Vous êtes sur la page 1sur 17

Balt¡sar de Castigüone

Nuestros Clásicos
¡()
Colección, dirigüla Por
El ConrBsANo
Augrsto Monterroso

Nuerz época Pleietttdciótl ! ttotds d¿


Sereio Femández

I,NI¡yTRSIDAD NACIONAL AUTóNOITA DE MAXICO


COORDINACIÓN DE HUMANIDADES
Méxim 1W7
DTRECCIÓN GENEB"dL DE.PI'BLICACIONES
PRESENTACIÓN

.. .los iúesos Iue¡on inventados


,ara cofazone§ {atisados
Hare la tiemio o se reirk?riln¿ akara. Por ?rirnerd
--eá, en Mélrica- El Cortesano-!escrito Por el Cañde
Bsldasaro Cartigliane Para la Cotte de ürbíno, cuya Pri-
tnera edición, Ilamoda "aldikd', ddta de 1528, en folio,
La tradu!9Én al castell,xno, hecha por Jwan Boscán, es de
Barcetrona (Ped.ro Man|ezdt, 1534) en folio 90t.,
113 folios, carÍ iri.I)ilegio dada en 1533, c la terc¿re edi-
ción es 1ü que ahara Ntú,\íra$Nos,
Se fia:kt de kn terto dm?lío, que cansts de cuatro líbros,
aL farccer "inspirado!' en con»ersaci.anes que d\rante
igual kú,n'ero de ior adas tuüeran ," sr ?o de ún|ortah-
tes lersahaies de la éloca, entre los que Padrían citdrse
a los ,topias Duques de Utbi,to, a Julián de Medic'i,
a Otatian Fregoso, a Lficer Fed.erio, su, kerma¡to; tam-
bién a Ludoaico Pí0, a Gaslar Pala!ícino, a Mier Pietro
Betnbo ! ltutchos má§, cúlos ocios se dístrl¡¿rati ell el
iueso dc la cotuersáció'l con el obieto de h$er uLfellglo
rtet yiü4b9!9-eU!!!e!'0, en cq9 y4ó-llanlifu anjda
--a se refleia- la ideqsa! Caljjeli9te :Laj!4!ql P-tí\t-
c
ü! ll!Lb-!9!4!Ld! i!-Ú!alrr'
Silomam.os en cuentala fecha de sü lublicaci.ón, eI \íbro
?riúer¿ edici&: 1997
es ligerunente ,osterior (en trei ta, &ííos) atr ztiíie de Cri.r-
DR @ lo9z Unive6idad N¡cioa_l AD,ónotu de tóbal Cal.ó't ! a l,a Pri.mera edíciótu de Lá Celesti]..a,
' Ciudad UÁissitaria, 04510. Mé*i@, D. F. ctadtxdo eI RetNacbní.etuto ital;fito - +1't s* c,ú,spde* ha
caísegkid.o entral a Esfaña a tra és (entre otros suresos)
Drllctló¡r c¡NIni! ¡¡ Púerú.roNFs de l4 trad.wcción de Bosttitt, jurgodd co11lo ertraordfuaria,
' Iñprso y he.}o €r! Méxiio r del l,rolío libro de la 'Iragicomedia, e¡rrbos seriañretute

rsBN 968-36-4ó+9.2
PRÓLOGO

M"Ácho tierhlo he dwdado cml de dos cosds serí& ldra


ni mds dilícil, o
'Negaros
aquello que tan ah'ittcddarne*-
te me hab¿ís ?edido ,nuchss'¿eces, o dislo .enne a h6-
cello cono mejor ludiese. Por una larte $e Parecía
nuy ástero egar lo cosa olgun«, ek estecial beeno,
a tcrsana a quien ?n cstuewo anm y de quien efl estrc'
,t'o Me siento ser anadal ! Par otrd iwsdbd Par .osa
¿escanü'lible, d qui.en teme los iustas rctrehensiones
tuahto tenNer §e d.eben, en?render 10 q e no estevase
ladersc llegar al cdbo. En filr, desltués dc muchos deba-
tes he detcrni ada irabar cud ro e" e- a lÉeda a! dar
a mi dilisenci« ta aliión ! eI d.s¿o srunde de sen¡ir,
cott el cual en /os o¿lo.' .osas ta to suele ser acrescen-
tada la i'-dvstttt d? los hot¡b,es. ,4sí quc, seior. ros tne
nandais que yo escrib« ctát sea (a hNi ldrecer) ta far-
na de carresa ía fitá.¡ com¡enible a un gentil cortesono
q e okde en und cótte Paft We ?ueda r sePa Perf€-
td ente seflir o un |tínc;,le en todd cosa luesta ert
n oh, de tal tnanera tl e sea déL faúrc.ido f de los
otros loado, y que, en fin, ser lla'nado terÍeta
'nerezcd
cortesano así qte cosa ninguna na Ie falte. Por eso, con-
iderando yo tal t dnddmt¡enta, digo q e si amt no $¿
tarecier,i Nalar hNal ser de 7,,0s ter\ido lar loco arnigo
q c de los otros lor ?aca sobio, sin dN,da la Me escu-
sar'a de esta fatiga, teqierNdo ,No \1tc iwzgasetu ?or loco
todas aque as que conacen cudh rectu tosd sed entft tanta
dtuersidad de eo¡r thbns carno 5e uss\ lu |as covtes'de
los rejes cnstianos escoger Ia nós Perfera fartua ! c^tí
ld flor de esta caúesanda. Porque la costurnbre hace qúe

25
BALTASAR DE CAsrrcuoNE
PRTMEn LrBRo DE "EL CoRTDsANo"
tkNtchds Lt¿ces urNa $ti§t¡,a cosa agatu fio§ laretca bien !
agara nul; Par do swele acontecer qwe los so§, las cas- . ¡o.."otet;a haútb t c,¿lc tcs y le.nry nran 1qna. o
tumbres, los cerirnonias ! las ,nodos que en !,* tielhlo ¡\'o ¡¡ti.io e toda ro¡a s¿ pupd? dat nu(hd f?. Hoñ
estuaieron en hltch.x. estiitNa xte ga$ a ser d,espreciados, tarlb¡án d uestro lraiósita, tur lleltar ordenadame te
! ,ar el caúrdria, los deslreciddas aengafi a ser tenidas dl fin do huestra hsblo, ¡e endereza contar l.a causa lor
e.n ,r'tu! gran prccio. Por ¿sta se oee clarúhente que 3l . dohde estas plárbd¡ se L¿vontsran.
1t s
%Jia*A-eqat" lw[ár.tw. l s. rF-qS]'_"t gr C.iu?dffj.f,jq
asottos losas nveuq§ J desttuíl lN- ltiejq§, de ll^t ales
íl'que quierc jursar la P,tli.io , hottos aec?s se ?tgaña
lo esta d.iÍicultad Jt mltchas otras en
,4sí que, ca oci.¿nd.o
ta ¡at.io ttu? asotu he de Ddtal, soJ faqodo a dot ol-lu
-*--
Y A3rÍ::9.34! ɧ&üror tllita ?áá, ,"
W¿$§ra!t*
dccit .t/ot) s?d de ?rttrctnbas: matera que
ludtet¡ Por
si de esto retrehensiótu alguna se ne recreciere, ta:nbiefi
os que?a a las larte de elld, que ko nenor culpa serd Ia
luestrd en haberme dad.o cargo desiguatr d n|is l erzas
que la nia en habelle aceta.do.
Llengamo§ !d., 9ues, a dar trincitio a lo q e agorü
nos es lral esto, f si losible füerc,. fg
tusMo rol oue el btínci

te t¡a t, ttabo ja.ry*asg¿.a,.:YL


!Ytw::-!ry:;,
y: tr. d-4l9lfrJ!.oi, ! eg]¡lrLJwlzLettUe #l
.§Jr'l-*
ryk-!§..§Ne;ü-! &Ls qre' !"T *.tiw*tc' las
Á*á. r tott esto uer¿is lo ouc cre\crc \ iuzttdlL -Pn
26
27
CAPfTULO I

l:.n que se dd. notícia d.e l.a noblezd de la casd tt cartedel ,


Duque di ürbü' y aai.n noble ! aakroso señot l;é et
,
¿uque. Fedeú!,' c!!a rableza ! airrades heredó el hi.io
llamado Qaidubaldq" e cula cala r córte ?asarct!. Lodas
las lárica§ !, ,I&terials ¡rue s¿ tn!?n.e\ e¡te libLa ey.t:tf .!a:
cortesa*os ! dama-t de s't tdlatio, ! Pa e ks ca*st¡ ¡l¿llo.

