Vous êtes sur la page 1sur 3

LA RESURRECCION DE CRISTO

HECHOS 2:32-36
2
A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33Así que, exaltado por la diestra de Dios, y
habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 34Porque
David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, 35 Hasta que
ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. 36Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este
Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

INTRODUCCIÓN.
La resurrección de Cristo no es un acto independiente, desconectado de la cruz. La cruz y la
resurrección no deben ser considerados como dos eventos salvíficos separados sino como dos aspectos de un
solo acto redentor en Cristo Jesús.
Su relación es clara por el hecho de que los evangelistas presentan los sufrimientos y muerte de Cristo
íntimamente conectados con su resurrección, son un evento inseparable.
Para el apóstol San Pablo era necesario que el Cristo muriese y que fuese resucitado de los muertos para
ser Señor de los vivos y los muertos.
Este evento doble constituye el contenido de la fe de los creyentes. Consideremos el significado de la
resurrección y exaltación de Cristo.

I. LA RESURRECCION DE JESUS FUE OBRA DE DIOS


HECHOS 2:32 32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.
La resurrección de Cristo no fue un evento que él mismo realizó, sino el resultado de la
intervención dinámica del Padre a favor del Hijo.
A. Por lo menos 23 veces se dice de Dios que El levantó a Jesús de entre los muertos haciendo la
resurrección una acción que Dios el Padre llevó a cabo en la persona de Jesús
HECHOS 2:32 32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.
B. Ocho veces Dios es llamado “el que resucitó”, con su gloria y poder a Cristo de los muertos de
acuerdo a un plan eterno por el cual se propuso reconciliar consigo mismo todas las cosas.
ROMANOS 6:4 4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como
Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.
La importancia de la resurrección de Cristo se evidencia por lo que significó para él en su función
salvífica.
C. No importase cuán impresionante y dramática hubiese sido su crucifixión, si hubiera permanecido
en la tumba, hubiera sido simplemente otro maestro piadoso.
Como tenemos en la actualidad los falsos mesías:
1. David Shayler (1965): Un ex agente inglés del servicio secreto MI5 Inglés que en el verano de 2007,
proclamó ser el Mesías.
2. Oscar Ramiro Ortega Hernández (1990): En noviembre del 2011, disparó nueve tiros con un AK-47
en contra de la Casa Blanca en Washington. Pretendiendo ser Jesucristo.
3. Alan John Miller (1962): Más conocido como AJ Miller. Australia, es un ex-testigo de Jehová y líder
de la Verdad Divina. Miller, afirma ser Jesucristo reencarnado, vive con María Suzanne Luck, quien es
según él el regreso de María Magdalena a la Tierra.
4. Sergey Anatolyevitch Torop, Nacido el 14 de 1961a ledna Sus seguidores lo conocen como
Vissarion. Fundó y lideró un movimiento religioso, que es conocida como la Iglesia de la Última ley.

B. Pero en Jesucristo, sus credenciales divinas fueron anticipadas cuando dijo a los judíos:
“Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Jn. 2:19).
San Juan añade que Jesús habló del templo de su cuerpo y que cuando resucitó de los muertos, sus
discípulos recordaron que él había dicho esto y creyeron:
JUAN 2:21-22 21Más él hablaba del templo de su cuerpo. 22Por tanto, cuando resucitó de entre los
muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había
dicho.

