Vous êtes sur la page 1sur 26

$UWtFXORGHUHÀH[LyQ Apuntes del CENES

ISSN 0120-3053
Volumen 33 - Nº. 58
Julio - Diciembre de 2014
Págs. 83-108

Equidad y ética en el recaudo


tributario colombiano: 1990-2010

Equity and ethics in the Colombian


tax collection: 1990-2010
Héctor Fernando López Acero*
Mónica Shirley Chaparro Parra**

Fecha de recepción: 25 de abril de 2014


Concepto de evaluación: 6 de mayo de 2014
Fecha de aprobación: 15 de septiembre de 2014

__________
* PhD. Filosofía Universidad de Valencia, España. Economista y magíster en Economía, Universidad Nacional de
Colombia. Profesor Escuela de Economía y Administración, Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga,
Colombia. KHFIHUORSH]#KRWPDLOFRP
 (FRQRPLVWDGHOD8QLYHUVLGDG,QGXVWULDOGH6DQWDQGHU%XFDUDPDQJD&RORPELDPRQLFKDSDUURB#KRWPDLOFRP

83
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

Resumen

El presente artículo pretende analizar la problemática de inequidad en el sistema


impositivo colombiano, particularmente de los años 1990-2010, a la luz de unos
determinantes éticos heredados a partir del proceso de colonización española.
$XQTXHOD&RQVWLWXFLyQ3ROtWLFDPDQL¿HVWDHOSULQFLSLRGHHTXLGDGWULEXWDULD
ORFLHUWRHVTXHODVUHIRUPDV¿VFDOHVUHDOL]DGDVDSDUWLUGHODGpFDGDGHORVQR-
venta han conducido a hacer el sistema impositivo aún más inequitativo. Frente
a ello cabría indagar si el problema está más asociado a inconvenientes de tipo
administrativo y técnico, o si el complejo ético característico del colombiano
GHWHUPLQDGHPDQHUDLPSRUWDQWHHOGHVDUUROORGDGRDOWHPD¿VFDO

Palabras clave: UHFDXGRWULEXWDULRLPSRVLFLyQ¿VFDOLPSXHVWRVGLUHFWRVLP-


puestos indirectos, equidad, ética, Estado.

JEL: A12, E62, H20.

Abstract

This article aims to analyze the problematic of inequity in the Colombian tax
system, particularly of the years 1990-2010, from ethical determinants inherited
from the process of Spanish colonization. Although the Political Constitution
expresses the principle of tax equity, the truth is that the tax reforms carried out
since the 1990s have led to even more inequitable tax system. In response we
FRXOG¿QGRXWLIWKHSUREOHPLVPRUHDVVRFLDWHGZLWKGLVDGYDQWDJHVRIDGPLQ-
istrative and technical type, or if the ethical complex typical of the Colombian
VLJQL¿FDQWO\GHWHUPLQHVWKHGHYHORSPHQWJLYHQWRWKH¿VFDOLVVXH

Keywords: tax FROOHFWLRQ¿VFDOFRQWULEXWLRQGLUHFWWD[HVLQGLUHFWWD[HVHTXLW\


ethics, State.

84
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

INTRODUCCIÓN preponderancia sobre los indirectos, en


la medida en que estos últimos no dis-
Una de las grandes funciones que cumple criminan según la capacidad de pago del
HO (VWDGR D WUDYpV GH OD SROtWLFD ¿VFDO contribuyente sino que, por el contrario,
es la redistribución del ingreso que, en conceden un trato igualitario.
últimas, debiera desembocar en una
mejora social de quienes se encuentran En el caso colombiano, aunque algunas
bajo difíciles condiciones económicas. de las diez reformas tributarias determi-
'HVGHODSHUVSHFWLYDGHOUHFDXGR¿VFDO nadas en la última década del siglo XX
la forma como se legisla, quién, cómo y y primera del XXI, establecieron dentro
cuánto debe contribuir cada individuo al de sus objetivos promover la equidad y
presupuesto nacional, genera unos cam- ODH¿FLHQFLD¿VFDOHVWRQRVRORKDVLGR
bios en la capacidad adquisitiva en tanto imposible de materializarse sino que,
el Estado capta cierta proporción de sus además, y como consecuencia, se ha ter-
ingresos monetarios. En este sentido, los minado sobrecargando el peso de la tribu-
impuestos pueden ser de dos tipos: direc- tación en los hombros de quienes menos
tos e indirectos. Del primero, su principal tienen capacidad de soportarlo. Incluso,
IXHQWHGHHQWUDGDDO¿VFRQDFLRQDOHVHO con el proceso de apertura económica de
impuesto a la renta, y del segundo, el im- los años noventa se inicia una serie de
puesto al valor agregado (IVA). Asimis- reformas que propugnaron el aumento
mo, para lograr una equidad en términos del IVA y ciertas exoneraciones del pago
tributarios se requiere enfáticamente que de impuesto a la renta. Así, por ejemplo,
los impuestos directos tengan una mayor los recaudos del impuesto a la renta como

85
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

porcentaje del PIB disminuyeron de cho más nítida la trascendencia de estas


5,4 % en 1991, a 4,9 % en 1997, mientras particulares pautas de comportamiento.
el del IVA ascendió de 2,4 % a 3,6 % en
el mismo periodo (Arévalo & Rodríguez, El presente artículo contiene fundamen-
2001). talmente tres apartados que son un intento
por desarrollar estos planteamientos. El
Intentar comprender el trasfondo de esta primero contiene un marco teórico del
situación, es decir, los determinantes últi- (VWDGRVXRULJHQVXPRQRSROLR¿VFDO\
mos de que no haya sido posible ejecutar una crítica a los postulados de la econo-
un recaudo que propenda a la equidad, mía clásica. El segundo realiza un análisis
implica necesariamente prescindir de las de las diversas reformas tributarias desa-
causas que se le otorgan comúnmente, rrolladas a lo largo de las dos décadas in-
pero que de ninguna manera se aproximan vestigadas, y determina qué tanta relación
DXQDUHÀH[LyQKRQGDVREUHHOSUREOHPD guardaron con el principio de equidad
en cuestión. De modo que si este se le HQHOUHFDXGR¿VFDO(OWHUFHURLQFRUSRUD
atribuye a estrategias técnico-instrumen- un remonte al pasado histórico colom-
tales, argumentando que han resultado biano, desde la época de la colonia, para
VLJQL¿FDWLYDPHQWHLQRSHUDQWHVQRSRGUtD encontrar los principales determinantes
construirse una visión completa y acabada a partir de los cuales se instauró la ética
de lo que hay detrás de esta situación del QDFLRQDOTXHD~QKR\VHKDFHPDQL¿HVWD
¿VFRQDFLRQDO con imperante fuerza. En cuanto a lo
último, se abriga la ilusión de que pueda
En tal estado de cosas, se evidencia la ser de algún aporte a la comprensión de
relevancia de analizar la dinámica del la problemática que es objeto de estudio
recaudo fiscal que caracterizó al país en el presente artículo.
durante el periodo 1990-2010, a la luz
de los condicionantes éticos nacionales EL ESTADO Y LA TRIBUTACIÓN
heredados desde la colonia, en medio de
los cuales tiene lugar la interacción entre La dirección del recaudo tributario se
las esferas social, económica y política. HQFXHQWUDHQPDQRVGHXQHQWHHVSHFt¿FR
<HVSUHFLVDPHQWHHVWDGHIRUPDFLyQpWLFD el Estado. De modo que si la intención
de la sociedad colombiana, caracterizada, es estudiar a fondo una problemática de
entre otras cosas, por la irresponsabilidad WLSR¿VFDOQDGDKDGHORJUDUVHVLVHGD
y el ansia de dinero a cualquier costo, por hecho esta funcionalidad estatal, de-
la que funciona como una enorme roca jando atrás la posibilidad de reconocer la
que obstaculiza de manera importante el complejidad albergada por este ente que,
positivo devenir de la política tributaria. lejos de ser uno cualquiera, es, justamen-
Quizá sea justamente en la problemática te, aquel que tiene la facultad de interferir
QDFLRQDOGHLQHTXLGDGHQHOUHFDXGR¿VFDO en la vida de todos los hombres. Habrá
GRQGHVHSRQHGHPDQL¿HVWRGHIRUPDPX- que preguntarse por el origen del Estado

