Vous êtes sur la page 1sur 9

Crónicas Indígenas

Un indígena es el natural de un lugar, un espacio o un territorio. Por extensión lo es


también de un tiempo y una época. Las Crónicas Indígenas son la serie de artículos y
crónicas periodísticas sobre la vida política y cultural meridional, entendida ésta como la
actualidad vulgar que discurre a diario en ese escenario que llamamos –con escasísima
convicción– la patria, o lo que es lo mismo, Andalucía, tierra heredera de la antigua Bética
romana, después Al-Andalus musulmana durante ocho largos siglos, sureña Sefarad judía a
ratos y prolongación natural de la vieja Castilla. Un país inventado, más que por la historia,
por la autonomía que gobierna el Sur de España desde hace tres décadas. Y donde la
sociología que todavía rige entre las élites sigue contando el calendario hacia atrás,
defendiendo un costumbrismo añejo y organizándose a partir de tribus, clanes y grupos de
intereses regidos siempre por un sumo sacerdote. Un lugar donde ser un individuo libre y
crítico es una decisión sospechosa.

Literatura del descubrimiento y conquista


del Perú
El término literatura del descubrimiento y conquista, acuñado por Francisco Carrillo
Espejo, designa el período que incluye todas las obras producidas durante el proceso de
descubrimiento y conquista del Perú, inaugurado el 15 de
noviembre de 1532 en Cajamarca con la captura del último Inca, Atahualpa, y finalizado
con la desestructuración del Imperio Incaico y la fundación de la ciudad de Lima. La
literatura relacionada a este periodo, aunque no necesariamente escrita durante este
marco temporal (pues hubo cronistas que escribieron muchas décadas después e incluso
en el siglo XVII), sí se vincula a los eventos desarrollados antes o durante este.
Las principales manifestaciones literarias de este período son las crónicas, cartas de
descubrimiento y relaciones. Los estudios literarios más importantes realizados sobre este
período son la Enciclopedia histórica de la literatura peruana de Francisco Carrillo y los
diversos libros sobre los cronistas antiguos publicados por Raúl Porras Barrenechea.

Índice
[ocultar]

 1Cronistas españoles
 2Cronistas nativos
 3Cronistas mestizos
 4Otros Cronistas
 5Bibliografía
Cronistas españoles[editar]

Primera página de la Crónica del Perú de Pedro Cieza de León.

A decir de Francisco Carrillo, existen varios grupos de cronistas o escritores españoles. Un


grupo mayoritario lo conforman los escritores-soldados que realizan la labor de cronistas
oficiales de las expediciones. Un grupo pequeño lo integran los cronistas no oficiales, que
presentan su visión particular de los hechos sucedidos. Ambos grupos escriben en un
primer momento, durante el período 1532-1535. En el primer grupo se incluye a Francisco
de Jerez, secretario personal de Pizarro que escribió la Verdadera relación de la conquista
del Perú y provincia de Cuzco llamada la Nueva Castilla (1531); también la Relación
Sámano-Xerez escrita por el mismo autor (1528), en la que se describen los primeros
viajes de Pizarro realizados entre 1525 y 1527; Relación del nuevo descubrimiento del
famoso río grande de las Amazonas escrito por Fray Gaspar de Carvajal (1541-1542) y
describe la primera expedición y cartografía de la Amazonía peruana, pueblos y habitantes
indígenas. Pedro Sancho de la Hoz, en su obra La conquista del Perú (1550) continúa y
defiende la versión presentada por Jerez ante la irrupción de Cristóbal de Mena con su
obra La conquista del Perú llamada la Nueva Castilla (1534).
Se debe mencionar también la Noticia del Perú de Miguel de Estete (1535); la Relación de
muchas cosas acaescidas en el Perú, en suma para atender a la letra la manera que se
tuvo la conquista y poblazon destos reinos... de Cristóbal de Molina, el chileno (1552),
primera crónica identificada con el indio conquistado (tomada luego por Bartolomé de las
Casas como fuente) y finalmente, la crónica de Pedro Cieza de León, conocida
actualmente como Crónica del Perú, publicada en 4 partes: Parte Primera de la Chrónica
del Perú (1550), El Señorío de los Incas (publicado siglos después, en 1873 pero
compuesto entre 1548 y 1550), Descubrimiento y Conquista del Perú (publicado en 1946)
y la cuarta parte, compuesta a su vez de cinco libros: La guerra de las Salinas, La guerra
de Chupas, La guerra de Quito, La guerra de Huarina y La guerra de
Jaquijaguana (publicados en 1877, 1881, 1877 respectivamente). Los últimos dos libros
nunca fueron escritos debido a la muerte del autor.
El grupo anteriormente descrito, aunque mixto y esparcido temporalmente, se caracteriza
por un rasgo común: su origen. Todos los cronistas mencionados son españoles. Todos
ellos escriben desde la perspectiva del conquistador cuya misión es civilizar y "llevar la
verdadera fe" a las Indias. La aproximación de los cronistas a la historia de las sociedades
y pueblos indios, si bien representa un esfuerzo de comprenderlos (Betanzos aprende el
quechua para su Suma y narración de los Incas, 1551) no deja de presentar imágenes
equivocadas, tergiversando los hechos al interpretarlos desde la perspectiva de la
mentalidad europea.

