Vous êtes sur la page 1sur 5

Anatomía topográfica del cráneo.

El cráneo esta superficialmente separado de la cara y del cuello por una línea sinuosa (ondulante)
que parte de la raíz de la nariz, sigue el borde supra orbitario y el arco cigomático, rodea
inferiormente el conducto auditivo externo y la apófisis mastoides y, finalmente, recorre la línea
nucal superior hasta la protuberancia occipital externa.

En las paredes del cráneo se distinguen cuatro regiones:

a) Región epicraneal (occipitoparietofrontal).


b) Región temporal.
c) Región auricular.
d) Región mastoidea.

El contenido de la cavidad craneal incluye el encéfalo y las meninges.

1. Región Epicraneal.
1.1. Situación y límites: La región epicraneal ocupa la parte superior del cráneo. Esta limitada
anteriormente por la raíz de la nariz y por los bordes supraorbitarios, lateralmente por las
líneas temporales superiores, y posteriormente por las líneas nucales superiores y la
protuberancia occipital externa.
1.2. Forma externa: En la parte anterior se reconoce la glabela, que sobresale la raíz de la
nariz y los arcos superciliares, recubiertos por las cejas; superiormente a los arcos
superciliares se encuentran las tuberosidades frontales y más posteriormente, las
tuberosidades parietales. Finalmente, la protuberancia occipital externa protruye sobre la
línea media, en el extremo posterior de esta región.
1.3. Constitución:
1.3.1. Piel: Es especialmente gruesa en tora la extensión de la región epicraneal. Es lisa,
lampiña y flexible anteriormente, sobre la porción frontal, todo el resto de la región,
es, gruesa, resistente y esta recubierta por los cabellos.
1.3.2. Tejido subcutáneo. (Vasos y nervios del cuero cabelludo). Profundamente a la piel
se encuentra una capa de tejido celuloadiposo atravesado por trabeculas fibrosas y
gruesas y resistentes, que se anastomosan entre sí y se extienden desde la cara
profunda de la dermis hasta la cara superficial del musculo occipitofrontal y de la
aponeurosis epicraneal.
En la parte profunda del tejido adiposo subcutáneo discurren las ramificaciones
principales de los vasos y nervios.
1.3.3. Plano musculo aponeurótico. Profundamente a la capa subcutánea se encuentra un
estrato musculo aponeurótico constituido por el musculo occipitofrontal. El vientre
posterior de este musculo esta formado por el vientre occipital, el cientre anterior
esta formado por el vientre frontal. El tendón intermedio es una membrana fibrosa
denominada Aponeurosis epicraneal.
El borde anterior de esta aponeurosis da inserción a los vientres frontales, su borde
posterior a los vientres occipitales. A los lados, la aponeurosis epicraneal da
inserción a los músculos auriculares y se extiende adelgazándose sobre la región
temporal.
1.3.4. Capa de tejido celular laxo. La cara profunda del musculo occipitofrontal está
separada del periostio por una delgada capa de tejido celular muy laxo, que facilita el
deslizamiento del cuero cabelludo sobre el periostio de la calvaria. Esta lamina
celular está atravesada por las ramas vasculares profundas destinadas al periostio.
1.3.5. Periostio. Es delgado y esta poco adherido al esqueleto, salvo a lo largo de las
suturas y a la altura del agujero parietal.
1.3.6. Esqueleto. El plano esquelético está constituido por el hueso frontal, por la parte
superior de los huesos parietales y por la escama del hueso occipital. Se observan
sobre esta bóveda ósea: Las suturas coronal, sagital y lambdoidea; los arcos
superciliares; las tuberosidades frontales; las tuberosidades parietales y los agujeros
parietales.
Los agujeros parietales están atravesados por venas emisarias, que comunican las
venas del cuero cabelludo con las lagunas laterales y con el seno sagital superior. La
pared contiene en su espesor, superiormente a la raíz de la nariz y de la porción
medial del borde supraorbitario, unos divertículos de las cavidades nasales, los senos
frontales.
1.3.7. Meninges. Las meninges se encuentran cubiertas por la bóveda craneal. La
duramadre, escasamente adherida a la pared ósea salvo en la vecindad de las
suturas, contiene el seno sagital superior, que se extiende de anterior a posterior
sobre la línea media, a lo largo del surco óseo de este seno, desde la cresta frontal
hasta la protuberancia occipital interna. El seno recibe numerosos afluentes que
discurren, los unos hacia el espesor de la duramadre (venas meníngeas) y los otros
hacia el tejido subaracnoideo (venas cerebrales).
1.3.8. Hemisferios cerebrales. La región epicraneal se corresponde con la fisura
longitudinal del cerebro y con la parte superior de la cara lateral de los hemisferios.
Al estudiar la región temporal, describiremos las relaciones que establecen los
surcos de la cara lateral de los hemisferios con la pared craneal.
2. Región Temporal.
2.1. Situación y límites. La región temporal está situada en la parte lateral del cráneo, es
