Vous êtes sur la page 1sur 13

Estructura del Agua

• La molécula de agua (H2O) durante


muchos años fue considerada un
elemento. Fue preciso esperar
hasta 1770, fecha en que H.
Cavendish (1731-1810) demostró
que era el producto resultante de
la combustión de hidrógeno y aire,
y A.-L. Lavoisier (1743-1794)
supuso que era una combinación
de hidrógeno y oxígeno.

Posteriormente, E. W. Morley
(1838-1923), en 1895, demostró
que la proporción en masa de
hidrógeno y oxígeno en el agua es
de 2 unidades de masa del primero
por 16 del segundo. Por ello,
considerando las masas atómicas
de ambos elementos, la molécula
de agua debía escribirse como H2O.

Estructura del Agua
• La estructura admitida hoy de la molécula de agua permite
dar cuenta de las curiosas propiedades de esta sustancia. Los
dos átomos de hidrógeno están unidos al átomo de oxígeno
mediante un enlace covalente. Pero la molécula de agua no
es lineal y tiene la forma que se indica en la figura, de manera
que las direcciones de los enlaces O-H forman entre sí un
ángulo que se estima en 105º.
Estructura del Agua
• Las uniones hidrógeno-oxígeno son tales que cada hidrógeno comparte con el
oxígeno un par de electrones. Pero como el oxígeno tiene más apetencia que el
hidrógeno por ese par, la pareja de electrones está algo más cerca del oxígeno,
quedando este con una cierta carga negativa y algo más lejos del hidrógeno,
que queda a su vez con cierta carga positiva. Se dice que es una molécula polar
(que posee polos cargados eléctricamente).
Estructura del Agua
• Ello hace que las moléculas de agua se atraigan entre sí, de forma que
el extremo positivo donde se halla el hidrógeno de una molécula se
acerque al extremo negativo de otra donde se halla el oxígeno. Ese
enlace, conocido como enlace por puentes de hidrógeno, es
intermolecular (entre moléculas) y es bastante más débil que el enlace
covalente entre los componentes de la molécula.
Estructura del Agua
• La presencia de cargas parciales sobre los átomos de oxígeno e hidrógeno
de la molécula de agua hace posible que entre ellas mismas se formen
estos débiles puentes de hidrogeno ocasionados por la atracción entre las
cargas eléctricas. Dada la estructura de la molécula de agua, se pueden
formar hasta 4 puentes de H, dos a través del átomo de Oxígeno y uno por
cada átomo de Hidrógeno.
Puentes de Hidrógeno
• Los puentes de hidrógeno son
enlaces débiles cuya intensidad
es cerca de 5-10% de un enlace
covalente. Los puentes de
hidrógeno son los tipos más
importantes de fuerzas de
atracción débil y estos enlaces
son los causantes de que el agua
sea un líquido a temperatura
ambiente en lugar de un gas.
Donde existe un hidrógeno unido
a un elemento fuertemente
electronegativo, como es el caso
del oxígeno, se establece una
unión intermolecular,
precisamente entre el H de una
molécula y el elemento
fuertemente negativo de la otra,
el oxígeno.
Puentes de Hidrógeno
• Ventajas de los puentes
de hidrógeno:
a) Se evita la rápida
evaporación del agua, así
los seres vivos y el
ecosistema mantiene
temperaturas constantes.
b) Se pueden disolver
sales y formar iones que
colaboran con el
metabolismo.
c) Capilaridad: Esta
propiedad permite que
algunas especies
vegetales se nutran de
líquidos en sus extremos
mas altos.
Puentes de Hidrógeno
• Los puentes de hidrógeno
son causante de algunos
comportamientos del agua
que se indican a
continuación.
a) Estado físico del agua: las
fuerzas intermoleculares
antes citadas (puentes de
hidrógeno) son responsables
del hecho de que el agua, a
diferencia de otras
sustancias semejantes a ella,
posea una temperatura de
fusión y de ebullición
anormalmente altas. Ello
permite que en la Tierra
existan enormes masas de
agua en estado líquido, con
todo lo que ello supone para
la vida en la misma.
El Agua
b)La estructura del hielo
Cuando el agua está en estado
sólido (hielo), las moléculas de
agua, unidas entre sí por los
puentes de hidrógeno, se asocian
según una geometría tetraédrica
formando cristales moleculares de
manera semejante al diamante.

Cuando se calienta el hielo por


encima del punto de fusión, la red
se desmorona y se desordena, ya
que aunque algunas moléculas
siguen unidas por puentes de
hidrógeno, otras no lo están. Por
ello se aproximan más unas a otras,
haciéndose el conjunto más
compacto. En consecuencia, el agua
líquida es más densa que el hielo y
alcanza un máximo de densidad a
unos 4 ºC. A partir de ese momento
comienza a descender ligeramente.
El Agua
• Las diferencias de densidad son muy pequeñas, pero tienen una enorme
importancia. Debido a este comportamiento anómalo del agua, si se
introduce una botella de agua líquida en un congelador, estalla, ya que al
convertirse el agua líquida en hielo, este ocupa más volumen que el líquido,
es por ello que en los radiadores de los automóviles se utiliza un líquido
anticongelante para evitar que el agua, al congelarse, reviente el motor..
El Agua

• Por igual razón, cuando se


hielan los mares y los ríos,
al formarse el hielo, que
es menos denso que el
agua líquida, flota
originando una capa que
aísla al agua del exterior.
Con ello se impide la
solidificación total y se
permite vivir a los peces y
plantas acuáticas. Por eso
las montañas de hielo,
llamadas icebergs, flotan
sobre el agua líquida.
El Agua
c) El poder disolvente del agua: la estructura de la molécula de agua la hace capaz
de actuar como un disolvente poderoso de muchas sustancias. Si se introduce un
cristal de cloruro de sodio en agua, las moléculas de agua rodean a los iones de
sodio y cloro, atrayéndolos por sus extremos negativos o positivos,
respectivamente. El movimiento de las moléculas de agua arrastra a los iones que
se dispersan por ella, formando una disolución de cloruro de sodio en agua. Ello
hace que en la naturaleza exista un enorme número de disoluciones acuosas.
El Agua
• El agua en la atmósfera terrestre: el agua de los mares, lagos, etc., se evapora por la acción del Sol y
pasa a la atmósfera, donde se encuentra en estado gaseoso (lo que conocemos como vapor de agua).
Pero cuando en la atmósfera aparecen determinados «gérmenes», como pueden ser diminutos granos
de polvo con cierta carga eléctrica superficial, la polaridad de las moléculas del agua hace que sean
atraídas por esos granos. Algunas moléculas rodean estos «gérmenes» y son capaces de atraer a más
moléculas, formando conjuntos de muchas moléculas de agua. En consecuencia, a veces aparecen
pequeñas gotitas de agua líquida, originando las nieblas o pequeños cristalitos de hielo, que forman
las nubes.