86
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

moderno, esto es, por su fundamento. Son entonces los individuos, quienes, al
Thomas Hobbes detiene su mirada en el desear que el Estado patentice un bienes-
ser humano y reconoce que todos nacen WDUFROHFWLYR¿QDQFLDQHVGHFLUVRVWLHQHQ
iguales: cada uno hace alarde de sus OD H[LVWHQFLD HVWDWDO (VWR VLJQL¿FD TXH
propios talentos, pero menosprecia los el poder del Estado alcanza dimensiones
de los demás. Ello permite reconocer la inconmensurables y aun así hay algo más
tendencia natural del hombre a diferenciar trascendental: “Los Estados presentan
según las categorías amigo-enemigo. una apariencia caótica, irracional, con
múltiples autonomías ministeriales, pre-
Si, adicionalmente, existe una limitación sionadas de forma errática e intermitente
en la cantidad de recursos disponibles, por los capitalistas, pero también por
como efectivamente ocurre, lo que que- otros grupos de poder” (Mann, 1997,
da es un enfrentamiento por obtener lo p.82).
deseado. Ello sugiere que es la guerra y
no la paz, la condición innata al ser hu- Ni en su origen ni en su desarrollo, el
mano. No obstante, al hombre lo inquieta Estado se ha mostrado como manifes-
en todo momento un anhelo: el de vivir tación de una racionalidad propiamente
tanto tiempo como la naturaleza lo per- dicha. Al Estado cabría otorgarle un
mita. Siendo dos los instintos primarios VLJQL¿FDWLYR JUDGR GH DUELWUDULHGDG (Q
del hombre: el cuidado de sí mismo y el este sentido, no puede proclamarse con
actuar violento, no parece haber quedado seguridad que las decisiones tomadas
más alternativa que la de la creación del con respecto al tema tributario, que lleva
Estado, esto es, la de reducir todas las inmerso un importante proceso de redis-
voluntades a una sola voluntad. El Estado tribución de los recursos, obedezca a unos
es, entonces, según Hobbes (1994): estrictos cálculos macroeconómicos, sino
que hay algo de fondo que determina más
Una persona de cuyos actos, por trascendentalmente el rumbo que tome
mutuo acuerdo entre la multitud, esta política: la siempre problemática
cada componente de ésta se hace y compleja superposición de intereses
UHVSRQVDEOHD¿QGHTXHGLFKDSHU- políticos, sociales y económicos que se
sona pueda utilizar los medios y la mueven en el interior del Estado.
fuerza particular de cada uno como
mejor le parezca, para lograr la paz y Hay un interés particular y singular que
la seguridad de todos. (p.145) tiende a salir victorioso en el tema tri-
butario: el del capital, el de esa relación
Si el fundamento del Estado es la violen- social de poder, como magistralmente lo
cia, resulta apenas consecuente que este FRQFHSWXDOL]DUD 0DU[ (VSHFt¿FDPHQWH
deba disponer del monopolio de la fuerza para el caso colombiano, el argumento
que, por lo demás, no tendría cabida de no estatal del estímulo a la inversión por me-
VHUSRUTXHGLVSRQHGHOPRQRSROLR¿VFDO dio de exenciones tributarias cae por su

87
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

propio peso, pues la realidad expresa que la magnitud de la imposición determina-


la atenuación de las cargas impositivas al da desde el Estado y la creencia en que
capital no se traduce necesariamente en HO GLULJHQWH SROtWLFR WUDQV¿HUH SDUWH GHO
mayores oportunidades de empleo e in- dinero recaudado a ciertas personas de
greso para el conjunto de la sociedad, sino su favoritismo.
que el resultado es un ensanchamiento de
los bolsillos de unos pocos. Sin embar- 3HUR3HWW\QRVHOLPLWyDVLPSOL¿FDUOR¿V-
go, acá hay algo que resulta sumamente cal a unas explicaciones meramente eco-
curioso: la teoría económica clásica pro- nómicas, sino que su interés trascendió:
clama la no intervención del Estado en intentó capturar la complejidad misma
los asuntos que atañen a lo económico, bajo la cual gravita el tema del recaudo
por obstaculizar el libre suceder de las tributario. Posteriormente, el pensador
fuerzas económicas, al mismo tiempo económico Adam Smith, aunque men-
que busca un favorecimiento al capital ciona en su investigación de la riqueza de
por parte del Estado. las naciones lo fundamental de ejecutar
HOSULQFLSLRGHHTXLGDGWULEXWDULDD¿QGH
Uno de los postulados de la teoría clásica, conservar el orden social, sostiene que el
quizá uno de los más trascendentales, liberalismo económico necesariamente
reza: la interferencia gubernamental debe quedar exento de toda interferencia
caracterizada, entre otras cosas, por ser gubernamental, pues ni aun el gobierno
nociva e imprudente, no debe más que más previsor y prudente puede hacer
mantenerse al margen de los asuntos tanto bien a la sociedad como la iniciativa
económicos, pues todo se encamina hacia del interés individual. Es ese interés de
un equilibrio económico que solventa los hombres de negocios el que, según
cualquier eventualidad. El economista Smith, tiene la posibilidad de conducir al
William Petty tuvo la fortuna de encon- bienestar colectivo. Pero basta detenerse
trarse dentro de un periodo previo al dog- un instante y contemplar el mundo para
matismo económico, y ello le permitió, darse cuenta que ese postulado no es más
nada más y nada menos, concebir el tema que una conjetura, una simplicidad, una
tributario bajo la mirada de la realidad y hipótesis incompleta que oculta el verda-
no de la idealidad. Así, Petty (1986) puede dero escenario del mundo.
reconocer, por ejemplo, que el recaudo de
impuestos tiende a disminuir en el caso en Clara y contundentemente lo expresaría
que la población suponga que el Estado Keynes (1943), quien tal vez sea el único
malgasta esos ingresos recibidos o que economista que pudo ver con claridad el
la cuantía de los pagos es impuesta de contexto fáctico de lo económico: “… las
un modo desigual. Además de mencionar características del caso especial supuesto
como obstáculos al adecuado desarrollo por la teoría clásica no son las de la so-
del ejercicio tributario, el permanente ciedad económica en que hoy vivimos,
enigma de cuál debiera ser efectivamente razón por la que sus enseñanzas engañan

88
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

y son desastrosas si intentamos aplicar- mar de interrogantes. No parece ser que


las a hechos reales” (p. 15). Si la teoría XQD SROtWLFD ¿VFDO FRQ HVWDV FXDOLGDGHV
FOiVLFDVHUH¿HUHDXQPXQGRTXHWLHQHOD WHQJDODUREXVWH]VX¿FLHQWHSDUDDWHQGHU
particularidad de no-ser, cabría dudar de las particulares problemáticas colombia-
la utilidad práctica que de sus postulados nas: el debilitamiento del país bajo una
pudiera emerger para la sociedad. de las mayores tasas de inequidad en el
PXQGR<HQWRQFHVPLHQWHODHFRQRPtD\
No obstante, para el caso colombiano, miente el Estado: la primera prometiendo
en la década de los ochenta, y más inten- un bienestar general y el segundo mani-
samente en la de los noventa, cobraron festando en el pacto social un compromi-
vigor los imperativos económicos de so con la equidad vía impuestos, que por
crecimiento económico y la idea de que ningún lado se materializa. Es así como
las fallas ocasionadas por la intervención se hace patente la crisis.
estatal eran de mayores dimensiones que
las presentadas por las fallas de mercado, EQUIDAD Y RECAUDO TRIBUTA-
es decir, lo que primó fue la interioriza- RIO COLOMBIANO
ción de unos principios de idealización y
perfección económica. Bajo tal estado de La Constitución Política de 1991 ex-
cosas, problemas como la desigualdad en presa en el artículo 363: “El sistema
la distribución del ingreso, que debiera tributario se funda en los principios de
atenderse desde la tributación misma por HTXLGDGH¿FLHQFLD\SURJUHVLYLGDG/DV
medio de un sistema impositivo progre- leyes tributarias no se aplicarán con re-
sivo, no ha reclamado, bajo la estructura troactividad”. No obstante, las políticas
neoliberal, la debida importancia. La tributarias que se han llevado a cabo en
teoría clásica expresaría sin lugar a dudas: el país a lo largo de las dos décadas de
la situación a la que llevan las fuerzas estudio no se han correspondido con lo
económicas es la mejor posible y nada planteado en el pacto social que se hace
mejor se lograría si el Estado interviniera. llamar Constitución. El paisaje real se
encuentra bastante distanciado de ese
Esto ha llegado a tal punto que la búsque- ideal tributario, tanto así que, por el lado
GDGHHTXLGDG¿VFDOVHWRPDSRUFDXVDQWH de la equidad del sistema, los analistas
de distorsiones, en la medida en que altera del fisco colombiano encuentran que
las decisiones de inversión, al mismo las reformas que se hicieron a partir de
tiempo que se le acusa de facilitar la eva- la década de los noventa han conducido
sión al tener que extenderse el número de a hacerlo más inequitativo (Arévalo &
tasas marginales. Para, en último término, Rodríguez, 2001). El panorama ha sido,
VHQWDU XQD GHIHQVD GH OD SROtWLFD ¿VFDO entonces, el de un sistema nacional de
caracterizada por una estructura tributaria recaudo donde prevalecen los impuestos
óptima, esto es, que sea de fácil adminis- de tipo indirecto sobre los de tipo directo
tración. Frente a ello lo que queda es un (Ver tabla 1).

89
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

Tabla 1,QJUHVRV¿VFDOHVGLUHFWRVHLQGLUHFWRV&LIUDVHQPLOORQHVGHSHVRVFRUULHQWHV

Ingresos Ingresos
Total ingresos
AÑOS tributarios tributarios
tributarios
directos indirectos
1990 822.513 1.150.419 1.972.932
1992 1.846.321 1.747.242 3.593.563
1994 2.810.450 3.764.009 6.574.459
1996 4.046.703 6.086.561 10.133.264
1998 6.061.012 8.948.288 15.009.300
2000 7.526.964 11.734.106 19.261.070
2002 12.110.715 15.429.100 27.539.815
2004 16.409.346 21.367.234 37.776.580
2006 22.955.347 29.849.358 52.804.705
2008 29.987.756 37.008.854 66.996.610
2010 30.350.812 39.809.514 70.160.327
Fuente: cálculos de los autores con base en cifras de la DIAN.