inferior a la región epicraneal, superior a la región maseterina y parotídea y posterior a la
región orbitaria.
Sus límites son: Superiormente, la línea temporal superior; Anteriormente, la apófisis
cigomática y el borde posterosuperior del hueso cigomático e Inferiormente el arco
cigomático.
2.2. Forma externa. La región temporal es saliente y convexa en los niños y en los individuos
mayor masa muscular este se encuentra mayormente desarrollado. Se reconoce en la
parte media de la región el relieve formado por la rama terminal anterior de la arteria
temporal superficial, que es un tanto más sinuosa cuanto mayor es la edad del individuo.
2.3. Constitución.
2.3.1. Piel y tejido subcutáneo. Vasos y nervios superficiales. Profundamente a la piel,
cubierta de cabellos posterior y superiormente, pero lampiña y flexible y fina
inferiormente y anteriormente. Superior y posteriormente, en la zona recubierta de
cabellos, se encuentra el cuero cabelludo con todas sus características.
2.3.2. Aponeurosis epicraneal y músculos auriculares. La capa de tejido subcutáneo está
limitada profundamente por la prolongación lateral de la aponeurosis epicraneal y
por los músculos auriculares anterior y superior que se originan en esta aponeurosis.
La aponeurosis epicraneal está separada de la fascia temporal subyacente por una
capa de tejido conjuntivo laxo. Esta capa se rarifica de superior a inferior y, cerca del
arco cigomático, ambas fascias se unen por medio de una delgada lámina de tejido
conjuntivo denso. Inferiormente al arco cigomático, la aponeurosis epicraneal se
continúa con la fascia meseterica.
2.3.3. Fascia temporal. La fascia temporal subyacente a la aponeurosis epicraneal, de
aspecto blanco, grueso y muy resistente, se extiende desde la línea temporal
superior y el espacio situado entre las dos líneas temporales hasta el arco
cigomático. Simple superiormente, se divide, hacia el tercio o el cuarto inferior de la
región, en dos laminas que se adhieren a los dos labios del borde superior del arco
cigomático.
El estrecho intervalo comprendido entre las dos hojas está lleno de grasa y en
ocasiones, es atravesado por la arteria temporal media.
2.3.4.Musculo temporal. El musculo temporal llena casi por completo la celda temporal.
Se inserta en la pared ósea de esta celda, así como en la mitad superior de la cara
medial de la fascia temporal En la mitad inferior de la región, el musculo esta
separado de la fascia por una capa adiposa.
Esta formación adiposa se prolonga de inferior a superior, a lo largo del borde
anterior del musculo, entre este y el surco retrocigomatico. Se continúa con el
cuerpo adiposo de la mejilla y puede considerarse una dependencia de esta masa
adiposa.
2.3.5. Plano esquelético. Fosa temporal. El plano esquelético de la región, o fosa
temporal, esta deprimido anteriormente y es convexo posteriormente. Esta
recorrido por la sutura que une entre si la cara temporal del ala mayor del hueso
esfenoides. Su punto de unión se denomina Pterión.
La fosa temporal se comunica inferiormente con la fosa infra temporal por medio de
un amplio orificio situado entre el arco cigomático lateralmente y cresta infra
temporal medialmente.
Los huesos de la fosa temporal son delgados. La porción escamosa del hueso
temporal se ve a menudo reducida a una delgada lámina de tejido óseo compacto.
2.3.6. Meninges. La duramadre, muy poco adherente a la pared ósea, contienen en su
espesor las ramas terminales de la arteria meníngea media y sus venas satélites.
Estos vasos circulan en el interior de los surcos óseos que constituyen la Nervadura
de la hoja de higuera.
2.3.7.Hemisferios cerebrales. La región temporal se corresponde con la cara lateral de los
hemisferios cerebrales. En la zona de la superficie hemisférica relacionada con la
región temporal, se observa el extremo inferior del surco central y el segmento
externo del surco lateral. En la zona cercana a estos dos surcos se agrupan la mayor
parte de los centros motores y sensoriales del cortex cerebral, cuyas lesiones se
traducen en signos característicos.
3. Región mastoidea.
La región mastoidea está situada en la parte lateral del cráneo e incluye la porción mastoidea
del hueso temporal y las partes blandas que la recubren.

3.1. Limites. Esta limitada superiormente por la cresta supramastoidea, Inferiormente está
limitada por el vértice de la apófisis mastoides. Anteriormente por un plano frontal
tangente al borde posterior del conducto auditivo externo y Posteriormente por el borde
posterior de la apófisis mastoides, que se prolonga hasta el límite superior.
3.2. Forma externa. La región mastoidea está recubierta anteriormente, en una anchura de
aproximadamente 1 cm, por la oreja, que forma, con el resto de la región, el ángulo
cefaloauricular. Posteriormente a la oreja, la región es convexa y la protuberancia que
forma varía con el desarrollo de la porción mastoidea del hueso temporal.
3.3. Constitución.