Vous êtes sur la page 1sur 3

DOLOR

1. ¿Qué es el dolor?

Es un factor fisiológico, psicológico y social.

Es uno de los síntomas más difíciles de definir en la práctica médica. Con frecuencia constituye
una indicación de que algo está mal. No es sólo un fenómeno sensitivo simple sino una entidad
bastante compleja ya que es un factor de supervivencia para protegernos de posibles peligros
que pueden atentar contra nuestra integridad e incluso con nuestra vida. Sanders (1985) define
el dolor como “la experiencia sensitiva y emocional de malestar, que suele asociarse con daño
o irritación real o potencial de un tejido”.

2. ¿Cuáles son los tipos de dolor?

La primera distinción es entre la sensación de dolor y la reacción al mismo

 SENSACIÓN: Tiene relación con el umbral de dolor (intensidad mínima). Los grados en que
el dolor se incrementa y se vuelve insoportable varía, según el umbral de cada persona.
 REACCIÓN: Existen diferencias individuales y culturales en cuanto a la forma en que cada
quién reacciona frente al dolor, por lo tanto no se debe cometer el error de estereotipar
las respuestas de un paciente con base en su origen cultural.

3. ¿Cuáles son las teorías del dolor?

 Teoría de la especificidad del dolor: Se basa en la concepción de que siempre hay una
relación de causa-efecto en la percepción del dolor, y propone que hay receptores
específicos del dolor (nociceptores), que proyectan impulsos sobre vías nerviosas
específicas de dolor (A-delta y fibras C) por la médula espinal hacia el cerebro.

 Teoría del patrón del dolor: Sugiere que no hay nociceptores específicos para el dolor, y
que este resulta de una combinación de intensidad de estímulos y del patrón de suma
central de impulsos en el cuerno dorsal de la médula espinal.

 Teoría del control de las compuertas en la percepción del dolor: Esta teoría propone que
el dolor debe alcanzar un nivel de conciencia antes de ser percibido, y si este puede ser
prevenido, la percepción disminuye o se elimina. Es decir, puesto que las fibras nerviosas
periféricas hacen sinapsis en la materia gris del cuerno dorsal, esta área sirve como
compuerta, y permite o inhibe la transmisión de impulsos dolorosos. Cuando la compuerta
está total o parcialmente cerrada, se frenan los impulsos dolorosos y se evita que lleguen al
cerebro. Si la compuerta está abierta, la sensación dolorosa se presentará, puesto que logra
el nivel de conciencia requerido para ello. Lo que resulta importante de esta teoría es que
el mecanismo de cierre de las compuertas puede ser estimulado de varias formas, para
contribuir al alivio del dolor.
 Teoría de las endorfinas y de los no opiáceos para la percepción del dolor: Según esta
teoría, los niveles de endorfinas que tiene cada persona son diferentes, y los distintos
estímulos pueden generar mayor o menor nivel de generación de estas sustancias, con lo
cual se explican mejor algunos factores relacionados con las diferencias en la percepción o
el umbral del dolor de las diferentes personas, y de una misma persona en distintas
situaciones.

 Teoría de los multirreceptores opiáceos para la sensación dolorosa: Expone que en el SNC,
a nivel espinal y supraespinal, los narcóticos alivian el dolor por diversas vías, que pueden
complementarse, competir o ser específicas para ello.

 Teoría psicológica del dolor: El enfoque psicológico del dolor se basa en el comportamiento
humano. Esta teoría tiene varios participantes, que han aportado su conocimiento y han
considerado al paciente como producto de la interacción de su personalidad, de sus valores
sociales aprendidos, con lo cual se genera una respuesta individual. Acepta que el dolor es
un concepto abstracto, que se refiere a una sensación personal y privada de daño, y más
que una sensación se trata de una experiencia emocional desagradable, que queda mejor
definida como el conocimiento de un estado de necesidad. La teoría reconoce que existen
múltiples factores, tanto de orden individual como colectivo, que influyen en la percepción
y en la expresión dolorosa. Entre estos factores están los propios del individuo (endógenos),
como la personalidad, y los exógenos, como el medio ambiente, los culturales, sociales y
educativos.

La teoría enfatiza, por lo tanto, que lo importante para tener en cuenta no es la idea que
tenemos sobre el dolor que sufre el paciente, sino cómo lo percibe el mismo. En ese sentido,
se proponen como medidas psicológicas para aliviar el dolor:

 La relajación y técnicas de sugestión.

 La administración de placebos.

 El facilitar elementos de distracción.

 Buscar el cambio de una actitud personal dolorosa hacia la experiencia dolorosa.

 Teoría de mediano rango de los síntomas desagradables: Esta teoría considera la


naturaleza compleja de los síntomas desagradables, que se puede apreciar en la medida en
que a todo síntoma de esta clase se le pueden identificar al menos tres componentes, que
son: unos factores relacionados, una forma de expresión particular y unas implicaciones de
la experiencia. Los factores relacionados son tres e incluyen los fisiológicos, los psicológicos
y los situacionales.

4. ¿Qué influye en la percepción del dolor?

 EMOCIÓN: En un experimento realizado se encontró que cuando se halla un alto nivel de


ansiedad, el dolor se incrementa, ya que hay una predisposición al dolor que aumenta el
grado de sensibilidad al mismo, y la disminución del sentimiento de indefensión reduce la
ansiedad y ayuda a limitar el dolor.
 PERSONALIDAD: Se ha estudiado la relación entre dolor y personalidad con la prueba
(MMPI), la cual se aplicó a 80 mujeres que luego se analizaron durante el trabajo de parto;
se encontró que las mujeres con calificación alta en la escala “ansiosa-depresiva” tenían
niveles más altos en la escala de dolor y ansiedad. Posteriormente se encontró que los
individuos que sufren de dolor crónico en la espalda tienen en la prueba (MMPI) niveles
elevados de neocriticismo. Con esto podemos ver cómo psicológicamente puede depender
el umbral de dolor de una persona según su tipo de personalidad.
 MEMORIA DEL DOLOR: Se evaluó a un grupo en edades oscilantes entre 5 y 17 años que
fueron a tomarse muestras sanguíneas y dos meses más tarde fueron sometidos
nuevamente a otra toma de muestras para analizar la memoria del dolor, entre ellos se
encontraron los siguientes grupos:
 EL GRUPO REALISTA: Las calificaciones de dolor experimentado y recordado eran
comparables.
 EXPRERIENCIA IRRELEVANTE: El dolor recordado y esperado eran el mismo, sin
importar si el dolor experimentado era intenso o bajo.
 REACCIÓN EXCESIVA: Recordaban más dolor del que habían experimentado o
esperado.
 NEGACIÓN: Recordaban haber tenido muy poco dolor a pesar de esperar o
experimentar grados moderados o elevados del mismo.

Con esto podemos inferir que la memoria del dolor no siempre es precisa y los niños
cuentan con cuatro tipo de estrategias de ajuste para enfrentarse a experiencias dolorosas,
en relación con personas mayores donde la memoria de dolor previo tiene un efecto
significativo sobre las expectativas en cuanto al dolor posoperatorio y en el caso del dolor
del parto para las mujeres se encontró que casi siempre permanece un recuerdo vívido
aunque no siempre del todo preciso.