Vous êtes sur la page 1sur 316

1

2
Staff
MODERADORA DE TRADUCCIÓN
Liz De Rossi

3
TRADUCTORAS
Liz de Rossi Fer26 Nitan
July Styles Tate Lipi - Lipi Ana09
Black Rose Maeh GabyGuzman08
Minia16 Alysse Volkov Sam89

MODERADORA DE CORRECCIÓN
*Andreina F*

CORRECTORAS
Daliam *Andreina F*
Alysse Volkov LuVelitta
Valentina D. YaniM
Vickyra

REVISIÓN Y LECTURA FINAL


*Andreina F*

DISEÑO
Aria
Índice
Sinopsis Capítulo 13
Nota de la autora Capítulo 14
Capítulo 1 Capítulo 15
4
Capítulo 2 Capítulo 16
Capítulo 3 Capítulo 17
Capítulo 4 Capítulo 18
Capítulo 5 Capítulo 19
Capítulo 6 Capítulo 20
Capítulo 7 Capítulo 21
Capítulo 8 Capítulo 22
Capítulo 9 Epílogo
Capítulo 10 Playlist
Capítulo 11 Sobre el autor
Capítulo 12
Sinopsis
5
Nota de la autora
Sweet Obsession es una novela independiente en la serie Sweet Addiction,
y se cruza con la serie Alabama Summer. Cronológicamente, se fija después
de Sweet Possession y entre All I Want y When I Fall.

6
1
Traducido por Liz de Rossi & BlackRose10
Corregido por Daliam

Brooke
—M
ierda, si, bebé. ¿Estás listo? ¿Eh? ¿Listo para que vengas 7
con toda tu polla?
Arrastro mis uñas en los hombros de Paul,
arqueando la espalda en la cama. Mi respiración se
acelera. —Sí, Dios… Mierda, no te detengas.
—Mieeerda. —Aprieta mis caderas mientras se libera en mi interior. Gotas de
sudor en su frente, las puntas de su cabello recubren su pecho mientras lanza su cabeza
hacia atrás, llenando el condón con un gemido, tensando los músculos de su cuello.
Mi propio orgasmo sigue segundos después.
—¡Estoy llegando! —grito, cerrando los ojos mientras que el dulce calor quema
por mi espalda, estallando en mil estrellas entre mis caderas. Cierro mis tobillos detrás
de su espalda, manteniendo su firme cuerpo atrapado entre mis piernas, su polla
exactamente donde lo necesito, mientras viajo por esto. Mi cuerpo zumba, mis muslos
tiemblan contra su piel.
Dios, me encanta el sexo. Me refiero a, realmente, ¿quién no lo amaría? Yo consideraría
renunciar a los pastelitos por esto.
Muelo mis caderas contra su pelvis mientras una vida sin caramelos salados
cubiertos de crema pasa delante de mis ojos.
Cheesecake con chispas de chocolate. Terciopelo rojo. Frambuesa de chocolate
blanco.
Bueno, tal vez no pastelitos, y tal vez no este sexo. He tenido que tocarme un par de veces.
—Chica codiciosa —murmura Paul, deslizando su mano entre mis tetas. Aprieta
mi pezón.
—Umm. —Ronroneo, lentamente le doy un vistazo mientras ese perfecto dolor
se asienta, dejándome saciada.
Le transmito una sonrisa perezosa, pero se difumina imperceptiblemente
mientras el cuerpo de Paul se derrumba de repente encima del mío.
—Señor, quítate. —Oscilo mis caderas, empujando contra sus hombros—.
Estúpido. Vas a matarme.
Se ríe, rodando sobre su espalda y quitándose el condón con un gemido
satisfecho. Lo ata. —Maldita sea, no creo jamás haber llenado uno de estos antes. Mi
polla podría necesitar una semana para recuperarse.
Umm. Supongo que me lo tomaré como un cumplido.
Vamos, Brooke. Destroza esos penes.
Me paro de la cama y agarro mi ropa del suelo, me visto a toda prisa mientras
Paul pisa el baño. Deslizándome en mis tacones, me giro para agarrar mi cartera de la
mesita de noche y corro directamente a un pecho desnudo. 8
—Oh, oye, lo siento —murmuro, cambiando mi peso sobre mis pies—. Sólo
agarraba mis cosas.
Aprieta mis caderas, agrupando el material de mi vestido en sus manos. —¿A
dónde vas? Quédate por un poco más de tiempo.
—No puedo. Necesito llegar a casa.
—Podemos pedir comida para llevar o algo así. ¿Tienes hambre?
—Ya comí.
Su frente se surca mientras afloja su agarre en mí, luego se desvanece por
completo. Sus hombros caen. —¿Por qué me siento como si hubiera sido usado?
Una risa retumba en la parte posterior de mi garganta. Me muevo más allá de él,
cogiendo mi cartera. —Tuve un agradable momento esta noche. Tal vez te veré por ahí.
—¿Y hacer qué? ¿Esto va a ocurrir de nuevo si te veo? Porque si soy honesto en
este momento, Brooke, no estoy realmente sintiendo el amor.
Levanto la cabeza para mirarlo. Sus ojos oscuros son repentinamente inseguros.
Se ve herido.
Guau, ¿en serio? No te catalogaba con un obsesionado, Paul.
Aseguro mi cartera bajo mi brazo, le planto un breve beso en la mejilla,
susurrando—: No actúes como si no supieras de qué se trataba.
Mientras camino lentamente hacia la puerta, mis tacones golpetean contra la
madera, espero ese momento que me golpee el sentimiento de remordimiento o
arrepentimiento. Cualquier cosa que me haga dar la vuelta y tranquilizar a este hombre,
pero nunca llega.
No me siento mal por esto. Nunca me siento mal después de tener un orgasmo,
aunque algunos de ellos son provocados por mis propios esfuerzos. Y, ¿realmente? ¿Por
qué me sentiría mal? Él se corrió. Mucho, al parecer. Lo suficiente como para hacer que
la mirada en ese condón fuera como la de un padre orgulloso que acuna a un recién
nacido. Los dos estamos caminando lejos de esta experiencia satisfechos, incluso si
técnicamente soy la única que camina.
¿Lamentar? ¿Remordimiento? A la mierda ese ruido. Soy Brooke Wicks, y me
encanta el sexo. Mucho de eso. No veo ningún problema con mi éxito y renunciar a esta
filosofía. Estoy haciendo lo que quiero con los hombres que quiera.
Período.
Con la mano en el pomo de la puerta, me vuelvo y le doy a Paul una última
mirada; una dulce. —Buenas noches.
Sus ojos, desenfocados, poco a poco se levantan para encontrarse con los míos.
—Sí… sí, buenas noches.
9
Con poca resistencia, cierro la puerta de un golpe, sonriendo ante el sonido.
Un duro y satisfactorio bang.
Nop. No hay quejas aquí.

***

Doy un paso adelante al interior del condominio, cerrando la puerta detrás de


mí, dejando mis llaves y la cartera en el suelo. Dos pares de ojos se asoman hacia mí con
curiosidad sobre el respaldo del sofá.
Dejemos que el interrogatorio comience.
—¿Sí? —pregunto, tirando de mis tacones y colocándolos en la puerta.
Billy se da la vuelta, lanzando su brazo detrás de Joey. —¿Bien?
Sin fuerzas encojo los hombros. —Cinco.
—¿Eso es todo? —La espalda de Joey se pone rígida. Sus cejas se levantan hacia
su rubio cabello—. En una escala del uno al diez, ¿era un cinco en la cama? ¿Es
jodidamente en serio?
—Oh, pensé que me preguntabas lo grande que era.
Billy se aclara la garganta, sus grandes ojos vagando por el condominio,
incómodo.
Miro entre ellos dos. »Siete. Punto extra por hablar sucio.
Joey hace una mueca, ondeando su mano hacia mí otra vez. —¿Un siete con una
polla más pequeña que tu vibrador? Dios… pobre, pobre bebé.
—Lo sé. Lo iba a sacar de apuros cuando lo vi, pero luego pensé que vería qué
podía hacer. Ya sabes cómo soy… Siempre juego en equipo. Además, la tenía perforada.
Rodeo el sofá y me siento al final junto a Joey, que por la expresión de su rostro,
se visualizaba una polla perforada. La boca de Billy forma la palabra no cuando le da
una mirada inquisitiva, lo que provoca que una risa baja salga de los labios de Joey.
Enredo un trozo de cabello alrededor de mis dedos.
Umm. De los dos, catalogaría a Joey por ser el único que tendría una barra
atravesando su pene. Billy lleva demasiados trajes, ¿y los abogados no pasan por
detectores de metales cuando van a la corte?
No puedo verlo queriendo explicar sobre su Príncipe Alberto1 a los de seguridad.
Mi cuerpo se acomoda al cuero del sofá mientras me relajo, con la cabeza
inclinada hacia atrás, mi mirada en el techo. —Se puso pegajoso conmigo mientras me
iba. Amplios ojos de cachorro y todo. No me esperaba eso.
—Hum. ¿Estás segura de que no tenía una vagina? 10
Me burlo de Joey. —Creo que me hubiera dado cuenta. Yo estaría en ella.
Billy se levanta y agarra el recipiente grande, medio vacío de palomitas de maíz
de la mesa de café mientras Joey y yo compartimos una risa.
—¿Quieres ver una película con nosotros? Acabamos de empezar Lo Mejor de Mí.
Sonrío hacia Billy. —¿Nicholas Sparks? Cómo muy gay de ustedes.
Finge una sonrisa, aplanando su mano en el pecho. —Hilarante, Brooke.
—¡Oh! —Me muevo en mis rodillas para poder mirar entre ellos dos mientras
Billy se mueve a la cocina.
¡Casi me olvido!
—Ambos están a punto de estar tan, tan orgullosos de mí. Fui a Agent Provocateur2
hoy, y no gasté un centavo. ¡Ni un centavo! ¿Tienen alguna idea de lo difícil que era?
Empecé a temblar como un adicto al crack cuando vi la nueva línea de primavera. —
Alcé mi mano, sonriendo cuando Joey me hizo el gesto de chocar mi mano—. Incluso
me probé cosas. Lo que hice hoy, la moderación que demostré, es muy desconocido para
mí. En realidad, debería volver ahora a la tienda y comprar algo para celebrar el hecho
de que no compré nada antes.

1
Es uno de los piercings más comunes en genitales masculinos. Es un piercing tipo anillo que se extiende
a través de la parte inferior del glande desde la abertura uretral hasta donde el glande se encuentra con el
tallo del pene.
2
Es un minorista de lencería británico fundado en 1994 por Joseph Corré y Serena Rees. La compañía
tiene 100 almacenes en 13 países.
Voy a levantarme y Joey agarra mi muñeca, tirando de mí hacia abajo.
Compartimos una mirada burlona.
—Fuera de chiste, están cerrados, obviamente, pero en serio, ¿tan genial lo estoy
haciendo con mis gastos? Mi cuenta bancaria se ve impresionante últimamente. Dame
un par de semanas, y debería estar fuera de aquí.
Ser desalojada de mi departamento hace dos meses fue probablemente el
momento más bajo de mi vida. Bueno, eso y la corrida que salió mal en Nueva Orleans.
Mis ojos de vez en cuando tienen espasmos debido a ese accidente.
Después encontré el aviso pegado a mi puerta, le saqué el dedo a mi arrendador
y sopesé mis opciones.
Mis controladores padres; Dios no, prefiero tener mis dientes perforados, o Juls.
Amo a mi hermana, lo hago, pero no puedo vivir con ella. Además, ella e Ian se
encuentran en la tierra de niños pequeños. Ella parece que está haciendo salir un niño
cada nueve meses. Ellos necesitan su espacio familiar. Necesito no tener que explicar a 11
mi sobrino de cuatro años por qué la tía Brooke tiene cosas que vibran en su dormitorio.
Mi casero me dio una semana para salir. Pensé que estaba jodida. Me encontraba
lista para hacer frente a las consecuencias de vivir bajo el techo de mis padres de nuevo.
Estoy segura de que habría tratado de etiquetarme con un toque de queda, a pesar de
que tengo veinticinco años, no he tenido un toque de queda desde que tenía diecisiete
años, y dominaba el arte de colarme a través de mi ventana de la habitación cuando solía
vivir ahí. Sin embargo, estos dos hombres asombrosos salvaron el día y me ofrecieron
un lugar para dormir. Los tres hemos conseguido acercarnos desde que empecé a
trabajar en la panadería, Joey y yo especialmente.
¿Quién hubiera pensado que Joey y yo nos convertiríamos en mejores amigos?
Odiaba que esa perra creciera.
Billy me entrega un daiquiri. Sus ojos, cálidos y amables, permanecen pegados a
los míos mientras se mueve a su asiento. —Tu sabes que no nos importa que vivas aquí,
¿verdad? No vamos a patearte para que salgas, Brooke. No hay prisa.
—¡Ja! —Sonríe Joey, arqueando la ceja juguetonamente mientras se asienta
contra el costado de Billy—. No, no lo hace, pero eventualmente me gustaría follar
fuerte. Estoy a favor de patear tu adicción a las compras si eso significa que podemos
volver a intentar romper la barrera del sonido.
Trago la bocarada de daiquiri rápidamente antes de escupirla. Un escalofrío me
recorre rápidamente. —Por favor. Tengo que usar esos auriculares gigantes con
limitación de ruido cuando ustedes lo hacen, y todavía puedo oírte mendigar, Joey. No
saben cómo estar tranquilos.
—¡Ah! ¿Y tú lo haces? —Joey rueda los ojos, levantando su copa—. Eres ruidosa
aun cuando lo haces por ti misma, Brooke.
—No es culpa mía que sea increíble. Pregunta a Paul. Él puede confirmar eso.
Billy toma el mando a distancia, una ola de tensión pasa por su rostro. —
¿Podemos poner en marcha la película y salir de este tema? No tenía idea de que nos
podías oír.
—Todo el mundo puede oírte. —Señalo en la pared detrás de mí cuando vuelve
la cabeza y me mira con cautela—. La señora Kessler me pilló en el ascensor la semana
pasada y me preguntó si ustedes dos estaban remodelando aquí. Algo sobre ti gritando
“dame un martillo”. Deberías haber visto su cara cuando le dije que lo que realmente
decías era “mamada”.
Billy cierra los ojos, gimiendo. —Jesucristo.
—No es de extrañar que la vieja bruja me haya estado dando miradas extrañas
últimamente. —Joey ondea una mano desdeñosa frente a su rostro. Se mueve alrededor
del sofá—. Joder a ella y su vagina cubierta de musgo. Mi vida sexual es fantástica, y no
me importa si todo el estado oye que mi bebé me pide chupársela. No nos tranquilizamos
para nadie.
Saco mi vaso lejos de mis labios, riendo mientras Billy se pasa una mano por la 12
cara, visiblemente incómodo.
Es tan diferente de Joey. Todo lo contrario, en realidad, pero se complementan
perfectamente.
Especialmente en el dormitorio. He oído mucho.
—Le dije a los dos que sólo me quedaría aquí hasta que tuviera suficiente dinero
ahorrado para salir. Los amo, chicos, pero tengo que conseguir mi propio lugar de
nuevo. Nuestros productos para el cuidado del cabello combinados empiezan a superar
el condominio. —Inclino mi cabeza con un puchero, cambiando mi mirada entre ellos—
. Pero voy a extrañar las pijamadas. Eres como un pequeño y dulce osito, Billy. Todo
suave y tierno.
Frunce el ceño. —No hay nada en mí que sea pequeño, Brooke. O suave. —Hace
una pausa, sonriendo—. ¿No has oído?
El calor inunda mis mejillas.
Dulce Señor. Billy acaba de insinuar…
—No, definitivamente no lo es —afirma Joey con orgullo, cortando en mis
pensamientos de antónimos de clasificación para mayores de edad. Aprieta el muslo de
Billy—. ¿Fue un duro “no” en la joyería de genitales? ¿Cualquier margen de maniobra
al respecto?
La película comienza a reproducirse. Al parecer, la respuesta de Billy era
definitiva.
Joey pasa los labios contra mi cabello mientras me trago otro bocado de mi
daiquiri. »¿Cómo te fue con el piercing? Honestamente —susurra.
Típico de Joey. Necesitado de conocer todos los trucos del oficio. Sin embargo,
me sorprende que no haya ido por este mismo camino.
—El único punto que es difícil golpear para algunos chicos —comienzo
suavemente, doblando el dedo en un movimiento rítmico. Nuestros ojos se bloquean—
. No tuvo ningún problema.
Joey se inclina lentamente. —Maldición. ¿Estoy seriamente perdiéndomelo?
—Shh. —Ambos miramos a Billy, a continuación, reanudo susurrando cerca—:
Sé que es un hecho que golpea bien todos los puntos. Al igual que los vecinos de enfrente.
—Cierto. Pero me encanta probar cosas nuevas con él. Tal vez podría lograr que
se lo haga. —Joey baja la mirada a su regazo, la comisura de la boca tirando con
fuerza—. Sin embargo, esa mierda podía ir hacia el sur. Realmente joder mi forma
perfecta. Sin mencionar que probablemente duele como un hijo de puta.
Aprieto los labios hasta el borde de mi copa, murmurando mis próximas palabras
cuando Billy inclina la cabeza hacia abajo y mira en mi dirección. —¿Quieres que llame 13
a Paul y le pregunte? Es probable que esté mirando su teléfono expectante.
Joey sonríe. —Él te amó, Brooke. ¿Cómo pudiste salir de lo que ustedes dos
compartieron?
Oh, Dios mío.
—Por favor.
—Estoy seguro de que se hallaba a segundos de proponerse. O por lo menos
sugerir que te mudaras con él.
Niego con la cabeza. —Él parecía extrañamente fascinado con su propio semen.
Ese arreglo de vivienda nunca funcionaría.
En serio. ¿Él incluso tiraría ese condón? ¿Existe una posibilidad de que lo haya puesto a
un lado para enmarcarlo en su lugar?
Asqueroso, Paul. Nunca llegarás a conservar una chica de esa manera.
Joey choca su hombro contra el mío, presionando su peso en mí. —Eso es un
poco caliente, en realidad. Pero… bien, tengo que saber. ¿Fue una barra? ¿O una de esas
cosas de semental? ¡Oh! ¿Descendió por el pozo?
El ruido de la TV se corta abruptamente. El silencio llena el condominio.
Billy se inclina hacia delante, con los codos apoyados en las rodillas, la mirada
que se reserva para los momentos en los que Joey y yo explotamos la polla por la
tangente en la mesa, con el efecto de un fantasma en su rostro.
Me aclaro la garganta, bajando mi vaso. —Hola, hola, pequeña cuchara. Lo
sentimos, pero vamos a estar tranquilos.
Sus ojos, fijos con la duda, cambian a Joey y se suavizan marginalmente.
Ahí está. Dulce Billy. Nadie más mira así a Joey.
Consciente del hecho de que la única manera de mantener a su marido en el sofá
con nosotros y no encerrado en su despacho, repasando documentos que seguramente
puede esperar hasta mañana, es que se calle y vea la película, Joey se desliza y arranca
el mando a distancia fuera de la mano de Billy.
Reanuda la reproducción de la película.
Meto mis rodillas contra mi pecho mientras los dos hombres en el otro extremo
del sofá se disuelven entre sí, reanudando el abrazo íntimo que siempre comparten. La
calma que da la cercanía de ellos, incluso Joey, que es casi imposible que esté en silencio.
Me tomo tranquilamente mi daiquiri, mis pensamientos sobre piercings y el
pobre, pobre Paul, luchando por encontrar el lugar perfecto para mostrar ese condón.

***

14
El andén ya está ocupado una cuarta parte después de las ocho el lunes por la
mañana mientras hago mi caminata usual por la calle Fayette, haciendo cuidadosos
malabares con cuatro órdenes de café, mi bolso Coach de gran tamaño, el cual de hecho
es la compra que me envió por encima de mi límite de gastos hace dos meses, totalmente
valió la pena, es fabuloso, y la carpeta con los diseños de Dylan que me llevé a casa el
viernes.
Quería organizar algunas de las notas que hizo a lápiz durante los últimos años
y hacer las cosas más legibles y, de hecho, bonitas. Usé papel con textura y una fuente
cursiva. Las cartas y tarjetas de agradecimiento que ha recibido desde la apertura de la
panadería que fueron metidas en el bolsillo trasero para guardarlas, ahora están
laminadas y en exhibición para que los clientes puedan leerlas en una sección titulada
“Dulces Testimonios”.
Sinceramente, no estoy segura de cómo Dylan tomará mis modificaciones a la
única cosa que parece estudiar más que a su marido. La idea de que odie lo que he hecho,
la única cosa que no he aclarado con ella de antemano que implica su negocio, me hace
perder la grieta gigante en el pavimento que, por lo general, soy cuidadosa de evitar.
—¡Ay, mierda!
La carpeta cae primero, seguido rápidamente por mi bolso Coach.
¿Pero el café? ¡Ja! Hoy no, ciudad de Chicago.
Mientras me agacho, asegurando la correa de cuero en mi hombro, pellizcando
la carpeta entre mis dedos, suena una bocina y levanto mi mirada a la calle. El tráfico se
despeja. Mis ojos vagan por la hilera de tiendas en el lado oeste de Fayette, hasta
aterrizar en una que no he visto antes, o tal vez, no he notado.
No, esto tiene que ser nuevo. Me habría dado cuenta de esto.
Intercalado entre una floristería y una tienda de velas de propiedad familiar, las
palabras yoga caliente gritan contra el frente de ladrillo en letras naranja quemado. Un
logo simple se remolina en la esquina debajo de la “a”.
¿Yoga?
—¿Yoga?
Me enderezo y miro un poco más el nuevo negocio, que da la casualidad de estar
totalmente en frente de la panadería.
Eso es casi risible. Aquí, suda hasta la muerte, y luego salta al otro lado de la calle
y llénate la panza. Tal vez podríamos ir con el propietario y concertar algún tipo de
cupón de descuento.
¿Cinco sesiones y obtienes un pastelito gratis?
Me trago una risita.
Mírame a mí, toda conocedora de los negocios, caminando por distintas maneras 15
de atraer nuevos clientes al tiempo que ayudamos a promover otras empresas locales.
En serio, debería ser candidata a la presidencia.
La campana de la puerta suena cuando entro a la panadería, el aroma de azúcar
ahora mezclándose con el aroma flotante de los cuatro cafés en mi mano. Con un
exhaustivo suspiro, dejo el soporte de cartón en la vitrina de vidrio, seguido de mi bolsa
y la carpeta de diseños.
Dylan se anima desde detrás del mostrador cuando ve a esta última.
—¡Ahí está! ¿Sabías que desbaraté este lugar el fin de semana buscando eso? ¿Qué
demonios, Brooke?
Aplano mis manos sobre el vidrio, y luego vacilantemente empujo la carpeta. —
Yo, eh, lo reorganicé un poco. Espero que esté bien.
Su rostro permanece impasible. Tomo una respiración profunda.
La regla número uno de la vida: No enfurezcas a tu empleador, especialmente si
ese empleador pasa a ser Dylan Carroll. Es conocida por ser un poco chiflada.
Acercándose, voltea hacia atrás la cubierta, y luego unas cuantas páginas más,
pasando su dedo por el borde de la nueva fuente. Silenciosamente juzgando, estudiando
meticulosamente cada alteración que he hecho. Se detiene en la última parte donde
comienza la sección de testimonios.
Me paso la mano por mi frente, aliviada cuando no siento el sudor que me temo
estoy soltando.
—Umm.
Me inclino más cerca, mirando a su boca, la pequeña arruga en su nariz. —
¿Umm?
Dios, ¿por qué demonios no le pedí permiso primero? ¿Podría despedirme por esto?
Después de lo que se siente como los segundos más largos de mi vida, me mira,
estrecha sus ojos, luego sonríe. —Me encanta. Brooke, esto es… sorprendentemente
amable de tu parte.
Mi boca cae abierta. ¿Sorprendentemente? —¡Oye, soy desinteresada! Hago cosas
para otras personas todo el tiempo. Piensa por ejemplo en la semana pasada cuando
Ryan quería ese vestido de Elsa y Reese estaba a punto de perder su encantadora mente
buscándolo. ¿Quién intervino y salvó el día? ¿Eh? ¿Quién fue casi arrestada en Target?
¿Tú?
Se ríe, metiendo su largo cabello rubio detrás de la oreja. —Lo sé. Sólo bromeo.
Mi columna vertebral se endereza con orgullo mientras saco mi café del soporte.
—Bueno, de nada. Tomaré ese aumento cuando estés lista.
Ladea la cabeza con una mirada. Doy un paso atrás. Tranquila, Rocky.
Las campanas de la puerta suenan, seguidas inmediatamente por la voz 16
mañanera en pleno auge de Joey.
Un volumen. El hombre tiene un solo volumen.
Engancha el pulgar por encima del hombro cubierto de cachemira en dirección a
la ventana. —¿Vieron el estudio de yoga al otro lado de la calle? ¿De qué trata ese lío?
—No es sólo yoga —le corrijo—. Es yoga caliente. Muchas mujeres sudorosas
mostrando su pata de camello, siendo forzadas a posiciones impías.
Joey hace un sonido divertido en el fondo de su garganta. —Suena como los años
de secundaria de alguien.
—¿Tuyos? —le lanza Dylan, descansando sus manos sobre su vientre hinchado—
. ¿No usabas una cantidad alarmante de spandex en ese entonces?
Joey hace girar el soporte en la vitrina, tirando de la taza con su nombre
garabateado a un lado. —Voy a ignorar ese puñetazo, ya que llevas a Joey Jr.
—Su nombre no es Joey Jr.
—¿Qué? —Ojos alarmados saltan entre Dylan y yo—. Bueno… ¿Joseph? Estoy
bien con eso.
—Me temo que no.
Sonrío contra mi taza. —Excelente. ¿Hemos acordado Brookes entonces?
Tómala, McDermott.
Joey me mira por encima de su taza. Lo miro de vuelta, riendo un poco.
Dylan suspira suavemente. —Lo siento. Vamos con Blake. Ese es el nombre que
nos gusta.
—¿Quién es “nos”? —grazna Joey, con el rostro repentinamente dos tonos más
rojo—. No recuerdo que ese nombre estuviera en la mesa para discusión. Y
definitivamente no recuerdo haber recibido una llamada de teléfono, pidiendo mi
opinión antes de empezar a conseguir mierda grabada.
—¿Por qué tengo que llamarte? ¿Y grabado? ¿En serio, Joey? ¿Quién ha grabado
algo?
Un ruido suave viene de la cocina, seguido por el familiar golpeteo rápido de
pequeños pies en el azulejo.
Joey barre su mano libre alrededor de la tienda. —Estoy seguro de que hay algo
por aquí con ese nombre ya grabado. ¿Es posible llenar el acta de nacimiento antes del
nacimiento? ¿Reese ha descubierto la manera de hacer eso?
—Joey. —Dylan exhala de manera exhaustiva—. Putamente relájate, ¿de
acuerdo? No has oído el segundo nombre todavía.
—¡Mami! 17
Ryan viene disparada a la tienda, su cabello rubio opaco peinado en dos pequeños
brotes en la parte superior de su cabeza. Con un vestido de lunares y medias arco iris,
rebota hacia arriba y hacia abajo detrás del mostrador, sus manos agarrando el aire.
—¡Mami, mila! Mila mi bonito vestido.
Dylan se ríe, inclinándose para besarle la parte superior de la cabeza. —Te ves
tan linda, bebé. ¿Acaso papá te dejó escoger tu ropa?
—Aah jaaaaa. Mila. Mis zapatos, mami. Me encantan.
Arriesgo una mirada a Joey, para controlarlo limpiando rápidamente con su dedo
su mejilla, sin duda, atrapando una lágrima.
—¿Estás bien? —pregunto en voz baja, dando un paso más cerca mientras la
vocecita sigue gritando a su madre.
Duda, luego me da una sonrisa socarrona, picardía bailando en sus ojos azules y
cristalinos. —Segundo nombre. ¿Oíste? Toma esa, Wicks.
—Lo que sea. —Empujo su hombro, alejándolo unos cuantos centímetros.
No es que me importe mucho. Sólo lanzaba mi nombre en el ring para sacar de
quicio a Joey.
Éxito.
—¡Tía Blooke!
Me doy la vuelta, dejo mi café sobre el vidrio y descanso las manos en las rodillas.
—Hola, amiga. Me gusta tu vestido.
Ryan gira, avivando el material a su alrededor.
—Papá dice que soy su plincesa. Él me dejalá manejal hasta donde Nana hoy. —
Se aleja bailando, girando en círculos alrededor de la tienda.
—¿Ah, sí? —Dylan pone su mano en la cadera cuando Reese entra en la
habitación, con la bolsa de pañales en su brazo, la silla de bebé en la mano, y una
sonrisita que grita culpable hasta la mierda en su rostro.
Umm. Atrapado.
—¿Qué dijo? —pregunta, su voz acercándose. Mirando entre sus dos chicas, un
sonido de arrullo atrae su atención hacia abajo. Él sonríe a Drew, Señor, el hombre está
azotado, entonces se centra de nuevo en Dylan—. Nunca dije eso.
—Pues claro que no. —Ella levanta la cabeza, dando la bienvenida a su beso—.
Brooke te consiguió tu café.
—Umm. Puede que no lo necesite. Estoy bien despierto después de esa pequeña
sesión de ducha esta mañana —murmura muy fuerte contra su boca.
—¡Dios mío! —dice Joey, casi gimiendo a mi derecha. 18
Vuelvo la cabeza, esperando verlo todavía de pie a mi lado, participando de esta
conversación ya que estoy segura que sólo reaccionó a ella, pero lo encuentro mirando
por la ventana de vidrio, con su atención fija en algo.
—¿Qué pasa? —pregunto, uniéndome a su lado, chupando el cálido mocca de
mis labios.
Mis ojos siguen su mirada al otro lado de la calle, se amplían, luego casi estallan
fuera de mi cráneo y ruedan por el suelo.
La puerta suena, y creo que oigo un débil adiós de Reese, uno más animado de
Ryan, y Dylan dice algo, pero, sinceramente, un maldito meteorito podría golpear la
Tierra en este momento y no me daría cuenta.
Aspiro bruscamente. Tal vez un poco demasiado fuerte. Mi mano se aplana en el
cristal de la ventana, tranquilizándome a mí misma cuando empiezo a ver doble al
hombre de pie fuera del estudio de yoga. Parpadeo una vez, luego una vez más, con
fuerza, esperando a que se desvanezca de repente en una nube de humo.
Él no puede ser real.
En serio, no puede ser real.
Es un espejismo, eso es lo que es esto. No estoy de pie en la panadería, a punto
de lamer la ventana como un enfermo mental. Estoy en el desierto, muriendo de sed, mi
garganta cruda mientras lucho para seguir con vida. Levanto la mirada y este hombre,
mi alucinación en la distancia, me llama más cerca con promesas de agua limpia y sexo
salvaje.
Dos recursos que serían completamente idiota si dejara pasar. Todo es cuestión
de supervivencia en estos elementos.
Me muerdo el labio a través de un gemido cuando el hombre pone sus manos en
la parte posterior de la cabeza y mira hacia el signo de yoga en el edificio.
Dios mío, él es el dueño, tiene que serlo. ¿Con ese cuerpo? Es prácticamente un
anuncio andante de Abercrombie y múltiples orgasmos.
Mis ojos barren su longitud, poco a poco, antes de decidirse por el culo que vence
a todos los culos. Incluso desde esta distancia, esa cosa podría detener el tráfico en Times
Square.
—Yo, por mi parte, estoy de repente muy interesado en el yoga caliente —
comenta Joey en voz baja.
Muevo como un látigo mi cabeza hacia la derecha. —Estás casado, y me lo pido.
—¿Me lo pido? ¿Qué, acaso tienes diez años?
—¿Qué miran ustedes dos? —pregunta Dylan desde algún lugar detrás de
nosotros—. ¿Puede uno de ustedes, idiotas perezosos, terminar de llenar la vitrina, o soy
la única persona que vino a trabajar hoy? 19
¿Qué estoy mirando?
Sexo. Eso es lo que estoy mirando.
Bajo la mirada, dando una rápida pasada a través de mi cuerpo antes de hacer mi
movimiento.
Camiseta negra con cuello en V, pantalones ajustados, y… ¡Mierda!
¿Deportivas? ¿Por qué me traje deportivas hoy? No hay nada sexy en el logotipo
de Nike. Y mi elección irreflexiva de calzado definitivamente no hace nada por mis
piernas.
Me doy la vuelta y paso marchando a Dylan hacia la cocina. —Necesito que me
prestes unos zapatos.
—¿Qué? —pregunta.
—¿Qué? —hace eco Joey en la distancia, pero ya estoy a mitad de camino por las
escaleras, demasiado centrada en mi misión para responderle a cualquiera de ellos.
Zapatos. Necesito tacones. Algo con un tacón.
Zapatos vuelan por todas partes mientras rebusco en el pequeño armario de
Dylan. Cómo se las arregla para guardar su ropa y la de Reese en esto, junto con su
magnífica selección de bolsos y otros accesorios está más allá de mi entendimiento. Ellos
necesitan gravemente un espacio más grande, pero lo entiendo. Dylan ama vivir encima
de su panadería, y Reese hará cualquier cosa para hacerla feliz.
Con este tercer bebé en camino, sin embargo, uno de ellos podría tener que
empezar a dormir en la bañera. De ninguna manera cabrá otra cuna en este ático.
—Oh, hola, rosa. —Mis manos se cierran alrededor de un delicioso par de Steve
Madden. Saco mis pies de mis zapatillas de deporte y mis calcetines.
Maniobrando con cuidado por las escaleras, vuelvo a entrar en la panadería,
ahora tres pulgadas más alta. Dylan y Joey toman nota inmediatamente.
—Ayúdate con mi armario, Brooke.
Su sarcasmo no se pierde en mí.
—Lo haré.
Agarro una caja vacía de panadería, deslizo la vitrina abierta, y alcanzo en el
interior.
Joey me da un—: ¿De verdad crees que va a estar mirando tus pies, señorita
escote? —Sus palabras son amortiguadas por la boca llena de galletas danesas que está
devorando.
—Siempre me siento más confiada en tacones.
—¿Y los pastelitos?
—Es un gesto. Bienvenido al vecindario, ahora vamos a desnudarnos y comamos 20
esto del cuerpo del otro.
Dylan se ríe en voz baja. —Creo que es dulce. ¿Cómo dice el dicho? ¿La manera
más rápida de llegar a la verga de un hombre es a través de su estómago?
—Mm, no creo que eso sea incorrecto —dice Joey, riendo—. Aunque, ¿cuántos
pasteles de manzana consumió Reese cuando ustedes dos salían, pero no salían, pero
totalmente estaban saliendo?
—Cállate.
Me enderezo y cierro la caja, redondeo el mostrador y me dirijo a la puerta. —
Correcto. Diría que me deseen suerte, pero todos sabemos que no la necesito.
Sus observaciones, si tienen alguna, se pierde entre el tráfico de la calle cuando
salgo. Espero, no muy pacientemente, para poder cruzar, cambiando de pie, tomando
rápidas ráfagas de aire en mis pulmones.
¿Por qué estoy nerviosa de repente?
Debido a que estás a punto de sugerir una noche de indecencia escandalosa a un
hombre que se parece a la definición de la palabra “orgasmo”.
Ridículo. No puede ser tan caliente. Estoy segura de que algunos de sus atractivos
se suavizarán a medida que me acerque.
Al igual que un espejismo. Va a desaparecer antes de que lo pueda tocar.
Estabilizando la caja en mis manos, rápidamente cruzo a través de la calle.
Determinada.
Ligeramente aprensiva.
Cien por ciento excitada.
2
Traducido por July Styles Tate & SOS por BlackRose10
Corregido por Daliam

Mason
L
o hice. 21

Santa mierda, en realidad lo hice.


Entrelazando mis manos detrás de mi cabeza, miro hacia el
letrero que instalé ayer. El sol de la mañana golpea contra el borde
afilado de las letras, profundizando la riqueza del color.
Mi pecho se hincha de orgullo. Mi estómago se voltea salvajemente, recordando
a mis nervios y el riesgo gigante que estoy tomando al hacer esto.
Contradiciendo las reacciones que luchan por dominar. Igual de fuertes, soy la
perfecta mezcla de intrépido y frío
Esto es oficial, da miedo como el infierno, y muy posiblemente es la cosa más
grande que alguna vez hice. He soñado con tener mi propio estudio desde hace años,
desde que empecé a instruir. La pasión que tengo para esto, la unidad, que está ahí, pero
maldita sea, es así la preocupación que es demasiado para mí. Nunca imaginé que en
realidad conseguiría esta oportunidad. Y aquí estoy, comenzando esta nueva aventura
en una ciudad completamente ajena a mí.
Me pellizco mis ojos con fuerza a través de una inhalación lenta.
Esto tiene el potencial de ser increíble, mi mayor logro, tal vez la única maldita
cosa que alguna vez haré que va a significar algo.
Tengo el potencial para joderlo completamente todo.
Correcto, compañero. Mantén una actitud positiva.
—¿Admirando la vista?
Mis brazos caen pesados a mis lados. Mis ojos se abren.
»Tengo que decir —continúa la baja voz aterciopelada detrás de mí—. Realmente
no te culpo. He estado haciendo mi propia parte justa de mirar esta mañana.
Vuelvo la cabeza, intrigado.
Una mujer, obviamente, lo sabía antes de dar la vuelta que estaría cara a cara con
una mujer. Sólo no esta mujer. Nunca en mi imaginación más salvaje podría conjurar
esta visión mientras ella se acerca a unírseme en la acera, luego tropieza adelante al
segundo que nuestros ojos conectan.
—¡Oomph!
Extiendo la mano, agarrando sus codos y tomando su peso. Su piel se siente
eléctrica. —¿Estás bien allí, cariño?
Estabilizándose a sí misma, levanta lentamente la cabeza, sus labios abriéndose
mientras se queda mirando mi boca con la mirada más extraña. Una mezcla de intriga
e incredulidad.
—Tienes que estar jodiéndome. 22
Exhalo una risa. —Nunca entendí esa expresión. ¿Qué exactamente significa
“jodiéndome”? Parece una cosa mala, ¿no?
—¿Malo? —Sonríe, sólo el más mínimo tirón, peligrosamente lento de sus labios,
como si ya ha planeado esta interacción y se encuentra diez pasos por delante, esperando
a que la alcance—. No, no es malo, pero no creo que fuera posible que puedas ser más
caliente. Entonces, boom, tienes que ir y abrir tu boca australiana caliente y joder por
completo mi mente. “Jodiéndome” en este caso, es algo muy, muy bueno.
—Pero, también podría ser utilizado negativamente.
—Claro. Si bajas tus pantalones cortos y descubriera que te hayas en el proceso
de pasar por una cirugía de reasignación de género. En ese lamentable escenario, mi
"tienes que estar jodiéndome” llevaría a una nueva connotación conjunta.
—Ah, bueno, te lo aseguro —empiezo, inclinándose más cerca—, ese no sería el
caso.
Sus cejas se arquearon. —Pruébalo.
—Vas en serio.
Alza su barbilla, esperando.
Jesucristo. Esta pequeña cosa me podía destruir.
¿Bajar mis pantalones cortos, aquí? No, obviamente, no lo haría, pero a la mierda
si no quiero sacar lo mejor de ella y sorprenderla un poco. Mostrar mi polla para una
mujer que parece que está lista para comerme vivo.
Una suave risa estalla de ella. Le divertía. Me siento como si estuviera viendo a
un lobo rondar un rebaño de ovejas inocentes.
Mirando hacia una oveja muy tentadora en particular.
Hoyuelos, posiblemente lo único lindo de ella, atraen mi atención de un lado de
su cara al otro, y luego mis ojos parece que no pueden dejar de vagar sobre sus
características, bebiéndola. Oscuros, suaves rizos. Grandes ojos color avellana. Su piel,
oliva y rosa en las mejillas.
Ahora soy yo el que hace su propia parte justa de mirar. Me aclaro la cabeza y
bajo la mirada, dándome cuenta entonces de que todavía tengo mi dominio sobre ella.
—Lo siento. —Dejé mis manos caer—. Soy Mason, por cierto.
—Brooke. Y no hay necesidad de disculparse. Nunca me quejaría si tus manos
estuvieran sobre mí.
Casi doy un paso atrás, aunque sólo sea para abstenerme de atraerla a mis brazos
y probar esa teoría. Manosear a una mujer que acabo de conocer a plena luz del día no
es normalmente un deseo con el que me encuentro luchando.
Pero nunca ha sido esta mujer desafiándome.
—¿Es así? —pregunto, sonriendo—. ¿Nunca te quejarías? ¿No importa lo que 23
haga?
—Umm. Sólo hay una forma de averiguarlo.
Agarro la base de mi cuello. —Cristo. Me temo que acabo de conocer al diablo.
Imaginate, es una mujer.
—Ah, ¿pero el diablo viene con regalos de deliciosas golosinas? —Brooke voltea
hacia atrás la tapa de la caja en sus manos. Los mantiene lejos de ella—. Los hice yo
misma.
El orgullo en su voz es inconfundible. Un calor dulce recubriendo sus palabras, y
me dio una visión de la mujer detrás del exterior desvergonzado. Posiblemente la versión
real, verdadera de sí misma.
Te veo, Brooke.
Miro hacia los cuatro pastelitos, deslizando la mano sobre la de ella, así estamos
ambos ahora sosteniendo la caja.
Tal vez necesita ayuda sosteniéndola.
Tal vez sólo quiero sentir su piel contra la mía de nuevo.
Miro fijamente a sus ojos. —Si están impregnados con veneno, entonces, seguro.
Me imagino que no muchos hombres son capaces de resistir a una bella mujer con
productos horneados. El diablo es notoriamente peligroso y seductor, ¿verdad?
—Así me han dicho.
—¿Víctimas anteriores?
—¿Víctimas? —Se ríe, echando la cabeza hacia atrás y revelando la línea elegante
de su cuello—. Me haces sonar como una devoradora de hombres. No soy tan mala.
Aquí. —Su dedo se sumerge en el glaseado, a continuación, lo desliza en su boca.
Sus ojos se cierran a través de un gemido.
Santo Jesús.
Presiono una mano al frente de mis pantalones cortos.
¿Cuándo fue la última vez que me puse duro en cuestión de segundos? ¿Cuando
tenía once años y vi mi primer par de tetas? Normalmente soy mucho más disciplinado
que esta pantalla juvenil que estoy exhibiendo, pero mierda si ese no es el ruido más
sexy que he escuchado en mi vida.
Ella saca su dedo de su boca. Nuestros ojos se entrelazan. Piscinas de saliva en
mi lengua, y me obligo a tragar antes de que realmente empiece a babear.
—¿Ves? No pueden estar envenenados ahora, ¿verdad?
Sonrío, y sus ojos se mueven rápidamente a mi boca. —Supongo que no.
Me permite tomar la caja. Cierro la tapa y estudio del logotipo.
—Gracias. Voy a disfrutar esto más tarde. 24
—Me gustaría disfrutar de ti ahora.
Mis ojos se abren. Asiento con la cabeza en dirección a su espalda. —¿No
necesitas volver a trabajar?
Se encoge de hombros. —Puedo dedicarme unos minutos.
—¿Unos minutos? Me hieres, Brooke. Da a un chico un poco de crédito, ¿no?
Una sonrisa cruza a través de su boca. Cristo, esa boca es malvada.
—Bueno. ¿Cuánto necesitas?
—¿Contigo? —Poco a poco muevo mis ojos sobre su cuerpo.
Esta es la primera vez que realmente estoy apreciando cada pulgada de su
magnífico cuerpo. La curva de sus pechos, el material negro de su camiseta que se
extiende, casi confinado, y al final, que me hace doler con una necesidad que no estoy
seguro haber sentido. La suave curva de sus caderas por la que quiero extender mis
manos, entonces por encima, agarrar, y enterrar mis dedos. Ella está bien formada y
suave. Delicada y peligrosa.
¿Cuánto tiempo necesito? Podía mirarla para toda la vida.
—Mason.
Mis ojos vuelven a centrarse en su cara, la diversión en sus ojos. —¿Mm?
Mierda, ¿cuánto tiempo la estuve mirando? ¿Quién es el lobo ahora?
—¡Oye, Brooke!
Una voz corta a través de la calle y sacude mi atención de ella. Brooke vuelve la
cabeza. Levanto la mía para ver un hombre que sostiene la puerta de la panadería
abierta, apoyando su cabeza fuera. No se ve muy contento.
»Date prisa ya. Tienes esa tarta de cumpleaños para trabajar hoy, ¿recuerdas? La
recogerán a las diez y Dylan está saturada.
—Mierda —murmura Brooke. Gira—. Lo lamento. Mis pocos minutos
terminaron.
Maldita sea. Ella tiene que volver. Tengo un montón de mierda que hacer por mí
mismo, pero no he terminado con esto. Ni por asomo.
—¿Qué haces mañana por la noche? —pregunto.
—¿Por qué?
—Tengo mi primera clase a las siete. Me encantaría verte.
Sus brazos se cruzan sobre el pecho. Inclina la cabeza con una sonrisa. —¿Clase
privada?
Frunzo el ceño, y luego miro hacia atrás a la señal. —Sinceramente, espero que
no. Si esto va a funcionar para mí, voy a necesitar una buena cantidad de interés. 25
Entregué un montón de volantes este fin de semana. —Me dirijo de nuevo a ella—.
¿Crees que es demasiado esperar al menos un puñado de cuerpos en mi primer día?
No es que no me importaría tener una sesión de uno-a-uno con Brooke, pero
tengo un montón en esto. No existe un plan de respaldo.
—¿Entregaste personalmente estos folletos a las mujeres en Chicago?
Asiento con la cabeza. —Y hombres.
Pasé todo mi sábado entrando y saliendo de las tiendas en el centro comercial,
de pie fuera del mercado local como un vagabundo en busca de una limosna. Las
mujeres con las que hablé parecían al menos, parcialmente, intrigadas. Los hombres, no
tanto.
Tuve varios papeles arrugados y arrojados a la basura directamente a mi lado,
mientras miraba.
Baja su mirada por mi cuerpo, y luego, lentamente la vuelve a subir. Sus ojos,
oscuros y traviesos. —No creo que vayas a tener un problema llenando el lugar.
—¡Brooke! —la llama la voz urgente de nuevo.
Ella azota la cabeza alrededor. —¡Jesús! ¡Ya voy! ¡Ve a comer otra danesa!
El hombre la mira, luego murmura algo que no puedo entender sobre el pitazo
de un carro en la distancia antes de huir dentro de la tienda.
Brooke se da vuelta, sus rizos rebotando contra su top mientras niega con la
cabeza.
Muevo la caja a mi mano izquierda, sosteniendo mi mano derecha. La toma
inmediatamente. —¿Mañana por la noche, entonces?
Su mano aprieta suavemente la mía. — Tal vez.
Se queda mirándome. La miro de vuelta, pasando mi pulgar a lo largo de su piel.
»¿Vas a dejar que me vaya? —pregunta.
Una extraña presión aprieta alrededor de mi pecho.
Mantengo mi control sobre ella, tal vez incluso apretando un poco más firme.
Intenta correr, ovejita.
Mi labio salta. —¿Tengo alguna opción?
—No.
—¿No? —Libero su mano, pero sólo para pellizcar su barbilla entre mi pulgar e
índice. Me inclino hacia abajo, avanzando poco a poco más cerca—. Pero ¿qué pasa si
no quiero dejarte ir? —le pregunto en voz baja—. ¿Qué pasa si no puedo?
Sus ojos se centran en mi boca, a un centímetro de la de ella. —Muy mal. No te
estoy dando opción.
26
—¿Siempre decides cómo funciona esto?
—Sí —dice, su voz ahora un susurro.
Sé que espera que la bese. La forma en que moja sus labios, inclinando la cabeza
para encontrarse con los míos. La urgencia en su respiración.
Podría besarla, Dios sabe que quiero, solo que…
Voy a querer más. Más que un simple beso. Más de lo que me ha estado
ofreciendo desde que hizo su existencia conocida.
Fuerzo su rostro a girar a la izquierda y deslizo mi boca a su mejilla. —Mañana
por la noche. A las siete. No me hagas ir a buscarte. —Aprieto un casto beso en su piel.
Me mira cuando me inclino hacia atrás y dejo caer mi mano. Sus ojos se
estrechan. —Más te vale valerlo.
—Siempre lo hago.
Miro como en un sueño mientras cruza la calle. Su culo, esta perfecta entidad en
forma de corazón, me hace replantearme mi decisión de pasar un día sin saborearla. Me
imagino quitando esos pantalones y presionando mis labios contra su piel. La tranquila
bofetada de su cuerpo contra el mío mientras rebota sobre mí...
Jesús. ¿Otra vez con una erección?
Llevo la caja de la panadería dentro y arriba hacia mi ático, ajustando mi verga
en el proceso.
Juvenil. Si ella se inclinara, probablemente te habrías roto una pelota allí mismo en la calle.
Parado frente a la basura, dudo, miro hacia la caja en mis manos, y luego miro
hacia la nevera.
Brooke hizo estos. Y mierda, ¿qué tan sexy se veía cuando hizo esa declaración?
Su voz vibró con orgullo, luego fundiéndose en algo más suave.
Yo no como cosas como estas. Ni siquiera las mantengo en la casa. Mi
transformación de estilo de vida hace siete años incluyó una importante re-invención de
mis hábitos alimenticios. Ojos que no ven, corazón que no siente, siempre ha funcionado
mejor para mí. No he comido un pastelito en... En realidad, ni siquiera puedo recordar
la última vez que comí uno.
Pero ella hizo estos. Lucía tan orgullosa mostrándolos.
Decisión tomada, meto la caja en el estante en la nevera, oculto tras los
condimentos.
Toco mi celular y le envío a Tessa, mi amiga más cercana de donde me acabo de
mudar, un rápido texto.
Yo: Acabo de conocer a una mujer que podría tener las bolas más grandes que tú.
Responde en cuestión de segundos. 27
Tessa: Lo dudo.
Me río en el silencio de mi ático. Al ver las tres llamadas perdidas de mi mamá,
marco su número mientras me desplomo abajo en la esquina de mi cama.
—Hola, cariño. ¿Cómo están las cosas?
—Excelente. Ya sabes, acomodándome. El estudio es hermoso, mamá. Te
encantará.
—Estoy segura. ¿No tuviste problemas con nada? Está bien si los hubo. Ya sabes,
un montón de grandes corporaciones fallan en el principio, o al menos tienen pequeños
percances. No quiere decir que no estén destinados a la grandeza.
Mi mamá se preocupa. Sobre todo, cuando su hijo menor vive casi a más de
veinticinco mil kilómetros de distancia.
—Nada de catástrofes aún. Dame un día o dos.
—Oh, Mason. —Suspira pesadamente.
Sonrío, apoyando los codos en las rodillas. —¿Cómo están papá y Ellie?
—Bien. Ellie acaba de conseguir un nuevo trabajo en uno de los mercados cerca
de su casa. Parece que le gusta.
—¿Sí? Eso es genial. Dile que llame a su hermano pequeño cuando tenga un
minuto. La echo de menos.
Dos pitidos rápidos de una bocina suenan en algún lugar fuera del edificio. Me
asomo a la única ventana de mi ático y veo un camión de reparto estacionado al frente.
El equipo que pedí.
—Oye, mamá, tengo que dejarte. Sin embargo, hablaremos pronto, ¿vale?
—Te amo, cariño.
—Te amo.
Desconecto la llamada y deslizo mi teléfono en mi bolsillo.
Las esteras, toallas y cuñas que pedí llegan con pocas horas de diferencia. Firmo
los documentos que los repartidores proporcionan y me dedico a organizar todo,
entonces re-organizo.
Tener siete hermanas me ha hecho muy meticuloso con la organización.
El estudio en sí es precioso, con suelos de bambú que hice instalar antes de la
mudanza. La madera que tenía originalmente nunca habría sobrevivido las condiciones
de humedad que estoy anticipando. La madera se hubiera hinchado y agrietado.
Probablemente estaría corto por un par de miles si lo sustituía.
No es una opción para mí en este momento. Entre mi contrato de arrendamiento
y el alquiler que estoy pagando por el desván encima del estudio, el suelo, el equipo para
la clase, el letrero... 28
Es jodidamente caro lo que un letrero de aluminio cuesta. Un robo a mano
armado como mínimo.
Me dirijo a la entrada después de agarrar un bocado para comer.
Rodajas de manzana y un poco de mantequilla de almendras. Lo último de mi
escondite de lo que traje de Alabama. Anoto una nota para conseguir otro frasco, junto
con algunos otros artículos.
El cielo está cálido y claro. La calle ruidosa, una línea constante de tráfico
obstruyendo mi visión de la panadería. De la ventana que quiero mirar dentro, una vez,
una sola mirada para ver a Brooke en su elemento.
Corredores se mueven por delante de mí en el camino, haciendo caso omiso de
la mano que levanto para detenerlos, mi otra agarrando la pila de volantes. Todo el
mundo parece estar en sintonía en su propio mundo, la música de bombeo a través de
sus audífonos, y haciendo caso omiso de todos a su alrededor. No estoy seguro de
cuántos volantes acabé repartiendo el fin de semana, pero ordené doscientos.
Mi pila se siente ligera.
Buena señal. Posiblemente mala señal si todos terminan en la basura.
Entro en una pequeña librería ubicada a unos pocos negocios más abajo del mío.
Ediciones antiguas están apoyadas en la ventana. Cumbres borrascosas. Matar a un ruiseñor.
Moby Dick. La mujer detrás del mostrador levanta la cabeza al oír el sonido de la
campana.
—Buenas tardes.
—Buen día, señorita. ¿Cómo está?
Desliza sus gafas sobre su nariz, sonriendo. Lleva su cabello plateado cortado
más corto que el mío y levantado en la parte superior. —Estoy genial. ¿En qué puedo
ayudarle hoy?
Paso un volante sobre el mostrador. —Acabo de abrir un estudio justo en el
camino. La primera clase es gratuita, si le interesa. Es la noche de mañana. ¿Alguna vez
ha hecho yoga?
Niega con la cabeza, riendo mientras deja el volante abajo delante de ella. —Oh,
Señor, no. No creo que pueda hacer que mi cuerpo se mueva así. Estoy cerca de los
sesenta.
—Es muy fácil. Verdad de Dios. Se trata más de la respiración que cualquier cosa.
Oigo que recoge el volante de nuevo cuando mis ojos caen en una foto al lado del
computador.
—¿Es esta su hija? —pregunto, recogiendo el marco.
—Sí, esa es mi Amber. Es hermosa, ¿verdad? 29
Mi boca se retuerce mientras estudio la imagen. Levanto la vista hacia la mujer.
—Lo es. ¿Estaría interesada en asistir a una clase?
—Oh, bueno, tal vez. Podría preguntarle. Sin embargo, estará ocupada mañana
por la noche.
—Está bien. —Dejo el marco sobre la mesa y agarro un lápiz, girando el volante.
La tinta satura el papel—. Aquí está mi número, y correo electrónico. Los compruebo
todos los días. Pásese a verme o écheme una llamada. Podemos organizar algo, ¿sí? Me
encantaría tenerla.
La mujer toma el volante y la pluma, entonces me estrecha la mano. —Bueno.
Eso suena genial. Soy Trish. Bienvenido al barrio.
—Mason, y gracias. Todo el mundo parece... —Me detengo, mi mente corriendo
hacia Brooke. Esos ojos, hambrientos y calculadores mientras me rodeaba, midiéndome.
Después de un trago duro, sigo—. Amistoso. Muy amigable.
Trish se ríe en voz baja, dejando caer su mano. —Eso somos.
Saludo con la mano mientras salgo, sosteniendo los volantes restantes contra mi
cuerpo.
3
Traducido por gabyguzman8 & SOS por Sam89
Corregido por Daliam

Brooke
—V
oy a salir fuera para el almuerzo de hoy —anuncio mientras fijo 30
la tapa de un recipiente que hace hielo y lo deslizo en la estantería
de la nevera. Cierro la puerta—. ¿Está bien si tomo cuarenta y
cinco minutos en lugar de los treinta?
Dylan levanta la vista desde la superficie de trabajo. —¿Vas a comprar un
almuerzo? ¿Qué pasó con embalar cada día para ahorrar dinero?
—Ya empaqueté. —Agarro mi bolsa de uno de los taburetes y saco una lata de
sopa. Progreso. Estilo de boda italiano—. ¿Ves? Voy a calentar esto cuando regrese. Tengo
que conseguir algo que ponerme para el yoga esta noche. —Pongo la sopa en el mesón
de madera.
Yo, comprando ropa para ejercitarse. Parece ridículo. Mi idea de cardio nunca
tiene ropa involucrada.
—Puedes tener prestado algo mío si quieres.
—No, gracias —le contesto, deslizando mi delantal y colgándolo en el gancho de
la nevera. Agarro mi bolsa y deslizo la correa en mi brazo.
Dylan apoya la mano en su cadera, los dedos de la otra mano teclean el mesón
de madera. —¿Qué es exactamente lo que piensas comprar? Tengo un montón de
pantalones cortos y camisetas. Y somos de la misma talla, prácticamente. Guarda tu
dinero y simplemente toma prestado algo.
—He visto la ropa que usas cuando corres. Tus tops apenas dan la ilusión de que
ahí hay senos, y yo planeo destacar los míos esta noche.
También estoy pensando en dejar las etiquetas de lo que me vaya a comprar. El
uso de ropa para una hora o menos, dependiendo de cuánto tiempo se tarde Mason para
botar a todos y tirar de mí desnuda difícilmente clasifica como una compra no-
reembolsable.
—Oh. —Dylan sonríe—. Ya veo. En serio, Brooke. ¿Por qué no te ahorras la
molestia y caminas por allí desnuda? Estoy segura de que a cualquiera-que-sea-su
nombre no le importará.
—¿Caminar por todos lados desnuda? —Joey entra en la parte de atrás, mirando
a la bolsa en mi brazo con curiosidad.
Mierda.
Levanta una ceja. —¿Yendo a algún lugar?
—No —miento al hombre que durante los últimos dos meses ha tomado parte y
se ha encargado de controlar mis gastos—. Acabo de... poner esto aquí delante.
—Va a comprar un traje para usar en lo del yoga. Algo que de la ilusión de que
ahí hay senos.
Sacudo mi cabeza y fulmino a Dylan. —Tienes una boca grande, ¿lo sabías? Y
yo apenas necesito una ilusión.
31
Por favor. Mi mayor activo nunca me ha fallado en darme la atención que quiero,
cuando se muestra apropiadamente. Las holgadas camisetas de Dylan son una tragedia
para el género femenino. Ella siempre ha tenido un cuerpo asesino, pero parece una
patata con piernas en esas cosas.
Joey da un paso atrás y bloquea mi salida. Dylan se carcajea a mi izquierda.
—¿De verdad? ¿Qué pasó con lo de ahorrar para que puedas mudarte?
—Estoy pensando en retomarlo mañana —explico, dando un paso más cerca de
él—. Se trata de una obligación de compra en nombre del sexo. Los sacrificios tienen
que hacerse. Además, he leído en alguna parte que si no utilizas tu tarjeta de crédito por
lo menos una vez cada pocas semanas, los bancos asumen que ha muerto y se cerrarán
todas tus cuentas. Voy a perder mis ahorros si no hago esto.
Mis ojos evaden los suyos, vagabundeando casualmente cerca de la tienda.
No entiendo por qué tengo que explicar una maldita compra a alguno de ellos.
Soy un adulto, por el amor de Cristo. He estado muy disciplinada en los últimos dos
meses. La única cosa que todavía compro es nuestro café de la mañana, y nunca escucho
a cualquiera de ellos montando mi culo por eso. Una carga calculada en la tarjeta de
crédito no va a matarme. ¡Y hola! ¿Es que ambos no escuchan que planeo retomar esta
mierda mañana?
Un carraspeo me llama la atención. Joey me mira fijamente por un largo
segundo, sus hombros gruesos se encajan en el marco de la puerta. —Tú no lees.
Lanzo mi cabeza hacia atrás. —Ugh. Lo que sea, me voy. Vuelvo en cuarenta y
cinco.
—Treinta.
Miro a Dylan. Ella sonríe como si tuviera una cuchara en su boca.
Pongo los ojos. —De acuerdo. Treinta.
Maldición. Me va a tomar por lo menos diez minutos en llegar al centro
comercial. Una chica que ni una sola vez ha comprado un sujetador deportivo necesita
tiempo suficiente para examinar. ¿Es que ni siquiera vienen en tamaños de la copa del
sujetador? ¿Es una talla única para todo el reparto?
Joey se mueve hacia la superficie de trabajo, liberando mi salida. —Voy contigo
esta noche.
Mis pies patinan deteniéndose en el umbral. Estiro el cuello para mirarlo. —
¿Perdón? ¿Y ahora qué significa eso?
—Iré contigo —repite con sequedad, agarrando una cuchara y sumergiéndola en
el cubo de glaseado que Dylan bate. Lo prueba, haciendo un ruido apreciativo en la
parte posterior de la garganta, y luego me mira—. Billy estará en la oficina hasta Dios
sabe cuándo. Voy a estar aburrido sentado en casa. Además, estoy intrigado. Yoga
caliente. Instructor aún más caliente. Tú, tratando de llamar su atención mientras te
ejercitas por primera vez en tu vida. Suena como un buen momento para Joey. 32

Mis dientes se aprietan.


