Vous êtes sur la page 1sur 26

Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Tema 5. La empresa de la conquista: México,


América Central y los territorios del Norte.
1. Presentación y objetivos.

Este tema abre el estudio del gran ciclo de la conquista en el continente y el


encuentro con las altas culturas americanas. Hernán Cortés inauguró el proceso
con la destrucción de la civilización azteca (1519-1522); desde cuyo territorio se
lanzaron las expediciones hacia el Sur, que dos décadas después habían
sometido a los pueblos mayas en el Yucatán, y hacia el Norte (Nueva Galicia y
parte de Estados Unidos).

El objetivo es explicar por qué caen tan rápidamente las grandes civilizaciones
americanas a manos de un número tan reducido de conquistadores. Por una
parte, se valora el factor tecnológico y la capacidad militar de los europeos, así
como su motivación religiosa y socio-económica. Por otra parte, se estudian las
características de las sociedades indígenas que pudieron acelerar su
hundimiento: rivalidades internas, alta jerarquización y centralización del
poder, sistemas político-religiosos de sumisión del individuo al estado,
interdependencia entre centros urbanos y agrícolas, mitología religiosa, tácticas
bélicas, colaboración de ciertos grupos con los conquistadores, etc.

La conquista de México es un buen ejemplo para comprobar la interacción de


estos factores. El éxito de la expedición de Hernán Cortes tuvo que ver con su
capacidad para conseguir información, para disciplinar a sus hombres y
romper con la dependencia del Gobernador de Cuba y con su habilidad para
sacar partido de la opresiva estructura socio-política azteca. En su relación con
Moctezuma se puede percibir el contraste de las idiosincrasias azteca y
española: formas distintas de entender la guerra y, sobre todo, de lo sagrado,
para perjuicio del soberano azteca. Los excesos de los conquistadores y las
epidemias marcarán la fase final de la conquista.

La mayor lentitud en la expansión hacia el Norte y América Central ratifica la


dificultad de los conquistadores cuando se enfrentaron a sociedades más
descentralizadas, menos avanzadas y medios geográficos especialmente
hostiles. Es el caso de la expedición de Cortés a las Higueras, de la resistencia
maya en el Yucatán y de los indios del norte de México. El atraso cultural y
nomadismo de los pueblos de las praderas norteamericanas no incentivó la
continuación de la conquista hacia el Norte.

Por último, en el tema se estudia el modelo colonizador inicial establecido por


Hernán Cortés, gobernador de la Nueva España desde 1522: entre la
obediencia a la Corona y la necesidad de satisfacer las expectativas
económicas de sus soldados. Los repartos de tierras y de trabajo indio marcan
la nueva sociedad: surge la encomienda, concebida inicialmente por Cortés
como un sistema de obligaciones recíprocas entre encomenderos hereditarios
e indios. Este modelo choca con las pautas antiseñoriales de Corona (Carlos I)

Historia de América 1
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

y, en paralelo, da lugar a la interesante discusión política y filosófica sobre la


licitud del trabajo forzado del indio. Ni el modelo de encomienda fijado por el
Consejo de Indias en 1536, ni la promulgación de las Leyes Nuevas (1542)
zanjaron la cuestión.

2. Esquema.

1. LOS CONQUISTADORES Y LOS VENCIDOS.

1.1. La mentalidad y las ventajas tecnológicas de los conquistadores.

1.2. Las debilidades de las grandes civilizaciones frente a la conquista


española.

2. LA CONQUISTA DE MÉXICO.

2.1. Antecedentes: expediciones de "salteo" desde Cuba en busca de un paso


hacia las Indias.

2.2. Las dificultades de la conquista: falta de información, indisciplina en los


hombres, oposición del gobernador de Cuba, falta de hombres.

2.3. El factor humano: la audacia de Hernán Cortés.

2.4. El choque de dos mentalidades: Cortés y Moctezuma.

2.5. La caída de Tenochtitlán y del resto de la confederación azteca.

3. LA EXPANSIÓN HACIA EL NORTE Y HACIA AMÉRICA CENTRAL.

3.1. La marcha hacia el sur desde 1522: Pedro de Alvarado y Hernán Cortés en
Centroamérica. Las dificultades de la conquista del Imperio Maya.

3.2. Las expediciones hacia el noroeste: la resistencia inicial de los indios del
norte de México (mixteca y chichimecas). Las misiones religiosas contra el
nomadismo.

3.3. La exploración de las costas del Pacífico, la Florida y el sur de los actuales
Estados Unidos de Norteamérica.

4. LA ENCOMIENDA.

4.1. El modelo colonizador de Cortés: ciudades, audiencias y encomiendas.

4.2. La discusión sobre la licitud del trabajo forzado del indio.

Historia de América 2
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

3. Conceptos fundamentales.

 Expediciones de salteo Eran acercamientos legitimados para capturar


indígenas porque no eran cristianos y eran considerados salvajes. A finales de
1516 el cardenal Cisneros prohibió los salteos o captura de naturales para ser
esclavizados.
 Encomienda Institución socio-económica mediante la cual un grupo de
individuos debía retribuir a otros en trabajo, especie o por otro medio, por el
disfrute de un bien o por una prestación que hubiese recibido. Con la aplicación
de las Leyes de Burgos se pretende limitar los abusos de los españoles sobre la
población indígena, se buscaba que el encomendero tuviera obligaciones de trato
justo: trabajo y retribución equitativa y que evangelizara a los encomendados,
sin embargo a partir de la secularización del imperio español la encomienda se
transformó en un trabajo forzado en favor de los encomenderos.
 Mercedes de estancias de ganados El reparto de tierras se hacía por parte de la
Corona, que intentó salvaguardar las tierras indígenas prohibiendo su posesión
por los españoles, pero se produjo una violación sistemática de esta disposición,
llegando a concederse mercedes de ganado por parte de los virreyes.
 Mercedes de labor o labranza Instrumento legal para la redistribución de la
tierra. Los vecinos recibían sus parcelas de tierra a través de la merced real
tenían derecho a obtener grandes o pequeños terrenos en las área circundantes
del pueblo que todavía no habían sido cultivadas por los indios. Estas
concesiones tuvieron el carácter de mercedes de tierra y debían ser usadas para la
subsistencia de los propios concesionarios. Dependiendo del posible uso que se
pudiera hacer de tales donaciones, éstas fueron calificadas como «mercedes de
labor” o “mercedes de estancias de ganado”, respectivamente.
 Requerimiento Texto creado en las Leyes de Burgos que anunciaba y
autorizaba por mandato divino la conquista de las tierras y sometimiento de
aquellos pueblos indígenas que se negaran a ser evangelizados. Era leído en
castellano. Toda negativa o tardanza en aceptar las demandas de los
conquistadores entrañarían la Guerra Justa . La lectura terminaba con la
amenaza de tomar los bienes de los oyentes y de esclavizar a sus mujeres e hijos
si no cumplían con el mandato o requerimiento.

4. Lecturas y material complementario.

- RAMOS PÉREZ, Demetrio: "La Conquista", en M. LUCENA (Coord.): Historia


de Iberoamérica. Madrid, Cátedra, 1990. Tomo II. Historia Moderna, pp. 109-198.

- WACHTEL, Nathan: “Los indios y la conquista española” en L. BETHELL


(ed.): Historia de América Latina. Barcelona, Crítica, 1990, Tomo I, capítulo 7.

- BENNASAR, Bartolomé: Hernán Cortés: el conquistador de lo imposible. Madrid,


Temas de Hoy, 2002.

Historia de América 3
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Tema 6 . La empresa de la conquista: México, América


Central y los territorios del Norte

Podría decirse que la América española continental se conquistó entre 1519 y 1540,
en el sentido de que esos 21 años vieron el establecimiento de la presencia española a
través de zonas extensas del continente, y una afirmación de la soberanía española,
más efectiva en unas regiones que en otras, sobre los pueblos que no habían caído
dentro del área jurisdiccional adjudicada a Portugal por el Tratado de Tor-desillas, un
área que incluía el descubrimiento reciente de Brasil. La península Ibérica, excluyendo
Portugal, tenía una superficie de más de 500.000 km 2. La superficie de las Américas
que se hallaban bajo el dominio español durante esas dos décadas era de 2.000.000
km2. La corona tenía unos seis millones de subditos en Castilla y otro millón en
Aragón, y entonces adquirió aunque de modo transitorio, antes de que la muerte y la
destrucción cobraran su terrible número de víctimas, unos 50 millones de nuevos
subditos en las Américas.

