimeros matrimonios, al cap. xxvi. V 34 y 35. ^ ‘1"™
»É1 «aguado, dopde se trata de tu tercer matrimonio al cap. xxvwi. cendrnci l "
6 y 9: y el tercero, donde se da cuenta de su posteridad, lie- ¿e
*na todo el cap. x^xvi. En todos estos tres pasages, dice nuestro
«qutor (6), la narración se ve tan interrumpida, que no se puede du-
jiar sean otra? Jantes interpolaciones. Mas yo no creo, añade (7),
«que estas inferpojaevon^ pudiesen ser contempladas como extrac-
jiw de una memoria m ism a.. . . porque yo no podría persuadirme
»qae si estos tres pasages fuesen obra de una mano, el nu-
*tor hubiese raiiado en los nombres que dió á las tres mugeres de
„Esa4, y al padre de la una de ellas, sin advertir la diferencia.
JPoj- lo cual me parece puesto en razón atribuir estos tres pasaje?
Ji dot memorias diferentes, los dos primeros, á una memoiia déciin/i.
„y el último á una undécima.*
Si ea estos tres lugares j^i narración aparece interrumpió a, no
proviene sino de la naturaleza misma de los hechos allí referidos:
ajin cuando no hubiera transición alguna, no podría concluirse qu»-

(1' Pag. 309. y 448.— r2) Pag. 180. y 312.—'3; Pag. 312— 01) Pap. 389.
-< 5) Ora. z u x . 5. 7— <6) Pag. 312 y 313— (7) Pag. 3H .
52 DISERTACION
fuesen interpolaciones. Pero si el fragmento del cap. n v i. no értú
ligado con lo que le precede, á lo ménos lo está con lo que se
le sigue: porque el hilo de la historia (1) convence que los dos ma­
trimonios de Esaú, referidos en este fragmento, fueron anteriores al
hecho de la bendición de su padre, con que se alzó Jacob, que es
el asunto del cap. xxvu, de suerte que sería imposible entender el
último verso del cap. x*víi., si no hubiesen precedido los dos últi­
mos del cap. xxvi. Dixitque liebecca ad Isaac: Tadet me vites mee
á facie filiarían Heth: si accepcrit Iacob uxoren de filiabus Heth si-
cut islas (asf dice el hebreo) de filiabus hujvs terrai, quid prodest
mihi vivere? No se entendería quiénes eran estas hijas hetéas, cuya
vista afligia á Rebeca, á no saberse que eran las esposas de Esaú.
En cuanto al fragmento del cap xxvu., es chocante que el au­
tor de las Conjeturas no haya notado cuán bien está unido este tex­
to con lo que le precede. Moisés acababa de referir al cap. xxvu
la bendición dada á Jacob, y en los cinco primeros versos del cap.
xxviu su partida para Mesopotamia: comienza el V 6 por estas pa­
labras: Videns autem Esaü quod benedixisset pater suus Jacob et mi-
sisset eum m Mesapotamiam S y ria ect. ¿Podría estar mejor marca­
da la ligación? Moisés reasume al mismo tiempo las dos materias que
precedían inmediatamente.
En fin, Moisés termina el cap. xxxv con la muerte de Isaac, y
dice que este patriarca fue sepultado por Esaú y Jacob sus hijos. En
esta ocasion se ocupa* otra vez, y acaba en el cap. xxxvi la historia
de Esaú y de su posteridad: después reasume al cap. x x x v i i la his­
toria de Jacob y de sus hijos. ¿La narración podía estar mejor se­
guida? Así es que con ocasion de la muerte y de la sepultura de Abra­
ham por Isaac é Ismaél, habia dado la enumeración de los hijos de
Ismaél, ántes de volver á la historia de Isaac.
IX. Por lo que mira á que en el cap. xxxvi las tres mugeres de Esaú
Diversidad aparecen con nombres diferentes de los que tenian en Tos cap. xxvi
de lo* nom­
bres da l u y xxviu, nuestro autor confiesa (2) que los comentadores/ dan buenas
mugeres. d* razones de esta diversidad. „Los nombres, añade, no son mas que
Esaú. «epítetos entre los Orientales: la misma persona tenia muchos, y los cam
„biaba según las ocasiones: puede esto confirmarse con un gran nú-
mero de ejemplos." En efecto, se ha visto que Jacob fue llamado
Israel, y que á Esaü se le llamó Edonu ¿No es por tanto muy posi­
ble que estas tres mugeres hubiesen mudado el nombre despues que
se casaron con Esaú? ¿Y en este caso no podría ser que Moisés, no­
tando en Jos cap. xxvi y xxvm su matrimonio, las hubiera llamado
con el nombre que tenian cuando Esaú se enlazó con ellas, y que
en el cap. xxxvi, en el que no habla de las mismas sino para seña­
lar sus hijos, las llamase con el nombre que tenian despues de ca­
sados con Esaú? Sea de esto lo que fuere, desde que una persona
ÍHiede tener dos nombres, puede acontecer que el mismo historiador
a designe ya por uno, ya por el otro, sin llamar la atención sobre es­
ta diferencia. Tenemos un ejemplo en la persona de San Mateo que
también se llamaba Leví: San Marcos y San Lucas, refiriendo su vo-

(I) Gen. xxvu. 46__(2) P tg . 318.


SOBRE E L 0 ¿ N tS T 8 . 55
cack», le llaman Leví, sin notar que este Leví es el mismo que en
otras partes han llamado Mateo.
A mas de lo dicho, la diferencia en los nombres de las mugeres
de Esaú no sería acaso originariamente tan grande como ahora apa­
rece. De una y de otra parte se ve que la una' de las mugeres de
Esaú se llamaba Baseinath-, en el cap. xxvi esta era la segunda;
y en el cap. xxxvi e]la misma tres veces fue nombrada en el se­
gundo lugar. En ambas partes se nota que la una de las mugeres
de Esaú era hija de Elon, heteo. En el cap. xxxvi se dice que una
de las dos primeras mugeres habia nacido de un padre heteo j la
otra de un padre heteo: es cierto que lo mismo se encuentra en e]
cap. xxvi, en algunos ejemplares de la versión de los Setenta; pe­
ro en el griego de la edición romana, asi como en la Vulgata y en
el hebreo, en el cap. xxvi, se ve que las dos habian nacido de pa­
dre heteo, y el último verso del cap. xxvu lo confirma: S i acceperií
Jacob uxorem de filiabus Heth sicut istas. La variedad de los ejem­
plares griegos, en el cap. xxvi, prueba que la negligencia de los co-
Eistas ha introducido en algunos ejemplares el nombre de heveo en
igar de heteo. ¿La misma falta no podría haberse introducido en
el hebreo del cap. xxxvi, y no podría igualmente imputarse
á los copistas una parte de las diferencias que al presente encon­
tramos entre el texto del cap. xxxvi y los del cap. xxvi y xxvin?
Estas enumeraciones interesaban ¿ los Judíos en el tiempo en que
se escribieron, y en tanto que subsistían los Idumeos; pero en el día
ya no hay tai Ínteres: no seria por tanto chocante que Dios permi­
tiese algunas faltas de los copistas en estas enumeraciones. ¿No se­
rá verdad, que estas son cuestiones genealógicas, en que seria in­
útil tjuerer introducirse (1)? Stultas queestiones et genealogías. . . .de­
tita.
X.
Finalmente, „en este cap. xxxvi se encuentra, dice nues- Posteridad
»tro su to r (2), una inserción particular (VV 20 y 30) en donde se d» Seír
,Jialla la cuestión de la posteridad de Seír, la que no solamente es
extraña á la historia del Génesis, sino también á la de Esaü, y que
«por consiguiente hay razón para contemplar como extracto de una
■duodécima memoria." Mas cuatro veces se repite en este ca­
pítulo (3), que el pais de Séir fue al que se vino á establecer Esaü:
desde este punto ya se encuentra una relación íntima entre la pos­
teridad de Seír y la de Esaú: ya desde entonces la posteridad de
Séir no era extraña ni á la historia de Esaü ni á la historia dcl Gé­
nesis, que comprende la de Esaü.
Antes de concluir debo hablar de una interpolación que el au­ XI.
José en casa
tor de las Conjeturas cree descubrir en la historia misma de José, do Putifár.
cuando separa de ella el cap. xxxix, en donde se halla la de la mu-
ger de Putifár. „Como el nombre de j e h o v a se ha usado en este ca-
npítulo, s e d e b e , asienta el autor (4), reducir á la memoria B , y por
consiguiente á otro autor distinto del que escribió la historia de
,yJosé, la que pertenece íntegra, á excepción de esto, á la memoria
¿Por qué? Porque en todo el resto se ha dado' á Dios el nom-

•)) Tit. in. 9— (9) Pág. 314.—(3) Gen. n m , 8. 9. 20. 2 1 —(4) Pág. 319.
$4 DISERTACION
b r e de e l o h i m ( 1 ) . Ya ¿ntes hemos 0 9 0 ^ 0
que el nombre de e u y -
h i m no se encuentra mas que una' sola vez en lo que constituye la
narración del historiador. Pero á mayor abundamiento creemos ha­
ber demostrado, que la alternativa de estoa nombres, de ninguna ma­
nera prueba la de dos autores diferentes. A mas de que este tex­
to está íntimamente ligado con Iq que le precede y con lo que se
Ib sigue.
Al fip del cap. xxxvn Moisés habia dicho que los Madumitas,
á cuyas manos fue entregado José, lo vendieron á los Egipcios, es
decir á Pulif&r, eunuco de Faraón, capitón de sus guardias. Aquí
se interrumpió la liistoria de José para colocar la de Judá, conteni­
da en el cap. xxxvm: ya hemos demostrado la ligación íntima de
esta historia con la de José. Al principio del cap. xxxix, topna otra
vez la historia de José, precisamente en la última circunstancia en
que la habia dejado. Y José fu e conducido á Egipto, y P utifár, eu­
nuco de Faraón, egipcio, capiian de las guardias de este príncipe, lo
compró á los Ismaelitas que lo habían Uexado consigo. Bien se-ve que
$ste es el órden y la secuela de lo que ha dicho en el cap.
axxvii. Es cierto que al fin de este Moisés llamó Madianitas á los
que aquí llama Ismaelitas; pero ya ántes por tres ocasiones los ha­
bia llamado Ismaelitas en el cap. x x x v i i , en donde se ve que so­
lo en el verso 28 los nombra Ismaelitas y Madianitas: y da esto lu­
gar á creer que era una tropa de mercaderes de las dos naciones.
La diversidad de tales nombres no prueba una mezcla de dos me­
morias, y de ningún modo embaraza que el cap. xxxix haga
esencialmente una parte de la historia de José, con la que está en­
lazado, no solamente por el primer verso, sino también por el últi­
mo: pues Moisés concluye el presente capítulo, haciéndonos enten­
der que el amo de José, irritado contra él por la calumnia de b u m u -
er, lo hizo poner en prisión: que el Ser Supremo asistió á José, t
f izo que encontrase gracia en la presencia del gobernador de la p ri­
sión, que le confió el cuidado de todos los que estaban allí detenidos,
y que á todo lo que hacia José, el Ser Supremo daba un éxito ven­
turoso. Por tanto esta narración se encuentra íntimamente ligada con
el capítulo siguiente, en que José explica los d o s B u en o s de lo s dos
oficíalos de Faraón, que habian sido puestos en la cárcel misma:
H is ita gestis, accidit ut peccarent (itío eunuchi, ect.
Así que, la guerra de Pentápolis, el origen de los Moabitas y
de los Ammonitas, la familia de Nacor, la de Israel, la descenden­
cia de Abraham por Cétura, el robo de Dina, los matrimonios de
Esaú, y su posteridad y la de Seír, la historia de José en casa de
Putifár, nada de todo esto presenta el caracter de interpolación.

CONCLUSION.

No hay pues, en el Génesis ni interpolaciones, ni desórdenes, ni


anacronismos viciosos, ni alternativa extravagante, ni chocantes repe­
ticiones. Moisés solo repite ppr modo de recapitulación, ó por dar

{!) Gen. xlyi. 1. 3.


SOBIIE El, CÉNEME 55
mas fuerza á su discurso. Si em pica alternativam ente tíos diferentes
nombres p ara significar al »Scr ¡Supremo, lo liare por la libre í l e o
cion de dos palabras, que sirven á lo ménos para enriquecer su es­
tilo con la belleza que produce la variedad de expresiones. S i anti­
cipa algunos hechos, es porque no escribe ¡males sino liisíoria, y por­
que quiso evitar en su narración las frecuentes interrupciones. Ni omi­
te las trunsiciow s algunas veces, su narración, no obstante, no pre­
senta ningún vestigio de interpolación: todo m ira, todo se enlaza, to­
do se ordena á su objeto principal, que es la historia do los patriar­
cas y d e su posteridad.
A sí, en el Génesis no se encuentra prueba alguna de la preten­
dida distinción de memorias: todo es obra de un mismo único ¡ni­
tor: todo lo que contiene este libro, ha sido eserit ■ por Moisés ) dic­
tado p o r el Verbo: Alos'is VtUerte verlnt sun* C /'ri*1’ (I).

(1) Ira:, aic. har. lib. i>. cap.


EL GENESIS.

C A P IT U L O P R IM E R O .
tireacion del cielo y de la tierra, de la luz, del firmamento, de laa plantas, do los ¿li­
bóles, del sol, de la luna, de las estrellas, de los peces, de las pájaros, de los on¿.
males terrestres y del hombre.

1. i N principio crea* 1. U n el principio del tiempo Dios, que *4156 «So*


vit D e u s caelum, et ter- desde todá la eternidad habia resuélto ha­ inte» de la
era valga r«.
ram. cer de Ja nada las cosas que hizo, crió el La determi­
cielo y la tierra. * nación de
2. Terra autem eral 2. La tierra al salir de la nada, estaba esta época y
inania et vacua, et té- enteramente desnuda, sin árbolet, sin fn ito s de las si.
guientes so
nebrae erant super fa- tsin adorno alguno!'; las tinieblas cubrían encuentra
?
ciem abyssi: et Spiri- a faz del abismo de agua!1, en que la tierra explicada
en la diser.
tus Dei ferebatur super estaba como sumergida; y el Espíritu de tacion sobre
Dios" era llevado sobre fas aguas, dispo­ las dos pri­
niéndolas á producir las criaturas que que­ meras eda­
des del mun­
ría form ar de días." do, al frente
8. Dixitque Deus: Fiat 3. Pero Dios, queriendo sacar esta ma­ de este libro.
luí. Et facta est lux. teria in f orine de la obscuridad en que se ha­ *P t. OXLV.
.
llaba sepultada, dijo: Sea hecha la luz, y al 6Eclic. xvin.
instante la luz fue hecha.*" 1.
4. Et vidit D«us lucero 4. Dios vió luego que la luz era buena Aet. xiv.
quódesset bona: et di* y conforme á sus designios; la aprobé p u e s; 14. x v i i . 24.
Apoe. iv. 11
tkit lucem á ténebris. y separó la luz de las tinieblas, ordenando xiv. 7.
■} que se sucediesen mutuamente.*11 2. Cor. iv. 6.
5. Appellavitque lucem 5. Dió & la luz el nombre de dia, y á Hebr. xi. 3.
Diem, et ténebras No- las tinieblas el de noche; y de la tarde y
9. I m m t et vacua. Lot mismos términos hebreos qtrt se hallan eb este lo­
gar, se osan en Jeremías para significar un pais asolado y destruido por los ene-
mico*. Jerrm. rv. 23.
J m . L os hebreos dan i las grandes reuniones de agua el nombre de abitmo. Ellos
distinguen los abismos de la tierra y los abirmo» del agua. Gen. vil. 11. P». u t . 20
A ta . L a expresión del texto hebreo y del griego de los Setenta podría significar:
„tm soplo de Dios,” lo que los antiguos han entendido por un viento vehemente,
porque en esti\o hebreo, la» montañas de Dio», lo» cedro» de Dio», son lo* cedro*
mas elevados y las montañas m as altos. Pero la mayor parte ha entendido esta fra­
se del Espíritu de Dios.
Ibid. Ferebatvr. La misma expresión del texto original se emplea en ol Dcute.
ronomio para significar la acción del águila qae empolla sus huevos. Deiit. x.trn. 2.
f . 3. Hebr. litt. Dios dijo: Luz sea. Y luz fie. 9 it lux, et fu it tsx.
filfleofo gentil, admiraba la sublimidad de esta expresión concisa que d ala ni:is gruí.
4e idea del poder de Dios.
* 5. V e tfe n et mane. Estas dos palabras que van á ser repetidas aquí tr.wchis
TOM. I I 8
58 LIBRO DfiL OfiUMI*.
Anta* de la mañana se formó el primer dia. ctem: factumque est ve*
era cronoló­ apere, et mane, dies unus<
gica vulgar
415,6. 6. Dijo Dios también: Hágase el firma­ 6. Dixit quoque Deus:
mento en medio de las aguas, y separe las Fiat firmamentum in me­
aguas de la tierra de las aguas del cielo. die) aquarum: et dívidat
aqúas ab aquis.
7. £ hizo Dios el firmamento, y separó 7. E t fecit Deus fir­
las aguas que estaban bajo del -firmamento mamentum, divisitque
de las que estaban sobre el firmamento. Y aquas, quae erant sub fir­
se hizo así". mamento, ab his, quae
erant super firmamen­
tum. Et íactum est ita.
P t. m u . 6. 8. Y Dios dió al firmamento el nombre, 8. Vocayitque Deus fir­
sxxxv. 5. de cielo"; y de la tarde y mañana se formó mamentum, Caelum: et
C iL V III. 4.
h a . l u í . 5. el segundo dia". factum est vespere et
Jtrttn. i» 12* mane, dies ¿ecundus.
9. Dios dijo aún: Reúnanse las aguas 9. Dixit vero Deus:
oue están bajo el cielo y qué cubren la fa z Congregentur aquae,
de la tierra, en un solo lugar, v a p a r c a el quae sub cáelo sunt, in
demento árido. Y se hizo así". locuta unum: et appa-
reat aridb. E t factum est
ita.
Job. ZXXTUL 10. Dios puso al elemento árido el nom­ 10. Et vocavit Deus'
4. et mqq.
P t. xxxii. 7. bre de tierra:' y llamó mares á todas las árktam, Temun, con*
ucxzviu. 18. aguas reunidas. Y vió que esto era bueno gregationesque aquai^im
CUZT. 6. y conforme á tu* designios. appellavit Mária. Et vi-
dit Deus quód esset bo-
Dum.
11. Djo» dijo aún: Que la-tierra pro­ llv Et ait: (xerminet-
duzca" yorba verde, qtui lleve su semilla, térra herbam virentem,

veces, están tomadas substantivamente; per lo cual ao deben tener acento: la tarda
significa la noche y la mañana el dia. Esta noche indica las tinieblas que prepedie-'
ren á la creación de la. lux. ÍHtt- uxw, por diet priaxtu, es nn hebraísmo. u
* 7. La veftaoo da loa Setanta pene estas palabras: E t factum eit ita, al fin del
* precedente; y comparando esta expresión cen las otras semejantes- muchas, vece*
repetidas en erfie capitulo, parece que allí es su verdadero lugar.
t 8. Véase to que se dice del firmamento y de las aguas superiores, en la Diser­
tación sobre el sistema del mundo, que se colocará al frente del Eclesiastes.
Ibid. El texto griego de los Setenta añade: „Y Dios vi<5 qoe esto era bueno.” Lo
cual es conforme ' 4 lo que se dice en el Génesis cap. 1. W 4, 10, 12, 18, &o.: y est» ^
da lugar á presumir qué esas palabras se hallaban originariamente en el texto.
^ 9. El textq griego de los Setenta añade: ,,Y las apuaa que estaban bajo del
oielo se reunieran en sus propios lugares, y el elemento árido apareció.” Esta rapa,
ticion está también acorde con la. que ee encuentra en loa W 11 y 12; lo que da
igualmente ln^ar i presumir que ella viene del texto primitivo.
* 11. En. el hebreo en lugar de tusa, germinet, acaso convendrá leer tosa, prt-
feral, en conformidad' á la expresión del W siguiente vttoa, et pnttUit. Desde aqni
en adelante, presentaremos el hebreo de este modo cea caracteres vulgares, y sin
expresar los pactos vocales, qae no expresaba el hebreo primitivo, y que frecueate-
mente h^ce muy 3iVersas á loe ojos de loa leotores ciertas palabras que tienen mucha -
semejanza en el hebreo no puntuado. Aquí, por ejemplo, ai yo dijese que en he.
breo se habia escrito tadesjc por tosjc, ee me entenderla ménos, que cuando diga -
que se ha escrito tos* en lugar de tosa. Asi es que, efectivamente en el hebreo n o .
se hallan mas que cuatro letras, cuya principal diferencia co n iste ea 1* segunda;
« aWtülO t. " 59
etfacientdb semen, «t y árboles fructuoso^ qae cada uno lleve Antes de l t
bgnum pomífero m fa­ fruto segtin su especie, y qtife encierren den­ era cronola.
gica rulgar
ciera fructam, iuxta ge* tro de sí midrtiofe «lis Cimientes, para repro­ 4156.
ñus suuin, cuius semen ducirte sobre ia tierra. Y de esTe modo se
in semetipso sit super hizo.
terram. E t factum est ita.
12. Et protulit térra her* 12. Y la tierra produjo la yerba verde,
bam virentem, et facien- que llevaba su semilla segtín so especie, y
tem semen iuxta genus árboles frugíferos, que coritcínian sus simien*
soum, tignumque faciera tes dentro de sí mismos conforme á su cla­
friictam, et habens unum- se. Vió Dios que feírto era fctiého y confor­
qoodque somentem se- me á stít intentos.
cundúm speciem suam.
£ t ridit Deus quód e*-
« t b o n ü ro .
13. E t factrnn est ve- * 13. Y 1& MTde y lS friarinftfc formaron
ipere et mane, dies ler- ef dia tefceró.
tiu s.
14. Dixit autefn "Deus: 14. Dijo Dios taÉriibirtr. Hí/ganso cuer­
Fiant Inroinaria in firma­ pos luminosos en d ftrfarrtiénto del cie­
mento caeli, et dívidant lo, para que por la desigualdad de su res­
<fiem ac noctem, et sirit plandor separéh el dia dé la rtbchc, y que
n sigrta e< témpora, et por sus trrreglédéi Átotñrkieñtos sirvan de
dks et a m o s señales ptura m artár lo§ tiétápos", los dias
y los anos.
15. Ut luceánt m firma* 15. Para que brillen en el firmamento
mentó caeli,et illuminéM del cielo, y alumbren la tierra. Y así fue
terram. Et factuiftesé itá. hecho.
16. Fecitque Dlaus dúo 16. Hizo pues, Dios dos grandes cuerpos f t . a z u r.
7. et nqq.
laminaria magna: luttl?- luminosos": el mayor para que presidiese al
aare maius, ut ^^aeesct tíia, y el menor para que présidiese á la
éei: et luminaíe itiinus, noché. CríS tarribien lás efefréHas.
at praeseet noctí: et dflel-
h s.
17. E t pomiit efes itl fir­ 17. Y fes paso" én él firmamento del
mamento caeli, ut hita­ cielo, en donde las habia criado, para Que
rent super terram, hiciesen sobre la tierra.
18. E t prateSsént di«i ac 18; Crió Dios est.ob cuerpos de luz, pa-

porqoe auncroe la tareera n a un S km en la una, r nn S adr en la otra, sin em­


barco, estas'dos letra* se asemejan nn la pronunciación, lo que da lugar i confu.birlas.
# 14. La pah.! ra hebrea tradufcidá aquí por' tirmp^s, denota particularmente Ion
tiempos arref’h dos, enale» ton los dé las fiesta», dé lí.< e«tftcionpp v de Ion me*.’»:
puede (o dleho. compararte con li> qóe se etpresa. en oí/a pnrtf: P tril lunam in t-m.
f* a : la iM a fhe hecha con snbo'WlnaciOti ár toa tiempos arreglados, do suerte quo ella
srexca y mengüe en cada mes. Salm om. 19.
^ 16. fSÍ sol y la luna pifié den mí» grandes que los otro* ctiPrpnn calentes: Moi-
M* habla éqaí segnn la opifricrti vulgar, porque no escribió para fonnnr físicos.
* 17. E n el hebreo so lée de otro modo: Y puso tocia» estos astros. Asi también
fc lúa en la aritl^uá Vulgata: E t p é n it ea, lo tjue sé rcHero no solaviente i U* os.
treltas aioo también al sol y i la lnnn, como lo comprueba lo que sigue, pues que
■e d ra qti«* Dios h h b los cueTpow de lux y los colocó en el firmamento pora presidir
*1 «lia y í la noche; el sel preside al dia, y los otros *■ la noche.
60 LIBRO DEL s t i r a s i s .
Astea de l& ra que presidiesen al dia y á la noche, y nocti,et dividerent lucera
era cronoló-
para que separasen la luz de las tinieblas. ac tenebras. E t vuiit
f ica vulcaj Vió Dios que esto era bueno y conforme á Deus quód esset bonum.
160.
sus designios.
19. Y de la tarde y la mañana se hizo 19. Et factum est ve*
dia cuarto. ppere et mane, dies quar*
tus.
ÜO. Dijo igualmente Dios: Produzcan las 20. Dixit etiam Dcua:
aguas -animales vivientes, que naden en el Producunt aquae r u t i ­
agua", y aves que vuelen sobre la tierra, le animae viventis, et vo-
bajo el firmamento del cielo." látile super terram sub
firmamento caeli.
‘21. Crió Dios pues, los peces grandes 21. Creavitque. Deus ce-
y todos los animales que tienen vida y mo­ te grandia, et omnem ani-
vimiento en las aguas, que las aguas pro­ mam viventematquemo*
dujeron por órden suya, cada uno según su tabilém, quam produxe-
especie: y el crió también todas las aves que rant aquae in species
las aguas produjeron igualmente cada una suas, et omne volátile se*
según su clase. Y vió que esto era bueno, cundúm genus suum. E t
y conforme á sus ideas. vidit Deus quód esset Jx>-
num.
22. Y los bendijo, diciendo: Creced y 22. Benedixhque eis, di-
multiplicaos, y llenad las aguas del mar: y cens: Crescite, et multi-
Infr* Tin 17.
que las aves también se multipliquen sobre plicamini, et replete
la tierra. aquas maris: avesque
multiplicentur super ter­
ram.
23. Y se hizo de la tarde y la mañana 23. E t factum est ve-
el dio quinto. spere et mane, dies quin-
tus.
24. Dijo igualmente Dios: Produzca la 24. Dixit quoque Deus:
tierra animales vivientes, cada uno según su Producat térra animan*
especie, los animales domésticos", los repti­ viventcm in genere suo,
les y los bestias montaraces de la tierra" se­ iumenta, et reptflia, e t
gún sus diferentes especies. Y esto se hizo. bestias terrae secundum
species suas. Factumque
est ita.
25. Hizo por tanto Dios las bestias 25. Et fecit Deus l>e-
silvestres de la tieiTa según sus especies, itias terrae iuxta species

^ SO. Literalmente, Io« reptiles animados y TÍrientes. Lo» hebreo* colocan á los
peces en la clise de reptiles. Hae more m a n ta » .......UUe n p tilit. Ps. cni. 25.
Ihid. L i versión de los Setenta añade: x estose hilo aai. Ee conforme i lo qoe
so dice de loa otras obras de la creación en los ^ ^ antecedentes y siguientes del pri­
mer capítulo.
ÜÍ. Bajo el nombre de jumenUt se entienden comunmente en la lengua sagra,
da, loa animales domésticos: m u principalmente cuando se opone i la palabra bettima,
las bestias montaraces.
Ibiil. Ah! se líe en el hebreo erro *as en lugar de k i t que se lée en el ^
siguiente. Esto no cambia en nada el sentido, que siempre es batial terrmi pero ea
un ejemplo de las falta* que se encuentran en al tazta hebreo, la que serriri para ex­
plicar etios.
CAPITULO 1. 61
« u n , et iumenta, et o- los animales domésticos, y todos los que se Antes de la
m ne réptile terree in ge­ arrastran sobre la tierra, cada cual se­ era crenóldl
gica vulgar
nere suo. Et vktot Deus gún su clase. Y vió Dios que esto era bueno 415G. •
quód esaet bonum, y conforme 4 sus ideas.
26. Et ait: Facíamos 26. Dijo en seguida: Hagamos7' al hom­
hominem ad imaginem, bre á nuestra imágen y semejanza", dán­
et similitudinem no- dole un espíritu inteligente, inmortal, ca­ Infr. y. 1 .
stram: et praesit piscibua paz de conocer y de amar; y que él domine" íx. 6.
maris, et volatilibus cae­ á los peces del mar, á las aves del cielo, á
li, et bcstiú, universae- las bestias, & toda la tierra" y á todos los
que terrae, omnique ré- reptiles que se mueven sobre la misma.
ptili, quod movetur in
térra.
27. E t creavit Deus 27. Así que, crió Dios al hombre 6 su
Sap. u. 23.
hominem ad imaginem imágen: lo crió á la imágen de Dios, ha­ JEeíi. zrn. 1 .
suam: ad imaginem Dei' ciéndolo capan de bienaventuranza, de co­ l. Cor. xi. 7.
creavit illum, mase ulum nocimiento y de amor: él crió al varón y Col. in. 10.
Mal. xix. 4.
et feminam creavit eos. á la muger, como después te dirá. JWare. x. 6.
28. Benedixitque illis 28. Y Dios, despues de haberlos criado,
Deus, et ait: Crescite et los bendijo, diciénaoles: Creced y multi­ Infr. íx. ~
multiplicamini, et reple­ plicaos: llenad la tierra y sujetadla; domi­
te terram, et subjicite nad sobre los peces del mar, sobre las
eam, et dominamini pi- aves del cielo, y sobre todos los animales
scibus maris et volatilibus que se mueven sobre la tierra.
caeli, et universis ani-
mantibus, quae moven-
tur super terram.
29. Dixitque Deus: Ec- 29. Dios también h s dijo: Yo os he da­
ee dedi vobis omnem do todas las yerbas, que llevan su semilJa
herbam afferentem se­ sobre la tierra, y todos los árboles que
men super terram, et llevan fruto", y que encierran en sí mismos
univerBa ligna quae ha- su simiente, cada uno según su especie,
bent in semetipas semen- para que os sirvan de alimento,"
tem gene ría sui, ut sint
^obis m escatn;

í 36. Les padres han observado aquí la distinción ds persona» en Dios, y


han sacado de este pasage una prueba del misterio de la Santísima Trinidad.
Ihid. A d imaginen et eimilitudinem nattram. Estos dos términos unidos de*
Botan a n a semejaaxa muy grande.
Ibid. E a el hebreo se dice: Y que manden &c. Parece que es una falta: i»ou,
freuint en lugar de íao preeit, pues que aquí se trata del hombre rn general.
Ibtd. Quizá convendría leer: i las bestias de toda la tierra, porque parece,
que no se habla en el caso sino de los animales: et beetiie tinseerne terree. La
di&rancia consiste únicamente en la conjunoion V en el hebreo, que en la Vul-
gata: quiere decir en el hebreo á la letra e< n> bettüi in vniverta térra, en Ju­
gando et beetiie universa térra.
* 29. El texto hebreo reúne estas dos ideas, <¡u* kabent in icmetipeie fm .
ctum, et faem nt temmtem. Verosímilmente asi se leía original en la Vulgata, puos
que ella se hilo sobre el texto hebreo.
Ibid. La mayor parte de los padres y comentadores piensan que ántes del
diluvio no se había permitido el uso de la carne, como quiera que Dios habló
solamente dé los frutos de la tierra, y que hasta despues del diluvio no se añadió
4 catea la c a n » de loa animales, p a n alimente de los hombres. Irfra Cap. íx. 3.
Ante* de k 30. Y & todos los animales de. la tierra, 36. Et canctis anim a»
era ero no 16.
á todas las aves del cielo, y 6. todo lo que tibus terree, ocanique v6>
Íica vulgar.
156. se mueve sobre la tierra, y que viye y está lucri caeli, et universa
animado, á ñn de que tengan con que ab> quae moventur in térra,
mentarse." Y así se hizo. «t in quibos est anima
vivens, ut habeant ad ve*
«oendum. Et factum est
ita.

31. Vió Dios todas las cosas qae había 31. Viditque Deus
B d i. X T T IT . hecho: y las aprobó porque ellas eran muy cuneta quae fecerat: et
ai. buenas, siendo conformes á los designios de erant valde bou*. Et fti-
su sabiduría y su bondad. Y de la tarde ctum est vespere et ma>
y la mañana se hizo el día sextb. ne, dies sextus.
^ SO. El hebreo añada en esta versículo tre i palabras omitidas ea la Válgala:
amne olu» herba, ea decir. Y yo he dado á todos lea animales de la tierra &c. to .
das las yerbas pequeñas para au sustento.

CAPITULO II.
Condnsion de la historia de la creación del mundo. Descanso del dia séptimo.
Descripción del Paraiso terrenal. Adán impone nombre 4 los animales. ío rm a-
cion da la muger.

1. El cielo y la tierra con todos sus or* 1. lgitur perfécti sunt


namentos," fueron por tanto de este modo caeli et térra, et omnis or-
concluidos en seis dias. natus eoruin.
2. Y Dios concluyó ántes de el dia sép­ 2. Complevitqne Deue
Bxodo Tt. timo, toda la obra que habia hecho reso­ die séptimo opus suum
ll.z x x i.1 7 . lución de criar, y descansó el dia séptimo, quod fecerat: et requie*
JDrut. r. 14. despues de haber acabado todas sus obras, vit die séptimo ab uni­
Hebr. rv. 4,
no criando ya nada de nuevo. verso opere quod patra*-
rat.
3. Bendijo al dia séptimo, y lo san­ 3. Et benedíxit diei sép­
tificó, queriendo quefu era mirado en lo de timo; et sanctiñcavit íl-
adelante como un dia sanio y particular­ lum: quia in ipso cessa-
mente consagrado ál Señor," porque habia verat ab omni opere suo
acabado en este dia todas las obras que quod creavit Déus ut fa-
crió, y destinó para hacer" brillar su po- ceret

^ 1. Este es al sentido de los Setenta: el hebreo puede también significar co a


todo su ejercito, es decir, con todo lo que contienan. Asf es que tos astros fre­
cuentemente son llamados en la Escritura, ti ejército del Cielo. Devt x m . 3 et
alihi.
* 2. El texto Sam. j los Set. Dios completé en el dia sexta toda la obra.
&c. Parece que lns copiantas hebreos han cenAudido la palabra texto con la pa*
lal>ra séptimo que va en seguida.
* 3 La santificación del dia séptimo sube de esta modo hasta el origen det
mondo. De aquí proviene que en la ley dal Decálogo dijo Dios: ..Acordaos de
santificar el dia del Sábado.” Exodo xx. 8. No se hizo aqtft ctra eoaa qae rape*
tir j confirmar una ley establecida desde al principio.
Ibid. Quod creavit u t/a e o n t. Este es & la letra-el sentido del befaree. Loe Se»
eArrruto n. 63
der, tu sabiduría y itu bondad. Afatee de l i
era crunoló-
4. Istae sunt generatio- 4. Tal fue el origen del cielo y-de-la¡gtea vulgar.
ues caeli et terrae, quan- tierra, y así fueron criados en el tlia'en 41M.
do creata sunt, in die quo que el Seflor hizo- uno y ' otro.
fecit Dominus Deus cae-
lum et terram:
5. £ t omne virgultiim. 5. Y en que. ■crió todas las'plantas de>
agrí antequam oráretin los campos, ántes que ella» saliesen de la
in térra, omnemque her­ Uerra, y todas las yevbas .de 1« campiña*
bara regionis prmsquam ántes qué brotasen) poique' el Señor ©ios-
germinaret: non enim aun no ¡habia hecliJr» llover sobre lar tierra,
pluerat Dominus Deus y aun no ¿iab^a»hoinbro que la traígase.
super terram, et homo Así • la , tierra privadcc. de estás ' socorros,
non erat qui operaretur nada producía* ■
terram:
6. Sed fons ascendebat 6. Pero cuando Día» Hubto ctiad& ln»
6 térra, írrigans unirer- yerbas y la& pktktas\ salía d e ' l a tit-rrá«m
sam superficiem terrae. ñapor" abundante^-vano|una fuente de agu/t
viva, que rogtthaitnd» su superficie,1
supliendo por Icm^Ürwias^qnc'aun todaéiáf
no caían, nutria y conservaba las plantas
que Dios la habió hecho proikcir.
7. FormaMÍt igitur Do- 7., El flcilor Diof, desputH dtfhab&r'per­
ipinns Deus honinem de feccionado de este modo l* 1titW ai:proce-1
limo terrae, et inspírame dió á criar al hombre que debia habitarla;
in faciem eius spiracu- pero en> lugar de* que habia dado el- ser
lum vitae, et factus est. ü loa oíros animaios, mandando á las. agv«s-
homo .m animam víven­ y á la tierra qac lot produjesew, quiso1que*
tela. el mas perfecto de entre ellos fuese fo r*
mado .d é una makera mas petfectat formó
ues el mismo el cuerpo del hombre del
E >do. de la ^tie rra l y derramó sqbre su.
rostro, un soplo de vida, uniendo á este-
cuerpo mui alpia’ racional, y de este modo
el hombre se hizo viviente, yúnimadó. 1- Cor. v r.
8. Plántáverat autem 8. Mas el Señor Díqs había plantado45.
Dominus Deus Paradi- desde el principio, es decir,, desde que separó
sum voluptatis á princi- las aguas de la tierra, Un fardin deliciosa,"

lenta tradujeron: Quod eaperat faccre, que había' datbrmimdo hacvr. Temaron Ja
pabhra s u , empit, en lugar de brá, creavit..
» 6. La mayor parte da Iob intérpretas toman en el sentido de MMper >el tér­
mino hebreo que loa Setenta y la Válgala tradujeran por la paiafoi* fon*, una
b u l a 6 im manantial.
* 7. Hebreo, del polvo de la tiérra. De pulemr térra. Esta ee la expresión
da la Vulgata usada en el capitulo siguiente r. 19.
íbid. Consultad lo que se dice de este soplo de- vida en la Disertación tobre
W muturalezm del aína: se colocar! al fronte del Bolea íastes.
#■ 8. Hebr. Mas el Señor Dloa plantó un janttn en Edén h lcia el Oriente.
Los Setenta tradujeron asi: „U a paraíso on Edsu híftie el Oriente.” El nombra
de parám viene del griego, en el que significa un parque: el término hebreo erg-
úfica (implemento jardín. El nombre de Edén conservado-en la Vulgfttáoj» e l'
64 L IB R O DEL G ÉN C SIS.
¿Ata* d« la. en el que puso al hombre que habia for­ pió: in quo posuit homí-
ora cronoló­
gica Vulgar. mado. nem quem formáverat.
9. El Señor Dios habia.. también pro­ 9. Produxitque Domi-
ducido de la tierra de este jardín toda nus Deus de humo o-
clase de árboles hermosos á la vista, y mne lignum pulchiurn vi-
cuyos frutos eran agradables al gusto, y su, et ad vescendum sua­
había hecho nacer en el medio del paraiso, ve: lignum etiani vitae
dos árboles: llamábase uno el árbol de la in medio paradisi, li-
vida, parque su fru to debía conservarla á gmmique scientiac boni
los que ae él se alimentasen; y el otro que et mali.
despues fu e llamado el árbol de la cien­
cia del bien y del mal, porque la serpiente
hizo creer á la muger, que si su marido
y ella comían del fru to de este árbol, ellos
tendrían la ciencia del bien y del mal co­
mo la poseía Dios."
10. De este lugar de delicias" salia un 10. Et fluvius egredie-
rio para regar el paraiso; y este rio fu e batur de loco volupta-
el que desde allí se dividía en . cuatro tis ad irrigandum para*
canales, 6 en otros cuatro ríos. disum, qui inde divíditur
in quatuor capita.
Beli. xxiv. 11. El uno se llamó Fison"; es el mismo 11. Nomen uní Phison:
35. que rodeaba todo el país de Hevilat," en ipse est qtw circuit o-
donde nace el oro; mnem terratn Hevilath,
ubi nascitur aunun:
12. Y el oro de esta tierra . es muy 12. E t aurum te m é il-
bueno", allí también es en donde se encuen­ liüs óptimum est: íbi in*
tra el bdelio 6 la perla", y la piedra onyx venitur bdellium etlapis
é la esmeralda." onychinus.
13. El segundo rio se llamó Gehon'l: es­ 13. Et nomem fluvij s«-

c&p. nr. Tt 16, significa deliciat: la m iim i palabra hebrea que señala el Oriente,
pudo también significar lo qae ea anterior; De aquí dimana el aentido de la Vul­
gata. Lo que ligue da lugar de pensar, que el paraiso terrestre debirt estar si-
tuado en la Armenia, háoia las fuentes del Eufrates, del Tigris, del Fasis y del
A rates ó del Ciro. Vease la Disertación sobre el paraiso terrestre, tomo primero.
* 9. E n «1 estilo de los hebreos, la ciencia del bien y del mal significa u n a
cieneia perfecta, como es la d» Dios, Irtfr. cap. ni. 5.
W 10. Hebr. de Edén, c u y nombre significa delicias, salia un rie áte.
Tt 11. Este río puede ser el Fase ó Fasis, rio célebre de la Cólquida, que tieno
su nacimiento en las montañas de Armenia.
Ibid. Hebr. Hevilah. Parece que el pais de Hevilat estaba ea las cercanías da
la Armenia: puede «er esta la Cólqüida.
* 12. Hebr. y los Setenta dicen, bueno: el texto Samaritano, muy bueno co­
ma lo expresa la Vulgata.
Ibid. Hebr. bdolaoh. Si se entiende el bdelio, hay en efecto ana especie de
bdelio que se llama escítico: la Escitia estaba vecina A la Cólquida: los Emitas sa
extendían hasta, el Fasis. Si se entiende de la ptria, también se encuentran hasta
el dia perlas en los mares vecinos al Fasis.
Ibid. Hebr. La piedra de sckahem, < sakem. Muchos intérpretes han «atendido
el ónix: otros la esmaraida, smaragdus, que puede ser derivado de stkem ragMack,
es decir sokem tajado: es una especie de esmeralda llamada escítica.
W 13. Esté río puede ser el Araxes, río célebre, que tiene su origen en al
mente Ararat, A seis mil pasos del manantial del Eufrates, ó el Ciro, otro ñ o 0117*
Ajente está esrea de la del F u á .
capitulo it. 65
cundí Gehoti: ipse est qui te es el que rodea todo el país de Cus, Antes de U
circumit omnem terrtun de donde han venido los pueblos de Etiopia." era cronoló.
gica vulgar
JEthiopiae. 4156.
14. Nomen vero flumi- 14. El tercer rio se llamó Tigris", que
nis tertij, Tigris: ipse va- se extiende hácia los Asirios"; y el Eufra­
dit contra Assyrios. Fhi- tes es el cuarto de estos iíob".
vius autem quartus, ipse
est Euphrates.
15. Tulit ergo Domi- 15. El Señor Dios tomó al hombre, y lo
nus Deus hominem, et puso en el paraiso de delicias," para que
posuit eum in paradiso lo cultivase, y k) guardase como el lugar que
vohiptatis, ut operaretur, se le habia dado para su habitación..
et custodiret illum.
16. Praecepitque ei di- 16. Mandó también al hombre, y le di-
cens: Ex omni ligno pa- I'o: Come" de todos losfrutos de los árbo-
radisi cómede: es del paraiso;
17. D e ligno autem 17. Pero no comas el fru to del árbol de
scientiae bom et malí ne la ciencia del bien y del mal; porque en el
cómedas, In quoctimque mismo dia que lo comas, morirás ciertísi-
enim die coméderis ex mamente".
eo, morte moriéris.
18. Dixit quoque Do* 18. También dijo el Señor Dios: No es
minos Deus: Non est bo- bueno que el hombre sea solo": hagámosle
num esse hominem so- una ayuda y compañía semejante á él", pa­
him: faciamus ei adiuto- ra que con su auxilio pueda conservar su
rium simile sibi. especie sobre la tierra, y multiplicarse.
19. Formatis igitur, 19. El Señor Dios habiendo formado
Dominus Deus, de humo pues asi" de la tierra todos los animales ter-

f*ÍM i e Cut, lo* intérprete» antiguos entienden ordinariamente ta Etiopia: en


sfocto, loa pueblos que habitaban la Etiopia al mediodía del Egipto, pueden ha.
ker ven id * dei f * ¡ * de Cm, situado «obre la ribera oriental del mar Rojo. Mas
aqui sa trata de nn jmú de C u » regado por el rio Gehon; y este podría ser el
fáis de los E ttila ».
t 14. Este tercer rio se llamó en el hebreo Ckidktl: todos los interpretes con.
riesen en qae este ee el T ig rit, llamado D iglito entre los antiguos, y que tiene
« fuente en ana llanura de la grande Armenia.
Ibid. E l hebreo podría traducirse: que ae extiende al oriente de Assur, ó de­
lante de Asiría. Efectivamente, algunos han creído que la antigua Asiría se di.
talaba aon mas allá al occidonte dol Tigris; el T ig rit regaba la parte oriental do
esta provincia, y asi pasaba por delante de ella: los Hebréos distinguen las cuatro
tes del mlknao, colocando el oriente delantt, el occidente atrat, el mediodía i
r derecha, j el norto i ta izquierda. En hebreo A ttu r es el nombre do Asiría.
Ibid. E l Eufrate», llamado en hebreo Phrat, tiene su origen en la Armenia: es.
te «írre para determinar los otros tres rios.
J 15. Hebr. en el jardín de Edén.
* 16. Hebr. Vos podéis comer, Slo Comedet.
Tt 17. Morte morierit, denota únicamente la necesidad de morir algún dia, y
un,principio de la muerte por la debilidad de la naturaleza-
» 18. Moisés refiere todo esto por una especie de recapitulación, para suplir lo
<ue habia omitido, 6 lo que había dicho do poso en el cap. i.
Ibid. Hebr. „ Y o le haré. Los Setenta, Hagámosle:*’ como en el cap. preceden,
le t » 6.
Ibid. Hebr. lit. „Que De pueda presentar delante de él:” que le sea igual, seme.
jante, comparable. La misma expresión se repite en el W 20.
* 19. Esta palabra ss halla en el Sun. y en la versión de los Setenta.
Antes de la restres, y del agua todas las aves del cielo, cunctu animantibus ter«
era cronoló­
gica vulgar
los condujo á la presencia de Adán, á ñn rae, et univocáis volatili­
4156. de que él viese cómo los nombraba: y el bus caeli, adduxit ea ad
nombre que Adán dió á cada uno de los Adain, ut videret quid
animales, es su nombre verdadero, y que lle­ vocaret ea: omne eniin
van hasta el dia!1. quod vocavit Adam ani-
mae viventis, ipsum est
nomcn eius.
20. Así es que Adán dió el nombre que 20. Appellavitquc Adam
les convenia, tanto á los animales domini­ nominibus suis cuneta
cos, coma á las aves del cielo y á las bestias animantia, et universa
silvestres de la tierra; pero entre todos lot volatilia caeli, et omites
animales no se encontraba un socorro pa­ bestias terrae: Adae ve­
ra Adán, que le fuese semejante, y por cu­ ro non inveniebatur ad*
yo medio él te pudiese multiplicar tobre la iutor similia eius.
tierra.
21. El Señor Dios pues, mandó á Adán 21. Immisit ergo Do-
un sueno profundo: y mientras él estaba minus Deus, sopórem in
dormido, tomó una de sus costillas, y la Adam: aunque obdor-
reemplazó con carne. misset, tulit imam de
costis eius, et replevit
camem pro ea.
1 . G#r. xi. 0. 22. Y el Señor Dios, de la costilla que 22. Et aedificavit Do*
habia tomado de Adán, formó el cuerpo de minua Deas costam,
la muger, y habiéndole unido una alma, la quam tulerat de Adam,
presentó á Adán. in mulierem: et adduxit
eam ad Adam.
23. Entonces dijo Adán: Ved ahora" el 23. Dixitque Adaro:
hueso de mis huesos y la carne de mi car­ Hoc nunc, os ex ossibus
ne: por esto ella se llamará hembra, porque meis, et caro de carne
se ha tomado del hombre. mea: haec vocabitur
Virago, quoniam de vir»
sumpta est.
Mattk. n i .
5. 24. Por cuya causa, el hombre dejará 24. Quamobrem relin*
Marc. x. 7. á su padre y á su madre, se unirá á su mu­ quet homo patrem suum,
8. ger, y el hombre y la muger quedarán tan et matrem, et adhaerebit
1. Cor. vi. 16
Ephet. v.
estrechamente unidos, que serán dos en una uxori suac: et erunt dúo
31. sola carne". in carne una.
Ibid. En el hebreo de otro modo: „ A fin de que viese como las llamaba, y qoe
el nombre que el hombre dió 4 cada uno de los animales, fue su propio nombre:
quiere decir, que del hombre recibió cada nne de los animales el nombre que lo
distingue. Se presnme que los nombres hebreos de los animales eon los mismos que
Adán les habia impuesto: y efectivamente se encuentra en esta lengua nua gran
conformidad entre la naturaleza de los animales y el nombre que llevan.
f 23. Vulg. lit. Hoc nunc: Ved ahora. Hebr. de otra manera: H » c nunc: Es­
ta es ahora el hueso de mis huesos, &c.
Ibid. U ne vocabitur virago, <¡uia de viro tumpla eit. Se ha qnendo imitar en la*
tin la alusión que se encuentra en eL original entre la palabra iteh, el hombre, J
la palabra itckack, la muger. Los antiguos latinos llamaban 4 la mugor vira.
* 2 4 . La palabra dúo no se encuentra en el hebroo, pero se halla en los Se.
tenta y en el Samaritano, que dicen: „ Y de los dos no hará una misma carne"
San Pablo nos ha descubierto el misterio de la alianza de Jesucristo con su Iglo*
eia, figurada es la de Adán y de Ey*. Epbes, t. 30, 31 j 38.
CAFITÜLO in. 07.
25. Erat autem uter. 25. Pero Adán y su muger entónces es- Antes de fe
que nudus, Adam scili- taban ambos desnudos; y como eran inocen- ora cronoló.
giea vulgar
cet et uxor eiUs: et non tes no se avergonzaban, 4154.
erubescebant.

c a p it u l o ni.
Tentación de E t » por la serpiente. Caida de Era y de Adán. Maldición contra la
serpiente. Sentencia contra los primero» hombres. Ellos son arrojados dal pa.

1. Ssd et fterpena erat 1. P x r o dios no permanecieron largo


eallidior cunctm anunan- tiempo en este fd iz estado; el demonio, ze-
tifcwrf tem e quae fecerat loso de su dicha, resolvió robárselas: al efec­
Dominas Deus. Qui di- to tomó la figura de la serpiente, que era el
xit ad mulierem: Cur mas astuto de todos los animales que el Se-
praecépit vobÍ9 Deus ut flor Dios habia formado sobre la tierra; y
non comedcrctis de om- dijo á la muger, que le pareció la mas fkcü
ni ligno paradisi? de engañar: ¿Por qué" Dios os ha manda­
do que no comáis del fruto de todos los ár­
boles del paraiso?
2. Coi respondit mu­ 2. La muger le respondió: Nosotros co­
llen De fructu lignorttm, memos" del fruto de los árboles que están
quae sunt in paradiso, en el paraiso;
Tégdmur
3. De fructn vero Hgni, 3. Pero en cuanto al früto del árbol"
qood e*t in medio para- que está en medio del paraiso, Dios nos ha
din, praecépit nobis ordenado no comerlo, y ni aun tocarlo, pa­
Deus ne comederémuK ra no morir.
et toe tangeremug íflud,
De forté morinmár.
4. Dirit autem serpend • 4. E l demonio siempre oculto bajo la f i-
ad mulieretn: Nequá- g w a d« la serpiente, respondió ¿ la mógur:
2. Cor. xi. 3
qouR morte moriemini. Ségurafnente, cuando vosotros lo comáis jio
moriréis; ño ei este el motivo porque Dios
os ha hecho esta prohibición.
S. Scit enim Deus 5. Pero Dios sabe, que tan luego como
quód in quocumque die vosotros hayais comido de este fruto, vues­
oomedeiitis ex ape- tros ojos ge abrirán, y sereis como dioses,"

^ 1. £1 hebreo puede «igmfic&r EtUmnic quod: ¿os pues cierto quo Dios os man.
diS* ¿c.
* 2. Convendría, puede ser, qae sé leyese, ceicemur, nosotros comeremos: d lo
minos eete, es el seiUido del hebreo y de los Setenta: lo mismo se loo en muchos
mannacritoe latinos. .
w 3 . Esta .palabra se halla en el Samaritano, ligni htijtu. En el W C. se ve que
Evv estaba cerca do este árbol.
1 I 5. E l hebreo dice de otro njodo: T vosotros sereis semeji^ites i Dios: en el
hebreo el número plural blohim comunmente significa Dios, especialmente en toda
esta narración y en este ^versículo: lo que la Vulgata expresó en el caso por
la palabra Deut.
68 LIBRO DEL GÉNXSIS.
Antes de la conociendo el bien y el mal": y no quiere rientur oculi vestri: et
era cronoló­
Dios que Uegueis á serle semejantes. éritis sicut dii, scientes
gica vulgar
4156. bonum et maJum.
6. La muger pues, seducida con estas 6. Yidit igitur mulier
palabras que lisonjeaban su vanidad, vió que quód bonum esset li-
Eceli. xxv. el fruto de este árbol era bueno para co­ gnum ad vescendum, et
33. i. Tim. pulchrum oculis, aspe-
u. 14.
mer, puesto que era agradable á la vista,
y deseable por la inteligencia que él comu­ ctuque delectabile: et tu-
nicaba1'; y habiéndolo tomado, comió de él lit de fructu illius, et co-
y lo dió á su marido que estaba con ella■ médit: deditque viro suo,
y que por complacencia hácia la misma, qui comédit.
también comió".
7. Al momento á los dos se les abrie­ 7. Et aperti sunt oculi
ron los ojos: reconocieron el bien que aca­ ambonim: cumque co-
baban de perder por su desobediencia y el gnovissent se esse nudos,
mal que esta les habia causado. Rebelándo­ consueruot folia ficüs, et
se contra ellos su carne, advirtieron que es­ fecerunt sibi periiomata.
taban desnudos; y cubriéndose de confusion
que era la pena de su pecado, entretegie-
ron hojas" de higuera, y se hicieron como
una especie de delantales, para que les cu­
briese lo que conocían que debia estar oculto.
8. Y como hubiesen oido la voz dcl Se- 8 . Etcüm audissentv®-
Hor Dios, que bajo una figura sensible se cem Domini Dei deam­
paseaba en el paraiso despues del medio bulantis in paradiso ad
dia, al caer la tarde, cuando se levanta un auram poat meridiem,
viento suave", turbados por los remordimien­ abscondit se Adam .et
tos de su conciencia, se retiraron al me­ uxor eius á facie Domini
dio de los árboles tlel paraiso como para Dei in medio ligni para-
ocultarse de su vista. disL
9. Entónces el Señor Dios llamó á Adán, 9. Yocavitque Dominus
y queriendo conducirlo á que volviese á en­ Deus Adam, et dixit eí:
trar en ai mismo, le dijo: ¿En dónde estás? Ubi es?
10. Adán le contestó: Yo oí tu voz en 10. Qui ait: Vocem
el paraiso, y tuve temor de comparecer á tu tuam audivi in paradiso:
vista, porque estoy desnudo, y me escondí. et timui, eó quod nudus
cssem, et abscondi me.

Ibid. En la Escritora, taber el bien y el mal, significa un perfecto conoesnienU


de todas las cosas; asi como en otros partes no decir ni bien m mal, significa ne
decir cosa algun^. lnfra xxiv. 50. et xxxi. 24. Hebr.
^ 6. Se encuentran estas palabras en el hebr. detiierabile ad inteBigendum.
Ibid. El hebreo añade: cum ea, lo que da lagar i presumir que asi ae leía origi­
nalmente: et vir ejue cum ea, se entiende, erat.
Ibid. Et Samaritano dice: et eomederunt, j comieron de él.
* 7. En lugar de la palabra hebrea at.w, folium, se lie en el samaritano au
folia. Hay higueras cuyos hojas son de una prodigiosa anchara.
* 8. Hebr. lit. Que se paseaba al viento del dia, es decir, i la declinación del
«oí, según lo que se dice en los Cantares: Doñee aemret diet, et inelinentnr xcmbia,
Cant. n. 17. et ív. 6. En la Arabia loa calores del dia son excesivos; pero i la de­
clinación del sol se levantan los xéfiros y refrescan el aire. Moisés, escribiendo en
Arabia, significa en el caso la declinación del sol por t a m t i i N los stfiroe.
CAPITULO III. 69
11. Cui dixit: Quis 11. E l Señor le repuso: ¿Y" de dónde Antes de la
era cronoló.
enim indicavit tibí quod has Babido que .estabas desnudo, y que te gica vulgar
nudus esses, má quod debías avergonzar, sino porque has comido 4156.
ex ligno, de quo praece- del fru to del árbol que yo te habia prohibi­
perara tíbi ne cometie­ do comer?
res, comedisti?
12. Dixitque Adam: 12. Adán, en lugar de reconocer sufa l­
Múüer, quam dedisti mi- ta y humillarse, trató de hacerla caer sobre
hi sociam, dedit mihi de el mismo Dios,porgúele respondió: La mu­
ligno, et coraédL ger que me habéis dado por compañera, me
presentó el fruto del árbol, y yo lo he
comido.
13. Et dixit Dominus 13. El Señor Dios dijo á la muger: ¿Por
Deus ad mulierem: Qua- qué has hecho esto"? Ella, imitando á su
re hoc fecisti? Quae res- marido, y queriendo también hacer caer su
pondit: Serpens decepit falta sobre otro, respondió: La serpiente me
me, et comedí. engañó", asegurándome que yo podría comer
de este fru to sin temer cosa alguna, y yo
¡o comí, como me lo dijo.
14. E t ait Dominus 14. El Seüor Dios dijo entónces á la
Deus ad serpentem: serpiente, cuya figura había lomado el de­
Quia fecisti hoc, malc- monio: Porque has hecho esto, eres mal­
dictus es inter omnia dita entre todos los animales y todas las
aniroantia, et bestias ter­ bestias de la tierra: te arrastrarás so­
ree: super pectus tuum bre tu vientre", y oomerás el polvo " , de
gradiéris, et terram có- la tierra por todos los dias de tu vida.
aoedes cundís diebus vi-
tae tuae.
15. Inimícitias ponam 15. Yo pondré una eterna enemistad en-,
inter te et mulierem, et tre tí y la muger, entre su raza y la tuya:
semen tuum et semen il- ella quebrantará tu cabeza, por el Salva­
Bus: ipsa cónteret caput dor que nacerá de la misma, y tú intenta­
Umm, et tu insidiáberis rás morderla el calcañar, y hacerla caer en
calcaneo eíus. los lazos que le tenderás

^ 11. Vulg. Enim. Esta palabra no se halla en el hebreo.


* 13- Hebr. De otra manera: ¿Qué es esto que has hecho? ¿Quid etí hoc qvodfe-
átti? Véase ana expresión casi igual en el capitulo siguiente * 10 .
I M . E n lugar de la expresión hebrea hsiani, tomada en la significación de « -
duiil me, se lée en el Samaritano jlsini, que tiene también el mismo sontido en el
trabe; pero os macho mejor, hsiqni, fateinavit me; es la misma expresión que se lée
en Isaus ti. 10: La serpiente me fascinó.
* 14. Vulg. El pecho: Hebr. E l vientre. La Versión de los Setenta pone lo ano
y lo «tro.
n id . Vulg. La tierra. Hebr. E l polvo.
» . 14 y 15. I a maldición que Dios pronunció aquí, mira juntamente & la serpien­
te y al demonio. La mager que debía quebrantar la cabeza de la serpiente, es la San.
ta Virgen, qae arruinó el imperio del demonio dando el nacimiento á Jesucristo.
Ea lagar de la palabra ipta, el hebreo y los Setenta dicen ipse, es decir, el que na­
cerá de la mager, te destrozará la cabeza. Los antiguos ejemplares latinos varían
acerca de esta palabra: San León la refirió 4 temen, cuando dijo: Denuniiant terpen-
&/atonas temen mutierit, quod ttoxii eapitit elationem tua virtute enntereret, Ckri.
«fam teilieet m carne centurión. Serm. 3. de Nat. En lugar de intidiaherit, el hebreo
repite el mismo verbo t í tu eonítret, es decir, y tú lo rompcrA* «1 talón: el griego
70 LIBRO S S L OÉWESIS,
Aaíes de la 16. Dios también dijo á la muger: Yo 16. Mulíeri quoque di­
era cronoló­ xit: Multiplicabo aeru-
gica vulgar
te afligiré con muchos males en el tiempo
4156. de tus embarazos"; tú parirás con dolor; mnas tuas, et conceptas
y para castigarte por uo haber estado su­ tuos: in dolore panes fi-
misa á tu Criador, estarás bajo el poder lios, et sub viri potcstate
1. Cor. u v. de tu mando", y él te dominará. eris, et ipse dominabitur
14. tui.
17. A continuación dijo á Adán: Por­ 17. Adae vero dixit:
que has escuchado la voz de tu muger mas Quia audisti vocem uxo­
que la mía, y porque has comido del fru ­ ria tuae, et comedisti da
to del árbol que te había prohibido comer, ligno, ex quo praecepe-
la tierra será maldita á causa de lo que ram tibi, ne coméderes,
haz hecho"; yo la volveré estéril, y no sa­ maledicta térra in opere
carás de ella con que alimentarte por to­ tuo: in laboribus cóme-
da tu vida, sino á costa de mucho trabajo. des ex ea cunctis diebus
vitae tuae.
18. Ella te producirá espinas y abro­ 18. Spinas et- tríbulos
jos, y te alimentarás con la yerba de la germinabit tibi, et cóme-
tierra." y aes herbam terrae.
19. E n términos que comerás tu panf/ 19. In sudore vuHüs tui
con el sudor de tu rostro, hasta que vuel­ vescéris pane, doñee re-
vas á la tierra de que has sido formado: vertaris in terram de qua
porque « yo bien quiero suspender la pena sumptus es: quia pulvis
de muerte - que has merecido por tu pecado, es, et in puNerem rever-
esto és solamente por algún tiempo: eres téris.
polvo, y volverás al polvo.
20. Y Adán para consolarse de la muerte 20. Et vocavit Adam
h. que se veia condenado por la esperanza nomen uxoris suae, He-
de verse revivir en su posteridad, dió á su va; eó quód mater esset
muger el nombre de Eva, que significa la cunctorum viventium.
vida porque ella era destinada á ser la ma­
dre de todos los vivientes."
21. El Señor Dios hizo también á Adán 21. Fecit quoque Do­
y á su muger unos vestidos de pieles, con minus Deus Adae et uxo*
que los cubrió, á fin de que ellos se acor- ri eius túnicas pelliceas,
de los Setenta varía sobre esta palabra; pero esto parece que proviene do un equívo-
co en el hebreo v en el griego: puede confundirse en el hobroo el Verbo sour, con-
terere, con el vorbo s o u r , insidian, que conviene mejor en nuestro caso. En el grie­
go hay una equivocación semejanto.
» . ÍG. Lit. Y o multipliéiiró tus dolores y tus concepciones: puede ser que se le­
yese originalmente en eKtos términos, arumnns cnnceptuum luorum.
Ibid. Ilebr. lit. Ad tirum tuum voluntai lúa. Según el uso de la lengua santa,
esta nxpreeion denota la dependencia y la sujeción. In fr. cap. ív. 7.
» 17. Hebr. de otra manera: i causa de vos. Los Setenta leyeron y traduje­
ron como la Vulgata, ea docir dabudca, in opere lu í, en lugar de bámvrca, pro-
pter U.
^ 18. La palabra hohrea traducida aquí por heríam, contiene el trigo, que M
el principal alimento dcl hombre, y toda especio de granos, de planta*, da raíces,
do legumbres do que se puedo comer.
J 19. El pan est A puesto por el sustento en general.
w 20. Asi abusivamente se ha escrito como también pronunciado K m sin as­
piración; su verdadero nombre es llene, on latin lleva, como lo expresa nuestra
Vulgata. Los Setenta lo explican por el nombre de Vid», porque en efecto e»t«
nombre os relativo al que ea hebreo significa, la vida.
C apitulo III. 71
et induit eos: dasen que habiendo sido criado* para ser Antos de la
semejantes á Dios por la santidad de su v i­ era cronoló.
gica vulg&r
da, se habían hecho semejantes á las bestias 4156.
por su pecado.
22. Et ait: Ecce Adam 22. Y para hacerles sentir esta verdad
quaá unus ex nobis fa- humillante, por una ironía saludable les
ctus est, sciens bonum et dijo: Ved ahí á. Adán hecho como uno de
maJum: nunc ergo ne for­ nosotros", sabedor del bien y dul mal por
te mittat manum suam, su propia experiencia: impidámosle pues
et gumat etiam de ligno ahora no alargue acaso su mano al ¿rbol
vitae, et cómedat, et vi- de la vida, y ‘ tome también de su fruto, y
vat m aetemura. comiéndolo viva eternamente como noso­
tros."
23. £ t emisit eum Do­ 23. El Señor Dios en seguida lo hizo
minus Deus de paradi­ salir del jardín delicioso" en que lo habia
so vohiptatís, ut operare- puesto, para que fuese á trabajar en el cul­
tor terram, de qua sum- tivo de la tierra de que había sido for­
ptus est. mado.
24 Eiecitque Adam: et 24. Y habiéndolo arrojado, puso que­
eollocavitante paradisum rubines" delante del jardín de delicias", que
roluptatis Cherubim, et hiciesen centellear una espada de fuego, pa­
flammeum gladium, at- ra guardar el camino que conducía al ár­
que versátilem, ad cus- bol de la vida, y para embarazar al hom­
todieodam viam ligni vi­ bre su entrada.
tae.

t 39. Estas palabras demuestran la pluralidad de personas en Dios.


Ibid. Lit- Ahora pues por temor de que no alargue b u mano al árbol de la vida,
fw no tome igualmente de su fruto , y que comiendo del mismo no viva eter.
namente...... Hay aquí una reticencia: la proposición no está completa; paede ser
Y » originalmente se llenase con estas expresiones relativas á las del versó siguien­
te: Ejieiamu* non de harto Edén. E t ejeeit eum Dominus Deut de horto Edén: Ar.
rajémosle del jardín de Edén. Y el Señor Dios lo arrojó del jardín de Edcn. La
repetición de las mismas palabras pndo cansar la omision, como muchas veces ha
•andido.
F 33 . Hebr. del jardin de Edén.
7 24. Muchos han traducido en singular, el hebreo usa del plural.
lUd. Hebr. al oriente del jardín de Edén. Esto ha dado lugar para creer que
«■te Jardín podría, estar entre montañas que no permitiesen la entrada, sino por
algunos desfiladeros por la parte del oriente, y que Adán saliendo por la parte del
«m a to de la provincia de Edén ó de la Armenia, so pudo rotirar hácia la Media.
C A P IT U L O IV.

Nacimiento de Cain y da Abel. Sus sacrificios. Abel es muerto por Cain. Na.
cimiento de Henoc, hijo de Cain. Lamec, el bigamo, da muerte á un hora*
bre. Nacimiento de Set y de Ende.

