Vous êtes sur la page 1sur 4

Sertorio y Plutarco.

Nació en la ciudad de Nursia, hijo de una madre viuda, durante su juventud alcanzo cierto
poder en roma. Durante la invasión de los Cimbros y los Teutones a la Galia se demuestra
el gran sentido de patria que tenía y su gran valentía para defender las causas romanas.

Se le ve un hombre que lucha por la patria, ya que este se infiltra entre los galos, mandado
en cierta medida por Mario, para sacar información, también es precavido ya que antes
de entrar en este se pertrecha como uno de ellos y aprende la lengua para no ser
reconocido. Además esto se demuestra en su paso por el Rodano, como un gesto valiente
en el que pone en riesgo su vida, de estas dos maneras se ganó así el favor del general
Mario, creándose una fama muy favorable. Cuando los celtiberos atacaron a las tropas,
debido a su estado de dejadez, en Cazlona apoyados en parte por la población de Orisia,
lucho contra ellos haciéndoles presa de su propia trampa. Otra vez utilizó Sertorio su
agudeza para vestir a los soldados romanos como celtiberos y así enfrentarse en la ciudad
de estos, ellos que pensaban que eran sus propios ciudadanos salieron al encuentro y la
mayoría fueron muertos o vendidos como esclavos.

Sertorio utilizó estas guerras en Hispania para crearse una fama y salir favorecido, con el
beneplácito de los romanos, cuando llegó a roma, fue nombrado cuestor de la Galia
Cispadana, sin embargo, este cargo parece ser que le pareció poco y siguió luchando para
poder llegar al cargo de caudillo, puso su propia vida en riesgo y así fue como se quedó
sin ojo, utilizando esto después como un mérito y sirviéndole para más mérito. Cuando
llegó al teatro de roma fue recibido con grandes méritos y fue aplaudido con gran ovación,
se enemistó con Sila por pedir el tribunado de la plebe, y cuando Mario perdió su poder
este tuvo que huir ya que Sila no le era favorable. mantuviese el partido de Sila, y Cina,
que aspiraba a cosas nuevas, tratase de suscitar la facción vencida de Mario, arrimose a
éste Sertorio; y más viendo que el mismo Octavio estaba fluctuante y solo no se atrevía a
fiarse de los amigos de Mario. Trabóse una acción reñida en la plaza entre ambos
cónsules, en la que quedó vencedor Octavio, y Cina y Sertorio, que habían perdido poco
menos de diez mil hombres, huyeron; pero como hubiesen podido reunir con sus
persuasiones la mayor parte de las tropas esparcidas por la Italia, volvieron muy pronto
en estado de poder medir las armas con Octavio.

En la siguiente pare se sigue diciendo de Sertorio que es un hombre bondadoso, que en


las guerras que llevaron a cabo Cina Mario y Sertorio, el nunca quito la vida a nadie, y
además temiendo que a la llegada de Mario y ponerse bajo el control de Cina, pudiera
este cometer una locura, no le dejó gobernar sobre Mario y se enfrentó a él haciendo las
tres divisiones, ni tampoco se jacto de la victoria del ni de sus hombres.

Una vez muertos año Cina como Mario, Sertorio se acabó trasladando a la zona de
Hispania, y allí llevó sus tropas, sin embargo, tuvo que pagar un peaje por cada zona
montañosa que pasaba, los soldados le replicaron porque les pagaba, este les respondió
que pagaba porque suele escasear a los que intentan hacerse grandes, y este se fue poco a
poco haciendo con el poder de las poblaciones, y enriqueciendo su tropa con ellas debido
al gran número de jóvenes con el que contaba, se hizo a fin de cuentas temible y
bondadoso para la población hispana. Cuando este se enteró de que Sila había tomado el
poder en Roma y de que Mario (hijo) y Carbon habían sido debilitados, se recelo y supo
que iban a ir contra él. Cuando su mandado llevado a los pirineos, Julio Salinátor, el cual
fue muerto Sertorio huyo hacia el norte de África por Cartagena con un grupo de 3000
hombres. Volvió a Hispania después de haber sido atacado, pero acabo en la isla Pitiusa
debido a un ataque de los piratas, Anio aprovechó y llegó a la isla con naves y hombres,
al principio Sertorio pensó que se iba a tratar de una batalla naval, pero un golpe de mar
destruyo la mayoría de ellos, y en vez de luchar contra los hombres tuvo que luchar contra
las borrascas.

