Vous êtes sur la page 1sur 127

-

R .
DIEGO B. GARCIJ!t MONGE

~1mmmm

ANFORA

:/'"'" º '.·~, ..l. , i


o
\").
"'

'.i y "'""'

"°-{',~~!,{\~

PANAM.A, REP. DE P.

19.37
DIEGO B. GARCIA MONGE
DEDICATORIA

"Solo los que construyen sobre


ideas, laboran para la eternidad''.
-Emerson.

En los últimos días del mes de Diciembre del año de 1929,


llegó a la ciudad de Panamá, el Dr. Arnoldo Krumm Heller, céle-
bre científico alemán, y dictó un ciclo de conferencias esotéricas
en el Instituto Nacional'. Luego el 27 de ese mismo mes, fundó
el primer Centro Rosa Cruz de Panamá, con el nombre de "Puente
Internacional," al cual se afilió un núcleo grande de investigado-
res de las ciencias esotéricas, entre los cuales figuré yo, en ese en·
tonces, no tenía las menores nociones del Espiritualismo.
La misión del Maestro Huiracocha al recorrer los países de
Nuestra América, fue santa y noble; su actuación me re·
cuerda la "Parábola del Sembrador" quien según dijo el Gran
Maestro Jesús, iba echando las semillas a su paso por la tierra,
unas cayeron en terreno estéril y murieron, en cambio otras ca-
yeron en terreno fértil y fructificaron lozanas.
Pero la culpa de que las semillas que cayeron en terreno pe·
dregoso no germinaran, no fue del sembrador, pues la intención
de él es que de todas las simientes por él arrojadas. salgan plan-
tas, arbustos y árboles llenos de vida y exhuberancia.
Hoy podemos contemplar en Nuestra América: plantas, arbus-
tos y árboles salidos de las semillas que cayeron de la mano del
Maestro Huiracocha. Sembrador de Ideas. El debe sentirse pleno
de satisfacción, de que el Gran Todo le haya permitido hacer tan
brillante labor en beneficio de tantos hermanos anhelantes de Luz.
El Maestro Huiracocha es acreedor no solo a la gratitud de
sus discípulos, sino también a las bendiciones cósmicas, pues de
acuerdo como se actúa en la vida, asimismo se hace uno acreedor
a los dones cósmicos, pues tal como se procede, asimismo se hace
uno merecedor de la recompensa o del castigo.
Todo se reduce a cumplir las lnviolabl'es e Inmutables Leyes

-3-
del Cosmos Infinito, o a violarlas; todo deRende de nuestro deseo
o libre arbitrio, pero lo único que debemos tener siempre pre-
sente es el siguiente apotegma: "HAZ LO QUE QUIERAS, PERO
ACUERDATE QUE DE TODOS TUS ACTOS TIENES QUE DAR
CUENTA".
Ahora después de siete años de estudios, ofrezco a mis
hermanos, las pnm1cias de mis investigaciones esotéricas,
compiladas en un libro el cual he denominado "ANFORA",
obra que se presenta humildemente, y sin petulancia de ninguna
especie, en el proscenio de los pueblos de habla española.
Tal vez "ANFORA" viene a llenar la finalidad que me he
propuesto, la de indicarle el sendero a muchos hermanos.
Al princ1p10 había preferido que se quedase "AN-
FORA" inédita, para que no se me tachase de vano y preten-
cioso, al querer figurar como escritor sin tener las ejecutorias
necesarias para ello, pero me he visto, compelido por fuerzas
i;uperiores a mi propia voluntad, para darla a la publicidad.

Aguardo pues el veredicto de los .lectores conocedores y


profanos, de los cuales espero indulgencia y benevolencia para
con este novel escritor, pues esta obra no es escrita por un ma-
gíster, sino por un estudiante que ha concentrado todas las poten-
cialidades de su espíritu, en la investigación de la verdad.
Como un testimonio de agradecimiento, dedico esta obra
al Dr. Amoldo Krum Heller, (Maestro Huiracocha), Comendador
de la Orden Rosa Cruz, para España, América e Islas Filipinas. A
quien si no a él podía dedicar esta obra, siendo "ANFORA"
uno de los corolarios lógicos de su misión en este planeta?

-4-
INTRODUCCION

Acoge con amor este libro, al leer sus pagmas, no lo hagas


mecánicamente, sino concéntrate en lo que encierra. Medita cada
capítulo con mística unción, procurando cada día ajustarte a sus
enseñanzas espirituales.
No leas este libro como un libro cualquiera, sino con calma,
leyendo diariamente un tema, y así su comprens10n será mejor, y
servirá de sedante para tu espíritu, el cual sin duda alguna está
ansioso de liberación.
La libertad únicamente la adquirirás el día feliz, en que todas
las pasiones morbosas de tu espíritu, las tengas avasalladas a tu
Ego Interno, a tu Soberano Yo Soy.
Solo cuando logres la perfección espiritual podrás decir: -Yo
soy libre, pues yo hago mi soberana voluntad, soy sereno, imper-
turbable y la bestia no me domina a mí, sino por el contrario, yo
soy dueño absoluto de mi propio ser por la soberana fuerza de m1
voluntad.
Hermano lector, cuan feliz te sentirás el día que logres rom-
per las férreas cadenas que te aprisionan, y te privan del más
preciado bien, la libertad.
No tengas jamás de la libertad, el erróneo concepto de que
entre más rienda suelta se le dan a las pasiones, entre más líber·
tino sea un hombre, entre más odia y envidia, entre más violento
y orgulloso sea el individuo, más libre es. Están equivocados aque·
llos que de tal manera pieman 1
Trata de compenetrarte de lo que comtituye la genuina liber·
tad, lo cual convierte a los hombres en ~eres superiores, y así no
te quedarás estancado como hasta ahora lo estás!
Concentra todo tu ser en el dominio de la voluntad, y luego
lo demás se te dará por añadidura.
NOTA:
''ANFORA" es un libro especialmente dedicado aquellos m·

-5-
dividuos que no tienen nociones de las Ciencias Esotéricas, aquellos
seres que permanecen aprisionados en la malla de sus pasiones,
para los que teniendo ojos y oídon, no ven ni oyen, porque el
materialismo los tiene subyugados.
Los temas han sido ordenados de tal manera que el apren-
dizaje sea gradual, comenzando con cuentos esotéricos, hasta lle-
gar a las cuestiones trascendentales de la vida humana en sus re-
laciones con Dios.

Hermano, que la luz divina penetre hasta las interioridades


de tu espíritu, para que puedas salir del estado en que actual-
mente te encuentras.

- (J --
DISCURSO

De la fundación del "Centro Hermanos de la Luz"


Señores:
He reunido esta noche a un selecto grupo de mis mejores
amigos, con el objeto de fundar un centro de estudios esotéricos
que tendrá por nombre "Hermanos de la Luz".
Desde hace algún tiempo he estado meditando sobre la con-
veniencia de la fundación de este centro, para poder así cumplir
con una de las misiones que me he impuesto mientras dure la vi-
da en mi organismo.
Les enseñaré la manera de despertar el subconsciente, de evo-
lucionar sus espíritus, para que así puedan llenar mejor su fina·
lidad en este planeta.
"Los Hermanos de la Luz", nos dedicaremos a amplios es-
tudios e investigaciones esotéricas para beneficio nuestro y de la
humanidad.

Desde la más remota antigüedad, han existido agrupaciones


similares a la que felizmente establecemos hoy 27 de Enero de
1935. Los sirios, los caldeos, los persas, los incas, los mayas, los
indostanes y los egipcios, fueron grandes investigadores de la Fi-
losofía Natural, y de los poderes latentes en nuestro Ego subcons-
ciente.
Estos centros de estudios generalmente llamados escuelas ini-
ciáticas, desde la antigüedad hasta nuestros días, han luchado por
el mejoramiento de los hombres en todas las fases de su vida, y
principalmente por l'a parte espiritual.

Para lograr la evolución espiritual y material. no sólo basta


el estudio de libros y las meditaciones sobre los insondables mis-
terios del Más Allá, es necesario ajustar la vida a la más sana
moraf, a las prácticas del bien por el bien mismo, sin esperar re·
compensa y principalmente a la práctica contínua de los ejerci-
cios que se aprenden en las escuelas iniciáticas, llamadas así por·

-7-
que conducen a los discípulos hacia la Iniciación, o sea la meta
ideal, a la cual aspiran todos los estudiantes de ocultismo de todas
las escuelas.
Estos eJerc1c10s espirituales, especialmente las palabras lla-
madas mantrams, no se encuentran en ningún libro. Para tener co-
nocimiento de tales prácticas, es necesario afiliarse a una escuela,
donde los directores le trasmiten verbalmente y bajo la gravedad
del juramento, lo que no se puede escribir.
Las escuelas iniciáticas desde la antigüedad hasta nuestros
días, han venido guardando como sagrados tesoros, determinadas
palabras secretas, que al ser vocalizadas en la forma inClic-ada por
los Maestros, producen una vibración en el Cosmos.
Estas vocalizaciones tomadas del Gran Arcano son general-
mente llamadas mantrams, que al ser pronunciadas, producen no
solamente una reacción física y espiritual en el Cosmos, sino prin-
cipalmente en los cuerpos físicos y espiritual de quien vocaliza.
En los mantrams vocalizados, encontrarán los estudiantes la
clave segura para el desenvolvimiento psíquico, el despertar del
Ego Interno o sea el subconsciente.
Por el materialismo que ha dominado a los hombres, la ma-
yoría ha perdido las más hermosas facultades: la vista y el oído
espirituales y principalmente el verbo divino, o sea la lengua con
la cual los primitivos hombres se comunicaron con la Divinidad.
Unos de los primordiales fines del esoterismo, es encontrar
la Palabra perdida, la cual sólo llegan a poseer los Iniciados, <>
sea aquellos seres que han logrado su completa evolución y puri-
ficación espiritual.
Para lograr el despertar de lo dormido, la poderosa radiación
del Poder ·Personal, es necesario ajustarse a las sagradas prácti-
cas: los mantrams vocalizados y a seguir el sendero de una vida
santa, pura y buena y lograremos así algún día encontrar el Verbo
Divino.
Mientras permanecemos atados a la envoltura carnal, debemos
preocuparnos simultáneamente por nuestro espíritu y por el cuida-
do de la materia.
Los extremos son los malos, ni ser excesivamente espiritualis-
tas, ni completamente materialistas. Porque si por preocuparnos
exclusivamente de los asuntos espirituales, no nos preocupamos de

-8-
la materia, nos perjudicamos grandemente. Así también sucede si
únicamente enfocamos nuestra vida a rendirle tributo a la mate-
ria, nos colocamos entonces en el mismo nivel de las bestias.
Por consiguiente convirtamos nuestras vidas en una balanza,
procurando siempre guardar el equilibrio; para ello no debemos
inclinarnos ni hacia un lado, ni hacia otro, y sí preocuparnos de
ambos platillos de la balanza, . pero moderadamente.
Si seguimos esa línea de conducta lograremos la armonía cós-
mica, que nos hará aptos algún día para lograr la Iniciación, smo
en esta vida, en alguna posterior.
Confío en que desde hoy en adelante, todos los aquí reuni-
dos, procuraremos ajustarnos a ios preceptos del equilibrio, para
ponernos a tono con el Gran Diapasón del Cosmos, y en íntima
comunión con el Gran Todo, y así lograremos la felicidad suprema 1
He terminado
LA CAIDA

En un pintoresco pueblecito llamado Fuenmayor, v1v1a un an·


ciano cuya edad estaba muy cercana a la centuria, sus sienes es·
taban adornadas de un fino y plateado cabello lacio; siempre afei·
tado de un color amarillento, la frente surcada de profundas arru-
gas, ojos muy hundidos y de mirar triste, denotando un profundo
sufrimiento de su espíritu.
Hasta el menos observador podía darse cuenta de que su fi.
sonomía era el reflejo de hondos pesares, de súbitas congojas. Era
nuestro protagonista Demetrio Gómez, habitaba solitario como un
asceta, un rancho de paja embarrada y con piso de tierra apiso·
nada.
Por mobiliario sólo tenía un catre, dos antiquísimos taburetes
y una rústica mesa ~n la cual se veía una linterna oxidada.
0

Debía su existencia actual a la caridad de los generosos ha-


bitantes de Fuenmayor, quienes no podían permitir que cerca de
ellos viviese nadie que no tuviese un pan que llevarse a la boca,
un abrigo para su cuerpo y un rancho para protegerse de las in·
demencias del tiempo.
La vida del anciano Demetrio Gómez era un misterioso enig-
ma para los buenos vecinos del poblado, pues aún cuando de con·
tínuo había sido acosado sobre su pasado, él permanecía guardan·
do el más profundo de los silencios y se le veía inmediatamente la
alteración del rostro. -
Lo único que se sabía de él, era que hacía veinticinco años que
habitaba el pueblo, y que había sido recogido sin sentido, tirado
en · la carretera, desfalleciente y con una debilidad extremada. Por
señas había pedido alimentos, pues el hambre tan prolongada, le
había quitado hasta el aliento para articular las palabras.
Un día se puso malo el anciano Gómez, a tal punto que no
pudo levantarse más del catre, fué a tacado de parálisis. Sufría con
estoicismo las duras pruebas, los horribles dolores físicos y espiri-
tuales a que había sido sometido.

-10-
Era ya su vida como la luz de una bujía que se estaba ex.
tinguiendo paulatinamente. El día que presintió que su muerte es-
taba cercana, tuvo enormes deseos de dar a conocer a los buenos
vecinos d-e Fu en mayor el misterio de su vida. Hizo que le traje-
ran a un grupo de jóvenes del lugar, para comunicarles la historia
y dió comienzo a su interesante relación en los siguientes términos:
--Ví por primera vez la lui. del día en Villa Real, una alde-
huela metida entre enormes riscos y de altísimas montañas, cuyas
cumbres estaban coronadas de nieves perpetuas.
Fueron mis padres dos modestos aldeanos dedicados al pasto-
reo de animales, Manuel Gómez y Lucinda Sánchez~ Apenas fuí
grandecito me fueron iniciando en las rudas faenas del campo. Yo
era hijo único de esa pare1a de sencillos y buenos pastores-agricul-
tores.
Tenía desde mis más tiernos años de la infancia una tristeza
y una inconformidad únicas, me sentía mal con mi humilde situa-
ción. Había asistido a la escuelita de Villa Real, y había logrado
pasar todos los grados, y superado en rudimentariós conocimien-
tos, aún al mismo viejo maestro, pues como era monaguillo de la
Iglesia de mi pueblo, el señor cura, reverendo don Elías González,
me daba algunas instrucciones, y me permitía que devorara con
avidez los libros de su magnífica biblioteca.
La lectura de tantas obras era mi solaz espiritual, mi refugio,
pues así me transportaba en alas de la imaginación hacia los luga-
res que ambicionaba conocer. Yo ardía en deseos de ir a la capi-
tal para ser iluminado con la luz de la civilización, deseaba sabi-
duría, riquezas y altos honores, pues no me encontraba en mi am-
biente viviendo en un pueblecito, y por añadidura pobrísimo, ha-
bitando un humilde ranchito de paja con piso de tierra, muy pare-
cido a este donde he pasado los últimos años de mi vida.
Cuando ya había cumplido los diez y seis años, me dirigí a
mis padres y les comuniqué que deseaba irme a la capital a tra-
bajar, para ver si así podía prosperar. Ellos sufrieron y lloraron
por mi determinación, pero al fin tuvieron que aceptar.
Una mañanita, cuando empezaba a asomar su sonriente cara
Febo, me eché un at<tdo a la espalda con mis pocos enseres, y lle-
vando un regular bastimento preparado por mi buena madre.
Me foí a pie con direcá)n ha~ia un nuehlo vecino aue esta-
ba a cuatro horas y por donde pasaba el ferrocarril que iba a la

-11-
capital. Portaba unos cuantos pesos que me habían regalado m1 pa-
dre, el señor cura y mi padrino, total tenía suficiente para pagar
el pasaje de tercera en el tren, y unos pocos centavos para llegar
a mi destino.

El futuro no me asustaba, con gran valor emprendí la mar-


cha hacia lo desconocido, hacia las maravillas que sólo había vis-
to en los libros y en los periódicos que leía en la biblioteca del pa-
dre González.
Llegué al fin a la ansiada capital, la de las luces maravillo-
sas. Al llegar al andén, fuí arremolinado por la multitud que de-
seaba salir, puse luego por primera vez mis pies sobre las pavi-
mentadas calles de la urbe; seguí caminando a la buena de Dios,
desorientado como es natural, caminé hasta sentirme cansado, mi
cuerpo no resistía más y obté por sentarme en una banca de una
plaza pública.
El jardinero al contemplar mi humilde figura pueblerina, se
dirigió a mí poco más o menos en estos términos:

-Ola chico, seguro que eres del interior, y has venido aven-
turar sólo, lo cual deduzco del atado que tienes en tus espaldas.
---Sí, respondíle yo, he venido a buscar trabajo.
-Qué feliz eres muchacho, pues precisamente voy a llevarte
a un hotel donde necesitan un mozo de servicio.
Inmediatamente emprendimos la marcha hacia . el Hotel Auro-
ra donde fuí aceptado.
Sirviendo en el referido hotel, pude relacionarme con el Di-
rector de una Escuela Secundaria Nocturna, a quien expresé m1
deseo de continuar mis estudios.
Don Rubén Martínez, el Director del Instituto Nocturno, in-
mediatamente me dijo que fuera a matricularme esa misma noche,
que la matrícula era gratuita, así como también la enseñanza, pues
el plantel era sostenido por el Estado.
Seguí el consejo y me matriculé en el primer año y tuve un
éxito enorme, y pasé al año siguiente al segundo año, y había con-
seguido una colocación más decente, era dependiente en un alma-
cén de artículos de lujo.
Así en esa forma continué mis estudios hasta coronarlos con

-12-
el Diploma de Bachiller en Humanidades. Desde ese momento mi
mayor deseo, fué estudiar Derecho y felizmente llevé mi propósi·
to a la práctica, pues ingresé a la F acuitad Nocturna de Derecho,
viéndome cuatro años más tarde poseedor del título de Doctor en
Derecho y Ciencias Políticas, especializado en Derecho Interna-
cional, mi tesis de grado estuvo basada en: "La Soberanía de las
Naciones Débiles".
Luego puse mi bufete de abogado en una de las calles más
céntricas de la ciudad, con una suerte tan grande, que me llovie·
ron los clientes, rápidamente hice una sólida fortuna, adquirí por
consiguiente la posición social que proporciona la riqueza, estaba_
de fiesta en fiesta, y me casé con una dama de la alta sociedad,,
Sin esperarlo yo, fuí sorprendido gratamente con mi candida-
tura para Diputado a la Asamblea Nacional. teniendo un éxito enor·
me en las elecciones con una cantidad abrumadora de votos, que
me dieron derecho a ocupar una curul de representante de mi Pro-
vmc1a.

Poco a poco mis sueños de nmo se fueron realizando. El Go--


hierno en reconocimiento a mi capacidad en mi especialidad, me
honró varias veces con representaciones diplomáticas en países ex-
tranjeros, viajaba y vivía como príncipe, todo lo deseable lo tenía:
la instrucción, la riqueza, la posición social y los honores.
Bien pronto me olvidé de mi humilde y obscuro origen, no
me volví a acordar de mis sencillos padres que murieron de pesar,
por mi proceder tan canallesco, fuí déspota y malo con los po-
bres ·-y con todos los inferiores.
Pero aún tenía que subir más en mi carrera, fuí nombrado
Ministro de Relaciones Exteriores, esto me infló más mi ~oberbia.
Pero lo que me hizo ponerme como un pavo sin acordarme de fas
feas patas, fué cuando me honraron con la Primera Designatura
a la Presidencia de la República, y mucho más todavía cuando
por fallecimiento del Presidente Titular, me cupo el honor de SU··
derle en el cargo, saboreando los honores inherentes al e1ercrc10
del mando supremo de la República durante tres años.

Mi dinero y mi poderío lo utilizaba para hacer el mal pero


bien pronto me sobrevino la caída, que yo he recibido como un
castigo merecido. Mi esposa murió, así como también mis hiios,
quedé luego en la ruina económica y fuí descendiendo en la esca-
la por la cual había ascendido, hasta llegar a la indigencia y me

-13-
vme a este país fronterizo con el mío donde nadie me conociera
y vivir ignorado, llevando el peso de mis propios yerros y el su-
frimiento que estos me proporcionaban, no me rebelo con la apli-
cación de la inexorable e inviolable Ley de Compensación.
He referido mi historia para que sirva de ejemplo a la juven-
tud que se levanta plena de ideales, para que no les vaya a pasar
lo que me ha sucedido a mí. Para terminar hijos míos, voy a co-
municarles también la lección que he recibido con mis propias ex-
penenc1as:
Cuando un hombre de nacimiento humilde de pronto y sin te-
ner su espíritu el grado de evolución necesaria, se ve encaramado
a las altas esferas de la intelectualidad, la riqueza, la posición so-
cial y los altos honores, se trastorna, le da el vértigo de la altura.
Es como un caballo ciego desbocado, corriendo como un tor-
bellino, dándose golpes con los obstáculos del camino para preci-
pitarse luego sobre el abismo.
Así son los hombres cuando sin estar templados sus espíritus,
adquieren un mejoramiento insólito, corren vertiginosamente, ciega-
mente y se hunden en el cieno de las pasiones que avasallan su
YO SUPERIOR, creen que todo lo merecen, son vanidosos, fatuos,
crueles con los inferiores, caen en las garras de los vicios más fu ..
nestos, e1ítonces pierden el grado de evolución que habían alcan-
zado y tienen que volver a empezar el ciclo de reencarnaciones ne-
cesarias.
Meditad hijos míos sobre mis palabras y así os esforzaréis por
preparar vuestros espíritus simultáneamente con la materia, para
que en caso de que logréis el bienestar, no os pase lo que desgra-
ciadamente me ha pasado a mí, que he tenido una caída terrible.
Que la paz espiritual sea con Uds.
Pocas horas después murió el anciano doctor Demetrio Gómez.

-14-
LA VIDA

La luz argentada rielaba sobre las aguas del Lago Azul, una
humilde barquichuela bogaba sobre sus apacibles y serenas aguas;
dos blancas velas izadas, henchidas por el viento, impulsaban rá~
pidamente el bajel.
Tripulaban la embarcación un venerable anciano de barba pla-
teada, y dos mocetones fornidos; uno de ellos piloteaba y el otro
estaba pendiente del velamen. El anciano padre de los mozalbetes.
contemplaba las maniobras de sus hijos, sentado en un banco.
De vez en cuando se dirigía a sus hijos con voz pausada.
-Hijos míos, así como esta frágil navecilla cruza las aguas del
Lago Azul, unas veces impulsada por el viento y otras por el es,.
fuerzo de Uds. al hundir sobre las aguas los remos, así también es
la nave de nuestra existencia terrenal, unas veces somos impulsa-
dos de un modo y otras de otro.
-Hay épocas de la vida, en las cuales somos impulsados sin
esfuerzo alguno de nuestra parte, viento en popa a toda vela y
alcanzamos cómodos y seguros refugios. Pero en otras ocasiones,
tenemos que luchar a brazo partido con los obstáculos que se pre-
sentan, y tenemos que usar con mucha frecuencia los remos para
poder avanzar en el sendero de la vida, para alcanzar la cima de
nuestros ideales.
-Yo mismo soy un ejemplo fehaciente de lo que acabo de
exponerles, mi plateado cabello es testigo de las épocas tempestuo-
sas de mi vida, así como también las épocas de bonanza.
-Cuántas alegrías y cuántas desventuras he tenido! Al prin-
cipio me amilanaban las tormentas, los obstáculos y las puntia.
gudas espinas, que se clavaban en mi carne cuando transitaba cier-
tas veredas, y a veces lloraba como un niño ....
-Pero luego, llt:gó a mi espíritu la fortaleza necesaria, la se-
rie de casos análogos me sirvieron de mucho, pues acicatearon mi
espíritu, lo tonificaron y saqué fuerzas de flaqueza para contem-
plar imperturbable los escollos y tormentas.