Cronistas nativos[editar]

Edición autógrafa del Primer nueva corónica y buen gobierno de Felipe Guaman Poma de Ayala.

Los cronistas nativos son miembros de élites regionales e incluso miembros de la familia
real incaica (como es el caso de Titu Cusi Yupanqui), que aprendieron la cultura de los
españoles y la utilizan para expresar (a través de la escritura) su visión propia, contraria
por lo general a la versión española. Algunos de ellos se remontan a la creación del mundo
y las diferentes edades de la tierra; otros relatan las guerras civiles entre los incas, la
tradición y costumbres de sus pueblos, como también la conquista española y los
resultados del régimen colonial.
Son tres los principales cronistas nativos o indígenas:

 Titu Cusi Yupanqui, que en 1570 escribió la Relación de cómo los españoles entraron
en Perú y el subceso que tuvo Manco Inca en el tiempo que entre ellos vivió.
 Juan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamaygua, escribió en 1613 la Relación de
antigüedades deste reino del Perú, obra que destaca por un intento de explicar la
cosmogonía incaica, y por su uso rudimentario del español (fuertemente quechuizado).
 Felipe Guaman Poma de Ayala en su El primer nueva crónica y buen gobierno (sic)
escrito entre 1585 y 1615, y publicado recién en 1936, nos presenta el proceso de
destrucción del mundo andino (debido a soberbia de los incas o falla en la
comunicación con los españoles), tratando de explicar y presentar a la vez una
alternativa a la realidad caótica de su momento. Esta crónica es en realidad una
extensa carta al rey de España, Felipe II, el que explica desde la creación del mundo
hasta una propuesta de una sociedad utópica, dividida en cuatro reinos. Guaman
Poma supone un cronista distinto, un momento único, ya que no solamente se
propone hacer un recorrido histórico del territorio peruano, sino que somete a
escrutinio al régimen colonial, criticando duramente los abusos de autoridad de los
sacerdotes, corregidores y la mezcla entre indios y españoles, pero postulando
correcciones a este sistema. Se trata del primer cronista indígena que asimila
plenamente la letra (española) y la pone al uso de intereses propios. La crónica
destaca, además, por su extensión; el manuscrito original está compuesto por 1179
hojas y por el uso, extenso e innovador de ilustraciones que relatan la realidad que el
cronista nos va describiendo (son en total 398 dibujos).

Cronistas mestizos[editar]

Portada de la Primera parte de los Comentarios Reales, primera edición (1609), del Inca Garcilaso
de la Vega.

Junto a los cronistas indios, y en menor número, existe un grupo de cronistas mestizos. El
principal representante de este grupo es el Inca Garcilaso de la Vega. En la crónica de
Garcilaso se ha visto el símbolo del Perú mestizo (la mezcla de español e indio) y criollo,
en busca de un renacimiento social. Su más conocida obra son los Comentarios Reales de
los Incas (dividida en dos partes, la primera conocida bajo el mismo nombre, publicada
en 1609 y la segunda llamada Historia General del Perú publicada un año después de su
muerte, en 1617), crónica en la que ofrece, del mismo modo que Guaman Poma una
mirada sobre la historia del pasado andino, aunque Garcilaso se centra claramente en una
exaltación y visión utópica del período de gobierno de los Incas (a cuya nobleza
pertenecía, por el lado materno). Garcilaso es también el primer cronista que rescata la
poesía quechua. Otro aspecto destacable de su crónica es la íntima conexión entre él
(como cronista) y los eventos que suceden, presentándose como el último conocedor de
un pasado ya inexistente, de un imperio cuyas glorias intenta ensalzar. Otra crónica escrita
por este autor es La Florida del Inca (publicada en Lisboa en 1605) construida a partir de
datos recogidos por el autor del expedicionario Gonzalo Silvestre, miembro del grupo
dirigido por Hernando de Soto a su travesía por la Florida.

