Vous êtes sur la page 1sur 17

Prueba cutánea de la tuberculina

¿Qué es?
La prueba cutánea de la tuberculina o método de Mantoux (TST, por sus siglas en inglés)
es un método estándar para determinar si una persona está infectada por el
microbio Mycobacterium tuberculosis. La administración y lectura confiable de esta prueba
requiere de procedimientos, capacitación, supervisión y prácticas estandarizadas.

¿Cómo se administra la prueba cutánea de la tuberculina?


La prueba cutánea de la tuberculina se realiza inyectando 0.1 ml de derivado proteico
purificado de la tuberculina (PPD, por sus siglas en inglés) en la cara anterior del antebrazo.
Esta inyección se debe aplicar con una jeringa de tuberculina, colocando el bisel de la aguja
hacia arriba. La prueba de la tuberculina es una inyección intradérmica. Cuando se aplica
correctamente, la inyección debe producir una elevación leve de la piel (una roncha) de 6 a 10
mm de diámetro.

¿Cómo se interpreta la prueba cutánea de la tuberculina?


La reacción a la prueba cutánea debe revisarse entre 48 y 72 horas después de administrada.
El paciente que no vuelva en un lapso de 72 horas para que le revisen la reacción en la piel
necesitará realizarse una nueva prueba.

La reacción debe medirse en milímetros de induración (área palpable, elevada, endurecida o


con hinchazón). La persona que interpreta la prueba no debe medir el eritema
(enrojecimiento). El diámetro del área de induración debe medirse a lo ancho del antebrazo
(perpendicular al eje largo).

¿Cómo se interpretan las reacciones a la prueba cutánea de la


tuberculina?
La interpretación de la prueba cutánea depende de dos factores:

 la medida de la induración en milímetros;


 el riesgo que tiene una persona de estar infectada por tuberculosis y, en caso de estarlo,
el riesgo de que evolucione a enfermedad.
Clasificación de la reacción a la prueba cutánea de la tuberculina

La induración de 5 milímetros o más se considera una reacción positiva en:

 personas infectadas por el VIH


 una persona que tuvo contacto reciente con otra persona enferma de tuberculosis
 personas con cambios fibróticos que se observen en la radiografía de tórax indicativos de
una tuberculosis previa
 pacientes que hayan recibido trasplantes de órganos
 personas inmunodeprimidas por otras razones (p. ej., que estén tomando el equivalente a
>15 mg/día de prednisona durante 1 mes o más, o antagonistas de-TNF-)

La induración de 10 milímetros o más se considera una reacción positiva en:

 inmigrantes recién llegados a los Estados Unidos (< de 5 años) provenientes de países
con alta prevalencia
 usuarios de drogas inyectables
 residentes y empleados de establecimientos o instituciones que congregan a grupos de
alto riesgo
 personal de laboratorios de análisis micobacteriológico
 personas con afecciones o trastornos que las predispongan a un riesgo elevad
 niños < 4 años de edad
 bebés, niños y adolescentes expuestos a adultos que pertenezcan a grupos de riesgo
elevado

La induración de 15 milímetros o más se considera una reacción positiva en todas las


personas, incluso en las que no tengan factores de riesgo conocido de tuberculosis. Sin
embargo, los programas selectivos de pruebas cutáneas de la tuberculina solo deben
realizarse en grupos de alto riesgo.

¿Qué significa una reacción falsa positiva?


Algunas personas pueden presentar una reacción a la prueba cutánea de la tuberculina aun
cuando no estén infectadas por M. tuberculosis.
 una infección por micobacterias no tuberculosas;
 una vacunación previa con la BCG;
 una administración incorrecta de la prueba cutánea de la tuberculina;
 una interpretación incorrecta de la reacción.
 la utilización de un antígeno equivocado.

¿Qué significa una reacción falsa negativa?


Algunas personas puede que no reaccionen a la prueba cutánea de la tuberculina aun cuando
estén infectadas por M. tuberculosis. Las razones de las reacciones falsas negativas pueden
ser, entre otras:

 una anergia cutánea (anergia es la incapacidad de la piel para reaccionar a las pruebas
debido a un sistema inmunitario debilitado);
 una infección por tuberculosis reciente (entre 8 y 10 semanas después de ocurrida la
exposición);
 una infección por tuberculosis muy antigua (ocurrida hace muchos años);
 una edad muy joven (menos de seis meses);
 una vacunación reciente con un virus vivo (p.ej., vacuna contra el sarampión o la viruela);
 presencia de tuberculosis generalizada;
 algunas enfermedades virales (p. ej., sarampión y varicela);
 una aplicación incorrecta de la prueba cutánea de la tuberculina;
 una interpretación incorrecta de la reacción.