-15-
-Asimismo he visto con la misma tranquilidad espiritual, los
pequeños mosaicos de felicidad que balancean los quebrantos y dolo-
res humanos.
-Uds. hijos míos son mosaicos o retazos de mi felicidad, son
dos faros que iluminan mi corazón y le proporcionan brincos juve-
niles de alegría, Uds. son suave lenitivo para calmar bs dolores
que he sufrido, son dos ramas, dos prolongaciones de mi persona-
lidad terrestre.
Los jóvenes oían embelesados las palabras de su padre, cuan-
do de pronto cesó el viento y tuvieron que recurrir a los remos.
Indinaban sus cuerpos hacia adelante y hacia atrás, hundiendo los
remos en la plateada agua del lago, sus músculos se contraían, por
suerte, les era mucho más fácil avanzar, porque bogaban en un
lago y no tenían inconveniente de las corrientes que tienen los ríos.
Qué belleza de paisaje lunar! La exhuberante y lujuriosa ve-
getación de las riberas, tenía con los pálidos rayos de la luz de la
Luna, una tonalidad azulada. Un encanto mágico tenía el panora-
ih~. propio para el pincel de un artista, propio también para ser
cantado en las suaves endechas de un soñador poeta.
El mozalbete que remaba en la proa pegó un grito estridente:
-Atención! un enorme tronco emerge de las aguas, timonea
bien para que no vayamos a estrellar o a volcar!
Con una rápida maniobra, que denotaba la pericia del pilo-
to, pudieron librarse del escollo que se les había: presentado.
El anciano padre había tenido un prolongado silencio, debi-
do a una completa abstracción de todo lo que le rodeaba, volvió
en sí, parecía como s1 despertara de su ensimismamiento, sacó el re-
loj y dijo:
-La una de la mañana, dentro de un cuarto de hora llegare-
mos al lugar de nuestro destino.
Y así fué, al cuarto de hora amarraron la canoa a una alma-
dí~ que hacía las veces de muelle, e inmediatamente saltaron a
tierra.
Cuando llegaron, el viejo los condujo a una casa cercana, y
con los nudos de los dedos, dió tres golpes y dos después.
Acto seguido se abrió una ventanilla de la puerta y oyó
una voz del interior que decía:

-16-
--Qué deseáis?
-Luz, respondió el anciano, vengo con mis hijos y dos guías.
-Para qué deseáis la Luz?
-La deseo para ver con los OJOS del espíritu la grandeza de
Dios.
--Si es así podéis pasar. Abrió una hoja de la puerta y per·
mitió a todos el acceso. .
El Guardián de la enb·ada dijo:
--Sigan por el corredor de la derecha, al final hay otra puer-
ta, donde permanece un Guardián custodiándola, el también les
pedirá las palabras de pase.
Siguieron las instrucciones al pie de la letra y al llegar a la
segunda puerta, die!on siete pausados golpes. Abrióse una venta·
nilla y el Guardián les dijo:
-Por qué osáis introduciros hasta este recinto?
A lo cual respondió el anciano:
-Una sagrada misión nos trae, Eleusis nos llama.
Podéis pasar dijo el Guardián.
Al pasar el segundo umbral, vieron a sus pies una escalera
de caracol hacia abajo, que conducía a las cámaras subterráneas.
Todos bajaron sin ninguna dificultad.
Pero abajo se encontraron con un verdadero laberinto de co-
rredores, no sabían a dónde encaminar sus pasos, entonces fué
cuando vinieron a actuar de veras los guías, los cuales vendaron
cuidadosamente a los jóvenes y no al anciano porque ya era co·
nocedor de esos misterios. Siguieron avanzando con la ayuda de
los guías, y llegaron a una cámara espaciosa, donde siete fornidos
hombres armados hasta los dientes les cerraron el paso. El jefe de
los Guardianes se dirigió a los que habían llegado y les preguntó
como se habían atrevido a profanar ese sagrado recinto.
Uno de los Guías respondióle:
-Nuestro objeto es arrojar en el Fuego Purificador a dos
neófitos, que anhelan la Luz.
-Entonces podeis pasar, respondiole el jefe de los Guardianes.

-17-
Al fin llegaron a la Sala Máxima, donde estaban congregadas
varias personas. Al llegar a este lugar el anciano fué acogido con
demostraciones de gran júbilo y ocupó el lugar que le correspon-
día al lado de sus hermanos. Sus hijos se quedaron vendados en
medio de la sala, donde se respiraba un ambiente de recogimien-
to y unción espiritual.
Inmediatamente se acercó a los jóvenes, unos de los congrega-
dos que parecía el Jefe, llevaba una hermosa espada en la mano
derecha, hizo que les despojaran de sus vestiduras superiores a los
neófitos, quedando desnudos de la cintura para arriba.
Luego colocó la espada sobre las espaldas de los jóvenes y les
preguntó que habían sentido. Simultáneamente dijeron los dos her-
manos:
-Hemos sentido un frío que nos ha calado hasta los huesos.
El Maestro tomó una esponja llena de agua, y la exprimió en
las espé!ldas de los neófitos, luego con una descarga magnética de
sus dedos, hizo que los jóvenes sintieran un calor abrazador.
Pinchándoles con la punta de la espada por el costado dere-
cho, el Maestro les habló así:
-Aun es tiempo de que retrocedais, pero os advierto que ae-
reis hombres perdidos, si revelais alguno de nuestros secretos. Si
estais realmente interesados en evolucionar podemos continuar.
Los dos hermanos contestaron inmediatamente a un mismo
tiempo:
-Nunca echaremos pie atrás ante el sendero del saber ...

Entonces el Maestro hizo que los neófitos vieran con los ojos
del espíritu una palabra escrita con caracteres de fuego, y les dijo
que con la vocalización de esta palabra, darían los primeros pasos
en el periodo infantil de los estudios ocultos.
Inmediatamente les quitaron las vendas que cubrían su~ ojos
materiales, y fueron deslumbrados con el brillo de la luz del sacro
recinto.
Luego el Maestro habló en los siguientes términos :
Caros hermanos míos: -
En la vida material en que estamos envueltos, se nos ha da-

-18-
do siete m1c1aciones distíntas, de acuerdo con la m1s1ón que cada
individuo tiene que llenar, y de acuerdo con su evolución.
Deseais ser útiles en la vida? Queréis ser grandes evolucio-
nados, dueños de todo lo bueno y de todo lo que ha de serviros
para salir de vuestro martirio continuo, de todos los sufrimientos
que os hacen padecer, de lo que oprime vuestras almas? Lo cual
os lleva muchas veces a la desesperación, lo cual sentís más ho-
rrible con las penalidades materiales.
Esa materia sensible de vuestro cuerpo, que os mantiene en
todos las corrientes fluídicas de la Naturaleza, la Madre Creado-
ra, la que os enseñará por medio de cualquier iniciación la ver-
dad del éxito, ~1 triunfo benefactor, la gracia generadora.
La INICIACION, son senderos que conducen a un mismo lu-
gar, pero por diferentes obstáculos, para probar vuestro valor, pa-
ra probar vuestra fe, vuestra confianza en vosotros mismos, vues-
tro amor!
Estais en el mar de la vida, en la barquilla frágil de vuestra
existencia, navegad con valor hacia la tierra fértil, que con poco
esfuerzo ha de daros vuestra existencia, vuestro bienestar, vuestra
firmeza, vuestro cómodo y tranquilo reposo.
Que así sea hermanos ...

-19-
AUREA LUX

Detrás de unas escarpadas montañas, retirado del mundanal


ruido, vivía un viejecito, quien en su primera juventud había te-
nido una disipada vida, apurando hasta las heces la copa de la
orgía, y también tenía en su haber una serie de actos malos efec-
tuados en detrimento de sus prójimos.
Cuando ya cansado de tan azarosa vida infructuosa, a los
cuarenta años se decidió apartarse del mundo, a un lugar solitario
metisJo entre montañas, donde pudiese estar a solas con su con-
ciencia. Deseaba meditar, reflexionar sobre su pasado, para po-
der purificar su espíritu aRtes de separarse de su envoltura carnal.
Aun cuando habría podido construir una casita de madera pa-
ra vivir, el individuo que deseaba recapacitar, prefirió habitar una
caverna abierta en las rocas por la propia Naturaleza.
Desde los primeros días de su instalación en la caverna, hizo
profundas meditaciones, comenzó por hacer una mirada retrospec-
tiva, empezando desde los años de la infancia hasta los cuaren-
ta años.
Todas sus actuaciones pasaban sobre su mente como una cin-
ta cinematográfica, no perdiendo ni los menores delalles. En ese
estudio y recuerdo del pasado, vino a darse cuenta de lo que vale
una vida ordenada, y no tan mala, tan materialista, tan llena de
manchas como la de él.
Sufría lo indecible por los actos malos efectuados, elevó su
espírÍtu a la Divinidad y en esa concentración y abstracción total
que había logrado, sintió una voz extraña que le dijo :-Compla-
cidos estamos los Guías de la Humanidad por tu sincero arrepen-
timiento.
-Abrió los ojos y no vió a nadie, se sobresaltó un poco por
este insólito y raro fenómeno, y se dijo: --Será ilusión mía?
Pero pudo comprobar inmediatamente que no había sido ilu·
s10n sino realidad, pues la misma voz de un ser invisible le respon-
dió :-No, convéncete de que es realidad,' desde hoy comenzará
una nueva época para tí, llegarás a poseer conocimientos que en
ningún libro podrás encontrar.
lnmediatam~nte vió una claridad en la caverna y con letras
de fuego, pudo- apreciar claramente una palabra compuesta de
vocales. Volvió a oir la voz que le dijo esta vez:-Has visto esa
palabra? En ella tienes la clave para tu propio desenvolvimiento.
Vocaliza esa palabra que te doy en la forma que mentalmente te
voy a sugerir, practica este ejercicio diariamente, y pronto nota-
rás con sorpresa un cambio notable en tu persona. Cuando logres
despertar el subconsciente, podrás contemplar no solamente tus
acciones efectuadas en esta vida, sino también en las vidas suce-
sivas que has tenido.
La persona a quien venimos refiriéndonos se quedó encanta-
da con tal comunicación, que jamás, nunca soñara. Practicó la
vocalización tal como se lo indicara el Guía o Maestro Invisible,
y al hacer vibrar las vocales notó asombrado el despertamiento in-
m~diato d~ muchas facultades que tenía latentes o dormidas, pudo
inmediatamente ver a la persona que le daba las instrucciones.
El Maestro sonreía ... Y continuó hablando así :-Tienes que
saber que por mí' te encuentras en el primer peldaño que te con-
ducirá al perfeccionamiento de tu espíritu, a la Iniciación ... .
Ahora lo demás dependerá de tí, de tu constancia en las prác!icas .. .
-Con esa clave podrás conocer el misterio de la vida y po-
drás darte cuenta de las sucesivas reencarnaciones que has teni-
do. Medita sobre lo que te he dicho y verás que lograrás el des-
pertamiento de poderes ocultos o sobrenaturales.
Poco a poco la diáfana luz que despedía el Maestro, se fue
apagando hasta desaparecer completamente, dejando solo una es-
tela perfumada y la caverna llena de ~ahumerios de incienso.
El individuo que había recibido las instrucciones, había sido
cargado del magnetismo del Guía y sentíase Hacer a otra vida,
jamás sospechada por él.
Durmióse profundamente, durante su sueño o transición tem-
poránea del espíritu, tuvo nuevas revelaciones y profundas ense-
ñanzas del Maestro que había sido encargado para guiarlo por el
sendero de la Luz Eterna y de la Verdad, el que estaba encarga-
do de poner su espíritu en Comunión. y Unidad con el Espíritu
Universal, el principio del Ser y del no Ser, la Soberana Grandeza
de Dios.

-21-
Apenas despertó al día siguiente, elevó su pensamiento a la
Divinidad y agradeció la oportunidad inesperada que se le propor·
ciQrilÍba para el desenvolvimiento de su Ego Interno; practicó los
ejercicro; indicados, haciendo así una concentración magistral.
Siguió así practicando con ahinco y constancia las instruccio-
nes y pronto pudo poseer los Siete Misterios Menores, que lo fal-
cultaron para pisar el primer peldaño de los Siete Misterios Ma-
yores o sea llegar a la Etapa Final, la Iniciación y ser un nuevo
Maestro o Guía de la Humanidad.
Ya tenía veinticinco años de vivir en el retiro voluntario en
la solitaria caverna. Por su firmeza y con la ayuda de los Maes-
tros, había logrado la Iniciación.
Cada vez que tenía deseo de hacerlo, dejaba su materia en
1eposo en la caverna, y se iba a los sagrados templos de la Tierra
y del Espacio, poniéndose en contacto con Maestros vivos y desen-
carnados, con los que hacía poderosos trabajos en beneficio de la
Humanidad.
De todas partes llegaban individuos ávidos de conocer al vie-
jecito Maestro, para tener la felicidad de recibir sus instrucciones
y conse1os.
Muchas simientes de las arroiadas a los visitantes de la Gru-
ta del Maestro, como se solía llamar, fructificaron, pues habían
caído en terreno apropiado, dando por resultado que muchas per-
sonas solicitaran la iniciación en esos misterios de la vida.
Como el Maestro sabía leer en los corazones de los hombres
como si fuese un libro abierto. conocía perfectamente quienes eran
dignos de recibir el beneficio de conocer esos arcanos.
Fueron centenares de personas las curadas o aliviadas de sus
males, por la influencia terapéutica que poseía el Maestro de la
Gruta. Paralíticos. lázaros, locos, y de muchas otras enfermeda-
des al llegar a su presencia, eran librados de sus dolencias. T am-
bién hacía curaciones a distancia, a personas a quienes les era
materialmente imposible ir a su presencia.
Cuando el Maestro cumplió el centenario de su nacimiento,
había llenado con creces su misión en la Tierra. Una noche co-
mo de costumbre, se acostó y se durmió y plácidamente cortó el
finísimo hilo de plata que ataba su espíritu a la envoltura carnal.
y fue a unirse con los espíritus purificados y de gran evolución,
que siguen actuando y dando instrucciones aún después de desen-
carnados.

-22-
UN SUEÑO INTERESANTE

Un amigo mío me refirió un interesante sueño que tuvo,


el cual inserto en "ANFORA", por considerarlo de utilidad,
pues me facilita los medios de difusión amena de las enseñanzas
esotéricas.
Comenzó así:
-Eñ una mañana lluviosa emprendí un via]e a pie y descal-
zo, aI principio caminé por un sendero pantanoso que me impedía
avanzar rápidamente como era mi deseo más ferviente. Por fuer•
za tenía que ir despacio, porque a medida que caminaba me iba
hundiendo hasta las rodillas en el fango, pero no por eso desistí
de mi intento de seguir mi viaje a un rumbo completamente des·
conocido para mL
Luego tuve que atravesar una laguna, cuyas aguas unas ve•
ces me daba a los tobillos, y otras a las rodillas, la distancia que
tenía que atravesar para ganar la orilla opuesta era enorme, pero
no me desanimaba, sino por el contrario seguía avanzando; al fin
llegué a la otra rodilla, donde me esperaba un camino pedregoso,
y a ambas orillas se veían enormes pedregones volcánicos.

Si encontré dificultades para atravesar el pantano y la lagu·


na, al llegar al camino de piedras fue peor porque me martiriza-
ban los pies. En esta parte de mi caminata como es natural, iba mas
despacio aun, mis pies adoloridos y heridos por las piedras sangra•
ban, pero a pesar de ello no me amilanaba, proseguía mi marcha
y sacaba fuerza de flaqueza, pues tenía la esperanza de encon-
trar un camino mejor donde no sufriese tanto.
Después de tanto caminar por las piedras encoQtré un yerba-
tal muy grande. con una yerba mojada y tan alta como un hom-
bre, ya podía avanzar un poquito mas rápidamente que en las
piedras, porque no me seguía hiriendo los pies, nada mas que te·
nía que ir despejando mi paso, abriendo la yerba con ambas ma-
nos, logrando al fin salir del yerbatal.
Apenas había dejado los últimos manojos de yerbas, se me

-23-,..
presentó a m1 vista un enorme mar de arena, había un sol abrasa-
dor, calcinante. las arenas del desierto estaban calientísimas y que-
maban las plantas de mis pies. Pero si me detenía era peor por-
que sentía más calor y se me quemaban los pies.
Esa marcha dura y difícil a través del de:oierto duró para
mí una eternidad, pero al fin logré reponer mis energías en un pe-
queñísimo oasis, donde habían unas cuantas palmeras de dátiles,
que sirvieron para aplacar mi hambre, y las aguas de un pequeño
arroyuelo aplacaron mi sed ardiente.
Proseguí mi marcha por el desierto y poco después me encon-
tré caminando en una hermosa llanura, cubierta de un suave mus-
go fresquísimo y de color de esmeralda. Ahora si podía cammar
con rapidez, porque no había nada que me lo impidiera.
En los confines de la llanura se divisaba una loma, pronto es-
tuve cerca de ella y pude apreciar que había arriba una cabaña
y me dió por subir allá. Al llegar a la parte superior de la loma,
lo primero que vi fueron siete gansos de inmaculada blancura, que
graznaban alarmados tal vez por mi presencia. Me encontraba ex-
tasiado en la contemplación de los gansos, cuando en eso salió de
la cabaña un venerable anciano blanco de ojos azules, y de una
luenga barba nevada.
En el semblante del anciano, en su mirada franca noté la sa-
tisfacción que le producía mi presencia, y me dirigió la palabra
pero en una lengua completamente extraña para mí, por sus ade-
manes deduje que me invitaba a pasar a su cabaña, y así lo hice.
Todo estaba en orden dentro, la limpieza era el sello peculiar. Ha-
bía un catre. una mesa rústica y dos taburetes. Apenas hube en-
trado me obsequió con frutas, y luego me desperté con la firme
convicción de haber sido real todo lo visto y sucedido durante mi
sueño.
Este sueño es una alegoría simbólica de la vida del hombre,
y muy especialmente se adapta a los e5tudiantes de ocultismo, quie-
nes al principio encuentran enormes obstáculos para avanzar en el
sendero de la luz, pero si tienen paciencia y no se acobardan con
las pruebas, logran su fin anhelado. el despertar de lo dormido, el
dominio absoluto de los tres cuerpos que i!ltegran al hombre, en
fin la purificación espiritual. la INICIACION en los Arcanos de la
Vida.

-24-
EL EQUILIBRIO

Todo debe llevarse equilibradamente, nada debe hacerse en


exceso porque la extralimitación, trae consigo grandes perjuicios.
El hombre debe colocarse en todas las actuaciones de su vida
en el justo medio y no inclinar la balanza ni hacia un lado ni hacia
otro, no debe ser ni demasiado bueno, ni demasiado malo.
Los principios de la Naturaleza Jaquin y Boas (el Bien y el
Mal) deben confundirse en un estrecho abrazo para evitar así,
caer en lamentables errores.
El hombre que logra mantener el equilibrio de su vida, está
salvado. tiene en su poder la clave de la verdadera felicidad.
Ahora bien, _todo depende de tí, porque tú eres libre de hacer
lo que más te plazca, pero acuérdate que de todos tus actos eres
responsable.
A continuación presento un ejemplo de falta de equilibrio
en una narración titulada:

LOS HERMANOS INICIADOS

En la época de Paracelso existían dos estudiantes de ocultis-


mo, quienes lograron vencer todos los obstáculos del camino y con-
siguieron la iniciación en los misterios magistrales.
Sus nombres eran Ricardo Sandoval y Luis de la Torre, na-
cidos en Madrid. desde su infancia habían sido íntimos amigos,
se profesaban un cariño de hermanos, eran de las mismas aficio-
nes, por lo que no era de extrañar que juntos se dedicaran a fo~
estudios de las ciencias esotéricas y que juntos hubiesen llegado
a ser Iniciados.
Uno de los hermanos, Luis de la Torre, perdió el equilibrio
que debía tener en la vida, máxime cuando ya era Iniciado, y fue
fulminado por la corriente astral y llegó hasta el punto de volver--
se lázaro.

-25-
Su hermano le amaba en exceso y sufrió mucho al contem-
plarle en tan lamentable estado, y en lugar buscarle remedios,
de hacerle algún preparado benéfico, le abrazó tiernamente y que-
dó inmediatamente contagiado.
Si hubiese tenido un amor equilibrado, habría podido salvar
al enfermo y a él no le hubiese pasado nada.
Así como este caso, son numerosos en la vida del hombre, por
carecer de equiiibrio, muchos son fulminados.

-26-
LA EXPERIENCIA

De qué le sirve la experiencia de las mas viejas generaciones


de peces a los pececillos? Sin duda alguna los peces ancianos,
algunos librados por casualidad del peligro de la muerte, les habrán
dicho a los pececillos lo siguiente:
-Todos los peligros que corren alrededor de la superficie del
agua: grandes redes, anzuelos con sebos apetitosos, espejismos, di-
namitas, aves hambrientas y Uds. jóvenes peces no se atemorizan.
Teniendo tanta comida buena en el fondo: plantas acuáticas,
molúsculos, pequeñas migajas que bajan, y a pesar de ello Uds.
salen a recorrer grandes trechos, y se van a los lugares prohibi-
dos como zonas de peligro, y probando todo cuanto encuentran en
el camino y no contentos con eso, juegan y saltan fuera del ele-
mento que les corresponde.
Al violar las leyes natural'es, son castigados fuertemente con
la muerte o con dolorosas heridas.
De nada sirve que nosotros los ancianos de la especie, que
por nuestra experiencia no nos aventuramos a ir a la superficie,
les advirtamos los innumerables peligros.
Nada les hace desistir, desean experimentar por cabeza pro-
pia y en la culpa encuentran el castigo.
Asimismo ocurre en muchas especies de animales, y también
acontece a los miembros dd Reino Hominal. La experiencia de
los ancianos, que se ha ido trasmitiendo verbalmente de padre~ a
hijos, de nada sirve, porque los jóvenes en su mayoría, aun cuan-
do sus abuelos y padres les señalen las zonas de peligro, conoci-
das por experiencia propia, incurren en los errores a sabiendas de
lo que les va a resultar. Son como los suicidas, como los locos,
se arrojan voluntariamente en el proceloso mar de las pasiones y
de los vicios, luego vienen las Leyes que rigen el Cosmos, a inter-
venir y les aplican la correspondiente sanción.

-27-
PENSAMIENTOS

Si perseveras llegarás a la cima de tus anhelos.

Del inconstante nada se ha escrito.

Todo hombre debe marcar su trayectoria en el pnnc1p10 de la


vida práctica.

Cuando pienses dar un paso hacia el progreso espiritual o ma-


terial no retrocedas

Si te arrepientes de tus buenos propósitos, Dios te observará!

En el fiel de la balanza divina medirán todas tus .acc10nes.

Si estudias a tus amigos le encontrarás a cada uno siempre


algo bueno.

Sufre con paciencia todas las impertinencias de tus hermanos


para que te sufran a ti también.

El destino nos marca nuestro camino y nuestra soberbia nos


obliga a desecharlos.

Esfuérzate en mejorarte sin preocuparte de las imperfecciones


de tus hermanos.

Conviértete en tu propio escultor, modela a golpe de cincel


tu espíritu.

