Vous êtes sur la page 1sur 15

Tipos de mantenimiento

Tradicionalmente, se han distinguido 5 tipos de mantenimiento, que se diferencian entre sí


por el carácter de las tareas que incluyen:
Mantenimiento Correctivo: Es el conjunto de tareas destinadas a corregir los defectos que
se van presentando en los distintos equipos y que son comunicados al departamento de
mantenimiento por los usuarios de los mismos.
Mantenimiento Preventivo: Es el mantenimiento que tiene por misión mantener un nivel de
servicio determinado en los equipos, programando las intervencions de sus puntos
vulnerables en el momento más oportuno. Suele tener un carácter sistemático, es decir, se
interviene aunque el equipo no haya dado ningún síntoma de tener un problema
Mantenimiento Predictivo : Es el que persigue conocer e informar permanentemente del
estado y operatividad de las instalaciones mediante el conocimiento de los valores de
determinadas variables, representativas de tal estado y operatividad. Para aplicar este
mantenimiento, es necesario identificar variables físicas (temperatura, vibración, consumo
de energía, etc.) cuya variación sea indicativa de problemas que puedan estar apareciendo
en el equipo. Es el tipo de mantenimiento más tecnológico, pues requiere de medios
técnicos avanzados, y en ocasiones, de fuertes conocimientos matemáticos, físicos y/o
técnicos.
Mantenimiento Cero Horas (Overhaul): Es el conjunto de tareas cuyo objetivo es revisar los
equipos a intervalos programados bien antes de que aparezca ningún fallo, bien cuando la
fiabilidad del equipo ha disminuido apreciablemente de manera que resulta arriesgado
hacer previsiones sobre su capacidad productiva. Dicha revisión consiste en dejar el equipo
a Cero horas de funcionamiento, es decir, como si el equipo fuera nuevo. En estas
revisiones se sustituyen o se reparan todos los elementos sometidos a desgaste. Se
pretende asegurar, con gran probabilidad un tiempo de buen funcionamiento fijado de
antemano.
Mantenimiento En Uso: es el mantenimiento básico de un equipo realizado por los usuarios
del mismo. Consiste en una serie de tareas elementales (tomas de datos, inspecciones
visuales, limpieza, lubricación, reapriete de tornillos) para las que no es necesario una gran
formación, sino tal solo un entrenamie nto breve. Este tipo de mantenimiento es la base
del TPM (Total Productive Maintenance, Mantenimiento Productivo Total).
Modelos de mantenimiento

Cada uno de los modelos que se exponen a continuación incluyen varios de los tipos
anteriores de mantenimiento, en la proporción que se indica. Además, todos ellos incluyen
dos actividades: inspecciones visuales y lubricación. Esto es así porque está demostrado
que la realización de estas dos tareas en cualquier equipo es rentable. Incluso en el modelo
más sencillo (Modelo Correctivo), en el que prácticamente abandonamos el equipo a su
suerte y no nos ocupamos de él hasta que nos se produce una avería, es conveniente
observarlo al menos una vez al mes, y lubricarlo con productos adecuados a sus
características. Las inspecciones visuales prácticamente no cuestan dinero (estas
inspecciones estarán incluidas en unas gamas en las que tendremos que observar otros
equipos cercanos, por lo que no significará que tengamos que destinar recursos
expresamente para esa función). Esta inspecció n nos permitirá detectar averías de manera
precoz, y su resolución generalmente será más barata cuanto antes detectemos el
problema. La lubricación petroquimica1siempre es rentable. Aunque sí representa un coste
(lubricante y la mano de obra de aplicarlo), en general es tan bajo que está sobradamente
justificado, ya que una avería por una falta de lubricación implicará siempre un gasto mayor
que la aplicación del lubricante correspondiente.

Hecha esta puntualización, podemos definir ya los diversos modelos de mantenimiento


posibles.