¿Quiénes pueden hacerse la prueba cutánea de la tuberculina?


La mayoría de las personas pueden hacerse la prueba cutánea de la tuberculina. Esta prueba
está contraindicada solo en personas que previamente han tenido una fuerte reacción a la
misma (p. ej., necrosis, ampollas, choque anafiláctico o ulceraciones). No está contraindicada
en otras personas, como bebés, niños, mujeres embarazadas, personas infectadas por el VIH
y aquellas que hayan recibido la vacuna BCG.

¿Con qué frecuencia se puede repetir la prueba cutánea de la


tuberculina?
En general, no hay un riesgo asociado a la repetición de la prueba cutánea de la tuberculina.
Si una persona no vuelve dentro de 48 a 72 horas después de la prueba para que sea
interpretada, se puede realizar una segunda prueba lo antes posible. No existen
contraindicaciones para repetir la prueba cutánea de la tuberculina, a menos que en el pasado
haya habido una fuerte reacción.

¿Qué es un efecto de refuerzo?


En algunas personas infectadas por el microbio M. tuberculosis, puede que con el tiempo
disminuya su reacción a la tuberculina. Cuando se administra la prueba cutánea de la
tuberculina años después de que una persona ha tenido la infección, la reacción puede ser
falsa negativa. Sin embargo, la prueba cutánea de la tuberculina puede estimular el sistema
inmunitario y causar una reacción positiva o efecto de refuerzo en las pruebas subsiguientes.
La aplicación de una segunda prueba de la tuberculina tras una reacción negativa inicial se
conoce como prueba en dos fases.

¿Por qué se realiza una prueba en dos fases?


La prueba en dos fases es útil para realizar pruebas cutáneas iniciales en adultos que van a
ser sometidos en forma periódica a estos exámenes, tales como el personal de salud y los
residentes de asilos de ancianos. Este método en dos fases puede reducir la probabilidad de
que el efecto de refuerzo en una prueba subsiguiente de tuberculina se interprete
erróneamente como una infección reciente.

¿Se puede administrar la prueba de la tuberculina a personas que se


vacunan?
La vacunación con virus vivos puede afectar las reacciones a la prueba de la tuberculina. Las
personas que tienen previsto someterse a una prueba cutánea de tuberculina deben hacerlo
como sigue:

 El mismo día en que reciban la vacuna con virus vivos o 4 a 6 semanas después de la
administración de la vacuna.
 Al menos un mes después de haber recibido la vacuna contra la viruela.

Prueba cutánea de PPD


La prueba cutánea de derivado proteico purificado (PPD, por sus siglas en inglés) es un método utilizado
para el diagnóstico de la infección de tuberculosis (TB) silenciosa (latente).
Forma en que se realiza el examen
Usted necesitará 2 visitas al consultorio del médico para este examen.

En la primera visita, el proveedor de atención médica limpiará una zona de su piel, por lo regular la parte
interna del antebrazo. Le aplicará una pequeña inyección que contiene PPD. La aguja se coloca
suavemente debajo de la capa cutánea superior, provocando la formación de una protuberancia (roncha)
en la piel. Esto por lo regular desaparece en unas cuantas horas a medida que el material se absorbe.

Después de 48 a 72 horas, usted debe volver al consultorio de su proveedor de atención. El proveedor de


atención le revisará la zona para ver si ha tenido una reacción fuerte a la prueba.


Duración: la prueba consistirá en dos visitas a la consulta del médico o de la
enfermera, cada una de las cuales durará en total unos diez minutos.

 Ingreso: se realiza siempre de forma ambulatoria. Basta con acudir un


día al médico y otra vez tres días después. Si estás ingresado pueden pedir
la prueba durante el propio ingreso.

 ¿Es necesario ir acompañado?: no es necesario ir acompañado.

 Medicamentos: no es necesario tomar ningún medicamento previo.


