Vous êtes sur la page 1sur 11

UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA

Facultad de Ingeniería Geológica, Minera y Metalúrgica

UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA Facultad de Ingeniería Geológica, Minera y Metalúrgica ADMINISTRACIÓN DE MINAS PRACTICA N°3

ADMINISTRACIÓN DE MINAS PRACTICA N°3

Tema: La Minería y el desarrollo sostenible en el Perú Docente:

-Ing. Jaime Tumialan De La Cruz

2017

1.

OBJETIVOS

Conocer la importancia económica, social y política del Perú y su influencia en la minería

Conocer el concepto de desarrollo sostenible

Conocer los conflictos sociales del Perú

Percepción de la minería 2018

2.

IMPORTANCIA ECONOMICA Y SOCIAL DE LA MINERIA EN EL PERU

La Responsabilidad Social en minería se presenta como una política corporativa voluntaria que busca el desarrollo sostenible de las comunidades vecinas a los proyectos mineros. Sin embargo, la realidad es que las actividades de desarrollo de las empresas mineras tienen por objetivo mantener la estabilidad social necesaria para la continuidad de las operaciones. Este objetivo, y las acciones concretas que conlleva, generan una serie de obstáculos para el desarrollo sostenible de las regiones donde se desarrolla la minería.

Otros obstáculos Algunos obstáculos al desarrollo sostenible son de índole cultural y político.

“No hay desarrollo sin cemento” podría ser el lema de algunos alcaldes y candidatos a alcaldes

del país. La obsesión por las construcciones de parte de las autoridades ediles tiene su origen en

la fuerte demanda de la población por obras tangibles en desmedro de otros aspectos menos visuales , pero más importantes , como la calidad educativa.

Otro problema es la cultura clientelista de parte de las autoridades y sus bases. Es muy común encontrar a dirigentes que negocian empleo para sus familiares, amigos y clientes políticos , en desmedro de los intereses de la comunidad. Los fuertes lazos familiares que caracterizan a las sociedades latinoamericanas y que facilitan información económica, recursos financieros y mano de obra a sus miembros (tema ampliamente documentado en los estudios de Jurgen Golte y Cesar Altamirano sobre migración y redes sociales) tiene su contraparte negativa en la baja noción de lo que es el interés público de parte de las autoridades. El nepotismo y la corrupción son endémicas endémicos, en parte, por que , culturalmente , percibimos a las redes familiares y amicales como los únicos públicos con los que podemos cooperar y a los únicos a los que debemos retribuir. Esta forma de relación social, llevada a la política, tiende a socavar las instituciones públicas sobre las que se asientan las políticas de desarrollo del Estado.

El Estado, cooptado por intereses de grupo y manejado por autoridades sin preparación (uno de los graves problemas del sector minero es la poca capacidad de gasto de los Municipios que reciben canon minero), deviene muchas veces en un obstáculo para el desarrollo en los distritos mineros.

Finalmente, es importante subrayar que las empresas mineras no son organizaciones especializados en temas de desarrollo. Por ello , cometen diversos errores al entrar en un aspecto que no es parte del núcleo de su negocio y que ellas mismas consideran ilegitimo tener que asumir.

3.

PERCEPCION ACTUAL DE LA MINERIA

MEM: “La inversión minera se reactivará en el 2018”

La recuperación del precio del cobre (más de 25% el último semestre) ha abierto una ventana de oportunidad para reactivar los grandes proyectos mineros, como lo prueba el presumible interés de Anglo American por retomar la construcción de Quellaveco (Moquegua).

“Ahora estamos en una etapa en la que predominan los proyectos medianos, pero lo que nos

interesa es empujar los proyectos más grandes para reactivar la inversión minera desde el 2018”, apunta Gonzalo Tamayo, titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM). Según estadísticas oficiales, la inversión minera ha regresado a niveles de la década pasada (US$4.000 millones), tras extinguirse la primera ola de megaproyectos: Toromocho, Constancia, Las Bambas y la expansión de Cerro Verde. ¿Qué proyectos los reemplazarán?

