Vous êtes sur la page 1sur 49

Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego

Marcel Detienne

“un lugar cuyo nombre conserva el recuerdo del Miedo, el Terror, Phobos, que cayó sobre el
dios de Delfos en el momento en que entraba en la ciudad para hacerse purificar de la muerte
de Piton, la Serpiente, una plaga para la tierra de Crisa al pie del Parnaso. Un Apolo sucio, presa
de la locura del asesinato, fulminado por los Justicieros implacables, los Vengadores de la
sangre derramada, siguiendo los pasos de los grandes criminales.”
Pág. 10
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“¿Apolo un ≪dios sin tacha≫? Y sin embargo Homero no quiere engañarnos sobre ese gran
dios: su cólera estalla más rápido que la de cualquier otro; el sonido terrible de sus flechas da
muerte por cientos a los mulos, los perros y los hombres. La primera epifania de un dios ≪que
parece amar por encima de todo los juegos, las danzas y los cantos≫, nos lo muestra
≪semejante a la noche≫, Arquero de la muerte que viene a ≪hacer morir≫, apollynai en
griego, que tan bien se hace eco de su propio nombre, Apolo. Sea en Argos o en Claro, Apolo
pone mucho cuidado en recordar que es también un dios que oficia por la noche y que gusta de
poseer a su profetisa después de que ella haya bebido la sangre de una oveja degollada para
él.”
Pág. 10
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“No se trata de olvidar Apolo que ordena a Sócrates practicar una forma de vida <<filosófica>>
basada en el conocimiento de sí mismo y en el arte de cuestionarse todo preguntando al otro.”
p.p. 10-11
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“…un joven Olímpico, mitad caminante, mitad vagabundo, al menos en sus comienzos. De un
extremo a otro de la Antigüedad, Apolo sigue siendo un dios de las vías de comunicación, una
potencia que traza su propio camino en dirección al lugar en el que establecerse o fundar sus
altares, así como la palabra oracular, a la que, por todos los caminos de Grecia, mortales sin
cuento vinieron a interrogar para sus propios fines.”
Pág. 14
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Al abrir el camino y trazar una ruta, Apolo se comporta como un dios de los caminos, aguieus,
pero que también conoce el arte de descifrar.”
Pág. 27
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Un verbo de acción une el conjunto de gestos ejecutados por Apolo desde sus primeros pasos:
ktizein. Verbo fundamental de la ≪fundación≫, especialmente para las ciudades nuevas, a lo
largo de la colonización de las tierras de Occidente y las orillas del mar Negro desde el siglo VIII
a.C. El campo de ktizein es doble. Por una parte, significa roturar, cultivar, acondicionar. Por
otra, construir, edificar, fundar.”
Pág. 27
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“No hay ciudad <<fundada>>, <<bien fundada>> (euktimenos) que no sea al mismo tiempo una
tierra roturada, un territorio preparado para el cultivo, un espacio domesticado, civilizado
desde el estado salvaje inicial.”
Pág.29
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Apolo aguieus, relacionado con el urbanismo, se coloca ante la puerta de una casa, de un
templo o de una ciudad. Aparece bajo el aspecto de un altar o una piedra cónica que
representa al dios y le da forma. Como dicen las glosas indígenas, el objeto material es el
propio dios, pero en posición estática, en reposo en el espacio del movimiento.”
Pág. 30
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El nombre de Apolo resuena ciento treinta veces en la más elevada de las epopeyas
homéricas. Como eco, en casi doscientas ciudades, un mes o una fiesta del calendario hablan
de Apolo y de su presencia festiva y sacrificial.”
Pág. 44
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El Apolo que reina sobre los altares y sobre los santuarios. Su reino se extiende por Cila, Crisa,
Ténedos frente a la Tróade. Su sacerdote, ofendido por los griegos, coge las cintas de lana de la
estatua cultual del dios, e invoca a Apolo ≪en la playa donde murmura el mar≫. El
≪llega, semejante a la noche>>.
Dios del arco, dios nocturno. Su rostro tiene el color de la muerte y sus flechas matan
tanto a los animales como a los humanos.”
Pág. 45
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El Apolo de los griegos, el Arquero de la noche, aparece como maestro de las hecatombes,
dios de los altares y de los sacrificios perfectos.”
Pág. 46
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“¿Y acaso este Apolo troyano no es el mismo en el que los modernos reconocen o bien el dios
de la ≪superioridad moral≫, o bien el dios del saber elevado y del ≪conocimiento≫?”

