Vous êtes sur la page 1sur 14

Academia FORO

TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu


Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

TEMA 11. LAS ORGANIZACIONES SINDICALES Y EMPRESARIALES EN


ESPAÑA: PRINCIPIOS FUNDAMENTALES, RÉGIMEN JURÍDICO Y
ESTRUCTURA INTERNA. REPRESENTACIÓN SINDICAL Y ÓRGANOS DE
REPRESENTACIÓN.

ÍNDICE

LAS ORGANIZACIONES SINDICALES Y EMPRESARIALES EN ESPAÑA: PRINCIPIOS


FUNDAMENTALES, RÉGIMEN JURÍDICO Y ESTRUCTURA INTERNA.
A. DEFINICIÓN
B. EVOLUCIÓN HISTÓRICA
C. REGULACIÓN CONSTITUCIONAL
D. RÉGIMEN JURÍDICO
1. LIBERTAD SINDICAL
2. LIBRE SINDICACIÓN Y EXCEPCIONES
3. CONSTITUCIÓN, SUSPENSIÓN Y DISOLUCIÓN DE LOS SINDICATOS.
4. LIBERTAD DE ACCIÓN SINDICAL, Y RESPONSABILIDADES Y BENEFICIOS.
5. ESTRUCTURA INTERNA DE LOS SINDICATOS

REPRESENTACIÓN SINDICAL Y ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN

1. REPRESENTACIÓN SINDICAL
SINDICATOS MÁS REPRESENTATIVOS A NIVEL ESTATAL
SINDICATOS MÁS REPRESENTATIVOS A NIVEL DE COMUNIDAD AUTÓNOMA
REPRESENTATIVIDAD EN UN ÁMBITO TERRITORIAL Y FUNCIONAL
2. ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN EN LA EMPRESA
DELEGADOS DE PERSONAL
COMITÉ DE EMPRESA
ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN ESPECÍFICOS EN EL ÁMBITO DE LAS ADMINISTRACIONES
PÚBLICAS

--------------------------------------------------- Página 1 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

TEMA 11. LAS ORGANIZACIONES SINDICALES Y EMPRESARIALES EN


ESPAÑA: PRINCIPIOS FUNDAMENTALES, RÉGIMEN JURÍDICO Y
ESTRUCTURA INTERNA. REPRESENTACIÓN SINDICAL Y ÓRGANOS DE
REPRESENTACIÓN.

LAS ORGANIZACIONES SINDICALES Y EMPRESARIALES EN ESPAÑA: PRINCIPIOS


FUNDAMENTALES, RÉGIMEN JURÍDICO Y ESTRUCTURA INTERNA.

Sindicatos y asociaciones empresariales son conceptos imprescindibles para el entendimiento de la realidad social,
política y económica contemporánea.

No es posible apreciar los cambios operados por la Constitución Española en todos los ámbitos de la comunidad sin una
referencia concreta al fenómeno participativo y asociativo en el campo laboral. Sindicatos y asociaciones empresariales
constituyen los dos polos opuestos de la libertad efectiva de asociación en el terreno laboral.

A. DEFINICIÓN

Podemos definir los Sindicatos, tomando por base a ALONSO OLEA, quien los definiría como una asociación
permanente y autónoma, sin fin de lucro, de trabajadores por cuenta ajena para el progreso económico y social
de sus miembros, especialmente para el mantenimiento y mejora de sus condiciones de trabajo a través de la
contratación colectiva.

El sindicato es, por tanto, una asociación, gozando de personalidad jurídica; posee unos fines característicos que le
distinguen del resto de las asociaciones, siendo dichos fines de naturaleza socioeconómica y referidos a sus
afiliados y, finalmente tiene una nota de permanencia y autonomía.

Si al sindicato podemos acceder considerándole una especial forma de asociación, igual base jurídica pero con distinta
finalidad podemos atribuirle, a las Organizaciones empresariales, entendiendo por tal aquella asociación de
empresarios o agrupaciones de empresarios que tiene por finalidad esencial, la defensa de los intereses de sus
miembros, especialmente ante la actuación de los sindicatos y los poderes públicos, procurando la mejora de las
condiciones de producción y de la economía de la empresa, con carácter general.

Mientras que el sindicato suele abarcar genéricamente a todos los ámbitos del trabajo, dividiéndose en su seno
por sectores laborales, las organizaciones empresariales suelen constituirse básicamente por ramas laborales,
que luego se agrupan entre sí dando origen a otras asociaciones de segundo grado.

B. EVOLUCIÓN HISTÓRICA

La evolución histórica en materia de asociacionismo laboral está mucho más impregnada por el actuar de los sindicatos
que el de las organizaciones empresariales, en cuanto que éstas últimas han existido, de uno u otro modo, en
forma similar a la presente en los distintos periodos, ya que representaban una lógica derivación del asociacionismo
general, no siendo frecuentes los antagonismos con poderes establecidos.

Sin embargo, los sindicatos han experimentado una serie de etapas en su devenir que han pasado desde la
ignorancia de su existencia por las normas jurídicas a la prohibición expresa, en las etapas más duras, llegando en
el momento actual a ser reconocidos constitucionalmente. En España, aunque desde 1876 existían algunos
reconocimientos legales sobre los mismos, el derecho de libre sindicación no se eleva al rango constitucional hasta
su consagración en el art. 39 de la Constitución de 1931. La primera ley sindical española se promulga en 1932 bajo
el nombre de Ley de Asociaciones Profesionales de 8 de abril de 1932, inspirada en dos principios básicos: la libertad
de sindicación y el establecimiento de asociaciones unilaterales o “puras” que son aquellas que han de afiliar
respectivamente y por separado, a trabajadores y empresarios.

Tras distintas vicisitudes históricas los sindicatos y las asociaciones empresariales han pasado a ser en la
actualidad colaboradores del Estado, con notoria influencia en la vida económica y social del país. Tal
colaboración es patente ya que no sólo se define constitucionalmente un papel mediador en el mercado laboral de ambas
clases de organizaciones sino que, en la práctica, numerosas normas elevan a éstos al rango de interlocutores
privilegiados, gozando además de tal consideración en la vida real del país en el momento de surgir los conflictos
sociolaborales.