Historia de América 4
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Dos grandes arcos de conquista, moviéndose hacia fuera de las Antillas, com-
plementaron la subyugación del continente americano. Uno, organizado desde Cuba
entre 1516 y 1518 recorrió México entre 1519 y 1522, destruyendo la confederación
azteca, y después se irradió hacia el norte y el sur desde la meseta central mexicana.
Hacia 1524 el movimiento dirigido hacia el sur se había extendido hacia los actuales
Guatemala y El Salvador, pero pasaron otros 20 años antes de que los centros mayas
más importantes de Yucatán fueran sometidos a algún tipo de gobierno español. El
avance hacia el norte desde México Central trató de ser incluso un proceso más lento.
Entre 1529 y 1536, Ñuño de Guzmán, destruyendo el norte y el oeste de México creó el
amplio reino de Nueva Galicia. La exploración continuó con Hernando de Soto, quien
en 1539 se dispuso a explorar el sudeste de América del Norte y Francisco Vázquez
Coronado buscando en vano las 7 ciudades de Cíbola, en las praderas al oeste del
Mississippi entre 1540 y 1542. Pero el fracaso de estas dos expediciones marcó los
límites extremos del avance español. Las tierras fronterizas del norte de Nueva
Galicia fueron abandonadas al lento movimiento de las empresas misioneras
avanzadas de las haciendas y las minas; y no será antes de 1562-1575 cuando otra gran
región del noroeste mexicano, Nueva Vizcaya, fue puesta bajo dominio español gracias
a Francisco de Ibarra.

El otro arco de la conquista, comenzando en Panamá, se movió brevemente hacia


el norte en 1523-1524, hasta llegar a Nicaragua, y entonces, después de una pequeña
pausa, tomó la ruta del Pacífico hacia el sur para llevar a cabo la conquista del
imperio Inca en 1531-1533. Desde Perú, los conquistadores se movieron hacia el
norte hasta Quito (1534) y Bogotá (1536), en donde se encontraron a otros grupos que
bajaban de las costas de Venezuela y Colombia. Mientras que una expedición al
mando de Gonzalo Pizarro salió de Quito en 1541 para explorar el Amazonas, otros
conquistadores se trasladaron hacia el sur, adentrándose en Chile, donde Pedro de
Valdivia fundó Santiago en 1542. La conquista de Chile se malogró en una guerra de
agotamiento con los indios araucanos. En la otra parte del continente, una expedición
europea bajo el mando de Pedro de Mendoza, trató aunque sin éxito de ocupar la
región del Río de la Plata en 1535-1536, terminando por dejar un lejano puesto
avanzado de colonización en Paraguay. Buenos Aires, fundada inicialmente en 1536 y
destruida en 1541, se restableció en 1580, esta vez desde Asunción, no desde Europa.

Aunque las regiones marginales, ya fuera en el norte de México o en la parte


meridional de América del Sur, resultaban refractarias a la acción colonizadora, las
poblaciones indígenas de las regiones más pobladas y colonizadas se sometieron al
dominio español en una sola generación. ¿Cómo se puede explicar la extraordinaria
rapidez de este proceso de conquista?

Historia de América 5
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

1. LOS CONQUISTADORES Y LOS VENCIDOS.

1.1. La mentalidad y las ventajas tecnológicas de los conquistadores.

1.2. Las debilidades de las grandes civilizaciones frente a la conquista


española.

2. LA CONQUISTA DE MÉXICO.

2.1. Antecedentes: expediciones de "salteo" desde Cuba en busca de un paso


hacia las Indias.

2.2. Las dificultades de la conquista: falta de información, indisciplina en los


hombres, oposición del gobernador de Cuba, falta de hombres.

2.3. El factor humano: la audacia de Hernán Cortés.

2.4. El choque de dos mentalidades: Cortés y Moctezuma.

2.5. La caída de Tenochtitlán y del resto de la confederación azteca.

3. LA EXPANSIÓN HACIA EL NORTE Y HACIA AMÉRICA CENTRAL.

3.1. La marcha hacia el sur desde 1522: Pedro de Alvarado y Hernán Cortés en
Centroamérica. Las dificultades de la conquista del Imperio Maya.

3.2. Las expediciones hacia el noroeste: la resistencia inicial de los indios del
norte de México (mixteca y chichimecas). Las misiones religiosas contra el
nomadismo.

3.3. La exploración de las costas del Pacífico, la Florida y el sur de los actuales
Estados Unidos de Norteamérica.

4. LA ENCOMIENDA.

4.1. El modelo colonizador de Cortés: ciudades, audiencias y encomiendas.

4.2. La discusión sobre la licitud del trabajo forzado del indio.

Historia de América 6
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Tema 5: La empresa de la conquista: México, América


Central y los territorios del norte
El contacto de Europa con América se realiza siguiendo tres direcciones fundamentales: la ruta
septentrional, que cae fuera del campo óptimo de las posibilidades hispanas, ruta que seguirán
en su colonización Francia e
Inglaterra; las rutas central
y meridional, que fueron los
caminos sustanciales de la
hispanización del
continente americano.

El núcleo fundamental de la
expansión lo constituye el
ESPACIO CARIBE, el cual
facilita el paso hacia
América del Norte por el
golfo de México y hacia
América del Sur por
Panamá. En este sentido, los
descubrimientos de los
españoles en ambas
Américas ofrecen rumbos
divergentes. En el Norte, el
punto de partida está
situado a Oriente y los
puntos de apoyo se
establecen en la costa
atlántica. En el Sur, en
cambio, las bases de
colonización radican en el
Oeste y en el Pacífico. En lí-
neas generales, podemos
afirmar que mientras
América del norte y la
Central se descubrieron y
colonizaron desde el Oeste,
la marcha hacia el Este
caracteriza la conquista de
Sudamérica. El movimiento de colonización estuvo determinado por la atracción ejercida por
las zonas óptimas americanas (Anáhuac, Panamá¡, Perú, Tierra Firme) sobre los españoles de
las Antillas.

En la América meridional la base de los descubrimientos es el ESPACIO CENTRAL ANDINO.


De él parten rutas costeras hacia el Norte (Ecuador) y el Sur (Chile), o bien continentales hacia
la Amazonia y el Plata. Cada una de ellas buscará su enlace respectivo con los núcleos de
colonización establecidos, paralelamente, en la fachada del Atlántico (Plata, Brasil, Nueva
Granada).

En América del Norte, el centro de los descubrimientos es la MESETA DEL ANÃHUAC. La


insuficiencia de La Florida como punto de partida y la disposición desfavorable del sistema
Missisipi-Ohío como eje de marcha de la colonización dificultarán toda tentativa de constituir
en la América del Norte un bloque hispano análogo al de la meridional.

Historia de América 7
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Historia de América 8
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Notas: 1) Grupo de descubrimientos entre 1499 y 1509; 2) Id. entre 1510 y 1520; 3) Id. entre 1520 y 1542; 4)
Imperio azteca.

Desde los primeros viajes colombinos esta isla se convierte en centro de la colonización del Caribe y, más
allá de sus confines, de toda América. de sus confines, De ella parten las primeras expediciones que
convirtieron aquel mar en "Mare Nostrum" hispano. Se actuó sobre Puerto Rico y las Pequeñas Antillas,
sobre Jamaica y Cuba, y también, sobre la costa opuesta (Ojeda, 1499; Bastidas, 1500; y Nicuesa, 1509), que
debía recibir los nombres de Tierra Firme y Castilla del Oro.

En relación con el núcleo de la Española se disponen el de Cuba y el de Panamá¡. La intensidad de la


corriente geopolítica, que ya desde los comienzos del establecimiento de España en el Caribe se concentra
en la costa del golfo de Darién), conduce al descubrimiento del Mar del Sur (Balboa, 1513) y el
reconocimiento del papel importantísimo del Istmo de Panamá en la vida de América. DeL NUCLEO
PANAMEÑO en efecto, no sólo dependen gran parte de la colonización de América del Sur, sino, además
los descubrimientos que se realizaron en la porción sur de la América central.

Arrancando del NÚCLEO CUBANO, se exploran las costas del golfo de México(expediciones de Grijalva
y Pineda). Tales tendencias habían de conducir, indefectiblemente, a la conquista del Imperio azteca, que
realizó Cortés en 1519-1521. De esta forma quedó establecida la triangulación que fue clave del dominio
español en América: CUBA-MÉXICO-PANAMÁ Asimismo, la penetración de España en América del
Norte se efectuó prácticamente, a base del centro mexicano y de sus enlaces marítimos (Mendoza, 1532;
Carrillo, 1542) o continentales (Nuño de Guzmán). No olvidemos tampoco que desde México se
conquistó buena parte de América Central (Olid en Honduras, 1523) y Alvarado en Guatemala, 1525).