Ante* de la adam vero cogno-


era cronoló.
1. Addti pues, arrojado del paraiso y I.
f i e » vulgar. separado de su Criador, comenzó á ape­ vit uxorem suam Hevam:
4156 garse á la criatura: así es que conoció quae concépit et péperit
camalmeate á Eva su muger, para multi­ Cain,dicens: Possédi ho­
plicarse sobre la tierra, conforme á la ór­ minem per Deum.
den que Dios le habia dado: y ella conci*
bió y dió á luz un hijo, á quien Uamó Cain,
es decir, posesion, diciendo: He adquirido
por la gracia de Dios'7 un hombre que
sucediéndome despues de mi muerte me hará
revivir de algún modo sobre la tierra.
2. Ella parió de nuevo y dió al mun- 2 . Rursumque pépent
4154. fratrem ejus Abel. Fuil
do á su hermano, á quien nombró Abel,
es decir, vanidad, para notar que nada hay autem Abel pastor o*
estable bajo del s o l Mas Abel fue pastor de vium, et Caín agrícola.
ovejas, y Cain se aplicó á la agricultura.
4(138. 3. Aconteció mucho tiempo despues, el 3. Factum est autem
que los dos hermanos, siendo ya de ttna post multos dies ut offer-
edad mas avanzada, ofreciesen sus dones al ret Caín de fructibus ter­
Señor, pero los ofrecieron de una manera ree muñera Domino.
muy diferente, porque Cain ofreció al Se­
ñor de los frutos de la tierra que habia
tenido cuidado de cultivar; pero no ofreció
¡os mas sazonados ni los mejores.
4. Abel igualmente, lleno de f e ofreció 4. Abel quoque óbtulit
ai Sentir de los primogénitos de su rebano, de primogénita gregii
conforme & su profesum lo mejor que te­ sui, etde adipibuseorum:
nia, y así el Señor miró agradablemente et respéxit Dominus ad
Htbr. xi. 4. á Abel y á sus dones. Abel, et ad muñera ejus.
5. Empero no miró á Cain, ni ¿ lo que 5. Ad Cain vero, et ad
él le habia ofrecido'7; por lo cu&l Cain ae irritó muñera illius non respó*

^ 1. Hebr. litt. Por Jehova 6 el Ser Supremo. La versión de loa Setenta y I»


Vulgata suponen aqui klobui, Deut. Algunos han creído, qne el gran nombre Jé-
hoya no habia sido usado Antes de Moisés. Exodo cap. vi 3: pero se encontrará
muchas veces en la historia de los patriarcas. Puede vene lo que se dirá sobra
el l e i l o del Exodo vi. 3.
» 2. O como dice David: tddo hombre es vanidad. Vavitat emitís Juma Salín.
x x x v i i i . 6. 13. tee. hebr. O oomo dice Salomón: Vanidad de vanidades y todo a»
vanidad. E c l i. 3. xu. 8.
w 4 y 5. Algunos creen que la causa de esta distinción y de esta preferencia
de Abel sobre Cain, se debe tomar de la cualidad diferente de sus ofrendas. Pera
t» verdad*» cansa es mas bien la que noi ducubre Sao Pablo, explioindme ea •*»
capitulo iv . 73
xit: iratusque est Cain y concibió tanto disgusto, que su semblan* Antes de lo,
era cronoló
veWementer, et cóncidit te quedó enteramente abatido. gica valgor
vultus eius. 4038.
6 . Dixitque Dominus 6. Entonces el Señor le dijo: ¿Por qué
ad eum: Quase iratus es? andas irritado? ¿y por qué se ve tan gran­
et cur cóncidk facies de abatimiento en tu semblante? Tu suer­
tua? te depende de 6.
7. Nónne si bené égeris, 7. Si obras bien, recibirás la recompen­
recipiex sin autem malé, sa; y si mal, d castigo de tu pecado in­
statim in fonbus pecca- mediatamente estará á. la puerta: ¿no lo ex­
tum áderit? sed sub te perimentas ya? E s verdad que la concupis­
erit appetitus eius, et tu cencia te indinará al mal; mas tu apetito
domináberis illius. estará en tu arbitrio, y tú lo dominarás de
manera que siempre terulrás el poder de re­
sistirle!'. ■
Sap.x. 8.
8 . Dixitque Cain ad 8 . Pero Cain, insensible á los consejos Mntth. xxia
Abel fratrem suum: Egre* del Señor, y dejándose arrebatar de la en­ 35.
diámar foras. Cümque vidia que lo devoraba, dijo á su hermano 1. Joan. ni.
esscnt in agro, consur- Abel: Salgamos fuera” ; y cuando estuvieron 12. Juda n.
rexit Cain adversús fra- en el campo, acometió Cain á su herma­
trem mmm Abel, et in­ no Abel, y lo mató.
terfecit eum.
9. E t ait Dominas ad 9. El Señor, á quien nopodia ocultar­
Cain: Ubi est Abel fra- se este crimen, dijo á Caín: ¿Dónde está tu
ter tuus? Qui respondit; hermano Abel? Cain con desprecio respon­
Néscio: Num custos fra- dió: No sé. Despues aítadió con insolencia:
tris mei sum ego? ¿Soy yo el guarda de mi hermano para es­
tar obligado á saber dónde se halla?
10. Dixitque ad eum: 10. El Señor le replicó: ¿Qué has he­
Quid foctsti? yox sangui- cho? ¿Has creído esconderme tu delito? Te
nb fratris tui clamat ad engañas. La voz de la sangre de tu her­
me de .térra. mano clama desde la tierra" hasta mí, tj
me pide venganza!'.

tM términos en la epístola 4 loa Hábréoa: „P o r la fe se verificó quo Abel ofre.


ciese á Dios una hostia mas agradable que la que ofreció Cain.” Hebr. zi. 4.
f ’. 7. De otro modo; pero Abeldó» serf tiempre subordinado, y vos lo domi­
nareis siempre, conservando orí, aun detjmet de vuestro petada, lot prñiU giot de
prmtgenitura. Esta es la interpretación de San Juan Crisóstomo (Jiomil xvui. <0
Gtnet. 203), conforme por otra porte 4 la versión de los Setenta; y la Vulga­
ta no ea contraria. El hebréo dice 4 la letra: Ad te nolunia» ejut. Esta expresión
se osó atrás (m. 16.) para significar la sumisión de la esposa respecto de bd ma­
rido; puede indicar, pues, aquí la dependencia del hermano menor repjiccto del
mayor. L a mayor parte de los padrea lo entienden de este modo: El pecado se
volverá contra t o s ; estará siempre pronto 4 atacaros; pero podréis resistirle si que.
reí». En efecto,' Abel no se nombra en este logar; mas en el hebréo los pronom­
bres son del género masculino, y esta palabra pecado, en aquel idioma es femenina.
f 8. Estas dos palabras, salgamo* á fuera, no est4n en el hebréo; pero si en
d samantano y en loe Setenta, como en la Vulgata.
f 10. Se lée en el hebréo, tox eanguinum eiamamthm: lo que podría ser nn he­
braísmo; porque loe Hebréos usan el phual de tanguis, principalmente para signifi­
car la sangre derramada injustamente; y de ahí viene libera me de tanguinibu». Ps.
J- 16. Pero el samaritano dice: Kix tangvim t clamat. En la substancia el sentido es
«1 mimo.
A id . Abel injaitamente asesinado por Cain, significa la muerte violenta que Je.
74 LIBRO DEL OÍNESIS.
Antes de lo. 11. Tú serás pues, desde ahora, mal­ 11. Nuno igitur male-
ara cronoló­
gica vulgar
dito sobre la tierra" que abrió su boca, y dictus eris super terram,
4038. recibió la sangre de tu hermano qué td der­ quae aperuit os suum, et
ramaste. auscepit sanguinem fra-
tris tui de mana tua.
12. P o r tanto, cuando la cultives no te 12. Cúm operetas ftieris
dará sus frutos: y tú andarás adema* fu­ eam, non dabit tibi fin­
gitivo y vagabundo sobre la misma tierra; etas suos: vagus et pn>
no tendrás en ella morada fija ; un temor fugus eris' super terram.
y una agitación continua te acompañarán
por tocias partes.
13. Cain, entregándose á la desespera­ 13. Dixitque Cain ad
ción, en vez de ocurrir 6 la penitencia, res­ Dominum; Maior est ini-
pondió al Señor: Mi iniquidad es dema­ quitas mea, quám ut ve-
siado grande para que pueda lisongearme de niam merear.
obtener perdón. N o, yo no me resuelvo á
pedirlo.
14. Hoy me arrojas de la superficie de 14. Ecce éjicis me hó-
la tierra en que he nacido, y yo huiré de dié á facie terraé, et á fa­
tu semblante; andaré fugitivo y vagabun­ cie tua abscondaf, ei ero
do sobre la tierra, léjos de tí, y privado vagus et prófugus in tér­
de tus auxilios. A cualquiera parte que va­ ra: omnis igitur qui in-
ya, si está habitada, todos mis semejantes venerit me, occidét me.
se darán prisa á vengar el asesinato que
cometí; cualquiera que rae encuentre, me
dará muerte.
15. El Señor le respondió: No será así/f; 15. Dixitque ei Domi-
ántes bien cualquiera que aaesinase á Cain, nus: Nequaquam itafiet:
será castigado siete veces" mas severamen­ sed omnis qui occiderit
te que él, por no haberse aprovechado del Caín, séptuplura punie-
castigo que le he impuesto; y el Señor pu­ tur. Posuitque Dominus
so sobre Cain una señal para que los que Cain signum, ut non in-
lo encontrasen no le dieran muerte. terficeret eum omnis qui
invenisset eum.
16. Salido Cain de k presencia del Se­ 16. Egressusqoe Cain
ñor, prófugo en la tierra, habitó hácia el á facie Domini, habitavil
lado oriental de Edén, sin fijarse en par­ prófugus in térra od
te alguna/'. orientalem plagam Edén.

sucristo debía sufrir de paite de los Judíos, celosos de su gloria y de su virtud. S.


Pablo dice que la sangre de Jesucristo clama con mas filena que la do Abel. Htb.
xu. 24.
* 11. Heb. y Set. T ú eres, pues ahora maldito de la tierra; es decir, ellt to tra­
tará como á un hombre maldito, rehusándote sus frutos. Lo cuil expresa el verso
«guíente.
W 15. El' hebréo: el Señor le respondió: „P o r esto cualquiera qae &c. ó cierta­
mente cualquiera que 6lc." Por lo demas los Setenta han leído lo mismo que la V«ü-
.gata, esto ex, lakn, non tic, en lugar de lkn, propterea, como se lée ahora.
Ibid. El numero de siete significa un número indeterminado pero grande y con­
siderado.
w 16. El hebréo: ,,Habiéndose retirado Caín de la presencia del Señor, perma­
neció en la tierra del norte al oriente de Edén." Los Seteata tomaron también ql
.término hebréo por un nombre de lugar, solamente que en vex de Nod ó Ntud ellos
capitulo iv. 75
17. Cognovit autero 17. Y habiendo conocido á su muger,Antes de I»
Caía uxarem su&m, quae concibió y dió á luz ¿ Ilenoc. Y fabricó era croooló-
gica vulgar
coooepit, et péperit He- luego una ciudad, á la que llamó Henoc, 4028
noch: «t aedificavit civi- del nombre de su hijo".
tatem, vocavitque nomeo
eius ex nomine filij sui,
Henocb.
18. Pqrro Henoch ge* 18. Ilenoc engendró á Irad, Irad en­
nuit Irad, et Irad genuk gendró á Maviaél, Maviaél engendró á Ma-
Maviaél, et Maviaél ge- tusaél, y Matiuaél engendró á Lamec.
nuit Mathusaél, et Ma-
thusaél genuit Lamech.
19. Qui accepit duas 19. Este fu e el primer hombre que tu­
uxoreu, nomen uní Ada, vo á un tiempo dos mugeres, llamadas una
et noraen alten Sella. Ada, y la otra Sela.
90. Genuitque Ada la- 20. Ada dió á luz á Jabel, que fue pa­
bel, qui fuit pater habi­ dre" de los que habitan en tiendas, y de
tan! iom in tentoriis, at- los pastores".
que pastorum.
21. Et nomen fratris 21. Su hermano se llamaba Jubal: él
eius lubal: ipse fiiit pater fue padre ó maestro de los que tocan la
cañentium cithara et or- cítara y el órgano 6flauta. É l inventó es­
gano. tos instrumentos de música, como tu herma­
no el arte de formar tiendas y de cuidar
los rebaños.
22. Sella quoque ge- 22. Sela dió también á luz á Tubal-
nuit Tubalcaln, qui fuit cain, que ejercitó el arte de trabajar con
maJleator, et faber in martillo, y fue fabricante de toda clase de
cuncta opera aeris et fer- obras de cobre y de hierro". Noemo fue el
rí. Sóror vero Tubalcaiin, nombre de la hermana de Tubalcain. Ella
Noéma. inventó el arte de hilar y de tejer lana!'.
23. Dixitque Lamech 23. Lamec, habiendo cometido un homi­
axoríbus suis Adae et cidio, dijo k sus mugeres Ada y Sela que
8ellae: Audite vocem temían las consecuencias: Mugeres de La­
meara uxores Lamech, mec, oíd mi voz, escuchad mis palabras":

layaron Naid. Se halla al oriente del pais de Edén y de la Asiria una vasta región
llamada lfy*e 4 ífyiea, que bace parte de la Hircania. En hebréo Nei, de donde T¡e.
De A m , significa lo mismo que Nod, huir, retirarse, andar errante ó vagabundo.
* 17. En vano se buscarían sobra la tierra vestigios de nna ciudad anterior al
diluvio.
^ 90. En este pasage y en el siguiente, la palabra paire significa autor 4 in.
ventor.
A id. Abel as oeupaba también en apaoentar ganados; pero Jabel fue el primero
qo&liizo de esto una profesión particular.
* 31. Las palabras hebreas tinaor y hugai pueden significar la lira y el Ar­
gano. Véase la Ditertaeien mbrt lot instrumentos músicos de lee Hebreot que se co.
locará al frente del libro de los Salmos.
w 33. El bebo Tabal cain, que era diestro en trabajar toda clase de obras de
cobre j hierro. Loe Setenta j la Vulgata suponen que se leia originalmente rrs, mal.
Icatsr, en lugar de jlt*, polietu A acutns, como se lée ahora.
Aid. Muchos aiguen esta opinion, suponiendo que Noema es la Minerva de loa
griegos, Domada Jfemmnmn.
■ W 33. E l hebreo: mas Lamec dijo á sur mugeres: Ada j Sella, escuchad mi vo
Antes de la estáis temerosa» porque yo he matado ¿ auscuháte sermoneni
era cronoló­
gica vulgar
un hombre que me hirió"; vosotras aréis en meum: quóniám oecídi
4028. peligro mi existencia, porque asesiné á un vinun in vulnus meum,
joven que rae cubrió de golpes". et adolescentulum in li-
vorem meum.
24. P e ro " aseguraos: nadie atentará con­ 24. Séptuplum ultio da-
tra nú; pues según la palabra del Señor, bitur de Caín: de La-
se vengara siete veces la muerte de Cain mech vero septuagies
que mató por malicia y envidia á su pro­ septies.
pio hermano; se vengará pues sin duda la
de Lamec setenta veces siete, no teniendo
mas culpa que la de haber matado á un
extraño, y esto en defensa propia".
25. Adán, despues de haber llorado la 25. Cognovit quoqne
muerte de Abel que su virtud -hacia mas adhuc Adam uxorem
sensible, conoció de nuevo á su muger; y suam: et péperít filium,
ella dió á luz un hijo á quien llamó" Set, vocavitque nomen eius
quiere decir substituido, diciendo: Dios me Seth, dicens; Posuit mi-
na dado otro hijo en lugar de Abel á quien hi Deus semen aliud pro
mató Caín". Abel,quem occidit Cam.
26. También á Set nadó un hijo que 26. Sed et Sethnatus est
él llamó Enos. Este empezó á invocar el fiUus,quem vocavit Enos:
nombre del Señor, por sacrificios arregla­ lste coepit invocare no­
dos, y á distinguirse por él título de hijo men Domini.
de Dios, que conservó despues tu posteri­
dad".

mugeres de Lamec, prestad oído á lo que voy á deciros.


Q id. Litt. por mi herida__ Ibid. Litt. por mi contusion.
J 24. Esta partícula entA expresa en el hebreo: Sed.
* 23 y 24. La Escritura, no nos enseña el motivo del discurso de Lamec, y to­
do lo que se dice de él son conjeturas. Se vengará tUte cceei, esto es, con mucha,
severidad, la muerte de Cain, y télenla vtcet tiete, quiero decir, con un rigor incom­
parablemente mas grande, la de Lamec. O de otro modo: Cain ha sido siete veces
castigado; pero Lamec lo seri setenta veces siete. Muchos han adoptado este sen­
tido al que parece da lugar la versión de los Setenta; pero el hebróo y la Válgate
favorecen mas al primero.
W 25. El samaritano: que Al nombró; lo que se conforma con el cap. siguiente * 3 .
Ibid. s e t h e n h e b r é o , s i g n i f i c a l i t e r a l m e n t e potilut, y h a c e a lu s ió n 4 l a p a l a ,
bfra s ig u ie n te s a t h , posuit.
* 26. El hebréo. Entónces se comemó á ser llamado cen el nombra del Ser Su­
premo; y en efecto, lo que sigue insinúa este xentido, que los descendientes de Set
tomaron el nombre de hijos de Dios para distinguirse de los de Cain, llamados sim­
plemente hijos de los hombres. Infr. vu. Se ha leido zu, iitt, en lugar de ax, turne.

r.^w /xiAM vr

C A P IT U L O V.

Genealogía de Adán por la linea de Set huta Noé.

1. Par. i. 1. 1. E s t a es la genealogía de la poste- 1. Hic est líber gene-


Snp. II. 33. ridad de Adán siguiendo la línea de los rationis Adam. In <!ie
Ivf. ix. 6. que fueron padret del Metías. En el dia qua creavit Deus homi*
CAPITtJLO ▼. 77
nem, ad simihtudinem en que Dios crió a) hombre y lo hizo se* Antea da la
era cronoló­
Dei fecit illum. mejante á él mismo, dotándolo de una al­ gica vulgar
ma capaz de conocimiento y de amor.
Masculum et femi- 2 . Pero bajo este nombre debe entenderte Sup. i. 37.
nam creavit eos, et be- Eecli. xtu.
el varón y la muger, porque varón y hembra 1.
nedixit illis: et vocavit loa crió; y los bendijo, y les dió el nombre
Domen eonun Adara, in de Adán, etio et, terrestre, en el dia en que
die quo creati sunt. los crió, para significar su origen que habia
sido de la tierra.
3. Vixit autem Adam 3. Habiendo vivido Adán ciento trein­
ceotum iriginta annis: et 4037.
ta años", engendró un hijo" ¿ su imágen
genuit ad imaginem et ó- y semejanza, hombre y pecador como él,
militudinem suam, voca- y k> llamó Set
vitque nomen eius Seth.
4. Et fácti gunt dies 4. Despues que Adán engendró & Set,
Adam, postquam genuit vivió ochocientos años, y ántes y despues
Seth, octingenti anni: ge- del nacimiento de Set, engendró hijos é
nukque filloa et tilias. hijas.
5. Et factum est omne 5. Y asi todo el tiempo de la vida de
tempus quod vixit Adam, Adán, fue de novecientos treinta años, y
anni nongenti triginta, et despues de haber empleado tan largo tiem­
oaortuos est. po en hacer penitencia/1, murió.
6. Vixit quoque Seth 6. Y vivió Set ciento cinco anos, y en­
centum quinqué annis, et gendró & Enós. 3923.
genuit Enos.
7. Vixitque Seth post- 7. Y después de haber engendrado á
quam genuit Enos, o- Enos, vivió ochocientos siete anos, y engen­
ctin^entis septem annis, dró hijos é hijas.
genuilque filioset filias.
8. Et facti sunt omne* 8. Con lo que todo el tiempo de la
dies Seth nongentorum vida de Set fueron novecientos doce años,
duodecim annerum, et y murió.
mortuus est.
9. Vixit vero Enos no- 9. Habiendo vivido Enos noventa anos,
naginta annis, et genuit engendró á Cainan. 3891.
Cainan.
10. Post cuíub ortum 10. Despues de cuyo nacimiento vivió
vixit octingentis quinde- ochocientos quince anos, y engendró hijos
cim annis, et genuit filios é hijas.
et filias.
11. Factique sunt o- 11. Y todo -el tiempo de la vida de

^ 3. Sobre las diferencial que se hallan en eate capitulo entre ol texto hebréo
y la versión de loa S e t e t a , véase lo dicho en la Dittrtaeion robre lat íom primr.
m tdmdet dei notada tom. i). La Vulgata está conforme con el hebréo que pare,
aa haber conservado la lección original en todo el capitulo aobre el número de
año* de estos patriarca*.
M i. Esta palabra omitida en el texto pareas qoe á lo ménos debe entenderse
•n él.
* f>. La Escritora habla favorablemente de la salvación de Adán (Sap. x. 3),
7 I • Iglesia lo cuenta entre loa predestinados, ooma lo decUn) Contra Taciano f
lo* Encratita», discípulos de esta beresiaroa.
78 LIBRO DEL «ÍSES1.S.
•Auto» da la Enos fueron novecientos cinco anos, y mnes dies Enos nongunti
ara cronoló­
gica vulgar murió. quinqué «m i, et mortuus
3814. est.
12. Vivió también Cainan setenta anos, 12. Vixit quoque Cai­
3765. y engendró á Malaleél. nan septuaeinta annis, et
genuit Malaleel.
13. Y despues de haber engendrado á 13. Et vixit Cainan
Malaleél, vivió ochocientos cuarenta anos, y postquam genuit Mala»
engendró hijos é hijas. lee!, octingentis quadra-
ginta annis, geimitqu&ü-
lios et filias.
14. Y todo el tiempo de la vida de 14. iEt iacti sunt ouues
Cainan fueron novecientos diez anos, y dies Cainan nongenti de-
murió. oem anni, et mortuus eat
15. Malaleél vivió sesenta y cinco anos, 15. Vixit autem Mala­
3701. y engendró é Jared. leel sexaginta quinqué
annis, et genuit Iared.
16. Despues de haber engendrado á Ja* 16. Et vixit Mai&ieel
red, vivió ochocientos treinta anos, y engen­ postquam genuit Iared,
dró hijos é hijas. octingentis trigintaannis:
et genuit fílios et filias.
17. Y todo el tiempo de la vida de 17. Et fácti sunt omnes
Malaleel fueron ochocientos noventa y cin­ dies Malaleel octingen-
co anos, y murió. ti nonaginta quinqué an-
ni, et mortuus est.
18. Jared vivió ciento sesenta y dos 18. Vixitque Iared cen-
354U. unos'', y engendró á Henoc. tum sexaginta duobus an­
nis, et genuit Henoch.
19. Y despues de haber engendrado á 19. Et vixit Iared post-
Henoc, vivió ochocientos anos, y engendró quam genuit Henoch,
hijos é hijas. . octingentis annis, et ge­
nuit filioset filias.
20. Y todo el tiempo de la vida de 20. Et fácti sunt o-
Jared fueron novecientos sesenta y dos anos, mnes dies Iared nongenti
y murió. sexaginta dúo anni, et
mortuus est.
21. Habiendo vivido Henoc sesenta y 2 1 . Porro Henoch vixit
cinco anos, engendró á Matusalén". sexaginta quinqué annis,
et genuit Mathuaakm.

^ 18. Sobre las diferencias que aquí y en los versos siguientes se hallan en .
tre el hebréo y el samaritaao, véase la Disertación qae sos hamos de oitar. I * Vul-
signe conforme al hefaréo.

n 21. La Vulg. Ut. Ihtkuttiam : sa verdadero nombre es Mmtkvoulm, oomo lo


«xpraaa la Vulgata ea los W * 95, 96 y 97, de donde sale el acusativo latino Mmtkm-
talam. Los Setenta lo llaman siempre Matkutala. En hebréo podría pronoaoiane
MathmtoU, y asi lo escribe la Vuigata «n el primer libro de los Paralipómenos i. 3,
y en San Lacas ni. 37. Este nombra se compone de tres palabras iuth-u-sau, que
ymedea significar mar* et immútia; palabras de algún modo profético* que eon re.
laaion al suceso paeden significar mor» *t immdmtio, porque A la muerte de
patriarca siguió en el mismo año «1 düuvio.
capitolo v. 99
'l'¿. E t am bulavit Jle- ‘2 2. Ilenoc cam ino con l)ios, y l e f i a Antes do lu
era cronolú*
imdi c u m Deo: el vixit, m u y a g ra d a b le"-, y despues de h a b e r e n ­
gioa vulgar
postquam genuit Mathu- gendrado a Matusalén, \ivió" trescientos 3475, '
salain, tr c e c n tis annis, et años, y engendró hijos o hijas.
«vnuit til ios et filias.
'¿¿. Et facti sumí ouiiies '¿3. V la \ idn de I le n o c s o b n lo lu í
dies M enoeh trece»! i se- ru lúe de trescientos sesenta y c h i c o años.
xaginta quinqu é anni.
21. Ainbuliivitque cuín k¿l. E n todo este tiem p o él cam inó con
Üeo, e t non apparuit: Dios con tanta obediencia ti sus m anda-
quia tulit eum Deus. mirtilos, y htn g ra n d e f e n i sus ¡ir o iia m s .
q u e r l S eiin r qu erien d o re se rva rlo p a r a p r e ­
d ica r p en iten cia a l fin d el inundo , lo lle ­
y no apareció ya
vó al p a r a is o ," sobre h:
tierra , porque Dios lo trasladó, y lo ocul­
tó á los ojos de los hombrea.
¿5. V ixit quoque Ma- 2i>. M atusalén habiendo vivido ciento
thusala e e ntu in octogin- ochenta y siete años, engendro á L am ec. 3386.
ta septem annis, et ge-
nuit Laniecli.
“J O . E t vixit Mathusala, ■*?<>. ^ después de habí r en g e n d ra d o :i
postqu am genuit L a ­ L am ec, vivió setecientos ochenta v dos años,
m e ch , septingentis octo- y eng endró hijos t luja.-.
g iuta duobus annis, et
genuit filios et filias.
'27. El l'acti sunt onincs k2 * . ^ lo d o e| lla m p o He la \ id a de
dies Mathusala non- Matusalén fueron novecientos sesenta y
genti sexaginta novem nueve anos, y murió.
aani, et mortuu* test
28. Vixit autem La­ 28. Lamec habiendo vivido ciento ochen­ 310?.
mech centum octoginta ta y dos anos, engendró un hijo,
dúobus annis, et genuit
filium:
29. Vocavitque aomeq 29. Al cual llamó Noé (que significa
eius Noé, diceas: Jst^ reposo)" diciendo: Este nos consolará en
coaselabitur nos afyope ■ medio- de nuestros ■trabajos y de las obras
ribus et laboribus ma- de nuestras manos, en la tierra que mal­
pnnm oostrarum in térra, dijo, el Señor.
cui inaledixit Dominus,

22. Este es el Mntido de la versión de los Setenta, cuya expresión conser­


va &»n Pablo en sa Epístola á loa Hebréo*, xi. 5. Henoc agradó á Dios. Lo misma
aapreaion ae repita en el r 94.
A id. Eataf, palabiaa «1 v ix it, faltan pa el habito y en los Setenta.
* 3(4. Véase el libro del Eclesiástico, xuv. 16, y la Disertación sobre el patriar-
tu Henoc (tomb I.)
F 89. L a Vulrat*. expresa el sentido^dal hebréo cono está ahora: Lameo engen­
dro un hijo qoe llamó Noé, quiere decir reposo ó alivio, diciendo: Eate nos conso­
lará dtc. L * lección que suponen loe Setenta expresa, con maa naturalidad lá.eti-
Bologia (M nombro de Noé: lam ec engendró on hijo que llamó Noé, es decir re­
pto» ó «fifia , diniendo: Este nos aliviará en medio de nuestros trabajos y de las obraa
í e nuestras manca ea la. tierra que el SeBor maldijo. Ellos leyeron uiuwc, roqtacM
imbü noHs, en lugar da 'unuctu, etnttlabitur nos.
80 LIBRO DEL GÉNESIS.
Antes de la 30. Y Lamec despues de haber engen­ 30. Vixitque Lamech,
era cronoló­
gica vulgar
drado á Noé, vivió quinientos noventa y postquam genuit N->é,
3107. cinco años, y engendró hijos é hijas. quingentis Donaginta
quinqué annis, et genuit
filios et filias.
31 Y todo el tiem po de la vida do La­ 31. Et facti sunt omnea
m ec fue de setecientos setenta y siete anos, dies Lamech, septin-
9606.
y murió. Mus A oé teniendo c|UÍnientos anos genti septuaginta séptem
cumplidos, engendró á Ü cm , á C a m y á anni, et mortuus est. Noé
Jato ". vero, cum quingentorum
esset annorum, genuit
Sem, Cham, et Iapheth.

i ' 31. Loa tres hijo» de N oé no nacieron en el mismo año, p u s luegv se v »


(In jr. ix. 24.) que Cam, nombrado aquí el segando, era al menor; y mas adelante (x.
21.) se dice que Sem era mayor que Jafet. Es verdad que los Setenta dicen por el con.
trario que Jafet era mayor; mas esta parece una interpretación falsa, y que la intención
de Moisés era señalar en este lugar la época del nacimiento de Sem, i qeien nombra
primero como primogénito. Podrí objetarse qae dos años deapues del diluvio, 0 4
lo ménos el segundo año despues de este suceso, Sem tenia solo cien años (/n/r
xi. 10 .), cuando su padre debia tener seiscientos dos, ó A lo ménos estar en el seis,
cientos sesenta y dos ; pero esto nada mas supone, sino que Noé tenia quinien­
tos años cumplidos cuando engendré 4 Sem, y que Sem habia cumplido los cien,
lo cuando engendró 4 Arfaxad, el segundo año despuea del diluvio:-Moises omite
los meses y cuenta solos los años.

C A P IT U L O VI.

Matrimonios de los hijos de Dios con las hijas de loa hambrea. Competan geu
neral de la especie humana. Dios anuncia so resolución de inundar la tierra.
Noé halla gracia 4 sus ojos y recibe órden de construir el arca.

1. D e s p u e s que los hombres comenza­ 1. C u m q u e coepissenf


ron á multiplicarse sobre la tierra y tu­ homines multiplican su­
vieron hijas; per terram, et filias pro*
creasserrt,
S636. 2. Los hijos de Set que llevaban el 2. Videntes filii Dei fi­
nombre de hijos de Dios, viendo qúe las lias hominum quod es*
hijas de los hombres (asi se llamaban los sent pulchrae, accepe»
descendientes de Cain), eran hermosas, to­ runt sibi inores ex o-
maron de entre ellas por mugeres las que mnibus, quas eleger&nt.
mas les agradaron. 3. Dixitque Deus: Non
3. Y como estas alianzas causaron una permanebit spiritus meus
corrupción general, Dios dijo: Mi espíritu" in homine in aeternum,
no permanecerá para siempre en el hom­ quia caro est: eruntque
bre", porque él no es sino carne, y no iie~ die* iliius centum vigío»

^ 3. Es desir, el alma y la vida qoe les he dado.


Ibid. El hebreo: „M ¡ espíritu no contestará ya con el hombre.* San Gerónimo h «
preferido la otra lección que ea también la de loa Setenta; es decir, que estos sn.
tiguos intérpretes leyeron ea el hebtao ido*, permanebit, en lugar de ioon, conten,
dei qae se lée ahora.
clPtTVts r t 81
ti anwm un. ne sino inclinaciones leritualex; ati el tiem­ Adtes ddla.
ara cronoié*
po de la vida del hombre no aerá mas que gica vulgar
de ciento veintp anos, cumplidos loa cua­ B68S.
tes yo loa har¿ perecer á todos.
4. Gigantes autem erant 4. Y habia en la tierra en aquel tiem­
super terram in diebús po hombres de estatura éttraordmaria, su­
iHw: postquam enim in> mamente insolentes, conocidos con el nombré
gressi sunt filii Dei ad fi­ de gigantes; porque despues que los hijos de
nas hominum, illaeque Dios tuvieron comercio con las hijas de los
genueruot, isti sunt po­ hombres, y ellas concibieron, salieron á luí
tentes á saeculo viri fa- hombres poderosos y de gran fama en el si­
moá. glo, en que ejercieron su tiranía y cruel­
dad, y que hicieron general la corrupción".
5. Videos autem Deas 5. Mas viendo Dios que la malicia de Infr. t i i i 21.
qtód maha malitia ho- los hombres que habitaban la tierra era Matt. x t . 19.
minum esset in térra, et extremada, y que todos los pensamientos
cuneta cogitatio cordia de su corazón se dirigían constantemente
¡atenta esset ad malum al mal,
omni tempore,
6. Poenituit eum qudd 6. Se arrepintió'de haber hecho al hom­
fominem fecisset in tér­ bre en la tierra; es decir, obró como quien
ra. Et tactos dotare cor­ verdaderamente se arrepiente, aunque sin
éis intrinsecús, cambiar en ú mismo de resolución, y se
manifestó como el que está penetrado de
dolor ea lo íntimo de su corazon.

7. Delebo, inquit, ho- 7. Exterminaré, dijo, al hombre que he


minern, quem creavi, á criado, de la superficie de la tierra; destrui­
ble» terrae, abhomine rt todo lo que vive sobre ella, desde el
oaqoe ad animantia, á hombre -hasta los animales; desde" el rep-
répdli usque ad vólucres til hasta las aves del cielo; porque me pe-
caeli: poeaitet enim me sa de haberlos hecho, al ver que el hombre,
fedste eos. á cuyo servicio los destiné, no cesa de irri­
tarme y de servirse de ellos para ofenderme.
8. Noé vero invénit gra- 8. Pero Noé que no era criminal co-
(iam corana Domino. mo losotros, halló gracia delante del Señor.
Eecli. s u r .
9. Hae sunt generatio- 9. Estos son los hijos que engendró Noé, 17. 18.
nes Noé: Noé vir lustus y que se aálvaron con éf'-, porque Noé fue
atque perfectos fuit in un varón justo y perfecto en sus dias"; ca-

^ 4. El hebréo: „que fueron aquellos hombree poderosos, «rayo nombre es cé.


M je haoe mocho tiempo." Véase la Disertación tabre lot gibante» (tom. i.)
* 7. Loe Setenta leyeron en el mismo sentido cu, et a , y despues en lugar
de ad, vtque, katts atu, que se lée ea el hebráo. La misma expresión se repetirá, en el
cap- siguiente w 23.
9. De otro modo: „ f f e aqtti lo que perteneoe i Noé." Ln Escritura usa al.
fuñas Teces la palabra gtw ratítnet para siguiBcar una série de acontecimientos. Infr.
xxxrn- i tfum. in. 1. Asi dice es el libro de los Proverbios ( x x t h . 1.): Igna.
r*as n id mpervemtmra m i a t ditt.
Ibid. Se podría haber confundido en el hebréo d r t iv , genenttíonibnt con
sacrr, wiit n ú , lo que seria m as conforme con el genio de esta lengua: ,,Noe fbo
U hciahre justo j perfecto en sus caminos," es decir, en su conducta.
to *. u. 11
8Q L1BBO DKL 0¿NS3I8.
Antes ds la minó con fidelidad en la pretenda de Dioa" S ínerationibas suis,cum
«r* cronold. m diferentes edades de su'vida. eo ambulavit.
°g¿g>8W 10. x engendró tres hijos, Sem, Cam y 10. Et genuit tres fi­
Jafet lios, Sem, Cham, et I&-
pheth.
11. Entre tanto la tierra estaba corrom­ 11. Corrupta es^ autem
pida á la vista de Dios, y llena de iniquidad. térra coram Deo, et re­
pleta est iniqukate.
12 . Viendo Dios, pues, esta corrupción 12. Cumque vidisset
(porque toda carne habia corrompido su Deus terram esse cor-
camino en ella); ruptam, (omnis quippe
caro corruperat viam
suam super terram)
13. Dijo á Noé: Llegó ya el fin de todos 13. Dixit ad Noé: r mis
los vivientes decretado por mí; la tierra universae camis venit co­
está llena de iniquidad por su causa, y yo ram me: repleta est tér­
los exterminaré con la misma tierra". M as ra iniquitate á fácie eo-
en cuanto á tí, he resuelto conservarte. rum, et ego disperdam
eos cum térra.
14. Haz por tanto una grande embar­ 14. Fac tibi arcam de
cación de la figura de una arca, ó un gran lignis laevigatis: man-
cofre plano en la parte superior, de piezas siunculas in arca facies,
de madera pulidas por todas partes" y bien et bitumine linies intrin-
unidas; harás en ella pequeñas habita­ secús, et extrinsecis.
ciones, y las calafetearás con betún" por
dsntro y fuera, para que sea impenetrable
al agua y á la polilla, y para neutralizar
con su olor la hediondez de todo lo que
contendrá.
15. Y la fabricarás de este modo: Su 15. Et sic facies eanu
longitud será de trescientos codos, su an­ Trecentorum cubitorum
chura de cincuenta, y su altura de treinta". erit longitudo arcae,
quinquaginta cubitorum
latitudo, et triginta cubi­
torum altitudo illius.
16. Harás en el arca una ventana in­ 16. Feneatram in arca
mediata al techo para darle luz y respira­ facies, et in cubito con-
ción, y darás un codo de alto ¿ la cubierta summabis summitatem
del arca'1 con dedive 6 corriente para las eius: ostium autem arcae

Ibid. Los Setenta: E l agradó f Dio*. Se recuerda lo qoe ae dijo sobre este u -
prwion en el capitulo anterior * 23.
f 13. Acaso debería leerse en elhebréo m asas, de Ierra, de sobre la tierra, ee.
roo s« lée en el capitulo «iguíente T 33.
* 14. El hebr. „de madera de Gofer.” Se crie pudiera ser ciprés. Tóase la
tertaeion tabre t i orea de N o i, tom. i.
Ibid. El heb. lit. „la untarás con batió." El hebréo no expresa la naturalefa
de.este baño. Los Setenta lo entienden de betún, como lo expresa la Vulgata.
« 1 5 . Ee decir, cerca de quinientos pies de largo, ochenta y cuatre de ancbe»7
cincuenta de alto. El codo hebraico era de oerca de 90 pulgadas. Véase la !»*■ '-
faetón tobrt t i codo hebraico al frente del libro de ExequitL
* 16. Lit. Summitatem ejut. Según e l hebréo, este pronombre se refiere M
y no á la ventana eomo algunas lo lian «reído por el oquiveoo del pienombre lau s»
• CAHimo vi. .8 3
pones ex latera: deor- aguar.: pondrás tambien at lado en un ex­ Antee de U
era cronoló­
sum, coenacula, et tri- tremo la* puerta del arca, y harás un piso gica vulgar
Btega facies in ea. abaio, otro en medio", y un tercero mas alto, am .
en tos cuales constnur&s habitacicmet pro­
porcionadas para las diversas especies de
animales que quiero conservar alU.
17. Ecce ego adduc&m 17. Porque voy & inundar la tierra con
aquas dihivij super ter- Un diluvio," para hacer morir á toda carne
rani, ut interficiam o- que tiene vida bajo el cielo; cuanto hay so-.
mnen carnem, io qua bre la tiena será consumido.
spintua vhae est subter
caelum: Universa quae
io térra sunt, consumen*
tur.
18. Pouamqne foedont 18. Y estableceré contigo mi alianza,
meum tecum: et ingre- te tomaré bajo mi protección, y entrarás én
dieris arcam tu et fíiü el arca tú y tus hijos, tu muger y las muga­
tai, uxor tua, et uxorés res de tus hijos contigo.
filiorum tuorum tecum.
19. Et ex cunctis ani- 19. Introducirás también en el arca ani­
mantibua universae car- males" de cada especie apareados, macho
nú bina induces in ar­ y hembra para que vivan contigo, y se
cana, ut vivant tecum: conserven am.
MascuKni sexfts et femi-
nini.
20. De volucribuB iuxta 20 . De cada especie de aves, de cada
genus suum, et de iu- especie de animales terrestres y de cada
mentís in genere suo,et especie de reptiles entrarán contigo" aparea­
ex cNnni réptili terrae se- dos macho y hembra para que puedan vi­
cunriúm genus suum: bi­ vir y reproducirse.
nade ómnibus ingredien­
te- tecum, ut pos8Ínt vi-
Tere.
21. ToIle8 igitur tecum 21. Por tanto, tomarás contigo toda es­
ex ómnibus escis, quae pecie de comestibles, y los llevarás al ar­
mandi possunt, et com- ca para que sirvan de alimento, tanto á ti
portabis apud te: eterunt como á los animales que allí estuvieren con­
Itm tibí, quám illis in tigo.
cibum.
22. Fecit igitur Noé 22. Noé, pues, ejecutó todo lo que Dios
Hebr. XI. 7
omnia, quae praeceperat le habia mandado. Fabricó el arca según
illi Deus. é l modelo que Dios le habia dado, y gastó

A id. En la Válgala, dcornrm se toma subjuntivamente por el piso inferior, Cana,


ala, por el segando; trútega, por el tercero. Ea el hebréo está claro: inferiora, teeun.
rff ef lertia facie* in ea.
£ 17. E l Heb. nn diluvio de aguas.
» 19. L o* Set. De todos los animales domhtico», de todos los reptiles, de toda*
las bestias nfoeetra, y generalmente de toda carne.
Aid. Dios significa aqai solamente ea general que su intento es salvar ma­
che y hembra de cada especie de animales: despuea determint.su nOmero. In fr. va. 3.
W90. E l Heb. vendrás i vea.
M 1 UBfcQ m GÉNESIS.
<U1U en esta obra r*#4 <kcien aftot, dispcnundo-
lo así Dios, pora, que las hombre* tuviesen
2$$. tiempo de reflexionar sobre los. males que
les amenazaban, y de ¡revenirlos por medio
de una verdadera conversión
»
' t 23. Según San Pedr», mientras N oé preparaba eLaro^, 1* pueÍMoia 4* Wqp
aguardaba i lo* hombres; pero ello* fueron incrédulos, 1 . Petr. m. 20. El IJijo de Dio#,
compara los dia» de ta futura venida con lo* deí tiempo do Noé. Mat. xxrv. 37»
38. 39. Lúe. x.<u. 36. 97. 98.

C A P IT U L O V II.

N o* entra en el ana. Introduce V » animóle* qoe Dio* gaiao con—rrax «n ella. K


'diluvio inunda lá tierra.

2507_ 1. Y el Señor le (lijo: Entra en el arca 1. D ix it q u e Dominua


tú y toda tu familia, porque entre todos los ad eum: Ingrédere tu, et
?ue actualmente habitan la tierra, átí^o- omnis domus tua in aiy
o he hallado justo á mis ojos. cam: te enim vidi ius-
tum coram me in gene-
ratione hac.
2. De todos los animales limpios to- 2. Ex ómnibus animan'
marás siete y siete, macho y hembía " mas tibus mundis tolle septe-
de ios inmundos, dos y dos, macho y na et septena, mascu-
hembra". lum et ftminani: de ani-
mantibus vero immundis
dúo et dúo, masculum et
fcmin;im.
3. Tomarás igualmente de las aves del 3. Sed et He volatilibus
cielo de siete en siete, macho y hembra caeli septena et septena,
de las especies puras, y dedos en dos, masculum et feminam:
macho, y hembra" de las inmundos, para que ut salvetur semen super.
stí’ especie se ' conserve sobre la superficie faciem universac terrae.
dé toda la tierra; y ejecuta lo mas prouto
mis órdenes.
4. ' Porque pasados siete dias, haré lio- 4, Adhuc enim, et post
^ 2. Se lée en el aenlido del hebréo i la letra: Friona et uxorem ejut, ea de­
cir, wmmquedqiic eum toña tua. Hebraismo de que ae verán adelante mucho* ejam­
pio». Pero el samaritano y lo* Setenta dicen como la Vulgata, y ad aelée an al he­
breo en el versículo siguiente.
Ibid. Siete de cada especie de animales puro*, machos y hembras; y dos, maché
y hembra de lo» impuros. Este aenlido ee el que siguen Jomfo y la mayor parta
de los PP. y expositores. De este modo dice Jesucristo á sus difclpulo* ea *1
evangelio, que coloquen al pueblo tropas por tropas; asi también Jesucristo envia A
gas apóstoles de don rn dos (Mure. vi. 7. 39. 40.¡. Parece aquí que la distinción de
animales en puros é impuros era conocida ántes del diluvio.
3r,3. La palabra mundii eetáen el samaritano y en lo* Setenta: el hahréo taav
bien menciona aves puras en' el capitulo siguiente * 20.
Ibid. Esta* palabras están en la versión de los Setenta, y signen nainralnwr
te á las anteriores; porque habiendo distinguid» el pufOSy la ffr.
otieU exigía que se bablaw de les impuro*.
c u n ta * tu . 85
dies. «áptera ego phdun ver sobre la tierra p e r e l espado de oua- A n ttr d e la
era eronold.'
soper tprram quadragin- renta dias y cuarenta noclies, y extermj- rica v u lg o
ta diebus et quadragin- naré de su superficie todas las en aturas 3907.
ta noctibus: et delebo o- animada» que « c e .
mnem gubstantiam,quam
feci, de superficie terrae.
6. Fecit ergo •Nfcé ó - 5. Ejecutó, pues, Noé todo lo que le
mnia, quae mandavefft habia mandado el Señor,
ei Dominus.
6 . Eratque sexcento- 6. Tenia Noé seiscientos anos cuando
ran maaorufai quando di- las aguas det dihivio inundaron toda la
lpvij aquae imndavenmfc: ttenra”.
super terram. >
7. Et ingreíssus est Noé 1 7. Antes que smpexnse» á caer, Noé e ri­ Matt. xxiv.
el fitti eñia, uxoc eiuset tró en el arca, y con él sus hijos, su mu- 37.
mores filiorumero» cum ger y las mugeres de sus hijos, por librar­ Loe. xvn.36
1. Pet.iu.90
es, in arcana propter se de las aguas det dihivio. - -
aquas diluvij.
8. De animantibus quo- 8. De kw animales paros é impuros, j
qae mundis et immundis, de las aves puras <* i*¡puras", y de todo lo
et de vokieribus, et ex o- que tiene movimiento sobre la tierra,
mol, qood movetor su­
per terram,
9. Dúo et dúo ¿agres- 9. Entraron también en el arca con
sa sunt ad Noé in arcam, Noé apareados macho y hembra, como lo
masculus et femina, sicut habia ordenado el Señor á Noé.
Domiaus

10. Cumque transissent 10. Pasados, pues* los siete días que el
septem d ió, aquae diiu- Señor habia anunciado, las aguas del düo-
vjj inundaverunt super vio inundaros toda la tierra.
terram.
11. Anno sexcentésimo 11. A los seiscientos año» de la vida de
vkae Noé, mense secan- Noé, el dia diez y siete del segundo vetos, que
do, séptimo decano die comenzaba entónces por octubre!', se rom-
faenáis, rupti sunt omnes pieron todas las fuentes del grande abismo

f 6. Véase U Disertación tobrt la uninertalidad del diluvie (tom. i). Beta panto Mr
ha disputado modernamente en uft Ensayo labre la nettivK, como y mando et pa-
bU la América de hombree y de atiimalei. Los limites á que debemos oeñirnos en
u comentario breve, no nos permiten seguir al autor de esto ensayo en todos loa
paroeqpm* en qua él entra: solamente observaremos que por su misma confesion, toda
la historia de Moisés indica la universalidad del diluvio. N o tiene, púas al autor otro
recurso qo1? decir que está exagerada la narración del historiador sagrada) mapeo.
m* na quiere imputar semejante defecto al Espirita Sinto, pretende que en Ibs ea.
{rada* Á r e a no fue todo inspirado por Dios. Asi para nagar la universalidad def
diluvio ataca la inspiración misma de los libros santas..Mientras por nosotroa n i*»
«o s <5 por algún otro es reftitado este temerario escritor, remitimos á nuestros leer
totes á las Dieertaeiant* tobre la intpiraeúm de lot libro* santos y sobre Im «m ser.'
aa’ iad dnl dihtvio (tom. i.). r
* 8. E * * i» palabras est|n en la v e n ia s de. loé Sstewt» ) y ■PaiUiOOirtinn«iaá>n
¿e l»» del- * 3.
” 11. H icia al equinoccio de otofio. Véanse Um ReJUxiontt sobre te er»»s¡*,
f i a ratre las riieertirio—del. tasa. i.
80 libro rabsámsiB.
Antea de U de aguas enque D io * habia encerrado las fonteS abyssi magnas,*!;'
•ra cronoló.
cica vuliru que al principio del mundo cubrían la tierra, cataractae caeli apertaa
S507. y se abrieron las cataratas idel cielo, don* sunt:
de habia colocado como en 'depósito .loa
aguas que tetaban levantadas sobre el fir­
mamento.
12. Y estuvo Moviendo sobre la tierta 12. Et facta est pluvia
p or el espacio de cuarenta días y cuarenta ‘ super terram quadragin-.
noches. ta die bus et quadragin-
tanoctibus.
13, En el término de 'atjuel dia tena»' 13. !■ articalo diet illius
lado, Neé entró en el arca con sus hijos, ' iitgreasus est Noé, et Sem,
Sem, Caín y Jafet, su muger y las tres et Cham, et lapheth, fi-
mugereB de sus hijos con ellos. lii eius: uxor ilhos, et tres
uxores filiorum eius cam
eis in arcam:
14. Ellos y todos los animales silves­ 14. Ipsi et omne ani­
tres, según su género, todos los animales mal secundúm genus
domésticos en sus respectivos géneros; todo suum, universaque iu*
lo que se mueve sobre la tierra,'según sus es­ menta in genere suo, et
pecies, todos los volátiles según sus especies ómne quod movetur su­
todas las aves, y todos los que se ele­ per terram in genere suo,
van en el aire. cunctumque volátile se-
cundfan genus suum,
universae aves, omnes-
que vólucres
15c Todos estos animales entraron con 15. Ingressae sunt ad
Noé en el arca por pares, macho y hem­ Noé in arcam, bina et bi­
bra ", de toda carne en que habia espíritu na ex omni carne, in
vital. qua erat spiritus vitae.
16. Entraron, pues, machos y hembras 16. Et quae ingressa
de todas las especies, conforme Dios lo ha­ sunt, masculus et femina
bia prescrito á Noé; y el Seúor lo en­ ex omni came introie-
cerró por fuera. runt, sicut praeceperat
ei Deus: et inclusit eum
Dominus déforis.
17. Entónces comenzó el diluvio por 17. Factumque est di-
cuarenta dias sobre la tierra, y habiendo luvium quadraginta die-
crecido las aguas levantaron el arca de la bus super terram: et mul-
tierra hácia arriba. tipljcatae sunt aquae, et
elevaverunt arcam in su­
blime a térra.
18. Porque creciendo mucho la inun­ 18. Vehementer enim
dación, cubrieron cuanto habia sobre su inundaverunt: et omnia
superficie; mas el arca era llevada sobre repleverunt in superficie
las aguas. terrae: porro arca fere-
batur super aquas.
■ 19. Estas crecieron prodigiosamente so* 19. Et aquae praeva-

♦ 15. Estas palabras estin es la nnfon 4e lo* Setenta,


o in r a io vni: 87
-luenuit nimis super ter­ bre la tierra, y loa montes m u elevados Antee de la
ram; opertique sunt o* era croneló.
que se hallan bajo toda la extensión del gica vulgar
mnes montes excelsi sub cielo, quedaron cubiertos. 3507.
universo cáelo.
20. Quindecim cubito 20. El agua excedió en quince codos"
ahior fuit aqua super la cima de las montañas.
montes, quos operuerat
21. Consumptaque est 21. Toda carne viviente en la tierra pe­ Sap. x. 4.
EcclL nrrw.
omnis caro quae move- reció; todos los pájaros, todos los animales se.
batur super terram, vo- domésticos, to^iis las bestias silvestres, todo i. P t t. iu, ij.
locrum, anáaantium, be- lo que se arrastra sobre U tierra, y loa
gtiarum, omniumque re* hombres todos.
ptilium, quae reptant su­
per terram: universi ho-
mines,
22. Et cuneta, in qui­ 22. T todo cuanto en la tierra tiene
tas spiraculum vitae est aliento vital, murió.
in térra, mortua sunt
23. Et delevit omnem 23. Todas las criaturas que habia so­
substantiam, quae erat bre la tierra, desde el hombre hasta los
super terram, ab homi- brutos, tanto los réptiles como los volátiles
ne usque ad pecus, tam de) aire", todo desapareció de su superfi­
réptile qüam vólucres cie: no quedó sino Noé solo y los que con
caeli: et deleta sunt de él estaban en el arca.
térra: remansit autem so­
tas Noé, et qui cum eo
erant in arca.
24. Obtinuenmtque a- 24. Y las auguas cubrieron toda la
quae terram centum tierra por espacio de ciento cincuenta días".
quinquaginta diebus.

? 20. A lo mingo cero» de veinte y cinco pie*.


T 33. Acaio feria necesario leer en el hebreo como ee expresan loa Setenta f
U Válgala en el 7 7. del capitulo anterior. „Desde lo* reptiles hasta les volátiles.”
* 34. Comparando los textes del cap. vu. V 11. y del vui. 4. ee ve que estoe ciento
cincuenta diaa deben eontarae desde el principio del diluvio, y forman cinco meaes
di treinta diaa cada uno.

C A P IT U L O vni.
Las agua* se retiran. N o í sale de la arca. Alianza de Die* con Noé.

I . R k c o k d a t u s autem 1. M a s Dios entretanto teniendo presente 3506-


Deas Noé, cunctorum- á Noé, á todas las bestias silvestres, & to­
que animantium, et o- dos los animales domésticos, á todas las aves
mniumiumentorum,quae y réptiles" que estaban con él en el arca,
erant cum eo in arca, hizo que soplase sobre la tierra un viento

^ 1. Esta* palabras están en la versión de lo* Setenta,


61 u n o a s i oA n e s is.
Antes da la con que commuamttá disminuirse las aguas". addvxit spirifam s«pet
« » eronold.
gica v u ln r terram, et imminutae
,3506. sunt aquae.
2. Cerráronse los manantiales del abis­ 2. Et clausi sunt fonten
mo v las, cataratas del cielo; de tuerte abyssi, et cataractae cae­
que las aguas del m a r que estaban derra­ li: et prohibitae sunt ph»
madas sobre la tierra, y las lluvias que viae de oado.
caían del cielo, frieron detenidas.
3. Agitadas las aguas de uno á otro lado 3. Revereaeque sunt
p or la violencia del viento, se retiraron de aquae de térra euntes et
sobra la tierra, y comenzaron á disminuirse reídt:untes: et coepenint
al cabo de ciento cincuenta días» mintti post centum quitt*
quaginta dies.
4. Y el dia veinte y siete del séptimo 4. Reqliievitque arca
mes, el arca descansó sobre los montes de mense séptimo, vigésimo
ju m en »'7,. séptimo die mensis su­
per montes Armeniae.
5. Mas las aguas iban siempre decre­ 5. A t vero aquae ibant
ciendo hasta el décimo ines, en cuyo pri­ et decrescebant usque
mer dia comentaron á descubrirse las ci­ ad decimum mensem:
mas de loa moates. décimo enim mense, pri­
ma die mensis, appa-
ruerunt cacumina mon-
tium.
6. Habiendo pasado aun cuarenta dias, 6. Cumque transissent
Noé abrió la ventana que habia hecho en quadraginta dies, ape­
el arca, y echo á volar un cuervo, ne ns Noé fenestram ar-
eae quam fecerat, dimi-
sit corvum:
7. El cual habiendo salido no volvió ya'7, 7. Qui egrediebatur, et-
hasta que las aguas se secaron". non revertebatur, doñee
siccarentur aquae super
terram.
8 . Siete dias détpueir soltó también una 8. Emisit quoque co-

Ibid. El hebr. „dsjaron de crecer.” N o comienza su diminneion hasta el re rso 3.


t 4. El hebr. y el «amar. „e l dia décimo-séptimo.” Loa Setenta dicen come
la Vulgata, ol vigésimo (óptimo, lo que manifiesta que leyeron ¿eum ioa, v ig »*\
mu-reprimo-die, en • lugar d é a s * íoif, ttptinio décimo. La semejartzU de'eitíui ls¿-
eiones pudo dar lagar al equívoco de los copistas; y es muy verosímil que el ar­
ca no estuvo en disposición de asentan» sin* die* días despues qae las aguas em>
pesaron á bajar.
Ibid. El hebr. „sobre los montes de Ararat." Ea opinion común que el non-
b re hebMe A ttra t, signlfiéa Is A rmenia.
7 7. El hebreo lit. „que habiendo salido iba y venia.” La mayor parts de loa
intérpretes prefieran, la lección de la Vulgata, que es también de loe SetentA és­
ta supone que en el original hebréo decia: v lo a iros, H moa reeerUtotmr; en lugar
de lo caal los copistas escribieron isoa vsos, egredimdo t í revertendo.
Ibid. Este no signifioa qae volviese despues que se secaron las aguas: la par.
tfeula dense no siempre qqiere decir qae una cesa se haya hecho dasp— * de ua
cieno tiempo, sino simplemente qun no se ha hecho intes. Afst. u 35. $*■ . ■
w B. Señalando el texto en el w" 10 oíros tietc d at, y aun otro* tute sn sj
W 12, y terminando el 13 el dia primrro del primer mes, manifiesta que hay un*
distancia de ticte dia*, (m« ao» so omitieron por negliganoia loa copíala».'
CAMTBLO viti. 89
hmbam post eum, ut paloma en pos del Cuervo, para ver si las Antea de h
era cronoló­
videretsi iarn ccBsaseent aguas no cubrían ya" la tierra. gica rulgaj
•quae super íaciem tér­ 9506.
ras.
9. Quae cum non in- 9. Pero la paloma no habiendo halla­
venisset ubi requiesceret do lugar seco donde fijar el pie, poraue
pes eius, reversa est ad las cumbres, aunque visibles, estaban lle­
eum 10 arcam: aquae nas de iodo, y la tierra baja estaba aün cu­
wiim erant super univer* bierta de agua, volvió £ él; y Noé exten*
nm terram: extenditque diendo la mano, la tomó y la volvió á in­
manum, et apprehenaam troducir en el arca.
intulit in arcam.
10. Expectatis autem 10. Y habiendo aguardado aun otros
ultra septem diebus aliis, siete dias, hizo salir otra vez fuera del ar­
rursum dimisitcolumbam ca á la paloma.
ex arca.
11. At illa venitad eum 11. La cual volvió á él por la tarde
ad vesperam, portans ra* trayendo en su pico un ramo de oliva con
mura olivae virentibus las hojas verdes". Por lo que conoció Noé
foliia in ore suo: intel- que las aguas se habían retirado de sobre
lerit ergo Noé quod ce»- la tierra.
•assent aquae super ter­
ram.
12 . Expectavhque nihil» 12. Aguardó sin embargo otros siete
ominus septem alios dies: dias, para dar tiempo á que del todo se se­
« t emisit columbam,quae case, y soltó por tercera vez á la paloma,
«no est reversa ultra ad que hallando la tierra seca y habitable, ya
«nm. no volvió á él.
• 13. lgitur sexccntesimo 13. El ano sexcentésimo primero, pues,
primo anno, primo men- de Noé, el dia primero del primer mes, las
se, prima die mensis, im- aguas que estaban sobre la tierra se retiraron
jninutae sunt aquae su­ entera m en te y abriendo Noé el techo de]
per terram: et aperiens arca» vió que la superficie de la tier­
Noé tectum arcae, as- ra se habia secado. Permaneció sin embargo
pexit, viditque quód ex- en él arca aguardando para salir la ór­
«ccata esset superficies den de Dios.
terrae.
: 14. Mense secundo, sé­ 14 El veinte y siete del mes segundo del
ptimo et vigésimo die aüo siguiente á su entrada en ella, la' tier­
«eoa ¿8 arefacta est tér­ ra toda estaba seca, y en estado de habi­
ra. tarse.
1 15. Locutus est autem 15. Entonces Dios habló á Noé y le
Deus ad Noé, dicens: dijo:

Ibid. Ea «I hebreo se 14o qut, In a t « u ttn l, „sí I u aguas m habían disminui­


do sobre la tierra,-" en lagar He lo cual loa Setenta leyeren c lo eeiuuient, como
lo explica la Vulgata: „ai laa aguaa habían cesado de cubrir la tierra." La miama
variación ae repite en el w 11.
. # 11. H hebreo dioe aquí: ilh , falium, por au, folié, que ee halla en el w -
^Mjitano. A la letra; hojaa da olivo en ramo.
W 13. El aentido dei hebreo ee: ae sacaren.
00 LIMBO M í oú m tS tt.
Ante* de la 10. Sal del arca tú y tu muger, tus 16. Egrédere de ítfe*»
era cronoló­
hijos y las mugeres de tus hijos. tu et uxor tua, fUü n i
gica rutear
9506. et uxores filiorum tuo*
rum tecum.
17. Haz salir también á todos tos ani­ 17. Cubeta animantia,
males de toda especie que están contigo» quae suat apud te, ex e»
tanto volátiles, como bestias y reptiles; y mni carne, tam in vota
salid á la tierra, creced y multiplicaos so* tilibusquám in bestiiset
bre ella". universa reptüibus, quae
reptant super terram*
educ teeura* et ingredi*
mini super terram: ero»
seite et ■mkiplkaitini
super eant.
18. Saltó, pues, No¿ del ardí eoA sus 19. Egresaras est erge
hijos, su muger y las mugeres de sus hijos. Noé, et filii eiiMC oxor
üüufi, et «xores ftlioTum
eius cttm oo.
19. Todas las bestias del campot loto 19. Sed et étania ani*
animales domésticos, las aves", y cuanto mentía, mmeata, et rtp*
serpea sobre la tierra, según sus especies, tUia quae reptaút mptíe
salieron también del arca. terram, seeoadütti ge»
ñus suum, egressa sirt
de arce.
20. Pero Noé edificó un altar al Se* 20» ifidifieavrt ante*
fior, y tomando de todos los cuadrúpedos y Noé altare Domino: et
volátues puros, los ofreció en holocausto so­ tollens de cuncta pee*»
bre este altar. ribus et volucribus ana*
dis, obtoüt heloaMÉta tu*
per altare.
21. El Señor, conociendo la dispotieiim 21. Odoratüsqos « t
Sup, vi. S.
del corazon de Noé , viú con agrado su sa­ Dominas odorem
St*U. iv . 19
crificio, y lo recibió» Como se recibe un olor tatn, et ait: Neqaaquna
agradable, y dijo Ño maldeciré en adelan­ ultra maiedácaíD terne
te la tierra por los pecados de los hombres, propter hominer senw*
porque los sentidos del hombre y los pen­ eriiifi et cogitado haffl*
samientos de su corazon" son inclinados al ni cordis in malura preot
mal desde su juventud. No castigaré, pues, sunt ab adoleseeatia fclaí
en lo venidero á todos los vivientes como non igitur nltrá p **c»
ahora lo hice, sino que compadeciéndome tiam emnem nnimatr fp

# l í . El heb. „que se extiéndan sobre la tierra, que creacan y se ,wl^P}j51 l>í


•n ella:” lo cual se entiende de los anímale*. Diee dice (no¿o lo illisfné j!!,
do de Noe y de su familia. In fr. ix. 1. 7. Loa mismas letras en hebreo dan >■
dos sentidos.
t 19. El hebreo y los Setenta «Badea „h s •tea." E l hrtrt» ri* W M * •
so únales domésticos.
"t 21. El heb. dijo i su coraion, ea deeir, á sí ntiooo.
Ibid. El heb. porque todos los pensamientos dtol to m ó n dtil
la palabra isa esti expresada en la Vnlgata per tentmt et etptatr*, »
fica figmentum, y acoso en el original so iew éona* m «1 o. ti. ^
figmentum eogitationam.
cá rtm é n. 91
de la debtbdmd -humana, lo dejaré vivir á Antes de la
era cronolS*
pesar de sus infidelidades. gica valga*
3S. Cnnctifl 4Üebua ter­ iW. - A sí miéntres duran: el mundo. no 25*6.
n e, sementis et meseis, dejarán jamas de «cederse la siembra y
frigas et aestus, aestas et la siega, el frió y el calor, d verano y w
hieras, box et dies non invierno", la noche y el di$; ni sobreven­
requíescent drá de hoyen mas unaserkejante catástrofe
que trastorne generalmente el trien de loa
tiempos.

Tt 99. Parece qaa loa Hebréo* 41*tingnian aokuaánte **U* da* ostaaione* (P *.
uxm . 17). Ello* no Uanaa pafebip. 41pe •ignifi«|a pnvúupgkto ai (a f tw K T t n
« i d otoño.

c a p ít u l o -k .

Arco-Lri», signo de la aliania 4o Dio» con Noé: ¿«te planta ana f ifia ..Maldición
da N oé ooatn Canaan.

1. B n m a i r Q v i Deus 1. E n t o n c e s Dios bendijo á Noé y á sus


Sup. i. 99.
(Noe et filáis ejus. Etdi- 4mjos, y les dijo: Creced 'y multiplicaos, y 98. mu 17.
ját ad eos: Crascite, et poblad la tierra: vosotros ta dominareis",
imtUiplicaininL, «t reple­ porque yo os confiero el dominio de todo
te terram. lo que contiene.
Si. £ t -terror vester ac fl. Teman y tiemblan ante vaeotcen to­
Ireroor srt super cmdcU das lúe animales terrestres y todas las aves
«dimalia terrae, « t au- del cielo, con todo lo quajestá dotado de
earmes vóluores cae- movimiento sobre la tierra: todo# Km pe­
r eeni umvenÍB quae ces del mar" quedan eotoagadus ,á vuestro
jaoweatur super terram:
otoñes pisces maris ma­
poder.

n í vestrae traditi sunt.

2 . £ t ornne, qyod mo- 3. ,Alinientaos de todo lo que tiene v i ­


vetur et vivit, erit vo- da y movimiento: yo os lo entrfego todo pa­
-fets ia eibum: qaasi olera ra que de aquí adelante sean vuestra fcp- Sup. u 99.
virenú» tre4i4i ivobia o- tpida, como las legumbres y yerbas" lo
oMnia. han sido hasta aqm.
4- Excepto, qu,ód ,cpr- ,4. Exceptúo solamente la fangre ¿ la

♦ I. L m Setenta sffaden eitaa palabra*; lo qoe indios qn« leyeron en este lo-
|veM o e. i. ♦ W.
■W S¿_ El beb. coa todo* ta* reptiles de la tierra y todo* lo* peces del mar ;
ptrrjae yo pase todo esto en vuestras mano*. 61 veíbo so refiere i todo lo mn
antecede: tradita m t ; y sí fUt&al nominativo debe entenderse: puede eer que des.
p w de am , marit, se leia en el original bnm, eeet ea. La semejanza de estas do*
-yaM m * poda ocamonar la omiaion <e la segunda.
& 3. B1 heW. como la* yerbes menudas quo oe he •dado totalmente. Lo* Ha.
brto* «a ú M á m al peonante* («látiro <jue frooaé/ntemeatt *e oalta ea su idioma.
Antas de la carne mezclada con sangre, que no come- nem eum sanguine no*
era cronoló-
i (vlS n.• comedetis.
B° 2506. 5. Porque yo vengaré vuestra sangre" 5 Sangoinem enim ani-
■obre cualquiera de las bestias que la haga marum vestrarum requi-
correr", pues veo can sumo horror á los ram de manu cuncta-
que la derraman, y yo vengaré la vida del rum bestiarum: et de
. nombre en el hombre su hermano que se manu hominis, de ma­
*** U ' la haya quitado. nu viri, et fratría eiua
requiram animam homi-
nis.
6. Cualquiera que derrame la sangre 6 . Quicumque efíude-
JTatt. xxvi. humana, será castigado con la efusión de rit humanum fanguincm,
Apee. xiu. 10. Ia suya;/; porque el hombre fue criado á fundetur sanguja íllius:
Sup. i. 86. imágen de Dios, y el Seilor no permitirá ad imaginem quippe Dei
que se destruya impunemente esta imágen factus est homo.
formada por él mismo.
7.' Mas vosotros creced y multiplicaos, 7. Vos autem crescite
Sup. i. 23. y dilataos sobre la tierra que ha quedado et multiplicamini, et m-
vui. 17. desolada, y pobladla ". gredim m super tenTam,
et implete eam.
8. Dios dijo también á Noé y á sus hi­ 8. Haec jquoque dixit
jos igualmente que á él: Deus ad Noé, et ad fi-
líos eiua eum eo:
9. Voy á celpbrar mi pacto con vo­ 9. Ecce ego statuam
sotros y con vuestra posteridad; pactum meum vobiscum,
et cum semine vestro
post vos.
10. Y con todos los animales vivientes 10. Et ad omnem ani­
que están con vosotros, tanto aves, como mam viventem, quae est
animales domésticos y campestres que han vobiscum, tam in volu­
salido delarca, y con todas las bestias de cribus quáin in iumen-
la tierra, que stdvé con vosotros tis et pecudibus térra*
cunctis, quae egresea

^ 4. El hebr. „ M u solamente no comerais la carne con tu alma 6 sb sangra-


En otras partea se dice <jue el alma del animal e *ti en la sangre (Lev. xn i. I I ,
14. Devl. zii. 33.) Parece que la ley intimada en el cap. xvn. del Levitico, y el de­
creto referido en el cap. xv f 20. de los HechoB de los apostóles, no son sino una
repetición de la óiden qae aqal se da i Noé.
» 5. Lit. La sangre de vuestras almas. E l heb. Y o vengué vuestra sangre pa­
ra vuestras almas; es decir, en vuestro lugar.
Ibid. Según el samaritano: „D e mano do todo hombre viviente?* esto es, se
lée allí omnit vivenlú, u , en lugar de m m i beitim, rm. La conjunción et que
sigue, no está en ol samaritano.
Tt 6. El heb. lit. su sangre ser& derramada por el hrfmbre cuya sangre der.
rimó, é segon los Setenta, por la sangre que él derramó. En lugar de badm, pro
komint, ellos leyeron son, pro tangvine.
f 7. El heb. lée : y multiplicaos en ella. Los Setenta: Pobladla y dominsd.
la. Ellos leyeron *d o , demmamim, en lugar de aau, muUiplicrnmini, lo que seria
uní repetición en el mismo verso.
f 10. El texto hebreo podria traducirse: que salieron contigo del aros. Ertaa
dltünss palabras, el u»it>er*i* beitiii terrm, son en el hebreo ona simple repetición
de las que se tradujeron por et peeu dibul térra eune.tie; repetición que no está en
los Sotenta. l e palabra vobismm estí repetida en el heb.ee y en lot- S « tanta, pe­
ro Antee do las última* 4 las cuales parece sin embargo, que os refiere.
mnt de arca, et univer- * Antes de la
era cronoló­
bs bestiis terrae.
gica vulgar
11. Statoam pactum 11. Yo estableceré mi pacto con voso- 3500.
menm vobiscum, et ne- tros, y no perecerá en adelante toda carne
quaquam ultra interficie- viviente por las aguas del diluvio, ni ha-
tur omnis caro aquis di- brá en lo venidero un diluvio que destru- / m í . u t . 9.
Iuvij, ñeque erit dein- ya toda la tierra,
cepe diluvium dissipans
terram.
12 Dixitque Deus: Hoc 12. Dijo Dios despues: Esta es la señal
BÍgnum foederis quod do de la alianza que establezco para siempre
nter me et vos, et ad entre mf y vosotros, y todos los animales
omnem animam viven- vivientes que están con vosotros:
tem, quae est vobiscum
in generationes sempi­
ternas:
13. Arcum meum po- 13. Pondré mi arco en las nubes, no
vam in nubibus, et erit solo como un signo natural de lluvia, co-
«ignum foederis inter me, mo ha sido hasta ahora, sino como el sig-
«t ínter terram. no particular de la alianza que hago con
la tierra, y de la seguridad que ós he da­
do de que no será ya inundada p or otro di­
luvio semejante.
14. Cumque obduxero 14. Cuando cubriere, pues el cielo " con Eeeli. z lu í.
nubibus caehim, appare- nubes, mi arco apareceré en ellas. 13.
bit arcus meus in nubi­
bus:
15. Et recordabor foe- 15. Y yo me acordaré de la alianza
'deris mei vobiscum, et concertada con vosotros y con toda alma
cum omni anima viven- viviente que anima un cuerpo; y no ha­
le quae carnem vegetat: brá en lo futuro diluvio que haga perecer
et non erunt ultra aquae & toda carne viviente sobre la tierra.
difuvij ad delendum uni-
versam carnem.
16. Eritque arcus in 16. M Í arco estará, pues, en las nubes,
nubibus, et videbo illum, y viéndolo me acordaré de la alianza eter-
« t recordabor foederis na pactada entre Dios y toda ánima vi-
sempiterai quod pactum viente en carne que hay sobre la tierra"i
est inter Deum et omnem
animam viventem uni-
versae carnis quae est

’t ' 13. Véaae «obre el arco iría la Dietrtaeien loirt la univtrtaUdtd del diluvio
(to m o i ) .
» 14y >5. E l beb. cuando yo cubriré la tierra con nubes, y mi areo apara,
cará en laa nube», entónce# yo me acordaré I lc .
3r . 16. ' S a n Se formé, puéa, en laa nube» el arco, y apareció para *er mo­
namente da la «lian xa eterna que acababa de celebrarae entre D i o í y todas laa
a h a u viras, que animan toda carne sobre la tierra. 1 A misma palabra Turra pue­
da significar igualmente et erit y et fuit: en lugar de m n m , et videbo illum,
ae lée en el aamaril. vbaith, et viemu at 6 apparvit; y U expresión inter Deum,
•calta da^auuuÜMtw «p e no ea Dioa sino Moisés el que hablo.
super <erram.
17. Dijo aún Dios 6 Noé: Esta será la se­ 17. Dixitque Deus ad
na] de la alianza que tengo establecida Noe: Hqc erit gignum
entre mí y toda carne que existe sobre 1» foederis. quod constituí
tierra. inter me et oeanem car-
sem super terram.
18. Eran, pues, los hijos de Noé que 18. Erant ergo filiúNoé,
salieron del arca, Sem, Cam y Jafet: este qui egresai sunt de arca,
mismo Cam es el padre de Canaan. Sem, Cham, et Iapheth:
porro Cham ipse est pa-
ter Chanaan.
19. Estos son los tres hijos de Noé; y 19. Tres isti filii jsuat
de ellos se propagó todo el góoerohuma- Noé: et ab his dissemi-
no sobre toda la tierra". jmtum est omne gemís
hominum super univcr-
sam terram.
20. Y Noé que era labrador, despues 20. Coepitque Noé vir
i d diluvio como lo habia sido ántes, co­ agrícola exerceie ten
mentó Á labrar la tierra, y plantó una viña.", ,ram, et plantarót woeam.
21 Y habiendo bebido vino, cuya fuer­ 21. Bibenstpie vinum
za ignoraba, quedó embriagado y desnu­ inebriatus est, et nuda-
do en su tienda. tus in tabernáculo suo.
22. Cam, padre de Canaan, hallándo­ 22 . Quod cura vidisset
lo en este estado, y viendo que k> que el Cham pater Caneara, ve­
pudor obligaba á ocultar en su padre es­ renda seiticet patria *ui
taba descubierto, salió á fuera, y burlán­ esse jnudata, nuatiavit
dose lo dijo á sus hermanos. dúobus fratribus sais fo­
jas.
23. Mas Sem y Jafet, en vez de ánufew- 23. At vero Sem et
lo en ru escarnio, tendieron uaa capaao- Japhoth pallium impo-
b te -sus espaldas, y caminando hácia atrás, ¿ueruot huoteris sois, at
cubrieron en su padre lo que debia est$r inoedeotM retroram,
oculto; ni vieron lo que el pudor prohibía «peruenint verenda pa­
mirar, teniendo sus rostros vueltos á otro trie sui: faciesque eorum
lado". averaae erant, et patris
viril ia non vjderunt.
24. A l despertar Noé del entorpeci­ 2 4 . Evigilans ante»
miento que el vino le habia carneado, y Noé « k ,»ino, di<fieiwat
habiendo sabido como lo habia tratado su ^u&e feoerat «i fiüus

’Í r. 19. El hebiao dice solamente: de ellos ae <ü*per*ó taia {• tierra. La»


Set.: taire todm la tierra. Le qae da motivo de pensar que originalmente pndo
leerse tobre la turra: se dispersó toda la raza de los hombres tabre la tierra, como
,1o la Vnlff.
W. 30. El heb. N oé que se aplicaba 4 cultivar la tierra, comenzó .4 plavUr
ia villa. ,En hebr. dioe: vir terrm, por oír cuitar terrm, como leen loa Set, J m
ve en el mismo heb. e. iv. T.3.
* • 38-y 23. Según los Padres, N *é tomado del vine, borlado por C a *« y-cu-
bierta por S ea y Jafet, aigttifica 4 Jesucristo, que por un «xmeo ds su am oj
M» -eatñ fa 4 loa Judíos joaeoon igos que la despojan é hisrihm; pesa los g « “ -
las oonvertidos, significados par Jafet, y los judíos fieles, figaradoa por 8am, lo
cubren, y veneran ea m aparante «hitimionfce toda la gnutdsma y dignidad 4*
M U revestido.
«AíttÜLO X» 85
m # tnlnor, hijo menor", Antes de te
era cronuló.
25. Ait: Malédietiur 25. Dijo p&ra castigarlo: Maldito sea gica vulgar
Cbanaan, servus servo- Canaan: él será esclavo de los esclavos 9506.
nua erk fratribus suis. de sus hermanos". Y lo dijo así por no
maldecir á Cam , que al salir del arca ha­
bia recibido la bendición de Dios, y para
hacer caer su maldición solamente sobre
Ganaan, el peor de los hijos de Cam.
26» Dixitque: Benedi­ 26. Y añadió: Qüe el Señor Dios de
cto* Dominus Dein Sem, Sem sea bendito» y que Canaan sea su es*
át Chanaan servus eius. elavo.
27. Dilatet Deus Ia- 27. Multiplique 'Dios la posteridad de
pheth, et habitet in ta- Jafet, y habite en las tiendas de Sem," y
Dermaculis Setn, sitqne sea Canaan su esclavo.
Cbanaan servus eius.
28» Vixit aatem Noé 28. En fin, Noé vivió trescientos cin­
düovium trecentis cuenta años despues del diluvio.
qoinqaaginta annis,
39 l Et impleti sunt o- 29. Y todo e! tiempo de su vida fué
Bxnes des eius nongen- de novecientos cincuenta años, y murió.
tornes qainqurjginta an-
ftorum: et mortus est.

