Vous êtes sur la page 1sur 4

Señor

Juez Municipal de Pamplona Norte de Santander (Reparto)


Asunto: mecanismo transitorio para evitar perjuicios irremediables

JUAN PEREZ PIÑA, identificado con cédula No. 98 657 809 de Cúcuta,
domiciliado en la ciudad de Pamplona y residenciado en el Barrio Los Sauces Cra
12 # 11B- 10, promovió ACCIÓN DE TUTELA COMO MECANISMO
TRANSITORIO PARA EVITAR UN PERJUICIO IRRMEDIABLE, contra la ARL
positiva compañía de seguros S. A., en adelante positiva S. A, solicitando
protección de mis derechos fundamentales a la salud, la seguridad social y la vida
digna, según los hechos que a continuación son resumidos.

HECHOS
1. fui vinculado a la empresa PRIMOS S. A., el día 13 de septiembre de 2017
por medio de un contrato de prestación de servicios, como operario de
maquinaria pesada.
2. El día 15 de enero de 2018, me encontraba laborando y presente una
caída ocasional que derivó en politraumatismo severo alrededor de mi
cuerpo.
3. El 15 de enero fui intervenido quirúrgicamente en el hospital san juan de
dios de pamplona, en el que se me logró estabilizar y dar posterior traslado
a un centro médico de mayor nivel.
4. El respectivo evento fue calificado como accidente de trabajo, lo cual se
encuentra acreditado con el reporte del accidente que se aportó a la ARL
POSITIVA COMPAÑIA DE SEGUROS.
5. Dado el accidente sufrí un politraumatismo severo quedando sin poder
movilizarme, sufrí lesiones en todas las extremidades del cuerpo, no
controlo esfínteres y voy a quedar postrado por un largo tiempo mientras el
proceso de recuperación
6. El doctor Luis Alberto vera, quien es mi médico tratante ordeno una silla de
rueda, 120 pañales y un colchón anti escaras para mi adecuada
rehabilitación.
7. El 23 de enero del 2018 radique en la ARL positiva la historia clínica y las
ordenes de los insumos requeridos por el médico tratante Luis Alberto vera
para la rehabilitación de JUAN PEREZ PIÑA, dos días posteriores de la
presentación a la ARL me informo que los insumos mencionados no
podrían ser autorizados porque no se encuentran incluidos dentro del POS.
8. Debido a que soy el único que trabajo para el sustento del hogar no me
encuentro en condiciones de comprar los insumos para la adecuada
rehabilitación.

PRETENSIONES.

Con base a los hechos relatados solicito al señor juez disponer y ordenar a la
parte accionante las siguientes disposiciones.
1. Mediante esta acción de tutela el señor JUAN PEREZ PIÑA solicita que se
amparen los derechos fundamentales a la salud, la seguridad social y la
vida digna, que habrían sido vulnerados por la ARL POSITIVA S.A. al no
autorizar los insumos requeridos para la adecuada rehabilitación.
2. Para evitar presentar tutelas para cada evento solicito ordenar que la
atención se preste en forma integral, permanente y oportuna.
3. Atención integral, cualquier procedimiento, medicamento, se la cubran
4. Transportes y hospedaje no solo para mi sino también quien me genere el
adecuado acompañamiento
5. Enfermera personal para mi acompañamiento durante mi proceso de
rehabilitación.