Las bases de partida para la conquista de América del Norte por los españoles les eran poco favorables. La
colonización de una de ellas -la península de Florida- recabó por sí misma grandes esfuerzos y reiteradas
tentativas (Ponce de León, 1512; Pánfilo de Narváez, 1528). La expedición de Narváez tuvo un epílogo
aventurero en la de Cabeza de Vaca, quien después del fracaso de aquella recorrió las costas del golfo de
México y Tejas hasta llegar al territorio de Nueva España. Las dos exploraciones más importantes las
efectuaron Soto y Coronado. El primero descubrió el curso del Missisipi (1541), que recorrió, despuéss de
su muerte, su lugarteniente Moscoso. Coronado partió de Nueva España en busca de los fabulosos países
de Cibola y Quivira. Descubrió las montañas Rocosas, el Colorado y el Kansas.

1. México y los territorios del norte.

La conquista de México es clave para comprender el desarrollo de la conquista de


América, e igualmente, la figura de Cortés es el paradigma del conquistador: sin
vinculación con la gran nobleza, fue a América a hacer fortuna y llego a ser
encomendero.

Para estudiar la conquista de México hay que


retrotraerse a 1517, cuando Diego Velásquez,
gobernador de Cuba, mandó la primera expedición
a Yucatán, bajo mando de Fernando Hernández de
Córdoba, quien en 1518 dio las primeras noticias
sobre la cultura maya, lo que hizo que Velásquez
solicitara el título de gobernador de las tierras
descubiertas. Velásquez organizó una tercera
expedición mandada por Hernán Cortés, que
durante la preparación de la misma se peleó con
Velásquez por el control de la expedición, y
especialmente, por la jurisdicción de las nuevas
tierras, saliendo finalmente victorioso Cortés.

En 1519 Cortés se hizo a la mar pasando primero


por la isla de Cozumel y llegando luego a Tabasco,
donde tuvo sus primeros enfrentamientos contra los indígenas. Gracias a las

Historia de América 9
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

traducciones realizadas por una indígena con la que se relaciono Cortés y un español,
Jerónimo de Aguilar, que había sido cautivo de los mayas, Cortés pudo conocer el
funcionamiento de las sociedades nativas, lo que fue de gran importancia en
momentos clave de la conquista.

En julio de 1519 Cortés


fundó la Villa Rica de la
Veracruz de la que fue
nombrado por el
Cabildo (formado por sus
hombre más leales) Alcalde,
justicia mayor y Capitán
General, lo que le permitió
romper con Velásquez y
hacerse con la autoridad de la
empresa conquistadora.
Aunque Velásquez lo
denunció al Consejo de
Indias, este finalmente dio la
razón a Cortés.

Una vez solucionados los problemas


legales, Cortés pudo centrarse en la
conquista de México. Para evitar
deserciones desmontó sus naves e inició
una marcha al interior del país que lo
llevaría a Tenochitlan.

El Imperio Azteca estaba formado por


38 provincias, integradas por diversos
pueblos, a los que los aztecas exigían el
pago de un tributo y la entrega de
victimas para sacrificios religiosos.
Tenochitlan era la capital del imperio y
residencia de Motecuhzoma. Cortés
aprovecharía el resentimiento de los
otros pueblos con los aztecas para establecer alianzas que le aportaron guerreros,
porteadores e información.

En agosto de 1519 sale de Cempoala


acompañado por guerreros indígenas
camino de
Tenochtilan y muchos de los pueblos
que encuentra por el camino se unen a
él al comprobar que no es aliado de los
aztecas. Motecuhzoma vio debilitada
su posición y esto unido a que veía en
los españoles un componente divino
hizo que pretendiera dar a los
conquistadores un recibimiento

Historia de América 10
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

cordial. Esto provoco fisuras en la nobleza azteca, ya que un sector veía en esto una
rendición y una derrota.

Tras algunas batallas como las de Cholula,


donde murieron 6,000 indígenas, Cortés llegó
a la capital del imperio azteca, donde fueron
recibidos con gran cordialidad por
Motecuhzoma y dado su carácter divino
alojados en palacios y templos. La cordialidad
fue desapareciendo cuando los conquistadores
intentaron imponer la religión católica a los
indígenas, y ante el malestar creciente Cortés
decidió secuestrar a Motecuhzoma, saquear el templo y destruir los principales
centros religiosos.

Al problema con los aztecas, se sumó para


Cortés una expedición organizada por
Velásquez que quería vengarse de Cortés.
Dirigida por Pánfilo Narváez esta expedición
obligó a Cortés a volver a la costa dejando un
destacamento en Tenochtilan. Cortés
consiguió que la mayor parte de los soldados
pasaran a su bando y volvió rápidamente a la
capital del Imperio para sofocar una rebelión
provocada por una matanza entre la nobleza
local por parte de los conquistadores. Aunque
logró llegar a la ciudad, al verse sitiado Cortés
tuvo que huir el 30 de junio de 1520 (la famosa
noche triste).

Días después se libró la batalla de Otumba,


donde 300 españoles, 22 caballos y 2.000
indígenas se enfrentaron a decenas de miles
de aztecas. Cortés logró matar al general azteca provocando una desbandada de sus
tropas. Cortés pudo retroceder a Txacala donde durante 14 meses preparó el
contraataque. Durante tres meses sitió Tenochtilan, que se vio afectada por una
epidemia de viruela que acabó con la resistencia indígena, hasta que en agosto de 1521
Cortés entró en la ciudad que fue prácticamente destruida. Sobre sus ruinas se levantó
inmediatamente Ciudad de México.

Historia de América 11
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

A partir de ese momento comenzó la ampliación de las fronteras. Aunque Cortés


estableció alianzas con numerosos señores regionales, en otros sitios tuvo que usar la
fuerza para lograr avanzar. El dominio total del imperio se consumó entre 1522 y 1529.
Así por ejemplo en 1522 se conquistó Pánuco, que estableció la que sería durante largo
tiempo la frontera norte de México.

Tras la circunnavegación del globo por parte de Elcano en 1522, Cortés recibió en 1526
la orden de enviar desde México una expedición a las islas de especiería (Molucas y
Mindanao), ya que la expedición de Elcano a Molucas no había dado noticias desde su
partida. En realidad era por el problema de la ruta Filipinas-México que no quedó
resuelto hasta 1564 cuando se descubrió la corriente de Kuro Shivo. Así mismo, Cortés
también envió expediciones que llegaron hasta la Península y Golfo de California,
que recibió el nombre de Mar Cortés.

Una vez finalizada la conquista se iniciaron los problemas entre Cortés y los hombres
de la corona, que a partir de 1528 desembocó en una numerosa presencia de
funcionarios reales, ya que se creó la Audiencia de México, que estuvo en permanente
conflicto con Cortés. La segunda Audiencia gobernadora, presidida en 1531 por
Sebastián Ramírez de Fuenleal, agravó el conflicto que se acentuó en noviembre de
1535 con el nombramiento del Conde de Tendilla como primer virrey de México
(cargó que asumió durante 15 años).

Al conde de Tendilla, Antonio de Mendoza, le sucedió Luis de Velasco (1550-1564)


que sentó las bases organizativa del virreinato y que según Manuel Lucena inició la
etapa propiamente colonial. Entre otras medidas aseguró los caminos al centro
minero de Zacatecas (de donde se extraía plata), instauró el repartimiento de indios
para mano de obra a los reales de minas y mantuvo la prohibición de esclavizar
indios al tiempo que recortaba el poder de los encomenderos.

Hasta 1530 los conquistadores se establecieron cerca de las costas y fundaron ciudades
con un sentido estratégico de asegurar las comunicaciones con España.
Posteriormente se dirigieron al Pacífico. En la década de los 30 se dirigieron al
Altiplano y se fundó Puebla, que se convirtió en el principal granero de la capital y en
un centro estratégico de las comunicaciones con la península Ibérica.

El punto más problemático fue la


frontera norte, que fue extendiéndose
lentamente pero que resultó siempre
imposible de defender en su totalidad.
A fines de siglo todavía seguían
realizándose expediciones en
California, Nuevo México o Texas,
con el fin de frenar el avance de
ingleses o franceses. Un ejemplo claro
de la resistencia fue la provincia de
Nueva Galicia, fundada en 1529, que
debió de hacer frente a la resistencia
de los chichimecas, que ofrecieron
resistencia activa hasta 1690.

