Vous êtes sur la page 1sur 68

“LA LEY PENAL TRIBUTARIA.

CURSO : DERECHO TRIBUTARIO II.

DOCENTE : Dr. TORRES CASTAÑEDA, Raúl.

ALUMNOS :

ALANIA PALACIOS, Bhedy Marilda.


CALDERÓN LLANOS, Gisela Jazmín.
PAREDES HINOSTROZA, Wilber Alex.
QUISPE RIVERA, José Luis.
RICSE VILLA, William Henry.

Cerro de Pasco, noviembre del 2013.


ÍNDICE

Índice ________________________________________________________________ 4

Introducción __________________________________________________________ 8

I. Ilícitos Tributarios _________________________________________________ 9

1.1. Concepto y Tipificación _________________________________________________ 9

1.2. “Ilícitos Administrativos Tributarios” - Infracciones Tributarias ________________ 10

1.2.1. Infracción Sustancial ______________________________________________ 10

1.2.2. Infracción Formal _________________________________________________ 10

1.3. “Ilícitos Penales Tributarios” - Delitos Tributarios. ___________________________ 11

1.4. Derecho Penal Tributario _______________________________________________ 11

1.5. Diferencias entre Infracciónes Tributarias y delitos Tributarios _________________ 14

1.5.1. Análisis general __________________________________________________ 14

1.5.2. Teorías _________________________________________________________ 15

1.6. Delito Tributario______________________________________________________ 18

1.6.1. Definición _______________________________________________________ 18

1.6.2. Base Legal ______________________________________________________ 18

II. Ley Penal Tributaria D L N° 813: __________________________________ 19

2.1. Defraudación Tributaria ________________________________________________ 19

2.1.1. Modalidades: ____________________________________________________ 19

2.1.2. Defraudación Tributaria con Atenuación de Penas _______________________ 19

2.2. Defraudación Tributaria con Agravación de Penas ___________________________ 20

2.3. Relativa al Delito Contable _____________________________________________ 21

2.4. Pena Adicional de Inhabilitaciones _______________________________________ 21

2.5. Consecuencias Accesorias ______________________________________________ 22


2.6. Proceso Penal Tributario _______________________________________________ 22

2.6.1. Ejercicio de la Acción Penal ________________________________________ 22

2.6.2. Improcedencia de la Acción Penal ____________________________________ 22

2.6.3. Reparación Civil __________________________________________________ 23

2.6.4. Denuncias de Delitos Tributarios _____________________________________ 23

2.6.5. Informes de Peritos________________________________________________ 23

2.6.6. Caución para Libertad Provisional ____________________________________ 23

2.6.7. Caución cuando exista Mandato de Comparecencia y cuando se conceda Libertad


Provisional 24

2.6.8. Exclusión y Reducción de Penas en Delitos Tributarios ___________________ 24

2.6.9. Acogimiento de los Beneficios_______________________________________ 25

2.7. La Responsabilidad Penal del Contador Público en el Decreto Legislativo N° 813 __ 25

2.7.1. Antecedentes ____________________________________________________ 25

2.7.2. La Responsabilidad Penal en Forma Independiente y Dependiente___________ 27

2.7.3. Responsabilidad Penal del Contador Público Independiente ________________ 27

2.7.4. Responsabilidad Penal del Contador Público Dependiente _________________ 27

III. Los Delitos Contables ____________________________________________ 29

3.1. Introducción _________________________________________________________ 29

3.2. Anotaciones falsas en los libros y registros contables: falsedad contable __________ 30

3.2.1. Bien jurídico protegido_____________________________________________ 30

3.2.2. Análisis del tipo penal _____________________________________________ 32

3.2.3. Conducta típica___________________________________________________ 33

3.2.4. Tipo subjetivo____________________________________________________ 34

3.2.5. Consumación ____________________________________________________ 35

3.2.6. Autoría y participación _____________________________________________ 36

3.2.7. Autores _________________________________________________________ 36


3.2.8. Sanción penal ____________________________________________________ 39

IV. El Decreto Legislativo 1114 ________________________________________ 41

4.1. Introducción _________________________________________________________ 41

4.2. ¿El porqué de la modificatoria de la Ley Penal Tributaria? _____________________ 41

4.3. ¿Qué cambios se han producido a la Ley Penal Tributaria?_____________________ 43

4.3.1. Modificación del literal b) del artículo 4° del Decreto Legislativo Nº 813, Ley Penal
Tributaria 43

4.3.2. Modificación del artículo 6° del Decreto Legislativo Nº 813, Ley Penal Tributaria
44

4.3.3. Incorporación del artículo 5°-A a la Ley Penal Tributaria __________________ 44

4.3.4. Incorporación del artículo 5°-B a la Ley Penal Tributaria __________________ 45

4.3.5. Incorporación del artículo 5°-C a la Ley Penal Tributaria __________________ 46

4.3.6. 3.6. Incorporación del artículo 5°-D a la Ley Penal Tributaria ______________ 48

4.3.7. ¿Qué hace la Sunat cuando detecta estos casos? _________________________ 49

4.3.8. 3.7. Incorporación del literal D) al artículo 17º de la Ley Penal Tributaria _____ 50

4.4. Disposición complementaria derogatoria ___________________________________ 50

V. El decreto Legislativo N° 815 ______________________________________ 51

5.1. Lo que determina el Decreto legislativo 815 ________________________________ 52

5.2. Marco Normativo _____________________________________________________ 53

5.2.1. Descripción del procedimiento de denuncias y recompensas _______________ 54

5.2.2. Lugar en donde se presenta la denuncia ________________________________ 56

5.2.3. Requisitos de la denuncia ___________________________________________ 56

5.2.4. Criterios para la evaluación de la denuncia _____________________________ 58

5.2.5. Causales de rechazo de la denuncia ___________________________________ 59

5.2.6. Deber de colaboración del denunciante ________________________________ 61

5.2.7. Requisitos para la entrega de la recompensa ____________________________ 61


5.2.8. Determinación del monto de la recompensa ____________________________ 62

5.2.9. Personas exceptuadas de percibir la recompensa _________________________ 64

5.2.10. Oportunidad de pago de la recompensa ______________________________ 65

Conclusiones _________________________________________________________ 66

Bibliografía __________________________________________________________ 68
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo monográfico, tiene por objeto dar a conocer las implicaciones referidas

al tratamiento jurídico de los Ilícitos Tributarios, y más aún, los Ilícitos Tributarios de acción

penal. Siendo tal que inicialmente este tipo de delitos estaban tipificados dentro del Código

penal vigente, pero luego, a causa de la propia realidad social y jurídica nacional fueron

derogados por la Ley N° 813 o Ley Penal tributaria.

Entonces como primer tema abordaremos la temática respecto a los ilícitos tributarios:

Infracciones y Delitos Tributarios. Luego, haremos un análisis a la referida Ley N° 813, asi

como también su implicancia en el ámbito contable.

Seguidamente hablaremos de algunos decretos legislativos que han modificado e incluso

derogado ciertos artículos de la Ley N° 813, como es el caso de la Ley 815, la cual trata la

temática de Exclusiones, reducciones de penas por delitos tributarios y además las

recompensas a quienes colaboran con la acción penal en materia tributaria.

Finalmente tenemos el Decreto Legislativo N° 1114, el cual modifica, añade y deroga

algunos artículos con relación a la Ley N° 813. Como es el caso de lo referido a los delitos

contables, modalidades agravantes, etc.

Esperamos que nuestra investigación colme las expectativas que la catedra demanda,

teniendo en cuenta las limitaciones, tanto de tiempo como de logística.


I. ILÍCITOS TRIBUTARIOS

1.1. CONCEPTO Y TIPIFICACIÓN

Un acto “Ilícito” es aquel que contraviene el Derecho en su conjunto, lo ilícito es

considerado generalmente sinónimo de “ilegal”, sin embargo, lo “ilegal” es contrario a “la

ley”, mientras que lo “Ilícito” lo asumimos con una etimología similar, lo que asumimos con

un significado de antijurídico haciendo referencia al Derecho en su conjunto, lo que abarca

no sólo sus leyes, sino también sus principios fundamentales y normatividad en general.

Tanto las infracciones tributario-administrativas como los delitos tributarios constituyen

violación a las normas jurídicas (leyes y otras normas) que establecen las obligaciones

tributarias sustanciales y formales. En efecto, los ilícitos tributarios son manifestaciones del

derecho que tiene el Estado de sancionar a aquellos sujetos que infringen las normas

tributarias.

En lo que respecta a la naturaleza jurídica del ilícito tributario 7, cabe mencionar que el

mismo podrá ser tipificado como infracción o delito tributario, ya que no existe distinción

alguna desde el punto de vista cualitativo entre infracción administrativa y delito fiscal; sino

que la diferenciación entre uno y otra va a determinarse por el nivel de protección que el

legislador desee otorgarle al interés jurídico tutelado 8 . Por otro lado, algunos autores 9

afirman que, en esta materia, los más graves comportamientos deben tipificarse siempre

como delitos tributarios, dado que la infracción fiscal al lesionar los bienes que pueden

reputarse fundamentales para la convivencia humana y la paz social, no resulta exagerado

postular una protección de índole penal para los mismo 10.


En la terminología jurídica, “infracción” es un concepto genérico que agrupa o incluye a

toda trasgresión, quebrantamiento, incumplimiento de una ley, pacto o tratado; mientras que

el término “delito” es una especificidad dentro de ella que afecta - en su gravedad - bienes

jurídicos personales, sociales y estatales.

La expresión “Ilícito Tributario” es un término genérico que comprende la violación de la

norma tributaria, tanto en el plano administrativo como en el ámbito penal:

1.2. “ILÍCITOS ADMINISTRATIVOS TRIBUTARIOS” - INFRACCIONES

TRIBUTARIAS

- Proveniente del incumplimiento de obligaciones tributarias (tipificadas principalmente

en el Código Tributario)

- No precisa del elemento subjetivo (dolo), vale decir no se toma en cuenta la intención

del sujeto sino el mero hecho, la realización de la conducta prevista en la norma o el

incumplimiento de alguna obligación de carácter formal establecida.

1.2.1. Infracción Sustancial

i. Consiste en el no pago de los tributos dentro de los términos legales, lo que no se

sanciona por constituir sólo una DEUDA.

ii. Es de carácter objetiva

iii. En el Perú comporta responsabilidad solamente ECONÓMICA por los intereses

que genera el no pago de la DEUDA.

