Vous êtes sur la page 1sur 6

7 aspectos importantes de Intercesión y

Y liderazgo
Mateo 16:19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en
la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado
en los cielos.
Introducción:
Muchas veces vemos la intercesión de manera vertical solamente, solo entre la
tierra y el cielo.
Pero al ver lo que dice Mateo, debemos considerar cambiar esta posición…. Y darle
un toque diferente a la intercesión y el liderazgo.
- El modelo de intercesor lo tenemos en Jesus, pero al ver la vida de Jesus
vemos que Jesus no solamente tenia influencia en el cielo, sino que también
Jesus tenia influencia aquí en la tierra.
O.T. Por esa razón y para avanzar en este enfoque permítame que podamos
estudiar esta noche 7 aspectos importantes de la intercesión:
-Le puedo asegurar que esto que usted va a recibir en esta noche no está escrito en
ningún lado esto es pura revelación del cielo para usted.

1. La intercesión es influencia:
exousía

de G1832 (en el sentido de capacidad); privilegio, i.e. (subj.) fuerza, capacida,


competencia, libertad, u (objectivamente) maestría (concretamente magistrado,
sobrehumano, potentado, símbolo de control), influencia delegada:- autoridad,
derecho, dueño, jurisdicción, libertad, poder, potencia, potestad.
episkiázo
de G1909 y un derivado de G4369; arrojar sombra sobre, i.e. (por analogía)
envolver en un resplandor brillante; figurativamente investir con influencia
sobrenatural:- cubrir, hacer sombra.
pádsema
de un derivado presunto de G3806; algo que se sufre, i.e. adversidad o dolor;
subjectivamente emoción o influencia:- padecer, padecimiento, sufrimiento, sufrir,
aflicción.

2. La intercesión es influencia vertical pero también es


horizontal.

Mateo 26:36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y
dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro.
37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a
angustiarse en gran manera.
38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí,
y velad conmigo. 26:36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama
Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro.
37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a
angustiarse en gran manera.
38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí,
y velad conmigo.

- Jesús hacia su obra en la tierra pero no dejaba la oración o sea que Jesús
tenía influencia terrenal como espiritual.

- El apóstol pablo enseñaba que la influencia espiritual de los creyentes


ayudaba al crecimiento espiritual y a la salud espiritual de otros.

Efesios 3:14-21

Colosenses 1:9-11

 O sea que el crecimiento de la iglesia y la salud espiritual de esta será el


resultado de nuestra influencia espiritual como intercesores
- Pablo creía, como lo confirma el resto de las Escrituras, que nuestro
crecimiento espiritual se produce con la ayuda de las oraciones de otros a
nuestro favor, aunque seguimos siendo responsables de nuestras propias
decisiones.

Si nuestras oraciones por otros no parecen marcar la diferencia en sus vidas,


¿eso significa que estamos perdiendo el tiempo? Aquí es donde encuentro
las respuestas.
3. Todo intercesor debe conocer su campo de influencia:
- Dinámica:
Inteligencias visuales. (Que la influencia en su vida es visual)
Inteligencias Auditivas. (Que la influencia en su vida es auditiva)
Inteligencias intrínseca.(Que no depende de los demás sino de sí
mismo)

4. Todo intercesor debe saber lo que la biblia dice que es la


intercesión:

a. Una oportunidad para demostrar nuestra fe.