Se dimensionan las consecuencias de es apenas comprensible que un país como


que las reformas tributarias colombianas Colombia, que no sobresale precisamente
realizadas en las dos décadas pasadas por sus favorables condiciones de justicia
no se hayan caracterizado por su afán de y equidad2, deba verse en la obligación
contribuir a menguar la crónica situación GHXWLOL]DUODWULEXWDFLyQFRQ¿QHVDGHPiV
de inequidad nacional, cuando se reconoce redistributivos, actuando a favor de la
TXHHOtQGLFHGH*LQL1 colombiano, según progresividad en los impuestos, es decir,
cifras del Banco Mundial, pasó de 0,51 en imponiendo iguales obligaciones tributarias
el año 1991 a 0,56 para el 2010. Frente a a personas con igual capacidad de pago y
esto, la teoría económica ortodoxa reza mayores tributos a aquellos ciudadanos que
que la equidad viene a estar dada por tienen una mejor dotación de factores.
los resultados distributivos que traen
consigo las fuerzas del mercado y, siendo El comparativo internacional ofrece la
así las cosas, la atención debe dirigirse posibilidad de visualizar la magnitud de
fundamentalmente a la eficiencia en la la problemática en estudio. En términos
gestión del recaudo. Sin embargo, esto generales, puede decirse que el sistema
habría que ponerlo en tela de juicio, pues impositivo latinoamericano se caracteriza

__________
1
 (OtQGLFHGH*LQLPLGHKDVWDTXpSXQWRODGLVWULEXFLyQGHLQJUHVRGHORVLQGLYLGXRVGHQWURGHXQDHFRQRPtDHQHVWH
FDVRODHFRQRPtDGH&RORPELDVHDOHMDGHXQDGLVWULEXFLyQSHUIHFWDPHQWHHTXLWDWLYD8QtQGLFHGH*LQLGHFHUR
UHSUHVHQWDHTXLGDGDEVROXWDPLHQWUDVTXHXQtQGLFHGH*LQLGHUHSUHVHQWDWRWDOLQHTXLGDG
2
 6HJ~QOD(QFXHVWDGH&DOLGDGGH9LGDGHO'$1(HQHODxRHOtQGLFHGH*LQLSDUD&RORPELDOOHJyDVHUGH
uno de los más altos del mundo. El 10 % más rico de la población tenía en sus manos la mitad del PIB, mientras el
10 % más pobre únicamente contó con el 0,6 % de este. Adicionalmente, según cifras de la ONU, el 27,7 % de la
población nacional presenta necesidades básicas insatisfechas. Más del 40 % de los hogares sufren inseguridad
alimentaria y más del 20 % de los niños menores de cinco años soportan desnutrición.

90
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

por un bajo nivel de recaudo, una escasa de desigualdad nacional, pues favorece
recaudación de impuestos directos, un abiertamente una mayor concentración de
favorecimiento a las rentas de capital la riqueza en las clases económicamente
mediante las exenciones, poca o ninguna altas y un mayor empobrecimiento de las
participación del impuesto al patrimonio, clases de bajos recursos monetarios.
lo que en conjunto explica la debilidad
estructural de sus sistemas tributarios: no Por lo que hay que preguntar es por
VHXWLOL]DQGHPDQHUDVLJQL¿FDWLYDFRPR los fundamentos bajo los cuales se han
instrumento redistributivo. Situación con- diseñado e implementado las reformas
traria sucede en los países desarrollados tributarias en el país, que contienen dis-
HFRQyPLFDPHQWHGRQGHODSROtWLFD¿VFDO posiciones en cuanto a la carga tributaria,
ha sabido encaminarse hacia la consecu- su estructura y el control de la evasión
ción de una redistribución de la riqueza de impuestos. Quien tiene la posibilidad
de mercado a favor de los sectores de GHHVWDEOHFHUFRQ¿JXUDFLRQHVHQFXDQWR
menores ingresos. a quién, por qué y cuánto debe pagarse
al Estado por concepto de impuestos, es
Pese a que la situación de América Lati- cada uno de los gobiernos de turno que
na no se muestra como la más favorable ORFRQVLJQDEDMROD¿JXUDGHUHIRUPDVWUL-
y aún el camino a la equidad se revela butarias. Estas, desde el lado del recaudo,
EDVWDQWHODUJRODVSROtWLFDV¿VFDOHVKDQ pueden, por ejemplo, obedecer a objetivos
contribuido en la disminución de la como la búsqueda de un aumento en el
desigualdad de ingresos en el interior UHFDXGR PD\RU H¿FLHQFLD HQ VX UHFDX-
de sus naciones. En países como Brasil dación o la disminución de la inequidad.
\&RVWD5LFDHOtQGLFHGH*LQLGHVSXpV
de impuestos, disminuye, en promedio, Aquí lo esencial será reconocer que el
unos 0.013 puntos. Empero, en Colombia, aprovechamiento o desaprovechamiento
donde justamente han sido más débiles del potencial redistributivo que lleva in-
los esfuerzos por promover la equidad tri- PHUVRODSROtWLFD¿VFDOHVWiVXSHGLWDGR
butaria, en comparación con la generali- al choque de intereses de los diferentes
dad de los demás países latinoamericanos grupos que conforman la sociedad. Las
y los de ingreso medio alto, los índices decisiones que lleguen a tomarse en
de desigualdad lejos de mejorar se han cuanto a esta política serán un intento por
mantenido en cifras preocupantes. Así, recoger los resultados de la negociación
Colombia, después de aplicada la política entre las diversas partes. Difícilmente
¿VFDOSUHVHQWDXQtQGLFHGH*LQLD~QPiV podría ocultarse que: “Las tarifas y bases
alto que el manifestado antes de impues- tributarias, el monto, la dirección del gas-
WRV HVWH DXPHQWD HQ  *yPH]  to y la deuda pública no son el resultado
Morán, 2013). Esto devela que la política de un cálculo económico puro, sino de
¿VFDO FRORPELDQD IXQFLRQD QHFHVDULD- una negociación política” (Hernández,
mente, como un agravante a la situación 2005, p.70). La realidad deja ver con

91
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

entera claridad que, aunque la política en lo que al crecimiento del recaudo de


¿VFDOVHDGHFDUiFWHUHFRQyPLFRHVWDUi impuesto de renta y de IVA respecta.
antecedida por la actividad política que Mientras para 1990 el recaudo de impuesto
decide, en últimas, su curso. Justamente, por concepto de renta representó el 41 % y
bajo este reconocimiento es que deben de IVA el 32 % del recaudo total, veinte años
interpretarse las reformas tributarias sur- más tarde estos porcentajes serían del orden
gidas en el país entre los años 1990-2010. del 40 % y 44 %, respectivamente (Ver
)LJXUD (VWRUHD¿UPDXQDSUHSRQGHUDQFLD
Estas reformas devienen, según VLJQL¿FDWLYDGHO,9$IUHQWHDOLPSXHVWRDOD
cálculos propios basados en cifras de renta: en términos monetarios, el recaudo de
gestión publicadas por la DIAN, en IVA aumentó 50 veces frente al de impuesto
WUDQVIRUPDFLRQHV EDVWDQWH VLJQL¿FDWLYDV a la renta, que aumenta solamente 34 veces.

Figura 1. Participación en el recaudo total.

Fuente: cálculos de los autores con base en cifras de la DIAN.

Lo anterior es equivalente a decir que en es regresivo en Colombia e incrementa


Colombia la forma en que se recaudan los la desigualdad de ingresos en 1,2 puntos
impuestos no ha presentado transforma- *LQL 0ROOHU   PLHQWUDV TXH HQ
ciones de tipo estructural: sus ajustes han términos comparativos, el impuesto a la
permanecido en el plano de lo netamente renta ha visto alivianada su carga. Sig-
coyuntural que casi siempre intenta aten- QL¿FD HQWRQFHV TXH ORV LPSXHVWRV KDQ
der, aunque a corto plazo, el problema funcionado bajo esquemas regresivos. La
GHGp¿FLW¿VFDO6HWLHQHDVtXQVLVWHPD SULPDFtDHQODHVWUXFWXUD¿VFDOODWLHQHXQ
impositivo caracterizado, centralmente, tipo de impuesto que no diferencia según
porque la mayor carga tributaria la asu- la capacidad de pago del contribuyente y
me un impuesto indirecto, el IVA, que sus consecuencias son apenas evidentes:

92
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

la acentuación de la riqueza en los ricos presas actúan de forma consciente para


y de la pobreza en los pobres3. minimizar sus ingresos gravables, lo cual
es totalmente coherente con el principio
La problemática en estudio está direc- GH UDFLRQDOLGDG HFRQyPLFD´ *DUFtD 
tamente relacionada con el nivel de *yPH]  S < VH KD YLVWR TXH
recaudo. Este en Colombia ha crecido esta racionalidad no se detiene ante nada:
conforme aumenta la base gravable, esto MXVWL¿FDWRGRDXQVLHVQHFHVDULRLQIULQ-
HVORVLPSXHVWRVQRKDQYLVWRÀRUHFHUXQD JLUODOH\YLROHQWDUODVDUFDVGHO¿VFR\
productividad en términos de capacidad arruinar así la situación presupuestal del
real para recaudar. En el país y para el año Estado. Se trata pues de una racionalidad
HOUHFDXGR¿VFDOWRWDOUHSUHVHQWyHO que de cifras sabe mucho pero que nada
17,3 % del PIB, mientras que el promedio conoce de fundamentos éticos y morales.
para América Latina fue de 19,1 % y el
de los países miembros de la OCDE, del Así, el sistema impositivo colombiano
33,8 %. Así, Colombia se encuentra sig- ha padecido por causa de altos niveles
QL¿FDWLYDPHQWHSRUGHEDMRGHOSURPHGLR de evasión. Como bien lo sustenta Ro-
alcanzado por América Latina, ya de por dríguez, O. (2001), esta evasión ha sido
sí bastante inferior si se compara con el imposible de frenar, como resultado, en
REWHQLGRSRUORVSDtVHVGHOD2&'( *y- buena parte, de la oposición de organi-
mez & Morán, 2013). Esta incapacidad de zaciones gremiales a hacer públicos sus
recaudación tributaria lleva a optar por libros de contabilidad y, en concordancia
una segunda opción menos acertada: la con esto, se han opuesto también a que
de aumentar la base gravable mediante la evasión se legisle como delito penal.
reformas cada uno o dos años. De modo tal que, aunque el control de la
evasión haya quedado escrito como ob-
La búsqueda de aumento continuo de jetivo dentro de algunas de las reformas
EHQH¿FLRVHFRQyPLFRVHVXQIDFWRUTXH tributarias, lo cierto es que en la realidad
funciona como obstáculo al positivo no se ha materializado: “La evasión del
devenir del proceso de recaudo: “La impuesto a la renta, un 27 %, representa
existencia de la doble contabilidad y unos $11,6 billones al año, la evasión en
la presencia de especialistas tributarios IVA otros $8,3 billones y por otra parte
muestran que los individuos y las em- el contrabando se estima supera los 4.000