Crónicas de Indias
Crónicas de Indias es un nombre genérico dado a compilaciones de narraciones
históricas, principalmente desde la perspectiva de los colonizadores españoles, acerca de
los acontecimientos ocurridos durante el proceso del descubrimiento, conquista y
colonización del continente americano. Aunque también se incluyen escritos
de mestizos o indígenas americanos, realizados durante el siglo XVI.

Índice
[ocultar]

 1Períodos históricos
 2Estilo literario
 3Ubicación de textos
 4Referencias
 5Bibliografía
 6Enlaces externos

Períodos históricos[editar]
Incluye la etapa conocida como el Descubrimiento de América, así como relatos sobre los
primeros años de conquista y colonización de los territorios americanos; los procesos
iniciales, la dominación cultural, religiosa y política europea sobre los pueblos originarios.
Dichas crónicas son un conjunto heterogéneo de narraciones, ya sea por su autoría,
tiempo de escritura, o posición frente a la conquista, de un diverso grupo de cronistas, que
ya sea porque escribieron directamente sus vivencias y experiencias durante viajes
iniciales a América o porque recolectaron las experiencias relatadas por otros, constituyen
un archivo histórico excepcional para estudiar el lenguaje, las motivaciones o los
pensamientos preponderantes en la campaña de conquista y colonización de América por
parte de los españoles del siglo XVI y de sus consecuencias en los años subsiguientes.
Después del descubrimiento de América por los europeos, se conocieron los relatos de los
llamados "cronistas de Indias", que informaban sobre la geografía y el modo de vida de los
indígenas americanos y de las colonias, desde las relaciones del mismo Cristóbal Colón,
su hijo Hernando, la famosa carta de Américo Vespucio y muchos otros descubridores y
conquistadores como Hernán Cortés. El carácter justificativo de esa producción es claro.
La aportación en sentido contrario de Bartolomé de las Casas (Brevísima relación de la
destrucción de las Indias) fue tan trascendental que dio origen a la Junta de Valladolid, en
que le dio réplica Juan Ginés de Sepúlveda; e incluso a la llamada Leyenda negra al
divulgarse por toda Europa como propaganda antiespañola. La visión de los indígenas,
que vieron sus documentos y cultura material saqueados y destruidos, fue posible por
algunos casos excepcionales, como el inca Felipe Guamán Poma de Ayala.
Muchos cronistas de Indias se centraron en zonas geográficas específicas, haciendo
crónicas regionales de reinos de América. De entre ellos destacan: Bernal Díaz del
Castillo, Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, Inca Garcilaso de la Vega, Pedro Cieza de
León, Hernán Cortés, Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, Francisco López de
Gómara, Diego Durán, Francisco Ximénez, Toribio de Benavente, Bernardino de
Sahagún, Francisco de Aguilar, algunos de ellos frailes que actuaron como misioneros.

Estilo literario[editar]
Durante los siglos XV y XVI, en Florencia, Venecia, Milán, el renacimiento influyó en el
pensamiento europeo produciendo la renovación de la literatura y las ciencias, sin
embargo el providencialismocristiano de la historiografía medieval prevaleció en la mayoría
de los cronistas españoles. Un ejemplo claro, es la supuesta aparición del
apóstol Santiago cabalgando en un caballo blanco durante la batalla de Centla:
"..Aquí es donde dice Francisco López de Gómara que salió antes que llegase Cortés con los de a
caballo, y que eran los santos apóstoles señor Santiago o señor San Pedro. Digo que todas nuestras
obras y victorias son por mano de Nuestro Señor Jesucristo, y que en aquella batalla había para cada uno
de nosotros tantos indios que a puñados de tierra nos cegaran, salvo que la gran misericordia de Nuestro
Señor en todo nos ayudaba..."
Bernal Díaz del Castillo haciendo referencia a Francisco López de Gómara en la narración de la batalla de
Centla en Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.

"Milagrosamente nuestro Dios proveyó que el fardaje que llevábamos y los que llevaban a cuestas y los
cuarenta hombres que quedaron atrás sirvieran para que todos no fuésemos muertos y depedazados..."
Francisco de Aguilar en Relación breve de la conquista de la Nueva España.

"En esa sazón vino una pestilencia de sarampión, y víroles tan recia y tan cruel, que creo murió más de la
cuarta parte de la gente de indios que había en toda la tierra, la cual muy mucho nos ayudó para hacer la
guerra y fue causa que mucho más presto se acabase, porque, como he dicho, en esta pestilencia, murió
gran cantidad de hombres y gente de guerra y muchos señores y capitanes y valientes hombres, con los
cuales habíamos de pelear y tenerlos por enemigos; y milagrosamentes Nuestro Señor los mató y nos los
quitó delante..."
Bernardino Vázquez de Tapia en Relación de méritos y servicios.