NUEVA OLA DE PROYECTOS

“Queremos que Michiquillay (Cajamarca) vaya adelante, para lo cual hace falta que Pro Inversión tome algunas decisiones. Eso nos permitirá subastarlo este año, pues si bien Milpo es el

promotor [de la iniciativa privada], la norma permite que haya postores alternativos”, refiere

Tamayo. El funcionario también confía en que este año se decidirá la construcción del proyecto cuprífero Mina Justa (Ica), donde Minsur prevé invertir más de US$1.200 millones. E, igualmente, ve grandes posibilidades en el desarrollo de Pampa del Pongo (Ica), proyecto de hierro de US$3.000 millones a cargo del consorcio chino Zhongrong. Como complemento a estas inversiones, Tamayo apunta que Pro Inversión alista (para el 2018) la subasta de dos nuevos proyectos de cobre-oro: Jalaoca y Colca, descubiertos mediante exploración regional por

Ingemmet en el departamento de Apurímac.

Iniciativas del Gobierno

El reciente rally de los precios de los metales configura las bases para que estos proyectos salgan

adelante, pero no asegura su éxito.“El principal riesgo de la minería es el del mercado, vinculado a la variación de precios. Luego viene la parte social (conflictividad) y las demoras en conseguir

los permisos ambientales y de construcción”, explica Fernando Gala Soldevilla, profesor de

Gerens.

Al respecto, Tamayo anota que el gobierno alentará el desarrollo de los próximos proyectos mineros mediante tres iniciativas. Una es el Fondo de Adelanto Social, que financiará el desarrollo de proyectos de inversión pública en las áreas de influencia de los yacimientos. Esto permitirá, según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, destrabar hasta US$7.000 millones en inversiones.

“Otra iniciativa, que ya se viene aplicando, es la cooperación interministerial para solucionar incumplimientos que generan desconfianza en la población”, indica Tamayo. Y la tercera, es una norma (decreto supremo) que el MEM publicará en los próximos días y que permitirá reducir trámites en los proyectos de exploración. Estas iniciativas serán presentadas en PDAC 2017, la feria de exploración más grande del mundo, que se celebrará en Toronto del 5 al 8 de marzo.

POLÍTICAS

PARA

RELANZAR

EL

SECTOR

“PDAC 2017 (Toronto) servirá para mostrar al mundo los objetivos del nuevo gobierno en

relación al sector minero. El primero es recuperar la inversión minera en el 2018. El segundo es

mejorar el marco normativo para las actividades de exploración”, informó Gonzalo Tamayo.

Perú tendráun “full day” el 6 de marzo, en elque se presemtarán el MEM, Barrick, Buenaventura, Tahoe (Rio Alto), Cerro Verde, Panoro Minerals, Bear Creek y el Senace.

  • 4. CONFLICTOS SOCIALES EN EL PERU

Tía María, Majes Siguas II, Las Bambas, Lote 192 y el aeropuerto de Chinchero son los grandes proyectos de inversión cuyas ejecuciones permanecen en vilo entre mesas de negociación y fricciones con la población.

Desde que en 2014 el Ministerio de Energía y Minas (Minem) aprobara el segundo estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto Tía María , entre el Ejecutivo, la empresa Southern y los pobladores del valle de Tambo se tejió un largo rosario de inconvenientes.

Con

un

EIA

que caduca en

agosto

de 2019, el proyecto cuprífero sigue sumergido en la

incertidumbre.

 

El último hito en esta historia fue el pronunciamiento del titular del Minem, Gonzalo Tamayo, quien a inicios de mayo anunció que la estrategia del Ejecutivo es acercar a los pobladores del valle de Tambo principales opositores a la minacon Southern.

El primer intento para aplicar esta estrategia fracasó. A inicios de mayo, la minera llevó a la provincia de Islay zona de influencia del proyecto y donde los pobladores reclaman la construcción de un hospitala un grupo de 23 médicos.

