Vous êtes sur la page 1sur 7

UNIVERSIDAD CATÓLICA BOLIVIANA”SAN

PABLO”
UNIDAD ACADÉMICA REGIONALA COCHABAMBA
Departamento de Ciencias Sociales y Humanas
Carrera de Comunicación Social

Ensayo

Marketing Político

Carola Sanabria Arauco

Cochabamba-Bolivia
marzo de 2016
Diferencias entre el Marketing Político y el Marketing Comercial

En el siguiente ensayo se pretende abordar tanto conceptos de marketing comercial


como de marketing político, con la finalidad de realizar una comparación entre ambas y
determinar que las estrategias que conlleva un plan de marketing comercial son más
sencillas que llevar acabo toda una estrategia política de marketing. Para comenzar
empezaremos con las ideas principales y sintetizadas de los lineamentos esenciales del
marketing comercial.

Marketing Comercial

Debemos tener en cuenta que vivimos en un mundo rodeado de personas las cuales
siempre van a tener un conjunto de necesidades que según Maslow se ven plasmadas en
la siguiente pirámide siendo las más importantes las de la base.

Fuente: https://cec129975.wordpress.com/2015/08/23/necesidad-y-deseo/

Sin embargo, dichas necesidades por la complejidad de los niveles nunca van a poder
ser satisfechas del todo y es ahí donde se encuentra el campo de trabajo del marketing
comercial.

El marketing, más que cualquier otra función de negocios, se refiere a los


clientes. (…), quizá la definición más sencilla sea la siguiente: el marketing
es la administración de relaciones redituables con el cliente. La meta doble
del marketing consiste en atraer a nuevos clientes prometiéndoles un valor
superior y mantener y hacer crecer a los clientes actuales satisfaciendo sus
necesidades.(KOTLER Y AMSTRONG,2012:4)
Una vez entendida la definición de marketing como un proceso social y administrativo
en el cual se obtiene lo que se necesita, debemos tomar en cuenta que también es
importante saber la definición de deseo. La mercadotecnia dice que no es posible crear
necesidades, si no, influir en los deseos de las personas. “Los deseos son la forma que
adoptan las necesidades humanas, moldeadas por la cultura y la personalidad
individual”. (KOTLER Y AMSTRONG, 2012:6) Por lo tanto, las necesidades son las
que nos llevan al deseo de algo en particular.

Otro concepto importante para entender la dinámica del marketing es el público


potencial. Como decía Kotler, el marketing se enfoca en el cliente, debido a que el
marketing depende de ellos. Hay que entender que la dinámica del marketing empieza
por los clientes o el público potencial, es decir para crear un producto debemos observar
y estudiar quien lo compraría, es decir, quien lo necesita. La importancia de definir bien
el mercado meta es crucial en el marketing ya que ellos van a marcar los siguientes
lineamientos durante todo el proceso.

Si se tiene una empresa que confecciona ropa para niños por ejemplo, el mercado no son
los niños porque ellos no son los que tiene el poder adquisitivo (capacidad de compra) si
no los padres de los niños, por lo tanto el mercado meta son padres de familia con niños
en un rango de edad entre 6 a 10 años, dependiendo el caso. Ahora bien toda la campaña
publicitaria será dirigida a los padres de familia; convencerlos de que mi marca es la
mejor del mercado para generar la acción de compra. Erróneamente muchas empresas
habrían definido como merado meta a los niños y hubiesen generado spots publicitarios,
afiches, etc. pensando en los niños, pero de nada sirve que al niño le atraiga si al papá o
mamá (que son quienes pagan por el producto) no los convence.

Después de haber identificado el mercado o público meta viene el mix de marketing.


Que contiene a las 4 P´s: Producto, Precio, Plaza y Promoción. Estos cuatro conceptos
encierran la dinámica del marketing.

Podemos observar un resumen de lo anteriormente expuesto en la siguiente gráfica.


Fuente: elaboración propia en base a Kotler.
Marketing Político

Primero se debe comprender que el concepto de marketing político solo es aplicable a


países democráticos, donde las personas tienen la libertad de elegir a sus gobernantes.
Un país en democracia necesita tener un representante, en este caso hablamos del
presidente. Una vez más hablamos de necesidades. “Con un procedimiento de
marketing se busca, mediante el estudio detallado del electorado, conocer
pormenorizadamente la demanda política; con la comunicación política se busca que la
oferta del candidato satisfaga lo mejor posible esa demanda del electorado.” (COSTA,
s/f: 3).

Por lo tanto al hablar de marketing político hablamos de generar mensajes pensados en


los receptores. El punto de partida en el marketing político al igual que en el marketing
comercial está pensado no en el producto en sí, si no en las personas que se van a
beneficiar con dicho producto. El producto en este caso es el candidato.

Al conocimiento personalizado de los electores, tradicional, se sustituye el


estudio del electorado, mediante técnicas de encuestas de opinión, análisis
cualitativos, etc. La comunicación política se implementa siguiendo una
estrategia, dictada por las peculiaridades del electorado y de acuerdo con los
objetivos del candidato, con el auxilio de variados medios de difusión
masiva (COSTA, s/f: 3).