A. Modelo Correctivo

Este modelo es el más básico, e incluye, además de las inspecciones visuales y la lubricación
mencionadas anteriormente, la reparación de averías que surjan. Es aplicable, como
veremos, a equipos con el más bajo nivel de criticidad, cuyas averías no suponen ningún
problema, ni económico ni técnico. E n este tipo de equipos no es rentable dedicar
mayores recursos ni esfuerzos

B. Modelo Condicional

Incluye las actividades del modelo anterior, y además, la realización de una serie de
pruebas o ensayos, que condicionarán una actuación posterior. Si tras las pruebas
descubrimos una anomalía, programaremos una intervención; si por el contrario, todo es
correcto, no actuaremos sobre el equipo.
Este modelo de mantenimiento es válido en aquellos equipos de poco uso, o equipos que a
pesar de ser importantes en el sistema productivo su probabilidad de fallo es baja.
C. Modelo Sistemático

Este modelo incluye un conjunto de tareas que realizaremos sin importarnos cual es la
condición del equipo; realizaremos, además, algunas mediciones y pruebas para decidir si
realizamos otras tareas de mayor envergadura; y por ultimo, resolveremos las averías que
surjan. Es un modelo de gran aplicación en equipos de disponibilidad media, de cierta
importancia en el sistema productivo y cuyas averías causan algunos trastornos. Es
importante señalar que un equipo sujeto a un modelo de mantenimiento sistemático no
tiene por qué tener todas sus tareas con una periodicidad fija. Simplemente, un equipo con
este modelo de mantenimiento puede tener tareas sistemáticas, que se realicen sin
importar el tiempo que lleva funcionando o el estado de los elementos sobre los que se
trabaja. Es la principal diferencia con los dos modelos anteriores, en los que para realizar
una tarea debe presentarse algún síntoma de fallo.

Un ejemplo de equipo sujeto a este modelo de mantenimiento es un reactor discontinuo,


en el que las materias que deben reaccionar se introducen de una sola vez, tiene lugar la
reacción, y posteriormente se extrae el producto de la reacción, antes de realizar una
nueva carga. Independientemente de que este reactor esté duplicado o no, cuando está en
operación debe ser fiable, por lo que se justifica realizar una serie de tareas con
independencia de que hayan presentado algún síntoma de fallo.

Otros ejemplos:
El tren de aterrizaje de un avión
El motor de un avión

D. Modelo de Mantenimiento de Alta Disponibilidad

Es el modelo más exigente y exhaustivo de todos. Se aplica en aquellos equipos que bajo
ningún concepto pueden sufrir una avería o un mal funcionamiento. Son equipos a los que
se exige, además, unos niveles de disponibilidad altísimos, por encima del 90%. La razón de
un nivel tan alto de disponibilidad es en general el alto coste en producción que tiene una
avería. Con una exigencia tan alta, no hay tiempo para el mantenimiento que requiera
parada del equipo (correctivo, preventivo sistemático). Para mantener estos equipos es
necesario emplear técnicas de mantenimiento predictivo, que nos permitan conocer el
estado del equipo con él en marcha, y a paradas programadas, que supondrán una revisión
general completa, con una frecuencia generalmente anual o superior. En esta revisión se
sustituyen, en general, todas aquellas piezas sometidas a desgaste o con probabilidad de
fallo a lo largo del año (piezas con una vida inferior a dos años). Estas revisiones se
preparan con gran antelación, y no tiene porqué ser exactamente iguales año tras año.
Como quiera que en este modelo no se incluye el mantenimiento correctivo, es decir, el
objetivo que se busca en este equipo es CERO AVERÍAS, en general no hay tiempo para
subsanar convenientemente las incidencias que ocurren, siendo conveniente en muchos
casos realizar reparaciones rápidas provisionales que permitan mantener el equipo en
marcha hasta la próxima revisión general. Por tanto, la Puesta a Cero anual debe incluir la
resolución de todas aquellas reparaciones provisionales que hayan tenido que efectuarse a
lo lrefineria04argo del año.