DERECHOS VULNERADOS

La salud como derecho y como servicio publico


La corte ha señalado en muchas ocasiones que, de conformidad con el artículo 49
superior, la salud tiene una doble connotación: como derecho y como servicio
público, precisando que todas las personas tienen derecho a acceder a él. Y que
al estado le corresponde organizar, dirigir, reglamentar y garantizar su prestación
atendiendo a los principios de eficiencia, universalidad, y solidaridad.
Sobre la naturaleza del derecho, inicialmente, la jurisprudencia considero que el
mismo era un derecho prestacional. La funda mentalidad dependía entonces, de
su vínculo con otro derecho distinguido como fundamental – tesis de la conexidad-
y por tanto solo podría ser protegido por vía de tutela cuando su vulneración
implicara la afectación de otros derechos de carácter fundamental, como el
derecho a la vida, la dignidad humana o la integridad personal
Es cierto que la salud y la integridad física son objetos jurídicamente identificables,
pero nunca desligados de la vida humana que los abarca de manera directa. Por
ello cuando se habla del derecho a la vida se comprenden necesariamente los
derechos a la salud e integridad física, porque lo que se predica del género cobija
a cada una de las especies que lo integran… es un contrasentido manifestar que
el derecho a la vida es un bien fundamental y dar a entender que sus partes –
derecho a la salud y a la integridad física no lo son-
El derecho a la integridad física comprende el respeto a la corporeidad del hombre
en forma plena y total, de suerte que conserve su estructura natural como ser
humano. Muy vinculado con este derecho – porque también es una extensión
directa del derecho a la vida – está el derecho a la salud (entendido por la facultad
que tiene todo ser humano de mantener la normalidad orgánica funcional, tanto
física como en el plano de la operatividad mental y restablecerse cuando se
presente una perturbación en la estabilidad organiza o funcional de su ser).
Sentencia T-494/93, T-395/98.
El carácter fundamental autónomo del derecho a la salud.
La organización de las naciones unidas (ONU) a través de la organización mundial
de la salud, establece que “la salud es un estado de completo bienestar físico
menta y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. El goce
del grado máximo de salud que se puede lograr es uno de los derechos
fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología
política o condición económica o social (...) considerada como una condición
fundamental para lograr la paz y la seguridad
La procedencia excepcional de la acción de tutela para ordenar el suministro
de insumos, servicios, elementos o medicamentos no incluidos en el plan
obligatorio de salud (POS)
La ley 100 de 1993 contempla dos regímenes: el contributivo, en el cual están los
trabajadores y familias con los recursos suficientes para pagar una cotización al
sistema; y el subsidiado: en el cual están quienes no cuentan con capacidad de
pago.
En ambos sistemas se establecieron unos beneficios determinados en el plan
obligatorio de salud, que se constituye como un conjunto de prestaciones
expresamente delimitadas que deben satisfacer y garantizar las entidades
promotoras de salud (EPS).
El artículo 14 de la ley 1122 de 2007 establece que “las entidades promotoras de
salud – EPS” en cada régimen son las responsables en cumplir con las funciones
indelegables del aseguramiento.
Lo anterior quiere decir, que a partir de esta ley, la responsabilidad de las EPS es
la de asegurar la prestación de los servicios de salud, tanto en el régimen
contributivo como en el subsidiado.
En este orden de ideas, todo ciudadano puede acceder a cualquier tratamiento o
medicamento, siempre y cuando.
1. Se encuentre contemplado en el POS
2. Sea ordenado por el médico tratante, generalmente adscrito a la entidad
promotora de salud.
3. Sea indispensable para garantizar el derecho a la salud del paciente.
4. Sea solicitado previamente a la entidad encargada de la prestación de
servicios
De esta forma la corte determino como primer criterio para la exigibilidad del
servicio, relacionado con la procedencia de los medicamentos y procedimientos no
POS, que se encuentren expresamente dentro de las normas y preceptos
anteriormente dictados.
Sin embargo desde sus inicios la corte constitucional ha ordenado procedimientos
por fuera del POS. En ellos encontramos los siguientes aspectos
jurisprudenciales.
Sentencia T- 069 del 2005 (requerir con necesidad) es el caso de una tutela