36l tfeüere decir, el moa vil f despreciable de loe eaetavea. Este es tln h«<
Vraiamo. lia maldición tuvo ea cumplimiento cuando loa Israelitas sujetaron el país
de C u u i i ) y exterminaron ó redujeron i la maa dura servidumbre a aua habitantes!
El heb. esclavo do elloa. Ea maa verisímil quo originalmente
•1 W. 36. decía, «ti etelavoi y el 37, etclavo Je ellot. Por lo cual sucedió que con
•1 tiempo se eeeribiera el hebréo en plural en uno y otro, como se pase en
•J griego de los Setenta, y en el latín de la Vulgata uno y otro en angular. Los
restos ae les Caáanéos quedaron con los Judios sujetos i loa Griegos y Roma*
toa. O ana bien, según los Padres, esta predicción anuncia la sujeción de las
•aciones rafales á los principes cristianos, y sédala en general el servicio que loá
■ulos prestan 4 los buenos; porque, eemo advierte San Agustín, [Da en. Dei
t T IO . e . % n. 9.] los malos sirven á los buenos, cuando ébtos aaben sacar pro.
Tacha de aquellos para ejercitar su paciencia ó para adelantar en la sabiduría.
B a efseto, eegan San Pablo, todo contribuye en el mundo al bien do los predas,
ttnadoa Rom, vih. tt>
V . 97. Esta profecía se cumplió cuando los Griegos y loa Romanos, desasna
dientes de Jiffot, conquistaron el Asia y ae apoderaron del pais de los desoen.
dienta* da 8 em. O según los Padrea, esta predicción anuncia la conversión de
lea g f rilan descendientes de Jaíet, y que entraron es las tiendas de Sem, ee de.
•ir, es la herencia de loe Judio».

C A P IT U L O X.

Genealogía de Toe hijos de Sem, de Caat j de Ttftt.

i . Has fiunt getiem- I. bsta es la genealogía de lo» hitos de


tiontílífiBOTamNoé,Sem, Noé*, que fueron Sem, Cam y Jaíet; y

1. Mbreb yaria Fm m l * k ú tm a te lt& 1$*$ dé Ifgé. Supn vi. í*


00 LIBRO DEL GÉNESIS.
Antes da la estos son los nombres de los hijos que na­ Cbam, et Iapheth: rntí*
e n oronolo. que sunt eis filii post di-
mea Tulgar
cieron de ellos despues del diluvio.
2506. luvium.
2. Los hijos de Jafet fueron Gomer, 2. Filii Iapheth: Go­
que pobló la Galacia", Magog, padre de mer, et Magog, et Ma­
1. Par. i. 5. los Tártaros, Madai, de los Macedonios", dai, et lavan, et Thu-
Javan, de los Jonios, Ros11, de los Rusos, bal, et Mosocli, et Thi-
Tubal, de los Tibalios ó Tibarenos, Mo* ras.
soc de los Moscovitas, y Tiras de los Tracios.
3. Los hijos de Gomer fueron Ascenez, 3. Porro filii Gomen
Rifat y Togorma, de los cuales descendían Ascenez et Riphath et
los pueblos que habitaban la Satinada, los Thogorma.
montes Riféos y la Turcomania.
4. Los hijos de Javan fueron Elisa, Tar- 4. Filii autem lavan:
stB, Cetim y Dodanim". Elisa et Thands, Cet-
thim et Dodanim.
5. Estos dividieron entre si las Islas" 5. Ab his divisae sunt
del mar Mediterráneo, y fueron padres de insulae gentium in re>
las naciones que despues las habitaron, esta­ gionibus 8uis, unusquis-
bleciéndose ellos mismos en sus diversos paí­ que secundum tinguam
ses, donde cada uno se fijó según su idio­ suam et familias suas in
ma, su familia y su pueblo particular. nationibus suis.
6. Los hijos de Cam & quien tocó en 6. Filii autem Cham:
herencia toda el Africa , con gran parte de Chus, et Mesraim, et
la Arabia y de la Siria, fueron Cus, que Phuth, et Chanaan.
se estableció en Arabia, Mcsraim en E gip ­
to, Fut en Libia, y Canaan en d país de
su nombre.
7. Los hijos de Cus fueron Saba, E- 7. Filii Chus: Saba, et
vila, Sabata, Regina y Sabataca. Los hijos Hevila, et Sabatha, et
de Regona fueron Saba y Dadan. Todos es­ Regina, et Sabatacha.
tos dieron principio ú diversos pueblos de Filii Regma: Saba, et
Arabia , de Asina y sus alrededores. Dadan.
8. Mas Cus engendró á Nemrod, que 8. Porro Chus genuit
comenzó á ser poderoso sobre la tierra, y Nemrod: ipse ooepit esse
á ejercer su tiranía sobre los demas hombres. potens in térra,
9. El fue un cazador fuerte delante del 9. Et erat robustus ve«
Señor, y matando brutos aprendió á ma­ ' nator coram Domino.
tar hombreó'. De ahí vino el proverbio: Fuer- Ob hoc exivh prover-

7 . 3. Feote la Disertación tabre el repartimiento de lo t deteendiMU* de W


tom. 1 .
Ibid. O de loa Medos de Tracia, próximo* á la Maoedonia.
Ibid. Ros ae halla nombrado con Mosoc y Tubal en el texto hebréo de
quiel xxxvin. 3. xxxix. 3. Principen eapitie (Heb. Ros), Moooek et Tkubtl. El Bt*
paraee ser el que loi Setenti llaman aqui Elisa, ei decir, que pudo confundir-
se . a i u a con r a i b , de dende i i m y m ía s .
V . 4. El Saín, dice: Rodamm los Setenta leyeron lo mismo, J lo entena»'
ion de lo* Kodio*. En el hebréo *e les Radanim en Loa Pttrslip. I. 1. t . <■ *
V . 5. Bajo el nombre de I n t u í» g t n íim , peeden entenderte toda* la*
tierra firme á donde lo* Hebréo* no podían ir sino por agua. La mima P*0
Í bra hebrea puede significar también provincias.
f . 9. 6 e puede decir qa* ütvand en un gran e&iadoj, «ato **, na
_
OAWTOLO t. 97
biunl: Quasi Nemrod ro- te cazador como Nemrod delante del Señor, Antes de In
era cronoló­
bustus Venator coram gica vulgar
Domino. 9606.
10. Fuit autem princi- 10; La capital de su reino fue BabUo»
K'um regni eius Baby- nia, y Arac, Acad, y Calanne que & f a -
o, et Ajach, et Achad, bricé en la tierra de Sennaar de que se apo*
et Chalanne, in térra Sen* deró."
naar.
11. De térra illa egres- 1 1 . Salió despues de aquella región,
«us est Assur, et aedi- pasó á la Asiría/ y fabricó allí á Nínive,
ficavit Niniven, et pía- y las plazas de Ib misma ciudad que era
teas civhatis, et Chale, muy grande?' y á Cale, capital de la Ca­
lmita.
12. Resen quoque in- 12. Fabricó también á la gran ciudad
ter Niniven et Chale: de Resen entre Nínive y Cale."
baec est civitas magna.
13. A t vero Mesraim 13. í*ero Mesraim, segundo hijo d e-
genuit Ludim, et Aná-. C am , engendró á Ludim y Anamim y &
mim et Laabira, N&- Labiih, y á Neftuim,
pbthuim, ,
14 E t Phetrusim; 6t 14. Y á Fetrusim y á Casluim, de los
Chasluim: de quibus e* cuáles salieron loa Filisteos y los Caftoréos."
gressi sunt PhiKsthiim et
Caphtorim.
15. Chanaan autem ge- 15. Canaan, cuarto hijo de Cam, engen­

t e 6 tirano. Jeremías [ m . 16.] señala á loa Caldéos con el nombre de catada.'


rM- E n q a iel (xxxn. 90.) llama del miaño modo á todos loa principes del norte -
« k afligían á loa Judio*. Vamat b Diaertoeio* aabrt la milicia de laa Hebréo* tom. C.
M u p ililin i: delante del Seiar, pueden a ijn ifc u que Nemrod era un tirano -
en extremo poderoeo. La Eacritura significa la grandeza de líiniVe, diciendo que
en grande delante de Dio*. Job. ui. 3. Heb.
V . 10. Todo eatb te dice por Uitiélpacidn. Este ralbó bo ae formó aino dea.
(«e s de la fábrica de la torre de Babel. La tierra de Sennaar debia eatar en la
paito maa meridional de la Meaopotamia, y acaso te éitéildia desde Babilonia has.
ta Asiría á lo largo del Tigris.
f . 11. El nombre A tar conserYado en loa Sfetenta y en la Vulgata, ha dado mo­
t ín de peinar que ae hablaba aqui de Asar, hijo de Sem, de quien ee hizo
nsacion en el "9 . 93. Pero el hebréo en este ldgar parece referirse mas bien,
é Netnrod. La expresión Egrtsnte eat Aatifr, se toma por Egretiu* eit in
Atajriam. El texto hebréo llama ordinariamente A ittr el país que llamamos Asi.
rio, y en esta lengua la partícula ó terminación h que significa traslación 6 mo.
TÚaiento, ae omite con flrecuenoia. ( Exod. ir. 19. 3. Reg. ni. 15. xi. et alibi).
El profeta Miqueas, hablando de Asiría, la llama tierra de Nemrod. (v. 6.) Pue­
de verm la fue htmaa dicha tobri u to en la Dieertacian aotre el repartimiento de
laa daeeendirntea da S a i, tom . 1 .
lU d . E l heb. y la ciudad de Rohobotk, ea decir, de laa plazas. Los Setenta
oanaexraron el nombre hebréo. Esta ciudad podría ser de la que Moisés habla
adelante (xxxn . 37.). Parece estaba situada sobre el Eufrates, un poco abajo de
Cercoaa, y de la embocadura del río Chaboras.
t . 19. L a ciudad de Reaan, parece Ber Retena, famosa por una victoria de
Gordiano, y situada sobre el rio Chaboras. Otros creén que es Lariao, ciudad
grande de que habla Xenofonte.
f . 14. El heb.: Phethnuim, Chotluim y Capkthorim, de donde salieron los Fi»
ttrtéos. Parece por otros lugares de la Escritura que los Filiatéoa descendían da
loe Cafttriaa [Capadocios] Jer. xlvu. 4. Amo* IX. 7. Veate la ditertaeion tobr*
H.. erigen da lea FiUrtive. tom. 5.
96 L1 B R » WBB « ¿ I t f S lS .
Antes de U dró á Sidon que fue su primogénito y pa­ nuil Sidonem pranoge-
efa cronoló­
dre de lot Sidoniot-, engendró también al nitum suum, Hethaeuiu,
gica vulgar
* 9506. Hetéo."
. 16. A l Jebuséo, al Amorróo, «1 Ger- ) 6. Et Iebusaeum, et
geaéo, Amorrhaeum, Gerge-
saeum,
17. Al Hevéo y al Aracéo, al Sinéo, 17. Hevaqum, et Ara-
caeum: Sinaeum,
18. Y al Aradio, al Samaréo y al Ana- 18l Et A radium, Sama-
téo; y de ellos" salieron los pueblos com­ raeum, et Amathaeum:
prendidot bajo el nombre de Cananéos, y et posthaec disaeminati
que por el nombre ele su padre Mamaron sunt populi Chananaeo-
Canaan al pait que habitaban. rum.
19. Los límites de Canaan fueron co­ 19. Factique sunt ter-
mo quien va de Sidon á Gerara hasta Ga­ ruini Chanaaja venienti-
za, y basta entrar en Sodoma, en Gomor- bus á Sidone Geraram
ra, Adama y Seboin hasta Lesa." usque Gazaai, doñee in-
erediaris Sodomam et
Goroorrham, et Ada-
mam, et Seboira usque

20. Estos son los hijos de Cam, según 20. Hi sunt filii Cham
sus parentelas, idiomas, familias, paises y in cognationibus, ct lin-
naciones. guis, et generationibu8,
terrísque et gentibus suis.
21. Sem, que fue padre de todos los 21 De Sem quoque na-
hijos de Heber" nacidos del otro lado del ti sunt, paire oinnium
Eufrates, de donde lot Hebréos tomaron su filiorum Heber, fratre Ia-
nombre, y hermano mayor de Jafet", tuvo maiore.
también hijos.

t IB. Vulg. lit. Y en seguida ea dúpenaron loe puebloe Canaaéoe. ík ta *x-


iresion ea conforme al hebréo y á la traducción de loe Setenta. Sin embargo, e a
Í
a edición de Sixto V. ee lée per hot, y lo mismo se leía en la Vulgata anterior
A la edición de Clemente V I I I . De eete modo el sentido parvee mas natural, y aca­
to «n la lección original hebréa eomo en el oap. ix. • 19, y como ee halla en este
mismo capitulo (Vulg.) * 5. y 32. vmalh, E t a t kit, hot, en lugar de vam , E t pu f, porque
el hebréo no oxpresa hae. Acaso en el original decía v i u m u , B lp o tt k*c a i kit*
V 19. Muises fija loa limites de eate paii por cuatro ciudades: Sidon al ñor.
te. Gaza al sur; ambas sobre las costa< del Mediterráneo que está al poniente
de Canaan; Sodoma al sur, y Lesa al norte; ambas sobra el Jordán que era el Lin­
dero oriental. San Gorónime entiende por Leta la ciudad de Calara*, «¿labre per
sua aguas calientes que entran en el mar Muerto, al norte de él. Algunos la to.
man por Lo ú , llamada deapusn Cetaria dt F ilip s, hácia el nacknieute del Jordán.
La descripción que da aqui Moisés no comprende con mucha diferencia toda U
tierra prometida, sino solo el teneno que ocupaban entónces los pr>noipalee Cana,
néos. El samaritano dice: desde el rio de Egipto hasta el rio Grande, que es e l
Eufrates, y hasta el mar Ocoidontal que es el Mediterráneo desde el país qu esees,
cuentra viniendo de Sidon. La misma extenaion ae expresa en el «#/. xv. ? 18.
7 21. El nombre Hehtr significa mas allá 6 de mat allá; de eaerte que en' el
estilo de los Hebréos, los hijos de Hebér pueden signifioar loa habitantes del otra -
lado del Eufrates; y este es el sentido en que Abraham fae llamado Htbréo. In fr.
xiv. 13.
Ibid. Los Setenta traducen: ,,hermane de Jafet el mayor,” como si el caráctec
do mayor se refiriese á Jafet: si hubiera doa personaa de esta nombre .podríandis­
tinguirse asi; pero es visible que no es eete ei MOUd0 de. M eis—>pw»a Jafel ee
OAWTÜtO *. 96
92 Fflii Sem: vElam 33. Yfuerorfhitoa de Setn, Elam, padre Antes ds la
et Aswir, et Arphaxad, de los islamitas 6 Penas, Asur, de lot Asi- era cronok)
gica vulgo»
et Lad, et Aram. riot, Aríkxad", Lud y Aram, de donde det- 9506.
cienden lea Armenios, los lÁdios y los Sirios. 1. Par. i. 17.
23. FiK Aram: Us, et 33. Los hijo» de Aram fueron Us, HuJ,
Huí, et Gether, et Mes. <3eter y Mes, que se difundieron en la A r­
menia, 6H lá Mesopotamia y la Siria.
34. At v#ro Arphsutad 524. Mas Arfaxad éngetidró á Sale", de
genuit Sale, de quo «ttu« qaié& Aftoió Hfeber.
est Heber.
25. Natique sunt Heber 25. Heber tuvo dos hijos: uno se 11a-
fihi doo: ijottíen uni PtrA- mó Faleg. (que quiere decir división), por-
leg, eo quód jn diebus aue en su tiempo se dividió la tierra, en
eius divisa ait temu et diversas naciones y lenguas: y sú herma»
nomen fratría «u s iectan. qó sb fiamó Jectan.
28. Qui Iectan genuit 26. ' Jectan engendró á Elmodad, Salef,
Elmodad, et Saleph, et Asarmot y. Jare,
Asarmoth, lare,
27. Et Aduram, et Uzal, 27. Adijran, Usal, Decía,
ct Decía
28. Et EbaJ, et Abi- 28. Ebal, Abtmael, Sabp^
mael, Saba,
29. Et Ophir, et Hevila, 29. Ofir", Hevila y á Jobab: todos es-
et Iobab: omnea uti, fi- tos fueron hijos de Jectan.
lii Iectan.
30. Et fácta est habi- 30. El país en qae habitaron se exten-
tatio eorum de Messa dia desde Mesa, ciudad situada al pie del
pergentibus usque Se- monte Masio en Mesopotamia, caminando
phar montemoríentalem. hasta Sefar, que es un monte en la M e­
dia al'oriénte.

■sis y nu hermanos son dos: Moiaea dice pues, qae Son» era el mayor, y hace esta
ptrertencia por haber comenzado la eaumeracion por Jafot y Cam, aunque menores.
7 22. El nombre hebréo es Arfactad, de dondo ae escribió en griego y on la.
Ma Affaxmd.
w 24. 8egnn los Setenta: „A rfh n d engendró á Cainan, padre de Salé,de quien
nació Heber." En San Lucas (ni. 36.) as halla también este Cainnb. Loa defpnso.
res del texto hebréo, pretenden que se añadió en los Setenta y en S. Lucas. Se
fúndan: 1.* en que no está en el hebréo, ni en el samaritaito, ni aquí, ni en e l
capitulo siguiente, ni en el cap. i. del primer libro de los Paralrpómenos. 9.* La
termina de los Setenta, que lo pone aqal yen el capitulo siguienteJo omite, dicsn
ellos, ea el primero de los Paralipómenos. 3.° Los antiguos padres de la Iglesia
feo lo leyérafl en San Lucas, pues cuentan setenta y dos generaciones, y compren,
dieoda á Cañuua Serian setenta y tres. Pero 1.* la omisión de Cainan «u los tex­
to* hebréo y scm&ritaii*, podo provenir de la supresión del mismo sn otroi tez*
(os: y nosotros hemos probado en la Diurtaeion tobre la» dot primera» ¡tdadet, aue
en el capítulo siguiente la omision era mucho mas fácil quo la interpolación. 2.°
U versión de loe Setenta ptme i Cainan en los Paralipómenos, oomose ve en el
manuscrito alejandrino: á loe ejemplares que no lo tienen faltan on este logar tre.
es *«bMs en los casto dpbia estar. 3.° Los anticues padres de la Iglesia han con­
tólo el número de las generaciones en San Lacas con variedad, según los. diver.
tes Tgjeinplhrés. Sé hallan aetuaTtnwnte -setenta y seis, y San Gerónimo, San Agustín,
y 8an Gregorio, contaban setenta y siete* lo cual prueba que contaban á Cainan.
Debe tenerse presente lo que hemos dicha acfercA del Rprticatar e » 1» ÍHtrftmCUm
agAre hs d• » primera» edadtt, . tom. i. -
* -w tft. V4m t ¡+Pi*»rU difn s*6r» el p ñ t de Gjfr, tom: vi.
Astea da I» 31. Estos son los hijos de Sem, que en • 31 Isti fila Sem se»
v i cronoló­ el discurso de los tiempos se distinguieran se­
cundum cognationes et
gica vuJgar
gún sus familias, idiomas, paipes y naciones. linguas, et regiones in
gentibus suis.
32. Estas son las familias de los hijos 32. Hae familiae Noe
de Noé, que se extendieron por toda la tier­ iuxta populos et natio-
ra según los diversos pueblos que nacie­ nes suas. Ab his divisae
ron de ellos. Y de estas familias se for­ sunt gentes in térra post
maron todas las gentes que poblaron la tier­ diluvium.
ra despues del diluvio."

1 39. Jafet 6 n i descendiente* poblaron toda la Europa; poaeyaron todas laa


islas del Mediterráneo, y tuvieron toda el Asia Menor. Cam tuvo la Africa enta-
ra, una parta de la Siria y de la Arabia, y algo entre el Tigria y el Eufrates, don­
de reinó Nemrod. Sem tuto por herencia el Asia, comenzando deade al Eufrates,
dirigiéndose al oriente hasta el océano de las Indias; ademas, sua deaoendientae ocu­
paron una parte de la Siria y una parta de la Arabia al poniente del Eufrates.

C A PIT U LO XI.

Construcción de la to m de Babel. Ctmfusion de laa lenguas. Genealogía de Sem


por Arfaxad hasta Abraham.

1. p e r o ántes que los hijos de Noé se 1. E r a t autem térra


separasen para repartirse en toda!' la tier­ labij unius, et fermonum
8181. ra, ella no tenia mas que un idioma y un eorumdem.
mismo modo de hablar, pues la diversidad
de lenguas se introdujo del modo que va­
mos á decir.
Qm x. 5. 2. Habiéndose multiplicado los hijos de 2 Cumque proficisce-
Noé, y hallándose demasiado oprimidos en­ rentur de oriente, inve-
tre las montañas de Armenia, se vieron obli­ nerunt campum m tér­
gados á salir de ellas; y al partir de aquel ra Sennaar, et habitave-
país que está del lado del oriente, y ensan­ runt in eo.
chándose hácia el sur, hallaron un vasto
campo en el pais de Sennaar, en que des-
ues se fabricó la ciudad de Babilonia!', j
Í abitaron en él.
3. Y viendo que esta tierra era muy 3. Dixitque aher ad
propia para hacer ladrillos y abundante proximum suum: Vepitp,
en betún, se dijeron mutuamente; Haga­ faciamus lateres, et co-
mos ladrillos, y démosles cocimiento al fue­ quamus eos igni. Ha»
go. Se proveyeron pues de ladrillos pa­ bueruntque lateres, pro
ra servirse de ellos como de piedras, y de saxis, et bitumen pro cae-
betún para emplearlo en vez de argamasa, ment*»:
4. Y dijeron: Venid, fabriquemos una ciu­ 4. Et dixerunt: Venite,
dad y una torre" cuya cumbre se levan- faciamus nobis civitatem
▼ 1. Esta palabra toda está en el Hebréo.
f 9. Véase el cap. x. W 10. de este libro.
V 4. Civitatem et tmrrm. Algunos entienden ciudad en figwra de ta m . V éa a o it
c A P iim o n . 101
et tnrrinra, cnius culmen te de manera que parezca llegar hasta el Antea da la
era cronoló.
pertingat ad caelum: et cielo: hagamos por este medio perpetuamen­ gica vulgar
celebremiw nomen no- te célebre nuestro nombre, ántes de sepa­ 3181.
strum antequam drvida- ramos" hácia todos los paises en que he­
mur in universas térras. mos de repartir nuestras respectivas habi­
taciones.
5. Descendit autem do- 5. Mas el Señor irritado por este or­
búdos u t videret civita- gulloso designio, bajó {sefptn nuestro modo
tem et turrim, quam ae- de hablar) para ver la ciudad y la torre
dificabant filii Adam, en cuya construcción trabajaban los hijos de
Adán;
6. Et dixit: Ecce, unus 6. Y dijo: Hasta aquí no hay sino un
e*t populu8,et unum la- pueblo, y todos tienen un mismo idioma;
bium ómnibus: coepe- comenzada su obre, no desistirán de ella
runtque hoc facere, nec hasta realizarla enteramente.
deástent á cogitationi-
bus suis, doñee eas ope­
re corapleanL
7. Venite igitur, de­ 7. Venid, pues", bajemos t ese lugar, y
scendamos, et confunda- confundamos de tal manera su lenguage,
mus ibi linguam eomrn, que unos & otros no se entiendan. A i pun­
nt non audiat unusquis- to puso Dios en ejecución su decreto, y con­
que vocem proximi suL fundiendo las lenguas los obligó á separarse.
8. Atque ita divisit eos 8. De esta manera el Señor los disper­
Dominas ex illo loco in só desde allí h&cia todas las regiones de
universas térras, et ces- la tierra, y desistieron de fabricar la ciu­
«averunt aedificare civi­ dad y la torre/1.
tatem.
9. E t iddrco vocatum 9. Por eso aquella ciudad se llamó Ba­
est nomen eius Babel, bel {quiere decir confusion)", porque allí se
quia ibi confusum est la- confundió la lengua de toda la tierra", y
bwm universae terrae: el Señor los dispersó luego sobre todas las
et inde dispereit eos Do- regiones del globo.
mious super faciem cun-
ctarum regionum.
10. Hae sunt genera- 10. Esta es la genealogía de los des­ 2506.
tiones Sera: Sem erat cendientes de Sem, solamente por Arfar
centum annorum quan- xad, á la que particularmente mira esta his­
dogenuit Arphaxad,bien- toria. Sem tenia cien anos cumplidos cuan­
nio post diluvium. do engendró & Arfáxad, dos anos despues
del diluvio.

Pitertaeion tabre la torre de Babel, tom. i.


Ihid. Heb. „Hngáraono* nn nombre pora evitar el dispersarnos.
_ 1 7. -Los padrea de«cubran aquí la diatineion de laa pwaooaa dmnaa, y por coa.
nte. un indicio del míaterio de la Trinidad.
V 8. Aaí el saiparitano y loe Setenta. Paro el veno siguiente no ae refiera aia*
4 I, ciudad.
» 9. El nombre de Babel vieqe de aaux, confundere, de ahf b«i.b«l, y por coa-
tracción babel, confusio.
Ib ii. Véaae la íhecrtacvm tabre la primera lengua * tobrt la eonfutim incidid*
e » Babd, tam. u
A ate» d s la 11. Y Sem, despues de haber engen­ 1 1 . Vixitqae fiera potf-
•rt cronolá.
giea vulgar
drado á Arfaxad, vivió quinientos anos, y en­ quam genuit Arpkasad,
2M6. gendró hijos é hijas. Y habiendo vivido Sem quingentis anniK et ge­
I. Par. i. 17. seiscientos años, murió". nuit filios et filias.
12. Arfaxad vivió ciento treinta y C1D- 12. Porro Arphaxad vi-
2372.
co anos, y engendró á Sale. xít triginta quinqué an­
nis, et genuit Sale.
13. Y Arfaxad despues de haber en­ 13. Vixitque Arphaxad
gendrado á Sale, vivió trescientos tres anos", poetquam eenoit Sale,
y engendró hijos é hijas". Y todo el tiem­ trecentis tribus annis: et
po de su vida fu e de cuatrocientos trein­ genuit filios et filias.
ta y ocho altos, y murió.
2214. 14. Sale habiendo vivido treinta anos, 14. Saée quoque viwt
engendró á Heber. triginta annis, «t genuit
Heber.
15. Y Sale, despues de haber engen­ 15*. Vixitque Sale poet-
drado á Heber, vivió cuatrocientos tres anos, quam genuit Heber, qoa-
y engendró hijos é hijas. Y todo el tiem­ dringentis tribus annis:
po de su vida fueron cuatrocientos treinta et genuit filios et filias.
y tres ailos, y murió.
2181. 16. Habiendo vivido Heber treinta y 16. Vixit autem Heber
cuatro anos, engendró ¿ Faleg. triginta quatuor annis, et
genuit Phaleg.
17. Y Heber despues de haber engen­ 17. Et vixit Heber poet-
2152. drado á Faleg, vivió cuatrocientos treinta quam genuit Phaleg,qua-
años, y engendró hijos é hijas. Y todo ti dringentis triginta annia:
tiempo de su vicia fueron cuatrocientos se­ et genuit filios et filias.
senta y cuatro años, y murió.
18. Faleg, asimismo, á los treinta años, 18. Vixit quoque Pha-
engendró á Reu", leg triginta annis, et ge­
nuit Reu
10. Y Faleg, despues de haber engen-> 19. Vixitque Phaleg
drado á Reu, vivió doscientos nueve anos, postquam genuit Reu,
y engendró hijos é hijas, y todo el tiempo ducentis novem annis;
S . 11. El nun. añade: ,.Y habiendo sido todo e] .tiempo ds la vid* 4a
de seiscientos año*, murió/ Igual terminación hay en el hcbrto en cada uno de
los palriareaB ántes del dilnvio. SI sam. la pone también en los posterior*»; y
■o atención en conservar la mayor parte de estas somas, ann coa perjuicio é *
laa cantidades parciales que suela variar, hace presumir que las halló «a el te *,
to primitivo.
» • 13. Heb. cuatrocientos tres afios.
f . 12 y 13. Según la versión de los 8«t.: ..Habiendo vivido Arfaxad ciento
treinta y cinco añoe, engendró á Cainan. Y despuea de haber engendrado á C u ­
nan, vivió Arfaxad cuatrocientos a&os, y tuvo hijo* 6 hija». Cainan habiendo v i­
vido ciento treinta año* engendró á Sale, y Cainan despues de haber engendra
do á Sale, vivió trescientos treinta años, y engendró hijos ó luías. Sobre esta 4i-
fefreneia y las demás qae se hallan en este capitule entre el hebréo, si samari-
tano y loe Setenta, yease la Ditertaeim tubrt la* da» primero* edadt* tom. I .
lia Vtiljf. signe confe» » e *1 hebr., y por es» omite aqoi á Cainan, cuyo nom.
bre pone sin embargo en San Lucas [in. 36.], dejando á los críticos «1 exájnea
de éstfe. punto qae no intereea ni á lá fe ni 4 las costumbre».
W. 18. Los Set. lo llaman Ragau; la Vulg. lo llama asi también en los Parail-
pAmenos (i. 1. e. i. 7 . 2 6 ) y en San lucas [ni. 95.] B1 hebréo puede leerse
también por Rthu: asta aspiración se confunde con la articulación é » 9 .
c a p it u l o x i. 108
el geaoit tboa et filias. de su vida fu e de doscientos setenta y nue­ Anta* de U
ve comí, y murió. era-oronoló
gica vulgar
20. Vixit autem Rea 20. Reu vivió treinta y dos años, y «n- ¡il*L
triginta duolius h d ú , et . gendró á Sarug.
genuit Sanig,
31. Vixit quoque R*t* . 21. Y Reu despues de haber engen-
postqttn genuit Sarug, drado á Sanig, vivió doscientos siete años,
dHeeatis septem annis: y engendró hijos é hijas. Y todo el tien -
et genuit filio* et filias. p » de su vida fu e de doscientos treinta y
nueve años, y maná.
22b Vixit vero Sarug 23. Sarug vivió treinta «nos, y engen-
3092.
trigiata annis, et genuit dró k Nacor,
Nachor.
23. Vixitque Sarug 23. Y Sarug despues de haber engen-
postquam geaait Nachor, drado á Nacor, vivió doscientos anos, y en-
ducentis annis: et genuit gendró hijos é hijas. Y todo el tiempo de
füios et filias. su vida fu e de doscientos treinta años, y
ftturií.
24 Vixit autem Na* 24. Nacor, habiendo vivido veinte y 3064.
chor viginti novem an- nueve anos, engendró k Tare,
nis, et genuit Thare.
25. Vixitque Nachor 25. Y Nacor, despues de haber engen-
postquam genuit Thare, drado á Tare, vivió ciento diez v nueve
centum decera et novem anos, y engendró hijos é hijas, i todo el
annis: et genuit filio* et tiempo de la vida de Nacor fu e de cien-
filias. to cuarenta y ocho años, y murió.
26. Vixitque Thare 26. Habiendo vivido Ture setenta años, 1995.
septuaginta annis, etge- engendró á Abram, á Nacor y á Aran."
nuk Abram, et Nachor,
el Aran.
27. Hae sunt -autem 27. Estos son los mas célebres entre los Jo*. X X IV . 2 .
1. Por. i. 27.

S . 26. En lo* tras hijos de Taro sucede lo que en los de Noé. Vease el cap.
T, Tt. 31 de este libro. Es verosímil qoe no nacieren todos en el mismo año;
para a e s o en el eap. v. Moisés fija la épooa 4*1 naoiatiento de Sem, fija aqai
la dsl auáaúento de Abraham. Sin embargo, algosos pretenden que Aran, nom­
brado «qui el ültóqo, era el mayor, porque: 1 .° ea lee versos siguientes ae ve qae
Hacer tomó por eapoea á Meloa, hija de Aran; de donde infieren qoe enlazan,
dos» el lio y la sobrina debían ser con corta dÚérenoia. de ana misma edad. 3.*
Ssguael historiador Jas*ib, AWsham estaría timhwxi ea el mismo caso; porque aquel
historiador pretende que Sera, mugar da Abraham, fíie/a la que aqnf *é nombra Yesca,
hija ds Aran. #■.• Según el bebréo, los Setenta y la Valgata, T a r i murió de des.
(¿salee cinc* aflos, [fwfr. 9 . 28.] y Abraham no tenia entóneos sino s e t e n t a y
ñaco [In fr . xiu 4.], de donde se iafiere qae cuando Abraham nació, Ture te­
nia ciento treinta, y que asi no se habla de el cuando se dice qae Taró tenia
«#oat« a í« a cuando lo engendré. Mas 1.° Nacor podo casarse con au sobriaa
■a qae fiaaraa d » la isiaaaa sdad. 3.a £1 testimonio de Joeeü» no basta para ase-
pra* qae S a n fuese la misma qae Yeeoa, bija de Aran; y por otra parta, si
Amm ra». padre da las dos moferes de sas hermanee, y fu* en efecto el ma-
Jtt, na se seguiría que sea sa naeimieato el que MoisSJ quise fijas. I * época del
aaeimieato .d» Aran no ea útil en la historia, y Moisés no le hubiera nombrado
ai Oltimo. 3<° E l sam. no da i Taró hasta su muerta, siso oiento cuarenta, y oin-
co años, y como. Abraham tenia entóaoes setenta y ainoe, se sigae que Taré tu.
vjpi* sstsftt* cuantió nació Abraham; y que ee muy verisímil que su nacimiento
fas el qae quiso Moisés señalar aquí oomo época ju p ottaot» de la historia.
Antea de 1» hijos de Tare": Tare engendró á Abram, generatíoneaThare: Thn»
ara cronoló­
gica vulgar & Nacor y á Aran. Mas Aran engendró re genuit Abram, Na-
1995. á Lot". chor, et Aran. Forro A -
ran genuit L o t
28. Y Aran murió ántes que tu padre 28. Mortuuaque est A -
Tare en la tierra en que habia nacido, en ran ante Thare patrem
Ur, ciudad de los Caldéos que se habían esta­ 8uum, in térra natrvitatis
blecido en la MesopotamcP. auae in Ur Caldaeoruna.
29. Mas Abram y Nacor tomaron mu­ 29. Duxerunt autem A «
geres. La muger de Abram se llamaba Sa­ bram et Nachor uxores:
rai, y la de Nacor tenia por nombre Mel­ nomen uxoru Abrara,
ca, hija de Aran que fue padre de Melca, Sarai: et nomen uxoria
y padre también de Yesca. Nachor, Melcha filia A -
ran, patris Meíchae, et
patris Ieschae.
30. Mas Sarai era estéril y no terna hi­ 30. Erat autem Sarai
jos. Dios por aquel tiempo apareció & Abram sterilis, nec habebet Ji­
1920. su marido, y le mando salir de aquel pais ■ beros.
para ir & la tierra de Canaan". Abram
comunicó esta órden & su padre Tare que ■
se apresuró á ejecutarla.
Jat. xxiv. 2. 31. Habiendo, pues, Tare tomado á 31. Tulit itaque Tha­
2. Etdr. ix. 7 Abram su hyo, y á Lot, su nieto, hijo de re Abram filkim guum¿
Judith. v. 7. Aran, y á Sarai, su nuera, muger de Bu et Lot fibum Aran, fi-
Aet. vii. 2.
hijo Abram", los hizo salir de Ur de Cal­ lium filij sui, et Sarai
dea", para pasar con Ü al pais de Canaan: nurum suam, uxoreta A->
y habiendo llegado hasta Haran", distan­ bram filij sui, et edoxk
te de U r cerca de cien leguas, habitaron eos de Ur Chaldaeorum,
allí. ut irent in terram Cha-
naan: voneruntque u»-

Tt. 27. Heb.: he aqui la historia de Tare. Supr. vi. 9.


Tt. 28. San Esteban en los Hechos de los apóátúkfe, dicto qué Abraham astea­
ba en Mesopotamil Antes de veair á Haran; y un poce mas abajo añude q w
salid da la tierra de Caldéa para venir 4 H an n fvn. t . 4.]< Podría decirse qae ha­
biendo ocupado la Meeopotamia diveno< pueblos, en particular algunos deseen,
dientes de Cased, padre de los Caldéos, estos se establecieron en la ciudad de U r,
llamada por asta raion U r de U t Csíié t t : ó mas bien, qae la Caldea compran-
día la Mesopotamia. La ciudad de Haran estaba mas allá del Eufrates; y Ur de-
bia estar adelante de Haran, pues Abraham pasa por H an n para ir al país da
Canaan. (/■/>. W. 31.) O podría ser Ur, U n dudad de Meeopotamia cerca de Nisibe.
Tt. 30. u t a Orden oomunicada á Abraham cuando se hallaba todavía en Cal*
día, se ve claramente en el disourso de San Esteban (Aet. vn. 9. 4.) El texto
mismo de Moiees lo supone. (/«/». xv. 7.) Veaae la nota sobro al 9 . 1 . d e lea .
pitulo siguiente.
V . 31. E l sam. „habiendo, pues, tomado Tare, Abram y á Nooor sus hijos, á
Lot, su nisto, hijo de Haran, y á sus nueras Sarai y Meloa, mugeres de sus hi­
les Abram y Naeor. Quiere decir, que el sam. nombra aqui á Melea y « o 4
Nacor; sin embargo, el contexto prueba que Nacor dejó también á Ur de Caldea
y vino á establecerse en Haran de Meeopotamia. [In fr. xxrv. 10. *t xxix. 4.] 13
historiador Josefo asegura que toda la familia «de Tare se trasladó á Haran.
Ibid. • Eete es el sentido de los Set. y del Sam., en el cual se lee: vioaia, f l i ­
r t feeit, en lugar de vim v «ríenmt, que se lée ahora en el hebróo.
• Ibid. Se orée qae H t r n (o Charrán oomo lo llaman loa SetantaJ e» la céM i*
Chima sobre «1 rio ClubopM.
qoe Haran, et habitare- A n *» 1»
runt ibi.
32. Et facti sunt dies 32. Y Tara despues de haber vivido 1920.
Thare ducentoram quin- doscientos cinco anos", murió en Haran.
que anDorum, et mortuus
est in Haran.

F. O m u bien, según el samaritano, ciento Cuarenta y orneo año#, pae* co.


d o se acaba de ver, Abraham nació et año setenta de su padre, y él tenia se­
tenta y cihco caando su padre murió. El equívoco puode haber venido de laé
tetro numerales: poniendo gan, 145, por acuf, 205, porque en el hebréo sod tan se­
mejantes la q y la m como entro nosotros la a y la o.

C A PITU LO XII.

Vocaeion de Abraham. Promesas que D k » la hace. Llega i. la tierra de Canaan.


Púa 4 Egipto, y Faraón le quita á Sara.

1. D i x i t autem Do­ 1. El Señor habia dicho k Abram" Til. 3*


Hebr. xi. 8.
rainus ad Abram: Egré- cuando estaba en Ur de Caldea: Sal de tn
dere de térra tua, et de tierra, de las' posesiones de los Caldas, en
cognatione tua, et de do­ medio de quienes tu familia habita; aléjate
mo patria tui, et veni in de tn parentela y de la casa de tu padre,
terram quam monstrabo y ven á la tierra que yo te mostraré'/.
tibí
2. Faciamque te in gen- 2. Yo haré salir de tí un gran puebW,
tem magnam, et bene- yo te bendeciré y haré célebre tu nombre,
dicam tibi, et magnifí- y serás bendito".
eabo nomem tuam, eris-
que benedictos.
3. Benedicam benedi- 3. Yo bendeciré á los que te bendigan, Infr. x tih . 18
eentibus tibí, et maledi- y maldeciré á los que te maldigan, y to- **“ ■l¿.
cam maledicentibus tibi, dos los pueblos de la tierra serán bendi- <Jui' *■
stqoe i n t e b e w e d i c e n - tos en el que nacerá de tí.
t u r universae cognatio-
oes terrae.
9 . 1 . Lit. El Seflor dijo. Asi esta en el hebreo porqnc los Hebrdos no tienen prete.
lito pluscuamperfecto, y lo explican por el perfecto. Lo que el Señor dijo entonces i
Abraham, manifiesta (fue aan estaba en su pais, pues le manda salir de él. Por eso San
Esteran aludiendo i éfite pasago, se expresa así: El Dios uc la gloria uporeció á nues­
tro padre Abraham cuando estaba en Mesopotamia íntes quo habitase en Cansan:
Deja, le dfoe, tu pais y tu parentela,^ ven á la tierra qae te mostraré. Entón­
eos él ealio del pais de los Caldeos y fie 4 habitar en Canaan. ( Aet. tii. 2. et
fe tfj Moisés habiendo terminado sumariamente la historia de Taré, vuelve aquí
i u de Abraíiain, subiendo á la época de su vocacion, esto es, 4 la 4rden que
» 10 dió parí. stftir de su pais.
Ihid* Abfaham, dice San Pablo, obedeció á Dios por la fct y encaminándose &
la Üttth que habia de recibir en herencia, partió sin saber á donde iba. Heb. xi. 8.
» 2. Hé&f. „T ú serta en bendición.** El Samaritanu lée viivi, et esto; en el he.
Weo se halla irregularmente en el mismo sentido v i i i h , et ctio: los Setonta leyeron
v i t i t t i erit; y este es el sentido de la Vulgata.
t 3. / » te: i. e. Ih tm in e túó: (In fr. zxii. 18.) En tu Hijo, en el Meeiap, ec
J. C. verdadera fhente de todas las gracias y bendiciones. Gal. m. 16.
106 LIBRO DEL GÉNESIS,
Antea de la 4. Salió pues", Abram, y continuó su via­ 4. Egressus est itaqna
•ra cronoló.
cica vulgar je según el Señor le habia mandado, y fue Abram sicut praeccperat
1930. con él Lot. Abram tenia setenta y cinco ei Dominus, et ivit cuín
años cuando salió de Haran. eo Lot: septuagióta quin­
qué annorum erat A-
bram cum egrederetur
de Harnn.
5. Tomó consigo á Sarai, su muger, y 5. Tulitque Sarai uxo-
& Lot hijo de su nermano, todos los bie­ rem suam et Lot filium
nes que poseian, todas las personas con fratris sui, universamque
que habían aumentado su familia en Ha­ substantiam quam pos-
ran", y salieron de allí para ir á la tierra sederant, et animas quas
de Canaan. Cuando llegaron á ella, fecerant iil Haran: et
egressi sunt ut irent in
terram Chanaan. Cum­
que venissent in eam,
6. Abram la atravesó hasta el lugar lla­ 6. Pertranpivit Abram
mado Siquen y hasta el valle de M ore, que terram usque ad locum
tuvo despues el sobrenombre ele ilustre, & Sichem, usque ad con-
causa de los extraordinaiios favores que vallem illustrem: Cha-
D iot hito cdlí &Abram ". E l Canonéo ocu­ nanaeus autem tune erat
paba entónces aquel territorio. in térra.
7. Mas el Señor apareció á Abram, y 7. Apparuit autem Do­
le dijo: Y o daré este pais á tu posteridad. minus Abram, et dixit ei:
Abram levantó allí un altar al Señor que Semini tuo dabo terram
8e le habia aparecido. hanc. Qui aediñeavit ibi
altare Domino, qui ap-
paruerat ei.
8. Y habiendo pasado de esta mansión 8. Et inde transgrediera
hácia un monte situado al oriente de la ad montem, qui erat con­
ciudad de Luza, llamada desjmes Betel", tra orientem Bethel,te-
tendió allí su pabellón teniendo hácia el tendit ibi tabemaculum
occidente á Betel", y al oriente á HaL suum, ab occidente ha-
Y allí también levantó un altar al Señor, bens Bethel, et ab orien-

f 4. Esta ea el sentido del hebreo: AUit.


7 5. Los esclavos que ellos habían comprado 6 que habían nacido en su ser-
▼icio. Abraham no tenia hijos, Lot solo podia tener dos bijas.
jr 6. La ciudad do Siquem estaba situada hácia el medio de la longitud de U
tierra de Canaan considerada de norte i sor. Acaso no tuvo este nombre sino
después de Siquem, hijo de Emor. Infr. xxxm. 19.
ibid. Hebr. hasta JElon-more. Los Setenta: hasta la grande encina. La mis­
ma palabra hebrea £u>n, puede significar ralle 6 encina 6 encinar. El nombre me­
re podría ser propio. El 'samaritano escribe mu, que puede significar temer; en el
hebreo ce lee m u i , que puede significar inetmecien. Los Setenta parece que leye­
ron xaojf, excelnu, de donde parece tomó la Vulgata iUuetrit. Algunas vece» se ha
confundido el Valle de More con el Valle de Hambre, en hebreo m u . El Val¡e
de More, estaba como se ve aquí, en las cercanías de Siquem; vuelve i hablan*
de él en el Deuteronoimo xi. 30. El valle de Mambré estaba abajo de Hebron. I * f r-
x i i v 18. Se habla muchas veces de él en el Génesis.
W 8. Véaae abajo el c. xxviii. 7 19.
Ibid. Heb. del lado del mar. E l Mediterráneo estaba al poniente respecto de le*
Hebréo».
.- OAílTDLO X II." • 107
te Hai: aedificavit quo- ó invocó su nombre", Antes do It
en c r o n o t ó .
que ibi altare Domino, gica vulgar
et invocavit nomen eius. 1920.
9. Perrexitque Abram 9. Abram ab adelantó aun mas, cami-
vadens et ultra progre- nando con dirección al Sur.
diens ad meridiem-
10. Facta est autem - 10. Pero sobreviniendo hambre en
faines in térra: deseen- aquella tierra, bajó Abram á Egipto, para
ditque Abram in iEgy- pasar en aquel reino algún tiempo, por-
ptum, ut peregrinaretur que el hambre era excesiva en el paia que
ibi: praevaluerat enim fa- resolvió dejar.
mes in térra.
11. Cumque prope es- 11. Acercándose, pues, á la entrada
setut ingrederetur/Egy-. de Egipto, dijo á Sarai su muger: Conozco 1918.
ptum, dixit Sarai uxori que eres, aunque de setenta y emeo años",
suae: Novi quod pulchra. tan hermosa como ti estuvieras en ¡a fia r'
éa mulie r: . . de tu juventud-.
12. Et quod cam vide- 12. D e manera que al verte los Egip-
rint te ./Egyptii, dicturi cios, dirán: Esta es la muger de este hom-
«unt: Uxor ipaius est: et bre; y me darán muerte, reservándote pa-
interiicient me, et te re- ra ellos mitmot.
servabunt.
13. g ic ergo, obsecro 13. Di pues, te suplico, gue eres mí In fr. XX. 11,
te, quod soror mea sis: heripana, como puedes decirlo tut mentir, pa- 12.
ut bene sit mihi propter ra proporcionarme entre estas gentes el
te, et vivat anima mea ser bien tratado por amor tuyo, y mi vi-
ob gratiam tui. da se conserve por tu respeto; y yo confio
■que Dios cuidará de tu honor.
14. Cum ¡taque inares- ' 14. Habiendo entrado pues, así en'
sus esset Abram M g y - Egipto, los Egipcios vieron que la muger
ptum, viderunt iEgyptii era en extremo hermosa.
mulierem quód esset pul­
chra nimis.
15. Et nuntiaverunt 15. Y los principales personages dieron
Ciocipes Pharaoni, et noticia de ella á Faraón, y la elogiaron en
udaverunt eam apud su presencia": y fue luego llevada al pa-
illum: et sublata est mu- f lacio real para ser agregada á las muge-
lier in domiim Pharaonis. res de Faraón.
16. Abram vero bene 16. Y por su respeto trataron bien á
nsi sunt propter illam: Abram, el cual recibió de ellos ovejas y
fueruntque ei oves et bo- bueyes, y asnos, y esclavos y esclavas, as-
Ihid. Heb. ▼ él le dió el nombre del Se&or: í l lo nombró el Altar del Señor.
l*fr. xxi. 33.
J 11. Sara tenia diez años menoa que Abraham. In fr. x t h . 17.
* 13. Abraham miaño dijo despuea hablando de Sarai: Ella ea verdaderamen.
te mi hermana, puea ea hija de mi padre, aunque no de mi madre. Infr. xx. 12.
Machos eréen qae Sara era hermana de Abraham en el mismo eentido en qae Let
a» Uama. kermt na de este patriarca. (In fr. m i. 8. 11 xir. 14, 16.), «a decir, que Siu
9 «r» ta sobrina como Lot. .Véase la nota del cap. xx. * 12.
* 15. Heb. Y habiéndola visto los principalos del pais, la alabaron delante de
Faaoa. Este es también el sentido de los Setenta. Faraón es ua nombre coman „
i Isa rayes de Egipto,
IOS
Antes de la
t n cronoló.
ñas y camellos". res et asini, et servi e l
gica vulgar famulae, et asinae et ca-
1918. meli.
17. Pero Dios hirió á Faraón y á su 17. Flagellavit autem
córte coa grandísimas plagas, dándole á Bominus r haraOnempía*
conocer que esto sucedía por causa de Sa­ gis maximis, et domura
ra í, muger de Abram á quien la había qui­ eius propter Sarai uxo-
tado. rem Abram.
18. Por lo cual, llamando Faraón á 18. Vocavitque Phurao
Abram, le dijo: ¿Por qué te has portado así Abram, et dixit ei: Quid*
conmigo? ¿Por qué no me declaraste" que nam est hoc quód fecis-
esta era tú muger? ti niihi? quare "hon in-
dicasti quód uxor tua
esset?
19. ¿Por qué motivo dijiste que era tu 19. Quam ob causam
hermana, poniéndome en ocasion de tomar* dixisti esse sororem
la por muger mia? Ahí tienes á tu uiuger tuam, ut tollerem eam
inmediatamente, te la devuelvo sin haber­ mihi in uxorem? Nunc
la tocado; tómala y vete. igitur ecoe cooiux tua,
accipe eam, et vade.
20. En consecuencia Faraón mandó á SO. Praecepitque Pha-
sus súbditos que cuidasen de Abram, y rao super Abram viris:
que para impedir que alguno lo tundíate, et deduxerunt eum, et
lo escoltaran hasta los linderos de Egipto uxorem illius, et omnia
con su muger y todo lo que poseía. quae habebát

16. Samaritane: ovejas y husyos en muy gran número, esclavos y esclavas,


asnos v unas, y camello». ge ve bien que el órdén varia. SI hebreo está oonfof-
Ule i los Setenta y & la Vulgata: acaso en él original estarían lo» ••clavos y es-
chivas ántes que todos loa anímalos.
9 18. El hebreo y los Setenta expresan «1 shV qoe na está an la Val gata..
t 20. Estas palabras estln en el samaritano, et L i t cían ?■** mismas se
repiten en el verso siguiente.

C A PIT U LO xni.
Abraham vuelve á la tierra de Canaan. Lot se retira á Sodoma. Nuevas prome­
sas que Dios háoe i Abraham, el cual viene al valle de Mamtre.

1. Habiendo, pues, Abram .salido de 1. A bckhdit ergo A<-


Egipto con su muger y todo lo que poseía, bram de ^ g y to , ipse et
y Lot con él, se fue h&cia la parte, del país uxor eius, et omnia quae^
de Canaan que está del lado del Mediodía". habebat, et Lot cum eo
ad Australem plagam.

^ 1. En al hebreo pe halla la misan expresión que en el cap. anterior ^ 9,


que designa en una y otra parte el mediodía de la tierra de Canaan. Los Se.
tenta han traducido W dttierU; y alguno* prefieren esté sentido, porque aquella re.
gton está al aerta con respecto á Abraham que voHia de Egipto. Pero loa H e .
kitoa tienen otra palabra pora, significar el desierto, y la que aquí se pone mo
cahvuu » x m - 109
-2. E n t autem dives 2. El eta muy rio» y tenia mocho or* U
valde in possessione auri
«t argenti. ma.
3. Reverousque est per 3. Volvió luego de la parte meridional
iter, quo vencrat, á me- del pais de Canaan hácia Betel por el mis­
ridie in Bethal u6que ad mo camino que habia ido, y subió hasta
locnin ubi prius nxerat el lugar en que ¿ntes habia armario, su pa­
tabernaculurn inter Be­ bellón entre Betel y Hai,
thel et Hai: i
4. In loco altará quod 4. Donde estaba el altar qae fabricóán- Suf ‘ 7-
fecerat prius, et invoca­ tes de su partida, é invocó allí el poiabre
rá ibi nomen Domini. del Señor'.
5. Sed et Lot qui erat 5. Lot que estaba en compañía de
cum Abram, fucrunt gre­ Abram, tenia también manadas de ovejas,
ges ovium, et arraenta, ganados mayores y caba&as 6 tiendas.
•t tabernacula.
6. Nec poterat eos ca­ 6. Ni les era bastante aquel terreno pt»
pero térra, ut babitarent ra babdar juntos, porque la grande abim«
amul: erat quippe sub- dancia de sus bienes que consistían princi
sUntia eorum multa, et pálmente en animales, no les permitía tener
aequibant habitare com- una habitación común.
muaiter.
7. Unde et fucta est 7. Por cuyo motivo se excitó una rio»
rixa inter pastores gre- entre los pastores de Abram y los de Lot.
gum Abram et Lot. Eo Y en aquel tiempo habitaban el pais los
autem tempore Chana- Cananéos y Ferezéos", que hubieran podi­
BaeuH et Pherezaeus ha- do aprovecharse de las desavenencias en*
bitabant in térra illa, tre Abram y Lot para destruirlos.
8. Dixit ergo Abram ad 8 Dijo, pues, Abram á Lot: Te ruego
Lot: Ne quaeso ait iur- que no haya disputas entre nosotros, ni én­
gium inter me et te, et in­ tre mis pastores y los tuyos, pues somop
ter pastorea meos, et pas­ hermanos por nuestro cercano parentesco,
tores tuoe: fratres enim y debemos conservar can esmera la, uniom
sumos. que Dios quiere haya entre nosotros.
9. Ecce universa tér­ 9. Tienes á la vista toda la tierra; y yo
ra «ora m te est: recede te suplico te separes de mí: si te encami­
á me, obsecro: si ad si- nas á la izquierda, yo tomaré la derecha":
puede significarlo, «n o por la metáfora de un pau abrasado por lo* ardore* del
■Miedia, y asi siempre significará ol sur.
» -í . Heb. El era mov rico en ganados, en plata y en ero. Tal <• también t i’
sentida de loa Setenta. La palabra hebrea nojch. que sigkifiea pMsaton, se entien-<
d* prmcipalmente de la po***ioa de (aliados, que eran la mayor rkjuexa de aqaoi
tiempo. Asi lo toma también la Vulgata en *1 veno 7, donde se «zpiasa por gtegts.
• 4. Heb. y al qae él habia dado el nombre del Sefior. Smpr. xn. 8.
" t 7. Heb. *1 C»naneo y fW n e o , es decir, el Ftream ftu era mm ie loe fuetioe
Cataaéoe. Loe Ferexeos ae cuentan siempre entre laa «ieta aaoionea Caaanéas qwa-
Isa Urkelíta* encontraron en la tierra prometida: y si se distingue aqnt do loa Oa.
nanáoa, puede decirse qae Ferczéoe significa hombrea campestres que vician i r n i ^
te* con sns ganado*, y qae el nombra fíononéo* se aplica «o o especialidad á loa
qn<-*e dedicaban particularmente a] comercio.
» 4. La may conoisa expresión del hebreo ha sofHdo altano* variantes: *e
Me en at eaaaritaao: Si i la einiettra, i la Oeetrai * w* é la Metira, t la . d .
M l w lo Jfu lea Seteata explicas diciendo; S i té Á ía imit t lrs, ya i ¡a éieetrat
110 L IB IO DKL OÉHE6I8.
Anta* de la st tú escoges la derecha, yo iré bécia. la nistram ierís, ego 'des*
era cronoló. teram tenebo: si tu dex-
fic a vulgar
izquierda.
1918. terain elcgeris, egg ad.
sinistram pergam.
10. Lot, pues, levantando los ojos miró 10. Elevatis itaque L o t
todo el pais situado á lo largo de] Jordán oculis, vidit omnem cir-
que io regaba, desde aquel lugar hasta el ca regionem Iordanis*
camino de Segor", y que ántes de que Dios quae universa irrigaba*
destruyese á Sodoma y á Gomorru, pare­ tur antcquam subverte-
cía un p a ra is o y se asemejaba al Egipto ret Dominus Sodomatn
regado par las aguas del N üo. et Gomorrham, sicut pa-
radisus Domini, et sicut
iEgytus vetiientíbus in
Segor.
11. Y escogió su morada junto al Jor­ 11. Elegitque sibi Lot
dán, retirándose cerca de Pentápolis que regionem circa Jorda-
'está al Oriente". Así los dos hermanos, ( pro­ nem, et recessit ab Orien­
piamente el tio y el sobrino) se separaron te: divisique sunt alte»-
uno de otro. rutrum á fratre suo.
. 12. . Abram quedó en la tierra de Canaan 12. Abram habitavitin
y Lot en las ciudades adyacentes al Jordán, térra Chanaan: Lot ve­
y fijó despues su morada en la ciudad de ro mora’.us est jn oppi-
Sodoma." dis, quae erant circa Ior-
danem, et habitavit in
Sodomía.
13. Mas los habitantes de Sodoma eran 13. Homines autem So-
pecadores y perversos delante del Señor, y domitae pessimi erant,
su corrupción habia llegado al colmo. et peccatores coram Do­
mino nimis.
Svp, zu. 7. 14. Y el Señor dijo á Abram despues 14. Dixitque Dominus
In fr. xv. 18. que Lot se separó de él: Levanta los ojos y ad Abram, postquam di-
xxn. 4.
Deut. xxxiv. mira desde el sitio en que ahora estás al visus est ob eoLot: Le­
4. norte y si mediodía, al oriente y al poniente. va oculos tuos, et vide
a loco, in quo nunc es,
ad aquilonem et meri-
diem, ad orientem et «o »
cidentem.

y t i tú a la dúitra, yo á la tnieetra. El hebréo dice: S i tinittra, tune destraba,


él t i dentera, tune tinixtrnbo. Puede presumirse que la lección, primitiva era: S i
timtfravent, tune destraba; et •t i dextraeerit, tune tinittrabo. Este ee el sentido de
la Vulgata. Es decir, que en el primer miembro ea lugar da usual, einittra, eam a.,
nester leer tu ia l, «ímriraeerú, como en el segando se lée siniitrobo ¡ y del mis.
mo modo en Ingar de mam, dextra, debería leerse timin, dtxlraverü.
■ * 10. La ciudad de Segor estaba entre Jas montañas de Moab y «1 mar Muer.
tOf sobre la orílJa oriental del mismo.
Ibid. • Heb. cemo el jardín del Seflor, esto es, como el jardín de Edén en que
pago al primer hombre. Véase la Diteriaeiou tabre la ruina de Sodoma, tom. i.
* 11. JU expresión a i oriente, significa aquí ad orientem , como en el cap.
x ii . » 8.
» 12. . Heb. T Lot vivió en el pais que está á lo largo de la llanura del Jor­
dán,' y tendió ni pabellón cerca de Sodoma. Sodoma debía estar hácia el extremo
meridional del nur Muerto. Lot .se estableció después en esta ciadad. In fu xtv. 19.
CAPITULO X III. ■ 111
15. Omnem terram, 15. Y o te daré partí siempre' á tí y á Antas de U
era cronoló­
quam conspicis, .tibi da­ tu posteridad toda esa tierra que ves. gica vqlgar
to, et Bemini tuo tuque 1918.
in sempitemum.
16. Faciamque semen 16. Yo multiplicaré tu descendencia co-
taum sicut pulverem ter­ rtio el polvo de la tierra: si hay algún hombre
ree: si quis potest homi- que pueda contar sus granos, ese podrá tam*
nmn numerare pulverem bien numerar tu descendencia.
terrae, semen quoque
tuum numerare poterit
17. Surge, et peram- 17. Recorre, pues, toda la extensión de
bula terram in longitu- este pais en su longitud y en su latitud;
dine, et in latitudine sua: considéralo como una herencia míe debe un
quia tibí daturus sum dia pertenecerte, porque yo te lo daré in­
eam. faliblemente, destinándolo para propiedad
de los hijos que nacerán ae tí.
18. Movens igitur ta- 18. Removiendo pues Abram su tienda"
bemaculum suum A- vino á habitar cerca del valle de Mambre
bram, venit, et habita- que está cerca de Hebron", y levantó allí
vit iuxta convallem Mam- ¿in altar al Señor.
bre, quae est in Hebron:
aedifícavitque ibi altare
Domino.

^ 18. Este es el sentido de loi Setenta. En el hebréo te lée v u h l, et taherná.


alum fix it, como on el W 12, pero en aquel versículo viene bien y aquí no. En el
tamarit&nu ae lée vilc, abiit igitur, Abraham ae pasó de allí y vino i habitar &c.
La palabra v ilc es contracción de vmLC, que se acerca mas á viahl.
Ibid- El valle (d según los Setenta la encina) de Mambre, estaba al pie de
la montaña, en cuya cuna se veia 1» ciudad do Hebron. Se le dió el nombre de
¡tambre ó mas bien de Matnre, por un imorréo llamado asi, á quien pertenecía
aste territorio. Infr. ziv. 13. Da Matnre se formó Mambre, como de Nemrod se for.
mO Nembrod. Se ha visto (S*pr. zn. 6.) que la misma palabra hebréa puede aigni-
fcar ealie, entina ó encimar. El oontezto indica, que no era valle, porque de allí
•e divisaba Sodoma. Infr. xu . 27. 28. Parece que era mas bien un encinar, por
al árbol bajo el cual Abraham reoibió allí á los ángeles. Infi. xvm. 1. 2. 8.

C A P IT U L O XIV.

Coerra de CodoTlahomor centra los reyes de Pentápolis. Abram libra á Lot y


Melquisedec bendice á Abram.