Oh genial. Como si necesitara más gente a la que sacar por la puerta esta noche
por un poco de intimidad tan necesaria.
Me paro al lado de su gran cabeza entrometida. —Sabes que cuando hablas en
tercera persona suenas como un idiota. Especialmente durante las relaciones sexuales.
Joey está tan cerca. Joey se va a venir.
Dylan jadea, su boca se extiende en una sonrisa a punto de reventar. Empuja
contra el pecho de Joey. —Oh, Dios mío. Por favor, dime que no lo hace. Eso es
jodidamente horrible, Joey. ¡Jesús!
—¡No hago eso!
—Haces que Joey se sienta tan bien. Dios, chupa a Joey...
Aprieto mis labios cuando sus ojos parpadean con la amenaza de venganza.
Mierda. Esta noche. Yoga. Él podría descarrilar seriamente mis planes para
algunas personas si se niega a irse.
—Es broma. Totalmente inventado. —Hundo mis dedos alrededor de mi correa
por mi hombro—. Estoy fuera. Nos vemos en cuarenta.
—¡Treinta!
Le sonrío a las dos voces detrás de mí.
—Mi tiempo comienza cuando llegue al centro comercial. ¡O sea más tarde,
perras!
La puerta de la tienda repiquetea, ahogando sus protestas.
***

Cojo mis cosas fuera de los vestuarios y me muevo más allá de los probadores de
ropa en dirección a la caja.
Mi mano izquierda sostiene los artículos que voy a comprar.
Ligeros pantalones grises ajustados, camiseta blanca y sujetador deportivo de
color rosa.
En mi mano derecha, los artículos que la tienda necesita dar su visto bueno y
quemar. No hay manera en el infierno que cualquier mujer se vea bien en estos patrones
desagradables. Y el par de pantalones me pican tanto, mis muslos se marcaron con rayas
de color rosa por mis uñas.
¿Quién se ejercita en una mezcla de lana? ¿Por qué es este tipo de material
siquiera una opción?
33
Mantengo la ropa separada mientras las dejo caer sobre el mostrador.
—Me quedo con estos. ¿Puede poner esto de vuelta por mí? Estoy súper
retrasada.
—Por supuesto.
La mujer detrás del mostrador comienza el escaneo de las etiquetas. Miro a mi
teléfono, señalando el tiempo.
13:16. Podría hacer esto en treinta.
Un papel pegado en la parte posterior del monitor de la computadora me llama
la atención mientras se me resbala mi teléfono.
Yoga caliente con Mason King.
Leí rápidamente la información, mis ojos enfocándose, quedándose en ciertas
palabras específicas.
Sanación profunda.
Estiramiento profundo.
Respiración profunda.
Profundo. Profundo. Profundo.
La garganta se me seca. La mujer detrás del punto de venta informa. —Deberías
haber visto al tipo que dejó eso. Tenía este acento —Hace una pausa, pronunciando la
palabra—: Guau. —En silencio me rio mientras agarra una bolsa y deja caer mis compras
hasta el fondo.
Guau es correcto.
El recuerdo del acento de Mason envía una corriente pulsante a través de mi
cuerpo, calentando mi sangre con un delicioso calor como unas piscinas entre mis
caderas. Su voz era profunda y rica, un poco ronca.
Especialmente cuando bajó la voz y acercó sus labios contra mi mejilla.
—No me hagas ir a buscarte.
Mi pulso retumba en mi oído. Una vez más, me centro en ciertas palabras, tal vez
las únicas palabras que quiero que diga.
Hazme llegar.
—Pongo a mi marido delante de un autobús por un hombre con ese acento.
Me sobresalto por la mujer, mi boca abierta. Un sonrojo se arrastra hasta su cara.
—Fácil, Barb. —Entrecierro los ojos en la etiqueta con su nombre. Ella se ríe con
una mano a la boca—. Cuando escuche en las noticias sobre un pobre hombre que
encontró la muerte prematura siendo atropellado por un galgo, voy a saber exactamente 34
dónde apuntar a la policía.
Le extiendo mi tarjeta de crédito y ella la toma.
Niega con la cabeza a través de una sonrisa. —Sólo digo. Deberías haberlo visto.
Escuchado. Si no creyera que me rompería una cadera, tomaría su clase.
Desliza mi tarjeta y me la devuelve con un recibo para firmar. Deslizo mi tarjeta
de nuevo en mi cartera. Después de garabatear mi nombre, miro una vez más el volante.
La letra es sorprendentemente limpia. Todas las letras mayúsculas,
uniformemente espaciadas. La mayoría de los hombres que he notado tienen escritura
atroz. La caligrafía de Joey se parece a una persona en medio de un ataque de tomar
una pluma al papel. Pero no Mason. Incluso su intento de replicar su cartel en la parte
superior de la página es más que un intento. Es el clavo en el diseño. Las letras
perfectamente en negrita, las líneas agudas.
—Aquí tienes.
Levanto la mirada y tomo la bolsa que Barb sostiene para mí. —Gracias. Le diré
a tu futuro marido que dijiste hola a su clase esta noche.
Su rostro quema de un rojo intenso. Con tartamudez, responde—: Oh-Oh, sólo
bromeaba. De verdad. Nunca dejaría a mi marido, y mucho menos matar al pobre
hombre. Él es encantador. Hemos estado casados durante diecisiete años maravillosos.
Claro, no siempre recuerda sacar la basura, pero Dios sabe que lo compensa con sus
habilidades para asar. El hombre podría dar a Bobby Flay un curso por dinero. ¿Has
visto su programa de televisión? Es muy entretenido.
Sonrío de lo nerviosa que la pobre Barb se ha convertido. Sus palabras vuelan de
sus labios a mil por hora.
Como si fueras mejor. Prácticamente te plantaste al lado de Mason.
—Relájate. —Me río, dando un paso hacia atrás y haciendo caso omiso de mis
pensamientos ridículos.
Claramente, fueron los tacones, no su físico estelar lo que me hizo tropezar.
Andaba apurada y tratando de evitar ser golpeada por el tráfico. Él acababa de pasar a
mirar hacia atrás, a mí, en el segundo exacto en que perdí mi equilibrio.
Coincidencia. Eso es todo lo que era. Nada directamente relacionado con su
perfecta, jodida cara.
—Tu secreto está a salvo conmigo. No voy a decir una palabra —le aseguro.
Volteándome, me muevo más allá de la siguiente mujer en la línea para hacer la
salida.
Una voz animada llama detrás de mí.
—¡Mira! Esta es la clase de la que te hablé. Dios, ese tipo. Casi vomité encima de
él cuando habló.
35
Deteniéndome al lado de un estante de botellas de agua, miro por encima del
hombro en la dirección de la que acaba de venir eso… La otra rubia interviene
alegremente. —Nunca he estado tan emocionada de ejercitarme antes. Tenemos que
llegar temprano, así conseguiremos un buen lugar. Quiero primera fila. Asientos de
primera.
Me río para mis adentros.
Jesús. Bueno, así que Mason tiene un efecto en todas las mujeres. Por lo menos
todos las que se hallan dentro de los límites de la ciudad de Chicago.
¿Hay que ir pronto? ¿Luchar con otras perras por asientos de primera fila para
mirar el curso? No estoy preocupada por ninguna de esas dos cosas.
Voy a tener la mejor vista de Mason después de que la clase termine.

***

Joey aprueba mi compra tan pronto como regreso a la tienda. No es que lo


necesitara, pero siempre es un buen impulso al ego cuando tu amigo de manera
inteligente anuncia cómo de impecable se te ocurre buscar un traje que deja muy poco a
la imaginación. A continuación, sin convicción, sugiere que vuelva a la tienda y
devuelva los artículos antes de que se ensanchen a mi cuerpo después de que le echara
un vistazo a la factura que olvidé.
Guardo los artículos lejos y finjo no escuchar sus desvaríos. La plática sobre
acreedores, las adicciones, y algo sobre su pago de auto que cuesta menos que mis
pantalones de yoga me rodea mientras me ocupo de mi trabajo.
Dylan se va después de que cerráramos por la noche para ir a cenar con los padres
de Reese. Creo que estoy libre de cargas cuando Joey se desliza fuera de la tienda y se
dirige en dirección a su auto.
Bueno. Una persona menos de la que deshacerse después.
Agarrando mi bolsa, me dirijo arriba para cambiarme.
Una energía nerviosa zumba a través de mí. Mi piel se siente caliente al pensar
en las manos de Mason en mi cuerpo, moviendo los labios sobre los míos. Preguntas se
arremolinan en mi cabeza mientras me apresuro a vestirme.
¿Es su toque suave? ¿Usará mi cuerpo como si tuviera derecho a ello? Estoy
segura de que es un chico disciplinado, su físico lo revela, pero, ¿mantiene siempre ese
nivel de control cuando folla? O es el único momento en el que se permite ser imprudente
y descontrolado.
¿Lo deseo de esa manera? ¿Rudo y salvaje? Sus manos moviéndome como él
quiera. Tomando lo que necesite. 36
Mientras me recojo el cabello con una goma, la puerta del desván se abre,
quitando mi atención del espejo de la pared.
Joey aparece en la entrada, ahora vestido con ropa de entrenamiento y zapatillas.
Rápidamente me molesto ante su vista, hasta que silba apreciativamente ante mi
atuendo y me hace gestos para que gire.
—Bien, te ves lista para tener sexo.
Le doy una sonrisa traviesa.
—Es por eso que lo elegí.
Joey se pone de pie a mi lado. Sonríe a mi reflejo.
—Hay cola desde la mitad de la manzana para su clase.
Encuentro su mirada en el espejo, mis manos congeladas en mi cabello.
—¿Qué?
—Síp.
—¿Desde la mitad de la manzana? ¿En serio?
—Síp.
Gruñendo, agarro sus manos y me dirijo a la puerta.
—Vamos.
¡Joder! ¿Y si la clase ya está llena? Sabía que Mason tendría una multitud en esa
cosa, ¿pero tanta gente? Si tengo que esperar otro puto día para follar a ese chico…
Ni siquiera me permito terminar ese pensamiento mientras salimos. Me niego a
contemplar esa posibilidad.
Joey echa la llave y se une a mí en la acera.
—¿Ves? —Señala al otro lado de la calle al desfile de mujeres, su palma extendida
en el aire—. Casi atropello a tres de ellas cuando iba a estacionar.
—Quizás deberías haberlo hecho.
Hubiera sido ideal. A este paso, si voy al final de la cola, seré afortunada de entrar
en la clase la semana próxima.
Joey agarra mi codo y me saca de la acera después de que una camioneta pase.
—¿Nerviosa? —murmura dejando caer su cabeza.
Lentamente miro hacia él.
—¿De?
—Vi lo aturdida que lucías después de hablar con él ayer.
—¿Qué? No, no lo hacía.
37
Pienso en los momentos en la tienda que inmediatamente siguieron a esa
interacción.
Consumí rápidamente un pastelito. Difícilmente el desayuno de los campeones.
Niego con la cabeza.
—Deliras si piensas que me afectó de alguna manera un beso en la mejilla.
—O un acento.
Asiento.
—Correcto.
—O el cuerpo de un dios griego. No hay manera de que hubieras reaccionado a
esa triple combinación.
Le lanzo una mirada asesina.
—De nuevo, ¿por qué estás aquí?
Sonríe.
Excitado parloteo llena el aire a nuestro alrededor cuando damos un paso en la
acera. La cola se forma justo fuera de la puerta y continúa en frente de la enorme ventana
del estudio, obstruyendo completamente mi vista del interior.
—¿Disculpe? —Una mujer por delante de la cola señala detrás de ella—. El final
de la cola es ahí atrás, alrededor de la esquina.
—Eso está bien —replico, acompañando mi sarcasmo con mi sonrisa falsa. Miro
a Joey—. Estoy bien aquí. ¿Tú?
Él estira sus brazos sobre su cabeza.
—Fantástico.
La mujer frunce el ceño, entonces se vuelve hacia su amiga. Detrás de ella, la
puerta se abre y Mason sale.
Susurrados “oh, Dios mío” y “es él” son dichos. La gente más lejos en la cola se
asoma para conseguir un mejor vistazo del hombre capturando la atención de todos.
Dios, él es prácticamente comestible.
Vestido con pantalones cortos sueltos que cuelgan bajo en sus caderas y una
camiseta sin mangas, Mason mide la multitud con amplios y estupefactos ojos.
¿Realmente no pensaba que tendría mucha asistencia? ¿El hombre no tiene un
espejo?
Sale más a la acera. Una mano pasa por su cabello rubio.
—Buenas tardes, damas. Esto es una verdadera sorpresa.
Joey aclara su garganta con ofensa.
Mason lo reconoce con un rápido y arrepentido asentimiento, luego nuestros ojos 38
se encuentran. El aire deja mis pulmones. Parece como si quisiera decir algo,
posiblemente acercarse a mí, por favor, Dios, acércate a mí, pero se contiene y en su lugar,
me da una fija mirada que me tiene contemplando el sexo en público.
Inhaló un aliento tembloroso. Joey se ríe entre dientes a mi lado.
—Cállate —susurro.
Mason se vuelve a la multitud.
—Bien. Desafortunadamente, debido a la capacidad del edificio, no seré capaz
de meterlos a todos esta noche. Pero soy un hombre de palabra. Conseguirán una lección
gratis. Comprueben los horarios de clases en la puerta, ¿sí? Los primeros veinticinco en
la cola, consiguen asistir esta noche. Espero ver al resto de ustedes en otra clase. —Nos
hace un gesto a Joey y a mí para avanzar.
—Oye, ellos ni siquiera se encontraban en la cola —grita alguien de la multitud.
—Se apuntaron ayer —explica Mason, manteniendo sus ojos en mí mientras me
acerco. Extiende su mano hacia Joey—. Lo siento, amigo. No te vi ahí. Bien por ti por
venir.
Joey sacude su mano.
—Normalmente no paso desapercibido. Claramente eres heterosexual.
Mason sonríe, sus ojos moviéndose a los míos cuando deja caer su mano.
—Hola, hermosa. ¿Cómo estás?
—Preparada para recibir. —Sujeto el brazo de Joey y lo dirijo dentro, mirando
por encima de mi hombro hacia Mason.
Aparta la mirada de mi culo cuando dos mujeres se acercan a él.
Reclamo una esterilla en el centro de la habitación y me quito mis zapatos y
calcetines.
Joey hace lo mismo junto a mí.
—Cristo, hace calor aquí. Estoy a punto de quitarme mi camiseta.
Mason entra en la habitación, cerrando la puerta tras él.
—Yo también —murmuro.
Eso debería ayudar a que las cosas se muevan en la dirección correcta.
Después de ajustar el termostato en la pared, Mason se mueve al frente de la
clase. La habitación se silencia.
—Bien. ¿Todo el mundo listo para empezar? —Hace una pausa, sonriendo a
todos con entusiasmo—. La cosa más importante que recordar en mi clase es que quiero
que se tomen su tiempo. Entiendan que tienen el resto de sus vidas para hacerlo perfecto,
¿sí? El yoga es una gran manera de mejorar la flexibilidad y la fuerza, pero también es 39
beneficioso para la mente y el espíritu. Quiero que se concentren en su respiración.
Respiren a través de cada pose. Es posible que no lo hagan todo hoy, y eso está bien.
Estoy aquí para ayudarlos. Si necesitan retirarse y tomar una rápida bebida, o si sienten
que necesitan un descanso, tómenlo. Va a estar mucho más caluroso aquí…
—Ya lo está —anuncia Joey, abanicando su cara—. ¿Alguna objeción si empiezo
a desnudarme?
Unas cuantas mujeres se ríen. Otras hacen comentarios similares sobre la
temperatura de la habitación.
—Por supuesto. —Mason extiende la mano detrás de él, agarra su camiseta y se
la quita con una mano. La lanza a un lado—. Espero que a nadie le importe.
Normalmente no llevo tanta ropa cuando hago esto.
—Oh, querido Dios —murmura alguien de atrás.
Miro fijamente las duras líneas del cuerpo de Mason. Los gruesos músculos de
sus brazos. Su amplio y ligeramente bronceado pecho.
¿Quiere que me concentre en la respiración mientras luce así? ¿Está jodidamente
loco?
El hombre tiene un pack de ocho. Pack. De. Ocho.
Me mira directamente.
—¿Preparados? —pregunta, ladeando su cabeza con una sonrisa falsamente
modesta.
Asiento, un montón. Joey me da un codazo y finalmente logro controlarme.
Mason dirige la clase con unos pocos ejercicios básicos de respiración. Gracias,
Dios. Parece que ya no puedo recordar cómo usar mis pulmones correctamente. Con un
ligero ascenso de la temperatura en la habitación, el cuerpo glorioso de Mason y el
conocimiento de mi inminente orgasmo a pocos minutos, es un milagro que no esté
siendo llevada a toda prisa en ambulancia al hospital por falta de oxígeno en el cerebro.
—Ahora, suelten las manos y colóquense en cuatro —instruye Mason.
—Hola —susurra Joey—. En cuatro, sí, por favor. Debería traer a Billy a esto.
Levanto mi cabeza y miro a Mason.
—Manos bajo los hombros. Rodillas bajo las caderas. Inhalen, dejen caer el
vientre, y miren hacia arriba.
Nuestros ojos se encuentran.
—Exhalen, empújense del suelo y miren a su ombligo.
Mi columna se arquea. Cierro mis ojos y mantengo mi posición.
Umm. Esto en realidad se siente muy bien.
—Inhalen, miren arriba.
40
Sonríe. Mi mano casi se desliza debajo de mí.
—Mierda. —Paso mi mano por mis pantalones, deshaciéndome del sudor que se
acumula en mi palma.
—Deja de distraerlo. Realmente estoy en esto.
Entrecierro mis ojos hacia Joey.
—Última vez. Exhalen, empujen lejos.
Dejo caer mi cabeza y lentamente suelto el aliento.
La siguiente serie de poses no permiten el contacto visual, así que soy capaz de
hacerlas sin dificultad. El sudor cubre de gotas la base de mi cuello y hacia abajo por mi
columna. Mis músculos se sienten flojos y calientes.
Me siento increíble. En realidad, estoy disfrutando esto de verdad.
Varias mujeres tienen que salir para conseguir algo de aire mientras otras beben
agua del refrigerador en la esquina. No necesito un descanso. Tampoco lo quiero.
Mason instruye que se tumben de espaldas. Se mueve entre las esterillas, su voz
acercándose cada vez más.
—Desde aquí, doblen las rodillas, coloquen los pies en el suelo. Quiero que
levanten sus caderas de la esterilla. Inténtenlo y alcancen sus talones con sus dedos.
Baja la mirada hacia mí mientras me esfuerzo en agarrar mis talones. Con un
resoplido, mi espalda golpea la esterilla.
—¿Una pequeña ayuda? —Le sonrío.
Se arrodilla junto a mí.
—Lo haces muy bien. ¿Has hecho esto antes? —pregunta, agarrando mis caderas,
sus dedos presionando en mi espalda.
—Nop. Primera vez. Estoy muy motivada a complacer a mi profesor.
Su boca se tuerce en la esquina.
—¿Preparada?
—Oh, espera. No todavía. —Agarro el dobladillo de mi camiseta y me la quito
sobre la cabeza, quedándome sólo en mi sexy sujetador rosa de deporte.
Sus labios se abren con una rápida exhalación. Se ve hermoso, sus ojos amplios
y salvajes.
—Ahí. Eso está mejor. Estaba ardiendo en eso.
Lo veo tragar, el pesado subir y bajar de su nuez de Adán, quiero pasar mi lengua
por encima y saborearlo. Sus manos tiemblan cuando se mueven sobre mi piel para
reanudar su sujeción. 41
—Diablo —susurra, inclinándose hacia abajo y levantando mis caderas—.
Quédate después de clase.
Sí.
Sus manos me dejan. Mantengo la posición mientras se mueve alrededor de la
habitación, encontrando su mirada cada pocos pasos.
Veinte minutos después, estoy prácticamente saltando mientras la clase se
despide. Me despido con la mano de Joey mientras sale, luego me tomo un momento
para arreglar mi despeinada coleta.
No debería molestarme. Esto está a punto de ponerse más desordenado.
Sujetando mi camiseta descartada, espero a Mason en mi esterilla mientras
acompaña a unos pocos rezagados a la puerta. La cierra y echa el seguro de la parte de
arriba. Tomando su camiseta, se la pasa por la cara, eliminando el sudor.
—Gran clase —le digo mientras camina hacia mí.
Una observación honesta. Nunca pensé que en realidad disfrutaría haciendo
ejercicio, mucho menos del yoga.
Su boca se estira en una sonrisa orgullosa.
—¿Sí? Pensé que estuvo bien. Me sentía un poco nervioso.
—¿Por qué? Lo hiciste fácil. Nadie parecía tener problemas siguiendo el ritmo.
—Excepto tú. —Se detiene frente a mí, mirando entre la camiseta en mi mano y
mi cara—. ¿O era sólo una estrategia para conseguir que te tocara?
Me encojo de hombros.
—No creo que necesite una estrategia. Creo que quieres tocarme.
—Lo hago.
—Y estoy aquí. A un toque de distancia.
Sus ojos del color del otoño, cambian de juguetones a algo más, algo más oscuro.
Hazme llegar.
Mis puños aprietan mi camiseta.
Demasiado pronto, su mirada ardiente se ha ido, moviéndose rápidamente por
la habitación.
—Necesito una ducha. ¿Vas a esperar? Mi habitación se encuentra en el piso de
arriba. Seré rápido.
Miro su perfil un poco confundida.
¿Ducha?
Una vez más, la pregunta “cuál es el punto” llena mi cabeza. Estamos a punto
42
de montar al otro. Primero, planeo utilizar cada dura superficie en este estudio. Hace
treinta y dos grados aquí, y mi cuerpo entero está cubierto por brillante sudor.
Todo el mundo tiene sus hábitos durante el sexo. ¿Quizás a Mason le gusta
empezar recién lavado?
—Sí, de acuerdo. Aunque date prisa.
Me da un brusco asentimiento y va hacia las escaleras.
Umm. Vive aquí. Extrañamente, ese pensamiento no cruzó mi mente. Incluso
aunque Dylan vive sobre su negocio, no consideré que Mason estuviera en la misma
situación.
Camino lentamente por el estudio durante dos, tres minutos, tal vez.
La curiosidad saca lo mejor de mí. O quizás estoy demasiado cachonda para
esperar por más tiempo.
Subo silenciosamente las escaleras.
Siempre me ha encantado el sexo en la ducha.
4
Traducido por BlackRose10 & SOS por Sam89
Corregido por Daliam

Mason
A
gua caliente golpea la parte trasera de mi cuello mientras mi cabeza 43
cae entre mis hombros.
Con una mano enjabonada, acaricio mi verga. Mi mano libre
sostiene mi peso en la baldosa mojada.
Brooke. Brooke. Brooke.
¿Qué diablos estoy haciendo?
Podría estar sintiéndola apretarse a mi alrededor en este mismo momento.
Pasando mis manos sobre sus suaves curvas. Lamiendo el sudor de sus tetas mientras la
levanto por el culo y la bajo sobre mi polla.
En cambio, estoy masturbándome pensando en ella como un adolescente
desesperado.
Mierda, pero si no lo hago…
He estado luchando contra una erección desde que la vi en la colchoneta. Esa
lucha se intensificó cuando obtuve una vista de su parte trasera y entonces ella tenía que
ir y desvestirse en el medio de mi maldita clase.
Ella me tiene y lo sabe.
Pellizco mis ojos cerrados.
Es tan increíblemente hermosa.
Apenas algo de maquillaje. El brillo de su piel por el esfuerzo. Su cabello,
alborotado y resbaladizo por el sudor.
Mi mano trabaja más rápido. Oscilo mis caderas.
Dios, tengo que venirme.
Quiero hablar con Brooke. Quiero conocerla, y realmente me encantaría hacer
eso sin que mi polla esté dura y sin el deseo abrumador de enterrar mis bolas
profundamente ensuciando mis pensamientos.
¿Cuándo fue la última vez que no pude conseguir atravesar una sola conversación
con una mujer sin imaginar cómo se vería mojada y rogando debajo de mí?
No soy ese tipo. Seguro como el infierno que no quiero ser ese tipo para Brooke.
Y no voy a serlo…
Sólo tengo que conseguir sacar este dolor de mi cuerpo.
Mis muslos se tensan debajo de mí. Me tomo un momento para frotar mi pulgar
sobre la cabeza de mi verga, mezclando el agua y el líquido preseminal. Me dejo gemir.
El rápido golpeteo de piel hace eco por las paredes de mi pequeño baño.
Recuerdo cómo se sentía cuando sostuve la curva esbelta de sus caderas. Se sentía
suave y cálida. Sudor agrupado en la hendidura de sus clavículas.
—Santa mierda —grito, mi mano ahora trabajando furiosamente. 44
Si tan solo ella supiera lo que hacía. Lo que pensaba. ¿Qué tan cerca estaba de...?
—Umm. ¿Necesitas una mano con eso?
Mis ojos parpadean abiertos ante el sonido de una voz a mis espaldas. Tanto
malvada como dulce. Aquieto mi mano, aprieto la base de mi polla y miro por encima
de mi hombro.
Brooke se asoma dentro de la pequeña abertura de la cortina de la ducha, su
sonrisa, su mirada persistente en mi culo.
—Mierda. —Tomo el mango y cierro la llave del agua. Mierda... ¡Mierda!
Probablemente me veo como un puto pendejo. Cubriéndome lo mejor que puedo, me doy
vuelta para mirarla—. Brooke, yo...
Ella desliza la cortina de la ducha.
Buena mierda Cristo.
Mi boca cae abierta. Mi respiración se acelera. Brooke, ahora completamente
desnuda, está delante de mí, mostrando con orgullo su cuerpo increíblemente sexy
cuando se inclina contra la pared. Una sonrisa calculadora tuerce a través sus labios sexy
cómo la mierda.
No puedo alejar mis ojos. Sabía que sería un maldito pecado a la vista, pero no
tenía ni idea...
Sus tetas llenas se sientan en lo alto de su pecho. Un leve rubor se extiende sobre
ellos. Sus pezones, de un tono rosa empolvado, endurecidos y listos para mi lengua. El
brote suave de sus caderas. Sus piernas largas y bien torneadas. Su desnudo...
Mi verga salta contra mi mano.
Ella levanta su pierna dando paso dentro de la pequeña ducha conmigo.
—Guauguauguau. —Abro aún más la cortina y alcanzo dos toallas—. Aquí.
Joder, por favor ponte esto. Estoy... —Me cuesta hablar y asegurar mi propia toalla
alrededor de mi cintura mientras sostengo una para ella. El algodón roza contra mi verga
y gimo.
Estaba tan jodidamente cerca. ¿Por qué no puse seguro a la puerta?
Se ríe en voz baja, bajando el pie. —¿Por qué diablos iba a hacer eso? ¿Y por qué
te cubres? Gira el agua de nuevo y fóllame.
Salgo de la ducha. —Creo que tal vez deberíamos hablar un poco primero.
—¿Hablar? Si, vale. ¿Acaso no estabas simplemente masturbándote pensando en
mí?
—No lo hacía. Yo estaba, sólo...
—Entonces, ¿qué hay que hablar?
Me doy por vencido de envolver la toalla a mí alrededor y simplemente la 45
sostengo contra mi pene, ofreciéndole la otra. —Por favor, Brooke.
Necesito que se cubra. No puedo mantener una conversación con esta mujer con
sus tetas fuera.
Hablando de tetas...
Cruza los brazos por debajo de ellas. Rebotan un poco y muerdo mi gemido.
—¿Me deseas o no?
—Te deseo —contesto rápidamente. Dios, ¿no es obvio? —, confía en mí, Brooke,
te deseo, pero tal vez podríamos llevar esto un poco más lento, ¿sí?
—¿Más lento? ¿Por qué? Quiero follarte. Claramente quieres follar conmigo,
basándonos en tu masiva erección, la cual, bravo, por cierto. Es hermosa. —Me quita la
toalla y la deja caer en el suelo, acercándose cada vez—. Viniste aquí a masturbarte
pensando en mí. Sé que no terminaste. ¿Qué tan cerca estabas?
—Cerca. —Doy un paso atrás. Mi cadera golpea el borde afilado del lavamanos.
La loba circunda su presa, lista para atacar.
—Sería una pena parar ahora, ¿no crees? He oído que las bolas azules son una
mierda.
Le agarro la muñeca cuando se acerca a mí. —Brooke. —Mi voz es mucho más
suave ahora. Sueno débil. Me siento débil. Estoy tan cerca de decir a la mierda y doblarla
sobre el lavamanos.
Me mira. Sus pestañas gruesas revolotean cerrándose antes de dar un paso lejos
de mi agarre. La ira se enciende a la vida en sus ojos. —¿Cuál es tu problema? ¿Qué
diablos es esto?
Maldición. Ella está enojada, claramente, pero la forma en que su mirada evita
la mía y se dispersa por la habitación, siente algo más.
¿Rechazo? ¿No ve lo difícil que es para mí?
—Si te follara ahora mismo, entonces, ¿luego qué? —pregunto, aunque me temo
que ya sé la respuesta. Ella se mueve demasiado rápido para querer algo real conmigo—
. ¿Qué pasaría después, Brooke?
—¿Después? —Sus ojos lentamente encuentran los míos.
—Sí, después. ¿Qué sería para ti?
Ella respira una risa, metiendo un mechón de cabello detrás de su oreja. —Si
crees que sería raro para mí, te equivocas. Puedo manejar el sexo casual. Incluso te
saludaría si te veo por ahí. No va a ser raro. —Su mirada se reduce a mi toalla—. Sigues
estando duro, por cierto.
—Me doy cuenta.
46
Es putamente doloroso.
Se inclina contra la pared. Su sonrisa calculadora de vuelta. —Dime que no
quieres follar conmigo ahora mismo.
—No puedo hacer eso —contesto, mirando brevemente hacia mi furiosa erección
que levanta mi toalla. Levanto la cabeza—. Mira, quiero follarte, pero quiero conocerte,
Brooke. No puedo hacer lo de la follada sin significado. Ese no soy yo. Y no quiero eso
contigo. ¿Por qué no nos vestimos y vamos por algo de comer? Hablamos un poco.
Quiero conocerte.
Me mira fijamente durante varios segundos. El silencio entre nosotros crece
ensordecedor.
—Es en serio.
—Bastante. —Enderezo mi columna vertebral. Mi pecho se siente
repentinamente apretado—. Sal conmigo.
Parpadeando varias veces, se aleja. —Tienes que estar jodidamente bromeando.
—Arrebata su ropa del lavamanos—. En serio me rechazas en este momento.
—No estoy...
—Esto es increíble —murmura. Tira de sus pantalones, luego desliza su camiseta
sobre su cabeza, dejando su sujetador y bragas.
No trato de detenerla. Si voy a caminar por la ciudad con Brooke sin una
erección, ella va a tener que estar vestida.
Por supuesto, saber que no lleva puesto nada debajo de esos putos pantalones
podría causar un poco de problemas. Y sus pezones... Dios, esto podría ser una tortura.
Su mano se gira el picaporte. —Gracias por la clase. Fue sorprendentemente
divertido. —Sale corriendo a mi apartamento, dejándome atrás.
—Espera un segundo. Deja que me vista. —Me dirijo a mi tocador, sigo
presionando la toalla contra mi polla. Brooke llega a las escaleras sin mirarme—.
¡Brooke!
Ella desaparece al primer nivel.
—Mierda. —No me molesto en secarme. Agarrando un par de bóxers, les doy un
tirón, a continuación, me pongo unos shorts del cajón. El agua gotea de mi cara a mi
cuello. La limpio de mis ojos.
Ella no esperará por mí. No quiere ir a dar un paseo y dejarme averiguar acerca
de ella. Se siente rechazada, que es totalmente culpa mía. Pero con Brooke... incluso si
cedo y la follo por el bien de follarla, me siento como el mayor tonto del planeta. Claro,
probablemente será uno de los jugueteos más calientes de mi vida, tal vez incluso el más
caliente, pero entonces habrá terminado. Claramente no va a querer otra cosa que ver
conmigo.
Incluso te saludaría si te veo por ahí.
47
¿Saludarme? A la mierda eso. Quiero mucho más que una puta saludadita de su
parte.
Mis pies golpean contra la madera mientras me lanzo por las escaleras, sólo para
salir a un estudio vacío. Abro la puerta y salgo, con la esperanza de atrapar a Brooke,
pero el andén está tranquilo. Una lámpara de la calle parpadea en la distancia cuando
lanzo mis ojos hacia la izquierda, luego a la derecha. La panadería se ve a oscuras a
través de la estrecha calle que separa mi negocio del de ella.
Empujo una mano por mi cabello mojado. La frustración quema la parte
posterior de mi garganta.
La rechacé.
Me negué el golpe de gracia en el que no puedo dejar de pensar.
Dejo caer mi cabeza hacia atrás y miro a las estrellas. Mi ingle palpita.
¿Bolas azules? No pueden ser tan malas, ¿verdad?
Las bolas azules son, de hecho, la peor mierda que he sentido en toda mi vida.
Brooke bien podría haber tomado un martillo neumático hacia mis nueces antes de salir
furiosa. Me siento a punto de explotar. Mis piernas apenas me sostienen por las escaleras
antes de que estar sacando mi verga y azotarla fuertemente.
El dolor es indescriptible. El impulso por follar me quema como un reguero de
pólvora en mis venas.
Incluso mientras muevo mi mano sobre mi verga en el silencio de mi desván,
frenéticamente persiguiendo mi orgasmo, no estoy recibiendo ningún alivio. Todo está
tan sensible. Aprieto más duro, me pajeó aún más rápido. Me duele hacer esto. Me duele
no hacerlo. Quiero gritar.
Me tengo que venir. Maldita sea, me tengo que venir.
Estoy seguro de que podría posponerlo. No puede quedarse así, ¿verdad?
Ese miedo desconcertante me tira hacia abajo y ahueco mis bolas con mi mano
libre. Las muevo entre mi palma. Mis pensamientos corren hacia Brooke de pie fuera de
mi ducha, apoyada en la pared, apretada contra la pared. Sus tetas, su culo, su liso coño
que quiero acariciar con mi boca.
Mi respiración se engancha. ¡Mierda! ¡Por fin!
Con un gemido ahogado, me vengo por toda mi mano y estómago. El dolor entre
mis muslos se disipa.
Una familiar satisfacción se asienta sobre mí, pero ¿durará? ¿Voy a estar
realmente satisfecho hasta que tenga a Brooke en las maneras en que quiero tenerla? Que
incluye todo acto asqueroso de depravación que se me ocurre.
Me hundo contra el colchón mientras busco mi toalla descartada previamente y
me limpio.
Mis ojos se cierran. Escucho los comienzos de una tormenta en la distancia. El 48
ruido sordo de un trueno.
Espero que ella no esté caminando a casa.
El sueño me elude casi toda la noche ya que mi mente se niega a asentarse. Mi
cuerpo se siente cansado por la clase, por mi orgasmo, pero estoy inquieto. Mi pene
crece lentamente con fuerza contra las sábanas. Lo ignoro y me doy vuelta, frotándome
contra el colchón.
El sol de la mañana se levanta demasiado pronto. La luz quema a través de mis
párpados, y hago una nota mental para recoger unas cortinas o alguna mierda para
mantener mi cuarto oscuro cuando lo necesito. Le ruego a Dios que esto no sea una
indicación de cómo cada encuentro sexual con Brooke, fantasía o no, me dejará.
No voy a ser capaz de enseñar seis clases al día si me quedo levantado hasta la
mitad de la noche.
Café. Necesito una jodida carga de café.
Me visto y salgo, poniéndome mis gafas de sol. La acera se encuentra húmeda
por la lluvia de anoche y el aire es un poco pegajoso. Evito los charcos mientras me dirijo
al sur por Fayette, mis ojos echando un vistazo hacia atrás en dirección a la panadería
hasta que no puedo verla claramente. Una pequeña tienda en la esquina cruzando la
calle atrapa mi atención, y troto entre los coches y doy un paso adelante en el bordillo.
Abro la puerta y entro, inhalando hasta llenar mis pulmones del delicioso aroma.
Empujo mis gafas a la parte superior de mi cabeza. Me congelo. Un cuerpo que
tendría que estar muerto para no reconocer, se halla de pie a unos pocos metros delante
de mí, inclinado contra el pequeño mostrador mientras espera su pedido.
Su alegre culo se balancea mientras mueve sus caderas al ritmo de la música que
suena suavemente por encima.
Me acerco, sonriendo.
—Brooke.
Su cabeza se mueve rápidamente, luego el resto de ella se gira para encararme.
Mis ojos se deslizan por su pequeña figura.
Lleva vaqueros otra vez, apretados en sus caderas y piernas. Su camisa roja cae
baja en el frente revelando una generosa cantidad de escote. Y lleva zapatillas, un par de
viejas Nike.
Su cabello está recogido atrás en un oscuro y desordenado moño, con algunos
mechones enmarcando su cara.
Alza una ceja. Parece agitada.
—¿Qué haces aquí? ¿Me has seguido?
Casi me rio por su sugerencia, pero lo reprimo cuando no muestra ninguna señal
de que su pregunta sea una broma. 49
—¿Qué? No, me gusta el café. Estoy aquí por el café. Ha sido simplemente una
coincidencia. —Doy un paso hacia ella—. Te fuiste anoche. Quería hablar contigo.
—Hablar. —Se ríe—. Ahí está esa palabra otra vez. ¿Te divertiste hablando
después de que me fui?
Frunzo el ceño.
—Uh… ¿con quién?
Elimina el espacio entre nosotros. Su mano se aplana contra mi pecho mientras
se pone de puntillas para conseguir estar tan cerca de mi oído como sea posible. Inhalo
su perfume. Algún tipo de aroma a frutas del bosque. Es ligero y dulce.
—¿Terminaste de correrte cuando me fui? —susurra.
Mis manos moldean sus caderas. Dejo caer mi cabeza, acariciando mis labios
contra los suyos.
—Sí. Tuve que hacerlo.
—Umm. También lo hice. Eras asombroso en mi cabeza. Me corrí sobre todos
mis dedos.
—Joder. —Gimo. Sin intención de hacerlo, mis dedos aprietan sus caderas, lo
bastante duro para posiblemente dejarle un moretón. Muevo mis manos a su espalda.
Dios, se siente bien contra mí.
—También yo. Yo… —Mis palabras se van apagando.
¿Realmente estoy haciendo esto? ¿Estoy a punto de confesarle a esta mujer lo
duro que me corrí anoche, en mitad de una jodida tienda de café?
Se echa hacia atrás para mirarme.
—Es una lástima que no pudiéramos haber manejado esa mierda juntos. Una
maldita lástima. —Golpea mi pecho con su mano y se da la vuelta, dejándome
tambaleándome.
Sujeto su codo. No he terminado con esta conversación.
—Oye.
—¿Qué? —Su voz suena distante. Apenas gira la cabeza para reconocerme.
El tipo detrás del mostrador lleva cuatro cafés antes de que pueda conseguir su
atención de nuevo.
—Aquí tienes, Brooke. Perdona por la espera.
Da un paso al frente. Me muevo rápidamente para tomar la bolsa, asegurándome
de no empujarla por completo de su camino en el proceso. Sólo el lado de mi brazo
choca levemente contra el suyo.
—Tengo esto. ¿Has pagado? —pregunto, alcanzando a ciegas mi cartera con mi 50
otra mano.
—¿Qué? —Sus cejas se fruncen con confusión, intenta agarrar la bolsa. Nuestra
diferencia de altura no se lo permite. Realmente es pequeña sin esos tacones.
Con un resoplido exasperado, brinca con su mano en el aire.
—Sí, he pagado. ¿Y puedes darme eso, por favor, tú, gran árbol?
—Te he dicho que lo tengo. Vamos.
—¿Vamos? Pensé que venías a por café.
Me encojo de hombros, mirándola.
—Volveré.
Sus manos golpean sus muslos. Con una sacudida de cabeza, se dirige a la puerta.
—Bien. Pero hay una grieta en la acera y no voy a decirte dónde. Si te caes, es tu
culpa.
Reprimo mi risa y la sigo.
—Bastante justo.
Caminamos lado a lado por la ocupada acera. La gente se mueve en un borrón a
nuestro alrededor. Brooke mantiene sus brazos cruzados apretadamente contra su pecho
y su mirada fijada al frente. La mía vaga entre el camino por delante y su perfil.
—¿Cuánto mides? —pregunto, rompiendo el silencio después de sólo unos
completos diez segundos.
Me mira.
—No lo sé. Alrededor de un metro sesenta centímetros, creo. ¿Por qué?
—Simple curiosidad. Me confundiste con tus zapatos el otro día, cuando nos
conocimos.
—Mm. —Vuelve su cabeza.
Mi boca se curva en la esquina.
—Tenías razón sobre las bolas azules. Fue jodidamente horrible. Pensaba que me
moría.
Suelta una pequeña risa. Rápidamente la disimula con una tos.
—Bueno, eso fue todo cosa tuya.
—En realidad, es tuya. No puedo parar de pensar en ti.
—Pensar en mí —repite, poniendo un mechón de cabello detrás de su oreja—.
Pero no quieres hacer nada conmigo. Me rechazaste.
—Quiero hacer mucho contigo.
51
Espero hasta que mira en mi dirección antes de continuar. Sus ojos alcanzan
lentamente los míos.
—Mucho, Brooke. No tienes ni idea de cuánto he pensado sobre hacer cosas
contigo. Sólo quiero conocerte primero. Pasar algo de tiempo contigo. Como esto. Me
gusta hablar contigo.
—Grieta.
—¿Qué es eso?
Señala delante de nosotros.
—Grieta. Justo ahí. Cuidado.
Bajo la mirada, con cuidado de pasar por encima del borde dentado del concreto
que sobresale unos buenos cinco centímetros de la superficie plana.
Joder. Habría sido un infierno de caída.
—¿Pensaba que no ibas a avisarme? —pregunto con una sonrisa.
Se encoje de hombros.
—No me siento como para volver por más café. Lo habrías derramado.
—Ah, vale. Pensé que tal vez fue porque te preocupas por mi bienestar o algo.
Mi error.
Se detiene. Miro hacia atrás sobre mi hombro.
—¿Qué pasa?
—¿Estás casado? ¿Es eso?
La confusión me hace fruncir el ceño.
—¿Crees que estoy casado?
¿Cuándo le he dado la impresión de estar casado?
Me golpea con una fuerte mirada fulminante mientras camina directamente hacia
mí.
—No lo sé, es por eso que pregunto. No llevas anillo, pero no todos los tipos
casados llevan sus anillos, especialmente aquellos a los que les gusta masturbarse con la
idea de otras mujeres. ¿Eres así?
La miro fijamente, larga y duramente. ¿Lo dice jodidamente en serio? Tomo su
mano y tiro de ella hacia un pequeño callejón entre dos negocios.
—¿Qué haces?
Con una mano en su cadera, guio su espalda contra el muro de ladrillos. Pecho
contra pecho, la miro, intentando contener mi ira ante esa mierda de un lado para otro
mientras equilibrio esos putos cafés.
—¿De verdad piensas que estoy casado? ¿Esa es la clase de hombre que crees que
soy? ¿Uno que engaña a su mujer? 52
Levanta la cabeza.
—No lo sé. Es por eso que pregunto. No sería la primera vez que algún tipo
casado intenta algo conmigo. Aunque dudo que alguno de ellos me hubiera rechazado
de la manera en que lo hiciste. ¿Te habló tu conciencia culpable anoche?
¿Qué coño?
Me inclino hacia abajo, milímetros más cerca.
—No estoy casado. Si lo estuviera, nunca te habría invitado a mi clase porque no
habría sido capaz de apartar mis ojos de ti. Joder, Brooke, la manera en que flirteamos
el primer día, eso no debería haber pasado. Te dije que no estoy interesado en un polvo
rápido. Ya no quiero hacer eso. No soy algún adolescente follando por ahí. Quiero más
que eso. —Mis manos se deslizan arriba en su cintura, ajustando sus curvas—. Dame
más.
Parpadea mucho, luego me mira de nuevo con redondos y dolidos ojos. Sacude
la cabeza muy ligeramente.
—¿Tienes alguna idea de lo avergonzada que me sentía anoche? ¿Lo incómoda
que me sentí? Estaba desnuda, Mason, y me rechazaste. —Una ráfaga de aire sale de sus
labios, directa contra mí—. Me rechazaste.
Joder. La herí. No era mi intención. Nunca lo haría.
—Brooke.
Su mirada baja a un lugar en mi camisa.
El dolor de su voz, emparejado con lo herida que luce e intenta esconder de mí,
termina con mis reservas.
Inclino mi cabeza hacia abajo. Levanta la suya ante mi repentino movimiento,
jadeando cuando nuestras bocas se juntan, ardiendo en un beso. Es caliente y húmedo,
casi doloroso, mientras revelamos nuestra desesperación. Mi cuerpo presiona el suyo
contra el muro. Abre sus labios con un gemido mientras sus calientes manos se
envuelven alrededor de mi cuello, dedos retuercen mi cabello y tiran. Mi lengua se
mueve en su boca, saboreando, deslizándose contra la suya. Palmeo su culo, deseando
tener uso de ambas manos justo ahora, así podría hacer esto apropiadamente.
Succiona mi labio, luego lo muerde, sonriendo cuando me inclino más con un
gemido.
—Eres un buen besador —dice contra mi boca—. Realmente bueno. Debe ser el
acento.
Me río, lamiendo a lo largo de la línea de sus labios, tragando su gusto.
Saboreándola.
—Te deseo, Brooke. ¿Lo ves ahora?
53
—Umm. Eso creo. —Tira del cabello en la base de mi cuello cuando intento
apartarme—. No, espera, no pares.
Dejo caer mi frente contra la suya. Sus manos se relajan.
—¿Quieres más? —susurro, mirando su boca, sus ojos, la linda y pequeña arruga
en su nariz.
Asiente, mordiendo su labio inferior.
—Yo también. Quiero más de esto, de todo. Inténtalo a mi manera.
—Inténtalo a mi manera. Implica desnudez. —Trata de contonearse más cerca.
Presiono su cadera, manteniéndola fija contra el muro.
—Mason. —Gime cuando me inclino y beso su mejilla. Mi boca se mueve a su
oído.
—Podría follarte ahora mismo, levantada sobre este muro de ladrillos mientras
cualquiera camina junto a nosotros. ¿Te gustaría eso? ¿Te correrías para mí?
Se estremece. Sus manos se instalan en mi cintura.
—Oh, Dios —susurra.
Beso la piel tras su oreja antes de continuar:
—Sería asombroso, y quiero eso, lo hago, pero mi manera, la cual implica
sentimientos y conocer a alguien, confía en mí… es mejor. Es mucho mejor, Brooke.
Quiero que me sientas realmente. No quiero sólo una dura follada en un callejón y luego
nada. No puedo hacer eso.
Lentamente me echo atrás. Mis manos se apartan de su cuerpo mientras miro el
rápido subir y bajar de su pecho.
¿Su corazón late tanto como el mío? Lucho contra la tentación de preguntar.
La miro. Sus mejillas lucen sonrojadas. Su cabello se escapa de la goma que
caprichosamente lo contenía.
Se ve hermosamente deshecha.
—Inténtalo a mi manera —insisto de nuevo.
Por favor. Quiero esto contigo.
Chupa su labio inferior mientras lo piensa, su mirada moviéndose entre mis ojos
y mi boca. Con un bajo resoplido, se aparta del muro y arrebata la bolsa de mi mano. Se
aleja rápidamente de mí.
¿Qué diablos?
—¿Es eso un sí? —grito, girando mi cabeza para mirarla.
—No lo sé. —Me da una sonrisa juguetona sobre su hombro—. ¿Lo es?
54
Una risa retumba en mi pecho.
Pequeño diablo. ¿Piensas que esa respuesta me va a satisfacer?
Me hundo contra el muro después de que desaparece alrededor de la esquina. Mi
cabeza cae hacia delante. Miro a la erección plegando el frente de mis pantalones cortos.
—Eres un bastardo jodidamente persistente, ¿no es así?
Ajusto mi polla y salgo del callejón, dirigiéndome de vuelta a la tienda de café.
5
Traducido por Minia16 & Sam89
Corregido por *Andreina F*

Brooke
V
55
ale. Vale, vale, vale.
Sólo ha sido un beso. Un beso, Brooke. Para de caminar como
si te hubieran destrozado la vagina.
Echo los hombros hacia atrás y sigo caminando por la
acera con la bandeja de café, perdiendo la odiosa alteración en mis pasos. Es difícil no
trotar un poco. Mi piel parece como si vibrara. Una continua pulsación se mueve por mi
piel, enviando un delicioso estremecimiento por mi espalda y mis extremidades.
Saco la lengua y saboreo mi labio inferior.
Se siente hinchado, sensible por el asalto de Mason. O el mío. No fui dulce
cuando le correspondí al beso. Fui hacia él como una mujer depravada, que es
exactamente como debería sentirme todavía, pero…
Ese fue, sin duda, el mejor beso de mi vida.
No fue sólo la forma en que movió la boca, fue la suciedad que salió de ella. Los
suaves murmullos contra mi piel sobre cómo podría follarme. Cómo quería hacerlo,
pero…
Él quiere más que eso. Más que un polvo en un callejón.
Sentimientos y conocernos.
Más.
Siento la cabeza pesada. ¿De verdad estoy considerando su petición?
Después de cómo terminaron las cosas anoche, me hallaba decidida a decirle
adiós a la idea de Mason y a saltar al siguiente pene que estuviera dispuesto y disponible.
Ningún hombre me rechazó nunca. Nunca. Y por supuesto ninguno lo hizo cuando ya
estábamos desnudos y su polla completamente erguida. Pero Mason… me rechazó.
Directamente, con las tetas fuera y todo. Me sentía enfadada y confusa. Herida. Dios,
no quería admitirlo, pero lo hacía. Lo deseaba. Era claro que él me deseaba. Conduje a
casa como una loca destructora.
Una loca excitada y destructora.
Me encargué de ese problema inmediatamente.
Después de experimentar uno de los orgasmos más rápidos y satisfactorios de mi
vida, mira por dónde, me rendí a la invitadora idea del sueño, pero di vueltas en la cama
toda la noche.
Una vez más, estaba perpleja. ¿Quién deja pasar este tipo de oportunidad?
No es como si nunca me persiguieran los hombres con los que me acosté con la
idea de algo más. Por ejemplo, tomemos a Paul el empalagoso. Estaba claro que no
quería que cenara con él y lo dejara aquella noche. Pero casos como esos siempre
ocurrieron después del sexo, no antes.
Nunca antes.
56
¿Quién es este tipo?
Vacío la mente de toda pregunta, del beso con el que no me debería estar
obsesionando mientras entro en la pastelería.
La campana resuena en el pequeño espacio.
Joey y Dylan hablan muy juntos detrás del mostrador. Susurrando, de hecho.
Ambos alzan la vista al oír mi entrada.
—Buenos días, solecito —casi canta Joey.
Apenas miro en su dirección. Ahora mismo luce demasiado animado para mi
gusto.
—Hola. Han dejado de servir el café con caramelo que te gusta, así que te he
traído un macchiato. Espero que no te importe. —Dejo la bandeja sobre la vitrina y alzo
la mirada hacia Dylan.
Por favor que no le importe. No tengo ganas de volver allí.
Una suave sonrisa se forma en su boca mientras se acerca.
—No pasa nada. No pasa nada. Beberé cualquier cosa con caramelo, cariño.
Gracias.
Frunzo las cejas en respuesta al extraño tono de su voz, al apodo.
¿Cariño?
—¿Por qué suenas así? ¿Se ha muerto alguien? —pregunto, mirando su atuendo.
¿No debería ir de negro? ¿Quién se viste con colores pastel cuando se está de luto?
Dylan saca el café de la bandeja.
—No. ¿Y cómo sueno?
—Como si hubiera muerto alguien.
Joey hace un sonido de diversión con la garganta mientras toma su café.
—No ha muerto nadie. Me han contado lo de anoche —confiesa Dylan,
apoyando la cadera contra el mostrador. Me mira con trágica pena—. Todo lo que pasó.
¿Estás bien? Debe de haber sido increíblemente incómodo.
Oh, genial. Por eso susurraban.
Fulmino a Joey con la mirada, y se limita a lanzarme un beso antes de darle un
sorbo a su café.
Maldito.
Respiro hondo.
—Estoy bien —le digo, lo cual no es necesariamente mentira. Si me hubiera
hecho esa pregunta anoche o en cualquier momento antes de mi interacción con Mason
esta mañana, entonces habría estado mintiendo. 57
Joey alza una ceja con escepticismo.
—¿Estás bien? Devoraste media tarta de queso anoche, Brooke.
Hago un gesto de dolor ante el recuerdo.
Dios, necesito controlar mi consumo de dulces en mis momentos de angustia. O,
al menos, comerlos discretamente. Destrocé públicamente aquella tarta de queso como
si me debiera dinero.
Le quité importancia a mi patético comportamiento, tomé mi café y le di un
sorbo.
—Tenía hambre. No cené mucho. Y, la verdad, lo de anoche no fue para tanto.
Lo he superado.
Desafortunadamente nunca estuve bajo él3.
—Oh, bueno, es bueno saberlo, ya que existe la posibilidad de que esté a punto
de entrar aquí.
—¿Qué? —Mi cabeza gira de golpe en dirección a Dylan, luego hacia la parte
delantera de la tienda.
Abro los ojos como platos. Mason camina por delante del escaparate y llega a la
puerta. Aprieto mi agarre sobre el café.
¿Qué demonios hace?
—Esto va a ser interesante —murmura Joey mientras suena la campanilla.
Trago, incómoda, casi atragantándome con mi propia saliva.