interpuesta por el padre de un niño el cual le fue diagnosticado la sensibilidad
aditiva severa periférica comprometida de todo tipo sensorial severo, le fue
ordenada la utilización permanente de audífonos. Para la cual el autor le solicito a
la entidad prestadora de salud dichos elementos. Sanitas EPS emitió respuesta
negativa indicando que no era un tratamiento contemplado en el POS, donde el
autor afirma que no contaba con los recursos necesarios para acceder a los
audífonos.
Sobre la base de aquella situación la corte ha construido criterios que garanticen
el acceso a los servicios de salud excluidos del POS, señalando lo siguiente:
A) La falta de medicamento o tratamiento excluido por la reglamentación legal
o administrativa, debe amenazar los derechos constitucionales
fundamentales a la vida o a la integridad personal del afectado.
B) Debe tratarse de un medicamento o tratamiento que no pueda ser sustituido
por uno de los contemplados en POS, o que pudiendo sustituirse el
sustituido no tenga el mismo nivel de efectividad que el excluido en el plan,
y siempre y cuando ese nivel sea necesario para proteger el mínimo vital
del paciente.
C) Que el paciente realmente no pueda sufragar al costo del medicamento o
tratamiento requerido y que no pueda acceder a el por ningún otro sistema
o plan de salud.
D) Que el medicamento o tratamiento haya sido prescrito por un médico
adscrito a la empresa promotora de salud a la cual se halle afiliado el
demandante.
Las anteriores subreglas surgieron principalmente del principio “requerir con
necesidad” aclarando que: requerir un servicio y no contar con los recursos
económicos para poder proveerse por si mismo el servicio se le denominara
“requerir con necesidad” en ella aclaro el concepto de requerir y el de necesidad.
Requerir: se concreta en que.
a) La falta de servicio médico vulnera o amenaza los derechos a la vida y a la
integridad personal de quien lo requiera.
b) El servicio no puede ser sustituido por otro que se encuentre en el plan
obligatorio de salud POS
c) El servicio médico ha sido ordenado por un medio adscrito a la entidad
encargada de garantizar la prestación del servicio a quien está solicitando.
Necesidad. Alude que el interesado no puede costear directamente el servicio, ni
está en condiciones de pagar la suma que la entidad encargada de garantizar la
prestación del mismo se encuentra autorizada a cobrar (copagos y cuotas
moderadoras), y adicionalmente no puede acceder a lo ordenado por su médico
tratante a través de otro plan distinto que lo beneficie.
Sentencia T 760 Del 2008. (Requerir con necesidad).
FUNDAMENTOS DE DERECHO.
Fundamento la acción en los artículos 1, 5, 11, 13, 48, 49 y 86 de la constitución
política, en los decretos 2591 – 1991 “"Por el cual se reglamenta la acción de
tutela consagrada en el artículo 86 de la Constitución Política". Decreto 306 – 1992
Por el cual se reglamenta el Decreto 2591 de 1991, también en los artículos 8 de la
declaración universal de los derechos humanos “Toda persona tiene derecho a un
recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra
actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o
por la ley”, y 25 de la convención americana de derechos humanos “protección
judicial”.
El artículo 48 de la constitución consagro la seguridad social como un derecho de
carácter irrenunciable que debe garantizarse a todos los habitantes del territorio
colombiano, y como servicio público obligatorio, bajo el control del estado que
debe ser prestado con sujeción a los principios de solidaridad, eficiencia y
universalidad.
Por su parte el artículo 49 de la carta, en relación con lo anterior, consagro que
toda persona tiene el derecho de acceso a la protección y recuperación de su
salud, el cual se encuentra a cargo del estado y que debe ser prestado conforme a
los principios de eficiencia, universalidad, y solidaridad

JURAMENTO.
Bajo la gravedad de juramento, manifiesto que no he instaurado otra acción de
tutela con fundamento en los mismos hechos y derechos en contra de la misma
autoridad a que se contrae la presente ante ninguna autoridad judicial

PRUEBAS
- Fotocopia de la cedula de ciudadanía
- Fotocopia de mi historia clínica
- Fotocopia de la orden medica
- Fotocopia del formato de negación de la ARL POSITIVA.
- Fotocopia del pantallazo del sisben
- Fotocopia del pantallazo del fosyga

NOTIFICACIONES

Recibiré notificaciones en la secretaría del juzgado o en mi dirección Cra. 8B No. 3


– 42 Urbanización los cerezos Pamplona.
o en el respectivo Celular: 3144038033 – 3176546133.