__________
3
 (VLUULVRULDODSUHWHQVLyQGHMXVWL¿FDUWDOHVWDGRGHFRVDVDUJX\HQGRTXHODIRFDOL]DFLyQGHOJDVWRS~EOLFRUHYHUWLUi
la regresividad del sistema impositivo, cuando sabido es que en sumados casos los estratos de mejor condición
económica terminan favorecidos del gasto estatal en educación superior, salud, pensiones, por solo nombrar algunos.
En Colombia no ha sido posible impedir que el gasto público se incline hacia el favorecimiento de intereses particulares
y mezquinos. Pruebas de ello, la denuncia pública que realiza el profesor Salomón Kalmanovitz, basado en un informe
GHOD&RQWUDORUtD*HQHUDOGHOD5HS~EOLFDHO,QFRGHUVLQWHQHUGHQWURGHVXVIXQFLRQHVODLQYHUVLyQHQGLVWULWRVGH
riego y drenaje, pero con la expedición del decreto 732 de 2008 se le permitió a Mocarí recibir dichas inversiones
que privilegiaron el patrimonio de los Uribe Moreno con al menos $1.411 millones. Ello es expresión clara de la ley
colombiana: no necesariamente guarda por el derecho de todos los ciudadanos, sino que se congracia con unos
intereses del poder que, en este caso, fueron los del entonces presidente de la República.

93
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

millones de dólares al año” (Departamen- solidario, del sector de zonas francas,


to Nacional de Planeación –DNP-, 2011, todos ellos reconociendo que las
S <TXL]iQRVHKXELHVHDOFDQ]DGR distintas reformas tributarias les han
tales cifras de no ser porque los conta- otorgado ciertos tratamientos bien
dores no solo se han hecho buenos en el sea por efecto de exenciones en el
arte de distinguir entre el debe y el haber, impuesto o desgravamen de ingresos
sino que también han sabido hacer uso de o por otorgamiento de deducciones
su conocimiento para alterar los balances especiales más allá del pago normal
y disminuir el monto de la obligación del cien por ciento o por descuentos
tributaria. tributarios afectando directamente el
impuesto o simplemente por manejo
Otro agravante al bajo recaudo son las de tarifas diferenciales y reducidas
exenciones de pagos tributarios a algunos frente al común denominador de los
bienes o sectores que, además de valerle contribuyentes, que en la expresión
al Estado una pérdida millonaria de $13 PDQL¿HVWD D WUDYpV GH GLFKRV IRURV
billones anuales, tendrían una consecuen- pretenden desde luego la permanen-
cia adicional: promover una cultura de cia bajo dicho esquema tributario.
“captura de rentas”, en la que los demás &RQWUDORUtD*HQHUDOGHOD5HS~EOL-
bienes o sectores buscarán la forma de ca, 2012, p.17)
asemejarse a los que se encuentran exen-
tos, estando incluso dispuestos a pagar 3DUD UHYHODU OD PDJQLWXG GH ORV EHQH¿-
por estas prebendas. En este sentido, cios otorgados a los grandes dueños del
habrá que reconocer, dentro del análisis capital, bastaría mencionar la Ley 1111
del desarrollo de las reformas tributarias, de 2006. Mediante esta se determina la
que la presión de los grupos de poder ha eliminación de la sobretasa del impuesto
WHQLGRXQDLQÀXHQFLDWUDVFHQGHQWDOHQOD de renta a partir del 2007, una reducción
conformación de la compleja estructura de la tarifa de renta de personas jurídicas
tributaria del país. Lo pronunciado en la al 34 % en 2007 y al 33 % en 2008, un
ponencia para primer debate al proyecto aumento de la deducción por inversión
de ley 039 de 2006, disuelve cualquier del 30 % al 40 % y la eliminación del
duda que se pudiera guardar al respecto: impuesto de remesas. Esto último impli-
ca que las transferencias al exterior de
Fueron sentidas las intervenciones rentas y ganancias ocasionales percibidas
del sector agropecuario, del sector en el interior del país por compañías de
del transporte, del sector de la cul- inversión extranjera, quedan libres de
tura, del sector de aerolíneas, del WRGDREOLJDFLyQWULEXWDULD<QRVRORHVR
VHFWRU¿QDQFLHURGHOVHFWRUGHUHIR- Cuando el crecimiento económico reper-
restación, del sector de los servicios cute en mayores ingresos tributarios, tal
públicos, del sector editorial, del como sucedió en el 2006, la idea que ha
sector de la construcción, del sector surgido en las mentes de los hacedores de

94
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

SROtWLFD¿VFDOHQHOSDtVHVODGHGHYROYHU de renta llegaron a aumentar en un 50 %


impuestos a las empresas y a los ricos desde el año 2000, según lo evidencia la
&RQWUDORUtD*HQHUDO'HWRGRVPRGRVODV
Algo podría despertar aun más asombro: exenciones son el instrumento de incentivo
en el mes de julio de 2005, los Santodo- más inconveniente, pues en muchos casos
mingo no se vieron obligados a pagar HOFRVWR¿VFDOHVVLJQL¿FDWLYDPHQWHPD\RUD
monto alguno por concepto de impuesto las inversiones que en realidad logra promo-
al realizar la venta de Bavaria a la compa- YHU *DUFtD *yPH] (OSDQRUDPD
ñía SABMiller, en una operación de 7.800 resultante de la disminución o eliminación
millones de dólares. De modo que es todo GHODVH[HQFLRQHVVHUtDVLJQL¿FDWLYDPHQWH
un reto la comprensión de la lógica bajo la positivo: el Estado vería aumentado su
cual opera este tipo de hechos: se le niega ingreso para poner en marcha procesos
a un país entero la posibilidad de ver au- de redistribución de manera tal que se
mentados los recursos que hacen falta por EHQH¿FLH D TXLHQHV HVWiQ HQ FRQGLFLRQHV
doquier, mientras se privilegia de manera menos favorables a través de inversión en
gigantesca a un negocio millonario. educación, salud, infraestructura, investiga-
ción y desarrollo. Medidas, por supuesto,
En cuanto a las deducciones y exenciones encaminadas todas a construir un país con
tributarias, cabría expresar el desconcier- oportunidades laborales y sociales que co-
to que estas generan, en palabras de Kal- bijen al conjunto de la población.
manovitz (2009): “No conozco un país en
el mundo donde una parte tan importante El argumento de incentivo a la inversión
de la acumulación de maquinaria corra vía exenciones tributarias se hace patente
por cuenta de los contribuyentes, lo cual como mito en el estudio riguroso que de
no es sólo inequitativo y lesiona el empleo ello realiza el DNP: “La eliminación de
VLQRLQH¿FLHQWHHLQRFXR´6LORVLQFHQ- los incentivos tributarios tiene un impacto
WLYRV ¿VFDOHV VRQ DSR\DGRV OD PD\RUtD positivo sobre el Producto Interno Bruto,
de veces bajo argumentos de promoción especialmente en el caso del impuesto
e incentivo a la inversión, lo cierto es sobre la renta” (Hernández, Soto, Prada &
que además de desviar los recursos de Ramírez, 2000, p.22). El impacto positivo
VX DVLJQDFLyQ PiV H¿FLHQWH EHQH¿FLD GHODHOLPLQDFLyQFRQMXQWDGHEHQH¿FLRVGHO
inversiones que se hubiesen realizado IVA y de renta es múltiple: un incremento
independientemente de la existencia o no en 0,17 puntos porcentuales del PIB, una
de este alivio tributario. ampliación del empleo y un crecimiento de
la inversión privada de 5,79 %, resultados
En nombre de este supuesto, que no solo DWRGDVOXFHVVLJQL¿FDWLYRV
es incapaz de sostenerse a sí mismo sino
que además permite ocultar bajo un tinte Si de las exenciones al impuesto a la
WpFQLFRHOEHQH¿FLRRIUHFLGRSRUHO(VWDGRD renta quienes han resultado enormemente
unos pocos, las exenciones a los impuestos EHQH¿FLDGRVKDQVLGRODVHPSUHVDVFODUR