--------------------------------------------------- Página 2 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

De este modo asumen funciones de gestión (participación en órganos directivos de empresas públicas) y consultivas.
En este último bloque de actividad, debe destacarse en nuestro país la creación del Consejo Económico y Social (Ley
21/1991 de 17 de junio), y en Andalucía la creación de su propio Consejo Económico y Social a través de la Ley 5/1997
de 26 de noviembre, en la que el citado órgano que se crea refuerza la participación de los agentes económicos y
sociales en la vida del país, canalizando sus opiniones ante el Gobierno mediante los informes y dictámenes que, con
carácter preceptivo o facultativo, deberá emitir en una serie de materias tales como Anteproyectos de Leyes del Estado y
Proyectos de Reales Decretos Legislativos que regulen materias socioeconómicas y laborales o que, a juicio del
Gobierno, puedan ser de especial incidencia en tales ámbitos.

C. REGULACIÓN CONSTITUCIONAL

El reconocimiento constitucional de los sindicatos y también de las fuerzas empresariales debe ser considerado como
una novedad, producto del Estado social y democrático de derecho, en el que se inserta el art. 7 de nuestra Constitución.

“Los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y promoción


de los intereses económicos y sociales que les son propios. Su creación y el ejercicio de su actividad
son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura y funcionamiento interno deberán
ser democráticos”.

Como puede apreciarse, existen importantes similitudes con el artículo anterior de nuestra Carta Magna, referido en
parecidos términos a los partidos políticos. Ello, es derivación del pluralismo político como valor superior del
ordenamiento y que, lógicamente, acarrea el pluralismo en el ámbito social, afectando a la creación y actividad de
sindicatos y asociaciones empresariales, con las particularidades prevenidas en el art. 28.1 el cual, dentro de los
derechos fundamentales y libertades públicas, complementa al anterior, mediante el siguiente texto:

“Todos tienen derecho a sindicarse libremente. La Ley podrá limitar o exceptuar e ejercicio de este
derecho a las Fuerzas o Institutos Armados o a los demás Cuerpos sometidos a disciplina militar y
regulará las peculiaridades de su ejercicio por los funcionarios públicos. La libertad sindical comprende
el derecho a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección, así como el derecho de los sindicatos a
forma confederaciones y a fundar organizaciones sindicales internacionales o a afiliarse a las mismas.
Nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato.”

Completándose el estudio de los sindicatos con las notas esenciales a los mismos que analizaremos más adelante,
baste avanzar aquí los caracteres complementarios que definen al sindicato después de la Constitución Española.

1. Configuración jurídica del sindicato: el sindicalismo pasa a encuadrarse los “derechos de los grupos” y se estudia
como un fenómeno de asociación. Desde el punto de vista de su identificación jurídica se diferencia de las
sociedades civiles y las asociaciones civiles tanto por su ausencia de finalidad de lucro como por el interés público
que persigue, así como la inexistencia de beneficios a repartir entre sus afiliados.

2. Reconocimiento de la libertad sindical: la Constitución sienta el principio de libertad sindical, posteriormente


desarrollado no sólo por preceptos aislados que la reflejan en el Estatuto de los Trabajadores (Real Decreto
Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los
Trabajadores) sino expresamente en la Ley Orgánica de Libertad Sindical de 2 de agosto de 1985, modificada por la
Ley Orgánica 14/1994, de 19 de mayo, mediante la inclusión de una disposición adicional.

3. La representación sindical: la acción de los sindicatos se instrumenta jurídicamente sobre la base de las relaciones
de representación existentes entre los sindicatos y los entes -individuales o colectivos- investidos con los
correspondientes poderes representativos. La Ley Orgánica de Libertad Sindical acoge la extendida tradición
jurídica de reconocer una “singular posición jurídica” a los sindicatos calificados como más representativos.

La figura del sindicato más representativo responde a la necesidad de seleccionar la organización u organizaciones
sindicales legitimadas para representar intereses generales de los trabajadores (no sólo de sus afiliados) ante
organismos nacionales (como el Servicio Público de Empleo Estatal), autonómicos (dependiendo de cada Comunidad)
o internacionales (OIT, etc.). Finalmente, el poder público está interesado en tener como interlocutores, en
representación de los intereses del trabajo, no a todos los sindicatos existentes, sino sólo a los que alcanzan ciertos
límites reveladores de su importancia, responsabilidad y solvencia.

4. Responsabilidad de los sindicatos: los sindicatos, tal y como recoge el texto de la Ley Orgánica de Libertad en su
art. 5, son responsables:

--------------------------------------------------- Página 3 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

 De los daños y perjuicios que puedan ocasionar los actos o acuerdos sindicales adoptados regularmente por
los correspondientes órganos estatutarios responde el sindicato, sea frente a sus propios afiliados o frente a
terceros; ello sin perjuicio de la responsabilidad penal en que pueden incurrir los dirigentes.
 De los daños y perjuicios que puedan causar los actos singulares de afiliados, producidos en el ejercicio
regular de sus funciones representativas o actuando probadamente por cuenta del sindicato, responde
éste; no así, en caso contrario.

5. Régimen económico de los sindicatos: los Estatutos sindicales deben reflejar el carácter, procedencia y destino de
los recursos, así como el acceso de los afiliados a la situación económica del sindicato (art. 4. 2. e) LOLS).

Sus fuentes de ingresos están constituidas por las cuotas sindicales a cargo de los afiliados, al margen de las
posibles subvenciones públicas, donativos y frutos de su propio patrimonio.

La Ley 4/1986, de 8 de enero, de cesión de bienes del patrimonio sindical acumulado, intentó lograr la restitución de
los bienes y derechos del denominado “patrimonio sindical histórico” y la restauración de las situaciones jurídicas
afectadas por la Guerra Civil. Objetivo que trata de facilitar la reforma introducida por el Real Decreto-Ley 13/2005, de
28 de octubre.

La mención constitucional de que los sindicatos y asociaciones empresarias “contribuyen a la defensa y promoción de los
intereses económicos y sociales que les son propios” hace suponer a algunos autores, como ÁLVAREZ CONDE, que
estamos manteniendo una posición estrictamente corporativa de tales asociaciones, privándolos de su condición de
interlocutores en el proceso de decisión política, proceso que parece dominado formalmente por los partidos políticos.

Sin embargo, esta primera apreciación debe ser rechazada por inexacta ya que nuestra Constitución defiende el papel
político esencial del Sindicato y las asociaciones empresariales, en cuanto que también contribuyen a la
formación de la voluntad popular, como ya hemos apuntado anteriormente. Por tanto, la fórmula del art. 7 es una
primera aproximación a una realidad funcional de los sindicatos y asociaciones que se manifiesta en otra serie de
finalidades de los mismos en aplicación de esas tareas de gestión y consultivas que antes comentamos y que afectan a
las siguientes cuestiones y reflejado en varios artículos de la propia Constitución española:

 El derecho de negociación colectiva, tal y como se reconoce en el artículo 37.1 de la constitución

La Ley garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y
empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios.