El objetivo era ofrecer un servicio de salud costeado por Southern. No obstante, esto no fue consultado con las autoridades ni los dirigentes locales, lo cual les generó fastidio. El resultado fue un amago de paro que se apagó con la salida de los médicos.

Para el especialista en conflictos mineros de la PUCP, Luis López Follegatti, un punto que podría desatar el entrampamiento en Tía María sería la construcción de la represa de Paltuture, una obra que tiene por objetivo embalsar agua y destinarla a los agricultores del valle de Tambo.

En diálogo con Perú21, la congresista oficialista por Arequipa , Ana María Choquehuanca, señaló que, desde su punto de vista, el principal escollo de Tía María es la minera.

"Entiendo que el problema tiene un nombre propio y se llama Southern. Las inversiones son buenas, pero se tienen que hacer con responsabilidad", dijo la congresista, que acompañó en enero al presidente Pedro Pablo Kuczynski en su última visita a Islay.

Aquella oportunidad, para efectos de Tía María, la visita del mandatario no fue del todo alentadora. Lo recibió un grupo de opositores al proyecto al grito de "agro sí, mina no".

Choquehuanca sostuvo que la empresa debe tomar en cuenta factores como generación de empleo para la zona y el cuidado medioambiental. "A partir de eso, se podría establecer una mesa de diálogo"

Los cinco conflictos sociales que mantienen en alerta al país. (Miguel Idme)

Desde que en 2014 el Ministerio de Energía y Minas (Minem) aprobara el segundo estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto Tía María , entre el Ejecutivo, la empresa Southern y los pobladores del valle de Tambo se tejió un largo rosario de inconvenientes.

Con

un

EIA

que caduca en

agosto

de 2019, el proyecto cuprífero sigue sumergido en la

incertidumbre.

 

El último hito en esta historia fue el pronunciamiento del titular del Minem, Gonzalo Tamayo, quien a inicios de mayo anunció que la estrategia del Ejecutivo es acercar a los pobladores del valle de Tambo principales opositores a la minacon Southern.

El primer intento para aplicar esta estrategia fracasó. A inicios de mayo, la minera llevó a la provincia de Islay zona de influencia del proyecto y donde los pobladores reclaman la construcción de un hospitala un grupo de 23 médicos.

El objetivo era ofrecer un servicio de salud costeado por Southern. No obstante, esto no fue consultado con las autoridades ni los dirigentes locales, lo cual les generó fastidio. El resultado fue un amago de paro que se apagó con la salida de los médicos.

Para el especialista en conflictos mineros de la PUCP, Luis López Follegatti, un punto que podría desatar el entrampamiento en Tía María sería la construcción de la represa de Paltuture, una obra que tiene por objetivo embalsar agua y destinarla a los agricultores del valle de Tambo.

En diálogo con Perú21, la congresista oficialista por Arequipa , Ana María Choquehuanca, señaló que, desde su punto de vista, el principal escollo de Tía María es la minera.

"Entiendo que el problema tiene un nombre propio y se llama Southern. Las inversiones son buenas, pero se tienen que hacer con responsabilidad", dijo la congresista, que acompañó en enero al presidente Pedro Pablo Kuczynski en su última visita a Islay.

Aquella oportunidad, para efectos de Tía María, la visita del mandatario no fue del todo alentadora. Lo recibió un grupo de opositores al proyecto al grito de "agro sí, mina no".

Choquehuanca sostuvo que la empresa debe tomar en cuenta factores como generación de empleo para la zona y el cuidado medioambiental. "A partir de eso, se podría establecer una mesa de diálogo", dijo.majes siguas ii

Tía María no es el único tema que preocupa a la región de Arequipa. La segunda etapa del proyecto Majes Siguas obra que busca trasvasar agua desde la cordillera hacia zonas rurales y urbanastambién está en el limbo.

Aquí el entrampamiento se concentra en la demanda del Frente de Defensa de Caylloma, que exige la revisión del EIA para Majes Siguas II.

Los puntos de controversia en este asunto tienen que ver con la exigencia de los pobladores que piden la construcción de una carretera, un incremento en el canon de las seis empresas mineras que operan en la zona y que también se beneficiarían con el trasvase de agua y la entrega de una mayor porción de hectáreas a irrigar por Majes Siguas II.

