Vous êtes sur la page 1sur 2

El riesgo ambiental está relacionado a los daños que pueden producirse por factores del entorno,

ya sean propios de la naturaleza o provocados por el ser humano. La actividad productiva o


económica y la ubicación geográfica son cuestiones que pueden dejar a una persona o a un grupo
de individuos en una situación de riesgo ambiental.

Un sismo, la erupción de un volcán o la caída de un meteorito, por ejemplo, son fenómenos de la


naturaleza que provocan un riesgo ambiental. Dependiendo del fenómeno en cuestión, existe la
posibilidad de predecirlo y, por lo tanto, de tomar medidas para evitar los daños. Cuando el riesgo
ambiental deriva de una actividad del ser humano, se lo califica como riesgo antrópico. Los
accidentes que se producen en una central nuclear o en un pozo petrolero constituyen un ejemplo
de un hecho que provoca un riesgo ambiental de tipo antrópico.

Un fallo de los científicos que trabajan en una central nuclear puede generar una enorme explosión
y la propagación de radiación en el área que rodea las instalaciones. A partir de ese error humano,
se producen diversos efectos con consecuencias en la naturaleza. Aquellos que residen cerca de la
central nuclear en cuestión, por lo tanto, están sometidos al riesgo ambiental.

Dadas las consecuencias nefastas que pueden producirse a raíz de un riesgo, una vez que se han
conseguido ciertos resultados al ser llevado a cabo el análisis del mismo, se debe acometer
posteriormente lo que responde al nombre de evaluación del riesgo ambiental.

En concreto, la mencionada evaluación es necesario que se sustente en una serie de criterios tales
como los siguientes: la estrategia, los factores sociales, aspectos económicos y financieros, las
necesidades o expectativas, la disponibilidad de los recursos que son necesarios y que se tienen al
alcance de la mano. No obstante, además de lo expuesto, podemos determinar que en muchas
ocasiones suele confundirse lo que es riesgo ambiental con impacto ambiental. Pero son cosas
absolutamente diferentes:

 El mencionado riesgo es lo que puede suceder si no se toman medidas adecuadas y


oportunas a tiempo para evitar una consecuencia nefasta.
 El impacto ambiental, por su parte, es algo que ya está sucediendo porque no se pusieron
las medidas oportunas en el momento que era necesario.
El citado impacto puede ser de muchos tipos: primario, secundario, irreversible, residual, a corto
plazo, reversible, acumulativo, inevitable Así mismo hay que saber que sobre el mismo gira lo que
se da en llamar Evaluación del Impacto Ambiental (EIA), sobre la que merece conocer los siguientes
aspectos de interés:

-Se encarga de medir, interpretar y comunicar los impactos ambientales que se han producido en
un lugar concreto.

-Su objetivo final es que, en base a los resultados obtenidos, se puedan tomar unas decisiones de
actuación de forma lógica y racional.

-Suele versar sobre cuestiones tales como la contaminación del aire, el ruido, el riesgo, el
transporte…