No hieras a tus hermanos ni con el pensamiento.

Perdona sinceramente a tu enemigo, ve en él a un hermano


menos evolucionado.

-28-
La venganza es propia de los espíritus abyectos.

El espiritualista trata de despertar el Cristo en sí mismo.

Lee diariamente la Imitación de Cristo por Kempis.

Ama a quien te hiere porque es un instrumento para tu pu-


rificación.

-29-
CARTA DIRIGIDA A LA PERSONA QUE MAS
MORTIFICACIONES ME HA CAUSADO

Panamá, Septiembre 2 de 1935.


Hermano:-
Sin duda alguna te sorprenderás de la presente carta y más
todavía, de las cosas que a continuación expreso.
Espero que con tu claro entendimiento, le des la verdader11
interpretación que encierra cada uno de estos párrafos.
Hazte una introspección, analiza tus actos p11sados y presentes,
Procede como un juez justiciero al juzgar tus hechos en la
Tierra.

Ponte la mano sobre el corazón, y ele.., a tu pensamiento hacia


el Supremo Hacedor y si notas que mas han sido tus actuacione~
malas que las buenas, si el platillo justiciero se inclina mas hacia
el lado del mal. aun es tiempo de que rectifiques tu vida; aun
es tiempo de que te arrepientas y lo que te resta de vida, lo dedi-
ques a perdonar a los que odias, a hacer obras generosas y bue-
nas aun cuando sea violentándote.
Amor es la Ley que rige el Universo, y todo lo que sea con-
trario al Amor Cósmico, es violatorio y merece su respectiva san-
ción. La Ley de Compensación, o sea la de Causas y Efectos sur-
te su efecto bienhechor sobre todo lo creado e increado.
Tú habrás o ido hablar siempre de que "en la culpa se en-
cuentra el castigo", medita también esta sentencia popular.
Yo espero que la luz divina iluminará tu espíritu, para que
puedas encontrar algún día el verdadero sendero que conduce hacia
la Perfección.
Cuando hayas encontrado el sendero, no retrocedas. avanza
siempre con pasos firmes, decididos y confiados, que tu porvenir
depende dP la determinación que tu adoptes.

-30-
Conjuntamente sobre los mortales rigen las leyes del Destino
o Determinismo, para los materialistas, y el Libre Arbitrio. Todos
los hombres nacen con iguales oportunidades, todos tienen además
de lo que ya anteriormente estaba determinado, la libertad de es-
coger la línea de conducta que deben segmr en este planeta.
Esta libertad humana se sintetiza en la siguiente expresión:
"Haz lo que quieras, pero acuérdate que de todos tus actos
tienes que dar cuenta".
Hermano, concentra tu mente, todo tu ser en todos los pá-
rrafos de mi carta, y después que hayas meditado, no la arrojes
al fuego, no la destruyas, consérvala en tu archivo y cuando de-
sees tomar una decisión importante en tu vida, consúltala nueva
mente.
Se suscribe con los meJores deseos tu hermano,

Diego B. García Monge.

-31-
IN_.:ROSPECCION

Para mi hermano W. S., quien deberá medi-


tar esto diariamente.

1--Cuál es m1 evolución espiritual?


2-Estoy procediendo bien en mi actual encarnación?
3---He hecho algún esfuerzo por rectificar los errores del pa-
sado?
4-Evito incurrir en nuevos errores?
5--Creo realmente en DIOS y comprendo el significado de la
UNIDAD?
6-Comprendo acaso lo que es la Fraternidad Universal?
7-Podré dominar mis bajas pasiones?
8--Servirá tal vez mi cuerpo físico de instrumento a los espÍ·
ritus bajos, para que ellos manifiesten el grado de su evolución,
tratando de mortificar?
9-Con un esfuerzo mío podrá penetrar la Luz Cósmica para
purificar mis tres cuerpos?

HERMANO:

Si deseas tu evolución, es preciso primero que te coloques en


el ]ústo lugar que te corresponde, de acuerdo con el estado actual
de tu espíritu, luego harás un examen diario de tu propia concien-
cia, iJara observar si procedes bien o mal.
Conviértete en un juez sereno e Ímparcial que juzga los actos
justicieramente, y sin dejarte influenciar por la presión o coacción
de tu cuerpo físico.
Tu espíritu, la parte divina que te anima, tiene que ser justo
en sus fallos. Ordena como sentencia, la rectificación de los erro-
res y la purificación espiritual, para que puedas llegar algún día

-32-
a comprender y sentirte la armonía de los tres cuerpos que consti-
tuyen la UNIDAD, y luego estarás en condiciones de estar en ar-
monía con el Infinito, del cual recibirás con seguridad sus mnume-
rables dones y bendiciones.
Es hwa ya de que quites la espesa capa que te cubre y no
permite que la Luz Cósmica penetre para purificarte.
Decídete ya! Hoy mismo! Lucha por sentirte uno con Dios
y todos los seres de la Creación, de la cual formas parte integran-
te. Solo de tí depende que puedas descorrer el espeso velo de
Isis que oculta la verdadera sabiduría! Prepárate para que pue-
das resolver el misterio de la Esfinge!

--33--
CONOCETE A TI MISMO

Uno de los m<is antiguos aforismos de la Humanidad y el cual


se encontraba en el frontispicio de un templo es: "Nocete ipsum",
"Conócete a ti mismo".
Penetremos hasta las recónditas interioridades de nuestro ser
que es el sagrado templo, que encierra al Ego, al SOBERANO YO,
hagamos un análisis de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que
podemos ser en el futuro, de acuerdo con nuestro libre arbitrio.
Convirtámonos en imparciales jueces de nosotros mismos, ha-
gamos un análisis introspectivo, veamos nuestras aptitudes, nues-
tros hechos, nuestras virtudes y nuestros defectos.
Coloquémonos en el justo lugar, y no tengamos la debilidad
de endiosarnos por la absoluta egolatría, sino por el contrario, ten-
gamos la sinceridad y el valor necesarios para reconocer nuestras
enormes imperfecciones, nuestra vanidad si la tenemos, nuestra fal-
ta de control de las pasiones, nuestro excesivo amor a nosotros
mismos, y nuestra falta completa de altruismo, nuestros grandes
defectos morales, nuestra maledicencia, en fin nuestro odio al gé-
nero humano.
Todo hombre que desea evolucionar y que tiene el firme pro·
pósito de regenerarse para beneficio propio y de la Humanidad,
tiene que empezar por la introspección o sea conocerse a sí mismo.
Al saber fo que realmente pesamos en la balanza social, estamos
en condiciones de conocer a los demás y de corregir nuestros pro-
pios defectos y los de los seres que nos rodean.
Somos completamente libres, nuestro Soberano Yo, puede es-
coger el camino que más le agrade, lo único que tenemos que te-
ner presente es que somos nuestros propios fiadores y responsa·
bles de nuestros hechos buenos o malos.
Cuando estamos solitarios procuremos ponernos en contacto
con nuestro propio Ego Subconsciente, tengamos comunicación con
El y el resultado será maravilloso y beneficioso, porque así podre•
mos conseguir nuestra evolución, y que todo nuestro ser vibre con
las corrientes más puras del Amor Universal.

-34-
LA ENVIDIA

"No es oro todo lo que reluce".

Existen personas que sufren dolorosamente con el bienestar


real o aparente de sus prójimos. Envidian muchas veces hasta la
manera de vestir de los que le rodean. Envidian la estimación ge~
neral y las buenas referencias que se hagan de determinadas per-
son as ..

Una de las más funestas pas10nes de los hombres es la envi-


dia, porque les hace cometer muchos desaciertos. Les hace poner
muchas veces relucir el cobre. Cuando tratan de achicar, humi-
llar y de no reconocer los méritos reales. no hacen sino poner de
manifiesto la pobreza de sus espíritus.
Siempre las personas que valen algo en el mundo, aun cuando
no tengan el oropel y el espejismo de las posiciones: social, polí-
tica. económica o intelectual, son objeto de las más mordaces sá-
tiras de los que tienen el corazón corroído por la envidia.
Pero estas bajas manifestaciones de los espíritus inferiores de-
ben tolerarse con paciencia, y no deben tenerse en consideración.

-35-
TEN PACIENCIA

No te aprecian en lo que realmente vales?


Súfrelo por amor a Dios.

Sufres por la falta de consideración de algunos de los que te


rodean, los cuales te juzgan mal, creyéndote muchas veces inepto,
estúpido, malo y que no pesas nada en la balanza social y que
tus capacidades son limitadas?
No te importe esto, contempla con indiferencia el concepto qu<'
de tí tengan los que te rodean, así sea erróneo.
Si tus compañeros de labores te hieren en lo más vivo dt" 'tu
amor propio, ten serenidad y no demuestres jamás que te has ofen-
dido. Sonríe al que te ofende, pues debes amarle,_ porque sirve
de instrumento para tu propia purificación espiritual.
De los labios de muchos de lo que te rodean, salen espmas y
dardos punzantes que se clavan dolorosamente sobre tí, para que
pienses que nada vales. Acuérdate que polvo eres ...
La mayor parte de las ofensas que recibes a diario, son pe-
queñas gotas de acibar, o dolorosos punzasos que sirven para aqui-
litar tu espíritu. Además para dobl'egar tu orgullo, para que no
seas soberbio, y no te creas acreedor a todas las atenciones.
I ú eres soberbio, te crees inteligente, sabio y que eres mejor
que todos tus hermanos. Pero nunca te has puesto a pensar en
que eres una ínfima criatura, un microbio de la Tierra y por con-
siguiente del Espacio Infinito.
Debes darte cuenta de tu pequeñez y de tu ignorancia, pues
no hay hombre que domine todas las ramas del saber, pues la sa-
biduría es una fuente infinita e inagotable, Dios es el único omnis-
ciente-
Doblégate hermano ante la grandeza del Supremo Creador,
reconoce tu pequeñez y así no te mortificarán las palabras hirien-
tes de tus hermanos.
No seas más ególatra, no te adores mas a ti mismo, Que no
vales nada. únicamente debes rendirle pleitesía al Padre Eterno.
Acuérdate de lo que dijo el Maestro Jesús:
"Los lu:mlildl'll serán ensalzados y bs suberbios abatidos"_

-36--
LOS GUIAS

Ten confianza, déjate guiar hacia el sendero


de la Perfección.-

Tienes realmente deseo de progresar y de evolucionar tu espf·


ritu ?-Déjate conducir por los Guías y Maestros que solo desean
ayudarte.
Cuando tengas alguna idea relacionada con los estudios o un
impulso generoso, no te arrepientas, sigue las indicaciones de Io que
el vulgo llama corazonadas, y te servirá para tu evolución.
Puedes comparar la vida con un viaje en alta mar, donde
no se divisan las costas, pero todo el pasaje confía en la habilidad
y pericia del Capitán.
Confía en tus Guías y deja que te lleven por donde te inspiren.
Los Maestros solo desean tu bienestar y progreso espiritual,
sm ningún interés, únicamente para servir mejor a Dios.
Así como eres tu en la actualidad, también estuvieron los Es-
píritus de Luz, que hoy velan por tí, pero como ellos enfocaron
todas las potencialidades de su ser para su propia salvación o evo-
lución, lograron la cima de sus desvelos, dejándose guiar por las
inspiraciünes de los Maestros, para alcanzar luego el mismo grado
de perfección espiritual de sus instructores.

--37--
LUZ RECONFORTANTE

Cuando la luz del Padre Solar llega hacia la Tierra y penetra


a través de los tres cuerpos humanos, los reconforta y los vivifica,
les da salud y fuerza.
Asimismo cuando la Luz del Espíritu Santo llega a las inte-
rioridades de lo~ mortales, realiza una acción reconfortante, pues
gradualmente va restaurando las fuerzas perdidas, y va corrigien-
do los errores y modelando los espíritus, para que pronto lleguen
a ser Espíritus de Luz y de Oriflama, para que las rosas florezca'ri
sobre sus cruces.
Ved ese anciano macilento y triste que transita por esas ci-
Ues de Dios, agobiado por el peso de sus años y de sus culpas, su
decrepitud se debe principalmente a sus numerosos errores sucesi-
vos, en las distintas encarnaciones y en la presente; y no ha he-
cho el menor esfuerzo por regenerarse, y continúa dominado por
las bajas pasiones: odio, ira, envidia, vanidad, orgullo, y lujuria.
Morirá como todos los seres, pero su muerte será terrible, será
dolorosa pues como sus faltas son muchas y no ha tratado de arre-
pentirse, le saldrá un cáncer y permanecerá postrado los últimos
años de su vida, tullido en un camastro inmundo f
Pueda ser que en la próxima reencarnación se de cuenta de
sus errores y comience a transitar por el sendero de la perfección.
En todas las ~umerosas vidas que ha tenido, la luz del Espí-
ritu Santo, no ha podido penetrar hasta su Ego, dominado por
las nefastas corrientes, es un pobre espíritu enfermo, pero no por
eso, los hermanos mayores, más evolucionados han de despreciar-
le, han de sentir lástima profunda por él y pedirle a Dios Nuestro
Señor, por su salvación.
Contempla a tus hermanos menores y no sientas desprecio por
ellos, sino ruega por ellos para que pronto estén en condiciones
de ver la luz.
Asimismo pide a Dios que reconforte tu espíritu y le de fuer-
za para perseverar en el sendero del Bien.

-38-
FLOR DEL LOTO

Que la paz de Dios y la Luz del Espíritu Santo sean contigo.


para que tu espíritu tenga sosiego y transite serenamente el espi-
noso camino de la vida. Que tu espíritu sea como la pura flor
del loto, que procede de plantas nacidas en el cieno, que en este
caso son las pasiones.
La flor del loto emerge de las aguas fangosas, límpida, blan-
ca y pura, para recibir la radiante luz del Padre Solar. Así tu
debes emerger de la suciedad del materialismo y bajo ambiente en
el cual te agitas, para recibir la luz de la iluminación, que te ha-
rá invencible si así lo deseas.
Tu lema cotidiano debe ser: "amaré a mi prójimo como
a mi mismo", porque con la base del amor engarzamos en el ani·
llo del Infinito, nuevos diamantes, brillantes, ópalos, esmeraldas y
otras piedras preciosas, llenas de luz y de coloración bellísima.
Esta hermosa gama de colores de las bellísimas piedras pre-
ciosas, que logran formar el conjunto de los espíritus encarnados
que tratan de evolucionar, constituyen el más preciado don de los
hombres a la Divinidad, porque Dios es Amor y los que fe adoran,
han de adorarlo en espíritu y en verdad.

-39-
LA SERENIDAD

El sabio Salomón dijo: "La blanda respuesta quita la ira: mas


la palabra áspera hace subir el furor".

Medita ésta sentencia y verás la verdad de ésta enseñanza,


pues encierra en si una honda filosofía.

De acuerdo con el tono que se le de a la voz, as1m1smo es la


reacc1on producida en el oyente o en los oyentes. Unas suaves
palabras tonifican el ~spíritu, suavizan a las personas que se en-
cuentran alteradas; el fuego ardiente de la ira más grande es apa-
gado con la magia de la dulzura y de la amabilidad.
Las personas que acostumbran hablar en un mesurado metal de
voz, tienen en la mano una poderosa clave para conseguir [o que
deseen de cualquier individuo o cualquier grupo de oyentes.

Una poderosa corriente de simpatía se despierta_ hacia la per-


sona que conoce y practica esta clave oculta. Aun cuando red-
bamos las ofensas más grandes, debemos tener serenidad y debemos
ponernos por encima de los irreflexivos que vo_mitan víboras por
sus bocas.

Una coraza blanca debe protegernos de las influencias de los


negros dardos de la ira de nuestros enemigos. Debemos tener un
control absoluto de nuestras pasiones, el herbidero del volcán ocul-
to de las bajezas, debe ser apagado con el sello de la serenida<l,
de la dulce sonrisa a flor de labios, de las suaves palabras que
sirv'ln de bálsamo a los espíritus enfermos de nuestros oyentes.

En cambio piensa en la detestable y abominable influencia


pmducida por las ásperas palabras, ejercen un descontrol interno
a la misma persona que las profiere, aumenta, acrecienta, hace
aubi~ el furor de los que nos_ combaten.

Cuando hay el descontrol completo, la persona que recibe las


ofensas, se pone al mismo nivel bestial', del que profiere las pala-
brall duras.

-40-
Por consiguiente, hagamos un esfuerzo sobrehumano para ser
serenos en todas las cosas de la vida, y lograremos además del
perfoccionamiento moral, la simpatía de quienes nos tratan.
Pensemos en la magia blanca de la blanda respuesta, y en la
sublimidad de la suave palabra, en el influjo poderoso de la se-
renidad 5obre la violencia.

-·41-
TEN PERSEVERANCIA

Luz iluminará tu sendero hasta llegar a la meta.


Como las nubes que circundan los espacios infinitos, así somos
nosotros que vamos flotando en este Plano Material, en el cuai nos
encontramos actualmente, para luego irnos despojando poco a poco
de la~ cargas que no nos dejan avanzar.
Si pides fe y luz para tus ojos espirituales las tendrás.
Persevera en las sagradas prácticas, porque es preciso que
afines más los quilates de tu espíritu, y así lograrás la luz, y la fe.
fo· realización de todos tus deseos.
Quien confiadamente se entrega en brazos de la Divina Provi-
dencia, logra lo que no consiguen aquellos seres descreídos, pre-
tenciosos que no quieren someterse pacíficamente a los altos de-
signio~ del Padre Celestial.

Que la luz del Espíritu Santo ilumine el sendero de tu vida,


para que así conquistes la verdadera libertad.

-4Z-
LA POLITICA

Si deseas empozoñar tu espíritu y materia-


lizarte; entra en la Política.-

La Política es un volcán lleno de lava y azufre hirviente y


quien se precipita dentro de sus bullentes materias Ígneas, con su
propia voluntad se somete a los suplicios que hay dentro de esa
montaña de fuego.
La Política es una hidra multicéfala, llena de todas las baje-
zas. de odios reconcentrados que dividen a los hombres entre s1
cual si fuesen seres de diferente género o raza.
La Política es la más egoísta consejera de los hombres.
La Política se ha dicho siempre es el arte de gobernar, pero
nosotros no la consideramos así.
Los leaderes de todas las tendencias ideológicas formulan pla-
taformas políticas magníficas, que de ser cristalizadas en realidad,
convertirían a todos los países en verdaderos paraísos terrenales.

Pero todo lo que dicen los postulados, todas las promesas, to-
das las propagandas que se hagan de los partidos son cantos de
sirenas, por consiguiente embaucan a todos los adherentes, los cua-
les contemplan tristemente que todos los políticos son falaces.
Los políticos para lograr ascender a las cumbres, ofrecen be-
llezas, regeneración social y económica, y cuando se encuentran
en las alturas, les da el vértigo y olvidan lo prometido.

-43-
ANHELO FUTURISTA

Creo que para lograr la fraternidad bien entendida, es nece-


sario en primer lugar, la cooperación de todos los individuos.
Para lograr las reformas sociales, los hombres tienen que co-
nocerse asimismo y hacer un esfuerzo sobrehumano de ir rectifi-
cando sus errores, dominando sus pasiones, amando hasta a sus
enemigos más encarnizados, tratando de conducir por el sendero
del perfeccionamiento, a los hermanos que están desviados y em-
pecinados en sus nefastas ideas de odio al género humano.
Hay que tener en cuenta que no se puede lograr Amor Uni-
versal con Odio y Violencia, pues siempre se cosecha lo que se
siembra!
Los cambios para que tengan solidez, deben efectuarse gra-
dualmente y por etapas, "No se hizo Roma en un día". La Humani-
dad no se encuentra aun preparada para un cambio tan radical co-
mo el que se pretende, por consiguiente hay que prepararla para
el advenimiento de una Era de Paz y sosiego espiritual. sin distin-
gos de clase, raza o color.

Hay que enseñarles a los ricos, que deben ~sforzarse en ser


consecuentes con sus obreros, que cooperan para I'a formación de
sus capitales, por consiguiente deben darles salarios adecuados, y
no abusar de sus fuerzas exigiéndoles muchas horas de trabajo. El
patrón debe ser bondadoso, una especie de patriarca, que ama a
su tribu.
Pero as1m1smo debe enseñársele a las masas, no el Odio y la
Violencia como medios conducentes a la felicidad, sino amor a sus
hermanos los hombres y anunciarles que gradualmente, de acuerdo
como procedan, se irán rectificando los errores del pasado y del
presente. Llegará la anhelada época del verdadero bienestar y fe-
licidad colectivas, y eso será el día en que haya sido abolida la
moneda, que tantos perjuicios ha causado a la humanidad, y cuan-
do el Amor reine en todos los corazones!

-44-
LA EDUCACION

Comienzo a pergeñar estas líneas referentes a la educa-


ción, insertando una de las más sabias enseñanzas del Gran Maestro.
Jesús, quien dijo: "Por sus hechos los conocereis".
Naturalmente en el caso de la educación, o sea el arte de agra-
dar a nuestros semejantes, embona perfectamente la sentencia ci-
tada. Los hechos de las personas, son hijos del grado de evoh~-.
ción espiritual.
Hay personas que se consideran que son francos, cuando co-
meten actos violatorios de la más elemental regla de cortesía, y
muchas veces no por ignorancia, sino con conocimiento de causa y
con premeditación.
La educación no es el arte de la hipocresía como creen mu-
chos, sino el sublime ar!e de agradar, el cual contribuye a estable-
cer la armonía en las relaciones humanas.
La brusquedad de las maneras, produce gran desagrado y las
mejores amistades se terminan. La persona que más pierde con
la grosería es la que ejecuta, pues pone de manifiesto lo que real-
mente es, y deja ver el cobre de su bajeza espiritual.
Si deseamos tener una aureola de simpatía a nuestro alrede-
dor, procuremos ser amables hasta con las personas que no son de
nuestro agrado. La sonrisa a flor de labios y la exquisitez de
nuestras maneras, nos colocarán en una esfera mejor.
Que concepto más triste nos formamos de las personas que no
saben o n¿ quieren hacer delicadas atenciones a los inclividuos que
los rodean.
La educación llevada a la práctica, une los eslal:-ones de la
cadena humana con un fluído invisible, nero de resultados mara-
villosos. Al influjo mágico de la amabilidad, se unen .los corazo-
nes de los hombres y vibran henchidos de amor a los hermanos del
mismo género.
En cambio la grosería es disolvente y causa profundos abis-
mos, produce corrientes egoístas y de odio entre las personas.
Usemos siempre la magia de la serenidad y de la dul'zura y
nos elevaremos así del nivel común de los seres irreflexivos.

-45-
FALACIAS DE LA VIDA

Analicemos la vida, pero no en la forma que la ven los biólo-


gos y encontraremos un sinnúmero de sorpresas; contemplemos la
vida no en sus manifestaciones anímicas, sino en su espiritualidad; pa~
ra hacer un detenido estudio de fo que encierra ese arcano, que ha
ocasionado tantas especulaciohes y divagaciones.
La vida espiritual proporciona datos cur1os1Simos. Cuántas
veces encontramos seres que hábilmente ocultan con un antifaz me-
loso, una alma horrible por las lacras morales. Individuos que
fingen amistad para luego en la primera oportunidad que se les
presente, quitarse la careta y exponerse al mundo tales cuales son,
ocasionando los mayores males a las víctimas de su falaz amistad.

Cuántas veces somos engañados por una sonrisa mefistofélica,


y creemos en la amistad e integridad de determina'das personas que
se complacen en hacer mal a la humanidad ...