1.2.2. Infracción Formal

Referida al incumplimiento de las obligaciones formales:


1. De hacer, no hacer y/o consentir.

2. Impuestas al contribuyente, responsable o terceros.

3. Tendientes a la determinación de la obligación tributaria o a la verificación y

fiscalización del cumplimiento de ésta.

En el Perú la infracción y sanción tributaria se aplican según los principios regulados

en:

- El Código Tributario – Libro IV (Decreto Supremo N° 135-99-EF Publicado el 18 de

agosto de 1999 y demás normas modificatorias).

- La Ley Procedimiento Administrativo General (Ley Nº 27444).

1.3. “ILÍCITOS PENALES TRIBUTARIOS” - DELITOS TRIBUTARIOS.

- Se encuentran tipificados en el Código Penal (Artículos Nºs 241 y 242), o leyes

especiales como la Ley Penal Tributaria – Decreto Legislativo Nº 813 y la Ley de Delitos

Aduaneros (Ley N° 28008).

- Requiere de la presencia del dolo, vale decir que necesariamente debe existir la intención

de realizar la conducta prevista previamente en la norma como un delito.

1.4. DERECHO PENAL TRIBUTARIO

El Derecho Penal Tributario comprende el conjunto de normas jurídicas referentes a la

tipificación de los ilícitos tributarios y a la regulación de sus sanciones. El mismo, constituye

un derecho penal particular, con ciertas características que lo distinguen del derecho penal

común, conforme detallaremos a continuación.


En efecto, el Derecho Penal Tributario estudia el conjunto de normas que describen los

ilícitos fiscales y sus correspondientes sanciones. Las normas que integran su objeto de

estudio tienden a la protección de bienes jurídicos. Al respecto, es preciso referir que la

expresión “bienes jurídicamente protegidos” comprende todo objeto que interesa a la

sociedad, no sólo las cosas y los derechos, sino todos los bienes intangibles que reconoce al

ser humano, agregando a ello el hecho de que se trata de intereses jurídicos relevantes para

la sociedad.

Sobre este punto corresponde señalar que el Derecho Penal Tributario se considera

adscrito al Derecho Tributario y no al Derecho Penal en virtud de que nace con el Derecho

Tributario mismo por razones de evolución histórica y la necesidad coercitiva de obtener los

recursos necesarios para sufragar los gastos públicos por parte del Estado, sin embargo

adopta principios fundamentales del Derecho penal común.


1.5. DIFERENCIAS ENTRE INFRACCIÓNES TRIBUTARIAS Y DELITOS

TRIBUTARIOS

1.5.1. Análisis general

El Estado posee varias facultades en materia tributaria. Las mismas normalmente y para

efectos didácticas son clasificadas en cuatro.

En efecto, podemos referir a la Facultad de Recaudación, la de Determinación, la de

Fiscalización y a la Facultad Sancionadora. Sobre esta última puede señalarse que refiere la

facultad que tiene el Estado para imponer sanciones a quienes infrinjan el ordenamiento

jurídico, entendiéndose que sin ella no podría cumplir sus fines.

Así, considerando que la Administración Tributaria es una organización estatal con

determinadas metas y objetivos, viene a ser la ley quien le confiere las facultades referidas

en el párrafo precedente, convirtiéndose éstas en reales mecanismos para lograr los objetivos

trazados en materia fiscal.

Aquellas decisiones y/o actuaciones de la Administración Tributaria que no son reguladas

por la ley son conocidas como facultades discrecionales.

Los delitos tributarios son acciones comitivas realizadas con dolo, que por su gravedad y

por las consecuencias que acarrean o por los peligros que determinan en el ordenamiento

jurídico y en el orden social son considerados como tales por la ley tributaria (Ley Penal

Tributaria en nuestro país).

En efecto, las infracciones tributarias derivan de hechos comisitos u omisivos contrarios

a los intereses tributarios del Estado y que causan lesiones de menor gravedad a dichos
intereses y, aun siendo dolosos en algunos casos son excluidos por la ley penal de la categoría

de los delitos, y comprendidos en la de las contravenciones (lo que para nuestra legislación

se entiende como infracciones).

Por otro lado, asumiendo la corriente adoptada por nuestra legislación, los delitos

tributarios refieren acciones u omisiones que en todos los casos incluyen al referido elemento

subjetivo del tipo (dolo), como elemento primordial, ello a efecto de determinar el

procedimiento (omisivo o comisito) a cargo del sujeto activo a fin de “dejar de pagar en todo

o en parte los tributos que por ley le corresponden”

Frente a un caso concreto, ante un determinado administrado, la Administración realiza

un análisis o juicio de oportunidad acerca de las ventajas y desventajas de las diferentes

opciones o modos de proceder, y luego de ello la Administración toma una decisión y actúa.

1.5.2. Teorías

a. Teoría de la distinción cuantitativa o de grado

Se señala en esta teoría que entre infracción tributaria administrativa e

infracción tributaria penal sólo existen diferencias de grado y no diferencias

esenciales. Al respecto se refiere que la infracción tributaria administrativa

reproduce en pequeño todas las cualidades o características que se

atribuyen a los delitos, salvo el contenido de la pena.

b. Teoría de la distinción ontológica.31


Sostiene que no es un acto contrario a la ley, sino un acto contrario al orden

administrativo, no es la lesión de un interés jurídicamente protegido, sino más bien

de un interés declarado por la Administración.

Se señala que en el delito, el hecho (y la criminalidad del mismo) se sustenta en el

ataque a la seguridad de los derechos de los individuos o de la sociedad, y

subjetivamente en la voluntariedad de ese ataque. En efecto, hablamos de situación

dolosa si se trata de la especie más grave de delincuencia y en su producción culposa

en la especie más leve. La punibilidad de las infracciones se sustenta legalmente de

manera exclusiva en el punto de vista objetivo de la oposición entre la acción a la

regularización estatal de la actividad administrativa del más distinto orden.

i. Por el Aspecto Subjetivo

En el delito tributario es imprescindible la existencia del elemento “dolo (engaño, astucia,

ardid u otra forma fraudulenta según establece la ley como se ha referido anteriormente);

mientras que en la infracción tributaria la apreciación de este elemento es irrelevante para su

configuración, la misma que es “objetiva”, es decir se determina por el solo hecho de

coincidir la conducta y/o resultado con lo previsto anteriormente en la norma.

ii. Por su investigación

El delito tributario debe ser materia de un proceso penal ante la respectiva autoridad

judicial, mientras que las infracciones tributarias se agotan en la vía administrativa (no refiere

autoridad judicial para su aplicación).

iii. Por la naturaleza de su resolución


Los delitos tributarios - al ser sometidos a un proceso penal - van a concluir en una

Sentencia Judicial que puede ser de dos sentidos: absolutoria o condenatoria.

Por otro lado la infracción tributaria concluirá con una Resolución Administrativa la

misma que no tiene carácter de “cosa juzgada” sino de “cosa resuelta” o “cosa decidida”, por

lo que puede ser revisado por el Poder Judicial vía demanda contencioso-administrativa

iv. Por la sanción aplicable

En los delitos tributarios la sanción a aplicarse es la pena privativa de libertad como pena

principal y en algunos casos la multa y comiso como penas accesorias.

En cambio, en las infracciones tributarias no existe la pena privativa de libertad, ya que

sólo opera como sanción la multa, el comiso, el cierre temporal o definitivo de

establecimientos y el internamiento de vehículos en los casos así previstos conforme lo

establece el art. 180º del Código Tributario vigente.

v. Por la naturaleza del sujeto activo

En los delitos tributarios, como en todos los delitos, sólo podrá ser sujeto activo la persona

natural, más no una persona jurídica.

Por el contrario en las infracciones tributarias, el sujeto activo es el contribuyente

propiamente dicho, el mismo que puede ser persona natural o jurídica (es sobre quien recaen

las obligaciones tributarias).

vi. Por la determinación de la responsabilidad


En el delito tributario es necesario que se logre probar la intención (dolo – elemento

subjetivo del tipo) de infringir la ley tributaria con el fin de no pagar definitivamente el

tributo, valiéndose de ardid o fraude (engaño).

En el caso de la infracción, la misma se determina objetivamente, es decir basta el simple

quebrantamiento de la ley tributaria o mejor dicho la realización de la conducta prevista para

determinar la responsabilidad.

1.6. DELITO TRIBUTARIO

1.6.1. Definición

Se entiende por delito tributario, a toda acción u omisión en virtud de la cual se viola

premeditadamente una norma tributaria, es decir, se actúa con dolo valiéndose de

artificios, engaños, ardid u otras formas fraudulentas para obtener un beneficio personal

o para terceros.

1.6.2. Base Legal

Mediante Decreto Legislativo Nº 813, vigente a partir del 321 de abril de 1996, se

deroga los artículos 268º y 269º de la Ley Penal, aprobado por el Decreto Legislativo

Nº 635, referidos al delito de defraudación tributaria, con la finalidad de que una Ley

Especial sobre Delito Tributario en su modalidad de Defraudación Tributaria, se

contemplan atenuantes no considerados anteriormente.


II. LEY PENAL TRIBUTARIA D L N° 813:

2.1. DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA

El que en provecho propio o de un tercero, valiéndose de cualquier artificio, engaño,

astucia, ardid u otra forma fraudulenta, deja de pagar todo o en parte los tributos que

establecen las leyes. (Artículo 1°)

2.1.1. Modalidades:

a) Ocultar, total o parcialmente, bienes, ingresos, rentas o consignar pasivos total o

parcialmente falsos para anular o reducir el tributo a pagar. (Artículo 2°)

b) No entregar al acreedor tributario el monto de las retenciones o percepciones de

tributos que se hubieren efectuado, dentro del plazo que para hacerlo fijen las leyes y

reglamentos pertinentes. (Artículo 2°)

Pena Impuesta:

De 05 a 08 años de pena privativa de la libertad y con 365 a 730 días multa.

Comentario:

Artículo 1° Tipo base del delito (defraudación tributaria).

Artículo 2° Modalidad del tipo base (conducta considerada como delito).

2.1.2. Defraudación Tributaria con Atenuación de Penas

El que mediante la realización de conductas descritas en las modalidades anteriores 1

y 2 deja de pagar tributos a su cargo durante un ejercicio gravable, tratándose de

liquidación anual, o durante un período de doce meses, tratándose de tributos de


liquidación mensual, por un monto que no exceda de cinco UIT vigentes al inicio del

ejercicio o del último mes del periodo. (Artículo 3°)

Pena Impuesta:

De 02 a 05 años de pena privativa de la libertad y con 180 a 365 días multa.