Las conquistas de Cortés y las riquezas halladas fueron un potente imán para
numerosos aventureros peninsulares, además de los conquistadores establecidos en

Historia de América 12
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

América. Con el fin de organizar las iniciativas particulares se promulgaron en 1526


las órdenes de Granada. La primera expedición que siguió el nuevo modelo fue la de
Montejo en 1527 hacia Yucatán, donde intentaría conquistar el imperio maya. Estos se
habían resistido beneficiados por la falta de un centro de poder claro. Así por ejemplo
cuando Montejo llegó a su capital después de un duro periplo comprobó que Chichén
Itzá había sido abandonada años atrás. Al retomar sus pasos desde el sur cosechó un
nuevo fracaso lo que le obligó a retornar a España para buscar refuerzos.

En la década de los 40 su hijo Francisco Montejo el Mozo fundó varias ciudades en la


costa, como Mérida o Valladolid, pero el interior del Yucatán siguió durante mucho
tiempo resistiéndose a las conquista española. Desde México se mandaron también
varias expediciones a los actuales EEUU sin demasiado éxito. Esto se debió en parte al
escaso interés que despertaba por la falta de riquezas o de importantes masas de
población indígena. Las más importantes fueron el descubrimiento de Florida por
Ponce de León, la expedición de Lucas Vázquez a Chicota (Carolina del Sur), en
busca de perlas (que finalmente no existían), o la de Pánfilo de Narváez a Florida en
1527, que resultó trágica y tuvo pocos supervivientes (entre los que estaba Núñez
Cabeza de Vaca). El interés por Florida descendió hasta que los franceses se
establecieron en sus costas para atacar los barcos españoles y Felipe II mandó a Pedro
Menéndez de Avilés como adelantado y gobernador de Florida. Menéndez de Avilés
logro expulsar a los franceses sin demasiadas complicaciones. Otras expediciones se
dirigieron a Arizona, Kansas, etc., hasta que Hernando de Soto descubrió el
Missisippi en 1541, marcando el final del interés español por la región y de las
expediciones mandadas desde Nueva España.

2. Centroamérica.

Aunque ya entre 1515 y 1517 se habían realizado al menos doce incursiones en


Centroamérica, no fue hasta 1519 cuando se fundó la primera ciudad en
Centroamérica, concretamente Nuestra Señora de Asunción en Panamá. Esta ciudad
se convirtió a partir de 1522 en el centro de la expansión hacia el Norte.

En la década de los 20 se multiplicaron las expediciones por América Central, bien


impulsadas por Pedrerías Dávila, Gobernador de Darién, por Gil González Dévila,
encomendero con licencia real para explorar los Mares del Sur y buscar un paso entre
los dos océanos.

Como en México, aquí también llegaron las epidemias junto a los conquistadores,
especialmente la viruela, que acabó en poco tiempo con la población centroamericana.
Esto facilitó la conquista de la zona, aunque ello no fue incompatible con que los
primeros años de la presencia española en Centroamérica fuera de grandes
complicaciones debido a los conflictos entre las diversas expediciones y la rebelión de
sus capitanes contra sus mandos. Estas dificultades lastraron el futuro de la región,
con su sesgo compartimentado.

Tras conquistar Tenochtilan, Cortés se interesó también por la conquista de


Centroamérica. El motivo de que esta expansión comenzara inmediatamente fue que
Cortés quería evitar la competencia del gobernador de Panamá. Para ello envió a la
zona una expedición mandada por Pedro de Alvarado, que venciendo a los quichés
guatemaltecos logró dominar una franja costera hasta la actual frontera de El
Salvador.

Historia de América 13
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

La conquista de América Central resulto compleja debido a la inexistencia de un


poder central y a que se ejecutaron a muchos jefes indios para evitar rebeliones. Así
se produjeron diversos levantamientos mayas en 1524 y 1526. Para empeorar la
situación cuando Cortés mando a Cristóbal de Olid a Honduras este intento rebelarse
y nombrarse gobernador. Cortés comandó su propia expedición a Honduras buscando
un paso entre los dos océanos, llevando consigo al Cuathemoc, heredero azteca y su
primo para evitar levantamientos. El balance fue negativo, no encontró el paso,
sacrificó a los rehenes y la autoridad provisional de México resultó excesivamente
cruenta, lo que trajo consigo que se cuestionara la posición de Cortés frente a la
corona.

Los enfrentamientos con los indígenas se prolongaron durante décadas y empeoraron


por los conflictos entre conquistadores. El atractivo de la zona disminuyó,
especialmente cuan do en 1543 comenzó el sistema de flotas convoyadas desde
Panamá, y sobre todo en 1560 cuando se agotaron las reservas de plata de Honduras y
Nicaragua (Nueva Segovia).

En 1542 con las Leyes Nuevas comenzó a plasmarse la unidad territorial


centroamericana que acabó con las múltiples gobernaciones existentes anteriormente.
La Audiencia gobernadora se instaló en Santiago de los Caballeros (Guatemala). Su
presidente era además gobernador y capitán general, subordinado al virreinato de la
Nueva España.

Historia de América 14
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

¿Qué tipo de relaciones y qué conflictos caracterizaron las


relaciones entre los descubridores y/o conquistadores y la
Corona de Castilla?

 Planteamiento general. La situación en la metrópoli

Desde los primeros momentos de la conquista la Corona intentó cortar de raíz


cualquier posibilidad de instauración de un gobierno señorial en América, lo que la
enfrentó con los conquistadores, los encomenderos y los beneméritos que querían
construir una sociedad colonial a su imagen y semejanza.

Una de las características más notables de la propia España era la presencia cada vez
más poderosa del estado. Tras la muerte de Isabel en 1504, parecía que la labor de los
Reyes Católicos para reforzar la autoridad en Castilla se malograría. El resurgimiento
de las facciones aristocráticas amenazó más de una vez a Castilla de hundirse de nuevo
en los desórdenes que habían tenido lugar en el siglo XV. Pero Fernando de Aragón,
quien sobrevivió 12 años a su esposa, gobernó hábilmente para conservar la autoridad
de la corona.

La elección de Carlos como emperador del Sacro Imperio Romano, en junio de 1519,
dos meses más tarde del desembarco de Cortés en México, y su posterior salida hacia
Alemania, sirvieron para precipitar una revuelta en las ciudades de Castilla contra el
gobierno de un rey extranjero y ausente. La revuelta de los comuneros (1520-1521) caló
profundamente en las tradiciones constitucionalistas de la Castilla medieval y, de
haber triunfado, se hubieran impuesto limitaciones institucionales al desarrollo de la
monarquía castellana. Pero la derrota de los rebeldes en la batalla de Villalar, en abril
de 1521, permitió a Carlos y sus consejeros la libertad de volver a establecer y extender
la autoridad real sin ningún impedimento serio. Bajo el reinado de Carlos, y más aún,
con Felipe II, su hijo y sucesor (1556-1598), un gobierno cada vez más autoritario y
burocratizado hizo sentir su presencia en innumerables aspectos de la vida de Castilla.

Era inevitable que estas crecientes muestras de energía por parte del estado tuvieran
también su impacto en las posesiones castellanas de ultramar. Las aspiraciones de
intervención del estado se habían hecho presentes allí desde el comienzo, como
atestiguaban las capitulaciones entre la corona y los aspirantes a conquistadores. Pero
el proceso de la conquista pudo escaparse muy fácilmente del control real. El tiempo y
la distancia jugaron a favor de los conquistadores, y, si Cortés mostró mayor respeto
que muchos otros en su comportamiento hacia la corona, fue porque comprendía la
necesidad de tener defensores poderosos en España y porque tuvo la capacidad
suficiente para apreciar que le resultaría provechoso explicar sus acciones, con tal que
actuara él primero.

Pero el emperador Carlos V, como Fernando e Isabel antes que él, no tenía la intención
de permitir que sus reinos recién adquiridos se escapasen de su control. Lo que se
pretendía era una centralización absoluta de las tierras americanas en la persona del
rey y con ello impedir la corrupción y el despotismo en la sociedad en general y en
especial sobre los indios, pieza más débil del sistema.

Historia de América 15
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Creo que esta actitud de la Corona sobre los conquistadores se puede ver bien en
cuatro aspectos: El propio control real sobre el procedimiento de la conquista, la
limitación de la concesión de honores o títulos a los conquistadores, la veda al acceso
político de los mismos y su sojuzgamiento por parte de los virreyes y los intentos de
control de su base socioeconómica; las encomiendas. Cuatro aspectos que se
interrelacionan, a mi entender.

Respecto a la actitud de los conquistadores, fue de hostilidad y un sentimiento de


permanente agravio al entender que dicha Corona no reconocía justamente sus méritos
para sí y sus descendientes.

 Mecanismos de Control (1). Las capitulaciones o el control por parte de la


Corona sobre los terrenos conquistados.