Que profunda decepción hemos sufrido al contemplar un cam-


bio brusco en una persona que antes nos imaginábamos de sanos
principios 1
Uno de los factores determinantes de muchos sucesos abomi-
nables es la envidia. Desgraciados los que se hayan posesionados
de esta enfermedad del alma, pues es incurable y conduce a los
que desgraciadamente la tienen a una situación muy difícil ante la
opinión de los hombres sanos.
Generalmente la mediocridad, siente envidia por aquellas per-
sonas que son superiores por sus hechos, y que despiden de su ser
un efluvio magnético que electriza a los que le rodean. Entonces
esos infelices en vista de que no tienen la popularidad natural, mu-
chas veces tratan de anular por medio de intrigas odiosas a los mis~
mos seres a quienes antes fingían amistad. Pero el desprestigio de
esas personas no lo pueden lograr los mediocres, aun cuando se
empinen y luchen por eclipsar a los astros que brillan con luz
propia.

-46---
Los ilíélividuos que tienen en sí el virus de la maldad, no pue-
den jamás llegar a captarse las simpatías sino por el contrarici, una
aureola perjudicial a sus nefastos y maquiavélicos designios.
Los hombres predestinados a éistinguirse en el mundo, por
más esfuerzos que hagan sus enemigos por achic".r sus méritos, pa-
ra conseguir su desprestigio, lo que hacen es darles má,; fuerza,
pues se presentan ante los demás, con irradiaciones más intensas
a los que: se encuentra~·1 corroídos po;·

Do, 2.demás del


se siente pcr lc-;s fr:~t.ágz,r:~tc~, el todos
tenemos en nt1estr(1 intc:~~:cio:::·, c~i<:tc:. {:;¡_z ;c::.tr:;.~- ;::;. ·,s rná': La

Hos que no observan UI1.a cc.11cL1.~.tJ


nes de la moral.
Son dignas de lástÍJT1a. las personas qu-2 se eD.cuentra'l poseídas
del terrible mal, que los induce a cometer tanto5 desaci,_·rtos. Los
pobres de espíritu, no podrán jamás librarscc de b envidú1 porque
esta es una característica innata.

-~47--
ESPIRITUS INFERNALES

Todo ladrón juzga a los demás de igual condición a la suya;


asimismo la mujer depravada considera a todas las de su sexo igual
a ellas.
Los hombres que encierran en su materia un espíritu rastrero,
nada evolucionado, así como son capaces de cometer cualquier acto
canallesco, por el placer morboso de hacer el mal, son corrompido3
de hecho y mentales.
Estos hombres con su hálito inmundo, tratan de empañar la
reputación de aquellos seres que gracias a Dios, no tienen en su
vida ningún acto bochornoso de que arrepentirse.
Pero para los infames, es un imperativo categórico salpicar
con el lodo de sus morbosidades mentales a los seres que pueden
levantar con orguHo las sienes, puesto que en la vida pública y
privada no tienen absolutamente nada de que avergonzarse.
Para estos hombres infernales, abortos del Averno, es mone-
da corriente el valerse de todas las armas villanas y sucias, cuan-
do carecen de motivos justificados para perjudicar a las personas
que odian gratuitamente. ·
La calumnia, reflejo de los espíritus corrompidos, es el arma
favorita de estos entes desgraciados, esclavos del torbellino infernal
de las bajezas espirituales.

En el decurso de mi existencia he encontrado desgracia-


damente varios espíritus demoníacos, que vomitan por sus bo-
cas reflejos patéticos de lo que encierran sus interiores putrefactos;
de s~s labios sale la baba asquerosa de la calumnia, así como sale
la lava y otras materias Ígneas de los volcanes en plena ebullición.

Infelices mortales que no son dignos ni siquiera del desprecio


de los hombres de bien. El cúmulo de iniquidades que cometen, los
envuelven y esclavizan en las merecidas sanciones de las inviola-
bles leyes de la Madre Naturaleza.

-48-
Tarde o temprano son fuertemente castigados esos espíritus
materialiwdos, en sus propias culpas encuentran el castigo, la Ley
de Compensación actúa. Si sembraron vientos cosecharán tempes·
tades.
Benditas sean las Inmutables Leyes del Cosmos Infinito, pues
así podemos tener completa seguridad de que ninguna infracción
cometida por los mortales, se queda sin su correspondiente sanción.

-49-
AMAD A VUESTROS ENEMIGOS

Si no deseáis violar las inrnutables leye3 del ai11or, s1 qu.tréis


despojaros vuestras in.entes de morbosas i(Jeas que enfcnnan e!l es-
píritu y el co..:~crpo~ arnad a "FUez,tros e:H::ffligos.

Parn
corrl.:dcto con
la Causa
Debéis daros cuenta q11e vssorros sois Ge Dios y que
el Espíritu de Dios mora en vosotros, y ·qLLc tanto voootros como
vuestros enemigos formais po.rte de la tJnid:.d del Gran
'Todo~ el Padre Universal.
Por consiguiente si todos somos hijos de ua mi:mo Padre,
DIOS, todos somos hemanos. Si pensárais que el mal que hiciéreis
a vuestros hermanos los hombres, repercute en el Cosmos, y que no
solamente hacéis daño a una parte de la Unidad del Gran Todo, re-
presentada en el enemigo, sino que repercute en vosotros mismos,
os abstendríais de hacer el mal.
Si vuestro enemigo os hiere, debereis devolverle Bien por Mal.
Si correspondéis con Odio al Odio, os pondréis al mismo nivel, en
cambio si a vuestro enemigo le correspondéis con amor, se avergon-
zará de lo hecho y llegará por fuerza hasta vos, recapacitará y
se regenerará y llegará a ser vuestro amigo sincero.
En la eterna lucha entre el Amor y el Odio, siempre el Amor
ha vencido. El amor debe reinar en todos los seres de la Creación,
para no romper la Armonía Cósmica.

"AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS"


Si todos los mortales se pusiesen a meditar hondamente sobre
el trascendental significado de una de las mejores enseñanzas del
Divino Maestro Jesús, cuando dijo: "Amaos los unos a los otros",
la humanidad habría dado entonces un gran paso hacia la esta-
bilidad de la paz y sojo las corrientes fluídicas del Amor más puro
imperarían en el Orbe.

-50-
Amor es la ley, pero eso si amor consciente. Si en todos los
momentos de nuestra existencia pensáramos en que todos los seres
somos provenientes de la primordial y básica fuente energética, el
Supremo Hacedor, no pondríamos de relieve los defectos de nues-
tros hermanos los hombres, sino que por el contrario disimularíamo1
y perdonaríamos sinceramente a nuestros malquerientes y enemigos
ya gratuitos o motivados por alguna causa.
Tendríamos en cuenta que nuestros enemigos, son tan herma-
nos como lo son nuestros amigos y entraríamos inmediatamente en
el sendero del perfeccionamiento espiritual, al haber logrado nues-
tra purificación dominando nuestras bajas pasiones.
"Amaos los unos a los otros'', es la ley que debe imperar, para
cohesionar todos los eslabones de la interminable cadena de la
Creación. "Amad a vuestros enemigos como a vosotros mismos".
Si deseáis que el Padre Eterno, os oiga en vuestros justos cla-
mores, orad diariamente con verdadera unción, lentamente y medi-
tando cada una de sus sublimes palabras, la oración que está en
el evangelio de San Mateo, Capítulo 6, versÍc\llos del 9 al 13.

PADRE NUESTRO
Padre nuestro, que estás en los cielos, Santificado sea tu
nombre.
Venga tu reino, Sea hecha tu voluntad, como en el cielo así
también en la tierra.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Y perdónanos nuestras deudas, como tambié~ nosotros per-
donamos a nuestros deudores.
Y no nos pongas en tentación sino líbranos del mal. Porgue
tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, para siempre.
AMEN.

Es la mejor orac1on que se conoce, en breves palabras, están


sintetizadas grandes enseñanzas. El Maestro Jesús enseñó esta ora-
ción y recomendó que no se repitiese rápidamente como papaga-
yos, sino con toda la calma, el respeto y meditación necesarias.
El "Padre Nuestro", es la oración que constituye el bálsamo,
el lenitivo más eficaz para las necesidades espirituales y materiales

-51-
de la vida cotidiana. No dejes de pasar un día sm elevar tu es-
píritu a Dios, modulando tus labios esa plegaria tan santa y pu-
rificadora.
Pero como le pedimos a Dios que nos perdone nuestras deudas
si no perdonamos a nuestros deudores, si sólo repetimos las Pala-
bras del "Padre Nuestro" mecánicamente, y en nuestros interio-
res, sentimos un odio sordo contra nuestros enemigos, y no hace-
mos el menor esfuerzo por perdonar? -
Querer es poder. Nada es imposible para una férrea voluntad
y si realmente deseamos que se nos tenga por espiritualistas y a la
vez anhelamos sentirlo nosotros mismos, debemos avasallar las ba-
1as pasiones, que no nos dejan evolucionar.
Mientras seamos juguetes de las pasiones, se nos imposibili-
tará descorrer el espeso velo de Isis, para poder encontrar la Luz,
que nos permita ver y comprender los grandes arcanos reservados
sólo para muy pocos mortales.
Por eso dijo el Maestro Jesús: "Son muchos los llamados y
pocos los escogidos".
Esto sucede principalmente en todas las escuelas de enseñan-
zas esotéricas, donde son muchos los llamados o los que entran
vol'untariamente en las distintas órdenes o fraternidades, pero no
todos aquellos que penetraron por pura curiosidad unos, por inte-
reses bastardos otros, logran la anhelada iniciación.
Pueden algunos estudiantes enriquecer sus mentes con un gran
acervo de conocimientos de las Ciencias Ocultas, diseminadas en
muchas obras, pero esto no quiere decir que sean los escogidos, sino
se ajustan sus vidas a las prácticas de la más sana moral y al do-
mm10 absoluto de los tres cuerpos: el físico, el espiritual y el aní-
mico.
Sólo aquellos que logran sentirse espíritus que habitan tem-
poralmente una vestidura física, y que se sienten uno con Dios
v con todos los seres de la Creación, aquellos que comprenden la
Unidad, y aman a sus semejantes, esos seres son los escogidos.

-52-
CARTA A UN HERMANO R. C.

Panamá, Mayo 22 de 1935.


Hermano:
Adjunto a la presente le remito un artículo el cual he titulado
"MATERIALISMO Y ESPIRITUALISMO" y dedicado a Ud., a
quien debo mis primeros pasos en los estudios que conducen al
Sendero de la Verdad y de la Luz.
Ud. hermano tuvo la misión divina de encauzarme en direc-
ción fl la Eterna Fuente de la Verdadera Sabiduría.
A Ud. hermano, agradezco sinceramente el paso trascendental
que he dado en mi evolución espiritual.
Hay bienes que uno recibe que jamás se pueden pagar en lo
que realmente válen, pero existe la inviolable e inmutable Ley de
la Compensación, el Cosmos le retribuye a cada ser los actos bue-
nos que haya hecho en beneficio de la Humanidad.
En mi Ego Interno se ha operado una reacción formidable,
una transformación de la cual yo mismo me asombro. Ya no soy
el individuo aquel violento, dominado por las bajas pasiones, ahora
las pasiones son juguetes míos, las refreno con la poderosa brida
de mi voluntad.
Si no hubiese sido por el control de las tendencias naturales
de mi espíritu, ya habría ido cuesta abajo, hubiera sido un corcel
desbocado que en su carrera vertiginosa, se precipita al abismo
insondable de las negras pasiones.
Gracias a Dios, a Ud. hermano R. C., y a los Maestros, debo
mi estado actual, que si aún no es perfecto como yo anhelo, si
está un poco mejor de lo que era anteriormente.
Sólo la política con sus nefastas corrientes de Odio, han podi-
do distanciarnos en nuestra sincera amistad, quien sabe si debido
a espíritus abyectos.
Yo conceptúo que un espiritualista no debe ser juguete de las

-53-
pasiones políticas, porque no solamente se paraliza ipso facto la
evolución, sino que retrocede y se pone al mismo nivel bestial de
los pobres hermanos del género humano, que por su poca evolu-
ción, no están preparados para compenetrarse de las santas y pu-
ras leyes del Amor.
La palabra Odio debe ser descartada por completo de toda
persona que desee ser considerada como espiritualista. De ahí que
al llegar a este convencimiento, me haya hecho el juramento ante
el altar de mi propia conciencia, de que no me inmiscuiré en con-
tiendas políticas porque mis experiencias-han sido muy dolorosas.
He perdido la f é por completo de que podamos encontrar en
P~namá hombres impolutos, para que hagan un Gobierno Regene-
r.i.dor y Serio, que luche por el beneficio de la comunidad panameña.
Siempre tengo presente el cuento de la viejecita que diaria•
mente iba a prosternarse ante el Cristo de una Iglesia de un ¡me-
blo, para rogarle a Dios que no se muriera el Rey, que viviera
muchos años y el Sacristán al oír la plegaria cotidiana, se lo co·
municó a las autoridades.
El interés que diariamente demostraba la anciana por su so-
berano, llegó a oídos del mismo Rey, quien la mandó a comparecer
a su presencia, le preguntó que cual era la causa por la cual pe-
día por su salud y larga vida, respondiendo la anciana entonces :
-Majestad, siempre le pido a Dios que no se muera el Rey, por·
iue otro que venga será peor.
Por eso yo a mi vez, parodiando a la anciana, digo: -Oh,
Dios l Que no se muera el Presidente!
La política en ecJ:e país, hace perder las mejores amistades,
y empozoña los espíritus con el odio y el rencor.
Pero si nosotros los espiritualistas, por las circunstancias que
nos rodean, o por conceptuar necesaria nuestra intervención en las
contiendas políticas, debemos hacerlo colocados siempre sobre el
pedestal de la superioridad espiritual, y no rebajarnos al mismo
nivel de los que se debaten en el torbellino de las corrientes del
ODIO.
Fraternalmente su invariable amigo,
Diego B. García Mo11ge.

-54-
MATERIAIJSMO Y ESPIRITUALISMO

eu la faz de la Tierra dos


rE:lac:iori&das con la crea ..
ción de y fines. Estas dos

los hombres
qne

El Materialismo es la filosófr2a unper;rnte en la


actualidad, mira todo bajo el prisma del positivismo y practicismo,
negando todo !o cpe no e:ité al akance del anátisis o a la compro-
bación de los científicos materiafütas.
La Materia fué formada según ellos, después de un proceso
seguido por las fuerzas de la Naturaleza. Niegan los materialistas
que_ la causa o principio creador de la materia sea un Ser Supremo
denominado Dios, o como quiera llamársele; la Materia se formó
sola y no admiten un Creador, porque en su escepticismo intransi-
gente, preguntan que quién hizo a Dios?
Alegan los materialistas que si todas las cosas tienen su prin-
cipio generador, Dios que es el principio que ellos niegan, tiene que
haber tenido a su vez. una causa ongmaria, y con eso creen haber
ech~do por tierra las ideas básicas del Espiritualismo.
El Materialismo niega la existencia del Espíritu Inmortal que
encierran todos los seres animados de la Creación. Lo que anima
a la materia, la Vida, según ellos es la energía animal reconcen-
trada en cada ser, y que apenas muere o deja de haber vida en
un cuerpo, esa energía propulsora que lo animaba se desintegra al
mismo tiempo que todos los átomos integrantes de la materia.
Por snp•.icsto si el Materialismo niega la existencia del Espíri-
tu Inmortal, mucho menos va aceptar la existencia de un Más Allá,
y las Inmutables Leyes que rigen el Cosmos.

-55-
La moral es para los pos1tiv1stas, moral materialista; lo mis-
mo da que cada quien escoja cualquiera de los dos senderos, el
Bien y el Mal, pues no esperan que con las prácticas buenas o ma-
las durante la vida, vayan a evolucionar o a involucionar sus es-
píritus.
Las Leyes del Karma y de la Reencarnación, son para los
materialistas, las teorías más ridículas e inverosímiles que se han
podido inventar.
Cada vez que se expone una doctrina o teoría espiritualista,
los pseudo sabios positivistas, la reciben con hilaridad y con un
gesto despectivo y haciendo alardes de su superioridad intelectual,
y manifestando su pena porque en este siglo del florecimiento de
las ciencias y de los grandes inventos, hayan todavía individuos
reaccionarios, que crean en las sandeces que propala el Espiritua•
lismo.
Para ellos todo es materia y todo tiene origen material, han
endiosado en tal forma la Materia, que el culto que le tributan
sus idólatras intransigentes e intolerantes, los lleva cada vez más
al caótico abismo de las corrientes del Odio y de las pasiones bas-
tardas similares.
Los positivistas no admiten ninguna Ley o princ1p10 cósmico,
porque necesitan apreciarlos con los ojos físicos. Por eso el Gran
Maestro Jesús decía: "Tienen ojos y no ven," son ciegos puesto
que carecen de las facultades inherentes al espíritu.

Los materialistas llaman ver y oír únicamente aquello que


pueden apreciar o percibir con los órganos físicos; realmente es
imposible "pedir peras al olmo" y es tarea perfectamente difícil e
inútil el entrar en polémicas con aquellos que no pueden ver ni oír.

Sería lo mismo que a una persona ciega de nacimiento tratá-


ramos de describirle la belleza de los paisajes naturales, el color
de las flores, la gama inifinita de las cosas hermosas que nos ro-
dean y que nos hacen amable la vida.

Cómo podríamos hacer para que un sordo de nacimiento tu-


viera siquiera una vaga idea de los sonidos, ya de los ruidos o de
la Música? Por más esfuerzos que hiciéramos, no podríamos llegar
hasta su espíritu haciéndole oír los arpegios de las dulces sinfo-
nías de Beethoven, Wagner, Shubert, y de todos los grandes Maes-
tros del Divino Arte de la Música, sería "vox damantis y desertus".

-56-
En las sagradas Escrituras he encontrado la siguiente verdad:
"Son muchos los llamados y pocos los escogidos". Naturalmente
todos los seres humanos no se hayan capacitados para poder en-
tend,er las profundas enseñanzas de la Sabiduría Divina, esos arca-
nos se reservan para los más evolucionados.
Los hombres son como los terrenos, unos áridos, pedregosos
y estériles y otros suaves y fecundos. Los Maestros arrojan las se-
millas del Bien y de la Sabiduría, unas veces caen en los terrenos
fértiles, esas semillas germina_n lozanas y fructifican en beneficio
de la Humanidad, pero otras en terrenos malos y las simientes se
mueren.
QUE ES EL ESPIRITUALISMO?
Desde los tiempos más remotos, viene tratando de imponerse
un sistema filosófico denominado Espiritualismo, que es el que estu-
dia todas las leyes de la Naturaleza, el Alfa y el Omega de todas
las cosas creadas e increadas.
El Espiritualismo ahonda la esencia, el principio básico de la
vida y su finalidad. en abierta contraposición con las hipótesis del
Materialismo: conceptúa que existe un Ser Supremo, llamado Dios,
Creador del Universo o Gran Todo, la Fu ente Originaria de la cual
dimanan todas las cosas y seres de la Creación.
La Biblia dice en San Juan 4: 24 "Dios es Espíritu y los que
le adoren, tienen que adorarle en Espíritu y en verdad". Por consi-
guiente si Dios es el Supremo Espíritu. el Principio Creatriz del Uni-
verso, todo tiene origen espiritual. Además el culto que debemos
rendirle a Dios debe ser en Espíritu y en Verdad, no hay necesidad
de hacer representación de El, porque eso ya se convierte en feti-
chismo o idolatría.
Otra idea del Espiritualismo la ha derivado también de las Sa-
gradas escrituras al decir: "Vosotros sois templos de Dios". Luego
para reverenciar a Dios, no es de imprescindib!'e necesidad que le
erijamos templos, pues para ponernos en comunicación con la Divi-
nidad, basta ponernos en comunicación con el Ego Interno, que e~
la chispa divina que anima nuestras mentes.
Los espiritualistas al mismo tiempo son panteístas, pues ven a
Dios en todas partes y consideran todas las cosas y seres creados,
partes integrantes de la UNIDAD DIVINA o sea el Gran Todo.
El Espiritualismo cree firmemente en la existencia del Esoíritu
que anima a los seres humanos, y cree también que ese espíritu es

-57~
eterno e inmortal. Considera que el Cuerpo Físico de los hombres,
le sirve de vehículo o instrumento para la purificación y evolución
del espíritu.
Los espiritualistas creen que el Espíritu tiene vidas sucesivas o
reencarnaciones y que la Ley del Karma, o sea la de Compensación.
actúa en cada reencarnación y que cada quien recibe lo que realmen-
te merece de acuerdo con sus hechos anteriores; el que sembró vien-
tos cosechará tempestades y el que supo aprovechar las experiencias,
e hizo un esfuerzo por evolucionar, al reencarnar de nuevo, le pro-
porcionan un vehículo físico de acuerdo con el grado de su evolu-
c10n. Así sigue hasta lograr la completa purificación, y queda en
libertad de volver a este planeta si así lo desea, para difundir las
sabias enseñanzas de lo Alto, y encarrilar en el Sendero de la Ver-
dad a los Espíritus encarnados que estén en disposición de evolu-
cionar más rápidamente.
ODIO Y AMOR
La lucha en la cual vienen empeñados el Materialismo y el
Espiritualismo se puede decir que es la del Odio contra el Amor y la
del Amor contra el Odio.
Los materialistas son partidarios de la guerra o sea de los ase-
sinatos colectivos, causados por el Egoísmo y el Odio mutuo entre
los mortales.
En cambio los espiritualistas no apoyan la guerra y las divisio-
nes de las naciones y de las raz"ii.s, son partidarios de la Fraternidad
Universal, pues consideran que todos los hombres son eslabones de
una cadena, la Suprema Cadena de la Creación, luego hermanos
entre sí, desde el momento que todos somos hijos de un mismo pa-
dre: DIOS.
La única diferencia que admite el Espiritualismo es en los gra-
dos de evolución, pero considera necesario que las corrientes puras
del Amor reinen entre los hombres para unirlos fraternalmente, para
así completar la obra del plan divino.
La supremacía del Materialismo ha llegado a su fin, por do-
quier, en todos los confines de la Tierra, existen corrientes espiri-
tualistas que van engrosando sus fil'as con numerosos apóstoles y
adherentes.

Se acerca la Epoca del Espiritualismo para beneficio de los


mortales, pues de seguir las cosas como están en la actualidad, la
Tierra presentará permanentemente cuadros dantescos.

-58-
Pero felizmente el Amor vencerá al Odio, pues en la Eterna
lucha entre el Bien y el Mal, el Bien siempre ha vencido y cuando
el Bien domine al Mal, formarán una sola fuerza benefactora de
la Humanidad, Jaquin y Boas, las dos poderosas columnas del
T cmplo se unirán.

--59-
LA SABIDURIA

Existe realmente una Sabiduría


Oculta? Cómo y cuándo se ad-
quiere sabiduría?
rvedo
Afirmativamente ¡ 1 J contestar a esta pregunta, pues es
indudable que existe una sabiduría oculta, llamada así porque no es
asequible al vulgo profano.
La sabiduría Oculta es el conocimiento íntimo de Dios v de sus
inmutables e inviolables leyes, la cual hace saber de una. manera
clara y precisa el Alfa y el Omega de la Creación.
Esta sabiduría que es la madre de todas las ciencias, se ad-
quiere por medio del estudio de libros que traten de la materia, ade-
más con el ejercicio de las prácticas místicas, se esclarece el enten-
dimiento y se recibe la luz divina por inspiración.
Los hombres que logran saber leer y estudiar en el Gran Archi-
vo y en ia Gran Biblioteca del Cosmos reciben la verdadera sabi-
duría.
Pero únicamente llegan al dominio completo de la sabiduría,
los estudiantes que se ajustan y consagran a las santas prácticas, y
llegan a recibir la Iniciación. Inmediatamente se descorre el espeso
velo de Isis, que cubre los Grandes Arcanos de la vida, y reciben
la iluminación de la Ciencia.
Dios es el único OMNISCIENTE o sea el poseedor de toda la
Sabiduría y como él es la Inagotable Fuente de Bondad y de la
Ciencia, concede sus dones a los hijos que más se le acercan.
Entre mavor sea el acercamiento de los hombres a Dios, mayor
será el manantial de sabiduría que recibirán.
El Esníritu Santo es el símbolo adoptado para representar la
Sabiduría 'Divina y por eso a los que logran la sabiduría, se !Ps
dice inspirados de la Luz del Espíritu Santo.
Si deseas llegar a ser iluminado, procura ser un perfecto estu-
diante de ocultismo, y haz un esfuerzo diario de sentirte espíritu y
de unirte con Dios Nuestro Padre.