1. F a c t u m est autem 1. E n aquel tiempo Amrafel, rey, de Sen*


in illo tempore, ut Am- naar 6 de Babilonia", Arioc, rey del Ponto

^ 1. Heb. En el tiempo de Amrafel ¿te. Setenta. Bajo el reinado do Amrafel


he. Pero esta lección es visiblemente defectuosa, pues los nombre* de loa cuatro
principes se unen con el verso siguiente. Se podría sospechar que en lugar de
sua uoutl, in diebut Amraphel, se leería originalmente simia uhm vaxarL, 14 die.
h j illit, ut Amraphel, 0 mas simplemente, >111 ¿san vám ril, ín diebut Abraham, ut
Amraphel. La expresión in diebut Abram, es del estilo de Moisés y se halla en el cap.
xx vl # 1 . ■
Ibid. Véase el cap. x. » 10
Itü t u n r Dfti> eiirnis.
Antod <fcr1* tf <fe TahutíS' en Jar confines de Asiría!1, raphel rex Sennaar, et
éra crenotft-
giea vulgtt
Codorlahomor, rey de los Elamitas", v Ta- Arioch rex Ponti,et Cho-
1918. dal, rey de las naciones diversas reunidas en dorlahomor rex Elaroi-
la ciudad de Goim ", tarum, et Thadal rex
Gentium,
2, Movieron guerra contra Bara, rey de 2 . lnirent bellum con­
Sodoma, contra Berea, rey de Gomorra, tra Bara regem Sodo-
contra Sennaab, rey de Adama, contra morum, et contra Ber-
Semeber, rey de Seboim, y contra el rey sa regem Gomorrhae, et
de la ciudad de Bala, que es la misma que contra Sennaab regem
despues se llamó Segor Adamae, et contra Se-
meber regem Seboim,
contraque regem Balaa»
ipsa est Segor.
3. Todos estos cincel" reyes se reunie­ 3. Omnes hi convene*
ron en el vaále de las Selvas que ahora es runt in vallem Silves­
d rtaí Salado." trem, quae nunc est nia-
re satis.
4. Porque estos cinco reyes habían es- 4. Duddecñn enim an­
tado sujetos á Codorlahomor por el espacia nis servierant Chodor-
de doce anos, y al año décimo tercio lahomor, et tertiodecimo
sacudieron su yugo. anno recesserunt ab ea.
5. Por tanto, el ano décimo cuarto, que­ 5. Igitur quartodecimo
riendo Codorlahomor reducirlos de nuevo anno venit Chodorlaho-
6 su dominio, vino con tos reyes que se mor, et reges qui erant
juntaron á él; y comenzando por los pueblos cum eo; pertuuserunt-
del otro lado del Jordán hácta el norte, der­ que Raphaim in Asta-
rotaron á los Rafaitas en Astarotli-Carnaim rothcamaim, et Zuzim
¿ lós Zuritas que estaban con ellos" y á jos cum eis, et Emim in Sa-

ffié . Heb. Arioc, rey de Elasar. Lot 8 etotita y el parafraste Cald&vOnkefos


1mu> conservado este nombre, cuya lignificación divide á loa intérprete*. San G *.
rónirao, suponiendo qoe Elasar ea aquí el Pont», siguió la venion de Aqaila; ps1 .
ro ae ignora su fundamento. El parafraste Caldéo Junatan, ha trasladado Elasar
por Talaaar. Parece que el país do Talawr debia «atar cerca 0 dentro de la Asi­
ría y en la provincia de Edén, puea Isafaa habla de los hijos de Edén que estaban
en Talasar (xxxvw. 12.), y que eran de los pueblos subyugado* por los raye* da
Aairia.
Ibid. Lo* Elamitaa eran lo mismo que los Persas ó sos reciño».
Ibid. Heb. lit. Tidal, rey de Gohb. Podría decirse que la palabra €foh* qo* sigk.
úifica gente», señala pueblos reunidos de diverso* lugares, lo* cuales componían la
ciud id y los estados de este rey Tadal. Casi toda la Mesopotamia estaba llena da
semejantes pueblos.
9 2. Éetm cinco ciudades componían la Ptentápolis situada én la llanura del
Jórdanr sobre la* riberas del mar Muerto. A cérea del nombre de Segar V*a*e el
cojk u i . 7 22.
w 3. El siguiente versículo prueba que no se hablaaqul sino de 1«* cinco, pues se
died q¿e estaban io/etas é Cadórlahoirtor.
Ibid. Heb. Hácia el valle de Siddim, qto ea el mar Salada, es decirle) mar Moeft.
to, llamado asi porque está lleno de nitro y d" betón, á que los Egipoios Uamata
•alé*. Esté mar era ántes un talle, lo qoe supone que abrasado el terreno de Pentá-
poli» eon el fuego del eieltf, se bajó la tierra, y laa aguas del Jordán se derramaron en él.
f 5. Heb. Los Znritas en Cam 6 Ham. Se lée en el hebréo J/om, San Gerd-
simo leia Kam, en lugar de iuaum ó scham, m Ckam 6 tn Htm . Los Setenta l e j » .
(yn m otji, cum eis, que as la expresión de la Vulgata.
C A n r fu xiv. 113
ve Cariathaim, Emitas en Save-Cariataim". Antes de 4a
6. Et Chorraeos minan» era cronol&i
6. Y potando hácia et Mediodía venció» gica vulgaf
tibus Seir, traque ad ron & los correos" que habitaban en los mu.
Campestria Pfaaran,quao montes de Seir hasta los campos de Faran
estfcin solitudioe* . qne está en el desierto del mismo nombre!'
tobre lot confines de la Arabia Petrea.
7. Reveraique sunt, et 7. Y dada la vuelta hácia el norte, vi*
venemnt ad fontemjtlis* nieron á el lugar en que detpuet estovo la
ptat, ipsa est Cades: et fuente de Misfát; cuyo nombre significa
percusserunt omnem re>- fuente del juicio; y fu e la que Moisés hi­
gionein Amatecitanim, zo salir de la roca que es la tituada en el
ot Amorrba<ium,qui ha- lugar nombrado Cades": y talaron cuanto
bitabat hi Agasoathamar. estuvo en su paso, en el pais que et ahora
de los Amalecitas, y derrotaron ú los Amor­
róos que habitaban en Agaaontamar".
8. Et egreui sunt rex 8. Entónces el rey de Sodoma, el rey
Sodoraorran, et rex Go- de Gomorra, el rey de Adama, el rey de
norrhae,' rexque Ada* Seboim y el rey de Bala, que es lo mismo
mae, et rex Seb*im, nec- que Segor, se pusieron en campana y or*
non et rex Balae, quae denaron sus tropas, contra aquellos príncU
•estSegon et direxerunt pea en el valle de las Selvas.
aciem contra eos in val»
fe gtfvestrr
9.Scilicct adversas Cho- 9. A saber, contra Codorlahomor rey dó
dorlahomor regetü Ehi- •los Elamitas, Tadal rey de las naciones,
mitartnn, et Thadal re- Amrafel rey de Sennaar, y Arioc rey del
gem <jenthim, et Am­ Ponto; cuatro reyes contra cinco.
raphel regem Sennaar,
ct Arioch regem Ponti:
qoatuor reges adveraus
quinqué.
10. ’ValHs autem Sil­ 10. Y habia muchos pozos de betún
vestres habebat puteos en el valle de las Selvas", cuyo terreno era
amitos bfruminis. Itaque muy propenso á incendiarse. El rey de So-
reí Sodomorum, et Go- doma y el de" Gomorra huyeron; y sus
¡tas y 1
de qaa aqui ae habla, podrían sor loa mismos que so nombran en el Deuteronomio
<n. 10- 30. m. 11.) qae habitaban del otro lado del Jordán, los Rafaitos al norte,
b* Emitas al- >ur, y los Zozitas 6 Zonaoinilas entre unos y otroB. Estos tres pue­
blo* eran tres razas de gigantes. Véase Ja Disertación sobre ¡os gigante», tom. i.
^ 6. Heb. Los Horréus. Ellos descendían de Seir, (In fr. xxxvi. 30.) que diá sa
nombre i loa montee situados al oriente y al sur de la tierra de Cahaan.
Ibid. Heb. Hasta el llano de Faran que está cerca del Desierto, del mismo nom­
bre, en el cual estaba Cades ( Num. irn. 27.).
W 7. La fuente de Misfal parece ser aquella cuyas aguas salieron de la roca he-
rtla por Moisés; y el lugar llamado Cades, dn donde estas aguas salieron, pa-
race ser Cades-Barné, ol sur de Canaan y al occidente de Iduméa. Véase el libro de loa
Nttan. xx. 1. y <ig. y xxxm. 36.
1 M . Asason-lamar, es lo mismo que Engaddi (3. Por. xx. 3.), situado cerca do
h playa occidental ^8el mar Muerto dol lado de Jericó.
JT. 10. No ea inútil cata advartencia de Moisés: los pozo* do quo se sacaba el
batan contribuyeron verosímilmente al incendio del terreno y á la destrucción de
Sodoma y da Gomorra. (In fr. x a . 24.).
Ibid. Este palabra <¡ue folta en el hebeóo, sata expresa en el samaritano.
114 LIBRO DEL CÉNB81S,
tropas perecieron allí", y loa que escaparon ' morrhae terga verterunt,
huyeron al monte. cecideruntque ibi: et qui
remanserant, ñigerunt
ad montem.
11. Los vencedores no encontrando ya 1 1 . Tulerunt autem o-
resistencia, entraron en las ciudades de los mnem substantiam So-
reyes vencidos, y habiendo tomado todas domorum et Gomoirhae,
laa riquezas" y víveres de Sodoma y de et universa quae ad ci-
Gomorra, se retiraron cargados de des­ bum pertinent, et abie-
pojos. runt:
12. Ellos llevaron también consigo á 12. Necnoo et Lot et
to t, hijo del hermano de Abram" que ha­ «ubstantiam eius, filium
bitaba en Sodoma, y cuanto le pertenecía. fratría Abram, qui habi-
tabat in Sodomía.
13. En esto, un hombre que se habia 13. Et ecce unus qui
•alvado de la batalla, vino á dar aviso á evaserat, nunciavit A -
Abram Hebréo", que moraba en el valle de bram Hebraeo, qui ha»
Mambre", principe Amorréo, hermano de bitabat in convalleMam-
Eacol, y hermano de Aner, los cuales to­ bre Amorrhaeí fratris
dos tres habían hecho alianza con Abram. Escol, et fratría Aner:
hi enim pepigerant foe-
dus cum Abram.
14. Abram habiendo sabido que Lot au 14. Quod cúm audis-
hermano era llevado prisionero, reunió" los aet Abram, captum vide-
mas valientes de sus criados hasta el núme­ licet Lot iratrem suum,
ro de trescientos diez y ocho, y persiguió numeravit expeditos ver­
6 los reyes vencedores hasta Dan". náculos auos trecentos
decem, et octo: et per-
secutua est usque Dan.
15. De donde dividida su tropa y sus 15. Et divisis sociis,
aliados que se habian unido con él para irruit super eos nocte:
fsta expedición, cayó sobre los enemigos' por percussitque eos, et per-

Ibid. Vulg. Ibi por illue, quo ea el sentido del hebréo: „ellos cayeron allí,* ea
decir, en estos pozos.
f 1 1 . Vulg. lit. Subitantiam. Pero el hebréo reehut de donde viene riqueza, tie­
ne mino* extensión que el latín eubttantia, qae significa todoe los bienes.
f 12. Estas palabras: Filium fratris Abram, separadas del nombre de Lot, en
el hebreo y en la Vulgata, le siguen inmediatamente en la versión de los Setenta.
f 13. Parece qae el nombre de Hebréo fue dado al patriarca Abram por te­
ner su origen dcl otro lado del Eufrates. Supr. x. 31.
Ibid. Véase lo dicho sobre el cap. xm. * 18.
f 14. A la letra: hizo la enumeraoion, la revista: este es el sentido del sama.
Titano y de los Setenta. El hebréo dice n a, nudavü 6 expedivit; el samaritano isq,
numeravit, como lo expresa la Valgata.
Ibid. Se eré* qae Dan es aquí un lugar aituado hácia la fílente del Jordán, qoa
por eso en hebréo se llamó Jordán, es decir el rio de Dan; lngar qae por consi­
guiente debia ser muy diverso de L a it llamada también Dan, pero que no recibió
este nombre sino despues de Josué. Judie, xvm. 29.
* 15. A la letra. Y habiendo dividido á los que estaban con él, vino á caer
sobre ellos (sobre lot enemigo») dorante la noohe.* El hebréo 16e. „E1 dividió aobte
ellos durante la noche á si y á sus criados." Los Setenta leyeron: „E1 vino á caer
sobre ellos dorante la noche, él y sus criados." Esta leccion da un aentido mas na­
tural. La Vulgata reunió las dos lecciones, ea decir, que se lée en el hebreo j u u a ,
et divitit, en lagar de vulk, et irnát.
CAPITULO xiv. 115
aecutus est e&s usque la noche, los desbarató y persiguió hasta Antea de la
era cronoló
Hoba, quae est ad lae- Hoba, que está á la izquierda de Damasco". gica vulgat
vam DamascL 191».
16. Reduxitqoe omnem 16. Con lo cual recobró y trajo todo el
substantiam, et Lot fra- botín que ellos habían tomado, y k su her*
trem suum eum substan- mano Lot con todo lo que le pertenecía, y
tía illiua, mulieres quo- también á las mugeres y resto del pueblo
qoe et popolum. de las ciudades saqueadas.
17. Egressus est autem 17. Y el rey de Sodoma salió á sú en*
rex Sodomorum in oc- cuentro cuando volvia despues de la derrota
corsura eius postquam de Codorlahomor y de los otros reyes que
reversus est á caede estaban con él en el valle de Save", lla­
Chodorfahomor,et regum mado también el valle del Rey, por esta
qui eum eo erant in val­ entrevista de Abram y del rey de Sodoma.
le .Save, quae est vallis

18. A t vero Melchise- 18. Pero Melquisedec"ofreciendo en


dech k x Salem, profe* sacrificio pan y vino (pues era sacerdote Hebr. vn. 1
rens panem et vmum, del Dios Altísimo) ",
erat enim Sacerdos Dei
altissimi,
19. Benedixit ei, et ait: 19. Bendijo' á Abram" diciendo: Ben*
Benedictus Abram Deo dito sea Abram por el Dios excelso que
excelso, qui creavit cae- crió" ej cicló y la tierra:
him et terram:
20. E t benedictus Deus 20. Y.bendito sea el Dios Altísimo por
excelsus, quo protegente, cuya protección han caido en tus manos" los
hostes in manibus tuis enemigos. Entónces Abram" le dió el diez­
sunt Et dedit ei déci­ mo de todo lo que habia tomado de los re­
mas ex ómnibus. yes á quienes venció.
21. Dixit autem rex So­ 21. Mas et rey de Sodoma dijo á
domorum ad Abram: Abram: D e todo lo que me pertenece y tú
Da mihi animas, cetera has recobrado, dáme las personas, y toma

Ib a . Hoba pareos aer la miima que Abitar en la Celeairia.


Y . 17. Erie valle de que ee habla en el libro segundo do Ion Reyes cap. xviu.
» . 18, cataba en frente de Jerusalen, según Eusebio, y era muy diverso de Save.
Cariataim de que ee habld arriba f . 5, y que estaba adelante del Jordán.
* . 18. La sentencia de todoa I09 Padrea é intérpretes ea, que Melquiaedec era
tey de Jenualen, que ae llama Salem: Gen. xxxm. 18. Veaae la Disertación so­
bro Melquisedec, tom. 1.
Ibid. Heb. Pero Melquiaedec, rey de Salem, le presentí) pan y vino [pues era
aacerdote del Altlaimo], y lo bendijo, diciendo Slc . El griego de la versión de loa
Setenta, expresa el pronombre ei, en la edición complutense y en el manuscrito
de Oxford; y traduce por autem la partícula v que la Vulgata traaladn aqui por enrm.
19. En lugar del pronombre ei, el aamaritano y los Setenta nombran aqui
á Abrum.
Ibid. Heb. que poeée. La Vulg. misma lo expresa asi en el » . 23.
30. El heb. lée simplemente: „E1 que oe h a puesto i vuestros enemigoa on.
&* laa ■aanos.” La palabra pnttgemte de l a V u ln ta viene de la hebréa que signifi­
ca trmdidit', pero ea derivada £ otro verbo. En h e b i é o m on en pretérito, significa
In ü d it i pero San Gerónimo, autor de nuestra Vulgata, tomó esta palabra por el
participio wtm, protegen*, del verbo hqn, protexit.
Ibid. Loe S e l axpraaan aqui el nombre de Abram que falta ea el hebréo y Mk.
«1 aaejaritan*.
•116 LIBRO SBD ttflNEBIS.
jAatci de h. para tí lo demás. tollo tibí.'
¿ca^vai0'0* ^ ® respondió: Levanto mi mano - 22 .. Qui -respondit eé
1912. jurando al Señor" Dios Altísimo, dueño del Levo mauum raeam. ad
fcielo y de la tierra, Dominuna Deiun.excel-
Buni pqaseaaorem caeli et
terrae,
23. Q,ue nada recibiré de lo que es tu­ - 23 .Quód á filo subteg-<
yo desde el hilo, maa sutil" hasta la correa minia uaque ad corri-
de un calzado, para que no puedas decir: giatn caligae, non acci-
Yo hice rico á Abram. piam ex omnibua quae
tua sunt, ncdicaa: Ego
ditavi Abram:
24. Exceptúo solamente lo que mis mo» 24. Exceptie hia, quae
zos han consumido en sus alimentos, y lo que comedérunt iovenea, et
se debe á los que vinieron conmigo, Aner, partí hds virorum, qui
Escol y Mambre, que tomarán la parte venerunt mecum, .Aner,
que les corresponde del botin. Escolé et Mambre: isti
accipient partes «uas.

^ . 33. En lugar del gran nombre jehova qne se halla aqui en el hebreo, se
lée en «1 samaritano el nombre elohim, Deut. Vease la nota sobro el cap. it. » 1.
f . 23. t Subtegmmti. Acaso debia leersq Subttmmú: á lo ménos este es el sen­
tido de la palabra en este lugar. El hebreo dice simplemente áfilo, y acaso fal-
feria aqui un término que expresan la oposicíoa de los dos que se comparan:
desde el hilo mas precioso hasta el oordnn del calzado. El hebréo puede signifi,
car una cinta 6 listón, como se ve en el Cántico iv. 3. Sieut villa coccínea.

C A P IT U L O XV.

Dios promete un hijo a Abram: hace alianza coa el: le predióe la servidumbre de
sus descendientes j 1¿ libertad de los mismo*.

1. D e s pu e s de esto el SeBor habló á 1 .H is itaque traifc


Abram en una visión, y queriendo recom­ sactis, factus est sermo
pensar el desinterés con que acababa de por­ Domini ad Abram per
1911.
tarse, le dijo: No 1 teniaa Abram; yo soy tu visionem diccns: Noli
protector, y tu recompensa iníuiitamente timere Abram, ego pro­
grande". tector tuus sum, et mer-
ces toa magna nimis.
2. Abram le respondió: SeBor Dios, ¿qué 2. Disitqüe Abram: Do­
es lo que me darás? Yo no os pido rique­ mino Deus* quid dabis
zas, tenso bastantes: yo moriré sin hijos, y mihi? ego vadam ab»-
este Eliezcr de Damasco, mayordomo de qu- liboris: et filiys pro-
fni casa, será mi heredero curatons domus meae
iste Damascus Elieser.
1. Los Ret/ Y tu recompensa será muy grande. El veno siguiente «onfirraa
«*'»• sentido, puM Abraham pro^nnta j.Q'ié mi* darás? Es Costumbre de los He­
breos callar las mas veces el verío *um: ol hrtSr^o dice aquí: Ego tlfpeHt « Ü »
mei .'rt lúa magna mld». Los Soten t» mtrnriieron y exprenaron e) verbo «KM en*aBi
! • » inhinbr»-: R * i lyotM* era t¡b‘: m e fm tua ■magna
*• 3. La frase que parece quodar suspendida en este verso, debe MMptoatJ
«AftTTJBa T». - <» • 117
-8 . Addkfitque Abram: 3. Pues por lo q»e á tn f toca, aAadio, no Antes de la
liihi autem non dediati me has dado sucesión; y he aquí que.el hijo de era eronold.
fica vulgar
semen: «t ecce vemaco- mi criado me heredará". 1»1L
fc» meus, heres meas
erit.'
4. Statimque sermo Do» 4 Y el Señor al punto le respondió; No
mini fectus est ad eum, wrá egte tu heredeio, sino que te heredará
dicero: Non erit hic he- el que nacerá de tí.
res tuus: sed qui egre-
(betur de útero tuo,
ipnm habebis hereden
. 5. Eduxjtque eum foras, 5. Y despues de haberlo heoho salir Rom. nr. 16.
et ait illi: Suspice cae* fuera, le dijee Levanta al cielo los ojo», y si
him, et numera stellas, puedes cuenta las estrellas; así se multiplica*
si potes. Et dixit ei: Sic rá tu descendencia.
erit seoieir tuum.
6. Credidit AbifeoiDeo, 6. Abram crey6 á Dios, y tu f e se le Rom. i?. 3.
et reputatum egt Hti ad reputó por justicia". E lla le mereció mayar Oal. m. 6.
Jac. u. 33.
iostitiain. * santidad y gracia.
7. Dixitque . ad • eum: 7. Dios le dijo aún: Yo soy el Señor que
Ego Dominus qui edüxi te saqué de Ur de Caldea para darte en
te de U r Chaldaeorum poteáon esta tierra enlat pertonat de tut
nt darem tibí terram is* hijot,á:quienes ¡a destino p er herencia.
tam, et possideres eam.
8. At ¿Ue ait: Domine ■ 8l ; Abram le respondió: Señor Dios mió,
Deus, unde seiré pea* yo no dudo de la verdad de tut promesas',
«ím, qnód possessunp pero permíteme preguntar, /cómo pue­
sim eam? do y » conocer que la poseeré en lat perno,
nat de mit fajes, no debiendo tenerlo», pues­
to que mi muger es estéril"?
9. Et respondens Do- 9. Y el Señor le replicó: Para asegurar-
minus: Sume, inquit, mi­ te dé la verdad de mi prometa, voi á cele­
li vaccam triennem, et brar contigo una alianza, al modo que lo
capram trjnjam, et arie- , hacen entre ti lot hombres. A l efecto, toma
teffl annorum tnom, tur- una vaca de tres años, una cabra también
turem quoque, et cólum- de tres años, y un carnero iguedmeníe de
bam. tres anos; divídelos en dos mitades según la
costumbre; toma también una tórtola y una
paloma" para ofrecer un sacrificio.

■ con estas últimas palabras «leí v tn a siguiente: kmrct mtut erit: y «ato ea I*
?*• ia paráíraaB explica..
* . 3. Se lée ea él hsbtéo mía, hartdtm faciet: pero el samstitano dio* n i , \asr*$
este es el eeatido de los Setenta y. de la Vnlgati, J el vera» aigaiente ooa-
írma que esta ea la lección verdadera.
* S. Baa Pablo usa asta lengnage para' prébar. 4 loa Judias jr a loa gentiles
la gracia, de la justificación es la recompensa, ne ée las obnaa^ sino de la &.
m * . ir. 3. Oal. si. 6. J*e. n. 23.
» 8 . Abtaham no dude de ias >promesa«, solaoheate pide A Dios Je dé á cy-
•occt el modo ooa qae ha do ejecutarlas. Así- la Sastisúna Virgen ptegwita a)
Anni: ¡Como se verificará esto? I m c j i> M . -
‘ F 9.. H*h. ana to tola y mi pichoti.‘E><ta palabra «s i » misma <M cap. xxxjt
* . Si del . (DeutwoaBPiie rtrtqdr isel»a#«i «a. ssts inmtidij, f -ios Hsbzéo*. Ueas»
11S lib b o ’ m oiAn is,
Anisa de l l 10. Tomando pues, Abram todos estos 10. Qui tollens univer­
era cronoló.
gica vulgar
animales, los dividió por en medio cortando sa ha*c, divisit ea per
1911. tut cuerpos desde la cabeza hatta la cola, médium, et utrasque par­
y puso las dos partes divididas una enfren­ tes contra se altrinsecéa
Jer. xxxiv. te de la otra, y dejando entre ambas un es­ posuit: aves autem aoo
18. pacio suficiente para pasar según si ceremo­ divisit.
nial observado entónces en las alianzas"', pe­
ro no dividió la tórtola ni .la paloma'', porque
estas debían ofrecerse en sacrificio.
11. Habiendo Abram inmolado las dos 11. Descenderuntque
aves, las puso enteras sobre los cadáveres volucres super cadavera,
de las otras víctimas divididas, y se sentó et abigebat eas Abram.
cerca de ellas. Entre tanto las aves de rapi­
ña bajaron sobre los cuerpos muertos, y
Abram las ojeaba".
12. Y cuando el sol se ponía, un pesa­ 12. Cumque sol oc-
do sueñe se apoderó de Abram, y un gran­ cumberet, sopor irruit
de y tenebroso horror lo penetró. super Abram, et horror
magnus et tenebroeus in-
vasit eum.
Act. vil. 6. 13. Entónces para manifestarle ti signi­ 13. Dictnmque est ad
ficado de etta vitum, se le dijo": Sabe des­ eum: Scito praenoscens
de ahora que por el espacio de cuatrocien­ qód peregrinum futurum
tos años contados desde el nacimiento del sit semen tuum in térra
hijo que yo te daré, tu posteridad per­ non sua, et subjicient
manecerá en tierra agena, ya en esta, ya en eos servituti, et afÉigent
¡a de Egipto; y que en este intervalo ven­ quadringentia annis.
drá un tiempo, en él cual ella será reduci­
da & esclavitud y agoviada de males".

otro nombre para significar la paloma.


w. 10. La oeremonia de dividir por medio ha victimas de la alianza y de
sac entre ellas, significaba que laa partee contratantes se obligaban mutuamente
r observar todos las condicionas de su contrato, bajo la pena de ser tratados co­
mo los victimas mismas si llegaban a infringirlo. Generalmente jamas se establea
cía una alianza solemne sin algunos sacrificios; V parece qoe de esto use viM
la frase, percuUre fasdui, l)erir una alianza, scindere fad tu, cortar ana alianzi.
Ibid. Se lée en el hebreo Bara, avem; pero el samaritano dice uartm, «ves, y este es
el sentido de los Setenta, según los cuales las aves son dos.
W. 11. Heb. y los Set: y Abraham estaba sentado cerca de ellas. E l equivo­
co viene de que en hebreo la palabra isa puede significar igualmente tedtbut de isi,
tedit ó abigebat, de hsis,’ avertere, abigere. Pero el pronombre que sigue en el hebreo
Be refiere a los víctimas y no a la ave de rapiña; pues el be breo solo hace mención de
una. Deicendit aUt tuper cadañera: et gedebat juxta ea ■Abram.
13. Heb. E t dixit. Se entiende Domimu: acoso en el original se expre­
saba el nombre jsbova reducido por abreviatura a la sola i qae algunas veces
-dejaron posar les copistas. A lo menos e( sentido debe ser: entónces el Señor di­
jo a Abraham, sabe Sce.
Ibid. £3 tiempo que loe hijos de Israel permanecieron en Egipto y e n la tierra
4e Canaan ellos y soa padree, ftie de cuatrocientos treinta añoa: asi lo dioe ex-
rasamente la Escriture según los Setenta y el samaritano en el Exodo xu. 40; y San
? ’ablo lo entiende sin duda de esta manera cuando cuenta cuatrocientos treinta
•ños desde las promesas •hechas a Abraham hasta la «poca en que se dió la ley
i Moisés. [Qal. ni. 17.] Ptere Isaac nadiA veinte y cinco años despues de aque­
llas promesas [5apr. xn. 4. /»/r.' xxi. 5.] Asi corrieren cuatrocientos eiuoo sfloe
4eede el nacimiento 4b Im m harta la salida .de Egipto: y o to . es lo que Di**
' . CAFITV&e XV. •- 119
14. Verémturnen gen- 14. Despues de esto yo juzgaré aJ pue- Ante» déla
era cronoló.
tem, cui servituri. sunt* bk> que los ha de sujetar; y ellos saldrán
gica vulgar
ego iudicabo: et post hiego de tu pais coa grandes riquezas, 1911.
haec egredientur cum • ¡ Act. vil. 7,
magna substantia.
15. Tu autem ibis ad 15. E n cuanto á Ú, no verás estos males-,
patres tuos in pace, se- mas tú irás en paz á juntarte con tus pa­
pabas in senectute bona. dres, muriendo en una dichosa vejez.
16. Generatione autem 16. Pero tus descendientes volverán á
quartá revertentur huc: esta región á la generación cuarta". Yo
necdum enim completae dilataré haita entónces ponerlos en po-
aunt iniquitate8 Amor- sesión de su herencia, porque la medida
xbaeorum usque ad prqe- de las iniquidades de los Amorréos" y demas
sens tempus. pueblos que la gozan no se ha llenado has­
ta ahora.
17. Cum ergooccubuis- 17. Luego pues, que se ocultó el sol, y
set sol, facta est caligo Abroan te durmió se formo una obscuridad
tenebrosa, et apparuit tenebrosa, y apareció un horno del que sa-
clibanus fuman», et lam- lia humo"; seriales temibles de los mcuet que
pas ¡gnú transiena'inter debia sufrir tu posteridad, y vió á Dios bajo
divisiones illas. la figura de una lámpara encendida que pa­
saba entre los animales divididos, para con­
firmar el pacto que celebraba con él.
18. In illo die pepigit 18. En aquel dia, pues, el Señor hizo Sup. xil. 7.
Dominus fbedus cum A- alianza con Abram, diciéndole: Yo daré es- un. 15.
brem, dicens: Seminituo te pais 'á tu descendencia, y despues ex- In fr. xxvi. 4.
Deut. xxxiv,
dabo terram hanc á flu- tenderé su dominio desde el rio de Egipto" 4.
vio iEgyptiusqué ad flu- hasta el gran rio Eufrates '. 3. Reg. iv.
s i n magnum Euphm- SI.
2. Por. a .
tem, 36.
19. Cinaeos, et Cene- 19. Yo le daré todo lo que poseen los
raeos, Cedmonaeos, Cinéos y los Cenezéos, y los Cedmonéos,
20. E t Hethaeos, et 20. Los Hetéos, los Ferezéos, los Ra-
fherexaeos, Raphaim faitas,
quoque,
21. E t Amorrhaeos, et 21. Los Amorréos, los Cananéos, los

plica aquí por el número redondo de cuatrocientos año*. Pero debe advertirse quo
eatoa cualryeiento» años expresados en el texto al tu del verao, ao refieren no a
4o qae antecede inmediatamente, sino a todo el contenido del mismo verso, por
«ora cana* loa hemos puesto al principio en la traducción.
* 16. Loa Israelitas habitaron en Egipto por el espacio de tiempo que ocupa,
aen cuatro generaciones que se advierten en las genealogías de las familia» d?
Lerl y de Jadi. U i cuatro generaciones de la primera, son: 1. Amram. 3. Aa.
Ma. 3. Elewar. 4. Fines. (1. Par. t i . 1. S. 4.) Las de la segunda son: 1. Esron.
2. Aram. 3. Amiaadab. 4. Nahasson. (Ruth. iv. 18. 20.)
ñ i i . El nombre de Amorré»* parece puesto a veces en la Escritura para sig­
nificar en general todos los pueblos descendientes de Canaan. Acaso el Señor nom­
bra aqui en especial a los Amorraos, porque Abraham se hallaba en medio de ellos.
f 17. En lugar de n n , elibanut, acaso debería estar Tica, columna, una co­
lumna de humo.
1 18. Es decir, el Nilo. N o aparece que en tiempo de Moisés tuviera el Nilo
On nombra particular Se designaba comunmente con el de Rio de Egipto,
üid. D w i y Salomon ea mi reinado tínob «i campUmieato de mu promesa.
190 LrBBo nn. Giras is.
Antea de 1* <¡ergeséo8, los Hepéos" y los Jebuséoa. Ohananaeos, et Gerge-
ara cronehfc-
fic a vulgar meos, et -lebusaeos.
1*11.
f 21. Se nombnn Mtoi sn el samaritano y lo* Setenta, y h caentan « is a »
pre en el número de los puetflos cuyos paises prometió Dios dar a los
Vease la Ditertacúm tobrt t i repartimiento de lot detcendienUt de Woi, tom. i. don­
de ee hace la enumeración de los diversos paebloe Oanantos.

C A P IT U L O XVI.
Abram toma por muger a Ag&r: fuga de esta: nacimiento de Ismael.

1. e m p e r o Sarai, muger de Abram, no 1. Ierren Sarai, uxor


1910. habia tenido hijos, y habia perdido ya la es­ Abram, non genuerat li­
peranza de tenerlos,pues era de setenta y beras: sed nabens an­
cinco años1'. Mas teniendo una esclava cillam ^Egvptiam nomi­
egipcia llamada Agar, que erajóven, y no ne Agar,
estáñelo entónces prohibida la pluralidad
de mugeres,
2. Dijo á su marido: Ves que el Señor 2. Dixit marito suo: Ec-
me ha imposibilitado el concebir hijos en ce, conclusit me Domí-
que pueda ver el cumplimiento de las pro­ nus, ne parerem: ingré-
mesas que te ha hecho: toftia pues á mi es­ dere ad ancillam meam,
clava para ver si al menos por su medio si forte saltem ex illa su-
tengo sucesión. Y habiendo condescendido scipiam filios. Cumque
él á sus instancias, que consideró como di­ jlle acquiesceret depre­
rigidas por la Providencia de Dios para canti,
cumplir por esté camino sus ofertas,
3. Sarai tomó á su criada Agar egipcia, 3. Tulit Agar .®gy-
y Ja dió por muger á su marido, diez anos ptiam ancillam suam post
después que habían venido ¿ habitar en el annos decem quám ha*
país de Canaan. bitare coeperant in tér­
ra Chanaan: et dedit
eam viro suo uxorem.
4. La recibió, pues, Abram por muger; 4. Qui ingressns est ad
mas riendo ella que habia concebido, co­ eam. At illa concepisse
menzó á despreciar á su señora. se videns: despexit do»
minam suam.
5. Entónces Sarai dijo á. Abram: Tu 5. Dixitque Sarai ad A-
conducta conmigo es injusta*': yo te di mi bram: Iniqué agís contra
esclava para esposa tuya, y ella viéndose em­ me: ego dedi ancillam
barazada me desprecia, sin que tü cuides de meam in sinum tuum,
remediarlo: Juzgue el Señor entre mí y en­ quae videns qaód con-
tre tí, y véngueme si tú rehúsas hacerlo. ceperit, despectui me ha-
bet. Iudicet Dominus inr
ter Bie, et te.
^ 1. Sarai tenia diez años menos que Abram (/ir/r. r a í. 17.), el cual tenia
entonces ochenta y cinco años cumplidos, in fr. W 16.
T 5. Heb. Tú eres culpable de la injuria que se me hace. Xa venios de tato
Setenta, dice: yo padexco ana. injuria per II*-
e im n io n i. 121
6 . Cái respondeos Ar 6. Abram le respondió: Yo no he adver- Antea de la
era cronoló.
bram: ficoe, ait, amcilla tido yue tu esclava te faltóte al respeto-, pe-
gica vulgar
toa in mana tua est, úte- ro n etéo et ait, ella está á tu disposición, 1910.-
re eá ut bbet. Affligente haz con «lia lo que te parezca. Habiendo-
igitur eam Sarai, ñigam la pues, castigado Sarai tentrámente, se
iniit. huyo.
7. Cúmque invenisset 7. Y encaminándote háoia el Egipto, el
eaai angeMsDoakH RK- ángel del Señor te le apareció enJiguru de
ta fontem aquae in solí- lumbre, y encontrándola ea la soledad oer-
tadiae, q á est in vía ea de la fuente que está en el camino
Sur in- deserto, de Sur en el desierto hácia la extremidad
del mar Rtñcf't
8. Dixit ad iUara: Agar . 8. Le cujo: Agar, esclava de Sarai, ¿de
anciUa Sarai, undevenis? dónde vienes y á dónde vas? Ella reapoa.
et quo vadis? quae re»- dió: Vengo huyendo de la presencia de Sa-
poodit: A facie Sarai do- rai mi señora, que me ha maltratado mu-
minae meae ego fuño. cho.
9. Dixhqae ei ángelus 9. RepRcóíe el ángel del Señor: Vuel*
Doraink Revertare ad ve á tu señora, y humíllate á sus mandatos,
doraran tuam, et hucoi-
fiare sub manu illius
10. E t rursum: Muhi- 10. Y como tí hablaba en nombre de
plicans, inquit, multipli- D io», añadió: Yo multiplicaré tu posteridad
cabo s^men tuum, et non de manera que no podrá contarse.
Bumerabitur prae multi-
todine.
11. Acdeinceps: Ecce, 11. Y continuando le dijo: Tú has con-
ait, coocepisti, et paries cebido, y parirás un hijo, y lo llamarás Is-
filiuas: vocabisque no- mael, que lignítica escuchó el Señor, porque
aten eras Ismaél, eo quód el Señor ha oido el clamor de tu aflicción,
andierit Dominus afSi-
etiooena tuam.
12. H ic erit ferus.bo- 12. Este será un hombre fiero: él se lo­
mo: manus eius contra vantará contra todos, y todos se levantarán
tañes, etmanusomnium contra éF'. El armará sus tiendas en frente
contra eum:et¿reg¡one de todos sus hermanos, y habitará cerca ele
uuvenonim firatrum suo- eflo*".
nim fiaet taberaacula.
13. Vocavit autem no- 13. Y volviéndote el ángel para irte,
mea Domini qui loque- Agar invocó el nombre del Señor, ere-
hnti|T ad eam: Tu Deus yendo que el oue le hablaba era el mismo
qpi vidúti me. " Dixit Dios, y ella ayo: Vos sois el Dios que

. 9 7. Batas r * 1* **** <■ ¿M rtoi no están en el texto hebreo ni en la rereion


ét San Gerónimo: ellas son ana repetición da ta telitudin* que están en el ren.
(Ion antecedente.
9 13. Los Arabas han eoKpUdo plenamente la qae el á n p l dice aqai de sa
pedia: EUoe han sido siempre ladronas, fM n e ft», rovoltoeoa y montaraces.
JWd. Heb. y al habitará a la rista de todos sus hermanos. Esta es el sentido
di lee Setenta. Loe Ismaelitas esparcidos por la Arabia, se hallaron por todas par.
ts» ndsdar de fes poaesianee de los Israelitas, da loe Humaos, de loa Moabi.
fea y de loa AwnniM Ur b tfr. XXI. 18.
TOM. II. 16
I.IU IIO U til. «fcN E .M S .
A n te s do I& m e haheis visto en tni aflicción , y <¡u< os ha­ eéina: Profectd Me vídi
^rr> cron oló­ béis flija d o rer de mi p u r a c o n so la rm e "; por­ posteriora videutis mej
g ica vulgar
1910; que verdaderam ente, anadió, j o ho vislo
a<]iii la espalda dcl S e ñ o r que m e ve, »/
cin/(i p r o v id e n c ia se e x t im d e ó m í y á (o d a s
sus c ria tu ra s".

1 í. P or eslo ella llamó á aquel pozo,14. Pnaptw o » RppeNa*


Infr. h it . 62.
vit put««Mq iltam, Pu*
el l’ozo del que v iv e y m e ve". E ste es e l
team vivfentu>et videnti*
p o z o ó fu en te que está en e l desierto de S u r
cn lre C ad es y Barad. me. Ipsaestinter Cades
et Barad.
15. Agar que habia vuelto & tíaia de su 15. Pbperitque Agar
tefiora y sujetádose á ella, dió un hijo & Abrae filium: qui voca*
Abram, que lo llamó Ismael, conio el ángel vit nomfen «ma hraaél,
lo previno á Agar.
16. Abram tenia ochenta y seis alloB 16. Octogintft et sex
1909.
cuando Agar le parió ¿ Ismael. Hnnonim erat Abram
qriando peperit ei Agar
femaélem.

T 13. Se lee eh el hebreo raí, a la letra, vítor mu <5 i M t i m n t , el Dios


e me ve, ó el Dios que yo he visto. San Gerónimo, autor de nueatra Vulgata,
r entendió en el primer Bentido, y los Setenta en ambos; es decir, en este lu­
gar en el primero, y a! fin de esto verso en el segundo. El samaritano dice sim­
plemente aAH, videra, el Dios que todo lo ve. El contexto oonflrm» arta lección.
Ibid. Aqui se repito en el hebreo la misma palabra au, vitorit mei, ó natoinf
m «e, según loe Setenta, qui vitnt t t í miki: eo el Samaritano, r a h , videntit. .Los
6 etenta no han traducido la palabra hebrea arm, posteriora: el contexto da lugar
• presumir que la lección primitiva era u u , Dn/m m enUm : yo be visto al Dios
que vive y qoe lo ve todo, a lo cual parece referirse el veno siguiente
V. 14. Aqui, se halla la misma palabra bai, que me ve ó que yo he visto, aca­
so en lugar de kah. Los pozos de Dios vivo, y que todo lo ve. La Vulgata se
expresa ea esto sentido a i el cap. x x i t . 62 y xxv. 1 1 .

C A P IT U L O XVII.
Dios aparece a Abram: muda su nombre e institi^ye. la circuncisión. Promesa del
nacimiento de Isaac.

1. H a b ie n d o entrado Abran! eh e l ano' 1 . P o s tq u a m vei-o-tib-


noventa y nueve <íe su edad, se te apareció iiaginta et novem afino*
el Señor y 1¿ dijo: Yo áqy el Dios Todo­ rum edse cbcpéráí, Sppa-
p o d e ro s o : cahiina delañte de mí, \ s é per­ füit ei Dtímmus: ‘ d i r i t *
fecto en mis senderos; observa fielmente to­ que ad eum: Ego Deus o-
dos mis ihcn$aimentos. mflipoWnÍB: Mnbula éo-
ram mé, et esto pferfbe-
tus. v
2. & lo naces aa, estableceré contigo 2. Fommque fbedu*
mi alianza, y multiplicaré tu descendencia meum intefr rríé et te»
excesivamente mucho. et multiplicaba te vehe*
neater vm ás.
capjwjvq *V «. - 139
3. CfckUt Abroa p«*t 3. Abram fe posteó con el rostro s o Ante* de k
era cronoló­
ñus io &sienj. >i fece la tierra. gica vulgar
4. Duutque ei Peu£ 4. Y Dios le dijo: Yo soy, y voy á hacei; 1896. *•
Ego »wn, et p^ctutn alianza contigo", y tú serás el padre de mu­ E ccíi. .xuv.
20.
meam teeum, erigque chas nociones. Rom. tv. 17,
ter nwkam » gWltiiyp*
5. iVep »ltt» yocebtttw I Ya no te llamarás Abram {padre ex-
ncnta* ¿MM»>4toi»t-se4 celso)" x sino cgpq tu nombre spjá Abraham
«ppejjábcaa AbrRbagM {padre excelso de la multitud), porque ya
fuit padre de una muchedumbre
eeatívnipo(m itl»M U de ftaciogee.
6. Facwnqwfti te $197 6. Yo boté crecer tu descendencia mu-
eoere esbweewtiiwtte, et c&WP>o» y te tacé gpfe de los pueblos que
poaan» te iq ge<*Hwui, cr4$%ún<en nú", y reyes poderosos saldrán
regea<|*e e t te ífcredie»- d etí..
tur.
7.. Et statuua ?acJam 7. Yo afirmaré mi alianza contigo y con
b w w inter «ae.et tp, et tu descendencia despues d&tí" en la série
ÚHer peroe^ tuum port de «lis generaciones por un pacto eterno,
te in geogmiionifeea «nú para ser yo tu Dios, y el Dios de tu posteri­
fbedere . sempiterno: ut dad (leypije* de tí.
lia Deus tuua, et aeró*
BÚ4ui post te.
8. Daboque tibí et *er 8. Yo te daré propiedad á tí y á tu
ibícm tuo térra» per»- descendencia despues de títr, la tierra en
gnnationis tuae, otfinem que ahora habitas como extrangero; todo
terram Chanaan in pqe- el pais de Canaan como posesbn etema
•essooeai oetetnaiti, e- de tu descendencia, y yo qeré su Dios.
roque Deus eorum.
9. Dixit iterúm Deus 9. Dijo también Dios á Abraham: Tu guar­ A it. tu . 8.
ad Abraham: Et tu er- darás también'7 pues, mi alianza, y tu poste­
go custodies pactum ridad la guardará despues de tí, de gene­
meam, et semen tuum ración en generación.
po«t te in generationibus

10. Hoc est pactum 10. Este es el pacto que hago contigo'7

^ 4 . E l heb. i Jos Setenta no diccn Ego sum, sino solamente Ego, ecce pactum
l i l i tfewm es deeir, j o voy i hacer alianza contigo.
T 5. £1 nombre de Abram se compone de dos palabras ab-uam, pater excelsas.
B Bpmbrp de Abraham es el compendio de tres palabras, ab-rau-hamo^, ñor con-
trocdpa pater excelsas multitudinis, y esto es lo que explica el contez.
tp del veno, principalmente en el hebreo, donde se lee a la letra: quia paírem muU
tkuÁinit gektiusft constituí te.
* 6. San íab lq hace ver que estas promesaa miran propiamente í los hijas
4* A ta & M i tefffB al espirito) i los que imitan la fe y la obediencia de esto pa­
triara». £¿jm. vf. 1 1 . 19. |X. 7. 8. Oal. ui. 14. et seqq.
f 7. V i l f ftt. inter me et te, et inter semen tuum, 4 *. El hebrép dice: inter me,
t fM a r t e , at útfer semen tuum $c.
f 8. Estas palabras están en el hebréo.
f 9. A fn 4o* traducciones de la misma partícula hebraica que puede significar
jgn»y»<iTtfp- B t tp, ó tu ergo.
. ¥ W. Lit. óftsr me st t o s , acaso en lugar de ct te, ó en hebreo iuucb, inter
a**, per bjxtc, úüsr te, como e n ' los versos 3 y 7,
124 L ib r o t> e l g é n e s is .
Antea da la y con tu posteridad d e a n e s d e tí, p a r a nfteum quod observabais
ora cronoló.
gica vulgar que todos lo observéis. T o d o s los varones ínter me et t o s , ets®-
1896. entre vosotros serán circuncidados. men tuuiti post te: Cir-
cumcidetur ex - vobis o-
. mne mascujaran:
Zea. sn. 3. 11. Vosotros circnncidareis vuestra car- 11. Et circnmcideti*
Luc. n. 21.
/tom. it. 1 1 .
ne, para que está circuncisión sea la señal carnem praeputij voetri,
de la alianza celebrada con vosotros". nt sit in Rgimm foede-
ris ínter me et vos.
12. El niño de ocho dias será drcnfici- 12. Infans octo dierum
dado entre vosotros: no le circuncidareis circumcidetur in vobis,
ántes, por su gran debiK&ad; pero en la se- omfie maScatimim in ge­
ne de todas las generaciones, todos los varo- nératieaibM vestris: tam
nes, tanto los esclavos que nacerán en mes- vernacahis, qaám em*
tra casa, como los que comprareis y que ptitiua CH-cumcidetar, et
no sean de vuestro linage", serán circun- quicumque non fuerit de
cidados". stirpe vestra:
13. Este mi pacto que hago con voso- 13. entque paetnm
tros estará señalado en vuestra carne como meum in carne vestra
signo de alianza eterna. in foedus aeternran.
14. Todo el varón, cuya carne no haya 141 Maseulus, cirios
sido circuncidada en el dia octavo", será ex- praeputij caro circnmci-
terminado de en medio de su pueblo", por- sa non fuerit, delebitur
que infringió mi alianza. anima illa de populo suo:
quia pactum meum ¿m-
tum fecit.
15. Dijo también Dios á Abraham: Ya no 15. Dixit quoque Deas
llamarás á tu muger Sarai (nú princesa), ad Abraham: Sarai oxo-
sino Sara (la princesa), porque ella será rem tuam non vocabis
madre de. muchos pueblos. Sarai, sed Saram.
' 16. E n efecto, yo la bendeciré y te da* 16. Et benedicam ei,
ré un hijo de ella á quien bendeciré también11, et ex illa dabo tibi fi-

t 11. Veaae la Disertaeima tobrt t i tríg ta y antigütdad de la eircumeiiim tom.


i. y la Disertación tobrt lot tfectat i t la circuncisión, al frente de la Epístola i
loa Romano*.
f 12. Heb. tu t o loa qae han nacido en ta casa, oomo loa comprados, v tam
bion todoa loa qae ion de origen axtrangero: ea decir, que no atfn de tn unage.
Ibid. El hebreo refiere la palabra eircuneiittur al Terelcula anuiente, repitien­
do eataa palabrea: tam venseulus tmus, <fuam emptitims tuut, loa asolaros nacidos
en tu caaa, y los compradoa ae circuncidarán. Eata repetición falta en alganea ejem­
plares de loa Setenta, como en la Vulgata; como ella nada aflade 4 lo que ja se
ha dicho, podría haberse introducido por equivoco de algún copista. La úniea di­
ferencia constate en el pronombre tuus que ae halla aqui y no en la primera ex­
presión; podrían aer pues, dos leccionea diferentes del miamo texto.
* 14. Estas palabras están en el samaritano y en el griego de loa Setenta.
Ibid. Hebr. lit. Su alma será excluida de enmedio de au pueblo. Alguno» en.
tienden esto de la pena de muerte: otros, de utia especie de excomunión, ea decir,
será separado del cuerpo de loa descendíentea de Abraham , privad» de las prero-
gativas, y despojado de laa promesas anexas 4 la aliaaxa del Señor. Vease la Di-
ttrtacion sobre lot n p liciot, al fíente del libro de los Números.
' f 16. El hebréo repite: Y o la bendeciré. Paro el samaritano j los Setenta di.
een: Y o lo bendeciré. Esta lección parece maa natural, pues la otra seria nna re*
petición inútil; y es mas probable nue Dios promete aquí bendecir á Isaac, como pr%*
v e te bendecir 4 Ismael en el W 20.
■cjjfrrao n a . ' 15»
lium cui benedictnrus El será padre de muchas naciones, y reyes A l t a de U
e n cronoló­
aun, «ritqoe iii natioaea, de vmios pueblos saidrán de él". gica. vulgar
et reges popolorum o> 1896.
neo tur ex ea.
17. Ceeidit Abraham 17. Abraham, Heno de reconocimiento y
m faciera saam, et risit, de respeto, se postró con el rostro en la tier­
«booas.ia corde suo: P ik ra; y aunque seguro de la verdad de las pro-
tim e centenario nasce- metas del Se&or, se rió, diciendo en el fon*
tur filius? et Sara nona»do de su corazon: ¿Un hombre de den anos
(enana pariet? ¿tendrá puse, un hijo? ¿Y Sara de noventa
parirá?
18. Dixitqoe ad Deum: 18. Y con este pensamiento diio á Dios:
Utaam Iioaél Tírate» Hazme la grada de que 'Ismael viva en
nun te . tu presencia.
19. £ t ait Data ad A- 19. Pero Dios dyo de nuevo á Abraham: Imf. xrm. 10
braham: Sara auor tua Ciertamente" Sara tu muger te parirá uta xxi. 1.2.
pariet tibi filium, voca* hijo á auieh pondrás por nombre Isaac,
tasque nomen eius Isaac, quiere aecir rúa, porque te has reido, y su
et cwutkaam pactum nacimiento te causará gran gozo; yo haré
meum üü ú íbedi» wm- con él y con sus descendientes despues de
prtenram, et semini eius él, un pacto que subsistirá en alianza eterna.
post eum.
20l Super Ismael quo 20. También te he oído por k> respec­
que exaudivi te: ecce, tivo á Ismael: yo le bendiceré, y le daré
banediean ei, et auge- una posteridad muy grande y muy nume­
bo, et multiplioabo rosa. Doce príncipes saldrán de ¿1", y lo
valde: duodecim duces haré gefe de un gran puebla
generabit, et faciam il-
ram in gentom magnam.
21. Pactum vero meum 21. Pero la alianza que yo hago conti­
«tatnaro ad Isaac, quem g o , se establecerá en Isaac, el cual te parirá
pariet tibí Sara témpora Sara el ano venidero en este tiempo, y en
Mto in anno altero. su persona cumpliré las promesas que hoy
te hago.
SSL Cumaue fiuitus es- 22. Finalizada la conversación cofi
set sermo loauentis oum Abraham, Dios se retiró.
eo, ascendit Deus ab A-
kaham.
23. T olit autem Abra- 23. Entónces Abraham tomó & Ismael

Uid Q hebreo ooatináa refiriendo todo esto i S en . B k aeri madre de oi>


«b u nacionea, y reja* de d in im pueblo* «aldrán de elle. E l aamaritano dice lo
u n » . E l griego de loa Setenta varia: el verbo «a indeterminado, como en latía
trit, y puede referirse a laaae 6 a 8 ra , y el pronombre que ae le aigne es vario,
la edición romana dice aritntm ex ee como la Vulgata; otroa ejemplares dicen er
ea, «amó ae lee en el hebreo y an el aamaritano. fiato no podo cumplirás respec­
ta de Sara aúo en la penona de laaae sa hijo; por lo cual mira maa bien a
b a o , y as probable hubo an equivoco del copista an el hebreo y en el aamarita.
Bo, donde puede haberse laido la terminación femenina h i t o , en lagar de la maa.
calina na, y aun el pronombre femenino m w , ex m, en bgar del maacnlino
•Bita, ex ee.
* ■19 Eata palabra está en el hebiee. -
> . 9 0 . La ammeraeion de loe hjjo» da lañ e] aa halla adelante c. m . 18. 16.
126 M B llO D E L 9É N LM .H .
Ankes 4a la su liijo, y a todo* los csclawis nacidos cu su haarlúMél filiu » suum,
era oronolo
giQa vulgal
casa, y á todos los que habia com prado , y pt arañes vecqaculo» do-,
1896. gene ralm e nte a todos los varones <|ue habia, más Buae: uqivwsosque
entre sus domésticos", y los circuncidó á to- quos emerat, cuartos ni#t
, dos inm ediatam ente en ar|uel m ism o dia, se- reí es ómnibus viri&do»
íiun Dios le hubia m andado. pus suata et «treumok
dit camera prsepujij tffe
rom atakm in ipsa dift
sicut' praeceperat ei
Deus.
’2 í . A b iah a m tenia noventa y nueve 24. Abraham nonagin-
años c u a n d o se circuncidó. ta ei'Dóvem erat amu>
ram guando ciroumcir
dit camem praeputij aui.
‘2.r>. E Ismael s u " liijo tenia trece anos" 25. Et Ismael fitius tre-
c u a n d o recibió la circuncisión. decim annos imple*#-
rat tempere circumciaio-
nú siiae.
Al*raliam y su hijo Ismael fueron 26. Eadera die circum*
circuncidados en el m im io dia, cisus est Abraham et
Ismael filies eius.
27. Et omnes viri do-
dos tam bién todos los varones d e su casa; mus illins, tam verua-
ta n to los esclavos nacidos en ella com o los culi, quáoi emptitii et a-
co m p ra d o s v que habían nacido en países lienigenae pariter cir-
extraníieros'^. cumcisi sunt.

t . 33. Vulg, lit. ex omnilut virit. Heb. ex omnibua hrminibu*.


t . 25. Vulg. lit. filitu . Laa antiguas ediciones a&aden tutu 6 ejut: y esto
pronombre eet¿ igualmente expresado en el hebreo y en el griego. La. edición de
Sixto V . decía muir, verisímilmente se quiso corregir pot eju», y se omitid uno y otro.
Ihid, Heb. tenia trece afios. La Iru e es del todo semejante a U 4el vena
anterior qae « o determina «I era? pumpl¡dos.
w. 27. Heb. tanto los esclavos nacidos en su casa como los comprados de los
extrangoree.

C A P IT U L O xvni.
Áparioien de tre* ángeles i Abraham. Promesa del nacimiento de iawa. Pips ffát-
ro destruir i Sodoma y él Gomorra. Abraham intercede por emas ciudades.

fíebr. xin. 3. 1. Poco tiempo después el Señor apa­ 1. A p p a jb ü it autem ei


reció de nuero á Abraham en el valle de Dominus in comalia
Mambre", estando sentado á la puerta de su Mambre sedenti ifl oatio
tienda en el moypr palor del día. tabernaculi sui in ipso
fervore dio»,
2. Y habiendo levantado los ojos, tret 2. Cumque devaweto-
bajo la form a fie tres hombres apa-
fo ig e le s " culos, ,apparuerunt ei tres

J 1. H«b. En el encinar de Mambre. Véase lo dicho sobra *) cap. xm. T 18.


■w 9, S a «atoa tna, las dos^ ie Sano» 4 fltfa ir» m a lUnudoe átigcla
«Afrmn.o x v i i i . 127 Antea de la
era cronulo.
nri staátes. pwjpé runJí recieron cerca de él: luego que ios percibió, gica vulgar
qooteAnvidisBet, cactn» corrió de la puerta de b u tienda á su encuen­ 1896.
rit in occurswt eanure tro: y acercándose se postró en tierra para
«he cétier teberm U edl, 4 t s m ia rio i cmt mayor respeto".
a fa r a v h in . te tr a ».'
i Bfdixjfc: Bwnine,® & Y dijo: Señor, si he kallado gracia á
Marear grabara in bco“ tan ejes, no pases de h casa de tv siervo,
hr ttist'Be tranáe» sfcn- mi detenerte en ella".
rum tuura:
4 fiad affimm pbiutil- - i&r ¥o traerfe tan podo de agua para
fant e^naft, st lavate pe- lavar vaestros pies", y estro tanto dewmn-
dea reatnoa, et tequié* aád bajo esta árbol,
«citeaab aifore.
5. Ponamqae buccei- 5. Miéntras yo os sirvo un poco de pan"
tam (Minis» ¿t confortóte p&ra reparar vuestras fuerzas, y despues
eorvetfnnn, postea traiV contmmreis vuestro camino; pues para es­
«bit»: idcireó enim de* to os habéis acercado ó vuestro siervo. Ellos
cfiaatú ad aervam ve- le respondieron; Dices bien, haz lo que di­
«tm».JQai dixenmt: Fsc jiste; nosotros aceptamos la oferta.
•t loeutijg «s.
6. Festinavit Abraham 6. Entró pues Abraham prontamente
in tabemacalum ad Sa- á su tienda, y dijo á Sara: Amasa pronto
ram, dixitque ei: Acce- tres medidas" de harina, y haz tortas coci­
tera, tna «ata similáe das bajo la ceniza".
cwnmrsce, et fac rab-
dnencioa panes.
7. Ipae vero ad ármen­ 7. Al mismo tiempo corrió él al gana­
te» cocdrrit, et tiriit in- do, y tomó allí un ternero muy tierno y éx-
vkuhra fenerrinmm cdeate, y lo dió á oh criado que se apre-
I
lit. ¥.) T Stn Pabla lea d i el tálamo nombre en I » epittok & lo* Hebrtan, zui. 2.'
Ibid. Lit. Adénttit. E i verbo adorar ae tom» á veeea en la Escritura por pea-
tim e. L a acción ezte^iar de la. adoración que aolo ae tributaba á Dios, no ae di-'
&enciábá del Ikomenage dé respeto que ae rendía L 'lo* tambre»: la diatincion con-
ékia io io én el aoto tatemo.
f 3. E l hebréo y loa Setenta ponen igualmente todo esto en singular: lo cual
Mó ty á loa antígim para decir que anaqoe Attahkm Vio tres tim bres, soto ado­
ró nao: eocaía ai Diaa la tablera mostrado eaMneea la ualdni da an eeeneia en
la trialdad de penom ». P w » despues Attraham f » 4.) lea haUki efe plural, y el'
ataalUabo « i a tanbten festa nOriken» «O eate lavar ( T 3.\. Sin embargo, eato tao im<
fetfHa » p » «q m l míateríe * manlftrtaae en lo ijm sigue doade uho aolo habla en
nombre da Dios; y Abraham no ae dirige sino a uno en quien venera la magestaA
dk lHóst y aera simnpM rtfrdáden) 'q w Dio* apárseismto * AbraUam e¡d la' pci*o.
na, d » trMPáAgdee, le mcatwi flítir«Al.nMMe te'fttaHad de vermiiiaa'Teníinla» «u-.lq
M d id f t e m aeancit. Sé'fctiMÍnt'paea, MAcraqal iapoo, étan¡m.ímiá,.por » m i w )
m •m lit mutrU - * l V l, ■WonMHir. y *aoo, ttnmm,tima, por jtulcut
Mnw wifrwn, *'*
■Mífc; Y a oa’ fcqitta? qéM áaH oafrw i pAcc ¿fe «p o a fá fii batas (rabstmí pfes.
F S. 4Mb, lit: fiégna.Hnairy<w»< Bmrh lcs H«tw>aa~ aui'bmreataba' ¿aé aa ^aiw
SaMpan. r ‘ ............. ■
■ Sa gw a t4 M )M lv (t«a feMh: E) aeahhes el teleid M l-tA ; » » t loatrea asalí
valen u A M eaiMUrta ’ rafea de tMtata uotaHMa.
tbU. La ']iü «M k hetna'^ffnifioa segaa l& mayor parta de loa iátéi^tetea «n a
torta plana y delgada qae se eneee bajo )a ¿entes*' 6 aa la eatofli 6 abbre M u i.
a M 'cU M M a 4- e a ¿fiidn» MfeMada* 6 es hornoa cwadéa an la tMtta. Vttasala
Q ittrU óm sftrr (a comida dt h§ Htbrio* al &ente del Eclesiástico.
128
Antes de la suró á cocerlo. et optimnn, deditque
era cronoló­ poeto: qui festmavit et
gica vulgar
1896. coxit illum.
8. Tomando luego manteca" y leche 8. Tutít quoque buty-
con el ternero que rabia hecho cocer, los rum et lac, et vitulua
sirvió delante de ellos, y se mantuvo cer­ quera coxerat, et posuit
cano en pie bajo el áifal á cuya sombra ooram eis: ipse vero *ta-
ataban* presentándoles £t mismo io que la bat ¿uxta eos sub arbo-
era necesario1'. re.
9. D espues de la comida le dieron: ¿Dón­ 9. Cumqoe comedia-
de está Sara tu muger? El les respondió: sent, dixenint ademo:
Está en la tienda, porque su modestia no le Uta eat Sara uxor toa?
permitía presentarse delante de los hom­ ille respondió Ecce m
bres. tabernáculo est.
Sup. xrn. 10.
10. Y hablando el Señor por boca de 10. Cui dixit: Rever*
Jnf. zu . 1. uno de eUos, le dijo": Yo volveré á veros tens vcniain ad te tem­
I n . u . 9. al cabo de. un año por este mismo tiempo, pore isto, vité comité,
V os encontraré & ajnbos teniendo vida", y et habebit füium Sam
Sara vuestra muger tendrá un hijo. Oído uxor tua. Quo audito,
lo cual por Sara, se rió tras de la puerta Sara risit post ostium
de la tienda, murando esta promesa como taberaacuii.
una burla que aquellos tres hombres hacían
de ella y de Abrahamf
11. Porque ambos eran viejos y de una 11. Erant autem ambo
edad avanzada, y babia cesado en Sara la senes, provectaeque ae-
costumbre ordinaria de las mugeres. tatis, et desierant Sarao
fien muliebria.
1. ftfr.mS. 12. Ella se rió ocultamente á la puer­ 12. Quae risit occaftfr
,
ta de la tienda yue estaba detras del ángel dioens: Postquam 00086-
diciendo en n misma: Despues que me he nui, et dominus meus
envejecido y que mi señor es viejo también, vetulns est, volnptati o*
¿pensaré en usar del matrimonio''? peram dabo?
13. Pero el Señor dijo á Abraham: ¿Por 13. Dixit autem Domi
qué se ha reido Sara diciendo: Será ver- ñus ad Abraham: Qua*
* 8. Bajo ol nombra de maní« quilla puede eotenderae aqai la crema, come • »
otraa machoe logaree de la Eaoritora. La palabra hebrea aignifica algún alñaeo-
to liquido y potable. En loa paisaa orientales oalientee, ae coneerva la manteea J »
leche liquida en vaaoa 6 en odree. Judie, v. 35. M . u . 17. xxix. 6. P m . i n . 33.
Jbii. En la lengua (agrada, tt iir ra pie orea de tlgmmt, «if i i f l » «mKnañaeiae.
te aerviile.
Tt 10. El texto no dice quien habla aquif.el .contexto prueba qae es el 8efiar
por boca de ano de loa trea ángeiea; puede preemnine qae no leería en el ori­
ginal dixit Domúmt, oomo ae veri en loa verooa aicuientea. £1 aonhie de Dio»
en hebreo jcbova,. «e abrevia por ana aola i, qoe aiendo laletnfnaa pequafia, m
oapa. machas Teces á loa coputaa.
* 10. Vnlg. Ut. Tauport ittt, vitm comité. Heb. Ht- Sttuninm tmmpm» ett«. Ast­
eo debería leene n atedim l ia put ktez al mónte tiempo, ea decir, en hebreo nm,
hoc, en lugar de h e, «tía . La miama ezpteaion se repetirá en el 7 1 4 , f to coa-
firmará en el cap. xxi. F 9., donde ae dice qne Sara pem ea el t ln p » Diee ha­
bia eeOalado y anunciado; de donde ae aigoe que eete tiempe ee f()4 aqui.
Ibid. Heb. Sara lo oyó aobre la puerta de la tiende que ««*«1 » detrae del f*e
bailaba. O según el «unaritano, y ella eataba detrae de el.
. t 12. Heb. Habiendo envejecido ¿uaeria yo del matrúaoaio? Y mi «e4ei ee tí*-
Jo también.
C A P IT U IO XV1IL 129
re rkit Sara, dicens: dad que yo pueda tener un hijo, tan vieja
Num Tere puntura aim como soy? gJca
anus? ¿896.
14. Nmuquid Deo quid- 14. ¿Hay cosa alguna difícil para Dios"?
qoam est dilficile? iuxta Yo volveré pues, á verte, como te lo he
ooqdictuin revertar ad prometido cu cabo de un año, por este mis­
te hoc eodem tempore, mo tiempo; os hallaré á ambos teniendo vi­
vita comité, et habebit da, y Sara tendrá un hijo.
Sara fílium.
15. Negavit Sara, di­ 15. Sara respondió negativamente di­
cens: .Non risi, timore ciendo: Yo no me he reido, sobrecogida de
perterrita. Dominus au­ temor, viéndose descubierta en una acción
tem: Non est, mquit, ita: que ella juzgaba oculta. No, dijo el Señor:
sed risisti. no es así, bino que te has reido. Y despues
de esto ellos marcharon.
16. Cúm ergo surretis- 16. •Los ángeles que habían tomado fi­
sent inde viri, direxe- gura de hombres, habiéndose levantado d&.
runt oculos contra So- allí, dirigieron la vista hácia Sodoma cuyo
domam: et Abraham si- camino tomaran, y Abraham iba con ellos
mul gradiebatur, dedú­ acompañándolos.
ceos eos.
17. Dixitque Dominus: 17. Entónces el Señor dijo: ¿Podría yo
Num celare potero A- otoultar á Abraham lo que he de hacer,
braham quae gesturus
sum:
18. Cum futuras sit in 18. Pues él debe ser gefe de un pue-, Sin. xu. 3.
gentem magnam, ac ro- blo muy grande y muy poderoso, y todas. In fi.x x n .lB
bustissimam, et Benedi- las nociones han de ser benditas en él?
c c k d a k sin t in illo omnes

nationes terree?
19. Scio enim quod 19. Porque yo sé que mandará" á sus,
praecepturus sit liliis hijos y á toda su casa despues de él, que
nis, et domui suae post guarden el camino del Señor, y obren se­
se ut custodiant viam gún la equidad y la justicia, para que el
Domini, et faciant iudi- Señor cumpla en favor de Abraham to­
ciuno et iutftitiam: ut ad- do lo que le ha prometido.
dacat Dominus propter
Abraham omnia quae lo-
cutus est ad eum. .
20. Dixit itaque Domi­ 20. El Señor añadió luego: El clamor
nus: Clamor Sodomo- de los crímenes de Sodoma y de Gomorra"
nun et Gomorrhae mul- se aumenta mas y mas, y su pecado sube
tiplicatus est, et pecca- hasta el colmo.

? 14. Heb. ¿Hay alguna cosa admirable de parte del Señor?


t 19. Heb. Porque yo lo conozco y io amo, porque él inundará a sus hijos &c.
£n el estilo de loe Hebreos, conocer, quiere decir muenat» veces amar. Dios conoce
a los justos; él loe ama: mas no conoce a los pecadores, pues los detesta. Asi ex*
plica esta fra*e hebrea: porque lo conozco, por cuanto él ha de mandar «fe.
^ 80. £1 Señor no habla aquí sino de estas dos ciudades que eran las mas cri«
y ] u mas considerables de las cinco cuya ruina estaba resuelta.
Ante* de la tilín «orum aggravatum
er.- cronoló­
gica vulgar est nimia.
1696. 21. Por esto he dicho: Bajaré, y veré si 21. Descendam, et vi-
sus obras corresponden al clamor que ha debo utrúm otamorem
llegado hasta mí; yo bajaré, digo, para sa­ qui venit ad nie, opere
ber si esto ee asi ó nó. oompleverint: an non
est ita, ut sciam.
22. Entonces dos ángeles partieron de 22. Convertemntque se
Aquel lugar" y se fueron á Sodoma; pero inde,, et abierunt Sodo-
Abraham quedó aún con el tercer ángel, cotí mam: Abraham veróad-
tanto respeto como si estuviera delante del huc tftabat coram Domi­
Señor. no.
23. Y acercándose le dijo: ¿Perderás al 23. Et appropinquans
justo con el impío? ait: Nunquid pérdes iu-
stum cum impio?
' 24. Si hay cincuenta justos en esta 94. Si fnetint quinqua-
ciudad, ¿perecerán con los demas? ¿Y no ginta iusti in civitate, pe-
perdonarás mas bien á la ciudad por los nbunt simul? et non par­
¿incuofita justós, si hubiese ese número en ces loco ilii propter quin-
ella? quaginta nietos, si fue-
rint in eo?
25. No, sin duda; y tú estás muy dis­ 25. Absit á te, ut rem
tante de hacerlo así, de perder al jufto con hanc facifts, et occidas
el impío, y de confundir 4 los buenos con iustum cum impio, fiat-
los malos; tal conducta no es la tuya, pues que iustus sicut impius,
eres el juez infinitamente justo de toda la tier­ non est hoc tuunr qui
ra: en ninguna manera ejecutarás semejan­ iudicas omnem terram,
te sentencia". nequaquam facies iudi-
cium hoc.
26. El Señor le respondió: Si hallo en- 26. Dixitque Dominus
Sodoma cincuenta justos, yo perdonaré por ad cum: Si invenero So-
ellos ¿ toda la ciudad. domis quinquaginta iu-
stos in medio civitatis,
dirnittam omni loco pro­
pter eos.
27. Abraham dijo luego: Puesto que he 27. Respondensquc A-
comenzado, yo hablaré aun á mi Señor", braham, ait: Quia semel
aunque no soy mas que polvo y ceniza. coepi, loquar ad Domi-
num meum, cum sin»
pulvis et cinis.
28. Si hubiera cinco ménos de los cin­ 28. Quid si minus qum-
cuenta justos, ¿perderías á toda la ciudad, quaginta iustis q u in q u é

& 23. Heb. Estos hombres (6 dos de estos hombres) partieron de mili. LosH*-
bróos tienen un dual que so confunde con el plural. Aqui se ve q u e a n o de lo*
ángeles quedó con Abrahozn, y en el capítulo siguiente T 1. solo se ven dos en
Sodoma.
X725. Heb. ¿El juoz de toda la tierra no hará justicia? Este es también el sen­
tido de los Sotenta.
V 27. Heb. Pues yo he querido, es decir, poe» yo me he atrevido a hablar a mi
Señor...... yo añadiré aan. Se pueda haber confundido b o a l t i , volui, con heloti.
tapú La misma expresión se repite en el V 31.
CÁPITÜL9 XYIH* 131
fuerint? delebis, propter porque no habia mas de cuarenta y cinco"? Antes de la
era cronoló­
quadraginta quinqué, El Señor le dijo: No perderé á la ciudad ei gica vulgar
universam urbe»? Et ait: hallo en ella cuarenta y cinco justos. 1896.
Non delebo, si inveiiefo
ibi qufedragiftt& quinqué.
29. Rurs^^ique locutus 29. . Abraham le dijo aún: Mas s¡ hay
est ad eum: Sin autem cuarenta justos ¿qué harás? No destruiré",
qBadraginta ibi inventi dijo, la ciudad, si hallo en ella cuareata
iuermt, quid facjes? Ait: justos.
Non percutiam propter
quadraginta. .
30. J íg qttaQso, ¡nquit, 30. Te suplico Señor, dijo Abraham,
indigneris Domine, si lo no lleves á mal si hablo todavía. Si hallas
quar: Quid si ibi inven- en la ciudad treinta justos, ¿qué harás? E l
ti fuerint triginta? Res­ Señor respondió: Si hallo treinta justos, no
pondí!; Non fvciom, si la destruir^".
invcnero ibi triginta. .
31.. Quia. serael, ait, 31. Pues comencé, replicó Abraham, ha­
coepi, loquar ad. Domi- blaré aun á mi Señor. ¿Y si hallas veinte?
nura metrai: Quíd .si ibi .Dios le dijo: No la perderé, si hay veinte.
inventi fuerint vigintí?
Ait: Non interficiam pro-
.pter vigintí.
3 1 Obsecro, ¡nquit, ne 32. Señor, anadió Abraham, no te eno-
macará Domine, si lo­ i«fe, te rue^o, «í hablo todavía úa& vez: ¡Y si
quar adhuo semel: Quid hallas diez justos en esta ciudad? No la
si inventi fuerint ibi de- destruiré, dijo, si hay en ella diez justos.
cem: Et. dixit: Non de­ Abraham no se atrevió á pedir mas.
lebo propter decem.
33. Abiitque Dominus, 33. Y el Señor cu&rido hubo dejado de
postquam cessavit loqui hablar á Abraham se retiró, y él volvió ¿ su
ad Abraham: et ille re- casa.
versus est in locuin suum.
28. Heb. Porque hubiera cinco menos. Piopter quinqué. Así M lée en el grie­
to de lo* Setenta, y mur en alguno* ojemplares latinos,
T 39 y 30. En esto» dos renos el hebreo dien la aqsh, iton faeiam, como la
Vulgata lo ex prona en el T 80. Puro el samaritano dice en estos y en aquellos
-Li auut , non perdmn; y los Setenta asi leyeren.

CAPÍTULO XIX.
recibe a los íngeles en Sodoma. El se salra en Segor. Destrucción de So.
doma y de Gomorra. Trasmutación de la muger de Lot en estatua da Bal. In ­
cesto de tfes dos bijas do Lot.