95
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

que después de las personas naturales, alto. En cuanto al tercero, no ha causado


pues en Colombia estas casi no tributan, interés alguno, tampoco, en los gobiernos,
las exenciones realizadas al IVA también HOLQFOXLUHOSDJRGHREOLJDFLRQHV¿VFDOHV
tienen un efecto regresivo. El economista a las herencias que habría podido contri-
Eduardo Sarmiento (1996) encuentra que buir al freno de la reproducción de los
el 10 % más rico paga la mitad de lo que excesivos privilegios.
paga el 10 % más pobre por concepto
de IVA, y entonces se reconoce que el Las características del proceso de recaudo
problema de inequidad es de magnitudes ¿VFDOHQ&RORPELDVRQHQGH¿QLWLYDPX\
abismales. Esto lo sustenta contunden- particulares. El Estado colombiano no
temente el Banco Mundial (2012) en un SRVHHHOPRQRSROLR¿VFDOSXHVWDPELpQ
informe realizado para Colombia: el gasto imponen, por medio de la fuerza, el pago
en consumo, en términos absolutos, de de tributos diversos, los grupos violentos
alimentos gravados a tasa cero (carne, al margen de la ley. El impuesto al valor
pescado, leche, queso fresco y huevos) agregado se convirtió en el principal
realizado por el quintil más rico repre- instrumento de recaudo tributario en
senta el 24,8 % del total de los quintiles, Colombia a partir de los años noventa.
mientras el quintil más pobre participa El 60 % de las contribuciones corren por
con el 15 % del consumo. cuenta del consumidor y el porcentaje
restante por cuenta de las empresas, o
+DIDOWDGRDGHPiVODVX¿FLHQWHYROXQWDG también de las personas jurídicas, pues
política para hacer que la propiedad de la los propietarios gozan de importantes
tierra, las pensiones y las herencias tribu- EHQH¿FLRVPHQRVGHOGHODSREOD-
WHQORVX¿FLHQWHFRPRSDUDJDQDUVLTXLHUD ción colombiana adulta paga impuesto a
un poco de equidad en la forma como se la renta, y está libre de toda obligación
recaudan los impuestos en el país. En tributaria por concepto de dividendos
cuanto al primero, el 58 % del catastro (Kalmanovitz, 2010). Los asalariados de
de las tierras está desactualizado, lo que ingresos altos también se ven ampliamen-
posibilita un pago de impuesto que poco te favorecidos mediante deducciones por
o nada se corresponde con el verdadero ahorro en fondos de pensión. En pocas pa-
valor de la obligación tributaria y que labras, el sistema impositivo colombiano
repercute directamente en las condiciones es inequitativo y existen fuerzas políticas
UXUDOHVHVFDVD¿QDQFLDFLyQGHVHUYLFLRV y sociales que perpetúan esta situación.
sociales, de seguridad e infraestructura.
En cuanto al segundo, fue solo a partir ÉTICA Y RECAUDO TRIBUTARIO
de 1998 que se establecen unos límites a COLOMBIANO
las exenciones de pensiones: únicamente
están obligados a contribuir las pensiones Si líneas atrás se ha enunciado, a la elo-
que superen los $26 millones, de modo cuente voz de los hechos, el panorama
TXHHOPRQWRH[HQWRHVVX¿FLHQWHPHQWH de inequidad en el recaudo tributario

96
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

colombiano, fundamentado entre otras respecto a sus más primarias causas? Se


cosas en el querer cogerle al Estado ve publicar una serie de trabajos donde se
todo cuanto sea posible, ahora habrá diagnostica y se describe esta situación.
que adentrarse en unas indagaciones que En el mejor de los casos, se determina
resultan apenas pertinentes. ¿Debe acaso claramente el panorama que bien repre-
considerarse como una normalidad que sentaría el mundo al revés: uno de los
los dirigentes políticos del país jueguen países más inequitativos del mundo hace
a olvidar la necesidad de promover una uso del recaudo tributario de forma tal que
igualdad de derechos mientras favorecen la principal fuente de ingreso estatal son
abiertamente los intereses particulares de ORV LPSXHVWRV LQGLUHFWRV< OR TXH SHU-
unos pocos? ¿Debe acaso considerarse dura, en tanto, es el desconocimiento del
como una normalidad que la población fundamento que reproduce esta situación.
colombiana de menores ingresos sea
quien lleve a cuestas el desmesurado peso Si este panorama intenta observarse desde
TXH LPSOLFD HO IDYRUHFHU ¿VFDOPHQWH D la lupa de la técnica que de cifras, cálculos
unos grupos económicos opulentos? Es y predicciones puede saber mucho pero
decir, ¿debe el colombiano acostumbrarse que deja por fuera temas como la política,
y acomodarse a este panorama mientras el Estado, la ética y la cultura del país, las
ansía para sí poder gozar de estos mismos conclusiones que se alcanzarán habrán de
privilegios? Pues bien es sabido, merced contribuir muy poco a la comprensión
a la experiencia, que cuando al que se GH VXV PiV SURIXQGDV UDtFHV< VXFHGH
favorece es al otro se le mira con fuerte que son, justamente, estas raíces las que
desacuerdo pero cuando el privilegiado es pueden dar cuenta de la manera en que ha
él mismo la cosa es enteramente contraria. venido formándose este árbol que, en los
términos de la metáfora, sería el país. Ese
Se tiene, entonces, que no ha sido posible leño, hay que decirlo, es la expresión más
condicionar el sistema impositivo colom- clara de la herencia dejada por el periodo
biano bajo el principio de la equidad, esto de la colonización española cuya sombra
es, que quienes más tengan posibilidad acobija dolorosamente al país.
de pago asuman una mayor responsabi-
OLGDGFRQOD¿QDQFLDFLyQGHO(VWDGRDXQ Así, si lo que se está intentando analizar
siendo ampliamente conocida la pésima es el recaudo tributario pero, tal y como se
distribución del ingreso dentro del país. sabe, este remite al tema de lo estatal, ha-
El resultado no puede ser otro que el brá que iniciar reconociendo que “el pro-
agudizamiento de la inequidad mientras blema del Estado colombiano es político
se pasa por alto el potencial del sistema antes que administrativo y técnico” (Pa-
impositivo en la construcción de un pano- lacios, 1995, p.350). Ello se concibe más
rama social un tanto menos inequitativo. claramente aun cuando se distingue que lo
A todas luces se vislumbra una problemá- que hay detrás de toda decisión humana
tica constante y sonante pero ¿qué se dice no es una operación ciertamente racional

97
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

al estilo de una computadora, sino que la FDVRHOPtRHO¿OyVRIRPiVLPSRUWDQWH


realidad es bastante más compleja: es la del siglo XX, Martin Heidegger, lo
LQÀXHQFLDGHWRGDVORVFLPLHQWRVpWLFRV\ denominaría Dasein: ese ser-ahí, que es
culturales que arraigados de manera casi el hombre y, que tiene la particularidad
radical en el interior de aquel hombre, de ser el único ente que entre los demás
que actúa como político, funcionario, entes tiene la posibilidad de comprender
empresario y ciudadano, establece una su propio ser y asimismo de hacer
forma de relacionarse consigo mismo y comprensible el mundo. Ello implica,
con el mundo del que además hace parte. fundamentalmente, que el hombre es
posibilidad pero posibilidad en el tiempo
Siendo así las cosas y teniendo la preten- pues es necesariamente un ir hacia la
sión de ilustrar el tema de la inequidad en muerte. El hombre no es el señor de lo
el recaudo tributario nacional desde las ente sino el pastor del ser (Heidegger,
tonalidades de la ética bajo la cual gravita 2006). El hombre que ha comprendido su
el país, necesariamente deberá adentrarse de poder-ser hace gala a su propia condición,
manera previa en el concepto fundamental se relaciona con él y con el mundo a la
de lo ético para, paso siguiente, hallar un luz de su majestuosidad: el pensar, y nada
acercamiento más analítico a los deter- tiene que saber de mandamientos morales
minantes históricos que enraizarían una SUH¿MDGRVTXHJXtHQVXFRQGXFWD
SDUWLFXODUpWLFDHLQÀXHQFLDUtDQIXHUWHPHQWH
HOFXUVRWRPDGRSRUHOSDtV<¿QDOPHQWH Empero, el devenir del pensamiento de
UHFRQRFHUTXHHOHQWRUSHFLPLHQWR¿VFDOGHO Occidente ha implementado una ética
país protagonizado por unas capas sociales que, lejos de estar fundamentada en el
de poder no es una historia nueva, todo lo ser-ahí del hombre, se ha dado a la ta-
contrario, se ha hecho patente a lo largo y rea de construir todo un orden teórico
ancho del devenir del país. De ahí que el y práctico bajo el cual debiera dirigirse
repensar histórico tenga la capacidad de el hombre cuya máxima expresión es el
iluminar la comprensión del panorama de más absoluto olvido del ser. En este sen-
estas dos décadas. tido, la proposición de la ética cristiana
es esencialmente distinta a la analítica
De antemano hay que mencionar que heideggeriana del Dasein. En la primera,
los límites de extensión del presente la verdad del hombre está fundamentada
artículo impiden un tratamiento más en otro ente que no es él mismo, esto es,
minucioso de la interpretación de lo en Dios. Mientras que en la segunda, la
ético; no obstante, se tiene la pretensión verdad del hombre emerge de su propio
de intentar abarcar en breves líneas lo ser en tanto le corresponde un poder-ser
esencial. Por ética entiéndase el temple comprensor de sí mismo.
de ánimo que impulsa al hombre a
relacionarse con el mundo y con él El hombre se encontró a sí mismo como
mismo. Al existir humano, que es en cada lo más lejano y, lejos de tenerse en su