3
En “lo he superado” se usa la palabra “over”, que también significa “encima”.
Mason entra en la tienda, su mano lleva ahora el café a por el que claramente
regresó. Me derriba con una sonrisa perfectamente casual, como si no hubiera tenido su
lengua en mi boca hace cinco minutos, y ve inmediatamente a los otros dos cuerpos que
hay en la sala.
—Ah, me alegro de volver a verte, amigo. Ayer no me dijiste tu nombre.
Joey le estrecha firmemente la mano a Mason.
—Sí, parecías un poco distraído con la chica que tengo al lado. —Me lanza una
rápida mirada descarada, luego se vuelve y alza la barbilla—. Soy Joey.
Me aliso la parte delantera de mi camisa mientras los tres se presentan. Mi escote
baja otro centímetro. Es completamente accidental y no lo he hecho para nada en su
beneficio.
Umm. Tal vez se dé cuenta mañana cuando deje de charlar con mis amigos.
Mason hace un ademán hacia el vientre de Dylan.
58
—¿Cuándo sales de cuentas?
—En un mes. Pero espero que sea antes. Estoy harta de este.
—¿Este? No me digas que ya tienes más de uno. Pareces muy joven para ser
madre.
—¡Ja! —A Dylan se le ilumina la cara. Sus manos rodean su vientre—. Oh, Dios
mío. Acabas de convertirte en mi segundo hombre favorito.
Joey gira la cabeza hacia la izquierda, sus ojos abiertos con alarma.
—¿Segundo favorito? ¿Perdona?
Toso en mi puño, rompiendo la conversación de la que no soy parte. Tres pares
de ojos se fijan en mí mientras me retiro lentamente hacia la cocina.
—Supongo que me pondré a trabajar, ya que por lo que parece no me necesitan
para nada.
Mason se queda boquiabierto.
Me arrepiento inmediatamente de mi medio serio comentario cuando su evidente
remordimiento tensa sus rasgos.
Dios, ¿por qué me preocupo? Y, ¿de verdad me irrita que se esté tomando un momento para
ser educado? ¿Qué me pasa?
Da unos pasos en mi dirección. Me detengo en la esquina de la vitrina.
Dylan empuja el hombro de Joey, indicándole que camine.
—Venga. Necesito tu ayuda con algo atrás.
—Nunca necesitas mi ayuda —suelta, luego le sonríe antes de que los dos se
metan en la cocina, dejándonos a Mason y a mí a solas.
Paso el café a mi otra mano. Y de repente me siento inquieta y demasiado
acalorada como para beber algo tan caliente.
Mason me dirige una vaga sonrisa mientras avanza lentamente.
—Diablilla. Te escapaste.
Mis pies se mueven.
Jesús, su voz. Como miel cubriendo el fondo de su garganta. Dulce y cálida. Sus
palabras tardan en abandonar su lengua.
Obligo a mi boca a cerrarse.
Oh, Dios. ¿Cuánto tiempo ha estado abierta?
Barrera. Necesito una barrera.
—¿Puedo ayudarte en algo? —pregunto, poniéndome rápidamente detrás de la
vitrina. Dejo mi café en la mesa de atrás y entrelazo las manos cuidadosamente sobre el
cristal—. Tu nivel de acosador sube rápidamente, ¿sabes? Primero la cafetería, y ahora 59
vienes a mi lugar de trabajo. ¿Debería avisar ya a las autoridades?
Mason ladea la cabeza con una sonrisilla curiosa, luego se pone directamente
enfrente de mí.
—Espera a que descubra dónde vives.
—¿Qué?
Se ríe entre dientes.
—Relájate, hermosa. Mantendré la profesionalidad, ¿sí? Nada de llamadas a tu
casa hasta que me invites.
—Umm. —Me cruzo de brazos—. No esperes que eso pase.
Sonríe, luego alza la taza, dándole un largo sorbo a su café. Sus ojos nunca
abandonan los míos.
Para evitar devolverle la mirada como diablillo hambriento, agarro una caja de
la pastelería y abro la vitrina. Mi mano se cierra alrededor de un pastel.
Se inclina hacia delante, con la cabeza inclinada para mirarme.
—Estás linda ahí detrás, lista para trabajar. ¿Cuánto tiempo llevas haciendo esto?
—Un par de años —respondo, sin alzar la mirada—. Empezó como algo
temporal. Necesitaba un trabajo después de que me despidieran del anterior y Dylan
necesitaba una mano extra durante la temporada de bodas. De verdad que no esperaba
que me gustara tanto como me gustó. Pero todo pareció encajar casi inmediatamente.
Amo el lado artístico. El proceso de diseño. Cómo se junta todo. No sé. No es como si
estuviera curando el cáncer o algo así, pero los pastelitos parecen hacer feliz a la gente.
Creo que la felicidad es terapéutica.
Me enderezo con la caja y lo meto en ella. Alzo la cabeza y clavo la mirada en la
gentil de Mason.
—¿Qué? —pregunto.
Un latido después, responde en voz baja—: Nada. —Se inclina hacia delante y
baja la mirada a la caja—. ¿Qué es esto?
—Umm, es —Le acerco la caja—, son pasteles que he hecho yo. Toma. Y un
pastelito para después. De Terciopelo Rojo. El glaseado es impresionante.
Estudia los contenidos como si le acabara de ofrecer el mejor regalo del mundo.
Recuerdo que tenía la misma expresión cuando le di los dulces el otro día fuera de su
estudio.
Tal vez le gustan mucho los postres. Tal vez es una exquisitez en Australia.
Baja el café y pone la caja entre sus manos, luego levanta la cabeza. Sus ojos
parecen más oscuros bajo las luces de la pastelería.
60
—No me has dado una respuesta. Necesito una respuesta, Brooke.
—¿Por qué?
—Porque me voy a volver jodidamente loco si no me das una.
—¿Jodidamente loco? ¿No simplemente loco? Me estoy imaginando una
masacre.
Se encoge de hombros.
—Di que sí y nadie saldrá herido.
Me río, alzando la mano y metiéndome el cabello detrás de la oreja.
—Vaya. Primero acoso, ¿y ahora amenazas con un asesinato? Más te vale tener
cuidado, niño bonito. No estoy muy segura de qué tal te iría en prisión.
Se me queda mirando. Alza la comisura de su boca.
—¿Qué haces esta noche?
Joey sale de la parte de atrás en ese mismo momento. Estoy segura de que la reina
del cotilleo escuchaba cada palabra de esta conversación. Si hubiera sido otra persona,
diría que fue pura coincidencia.
—Estará en The Tavern con algunos de nosotros después de que cerremos aquí.
Es un bar pequeño al que nos gusta ir. Deberías venir. Estoy seguro de que tienen
Fosters.
Entrecierro los ojos en dirección a Joey mientras se pone a mi lado. Me dirige su
sonrisa más grande.
—Sí, no bebo Fosters, amigo. No todos las bebemos.
—¿En serio? —Joey se vuelve hacia Mason con una mano en la barbilla,
frotándose su barba incipiente. Parece profundamente perplejo—. Bueno, me siento
como el mayor idiota del mundo.
Mason toma su café y la caja de la pastelería.
—No te preocupes. Puedes invitarme esta noche a una ronda para compensar esa
pequeña metedura de pata. —Fija los ojos en mí, dando un paso atrás—. Y a ti. Te veré
después, ¿sí?
Maldición. Intento, de verdad que intento no sonreír, pero lanza ese maldito “sí”
al final de la frase y no puedo evitarlo. Es lindo. Me gusta.
Afortunadamente, no le doy la oportunidad de verla. Me agacho detrás del
mostrador, aparentando estar ocupada.
—Umm. Sí, de acuerdo. Hasta luego —grito mientras fijo la mirada en los
azulejos grises sucios del suelo.
Suena la puerta. Joey se agacha a mi lado. 61
—¿Qué demonios haces? —susurra, inspeccionando mi cara.
—Trabajo.
Examina el pequeño rincón en el que estoy metida.
—Sí, ya. ¿Qué fue eso de darle una respuesta? ¿Una respuesta a qué? ¿Hay algo
que no me hayas contado anoche?
Me enderezo y lo aparto de un empujón, yendo hacia la cocina.
—Tienes suerte de que te cuente algo, Joey McDermott.
Arranco el delantal del gancho y me uno a Dylan en la mesa de trabajo.
Mi mente empieza a catalogar posibles atuendos para esta noche. Por supuesto,
me pondré tacones. Mason parece extrañamente intrigado por nuestra diferencia de
altura.
¿Tal vez siempre sale con mujeres más altas?
Oh, Dios mío. ¿Por qué estoy pensando siquiera en el tipo de mujeres con las que sale? Ese
maldito beso me ha dejado estúpida.
Joey ocupa uno de los taburetes, haciendo un puchero.
—Brooke nos oculta información, Dylan. ¿Puedes explicarle que no hay secretos
entre estas paredes?
Dylan mantiene los ojos en el glaseado que está poniendo, respondiendo sin
emoción—: Brooke, ya sabes cómo va esto.
Ato el cordón del delantal alrededor de mi cintura, ignorándolos a ambos.
A la mierda eso. No tengo que divulgar nada.
Joey le da una palmada a la madera y se pone en pie.
—Bien. Se lo preguntaré a Mason.
Lo agarro del brazo.
—Oyeee, eso… no es necesario. Estoy segura de que está ocupado. —Presiono
su hombro hasta que vuelve a sentarse, luego empiezo a pasearme por la sala, de repente
incapaz de quedarme quieta. Me empiezan a sudar las palmas de las manos.
Maldición. Estoy a punto de recordar lo de esta mañana, ese maldito beso…
—Eh, vale, bueno, ya saben lo que ocurrió anoche. No hay nada más que añadir
a eso. Estaba comprando nuestros cafés y entró Mason, tan… bueno. Ya lo han visto.
Me explicó en un callejón muy privado a unas manzanas de aquí que quiere algo más
conmigo. Como hablar, y… citas, supongo, antes de tener sexo. Quiere conocerme
primero. ¿A que es una locura?
Me río torpemente. Todo el mundo permanece en silencio.
62
Grillos. De repente, estoy rodeada de grillos.
Doy otra vuelta por la habitación.
—Así que, eso es básicamente. Me preguntó si puedo darle eso. Más. No respondí
realmente. Quiero decir, algo así. Oh, y me besó. En la boca.
—En lugar de…
Levanto mi cabeza de golpe para mirar a Joey, entonces asiento rápidamente.
—Correcto. Eso es. Eso es todo lo que pasó.
Dylan baja su manga pastelera.
—¿Entiendo que el beso fue bueno? Pareces un poco alterada.
¿Bueno?
No. Fue jodidamente fenomenal.
Me encojo de hombros sin fuerzas mientras agarro dos rejillas para hornear del
estante.
He confesado bastantes pecados hoy. No necesitan saber cuán húmeda me
encontraba a los quince segundos de liarme.
—Me gusta. —Joey sonríe, apoyando su barbilla en su mano.
—A mí también. —Dylan me sonríe—. ¿Brooke?
Pongo las rejillas sobre la mesa de trabajo. Mis siguientes palabras vienen
mientras mantengo mi cabeza gacha y mis manos ocupadas.
—¿Saben qué me gusta? Trabajar. Tener un salario. Los orgasmos también están
bien, lo cual dudo que ocurra gustándome este tipo, así que no. No me gusta. ¿Cuántos
pedidos especiales tenemos hoy? ¿Tres? Tenemos que empezar. Yo necesito empezar. Y,
Dios, necesito comer algo antes de que colapse.
Arrastro los pies hacia el frente y devoro un pastelito.
Praliné de azúcar moreno. Nunca tuvo una oportunidad.

***

Soy la última en llegar a The Tavern más tarde esa noche. Decido culpar de mi
retraso al tráfico, no a los cuarenta minutos extra que pasé preparándome, o al paseo
que hice alrededor del apartamento de Billy y Joey.
—¿Tráfico? ¿Qué tráfico? No es hora punta —me grita mi hermana Juls
rápidamente sobre mi mentira después de que explico mi tardanza. Pretendo no
escucharla mientras lentamente bebo de mi Long Island y evalúo la multitud. Imagine 63
Dragons suena por los altavoces por encima. Mi pie golpetea siguiendo el ritmo.
Ian regresa con unas pocas cervezas a la mesa.
—Cervezas a dos dólares. Jodidamente me encanta la noche universitaria.
Reese alcanza su vaso, su otra mano permanentemente fijada alrededor de
Dylan.
—¿No te sientes viejo estando aquí con esta multitud? Siento que todos me miran
como si fuera un chaperón. —Tira del nudo de su corbata, aflojándolo.
Joey se ríe entre dientes.
—Uh, no. Te miran porque eres un PQMF.
Reese frunce el ceño.
—¿Un qué?
—Un PQMF. —Dylan apoya su cabeza en su hombro, sonriendo—. Padre que
me follaría.
—Salgamos como el infierno de aquí —murmura, levantando su cerveza a su
boca.
—Eres sexy, Reese. Supéralo. —Joey levanta su vaso—. ¿Saben quién más es
sexy? —Rápidamente besa a Billy—. Además de mi chico.
Giro mi pajita en mi vaso. Un grupo de mujeres se ríe desagradablemente en la
mesa de al lado. Una de ellas casi se cae de su taburete.
Las bebidas deben estar fluyendo por allí.
—Brooke.
Miro a Joey.
—¿Qué?
—Hice una pregunta.
—¿Entonces?
Me mira boquiabierto, luego hace un movimiento con la mano en frente de él.
—Entonces… ¿te gustaría hacerle saber a la mesa quién crees que es sexy? Todos
mueren por escuchar lo que tienes que decir.
Jesús. Está pesado esta noche.
Me levanto y aliso el dobladillo de mi vestido hacia abajo. No necesito participar
en esta conversación.
—Yo. Creo que soy sexy como el infierno. —Le soplo un beso a Joey—. Ahora
vuelvo. Voy al baño de damas.
Joey pone los ojos en blanco, murmurando algo antes de volverse hacia Billy y
meterlo en una conversación. Los paso, dirigiéndome a la multitud que necesito 64
atravesar para llegar a los servicios.
—Bonitos zapatos, Brooke. ¿Los voy a recuperar en algún momento pronto? —
La voz de Dylan a mi espalda me detiene.
Me doy la vuelta, echando un vistazo a los Steve Madden rosas que todavía tengo
que devolver. Combinan asombrosamente con este vestido. Con mis piernas. Con toda
honestidad, hubiera sido una tragedia no ponérmelos.
Levantando mi cabeza, me encojo de hombros sin fuerzas.
—Pensé que los ablandaría para ti ya que tus pies lucen demasiado hinchados
para llevar tacones en este momento.
La cara de Dylan cae. Echa un vistazo a sus sandalias negras con tiras,
refunfuñando:
—Estoy tan harta de estar embarazada. —Mueve su cabeza con rapidez—. Esto
es, Reese. Tres y hemos acabado. No más niños.
Reese se reclina para mirarla, una profunda línea fruncida estableciéndose en su
frente.
—¿Qué? Pensaba que habíamos acordado cuatro. ¿Qué ha pasado con eso?
La mirada que se desliza en la cara de Dylan tiene a mis pies firmemente
plantados donde están, dispuestos a quedarse por otro momento. También parece
atrapar la atención de todos los demás en la mesa.
Juls con sus amplios y curiosos ojos mientras lentamente lleva su bebida a su
boca. Joey, con una sonrisa enorme, tamborileando sus dedos sobre la mesa y
prácticamente arrastrándose por ella para conseguir una mejor vista. Billy e Ian toman
otro camino y alcanzan sus bolsillos por sus teléfonos, decidiendo que lo mejor es
parecer ocupados y no interesados en la potencial muerte de Reese.
Apuesto a que todo el mundo sentado a esta mesa ha tenido esa mirada de “no
jodas conmigo” dirigida a ellos en algún momento. Sé que estoy familiarizada con ella.
Cuando empecé a trabajar en la panadería por primera vez vi esa mirada un montón.
¿Y Reese? Su culo definitivamente la ha visto.
Volviéndose en su taburete, Reese sonríe suavemente a Dylan antes de moverse
a por un beso.
—Amor.
Ella empuja su pecho.
—Lo siento, ¿eres tú el que lleva un melón veinticuatro horas los siete días de la
semana? ¿Has renunciado al sushi y al jodidamente fantástico calzado durante nueve
meses? ¿Mm? No, no lo has hecho. Puedes comer lo que quieras, no estás hinchado y
sudoroso todo el tiempo, y tus partes de abajo no van a estar expulsando a un humano.
He estado embarazada por los últimos cuatro años. Cuatro años, Reese. ¿Tienes alguna
idea de lo agotador que es para mí? Me levanté once veces la noche anterior sólo para ir 65
al baño. ¿Sabías eso?
Él acaricia su cara.
—Sólo conté seis.
A través de sus dientes apretados, ella se inclina más cerca, gruñendo.
—Fue un infierno más de seis veces. Tal vez debería empezar a despertarte cada
vez, de esa manera puedes experimentar algo de esta miseria conmigo.
—Puedes hacer eso.
—¡Ugh! —Aparta su mano de un golpe—. ¿Podrías parar de ser tú por cinco
segundos? Me hace querer tener otro hijo.
Riendo, Reese sostiene su cara y la besa. Dylan parece derretirse contra él,
dejando ir su rabia, tal vez incluso su convicción en la materia. Se separan del otro para
respirar, pero mantienen sus frentes presionadas juntas, las manos de Reese acunan la
cara de Dylan y las de ella sujetan sus muñecas. Sus ojos permanecen bloqueados como
si estuvieran compartiendo ese silencioso momento, transmitiendo palabras sin hablar,
y tomo eso como mi señal y recuerdo por qué diablos me levanté en primer lugar.
Desaparezco en la multitud y empujo en mi camino para llegar al pasillo de atrás.
El baño es estrecho y huele como un cruce entre el departamento de fragancias de
Macy’s y un cenicero. Mi nariz quema mientras aplico un poco de brillo en mis labios.
Dios, odio el humo de cigarro. ¿Estas perras no pueden leer? Hay una señal de
no fumar puesta cada tres metros.
Tirando de la tela de mi vestido lejos de mi cuerpo con la esperanza de que aireará
un poco, voy a la deriva por el bar, regresando con mis amigos. Una figura alta de pie
junto a la mesa, me detiene.
Mason tiene su mano en el respaldo de mi silla mientras conversa con el grupo.
Su cabello rubio oscuro descuidadamente despeinado, tal vez un poco húmedo. No
puedo decirlo desde esta distancia. Lleva una camiseta azul ajustada y vaqueros, y
mientras extiende la mano a través de la mesa para estrechar la de Reese, el material se
amolda sobre su culo y esbeltos muslos. Un indicio de carne asoma por encima de su
pretina.
Joder. De acuerdo, está aquí. Está aquí y se ve como eso.
Cambio de planes.
Me muevo hacia la izquierda a través de la multitud y agarro un taburete en la
barra.
No hay manera de que vaya a sentarme en la mesa con siete pares de ojos en mí
como si fuese una especie de espectáculo de fenómenos en exhibición. Joey se halla
claramente en una misión para avergonzarme esta noche y no he tenido ni de cerca el
suficiente alcohol para tolerar su odiosidad todavía.
66
Le hago un gesto con la mano al camarero.
—Dame algo. No cerveza. Algo… femenino. O vino. No me importa.
Sorpréndeme.
El hombre mayor sonríe, luego se gira y sujeta un vaso.
Dejo mi bolso sobre la madera, jugueteando con el contenido. Móvil, dinero,
llaves, licencia, brillo de labios. Un cuerpo caliente se presiona contra mi espalda.
—Pequeño diablo. Eres difícil de encontrar.
Un estremecimiento me recorre mientras su aliento se mueve contra mi cabello.
Giro mi cabeza, luego la reclino.
Mason se mueve para estar de pie junto a mí. Lucho contra la urgencia de tomar
su cara y abusar sexualmente de él.
Es una lucha.
Humedezco mis labios.
—Oye, hola. ¿Acabas de llegar?
Obviamente, ya sé la respuesta a esa pregunta. Cómo actuar como que no lo has estado
esperando, Brooke.
Sonríe y lentamente se sienta en el taburete junto a mí.
—Lo hice. La clase se alargó un poco. Tuve que ducharme, encontrar el sitio.
¿Por qué estás aquí y no con tus amigos?
Arriesgo a echar una mirada en dirección a ellos.
Juls saluda con la mano. Dylan sonríe desde su asiento.
Oh, Dios mío. ¿En serio Joey está grabando esto con su teléfono?
—Esto se encontraba un poco abarrotado. —Giro en mi taburete para que el
cuerpo de Mason proteja completamente el mío—. E intentaba evitar a este chico que
tiene tendencia a acosarme. Puede que lo conozcas. Es australiano también.
Echa sus hombros hacia atrás y mira alrededor del bar.
—¿Sí? Señala a ese gilipollas. Me encargaré de él. A menos que sea un tipo
grande. Si ese es el caso, te sacaré a hurtadillas por la parte de atrás.
Me rio mientras el camarero deja mi vaso frente a mí.
Es una larga y flaca bebida. Algo mezclado, con rojo y blanco aguanieve
arremolinándose junto y una porción de piña metida en el borde.
—Eso se ve extravagante.
Asiento ante la observación de Mason mientras mi mano se cierra alrededor del
frío vaso. Tomo un sorbo. Muy tropical.
—Entonces, ¿ha sido hoy la asistencia a clase tan ridícula como anoche? 67
—¿Pensaste que fue ridículo? —Su boca se tensa. Se ve adorablemente perplejo.
—Las mujeres hacían cola fuera como si estuvieses repartiendo orgasmos gratis.
—Le doy una sonrisa descarada—. Claramente, no lo hacías. A menos que ese servicio
fuera ofrecido a todos excepto a mí.
Su cara se suaviza con una sonrisa.
—Nah, ese es el especial de Brooke. Viene con cenas y lecciones privadas.
Pasando tiempo juntos. Amistad.
—¿Amistad? ¿Quieres ser mi amigo?
—Sí.
—¿Y quieres dormir conmigo?
—Quiero todo —declara a quemarropa—. La amistad es una parte de eso. ¿Por
qué no lo sería?
Me encojo de hombros. Mis ojos se fijan en la barra.
Este glorioso espécimen de hombre también quiere una amistad fuera de esto.
Cuán… extraño.
—¿Bebes? —pregunto, desesperada por un cambio de tema.
Sentimientos. Amistad. Más.
Él necesita alcohol.
Echo un vistazo para captar el rápido gesto negativo de su cabeza.
—Estoy bien.
—¿Vienes a un bar y no vas a beber?
Me mira fijamente, sus ojos lentamente moviéndose por mi cara, luego bajando
por mi cuerpo.
—Estás preciosa, Brooke. Impresionante, en realidad. ¿Algún hombre te ha dicho
eso hoy?
—Um… —Inhalo un tembloroso aliento—. ¿Hoy? No. Hoy no.
—Lástima. Debería haber dicho algo antes. Lo pensaba. En el callejón… cuando
fui a tu trabajo. No podía dejar de mirarte. Todavía no puedo.
—En el callejón. —Aclaro mi garganta. El cabello se adhiere a la base de mi
cuello. Estoy ardiendo—. Me gustó el callejón.
Dios, amé el callejón.
Mason me mira por un momento, después extiende la mano y toma la bebida de
mí mano. La deja en la barra y se levanta, sacando su cartera.
—Ven a dar un paseo conmigo, ¿sí? Te traeré de vuelta aquí. Sólo… quiero hablar 68
contigo y conducir alrededor de la ciudad. He estado pensando sobre hacer eso. —Lanza
algo de efectivo, mete su cartera en su bolsillo y agarra mi mano.
Con un suave tirón, estoy de pie.
—Eres más alta esta noche —señala, sonriendo a mis zapatos—. Reconozco esos.
Agarro mi bolso de la barra.
—Y tú estás un poco mandón.
Frunce el ceño. Parece encantadoramente confuso.
Lucho contra las ganas de sonreír mientras explico—: Nunca acepté ir a un paseo
contigo. Hiciste esa adorable y pequeña cosa de “sí” y alejaste mi bebida. ¿Ibas incluso
a esperar por mi respuesta? Tal vez no estoy lista para irme. Tal vez quiero acabar mi
bebida de coco y pasar tiempo con mis amigos. ¿No has pensado eso?
Creo que quiere sonreír. Creo ver una ligera curva en su boca, pero la cubre
inmediatamente, o simplemente estoy imaginando cosas.
¿No soy tan divertida como pienso que soy?
—Lo siento. —Deja caer mi mano. Sus ojos vagan por la habitación—. De
acuerdo. Eso fue un poco mandón por mi parte. ¿Preferirías que nos quedemos aquí?
Pensaba que un paseo sería agradable. Seré capaz de escucharte mejor. Me gustaría
escucharte.
Hay una extraña opresión en mi pecho.
Mierda. Incluso en su prepotencia, sus intenciones son dulces.
—Está bien. Podemos…
Un cuerpo choca contra mi espalda. Me agarro con una mano al pecho de Mason
para evitar caerme. Me sujeta con fuerza de la cintura, más apretado cuando lentamente
levanto mi cabeza para mirarlo. Me doy la vuelta para dar una mirada al imbécil que me
empujó a este alto pedazo de deliciosa masculinidad.
Debería agradecerles.
Paul se tambalea detrás de mí. Luce claramente borracho.
Lo que sea. No guardo ninguna animadversión hacia los hombres con los que he
dormido. Estoy segura que el que chocara contra mí fue puramente accidental. Sin duda
a causa del alcohol. Míralo. Apenas puede mantenerse en pie.
Agarra la barra para afianzarse, sonriendo ampliamente.
—¡Brooke! Divertido… divertido verte de nuevo, ¿no es así? Dios, realmente no
creía que fueras tú.
¿No creía que fuera yo? Sólo lo vi hace unos pocos días. ¿Cuánto ha bebido este tipo?
—Uh, sí, soy yo. Mundo pequeño. —Empujo el pecho de Mason—. Venga.
Vámonos. 69
Paul continúa.
—Pensé… nah, esa no es Brooke. ¡De ninguna manera! Ella debería estar
aguardando en una esquina de la calle.
Muevo con rapidez mi cabeza.
—Disculpa.
—Una esquina de la calle. —Paul se inclina más cerca, ladeando su cabeza con
burla—. Ya sabes. Como una puta.
Mi cuerpo se pone rígido. Mason se tensa detrás de mí.
Paul, tú, estúpido jodido idiota. Tú lo has pedido.
6
Traducido SOS por July Styles Tate & Maeh
Corregido por *Andreina F*

Mason
—Y
70
a sabes. Como una puta.
Brooke inhala una respiración rápida. Sus ojos dan
vueltas, ocupando la mayor parte de su cara.
¿Acaba de decir esa mierda?
Me muevo para acercarme a ese pedazo de mierda, poniéndome delante de
Brooke. —Oye, vete a la mierda, amigo.
Su cabeza se sacude, sus ojos rápidamente parpadean para enfocarme. Apenas
manteniéndose en posición vertical. Tiene una mano plana en la barra, la otra agarra el
taburete que Brooke ocupaba.
Se encuentra tan ebrio que probablemente va a terminar cayéndose pronto.
—No. —Brooke se apresura y agarra mi brazo, para detenerme—. No, déjame.
—Da un paso adelante del hijo de puta—. Lo siento, Paul. ¿Qué me hace una puta
exactamente? ¿Fue el hecho de que tuviera relaciones sexuales contigo la otra noche,
que de repente ahora estoy lamentando, o fue que conseguí hacer que tus pequeños y
patéticos pensamientos dolieran cuando no te quise abrazar después? —Su mano vuela
a su cadera—. ¿Te sientes triste porque no quería ir por la segunda ronda? ¿Es así? ¿Es
por eso que te ves como la mierda en este momento, Paul?
Jesús. ¿Brooke y este capullo? Esto no es algo de mierda de la que quiera oír hablar.
Paul deja caer su cabeza, temblando por una risa silenciosa. —Eres jodidamente
como una puta. ¿Qué chica se larga justo después de echar un polvo?
—¿Qué hombre se convierte en un pre-adolescente y llora al respecto? Tienes
suerte, incluso me fui a casa contigo. Tuve un montón de otras opciones esa noche.
—Sí... Apuesto a que las tenías. —Se arrastra más cerca, con los ojos brillantes—
. Puta.
Me muevo sin ningún pensamiento detrás de él, acercándome hacia su rostro,
empujando su cuerpo contra la barra.
—Habla de ella así de nuevo y voy a lanzarte a través de una maldita ventana,
¿sí? —Una pequeña mano se envuelve alrededor de mi codo.
—Mason. —Brooke jala mi brazo, pero sigo sin alejarme del bastardo.
El hecho de saber que ha estado con Brooke es suficiente para provocarme. Oírle
hablar con ella de esa manera... No soy un hombre violento, pero de repente me siento
como si pudiera serlo. Podía cargarme a este pendejo y no sentir ningún remordimiento.
Ni una pizca.
Inclina su cabeza a la izquierda, luego a la derecha, con los ojos lentamente
cerrándose. —Umm. Pégame. Adelante. Mee impor-ta una m-mierda.
Arrastra las palabras ahora. Apenas puede ponerse de pie.
No necesito pegarle.
71
Rápidamente retrocedo. No espera eso. Los ojos muy abiertos, sus pies se
deslizan por debajo de él y se derrumba en un montón borracho en el suelo, las
extremidades se extienden como una muñeca de trapo, la cabeza se deja caer contra la
barra. Sus ojos se cerraron a través de un gemido, luego se derrumba lentamente hasta
que yace entre los taburetes.
Un gran tío se mueve a través de la multitud y camina delante de mí, agachándose
para agarrar Paul.
—Vamos, amigo. Has sido dejado.
Me dirijo a Brooke, entonces noto los ojos en nosotros, la multitud que se reunió
detrás de ella que estoy seguro que ha oído cada pedazo de esa conversación, incluyendo
las palabras crueles que el hijo de puta tenía que decir. Brooke los nota también, con los
ojos como dardos rápidamente alrededor de la habitación, luego caen a un lugar entre
nosotros.
Tira sus hombros hacia delante, y baja la cabeza, escondiéndose detrás de su
cabello. De repente parece más pequeña.
Se siente avergonzada. Tal vez un poco herida. Es difícil saber cuando no puedo
ver su rostro.
—Oye —Levanto su barbilla con la mano—. ¿Estás bien?
Vacila un segundo, sólo mirando hacia mí a través de esas pestañas
imposiblemente gruesas mientras exhala lentamente. Su mano presiona suavemente
contra mi cadera. Me deslizo un poco más cerca, moviendo mis dedos a lo largo de su
mandíbula y solo jodidamente mirando hacia ella.
Cristo, es posiblemente la mujer más impresionante que he visto jamás.
Su cabello cae a su alrededor en rizos oscuros, cubriendo su cuello delicado.
Lleva más maquillaje de lo que le he visto hasta este punto, pero joder, no lo necesita.
El aspecto que tenía en mi clase el otro día, su piel brillante por el esfuerzo, limpia y
sudorosa, esa Brooke me tiene.
Finalmente después de tomar una respiración profunda, asiente levemente,
apenas un movimiento de la barbilla. —Sí... sí, estoy bien, pero ¿podemos irnos?
Realmente me gustaría ese paseo ahora.
Le agarro la mano y nos mezclamos en la multitud.
Inclino la cabeza en dirección a la mesa donde están los amigos de Brooke, les
hice saber que estamos saliendo de aquí mientras ella se quedaba cerca de mi lado. Es
una breve despedida. Brooke tirando de mi mano me tiene saliendo de allí antes de que
cualquiera de ellos tengan la oportunidad de preguntarnos lo que pasó. Claramente no
quiere quedarse. No estoy interesado en hacerla quedarse. Además, prefiero tenerla sola.
Estamos fuera de la puerta, su pequeña mano en la mía mientras caminamos por
la vereda. El cielo luce libre de nubes, una clara escena azul salpicada de estrellas y una 72
luna llamativa cerniéndose.
Brooke retira su mano después de unos segundos y envuelve sus brazos alrededor
de ella misma.
—¿Tienes frío? —pregunto.
El aire tiene un ligero frío, pero creo que es tolerable. Sin embargo, no lleva
mucho. Sus brazos podrían estar fríos.
Niega con la cabeza, manteniendo su mirada frente a ella.
»Estoy justo a la izquierda. —Tiro mis llaves de mi bolsillo—. El Denali blanco
—Estúpido.
—¿Qué es eso? —Vuelvo la cabeza, mirando a su perfil rígido.
—Ese tipo. Paul. Me llama una puta porque sólo quería un ligara con él. —
Respira una risa—. ¿Seriamente? Es una doble moral de mierda. ¿Sólo porque soy una
mujer que ama el sexo soy etiquetada automáticamente como una puta? ¿Qué pasa con
los hombres?
Abro la puerta del pasajero para ella y se sube en el interior, asegurando su
cinturón de seguridad.
»Los hombres pueden follarse cualquier cosa con pulso y las mujeres en realidad
encuentran eso atractivo. Todo el rollo de jugador. Es caliente. Consigue mucho sexo
—continúa después de que entro en el lado del conductor—. Pero si una mujer disfruta
del sexo y sale a echar un polvo, es una puta. ¿Por qué? ¿Cuál diablos es la diferencia?
Paso una mano por mi cabello después de arrancar el auto. Mis dedos
rápidamente bajan el volumen en el estéreo. Sólo quiero oírla.
—¿Y bien? —Inclina de su cuerpo en el asiento, esperando mi respuesta.
Froto mi mandíbula. —No estoy seguro de que sea la mejor persona para
responder a esa pregunta, Brooke.
—¿Por qué no? Eres un hombre.
—Sí, pero no voy corriendo a meter mi polla en cualquier cosa con pulso. —La
atrapo sonriendo cundo echo un vistazo antes de salir a la calle—. Sin embargo, creo
que tienes razón. Debes ser capaz de hacer eso o quien quieras.
—Exactamente.
—Él se equivocaba... diciendo eso de ti. Lamento lo que pasó.
Lo siento por no golpear su culo antes de que te dijera eso por segunda vez.
Por el rabillo de mi ojo, puedo ver a Brooke mirándome mientras nos conduzco
a la ciudad.
—¿Le ibas a dar un puñetazo? Parecías dispuesto a darle un puñetazo. 73
—Me sentí listo para darle un puñetazo. —Mi mano se curvó alrededor del timón.
—¿Alguna vez has golpeado a alguien? Realmente no pareces el tipo violento.
Maestro de yoga que usa pasta de dientes orgánica. Probablemente reciclas demasiado.
Vuelvo la cabeza. Se encoge de hombros, impasible, haciendo girar las puntas de
su cabello alrededor de su dedo.
—Bueno, no estoy por lo general amenazando con echar gente a través de las
ventanas —Me río—. Pero, me metí en un par de peleas cuando era más joven. Nada
mayor. Algunos niños del barrio me molestaban y fui tras ellos.
—Jajahhh. Me encanta cómo dices ciertas palabras.
Le doy un guiño rápido.
»¿Por qué fuiste detrás de esos niños? —pregunta, su voz elevándose a un tono
travieso. Incluso en la oscuridad, sé que este pequeño diablo está sonriendo—. ¿Ellos
robaron tu koala?
La miro boquiabierto. Su risa tranquila llena el coche. —¿Es eso lo que los
estadounidenses creen? ¿Que mantenemos esos pequeños bichos repugnantes como
mascotas? Ellos agarran tus ojos al segundo en que te acercas lo suficiente.
—¿Sí? Pero lucen tan tiernos. —Se abraza a sí misma—. Y tan, tan lindos.
—Lindo. Correcto. Bien sangrientamente lindos. Tuve uno que casi se echa a mi
cabeza cuando traté de acariciarlo en el zoológico una vez. Sólo tenía ocho. Ese hijo de
puta me asustó para toda la vida.
—Oh, así que es sólo tu opinión de que eso los harían mascotas horribles. —
Brooke se ríe de nuevo—. Mírate. Dando a esas cosas dulces mala fama por aquí.
Apuesto a que eras un poco estúpido y lo cabreaste.
Sonríe, toda grande e inteligente, claramente satisfecha de sí misma por usar
correctamente esa palabra.
Me relajo en contra de mi asiento. Se siente bien hablar con ella de esta manera.
Fácil, la conversación sin prisas. El sonido de su risa encantadora. Su dulce rostro con
hoyuelos en el fondo de la ciudad.
Quiero que este viaje dure toda la noche.
—¿Había un montón de ustedes? Tal vez al koala lindo, dulce, completamente
inocente y no amenazante no le gustan las multitudes.
Nos detenemos en un semáforo en rojo. Me encojo de hombros, dándole un
vistazo.
—El zoológico se hallaba lleno de gente, sí. Era mis compañeros y yo, algunos
otros se reunieron alrededor. No lo sé. He tratado de olvidar el día en que un koala
estuvo psicótico conmigo. Tuve pesadillas durante meses. Me sorprendió que no
necesitara terapia después de eso. 74
Da una palmada en mi brazo. Agarro su mano antes de que pueda alejarse y
encajo mis dedos con los de ella, apoyando nuestras manos unidas juntas en la consola.
No la he sostenido así todavía. Lo he querido toda la noche, en mi estudio, en la acera
ese primer día. Mi mano prácticamente envuelve la suya. Se siente un poco tensa. Sus
uñas, oscuras como la noche, dan golpecitos sin descanso contra mi piel. Mira hacia
abajo entre nosotros, mordiéndose el labio inferior.
—Así que… ¿Supongo que no eres un fan de los canguros tampoco? ¿Alguno te
persiguió por la calle o algo así? ¿Pataleó un poco?
Sonrío, dando un suave apretón a su mano. Ella no está alejándose.
Un poco impactante. Me esperaba un poco de resistencia.
Aprieto el acelerador y me desplazo con facilidad a través de la intersección.
—Nah. Nunca he tenido un problema con los canguros. Aunque ha habido
algunos casos en que los delincuentes atacan a las personas. Las mamás pueden ser
violentas.
Se ríe en voz baja, mirando por la ventana.
»¿Siempre has vivido aquí? —pregunto, sonriendo cuando sus dedos se relajan en
contra de la palma de mi mano. Me desvío en una calle lateral, evitando el montón de
tráfico por delante.
—Umm. Sí. Nacida y criada. Chica de Chicago. Pensé en mudarme a la playa
un par de años atrás, pero... —Brooke se sobresalta enderezándose, inclinándose hacia
delante en su asiento y mirando por la ventana. Tira su mano libre y la agarra del
tablero—. Uh, Mason. Vas por una calle de un solo sentido en este momento.
—¿Qué?
—Calle de un sentido. ¡Mierda! ¡Hay coches aproximándose! ¡Hazte a un lado!
¡Rápido! ¡Sal de la carretera!
Mis ojos barren el pequeño callejón en el que he doblado.
—Joder.
Me encontraba tan concentrado en no aplastar la mano de Brooke con la mía, en
la sensación de la mano de Brooke, en Brooke, que no noté los letreros de las calles bien
iluminadas publicados en advertencia, lo que indica que, efectivamente, he doblado en
una calle de sentido único.
Los autos estacionados a ambos lados, y dejándome con poco para quitarme
mientras luces se ciernen más cerca.
Piso los frenos.
—Mierda —susurra, retorciéndose en su asiento, con la cabeza azotando a la
izquierda, luego a la derecha, luego a su espalda—. ¿Puedes retroceder o algo así?
Rápidamente, ¿como pisar a fondo? 75
Echo un vistazo en el espejo retrovisor, y luego a delante de mí una vez más. —
Está todo bien. Mira allí. Puedo salir un poco delante de esa moto hasta que pasen.
—Eso no va a darles suficiente espacio para pasarte.
—Es posible.
Gime, tapándose la cara con las manos.
Acelero y aprieto tan cerca de la moto y el auto aparcado en frente de ella como
puedo conseguir sin golear.
Maldita sea. Esto va a ser apretado.
Me estaciono. —Correcto. ¿Ves? Está todo bien, magnífico. No te preocupes.
Una bocina sonando tira de mi atención fuera de Brooke. Bajo mi ventana a
medida que el auto en la parte delantera de la línea dirigiéndose en nuestra dirección
más allá de mí a paso de tortuga. Su espejo lateral casi raspa la pintura de mi puerta.
—¡Esta es una calle de sentido único, idiota! —grita el hombre hacia mí, agitando
el puño mientras desacelera hasta detenerse.
Alzo una mano. —Sí, lo siento, compañero. Nuevo en la ciudad. Mis disculpas,
¿sí?
Su rostro se relaja visiblemente. La pasajera, supongo que su esposa, se inclina
sobre él para mirar a mí. Agita una mano rápida. —¡Bienvenidos a Chicago! Visitamos
Sydney hace unos años en nuestra luna de miel. Bella ciudad. Nos lo pasamos de
maravilla.
—Oh, Dios mío. Tienes que estar bromeando —murmura Brooke a mi lado, su
voz rompiendo con una risita suave.
Le doy una sonrisa rápida, luego giro de nuevo a la pareja. —¿Oh, sí? Me alegra
escucharlo. Y de nuevo, lo siento mucho sobre este pequeño error. Espero no haber
arruinado su noche.
El conductor agita su mano con desdén. El auto detrás de él suena su corneta.
—¡Correcto! ¡Jesús! ¿Estamos todos en un apuro? —le grita, estirando el cuello
para mirarlos. Me da un movimiento de cabeza cortante—. Disfruta de Chicago. Tenga
cuidado con las calles de un solo sentido.
—Cierto. Lo tengo.
Sigue y continúan por la calle.
El próximo automóvil pasa rozando, este tío decide sacarme el dedo en lugar de
una breve charla. Asiento con la cabeza en tono de disculpa, agitando una mano a su
gesto.
Brooke no podría estar más divertida sentada a mi lado, con la cabeza contra el
asiento y sus manos cubriendo su rostro mientras se ríe en el silencio del auto. 76
—Increíble. ¡Podrías haber hecho cualquier cosa si era sólo un auto! Podrías
haber bloqueado la calle por completo y negado a moverte. Abrir fuego contra ellos.
Actuó como un idiota. Estoy bastante segura de que la pareja se hallaba cerca de ofrecer
el nombre de su primogénito después. Ese tipo lucía enojado, y luego... —Hace una
pausa, señalando con el dedo a mí—.Tan pronto como abriste esa boca tuya, dejando
caer los adorable “sí”, era como la segunda venida para esa gente. Mason el Mesías.
Le muestro rápidamente una sonrisa mientras salgo de la calle de sentido único.
—Te dije que iba a estar bien. Teníamos un montón de espacio.
—Un montón de espacio. Sí, está bien —dice con una risita—. Fue esa boca. Te
estoy diciendo. Sé lo que esa boca me hace. Ahora estoy viendo que funciona en la
población en general. Tienes un don, Mason. Probablemente deberías entrar en la
política.
No escucho nada después...
—¿Qué te hace, Brooke?
Un dolor pellizca en el centro de mi pecho.
Poco a poco gira su cabeza, y luego la deja caer en el asiento, mirando a mí
mientras las luces de la ciudad se mueven sobre su cara.
Quiero seguir mirándola. En la luz del día, de preferencia, donde puedo ver
realmente cada emoción inundar su rostro. La mirada embriagadora en sus ojos que
espero esté ahí. No necesito mi atención alejada por el bien de la seguridad en este
momento, pero eso es exactamente lo que sucede antes de que me pueda contestar.
»Espera. Solo espera. No digas nada todavía.
Tomo velocidad y nos llevo de vuelta en la dirección que vinimos.
Nos dirigimos a través de la ciudad en silencio hasta que Brooke juega con el
equipo de música, sintonizando la estación de rock suave. Coldplay y OneRepublic se
convierten en el ruido de fondo de nuestra noche. Suaviza mi mente de repente ansiosa,
mi cuerpo inquieto, impaciente contra el asiento.
Nos lleva veinte minutos para salir de la ciudad.
Quiero extender la mano y tomar su mano de nuevo. Quiero que termine lo que
iba a decirme, pero mantengo mis manos firmemente plantadas en el volante y mis
preguntas para mí mismo hasta que nos llevo a un camino de tierra que conduce a un
mirador que encontré cuando fui a explorar en mi primer día aquí.
Es un lugar apartado. Creo que hay un par de senderos que conducen a algunos
de los campamentos, y un lago cercano. Hice una nota mental el otro día para volver
aquí. Descubrir más de lo mismo. No me di cuenta en el momento en que estaría
haciéndolo tan pronto con Brooke.
Estaciono cerca de un poste de luz y giro mi atención a ella.
77
Me sonríe cálidamente. Se ve como si estuviera brillando bajo las luces ámbar
proporcionadas de arriba.
—Húmeda —susurra, inclinando su cuerpo, su cabello se derrama sobre el borde
del asiento.
Me inclino más cerca, encajando su dulce rostro entre mis manos. —¿Qué es eso,
preciosa?
Inhala fuertemente mientras deslizo mi boca contra la de ella. Sus perfectos
jodidos labios abiertos para mí, invitándome a tomarla. Ambos gemimos, sus manos
empuñando mi camisa y las mías se mueven a su cuello, enredándose en su cabello
mientras inclino su cabeza. Su cálida lengua acaricia a lo largo de la mía.
—Hace que me excite —dice sin aliento entre besos—. Estoy... tan húmeda,
Mason. Dios, mi tanga está, probablemente, empapada en estos momentos. Inservible.
Puedo quitarla si lo deseas.
Gimo mientras mi mano cae a su regazo, luego se mueve a lo largo de la suave
piel, cálida de su muslo superior debajo de su vestido. Presiono contra el encaje de su
tanga.
Mojada.
—Sí. —Gime, su cabeza dejándose caer hacia atrás—. Sí, por favor, tócame.
Dios, necesito esto.
Lamo su cuello, arrastrando mis dientes a lo largo de su piel mientras deslizo un
dedo dentro de ella, y luego otro. Ella es sedosa y caliente. Tiembla cuando presiono
contra su clítoris.
—Mason.
—Quiero llevarte a una cita adecuada —le susurro al oído, mis dedos bombean
lentamente dentro de ella, más lento cuando empieza a moverse en mi mano—. Pequeño
diablo codicioso. ¿Quieres venirte?
Gime y chupo su labio.
»Este fin de semana. Cena. Dime que sí, Brooke.
Gruñe, mordiéndose el labio. —Umm, ¿qué? ¿Cena? ¿Por qué estamos hablando
de cena? ¿No puedes... centrarte en una tarea a la vez? Esto primero. Las negociaciones
más tarde... Jesús.
Contengo una risita. Su suplica, a pesar de que humorística, suena desesperada
de todas formas.
Quiere esto, que mis dedos la follen en un campo baldío bajo las estrellas. Mi
boca sujeta cada pulgada visible, sin defectos de su cuerpo. Tal vez pensó en mí
hacinándole esto a ella. Dios, sé que yo lo he hecho. He pensado en hacer todo. En este
momento, estoy pensando en atraerla sobre el asiento y quitarle estas prendas, saborear 78
la piel suave entre las piernas. Jugar con su clítoris mientras bombeo mi eje contra sus
tetas pesadas.
Pero cualquier cosa con Brooke es perfecta. Justo aquí, mi polla palpitante,
luchando contra mi cremallera, más duro que el jodido acero, sus palabras sin aliento
contra mi boca...
—Más fuerte —susurra—. Más —pide.
Muevo mi pulgar sobre su clítoris y ella se arquea sobre la silla, jadeando.
—¿Así?
Asiente frenéticamente, aferrándose a mi brazo, mi camisa, la mano entre sus
piernas. Sus caderas comienzan a dar vueltas, su coño buscando fricción contra mi
palma.
—Dios, Mason… Mason.
Giro mi muñeca y reclamo su boca otra vez, tragando sus indecentes ruidos, la
dulce manera en que pronuncia mi nombre. Quiero ahogarme en ella. Quiero que su
sabor se quede en mi boca, su olor aferrándose a las paredes de mis pulmones.
Brooke.
¿Cómo puedo estar tan perdido en ésta mujer?
—Perfecta —susurro contra su mandíbula—. Eres jodidamente perfecta.
Gira su cabeza para capturar mi boca, mordiendo y chupando mi lengua. Agrego
otro dedo y tomo la parte trasera de su cuello para que me vea.
—Estás cerca, preciosa.
—Lo sé. —Gruñe ella, su cabeza gira hacia atrás, sus muslos separándose más—
. Si te detienes ahora, juro por Dios que nunca tendrás hijos. Sujetaré tus bolas contra el
asiento con mi tacón.
Río silenciosamente. Mi polla sorprendentemente no se ofende por la amenaza.
Estoy demasiado duro como para preocuparme. Para detenerme. Para pensar.
Curvando mis dedos, bombeo dentro de ella y muevo violentamente mi pulgar
sobre su clítoris. Solo toma unos cuantos segundos y moja mi mano. Retorciéndose
contra el asiento, jadea en mi boca, el placer rasga atreves de ella tan perfectamente, tan
exquisitamente, rompo el sello de nuestros labios y me inclino hacia atrás para tener una
mejor vista.
Pensé que era hermosa antes…
—Mason —Jadea, ojos pesados, su cabello pegado a su mejilla mientras trata de
estabilizar su respiración.
—Cena, Brooke. Este fin de semana. ¿Cuál es tu respuesta? 79
Sus ojos caen cerrados. —Sí —dice con una pesada exhalación—. Está bien, de
acuerdo, iré a cenar contigo. Lo conseguiste. Eso fue… vale la pena la cena.
La luz de arriba capta las esquinas de su boca. Se alzan ligeramente. El atisbo de
una sonrisa.
Jódeme. Estoy tan metido en esto.
Agradezco que ella no pueda verme claramente. Mi boca se extiende en lo que
debe ser la sonrisa más grande de mi vida.
Quiero citas con ella. Cenas. Conversaciones. Horas y horas de lo que
compartimos ésta noche.
Y dijo que sí.
Deslizo mis dedos fuera de ella, ansioso por una probada. Un poco desesperado
por ello. Ante el sonido de mi voraz gemido, Brooke abre sus ojos, luego grita y se inclina
hacia delante, obteniendo una pulgada fuera de mi boca.
—¿Bien? —pregunta, un destello rebelde en sus ojos mientras su mano hace
círculos en mi muñera.
Quiere saber a qué sabe. Podría describírselo por horas.
Deslizo mis dedos fuera de mi boca, trazando la humedad a lo largo de su
mandíbula. —Podría vivir con mi boca entre tus piernas, Brooke. Podría morir allí
también.
Sus ojos se llenan de curiosidad, y algo más. Miedo, ¿tal vez? ¿Debería decir
demasiado?
Me enderezo y sostengo el volante con ambas manos. Mi cabeza golpea el
respaldo del asiento.
Joder, tenía que decir eso, ¿no debí? ¿No podía solo decir lo jodidamente increíble
que era? ¿Cómo no pensé que era posible que algo fuera tan dulce y ardiente al mismo
tiempo? Mierda, incluso admitir que era un verdadero adicto después de una sangrienta
lamida no podría ser una mejor respuesta.
¿Por qué no solo simplemente te le propones en este momento, idiota? Realmente patético.
—Mason —murmura Brooke.
Cambio mi atención del cielo nocturno hacia ella.
Busca su cinturón. No puedo ni recordar el habérselo quitado.
—¿Podemos solamente conducir un poco más? ¿Tal vez por los alrededores? Las
estrellas se ven realmente geniales en este momento. —Sube el volumen del estéreo,
inclina su cabeza para ver fuera del parabrisas. Ed Sheeran llena el auto.
Pensándolo bien…
¿Tal vez no debí hablar en lo absoluto? 80
El arrepentimiento calienta mis venas. Me derrito en el asiento mientras dirijo el
auto en reversa.
Conducimos por horas, persiguiendo la luz de la luna por todo Chicago. Nuestra
conversación no pudo ser más al azar. Hablamos acerca de todo. Su trabajo, mi vida de
regreso en Australia, nuestras películas favoritas. Brooke hablando de su familia, su
hermana Juls y su sobrina y sobrino. Cómo vive con Joey y su esposo hasta que pueda
ahorrar lo suficiente para un lugar propio. Algunas veces condujimos en silencio,
escuchando la radio o nada en absoluto cuando Brooke se agitaba con la selección de
música. Era cómodo y fácil. Dios, es fácil hablar con ella. No hay pausas incómodas,
no se sentía como si necesitase mantener la conversación fluyendo. Hace un par de
comentarios acerca de animales nativos de Australia y si podría o no mantener a algunos
de ellos como mascotas.
—Sí —digo, conteniendo mi diversión—. Podríamos mantener algunos
cocodrilos en nuestro patio trasero. Mamá no se preocupa mucho por la seguridad de
sus hijos. —Se ríe entre la noche. El viento sopla su cabello a su alrededor y
frenéticamente trata de apartarlo.
Joder, ella es preciosa.
Me estaciono frente a The Tavern después de atrapar algunos bostezos de ella. El
camino es tranquilo. Es cerca de la una de la mañana.
Me siento despierto. Ebrio y lleno de Brooke. Deleitándome en esta adicción, no
queriendo luchar.
Mira hacia su regazo después de remover su cinturón de seguridad.
Lucho contra la urgencia de ir con ella y evitar las despedidas.
—Siento que me engañaste para acordar la cena —murmura, viéndome con una
débil sonrisa—. Parecía muy calculado de tu parte.
Me inclino a través de la consola y coloco un beso en su mejilla. —No estoy
seguro de a qué te refieres. Pero calculado o no, haces los mejores sonidos cuando te
corres. —Me enderezo, sonriendo ante la dura mirada en sus ojos, la misma que tenía
en el campo cuando deslicé mi dedo sobre su suave clítoris.
Humedece sus labios, entonces tira de la manija de la puerta y sale huyendo del
auto.
—Sí… vale, bueno, supongo que te veré este fin de semana en algún momento.
—Estoy a la vuelta de la esquina, Brooke. Me verás antes del fin de semana.
Parpadea rápidamente, luego asiente una vez, su mano aparta su cabello fuera de
su hombro. —Umm. Cierto. Estás comprometido con tu estado de acosador. Sería
extraño en este punto si no me sigues para conseguir un café, o algo al azar en mi trabajo.
Río, descansando mi codo en la consola. —¿Qué harás mañana por la mañana? 81
—Trabajar.
—Antes de eso.
Me mira con la más curiosa expresión. Es tan dulce que quiero salir y meterla de
vuelta al auto, sujetarla en mi contra, sentir la sonrisa con la que pelea contra mi boca.
—Dormir —responde, sus audaces ojos buscando en mi rostro.
Dios, qué no daría por verla así. Lo primero de ver por la mañana, medio
dormida y suave contra mis sábanas. Su cuerpo metido contra el mío mientras veo la luz
de la mañana pasar sobre su piel.
Con un tirón en mi barbilla, quito esa imagen de mi cabeza antes de ser incapaz
de decir mis próximas palabras. —¿Te reúnes conmigo para el desayuno? Está este lugar
que vi el otro día cuando conducía por los alrededores. Sólo bajando un poco por la calle
de la cafetería.
—Rosie’s, —ofrece con una suave voz. Sus dientes corriendo a lo largo de su
labio inferior—. ¿Con sombrillas amarillas en el frente?
—Sí, ese lugar.
—Ellos tienen increíbles desayunos. Como que te cambian la vida de lo genial.
—Baja los ojos a un lugar entre nosotros, recogiendo su cabello sobre un hombro y
retorciendo su dedo en él. Parece un poco insegura de repente, como si no pudiera
decidir si escaparse o quedarse de pie y seguir hablando conmigo.
—Así que, ¿es eso un sí? —pregunto, agachando un poco la cabeza.
—No lo sé.
—Es solo un desayuno, Brooke. Irás a comer de todas formas, ¿no?
Sus ojos revoloteando hacia los míos, pero no responde.
Sonrío, esperando obtener una a cambio. —¿Necesito traerte de nuevo aquí y
preguntártelo con mi mano en tu vestido?
Aprieta sus labios, peleando contra ello, peleando conmigo. Sus brazos cruzados
apretadamente sobre su pecho mientras se para más derecha. —Estarías perdiendo tu
tiempo.
—Apenas.
—Lo harías. No soy el tipo de chica multi-orgasmos. Es casi imposible hacerme
venir más de una vez.
—¿En serio?
—Síp.
—Recordaré decírtelo cuando me estés pidiendo un descanso. —Compartimos
una breve risa, la suya un poco incrédula. Veo directo hacia ella y lucho contra la 82
urgencia de suplicar de nuevo—. Vamos, Brooke. Veme para desayunar mañana.
Déjame tener tu primera cosa de la mañana.
Me mira larga y duramente, luego finalmente deja caer sus hombros con un
suspiro. —Está bien.
—¿Sí?
—Sí —responde, viendo hacia otro lado para ocultar su sonrisa—. Sólo porque
amo Rosie’s y no podría dejar de comer allí. Muy amable de tu parte. Si hubieras
sugerido algún otro lugar, me hubiera negado.
Espero antes de que me vea de nuevo para darle una sonrisa. —¿Siete en punto?
No responde, sin darme alguna señal de estar de acuerdo. Con una rápida mano
cierra la puerta y camina hacia su auto, asegurándose de darme una buena vista de su
culo mientras desbloquea la puerta del conductor.
Dejo caer una mano en mi polla, viéndola, esperando un reconocimiento de
haber escuchado mi sugerencia de hora.
Nunca la tuve.
Se dirige al borde de la acera y se integra al tráfico de la calle.
7
Traducido por Alysse Volkov, Ana09 & SOS por Sam89
Corregido por Alysse Volkov