Pág. 46
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Por más que lo diga el Cratilo, Apolo no es de ninguna manera un dios ≪simple≫. Es su
complejidad la que pide una interpretación, que recurra bien a la herencia indoeuropea, a las
vicisitudes de una historia de santuarios26 o a un modelo evolucionista27. Pero en un régimen
politeísta, cada potencia divina impone en principio la complejidad de sus múltiples lazos con el
mundo y con el conjunto de los otros dioses. Una complejidad que exige el análisis atento de
las formas de acción menos explicitas de un dios previamente liberado de todo aquello que la
percepción ≪habitual≫ podría asignarle.”

Pág. 47
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Los oficiantes conducen la ofrenda más agradable para Apolo: ≪cien victimas≫, una
hecatombe. Muy adecuado, pues cuando un arquero desea lanzar su flecha derecha al blanco,
promete ofrecer al dios del arco ≪cien victimas≫.”
Pág. 59
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“En Grecia, la tentación nace del lado masculino. El olor y el sabor del trozo de carne son tan
seductores que el sacerdote invita a su compañera a gustar el jugo graso incluso con los dedos.
Se relamen: el deseo de comer lo que solamente el fuego parece destinado a devorar se
apodera de la primera pareja ≪sarcofaga≫. Deseo irresistible que la muerte de los culpables
es incapaz de conjurar. Pronto sucumbe a el otro sacerdote. Un nuevo régimen alimenticio y
sacrificial nace de la sensualidad despertada por el aroma de las carnes y el olor a grasa
quemada. Desde ahora, el fuego sacrificial deberá compartir su mesa con la especie humana y
los dos sexos accidentalmente invitados al placer de probar las carnes suculentas de las
victimas hasta entonces ofrecidas en holocausto.”
Pág. 74
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El modelo griego del sacrificio de alimentos y sangriento se impone para nosotros en la Ilíada y
alrededor de Apolo, el dios encolerizado antes de ser el Olímpico satisfecho.”
Pág. 74
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“La knise significa, por lo tanto, la capa de grasa aplicada por ambos lados de los ≪muslos≫.
Trozos de carne procedente de todos los miembros de colocan por encima, y todo ello va a
arder (kaiein) sobre la lena, mientras el vino corre como libación. Es el atributo de los dioses, su
parte doble, enunciada por knise y loibe: aroma de las carnes o la grasa y libación del vino.”
Pág. 75
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Los dioses del Olimpo, aun permaneciendo fieles al néctar y a la ambrosia, se complacen en
inhalar los olores de los altares, respiran voluptuosamente los aromas que, o bien se elevan
ante sus templos, o bien se escapan por la lucernaria abierta sobre el hogar interior.”
Pág. 77
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“el gusto por la grasa quemada, llamada kníse, que despierta el deseo de los mortales hechos
de carne y sangre. La especie humana inaugura su nuevo régimen sacrificial y alimenticio al
consumir lo que hay en la victima de más terrestre y menos asimilable para la potencia ígnea
del altar. En su crítica a los sacrificios sangrientos y con el fin de mostrar que los dioses en
cuanto tales no tienen nada que ver con los humos mezclados con grasas, Porfirio insiste en las
evidentes afinidades entre las materias impuras, como la kníse y los seres de naturaleza
demoniaca.”
p.p. 78 – 79
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El deseo de carne nace de un placer provocado por el sentido del tacto, aquel cuya potencia
sensible lleva directamente a la intemperancia (…) Sin duda hay que eximir al placer de percibir
los olores o de discernir los sabores al que recurre al arte de probar los vinos o de apreciar el
punto de los platos: es un asunto de discernimiento en el que la templanza no está en peligro.”

Pág. 79
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Existe, en efecto, un Apolo de las Cenizas, un dios que ama los altares hechos de sangre y
hollín, un dios de los restos del sacrificio, y que parece tener la manía de la suciedad, por no
decir pasión por lo impuro. Un Apolo que contrasta con otros, en primer lugar con el dios de
Cirene que confecciona desde Delfos la lista más obsesiva de purificaciones, purgas y suplicas
de toda clase que se haya conocido en el mundo griego.”

Pág. 84
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El Apolo de las Cenizas, de los altares hechos de sangre seca, es un dios de los restos, pero de
los restos de sus altares alrededor de los cuales se afanan los matarifes, los adivinos y los que
gozan de la compañía del dios ≪chisporroteante≫.”