Comentario:

Tipo atenuado del delito

2.2. DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA CON AGRAVACIÓN DE PENAS

a) Se obtenga exoneraciones o Inafectaciones, reintegros, saldos a favor, crédito fiscal,

compensaciones, devoluciones, beneficios o incentivos tributarios simulando la existencia de

hechos que permitan gozar de los mismos. (Artículo 4°)

b) Se simule o provoque estados de insolvencia patrimonial que imposibiliten el cobro de

tributos una vez iniciado el procedimiento de verificación y/o fiscalización. (Artículo 4°)

Pena Impuesta:

De 08 a 12 años de pena privativa de la libertad y con 730 a 1460 días multa.

Comentario:

Artículo 4° inciso (a) Tipo autónomo agravado (por dirigirse a la indebido obtención de

beneficios fiscales y no está referida directamente a dejar de pagar tributos).

Artículo 4° inciso (b) Tipo autónomo agravado (por tratarse de un fraude en la etapa de

recaudación del tributo y no en la etapa de liquidación del mismo).


2.3. RELATIVA AL DELITO CONTABLE

El que estando obligado por las normas tributarias a llevar libros y registros contables.

a) Incumpla totalmente dicha obligación. (Artículo 5°)

b) No hubiera anotado actos. Operaciones, ingresos en los libros y registros contables.

(Artículo 5°)

c) Registre anotaciones de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos falsos en los

libros y registros contables. (Artículo 5°)

d) Destruya u oculte total o parcialmente los libros y/o registros contables o los

documentos relacionados con la tributación. (Artículo 5°)

Pena impuesta:

De 02 a 05 años de pena privativa de la libertad y con 180 a 365 días multa.

Comentario:

Tipo autónomo referido a las obligaciones contable (delito contable) con la finalidad de

sancionar penalmente graves irregularidades contables, la misma que no necesariamente

suponen que se dejen de pagar tributos pudiendo determinarse por el juez una libertad

provisional si está por debajo de 04 años de sentencia.

2.4. PENA ADICIONAL DE INHABILITACIONES

En los delitos de defraudación tributaria, la pena deberá incluir, inhabilitación no menor

de 06 meses ni mayor de 07 años para ejercer por cuenta propia o por intermedio de un

tercero, profesión, comercio, arte o industria. (Artículo 6°)


2.5. CONSECUENCIAS ACCESORIAS

Si el delito se ha incurrido a través de una empresa con conocimiento de sus titulares,

aquella puede ser motivo a criterio del juez según la gravedad de los hechos, a las sanciones

siguientes:

a) Cierre temporal o clausura definitiva,

b) Cancelación de licencias y

c) Disolución de la persona jurídica. (Artículo 17°)

2.6. PROCESO PENAL TRIBUTARIO

2.6.1. Ejercicio de la Acción Penal

Le corresponde al Ministerio Público si la entidad agraviada lo requiere. El Órgano

Administrador del Tributo deberá efectuar la investigación administrativa, cuando

presuma la comisión del delito. (Ref. Código Tributario Artículo 189°)

2.6.2. Improcedencia de la Acción Penal

No procede la acción penal por parte del Ministerio Público, ni la denuncia penal por

la Entidad Agraviada si el deudor cancela la totalidad de la deuda, o en su caso devuelva

el reintegro, saldo a favor o cualquier otro beneficio tributario obtenido indebidamente,

antes que se inicie la correspondiente investigación fiscal o recibido cualquier

requerimiento en relación al tributo y al periodo en que se efectuaron los ilícitos

señalados. (Ref. Código Tributario, Artículo 189°)


2.6.3. Reparación Civil

No procede en el fuero penal, si la administración cobra la deuda tributaria en el

procedimiento administrativo. Ello implica que deje de aplicarse la pena ni la

inhabilitación cuando corresponda. (Ref. Código Tributario, Artículo 191°)

2.6.4. Denuncias de Delitos Tributarios

La comisión de actos que hagan presumir la existencia de estos delitos pueden ser

denunciados por cualquier persona a la administración tributaria que tienen la facultad

discrecional de formular denuncia penal sin el requisito previo de la fiscalización o

verificación terminada. Es decir, que tanto el procedimiento administrativo como el

penal pueden ir paralelos. (Ref. Código Tributario, Artículo 192 y 193°)

2.6.5. Informes de Peritos

Los informes técnicos o contables emitidos por la Administración Tributaria en la

investigación administrativa tendrán para todo efecto legal, el valor de informe de

pericia de parte en el proceso penal. (Ref. Código Tributario, Artículo 194°)

2.6.6. Caución para Libertad Provisional

Si fijara solamente cuando se trate de procesados con solvencia económica y consistirá

en una suma de dinero que se fijará en la resolución. En su reemplazo puede constituir

una garantía patrimonial suficiente a nombre del juzgado o de sala por dicho monto. A

falta de solvencia económica, el procesado ofrecerá fianza personal escrita de una

persona natural o jurídica. (Ref. Código Penal, Artículo 182° y 183°).


2.6.7. Caución cuando exista Mandato de Comparecencia y cuando se conceda

Libertad Provisional

Simultáneamente el juez impondrá al autor la prestación de una caución de acuerdo a

lo siguiente:

a) En los delitos comprendidos en los Artículos 1°, 3° y 5° del D.L. 813, se aplican las

normas generales que rigen la caución.

b) Los comprendidos en el Artículo 2° del D.L. 813, la caución no será menor al 30%

de la deuda actualizada, sin considerar la multas, de acuerdo a la estimación que de ella

realiza el ente administrador del tributo.

c) En el caso previsto en el inciso (a) del Artículo 4° del D.L. 813, la caución será no

menor al monto dejado efectivamente de pagar, reintegrado o devuelto, de acuerdo a

estimación que este realice al ente administrador del tributo.

d) En los delitos previstos en el inciso (b) del Artículo 4° del D.L. 813, la caución será

no menor al 50% del monto de la deuda tributaria actualizada, considerar los importes

por multas, de acuerdo al estimación que de ella realice el ente respectivo. Si el

imputado pagase la deuda tributaria, el juez o la sala penal, según corresponda, fijará

el monto de la caución según responsabilidad y gravedad del delito, así como las

circunstancias, tiempo, lugar, modo y ocasión.

2.6.8. Exclusión y Reducción de Penas en Delitos Tributarios

Estos beneficios están normados por el D.L. 815 y por su modificación de la ley 27038.

A los autores del delito solo se les concederá la reducción de la pena y a los partícipes

la exclusión de la pena, salvo que el órgano jurisdiccional considerase que no procede


en ese caso podrá concederse la reducción. Por último, si el contribuyente incurriese

en nuevo delito tributario dentro de los 10 años de haber sido otorgado, se le revocara

el aludido beneficio.

2.6.9. Acogimiento de los Beneficios

La ley indica que aquel que solicita acogerse a los beneficios, se le denominará

solicitante, y una vez que le sea otorgado se le denominará beneficiado.

Así también la Ley establece dos sujetos materia de beneficios en función a la forma

de intervención en el acto delictivo:

El autor del delito tributario, quien solo podrá acogerse al beneficio de la reducción de

pena, previo pago de la deuda tributaria.

Los partícipes del delito tributario, quienes podrán acogerse tanto a la reducción de

pena como al beneficio de exclusión de pena.

El Contador Público en el peor de los casos llegaría a ser partícipe del hecho delictivo,

porque dio la idea o por que sugirió el hecho salvo que le prueben lo contrario.

2.7. LA RESPONSABILIDAD PENAL DEL CONTADOR PÚBLICO EN EL

DECRETO LEGISLATIVO N° 813

2.7.1. Antecedentes

Con fecha 11 de setiembre de 1959 se dio la Ley Nº 136252, denominada "Ley de

Profesionalización, así como su respectivo Reglamento.

En la Constitución Política del Estado y en el Código Tributario antes del año de 1993,

el Dr. Domingo García Rada en su libro Delito Tributario, nos da a conocer que dentro
del Derecho Penal ya existían Las acciones correspondientes al Delito Tributario y

establece la diferenciación con el Delito Financiero y con el Delito Administrativo, así

como la responsabilidad del Contador Público frente a todos éstos hechos.

En la exposición de motivos del Decreto Legislativo Nº 813, nos da a conocer la

necesidad de una norma especial a base del Derecho Penal en el que también el artículo

5to. Involucra al Contador Público.

Tradicionalmente se ha definido a la infracción tributaria como el incumplimiento por

parte de un contribuyente de las obligaciones legales, reglamentarias, o administrativas,

relativas a los tributos establecidos en el sistema impositivo y que acarrea sanciones

para quien resulte responsable del incumplimiento.

Al considerarse un concepto genérico de infracción tributaria, como el indicado en el

párrafo anterior el delito tributario queda comprendido dentro de él en la categoría de

infracciones mixtas con la particularidad distinta de que se requiere del elemento dolo

o malicia además de su juzgamiento estará a cargo de los tribunales ordinarios en

contraposición a las simples contravenciones o infracciones propiamente tales, cuya

sanción mayormente pecuniaria y su aplicación corresponden a la propia

administración, siendo su verificación a través de la responsabilidad objetiva o que en

todo caso, no requiere del elemento dolo para su configuración.

La jurisprudencia sobre el delito contable establecido en el D.L. N° 813 actualmente

es escasa, y en las pocas existentes se han determinado 2 aspectos:


Tanto los contadores como contribuyentes están procesados por Defraudación

Tributaria, siendo pocos los casos que se refiere la figura autónoma denominada delito

contable.

Que el delito contable es poco conocido, por lo que los últimos casos judiciales aun

están siendo materia de proceso judicial, no existiendo a la fecha sentencias a las que

se puede acceder.

2.7.2. La Responsabilidad Penal en Forma Independiente y Dependiente

Debido a que el ejercicio de la profesión se realiza de manera independiente y mediante

un vínculo laboral debemos indicar lo siguiente:

2.7.3. Responsabilidad Penal del Contador Público Independiente

El Contador Público independiente cuando es contratado para realizar su actividad,

dado que es un empleado independiente, cabe la posibilidad de que no conozca los

actos de quienes le brinden los datos pertinentes para realizar su labor contable.

Indudablemente dad su independencia, en la realización de su función, el contador

puede estar eximido de responsabilidad penal, debiendo probar la inexistencia del

“dolo” y la falta de vínculo laboral con los autores o coinculpados.