-60-
CIENCIA OCULTA Y CIENCIA OFICIAL

Siempre se ha tenido a la Ciencia Oculta como algo ridículo y


como un conjunto de patrañas inverosímiles, creadas por las menta-
lidades enfermas de sus investigadores.
Otros consideran a la Ciencia Oculta como algo abominable,
que es sinónimo de Magia Negra y Hechicería, porque para los fa-
náticos e ignorantes, no hay más que una sola magia, la Negra 1
La mayoría de los que tales cosas opinan del Ocultismo, lo
hacen así por ignorancia unos, otros por fanatismo, y otros mali-
ciosamente para torcer el criterio de la Humanidad, para que perm'l.
nezca sumida en las tinieblas de su propia ignorancia, con 1ma es-
pesa venda en los ojos que no le permite ver la Luz.
La Ciencia Oculta es la Ciencia Natural, la Sabiduría Divina,
que recibe sus conocimientos del estudio de la Naturaleza, del hom-·
bre, de todos los seres vivientes, de los tres reinos de la Tierra: Ani-
mal, Vegetal y Mineral, estudia el Universo, el principio y fin de
todas las cosas y la fuente energética de la cual se deriva todo.
Son numerosas las ramas científicas del Ocultismo, a tal punto
que en una sola vida, no basta:rá para abarcar tan profundos cono-
cimientos.
Son dos las ramas en las cuales se divide la Magia : en Blanca
y Negra, pero eso no autoriza a incurrir en el craso error de consi-
derar a todos los ocultistas magos negros.
La Magia es una sola, el Arbol de la Ciencia es uno solo, en él
se encuentran Jaquin y Boas, todo depende del uso que se le dé a
las fuerzas de la Naturaleza, porque una pequeñ<i desviación del
pensamiento transforma lo bueno en malo y lo malo en bueno.

LA CIENCIA OFICIAL
En cambio la Ciencia Oficial que es la personificación de la
s<>berbia humana, sólo le rinde culto ferviente a la Materia, y se
niega rotundamente a reconocer que t-s derivada de la Ciencia Oculta,
la cual tant0 asusta a los espíritus !nateridistas o timoratos.

-61-
Cada nuevo descubrimiento o conquista de la Ciencia Oficial.
hacía siglos que era patrimonio exclusivo de los Iniciados, los cuales
no revelan sino lo que pueden revelar.
Poco a poco se -les va comunicando al resto de los hombres
los conocimientos científicos de los cuales los Maestros son los po-
seedores.
Pero la Ciencia Oficial, no cree nada que esté en el campo de la
Metafísica y de la Espiritualidad, pues sólo acepta lo que tiene com·
probación tangible en sus laboratorios y maquinarias.
Siempre ha existido un gran antagonismo entre las Ciencias
Ocultas y Oficiales. Los científicos positivistas ven con desprecio
a la Ciencia Oculta, porque en su audacia, se creen superiores y
sienten profunda lástima por ios que se dedican a las investigacione~
del Ocultismo. Pero los Maestros dirán: "Perdónalos Señor, porque
no saben lo que hacen".

-62-
INTOLERANCIA CIENTIFICA

Desde la Edad Media a la Epoca Contemporánea, se viene con-


templando en la Tierra la intolerancia científica o sea la fuerte opo·
sición, las vallas insuperables que presentan los pseudos sabios, en·
cerrados en sus moldes de hierro, a todo lo que no esté de acuerdo
con sus pnnc1p1os.
Sólo aceptan como verdades científicas, lo que ya está demos-
trado, lo tangible, lo visible, lo trillado ya por innumerables investi·
gadores. Pero estas verdades para poder llegar a ser aceptadas,
tuvieron que ser consideradas al principio como verdades meta-
físicas.
El entendimiento limitado por los moldes de la orgullosa Cien-
cia Oficial, no podía penetrar a la comprensión inmediata de los
principios de la verdadera sabiduría, pero la fuerza inconstestable
de los hechos, ha obligado a los científicos a aceptar muchas cesas
que antes negaban.
Al principio los hombres tenían las ideas más absurdas del Cos-
mos, y los investigadores libres que se atrevían a exponer sus hipó-
tesis, eran considerados como locos, pues tenían la osadía de romper
los moldes preexistentes.
Los antiguos consideraban, que la Tierra era plana e inmóvil,
suspendida en el espacio por poderosas columnas, y los astrónomos
que se atrevieron a negar semejante absurdo, fueron víctimas de
la intolerancia. Pagaron con sus vidas los que dijeron que la
Tierra no era el centro del Universo y que era un globo que gira-
ba sobre su propio eje, haciendo revoluciones rítmicas alrededor del
Sol, lo mismo que los demás astros que vuelan a través de los es·
pacios infinitos. Estas nuevas teorías no podían ser aceptadas,
porque eran violatorias de las normas ya establecidas.
La principal enemiga de la Ciencia es la Ciencia misma, per•
la llamada Oficial o Positivista, la cual no admite teorías que no
están concebidas dentro de sus cánones; se asusta de -lo destono-
cido, de lo insondable, de lo nuevo o v1e)o ignorado.
La Ciencia Oficial es como la mayoría de las religiones que
no admiten lo que no está al alcance de su limitada comprensión.
Pero gracias a Dios, la verdadera Ciencia se impone y los cien-
tíficos no tienen más remedio que inclinarse, y aceptar las teorías
que son hijas de la investigación de los genuinos sabios.
Lo único que hacen muchas veces los científicos es bautizar
con nombres nuevos, las leyes, y principios que vieron antes como
metafísicas e ilógicas, porque el positivismo no las entendía. Un
ejemplo a ese respecto lo tenemos en el llamado éter del espacio
por los científicos, que es la misma materia sutilísima conocida
por los ocultistas con el nombre de prana.
La vibración cósmica es otra de las verdades conocidas y
sostenidas por las escuelas iniciáticas desde la antigüedad, luego la
Ciencia Oficial la incorporó entre sus adquisiciones.
Todo lo que se ha elaborado en los laboratorios de los quími-
cos actuales, ha sido ya elaborado desde antiquísimas épocas en los
laboratorios de los alquimistas: egipcios, caldeos, persas y euro-
peos (de la Edad Media). Los alquimistas fueron los precursores
de los químicos contemporáneos
Ahora es cuando la Ciencia Oficial empieza a convenir en la
existencia del magnetismo personal, el hipnotismo. curas magnéticas
o por sugestión mental. Asimismo ya es común el tratar sobre los
corrientes y cotidianos fenómenos de la telepatía, y todas estas
cosas producían gran hilaridad a la Docta Ignorancia.

Luego, paulatinamente irá aceptando la Ciencia Oficial todos


los postulados de las Cien~ias Esotéricas, y llegará el día en el
cual será patrimonio general de la Humanidad, todos los princi-
pios ideológicos tan combatidos desde hace siglos, tanto por la
Docta Ignorancia como por las Religiones, porque se está acercan-
do la era del dominio completo del Espiritualismo.

Siguiendo una ley cósmica, el Materialismo ha llegado ya al


pináculo, y ahora ajustándose también a una ley determinada le
toca al Espiritualismo volver por sus fueros y encauzar a la Huma·
nidad, hacia el sendero de la fraternidad.

-64-
LA MAGIA

Blanca y Negra.-EI Bien y el Mal

Magia Blanca
Constituyen a la Magia Blanca el conjunto de Ciencias, Ejer-
cicios y 'Prácticas sagradas dimanadas de la Gran Luz Eterna, ins-
¡;iradora de toda la sabiduría e infinita Bondad.
La Magia Blanca y sus sacerdotes y Maestros, tiene por obje-
to principal el estudio de todas las fuerzas de la Naturaleza, el
estudio y aplicación de las facultades latentes de los hombres, pro-
cura la evolución espiritual, para que los hombres se pongan en
íntima comunión con Dios, Fuente Primaria, el Alfa y el Omega
de todas las cosas creadas e increadas.
Además la Magia Blanca es inspirada por las puras y santas
prácticas del bien, y se simboliza a todos sus seguidores con el
nombre de Hermanos de la Luz.
Los magos blancos luchan para que la Luz y el Bien, impe-
ren sobre la Tierra, y están siempre en abierta contraposición con
los magos negros, pata evitarle males a la Humanidad.
Los que llegan a dominar la Magia Blanca se lfaman: adeptos,
Iniciados y Maestros y los que aspiran a dominarla se llaman che-
las o discípulos.
Las distintas escuelas esotéricas tienen por finalidad primor-
dial, llevar a sus discípulos a la perfección, para que puedan algún
día llegar a la Iniciación en los grandes arcanos de la Vida.
Magia Negra
Es la antítesis de la Blanca, y está constituída por la Nigro-
mancia, necromancia, hechicería y todo aquello que perjudique a
los hermanos del Reino Hominal.
A los magos negros también se les llama Hermanos de Ia
Sombra, porque son enemigos de la Luz y del Bien. Utilizan las

--05-
fuerzas naturales para hacer mucho daño, se valen de entidades
bajas para producir efectos desatrosos en la vida, salud y hacienda.
Pero a pesar de que las fuerzas del mal tienen legiones de
malvados, su poder destructor no puede jamás avasa!Iar a la Ma-
gia Blanca, que le presenta una defensa formidable y no les deja
avanzar más allá de los límites que se le han demarcado.
Los Magos Negros no pueden jamás pasar el sagrado umbral
de la Ciencia, porque se encuentran alertas guardianes con flamí-
geras espadas, haciéndoles retroceder. Ellos no podrán jamás
profanar el Sagrado Templo!
INTOLERANCIA RELIGIOSA

Hermano, no seas intolerante,


pues todas las religiones son
buenas.

Gran pesar me producen las corrientes de odio existentes entre


los sectarios, empecinados y fanáticos adeptos de la mayoría de
las religiones de la Tierra. Sus sacerdotes en lugar de sentar cáte·
dra de amor al género humano, se aprovechan de sus investiduras,
para encauzar los pe11samientos de sus feligreses con ideas malsa-
11.as. Les enseñan a odiar a todos los que no tienen la misma re•
ligión, mutuamente los de cada una, consideran que la suya es la
mejor y la verdadera, y que las demás dicen un conjunto de fal-
sedades. -
Esos odios, contribuyen a ahondar las divisiones humanas, y
alejan la probabilidad del establecimiento de la paz universal.
Las religiones fueron instituidas desde el principio para for-
mar un lazo de Amor entre los hombres, para prepararlos para que
poco a poco se vayan encauzando en el sendero del espiritualismo,
que tiene como meta final, la perfección.
En teoría el fin primordial de las religiones es la de refrenar
a los hombres, hacerlos cada vez mejores para que puedan llegar
a Dios. Todas tienen principios morales bellísimos, que de ser real-
mente practicados tarrto por los sacerdotes como por sus adheren·
tes, la Humanidad se iría preparando a pasos agigantados hacia
la anhelada Fraternidad.
Pero desgraciadamente son muy pocos los sacerdotes y creyen-
tes que siguen al pie d~ ·la letra los dictados que conducen al Amor
Universal. a la unión sagrada e íntima entre los hombres y Dios.
Cuán pocos reciben la Luz Divina!
Las excepciones de los religiosos que han recibido la ilumi·
nación, están bien lejos de ser intolerantes e intransigentes, no
,ienten en sus corazones el odio a ninguno que no profese sus
ideas, pues consideran, tal como los Iniciados, que todos los se·
res son hermanos, cuya única diferencia existe en las ideas, en
los sistemas religiosos y en los métodos seguidos para ponerse en
comunicación con Dios.

-6'!-
LA RELIGION DEL FUTURO

Cuántas veces me he puesto a meditar sobre todas las re-


ligiones existentes en todos los tiempos, desde la antigüedad hasta
nuestros días, y cuántas veces he estudiado sus principios filosófi-
cos así como también sus prácticas!
Luego he llegado a la triste conclusión de que todas las
religiones que aún existen, están descarriadas y que ninguna se
ajusta a los verdaderos cánones de las leyes del Amor Divino.
En todas veo la incomprensión, la intolerancia más abomi-
nable, el odio, la persecución, los anatemas, en fin las bajas pa.
siones reconcentradas en sus dirigentes, quienes transmiten fa.les co"
sas a sus adherentes o seguidores.
Por que razón vamos a odiar aquellos que no piensan como
nosotros? El odio y la intolerancia son plantas que sólo crecen lo-
zanas y fructifican en los espíritus bajos. Pero aquellos que sé
encuentran bien compenetrados de lo que la religiosidad significa,
aquellos que felizmente están en perfecta armonía con el Cosmos,
y en Unidad perfecta con Dios, el Gran Todo; aquellos que sienten
amor por el género humano, no son intolerantes, aman hasta aque-
llos que no profesan sus mismas ideas filosóficas y religiosas, aman
hasta a los ateos, pues tocios somos hermanos en la Unidad Divina.
DeSJ)ués de estas reflexiones, considera- que llegará el día
en que desaparecerán las actuales religiones y vendrá entonces la
Religión Verdadera, la Religión del Amor, de la Paz y de la Fra-
ternidad Universal. Cada corazón humano será un templo de Dios
y cada hombre un sacerdote oficiante, que ofrendará a la Divinidad
los perfumes y .tahurnerios de su purificación espiritual.
Jesús dijo: "Vosotros sois templos <h Dios".
En San Lucas 17:21 encuentro lo siguiente:
"Ni dirán: Helo aquí! o: Helo allí! Porque
el reino de Dios está dentro de vosotros".
En San Juan 4: 24 ha Uo otra verdad:
"Dios es Espíritu y los que le adoren, es pre-
cise que lo adoren en espír:tu y en verdad".

-68-
ESCUELAS ORIENTALES Y OCCIDENTALES

La Sabiduría Oculta no la podemos considerar como patrimonio


exclusivo de Oriente o de Occidente, pues es Universal y simulta-
neamente apareció en los dos hemisferios.
Las Ciencias Eternas, son exactamente en todas partes, lo único
que las diferencia son los vocablos empleados para definir esas
verdades.
Por ejemplo en la India, el Absoluto o Gran Todo se denomina
Brahma, que es el Principio y Fin de todas las cosas, el Alfa y el
Omega. Los egipcios denominaban a Dios con el nombre de Amón-
Ra: Los occidentales cristianos designan a Dios de diversas mane•
ras: Gran Todo, Padre Celestial, Padre Eterno, Supremo Hacedor,
Supremo Creador, Gran Arquitecto, etc.
En la América los indios pieles rojas, designan a Dios con el
nombre de Manitú. Los mayas y los incas, adoran al mismo Dios
simbolizado en el Padre Solar, representante de la Luz, Energía y
Poder de la Divinidad.
Las ideas de los rosacruces, de las escuelas de Alemania o de
los Estados Unidos, las martinistas, los téosofos de las distintas de-
nominaciones y todas las escuelas herméticas, tienden al perfeccio-
namiento del espíritu y al estudio de todas las religiones, costum-
bres, razas, las relaciones humanas entre sí y con Dios. Además
todas las escuelas fomentan la fraternidad Universal, sin distingos de
clase, color, raza, o sexo, todas conducen a encontrar la Verdad,
y despertar los latentes poderes que todos los hombres tenemos.
Los métodos de enseñanza, las prácticas y los términos técnicos
difieren entre todas las escuelas, pero los fines son exactamente
iguales porque conducen a la unión del hombre con Dios.
Entonces por qué existe entre las distintas tendencias esotéricas
esas rencillas, esos egoísmos que desdicen mucho del verdadero es-
piritualismo? Mutuamente las escuelas de Oriente y de Occidente,
se endilgan los epítetos más injuriosos a sus enseñanzas, y a los Guías
de los respectivos movimientos espirituales.

-69-
El genumo espiritualismo, que trata de que cada día seamos
mejor que ayer, no se compagina con esas pasiones bastardas, que
ponen a los hermanos al mismo nivel de los que desgraciadamente,
todavía no han tenido la oportunidad de recibir siquiera nociones
de la verdadera Sabiduría.
Por qué las escuelas de Occidente, critican y disparan canden-
tes dardos preñados de odio a las Orientales o viciversa? Así
fomentaremos únicamente la discordia, y se alejará la posibilidad
de cimentar la Fraternidad Universal.
Armonicemos todas las tendencias hermanos, para que no seamos
creadores de nuevas barreras infranqueables entre los hombres, los
cuales no se ven como hermanos que son sino como fieras que
desean despedazarse 1
Recapacitemos hermanos, demos el ejemplo de serenidad, no
publiquemos jamás en nuestros libros, revistas y periódicos, ningún
epíteto injurioso, sino por el contrario tendamos los brazos, para
que Occidente y Oriente, se confundan en un estrecho abrazo, que
repercutirá con vibraciones en el Cosmos. Así lograremos algún día
suavizar los instintos de los demás hermanos, para evitar las masa-
cres fraternales, que ocasionan las guerras dimanadas de las barre-
ras y de los odios mutuos.
Cada escuela iniciática es un eslabón de la Cadena Fraternal
del Infinito, procuremos que exista una corriente fluídica de amor
entre todos, para recibir como recompensa el AMOR UNIVERSAL
o COSMICO.
Seamos uno para todos y todos para uno, que el amor impere
en nuestros corazones, para no profanar el sagrado Arbol de la
Ciencia, con nuestros hálitos inmundos.
UNION, FRATERNIDAD y ACCION debe ser nuestro lema.
Depongamos nuestro orgullo y veamos en cada escuela a una
colaboradora de la nuestra, en la magna labor de espiritualizar al
Mundo. Pensemos que son caminos distintos que conducen a un
mismo fin, a la Iniciación. . . . Si unos caminos son más largos y
otros más cortos de acuerdo con nuestros criterios, eso no nos auto-
riza para que no reine la armonía entre nosotros.
"Que la Paz de Dios sea con nosotros, y que el Amor reine en
nuestros corazones".

-70-
LOS ARMENTISTAS

Oh! Dios, haz que la Paz y el Amor,


reinen en la Tierra.

Existe en el mundo un tráfico comercial que es el más horrendo,


pues con él se acumulan cuantiosos capitales a costa de la sangre de
los seres. Me refiero a los fabricantes de armas y municiones de
todos los países.
Los armentistas son tal vez los espíritus más bajos de nuestro
planeta, pues tienen una crueldad refinada. Para que sus fábricas
no dejen de producir y de vender, por medio de sus agentes interna-
cionales de propaganda, promueven guerras internacionales y revo-
luciones en todos los confines del mundo.
Estos demonios encarnados no descansan en su tarea de intran-
quilizar al mundo, para aumentar sus caudales. No tienen ni Dios,
ni Ley, ni Patria. Para vender sus armas, no les importa hacerlo
hasta a los enemigos de su propio país.
Ejercen coacción y soborno en todos los gobiernos de la Tie-
rra, por medio de sus representantes directos. Se valen de distin-
tos métodos para el éxito de sus operaciones comerciales, que son
las más jugosas de todas.
Si los funcionarios de un Gobierno se muestran rehacios a la
adquisición de armamentos, provocan en el país vecino una gran
animosidad y sus representantes consiguen que se apoderen militar-
mente de tierras que no les corresponden y así, explotando la rica
veta del patriotismo", todos los pueblos caen en sus mallas de acero.
Cuando una nación es rica, los pedidos son más importantes,
porque los demonios armentistas, la convencen de la conveniencia
del aumento de sus fuerzas armadas, ante el peligro inminente de
una guerra; y porque otras potencias han aumentado sus presupues-
tos de guerra. aumentando sus flotas marítimas y aéreas a pasos
agigantados. Enseguida llueven los pedidos de barcos de guerra,
aeroplanos, cañones, ametralladoras y fusiles.

-71-
En el sangriento negocio de armas toman participación casi to-
dos los industriales y capitalistas, pues las guerras aumentan consi-
derablemente sus fuentes de ingresos.
Existe un engranaje de cooperación para darle facilidades a
las organizaciones, en las cuales están asociados, militares, estadis-
tas, banqueros y periodistas.
Tienen muchos periódicos y periodistas subvencionados para
que escriban falsas noticias escandalosas, para alterar los ánimos
de la colectividad donde se agiten. En la prensa mercenaria, salen
artículos incendiarios estimulando esa pasión egoísta llamada "pa-
triotismo", o si no provocan revoluciones, llamando a las armas al
pueblo, para que se rebele contra las tiranías opresoras y conculc1<-
doras de los derechos ciudadanos.
En cambio por el otro lado los agentes de las fábricas de
armas, ejercen su pres1on en las esferas gubernamentales, para que
hagan un buen pedido de instrumentos mortíferos.
Casi siempre logran su cometido porque o estalla una guerra
internacional, o una revolución y arman a todos los contendientes
haciendo un negocio redondo.
Cuando una nación es pequeña y pobre, carece de recursos
para comprar al contado las armas, pero los fabricantes no se ami-
lanan por esto, pues como tienen bancos dependientes de sus fá-
bricas, les proporcionan empréstitos a un alto tipo de interés, para
que adquiera inmediatamente el equipo bélico necesario para ex-
terminar a los hermanos. .

Luego los pobres países quedan convertidos en esclavos de


los grandes capitalistas extranjeros, quienes obtienen todas las con-
cesiones que deseen. Entre otros se aprovechan de esa brillante
oportunidad, los logreros negociantes de los trust subsidiarios del
negocio de armas, como los de petroleo, c.arbón, y hierro.
Mientras existan las fábricas de armas y exista la baja pasión
llamada "patriotismo", o sea amor egoísta al suelo donde se nace,
y odio a las patrias ajenas y a las demás razas, existirá la guerra
sobre la Tierra.

Así como también mientras existan gobiernos egoístas y malva-


dos que oprimen y no se preocupen de dictar medidas tendientes
a beneficiar a los gobernados, y además existan agitadores profe-
sionales y embaucadores de las masas, habrán revoluciones.

-72-
ORACION
Oh! Dios Omnipotente, por qué no te compadeces de los hom-
bres? Por qué no aceleras su evolución espiritual para librar a la
Tierra de tantas bajezas?
Uhf Dios, haz que reine la paz y el amor entre los hombres,
para crear pronto la Fraternidad Universal.
Oh! Dios, haz que los hombres vean su error, quítales a todos
el mal entendido patriotismo, para que las naciones se contemplen
como hermanas, provincias, de la Gran Patria Universal, que a
su vez es una ínfima parte del Cosmos Infinito.
Oh! Dios, haz que los gobernantes sean bondadosos y coro
prensivos, que amen a la humanidad toda, que se pongan en ín-
tima comunicación contigo para gobernar mejor, para qu~ no co-
metan desaciertos, no provoquen las iras de los pueblos con sus
abusos y su indiferencia glacial para con sus necesidades. Haz qur
los gobernantes comprendan la sagrada misión que se les ha en··
comendado y que dirijan los estados con amor.
Oh! Dios ten piedad de nosotros tus hijos, haz que la Paz v
el Amor reinen en nuestros corazones 1
Que así sea!

