Vous êtes sur la page 1sur 8

EL DESISTIMIENTO

(ART. 340 – 345 DEL CÓDIGO PROCESAL CIVIL PERUANO)

DEFINICIÓN
Desistirse significa renunciar, dejar de lado algo, perder uno el interés que se tenía por alguna cosa.
Constituye una forma especial de conclusión del proceso sin declaración de fondo donde el
demandante manifiesta su voluntad de apartarse del proceso o de renunciar a su derecho.

CLASES DE DESISTIMIENTO (ART. 340 CPC)


El Código Procesal Civil, distingue tres clases de desistimiento,
A. DESISTIMIENTO DEL PROCESO (art. 343 CPC)
Se da por concluido el proceso sin afectar la pretensión. Se presenta por escrito con firmas
legalizadas ante el Secretario del Juzgado. El desistimiento del proceso requiere la
conformidad del demandado, si éste se opone, el desistimiento carece de eficacia y debe
continuar el proceso.
En el desistimiento del proceso, la pretensión del demandante no se ve afectada, es decir,
este podrá demandar lo mismo en otro proceso, interponiendo claro esta una nueva demanda.

B. DESISTIMIENTO DE UN ACTO PROCESAL (art. 343 CPC)


El desistimiento de un medio probatorio o de algún acto procesal, deja firme el acto
impugnatorio o sin efecto la situación procesal favorable a su titular. Supone la manifestación
de voluntad dirigida a renunciar o dejar sin efecto un acto procesal, y no sólo está reservado
al demandante, sino también al demandado y terceros legitimados.
El desistimiento de actos procesales se presenta antes de que estos produzcan sus efectos.
V.gr.: Recurso ordinario de apelación.
Deben observarse algunas condiciones para este tipo de desistimiento: debe ser expreso,
constar por escrito, y solicitante debe legalizar su firma ante el auxiliar jurisdiccional.

C. DESISTIMIENTO DE LA PRETENSIÓN (art. 344 CPC)


Se presenta cuando el demandante renuncia a su pretensión, por razones como no
tener derecho que la sustente, considerar que va a ser desestimada en la sentencia u
otras razones subyacentes.
La resolución que aprueba el desistimiento de la pretensión tiene los efectos de una demanda
infundada con autoridad de cosa juzgada. No requiere conformidad del demandado.
El Juez para aprobar el desistimiento debe observar la capacidad de quien lo realiza, si no se
afecta el orden público o las buenas costumbres y que no comprenda derechos indisponibles.
Si el desistimiento es parcial, continúa el proceso. Si es total concluye el proceso, salvo que
exista reconvención.
Al desistirse de la pretensión, esta se va ver afectada, ya que se está renunciando a ella y por
lo tanto no se podrá iniciar otro proceso con la misma pretensión y contra el mismo
demandado. Con el desistimiento de la pretensión el demandante no solo comunica su deseo
de apartarse del proceso sino también su deseo de renunciar a su pedido.

ASPECTOS GENERALES DEL DESISTIMIENTO (ART. 341 CPC)


El desistimiento no se presume. El escrito que lo contiene debe precisar su contenido y alcance,
legalizando su firma el proponente ante el Secretario respectivo. El desistimiento es incondicional y
sólo perjudica a quien lo hace.

OPORTUNIDAD (ART. 342 CPC)


El desistimiento del proceso o del acto procesal se interpone antes que la situación procesal que se
renuncia haya producido efecto. Y desistirse de la pretensión procede antes de que se expida
sentencia en primera instancia, salvo que sea convencional.

REVOCACIÓN
La declaración de voluntad dirigida a apartarse del proceso es susceptible de revocación, pero debe
darse antes que la resolución que la aprueba quede firme.
EFECTOS DEL DESISTIMIENTO
a. Desde su presentación ante el tribunal donde radica la causa, es irretractable;

b. Desde su admisión judicial, se asimila al caso ya juzgado. A raíz de ello, el derecho renunciado
ya no puede ser instado de nuevo útilmente por lo que, si ello ocurre, podrá el demandado
oponer la excepción de caso juzgado y el juez suplirla de oficio en homenaje a la vigencia del
principio de seguridad jurídica.

c. El juez debe imponer las costas devengadas a raíz de la pretensión desistida al propio
resistente (CPC, 416).
Surge de lo hasta aquí expuesto la razón por la cual este tipo de desistimiento es de carácter definitivo
respecto de la pretensión (CPC, 344).

