Vous êtes sur la page 1sur 3

DESARROLLO AFECTIVO SOCIAL EN LA VEJEZ

En esta etapa, la vejez, la más dura de la vida, la persona necesita de apoyos sociales
específicos y de afecto familiar. Las personas de esta edad se van alejando de la sociedad y en
ocasiones tienden a aislarse por completo, ellos en ocasiones no son capaces de crear nuevas
amistades sino que conviven con la gente que ya conocen y con personas de su misma etapa.

El ser humano es un organismo emocional en el que la inteligencia se mezcla con el


sentimiento y la pasión a la hora de comportarse inteligentemente.

En la vejez, los sentimientos y las emociones conforman la afectividad como importante


ámbito psicológico. Las personas de la tercera edad, que se sienten parte de una familia donde
hay amor y cariño, donde los miembros de la familia le dan un lugar importante al anciano por
todo lo que sabe y ha vivido, que son queridas, apoyadas y se sienten valoradas, son adultos
felices

Envejecer implica, necesariamente vivir procesos de crecimiento y pérdidas. La pérdida


generalmente genera dolor emocional y disloque social. Todo esto se manifiesta en
pensamientos, sentimientos y acciones que repercutan a nivel emocional, físico y social.

Si el adulto mayor no obtiene algún tipo de motivación para vivir cómodamente, y al contrario
en lugar de tener apoyo se le brinda un trato de desvalorización y discriminación, el anciano
va ha generar emociones negativas traduciéndose en:schock, negación, intensos sentimientos
de culpa, ira incontrolada, afectación de la vida social, ideas de muerte, síntomas físicos, uso
de sustancias (alcohol, drogas), desesperación extrema, ansiedad, depresión prolongada,
aceptación, etc.

El estado de afecto que manifiesta el ser humano en la vejez, es el complemento a la forma


de vida emotiva y social que ha llevado en toda las etapas de su vida.

La expresión de afecto que pueda recibir el adulto mayor, va ha determinar los estados
sexuales. Por ello, el deseo sexual estará presente, aunque con menor intensidad. En los
hombres el rubor sexual casi desaparece por completo; la erección del pene requiere más
tiempo y mayor estimulación directa, es menos firme. Así mismo, en las mujeres hay
disminución de la lubricación vaginal.

Diversos estudios indican que las personas que han vivido y desarrollan en la etapa de la
vejez una vida placenteramente emotiva y socializadora, pueden llegar a mantener cierto tipo
de actividad sexual hasta los 70, 80 ó 90 años de edad.

El envejecimiento se refiere a las formas en que cambiamos a través del tiempo en los
aspectos biológicos, psicológicos, emocionales y sociales. Uno de los principales problemas
en el anciano es la pérdida de la memoria o la imposibilidad de retener información, ya que
con el paso de la edad la memoria se deteriora, el aprendizaje y la atención suelen ser menos
favorables para la persona, es por esto que el anciano suele olvidar con frecuencia las cosas.
Por ello, algunos ancianos muestran en ocasiones sentimientos de desesperanza

El adulto mayor debe vivir plenamente al máximo su plenitud de vida emotiva y social a
cada momento, porque debe estar consciente que el fin está cerca. Por lo que es importante el
apoyo de la sociedad para lograr una mejor calidad de vida en el adulto mayor.

RICE, F. Philip. Desarrollo Humano. 2ª ed. México: Prentice Hall 1997