Casi en merlio de Italia, a ün lado de las mo¡tañas llá


nadas del Apennino, hacia el golfo de Venecia, está
puesta (como tottos saben) la peql¡cña ciudad de U!bi-
¡o, la cual, aünquc est¿ ent¡e sierras, y no tan apaci¡les
como por ventura son otras qre remos en muclBs pnr-
tes, há alca¡zado 1a i¡fluencia del cielo tan favoEblg
que toda sn tieffa a1 derrcdor es fe¡tiiísima y llena d€
ñuchos frulos. De manera que, demás de tener el aire
muy snno, se halla abundantísn¡a de toda cosa qre sea
¡renester para el vivir humano. Pero e¡tre sus ñayores
bienaventu¡anzas, te¡go yo por la más principa! que de
mxcho tiempo rcá siempre ha sido señoreada rle muy
buenos y valerosos señores. No emb¿rgante que er los
lrnive$ales daños de las gueñ¿s de Itali¿ se ha),a visto
tambi¿n esta ciudad, como las otras, pcr algún tiempo
sin esie bien. Más no vollicndo nuy at¡ás, podemos p¡o-
l..r eqa bien,l\en¡rr¿nz.r .uyr con la gloricsa merno,ir
2lrr¡ino, duque ,1.; Guidobaldo de lfo,¡tefelto (1472-1508),
hijo dc lredc.ico, ¿ qrien r(edió e! 11a2; c6¿do co¡ Isabd Go¡-
asa, nurió sin .lesccndeDci^.
¿ ¡'edÚico. duque dc U,btuo (1422-1d?), Iue, sesr! el Poli-
,itúo, glorioso como sueffcro y co¡o ¡leco1as.
BaLTAS^R DE C^srrcr-roNE PnlrrEll Lr}Ro Dri "lil- CoRrIrs^No"

del düque Fededco, el cual, efl sus d1as, ennobleció ] ,]rro de ias virtlldes de su padre qre del Estado y luégo
hotrró a toda Italia, y entre los qúe agora viven no faltan ,ur ir .rxr:ll -¿ di.|o.:ciór y rrb :J".1 11" inscrio co-
ve¡daderos )" escelentes testlgos ¿le su Prudencia, de sú ¡rcn,jó a dar t¡n gnrde esperanza de sÍ, cl1anh no pare-
hunanidad, de su justicia, de su llberalidad, de su ánimo cia que sc püdiese tener de homLre floúal alguno. De
nunca v.ncido, y de su sáber y arte er Ia Suerra, de 1a súe¡te qne to¿os concluian que ringun¿ cosa ha'Jia hecho
c1 duq,re Irederico dc t¡a].o. cscclencix qüe haber drdo
cual, en especial, hacen f¿ sus tantas vitorias, sü tomar
de lúg¡res inespunabl€s, su presteza m las emPr's¿s l- rl urunrlo un tai hijo. Xfrs la fo¡tuna, inlidiosa de tanta
yirtuil, corl t¡rda su Iuerza se pnso en contmstar a tan
el haber muchas veces .on muv Poca gente desbaratado
grandes y poderosos ejércitos 1' nunca jamás haber p€r {fltr1 ;)rir.ip:o- De tn1 ¡rancn que ¡o hnlie,do aíin lle-
dido b2ta11a. De súerte qüe podemos con müch^ ¡azón gadr ci duque Guido a ed¡cl de reinle ¿ños ca).ó malo de
igualalle a muchos de los antigúos fañosos Ir'sle señor' gota, ll cual co¡ mxy grrves dolores, crcciendo siempre,
demás de ot¡as muchas cosas qúc lizo dinas de ser loe lanto et1 todos los DriüúLros er L¡eve tiempo 1e cargó,
,1a, e"ilicó en e] á'p¡ro a'ienr" d" LrLnro unJ '! ' qu. rii est¿r en pié ¡i 1¡encarse podia; l. asi uno de los
(segün opi¡ión de muchos), la más hermosa que e11 toda ¡nás l¡e ¡osos y bicn distucstos cuerpos del r¡undo q e-
Italia se ha11ase, y asi la fo¡Deció de toda cosa oPortuna, d¿r eu su verde edxd.lcsiir.1r:1,1o l'fcrdirlo. Y.o contenta
que no casa, mas ciúdad parecía, .v no solamente de ¡rir drsto l¿ fcrtü¡¡, c¡ todo 1e fu¡: t¿D co¡iraria, qÍe
¿quello que ordi¡ariamcnte se usa como de vajillas ;uuy poc;rs veces llcsó ¿l :rl cabo cosa que desease. Y
de plata, de aderczos de cámara, de taPiceria mu)- rica, x -r, q,e,,o l(. Ji hai-.r.r-le,; ,1" ju:Lio ni r l
y de otras señejantes cosas la Proveyó, mas por nuvor ¡r,ilk¡so esfuerzo ni constancin de ánimo, no por eso
o¡nañento la ennobleció de irftuitos bultos de 1os an todo lo que comenzxba, rsí en los hechos de guerr¿,
tiguos de ¡¡á¡mol y de bronzo, de Pinturas singrlarísi .ooro eD toda otra cos¿, o pequeña o grandc, dejaba
ias y de todas m¿neBs de. insirume¡rtos de música, v sien1l,re de sucedellc mal. Y desto dan testimonio mu-
en todo ello no se pudiera 113lla, cosa coúiü1, sino csco chas y diversas desdich¿s suFS, 1as cu¿les é1 de contino
sida , mLly €scelente. .otr ta bucn cora,on suftió, ,tue nünca de la {ortuna su
Tras esto, con mucha costa y diligencia jüntó un gran Yirtrd fnó vencida. ó1 con nruchc valor despre-
número de muy singulares y nuevos libros Sriegos, lati ^üles
ciatrdo sie,rt¡e su rnah .1irha, asi en las enfcrmedades
flos ]' hebraicos, y guarneciólos todos de oro v de plata. co¡no sxno, ]¡ en lxs ¡drcrs;d¿des como bie11 fofiunado,
«»snlerando que ésta e¡a la malo¡ escelenci¿ de todo con smnde ¿r,.1iori,lxrl y re1,Lrraci1,n 1,ivió. De manera que
su D¿l.rc;o. cabo, sisüierdo sü naturál curso, va de xunque fucsc ta! dolicnte como hemos dicho, siguió la
'".re"tn y ^l años murió cc,u tanta glo¡ia con cua¡cr guerü coD iruy ho¡rados partkl.s. Prineramente en
"ln.o
siempre habia vivido. Dejó por srcesor suvo t1Í solo hijo :crvicio rle los serc¡isir¡.,ir rrl,.s de Nápo1es, Atfonsoa
varon ¿e diez años qüe sin madrc le habia quedado, el
cual se ll¡r¡ó G1lidubaldo- Este pareció no ménos here-
{ ,\li.nso Y dr Nápoles, eto es, r\tloúso I de Arasó¡.

31
.¡0
lj¡r,r^s^R DÉ CASfl(LroNE PlrrrrI,r. LrnRo DE "Lr, CoRlEsANo"

y Fernando menor; 6 dcspucs con e1 papa Alexandrc ordina amente i¡se a echar teurpraflo, todos teiian por
VI,G )'cofl venecia¡os y florentires. Tras todo esto, coslumble de pasarse en aquella misma hora a la du
subido al ponlificado Julio II,7 fué capitafl dc lá Igle- quesa, adonde hallaban siempre a Emilia Pía,8 la cu¿l
sia, €n el cual tiempo, slguiendo sr1 costü,nbre, proc!1- po¡ se¡ de tar vivo ingenio y brlen juicio, como sabeis,
raba so'Dre todo .llle s11 casa estLn iese siempre llcna dc parecia m¿est¡a de todos en drr a c¿da úno €l s€so y
caballeros p ncipales y r¡alerosos, cor los clrales nrry e1 arte y e1 yalor quc convenia. Asi rire, jüntados alli
familiarmente t¡ataba, gozando dc ia con\.ersacion dclios, 1". u¡u, y 1". Í,1 rbr l,u.na iorvers¡.:".'
y e¡r todo esto no era mero¡ cl placer que él daba que eútre ellor, asi en cosas dc seso como el1 burlas, r'
e1 que recebia, por ser múy docto en la lengua lati¡a cada uqo en r;u semblanie veDia lozano y alcgre, de
y ea la griega, y tener, ju¡tame11ie con la afabilidarl tal nranera que por ci.rto aquella casa se pudiera 1l¡-
. r la 1,,"1,: -, J J: ¡'ecr,i. Íu r,,, .ú4 quc ¡,.,,.
_,-'

büenx conversacioñ, much¿ rotici¿ de m1rclás cos¡s.


