Vous êtes sur la page 1sur 5

LIBRO DE ESTER

Ester )‫“ )אסחד‬Dios protege a su pueblo"


El autor permanece sin conocerse, aunque Mardoqueo, Esdras y Nehemías
han sido sugeridos. Sea quien sea la persona que haya escrito Ester, poseyó un
conocimiento detallado de las costumbres, modales e historia persa, además de
estar familiarizado de manera particular con el palacio en Susa (1:5-7). Esta
persona también mostró un conocimiento íntimo del calendario y costumbres
hebreas, mientras que además mostró un fuerte sentido de nacionalismo judío.
Posiblemente un judío persa, quien más tarde se regresó a Israel, fue la persona
que escribió Ester.

Ester ocurrió durante el período persa de historia mundial, alrededor del 539
a.C. (Dn 5:30, 31) hasta alrededor del 331 a.C. (Dn 8:1-27). Asuero gobernó
desde alrededor del año 486 al 465 a.C. Ester cubre la porción de su reinado que
va del 483 al 473 a.C. El nombre Asuero representa la transliteración hebrea de
nombre persa "Khshayarsha", mientras que "Xerxes" representa el nombre griego.

Los acontecimientos de Ester ocurrieron durante el período de tiempo que se


encuentra entre el primer regreso de los judíos después de la cautividad de
setenta años en Babilonia (Dn 9:1-19) bajo Zorobabel alrededor del 538 a.C. (Esd
1-6) y el segundo regreso guiado por Esdras alrededor del 458 a.C. (Esdras 7-10).
El viaje de Nehemías (el tercer regreso) de Susa a Jerusalén (Neh 1-2) ocurrió
más adelante (alrededor del 445 a.C.).

Tanto Ester como Éxodo narran lo vigorosamente que los poderes


extranjeros trataron de eliminar a la raza judía y como Dios sobrenaturalmente
preservó a su pueblo de acuerdo con su promesa de pacto hecha a Abraham
alrededor del 2100-2075 a.C. (Gn 12:1-3; 17:1-8). Como resultado de que Dios
prevaleció, Ester 9, 10 registra el inicio de Purim: un nuevo festival anual en el
doceavo mes (febrero-marzo) para celebrar la supervivencia de la nación. Purim
se convirtió en uno de dos festivales dados fuera de la legislación mosaica en ser
aún celebrados en Israel (Hanukkah o el festival de las luces, es el otro, Jn 10:22).

Así pues, Ester aparece unos 40 años después de la reconstrucción del


Templo, y unos 30 antes de la reconstrucción del muro. Aun cuando este libro esté
colocado después del de Nehemías, cronológicamente relata sucesos 30 años
antes. Quizás Ester haya hecho posible la obra de Nehemías. Su matrimonio con
el rey debe de haber dado a los judíos gran prestigio. Es imposible calcular cuál
hubiera sido la suerte de la nación hebrea sin Ester. Si no fuera por ella, quizás
Jerusalén nunca se hubiera reconstruido, y hubiera sido muy distinta la historia
para todas las edades futuras.

El libro de Ester no es una mera historia para enseñar una moraleja. Trata de
un evento histórico bien importante; el rescate de la nación hebrea de ser
aniquilada en los días que siguieron al cautiverio babilónico. Si la nación hubiese
sido borrada de la faz de la tierra unos 500 años antes de la venida de Cristo al
mundo, esto podría haber efectuado grandemente los planes de Dios y el destino
de la humanidad. Sin la nación hebrea, no podía haber Mesías; sin el Mesías, el
mundo estaba perdido. Aunque ella misma no lo haya sabido, esta hermosa joven
desempeñó su parte en preparar el camino para la venida del Salvador del mundo.

Este libro registra una de las liberaciones de los judíos experimentaron en su


historia. Los descendientes modernos de los judíos leen este libro durante la fiesta
de Purim en memoria de aquella liberación. Ester es una joya literaria que se lee
con interés y deleite tanto por jóvenes como por adultos. Nos ofrece un buen
ejemplo de la providencia de Dios, quien predice lo que va a ocurrir y cuida a sus
hijos.

Ester es uno de los únicos libros titulados con nombre de mujer. (Rut es el
otro.) El libro es poco usual ya que, en la versión original, no aparece ningún
nombre, título o pronombre para Dios. Esto originó que los padres de la iglesia
cuestionaran su inclusión en el canon. Pero la presencia de Dios es clara a lo
largo del libro. La razón principal por la cual se escribió este libro fue la de
demostrar la soberanía de Dios y su cuidado amoroso hacía su pueblo.

REFERENCIAS PROFETICAS

En Ester, se nos muestra tras bastidores, la continua lucha de Satanás


contra los propósitos de Dios, y más especialmente contra Su Mesías prometido.

La llegada de Cristo a la raza humana, fue afirmada sobre la existencia de la


raza judía. Así como Amán conspiró contra los judíos con el fin de destruirlos; así
también Satanás se ha declarado en contra de Cristo y el pueblo de Dios. Así
como Amán fue vencido sobre la horca que construyó para Mardoqueo, así Cristo
usa la misma arma que su enemigo ideó para destruirlo a Él y a Su simiente
espiritual. Porque la cruz, por la cual Satanás planeó destruir al Mesías, fue el
medio a través del cual Cristo “anulando el acta de los decretos que había contra
nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y
despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente,
triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:14-15). Así como Amán fue
colgado en la horca que él construyó para Mardoqueo, así el diablo fue aplastado
por la cruz que erigió para destruir a Cristo.