Se debe comunicar al médico todas las medicinas que se toman
habitualmente también es importante informar de alergias a medicamentos o
a otros productos, si las tienes.

 Comida: no es necesario permanecer en ayunas antes de la prueba


ni después. Puedes beber y comer lo que quieras antes de la prueba. Si por
algún motivo debes acudir en ayunas a la prueba el médico te avisaría.

 Ropa: puedes realizar la prueba con la misma ropa de cada día.


Cuando llegues al hospital o al consultorio médico pedirán que te descubras
un antebrazo.

 Documentos: es preferible que traigas contigo el volante en el que se


indica la realización de esta prueba. Se recomienda llevar la tarjeta sanitaria.
Normalmente no te darán ningún documento después de la prueba porque
se tardan días en analizar los resultados y te lo comunicarán directamente.

 Embarazo y lactancia: el Mantoux no está contraindicado en el


embarazo o lactancia, pero se debe conocer ese estado porque algunas
veces los resultados estarán alterados.
Existen dos formas de tuberculosis:

1. la infección de tuberculosis latente y


2. la enfermedad de tuberculosis

Las bacterias de la tuberculosis pueden vivir en el cuerpo de una persona sin que ella se
enferme. Esto se denomina infección de tuberculosis latente. Las personas con la infección
de tuberculosis latente no se sienten enfermas, no presentan síntomas ni pueden transmitir las
bacterias de la tuberculosis a otras personas. La infección de tuberculosis latente en algunas
personas se convierte más adelante en la enfermedad de tuberculosis. Las personas con la
enfermedad de tuberculosis pueden contagiar las bacterias a los demás, sentirse enfermas y
tener síntomas

Hay dos tipos de pruebas que se usan para determinar si una persona está infectada con las
bacterias de la tuberculosis: la prueba cutánea de tuberculina y las pruebas de sangre.

Prueba cutánea de tuberculina (TST)

¿Qué es la prueba cutánea de tuberculina?


La prueba cutánea de tuberculina o prueba de Mantoux (TST, por sus siglas en inglés) es una
prueba que se hace para determinar si una persona está infectada con las bacterias de la
tuberculosis.

¿Cómo se hace la prueba cutánea de tuberculina?


Con una aguja muy pequeña, el proveedor de atención médica inyecta un líquido (llamado
tuberculina) en la piel, en la parte inferior del brazo. Luego aparecerá en el brazo un pequeño
bulto pálido. Esto no es lo mismo que la vacuna bacilo de Calmette y Guerin (BCG) contra la
tuberculosis que reciben muchas personas que viven fuera de los Estados Unidos.
Las personas que reciben la prueba cutánea de tuberculina, deben regresar entre los 2 o 3
días siguientes para que un miembro capacitado del personal de salud revise la reacción en la
parte del brazo donde se inyectó el líquido. El trabajador de la salud se fijará si está elevada,
endurecida o con hinchazón, y en tal caso, medirá el tamaño con una regla. El enrojecimiento
en sí no se considera parte de la reacción.
¿Qué significa tener un resultado positivo de la prueba cutánea
de tuberculina?
El resultado de esta prueba cutánea depende del tamaño del área elevada, endurecida o
hinchada. También depende del riesgo de infección de la persona y de su progresión a la
enfermedad de tuberculosis, en caso de estar infectada.

 Resultados positivos de la prueba cutánea de tuberculina: Esto significa que el cuerpo de


la persona está infectado con las bacterias de la tuberculosis.

Se deberán hacer más pruebas para determinar si la persona tiene la infección de


tuberculosis latente o la enfermedad de tuberculosis. Un trabajador de la salud
proporcionará el tratamiento según sea necesario.

 Resultados negativos de la prueba cutánea de tuberculina: Esto significa que el cuerpo de


la persona no ha reaccionado a la prueba y que no es probable que tenga la infección de
tuberculosis latente ni la enfermedad.

¿Quiénes pueden hacerse la prueba cutánea de la tuberculina?


Casi todas las personas pueden hacerse la prueba cutánea de tuberculina, incluidos los
bebés, los niños, las mujeres embarazadas, las personas que tienen el VIH y las personas que
han recibido la vacuna BCG. Las personas que anteriormente han tenido una reacción grave a
la prueba cutánea de tuberculina no deben volver a hacerse esta prueba.