Y demas desto, t¿ito la grandez¡ de sü cor¿zon Ie e¡- en otro ltrgar tan perfch e,te como cn ¿stc se 1,iesc
1-,lia, quc ¡unt,r..l no pu.li(-e (o-1 :r icr<o.J .j-f cüi11 sr3nde fl,cse c] dcleitc qüe se ¡ecibe de üna dLncc
citar las cosas de caballeria (como en ot¡o tiempo hxLi¿ y Linrad:r comt)añia. lb¡que dejando aparte la honra qrc
hecho), a lo rnénos holgaba cn e-\tremo de vellas ejer cla ¡rra cada uno de nosotros servi¡ x t¿l seño¡ como
,ilr- r Io. ol'r.: ) .nr L¡,r1s I I..brJ.. agora cori -l qu< 1rr:1. J:j-.., ¡od s 'n,,Lrertros rorlor¡es ¡acir
gicndo y agor: ai¿bn do a .ada llr)o seeün 1os m¿ritos, rn e\ftaño conte¡tamiento c¡da vez que delante l¿
ciaram.nte mostraba cuáa grancle jüicio fucse e1 snyo duqLresa leníamos, l. pa¡ecia qúe ella crx l¿ que a todos
cr scmejnntes ejercicios. Desio ptocedia que en fustas, nos tenia en uúa confor¡id¡.l de auror juntos ], ntados,
en torneos, en saber menear ún caballo y en iúgar ro¿1 de suerle que nunc¡ conco¡dia de vohúit¿d o amor d.
sue¡re de armas, asimismo e¡ fiestas, en burlas, en nlir hcrnanos fué ruyor que el qLre alli era entre nosot¡os.
sica, y {inaiñente, er todas .las cosas convenibles a qr Lo m;smo se lúllabn entre aquellas sdor¿s (Nc alli
balleros de alta sangre, cada uno se esf.,rzxba de lnostmrsc estrLan, co¡ las cuales teniarnos únx suelt¿ y honestr
t¿l cual co venia a conrpaiía t,r cscoglda. Repartiansc, co¡1vers¿ción, porquc cada Ü1ro podi¿ asentarse y habla¡
p es, todas las horas del di¿ c¡ |o¡rados l' .leleitoso.l y bnrlar y reir con quicn lc pareci¿. irero h11to eü el
ejerci.ios. Mas porque el clüquc por su dole¡ci¡ :olii acatnmiento que se icnía a la clur¡resa, qre la misri:r
l;bertad era ün firuy grar {relrc, y no habir nirgrno de
rFerna¡do mror, rc-y (le tiár.les: Eo nrndo II, hijo, la1 rq
ilesitiDro, de Alfo"so I iic C¿l¿¡iia iwstido no¡ I¡oc.ncio VII del sn¡1ili¡ Pía, ¡ijx íe M¿r.o Pi., senor de Cxrli, y lcñrDx
It.n'o de NarFl,rs, .l {l¡¡ as.cndió or 1i95, cnanno tuvo hgir h de -UaE¿ritn, l¡ qtre lüe ah¿da 1or'Irissino, l,Iuy j.veú qücd¿
c¿iástrcfe de l¡ hor¿r.tuj! zragoncsa. tr'flrió e 1496 si¡ dcjar dcs. ú¡da dc cond. dc lfo¡ttleltro, ¡ermanó ¡atur¿l de üúi'
contiúuó viricDdo 6 lrrbino. T¡vo j¡tima mislad cln
dob¿lrlo, y^ntonio,
0Alcjai.lro VI, d la1¡oso n¡¡x llorj¡. cl ¡úrbq y ¿ su ftuertc, or 1528, fre atunxdx u¡a ¡(¿att¿ ¿r sr
7J¡lió II, c¡ c¿lelire ¡a¡a llédicir.
mehroria. Sesú¡ !¿recc, nurió fucr¿ dcl (¡o dc l¡ Islci¿.

32
33
lial-¡^sAR Dli C^srlci.roND PrirMER LtrRo DD "EL CoRTE§ANo"

troso'r.os qúc no tuviese Por el maror placer de todos se inventn¡an alsnnos juegos i¡geniosos, a la \o1unlrJ
servilla, y por et mayor pcsar enojalla, y de aqllí se segLlia agora del rno y ¿go¡¿ del otro, con los cuales los qÍc
que la mucha libertád no qúitaba la búe¡a ctianz¡. Las alli estaban e¡,r¡rora<los, descubrian por {igtras sus
burlas y las risxs en presencia .le1ll. denas de se¡ vivas persamientori a quien más les placia .rugu¡, vez se le
y graciosas, tr¿iar consiSo tna drlce y ho¡r^da aúto- 1ántabn¡ disprtis de di|e¡sas cosas, o se atrnv.sabxrr
rnhd. motes e¡trc :Llglrros. Y así holgaLan estrr!ñámc¡t€ todos
Aqurllx tetntlanzir y grandeza que er todos los hcchos con esto por estrr (cono he tlicho) aquella c¿sa lleru de
) tahl)r3s y adu¡¡nes della sc ost¡.lban lrnrlan(lo y muy si¡súlares hombres, enlre los cüales (,:oilo sateis)
r;exclo, ¡acia. ql1e áu .1c qüien ¡rlmca otrx vc, 1a hr eran los nás señalados Ot¡ri^¡ l-regoso, s rrice¡ Fe-
Lic e ri r, .Lre..'icnirJ., tor :rry i I '.: ) '.:ir.l derico su hemrx¡o,lo el manifico Julián de Médici, rl
primier(lo ella todo esto eu los que 1e cslab:,n ccrca, oicer Fietro llembo, 1' r¡ice¡ Césnr Gonzas¿,1' el conde
parecia qrc a todos traia tef,rplx¿os I sL1 propia calihd
l' púnto, rl. flaner.r qüe cada 'inc sc csforzaL¿ a scgui, $ Od¡riano Frc3oso, goreEl d. I¿ lglcsi¡ (150ó) v duqne ce

el estilo con{orme a1 dc1la, to1¡ando de úna la1 y rian Génova (i513), dc do¡de fuc exr,útsxdo por los iñ!ffiat$, debido
a qu. se h.rbi¿ il,cli¡¿do la r¡i1. lral¡.es¡, y .r,lrcgido irr;sic¡oro
gmn seño¡a reglas buenas costunbrcs ): c¡ir¡za lfas' "
'le al ¡raqués de Pescara.
€rr fin, toclas sus sündcs calidades )o no cnliendo ¿gora Fedc¡ico Frqoso, senorés, avobhpó de S¿l.r¡o (150ó), r
10
dc escribillas, pues ¡o hsce a nuestro propósito, I pues adúi¡¡t¡xdor de l¿ islcsi¿ I del olisp.do de Glbblo. E G¿¡ov¿ se
son harto más conocid¿s en 11 ¡iundo de 1() que vo podia ¡úso contra $ herna.o Cctaliaho. En 1522, al rroducir§e el sedlo
rlecir, ), si algunas virtudes súvas Pudieran po¡ reDtúra de los esr.noles, consi¡:!íó hui¡ a Francia, ¿odc rccitió nüy b!@¡
: acosida ¡or !¡r!e dc !'r rcito L [, 1528 sc ¡etiró ¿ sú islesi¿ de
"u algún ti.¡ ¡o eqlrr e,rubiera( la Íorluna 'xsi n'J Gu¡bio r ú 1539 l¡e d¡sis¡¿do .ardchal, fallc.iendo d 111.
villándosc de txntos bienes, ha querido cor mlrchas ad-
l1Júlián de lf«licis, tijo moor de Lorúüo cl Mag¡ifi@, aivió
versidades y ientacioncs de dcsdichas descub lixs, por d. 1479 a 151ó. Go¡cmador de Floren.ia d 1512, pafiicio r@a¡o
,nostrar que en un tierno co¡azon dc mujer puede la d 1513. llle un apreci¿ble poetd, a] que Bcnrho irto{tjo 6tte Ios
pru{iencia ), la fo¡taleza iiace¡ compañia con la hcrmo- interlodtóres .lc s\s Plase de ¿ aalnú lkoua.
üm y h¿lldr"c lol¡' r,luelLas riru"s. q'rc ánn en lrPietrc Bonbo, vo€ci¡¡q ¡ació e¡ 1470. Car¿e¡xl y ¡elevant¿
los homb¡es ñuy sustanciales y gr:rres pocas Yeces s€ ligrra ile las lelr¿s ilali¿nas, pasó ¡ór Urbino m 1503 y p¡oball.'
ntortc en 1505. Dn l¿.orte ducal sc dedicó á los estúüos sriesps y
l¿ti¡os, I d 1507 coñpuso los célebrcs ,rvo¡,i
Pero tlejando esto, riiilo q11e 1a costümbre de los ca- 13 César Go¡zása pertolecí¡ ¿ I¡ cas¿ de Múr¡a, dolde ,¿ció
Úalleros de aquella cas¡ cra irse luéso desPrcs de h2bcr hacia 1,r7.i. Prino e ínlino amiso de Castislione, fúe m ilústre
ceDado p^r¿ la dlquesa, adónde, entrc otras múchas fies- mi¡itar aue estúvo ál se.vicio del m¿rqués de MaDtu¡ y d¿ los ¿ú-
tas l, músic¿s que continame¡te ¡11í se us¿b¿n, ltlguflas q¡es ¿c Ur¡ino, fuch¿údo en la Miredola y contra los franceses.
veces se proponían algllnas sotiles .tüist;ones, i otr¡s MúriódBoloniá,d1512.