TIPOLOGIAS

1. Si Ester, de veras, se trata de este tiempo de transición (Iglesia a Israel;


Arrebatamiento y Tribulación), deberíamos poder verlo también en el
contenido del Libro
2. (Est 1.1) El rey Asuero es un cuadro de Dios: el Rey sobre “todo el mundo”.
Él manda.
3. (Est 1.9) Él tiene una esposa que se llama Vasti (una gentil), como hoy Dios
tiene una esposa que se llama “la Iglesia” (en su mayor parte, gentil).
4. (Est 1.10-12) La reina no quiere obedecerle. Ella quiere hacer lo que le da
la gana.
5. (Est 1.19) Así que, la reina es “arrebatada” del trono “en juicio” exactamente
como Dios vendrá un día pronto para arrebatarnos a nosotros
(desobedientes) para juzgarnos.
6. (Est 2.17) Después de este “arrebatamiento” de la reina gentil, vemos el rey
escogiendo a una reina nueva, que es judía (Ester). Cuadro: ROMANOS
11.25. • Es un cuadro de la reconciliación entre Dios Jehová y Su esposa,
Israel.
7. (Est 3.1) “Después de estas cosas” Amán llega a la escena: (3.5-6) Amán
es el enemigo de los judíos que quiere exterminarlos. • Así será el
Anticristo: enemigo de los judíos que quiere exterminarlos.
8. (Est 5.3-4) A través de las peticiones de Ester (como Salmos: las oraciones
de los santos en la Tribulación), el rey mata a Amán (7.10) y encarga a
Mardoqueo del reino.
9. (Est 8.1-2) Mardoqueo es cuadro de Cristo Jesús en la Segunda Venida:
(9.1) Bajo su mando, los judíos en tribulación consiguen la victoria sobre
todos sus enemigos.
10. (Est 9.20-22, 26) La celebración de Purim (alegría, gozo, reposo, victoria)
es un cuadro del Milenio, el periodo de 1.000 años después de la Segunda
Venida, de paz, gozo, reposo.
11. El Libro de Ester nos muestra los días en que vivimos: Aquellos días de
transición. a. La Iglesia, en su apatía e indiferencia, está para ser
arrebatada y juzgada. b. Israel, ya en la tierra, está esperando el
arrebatamiento y la venida del Anticristo. Ellos están para entrar en la
Tribulación (ese tiempo de castigo para reconciliarla con Dios).

RETOS DE INTERPRETACION ENCONTRADOS EN EL LIBRO

 La pregunta más obvia presentada por Ester viene del hecho de


que Dios no se menciona en ningún lugar, al igual que en el
Cantar de los cantares de Salomón. Tampoco el autor ni algún
participante se refiere a la ley de Dios, los sacrificios levíticos,
adoración u oración. El escéptico se pudiera preguntar: "¿Por
qué Dios nunca se menciona cuando el rey persa recibe más de
ciento setenta y cinco referencias? Debido a que la soberanía
de Dios prevaleció para salvar a los judíos, ¿por qué entonces
Él no recibe el reconocimiento apropiado?
 Parece satisfactorio responder que si Dios deseara ser
mencionado, Él simplemente de la misma manera soberana
habría impulsado al autor a que escribiera de Él conforme
actuaba para salvar a Israel. Esta situación parece ser más
problemática en el ámbito humano que en el ámbito divino,
porque Ester es la ilustración clásica de la providencia de Dios
conforme a Él, el poder invisible, controla todo para su
propósito. No hay milagros en Ester, pero la preservación de
Israel a través del control providencial de todo acontecimiento y
persona revela la omnisciencia y omnipotencia de Jehová. Sea
que Él se mencione o no, ese no es el punto. Claramente Él es
el personaje principal en el drama.
 En segundo lugar: "¿Por qué eran Mardoqueo y Ester tan seculares en
sus estilos de vida?" Ester (2:6-20) no parece tener el celo de santidad
que Daniel tuvo (Dn. 1:8-20). Mardoqueo mantuvo en secreto su linaje
judío y el de Ester, a diferencia de Daniel (Dn. 6:5) La ley de Dios
estaba ausente en contraste a Esdras (Esd. 7:10). Nehemías tenía un
profundo anhelo por Jerusalén que parecía ser totalmente diferente a los
deseos de Ester y Mardoqueo (Neh. 1:1-2:5)
 Las siguientes observaciones ayudan a traer algo de luz en estos
asuntos:

1. En primer lugar, este corto libro registra todo. Quizá


Mardoqueo y Ester poseyeron una fe más profunda de lo que
se puede ver aquí (4:16).
2. En segundo lugar, aun el piadoso Nehemías no mencionó a su
Dios cuando estaba hablando con el rey Artajerjes (Neh. 2:1-
8).
3. En tercer lugar, los festivales judíos que proveían la estructura
para la adoración habían sido perdidos mucho antes de Ester,
por ej., La Pascua (2 R. 23:22) y Pentecostés (Neh 8:17).
4. En cuarto lugar, posiblemente la carta antijudía escrita por los
samaritanos a Asuero varios años antes los había asustado
(486 a.C.; Esd. 4:6).
5. En quinto lugar, las malas intenciones de Amán no solo
salieron a la superficie por primera vez cuando Mardoqueo
rehusó postrarse (3:1, 2). lo más probable es que eran
compartidas mucho antes por otros que habrían intimidado a
la población judía.
6. En sexto lugar, Ester se identificó con su legado judío en un
momento muy apropiado (7:3, 4). Y so embargo, la pregunta
permanece en pie, de por qué Ester y Mardoqueo no parecían
tener el mismo tipo de devoción abierta a Dios como Daniel.
Además, la oración de Nehemías (Neh. 1:5-11; esp. v. 7)
parece indicar un letargo espiritual entre los exiliados judíos en
Susa. Entonces este asunto finalmente debe ser resuelto por
Dios ya que solo Él conoce los corazones humanos.