¿Con qué frecuencia se puede hacer la prueba cutánea de


tuberculina?
Por lo general, no hay problema en repetir esta prueba, con la excepción de que la persona
haya tenido una reacción grave a esta prueba anteriormente.

La prueba para detectar la tuberculosis en las personas que han


recibido la BCG
Las personas que han recibido previamente la vacuna BCG pueden hacerse la prueba
cutánea de tuberculina. En algunas personas, la vacuna BCG puede producir un resultado
positivo de la prueba cutánea cuando no están infectadas con las bacterias de la tuberculosis.
Si la prueba cutánea es positiva, se deben hacer más pruebas.
Pruebas de sangre para detectar la tuberculosis

¿Qué es un ensayo de liberación de interferón gamma (IGRA)?


Una prueba IGRA es una prueba de sangre que puede determinar si una persona está
infectada con las bacterias de la tuberculosis. La prueba IGRA mide el grado de reacción del
sistema inmunitario de una persona ante las bacterias de la tuberculosis, mediante un análisis
de sangre de laboratorio. Hay dos pruebas IGRA aprobadas por la Administración de Drogas y
Alimentos (FDA) de los Estados Unidos que están disponibles en este país.

1. Prueba QuantiFERON®-TB Gold en tubo (QFT-GIT)


2. Prueba T–SPOT® para la tuberculosis (T–Spot)

¿Cómo funciona la prueba IGRA?


Con una aguja se extrae sangre en tubos especiales. Se envía la sangre a un laboratorio
según se indica en las instrucciones de la prueba IGRA. El laboratorio hace la prueba y envía
un informe con los resultados al proveedor de atención de la salud.

¿Qué significa tener un resultado positivo de la prueba IGRA?

 Resultado positivo de la prueba IGRA: Esto significa que el cuerpo de la persona está
infectado con las bacterias de la tuberculosis. Se deberán hacer más pruebas para
determinar si la persona tiene la infección de tuberculosis latente o la enfermedad de
tuberculosis. Un trabajador de la salud proporcionará el tratamiento según sea necesario.
 Resultado negativo de la prueba IGRA: Esto significa que la sangre de la persona no
reaccionó a la prueba y que no es probable que tenga la infección de tuberculosis latente
ni la enfermedad.

¿Quiénes pueden hacerse la prueba IGRA?


Todas las personas se pueden hacer la prueba IGRA en lugar de hacerse la prueba cutánea.
Esta se puede hacer cada vez que se recomiende la prueba cutánea. En general, las
personas pueden hacerse la prueba cutánea o la prueba IGRA, pero no las dos. Hay raras
excepciones en las cuales podría ser útil tener el resultado de ambas pruebas para decidir si
una persona tiene la infección de tuberculosis.
Se prefiere el método de detección de tuberculosis IGRA en los siguientes casos:
 Las personas que han recibido la vacuna BCG
 Las personas que tienen dificultad para volver a la segunda cita para observar los
resultados de la prueba cutánea

¿Con qué frecuencia se puede hacer la prueba IGRA?


No hay inconveniente alguno en que se repita la prueba IGRA.

¿Quiénes se deben hacer la prueba de detección de


tuberculosis?
Por lo general, las personas que tienen bajo riesgo infectarse con las bacterias de la
tuberculosis no necesitan hacerse pruebas de detección.
Determinadas personas se deben hacer esta prueba debido a que tienen mayor riesgo de
contraer esta enfermedad, e incluyen:

 Las personas que han estado con alguien que tiene la enfermedad de tuberculosis.
 Las personas con infección por el VIH u otro problema médico que les debilite el sistema
inmunitario.
 Las personas que tienen síntomas de enfermedad de tuberculosis (fiebre, sudores
nocturnos, tos y pérdida de peso).
 Las personas que provienen de un país donde es común la tuberculosis (la mayoría de los
países de América Latina y el Caribe, África, Asia, Europa Oriental y Rusia).
 Las personas que viven o trabajan en un lugar en los Estados Unidos donde la
enfermedad de tuberculosis es más frecuente (los albergues para personas sin hogar, las
prisiones o cárceles o los hogares para ancianos).
 Las personas que usan drogas ilegales.