"En este día, a la tarde, vimos un milagro bien grande, y fue que apareció una estrella encima de la nave
después de puesto el sol, y se partió despidiendo rayos de luz a la continua, hasta que se uso sobre
aquella villa o pueblo grande, y dejó un rastro en el aire que duró más de tres horas largas; y también
vimos otras señales bien claras, por donde entendimos que Dios quería que poblásemos aquella tierra
para su servicio..."
Juan Díaz en Itinerario de la armada.

El historiador Edmundo O'Gorman dijo al respecto: «Se trata en realidad de una visión
mesiánica de la historia, fundada en la inquebrantable fe que algunos españoles tenían en
el destino providencial de su pueblo como elegido por Dios para implantar la monarquía
universal católica hasta la consumación de los tiempos».1

Ubicación de textos[editar]
La gran mayoría de los escritos originales reposan en el Archivo General de Indias, en
Sevilla, España, algunos otros se encuentran en la Real Biblioteca de San Lorenzo de El
Escorial. Existen compilaciones comerciales en ediciones recientes con selecciones de
crónicas de Indias. De las obras más destacadas se pueden mencionar:

 Andrés de Tapia, Relación de algunas cosas que acaecieron al muy ilustre señor Don
Hernando Cortés, marqués del Valle, desde que se determinó a ir a descubrir tierra en
la tierra firme del mar océano
 Francisco de Aguilar,Relación breve de la conquista de la Nueva España
 Francisco López de Gómara, Hispania Victrix, primera y segunda parte de la Historia
general de las Indias con todo el descubrimiento y cosas notables que han acaecido
dende que se ganaron hasta el año de 1551
 Francisco Cervantes de Salazar, Crónica de la Nueva España
 Juan de Grijalva, Itinerario de la armada del rey católico a la isla de Yucatán, en la
India, en el año de 1518, en la que fue por comandante y capitán general Juan de
Grijalva, escrito para su Alteza por el capellán mayor de la dicha armada
 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias
 Hernán Cortés, Cartas de relación de Hernán Cortés
 Bernardino de Sahagún, Historia general de las cosas de la Nueva España
 Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España
 Miguel Cabello Valboa, Miscelánea Antártica
 Bernardino Vázquez de Tapia, Relación de méritos y servicios del conquistador
Bernardino Vázquez de Tapia
 Toribio de Benavente, Historia de los Indios de la Nueva España
 Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán
 Diego López de Cogolludo, Historia de Yucatán
 Pedro Mártir de Anglería, Décadas de Orbe Novo
 Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, Historia general y natural de las Indias, islas y
tierra firme del mar océano
 Diego Durán, Historia de las Indias de Nueva España e Islas de Tierra Firme
 Antonio de Herrera y Tordesillas, Historia general de los hechos de los castellanos en
las Islas y Tierra Firme del mar Océano que llaman Indias Occidentales
 Pedro Cieza de León Primera parte de la crónica del Perú y Segunda parte de la
crónica del Perú, que trata del señorío de los incas yupangueis y de sus grandes
hechos y gobernación
 Diego Fernández de Palencia, Primera y segunda parte de la Historia del Perú
 Jerónimo de Vivar. Crónica y relación copiosa y verdadera de los reinos de Chile
 Pedro Mariño de Lobeira Crónica del Reino de Chile
 Alonso de Góngora MarmolejoHistoria de todas las cosas que han acaecido en el reino
de Chile y de los que lo han gobernado: (1536-1575)
 Garcilaso de la Vega, Comentarios Reales de los Incas
 Juan de Torquemada (misionero) Monarquía Indiana

Literatura de la Conquista
Contexto Histórico

El contexto histórico data desde la llegada de los españoles a las costas del norte del
Perú actual (1532) pasando por la captura del inca Atahualpa, el cual se hallaba en una
lucha contra su hermano Huáscar por la disputa por el incanato. La literatura de la
conquista es técnicamente una copia del estilo español. Fue escrito en un principio por
españoles que llegaron a América en la primera etapa de la conquista.

Crónicas

Una crónica es una obra literaria que narra hechos históricos en orden cronológico.
En la crónica se utiliza un lenguaje sencillo, directo, muy personal y admite un lenguaje
literario con uso reiterativo de adjetivos para hacer énfasis en las descripciones.

