Vous êtes sur la page 1sur 31
Montevideo 1 de abril 2018 Al Maestro Oscar Washington Tabarez: Reconociendo en usted una sensibilidad historica con las causas de los DDHH, le hacemos Ilegar esta carpeta con la intencién de ponerlo en conocimiento de las denuncias que pesan sobre el actual encargado de seguridad de la selec- cién Miguel Zuluaga. Confiando en que, una vez al tanto de la informaci6n tomara la mejor decision a su alcance con respecto a esta situacién. Como usted bien sabe muchas de las denuncias sobre represores de la dictadura han encontrado obsticulos a nivel judicial. Lo que no impide que todos podamos ejercer la condena social como gesto simbélico y formativo, particu- Jarmente quienes ocupan algii lugar de referencia para sociedad. El caso de Miguel Zuluaga es uno de estos casos en donde se hace imperiosa una condena social. Ya que se trata de ‘un funeionario de jerarquia, que mas alla de todos los obstaculos judiciales se puede concluir que claramente tuvo responsabilidad en las violaciones a los DDH durante la dictadura, ya que operd en el Depto. IV de la Direccién de Informacién e Inteligencia nada menos que entre los atios 1974-76. Cuando las peores violaciones a los DDHH tuvie- ron lugar. ‘Miguel Zuluaga era subcomisario de la DNII cuando en sus dependencias se torturaba y violaba en el marco de la ““Operacién Morgan” contra militantes de izquierda, Toda la denuncia de la “Operacién Morgan” se encuentra asenta- da en el Juzgado Penal de 17° tuno desde el 2011. ‘A parte de los testimonios relatados y en algunos casos publicados en la prensa, por parte de quienes los reconocen operando en la DNIT cuando alli habia detenidos, Miguel Zuluaga ha firmado interrogatorios a detenidos en la dicta dura. Que se haga justicia en este caso, como en tantos otros casos pendientes no depende ya de nosotros, lo que si pode mos hacer es cuando menos, condenar socialmente a estos represores. Con copia a la AUF, agradecemos su pronta respuesta Siguen firmas de Organizaciones de DDHH | Organizaciones sociales: Informacién sobre Miguel Zuluaga relativa a su participacién como subcomisario en dictadura: 1, Resumen de denuncia Denuncia pi hecha por detenido en Depto. IV en el marco de la“Operacién Morgan” 3. Allanamiento y seguimiento hecho a Germén Araujo y militantes de izquierda en 1983. Dirigido por Miguel Zuluaga ‘4, Denuncia Penal - Causa 2-104481 / 2011 Juzgado 17 Turno -“Operacién Morgan” NO QUEREMOS AL TORTURADOR EN NUESTRA SELECCION Miguel Zuluaga torturador seguridad en en dictadura la seleccidn hoy QUIEN ES? En 1974-76, en plena dictadura le decian subcomisario "Zulu" en la Direccién Nacional de Infor- macién de Inteligencia (DNII) y presionaba a los detenidos antes de los interrogatorios y las tor turas. 2QUE HACIA EN DICTADURA? Zuluaga revistaba en el el Departamento IV, que funcionaba en En el edificio de Paraguay y Maldonado donde hasta hey funciona la DNII, Relatan los testigos que lo vieron: “Habia gente de planton a los que les pegaban, los pateaban, y los llevaban a hacerles submarino en una ha- bitacion contigua, y Zuluaga estaba entre los policias que venian a buscar gente que estaba parada previo al interrogatorio" 2QUE DENUNCIAS HAY? Zuluaga aparece en las denuncias presentadas por el abogado Pablo Chargojiia contra varios policias de la DNII en 2011 en el Juzgado Penal de 17° Turno a cargo del juez Carlos Garcia Guaraglia. Las denuncias retinen a varios ex integrantes de la UJC. El hoy custodio celeste también aparece nombrado en los trabajos del historiador Alvaro Rico, firmando documentos vinculados a operativos de represién. Las denuncias que pesan sobre el estan vinculadas a la "Operacién Morgan” donde desaparecié gente, fueron torturadas y violadas personas. 