Algunos ejemplos de este modelo de mantenimiento pueden ser los siguientes:

Turbinas de producción de energía eléctrica


Hornos de elevada temperatura, en los que una intervención supone enfriar y volver a
calentar el horno, con el consiguiente gasto energético y con las pérdidas de producción
que trae asociado
Equipos rotativos que trabajan de forma continua
Depósitos reactores o tanques de reacción no duplicados, que sean la base de la
producción y que deban mantenerse en funcionamiento el máximo número de horas
posible.
Otras consideraciones

En el diseño del Plan de Mantenimiento, deben tenerse en cuenta dos consideraciones


muy importantes que afectan a algunos equipos en particular. En primer lugar, algunos
equipos están sometidos a normativas legales que regulan su mantenimiento, obligando a
que se realicen en ellos determinadas actividades con una periodicidad establecida.

En segundo lugar, algunas de las actividades de mantenimiento no podemos realizarlas con


el equipo habitual de mantenimiento (sea propio o contratado) pues se requiere de
conocimientos y/o medios específicos que solo están en manos del fabricante, distribuidor
o de un especialista en el equipo.

Estos dos aspectos deben ser valorados cuando tratamos de determinar el modelo de
mantenimiento que debemos aplicar a un equipo.

a. Mantenimiento Legal

Algunos equipos están sometidos a normativas o a regulaciones por parte de la


Administración. Sobre todo, son equipos que entrañan riesgos para las personas o para el
entorno. La Administración exige la realización de una serie de tareas, pruebas e
inspecciones, e incluso algunas de ellas deben ser realizadas por empresas debidamente
autorizadas para llevarlas a cabo. Estas tareas deben necesariamente incorporarse al Plan
de Mantenimiento del equipo, sea cual sea el modelo que se decida aplicarle.

Algunos de los equipos sometidos a este tipo de mantenimiento son los siguientes:

Equipos y aparatos a presión


Instalaciones de Alta y Media Tensión
Torres de Refrigeración
Determinados medios de elevación, de cargas o de personas
Vehículos
Instalaciones contraincendios
Tanques de almacenamiento de determinados productos químicos
b. Mantenimiento subcontratado a un especialista
Cuando hablamos de un especialista, nos referimos a un individuo o empresa especializada
en un equipo concreto. El especialista puede ser el fabricante del equipo, el servicio técnico
del importador, o una empresa que se ha especializado en un tipo concreto de
intervenciones. Como hemos dicho, debemos recurrir al especialista cuando:

No tenemos conocimientos suficientes


No tenemos los medios necesarios
Si se dan estas circunstancias, algunas o todas las tareas de mantenimiento deberemos
subcontratarlas a empresas especializadas.

El mantenimiento subcontratado a un especialista es en general la alternativa más cara,