Desde un primer momento (las Capitulaciones de Santa Fe), la Corona de Castilla


intenta un control exhaustivo del proceso de descubrimiento y conquista. Las
capitulaciones de conquista -semejantes a las de descubrimiento- consistieron en
delegar en un individuo responsable la acción de dominar un territorio indígena
insumiso, que luego sería propiedad de la Corona. Dicho individuo corría con todos
los gastos de la misma y se beneficiaría con una gran parte del botín que pudiera lograr
durante ella. La Corona, como dueña potencial de dicho territorio, imponía las
condiciones (demarcación territorial, plazo en que debía realizarse, ciudades que se
asentarían en el territorio, etc.) y otorgaba las mercedes que estimaba oportunas
(títulos, nombramientos, derecho a repartir tierras y solares, rebajas de derechos, etc.).
Recibiría además el quinto real o 20% del botín que se capturase. El monarca prometía
mercedes, todas futuras y condicionadas al éxito de la conquista: exenciones de
impuestos a los conquistadores, concesión de tierras y solares en la ciudad que
fundasen si tomaban residencia en ella, libertades y derechos municipales como los
existentes en Castilla, etc.

Así, la conquista se apoyó esencialmente en la iniciativa privada. Los términos de cada


empresa se estipulan en una capitulación, en forma muy análoga al sistema utilizado
para las empresas de descubrimiento y rescate. La capitulación de conquista contenía
licencia del rey para conquistar el lugar y dentro de un plazo claramente especificados;
el jefe de la expedición recibía el título de oficial real, con categoría de gobernador,
adelantado o capitán, según la importancia de la empresa; las obligaciones asumidas
por el jefe son onerosas y a plazo fijo: costear la expedición e iniciarla en el tiempo
convenido. No es de extrañar la conocida queja de que el rey sólo ponía en la conquista
“papel y buenas palabras”, aunque entre éstas iban siempre algunas que fascinaban a
los conquistadores: la promesa de compensar a todos y a cada uno, según sus méritos,
después de la conquista, con “mercedes” o premios no especificados.

El papel de la Corona era, no obstante, menos pasivo de lo que parece. La capitulación


explicitaba, en primer lugar, que los territorios ganados pertenecían al reino de
Castilla, no al particular que los conquistaba. Además, concediendo, denegando o
regateando en las capitulaciones, el rey tenía un cierto poder para orientar el conjunto
de las conquistas, estimulándolas o frenándolas, según lugares y circunstancias. En el
año 1549 fueron suspendidas todas las conquistas no autorizadas directamente por el
Consejo de Indias; aunque la medida era temporal, a resultas de lo que decidiese una
Junta convocada para 1550, lo cierto es que las capitulaciones de conquista no
volvieron a otorgarse, salto en casos excepcionales. Por otra parte, el jefe de cada

Historia de América 16
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

empresa recibió, desde muy pronto, separadas del texto de la capitulación, unas
instrucciones a las que debía ajustarse y que detallaron, cada vez con mayor precisión.
Desde 1526 se fueron uniformando de manera gradual, hasta su codificación en las
ordenanzas de población de 1573. El veedor o los oficiales reales que acompañaban a
cada expedición para recaudar la parte del botín que al rey correspondía, tenían
asimismo el encargo de hacer cumplir las instrucciones.

El jefe de la expedición, si sabía imponerse, disponía en la práctica de autoridad casi


ilimitada, pues como dijo uno de ellos, “Dios está en el cielo, el rey en España y yo
estoy aquí”. [...]

La empresa conquistadora se constituía, así, a crédito (se pagaría con la riqueza que se
lograra arrebatar a los indios) y con un capital complejo estatal, privado y comunal. El
capital estatal estaba representado por la autorización real para entrar en sus dominios
y se materializaba en el pago del quinto real del botín. En realidad era un capital
ficticio, a cambio del cual el monarca se quedaba luego con la parte del león: el Reino
conquistado.

 Mecanismos de control (2). La concesión de privilegios y mercedes a los


conquistadores y sus descendientes.

La Corona fue muy remisa a otorgar privilegios, mercedes o títulos nobiliarios a los
conquistadores y sus huestes. Los títulos nobiliarios fueron una clase reservada solo
para los grandes conquistadores, así como el derecho a dejar las encomiendas en
herencia. Los conquistadores fueron una clase que se sintió agraviada desde los
primeros momentos y que finalmente hubo de consentir la presencia y la autoridad de
las nuevas estructuras de poder de la monarquía metropolitana.

Los miembros de las huestes que acompañaron a Cortés lucharon por el


reconocimiento de la Corina y finalmente en 1543, obtuvieron de un reacio Carlos V
una declaración por la que los primeros «descubridores» de la Nueva España —el
monarca rehusó emplear la palabra conquistadores— eran «los que se hallaron en
ganar y recobrar la dicha ciudad de México y los que primero entraron en dicha tierra
al principio que se descubrió y conquistó».

Este reconocimiento de primacía, más bien poco generoso, representó la máxima


concesión que estaba dispuesta a dar la corona, indica que la voluntad del soberano se
había vuelto en contra de la formación de una nueva sociedad feudal en América, y
aunque algunos conquistadores recibieron concesiones de hidalguía, muy pocos,
aparte de Cortés y Pizarro, recibieron títulos de nobleza. Por lo tanto, ¿cómo iban a ser
recompensados por sus sacrificios los supervivientes entre 10.000 hombres más o
menos, que verdaderamente conquistaron América? El problema era muy difícil de
solucionar, ya que ningún conquistador pensó nunca que su recompensa era
proporcional a sus servicios. Desde el principio, los conquistadores eran una clase que
se sentía agraviada.

 Mecanismos de control (3): La veda al acceso a los puestos políticos y el


control y sojuzgamiento de los virreyes sobre los conquistadores y sus
descendientes.

Historia de América 17
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

En los primeros años de la conquista los principales representantes de la Corona en las


Indias eran los gobernadores. El título de gobernador, normalmente combinado con el
de capitán general, fue concedido a algunos de los primeros conquistadores, como
Vasco Núñez de Balboa, nombrado gobernador del Dañen en 1510. Al gobernador,
como al donatario en los territorios ultramarinos, de Portugal, se le concedía el derecho
de disponer de los indios y la tierra, lo que era claramente un importante aliciente para
emprender posteriores expediciones de conquista La gobernación era por tanto una
institución ideal para extender/el gobierno español por las Indias, particularmente en
regiones remotas y pobres como Chile, donde las recompensas de la conquista eran,
por otra parte, exiguas Sin embargo, dado que la corona se había manifestado
firmemente contraria a la creación de una raza de señores feudales en Indias, los días
de la gobernación parecían estar contados Los nombramientos se hacían por plazos
cortos, de tres a ocho años-

A medida que se van consolidando las instituciones políticas en América, los


primitivos conquistadores son desplazados de los puestos de mando a favor de los
burócratas procedentes de la metrópoli, casi todos ellos procedentes de miembros
segundones de la nobleza.

Lo que se pretendía era una centralización absoluta de las tierras americanas en la


persona del rey y con ello impedir la corrupción y el despotismo en la sociedad en
general y en especial sobre los indios, pieza más débil del sistema.

En Nueva España, Cortés se vio desplazado sistemáticamente por los oficiales reales.
Se fundó una audiencia según el modelo de Santo Domingo (1511) en México en 1527,
bajo la presidencia, que demostró ser desastrosa, de Ñuño de Guzmán. Una vez
finalizada la conquista se iniciaron los problemas entre Cortés y los hombres de la
corona, que a partir de 1528 desembocó en una numerosa presencia de funcionarios
reales, ya que se creó la Audiencia de México, que estuvo en permanente conflicto con
Cortés. La segunda Audiencia gobernadora, presidida en 1531 por Sebastián Ramírez
de Fuenleal, agravó el conflicto que se acentuó en noviembre de 1535 con el
nombramiento del Conde de Tendilla como primer virrey de México (cargó que
asumió durante 15 años).

Cortés salió relativamente airoso, pero en Perú el establecimiento del control real se
logró únicamente después de una amarga lucha. Acabada la guerra civil entre
almagristas y pizarristas sin cerrarse sus heridas, surgió la cuestión de las Leyes
Nuevas, volviendo a conmocionar el Perú. El pretexto para la revuelta de los
pizarristas en el período 1544-1548 fue el intento para imponer las «leyes nuevas»; pero
detrás de esto se hallaba la mala disposición de los hombres de la espada para aceptar
el mandato de los hombres de la pluma. El conflicto se presenta en varios niveles:
prolongación de las rivalidades anteriores, cuestión de la transferencia de poderes a los
funcionarios metropolitanos, resistencia a la legislación.