Pág. 90
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“La muerte de Dioniso ocupa un lugar central en la teología de los discípulos de Orfeo: articula
las relaciones entre lo uno y lo múltiple en el plano teogónico; actúa sobre la antropogénica y el
devenir de la especie humana.”
Pág.91
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El Apolo Hegemon asume una doble orientación semántica La primera lleva hacia el Exegeta,
hacia la cualidad reconocida al amo del oráculo. Después del sentido de llevar, conducir, dirigir,
hegeisthai pronto significa pensar y juzgar, en relación con la autoridad del que dirige
operaciones que implican cálculo y plan. En el compuesto del que viene la palabra ≪exegeta≫,
el sentido de dirigir, de gobernar, se mantiene al lado del de exponer, desarrollar un
encadenamiento de palabras27, trazar un camino de palabras, como conviene a un dios
radicado en un oráculo fundado así. El Exegeta de Delfos está muy cerca del Hegeman en la
llanura de Troya. La segunda orientación semántica explora las afinidades entre el conductor y
el roturador, entre el hegemon y un animal cuyo comportamiento une los valores de la
domesticación, la roturación y la dirección de otros.”
Pág. 97
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Por sus afinidades con la raíz del nombre del ktistes, el fundador, la palabra ktilos que designa
al camero evoca en un mundo doméstico y pastoril el desmoche, la roturación lenta, obstinada,
a la que se entrega el rebano caminando bajo la dirección de su guia32. El modelo de un animal
a la vez jefe, guía y roturador tan cercano al fundador parece ser capaz de relacionar diferentes
figuras que atraviesan el dominio de Apolo entre Mégara, Cirene y Esparta. Figuras o mejor
siluetas, hasta tal punto están carcomidas por la naturaleza fragmentaria de las glosas al
margen de un Apolo muy seguro de su función de arquegeta.”
Pág. 98
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“En las tradiciones poéticas de Mégara recogidas bajo el sello de Teognis, el dios ≪que maneja
bien la lengua y los pensamientos≫ extiende sobre la ciudad su mano derecha. Apolo es el
garante de la fundación ≪armoniosa≫: altas murallas, grandes hecatombes, danzas, cantos,
música alrededor de sus altares. Al dios arquegeta le corresponde alejar a los medos y su
desvergüenza. También apartar a los megarenses de las luchas intestinas y los asesinatos
fratricidas.”

p.p. 103 – 104


Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Ningún fundador humano puede rivalizar con el dios niño que hace nacer en Delos sus
primeras fundaciones antes de consagrarse a sí mismo como Fundador y Arquegeta en su
santuario de Delfos.”
Pág. 117
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“…todo proyecto de fundación de una ciudad comienza por Delfos. Ningún ≪fundador≫ debe
ahorrarse un viaje hacia el santuario de Apolo. El futuro ≪oikista≫ planteara al dios arquegeta
la pregunta acostumbrada: ≪ ¿Hacia qué tierra iré como roturador-fundador?≫ (es hentina
gen ktison iei...) Solo entonces, y sea cual sea la ambigüedad de la vía que ≪signifique≫ el
oráculo apolíneo, el fundador tiene asegurada la legitimidad de su empresa. Apolo Arquegeta
está con él; lo acompaña, lo inspira, le da esa autoridad absoluta que determinado decreto
define por la cualidad de autokratori: que posee plenos poderes, que no rinde cuentas a nadie,
que decide de forma soberana sobre todo.”
Pág. 119
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El Nous calificado de autokrates: presente en cada parte de la naturaleza, pero sin mezclarse
con nada, puro y separado, siendo ≪el mismo por sí mismo≫; al principio, es el quien lleva a
cabo la separación, ≪infinita y autónoma≫. Si la comparación parece excesiva, es porque
quiere subrayar la parte de exceso necesaria en el acto de fundación, no sin llamar la atención
sobre el aspecto conceptual que implica en sí.”

Pág. 119
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Ultimo rasgo singular del fundador: su relación con la muerte, así como su forma de tratar a
los muertos. Mientras está vivo, el ≪oikista ≫ rinde culto a Apolo Arquegeta, al dios que
preside su empresa. Una vez muerto, es el fundador quien recibe un culto oficial y,
presumiblemente, también en tanto que arquegeta. La autonomía del ≪oikista≫ respecto a
Apolo se ve reforzada a través del ceremonial del que es objeto en la nueva ciudad. Un
ceremonial inédito a la vez por su carácter público, por el estatuto reconocido al muerto y por
la naturaleza de los sacrificios ofrecidos en su honor.”