pues la empresa que lo ofrece es consciente de que no compite. Los precios no son precios
de mercado, sino precios de monopolio. Debe tratar de evitarse en la medida de lo posible,
por el encarecimiento y por la dependencia externa que supone. La forma más razonable
de evitarlo consiste en desarrollar un Plan de Formación que incluya entrenamiento
específico en aquellos equipos de los que no se poseen conocimientos suficientes,
adquiriendo además los medios técnicos necesarios.
http://www.mantenimientopetroquimica.com/tiposdemantenimiento.html
1.1. Correctivo
Comprende el mantenimiento que se realiza con el fin de corregir los defectos ha
presentado un equipo o maquinaria. Se clasifica en:
No planificado. Es el mantenimiento de emergencia. Debe efectuarse con urgencia ya sea
por una avería imprevista a reparar lo más pronto posible o por una condición imperativa
que hay que satisfacer (problemas de seguridad, de contaminación, de aplicación de
normas legales, etc.).
Planificado. Se sabe con antelación qué es lo que debe hacerse, de modo que cuando se
pare el equipo para efectuar la reparación se disponga del personal, repuesto y
documentos técnicos necesarios para realizarla correctamente
1.2. Predictivo
Este mantenimiento está basado en la inspección para determinar el estado y operatividad
de los equipos, mediante el conocimiento de valores de variables que ayudan a descubrir el
estado de operatividad; esto se realiza en intervalos regulares para prevenir las fallas o
evitar las consecuencias de las mismas.
Para este mantenimiento es necesario identificar las variables físicas (temperatura, presión,
vibración, etc.). Estas variaciones son un indicio de cuando se puede causar un daño al
equipo. Es el mantenimiento más técnico y avanzado que requiere de conocimientos
analíticos y técnicos y necesita de equipos sofisticados.
1.3. Preventivo
Es el mantenimiento que se realiza con el fin de prevenir la ocurrencia de fallas, y mantener
en un nivel determinado a los equipos, se conoce como mantenimiento preventivo directo
o periódico, por cuanto sus actividades están controladas por el tiempo; se basa en la
confiabilidad de los equipos.
Este tipo de mantenimiento tiene metodologías y procedimientos que pueden ser
aplicados a otras áreas. Por ejemplo, en la gestión de proyectos siempre es mejor predecir
un error, estar preparado para eso antes que gastar más dinero en contingencias en el
futuro.
Ventajas del mantenimiento industrial correctivo
La verdad es que para este tipo de mantenimiento no es fácil encontrar ventajas, salvo que
sea un correctivo planificado. De ser un mantenimiento correctivo sin planificar, por lo
general es algo urgente porque la máquina está parada, hay prisas y las ventajas no
aparecen por ningún lado.
Así pues, nos centramos en las ventajas de un correctivo planificado:
Las instalaciones y los equipos se mantienen más tiempo trabajando aunque a veces por
debajo de su rendimiento normal por la avería.
Los costes de las reparaciones suelen ser más reducidos, aunque no siempre, porque a
veces una avería pequeña que se mantiene en funcionamiento genera una avería mayor,
incrementando los costes.
Se logra una mayor uniformidad en lo que respecta a carga de trabajo del personal
encargado del mantenimiento, ya que la programación de actividades así lo facilita y lo
promueve.
Dado que el personal tiene que trabajar en buenas condiciones para que el mantenimiento
sea efectivo, se logran conformar equipos muy fiables y de alta especialización en situación
de fuertes medidas de seguridad.
Desventajas del mantenimiento industrial correctivo
En cuanto a los contras que presente el tipo de mantenimiento industrial correctivo,
destacan:
Se pueden producir algunos fallos en el momento de la ejecución, lo que podría provocar
un retraso en la puesta en marcha correcta de todos los equipos.
El precio de algunas reparaciones en concreto se podría elevar demasiado, algo que afecta
a los presupuestos de la empresa. A veces hay que adquirir repuestos y equipos no
planificados o con urgencia.
No existe una garantía total del tiempo que pueda llevar la reparación de un fallo en
concreto.
Las roturas suelen venir en el momento más inoportuno y muchas veces en picos de
producción, donde las máquinas trabajan deben trabajar a tope

http://www.aldakin.com/tipos-de-mantenimiento-industrial-ventajas-inconvenientes/
http://tangara.uis.edu.co/biblioweb/tesis/2004/112490.pdf bueno
http://tesis.ipn.mx/bitstream/handle/123456789/6075/I2.1152.pdf?sequence=1
http://repositorio.sena.edu.co/sitios/fedemetal_manual_mantenimiento/# bueno
costos de mantenimiento en activos de la empresa
Costo Indirecto. - Está constituido por los gastos que no son identificables con una
producción o servicio dado, relacionándose con éstos en forma indirecta. Ejemplo:
reparación y mantenimiento.
Indices de proporción de tipo de mantenimiento
19. Indice de Mantenimiento Programado
Porcentaje de horas invertidas en realización de Mantenimiento Programado sobre horas
totales.

20. Indice de Correctivo


Porcentaje de horas invertidas en realización de Mantenimiento Correctivo sobre horas
totales

Una variante de este indicador es el cálculo del IMC sobre número de órdenes de trabajo
correctivas sobre el número total de órdenes de trabajo. Es más sencillo, aunque la
información que proporciona es de menor calidad y más fácilmente manipulable. De todas
formas, una y otra forma de cálculo son perfectamente válidas para ver la situación en un
momento determinado y para estudiar la evolución de este parámetro.
El IMC es un indicador tremendamente útil cuando se está tratando de implementar un
plan de mantenimiento preventivo en una planta en la que no existía tal plan; también es
muy útil cuando se están implementando cambios en el departamento; y por último, es
muy interesante cuando se trata de evaluar el trabajo de un contratista de mantenimiento
en contratos de gran alcance en los que la gestión del mantenimiento recae en el
contratista (los buenos contratistas tienen un IMC muy bajo
21. Indice de Emergencias
Porcentaje de horas invertidas en realización de O.T. de prioridad máxima:

La importancia de este indicador radica en que cuanto mayor sea el número de Ordenes de
Trabajo de emergencia, peor es la gestión que se hace del mantenimiento. El caso extremo
es el de plantas que no tienen implementado ningún plan de mantenimiento preventivo, en
el que el mantenimiento se basa en 'crisis' (de ahí que a veces se denomine
'mantenimiento de crisis'). En ellas el índice es el 100%. Por extraño que pueda parecer son
muchas las plantas en las que este índice alcanza su valor máximo.
Una variante más sencilla de este índice es realizar el cálculo no sobre horas invertidas en
OT de prioridad máxima, sino en el número de OT de prioridad máxima sobre el número de
OT total. Aunque es más fácil de implementar y de calcular, evidentemente la información
que aporta es menos concluyente

http://www.renovetec.com/590-mantenimiento-industrial/110-mantenimiento-
industrial/300-indicadores-en-mantenimiento
http://repositorio.sena.edu.co/sitios/fedemetal_manual_mantenimiento/#
http://repositorio.sena.edu.co/sitios/fedemetal_manual_mantenimiento/#
http://www.mantenimientomundial.com/sites/libro/Torres/Parte5.pdf
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94351996000200006
Tiempo Medio Entre Fallas y Tiempo Medio Para Reparar
Tiempo Medio Entre Fallas y Tiempo Medio Para Reparar son dos KPI (Tiempo Medio Entre Fallas
y Tiempo Medio Para Reparar) Tiempo Medio Entre Fallas y Tiempo Medio Para Reparar son dos KPI
importantes en el mantenimiento de planta.

MTBF = (Tiempo total de funcionamiento) / (número de fallas)

MTTR = (Tiempo total de inactividad) / (número de fallas)

¿Qué significan?
"Tiempo Medio" significa, estadísticamente, el tiempo promedio.

El "Tiempo Medio Entre Fallas" (MTBF) es literalmente el promedio de tiempo transcurrido entre una
falla y la siguiente. Usualmente la gente lo considera como el tiempo promedio que algo funciona hasta
que falla y necesita ser reparado (otra vez).

El "Tiempo Medio Para Reparar" (MTTR) es el tiempo promedio que toma reparar algo después de una
falla.

Para algo que no puede ser reparado, el término correcto es "Tiempo Medio Para Falla"
(MTTF). Algunos definirían el MTBF –para aparatos capaces de reparación- como la suma de MTTF
más MTTR. (MTBF = MTTF + MTTR). En otras palabras, el tiempo medio entre fallas es el tiempo de
una falla a otra. Esta distinción es importante si el tiempo de reparación (MTTR) es una fracción
significativa del MTTF.

Aquí hay un ejemplo. Un bombillo en un candelabro no es reparable, por lo que el MTTF es más
apropiado. (El bombillo será sustituido). El MTTF podría ser 10,000 horas.

Por otro lado, sin cambios de aceite, el motor de un automóvil puede fallar luego de 150 horas de
conducción en carretera –ese es el MTTF. Asumiendo 6 horas para quitar y sustituir el motor (MTTR), el
MTBF es 150 + 6 = 156 horas.

Como los automóviles, la mayoría del equipo de fabricación será reparado, en lugar de sustituido
después de una falla, por lo que el MTBF es la medida más apropiada.
¿Qué es una Falla?
"Falla" puede tener múltiples significados. Examinemos brevemente las "fallas" de un aparato.