El origen está en 1544, con la llegada del primer virrey, D. Blasco Núñez de Vela y sus
pretensiones de aplicar la nueva legislación y a negociar con Manco Capac. Comenzó el
virrey embargando un barco de plata por considerar que había sido obtenido con
trabajo forzoso indígena; liberó a los indios empleados en tareas de carga y no quiso
escuchar las peticiones de prórroga a la aplicación de la ley. Apartó al presidente de la
Audiencia. Los españoles acudieron a Gonzalo Pizarro.

Este personaje había estado al margen de las luchas civiles por estar comprometido en

Historia de América 18
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

exploraciones al norte del imperio inca. De vuelta a Perú se retiró a su encomienda y


no se comprometió en la lucha aún cuando no quedó satisfecho con los resultados del
final de guerra, que lastimaban sus derechos como heredero de Francisco Pizarro. Pero
se erigió en cabeza de la protesta, desafiando y derrotando a Núñez de Vela, ayudado
por la postura de la Audiencia.

El emperador envió pacificador, el religioso Pedro de Lagasca, quien realizó una


actividad muy sutil, prometiendo el indulto a los encomenderos sublevados a la
autoridad real y ofreciendo la modificación de las leyes. Así, sembró la división entre
los rebeldes y Gonzalo Pizarro fue derrotado con facilidad. Fue simbólico que la
rebelión no fuera aplastada por un soldado, sino por uno de esos funcionarios expertos
en leyes, que eran el principal objeto de la hostilidad del conquistador. El licenciado
Pedro de la Gasca triunfó sobre los pizarristas porque era, sobre todo, un político con la
habilidad de explotar las divisiones que existían en el interior de la comunidad de
conquistadores, entre los encomenderos y los soldados de a pie, que codiciaban sus
posesiones.

En 1551 se probaba la victoria de las instancias civiles y con la llegada del nuevo virrey,
Antonio de Mendoza sobre los poderes de facto que ejercían los conquistadores y sus
herederos directos.

En Nueva España desde la década de 1530, en Perú desde la de 1550, la hora del
conquistador había pasado. Una nueva conquista, de tipo administrativo, estaba
tomando posiciones, dirigida por las audiencias y los virreyes. Nueva España logró su
primera victoria en 1535, en la persona de Antonio de Mendoza, que sirvió allí como
virrey hasta 1550; y Perú, donde se había establecido en 1543 una audiencia empezó a
apaciguarse bajo el gobierno de otro Mendoza, el marqués de Cañete (1556-1560). Poco
a poco, bajo el mandato de los primeros virreyes, el aparato gubernativo de la
autoridad real logró imponerse sobre las nuevas sociedades que los conquistadores, los
frailes y los colonos estaban construyendo. Las Indias ya empezaban a ocupar su lugar
dentro de la amplia estructura institucional de la universal monarquía española.

 Mecanismos de control 4. El socavamiento de la base económica y de poder


de los conquistadores: los límites a las encomiendas.

La encomienda era una institución de inspiración feudal que establecía la


servidumbre a los señores a cambio de la protección que éstos brindaban a los
siervos. En la América colonial, la encomienda de una comunidad de indios se
entregaba a los españoles como recompensa de sus servicios prestados a la corona. A
cambio de una pequeña cantidad anual en oro o bien en especie y de pequeñas
prestaciones pagaderas por los indios, el encomendero debía proteger y adoctrinarlos.
Para esto último, debía pagar un cura.

En principio los indígenas encomendados eran libres y la encomienda era una posesión
inalienable e intransferible y no una propiedad. Al morir los encomenderos, las
encomiendas debían volver al monarca. Pero en la práctica, la encomienda se
transforma en un sistema de explotación y control de los indígenas por los colonos
encomenderos. La encomienda no suprimía la autoridad indígena, sino que hacía a su
detentor (encomendero) el árbitro de la aplicación de las prescripciones cuya
observancia debía asegurar la integración de los indígenas en el nuevo sistema. Este
régimen se impuso durante todo el siglo XVI, sin oposición, en los virreinatos de
México y Perú.

Historia de América 19
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

La encomienda se transforma en un sistema de explotación y control de los indígenas


por los colonos encomenderos. Debido a la presión laboral, la mala alimentación y a
las terribles epidemias que sufrió la población indígena la encomienda terminó por
destruir gran parte de la mano de obra nativa. Al mismo tiempo que la corona estaba
luchando contra el principio hereditario de la transmisión de encomiendas, trabajaba
para reducir el grado de control que los encomenderos ejercían sobre sus indios. La
Corona, preocupada, promulgó las Leyes Nuevas (1542) que prohibían la concesión de
nuevas encomiendas. Para paliar la situación de falta de mano de obra, se decretó en
1549 la abolición del trabajo no pagado en las listas de tributos indígenas, además de
la implantación de un sistema de alquiler de mano de obra indígena, previo pago de un
jornal.

En adelante, los indios sólo estarían sujetos al pago de tributos, cuya proporción se
estableció en una cantidad menor que la que antes habían tenido que pagar a sus
señores. Inevitablemente, la ley de 1549 fue más fácil de decretar que de hacerla
cumplir. La transformación de la encomienda basada en el servicio personal en una
encomienda basada en el tributo fue un proceso lento, que se cumplía más fácilmente
en unas regiones que en otras.

Historia de América 20
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

¿Por qué unos pocos conquistadores europeos pudieron


imponerse con relativa facilidad a los principales imperios
indígenas del Nuevo Mundo?
2ª semana febrero curso 2006-07

Lo primero que llama la atención al estudiar el descubrimiento y la conquista de América son


las enormes extensiones de tierra que los conquistadores recorrieron por mar y por tierra, la
mayor parte en condiciones de clima y de terreno muy adversas.

En segundo lugar destaca el escaso número de hombres que participó en la conquista, apenas
un puñado.

Una vez tenidos en cuenta estos dos hechos se antoja fuera de toda comprensión la inusitada
velocidad con que se produjo la conquista de los nuevos territorios descubiertos.
Como decíamos: un escaso número de conquistadores, situados en ambientes desconocidos y
muchas veces hostiles, frente a la inmensidad de un continente que albergaba diferentes
culturas, estructuradas algunas en formas políticas avanzadas y apoyadas por una gran masa
de población. Incluso analizando los factores que modifican el puro desequilibrio numérico
resulta difícil comprender como fue posible la empresa conquistadora.

Múltiples factores que se asocian e interrelacionan entre sí, pueden explicar esa rapidez en la
conquista. Algunos de ellos pertenecen o son característicos de la sociedad conquistadora en
esos momentos, otros tienen más que ver con las civilizaciones conquistadas.
En relación con los primeros debemos valorar el factor tecnológico y la capacidad militar de los
europeos y sus motivaciones, tanto religiosas como económicas.

En cuanto a los segundos debemos reflejar, de entre las características de las sociedades
indígenas, aquellas que pudieran haber acelerado su hundimiento, tales como la alta
jerarquización y centralización del poder, sus sistemas político-religiosos de sumisión del
individuo al estado, sus rivalidades internas, su mitología religiosa, sus tácticas bélicas, etc.

Conquistadores:

1.- Superior nivel técnico de los europeos en cuestiones bélicas. Superioridad que parece
evidente.

1.1. Armas.

Se emplean, ofensiva y defensivamente, armas metálicas y de fuego contra armas que en


muchos casos no habían superado el nivel tecnológico del neolítico. En el caso azteca ya
utilizaban el cobre para sus puntas de flechas y lanzas, aunque la mayoría de sus armas estaban
realizadas con obsidiana (dura piedra de origen volcánico)

- espadas, puñales, dagas, lanzas, picas, alabardas, ballestas, arcabuces, bombardas, falconetes,
serpentinas y culebrinas. Armaduras, corazas y cascos
frente a

- Flechas y dardos lanzados con arcos, estólicas y tiraderas, lanzas, macanas, porras, hachas,
boleadoras, hondas, etc. Escudos y armaduras de cueros y lana.

El atlatl, lanzadardos o estólica era una corta, delgada y estrecha plataforma hecha de madera flexible y correosa
que se sujetaba de unos agujeros con los dedos medio e índice. En su parte superior se colocaba un venablo.
Proporcionaba un impulso tan potente al venablo, que era capaz de perforar animales de piel gruesa, y cotas de
malla de acero, como lo experimentaron los soldados españoles.

Las armas más importantes para Cortés (y también para Pizarro) fueron las lanzas, las picas, las

Historia de América 21
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

espadas largas y tajantes y las ballestas (excelentes, con arco de acero de Mondragón, que
procuraban una cadencia de tiro y una capacidad de penetración mayor que la de los arcos y
flechas indígenas) junto a las que no hay que olvidar las psicológicas: armas de fuego, caballos y
perros (alanos, mastines y dogos).Todas ellas constituyeron armas nuevas y de sorpresa,
incomprensibles para los indígenas, aunque esa sensación de pánico creada por ellas pronto
desaparecería.