1. Veheruntqub dúo 1. Por la tarde dos de los ángeles que Hebr. zu. <
2r
Angeli Sodomam veípe- se habían detenido en casa de Abraham,
)fe, et sedente Lot in .. llegan á Sodoma bajo la figura de pere-
Toiibua civítatis. Qui cüm grmos, estando Lot sentado á Ja.puerta de
132 LIBRO DEL GÜNVSIS.
-.Antea da la la ciudad, aguardando viajero* para ojre- vidimet eos, surrexit, et
•re cronoló.
gica vulgar
cerles tu casa-, y habiéndolos visto se le­ ivit obviam eis: adora,
1696. vantó, fue á su encuentro, y se bajó has­ vitque pronus in terram,
ta la tierrapara taludarlos respetuosamente",
2. Y les dijo: Venid, os suplico, señores 2. Et dixit: Obsecro,
jmiot, á la casa de vuestro siervo, y hospe- Domini, declínate in do-
■daos en ella; os lavareis los pies, y maña­ mum pueri vestri, et ma-
na seguireis vuestro camino. Ellos le res­ nete ibi: lavate pedea
pondieron: No iremos á vuestra morada, si­ vestros, et mané profi-
no que nos quedaremos en la plaza". ciscemini in viam ves-
tram. Qui dixerant: Mi*
nimé, sed in platea ma>
nebimus.
3. El insistió de noevo con grande ins­ 3. Compulit illosoppi-
tancia, y los obligó á venir á su casa. Y dó ut diverterent ad
habiendo entrado en ella les dió un con­ eum: ingressisquedomum
vite: hizo cocer panes sin levadura'', y co­ illius fecit convivium, et
mieron. coxit azyma: et come-
demnt '
4. Pero ántes que se fuesen ¿acostar, la 4. Prius autem quám
casa fue sitiada por los habitantes de la irent cubitum, viri civi-
ciudad: desde los muchachos hasta los vie­ tatis valla verunt domum
jos, se reunió todo el pueblo; porque la & puero usque ad senem,
corrupción era general. omnis populus simul.
5. Y habiendo llamado á Lot le dije­ 5. Vocaveruntque Lot,
ron: ¿Dónde están los hombres que al ano­ et dixerunt ei: Ubi sunt
checer entraron en tu casa? Sácalos acá vin qui introiemnt ad te
fuera para que los conozcamos". nocte? educ illos huc, ut
cognoscamus eos.
6. Lot salió hácia ellos para hablarlet 6. Egressus ad eos Lot,
cerrando tras sí la puerta" para impedir post tergum occludens
que entrasen, y les dijo: ostium, ait:
7. No penseis, hermanos mios, os supli­ 7. Nolite, quaeso, fra-
co, no penseis cometer una maldad tan tres mei, nolite malum
grande. hoc facere.
8. Y para disuadirlos aun mas eficaz­ 8. Habeo duas filia*
mente, añadió, por una caridad mal enten­ quae needum cognove-
dida: Tengo dos hijas vírgenes todavía: yo runt virum: educameas

T 1. Vcaso el capitulo anterior T 2.


y 2. La plaxa y el lugar de las juntas estaba comunmente cerca de la puer­
ta de la ciudad, como aparece por mucho* lugares de la Escrituré. Veas* la Diatr.
tiur m tobre la» habitaeione» de lo» Hebréo», al frente del libro de los Jueces.
T 3. El hebreo matteih que se traduce por jtone* rin levadura, significa pane*
y tortas hechas do prisa y siq lovadura. Los Griegos llamaban maza una especie
ae pasta muy usada antiguamente. Era de harina amasada con agua, ó con lecha
ó aceite con vino dulce ó cocido, con miel ú otros líquidos agradables. Es cierto
que este alimento era común entre loa HebreQs, pues los Griegos comian est* pas­
ta cruda, y los Hebreos la cocían por lo regular.
T 5. Ellos disfrazan su vergonzoso designio por esta palabra obucara.
Tf 6. El samaritano dico quo los ángeles fueron los que cerraron la puerta traa
de el; pero esto os poco verosímil, y la diferencia consista en naa sola letra. Se
puso «san, clatuerurU, por bua, etaunt.
c a p i t u l o x ix . 133
•d vos, et abutimini eis os las sacaré, y vosotros haced de ellas Antea de h.
e n cronoló.
ncut vobis placuerit, lo que gustéis, con tal que no hagais mal gica vulgar
dummodñ viris istis ni- á estos hombres, pues por estol1se han aco­ 1896.
hil malí faciatis, quia in- gido bajo mi techo como &un lugar de se*
gressi sunt sub umbra guridaa.
culminis mei.
9. At illi dixerunt: Re- 9. Mas léjos de que esta proposicton de1. Peí. u. 8.
cede iliuc. Et rursCis: In- Lot hiciese impresión & aquellos malvados,
gréssus es, inquiunt, ut ellos le respondieron: Retírate. Y añadieron:
advena; numquid ut ju- Tú has venido aquí como un forastero ¿
dices? te ergo ipsum ma- vivir entre nosotros; ¿lo has hecho para go­
?'s quám hos affligemus. bernarnos?" Nosotros te trataremos pues á
imque faciebant Lot tí aun peor que á ellos. Y diciendo esto
vehementissime: iamque se arrojaron sobre Lot con gran violencia,
prope erat ut efiringerent y estaban ya ¿ punto de forzar las puertas
fores. de su casa.
10. Et ecce miserunt ,10. Los dos hombres que estaban den- Sa/. xa. 16.
manum viri, et introdu- tro, salieron, tomaron á Lot por la mano,
xerunt ad se Lot, clau- y habiéndolo hecho entrar á la casa, cer­
semntque ostium: raron la puerta.
11. Et eos, qui forís 11. Y á los que estaban fuera los hi­
erant, percusserunt cae- rieron con una especie de ceguera, desde
citate á mínimo usque ad el mayor hasta el menor, de modo que no
máximum, ita ut ostium pudieron hallar la puerta".
inveniere non possent.
12. Dixerunt autem ad 12. Dijeron luego á Lot": ¿Tienes aquí
Lot: Habes hic quem r alguno de tus parientes, algún yerno, hi­
piam toorum? generum, jo, ó hijas? Haz salir de esta ciudad á to­
aut filios, aut filias, o- dos los que te pertenecen.
mnes, qui tui sunt, educ
de urbe hac:
13. Delebiinus enim lo 13. Porque nosotros vamos á destruir
cum istum, eo quód in- este lugar, pues el clamor de las abomina­
creverit clamor eorum ciones de estos pueblos se levanta mas y
eoram Domino, qui mi- mas delante del Señor, y él nos ha envia­
«k nos ut perdamus illos. do para destruirlos.
14. Egressus itaque Lot, 14. Habiendo pues, salido Lot, habló ¿
locutus est ad genero* los que habia escogido para ser sus yer­
suos qui accepturi erant nos que debian tomar por esposas & sus hi-

8. Este es el sentido del hebreo, quia.propter hoc ingretti m t «fe.


V 9. Heb. ¿Sucedería que un hombre que ha venido aquí a habitar como nn ex.
traogero se erigiera en nuestro juez? Samaritano: ¿aun en juez nuestro7
V 11. Heb. Ellos se fatigaron bascando la puerta.
V U . Heb. Estos hombres (Samaritano, estos ángeles) dijeron a Lot: ¿teneis aqui
algnn aliado? Haeed salir de este lugar i vuestros hijos y á vuestras hijas y á to­
dos los que os pertenecen. Es decir 1.* que en lugar de ransim, etri, se lee en el
samaritano bhlacim, angelí. 9.° La palabra ktn que la Vulgata expresa por gene-
r w , puede significar en general afinan. 3.° La partícula v que la Vulgata expre­
sa por ¡aut, ántes de la palabra filiae, no está en el samaritano; de modo qúe es­
ta filio» no pertenece á la primen frase sino á la segunda. 4.° En lugar do Urbe
l»c , «1 hebréo dice i » loe», y el samaritano, de he» hoc.
134 LIVKO SE L «ÉNE8IS.
Antes de la jas", y les dijó: Salid prontamente de este filias eius, et dixit: Sár*
era cronoló.
gioa vulgar
fugar, porque el Señor va á destruir esta gite, egredimini de loco
ciudad. Mas ellos imaginaron que lo decia isto: quia delebit Domi-
por burla, y no quisieron salir. ñus civitatem hanc. Et
yisus est eis quasi luden»
loqui.
15. Al de^pitmtar el dia los ángeles ftis* 15. Cuinque esset ma­
taban con vehemencia á Lot para que sa- ne, cogebant eum Ange-
liese, diciéndole: Levántate y toma á tu li, dicentes: Surge, tollo
muger y á tus dos hijas, no sea que vo- uxorem tuam, et duas
sotros perezcáis también en la ruina" de filias quan habes: ne et
ésta. ciudad. tu pariter percas in sce-
lere civilatis.
16. Viendo que Be dilataba", lo toma- 16. Dissimulante illo,
ron por la mano porque el Señor que- apprehenderunt nianutn
ria salvarlo, é hicieron lo mismo con su eius, et manum uxoria,
muger y sus dos hijas. ac duarum filiarum eius,
eo quód parceret Do­
minus lili-
S*f. x. 6. 17. Habiéndolo hecho salir asf de la cor- 17. Eduxerantque eum,
sa, lo condujeron fuera de la ciudad y le et posuerunt extra civi-
hablaron" de esta manera: Salva tu vida, no tatein: ibiqueloeuti sunt
mires hácia atras, ni te detengas en toda ad cura, dicentes: Sal­
la región circunvecina; sino sálvate en el va animam tuam: noü
monte", no sea que tú también perezcas con respicere post tergum,
los demas. hec stes iu omni circa
■regione: sed in monte
salvum te fac, ne et tu
simul pereas.
18. Lot les respondió: Te ruego Señor 18. Dixitque Lot ad eos;
mió, Quaeso Domine mi,
19. Pues tn siervo ha encontrado gra- 19. Quia invenit servus
cia en tus ojos, y has hecho brillar para tuus gratiam coram to,
conmigo tu grande misericordia salvándo- et magnificasti miseri-
me la vida, te ruego consideres que no puedo cordiam tuam quam fe-
salvarme en el monte teniendo gran trabajo cisti mecum, ut salvares
en andar, y estando por lo mismo en pe- animam meam, nec pos-
Hgro de que el castigo me sorprenda, y yo sum in monte salvari, n¿
muera. forte apprehendat me
malum, et moriar:
30. Pero aquí cerca hay una ciudad pe- 20. Est civitas haec iux-
queña á donde puedo huir y salvarme: sa- tá, ad quarti possiynju-
T 14. Loa Hebréos acostumbraban interponer un tieihp* considerable catre los
esponsales y el matrimonio. E l hebréo podria significar: á sus aliados, es decir, i
sus yernos, qae se hubieran casado con hijas suyas, distintas de las que estabas
con él.
y 15. Lit. En la iniqüidad.
f 16. Vulg. lit. Que él disimulaba. Heb. Que él difería.
V 17. Se lee en el hebréo viama, et dixit, por vúitau, et dixerunt.
Ibid. Parece que '.son las montañas de Mbab situadas maa allá de Segor. Vófr
se el cap. juu. 7 10.
OAPITtTLO m . 135
gere, parva, et salvabor bes que no es grande, y en ella" mi vida se Antes da la
era cronoló­
in ea: numquid non mó­ conservará. gica vulgar
dica est, et vrvet anima 1896.
mea?
21. Dixitque ad eum: 21. El ángel le respondió: Yo concedó
Ecce etiam in hoc su- aún á tus súplicas" la gracia de no des*
scepi preces tuns, ut non truir la ciudad en cuyo favor me hablas".
subrertam urbem pro
qua locutus ea.
22. Festina, et salvare 22. Apresúrate pues, Á refugiarte en esé Deuí. xxix,
23.
ibi: quia non poten» fa- lugar, porque nada podré hacer hasta que Jsm. un. 19.
cere quidquam doñee in- hayas entrado á él. Por esta razón aque­ Jer. l . 40.
gtediaris illuc. Idcireo lla ciudad Ufanada ánteiBala>/, tuvo el nom­ Ezeq. xvi. 49
Os. xi. 8.
vocatum est nomen ur- bre de Segor, quiere decir, pequeña. ' Amos. iy. 11.
bis illius Segor.
23. Sol egressus est su­ 23. Se levantaba el sol sobre la tierra
per terram, et Lot in- al tiempo que Lot entró en Segor.
gressus est Segor.
24. Igitur Dominus pluit 24. Entónces el Señor, el Hijo de Dios Luc. xvn.29.
supeí Sodomam et Go- que ftabia aparecido á Abfákam, envió de Judm. 1. 7.
morrham sulphur et i- parte del Seftor Dios su padre", del cielo
^nem á Domino de cae- sobré Sodoma'' y íiomorra*, una lluvia de
azufre y de fueg^, qtté encendiendo el be-
tim en que abundaba et terrenou, catísó allí
un incendio general.
25. Et subvértit civi- 25. Y de este modo Dios destruyó aque­
tates has, et omnem cir- llas ciudades con todos mjs habitantes y to­
ca regionem, universos do el pais confinante, con todo lo que ha­
habitatores urbium, et bia de verdor sobre la tierra". "
cuneta terrae virentia.
26. Respiciensque uxor 26. Ln muger de Lot, oyendo el ruido Lúe. xvn. 32
eius post se, versa est in del incendio, miró itácia su-espalda", á pe­
statuám salis. sar de la prohibición que se le habia in­
timado, y en castigo de tu desobediencia fue
V 20, Esta ciudad os Segor ( Infr < f 22.), situada al orienta meridional del
Muerto.
* 21. Heb. lit. 70 be facibido (6 yo he levantado) tu semblante. Expresión fre-
eaentemente usada erf la Escritilra para significar •tu ¿óncosion de una gracia por
•poróien A abatir 4 qonfun^ir jsl «embladte, ¿jup significa negarla.
¡b\i. Heb. áp que vos riio habláis.
f 22. Véase "¿1 cap. xiv. ^ 2 y 8,
’t ’ 24 LiU Dominus pluit...... á Domino. Los antiguos padres han sacado de es­
tas palabras 'upa prueba.de la 4iflfmciojfi ^el'Padre y del JFlyp, designadas aquí en
el hebréo ano y otro por el gran nombre Jehovt, que significa cu igualdad perfecta.
Ibid. N o solamente Sodoraá y Qomoita, sino Adama y Seboim, fuiron éoneu.
andas por «I (bago «leí cielo (Dsat. xxix. 33. Oste. xi. 8. Sap. x. 6.); y Segor es.
taba dañinada a f misno entígo, é. no haberse conservado por los ruegos de Lot.'

'Etid. Una lluvia d » azufre y fuego, es decir, de exhalaciones sulfúreas é in­


flamadas.
Aid. Víase lo dicho dé este betón, cap. xiv. » 10.
- » 35. Vease la Dissrtaeion sobre la rutna de Sodoma, tomo 1.
* 88. Kieb. Detras de él. Hay motivo pan presumir qua es an equivoco <fot
Copista haber puesto v, eum por R, eam, es decir se.
136 LtBHO DEL 0¿N ESI».
Antea da la convertida en estatua de sal".
•ra cronoló­
gica m irar 27. Mas Abraham levantándose de ma­ 27. Abraham autem
1896. ñana, deseoso de saber lo sucedido á las consurgens mane, ubi
ciudades de Sodoma y Gomorra, y á su so­ steterat prius cum Do*
Sug. xrin. 1. brino, fue al lugar donde ántes estuvo con miuo,
el Señor.
. 28. Y mirando á Sodoma y Gomorra, 28. Intuitus est Sodo-
y todo el país que los circiindaba, vió que mam et Gomorrham, et
subían de la tierra cenizas inflamadas co­ universam terram regio-
mo el humo de un horno. nis íllus: viditque ascen-
•'i dentem favillam de tér­
ra quasi fornacis fumum.
29. En este incendio no confundió Dws 29. Cum enim subver-
al justo con los pecadores-, porque cuando teret Deus civitatea re-
Dios destruyó las ciudades de aquella re­ gionis illius, recordatus
gión, se acordó de Abraham, y de la pro­ Abrahae, liberavit Lot de
mesa que le habia hecho, libró á Lot de la subversione urbium in
ruina de las ciudades en que tenia su ha­ quibus habitaverat.
bitación, y le prometió no tocar á Segor
á la que deseaba retirarse.
30. Pero Lot siempre vacilante é in* 30. Ascenditque Lot de
iieto porque su fe no tenia la firmeza de
S 'de Abraham, estando en Segor, tuvo mie­
Segor, et mansitin monte,
duae quoque filiae eius
do de verla perecer como las otras, y de cum eo (timuerat enim
perecer él mismo por su permanencia en ella.
manerein Segor) et man-
Se retiró pues con sus dos hijas al mon­ sit in spelunca ipse, et
te á donde el ángel le habia dicho prime­ duae filiae eius cum eo.
ro que se refugiase; y habiendo entrado ea
una cueva se quedó allí con ellas".
31. Entónces la mayor dijo á la me­ 31. Dixitque maior ad
nor. Muestro padre es viejo, y no ha que­ minorem: Pater noster
dado en la tierra hombre alguno que pue­ seoex est, et nullus viro-
da casarse con nosotras según la costum­ rum remapsit in térra
bre universal de todos los países. qui possit mgredi ad nos
iuxta morem universae
terrae.
32. Démosle pues, vino á nuestro pá- 32. Veni, inebriemus
dre, embriaguémoslo, y durmamos con él, eum vino, dormiamus*
para que podamos conservar el linage por que cum eo, ut servare
medio de nuestro padre. possimus ex potre nos-
tro semen.
33. Y asi dieron á su padre aquella 33. Dederunt ¡taque
’t ' 36. E l término hebréo no solamente significa la sal marina j mineral de qne
ae uaa para «alonar la comida, sino también laa otra» salea como el nitro, betón éuu-
Podria decirse que eeta mager repentinamente herida por ana exhalación sulfóraa,
quedó petrificada. Véaae la Disertación que acabamos de citar.
& 2S. Esto cmm no se halla ni en el hebréo ni en-los Setenta: acaso en la
Vulgata convendría, leer autem.
Tt 30. Tedo este pais montnoso en las cercanías del mar Mnerto, eetá lleno de
cavernas abiertas en la roca, en las oualea muchas personas pueden ririr con co­
modidad. Las dos palabras can ee qae no están en ei hebréo, se hallan en ei sa­
manUno.
o a f i t u & o xn. 137
patri suo bibere vinnm noche vino para que bebiese; y la mayor Antas de la
oocte iHae Et ragresK est durmió con él, sin que sintiera ni cuahdo era cronoló.
giea vulgar
maior, dormívitque cum se acostó ni cuando se levantó. W96.
patre: at ille non sensit,
uec quando accubuít fi­
fia nec quando surrexh.
34. Altera quoque die 34. .£1 dia siguiente lajnayor düo á la
dixit maior ad mínorem: segunda: lfa sabes que vo dormí ano%
Ecce dornúvi beri cum che con mi padre; démosle igualmente es-,
patre meo» denuis ei bi- ta noche & beber vino, y tú dormirás tam­
bere vinum. etiam hac bién con él para que conservemos sucesión
roete, et dormiea . cum de nuestro padre.
eo, ut salvejnus aemea
de patre norteo.
35. Dederunt etiam et 35. Ellas pues, dieron también á su pa­
illa nocte p&tri suo bi­ dre aquella noche vino á beber, y la se­
bere vinum, ingre8saqiie gunda hija durmió" con él, sin, que tam­
minor filia, dormí vit cum poco sintiese, ni cuando, se acostó ni cuan­
eo: et ne tune quidem do se levantó.
sensit quando concubue-
rit, vel quando illa sur-
rexerit.
38. Conceperunt ergo 36. De este modo ambas* hijas, conci­
duae filiae Lot de patre bieron de Lot su padre.
suo.
37. Peperitque maior 37. La mayor parió ün hijo, y lo llamó
filium, et vOcavit nomen Moab (quiere decir, nacido de un padre, di­
óus Moab: ipse est pater ciendo'. Éste¡ nació de ni podré'). Este es el
Moabitarum usque in padre dé los Moabitaa que subsisten ha^ta.
praesentem diera. ahora. , / - . ■'
38. Minor quoque pe- 38. La. segunda penó también un hijo
perit filium,et vocavit no- á quien Hamo Ammon, quiere decir, des­
raen eius Ammon, id est cendiente del pueblo, diciendot Este es el hi­
fifius populi. mei: ipse jo de mi pueblo porque ella lo habia teni­
est pater Ammonitarum do de tu padre y no de un extraño. Este
usqne hodio. es el padre de los Ammonitas que perma­
necen (íastá hoy".
7 35. Vulg. lit. iijgmtaque dantmfU. Se )e« lo mismo en U rem on de loa Selen.
t», E a ol hebréo diee: v-tmH, et eu&exit, por m , et ikgte*ra , como' on el
teño 33. Eetoa doe versos son n n M M . '*
I M . Vulp. lit. tauauuerit. Puedo presumirse n a m t a del oopista en
logar de mecubuerit illa.- eata errata podo venir de la Vulgata aatigna hecha sobre
h versión de loa Setenta, donde ae lee Ub por illa : lo quo podo dar motivo á
qae ae patera aomeutmerit por •etubtáertí. K r o en el hebréo el pronombre ea fe-
n a ú io , y el sentido es fun d e atenbuerit illa , como en el 7 33.
37. Batas palabras dieitmdat B le ha aagid» de mi padre, ae expresaron en
U vararon de loe Setenta, y lo que vamoa a v*r en el verso siguiente da ora.
tira 4a f w m r i r qae vienen del texto primitivo.
W. W . L u palabras diciendo: Sote ee el U/o de au putblo, están en la veraion
i * las Belaata, y partaen aer de la leeaáoa priaiitiva; porque a eato ae encuan-
tra «Kaalaanln n te id o el texto hebreo que ha perdido en este lagar el nombre de
de suerte, que alU dice no maa: Y ella lo llamó iuamiu, es deoir, el ki.
Ja de mi «m ü »; sata aa. al padia da lo * küta da Asunta. La Ultima denoni.
TOM. D. 18
CAPITULO XX.
Abraham ae retira hácia Gerara. Abimelec robe a Sara y lá restituye a Akrahun.

1. H a b ie n d o partido Abraham de aílí" 1. Pudi’ECTüs iiide A-


para ir al lado del mediodia, habitó entre brahanl in terram austra-
Cades y Sur, y se hospedó en Gemía." Jtem, habitavit inter Ca­
des, ét: Sun et peregri-
natus est in Geraris.
2. Y respecto de Sara su müger, dijo í. Dixitque de Sara u-
que era su hermana. Abimelec", rey de Ge- xore sua: Sóror mea est
rara, atraído de la belleza de Sara, que su Misit ergo Abimelech rex
avanzada edad no habia destruido, envió Gerarae, et tulit eam.
pues á su ca&a, y la hizo traer.
3. Pero Dios que velaba por su conser­ 3. Venit autem Deus
vación, apareció por la noche en sueños á ad Abimelech per so-
Abimelec, y le dijo: Serás castigado de muer­ mnium nocte, et ait ,Hfi:
te por la muger que has robado, porque En morierid prónter mu-
es casada. Gerem quam ralisti: ha-
bet enjm virum.
4. Pero Abimelec no la habia tocado, 4. Abimelech vero non
Ír respondió: Señor, ¿castigarás de muerte tetigerat eaírt, et ait: Do­
a ignorancia de un pueblo inocente"? mine, num genteiq, igno­
rantem et íustam ínter-
ficies?
5. iNo me ha dicho este hQmbre que 5. Nonne ipse dixit
era su hermana? ¿Y ella no ha dicho tam­ mihi: Soror mea est: et
bién qucélerasu hermano? Yo hice esto ipsa ait, Frater meus est?
con la sencillez de mi corazon, y sin man- in simpliéitate cordis
char la pureza de mis manos. mei, et munditia ma-
nuum mearum feci hoc.
6. Y Dios le dijo en su eñ oif Yo sé 6. Dixitque ad eum
que lo has hecho con un corazon sen­ Deus: Et ego scio quód
cillo, por eso te he preservado de que simplici corde feceris: et
nación hijo* de Ammán, que despues sirve constantemente para designar en el
hebreo a loe Ammonitas, da bastante a eonoeer que su padre debió llamarle A li­
món, oomo lo expresa la Vulgata. En los Setenta se lee Awmm »; jmto es un*
errata visible. Puede, pues, presumirse que el texto primitivo lo tenia: „ Y ella lo lla­
mó. Ammon, di o ju da: Este ea ri hijo de mi pueblo. Este ae el padre de toshi-
jo s d e Ammon/1.
1. Ee decir, del valle de Mambre.
Ibid. I * cindad de Gerara estaha entre lee deaiarUe de Sur, al M>aiei>t« J 4*
Cades al oriente; y por oonsoooenela, en la Arabia Pairea, sometida eatónoes •
oa rey filisteo. (Jnfr. xxi. 33. xxv». L ) Acaso ee le mismo qoe Gorra hacia el mon­
te Casio, á 35000 pasos dalmar Rojo.
* . 2. E l nombre de Abimelee era < w « t a todos loe reyes da
el de Faraón a lee de Egipto.
* ■i Heb. lit. ¿Caetiflaisis da sanarte a o * pueblo qoe ea jw to ) E l saetÉd*
de la Valgata es el de ¿ e Se tanta, loe cuales leyeran ara t i h « , igutnmitm *t'
en lugar de. qm aura, iUam jtutmm. , •
W. 6. E l hebreo, y lee Setenta, repiten aqui la .palabra qoa an J» ñata. q n e l* -
c a h io u ) n . 188
ideo cwtodm te nepee- pecaras contra mí; y no te be permitido ¿M ead»la
cares ik me, et non ár­ tocarla7', advirtiéndote de tu estado, comolm cron,ola:
men ut tangerm eam. hago ahora.
7. None ergo reddí vi­ - 7. Vuelve pues inmediatamento esta mu­
to buo laorem, quia pro- ger &su mando, porque es un profeta", y
pheta est: et orabrt pro él rogará por tí, y vivirás; y «i no quieres
te, et vires; ai autem .no» restituida, sabe que morirás tú y todo lo
htens nddere, seitoqoód que te pertenece.
norte motará té, et o
ama quae tua sunfc
8. Statimque denocte 8. Abimelec se levantó al punto, siendo
consúfgeas Abimeledi, todavía de noche", y llamando á todos sus
vocavit omnes aervoé criados, les dijo todo lo que habia oído, y
suos: et locutiu eat un»- todos" ‘quedaroii penetrados de gran terror,
verea verba háecih to-
TÍbas eorum, timuerant*
que omites viri vaMe.
9. Vocavit autem Abi­ 9. Llamó también á Abraham, y le dijo:
melech etiam Abraham, ¿Par qaé nps has tratado así? ¿Qué mal
et dixit ei: Quid fecisti te habíamos hecho para que nos expusieras
nobis? quid peccavimut á mí y á mi reino á un pecado tan gran-
in te, quia induxisti su­ üef Seguramente te has portado con noso­
per me et super regnum tros de un Modo que no debías".
meum peccatumgrande?
quae non debuisti face­
ré, fecisti nobis.
10. &ursumque expo» 10. Y continuando aún sus quejas, ana­
atabais, ait: Quid viduti, dió: ¿Qué cosa has visto para manejarte
ut hoc faceres? asf conmigo?
11. Respondit. Abra­ 11. Abraham le respondió: Yo temí;
ham: Cogitavi mecum, porque pensando dentró de mí mismo, dije:
diceas: Forsitan non est Acaso no hay temor de Dios en este pais,
tim*r Dei iu loco isto: y me darán muerte por tomar á mi muger.
et interficient me pro-
pter morena meam:
12. Alias autem et vere 12. Por otra parte, día es verdadera- m 13>
est, filia mente mi hermana siendo hija de mi padre

Ibid. yétate i t r u T 17 y 18.


T . 7. L a palabra profeta tiene «n a ajgnttoaeiea muy «rtMMa «a la lengua
hebrea. Acaso el término Nain de qoe Moisés usa aqol, no se introdujo entra
lqs Hebreos pan significar los profetas, sino despaes del tiempo de Samael (1.
teg. r*. i.), J Molsee no lo emplea riño eomo lo m b n qae ooaociaa las FHiiu
Itos y los Egipcios, qae llamaban asi 4 sus sacerdotes, y 4 los que sa juagaban
mas nvorecUas de lt* dioses.
# 8. I M . se laraaM al ¿espantar el dia. Véase adelanta la misma expresión
«km. x *i. » 14.
B ii. L a palabra ovtnee no está en el hebréo, pero si en el samaritano y en
«I ¿ rie g o de los Setenta.
- T t ÍR » . i* o é M il té fie faeého pira haber indnaid»4 un pecado tan gran-
« 4 tífT V i n é «ehw T T » bM párCado réepeetó de mi como no debiea.
TP 11. Iht4> se explica en ¿1 samaritano qoe d k » : „esto es lo qae vo he temi­
do; porque y * be dicho.” E l hebréo oeuoill&meate: „eeto ea lo que yo ae diaha.”
149 LIBBO DKL •ÉMCSI'S.
Antes de k. aunque no de mi madre", y yo la tocoé p«r patris mei, et u n filia
era cronoló.
g¿ca vulgar naga; atatmmeae,«t daxi eam
18M. in uxoiem.
Inf. z u . 23. 13. Y desde qae Dio* me hiso salir de 13. Pot&quamautem e-
la casa de mi padre y de tú patria!',yole doxit me Deu» de do*
dije: Tú me haiis el tavor de decir en to­ -mo patris mei, dixi ad
dos los países á donde iteremos que soy w k Hane miaericoF-
tu hermano. *am facíes mecam: la
«m u loco, ad quena i »
S ediemur, dioes quod
iter tuus sim.
14. Abimelec dió pues á Abraham md. 14. TuSt igitur Abime-
piezas de plata", ovejas y bueyes, eadavo* lech oves et boves, et
y esclavas, y le restituyó a su muger, servo* et ancilla*, et de-
dit Abraham: reddidit*
que illi Saram uxorem
suam, .
15. Y le dijo: ¿Ves delante dé tí toda 15. Et ait: Terra co­
esta tierra"? Habita donde quiera que te rana vobia est, ubicum-
agrade. que tibí placuerit habi­
ta.
16. Dijo luego 4 Sara: He dado mil ■ 16. Sarae autem dixit:
piezas de plata''ó tu hermano, para, que Ecce milla árcenteos de-
en cualquier lugar ¿ donde vayas," tengas di fratri tuo, noc erit ti­
siempre un velo sobre el rostro en presen- bí in velamen oculorum
cía de todos aquellos con quienes estuvie- ad omnes qui tecum
res, y acuérdate que has sido cogida" por sunt, et quocumque per-
no haber traído esta señal de dependencia, rexeris, mementoque te

^ 19- El historiador Josefo, San Gerónimo, 8an Arnstin, y n número n o y


grande de intérprete*, oreen que Sara es la tniima qae Yesca, hija de Aiam, bar.
mano de Abraham (Supr. zi. 29.) v que Aram y Abraham, ambo* hijo* de T a ­
re, nacieron de diferente* madre*. Otro* piensan que *i Abraham hubiera querido
decir eato, habría dioho sencillamente: „ella ea mi hermana, porque ea la bija de
mi hermano:” y creen que entónce* era inútil afiadirque So e n . hija de la madre
del mismo. Pero en este caso hubiera también podido añadirlo para dar á enten­
der que descendia del mismo padre, y no de la misma madre; porque ri pudo des.
posarse con su hermana nacida de dnrersa madre, con mas fuerte rasen balota
podido tomar por muger á su sobrina que descendia de madre divena. Y supo­
niendo aun que ‘ella hubiera sido hijs de su hermano, debió decir que era hi-
ja de su padre, porque es trataba de ezplicar el modo, con que era hermalia soya,
y no distinguiendo loe Hebréos entre hija y nieta, la que noeotroe llamaríamos nie­
ta de su padre, según el lenguaje de les Hebréos, era kija, esto es, deeoawbante de
mi padre.
^ 13. Esto está expreso en el samaritano.
* 14. Asi lo expreean el samaritano y la versión de los Setenta; el Tt 16 la
supone.
* 15. Vulg. lit. térra atram oobu. Hoh. térra mea aeras» U.
* 16. Se cree que habla de sidos. Tomando el valor del sido de plata
por treinta y dos sueldos seis dineros, mil sidos valen mas de mil seiscientas li­
bras francesa* (304 ps.)
Ibid. Heb. lit. entra todos aquellos i cuya morada irás.
Ibid. Heb. lit. y e*Ud apercibida. „ L o que podría dar lugar 4 eecj sturar que en
la Vulgata debe leerse reprthtntam, en lugar de deprehentam. nAcuérd*te que ha*
sido apercibida, qut te te ha» dad* rtfrtk tn titm t, y mt U ttpomgae «a adelaate
i igual p tiigrt.
um ou) n . 141
deprehaumso. remeto de tu marUo11. Aatasdela
-17. Oraste autem A- 17. Abraham oró, y Dios curó & Abime-m enmato,
(io * vnliar
braham, nnant . Dew lec, &bu muger y á sua esclavas, y pudie­ U06.
Abineleeh et uxorem, ron parir;
aacüiasqwe eius, et pe-
pererant:
18. Coocluoerat «Ñm 18. Porque el Seoor habia hecho esté­
Dominas «nnem vulva» riles á todos los de la casa de Abimelec por
doams Abóndech •pro­ causa de Sara, muger de Abraham.
pter Saram uxorem Ar
brahae.

ÍW . V ím lo qpe M d iri U vale de laa magaña, r a Im Dúertaeitmmhrt ¡at


u itilm dm lot Hebréo» «1 frente del libro del EcleaUetieo.

1895.
C A riTÜ LO XXI.
Nacimiento de Isaac. Agar ea despedida. Alianza entre Abimelec y Abraham.

1. V i s it a v i t autem Do­ 1. M a s el Señor visitó & San como 8*/. xrn. 19


mino* Saram, sicut pro- lo habia prometido, y cumplió eneüa su pa-
miserat: et implevit quae labra".
loentoa est
3. Concepitque et pe* 2. Ella concibió y dió ¿ lux un hijo en ¿m ,. n. u.
perit filium in senectute su vejez", en el tiempo que Dios lo habia
sos, tempore quo prae- predicho.
dixerat ei Deus.
3. Vocavitque Abraham 3. Abraham dió el nombre de bac áMatt. i. 9.
nomen filij sui, quem ge» su hijo, que le habia nacido de Sara.
nnit ei 8ara, Isaac:
4. Et circumcidit eum 4. Y lo circuncidó el dia octavo, como i#
octavo die, sicut praece- k> habia mandado el Sfñor,
perat ei Deus.
5. Cum centum esset 5. Teniendo entónces cien anos, porque
annorum: hac quippe ae- en esta edad fiie padre de Isaac.
tale patris, natu» est
Isaac.
6. Dixitque Sara: Ri- 6. Y Sara, haciendo alusión al nombre de
suro fecit mihi Deus: qui- Isaac, que significa risa, dijo entónces: Dio»,
cmnque audierit, corri- dándome un lujo, me ha dado' motivo de
debtt mihi risa y de alegría; cualquiera que lo sepa, se
regocijará conmigo.
7. Rursumque ait: Quis 7. Y anadió: ¿Quién creería que hubiera
auditnrum crederet A- podido nunca decirse á Abrahaiji quq Spra

f . 1. 1Q Señar viaitó a Sara, por el cumplimiento de en promeea, dándole


la rátad - de oqaeebir.
W. 9. Heb. ▼ dió i In m hijo a Abraham coando t i e n viejo. La mimrr»
expresión ae halla m u abajo el f . 7.
Ante* dfcía alimentaria con su fachfe á «n hito qoe eH* braham quá&fiara Jacta»
«ra eronoló.
Éioa Vutnt tettabna dado siendo y » vieja"! ret # aM , qüen pepe-
le ». ife ei kUM seni?
1890. 8. Creció pues el nino, y se le destetó, y 6. O ívit ■igHar paet,
Abraham hixo un gran convite «1 dia del et ablacttttws «at' feeifc
destete. que Abraham g m i l
aonvivtam in rife iUá-
« t t d o A t t <mm. 1
9. M m viwido Sara ttt hijo de Agar, 9. Cttmqae vidisaerSÉi
Egipcia, que jugaba poco respetuosamente Tfe fitífflt» Agar JSgyptfee
con Isaac su hijo" y que Jo dominaba", dijo i*"*»*»*»»»»
ludentem cum«t™ !««■ " «-
Isaac fi>
¿ Abraham: lio suo, dixit ad Abra-
Mlrtlí
flW. ir. 30. 10. Despide á esa esclava y á sil 10. lijice ancUIáni tiene,
hijo, porque el hijo de la esclava no será et filium eius: non enim
heredero juntamente con mi hijo Isaac. erit heres filius ancillae
cum filio meo Isaac.
11. Esta proposición pareció dura" á 11. Dure accepit hoc
Abraham á causa de su hijo Ismael. Abraham pro filio suo.
12. Pero Dios le dijo: No te parezca du­ 12. Cui dixit Deus: Non
ro lo que Sara te ha dicho dé tu hijo y de tibí videatur asperum so»
tu esclava; hae lo que te propusiere", poi* perpuero,et super aocilla
que de Isaac, y no de Ismael, saldrá la des­ tua: omniaquae dixerit ti­
cendencia, que debe llevar tu nombre, y bi Sara, audi vocem eius:
gozar el efecto de mi» prometa». quia in Isaac vocabitur
tibi semen.
13. Yo no dejaré sin embargo, de hacer al 13. Sed et filium an­
hijo de esto/1esclava gefe de un gran" pue­ cillae feciam in gentem
blo, porque él ha salido de tí. magnam, quia semen
tuum est.
Rom u , 7. 14 Levantóse pu6s Abraham desde el 14. Surrexit itaque A-
Hebr. íx. 18.
amanecer, tomó pan y un odre Heno de agua, braham mane, et tolleos
lo dió & Agar", lo poso sobre su espalda, fe panera et utrem aquae,

T. Heb. ¿Qoiqii hubiera dicho i Abraham que Sara criaria hijo* con sá le.
che? Y lin embargo, yo le he dado an hijo en ea vejes.
9. Estas palabras, eam /«Me Jttis n o, no están en el hebréo, peso el con­
texto conviene con ellas; v ademas están en la versión de los Setenta, j ae leían ea
las Biblias ordinarias desde el tiempo de Ban Gerónimo.
Ibid. Lá palabra hebrea que la Vulgata expresa por ludentem, puede significar
h acción dé' osar bttílas y chantas injuriosas. B a la epístola de Ban Pabí* á to a
tSilatas se dioe qoe' Ismael perseguía A Isaac [ir. 99.]. La peneooáoM e n da
garlas é insultos, ¡ jl palabra hebrea n a no se asemoja a tas que podieraa sig­
nificad perteguir, mas etk griego no es difícil conftuidir el verbo qoe significa btir-
16 con el que equivale á pertiguió, de lo f r t piído provenir el equivoco del co.
}W a : in b ee MnábtM Mm ém eidosj y et segundo ee el qtte ae hatta en «1 Úx-
t» S «a Pablo, '
J . 11.1 Heb. lit. pareció muy malo.
* • 13. Heb. Qoe todo lo qae Bara te ha dicho aoerca de tu esclava y del hi­
jo 4* esta, no te paresia malo; haz lo que ella te ha dicho.
' V . 13. Egta palabra está én él sartatTtano y en el griógb.
Ibid. lia palabra magno* no está en el hebrto, pero se halRPen el gftejo de
w* Setenta. ‘ 1 1 1 •
v . u . Batas palabras están o » « I to n to J M i t verdón 4o lo* üMtaft*.
, 149
estragó su hi» y> 1* despidió". pila, ha- Ante» de £
iw t iN w . W*W*V ^ toewfr sal¿4q < U ¡a < m « 4* AAraAmfc,a*da. gi<¡# ?uk«
4ÍWGft t t m W » ba errante en el desierto, que te &pi4 4es yw>
abusset, e<r»bp¿ ip wJin púa de Bersabee".
{jff¿Í9P> í * *
&UMP». m &W k ,-lftj’ X Ubicado*» acabado el «gg&qw;
wtí^a eq©l adw, ¡mtvd nvrftgo kA gw y
é f f t . i m m . iWfeft» A<* h m á • » ab&mientoQUB b *p m *V *
ttW .# (W D !H qiVWjilM a ^ p r k i p ) 4 « w i r , J a tó i«ii,4 q 6 slU
erant a su hijo recostado bajo de uno de loe ár-
M p s " ^ fea^ia, «Uí. . ,
Id E t abiií» «edim^& J6, ge ptep d« él á diaUnoi^dfl v»,tú*
mgkm& propul quas#¥R deilge^i, y #e soqtó, «fronte dioie#do: No
pota* w n » ÍBcere, A* y&é morís $ n > i^ . Y lev*nUu)do bu ▼«* en
tifreiwwi tyo« videbo »]i lugw efr.qw fM*ab», j a lada w üwnta de
nyanqBtfu» puenuy: *t él, se puso ¿ llorar,
sedens conUá, l#vavit vo­
cea» su»ip etftevit- ;
17. Exaodivit aulstn 17. Mas Dios oyó la voz del joven qm.
D e » vocee» pueii: rp- flo*wiaUmbien, y un ángel de Ojos llamó
9l*itapi0 Aagefcw Dei4n i Agw de. pmtc dpl ciplo» y W dije: Agutí
8 r de /C*do, diceo* Wt»é h*ce*f Noteena*, poique Díq* ba «do-
uid agís Agar? noli ti- la voz del muchacho del lugar en qpeestá,
m<9(e: exaudivit epim
Dqus vocem pueri de Ion
eo in quo est.
1&. $úrge, talle ptie- : 18. levántate, y . toante por la mano;,
fuw, et teee ingaum il- «ttúfci#* porque yo,l« bMé ge& de uaa gvao
bus: quta in gentem n»^ sacion,
nam faciam eum.
1& Aperwtque ©cutos 19. Al mismo tiemgo W q* le «brujos
*«• Itewe; quae video* ojo?» y eHa,p®rcihi6 u? pMo llpw>d#,<pgu8*
flVTMn efjuae, abiit, et) fue á él, llenó bu odre y dió de beber al
ipíplerit ujran, dedkqve jóven.
puero bibere.
.20. EtfiMt 9vate9¿qpü> 20. Dios" lo asistió^ ,habiendo crecida
crevit, et moratus est habitó en los desiertos, haciéndose un rao-
ib BolÁudue. ffcgtus^ue zo'- diedro en ümc c «n «l ana»,
est «venia safttiyiui)»" ¡
i 1
. 14. Ijos Setent* itjraon; U puao á fu kqo «obre l u M ptldu. La pahVn
tra^MÜf a o e « t » . * « el hrtc<a Faro Iamael no M ta l» y » en «dad de aer pueato ao-
ta la a ,m a ld a a . de A g *r,.p po**, pwfiu*Ue * l ««ttid o d t la VuIgpU.
Aid. . Sata acción teni » on aixi^ficado oculto y en qae ae descubre el mieterio dq
k reprobado □ de loe M i i f i . Sai IVUó noa advierte que Sara aimboUiaba ú h
Ifieaim y A f i r i la S in a fo n . Iamael á loe Judio* inorédalo* é laaao 4 lo* fie-
lea Judioe 6 (entilea. Btm7 u . 7i ‘ 8. tfoi. ir. S4. t t *tqq. ■
Uid. Veaae adelante F . 31. y 39.
? . 15. Loe 8eta«ta.y J¡peefiean>i*|id*» del abeto, ja. pelaban ii>>rea naxU aqal^U
mayor p ota da. Va* a*ree intárpnta* 1& aniieadai de árbalaa en fanersU d de al.
fn o» imki ó.a^ul(M.<<
9# T V o lf. lit. E t fnit. E l texto hebreo, el d* lo* SatanU y aln aoa e j e »
|Taire litiana «ftatfan l W '■’
iW . B heb. no rti*» jiw'on'a
Í44 LIBHO DEL «fn ilS .
Antas de la. 21. El habitó en d desierto de Faran", 91. Habitwitque in de»
mht'rulnr ? 80 nM^r® *®'ca9^ <*>*» nna moger de ta arito Pharan, et accepit
I890i tierra de Egipto. 8)i mater aua uxorem de
tena dEgypti. '
23. Por aquel tiempo Abimelec, acom* 23. Eodem tempore di*
panado de Ficol general de tos armas, vi- xit Abimelech, et Phi-
Ito á decir & Abraham: Dios está contigo col princeps exercitus
en cuanto haces; por lo que yo quiero ha- eius ad Abraham: Deus
cer alianza contigo y solicitar tic amistad, tecum est in universis
quae agis.
Sup. xx. 13. 23, Júrame pues" aquí por Dios, que *3. Iuraergo per Deum,
no me haré» daño", ni & mí, ni 6 mis hi- ne noceasraihi, et poste­
jos, ni á mi descendéncia; sino" que me lis rneis, stirpiqve ineae:
tratarás & mí y & este país en que ahora sed iuxta miserieordiam,
vives como peregrino, con la bondad con qoam feci tibi, facies mi»
que yo te he tratado. ni, et terrhe ié qua veb-
satus es advena.
24. Abraham le respondió: Te lo ju- 24. Dixitque Abraham:
raré. - Ego iurabo.
25. Y dió sus quejas á Abimelec por la -36. Et increpavit Abi-
violencia con que algunos de los criados melech propter putetun
de este le quitaron un pozo que él habia aquae, quem vi abstü*
abierto. lerant servi eius.
26. Abimelec le respondió: No sabia yo • 26. Responditque Abi*
que se te había hecho esta injusticia: tú melech: Nescivi quia fe-
no me lo habias advertido, ni yo habia oído cerit hanc rem: sed et
hablar hasta ahora de esto. No debepues tu non indicasti mihi, et
servir de obstáculo para que me concedas la ego non audivi praeter
amistad que te pido con empello, y de quo hpdie.
que te suplico me des alguna prenda.
27. Dió pues Abraham á Abimelec- ove- 37. TuUtitaqne Abra
jas y bueyes, é hicieron alianza mótua. ham oves et do ves,- et
dedit Abimelech: percas-
. seruntque ambo foedus.
28. Abraham separó siete corderas sa- 28. Et statuit Abraham:
cadas de su rebaño, septem agnas gregis seor-
sum.
29. Y le preguntó & Abimelec: ¿Qué sig- 38. Cui dixit Abime*
niñean esas siete corderas que has apar- lech: Quid sibi volunt
tado? septem a^n&e istae,qoas
«tare fecisti seorsum?
30. T 6 recibirás, le dijo Abraham, de 30. At iüe: Septem,' in-
rai mano esas siete corderas para que me quit, agnas accipies do
31. El desierto de F u in está ea la A n bii> Petisa.
» . 33. Esta p tltb n eatá en el hebréo.
Ibid. Heb. lit. Qoe no mentirá», eato ee, qoe no enghftaráa. 1
U . : L e partícula m i falta en el hebréo, -pero eatá e a ¡ ol aamifcitaao.
Í r. 35. Loa poioa no eran eoaa «le poca importancia, en i f a l pus donde e l
am a ea .sanamente rata.
w. 37. Eatoa ánimalea podían ser' ó gajes de la promesa de Ahraham 6 t í o .
time» qoe debían sacrificarse ea confiimaoioa de la eHeim.
CAPITULO XXI. 145
(B8DU mea: ut sint mifai sirvan de testimonio de que yo he abierto Antes de fe
in testimonium, qaoniain era cronoló­
este poso." gica vulgai
eso fodi puteum istum. liS i
31. Idcirco vocatus est 31. Por eso aquel lugar fue llamado
locus üIq Bersabee: quia Bersabee (pozo del juramento), porque allí
ibi uterque iuravit. juraron ambos,
32. Et inierunt foedus 32. E hicieron alianza cerca del pozo,
pro puteo iuratnenti. que se llamó por lo misrao pozo del jura­
mento".
33. Surrexit autem A- 33. Abimelec se fue luego con Ficol,
bimelech, et Phicol prin­ general de sus ejércitos, y volvieron al pais
ceps exercitui eius, re- de los Filistóos. Pero Abraham" plantó un
versique sunt in terram bosque" en Bersabee, 6 invocó en este lu­
Palaestinonim. Abra- gar el nombre del Señor Dios Eterno."
haru vero plantavit ne­
mas in Bersabee, et in»
vocavit ibi nomen Do-
niini Dei aetemi.
34. Et fuit coionus ter­ 34. Y peregrinó largo tiempo como ex-
ree Palaestinorum diebus frangen ea el pais de los Filistéos".
multis.
- 30. Laa cíete orejas aon nn presente para servir de testimonio según la coe.'
tambre de aquellos antiguos tiempos en que usaodose ménos la escritura, se valían
de monumento* sensibles para conservar la memoria de los contratos, pactos &c.
* . 32. Heb. hicieron, pues, así aliansa en Bersabée.
* . 33. E l hebreo lleva al veno siguísate el nombre de Abraham qoe la Vulta-
ta coloca aquí.
Ibii. E l bosqne de que se habla era ana especie do templo, según ls anti­
fu s costumbre de los primeros tiempos. Vease la Disertación tobrt lot ttmphot i t
lot antiguos, al frente de loe últimos libros de los Reyes.
Jbii. Heb. Y el nombró 4 este lugar con el nombre del Señor, que es el Dioa
Eterno. Por muchos p&sages de la Escrituro, se ve que en semejantes ocasiones
ee daba al monumento que se erlgia en ellas, nn nombre que significase el mo.
tira por que se había hecho. Gen. u n . 47. Exod. xvii. 15. Judie, vi. 34.
* . 34. Es decir, en la Arabia Petrea, donde los Filisteos poseían entónces la
ciudad de Geraro. Sup. xz. 1. Infr. zzvi. 1.

CAPITULO XXII.
Sacrificio de Isaac. Dios reitera sus promesas 4 Abraham. Enumeración de loe hi­
jos de Nacor, hermano de Abraham.

1. Q u a e postquam ge­ 1. D m p o e s de esto Dios probó á Abra- 18T0.


sta sunt, tentavit Deus hain, y le dijo: |Abraham, Abraham"! Abra- %¡¡dith- vut
Abraham, et dixit ad ham le respondió: Aquí me tienes, Señor.
eum: Abraham, Abra­
ham. At Ule respondit:
Adsum.

1. £sta repetición no está en el hebréo; pero si en el friego de los Se­


tenta, y vuelve i encontrarse en el W. 11.
Ante» de u % Dios anadió: Toma á tu hijo único 2. Ait illi: Tolle filiara
- " T 16* ^sac * qn'en tonto amasf\ y ve á la tierra tuum unigenituai, quera
* cy vS r queteUumará bien pronto déla Vision',y diligis, Isaac, et vade
allí me lo ofrecerás en holocausto sobre uno in terram vigionia: atque
de los montes que yo te mostraré". ibi ofTeres eum in holo-
caustum super unum
moDtium quern monstra-
verp tibi.
3. Abram se levantó pues ántes del dia", 3. Igitur Abraliam de
aparejó su asno, y tomó consigo dos cria­ nócte consurgens, stra-
dos y á Isac su hijo que tenia entónces vein­ vit asinum Buuin, duoens
ticinco años", y habiendo cortado la lena secuta dúos iuvenes, et
para el holocausto, se fue al lugar que Dios Isaac filium suum: cuñi­
le había señalado. Caminó dos dias, que concidisset ligna in
holocaustum, abüt ad lo­
cura quern praeceperat
ei Deus.
4. Y al dia tercero levantando los ojo», 4. Die autem tertio, e-
vió de léjos el lug^r, levatis oculta, vidit lo-
cum procul:
5. Y lleno de confianza en las promesas 5. Dixitque ad pueros
de Dios que debían cumplirse en la perso­ suos: Expeciate hic cura
na de aquel hijo," dijo á sus criados: Aguar­ asino: ego et puer illuc
dadme aquí con el asno, que yo y mi hijo usque propcrantes, post­
subiremos arriba con presteza*, y despues quam adoraverimus, re-
de haber adorado, volveremos al punto há­ vertemur ad vos.
cia vosotros
6. Tomó también la leña para el ho­ 6. Tulit quoque ligna
locausto, la cual cargó sobre su hijo Isaac, y holocausti,et imposuitsu­
él llevaba en las manos el fuego y el cu­ per Isaac ñlium suum:
chillo". De este modo caminaban juntos, ipse vero portabat in
manibus ignem et gla.-
dium. Cumque dúo per-
gerent simul,
9. El texto hebreo está concebido en términos san mas patéticos: T ora»
■hora a tu hijo, a tu hijo único a quien tienes cariño, toma a Isaac.
ibid. Heb. lit. en la tierra de Moriah. Moriah significa visión, y aun visión de
Dios. Se crée que Dios dijo a Abraham se pusiera en camino y fa&se por un
cierto lado hasta el lugar que debia designarle: y que el lugar que le designó
es la montaña que despues de este acontecimieato tomó el nombre de Moriah, y
en la cual so fabricó despues el templo de Jcrusalen. 2. Par. m. 1. En el aa-
maritano en lugar de mokih, Moriah, se lée HORAU que significa simplemente vt.
«ion. Parece que los Setenta leyeron iuoh, tlevada.
Jbid. Heb. que yo te diré. Este es también el sentido de los Setenta.
T 3. Heb. desde el amanecer. Es la misma expresión del cap. xxi. " 14.
Ibid. Se croe comunmente, sobre el testimonio del historiador Josefa, que Isaac
tenia entónces veinte y cinco añes. Algunos antiguo* Hebréo» le dan treinta, J
aun treinta y siete.
T 5. Abraham, dice San Pablo, ofreció a Itaac por la fe, persuadido de que
Dios podria resucitarlo despuos de su muerte. Heb. xi. 17. 19.
V 6. Lo que la Vulgata llama aqai gladiu», puede traducirse per culter, an co­
chillo propio para degollar una victima. Las Hebréos se servían de esta clase de
cuchillos, ya partí degollar animales, ya para certar la carne en la coñuda, ya tam­
bién para otro* woe.
c a m t d u o xxn. I4T
7..Diíit Isaac patrisuo: 7. Cuando Isaac dijo á su padre: ¡Padre Antas de la
era cronolii.
Pater mi. At ille res- mió! Abraham le respondió: dQué quieres hi­ gica vulraf
pondit: Quid vis fili? Ec­ jo? Aquí están, dijo Isaac, el fuego y la le­ 1870. '
ce, inquit, ifnis et ligna: ba; ¿donde iestá la victima" para el holo­
ubi est victima bolócau- causto?
Bti? .
8. Dixit autem Abra­ 8. Abraham le respondió: Hijo mió, Dios
ham: Deas, pdovidebit si- cuidará de proveerse la víctima que deba
bi victiman* holocausti, ofrecérsele en holocausto. Continuaron pues
fili mi. Fergebant ergo caminando juntos.
pariter:
9. Et ▼enerunt ad lo- 9. Y llegaron al lugar qne Dios había
cum qnem oslenderatei mostrado" á Abraham; levantó allí nn al­
Deus, in quo aedifica- tar,. acomodó Iq lefia encima de él, ató des-
vit altara, et desuper li­ !>ues á su hijo Isaac y lo puso sobre la
gna composuit: eumqae ena colocada encima del altar, sin que Isaac
dligasset Isaac íilium hiciese resistencia alguna.
num, posuit eum in al­
tare super «truena ligno-
rom.
10. Extenditque ma- 10. Extendió inmediatamente la mane,
num, et arripuitgladium, y tomó el cuchillo para sacrificar á su hijo,
ut immolaret íilium que con todo su corazon se ofrecía ti mismo
suum. 6 Dios.
11. Ec ecce Angehw 11. Mas en aquel instante, el ángel del
Domini de. cáelo clama- Señor clamó desde el cielo: Abrahám, Abra­
▼it, dicens: Abraham, A- ham. El cual respondió: Aquí me tienes.
braham. Qui respondit:
Adstim:
12. Dixitque ei'.: Non 13. Y anadió el ¿ngel: No extiendas
extendas manum tuam tu mano sobre el muchacho, ni le hagas
super puerum, ñeque fa­ mal; porque" yo conozco . ahora que tú te­
cías ílli qüidquam: nunc mes & Dios, pues no has perdonado á Iq
cognovi quod times hijo único" por obedecerme.
Deum, et non peperci-
>ti unigénito filio tuo pr<^-
pter me.
.13. Levavit Abraham 13. Abraham levantando los ojos ál cie­
oqoIos saos, vidltqüe post lo petra dar gradas á Dios, y volviéndolos
tergum arietem inter ve- luego hácia atras,v'¡6 á su espalda" un car­
pres haerentem comibua, nero que se habia enredado por las astas
quem assumcns obtulit en un zarzal", y habiéndolo cogido como la

F 7. L t palabra hebréa qoa aquí ae traduce por victima, significa usa oveja,
4 no cordero, 0 un eabrito.
f 9. Heb. Había dicho.
f 19. Gata partió lia e*tá «n el hebréo j en loa Setenta.
Pt'd. Heh. lit. Pues no m* has substraído i tu hijo, i tu hija único.
1 13. En lujar de peet tergum, se lée solo en el hebréo t u , poet, en ca­
j o lagar el samaritano dice a k d unum, j loa Setenta leen asi: viditque arietem
uumm; t ¡6 nn carnero.
JU i. L a palabra habrta significa los rana» ealaxadaa de wpioas y 4a t am la*.
Antee de la víctima que el mismo Dios le proporcionaba, holocaustum pro filio.
°fr®c>6 en holocausto en lugar de su
^ 1870. hijo".
14. Y dió á aquel lugar un nombre que 14. Appellavitque no»
significa, el Señor ve. Por lo que hasta el men loci ilKus, Dominas
día se dice: El Señor verá sobre el monte, videt Unde usque ho-
porque Dios habia visto ató la obediencia die dicitar. In monte Do-
de Abraham y la sumisión de Isaac". minuB videbit.
P t en 0 El ángel del Señor llamó á Abra- 15. Vocavit autem An­
Eccií. íur. ham desde el cielo por segunda ve«, y gelus Domini Abraham
21 et le dijo: secundó de cáelo, dicens;
. 16. Yo juro por mí mismo, dice el 8e- 16. Peí memetipsum
h T * 7Si 3 nor/ » <?ue Pues has ejecutado esta acción, y juravi, dicit Domiaos:
17 r' ’ por obedecerme no has perdonado á tu quia fecisti hanc rem,
hijo único", et non peperasti filio tuo
unigénito propter me:
17. Yo te bendeciré, y multiplicaré tu 17. Benedicam tibi, et
descendencia como las estrellas del cielo multiplicabo semen tuam
y como las arenas que están sobre la ribe­ «cut stell&s caeli, et ve*
ra del mar. Tu posteridad poseerá las ciu­ lut arenam quae est in
dades de sus enemigos, que yo le entregaré!'-, littore maris: possidebit
semen tuum portas ini*
micorum suorum,
Smp. xu. S. 18. Y todas las naciones de la tierra ae- 18. Et BENED1CENTUB in
*Tin. 8. rán benditas", en el que nacerá de tí, porque semine tuo omnes gen*
FJ&1?.1;.4, tú has obedecido mi voz. E l hijo que yo tes terrae, quia obedisti
35. te daré, será para todos los pueblos la fuente vocr meae.
de la gracia y el autor de la salud".
19. Y Abraham volvió á encontrar á sus 19. Re versus est Abra­
Áa. w. 35. criados, y todos regresaron juntos á Bersa­ ham ad pueros suos, a-
bee, en donde habitó. bieruntque Bersabee si-
^ 1 3 . Hay mache* raigo* de Mtnrjania ontre laa circunstancia* del sacrificio
de Isaac J las de la muerto de Jesucristo. Y San Pablo indica esta aeinejanza cuando
dice, que Abraham recobrando á Iiaac, lo recibió como una figura y una parábo­
la. Hfb. xi 19.
y 14. Heb. Y llamó á ente lugar con un nombre que significa, el Señor
eerá Tuto, porque él dijo: Hoy será visto el Señor «obre e*ta montaña; te recono­
cerá en lo qnt "hoy ha sucedida tobrt e»t» monte, el mitterio de Dio» humanado, qut
hecho ncúma por i m d n talud boj» la mano de tu Padre, tobmivirá á tn tacrijici».
f 16. Vüaao lo que dice San Pablo aobre este pasage en la epístola á loa He-
bráot t i . 13. 16. y aig.
' Ibid. Heb. Y que tú no me ha* substraído á tu hijo, á. tu hijo único. La ex-
prenon ame, no está en el hebréo, pero si en el samaritano: lo* Setenta y l t Vol-
g*ta la suponen, y ella ce encuentra en el * 12,
• V 17: Lit. Tu posteridad poseerá las puerta* do so* enemigos; Ptteer la» jmer.
tat de tui enemigot, puede significar gobernar ó jnxgar á so* enemigo*, aer señor
de ello*, porque antiguamente los juicio* ae pronunciaban en la* puerta* de la*
eiudade*. El cumplimiento literal de e*ta* profecía* se rió despues de la conquis­
ta del país de Ion Cananóos, de los Moaliitas, y de los Ammonita* por le* Hebréo*.
Pero con mas perfección despues dei establecimiento de la Iglesia, caando todoe
loe paises del mando quedaron sujotot a Jesucristo.
■ f IB. Heb. lit. Se bendecirán.
Ibid. E t benedicentmr in ttmine tuo omntt genttt ten*. El verdadera aentido da.
este pasage es qoe todos los pueblos del mando serán benditas « a Jesucristo, eo-
«io lo advierto el Apóstol. CW. ut. 16.
mui, et habitavit ibL Ante* da U
20. Hiela ha gestis, nun- 20. Despues de esto, se dió noticia áera cronoló. ’
giea vulgar'
tiatumest Abrahaeqaód Abraham, de que su hermano Nacor ha* 1870;
Melcha quoque genuis- b ia tenido muchos hijos de bu muger Melca.
set filios Nachor fratri
800 ,
21. IIus primogemtnm, 2!. Has el primógenito, y Bus, herma­
et Buz fratrem eius, et no de éste, y Camuel padre de los Siro«,
Camuel patrem Syro-
ratn,
22. Et Cased, et Azau, 22. Y Cazed y Azau, Feldas también,
Pheidas quoque et Ied- y Jfedlaf.
lapb,
23. A c Bathuel, de quo 23. Y Batuel de quien fbe hija Re-'
aata est Rebecca: octo beca. Estos son los ocho hijos que Nacor,
istos genuit Melcha, Na* hermano de Abraham, tuvo de Melca su
chor fratri Abrahae. muger.
24. Concubina vero il- 24. Una segunda muger que Se 11a*
lius, nomine Roma, pe* maba Roma, le parió también á Tabee,
perit Tabee, et Gaham, Qaham, Thaas, y Maaca.
et Thahas, et Maacha.
t SI. Heb. Camuel, padre de A n m . Lo« Sirios ó Araméos ton descendientes
ds A n m , hijo de Sem (Sup. z. 33.). Pero se puede decir que Camuel fue padre
de loa Camiletos en Capad ocia, loe cuales tomaron el nombre de AraJnéo* ó de Si.
rm, de A n m , hyo de Camuel.

CAPITULO XXIII.
Muere Sara, y Abraham compra una cueva para enterrarla.

1. Y i m autem Sara 1. H a b ie n d o vivido Sara ciento veinte


1859.
eentum▼igintiseptem an­ y siete añas",
tis.
2. Et mortua est in 2. Murió en la ciudad de Arbee", la
eivitate Arbee, quae est misma que Hebron, en el pais de Canaan,
Hebron, in térra .Cha­ y Abraham vino para llorarla y hacer su
man: venitque Abraham daelo" por muchos dias según costumbre/'.
nt plangeret, et fleret
ean.
7 1. Se lée en el hebréo: E t fm ti nurt vitm Strm ..... j m í vita Sara. Esta es
*1 principio y el fin del vprso: poede presumirse que son dos lecciones diferente»,
be- cuales se reducen a estas palabras: E t facti tua( san» * itm Sara.
■ T 2. Heb. Ea Cariath-Aiíé, llamada asi porque era la andad de Arbi qua ftie
padre de .En&e, da quien deaoeadieron los girantes llamados Enaeía*, eatre las cua.
les, Arbe su símelo se distinguió siempre (Jo*, m . 15. zv. 13. 54. XX. 7. xxi. 11.).
El samaritano dice en CariatJt-Arbe cerca dal valle. Loa Betanta, en Cariaüv-Ar­
be, que está en el valle.
Ibid. Parece qué Abraham no habitaba entónces en Hebron, sino en Bersabéa,
< £ «sr. XXII. 19.).
Aid. Parece que el duelo ordinario era de sieta diaa. Véase la Difrtatioa sr-
iré Ja* JvMtaits, al frente del Ecleáisúco, iom . xn.
ISft UBM DH oáHttfS.
Ante* da la 3. Y habiéndose levantado acabadas es­ 3. Cumque surrerisftot-
ara cronoló.
sica vulgar
tas ceremonias fúnebres, habió á los hijos ab officio funeris, locu-
‘ 1858. ' de Hetli", diciendo: tos est ad filios Heth»
dicens:
4. Yo soy forastero y peregrino entre 4' Advena eum et pe~
vosotros; concededme derecho de sepultura" rcgrinus apud vos: dat»
eji medio ^e vosotros, para que pueda enter­ ius sepidchri vobh»
rar á la persona que se me ha muerto, yt'quo, cum, ut sepeham mor-
está delante de nú". tuuoi meucn.
5. Los hijos de Het le respondieron: f?6". 5. Responderuut filii
Heth, dicentes:
6. Escúchanos señor: Tú eres entre no­ 6. Audi nos domine,
sotros como un gran príncipe": entierro en princeps Dei es apud
nuestros mejores sepulcros á la persona que nos: in eleotis sepulchris
se te ha muerto; que nadie habrá que pue­ nostris sepeli mortuum
da impedirte" colocar en su sepulcro á tu tuum: nullusque te pro-
difunto. hibere poterit quin in
monumento eius sepelías
mortuum tuum.
7. Abraham habiéndose levantado, ado­ 7. Surrexit Abraham,
ró" al pueblo de aquella tierra, esto es, á et adorevit populum ter-
los hijos de Het, para manifestarles su rae, filios videlicet Heth;
gratitud,
' 8. Y les dijo: Si gustáis dé que yo en­ 8. Dixitque ád eos: Si
tierro á mi difunto que está delante de plaoét animae vestrae ut
mis ojos", esculiadine, é interceded por mí sepeliamm ortu u m meum,
can Efron, hijo de- Seor HeteoK, audítenme, et intercedí*
te pro me apud Ephron
filium Seor:
9. A fin, de que me dé la cueva doble" 9. Ut det mihi spelun-
que tiene á lo último de su campo, y me cani düplicem, quam ha-
laceda delante de vosotros por su lugítiipo bet in extrema pule a-
valor, y se haga de esta manera propia mia^ gri suii pecunia digna
para hacer en ella un sepulcro. tradat eam mihi coram
Vobis ¡n possessionem se-

^ & Loa habitante! de Hebron ■oA llamado* aquí hijas da Het, eé decir, Releo*»
descendiente» de Het, hijo de Cansas. Supr. z. 15.
Heb. La posesion de un sepulcro.
Itid. El hebréo añade esta* palabra*, á faeie mea.
T 5. Esta palabra está en el samaritano y en el griego de los Setenta. Se ha­
llan también vestigios de ella en el hebréo, en el que se lée l o , ei, por La, m ;
quiere decir: N o es esto-Jo q o e re tis b * haeet; norátrtm queremoe cencederte mas
d# lo que pida*. La m i ezpresicm *e repite en el t 11. y en e! 7 15. en igaal*
sentid*.
f 6. Lit. U n ' principe da Dioa. La Escritura junta: frecoentenente el nombre
4e Dioa a las coaa* cuya ¡prandexa quiere ponderar, anuo en otras idiomas ae ana
el epíteto de ditino. ■■
Jüd. Heb. Nai ta impedirá. >
T 7. Véase atras el cap. zvm. * 2.
T 8. BI Hebréo aSadeiaqnl también i facie me*. Supr. W 4.
Ibid. Esta palabra está en el samaritano.
í 9. Heb. Su caverna de Maephelah. MaepMah, significa doble; pero parees
qae este e n el nombre del lugar donde estaba esta- «averna, btf. W '17. y 19.
pulcfarí. Antee d e ja
10. Habitabat autem 10. Pero Efron estaba en medio de los•ra cronoWt.
gica vulgar
Ephron in medio fíliorum hijos de Het", y respondió á Abraham de­ 18H .
Heth. Responditque E- lante de todos los que estaban reunidos á la
phroD ad Abraham cun- puerta de la ciudad, y le dijo:
clia audientibus qui in-
grediebantur portam ci-
vitatis illius, dicens:
11. Ncquaquam ita fíat, II. No señor, mió, esto no será asf; sino
domine mi, sed tu mar mas bien escucha lo que te voy á decir: Yo
gis ausculta quod lo­ te cedo el campo y la cueva que está en
quear: Agrura trado tibi, -él, eo presencia de los hijos de mi pueblo;
et speluncam, quae ia entierro allí á tu difunto.
eo est, praesentibus ü-
liia populi mei, sepeli
mortuum tuuin.
12. Adoravit Ahruhain 12. Abraham hizo una profunda reve­
coram populo terrae. rencia delante del pueblo del pais,
13. Et locutus est ad 13. Y dijo á Efron en presencia de to­
Ephron circunstante ple­ dos: Ruégote que me oigas": Yo te daré el
be: Quaeso, ut audi as valor del campo, recíbelo y despues enter­
me: Dabo pecuniam pro raré mi difunto.
agro: suscipe eam, et sic
sepeliam mortuum meum
in eo.
14 Responditque E> 14. Efron le respondió: Nál1:
phron:
15. Domine mi, audi 15. Oyeme, señor mió: La tierra que me
me. Terra, quam postu­ pides, vafe cuatrocientos sidos de plata77:
las, quadringentis siclis Este es el precio de lo que tratamos entre
argenti valet: istud est los dos; ¿pero qué cantidad es esta para
pretium inter me et te: que yo la reciba de tí? Entierra allí á tu
sed quantum est hoc.? se­ muerto, y me darásgusto en no pagarme.
peli mortuum íuum.
16. Quod cum audisset 16. Oído esto por Abraham, hizo pesar
Abraham, appendit pe- en presencia de los hijos do H«k el d«oe*o
cuniam, quam Ephron que Efron le habia pedido", cuatrocientos
postulaverat, audientibus sidos tle plata de moneda buena y cor-

f 10. Heb. Estaba sentado en medio de lo» hijos de ftet, & fuienei Abraham
tibiaba.
t 13. El hebreo pone aqui: Si tu ei, audi me, 6 Si tu utinam midió» me! re­
ñí en lugar de lo, ei, 6 j-u, utinam, ee lee en el samaritai|o L)t> mihi. El sentido
m pues: S i tú mihi, audi me: Si'estás en n i favor, •seilcfcam*. Loe Setenta/que
bisa le iqinno, tradujeron ;,Pue» estás e » ai- fa yoiy ewftofcuffH»
f 14. Esta palabra está, en el samaritano y en el griego de los Setenta. En
«1 Tiebreo sp leo LO, ei, pó^ l a , non, como en el t 3.
T 15, Ocrea de aoisciéntus einouértta libras fifcmeosá». "(Ciento veinte1f dos p i­
so» trea ro&les.)
* 16, Heb. HUo pesar- la pljUa que Efrqo. habia- dicho en, presencia de loa hi­
jo* de Het. La expresión penar la plata, manifiesta el uso antiguo de entregar la
plata por peso, antes que el valor do cada pirxa ostuviese fijado por la marca <jue
me ¡a pase despues. El mismo siolo no- era mas qae - una eepeoie de peaov
153
An te» de U riente". filiis Heth, quadriagen­
ere cronoló to» sidos argenti proba-
fie s vulgar
tae monetae pubíicae.
17. De este modo el campo que habia 17. Confirmatusque est
sido de Efron, en que habia una cueva do­ ager quondam Ephronis,
ble, mirando hácia Mambre", fue entrega­ in quo erat spelunca
do á Abraham, tanto el campo como la dúplex, respiciens Mam­
cueva, con todos los árboles que estaban al bre, tam ipse, quám spe­
rededor, lunca, et omnes arbores
eius in cunctis terminú
eius per circuitum,
18. Y fue asegurado como una propie­ 18. Abrahae in posses­
dad á Abraham, en presencia de Jos tnjoe sionem, videntibu» filiis
de Het, y de todos los que entraban por la Heth, et cunctis qui in-
puerta de aquella ciudad". trabant portátil civitatis
illius.
19. Abraham enterró, pues, & su muger 19. Atque ita acpelivit
Infr. xxxv. Sara en la cueva doble del campo que mi­ Abraham Saram uxorem
97.
ra á Mambré", donde está la ciudad de suam in spelunca agri
Hebron en el pais de Canaan. duplici, quae respiciebat
Mambre. Haec est He­
bron in térra Chanaan.
20. Y el campo con la cueva que esta­ 20. Et confirmatu8 est
ba en él, fue de esta manera entregado á ager, et antrum, quod
Abraham por los hijos de Het, para que lo erat in eo, Abrahae in
poseyera como un sepulcro que le pertene­ possessionem monumen-
cía legítimamente. ti á filiis Heth.
T 16. Heb. de píate que corre entra loe comerciante*. Este e* también el «en-
tido de loi Setenta.
17. Heb. el campo de Efron que Mtaba en Macfelah delante de Mambré.
f 17 y 18. Aqui ae ve el modo antiguo de contratar. La venta y el convenio
M hacian en prewncia del pueblo y de lo* anciano*: se entregaba el precio, y a*
daba la poaeaion.
T 19. Heb. *n la caverna del campo de Macíelah delante de Mambré.