2.7.4. Responsabilidad Penal del Contador Público Dependiente

Es decir con vínculo laboral, en caso de que advierta irregularidades o informalidad de

parte de los administradores o propietarios de su centro de trabajo, debe de abstenerse

a firmar el balance o cualquier información financiera o contable. Definitivamente esta

acción le trae conflictos laborales con su empleador, pudiéndosele imponer una sanción
administrativa estipulada en el D.S. N° 003-97-TR Ley Promoción y Competitividad

Laboral, pudiéndosele llegar hasta el despido.

Aunque no debería tipificarse como una falta grave la negativa justificada de firmar el

balance, ante el hecho de existir un despido arbitrario, muchos de los profesionales no

tienen los medios económicos para emplazar a su empleador, y la ley estipula en

muchos casos solamente la indemnización por despido arbitrario y no la reposición.

En conclusión la responsabilidad del contador público ante las leyes penales del país,

solo puede imputarse el delito contable a un profesional Contador Público cuando el

acto que comete es doloso realizándolo en forma consciente. Considerándose como

cómplice o coinculpada mas no responsable directo.

En la legislación comparada internacional, no se considera al Contador Público como

autor del delito contable.


III. LOS DELITOS CONTABLES

3.1. INTRODUCCIÓN

El artículo 5 de la Ley Penal Tributaria -Decreto Legislativo Nº 813 del 20 de abril de

1996 (en adelante, la Ley), tipifica cuatro modalidades de delitos contable-tributarios, o

mejor, contables, del siguiente modo:

“Será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de 2 (dos) ni mayor de 5 (cinco)

años y con 180 (ciento ochenta) a 365 (trescientos sesenta y cinco) días-multa, el que estando

obligado por las normas tributarias a llevar libros y registros contables:

a) Incumpla totalmente dicha obligación.

b) No hubiera anotado actos, operaciones, ingresos en los libros y registros contables.

c) Realice anotaciones de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos falsos en los

libros y registros contables. (El resaltado es nuestro).

d) Destruya u oculte total o parcialmente los libros y/o registros contables o los

documentos relacionados con la tributación”.

Como se ve, el precepto fundamenta el disvalor jurídico-penal en la existencia de graves

irregularidades de carácter contable ligadas a la tributación, las que podrían no originar un

tributo impago, pero que generalmente sí sustentan las declaraciones y la determinación de

las obligaciones tributarias, entendemos, con una clara intención de rebajarlas por medios

prohibidos. En todo caso, tales actos importan de hecho una lesión al bien jurídico (el proceso

estatal de ingresos y egresos). A continuación nos detendremos en la modalidad de falsedad

contable contenida en el literal c).


3.2. ANOTACIONES FALSAS EN LOS LIBROS Y REGISTROS CONTABLES:

FALSEDAD CONTABLE

3.2.1. Bien jurídico protegido

La doctrina nacional mayoritaria considera que el bien jurídico protegido en los delitos

contables del artículo 5 de la Ley es: “La funcionalidad del sistema estatal de

recaudación de ingresos y de realización del gasto público”, o brevemente, “el proceso

de ingresos y egresos del Estado”.

Es evidente que el interés recaudatorio estatal y su capacidad de recaudar se ven

afectados con la infracción, por parte de los obligados, de deberes contables como el

de poseer una contabilidad veraz que permita conocer su auténtica situación


económica, mediante la omisión de llevar o el defectuoso o falaz reporte de la

documentación contable. Ello, sin duda, dificultaría o impediría la actividad de la

administración tributaria referida a la comprobación de los registros contables

sustentatorios.

Sin embargo, conductas como estas, para constituir un ilícito de carácter penal, deben

afectar de modo relevante el bien jurídico protegido, esto es, superar el umbral que

marca la mera infracción administrativo-tributaria (vide artículo 175 del Código

Tributario), lo cual puede tomar en cuenta criterios como la modalidad de ataque al

bien jurídico o la cuantía que reflejen los datos falseados, y principalmente el interés

fiscal del ente recaudador.

Ello, por imperio del principio de lesividad de bienes jurídico-penales, previsto en el

artículo IV del Título Preliminar del Código Penal (CP) según el cual no toda infracción

formal o mera desobediencia de la norma puede dar lugar a un delito, sino que siempre

es necesario verificar, por lo menos, la puesta en peligro del bien jurídico protegido,

cuando no su lesión.

En armonía con lo señalado, la exposición de motivos de la Ley Penal Tributaria señala

que el delito de defraudación tributaria “afecta de manera significativa a la sociedad,

por cuanto perjudica el proceso de ingresos y egresos a cargo del Estado,

imposibilitando que este pueda cumplir con su rol principal de brindar los servicios

básicos a los miembros de la sociedad y generando además planes de desarrollo

global”.
3.2.2. Análisis del tipo penal

Sujetos del delito

a) Sujeto activo

Sujeto activo del delito de falsedades contables, esto es, quien puede realizar

típicamente la conducta prohibida, es aquella persona con la calidad de contribuyente

(el obligado a tributar) que tiene la obligación de llevar libros y registros contables.

Dicha obligación debe derivar de las normas tributarias, v.gr. inciso 4 del artículo 87

del Código Tributario (libros de contabilidad u otros libros y registros exigidos por las

leyes, reglamentos o por resolución de Superintendencia de la SUNAT).

Por lo tanto, una persona no obligada por ley a poseer determinados libros o registros

contables obrará atípicamente si omite llevarlos o lo hace irregularmente.

Se trata, en suma, de un delito especial(4), en la medida que solo puede ser cometido

en autoría por sujetos con determinada calificación y deberes específicos, respecto a la

Administración Tributaria.

En ese sentido, veremos más adelante como existen para este delito un sujeto

denominado autor y otro partícipe, con responsabilidades compartidas en cada caso.

b) Sujeto pasivo

Sujeto pasivo, titular del bien jurídico protegido, es el Estado, representado por la

Administración Tributaria, “en cuanto que a ella corresponde ejercer labores de

verificación y fiscalización de las obligaciones que pesan sobre los deudores

tributarios”(5).
3.2.3. Conducta típica

La conducta típica objeto de análisis es la prevista en el literal c) del artículo 5 de la

Ley: Realizar anotaciones de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos falsos en

los libros y registros contables.

En este supuesto, el sujeto activo no incumple totalmente la obligación de llevar libros

o registros contables, sino que falsea la información contenida en ellos.

Sobre ella cabe señalar que se tratará por lo general de una conducta comisiva, pues el

supuesto exige realizar positivamente la acción penalmente prohibida (y no la omisión

de una ordenada). A decir de Reyna Alfaro, se trata de una modalidad de falsedad, por

lo que es posible la existencia de problemas concursales.

En efecto, el delito de realizar anotaciones falsas en libros y registros contables tiene

una estructura típica semejante al delito de falsificación de documentos, en este caso

privados, previsto en el primer párrafo del artículo 427 del CP.

Ello no significa que siempre que alguien realice el delito contable bajo análisis, comete

también el referido delito de falsedad documental. Pues típicamente este requiere

elementos que aquel no. Así, el artículo 427 del CP exige como elementos del tipo:

hacer un documento falso o adulterar un documento privado verdadero que pueda dar

origen a derecho u obligación o servir para probar un hecho, con el propósito de

utilizarlo, siempre que de su uso pueda resultar algún perjuicio; requisitos que, como

se ve, no coinciden exactamente con los exigidos en el delito contable en estudio.

Más bien significa que el contenido típico del literal c) del artículo 5 de la Ley está

comprendido en el del artículo 427 del CP, originándose un concurso aparente de leyes
a resolverse –conforme al principio de especialidad– a favor del delito contable; ilícito

este que –a mayores referencias– prevé la pena más grave (no menor de dos ni mayor

de cinco años) en comparación con aquel (no menor de dos ni mayor de cuatro años).

Se trata, en definitiva, de la tipificación penal independiente de una forma de

falsificación de documentos privados, que aun no existiendo, resultaría punible

conforme al primer párrafo del artículo 427 del CP.

Su tipificación por separado –en la ley penal tributaria– obedecería a la especial

relevancia que tienen los libros y registros contables en el ámbito tributario, pues es

evidente que el precepto no repara en la falsificación de cualquier clase de documento

privado, sino precisamente de aquellos que, al sustentar la situación económica,

patrimonial y financiera de una persona, son los medios más idóneos para acreditar y

calcular las obligaciones tributarias y su cumplimiento.

Cae dentro de la tipicidad de la conducta, el colocar en la documentación contable datos

falsos, inexactos o incompletos sobre la situación económica, patrimonial y financiera

de la persona, ocultando los reales; hacer que el documento contable refleje más bienes

y menos deudas, más activo y menos pasivo o viceversa; efectuar anotaciones

indebidas de beneficios o pérdidas.

En suma, manipular la documentación, suprimir o sustituir falsamente unos datos por

otros, o realizar artificios contables que reflejen informaciones inveraces relevantes.

3.2.4. Tipo subjetivo

El delito de falsedad contable en estudio –así como todas las demás modalidades del

artículo 5 de la ley y en general, todos los ilícitos previstos en la Ley– solo puede ser
cometido de manera dolosa. El autor, al realizar la conducta, debe ser consciente de

que está efectuando anotaciones falsas en los libros y registros contables, ya sea

respecto de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos.

Por contra, si el agente obra culposa o imprudentemente (infringiendo un deber de

cuidado), v.gr. por negligencia, equivocación, error o descuido, la conducta será

atípica, y por tanto, no podrá ser sancionada penalmente.

3.2.5. Consumación

Para consumar el delito basta realizar la conducta típica. En tal medida, se trata de un

delito de mera actividad y no de resultado, pues el tipo penal no exige para la perfección

del delito, que a la conducta realizada siga un efecto distinto, separable de ella. No se
requiere pues un efectivo perjuicio o concreta lesión del bien jurídico (el proceso estatal

de ingresos y egresos), sino solo su puesta en peligro.

El legislador, en la falsedad contable, se ha decidido por adelantar las barreras de

protección jurídico-penal a los estados previos a la lesión del bien jurídico protegido.

Estructuralmente, se trata pues de la criminalización de una conducta considerada

peligrosa por el legislador, que desde el punto de vista del bien jurídico, lesionado con

la defraudación tributaria, equivale a un acto preparatorio.

3.2.6. Autoría y participación

Como se ha anotado, solo pueden realizar el delito en calidad de autores aquellos

individuos que están obligados por la ley tributaria a llevar libros y registros contables.