Los cinco conflictos sociales que mantienen en alerta al país. (Miguel Idme)

Desde que en 2014 el Ministerio de Energía y Minas (Minem) aprobara el segundo estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto Tía María , entre el Ejecutivo, la empresa Southern y los pobladores del valle de Tambo se tejió un largo rosario de inconvenientes.

Con un EIA que caduca en agosto de 2019, el proyecto cuprífero sigue sumergido en la incertidumbre.El último hito en esta historia fue el pronunciamiento del titular del Minem, Gonzalo Tamayo, quien a inicios de mayo anunció que la estrategia del Ejecutivo es acercar a los pobladores del valle de Tambo principales opositores a la minacon Southern.

El primer intento para aplicar esta estrategia fracasó. A inicios de mayo, la minera llevó a la provincia de Islay zona de influencia del proyecto y donde los pobladores reclaman la construcción de un hospitala un grupo de 23 médicos.

El objetivo era ofrecer un servicio de salud costeado por Southern. No obstante, esto no fue consultado con las autoridades ni los dirigentes locales, lo cual les generó fastidio. El resultado fue un amago de paro que se apagó con la salida de los médicos.

Para el especialista en conflictos mineros de la PUCP, Luis López Follegatti, un punto que podría desatar el entrampamiento en Tía María sería la construcción de la represa de Paltuture, una obra que tiene por objetivo embalsar agua y destinarla a los agricultores del valle de Tambo.

En diálogo con Perú21, la congresista oficialista por Arequipa , Ana María Choquehuanca, señaló que, desde su punto de vista, el principal escollo de Tía María es la minera.

"Entiendo que el problema tiene un nombre propio y se llama Southern. Las inversiones son buenas, pero se tienen que hacer con responsabilidad", dijo la congresista, que acompañó en enero al presidente Pedro Pablo Kuczynski en su última visita a Islay.

Aquella oportunidad, para efectos de Tía María, la visita del mandatario no fue del todo alentadora. Lo recibió un grupo de opositores al proyecto al grito de "agro sí, mina no".

Choquehuanca sostuvo que la empresa debe tomar en cuenta factores como generación de empleo para la zona y el cuidado medioambiental. "A partir de eso, se podría establecer una mesa de diálogo", dijo.majes siguas ii

Tía María no es el único tema que preocupa a la región de Arequipa. La segunda etapa del proyecto Majes Siguas obra que busca trasvasar agua desde la cordillera hacia zonas rurales y urbanastambién está en el limbo.

"En Caylloma, el tema es ver cómo se beneficiarían los habitantes. Ellos piden el 40% de

"En Caylloma, el tema es ver cómo se beneficiarían los habitantes. Ellos piden el 40% de los terrenos cuando se genere la irrigación. Son como 20 mil hectáreas, que parece una cifra inviable", explica López Follegatti, quien añade que esto se podría resolver si la mesa de negociación alcanza un acuerdo razonable.

La gobernadora regional de Arequipa, Yamila Osorio, aseguró a inicios de mayo que el actual EIA de Majes Siguas II se mantiene vigente, pese al compromiso de revisión que hizo público a fines de 2016. Ante esta situación, el Frente de Defensa de Caylloma optó por ejecutar un paro regional el 8 mayo, el mismo que se extendió por 11 días. Hasta el momento, su medida de fuerza más enérgica fue el bloqueo de las carreteras que permiten el acceso al valle del Colca, impidiendo el servicio turístico en esta zona.