Cómo elegir una prueba de detección de tuberculosis


El proveedor de atención médica es quien debe escoger cuál prueba de detección de
tuberculosis hacer a la persona. Los factores que determinan qué prueba usar incluyen el
motivo por el cual se hace la prueba, la disponibilidad de la prueba y el costo. Por lo general
no se recomienda hacerle a una persona las dos pruebas: la cutánea y la prueba IGRA.

Diagnóstico de infección de tuberculosis latente o enfermedad de


tuberculosis
Si se encuentra que una persona está infectada con las bacterias de la tuberculosis, se
deberán hacer más pruebas para ver si tiene la enfermedad de tuberculosis.

La enfermedad de tuberculosis se puede diagnosticar con la historia clínica, un examen físico,


una radiografía de tórax y otras pruebas de laboratorio. Se trata tomando varios
medicamentos según las recomendaciones del proveedor de atención médica.

Si una persona no tiene la enfermedad de tuberculosis pero sí tiene las bacterias de la


tuberculosis en el cuerpo, entonces se diagnostica infección de tuberculosis latente. La
decisión sobre el tratamiento para la infección de tuberculosis latente se basará en las
probabilidades de que la persona se enferme de tuberculosis.

Prueba cutánea de la tuberculosis


Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 22 de noviembre 2011
La prueba cutánea más común para el diagnóstico de la tuberculosis es el PPD o
de la tuberculina. Un resultado positivo de esta prueba significa que se ha estado
expuesto a una persona que tiene tuberculosis y que se está infectado por la
bacteria que causa la enfermedad. Una reacción positiva a esta prueba no indica si
la enfermedad es activa o contagiosa

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria


llamada Mycobacterium tuberculosis. Es una infección muy común. Con frecuencia la
tuberculosis afecta a los pulmones, pero también puede afectar a cualquier parte del cuerpo. Es
una enfermedad grave pero tiene un tratamiento eficaz. La tuberculosis se contagia cuando una
persona que padece tuberculosis pulmonar tose y expulsa bacterias que son respiradas por
otras personas.

Una infección activa que puede ser transmitida a otros puede ser detectada por una radiografía
simple de tórax y cultivos del esputo, orina o tejidos orgánicos, dependiendo del lugar de la
infección. El tratamiento con múltiples fármacos antituberculosos puede ayudar al organismo a
curar la enfermedad y eliminar el riesgo de infectar a otros. En muchas personas con un sistema
inmunitario sano, el cuerpo es capaz de controlar la infección aislando los gérmenes. Pero
cuando se realiza un tratamiento antituberculoso que no es apropiado, los bacilos pueden seguir
siendo capaces de producir una enfermedad activa, años más tarde, si las defensas del
organismo se debilitan por enfermedades como el SIDA, un tratamiento inmunosupresor tras un
trasplante de un órgano, o simplemente por el envejecimiento normal. Por tanto, para la mayoría
de personas con una prueba cutánea positiva sin evidencia de enfermedad activa, las
autoridades sanitarias recomiendan el empleo profiláctico del fármaco isoniazida durante seis
meses o un año para eliminar los microorganismos aislados, pero todavía vivos en el organismo.

¿Qué tipo de prueba demuestra si una persona está infectada de tuberculosis?

Habitualmente se utiliza una prueba cutánea para determinar si una persona está infectada por
el bacilo de la tuberculosis. La prueba cutánea se llama prueba PPD o de la tuberculina.
Cualquier profesional sanitario está capacitado para realizarlo. La prueba consiste en inyectar
una pequeña cantidad de "tuberculina" bajo la piel del antebrazo. Si a los dos o tres días aparece
un nódulo duro en el lugar de la inyección, se considera que la prueba es positiva. Esto quiere
decir que la persona probablemente tiene bacilos de la tuberculosis. Una persona infectada de
tuberculosis puede encontrarse bien y no saber que tiene la enfermedad. Esta es la razón por
la que es importante someterse a una prueba del PPD si se está en riesgo de tuberculosis.

Una prueba cutánea positiva para la tuberculosis indica solo que en algún momento anterior, la
bacteria que causa la enfermedad, Mycobacterium tuberculosis, ha entrado en el organismo. En
el intento de destruir el microorganismo, el sistema inmunitario del organismo fabrica
anticuerpos contra el germen. Estos anticuerpos causan la reacción cutánea cuando el antígeno
del microorganismo, la proteína tuberculina, se inyecta bajo la piel en la prueba del PPD
(derivado proteico purificado). Una reacción positiva a esta prueba no indica si la enfermedad
es activa o contagiosa.