Sertorio conocía todo tipo de técnicas para engañar a las poblaciones, y utilizo a la cierva
que le había regalado un tal Espano, para demostrar su poder ante los barbaros que creían
en todo tipo de supersticiones. Esto hizo que los barbaros le tomasen confianza y
creyesen en él, esto también habla de su poder de su persuacsión y de su carisma, le dieron
la cualidad de Dios. Vencio en muchos pueblos, y fue tomando ciudades, vencio a Cota
y a Aufidio, Domicio Calvisio, y a uno de los generales de Metelo. Sertorio y Metelo se
enfrantaron en una batalla, romano contra romano, aunque Metelo ya no estaba hecho
para los combates. Mételo fue escarnecido por los españoles después de la batalla,
Sertorio acudió en auxilio de los hispanos, y aquí también demostró sus maneras e
ingenio, ya que cuando llevaron provisiones a la ciudad sitiada, les dijo a los portadores
que se trajeran consigo a los inútiles, para poder dejar así a los más fuertes y a los más
combatientes.
Los barbaros tomaron a Sertorio gran cariño, y se acostumbraron a él, adiestro a los más
jóvenes con educadores romanos y griegos, siempre de las casas más nobles. Los
Hispanos se entregaron con gran honor a Sertorio, y le siguieron millares de hombres
leales que perecerían con él en el campo de batalla. Ellos mismo los rescataron de un
posible asedio, pasando el primero fuera de las murallas. Cuando Sertorio huyo de las
tropas de Metelo se refugió con los Caracitanos, que vivian en cuevas y en propio monte,
estos se rieron de él por haber perdido la batalla, este montó en cólera, y ya que estos eran
hasta cierto punto difíciles de vencer, ideo un plan, que fue fijarse en las corrientes del
viento. Con esto demuestra Sertorio su peripecia y su ingenio, ya que hace construir
montículos de polvos en frente de las cuevas donde habitaban para que cuando soplase el
viento se ahogasen dentro de las cuevas, aprovechándose también de que eran
analfabetos, ya que ellos pensaron que eran defensas.

Tras ese suceso Sertorio salió bastante perjudicado, sin embargo, sus capacidades
hicieron que por cada batalla que perdía no sufriese ningún daño personal, este se enfrentó
en dos batallas contra Pompeyo, gano en parte a la ayuda de los africanos, Sertorio en el
último momento se quejaba de la juventud de Pompeyo. Desde ese instante Metelo le
procesó un gran odio, y pagaría una recompensa a quien le diese muerte; la muerte de su
madre le entristeció de gran medida, ya que ella había sido la que le había inculcado los
valores de la patria y por la cual había decidido luchar hasta aquellos extremos, estuvo
casi una semana tirado en el suelo, sin hacer nada, mientras sus consejeros le pedían que
atendiese los quehaceres de los soldados. La fama de Sertorio fue en aumento, y esto llego
a los oídos de Mitriades, se comparó la figura de Sertorio con la del propio Aníbal, y lo
llama a la guerra; Mitirades se quiso hacer con la Capadocia y con Bitinia, y se realizo un
juramento a cargo de este, no obstante, la respuesta de Sertorio había sido proteger a la república.
Mientras los hombres del senado hispano que estaban a favor de Sertorio, se disputaban los
honores y discutían sobre su papel en el Senado y como habían llegado hasta tal punto. Se llevó
acabo una conjura contra el pobre Sertorio, fue llevaba acabo por Perpena, ya que Mallo no podía
hacerlo debido a su orgullo, tras mentir a Sertorio con una falsa victoria, se celebró un banquete
que fue su final, después de un gran tumulto y una discusión, Perpena le arrojo vino y Antonio le
asestó una puñalada, a lo cual le siguieron varios, murió sin poder defenderse, y deshonrado. Tras
esto todo lo que había realizado Sertorio se deshizo, se quemaron sus cartas, Perpena murió a
manos de Pompeyo, el cual le quito la vida, todos los conjurados fueron muertos.
En la mayoría de textos se ve como Plutarco fue un gran seguidor de Sertorio y que este
le tenía un gran cariño, estos pasajes son pertenecientes a la obra Vidas paralelas de
Sertio y Pompeyo, desconozco como será la parte en la cual narra la vida de Pompeyo,
pero desde mi punto de vista, estos textos o párrafos están llenos de una oda hacia la
figura del político romano, se ensalzan todas sus virtudes, como tiene soluciones para
cada problema, como está preocupado por todas las gentes, incluso, si no son romanas y
son bárbaras, su impasividad ante los que no le rinden favor, y como agudiza el ingenio
hasta los extremos.

Además de lo anteriormente dicho, los textos son de gran ayuda para conocer todo lo que
hizo Sertorio en vida, aunque algunas partes pueden verse mitificadas, o quizás
exageradas; me parecen unos textos muy interesantes para el conocimiento de la historia
de roma y de Hispania, la manera en la cual está redactada el texto hace que todo el mundo
pueda leerlo y que sea del todo entretenida, su carácter histórico literario, aunque no lo
hace el texto de carácter subjetivo, la fecha de escritura es posterior a los hechos, ya que
las guerras sertorianas se dan en los años 82 a. C.-72 a. C. y los textos de la obra Vidas
paralelas son escritos en el s.I d.c. El texto como dije antes está redactado de manera que
es entendido por todos, así que estaría dirigido a todo el pueblo, sin embargo, el que los
textos estuvieran redactados en griego dificultaba las cosas.

Ana Medina.