Así, por ejemplo:

• Si es una persona natural la que tiene la condición de obligada por las normas

tributarias, será autora del delito si realiza personalmente anotaciones de cuentas,

asientos, cantidades, nombres y datos falsos en los libros y registros contables.

• Si es una persona jurídica la que tiene la condición de obligada, serán personalmente

responsables del delito

3.2.7. Autores

Aquellos individuos que están obligados por la ley tributaria a llevar libros y registros

contables.

Por ejemplo:
P. Natural que tiene condición de obligada será autora del delito si realiza anotaciones

de cuentas, asientos, etc.

P. Jurídica que tiene condición de obligada serán autores del delito los representantes

legales de la empresa contable, los representantes legales de la persona jurídica. Esto

es, según el artículo 27 del CP, quien actúe como su órgano de representación

autorizado o como socio representante autorizado y realice el tipo legal (efectúe

anotaciones de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos falsos en los libros y

registros contables).

Los contadores (profesionales encargados de la asesoría o del registro de las

operaciones contables) en sí mismos, por ejemplo, los que laboran para una empresa,

al no tener ellos –sino esta– la calidad de obligados según la ley tributaria, no pueden

ser autores del delito de falsedad contable en estudio, aun cuando sean los que

directamente efectúen las anotaciones de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos

falsos en los libros y registros contables.

Su responsabilidad penal, en todo caso, según la jurisprudencia constante, solo podrá

ser a título de partícipes (inductores o partícipes) del delito. La tipología es diversa,

pero destacan los siguientes supuestos de autoría del representante legal de la empresa

y participación delictiva de un contador:

• El obligado (v.gr. el representante legal de una empresa) realiza conjuntamente con

un tercero no obligado por la ley tributaria (v.gr. el contador de la empresa) anotaciones

falsas en los libros y registros contables.


• El obligado (v.gr. el representante legal de una empresa), determina, instiga, persuade,

convence o exhorta a un tercero no obligado por la ley tributaria (v.gr. el contador de

la empresa) a realizar anotaciones falsas en los libros y registros contables.

• El obligado (v.gr. el representante legal de una empresa) realiza, colabora, coopera,

presta ayuda, auxilio o asistencia a un tercero no obligado por la ley tributaria (v.gr. el

contador de la empresa) que realiza anotaciones falsas en los libros y registros

contables.

• El tercero no obligado por la ley tributaria (v.gr. el contador de la empresa) determina,

instiga, persuade o convence al obligado (v.gr. el representante legal de una empresa)

a que este, aquel o ambos conjuntamente realicen anotaciones falsas en los libros y

registros contables.

• El tercero no obligado por la ley tributaria (v.gr. el contador de la empresa) colabora,

coopera, presta ayuda, auxilio o asistencia al obligado (v.gr. el representante legal de

una empresa) que realiza anotaciones falsas en los libros y registros contables.

La responsabilidad de los partícipes está establecida en los artículos 24 y 25 del CP.

Así, el que dolosamente determina a otro a cometer el hecho punible será reprimido

con la pena que corresponde al autor (inducción) del mismo modo que el que

dolosamente preste auxilio para la realización del hecho punible, sin el cual no se

hubiere perpetrado, (complicidad primaria). En cambio, a los que, de cualquier otro

modo, hubieran dolosamente prestado asistencia se les disminuirá prudencialmente la

pena (complicidad secundaria).


Empero, en caso el tercero no obligado por la ley tributaria (v.gr. el contador de la

empresa) por su cuenta, sin conocimiento del obligado (v.gr. el representante legal de

una empresa), realice anotaciones falsas en los libros y registros contables, ni este ni

aquel serían punibles conforme al literal c) del artículo 5 de la Ley. Sin embargo, el

contador podría responder por un delito común de falsificación de documentos (artículo

427 del CP).

Cabe mencionar finalmente que resulta erróneo invocar la eximente de responsabilidad

penal prevista en el inciso 8 del artículo 20 del CP, para liberar de pena a los

profesionales encargados de la asesoría o del registro de las operaciones contables que

han realizado anotaciones de cuentas, asientos, cantidades, nombres y datos falsos en

los libros y registros contables.

El referido precepto (que es una causa de justificación que enerva la antijuricidad de

una conducta típica) señala que está exento de responsabilidad penal el que obra en el

ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo. Pero de un contador que obra

típicamente, es decir, que comete dolosamente una falsedad contable –en los límites

del literal c) del artículo 5 de la ley–, en modo alguno se puede decir que obra

legítimamente, como requiere la eximente, sino, todo lo contrario, antijurídicamente.

3.2.8. Sanción penal

Los supuestos del artículo 5 de la Ley tiene prevista una pena privativa de la libertad

no menor de dos ni mayor de cinco años y con ciento ochenta a trescientos sesenta y

cinco días-multa.
Asimismo, el artículo 6 de la Ley establece como pena la de inhabilitación (no

accesoria sino principal) no menor de seis meses ni mayor de siete años, para ejercer

por cuenta propia o por intermedio de tercero, profesión, comercio, arte o industria

(inciso 4 del artículo 36 del CP).

Finalmente, la posibilidad de imponer medidas contra las personas jurídicas, conforme

al artículo 17 de la ley en concordancia con el artículo 105 del CP (cierre temporal o

clausura definitiva del establecimiento, cancelación de licencias, derechos y otras

autorizaciones administrativas o disolución de la persona jurídica), también está

abierta.
IV. EL DECRETO LEGISLATIVO 1114

4.1. INTRODUCCIÓN

Con fecha 5 de julio de 2012, se publicó en el diario oficial El Peruano el texto del Decreto

Legislativo Nº 1114, norma que realizó modificaciones a la Ley Penal Tributaria, la cual fue

aprobada por el Decreto Legislativo Nº 813.

El motivo del presente informe es analizar los principales cambios que se han producido

a la Ley Penal Tributaria, tomando en cuenta como principal eje el hecho que el legislador

busca evitar maniobras evasivas por parte de los contribuyentes o de terceros.

Hay que indicar que también se han realizado inclusiones en el texto de la mencionada

Ley, incrementando los supuestos de infracción penal.

4.2. ¿EL PORQUÉ DE LA MODIFICATORIA DE LA LEY PENAL

TRIBUTARIA?

Una de las causas por las cuales se produce la defraudación tributaria es la evasión,

entendida como “toda eliminación o disminución de un monto tributario producido dentro

del ámbito de un país por parte de quienes están jurídicamente obligados a abonarlo y que

logran tal resultado mediante conductas violatorias de disposiciones legales”.

Según se aprecia en los considerandos del Decreto Legislativo Nº 1114, que modifica a la

Ley Penal Tributaria, se ha verificado que “… durante los últimos años se ha detectado un

alto porcentaje de contribuyentes que, entre otros supuestos, han venido utilizando

intencionalmente comprobantes de pago con información falsa, así como comprobantes de

pago adquiridos o confeccionados por parte de terceros con la intención de utilizar

indebidamente créditos y gastos tributarios que legalmente no les corresponden, resulta


necesario dictar las normas que permitan sancionar eficazmente los delitos tributarios

vinculados a dichos actos”.

Lo antes mencionado se manifiesta con la existencia de un mercado negro en el cual se

comercializan facturas o se “fabrican” facturas que sustentan operaciones inexistentes, ello

con la finalidad de dejar de pagar tributos al fisco al inventar gastos inexistentes que lo único

que logran es rebajar de manera considerable los ingresos del contribuyente y por

consiguiente el tributo por pagar también.

Otro de los considerandos precisa que se “… debe modificar la Ley Penal Tributaria para

incluir nuevos tipos penales que permiten considerar como sujetos activos de dichos delitos,

no solo a los deudores tributarios, sino también a terceros que realicen dichas conductas

punibles, poniendo en peligro el bien jurídico protegido; establecer circunstancias agravantes

y eliminar el tipo atenuado del delito tributario, así como inhabilitar para contratar con el

Estado a quienes incurran en tales delitos y eliminar la limitación temporal del tipo agravado

referido a la insolvencia patrimonial que imposibilite el cobro de tributos, a fin de reforzar el

efecto preventivo general de la Ley Penal Tributaria entre los contribuyentes y terceros

vinculados a estos”.

Un último considerando muestra en resumidas cuentas la intención y voluntad del

legislador para atacar la evasión al precisar que “… resulta necesario modificar la Ley Penal

Tributaria a fin de permitir, entre otros, modificar las conductas ilícitas que ponen en peligro

o lesionan el bien jurídico protegido en los delitos tributarios, reduciendo así los márgenes

de evasión que existen actualmente en nuestro país”.


4.3. ¿QUÉ CAMBIOS SE HAN PRODUCIDO A LA LEY PENAL TRIBUTARIA?

4.3.1. Modificación del literal b) del artículo 4° del Decreto Legislativo Nº 813,

Ley Penal Tributaria

Cabe indicar que la primera parte del texto del artículo 4º de la Ley Penal Tributaria

determinaba que “la defraudación tributaria será reprimida con pena privativa de

libertad no menor de 8 (ocho) ni mayor de 12 (doce) años y con 730 (setecientos treinta)

a 1460 (mil cuatrocientos sesenta) días-multa cuando”:

En ese caso, se señalaban dos literales que consideraban las modalidades del delito,

específicamente el literal b), que es el que ha sufrido cambios, señalaba inicialmente

que:

“b) Se simule o provoque estados de insolvencia patrimonial que imposibiliten el cobro

de tributos una vez iniciado el procedimiento de verificación y/o fiscalización”.

El texto del artículo 1º del Decreto Legislativo Nº 1114 ha modificado el literal b) del

artículo 4º de la Ley Penal Tributaria, quedando luego de la modificatoria del siguiente

modo:

“b) Se simule o provoque estados de insolvencia patrimonial que imposibiliten el cobro

de tributos”.

Si se observa con detalle, se ha eliminado la mención al inicio del procedimiento de

verificación y/o fiscalización, con lo cual es posible, con la presente modificatoria,

determinar la figura de la comisión del delito inclusive antes de haberse iniciado el

mencionado procedimiento.
4.3.2. Modificación del artículo 6° del Decreto Legislativo Nº 813, Ley Penal

Tributaria

El artículo 1º del Decreto Legislativo Nº 1114 ha realizado una modificación al texto

del artículo de la Ley Penal Tributaria, a través del cual se determina que “En los delitos

tributarios previstos en el presente Decreto Legislativo la pena deberá incluir

inhabilitación no menor de seis meses ni mayor de siete años, para ejercer por cuenta

propia o por intermedio de tercero, profesión, comercio, arte o industria, incluyendo

contratar con el Estado”.