-73-
FRATERNIDAD UNIVERSAL

Diferentes grados de evolución.-Diferentes razas que pueblan este


Planeta.-"Amaos los unos a los otros".--Los espíritus
superiores no deben despreciar y odiar a los inferiores
espiritual y racialmente.-Omnia ex Uno.

La Ley de la Evolución se cumple en las distintas facetas de


lo creado, siguiendo y ajustándose a esa Ley, se lleva a cabo la
evolución espiritual, la cual se consigue paulatinamente y en una
forma gradual; de ahí que todos los hombres se diferencien por
el grado de evolución que han logrado sus espíritus, ya por su pro-
pio esfuerzo o por las sucesivas vidas.
Así como existe la evolución del espíritu, asimismo existe la evo-
lución de la materia, la prueba la tenemos en las razas humanas,
las hay inferiores física y espiritualmente hasta las superiores y evo-
lucionadas.
No es !o mismo un negro africano en estadq.. s~lvaje, a un
individuo de las razas superiores la diferencia es tan notable, no
sólo en la parte exterior sino en lo espiritual y .en lo mental.
Pero la diferencia racial y espiritual, no autoriza a los hom-
bres a que se envanezcan de su condición, y odien a los menos
evolucionados.
La verdadera Fraternidad Universal, el verdadero imperio de
las corrientes fluídicas del Amor, sólo se conseguirá cuando todo~
los seres se despojen de las pasiones que emponzoilan sus espíri-
tus y el Arbol de la Ciencia con sus hálitos impuros, dimanados
de las corrientes del Odio, la Envidia y la Soberbia.
Si todos los seres creados somos hermanos, por qué esa lu-
cha ·f Ese odio feroz, esa pretensión pueril de superioridad espi-
ritual y racial?
Naturalmente siguiendo el axioma hermético, la Tierra es un
reflejo de lo que sucede en los mundos superiores, donde impera
la jerarquía espiritual.

-74-
E:.n la Tierra existe también la jerarquía espiritual, que se
manifiesta tangiblemente en la jerarquía racial, pero no consi-
deramos justo que aquellos que han logrado un alto grado de
evolución, se enorgullezcan por la envoltura étnica que cubre sus
cuerpos espiritual y anímico.
A todos los seres debemos amar como hermanos. Deberemos
tener siempre presente las palabras del Divino Maestro cuando
dijo: "Amaos los unos a los otros", pues la única diferenci:i que
existe entre los hombres es el grado de evolución.
Por consiguiente los que se valen de la palabra escrita y ha-
blada para fomentar esos odios y divisiones en la familia huma-
na, hacen una labor nefasta que impide el n:inc:d:i de la Frater..
nidad Universal bien entendida.
No solamente debemos sentir ese espíritu fraternal hacia
nuestros semejantes, sino también hacia los elementos naturales
como: el Agua, el Fuego, el Aire, y la Tierra, hacia lo~; sistemas
estelares, hacia los planetas, hacia todo lo creado e increado, ha ..
cía todos los seres del Reino Animal, hacia todos los componen ..
tes de los Reinos Vegetal y Mineral.
.... "Omnia ex Uno" Todos somos Uno en el Gran T od.:i, pDr con ..
figuiente hermanos entre nosotros e hijos del Creador, Dios y P<~­
dre, que seguimos la marcha rítmica a través de los siglos, para
cumplir la inmutable Ley de Evolución, para algún día poder lle-
gar al perfecto grado de pureza.

-15-
LEY DE EVOLUCION

Los rayos lumínicos producidos de vez en cuando por los


humanos cerebros, conducen a las sociedades por nuevos derro-
teros. Cada nueva Idea, cada movimiento social, es la realización
de una necesidad, para el renovamiento y mejoramiento de lila
instituciones. Todos los derroteros de la Humanidad, tienen su
razón de ser en el desenvolvimiento y desarrollo del plan cósmico.
Las Instituciones, como las células que integran un organis-
mo animal, tienen que renovarse cada determinado tiempo, lla-
mados períodos o ciclos; las nuevas células, tienen que tener,
siguiendo la ley de la herencia, toda la experiencia ancenstral o
genética, aunando a esto, una dosis de mejoramiento, como co-
rolario lógico de las enseñanzas aprendidas en el pasado.
Las leyes cósmicas son precisas e inmutables, todo se rige
por el desenvolvimiento, y por el plan evolutivo de todas las co-
sas y causas. Así como las células están regidas por el plan evo-
lutivo, y suietas a la ley de la herencia o aprendizaje ancestral,
asímismo son los hombres.
A cada hombre se le puede comparar con. un micro-orga-
nismo, o mejor dicho un microcosmos, que ha heredado de las
generaciones del pasado mucha experiencia, y que constituye una
parte infinitesimal del desarrollo del género humano, como parte
integrante del Cosmos.

Las revoluciones de ideas están sujetas a los ciclos de me-


joramiento social. La Humanidad siempre aspira lo mejor, as-
pira a un gobierno ideal, una vida social más llevadera y sopor-
table, donde no se sufra como actualmente sufrimos.
Pero consideramos que aún la Humanidad no ha llegado al
justo período de desenvolvimiento y desarrollo necesarios para
cristalizar las hermosas ideas de la Fraternidad Universal, vida
económica estable, sin estar sujeta a las alternativas de las altas
y bajas de las vacas gordas y de las vacas flacas.
La Humanidad aún no puede lograr su deseo, por imperar

-7ó-
en la mayoría: El Odio y la Envidia, que llevan a las nac10nes
a la destrucción por medio de los asesinatos colectivos llamados
Guerras, cuando debieran ser llamadas homicidios.
Pero confío que algún día la mayoría de los micro-
organismos, se despojarán de esas bajas pasiones que impiden
la realización de la verdadera F raternidaél Universal sin distingos
de raza, clase o desarrollo intelectual.

No tendré la felicidad de vivir esa vida paradisíaca de la


Humanidad, pero es posible que lo logren las generaciones venideras.

--77-
INSTRUMENTO COSMICO

Muchas veces le acontece a todos los mortales incluso a los


que han logrado el perfeccionamiento espiritual, {a los Maestros)
la terrible situación que_ se le presentaba de contínuo a San Pablo
y que le hizo expresarse as :"Por qué hermanos el bien que quie-
ro hacer no Jo hago y el mal que no quiero hacer es el que hago".
Cuántas veces nuestro fuero interno nos impulsa a hacer una
buena acción y cuando lo deseamos, una fuerza extraña y con-
traria nos pone en la condición de hacer el mal.
Nos interrogamos a nosotros mismos la causa por la cual
nos vimos impulsados a practicar el mal, cuando deseamos hacer
el bien. Pero por más ·esfuerzos que hacemos no encontramos la
respuesta.
Pero si todos los hombres estuviesen en condiciones de aden-
trarse e: c·c ,,,.,ic,terio de la vida, llegarían a conocer la verdade~a.
ca¡:·.::,. ,·"·"'" veces actuamos como instrumentos kármicos, otras
como instrumentos de lo Cósmico para dar su merecido a los
infractore, de las inmutables y rígidas leyes cósmicas.
Eso le pasaba a San Pablo y le ha pasado y seguirá suce-
diendo a todos los hombres, pues estamos sujetos a las influencias
de las corrientes fluídicas del Cosmos y de nuestros guías espi-
rituales.
Siempre que nos suceda una de estas terribles circunstan-
cias de negarnos a hacer e! bien, indicándono_slo así nuestro fue-
ro interno. debemos meditar sobre ello, y rogar porque la perso-
na a la cual no hemos hecho el favor pudiendo haberlo hecho,
sea librada del karma.
EL GRAN MAESTRO JESUS

Realmente el hijo de María, Jesús el Cristo, ha sido hasta


el presente, el mayor de los Grandes Maestros de la Gran Logia
Blanca. El Gran Iniciado que ha aparecido varias veces reencar-
nado en el mundo, en su carácter de Guía o Maestro.
Distintas escuelas iniciáticas llaman a estos seres predesdi-
nados avatares, son seres feÍices que han alcanzado la perfección
v se encuentran dueños de sus destinos, al haber encontrado la
~lave de los Grandes Misterios, que conducen a descubrir el Ver-
dadero Sendero de la Felicidad.
Jesús el Gran Maestro, vino nuevamente a este planeta para
encauzar a la Humanidad en una nueva era que revolucionara
con sus vibraciones atómicas, la energía almacenada en el Cos-
mos.
Pero como dice el dicho: "Todo redentor muere crucificado",
así tenía que sucederle a Jesús, quien lanzaba a los cuatro vien-
t JS ideas muy superiores para la mentalidad atrazada de la época.

El Divino Emisario fué incomprendido por la Humanidad, to-


da la cual deseaba salvar de las tinieblas del error, de la igno-
rancia y de las depravaciones. Su lenguaje no lo entendía la ma-
yoría de sus oyentes, ni aún cuando hablaba en forma de parábo-
las, pues esa masa ignara era incapaz de comprender el verbo
divino.

Una prueba fehaciente de que el populacho y hasta los le-


trados de entonces no entendían sus enseñanzas y promesas da-
das en parábolas, es cuando el Maestro Jesús decía: "!\U RE~NO
NO ES DE ESTE MUNDO".
No entendían a qué reino se refería el Rendentor de hom-
bres, se imaginaban todos, que él se refería a un Reino tempo-
ral en la Tierra, donde el iba a ser el Rey.
Lo mismo sucedería en nuestros días, si el Cristo Cósmico
volviese a reencarnar y se pusiese a dar enseñanzas en público,

-79-
la mayoría de los oyeQtes ¡¡o entendería absolutamente nada, pues
este lenguaje sólo lo pueden entender los estudiantes de las cien-
cias herméticas que concentran sus esfuerzos en la práctica del
bien.
El Gran Maestro Jesús, continúa obrando en beneficio de
la Humanidad, y al dirigir los trabajos augustos, en los rituales
sagrados de los Grandes Maestros que rigen la Gran Logia Blan-
ca, concentra su pensamiento en beneficio de los mortales, para
que todos tengan oportunidad de mejorar espiritualmente.

-80-
LA ULTIMA CENA

En la última cena, el Gran Maestro Jesús, puso de mani-


fiesto sus grandes poderes ocultos, al hacer uno de los grandes
y potenciales milagros, que puede hacer un mago Rosa Cruz.
Cogió, siete gotas simbólicas de vino, y operó el prodigio milagro-
so de hacer rebosar el cáliz, y luego vertió el precioso y sagra-
do líquido en los vasos de los congregados en es~ cena, y vinie-
ron a humedecer las doce gargantas de los nuevos Maestros Rosa
Cruz.
Repitiéndose así el milagro de los siete panes y de los siete
peces, que fueron multiplicados a tal extremo, que pudieron ali-
mentar a una inmensa muchedumbre que seguía al Divino Maes-
tro, para recibir sus enseiianzas.
La última cena !a podemos llamar la cena mag1ca por ex-
celencia, en la cual campearon la virtud Rosa Cruz, y los gran-
des poderes almacenadps en las personas del Maestro Jesús y de
sus discípulos.
La culminación de uno de los sagrados mm1sterios de Jesús
se efectuó durante esa santa cena, a la cual asistieron en · astral
los más Grandes Maestros Rosa Cruz, en los mundos espiritual
y físico. Era la última vez que iba a comer en público Jesús, se
acercaba ya el período más algido de su iniciaci6n, en la cual
tenía que demostrar toda la fortaleza de que era capaz.
De antemano sabía los hechos que iban a sucederle, él sa-
bía perfectamente que iba a ser entregado a los romanos para
que dispusiesen libremente de él. Presentía ya lo mucho que iba
a sufrir, pero nada de eso lo amilanó, seguía siempre adelante
para alcanzar la meta anhelada desde su aparición en el plano
físico.
El Maestro Jesús estaba compenetrado de la unidad espi-
ritual del hombre con Dios, Padre de todos, pues él sabía que
el reino de Dios está dentro de nosotros, que el alma humana
es una parte pequeña del Alma Universal.
Por eso dijo en cierta ocasión: "Yo soy tanto como tú",
comprendía que así como todos los hombres eran hijos de Dios,
formaban parte integrante de ese armonioso Gran Todo, que es
Dios.

-81-
QUE EVOLUCIONA EN LA
REENCARNACION?
Existe una teoría hipotética la cual basada en la misma Ley
del Karma, asegura que lo que evoluciona es la materia, que
el espíritu siempre es puro y que jamás se mancha.
---Si el espíritu es la chispa divina que anima la materia,
cómo vamos a creer que esa pequeña porción que forma parte de
de la Unidad del Gran Todo, va a ser suceptible de perfeccio-
namiento?
Los partidarios de esta tesis basan sus aseveraciones en los
símiles como el que a continuación expongo:
¿Cuándo es la luz de un bombillo eléctrico más clara? ¿De-
pende de la corriente eléctrica o del cristal o materia del bom-
billo?
--Si el foco está suc10, as1m1smo la luz que arroje será más
opaca, en cambio entre más limpio esté el vidrio, o mejor cons-
tituído el bombillo, mayor será la luminosidad dimanante de ese
cuerpo.
Asímismo asegura que lo que evoluciona en cada reencar-
nación, es la materia hasta lento se haya sutilizado en tal for-
ma, que haya logrado la manifestación de la luz divina hacia el
exterior.
Ahora paso a refutar esta tesis comenzando por decir:
Unicamente el espíritu es lo que evoluciona en cada reencarna-
ción.
La misma Ley del Karma, respalda m1 opinión, la cual
considero la genuina verdad cósmica.
La Ley del Karma como es sabido tiene por objeto la can-
celación paulatina o rápida de todos nuestro" malos hechos du-
rante anteriores encarnaciones. El hombre tiene el libre albedrío
de escoger el bien o el mal, pero de acuerdo como proceda en
cada vida, así aumenta la deuda kármica o la disminuye rápida-
mente. Un hecho abnegado o cualquier acción de positiva bon-
dad o generosidad, puede cancelar el karma de una persona.

-82-
Cómo es posible que sea el cuerpo físico la parte que dirija
nuestros actos? El espíritu es el amo, el jinete que cabalga sobre
los cuerpos astral y físico, y los guía a voluntad por el sendero
que qmera.

La envoltura física que cada espíritu recibe es de acuerdo


con su evolución o involución. Los espíritus que animan los cuer-
pos de los salvajes pueden ser de seres que encarnan por primera
vez y que por consiguiente son muy imperfectos y rudimentarios,
también pueden ser seres involucionados por sus graves errores.
Entre más haya evolucionado un espíritu en el sendero del
perfeccionamiento, mejores serán en posteriores reencarnaciones
sus condiciones físicas, y estará rodeado de menos dolores mora-
les hasta lograr la purificación total, que es cuando los espíritus
logran escalar los planos superiores y confundirse con la Seidad
Cósmica.

Torno el mismo ejemplo del bombillo eléctrico, de qué


servirá que use un foco de 200 bujías, cuyo vidrio estuviese com-
pletamente límpido y perfecto, s1 la corriente eléctrica fuese de
un voltaje débil-?
Lo que se perfecciona es_ la corriente eléctrica, pues a ma-
yor intensidad de corriente mayor luz y fuerza, esto lo he
podido constatar muchas veces, a pesar de tener buenos focos,
cuando hay un desperfecto en los dinamos generadores de la
energía eléctrica, la luz se va apagando paulatinamente, y se
hace opaca y otras veces percibo que la claridad se intensifi-
ca cuando aumenta el voltaje.

Podemos asímismo encontrar individuos de muy bella apa-·


riencia física, pueden ser aparentemente unos caballeros de sa-
lón, refinadísimos, pero en cambio si su evolución espiritual es
poca, jamás veremos radiaciones exteriores de la luz divina en
tales seres.
No mego que la materia evoluciona, pues lo hace
cumpliendo así las ineludibles leyes del Cosmos, pero en el
caso de la evolución de la materia que constituye el cuerpo fí-
sico del hombre, no está sujeta a la Ley del Karma, evoluciona
siguiendo otras leyes, como las de las formaciones de nuevas ra-
zas y sub-razas, hasta llegar a la Séptima Raza Humana, que
será la última que tendrá la Tierra, la cual estará en condicio-
nes de proporcionar los vehículos de los espíritus más puros.

-83-
EL SUEÑO
La transición temporánea

Cuando los seres humanos se encuentran cansados por las


labores del día, llega el manto de la noche a cubrir la faz de
la Tierra. Entonces es cuando busca el hombre reposo para su
cuerpo físico.
Rápidamente va invadiendo al cuerpo un estado inevitable
de SQpor, de letargia e inconsciencia, hasta que por fin el sueño
avanza progresivamente hasta llegar al clímax.
Cuando el ser humano ha logrado el sueño definitivo, paula-
tinamente sus cuerpos sideral y espiritual, se van saliendo de la
materia, que deja en reposo, pero siempre comunicada con un
finísimo hilo invisible.
El espíritu aprovecha lleno de alegría la libertad temporánea
que se le concede, inmediatamente recorre enormes distancias en
la Tierra y en los planos astrales que puede transitar.
Durante el abandono momentáneo de la materia, general-
mente los espíritus se asocian a los de su mismo nivel evolutivo,
y no pueden subir a las regiones superiores si su evolución no
se lo permite.
Unicamente puede transitar en las esferas elevadas si tiene
un Maestro interesado en su rápida evolución, quien lo lleva de
la mano para que puedan franquearle el paso.
Los discípulos durante el sueño reciben profundas enseñan-
zas impartidas por los Maestros Iniciados en todos los Misterios.
Al mismo tiempo que les hacen poco a poco partícipes de la
Sabiduría, los cargan de bienhechores efluvios magnéticos que
hacen reaccionar a los espíritus.
Pero luego llega el momento en que tiene que volver a en-
trar en su envoltura carnal, prisión que le sirve para su purifi-
cación. Muchos espíritus se resisten a volver a sus cuerpos, pero

-84-
son obligados por la Ley Cósmica a reintregarse a sus materias
para que puedan continuar su evolución.
Al despertar ninguno a excepción de los Iniciados, se acuer-
da de las cosas vistas y de las enseñanzas infiltradas en su es-
píritu.
Los llamados sueños generalmente son vagos recuerdos de las
acc10nes y cosas vistas durante el período de descanso, unos son
reales y otros puramente simbólicos.
LA MUERTE
La transición definitiva

La llamada muerte, no es más que un nuevo nacimiento,


un despertar a otra vida, para cumplir así los dictados ineludi-
ble del Gran Todo.
Cuando el espíritu ha cumplido con el ciclo determinado de
su encarnac10n, llega el momento más trascendental, llega la
hora tan temida por unos y tan anhelada por otros.
El espíritu presiente el momento y se prepara para la par-
tida, y en los últimos momentos de su existencia terrenal obtiene
la clarividencia, rápidamente cual kaleidoscopio pasan todas sus
actuaciones en la vida, los lugares frecuentados, sus hechos bue-
nos y malos. contempla visiones que antes le era imposible ver,
vislumbra el umbral del Más Allá, del Ignoto.
La mayoría se aferra a no abandonar la materia, pero sus
esfuerzos son completamente estériles, cuando se le ha llegado su
hora, porque hay que cumplir la Ley.
Sobre la trans1non definitiva, transcribo la descripción
magistral del sabio Maestro egipcio: Hermes Trimegistus, sobre
el abandono de la materia, dice así:
"Cuando la inteligencia el más sutil de los pensamientos di-
vinos abandona el cuerpo terrestre, toma su túnica de fuego y
recorre el espacio abandonando el alma al juicio". _
La impresión que siente el nuevo espíritu desencarnado es
enorme, al principio se encuentra trastornado, no - sabe cómo
orientarse hasta que al fin logra el equilibrio, y va al lugar que
le corresponde, de acuerdo con su evolución, y permanece va-
gando por los espacios, hasta cuando se le llega el momento de
tomar una nueva envoltura carnal, y continuar así el ciclo de
reencarnaciones que le sean necesarias para su purificación.

-86-
EL MISTERIO SIMBOLICO DEL SANTO GRAAL

Cuando la luz llega a iluminar los OJOS del espíritu, cuando


la inmanencia suprema del padre soiar aclara el entendimiento,
entonces es cuando los mort¡¡Jes logran saber y comprender el
misterio del Santo Graal.
Sólo los grandes iniciados, han logrado saber exactamente
por qué usó el Gran Maestro Jesús, un cáliz para tomar vino en
!a última cena. Ese cáliz usado en esa sagrada cena Rosa Cruz,
fué consagrado por el magnetismo personal del Gran Maestro
Jesús y de sus discípulos, que desde esa fecha quedaban consa-
grados Maestros de ia Gran Logia Blanca.
Tanto el vino como las viandas usadas en esa sagrada cena
de los essenios, fueron consagrados previamente en el Gran Tem-
plo de T ebas, y luego en el Templo Essenio de Galilea.
Cuando los discípulos se concentran en el Santo Graal, que
se encuentra en la sagrada Montaña de Monserrat, donde se halla
la Gran Logia Rosa Cruz, donde ofician los iniciados en los sa-
grados misterios, reciben inmediatamente los efluvios vivificado-
res de esa ánfora de sabiduría oculta.
Los rayos solares que se encuentran en el Graal encerrados
hace siglos, actúan sobre todos los que se encuentran en el sen·
dero o en pos de él, principalmente ayudan a los que impetran
su auxilio en las grandes dificultades de la vida.
El Santo Graal, ha sido siempre la piedra angular sobre la
cual han descansado la mar de suposiciones desde hace siglos, la
que ha inspirado a más de un poeta y hecho producir dulces y
elevadas sinfonías iniciáticas a más de un Maestro de ese divino
arte.
En la Edad Media, la célebre época de los alquimistas, que
eran grandes iniciados, para conseguir que de sus morteros y re-
tortas saliese una combinación de metal.es y de ácidos que for-
masen el oro sintético, tuvieron que impetrar el auxilio del Graal
para lograrlo.

-87-
Los Iniciados de hoy, no necesitan la cooperac1on directa
del Graal para lograr la transmutación de unos metales en oro,
pues tienen ese precioso legado de los sabios alquimistas del siglo
de Paracelso, uno de los máximos iniciados.
Desde el t¡;ánsito del mundo físico al mundo espiritual, hasta
el presente, Paracelso se viene ocupando de todo cuanto atañe
al desarrollo de la química, a la cual consagró su vida terrestre.

-88-
EL AMOR
Principio básico de Ja Creación

¡Cuánto se ha escrito sobre el amor! Innumerables pagmas


que forman centenares de volúmenes! Pero aún no se ha dicho
todo lo referente al amor, pasarán siglos y siempre será de palpi-
tante interés todo lo que se refiera a las inmutables leyes del
amor. La Biblioteca del Cosmos está a las órdenes de aquellos
que sepan leer los grandes arcanos del Gran Libro de la Natu-
raleza ...•
El amor es el Alfa y el Omega de la Creación.
El amor es lo más sublime de los Creado e Increado.
El Amor Divino dió origen a la Vida.
El Amor es una legítima compensación para los humanos su-
frires.
El amor sirve de anestesia pues nos hace insensibles a los
golpes, a la~ punzadas y obstáculos físicos y espirituales que se pre-
sentan en el decurso de nuestro vivir sobre este Planeta.
El Amor es el único lazo que nos une dulcemente a la
Tierra.
El amor hace a los hombres mejores, los llena de optimis-
mo, refleja en sus rostros la dulce alegría del vivir.
La Naturaleza toda es una enorme Arpa donde perennemen-
te se tocan sinfonías de Amor, ya en una forma musical o vi-
bratoria, ya en una forma cromática.
Los gorgeos de las aves canoras, sus vistosos plumajes, la
policromía de la vegetación, el murmurio de las cristalinas aguas
de los ríos, el oleaje del mar, las suaves caricias de la brisa que
sopla, el perfume de las flores, todos los miembros de los Rei-
nos Animal. y Vegetal, así como los fenómenos de la Naturaleza,
cantan la eterna sinfonía del Amor, porque el Amor es la Ley
básica de los creado, porque Dios es Amor.

