Vous êtes sur la page 1sur 2

Dentro de las posibilidades de la mirada

siempre se encuentran dos


la mía y la tuya
o tal vez una omnisciente y una tan parcial y ciega
como la de cada uno de nosotros
(dialéctico, me dirías, en otros tiempos
mientras duermo con la cabeza entre las piernas
o sobre tu pecho que late tarde
/temprano para sin sangres como yo, tal vez)

Estas posibilidades nos otorgan lineamientos


leyes de un desplazamiento inexistente desde la mirada del otro
figuras estáticas que se mueven
fuerzas inertes que no se aplican
(más paradoja que dialéctica, te diría yo
en un tiempo distinto
más retorcido, más no-causal
mucho más triste, puede que mucho más quieto
pero que late al mismo tiempo
que tu pecho sobre la gravedad de venus)

¿a qué vas con esto? - contestarías -


¿de qué sirve pronunciarse en contra de lo axiomático
y vivir la contradicción día a día
si te es imposible vivir en serio;
si te es imposible ser verdadero
sin destruirte permanentemente
en una espiral metafísica
donde no hay sino construcciones imaginarias?

Silencio – contesto yo
pero no en una orden
sino en una acción completa
mis labios apretados y mis ojos que miran las esquinas
todo yo silente, te respondo
con un lenguaje inescrutable
pero tan real como ninguno
intentando hacerte ver la ingenería
que traté de aplicar en las entrañas,
que traté de aplicar en el cifrado venéreo
que traté de aplicar en tu cuello cortado
en el útero rasgado y los brazos morados
negros y azules, malditos por mi, supongo
malditos tres veces
y como traté de lamerlos hasta quitarles lo escarlata
sanando como sanaría un gato
pero nunca un hombre.

En pasado, finalizas
conjugándome en pasado
y los sacos de mis ojos caen descosidos
o se rompen las rodillas ante el uno,
ante la profecía ya estipulada
el contrato firmado sin saberlo.
¿Qué se puede decir frente a tí
tan perfectamente terrible
tan horriblemente importante
cual Santiago ya crecida
cambia sus burdeles por oficinas?
¿cómo esperabas que supiera
que nunca podría hacer mi éxodo?
Debí sospecharlo por tu nombre
y asumir que el comienzo se repite
una
y
otra
y
otra
y
otra