31
llrr,las^R DE C^slrcLroND PRTMDR I-rBRo LE "IiL CoRTls^No"

l.udovico dc Ca¡ossa, 1r Gasp:lr Pallavicino, I' Ludo\,ico ,¡¡no. !1 Irero lIo¡te, " Therpand¡o,'28 micer Nicolo
Pio, rú Morello de Ortona, r¡ l,ietro (l€ NápoLes, micer Irh¡igio.'!a De manera qlle nünca en aquella casa ialt¿brn
l{L¡bc¡to de Bari, r3 y ohos ouc¡cs c¿ball¿ros, sin 1os que lrs más ecelertes hgentus cn cualquiera facullad que en
iL¡¿n y veli¿n, quc, aunque no ordi¡nriamenter 1a Dayor It:rlia se hallase¡, como loetas, ¡11'lslcos y ot¡as slieries de
ir¿l.tc del tiempo alli sc hallabau; r:stos cran micer l3ernar- lo¡rbres pa¡a holgar.
¿o llibieü, t, el úrico Ar€t;no,'0 Jua! Cristororo Ro- \ , qu l ál ien. o c' .l¡lr j l:o 'l 'orr sJ prc'err' J )
¿" fra¡ccscs redLrcida tso1oña a l¡ obcdiencia
11Lúlo,ico dc Ca¡os., (i;:ó-15121, y.ro¡¿s, viaió cn Rona,
"- "*,¿,
lic 1¡ Sede Airostólica eD ei año de mil y cluirienios )
) Juüo ri lc ron,L,ri (1511) .¡ispo l. 1ri.xil... li¡Lnj¡nór dc seis, y vohi.¡dosc a lioma, P¡só por Urbino, adónde,
I-ói X cn llran.i¡ c Inslat.rl{ lúe oljism de Bar.u\ ¡or ñlheh- .u¿n ho¡ra(la¡t¡¡tc y .!n clran largo v ¡ranili'o aFrato
cia dc ¡.¡r(isco I, dcquic,r flc em¡njrdor cn Yenecia (i-i2ú ti27).
sc pudicra hacer en la rnás primipal ciúdnd de It¡1ia,
l]r¡ ie¡rli¿. ?¿.ic¡tc _r amiso de Castislio¡e, r ¡asó í jtrvorrúl
cr Ia cortc d. Urli,ro (1:i9ó) 1 .n la .]c R.m¿. íúc recebidoi ¿i' !,crte qLlc no solanentc cl paPa, m¡s
ItCrsIú Páll icirro (14861i11) i,crtoieria ¡ la c¡s¡ dc Ios todos los c¿irde¡¿lcs y ios oirls coltesanos qúcduo¡ t1r
:.¡fl1ucses ¿e Cór1cm¿ssiore. e\tremo selisÍcchos ll!üo ¡lgnnos tnl] contentos ¿e l¡
10I-rdovico f io, d. la c¿s^ dc los ldorcs dc Cfur,i, cft hijo dc cor:versacio¡ de ltqrrcllos crbrLllcros quc ¿ili h':linron'
I.cór.]lo y de tr!¡fairit¿ Sa¡reveri¡o. las11,ró .a.r,lo .on Gr¡rosa (t¡e, |ariiéiilolie cl lr1,a y la córtc, se quc¡aton 1¡ucln'r
iu¿sai, d¿ Mlá1,, l,cnoshi,.x mrj.r nmorlxli/n(i¿ cú los cr¿dros u.¡i',o. Iio ctie tjemllo, no só1t 're ús¡lx cl c-'lil':¡
,l;^,,
d.l !'mnci¿ y or los cscrilos del Bo¡Llo, Urn¡lllo y.rtros, r lle ""
:Lco:rürDbtado (lc l¿s iic.las -v oiros plafcf$ ordiÍafio!;
.¿ritáu al servi.io de ra¡ios !ri,.ires, de los ¿,¿gones.s, dc Ludo-
Lico cl trforo y del pxt¿ J¡iio U. :)ra:, cada 1r¡o t.li¿ diligctlch ctr n;ixdir elgo Por str
1? Scsisñúndo Morllo ¿e Oúora cs M
¡er.naje de qni6 i,aft., cL1 especial cn 1os jucgos, 1os cualcs c¡<la ¡ocLe se
t.lchos *casns hoticirs. Es cl í,ni@ cx¡állÚo dc a!¡nzada cd¿d
{l!!e irr¿reccd Ia o[m.
rcR.blroJ¡ L r¡.h', d..i'i- l'.. i o.c., : .o?.io l, ,r ,,,, (:,i L ór- P. d I ',,,'Li^ !.''lr {.
ar 'iqlior,", qui"" h ñ.\iaü- ¡ ,onvdl.ér - ', .,i .l .r1,,' .'o . '.1"i' rl
. rt,,,. ¡ ( ro t..'-'ij.
tetllice¡ Ber¡ardo Bilicr¿: Ber¡¡rdo Dolizi. .],,c rrc niás cono- .csicio ¡.t duqn¡ (i. trrbino. Trl rcz sc lrira dc Pi'tro d'l Nlo¡te'
cido rÉ¡ Bibi.na, su pai¡i¿. Na.ió cn 1,170 y ñnrió c¡ 1520. Scn'ido¡ lsm LnL -i"'_r"i,¿ i lod' s$r''i o'
dc los M.dic¡, vlido de Le(in X, ür.lcral dc S¡nh l,faria i¡ Por '¡.n¡'1" t.,,-.o, ./ rr._ V ,2: J" ArLn I de
rr , l,o r. i, r.c) ' _ , l.o' !
' l¡ ':r'
lico, fúe Drnciú v.rias reccs, ProLcgió á Rnf¿el, quc Ie iinnoit^lizó I'
L¡ m ora.lro; nota¡le lor süs cirt1s,.r¿ aniso de bro ¡s y dc ,,,..,.;.',, ".r. rd','', . .,.,'j"v: iror' "o'rc/ .r""o
c[in t,o¡ü¡c ¡.1cg,c r jovixl v nn cntrsinsh ,etrarqúisla'
{ U¡ico -\rclinoi ¡si sc llarnó a ¡cmardo Accolti, cr}ó ladre ,t Ni.colo Fricio, a¡iigo d. C¡stislio¡c, dol B'tlbo, de Is¡bcl
ljenedctto 1¿mbién e¡a poela, Llcyó um vida de És¿Ilhdo loet¿ y nc 1'sle. de Luisi da I'oÍo, cs utr cürioso rcreo¡aj' co¡occdÓr de
¡¡ l¡trto clÉ¡l¿tán, logr¡ndo lriLlar .n lxs cortes dc Urbjno, lfú . \'i"Lo lán: ,'o" ' n'1' '_ 1á reütr'aile 'ion
tua, Nápólcs y Roma, en tieDrlos d. I-eó¡ X, Re¡rsentante de l¿ l"rirua Io ¿. lle¿ " ''r:, 'o' \'.'.i".o'. En l510 'e 'i'o
poes'a lirio del sislo av, cortcsa¡a, alambi@d¿ y vana, es áq!í úr l¿ Cartúj" .lc NÁ0olcs, c.r cuto r¡otilo el Bmbo le deücó ún

'.rr.llido
.r su \, 1"d,.o €.,i1er. Mu,ió .n 15.r5.
37
IlALlasAR DE CAsrrcr-roND PaTMER LrlRo Dn "EL CoRTEs^ño"

I¿ órden dellos era ésta: que 1ú¿go llegados todos de- cios, así en anrar, co¡rc eD to.las las otras cosas, son d!
lantc la duqüesa, se asentaban a la redonda, cadx uno.r Ierentes, y por esto acortece nruchas leces que 1() que el
su place¡ o como le cabia, y a1 asentár pofljanse ordcn¿ u¡o tiene po¡ muy bueno €l otro lo tcnga por 1¡üy malo-
damente ufl gaian corr ma d:ma hasta que no habia m:rs l'<ro. no e),rb.r;1r re est^, tod s sL (or ufn ¡ cr p$r'r
damas, porque c¿si siempre er¡r1 más ellos. Dtslues. siemlre , apreciü ncho 1¡ cosa a ada. Por ¡ranerx
como 1c parccia a la duquesa se regixn, la cual 1as EIás qüe süelen los eormo¡ados, con su d,:nasjada aficion,
veces d3¡a el cá¡go de gober a¡ a limilia. Así que cl cDgañarse tanto, que pien-qn que aquclla pcrsona que
.;i.! ,lespué! de h partnla de1 papa, estando to.los a l¡ ama! sea sola e¡r e1 mundo perfeia. No poclemos dcr:r
¡úrx ncostuñblad3 en ei insar la dicho, d¿:Pres (ie lnLl que éstos ¡]o se engaile!, pues ¡uestra natrlral.za no ad
chas plátjcas buenns y de mucho gr¡sto, la duqúcsn or¡e n,:re terf,.:oncq 1.,:r '.,b-lr. .oro (lloi ;i,x:inan. n:
nó qrc lidlia come¡zase aq,rella no.he los jresl,s, i¿ l,1y ru",e 1qu.cn ils.r¿ .,.¡ no ,Jlr . r',.. L;o. 'cl
cúa1, despues de hrbello ¡eh-,rsado un mto, dijo. Senoü, .¡ria lc¿-rcccrqut rr:,srruj..5o ,'.,. .''. 1'"". l !h"T
pucs a los o. p¡rece qL1. yo sea la que agor.r he rle .lar un, .,ril rirL¡d o lcr':.:ux qn^rr', ,.u. ¡. ,ejJi ,..1, . I
cl ." ,i"Iz. e ro. ). ¡u tu l:^ o .or n:nrü¡, ti rrli¡.c su Jr'¿. y Iu. _o se ¡re.c rl .r,u.r.¡ , ),1 '
dejar rle obcder:eros, ¿etermirc du le!ant¡r 11I jLego, pcrsona c¡ el mundo sin.¡gunx falt¡, ].a que esto l¡ rle
del cual picnm llevar ¡oca reprensi<in f ¡Ia¡os Iatiga, y ser, cuál t¿ch¡ en ella sülrirj¿ con ¡rónos pen¿. Y en estr)
qcr.1 ,I.' c' 1, ur,,
fro, n$ x :u \o'unlJ.l n ¡ j r.8o r"c rer¿lros cúíl de los qüc aqúí estanos sabrá l¡11¿¡ iirtn-
ha-..r r1'ri r:'n'., e l1).
'j,to,
! 're le.i',c- ,c,..,j] dcs ccclc¡tes y
provccirosrs, ]- vicios mils tolerables
el qlre parezca mcjor. Dicieodo esto \,ohi¿)se a ajasp¡r "rás
y para quien cs an-ado-
rnónr:s dañosos par:r q¡ie11 am¿
;'
Prlhvici¡o dándo1e e1 cargo dc proponet primcro, el D¡ ¿caba¡do de deci¡ e!;to Gaspat Pallavicino, señaló
cual 1LrÉgo esi res¡ondió. Ar.os toca, señora, decn p¡i,De' Er¡ilia a Costa¡,a Fregoso,ñ (lorqu€ era la segundx
ro el jucgo que r¡ás os conte¡tárc. Ya ]'o 1e he dicho, que allí por órdcn esiab¿ asent¿dá) que (1ijcse. La cú¡l
responLlió cLla, y cn esto 'iolvióse a 1a Juqresa supii- sc ápa¡ejaba para hrbl¿r, pero la duqlles:r la atajó
cándole que na«lase a Gaspar Pallayicino qüc obedecic