Debe atenderse al hecho de que el citado derecho está incluido en la Sección Segunda referida a los derechos y
deberes de los ciudadanos. Esta importante práctica, que da nuevo sentido al sindicalismo del Siglo XX, está
suficientemente desarrollada en la legislación laboral sectorial y, sobre todo, en el Estatuto de los Trabajadores.

 El derecho a adoptar medidas de conflicto colectivo, reconocido en el apartado segundo del mismo artículo 37
de la constitución

Se reconoce el derecho de los trabajadores y empresarios a adoptar medidas de conflicto colectivo. La ley que regule
el ejercicio de este derecho, sin perjuicio de las limitaciones que pueda establecer, incluirá las garantías precisas para
asegurar el funcionamiento de servicios esenciales de la comunidad.

 Derecho a participar en la empresa, en los términos del artículo 129.2 de la constitución

Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y fomentarán,
mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También establecerán los medios que faciliten el
acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción.

 La participación en la seguridad social, en el apartado primero del citado artículo 129 de la constitución

La Ley establecerá las formas de participación de los interesados en la Seguridad Social y en la actividad de los
organismos públicos cuya función afecte directamente a la calidad de la vida o al bienestar general.

 La colaboración en la planificación económica, descrita en el artículo 131.2 de la constitución

El Gobierno elaborará los proyectos de planificación, de acuerdo con las previsiones que le sean suministradas por las
Comunidades Autónomas y el asesoramiento y colaboración de los sindicatos y otras organizaciones profesionales,
empresariales y económicas. A tal fin se constituirá un consejo, cuya composición y funciones se desarrollarán por la
ley.

--------------------------------------------------- Página 4 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

Todas estas funciones constitucionalmente reconocidas a los sindicatos no cabían en el estrecho marco del art.
7, suponiendo el reconocimiento del papel no sólo socioeconómico sino político de los mismos.

Las diversas modalidades de articulación, de institucionalización en suma, entre el poder político y las fuerzas sindicales
son una de las cuestiones más importantes de los actuales sistemas democráticos, ya que los poderes públicos, si
quieren que sus decisiones sean aceptadas, deben tener en cuenta las opiniones de sus destinatarios, representados
éstos en gran medida por las fuerzas sindicales y empresariales.

D. RÉGIMEN JURÍDICO

La regla general, respecto al régimen jurídico, es la igualdad entre asociaciones de empresarios y sindicatos. En este
sentido, es significativo que el art. 7 de la Constitución se ocupe simultáneamente de unos y otros, la libertad de creación
y de sus principios internos. Los Convenios de la OIT números 87 y 98 contemplan simultáneamente a “las
organizaciones de trabajadores y empleadores”; insistiendo la Carta Social Europea en la “libertad de trabajadores y
empleadores de constituir Organizaciones” (art. 5), reiterando el Estatuto los Trabajadores las alusiones conjuntas a las
“organizaciones sindicales y asociaciones empresariales” (arts.17.3, 27.1, etc...).

La regulación de ambas figuras viene recogida en la Ley Orgánica 11/1985, de 2 de agosto, de Libertad Sindical, en
adelante LOLS, siendo su contenido bastante escueto, pues consta de 15 artículos, en el que destaca una regulación
casi en exclusiva de los Sindicatos, reconociéndose la libertad de sindicación empresarial “a los efectos lo dispuesto
en el art. 28.1 de la Constitución Española y de los convenios internacionales suscritos por España”. El lugar de tal
reconocimiento es, insólitamente, la disposición derogatoria de la LOLS, que, adicionalmente, declara aplicables a las
asociaciones de empresarios, las normas de la Ley de 4 de enero de 1977, reguladora del derecho de asociación
sindical, en los siguientes términos:

“Quedan derogados la Ley 19/1977, de 1 de abril, y el Real Decreto 873/1977, de 22 de abril, en todo cuanto se
oponga a la presente Ley, permaneciendo vigente la regulación que contienen dichas normas referidas a las
asociaciones profesionales y, en particular, a las asociaciones empresariales cuya libertad de sindicación se
reconoce a efectos de lo dispuesto en el artículo 28.1 de la Constitución Española y de los convenios
internacionales suscritos por España”.

Parece que, al margen de la confusa regulación, el fin de la norma no es otro que incluir el derecho de asociación
empresarial dentro de la libertad sindical que proclama el art. 28.1 de la Constitución Española, otorgándole así la
protección máxima correspondiente a tal libertad (art. 53.2 CE) pero segregando su regulación del texto de la LOLS.

No obstante, el derecho de asociación empresarial contaba ya con una vía de protección constitucional de grado máximo,
en la medida que el genérico “derecho de asociación del art. 22 lo ampara, beneficiándose en toda su extensión de esa
protección privilegiada.

A pesar de que como hemos comentado la LOLS contiene 15 artículos, éstos se estructuran a través de 5 Títulos:

TIT I. DE LA LIBERTAD SINDICAL


TIT II. DEL RÉGIMÉN JURÍDICO SINIDCAL
TITI III. DE LA REPRESENTATIVIDAD SINDICAL
TIT IV DE LA ACCIÓN SINDICAL
TIT V DE LA TUTELA DE LA LIBERTAD SINIDCAL Y REPRESIÓN DE LAS CONDUCTAS SINDICALES

1. LIBERTAD SINDICAL

Con carácter general, éstas son las notas que definen la Libertad sindical y que analizaremos más detenidamente a
continuación:

La Libertad Sindical comprende:

a. El derecho a fundar sindicatos sin autorización previa, así como el derecho a suspenderlos o a extinguirlos,
por procedimientos democráticos.
b. El derecho del trabajador a afiliarse al sindicato de su elección con la sola condición de observar los estatutos
del mismo o a separarse del que estuviese afiliado, no pudiendo nadie ser obligado a afiliarse a un sindicato.
c. El derecho de los afiliados a elegir libremente a sus representantes dentro de cada sindicato.
d. El derecho a la actividad sindical.

Las Organizaciones Sindicales en el ejercicio de la Libertad Sindical, tienen derecho a:

--------------------------------------------------- Página 5 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

a. Redactar sus estatutos y reglamento, organizar su administración interna y sus actividades y formular su programa de
acción.
b. Constituir federaciones, confederaciones y organizaciones internacionales, así como afiliarse a ellas y retirarse de las
mismas.
c. No ser suspendidas ni disueltas sino mediante resolución firme de la Autoridad Judicial, fundada en incumplimiento
grave de las leyes.
d. El ejercicio de la actividad sindical en la empresa o fuera de ella, que comprenderá, en todo caso, el derecho a la
negociación colectiva, al ejercicio del derecho de huelga, al planteamiento de conflictos individuales y colectivos y a la
presentación de candidaturas para la elección de comités de empresa y delegados de personal, y de los
correspondientes órganos de las Administraciones Públicas, en los términos previstos en las normas
correspondientes.