  • 5. MINERIA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

El aporte social de la minería no es una práctica reciente. Durante décadas, las empresas mineras han apoyado a las comunidades que las rodean. Los comités de donaciones y de damas de las

minas han sido siempre activos en sus zonas vecinas, construyendo aulas escolares o aportando en las celebraciones por el día de la madre y la navidad. Este tipo de aportes han sido llamados

“filantrópicos”, porque si bien han ayudado a aliviar la tensión social, en el largo plazo no son

sostenibles y no atacan las raíces de la pobreza. Solo en la última década, y debido al casi endémico conflicto social que rodea a los proyectos mineros, las empresas han comenzado a contratar profesionales en temas de desarrollo y crear gerencias específicas para este tema. Los

términos “Responsabilidad Social” y “Desarrollo Sostenible” se han convertido en parte del

lenguaje oficial de las principales empresas mineras , e incluso del Estado , en relación al manejo social de los proyectos mineros (Guía de Relaciones Comunitarias MINEM 2001, DS 042-2003). Sin embargo, la razón principal para todas estas políticas sigue siendo la presión social de las comunidades para la obtención de beneficios de los proyectos mineros. En el estudio “Compañías Mineras y Desarrollo Local” , auspiciado por la cooperación canadiense (IDRC/MPRI 2003), se concluye que la principal motivación de las empresas mineras de la región (los estudios de caso fueron hechos en Perú, Colombia y Chile) para realizar actividades de desarrollo social , es el mantenimiento de buenas relaciones con grupos de interés que son claves para la continuidad de sus operaciones. Los beneficiarios de estas actividades son, a de acuerdo a este estudio, poblaciones en zonas de impacto social y ambiental de los proyectos y grupos con capacidad de afectar el normal desenvolvimiento de las operaciones. Si bien este estudio también encuentra que algunas empresas trabajan en temas de desarrollo, por una política corporativa, con grupos vulnerables (pobres extremos, ancianos, niños), la tendencia general es a trabajar con las poblaciones que generan más presión social en zonas inmediatas a las operaciones (zonas de operaciones mineras, transporte y distribución). Esta aproximación al tema del desarrollo puede llegar a ser contradictoria con los conceptos del desarrollo sostenible y responsabilidad social.

Paz social y obstáculos para el Desarrollo Sostenible:

- ¿Donde hacer actividades de desarrollo? Áreas de Influencia vs. cuencas y regiones Las empresas mineras utilizan, generalmente, el término Área de Influencia para referirse a las zonas de impacto ambiental y social de sus operaciones. El Área de Influencia de un proyecto determina el ámbito de aplicación de las políticas y programas a seguir para manejar los efectos socio - ambientales de las actividades mineras. Estos programas se proponen al Estado y se consultan con la población en el proceso de aprobación de los Estudios de Impacto Ambiental, obligatorios para este tipo de operaciones.

Pero el Área de Influencia de una mina no es un espacio natural para un programa de desarrollo coherente. Los programas de desarrollo se ejecutan en cuencas, distritos, provincias o regiones.

En el primer caso, porque la cuenca es un ecosistema integrado, con zonas altas donde se capta agua, zonas de pastos y diferentes pisos altitudinales para la agricultura, la vivienda, los servicios y el transporte. Los distritos, provincias y regiones son los ámbitos políticos que organizan el presupuesto y la inversión pública y se asientan sobre una identidad local y regional. En algunos casos, los proyectos buscan integrar tanto el ámbito de las cuencas como el de la división política, para buscar coherencia ecológica y soporte social y económico a las iniciativas de desarrollo.

La concentración del aporte minero en las Áreas de Influencia genera un desbalance en lo que debería ser el desarrollo armónico de un espacio ecológico y político mayor. Esto a la vez genera más tensión en las comunidades no beneficiadas pero inmediatamente vecinas al Área de Influencia oficial del proyecto. Las grandes empresas suplen este problema con la creación de fundaciones que les permiten llegar a espacios provinciales y regionales mayores (especialmente ahora que existe el llamado Aporte Extraordinario de la minería) pero esto es lo excepcional en el sector minero.

- ¿Con quien hacer actividades de desarrollo? Vulnerables vs. poderosos Existe una clara tendencia a negociar obras de desarrollo o simples aportes puntuales con quienes tienen la capacidad de afectar el desenvolvimiento normal de las operaciones. Por un lado, la logística minera es vulnerable a actividades de sabotaje debido a la necesidad de utilizar carreteras, caminos y ductos que extienden sobre kilómetros de áreas rurales pobres y desprotegidas. Por otro lado, existen sectores de la población que , por experiencia o aprendizaje, generan la capacidad de movilizar personas, acceder a medios de comunicación y afectar finalmente las operaciones mineras con el objetivo de obtener concesiones de la empresa.