diciendo qlle pues I,lmilia no habla querido toñar tr¿b¿
se. L¡ duquesa entónces rie¡do dixo a limilia. Porqu€ jo en hallar algur j{eso, t¡mpoco erx raTon que las otrr!
todos de aqui adelante os obedezcan, ,o os hago dcsde 1e tomnsen, sino (iue todas j$1almentc gozasen de 1¡
agora mi 1üg:rrtenielte I os doy torlc lni pode¡.
mismx libertad, c11 especial sicndo tantos ]os hombrcs
Estraii¡ cosa es ósta (respordió Gaspa¡ I'allavicinol qüe alli estaban, que ro habia pelig¡o que faltasen juc
que ::erpr, l.( n jc-'cs se e'cu.dr Je f.i;'., ¡,or.'icr-
,to r¿zon seria p¡ocurar de sabe¡ a 1o ¡ré¡os 1a causa rles gos. se hará, rcspondió Emili¿, y diciendo ¿ Cost¡nza
^si
to. I{ns por no ser yo el primero que desobedece d.ja- 26 CoDst¡nztr lrres¡so, hcnna¡a de O.t¡liano y lederico llrcso-
ré csio para otro liempo y dir¿ lo llue agora hace a1 del co¡de }larcoto.io I-d i di Piacenzá. Trvo
«rso, y así comienzo. A .ri me parecc que nuest¡os ¡ri Frah ¿trristad .on el Beñbo.

38 3'
BaL'rAs^R Dn CÁsIcLroNE PNr trR LI¡Ro DE "EL CoRrES".No"

|rrgoso que no dió e1 caÍso de habia¡ a Cés¿r


hablasc ¡ros llegar :r1 perfeto pú¡to de nanifiestx loctlla. Y así
Cozaga, e1 cual así diro: los unos salen iocos e¡ hacer ve¡sos, los otros en ser n'ruy
(luien con diligenci¿ corsideráre todos nuestros he- mírsicos, algunos en amores, otros en da¡z¿¡ y bailar,
chos, h¡llará si.rnlre en ellos dirersas iáltas, y es porquc quién en menear un caballo, quién en jugar de arnas,
l¡ flatura. ¿si en esto corro c¡ todo 10 dem¿s es vária, :¡ cada uDo, en fin, sesun s vesa, y dcsto (como sabiis)
uno ¡a dado lLu¡l¡re de razon en rna cosa y ¡1 otro e)1 se han habido infinilos placeres. Asi que te¡go ]o por
otrx. De aquí es qüc sabierdo éste 1(] que aquól o sabe .ierto quc en cada Lrno rlc nosotros h^I algunx sil¡ie¡tc
rle locura, 1¿ cu¿i, si sc Aanjea, puede tnuliiplicarse casi
] siendo inorante er1 lo ql1e el otro c¡timde, c¡(1a uno
lrrcilücIre corocc e] eror de su comPaiLero ) 1ro el c¡ infinilo. Iror eso.lucrrja quc x c51ro jüego fuese agora
proprioi y, asi, a todos ¡os t:Irece que scmos nruy sxb s, i.pu.-re ., .ter: .y,1urc.,1, rro J;.psc. h.i,:cn,,v"
y lnás por ventura en arluello en qúe somos más locos; y ,1, enloq.,..r¡.1 ,1., l".e'r'¡r.; , l.r;r lt-
por eso irenos !is1o en(rsta casa quc muchos qlre al p¡jn ..oreq,. co. e,¡nLri :n-,rrt-:ni. ",--'l".'rra o.l.i
cipio frcroD tenidos por hoDllr-es .1e ¡nuy gran seso, dcs . ¡o.r,i . :.1 tor i, 1.," ",,:,lc- u 1. r.11. ^-'a
tues .xyercn en op;rrion dc p:rdidos. De 10 cuxl h¡ sid¡, .iue cada rlía salen .]e ¡ri. lll arismo juicio se has¿ en los
caus¡ 1n diligscia quc cLda uno dc ¡osolros h¿ sicrni)re otros, güard¡ndo lx ¿l1ler de nllestros jL'egos, I c¿da ü¡.
tcnido en escudliíi¿r ). hrx¡ta¡ 1a locura del otro, y cst.l procure dc iundar sL1 oPiriór sobre algún
'€rdádero
.lt
Trutcc qle es como lo ltue (sosun frlDa) ¿Lc¿ece c lx grnnetllo. El ftuto qne sac¿rcr¡os desto será co.o.cr nues
Irúlh con ,os qúe esiaLn r¡ordidos d. !n a¡i¡ral quc ¡1!i rras faltas para ]nejor gu¿rd¡mos Ctl]as. 1- si la ycrrll de
r( lI¡ t" t-rá., " . ," ,te.r_. " . :r 1." locura que dcscubriaremos fue¡a ian ¡bn¡¡a¡t¡. q11. Pa-
tan ¡ruchos irst:rúncric,s de mirsica, y ana¿n con elios rezca ser sin re1¡edio. an.lalle htüos er1 ltxctil¿ 1r11l1rr:
,¡u.lÍndoic:r D1¡t|os so¡cs, lÉst¡ qüc aqLlel lnn¡.r., que !? h.tbrémos
)' (según ]a doctrin¡ (lc fmy luxrjllno), sanado
es c¿usa dc aqLlell¡ dolencix, por una cicrt-r co¡lormirl¡d rna alma, que rro Labrá siilo poca ittu,anci¿. D.ste jllesLl
qüe licne cotr alituro de aqüeLlos sones, s¡rtlerdo e1 qu. eron mLrcho, y lL:rLlaro! cx óL to¿os n gtan rxto- Ll ullo
1nás cu¡dr¿ a sú l)rofrir caLida.l, sírpittrmente moi'i{]o, decia: yo e¡lorlrcc;tr¿ rlc pensar. }! olro: yo d. tnirar.
tnnto nru3ft a1 cnlermo, q¡e m¡rdiante csle ¡roliÍiento Decia ot¡o: fuer yo )¿ esto)' loco, no sé si es de e¡tran1
le rcduce ¿ su vcrd¡dera satud Así nosotros, cuan(lo en bás cosas. 1' asi L¿Lrla¡a cad.r üro lo quc se lc ¡rtojaba.
¿lguno serltirnos algufl?- as¡ondid¿ frerza de locura, tar Entó ces {üy Ser¡fi¡r,'s riendo por el arte que solía,
sotilmentc I' con t¿nlas razones y co sejos y arles la des- 'l:-o: L,o -rd mu¡ larg.r ,o a: ¡ero .i 'o orr", qrrerei'
pertrmos, que en fin conocemos nüy bien hácie dóndc
, se encari¡a. Llespues, etrtendido el humor, tanta pricsa le l'ray lfaria¡o, ¡ul(nr.
!?
(lamos así la nlcneamos y revoh'emos, que lueso la hace- :3Fr¡y Serafí¡, Iráilc ¡trtón qúc ¡.ci¡ 1499 crueo cD la
J
rorte de tr{a¡tua y d§rüs c¡ la de U¡bino, I cúy¿ lMilia se
26 Sc t.ata dc la c.cdr.ia lolllar de quc la licadúr¿ se ctrr¿ c.n i$or¿. A.a8a ¿e s! ,¡aledice¡cia, fflc herido en 150i, cn Rom¿,
.i.ria .las. d. rnúsica.