Una Fuente de Poder Ininterrumpida (UPS) puede tener cinco funciones bajo dos condiciones:

 Cuando la energía principal está disponible:


o Permitir que la energía fluya desde la fuente principal a la máquina que está
siendo protegida
o Acondicionar la energía limitando los picos de energía o bajones de voltaje
o Almacenar energía en una bacteria, hasta la carga total de la batería
 Cuando la energía principal se interrumpe:
 Proveer energía continua a la máquina que está siendo protegida
 Emitir una señal para indicar que la energía principal está apagada
No hay duda de que el UPS ha fallado si impide que la energía principal fluya hacia la máquina que está
siendo protegida (función 1). Fallas debidas a las funciones 2, 3 o 5 tal vez no sean obvias, porque la
máquina "protegida" todavía está funcionando por la energía principal o por la batería. Incluso si lo
notamos, estas fallan puede que no provoquen medidas correctivas inmediatas porque la máquina
"protegida" sigue funcionando y puede que sea más importante mantenerla trabajando que reparar o
sustituir el UPS.

¿Qué es Disponibilidad?
La "disponibilidad" de un aparato es, matemáticamente, MTBF / (MTBF + MTTR) para el tiempo de
trabajo programado. El automóvil del ejemplo anterior está disponible durante 150/156 = 96.2% del
tiempo. La reparación es tiempo de inactividad no programado.

Con un cambio de aceite de media hora no programado cada 50 horas – cuando un indicador del tablero
alerta al conductor – la disponibilidad incrementaría a 50/50.5 = 99%.

Si los cambios de aceite se programaran adecuadamente como una actividad de mantenimiento,


entonces la disponibilidad sería 100%.

¿Por qué son importantes?


La "disponibilidad" es un indicador clave de rendimiento en la fabricación, es parte de la medida de
"Eficiencia General de Equipos" (OEE).

Un programa de producción que incluye tiempo de inactividad para mantenimiento preventivo puede
predecir con precisión la producción total. Los programas que ignoran el MTBF y el MTTR son
simplemente futuros desastres esperando remedio.

Cómo calcular el MTBF actual


El MTBF actual o histórico se calcula utilizando observaciones en el mundo real. (Existe una disciplina
aparte para que los diseñadores de equipo pronostiquen el MTBF, basándose en los componentes y la
carga de trabajo prevista).

El cálculo del MTBF actual requiere de un conjunto de observaciones, cada observación es:

 Momento del tiempo de funcionamiento: el momento en el cual una máquina


empieza a trabajar (inicialmente o después de una reparación)
 Momento del tiempo de inactividad: el momento en el cual una máquina falló
después de trabajar a partir del momento de tiempo de funcionamiento previo
Por lo que cada Tiempo Entre Falla (TBF) es la diferencia entre una observación del Momento del
tiempo de funcionamiento y el subsecuente momento del tiempo de inactividad.

Se necesitan tres cantidades:

 n = Número de observaciones.
 ui = Este es el iésimo Momento del tiempo de funcionamiento
 di = Este es el iésimo Momento del tiempo de inactividad que sigue al iésimo
Momento del tiempo de funcionamiento
Por lo que el MTBF = Sumatoria (di – ui)/ n , para todos los i = 1 durante n observaciones. Más
sencillamente, es el tiempo de trabajo total dividido entre el número de fallas.

Oskar Olofsson

importantes en el mantenimiento de planta.