Se utilizaron armas de fuego, especialmente los arcabuces de mecha (que Cortés en sus cartas
llama escopetas). La artillería no fue muy significativa aunque Cortés utilizó cañones contra la
capital azteca y otros asedios. Cañones que, en su mayoría eran pequeños y de bronce ya que el
hierro se oxidaba y estropeaba rápidamente en el clima húmedo.

Los caballos no habían existido en esta parte del mundo desde hacía milenios. Con el caballero
montado semejaban los españoles algo divino, una unidad, una clase de centauro. El precio de
un caballo era elevadísimo y para Cortés fue una gran catástrofe su perdida durante la "Noche
Triste" (1 julio 1520). Se cuidaba más a los caballos que a los soldados.
Los perros, bien adiestrados, eran peligrosísimos para los indígenas. Eran extraordinarios
guardianes de los campamentos, advirtiendo a los españoles la secreta presencia nocturna de
grupos de guerreros indígenas entre los bosques, así para seguirlos ocultos entre los arbustos y
árboles. Los perros de los indígenas eran de otro tipo: pequeños, silenciosos y casi mudos.
Tanto hombres como bestias utilizaron para su protección el escaupil, prenda originaria
indígena acolchada con algodón de tres o cuatro dedos de grosor, que resultó una eficaz
protección contra las flechas, dardos y tiraderas lanzados por las estólicas aztecas.

1.2. Capacidad militar y motivaciones.

1.2.1. La Hueste

Hueste y conquistadores, elementos inseparables, se convirtieron en el fundamento de la


conquista española. Se trataba de una tropa de carácter privado y cuya organización estaba a
cargo del grupo de emprendedores que preparaba la exploración y la conquista. Este grupo
dotaba a la expedición de los necesarios recursos materiales y humanos. Todo se hacía en
nombre de la Corona, pero ésta solo intervenía para autorizar la conquista. La conquista de
América sería, por lo tanto, una empresa estatal encargada a particulares, dentro de un marco
jurídico especial basado en tres instrumentos: Capitulación, Instrucción y Requerimiento.
La Capitulación consistía en un pacto suscrito entre un particular y la Corona mediante el cual
ésta autorizaba a aquél la realización de una determinada empresa (descubrir, conquistar,
explorar, etc.) a cambio de recibir una parte de los beneficios que tal acción produjera.
La Instrucción nace de la necesidad, por parte de la Corona, de dar uniformidad a la conquista.
Por la Instrucción se delega en el conquistador el poder real y la jurisdicción civil, criminal y
militar, con lo que pasa a ser el representante del orden y la justicia reales. El documento le
exige la organización de la empresa y de todo el programa de navegación (barcos, rutas,
cartografía), imponer normas morales a su hueste, tomar posesión de la tierra ganada y de sus
habitantes manteniendo una relación pacífica con los indios, hacer una minuciosa descripción
de los explorado y conquistado, y establecer un control del censo de aborígenes, así como
procurar su evangelización.
El Requerimiento es la justificación legal de la conquista. El rey y el particular firman una
Capitulación, y acto seguido el segundo de ellos recibe una Instrucción. Pero también un tercer
documento, el Requerimiento, mediante el cual se justifica ante el mundo y ante la Iglesia la
conquista. El conquistador está obligado a advertir el motivo de la conquista a los conquistados.
Hay que hacer entender a los indios la legalidad de la presencia española. Los indios han de
convertirse en súbditos de la Corona hispánica sin ser obligados a ello.

La Hueste está compuesta por hombres que se sitúan en la transición entre la Edad Media y el
Renacimiento. Hombres, procedentes de diferentes estratos sociales (nobles segundones,
hidalgos, artesanos, campesinos los más, mayoritariamente pobres y analfabetos), en los que se
manifiestan una serie de características propias de ambas épocas.

Historia de América 22
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

De raíz medieval podríamos citar: providencialismo, que les llevaba a considerarse como los
portadores de la verdadera fe, que por su intermedio debía propagarse; predestinación, que
justificaba los hechos como producto de un entramado de origen divino que les debía conducir
hacia un destino determinado e inevitable; el espíritu caballeresco, que les impulsaba a servir a
Dios y al rey; el ideal señorial de vida, que consistía en tener vasallos como manifestación
externa de autoridad y prestigio; un escaso espíritu crítico, que les llevaba a creer en leyendas
fascinantes y perseguir mitos (Cíbola, El Dorado, fuente de la eterna juventud, etc.); cierto
fanatismo y un considerable espíritu combativo.

Más propiamente renacentistas serían: el individualismo; la sed de fama, el anhelo de ser


recordados, como decía el marqués de Santillana con ocasión de la guerra de Granada
"Peleamos para que merezcamos ser conocidos"; el afán de obtener riquezas, la sed de oro; el
pragmatismo necesario a la hora de legitimar cualquier medio que condujera a obtener un fin
determinado.
La hueste, por lo tanto, se asemeja mucho a las mesnadas medievales ya que generalmente sus
componentes proceden de ámbitos rurales y están más apegados a los usos medievales de la
guerra, aunque se diferencia de ella en que el alistamiento en este caso es voluntario y en que la
empresa posee cierto carácter estatal en cuanto se realiza en nombre del rey y bajo su bandera,
reflejo de las nuevas ideas renacentistas surgidas en Europa. Pero al margen de estos cambios
existieron factores que marcaron el espíritu de los conquistadores y que formaban parte
exclusiva de la cultura peninsular. Durante la segunda mitad del siglo XV, cuando nacieron
muchos de los futuros conquistadores, fue cuando la monarquía castellana se decidió a terminar
con el dominio político musulmán en el sur de sus territorios. Su formación en ese "espíritu de
cruzada", de guerra contra el "infiel" puede explicar el afán de propagación que se mostró en
América por parte de los conquistadores. Conquistadores que, además, estaban convencidos de
su superioridad sobre los nativos, especialmente gracias a la fe que sentían en el sentido
misional de su empresa.

La hueste la integran: el caudillo, capitán o jefe, que puede contar con uno o varios socios;
varios capitanes de hueste, cada uno de ellos con enseña o bandera propia; cuatro oficiales
reales: contador, veedor, factor y tesorero, que vigilan el cumplimiento de lo dispuesto en las
capitulaciones e instrucciones reales; un número indeterminado de clérigos responsables de la
misión evangelizadora; un escribano y el grueso de la tropa, generalmente inexperta y que
adquirirá experiencia militar en la lucha; intérpretes indígenas y aliados nativos.
Los conquistadores estaban convencidos de su superioridad sobre los nativos, especialmente
gracias a la fe que sentían en el sentido misional de su empresa.

1.2. Tácticas.

La concepción de la guerra que manejaban los españoles, una guerra total, era muy distinta a la
de los indígenas. En América, incluso entre los grandes imperios, no existía la guerra llevada a
cabo con fines de avasallamiento sino, más bien, con fines de abastecimiento, obtención de
razonables tributos, redistribución de la población dominada o para la captura de unos pocos
prisioneros necesarios en sus "sacrificios".

El ideal para los europeos era conquistar sin tener que combatir, pero esto raramente se lograba.
Cortés, por ejemplo, hacía exhibiciones de artillería y caballería frente a los aztecas para
amedrentarles, al igual que hizo Pizarro ante Atahualpa. Los indios solían asustarse de los
cañonazos y arcabuzazos y de los caballos, pero difícilmente rehuían el combate. Lo más
habitual era que las huestes trataran de sorprender al enemigo intentando su rendición en lugar
de establecer un combate abierto. Si este llegaba, se preferían las batallas frontales de corte
europeo en terreno despejado que posibilitara la utilización de la artillería y la caballería, lo que
muchas veces no fue posible.

En los grandes imperios, azteca e inca, al tratarse de sociedades muy estructuradas y


jerarquizadas, una estrategia adecuada, era la captura del jefe. Así se lograba el
desmoronamiento de la resistencia indígena

Historia de América 23
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Sociedades indígenas:

El historiador Pierre Chaunu resume así la situación de los dos grandes imperios americanos
inmediatamente antes de la conquista: "Un mundo lo suficientemente organizado para poder
recibir un ataque en la cima y para que pueda funcionar el sencillo mecanismo, sea de la
sustitución (en México), sea de la superposición (en el Perú) de las autoridades."