¿Se tiene tuberculosis si se tiene una prueba de la tuberculina positiva?

No necesariamente. Una persona puede estar infectada por el bacilo tuberculoso y no padecer
la enfermedad. Muchas personas se infectan con el bacilo tuberculoso, pero solo unos pocos,
alrededor del 10% desarrollarán la enfermedad. Las personas que tiene la enfermedad se dice
que tienen tuberculosis activa. Las personas sanas que se infectan por al bacilo de la
tuberculosis son capaces de luchar contra la infección y no padecer la enfermedad. La bacteria
se vuelve "durmiente" o inactiva en los pulmones. Si el sistema inmunitario no es capaz de
enfrentarse a la infección y el bacilo tuberculoso sigue multiplicándose, se desarrolla la
tuberculosis activa.

Una prueba cutánea positiva indica solo que en algún momento anterior la bacteria que causa
la enfermedad ha entrado en el organismo.

¿Cómo se puede saber si se tiene tuberculosis activa?

No siempre se sabe. El bacilo tuberculoso puede crecer en el organismo sin producir


enfermedad. Si embargo, la mayoría de las persoans con tuberculosis activa no se encuentran
bien, con frecuencia se encuentran cansados y tiene tos que no desaparece. También pueden
perder peso o tener fiebre, o episodios de sudoración cuando se van a la cama, lo que se
denomina sudoración nocturna. Incluso pueden tener dificultad respiratoria. Si se tiene una
tuberculosis activa se deben realiar exploraciones de control y radiografías simples de tórax de
forma regular durante el resto de la vida para asegurarse de que uno se encuentra libre de la
enfermedad, incluso después de haber tomado un tratamiento antituberculoso.

¿Quién debería someterse a una prueba cutánea del PPD?

La prueba del PPD debería realizarse en todas aquellas personas que hayan estado o estén
cerca de alguien con tuberculosis activa y en personas que tengan los síntomas de la
enfermedad. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran tos persistente, pérdida de peso,
sudoración nocturna, fiebre y dificultad respiratoria. También debe realizarse la prueba de la
tuberculina en personas con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
Asimismo la prueba de la tuberculina debería realizarse en aquellas personas que tengan una
enfermedad o situación que debilite si sistema inmunitario o que las haga más propensas a la
infección.

¿Qué pasa si la prueba de la tuberculina es positiva?

El primer paso y el más importante es consultar con el médico para confirmar el diagnóstico de
tuberculosis activa. En general, una exploración física con una radiografía simple de tórax, y
algunas otras pruebas como una muestra de esputo, suelen ser las habituales. Si se tiene
tuberculosis activa se debe seguir un tratamiento especial, que normalmente precisará de la
toma regular de tres o cuatro medicamentos durante varios meses, entre 6 y 12.

¿Qué pasa si se tiene una prueba de la tuberculina positiva pero no se tiene tuberculosis
activa?

En este caso puede ser necesario iniciar un tratamiento preventivo con isoniazida, también
denominada INH, un antibiótico antituberculoso. Este fármaco ayuda a prevenir la multiplicación
del bacilo de la tuberculosis y el desarrollo de una tuberculosis activa. El riesgo de desarrollo de
una tuberculosis activa está aumentado en personas que tienen un sistema inmunitario más
débil o una enfermedad crónica como diabetes, insuficiencia renal o cáncer.

Las siguientes personas deberían tomar isoniazida si su PPD es positivo, aunque no tengan
una tuberculosis activa:
- Pesonas con infección por el VIH

- Personas con un PPD negativo en los últimos 2 años, pero con PPD positivo en la actualidad

- Personas en estrecho contacto, por ejemplo, que vivan en la misma casa, con una persona
que está siendo tratada por tuberculosis activa