CAPITULO XXIV.
Abraham envía á Meeumtamia al ma7ordomo de in casa & pedir á Rebeca por
e*po*a pare Iiaac. Él criado de Abraham pide y obtiene á Rebeca, y la tras
comigo.

1866. 1. P i r o Abraham era viejo y muy avan- 1. E r a t autem Abra­


sado en edad, teniendo ciento cuarenta culos", ham senex, dieruroque
y el Señor lo habia llenado de bendicio- multorum: et Dominus in
nes en todas las cosas, y colmádolo de toda cunctis benedixerat ei.
clase de bienes.
2. El dijo, pues, al mafe antiguo de sos 2. Dixitque ad servum
♦ 1. Iaaac tenia caarenta «fio*. Infr. xxr. 90.
fcAPtTtíLO tXIV. 153
WtbBfeni dotnus stfae, domésticos" que tenia el gobierno de toda Antes data
era cronoló­
qui praeerat ómnibus su casa: Pon tu mano debajo de mi muslo", gica vulgar
quae nabebat: Pone ma- ■185R.
Dum toam subter fémur
m eu m ,
' 8 . ' Ut adiurem te per 3. P&ra tomartejuramento*'por el Señor
Dominum, Detmr caeli Dios del cielo y de la tierra, de que eti
et terrae, ut non accipias la comition que voy & encargarte de solí-
nxorem filio meo de fi- citar una espota para mi hijo Itaac, no to-
*iabuB Chananaeorum,in- marás ninguna de las hijas de los Cana-
er quos habito: - - néos, entre quienes habito, para casarla con
tni hijo;
4% Sed ad terrera et 4. Sino que ¡hte al pais donde están
iognationem meamprO- mis parientes, para tomar allí la que ha de
icwcaris, et inde accipias ser muger de mi hijo laaae.'
txoreift filio meo Isaac.
& Respondit servus: Si 5. Su criado le respondió: Mas si la mii-
■ohierit mulier Venire ger no quiere venir á este pais conmigo,
Bsecum in terram hanc, ¿quieres que yo lleve á tu hijo al lugar de
puntquid reducere debeo qae sáliste?
filium tuum ad loGum, de
quo tn egressus es?
6. Dixitque Abraham: 6. Abraham le dijo: Guárdate de llevar
Cave nequando reducás allá jamás á mi hijo,
filium meum illuc. Sup. xii. Ti
XTI11.18. XXI
T. Dominas Deus caeli, 7. El Señor, el Dios del cielo qüe me 18.
qui tulit' me de donlo ha sacado de la casa de mi padre y del In fr. xxvi. 4
patria mei» et de térra pais de mi nacimiento, que me ha liabla-
bativitatis meae, quilo- do y jurado, diciendo: Yo daré esta tierra
cutos est mihi, et iuravit & tu descendencia, enviará él mismo su án-
nri^i, dicens] Semini tuo gel delante de tí, para que de dlli traigas
dabo terram hanc: ipse á la que ha de ger muger de mi hijo,
mittet Angel um suum
coram te, et accipias íh-
de uxorem filio 'meoi
8. Sin autem mulier no- 8. Si la muger no quiere seguirte, és-
Juerit sequi te, non te- taras libre de tu juramento"; pero de nin-
Seberis iuramento: filium gun modo lleves á mi hijo allá,
meum taútüm ne reducás
jfluc.
♦ 2. Stitiarem (ttefe. ttntm) Almas tua. Algunos creen <jue este tttsmbrt infli.
ea ménos la edad qne la cuaüdad. Véase adelante el cap. l . v 7. Se crée que
-asta anciano de la ¿asa de Abraham es Eliezer, de quien se Ka hecho irisación
«o el cap; x r W 3.
- M i . En toda la Escritora no >s halla siho a Abrafaam y a Jaedb qufe hayan
•Mirado de este nodo, ano a su criado, y otro á stá hijo, a fwner la mano ba­
jo U draslo pará proniniciar tul jómnanto. Algunos padres 6 intérpretes piensan
qoa esta es nna adckm misteriosa, por la cual los dds patriarcas exigiail eí jutamén.
io en nombre dsl Mesias qae debia salir de su fandlia.
w 3. Este es el sentido de] hebréo: nt jv rtrt te facíaw; y esto és lo qne la
V o l a t e encierra efl está expfesion concisa: iit adjitrem ti.
* 8, E l .hebrto dice á la létra: haocent erit i juramenta Hu6, ¿onlo dice la rul>
gatean el w 41: /amrnU ¿rú a máUdietiam mea.
TOM. I I . 20
154 LIMBO BEL OÉJTÜS1S.
Antes de la 9. El criado puso pues, la mano bajo el 9. Posuit croo servo#
era cronoló­
gica vulgar
muslo de su amo Abraham, y se ligó con manum sub femore A»
1856. juramento á hacer lo que le habia man- braham doraini sui, et
dado. iuravit illi super sermone
hoc.
10. Al mismo tiempo tomó diez carne- 10. Tulitque decem ca«
líos del ganado de su amo, y llevó consi- melos de grege domini
go de todo? sus bienes", y se puso en ca- sui, et abiit, ex onimbos
mino para Mesopotamj», hácia la ciudad bonis eius portaos secum,
de Haran donde vivía Nacor". profectusque perrexit in
Mesopotomiamad urbem
Nachor.
11. Llegado al anochecer cerca de un 11. Cumque camelos
pozo fuera de la ciudad, al cual solían ve- fecisset accumbero extra
nir & aquella hora á tomar agua las mu- oppidum iuxta puteuB)
geres, y habiendo hecho descansar á sus aquae vesperé, tempom
camellos'7, dijo á Dior. quo solent mulierds egre-
di ad hauriendam aquam,
dixit:
12. Señor, Dios de mi amo Abraham, 13. Domine Deus do*
ásfsteme", te suplico, en este dia, y sé mini mei Abraham, oc-
propicio para con Abraham mi Señor. curre, obsecro, mihi ho-
die, et feo miaericor-
diam cuar domino meo
Abraham. ■
13. Aquí estoy cerca de esta fuenta, y 13. Ecce ego sto propfc
las hijas de los habitantes de esta ciudad fontero aquae, et filiae ht-
vendrán ‘ á sacar agua bitatoram huios cnitatig
egredientur ad haurien­
dam aquam.
14. Que la doncella á quien yo diga, 14 Igitur puella, coi
Baja tu cántaro" para que yo beba, y ella ego dixero: Inclina hy«
me responda: Bebe, y yo daré también drism tuam ut bibanu
de beber á tus camellos, sea la que tú has et iUa responderit, -Bibe,
destinado para tu siervo Isaac; y por este quin et cameUs tais da»
medio" conozca yo que has sido propicio Dopotaanipsaest, qoam

^ 10. Heb. todo lo que había de mejor en la cata de sa amo. Esto* presea,
tes escogido* entre lo mas precioso de la casa de Abraham, eran p an la dote de
la esposa de Isaac, según la costumbre de aquellos tiempo* j países en qae «1 *s>
poso dotaba a la qae 'había de **r sa muger.
Ibid. Él historiador Josefo asegura que toda la familia de Tare *e trasladó 4*
Ur de Caldea a Haran de Maaopotamin. Supr. xi. 31, Y el contexto praehaqiN
en efecto la ¿ciudad de JJacor en Mesopotamia e n Haran. Infr. xxiz. 4. 6.
. 7 11. Heb. lit. habiendo hecho doblar las rodillas 4 sos camello*. Etto* ani>
males descansan sobre sus rodillas dobladas. •
f 13. El hebreo puntuado dice a la letra: Haime encentrar, haz qae ye tes*
ga un feliz encuentro. Pero con otros pantos, 6 quitándolos todos, las !*•
tras Haas, pueden significar igualmente: F e » i a i tucunln, -vfp dtlanU .4* «rf,
asísteme.
7 14. La palabra hebrea significa en general ana n r u 6 na otatsn fin ftt
M r agua, vino, &c.
Ibid. Se le* en al W tr*e n , is es, por n * T , M k*f,
c a p it u l o n iv .‘ . 153
«fraepensti servo .too ¿ Abraham" mi ama Ante» de la
era crOnolá.
Isaac: et per hoc iatelr cica Tulga»
Ugam quod feoens mi' 1655.
aeneortkam cum domi-
so meo. 15. Apenas habia acabado .de hablar
15. Necdúm intrá ge de este -modo dentro de sí misnup", cuan*
Verba eompleverat, et tío descubrió á Rebeca, hija de Batuel,
ecce Rebecca egredie- hijo de Melca, muger de Nacor, hermano
batur, filia Bathuel, filij de Abraham, que llevaba sobre su espalda
Melchae uxoris Nachor un cántaro lleno de agua.
fratris Abraham, habens
hydriam in scapula sua:
16. Paella decora nimia, 16. Era una joven en extremo agra-
virgoque pulcherrima, et ciada y doncella hermosísima, todavía vír-
iacognitaviro: descende- gen^, y habia venido á la Atente"; y lléna­
la! autem ad foatem, ct do su cántaro* se volvía.
knpleverat hydriam, ac
tevertebatur. .
17. Occurritaue ei ser- 17. El criado de Abraham sallándole
na, et ait: Pauxillum al encuentro, le dijo; Dame á beber un po-
aqaae mihi ad bibenduan co del agua que llevas en tu cántaro,
praebe de hydria tua.
18. Quaeretpondit:Bi* 18. La eusd k respondió: Bebe señor
be domine mú celenter- mío; y bajando su cáhtaao é «diñándolo
que depoemt hydriam su* sobre su' craso", le dió de beber.
per nban sarta, et de*
«kt ei potum.
19. Cumqve ilk bibisset, 19. Y luego que hubo bebido, añadió*
adiecit: Quin et camelia Voy á sacar agua para vuestros camellos,
tais bmariam aquam, do* hasta que todos hayan bebido,
toe cancti bibant
20. Effiindensque hy* 20. Al punto" y vaciando el cántaro en
driam in caoalibus, re- los dornajos, corrió al pozo para sacar otro,
ourrit ad puteum ut y lo dió luego á todos.los camellús.
hauriiet aquam: et hau-
stam ómnibus camelia
dodit 21. Entre tatito e1 criado de Abraham
21. Ipse autem contera- la, cdntemplaba en silencio", deseando sor
plabatur eam tacitus, bet- si el Señor habia hecho feliz su via-
_ sebe volens uteum pro- j$, ó q6.
* q>enuo iter suum fecis-
aet Dominus, an non.
W 14. . B1 samaritano y lo* Setanta lo nombran.
▼ 15. EsUa palabrts tatra m , do están en el hebreo; peto están el nm&rk
▼ en la versión de loe Setenta. Et hebreo lae expresa en el ^ 45.
* 16. Heb. y Setent.' E n une jaren may bermoea; ella era virgen, &c.
: Heb. B1» 'T ¡ io a la fílenle.'
* 18. Heb. sobre tn mano.
V tO. El hebreo: teUtiterqwe tffttáit; os ldgtr de lo «mal ol Rimari tuno repite
•eltriMfifw iepomtt, qne ataba de Yeree en el » 18; es decir, qne se lee «111 vth h
« drfiimit, en lujar de t t i * , tt efltdit.-
* 21. Heb. eeUOa enteramente admirado do ella, y no decía nada.
156 MBmo m e i m i i .
Antes da la 22. Luego pues, que loa camellos hu­ 22. Postquaid autemü<
ara cronoló.
fic a vulgar
bieron bebido, el hombre sacó unos pen­ berunt cameli, protuiit
1855. dientes de o t o " que pesaban dos sidos", y vir inaures aureas, ap-
adornó con éUos su rostro", y le puso en pendentes sidos dúos, et
las manos" dos brazaletes que pesaban diez"; armillas totidem pondo
siclorutn decém.
23. Y al dárselos, le dijo: ¿De quién eres 23. Dixitque ad eam:
hija? ¿Dime, te suplico, hay en la casa de Cuiua es filia? indica mi­
tu padre lugar para alojarnos"? hi: est in domo patris
tui locusad manendum?
24. Ella respondió: Yo soy hija de Ba- 24. Quae respondí Fi­
tuel, hijo de Melca y de Nacor su marido. lia suum Batbueliv filij.
Melchae, quem peperit
ipsi Nachor.
25. Hay en nuestra casa, añadió ella, €25. Et addidit, diceoK
mucha paja y heno, y bastante" lugar pa­ Paleas!» quoque et foe*
ra alojarse. ni pfairimuin est apud
nos, et loeus Bpatiows
ad manendum.
26. El hombre hizo una profunda in­ 26. Inclinavit se homo,
clinación, y adoró al Señor, et adoravit Dominum,
27. Diciendo: Bendito sea el Señor Dios 27. Dicens: Benedicta*
de Abraham mi amo, que no le ba retirado su Dominus Deio domini
misericordia, según la verdad de susprome­ mei Abraham, qui pon
sas, y que me ha conducido derechamente abstulit. m«encordara
á la casa del hermano de mi señor. et veritatem suam ido*
mino meo, et recto itmera
me périduxit io : dómiun
fratrís dbmini mei.
28. La joven corrió pues, & la casa dé 48. Gucqrrit ¿taque puel*
su madre", y fue ¿ decirle todo lo que ha­ la, et nuntiavit in do*
bia oido. muin matris suae omtua
quae audiecat. <■
29. Pero Rebeca tenia un hermano 11a- 29. Habebat autem Ra*
^ 9 2 . EH términe bebrao significa en general pendiente^ »ean de orqjas. de n*-
tiz, ó de frente, wsun el u*o de los Orientales. Parece que se usa aqui en •*'*
Ultimo sentido: Este hombre tacó un pendiente de en; y en el f 47: Yo le p***
te pendiente sobre el metro. Este es el sentido del hebreo. Váaae la Dmertto**
bre lot vertido* de lo* Hebrfoe, al frente del Eclesiástico, tom. zu.
Ibid. Heb. que pesaba un beca, es decir, un semisiclo.
Ibid. Estas palabras están en el samaritano: et potuit tuper faciem ejus. _ _
Ibid. Esta palabra, et manibu*, está en al hebreo y «n la versión de los Seten­
ta. En Tt 47 recuerda estas circunstancias.
Ibid. Heb. dos brazaletes de diez piezas de oro. Se entiende el sirio que en
el peso mas común. El siclo de oro valia cerca de onde libra* franoeaW, J ^®ee
sueldos (dos pesos nueve granos).
¿ 23. Eirta palabra está en el hebreo j en loa Setenta. • .
J 25. La palabra tpatio*u* no se expresa en el hebreo.
* 28. Todo el contexto de la relación da lugar a creer qne Batuel su pui*>
habia muerto. Es verdad que en el verso 50, la Eearitnra nombra a Batuel <*>n
Laban; pero en todo lo que sigue no se habla da los hermanes ni de la muir* “•
Rebeca; lo cual persuade qne Batuel nombrado en este lugar ron Laban, e n tan*
bien hermano >tn Rebeca. E l historiador Joedfo asegure que Batuel, padre de
beca, habia muerto.
■ c A rm n o xxvr, 157.
becca fratrem nomine mado Laban, que salió al punto á encon­ Antes de la.
era cronoló­
gaban, qui festinus egres- trar á aquel hombre cerca de la fuente", gica vulgar
sus est ad hominem, ubi 1855.
erat fbns.
30. Cumquo vidiaset 30. Y habiendo visto. ya los pendien-
inaures et almillas in tes en las orejas", y los brazaletes en las
manibus sororis suae, manos de su hermana, y oyendo al mismo
et audisaet cuneta verba tiempo lo que el hotnbre le habia dicho,
referonds: Haec locutus vino á él estando cerca de la fuente jun-
est mihi homo: venit ad to á sus camellos,
virum, qui stqb&t iuxta
camelos, et prope ibotem
aquae:
31. Dixitque ad e.um: -31. Y le dijo! Entrti, bendito del Señor,
IngredereibenedictQ Do- {por mió permaneces «fuera? Yo be poepa-
mini: cur foris 8tas? prae- rado la casa y lugar para tus camellos,
paravi domum, et locum
camelia.
32. Et introduxit eum 32. Y al puqto k> hizo entrar en la ha*
in boepitiufin: ap destra^ bitacion": descargó sus camellos, les dió pa-
vit camelos, deditque pai ja y heno, é hizo lavar los pies á aquel
leas et foeoum, et aquam nombre y á los qoe -habian- veaido con él.
ad lavancos pedes eius,
et virerum qui venerant
eum ea
33. Et appositus est in 33. Al mismo tiempo" so le puso de
conspectu eius pañis- Qui comer. Pero él les dijo: Yo no comoró has-
íüt: Non comedacn, do- ta que os haya propuesto lo que tengo que
nec loquar sermonea deciros. Podéis hacerlo, le dijo Laban: No-
neos» Respondit ei: Jjó- ¡otros os escuchamos.
quere. , ¡
34. At. ille: Servus, in- 34. Entónces él les habló de está, mane-í
quit, Abraham sum: ra: Yo soy criado de Abraham:
35. Et Dominus benej 35. El Señor ha colmado á mi amo de
dixit domino meovaldé, bendiciones, lo ha hecho grande y r k o ;
magnificqtusque est: et le ha dado ovéjas y bueyes, plata y oro,'
dedit ei oves et boves, esclavos y esclavas, camellos y asnos,
aigeotuo) et aunim, ser-

89. En el hebréo no están ligadas tsl estafe dos {rases; parres que la segunda
M ti -traspuesta, y perteneoe al vérso siguiente; poique es de presumir que fio fuá
la ootioia de la muerte de su hermano, lo. que movió á Laban para ir a encon--
trar a aquel hombre. E l hebréo dice: E t cucurrit Laban ad virum foro* n i fin -
tesis esto parece que tiene su lugar en el Terso-siguiente inte* de E t cénit ad.
simsA Ae. L » conjunción et esti expresa en el hebréo.
JÍ". 30. Heb. el pendiente. Vease « 1 1 . 92.
"fr. 33. Vulg. l i t In kotpitium. Heb. tn domum.
V . 93. Esta es el sentido dol samaritano donde se lée viokm, et pomtv» tit.
El hebréo dice irregulármente m s > , que se explica también en' el mismo «eDti-
do. Loa Setenta leyeron VMM, et ponit, que parece mas toatunl. Laban despees de
haber hecho lavar los pies a los reoien Tenidos, les dhJ de comer.
Ibid. Se lée en el samaritano n u a v , E t dixtntnt. Pero el hebréo di<*o ruMit,
E t dixit.
Antas de U voa et añedías, eaftfek»
era cronoló. et amnos.
(rica vulgar
1655. 36. Sara, muger de mi amo, le dió un 36. Et peperit Sara uxor
hijo en su vejez", y mi amo ha dado á este domini mei fiiium do­
todo lo que tiene. mino meo in senectate
sua, deditque illi omoia
quae babuerat
37. Y él me ha hecho jurar" en su 37. Et adiuravit me do-
presencia, diciéndome: Prométeme que no minuB meus,dicens: Non
tomarás ninguna de las hijas de k » Cana- accipies uxorem filio
néos, en cuyo, pais habito, para casarla con meo de filiabus ’ Chana*
mi hijo. naeonim, in quorum tér­
ra habito:
38. Sino" que tú irás 6 la caaft de mi pa­ 38. Sed ad domtini pa­
dre, y tomarás de mi parentela una muger tris mei perges, et de
para mi hijo. cognatione mea accipies
uxorem filio meo.
39. Y diciendo yo entónces á mi amo: 39. Ego vero respondí
¿Mu ei ella no quiere venir conmigo? dwnirtomeo: Quid si no*
loérit venire meeusa
mulier?
40. El me respondió: El Señor delante 40. Dorainns, ait, ia
de quien ando, enviará contigo su ángel, y cuius conspecta ambulo,
te guiará en tu camino", á fin de que tomes mittet angelum sanmte*
Eara mi hijo una muger de mi familia y de cum, et diriget viam
i casa de mi padre. tuanu aocipiesque kxo-
rem filio meo dé cogna*
trono mea, et de dome
patria mei.
41. Si llegado á casa de mis parientes, •41. Innocens eris áma-
ellos rehusaren Jo que tú le»pidas, no es­ ledictione mea, cum ve*
tarás obligado á tu juramento . noria ad ' propinquo»
meos, et non dederitit
tibí.
43. Yo llegué pues hoy cerca de la fuen­ 42. Veni ergo hodie ad
te, y dije á Dior. Señor Dios de Abraham fontem aquae, et d«c
mi amo, si tú has sido mi conductor en el Domine Deus dottiñú
camino que hasta aquí he seguido'4, mei Abraham, « diren-

36. Loa Setenta lée®: cuando él e n v'rejo. Asi se baila en el samanta»*»


y es conforme a lo dicho en el cap. xxi. 7 . 2 y 7., quiere decir, V, tjutt **
Juffir de b, tus.
f 37- Ee la misma expresión del T , 3. adjuravit, por jwrarr fteil.
T . 38. Este es el sentido del samaritano y de los Setenta. En el hebréo as
lée am la, « r i , en lugar de ci ah, ttd; es deoir, que los copistas hebréos omitiaraa
ei, y confundieron la palabra siguiente al, ad, con la partícula la, ***•
7 . 40. Hebr. Y hará tu viaje feliz: la misma expresión del » . M . ■
T . 41. Lit. Estaris exento de mi maldición. El hebréo lo repite dos Tsoee, »■
ñriéndolo la primera a lo dicho en el verso anterior: Tú tomaría para nú hijo w *
mujer de mi familia y de la casa de mi padre, y entónoes estarás lifcro <*•
maldición. Si habiendo ido a mi familia no se te conoide lo que pidas, s#M»o,B
también estaris libra de mi maldición.
7 . 43. Heb. Si favoreces el viaje que yo emprendí.
it) viam meam, in qua Antei.de.U
era cronoló­
ounc ambuk), gica vulgar
43. Ecce 8to iuxta fon- 43. Aquí me tienes cerca de esta fuen­ 1855.
tem aquae, et virgo, quae te. Haz que la joven aue venga á sacar agua,
egredietur ad haurien* y á quien yo diga, Dame una poca de la
dam aquam, audierit á agua que traes en tu cántaro para beber;
toe: Da mihi pauxjllum
aquae ad bibendum ex
hydria tua:
44. Et dixerit mihi: Et 44. Y que me respondiere, Bebe, y yo
ta bibet et camelis tuid voy & sacar también para tus camellos, sea
hauriam: ipsa est mulier la que el Señor ha destinado para muger
q u a i n praeparavit Do­ del hijo de mi amo.
minas filio domini mei.
45. Dumque haectacj- 45.: Miéntras yo pensaba dentró de mf
tiiB meoum volverem, ap- mismo de esta suerte, vi aparecer á Re­
paruit Rebecca vcnieris beca que trafsrun cántaro sobre la espalda,
cum hydria, quam por­ y que habiendo bajado á la fuente sacó agua
taba! in scapula: descen- de ella? y le dije: Dame un poco para
ditque ad fontem, et beber del agua que llevas en tu cán­
hauat aquam. Et aio ad taro11.
eam: Da mihi paulolum
bibere
46. Quae festínans de- 46. Ella al punto bajando la vasija de
posuit hydram de hu­ la espalda, me respondió: Bebe tú, y yo voy
mero, et dixit mihi: Et & dar también de beber á tus camellos.
tu bibe, et camelia tuis Bebí pues, y ella abrevó mis camellos.
tribuam potum. Bibi, et
adaquavit camelos.
47. Interrogavique eam, 47. En seguida le pregunté y dije: ¿De
et c Ú : Cmus es filia? quién eres hija? Ella me contestó, que era
Quae respondit: Filia hija de Batuel, hijo de Nacor y de Melca
Bathuelis sum, filij Na* su muger. Yo le puse pues pendientes en
ehor, quem peperit éi sus orejas para adornar su rostro" y bra­
Melcha. Suspendí ¡taque zaletes en sus brazos.
¡Baures ad ornandam fe­
dera eioB, et armillas
posui in manibip eius.
48. Pronusque adoravi 48. Luego postrándome profundamente,
Dominum, benedicens adoré y bendije al Señor Dios de Abra­
Domino Deo domini mei ham mi amo, que me condujo por el cami­
Abraham, qui perduxit no recto, para tomar la hija del hermano
loe recto Hiñere, ut su- de mi amo, y darla por muger á ¿upropio
metem filiam fratría do* hijo.
aüni mei filio eius.
49. Quamobrem si faci- 49. Por lo cual, si verdaderamente de-

45. E l hebréo die* w lu u it e : Da miki biberr, el u m v iU n o repite l u at-


■roáeum del r . 17.
47. Hak. Y * te paaa MU p e a le n » «otee «I rortr». Veaae Ul « oU « * r » '
D i-»..
160 U fiR O DEL O Í KSBIS.
seáis ser benéficos con mi amo, decídmelo; tis miseticordiatn et Vé*
era cronoló­ y si habéis resuelto otra cosa, hacédmelo ritatem cum domino meo*
gica vulgar
1855. saber igualmente, á fin de que tome otro indícate mihi: sin autem
. camino. aliud placet, et hoc dicí-
te mihi, ut vadam ad dex-
tram, sive ad sinistram.
50. Labañ y Batuel respondieron: Dios 50. Responderuntque
es quien habla en esta ocasion; nosotros Labún et Bathuel: A
no podemos decir cosa alguna, sino lo que Domino egressus est ser-
es conforme á su voluntad", mo: non possumus ex­
tra placitum eius quid-
<quamaliad loqiii teciim.
51. Rebeca está á. tu disposición; lléva­
- 51. En Rebecca Coram
la contigo, para que sea muger del hijo de te est, tolle eam, et pro-
tu amo, conforme lo ha declarado el Señor. ficiscer*, et sit uxor filij
domini tui, sicut locutus
est Dominus.
52. Habiendo oido esta 'respuesta el 53. Quod cüm audisset
criado de Abraham, se postró en la tierra, puer • Abraham, proci-
y
adoró al Señor. dens adoravit in terram
Dominum.
53. Sacó luego alhajas'7de oro y plata, 63. Prolatisque vasia
y preciosos vestidos, los regaló á Rebeca, argentéis, etaureis, ac ve-
y ofreció también presentes á sus hermanos -stíbus, dedit ea Rebec-
y á. su madre. cae pro muñere: fratri­
bus quoque eius et ma-
tn dona obtulit
54. Y habiendo hecho un convite, per­ 54 Inito convivio, ve-
manecieron allí comiendo y bebiendo juntos. scentes pariter et bíbe li­
Al dia siguiente el criado levantándose tem­ tes manserunt ibi. Sur-
prano, les dijó": Permitidme que me vuelva á. gens autem mané, locu­
mi señor. tus e9t puer: Dimitte rae,
ut vadam ad dominum
meum.
55. Los hermanos y la madre de Re­ 55. Responderuntque
beca le respondieron": Que se detenga con fratres eius et maten
nosotros la muchacha, á lo ménos diez dias", Maneat puella saltem
y despues se irá. decem dies ápad nos, et
postea proficnoetur.
50. Heb. lit. N o podemos decirte ni mal ni bien, tfaik tenemos que decir
tabre feto; no podemos sino sujetarnos i la irdsn de Dio*.
T . 53. Bajo el nombre de vasos se entienden generalmente Iu alhajas, loe ador­
no* y demu regalo* que Eliezer hizo a Rebeco.
T . 54. Heb. Ellos comieron, y bebieron él y *ui gentes, y púaron la n a c í».
A la mañana siguiente ae levantaron al amanecer, y 41 dijo. .
V . 55. Heb. tiamr, E t dixit. El samaritano tiahru, E t dixerunt.
Aid. Heb. lit. Dies ®el decem. En el aamaritano dice de an modo irregular
m ía EDa, dies mensem; lo que ha dado lugar de sospechar que debería leerse i h
imim, ' mensem diemm: ó mas bien, iniumationem dierum, como se lée en el cap.
xxix. t . 14. para significar mensem. Porqué en hebréo el nombre ane, me», s i*,
mifica renovación, con respecto a la renovación de la lana y de los días que si­
guen a esta rsroluoion; de manara que «a estilo hebraioo una renovación do diaa « * « a
56. Nolite, ait, me re* 56. Os suplico, repuso ei criado, no me Antes de la
tiñere, quia Dominus di* detengáis mas, pues el Señor me ha con* era cronoló..
gica vulgar
rexit viam roeam;. <b- ducido en todo mi. camino": permitidme 1855.
mittite me ut pergam vuelva á mi señor, para comunicarle cuanto
ad dominum meum. ántes el feliz éxito de mi comision.
57. Et dixerunt: Voce- 57. Ellos dijeron: Llamemos & la jóven,
mus pnellam, et quaerar y explorémos su voluntad.
ñus ipeius volúntatelo.
58. Cumque vocata ve- 58. La llamaron pues; y luego que vino
nisset, sciscitati sunt: Vis le preguntaron: ¿Quieres irte con este hom-
iré cum homibe Uto? bre? Iré, respondió ella.
Quae aiu Vadsnn.
59. Dimiserunt ergo 59. La dejaron pues ir acompañada de
easa, et nntricem illius, su ama de leche, con el criado de Abraham
Krvumque Abraham, et y los que lo acompañaban.
comités eáifc,
60. Imprecantes pro- 60. Y deseando toda suerte de felici-
mera sorori suae, atque ~dades & Rebeca, le dijeron; Tú eres nuestra
«ficantes: Soror «ostras», hermana; crece en mil y piil generaciones,
crescas m milla milla, el y domine tu posteridad las ciudades de sus
possideat semen tuum enemigos".
portas inunieonun suo*
rain.
61. Igitur Rebeeca, et 61. Rebeca y sus doncellas subieron
poellae Hlius ascensis cbt pues sobre los camellos, y siguieron al hom*
melis, secutae sunt vi* bre enviado de Abraham, qae con grande di-
rom: qm festinus rever- ligencia volvió á casa de sti amo."
iebatur ad dominum
num.
Eo antera tempo- 62. En aquel tiempo, cuando el mayor- Sup.xr1. 14.
re deambulabat Isaac domo llegaba, Isaac se estaba paseando en
per viam quae ducit ad el camino que lleva al pozo llamado del que

Ma, Parece, puta, qve ae confundid a ipq, iitntmaíionem, con ¿sor, decem, y que
w p&adió en el hebreo, ó ae omitió yn e l.eámaritono la partícula quo la Vul-
pta expresa por taltem y loa Seteijt^'por qvoei. Esta partícula propiamente sig-
njioa t ili y loa defensora dal 'tifbiéa pretenden que se toma aqui como entre
lee' Latinos cuando dicen dCá m7 decevi,' para decir taltem decem diet. Entro los Lati-
W w l tamario en eate aaptido, pa*ece derivado da aeli», como «i te dijera die* t í
mú, decem; u í en el hebréo J/|. (^rttcuIa, Ati> Jomada en eete sentido podría de-|
Ónne de abh, detideff^re, cojjip *e djjpra diet,' tifdetiderat, decem. El sentado
Mriapóea: Que la jóven pe^maua^tca con nosotron algunos dias, diez, si tú lo dp-
W*«¡ ee decir, solapante d¡M, ^ tú. dpeéu:no diferirlo mas. Esto conviene bien
md eleen tido da la vulgata jr de los'¿Setenta, y ha sido moa flicil omitir osta
partícula en el samaritano que 'añadirla ’ en el hebréo. La trasposición de la pa-
U n rae en el samaritano, insinúa que no es aquella la verdadera lección, sino
« w sata palabra requiere otra que debia estar también despues de diet. En fin.
aitx < iu son mtaee largos que un mea, y ea probable que a esto se redujese
la ntídoa.
* . 56. Heb. ha hecho mi viaje feliz.
60. U t. qae vuestra posteridad posea laa puertaa de sus enemigos. Vease
la acia sobra el 7 17. del cap. 39. É l hebréo dice, shaio, Eorum qui oderunt
•Dad; pal» ae lée en el samaritano, aibiu, inimicanm nerum, como en el cap.
xni. F. 17.
W. 61. Heb. que habiendo recibido a Rebeca, se fue.
TOX. II. 21
162 LIBRO SEL dÉN&SIB.
Antea de la vive, y vé," porque habitaba en la tierra Puteum, cuius nomen eit
• n cronoló- de Canaan, del lado del mediodía. Viventia, et videntis: ha­
fio* Yuigir
1855/ bítabat enim in térra
australi:
63. Y habia salido al campo para 63. Et egressus fuerat
meditar", declinando ya el día: y levantando ad meditandum in agro,
los ojos, vió venir de léjos á los camellos. inclinatá iam die: cina­
que elevasset oculos, vi-
dit camelos venientes
procul.
64. Rebeca habiendo visto también á 64. Rebecca quoque,
Isaac, bajó de su camello, conspecto Isaac, descen-
dit de camelo,
65. Y dijo al criado: ¿Quiénes aquel 65. Et ait ad puerum:
hombre que viene por el campo & nuestro Quis est ille homo qui
encuentro? Es mi amo, le dijo él. Mas ella venit per a^ram in oc-
tomó al punto su velo, y se cubrió para eursum nobis? Dixitque
manifestar tu modestia, su sumisión y ei: Ipse est dominusmem.
pro/undo respeto". At illatollens citó pal-
Ihun, operuit se.
66. Entre tanto el criado fue á decir á 66. Semia autem cía-
Isaac todo lo que había hecho respecto & cta, ouae gesserat, nar-
Bebeco. ravit Isaac.
67. E Isaac entónces le introdujo en el 67. Qui introdoxit eam
pabellón de su madre Sara, y la tomó por in tabernaculum Sane
muger; y fue tanto el afecto con que la amó, matris suae, et accepit
que mitigó el dolor que le habia causado eam uxorem: et in tan-
U muerte de su madre". tum dilexit eam, ut do-
lorem, qui ex moite ma-
tris eius aociderat, tem­
peraret.

Tt 09. Heb. fa u o acababa de llegar del polo üameic el Paca i d que rnx y su w
(4 que vive y todo lo re). Este es el poco carca del cual tuvo Agar ana visión. 8*pr.
xti. 7. 14. En lugar del hebréo kboa, ■ nenienio, se lée en el samaritano laoia, i»
ietertum, y los Setenta leyeron asi. E l sentido será pues: Habiendo venido búa
en el desierto ceroa del poxo del qae vive y lo ve todo. La partícula in, juxiu, que
■e halla expresa en el gneg d, ha desaparecido tynto en el samaritano como en el
hebréo.
T 63. Puede ser que en lugar de u m , a i meditandum, deba leerse uro,
ntertendum; y él salió del desierto p an dar vosIta por los campos.
W 65. Véase lo que se ha dicho de este velo en la Dittrtacion tobrt lot ee#-
t i i a * de I n Hebréo*, al frente del Eclesiástico, tom. XII.
T 67. fféb. El la amé, y se consolé de ú muerte de mi madre. Hábil cerca
de tres años que Sara *ra muerta. (Supr. sxut. 9.)
CAPITULO XXV.
Abraham toma por muger i Cétura. Enumeración de los hijos nacidos da esta
matrimonio. Posteridad de Ismael v m muerte. Nacimiento de Esaú y de Ja­
cob. Esaat vende i Jaoob sa dereoao de priuogenltan.

Antea da la
1. A b k a h a m vero a* 1. A b r a h a m , deseando tener muchos hi­ era cronotó.
liam duxit uxorem no* jos para aumentar el número de los adora­ gica vulgar
mine Ceturam: dores del verdadero Dios, tomó aun otra 1853.
muger llamada Cétura,
2. Quae peperit ei 2. La cual le dióá Zamran, Jecsan, Ma­ 1. Pát. i. 32.
Zamram et Iecsan, et dan, Madian, Jesboc y Sué.
Madan, et Madian, et
leaboc, et Sue.
3. Iecsan quoque ge* 3. Jecsan engendró á Saba y á Dadan.
nnit Saba et Dadan. Fi- Los hijos de Dadan fueron Asurim, La­
ln Dadan fuerunt Awu- tusim y Loomim.
rím, et Latusim, et Loo*
mim.
4 At vero ex Madian . 4 Los' hijos de Madian, fueron Efa,
ortos est Epha, et Opher, Ofer, Henoc, Abida y Eidaa: todos estos
et Henoch, et Abida, et fueron hijos de Cétura.
Eidaa: omnea hi fiiii Ce­
bóme.
5. Deditque Abraham 5. Abraham dió á Isaac su hijo" todo
cañeta quae possederat, lo que poseia.
Isaac:
6. Fiiiis autem concu- 6. Hizo también presentes á los hijos
binarum laigitus est mu* de sus otras mugeres", y ántes de su muer­
sera, et separavit eos ab te los separó de su hijo Isaac, enviándo­
Isaac filio tuo, dum ad- los á Cedmot1 en el pais oriental, esto es,
huc ipse viveret, ad pla- á la Arabia Petrea, que está al oriente
gam orientaJem. de Gerara y de Bersabee, donde el vivia
entónces.
7. Fuerunt autem dies 7. Todo el tiempo de la vida de Abra­ 1030.
ñtae Abrahae, centum ham fue de ciento setenta y cinco anos.
aeptoaginta quinqué an*
m.
^ 5. Eetm palabra esti en el samaritano.
* 6. Lit. Concubinas, es decir, mugeres de segundo órden; lo que podría su­
poner qoe Abraham tomó a Cétura deepuea de haber despedido a Agar, y bajo
4 mismo pie que habia tenido a esta viviendo Sara. A Cétura se. da tambieH el
nombre de concubina en los Paralipómenos. 1. Par. i. 33.
A ü Este nombra está en el hebréo: los Setenta tradujeron, al oriente: y co.
os esto se redaos al mismo sentido que las palabras siguientes, ad plagan orien-
feba, la Vulgata no ha expresado sino estas, suprimiendo lo demás como inútil,
fa o en «ala región oriental podia haber una ciudad llamada el Oriente, en hebréo
M u . E l historiador Joeefo, y después de él San Gerónimo, colocan a los hijos
dt Cétora en la Arabia Feliz «obre las costas del mar Rojo, al sud-este de Bersa-
n * y * Gerara.
164 l ib r ó s u t i n n s ,
Antea de la 6. Y faltándole las fuerzas, murió" en 8. Et deficiens mortuus
era cronoló­
gica vulgar una dichosa vejez, de edad muy avanzada, est in senectnte bona,
1620. y habiendo llegado á la plenitud de sus dias", provectaeque aetatis et
fue reunido á su pueblo". plenus dierum: congre­
gatusque est ad populum
suum.
9. Isaac é Ismael, sus hijos, lo lleva* 9. Et sepelierunt eum
ron á la caverna doble", situada en el cam- Isaac et Ismael filii sai
£o de Efron, hijo de Seor Heteo, en frente de in spelunca duplici, quae
Lambre, sita est in agro Ephron
filij Seor Hethaei, é re-
gione Mambre,
10. Que él habia comprado á los hijos 10. Quem emeral a fi-
de Het, y allí fue sepultado igualmente bis Heth: ibi sepultus
que Sara su muger. est ipse, et Sara mor
eius.
11. Y despues de su muerte Dios ben­ 11. Et post obitumíl-
dijo á su hijo Isaac que habitaba junto al Uus benedixit Deus Isaac
pozo llamado del que vive y ve. filio eius, qui habitabat
iuxta puteum nomine Vi­
ve ntis et videntis.
12. He aquí la genealogía de Ismael", 12. Hae sunt genera-
hijo de Abraham y de Agar Egipcia, es­ tiones Ismael filij Abra­
clava de Sara, hae, quem peperit ei A-
gar iEgyptia, fámula Sa-
rae:
13. Y estos son los nombres de sus hi­ 13. Et baec nomina fi-
1. Par. i. 29.
30. 91. jos, con los cuales fueron llamados sus des­ lioram eius in vocabulis
cendientes. El primogénito de Ismael fue et generationibus aús.
Nabayot"; los, otros fueron Cedar, Adbeel, Primogenitus Ismael»
Mabsun, Nabaioth, deinde Cedar,
et Adbeel, et Mabsam,
14. Masma, Duma, Masá, 14. Masma quoque, et
Duma, ^t Massa,
15. Adar, Tema, Jetur, Nafis y Ced- 15. Hadar, et Thema,
ma. et Iethur, et Napliis, et
Cedma.
16. Estos son los hijos de Ismaél y ta­ 16. Isti sunt fillii
les los nombres de sus castillos y ciudades", Ismaelis: et haec nomina
f 8. Heb. El espiró j murid.
Ibid. El Hebréo no dice dierum-, pero ee lée en loe Setenta y en el
taño, y la Escritura lo expresa con balitante frecuencia. Infr. xxzv. 99. et *W-
Ibid. Se lée en el hebréo ahiu, populo* ñor, pero en el samaritano, un),
luum tum, ea decir, que su alma fue reunida a su pueblo. De eite paaage ss dun.
ce ana prueba de la inmortalidad del alma. Véase la DietrUtdm tobrt la notan-
lexa del alma al fíente del Eclesiástico, tom. xii. La misma expresión se repita «n
el T 17. ^
f 9. Heb. A la caverna de Maephelak. Supr. ix iii. 9.
7 12. Heb. He aquí la historia de Ismael. Supr. vi. 9.
■v 13. 8e cree .que N&bayot fue podre de loe llamados Nabatéoa.
» 16. Heb. Y a sus parques. La palabra bebréa naora, que aquí se tndoos por
oppida, significa en siriaco pastoría*, parques ó cotos donde se tnciam ii Ut
xxv.
c a p it u lo 165 .
per castalia et eppida habiendo sido lo» doce gefes de sos pue» Antes de la
eomm, duodecim prin- era cronoló.
bkis, lot Arabes m e latieron de ellos, die* rica tu Ira r
cyes triboam suarun. éidot en doce tribuí. 1890.
17. Et faeti gunt aimi 17. Ei tiempo de la vida de Ismael, fue
vrtae lsoMefas cantum de ciento treinta y siete aAos, y faltándole 1772.
triginta septem, deficieas* las fuerzas, murió, y se reunió & su pue­
que mortuua est, et ap- blo.
poeitus ad populum
suum.
18. Habitavit autem ab 18. El pais en que habitó", fue desde
Hevila usque Sur, quae Hévila, tabre el Eufrates, hasta Sur, de-
reepich JSgyptum in* cierto que mira al Egipto, entrando en la
traeuntibus Assyrios: co­ Asiría"; y murió en medio de todos sus her
ram cunctis fratíibusjuis manos".
flbiit
19. Hae quoque sunt 19. Asimismo he aquí cual fue la pos­
generatíone* Isaac filij teridad de Isaac", hijo de Abraham: Abra-
Abraham: Abraham ge- ham, engendró á Isaae,
nuit Isaac:
20. Qui cum quadra- 20. El cual teniendo cuarenta años, to­ 1853.
ginta esset amorum, du- mó por muger á Rebeca, hija de Batuel,
xit uxorem Rebeceam Siró de Mesopotamia y hermana de La*
fifoun Bathueha Syri de ban.
Mesopot&mia, sororem
Laban.
21. Deprecatusque est 21. Isaac rogó al Señor por su muger"
Isaac Dominum pro u- porque era cstcnl; y el Señor lo oyó, dan­
xore ana, eo quód esset do á Rebeca la virtud de concebir.
sterilú: qui exaudivit
eum, et dedit conceptum
Refeeccae.
Sed colüdebantur Mas loé dos niños que tenia ton su 1895.

jas; y an hebréo paede dársele m lignificación. L u ciudades de loa Araba* « a an


mayor parte, no ion mas que tiendas armadas dentro de cierto espacio.
» 16. En el hebréo y en el aamaritano ae lée tbcxv, et iabitmemtL na* loa
Setenta han laido visen, tí habitavit, como lo expresa la Vulgata. E l oonjfxto mis-
* o del verso confirma asta lección.
Ibid. O mas bien parees que debe leerse: „Desde H<rila que ettá ttbat ti Ea.
frMm. y por donde se entra en la Asiria basta Sur, dttitrto que mira al %gipto.”
Lot descendientes de Ismael poseyeron todo el pais de oriente a poniente, desde
Hériia sobre el Eufrates hácia su oonfluencia con el Tigris, hasta el desierto de
Sur, situado hácia el oriente de Egipto, y que se extiende sobre el itamo que «apara
«1 mar Bojo del Mediterráneo.
Ibid. Heb. „Su tptrte cayó en presencia de todos sus hormanos." Según loa Se.
torta: „E1 habitó en-frente de todoa sus hermanos." Pareco que este pasage tkne re­
lación con lo qoe se lée en el cap. xvi t 19. „E1 habitará á la vista de todos sus
heneanos."L o s h ij os de Ianael tenian a los descendientes de Ifa ic al norte y al
fHáeato, y a loe hijoa de Cétura al oriente y mediedia. Acaso en logar de m ,
erridíl, de deitde vino en la Vulgata ebüt, debería leerae sai, kabiUvit, cacao di.
V 4 laa Setenta. Se hallará la misma palabra an este sentido en el cap, xxx. f 90.
■J 19. Heb. He aqni la historia de Isaac. 8upr. tu 9.
* 91. Heb. lit. en presencia de su muger. Acaso en lugar de lhck, >a em.
debaria'leerse im jt, pra,f iara, per ls enfermedad a qoe au m u er estaba
«**»■
Antea de la seno, luchaban" allí, lo que le hizo decir: íb atoro eiuB parvaü;
era cronoló.
gica vulgar
Si esto me habia de suceder, ¿para qué quae ait: Si «k mihifu-
1835. he concebido"? Ella fue pues ¿ consultar tunun erat, quid necease
al Señor, furt coneipareí Perrexit-
que ul consuleret Do-
Hunum.
23. Que le respondió: Lot gtfet de do» 23. Qui respondona ait;
naciones poderotat están en tu vientre, y Dtiae gentes sunt in úte­
y cuando lot des & luz, dos pueblos sal­ ro tuo, et dúo popuii ex
drán de tu seno, divididos uno contra otro: ventre tuo dividentur,
uno de estos pueblos sojuzgará al otro populusque popuJum su­
pueblo; y el mayor quedará sujeto al me­ peraba, et maior serviet
nor". minori.
24. Llegado el tiempo del parto, se en­ 24 Iam tempus palien-
contró madre de dos gemelos. di advenerat, et ecce
gemint in útero eius re­
perti sunt
25. El que salió primero era rubio y 25. Qui prior egressus
todo velloso como pellico", y fue llamado est, ruñis erat, et totus
Esau, {perfecto, porque trino al mundo cu­ in morem pellis hispi­
bierto de pelo como ten hombre maduro"). dos: vocatumque est Do­
El otro salió al punto, teniendo cogido el pie men eius Esau. Protinus
de su hermano, como si hubiera querido de­ alter egrediens, plantam
tenerlo y quitarle la ventaja de salir el pri­ fratría tenebat manu: et
mero; por lo que fue llamado" Jacob (tub- idcirco appellavit eum
plantador). lacob.
Otee xn. 3. 26. Isaac tenia sesenta años cuando 26. Sexagenariu8 erat
Matt. i. 2. Isaac quando nati sunt
nacieron estos dos infantes.
ei parvuli.
27. Cuando fueron grandes, Esaú se hi­ 27. QuibuB aduhis, fa-
zo diestro cazador él estaba continuamente ctus est Esau vir gnan»
1815. en los bosques y en los campos"; pero Jacob venandi, et homo agñ-
f 82. Parece qne puede entenderse el hebreo a la letra, como de dos atletas qae
se estrechan fuertemente lachando uno con otro.
Ibid. Heb. lit. Si tie, mí quid ittud ego?
7 93. Se vió el cumplimiento de eeta predicción en tiempo de David, dfe B».
lomon y de los Macabéos, en qne los Idumóos, descendientes de Esaú, el mayor
de los dos hermanos, quedaron sujetos a los Israelitas descendientes de Jacob, que
•ra el menor. Los padres advierten qne esta sujeción del mayor al menor, del mas
fuerte al mas débil, representaba a la Sinagoga y a la Iglesia, a los réprobos y
a los predestinados, y San Pablo nos da esta idea. Asm. ix. 11. 19. 13,
9 95. Heb. El primero que salió era todo rubio como ana capa cargada da pa­
lo (ó como un vestido de piel): :n mama pallii kiepioli; de donde vino la expre­
sión de la Vulgata, tn s trim ptllit hitpidut. Estos vestidos de pieles eran bastan­
te comunes, y se habla de ellos varías veces en la Escritura.
Ibid. Otros pretenden que el nombre de E*aú es derivado de una palabra tra­
be que significa cilicio 6 felá rojo.
Ibid. Este es el sentido del samaritano que usa la misma expresión respecto
de ambos: E t rocarerunt womrn ejtu Etau...... E t voenenaU asme* tjut Jacob. Ea
lugar de lo cual el hebreo diee del segundo: B t eseant nomo» tjut, sin qne pos-
da decirse a quién se refiera esté eses»it, vma¿; lo que prueba que en la lecoioa
del samaritano es preferible vicuuu, w w w m si, por «oeatem ort, como en espaAol,
se le llamó, por él fue llamado.
» 97. Los intérpretes adictos al hebréo, pretenden que loa términos del texto
qu« k han traducido por tom» «¿ricota, no siguiScaa vm labra4vt, lino na hoaJW
c a w t u io xxv. 167
cola: lacob autem vir era hombre sencillo, humilde y pacifico", Antea de la
era cronoló­
■imptex habitabat in ta- y vivía retirado en su casa. gica vulgar
bemaculis. 1615.
98. Isaac amabat Eeao, 28. Isaac amaba á Esaú porque gus­
eo quód de venailoni- taba comer de sus" cacerías; pero Rebeca
boB illius vescoretur: et amaba á Jacob.
Rebecca diligebat la­
cob.
29. Coxit autem lacob 29. Cierto dia habia guisado Jacob un
pnhnentum: ad quena plato, cuando se llegó & él Esaá que volvía
eam venisset Esau de nnm fatigado del campo,
aero laasus, 30. Y le dijo: Dame de ese potaje rojo,
§0. Ait: Da mihi d » porque eatoy sumamente cansado, y por es­ Abi. T. 1.
coctione hac rufa, qma te motivo fue desde entónces llamado Edom, Hebr. xif. 10
ido lasaus mm. Quam rojo, del color de las lentejas que quizo
r cauaam vocatun est
nomen eius Edom.
comer

31. Cui dixit lacob: 31. Jacob, instruido por su madre de


Vende nihi primogénita que Dios lo habia destinado para ser su­
taa. perior á su hermano, le dijo: Véndeme pues
hoy" tu derecho de pnmogenitura.
33. Ole respondk: En 32. Respondió él": Si yo me muero,
menor, quid mihi pro» ¿de qué m e servirá mi derecho de primoge-
denmt primogénita/ nitura? Yo consiento en vendírtelo..
33. Ait lacob: Ium er- 33. Jurámelo" pues, le dijo Jacob.
go mihL Iuravit ei Esau, Esaú le juró, y vendió su derecho de primó-
et vendidit primogénita. genito.
34 Et sic accepto pa­ 34. Y habiendo tomado de este modo
ne et lentis edulio, co- pan, y el guisado de lentejas, comió y be­
medit, et bibit, et abiit; bió, y se fue sin hacer aprecio de haber ven­
parvipendens quód pri­ dido su derecho de primósenito y las venta­
mogénita vendidisset. . jas que le estaban anexar'.
campestre, un hombre usante de loi bosques y campiñas. La Eacritara para sig.
aifiear an labrador, usa ordinariamente de otro* término».
w 9Ts La palabra hebrta significa un hombre perfecto, de ana conducta irre.
penable, y ae ana rida inocente.
V 86. É l pronombre íUtat no está expreso en el hebrío, pero *e halla en el
Mauritano.
"t 91. El hebréo afiade: cío*, ñau M ié ; pero lo* Setenta: hiov, ioiie.
V S9. Heb. Eaaú dijo.
y 33. B hebrea afiade también aqnt cjom, titut kmlit, 6 (egon loa Setenta oiok
Mbmente M í e.
y M . Heb. lit. Dindowle poco cuidado de mi derecho de mayoría.

CAPITULO XXVI.
Viaje de laaae A Gem a, au vuelta A Bambee. Alianza entre Iiaac y Abimelec.
Matrimonio de fin a .

1. O b t a autem fame 1. Mas habitando Isaac en la tierra de


mpet terram post eam •Canaan, sobrevino una hambre en aquel
108 u n o im «Éans,
A n te» de U pais", como h«fe¿a sobrevenido otra en tiem­ steriMtaton, quae acá*
• r t oronolo. po de Abraham''; é Isaac-se file ¿.(itera­ derat in diebus Abra-
gira Valga*
MOfc ra, hácia la capital de Abimelec, rey de han), abñt Isaac ad Abi»
k » Filistéea; Bwlech regetn Palaesti-
r o iw i in Geranu
2. Porque habiendo pentadmir 6 Egip* 3. Appanótaue ei Do­
to, como lo hizo Abraham, y consultado á minus, et ait: Ne desceo*
Dio» sobre esto, el Señor ae le apareció y das in iEgyptum, sed
le dijo": No vayas & Egipto, aino detente quieece in térra quam
en la1tierra qae yo te diré. doM » ibi.
Sup. tu . 7. 3. Pasa allí como forastero alguntiem- 3. Et peregrciara in ea,
XY. IB.
po, y yo estaré contigo y to bendeciré; por eroque tecum, et beae>
que yo he de dar á tí' y & tu descenden­ dicam: tibi enim et se-
cia todos estos países, para eumphr el ju­ nrá» too dabo universas
ramento que hice á Abraham tu padre. - regiones has, compien»
rarataentam qued spo*
' pundi Abraham pathtuo.
Sup. zn. 3. 4. Yo multiplicaré tus hijos como las 4. Et mutiplkabo- se-
XTII1. 18. u n
18.
estrellas del cielo, y daré átu posteridad to­ nea tuum swut atollas
das estas regiones; y todas la» naciones de caeli: daboque postaría
la tierra serán benditas" en el que nace­ tuis universas regiones
rá de tí. has: et BrammcaNÓDR
in semine tuo omwss
gente» tenrae,
infr. utiu. 5. Porque Abraham tu padre!' ha obe­ 5. fio quód obedierit
14. decido mi voz, guardando mis preceptos Abrahaai voci meae, et
y mandamientos, y observando mis leyes; custodierit praecepta efe
v ceremonias". mandata mea, et cere­
monias legesque serva-
veri*.
6. Isaac se quedó pues eo Gerara, so. 0. Mansit itaque Isaac
gun la órden del Señor. in Geraris.
7. Y preguntándole los habitantes de 7. Quia cum interro-
Tfr 1. Bn el eosteate de «ata hiatorif, ao ve «p e laaaa qui»q se creyer» qme ( e .
beca era sa hermana. Dudando algunoa qne teniendo ja dos hyoB pudiera tener,
ae por tal, aoapeehan que Jaoeb y Eaaú no habían aun nacido; pero tedo e l con­
texto supone que Abraham habia muerto, y él no muría aino qoinoe años deapuoa
del nacimiento de aquello» aifioe. A>i ea, qae eate lpobo ee peatetior ciertam*n-
te á elloe. Isaac tenia entónoea, á lo ménoa, aetenta y cinoo añoa: Babee* fh » es­
téril reiste añoa; bien pues podiia parecer maa bien bw m aoadf Ih iq , que m ad reé»
bus doi hijo*.
Ibid. Vulg. lit. Saoedid un» hambre en eate pai* dffgw ie de .1% esterilidad qpe
habia venido en tiempo de Abraham. Heb. Sucedió'una hambre en eate paia, á mea
del hambre qne habia apeedidq en tieiqpo de A ta b a is . E fte es tapí>Í0n el apqt^
do de loa Setenta.
V S. Debe notarse aqui d hebraísmo appmmit ...... «I ait, por mp/mrturat ....... H
diseroti porque es bien visible qae la érden ae le dió iatee que u ejecutase; mee
como ya lo hemoe advertido, no teniendo loe Hebréos el pluscuamperfecto apptt-
nurui, ne poedea usar ano. el perfceto s jt f- ie f
f 4. Heb. lit. se bendeeirin.
't ' 6. E l samaritano y loe Betenta lo expresan.
Ibid. Heb. lit. Y qpe él ha guardado mis ofcservai>ci»a< mja preceptos, ays ea.
tatatoa y m il leyes; es deoir, é l ha llenado todop loe deberes de la iuénfcl*, d en .
oarided y de la-rettgioat y ebedeeido |nri>s>— ita » la ^ rilan frd 'J e P U ».
c a w t ü io n n . 16®»
garetar á vir» loci Ulitis aquel lugar quién era Rabeos" tea respon­ Antee d »l|
ara eaonold.
super oxore sua, respon­ dió: Es mi hermana, coma podía decirlo con gica rulgaj;
dió Sóror mea est: ti- verdad, tiendo tu cercana parienta'\ Porque 18004
muerat enim confiten temió confesarles que era su muger, pen­
quód sibi esset sociata sando que atraídos de su belleza, acaso qui­
coniugio, reputan* ne for­ siesen quitarle la vida para apoderarte de
te interftoerent eompro* ella.
pter illius pulchritudi-
nem.
8. Curaque pertransis- 8. Pasó despues largo tiempo"; y vivien­
sent dies phmmi, et ibi- do siempre en el mismo lugar, sucedió que
dem moraretur, prospi- asomándose Abimelec, rey de los Filistóiw,
ciens Abimelech rex Pa- á una ventana, vió á Isaac que se familia*
laestmoniai per fene- rizaba con Rebeca sn esposa, de una ma­
stram, vidit eam iocan- nera que le dió á entender estaba catado
temcura Rebecca uxore con «Us.
sua.
9. Bt accersito eo, ait: 9. T llamándolo le dijo: Es cierto qu«
P&fspieuam est quód u- esta es tu muger; ¿por qué has mentido ase­
xor tua sit: cur mentí- gurando/1 que era tu hermana? El le res­
tus es eam 9ororem tuam pondió: Y o temí que me diesen muerte por
esse? Respondit: Timui su causa.
ne morerer propter eam.
10. Dixitque Abime­ 10. Y Abimelec le replicó: ¿Por qué nos
lech: Qunre unposuisti has engañado de este modo"? Pudo al-
nobis? potuit coire quis- guno del pueblo abusar de tu muger,
piam de populo cum tú nos hubieras ocasionado un gran" Jt pe­
uxore tua, et induxeras cado. Y publicó á todo mi" pueblo esta ó n
«aper nos grande pec- den:
catam. Praecepitque o-
mni populo, dicens:
11. Qui tetigerit homi- 11. Cualquiera que tocare á la muger de
nis htúu uxorem, morte este hombre, será condenado á muerte".
morietur.
12. Sevit autem Isaac 12. Mas Isaac sembró cebada11en aquel
in térra illa, et invenit pais, y recogió en el mismo ano ciento poc
in ipso anno centuplum: uno, y bendíjolo el Señor,
henedixitque ei Domi­
nas.
^ 7 . Sa lee en el hebréo lasto , uxori n a , en lugar de a l acto, tnper uxo-
n s u , que ae halla en el simaritano.
Ibii. Isaac y Rebeca descendían uno y otro de Tare, abuelo de Isaac y bisa­
buelo di Rebeca. Los nombres de hermano y de hermana, tienen casi tanta exten­
sas an el hebreo, como el de conaanguintm en latín, y pariente en español. S*pr.
n . 13. Infr. i m . 18.
* 8. Se lee en el hebreo n , quia, en lugar de k a s k , quando, que se halla en
el aamaritano.
f 9. ¿C4mo has dicho?
^ 10. Heb. iQ aé tienes respecta de nosotros?
Hid. La palabra grande no esti en el hebreo.
A id . E l pronombre tua, se expresa en el aamaritano.
r 11. Heb. y Setenta: cualquiera que tocare a este hombre d a su muger.
T t í . H henea y kfc Setenta la expiaun.
TOM. II. 22
tM LIBBO D8I> o iflE S IS .
1^. í bu» bienes ae aumeptaroe mocho,
¿ a to e de la 13. Et locupletatus «<
efcfcronoMi botijo, et ibat profidem
lúa Tulgv creciendo cada dia mas y mas, hasta que
ww. llegó á ñacerae extremo poderoso; atque succrescans, do­
ñee magnus vetemen-
ter efiéctus est:
14. Korqoe poseía gran muchedumbre 14. Habuit quoque pos-
de rebaños de ovejas y de ganados mayo­ sessiones ovium et ar-
res, de esclavos y de esclavas. Lo que lle­ mentonim, et fámili&e
gó á excitar contra él la envidia de los plurimum. Ob hoc in­
Filisteos, videntes ei Palaestini,
15. Quienes cesaron entonces todos Im 15. Qmn«s púleos, quos
pocos que los criados de su padre habían foderant serví pttrii il-
abierto", llenándolos de tierra. lius Abraham, illo tem­
pore obstruxerunt, im-
plentes humo:
16. Tanto cjue el mismo Abimelec di­ 16. In tantum, ut ipse
jo á Isaac: Retírate de nuestro pais, porque Abimelech diceret ad
te has hecho oqás poderoso qué ñosotrbs. Isaac: Recede á nobis,
quoaiam potentior nobis
factus es valde.
17. Habiéndose pues, retirado Isaac de 17. Et lile discedens,
la córte de Abimelec, vino al sitio donde en ut reniret ad torreotein
las grandes lluvias se forma un torrente Gerarae, habitaretqoe
üamado el torrente de Gerara {porque pa­ ibi:
ta por el valle de este nombre), para ha­
bitar allí".
18. £ hizo cavar de nuevo los otros po­ 18. Rursum fodit elk»
cos que habian abierto los siervos de su puteos, quos foflerant »er-
padre Abraham", y que los Filistéos poco vi patris sui Abraham,
despues de la muerte de aquel habian ce­ et quos, illo mortuo, ofio
gado, y les dió los mismos nombres que obstruxerant Philisthiim:
ántes les habia dado su padre. appellavitque eos eisdem
nominibus quibus ante
pater vocaverat.
19. Cavaron pues, también en el tor­ 19. FoderuntquoinTor-
rente, y hallaron un manantial de agua viva. rente, et repererunt *•
quam vivam.
20. Mas los pastores de Gerara levan­ 20. Sed et ibi iuigium
taron todavía una riña contra los pastores fuit pastorum Gerarae
de Isaac, diciéndoles: £1 agua es nuestra; adversus pagtpres Isaac»
por esto se llamó aquel pozo Injusticia", por dicen tium: Nostra est a-
Tt 15. Estaa doa palabras, illo tempore, que la puntuación de la Vulgata lefia-
n A obetruxenmt, deben roferine según el hebreo a foderuut: loe pozos qu» 1»
criados de su padre habian cavado ei\ tiempo de Abraham.
V 17. Heb. Acampó en el valle dé Gerara, y se detuvó allí. La misma palatal
hebrea significa el torrente y el valle, porque loe tórrenles pasan por lo* valla*
# 18. En el hebreo se lee: in diebut Abraham patrie etti; en el. aamaritane J
en los Setenta: eervi Abraham patrie m i eri el' siriaco : ten i patrie etU <*
Abraham patrie eui, como en el f 15. Es de presumir que esta es I* lección pri­
mitiva de donde vinieron las otras dos.
* 19. Heb. del valle. ^
▼ 90. La palabra hebrea a* toma ao dea sentido*> ai ae tb* eeecí, significa ■«'
C ín fíT L O XX9Í m
qoa: ^náitotífaM no- lo qóe sucedió «Uf. i a i a i da I t
era cronoló.
taen pW*i ex eo, quod gica vuJgát
acciderat, voesvtf Ca‘ 180*
tamniam.
21. Foderuftt aútem eí 21. Caví ron afln otro, y habiéndolo di*-'
alium: et pro illo qno­ puíado igualmente los pastora# d« (Jerara,
que rixati sunt, appella- lo llamó Enemistades.
Titque etmi, íiiimicitiad.
22. Profoctu* índe fo 22. Alejándole dé alU, abrió" otro po-’
dit alium puteum, pror to que no he disputaron, por lo que te dióf
(fio non conténderunt: el nombre de Anchura, dteiendo: Et Señor
rtaqaB vocavit. nomen nos ha ensanchado ahora, y puesto en dispo­
eius, Latitudo, dicens: sición de acrecentar eu bienet sobre Ja tierra.
Nunc dilatavit nos Do-
ninas, et fecit eraseere
super terram.
23. Ascendit autem et 33. De «Ni volvió ¿ Bersabee,
ülo toco in Bersabee,
24. Ubi appanih ei Do* 24. Y en aquella noche el Señor se le
mmus in ¡{toa nocte, di* apareció, y le dijo: Yo soy el Dios de
eens: Ego súm Deus A- Abraham tu padre; no tenias, porqile yo es
braKam patria tai, noli toy contigo: yo te beodeciré, y multiplica­
timere, quia ego tecüm; ré tu deacendencia por amor de mi siervo
M U : benedicam' tibi, et Abrvham.
áwltipKcabo semen ttium
propter servurti meum
Abraham.
25. Itaque aedificavit 25.' Levantó pues allí un altar; v ha
2ii altttre: et invocato biendo invocado el nombré del Señor, ex­
Bomme Domini, exten* tendió su pabellón, y ntandó á Sus oriado#
4t tabemaculam: prte- que abriesen un pozo".
eepitqtie servia suu üt
foaerent puteum.
28. Ad quem locum 26. Abimelec y súr feívorito Ocozat y
¿anl venissent de Gera- Rcol, general de sus ejércitos'', vinieron dtf

ña, diapata, proceso, y en este sentido se tomó por el caldeo, y por loa que ai.
(■ea el hebreo puntando. Si ae lee tmkeeh, sifrufioa cehmrtia asgan San GerA.'
, A injusticia pegan los Setenta.
T 2L Heb. Opoeioion. ■
T 23. Sun. Partió de a llí, y cavaron. La diferencia consiste solo en la pe.
U n T iz n t / , t i f t i s m t , en laga* de,vncn, et ftdit.:
í 35. Heb. lit. Et vocavit in nomine Domini. Eata frase se ha visto ya tn *
jsess, xn. 8. xiu, 4. xxi. 33. Algnnoa intérpretes han creldd que podría súÉñi-
ficaj: y lUmá esté lugmr can el nombre del Seüor : noáotros también lo habia*'
nos entendido aai; ma4 parece qne catán cea deboria decir: E t vocavit illud in na-:
sns* Domimi; y qne no eatando expreso el pronombre, el aentido es: et ixvoeamt
« n Domini, como lo expresa la Vulgata. En el Salmo civ. V 1, ae lee en et
ksbrao: VtcaU m aoauns tjut: bien traducido en la Vnlgata por imvaeait nonun tjui.
R ii. Heb. Y loa criados de laaae cavaron alli nn pozo.
,.* • 96. El tiempo que p^aó entre el viaje de Abraham a Gerars hácia el afio
1890 ántes de la era crintiana vulgar, y el de Isaac hácia el de 1809, hace créer qu »
Abimelee y Ficol nombrado* aqól, aon loa hijos de los qae tienen el. mismonom-
t * «a al caq» X ü Sin MBfcwgo, sásodp saUónces aan latga. U vida de Jdá hSn-
It3 1IBIO DBL OÍNBSIS.
Antea de h Gerara 6 aquel sitio &encontrar á Isaac?1. ris Abimelech, et Ocho*
era cronoló.
fio * vulgar
zath amicus illius, et
1800. ' Phicol dux railitum,
27. Isaac les dijo: ¿Para qué venís i 27. Locutus est ew
buscar 6 un hombre á quien aborrecéis, y Isaac: Quid venistis ad
á quien anteasteis de vuestra compañía? me hominem quem odi-
stis, et expulistis á vobis?
28. Ellos le respondieron: Nosotros ve­ 28. Qui responderunt:
mos" que el Señor está contigo, y por tan­ Vidimus tecum esse Do­
to hemos resuelto entablar una alianza con minum, et idcirco nos
juramento entre tí y nosotros", diximus: Sit iuramentum
inter nos, et ineamus foe-
dus,
29. Para que no nos hagas daño algu­ 29. Ut non lacias no-
no, como nosotros nada hemos tocado de bis quidquanr malí, sicut
lo que te pertene, ni te hemos ofendido, de­ et nos nihil tuorum atti-
jándote ir en paz, colmado de las bendi­ gimus, nec fecimus quod
ciones del Señor". te laederet: sed cum pa­
ce diraisimus auctum be-
nedictione Domini.
1870. 30. Isaac Ies hizo pues, un festín: y des­ 30. Fecit eigo eis coii-
pués que comieron y bebieron con ¿1, vivium, et post eibum et
potum,
31. Se levantaron por la mañana, y es­ 31. Surgentes mana,
tablecieron con juramento su pacto mutuo", iuravenmt sibi mutuo:
é Isaac se despidió de ellos en buena amis­ dimisitque eos Isaac pa-
tad, dejándolos ir á su pais". cifice in locum suum.
32. £1 mismo dia los criados de Isaac 32. Ecce autem vene-
vinieron á decirle que habian encontrado runt in ipso die serví
«gua en el poce que habian cavado. Isaac annuntiantes ei de
puteo, quem foderant,
atque dicentes: Inveni-
mus aquam.
• 33. Por éso lo llamó Abundancia,'y le 33. Unde appellavit
4ió el nombre de Bersabee ó Pato de la eum, Abundantiaro: et
abundancia”, á la ciudad fabricada despues nomen urbi impositumest

bre», no n ria impoábie qae nato» do» peraonage* hubieaen aobrevivido algunos alta*
S Abraham, muerto de edad de ciento aetenta y cinco año» hécia el de 1820.
26. Eate e» el aentido del hebréo: vinieron do Gerara a encontrar a Isaac,
4 Isaac lea dijo éu.
* . 38. E l hebréo dice: VidnxU vidrnui,- hebraiamo qae aignifica, krmtt viste
ei*rámente.
I M . Heb. lit. Inter nos, inter mtt et inter te. La repetición del ínter mee es
visiblemente una errata del escribiente que reunió doe modo» de léar íibotdco, «i.
Kam, que uno y otro significan inter nes. L o» Setenta aole lo ponen una ves.
F . 99. Heb. Para que no ne» haga dallo alguno, lo raiamo que nosotras
M te henos tocado ni te hemos hecho «ino bien, y te hemo» dejado ir ea pea;
y ahora ■—otro» shwm qne ore» bendito del Señor. Se lée en «1 hebréo: tm «ra e ,
por, « i me <«, como se leía en el samaritano.
* • 31. Se lée en el hebréo, mr fratri i w u i n ; en el « im iit in o m m «no,
Mane.
W A Heb. Y dejaron a Isaac, que le» permitió ir en pas.
- * • 83. L o * Setenta lla m a re a «* ta p a o J m wmU, 7. a la « ii M , Pam éal
c a p it u l o xxvi. 173
Bersabee,cnqoe in prae- en el mismo lugar, cuyo nombre conserva Antes de U
era erbnoló.
aeatein diem. hasta ahora. gica vuletf
34. Esau vero quadra- 34. Mas Esaú siendo de cuarenta años, 1870.
genaríus duxit uxores, se casó con dos muge^e», Judit, hija de Bee­
Hidith filiam Beeri He- ri heteo, y Basemat, hija de Elon, del mis­
thaei, et Basemath fi­ mo país".
lian» Elon eiusdem loci:
35. Quae ambae offen- 35. Las cuales habían agriado" el áni­ Infr. xxvti.
derant animum Isaac et mo de Isaac y de Rebeca, por tu carác­ 46.
Rebeccae. ter de contradicción « por tu afectó & lot 1809.
ídolo»".
juramento, como ti lugar de que k habla en el cap. xxi. Tt. 31. En efecto, el he
b río ■▲BBC, puede significar igualmente abundancia ó juramento; pero en el oap.
xxi. ee trataba de juramento, aqui se trata de abundaci|_ Por otra parte, en el
18. S» ha Tuto qoe I n t e 4*ba a loe pesos abierto*.por m padre el nombre
que esto les había dado. Aqui el poxo y el nombre aon diversos.
w. 34. Es decir, del mismo pueblo, porque el hebreo lo nombra simplemente
Metea como al anterior, y esto expresa la Vulgata por las pabras ejusdem loci. Ea
h p r de gn , fietimi, el aamaritano dice htl, Jinsi; pero ea tridente qne es­
ta es una errata, pues en el verso último del capitulo siguiente las dos mágeme
son llamadas Heteas.
9. 35. ' Heb. Fueron ambas un motivo de amargura jr de petar para Isaac
j para Rebeca. Los Setenta traducen: „Ellas eran de un caraater de oposicion res.
peeto de Isaac y de Bebeca.” El parafraste Jonatan y el jerosolimitano dicen que
siendo idólatras, no quisieron escuchar los consejos de Isaac y de Bebeca.