Pág. 123
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El arquegeta, en tanto que fundador, pertenece al pasado más cercano. Su nombre, reforzado
por el que la ciudad nueva ha recibido de sus labios, lo mantiene separado de la mitología
heroica. El fundador asume la función de antepasado común para la colectividad que a la que
en vida organizo como ciudad. Su culto abre el presente de la ciudad hacia su devenir
≪político≫. Y si algunos fundadores entran en la historia es por mediación de los ≪relatos de
fundación≫ que van a contarse y escribirse, sin duda desde fines del siglo VIII, en un registro
nuevo, distinto del pasado heroico. Para un fundador convertido en arquegeta e incluso en
héroe ≪poliarca≫ de su ciudad, resulta adecuado un ritual altamente ≪político≫.

Pág. 125
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El fundador-arquegeta no es el talismán de la ciudad y de su territorio. Al convertirse en un


muerto diferente de los demás, refuerza la idea de ciudad que introdujo con el fuego inaugural
y el culto, tan político, de Hestia.”

Pág. 127
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Como el Intelecto en el pensamiento de Anaxágoras, el fundador articula separación y


comienzo. Mediante sus gestos decisivos, esenciales, el fundador encarna una forma de
comenzar que se abre hacia la acción creadora y consciente de sus creaciones en este tiempo
de comienzos. Entre los siglos VIII y VI, las prácticas de fundación de tantas ciudades nuevas
invitan a los griegos a pensar libremente que quiere decir comenzar. Ocurre que los comienzos
se pierden en la noche de los tiempos. Con más frecuencia sucede que el comienzo no haya
tenido lugar.”

Pág. 128
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“La evidencia del ≪comenzar≫ es tan ilusoria como la del ≪fundar≫. No es suficiente decir
que en Grecia el Comienzo, Arkhe, es un dios para captar las formas griegas de pensar el
comienzo. En el corazón de la actividad del fundador, aparecen dos términos estrechamente
asociados: el verbo ktizein y la palabra arkhe, presente en arquegeta. Ktizein, como hemos
señalado, enuncia a la vez roturar y fundar: se trata de domesticar, de acondicionar una tierra
salvaje, inculta, desierta y ≪como vacía≫. Roturar, fundar y construir, sean caminos o
espacios, en los que se fundaran y consagraran altares, templos o murallas. Pero hay también
una parte explicita de crear-producir en el verbo ktizein.”

Pág. 129
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Arkhe se diría ≪del punto de partida del movimiento de la cosa≫: asi es, por ejemplo, la
arkhe de la línea (mekos) o del camino (hodos)... La arkhe es también el mejor punto de partida
para cada cosa... La arkhe es incluso el elemento primero e inmanente de la generación... (Por
ultimo), se llama también arkhe al ser cuya voluntad reflexiva {prohairesis) mueve lo que se
mueve y hace cambiar lo que cambia: por ejemplo, los magistrados (arkhai) en las ciudades, las
oligarquías, las monarquías y las tiranías son también llamadas arkhai, asi como los
conocimientos técnicos y sobre todo los llamados ≪arquitectónicos≫.”

Pág. 130
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“En Grecia ningún dios se presenta como Creador, sea en el campo que sea. Ninguno de los
dioses familiares entre metrópolis y colonias pone obstáculos a la creación de una ciudad
nueva. Al contrario, la tradición mitológica relata la sorpresa de los dioses al descubrir las
primeras comunidades políticas instituidas por la raza de los mortales. Los dioses griegos se
interesan inmediatamente por estas creaciones ≪políticas≫; se disputan los mejores
lugares103. El creador de una ciudad nueva no está de entrada sujeto a un dios que, desde el
Olimpo, le haya mostrado de una vez por todas como fundar una comunidad de ciudadanos. El
Apolo Arquegeta no crea ninguna ciudad para los Olímpicos. El, que acompaña tan
frecuentemente al Fundador en sus empresas, hace carrera en medio de los hombres; es en
primer lugar el ≪puro exiliado del cielo≫, que ofrece legitimidad al que viene a solicitarle un
camino y una palabra, pero garantizándole desde Delfos, ese importante lugar para toda
fundación, la mayor libertad; la de una creación radical.”
Pág. 135
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“En el campo de las fundaciones de ciudades, el vacío oscila entre lo que es virgen y salvaje y lo
que se presenta como desocupado y disponible.”