Habitualmente la isoniazida debe tomarse durante seis meses por vía oral. Las personas
infectadas por el VIH deben tomar este fármaco durante un año. Cuando se está tomando
isoniazida, el médico hará revisiones periódicas para asegurarse de que el paciente se
encuentra bien durante el tratamiento. Es importante tomar el medicamento durante al menos
seis meses para matar todos los bacilos tuberculosos que pueden producir la infección. Las
personas que toman isoniazida pueden padecer efectos secundarios por la medicación, aunque
no suelen ser graves. Los más frecuentes son erupciones cutáneas, molestias en el estómago
o enfermedad del hígado, que si se presentan deben ser informados al médico. Es muy
importante tomar la medicación todos los días. Es recomendable guardar el medicamento en
un lugar visible y tomarlo cada día a la misma hora aproximadamente. Mientras se toma la
isoniazida lo normal es una visita mensual con el médico para recoger la receta para el mes
siguiente e informarle de la presencia o no de efectos secundarios a causa del tratamiento. Es
muy mportante no beber alcohol mientras se toma la isoniazida ya que se aumenta el riesgo de
lesión en el hígado si se mezclan el alcohol con el fármaco.

La prueba del PPD debería realizarse en todas aquellas personas que hayan estado o estén
cerca de alguien con tuberculosis activa

¿Un PPD positivo significa que se puede contagiar la tuberculosis a otros?

No necesariamente. Una prueba de la tuberculina positiva indica la necesidad de someterse a


una exploración física y a una radiografía simple de tórax para diagnosticar o no la existencia
de una tuberculosis activa y determinar si se es contagioso o no. En pocos días están
disponibles los resultados. La mayoría de las personas con una prueba del PPD positiva no son
contagiosos.

¿Después de tomar el tratamiento durante seis meses, se puede desarrollar tuberculosis


activa?

Incluso después de hacer un tratamiento correcto existe una pequeña probabilidad de


desarrollar tuberculosis activa, puesto que algunos bacilos de la tuberculosis pueden ser
resistentes al fármaco. Mantenerse sano depende de tener unos hábitos de vida saludables. El
ejercicio junto con el reposo adecuado son necesarios, así como una alimentación nutritiva, para
mantener la buena salud y enfrentarse con éxito al bacilo tuberculoso.

Razones por las que se realiza el examen Volver al comienzo

El examen se realiza para averiguar si uno ha sido infectado con tuberculosis.

Lo que se siente durante el examen:

Se sentirá una picazón leve a medida que se inserta la aguja justo debajo de la superficie de la piel.

Razones por las que se realiza el examen:

Este examen se hace para determinar si usted alguna vez ha estado en contacto con la bacteria que causa la
tuberculosis.

La tuberculosis es una enfermedad de fácil propagación (contagiosa). Con mayor frecuencia afecta los
pulmones. Las bacterias pueden permanecer inactivas (latentes) en los pulmones durante muchos años. Esta
situación se llama tuberculosis latente.

La mayoría de las personas en los Estados Unidos que están infectadas con la bacteria no tiene signos o
síntomas de la tuberculosis activa.

Usted tiene mayor probabilidad de necesitar este examen si:

 Puede haber estado cerca de alguien con TB.


 Trabaja en el campo de la salud.
 Tiene un sistema inmunitario debilitado, debido a ciertos medicamentos o enfermedades (como el
cáncer o el VIH y el SIDA)

Valores normales:

Una reacción negativa por lo general significa que usted nunca ha estado infectado con la bacteria que causa
la tuberculosis.

Una reacción negativa significa que la piel donde recibió la prueba de PPD no está hinchada o la hinchazón es
muy pequeña. Esta medida es diferente para los niños, las personas con VIH y otros grupos de alto riesgo.

La prueba cutánea de PPD no es perfecta. Es posible que hasta 1 de cada 5 personas infectadas con la
bacteria que causa la tuberculosis no tenga una reacción. Además, las enfermedades o medicamentos que
debilitan el sistema inmunitario pueden causar un resultado falso negativo.
Significado de los resultados anormales:

Un resultado anormal (positivo) significa que usted ha sido infectado con la bacteria que causa la
tuberculosis. Es posible que necesite tratamiento para reducir el riesgo de reaparición de la enfermedad
(reactivación de la enfermedad).

Es importante señalar que los resultados de la prueba dependen de la persona que se esté examinando.