2. LIBRE SINDICACIÓN Y EXCEPCIONES

Todos los trabajadores tienen derecho a sindicarse libremente para la promoción y defensa de sus intereses económicos
y sociales. Se consideran trabajadores tanto aquellos que sean sujetos de una relación laboral como aquellos que
lo sean de una relación de carácter administrativo o estatutario al servicio de las Administraciones Públicas.

Aunque existe la libre sindicación de los trabajadores al servicio de la Administración Pública la LOLS establece
expresamente que “Quienes ostenten cargos directivos o de representación en el sindicato en que estén afiliados, no
podrán desempeñar, simultáneamente, en las Administraciones Públicas cargos de libre designación de categoría de
Director General o asimilados, así como cualquier otro de rango superior”.

Quedan exceptuados del ejercicio del derecho de sindicación los miembros de las Fuerzas Armadas y de los
Institutos Armados de carácter militar. Igualmente y de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 127.1 de la
Constitución, los Jueces, Magistrados y Fiscales no podrán pertenecer a sindicato alguno mientras se hallen en activo.

El ejercicio de este derecho por los miembros de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que no tengan carácter militar,
se regirá por su normativa específica, dado el carácter armado y la organización jerarquizada de estos Institutos.

Los trabajadores por cuenta propia que no tengan trabajadores a su servicio, los trabajadores en paro y los que
hayan cesado en su actividad laboral, como consecuencia de su incapacidad o jubilación, podrán afiliarse a las
organizaciones sindicales, pero no fundar sindicatos que tengan precisamente por objeto la tutela de sus intereses
singulares, sin perjuicio de su capacidad para constituir asociaciones al amparo de la legislación específica.

Por último es necesario destacar que esta libertad se constituye, en relación con el artículo 28 CE, en un derecho con
dos apariencias:

• positiva en el sentido del derecho de los trabajadores a afiliarse libremente al sindicato de su elección
• negativa por el cual nadie puede ser obligado a afiliarse a un sindicato.

Obviamente las dos apariencias merecen una protección sustantiva de igual fuerza.

DERECHO DE SINDICACIÓN TIPOLOGÍA DE TRABAJADORES

Trabajadores sujetos a una relación laboral,


Libremente
administrativa o estatutaria

Miembros de las Fuerzas Armadas y de los


Prohibición Institutos Armados de carácter militar
Jueces, Magistrados y Fiscales, en activo

Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que no


Según su normativa específica
tengan carácter militar

--------------------------------------------------- Página 6 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

Trabajadores por cuenta propia que no


tengan trabajadores a su servicio
Afiliarse pero no fundar Sindicatos
Trabajadores en paro

Trabajadores que hayan cesado en su


actividad laboral

3. CONSTITUCIÓN, SUSPENSIÓN Y DISOLUCIÓN DE LOS SINDICATOS.

Los sindicatos para adquirir la personalidad jurídica y plena capacidad de obrar, deberán depositar, por medio de sus
promotores o dirigentes, sus estatutos en la oficina pública establecida al efecto. Las normas estatutarias contendrán al
menos:

 La denominación de la organización, que no podrá coincidir ni inducir a confusión con otra legalmente registrada.
 El domicilio y ámbito territorial y funcional de actuación del sindicato.
 Los órganos de representación, gobierno y administración y su funcionamiento, así como el régimen de provisión
electiva de sus cargos, que habrán de ajustarse a principios democráticos.
 Los requisitos y procedimientos para la adquisición y pérdida de la condición de afiliados, así como el régimen de
modificación de estatutos, de fusión y disolución del sindicato.
 El régimen económico de la organización que establezca el carácter, procedencia y destino de sus recursos, así
como los medios que permitan a los afiliados conocer la situación económica.

La oficina pública dispondrá en el plazo de diez días, la publicidad del depósito, o el requerimiento a sus promotores,
por una sola vez, para que en el plazo máximo de otros diez días subsanen los defectos observados. Transcurrido este
plazo, la oficina pública dispondrá la publicidad o rechazará el depósito mediante resolución exclusivamente fundada en
la carencia de alguno de los requisitos mínimos a que se refiere el número anterior.

La oficina pública dará publicidad al depósito en el tablón de anuncios de la misma, en el «Boletín Oficial del Estado» y,
en su caso, en el «Boletín Oficial» correspondiente indicando al menos, la denominación, el ámbito territorial y funcional,
la identificación de los promotores y firmantes del acta de constitución del sindicato. La inserción en los respectivos
«Boletines» será dispuesta por la oficina pública en el plazo de diez días y tendrá carácter gratuito.

Cualquier persona estará facultada para examinar los estatutos depositados, debiendo además la oficina facilitar a quien
así lo solicite, copia autentificada de los mismos.

Tanto la Autoridad Pública como quienes acrediten un interés directo, personal y legítimo, podrán promover ante la
autoridad judicial la declaración de no conformidad a derecho de cualesquiera estatutos que hayan sido objeto de
depósito y publicación.

El sindicato adquirirá personalidad jurídica y plena capacidad de obrar transcurridos veinte días hábiles desde el
depósito de los estatutos. La modificación de los estatutos de las organizaciones sindicales ya constituidas se ajustará
al mismo procedimiento de depósito y publicidad antes mencionado.

Finalmente, esta libertad sindical conlleva también, como no podía ser de otro modo, la posibilidad de los propios
sindicatos de decidir su disolución o suspensión de sus actividades durante algún periodo. Las autoridades
administrativas carecen de legitimación para ello, atribuyéndose tal competencia solo a la autoridad judicial, y
sólo como medida frente al incumplimiento grave de las leyes por el sindicato en cuestión.

Por último los sindicatos pueden federarse o asociarse con otros, como así reconoce el artículo 28 de la Ce y los
Convenios Internacionales sobre la materia.

4. LIBERTAD DE ACCIÓN SINDICAL, Y RESPONSABILIDADES Y BENEFICIOS.

En cuanto a la libertad de acción sindical, reconocida en el art. 7 como “ejercicio de su actividad”, debe siempre
respetar la Constitución y la ley.