-89-
Sin Amor no puede haber Armonía, sm Armonía hay Caos,
desesperación, sufrimiento, odio, egoísmo, etc.
AMOR es la palabra más dulce de todas las lenguas.
Desde los países más civilizados, hasta los que se encuen-
tran en estado de barb~~ie o salvajismo, el Amor tiene primacía.
Al conjuro mágico de la palabra AMOR se llenan todos los
corazones de una profundísima emoción.
El amor conduce al hombre a la cumbre o al abismo moral.
Todas las nobles y grandes ideas, todos los nobles hechos,
han sido dimanados de la Fuente Inagotable del Amor en todas
sus manifestaciones.
¿Qué es la Vida sin Amor? Un erial, árido, y triste, en don-
de reinan el dolor en grado superlativo. La Vida sin Amor no
tiene razón de ser, porque el Amor es la Vida.
Amor es la ley pero amor consciente.
Amor es la afinidad que rige los mundos.
Amor es la cohesión que une los átomos.
Amor es la reacción del activo sobre el pasivo
Amor es toda fuerza que tiende a unificar.
Amor es la reacción del uno sobre el dos.
Amor es la fuerza que no retrocede.
El hombre puede amar materialmente, espiritualmente y aní-
micamente, cada uno de los tres cuerpos, necesita amar, pero
todos deben amar equilibradamente.
El amor material nace de la lujuria y crea la bestialidad.
El Amor espiritual nace del egoísmo y crea la avaricia y la
vanidad. El amor anímico nace del conocimiento de Dios y crea
el misticismo contemplativo.
Cada uno de estos amores separadamente son perjudiciales
porque entorpecen el desarrollo de los otros cuerpos, pero cuan-
do existe en proporciones justas, crean al hombre genio, que de-
be ser la aspiración de todos los Rosacruces.
Si todos los estudiantes siguen las enseñanzas lo conseguirán
con el desarrollo de su Ego Subconsciente.

-90-
UNIDAD ARMONICA

Cuando dos seres se comprenden y han llegado a la conclu-


sión de que armonizan espiritual, anímica y físicamente; cuando
existe la sintonización debida y correspondiente; cuando los dia·
pasones vibran ar unísono; cuando se percibe el i11tercambio del
fluído magnético de ambos seres, la unión absoluta y legalizada
es un imperativo categórico.

Entonces por qué vacilar un segundo? - Estas uniones son


las ryás sinceras, pues en ellas no media ningún interés mezqm-
no, sino una mutua comprensión, una legítima corriente amorosa
que hace fácil la unión de los tres cuerpos, que integran ~! hombre.

No existe obstáculo por insuperable que parezca, que no se


pueda solucionar satisfactoriamente, cuando existe ya la unión
en astral.
Las uniones regidas exclusivamente por la materia son re-
probables, pues sólo privan en ellas principios netamente egoístas,
como: el amor material, la ambición de la riqueza, y de los ho-
nores que brindan las elevadas pos1c1ones sociales, que dimanan
del adorado becerro de oro, el cual tiene tantos adeptos que le
rinden pleito homenaje.

En cambio que felicidad absoluta existe cuando las umones


son basadas en partes iguales en la siguiente fórmula:

parte de amor espiritual


parte de amor anímico
parte de amor físico
Total 3 partes que forman un todo, o sea 3 en 1, for·
mando así la Unidad Armónica.
Estos son los tres factores primordiales para que exista fe-
licidad en la vida conyugal, de lo contrario rápidamente viene
el hastío y las corrientes negativas de Odio mútuo de los seres

-91-
que sólo han unido sus materias o sea sus cuerpos físicos, aureo-
lándolos con los deseos egoístas.
Ojalá que todo los seres humanos meditasen, a hicieran pro·
fundas consideraciones sobre el Amor, así la existencia en la Tie-
rra llegaría a ser paradisíaca, bajo el reinado exclusivo de las
inviolables leyes del Amor, que debe ser el Soberano y Señor del
Género Humano.
Amor es la Ley pero eso sí amor consciente, basándose en
Ia Unidad Armónica que rige el Cosmos Infinito.

-92-
LA MUJER EN LA VIDA DEL HOMBRE

En la vida del hombre la mujer representa un papel impor-


tantísimo, sin ella no se amaría la vida y decaeríamos mucho en
nuestros esfuerzos, porque ella constituye a veces, un aliciente
favorable que nos alienta y nos allana los múltiples obstáculos que
en el curso de nuestro vivir se nos presentan.

Y es que la mujer en sí reune un conjunto de gracias y un


poder de atracción tales, que fácilmente nos domina y avasalla.
Su mirada irresistible, su sonrisa encantadora, la euritmia armo-
niosa de sus líneas, su voz delicada y musical, son las armag que
contra nosotros insensiblemente esgrime para conquistarnos y pa-
ra envolvernos en las mallas sutiles del amor. De ahí que, aunque
aparentemente parezcamos nosotros los conquistadores, real y ver-
daderamente no lo somos en ninguna forma, porque si vamos
en pos de ella, ello se justifica por la influencia de atracción que
su belleza ejerce sobre nosotros.
Para los humanos pesares la mujer es bálsamo dulce y le-
nitivo eficaz, por ella lucha el hombre para mejorar su condi-
ción actual en los distintos órdenes de la vida, sin ella no habría
ambiciones y el progreso se estancaría por consiguiente.
Arrostra el hombre todas las dificultades que encuentra en
el camino de la vida, con la esperanza de lograr la cima de sus
anhelos, cual es la conquista de la mujer amada.
Debe la mujer sentirse orgullosa de su finalidad, pues es la
dulce compañera del hombre, sin la cual no se podría perpetuar
la especie humana, que se extenguiría por lo tanto.

La mujer cuando es madre tiene sobre sí la responsabilidad


de los hombres del mañana, por lo que debe esmerarse y preocu-
parse sobremanera, a fin de que reciban sus hijos una instruc-
ción moral bien cimentada, en los primeros años de la vida, para
que más tarde sean ciudadanos conscientes de sus deberes :l! de-
rechos.

-93-
LA MADRE
(Símbolo Divino)

Hay en la Tierra una de las fases en que se nos presenta


la mujer, la más sublime de todas, la más edificante, la más her-
mosa, en la cual la vemos colocada sobre un pedestal de amor
espiritual: es la mujer cuando es madre, y cuando sabe serlo.

La mujer cuando sabe ser madre, cuando se compenetra de


su sagrado apostolado, de su misión divina, como primer guía
del hombre, en sus primeros pasos durante su tránsito en este
planeta, hace una obra grandiosa, monumental, pues se convier-
te en una e~cultora espiritual; porque generalmente las primeras
enseñanzas son en el hombre imperecederas y en la mayoría de
los casos esas semillas de mQral, recibidas en la infancia, fruc-
tifican y se transforman en lozanos árboles.

No sol~mente es !fladre, la que por necesidad da a luz un


hijo, concebido muchas veces contra su voluntad, es madre en
el significado genérico y amplio del vocablo aquella mujer que
desde que lleva al hijo en sus entrañas, siente un grande y puro
amor, por ese ser cuya materia es formada con la sangre de su
sangre.
Esa mujer dulce, que desde el primer momento de nacer su
vástago, le dedica todas sus delicadezas y ternuras que su espi-
ritualidad le inspira, esa mujer, es un símbolo divino en la Tie-
rra, es un ángel de bondad infinita, dispuesto a todos los sacri-
ficios por el bienestar de su caro hijo.
Aquella mujer que no se compenetra de su santa misión
espiritual, que siente repulsión por sus engendros involuntarios,
hijos exclusivos de la voluptuosidad, merece la admonición divi-
na, pues puede comparársele a un monstruo de la Natuarleza.
Y si a eoto se auna el abandono, descuido absoluto o entre-
ga de sus hijos a otros, este proceder ya raya en la perfidia más
grande, porque de la manera que sean engendrados los hijos, con
o sin amor, desde el preciso momento que es madre, la mujer

-94--
debe enseguida asumir las atribuciones y deberes inherentes a r,u
nueva condición, para así hacerse dignas y merecedoras del dul"
ce nombre de madre.
La verdadera madre, goza momentos lúcidos, que ponen de
manifiesto la sabiduría natural, cuando hasta las más ignorantes
pueden tener la facilidad de enseñar co!as trascedentales y de una
filosofía y de un sentido ético tan profundo como conmovedor.
Es en esa forma como las irradiaciones de la luz divina se
distribuye en luminosos destellos, salidos en forma de sanos con-
sejos de las genuinas madres.

Benditas sean las mujeres que saben ser madres, pues el


Espíritu Divino las ilumina!
LAS SIETE ROSAS

Todos los números tienen su simbolismo en el Gran Arcano


del Cosmos. Pero ningún número tiene mayor simbolismo e influ-
jo que el número 7. Pensemos que en siete días y siete noches
se hizo la Tierra, tal como lo describe el Génesis.
Siete fueron los hermanos de la Luz. Siete son los símbolos
cabalísticos por excelencia. Siete misterios menores y siete mis-
terios mayores son los que debe saber todo Iniciado. Siete planos
suprafísicos. Siete Lenguas de Fuego. Siete Perlas.
El Gran Maestro Jesús empleó siempre con éxito el número
7. Con siete panes y siete peces, al multiplicarlos alimentó a una
muchedumbre, y por último empleó el número siete, al usar siete
gotas de vino para depositarlas en el cáliz en la úl'tima cena.
Ahora pasemos al simbolismo de las siete rosas, florecidas
sobre la cruz, que simbolizan las siete virtudes necesarias para
conseguir la Iniciación: Amor, Resignación, Paciencia, Caridad,
Generosidad, Consagración, Silencio.
Cada virtud corresponde a cada uno de los siete grados me-
nores por eso decimos: "Que las rosas florezcan sobre su cruz",
aI expresar esto, queremos y deseamos que logre dominar y po-
seer las siete virtudes necesarias para lograr escalar el primer
peldaño de la sagrada escala de la Iniciación, la cual logran muy
pocos.

Tengamos siempre presente que las siete rosas deben flo-


recer rosagantes y llenas de lozanía sobre nuestra cruz, hagamos
un esfuerzo y lo conseguiremos.
-Existirá por ventura un simbolismo más hermoso que el
de las siete rosas?
-No queridos hermanos, es lo más sublime, las siete colum··
nas sobre las cuales descansa la Iniciación.

-96-
LOS CHACRAS

Los discípulos de la Orden R. C., que practican con fé los


ejercicios señalados por los Guías, logran unos en un corto tiem·
po, otros en uno largo, poderes sobrenaturales, pues están fuera
del vulgo.
Los mantrams vocalizados, la procreac10n prudencial, y la
concentración, desarrollan poderosamente el sistema glandular en-
docrino, convirtiéndolos en focos o centros magnéticos llamados
por los indúes chacras.
El que logra el desarrollo de los chacras tiene en la mano
la clave para hacer mucho bien o mucho mal, pero hay! del que
abusa de estos poderes en detrimento de sus semejantes! El cas-
tigo kármico no se deja esperar, durante la misma encamación,
recibe la debida sanción de la. inviolable Ley de la Compensación.
En cambio si se usa en el ejercicio del bien, siendo altruis-
ta en todas sus manifestaciones, curando enfermos, aliviando a
los seres que sufren material y moralmente, se da un gran paso
en pos del sendero iniciático, y asímismo la Ley de Compensa-
ción le devuelve con creces todos sus esfuerzos en pro de la
Humanidad doliente.
El deber de todo Rosa Cruz, es aliviar al que sufre, por la
íntima satisfacción de practicar el bien por el bien mismo sin
esperar recompensa.

-97-
VIBRACIONES ROSA CRUZ

El bien siempre se impondrá al mal, Jaquin y Boas, siem-


pre estarán en pugna. Pero jamás cuando el Bien esté cerca def
Mal este podrá imponerse.

Las fuerzas cósmicas ayudan a quien las necesite para ha-


cer el bien a los demás, para recibir ayuda personal o defensiva.
Cuando uno se encuentra en trance difícil y solicita ayuda, lo
Cósmico le responde:
"-Ninguno os sobrepasará en Gloria, Poder y Fuerza, so·
bre todo aquello que se vé y lo que está oculto a los ojos de
l'a carne".

Nuestro lema es: T HE L E M A.

Nuestra divisa : A M O R.

Nuestro fin: GLORIA, PODER Y FUERZA para alcanzar


los bienes espirituales y materiales.

Las luchas encontradas del pensamiento humano, serán alla-


nadas algún día, para establecer en este Plano, la fraternidad
bien entendida. Llegará el día en que haya una mutua compren-
sión de las tonalidades sintonizadas del Pensamiento Divino. Eso
será cuando todos los hombres comprendan que son partes in-
tegrantes del Cosmos, Dios y Padre.
La Cosmogonía llevará al hombre al completo conoc1m1en·
to de sí mismo.
El que ama la Verdad Suprema, quien se pone a tono con
la Suprema Inmanencia del Padre Solar, quien desea llegar a
despertar la Divinidad, no tiene más que ajustarse a los precep·
tos señalados por las leyes del Cosmos.

Amor es la Vida, la Vida es Amor.

El triunfo es el dominio completo de nuestras bajas pasiones.

La libertad es la consecución más preciada, cuando el es•


píritu aún encarnado, está libre de las subyugaciones de la ma-
teria.

El lema Thdema, significa fuerza, vivificadora. amorosa,


tril!nfadora, libertadora. En esta sola palabra están sintetizados
cuatro de las más grandes aspiraciones de los Rosa Cruz.

Nuestro lema es lo más grandioso que existe, con sólo leer


cada palabra de él progresamos en el sendero. Concentrándose
fuertemente sobre la sintética palabra thelema, alcanzamos un
gran desarrollo.

--99--
FUERZA

La fuerza es el amor y el amor es la fuerza cuando se hace


actuar.
La fuerza es el primer atributo de la divinidad.
La fuerza es UNO.
El que tenga ojos que vea, y el que tenga oídos que oiga,
y el que tenga entendimiento que medite, que todo está conteni-
do en el círculo y ahí encontraréis la clave de todos los núme·
ros y el secreto de todos los misterios.

Fuerza es todo lo que actúa sobre todas las cosas.


Fuerza es el ánimo de la voluntad.
Por último la fuerza nunca retrocede.

-100-
AXIOMA HERMETICO

"Como es arriba es abajo y como


es abajo es arriba".
-HERMES.

Uno de los principales apotegmas de la Filosofía Oculta y


el cual no ha podido superar nadie, es el expuesto por el insig-
ue Maestro egipcio Hermes T rimegistus : "Como es arriba es aba-
jo y como es abajo es arriba".
La enseñanza de esta sentencia es profunda, pues nos expli-
:a lo que sucede en el Cosmos en general, pasa en cualquiera de
sus partes por ínfima que ésta sea.
El Cosmos es un sistema grandioso de mundos y soles en
los cuales existe íntima cohesión y armonía.
En una gota de agua que es el Universo en miniatura, en-
contramos millones de mundos constituídos por los átomos, elec-
trones e iones y los demás micro-organismos que en ella pululan.
La misma vida que anima a un microbio que es un mundo,
la podemos encontrar en el hombre, que es otro mundo.
La Tierra es un hombre gigantesco, que tiene vida, flujos
y reflujos, que inspira y aspira, tiene movimiento y es animada
también por una gran fuerza espiritual de la cual dimana su
existencia.
Asímismo en los astros que nos rodean y en los dist}ntos
sistemas planetarios del Universo Infinito, que no tiene ni princi-
pio ni fin, ni tiempo ni espacio.
La Vida se manifiesta exactamente lo mismo arriba y aba-
jo y en todas las direcciones.

-101-
¿QUE ES EL COSMOS?

-El Cosmos es un conjunto armonioso de entidades físicas


y espirituales, que tienen relación mútua y que sin la una, no
existiría la otra. Todas las entidades que componen ese maravi-
lloso conjunto llamado Cosmos, giran rítmicamente, a través de
los siglos, del tiempo y del espacio ....
¿Qué encierra en sí?
-Si nos ponemos a practicar un análisis de los incomensu-
rables espacios, encontraremos una infinidad de sistemas astrales
y estelares, millones de mundos, denominados unas veces astros,
otras cometas, y otras~ veces estrellas, estas últimas que aparen-
tan ser más pequeñas que la Tierra, en realidad no lo son, se
ven así por la enorme distancia que las separa.
Los astrónomos han descubierto que la más pequeña de las
llamadas estrellas, es un mundo, mucho mayor que el globo te-
rráqueo.
¡Cuántas maravillas encierra en sí el Cosmos! Lo que más
es de admirar es la precisión de los movimientos alrededor del
Sol, sin chocar jamás, pues de lo contrario se acabaría la armo·
nía cósmica, y así sería destruír la suprema creación del Gran
Arquitecto y Supremo Artífice.

-102-
EL VERBO

El Evangelio según San Juan dice:


"1-En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios".
2-EI estaba en el principio con Dios".
3-Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin
él nada de lo que ha sido hecho fué hecho".
4--En él estaba la vida; y la vida era la luz de los hom-
bres".
El Verbo es el Alfa y el Omega, el prmc1p10 y el fin de
todas las cosas.
Es el prmc1p10 creatiz del Universo.
Es el hálito vital, la síntesis de la potencia divina.
La florescencia de todas las fuerzas cósmicas.
El principio de lo increado.
Es la Luz esplendente del Cosmos.
Es la fuerza animadora, vivificadora del Cosmos y de sus
partes integrantes.
La indubitable armonía creadora y conservadora.
El verbo integra cuando es necesario y desintegra cuando
ha llegado el momento preciso.

El verbo es la esencia básica de la Naturaleza ....

-10~
ENERGIA DIVINA

Energía es toda fuerza dimanante de un cuerpo o produci-


da por dos cuerpos físicos o espirituales. Hay varias clases de
energía: la física o material, la espiritual o astral, la cósmica o
universal y la divina. Todas las energías existentes, tienen su gé-
nesis en la divina, que utiliza como medio difusor, la energía re-
concentrada en el Cosmos. ·
La energía divina es el principio creatriz del Universo, allí
está la fuente inagotable de la energía cósmica, fuerza vivifica-
dora, renovadora, la causa del ser y del no ser, la causa de las
causas. Electricidad, éter, vibración atom1ca, nac1m1ento, creci-
miento y muerte, todo dimana o proviene de la Fuente Univer-
sal Energética, la que determina el Alfa y el Omega de todas
las causas y cosas. ,
Es la energía divina la lámpara votiva, la linterna mágica
de los siglos, cuyo fulgor no se apagará jamás; pasarán gene-
raciones de seres reencarnados, y siempre determinará Ia's voli-
ciones humanas.
Qué es la luz? -Una manifestación indubitable de la ener-
gía sintonizada en esa forma visible hasta para' los espíritus poco
evolucionados. Los fenómenos meteorológicos, son ocasionados por
la fusión de los elementos determinantes de la fuerza almace-
nada en el Cosmos.
Bienaventurados los hombres que logran sintonizarse en tal
forma, que logren estar en perfecta armonía con la energÍ!!- di-
vina, pues al conjuro mágico de JEHOVAH, fograrán poderes
ilimitados, si son destinados a la práctica del bien.
Sabaoth es la fuerza, el principio de la energía divina. Quien
logra descubrir la clave, dará un gran paso en el sendero. Los
Maestros ayudarán al interesado, aquí tienen el I A O, que les
ayudará a encontrarla.

-104-
LUZ

Ffat lux dijo Dios y la Luz fué hecha. Era la Luz del Mun-
do la que había nacido al coni1uo de la Suprema Voluntad d'el
Gran Todo.
La Luz fué el principio de la Fuerza, de la Energía, de la
Inteligencia y de la Volición.
La Luz es la fuerza divina, es la chispa de inteligencia, es
la sabiduría representada en la Tierra por el Astro Rey.
La Luz es la fuerza que penetra en todos los confines del
Universo y no hay nada que la detenga en su acción.
El rayo de luz al ser obstaculizado por algo, penetra siem-
pre, la sombra es la continuación de la Luz.
El fin primordial de todos los grandes pensadores que han
existido en el mundo ha sido el encontrar la Luz, y al hallarla
bañarse, e impregnarse bien con sus efluvios bienhechores.
Para poder lograr encontrar la luz, es necesario primero
estar en perfecta armonía con el Infinito, y que todo su ser vibre
al unísino, con el mismo diapasón de las benefactoras corrientes
cósmicas.
La Luz es el Alfa y el Omega de la Creación.
La Luz es el poder proveniente de la Mente Divina.
La Luz o sea la chispa divina, ha sido la inspiradora de las
cosas y de los hechos materiales y morales más grandes de los
hombres.
Si no hubiese sido por esa chispa, aún la Humanidad no
habría evolucionado en ninguno de los órdenes de la vida, no
tendríamos centros civilizados, con profusión de inventos y de
descubrimientos notables que han venido a complicar más la
existencia en este planeta, pero que la hacen más llevadera.
Pero la mayoría del Género Humano se encuentra ensober-

-105-
becida, y ha llegado el materialismo a tal grado, que le produce
hilaridad a los pseudo sabios, el oír decir que todo lo creado e
increado dimana de la Luz, y que la Luz es la Suprema Inteli-
gencia del Gran Todo.
La Luz se encarga de aumentar las corrientes de Espiritua-
lidad, para que los hombres piensen que no son exclusivamente
materias, maquinarias humanas compuestas por tejidos óseos,
cartilaginosos y carnosos. Tienen que tener en cuenta que está
animada y que las materias no se animan solas, y que ese Algo
que tenemos dentro es la Mente Directriz de nuestras acc10nes,
es el Espíritu.
Que la Luz del Mundo ilumine a todo el género humano es
mi deseo, para que puedan ver. Muchos hombres tienen OJOS
y no ven, porque les falta la Luz. Fiat Lux frater humanus !

---106---
VIBRACION

La vibración es uno de los fenómenos físicos más trascen-


dentales, es en la materia el movimiento molecular uniforme y
unísino. En la luz solar que llega a la Tierra, se contempla el
movimiento etéreo.
Todo está regido por este fenómeno físico, todas las ma-
ravillas cósmicas son debidas a la vibración. Los sonidos han in ..
fluído poderosamente en la formación de las diferentes formas
adoptadas por la materia.
Con la vibración no sólo se hace variar la forma de ciertas
materias, sino también se logra su demolición o destrucción.
Las sagradas escrituras nos traen el ejemplo de la caída de
los muros de Jericó, cuando el Jefe de las huestes atacantes, Jo-
sué, ordenó que fuesen tocadas las trompetas con determinado so-
nido. Los muros de Jericó, no resistieron la potente vibración, y
la reacción fué tan grande, que se desplomaron para dar paso
a los vencedores .•..
Esto nos prueba que cualquier muro o edificio de cualquie1
materia, puede ser demolido cuando se descubre el diapasón co-
rrespondiente. Los átomos al recibir la nota vibratoria similar,
sufren una reacción notable, que llega en la mayoría de los ca-
sos a la desintegración molecular.
Lo anteriormente expuesto no es un mito ni una leyenda,
pues es una de las cosas más vero5Írniles que existen en el mun-
do. Son numerosos los casos concretos de la comprobación de
este fenómeno.
Los ingenieros conocedore11 de la influencia de la vibración,
tienen mucho cuidado en la construcción de los edificios y puen-
tes, se fijan y estudian los menores detalles de la acú 3ti::a.
Cuando un ejército tiene que atravesar un puente rompen
el ritmo de la marcha, pues sabidas son las consecuencias de
una marcha rítmica sobre un puente, inmediatamente se desplo-
ma, trayendo consigo la pérdida de vidas.