98
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

ser-propio, se comprendió bajo la forma países colonizados y marcaría, entonces,


de un cristiano que debiendo hallar el el posterior desarrollo o estancamiento de
perdón de Dios había de interiorizar los estas repúblicas. Si el acontecer actual se
preceptos de la Iglesia católica. Fue con mira desde esta perspectiva, es claro que
la Reforma de Martín Lutero que este el enriquecimiento, en términos de com-
panorama se tornaría sustancialmente di- SUHQVLyQHVVLJQL¿FDWLYDPHQWHPD\RU
ferente: se reforma la manera de enseñar
la palabra de Dios. El sentido perseguido Bajo este esquema, donde España hace
por el hombre, la trascendencia, continuó las veces de padre y Colombia de hijo,
siendo el mismo pero ahora eran otros los ODKHUHQFLDHVSDxRODSUR\HFWDVXUHÀHMR
medios para alcanzarla. No por otra razón al conjunto de la sociedad colombiana.
Max Weber puede referirse a una “ética Desde el pasado colonial y hasta los días
protestante”, es decir, a unos preceptos re- presentes, los valores que guiaban el
ligiosos que se instauran e interiorizan a la actuar del español han determinado, en
luz del protestantismo y que impulsarían consecuencia, y de manera trascendental
de manera trascendental el surgimiento el actuar colombiano. Ahora habrá que
del espíritu capitalista. El análisis de Max reconocer el trasfondo histórico sobre el
Weber (2012) sugiere, entonces, una ma- cual se sentaron las bases de los valores
yor profundidad en la perspectiva desde espirituales españoles. Estos asumirían la
la cual se abarca el suceder histórico: la forma de fundamento, conforme el cual
comprensión de la ética, es decir, de la interpretaría y procedería el español ante
interiorización de determinados valores, su estar en el mundo. En el pasado de
construye un campo de interpretación de los españoles existe una particularidad
elevada profundidad. bastante diciente: ejecutaron una empresa
histórica de defensa del cristianismo.
Esto se hace patente de manera espléndi-
da cuando se reconoce el abismo abierto El fundamento que permite interpretar de
entre los países alineados al protestan- manera medular la estructura del espíritu
tismo y los que, a partir de la ejecución español es claro: su intenso sentimiento
de un proceso de contrarreforma, se religioso. No hubo, pues, otro cristiano
D¿DQ]DUtDQPiVD~QDODVGHWHUPLQDFLR- occidental que, como el español, practi-
nes de la Iglesia católica. Aunque ambos cara el fanatismo religioso a tal magnitud
fundamentarían la verdad del hombre a que lo viera convertido en el determinante
partir de una misma metafísica: la idea total de sus formas de vida. Es decir,
de Dios, el protestantismo impulsaría un todo lo español estaba impregnado, ne-
ethos del trabajo, mientras el catolicismo cesariamente, de ese intenso sentimiento
continuaría despreciando el mundo de lo UHOLJLRVR<HQWRQFHVKDEODUGH(VSDxD
IiFWLFR SRU VHU HO GHO SHFDGR< HVR QR y del cristianismo era casi como estarse
es todo: dicha forma de relacionarse se UH¿ULHQGRDXQPLVPRWpUPLQR(OHVSD-
traduciría en una herencia dejada a los xRO VH DXWRLGHQWL¿FDED FRPR FDEDOOHUR

99
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

cristiano, donde se apreciaba a sí mismo la cual absorber fuerza de trabajo (Jarami-


HQWDQWRKpURH<KpURHHQHOVHQWLGRGH llo, 1964). Acá se veían cumplidas las más
defensor a sangre y fuego de su propia profundas aspiraciones de los españoles
verdad, esto es, de la idea de Dios. llegados a América: aparentar e igualar la
Siente, pues, que su misión es heroica: elevada posición social de los españoles
destruir a los no creyentes. Acá se hace de la Corona sin tener que incurrir en la
patente, de manera esencial, una relación penosa tarea de trabajar.
amigo-enemigo: se ha de atacar a todo
el que se oponga a interiorizar el dogma Si en España las clases que tenían un ma-
católico. Apenas resulta lógico deducir yor poder eran la burocracia, el servicio
que actuaban bajo el precepto: ¡quien no eclesiástico y el militar, todas ellas im-
está conmigo, está contra mí! Creyendo productivas, con su llegada al continente
el español, además, estar llamado por la lo que tuvo lugar fue una trasmisión y
divinidad para expandir e impartir fervo- reproducción idéntica de estas formas.
rosamente el catolicismo, se sentía por (VWHWUtRGHR¿FLRVWHQtDVHQWLGRDODOX]
este mismo motivo digno de la más altas del misticismo religioso y, más allá de
estimaciones y honores. eso, de nada quería saber. Era, pues, el
pálpito y no el cálculo el sentido sobre
La nobleza española, adherida absolu- el cual se conducía el español. Américo
tamente a los principios de la Iglesia Castro (citado por Jaramillo, 1964) dibuja
católica, apeló como carente de valor el esta situación con precisión: “El caballero
surgimiento del homo economicus. Si español, necesitaba rodearse de un halo de
las características centrales del hombre trascendencia, de un prestigio religioso,
protestante fueron la disposición para el regio o de honra. Tenía que sentirse en un
trabajo, la austeridad en el consumo y más allá mágico, y como en vilo sobre la
la previsión del futuro, el español sentía haz de la tierra” (p. 16). Ese carácter de
desprecio por todas ellas. Eran los títulos divinidad, esto es, el concebir todo como
decorosos y la posesión de tierras los un perfecto designio de Dios, con el que
únicos intereses terrenales que parecía interpretaban la realidad, sería el único
manifestar el español. El curso de la que suscitaría su actuar en el mundo.
historia deparaba grandes cambios: el
descubrimiento de América. Frente a los El fundamento religioso de su existir
ojos de los españoles lo que se presenta- fomentó y construyó en su interior un
ba era nada más y nada menos que una desapego a todo lo meramente mundano.
empresa de carácter militar y religioso. Si lo que tenía interés para el español eran
Exigía entonces del español ese espíritu HODOFDQ]DUWtWXORVVX¿FLHQWHVSDUDOOHQDUVH
ya de por sí innato de heroicidad y gran- de un goce basado en el orgullo y la va-
deza. Por lo demás, abría las puertas de nidad que nace del reconocimiento y de
par en par para que sin notable esfuerzo una posición social, es apenas compren-
dispusiese de riquezas y de población de sible que anduviera sin el más mínimo

100
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

cuidado de construir en el territorio, que clases dirigentes incapaces de gobernar,


hoy es Colombia, una administración con la perversión de la empleomanía,
fuerte con amplio sentido de visión futura. el rechazo por las formas de trabajo y
Siendo así las cosas, en la colonización el hábito de esperarlo todo del Estado,
fue imposible la construcción de bases como si de un padre omnipresente lleno
consistentes para la formación de una de misericordia se tratara, se aislaba la
sana política donde la reglamentación y posibilidad de que el colombiano interio-
el orden se irrigaran desde los dirigentes rizara una forma de conducta enmarcada
políticos hasta el conjunto de la sociedad. bajo los principios de orden, respeto a la
ley y sentido crítico.
Los más importantes empleos públicos
estaban en manos de españoles europeos El afán de los gobernantes españoles de
que, además de no estar radicados en Co- ¿JXUDU\UHSUHVHQWDUXQDSRVLFLyQVRFLDO
lombia, tenían plena conciencia de su pa- no estaba fundamentado en su capacidad
pel de conquistador y un fuerte desprecio de liderar políticamente la construcción
por los indígenas, mestizos e incluso por de una sociedad con un sistema judicial,
los criollos y, en consecuencia, exigían social y económico capaz de encaminar
radicalmente que la Corona española les a la nación hacia la superación del sub-
favoreciera con importantes privilegios: desarrollo, es decir, estaba basado en el
tierras, cargos burocráticos y títulos valor que se quiera excepto en el de la
nobiliarios (Jaramillo, 1965). Esto no responsabilidad. Para desgracia nuestra,
pudo traducirse más que en un panorama: OD¿JXUDFLyQTXHDOFDQ]DEDHOGLULJHQWH
ausencia de todo patriotismo y moralidad político español no estaba sustentado más
en los administradores políticos de la na- que en su color de piel y su linaje español.
ción y un lamentable avasallamiento de Esta no es una característica cualquiera,
los administrados que se ven desposeídos sus repercusiones son de magnitud desco-
GHPHGLRVSDUDUHÀH[LRQDUHLQWHULRUL]DU munal. Para decirlo utilizando el término
esta situación como una problemática que de uno de los intelectuales colombianos
les atañe directamente. O, lo equivalente con mayor reconocimiento internacional,
a decir: un legado de escombros del cual HO SURIHVRU 5DIDHO *XWLpUUH] *LUDUGRW
nada bueno parecía poder brotar. (1989), este país tiene la herencia espa-
ñola de la simulación que permea todos
Esperar del español acciones basadas en y cada uno de los ámbitos de la vida
XQHVStULWXFDOFXODGRU\SODQL¿FDGRUXQD colombiana. En este mismo sentido, el
visión democrática de la política y un sen- subdesarrollo del país ha sido:
tido de racionalidad económica, parece a
todas luces una simple y vana ilusión. La (…) producto histórico del cato-
realidad era que los valores legados por la licismo de la Contrarreforma, del
colonización española no daban paso a la “misoneísmo” eclesial, del temor
creación de una sociedad civilizada. Con del dogma a ser puesto en tela de