Brooke
L
83
a línea en el Café Rosie’s ya le da la vuelta al edificio cuando llego esta
mañana.
Típico, y por qué no discutí con Mason cuando sugirió reunirse
tan temprano la noche anterior. Estoy acostumbrada a conseguir algo
para comer después de que llego a la panadería, que no es sino hasta las ocho y media.
Despertar más temprano por cualquier razón no es algo en lo que estoy fácilmente de
acuerdo, pero si vas a comer el desayuno en Rosie’s, tienes que vencer a la multitud.
Me muevo más allá de la línea y paso al interior de la cafetería, cambiando mi
atención alrededor del lugar lleno de gente.
—Brooke. —Mason se levanta de su asiento en una cabina en la esquina. Se ve
casi aliviado de verme.
Supongo que podría haberle dado alguna indicación anoche de que pensaba en
presentarme a las siete hoy. Pero en serio, ¿dónde está la diversión en eso?
Besa mi mejilla cuando llego a la cabina. »Buenos días, hermosa. Me adelanté y
pedí un café y jugo. Es recién exprimido, aparentemente.
Me río mientras me recuesto.
»¿Qué? —pregunta, los ojos curiosos mientras nos deslizamos en la cabina.
Me tomo un momento para mirarlo antes de responder.
Su cabello sigue húmedo de una ducha, los rizos un poco más prominentes ahora
que cuando lo tiene completamente seco, pero sigue siendo igual de descuidadamente
alborotado en la parte superior de la cabeza. La luz de una ventana cercana atrapa el
rastrojo recubriendo su mandíbula. Parece gruesa, pero sé cómo se siente sobre la piel
de su mejilla. Una suave y bienvenida picadura. La camiseta blanca arrugada que usa se
estira deliciosamente sobre el pecho y los músculos de sus hombros.
Maldita sea. Incluso a esta hora, se ve increíble. ¿Sería extraño si lo ordeno para
el desayuno?
Traigo el vaso de jugo a mis labios, tragando un poco mientras mis ojos
lentamente se toman su tiempo en llegar a su rostro. —Nada. Simplemente creo que es
lindo cómo traes eso a colación. Como si lo devolvería si no fuera recién exprimido. No
soy una esnob.
—No implicaba eso. —Me mira con cautela—. Sólo aprecio un jugo de buena
calidad.
—Umm. Supongo. Probablemente posees un exprimidor, ¿no?
—No.
Levanto una ceja. De ninguna manera este chico no posee cada pieza inventada
para equipos de salud.
Sonríe, saboreando su propio jugo. »Puedo haberlo dejado en Alabama. Era
viejo. Debo conseguir uno nuevo, ahora que lo dices. 84
—Ah. Veo. —Lo señalo con el dedo—. Tienes todo resuelto.
—¿Sí? Crees que me conoces, ¿no?
—Síp.
Se inclina hacia delante, colocando su mano sobre la mía. —¿Qué sabes tú,
Brooke? ¿Sabes que pensé en ti hasta que me dormí anoche? ¿Qué eso se está
convirtiendo rápidamente en una rutina mía, y no estoy avergonzado de admitirlo?
Mis respiraciones se hacen más pesadas mientras lo miro.
Mierda. ¿Qué quiere decir que piensa en mí hasta que se duerma? ¿Sexualmente?
Al igual que, él masturbándose con imágenes de mí en su cabeza antes de que se
desmaye, porque estoy bastante segura de que es una respuesta normal para la mayoría
de los hombres en este código postal, y no necesariamente una declaración que debería
hacer que mi corazón resuene contra mi esternón .
—Sé que te gustan mis sonidos. Y que fuiste atacado por un koala granuja cuando
eras un niño, de lo cual todavía estoy teniendo problemas para creer —por fin contesto
después de deslizar mi mano por debajo de la suya y agarrar un menú.
Si lo dejo, creo que intentaría y tomaría mi mano durante toda esta comida.
Sonríe, buscando su propio menú. —Más como que me gustan tus sonidos —me
corrige, bajando la mirada—. ¿Qué es bueno aquí? ¿Hay algo que me recomiendes?
—Todo. Te lo dije, este lugar va a cambiar tu vida. Los panqueques son
increíbles. Eso es lo que ordenaré.
La camarera llega, coloca los cubiertos en frente de nosotros y una pila de
servilletas. —¿Han decidido? —pregunta.
Mason hace un ademán hacia mí para ordenar mientras continúa examinando
sus opciones.
Le entrego mi menú a la camarera. Apenas tendría que echarle una ojeada. —
Voy a ordenar los panqueques de tocino y manzana. —Mi boca se extiende en una
sonrisa cuando Mason me mira con los ojos sorprendidos.
Bienvenido a América. Ponemos tocino en todo.
Él mira una vez más su menú, y luego lo coloca en la mano de la camarera. —
Huevos benedictinos. ¿Y si no es mucha molestia, en lugar de las croquetas de patatas,
puedo obtener doble salchicha?
—Claro —responde, alejándose con nuestra orden.
Agarro dos paquetes de azúcar y los agrego a mi café. Cuando levanto la vista
después de agitar un poco de crema, atrapo la mirada de Mason en mí, y me pregunto
cuánto tiempo ha estado allí.
Se inclina hacia atrás con una cálida sonrisa. —Así que, Brooke, dime acerca de 85
cómo es trabajar en la panadería.
—¿Qué quieres saber?
—¿Haces todo lo que vendes? ¿O te encargas estrictamente de los pastelitos?
Me río contra el borde de mi taza. El vapor ondulante de mi café se evapora en
el aire. —No soy responsable de nada. Dylan lo es. Solo hago algunos por ella en
ocasiones. Todo, excepto los pasteles de boda. Eso es todo ella.
Me mira sorprendido. —¿Por qué no haces eso?
—Debido a que es un pastel de bodas. No quiero ser responsable de algo por lo
que la gente paga cientos de dólares. Y, ¿alguna vez has visto una novia enojada? De
ninguna manera estoy arriesgándome a arruinar el gran día de alguien. —Tomo un sorbo
de mi café—. De vez en cuando ayudo con el montaje de la torta, pero todo el gran
trabajo de detalle que no estoy ni de lejos lo suficientemente capacitada para hacer, lo
maneja Dylan. Ella es increíble.
—Apuesto a que podrías hacerlo —dice—. Esos pastelitos que me diste parecían
bastante complejos.
¿Complejos? ¿Comparadas con un pastel de bodas? Este hombre está loco.
—Sí, bueno. ¿Alguna vez has visto un pastel de bodas? No puedo hacer eso. Ni
siquiera tomamos solicitudes de ellos cuando Dylan sale de baja por maternidad. Ella se
reúne con las novias. Yo no, y definitivamente no lo hace Joey. Él terminaría eludiendo
de alguna manera su camino en el banquete de la boda.
Mason se ríe en voz baja antes de tomar un sorbo de su café. Cuando baja la taza
de nuevo a la mesa, mantiene su mirada en mí, tan claramente atento, como si nada
pudiera alejar sus ojos.
Mis manos se entretejen en mi regazo.
¿Alguna vez he sido mirada como esto antes? ¿Con tanto interés en bruto, y no
con un motivo subyacente flagrante para conseguirme desnuda y debajo de quienquiera
que me mire?
Probablemente no, a menos que esté relacionada a la persona.
Hablamos hasta que nuestra comida llega, y entre mis enormes bocados de los
mejores malditos panqueques en Chicago. Mason termina su desayuno minutos antes
de que haya terminado mi pila alta. Él bebe su café y jugo recién exprimido mientras
termino mi plato, y después de pagar la cuenta, me pregunta cuáles son mis planes
mañana por la mañana.
—Dormir —respondo, sonriendo detrás de mi vaso cuando atrapo su
significado—. De ninguna manera voy a despertar temprano otra vez mañana. No creo
que te des cuenta de lo vital que es mi sueño.
Se rasca la mandíbula. Prácticamente puedo oír su mente trabajando esto. — 86
Bueno. ¿Viernes entonces?
Niego con la cabeza.
—Oh, por favor.
—¿Por qué?
—Porque me gusta tenerte tan temprano. Y creo que tenías un buen tiempo
también. Deja de pelear conmigo. Es sólo el desayuno.
Lo miro a través de la cabina.
Sólo el desayuno. De alguna manera, parece mucho más para Mason que
simplemente compartir una comida en la primera parte del día. ¿Esto se convertirá en
algo normal, una rutina en la que caemos donde ordena para mí antes de que yo llegue?
No sólo las bebidas, ¿sino mi comida? ¿Va a saber lo que me gusta y cómo me gusta, y
en qué día quiero panqueques con arándanos en lugar de tocino?
Más importante aún, ¿quiero que lo sepa?
Froto una mano por mi rostro. Cuando mis ojos escanean la mesa plagada de
servilletas y vasos medio vacíos, diviso un anuncio pegado entre los frascos de sal y
pimienta. Mi estómago hace un sonido vergonzoso como me veo en la imagen. ¿Cómo
olvide esto? Pellizco la imagen laminada entre mis dedos y la sostengo hacia Mason para
ver.
—Te voy a dar los martes.
Se inclina hacia delante, tomando la imagen de mí y mirándola. —Todo lo que
puedas comer en tostadas francesas rellenas fritas. Guau. ¿Es eso… Captain Crunch, el
cereal? ¿Le pusieron cereal?
Se ve adorablemente desconcertado, al igual que la idea de usar cereales en migas
en cualquier cosa es la sugerencia más extraña.
—Es fuera de este mundo, y extremadamente popular. Sólo se puede pedir los
martes y la gente realmente va a llamar con antelación para asegurar sus platos. —
Arranco la imagen de sus manos y cae entre nosotros—. ¿Me quieres tan temprano?
Puedes tenerme los martes… solamente. Tómalo o déjalo.
Deja caer los codos sobre la mesa y presiona sus labios contra sus manos. —Sabes
negociar. Tenía la esperanza de múltiples mañanas.
Me encojo de hombros, estudiando mis uñas y el esmalte astillado en mi pulgar,
mirando en cualquier lugar menos su cara hasta que su pie choca contra el mío.
Nuestros ojos se encuentran. Sacude la cabeza, luego sonríe ante mi ceño
fruncido luego a mis labios.
Mierda.
—Idiota —murmuro. Por supuesto que tengo que reaccionar ante su falso 87
rechazo. No puedo sentarme aquí y fingir indiferencia. Ahora me veo como la que
sugirió esto.
Bien jugado, precioso hijo de puta. Bien jugado.
Se pone de pie y me jala a mis pies, besando mis labios y murmurando—: Voy a
tomar todo lo que me das, Brooke. Cualquier cosa.
Mantengo mis manos metidas en los bolsillos de mis pantalones vaqueros todo
el camino hasta la panadería.

***

No me he derrumbado ni una vez hoy.


No puedo.
Estoy llena de nerviosa energía. Inquieta. Zumbando alrededor de mi habitación
como si este es mi primer rodeo, y no lo es. No lo es.
He estado en un montón de citas. Cientos. Bueno, bueno, tal vez no cientos, pero
lo suficiente donde no debería estar tan ansiosa por una maldita cena. Los chicos me
piden salir todo el tiempo, ¿y quién soy yo para rechazar una comida gratis antes de
llegar al grano? Me encanta comer. Realmente me encanta tener sexo. Pon dos de mis
cosas favoritas en conjunto y hace una muy feliz Brooke. Y oye, si el sexo es pésimo,
por lo menos tengo una agradable cena fuera de eso.
Pero de eso se trata, allí mismo. Una comida se encuentra garantizada esta noche,
pero no tengo ni idea de si nos acostaremos. La cena es bastante corta y seca, ¿pero
después?
¿Qué demonios sucede después?
Yo, por mi parte, siento como Mason y conozco lo suficientemente bien para el
sexo, sobre la base de sus directrices. Más que suficiente así basado en las mías. Hemos
hablado, la información se ha intercambiado. Sabe más de mí que cualquier otro chico
en el que he estado interesada recientemente. ¿Pero es eso suficiente para él?
Dijo que quiere más. ¿Cuánto más? ¿Cuánto más es lo que quiere de mí?
He visto a Mason prácticamente todos los días de esta semana, entre el desayuno,
una coincidencia, pero tal vez no tan casuales salidas al café, en la entrega ocasional de
golosinas, lo cual me parece que no puedo dejar de hacer. Cristo, es como una maldita
compulsión. Incluso cuando viene a la tienda por un breve hola estoy empujando una
caja de panadería a él como si fuera uno de esos niños desnutridos que se ve en los
comerciales de UNICEF.
¡Aquí! ¡Come esto! ¡Pobre de ti, estás muerto de hambre!
Es la reacción que me da. Es por eso que lo hago. Toma esa caja y estudia mis 88
creaciones como si debieran mostrarse en un museo en alguna parte. Como si fueran un
don precioso. Como si le estoy dando algo increíble.
Llámame loca, pero estoy empezando a sentir que tal vez le estoy dando algo
más que un postre o un pastelito. ¿Tal vez mira mis golosinas como otro pedazo de mí?
¿Cuánto más es después?
Sí… loca. Esa línea de pensamiento allí es completamente jodidamente loca.
Son golosinas. Jodidamente buenas. Y es sólo un hombre que disfruta de su
postre.
Punto.
Mientras deslizo hacia arriba la cremallera de mi falda lápiz negra, la puerta de
mi habitación se abre de golpe.
Joey entra como si fuera el dueño del lugar, que, si estamos siendo técnicos, no
lo hace. El apartamento pertenece a Billy. Pero así es Joey, y he aprendido desde que se
mudó aquí que el concepto de tocar ante una gran entrada no es algo a lo que esté al
tanto.
Estoy completamente vestida, pero no importa. No me podría importar menos si
me ve desnuda. Pero por la noche, cuando estoy más propensa a participar en un poco
de tiempo conmigo, mi puerta permanece bloqueada.
Su mirada barre sobre mi vestimenta, un movimiento lento y alentador. Se deja
caer sobre la cama. —Te ves muy caliente. ¿Qué zapatos llevas con eso?
—Aquellos. —Señalo los Steve Madden en el suelo por el armario.
Bien, de acuerdo, así que en verdad necesito devolverlos a Dylan. Y lo haré.
La próxima semana.
—¿Aretes?
Sostengo los aros de plata que hemos propuesto para esta noche.
»¿Brillo de labios o lápiz labial?
Saco el tubo de MAC color Vegas Volt de mi bolsa de maquillaje y lo ondeo en el
aire. Joey asiente.
»¿Qué es esto? —pregunta, arrancando la pequeña bolsa de regalo de mi mesa de
noche.
Mierda.
Me muevo como un relámpago, arrebatándola de él antes de que tenga la
oportunidad de mirar dentro.
Me mira fijamente, sorprendido. —Jesús. ¿Qué demonios?
Agarrando la bolsa contra mi pecho, me apresuro a explicar—: No es nada. Es
una broma entre Mason y yo. No lo entenderías. Deja de husmear mi habitación y 89
hacerme mil preguntas. Dios.
Lanzo la bolsa en la parte superior de la cómoda.
Mi respiración viene apresurada, el aire entra y sale de los pulmones con
desesperación. Probablemente me veo psicótica.
¿Tal vez no se dará cuenta? No es tan perspicaz, ¿verdad?
—Umm. —Joey se acuesta en la cama, metiendo sus manos detrás de su cabeza
y cruzando sus pies descalzos en los tobillos.
Se ve positivamente encantado.
Lo notó.
—Interesante. ¿Así que Mason y tú están entre las bromas ya? ¿Después de sólo
conocerse durante cinco días y un orgasmo trascendental? Parece un poco rápido, ¿no
te parece?
Ruedo los ojos, deslizando un pendiente a través de mi oído y pasando al
siguiente.
¿Trascendental? Nunca dije que era trascendental.
Era tan jodidamente trascendental.
Podría montar los dedos largos y gruesos de ese hombre todos los días y dos veces
los domingos.
»¿Quieres quedártelo, Brooke?
Mi cabeza da un azote. ¿Quedármelo? ¿Es eso lo que acaba de decir?
—¿Estás drogado en este momento? ¿Tenemos mala hierba en este apartamento
de la que no estoy al tanto? —Doy un paso más cerca, mi voz bajando mientras mis ojos
se mueven alrededor de la habitación—. No, en serio, ¿tenemos? Me vendría bien un
poco.
Unos cuantos golpes seguramente me calmarían un poco.
Por supuesto, si supiera qué esperar de esta noche, no estaría tan lista y
conectada. El sexo no me pone nerviosa. Soy dueña de esa mierda. Puedo trabajarlo en
mi sueño si tengo que hacerlo. ¿Pero la cena y lo desconocido con un hombre que
prefiere hablar que follar?
¿Qué se supone que debo hacer con eso? ¿Cómo se supone que voy a prepararme
para eso?
Joey se ríe por lo bajo. —¿Cuándo fue tu último novio real, Brooke?
¿Universidad?
—La escuela secundaria —respondo, tocando mi uña del pulgar—. Jugué en el
campo en la universidad. Literalmente. Creo que fui una defensora corta de acostarse
con todo el equipo de lacrosse. 90
Joey golpea su puño en el aire. —Vamos, Demonios Azules.
—¿Por qué? —Meto la mano en la cadera. Joey enfoca sus ojos en el techo,
obviamente evadiendo.
»Mason no es mi novio, Joey. No estoy en una relación con este chico.
Menea su cuerpo, acomodándolo entre dos almohadas. —Entonces, ¿qué haces
pasando tiempo con él?
—¡Hola! —Golpeo mi muslo.
¿Qué, de repente ha estado viviendo bajo una roca? Él sabe exactamente por qué.
»¡Estoy tratando de tener sexo con él! Con el fin de hacer eso, tengo que hablar
con el chico un poco. Compartir algo de mierda personal. Construir una amistad.
Entonces, y Dios mío, ¿será esto tan valioso, tendré la oportunidad de deleitarme con
ese apéndice glorioso por el que estoy realmente preocupada podría no caber dentro de
mí?
—Cállate —espeta Joey, haciendo una mueca—. ¿Cuántas pollas has tenido? No
hay manera de que no estés bien preparada para una tercera pierna.
—Joey.
Sostengo mis manos, la medida de una muy, muy impresionante distancia entre
las dos.
Mi mente se inunda con recuerdos, imágenes de Mason trabajando esa hermosa
pieza de carne detrás de una cortina de agua y vapor.
Fue tan crudo en ese momento. Despojado hasta el punto de la depravación
mientras buscaba su liberación. Cómo la persiguió con urgencia. Hermoso. Dios, era
hermoso de pie allí, los músculos de su espalda y su hombro trabajando
simultáneamente. Su cabeza inclinada mientras se deshacía lentamente. El sonido de
piel moviéndose sobre piel.
Quería verlo venir.
Quería sentirlo venir.
Todavía lo hago. Ahora, tal vez aún más. Soy como una niña que se le ha dicho
que no puede tener ningún caramelo.
A la mierda eso. Quiero ese caramelo.
En mi boca.
Joey se sienta lentamente, la boca cayendo abierta, baba reuniéndose en su
lengua. Mira de mis manos a mi cara, de vuelta a mis manos de nuevo.
—Exageras.
—Nunca.
91
—¿Es así de grande? ¿Cómo camina?
Mi teléfono suena en el tocador. Me encojo de hombros, dando la vuelta y
andando a través del cuarto.
—¿Cómo diablos voy a saber cómo los chicos se las arreglan para meter y mover?
—pregunto, deslizando el teléfono y mirando el número desconocido brillando en mi
pantalla.
—Mierda. Es posible que desees tragarte algunos ibuprofenos antes de ir por ese
camino, o sentarte en una bolsa de hielo. Adormecerla un poco. He oído hablar de casos
en que ustedes, señoritas, se rasgan algo. Eso no puede ser bonito.
Me río de Joey, almacenando lejos su consejo porque puedo seriamente
considerar algún tipo de preparación cuando llegue ese momento. He estado con mi
justa proporción de hombres bien equipados. He tenido unas cuantas sorpresas cuando
la cremallera se baja. Pero Mason…
Él podría tomar el pastel en este caso.
Oh, pastel. Definitivamente, estaré ordenando postre esta noche.
Muevo mi pulgar sobre la pantalla, trayendo el mensaje de texto.
Desconocido: Hola, preciosa. ¿Quieres que suba por ti?
Lentamente levanto mis ojos a Joey.
Se sienta en el borde de la cama, dándome una mirada que me dice exactamente
quién le dio a Mason mi número de teléfono.
¿Por qué me sorprendo?
Se pone de pie, estirando los brazos por encima de él. —Fue adorable pidiéndolo
—murmura antes de salir de la habitación.
Adorable. Estoy segura. Un montón de “sí”. Ni pensado. Incluso yo se lo hubiera
dado una vez que empezara a hablar.
Programo el número de Mason en mi teléfono y escribo rápidamente mi
respuesta.
Yo: Acosador. ¿Aún no conoces mi tipo de sangre?
Mason: Trabajando en ello. Dame unos días más.
Me río suavemente.
Mason: ¿Cuál es el número de tu apartamento? Subiré. Me siento como un perdedor
esperándote aquí.
Yo: Apuesto que luces sexy. Un perdedor sexy es mejor que uno normal, ¿no?
Mason: De cualquier manera soy un imbécil.
Yo: ¿Por qué?
92
Mason: Esta es una cita. Debería ir a tu puerta. Acompañarte a salir.
Me pongo de pie en mis tacones, escribiendo con una mano.
Yo: Relájate. Saldré en un segundo.
Señor, las costumbres de este tipo. ¿Será siempre así?
La última vez que fui recogida en mi puerta para una cita fue la graduación. La
mayoría de los chicos están demasiado ocupados sintonizando su emisora favorita de
Pandora para molestarse en salir de sus vehículos. O, no les doy la oportunidad e insisto
en encontrarlos en algún lugar.
Sin embargo, el final de la noche, es una historia diferente.
Los hombres casi siempre acompañarán a una mujer a su puerta. Quieren esa
invitación a pasar. La puerta abierta ofrece sexo.
“Tuve una agradable velada. ¿Te gustaría ver mi colchón? Está hecho de plumas”.
Metiendo mi teléfono en mi bolso, agarro la bolsa de regalo y salgo de la
habitación.
Joey se halla de pie en la cocina, observando a Billy cocinar algo en la estufa, con
la barbilla apoyada en el hombro de Billy, sus brazos apretadamente enroscados
alrededor de su cintura.
Lindo. Son tan domésticos.
Ambos vuelven la cabeza ante el sonido de mi entrada.
—Te ves caliente, Brooke. ¿A dónde van Mason y tú? ¿Lo sabes? —Billy sostiene
una espátula en la mano. Su otro brazo se envuelve alrededor de la espalda de Joey.
Sigo avanzando hacia la puerta. Me siento como si estuviera en piloto
automático.
—Ni idea. A algún lugar con comida. Esperemos que a un lugar que sirva un
poco de acción bajo la mesa.
Dios, ¿no sería eso fantástico? Una repetición de la otra noche como aperitivo. La enorme
polla de Mason para el postre.
Es un milagro que no esté corriendo fuera del edificio.
Agito una mano sobre mi cabeza. —¡No esperen despiertos!
La puerta se cierra detrás de mí. Tomo el ascensor hasta el piso inferior y empujo
a través de la puerta giratoria.
Mason se encuentra estacionado junto a la acera, su alta figura apoyada en su
auto. Está vestido con vaqueros oscuros y una camisa ajustada negra con un collar. Su
cabello está mojado, unos rizos derramándose en su frente. El resto lo lleva
arbitrariamente peinado hacia atrás.
Se endereza cuando me ve.
93
Mientras me muevo más cerca, veo que se afeitó. Su mandíbula cincelada, suave,
está libre de rastrojos.
Parece más joven.
Luce comestible.
Cierra la distancia entre nosotros con dos zancadas.
Quiero que me agarre y me bese. Quiero que me tire abajo y me manosee en
frente de todos y cada uno.
Desgarre mi ropa. Me tome con desesperación. Presione esas palabras sucias que
le gusta derramar contra la suave piel de mis muslos.
En su lugar, con lo que tiene que ser la sonrisa más dulce que he visto, se inclina
y suavemente roza sus labios contra mi mejilla.
—Te ves hermosa, Brooke.
Aspiro una bocanada de su colonia antes de que se incline lejos.
Delicioso.
Con la mano que sostiene mi bolso, le señalo hacia delante de mí. —Gracias. Me
gusta cómo vas vestido. Te arreglaste bien.
Sonríe gentilmente. —¿Nos vamos?
Nos movemos juntos a través de la acera, su mano apoyada ligeramente en mi
espalda baja. Abre la puerta para mí y subo.
»¿Qué es eso? —pregunta, metiendo un dedo en la bolsa de regalo que está en mi
regazo después de que se instala en su asiento.
Bajo la mirada a la parte superior de la bolsa. Una oreja borrosa asoma entre el
papel de seda.
Oh, Dios mío. ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué hombre adulto quiere algo como esto?
Rápidamente lo coloco en el suelo a mis pies. —Es estúpido. Lo lamento. Yo…
salí, y lo vi y no estaba pensando y compré la maldita cosa. Pero ahora me estoy dando
cuenta de lo tonto que es.
—¿Puedo tenerlo?
—¿Qué? —Vuelvo la cabeza. Tiene su mano extendida. ¿No me escuchó?
—Realmente, Mason, es estúpido. Pensarás que es estúpido.
—¿Lo compraste para mí?
—Sí.
—Bien… dámelo entonces. Es mío, ¿no es así?
94
No baja su mano. Cuelga en el aire entre nosotros mientras mueve su atención
entre mi cara y la bolsa que podría agarrar muy fácilmente si quisiera. La tiene a su
alcance.
Pero espera para que yo la recoja y se la pase.
Miro hacia delante en la concurrida calle. No hay necesidad de ver esta
humillación desarrollarse.
Papel de seda cruje mientras cava en la bolsa.
Mis manos anudadas juntas en mi regazo. —Lo vi y me hizo reír. No tienes que
quedártelo. De verdad. Creo que todavía tengo el recibo en algún lugar de mi habitación.
Una risa ahogada, apenas audible viene de mi izquierda.
—Mi némesis. Nos encontramos de nuevo.
Giro la cabeza y veo a Mason estudiar al pequeño koala de peluche, absorto con
curiosidad. Probablemente piensa que soy rara por darle un juguete para niños.
¡Lo soy! No es un niño. ¿Por qué creí que esto era una buena idea?
Quiero mirar hacia otro lado. Necesito hacerlo antes de terminar huyendo del
vehículo, pero no puedo dejar de verlo mirar fijamente esta cosa como si estuviera
realmente encantado con ella.
Pasa la mano por la piel entre las orejas, se ríe de nuevo, luego lo acaricia
suavemente en la cabeza.
Trabamos los ojos.
—Es tonto —le digo.
—No lo es.
—No tienes que quedártelo.
—Voy a quedármelo.
Pone la bolsa y el koala en el suelo detrás de mi asiento, y luego captura mis
labios en un beso fugaz. »Gracias —murmura contra mi boca antes de inclinarse hacia
atrás.
—Umm. Sí, seguro.
Mis hombros caen con un profundo suspiro mientras nos alejamos de la acera.
No me di cuenta de lo tensa que me encontraba durante esa inspección.
Me sirve bien.
Mason se queda mirando hacia el frente, mientras conduce, manteniendo una
mano en el volante y la otra en la consola entre nosotros. —¿Te gusta la comida italiana?
Vi este lugar el otro día cuando conducía alrededor. Giovanni’s. ¿Alguna vez has estado
ahí?
95
Busco en mi memoria. El nombre no suena familiar. —No, no lo creo. Pero me
gusta toda la comida. Realmente no puedes meter la pata aquí.
Alcanza mi mano, sosteniéndola confiadamente entre nosotros.
La conversación de minutos atrás con Joey en mi dormitorio se reproduce en mi
mente. Él, acusándome de salir con Mason. La implicación subyacente de que es mi
novio. La pregunta ridícula de si quiero quedármelo.
Mi estómago se aprieta.
Quito mi mano y voy por la radio, subiendo el volumen. Una canción que no
reconozco llena el silencio en el auto. El tipo canta sobre el amor y el deseo. La odio
inmediatamente. Voy a través de todas las estaciones pre-programadas de Mason,
tratando de encontrar algo que me guste, pero también, manteniendo mi mano ocupada
y no ociosa en mi regazo.
—¿Estás bien?
—Le doy una mirada rápida. Sus ojos lucen serios. —Sí… sí, sólo quería escuchar
algo. Me gusta el ruido de fondo. Siempre tengo música reproduciéndose en mi auto
cuando manejo. Es reconfortante. —Parece satisfecho con esa explicación y se vuelve
de nuevo a la carretera.
»¿El restaurante es lejos de aquí?
Si se trata de más de unas pocas cuadras de distancia, estoy totalmente jodida.
Me veré como si estuviera teniendo un ataque de nervios si me desplazo a través de
estaciones durante más de un minuto. ¿Tal vez pueda ajustar sus configuraciones de
audio? El bajo parece un poco abrumador.
—Diez minutos —responde.
Mierda.
Ajusto la configuración del balance, los agudos y el bajo. Cambio la estación de
nuevo cuando una canción de The Fray se filtra a través de los altavoces.
No necesito escuchar su mierda justo ahora.
La mano de Mason rodea mi muñeca después de unos minutos de esta locura. —
¿Por qué sigues desvaneciendo la música solo a los altavoces traseros o del frente? ¿Qué
haces?
Dudo en responder. Soy una mentirosa horrible.
—Um, simplemente… Sólo estoy tratando de darte la mejor experiencia auditiva.
Relájate. Sé lo que estoy haciendo.
No tengo idea de que estoy haciendo.
—Brooke.
Nos detenemos en una luz roja. Miro a Mason, y de repente me siento culpable
por alejarme de él. No parece enojado o molesto, o incluso como una persona que acaba 96
de presenciar un acto de locura.
Sus ojos son tiernos, llenos de comprensión.
Siento como que quiero meterme debajo de mi asiento y esconderme. No puedo
recordar la última vez que me sentí así de incómoda.
—No tengo que sostener tu mano —dice, sonriendo ligeramente—. Quería, pero
no tengo que hacerlo. Puedes relajarte con la configuración de audio. Está bien.
Realmente. —Mueve mi mano de nuevo a mi regazo y la libera, sólo para descansar su
mano sobre mi muslo—. Pero, quiero tocarte de alguna manera mientras conduzco. Sólo
un poco. —Mira mi cuerpo—. Dios, te ves increíble. Estoy tratando de ser decente y no
tirarte en la parte trasera, pero es una maldita tortura contigo en esta falda. —Desliza su
mano un poco más alto, avanza poco a poco más cerca de la cúspide de mis muslos.
¿Tirarme en la parte trasera? ¡Sí! ¡Quiero eso! ¡Folla a la decencia!
Suprimo un gemido, atrapándolo en mi lengua. No quiero parecer demasiado
ansiosa, a pesar de que estoy cerca de sacudir el volante y sacarnos fuera del camino, lo
cual lo liberará para que se centre únicamente en mí.
Le da a mi muslo un suave apretón. Mis dedos se doblan. Deseo floreciendo abajo
en mi vientre.
»¿Te pusiste esto para que pudiera deslizar mi mano entre tus piernas? Creo que
lo hiciste. Creo que querías volverme un poco loco, ¿sí?
Miro el camino que su mano toma.
—Siehh. —Suspiro. Mi boca se abre.
¿Siehh? ¿De verdad acabo de combinar “seh” y “sí”? ¡Piensa antes de hablar, Brooke!
Se ríe mientras el auto se mueve hacia delante.
Pruebo y extiendo mis piernas, concediéndole acceso, aliviando el dolor que
siento que ahora late con un demandante ritmo, pero mis piernas están pegadas juntas,
restringidas por el puto material ajustado de mi jodida falda.
Gruño con frustración, hasta que recuerdo el uso de mis propias manos.
¿Me importa sentarme con el culo desnudo en el auto de Mason? Nop. No me
importa ni una mierda. Y ahora sería el peor momento posible para empezar a sentir
vergüenza sobre algo.
Agarro el dobladillo de mi falda y la aflojo por mis piernas. Estoy esperando que
Mason se sumerja directo, pero antes puedo revelar el hecho de que voy en plan
comando bajo esta cosa, él desliza su mano en la dirección opuesta a la que necesita ir
y frustra mi progreso, suavizando mi falda y descansando su mano en mi muslo, cerca
de mi rodilla, muy, muy lejos de donde lo necesito
»¿Qué? Vamos. No puedes estar hablando en serio. —Giro mi cabeza. Su mano
se pone rígida cuando intento y rezo por quitar su mano de mi rodilla—. Dame tu mano.
Quiero sostenerla. 97
Su perfil se levanta mientras mira hacia delante hacia la carretera.
—¿Sí? ¿Quieres sostenerla?
—Sí.
—¿Con qué? ¿Con ese pequeño y dulce coño que justo tratabas de enseñarme?
Lo miro boquiabierta. Buen Dios. Acaba de decir…
Ese acento, emparejado con algo siquiera remotamente sucio, es suficiente para
ponerme en el libro de los records como la primera mujer en la historia jamás en tener
un orgasmo sin ningún contacto. Estoy oficialmente más húmeda de lo que he estado
en toda mi vida. ¿No bragas? Qué estúpida decisión. Si me levanto y hay una mancha
de humedad en el asiento, nunca voy a mostrar mi cara alrededor de este hombre de
nuevo.
Me mira brevemente. »¿Bien?
Le disparo una dura mirada. —No tienes pruebas de eso. Tal vez sólo recordaba
lo mucho que me gustó sostener tu mano… con mi mano, pervertido. ¿Está bien? Quizás
lo echo de menos.
Aprieta mi muslo. —Creo que voy a mantenerla aquí. Me gusta aquí.
Me desplomo contra el asiento como un niño al borde de una rabieta. —Bien.
Me gusta ahí, también, así que… lo que sea. Haz lo que quieras. No me importa.
Ahogo su risa subiendo el volumen de la radio otra vez.

***
Para el momento en que estacionamos y caminamos al restaurante, todo al sur
de mi cintura parece que vuelve a estar controlado. Ya no estoy lista o dispuesta a
suplicar por algún tipo de contacto físico. ¡Y joder! Debería estar volviéndolo loco de
lujuria. Burlándome de él. Poniéndolo tan jodidamente duro que no pueda ver bien.
Bien, la noche es joven, y planeo recuperar algo de mi poder femenino y ponerlo
nervioso. Si piensa que va a lograr atravesar esta comida sin conseguir una erección, está
muy equivocado.
Giovanni’s es un restaurante poco iluminado en el corazón de la ciudad. Estuve
de acuerdo, nunca he estado antes aquí, y creo que es porque es mucho más sofisticado
que cualquier lugar en el que suelo cenar. Mason comprueba nuestra reserva mientras
admiro una pieza de arte en la pared. Mi sobrino puede manejar un pincel y crear algo
similar. Tres colores congregándose en un remolino desordenado. Apuesto que esta cosa
cuesta más que el alquiler que no podía permitirme en mi viejo apartamento.
Nos sentamos en una mesa decorada con un lino blanco y crujiente junto a una
enorme ventana. En el centro hay un pequeño jarrón que contiene un precioso arreglo 98
floral, el cual Mason rápidamente mueve a un lado para que podamos vernos el uno al
otro mejor.
Admiro el mural pintado en el techo. La lámpara de araña iluminando. El
atuendo del personal.
—Puede que este sea el restaurante más bonito en el que he estado nunca. ¿Estás
intentando echar un polvo?
Mason levanta la mirada de su menú. Inmediatamente pierdo la sonrisa cuando
no refleja mi diversión.
Mierda.
Un profundo ceño se asienta entre sus cejas. Parece desanimado.
—No. Pensé que era agradable. Quería traerte aquí en el momento en que lo vi.
—Hace una pausa, recostándose en su silla—. Tengo curiosidad, Brooke. ¿Siempre sales
a comer con la expectativa de tener sexo después? ¿Nunca simplemente te sientas y
hablas con alguien? ¿Aprender sobre ellos?
Mi cara se calienta. Juro que la temperatura en la habitación ha aumentado diez
grados en este momento.
¿Hola, boca? Permíteme presentarte a mi pie. Sigue adelante y come. Me harás
un gran favor.
Sujeto mi mano y lo abro. Bajo la mirada.
—No. Por supuesto que no. Sólo era una broma. Nunca he estado en ningún
lugar tan agradable antes. Creo que el ambiente me pone nerviosa o algo.
O se trata de ti. La manera en la que me miras. Las cosas que dices. Podría ser eso.
Golpea su menú contra el mío.
Nuestros ojos se encuentran y, en el momento en el que sonríe, tal vez un poco
arrepentido, olvido todo sobre mi agenda secreta para burlarme de él y ponerlo duro
bajo esta mesa. La manera en la que Mason me mira… es dulce, y sincera, y tal vez
nunca he tenido a un hombre que me lleve a cenar sin la expectativa de sexo, pero no
quiero admitirlo, y también estoy extrañamente feliz de que Mason no esté haciendo eso
por la misma razón. Ya no quiero desmerecer la conversación o algo más que esta cena
vaya a conllevar.
Y tampoco quiero pensar sobre lo extrañamente de acuerdo que estoy con esa
revelación.
Mueve su barbilla, indicándome que escoja mi plato.
Continúo mirando el menú, realmente enfocándome en las palabras delante de
mí por primera vez desde que lo abrí. Todo está en italiano. Incluso las bebidas.
¿Qué diablos…
Mi mirada viaja a lo largo del menú, correcto, luego de vuelta a la izquierda. Mis 99
ojos se entrecierran. Me inclino más cerca. No tengo ni idea de qué estoy leyendo. Bien,
no leyendo. Leer implica entender, y eso definitivamente no es lo que sucede aquí. Es
más jugar a las adivinanzas, realmente. ¿Tal vez cuando el camarero llegue, puedo sólo
señalar el entrante más barato y esperar lo mejor?
Mason debe sentir mi confusión. Estoy segura de que es obvia, estoy cerca de
poner esta cosa del revés y probar de esa manera. O abrir el traductor de Google en mi
iPhone. Pero antes de tener una oportunidad de hacer algo de eso, mi menú es sacado
de mis manos.
—Oye —protesto.
Mason sonríe, casi malvadamente, plegando el menú en frente de él. —¿Qué te
gusta? ¿Pasta? ¿Marisco? ¿Quieres pollo?
Le disparo una mirada de desconcierto. —Um… sí, seguro, me gusta la pasta y
el marisco. Me gusta mucho todo excepto la berenjena.
El camarero llega a nuestra mesa. Me recuesto en mi silla y miro, aturdida,
mientras Mason, quien hasta este momento ya me mataba con su acento, decir nuestros
pedidos en perfecto italiano.
Santa. Mierda.
No hay tartamudeo, ni pausas inseguras cuando se traba con una palabra o dos.
Es hermosamente fluido, caliente como el infierno, y me estoy derritiendo en mi asiento
ante el sorprendente hombre delante de mí.
¿En serio? ¿Hay algo en lo que no sea asombroso?
Yoga. Es una persona decente. Consume grandes cantidades de chucherías y
todavía se las arregla para verse como un dios del sexo.
El camarero se aleja. Cierro mi boca.
—Realmente no juegas justo —digo después de recomponerme.
Mason me mira pensativamente, disimulando su posible entendimiento de a qué
me refiero. —¿Qué quieres decir?
—Sólo me dejaste completamente impresionada hablando italiano. No esperaba
eso.
Simplemente se encoge de hombros.
No gran cosa. El dominio de un idioma es aparentemente una segunda
naturaleza para este tipo.
Pasa su dedo sobre el borde de su perfectamente doblada servilleta. —Era un niño
aburrido. Mi hermana mayor visitó Italia un verano y me enganché a sus libros del
idioma cuando los dejó. Hablaba mejor que ella para el momento en el que regresó.
Nuestras bebidas llegan y doy dos tragos de vino antes de poder preguntar mi
siguiente cuestión.
100
—¿Aprendiste por ti mismo otra lengua? ¿Cuántos años tenías?
—Quince.
—¿Quince? Mason, eso es loco. —Me rio.
Sonríe, tomando su propio vaso para una probada. —¿Lo es?
—Sí. ¿Sabes lo que hacía cuando tenía quince? Mi mundo entero giraba en torno
a las animadoras y los chicos. Odiaba la escuela. No podrías pagarme para aprender un
idioma. Eso es… —Hago una pausa, recostándome en mi silla.
¿Quién es este tipo?
»Eso es asombroso. Tú eres asombroso.
Mira a través de la mesa, mirándome fijamente con una expresión ilegible,
extendiendo el silencio entre nosotros alzando su dedo cuando abro la boca para hablar.
Mis labios se aprietan. Me muevo nerviosamente con las manos en mi regazo,
contando los segundos. Odio el silencio. Especialmente odio cuando no tengo
absolutamente ni idea de lo que la otra persona está pensando.
Y Mason es una caja fuerte ahora mismo. No revela nada.
Finalmente, después de tragar un sorbo de vino, habla. —Lo siento. No tengo ni
idea de todo lo que acabas de decir. Paré de escuchar después de que mencionaras algo
de ser una animadora. Y luego he pasado todo el tiempo simplemente imaginándolo.
Me sonrojo. —Ah, te gusta eso, ¿no es así?
Asiente. —Lo hice en el instituto. Era toda una estrella.
—¿Todavía tienes el uniforme? —pregunta sobre su vaso.
Sí.
—Tal vez.
—Deberías ponértelo para mí alguna vez.
SÍ.
—Quizás.
Ahora Mason es el único que sonríe, pero su sonrisa es peligrosa. Un cien por
ciento seductora. Un cazador que no necesita perseguir a su presa. Ellas van justo hacia
él, preparadas para entregar su destino sin preguntas. Sin pausa.
Correría hacia él. Estoy hablando de una verdadera carrera a toda velocidad. No
habría caminar en su dirección.
—¿Te gusta acampar?
Su rápido cambio de tema arranca mi mente de los pensamientos sucios. Me
hallaba pensando acerca de sentarme sobre esa sonrisa suya.
Sacudo la cabeza riendo. —¿Acampar? ¿En serio? ¿Cómo en dormir al aire libre 101
con bichos y animales salvajes? No duchas. No servicios. ¿Sólo tú y la naturaleza? ¿Es
de eso de lo que hablas?
Sonríe. —Esa es la definición de manual de acampar, sí.
—Entonces no. En absoluto. ¿Pero sabes qué me gusta? El aire acondicionado.
La civilización. Camas. Me encantan las camas.
—Las camas son buenas.
Apoyo mi barbilla en mi mano. —¿Verdad que sí? Dios, son muy buenas. Sin
embargo, no me limito a las camas. Puedo trabajar con cualquier cosa.
Mason levanta una ceja.
No voy a entrar en detalles, en este momento, sobre cómo me gustaría explorar
camas y todo con Mason, pero su línea de preguntas me intriga. Por supuesto, se ve como
señor Amante de la Naturaleza. Estoy segura de que es muy aficionado a acampar.
Senderismo. Salvar el mundo y un bosque tropical de uno en uno.
»Déjame suponer. Eres un ávido campista.
Toma otro sorbo de su vino, luego asiente. —Lo disfruto. No he estado desde
que vivía en Texas, pero me encantaría pasar el fin de semana al aire libre contigo.
Bien, eso es completamente inesperado. Y loco.
Echo mi cabeza hacia atrás con una risa. Lágrimas inundan mis ojos. —Lo
siento, pero… sí, no hay manera de que vaya a dormir fuera. Eso no va a suceder. No
me gustan los bichos. No tengo ningún deseo de dormir en el suelo donde una serpiente
puede hacer su baboso camino a mi tienda y estrangularme hasta la muerte.
Sus ojos destellan con diversión. —¿Cómo de grande es esa serpiente?
Agradable. Perfecta trampa.
Dudo en responder, inclinando mi cabeza, mirando mientras se pone al día con
mi sucia mente. Sus ojos apuntan a mis labios, se mueven más abajo hacia la línea de
mi cuello, luego vuelven de golpe arriba como si acabase de despertar de un trance.
Me encantan estos momentos cuando lo atrapo mirándome fijamente así. Como
si estuviera luchando contra la mayor tentación en su vida al no tocarme.
¡Joder, sin embargo, tócame! ¡No es necesario que sea una lucha para ti!
Aclara su garganta. —Te gustaría venir conmigo —declara con confianza—. Te
protegería de los bichos y las serpientes que no quieres alrededor. Confía en mí. Te
divertirías, ¿sí? Nos tumbaríamos bajo las estrellas. Compartiríamos un saco de dormir.
—Estoy escuchando.
—¿Eso te interesa?
—¿Compartir un saco de dormir? ¿Estar presionados apretadamente juntos? Sí.
¿Duermes desnudo?
102
No responde a esa pregunta. Sólo me sonríe lentamente. —¿Lo haces tú?
Imito su expresión, sólo no puedo simplemente titubear en la línea del flirteo.
Salto justo sobre ello.
Me inclino hacia delante, pasando mi mano por mi pierna, bajando mi cuerpo la
más ligera pizca hasta que Mason toma nota de mi escote. Juego con la cadena colgando
alrededor de mi cuello, la cual da la casualidad que cae entre mis pechos. Él no aparta
la mirada, y mis pezones rápidamente se endurecen bajo su escrutinio. Luego,
lentamente me recuesto, cruzando una pierna sobre la otra, esperando hasta que levanta
su mirada hacia mí antes de que, sin prisa, lleve mi vaso a mis labios y saboree mi vino.
Sus ojos llamean con deseo mientras mi lengua lame el residuo de la esquina de mi boca.
Cuanto más tiempo nos miramos, más húmeda me pongo.
Nunca me di cuenta de cuán sexy puede ser el silencio. Cuán caliente podría
ponerme sin necesidad de palabras, la idea de algo tan personal como los hábitos para
dormir de alguien.
Bóxers, decido. Se ve como un chico de bóxers. No camiseta. Su cuerpo magro
modestamente oculto, extendido contra las sábanas.
Sutilmente tiro de la parte de abajo de mi camisa por debajo de la mesa. Mis
pechos aumentan. Más piel se revela.
Mason aclara su garganta.
No tengo ni idea si se está poniendo duro en sus vaqueros, hasta que deja caer
una mano en su regazo e inhala bruscamente por su nariz.
Mi sonrisa se amplía. La suya desaparece por completo.
Pero de repente, el aura a su alrededor cambia. Toda señal de un hombre
hambriento por lanzarme encima de esta mesa y darse un festival, se esfuma en el
segundo en el que nuestros platos llegan.
Fulmino con la mirada al camarero. ¿Puedes dejarle saber al chef que su puntualidad
es molesta?
Simplemente sonríe a mi silenciosa orden, murmura algo en italiano y se aleja.
Miro al plato colocado frente a mí. Pasta de marisco con vieiras y gambas sobre
una cama de lingüini. El plato de Mason contiene una cola de langosta, una generosa
porción de filete y algunas verduras al lado.
Todo se ve increíble. Me encontraba decidida a tener un orgasmo antes de cenar,
pero supongo que puede esperar.
Enrollo algo de pasta en mi tenedor y la llevo a mi boca.
—Siempre duermo desnudo, Brooke —murmura Mason en voz baja.
103
Casi dejo caer mi tenedor.
Oh, tú, hermoso bastardo.
Se ríe alrededor de un mordisco de filete mientras nuestros ojos se encuentran. Se
ve encantado, disfrutando de mi reacción y claramente pensando que ha ganado esta
ronda.
¿He mencionado lo mucho que amo esta pequeña competición amistosa?
Le disparo mi más dulce y más inocente sonrisa mientras mi mente empieza a
calcular mi siguiente movimiento.
Hombre tonto. No tienes ni idea de a quién te enfrentas.
8
Traducido por Minia16 & SOS por Sam89
Corregido por Alysse Volkov