II. LA RESURRECCION DE JESUS ES EL PILAR DE NUESTRA FE


MATEO 16:21 21Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y
padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer
día.
Para los evangelistas era necesario no sólo que Cristo sufriese y muriese sino también que se
levantase de los muertos.
A. Aunque es cierto que para Mateo y Lucas Cristo era el Hijo de Dios desde el momento de su
nacimiento, y para Juan Cristo era el Hijo preexistente, filiación que según Marcos fue anunciada en su
bautismo:
MARCOS: 1:11 11Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.
Para Pablo fue a través de su resurrección que Cristo fue declarado Hijo de Dios con poder
HECHOS 13:33 33la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está
escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy
B. Hubiera sido muy difícil creer en la filiación preexistente de Cristo si no hubiera resucitado de
los muertos. El señorío de Cristo también está conectado con su resurrección.
C. Para Pablo, uno de los propósitos de la muerte y resurrección de Cristo fue para que viniese a ser
Señor de los vivos y los muertos:
ROMANOS 14:9 9Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos
como de los que viven.
Señorío que debe ser confesado por toda lengua:
FILIPENSES 2:11 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.
D. Este señorío de Cristo por causa de su resurrección es parte de su exaltación por el Padre por la
cual pudo derramar el Espíritu sobre la iglesia, llegando a ser su cabeza.
E. Pero esta exaltación es más que ser el dispensador del Espíritu y la cabeza de la iglesia: lo coloca
sobre todo principado y autoridad, poder y señorío en este siglo y en el venidero:
1 PEDRO 3:22 22quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles,
autoridades y potestades.

III. LA RESURRECCION DE JESUS ES UNA OBRA INTERCESORA


ROMANOS 8:34 34¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el
que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
La resurrección garantiza la presencia permanente del completo sacrificio de Cristo delante de
Dios como una obra intercesora para beneficio de los que creen.
A. En Romanos 8:34, la seguridad de que ninguna acusación cuenta contra los hijos de Dios es
afirmada por el hecho dinámico de la triple obra redentora de Cristo, a saber: su muerte, resurrección e
intercesión.
B. Por lo tanto, el ministerio sacerdotal de Cristo no se limita a su ofrenda sacrificial en la cruz;
continúa para siempre manteniendo un sacerdocio permanente:
HEBREOS 7:24 24mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;
Este sacerdocio lo habilita, en todo tiempo, para salvar a aquellos que por medio de él se acercan a
Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
HEBREOS 7:25 25por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo
siempre para interceder por ellos.
C. En este texto (He. 7:25) el poder de la función intercesora de Cristo se indica con el tiempo
presente del participio “viviendo” y con el adverbio “siempre”, los cuales denotan una operación continua y
permanente.
Por causa de su resurrección, Cristo es no sólo Señor de los vivos y los muertos, sino también su juez.
B. La función de Cristo en la economía de la salvación no se limita al perdón de los pecados y la
intercesión por aquellos que creen en él, sino que se extiende para demandar una respuesta de aquellos que
rechazan su gracia; por lo tanto, es él quien juzgará a los vivos y a los muertos en el día que Dios ha
establecido para este fin:
HECHOS 10:41-42 41no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros
que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. 42Y nos mandó que predicásemos al pueblo,
y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos.

IV. LA RESURRECCION DE JESUS ES GARANTIA


2 TIMOTEO 2:11 11Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él;
La resurrección de Cristo es muy significativa para el creyente porque es la garantía de su propia
resurrección.
A. Al creyente, a quien por causa de la resurrección de Cristo se le ofrece bendición y conversión,
luz espiritual, un nuevo nacimiento, arrepentimiento y perdón de pecados, y la seguridad de un intercesor, le es
asegurada también su propia resurrección por causa de la resurrección de Cristo.
B. Además de los beneficios redentores que pertenecen a la edad presente está el escatológico de la
resurrección final, porque Cristo es la primicia de los que durmieron, y aquellos que han sido unidos a él en su
muerte ciertamente serán unidos a él en su resurrección:
1 TESALONISENCES 4:14 14Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús
a los que durmieron en él.

CONCLUSIÓN:
Por lo que hemos visto, entonces, la resurrección de Cristo es importante porque declara el carácter
especial de Cristo como Hijo de Dios; lo hace Señor de todo, en esta era y en la por venir; lo confirma como
Salvador que puede interceder por aquellos que creen en él, y como el que habrá de juzgar a los vivos y a los
muertos.
La resurrección de Cristo, además, es muy importante para el creyente porque es la garantía de su propia
resurrección.

LA RESURRECCION DE JESUCRISTO:

I. FUE OBRA DE DIOS


II. ES EL PILAR DE NUESTRA FE
III. ES UNA OBRA INTERCESORA
IV. ES GARANTIA