Cuando no vemos que Dios responda nuestras oraciones por otros,
estamos obligados a tomar una decisión importante: sentirnos
decepcionados por Dios o usar la aparente falta de respuesta como
prueba de nuestra confianza en quien nos insta a continuar orando por
otros.
Dios considera que nuestra fe vale más que el oro (1 Pedro 1:7). Su decisión
de no darnos inmediatamente todo lo que pedimos nos ofrece una
oportunidad infinitamente importante de confiar en Él.
b. Una prioridad fruto del amor.
Nuestra preocupación por otros a veces nos hace sentir muy
desvalidos. Nos lamentamos de que lo único que podemos hacer es
orar. Pero, al considerar la oración como último recurso, podemos estar
menospreciando una de las formas más importantes de demostrar
amor verdadero.
Si aceptamos la postura del Nuevo Testamento de que la oración es una
forma de demostrar nuestro afecto (Colosenses 4:12-13), interceder unos por
otros es una de las cosas más importantes que podemos hacer.
c. Un compromiso de nuestra interdependencia.
Cuando oramos unos por otros, seguimos el ejemplo del apóstol
Pablo. Les pidió a los lectores de sus cartas que oraran por él (Romanos
15:30-32), aun cuando le pedía al Padre del cielo que abriera los ojos
espirituales de aquellos por quienes intercedía (Efesios 3:14-21).
d. Una disciplina de paciencia.
Orar unos por otros sin resultados visibles puede desgastarnos y tentarnos a
tirar la toalla. Cuando no vemos respuestas por parte de Dios, podemos
llegar a creer que, si Él fuera a respondernos, ya lo habría hecho. Pero una de
las dimensiones más importantes de la oración intercesora es la
perseverancia. Cuando oramos con perseverancia para que Dios les dé a
aquellos que nos preocupan la gracia para esperar en Él, compartimos esa
paciencia que desarrolla la profundidad y la riqueza de corazón de las
personas de fe (Romanos 5:3-4; Hebreos 11:1-2,13-16).
A través de la disciplina de la intercesión paciente nos ayudamos unos a
otros a seguir confiando en Dios. Con paciencia devota, nos ponemos junto a
innumerables personas que ya descubrieron que para los que esperan en el
Señor, «por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría» (Salmo
30:5).
e. Una oportunidad para compartir la esperanza.
Si probamos la bondad y la sabiduría de Dios, la intercesión puede ser una
forma de ayudarnos unos a otros a elevar juntos las alas de nuestra
esperanza.
Pocas cosas son más importantes que experimentar, en medio de los
problemas y del paso del tiempo, la expectativa segura de que Dios nos
demostrará que merece nuestra confianza.
Como esa esperanza es uno de los temas centrales de la Biblia, el apóstol
Pablo pudo escribir: «Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra
enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las
Escrituras, tengamos esperanza» (Romanos 15:4).Igualmente importante, el
apóstol continuó escribiendo a fin de demostrar que el Dios al que oramos es
la fuente de esa confianza. Expresó en forma de oración: «Y el Dios de
esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en
esperanza por el poder del Espíritu Santo» (15:13).
Padre celestial, por tu Palabra reconocemos que tu Hijo y tu Espíritu ya interceden
por nosotros (Romanos 8:26; Hebreos 7:24-25). Ahora te pedimos tu ayuda para
acompañarlos en la tarea que nos invitaste a hacer (1 Timoteo 2:1).Anima nuestros
corazones de antemano con tu capacidad de ayudar a aquellos que están en nuestros
pensamientos, mientras doblamos las rodillas unos por otros.

5.Todo intercesor debe saber contra quien es su


Batalla.
Efesios 6: 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra
principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de
este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
- La lucha no es con el hermano.
- La lucha no es con el vecino.
- La lucha no es con el familiar.
- La lucha no es con gobierno.
- La lucha no es con el pecado.
- La lucha no es con los líderes de la iglesia nio con los miembros

6.Todo Intercesor debe saber su Posición en la guerra


Espiritual
Ezequiel 22:30
“Y busqué entre ellos hombre que hiciese VALLADO y que se pusiese en LA
BRECHA delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y
no lo hallé”

I. HACIENDO VALLADO
¿QUÉ ES UN VALLADO?
Un vallado es un obstáculo, un cerco de tierra que sirve para defender un sitio o
para impedir la entrada a él. Es lo que hacen los miembros de una comunidad
cuando sufren inundaciones y apilan bolsas de arena haciendo un pequeño muro
para impedir que las aguas lleguen a la ciudad o a sus casas.
EN EL MUNDO ESPIRITUAL HACEMOS VALLADO CUANDO:
a. Ponemos nuestra vida a favor de otros delante de Dios, en oración.
Hacemos lo que hicieron Moisés, Abraham, Nehemías, Daniel y otros
diciéndole al Señor: “Yo se que quieres castigar a éste pueblo porque
han pecado, pero Señor, he aquí yo pongo mi vida por la de ellos en
ruego delante de ti, para pedirte perdón por ellos y que les restaures.”
Es decirle: “Señor, dale a esta persona, una nueva oportunidad”.