Los cambios que saltan a la vista en este artículo están relacionados con dos puntos, el

primero de ellos es que se ha suprimido la mención a los delitos de “Defraudación

Tributaria”, ahora solo se hace mención a los delitos previstos en el presente “Decreto

Legislativo”, es decir que ya no se centra en un único delito sino que admite otros

relacionados y que se encuentran tipificados en la Ley Penal Tributaria.

Un cambio que merece comentario aparte es el hecho que como parte de la pena que el

Estado puede imponer a las personas que han cometido delitos está la inhabilitación no

menor de seis meses ni mayor de siete años PARA CONTRATAR CON EL ESTADO.

4.3.3. Incorporación del artículo 5°-A a la Ley Penal Tributaria

El artículo 2º del Decreto Legislativo Nº 1114 ha incorporado el texto del artículo 5°-

A a la Ley Penal Tributaria, considerando como figura delictiva la siguiente:

“Artículo 5°-A.- Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de 2 (dos) ni

mayor de 5 (cinco) años y con 180 (ciento ochenta) a 365 (trescientos sesenta y cinco)

días-multa, el que a sabiendas proporcione información falsa con ocasión de la


inscripción o modificación de datos en el Registro Único de Contribuyentes, y así

obtenga autorización de impresión de Comprobantes de Pago, Guías de Remisión,

Notas de Crédito o Notas de Débito”.

Esta figura delictiva alude al hecho que se sancionará como delito, el hecho de

proporcionar información falsa cuando una persona se acerque a la Administración

Tributaria, proporcionando datos que no son reales o correctos, tanto en la inscripción

como en la modificación de los datos que figuran en la ficha RUC, pero tiene un

conector que indica que se obtenga autorización de impresión de comprobantes de

pago, guías de remisión, notas de crédito o notas de débito.

4.3.4. Incorporación del artículo 5°-B a la Ley Penal Tributaria

El artículo 2º del Decreto Legislativo Nº 1114 también ha incorporado el artículo 5°-A

a la Ley Penal Tributaria, considerando como figura delictiva la siguiente:

“Artículo 5°-B.- Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de 2 (dos) ni

mayor de 5 (cinco) años y con 180 (ciento ochenta) a 365 (trescientos sesenta y cinco)

días-multa, el que estando inscrito o no ante el órgano administrador del tributo

almacena bienes para su distribución, comercialización, transferencia u otra forma de

disposición, cuyo valor total supere las 50 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), en

lugares no declarados como domicilio fiscal o establecimiento anexo, dentro del plazo

que para hacerlo fijen las leyes y reglamentos pertinentes, para dejar de pagar en todo

o en parte los tributos que establecen las leyes.

Para este efecto se considera:

a) Como valor de los bienes, a aquel consignado en el (los) comprobante(s) de pago.


Cuando por cualquier causa el valor no sea fehaciente, no esté determinado o no exista

comprobante de pago, la valorización se realizará teniendo en cuenta el valor de

mercado a la fecha de la inspección realizada por la SUNAT, el cual será determinado

conforme a las normas que regulan el Impuesto a la Renta.

b) La Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente a la fecha de la inspección a que se

refiere el literal anterior”.

En el texto señalado en el párrafo anterior, se aprecia que lo que el legislador está

intentando considerar como conducta delictiva es el hecho de almacenar bienes en

lugares no autorizados o no declarados como establecimientos anexos, lo que

significa que se está intentado verificar el tema de los depósitos clandestinos en donde

se guarda mercadería sin ningún control tributario.

Cabe precisar que se está dentro de la fi gura delictiva si los bienes superan las

cincuenta (50 UIT), en términos de la UIT actual del 2012 que es de S/.3,650 sería

equivalente a S/.182,500.

4.3.5. Incorporación del artículo 5°-C a la Ley Penal Tributaria

El artículo 2º del Decreto Legislativo Nº 1114 también ha incorporado el artículo 5°-C

a la Ley Penal Tributaria, considerando como fi gura delictiva la siguiente:

“Artículo 5°-C.- Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de 5 (cinco)

ni mayor de 8 (ocho) años y con 365 (trescientos sesenta y cinco) a 730 (setecientos

treinta) días-multa, el que confeccione, obtenga, venda o facilite, a cualquier título,

Comprobantes de Pago, Guías de Remisión, Notas de Crédito o Notas de Débito, con


el objeto de cometer o posibilitar la comisión de delitos tipificados en la Ley Penal

Tributaria”.

Aquí lo que el legislador trata de considerar como conducta delictiva es la “venta de

facturas”, muchas de ellas falsificadas, las cuales son ofertadas inclusive por Internet.

Prueba de ello puede ser la noticia aparecida en el diario Gestión que fue transcrita en

la edición del diario El Comercio con fecha 26 de julio de 2010, el cual precisa lo

siguiente:

“Cada vez son más los inescrupulosos que ofrecen por Internet facturas de diversos

rubros para que terceros puedan conseguir, de manera ilegal, crédito fiscal que les

permita pagar menos impuestos a la Sunat. Incluso, estas personas no tienen reparo en

poner su nombre, RUC, DNI, correo electrónico y hasta teléfono para que los puedan

contactar.

Fuentes de la Sunat consultadas por el diario Gestión señalan que a pesar de ser un

delito, ya que permite, a quien compra las facturas, pagar menos impuesto, al poder

utilizar un mayor monto de crédito fiscal gracias a facturas de compras o servicio nunca

adquiridos, la tentativa no está sancionada penalmente.

‘Algunas empresas nos han mostrado los correos que han recibido con estos

ofrecimientos para que nosotros podamos hacer el seguimiento’, explicaron las mismas

fuentes.

Preocupa que se trate de un mercado creciente. Hace algunos años las facturas falsas

se vendían por un monto de entre 6% y 10% del valor facturado, y ahora están entre

3% y 4%.
‘Eso es una muestra de que hay una mayor oferta de estas facturas’, reconoce la Sunat”.

Apreciamos que con esta descripción de una conducta delictiva se está penalizando

la conducta evasiva de algunos contribuyentes, lo cual consideramos correcto.

El utilizar indebidamente los comprobantes o tener un doble juego de comprobantes

se puede apreciar en la siguiente sentencia:

“Ocultar ingresos con el propósito de disminuir el monto de los tributos,

aprovechándose indebidamente del crédito fiscal, haber utilizado doble juego de

comprobantes de pago, haber negado la existencia de documentos de interés tributario

que no fueron destruidos en el amago de incendio, constituyen todos actos penalmente

relevantes contemplados en la Ley Penal Tributaria”3.

4.3.6. 3.6. Incorporación del artículo 5°-D a la Ley Penal Tributaria

El artículo 2º del Decreto Legislativo Nº 1114 ha incorporado el artículo 5°-D a la Ley

Penal Tributaria, considerando como figura delictiva la siguiente:

“Artículo 5°-D.- La pena privativa de libertad será no menor de 8 (ocho) ni mayor de

12 (doce) años y con 730 (setecientos treinta) a 1460 (mil cuatrocientos sesenta) días-

multa, si en las conductas tipificadas en los artículos 1º y 2º del presente Decreto

Legislativo concurren cualquiera de las siguientes circunstancias agravantes:

1) La utilización de una o más personas naturales o jurídicas interpuestas para ocultar

la identidad del verdadero deudor tributario.


2) Cuando el monto del tributo o los tributos dejado(s) de pagar supere(n) las 100 (cien)

Unidades Impositivas Tributarias (UIT) en un período de doce (12) meses o un (1)

ejercicio gravable.

Para este efecto, la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) a considerar será la vigente al

inicio del período de doce meses o del ejercicio gravable, según corresponda.

3) Cuando el agente forme parte de una organización delictiva”.

En este caso, se aprecia el hecho que se utilicen testaferros para ocultar la verdadera

identidad del deudor tributario.

Ello también se aprecia en la nota del Diario Gestión cuando señala lo siguiente:

Gestión también cuenta el caso de un tal Coco Quispe, cargador en La Parada que,

sin embargo, tiene RUC y emite facturas por más de un millón de soles al mes a una

importante empresa.

Los cheques que se emiten a su nombre no los cobra él, sino que son endosados a favor

del gerente financiero y depositados en la misma cuenta de la empresa un minuto

después de su cobro, según dan cuenta los estados financieros de la empresa.

4.3.7. ¿Qué hace la Sunat cuando detecta estos casos?

Se verifica la dirección, quién fue la persona que hizo el trámite para obtener el RUC,

etc. A los contribuyentes que poseen esas facturas dudosas se les pide copia del pedido

de compra, copia de la factura, la guía de remisión, el cheque con el que se realizó el

pago, se pide el levantamiento del secreto bancario, etc.’, explican la fuentes

consultadas.
Con este trabajo logran pruebas de que existen facturas falsas, algunas compradas, otras

armadas desde el interior de la empresa. Con todo esto se denuncia el caso a la Fiscalía.

4.3.8. 3.7. Incorporación del literal D) al artículo 17º de la Ley Penal Tributaria

El artículo 2º del Decreto Legislativo Nº 1114 ha incorporado el literal d) al artículo

17º de la Ley Penal Tributaria, considerando lo siguiente:

“Artículo 17°.- Si en la ejecución del delito tributario se hubiera utilizado la

organización de una persona jurídica o negocio unipersonal, con conocimiento de sus

titulares, el Juez podrá aplicar, conjunta o alternativamente según la gravedad de los

hechos, las siguientes medidas: (…)

d) Suspensión para contratar con el Estado, por un plazo no mayor de cinco años”.

Se aprecia que se ha incorporado como una sanción anexa el hecho de la suspensión

para la contratación con el Estado, ello, entendemos, implica necesariamente la idea de

un registro que señale la prohibición y que sea de fácil acceso de las distintas entidades

públicas para conocer esta limitación.

4.4. DISPOSICIÓN COMPLEMENTARIA DEROGATORIA

La Única Disposición Complementaria Derogatoria del Decreto Legislativo Nº 1114

determina que se deroga el artículo 3º del Decreto Legislativo Nº 813, la Ley Penal Tributaria.