ABANDONO
(ART. 346 – 354 DEL CÓDIGO PROCESAL CIVIL PERUANO)

DEFINICIÓN
Es una forma especial de conclusión del proceso sin declaración de fondo, denominado también
caducidad o perecimiento de la instancia, que se presenta cuando el proceso permanece inactivo
por cuatro meses en primera instancia sin haber sido impulsado por las partes.
PODETTI sostiene: “la perención o caducidad de la instancia, viene a ser una forma particular de
preclusión (...). El transcurso del tiempo, al llegar al término de un plazo y la inactividad de los
sujetos, con el agregado o no, según el sistema, de un acto de la contraparte, produce la pérdida o
extinción de todas las facultades procesales, que no pueden ya ejercitarse en adelante en ese
proceso. En lugar de cerrarse una etapa del proceso, se cierra todo el proceso o una instancia de
él”.
El abandono pone fin al proceso sin afectar la pretensión, pero su declaración impide al demandante
iniciar otro proceso con la misma pretensión durante un año, contado a partir de la notificación del
auto que lo declare. Si después de transcurrido el año se iniciase otro proceso con la misma
pretensión y entre las mismas partes y este cayera nuevamente en abandono, se extinguirá el
derecho pretendido. Es decir, dos veces ha caído en abandono el proceso, ese demandante es algo
más que negligente, no tiene interés en la solución del conflicto de intereses por parte del órgano
jurisdiccional.

ABANDONO PROCESAL (art. 346 CPC)


El abandono es una institución procesal autónoma, dispuesto en el Artículo 348 CPC, que opera de
pleno derecho por el solo transcurso del plazo desde la última actuación procesal o desde notificada
la última resolución.
Esto significa, que iniciado un proceso con la demanda aún expedido el auto admisorio, si transcurre
más de cuatro meses sin que el demandante inste al órgano jurisdiccional para que disponga la
notificación puede el Juez de oficio o a solicitud de parte o de tercero legitimado declarar el abandono
de la instancia.
Asimismo, opera el abandono de la instancia si notificada la resolución que admite la demanda, el
demandante no acusa rebeldía a su colitigante que tiene la carga procesal de pronunciarse
expresamente sobre su contenido, una vez que transcurre los cuatro meses.
Sin embargo, la norma procesal ha previsto excepciones a la regla general, al prescribir que no hay
abandono, cuando transcurrido los cuatro meses el beneficiado con esta institución realiza un acto
de impulso procesal, sacando al proceso del estado de paralización, como por ejemplo cuando el
demandado solicita que se le notifique con la demanda, contesta la demanda, etc. después que ha
estado paralizado más de cuatro meses.
Nuestra Ley Procesal, no considera actos de impulso procesal aquellos que no tienen por finalidad
activar el proceso, tales como la designación de nuevo domicilio, pedido de copias, apersonamiento
de nuevo apoderado y otros análogos15, porque estos actos procesales no son de prosecución de
la instancia ni mucho menos que ponen en movimiento al proceso, por lo que podemos considerarlos
como simples medidas cautelares del proceso.

MEDIDAS CAUTELARES (art. 347 CPC)


Producida la conclusión del proceso por haber quedado consentida o ejecutoriada la resolución que
declara el abandono, quedan sin efecto las medidas cautelares que se hubiesen dictado en la
tramitación del proceso abandonado y se archiva el expediente de la medida cautelar, porque estas
se han dictado como un medio para asegurar el cumplimiento de un fallo definitivo, a fin de que sean
cumplidos y ejecutadas,

NATURALEZA DEL ABANDONO (art. 348 CPC)


El abandono es una institución procesal autónoma, razón por la cual nuestro Código Procesal Civil
de 1993 ha dispuesto en el Artículo 348o, que opera de pleno derecho por el solo transcurso del
plazo desde la última actuación procesal o desde notificada la última resolución.
Esto significa, que iniciado un proceso con la demanda aún expedido el auto admisorio, si transcurre
más de cuatro meses sin que el demandante inste al órgano jurisdiccional para que disponga la
notificación puede el Juez de oficio o a solicitud de parte o de tercero legitimado declarar el abandono
de la instancia.
Asimismo, opera el abandono de la instancia si notificada la resolución que admite la demanda, el
demandante no acusa rebeldía a su colitigante que tiene la carga procesal de pronunciarse
expresamente sobre su contenido, una vez que transcurre los cuatro meses.
Sin embargo, la norma procesal ha previsto excepciones a la regla general, al prescribir que no hay
abandono, cuando transcurrido los cuatro meses el beneficiado con esta institución realiza un acto
de impulso procesal, sacando al proceso del estado de paralización, como por ejemplo cuando el
demandado solicita que se le notifique con la demanda, contesta la demanda, etc. después que ha
estado paralizado más de cuatro meses.
Nuestra Ley Procesal, no considera actos de impulso procesal aquellos que no tienen por finalidad
activar el proceso, tales como la designación de nuevo domicilio, pedido de copias, apersonamiento
de nuevo apoderado y otros análogos, porque estos actos procesales no son de prosecución de la
instancia ni mucho menos que ponen en movimiento al proceso, por lo que podemos considerarlos
como simples medidas cautelares del proceso.