Dentro de esta libertad de acción se incluyen tanto los derechos de los sindicatos al autogobierno del propio

--------------------------------------------------- Página 7 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

sindicato (redacción de reglamentos, formulación de programa de actuación, etc...) como derechos “ad extra”:
negociación colectiva, huelga, planteamiento de conflictos individuales y colectivos, presentación de
candidaturas a elecciones de representantes de personal en las empresas y Administraciones Públicas, etc.

Uno de los más destacados ámbitos de la libertad de acción es la libertad de reunión de sindicatos y asociaciones
empresariales, mantenida incluso con la situación del estado de excepción. Las reuniones sindicales se rigen por su
propia normativa, con exclusión de la legislación general sobre el derecho de reunión constituida por la Ley
Orgánica 9/1983, de 15 de julio, que posibilita las reuniones de sindicatos y asociaciones “sin sujeción a las
prescripciones de dicha Ley Orgánica” (art. 2.c), siempre que se celebren en lugares cerrados, para sus fines y mediante
convocatoria que alcance exclusivamente a sus miembros o a otras personas expresamente invitadas.

Los trabajadores afiliados a un sindicato podrán, en el ámbito de la empresa o centro de trabajo:

a. Constituir secciones sindicales de conformidad con lo establecido en los estatutos del sindicato.
b. Celebrar reuniones, previa notificación al empresario, recaudar cuotas y distribuir información sindical, fuera de
las horas de trabajo y sin perturbar la actividad normal de la empresa.
c. Recibir la información que le remita su sindicato.

Sin perjuicio de lo que se establezca mediante convenio colectivo, las secciones sindicales de los sindicatos más
representativos y de los que tengan representación en los comités de empresa y en los órganos de
representación que se establezcan en las Administraciones Públicas o cuenten con delegados de personal,
tendrán los siguientes derechos:

a. Con la finalidad de facilitar la difusión de aquellos avisos que puedan interesar a los afiliados al sindicato y a los
trabajadores en general, la empresa pondrá a su disposición un tablón de anuncios que deberá situarse en el centro
de trabajo y en lugar donde se garantice un adecuado acceso al mismo de los trabajadores.
b. A la negociación colectiva, en los términos establecidos en su legislación específica.
c. A la utilización de un local adecuado en el que puedan desarrollar sus actividades en aquellas empresas o centros de
trabajo con más de 250 trabajadores.

No obstante, lo anterior, la libertad de acción sindical no se configura como una libertad absoluta y así se prevé
expresamente que los sindicatos responderán por los actos o acuerdos adoptados por sus órganos estatutarios
en la esfera de sus respectivas competencias. Aunque no responderá por actos individuales de sus afiliados, salvo
que aquéllos se produzcan en el ejercicio regular de las funciones representativas o se pruebe que dichos
afiliados actuaban por cuenta del sindicato.

Las cuotas sindicales no podrán ser objeto de embargo. Los sindicatos podrán beneficiarse de las exenciones y
bonificaciones fiscales que legalmente se establezcan.

5. ESTRUCTURA INTERNA DE LOS SINDICATOS

Con la única limitación prevista en el texto constitucional, de que “deberán ser democráticos”, la estructura y
composición internas del sindicato se deja a la voluntad de sus fundadores y artífices. Tal invocación del principio
democrático, que globalmente considerado supone un rechazo del autoritarismo sindicalista, tiene diversas
implicaciones jurídicas. Será el congreso o asamblea del sindicato quien adopte las decisiones o acuerdos
fundamentales de la asociación, el resto de éstas se atribuye a una compleja trama de órganos inferiores que deben ser
libres en cuanto a su elección y controlados democráticamente en la forma prevista en los estatutos.

En cuanto a la estructura interna de los sindicatos y de las asociaciones de empresarios, debe decirse que cada
organización es libre a la hora de diseñar la forma y funcionamiento de su organización, debiendo únicamente someterse
éstos a principios democráticos. Así lo recoge el art. 7 de la Constitución, que señala que la estructura interna y
funcionamiento de sindicatos y asociaciones empresariales deberán ser democráticos.

De esta forma, los sindicatos y las asociaciones de empresarios se gobiernan con plena autonomía, gozando de
protección ante una posible injerencia de la Administración Pública o de unas organizaciones sobre otras. Estas
entidades dibujarán su organización básica (denominación, domicilio, ámbito de actuación, órganos de representación,
gobierno y administración, recursos económicos y sistema de admisión de miembros) en unos Estatutos que se
depositarán en la oficina pública correspondiente y se publicarán en el B.O.E. y, en su caso, en los Boletines
correspondientes.

--------------------------------------------------- Página 8 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

REPRESENTACIÓN SINDICAL Y ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN.

Debemos señalar que el tema de la representación sindical hace referencia tanto a los órganos de administración y
representación del propio sindicato, como acabamos de señalar, como a la representación que los mismos hacen de los
trabajadores en la empresa. Como a la primera de las acepciones ya hemos dedicado gran parte de la exposición, nos
ceñiremos a la segunda que recoge tanto la representación sindical a nivel general, como la representación de los
trabajadores en la propia empresa, a través de los órganos de representación de los mismo, regulada expresamente en el
Estatuto de los Trabajadores.

1. REPRESENTACIÓN SINDICAL

Es necesario en primer lugar, recordar que a los sindicatos se les reconoce una especial posición para ser interlocutor
con el Gobierno, así como para estar presente en los órganos de toma de decisiones y conformar también la voluntad
popular, desde el ámbito socioeconómico y laboral. Pero no todos los sindicatos gozan de esa potestad para ello la LOLS
recoge en su TIT III bajo la denominación de la Representatividad Sindical la figura de la mayor representatividad
sindical reconocida a determinados sindicatos que les confiere una singular posición jurídica a efectos, tanto de
participación institucional como de acción sindical.

La LOLS prevé, por tanto, tres tipos de sindicatos más representativos, con distinto alcance en cuanto a las
prerrogativas que se le reconocen:

1) Tendrán la consideración de sindicatos más representativos a nivel estatal:

a. Los que acrediten una especial audiencia, expresada en la obtención, en dicho ámbito del 10 % o mas del total de
delegados de personal, de los miembros de los comités de empresa y de los correspondientes órganos de las
Administraciones Públicas.

b. Los sindicatos o entes sindicales, afiliados, federados o confederados a una organización sindical de ámbito estatal
que tenga la consideración de más representativa de acuerdo con lo previsto en la letra a).