b. Cuando detenemos el ataque del enemigo en la vida de la persona a


través de nuestra oposición en oración.

c. Hacer vallado es cubrir la vida de la persona, iglesia, o nación en


oración. Es declarar bendición sobre su vida.

d. Cuando Dios sabe que puede contar con nosotros en el momento que
así lo requiera para orar por una necesidad.

II. PARADO A LA BRECHA


¿QUÉ ES UNA BRECHA?
Una brecha es una rotura o abertura. La brecha en la cual los intercesores deben de
estar es la que se formó cuando la humanidad decidió apartarse de Dios y Dios de
ellos por su pecado.
Jesucristo hizo la obra más grande de intercesión llenando ese hueco (brecha) al
morir por nuestros pecados, colocándose en nuestro lugar, para que Dios pueda
perdonarnos. De una manera también, el intercesor trata de llenar ese hueco con
su clamor rogando misericordia y perdón por aquellos que viven alejados del Señor.

ESTAR EN LA BRECHA ES POR LO TANTO:


a. Un lugar de conflicto, un lugar difícil de lucha. Un lugar donde el
intercesor debe estar ubicado para clamar a Dios, con persistencia y
amor.

b. La frase “abriendo brecha” es un lenguaje figurativo para decir: abrir


camino. “Estar siempre en la brecha” significa: aquel que no abandona
un negocio, que está siempre dispuesto y preparado para defenderlo.
Está en la lucha.

c. Para Dios encontrar a alguien en la brecha le significa que no todo está


perdido y que puede recuperarse el resto.

Isaías 59:16; Isaías 57:1 Estos textos como el de Ezequiel 22:30 tienen un tinte
de sorpresa de parte de Dios: “Y no lo hallé”, “No hay quien” “No había hombre”.

El propósito de éste estudio es que estas palabras se transformen en: “Y lo hallé”,


“hay quien” “son muchos los hombres y mujeres”.

“Sobre tus muros , oh Jerusalén, he puesto guardas; todo el día y toda la


noche no callarán jamás”. Los que os acordáis de Jehová, no reposéis, ni le
deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en
la tierra” Isaías 62:6-7

Dios ha puesto “GUARDAS” sobre la iglesia: ¿serás tú uno de ellos?


“Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo. Responderá
Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y
seréis saciados de ellos y nunca más los pondré en oprobio entre las
naciones” Joel 2:18-19

7.Las batallas personales que debe vencer un


verdadero Intercesor.
1) Orgullo
Hacer alarde de su ministerio. Un sentimiento de superioridad ante los
demás por las respuestas.
Proverbios 11:2
Con el orgullo viene el oprobio; con la humildad, la sabiduría.
Proverbios 8:13
Quien teme al Señor aborrece lo malo; yo aborrezco el orgullo y la arrogancia,
la mala conducta y el lenguaje perverso.
Romanos 12:16
Vivan en armonía los unos con los otros. No sean arrogantes, sino háganse
solidarios con los humildes. No se crean los únicos que saben.

2) Chisme
Es ser imprudente en los pedidos personales de oración que se le han
confiado, y diseminar el secreto. Puede ocasionar grandes problemas.
Proverbios 11:13
La gente chismosa revela los secretos; la gente confiable es discreta.
Proverbios 16:28
El perverso provoca contiendas, y el chismoso divide a los buenos amigos.

3) Control
La tentación de querer controlar a las personas, sobre todo al pastor, con
sus oraciones, haciendo predominar su propia voluntad o deseos, diciendo “que
Dios le dijo... y tal vez no ha dicho nada”