-107-
ARMONIA

En todos los idiomas de la Tierra, hay un vocablo que en-


cierra en sí toda la belleza, todo el arte, toda la musicalidad,
es la armonía.
Armonía es la perfección en las relaciones humanas ya en
el orden espiritual, ya en el orden material.
Armonía es la que existe en el Cosmos y en los mundos, as-
tros, y sistemas estelares del Espacio infinito ....
Armonía es el Amor en todas sus manifestaciones.
Armonía es la cohesión de los átomos, de los electrones y
de los iones.
Armonía es la que existe en el divino arte que expresa el
lenguaje del espíritu, la Música.
Armonía existe en todos los detalles de una obra pictórica
de un Maestro.
Armonía es la que debe imperar en la Tierra para lograr
la paz y así la Fraternidad Humana.

-108-
LA MUSICA

En el princ1p10 fué el ritmo, todas las cosas se sucedieron


rítmicamente, armoniosamente y de una manera grandiosa y su-
blime. Era la música la que había nacido como manifestación
divina, la que desde el principio iba a dar mejor tonalidad y
gran belleza a la creación de l E O U A. La que servirá en todos
los tiempos para despertar las más sagradas fibras espirituales de
los hombres, para que así pudiesen ponerse en contacto con Dios.
La música es lo más bello, lo más grandioso de Dios, es;
el lenguaje de los dioses, la manifestación superior del Cosmos ..
La música es ei principio de espirituafidad de todas las co·-
sas creadas e increadas.
La música es el Cantar de los Cantares.
La música es el conjunto mantrámico por excelencia.
La música de los mantrams vocalizados, es el despertar de
lo dormido.
Con la vibración musical se pueden operar los más grandio-
sos fenómenos de la magia blanca.
El Iniciado que es músico, supera a los que no lo son, por-
que posee claves poderosas para ponerse en comunicación con
los mundos superiores.
Los sacerdotes de las distintas religiones que han existido
sobre la faz de la Tierra, conociendo unos por intuición, o ins-
piración y otros por el estudio, que la música es sagrada, han em-
pleado y siguen empleando en sus ritos y ceremonias sagradas,
interpretaciones musicafes d_e la grandeza divina.
La música en las ceremonias religiosas y de las socieda-
des esotéricas, ejerce un poderosísimo influjo sobre los oyentes,
llega el momento en que todos los espíritus se ponen a vibrar
a unísono, completamente a tono con el Gran Todo.
Ese es el momento más solemne, pues todos los oyentes se
sienten espíritus, y se elevan a fos planos superiores.
Bendita sea por todos los siglos de los siglos la música, que
constituye el conjunto mantrámico más poderoso de los ocultistas.
Así sea!

-109-
LA PALABRA

La palabra, ese preciado don divino que posee el hombre, es


una espada de dos filos, que sirve para hacer mucho bien o mu-
cho mal, todo depende de la forma en que se emplee.
En la palabra están Jaguín y Boas.
La palabra es una irradiación de la Divinidad y hay que
saber hacer mérito y buen uso de ese supremo don.
La palabra es el reflejo del humano entendimiento.
La palabra es uno de los m!Cdios de comunicación del espíritu.
La palabra es la cristalización de los pensamientos plasmados
en el cerebro.
Medita bien tus palabras antes de hablar, pues así te evitarás
tú, y evitarás a otros muchos sinsabores.
En tus conversaciones, no des a conocer jamás los secreto~
que se te han confiado.
Convierte tu mente y tu espíritu en un cofre herméticamente
cerrado y con siete cenaduras.
La clave de la amistad está en la reserva impenetrable, amo-
luta, de los secretos de los amigos y conocidos.
El Rosa Cruz debe ser hermético, no dar todo lo que sabe y
deberá tener presente estas cuatro palabras fundamentales: SABER,
OSAR, QUERER y CALLAR.
Siempre se ha dicho el antiguo adagio: "El silencio es oro",
en determinadas circunstancias.
La persona que no reflexiona previamente sobre las palabras
que va a emitir, se le puede comparar a un costal de harina des·
cosido. Es corno una bestia desbocada que no hay freno que sea,
capaz de sujetarle, tales seres son dignos de lástima.
De tí solo depende que seas un ángel o un demonio. Refre-
na tu lengua con la poderosa brida de las fuerzas de. tu espíritu.

-110-
EL SILENCIO

El filósofo Pitágoras exigía a sus


discípulos una larga temporada de
SILENCIO!
El silencio es oro se ha dicho y cuánta verdad y cuánta sa-
biduría encierra esta sentencia! De cuántos desaciertos libra a
las personas que tienen el suficiente control y fuerza de voluntad
de saber callar!
La persona que tiene la felicidad de controlar su lengua, está
salvada, pues se convierte entonces en el mejor jinete que sabe
conducir a la bestia humana por los senderos del bien ...
El silencio es una de las más preciosas gracias que recibe un
ser humano, porque la persona que sabe callar, se ve libre de rebe-
lar lo que sabe de sí mismo y de otros, y jamás usa su lengua para
~esaltar los defectos de sus hermanos los hombres, ni para ofender
con dicterios hirientes como puñales.
Controla tu lengua y habrás logrado una gran conquista, pues
inmediatamente te colocorás en un nivel superior del cual no debe-
rás enorgullecerte, pues si lo haces, tu esfuerzo de silencio será es-
téril.
El silencio lo debes observar, no solamente en los lugares don-
de actúes para ganarte la vida, sino en tu residencia, en la calle,
en la visita, en todo momento y lugar, y así recibirás la bendición
divina, y Dios será contigo también en todo momento y lugar.
Ajusta tu vida a esta sana práctica, y verás luego, que no ten-
drás por qué arrepentirte, pues del silencio nadie se arrepiente, pero
sí de haber hablado en el preciso momento que hubiera sido pre-
ferible callar.
Persevera hermano en el control de la espada de dos filos que
es tu lengua, y notarás con satisfacción que evolucionas espiritual-
mente, y te colocas por encima de los hermanos que vomitan por
sus bocas las asquerosas alimañas de la Creación.
El silencio acompañado de un rostro sereno e impasible, con
una sonrisa dulce a flor de labios, te producirán suavidad en tus
facciones, que serán el reflejo de tu espíritu, lo cual te granjeará
simpatías.

-111-
LOS P,ENSAMIENTOS

Siempre se ha dicho que quien siembra vientos c9sechará tem-


pestades, dando así por resultado inevitable que uno recibe de
acuerdo con lo que ha dado, y esta inmutable ley cósmica es apli-
cable a -todas las cosas de la vida.
Todo pensamiento fuerte o débil, enfermo o sano, es atraído a
la -mente, por lo tanto recogeremos siempre lo que sembramos, si
pensamientos malos, nuestra vida, estará surcada de desgracias, pero
si sembramos pensamientos buenos, recolectaremos un sinnúmero de
felicidades.
Sembremos buen grano y obtendremos buena cosecha, tenien-
do en cuenta que los granos de la recolección son más numerosos
que los sembrados.
lo mismo ocurre con nuestros pensamientos. Cuando nues-
tros cerebros son atravesados por un pensamiento, este al princi-
pio es muy débil, pero cuando se repite varias veces el mismo ma·
tiz, cuando este pensamiento está maduro, la voluntad se pone en
actividad y entonces es cuando podemos recolectar lo que hayamos
sembrado.
Tenemos que tener mucho cuidado con los vórtices mentales,
formados en unión de los otros pensamientos similares emitidos por
otros cerebros. Estos pensamientos forman verdaderos torbellinos
mentales, que siguiendo la ley de la simpatía, y el conocido prin-
cipio de que "lo semejante atrae a lo semejante," no solamente per-
judican a otros sino que el emisor se transforma en un receptor
formidable de pensamientos análogos.
Como todos los hombres somos emisores y receptores al mismo
tiempo, debemos valernos de esa atracción simpática de las ideas,
emitiendo ondas mentales de amor, bondad, salud, prosperidad y
paz para todos los hermanos de la Tierra.
Cuando lanzamos pensamientos benefactores: de amor, felicidad,
prosperidad, etc., nos ponemos a tono con esas puras corrientes y
nos beneficiamos. Cuando emitimos tales ondas, la cosecha es de

-112--
ópimos frutos, pues la felicidad tiene que sonreírnos, pues nuestras
antenas cerebrales recogerán todas las ideas similares sintonizadas
con las nuestras.
En cambio los hermanos del Reino Hominal, que emiten pen-
samientos de pesimismo, tristeza, enfermedad, envidia y odio, se
trastornan sus sistemas nerviosos, se arruinan física y moralmente y
muchas veces son fulminados por esas corrientes negativas. Quien
transmite a los espacios ideas tan bajas, es como quien pretende
escupir al Cielo y le cae la saliva en su propio rostro. .
Procuremos que nuestros aparatos emisores y receptores, estén
sintonizados con las puras corrientes de amor, felicidad, prosperidad,
salud y paz! Así trabajaremos por nosotros y por la Humanidad.

-113-
YO PUEDO!

Lucha perseverantemente para proceder primero a despojar de


tu mente ese cúmulo de ideas mórbidas que te avasallan y enfoca
tu pensamiento en el centro del cual dimana toda la Energía Cós-
mica.

Cuando ya todo tu ser se encuentre debidamente preparado,


purificado por completo de pensamientos obtusos de fatalidad, tris-
teza, enfermedad, pobreza, etc. apodérate inmediatamente del timón
de tu propia nave y guíala con precisión y fe absoluta, a los derro-
teros de la felicidad, prosperidad, salud y alegría!
Los arrecifes y escollos que encuentres en la trayectoria de tu
vida, no te deben amilanar, demuestra al mundo que eres un hábil
piloto, gobiérnate bien, y sabrás pasar ileso en las mayores dificul-
tades y tempestades de la vida.
Tu lema cotidiano debe ser: "QUERER ES PODER", YO
PUEDO! Pues nada es imposible para los hombres de férrea vo-
luntad. No puedo, es el escudo de los cobardes, enfermos del es-
píritu, que se amilanan por todo y que no tienen confianza en sus
latentes potencialidades.
Toda la Alegría, toda la Felicidad, toda la Riqueza, toda la
Salud, todo el Poder, están reconcentrados latentemente en tí!
Sólo de tí depende el camino que debes transitar. Actualiza
tus poderes ocultos, al conjuro mágico de tu indomable voluntad
acerada 1 Dí: Yo quiero y puedo! Nada es difícil, todos mis de-
seos serán realizados!

-114-
CONFIANZA!

La mag1ca palabra confianza o sea la esperanza firme, absoluta


en el presente y en el porvenir, determina y opera un cambio radi-
cal en las personas que se concentran en ella.
La confianza es la llave de oro para abrir las puertas de la
Salud, de la Prosperidad, de la Riqueza y del Poder!
Ten confianza y el mundo será tuyo, nada de lo que desees lo
dejarás de conseguir.
Que todo tu ser vibre al influjo de la confianza para transfor-
mar los pesares en dicha!
Uno de los más grandes teósofos Yogi Ramacharaka, insigne
maestro hindú ha dicho sobre la confianza lo siguiente:
"LA CONFIANZA es necesaria para el libre uso de la facultad
mental y el hombre debe despajarse del temor antes de que so ha-
bilidad pueda expresarse".
"Los hombres que alcanzan triunfos en la vida son los hom-
bres que tienen confianza en el éxito. La única forma de obtener
esa CONFIANZA es el atrevimiento para enfrentarse a las empresas
más difíciles de la vida y correr el riesgo de un fracaso inmediato".
Concentra todas las potencialidades de tu propio Yo, para
que logres muy pronto escalar las codiciadas cumbres del éxito 1
Que al influjo poderoso de la sugestiva palabra CONFIANZA,
avasalles las morbosas tendencias de tu espíritu.
Conviértete en el meior jinete de tu propia personalidad y
condúcela a donde quieras!
Querer es poder".

--115-
NOTA:-
Para solaz e instrucción de los lectores de "ANFORA",
cierro esta obra, reproduciendo un artículo intitulado "LA
ROSA CRUZ", el cual apareció en el "ALMANAQUE AS-
TROLOGICO" de 1937, reproducido del "APOCALIPSIS
HERMETICO".
Con la lectura del bellísimo escrito "LA ROSA-CRUZ",
los lectores profanos podrán tener una somera idea de los
principios ideológicos de la antigea "FRATERNIDAD ROSA-
CRUZ".

-116-
LA ROSA-CRUZ

Lo que es esta Hermandad y su elenda Filosofía


"La Hermandad Rosa Cruz no es una asociación sectaria -co-
mo propalan sus enemigos,- sino una verdadera comunidad de
hombres y mujeres que pueden profesar libremente cualquier reli-
gión, sin que tengan que abjurar de sus creencias al ingreso en ella".
"Las enseñanzas de los Rosa Cruz constituye una moral eleva-
dísima y un conocimiento profundo de la Naturaleza y del Hombre
Interno. La conducta de sus afiliados es irreprochable: no sólo
predican el Bien, sino que lo practican constantemente. Son, en
fin, unos perfectos cristianos".
"En esta Comunidad, en la cual se contó el divino Paracelso,
se estudia con fervor la Astrología ,la Cábala, la Alquimia, la Magia
y toda la ciencia de la vida finita e infinita y se meditan las inefa-
bles paradigmas de la Alquimia Espiritual. Condena las artes infer-
nales y rechaza todas aquellas ciencias ocultas que tengan por base
la satisfacción personal y el logro de fines puramente egoístas. Su
base fundamental es el AMOR a la humanidad".
Algunos fragmentos de su elevada filosofía :
"Todo cuanto existe es producto de la actividad del espíritu.
La más elevada de todas las ciencias es aquella por la cual el hom-
bre consigue conocer el lazo de unión entre la inteligencia espiritual
y las formas corpóreas. Entre el espíritu y la materia no hay líneas
de separación marcadas, pues entre ambas se presentan todas las
gradaciones posibles".

"Dios es fuego que irradia purísima Luz. Esta luz es Vida,


y las gradaciones entre la Luz y las tinieblas trascienden a la com-
prensión humana. Cuanto más nos acercamos al centro de la Luz,
tanto mayor es la fuerza que recibimos y tanto más poder y activi-
dad nos procuramos".
"El destino del hombre es elevarse hasta aquel centro espiritual
de Luz. El hombre primordial era un hijo de aquella Luz, pues

-117-
permanecía en un estado de perfección espiritual muchísimo más
elevado que el presente, en que ha descendido a un estado material,
asumiendo una forma corpórea y grosera. Para ascender nueva-
mente a su altitud primera, tiene que retroceder en el sendero por
el cual descendió".
"Durante nuestra vida actual en la tierra, nos encontramos ro-
deados de peligros y para defendernos de ellos nuestro poder es bien
poco. El cuerpo material nos tiene esclavizados al sensualismo y un
sinfín de tentaciones nos asaltan todos los días. Sin la reacción del
espíritu, la naturaleza animal del hombre lo sumiría prontamente en
el cieno de la sensualidad. No obstante, el contacto con lo sensual
le es necesario al hombre, pues le proporciona la fuerza sin la cual
no podría progresar".
"Por el poder de la voluntad se perfecciona el hombre, y quien
identifica su voluntad con la de Dios, puede, aún durante su vida
en la tierra, llegar a ser tan espiritual, que contemple y comprenda
la unidad del reino de la mente y logre cuanto se proponga; porque
unido con el Dios universal, suyas son todas las fuerzas de la Na-
turaleza, y en él se manifestarán la Armonía y la unidad del Todo.
Vive entonces en lo Eterno y no se halla sujeto a las condiciones
de espacio y tiempo, porque participa del poder de Dios sobre los
elementos y fuerzas de los mundos visibles e invisibles, y tiene con-
ciencia de lo Eterno".
"Dirige tus esfuerzos a cultivar la tierna planta de virtud que
crece en lo íntimo de tu ser. Para facilitar su desarrollo purifica
tu voluntad y no permitas que te alucinen las ilusiones de los senti-
dos; y a cada paso que des en el sendero de la vida eterna, encon-
trarás un aire rµás puro, una nueva vida, una luz más clara, y en
proporción a su ascenso se dilatará tu horizonte mental".
"¿De qué te aprovecharía conocer el misterio de la Trinidad y
hablar sabiamente de los atributos del Logos, si en el altar de tu
corazón no ardiese el fuego del amor divino, y si la Luz del Cristo
no brillase en tu templo? Tu mente, abandonada por el vivificante
espíritu, perecerá, y tú con ella, si no arele en tu corazón la llama
del amor espiritual. Si no amas el Bien más te vale permanecer
en la ignorancia y no serás responsable de tus actos; pero quienes
conocen la Verdad y la desprecian, por su mala voluntad, han de
sufrir, porque cometen, a sabiendas, el imperdonable pecado contra
la verdad espiritual".
El verdadero aspirante a Rosa-Cruz no necesitará que ningún

-118-
mortal le enseñe la Verdad, porque el espíritu de sabiduría será su
verdadero Maestro".
"No intentes estudiar la más elevada de todas las ciencias si no
has resuelto de antemano entrar en el sendero de la virtud, porque
los incapaces de sentir la Verdad no comprenderán estas palabras.
Unicamente quienes entran en el reino de Dios comprenderán los
misterios divinos y aprenderán la Verdad y la Sabiduría, en propor-
ción a su capacidad para recibir la luz divina de la Verdad".

"Para aquellos cuya vida consiste únicamente en la mera luz de


su inteligencia, los misterios divinos de la Naturaleza no serán com-
prensibles, porque sus almas no oyen las PALABRAS que pronuncia
la Luz. Unicamente quien abandona su "yo" personal puede cono-
cer la Verdad, porque la Verdad sólo es posible conocerla en la
región del Bien Absoluto".
"Querido hermano : Te recomiendo examines y medites el sen-
tido de los fragmentos que acabo de transcribir, pues si así lo
haces, tu mente se iluminará y en tu espíritu se abrirán nuevos ho-
rizontes, para ti insospechados".
"EL APOCALIPSIS HERMETICO". Reproducción del "Almanaque
Astrológico", que edita el Sr. J. E. Bucheli, Casilla 1880.
Santiago, Chile.

--119·-
SUMMUM SUPREMUM SANCTUARIUM
de la
FRATERNITAS ROSICRUCIANA ANTIQUA
Berlín-Heiligensee, Alemania
Deseas amplias informaciones sobre esta Fraternidad, así como
inscribirte en cursos por correspondencia, y suscribirte a la Revista
"ROSA CRUZ", escríbele al Dr. Amoldo Krumm-Heller, Jagerweg
10, Berlín-Heilingensee, ALEMANIA.

-120-
CIRCULO EXITO MENTAL Y SU GRAN CA-
DENA DE FUEirZA SILENCIOSA COLECTIVA

.... "En el universo no hay fuerza comparable con la potencia de


las mentes reunidas en un solo propósito y a un mismo tiempo; ese
poder está siempre en acción en todos los grados de movimiento" ...
"La proyección de una idea efectuada siempre en una misma
hora, reune mayor cantidad de fuerza mental en una sola corriente
a semejanza de los pequeños riachuelos que, reunidos forman los ríos
caudalosos. Convergiendo todas las mentes al mismo tiempo a un
fin único, darán vida a una incontenible corriente. Esta fuerza na-
tural, invisible, constituye un lazo positivo de unión y comunión de
tal potencia, que no puede ser comparado a ningún poder mate-
rial" .-PRETINCE MULFORD.
"Un hombre solo no puede mover una roca que intercepte un
estrecho camino; pero si llegan tres la remueven fácilmente. Dicho
de otro modo: "La Unión hace la Fuerza".
"Si una persona, en vez de abandonarse a sus esfuerzos aisla-
dos, ingresa a una sociedad cuyas ideas sean afines a las suyas, su
fuerza se aumentará en proporción a la fuerza total de la sociedad.
Esa la razón de ser de estas sociedades ocultas y de las Ordenes
lniciáticas".
"La cohesión de los esfuerzos comune~ llega a formar una alma
colectiva, a los que los ocultistas de Occidente Haman EGREGORO'~
-IVARACHARIA.
CIRCULO EXITO MENTAL, bajo los auspicios de la FRATER-
NITAS ROSICRUCIANA ANTIQUA DE BERLIN, eslabona a sus
asociados por medio de una CADENA a una corriente de la más
alta espiritualidad y pone al alcance de todos los medios de llegar
al logro de las más nobles aspiraciones".
"Sus CURSOS SECRETOS DE AUTO-EDUCACION abren con-
ciencia en las mentes dormidas hacia las energías creativas que
yacen latentes en todo ser humano".

-121-
Sus CLAVES DE ARMONIA reimantan a diario la potente
Cadena en beneficio colectivo".
"DAR para RECIBIR es su Ley. El triunfo su meta".
"Con su CADENA de cooperación mental pone al alcance de
todos una potente fuente de energía constructiva".
"INFORMES:
Sr. J. E. Bucheli, CIRCULO EXITO MENTAL.-Casilla 1880,
Santiago de Chile.

INFORMES EN PANAMA:
Diríjase personalmente al Sr. José S. Beluche, quien tendrá
mucho gusto en atenderle en la Agencia de Transportes y Mudanzas
situada entre las Calles Colón y 16 Este.

-122-
INDICE
Páginas

Dedicatoria 3
Introducción 5
Discurso .. 7
La Caída . . .. .. 10
La Vida 15
Aurea Lux .. 20
Un sueño interesante 23
El Equilibrio . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
La experiencia . . . . . . . . . . , . . . ·-· 27
Pensamientos . . . . . . . . . . 28
Carta dirigida a la persona que más mortificaciones me
ha causado 30
Instrospección 32
Conócete a tí mismo 34
La Envidia 35
Ten paciencia 36
Los Guías .. 37
Luz reconfortante 38
Flor deCLoto .. 38
La serenidad . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Ten perseverancia 42
La política . . . . 43
Anhelo Futurista 44
La Educación 45
Falacias de la Vida .. 46
Espíritus Infernales .• 48
Páginas
Amad a vuestros enemigo~ so
Carta a un hermano R. C. 53
Materialismo y Espiritualismo 55
La Sabiduría . . . . . . . . . . 60
Ciencia O'culta y Ciencia Oficial 61

Intolerancia Científica .. 63

La Magia . . . . . . . . . . . . . . .. 65

Intolerancia Religiosa . . . . . . . . . . 67
La Religión del Futuro . . . . . . 68
Escuelas Orientales y Occidentales 69
Los armentistas . . . . . . . . . . . . 71
Fraternidad Universal 74
Ley de. Evolución .. 76
Instrumento Cósmico 78
El Gran Maestro Jesús .. 79
La última cena 81
Qué evoluciona en la reencarnación 82
El sueño . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84

La muerte . . . . . . . ...... . 86
El misterio ¿;i!llbólico del Santo Graal .. 87
El Amor . . . . . . . . . . . . . . . . 89
Unidad Armónica 91

La mujer en la vida del hombre 93


La madre 94
Las siete rosas 96
Los chacras .• 97
Vibraciones Rosa Cruz 98

Fuerza 100
Qué es el ~osmos? .. 101
Axioma Hermético .. 102
El Verbo .. . . . . . . .• 103
Páginas
Energía Divina . , . . . . . . . . . . . . .. 104
Luz .. 105
Vibración . . . . . . . . . . 107
Armonía .. 108
La Música 109
La Palabra 110
El Silencio 111
Los Pensamientos 112
Yo puedo! 114
Confianza! 115
"La Rosa.Cruz". . . . 117
Círculo Exito Mental y su gran cadena de fu.erza silenciosa
colectiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121