2) Tendrán la consideración de sindicatos más representativos a nivel de Comunidad Autónoma:

a. Los sindicatos de dicho ámbito que acrediten en el mismo una especial audiencia expresada en la obtención de, al
menos, el 15 % de los delegados de personal y de los representantes de los trabajadores en los comités de
empresa, y en los órganos correspondientes de las Administraciones Públicas, siempre que cuenten con un
mínimo de 1.500 representantes y no estén federados o confederados con organizaciones sindicales de ámbito
estatal.

b. Los sindicatos o entes sindicales afiliados, federados o confederados a una organización sindical de ámbito de
Comunidad Autónoma que tenga la consideración de más representativa de acuerdo con lo previsto en la letra a).

3) Las organizaciones sindicales que aun no teniendo la consideración de más representativas hayan obtenido, en un
ámbito territorial y funcional específico, el 10 % o más de delegados de personal y miembros de comité de
empresa y de los correspondientes órganos de las Administraciones Públicas.

a. Obtención del 10 % o más del total de delegados de personal de


los miembros de los comités de empresa y de los
MÁS REPRESENTATIVO A correspondientes órganos de las Administraciones Públicas.
NIVEL ESTATAL b. Los sindicatos o entes sindicales, afiliados, federados o
confederados a un sindicato de los señalados en el apartado a)

--------------------------------------------------- Página 9 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

a. - Obtención de, al menos, el 15 % de los delegados de personal y


de los representantes de los trabajadores en los comités de
empresa, y en los órganos correspondientes de las
Administraciones Públicas
- Cuenten con un mínimo de 1.500 representantes y
MÁS REPRESENTATIVO A -No estén federados o confederados con organizaciones
NIVEL AUTONÓMICO sindicales de ámbito estatal.

b. Los sindicatos o entes sindicales afiliados, federados o


confederados a una organización sindical de ámbito de Comunidad
Autónoma de acuerdo con lo previsto en la letra a).

ESPECIAL Aún no teniendo la consideración de más representativas hayan obtenido,


REPRESENTATIVIDAD EN UN en un ámbito territorial y funcional específico, el 10 % o más de delegados
ÁMBITO TERRITORIAL Y de personal y miembros de comité de empresa y de los correspondientes
FUNCIONAL órganos de las Administraciones Públicas

Las organizaciones que tengan la consideración de sindicato más representativo, gozarán de capacidad representativa
para:

a. Ostentar representación institucional ante las Administraciones Públicas u otras entidades y organismos de
carácter estatal o de Comunidad Autónoma que la tengan prevista. (Sólo las organizaciones sindicales mas
representativas a nivel estatal y de Comunidad Autónoma)
b. La negociación colectiva, en los términos previstos en el Estatuto de los Trabajadores.
c. Participar como interlocutores en la determinación de las condiciones de trabajo en las Administraciones
Públicas a través de los oportunos procedimientos de consulta o negociación.
d. Participar en los sistemas no jurisdiccionales de solución de conflictos de trabajo.
e. Promover elecciones para delegados de personal y comités de empresa y órganos correspondientes de las
Administraciones Públicas.
f. Obtener cesiones temporales del uso de inmuebles patrimoniales públicos en los términos que se
establezcan legalmente.(Sólo las organizaciones sindicales más representativas a nivel estatal y de Comunidad
Autónoma)
g. Cualquier otra función representativa que se establezca.

Por último la LOLS, reconoce el derecho a los Sindicatos para que en las empresas o, en su caso, en los centros de
trabajo que ocupen a más de 250 trabajadores, cualquiera que sea la clase de su contrato, las Secciones Sindicales que
puedan constituirse por los trabajadores afiliados a los sindicatos con presencia en los comités de empresa o en los
órganos de representación que se establezcan en las Administraciones públicas estarán representadas, a todos los
efectos, por delegados sindicales elegidos por y entre sus afiliados en la empresa o en el centro de trabajo.

Bien por acuerdo, bien a través de la negociación colectiva, se podrá ampliar el número de delegados establecidos en la
escala a la que hace referencia este apartado, que atendiendo a la plantilla de la empresa o, en su caso, de los centros
de trabajo corresponden a cada uno de éstos.

A falta de acuerdos específicos al respecto, el número de delegados sindicales por cada sección sindical de los
sindicatos que hayan obtenido el 10 por 100 de los votos en la elección al Comité de Empresa o al órgano de
representación en las Administraciones públicas se determinará según la siguiente escala:

Nª de trabajadores Delegados sindicales


De 250 a 750 trabajadores Uno
De 751 a 2.000 trabajadores Dos
De 2.001 a 5.000 trabajadores Tres
De 5.001 en adelante Cuatro

Las secciones sindicales de aquellos sindicatos que no hayan obtenido el 10 por 100 de los votos estarán representadas
por un solo delegado sindical.

--------------------------------------------------- Página 10 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

Los delegados sindicales, en el supuesto de que no formen parte del comité de empresa, tendrán las mismas garantías
que las establecidas legalmente para los miembros de los comités de empresa o de los órganos de representación que
se establezcan en las Administraciones Públicas, así como los siguientes derechos a salvo de lo que se pudiera
establecer por convenio colectivo:

1. Tener acceso a la misma información y documentación que la empresa ponga a disposición del comité de
empresa, estando obligados los delegados sindicales a guardar sigilo profesional en aquellas materias en las que
legalmente proceda.
2. Asistir a las reuniones de los comités de empresa y de los órganos internos de la empresa en materia de
seguridad e higiene o de los órganos de representación que se establezcan en las Administraciones Públicas,
con voz pero sin voto.
3. Ser oídos por la empresa previamente a la adopción de medidas de carácter colectivo que afecten a los
trabajadores en general y a los afiliados a su sindicato en particular, y especialmente en los despidos y sanciones
de estos últimos.

2. ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN EN LA EMPRESA.

En segundo lugar, vamos a analizar lo que se conoce como los órganos de representación de los trabajadores en el
ámbito de la empresa, cuyo ámbito de actuación se circunscribe a la propia empresa donde son elegidos:

Aunque esta materia, correspondiente al Título II del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo
2/2015, de 23 de octubre, se estudiará con más detenimiento en otro tema, dada la relación con la materia procede hacer
mención a los órganos de representación de los trabajadores y del personal de las Administraciones Publicas.

Los órganos de representación de los trabajadores y trabajadoras son los DELEGADOS DE PERSONAL y los
COMITÉS DE EMPRESA. A través de estos órganos se expresa la voluntad de todos los trabajadores del centro de
trabajo o de la empresa ante el empresario y ante cualquier organismo.

Ambos órganos tienen las mismas funciones y derechos. La diferencia entre uno u otro solo estriba en el número
de trabajadores que tenga el centro de trabajo.

A. Delegados de personal: Son órganos unipersonales que representan a los trabajadores en los centros o empresas
de trabajo que cuenten con un mínimo de 10 trabajadores y un máximo de 50.