Sin embargo, los dirigentes y pobladores que obtienen buses y alimentos para los bloqueos, que convocan o generan sus propios medios de prensa, y que tienen la capacidad de imponer multas a quienes no participen de las movilizaciones, no son necesariamente las personas mas pobres o vulnerables de una región. Muchas de las grandes movilizaciones contra un proyecto son generadas por grupos con recursos económicos y organizativos que buscan lograr sentarse en una mesa de negociaciones para la obtención de beneficios económicos para sus clientes políticos (pueblos jóvenes, comunidades o distritos), los cuales no necesariamente coinciden con el mapa de la pobreza de la región o provincia donde se asienta el proyecto.

La debilidad del Estado para mediar y resolver estos conflictos con criterios de legitimidad claros, obliga a las empresas mineras a negociar acuerdos bajo presión, con grupos cuyo principal argumento es la fuerza. Además, el logro de resultados, por esta vía, genera además el mensaje que la violencia paga. De esta forma, la empresa genera, sin buscarlo, más grupos de presión que utilizan la misma vía para obtener sus propios beneficios, lo cual parcialmente explica el panorama de permanente crisis que se vive en las zonas aledañas a los proyectos mineros (la otra gran causal de la violencia es el impacto socio - ambiental negativo, real o percibido, de parte de las poblaciones vecinas a las minas).

- ¿Cuándo esperar resultados? El corto vs. el largo plazo El tiempo de maduración de un proyecto de desarrollo no coincide necesariamente con los plazos impuestos a las operaciones de un proyecto minero, ni con el periodo político de un alcalde o un presidente regional. Algunos proyectos de desarrollo, especialmente en el campo de la educación, tienen impactos que recién son observables en cinco o más años. Por ello, siempre existe la tendencia a ejecutar actividades cuyos resultados pueden ser percibidos en el corto o mediano plazo, en desmedro de programas de más larga duración.

6.

CONCEPTOS SOBRE EL DESARROLLO SOSTENIBLE

Se puede llamar desarrollo sostenible, aquél desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones. Instintivamente una actividad sostenible es aquélla que se puede conservar. Por ejemplo, cortar árboles de un bosque asegurando la repoblación es una actividad sostenible. Por contra, consumir petróleo no es sostenible con los conocimientos actuales, ya que no se conoce ningún sistema para crear petróleo a partir de la biomasa. Hoy estar al corriente que una buena parte de las actividades humanas no son sostenibles a medio y largo plazo tal y como hoy está planteado.

Características de un desarrollo sostenible. Las características que debe reunir un desarrollo para que lo podamos considerar sostenible son:

• Promueve la autosuficiencia regional

• Reconoce la importancia de la naturaleza para el bienestar humano • Asegura que la actividad económica mejore la calidad de vida de todos, no sólo de unos pocos selectos.

• Usa los recursos eficientemente. • Promueve el máximo de reciclaje y reutilización. • Busca la manera de que la actividad económica mantenga o mejore el sistema ambiental. • Pone su confianza en el desarrollo e implantación de tecnologías limpias. • Restaura los ecosistemas dañados. En los actuales años, la palabra “desarrollo sostenible” ha tomado una gran notabilidad en el

lenguaje político, económico y social a nivel global. En palabras simples, el desarrollo sostenible se refiere a un prototipo de desarrollo que utilice los recursos disponibles en el presente, sin

comprometer

su

existencia

en

el

futuro.

El crecimiento demográfico mundial ha crecido exponencialmente y su ritmo parece no detenerse, especialmente en los países en vías de desarrollo. De igual manera, los estándares

de consumo de estas poblaciones se incrementan, demandando cada vez un mayor número de

bienes

que

en

última

solicitud

provienen

de

los

recursos

naturales.