101
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

juicio por los saberes modernos y que instaurara pautas de comportamiento


por la razón. El mismo poder de la basadas en el respeto, responsabilidad
Iglesia que cerró las puertas de los \ FRQFLHQFLD (VWR VLJQL¿FD XQ DFWXDU
países hispánicos a la marcha de la JUDYLWDQGR HQ OD LQHVHQFLDOLGDG <
historia, que los encerró en una larga entonces, la situación es bastante com-
noche de dogmatismo y primitivi- pleja: se tiene una mezcla de despotismo
zación del pensamiento, debilitó las centralista y unos ciudadanos que buscan
Instituciones estatales y fomentó esa afanosamente incumplir la ley por medio
especie de irresponsabilidad civil de engaños y picardía (Kalmanovitz,
que pintorescamente se le llama y se 1997). Las manifestaciones de esta ética
le celebra como picaresca hispánica. de la irresponsabilidad se encuentran por
(p.276-277) doquier: el estudiante universitario tiende
a resistirse a experimentar una relación
(VWD SLFDUHVFD VH PDQL¿HVWD GH PDQHUD profunda y esencial con el conocimiento,
extendida en la relación que el individuo el profesor tiende cuando mucho a repetir
asume para con el Estado. El político, el en sus clases a modo de credo unas líneas
oligarca, el burgués, dada justamente esa teóricas desprovistas de todo contexto, y
irresponsabilidad civil, no ha categoriza- los más diversos funcionarios públicos,
do al Estado como un ente garantizador políticos y trabajadores quieren todo
de unos derechos ciudadanos comunes menos desempeñar un trabajo honesto y
TXHSURSHQGDQDODFRQYLYHQFLDSDFt¿FD comprometido.
sino que lo han visto como un botín capaz
de proporcionarles a ellos, de manera Esta relación con el mundo y consigo
exclusiva, unos privilegios económicos mismo a partir de la irresponsabilidad
de amplias magnitudes. La propiedad tiene su raíz en la anomia *XWLpUUH]
pública pierde su categoría de servir a 2005), y entiéndase por esta la desviación
¿QHVVRFLDOHV\SDVDDVHUDOJRTXHSXHGH o ruptura del sistema de normas y valo-
ser saqueado. Acá cabría preguntar con res sociales de modo que los individuos
no poca indignación: “¿Qué es lo que miembros de la sociedad quedan diva-
hace que un grupo de familias sienta que gando en la confusión y desorientación.
puede cogerle libremente a los demás y Ello, en últimas, explica que el individuo
en particular al Estado lo que no se ha pueda desarrollar actitudes que van en
ganado?” (Kalmanovitz, 1989, p.58). detrimento de otros y que obstaculiza por
completo la construcción de un país que
En concordancia, si algo ha sido es- sobresalga por estar enmarcado bajo un
tático en el devenir histórico del país sistema político democrático propiamente
es, justamente, la forma individual de dicho. En oposición, el panorama es som-
relacionarse con el mundo a partir de brío. Cada hombre, en tanto desprovisto
la irresponsabilidad que se vio agudizar de toda interiorización de parámetros
con la inexistencia de un control estatal sociales que guíe su actuar, queda abierto

102
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

a la posibilidad de caer preso en la red de sus manifestaciones hayan podido sufrir


la corrupción, la violencia, el irrespeto y, ciertas variaciones a lo largo de los años.
desde luego, la irresponsabilidad civil. Dada la persistencia de la problemática
es que parece factible interpretar la in-
Esa pauta de comportamiento, el de la equidad tributaria colombiana a la luz de
irresponsabilidad civil con todas sus los condicionantes éticos arraigados en
repercusiones, lejos de superarse, tomó el país desde el proceso de colonización.
la forma de un viejo hábito de conducta Así, al país continuar gravitando bajo los
que se resiste a la disolución. El devenir fundamentos legados por la conquista
del país ha hecho patente, precisamente, española, la situación, lejos de encontrar
formas de agudización de esa descompo- la vía a su superación, se ha reproducido
sición de los valores sociales: dos de los una y otra vez.
más importantes, el frente nacional y el
VXUJLPLHQWRGHOQDUFRWUi¿FR(OSULPHUR Ni en el pasado ni en el presente se ha
desata el fenómeno del clientelismo conseguido, entonces, que los ricos y
y el reconocimiento de que el Estado poderosos paguen impuestos según su
representa a una minoría mientras deja capacidad monetaria. Si lo que existe
de lado a grandes sectores sociales. El es una forma de relacionarse con los
segundo trae la tentación del dinero fácil impuestos desde el fraude, la evasión, la
que haría de las suyas: el Estado se mezcla elusión, la compra de favorecimiento de
con la ilegalidad, proliferan los asesinos a unos intereses particulares, donde, además
VXHOGR\VHLQVWDXUDXQDFXOWXUDPD¿RVD “el propio régimen jurídico les sanciona
su derecho a evadir impuestos, porque
El abuso del poder, la resistencia de los OR FODVL¿FD FRPR XQD FRQWUDYHQFLyQ \
más acomodados a tributar, el favore- no como un delito a la propiedad, en
cimiento del Estado para con las rentas este caso la pública” (Kalmanovitz,
de capital acompañado del menoscabo 1991, p. 321), de modo que el Estado
de la población de menores ingresos por HV ÀH[LEOH DQWH HVD VLWXDFLyQ HV FODUR
el aumento del impuesto a las ventas, que el principio de equidad no puede
han sido, en conjunto, características del ni siquiera, en el mejor de los casos,
sistema impositivo colombiano. Ahora, ¿JXUDUHQHOSDSHO6HFWRUHVHFRQyPLFRV
sucede que esas características no se han como el ganadero, agrícola, cafetero,
hecho patentes únicamente a lo largo de petrolero, han sabido desvincularse en
las dos décadas que se intentan estudiar cierta media del sistema impositivo por
en la presente investigación, más bien han medio del favorecimiento político del
sido una constante a lo largo de la historia que su posición económica les permite
del país. Bajo este contexto, podría decir- gozar a sus anchas. Empero, la mayoría
se que el panorama ha sido persistente: de colombianos no pueden osarse de
inequidad en la forma en que se recaudan esas mismas gracias. La población de
los impuestos nacionales a pesar de que pequeños y medianos ingresos, contrario

103
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

a los adinerados, no puede eludir sus bajo la interiorización de unos principios.


cargas tributarias buscando socios en Estos principios pueden conducirlo hacia
el Congreso ni aparentando unas cifras una vida vigorosa caracterizada por la
contables que nada tienen que ver con esencialidad o marchita en la in-esenciali-
la realidad, sino que llevan a cuestas la dad. En el caso del hombre colombiano, la
imposición de pagos por concepto de IVA interiorización del dogmatismo católico
con el que se sostienen, principalmente, legado por el español permea cada uno de
ODV¿QDQ]DV¿VFDOHVGHOSDtV los ámbitos de la esfera social y dirige su
actuar a partir del principio de la irrespon-
<HQWRQFHVWDO\FRPRORH[SUHVD0DUFR sabilidad. El resultado es, entonces, una
Palacios (1995): “El talón de Aquiles sociedad que sobresale por la hostilidad,
económico del Estado colombiano pa- la trampa, el engaño, el egoísmo, en re-
UHFH UHVLGLU HQ VX EDMD FDSDFLGDG ¿VFDO sumen, por el caos.
extractiva” (p. 248). Ello lo que pone de
PDQL¿HVWRHVQDGDPiV\QDGDPHQRVOD Si el hombre, que es en cada caso él mis-
debilidad del Estado que, por lo demás, mo, está llamado a asumir su mismidad,
ha sido histórica. Es la debilidad de un esto es, a comprender su poder-ser, a
Estado que no ha tenido la voluntad de pensar, la metafísica judeocristiana no se
asumirse esencialmente, esto es, recono- sigue cuestionando por el ser, pues la ver-
cerse como lo que es, un ente que tiene a dad es Dios, el ente creador del cosmos
su encargo la garantía de unos derechos y la criatura, capaz de responder todas
comunes a todos los habitantes. El pano- y cada una de las inquietudes que ronda
rama no es, en modo alguno, alentador: en el espíritu del hombre. El hombre
su debilidad se hace patente de manera está inmerso, entonces, en el camino de
trascendental en la inequidad bajo la cual alcanzar la redención de sus culpas y la
gravita el sistema impositivo colombiano. salvación de su alma otorgada por la gra-
El Estado es incapaz de impedir su some- cia de Dios. Si el hombre tiene una meta,
timiento bajo grupos de poder que termi- alcanzar el más allá, el mundo fáctico le
QDQFRDSWDQGRHO(VWDGRSDUDVXEHQH¿FLR resulta despreciable por ser, justamente,
propio, por supuesto, en detrimento de la el espacio del pecado. El español interio-
gran mayoría. El Estado es entonces un rizó de manera intensa esta metafísica y
ente susceptible de raptarse, corromperse, la hereda a la actual Colombia. Ello es
robarse, en una palabra, perderse. trascendental: se coarta la posibilidad de
pensar su mismidad y se traduce, además,
Uno de los grandes del pensamiento, en una ética de la irresponsabilidad y
Nietzsche, vendría a decir: “el hombre la arbitrariedad. De ahí que el peso del
HVXQDQLPDOQR¿MDGR´&DGDKRPEUHHQ legado español sea de tan considerable
el devenir propio de su vida decide todas magnitud para Colombia.
y cada una de sus actuaciones movido