Puede también existir un delegado de personal en aquellas empresas o centros que cuenten con un número comprendido
entre seis y diez trabajadores si así se decide por mayoría.

El número de delegados es el siguiente, atendiendo al número de trabajadores:

Nª de trabajadores Delegados de personal


Hasta 30 trabajadores Uno
De 31 a 49 trabajadores Tres

B. Comités de empresa: El comité de empresa es el órgano representativo y colegiado del conjunto de los trabajadores
en la empresa o centro de trabajo para la defensa de sus intereses, constituyéndose en cada centro de trabajo cuyo
censo sea de 50 o más trabajadores.

En la empresa que tenga en la misma provincia, o en municipios limítrofes, dos o más centros de trabajo cuyos censos no
alcancen los 50 trabajadores, pero que en su conjunto lo sumen, se constituirá un comité de empresa conjunto. Cuando
unos centros tengan 50 trabajadores y otros de la misma provincia no, en los primeros se constituirán comités de
empresa propios y con todos los segundos se constituirá otro.
Sólo por convenio colectivo podrá pactarse la constitución y funcionamiento de un comité intercentros con un máximo
de 13 miembros, que serán designados de entre los componentes de los distintos comités de centro. En la constitución
del comité intercentros se guardará la proporcionalidad de los sindicatos según los resultados electorales considerados
globalmente. Tales comités intercentros no podrán arrogarse otras funciones que las que expresamente se les conceda
en el convenio colectivo en que se acuerde su creación.

El número de miembros del comité de empresa se determinará de acuerdo con la siguiente escala:

--------------------------------------------------- Página 11 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

Nª de trabajadores Miembros del Comité


De 50 a 100 trabajadores 5
De 101 a 250 trabajadores 9
De 251 a 500 trabajadores 13
De 501 a 750 trabajadores 17
De 751 a 1.000 trabajadores 21
De 1.000 en adelante 2 por cada 1.000 o fracción con
un máximo de 75

Tanto a los Delegados de Personal como a los miembros de los Comités de Empresa se eligen por y entre todos los
trabajadores y trabajadoras de la empresa o del centro de trabajo que tengan edad laboral (a partir de 16 años) y, al
menos un mes de antigüedad en la empresa, de forma libre, personal, mediante voto secreto y directo e incluso se
permite el voto por correo si alguien se encuentra desplazado, enfermo.

Las elecciones se producen con arreglo a una convocatoria, regulada como ya se ha comentado, en el TIT II del
Estatuto de los Trabajadores de manera muy rigurosa y exhaustiva, que marca los plazos y el procedimiento y que
tiene que estar publicada en el tablón de anuncios, y de la cual tiene conocimiento también el empresario, quien debe
colaborar y facilitar que el proceso electoral se desarrolle con normalidad. Los candidatos que sean elegidos lo serán
durante cuatro años.

Los representantes de los trabajadores tienen encomendadas las siguientes funciones, encomendadas en virtud del
artículo 64 del Estatuto de los Trabajadores:

1. Tendrá derecho a ser informado y consultado por el empresario sobre aquellas cuestiones que puedan afectar
a los trabajadores, así como sobre la situación de la empresa y la evolución del empleo en la misma, en los
términos previstos en este artículo.

En la definición o aplicación de los procedimientos de información y consulta, el empresario y el comité de empresa


actuarán con espíritu de cooperación, en cumplimiento de sus derechos y obligaciones recíprocas, teniendo en cuenta
tanto los intereses de la empresa como los de los trabajadores.

• El comité de empresa tendrá derecho a ser informado trimestralmente:

 Sobre la evolución general del sector económico a que pertenece la empresa.


 Sobre la situación económica de la empresa y la evolución reciente y probable de sus actividades, incluidas las
actuaciones medioambientales que tengan repercusión directa en el empleo, así como sobre la producción y ventas,
incluido el programa de producción.
 Sobre las previsiones del empresario de celebración de nuevos contratos, con indicación del número de éstos y de
las modalidades y tipos que serán utilizados, incluidos los contratos a tiempo parcial, la realización de horas
complementarias por los trabajadores contratados a tiempo parcial y de los supuestos de subcontratación.
 De las estadísticas sobre el índice de absentismo y las causas, los accidentes de trabajo y enfermedades
profesionales y sus consecuencias, los índices de siniestralidad, los estudios periódicos o especiales del medio
ambiente laboral y los mecanismos de prevención que se utilicen.

• También tendrá derecho a recibir información, al menos anualmente, relativa a la aplicación en la empresa del
derecho de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, entre la que se incluirán datos sobre la
proporción de mujeres y hombres en los diferentes niveles profesionales, así como, en su caso, sobre las medidas
que se hubieran adoptado para fomentar la igualdad entre mujeres y hombres en la empresa y, de haberse
establecido un plan de igualdad, sobre la aplicación del mismo.

• Asimismo, con la periodicidad que proceda en cada caso, tendrá derecho a:

 Conocer el balance, la cuenta de resultados, la memoria y, en el caso de que la empresa revista la forma de
sociedad por acciones o participaciones, los demás documentos que se den a conocer a los socios, y en las mismas
condiciones que a éstos.
 Conocer los modelos de contrato de trabajo escrito que se utilicen en la empresa así como los documentos relativos
a la terminación de la relación laboral.
 Ser informado de todas las sanciones impuestas por faltas muy graves.

--------------------------------------------------- Página 12 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

 A recibir la copia básica de los contratos y la notificación de las prórrogas y de las denuncias correspondientes a los
mismos en el plazo de diez días siguientes a que tuvieran lugar.

• El comité de empresa tendrá derecho a ser informado y consultado sobre la situación y estructura del empleo en la
empresa o en el centro de trabajo, así como a ser informado trimestralmente sobre la evolución probable del mismo,
incluyendo la consulta cuando se prevean cambios al respecto.

• Asimismo, tendrá derecho a ser informado y consultado sobre todas las decisiones de la empresa que pudieran
provocar cambios relevantes en cuanto a la organización del trabajo y a los contratos de trabajo en la empresa.
Igualmente tendrá derecho a ser informado y consultado sobre la adopción de eventuales medidas preventivas,
especialmente en caso de riesgo para el empleo.

2. El comité de empresa tendrá derecho a emitir informe, en el plazo de 15 días, con carácter previo a la ejecución por
parte del empresario de las decisiones adoptadas por éste, sobre las siguientes cuestiones:

 Las reestructuraciones de plantilla y ceses totales o parciales, definitivos o temporales, de aquélla.