p.p. 135 – 134


Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Desde comienzos de siglo, parece imponerse a los historiadores de Grecia una determinada
función política de Apolo, en primer lugar para la época arcaica. Además, existe una especie de
convicción compartida entre helenistas contemporáneos de que Apolo está considerado, desde
muy antiguo, como un dios cívico, que su virtud de dios ≪civilizador≫ lo cualifica para
convertirse en una potencia protectora de la comunidad de ciudadanos, cuando no de la
juventud en armas, entre el gimnasio y la asamblea.”

p.p. 141 – 142


Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“A todos, fugitivos, asesinos o fundadores, que le hacen la misma pregunta angustiada, Apolo
responde indicándoles, de forma más o menos enigmática, una dirección que tomar, un signo
que reconocer en el camino, un animal que seguir, incluso un guía humano que debería
llevarlos directamente a la meta. La palabra oracular de Delfos apunta hacia un camino,
muestra un recorrido, traza una orientación en el espacio. (…)La extrañeza del oráculo, su
forma enigmática, inauguran un recorrido incierto, cuando no imposible, cuyas vueltas y
revueltas solo el dios de Delfos parece conocer de antemano.”

Pág. 162
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Navegar siguiendo los puntos de referencia de las estrellas y constelaciones se dice en griego
astrois semainesthai o semeiousthai", expresión metafórica y proverbial que se aplica a los
viajeros implicados en un trayecto largo y solitario, sin otra guía que los signos luminosos del
cielo, los semata o semeia, esos puntos brillantes que se destacan sobre el horizonte.”

Pág. 166
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“ Aunque sin duda es el dios ≪que autoriza la partida≫, el Apolo de la Ilíada evocado como
Aphetor en Delfos conoce el arte de ≪significar≫, de semainein, verbo al que es conveniente
adjudicar una semántica ampliamente espacial englobando los sentidos concretos y pedestres
de su larga historia, como hacer un signo, ordenar, decir, querer decir, punto por punto. En el
horizonte del semainein oracular y apolíneo se imponen los sentidos: ≪indicar con un gesto≫
y ≪hacer oir≫. El espacio abierto ante semainein se ve reforzado por la plasticidad de la
noción de camino, hodos: se puede complicar una ruta, obstaculizarla, liberarla, darla,
aconsejarla (bouleuein), incluso abrirla (arkhein) enseñándola o yendo delante: hoddn
hegemoneuein y hoddn hegeisthai.”

p.p. 190 – 191


Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“El Apolo de Delfos, como exegeta autorizado, aparece por primera vez, en un decreto del siglo
v, prescribiendo que se ofrezcan sacrificios a Apolo, que se había declarado proféticamente
≪guía del buen consejo≫, exegetes ton agalhon, para los atenienses. Un ≪trono≫, un
ceremonial muy cuidado, las modalidades de distribución de las partes de carne, señalan la
instalación de un culto público en honor del Exegeta, en sentido estricto y pleno.”

Pág. 192
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Platón, a comienzos del siglo iv, va a fijar su proyecto político de refundación de la ciudad entre la
Republica y las Leyes alrededor del Exegeta y Fundador de Delfos. Los comentarios redactados por el
filósofo ateniense ponen de manifiesto desde el interior las virtudes públicas del Guía, instalado en su
santuario al mismo tiempo que las primeras comunidades políticas. La función principal del dios de
Delfos, según la Republica, es encargarse de ≪las más importantes, las más bellas, las más
fundamentales disposiciones legislativas≫, es decir, ≪las que corresponden a ias consagraciones-
fundaciones (hidryseis) de los santuarios (hiera), sacrificios (thysiai) y, en general, cultos (therapeiai), ya
sean a los dioses, daimones o héroes, así como a las tumbas de los muertos y los honores (thikai) que
hay que rendirles para que nos sean propicios. Puesto que todas estas cosas las ignoramos cuando
fundamos una ciudad (oikizein), y, si somos sabios, no escucharemos y no consultaremos (khresthai) a
otro Guía (Exegetes) que el Guía llamado ancestral (Patreios). Puesto que este dios Exegeta y Guía en
semejantes materias, este dios establecido (kathesthai) en el medio (meson) de la tierra en su ombligo
(omphalos), es el que guía (exegeisthai) al género humano≫.