104
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

CONCLUSIONES recaudo. De manera que lo que prima es


HOFRQFHSWRGHH¿FLHQFLD\GHXQVXSXHVWR
(O(VWDGRHVFRQVWLWXWLYDPHQWHFRQÀLFWLYR incentivo a la inversión cuando ambos
y la cuestión del sistema impositivo en argumentos son sumamente discutibles y
cuanto atañe al accionar estatal queda caen por su propio peso. Es la historia de
condicionada a las complejidades propias un Estado que sirve a unos pocos en de-
del Estado. Son los impuestos, entonces, trimento de la enorme mayoría. De modo
HOSXQWRGRQGHVHSRQHGHPDQL¿HVWRHO tal, la razón de que el sistema impositivo
cruce de intereses de los más diversos colombiano sea de carácter regresivo,
sectores sociales. Sucede, el fundamento esto es, que hace más ricos a los ricos y
del Estado son los impuestos, es decir, más pobres a los pobres, no está asociada
desposeído del monopolio fiscal su a un problema de tipo administrativo o
capacidad de sostenerse ciertamente se técnico sino político.
desvanecería. Los ciudadanos, entonces,
¿QDQFLDQHOVRVWHQLPLHQWRGHXQ(VWDGR Si se tiene la intención de comprender lo
que les compensará con civilización y que guarda, en términos esenciales, esta
que, al mismo tiempo, deberá pretender problemática de inequidad en el recaudo
HOELHQHVWDUFROHFWLYRTXHGH¿HQGDORVLQ- colombiano, habrá que visualizar su tras-
tereses de los más débiles. El principio de fondo: puede decirse que tiene por causa
HTXLGDGWULEXWDULDGHEHHQWRQFHV¿JXUDU primera, fundamentalmente, no unas fallas
como prioridad en la política económica. en el ámbito de lo técnico-operativo, sino
que es manifestación de una ética de la
Para el caso colombiano, el Estado no ha irresponsabilidad, hija del dogmatismo
interiorizado el compromiso que expresa católico impregnado en la sociedad co-
mediante la Constitución en lo que a este lombiana desde el proceso de conquista.
principio respecta. Sus diversos gobier- Lo que hay detrás, es, sin duda, toda una
nos de turno han favorecido abiertamente complejidad social en medio de la cual
a unas minorías vía impuestos bajo una tiene lugar el devenir del país y que sigue
multiplicidad de medidas: reducción por determinando la historia que se escribe de
LQYHUVLyQHQDFWLYRV¿MRVUHQWDVH[HQWDV este. La interiorización de pautas de com-
descuentos tributarios, precario control de portamiento basadas en el truco, la menti-
la evasión por oposición de ciertos gru- rilla, el desprecio por el trabajo, el querer
pos económicos, exenciones al IVA que ostentar de una posición social, la relación
favorecen a los más adinerados y poca siervo-esclavo, el provincianismo y, más
tributación de la propiedad de la tierra. fundamentalmente, la irresponsabilidad
Ello desemboca irremediablemente en civil, han dejado dolientes manifestaciones
pérdidas millonarias para el Estado que a lo largo y ancho del trajinado pasado y
deben solucionarse de alguna manera: presente colombiano. La clase política está
aumentando la tasa y la base gravable en función de todo menos de propender a la
del IVA, justamente, por su facilidad de búsqueda del bienestar colectivo, los grupos

105
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

económicos de mayor poder ven al Estado otro: uno donde la expresión del pacto
como un benefactor de sus intereses egoís- social sea la justicia y la equidad, uno
tas, se extiende la visión de esperarlo todo donde sea el discurso y no la arbitrarie-
del Estado y la inmensa mayoría tiene que dad el que decida el curso del país, uno
ver cómo el Estado minimiza sus derechos donde quienes más tengan más tributen
para ampliar los de unos pocos. VLQ LPSRUWDU VXV LQÀXHQFLDV SROtWLFDV \
económicas, uno donde no se relegue a
Ante la problemática en cuestión, lo que una función macroeconómica la tarea de
quedaría por hacer es recobrar la mirada contribuir a la disminución de la inequi-
crítica como la única manera de com- dad en la distribución del ingreso que se
prender tal estado de cosas. Reconocer sabe debe nacer de una voluntad política,
que la problemática es fundamentalmente es decir, de un Estado fuerte, democrático
de carácter ético, esto es, de un temple propiamente dicho que promoviendo la
de ánimo que embargado por la irres- responsabilidad pública pueda ganar le-
ponsabilidad ha llevado al colombiano gitimidad. Todo ello implica sumergirse
a relacionarse de tan precaria manera de manera profunda en la comprensión
con el mundo y con él mismo. Si no se del hombre y de la sociedad, rechazando
renunciara al pensamiento y a la respon- el dogma y abrazando la majestuosidad
sabilidad, el país decididamente sería del pensamiento.

REFERENCIAS

Arévalo, D. & Rodríguez, S. (2001). Gremios, reformas tributarias y administración de


impuestos en Colombia. Bogotá: Universidad Externado de Colombia.

Banco Mundial. (2012). El gasto tributario en Colombia: una propuesta de evaluación


integral y sistémica de este instrumento de política pública. Bogotá: s.n.

&RQWUDORUtD *HQHUDO GH OD 5HS~EOLFD   Comentario de la Contraloría General de la


República al proyecto de ley no. 166/2012 c, 134/12 s, “por la cual se expiden normas en
materia tributaria y se dictan otras disposiciones”. Bogotá.

Departamento Nacional de Planeación –DNP- (2011). Plan nacional de desarrollo 2010-2014.


Tomo II. Bogotá: DNP.

*DUFtD0 *yPH]$3  ¢+DQDXPHQWDGRHOUHFDXGRODVUHIRUPDVWULEXWDULDVHQ


Colombia? Revista de economía institucional, 7(12), 43-61.

*yPH]- 0RUiQ'  Política tributaria en América Latina: agenda para una segunda
generación de reformas. Santiago de Chile: CEPAL.

*XWLpUUH]5  Hispanoamérica: imágenes y perspectivas. Bogotá: Temis.

106
Apuntes Cenes Vol. 33, Nº. 58, ISSN 0120-3053
Julio - Diciembre 2014, Págs. 83-108

*XWLpUUH]5  (VWUDWL¿FDFLyQVRFLDOFXOWXUD\YLROHQFLDHQ&RORPELDRevista Aquelarre,


4(8).

Heidegger, M. (2006). ¿Qué es metafísica? Madrid: Alianza.

Hernández, Soto, Prada & Ramírez. (2000). ([HQFLRQHV WULEXWDULDV FRVWR ¿VFDO \ DQiOLVLV
de incidencia. Bogotá: Archivos de macroeconomía, Departamento Nacional de
Planeación.

Hernández, I. (2005). 7HRUtDSROtWLFD¿VFDO Bogotá: Universidad Externado de Colombia.

Hobbes, T. (1994). Leviatán: la materia, la forma y poder de un Estado eclesiástico y civil.


Barcelona: Altaya.

Jaramillo, J. (1964). El pensamiento económico en el siglo XIX. Bogotá: Temis.

-DUDPLOOR-  0HVWL]DMH\GLIHUHQFLDFLyQVRFLDOHQHO1XHYR5HLQRGH*UDQDGDHQOD


segunda mitad del siglo XVIII. En Anuario colombiano de historia social y de la cultura,
3 (pp. 21-41). Bogotá: Banco de la República.

Kalmanovitz, S. (1989). La encrucijada de la sinrazón y otros ensayos. Bogotá: Tercer Mundo.

.DOPDQRYLW]6  0RGHUQLGDG\FRPSHWHQFLD(Q)9LYLHVFDV )*LUDOGR &RPSV 


Colombia: el despertar de la modernidad (pp.311-325). Bogotá: Foro Nacional por
Colombia.

Kalmanovitz, S. (1997). Las instituciones, la ley y el desarrollo económico. En Borradores


semanales de economía Nº 69. Bogotá: Banco de la República.

Kalmanovitz, S. (2009, 19 de julio). De tributos justos. El Espectador. Recuperado de http://


www.elespectador.com/columna151518-de-tributos-justos

Kalmanovitz, S. (2010). Nueva historia económica de Colombia. Bogotá: Taurus.

Keynes, J. M. (1943). Teoría general del interés, la ocupación y el dinero. México: Fondo de
Cultura Económica.

Mann, M. (1997). Las fuentes del poder social. Cinco teorías del Estado. Madrid: Alianza.

Moller, L. C. (2012). 3ROtWLFD¿VFDOHQ&RORPELDDSURYHFKDPLHQWRGHVXSRWHQFLDOSDUDORJUDU


una sociedad más equitativa. Bogotá: Banco Mundial.

Palacios, M. (1995). Entre la legitimidad y la violencia: Colombia 1875-1994. Bogotá: Norma.

Petty, W. (1986). The Economic Writing. A Treatise of Taxes and Contributions.1HZ<RUN


Augustus M. Kelley Publishers.

Rodríguez, O. (2001). Gremios, reformas tributarias y administración de impuestos en


Colombia. Bogotá: Universidad Externado de Colombia.

107
(TXLGDG\pWLFDHQHOUHFDXGRWULEXWDULRFRORPELDQR
Héctor Fernando López Acero - Mónica Shirley Chaparro Parra

Sarmiento, E. (1996). Apertura y crecimiento económico: de la ilusión al nuevo estado. Bogotá:


Tercer Mundo.

Weber, M. (2012). La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Madrid: Alianza.

108