La conquista se centró en el territorio de los grandes imperios, que eran simultáneamente las
regiones más pobladas y los grandes productores agrarios.
2.1. Aztecas

A la llegada de Cortés, el Imperio Azteca estaba formado por 38 provincias, integradas por
diversos pueblos a los que los aztecas exigían el pago de un tributo y la entrega de victimas
para sacrificios religiosos. Tenochtitlan era la capital del imperio y residencia de Motecuhzoma.
Cortés aprovecharía el resentimiento de los otros pueblos con los aztecas para establecer
alianzas que le aportaron guerreros, porteadores e información sin los cuales la empresa de la
conquista hubiera sido inviable. Asimismo la creencia del azteca de que Cortés y sus hombres
tenían un cierto componente divino al ser herederos de Quetzalcoatl, la principal divinidad
local, provocó las divisiones de la nobleza azteca frente a las actitudes vacilantes de
Motecuzhoma. Surgió la rebelión al ir perdiendo los aztecas, con el día a día, la idea de la
divinidad de los hombres blancos, sobre todo tras el intento de Cortés de reemplazar los dioses
indígenas por el dios cristiano. Cortés, pese a capturar a Motecuhzoma y destruir los templos y
los símbolos religiosos aztecas decide romper el cerco y retirarse de la capital (noche triste).
Poco después, en Otumba, 300 españoles y 2000 aliados indios derrotaron a decenas de miles de
soldados aztecas gracias a la muerte del general indígena y la posterior desbandada de los
aztecas, debilitados por los conflictos internos de la nobleza, la ausencia de un mando capaz y la
desintegración de las alianzas con los pueblos vecinos. Tres meses de asedio acabaron con la
resistencia de Tenochtitlan, diezmada por el hambre y por una epidemia de viruela que
causaron miles de víctimas.
A modo de resumen encontramos cinco razones que pueden explicar el rápido cambio de
soberanía en estos territorios:

1) La propia unificación política azteca, que facilitó el derrumbe de la organización militar y


administrativa indígena una vez dominado el eje de poder.

2) La inestabilidad del equilibrio político del territorio sujeto o subordinado tributariamente a la


Confederación, que causaba tensiones internas y descontentos.

3) Los síntomas que presentaba la Confederación de haber llegado al límite de su expansión


territorial; es ley casi universal que un imperio cae cuando se acaban sus conquistas.

4) La superioridad del mundo conquistador sobre el mundo conquistado, confirmada en la


toma de contacto entre una cultura lítica y otra bajomedieval o renacentista.

5) La habilidad política del hombre que llevó a cabo la empresa, Hernán Cortés, que supo
aprovechar la desunión entre distintas zonas indígenas.

2.2. Incas

Al igual que en Nueva España, el imperio inca presentaba unas estructuras políticas muy
evolucionadas y agrupaba a unos 10 millones de personas en un estado fuertemente
centralizado. Sus fronteras llegaban hasta las zonas pobladas por nómadas, de manera que toda
la civilización urbana andina estaba integrada en él. La red de caminos facilitaba las
comunicaciones y la efectividad del poder central.

Historia de América 24
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

Por otro lado, el panorama del Incario se mostraba favorable para su conquista al existir
tensiones e inestabilidad entre los distintos territorios que integraban el Imperio. Había zonas
recién conquistadas por las tropas imperiales donde afloraba el rechazo a la invasión incaica,
algo que Pizarro sabrá incorporar a sus planes. Establecerá alianzas y recibirá ayudas de grupos
étnicos sometidos que vieron en la llegada de los españoles a unos "libertadores". De entre ellos:
chancas, chachas, cañares, son los huancas situados entre Lima y Cuzco los más importantes.
Serán para Pizarro lo que los tlascaltecas para Cortés y fueron recompensados con la
prohibición de implantación de estancias y haciendas en el área huanca, evitando servidumbres
personales y relaciones de explotación.

Un factor adicional de fragilidad del imperio fue el proceso de sucesión de Huayna Capac, a
cuya muerte se había dividido el imperio entre Huascar y Atahualpa. La guerra civil entre
ambos era inevitable y Pizarro también sabría sacar partido de ello. En Tumbez supo el
conquistador español de la presencia de Atahualpa en Cajamarca y hacia allí se dirigió con su
hueste. Iban 165 hombres, de ellos 67 a caballo, y llegaron a Cajamarca el 15 de noviembre de
1532. El encuentro con el Inca devino en una breve pero cruenta batalla que terminó con el
apresamiento de Atahualpa. En veinte minutos escasamente se había puesto fin al más grande
imperio de la América indígena. Atahualpa es tratado por los españoles con consideración, e
incluso se le permite seguir impartiendo órdenes, una de ellas la ejecución de su hermano. El
Inca ofreció un buen tesoro a cambio de su libertad, propuesta que fue aceptada por Pizarro. Y
así dispuso que de todo el imperio se condujeran a Cajamarca tesoros para cumplir con el
ofrecimiento. Una parte de la hueste conquistadora se dirigió al Cuzco para hacerse cargo de las
riquezas allí existentes. Mientras tanto, Almagro llegada también a Cajamarca para unirse al
resto de la expedición. Los cronistas señalan a éste como el principal inductor de la condena a
muerte y ejecución de Atahualpa, ocurrida el 29 de agosto de 1533. Y tras permanecer ocho
meses en Cajamarca, Pizarro decidió marchar sobre el Cuzco, corazón del aparato imperial
incaico. Tras fundar Jauja, el 15 de noviembre de 1533 entraban los españoles en Cuzco. La
conquista oficial concluía poco después con la coronación del Manco Inca (títere de los
españoles) y la fundación española del Cuzco, el 23 de febrero de 1534, sobre la antigua capital
imperial.

La fragilidad del Imperio inca no procedía de la base como en el mundo azteca, sino también de
la misma cima. El absolutismo exagerado del estado inca había convertido en autómatas a los
tributarios andinos, hasta el extremo de que con la caída de la cabeza dirigente - el Inca- todo se
vino abajo. Tras tomar el poder, la férrea división del trabajo, la rígida estructura jerárquica, la
estadística y contabilidad precisas, la red de comunicaciones y guarniciones, que eran la base
del organigrama social, al igual que la imposición de un idioma único, el quechua; todos estos
factores de unión fueron aprovechados por los conquistadores. Se opera un mecanismo de
sustitución por el que la estructura de poder cambia sin que las líneas de transmisión de ese
poder se atoren o se interrumpa el flujo.

Hay que destacar que al igual que en la conquista de México, también en el Perú tuvo su
importancia el factor mágico-religioso. La profecía inca de Viracocha, según la cual durante el
reinado del duodécimo inca unos hombres desconocidos venidos del mar destruirían el
imperio, jugó a favor de los europeos. Además, para los incas, el Inca, hijo del Sol era hombre-
dios y garantía de su sistema cósmico. Su derrota y desaparición supuso la destrucción del
orden general para los incas.

Como resumen podríamos citar estos factores que pudieron acelerar el hundimiento del Incaico,
similares a los que favorecieron el fin del imperio azteca.

1.- Rivalidades internas.


2.- Alta jerarquización y centralización del poder.
3.- Sistemas político-religiosos de sumisión del individuo al estado.
4.- Interdependencia entre centros urbanos y agrícolas
5.- Mitología religiosa

Historia de América 25
Tema 05 Historia América UNED 2010/2011

6.- Colaboración de ciertos grupos con los invasores.

La conquista americana fue la confrontación de un mundo casi mágico con la realidad del
hombre europeo en plan de expansión y dueño de técnicas que le dieron la victoria.
Quizá, por encima de todo, incluso de las hazañas personales, el triunfo de los conquistadores
se debió a la circunstancia de las diferencias dinámicas entre un bando y el otro. Por un lado,
una elite bélica -los castellanos- pertenecientes a una civilización activa y competitiva como la
europea. Por otro, las culturas más bien estáticas de un continente demasiado aislado del resto
de la humanidad y que no habían sido puestas a prueba por la presencia de un enemigo
exterior.

La conquista de América se nos presenta como un fenómeno de contacto entre sociedades con
culturas diferentes. La primera fase del contacto fue en la mayoría de los casos "violenta"
porque tomó la forma de una acción militar que se resolvió en una o más batallas; pero no fue
este el aspecto más significativo, ya que la diversidad de los pueblos indígenas, las
peculiaridades del medio natural y otras muchas circunstancias dieron lugar a un enorme
abanico de situaciones bélicas, con muchos resultados a medio y largo plazo. Se enfrentaban
algo más que dos ejércitos, eran dos sociedades con culturas muy distintas, dos formas de vida,
dos concepciones del universo, dos sistemas religiosos. Por un lado la cultura española, por el
otro, una extensa gama de culturas indígenas que actuaban y respondían de maneras muy
diferentes.

Historia de América 26