Una pequeña reacción (5 mm de hinchazón firme en el sitio) se considera positiva en personas que:

 Tienen VIH.
 Han recibido un trasplante de órgano.
 Tienen un sistema inmunitario debilitado o están tomando terapia con esteroides (aproximadamente
15 mg de prednisona por día durante un mes).
 Han estado en contacto cercano con una persona que tiene tuberculosis activa.
 Presentan cambios en una radiografía de tórax que lucen como una tuberculosis pasada.

Las reacciones más grandes (superiores o iguales a 10 mm) se consideran positivas en:

 Personas con un examen negativo conocido en los últimos dos años.


 Personas con diabetes, insuficiencia renal u otras afecciones que incrementan su posibilidad de
contraer tuberculosis activa.
 Trabajadores de la salud.
 Consumidores de drogas inyectables.
 Inmigrantes que se han trasladado desde un país con una alta tasa de tuberculosis en los últimos 5
años.
 Niños menores de 4 años.
 Bebés, niños o adolescentes que están expuestos a adultos de alto riesgo.
 Estudiantes y empleados de ciertos ambientes de vida en grupo, como prisiones, asilos de ancianos
y refugios para personas sin hogar.

En personas que no tienen riesgos conocidos de tuberculosis, 15 mm o más de hinchazón firme en el sitio son
indicios de una reacción positiva.

Riesgos:

Existe un riesgo muy pequeño de enrojecimiento e inflamación graves del brazo en personas que se han
sometido previamente una prueba de PPD que arrojó un resultado positivo y quienes se someten a la prueba
de nuevo. También se han presentado unos cuantos casos de esta reacción en personas que no habían sido
evaluadas antes.
Significado de los valores anormales de la prueba
de Mantoux
Los resultados de la prueba dependen del tamaño de la reacción en la piel y de la persona que
se está examinando.

Una pequeña reacción (5 mm de hinchazón firme en el sitio) se considera positiva en personas


que:

 Tienen VIH.
 Han recibido un trasplante de órgano.
 Tienen un sistema inmunitario debilitado o están tomando terapia con esteroides
(aproximadamente 15 mg de prednisona por día durante un mes).
 Han estado en contacto cercano con una persona que tiene tuberculosis activa.
 Presentan cambios en una radiografía de tórax que lucen como una tuberculosis pasada.
Las reacciones más grandes (superiores o iguales a 10 mm) se consideran positivas en:

 Personas con un examen negativo conocido en los últimos dos años.


 Personas con diabetes, insuficiencia renal u otras afecciones que incrementan su posibilidad
de contraer tuberculosis activa.
 Trabajadores de la salud.
 Consumidores de drogas en inyección.
 Inmigrantes que se han trasladado desde un país con una alta tasa de tuberculosis en los
últimos 5 años.
 Niños menores de 4 años.
 Bebés, niños o adolescentes que están expuestos a adultos de alto riesgo.
 Estudiantes y empleados de ciertos ambientes de vida en grupo, como prisiones, asilos de
ancianos y refugios para personas sin hogar.
En personas que no tienen riesgos conocidos para tuberculosis, 15 mm o más de hinchazón
firme en el sitio son indicios de una reacción positiva.

Cuáles son los riesgos


Existe un riesgo muy pequeño de enrojecimiento e inflamación severos del brazo en personas
que se han sometido previamente una prueba de PPD que arrojó un resultado positivo y quienes
se someten a la prueba de nuevo. También se han presentado unos cuantos casos de esta
reacción en personas que no habían sido evaluadas antes.
Consideraciones especiales
Una prueba cutánea positiva no necesariamente significa que una persona tenga tuberculosis
activa. Se tienen que hacer más exámenes para verificar si hay enfermedad activa.

Muchas personas que nacieron fuera de los Estados Unidos pueden haber recibido una vacuna
llamada vacuna “BCG” (vacuna antituberculosa), que puede llevar a un resultado falso positivo
en la prueba. Sin embargo, la mayoría de los expertos dice que una vacunación pasada con
BCG no debe cambiar el resultado de la prueba de PPD cuando ésta se hace en personas con un
mayor riesgo de enfermedad o infección por tuberculosis.

Temas relacionados sobre Prueba de Mantoux


 Análisis clínico de Prueba del Mantoux (tuberculina)
 Tuberculosis
 Antígeno
 Tuberculosis pulmonar

Nombres alternativos
Derivado proteico purificado estándar, Prueba cutánea de TB, Prueba cutánea con
tuberculina, Prueba cutánea de PPD