40 11
.l
,^ 9"' lla]-,}^sAR Dn C^sr1d,ro\E Ptlüü{ 1,rBRo DD "lir- Co}.1¡rsaNo"

vo os diré otto nejo¡ juego, v podrá cad¿ úno sobre éi le ha)a pe,srdo. ¿Qué saleinos si la fortun¿, Coli¿ndose
i""i, ", po.".".. ¿Po¡ qu¿ es quc c.,si todas hs mujeres iie l:LS latiga¡ que 1os hoDfrres trs¡n Por es'ia senor¡, la
se aborrcccn con lt¡s ntoncs )' quie¡cn bjen a las cülebIas? lla traido a qu. ¿escub¡¿ con cstr Peqúcñ¿ s,:ñai c1 eltLra
j'apstar hc que nadie sepa accrtallo sino yo, que sé estc '. Ll. l(.co,-r, r'..c l- .rr- y Lnr,:.rr n cor'gojrs
secrcto p,r. tna esir¿ii¿ vix. ll¡ esto ya comenzaba a a quilr quiera qüe l:! rira o ia sirÉ? ltióse de5to 1:1
decir su consejx, mas I'lmilia le namló que caliase, v de .luql1es.r; nas vicndo el Unico Areúto que c1l,rL queria
ianrlo 1a dama quc al1í tú¿go por órdcn esiaba asentad¡, 'f,.¡.r.iJ r .'lp. ¡u "l le.ch.Ld,,líjl n" ¡,or-.
*oneñ ai Unico Areti¡o. a1 cual ie cabia 1a mano qu' !o l:r tic,rl,o a3ora <le;o. No os übe a \.'os .1 hg.tr (lc
ha'Dlxse. Jil ento¡ces, sin cspe.a! ñás, come¡zó a 1Éb]ar It¡l)hi por ago¡¡. l]milin entónces vohiósc ¿l Uu]co l
por aqu.lios térD]i11os (lc iuc solla usa' algunas veccs l' dijolc.
,lijo. lio ])ay nadic aqlri quc ro os oto¡3ue veilrlja ut todo,
!o 1re-ia ser jr'"¿ . rr -urori l3J Je p 'rÉr co¡ 1o"o rn,, h ',.." i. . : r. lrtr( ¡: ) . :,o.'o
.inrrú ,le tonne 1 ." '.."r l.r rLrJrJ '.1' l ' n all)c"l'"' ' 'r:,n e¡,crr ::nr.i o lr ¡occ ,"i'
Y e"o 1,,. l'.,.:.'. lo' 'r;Jr',o, Je un¿'en"r¿ lDl1u ilLrc los otros, ¡si tarnbié! l¿ amris más qüe to'los, los
desabrida r irgrlia, ia cüal cor los ojos dc ánsel v co! cu:tles ¡o pücden tlrcrdcr si,ro clegr¡1ente cuáDlo ella
cl co¡azón de serpie¡te nur).a trre la lengua co¡iorrle .ra perfcta; asi corno l¿s aves de tl¿c:! visl¡, q're ¡o a1-
..a.. _u"
con el ádmo. ántcs con fingida y engafiosa blandura en ... tpnpr t.,r- el .uji r I"r,r,o rue.:r"
juici"
nin!,ünx c.'sa cntiendo, sino err h¿cer notomia de co¡azo- r¿ de declarar csta dud3, qúe todo 1o otro scri¿ trabajar
n".l ,n"to qr" cn ¡qüclla p:rrre dc Af¡ica a¡enosa ¡o .tr Así quc cstx dcmanda quédese para Ios solo,
',ano. !o:s el que la puedc sacar c¡ li¡rpio.
se lull¿ ten ponzoñcsa sicrire, qtle tanto desee siempre i,ues r-os solo
henchirse de huma,ra sangrc como est¡ fals¡ v ásPera mn" ll1 Llnico ." csto, despuós qüc hubo cxllado ün Poco.
jer, l¿ clral no sol¡nre¡ie con su dulce voz y blandas pala .ié¡dole ¡eplicado q¡e hablasc, al cabo diio un so¡eto,
bms, ¡nas con los oios, con 1¿ risa, con el senblante y con ,i).1.rrando 1¡r (tüc sig¡ificab¡ aquella lctra S. M!clos pcn-
otras rnil ma¡eras tmc nsidos clrantos la oven y la veen, irron qle eitl)nces xllí le lnbía Lecbo; mas por otr¿ pa¡te
y todo esto tro para mirs de ñ3tal1os luégo Pero Pues vo , 'r..,:.t:n,,jo v.tc ¡. S.1t:t , 'o.,1rc rie'on
no I u'Jo, .o.', ,¡ rcrri:r. a¡rote harmc Jc loq lornr' nrDr i,xlos có¡ro no s€ pudiera h¡.er si¡o s;erxlo mty persado.
quÉ.c {r'le¡ d ¡ J, 'Jerr: " y Jc LL.rr¿' J J" fLl"go por \. x3i, dcspu¿s í1€ h¡belle, los qüe alli esiaba¡, ahbado
juego,
saber un¡ vetda,1, deseo a 1l) mónos saberla con un , ncho 1' pas:rdo sr,l¡rc é1 alsLrr:¿s tláticns, Ota-'ixn Fre-
e1 cual cs ésle: cLuc cada uno de nosotros dig¿ lo
que lc
roso, al cual lc r¡¡i3 l¡ dctir srr ¡uego. cr trl manera
' parece que significa aquelia letra S {lue l¿ señom drquesa i¡iri¿ndos¿ col¡,rjiIi.
irae e¡r 1a c.be,a; que, aunque sen esto también un arti- Scñores: s: t'o quisiese alirlna¡ tltr ntncr crr 111i vida
ficioso .relo para Poder e.gai1ar, por ventura le darémos (il.r1'e ensmoraJo, soy cie¡to ql1e la s6o¡a düqucs¿I )'la
ago¡¿ ¿lgLrn eñtenrlimierto quc quizá ella ha§t¿ aqui ro r'ñ¿'ra Em;1ia, runque ro 1o creyesen, mostraria¡ creeilo

42 ¡3
B¡Lr,\s.rR DE C^srrclrc\"r, Pn]rrR Lr!¡ro Dri 'lil- CoRlEsa¡io"
caúsa entre todas ántes escogeria quc iuesc 1¡ qüe 1a
)¡ diriaú que esnr ha si(1o por hxberne ]-o desconliado (]c
i:mJ.loJ r icib.r -.. , Jj-. n EurJ ;u. rre 1 ;.'c.. moviese a ello; porque si ¿qui sc hallan algunos que hayán
1o cur.l, pr cierto, yo jrsta aqui no lo he trabajado
bien; probado aquellos dulces desalrimi€¡tos que hemos dicho,
co,1 taDta Iu.rz¿ qnc por r¿zon (leLa perdcr ya 1as 6pe soy c;crto qúe por cor'lesi¿ escogerán alguna de aquellas
rxnz¿s de pod.ilo rl!:,r]zxr snluiera als! r vez; ni taú ceús:ts que ian ddces los hrcen. Y I'o a'nn poÑentürn
po.o hc dej¡.lo dc cli¿Dor¡rn1e por.lüe yo me lensa en co¡ eslo, pod.ía se. qL¡c cobrase í¡iño de pasar uo poco
,¡rás adelante cn csto de 1os lnores, cor es¡eranza de
t¡¡to c 1ias,Njcrcs c¡ t¡n poco.tuc l)iens. !r. xo halx
Itall.rr t¿übien aqxl]lLa dulzür¿, dondc lnLlchos otros halla¡
nucl,:Ls rioc ¿,na,lns ], slrliCas de l11j, rnas
iantxs :!üargúixs, ,v- clesla sú.rrte ¡o po.lrirtn cstas s.iloras
hclo rlrja¡o de ic.lo rle lo: coniinos ila¡tos de alAlu.,s
de aqui adelante reprehendt¡me nás po¡ honbrc q,rc
cnanun:.rl.r:r. Lrs crLalcs, ar¡ari1los, tr;slcs y afligi(1os, co,r
lr¡r . ', ,.: !. .Lr, | ']¡re ri. n ,r .u I11..
¿escoñt.rixr¡;. lo.scrilr.1r lor ojos, ) si h¿b].,n, aco,n Pa¡e.ió mL1) bie! x toCos este j(ego. y ya cacla úro se