Cronistas Indígenas

Son aquellas escritas por autores cuya lengua materna era el quechua. Estos cronistas
eran miembros de élites regionales y de la familia real Incaica. Son a veces difíciles de
entender, porque utilizan un español bastante desaliñado. La obra de Poma de Ayala
fue escrita entre 1585 y 1615. Posee un alto valor histórico y el objetivo de retratar la
realidad andina y pedir ayuda a la Corona española para salvar a los indígenas de la
explotación.
Representantes: Santa Cruz Pachacuti (“Relación de antigüedades deste reino del
Perú”), Titu Cusi Yupanqui (“Relación de cómo los españoles entraron en Pirú”),
Guamán Poma de Ayala (“Nueva crónica y buen gobierno”)

Cronistas Mestizos

Junto a los cronistas indígenas, y en menor número, existe un grupo de cronistas


mestizos. Son aquellas escritas por mestizos que son hijos de españoles con indígenas
del Perú. El legado más importante de ellas está en las obras de Garcilaso de la Vega.
En la crónica de Garcilaso se ha visto el símbolo del Perú mestizo, criollo, en busca de
un renacimiento social. Su obra se divide en 2 partes, la primera conocida con el mismo
nombre y la segunda llamada Historia General del Perú. Ofrece una mirada sobre la
historia del pasado andino. Es el primer cronista que rescata poesía quechua.
Representante: Garcilaso de la Vega (“Comentarios Reales”)

Crónicas españoles

Fueron escritos por los conquistadores, testigos de excepción de un acontecimiento


importantísimo, el descubrimiento de un mundo diferente de Europa. La obra de Cieza
de León se divide en 3 partes en las cuales cuenta desde la historia de los Incas hasta las
guerras civiles de los conquistadores.
Representantes: Pedro Cieza de León (“Crónica del Perú”, “El Señorío de los Incas”),
Juan de Betanzos ("Suma y Narración de los Incas")

Las Coplas

Los primeros soldados que llegaron a nuestros continentes, eran hombres rudos y casi
analfabetos. Ellos recitaron las primeras coplas, que son composiciones muy breves,
pertenecientes a la tradición española. Las coplas solían ser cantadas y servían para
ridiculizar o burlarse de sus jefes. En el Perú se compusieron muchas coplas durante la
conquista, posteriormente se crearon otras, referidas a las guerras civiles entre los
conquistadores.

Los Romances

Los romances también tienen su origen en la tradición popular española. Son más
extensos que las coplas y constituyen una hermosa mezcla de literatura épica, puesto
que narran sucesos, y la literatura lírica, puesto que expresan sentimientos íntimos,
casi siempre ligados al amor.

La transculturación

La imposición de la dominación española supuso, además de la implantación de la


literatura escrita, la llegada de la literatura occidental con su legado greco-latino y
medieval y las formas propias de la llamada edad moderna. La transculturación es una
fusión cultural entre indígenas, españoles y negros, el mestizaje.

Para percibir la realidad tenemos que nombrarla y las palabras frecuentemente no se ajustan
al objeto que designan. Tal es lo que ocurre cuando hablamos de «crónicas de Indias» para
referirnos a un conjunto de textos, preferentemente históricos, que sólo parcialmente es
denominado así, con el agravante de cometer un anacronismo, pues, en pureza terminológica,
dicho vocablo define la forma más característica de la escritura histérica en la Edad Media. Sin
embargo, no toda la culpa es nuestra si tenemos en cuenta la dificultad que entraña cambiar
un nombre afianzado por la tradición. Al oficializar la Corona el cargo de «cronista de Indias»,
el término fácilmente se generalizó al resto de escritos con características afines. También
anacrónico resulta hablar de «Indias», cuando tan pronto se demostró el error que Colón no
quiso admitir, pero, por uno de esos azares de la fortuna, el término siguió conviviendo con
otros durante largo tiempo. En vano buscaremos en diccionarios y enciclopedias una definición
de «crónica de Indias»: por un lado, se ofrece una definición de «crónica» como género
medieval; por otro, se menciona a los «cronistas de Indias», como cargo oficial nombrado por
la Corona. Ciertamente, los términos «crónica» y «cronista», al ser de origen medieval, pierden
su significado original a partir del siglo XVI. Su pervivencia hay que explicarla por el carácter
oficial que la Corona da al cargo de «cronista» hasta el siglo XVIII. Así, se puede observar que
Mártir de Angíería era cronista de la Corona, pero no de «Indias». Sus famosas Décadas se
escriben, por lo tanto, como iniciativa particular y no oficial. En realidad, el cargo de «cronista
de Indias» se crea por primera vez en 1526