Vous êtes sur la page 1sur 14

Protocolo de Kioto (pK)

Este protocolo compromete a los países industrializados a estabilizar las emisiones de gases de
efecto invernadero. La Convención por su parte solo alienta a los países a hacerlo.
El PK, fue estructurado en función de los principios de la Convención. Establece metas vinculantes
de reducción de las emisiones para 37 países industrializados y la Unión Europea, reconociendo
que son los principales responsables de los elevados niveles de emisiones de Gases Efecto
Invernadero GEI que hay actualmente en la atmósfera, y que son el resultado de quemar
combustibles fósiles durante más de 150 años. En este sentido el Protocolo tiene un principio
central: el de la «responsabilidad común pero diferenciada».
El Protocolo ha movido a los gobiernos a establecer leyes y políticas para cumplir sus
compromisos, a las empresas a tener el medio ambiente en cuenta a la hora de tomar decisiones
sobre sus inversiones, y además ha propiciado la creación del mercado del carbono.
En general el Protocolo de Kyoto fue considerado como primer paso importante hacia un régimen
verdaderamente mundial de reducción y estabilización de las emisiones de GEI, y proporciona la
arquitectura esencial para cualquier acuerdo internacional sobre el cambio climático que se firme
en el futuro. Ya concluyó el primer período de compromiso del Protocolo de Kyoto en 2012 y se
amplió hasta el 2015, tiempo en el que tiene que haber quedado decidido y ratificado un nuevo
marco internacional que pueda aportar las severas reducciones de las emisiones que según ha
indicado claramente el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)
son necesarias.
En la Reunión de las partes que se realizará en Paris a finales de 2015, se espera quede
establecido ese nuevo protocolo, vinculante y con contribuciones ambiciosas y significativas de los
países miembro para iniciar nuevamente en el 2020 y luchar para que la temperatura del planeta
no supere los 2 grados, evitando con esto consecuencias que ponen en riesgo nuestra vida en el
planeta.

Principios de PK
El Protocolo de Kyoto tiene los mismos objetivos y principios que la Convención, pero la refuerza
de manera significativa ya que a través de él las Partes incluidas en el anexo I se comprometen a
lograr objetivos individuales y jurídicamente vinculantes para limitar o reducir sus emisiones de
gases de efecto invernadero.
Sólo las Partes en la Convención que sean también Partes en el Protocolo (es decir, que lo
ratifiquen, acepten, aprueben o se adhieran a él) se ven obligadas por los compromisos del
Protocolo.
Los objetivos individuales para las Partes incluidas en el anexo I de la Convención se enumeran en
el anexo B del Protocolo de Kyoto. Entre todos suman un recorte total de las emisiones de gases
de efecto invernadero de al menos el 5% con respecto a los niveles de 1990 en el período de
compromiso de 2008-2012.
Las metas cubren las emisiones de seis gases de efecto invernadero, a saber:
Dióxido de carbono (CO2)
Metano (CH4)
Óxido nitroso (N2O)
Hidrofluorocarbonos (HFC)
Perfluorocarbonos (PFC)
Hexafluoruro de azufre (SF6)
La cantidad máxima de emisiones (medidas como el equivalente de dióxido de carbono) que una
Parte puede emitir a lo largo del período de compromiso con el fin de cumplir su meta de emisiones
es lo que se conoce como «cantidad atribuida» de la Parte.
Al igual que la Convención, el Protocolo reconoce las necesidades y los problemas específicos de
los países en desarrollo, especialmente los de los más vulnerables. Por tanto las Partes en el
anexo I deben informar de sus esfuerzos por cumplir sus metas de reducción de las emisiones al
mismo tiempo que reducen todo lo posible los efectos adversos que sufren los países en
desarrollo.

Tratados internacionales sobre el


medio ambiente – ¿Cuáles son?
octubre 22, 2017
Comparte en FacebookComparte en TwitterComparte en Google+Comparte en Linkedin
La problemática del medio ambiente ha sido tema clave para la humanidad desde
hace décadas, lo que se traduce como interés para figuras políticas y países que
han empezado a caminar hacia la toma de medidas para reducir el impacto
negativo de las industrias en la naturaleza.
Teniendo esto en cuenta se han realizado varios tratados, cumbres y
convenios entre países en pro del desarrollo sostenible, preservar la fauna y
flora, así como por el bienestar y la salud de las personas. Así, rescatemos las
ideas principales de varios acuerdos realizados en los últimos años:

Principales tratados internacionales a la


fecha
- Carta Mundial de la Naturaleza
Este documento fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el
28 de octubre de 1982 y representa la estrategia mundial para la conservación de
los recursos naturales y la preservación del medio ambiente.
Está compuesto por 24 artículos que hablan sobre la importancia de respetar
los ecosistemas, las especies y sus entornos, haciendo énfasis en la
conservación de los recursos terrestres, marinos y atmosféricos que están
siendo afectados por las guerras o la contaminación.
Uno de los principales objetivos de la Carta Mundial de la Naturaleza, es la
creación de planes a largo plazo que ayuden a impulsar el desarrollo económico,
controlen el crecimiento de la población y mejoren la calidad de vida, con el fin de
garantizar la conservación de los recursos naturales para las generaciones
futuras.
- La Cumbre de Rio de Janeiro
En La Cumbre de Río de Janeiro (que se llevó a cabo del 3 al 14 de junio de 1992)
participaron 172 países (con 108 jefes de Estado) y 2.400 representantes. Allí se
declararon un conjunto de principios en los que se definían los derechos civiles
y obligaciones de los Estados, para lograr el progreso y bienestar de la
humanidad y la conservación y aplicación de un desarrollo sostenible en
todos los tipos de bosques.
- La Cumbre del Milenio
Esta declaración de paz, seguridad y derechos humanos fue aprobada y firmada
por diferentes jefes de Estado y Gobierno del mundo, en el año 2000, en la
Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas en New York.
Este documento está compuesto por 8 objetivos, 18 metas y más de 40
indicadores entre los que se encuentran la erradicación de la pobreza, la
igualdad de género, el avance en las investigaciones para combatir el VIH y
la protección del medio ambiente y los recursos naturales.
- Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio
Climático (UNFCCC)
Este acuerdo se adoptó en New York en 1992 con el objetivo de reconocer la
importancia de los efectos del cambio climático causados por la emisión de
gases de efecto invernadero en la atmósfera, los cuales afectan la superficie
de la tierra y por perjudican los ecosistemas naturales y el ser humano.
En 1997, los gobiernos se comprometieron a trabajar de la mano con el protocolo
Kyoto, un programa diseñado para reducir la emisión de estos gases,
descontaminar el aire del planeta, lograr una estabilización en los ecosistemas y
permitir que estos se adapten naturalmente al cambio climático.
- Protocolo de Kyoto
Este Protocolo hace parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre
el Cambio Climático y representa un acuerdo internacional que pretende
reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que están
causando el calentamiento global como el dióxido de carbono, el gas metano
y el hexafluoruro, entre otros.
Este acuerdo se fijó en 1997 y su meta era que para el 2012 se debía reducir el
95% de la emisión de estos gases. Sin embargo, solo hasta el 2005 se puso en
práctica, razón por la cual los países aún siguen trabajando para buscar
soluciones que ayuden a combatir la contaminación.
- Cumbre del Clima de París 2015
Esta conferencia pretende marcar una diferencia en el lucha contra el cambio
climático basándose en una serie de compromisos referidos a la emisión de
sustancias contaminantes a la atmósfera a partir del año 2020.
Su objetivo principal es cerrar un acuerdo internacional donde los demás
estados se comprometan y trabajen a favor de la conservación del medio
ambiente y su atmósfera. En este evento se acordó, que en un plazo de 20 años,
el aumento de la temperatura global no podrá ser mayor a los 2ºC.
- Protocolo de Montreal
Firmado en 1987 en Montreal, este protocolo establece un acuerdo para la
eliminación paulatina del uso de sustancias químicas que provocan la
destrucción de la capa de ozono que cubre la tierra.
- Convenio de Viena
Este convenio fue realizado en Viena, en el año 1985, y busca adoptar medidas
apropiadas para proteger la salud humana y el medio ambiente contra los
efectos adversos resultantes o que fueran resultado de las actividades
humanas que modifiquen o puedan modificar la capa de ozono.
- Convenio Marco de la Diversidad Biológica
Acordado en junio de 1992 por la Convención de las Naciones Unidas del Medio
Ambiente y Desarrollo (CNUMAD), estipula lograr la conservación de la
diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la
participación justa y equitativa en los beneficios de la utilización de los
recursos naturales.
- Protocolo Ambiental de Cartagena
Fue firmado en el año 2000 en la ciudad de Cartagena, Colombia, y buscó
contribuir a establecer en el comercio internacional controles de seguridad
para la transferencia, manipulación y utilización de organismos vivos
modificados o transgénicos.
- Convenio de Ramsar
Este convenio fue firmado en febrero de 1971, en la ciudad de Ramsar, Irán, y se
hizo con el ánimo de proteger las zonas húmedas del planeta y las especies
de aves acuáticas en vía de extinción.
- Convenio de Basilea
Realizado en marzo de 1989, fue realizado para controlar los movimientos
transfronterizos de los desechos peligrosos, y brindar protección particular
a los países en desarrollo, así como promover su disposición final adecuada.
- Convenio de Aarhus
Este convenio fue firmado en junio de 1998, y se hizo para la protección de los
derechos de los ciudadanos a vivir en un medio que garantice su salud y
bienestar, que propone también sensibilizar a las personas sobre los problemas
ambientales, facilitar el acceso a la información ambiental y propiciar la
participación pública en la toma de decisiones.
- Convenio de Estocolmo
El convenio de Estocolmo fue firmado en mayo de 2001, y buscaba controlar
y eliminar un grupo de doce compuestos peligrosos conocidos como “La
Docena Sucia”.
Todas estas propuestas y tratados nacen para el beneficio de todos, no obstante,
suelen ir en contra al desarrollo económico de varios países que centran sus
esfuerzos en las industrias que más daño le hacen al planeta. Generar un cambio
es difícil, mucho más a gran escala, pero es gracias a estas iniciativas que poco a
poco vamos avanzando hacia un planeta en armonía, ¿será que avanzamos lo
suficientemente rápido? Solo el tiempo lo dirá.