¡:ñarrlo 1;rs prl:hras con sostiil)s, contina¡1e¡te trxtan dc


xp¿.ej1La a hablar en ¿l; t.ro ,o ]i¡jlia,
i3g.;ñrs, dc,iorrrentos, 11. dese,.peraciones ] cle deseos ,ri.er:;etro Bembo, que v.nia lLréso^cu.]i¿,,dol§
por órden, ¡sí dijo:
1le rnllcrlc- alor cst.r yo, si algún¡ vez vco en nÍ cncetrd;d¡ Sciiores, .n nnit sr¡,:r d«la ¡re ¡¿ pnesto c1 jreso del
aigu¡a cclt3lla de ¡rores, prestxnlente me esfuerzo con señor Okyian F¡egoso, tritardo de 1os ¡.s:rbr¡¡ierios
to{l¡ irtili:slri¿ r xtallx, 1,c, porque quier^ ñ¡1 a 1¡s ñi:. (le ¡moti los curLlcs, axnqllc s.ar (lilercntcs, Iara mi a
jercs (.o¡o p;u,s¡ll est¡s seño¡as), n1:rs por lo q¡c cl].] lo n¿nos siempre har sirio de €n ser úy
ple a iii s¡lird.Ilcsfíes hc visto o'.ros dcsta Dr;sñ¿ dol!'r recios y darnc müci,a frtiga, no creo
y qu. de ní :e po-
cir ntuy al rci.es de los qúc ñrriba dije, los ruhs no srllo tlri¿ a¡rc¡iler cosa b:]r¡nlc par.! lacellrrs Llarldos; ñns
sc nli,b:rn -; x,ri¡¡ nta¡os cur¡do sun xrnj:tas 1or nimn o l.rr relriLf-¡ sor ¿stos más o nó¡os ft¡crtcs, segú11 ¡ciiocc
ics irxtil:rtr Lidr o I.r ¡ruesh¡r1 mr Ll¡¡do g.sto, !.ro to,i¡)s :,er 1¿ .¡!rn dc rlo¡rlc r¡cc¡. Yo mc acrcrLlo 1a habcr
s mal.s liür€n [rlrr Lrenos y cr1 ioJos hrlhu g.rsto; p.r listi, ¡lglrlla ler ¡qt1€]]f, srñora a ..ltrie1r .;o arilba c¡oj¡d¡
¡r¡.n.ra, .llrc l¡s rcrrill¡s, lxs iíLs ]. los ¡ralos tütamie¡ conigo ¡r:r J(ünx soste.Lx vxun qlrc de ¡rí l11bic3.
t(», to(lo lo lle ra (ld.e l t lc les s¡lrc l,ien.Istos telcs to¡iado o ver.li.leflirc¡tc Íror otra opinio:r ÍJí qüc col
lcrlao ..r) ,¡. rrá,r .l!. bicnrvcntlmdos, irorque si taDto trx mi tuvi.sr po¡ rlgo qre cn ¡ri pcrjúicnr l hú¡ic-rcn
rlelcilc ;ailxn .tr los desxl)r;¡ricntos r:e amor. lr¡s crLrl¡: ,'l¡,.E o.'r .. t^:,l.no,.c.o j'.i,,,,i
lur ", r ,.1 ., r'i,:.i rí :1 ,. r¡ur:r peaa ¡ crsc ir¡Ltah¡ co¡ 1¿ mir, y el utal.or Joior
qre 1¿ 1,iric,tc, pi.nso qlre en l¡s Lhn.hrras deben scnt;r qrre en aq¡e1ia lÚr¡ lo s.¡tir crir l)¡(t¡.er 1an grxr.Le
'rqire;l¿ lrj(-;r:\ dri¡ fx za esLrc¡r .t e erL estc 1¡undo 1io xllicjon, ,o p.r c lp¡ nria, si¡o tor yrco n¡ro. s11)o.
se hall:i. l\si que ].r (rL1c¡rir q¡c rg¡r¿ llrestro jücgo f cse O1i-¿s veces l:r vi (l.r,j¿l,rid:l tor cos¡ q¡e :-ripe,r., r¡ie era
qlle cadr L,ro {ie Dosúros (liic,r{!, ]xlbie¡,,1o de desgrstxrse or1¡a rnia, y clto mc llegabe txnto al aimit rjüe cn aqLr.l
cor él sn rlu¡r. _1:r qrre lrl);ere d. scr ¡cr lncrza, c á1 l)1af! jo dijcril q e cL p¡sr(I. ¡rxl ¡i¡ja si¿o m y l;vi¿no
.15
+1
ll ri-'r^sA( r)ii C\sncl-rorrE l) MER LrB&o DE "LL CoRTEsANo"

tome cárgo dc formar un p€rfeto cortesano, esplicándo


en conrlx¡¿cio¡ dcl quc cDtorlces se¡!i¿:; I Pare.iamc, que,
e¡ particÍla¡ todas las
habe¡ ro cnoj¿do á la persom del munrlo clue lnás desea condiciones J. calidades qr.le sc re
L¿ le¡er corltenta, Ilevaba á todos 1os tonnentos.lLlc pü quieren pa¡a merecer este titulo. Y si algo se dijere qüe
,liesetl sc¡tirse. Así qL:e es mi voro, que nrest¡.r juego no parezca convcDir a este p¡opósito pueda cada uno d€
sca qlle c¿da üno diga, hrbierdo de estar Dral con ¿l si1 losotros contüdecü a ello como hacen los filósofos en
(la'r¡, ql1a qüerfi¿ n1ás, o que 1() esiulicac por culpa dclh las disputa§.
o por crrlpa déI, y con csto:abrór¡os c¡ál es mayor dolor, I'¡oseguia más adelante en esto micer Federico, pero
., crojrr a i¿ tcrso!.. cluc am¡is o rcc¿bi¡ cüoju (lclh. limil;a le atajó diciendo: Ese juego (si la señora düquesa
'¡o¡cs esper¿ban l¿ rcspúcsta dc llnilia, o¡¿¡do eli¡, ¡o ruera se¡vida) ha de se¡ por agora el nüestro. Respondió
r:rn,,do nás del De,¡io. sc voh,ió a,nicer l.¡¡e,ico l''re lx düquesa que le placia. E¡tónces todos, los u¡os como
gor.,, !c;rlándole qrc illLblase, cl cud ll1ógo asi comcnzrl. mtre sl y los ot¡os a1to, dijeron q¡ie aqu¿t era cl ñejor
Seiiou, 1o qlerria quc Di voto agcrx se convertlese !¡ iu.go que se pudierr en el murdo hallar. Y ¿si, sin este
rc¡itir¡re ¡l (ic ¡lgú¡ otlo desto¡ seiro¡es {llrx aqrlÍ 1,lr¡ mr el üno la rcspuesta del ot¡o, impo.tunaban a Emilia
hblado, que Io por ¡ní (si irrc lrrese lícilo) (ir brcnx ilüc señalase el que habia de comenzalle. L¿ cual, volvién-
(lose a la duqu€sa, la suplicó que determinase quiár le
volúnt¡d ¿proL,ar;a alqrn jrreto de los que sc h¡r\ (licloi
por.txc er rerdad me t)areccr to(los bre¡os; n¡¿s l¡,r no .omenzaria, porque ella no queria en esto dar su senten-
qucbrar la ¡crl.] (la(]a en es1o, digo, q¡. .l quc qrlisiejc ciai por no most¡a. cuál tenía por más suliciente en
lor¡ esta rrues¡ra córte, áun stu ert¡ar en lo que merece r{uello, de ma¡em que los otros quedasen injuriados.
llespofldió la duqucsa: como quiera que sea, vos habeis
ia seirora duquesa, h cual con su esccle,lle vidud -ccri¡
pa¡a 1eÉrta¡ rle tierra hasta €1 cielo el l¡ás l,ajo cstiritn rlc hace. esta elecion, y g11ardaos de desobedece¡ po¡ no
,tue(n el ,,,r,'oLrbiesc. 1,i,,, ¡"lra :r rirIr' .o1e rlar ejemplo a los otros que hagan lo mismo.
cln de lisonja, dccir que en Il¿lia corr gran dificültad
se hxllarian otrcs trntos cab¡lleros tan s;¡gülares, no sol¿
i¡¡ule en cu pr:n. tal troÍ.ia. d c¡L.llor.. m . irn
en otras fluchas cosas, como los quc ago¡¡ aqlrí se hallan.
Porquc si ¿! algün lusar h¡y homb¡.s quc r)rerecetl ser
iltrD¿dos bueros cortcsanos y sepan jrzqrr lo qirc más
perteoece a i¿ pe¡Íicio de bue,¿ cortesani¿, cie¡temc¡te
se puede bien crecr qüe aqní eslán. r\sí .llrc. tor casiisrr
¡luchos locos, 1os cualcs picnsal ser buen.rs corlcs¿¡os
si \,¿n carsados de prcntncion y liacen mi1 dcscnloltúras
lu€ra de propósito, paréceme qlre l,nrá al caso qlre xilor¡
s€a ¡ueslro juego escoger xlgulro rle ]a cr¡r¡¡añía, cl r:nal
47
46
CAPÍTUJ-O IT

Có'no 11ú ko úrudo tat E lilid darnd, r cohfirklado lot


h .ruquesa, e¡ cokde Ludoyico de Cdnosa ,Úa qke toúa-
se eL úrso de fanldr ujt terfeta tu/tesano, el úal acetó
el carso, J towe zak¿o dijo q e Lo ,rn eft) que le fer
t.kerc al .attrcona es ret dc bu, t Li ¿jt.