Pág. 192
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“…el joven dios que reclama con seguridad el arco y la lira antes de dar sus primeros pasos,
tiene voluntad de fundar personalmente el santuario oracular del que brotara la palabra
creadora, la que autoriza la fundación creadora y duradera, ya sea un altar o un ritual, un
templo o una comunidad política, sin renunciar nunca a los recorridos en el espacio así como
en el tiempo, puesto que Apolo es el único que conoce también la precariedad de lo que esta
tan sólidamente fundado y creado.”

Pág. 195
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Sea cual sea la lectura del ritual del asesinato del buey, es el cuchillo el que aparece, en última
instancia, como el agente de lo que puede haber de asesinato en el acto sacrificial. Delfos y
Apolo son los primeros en ser advertidos de ello. Reclamar una parte de la carne para el
cuchillo y hacer su elogio en la propia mesa del señor del oráculo délfico adquiere entonces un
gran significado. No es un accidente un lapsus: los sacerdotes de Delfos siempre han hecho un
lugar, e incluso un lugar de honor, al machete. Hacen mucho más: reconocen al Degollador
como uno de los suyos, y con una serenidad tanto mayor cuanto que Apolo, de nuevo, los
entusiasma con el mismo grácil paso de su alegre entrada en Delfos.”

Pág. 206
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“De un extremo a otro del mundo griego, Apolo y Dioniso se complacen en intercambiar epítetos e
instrumentos, papeles y máscaras, cualidades y funciones sin que por otra parte se confundan. Quizá sea
alrededor del asesinato y de los efectos del asesinato donde aparece una diferencia pertinente entre estas dos
potencias tan obstinadamente cómplices. Sin duda Dioniso no es ajeno a la muerte ni a los gestos homicidas;
le gusta empujar a los y las que se le resisten hasta la locura asesina: la madre despedazando a su hijo o el
padre cortando a hachazos al suyo. La locura inyectada por Dioniso lleva hasta el asesinato, pero la sangre no
es derramada por las propias manos del dios, y los efectos del asesinato no abruman más que a las víctimas de
Dioniso, mientras que el Apolo de Sición, asesino de Piton, se ve poseído por una mezcla de locura y de
mancha; dios impuro, debe experimentar la huida, el vagabundeo, el exilio; el, dios sanador, que aleja las
plagas, se ve obligado a refugiarse junto a purificadores lo bastante poderosos para librarlo de los temores
mortales, dementes, que engendra la sangre derramada. A pesar de las Erinias, el dios de Delfos esta tan
íntimamente vinculado a los ≪asuntos de sangre≫ que aparece en Sición marcado por la notoria mancha del
asesinato, la misma que distingue en la mitología de la sangre derramada a asesinos como Alcmeon u Orestes,
ambos matricidas, y no sin la ayuda o el consentimiento del Pitio.”
Pág. 227
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Una mezcla de cólera, de deseo y de miedo enloquecido: encolerizarse se dice en griego


erinyein, un verbo tan activo en el propio nombre de las Erinias, las potencias despertadas por
la sangre derramada; ser invadido por el thymos, ser enlhymios, ser presa de miedo mezclado
con irritación, ser enloquecido y enloquecedor a su vez de su asesino con toda la fuerza de su
locura. Y es que la violencia sufrida invita a devolver la violencia.”

Pág. 229
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“En el cruce de los caminos del cuchillo y de la palabra, Apolo reina sobre lo puro y lo impuro:
≪puro exiliado del cielo≫. Dios impuro, y siempre joven, es el que, entre los Inmortales, más
se adentra en la noche. Dios pestífero, funesto y fatal, Otilios, posee el resplandor siniestro de
un astro que brilla en medio de un cielo de tinieblas. Phoibos, puro por el resplandor del Sol,
sabe cómo, en los senderos del oráculo, separar estrictamente al más impuro de su mancha
intima. Su arte extremo no es purificar, sino construir lo puro con lo impuro, mostrando
audazmente como, desde lo más informe, darse un camino sin memoria, crear el puro nuevo
comienzo de una fundación que desea considerarse duradera.”

Pág. 261
Apolo con el cuchillo en la mano: una aproximación experimental al politeísmo griego
Marcel Detienne

“Para inaugurar, para comenzar, para dar forma a tantas relaciones sociales brutalmente
igualitarias, el Fundador humano necesita la violencia, la desmesura, que son también las
virtudes del Apolo en marcha, y muchas veces a su lado. Desmesura de la palabra que se
encarga de todo lo que requiere ser instalado de forma duradera, y violencia del que se
autoinstituye como ≪Gran Exegeta≫ para el género humano, en palabra y en acto.”

Pág. 263