Vous êtes sur la page 1sur 2

Maduración de los LsT.

Los Ls pre-T que salen de la medula ósea, destinados a ingresar al timo,


expresan el receptor CCR9 con el cual responden al llamado de la quimioquina CCL25 producida en
la corteza de este órgano. Entran por la unión córtico-medular, atraídos por la CXCL-1que
interactúa con el CXCR4. Los Ls que entran al timo son considerados como “desnudos”, por
carecer de las moléculas CD4, CD8 y TCR. Una vez dentro del órgano inician un recorrido especial,
pasan a la parte más externa de la cortical, e ingresan a unas estructuras especiales o unidades de
“maduración” conocidas como células nodrizas que están conformadas por células epiteliales, en
donde pierden las moléculas CD34+ CD7+, que expresaban al ingresar a este órgano y adquieren el
TCR que les permite interactuar con las células epiteliales. A continuación, y en su viaje hacia la
zona medular, adquieren las moléculas CD4 y la CD8, por lo que se convierten en “doble positivas”
que se reproducen activamente. El 95% de los timocitos que se generan en la corteza mueren
antes de llegar a la medula como consecuencia de un proceso de selección positiva, que veremos a
continuación y gracias al cual “aprenden” a reconocer las moléculas HLA y los péptidos que ellas
les presentan y que se originan en las células epiteliales corticales.
Este proceso de selección positiva es descrito por el autor Sompayrac, en los siguientes términos:

En la corteza los timocitos son sometidos a “un examen” para evaluar su tolerancia a lo propio,
proceso que se conoce como selección positiva. Los “examinadores” son células epiteliales que les
preguntan: “tienen Uds. receptores que reconozcan las moléculas HLA propias que estoy
expresando en mi superficie”?. La respuesta correcta es sí. Si los TCRs de estos timocitos no
reconocen a ninguna de las moléculas del HLA, mueren por apoptosis. Los timocitos que
sobreviven a este primer examen, pierden una de las moléculas CD4 o CD8, convirtiéndose en
“positivos simple” y pasan a la zona medular del timo como CD4+ CD8- y CD4-CD8+. Al ingresar a
la zona medular, los timocitos positivos simple son sometidos a un “segundo examen”, o selección
negativa, que es practicado por dos tipos de células, DCs y epiteliales de la medula del timo que les
presentan Ags propios de órgano como páncreas, corazón o riñones. Las células mencionadas les
“preguntan” a los timocitos: reconocen Uds. algunos de los péptidos “propios” que expreso en mi
membrana por medio de moléculas HLA?. La respuesta correcta es “no”. De reconocer una de las
muchas proteínas propias de cada órgano estos timocitos son destruidos, si esto no ocurre, más
adelante, cuando entren a la circulación general, producirán reacciones autoinmunes contra el
órgano o tejido donde se generaron estos péptidos .
Después de estos dos exámenes, continúa Sompayrac, solo sobreviven los LsT que “se gradúan” al
superar ambos exámenes. Esta doble selección es la base de la tolerancia central a lo propio.
Tengamos en cuenta que cuando el TCR se une a un auto-Ag dentro del timo, induce la apoptosis
del Ls. Cada día el timo evalúa 60 millones de LsT, pero solo da su visto bueno a un par de
millones. Los restantes son eliminados por apoptosis, y sus restos son barridos por los Møs que
ingresan al timo para “limpiarlo” de los restos celulares.
En la medula del timo hay unas estructuras en forma de bulbo de cebolla, conocidas como
corpúsculos de Hassall