Mason
L
104
a cena con Brooke es… interesante, por lo menos.
Nunca antes he observado a una mujer tan completamente
centrada en mi perdición. Tan casualmente sexual con cada pequeño
movimiento y cambio en su cuerpo. Jodidamente brillante por su
parte. Me cuesta concentrarme y creo que esa es su intención. Ha tenido que repetir una
o dos preguntas. Mi voz se ha vuelto ronca en ocasiones, lo que me ha llevado a tirarme
de mi ya desabrochado cuello. He pensado en todas las formas en las que podría
hacérselo en este restaurante, en lo oculto que estaría si me arrastrara bajo la mesa y
sintiera su orgasmo contra mi lengua. Tras una concienzuda investigación de la tela
blanca que acaba bastante separada del suelo, mi culo lujurioso permanece plantado en
mi silla.
Lo que hace es calculado, y es una jodida tortura no reaccionar a ello. Puedo
ocultar mi erección, pero no puedo mantenerla bajo control. Incluso la posición de sus
manos mientras hablo de las clases que he tenido hoy es sugerente.
—Creo que he establecido una buena base de clientes —le digo, tirando mi
servilleta sobre la mesa—. Estoy viendo que vuelven a aparecer caras conocidas. Eso es
alentador. Me preocupaba.
Sus dedos rozan la suave ondulación de su clavícula, luego bajan, tocando
abiertamente el monte de sus pechos.
Joder. Lo que no daría por enterrar mi cara ahí.
Sonríe.
—No sé por qué te preocupabas. Odio hacer ejercicio y me gustó tu clase. No
sólo las vistas.
Su voz permanece completamente neutral, amistosa, deliciosamente envuelta en
esta conversación. Es lo único de ella que no grita que la eche sobre esa silla en la que
se sienta y la folle con ganas.
Vuelvo a ajustar discretamente mi pene. Me sorprende que siga siendo capaz de
formular respuestas coherentes en este punto. No puede quedar mucho flujo de sangre
en mi cerebro.
—Deberías venir a otra —sugiero, manteniendo la mano en mi regazo, una
sonrisa tira de las comisuras de mi boca.
Sus ojos brillan, traviesos. Bebe lo que le queda de vino.
—Es una idea fantástica. Me encantaría venir.
Y ahí está. Era demasiado pedir una charla inocente. Se la he puesto en bandeja
a ella y a mi pulsante pene.
Brooke se ríe por lo bajo, arqueando la espalda para recogerse el cabello sobre un
hombro, presionando su pecho hacia delante, viendo cómo la observo, porque a menos 105
que este edificio se incendiase ahora mismo, no voy a mirar para otro lado.
»¿Cuántos años tienes?
Mis ojos miran los suyos inmediatamente. Casi me río. ¿Pasa de sugerir que la
alivie a verificar mi edad? Qué adorablemente extraño.
—Veintinueve. ¿Tú?
—Adivina.
Esta vez sí que me río, asintiendo en dirección al camarero cuando vuelve con
mi tarjeta de crédito y el recibo para que lo firme. Niego con la cabeza.
—Tengo siete hermanas, Brooke. Sé que lo mejor es no adivinar la edad de una
mujer, me gustan bastante mis testículos. Qué tal si me lo dices directamente.
—Oh, venga —me reprende—. Tengo pocos.
—Dieciséis.
—¿Qué? —Se lleva una mano a la boca, ahogando la risa.
Me recuesto en la silla después de firmar el recibo, observando el potente brillo
que pasa por sus mejillas mientras baja la mano lentamente.
»Hazlo en serio. —Aprieta los labios, luchador contra la acechante sonrisa
juguetona.
Me encojo de hombros, poniéndome en pie y ofreciéndole la mano. —Dijiste que
adivinara. Lo he hecho. Ahora, por favor, infórmame de tu edad real antes de que
empiece a sentirme como un pedófilo.
Me deja que la ayude a levantarse y nos movemos juntos por el restaurante. Su
codo conecta suavemente con mi costado.
—Umm. Nah. Me gustas así de tenso y nervioso. Vergüenza por tu parte por salir
con una menor y ponerle alcohol delante de las narices.
—Brooke —presiono.
—En serio, Mason. ¿Qué dirán mis padres?
Salimos y me quedo paralizado en la acera. Se da la vuelta para mirarme.
Tomo las llaves, encogiéndome de hombros.
—Bueno. Tenía pensado conducir y buscar un sitio oscuro para poder plantar la
cara entre tus piernas. Pero supongo que ya no puedo. Debería llevarte a casa.
Probablemente ya ha pasado tu toque de queda y no me interesa descubrir cómo es la
cárcel.
—Veinticinco. —Me agarra por la muñeca, acercándome a ella hasta que
nuestros pechos se tocan, su respiración se vuelve repentinamente agitada—. Tengo
veinticinco. Legal. Me gustan mucho los sitios oscuros y las cabezas entre mis piernas.
La tuya, en concreto. Estoy segura de que se ve encantadora ahí abajo. —Su cuerpo 106
vibra con una rápida carcajada.
Mientras deslizo las manos a sus caderas, mantiene la cabeza gacha, con la
mirada fija en mi pecho, mi cuello, casi intentando evitar mis ojos mientras sus manos
toquetean el borde de mi camisa.
Me gusta así, dulce, lo que parece ser un poco raro en ella. Me gusta imaginar
que Brooke sólo ha sido así conmigo, y que puede que la haga sentir un poco incompleta
y malhumorada, no muy segura de lo que sucede entre nosotros.
Me inclino para besarla en la frente. —¿Vamos a buscar ese sitio entonces? Quiero
tu sabor en mi garganta.
Parece tambalearse un poco sobre sus pies, luego masculla un ronco “sí”,
tomando mi mano y conduciéndome por la acera.
Deslizo lentamente los dedos entre los suyos mientras pasamos por unas tiendas
y mi Denali. Interesante.
—¿Tienes algo en mente? —pregunto.
Parece tener la misión de llevarme a un sitio en específico. La guía la decisión,
así como el deseo.
Su hombro se agita un poco. —Quizás.
Me sonríe. La luz de la luna se desliza sobre su cara, una sombra se acumula en
su hoyuelo. »Estuve aquí hace unos meses, en esta parte de la ciudad con Dylan y los
demás. Juls y sus niños estaban allí. Bueno, los llevamos a un sitio en esta calle, un poco
más lejos, y me gustaría ir allí contigo.
—¿Sí?
No puedo ocultar el tono alegre de mi voz, la sobrecogedora calidez que parece
extenderse por mi columna.
Esto parece bastante personal para ella. Quiero algo personal con Brooke. Todos
los pequeños detalles de su vida, embotellados y servidos para mí.
—No es nada especial.
Y ahí se va la gloriosa sensación. Me paso rápidamente la mano por el cabello.
Ya, colega. Relájate un poco.
Se aclara la garganta. —Es gracioso. Cuando estuve aquí antes y usé esto a lo que
te voy a llevar, mi mente no se hallaba para nada cerca de la alcantarilla. Es decir, qué
asco. Había niños cerca. Eso es demasiado incluso para mí. ¿Pero ahora? —Niega con
la cabeza, chistando mientras cruzamos la calle—. Todo sucio. Estoy hasta un poco
nerviosa por esto.
Me enderezo, intrigado, acercándola a mí para poder deslizar la mano por su
cintura, para que se apoye contra mi costado y pueda sentir el rápido movimiento de su 107
corazón contra mis costillas.
Presiono los labios contra su cabello. Huele a miel y vainilla.
—Dulce Brooke. Me gustas nerviosa. Te pones muy sincera conmigo.
Alza la cabeza, con el ceño fruncido. —¿Qué? ¿Cuándo me he puesto nerviosa
contigo?
Piensa que no lo noto, la forma en que saca una capa de ese impetuoso exterior
suyo para respirar y ralentizar. La mirada con los ojos abiertos como platos que parece
darse, no a mí, confusa y un poco cautelosa cuando alcanzo su mano o me ve mirándola.
Es breve, sí. Estos no son momentos obvios con Brooke y se recupera de ellos
rápidamente, pero los veo.
Mis dedos se extienden en su cadera. —El callejón en el que te besé. En tu tienda
prácticamente cada vez que entro, pero más la primera vez. Parecías un poco acalorada,
¿sí? —Le sonrío—. Yo también lo estaba. Sentí ese beso durante todo el día.
Entreabre los labios, sus ojos bajan a mi boca. —Sí —dice con una exhalación
apresurada.
No es una pregunta. No me pregunta si estoy diciendo la verdad, y estoy
jodidamente seguro de que lo hago. Sinceramente, no estoy seguro de si he dejado de
sentir ese beso o de si lo haré alguna vez.
Está de acuerdo conmigo. Expone otra capa y quiero mantenerla así, abierta y
sin que le importe revelar demasiado, demasiado pronto, demasiado rápido. Quiero que
se suelte y que me deje tener sus secretos, que no esté perfectamente avergonzada y que
confíe en que no sólo me gustará cada momento de sinceridad que me dé, sino que los
protegeré por ella.
Pero antes de que pueda pedirle que explique esa perfecta palabra, Brooke
presiona la mano contra mi pecho, deteniendo nuestro avance.
»Es aquí.
Alzo la mirada al edificio delante del que nos hemos detenido. El gran letrero
brilla con colores neón y luces estroboscópicas. Hay hordas de niños entrando y saliendo
por la puerta con billetes y premios de carnaval.
¿Es esto? ¿Esto es lo que tiene en mente? Nunca habría adivinado nada parecido.
Le sonrío a Brooke, mi mano rodea su espalda.
—¿Vamos a jugar a las máquinas, hermosa? Debo advertirte que soy un poco
competitivo. Nunca he creído en dejar ganar a una dama sencillamente porque sea una
dama. No hay nada honesto en eso.
Se pone de puntillas, acercándose todo lo que puede a mi cara, su pequeña mano
se desliza por mi codo hacia mi bíceps. —Voy a contarte un pequeño secreto, Mason —
murmura, su aliento es cálido y hambriento contra mi mandíbula. 108
Sonrío con suficiencia, ladeando la cabeza.
—¿Sí? ¿El qué?
—No soy una dama. Ni de lejos. Y estoy a punto de demostrarte por qué. —Me
toma de la mano y tira de mí ansiosamente hacia dentro de los recreativos.
El amplio espacio está oscuro y ruidoso, los sonidos de premios de las máquinas
se mezclan con la pesada música que sale de los altavoces. Los niños corren por nuestro
lado, llenos de risas y exuberancia. Los padres se alinean contra las paredes,
conversando entre ellos mientras se mantienen alertas.
Miro a mí alrededor. Apuesto a que aparte del personal, Brooke y yo somos los
únicos adultos de este sitio que no se encuentran aquí para hacer de carabinas.
¿Qué demonios tiene en mente para traerme aquí?
Me conduce hasta la parte de atrás de la habitación y por un largo pasillo. Un
joven con una tarjeta de identificación sale por una puerta y va en nuestra dirección,
asintiendo hacia mí antes de preguntarle a Brooke si necesita ayuda con algo.
—Baños —afirma más que pregunta, aludiendo a que conoce su ubicación. Él
entiende lo que quiere decir y sigue yendo en dirección contraria a la que vamos
nosotros.
El cuarto se abre. Localizo las dos puertas que indican nuestro destino, y viro a
la derecha. Brooke va a la izquierda.
—Por aquí. —Curva un dedo, indicándome que la siga.
Miro los carteles de las puertas. Frunzo el ceño y voy hacia ella.
—¿No vamos a los aseos? Me siento un poco perdido, Brooke. ¿Qué estamos
haciendo?
Me sonríe por encima del hombro, moviendo la mano ligeramente en el aire. —
Los baños son algo típico, ¿no crees? O los aseos. Como quiera que los llames. Todos lo
hacen en los baños. Estoy segura de que lo has hecho.
—No —admito, un poco sorprendido por su sugerencia—. ¿Dependencias
públicas que probablemente no se limpian con suficiente asiduidad? ¿Se me escapa su
atractivo?
Nos detenemos justo fuera de una habitación pequeña y casi completamente a
oscuras. Sus ojos se abren como platos mientras alza la mirada hacia mí.
—Calla. ¿Nunca antes has hecho nada sexual en un baño?
Niego con la cabeza.
—¿Ni siquiera algo entre colegas?
—Infiernos. —Me inclino hacia atrás, inspeccionando su rostro, que ahora luce
lleno de diversión—. ¿Una paja entre colegas? ¿Es algo que has presenciado en un aseo?
Porque yo estoy jodidamente seguro de que no lo he visto. 109
Suelta una risita, apoyando la cabeza contra mi brazo.
—Bueno, vivo con dos hombres. Hay muchas pajas en ese piso. El semen vuela
por todas partes. El camino de mi habitación a la cocina es como un campo minado.
—¿Disculpa?
¿Qué demonios?
He conocido a los dos compañeros de piso de Brooke. Buenos tipos. Parecen
estar muy enamorados y estar comprometidos el uno con el otro, lo que asumo que
significa que no comparten. Pero si estoy lejos y andan meneando los penes a su
alrededor, voy a tener un buen problema con ambos.
Su risa se vuelve más ruidosa, su pequeño cuerpo vibra contra el mío. Roza mi
cuello con los labios. —Pareces preocupado. En general bromeo. Joey es terriblemente
desvergonzado, muy parecido a mí, pero Billy cierra con llave la puerta de esa habitación
y mantiene su vida privada muy privada. No he visto nada. Sólo he oído.
—¿Cuándo era que te mudabas? —Me inclino para besarla—. ¿Mañana?
Pone los ojos en blanco y se aparta, entrando en la habitación y pasando la mano
por la pared. Una luz se enciende en la esquina. La sigo al interior de lo que parece ser
otra sala de juegos. Juegos de mesa. Futbolín, hockey de mesa, billar. Me sorprende que
no haya niños aquí. Sé que yo estaría aquí si tuviera su edad.
—Al parecer solo se puede alquilar esta habitación para fiestas de cumpleaños y
cosas así. No se encuentra disponible para la gente que sólo viene aquí para las
máquinas. Por eso la mantienen aparte. —Brooke responde a las preguntas silenciosas
que circulan por mi cabeza mientras camina entre las mesas.
Me doy un momento para observarla.
Cabello oscuro que se riza en su espalda. La falda negra ajustada, que muestra su
delgada cintura y su perfecto trasero. Se gira para mirarme y levanto los ojos lentamente,
viendo su sonrisilla, sabiendo que me ha atrapado mirándola y apenas importándome.
Creo que le gusta bastante cuando hago eso.
—¿Sabes lo que es esto? —Con mano ágil, aparta la cortina roja del fotomatón
ante el que se ha parado en la esquina, luego se pone esa misma mano en la cadera—.
Es decir, ¿tienen de estas en Australia o es estrictamente una cosa impresionante
americana, como lanzar fuegos artificiales el cuatro de julio?
Doy un paso adelante con una sonrisa de curiosidad. —Ah, su retirada de esos
malditos caras rojas. Celebraré eso.
Ladea su cabeza adorablemente. —¿Caras rojas?
—Ingleses. Británicos. Y por supuesto que tenemos cabinas de fotos. Creo que
son muy populares en las bodas y fiestas, ¿sí? La gente tomándose fotos con tontas
felicitaciones y cosas así.
110
—A veces.
La alcanzo, tocando la suave piel de su brazo con la huella de mis dedos. Mi
sonrisa amable. —¿Qué hacemos aquí, Brooke? ¿Quieres tomarte fotos conmigo?
Algo agudo se junta en el centro de mi pecho, extendiéndose por mis miembros
y hormigueando en mi cuero cabelludo. ¿Es posible que quiera un recuerdo de nuestra
noche juntos? ¿Un pedazo que pueda guardar y lentamente construir?
La evidencia del principio…
Joder, es impactante lo desesperadamente que lo quiero. Lo afectado que estoy.
No es la única que se siente fuera de lugar aquí.
Brooke entra en la cabina, la cual parece ser más grande que cualquier otra que
haya visto antes. Supongo que puedes apiñar grupos de gente aquí, en lugar de sólo uno
o dos. Perfecto para una fiesta infantil, supongo.
Mirándome, la esquina de su boca ligeramente sube en una sonrisa. —Es un lugar
oscuro. Espero que haya bastante pasando fuera para mantener al personal ocupado
durante un tiempo. —Me extiende su mano. No me pierdo el pequeño temblor en ella—
. Necesitamos un billete de un dólar. ¿Tienes alguno?
La miro fijamente, preguntándome si está a punto de hacer algo que posiblemente
no ha hecho antes. Si tal vez esta dulce, linda y sexual mujer quiere darme una de sus
primeras veces.
Lo tomaré.
Busco en mi billetera y le doy unos pocos billetes. Cuando me muevo para estar
dentro con ella, se presiona contra mi pecho, manteniéndome fuera.
—Espera por tus fotos. Ahí. —Asiente hacia la ranura en el panel de fuera.
Le doy una mirada cautelosa, pero finalmente estoy de acuerdo con eso. Tal vez
quiere darme fotos de ella primero antes de tomar alguna juntos.
Demasiado jodidamente bueno. Amaría fotos de Brooke.
Doy un paso atrás con un rápido gesto con mi barbilla. —Vale.
Se cierra la cortina. Se detiene a una corta distancia del final de la cabina,
obstruyendo completamente mi vista de Brooke. Me muevo a un lado y apoyo mi
espalda contra el panel, esperando. Un sonido de arrastre viene desde detrás de la
cortina, seguido de un clic, el obturador de la cámara. Tres más siguen en largos
segundos y me la imagino cambiando de pose, yendo por algo inocente y juguetón a
algo un poco tonto. Rápidos destellos de luz blanca salen disparados a través del suelo
de azulejos a mis pies. Cruzo mis brazos sobre mi pecho, apartándome del panel cuando
escucho algo deslizarse en la ranura detrás de mí.
Recojo las fotos.
Buen dios. Santa… 111
—Mierda. —Gimo, mi polla rápidamente alargándose mientras miro fijamente
las cuatro fotos de Brooke; en topless, pellizcando sus pezones rosados, lamiendo y
chupando la piel de sus tetas. Su bonito y pequeño culo vuelto hacia la cámara en las
fotos del final mientras folla su coño con dos dedos. Sobre su hombro, sus ojos giran con
abandono. Febriles y frenéticos. Sus labios rojos separados con un suspiro o un gemido.
Me está dando esto. Esta hermosa chica me da imágenes de su cuerpo no sólo
para admirar, sino para guardar y mirar más tarde, acariciar mi polla, hacer lo que
quiera.
Tiro violentamente de la cortina para abrirla y entro, dejando caer las fotos en el
banco y agarrándola de la cara después de ocultarnos.
Sigue en topless. Su falda todavía se reúne en su cintura y está jadeando, sin
respiración por su propio toque.
Deslizo mi boca contra la suya. —Jesucristo, Brooke. Intentas matarme, ¿sí? Tú,
pequeña y dulce jodida cosa. —Responde con un gemido cuando beso su mandíbula y
succiono la piel bajo su oreja. Azúcar se pega a mi lengua. Agarrando su culo con mis
manos, gimo contra su cuello—. Sabes tan jodidamente bien. Como uno de esos
malditos pastelitos que haces.
—Es mi loción para el cuerpo. Masa de pastel de vainilla. Es comestible.
—Joder. No me digas eso. —Mi ingle late contra su estómago. Cierro mis ojos
con fuerza.
Mantente enfocado, amigo. No quieres apresurarte con ella.
Brooke suelta una risita contra mi oreja. —¿Por qué no? Llevo esto por ti.
Lámelo.
Me echo hacia atrás y llevo su mano a mi boca, acariciando las puntas de sus
dedos.
»Mason —susurra, moviéndose para besarme, chupando su sabor de mi lengua.
Insistente, constante, más duro. Sus labios son suaves incluso al mando y sabe como el
vino de más temprano; caliente y afrutada. Muerdo su labio y jadea, inclinando su
cabeza de nuevo y rozando mi pecho con sus pesados senos. Me hace lo mismo, un
rápido mordisco de dolor, y gimo, azotando su culo y disfrutando el estremecimiento
que recorre su cuerpo.
Puto infierno, le gusta eso.
Sus calientes manos viajan bajo mi camisa y a lo largo de mi estómago, uñas
arrastrándose contra la piel, dedos apretando mis caderas y acercándome mientras su
boca me devora lentamente.
—Sucia jodida diabla. Siéntate. Quiero besarte aquí. —Empujo mi mano entre
sus piernas, la otra palmeando sus pechos, apretándolos rudamente.
112
Se deja caer de vuelta en el banco, encontrando mis ojos cuando me arrodillo
frente a ella, cuando separo sus muslos con mis manos e instalo mi cuerpo entre ellos.
»¿Te encontrabas húmeda antes de tocarte? —pregunto, inclinándome sobre ella
y lamiendo entre sus pechos. Meto un pezón en mi boca y ella arquea su espalda, sus
manos empuñando mi cabello y sus pechos levantándose apresurados y con fuerza. Un
gemido sí se atrapa en su garganta cuando arrastro mis dientes a través del endurecido
pico.
Sé que en cualquier segundo alguien podría entrar en esta habitación, ver mis
piernas, escuchar los ruidos silenciosos y adoloridos de Brooke e investigar tras la
cortina.
¿Qué haría Brooke? ¿Me detendría? ¿Se cubriría mientras yo continuaría
follándola con mi boca? Tal vez no temblaba sólo porque fuera la primera vez para ella.
Tal vez pensaba sobre el riesgo, haciendo esto aquí cuando fácilmente podemos estar en
algún sitio más privado, una habitación con cuatro paredes y una cerradura en la puerta.
No me gusta el pensamiento de que alguien vea a Brooke en topless y corriéndose
contra mi cara, pero quiero darle esto. Ser la persona que asocie con este recuerdo.
Con voz espesa, empieza a rogarme con suaves palabras.
Más y muévete y más y sí.
—¿Cuán húmeda estabas? —pregunto, besando sus costillas, su estómago,
lamiendo la piel de su cadera. La dulzura de su loción impregna mi garganta, dejándome
atontado y delirante.
Sabe demasiado bien. Huele demasiado bien.
—M-mucho. Goteaba por mi pierna.
—Joder, Brooke. —Gruño, inclinando mi cabeza, encontrando su mirada
mientras presiono mis labios contra la suave piel de la cara interna de su muslo—. ¿Aquí?
—pregunto, abriendo mi boca y succionando.
Asiente, sus labios entreabriéndose, sus dedos hundiéndose en mi cuero
cabelludo.
—Más arriba también.
Sonrío contra ella.
—Obviamente. Pero me gusta bastante besarte aquí. ¿Puedo continuar?
—Mm. —Tira suavemente de mi cabello—. No. Muévete arriba. Quiero que me
pruebes.
—Lo hago.
Cambio de pierna y lentamente arrastro mi lengua más cerca de su coño, besando
y lamiendo su piel. Nunca deja de mirarme, sus ojos avellana amplios y hambrientos, 113
capturándome y cautivándome.
»Juega con tus tetas —le digo, soplando sobre su clítoris.
Con un suave grito, los levanta y los aprieta, rodando sus pezones entre sus dedos
mientras deslizo sus piernas por mis hombros. Presiono mi nariz contra su clítoris e
inhalo, gimiendo, parpadeando hacia arriba y viendo el asombro florecer en su cara.
Es hermosa; la manera en la que huele, la manera en la que sabe. Esa pesada
mirada en sus ojos mientras me observa.
—Di algo —ruega, moviendo sus manos sobre sus pechos.
Doy un lento lametón, mis ojos casi cerrándose con éxtasis.
—Mi stai rovinando.4
Me estás arruinando.
Sus ojos se amplían muy ligeramente.
—¿Qué significa eso?
Abro mi boca para decirle, pero me silencia poniendo un dedo contra mis labios.
»No —susurra, lentamente quitando su mano y llevándola de vuelta a su pecho—
. No me lo digas. No quiero saberlo.
Ahí está; ese silencioso pánico resistiéndose a irse, nunca lo bastante lejos cuando
empieza a sentir algo desconocido o diferente. El pequeño escudo de protección que
pone en su lugar hasta que se siente bien y segura de permitirse jodidamente estar
conmigo.

4
En italiano en el original.
Esperaré. Aquí quieto o moviéndome, no me importa. Iré donde ella vaya.
Manteniendo mis ojos en los suyos, me inclino hacia delante otra vez y presiono
mi boca entre sus piernas.
Brooke deja caer su cabeza hacia atrás con un suspiro, gritando
silenciosamente—: Oh, Dios. —Sus muslos se tensan en mis manos mientras
descaradamente manosea sus pechos, sus dedos retorciendo y tirando de sus pezones.
Me quedo tan tranquilo como puedo con mi lengua, con mis labios succionando
gentilmente su clítoris. Bromeando. Lento.
Más lento. Continúo, llevándola sin prisa al punto de la locura. Lamo arriba un
lado y abajo el otro, una y otra vez. Ignoro donde se halla más húmeda hasta que no
puedo jodidamente pensar bien, hasta que necesito cubrirla con mi boca más de lo que
necesito jodidamente respirar.
Deslizo mi mano arriba por su estómago y sobre sus costillas para palmear su
pecho, rodando el pezón entre mis dedos. Jadea y levanta sus caderas contra mi boca, 114
moviéndolas contra mí, buscando por su liberación con suavidad, rogando en círculos.
—Mete dinero —instruyo.
Sus ojos se abren, oscuros y cautelosos, pero sólo por un momento. Rápidamente,
agarra un dólar del banco y se inclina sobre mí para insertar el billete en la ranura. Con
una aguda respiración, cae hacia atrás y agarra mi cabeza, guiándome entre sus piernas,
donde sonrío contra ella, gimiendo ante la sensación de sus tacones en mi espalda.
Clic.
—Mason —susurra a través de la más tímida y dulce sonrisa, sabiendo que todo
está siendo probablemente capturado justo ahora por la cámara detrás de mí; mi cabeza
entre sus piernas, sus manos deslizándose por arriba por su cuerpo, sobre sus desnudos
pechos donde los levantan y aprietan, felizmente sin vergüenza.
Añado mis dedos, dos dentro, extendiéndose y follándola, mis dientes jugando
con su clítoris. Se agita contra mi cara, sus manos tirando de mi cabello y rudamente
arañando mi cuero cabelludo.
Clic.
No puedo dejar de mirarla; la suave línea de su cuerpo, su estómago plano
temblando cada vez que hundo mi lengua en su interior para follarla. Sus perfectos
pechos y los rápidos jadeos cuando se desliza más cerca del borde.
Sus susurros se vuelven frenéticas palabras, rogándome por más, más rápido, por
follarla con mis dedos otra vez. Para que haga que se corra. Para que le diga cómo sabe
y si me gusta.
Clic.
—Tan bueno —le aseguro antes de añadir otro dedo y torcer mi muñeca.
Te dije que podría vivir aquí. Morir aquí. Lo quería decir. No lo digo, por miedo a que
se aparte otra vez, pero lo creo. Lo susurro en mi cabeza mientras nuestros ojos se
bloquean.
Los suyos con los párpados pesados y rogando por la liberación.
Los míos, muy dispuestos a darle esto y cualquier cosa. Todo.
Chupo y succiono su piel. Sus manos caen de su cuerpo, golpeando el banco, y
con un sorprendido grito, cae, dulce y caliente y perfectamente. Sus labios se entreabren
con un jadeo y un ruego, una última palabra.
—Por favor.
Clic.
Sus dedos se enredan en mi cabello, marcándome el ritmo mientras voy y la
devoro rudamente. No puedo evitarlo. El sexo oral nunca se ha sentido tan íntimo con
una mujer antes, es profundamente carnal y no quiero parar. No quiero alejarme y
arriesgarme a que Brooke se arrepienta ningún segundo de esto. La neblina del deseo 115
desapareciendo y revelando cuán personal fue este momento para ella, permitiendo que
los arrepentimientos y los jodidos escudos de protección se levanten y lo echen a perder.
»Mason —susurra Brooke, tocando mi frente con dos dedos.
Con un pesado parpadeo, presiono un último beso entre sus piernas, luego me
echo hacia atrás lo suficiente como para apoyar mi cabeza en su muslo.
Me preparo para esto, que se aleje, pero los ojos que me encuentro son tiernos y
satisfechos.
Sonríe perezosamente. —Santa mierda. Eso ha sido muy divertido.
Inhalo con brusquedad, atrapándolo en mi garganta.
Maldición. Está llena de sorpresas.
Ladeando su cabeza, Brooke se ríe un poco; un ligero y dulce sonido.
—Eres tan jodidamente linda. —Extiendo la mano y toco su mejilla, pasando la
huella de mis dedos sobre su sonrojo.
—Pensaba que era hermosa —dice, sonriendo.
—Lo eres. No se puede negar eso. —Beso su muslo una vez más antes de
levantarme y ayudarla a ponerse de pie, mis manos bajando su falda. Acuno su cara y
me inclino por un beso—. Pero después de correrte, eres más suave, Brooke. Más dulce,
incluso. No puedo explicarlo bien, pero creo que eres más linda en esos momentos. Me
gusta verte así conmigo.
Se vuelve y agarra su camisa y sujetador. —Hazme correr más a menudo y lo
verás todo el tiempo.
Una risa retumba en mi pecho mientras la ayudo, insistiendo en abrochar su
sujetador.
—Estas hermosas y jodidas tetas necesitan estar bien seguras. Aquí. Déjame.
Estoy mejor situado para la labor.
Suelta una risita contra mi cuello, moviendo sus manos sobre mi cintura y bajo
mi camisa. —Has quitado un buen número de sujetadores, ¿no es así?
—No te preocupes por eso.
Miro alrededor de la cabina mientras se pone su camisa, doblando las fotos que
se tomó para mí en mi bolsillo y mirando detrás de ella para comprobar el banco.
»¿Dónde están tus bragas?
Sus ojos se amplían con diversión. Sonríe. —¿Qué bragas?
Me quedo boquiabierto. La pequeña descarada. —¿Quieres decir que te encontrabas
desnuda bajo esa jodida falda toda la noche y no me lo dijiste?
Riéndose, descorre la cortina y sale de la cabina, recuperando las fotos.
—Tal vez. 116
Me rasco la mandíbula, moviéndome hacia ella.
—Jodido infierno, Brooke. Si lo hubiera sabido, no habría mostrado tanto control
en la mesa. Probablemente te hubiera tenido fuera antes de que nuestras entradas
llegaran. ¿Por qué no me lo dijiste?
Casi maldigo por mantener mi sentido común más temprano de camino al
restaurante. Ella intentó mostrarme que no llevaba nada debajo, subiendo su falda así,
pidiendo mi mano. Me hallaba demasiado determinado a dejarla esperando y deseando.
Bien hecho, amigo. Realmente te jodiste con eso.
Toco su cadera. Ella no responde, no con una mirada o una palabra. Con sus
labios entreabiertos, estudia las fotos en su mano por varios silenciosos segundos. Puedo
sentir la lenta entrada de aire en sus pulmones y deslizo mi mano arriba por su espalda.
La libera rápidamente y muerde su labio.
»Mírate —digo contra su sien, inclinándome más abajo para ver. Señalo a la
imagen de ella corriéndose—. Jodidamente perfecta justo ahí. ¿Te gustó?
Duda, luego, calmadamente, replica—: Sí. Sólo… No esperaba verme así.
—¿Así cómo? —No puedo leer su cara, la implicación que hace. Doy un paso
frente a ella y paso mis manos por sus brazos, inclinándome para ver sus ojos.
Mantiene los suyos bajos por otros pocos segundos, estudiando. Con una risa
atolondrada, baja la foto entre nosotros y me mira. —No lo sé. ¿Linda, supongo? Tú te
ves bien. Yo luzco diferente. —Niega con la cabeza, parpadeando varias veces, como si
no pudiera creer lo que está diciendo, o admitiendo—. Es extraño.
Sonrío, deseando besarla, hablarle más sobre lo que ve, pero no lo hago. En su
lugar, doy un paso a su lado, mi mano deslizándose por su espalda mientras nos guío a
través de la habitación y hacia la salida.
—Vamos. Vamos a llevarte a casa y a ponerte algunas bragas.
Se ríe, acurrucándose a mi lado, diciéndome que está bien que la acerque más.
Y lo hago.

117
9
Traducido por BlackRose10 & Sam89
Corregido por Alysse Volkov

Brooke
P
118
resiono el número siete en el panel del ascensor un segundo antes de
que manos codiciosas me remolquen hacia atrás a los brazos de
Mason.
Voy de buen agrado con un chillido, inclinando la cabeza mientras sus labios
succionan suavemente en mi cuello, mientras susurra justo debajo de mi oído lo tensa
que estoy, “tan jodidamente apretada”, y la forma en que casi enloqueció en esa cabina
de fotos. Sus dedos aprietan mis caderas, me fijan a él, a su verga dura como una roca
que presiona contra mi culo.
Joder, quiero verla. Tocarla. Caer de rodillas y sentir sus manos en mi cabello.
Este viaje en ascensor me está volviendo loca.
Miro a los números lentamente llegando a mi piso.
Dos. Pausa ridículamente larga. Tres.
Estoy a punto de hacer un puchero. ¿Podría esta mierda demorarse más?
—¿Qué vas a hacer el próximo fin de semana? —me pregunta Mason, alejando
mi atención del panel electrónico, deslizando su mano en mi pecho y pellizcando el
pezón a través de mi camisa.
Jadeo, rodando la cabeza hacia atrás mientras retuerce mi endurecido pezón. —
Jesús.
Su risa retumba contra mi espalda, dulce y cruel. Sabe lo que está haciendo.
—¿Vas a asistir a la iglesia, Brooke? Sinceramente, no puedo imaginar ir a
confesar mis pecados y verte allí. Creo que sólo terminaría arrastrándote al confesionario
conmigo y diciendo: “Aquí. Es ella. Dame mi penitencia”. —Libera mi seno y desliza
su mano de nuevo a mi cadera.
¿Soy su único pecado?
Guau… ese podría ser el mejor cumplido de mi vida.
Vuelvo a mirar a los números por encima de mí mientras el dolor en mi pecho
disminuye lentamente. Devuelvo una sonrisa, diciendo—: No he asistido a la iglesia
desde que era una niña. Bueno, no regularmente de todos modos. Voy cada Pascua para
apaciguar a mi Nana pero eso es todo.
—Entonces, ¿estás libre el próximo fin de semana?
—Creo que sí. ¿Por qué?
—Me gustaría robarte lejos si me lo permites. Si el clima lo permite.
El ascensor llega finalmente a nuestra parada y me aparto, mirando hacia atrás a
Mason por encima de mi hombro mientras salgo del ascensor.
Se ve contento, y tan seguro de sí mismo, como si ya supiera que voy a decir que
sí a esto.
—¿Durante todo el fin de semana? ¿Qué es exactamente lo que tienes en mente? 119
Con una sonrisa arrogante, sale del ascensor. —Es una sorpresa.
Me doy la vuelta, mirando al hombre avanzar lentamente hacia mí, y todo hace
clic en un instante cuando nuestra conversación desde el restaurante viaja desde mi
subconsciente.
—Oh, no, no lo harás. —Sostengo mi mano libre hacia arriba mientras continúo
mi lenta retirada hacia atrás—. ¿Si el clima lo permite? Te pillé. Te lo dije. Yo no acampo.
Él finge seriedad. —¿Quién ha hablado de acampar?
—¡No voy! Estoy ocupada de todos modos.
—No, no lo estás. —Acelerando sus zancadas, se estira hacia mí y me agarra del
brazo. Ambos nos detenemos a centímetros de mi puerta—. Acabas de decir que no vas
a hacer nada.
—Dije que creía que estaba libre, pero ahora que realmente pienso en ello, me
acordé que tengo planes. Unos que no incluyen naturaleza o mosquitos portadores del
virus del Nilo Occidental.
Libero mi brazo, haciendo caso omiso de su risa tranquila, y abro mi cartera de
mano para buscar mis llaves.
¿En serio? Está completamente loco. Ni porque me paguen iría a pasar la noche
en la naturaleza. Compartamos una bolsa de dormir, desnudos, o no. No hay una
maldita manera de estar de acuerdo con esto.
Cuando le devuelvo la mirada para darle más mierda, Mason me está viendo, su
mirada ardiente se debate entre mis labios y todo lo inferior.
Me olvido de la acampada, o sugerencias de acampar. Me olvido de los insectos
y los animales salvajes mientras que poco a poco me lo bebo, su cabello rebelde, todavía
despeinado por mis dedos y su mano abriéndose y cerrándose a los costados.
Él se está conteniendo.
¿Por qué? No hay necesidad. ¿No sabe lo mal que quiero esto?
Anticipación nace en mi vientre cuando miro la erección presionando con fuerza
contra su cremallera. Mientras tanto recuerdo cómo se sentía minutos atrás,
deslizándose entre mis nalgas.
Bueno, si no me la va a dar, voy a tomarla. No hay problema.
Dejo caer mis llaves en mi bolso y cojo en un puño su camisa, tirando de él con
urgencia hasta que mi espalda está contra la pared justo al lado de la puerta y su cuerpo
no tiene otra opción más que cerrarse sobre el mío.
Se mueve de buena gana con un gemido, sus manos preparándose a cada lado de
mi cabeza, encerrándome.
Arqueo mi espalda y presiono mis caderas lejos de la pared, moliéndome contra
su rígida longitud. —Umm. Sabes, nunca llegué a darte las gracias adecuadamente por
lo que hiciste antes con esa perversa boca. También estoy muy triste por admitir que 120
apenas puedo recordar cómo se ve tu polla. ¿Te importaría sacarla y así matamos dos
pájaros de un solo tiro?
Con manos temblorosas, me agarra de la cintura y deja caer su cabeza junto a la
mía. —Brooke —susurra, tan débilmente que es como si estuviera tratando de resistir
todo en este momento, incluyendo las palabras.
—Mi turno. —Deslizo mi mano entre nosotros y agarro su longitud.
Él sisea una maldición contra mi oído.
»Dios, me olvidé de lo grande que eres. En serio podrías matarme.
Girando mi cabeza, reclamo su boca, chupando sus labios, su lengua,
presionando besos suaves entre otros que se sienten, de alguna manera, más importantes
o más grandes que cualquier acto de desesperación. Pierdo mi mente por un segundo,
una quietud se hace cargo y me permito perderme en este beso, olvidándome de todo lo
que quiero que venga después y simplemente cedo y renuncio.
¿Cómo lo hace? ¿Cómo hace que me dan ganas de simplemente hacer esto por
horas y horas y horas? Dulcemente entregarme a él y a todo lo que me hace sentir.
Mierda. Sacúdetelo, Brooke. Recuerda por qué lo has agarrado.
Me alejo, jadeando contra su boca, mirándolo chupar mi sabor de su labio
inferior.
—Ven adentro, Mason, antes de que me caiga de rodillas aquí en este pasillo. Te
quiero en mi cama mientras te hago una mamada, pero no soy exigente. Aquí está muy
bien también.
Prosigo con más fuerza contra sus vaqueros y gruñe, sus dedos se clavan en mi
piel, con los brazos bloqueándose y temblando.
Me tiro a matar, plantando un beso a su mandíbula y susurrando—: Piensa lo
bien que se sentirá follar esta linda boquita.
—Jesucristo. —Empuja contra mi cintura y se inclina hacia atrás, sus ojos azules
ardiendo mientras me mira fijamente. Su otra mano, vuelve y coge mi muñeca—. Nena,
para.
—¿Por qué?
—Porque… —Se desvanece, cerrando los ojos con fuerza mientras quita
suavemente mi mano, forzándola contra mi lado. Exhala un suspiro rígido—. Porque
quiero que esto sea sobre ti. —Sus ojos parpadean, y ahí está de nuevo, esa lucha tan
obvia, que es como si estuviera vibrando a través de su piel o intermitente en letras de
neón por encima de su cabeza.
Por favor, Brooke. Me estás matando.
Miro hacia él, confundida. ¿Por qué peleas contra esto? No entiendo.
Su mano libre se desliza por mi brazo, deteniéndose justo por encima del codo, 121
donde el pulgar comienza a moverse suavemente sobre mi piel. —Lo que hice antes, no
fue sólo para que me devolvieras el favor. Nunca pensaría así, Brooke. Cuando te toco
de cualquier manera, es porque quiero tocarte. O jodidamente lo necesito. No estoy
tratando de obtener algo a cambio.
Me mojo los labios, sintiéndome un poco incómoda por incluso insinuar que
Mason estaba pescando su propia liberación al hacerme venir. Pero, honestamente, ¿qué
hombre es tan desinteresado para ni siquiera considerar sus propias necesidades?
Su mano cubre mi mejilla. —Deja de pensar tanto. Déjame disfrutarte.
—¿Tú puedes disfrutarme, pero yo no puedo disfrutarte? Eso no me parece justo.
—Brooke.
—Mason. —Trato de liberarme de su agarre, pero sus dedos se envuelven a mí
alrededor con más fuerza, manteniendo el brazo inmovilizado donde está. Abro la boca,
dispuesta a discutir, a preguntar amablemente por el uso de mi mano cuando un
pensamiento se asienta sobre mí.
Quizás Mason no quiere correr el riesgo de ser atrapado por otro inquilino, y es
por eso que me está frenando de manosearlo muy públicamente. Tal vez lo que hicimos
más temprano en la cabina de fotos fue toda la emoción que puede manejar por una
noche.
¿Él quiere privacidad para todo lo que le estoy ofreciendo? Estoy bien con eso.
No necesito una audiencia para saborear cada gruesa pulgada de este hombre.
Permito que mi brazo quede suelto, cediendo a su agarre. »Correcto. Bien, lo
entiendo. No tenemos que hacer esto aquí. Y solo estaba hablando medio en serio al
ofrecértelo de todas formas. Preferiría no conseguir quemaduras por la alfombra.
Me mira con curiosidad mientras levanto mi bolso entre nosotros.
»Vamos. Joey y Billy no nos molestarán. Probablemente ya están fundidos y
ambos duermen como los muertos.
Me voy a girar, pero Mason desliza su mano de nuevo a mi cintura y me mantiene
frente a él.
—Me voy a ir.
—¿Qué? —Me mira a los ojos, todo mi cuerpo tenso—. ¿Te irás?
¿Es en serio? ¿Por qué se iba a ir?
Un atisbo de sonrisa toca sus labios. Se inclina, rozando su boca contra la mía.
—Sí —murmura, besándome suavemente, apenas incluso sintiendo el tacto de piel
contra piel.
Es más como la promesa de un beso, o como la idea de uno, como cuando se
piensa en algo lo suficientemente duro o durante el tiempo suficiente, que casi empieza
a sentirse real, borrando los límites de la realidad y la fantasía.
122
Se queda tan cerca de mí, sin alejarse, mirándome a los ojos durante el más largo
y más intenso segundo de mi vida. Su aliento es caliente y pesado contra mi cara,
acelerado, pero no tengo ni idea del por qué, y mientras deslizo mi mano hacia el centro
de su pecho, me sobresalto ante la golpiza salvaje contra mi palma.
—Mason. —Mi voz suena a kilómetros de distancia, frenéticamente
persiguiéndolo.
Un gruñido retumba en su garganta. Entonces, como si algo se rompiera dentro
de él, agarra con sus dos manos mi cara y me obliga contra la pared, sujetándome
mientras sus labios asaltan rudamente mi boca en un beso que me tiene drogada y sin
aliento, rogándole con palabras incoherentes.
Es violento y vital, exactamente cómo debe sentirse un beso, con manos
codiciosas y corazones golpeando.
Se me cae el bolso y lo sostengo en mi contra, inclinando mi cabeza para
profundizar el beso, para darle más mientras le ruego a través de palabras susurradas,
pero en el segundo en que mis dedos se aprietan en su cabello, se aleja.
Sus manos se deslizan a mi cuello mientras mueve sus labios a mi mejilla y los
mantiene allí. —Maldita sea, Brooke. Es realmente difícil no besarte. —Jadea a través
de respiraciones irregulares, echándose hacia atrás para mirarme.
Le doy una mirada extraña mientras sus manos se deslizan alejándose, y una
mirada aún más extraña cuando se da la vuelta y me deja mareada contra la pared.
¿Qué demonios?
Con pasos rápidos, Mason lleva su culo sexy en la dirección de los ascensores,
una mano desaparece por su parte frontal, sin duda, para acomodarse la dura verga por
la que tan duramente trabajé.
—Em… ¿a dónde vas? —le pregunto, alejándome de la pared para tener una
mejor vista de él continuando su camino por el largo pasillo, para ver en completo shock
mientras pone más y más distancia entre nosotros.
¿Hablaba en serio acerca de irse? No… no, él está… no, eso es imposible. No puede
simplemente irse.
¡Hola! ¡Gigante Erección! ¡Regresa aquí! ¡Se supone que debo estar manoseándote!
Me sonríe sobre su hombro mientras pasa por los ascensores. —Buenas noches.
Mi boca cae abierta. Traigo mis manos a mis caderas mientras pienso en una
explicación razonable para su rápida salida, y viene a mí en el sonido de las llaves
tintineantes. —Sólo vas a ir a mover tu auto, ¿verdad? ¿Luego vuelves a subir? En serio
no te irás.
Empuja la puerta abierta que conduce a la escalera, sin hacer ningún intento de
decirme que me equivoco o preguntarme si voy a esperarlo aquí o dejar mi puerta
abierta. 123
En serio se va. Se está llevando su dura verga y en serio se irá.
Tomo algunos pasos tras él. »¿Esto es una broma? ¿Es esta una cosa estrictamente
australiana? Porque aquí, en Estados Unidos, no besamos así a alguien y luego llevamos
el culo en la dirección opuesta.
Escucho los sonidos débiles de una risa haciendo eco por el pasillo.
Antes de que se me ocurra hablar de nuevo, o gritar algo más para, posiblemente
cambiar su opinión y poner fin a esta locura, Mason sale al hueco de la escalera.
—Te veré más tarde, hermosa —dice en voz alta antes de que la puerta se cierre,
y yo sé, sólo lo sé que el hermoso hijo de puta sonríe mientras lo dice.
—¿Qué demonios? —pregunto para mí misma, Dios, si está escuchando. Tal vez
él pueda iluminar con algo de luz imperial esta situación.
Agarro mi bolso del suelo y busco mis llaves, forzándolas agresivamente en la
cerradura mientras murmuro cada maldición que sé en el desierto pasillo. Abro la puerta
de un empujón y lanzo mis cosas en la mesa detrás del sofá, quitándome mis tacones y
moviéndome como alma que lleva el diablo a través de la habitación.
Con un puño cerrado, golpeo contra la puerta de la habitación hasta que mi piel
se calienta.
»Necesito que se pongan algo y salgan aquí. No se van a creer qué… —Me
interrumpo, sacudiendo mi cabeza mientras intento entender qué acaba de pasar, pero
no tengo absolutamente ni idea de qué pensar. No puedo incluso empezar a encontrarle
sentido a esto.
¿Mason ha rechazado una mamada estilo Brooke? NADIE rechaza eso. ¿Está jodidamente
chiflado?
Con un muy agresivo gruñido, dejo caer mi mano y miro la puerta. »Dense prisa
y salgan aquí. Por favor. Los necesito a ambos.
Voces amortiguadas y el chirrido de un colchón suenan antes de que me sienta lo
bastante satisfecha para cruzar la habitación otra vez.
Entro en la cocina y abro el refrigerador, sacando una botella de vino y busco el
recipiente de helado que mantengo escondido bajo bolsas de verduras congeladas en el
congelador.
A Joey le gusta comerse sus sentimientos también. Si no escondo mis tentempiés,
van desapareciendo.
Lleno un vaso y agarro una cuchara justo cuando la puerta del dormitorio se abre.
Joey emerge primero, sus dedos chasqueando la cintura de sus bóxers. Luce
medio dormido, hundiendo la base de su mano en su ojo.
—¿Qué diablos es esto? Has interrumpido el tiempo de acurrucarse.
124
Meto una cucharada de helado napolitano en mi boca para frenarme de declarar
la respuesta obvia, que cada vez que Joey y Billy están a menos de treinta kilómetros del
otro, corro el riesgo de interrumpir el tiempo de acurrucarse.
Idiotas. Su relación perfecta es un poco difícil de aguantar en este momento.
Estoy segura que ninguno de ellos mantiene sus pollas para ellos mismos.
Billy sale de la habitación con su camiseta en su mano. Me mira cautelosamente
una vez que nota el vino y el recipiente que tengo en un agarre de muerte.
—Uh oh. ¿Qué ha pasado? —pregunta, poniéndose su camiseta por la cabeza y
deslizando sus brazos en ella—. ¿Mala cita?
Los miro a él y a Joey tomar un taburete y sentarse ante la isla de la cocina en
frente de mí. Alzándome sobre la encimera, coloco el recipiente en mi regazo y hundo
mi cuchara, eliminando el resto del chocolate.
—No. En realidad la cita fue bien —murmuro alrededor de la cuchara.
Joey deja caer su barbilla en su puño. —¿Sólo bien? —Parece dudoso.
Pongo mis ojos en blanco antes de bajarlos al recipiente. —Más que bien —
confieso, forzando mi cuchara en la vainilla—. Me llevó a este realmente agradable
restaurante donde tuvo que pedir en italiano, lo cual jodidamente hizo, así que
avancemos y añadamos unos pocos más puntos en “cuán sexy puede posiblemente ser
este tipo”.
—Maldición —comenta Billy apreciativamente—. Apuesto a que suena increíble
con su acento.
—Mm hmm. Novio está lleno de sorpresas —añade Joey.
Ni siquiera me molesto en levantar la mirada. —Sí. Toneladas. Así que, cenamos
y mencionó querer meter su cabeza entre mis piernas y saborearme en su garganta.
Levanto la mirada ante el sonido de la botella de vino deslizándose por la
encimera.
Billy la lleva a sus labios y la echa hacia atrás, sus ojos rodando mientras traga
un sorbo.
Es divertido lo remilgado que se vuelve alrededor de cualquier tipo de charla
sexual explícita, cuando su marido es básicamente un anuncio andante de eso.
Muevo mis ojos cuando Joey me hace un gesto rápido con una mano para que
continúe con mi historia. De repente parece totalmente despierto y ansioso por la
conversación.
»¿Quieres detalles?
—Sí —dice Joey al mismo tiempo que Billy—: No realmente.
Encontré el punto medio. —Hizo más que sólo saborearme, ¿está bien? Lo llevé
a esta cabina fotográfica que encontré hace un par de meses, y ese hombre trabajó en mí
como si su vida dependiera de ello. Su boca es jodidamente ridícula. 125
Un escalofrío recorre mi espina dorsal cuando ese dolor familiar se instala entre
mis caderas. Empujo la cuchara en mi boca, esperando ocultar la sonrisa que parece que
no puedo controlar.
»Fue, sin lugar a dudas, la mejor experiencia sexual de mi vida —admito contra
la plata fría—. Y eso incluye todas las veces que en realidad he tenido sexo.
Enderezándose en su taburete, Billy rasca su mandíbula, su otra mano todavía
agarra el cuello de la botella. —¿Cabina fotográfica? ¿Ustedes dos en realidad…? —Hace
una pausa, sus ojos encontrando mi rostro.
Joey golpea la encimera con euforia. Se ve prácticamente vertiginoso. —Tú,
pequeña zorra. ¿Hiciste fotos de eso?
Miro al otro lado de la habitación a mi bolso, recordando lo temerario y excitante
que se sitió ese momento con Mason, no sabiendo quién, si alguien, se hallaba al otro
lado de esa cortina y si estaban escuchando y esperando por esas fotos.
Si me verían, y cómo lo miraba a él. Con él.
Regreso mi mirada a los dos hombres mirándome atentamente.
—Le di a Mason su propio set de solitario. Eso pareció ir estupendamente bien.
Entonces, mientras estaba ahí abajo, yendo por ello, me dijo que metiera dinero. —Me
encogí de hombros—. Lo hice.
—¿Dónde está esa cabina fotográfica exactamente? —Joey agarra un pequeño
bloc de papel y una pluma que tenemos junto al teléfono, preparado para apuntar la
dirección.
—Joey —empieza Billy, esperando a que su marido lo mire. Sacude su barbilla—
. No.
Joey le dispara una mirada suplicante. —Oh, vamos. Sabes que te encantaría. —
Se inclina por un beso, cerniéndose a un suspiro de distancia de la boca de Billy—. Sólo
piensa en lo estrecho que probablemente sea allí. Lo apretado que sería. Umm. Apuesto
a que apenas hay espacio allí para moverte, pero te gusta eso, ¿correcto? Te gustan las
cosas apretadas, ¿verdad, cariño?
Mierda santa.
Empujo un gran bocado de fresa en mi boca mientras Billy gime, cerrando sus
ojos con fuerza y dejando caer su mano a su regazo.
—Mocoso —murmura, ajustándose mientras intenta parecer molesto, pero sólo
tiene éxito en verse inmensamente excitado y a punto de arrastrar a su marido de vuelta
al dormitorio.
Joey se aleja, sonriendo y golpeteando la pluma contra el papel. —¿Ves?
¿Conozco a mi hombre, o qué?
—Lo haces. Pero vamos a conseguir esa dirección más tarde. —Billy cubre la 126
mano de Joey con la suya, obligando a Joey a liberar la pluma. Luego vuelve su atención
analizadora a mí—. Brooke, ¿qué nos estamos perdiendo aquí? ¿Por qué te estás dando
un atracón y casi rompiendo puertas? ¿Qué más sucede?
Dejo caer mi cuchara en el recipiente y lo dejo en la encimera, intercambiándolo
por mi vaso de vino. Lo levanto en el aire, brindando. —Mason está reteniendo su polla.
—¿Eso es nuevo? —Billy alza una ceja—. Pensaba que había dejado claro cuando
ustedes dos se encontraron por primera vez que quería esperar para tener sexo.
Conseguir conocerte y todo.
—Lo hizo. Pero, aparentemente, no se estaba refiriendo sólo al sexo.
Joey agarra la botella de vino.
—¿A qué más se refería?
—Oh, ya sabes. —Mueve mi mano en el aire—. Todo. Tocarlo. Chuparlo.
Cualquier cosa que posiblemente podría hacer para que se corriera. La completa cosa es
imposible al parecer.
La botella se cierne en el aire a un centímetro de distancia de la boca de Joey. Él
se inclina hacia el lado para mirarme. —Perdona. ¿Qué?
Llevo mi vaso a mis labios, tragando una generosa cantidad de vino. —Me has
oído. Después de besarme hasta la locura ante la puerta, se fue, rechazando mi oferta de
entrar… intencionado juego de palabras, y se fue llevándose su gloriosa erección con él.
Me dijo que quiere que esto sea sobre mí. Que no hizo que me corriera sólo para que le
devolviera el favor.
—En realidad, eso es un poco dulce, Brooke. Inusual, pero dulce —comenta
Billy, riéndose en voz baja de Joey, que refleja mi reacción ante este descubrimiento y
va inmediatamente a por alcohol. Pasando una mano por su corto cabello rubio, Billy
se vuelve hacia mí con una suave sonrisa—. Nombra otro chico que haya hecho eso por
ti.
Dejo a mis ojos vagar por el apartamento, fingiendo pensar, pero no lo necesito.
La verdad es que no puedo nombrar ninguno. No puedo pensar en ningún
hombre que jamás haya hecho la mitad de cosas en las que Mason ha insistido u
ofrecido. Si pudiera, esto podría no parecer tan completamente desconcertante para mí.
¿Por qué está pasando por todo esto? Ha tomado cada lanzamiento sexual que
he emitido en la mesa, y todavía está obsesionado conmigo.
¿Por qué?
—Está bien. —Joey baja la botella y pasa el dorso de su mano a lo largo de su
boca—. Lo primero de todo, este vino es terrible. Nunca vamos a comprarlo otra vez.
Me rio en voz baja cuando levanto mi cabeza.
»Segundo, puedo ver que esto es un problema si no te corrieras, Brooke, pero lo 127
haces. Y aunque te niegues a admitirlo, creo que este tipo te gusta.
—Pero no lo entiendo.
Y por primera vez en mi vida, me siento completamente fuera de mi liga.
Joey cruza sus brazos contra su pecho, sentándose un poco más derecho,
mostrando una sonrisa orgullosa.
»¿Qué? —pregunto, confusa por su repentino humor.
—No discutas conmigo esta vez. Él te gusta.
—Me gustan un montón de hombres que hacen que me corra. No significa nada.
Joey pierde su sonrisa y me nivela con una mirada escéptica. Miro a Billy, sólo
para encontrar que refleja el comportamiento de su compañero.
Que se joda eso. He tenido suficiente charla de chicas por una noche.
Con una cabeza pesada y una mente exhausta, me bajo de la encimera,
terminando el resto de mi vino y dejando el vaso en el fregadero.
—Voy a tomar una ducha e ir a la cama. No puedo pensar más sobre esto esta
noche.
Hago un gesto débil con la mano en dirección a mis dos compañeros de cuarto
mientras camino lentamente a través del apartamento.
Billy empieza a decir algo, pero sacudo mi cabeza, interrumpiéndolo antes de
escapar a mi habitación.