PARALIZACIÓN QUE NO PRODUCE ABANDONO (art. 349 CPC)


Nuestro Código Adjetivo ha dispuesto, que: "No opera el abandono cuando la paralización del
proceso se debe a causas de fuerza mayor y que los litigantes no hubieran podido superar con los
medios procesales a su alcance".
Esta norma tiene dos presupuestos, a las causas de fuerza mayor, es decir tanto los actos de terceros
como a los atribuibles a la autoridad --denominados en el Derecho Anglo-Sajón "Act of Prince" o
hechos del príncipe-- y cuando los litigantes no pudieran realizar actos procesales a su alcance, como
ocurre cuando el expediente ha salido del Juzgado a otro para mejor resolver otro proceso, porque
la potestad jurisdiccional no depende de la voluntad de las partes y en el abandono corresponde a
las partes activar el curso del procedimiento. Igualmente, cuando se paraliza el proceso que se ha
extraviado mientras se rehace, si se dicta una ley ordenando la paralización de un proceso, cuando
el demandado ha sido declarado en quiebra, etc.

IMPROCEDENCIA DEL ABANDONO (art. 350 CPC)


Por regla general, todos los procesos son susceptibles de abandono, con excepción de aquellos que
son improcedentes por mandato expreso del Artículo 350 del C.P.C., como pasamos a examinar
brevemente.

PRESUPUESTOS
 El transcurso del tiempo fijado en cada norma procesal.
 La paralización del proceso durante el plazo preestablecido por omisión de actos procesales,
omisión injustificada (en nuestro caso del demandante).
 La declaración judicial de la caducidad o abandono.
MONROY CABRA entiende que deben reunirse los siguientes presupuestos (que son las
condiciones de eficacia de la perención): instancia, inactividad procesal, tiempo.

IMPROCEDENCIA
No hay abandono en los siguientes casos:
 En los procesos que se encuentran en ejecución de sentencia.
 En los procesos no contenciosos.
 En los procesos en que se contiendan pretensiones imprescriptibles.
 En los procesos que se encuentran para sentencia, salvo que estuviera pendiente actuación
para cuya realización dependiera de una parte. En este caso el plazo se cuenta desde
notificada la resolución que lo dispuso.
 En los procesos que se encuentran pendientes de una resolución y la demora en dictarla fuera
imputable al juez, o la continuación del trámite dependiera de una actividad que la ley impone
a los auxiliares jurisdiccionales o al ministerio público o a otra autoridad o funcionario público
que deba cumplir un acto procesal requerido por el Juez.

EFECTOS DEL ABANDONO DEL PROCESO (art. 351 CPC)


 Pone fin al proceso sin afectar la pretensión.
 Su declaración impide al demandante iniciar otro proceso con la misma pretensión durante un
año, contado a partir del auto que lo declare.
 Se restituyen las cosas al estado anterior a la demanda. V.gr.: Quedan sin efecto las medidas
cautelares.
 Si por segunda vez se declara el abandono en el mismo proceso, se extingue el derecho
pretendido y se ordena la cancelación de los títulos del demandante.
 La condena de costas y costos corresponde al demandante.

RECURSOS (art. 353 CPC)


CALAMANDREI refiere que la apelación es el medio de gravamen típico que, correspondiendo al
principio de doble grado da siempre lugar a una nueva instancia ante el juez superior (efecto
devolutivo); la apelación es un medio de gravamen total, ya que produce en la segunda instancia la
continuación no sólo de la fase decisoria, sino también de la fase instructora, de manera que se
elimina, antes de que forme la cosa juzgada, no sólo los errores de juicio del jueza quo, sino también
las deficiencias del material introductorio derivados de la falta o mala dirección de la defensa de la
parte vencida. El recurso de apelación se puede conceder de dos maneras:

ABANDONO Y PRESCRIPCIÓN EXTINTIVA (art. 354 CPC)


Al declararse el abandono, la prescripción interrumpida por el emplazamiento con la demanda sigue
transcurriendo en beneficio del demandado, tal como si la interrupción no se hubiese producido21.
De tal modo que la prescripción opera en los procesos contenciosos que han caído en abandono.

CONCLUSIONES
 El desistimiento, es una forma especial de concluir el proceso, en este caso no existe
declaración de fondo, en estos casos el accionante decide no continuar o renunciar al proceso
o a su pretensión, tenemos desistimiento del proceso y de pretensión.

 El abandono en nuestro ordenamiento procesal se fundamenta en la inactividad procesal de


las partes como una sanción al litigante negligente y no del Juez, porque si a éste se le hubiera
conferido esta potestad los procesos concluirían arbitrariamente sin que cumplan con el deber
de impulsar el proceso.

 El abandono extingue la jurisdicción cuando pone fin al proceso sin afectar la pretensión,
impidiendo al demandante iniciar un nuevo proceso con la misma pretensión durante un año
computable a partir de la notificación del auto que lo declare.

3. La declaración del abandono que extingue el derecho del demandante es una forma especial de
conclusión del proceso sobre el fondo.
4. El abandono en nuestro Código Procesal opera de pleno derecho y puede ser declarado de oficio
o a solicitud de parte o del tercero legitimado, salvo que el beneficiado con él realiza un acto de
impulso procesal que considera que le favorece.