Dicho artículo precisaba que “el que mediante la realización de las conductas descritas en

los Artículos 1° y 2° de la mencionada Ley, deja de pagar los tributos a su cargo durante un

ejercicio gravable, tratándose de tributos de liquidación anual, o durante un período de 12

(doce) meses, tratándose de tributos de liquidación mensual, por un monto que no exceda de
5 (cinco) Unidades Impositivas Tributarias vigentes al inicio del ejercicio o del último mes

del período, según sea el caso, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de 2

(dos) ni mayor de 5 (cinco) años y con 180 (ciento ochenta) a 365 (trescientos sesenta y

cinco) días-multa.

Tratándose de tributos cuya liquidación no sea anual ni mensual, también será de

aplicación lo dispuesto en el presente artículo”.

V. EL DECRETO LEGISLATIVO N° 815

En materia de Delitos Tributarios también se han producido cambios en el procedimiento.

En este sentido, el Decreto Legislativo 813 introduce normas relacionadas con la acción

penal y la caución. Por su parte, el Decreto Legislativo 815 introduce normas concernientes

a los beneficios procesales y penitenciarios.

A diferencia de las leyes anteriormente citadas, en el presente caso debe resaltarse la

existencia de una Exposición de Motivos, lo que permite orientar la labor del intérprete.
5.1. LO QUE DETERMINA EL DECRETO LEGISLATIVO 815

El Decreto Legislativo 815 establece determinado beneficios procesales a las personas

implicadas por delito tributario. Estos pueden resumirse en los siguientes:

- Establece la posibilidad de excluir o reducir la pena si el agente proporciona información

que permita; evitar la comisión de delitos de esta naturaleza; esclarecer el delito que se

investiga; y la captura de los autores o partícipes.

- Establece la formalidad y las recompensas de la colaboración eficaz o mecanismos de

delación: reducción de la pena para los autores; exención de pena para los partícipes.

Las solicitudes se presentan voluntariamente ante el O.A.T., el M.P. o la autoridad

judicial. Los beneficios son concedidos por los jueces con opinión favorable del Fiscal.

La confesión debe ser veraz y detallada, proporcionando elementos probatorios

suficientes; la información deberá ser comprobada para el otorgamiento del beneficio.

Se procederá a la revocación del beneficio si el agente incurre en otro delito tributario

dentro de los diez años de otorgado.

Como se podrá observar, se recurre nuevamente a mecanismos de delación o confesión

para combatir comportamientos delictivos de naturaleza especial, sui generis, utilizándose

procedimientos que han sido recogidos en el Proyecto de Código Procesal Penal de 1995. De

esa manera se propugna la creación de procedimientos especiales en atención al delito de

moda, cuando desde una perspectiva de tratamiento procesal uniforme resulta lógico reunir

los casos de delincuencia no convencional dentro de procedimientos también especiales y

únicos.
Con el objeto de promover la participación de las personas en la denuncia e investigación

de quienes hayan cometido infracciones tributarias y delitos, con fecha 20 de abril de 1996

se aprobó la «Ley de Exclusión o Reducción de Pena, Denuncias y Recompensas en los casos

de Delito e Infracción Tributaria» mediante el Decreto Legislativo N.° 815. Dicha norma

reguló el otorgamiento de una recompensa a aquel que ponga en conocimiento de la SUNAT,

la comisión, mediante actos fraudulentos, de las infracciones tipificadas en el artículo 178

del Código Tributario.

Para viabilizar la aplicación de este régimen de recompensas se delegó en la SUNAT la

facultad de regular el procedimiento para admitir, evaluar y rechazar las denuncias, así como

para regular la colaboración del denunciante en la investigación de las denuncias por las

infracciones tributarias cometidas mediante acciones fraudulentas.

No obstante, la dación del D. Leg. N.° 815 en el año 1996 es recién que con fecha 31 de

octubre de 2002 el Ministerio de Justicia aprobó el reglamento de la norma antes mencionada

mediante el Decreto Supremo N.° 037-2002-JUS, y posteriormente con fecha 31 de marzo

de 2003 la Administración Tributaria reguló el procedimiento de denuncias y recompensas;

mediante la Resolución de Superintendencia N.° 075-2003-SUNAT procedimiento que es

materia del presente informe.

5.2. MARCO NORMATIVO

El procedimiento de denuncias y recompensas ante la SUNAT se encuentra regulado por

las siguientes disposiciones:


- Decreto Legislativo N.° 815, que aprueba la Ley de exclusión o reducción de pena,

denuncias y recompensas en los casos de delito e infracción tributaria, publicado con fecha

20 de abril de 1996.

- Decreto Supremo N.° 037-2002-JUS, que aprueba el Reglamento del Decreto

Legislativo N.° 815 - Artículos 4 y 14, publicado con fecha 31 de octubre de 2002.

- Resolución de Superintendencia N.° 075-2003/SUNAT, que aprueba el Procedimiento

sobre Denuncias y Recompensas en aplicación de los arts. 14 y 17 del D. Leg. N.° 815,

publicado con fecha 31 de marzo de 2003.

5.2.1. Descripción del procedimiento de denuncias y recompensas

El procedimiento materia de análisis tiene por finalidad poner en conocimiento de la

SUNAT la comisión mediante actos fraudulentos de las infracciones contenidas en el

artículo 178 del Código Tributario a efectos que dicha entidad determine la comisión

de dichas infracciones y autorice el pago de una recompensa calculada en función al

monto efectivamente recaudado en favor del denunciante.

Las infracciones materia de la denuncia son las que se detallan a continuación:


Es de indicarse que para la procedencia de la denuncia y del otorgamiento de la

recompensa no basta que el denunciado haya cometido las infracciones antes

señaladas, sino que además es necesario que dichas infracciones hayan sido cometidas

mediante actos fraudulentos, entendiéndose por estos a toda conducta intencional

destinada a la comisión de infracciones, lo cual será determinado por resolución

judicial consentida en el proceso penal tributario que promueva el ente recaudador

(Ver al respecto el artículo 11 del Decreto Supremo N.° 037-2002-JUS).


Seguidamente, detallaremos el procedimiento para la admisión de la denuncia, los

requisitos que la misma debe contener, los criterios de evaluación y el monto para

determinar el monto de la recompensa.

5.2.2. Lugar en donde se presenta la denuncia

La denuncia deberá ser presentada en la mesa de partes de cualquiera de las

dependencias de la SUNAT que se detallan a continuación:

- Centros de Servicios al Contribuyente.

- Intendencia de Principales Contribuyentes Nacionales.

- Intendencia Regional Lima.

- Intendencias Regionales (desconcentradas).

- Oficinas Zonales (desconcentradas).

5.2.3. Requisitos de la denuncia

Las denuncias deberán ser presentadas por escrito y para tener derecho al otorgamiento

de la recompensa, éstas deberán indicar expresamente la solicitud de la recompensa,

debiendo contener además la siguiente información:

a. Nombre, documento de identidad y dirección del denunciante o denunciantes si fuera

más de uno, y número telefónico donde puedan ser ubicados.

En relación a este requisito se regula la posibilidad de mantener la identidad del

denunciante en reserva, estableciéndose que los que utilicen seudónimo, o cualquier

otro medio para mantener en reserva su identidad, deberán presentar la información


señalada en el párrafo anterior en un sobre cerrado y en forma simultánea con la

denuncia.

b. Nombre, razón social o denominación, o número de RUC y domicilio del

denunciado.

c. Descripción clara y detallada de los hechos denunciados, precisando los medios

fraudulentos utilizados por el denunciado, que deben estar referidos a una o más de las

infracciones previstas por el artículo 178 del Código Tributario.

d. Los medios probatorios que permitan comprobar los hechos denunciados o, en su

defecto, precisar el lugar donde puedan ser encontrados.

e. Los hechos denunciados deben estar referidos al ámbito de tributos internos

administrados por la SUNAT.

En ese sentido, para acceder al régimen de recompensas la denuncia no podrá versar

sobre temas relacionados a la evasión de tributos aduaneros.

Una vez presentada la denuncia la dependencia competente de la SUNAT verificará el

cumplimiento de los requisitos de admisión de denuncias y comunicará al denunciante

cualquier omisión a los literales a), b) y c) antes mencionados, con la finalidad que los

mismos sean subsanados en un plazo no mayor a treinta (30) días de notificada la

observación. De no subsanarse las observaciones por causa atribuida al denunciante o

denunciantes, las denuncias serán declaradas inadmisibles mediante la emisión de una

Resolución de Intendencia, la cual será debidamente notificada al interesado.


5.2.4. Criterios para la evaluación de la denuncia

Una vez verificados los requisitos de admisión de las denuncias, éstas serán evaluadas

por la Administración Tributaria sobre la base de los siguientes criterios:

- Eficacia de la información y de las pruebas aportadas

De acuerdo a este criterio de evaluación la denuncia deberá contener los medios

probatorios que acrediten de manera fehaciente la comisión de las infracciones

contenidas en el artículo 178 del Código Tributario, debiéndose establecer además de

los hechos denunciados, que dichas infracciones se hayan cometido mediante acciones

fraudulentas.

- Naturaleza de los hechos denunciados

La aplicación de este criterio se encuentra relacionado a que los hechos denunciados

determinen la comisión de las infracciones contenidas en el artículo 178 del Código

Tributario y además que se advierta que la comisión de dichas infracciones se haya

realizado mediante acciones fraudulentas.

- Interés fiscal

Según se desprende de la Resolución de Superintendencia que reglamenta el régimen

de recompensas el Interés fiscal estará determinado por el monto de los tributos

omitidos materia de la denuncia, no debiendo ser menor a tres (3) UIT vigentes a la

fecha de presentación de la denuncia para ameritar el inicio de acciones por parte de la

Administración Tributaria.

- Exigibilidad de las obligaciones tributarias referidas a los hechos denunciados


La exigibilidad de las obligaciones tributarias se encuentra relacionada a que respecto

de la deuda materia de la denuncia no haya transcurrido el plazo de prescripción de la

obligación tributaria de acuerdo a lo establecido en el artículo 43 del Código Tributario.

5.2.5. Causales de rechazo de la denuncia

El artículo 5 de la Resolución de Superintendencia N.° 075-2003/SUNAT establece

que una vez presentada la denuncia, la misma será rechazada si luego de la evaluación

o de las acciones de fiscalización iniciadas, se presenta alguna de las siguientes

causales:

- Insuficiencia en la información y/o en las pruebas presentadas.

- Los hechos denunciados y/o medios probatorios sean falsos, en cuyo caso serán

puestos en conocimiento del Ministerio Público a fin que proceda conforme a sus

atribuciones.

- De la evaluación se concluya que la denuncia no amerita el inicio del procedimiento

de fiscalización.