MTBF = (Tiempo total de funcionamiento) / (número de fallas)
MTTR = (Tiempo total de inactividad) / (número de fallas)
¿Qué significan?
"Tiempo Medio" significa, estadísticamente, el tiempo promedio.
El "Tiempo Medio Entre Fallas" (MTBF) es literalmente el promedio de tiempo transcurrido
entre una falla y la siguiente. Usualmente la gente lo considera como el tiempo promedio
que algo funciona hasta que falla y necesita ser reparado (otra vez).
El "Tiempo Medio Para Reparar" (MTTR) es el tiempo promedio que toma reparar algo
después de una falla.
Para algo que no puede ser reparado, el término correcto es "Tiempo Medio Para Falla"
(MTTF). Algunos definirían el MTBF –para aparatos capaces de reparación- como la suma
de MTTF más MTTR. (MTBF = MTTF + MTTR). En otras palabras, el tiempo medio entre
fallas es el tiempo de una falla a otra. Esta distinción es importante si el tiempo de
reparación (MTTR) es una fracción significativa del MTTF.
Aquí hay un ejemplo. Un bombillo en un candelabro no es reparable, por lo que el MTTF es
más apropiado. (El bombillo será sustituido). El MTTF podría ser 10,000 horas.
Por otro lado, sin cambios de aceite, el motor de un automóvil puede fallar luego de 150
horas de conducción en carretera –ese es el MTTF. Asumiendo 6 horas para quitar y
sustituir el motor (MTTR), el MTBF es 150 + 6 = 156 horas.
Como los automóviles, la mayoría del equipo de fabricación será reparado, en lugar de
sustituido después de una falla, por lo que el MTBF es la medida más apropiada.
¿Qué es una Falla?
"Falla" puede tener múltiples significados. Examinemos brevemente las "fallas" de un
aparato.
Una Fuente de Poder Ininterrumpida (UPS) puede tener cinco funciones bajo dos
condiciones:
Cuando la energía principal está disponible:
Permitir que la energía fluya desde la fuente principal a la máquina que está siendo
protegida
Acondicionar la energía limitando los picos de energía o bajones de voltaje
Almacenar energía en una bacteria, hasta la carga total de la batería
Cuando la energía principal se interrumpe:
Proveer energía continua a la máquina que está siendo protegida
Emitir una señal para indicar que la energía principal está apagada
No hay duda de que el UPS ha fallado si impide que la energía principal fluya hacia la
máquina que está siendo protegida (función 1). Fallas debidas a las funciones 2, 3 o 5 tal
vez no sean obvias, porque la máquina "protegida" todavía está funcionando por la energía
principal o por la batería. Incluso si lo notamos, estas fallan puede que no provoquen
medidas correctivas inmediatas porque la máquina "protegida" sigue funcionando y puede
que sea más importante mantenerla trabajando que reparar o sustituir el UPS.
¿Qué es Disponibilidad?
La "disponibilidad" de un aparato es, matemáticamente, MTBF / (MTBF + MTTR) para el
tiempo de trabajo programado. El automóvil del ejemplo anterior está disponible durante
150/156 = 96.2% del tiempo. La reparación es tiempo de inactividad no programado.
Con un cambio de aceite de media hora no programado cada 50 horas – cuando un
indicador del tablero alerta al conductor – la disponibilidad incrementaría a 50/50.5 = 99%.
Si los cambios de aceite se programaran adecuadamente como una actividad de
mantenimiento, entonces la disponibilidad sería 100%.
¿Por qué son importantes?
La "disponibilidad" es un indicador clave de rendimiento en la fabricación, es parte de la
medida de "Eficiencia General de Equipos" (OEE).
Un programa de producción que incluye tiempo de inactividad para mantenimiento
preventivo puede predecir con precisión la producción total. Los programas que ignoran el
MTBF y el MTTR son simplemente futuros desastres esperando remedio.
Cómo calcular el MTBF actual
El MTBF actual o histórico se calcula utilizando observaciones en el mundo real. (Existe una
disciplina aparte para que los diseñadores de equipo pronostiquen el MTBF, basándose en
los componentes y la carga de trabajo prevista).
El cálculo del MTBF actual requiere de un conjunto de observaciones, cada observación es:
Momento del tiempo de funcionamiento: el momento en el cual una máquina empieza a
trabajar (inicialmente o después de una reparación)
Momento del tiempo de inactividad: el momento en el cual una máquina falló después de
trabajar a partir del momento de tiempo de funcionamiento previo
Por lo que cada Tiempo Entre Falla (TBF) es la diferencia entre una observación del
Momento del tiempo de funcionamiento y el subsecuente momento del tiempo de
inactividad.
Se necesitan tres cantidades:
n = Número de observaciones.
ui = Este es el iésimo Momento del tiempo de funcionamiento
di = Este es el iésimo Momento del tiempo de inactividad que sigue al iésimo Momento del
tiempo de funcionamiento
Por lo que el MTBF = Sumatoria (di – ui)/ n , para todos los i = 1
durante n observaciones. Más sencillamente, es el tiempo de trabajo total dividido entre el
número de fallas.
Oskar Olofsson