 Las reducciones de jornada.
 El traslado total o parcial de las instalaciones.
 Los procesos de fusión, absorción o modificación del estatus jurídico de la empresa que impliquen cualquier
incidencia que pueda afectar al volumen de empleo.
 Los planes de formación profesional en la empresa.
 La implantación y revisión de sistemas de organización y control del trabajo, estudios de tiempos, establecimiento de
sistemas de primas e incentivos y valoración de puestos de trabajo.

3. El comité de empresa tendrá también las siguientes competencias:

 Ejercer una labor:

1.º De vigilancia en el cumplimiento de las normas vigentes en materia laboral, de seguridad social y de empleo, así
como del resto de los pactos, condiciones y usos de empresa en vigor, formulando, en su caso, las acciones legales
oportunas ante el empresario y los organismos o tribunales competentes.

2.º De vigilancia y control de las condiciones de seguridad y salud en el desarrollo del trabajo en la empresa, con las
particularidades previstas en este orden por el artículo 19 de esta ley.

3.º De vigilancia del respeto y aplicación del principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y
hombres.

 Participar, como se determine por convenio colectivo, en la gestión de obras sociales establecidas en la empresa en
beneficio de los trabajadores o de sus familiares.
 Colaborar con la dirección de la empresa para conseguir el establecimiento de cuantas medidas procuren el
mantenimiento y el incremento de la productividad, así como la sostenibilidad ambiental de la empresa, si así está
pactado en los convenios colectivos.
 Colaborar con la dirección de la empresa en el establecimiento y puesta en marcha de medidas de conciliación.
 Informar a sus representados en todos los temas y cuestiones señalados en este artículo en cuanto directa o
indirectamente tengan o puedan tener repercusión en las relaciones laborales.

Por último, y respetando lo establecido legal o reglamentariamente, en los convenios colectivos se podrán establecer
disposiciones específicas relativas al contenido y a las modalidades de ejercicio de los derechos de información y
consulta antes descritos.

También es necesario destacar, y dada la intensidad de la labor de los representantes de los trabajadores, en el ámbito
de la empresa, que la Ley garantiza una especial protección para los mismos, es más, incluso desde el momento en que
firman una candidatura (antes de la elección) ya tienen cierta protección.

Las garantías de éstos aparecen enumeradas en el artículo 68 del Estatuto de los Trabajadores. Y son las que
enumeramos a continuación:

--------------------------------------------------- Página 13 de 14 ----------------------------------------------------


Academia FORO
TOMARES (Sevilla) www.academiaforo.eu
Francisco Muñoz Japón
fmj.oposiciones@gmail.comtoto

 Apertura de expediente contradictorio en el supuesto de sanciones por faltas graves o muy graves, en el que serán
oídos, aparte del interesado, el comité de empresa o restantes delegados de personal.
 Prioridad de permanencia en la empresa o centro de trabajo respecto de los demás trabajadores, en los supuestos
de suspensión o extinción por causas tecnológicas o económicas.
 No ser despedido ni sancionado durante el ejercicio de sus funciones ni dentro del año siguiente a la expiración de
su mandato, salvo en caso de que ésta se produzca por revocación o dimisión, siempre que el despido o sanción se
base en la acción del trabajador en el ejercicio de su representación, sin perjuicio, por tanto, de lo establecido en el
artículo 54. Asimismo no podrá ser discriminado en su promoción económica o profesional en razón, precisamente,
del desempeño de su representación.
 Expresar, colegiadamente si se trata del comité, con libertad sus opiniones en las materias concernientes a la esfera
de su representación, pudiendo publicar y distribuir, sin perturbar el normal desenvolvimiento del trabajo, las
publicaciones de interés laboral o social, comunicándolo a la empresa.
 Disponer de un crédito de horas mensuales retribuidas cada uno de los miembros del comité o delegado de
personal en cada centro de trabajo, para el ejercicio de sus funciones de representación, de acuerdo con la siguiente
escala: delegados de personal o miembros del comité de empresa:

Nª de trabajadores Horas
Hasta 100 trabajadores 15
De 101 a 250 trabajadores 20
De 251 a 500 trabajadores 30
De 501 a 750 trabajadores 35
De 751 en adelante 40

Podrá pactarse en convenio colectivo la acumulación de horas de los distintos miembros del comité de empresa y, en su
caso, de los delegados de personal, en uno o varios de sus componentes, sin rebasar el máximo total, pudiendo quedar
relevado o relevados del trabajo, sin perjuicio de su remuneración.

Para finalizar la exposición es necesario hacer una breve referencia tanto a la representación institucional como
a los órganos de representación de los empleados públicos en el ámbito de las Administraciones Públicas:

La regulación de los mismos, se encuentra establecida en el CAP IV del TIT III del Estatuto Básico del Empleado Público,
aprobado por Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, bajo la rúbrica “Derecho a la negociación colectiva,
representación y participación institucional. Derecho de reunión”.

En primer lugar, define el EBEP, que se entiende por:

Por negociación colectiva, a los efectos de esta Ley, se entiende el derecho a negociar la determinación de condiciones
de trabajo de los empleados de la Administración Pública. Estableciéndose para ello las denominadas Mesas de
Negociación, constituyéndose una Mesa General de Negociación en el ámbito de la Administración General del Estado,
así como en cada una de las Comunidades Autónomas, Ciudades de Ceuta y Melilla y Entidades Locales. Asimismo el
EBEP, regula una serie de materias en el artículo 37 objeto de negociación en Mesa, con carácter obligatorio.

Por representación, a los efectos de esta Ley, se entiende la facultad de elegir representantes y constituir órganos
unitarios a través de los cuales se instrumente la interlocución entre las Administraciones Públicas y sus empleados. Los
órganos específicos de representación de los funcionarios son los Delegados de Personal y las Juntas de Personal,
siendo una imagen fiel de los Delegados de Personal y de los Comités de Empresas, respectivamente, en cuanto a su
número, regulados en el ámbito del Estatuto de los Trabajadores. El EBEP, también establece, sus funciones,
garantías y procedimiento de elección.

Por participación institucional, a los efectos de esta Ley, se entiende el derecho a participar, a través de las
organizaciones sindicales, en los órganos de control y seguimiento de las entidades u organismos que legalmente se
determine.

Por último, respecto del personal laboral, al servicio de la Administración Pública, establece el artículo 32 del EBEP
que, “La negociación colectiva, representación y participación de los empleados públicos con contrato laboral se
regirá por la legislación laboral, sin perjuicio de los preceptos (del EBEP) que expresamente les son de
aplicación.”

--------------------------------------------------- Página 14 de 14 ----------------------------------------------------