***
La mañana viene demasiado pronto después de que cierro los ojos y por la noche
sin dormir que estoy sufriendo, llego tarde a trabajar por primera vez en tres años. Por
suerte, teniendo a alguien que no para de hablar como compañero de cuarto da buenos
resultados para mí y no consigo mucha bronca por parte de Dylan cuando entro en la
panadería.
Estoy segura de que ha sido adecuadamente puesta al corriente de la noche que
tuve.
—Lo siento. Lo siento. No ocurrirá de nuevo. Lo prometo —digo, resurgiendo
de la cocina después de dejar mi cartera. Me recojo mi rebelde cabello en una cola alta
y doy un paso detrás del mostrador—. No creo que me quieras haciendo cualquier
trabajo de glaseado hoy. Estoy funcionando con cinco minutos de sueño.
Dylan asiente mientras Joey termina con un cliente.
—Eso está bien. Encárgate del frente con Joey. Necesito estar fuera de mis
zapatos hoy, de todos modos, así que voy a quedarme en la parte de atrás. Puedo trabajar
desde un taburete. 128
—¿Te sientes bien? —La veo cerrar sus ojos a través de varias respiraciones lentas
y profundas.
Mi mirada se mueve al teléfono de la tienda colgando en la pared.
Incluso cuando nunca he tenido razón para llamar, fui obligada a memorizar el
número del trabajo de Reese cuando Dylan se quedó embarazada de Ryan. Me pregunto
lo rápido que podría llegar aquí si lo llamo en este momento.
Imagino que antes de tener la oportunidad de colgar.
La puerta suena cuando el cliente sale de la panadería y Joey viene para quedarse
junto a Dylan, apoyando su mano en su hombro.
—Estoy bien. No hay contracciones ni nada —asegura mirando hacia atrás hacia
él y luego empujando dos dedos en el interior de su cintura—. Sólo estoy ansiosa por
alguna razón. Creo que debería tomarlo con calma hoy.
—Entonces, lleva tu bonito y pequeño culo a la parte trasera, pastelito. No voy a
tratar con ese hombre tuyo si entras en labor de parto debido a estrés relacionado con el
trabajo. Estoy seguro de que me culpará de esa mierda de alguna manera. —La guía en
dirección a la cocina con un suave empujón, luego viene a pararse a mi lado, dejando
caer su cabeza junto a la mía.
»Mason te echó de menos en la tienda de café esta mañana —murmura—. Le
dije que te quedaste levantada hasta tarde totalmente borracha.
—¿De verdad lo hiciste? —Lo fulmino con la mirada cuando se aleja.
Eso es justo lo que necesito, a Mason pensando que me condujo al alcoholismo.
Es tan jodidamente dulce que probablemente pagará por mi rehabilitación.
Sonríe. —No. Le dije que tenías que hacer una entrega temprana esta mañana y
te has saltado el café. Parece que se lo creyó.
Miro a través de la ventana de la tienda. —Sé que acabo de llegar, pero…
—Pero necesitas ir a hablar con él.
Nuestros ojos se encuentran. Asiento a su certero comentario, frotando una mano
contra mi cara. —Sólo estoy tan jodidamente confusa, y necesito dormir, Joey. Mi piel
no lo hace bien sin eso. Voy a empezar a verme como si estuviera en mis treinta.
—Dios no lo quiera. —Joey da un paso atrás e inclina su cadera contra el
mostrador, exagerando su mirada cuanto más lo miro—. Ve antes de que Dylan vuelva
aquí y descubra que has desaparecido.
—De acuerdo.
Paso detrás de él y agarro una caja vacía, llenándola con cuatro pastelitos.
»Cállate —espeto cuando oigo la risa susurrante de Joey detrás de mí. 129
Es sólo porque necesito algo que sostener cuando estoy hablando con Mason, de
otra manera, lo alcanzaré, sujetaré su cara, probaré y moveré mis dedos a través de su
cabello y sentiré sus suaves rizos.
Nada de eso va a suceder.
Rápidamente salgo de la tienda y cruzo la calle. Mirando a través de la enorme
ventana del estudio, puedo ver una clase en sesión, pero eso no me detiene de
interrumpir con productos de panadería y actitud molesta.
—Necesitamos hablar —exclamo, deteniéndome justo al entrar por la puerta y
fulminando con la mirada a los veintitantos pares de ojos en mí. Me centro en un par en
particular, color cristal azul y suavizados con curiosidad.
Mason da un paso entre las esterillas para verme mejor, su camiseta descolorida
y sin mangas oscurecida con sudor. —¿Puedes concederme cinco minutos, Brooke?
Miro hacia él, hacia la multitud de mujeres y sus expresiones irritadas. Con un
lento suspiro, paso rápidamente la alargada mesa cubierta con folletos y suplementos
vitamínicos y me apoyo contra la pared. Sujeto la caja contra mi estómago, dejando a
mis ojos vagar por el estudio.
—Lo que sea.
La clase se reanuda. Mason hace varias posiciones y técnicas de respiración,
ofreciendo ayuda cuando alguna mujer lucha por mantener una pose.
Meto la mano en la caja y muerdo un pastelito de ganache de fresa, sonriendo
cuando una chica entrometida en frente de mí frunce el ceño en mi dirección.
Vete a la mierda, pienso. No tienes ni idea de qué me está haciendo pasar ese hombre.
Después de que el último asistente se va y trago mi último bocado, Mason cierra
la puerta detrás de él y me acecha. Se quita la camiseta con una mano y la pasa por su
cara.
—¿Quieres hablar?
Asimilo su perfectamente esculpido torso, desde sus esbeltas caderas a los
músculos gruesos de sus hombros, cada centímetro de él está húmedo con sudor.
—Sí. —Dejo la caja encima de la mesa y lamo el glaseado de mi labio—. ¿Cuál
diablos es tu problema?
Da un paso vacilante. —¿Mi problema?
—No hagas eso. —Lo apunto con un dedo, acercándome—. No actúes como si
no tuvieras ni idea de qué estoy hablando. ¿No tengo permitido tocarte? ¿No puedo…
hacerte nada? ¿Por qué no?
—Brooke. —Tira su camiseta encima de la mesa, extendiendo una mano hacia
mí. 130
Doy un paso atrás para evitar su toque. —Responde a mi pregunta primero. —
Respiro profundamente y mis siguientes palabras salen antes de que pueda detenerlas—
. ¿Soy yo?
Otras mujeres lo han tocado. Otras mujeres han hecho todo con él. ¿Por qué yo
no puedo?
Sus ojos se amplían y cierra el espacio entre nosotros. —No. Joder, no, no eres
tú. Jesús. ¿Cómo puedes pensar eso? —Desliza su mano en mi cadera, sus ojos siguiendo
su dedo mientras lo pasa por mi mandíbula—. Es abrumador cuánto me afectas. ¿No te
das cuenta? ¿Cómo te miro? Estoy jodidamente arruinado aquí, Brooke. Quiero
tomarme mi tiempo contigo, pero maldita sea si no quiero todo lo que me ofreciste
anoche.
—Entonces, tómalo. —Aprieto sus caderas, acercándonos.
Tómame. Deja de torturarte.
—No seré capaz de parar —confiesa, inclinándose para besar la esquina de mi
boca—. No soy un dios, Brooke. Sólo tengo mucho control, y tú arrodillada chupando
mi polla lo mandaría a la mierda.
—¿Entonces vas a masturbarte solo después de dejarme? Venga, Mason. Eso es
ridículo. Al menos podrías dejarme mirar.
Una pequeña risa se le escapa y me tiene alejándome fuera de su alcance.
»No es divertido —espeto, volviendo mi cuerpo cuando intenta agarrarme de
nuevo.
Necesito distancia, de todos modos. Está medio desnudo y esos pantalones cortos
flojos que lleva hacen un pobre trabajo ocultando cada perfecto centímetro de él.
Lentamente avanza hacia mí con sus manos alzadas entre nosotros, con esa
sonrisa arrogante curvando sus labios.
—¿No disfrutas lo que te doy, Brooke? Porque si recuerdo correctamente,
parecías jodidamente feliz frotando ese dulce coño contra mi cara anoche. Hay fotos que
lo prueban.
Calor surge entre mis caderas. Entrecierro mis ojos y silenciosamente maldigo mi
zona baja por reaccionar a ese recuerdo. —¿Sabes qué? Me voy a ir.
Sus ojos miran de golpe los míos. —¿Por qué?
—Porque tengo que trabajar y haces que mi cabeza duela.
Agarra mi cintura antes de que pueda dar un paso. Presiona mi espalda contra su
parte delantera, deja caer sus labios contra mi oreja, susurrando mi nombre antes de
preguntar—: ¿Todavía sigue en pie lo de este fin de semana?
Giro mi cabeza para mirarlo, mordiendo mi mejilla para evitar reaccionar a la
petulante sonrisa dirigida a mí. —No lo sé. ¿Voy a tener permitido tocarte? 131
—Por así decirlo. Estoy seguro de que tus manos estarán en mi cabello mientras
me suplicas que haga que te corras. Eso cuenta, ¿sí?
Con un gruñido, me aparto de sus brazos y hago un gesto a la caja en la mesa
mientras la paso a zancadas.
—Me he comido uno de tus pastelitos porque me has tenido levantada toda la
noche y no de la manera en la que quería estar.
—También me has mantenido despierto. Follar esa bonita y pequeña boca fue un
infierno de imagen. Me corrí sobre todas mis sábanas.
Mi boca se abre. Casi me caigo de cara… otra vez. Bastardo.
—¿Sí? Bueno, es una pena que no estuviera ahí para lamerlo por ti. Buena suerte
quitando esas manchas.
Atravieso la puerta con la más enorme sonrisa en mi cara.
Que te diviertas con esa imagen.

***

Clavo los ojos en la oscuridad de mi habitación, poniendo las sábanas a mí


alrededor cuando el aire acondicionado se enciende.
Son casi las once y no puedo dormir. Debería. Dios sabe que estoy exhausta, pero
parece que no puedo cerrar mis ojos todavía.
El apartamento está tranquilo. Joey y Billy no hay duda de que se han ido a la
cama ya. Estiro mis piernas contra las sábanas frescas antes de ponerme bocabajo e
intentar dormir en esa posición. En unos pocos segundos, me doy media vuelta y dejo
caer mi cabeza contra la almohada.
Un suave zumbido aparta mi atención de la ventana. Me levanto de la cama y
agarro mi teléfono de mi bolso.
Mason… ¿me está haciendo una video-llamada? ¿Cómo siquiera funciona esto?
Cosa rara, he tenido este teléfono durante dos años y nunca he usado esta aplicación
antes.
Acepto la llamada y sostengo el teléfono sobre mí mientras me pongo bocarriba
contra las sábanas. Miro brevemente a la imagen de mí en la esquina.
Bueno. No me veo demasiado mal. Dios sabe que me siento así.
El cuello de Mason aparece primero, bañado en la suave luz de una fuente
cercana. Inclina el teléfono y sonríe cuando ve mi cara mirándolo.
—Pequeña diabla. No te he despertado, ¿verdad?
132
Sonrío ante el apodo.
—No. En realidad tengo problemas para desconectar. Te culpo por eso.
—¿Sí? ¿Estoy en tu mente? —Ajusta la almohada bajo su cabeza mientras sus
ojos se desplazan muy ligeramente—. Te ves preciosa.
Miro a la pequeña imagen de mí otra vez. —Gracias.
—¿Sabes por qué te estoy llamando así?
—¿Porque eres un acosador que necesita una manera de ver mi dormitorio? Ya
sabes, ya que te niegas a entrar en él.
Se ríe, bajo y profundo en su garganta. Me siento sonreír y la niebla de
somnolencia se aleja.
—Brooke.
—Umm.
—Querías mirarme, ¿sí?
—Mirarte… —Hago una pausa, mi mano apretándose alrededor de la dura
carcasa de mi teléfono mientras el entendimiento sacude mi cuerpo en total lucidez—.
Sí —respondo en voz baja, pasando mi lengua por mi labio inferior e incorporándome
un poco en la cama.
En la pantalla, veo el deseo pasar por la cara de Mason. Su pesada respiración se
vierte a través del teléfono y a mí alrededor.
Mis dedos se enroscan contra la sábana.
»¿Lo estás haciendo? —pregunto, aunque ya sé la respuesta. Sólo quiero
escucharlo decirlo…
—Sí. —Mueve su barbilla, sus labios entreabiertos y sus ojos pesados. Aleja el
teléfono lo suficiente para que vea los músculos de la parte superior de su brazo rodando.
Mi respiración se atrapa en mi garganta. —Dios. —Exhalo temblorosamente.
Mirando a Mason sobre mí, como si realmente estuviera sobre mí, le hace cosas
salvajes a mi mente. Imagino nuestros cuerpos deslizándose juntos, el pesado arrastre
de su polla a lo largo de mi piel, atrapada entre nosotros, latiendo y húmeda con el calor
de mi boca.
—Mi polla, Brooke. —Jadea Mason, mirándome mientras rápidamente pateo
con mis pies y aparto las sábanas cubriendo mi cuerpo. De repente estoy ardiendo—.
¿Quieres verla?
Asiento, frotando una mano por mi cuello. Mi piel se siente zumbar. —Sí.
Sus ojos se oscurecen en esa acerada sombra de azul con la que me estoy
familiarizando.
—Abre tus piernas para mí. Tócate. Apuesto a que estás empapada, no es así, tú, 133
sucia jodida chica.
Otra vez, asiento, incluso antes de que mis manos se deslicen en mis bragas.
Excitación cubre mis dedos mientras presiono ligeramente mi clítoris.
»¿Cuán húmeda? Dime. Quiero saborearte.
Lamo mis labios. —Umm. ¿Así? —Chupo mi dedo, liberándolo con un pop—.
Demasiado malo que no estés aquí. Creo que mi sabor es mejor en tu lengua.
Mason gime a través de su mandíbula apretada, su respiración haciéndose más
ruidosa, explotando en el aire mientras su brazo se mueve furiosamente contra su
costado.
—Mierda, nena. Déjame ver. Muéstrame. Pon el teléfono entre tus piernas. Dios,
mi polla está tan jodidamente dura.
Con un jadeo, dejo caer el teléfono contra mi camiseta. —¡Mierda! Lo siento —
me disculpo a través de una nerviosa risita, haciendo un gesto con la mano hacia la
pantalla—. Tengo que desnudarme. Llevo las bragas. Espera. Me las voy a quitar.
¡Mierda santa! Esto es excitante y estresante y loco y LOCO. Pero joder, nada
me va a detener de darle todo lo que pida.
Quiero esto. Lo quiero a él. Nunca me he sentido de esta manera con nadie.
Me quito las bragas y recojo mi teléfono. Sosteniéndolo por encima de mí, veo la
boca de Mason retorcerse cuando aparezco en la pequeña pantalla.
»Oye. Está bien, voy a hacerlo ahora.
Asiente, su pecho jadeando.
—Bien. Hazme correr.
Buen jodido Dios.
Me apoyo con dos almohadas detrás de mi espalda. Doblando mis rodillas, dejo
que mis piernas caigan abiertas y sujeto el teléfono entre ellas.
—Joder. Mírate. Tan bueno, nena. —Su cara aparece más grande en mi
pantalla—. Mierda —susurra—. Más cerca. Abre tus piernas más. Quiero ver todo.
—De acuerdo —replico suavemente, mi voz susurrante y espesa mientras me
abro más amplio y deslizo el teléfono más cerca de mi cuerpo—. ¿Así? ¿Puedes ver?
Estoy tan mojada. Estoy goteando. No sé si he estado tan excitada antes.
Mason gruñe mi nombre:
—Brooke.
Me dice lo caliente que se siente su polla en su mano. Cuán sensible es. Cómo no
puede dejar de pensar en mi boca y mis tetas y cómo de apretada me sentiré a su
alrededor cuando finalmente me tome. Gruñe como un animal cuando deslizo un dedo
en mi coño, y luego me dice que me folle, pensando en su polla y rogando por ella. 134
—Por favor. —Jadeo, retorciéndome contra las sábanas, deslizándome más abajo
en la cama con mis piernas subiendo más alto y abriéndose más amplio.
—Mira —ordena a través de una voz tensa, y miro hacia debajo de mi cuerpo al
teléfono en mi mano y gimo ante la imagen en la pantalla.
Su polla.
Su larga y gruesa polla, goteando por su cabeza mientras la acaricia casi
brutalmente.
Llevo el teléfono más cerca de mi cara y deslizo mis dedos sobre mi clítoris,
mirando, jadeando, diciéndole que estoy cerca y que se corra y me muestre lo que le
hago.
Con un grito estrangulado, caemos, palabras y gemidos mezclándose en la noche.
Es caliente y sucio, y profundamente íntimo, y otra vez me encuentro sonriendo y tan
extrañamente feliz, y me pregunto si lo que estoy sintiendo tiene algo que ver con el
orgasmo desgarrándome.
Mis piernas caen pesadas contra la cama y levanto el teléfono de mi pecho. Una
perezosa sonrisa llena la pantalla.
—¿Bien? —pregunto, apartando mi cabello de mi cuello y cayendo de espaldas
en la almohada. Me rio ante la peculiar mirada que Mason me da—. ¿No tienes nada
que preguntarme, ahora que estoy satisfecha por el orgasmo y dispuesta a aceptar incluso
la más ridícula solicitud?
Sonríe, reaccionando.
—Correcto. Este fin de semana… ¿puedo tenerte?
Le lanzo un beso y termino la llamada. Mi teléfono hace un zumbido casi
inmediatamente con un mensaje.
Mason: Tomaré eso como un sí.

135
10
Traducido por Sam89 & Ana09
Corregido por Valentina D.

Mason
E
l estridente ruido de un teléfono sonando me despierta de golpe, 136
sacándome de un infierno de sueño.
Brooke en sus rodillas, sus habilidosas manos acunando mis bolas
mientras chupa mi polla.
Gimo en la almohada.
Dios, amo soñar con Brooke. ¿Quién coño me llama tan temprano?
Levantando mi cabeza, echo un vistazo alrededor de la oscura habitación.
La más tenue cantidad de luz del sol llega a lo largo del suelo por la ventana
abriéndose camino por el pequeño hueco de la cortina. Busco mi teléfono entre las
sábanas en las que estoy enredado, encuentro la amenazante cosa a mitad de camino
bajando la cama cerca de mi pantorrilla izquierda.
Anoche… mierda, ni siquiera recuerdo colgar después de la espectacular
conversación. La mejor masturbación de mi vida. Nunca miraré esa función en mi
teléfono de la misma manera otra vez.
Hacer una video llamada con mi madre está fuera de cuestión ahora. Tal vez
pueda convencerla de contactar por Skype.
Acepto la llamada y coloco la cosa en mi oreja, permitiendo que mis ojos se
cierren de nuevo.
—Oye —murmuro, imaginando la cara de Brooke contra el fondo de su
almohada lavanda. Su cabello despeinado por el sueño—. Buenos días, dulzura.
Una susurrante risa atraviesa el teléfono.
—Oh, Dios mío. Te encuentras en la cama todavía, ¿verdad?
—Me arruinaste anoche. Dormí como un muerto. —Echo un vistazo con un ojo
abierto y localizo el reloj en la pared—. Mi alarma no suena hasta dentro de treinta
minutos.
—¿De verdad? Mm, eso es divertido.
El claxon de un auto suena por el teléfono, seguido por el distante ruido de una
calle ocupada. Charla ligera, tacones golpeando el suelo. Pájaros.
¿Está Brooke fuera tan temprano en el día?
—¿Lo es? —Ruedo hacia mi lado y deslizo mi brazo bajo la almohada para
levantar mi cabeza—. ¿Mi alarma puesta para las siete cincuenta es divertida para ti?
—Sí. —Se ríe entre dientes—. Considerando lo firme que fuiste para que aceptara
otro desayuno contigo. Te doy los martes y me dejas plantada. ¿Qué coño, amigo?
Mi mano se aprieta alrededor del teléfono. La sombra de fondo envolviéndome
mientras escucho la cálida voz mañanera de Brooke se rompe rápidamente, acompañada
con cualquier onza de letargo que me mantiene pegado a la cama. 137
Es martes. Se supone que me reúno con Brooke los martes para desayunar.
—Puto infierno. —Salgo de la cama y me muevo rápidamente por la habitación
para agarrar algo de ropa—. Brooke, joder, lo siento. Me sentía tan malditamente
agotado la noche anterior después de que habláramos, olvidé cambiar mi alarma. Estoy
levantado ahora. Sólo espérame, ¿de acuerdo? ¿Has ordenado?
Entro en un par de bóxers y algunos pantalones cortos deportivos, empuñando
una camiseta mientras mis ojos escanean el suelo por mis zapatos.
—No, cedí nuestra mesa.
—¿Qué?
Se ríe otra vez, y por segunda vez durante esta conversación, tomo nota del
mundo silenciosamente zumbando alrededor de ella a través de la línea. Me llama
después de esperar por Dios sabe cuánto tiempo dentro de la cafetería. Son las siete y
veinte ahora. Si no llegó temprano, esos son veinte jodidos minutos de ella sentada sola,
preguntándose dónde coño estoy después de prácticamente rogarle por esto.
Brillante, amigo. Eres un puto gilipollas.
—Mason, relájate. Jesús. No es gran cosa. Sólo te estoy dando un mal momento
porque es divertido y puedo. Vuelve a dormir.
Me pongo mis zapatillas y mi camiseta.
—Que se joda eso. Estoy en camino ahora. Te encontraré allí.
—No puedo.
—¿Por qué demonios no?
—Vaya. —Suelta una risita—. Escúchate. Estás realmente molesto sobre esto.
—Me diste un día, Brooke. Quiero ese día.
Me paso la mano por el cabello mientras entro en el baño. La luz se enciende,
parpadeando contra las paredes blancas. Pongo el teléfono en altavoz y rápidamente me
lavo los dientes, fulminando con la mirada a mi bien descansado reflejo.
Carraspea. —Te di un desayuno, no un día. Y no importa. Dylan me llamó
mientras te esperaba y me preguntó si podía ir temprano a ayudarla con algo. Así que,
¿ves? No es la gran cosa. Hubiera acabado interrumpiendo nuestro tiempo en breve, de
todos modos.
Escupo en el lavabo, pasando el dorso de mi mano por mi boca.
Ella suena bien, burlándose de mí y quitándole importancia a esta cagada como
si nada. Pero conozco a esta mujer. Sé que le gusta esconderse tras una fuerte voz. Sé
que obtienes más honestidad por parte de Brooke reduciendo la velocidad y observándola,
lo cual es el por qué dudo al creer su consuelo en este momento.
—¿Dónde estás? 138
Una silenciosa campanilla suena a través del teléfono.
—La panadería.
—Bien.
Me muevo a través de la habitación y llego a las escaleras, caminando a través
del estudio vacío. Después de desbloquear la puerta, troto al otro lado de la calle entre
el tráfico. Brooke dice algo, un saludo dirigido a Dylan, asumo. Suena apagado como si
moviera su boca lejos del teléfono.
—Oye, Mason. Necesito colgar.
—De acuerdo —replico, terminando la llamada y entrando en la panadería.
—Todavía no hemos abierto —grita una voz, no la de Brooke, desde la parte de
atrás.
Voy al otro lado de la habitación y me detengo en la entrada de la cocina,
apoyando mi hombro contra el marco.
Dylan me nota primero, una tímida sonrisa curvando su boca. —Oh, oye. Eres
tú.
Brooke levanta la cabeza del enorme bol de mezcla que ha estado mirando
fijamente.
Se ve hermosa. Lleva su cabello suelto, una pequeña trenza recoge algo de él
hacia atrás y fuera de sus redondos ojos avellana.
Con sus labios rojos entreabiertos, mira al teléfono apoyado en la superficie
enorme de madera, luego pega su mirada en mí otra vez.
—¿Qué haces, acosador? —pregunta, su voz elevándose suavemente. Niega
lentamente con una tensa sonrisa de labios cerrados.
—He venido a disculparme y a ver si es posible que te lleve a almorzar hoy, en
lugar de desayunar. —Me enderezo en la entrada y tomo un paso más cerca,
deteniéndome antes de dar otro—. ¿Está bien que esté aquí? —le pregunto a Dylan.
Nunca he puesto un pie dentro de una cocina profesional antes. No tengo ni idea
de qué reglas son comunes aquí.
Dylan asiente, sus ojos moviéndose con curiosidad entre Brooke y yo. Sonríe. —
Está bien.
Brooke se enfoca en los recipientes de suministros de horneado frente a ella
mientras me acerco más. —Sólo tengo treinta minutos para almorzar. No es bastante
tiempo para salir a ningún lugar. Lo siento.
—Puedes tener una hora hoy.
Le sonrío a Dylan. —Brillante.
Brooke levanta la cabeza de golpe. Parece estupefacta, tal vez un poco molesta.
Una de sus manos se cierra en un puño contra la madera mientras la otra se mueve a su 139
cadera. —¿Estás tomándome el pelo en este momento? Cuántas veces te he pedido tener
un almuerzo más largo y ni una vez has estado entusiasmada con la idea. Justo la
semana pasada quise quince minutos extra y te negaste.
—¿Y? —Dylan vierte algo de harina en un bol y frota sus manos. Mira a Brooke
uniformemente—. Esta es mi panadería, tiene mi jodido nombre, y no tengo que
explicarte por qué te lo estoy permitiendo hoy.
—Oh, sé exactamente por qué lo permites. —Brooke apunta con un dedo a mi
cara—. Esa boca justo ahí. Hace a la gente estúpida.
Ahogo mi risa mientras me cruzo de brazos, mirando entre ambas.
Dylan se quita el delantal y lo deja sobre el taburete. —Les daré un minuto. —
Me da una sonrisa antes de ir al otro lado de la habitación y subir las escaleras.
Una puerta se cierra.
Caminando detrás de Brooke, bajo mi cabeza y beso su hombro. Sus manos se
relajan contra la madera, mientras las mías serpentean alrededor de su esbelta cintura y
la atraigo contra mi pecho.
—¿Crees que ella notará si me agacho bajo esta mesa y me quedo entre tus piernas
el resto del día? —pregunto, pasando mi nariz a lo largo de su piel.
—Probablemente. Dylan no se pierde mucho.
Sonrío. —Lástima. Sé que me sentiría mucho mejor sobre arruinar esta mañana
si pasara las siguientes ocho horas haciéndote correr.
—Mason. —Brooke se da la vuelta e inclina la cabeza para mirarme.
—Lo siento —le digo antes de que ella pueda decir nada más, mis manos
suevamente aprietan sus caderas mientras lucho contra la urgencia de moverme más
cerca y besarla.
Me mira fijamente, silenciosamente absorbiendo mi disculpa. Sus hombros caen
con un suspiro, sus ojos bajando a un lugar en mi camiseta, y eso, mierda, eso es la razón
por la que estoy aquí y no confiando en su despreocupado rechazo.
No está bien. Se siente decepcionada, o herida, o algo. Definitivamente no bien.
»Ahora sería el momento perfecto para llamarme gilipollas, Brooke. O capullo.
Sé lo mucho que te gusta deslizar esas palabras en nuestras conversaciones. Siéntete libre
de dejarme tenerlas.
Sus ojos revolotean hacia los míos. Los entrecierra, cerrando sus dedos en un
puño, luego golpea suavemente contra mi pecho. —¿Qué coño, amigo? —susurra,
repitiendo sus palabras de más temprano, luchando contra una sonrisa mientras se pone
de puntillas para estar más cerca—. ¿Lo olvidaste? ¿Cómo pudiste olvidarlo?
140
—Fue la llamada de teléfono caliente como el infierno de anoche. Creo que perdí
algunas neuronas con esa emisión.
—Aw, ¿eres tonto y lindo ahora? —Se ríe, levantando una mano a mi mejilla—.
Está bien, chico dulce. Todavía jugaré contigo. ¿Te gustan las cosas brillantes? Aquí.
Déjame tomar mis llaves.
Agarro su cintura cuando intenta alejarse rápidamente.
Mierda, me encanta cuando se pone así de juguetona. Completamente
inconsciente de lo abierta que está para mí. Es hermoso, su expuesto corazón. Me gusta
imaginar que es puro también.
Se ríe contra mi cuello, sus manos deslizándose bajo mi camiseta.
—Entonces —susurra, sus labios presionándose contra mi piel.
—Entonces.
—Anoche fue divertido.
Beso su cabello. —Um. Tal vez llevaré dos tiendas con nosotros este fin de
semana y podemos recrearlo en la naturaleza. Creo que tus gemidos van a sonar
encantadores en campo abierto.
Se echa hacia atrás para mirarme. —¿Dos tiendas? Deliras si crees que voy a
separarme de ti en algún punto durante esta absurda acampada. Te dije que no quería
hacer esto. ¿Ahora intentas sugerir que dormiremos por separado? Que le jodan a eso.
¿Has visto la película Deliverance? Sé que no se encontraban en Chicago, pero hay locos
en todas partes. Estás atrapado conmigo. Una tienda. Un saco de dormir. Prepárate para
que sea muy pegajosa, colega. Voy a estar sobre ti como un vagabundo sobre un
pastelito.
Mi boca se extiende en una sonrisa. Agarro su cara, inclinándome por un beso.
—Me gusta cómo suena eso.
—Por supuesto que lo hace. —Sus manos rodean mi cintura. Muerde mi labio—
. El acosador se convierte en acosado.
—Exactamente —digo tranquilamente, abriendo mis ojos para ver los suyos
abriéndose lentamente.
Mira mi boca como si quisiera otra probada, pero no lo pide, o va a por ello. Creo
que la dejaré así.
Esperando. Deseando.
»¿A qué hora quieres almorzar? —pregunto, dejando a mis manos caer y
moviéndome al lado de ella.
Doy un golpecito con mi dedo al enorme bol de mezcla. El polvo blando vibra
contra el acero.
141
Me da un codazo y desliza el bol en frente de ella, junto con varias cucharas de
medir de diferentes tamaños.
—¿Una? Es cuando normalmente lo tomo.
—Genial. Tengo un descanso entre clases entonces. —Pongo mi mano en su
espalda y beso su mejilla—. ¿Conoces ese parque con la fuente de agua a diez minutos
de aquí? Encuéntrame allí. Me ocuparé de la comida. —Me dirijo a la salida, mirando
hacia atrás cuando llego a la entrada de la puerta.
Sonrío.
Parece que Brooke quiere hacer preguntas, tal vez protestar por el sitio y ofrecer
un lugar privado donde la ropa no sea necesaria.
Conozco a mi chica.
En su lugar, levanta su mano y me hace un gesto de despedida. —De acuerdo,
pero mejor aparece esta vez. No épicas sesiones de masturbación por video llamada entre
ahora y el almuerzo. Necesito que estés centrado. Tal vez deberías agarrar un plátano o
algo. He oído que es alimento para el cerebro.
Una risa retumba en mi pecho.
—Estaré allí —le digo, le prometo, mientras salgo de espaldas de la habitación.
Jodidamente estaré allí.

***

Llego antes que Brooke al parque y reclamo un banco vacío cerca de la enorme
fuente.
Tres brotes de agua salen desde el centro, cayendo cerca del plano borde de piedra
y oscureciendo las rocas. Unos pocos niños dejan caer monedas en el agua y se ponen
de puntillas para verlas hundirse al fondo. Paseadores de perros y madres con sus
cochecitos se filtran unos entre otros a lo largo del camino pavimentado.
Es un bonito día, el fresco aire de primavera huele a flores y hierba cortada. El
sol pasa entre las nubes.
Mi tono de llamada suena en mi bolsillo.
Estoy esperando que sea Brooke, diciéndome que viene para acá, o tal vez que
soy todavía un gran capullo por hacerla levantarse temprano y que se está vengando.
Agarrando mi teléfono, miro la pantalla.
No es Brooke. La mujer llamándome podría amenazar con castración si hubiera
usado esa artimaña con ella.
Llevo el teléfono a mi oreja.
142
—Oye. ¿Cómo estás?
Tessa gruñe. —¡Por fin! Alguien que responde al maldito teléfono hoy. Dulce
Cristo, voy a volverme completamente loca escuchando estas transcripciones y necesito
una razón para no oírlas. —Un sonoro crujido viene a través de la línea—. Diviérteme.
¿Qué hay de nuevo? ¿Qué pasó con esa chica quien definitivamente no tiene bolas tan
grandes como las mías?
Me río entre dientes, mis ojos buscando a Brooke. —Ya sabes, debería estar
ofendido de que me estés llamando sólo para dejar de trabajar. Eres una terrible amiga.
—Oye, que te jodan. Yo debería estar ofendida de que dejaste el puto mejor estado
en este hermoso país para ser todo adulto y abrir tu propio negocio, pero no, porque eso
sería una mierda por mi parte. Incluso aunque todavía no entiendo por qué no podías
abrir tu propio estudio aquí. Las chicas de Bama aman el yoga.
Compartimos una ligera risa. Sé de una chica de Bama en particular a la que no
le importa el yoga ni un poco.
»De todos modos, ¿cómo va todo? —pregunta.
—Bien. Sí, realmente bien. Es un poco sorprendente, en realidad. Puede que
tenga que considerar añadir otra clase durante el día si el interés mantiene esta suerte.
—Mason, eres un gran profesor y te ves como un modelo masculino. Estoy
segura de que tu interés mantendrá bastante la suerte.
—Veremos. —Sonrío, frotando mi boca—. Así que, sí, esta mujer que mencioné,
Brooke. —Ante la mera pronunciación de su nombre, algo se agarra en el centro de mi
pecho, calentando mi sangre. Mi boca se tuerce—. Nos hemos estado viendo y es genial.
Le tengo mucho cariño.
—¿Sí? —Tessa da otro mordisco a lo que sea que esté comiendo—. ¿Son ustedes
serios?
—¿Serios? —repito, considerando la palabra.
Mi respuesta es simple.
En mi mente, lo somos. Nunca he sido nada menos con Brooke, y no disfruto la
idea de no serlo. Empieza a convertirse rápidamente en una hermosa constante en mi
vida.
Me despierto pensando en ella.
Paso el día contando los minutos hasta que puedo ir a su tienda por una rápida
visita.
Me desmayo y le doy la bienvenida a algunos de los sueños más sucios que he
tenido, todos presentando su dulce rostro y su cuerpo de pecado.
Pero si le hago esta pregunta, ¿cómo respondería Brooke? Sé cómo comenzaron 143
estas cosas, sus planes casuales para mí, pero ¿cómo nos ve ahora?
Froto mi cuello. —Soy serio sobre ella. Es sumamente fantástica, y la única mujer
de la que me importa estar alrededor.
—¿Y cómo se siente ella?
—Encantadora.
Hay una breve pausa. —Jesús —Tessa se ríe—. Eso no es lo que quise decir.
Aunque estoy impresionada de que fuiste sucio antes que yo. No mucha gente me gana
de primera mano. Bravo.
Levanto la mirada y diviso a Brooke caminando hacia mí por el camino. Su mano
se levanta con un pequeño saludo lindo, y sonrío. —Ella me aviva. Voy a reunirme con
ella ahora, así que siento decirte que tendrás que volver a trabajar. Voy a mantenerte
informada sobre mis avances. Diles a todos que les mando saludos, ¿sí?
—Idiota —murmura, a continuación, se ríe en voz baja—. Sí, voy a decirles. Y
quiero saber cuándo decidas que Chicago apesta y necesites un poco de ayuda en busca
de apartamentos de nuevo por aquí. Voy a estar sobre eso.
Me paro del banquillo. —Adiós, Tessa.
—Hasta luego.
Desconecto la llamada, meto mi teléfono en mi bolsillo y sigo viendo a Brooke
moverse hacia mí.
Su blusa color crema, de manga corta se sumerge bajo en la parte delantera,
cortesía de varios botones desabrochados. Vaqueros oscuros se ajustan a sus curvas. Y
en sus pies, un par de zapatillas grises.
Esos tacones de color rosa que le gusta llevar son atractivos como la mierda, pero
podría gustarme más en zapatos planos. Cuando la jalo hacia mí y encajo nuestros
cuerpos juntos, es de al altura perfecta para que pueda descansar mi barbilla en la parte
superior de su cabeza.
—Oye. Lo lograste. —Pone su mano en mi pecho, ofreciéndome su mejilla. Sabe
que es a donde me estoy dirigiendo.
Jodidamente amo que lo sepa.
»Casi te llamo para recordarte —añade, sonriendo.
—Te dije que estaría aquí. —Me agacho por un beso y luego le hago un gesto
para que tome asiento. Deslizando la bolsa de emparedado en mi regazo, sostengo la
caja para llevar para que ella la tome.
Estudia la etiqueta en la parte superior de la caja, luego, lentamente, lo toma de
mis manos.
—Fuiste a Rosie´s —afirma a través de una suave risa—. ¿Sabes que sólo he
estado allí para el desayuno? No tengo ni idea de cómo luce su menú de almuerzo.
144
No importaría, pienso, sonriendo a mí mismo.
Saco mi emparedado de mi bolsa, manteniendo mi mirada en mi regazo. —Un
montón de emparedados y sopas. Unas cuantas ensaladas. Cosas de almuerzo típico. —
Retiro la envoltura para revelar la pieza superior del pan de centeno.
Un suave suspiro se aviva en mi oído, seguido de cartón plegándose. —Oh, Dios
mío, Mason. Esto es imposible. ¿Cómo conseguiste que hicieran esto? ¡Dejan de servir
el desayuno a las diez y media!
Le doy un vistazo, viendo mientras levanta la caja a su cara e inhala.
Hace un sonido suave, gimiendo en el fondo de su garganta mientras sus ojos se
cierran. El viento se levanta, soplando su cabello de su hombro.
Fijo la mirada en su cuello, su hoyuelo, la arruga adorable en su nariz mientras
prácticamente sumerge la cara en esa caja.
Se da la vuelta y golpea nuestras rodillas juntas. »Mason.
—¿Qué? —pregunto casualmente, tomando un bocado de mi emparedado y,
finalmente, mirándola a los ojos—. Oh, ¿te gusta ese tipo de tostadas francesas? Es un
poco extraño, ¿no? ¿Con el cereal? No sabía si te gustaría. —Saco un juego de cubiertos
de plástico envuelto de mi bolsillo y lo sostengo.
Nuestros dedos se deslizan juntos mientras ella los toma. Siento una sacudida de
energía pulsar bajo mi piel.
Los ojos de Brooke se ensanchan, bajando a mi boca.
Con un rápido movimiento, se inclina hacia delante y se cierne a una pulgada de
mi cara, sus pulmones esforzándose por respirar. El movimiento es tan brusco y
claramente tan sorprendente para ella, dada su expresión titubeante, es como si ella
estuviera siendo empujada hacia mí y sostenida ahí.
—Brooke —murmuro, mirando por toda su cara. Llevo mi brazo detrás de ella y
lo descanso en el banco, juntándonos.
Parpadea hacia mí. —¿Umm?
—¿Quieres besarme?
No responde, pero sus ojos, esos putos ojos hermosos caen a mi boca y
permanecen allí, vacilando abiertos un poco más cuando me mojo los labios.
Una pesadez se reúne en mis miembros, mientras espero, y espero, y mierda,
espero a que haga un movimiento. Una decisión.
Esta es una primera vez.
Cada beso, cada muestra de afecto que hemos compartido ha sido promovida y
realizada por mí. Claro, ella ha sido una participante activa, menos un par de veces que
he tratado de sostener su mano, pero nunca vino a mí. Nunca ha forzado el sellar
nuestras bocas y conmocionar al infierno fuera de mí.
145
Avanzo poco a poco más cerca, sólo el cambio más pequeño, lo suficiente como
para sentir su aliento en mi cara. Es cálido y huele a fruta, algo de baya.
—Vamos —susurro.
Suena como que estoy rogando. Siento como que lo hago.
Su lengua rosada sale disparada y se desliza a través de sus labios.
Puedo ver el martilleo salvaje de su pulso debajo de la oreja. Prácticamente puedo
oír sus pensamientos y la discusión que libra con ella sobre esta afirmación monumental.
Vamos, Brooke.
Sigo recordándome a mí mismo respirar y no moverme y solo jodidamente
esperar un segundo más. Luego otro. El tiempo se convierte en un arma de doble filo.
Cuanto más tiempo considera esto, más demoledor o satisfactorio será el resultado final.
Recordaré este momento y creeré que fue tortura y perjudicial al final. No estaba
preparada. Podría nunca estarlo. O bien, sólo voy a recordar la sensación de sus labios
y el sabor de su aliento cálido y voy a pensar, “hubiera esperado horas por eso”.
Una mano toca mi muslo. Mi sangre se convierte en lava, quemando y
moviéndose lentamente.
Luego, con una respiración jadeante se inclina y presiona el beso más suave a mi
boca.
MIERDA.
He compartido un montón de besos con Brooke. Calientes, hambrientos donde
se siente como que la he capturado después de una persecución de largo aliento. Los que
parecen imprescindibles y esenciales para mi supervivencia. Pero este beso, aunque sea
fugaz y laboriosamente débil, se siente superior a cualquier otro que me ha dado o que
alguna vez vaya a darme.
Y en ese momento, mi vida se vuelve profundamente simple, consistiendo en una
sola persona.
Brooke.
Con una risa tranquila, se aparta y abre sus cubiertos. Levanta una ceja cuando
nuestros ojos se bloquean. —Estás loco. ¿Le prometiste a Rosie voltear su mundo? ¿Es
por eso que hizo esto para ti?
Me toma un minuto procesar su pregunta. Todavía estoy aturdido por el
fantasma de un beso que me golpeó en el culo.
Paso una mano rápida por mi cabello, recomponiendo mi ingenio. —No. Nunca
vi a Rosie, aunque estoy seguro de que es preciosa y una descarada en el saco.
Brooke se ríe, tomando y metiendo un poco de cabello detrás de la oreja.
—Le pregunté a una camarera si podían hacer una excepción y ayudar a un pobre
tipo. Hubo un poco de suave ruego. Pude haber mencionado lo mucho que la cagué esta
mañana y que estaría declarando mi adoración para esta mujer en particular a través de 146
las comidas semanales que me da, que espero que pronto pueda convertirlas en diarias.
—Tomo un bocado de mi emparedado encogiéndome de hombros cuando vuelve la
cabeza—. Si piensas en ello, ya estoy arrastrándome a los almuerzos. Lo siguiente será
cenas de rutina. Minutos en el medio. Voy a reclamar un día de ti muy pronto.
—¿Estás hablando de una vez a la semana? ¿Cómo que todos los martes es el día
de Brooke y Mason?
Sonrío. —Sí.
—Oh, está bien. En este mundo de fantasía, ¿alguno de nosotros tenemos trabajo?
Porque necesito trabajar. —Lame un poco de azúcar en polvo de su labio—. ¿Cómo se
supone que voy a darte un día si estoy trabajando?
—Fines de semana, obviamente. O voy a renunciar a tu tiempo entre comidas y
tenerte después del trabajo. —Bajo mi voz, inclinándome más cerca mientras pongo mi
emparedado en la envoltura de papel—. Sin embargo, advertencia justa. Puede que no
esté tan dispuesto a renunciar a ti después de que el sol se ponga. Me he imaginado cuan
perfecta serás despertando y si tengo la oportunidad de hospedar esa idea, la estoy
tomando.
Me mira fijamente por un momento, su boca levantándose lentamente en una
sonrisa maliciosa. —¿Y qué es exactamente lo que has imaginado? ¿Nada
particularmente apretado y mojado?
Mi pene se mueve bajo mis pantalones cortos.
Bajo los ojos al encaje blanco que asoma de su blusa. —Mm. Y suave. Me
despierto con mi cara hundida entre tus tetas espectaculares y partimos de allí.
Baja la caja a su regazo y se desplaza más cerca, presionando su pecho contra mi
lado. —Dime —murmura.
Levanto la mirada a la de ella.
¿Quiere entrar en detalles acerca de lo que he imaginado más veces de las que
puedo contar? ¿Ahora? ¿Aquí?
Con los ojos pesados, asiente con la cabeza lentamente, como si hubiera oído mis
pensamientos internos. Su mano se mueve de nuevo a mi muslo.
Trago, mi corazón latiendo en mi pecho, mi pene alargándose rápido mientras
pensamientos pornográficos corren por todas partes en mi mente. Giro mi cuerpo más y
sostengo la bolsa de emparedado estratégicamente en mi regazo, ocultando mi erección
no deseada.
Este es un parque lleno de gente. Hay niños corriendo por todos lados. No puedo
ordenar a mi miembro no reaccionar a esta mujer, pero al menos puedo mantenerlo
oculto.
—Chica sucia —le susurro al oído—. ¿Quieres saber lo que pienso?
—Sí —responde sin aliento. Su mano me aprieta la pierna 147
—Lamo y chupo tus tetas hasta que estén lo suficientemente húmedas para que
me deslice entre ellas. ¿Me dejarías follarlas, Brooke? Quiero hacerlo. Dios, cómo he
pensado en ello. Tu pequeña boca caliente abierta para mí, lamiendo mi cabeza. Tus
ojos magníficos dando vueltas, mientras que echo mi semen en tus pezones.
—Oh, Dios. —Jadea.
—Sueño con tus tetas, Brooke. Y tu culo.
Parpadea rápidamente. —¿Mi culo?
—Joder sí, tu culo. ¿Estás bromeando? Quiero venirme en eso también.
Su mano se mueve más cerca de mi pene. —¿Qué más? Sólo… sigue adelante.
No voy a tocarte. Sólo quiero volverte un poquito loco.
Me quejo cuando sus dedos rozan mi longitud. —Brooke…
—Oops. Lo siento —dice a través de una risa, haciendo su mano hacia atrás—.
Se me olvidó cuánto espacio ocupas allí abajo. Eso fue un accidente. —Su mano se
aprieta en mi pierna—. Sigue. ¿Qué ocurre antes de que te vengas en mi culo?
Me agacho para besar su boca. No puedo jodidamente evitarlo. Azúcar cubre mi
lengua, y de nuevo, me acuerdo de la forma en que su piel sabía la otra noche.
Mi mano se establece en su cuello e inclina la cabeza. —Te tengo boca abajo en
mi cama. Me pides que te azote, y te hago rogar por ello. Muerdo y lamo tu piel. Monto
tus piernas a horcajadas y sostengo tu culo para poder deslizar mi polla entre tus nalgas.
Y luego… —Hago una pausa, besando a lo largo de su mandíbula, sonriendo contra su
mejilla cuando deja escapar un suspiro tembloroso.
—¿Y entonces? —pregunta.
—¡He encontrado una moneda! —grita una voz pequeña, demasiado
malditamente cerca del infierno que sucede en este banco.
Con una maldición ahogada, muevo frenéticamente la bolsa de emparedado más
arriba en mi regazo.
Brooke da un tirón a su mano y cae frente a mi lado, riendo sin complejos con
una mano en el pecho.
—¿Teniendo un buen momento? —le pregunto antes de abordar este pequeño
estado de ánimo asesino.
Me tiro hacia atrás y miro entre la cara redonda frente a mí y la moneda que está
siendo sostenida para que la vea.
—¡Mira! —El joven chico gira la moneda en el aire—. Siempre hay solo monedas
de un centavo aquí. A veces, monedas de cinco centavos. ¡He encontrado una moneda
de veinticinco real!
—Brillante. ¿Por qué no corres lejos ahora? 148
—Aw, vamos a ver. —Brooke sostiene su mano y toma la moneda. La estudia
por un momento, me sonríe tímidamente cuando nuestros ojos se encuentran, a
continuación, la coloca de nuevo en la mano del niño—. Es tan genial. ¿Cuál es tu
nombre?
Me quedo boquiabierta a ella.
¿Es jodidamente en serio? ¿No sabe lo incómodo que esto es para mí? ¿Qué sigue? ¿Pedirle
al pequeño polluelo, si le gustaría unirse a nosotros para el almuerzo?
—¡Willie! —grita una mujer, agitando sus manos en el aire y corriendo hacia mí.
¡Jodido Jesús! ¿Puede ver mi polla desde ahí?
Con el corazón acelerado, bajo la mirada a mi regazo adecuadamente oculto.
No. Todo está bien aquí. Nada cuelga hacia fuera.
Mi pulso se estabiliza. De repente me acuerdo de cómo respirar.
Cuando la mujer se detiene al lado del niño y coloca una mano en su hombro,
me doy cuenta de que lo llamaba a él, no anunciando a todos los presentes que les daba
un espectáculo.
Me da una mirada de disculpa, y luego mira al niño. —¿Qué he dicho acerca de
caminar hasta los extraños? Vamos. Es hora de irnos. —Tira de su mano y lo lleva por
el sendero.
Brooke se ríe sin complejos mientras se instala de nuevo en el banco, y luego baja
la mirada a la bolsa que cubre mi pene flácido ahora. —¿Cómo están las cosas allá abajo?
¿Algo volviéndose de un tono de azul todavía?
—Eres maligna. —Muevo la bolsa y recojo mi emparedado de carne asada
descuidado—. Vamos a pasar el resto de tu hora de almuerzo comiendo, ¿de acuerdo?
Las manos donde pueda verlas.
Recoge su tenedor y mete un bocado enorme en su boca. Sus labios se esfuerzan
para cerrarse. —Tan bueno —dice, a pesar de que suena más como el ruido que un
animal moribundo podría hacer.
Nos reímos y comemos bajo el sol del mediodía, y caigo un poco más bajo el
hechizo de Brooke.