Emilia entónces, €ndo, djjo al conde L dovico de Ca-


nosJ: Pd(s. í ej. t. ro f,rlcr Ls lie rpo, !u. .(n.r
conde, toma¡éis agora este r¿rgo en in ,nanera que h¿
ordenado micer Federico, no porqúe yo os tenga por i¿n
Luco cortesano co¡rlo convicne para t¡xr¿r delg¿damente
esta nateria, lnas porqúc dic;en.lo los (segun de vos se
espera) mucl¿s cosas, y áun q1¡i,á rodxs, al revés de
conro se han de deci¡ sobre esro, pienso ilúc et jüeso
se har:'i ñúcho mejor, porqLre así será forzndo que cada
üno os r.spo¡da coütrail;ció¡doos, 10 cu¿i ¡o serja si otro
más ¡visado ql1e ros tomase este c¿rgo, qüe e¡tónces
¡adic podria conha.lccir, y asi el jueso seria rrio.
Resrondió ¿ esto el con¿c: Señora, bien srgu«,s somos
qúe ¡o falt¡rá quieD contradiga a 1a ver.lad esta¡(lo aquí
vos p.ese¡te. Rierorl todos co¡ esta respuesta un rnto, y
,:l r,1só a l,'lJnre ,li(i.n. o. l\1.r. yo por .:"r ,, q , r., mu
cho escusa¡n¡e rle este tr¿bajo, porque me t)¡,c(e ¡¡üy
dificultoso, y conozco en mí que lo que vos, seño¡a, habeis
(licho bürl¿n(lo, no dej¡ de ser
sran verdxd. llixistes que
yo ro sul,i.r¿ Cc.ir Iu tLe corv:ele al ,tué luiere s"r
hueÍ co¡tesano, y ciert¡mente px¡a probarse csto, paré-
ccne que yo basto po¡ testigo, porque si yo no to sov
t,uc¡o, mal sal¡¡é dar las ¡eglas necesa¡ias para se.lo.

49
lhl-1as^R DE C^srrclroN[ PRTNER ]-rBno Dri "EL CoRTEs.\ño"

Pero coosuélame ver que no cs culPa mia, y que me¡ezco siempre la tacha con el trombre de la virt-úd qüe le está
desto no ninguia o Lnuy poca reprehension. Porqüe sin más jrlnta, o la lirtud co)1 el nombre dc ln más jünta
duda múy peor es dej¡r de bacer bim por ¡o que¡er que tacha. De suerte qüe del descarado y soberbio dicen qúe
Por no s¿ber, mas como qüie¡a que esto sea, pues vos €s libre y vale¡oso; det templado, que es seco; d€l necio,
sois serrida dc darme este cargo, yo no puedo ni quiero que es bueno; del malicioso, que es sabio, y asi de todos
por no ir contra la órden y voluntad vuestra, l¿ los ot¡os. No eDbargante esto, )o tengo por cierto que
'ehusallepr€cio harto más quc 1a ñia. clalqLrier cosa tiene su perficion, la cual podrá con razo-
cual ya
Por ser, dijo €ntónces micer César Gonzaga, pasada nables algumentos ser conocida por quien de aquetta tal
cosa tuvie¡e noticia. Y po¡que (comc he dicho) la verdad
J.¿ g¡an parte de la ¡oche, er especial Púes tenemos
áquí
agcra otr.rs múchos pasatiempos, Pienso qúe será bien de- muchas r€ces está encubierta, y yo ¡ro presumo de rener
jar cso para maña¡a, y asi darénlos espacio al señor conde el conocimiento necesario para conocella siempre, yo no
de pens¿r 1o qu. lü de dccir sob¡e esto, porque, a la ver- puedo alabar sino aquella suerie de corresanos qüe ten-
dad. hablLr taÍ .lesapercibi.lame1lte en materia tan honda so en mis, y.pio,¡r lo.lre "esun rni rcco ju ":o ¡re pa-
y de tantas diferencias, no puede dejar de ser muy dificil rece rnás confomre a lo verdadero. NIi opinion seguilta
heis si os pa¡ece bien, y si no, ater¡eisos a Ia vuestra si
fue¡c dife¡ente de la nia, y en tal caso no de{€nderé }o
Yo no querria, respondió el condq hacello como aquel
que se quitó el sayo por saltar más, y saltó despues mé- rni razon porfifudol¿ mucho; porque no solamente a vos-
otros os puede parecer un3 cosa y a mi otra, mas yo
¡ros, y por esto ñe parece gran dicha que sea tan tarde'
Inismo puedo tener sobre üü mismo caso en diversos
porque cor Ia ¡¡evedad ciel tiempo se¡é fotzrdo á hablar
tiempos dife¡entes juicios.
poco, y tambié¡, no háber tenido espacio de Pe¡sar, me
s€rá .lescarso y hará que tenga licencia de dccir 10 qúe Quiero, pues, cuanto a Io pr.imero, que este nuest¡o
pr:ncro rc \inicra a Ia Lo"d A"i que. I,or 'xlir fresro cortesa¡o sea de buen linaje; porque mayor despropor-
JF.r¡ ol I e¡.i,ln y Je-cmb¿rázarn_e yr dena carg¡ que cion tie¡en ios hechos ruines con los homt res Süerosos
que con los bajos. El de noble sangre, si se desvía del
traigo acuestas, digo qüe en toda cosa ha, tanta dificul-
c¿mino de sus antepasados, amancilta el nombre de tos
rr,1 de corocer l¿ \e-,l.J.rr ¡erficion. qrre cxsi es impo-
suyosj y, no solamente no gana, m¿s pierde to ya gan¿-
sible. Esto es por la diversidad de los juicios. Porqúe se
l¡al1a¡ r¡uchos que quiercn los hombres habladores, y a do; porque 1a nobleza del linaje es casi una clara lámpa-
csloi tales llarrn ellos Iorbre" de buen" conversácion ra que alumbra y hace que se veán las büenas y tas m¿las
Otros los descan callados y mansos. A algünos les pare- obras; y encierl(le y pone espuelas pa¡¿ la \ri.rud, asi
ten mejor los que andan siempre entendiendo e¡ also, con el hiedo de 1¿ ilrfamia cor¡o con la esperanza de ta
y desasosegados. A otros, los qu€ en toda .osa muestr¿n alori¿. IIas l¡ brja ngre, no eLh¿n,lo d. ,í n nsun res-
ufl buen reposo y una discreta consideracion. Y así cada plandor, hace que los hombres bajos carezcan det deseo
uno alaba o desalaba lo que se le antoj¡, ercub¡ie¡do ,le la hor¡r¡ y dcl rcror de la deshonra. I que no pien

50 51
B-{L1AsaR DE CAsrrcLroNE PRTMER Lr¡Ro DE "EL CoRTEsANo"

scn que son oblisados a pasar más adelante de donde ros un ejemplo, mirá ol S¡. D. Eipólito Deste Ca.denat
pasarotr srls antecesorcs. XIuy a1 reres desto son los de le le¡ra¡a,¡ ¡l .ual ha alcanzado ran pró"pero n¡(i.
gran linaje, porquc tieneu por gran ve¡Süenza no llegar rüiento, que su persona, sú semblante, sus palabras y
a 1lr ménos a1 térlrino do los sLltos llegaron. Por eso k)dos süs movimientos son con tanta gracia y tan con-
ácontece casi siempre que los lnás señahdos en las ar- formes a lo que lnás conviene, que, ?ü¡rque sea mozo,
mas y en los otros ri¡tuosos ejercicios lienen de buena es dc tanta autoridad, que más parece aparcjado para
parte; y es la causa de esto, qre la natúm en aquell¿ se' 'nu.trar a los utros que par¿ aprender de ningunol asi-
creta simiente que en toda cosa está ¡Iezclada, ha puesto nrismo en el t¡ata, con homb¡es y con n¡üjeres de cual-
y e¡je¡1do úna cierta fücrz: y Propriedad de su princi rllrier calidad, en el burlar y €n el ¡ei. es ta¡ dutce )-
pio pa¡a todo nquello que dél procede, Por mafle¡a que l¡n gracioso, qre .üantos 1e hablan o le veen le quedan
10 que L1ac€ tiene senej¿nza a aqúcllo de donde nace. kcgo aficionados para siemprc.
Lsto flo solamel1telo remos en las castas de los caba-
l1os y de ot¡os animales; nas áun en los á¡boles, los
cuales súe1en las más veces echar las rañas conlorñes
a1 tronco; y, si álguna vez yerrarr desto, es por culpa de
qüien los sranjea. Lo mismo es ea los homb¡es, los cua-
1es si atcanzan quien los cie bien, casi siempre se pare-
cen a ¿quellos de donde pro eden, y áun acaece m chá§
vcc""
"1
,r mejo.es: !",o ", I", falra la buenr .r:anza.
hácense como salvajes; y, de no ser bien granjearlos,
nunca en el árbol se madü¡an; verdad es que o por la
büena constclaciofl o po,: la buena naturaleza naceu al-
gunos acompañados de tantas gracias, que Parece que
no nacieron, si¡¡o que fuerotr hechos por las proprias
ma¡os de Dios puranente sin otm ñedio, y ennoblecidos
de lodos los L¡ienes dcl alnu y del cúerpo. Al contr¿rio
destos se veen otros t¡n nccios y desconcertados, que no
se ha de cree¡ sino que la natura por despecho o por
burla los echó en e1 mundo.
' Estos así como pocas veces, ni por mucllo trabajo que Lllipólito de Este, cardenal de Ferara (1479-1520), lúe ¡ijo
en ello poDgan ni l)or muy bueña c¡ianza que reciban, ,[ Il¿roles I, du¡ue de FeÍ¿ra A los siete años füe p¡oñovido
rr,¡ispo, y cardeal po. Alejed¡o VI. Túvo sran ¡elación cd
pueden llevar búer fruio; asi lós otros con poca latiga
|.tr(lovio Ariosto, quicn, j!¡!o on Castislione, lé prodisó ata-
suben a1 más alto grtdo de esceleñte perficion. Y por da- r ,rs; si¡ úbarso. ¿ssinó ¿ sú hernano bast¿rdo rüó.
52 53