- Ausencia de medios fraudulentos en la comisión de las infracciones previstas por el

artículo 178 del Código Tributario.

- Interés fiscal de los tributos omitidos materia de la denuncia, menor a 3 UIT vigentes

a la fecha de presentación de la denuncia.

- La acción de la SUNAT para determinar la deuda tributaria haya prescrito.


- Si a la fecha de recepción existiera una denuncia anterior admitida a trámite por los

mismos hechos y periodos denunciados, sin perjuicio que la misma se tramite, de ser

el caso, por los hechos y/o periodos distintos.

- Los hechos denunciados sean de conocimiento público por haber sido difundidos en

algún medio de prensa o comunicación social.

- El sujeto denunciado hubiera regularizado la situación tributaria materia de la

denuncia con anterioridad a la fecha de recepción de la misma por la SUNAT.

El rechazo de la denuncia por incurrir en alguna de las causales antes señaladas dará

lugar a la emisión de un informe de archivamiento del evaluador, que se comunicará

mediante Resolución de Intendencia al denunciante, o denunciantes, el cual indicará

expresamente las causales que originaron el rechazo. No obstante, las denuncias

rechazadas bajo la causal referida a ausencia de Interés fiscal de los tributos materia de

la denuncia (denuncias por montos menores a 3 UIT), podrán ser consideradas como

antecedentes en verificaciones o fiscalizaciones posteriores.

Ahora bien, para efectos de la recompensa, las acciones de fiscalización procederán en

aquellas denuncias que no hayan sido rechazadas en la evaluación efectuada por la

dependencia competente, y las acciones de fiscalización se realizarán de acuerdo a los

programas y prioridades de la dependencia responsable del caso.

No obstante lo anterior, se establece que la SUNAT dará prioridad de atención cuando

exista riesgo de prescripción.


5.2.6. Deber de colaboración del denunciante

Una vez presentada la denuncia el denunciante deberá presentar todas las pruebas

necesarias que obren en su poder para acreditar el hecho materia de la denuncia, sin

perjuicio de ampliar la denuncia por iniciativa propia.

De otro lado, se establece la obligación al denunciante de concurrir a las citaciones que

le formule la Administración Tributaria con el objeto de aclarar cualquier aspecto de la

denuncia formulada.

5.2.7. Requisitos para la entrega de la recompensa

En relación al otorgamiento la recompensa el artículo 14 del Reglamento del Decreto

Legislativo N.° 815 dispone que sólo se otorgará la recompensa, siempre que concurran

los siguientes requisitos:

a. Que la resolución judicial consentida emitida en el procedimiento penal o la

resolución administrativa consentida en los casos en los que la SUNAT hubiera

resuelto no presentar la denuncia penal ante el Ministerio Público, derivados de la

denuncia que sustenta la solicitud de recompensa, establezca o de ella se concluya que:

- Los hechos denunciados constituyen actos fraudulentos, - El denunciante no ha

participado en la comisión de la infracción denunciada.

b. Las instancias administrativas o judiciales confirmen la Resolución de Intendencia,

Orden de Pago o Resolución de Determinación de la deuda tributaria materia de la

denuncia o éstas hayan quedado firmes en la vía administrativa o judicial, según

corresponda.
Habiéndose cumplido estos requisitos de manera concurrente la Administración

Tributaria deberá emitir una resolución determinando el otorgamiento de la

recompensa; caso contrario, emitirá una resolución determinando la improcedencia del

otorgamiento de la recompensa.

5.2.8. Determinación del monto de la recompensa

La norma que aprueba el régimen de recompensas señala que el monto de la las mismas

se establecerá en función a la deuda tributaria efectivamente recaudada por la SUNAT,

no pudiendo exceder del 10% de dicho importe.

De ello, se desprende que si la Administración Tributaria no realiza acciones de

cobranza respecto de la deuda tributaria omitida, el denunciante no tendrá derecho a

recibir monto alguno por concepto de la recompensa, puesto que la misma se calcula

en función al monto efectivamente recaudado.

Sin perjuicio del límite del 10% establecido para la determinación de la recompensa,

cabe señalar que mediante la Resolución de Superintendencia N.° 075-2003/ SUNAT

se determinaron los parámetros para el cálculo de dicho monto, según se explica a

continuación:

a. Base de cálculo para la recompensa

La base de cálculo de la recompensa se determinará en función a los pagos que, con

carácter definitivo, se efectúen por la deuda tributaria materia de la denuncia; deuda

que comprende los tributos, los intereses y las multas correspondientes.


Si durante la etapa de fiscalización se detectan reparos distintos a los hechos y

períodos denunciados, la deuda que se genere por estos hechos y períodos no formará

parte de la base de cálculo de la recompensa.

Tratándose de supuestos en los que se detecten reparos distintos a los hechos

denunciados y que correspondan al mismo período denunciado, la base de cálculo de

la recompensa se determinará bajo el siguiente procedimiento:

- Se obtendrá un coeficiente que resulte de dividir la deuda tributaria materia de la

denuncia entre la deuda tributaria total determinada por el período.

- El coeficiente obtenido se aplicará a la deuda tributaria total pagada, determinándose

la base de cálculo.

De efectuarse pagos parciales de la deuda tributaria determinada, la base de cálculo

para determinar la recompensa estará conformada por la sumatoria de los montos

recaudados correspondientes a la deuda materia de la denuncia que hayan sido

efectuados hasta la fecha de emisión de la Resolución de Intendencia que autoriza el

otorgamiento de la recompensa.

b. Porcentaje aplicable sobre la base de cálculo

A fin de establecer el monto de la recompensa, sobre la base de cálculo antes

determinada se aplicará un porcentaje establecido de acuerdo a la siguiente escala:


Tratándose de una denuncia efectuada por varios denunciantes el importe de la

recompensa será distribuido en partes iguales en favor de cada uno de ellos. Asimismo,

el importe de la recompensa que corresponda a un hecho varias veces denunciado, se

distribuirá en partes iguales al número de denuncias que no tengan causal de rechazo.

Para este efecto, las denuncias por el mismo hecho y por el mismo denunciante se

considerarán como una sola.

5.2.9. Personas exceptuadas de percibir la recompensa

El artículo 16 del Decreto Legislativo N.° 815, establece como sujetos exceptuados de

recibir la recompensa los que se detallan a continuación:

a. Los funcionarios o servidores de la SUNAT.

b. Los miembros de la Policía Nacional.

c. Las personas que por el ejercicio de sus funciones se vinculen a las mencionadas

anteriormente, incluidos los miembros del Poder Judicial y del Ministerio Público, los

funcionarios y servidores públicos, notarios, fedatarios y martilleros públicos1.

d. Aquéllos que tengan parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad y

segundo de afinidad con los señalados anteriormente.


e. Las personas que soliciten acogerse a los beneficios establecidos en la ley de

exclusión o reducción de pena, denuncias y recompensas, en los casos de delito e

infracción tributaria.

1 La Única Disposición Final de la Resolución de Superintendencia N.° 075-

2003/SUNAT, publicada el 31-03-03, incluyó dentro de las personas exceptuadas de

recibir la recompensa a aquellas señaladas en el artículo 96 del Texto Único Ordenado

del Código Tributario.

La restricción de percibir la recompensa será comunicada a los sujetos antes señalados

mediante Resolución de Intendencia.

5.2.10. Oportunidad de pago de la recompensa

Una vez efectuado el pago total o parcial de la deuda tributaria materia de la denuncia,

la SUNAT, mediante Resolución de Intendencia establecerá el lugar, importe y medio

de pago de la recompensa que se pondrá a disposición del denunciante, incluyendo la

designación del funcionario o servidor competente a cargo de estos trámites.

Finalmente, de presentarse el caso que el denunciante tuviera deuda tributaria exigible

con la SUNAT se aplicará el importe de la recompensa al pago de este adeudo hasta

donde alcanzare entregando el remanente al denunciante.


CONCLUSIONES

1. La Ley Penal Tributaria, es una Ley especial y abarca en forma general a la

Defraudación Tributaria y sus modalidades como delitos sujetos a la pena privativa

de la libertad y como delito autónomo el delito contable tributario igualmente

sujeto a la pena privativa de la libertad.

2. En el Perú, el tema de los delitos tributarios está contenido en una ley especial, el

Decreto Legislativo N °813; sin embargo pese a que el Derecho Penal peruano, ha

separado estos delitos de su cuerpo legal y les ha asignado más bien un tipo

especial, no dejan de tener un carácter delictivo económico, ya que se trata de

atentados contra bienes jurídicos que implican intervención del Estado en la

economía y el funcionamiento de instituciones económicas básicas.

3. La responsabilidad del contador público ante las leyes penales del país, solo puede

imputarse el delito contable a un profesional Contador Público cuando el acto que

comete es doloso realizándolo en forma consciente. Considerándose como

cómplice o coinculpada mas no responsable directo.

4. Los contribuyentes debemos reconocer que al defraudar a la administración

tributaria, también nos estamos perjudicando nosotros mismos como ciudadanos,

viéndonos privados de disfrutar de beneficios que la renta captada hubiera podido

lograr al dársele su debida aplicación pública.

5. Que los alumnos de las facultades de las universidades peruanas (futuros

profesionales), no le han dado la debida importancia a los delitos penales

tributarios, debido a la falta de difusión de estos y la falta de conocimientos que


demuestren los profesionales docentes. Siendo un rol vital de los representantes

del gremio profesional local y nacional luchar contra ello.

6. Que se dé la iniciativa de realizar la difusión de la Ley Penal Tributaria, en todos

los colegios de Contadores Públicos Del Perú, a fin de concienciar a los

profesionales y estudiantes sobre las consecuencias sociales y profesionales que

traen como consecuencia la realización de los delitos tributarios.


BIBLIOGRAFÍA

1. BRAMONT-ARIAS TORRES, Luis Alberto & GARCÍA CANTIZANO, María

del Carmen. Manual de Derecho Penal. Parte Especial. Lima: Editora San Marcos.

1997.

2. CABANELLAS DE TORRES, Guillermo. “Diccionario Jurídico Elemental”.

Editorial Heliasta SRL. Buenos Aires, 1982.

3. VIDAL HENDERSON, Enrique. El modelo de Código Tributario para América

Latina y la necesidad de su actualización.

4. VILLEGAS, Héctor. Curso de Finanzas, Derecho Financiero y Tributario. Tomo

único. 7.a edición, ampliada y actualizada. Ediciones Depalma. Buenos Aires,

2001.