149
11
Traducido SOS por Sam89 & Ana09
Corregido por Valentina D.

Brooke
A
campar… 150

¿Estoy completamente loca?


No sólo no tengo absolutamente idea de por qué acepté
esta absurdidad, tampoco tengo ni idea de qué empacar para un
fin de semana en la naturaleza.
Al aire libre. Cero control del clima. De acuerdo con mi aplicación del tiempo,
veo temperaturas entre cuatro y treinta grados este fin de semana.
¿Lo que significa? Eso es básicamente todo mi armario. Empacando al Azar 101
justo aquí.
He abarrotado mi bolsa de lona demasiado grande de Victoria’s Secret al completo
con las más extrañas combinaciones de ropa. Pantalones cortos, jerséis, traje de baño,
un par de pantalones de nieve por si acaso. Me niego a no estar preparada para esto.
Incluso rompo otra regla de ir de compras y corro a la tienda local de artículos deportivos
para agarrar algunas cosas esenciales para acampar, o al menos lo que yo clasifico como
cosas esenciales para acampar.
¿Hay tal cosa como demasiado insecticida? ¿Están las bengalas mal vistas en los
campamentos? La respuesta es no y realmente no me importa una mierda.
Nunca he ido de acampada. Nunca quise ser una chica exploradora. No tengo
absolutamente ningún deseo de pasar cualquier tiempo fuera a menos que esté
vagueando junto a una piscina con una bebida afrutada con sombrillita.
Hay personas amantes del aire libre, y luego estoy yo.
Así que, ¿por qué estoy arrastrando esta bolsa de lona fuera de mi coche y
sometiéndome a la Madre Naturaleza durante dos días? Simple.
Orgasmos. La boca de Mason en general. ¿Ese acento? Jesús. Puedo escucharlo
hablar durante horas. Y… vale, si soy honesta, no es terrible pasar el tiempo con él y
hacer cosas que no impliquen palabras seguras.
Me hace reír. Mucho. La única otra vez que los hombres en los que he estado
interesada me han hecho reír en el pasado, es cuando han dejado caer sus pantalones.
Eso no pasaba con Mason. Eso nunca pasará con Mason. Me tomaré su polla
muy seriamente.
Y pronto, si tengo algo que decir en el asunto.
Después de cerrar mi auto y asegurarme de que tengo todo lo que creo que voy a
necesitar, ajusto la correa en mi hombro y espero por una pausa en el tráfico.
Son cerca de las seis y media y el cielo empieza a calentarse con la puesta de sol
acercándose. Rojos y profundos naranjas colorean las nubes. La temperatura del aire
cae lentamente.
Gracias a Dios por el jersey que empaqué. Puede que lo necesite antes de que 151
lleguemos al campamento.
Al otro lado de la calle, Mason lleva una enorme nevera a la parte de atrás de su
auto. Ha estado cargando durante los pasados diez minutos, no es que lo haya estado
observando desde la ventana de la panadería ni nada.
De acuerdo, lo he hecho. Él parece emocionado, y es un poco lindo mirarlo dar
un paso atrás y evaluar su trabajo de empacar. Mover cosas alrededor. Rascarse la
cabeza cuando la puerta de atrás no cierra y entonces tiene que sacarlo todo y empezar
de nuevo.
Un frustrado Mason King es sorprendentemente sexy, y supongo que no es algo
que la gente consiga ver muy a menudo, siendo el Señor Zen.
El tráfico finalmente desciende y bajo de la acera. Estoy a mitad de camino
cruzando la calle antes de que Mason gire la cabeza y me note.
Se ve jodidamente comestible en calentadores grises oscuros y una camiseta
amarilla con un dibujo.
Jodidamente. Comestible.
Su cabello es un desastre rubio y ondulado, más desastre cuando pasa una mano
por él mientras me mira. Ambos llevamos zapatillas, por las cuales tuve que correr a
casa después de que me enviara un mensaje esta tarde.
Mason: Tu culo luce increíble en esos tacones. También se ve increíble en zapatillas. Es por
eso que deberían llevarlas este fin de semana. Montones de caminata, hermosa.
¿Cómo me olvidé de los zapatos? Recuerdo el hilo dental y una lima de uñas,
¿pero zapatos cómodos? No una prioridad.
Después de colocar la nevera en la parte de atrás del auto, Mason trota hacia mí
y toma mi bolsa de lona.
—Aquí. Me ocuparé de eso. —Desliza la bolsa de mi hombro y la levanta con
una sola mano, calibrando el peso. Frunce las cejas mientras vamos hacia el auto—. Un
poco pesado, ¿sí? ¿Has empacado para los dos?
Engancho un pulgar detrás de mí. —Oh, es sólo mi lubricante. Mi ropa se
encuentra en mi otra bolsa. ¿Puedes agarrarla?
¿Su cara justo ahora? Hilarante.
Boquiabierto. Sus ojos alarmados moviéndose entre la bolsa en su mano y mi
cara. Sus labios apretados después de un par de segundos de absoluta sorpresa, y lucha
contra una sonrisa negando con la cabeza. —¿Tu lubricante? Jesús, Brooke. Una compra
un poco malgastada, ¿no crees?
Paramos en la parte de atrás del auto. Mason mueve unas pocas cosas alrededor
para hacer espacio a mi bolsa. 152
—¿Malgastada? ¿Cómo es aprovisionarse de lubricante una compra malgastada?
Deberías tener siempre algo a mano, por si acaso. Y duran un tiempo. No creo que
caduquen durante dos años o algo.
—¿Tienes alguna idea de lo húmeda que te pongo? No necesitas lubricante,
cariño. No conmigo.
Cruzo mis brazos, apoyándome contra el lado del auto.
—¿Estás seguro de eso? ¿Qué hay del anal?
Se congela, manteniendo sus manos en la bolsa de lona después de dejarla junto
a la nevera.
Su cabeza está gacha. Su perfil tenso y su cuerpo mortalmente rígido.
Hay algo extremadamente satisfactorio acerca de suministrar a Mason una
imagen deseada. Me gusta lo loca que me pone, saber que más tarde se correrá.
Imaginando mi cuerpo para buscar su liberación.
Disfruta eso.
Riéndome de mi propio ingenio empiezo a moverme a la acera, pero me alcanza
y me agarra, sujetando mi cuerpo entre el suyo y el parachoques. Mi respiración se
engancha cuando su mano conecta rápidamente con mi culo y se queda ahí, la otra
deambulando rudamente sobre mis curvas.
Su toque es posesivo. Indecente.
Me moldeo a su parte delantera como masilla caliente. De repente me siento
drogada.
Esto en cuanto a quien tiene la sartén por el mango.
—No me des ideas sobre este jodidamente perfecto culo, Brooke. A menos que
quieras que te enseñe por qué no necesitaríamos lubricante para eso tampoco. —Chupa
la piel bajo mi oreja, luego deja caer sus manos, alejándose tan de repente como su
delicioso asalto vino—. ¿Estás preparada para irte? Quiero preparar el campamento
antes de que oscurezca —dice, completamente casual, agarrando un saco de dormir
enrollado y deslizándolo junto a mi bolsa de lona.
Parpadeo para enfocarme, extendiendo la mano y secando mi mandíbula. Estoy
sorprendida de no babear.
—S-sí, seguro. Sólo permíteme usar el baño primero.
Jesús. Recupérate, Brooke.
Me apresuro dentro del estudio antes de ver u oír su reacción ante mi obvio
desconcierto.
Señor, las manos del hombre son malvadas. ¿Emparejado con esa voz? Estoy
completamente indefensa. 153
—Tú empezaste esto —murmuro para mí misma mientras recojo mi cabello fuera
de mi caliente cuello. Supongo que me sirve bien para intentar hacer que Mason tenga
una erección.
Él tenía una. Definitivamente la sentí. Y ahora puedo muy fácilmente confirmar
su declaración sobre no necesitar lubricante.
Abro la puerta de un empujón hacia las escaleras y entro al desván.
La habitación luce exactamente como la recuerdo desde mi primera experiencia
embarazosa aquí. Montones de grises y azules. Cama gigante de panel de madera. Una
pequeña mesa de cocina que parece que también sirve de escritorio. Está cubierta con
formularios de afiliación y contratos firmados. Un portátil. Un libro sobre franquicias.
Me acerco al sillón en la esquina y recojo el koala de peluche. Lo pego contra mi
pecho.
—Oye, amigo —susurro.
Lo guardó.
Después de usar el baño y lavarme las manos, me detengo en la nevera con la
esperanza de agarrar una botella de agua. Algo para sostener en el auto cuando mis
manos se pongan inquietas. Abro la puerta y me sobresalto por el contenido puesto en
los estantes.
Cajas. Cajas de la panadería. Un montón de ellas.
¿Por qué hay tantas?
—¿Qué diablos? —Agarro la más cercana al alcance y abro la cubierta. Cuatro
pastelitos llenan el envase. Cuatro pastelitos que yo hice. Completamente sin tocar. Dejo
la caja y alcanzo otra. Y otra. Cada una permanece exactamente como la entregué. No
hay mordiscos. Ninguna probada de glaseado. Encuentro la primera caja que le di a
Mason en la acera la mañana que nos conocimos. El único pastelito que ha sido revuelto
es el de caramelo y plátano que probé para él.
No ha comido nada de lo que le di. Ni siquiera los ha probado.
¿Por qué? ¿No le gustan los pastelitos? Mierda, si ese es el caso, ¿por qué me
permite hacerle una lluvia de postres cada vez que nos vemos?
Pongo las cajas de vuelta en el estante y agarro algo de agua. No puedo irme lo
suficientemente rápido. Cuando abro la puerta del estudio, voy hacia Mason con mi
botella de agua apuntada a su pecho.
—¿Por qué tu nevera llena está con pastelitos? ¿Qué sucede?
La sonrisa en su rostro disminuye al segundo en el que suelto esas palabras.
Bajo la botella. Casi le digo que olvide lo que acabo de decir.
Parece incómodo, tal vez un poco ansioso. Sus ojos se mueven a la acera mientras 154
frota su nuca.
Pero maldita sea, quiero saber. Tengo demasiada curiosidad. Y no voy a ir a
ningún lugar hasta que explique lo que acabo de descubrir.
Con un suspiro, se aparta del auto y da un paso hacia delante, levantando sus
hombros.
—Porque tú los hiciste —declara tranquilamente, parando a unos treinta
centímetros de distancia—. No como cosas como esas, Brooke. No lo he hecho en
mucho tiempo.
—Entonces dímelo y no te las daré. Jesús. No puedo creer que nunca dijeras
nada.
—No me los como. No he dicho que no me guste recibirlos. Te sientes muy
orgullosa de lo que haces. Yo también.
¿Qué… acaba de decir?
Lo miro fijamente mientras algo cálido explota en mi pecho, extendiéndose desde
mi cuello a mi ombligo. Mis hombros se hunden. Mordisqueo nerviosamente el interior
de mi mejilla.
¿Los mantiene porque se siente orgulloso de mí?
¿Cómo alguien es tan firmemente sucio un minuto y al siguiente tan dulce? Es
como esta hermosa armonía entre oscuridad y luz, sucio y decente, y parece saber
exactamente cuándo ser uno y cuándo darme al otro.
Guardar un pastelito porque lo he hecho, es bastante sorprendente. Él los
mantiene todos.
Cada uno de ellos.
Mason contempla mi reacción, ¿y qué hace? Espera. Espera mientras asimilo lo
que acaba de revelar. Este completamente loco, aun así increíblemente cariñoso, gesto.
No dice nada más. No se mueve más cerca y besa mi mejilla, o me dice que me veo linda
mientras lucho para comprender esto.
Simplemente espera, y es tan él, y tan lo que necesito que haga justo ahora.
Bajo mi mirada a sus brazos, los mismos brazos que me tenían sujeta rudamente
contra su duro cuerpo sin darme una elección sobre ello.
Divertido. Ahora estoy tentada de lanzarme en ellos por propia voluntad.
No lucho contra ello.
—Dios, Mason. —Alcanzo su camiseta y nos acerco. Mi cabeza golpea su pecho.
Apenas me muevo pero mi corazón está palpitando—. ¿Qué estás haciendo? —susurro,
dejando que mis ojos se cierren.
Envuelve mi cuerpo con sus fuertes brazos, apretándome.
155
—No lo sé. No podía tirarlos.
Sonrío contra el suave algodón.
Nos quedamos ahí por varios minutos. Mi cabeza nunca se mueve. Sus brazos
nunca me dejan. Es reconfortante, la constante presión de su agarre, y de alguna manera
se siente extrañamente familiar. Como si me hubiera abrazado así durante años. Como
si lo conociera de toda la vida, y en los momentos que he necesitado que alguien sea así
conmigo, siempre ha sido él.
Nadie más.
Suspirando, me acurruco un poquito más cerca, agarrando mi botella de agua
entre nosotros.
—Estás loco.
—Sí.
—Prométeme que los tirarás cuando empiece a aparecer moho.
—De acuerdo.
Estiro el cuello y beso su mandíbula.
—Ahora, llévame a acampar antes de que me dé cuenta de que estoy tan loca
como tú.
Sonríe, besando mi sien. Levantando mi barbilla para robar mi boca.
O tal vez sólo se la entrego.

***
—¿Esto es donde vamos a acampar? ¿De verdad? —Desabrocho mi cinturón y me
inclino hacia delante, mirando por la ventana a lo que nos rodea.
Suciedad cubre el estacionamiento. Una simple farola iluminando la zona.
Me vuelvo hacia Mason, sonriendo. —Me vas a tocar aquí.
Con una sonrisa traviesa, me guiña antes de abrir el coche.
Umm. ¿Preparado para hacer esta experiencia estelar, señor King?
Tomo un sorbo de mi agua y me encuentro con él atrás para ayudarlo a descargar.
Mason insiste en cagar la mayor parte de nuestras cosas mientras dirige el camino
por un pequeño y estrecho camino hacia el campamento. Lo sigo detrás, agarrando los
sacos de dormir contra mi pecho. Altos árboles nos rodean. Apenas puedo ver el cielo
oscureciéndose a través de las ramas.
Me muevo más cerca hasta que prácticamente me estoy subiendo en su espalda.
Habla todo el tiempo, como si pudiera sentir mi aprensión detrás de él. Habla 156
sobre acampar con su padre en Australia. Cómo sus hermanas nunca tenían ningún
interés en ir hasta que sus amigos empezaron a acompañarlos. Me cuenta que vino aquí
el otro día para señalar las zonas para nuestro fin de semana. Hay un lago y un par de
rutas de senderismo que piensa que disfrutaré comprobando. Sonríe sobre su hombro
cuando dejo escapar una dudosa risa, la cual resalto. Me gustan los lagos. Podría
gustarme el senderismo.
Como si el aire fresco me drogara.
Cuando llegamos al enorme claro en el bosque, miro a Mason dejar todo junto a
dos troncos. Tienda. Nevera. Mi bolsa y la suya. Patea algunas rocas y las saca del
camino e inmediatamente se pone a preparar la tienda.
Dejo caer el saco de dormir y miro alrededor.
Es un espacio ampliamente abierto, con sitio suficiente para al menos un puñado
de otras tiendas, pero estamos solos. Hay una marca de fuego contenida por una
formación rocosa imprecisa. Se parece un poco a un círculo. Una parrilla de metal que
parece ser cortesía para que lo usen los campistas se halla al lado de una mesa rectangular
de picnic grande.
Bonito. Al menos, no tendremos que comer con nuestros culos en la suciedad.
Caminando hacia el borde del claro, me quedo de pie y miro de cerca a través de
un hueco en los árboles.
—Oye. Estamos justo al lado del lago —le digo a Mason, mirando sobre mi
hombro—. ¿Sabías eso?
Literalmente junto a él. No puede estar a más de quince metros de distancia.
Su cara sonriente aparece desde detrás de la tienda. —Sí. Es una de las razones
por las que elegí este campamento. Las otras dos que hay están muy apartadas o para
nada cerca de los baños. Imaginé que lo harías mejor aquí fuera si nos mantenía a un
paso de distancia de ellos.
—Bien pensado. Te hubiese odiado de por vida si me hubieses dicho que tenía
que hacer pis en un cubo o algo.
Su risa desaparece por el sonido de mi tono de llamada. Saco mi teléfono de mi
bolsillo de atrás y miro la pantalla.
»Oye, Juls —respondo, mirando a Mason desaparecer otra vez detrás de la
tienda.
—Hola, extraña. Siento como que no he hablado contigo por siempre. ¿Dónde
estás?
—Acampando.
Mi sobrino Jacob grita algo por el fondo. Oigo la voz de Ian, luego el sonido de
una puerta cerrándose.
157
—¿Dilo otra vez? Ha sonado a que has dicho “acampando”. —Se ríe—. Jesús.
¿Puedes imaginarlo? ¿Tú? ¿Acampando? Creo que hay una mejor oportunidad de que
Ian lleve a nuestro siguiente hijo.
Pongo los ojos en blanco. —Dije de acampada. E Ian probablemente podría llevar
un bebé si quisiera. Es hormonal como la mierda.
—¿Qué?
—Dije que es hormonal…
—No eso —me interrumpe bruscamente—. ¿Estás de acampada justo ahora?
¿Con quién?
Mason se mueve hacia el siguiente poste, asegurándolo con un clavo. Me giro y
encaro los árboles.
—Mason —murmuro, jugando con el dobladillo de mi camiseta.
Juls inhala un fuerte aliento. —¿Oh, de verdad? El caliente australiano del bar —
declara, su voz subiendo con obvia aprobación por este acontecimiento—. Umm. Era
realmente agradable. ¿Todavía lo ves? Me imaginé que estaría terminado para ahora.
Me muevo tan lejos de la tienda como puedo sin meterme en el bosque. Bajo mi
voz a un susurro severo. —No lo estoy viendo así. Sólo pasamos el rato, ¿de acuerdo?
No es gran cosa.
—¿Sólo pasando el rato haciendo qué, Brooke? ¿Citas? ¿Estar en una relación?
—Cállate —espeto—. Y deja de sonreír como una idiota. Lo puedo oír
totalmente en tu voz.
—Mírate. —Se ríe—. La primera señal de estar enamorada es negarlo.
Bienvenida al club, hermana.
—Oh, Dios mío. —Gimo, frotando mi frente—. Voy a colgar.
—¡Espera! ¿Todavía vamos a ir a cenar la próxima semana?
—Sí.
—Está bien, bueno. Jake e Izzy echan de menos a su tía favorita. Tienes que venir
por aquí más.
—Bien. Voy a ir.
Mis hombros duelen de la tensión. ¿Por qué contesté esta llamada? Juls siempre
me da dolor de cabeza.
—Está bien. ¿Pero Brooke? Sólo recuerda…
Hay una larga pausa. Tamborileo mis dedos en mis vaqueros y suspiro
cansadamente. Su risa atraviesa la línea.
»Eres mi hermana. Te amo y te daré totalmente un descuento cuando sea el
momento de planear la boda. No creas… 158
Desconecto la llamada y apago mi móvil.
Dios, está completamente loca. ¿Cómo siquiera estamos relacionadas?
Yendo hacia un tronco, dejo caer el teléfono en mi bolsa. Empiezo a caminar en
frente de nuestras cosas, pateando suciedad y chasqueando mis nudillos. Pruebo y me
siento en la nevera, pero mi culo apenas la toca antes de que me ponga de pie otra vez.
Debería haber enviado esa llamada al buzón de voz. Ahora estoy inquieta y lista para
morder mis uñas.
Corro el riesgo de darle una mirada a Mason. Me mira como si estuviera en
medio de un brote psicótico.
Hablar. Hablar puede asentarme. Yo puedo hablar. Soy jodidamente impresionante en
hablar.
—Entonces, posibles lluvias mañana por la noche. ¿Has visto? Una posibilidad
como de diez por ciento. No mucho, pero aun así.
Coloca una estaca en el suelo. —Creo que se va a mantener a raya.
—Fue de un quince por ciento antes, luego se dejó caer a diez.
—Sí.
—Si me desnudo en este momento y me echo al lago, ¿qué harías?
Miro hacia donde Mason se encuentra en cuclillas al lado de la tienda de
campaña. Su martillo está suspendido en el aire.
Luce sobresaltado. ¿Confundido, tal vez? Puedo dar más detalles.
—Quiero decir, obviamente, verías. ¿Quién no lo haría? ¿Pero te quitarías la ropa
y me seguirías? ¿O seguirías alzando esa tienda y la de tus pantalones?
—¿Planeas desnudarte y saltar en el lago? —pregunta, bajando el martillo y
descansando su codo sobre su rodilla.
Me encojo de hombros, pateando una roca fuera del camino. —Tal vez. No lo
sé. Nunca he estado bañándome desnuda antes. Sorprendente, ¿verdad? Podrías pensar
que lo he hecho, pero no. —Una risa nerviosa burbujea en mi garganta—. Me pregunto
lo que harías si lo hiciera.
—Probablemente te siga.
—¿Entrarías?
Golpea el pico una vez, luego mira de vuelta hacia mí. Cuando trata de
responder, lo interrumpo.
»¿Alguna vez ha hecho eso antes? ¿Has ido a bañarte desnudo?
—No.
—Sí, yo tampoco. —Me paro sobre el tronco y continúo mi paseo—. Umm. Los 159
dos somos nadadores desnudos vírgenes. Eso es lindo.
Golpea el pico unas cuantas veces más. Las ramas bajo mis pies chasquean.
»¿Qué edad tenías cuando perdiste la virginidad? —pregunto, masticando mi uña
del pulgar.
—Brooke. —Mason atrapa mi mirada y la estudia. Se levanta lentamente a sus
pies—. ¿Estás bien?
Me detengo detrás del tronco.
¿Lo estoy? Mierda. Me mira como si definitivamente no estuviera bien. Como si
fuera un animal salvaje que acaba de encontrar aquí y hace su mejor esfuerzo para no
sobresaltarme.
Exhalo una respiración rápida. Mi mano cae. —Estoy bien —le digo, parándome
sobre el tronco de nuevo—. Sólo matando el tiempo mientras tú… —Hago una pausa,
mirando hacia arriba a la casa grande, roja y gris que Mason ha lanzado—. Oh, has
terminado. Bonito.
Mierda. ¡Esta cosa es enorme! No es en absoluto lo que me imaginé en mi cabeza
cuando sugirió que hiciéramos esto.
Una tienda de campaña para dos. Cercanos. Poco lugar para el espacio entre
nuestros cuerpos desnudos sudorosos.
Umm. Tal vez pueda desempacar y extender mi ropa a un lado. Eso debería
ayudar a forzarnos juntos. Este condominio portátil es lo suficientemente grande como
para contener a Joey y su personalidad. No muchas cosas lo son.
Mason deja caer el martillo pequeño por las maletas y llega a ponerse junto a mí.
Su mano rodea mi espalda. —¿Tienes frío? —pregunta cuando un escalofrío sube por
mi columna vertebral—. Puedo hacer un fuego.
Miro desde la tienda a nuestro entorno de nuevo, mis brazos abrazando mi
cuerpo. Ruidos misteriosos se mueven ligeramente en las ramas de los árboles. Los
grillos cantan en la noche. Estará totalmente oscuro pronto.
Se forma un nudo en mi estómago.
¿De estar aquí? ¿De mi conversación con Juls? Me parece que no lo puedo decir.
—¿Tal vez podemos simplemente permanecer adentro esta noche? —sugiero en
voz baja, volviéndome a Mason.
Ladea la cabeza, tratando de comprender. Estoy segura de que cree que quiero
decir quedarnos dentro esta noche, en el auto.
Yo podría. Dame una hora.
—Tenemos todo el día de mañana para estar fuera en esta… cosa. ¿Sabes? —
Hago un gesto hacia lo que nos rodea, luego, a la tienda—. Honestamente, me siento un
poco ansiosa, si no te diste cuenta. Esto es mucho para mí, Mason. Estar aquí. Con lo
mínimo. ¿Podríamos simplemente quedarnos en la tienda el resto de la noche? ¿Sería 160
eso tan horrible?
Una sonrisa gentil levanta la comisura de la boca. —¿Tú, toda para mí en una
tienda de campaña? Nada horrible con respecto a eso. —Tira de mi cabello—. ¿Quieres
un fuego o no?
Niego con la cabeza, volviéndome para abrir mi bolsa. —No. Realmente no
tengo tanto frío. Sin embargo, ¿podemos caminar a los baños? Quiero lavarme los
dientes y esas cosas.
—Sí, claro.
Toma su cepillo de dientes y una linterna, me lleva por otro camino después de
que almacena nuestras cosas dentro de la tienda.
Soy una chica muy feliz cuando no nos toma más de un minuto para llegar a los
cuartos de baño. Puedo encontrar fácilmente esto por mi cuenta.
Nos separamos y lavamos. Me froto mi cara limpia y arreglo mi cabello en una
cola de caballo más elegante.
Cuando volvemos al campamento, es casi de noche. Mason abre la cremallera de
la solapa de la tienda de campaña y la mantiene abierta para mí para que entre.
Me quito los zapatos y entro.
—Guau. Ostentoso —digo, admirando el techo de cúpula grande y ventanas de
malla. Las ha dejado parcialmente abiertas, dejando entrar una brisa fresca y la luz de
la luna a través.
Mason sonríe mientras se agacha para entrar y nos encierra en su interior. Coloca
la linterna hacia abajo y se convierte en una lámpara, sentada en la parte superior del
refrigerador. Luz suave llena la tienda de campaña. Se arrodilla y desenrolla el saco de
dormir en el centro del espacio.
—Habitación para dos —murmura, lanzándome una mirada caliente.
Sí, por favor.
Dejándola con la cremallera arriba, se tiende de espaldas y acaricia el lugar junto
a él.
Me mojo los labios y caigo de rodillas, arrastrándome más cerca. Dejo que mi
cabeza caiga a su lado. —Entonces, he estado queriendo preguntarte algo.
—¿Qué cosa?
—¿Qué te hizo salir de Australia hace tres años? ¿Era como una cosa de yoga?
¿Deseabas estudiar aquí?
—No, no tenía nada que ver con el yoga.
Fijo la mirada en su perfil cuando no entra en detalles. Mi pie empuja su 161
pantorrilla. —¿Estabas enamorado de ella?
Mierda. Tengo que tener mi boca bajo control. ¿Siquiera quiero saber su respuesta? ¿Me
importará de un modo u otro?
Me mira brevemente, sólo un vistazo, luego, vuelve la mirada fija en el techo. —
No lo sé. Si me hubieras hecho esa pregunta hace tres años hubiera dicho que sí. Seguí
a una mujer a otro país. Sentía algo por ella. Lo dije, más de una vez.
—Te amo —ofrecí quietamente.
Su cabeza se mueve bruscamente hacia mí y me da la mirada más extraña, llena
de intriga y de incredulidad. Preguntas. Tantas preguntas en esos ojos brillantes mirando
hacia mí.
Trago antes de continuar. Mi lengua de repente se siente demasiado grande para
mi boca. »Eso fue lo que dijiste. Le dijiste que la amabas.
Sus labios se partieron con una exhalación apresurada. —Sí.
—¿Qué se siente cuando lo dices? —Me muerdo el labio, rodando a mi lado para
mirarlo. Apoyo mi cabeza en mi puño.
—¿Nunca lo has dicho? —pregunta, sus ojos buscando mi cara. Continúa
después de que niego con la cabeza—. ¿Qué pasa con tu familia y esas cosas? Como a
un mejor amigo, ¿se lo dices a ellos?
—No es lo mismo. Quiero decir, sí, se lo digo a mi familia. Tengo qué. Mi madre
me golpearía en los dientes si no le dijera que la amo.
—¿Tu madre es una mujer violenta con todo el mundo? ¿Debo gritar mi afecto
por ella cuando nos encontramos? —Sonríe cuando me asomo a su lado—. Se los dices
a tus amigos, ¿no?
—No.
—¿Nunca? ¿Ni siquiera cuando crecías?
—Realmente no tengo amigos de cuando crecía.
—Vamos. —Sus cejas se alzan con fuerza—. No creo eso. Apuesto a que eras
muy popular en la escuela.
—Sí, con los chicos. Y no se hallaban interesados en ser mis amigos. Las niñas
eran ya sea desagradables conmigo porque se sentían celosas o no tenían idea de quién
era. Nunca he tenido una mejor amiga. —Mis ojos bajaron a un lugar entre nosotros—
. Tenía a mi hermana, Juls, y nos vimos obligadas a gustarnos una a la otra así que no
cuenta. Y ahora, sí, soy amiga de Joey y Billy. He conocido a Dylan durante años, pero
no es la misma cosa.
Descanso sobre mi espalda y parpadeo hacia el techo. Mis manos se enredan
juntas en mi estómago.
Pienso en Mason esa noche en The Tavern, como me dijo todo lo que quería de 162
esto, lo que más significa para él, y cómo casi me reí de su deseo de una amistad por
encima de todo lo demás.
¿Me reiría ahora?
Despejando mi cabeza, golpeo mi pierna contra la suya. »Entonces, supongo que
no sabes lo que es cómo decirlo entonces. Quiero decir, realmente decirlo. Compañeros
no cuentan.
—No, creo que no. —Se ríe—. Si no estamos contando compañeros o madres.
—O Madre Tierra. Estoy segura de que has comprometido tu afecto eterno a esa
perra.
En un instante, se da la vuelta y me clava debajo de él. Me río contra su cuello.
—¿Celosa? —Su torso duro se instala entre mis piernas. Inclina la barbilla y
reclama mi boca, robando mi capacidad de responder.
Nos besamos lentamente, un deslizamiento suave de labios y lengua hasta que
nuestras respiraciones crecen apresuradas y nuestras manos ya no sostienen nuestros
cuerpos juntos, pero más o menos exploran la piel y forma.
Mis dedos se filtran a través de su cabello y tiran de los extremos. Envuelvo mis
piernas alrededor de su cintura. Cuando sus caderas comienzan suavemente empujando
hacia delante, presionando su erección contra mi clítoris, jadeo en su boca y me retuerzo
debajo de él. Alcanzo debajo de su camisa y siento la cálida piel de su espalda. Mis uñas
lo jalan más cerca, mi cuerpo empujando fuera lejos de la tierra y más en sus brazos.
Aprieta mis pechos, tomando y tomando mi boca hasta que estoy magullada y
sin aliento.
Nada es más caliente que la desesperación de Mason, y es evidente en todo.
Su beso. Su toque. La forma en que su voz se rompe cuando dice mi nombre.
—Brooke.
Me aferro a su cuerpo como si se estuviera escapando. Me preocupa que lo hará.
Quiero que me quiera tanto que no pueda recordar a nadie antes. Quiero que me
distraiga, así que no estoy completamente aterrorizada de lo que es esto o en lo que se
está convirtiendo.
No quiero pensar. Sólo quiero sentir. Sus manos. Su boca. El ritmo salvaje de su
corazón.
Chupa en mi cuello y mi cabeza rueda hacia un lado.
Veo mi bolsa. Recuerdo lo que hay en ella.
—Espera. Te traje algo. —Empujo contra sus hombros y rueda, gruñendo su
protesta. Me levanto y le doy una mirada juguetona—. Te gustará. Confía en mí.
—Me gustaba lo que hacíamos. —Mete ambas manos detrás de su cabeza. Sus 163
pies cruzados en sus tobillos—. ¿Es otro koala?
—No. —Me río, abriendo la bolsa. Quito mi camisa y la tiro a un lado. El
sujetador sigue. Miro a Mason y encuentro su atención apartada de mi cara—. Cierra
los ojos —le digo, mis dedos haciendo estallar el botón de mis vaqueros.
Continúa mirando, su erección tentando sus pantalones. —No puedo.
—¿Por favor? Valdrá la pena. Lo prometo.
Con un gruñido de desaprobación, aprieta los ojos cerrados. No confío en él no
mirando por lo que tomo mi camiseta y la tiro en su rostro. Se ríe contra el material.
Tomo un minuto para apreciar la línea de su pene.
Malditamente caliente.
Me quito mis vaqueros, pero dejo mi tanga de encaje azul. Después de
cambiarme al traje que empaqué, me pongo a horcajadas sobre la cintura de Mason y
me hundo hasta las rodillas.
—Bueno. Puedes mirar.
Lanza la camisa y abre los ojos, amplios, más amplios entre más tiempo mira
fijamente a mi traje de animadora de la universidad.
—Jesucristo, Brooke. ¿Esto es lo que me trajiste? —Pasa sus manos por mis
muslos y debajo de mi falda. La luz de la linterna parpadea en sus iris azules.
—Todavía me queda. —Guiño, ahuecando mis pechos a través del poliéster
apretado—. Sin embargo, pica como la mierda. Será mejor que haga esto rápido.
—¿Hacer qué rápido?
Disparo hacia abajo y doy un tirón a sus pantalones. Su pene se levanta libre,
golpeando duro y pesado contra su estómago.
Susurra entre dientes. »Brooke. Espera.
Pongo mi peso en mis rodillas. Estoy preparada para su protesta. —No quieres
mis manos o mi boca, y no quieres tener sexo todavía. Bien. Pero nunca has dicho nada
sobre follar en seco. —Le soplo un beso antes de girarme en torno a mí misma y bajar
en su pelvis. Muevo mi culo contra su pene, rodando mis caderas en círculos lentos.
Se retuerce debajo de mí y sonrío.
—Umm. ¿Recuerdas esos sueños que tienes sobre mí, Mason? ¿Cuando me das
palmadas y te vienes en mi culo?
—Mierda —se queja, empujando hacia arriba mi falda, sosteniéndola en mi
cintura así puede ver.
Muelo mi coño contra su eje. Mi espalda inclinándose mientras aprieto sus
muslos. —¿Te gusta esto? —pregunto, mirando por encima del hombro.
Sus ojos hambrientos nunca salen de mi cuerpo. —Es tan bueno, bebé. Mírate.
164
Llego atrás y tiro de la cuerda de mi tanga. —¿Te gusta esto? ¿Sientes lo mojada
que estoy?
Suspiro cuando desliza su pene entre mis mejillas, sus manos apretando mi culo
para adaptarse a su alrededor.
Nuestros ojos se bloquean. —Joder, Brooke. ¿Te gusta? Sabiendo lo duro que me
pone. Lo loco que me haces sentir. Dime.
—Me gusta.
Golpea mi culo.
Dejo caer mi cabeza a través de un gemido. Mis caderas latiendo más rápido, mi
pecho agitado a través de respiraciones silenciosas y rápidas. El pequeño manojo de
nervios entre mis piernas comienza a palpitar y se hincha. Mis pezones se endurecen
contra mi blusa.
Miro la sombra de nuestros cuerpos en la pared de la tienda, y me doy cuenta del
momento en que Mason también lo ve.
Nosotros. Juntos. Su largo cuerpo extendido por debajo del mío.
Gruñe detrás de mí, dedos tirando de la carne. Su cuerpo fuertemente enrollado
como un muelle listo para saltar.
Está en el borde, justo allí, y quiero que se caiga. Quiero darle placer y tomar el
mío.
Arqueo mi espalda y persigo mi alivio, cerrando mis ojos, jadeando cuando su
mano conecta con mi culo de nuevo.
—Brooke —se queja—. Dime. Dios, jodidamente dime.
Sé lo que quiere que diga, pero no sólo lo digo. No le doy un eco vacío de una
respuesta. Admito mi propia verdad.
—Me haces sentir loca también.
Cuando llego, me quedo sin aliento en estado de shock mientras mi columna
vertebral y mis músculos arden.
La liberación de Mason se dispara en mi culo, chorros calientes que se pegan a
mi piel mientras gime mi nombre en la noche. Me limpia con su camisa, me doy cuenta,
cuando me jala hacia atrás y me abraza contra su pecho desnudo, acariciando mi cuello
y besando mi mandíbula, con el corazón acelerado y la boca voraz.
Girando en sus brazos, acuno su cara, mirando fijamente en sus ojos, empujando
mi mano por su cabello. »Me gusta acampar contigo —le susurro.
Sonríe contra mi boca. —¿Sí? Pensé que podría gustarte.
Nos desnudamos el uno al otro. Mason apaga la luz de la linterna y nos
deslizamos en el interior del saco de dormir. Pone su brazo alrededor de mi cintura, 165
susurrando cómo me va a proteger de los osos y las enormes serpientes que no quiero
follar en seco.
Me río contra su cuello y cierro los ojos. Incluso podría acurrucarme más cerca.
El sueño me atrapa antes que de me cuenta.
12
Traducido SOS por fer26, Ana09 & Jul
Corregido por Vickyra