CAPITULO XXVII.

Jacob gana por sorpresa la bendición de Isaac; Amenazas de Esaa contra Jacob.
Rebeca aconseja i M e que se retire ¿ Mesopotamia.

1. 8»wurr autem Isaac, 1. E n v e j e c id o Isaac, su vista se habia 1788. *


«t catieaverunt oculi eius, osbcurecido, de manera que no podia ya * Esta épo.
et videra non poterat: distinguir los objetos: llamó pues ¿ su hi­ ca y las si.
guientes sa
vocavitque Esau. filium jo mayor Esaú, y le dijo: ¿Hijo mió? El cual fijaron en la
Boom maiorem, et dixit le respondió: Aquí estoy. Disertación
ei: Fili mi? Qui respon­ sebre la ter
cera edad ie l
d í!: Adama. mundo, t . 1.
2. Cui pater: Vides, in- 2. Su padre anadió: Ya ves que me
qoit, quód senuerím, et he envejecido", y que ignoro el dia de mi
ígnorem ' diem mortir muerte, que puede llegar muypronto en edad
meae. tan. avanzada.
3. Same arma tua, pha- 3. Toma puet tus armas, tu carcax y tu
íetram, et arcum, et arco, sal al campo; y tuando hayas caza-
& Puede reoordarse lo a n sobre «ala época hamos dioboen la Disertación
mire la tercera edad, tom. 1. s i Joeó no tenia mas qoe treinta atas catando se
fn e e n tt a. Faraón, Isaac se hallaria aquí de asesto treinta y siete, porque es.
lo sucedió ■catorce Antes del nacimiento de José. Per* si Joaé tenia sesen­
ta atoe cuaxfdo entró en la córte de Egipto, Isaac tendría ti tiempo de este acón,
toámiento a lo ménos ciento siete, y esta edad era ya entóneos avanzada. 8a her­
mano Ismael que vivió ciento'treinta y eiete t«mi» por «ate tiertipo cíente veía­
la 7 BKl: 1» f é i w i t d ¿al h e n a » * ju g a r B a r im b a al que la segaia.
174 Liift§ s § t Hfrcfnu.
Anttedtrltc do algUrta Ctfta, egwder* fbrttt: eamqtrf
«re ettSfmhr.
«fe * rulct*
venatu aliqttd apprehen*
178$. deris,
4. Ma la dispondrás" comó sabes qiffc 4. Fae mihi inde pul-
irte- ágtado, y trdéMoi* para comer y para mentum sictrt veüe me
que yo te bendiga ántes de mi muerte. nostr, el afler ut come-
dam: et benodkat tibe
aftima mea antequam _
riiorier.
i. Rebeca oyó-astw palabras; y habién­ 5. Quod cumr aodiíSef
dose ido Esaú al campo para hacer lo que Rebecca, et ille abiiwet
su padre le habia mandado", in agrum ut iussionein
patris implerét,
& Diio á su hijo Jacob: T o he oído 6. Dixit ñlio' suo lacob:
4 tu padre, que hablando con tu hermano Autlivi patrem' tuum lo*
Esaú le decia: qticntem cum Edau Cra-
tre tuo, et diccntem eú
7. Traéme alguna cosa de tu caza, y 7. After mihi de veo»
disponme un plato para comer, á fin de tione tua, ct fac cibo*
que yo te bendiga en presencia del Señor ut comedam, et benedn
antes que muera. cam tibi coiam Domi­
no antequam mériar.
, 8. Ahora bien, hijo mío, sigue él conse­ 8. Nunc ei'gO fili mi,
jo cjue voy á darte". acquiesce consiliis meic
9. Anda al rebano y traeme dos dé los 9. Et pergehs ad gré-
mejores cabritos que encontraret, para que gem, aflfer mihi dúo*
yo disponga con ellos & tu padre un guisa­ noedos optimos, ut fe­
do qpie sé le gusta. riara ex eis escás patri
tuo, quibus libenter ve-
scitun
' 10. (Y despues de habérselo presehtftdd, y 10. Quas cum ¡ntuferife,
de que él lo haya comido, te behdiga ántes de et comederít, benediM*
sumuerte; porque tú eret á qmek Dio* ha tibi prneqoem morütur.
destinado la bendición de primógenito.
11. Jacob le respondió: Saber que mi 11. Cui ille respoadit:
hermano Esaú es hombre velloso y yo Nonti quod' Esau fiteter
lampino. meus homo pikwds Bit, et
eco leniS:
12. Si mi padre me palpare y llega» 12. Si attrectaverit me
ito á conocerme, temo crea que yo quise em patrr nious, et senserit,
gañarlo", y atraiga yo sobre Bri sa waMt- timeo ne putet me ñbi
oicn en lagar de bendición. ▼oluisse ilhidere, et indu-
efim Baper t í» mate*

^ ■ 4t Otrosí i buril* él nar- jiliiililri Lk palabra' bebria aignififea tfti ^


vianda da buen gasto.
» . 5. Heb. P k n t o a n i l g m pMc& de cas» y traerla. Loa Setenta:
padre. Es decir, qae isytfron ubiu , patri n o , en lugar de m u ■ */ *"*"
dmm. Toda la serie de la raMeioa da motivo de presumir qne deberían reunirse la* doa
Issofonea, cd •tfemdwm p*t*i n a , ae eilcuentra esta expresión en loa f . 4. 7. 10. 31.
J ¡. 8. Heb. Obedeoe a-m i voz en le que v o y 'a ordenarte. .
T . 13. Hab. litJ saa « 90a -g«|b« a » •kmkré -qu* indaM • stto •* ■rt0**
4ic<ipaf>8) pro bened»- AoUiiila
etione. ST* vwoiór
fifi* vulgat
13. Ad quera mater: 13. Su madre le reypondió: Caiga so­ im
la me sit, ait, »*ta mar bre m/, hijo mío, «sa maldición que Uh
ledictio, fili mi: taattim fw*: ha* tú «plaflwpt? lo que yo te a^on»
audi vocera meaia, et sejo, y ve á traerme k> que t« be di­
pergeñe, affer quae dUi. cho.
14 Abiit, ei attulit, de- 14. Fue, y lo trajo y entregó & su
ditque matri. Pqravit illa madre, la que preparó uq guiso del mo-
cibos, nicut velle noverat do qve sabia sor del agrado de su padre.
patrem illius.
15. £t vestibus .Esau 15. Y lo vistió detpuet con loe mejo­
valdé boms, quas apud re* vestido? de £«*4, que guardaba ea su
se habebat doini, induit casa."
eum:
16. PeQiculasque hoe- 16. Y te pupo al derredor de laa ma­
doruin ciicuradedit ma-i nos las pieles de los cabritos, y fe oit»
nibus, et colli nuda pío? bñp lo desnudo del cueUo por todaa parte»
texit
17. Deditque puknen- 17. Despues le dió el plato que habia
tum, et panes, quos cor preparado y los panes que habia cocido.
xerat, tradidit.
18. Quibua iDalis, dixit: 18. Jacob lo llevó tod<* é Isaac, y le
Pater mi? At iUe »e8po»-i dijo: Padre mió? Te oigo, dijo Isaac: jQjvé^
dit: Audio. Qu¡8 ea ti* eres tú, hijo mió?
fili mi?
1&. Dixitque lacob: Ego 19. Jacob, persuadido que podía decir
aom primogeaitus tuaa con verdad que él era Esaü el p*úmgb
Esau: feci sicut prae- nilo, en virtud dcl derecho de mayoría que
oepisti mihú surge sede, Dios le habí# trqslafad», y Esaü misma
et comede de venatio- le habia vendido, respondió; Yo toy. Eaaú
ne mea, ut beoedáca* tu hijo mayor; yo hice lo que me mandas­
mihi anima tua. te; levántate, siéntate," y come de mi ca­
ga, para qua me de» tu bMdwtion.
90. Bunumque Isapo 20. fewg replicó á su hijo: ¿Cúaiobaa
ad ilium suum: Q 140rao- podido encontrarla tau pronto,, hija» mío? X
do, inquit, tam citó iiv- este le respondió: Dios quiso que se me
veniero potuisti, fili.mi? presentara prouto lo. qt*» yo deseaba.
Qui respondí Vpluptaa
Ifeú fuit ait citó, occhuh
reret mihi quod volebam:
21. Dixitque Isaac: Ac­ 2L laaao- dijo aónr Aoéncate, acá, hijo
cede huc, qt tangam te mío, para que yo te palpe y recpnozca ai
fiji nji, erjea mi. hijo, ár nó.

15. Heb. BUa- reróti4> a. Jacob, nt hija menor, eon las. ropu dM*kfalee, [«•
decir, muy herraous] de B ú a, so- hijo mayor, que tet^ia en b u o«m (6 en el
eofre). Eb la, Bacritura. «tumi, ágnifica algunos tsocb oofre ó caja.
f . 19 Se lée en el samaritano sba, talttiare, en lugar de bbii, ttdt, que ae lé*>
ea el hebréo.
» 30. £1, habría expresa. Domini Dei tui. ■
Antea de I*, tu na filias meatr Esau,
•ra cronolcV-
giea vulgar
an non.
1788. 22. Jacob se acercó á su padre, y ha­ 22. Accessit Hle ad pa-
biéndolo palpado, dijo: La voz, á la verdad, trem, et palpato eo, di*
es la voz de Jacob; pero las manos son xit Isaac: Vos quidem,
las manos de Esaú. vox lacob est:sed manus,
manus sunt Esau.
23. Y no lo conoció, porque sus ma­ 23. Et non cognovit
nos cubiertas de pelo, manifestaban la se­ eum, quia pilosae ma*
mejanza de las de su hijo mayor. Bendi- ñus similitudinem mak>-
ciándolo pues, ris expresserant. Bene*
dicens ergo iili,
24. Le dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Yo 24 Ait: Ta es filias
soy, respondió Jacob. meus Esau? Respondió
Ego sum.
25. Hijo mío, afiadió Isaac: Dame de 25. At ille; Affer mi-
eomer de tu caza", para que yo te ben­ hi, inquit, cibos de vena-
diga. Jacob le presentó el plato; y habién­ tione tua, fili mi, ut be-
dolo comido, le BÍrvió también vino que nedicat tibi anima mea.
bebió. Quo* cum oblatos come-
disset, obtnlit ei etiam
vinum: quo hausto,
96. E Isaac le dijo: Acércate, hijo mió, 26. Dixit ad eum: Ac­
y dame un beso. cede ad me, et da mi­
hi osculum, fili mi.
27. Se acercó pues, y lo besó. Y lue­ 27. Accessit, et oscula-
go que percibió Isaac el buen olor de sus tus est eum. Statimque
vestidos, le dijo bendiciéndolo: El olor que ut sensit vestimentorum
exhala mi hijo, es semejante á un campo fllius fragrantiam, bene-
lleno de flores," que el Señor ha colmado de dicens illi, ait: Ecce odor
•us bendiciones. filij mei sicut odoragri
pleni, cui benedixit tío-
minus.
28. Que Dios te dé por medio del 28. Det tibi Deus de
tocio del cielo, fertilidad de la tierra y abun- rore caeli, et de pingue-
dancia de trigo y vino. diñe terrae abundantiam
frumenti et vini.
29. Estén sujetos á tí los pueblos, y las 29. Et serviant tibi po­
tabas te veneren/' seas señor de tus her- puli, et adorent te tri-
manos, y los hijos de ta madre se incli- dus: esto dominas fra-

J . 95. El pronombre ettá omitido « o el hebréo.


» . 37. La palabra ftem no ae lée an el hebréo, pero ai en loe Setenta y en.
•I samaritano.
7 . 38. Se lée en el hebréo, t i abmiantimm; pero es bastante visible qae la con.
junción tí es errata del copista. D t rore cali: en la Palestina y ras cercanías don.
de llueve rara vez, las plantas se nutren en tiempo de los grandes calores por roclos,
muy abundantes y parecidos a la Hovnna, ricut nubt» rori», dioe Isaías, (zvm . 4.)
Ftiti. l a palabra hebrea podría traducirse mejor por mathan, vino dulce, que se
hacia cocer, y mantenia su sabor dulce todo el año. Lo* antiguos apreciaban ma­
cho esta bebida.
29. Popuii tribu», pueden significar los pueblos extrangeros qae debían que­
dar sometidos a la posteridad de Jacob: frutrei la¿ JUii m*tn* I m , pwedaa sig-
capitulo xxyu. 177
trum tuorum, et mcup- nen profundamente en tu presencia." Quieq Antas de U.
ara ’crcnioltt-
ventur antp t,e tyii <DAt te maldijere, sea maldito; y el que te ben­ ffioa vnlgal
tris tuae,- (úi waledixerit diga, sea colmado de bendiciones. . 1788t
tibí, «i(, ^ matledictua:
e t qui fciwdiierrt tibi,
ben^U cfioD ^ , r$ple%-
tur.
30. Va. tywc sermonem 30. Apenas acababa Isaac estas pala­
implevéi^U et egressp 1^- bras, y apenas habia salido Jacob, cuando
cob foraa, ven^tEsjuV Esaú entró.
31. Coctosque de ye- 31. presentando b, su radr? el gui­
natione cibos intuütpa- pado que había compuesto de su caza, le
UÍ, dicens: Surge patear dijo; levántate, padre mió, y come de lt|
mi, et coqieae ae venar caza de tu hijo, pqra qye pie des. tu ben­
tione filij tui: ut bene- dición.
dicttt mi^i anima tua.
32. D ixitque illi laaae: 32. Dijo Isaac: iPues quién eres tú?
Q .U » enim es tu? Q ui Esaú le respondió: Yo soy Esaú tu hijo
respon dit: E g o sum filius jnayor.
tu o s pnrapgenitus Esau,
33. Expavit Isaac sUit 33. Atónito Isaac, con una profunda ad­
pore venementú et ul­ miración; y lleno de un inexplicable asom­
tra. qu4m credi potest, bro por lo que habia »ucediaou, y por ha*
ad oímos, ait: Quis igi- ber Dio» permitido diese á Jacob la bendi­
tur Ule est qui dudum ción que el dettiyaba á Esaú, le dije; ¿Quién
capta m venationem attu- es pues el que me trajo ya de lo que
lit mihi, et comedí ex bia cogido en la caza, y p^e |iizo comer de
ómnibus priusquám tu todo ello ántes que tú vinieses? Y yo le he
veoires? benedixique ei, dado jbqí bencjiqqn, yr qert bendito pirque
et erit benedictas. Dio? lp ha dwpúfstQ ffsl ’
3 4 Anditis Esau ser- 34. Esaú oir .e^ta? palabras d6 sty
moni bus patris, irrugijt padre, prorrumpió en un furioso'' grito; y per
clamore magno: et con- netrado de la mat profunda aflicción le
aternfctus, ait: Benedic dijo: Be^jdfcpmé á mí también, pariré taio:
etúuo et jnil»,jpa!ter mi*
35. Qui aiu Venit gpr? . 35. laaae le respondió: Tu hermano vi­
njaniw tuus fraúdaleijtet»' no' ¿ florirtenderme, y ha recibid» la ben-
accepit beneiJict.iQQeity # c to íúyju. • „ .;
tnain. 3o. Justamente, dijo Esaú, se le ha dado
36. At Ule subñnuit: éi1'nombre de Jacob; porqae" he aíÉjuí la
p i f i a r la posteridad 4e au ha*m*po y J^k Jqs fyjflg de A*&r y <{e Cétura, qua
d a l i i u qoMax tanjbjffli sujetas 4 ti.
TS9. Heb. T e adow*. Es 1# expresión repetida.
p . 93. P » i jAíS* tt f f f n !fW P CIe4'1 ¿¿miran!, no estín en el he-
jtr io , donde ¿tfapuñfe W W *» .,/**f c f ,ut 0IX nagua tuque valde, esto es,
mtmgtn mtfwp, . , .
fr . 34. JtteK RftrrupipifJ 61} Jtyi K ito .Jgu^P 7 m!“7 lée en el hebréo,
¿It •rrugiU: 1q W .-P * y&tyfi/P ,iTe (If )f c d W iP W ltiva que sa halla, en el sama-
r i U « o j an loa petenip, ¿Io|ife gp' lég: ¡pt factum e*t...... et irrugiil: bebraismo
,*»n y 6Ísoaoa>e por JRt faetón ¿u irrvqirtt.
ibid. Esta expresión et canttemotiu, ho se'halla en el hebréo.
T . 36. ^ e b r. f)gU, iwe», ^ tffiQa e<trigu ao ^lamó Jaco^ fP ÍJ fo doa vo.
TOM. II. "23
178 MfiRO DEL GÉNESIS,
untast)e la segunda pvez que me ha suplantado. El Insté vocatum est no­
cronoló. me quitó ántes mi derecho de primogenitu- men eius lacob: snp-
vulgar
788. ra, y ahora de nuevo me arrecató ra ben* plantávitenim me in al­
dicion que se me debía. Pero, anadió ha­ teré vice: primogénita
blando á su padre: ¿No teneis puet reserva­ mea ante tulit, et nunc
da alguna bendición también para mí? secundó surripuit bene-
dictionem meam. R ut
sumque ad patrem: Num-
qukl non reservasti, ait,
et mihi benedictionem?
37. Isaac le respondió: Y o lo he estable­ 37. Respondit Isaac:
cido señor tuyo, y he sujetado á su dominio Dominum tuum ilhim
todos sus hermanos: le he asegurado la po­ constituí, et onones ira-
sesión del trigo y del vino. Y despues de es­ tres eius servitud iHhis
to, hijo mió, ¿que me queda que hacer por tí? subiugavi: frumento et
vino stabiKvi eum, et ti­
bi post haec, fili nn, ul-
trá quid faciam?
38. Esaú le replicó: ¿Acaso pues, no 38. Cui Esau: Nnm
tienes ió padre miol mas que una sola bendi­ unam, inquit, tantüm be-
ción? Yo te ruego que me bendigas también. nedictionem habes, pa­
Y como se desatase en lamentos y copioso ter? mihi quoque obse­
llanto, cro ut benedicas. Cum­
que eiulfctu magno flerct,
39. Conmovjdo Isaac, le dijo: En la fe- 39. Motus Isaac, dixit
eundidad de la tierra, y en el rocío del cielo ad eum: In pinguedine
que viene de lo alto", terrae, et in rore caeli
desuper,
40. Consistirá tu bendición. Vivirás de 40. Erit benedietbtua.
la espada y servirás &tu hermano"; y ven­ Vives in gladio, et fra­
drá tiempo en que sacudiendo su yugo; que­ tri tuo servies: tempus-
darás libre". que veniet, cam exea-
om me ha *uplantado? Es la »»'■—»« expresión y la miaña construcción del e*f-
xxix. 15, qae podria tradnoirri» literalmente aqui: man <¡uia vocatum e»t nomen
q'iu Jacob, et luppumtavit me im daabtu vieUu»? En' lagar de hki, Ifam fkia, M
t a aqai en el samaritano n o , visiblemente «nado i í i q a tenga in c id o Loa Se­
tenta y otros que traduofn ea al seaUda de juste órnen, paraca han laido aoú
txa, aere, como se hallará en el capitulo siguiente w. 16, en que loa Setenta V-
.
yeron b u , y lo miamo en al cap. x x jx * . 15.; de modo quo ea claro qae eHM
confundieron estas dos palabras.
; 7 . 39. E l hebreo puedo tomarse en otro sentido q u paraee caníéteriur mejor
el paia qae poseyeron loe descendientes de Eeaú, y que ae liga mejor con el veno
aigniente. Y esto dió lugar a la paiáfrasia del presento. verso en la edi­
ción de Naneú T u bendición no conestirá en la fecundidad de la tierra, ni en
el tocio del cielo f w tiene de lo alto, paes tú habitará» en >n pai» rstér&i pc-
ro tú vivirás de la espada t e . La Idúmca e n nn paia muy estéril j mpr yeco,
y el hebréo pueda traduoirse: E Isaac su padre la respondió, diciendo; Tu ha­
bitación no tendrá ni la grosura de la-tierra, ni al rocío del cielo, sino qaetá
vivirás de la espada & c. En logar.de kensiieti* tua, sa lée en el hebréo ktsbi-
ia ti» taur, y en logar de m se lée 0, óoe se toma en an sentido da privación.
V . 40. Los deacendientee da Esaú fberon aometidos á los reyes de Jndá desde
1David hasta Joram, hijo de Joaafst (9. Reg. nn. 14. 4. Tin . 90.), y domi.
nados de nuevo bajo el gobierno del gran sacerdote JCrcano, de la familia de
los Asmonéos.
Ibid, Hebr Y sacederá que cundo tú docú&M (ó secan al eemaritono), c o a -
cjufflfcto xxvii. J79
táas,et solvas iugum eáu Antas de la
et> e renofe­
<£e cervjcibus tuis. rie* vulgar
41. Oderat ergo semper 41. Ésaá aborrecía pues siempre á Ja 1788.
£ n u lacob pro bene* cob, por )a bendiciop que habia recibido de
dictkxie qu& benedixe- sa padre, y decía dentro de sí mismo y en- Aid. z. 10.
ra t ei pater: dixitque in trena doméstico»: Vendrá el liempo en que
oonie suo: Venient dies mi padre muera, y entónces yo quitaré la
luctus patris moi, et oc- vida á mi hermano Jacob. .
cidam lacob fratrem
meum.
42. Nunciata sunt haec 4Í. Lo qne habiéndosele noticiado k
Rebeccae: quae mittens Rebeca, envió á buscar á su hijo Jacob, y
e t vocans lacob filium le dijo; Mira que tu hermano Esaú aroena-
soum, dixit ad eum: Ec- za quitarte la vida".
c e Esau fratcr tuusmi-
naiur ut occidat te.
43. Nunc ergo, fili mi, 43. Ahora pues, hijo mió, creéme, apre-
aadi vocem meam, ét súrate á retirarte ft casa de mi hermano
consurgens fiige ad La- Laban que está en Haran:
ban fratrem meum in
Harán:
44. Habitabisque cum 44. Vivirás con él algunos dias, mién-
e o dies paucos, doñee tras se apaga el furor de tu hermano»
requiescat furor fratris
tu í,
45. Et cesset indigna* 45. Se aquieta su cólcra, y olvida lo que
tío eius, obliviscaturque has hecho contra él: despues enviaré por
eorum quae fecisti in tf, y te traeré acá. ¿Pues por qué he de
eam: posteá mhtam, et perder á mis dos biios en un mismo dia,
adducam te inde huc: como sucediera si Esaú dándote muerte, se
car' utroque orbabor fi- hiciera indigno de vivir!
Eo in uno die?
46. Dixitque Rebecca 46. Dijo devpues Rebeca & Isaac, para
ad Isaac: Taedet me vi* hacerle consentir en el niege de Jacob: La vi-
tae meae propter filias da se me ha hecho odiosa, á causa de hts
Heth: ñ acceperit lacob hijas de Het con quienes se casó Esaú. Si
axorem de stirpe huius Jacob toma muger entre las de este pais, no
tem e, nolo vivsre. quiero ya vivir; envíalo á tomar una esposa
en la cam de Laban.
d o ta hará* poderoso, romperá» el yugo que <1 habrá panto en ta cuello. En ta­
s a r 4e t u o , dtm inekrir, ó según toa Setenta y la Vulgata, dcftm t, el sama,
n la a o (¡c e , t u í , magvijicmberit. Lo* Idfimtoa habiéndose rebelado bajo Jom a,
n r de Jodá, sacudieron el Tugo, y se dieron un rey. (4. Keg. m 90.)
w. O . Heb. Kt. Que ae consoéla con la esperanxa de raptarte. En lugar da
«n oca, eontoUaUen te m te, acaso debería leerse vrmui, «Mácenteai ae ta ti, qae
« n i rengar matUkdMfc.
Antaa do la
*rn cronoló­
gica vulgar
1788.
CAPITULO XXVIII.
Jacob deja H casa de su padre' p an retirarse 4 Mesopotunia, $saH coatrae u r
trimonio con Mahelet luja de Ismael. Vision de Jacob en Betel.

1. H a b ie n d o pues Isaac llamado á Ja­ 1. V o c a v i t itatpe Isaac


cob, lo bendijo, y le dió esta órden: No to­ lacob, et benedixit eum,
mes muger, le dijo, entre las hijas de Ca- praecephque ei dicens:
naan. Noli accipere coniugem
de genere Chanaan. .
2. Sino ve á Mesopotamia de Siria", á 2. Sed vade, ét pro-
la casa de fiatuel, padre de tu madte, y ficiscere in Mesopófa-
cásate con una de las hijas de Laban tu tio . miam Syriae, ad dómrán
Bathuel patria m'atris
tuae, et accipe tibi jnde
uxorem de fíliabus La­
ban ávuncuü tui.
3. Despuet confirmando de nuevo la» 3. Deus autem omni-
.ibendiciones que le habia dado, anadió: El potens benedicat tibi, ét
Dios Omnipotente te bendiga, que él'te au­ crescere te faciat, átque
mente y multiplique tu descendencia, para multiplicet: ut sis in tur­
que seas el padre de numerosos pueblos. bas populorum.
4. Y de á tí y á tu posteridad des- 4. Et det tibi benedh
pues de tí, las bendiciones que prometió 4 ctiones Abrahae, et se-
Abraham tu padre, y te haga poseer enpro­ mini tuo post te: ut possi
piedad la tierra en que vives ahora. como deas terram peregrina­
extrangero, y que prometió á tu abuelo da- tionis tuae, quam pólli-
ría á su posteridad1. oitus -est avo tuo.
5. Despedido asf Jacob de Isaac, par­ 5. Cumque dinúsisset
Otee. xn. 93.
tió para irá Mesopofamiade Siria á casa eum Isaac, profeotus vé-
de Laban, hijo de Batuel Siró, hermano de nit in Mesopotamiám
Rebeca su madre. Syriae ad Laban filium
Bathuel Syri, fratrem Re-
'beccae matris suaé.
6. Mas viendo Esnó aue su padre habia 6. Videns autem Ésáu
dado la bendición á Jacot), y lo haf)ia en­ quód benedíxisset pater
viado á Mesopotamia en Siria, para tomar suus lacob, et misisset
una muger de este pais, -yque habiéndole eum in Mesopotamiam
dado bu bendición", le habia impuesto un Syjiae, ut inde uxorem
7 2. Heb. Vé a P»d»n-Aram. Patütn-Aram no significa la iKeaopotamia enJ»-
neral, sino solamente la parte que está oultivada en ella ó el: pais llano de lajné-
eopotamia. La parte septentrional de ella M £»rt¡l y abundante en pastos. L* me­
ridional ea estéril, y desierta. Aram, en hebréo es el nombre de la Siria,'por.)*
cual la Vulgata supone en Siria erta porción de la Mesopotamis-
Jbid. Heb. lit. hermano de tu madre.
T 4. El samaritano lo expresa.
Ihid. ' Heb. Qoe Dioa (satn. que el Sefior) did a Abraham, prometíhtdtirl*.
f 6. El hnbréo dice, ,.dándole au bendición," y lo junta con la frase anterior;
pero parece que conviene mejor a está, y que en lugar de m í o , eum benedictrtt,
ee puede leer bmko, pottfaam bemdixcntt, como lo sup»ae la Valfata.
'^áPi*rtJLfr « v m . • 181
d n c e r e U c t qu od post b e- preeepto diciendo: 'ffe ttiaiA s muger Ja Antea da ia
ara oronolo.
n o d iction em p m ecep issct entre teaJhijas de Gtwáaa; lúa tu1oc(
e i, d ic en »: N "H a ccip ies 178&
u x orem d e filiabus C liu-
naan:
"7 QtidcR|tie obedüefis 7. Y qtíe Já¡c«b «hwtóétoe á Bu padre
iacob ^arentibus sois y madre se había encwtiinbdo ¿ Siriai;
Lsset in S y ria m :
8. Prol)ans(|iioc|uff|U "d 8 . H a b ie n d o v is to asfmñsmo p o r e ^ » -
non lib en for asp ioeret íi- tie n c ia , qu e las bijas d e C a n a a n n o 'a g í a *
lias C hanaan p ater suus: daban ¿ su padre;
9. Iv it ad Ism a é le m , e t 9. Para reconciliarte con sus padre» to-
d u x it u xorem absquc iis, mando una muger de su familia, fue á casa
quas prius h a b cb at. M a - de Ismael", y ámasdélaktnuMret queienia,
h rleth fíliam Ism a*l filij ifebaaó Con Mahelet h{ja de Iaajaal, hijo
Abraham, s ororem Na- dé-Abraham,'y hemtMHt de Nabiiyot.
baioth.
10. ig itu r egressus la- 10. Habiendo pues Jacob salido de B er-
cob d e B ers a b c c, per- sabee, se encaminaba á Haran.
g e b a t lia r a n .
11. C u m q u e ven issft lid ' I'l. Y llegfado'á cierto lugar", qnenen-
qu em d u in locun i, et vel- ¡dodescansarde6poe#déponerse el sol,ltom6
let in e o req u ieso em Hma de tes. piedras1*qW9 habia por allí, y oo-
post si ilis ocru b itu n i, tu- locándola bajo su cabttxa, se-dwuió <enel
lit d e lupidibus qui ¡aro- Tnisíno shio.
bant, o t supponens ca-
piti s u o, d o rm iv it in ro -
item loco.
12. Viditque in sotams 12. Vió entónces en sueños una escala
scalam stan tem snp< r ~t}üe estaba *poyftdk»oWe‘latierra< y duyo
ti rra m . ot cacu m en il- ’íerfrrfte tftcaba fll yJ(mBBle*|de Dmb
lius la n g e n s caelnrn: nn- ~qne subían y bajaban 'por^tta-.
gelns q u o q u e D ei a s c e n ­
dentes et d escen d en tes
yci cam ,
13. fit doímnum frrrri- <93. Vió taittWan a¿8eft?>rsr>oyado sobre Infr. xxzv. 1
xn(n seálflediceritétTi «i- -lo ahode:ta:eseaIa,«|us4e4dijorY© soy el Se- xltu i.3 .4 .
i
"O on*ieñ« r ic o / i» aqui[ J9 que bemoa-,; dicho, en la Qiieríaeien pobrt la ter-
W ' n M , tom. 1. Si Isaac tenia entónces ciento treinta y siete año*, había cator­
c e qae era muerto Ismael; y ÍJsAú qo hubiera'podiclo‘ir sino a su casa; -como al-
1Jobo* lo éxpKehni:P*ro « i 1 Isáaa'tanü aiabtb-tlttv aftte, ‘ laxanebrivia «ún, y)ÜM^l
fue hacia ¿1 como lo 4ice el texto. Esta expresión id Itmaelem, no se halla en
^M'áfaaartonowpero'áatA uac^i —a an' el bebrto y ea el CriBffo.dnlo*' SeU n tico-
>)M ra 4 * . Vulgatn.
■ W 11. Eete e n oerea de la eistiiÜ de Lum, UaiUUtajdafepMabBatel. (Im fr * * 18).
En el repartimiento de las tribus^'Batel ce haUabau«Unad*.«obie l u fronieraa de
^Benjamín y de Efraim.
19. 1 Mnafcoe hieoanbrepien «ata wimoa ’«h<c.$g»r» -do< á» Fnaamaiion deW er.
'-Vt’JtmMrio ■at -cielo:/eonf ia Jijara, iTaBir*inilian«hmA-Jo«'homhws cea Vioa.
*Tuéfl») ■Wftlh au’ ^ aeta < |iaain*an fe >qoau4«natiato' .dioa sam UBraayelio.V m o tx m
'•iatea «biaMM, y c fca >4Ln^ek* Jéaa^pe o b s ria i^ hajartniaabfdri
1t t j » )4ar<WM>»e ,Y- lo w » i»l ~#air«¿a» rAce en aároujBgBrudyMiél
•a « l camino, y qae ninguno n 1 n h d w lino por él (Joan, xit- 6.). .
188 Lt«R« sbl eáü u it
Bor Diotde Ahraham tu padre, y el Dio* bir Ego sum Douuuus
glca^rüínjt I®ac: yo te daré 6 tí y á tu desceñí Deus Abraham patriatui,
176a denci& la tierra en que duermes. et Deus Isaac; Tatouh,
in qua dormi*, da-
bo et semini tuo. .
i* - * .»» .14» Tu posteridad será numerosa co- 14 Eotqueseme» tuum
A w .u n . 4 mo ^ polvo de la tierra: tú te extenderás quasi, puívis terrae:. d*
al oriente y al occidente, al septentrión y ¿tabellad Occid^ntem,
al mediodía; y todas las naciones de la tier- et Orieatem, et Septen-
nuserámbenditas ea tí, y eo el que saldrá ir^oem, etMeridieiscet
de tí". B^kjumcrntuil n n e t
¿aqeipine tuo cunctae
tribus^terrae...
>15. Yo seré tu pcotector" por donde . JS. £ t ero custostuue
quiera que fueres, y te restituiré á esta tier- quocumque perrexeria,
ra, y .no te abandonaré hasta que haya cum* et reducara te in terram
plido todo lo que te" he dicho. hanc: nec dimitías) niai
complevero universa
quaedixi.
16. Y habiendo despertado Jacob des-' 16. Cumque evigilasset
pues de su sueAo, dijo: Verdaderamente es- lacob de somno, ak: Ve-
t¿ el Señor en este lugar, y yo no lo sabia; re Dominus est in loco
yo lo miraba como un tugar profano, y veo isto, et ego nesciebam.
que et un lugar tanto,
17. Y lleno de temor, añadió: ¡Cuán ter- . 17 Pavensque, Quam
es este lugar! Verdaderamente es la terribilis est, inquit, locus
T ib ie
casa de Dios y la puerta del cielo. istel non est hic aliud
nisi domus Dei, et por­
ta caeli.
Mr. xu!. 18. Se levantó Jacob por la mañana, tn- 18. Suigens ergo la-
13a wó la piedra que habia colocado bajo su cob mané, tulit lapidem
cabeza, y la. erigió como monumento, der- quem suppoeuerat capiti
ramando aceite encima para consagrarla suo, et erexit in útulum,
al Seüor,l. fundens oleum desuper.
19. Dió también, en memoria de lo que 19. Appellavitque no-
vcababade tucttkrie, el nombre de Bethel, men urbis Bethel, qnac
6 -cata de Diot, 4 la ciudad que 4ntes se prids Luza vocabatur.
llamaba Luza".
20. Y al mismo tiempo hizo un voto, di- 20. Vovit etiam votara,
ciendo: Si Dios permanece conmigo, y me dicens: Si fherit Deus
protege en el camino que sigo, y me da pan mecum, et custodierk
V 14. Vacaba felicidad ae< oomuiúcará a todo* loa pueblo* del mando por al
Meñaa, que ea la bendición de todaa laa nacionea: aai es como lo explican todo*
loa padrea, siguiendo á San Pablo (0 aL m 16.).
» 15. Heb. Y o estafé ooatigo, y te defenderé.
J W . Eata palabra eatá ea al hebréo.
w 18. La a—timbre da angir laa .piedra» aa muy conocida an U antiffledad.
f 18. Heb. P ía* L m . San Gerónimo capona que Ultm, aqai significa prim,
ain advertir que eato aarm repyttf la afana idea qae en el habréo axpreea al fin
del vano, Ulmm La», m m cmitatü hmu prima. Loa Betonta asi lo expreeaa. Ea
el aamantaao se léei UlmmL wn: ea ai cap. x m * 6, «e halla ■mplwneate la r
6 ha*.
c a p i t u l o íiv n r. 188
ufe in vía, per qtnia eco para nutrirme, y vestidos pira cubrirme, A ih M ili
ere orooold.
«abalo, et deaerit mini |iea ruigar
partean ad vtoscenduat, 178a
.et vogtiiwftatmn ad in-
duendum, 1
91. lletfarrosque ibero #1. Y ¿ vuelvo Mámente ála casad*
prosperé ad domum «•>- mi padre,elSenor aeit mi Dioa de m mó-
tría mei: erit mihi 'D o do muy particular,
DoaMMMin Deum, : ’• /
99. Bt lapw iste, *qaem 98. Y el lugar en donde ettA esta pie­
eresñ in Ütahini, voca- dra que erigí como monumento de loa
bitur Domus Dei; c u » marat&Uu que aquí he visto, se llamará" la
ae quae dederia Casa de Dios; y yo te ofreceré, ¡6 Señor/
aas dfferam el diento de todo lo que ote hubieres dado.
tibi.
♦ M. Heb. nStri.” M anta: nS «4 pera mi.”

C APITU LO XXIX.
Jaaab m compromete 4 aervir neta año* por lograr 4 Raimel. Liban on logar de
MU la da i Lia. Sirve «tro* úete aSos por Kaquel. Nacimiento da Rubén,
é i Simeón, de Lar), y de Jaü

1. Pboicctus ergo la- I. J ac o b siguió su camino, y llegó al


cob venit in terram O- pais que está hácia el oriente".
fMfttálem.
- % Et vidk puteutn in 2. Entró en un campo donde vió un
agio, tres quoque gre- pozo y tres rebeOos de ovejas que descansa*
-gpsevitun accubamea ban cerca de él, aguardando que te les áte-
iinta eum: n a » ex ilh> te de beber, porque de aquel poco se abre-
«daqoabantur pécora, et -vdban loa reoanos, y su entrada estaba cer­
cos ■eitM grandi lapide rada con una grande piedra, para conservar
ciaudebatur. el agua, muy rara en aquella región.
: 3. Monique «abt- ut : 3. Pues era costmhbre no levantar la
xainctiw dvibuk floogregtf- piedra sino ruando se habian raumdo todoB
-*¡» devólverent lapiden), los rebaños";, y despues que habían bebido
et icfectis gregibua rur- volvían á ponerla, sobre la abertura del po-
<nm super oe putei po- so parador'iugar & que te llenase otro
H em L ves.
1 Dixitque ad pastores: 4. Jacob dijo pues, á los pastores: IJer-
Fratre*, unde estis? Qui manos mios,' ¡$e dónde 90Ís? Ellos 1c res-
jespoadenmt: De Haran. poadieroa:De Haran.
9 1. Heb. ,,'Y fc® aTpafr 'de '-lo» hifod del ftie n te f ee daeir, á la Meso-
aotemU, aeciui el nao da 19a HebrAoe, 40a Muflan a «ata y a laa demaa regionee
<W otro lado del Eofhtta*; fmft tritw úí
W 8. Tédoa lea rabafiea ( « raedor, aefoil al aaaaritaao, todo* loa paaterea) ae
M udan iM , y Ierra taba» la piádrm qae cabria al pota. ■« M a jiia ft r e » , ea la n r
de M t n , grtg—. L a miama variedad m etro s habar m ai 7 8. ao qoa loa Sa.
<antt leyeran ftmrui como t) mauritaae.
Jü&eade k 5l Jaaofe aáacbó: ¿Noconoeetaá Labaay , 5. Quos interrogan»'
ara cronolA.
gioa rrúgat nieto de Nacor"? Ellos le dijeron: Lo co­ Numquid, ait, nostia La-
1788. nocemos. han filium Nachor? Di-
sdnwt: Novinms.
6. ¿Lo pasa bien? dijo Jacob. Ellos le 6. Sanusne est? inquit:
véspendieron: Eatá bueno"; j mira 4 sd hija Vaiet, ínquwnt: «t pece
Itaqael que viene aqn cae su rebiOa. Raobel filia eius veait
«un grege suo.
7. Jacob Ies4' dijo: Aun falta mucho del 7. Dixitque lacob: Ad-
<tia, y no ea tieapo de volver loa re­ bue multum diei sape-
bañas á los apriücott dad luego de beber 6 rest, nec est tempos ut
las ovejas, y volvedlas despues 4 pacer. mdvcáoturad caulas gre
afea: date ant¿ potum ©vi-
bus, et sie' ea» ad p*-
stum reduche.
18. Ellos le respondieron: No^podemos 8. Qui responderunt:
hacer etto, hasta que todos los rebafioa* es­ Non powumus, doaeo o-
ten reunidos, y háyamos quitado la piedra mnia pécora congresen-
de sobre el pozo para abrevarlos á todos tur, et amoveamus lap»-
juntos. dem de ore putei, ut
adaquemu8 greges.
9. Ellos hablaban todavía, cuando llegó 9. Adhuc loquebantur,
Raquel con las ovejas de su padre; por­ et ecce Rachel veniebat
que ella en persona apacentaba el rebabo." cum ovibus patrie sui:
nam gregem ipsa pa-
acebat
10. Habiéndola visto Jacob, y sabien­ 10. Quam cúm vidia-
do que era su prima hermana", y que aque­ set lacob, et súret con-
llas ovejas eran de su t » " Laban, quitó la aohrioam auam, oves-
piedra que cerraba el poco; que Laban anmcuJi suú
anovit lapídeas quopo-
4eus claudsbatur.
11. Y en tegmda habiendo bocho be­ 11. £>t adaqaatfrgpafe,
ber a] rebano, la besó", y lloró levantan­ ^•eidatua est eansjat e*e-
do la voc; ' > vatá voce flerk, < .
' Porqae le la b ia -ókho11, qne era el 12. E i indicavites.quód
bérm asH », etto e t , d pángate de su p*- Aviar «wat patris s«vot
dne", y el hijo de Rebeca. Raquel corrió .filiiiaRebeoeae: at illa
' t 5. Laban era hijo de Batuel, y nieto de Nacor. '(tSnpr. xtir. 15. 99.).
▼ 6. Heb. ¿„Está en paxt......E«ti.* M o eloombn» fi« pa* comprende la B s »
entura toda oíase de proaperidade*. E l saludo w ^ o m n en, Paxmtís, la p u a fft
oca Tpeoteot.
* 7. E l aamaritano lo expresa.'
f 8. Bam. y Set. Loa pásterfes.
7 9. Heb. Nam ipti a M ju lp r . QB: W «n ti> ii) 0¡ dicaii>j»ti M lt o t e t a s Aetsata,
y eatá en el hebrao puntuado.
* 10. Es tasir, ii j a de Lab*», hermano de ¿ai dns4n¡ J.r#«ty#ce «littbyeot
/ W . Heb. lit. Hetmán* im .m ttrit*.
* 11. La oostumbre del pala era saludar e w i , w Ijssa. . . .
* 19. Imdianit, p rn it itm m m #*r ceno iw M a«u 8-)*ap-
ftm u t ■por mmmmamt.- lo qae o* «gqr fteotMoU-w *1 Ww»Q» *#■«] M jP DR.
•ooe a^Beltaclútincien frwnatic*].
J M . Jacob y Laban eran hermanos, | m w « n » y, 4 * Bj jwnt
cam tum > x x ix . 185
festinar» mmciuvit patri inmediatamente á decirlo 4. su padre, Antes de )&
era cro.ioló.
iua gic't vajear
13. Qui cum audisset 13. El cual habiendo sabido que habia X7¿3.
venisse lacob íilium so- venido Jacob, hijo de su hermana, saiió
roris suae, cucurrit ob- corriendo ó encontrarlo; lo abrazó estrz•
viain ei: complexusque chámente, y.hahiéndolo. besado muchas veces,
pum, el in oscula ruens, lo llevó á su casa. X cuando supo de él
duiit in domum suam, mismo el motivo de su viaje,
Auditis autem causis iti-
oeris,
14. Respondit: Os meum 14. Le dijo: Tú eres mi carne y mi
es, et caro mea. Et post- sangre: yo tendré ¡cuidado de tí; <¡uíduie en
guam impleti sunt die* mi casa. Y despues de haber pasado un
mensis unius, mes,
15. Dixit ei: Num quia 15. Dijo á Jacob: ¿Acaso porque eres
fratermeuses, gratis scr- mi hermano me has de servir de valde?
vies mihi? dic quid merr Dime qué recompensa quieres.
eedis accipias.
16. Habebat vero duas 16. Mas Laban tenia dos hijas; de las
filias, nomen maioris cuales la mayor se llamaba Lia, y la me­
Lia: minor vero appel- nor Raquel.
labalur Rachel.
.17. Sud Lia lippis erat 17. Pero Lía tenia los oj^s legañosos";
oculis: Rachel decora ta- en lugar de que Raquel era hermosa y muy
cie, et venusto aspectu. agradable".
- lá. Quam dili^ens La­ , 18. Jacob, prendado de esta, dijo á La­
cob, ah: Serviam tibi ban: Yo te serviré siete anos por Raquel
pro Rachel ñlia tua mi­ tu hija menor </
nore, septem annis.
19. Respondit Laban;. 19. Laban le respondió: Es mejor que
Meiius est ut tibi eam yo te la dé á ti, que á un ext/ano: quéda­
dem quam alteri viro, te conmigo.
mane apud me.
20. Servivit ergo la­ 20. Juco!» le sirvió pues siete años por
cob pro Rachel septem Raquel; y este tiempo no le pareció sino po­
annig: e t. videbantur iili cos dias, tanto era el amor que habia con­
pauci dies prae amoris cebido p'-r «lia.
oagnitudine.
21. Dixitque ad Laban: 21. Y cumplido el plato, dijó á Laban: 1781.
Da mihi uxorem meam: Dame mi muger, pues se ha completado
quia iam tempusimple- el tiempo en que debo recibirla por espo-
p ito de Laban, y abuelo materno de Jacob. Véase lo dicho en el cap. xzri. 7 7/
Y 14. O* meum et et c ú f mea: esta* son los palabras que Adán dijo a Eva (Supr.
0» 23.). Ellas significan la proximidad de la sangre. En otro* idioma* *e dice, eute,
testa es mi «angre,
? 17. La palabra hebrea sig4i£ea tiornos». delicados, débiles; lo que puode en-
ttbdefM en.’ bueno ó mal sentido. Los antiguo* entendían comunmente por cJm
tomo#, ojos hermosos. Los Setenta traducen déb’iei.
Aid. , Heb. Bien hoc!ha de cuerpo j hermosa de (temblante.
* 18. Era entónces costumbre que loa hombres eompr.sfcn sua mi’ gorcw y '¿ f
¿otasen. Véase la DuerUcion tobre Un mviri&vrávl de ¿m '¡¡-'brees *1 Ítbuu» u :l
Ciático de los Cánticos, tom xi.
rea u n o DEL « é iw s is .
Ante* de la sa, y te he tenido lo» tiete año» que te tum est, ut ingrediar ad
era cronoló­
gica vulgar
prometí. illam.
178L 22. Entónces Laban celebró las bodas, 22. Qui vocatis tnuhi*
habiendo convidado al banquete á sus ami­ amicorum turbia ad coo-
gos que eran muchos". vivium, fecit nuptias.
23. Mas por la noche hizo entrar á su 23. Et vespere Liam
hija Lía en el tálamo de Jacob", filiam suam introdindt
ad eum,
24. Y dió á su yhya una esclava llama* 24 Dans ancillam fi-
da Zelfa para que la sirviese. Y habiéndo­ liae, Zelpham nomine.
la recibido Jacob por muger, según la cos­ Ad quam cum ex mors
tumbre de aquel tiempo , por la mañana lacob fuisset ingresaos,
reconoció que era Lía, facto mané vidit Liam:
25. Y dijo & su suegro: ¿Por qué me 25. Et dixit ad «oce-
has tratado de este modo? ¿No te he ser­ rum suum: Quid est
vido por Raquel? ¿Por qué me has enga­ quod faceré voluisti? noo-
ñador ne pro Rachel servivi
tibi? quare imposuisti mi-
hi?
26. Laban le respondió: No se usa en 26. Respondit Laban:
este pais casar 6 las hijas menores, ántes Non est in loco nostro
que á la» mayores. consuetudinis, ut minores
ante tradamús ad nu-
ptia8.
27. Cumple la semana de los dias de 27. Imple hebdomadam
la boda", y yo te daré" también la otra por dierum huius copulae:
el tiempo de otros siete años que me ser­ et hanc quoque dabo ti­
virás aún". bi pro opere quo ser-
vituras es mihi septem
annis aliis.
28. Jacob convino en la propuesta, ra­ 28. Acquievit plácito:
tificando por este consentimiento su matri­ et hebdómada transacta,
monio con Lía, el cual sin esto era nulo; Rachel duxit uxorem:
v al cabo de los siete dias Be casó con
Raquel,
29. A quien su padre dió una esclava 29. Cui pater servam
llamada Bala. Balam tradiderat
30. Jacob teniendo en fin & la que de­ 30. Tandemque potítus
seaba, prefirió la segunda á la primera por optatis nuptiis, amorem
•1 carino que le tenia; y sirvió adn" por sequentis priori praetu-
99. Heb. habiendo convidado á todo* lo* habitante* del lagar. Este • tus*
bien el .Mntide de lo* Setenta.
V 93. Lia fue introducida en la alcoba antea qae Jacob, según el ose dsk*
Caldéos. Tai. vii. 19. vni. 1.
Y 94. Estas palabras ex more, no están en *1 hebréo, qae coordina estas fru *
de fitio modo, pero siempre en el mismo sentido.
w 97. 1.a ceremonia de la* bodas duraba comunmente siete dia*. Véase la D¡-
tertacion tobre lot matrimonio* de lot Hebréo*, tom. xi.
Ibid. Se lee en el hebreo vntkh, et daiitvr, en lugar de vatn, et dabo, qae •*
hajls en el sarauitano.
Ibid. Esta palabra está en el hebréo.
'W 30. Esta palabra está en el hebréo.
CAPITULO X X II. 187
lit, serviena apud eum eOa i Laban otro* siete años. % Antea de W
era cronoló­
septem annis diis. gica vulgar
31. Videns autem Do­ 31. Mas el Señor viendo que Jacob des­ 1781.
minas quód despiceret preciaba á Lia", la hizo fecunda, dejando
Liam, aperuit vulvam estéril á su hermana.
eius, sorore sterili per­
manente.
32. Quae conceptum 32. Ella concibió pues, y dió & hu u*
genuit filium, vocavitque hijo, que llamó Rubén ( hijo de la vistan),
nomen eius Rubén, di­ diciendo: El Señor ha visto mi humillarían;
cens: Vidit Dominus hu- ahora m« amará mi marido.
militatem meaoi, nunc
amabit me vir meus.
33. Rursumque conce- 33. Y concibió otra vez, y habietodo pa­
pit et peperit filium, et rido un hijo, dijo: El Señor conoció que
ait: Quomam audivit me yo era tenida en ménos, y por esto me dió
Dominus haberi contem- un segundo hijo; y le dió por nombre
ptui, dedit etiam istum Simeón, que quiere decir, el Señor oyó".
mihi: vocavitque nomen
eius Simeón.
34. Concepitque tertió, 34. Tercera vez concibió, y habiendo
et genuit alium filium: parido otro hijo, dijo: Ahora mi marido es­
dixitaue: Nunc quoque tará mas unido á mí, pues le he dado tres
copuiabiturinihi maritus hijos; y por eso lo llamó" Leví, que signi­
meus: eo quód pepere- fica viñado.
rim ei tres filios: et id-
circo appellavit nomen
eius, Le vi.
35. Quartó concepit, et 35. Concibió por coarta vez, y parió unMoa. i. 9.
peperit filium, et ait: Mo­ hijo, y dijo: Yo alabaré ahora al Señor; y
do confite bor Domino: le dió por nombre Judá, que significa ala-
et ob hoc vocavit eum, banzo: y cesó por entónces de parir.
Indam: cessavitque pá-
rere.
Y 31. Heb. lit. que Jacob aborrecía & Lia. La Eaeritarm indica per « t e término
*n amor ménoe tierno, ménoa títo , j aon rnénoa consideración j aprecio. Aaf
Jaocráto dijo en Sao Laoaa: Si alguno viene i mí, y ao aborrecí i tu padrt, á tm
madre...... im pttedt ter n i diteipuXo {Lúe. xit. 96.), ▼ ae explica en San Mateo por
Maa palabra*: E l que amm á tu pmira j t i tm madre m u qut á mi, * t u digna
i* mí. (Mal. x. 37.)
f 33. Heb. liL É l SeSor ha sabido qae yo era abonacida...... por lo cual I*
llamé Bimeon, ata et, e« a m nombre que tignifique la aceten de oír 6 de tener
nttieia.
V 34. 8e lee en el hebreo oía , veatrit, en terminación ma«calina, en logar da
la fémanina wuñ, qua a* lea en el aamaritano.
Ante* de U
eia cronoló.
giua Trigal

CAPITULO XXX.
Nacimiento de Dan, de Neftali, de Gad, da Asar, de bacar, de Zaboloa, d« Dia*
y de José. Convenio de Jacob y ds Laban.
1778. 1. R a q d e l , hiendo que era estéril, envi­ 1. Ceshkns autem Ra­
dió la .fecundidad á su hermana, y dijo á chel quód infecunda e#-
su marido con.,una impaciencia que tolo ■et, mvídit sorori aua«
él deseo de tener hijos podía excusar: Da­ et ait manto suo: Bt
me hijos, porque si no me muero. mihi liben», alioquin mo*
riar.
2. Jacob, irritado de una solicitud ■tan 2. Cui iratus respondit
poco racional, le respondió: ¿Soy yo como lacob: Num pro Deo
Dios que da la fecundidad á quien quie­ ego sum, qui privavit te
re, y joo te ha privado de concebir? ínictu ventris tui?
3. Raquel anadió: Pues Dios me ha he­ 3. At illa: Habeo, io-
cho estéril, yo tengo á mi esclava Bala; quit, famulam Balaaa:
■lómala por muger, para que yo reciba so­ ingrédere ad illam, ut
bre mis rodillas" lo que parirá, y tenga hi­ pariat super genua mea,
jos adoptivo* He eHa. '' et habeam ex illa filioa
- 4. Le dió pues i Bala por mager; 4. Deditque illi Balam
in coniugium: quae,
5. Y habiéndola recibido Jacob, con­ 5. Ingresso ad se viro,
cibió y parió un hijo. concepit, et peperit fi*
lium.
6. Entonces dijo Raquel: £1 Señor ha 6. Dixitque Rachel: Iu*
juzgado en mi favor, y ha escuchado mi dicavit mihi Dominus, rt
voz dándome un hijo; por lo cual lo lla­ exaudivit vocera meam,
mó Dan, que significa juicio. dans mihi fiüum: et id-
circo appellavit nomen
eiu9, Dan.
7. Bala concibió otra vez, y habiendo 7. Rursumque Bala
parido un segundo hijo, concipiens, peperit alte-
ru m * „ L t
1T77.
8. Dijo de él Raquel: Dios me ha he­ 8. Pro quo ait Rachel:
cho entrar en competencia con mi herma­ Comparavit me D601
na", y la victoria ha quedado por mí; y cum sorore mea, etm*
por esto !o llamó Neftali7', que significa, he valui: vocavitquc eum,
combatido con destreza y felicidad". Nephthali.
9. Lfa, viendo que habia dejado de pa­ 9. Sentiens Lia qu°9
rir, dió á su marido por muger á Zelfa, p&rere desiisset, Zelpham
esclava suya: ancillam suam manto
tradidit.
f 3. T al era «1 née de los primero* tiempoa: recibir en las rodilla* 1 1** ■**
Bo», en lugar de recibirlos en los braxoa. Infr. 23. Job. m. 13.
* 6. Heb. lit. Y o he lachado con mi hermana eon una lucha de Diot
I M . En hebreo y en griego esta nombra sa «acribe mí NcpJutoli-
nid . O limpiamente, nú combata.
CAiTroto n x 489
10. Qiwt post eonce- 10. L a cual copcibió y parió un hijo. Antas dala
era cronoldc
ptum edente filirnn, gioa vulgar
11. Dixit: Feliciter: et 11. Y Lfa dijo: Felizmente; por lo cual 1777.
idcirco vocavit nomen ella lo nombró Gad, que quiere decir, feliz".
eius, Gad.
' 12. Peperit quoqiie lü. Teniendo Zelfa un segundo hijo,
Zelpha alterunv
13. Dixitque Lia: H oc 13. Dijo Lia: Esto es para mi felicidad;
probeatitudine mea: Bea- porque las mugeres" me llamarán dicbosa;
tam quippe me dicent por lo cual lo llamó Aser, que significa
mulieres: proptereá ap­ felicidad.
pellavit eum, Aser.
14. Egressus autem Ru­ 14. Mas habiendo salido Rubén al cam»
bén tempore messis tri- po en tiempo de la siega del trigo, en­
ticeae in agrum, répe- contró unns mandrágorair que trajo á L fa
TÍt mandragoras: quas su madre, á la cual dijo Raquel: Dame de
matri Liae detulit D i­ las mandragoras de tu hijo.
xitque Rachel: Da mihi
partem de mandragoris
fitij tai.
15. Illa respondit: Pa* 15. Ella le respondió: ¿No te parece bas­ X7H
ramne tibi videtur quod tante haberme quitado & mi marido casán­
praeripueris maritum dote con él despues de mi, sino que quie­
mihi, nisi etiam mandra­ res también tomar las mandragoras de mi
goras filij mei tuleris? hijo? Raquel anadió: Yo consiento en que
Ait Rachel: Dormiat te- duerma contigo esta noche, con tal de que
cum hac nocte pro man­ me des las mandragoras de tu hijo, lia
dragoris filij tui. aceptó esta condicion, y se las dió.
16. Redeuntique ad ve- 16. A l volver pues Jacob por la tarde
iperam lacob de agro, del campo, le salió al encuentro Lfa, y le
egressa est in occursum dijo: Tú vendrás conmigo esta noche1', por­
eius Lia, et ad me, in- que he comprado el derecho & mi herma­
qnit, intrabis: quia inter­ na por las mandrágoras de mi hijo. Y Ja­
cede conduxi te pro man­ cob durmió aquella noche con ella.
dragoris filij mei. Dor-
mivitque cum ea nocte
Ala.
17. Et exaudivit Deus 17. Y habiendo oido Dios sus ruegos,

^ 1 1 . b raiyor parte de loa intérprete! antiguo* 7 moderaos, entienden pat


Otd, U dicha, la prosperidad. Asi lo explican las dos paráfrasis caldeas, la ver.
•ion de loe Setenta 7 la siriaca. Loe Rabinos pietenden gue en el hebreo en lu-
(u da aoo, in prosperitate 6 pnttpere, debe leerse l i u d , venit protperiia » Pero el
Matido es el mismo ; 7 el versículo 13 manifiesta la inutilidad de esta correccio^
pees se lee alli es nn estilo igualmente conciso u n í, pro beatiludme mea.
W 13. Heb. lit. laa jóvenes.
7 14. No todos los intérpretes entienden de nn mismo modo la palabra hebrea
baducida en la Val gata por mandragora». La autoridad de los Setenta, del cal.
■se y de mucho* sabios que lo han traducido así, no ha estorbado á loa ifitér.
yretas modernos buscar nueras significaciones a esta palabras. Calmtt cree qo*
todos lo* caracteres que la Esaritura da al fruto da que aquí s* habla, pu*¿)»
eOB«nrr con particularidad al limón.
1 16. El samaritano lo expíes*.
190 l ib r o d e l o i n w i s .
Ante* de la concibió y parr un quinto hijo; preces eius, concephque
«ra cronoló­ et peperit filium quin*
gica vulgar
tura,
18. Y dijo:’ Dios me ha recompensado 18. Et ait: Dedit Deus
porque di mi esclava á mi marido; y le mercedem mihi, quia de-
dw el nombre de Isacar, esto es, recom­ di ancillam meam viro
pensa". meo: appellavitque no­
men eius, Issachar.
19. L ía concibió aún, y ' parió un hijo 19. Rursúm Lia con-
sexto, cipiens, peperit sextum
filium,
20. Diciendo: Dios me ha dado un ex­ 20. Et ait* Dotavit me
celente dote: mi marido quedará" aun es­ Deus dote bona: etiam
ta vez conmigo, porque yo le he dado seis hac vice mecum erit
hijos; y lo nombró Zabulón, que significa maritus meus, eo quód
cohabitación. genuerim ei scx filios: et
idcirco appellavit nomen
eius, Zabulón.
21. Tuvo despues una hija á quien lla­ 21. Post quem peperit
mó Dina, que significa, el Señor me ha filiam, nomine Dinam.
hecho justicioi". 22 . Recordatus quoque
22. El Señor se acordó también de R a ­ Dominus Rachelis, exau-
1774.
quel, la oyó, y le quitó su esterilidad. divit eam, e| aperuit
vulvam eius.
23. Concibió pues, y parió un hijo, di­ 23. Quae concepit, et
ciendo: El Señor me ha sacado de la ig­ peperit filium, dicens:
nominia en que estaba, á causa de mi esteri­ Abstulit Deus oppro-
lidad!'. brium meum.
24 Y dándole el nombre de José, que 24. Et vocavit nomen
significa aumento", dijo: Que el Señor me eius, Toseph, dicens: A d-
de todavía un segundo hijo. dat mihi Dominus filium
alterum.
25. Habiendo nacido José, Jacob dijo á 25. Nato autem Ioseph,
su suegro: Permíteme que vuelva á mi dixit lacob socero suo:
pais y al lugar de mi nacimiento: ya es Dimitte me ut revertar
tiempo de que yo trate de establecerme allí. in patriam, et ad terram
meam.
26. Dáme mis mugeres y mis hijos, por 26. Da mihi uxores, et
los cuales te he servido catorce años, para liberos meos, pro quibua
que yo me vaya"; porque tú sabes cuál es el servivi tibi, ut abeam: tu

V 18. O literalmente, él ha recompensado.


T 30. Vulr. lit. tttari. Heb. lit. permanecerá. Hay en el hebreo una ahuion en.
tre laa do» palabrea de que Lia usa aquí: Zabad, quejrignifica dotar, y Zabal, que
significa habitar.
w 91. O mas bien, juieio 6 juttíeia. El nombre de Dina tiene la misma etin^-
logta que el de Dan.
W 33 . La esterilidad te tenia por ignominiosa entre las mugeres. 1. Rtg. i. 6.
Lúe. i- 95.
* 94. El nombre de Joti alude al mismo tiempo a las dos expresiones que
Ttacruel vierte aquí: Ataph, que significa quitar, y Jataph, que «i^nifi/»» añadir.
7 96. Esta partícula está en «1 hebreo.
CAPITULO XXX. 191
taosti servitutem quft ser- servicio que te he hecho desde que estoy Antes de kt
era cronoló.
vivi tibi. contigo. gioa vulgar
27. A it illi Laban: In­ 27. Laban le respondió: Halle yo gra­ 1774.
venían) gratiam in con- cia en tus ojos: yo he visto por experiencia
spectu tuo; ex pen men­ que Dios me ha bendecido por tf.
tó didici, quia benedi-
xerit mihi Deus prepter
te:
28. Constitue merce- 28. Señala tú mismo la recompensa que
dem tuam quam dem ti­ quieres que yo te dé".
bi.
29. A t ille respondit: 29. Jacob le respondió: Tú sabes cóma
Tu noeti quomodo scr- te he servido, y cómo tus bienes" se han au­
vierím tibi, et quanta in mentado entre mis manos.
manibus meis fuerit pos-
aeao tua.
30. Modicum habuisti 30. Tú tenias bien poco, ántes que ye
antequam venirem ad te, viniera á tí, y ahora te has enriquecido:
et nunc dives effectua el Señor te na dado su bendición luego
es: benedixítque tibi Do­ que yo entré en tu cosa; justo es pues que
minus ad introitum yo trate de establecer también la mia.
meum: iustum est igitur
ut aliquando provideam
etiam domui meae.
31. Dixitque Laban: 31. Laban le dijo: ¿Qué te daré yo? Na­
Quid tibi dabo? A t ille da quiero, respondió Jacob, con tal que ha­
ait: Nihil volo: sed si gas lo que voy á pedirte. Y o seguiré apa­
feceris quod postulo, ite- centado y guardando tus rebaños.
rütn pascam, et custo-
diam pécora tua.
32. Gyra omnes gre- 32. Haz una visita á todos ellos, y apar­
ges tuos, et sépara cun­ ta desde ahora para tí todas las ovejas cu­
etas oves varias, et spar- ya lana es de color vario, abigarrado, y en­
so véllere: et quodeum- comiéndame todas las que1 sean de un solo
que furvum, et maculo- color; y en lo venidero todo lo que nazca con
sum, variumque fuerit, mancha de negro y blanco, y abigarrado
tam in ovibus quám in de diversos colores, tanto en las ovejas co­
eapris, erit merces mea. mo en las cabras que estén á mi cargo, se­
rá" mi recompensa; y cd contrario, todo lo
que sea de un solo color será tuyo.