4 julio, 2014 / Edicién 1493 ‘Testimonio de Luis Libschitz Brecha El guardaespaldas de Ia seleccion y sus vinculos con la represién en dictadura Miguel Zuluaga es un sefior de bigote que suele aparecer junto a los jugadores y el téenico de la seleccién ‘uruguaya en cuanta competencia haya. En Sudaftica 2010 se fotografié junto a unos cachorros de leén durante una visita de la delegaci6n a una reserva ecol6gica. En este Mundial se lo ve en las zonas mixtas de los estadios bromeando con algiin notero que explora el costado humoristico del campeonato. Zuluaga es un funcionario contratado por la auf en 2000 para encargarse de la seguridad de la selecci6n, Paso por las eras de Daniel Passa~ ella, Victor Pita, Juan Ramon Carrasco, Jorge Fossati y Oscar Tabarez. “Los jugadores dicen que es ‘buena persona’ y que es “un gran compailero de truco’. Ellos saben que los euida, que los protege, y que intenta que esa locura de los hinchas no los afecte”, dice una cronica del suplemento Ovacién de El Pais. A Zuluaga también le decian “Zulu” en plena dictadura, cuando revistaba como subcomisario en la Direccion Nacional de Informacién de Inteligencia (dnii) y presionaba a los detenidos antes de los interrogatorios y las torturas, contd a Brecha Luis Libschitz, un ex militante de la Unién de Juventudes Comunistas (uje) que fe testigo de los hechos. En 1975 la dictadura desaté la represién final contra el Partido Comunista y Libschitz cayé en abril de 1976. Hasta agosto de ese aiio estuvo detenido en el edificio de Paraguay y Maldonado donde hasta hoy funciona la dnii. Libschitz fue interceptado por el Departamento V de esa dependencia y conducido al segundo piso de esa sede policial. Todavia recuerda el lugar: no habia calabozo sino que los detenidos eran ejados de “plantén” en un salén enorme en donde convergian varias habitaciones. En el edificio, ademas del Departamento V funcionaba el Departamento TV, encargado de reprimir a la Regio- nal I de la uje, que abarcaba los barrios Palermo, Ciudad Vieja y Cordén, En ese departamento revistaba Zulu, Los presos de ambas reparticiones convivian mezclados en el mismo salén y fixe asi que Libschitz noté la presencia asidua del hoy encargado de seguridad de la selecei6n. El ex millitante de la uje estuvo encapuchado cinco meses en la dnii. “Con el paso de los dias, sobre todo en la noche, iba viendo el movimiento y escuchando los nombres de los policfas y fui identificando a alguno,” Acos- tado, con un sutil movimiento de eabeza, podia ver las caras de los polieias a través de un resquicio debajo de Ja capucha. “Habia gente de plantén a los que les pegaban, los pateaban, y los Hevaban a hiacerles submarino en una habita- cién contigua”, narra. “A Zuluaga lo vi con la gente que estaba de plantén en el salén grande. Estaba entre los policias que venian a buscar gente. Yo no tuve contacto con él pero si lo via los gritos, a los empujones. Hasta onde yo vi, venia a presionar a la gente que estaba parada previo al interrogatorio: ‘Che, afloja que esta todo el pescado vendido, no te hagas lastimar, que te van a matar’, bien de patotero”, recuerda Libschit. “Es notorio y hace muchos meses que lo comento, y me consta que otra gente que participa en Crysol lo ha visto”, cuenta Libschitz, que colgé su relato a las redes sociales. “Era parecido a como esta ahora pero sin canas.” Brecha pudo confirmar que Zuluaga aparece en las denuncias presentadas por el abogado Pablo Char- ‘goiiia contra varios policias de la duii en 2011 en el Juzgado Penal de 17° Tuno a cargo del juez Carlos Garcia Guaraglia. Las demancias retinen a varios ex integrantes de la uje. El hoy custodio celeste también aparece nom- brado en los trabajos del historiador Alvaro Rico, fimando documentos vinculados a operativos de represién contra las juventudes comnnistas. Hasta ahora la causa no ha avanzado mas allé de una inspeccién ocular reali- zada en el edifico,