A esta presión sobre los recursos naturales, se suma el impacto que producen sobre el medio

ambiente los procesos agrícolas e industriales. En muchos casos, las malas prácticas en los

procesos generan un deterioro de recursos vitales como el agua, los bosques y la tierra, los cuales se renuevan a un ritmo más lento del que son explotados. Todo ello tiene un impacto en el ser humano y las medidas deben ser tomadas para afrontarlo de la mejor manera posible. Es

aquí donde el concepto de desarrollo sostenible debe pasar de

la

teoría a

la práctica.

Sin embargo, por ser éste un inconveniente de magnitud global, no puede ser afrontado

individualmente por los países, las políticas públicas que se implementen deben hallarse coordinadas multilateralmente, en este sentido, es significativo que se genere un liderazgo

internacional de

algún

país

o

región.

La

importancia

del

desarrollo

sostenible

radica

en

que

este

consiste

en

velar

por

el

mejoramiento de la calidad de vida en toda actividad humana, utilizando para esto solamente lo necesario de los recursos naturales.

7.

CONCLUSIONES

En resumen, las actividades de desarrollo de las minas en el Perú enfrentan varias dificultades para ser sostenibles. Los ámbitos de intervención no coinciden necesariamente con los espacios ecológicos y políticos de las comunidades; los beneficiarios tienden a ser los grupos de interés con capacidad de afectar las operaciones y no los más necesitados; se priorizan obras de corto plazo, especialmente de infraestructura; y la contraparte estatal (a nivel de gobierno central, regional o local) deviene muchas veces en parte del problema a resolver. Algunas sugerencias para superar estos obstáculos:

• Trascender el Área de Influencia y actuar sobre cuencas o sobre la provincia. Esto no implica, necesariamente, un mayor presupuesto, siempre y cuando exista una contraparte estatal o no gubernamental con recursos propios y experiencia trabajando a ese nivel.

• Buscar coherencia entre las medidas de corto y largo plazo. Es imprescindible, paras las minas y las autoridades políticas, controlar bien el corto plazo. Sin embargo, las obras de infraestructura que permiten estabilidad social y política deben de tener un carácter estratégico y centrarse en aspectos clave para el desarrollo, como el saneamiento, colegios, y centros de salud.

• Ampliar grupos de interés a quienes están fuera del mapa de poder. Si el objetivo de los

aportes mineros al desarrollo es el combate a la pobreza, los m a á s vulnerables deben estar representados en las mesas de diálogo y de coordinación para programas de desarrollo. Esto debe ser parte de la política de la empresa y negociarse como condición para los programas que se ejecuten.

• Incluir el concepto de Desarrollo Sostenible, e indicadores de medición como el Índice de Desarrollo Humano, la línea de pobreza o las Necesidades Básicas Insatisfechas, en los acuerdos y programas de desarrollo. Estos conceptos ayudan a crear un lenguaje común y objetivos colectivos entre la empresa, autoridades y beneficiarios, y elimina propuestas y requerimientos insostenibles.

• Repetir siempre el “Imperativo Categórico” como antídoto a la corrupción y el clientelismo.

Muchas veces, un político nepótico o corrupto no sabe ni siquiera que está actuando mal. Su comportamiento es parte de una cultura y por ello asume que es absolutamente normal buscar su propio beneficio y el de sus allegados. Ante ello, es siempre bueno recordar a Kant y preguntar, ante una situación de corrupción, si lo que el dirigente o autoridad proponen es valido para todos los miembros de la comunidad en todo momento. De esta manera, los pedidos de trabajo para familiares, y las coimas, aparecerán claramente como inviables e impresentables ante la comunidad. Es siempre necesario recordar a los dirigentes su función como voceros y

líderes del interés público, de todos los miembros de la comunidad. El desarrollo sostenible de las provincias y distritos mineros no se va a dar naturalmente. Va a ser necesaria una intervención firme de parte de las empresas mineras y del Estado para superar los obstáculos reseñados y convertir las actuales rentas mineras en capital humano, social y financiero para el desarrollo.