T 27 y 98. Parece qae «1 hebreo fas «Iterado en este logar por loe oopistas.
E a él se lee: ti kaüi gracia tn tu* ojo*: la conocido por experiencia ifc. Et bes.
tu te visible qae este ti, no puede ligarse con experta* mtm. Se ve que San Ge.
Mnimo lo entendió por niúum, traduciendo invenían. Alguno* intérprete! por con­
servarlo, croen que se comete ana elipsis: otro* piensan que el expertu* *vum for­
ma nn paréntesis; pero puede mmpecharse qae no hay sino ana trasposición del
escribiente, y qne la primitiva lección seria: 8 i he /¡aliado gracia en tu* ojo*, te.
Hala la ree*mpen*a qne debo darte, y te la dari. Y añadió: Tengo experimentado qne
*1 Señsr, fe -
W 99. Heb. vuestro ganado. Los Setenta lo entendieron asi. Ya hamo* visto
qae en hebreo ana misma palabra signiboa potetion y ganada. Supr. xm. 9.
W 32. Este vano y los siguientes se interpretan de diversos modos: la difiool.
95 LIBRO DEI» QÉMISIb.
Jiote* de l i
• t i oronoló-
Í3. Y eli&ndo llegúe el tiempo de ha­ 33. Respondebitqué mi*
cer la separación, según nuestro convenio, hi eras iustitia me^
fú a fu J n i
1774, mi inocencia me servirá de testimonio de­ quando placiti tempui
lante de tí; y todo lo que no sea mancha* ¿lvenerit corum te: et
do de diversos colores ó mezclado de ne­ omnia quae. non fuerint
gro y blanco, tanto en las ovejas como en varia, et maculosa, et
las cabras, me convencerá de latrocinio, si furva, tam in ovibgi
yo me atrevo á apropiármele/1. quám in capris, furti rpe
arguem.
34. Laban le respondió": Apruebo lo. que 34. Dixitque. Laban;
me propones. Gratupi habeo quod pfr;
tía.
35. £1 mismo dia Laban separó las ca­ 35. Et separavit id die
bras, las ovejas, los machos de cabrío y los illa capras, et oves, et
cameros manchados y de diversos colores". hircos, et arietes varios,
tad dependa, al parecer, d» alguno* equivoco* d*l eaoribient*; la variedad d* lee.
ai*n se manifieata deade la primera palabra. El hebreo y el samaritano dicen en
ftituro i u i , (Jyraitj Loa Setenta y la Vulgata, en imperatiro íbx, Oyra. Kn el l i ­
breo ■* lee: Oyrabo raiu j greget, áte. y al ün del veno, et erit mereet mee. Et^
rata' muy clara: r a í , et erit, cuando el aentido exige ibih, erit, como lo exprs»
la Vulgata. Loa ejemplares de loa Setenta varían. La edición romana dice »olt-'
mente erit; pero puede *ospeoha»e otro equivoco en la trasposioion de eetaa pa.
labras, in caprie, que sin duda faltan en *1 primer miembro, de dond* resolta 1*
obscuridad. Paroce pnes, que la primitiva lección debió ser: Gyra omne» greget ivtt
Jtodie; sepora inde m i » pteu» punctatum et maculotum in capri» , tt emiu ni-
gntm in tribuí; et maculotum et punctatum erit mtrcet mta. Pudiera ser también! Bt
maculotum et punctatum in eaprit; ti in ovibut erit marcee mea: lo qu* a* rtdacs
*1 mismo sentido explicado; j entonces no habría nna trasposición, sino una da­
ble omision; ea deoir, se omitid ia eaprit en el primer miembro, y et ta srüsi **
•1 aerundo.
W 33. Se le* *n el hebreo: Et retpeniebit pr» me juttitim me*, m di» ert*
fuando tenerit, tuper mertedtm meam coram te; omne quid erit m punctatum et M>
ouiotum in capri», vtl nigrum in n iiiu , furtum erit apud me. Esta verso explica u
anterior, y e* explioado por 41. Lo que no fuere .planchado en las cabras, conven,
ceri a Jaoob de latrocinio, porque esta e* la parte que Laban kabia puerto i •*
cargo, separando de sus rebario* todo lo manchado en laa «abras, in eaprit- Esta
expresión colocada en el verso 33, acaba d* probar que fklta en el primar mi*»-
bro del verso 39. Lo mismo en *1 verso ¿2. Laban ha separado de sus rebañM
todas las oveja* negraa; lu*go en el verso 33, lo que convencerá de róbo á Jaestv
sari lo qoa haya negro en las «Tejas, nigrum in —¿ur, y seria obscurecer esto eo«*»
prenderlo, bajo la negación del primer miembro. 8e ha hacho tmmbim variación acer*
ca de la referencia de estas palabras, tuper mercedem meam coram te. (Están *"**
lijadas á venerit? Es muy claro que no conviene lo uno coa lo otro, sino Ia*
dicen relación á' rttponitbit. ¿Están acaso traapuastaal No, aino qu* éstaa, }***«
d• venen», forman solo un paréntesis, como lo hemos expiando poniéndola* «»•
tre comas. Para explicar *1 sentido de la Vulgata en «atoa do* versos relativa­
mente al contexto, oa preciso suponer que fu n u ia sa toma aquí por un negro
mezclado de blanoo; lo cual oorifirma m u lo qu* acabamos de decir, qu* _
« T e j a s enteramente negraa pertenecían a Laban.
w. 34. Se l*e en *1 hebreo: Bt dixit Lab»*: Etc* ti [6 aiiaoail ait í * * 1*
has tuum. En el aamaiitane.' E t oect asa [ó uímmm] tit justa veri» la*. En ***
Setenta: E t dixit Laban ei; eit justa wrhim tutus. La Vulgata: Et dixit
tam Oratum mdti (ett): rit juxta vtrham tuum. ].* Los Setenta no leea U F***
bra m , occe, y la Vulgata la entiende por m, gratum. 2.“ Loe Setenta han *
tendido lo , por er, el aamaritano ha escrito u , non: se supone que lo oao i
otro se tunan aquí por ios, aImam; la Vulgata lo entiende por u, mihi. E n 1
to, en el hebréo l o y u se conAinden fácilmente, y e» muy común
verbo eet; de manera que el sentido de la Vulgata preeenta la lección m** P^"
baole: Oratum nuA* etl: n t junta «erAum tmtm.
* . 35. Se lée en *1 hebréorfil teftravit in di» illa iircol eoriegatt» *t
'CAPITULO XXX. ' 193
ttquc maculosos: can-* reservándote el cuidado de guardarlos; y en­ Antes de la
ctum autem gregera uni- •ra cronoló.
tregó & sus hijos todo el ganado de un co­ fiea vulgar
fcolorem, id est albi, et lor, esto es, el que era todo blanco ó todo 1774.
n^ri véílerM, tradidit in negro, y que naturalmente no debia produ­
mam fHiorutn suorta». cir siné -crias, 6 del todo blancas, 6 del to­
do negras, á fin de que lo diesen á guar­
dar &Jacob.
36. Et pétuit spatium 36. Y para impedir que los rebaños de
itineris tnum dierom hv Jacob, mezclándose con tos suyos, produje­
ter se eí seneruái, qui sen crias manchadas, interpuso el espacio
páscebai reuquoa gtvgee de tres jornadas" entre el que conducta loe
eius. ‘ manchados", y su yerno que apacentaba las
demás ’ manadas que eran de un solo color.
37. ToUeii* erg© lacob 37. Y Jacob, viendo que Laban tomaba 1768.
virgaspopuleas virMes,et todas sus medidas para aumentar su prove­
«roygdalmes, etex plata* cho, creyó que para asegurar el suyo, le
nk, ex parte decorticavit era permitido usar de un arbitrio, que si le
éax detractisqué cOTtici* ■salía bien, le indemnizara de la poca justi­
bus,in his, quaespotíata cia que su suegro le había hecho hasta en-
fberant, candor apperuit: téncesí Tomando pues ramas verdes de áta»
illa vero quae integra mo, de almendro y de plátano, Jear quitó una
fberant, viridia perruan- parte de la corteza: de manera que los Iu*
aerunt: atque in hunc cares de que se habia quitado, aparecían
toodom color effectua est blancos, y los otros" en que se fabiá deja*
t i m in a eaprat punetatat et maemlotat, omne quod kabehát aiiqmii álbum, et omne
ñgrmm in otibui; et dedil m mana filianim norUm. En el hebréo es ficil con-
fiudir aqdim, variegatoe, een nqdik, jmnelator. en substancia, el sentido et al mis.
mo; y «tn ■« ve cota bastante olaridkd qae la porckm de Laban eé extendía a'
todai laa cabet u mezclada* de blanco y negro es laa cabras, y a todas laa qn»
aran enteramente negra» en laa oreja*; do donde fesaltir qué >as otejía y cabras to.
taimeste bitacas,'file la parte confiada al cridado de Jacob, cón la tínica esperan. -
xa. da adquirir para sf todu las oTejas y eabrn que naetéran nianchadas. Ea muy
ttfeQ explicar el aentido de la VnlgU» en este lugar. Xa explicacioñ que no­
sotros damos en la paráfrasis, es la del padre GsrrleMs.
w. 36. 8 e lée en di KeSrso BOo, «* ter ee. Eli el aamaritano Bimc, inter eof. lo que
oenriene mejor con el veno antecedente, en •qoe sé ha visto que confió m porción'
al ondado de sos hijos; él interpuso,' puei,' tres dia* de camino éntre estos y Ja­
cob. El padre Carneree continúa siguiendo el sentido qae le pareció mas acó.
modado a las expresiones de la Vulgíta.
A id. El samaritano aflade aqui lo que se advertirá en ol capítulo siguiente f .
11. 1S. 13. En este lagar se In , tm e E t dixit angelnt Déi ad Jacob in tomnit,
el dixit. Jacob. E t dixit: Ecee ego. E t‘dixit:'hiña ocnioe tuo* et vite omnea Airroa n-
tctmienUt tmpet- gregtt variegatoe, jnmctalóa et grandinatot. Vidi enim otmia qttie
M i l fetit tibi. Ego tam Dtut Bethel ubi uttxitH moteumentum tt vovilti mihi tn.
tam.- Iftme erg» turge, egredere de térra kac, et reverterá ad terram jtnfnt ttii,
et btmefaeiam tibi. Parece qae al principio,Hespue* d » las pahtbras tn totume, loi
«opiataa inoportunamente repitieron, E t dixit, lo que no esU repetido en el f .
II. del capitulo siguiente, rarece también qne confundieron dos apariciones; por.
qae la droen de partir, Nunc turge 4*. no Be dio a Jacob sino seis? años Je?,
posa h fr . « n . 3. El cap. siguiente loa janta; pero en ana relación de hechos
acaecidos al fin de estos aeis años, Jacob reéuerda entónoes estas dos apariciones.
T. 57. En el hebreo ae lee solamente; E t tulit Jacob v&gam populeam viridem,
et mmygdaleam et plUaneam, et decortieavü ia ei» eortieet albas, demdant álbum
qmtd erat tuper vhrgit. El griego dice: Cartiee* a¡bat [alit. vñridet], et lacerant vi.
ride, m m i l amper virgie álbum quod decortianit, varium. Comparando estas di.
venas Mociones, parece que este texto ha sido alterado por lo* oopistas; el pro-
voabn plora! ia ei«, («pase qne se lela en proral mtrgat populeas viridet, come
194 LiBaO'. db* aitmsu,
Ante* dé la do, quedaron verdes; y de este moda las v m m s .
•ra cronoló­ varas se veian de diverso* colorea
gica vulgar
1768. 38. Y las puso en lo* canales en que 38. Pomitque. eos ia
se echaba el agua, para que cmpdo flWMriibm, ubi effuwte.
los ganados vinieran á beber7', taviesen h a to aqut: iit-cu» ve*
á la vista estas varas, y concibieran mtrán* nisseot greges ad btbea-
dolas. dum, ante pealo* habe-
rentviigaa,jtt in aspecto
earon ooneiperent.
39. Asf sucedió qae cuando estuvieron 39. Faotonque est ut
en calor las ovejas, y concibieron 6, la vista in ipso calore coitus,
de las varas de diveno» colores, parieran oves intuerentur vügw
corderos listados y salpicados de diversas et parerent maculosa,
colores. et varia, et diverso co­
lore «espena.
1T74. 40. Jacob dividió luego su rebañe, po­ 40. Divisitque giegem
niendo de tota parte las cabezas que eram laoob, et posait vira»*
de color vario, y de otra las de m solo co­ in caaakbus ante oculoe
lor-, y puso denueeo estas varas medio de»• aiietiun: erant autem al­
cortezadas en los canales, delante de los ba et nigrn quaeque,
carneros y de las ovejas de un tolo color, Laban: oetera vero, la­
para que naciesen corderos mamchador, de»i cob, separatis inter ss
pues de lo cual, habiendo separado los re­ greglbu»
unios, k> qoe.era todo blanoo y todo negro,
era de Laban, y lo demas de Jacob, según
A convenio celebrado entre éüosH.

dioa la Valgata, «a deoic molo*, virgo», en lugar da* mol, virgam-, V UW, ven­
ia », en logar de lc , tiridewti Im otro* nombre* sobetantivoe no ae nao alterado:
virgo* (HjNui 4 *. En logar de eortices alba» lm ot, el griego «upone qae otra
ejemplares decían lkot, virid*r, y ea efecte, laa corten* que quitó eran Tarde»,
y bajo ellaa eataba la madera Masca. En logar ,de lactram» »trW«, ee lee en «j-
gmnoa ejemplarea griego*, lateran» álbum, lo qae claramente viene del hebrea »»•
nudant albian-, en griego laceren» y dtnudtm» no ae diferencian aino en onaletn-
Alguno* ejemplar** griego* trasponen también la conjunción «1 poniéndola
de appanut-, parece, paea, qae deepua* de eetae palabra», denuda*» «Uto* **
tuper vírgi», aa ha laido en el hebreo lo que expreean lo» Setenta y la Vuigrt»;
E l apfaruit tuper n rg i» viridt et álbum fuad dtcoriioavú, txu-wifi Y o digo. tm'
dt et álbum, porque el blanco aolo no hace variedad; pero ai el verde y el bluco.
f . 38. Se, lee en el hebieoi vÜ ntmxnut g n g tta d bibtndum, aaU greg**-
hay ana trupoajaion rúibla: en logar de poner anta grtgaa, ubi v*nirtni gTtf u *7
bibendum. Digo ubi, parqae paraca qne en el hebreo debe entenderte un *■»«*•
que acaao eitaba axpnao alh, y al cual puede referirae el relativo u l-
Tr 89. El hebreo b a n , gragaa, ae entiende igualmente de laa oveja» y de *»*
oabraa. Podría poea tradoeiraa de eate nodo: Sucedió que laa hembra* ,de lo»
•oe (oreja* y cal«aa) eetando en calor, y habiendo concebido teniendo i l* *®*
vara* de diváraoe colorea, produjeron cria* manchada*. E l hebreo junta aquí **•
do» palabras, a q d ih , v» riégala, y k q d im , j h m M i , que ee han tomado una P0* * * "
w 40. Se lée en el hebreo: E t agmaa aeaaramt Jatfb, et dedit faciera g n ff^ **'
te vmriagatmm, it amm nigrum m grima Laban; it p a n it tibi g rtg t»
non paamit eaa cum gregibu» Laban. En logar de a * , anta, el samaritano léa
orieUmi el caldeo, c l, amm. El griego de loe Setenta reone laa tra* leecion«fc
dando de lugar i la palabra «ata, fie lée en él» B t dedit anta /i**M*i'4TV ‘j*jr^ ,
tem dealbobtm tt amm varitgattm im a rn it tepeeuit tib i fe .
ta* palabra*: et ama» mgntm m gragaa Laban] pero aon neoetanas, pue* K
ana diatincion de doe rebaño», mpan v jt. El camero, aritttm, ea »in duwuoa
rata del copeta qae no has* watido slganp, Jacob eeparé púa» mm «•n *N (>*
capitulo m * 195
41. Igitur qoanéo prit- • 41. P ero Jacob para guardar alguna Antea dala
era cronold*
mo tempere ascende» igualdad entre Laban y él, no usaba de gioa vulgar
bantur oves, ponebat la* ette artiúdo, tino en una ¿le tea estaciones 1774.
cob viigas in eaaalibus tm qweía* ovejas, pmtden concebir, y no en
•quinan ante oeoloa » Ja-ofra, iwaawrio na embargo la mejor et-
rietam et avian, u t i a taáen para «í.Cuando debían .pues conce­
«aram eoatoaplatione bir laa ovejas en la primavera, Jacob po­
concipereafc nía las varas en los canales delante de los
ojos de los carneros y de las ovejas, para
^oa eonribiaoqn misándolas.
42. Qnandovara se«6 - 42. Pero cuando d ía » debían concebir
tísa adam a re erat, et en otoéo, .no las ponía á tu vitta. Asf, lo
eoaoeptaseKtwinaR, non qae ae conoebia en otoño era para Laban,
paoebet ea*. Faetaqne j k> cpie ae concebía en primavera, de
mnt ea qaae erant se-
rétña, Laban: et qaae
primi tempana, lacob.
-43. Dfeattuqae est ho­ ' 48. Y asf «ate se anriqoeció en extre­
mo ukra andan), et ha* mo, y tuvo sranóes rebatos, esclavos y es­
buit gr-eges mohos, an­ clava*, camellos y asnos.
chas et aervos, canelos
et u n oa.

je aste nombre deben entenderte ba crias da la* oveja* y de Us cubras; él púa»


Iu manchadas frente de 1m rebaño* blanco* que estaban & su cargo, y formó coa
lo* negros laa manada* de Laban que había tomado para al la* de este color, y
qoe había convenido en qoe la* cabezas negra* qne se hallaran entre loa rebaño*
ds Jteob lo convencerían de hnfto. E t dedit ante fatitm gregum tmae zariegatum,
et now ni g n g tt Laban.
t 41. y 43. Pretenden muchos qne loa oarneros concebido* en primavera son
lo* mejores. El hebréo podría también traducirse asi: Y cnando los animales fuer.
Ma y vigorosos estaban an salar, Jaoob ponía las varas en los canalss delante do
M ojos p a n qae concibiesen mirándolas; peto no ponía estas varos _delante de
loa animales visjos y sin vigor. Aai el fru í» de loa animales viejos y sin vigor era
•ara Labaa, y «1 /ruto de los animales fuertes y vigorosos era para Jacob. En el
Mirto ss Me en él V 41., is rwttti n^alttetrti pero loa Setenta han laido in tem.
fm n - r r í r » r m « f i . as Aooir, qoe en logar de b c l , in smni, ellu leyeron b a t , in tan.
ooxao *e lée en si capitulo siguiente « 10 .

C A P IT U L O X X X I.

Ftoga de Jaeab. laban lo persigne. Alianza entro Jaoob y Laban.

1. P o s t ^ u a * autem au- 1. Despues de esto, Jacob oyó & los hi-


ávit verba filiorom Lar joa 'de T-»$««» que. se decían mutuamente:
ban difcentium: T olit la* Jacob se ha levantado con todo lo que era
cob o p iú a quae fuerunt de nuestro padre y se ha hecho poderoso
Mtiis aostvi» e t de illius enriqueciéndose coa sus bienes.
ncdtate ditatus, .feotes
est mdyUis:
2, Animadvntit quoque 2. Advirtió también que de algún tietn?
19 0 MBBO DEI. O ÍN S U 8 .
po taras, Laban no lo miraba ya tan favo- f¡K¿em Laban, quod non
ere cronoló
cica vulgar
rablemente como ántes; esset erga se sicut tari
7768. • et nudiuatertRia,
3. Y principalmente considerando que 3. Maximé dicente aibi
el Señor le dijo: Vuelve al poiade tua po- Doninoe- Referiere m
dres, y á unirte con tu familia, y yo estaré terram patrono tuorum,
contigo". etadgenerationetn tuam,
eroque tecum.
4. Envió pues á buscar á Raquel y á 4. Miait, et vocavit Ra-
Lfa, y las hiio venir al campo, donde apa* che! et Liam in agrum,
centaba sus ganados, ubi poacebat greges,
5. Y les dijo: Y o veo que vuestro pa- ¿..Dixitque eis: Video
dre no manifiesta para conmigo la buena faciera patrá veatri quód
disposición anterior, sin embargo, el Dice de non ait erga me ncut
mi padre ha estado conmigo; herí, et nudiuaterthu:
Deua autem patrá mei
fuit mecum.
6. Y vosotras mismas sabéis que yo he 6. Et ipaae noetis quód
servido á vuestro padre con todas mis fuer- totis viribus m e» servie-
zas. rim patri vestro.
7. El me ha engañado también mudan- 7. Sed et pater vester
do mi recompensa diez veces", aunque Dios circumvenit me, et mo­
no le ha permitido peijudicarme, hablen- tavit mercedem meam
do multiplicado siempre en todas estas deoem vicibus: et ta-
mudanzas lo que debia pertenecerme. men non dimisit eum
Deus ut noceret mihi
8 . En efecto, cuando dijo que loe anima- 8. Si quando dixit: Va­
les de diversos colores serian míos, todas riae erunt mercedes tuBe:
las ovejas parían crias manchadas; y cuan- pariebant omnes oves
do dijo al contrario, que mi recompensase- varios foetus: q u a n d o ve­
rían las cabezas blancas, todo lo que nacía ro e contrario ait: Alba
en los rebaños era blanco". quaeque accipies pro
mercóde: omnes greges
alba peperenint
9. Asf Dios ha quitado loa bienes" & 9. Tulitque Deus lob*
vuestro padre para dármelos. stantiam patria vestri, et
dedit mihi.
t 3. En lufjsr de ahih, «r*, se h* viato en el samaritano, en el capitulo an­
terior, en la adición relativa á este, W 36. aitib, bencfaciem; y Jacob lo repito del
intimo modo en et capitulo siguiente V 9, donde se re que la expresión W W
se toma por tibi, de suerte que la diferencia ooniiste solo en la palabra cr*, •
lugar de bentfaciam.
i t 7. El número diez eatá puesto por nn número indefinido. Asf es como Dúx
dijo i loa Israelitas, qae lo habian tentado diez veces: Job, que sos amigos U hsa
confundido diez veoes, es decir, mmchaa. Nttm. urr. 9SL J ti. m . 3.
> 0. Hsb. Cuando dyo i todo lo manchado será pan |ní; todo lo que ba^ns-
pido on los rebaños nació manchado: y cuando dijo: todo manchado será' pa­
ra mi; todo lo que ha nacido en los rebaños ha sido manchado. Pero los Man­
ta traducen como la Vulgata, es decir, que en el M r t o se lé e n a U i pwctsts, f
aqduc, tmriegaia: en logar da la última palabra los Setenta y la Valgata mifoam
unm , alba.
T 9. El ganado. La palabra es moto, <lue significa igualmente Posesión J
ganado. Sup. xxx. 99.
OAnTOiiO x z x l 197
10. Postquam 10. Porque venido el tiempo en que Antes de ia
era cronoló.
conceptos ovium tempos las ovejas debian concebir, levantando yo gica vulgar
advenerat, lera vi oculos los ojos al cielo, v i en sueños que los ma­ 1768.
b m o i , et vidi m somnis chos que cabrán ¿ las hembras eran man­
ascendentes m a m super chados y pintos de diversos cobres.
fe minas, varios et maco*
lotos, et diversorum eo-
lorum.
11. Dixitque Angehis 11. Y el ángel de Dios me dijo en un
D ei ad me io somnis: sueno: ¿Jacob? Y o le respondí: Aquí estoy.
lacob? Et ego respondí:
Adsum.
13. Qui ah: Leva oril­ 12L Y el añadió: Levanta tus ojos, y mira
los tuos, et vide univer- que todos los machos que cubren á bu hem­
soe mascuk» ascenden­ bras son manchados y pintos, de colores di­
tes super femina», varios, ferentes; porque yo be visto todas las co­
maculosog, atipe resper* sas que ha hecho contigo Laban, y he que­
sos. Vidi enim omnia rido indemnizarte de nu injusticia».
quae fecit tibi Laban.
13. Ego sum Deus Be- 13. Y o soy el Dios que me aparecí & &
thd, ubi unxisd lapidem, cerca de la ciudad de Betel, donde ungiste Sup. xxvui.
et votum vovisti mihi. la piedra, y donde me hiciste un voto. Sal
Nunc ergo surge, et egre- pues prontamente de esta tiena,y vuelve
dere de térra nac, rever­ al país de tu nacimiento.
ten» in terram nativitatis
tuae.
14. Responderuntque 14. Raquel y Lía le respondieron: ¿Nos
Rachel et Lia: Nmnquid queda alguna cosa de bienes y de la parte
habernos residui quid» que debíamos tener en la casa de nuestro
quam in facultatibus, et padre? Nada nos ha dado absolutamente.
hereditate domus patris
noetriT
15. Nonue quasi abe­ 15. A l contrario, ¿no nos ha tratado co­
nas repotarit nos, et ven- mo extrangeras? ¿No nos ha vendido por
dküt, comeditque pre- tus tenid osf ¿Y no se ha cogido el precio
t u n nostrom? de nuestra venta?
16. Sed Deus talit Opea 16. Pero Dios nos^ha hecho justicia; por­
patris nostriy et cas tra- que .ha tomado las riquezas á nuestro
dküt nobis, ac filüs no- padre, y nos las ha dado á nosotros y á nues­
stris: unde omnia quae tros hijos: por lo cual haz todo lo que
praecepit tibi Déos, fac. Dios te ha mandado.
17. Surrexit ¡taque la­ 17. Jacob hizo pues subir al punto á
cob, et impositis liberó, sus mugeres y á sus hijos" sobre los came­
ac coniugibus suis super llos;

I 1 S , S i otra Modo. ¿Y no lia comido .él el precio da nuestra venta? La in­


justicia de Labra d o oonsístia en haber exigido 4 Jaooh alguna coea por el ma.
trúuonio de rea hijas, eeto era conforme 4 la ooetombre del pais; tino en haberse
•prepiado el prodttcU del trabajo de Jacob, qoe era como el dote de «ib hijas y
f i e debía jnrtonecerlee.
T 17. E l mauritano lo «xpreea «si: toiqvgibut ae liieris tu i»,
Antea Je (a
era cronoló. 18. Y llevando consigo todo lo qoe te- 18. Tcrfitque «u n e n
gica vulgar
1768. nía, sus mugeres, tus hijos,-tm ganados, y aubrtantiamauam, et*Te>
generalmente todo lo qoe habia adquirido ges, et quidqud in .Me­
en Mesopotamia, se puso en camino para aopotaraia «equisient^
ir á reunirse con Isaac su padre en la tierrapergeniad Isaac patran
de Canaan. suum in terram Cba-
naan.
19. Mas habiendo ido Lábanpor aquel - 19. Eo t u pw o íerat
tiempo a] esquüéo de su» ovejas, ftaqbel po- Laban tad toúdendas
bó los (dolos1, de su padre, y te los llevó oves, et R ach el funta
est idola. patria sai.
• 20.' Y como habia resuelto Jacob re- -'98.'ftfoU tqtie lacob
tirarte tan prontamente, no quiso descubrir «OBfiteri'seoero ano quód
su designio á sa suegro, porque no te lo et* tugeret.
torbate.
21. Habiéndose ido pues, top todo lo S I. C on qu e abiisaet
que le pertenecía, y pasado el no Ettfra- tan ipsa quam omnia
tes, y encaminándose hácia la montaña de quae iuris aui erant, et
Galaad", amne tranamisso per^e-
n t contra Monteen Gav
laad,
22. Tuvo Laban noticia de la fuga de 22. Nuntiatum est La-
Jacob el dia tercero. ban die tertio quod fb-
ge ret lacob.
23. A l punto, tomando consigo á sus 23. Qui, aasumptiafra»
hermanos, y &todas sus gentes, lo persiguió tribás suis, péwecutusr
por el espacio de siete dias, y lo alcaíaó est eam diebus septem:
en el monte de Galaad, bien resuelto á et comprehendit eamia
vengarte de aqueOa fuga. Monte Galaad.
24. Pero Dios ae le apareció por laño- 24. Viditque in aomnK
che" en sueños, y le dijo: Guárdate de de- dicentem sibi Dean:
cir nada ofensivo ¿ Jocob". Cave ne qmdqnam a*
apere loquaris contra la­
cob.
25. Jacob habia ya am ado su tienda 25. lamque Iaeob * •
1774. sobre la montaña de Galaad, y Laban que teaderat in monte taber-
lo habia alcaa&ado con sus herí* anos, fijó nacokun: conque ¿U*
también su pabellón en el mismo lugar. eonsecutus faisáet eum
cum fratribns suis, in eo*
dem Monte Galaad

' Y ■19. Be cree qae .hi palabra hebrea ThentwUm, significa ana especie de ideio*
ó figurai supersticiosas; j maa abajo Laban loa llama sos dieces ( f 30)-
T 91. La montaña os qoe se habla ao tom* este nombre tino despaee del p**
ao de Jacob. Loa montas de Galaad están al oriente del pais qae fhe
pado por laa tribus de Kaban y de Gaid, y ae extienden ae nerte é sor, desde •*
monte Hermán hasta laa montafiaa da Moab.
# 94. El hebreo le exweaa. .
Ibid. Heb. Ut Ten oaidado de no decir nada i Jaceb deede el bien'haM» **
m al; ee decir, nada seductivo, ni nada injarioeo; ó no le hagas ni p ij" * * *
■mermas par* atraerlo cero» de tl.X a misma Mffeaion ee repite ea « W • •
ten tarh im . Antes de la
era cronoló.
2fi. Et dixit ad lacob; 26. Y dijo á Jacob: ¿Por qué hasgica vulgaft
Q uare itaegisti, ut claiq obrado de esta suerte, arrebatándome á mis '177*.
«np- abigere» filias. meas hjjafesia decirme nada, como si fueran pri-
4jua¿ captivas glpdio? , fioneras de guerra?
27. C «r, igWfBnte m9 . 27. ¿Por qué has querido huir sin que
fugefevfljuisti, nec indiT y o lo eupiesel ¿Y p or qué no me has adver­
cu c mihi, ut proeeque* tido de que querías retirarte, para que yo
rer te cum. gwudio, et te acompañara con cánticos de alegría á
canticis,! et tympapi&.et son de tamborea y de cítaras?"
citharu? • .
28. N w es: passus ut 28. N i aun siquiera me has permitido
oacularer filias paeos et dar el ósculo de detptdida á mis hija» y
filios: tfulte operatus ea; nietos. Ciertamente te has manejados» esta1
e t nuxic quidem sin prudencia. Y ahora
29. VaJet manus mea 29. Y o podría volverte" mal p o r . mal; 1768.
reddere tibí malum: sed pero el Dios de tu padre" me oüo ayer
Deus Patris vestri herí Guárdate de decir nada ofensivo á Jacob.
dixit mihi: Cave ne lo*
optará oontra lacob quid*
quam duma.
3 0 . Esto, ad tuos ir$ 30. Sea así; tú quieres volver á unirte
copie ba*, et demderio c o n , tus parientes, y deqeas volver á la
eral tibi domiu patris tuí;
casa de tu padre: ¿mas por qué me bas
cur furatus m déos meos? robado, mis dioses?
. 3 1 . Respondit lacob: 31. Jacob le respondió: L o que me ha
Quod insoio te profe* obligado á partir sin advertírtelo fue que
ctus. sum, tioMii ne vio-yo temí que quisieras quitarme á tus hijas
lenter «aflames filias tua%
violentamente.
22. Quod autem fiurti . 32. Pero en cuanto al latrocinio de que
me argüí» apud quem* me acusas, yo consiento en que cualquiera
cumque iaveneris déos en ctiyo poder se hallen tu$ dioses, s«a
ÍUOH* neoetur coram frar castigado de muerte en presencia de nues­
Ijribas Boptri: sorutaxes tros hermanos: haz tus pegquizas, y llévate
quidquid tuorian apud cuantas cosas tuyas encontrares en mi equi­
qn rowa*erie, et 'aufer: pase. A l decir esto, ignoraba qqe Raquel

" W 3T. T f+ p a ***, Ai hebreó tup\‘. Oí tara, es hebrtü, Unmr. Veas» lo que m di.
r t J i j i Diteri mtw nttkn U t imhnmmmtn m it it tf-de ¡m Hebreo*, tom.ix. -
» 28. En la. Vulgata, estas palabras, et nuoc quidem, estin juntas al vano 28,
aunque el sentido las refiere' al 99; esto es, poique en el hebreo el sentido mismo
las jnnta al 98, trasponiéndolas ; qaieM' decir;‘ qué según el hebréo deberla leer­
se: E t n iic qmidem ttulte opentut m : Ahora pues, tú has obrado neciamente.
I m 8«toiit*(lá» ponsn áates y deapuee»:A»aaa asta fue la verdadera lección' va.
riada,. de' níajiera que Ban Gerónimo, autor de pnestra Vulgata, leería despues lo
qoti ahora di' Úé ánteá. 1
Tt 29. El samaritano loe: axc, teeum ó tibi, en lugar de axcv, vobitncm, ó so
bit, como dice el hebreo.
Ibid. En lugar de Ulan, potril vetiri, que se lee en el hebréo, «1 samaritano
dice, ittc , p ttrii tnfj j¡, loa Setenta.leen lo mismo.
Tt 91 y & {{efe. Ut. Jacob le respondió: Y o he temido que tú quisieras arreba­
tarme 4 tos h$as violentamente; pero consiento en que cualquiera qu» se encuen­
tre qq» |aa tomado tas .dioses, tu -
Antee de la habia robado los (dolos. haec dicens, ignorabat
era cronoló­
gica vulgar quód Rachel furata esset
1768. Mola.
33. Habiendo pues entrado Laban en 33. Ingre88us ¡taque
las tiendas" de Jacob, de Lfa y de las Laban tabemacuhim la­
dos esclavas," nada halló de lo que bus* cob, et Liae et ubrius-
caba. Entró defcpues en la tienda de Ra­ uefamulae, non invenit.
quel; Í 'umque intiasset ten-
torium Rachetis,
34. Mas ella ocultó apresuradamente los 3 4 Illa festinans abs-
Ídolos de su padre bajo los aparejos de eondit idola subter stra-
bu camello, y se sentó encima; y cuando menta cameh, et sedit
Laban registraba toda la tienda sin hallar desuper: scrutantique o-
cosa alguna, mne tentorium, etnihil
invenienti,
35. Ella le dijo: N o lleve & mal mi se­ 35. Ait: N e irascatur
ñor el que ño pueda levantarme ahora en dominus meus quód co­
su presencia; porque me ha sobrevenido en ram teassurgere nequeo:
la actualidad el mal que de ordinario pa­ quia iuxta consuetudi-
decen las mugeres. De este modo eludió nem feminarum nunc ac-
Racpel la diligencia con que él buscaba rus cidit mihi: sic delusa so*
Ucitudo.quaerends e¿t
36. Entónces irritado Jacob, le dijo con 36. Tuniensque lacob,
asperam: ¿Qué culpa he cometido? ¿Y en cum ¡urgió ait: Quam
qóé te habia yo ofendido, pare que con ob culpant meam, et ob
tanto calor vinieras en mi seguimiento, «quod peccatum meum
sjc exarsisti post me,
37. Y escudrinaras, y revolvieras todo mi • 37. Et scratatus es o*
equipase? ¿Qué cosa de tu casa has en* mnen supellectflein
contrado? Manifiéstala delante de mis her­ . meam? Quia inveaisti
manos y de los tuyos, y sean ellos jueces de cunda substantia do-
entre ambos. mus tuae? pone hic co­
ram fratnbus meis, et fin-
tribus tuia, et iudicent ia-
ter me et te.
38. ¿Para esto he pasado yo veinte afios 38. Iddroo vigiad sa­
contigo? ¿Es esta la recompensa que me nia fui tecum? oves tuae
das por toáoslos servicios que teñe pres­ et capre átenles ■ao*
tado en tan largo tiempo, con tanto esmero y fuerunt, arietes gragis
Jidelidadl Tus ovejas y tus cabras no han tui non comedi:
sido estériles; ni yo ne comido los carne­
ros de tu rebano.
39. Nada te mostré jamas que hubieran 39. N ec capwm i be­
'destrozado las fieras: yo reparaba todos los stia ostertü tibi, ego di-

' Y 33. Heb. en laa tiendaa. El aamaritano afiade vmra,e t aUigmit; ó mu bien.
Vían, et'icrutatu* ut. La miama variedad hay en el verto 35. .
• Ibid. En lagar de u n t , •neülanm, ae lee en el aajnaritano bw*ot,
i*am : el eentido ee el raiamo. La Ultima palabra ea la qae uaa Moiaei babUM*
de esUi macere» en el cap. x x k f 34 y 89, y en el cap. m m . ? !• *•
capitulo xxxi. 901
mnnmomne reddebam: daños; y si por hurto" faltaba alguna cosa, Antes de 1a
en cronoló­
quidquid furto períbat, á tú me la exigías siempre. gica \..Igar
m e exigebas: 17fatí. J
40. Die noctuque aestu 40. D e dia me abrasaba el calor" del
urebar, et gelu, fugiebat- sol, y de noche mepenetraba el frió, y «1
que somnus ab oculis sueño se ahuyentaba de mis ojos.
meis.
41. Sicque per vigintí 41. De este modo serví veinte anos en
annos in domo tua ser- tu casa, catorce por tus hijas, y seis por
vi vi tibi, quatuordecim tus rebaños; y tú mudaste diez veces mi
pro filiabus, et sex pro recompensa.
gregibus tuis: inmutasti
quoque mercedem meam
decem vicibus.
42. Nisi Deus patris 42. Si el Dios de mi padre Abraham,
el Señor que es objeto de el temor de
m ei Abraham, et timor
Isaac afFuisset mihi, for-
Í saac," no me hubiera asistido, tú me ha*
sitan modo nudum me brías despedido desnudo de tu casa-, pero
dimisisses: afflictionem Dios ha visto mi aflicción y el trabajo '.:e
m eam et laborem ma- mis manos, y él te ha detenido anoche pcp*
nuum mearum respexit sus amenazas.
Deus, et argivt te heri.
43 . Respondit ei La­ 43. Laban le respondió: No era necesario
b a n : Filiae meae et fi- que Dios me detuviese: mis hijas y mis nie­
l ii, et greges tui, et o- tos, tus ganados y todo io que ves en tu
m n ia quae cernís, mea poder, son cosas mías: ¿qué mal puedo yo
sunt: ¿quid possum face- pues hacer á mis hijas y á mis nietos, á
re filiis et nepotibus quienes por el contrario querría colmar de
m eis? bienesV1 ■
4 4 . Veni ergo, et inea- 44. Ven pues, y hagamos una alianza
m us foedus: ut sit in que sirva de testimonio de la buena in­
testimonium inter me et teligencia que habrá entre ambos.
te .
45. Tuht itaque lacob 45. Entónces Jacob tomó una piedra,
Japidem, et erexit illum y la erigió en monumento.
in titulum:
46. Dixitque fratribus 46. Y dijo á sus hermanos: Traed pie­
suis; Afferte lapides. Qui dras; y habiéndolas reunido, formaron un
congregantes fecerunt cúmulo, y comieron sobre él.
tumulum, comederunt-

Tf 39. Heb. Todo lo que habia sido robado, fuera de noche á fuera da día. La
palabra ezigebat traspuesta en el hebreo, falta en el samaritano y eu el griego
d » Joa Setenta.
w 40. Se lee en el samaritano krp, hiam», por kae, atltu. E(Versículo comien­
za. en el hebreo como en el aamaritano, por un fu i quo no conviene con el pre­
térito enrumptit me, que sigue: los Setent* han convertido este pretérito en nn par­
ticipio, cennmptut; pero en lugar de iuiti, fui, acaso debe leerse hikv, fuit ut, y
entónces el sentido seria, fuit ut contirmrret me.
£ 43. Timor Itaae. El temor de Isaac, esto es, el Dios i quien Isaac teme.
Tf 43. Heb. Estas hijas son mis hijas, estos hijos son mis hijos, estos rebaños
■OD mis rebaños, v todo esto que tú ves, ea mió y de mis liijas: ¿qué les haré
y o hoy, ó á sua hijos que ellas han parido?
Antea de la que super eum:
era cronoló. 47. Quern vocavit L a ­
rica vulgar 47. Laban k) llamó con un nombre que
1760. en caldco significa Cúmulo del testigo; y ban Tumulurn testis: et
Jacob, en hebreo, Monton del testimonio; lacob, Acerbum testi-
-cada uno según la propiedad de sa idioma.'' roonij, uterque iuxta pro-
prietatem linguae suac.
48. Y Laban dijo: Este lugar elevado será 48. Dixitque Laban:
hoy testigo de la unión que reina y reinará Tumulus iste erit testis
entre mí y entre tí (por esta razón aquel inter me et te hodie, et
lugar se llamó Galaad, esto es,)el Cúmulo idcirco appellatum est
del testigo)." nomen eius Galaad, id
est, Tumulus testis.
49. Y Laban añadió: Que el Señor vele 49. Intueatur et iudicet
y juzgue entre nosotros cuando nos háya- Dominus inter nos quan-
mos separado." do recesserimus a nobis,
50. Si tú maltratares á mis hijas, y to­ 50. Si kfftixeris filias
mares á mas de ellas otras mugeres, Dios meas, et si introduxe-
le castigará; porque no hay otro testigo ris alias uxores super
de nuestra conferencia, sino Dios que es­ eas: nullus sermonis no-
tando presente nos mira." stri testis est absque Deo,
qui praesens respicit.
51. Dijo también á Jacob: Este lugar 51. Dixitque rursus ad
levantado y esta piedra que yo he erigido, lacob: En tumulus hic,
entre mí y entre tí, et lapis quem erexi ín­
ter me et te,
52. Nos servirán de testigo: este lugar 52. Testis erit: tumu­
levantado, digo, y esta piedra darán tes- lus, inquam, isle, et la-
Tt 47. Heb. Laban lo llamó Jegar Saadoutha, et decir, en caldeo, el monton déL
Uttimonio; y Jacob Galaad, et decir, en hebreo, el mantón del testigo. So T* aqni
que la lengua caldoa 6 siriaca era diferente de la hebrea que uñaba Jacob. Esta*'
palabras uterque juxta proprietatem lingvir mía, no están en el hebreo.
r 48. Estas palabras, id etl, Tumulut tettít, no están en el texto. San Gerónime
las añadió para explicar el nombre de Oalaad, en lo sucesivo se verán muchas adicio­
nes semejantes. Todo el paréntesis que interrumpe el discurso de Laban, parece
vendría mejor al fin del versículo antecedente con que está Íntimamente ligado, j
entónces nada interrumpiría. Esta es verosímilmente una trasposición del que
escribió.
3F 49. Hob. Et Matpha, quia dirit: centideret Dominut inter me et te, quauda
abtrondili futrimut alter ab altero. Se supone que esto se liga con el paréntesis
hnterior asi: Por esto aquel lugar se llamó Oalaad y Matpha, porque Vahan dijo:
Que el Señor considere entre ti y entre mi, cuando nosotros estemos fuera de la
vista el uno del otro. £1 nombre Matpha significa tptcula, y hace alusión á 1*
palabra Snpha, que ee pone aqui por considerare. Mas esto interrumpe todavía la
serie del discurso de Laban que ja ha dado a este lugar un nombre que signifi­
ca lentigo; Jacob lo ha nombrado lo mismo: Laban ha insistido en la idea de tet.
Hgo, y la repite todavía; parece pues, aquf extrafio el nombre de Matpha, y el
R. P. Houbigant sospecha que este verso 49, fue aSadido por algún espiante, que
acordándose aqui de un lugar mnj célebre llamado Matpha en Óalaaí, ha creí­
do que de ese se trataba, y habiendo puesto la nota al márgen del texto, se in­
sertó despues en él. El padre Houbigant observa también que el nombre jeiova,
usado en este verso no parece ser la expresión de Labaa que se sirve del de ilo .
HiM, como se verá en el verso siguiente.
T 50. Heb. nalint vir nobiteum; vide, Deut tertit inter me et te. Este tide se
toma en hebreo adverbialmente por ecce; la Vulgata misma lo traduce aai en el
eap. x x t i i . 27 , y en el iu . 41. No ha/ aqni hombre alguno con nosolroa;
Dios es testigo entre mi y entre ti.
CAFITOLO XXXI. SO}
pía sant in testimonium, timonio, sí yo pasare de aquí para ir con­ Antes de Ip.
eta cronoló.
s i aut ego transiera il- tra tí, con el objeto de perjudicarte, ó si
gica vulgar'
him pergeña ud te, aut tú pasares de este lugar con designio de 176S.
tu praeterierís, malum hacerme mal".
m ihi cogitans.
53. Deus Abraham, et 53. Que el Dios de Abrahan, el Dio*
Deus Nachor iudicet in­ de Nacor, y el Dios de su padre" sea nuestro
ter nos, Deus patris eo- juez. Jacob juró pues esta alianza por el
rum. Iuravit ergo lacob Dios reverenciado con temor de su padre
per timorem patris sui Isaac.
Isaac:
54. Immolatisque victi- 54. T despues de haber sacrificado víc­
mÍ8 in monte, vocavit timas sobre el monte, convidó á sus herma­
fratres >uos ut ederent nos (6 parientes) para comer juntos; y ha­
panem. Qui cum come- biendo comido, ae quedaron allí aquella
dissent, manserunt ibi: noche.
55. Laban vero de no­ 55. Mas Laban levantándose ántes que
cte consurgens, oscula- amaneciera", abrazó á sus hijas é hijos," los
tus est filios, et filias bendijo, y se volvió á su casa.
«uas, et benedixit illis:
reversusque est iu locuin
niuiu

F 51 y 52. Heb. lit. He aqitf este mentón y este monumento que yo he levan­
tado (6 mas bien, que tú ha* erigido) entra ti j entra mt; este monton, digo, serri.
la d» testigo, y esto monumento dará testimonio si yo paso adelante de este mon­
tón para ir a ti, y si tú pafas adelante de este monton y de este monumento pa­
la venir a mi, con el designio de hacernos uno á atro algún mal. En lupa* da
rori, jeet, se lee en el samaritano ik a t , time», 6 timuiiti, acaso en lugar de hkmt,
trrzitti, esta ts la expresión del verso 45, donde se ha visto qne Jacub erigid ei
monumento.
W 53. La Escritura dice que Tare su padre sirvió a dioses extrangeroe (Jo*. xxrv.
S.); y el hebreo podria traducirse: que los dioses de Tare su padre, sean jueces en­
tre nosotros. Pero es poco verosímil que Laban haga intervenir aqui a los dioses
Unos. En lugar de ierro, judicent, el samaritano lee, ísrr, judicct, como lo expre­
san los Setenta y la Vulgata. La expresión Deutpatri* cortan, no se halla ea el
griego de los Setenta: en el hebreo, como en la Vulgata, parece añadida 6 tras,
puesta. En lugar de a s i h v , patria eorum, el samaritano lee: a b r h m , Akrakom, qu»
as visiblemente una errata; y cuando se leyera Deu* futri* eorum, seria siempre
el único verdadero Dios igualmente adorado en la familia de Nacor y en la de
Abraham.
f 55. Heb. Desde el amanecer.
Ibid. Ea decir, 4 bu s hijas y a sus nietos,

C A P IT U L O X X X II.

Jacob envía á anunciar su venida & Esaú: éste viene & su encuentro «en tropa.
Jacob lucha con un ángel.

1. I a c o b quoque abiit 1. Ja cob continuando su camino, en- Infr. xlviu.


16.
hiñere quo coepcrat: fue- contró ángeles de Dios,
nuitqae e i obviara An­
gelí Dei.
2Ó4 LIBRO DEL O É N M II.
Átotes de la 2 . Y habiéndolos visto, dijo: He aqui los 2 . Quos cum vidisset,
eru. cronoló.
cica vulgar
campamentos de Dios; y llamó á este lu­ ait: Castra Dei sunt haec:
1768. gar Mahanaim, que quiera^ecir, Campamien­ et appellavit nomen lo-
to'' de los ejércitos del ISeiior. ci illius Mahanaim, idest,
Castra.
3. Y de allí envió delante comisiona­ 3. Misit autem et nun-
dos, para dar aviso de su venida á su her­ tios ante se ad Esau
mano Esaú, que por un efecto particular fratrem suum in terram
de la Divina Providencia, se habia retira­ Seir, in regionem Edom:
do á la tierra de Seir al pais de Edom",
abandonando la tierra de Canaan que el
Señor habia destinado á Jacob;
4. Y les dió esta órden: Hablareis á Esaú 4. Praecepitque eis, di­
mi señor, de esta manera: Jacob tu her­ cens: Sic loquimini do­
mano" os envia á decir lo siguiente: Y o he mino meo Esau: Hace
habitado como extrangero en casa de La ­ dicit frater tuus lacob:
ban, y he estado allí hasta ahora; yo vuel­ Apud Laban peregrina-
vo bastante rico para no serte gravoso. tas sum, et fui usquein
praesentem diem.
5. Tengo bueyes, asnos, ovejas, escla­ 5. Habeo boves, et asi-
vos y esclavas; y envió ahora mensage- nos, et oves, et servos,
ros á mi señor, para anunciarle mi ve- et ancillas: mittoque
nidaf', ¿ fin de hallar gracia en su presencia. nunc legationem ad do­
minum meum, ut inve-
niam gratiam in con-
spectu tuo.
6. Los enviados de Jacob volvieron,Mi- 6. Reversique sunt nun-
ciéndole: Fuimos á tu hermano Esaú; y he tii ad IacoD, dicentes:
aqui que él mismo viene apresurado" á en­ Venimus ad Esau fra­
contrarte con cuatrocientos hombres. trem tuum, et ecce pro-
perat tibi in occursum
cum quadringentis viris.
7. A estas palabras, Jacob concibió un 7. Timuit lacob valde:
gran miedo, acordándose del odio que Esaú et perterritus divisit po-
habia mucho tiempo ántes concebido contra pulum qui secum erat,

Y 3 . Esta interpretación está añadida en la versión latina. La palabra hebra*


Mahanaim pronunciada asi, parece que significa con propiedad loa doa camponrnlat,
como si Jacob hubiera virto del lado del torrente de Jaboc, opuesto al que el
ocupaba (Infr. ^ 22), un campamento 4 ejercito de ángeles, de manera que el ««•
yo y el de los angeles formaran laa dos campamento» que parecen designados P°r
este nombre. Pero en este mismo capitulo Tt 7. y 10, cuando se habla de las dos
tropas, bajo el nombre de dos campamentos, son llamadas Mahanath. Ademas,
los Setenta y la Vulgata han explicado cute Mahanaim por el simple plural «*-
tra; y es bastante visible que Jacob no habla aqui de su campo, sino únicamen­
te del que se le apareció. Hubo despues en el lugar en que Jacob estaba acampa­
do, una ciudad que conservó el nombre de Mahanaim, perteneciente a la tnoa
de Gad.
W 3. Por este lugar y por otros ds la Escritura se ve que Esaú vivia prim***
o] oriente meridional de la tierra de Canaan, arriba del mar Muerto.
» 4. Heb. Tu siervo. Asi leen loa Setenta (Infr. f 18. y £0.)
W 5. Vulg. lit. Yo envió a mi señor usa diputación. Y e envió á mi seflorpt'
(a anunciarle mi venida.
eAriTULO xxxn. 305
greges quoque et oves Ü; y llevado de su terror dividió en dos Antes de la
era eronold.
et boves, et camelos in trozos á todos los que estaban con él, á gica vulgar
duas turmas, los rebaños", las ovejas, bueyes y camellos, 1768.
8. Dicens: Si venerit 8. Diciendo: Si Esaá viniese á atacar
Esau ad unam tunnam, una de estas bandas, y la destrozare, la
et percusaerít eam, alia otra se salvará.
turma, quae reliqua est,
salvabitur.
9. Dixitque lacob: Deus 9. Tomadas estas precauciones que su-
Í atris mei Abraham, et geria la prudencia, Jacob ocurrió & Dios,
►eus patris mei Isaac: y con entera confianza le dijo: Dios de mi
Domine qui dixisti mi­ padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac:
hi: Revertere in terram Señor que me dijiste: Vuelve á tu pais y
tuam, et in locum nati- al lugar de tu nacimiento, y yo te IJena-
vitatis tuae, et benefa- ré de beneficios;
ciam tibi:
10. Minor sum cunctis 10. N o soy digno de tus misericordias,
miserationibus tuis, etve- ni de la fidelidad con que has cumplido
ritate tua quam expíe- á tu siervo las promesas que le hiciste, y
visti servo tuo. In bá­ que has cumplido con tanta magnificencia
culo meo transivi Iorda- y liberalidad-, pues yo pasé este rió Jor­
nem istum: et nunc cum dán, no teniendo sino un báculo, y ahora
duabus turmis regredior. vuelvo con dos cuadrillas que me ha» da­
11. Erue me de manu do por un efecto de tu bondad.
fratás mei Esau, quia 11. Consérvalos p or tu bondad misma,
valde eum timeo: ne for­ y líbrame hoy de la mano de mi herma­
te veniens percutiat ma- no Esaá, porque lo temo mucho"; no sea
trem cum filiis. que á su llegada arremetiendo, acabe con
12. Tu locutus est la madre y con los hijos.
quod benefaceres mihi, 12. Acuérdate de que me has prometi­
et dilatares semen meum do llenarme de bienes, y multiplicar mi des­
sicut arenam maris, quae cendencia como las arenas del mar, que por
prae multitudine nume­ su muchedumbre no pueden numerarse.
ran non potest.
13. Cumque dormisset 13. Y habiendo dormido Jacob en aquel
ibi nocte illa, separavit sitio, separó de todo lo que tenia, lo que
de his quae habebat, mu­ destinaba para regalar á su hermano Esaá,
ñera Esau fratri suo,
14. Capras ducentas, 14. A saber: doscientas cabras, veinte
hircos vjginti, oves du­ machos de cabrío, doscientas ovejas, y vein­
centas, et arietes vigin- te cameros.
ti,
15. Camelos foetas cum 15. Treinta hembras de camellos" coa

f 7. Estas palabras, greget quoque et oeet, ion dos traducciones de la sola palabra
hebrea, bak, que significa en general el ganado menor, greget, ovejas y cabras; sa­
ta misma ae traduce simplemeate por met en el # . 5.
T 11. La palabra valde no está en el hebreo.
f 1S. Ctmelot fata* Hebr. camtlot lactante!. Loi Setenta traducen as(. Las hem.
bras de los camellos tienen leche hasta qae cenciben de nneve, j era muy estimad»
ée loe antiguos.
206, LIBRO DEL SÉNES18.
Antps de 1a sus crias, cuarenta vacas, veinte toros", pullin suis triginta, vacr
en. cronoló-.
gica vulgar veinte asnas y diez asnos". cas quadraginta, et tau-
176S. ros viginti, asinas vigin-
ti, et pulios earum de­
cem.
16. Y envió con separación estos gana­ 16. Et misit per ma­
dos conducidos por sus sirvientes, y les dijo: nus servorum suorum sin-
Caminad siempre delante de mí, dejando gulos seorsum greges,
algún trecho entre uno. y otro ganado. dixitque pueris suis: An-
teccdite me, et sit spa-
tium inter gregem et
gregetn.
. 17. Y dijo al que marchaba el primero: 17. Et praecepit priori,
Si encuentras á mi hermano Esaú, y te pre­ dicens: Si obvium ha-
gunta á quién perteneces, ó bien á dónde bueris fratrem meum
vas, ó de quién es ese ganado que llevas, Esau, et interrogaverit
te, Cuius es? aut, Q uo
vadis? aut, Cuius sunt ista
quae sequeris?
18. L e responderás: Son regalos que tu 18. Respondebis: Servi
servidor Jacob envia á mi señor Esaú, y tui lacob, muñera misit
él mismo viene detrás de nosotros. domino meo Esau: ipse
quoque post nos venit.
19. Jacob dió la misma órden al segun­ 19. Similiter dedit man-
do y al tercero, y & todos los que condu­ data secundo, et tertio,
cían los ganados, diciéndoles: Cuando en­ et cunctis qui sequeban-
contrareis á Esaú, le diréis lo mismo, tur greges, dicens: lis-
dem verbis ioquimini ad
Esau, cum inveneritis
eum.
20. Y añadiréis: Vuestro siervo Jacob 20. Et addetis: Ipse
viene" él mismo detras de nosotros; porque quoque servus tuus la ­
Jacob decia: Y o io apaciguaré por medio cob iter nostrum inse-
de los regalos que van delante de mí, y quitur, dixit enim: Pla-
cuando lo vea, acaso me será favorable". cabo illum muneribus
quae pracedunt, et post­
ea videbo illum, forá-
tan propitiabitur mihi.
21. Los regalos marcharon pues delan­ 21. Praecesseruat ¡ta­
te de Jacob, y él permaneció aquella no­ que muñera ante eum,
che en su campamento. ipse vero mansit nocte
illa in castris.
22. Y habiéndose levantado muy tem- 22. Cumque matare

W 15. Heb.. Diez, toros. Esta, es también la lección de los Setenta: la diferen­
cia en hebreo és de un singular a nn plural: el singular a s k i i , significa diez, el
plural a s r im , veinte,
n id . Vulg. lit. pullo» eorum. Heb. aselUs.
* 90. Esta palabra venit, que falta en el hebréo, esti expresa en el samaritano.
Ibid. Heb. lit. Acaso él levantari mi semblante, esto es, acaso él me recibí,
rt favorablemente. •Véase la nota sobre el ♦ 21. del cap. i x
c a í i t p l o xxxn.
snrrexisset, tnlit duas prono", rJ> tomó á sus dos mugeres y á sus AnUi de fc.
m ores suas, et totidem dos criadas con sus once hiios, y pasó él era cron,ol<s*
famulas cum undecím vado de Jaboc". * “ k m !**'
filiis, et transivit vadum
laboc.
23. Traductisque ómni­ 23. Despues que hubo hecho pasar á
bus quae ad se perti- todo" lo que le pertenecía,
nebant,
24. Mansit solos: et 24. Se quedó solo en aquel higar\ y hé
ecce vir luctabatur cum aquí se le apareció un ángel" bajo la f i ­
eo nsque mane. gura de un hombre, que lüchó con él has­
ta la .mañana.
55. Qui cum videret 25. £1 cual mahifestánclose en todo co­
quód eam superare non mo si fuera un hombre, viendo que no po*
posset, tetigit nervum fe- dia vencerlo, pues no quería usar de toda
morís eius, et statim e- su fuerza, ni -hacerle sentir todo su poder¿
marcuit. le tocó el nervio del muslo, que al puntó
se secó".
26. Dixítqne ad enm: 26. Y le dijo: Déjame ir, porque ya co­
Dimitte me, iam eniírt mienza á aparecer la aurora. Jacob que re­
fiscendit aurora. Respon- conoció entónces que era un ángel del £ e-
áit: Non dimittam te, ñor, le respondió: N o te dejaré ir hasta que
«n i benedixeris raihi. me bayas dado tu bendición.
27. Ait ergo: Quod no- 27. El hombre le preguntó, ¿Cómo té
tnen est tibi? Respondit: Damas? Y respondió: Jacob.
lacob.
28. A t ille, Nequaquam, 28. Entónces el hombre anadió: N o te
iaquit, lacob appeilabi- Ñamarás en adelante Jacob, sin» -hreeí, 'es­
tur nomen tuum, sed Is­ to es, fuerte contra Dior, porque si has si­
rael; quoniam si contra do fuerte contra Dios, ¿cuánto mas aven­
Deum fortis fuisti, quan- tajarás á los hombres?"
to ittftgw tmrtra bomi->
oes prae>alebis?
29. ínterrogavit eum 29. Jacob le preffnntó luego-, ¿Dfme, có­
lacob: D ic mihi, quo ap- mo te llamas? ¿Y e lle respondió: ¿Por qué
pellaris nomine? Respon- me pregan tas mi nombre? Y lo bendijo allí
<üt: 'Cur quaeris nomen mismo.
meum? Et benedñrit ej
m eodem loco.

• f M . Heb. En la noehe.
JVd. El UotbrJb de Jafcac nina a n te Montee de GalaaA, y ríen» ¿desaguar en el
lego de G enew et ep su eternidad altiha 4el lugar e » q**> -el JprdM
tale ¿el mlimo.
Y tS. La p«l¿br4 trrhrJbtu, no está en el hebréo, pero ei en el samaritano y en
tom SmenU.
Y 24. Jfii prtrfoU Oeeaa |o llama ángel: E t imaluit mi angeluM. O*, zu. 4.
Y S¡6. Heb. Este kelnfcre vjpnd* que oo fe rancia, le tood ah el lugár detade
entra el ktut* del írnlílo; j m uí tú una ctpecie de descoyuntamiento en la cadera
d* Jatteb eoatta¿quien lo 6h«b&.
f 28. Heb. Pues bu eido fuerte contra Dioe, tú prevalecerás contra los hom­
bres. Se lée en el hebréo et contra Aenunet, et pt maltbir, peco es clfcto qne la se­
ronda conjunción et, es una errata qae loe Setenta no leyeron.
. Antea de 1* 30. Jacob dió á este lugar el nombre 30. Vocavitque lacob
era cronoló. de Fanuel", quien decir, el rostro de Dios", nomen loci illius Pha-
rica vulgar
1768. diciendo: Y o he visto á Dios cara á cara, nuel, dicens: Vidi Deum
y mi alma ha sido salva: no he.muerto, con­ facie ad ¿aciem, et sal­
tra la opinion común de lo » hombres que va facta est anima mea.
creen que no te puede ver á D io » 6 á un
tmgel sin morir.
31. Luego que hubo pasado el sitio á 31. Ortusque est ei sta-
que acababa de dar el nombre de Fanuel, tim sol, postquam trans*
vió que el sol se levantaba; pero se halló gressus est Phanuel: ip­
cojo de un pie. se vero claudicabat pe­
de.
32. Por- esa razón hasta ahora los hi­ 33. Quam ob causam
jos de Israel no comen en lot animales del non comedunt nervum
nervio del muslo que quedó entorpecido filii Israel, qui emarcuit
en Jacob, en memoria de que habiéndolo in femore lacob, usque
tocado el ángel, se secó". in praesentem diem: eo
quod tetigerit nervum
femoris eius, el obstupue-
rit

T 30. Heb. Phanieí. Esto corresponde mejor a la etimología; «in embargo «I


aamaritano lée Phanuel, y eate ea el nombre que ha quedad* al lugar.
Ibid. Se habla de eata opinion en la Ditertacion tabre la medicina ie leí He.
briot, al frente del libro del Gcleaiá*tico| tom. zn.
t 32. Heb. No comen del nervio que está en el lagar de la concavidad de la
cadera en lo» animalte, y qae quedó debilitado en Jacob, cuando-el Ángel tocó á Jacob
en el lagar de esta concavidad y le debilitó «ata nervio.

C A P IT U L O X X X IIL

Encuentro de Jacob y Eaaú. Jacob ee retira a Socot y de allf a Siquem.

1. M a s levantando Jacob los ojos, vió 1. E l e v a w s autem la­


í Esaú que se acercaba con cuatrocien­ cob oculos 8UOS, vidit ve-
tos hombres: y dividió á los hijos de Lía, nientem Esau, et cum
de Raquel, y de las dos criadas. eo quadringentos vin*
divisitque míos Liae et
Rachel, ambarumque &-
mularum:
2. Colocó delante & las dos criadas con 2. Et posqit utramque
sus hijos, & L ía y los suyos en el segundo ancillam, etliberos earum
lugar, y á Raquel y á José al último. in principio: Liam vero,
et filios eius in secando
loco: Rachel autem> et
Ioseph novissimosu
3. Y adelantándose, adoró" á Esaú; y 3. E t ipse progrediens
para manifestarle mas respéto, se postró adoravit pronas in ter*
CAPITOtiO XXXIII. 209
rara septies, doñee ap- siete veces en tierra hasta que su her­ Antea de 1»
propinquaret fratereius. mano estuvo cerca de él. era cronoló­
gica vulgar
4. Currens itaque Esau 4. Entóoces Esaú, cuyo corazon habia 1768.
obviam fratri suo, an>- D iot mudado, corrió hácia su hermano, lo
plexatus est eum: sirio* abrazó apretándolo estrechamente, y lo be­
gensque collum eius, et só derramando lágrimas" de ternura y de
osculana flevit. alegría
5. Levatisqueoculis,vi- 5. Y habiendo levantado los ojos, vió
dit mulieres et párvulos á Jas mugeres y á los niños, y dijo á Ja­
eanim, et ait: Quid sibi cob: ¿Quienes son estos?, ¿son tuyos? Jacob
volunt iüti? et si ad te le'respondió: Son loa tunos que ha dado Dios
pertinent? Respondit: á tu siervo.
rarvuVi sunt quos dona*
vit mikú Deus servo tuo.
6. E t appropinquantes 6. Y acercándose las criadas con sua
ancüJae et filii earura, in* hijos, se inclinaron para taludarlo.
curvati sunt.
7. Accessit quoque Lia 7. Se acercó despues L ía con sus hi­
cum puerís suis: et cum jos, é hizo lo mismo; por último, José y
similiter adorassent, ex- Raquel repitieron igual reverencia.
tremi Ioeeph et Rachel
adoraverunt.
8. Dixitque Esau: Quae* 8. Entónces Esaú le dijo: ¿Qué cuadri­
nam sunt istae turmae llas son esas que yo he encontrado? Ja­
quas obviam habui? Re»- cob le respondió: Son las que yo te pre­
poodit. Ut inveniremgra* sento para hallar gracia delante de mi
(iam coram domino m ea señor.
9. At ille ait: Habeo 9. Mas Esaú repuso: Tengo muchísi­
pforima, frater mi, sint mos bienes, hermano mió: guarda para tí
tua tibi. lo qjue es tuyo.
10. Dixitque lacob: N o­ Ja c o b anadió: N o quieras hacerlo
li ita obsecro: sed si in- así, te suplico: sino que si yo he hallado
veni gratiam in oculis gracia delante de tí, recibe de mi mano
tuis,accipe munusculum ese pequero obsequio, con lo que darás
de manibas meis: sic el lleno al gozo que he sentido; porque yo
enim vidi faciem tuam, he visto hoy tu semblante como si hubie­
quasi viderim vultum ra visto el rostro de Dios; al verte tan
Deú esto mihi propitius, dulce y humano conmigo, he tentido la ale­
gría mat viva: concédeme pues aun este
favor,"
11. Et suscipe benedi- 11. Y recibe este regalo" que te ofrezco*

t 4. Heb. Y derramaron lágrima*. Asi traducen loa Setenta, y añaden:


Lm dos.
V 10. Alit. Recibe de mi mano eate regalo que yo me atrevo á ofrecerte-, por.
que yo be visto hoy tu semblante como ai viera el toatro de Dios: yo me he ten-
penetrad» dt temor y dt rapeta en fu pretenda; seme pues favorable, y recibe
4c. Podría traducirse también: como ai yo viera el rostro de un ángel ó de un
principe, {ja palabra hebrea, Elohim se aplica a Dios, a los ángeles, a los princi­
pes y i los que tienen alguna autoridad muy grande. En lugar de mumttculum,
el bsbréo lée simplemente munut meum.
t U. Benedictionem. Llama a este presente bendición, porque ordinariamente los
!¿10 MBIIO DEt, OfiRESIS.
Anteo de la y que yo he recibido de Dios, autor de cttonem quam attulit ti­
•ra cronoló. todos los bienes." Esaú despues de estag bi, et quam donavit mi­
gioa Tulpar
1788. instancias de su hermano, recibió con di­ hi Deus tribuens oouúb.
ficultad sus dones, Y ix fratre compelleate,
suscipiens,
12. Y le dijo: Caminemos juntos; yo te 1% Ait: Gradiamur si.
acompañaré en tu viaje. mui, eroque socius iti*
nerre tui.
13. Jacob le respondió: Tú sabes, señor 13. Dixitque lacob:
mió, que yo llevo conmigo niño» tiernos, Noeti Domine mi quód
y ovejas y vacas preñadas/' Si yo las párvulo* habeam tene­
canso apresurándolas, morirán todas en ua ros, et oves, et boves
dia." foetas mecuro: quas s
plus in ambulando fece-
ro laborare, moríentor
una die cuncti greges.
14. Vaya mi señor por delante, y yo 14 Praocedai dominus
lo seguiré poco á poco según viere pue­ meus ante servum suum:
den sufrir mis niños", hasta que llegue á et ego sequar paulatim
ver á mi señor en Seir. vestigi» eius, sicut videro
párvulos meos posse, do­
ñee veniam ad dominum
meum in Seir.
15. Esaú le dijo: Ruégotc que á lo mé­ 15. Respondit Esau:
nos quede alguna de la gente que viene Oro te, ut de populo qui
conmigo para acompañarte en el camino. mecum est, saltem socii
Jacob le replicó: N o es necesario: yo no remaneant viae tuae.
necesito, señor mío, sino de una cosa, que Non est, inquit, neces-
es hallar gracia delante de tí. Ise: hoc uno tantum in-
digeo, ut inveniam gra-
tiam in conspectu tuo
domine mi.
16. Esaú se volvió pues el mismo dia 16. Revenus est ¡taque
á Seir, por el camino por donde habia ve­ illo die Esau itinere quo
nido. venerat in Seir.
17. Y Jacob, en lugar de encaminarse 17. Et lacob venit in
& Seir, como habia prometido ú tu hermano, Socoth: ubi aedificata
vino á Socot," donde habiendo fabricado domo etfixis tentoriis ap-
una casa para tí, y plantado tiendas para peUavit nomen loci illius

presentes eran acompañados de bendiciones por parte de los que los rccibian- J de loi
que los daban.
Ibid. Heb. Porque Dioe me ha gratificado ea tu mütricordia, y todo esto es mió.
♦ 13. Heb. Que crian. En el latín también fmta, significa a^veces un antaal
que da el pecho.
Ibid. Heb. Si ee les fíierza un solo dia, todos mis ganados morirte. En logw
de TDrauN, et ñ urgeant ee». En el Samaritano se lee, voratm, et ti urgiMfSi'M*.
La expresión die una, parece traspuesta, y que conviene mejor si segundo mientan.
7 . 14. Heb. Según fu filenas de esta multitud que llevo delante de mi
estos niños.
f . 17. Socot debia estar al oriente del Jordán á algunas leguas de Maht-
naim al mediodía. La explicación del nombre de S tttt es M interprete latino
CAPITUM> XMUH» 311
Soogh, idest, taberna- sus ganado»", llamo á este lugar Socot, esto Antes de la
era cronoló.
cola. es, Pabellones. gica vulgar
18. Tmoaivitqufi in Sa. 18. Pasó despuea á Salem, que es una 1768,
lem urbem SichiioontHi, ciudad de los Siquimitas,'7 en el pais de
quae est ui torra Cha­ Cansan, y habitó" cerca de esta ciudad
man, ppetquam jrevjer- despues de su. vuelta de Mesopotaznia de
sns est do Mesopotamia Siria."
Sjriae: et habitavit iuxta
appidtim.
19. £aútqne parteen - 19. Y compró una -parte del campo
agri in . qua fixerat ta* en que habia fijado sus tiendas, pagando
bernacu la, «filiis Hewmf cien corderos" á los hijos de Hemor, padre
patris £ichem cantuta dé Siquem. .
agnis.
UO. E t erecto ibi alta» • 80. Y levantando allí un altar, invocó
ri, mvooavh buperillud sobre .él al D io» muy fútale, al Dios de
tortissünum Deum Israel. Israel."

^.17, Lo .qae la parAirada añade aqui á la Vulgata, oitá expreso en el hebreo.


18. .Heb. Vino Con paz y felicidad a la ciudad de Siqueui. Este es el sen­
tido itel ralnarita'no, donde en fugar de slv, Salem, se lee salum, pacificttt, Cflto
« , tthms. Siqunlt estaba situadhal ó oxidente del Joniad, cerca de Samaría. San
Juan en «TaugrUó (tr. 5¡.) la llama. Bichar, y ahora es ,conocida con el nom­
bre de Neapotit ó NapUntta. (
Ibid. Heb. lit. Él acampó. '
Ibid. Heb. lit. De Fadan.Ar&m. Vease lo dlftho en el cap.’ xxvni. 2.
f . 19. Heb. Cien keótah.. Rete termino ea mny desconocido. El kttitah po­
dría ser una bolsa de oro 6 de plata de determinado valer.
* . 20. Heb. Dió a este lugar el nombre dé Dios muy'fuerte, del Dios do
Iirael. Los nombres hebreos <kl y loiiim, Be expresan comunmente por Diot; pe.
ro el primero significa con propiedad el Diot fuerte, y el segundo ti Diot de
itmdad, que se digna tomar bajo su protoccion a los que le sirven, y que on
este sentido quiere ser llamado el Diot de Israel.

C A P IT U L O X X X IV .

Dina, hija de Jacob, es violada por Siquem, hijo de Hemor. Simeón y Levi qui-
tan la vida a loa Siquimitas.

1. Bo he« s a ést autem 1. E n t o m o k s Dina, hija (fe Lía, salió


1759.
Dina filia Liae ut vide- para ver á las mugeres de aquel pais. Te­
ret mulieres regionis il- nia cerca de quince ailas";
liUs.
2. Quam cum vidisset 2. Y Siquem, hijo de Hemor Heveo,
Sichem filius Hemor He* príncipe de aquella tierra," concibió por ella
vaei, princeps terree il- un grande amor, y la robó y durmió con

1 . Veaae lo dich