Vous êtes sur la page 1sur 4

ESTADOS HIPERTENSIVOS DEL EMBARAZO

La hipertensión arterial es una de las principales causas de restricción del crecimiento fetal,
prematuréz y mortalidad perinatal y figura además entre las principales causas de muerte
materna. En los embarazos normales se observa una vasodilatación de las arterias espira ladas de
hasta cuatro veces su calibre, lo cual disminuye la resistencia periférica y favorece la perfusión del
espacio intervelloso. Responsable de este fenómeno es la invasión trofoblástica que finaliza en la
semana 20-21 de gestación y que digiere la capa musculoelástica vascular evitando la acción de las
agentes vasopresores. Durante la preeclampsia, la segunda onda de migración trofoblástica no se
produce y debido a esto persiste la capa musculoelástica disminuyendo el calibre de los vasos y
dando lugar a la aparición de placas ateromatósas por enlentecimiento del flujo circulatorio. Esta
parálisis de la migración trofoblástica podría estar mediada por el sistema inmune materno.

Hay una expansión inapropiada del volumen plasmático, una sensibilidad aumentada a la
angiotensina 11, una ruptura del balance prostaciclina/tromboxano, una activación extemporánea
de los mecanismos de la coagulación con una resultante final: la disminución de la perfusión
multiorgánica.

Se define hipertensión gestacional a la aparición después de la semana 20 del embarazo de una


cifra de TA diastólica de 90 mm Hg o más y 140 mm Hg de TA sistólica o más en dos tomas con una
diferencia de 4 a 6 horas, o un solo registro de una TA diastólica de 110 mm Hg. Si la disfunción
renal se ha producido aparecerán en la orina grandes cantidades de proteínas y en especial de
albúmina. Sin embargo, hay que señalar que la lesión glomerular se produce tarde en el curso de
una hipertensión gestacional, por ende la proteinuria puede ser un signo tardío.

Factores de riesgo

- Nuliparidad.
- Adolescencia.
- Edad mayor de 35 años.
- Embarazo múltiple.
- Obesidad.
- Historia familiar de preeclampsia-eclampsia.
- Preeclampsia en embarazos anteriores.
- Arterias uterinas anormales entre las 18 a 24semanas por estudio Doppler.
- Diabetes mellitus pregestacional.
- Presencia de trombofilias.
- Enfermedad renal crónica.
- Enfermedades autoinmunes.
Clasificación

a} Hipertensión gestacianal. Es la hipertensión diagnosticada por primera vez después de la 20


semanas, sin proteinuria. Las cifras de tensión arterial retoman a la normalidad antes de las 12
semanas posparta.

b} Preeclampsia: Hipertensión diagnosticada después de las 20 semanas del embarazo se


acompaña de proteinuria. Ambas desaparecen en el posparto. La presencia de cefaleas,
alteraciones visuales y dolor epigástrico son signos premonitores de eclampsia. La persistencia de
proteinuria de 2 (++) o mayor o la excreción de 2 g o más en orina de 24 horas indica un cuadro de
preeclampsia severa.

e} Eclampsia. Es la presencia de convulsiones en pacientes preeclámpticas, que no pueden ser


atribuidas a otra causa.

d} Preeclampsia sobreimpuesta a hipertensión crónica. Es la aparición de proteinuria sobre un


proceso hipertensivo crónico no proteinúrico luego de las 20 semanas de embarazo y que
desaparece después del parto.

e) Hipertensión crónica. Es fa elevación de la presión arterial antes del embarazo o antes de las 20
semanas. Las cifras tensionales permanecen elevadas después de la 12 semana posparto.

Principias para el tratamiento

Hipertensión moderada en el embarazo 140 a 159 mm Hg de sistólica y 90 a 109 mm Hg de


diastólica y severa de 160/110 o más.

Se trata con drogas cuando la tensión arterial es severa, igual o mayor a 160/11D mm Hg, debido a
que estas cifras están cerca de los límites en que comienzan los daños en la vasculatura cerebral.

Manejo y tratamiento de la hipertensión maderada

- Control semanal en alto riesgo.

- Disminución de la actividad física en su domicilio.

- Pruebas de laboratorio.

- Control de la vitalidad y crecimiento fetal.

- No inducción electiva del parto.


Manejo y tratamiento de la hipertensión severa

- Hospitalización.

Sulfato de magnesio IV o IM. Dosis de ataque: bolo IV lento (15 a 20 min) 4 a 6 g diluido en 100 ml
de dextrosa al S%, continuando con infusión de 2 g/hora (10D mi) y luego mantener infusión de 1
g/hora a 7 gotas/min 21 mg/min., ajustando según nivel de magnesemia).

Si la tensión arterial no desciende con el reposo, indicar alguna de las siguientes drogas:

- Atenofol: 50-150 mg/dia.

- Alfa metildopa: 500-2000 mg/dia.

- Amlodipina: 10-40 mg/dia.

Las pacientes con hipertensión gestacional permanecen en el hospital ya que el riesgo de


convulsiones no ha desaparecido por el tratamiento con hipotensores.

Emergencia hipertensiva

Es el aumento brusco de las cifras tensionales acompañadas de sintomatología clínica (cefalea


Intensa, escotomas, visión borrosa, fotofobia, acufenos, reflejos osteotendinosos aumentados y
epigastralgia). Habitualmente sucede en una hipertensión previa a la gestación. Son varias las
drogas a utilizar. Evitar la hipotensión súbita que puede ser malo para el feto.

-Clonidina. Se comienza con un bolo de 0,15 mg lento por via intravenosa y luego se continú3 con
0,75 mg en 500 ml de solución dextrosada a 7 gotas por minuto.

-Hidralazina. Es la droga con la que se tiene más experiencia.

Su efectividad disminuye en los pacientes con hipertensión previa. Dosis de ataque: 5 mg en bolo
lento intravenoso (diluir la ampolla de 20 mg en 10 cml de solución dextrosada).

Aguardar 15 a 20 minutos. Si la tensión no disminuyó, agregar 5 a 10 mg a intervalos de 20


minutos hasta una dosis máxima de 40 mg. Dosis de mantenimiento: es la dosis de ataque con la
que se obtuvo una respuesta favorable la emergencia hipertensiva y/o la eclampsia son los
cuadros clínicos más graves del síndrome de hipertensión gestacional.

Prevención

Los cuidados preconcepcionales y el control prenatal precoz y periódico ayudan a remover algunos
factores de riesgo que se asocian con el desarrollo de la hipertensión. Las mujeres obesas con
altos valores de colesterol plasmático y más aún con antecedentes familiares de hipertensión
merecen un control más estricto. La educación deficitaria (menos de 6 años de estudios) también
se asocia con la aparición en la producción de hipertensión gestacional. Las dietas con aceite rico
en ácidos grasos marinos como suplemento actuarían mejorando la relación PGI/fx A2 y
reduciendo la viscosidad sanguínea y también reducirían la tensión arterial mejorando el flujo
uteroplacentario. La suplementación de la dieta con caldo podría provocar una reducción modesta
de la hipertensión en mujeres con alto riesgo de hipertensión gestacional y en comunidades con
dietas bajas en calcio.

La administración diaria de bajas dosis de aspirina (50 a 150 mg/día] durante el tercer trimestre
del embarazo reduce la incidencia de preeclampsia en pacientes con alto riesgo.

En las embarazadas con bajo y moderado riesgo no proporciona beneficios.