Sin embargo, es importante tomar en cuenta que la demanda social es la base y no el


todo de la propuesta. “La demanda social también pide ideas propias, honestidad,
confianza, competencia; por lo que una simple devolución, tipo boomerang, de los
deseos sociales no sería necesariamente lo más eficiente” (COSTA, s/f: 4).
El siguiente paso es identificar los tipos de votos. Este paso también es fundamental
para diversificar los canales de comunicación y no desgastar fuerzas ni dinero en
aquellos segmentos que definitivamente no votarán por nosotros.

Por un lado tenemos al voto duro o seguro esta clase de votos son de aquellas personas
de las cuales tenemos la certeza que nos darán su voto, como familiares, militantes del
partido, etc. Lo que se debe hacer con estos votos es motivarlos, integrarlos y
movilizarlos es decir, aprovecharlos como persuasores.

El siguiente tipo de voto es el blando o persuadible. Aquí se encuentran las personas que
tienen cierta afinidad con el partido, es decir que está dentro de sus opciones de voto
pero todavía no están convencidas de darnos su voto al cien por ciento. Por otro lado
está el voto indeciso o posible, en este grupo están aquellos que no saben por quién
votar, no desecharon la opción de votar por el partido pero tampoco la toman en cuenta.
Los esfuerzos de persuasión deben enfocarse principalmente en estos dos últimos
segmentos (blandos o persuasibles y posibles o indecisos) ya que se tiene más
posibilidades de ganarnos su confianza y persuadirlos y por consiguiente ganar más
votos.

Otro tipo de voto es el difícil, en este segmento se encuentran aquellas personas que no
están convencidas con la propuesta del partido y que difícilmente cambiarían de
opinión. La estrategia para los votos difíciles es generar duda en el grupo que pertenece
al mismo, hacer dudar de su decisión al no elegir al partido como una opción. Y por
último tenemos al voto imposible ante al cual debemos rendirnos y no gastar fuerzas,
dinero y esfuerzo ya que es inútil, en este grupo se encuentran los de la oposición o
integrantes de otros partidos. (Cf. ZAPATA, 2016:25)

El cuerpo electoral es, evidentemente, un conjunto muy heterogéneo de


individuos. Como habíamos visto en el primer capítulo, hay multitudes de
identidades o de perfiles de electores, de acuerdo con sus características
sociodemográficas, actitudes políticas o mentalidades. Es fundamental que
los partidos y candidatos tengan en cuenta esta diversidad, pues, como
veíamos antes, una campaña única, indiferenciada, dirigida a un supuesto
"elector medio", arriesga a no encontrarse con ningún elector real.(COSTA
s/f: 21).
Como vimos existen muchas similitudes entre el marketing comercial y el marketing
político pero son las diferencias entre las mismas las que resaltaremos a continuación.

Tanto el marketing comercial como el político se enfocan primero en el “cliente” sin


embargo el marketing comercial hace una discriminación más reducida de su mercado
meta, mientras que el marketing político aun haciendo la discriminación entre los
electores aun así se enfrenta a una cantidad muy diversa de gente para poder satisfacer
sus necesidades.

El marketing comercial puede crear un producto desde cero y atribuirle las


características demandadas por su público meta, en el marketing político ya se tiene un
“producto como tal”, el candidato, al cual debemos atribuir a aquellas características
que posee como individuo, todas las demandadas por los electores y siguiendo esta línea
se debe tomar en cuenta que en el marketing político entra en juego la imagen de un
individuo. El candidato debe mantener el perfil “perfecto” en todo momento y que
cualquier movimiento en falso puede hacer que todos los esfuerzos infringidos se vena
desmoronados en cuestión de segundos. El cuidado en cuanto a la imagen del producto
debe ser mucho más riguroso.

Por otra parte, en el marketing político, el producto o el candidato, carga con la


responsabilidad de la confianza de representar a un sinnúmero de personas. En el
marketing comercial el producto comprado va a satisfacer una necesidad específica
mientras que un candidato tiene que satisfacer más de una necesidad y de una variedad
de personas.

El consumidor en el marketing político tiene una fecha límite para tomar su decisión
misma que carga con la seriedad de poner en manos de otra persona aspectos de su
calidad de vida. En el marketing comercial el consumidor tiene la libertad de cambiar de
parecer en cualquier momento.

Las decisiones que supone el marketing político tienen repercusiones más serias. Las
responsabilidades la ética, la moral, etc. Por consiguiente se llega a concluir que el
marketing comercial es más sencillo que el marketing político
Bibliografía

COSTA, Luis (2016). “Manual de marketing político”. En:


http://www.costabonino.com/manualmp.pdf >, (30/04/2016)

KOTLER, Philip y AMSTRONG, Gary (2012). Marketing. ¿Qué es el marketing?


México. Pearson.

ZAPATA, Gunnar (2016). “Marketing politico”. En:


http://www.slideshare.net/pepegzz/fundamentos-de-marketing-poltico l>, (27/04/2016)

¿Qué es el marketing?
Es la ciencia y arte de explorar, crear y
entregar valor para satisfacer las
necesidades de un mercado objetivo, y
obtener así una utilidad. El marketing
identifica necesidades y deseos
insatisfechos; define, mide y cuantifica
el tamaño del mercado identificado y la
potencial utilidad; determina con
precisión cuáles segmentos podemos
atender mejor; y diseña y promueve los
productos y servicios apropiados.