Mason
C
166
onseguir que Brooke aceptara ir a una caminata el día de hoy fue más
fácil de lo que pensé.
Probablemente tuvo algo que ver el momento en el que se lo
pregunté, mientras que ella golpeaba duramente, como una gatita mojada, hacia mi
mano y se meneaba debajo de mí en la tienda, agarrándose de mi espalda y llorando de
puro placer. Gritó mi nombre antes de susurrar un entrecortado sí sobre mi boca, después
puso una mano en mi pecho y me apartó, reclamando que su orgasmo no tenía nada
que ver con su respuesta.
Aparentemente, es una mujer cambiada, ama todo sobre la naturaleza y está
totalmente dispuesta a explorarla conmigo o sin mí.
Encima de lo demás eso me vuelve completamente loco sobre Brooke, es una
hermosa mentirosa. Completamente comprometida y de hierro.
Su determinación es una cosa que apreciar.
Es mediodía, y estamos a mitad de nuestra caminata. Observo el pequeño y
hermoso contoneo de las caderas de Brooke mientras camina tentativamente el estrecho
camino enfrente de mí.
Sus pasos son suaves sobre la tierra, callada y cuidadosa, como si estuviera
tratando de no llamar la atención hacia ella misma de la vida salvaje. Cuando las ramas
de los árboles o los largos arbustos pasan por nuestro camino, mueve su cuerpo hacia
los lados, jala sus brazos cerca, y toma una respiración hasta que pasa eso de manera
segura.
Jodidamente dulce, no puedo parar de mirarla. No sé qué estoy disfrutando más,
si estar aquí afuera con ella en el sol con el hermoso clima, o cualquier reacción honesta
que me da.
Después de casi caerse sobre una piedra y quitarse la tierra, ella lo saca,
maldiciendo todo el tiempo, y se sacude en las maderas de los árboles con un grito
estrangulado.
Cuando una abeja vuela muy cerca de su cara, jadea y manda la cosa lejos,
amenazando en encontrar su colmena y quemarla hasta las cenizas.
Estoy esperando para que se venga abajo y me suplique que nos regresemos. Para
que me diga que ha tenido suficiente y que odia esto y a mí por traernos hasta acá.
Se para en el camino bruscamente y me preparo para su renuncia.
Esto es todo. Ha estado fuera por tres horas sin quejarse o sin un tinte amargo.
Pero, en vez de voltearse hacia mí y de amenazar mi vida si no nos sacaba pronto de
aquí, levanta el cabello de su cuello y se aplica otra delgada capa de spray contra insectos
en sus expuestas extremidades.
Esta es la octava vez que se lo aplica.
—Estoy comenzando a tener hambre. ¿Tenemos algo de comida? —pregunta, 167
doblándose hacia abajo y echándole spray al frente de sus piernas.
Gruño cuando la parte de arriba de su culo se comienza a ver desde esos jodidos
pequeños shorts de mezclilla que lleva. Otra vez
Esta es la octava ocasión en la que me he puesto duro en el camino.
»¿Ves algo que te guste?
Su voz es tentadora, dulce y dispuesta. Me ha atrapado cada vez que hemos
hecho esto.
Rasco mi barbilla mientras regreso mi vista hacia ella, nunca quitándole mis ojos
de encima, sonriendo cuando pone su mano en la parte baja de sus vaqueros. —Más que
gustarme, preciosa —digo, dándole una rápida mirada—. Si no diera una mierda sobre
otros hombres viéndote por ahí bajaría esos shorts y pondría mi cara en eso.
—¿En mi trasero? —Se ríe, moviéndose alrededor y metiendo el pequeño tubo de
spray contra insectos en su bolsillo. Limpia sus manos en el frente de sus shorts—. Esa
es un ganar/ganar para mí. Tú puedes comer eso y yo puedo comer verdadera comida.
Riendo, la alcanzo y tomo su cara, besando su suave boca. —¿Tienes hambre?
—Estoy hambrienta.
Me vuelvo hacia atrás y estiro mi bolsa delante de mí, inclinando mi barbilla
hacia una ancha roca.
Es suave y plana, suficiente para sostener algunas personas.
—¿Quieres sentarte ahí y comer? Parece un lugar agradable.
Brooke mira hacia el camino entre nosotros y la roca que le estoy apuntando, sus
cejas juntándose y su boca colocándose en una mueca.
Su ansiedad sale como un velo.
Sigo su mirada. No es una distancia lejana, pero el pasto crecido se ve lleno de
hierba y flores salvajes, algunas llegando hasta sus rodillas.
Nos hemos quedado en caminos limpios hasta este momento, nada comparado
con esto.
Se lo mucho que le estoy pidiendo a Brooke. Completa determinación o no, ella
puede simplemente decirme que me vaya a la mierda por solo sugerir esto. No me
importa donde comamos. Me sentaría en la tierra de aquí, pero tengo la curiosidad de
ver hasta dónde puede llegar hoy para probar su persistencia.
¿Otra primera vez, pequeño diablo? ¿Me darás esto?
Me acerco y aprieto su mano. —Tendremos una vista agradable, puede ser que
hasta podamos ver el lago.
Lentamente gira su cabeza. Sus ojos, más verdes que marrón hoy, dirigiéndose
hacia los míos. —¿Sí? ¿Sabes qué otra cosa tiene una buena vista del lago? Nuestro 168
campamento. A lo mejor hasta el auto. ¿Por qué no vamos a comprobar?
—Te puedo cargar —ofrezco, tratando de no sonreír a su rápida aprensión—. No
me molestaría.
—No vas a cargarme —escupe, dándome un fuerte tirón—. Soy capaz de llegar
ahí por mí misma. ¿Y sabes qué?
—¿Qué?
Se inclina, parándose en sus pies para acercarse, sus manos tensándose alrededor
de sus caderas, su cara tan cerca de la mía que puedo ver las pecas que tanto esconde
debajo de su maquillaje. —Eso es exactamente lo que voy a hacer. Mason, porque al
contrario de lo que crees. Jodidamente amo estos lugares.
Brooke deja salir un pequeño chillido, se mueve alrededor y corre por el pasto
grande como si algo la estuviera persiguiendo.
Mi boca forma una sonrisa.
Joder, bebé. Mírate. Siempre sorprendiéndome.
Llega hasta la roca y, con manos frenéticas, trata de escalarla hasta la punta, pero
su calzado resbala en la suavidad de la roca. —¡No! ¡Dios mío, no!
Riéndome, la sigo por atrás y alcanzo la roca justo mientras se resbala otra vez.
Aun con un rápido inicio, es muy bajita para poder llegar ahí sola, dejo la bolsa en la
punta de la roca para liberar mis manos.
—Aquí, mi pequeña amante de la naturaleza —digo sobre su cabello, tomando
su cintura y levantándola sobre la roca.
Me lo agradece mientras respira entrecortadamente y se mueve para hacerme
sitio.
Escalo con facilidad y me siento en la roca tibia. Tomando mi bolsa, veo a Brooke
marcharse hacia la repisa y mirar hacia la línea de los árboles.
Se enreda y jadea. Su cabello comienza a despeinarse, algunos gruesos mechones
cayendo a los lados de su cara y quedándosele en el cuello, casi nada de eso sigue en su
cola de caballo. Su piel se pone roja y brillosa por el spray de mosquitos. Una ligera capa
de polvo de tierra se observa por sus piernas.
Quiero congelar este momento y ser capaz de sentarme aquí y no hacer
absolutamente nada, solo mirar a esta mujer horas y horas. Tomar el sol en la
sorprendente versión sin brillo de la tentadora mujer que conocí en la vereda ese primer
día.
Joder, qué salvaje era ella en ese entonces. Atrayéndome. Haciéndolo para que
no pudiera recordar haber visto a nadie más.
Sigue siendo tan brillantemente cautivante como lo es en cualquier arreglo. El
título de lobo de la dócil oveja. Aceptaría cada lado de Brooke. Cualquier cosa y todo.
169
Tú eres la ruina para ella, amigo. Esto es mucho más para ti ahora.
Mi mundo parece ir más lento.
Brooke se mueve de su lugar para sentarse en el otro lado de la bolsa. Se coloca
un poco de cabello detrás de su oreja, me mira tras esas largas, oscuras pestañas, y me
guiña. Eso es todo. Nada más que un puñetero guiño, y una calidez abrumadora se
extiende por mi pecho como queroseno vaciado en una llama encendida.
Si soy una jodida ruina, está bien.
Me paso mi mano por mi boca, antes de hablar.
Ella hace una mueca hacia la humedad saliendo de su ceja cuando la toca con
los dedos.
—Te ves hermosa —le digo, bajando mi cabeza para ver sus ojos—. Jodidamente
hermosa.
Se encoge, riéndose un poco mientras deja caer su mano. —Gracias, estoy
sudada.
—Sí.
—Sí —me hace eco, luchando por una sonrisa. Su mirada se gira entre mi cara y
la bolsa mientras cruza sus piernas debajo de ella—. ¿Qué empacaste para comer? Podría
asesinar por algo de comida ahora mismo.
Abro la bolsa y saco lo que tomé de la nevera antes de que saliéramos esta
mañana.
Pan con un poco de mantequilla de almendras, pedazos de manzana aderezados
con un poco de limón para evitar que maduraran, mezcla de frutos secos, dos barras de
proteína, y un poco de fruta seca.
Le doy a Brooke una botella de agua y coloco algo de comida entre nosotros con
algunas servilletas.
—¿Algo comestible por ahí? —me pregunta con una sonrisita, pellizcando la fruta
seca—. Esto… no voy a mentir, luce como un cordón de zapato.
Le entrego una barra de proteína con sabor a galleta. —Come esto.
Sus ojos se abren con gusto mientras lee el paquete. Lo abre con sus dientes y da
un mordisco, su mandíbula trabajando con un completo bocado antes de que se cierre.
Nuestros ojos se encuentran. Su nariz respinga en disgusto. Tira la barra y toma el agua,
volviéndola a cerrar y tragando el pedazo que tomó.
—Eso sabe como a pegamento —murmura, limpiando la parte de atrás de su
mano con su boca. Me mira con una mirada desaprobatoria—. Empacaste barras de
pegamento y cordones de zapatos, Mason. Felicidades, nos moriremos de hambre.
Tomo un pedazo de mi emparedado sonriendo. —Siempre podremos cazar por
comida. ¿Alguna vez has probado una ardilla? Sabe como a pollo. 170
—¿Yo? Oh, sí. Como ardilla todo el tiempo. Eso es lo que usualmente como
cuando acampo. —Coge la bolsa con las manzanas y la abre en su regazo, estirando sus
piernas frente a ella—. ¿Podemos caminar hacia algún McDonald´s o algo? ¿O a Chick-fil-
A? Necesito una caja de seis nuggets para mejorar mi vida. —Cruza sus tobillos y se
comienza a comer un pedazo de manzana.
Estoy sonriendo, sorprendido de su reacción hacia la comida que empaqué, hasta
que algo pequeño y negro en Brooke toma mi atención.
Sé lo que es, sé exactamente lo que es. Las garrapatas son un peligro
desafortunado para acampar, uno del cual no le advertí.
Joder. Ella lo debió de atrapar cuando corrió por las altas hierbas, la debería de
haber visto antes, he estado mirando sus piernas toda la mañana.
Necesito actuar rápido y quitársela.
También necesito que no se dé cuenta
—¿Qué pedirías en Chick-fil-A, si camináramos hasta ahí? —le pregunto,
alcanzando el bolsillo exterior de mi bolsa y buscando por los materiales que necesito.
Mi mano se cierra en un instrumento metálico. Lo saco y busco mi encendedor y mi kit
médico.
—Mmm. Un numero uno, pepinillos extra. Y una malteada de galletas de crema.
—Toma otra mordida de su manzana—. O una fajita. Tienen buenas fajitas.
—Suena bien
—Mejor que una ardilla. —Se ríe mientras asiente—. De lo que estoy segura es
que no sabe a pollo
Acomodo mis instrumentos y bajo la bolsa, poniendo la comida fuera del camino.
Acercándome, coloco mi mano en su rodilla y suavemente la sostengo. —Brooke,
necesito que te quedes quieta. ¿Vale? No te muevas
—¿Qué? —Sus piernas brincan. La manzana que sostiene se cae en la parte de
arriba de la bolsa—. ¿Qué haces? ¿Por qué tienes unas pinzas?
—Tienes una garrapata en tu pierna.
—¿QUÉ? Dios mío, ¿dónde? —Se sienta y jadea. Su cuerpo entero grita—:
¡Mason, quítamela!
Aprieto su pierna y la miro, con ojos de pánico en ella. —Bebé, relájate. Te la
quitaré.
—¿Has hecho esto alguna vez? —pregunta, su voz temblando. Sus ojos
llenándose de lágrimas y sus labios con pucheros temblando.
Asiento. Asentiría en este momento aunque no supiera qué jodidos estaba
haciendo. No quiero que Brooke se asuste. Su cara me está matando. 171
—Sí, muchas veces. Confía en mí. ¿Puedes calmarte? Eso es todo lo que necesito
que hagas
—Oh, Dios —susurra, parpadeando fuertemente y comenzando a llorar. Su
pierna se queda tensa debajo de mi mano, pero no se resiste—. Vaaalee. Solo no lo eches
a perder.
—No lo haré.
—Mason —Pone su mano sobre la mía, sosteniéndome fuertemente. Nuestros
ojos se encuentran—, por favor, no lo eches a perder.
Me quedo mirándola mientras que lentamente la retira. —No lo haré —le
prometo, dejándola que vea mi convicción, asegurándome de que lo escucha con mi voz
estable—. Mantente firme y estarás bien.
Asiente y mira hacia otro lado.
Mirando hacia su pierna, aprieto las pinzas y las coloco sobre el bicho, avanzo
lentamente. Lo pincho lo más cerca de la piel de Brooke que puedo de manera gentil y
le quito al chupador, asegurándome de quitarle la boca. Suelto un rápido suspiro cuando
lo tengo.
—¿Todo bien, corazón? —pregunto, tomando el encendedor.
—No —responde de manera baja, su cabeza mirando hacia otro lado—. Solo
dime cuando esto termine.
Quemo la garrapata mientras la sostengo con las pinzas. Cuando estoy seguro de
que está muerta. La tiro fuera de la roca y abro mi kit. Me arrodillo al lado de Brooke.
—Solo voy a limpiar el área. Terminé. Se ha ido.
Brooke asiente y se limpia su cara. Todavía no me mira. Sus ojos llenos de
lágrimas están fijos en el árbol.
Una vez que desinfecto y le coloco una venda, limpio mis manos y acaricio su
pierna. »Listo, ¿ves? Eso no fue tan terrible, ¿verdad?
Rápidamente me arrepiento de mis palabras cuando su cabeza cae entre sus
hombros.
Con un callado sollozo, se rompe. Mi fuerte y determinada chica se desmorona
llorando entre sus manos, con su pequeño cuerpo dibujándose como un animal herido
»Oye, ven aquí. —La acomodo en mis brazos, y la sostengo en mi pecho mientras
continúa sollozando. Le quito su cabello sudado de la cara y le beso la mejilla—. Shh,
bebé, está bien. Estás bien. ¿Se acabó? ¿Te dolió?
Asiente y se sostiene en mi camisa. —Odio este lugar. —Comienza a llorar,
poniendo su cabeza en mi cuello, su cuerpo temblando mientras me acerca—. Odio
caminar, odio todo lo de aquí. Los insectos y mi oloroso spray de insectos. Todos esos 172
árboles que señalaste. Las flores. Joder. Odio las flores, Mason. Jodidamente las odio.
Estornuda y llora un poco más. La sostengo fuertemente, pasando mis dedos por
su cabello y sobando su espalda.
—Mentía cuando dije que me encantó. No me gusta para nada. Me quiero ir.
Presiono un beso en su sien. —Bueno. Podemos irnos.
—Lo siento.
—No lo sientas. Oye. —Inclino su barbilla.
Su cara se ve roja, manchada de lágrimas. Sus ojos hinchados y tristes. Se ve triste
y asustada, y lo peor es que no se vería de esta manera si no fuera por mí.
Hice esto.
La traje aquí y la hice sentir incómoda. Vi su ansiedad y seguí jodidamente
empujando porque pensé que disfrutaría lo que estábamos haciendo. Tal vez no todo, y
tal vez no de inmediato, pero como todo lo demás con Brooke, me hallaba dispuesto a
esperar a ese momento. Guiarla a donde quería que fuera conmigo.
Un egoísta de mierda es lo que soy. Probablemente me odia por esto, y si lo hace
no la culpo. Me siento como el imbécil más grande en el planeta.
»Vamos.
Me levanto, llevándola conmigo y poniéndola de pie. Rápidamente empaco todo
en mi bolsa.
No le doy la oportunidad de ayudar. No tiene por qué. Todo esto es obra mía.
Mi desastre sangriento que necesito limpiar.
Lo mismo va para el campamento.
Una vez que llegamos de vuelta, Brooke se encuentra a un lado, mientras que
empaco la tienda de campaña y guardo nuestras pertenencias en nuestras bolsas
separadas. Cargo mis brazos con el equipo y la nevera. Ella agarra la bolsa de dormir,
apretándola contra su pecho, justo como lo hizo cuando llegamos ayer. Su cabeza se
mantiene baja mientras mira al suelo.
Mierda. Ni siquiera puede mírame ahora.
—Lo siento, Brooke —le digo, listo para caer de rodillas y rogar por el perdón de
esta mujer.
Levanta sus ojos y asiente con la cabeza, me reconoce, luego, deja caer su barbilla
contra el saco de dormir y lo abraza más apretado.
Con un tirón de mi cabeza, le indico que camine delante en el camino que
conduce al estacionamiento.
Está lista para irse. No voy a mantenerla aquí por más tiempo.
El viaje a casa es diferente a todas las otras veces que he estado en el auto con 173
Brooke. Soy el que sube el volumen en el estéreo, pero no porque estoy ansioso o para
evitar la conversación.
Odio el silencio. No me gusta lo tranquilos que estamos siendo ambos, pero de
alguna manera sé que ella prefiere la música a escuchar mi voz en este momento.
Está completamente apagada de mí. La cabeza girada y los ojos vueltos a la
ventana. No me ha mirado ni una vez desde que salimos del estacionamiento. Dudo que
quiera hablar.
Estaciono en frente del estudio y tomo el bolso de Brooke fuera de la parte trasera
del coche. Estoy listo para llevarlo por ella cuando me cierra el camino con su cuerpo y
con manos rápidas, toma la bolsa lejos de mí.
—Está bien. Lo tengo. —Lo desliza hacia arriba de su brazo y por encima del
hombro, inhalando una respiración ruidosa después. Sus ojos alcanzan lentamente los
míos.
Luce insegura de qué decir a continuación, en todo caso.
Estoy inseguro también.
Doy un paso hacia atrás y hago un gesto a su pierna. —Límpiala de nuevo
cuando llegues a casa, y pon un poco de ungüento antibiótico en ella. Debería estar bien,
pero si se infecta o empiezas a tener fiebre, tienes que ir al hospital.
Los ojos de Brooke se ensanchan de forma marginal. Baja la mirada a su pierna,
pronunciando un suave hijo de puta, antes de sacudir la cabeza y mirar hacia mí. Sus
hombros caen. —Muy bien. ¿Algo más?
Siento que mis cejas se juntan. ¿Algo más? ¿Me está despidiendo?
Pasando una mano rápida por el cabello, levanto la otra entre nosotros, luego la
bajo con un suspiro agotado. —No sé, Brooke. ¿Hay algo más?
Mi voz suena tensa y ronca. Siento como si algo tuviera un agarre alrededor de
mi garganta.
Me mira como si sólo le hubiera hecho la pregunta más absurda, sus ojos duros
y buscando. Entonces, como si rompiera un trance, parpadea, inclinando la cabeza y
pasando una mano a lo largo de la línea de su cuello.
—Uf. Tengo que tomar como cincuentena duchas. Voy a ir a hacer eso y,
después, cubrir mi cuerpo en desinfectante.
Girando alrededor, no me da otra mirada o una palabra, Brooke despeja el tráfico
y rápidamente cruza la calle.
La veo entrar en su auto. La veo alejarse y desaparecer por la esquina.
Me quedo ahí, sin habla, mi boca floja, mi mente tambaleándose con la
confusión. 174
¿Qué carajo? ¿Eso es todo? ¿Es así como esto se va a acabar entre nosotros?
Claro, Brooke tiene todo el derecho de estar enojada conmigo. Claro, la cagué
arrastrándola hacia fuera en el medio de la nada este fin de semana y empujándola a
probar cosas nuevas, pero ¿qué pasa con todo lo demás?
Las citas. Nuestras conversaciones y la forma en que se abre a mí cuando sólo
somos nosotros. Ayer por la noche en la puta tienda de campaña. ¿Nada de eso importa?
Me dejo caer hacia atrás contra el lado de mi auto y friego ambas manos por mi
cara. La tensión tira de mis músculos. Me siento rígido y apretado por todas partes.
Necesito una carrera larga. Horas en el pavimento.
Practico el yoga todos los días. Esto calma la mente, pero nada sustituye al
ejercicio mental y físico tan fuerte que una jodida carrera te dará. Quiero estar
demasiado cansado para pensar. Correr lo hará.
Descargando al azar mi equipo para acampar en el estudio, sin molestarme en
llevarlo al piso de arriba, cierro detrás de mí y paso por unos cuantos estiramientos para
relajarme. Golpeo el sendero con pasos rápidos, corriendo hacia abajo y hacia atrás
hasta la calle Fayette, a través de callejones y detrás de empresas. Corro más rápido, más
duro, por calles en las que nunca he estado antes y otras que son familiares.
El sol baja en el cielo, cayendo entre los edificios. El sudor empapa la camisa y
se escurre por mi cara.
Mis pies golpean en el cemento, un ritmo constante, incesantemente me empujo
para seguir incluso después de que mis músculos duelen y mis pulmones queman.
Pienso en Brooke y nuestro fin de semana, pero no en la mierda que ha pasado
hoy. Pienso en sostenerla anoche en la tienda. Su cuerpo suave encrespado contra el
mío, acercándome más en su sueño. Su respiración en mi cuello y el olor de su cabello.
Cristo, estando con ella así era todo. Y jódeme, si no lo quiero todas las noches.
Mi obsesión con ella comenzó como una idea. Un vistazo de una mujer a la que
quería conocer y entender. Un delicioso interés. Pero cuanto más tiempo paso con ella,
más desesperado me siento.
Por tenerla. Para conservarla. Estoy completamente loco por esta mujer y podría
haberlo arruinado todo.
Tres horas más tarde y estoy mirando hacia abajo en el desagüe de mi ducha
mientras el agua fría golpea en mi espalda.
Mi cuerpo se siente cansado, mis músculos doloridos y gastados, pero no tengo
la claridad que siento generalmente después de una larga carrera. Mi maldita cabeza se
siente más pesada de alguna manera. 175
Demasiado para desestresarme terapéuticamente. Debato sobre vestirme y
caminar a la tienda de licores más cercana.
Corto el agua, salgo y ciño una toalla alrededor de mi cintura, moviéndome fuera
del cuarto de baño y hacia la cama. Desconecto mi teléfono del cargador y envío un
texto rápido.
Hice la promesa de mantenerla informada de la evolución. Esto es, por desgracia,
mi último desarrollo.
Yo: La cagué con Brooke.
El teléfono apenas toca la madera oscura de mi mesita de noche antes de que
comience a sonar.
—Eso fue rápido —contesto tenso, pasando una rápida mano por mi cara para
recoger el agua que gotea de mi cabello—. Por favor, dime que no te encontrabas
esperando ese mensaje y esperando alrededor por ello. Me gusta pensar que mis
posibilidades con esta mujer no se hallaban condenadas desde el principio.
—¿Cómo diablos voy a saber acerca de tus posibilidades? Nunca la he conocido
—responde Tessa con un tono de impotencia inteligente—. Y la última vez que
hablamos, dijiste que ella se estaba calentando contigo, y que se han estado viendo
mucho. Un poco, creo que fueron tus palabras exactas. Basada en estos dos hechos justo
aquí, diría que lo hacían mejor que un tonto condenado desde el principio. Dudo que
hubiera pasado algún tiempo contigo, si ese fuera el caso.
—Correcto, bueno, tan hermoso como pienso que es, nuestro tiempo juntos
puede haber terminado. No estoy seguro de lo caliente que está a la idea de mi, más
después de lo que le he hecho pasar.
—Oh, Cristo. ¿Qué hiciste? Y por favor, no escatimes en la información. A Reed
todavía le gusta dejar de lado detalles importantes de las historias sólo para hacerse sonar
mejor a sí mismo. Nunca funciona. Si quieres mi consejo, voy a tener que saber
exactamente cómo la cagaste. Al igual que no me puedes decir que Brooke te odia ahora
porque la llevaste a dar un paseo iluminado por la luna anoche, después de su cita,
porque voy a escuchar y pensar que qué mierda es el problema de esta perra, cuando en
realidad, estás dejando fuera la parte en que atropellaste a una pobre anciana con tu
automóvil, la dejaste morir en el medio de la calle, y luego abandonaste tu vehículo, ya
que había pruebas. Hacer a alguien un cómplice de asesinato es una razón válida para
odiarte.
—De hecho, creo que Brooke podría haber preferido eso a lo que realmente
sucedió.
—Ja, ja —responde Tessa con sequedad—. Escúpelo. ¿Qué hiciste?
Me quedo mirando fijamente en mi edredón. —La llevé de campamento cuando
expresó una fuerte aversión por ello. Pensé que tal vez podría conseguir que le gustara 176
si sólo se centraba en estar conmigo, y no dónde se encontraba ni en lo que estábamos
haciendo. Ayer por la noche vi lo ansiosa que se sentía ahí afuera. Debería haberla
llevado a su casa, entonces.
Todavía podría tener una jodida oportunidad con ella si lo hubiera hecho.
Exhalando una respiración preocupada, me pellizco el puente de la nariz. »Ella
trató de que le gustara. Cristo, era hermosa ahí, Tessa. Tan determinada. Entonces hoy
saqué una garrapata de su pierna y se puso a llorar. Me siento terrible. Todavía me siento
terrible. Fue jodidamente horrible verla así de molesta y sabiendo que yo era la razón de
ello. Me pidió sacarla de allí y lo hice. Cuando regresamos, apenas dijo nada antes de
irse a casa. Me sentí como si me hubiera barrido fuera.
—Tal vez sólo estaba volviéndose loca y necesitaba un momento para tratar con
ello. ¿Realmente te dijo que te fueras a la mierda y nunca le hablaras?
—No en tantas palabras —contesto.
—Bueno, yo lo habría hecho. —Se ríe Tessa—. Jodidamente asqueroso. ¿Una
garrapata? Eso es simplemente perjudicial.
Siento los músculos de mis hombros tensos. —No la puse jodidamente ahí. Saqué
la maldita cosa, ¿verdad?
—¿Quieres relajarte? Creo que exageras.
¿Exagero? ¿Lo hago? No veo a Brooke aquí conmigo, así que creo que estoy reaccionando
muy bien.
Tessa respira una risa. —Mason. Mason. Mason.
—¿Sí?
—¿La amas? Suena como si lo hicieras.
Cierro los ojos, tomando una respiración profunda y liberándola lentamente.
¿Cuándo mi obsesión con Brooke se convirtió en algo más?
No tengo ninguna duda de mis sentimientos por ella. Nunca he estado más
seguro de algo antes, pero no puedo precisar el momento exacto en que todo cambió
para mí.
¿Me haría incluso algún bien admitirlo a alguien ahora? Si terminó, ¿cuál es el
punto?
—Yo… —Mi respuesta es interrumpida por otra llamada que viene a través de la
línea. Saco el teléfono lejos para mirar la pantalla, y mi columna vertebral se endereza
mientras parpadeo para enfocar el nombre de la persona que llama.
Casi suelto el dispositivo con una maldición antes de apretarlo contra mi oído de
nuevo.
—Tessa, es Brooke. Tengo que tomar esto.
177
—Ah, ¿ves? Toda esa preocupación por nada. Déjame saber cómo va.
—Sí —le contesto densamente, mi voz sangrienta limitada por mi inquietud de
nuevo. Me aclaro la garganta antes de hacer clic para contestar la llamada—. ¿Brooke?
—Oye. —Su voz es ligera y sublime. Suena como si estuviera sonriendo.
¿Por qué estaría sonriendo?
»¿Qué estás haciendo?
Miro mi toalla, luego alrededor de la habitación a oscuras. —Nada. Sólo me di
una ducha.
—Dios, tomé tantas duchas. He utilizado una cosa entera de gel de baño. —Se
ríe.
Paso una mano por mi cabello mojado.
¿Ella está riendo? ¿Por qué diablos se ríe? ¿Es feliz en este momento?
»Entonces, Mason…
—¿Sí?
—Esa despedida apestó. Fue torpe y jodidamente rara. No me gustó. Tienes que
hacerlo mejor que eso, ¿de acuerdo? —Un sonido de sorbido viene a través del
teléfono—. Umm. ¿Vendrás?
—¿Qué?
—Billy está haciendo sus famosos Martini´s. Son muy, muy buenos. Estoy en mi
tercero así que no puedo conducir. Tienes que venir a mí.
Me siento en el borde de mi cama. ¿Estoy soñando esta llamada telefónica?
—¿Quieres que vaya por ahí? ¿Después de lo que pasó hoy? —pregunto vacilante.
Casi que no quiero romper esta ilusión. Esta Brooke todavía me gusta.
—¡Sí, hola! Me deseabas para todo el fin de semana, ¿verdad? Es decir, ese era el
plan original antes de que la garrapata sangrienta apareciera y arruinara todo. Es sábado
por la noche. Aún es fin de semana, compañero. —Se ríe de nuevo—. Eres tan divertido,
Mason.
—¿Lo soy?
—Sí. Tan dulce y divertido. ¿Un poco extraño, sí? Me gusta. —Hace una pausa,
tarareando un poco—. Ahora date prisa y ven aquí. Quiero besarte antes de que esté
borracha y no lo recuerde.
La llamada se desconecta. Llevo el teléfono lejos de mi oído y lo miro fijamente.
¿Qué acaba de suceder?
Brooke ya no está molesta. No parece furiosa o actuando como si hubiéramos
ido a través y estuviera terminado. 178
Quiere que vaya. Odió esa despedida tanto como yo.
Quiere besarme antes de que esté borracha.
Jodidamente bien. Quiero eso. Odiaba ese jodido adiós. Ni siquiera quiero uno.
Me lanzo fuera de la cama y ataco mi vestidor como un hombre poseído. Las
ropas vuelan. Me pongo un par de pantalones vaqueros y una camiseta y tropiezo en
mis zapatos de correr, atrapo mis llaves y mi teléfono.
Mi estado de ánimo es de júbilo. Tengo ese subidón de correr que esperaba antes.
Sólo que esto es mejor. Déjale a Brooke que me impresione de vuelta en mi forma
agradable usual. No puede hacer o ser algo predecible. No se ajusta a ella.
El tráfico es suave y llego a su edificio en pocos minutos, tirando hacia abajo y
estacionando en el garaje.
Tomo el ascensor a su piso. Llamo dos veces y doy un paso atrás, con el ceño
fruncido por el agua que recojo de mi cuello. Ni siquiera me molesté en pasar una toalla
sobre mi cabello antes de salir. Mi cuello está húmedo.
La puerta se balancea abierta y aparece la cara brillante de Brooke. Chilla y se
abalanza sobre mí, envolviendo sus manos alrededor de mi cuello y tirándome dentro.
Mi espalda golpea la pared. Sus gruesos labios rodeando mi boca.
—Oye. Hola. Tu cabello está mojado, torpe. —Pasa sus dedos por mi cabello y
tira de los extremos. Me besa lentamente. Profundamente. Presionando su pequeño
cuerpo contra el mío. Su lengua se desliza a través de mi labio y gime—. Umm. Mi cara
se siente tan caliente en este momento. Siéntela. —Dando un paso atrás, agarra mi mano
y la aprieta contra su mejilla.
La miro, a esa salvaje, diabólica sonrisa torcida a través de su boca. El hoyuelo
se hunde en su mejilla y sus brillantes ojos, redondos y con ganas.
»Estoy tan contenta de que estés aquí —susurra, sonriendo tan malditamente
grande. Sus mejillas elevándose y ruborizándose en rosa.
Mi corazón truena en mi pecho.
Cristo, estoy tan enamorado de esta chica.
Una garganta se aclara en la habitación. Levanto la mirada y diviso a nuestra
audiencia, Billy y Joey, flotando a unos pocos pies de distancia en el sofá. Ambos
luciendo más que satisfechos a lo que están presenciando.
—Oye. ¿Cómo están? —Me ahogo, enderezándome de la pared.
—Buenas noches. —Joey vacía su copa, arqueando una ceja—. Ella ha estado
dando vueltas esperando por ti. Casi tuve que sedarla.
—Lo que sea. No lo hacía —espeta Brooke por encima del hombro. Tira de mi 179
mano—. Ven. ¿Quieres una bebida? Tenemos cerveza.
—Y Martini´s —añade Billy, señalando con un gesto de saludo y luego a través
del cuarto—. El gabinete de licor está allí si quieres algo fuerte.
Brooke se da vuelta. Su boca cae lentamente abierta y luego se extiende en una
sonrisa de complicidad. —Oh, Dios mío. ¿Lo entiendes? ¿Algo fuerte?5 —Se levanta de
puntillas, su mano al lado de su boca mientras susurra—: Como una polla.
La medio borracha Brooke no sabe cómo susurrar.
Sus ojos se disparan más amplio cuando todo el mundo disfruta de una buena
risa. Joey y Billy comentan acerca de querer los rígidos a medida que se mueven por el
apartamento.
Sonrío hacia abajo a Brooke, rascándome la mandíbula. —Sí, cariño. Lo
entiendo. Estoy bien con una cerveza, ¿vale?
Su pequeña nariz se contrae. —Sí. —Se ríe, empujando mi pecho—. Ve a
sentarte. Te voy a agarrar una.
Hago una toma rápida de mi entorno mientras camino lentamente hacia la barra.
El condominio es amplio y elegante. Arte de aspecto caro cubre las paredes.
—Bonito lugar —comento, deslizándome en un taburete y estirando los brazos
hacia fuera en el frío mármol—. Todavía estoy trabajando en desempaquetar todas mis
cosas. Ha sido un proceso un poco lento. Otras cosas han ocupado mi tiempo.
Brooke sonríe sobre su hombro mientras me agarra una cerveza.

5
Brooke hace referencia a stiff que lo traduje como fuerte (traducción para bebida) también significa rígido
o duro.
—Oh, esto es todo Billy. No puedo decorar ni para salvar mi vida. —Joey viene
a pararse en el bar con su cóctel—. Es extraño lo fabuloso que soy con mi propio sentido
de la moda, sin embargo, cuando se trata de esquemas de color para una habitación soy
un lío caliente sobre ello.
Billy se acerca detrás de él y le besa el hombro, riendo un poco. —Es una buena
cosa que te amo por otras razones. ¿Recuerdas cuando trataste de empapelar el baño?
—Cristo, no me lo recuerdes —se queja Joey avergonzado—. No tengo ni idea
de por qué pensé que era una buena idea.
—Debido a que te acababas de mudar y querías sorprenderme con algo. Fue
dulce.
Brooke pasa la mano por mi espalda y coloca la cerveza frente a mí. Me besa en
la mejilla.
—Ahora vuelvo.
La veo desaparecer detrás de una puerta. Lucho contra el impulso de seguirla allí 180
cuando decido que ese es su dormitorio.
Más lento, compañero. Sabes muy bien lo que pasará si vas allí.
—Por lo tanto, acampar...
Giro la cabeza y veo los ojos de Joey destellar con diversión por encima de su
bebida. Toma un sorbo lento. Miro entre él y Billy. —Cierto. ¿Cómo se encontraba ella
cuando regresó aquí? ¿Así? —Engancho un pulgar por encima de mi hombro en
dirección de la habitación.
—Difícilmente. —Billy deja caer su barbilla en el hombro de Joey, envolviendo
su brazo alrededor de su cintura—. Se estaba volviendo loca acerca de la garrapata, lo
cual no es sorprendente. Es de Brooke que estamos hablando. En una ocasión se quedó
en casa de su hermana durante el fin de semana porque vio una araña en su dormitorio.
No vino a casa hasta que le prometimos que la matamos.
—Nunca encontramos la maldita cosa —añade Joey con una sonrisa
descarada—. Solo extrañábamos su culo loco y queríamos que volviera a casa.
Froto mi boca. —Así que, ¿cuándo empezó a actuar de esta manera? Parece estar
bien ahora, como si nada.
—¿No conoces los efectos gloriosos del alcohol? —La ceja de Joey se levanta—.
Una vez que la distrajimos con las bebidas, se calmó al respecto. —Mira a Billy, luego a
mí, sonriendo como si estuviera en algún secreto—. Eso también es cuando empezó a
hablar sobre ti.
—Otra cosa que hay que saber sobre Brooke. —Billy hace una pausa, sus ojos
elevándose a algo por encima del hombro. Oigo una puerta cerrarse y en voz baja
añade—: Ella no hace eso. —Antes de girar la cabeza y apartar a Joey de la barra.
Mi mente se empapa en esa parte oscura de la información.
¿No hace qué? ¿Hablar de tíos como hace conmigo? ¿Beber y olvidarse de desafortunados
encuentros con los insectos?
¿Qué carajo? Necesito claridad sobre esto.
Brooke regresa a la cocina y me saluda. La observo mientras alcanza un cóctel
grande sobre el mostrador, uno parecido al de Joey. Es un color verde pálido con una
cereza flotante en la parte inferior.
Se da vuelta y se cierra un armario. La estudio, apoyando la barbilla en la mano.
Su largo cabello cae por su espalda, curvándose contra su camiseta sin mangas negra. El
chándal cuelga suelto en las caderas con las palabras Team Pink cubriendo su culo.
Lleva la bebida a su boca y toma un sorbo. Nuestros ojos se encuentran. Sonrío,
y dulcemente me saluda.
Una puerta se desliza abierta detrás de mí y llama mi atención.
Billy levanta la mirada, coloca su mano sobre el hombro de Joey, y lo empuja
fuera. Parece estar luchando con él. 181
—Estamos... yéndonos, ¿verdad? ¡Jesús! Vamos a sentarnos en el balcón. Darles
un poco de privacidad por un tiempo. —Sacude su barbilla y luego sale a la terraza,
cerrando la puerta y ahogando la protesta impertinente de Joey.
—Maldita sea, Billy —escucho débilmente a través del cristal.
La risita tranquila de Brooke gira mi cabeza mientras se sienta a mi lado, con los
pies descalzos balanceándose en el aire. —Este es mi cuarto Martini de manzana. —
Toma un pequeño sorbo, lamiéndose los labios—. Es manzana.
Riendo, desenrosco el tapón en mi cerveza y tomo un trago. —¿Cómo está tu
pierna?
—Mm. ¡Bien! Mira. —Baja la bebida y se alza sus pantalones—. Ni siquiera se
ve rojo. No es que puedas decir que sea debido a la curita, pero aun así. Lo limpié como
dijiste y puse un poco de ungüento en ella. Billy dijo que se ve bien. Ha tenido picaduras
de garrapatas antes.
Envuelvo mi mano alrededor de su pantorrilla y examino su pierna, corro
lentamente el pulgar a lo largo de su piel suave.
Imágenes de Brooke en la roca, asustada y temblando corroen mi mente. Su voz
rota llena mis oídos.
—Sabes cuánto lo siento por esto, ¿verdad? —le pregunto en voz baja, mirando
a esos ojos grandes y curiosos. Tiro de los pantalones al tobillo y libero su pierna—.
Estoy tan jodidamente arrepentido, Brooke. Nunca debería haberte llevado allí. No
debería haber hecho que lo hicieras.
Me da una sonrisa ladeada. —Me gustó la carpa elegante. ¿Recuerdas lo que
hicimos allí?
—Sí.
—No me hiciste hacer nada de eso.
Enderezándome con una respiración rápida, bajo la mirada mientras su mano
encuentra la mía bajo el borde de la barra. Me aprieta el pulgar.
Cierro mis ojos. Joder, es tan diferente conmigo en este momento. ¿Cuándo ha
llegado alguna vez a mi lado, o mostrado algún tipo de afecto honesto hacia mí delante
de la gente que conoce? ¿Es el alcohol?
Cristo, simplemente disfruta de ello, ¿sí? Deja de analizar todo.
—Pensé que se había terminado hoy —admito en voz baja, rozando mis dedos
contra los de ella y mirando hacia a mi regazo—. Me sorprendió cuando llamaste. Pensé
que soñaba.
—Tal vez lo hacías.
Nuestros ojos se entrelazan, y ella respira una risa, tomando otro sorbo de su 182
bebida y luego inclinando su cabeza hacia abajo. Sus ojos brillan. »Soñando sobre mí es
una especie de cosa tuya, ¿verdad?
—Tú eres es mi tipo de cosa.
—Y el yoga.
—Sí. —Levanto el brazo y agarro un poco de su cabello, metiéndolo detrás de su
oreja. Mi teléfono suena con una alerta de texto, y lo saco de mi bolsillo y coloco sobre
el mostrador.
Tessa: ¿Y bien?
Rápidamente tecleo mi respuesta.
Yo: Crisis evitada.
—¿Quién es ese? —pregunta Brooke, acercándose para ver la pantalla cando puse
el teléfono de nuevo hacia abajo. Lo estudia por un momento—. ¿Tessa? —Nuestros
ojos se entrelazan. Los suyos se estrechan—. Umm.
Giro la cabeza, sonriendo mientras se endereza a sí misma en su taburete y se
encoge de hombros con indiferencia.
—Es una amiga de Alabama. Le he hablado acerca de ti.
Brooke levanta su copa a la boca. —Oh, ¿en serio? ¿Y has visto su vagina? Porque
nunca he visto ninguna de las vaginas mis amigos. Solo digo. O sus penes, antes de que
preguntes. No hay penes o vaginas entre amigos.
Me froto mi cuello, observándola, sin control sonriendo a este desarrollo.
Ahora bien, esto es muy interesante. —¿Estás celosa, Brooke?
Su cabeza se mueve bruscamente hacia mí, con los ojos cargados de desacuerdo.
Baja la copa al mármol. —¿Celosa? ¿Yo? ¿De quién? ¿Esa fea puta que sólo te envió un
mensaje? ¿Por qué estaría celosa de ella si nunca has visto su vagina? Lo cual aún tienes
que confirmar. Por favor confírmalo antes de que te lance mi bebida en la cara.
Tomo otro trago de mi cerveza, dejándola hablar un poco a mi lado antes de
responder.
»Dile a Theresa que encuentre a su propio australiano.
Casi me ahogo. Limpiándome la boca después de mi ataque de tos, me vuelvo a
Brooke y bajo mi cerveza, tratando de alcanzar su mano. Lucha contra mi agarre unos
buenos tres segundos antes de dejar que la tenga, pero mantiene la mirada fija detrás de
la barra.
—Tessa, no Theresa, y salí en una cita hace meses. Ni siquiera le di un beso,
Brooke. Es sólo una muy buena amiga.
—No necesitas explicar tu relación o lo que sea con ella. Realmente no me
importa.
—¿No? —Niega con la cabeza. Me inclino hacia delante para ver su cara—. 183
Porque realmente a mí jodidamente me importaría si estuvieras enviándote mensajes de
texto con un tío y no supiera qué fue él para ti. No soy un hombre celoso, pero creo que
por ti lo sería. Es asombroso la forma en que me haces sentir.
Gira la cabeza, mirándome presionar un beso en su palma.
»Y preferiría pensar que podrías estar ahí conmigo, dispuesta a estar celosa y loca
por una sola persona.
Su cara se relaja al tiempo que se me queda mirando. Moja sus labios. —¿Ni
siquiera la besaste?
—No.
—¿Querías?
—No como quiero besarte.
Poco a poco, como si estuviera luchando, una suave sonrisa tira de la comisura
de su boca, y luego la toma a través del resto de ella. Niega con la cabeza a través de una
exhalación rápida, se ríe en voz baja, y luego desliza su cuerpo caliente en mi regazo,
apretando mi cuello y presionando suaves besos en mi mandíbula.
—Dime algo en italiano de nuevo —susurra mientras sus dedos se deslizan por
mi cabello—. Me gustó mucho antes.
Dejo caer mi cabeza junto a la suya. Mis brazos fuertemente se enrollan alrededor
de su espalda. —¿No te gustaría saber lo que estoy diciendo?
—Umm. —Asiente con la cabeza y besa mi cuello.
—Podría decir cualquier cosa, ¿sabes? Tal vez algo que no estás lista para
escuchar.
—Lo sé. —Se aparta y se queda mirando mi boca. Sus ojos se oscurecen, líquido
deseo arremolinándose en esos iris verdes y marrones salvajes. Moja sus labios y agarra
mi cara—. Creo que estoy borracha.
—¿Sí?
Asintiendo, se inclina. —Definitivamente.
Sus labios se presionan contra los míos. Abro la boca y tomo su lengua, chupando
la amargura del alcohol. Dejando que su sabor sature mi alma.
Dios, qué me hace esta mujer.
Gime y presiona su pecho más cerca, besándome con fuerza y sin prisas,
acariciando su lengua contra la mía, chupando mis labios y moviéndose en mi regazo.
Odio y adoro como Brooke es conmigo esta noche, tan sin vergüenza con su
afecto. Abandonando todas sus dudas. Exactamente como quiero que esté conmigo todo
el tiempo. Exactamente como estoy con ella, todo el tiempo.
184
Es una tortura sangrienta, saber por qué actúa de manera libre conmigo, pero
joder, es difícil alejarse.
Esto es lo que puede ser. Y esto, maldición, esto es lo que estoy extrañando.
—Mason. —Gime, clavando las uñas en mi cuello, meciendo sus caderas contra
mi erección.
Despierto de mi bruma y despacio nos bajo, moviendo los labios a su mejilla y
besando su hoyuelo.
—Voglio che questo no finisca mai —susurro contra su piel.
Quiero que esto nunca se acabe.
Sigue en mis brazos, su aliento soplando caliente y áspero contra mi oído. Luego,
con un suspiro tranquilo, deja caer su cabeza en mi hombro y se pone flácida.
—Sí —murmura—. No voy a recordar eso mañana.
Riendo, me inclino hacia atrás y empujo su cabello fuera de su cara.
—¿Te quedas a pasar la noche? —pregunta, sus dedos bailando a lo largo de la
parte posterior de mi cuello. Se ve emocionada por esa posibilidad.
—Mejor no.
Sus labios se contraen. —¿Crees que podría olvidar tus reglas y tratar de
aprovecharme de ti en mi borrachera?
Sonrío, apretando sus caderas. —Sí, y yo podría olvidar que estás borracha.
Demasiada tentación. Sé lo jodidamente increíble que se siente tener a Brooke
junto a mí en la noche. No voy a ser capaz de mantener las manos lejos de ella.
—Lo haría —confiesa a través de una sonrisa enorme—. Olvidarlo, y
aprovecharme de ti. Pero, ¿puedes permanecer al menos hasta que me duerma? Voy a
dejar que mires mis tetas un poco. —Sacude los hombros y hace que sus tetas reboten y
se balanceen. Mi pene se mueve. Sin sujetador. Joder, esto va a ser un desafío.
—Jesucristo, Brooke. —Gimo, inclinándome y tomando de nuevo su boca,
inclinando la cabeza y presionando besos a su mandíbula—. Mantendrás eso puesto ¿sí?
—Nah.
Se ríe y chupo su cuello.
—Bien —le digo—. Entonces me quedaré.

185
13
Traducido por BlackRose10 & Jul
Corregido por Vickyra

Brooke
L
os lunes nunca me han molestado. 186
Sé que la mayoría de las personas preferirían saltarse este día por
completo, pero nunca he tenido problemas con él. No me importa
trabajar los lunes, o hacer frente a la población en general en este día
específico de la semana. El tráfico no es realmente un problema dado que trabajo tan
cerca de donde vivo. Y mientras no haya bebido mi peso en alcohol la noche anterior,
nunca tengo dificultad para despertarme y llevar mi culo a la panadería a tiempo.
Los lunes nunca me han molestado. Hasta hoy, hasta este lunes, en particular.
El lunes después de mi fin de semana con Mason.
¿Por qué jodidos no creo que haya sido una buena idea venir a trabajar hoy?
Porque estuve cuidando una resaca malvada todo el día de ayer y pasé mi día en
la cama con mi puerta cerrada, Joey se perdió la oportunidad de darle rienda suelta a su
boca y molestarme hasta la mierda acerca de todo lo que pasó este fin de semana. Pero,
¿ahora que estoy totalmente atrapada en este infierno perfumado a frambuesa y
chocolate durante ocho horas? No sólo me toca tratar de ignorar los comentarios
fastidiosos de Joey, sino que Dylan también aporta con su opinión sobre todo.
Ella es mi jefa. No puedo exactamente tirarla por la ventana para hacerla callar,
¿verdad?
Además, está el asuntico del embarazo y eso. Estoy segura de que no sería bueno
para el bebé.
—Pastelito, debiste haberla visto. —La amplia sonrisa de Joey resurge cuando
camina desde la parte posterior por centésima vez hoy.
Suspiro y mantengo mi cabeza hacia abajo.
»Hablando de lo dulce que Mason fue cuando le quitó la garrapata. Cómo la
abrazó mientras lloraba con esos brazos sexis como la mierda. Incluso mencionó algo
acerca de tener un tiempo decente hasta ese momento. ¿Puedes creerlo? Nuestro
pequeño muffin realmente disfrutó acampar.
Pongo otro pastel en la caja grande de la panadería frente a mí y lo miro desde el
otro lado de la encimera. Dylan se ríe en voz baja de su taburete. —Me encontraba
borracha cuando dije eso —digo.
No puedo creerlo. De hecho, me divirtió acampar. ¿Qué está pasando con el mundo?
—Apenas llevabas tu primer Martini. Ni siquiera lo intentes conmigo, Brooke —
señala Joey apuntando un dedo en mi cara—. Estoy hasta más allá del punto de tratar
de que admitas que tienes sentimientos por este hombre, porque creo que estás mucho
más allá de sólo tener sentimientos. Te vi con él cuando vino por ti, y sé cómo coqueteas
cuando estás borracha. Y eso no lo fue, cariño.
Cierro la caja y la apilo en la parte superior de las otras dos que ya he llenado.
Una implacable y aguda tensión se construye detrás de mis ojos. Ignoro la sonrisa
complacida de Dylan y concentro toda mi molestia en Joey.
187
—Bueno, no recuerdo cómo me veía cuando Mason se acercó, porque como he
dicho cincuenta veces ya hoy, ya me hallaba bien avanzada en mi camino a fiestalandia
hacía horas, pero estoy segura de que me vi cómo cualquier mujer se ve cuando el sexo
toca en su puerta.
—Oh, dame un maldito descanso. —Dylan empuja una bandeja lejos de ella y
cruza los brazos bajo su pecho—. Brooke, ¿cuándo fue la última vez que tuviste
relaciones sexuales? ¿Hace cuántos días?
Abro la boca para contestar, a continuación, la cierro rápidamente.
Joder. Joooder. Normalmente puedo contar mi respuesta a esta pregunta en una
mano. Pero hoy no tengo ni idea...
¿Cuánto tiempo ha pasado?
Paul. Ese gigante huevón fue mi último encuentro lamentable. Conocí a Mason
a la semana siguiente. ¿Estoy en el territorio de dos dígitos?
Santa mierda. Eso tenía que ser por lo menos hace dos semanas.
—¿Necesitas un calendario, Brooke? Hay uno justo ahí.
Haciendo caso omiso de Dylan y su pregunta, abro una bolsa de papel y empiezo
a llenarla de muffins de banana, manteniendo mis ojos hacia abajo y concentrada en mi
tarea.
—Entonces, qué importa si he pasado más tiempo del habitual sin tener sexo. ¿A
quién le importa? Estoy haciendo otras cosas con Mason. Igual me estoy viniendo. No
veo cuál es el puto lío o por qué ustedes dos me molestan al respecto.
Silencio.
Cero respuestas sabiondas. No hay ningún ruidito gracioso como los que he
estado escuchando toda la mañana.
¿Acaso mis oraciones han sido escuchadas? ¿De repente soy la única empleada
de “Diente Dulce de Dylan”?
Levanto la mirada y descubro dos pares de ojos en mí.
Maldita sea.
Joey mira a Dylan, sonriendo salvajemente. —Me habría encantado conseguir
ese adorable discurso en cámara. ¿Y a ti?
Ella asiente con la cabeza lentamente. —Absolutamente.
¿De qué carajos hablan ahora?
—¿Qué? —pregunto, dejando la bolsa. Mis manos se aplanan en la madera
mientras mi mirada se pasa entre ellos—. ¿Ahora qué dije?
Dylan se endereza en su taburete y apoya su mano sobre su vientre. —Acabas de 188
admitir que ya no te importa que Mason esté reteniendo el sexo contigo. Tú, Brooke
Wicks, no estás preocupada por el sexo porque pasas el rato con un hombre que te hace
tan feliz, que se te olvida lo que te pierdes. —Inclina la cabeza—. Ahora, ¿estás dispuesta
a admitir por qué no te importa?
—¡Ya les dije! —grito, golpeando una mano sobre mi boca.
Oh, Dios mío. ¿Qué estoy haciendo?
Dylan y Joey se sobresaltan por mi arrebato. Miradas de preocupación se
intercambian, y luego se dirigen a mí.
¡Mierda! Cálmate, Brooke. Te gusta tener un trabajo. Necesitas un trabajo. Nada de
incidentes como éste o tu culo va a ser tirado a la calle.
—Lo siento —les digo, bajando la mano y mirando a través de la superficie de
trabajo a Dylan—. No quise gritar de esa manera.
Ella desenrosca la tapa de su agua y se la lleva a la boca. —Está bien.
Me acerco a mi espalda y desato mi delantal, continúo con calma después de
haberme decidido por un volumen más apropiado para el lugar de trabajo. —Como les
he dicho, todavía me vengo con Mason. Los orgasmos que me da son algunos de los
mejores de mi vida. Tal vez incluso los mejores. Sería diferente si estuviera saliendo con
este chico y él no me estuviera tocando, pero no. No importa que no hemos tenido sexo
todavía. Los juegos previos de Mason dan en el punto.
Joey niega con la cabeza, agitando una mano desdeñosa en el aire. —¿Qué es él
para ti? ¿Tu novio? ¿Amigo con beneficios? ¿Qué?
—Ya hemos hablado de esto —respondo con severidad, lanzando mi delantal
sobre la mesa—. Jesús. No es más que un tipo con el que paso el rato. Y en cinco minutos
cuando me hagas esa pregunta otra vez, todavía va a ser simplemente un tipo con el que
estoy pasando el rato.
Dylan se levanta de su taburete y toma su batidora rosa, deslizándola delante de
ella. —La negación no te luce, Brooke. Deja de usarla.
—Oh, Dios mío —tartamudeo suavemente, arrebatándole la bolsa de panecillos
y dejándola en la parte superior de las tres cajas.
Tengo que salir de aquí. Lejos de estos dos. Nunca he hecho una entrega sola
antes, pero he cerrado toneladas con Joey. Por lo general vamos nosotros dos.
Bueno, eso no sucederá hoy. Si no consigo un descanso de esta locura, voy a
terminar quemando este lugar hasta los cimientos sólo para evitar más conversación.
Joey viene a mi lado. Se frota las manos con impaciencia juntas, mirando entre
las cajas y mi cara.
—¿Lista para irnos, señora King?
189
Mis ojos se abren. No se atrevió a jodidamente ir allí.
¿Dije quemar este lugar hasta los cimientos? Me refería a matar un tercio de la
plantilla.
Apretando los puños a mis costados, me hago más cerca de él. Joey se inclina
hacia atrás cuando registra la expresión de mi cara.
»¿Demasiado? —pregunta mansamente.
—¿Qué crees? —Levanto las cajas y equilibro la bolsa en la parte superior,
mirando a Joey mientras los bajo contra mi pecho—. Voy a hacer esta entrega sola.
Hazme un favor y cómete una verga durante el almuerzo mientras estoy fuera. Suenas
necesitado.
—Ay, gatita —me dice Joey. Parece herido sinceramente—. Sólo porque me
estoy metiendo en tus asuntos, no significa que esté necesitado. Retrae las garras, por
favor.
Levanto la vista hacia él, tratando de permanecer enojada, tragándome el
remordimiento que siento que me quema la parte posterior de la garganta.
No he hablado con Joey así de cruelmente desde antes de irme a vivir con él. Esto
solía ser un diálogo regular entre los dos, en la época en que apenas podíamos
soportarnos. Entonces empecé a trabajar aquí. Mientras más cercanos nos hicimos, él y
yo, más burlonas nuestras bromas. Paramos de fastidiarnos hace años.
¿Por qué tuve que ir allí justo ahora? ¿Por qué lo hizo él?
¿Por qué están los dos tan cansinos sobre esto?
Paso por delante de él y me dirijo hacia la puerta. Si me quedo más tiempo, o voy
a gritar o a pedir disculpas. Ninguno de los dos me parece atractivo en este momento.
—Brooke, ¿sabes dónde queda? —dice Dylan en voz alta cuando entro en la
panadería principal.
—Sí. Hicimos una entrega ahí el año pasado.
Me vuelvo hacia los lados para abrir la puerta con el codo. Un movimiento me
llama la atención. Levanto la mirada justo cuando Joey entra en la cocina, viéndose
como si quisiera decirme algo.
No espero alrededor para escucharlo. Sólo Dios sabe qué otro ingenioso pequeño
comentario tiene que decir en este momento.
Con un empujón firme, salgo de la panadería y me voy hacia mi auto.

***

Tomo los ascensores para el undécimo piso del edificio de Harding y Asociados, 190
una firma de capital de riesgo en la ciudad.
Definitivamente he estado aquí. Más de una vez en el mismo día. Mientras que
Joey y yo hicimos nuestra entrega a una de las oficinas en este edificio el año pasado,
me llamó la atención uno de los asociados. Casualmente, nuestra entrega fue para un
desayuno de trabajo. El asociado terminó siendo todo mi almuerzo.
Casi no recuerdo nada de él. ¿Tenía cabello oscuro, tal vez? ¿Gafas? Lo único que
sobresale en mi mente es cuan irritada me sentía por la regla de treinta minutos de
almuerzo de Dylan ese día.
Dejo caer mi cabeza contra la pared de espejos detrás de mí.
¿Y si hubiera sido Mason, y fuera un año más tarde, o varios años después?
¿Recordaría pequeños detalles acerca de él? ¿O los grandes? ¿Cualquier cosa?
Sí.
Mi respuesta tan cierta como mi deseo de seguir respirando. Es aterrador y
extrañamente reconfortante a la vez. No lo entiendo. No entiendo nada de eso. Mi
estómago se siente como que está siendo retorcido en un nudo perpetuo.
Balanceando las tres cajas llenas de golosinas y la bolsa de muffins, salgo de los
ascensores y camino por el suelo de mármol brillante a la zona de recepción, rezando
para que deje mi ansiedad detrás de mí. Una mujer mayor me dirige por el pasillo hacia
la sala de conferencias por el gran ventanal con vistas a las calles de la ciudad. Doy un
silencioso agradecimiento cuando veo las puertas de la habitación ya abiertas. No me
gustaría colocar estas cajas en el suelo para poder llamar.
Sería muy poco profesional, y probablemente una de las razones por las que estas
entregas se hacen en parejas.
Doy un paso dentro de la habitación, bajando las cajas para que pueda ver por
encima de la bolsa de papel. Varios hombres de traje se sientan en una mesa rectangular.
Todos ellos me miran llegar y detienen su disección de cualquier documento que se halla
en frente de ellos.
—Hola. Tengo una entrega de “Diente Dulce de Dylan”. Pasteles y muffins.
El hombre de edad más cercana a mí se levanta y toma las cajas. Sonríe
cálidamente. —Excelente. Estábamos a punto de empezar.
Extiende las cajas en el centro de la mesa. Da vuelta a las tapas rápidamente hacia
atrás y examina el contenido de la bolsa de papel.
El hombre mayor se endereza y me mira. —Por favor, vea a mi secretaria Helen
para su pago, señorita...
—Brooke.
Miro por la habitación hacia el sonido de mi nombre.
191
Sentado en el otro extremo de la mesa se encuentra el asociado por el cual
renuncié a mi almuerzo el año pasado.
Rubio. Sin lentes. No hay nada particularmente memorable en absoluto sobre él.
De hecho, si no hubiera llamado por mi nombre ahora, pasaría fácilmente este tipo en
la calle y no lo reconocería. Es sólo en este entorno, la gran sala de juntas con productos
horneados extendidos sobre una mesa de conferencias que se activa mi memoria. Y eso
podría tener mucho que ver con las golosinas y nada que ver con el sexo que tuvimos.
Se pone de pie y abotona su chaqueta, con una sonrisa en mi dirección. »Saldré
contigo.
Sonrío al hombre mayor que tomó las cajas de mí y salgo de la habitación. Rubio,
sin gafas, tiene que ponerse al día.
»Dije que saldría contigo. ¿No puedes esperar un segundo? —Él aprieta
suavemente mi codo, se inclina para susurrarme al oído—: ¿Apurada? Puedo hacer que
sea rápido.
Jalo mi brazo. —Está bien. Tengo que volver al trabajo.
Mis pies siguen llevándome por el pasillo. Se queda justo conmigo, su risa
tranquila irrita mis nervios.
Cristo, sólo desaparece. Esto no va a suceder.
—Vamos, Brooke. Estoy a punto de tener que sentarme a través de este encuentro
aburrido como la mierda. Haz el día a un chico un poco más brillante, ¿sí?
Me vuelvo para mirarlo. —Ni siquiera recuerdo tu nombre.
—Vince.
—Bueno, Vince, como he dicho, tengo que volver al trabajo. Pero incluso si no
lo hiciera, no estaría interesada.
Sus cejas se reúnen en el nacimiento del cabello. —¿Por qué no?
—Porque tengo un novio.
Mis pies patinan a un alto frente al mostrador de recepción. Cierro mi boca,
aspirando aire con fuerza por la nariz. Vince comienza a desdibujarse en frente de mí,
seguido por todos los de mi entorno. Las paredes parecen pulsar, latiendo con el latido
de mi corazón mientras llena mis oídos, cada vez más fuerte. Mi respiración se vuelve
superficial y las palmas de mis manos empiezan a sudar.
¿Qué...
En el…
Infierno... acabo de decir?
Miro a mi alrededor por otra mujer que se hallaba cerca, cuya voz tuve que haber
estado escuchando.
Esa no era yo. No acababa de decir eso. No acababa de decir que tengo un novio. 192
Girando la cabeza, me encuentro con la mirada de la más antigua recepcionista
detrás del mostrador.
¿Eras tú?
—Ah, te entiendo.
Miro hacia atrás a Vince después de que él habla.
Tira de la chaqueta, levantando un hombro. —No estoy tratando de romper una
relación. Esa es demasiada implicación para mí. Buena suerte con tu novio. Espero que
todo funcione.
Novio.
—¡Cállate, Vince!
Se inclina hacia atrás, luciendo asustado. —¿Disculpa?
Miro alrededor de nosotros, evaluando los ojos en mí y viéndolos multiplicarse.
Llevo las dos manos a mi cara y moldeo mis mejillas.
Mi piel se siente caliente. Muy caliente. Necesito aire.
Me giro y casi subo al mostrador de recepción. —¿Eres Helen? Por favor, por el
amor de Dios, dime que eres Helen. Necesito una Helen.
Mira hacia mí por encima de sus gafas. —Soy Helen.
—Ese tipo allí me dijo que parara aquí por mi cheque. Por la entrega que hice.
“Diente Dulce de Dylan”.
—Oh, sí. —Sonríe y recoge un cheque y un pequeño trozo de papel,
deslizándolos ambos frente a mí—. Aquí tienes. Sólo tienes que firmar por él.
Tomo una pluma y garabateo algo en el recibo. Dudo que sea mi nombre. Dudo
que sea legible.
Hay una fuerte posibilidad de que acabo de firmar “novio”.
Arranco el cheque, lo doblo y meto en el bolsillo de atrás. Los ascensores tienen
un pequeño grupo de personas frente a las puertas. No puedo esperar por ellos. Tomo
las escaleras en su lugar y rápidamente desciendo once pisos, lanzándome a través del
vestíbulo y empujo a través de la puerta giratoria.
El sol golpea mi cara. El oxígeno entra a toda prisa a mis pulmones en jadeos
desiguales. Me muevo a un poste de luz en la esquina de la acera y coloco mi mano
contra el cobre caliente, buscando el equilibrio. De repente me siento mareada.
Novio. Acabo de decir que tenía un novio. Desperdicié el sexo porque tengo un novio.
Los segmentos de mis conversaciones anteriores en la panadería se filtran por mi
cabeza. El ruido de la calle concurrida alcanza el volumen mínimo. Las voces de Joey y
Dylan son todo lo que puedo oír cuando cierro los ojos y regulo mi respiración. 193
—Ella se paseaba como un perrito enfermo de amor a la espera de que se acercara.
—Pones esta pequeña sonrisa en tu cara cada vez que viene aquí, Brooke. No actúes como
si no te gusta más este tipo.
—Oh, Dios mío, Dylan. Se puso celosa por esta chica con la que él se enviaba mensajes de
texto en la noche del sábado. Sabes lo que significa.
—Si no te importara, no estarías celosa, Brooke.
Celosa. No tenía celos. Me encontraba borracha. Cualquier cosa que haga o diga
bajo la influencia de los Martini´s de Billy no debe ser retenido contra mí. Ni siquiera
recuerdo a Mason mensajeándose con alguien.
Me imagino a su teléfono y el nombre resaltado en la pantalla.
Tessa.
¡Mierda!
Una mano en mi hombro me hace girar la cabeza y abrir enormemente los ojos.
La cara de Mason estudia la mía, sus manos llegar a agarrarme. —Oye, ¿estás
bien?
Doy un paso hacia atrás, evitando su alcance. —¿Qué haces aquí? —pregunto,
mirando hacia el edificio que evacué como si estuviera en llamas. Me vuelvo a Mason y
asimilo su atuendo.
Pantalones de color caqui y una bonita camisa de botones. No es lo que estoy
acostumbrada a ver durante la semana.
—¿Por qué no estás enseñando una clase? ¿Vince te llamó?
—¿Vince? ¿Quién es Vince?
Me froto las manos por mi cara. Dios, estoy perdiéndolo.
—Nadie. No es nadie —pronuncio, dejando que mis brazos caigan flojos a mis
lados y mirando hacia él.
Sus brillantes ojos se llenan de preocupación. Probablemente parece que estoy
teniendo un ataque de nervios.
Aclarando mi garganta, pregunto de nuevo. »¿Qué haces aquí, Mason?
Se mueve más cerca, saliendo del camino de los otros peatones en la acera. La
luz del sol captura su cabello y aclara algunos mechones. —Me reunía con alguien sobre
la posibilidad de expandir a una cadena. Sólo discutiendo ideas. Realmente no sé si es
algo que me tomo en serio.
Me mojo los labios. —Oh.
El logotipo de Mason en fachadas de tiendas alrededor de la ciudad. Puedo
imaginarlo. Luego mercancía. Botellas de agua y pequeñas lindas camisetas.
194
Debería ampliar. Sería fantástico con ello.
—¿Qué haces aquí, Brooke? Te ves un poco... fuera de sí. —Extiende la mano y
me aprieta el brazo y el codo. No me aparto de él como lo hice cuando Vince me tocó.
Después de un año, todavía recordaría cómo esto se sentía.
Tragando a través de una parpadeada pesada, bajo la mirada a un punto en la
camisa de Mason. —Estaba haciendo una entrega en ese edificio y este tipo con el que
me enrollé el año pasado preguntó si quería ir de nuevo. Sabes, tener relaciones sexuales.
—Echo un vistazo brevemente hacia él.
Parece absorto por lo que estoy diciendo, me observaba con una mirada
absorbente en sus ojos. Su mandíbula apretada como si estuviera apretando los dientes.
Su agarre en mi brazo tensándose.
Dejo caer mi cabeza. »Le dije que no quería. Que tenía novio.
—¿Sí?
Asiento con la cabeza y doy un paso atrás. —Tengo que irme.
—Guau. Espera un minuto. —Mason agarra mi brazo de nuevo. Su otra mano
agarra mi mejilla. La comisura de su boca se contrae mientras me mira fijamente—.
Dijiste que tienes novio.
Cierro mis ojos. —No sé —susurro.
Mi corazón late en mi pecho. La sangre en mis venas caliente y calienta mi piel
hasta que una fina capa de sudor se acumula en la superficie.
—Brooke.
Agarro su muñeca y saco su mano de mi cara. —Detente. Necesito irme. Yo
solo... —Me muevo hacia atrás, pero Mason se apodera de mi cintura y me lanza contra
él.
—¿Qué está pasando? ¿Por qué entras en pánico?
—Porque sí.
Trato de voltearme en sus brazos. Trato de escapar, huir de esto, de mi
preocupación y las emociones que siento que giran alrededor de mí y me sofocan.
No puedo respirar. No sé qué me ocurre. De repente me siento tan pequeña y
llena en mi propia piel.
—¿Pero por qué? Habla conmigo —suplica, inclinándose para acercarse—.
Brooke.
Mi nombre en sus labios y la forma en que lo dice, como un abrazo familiar,
desbloquea algo dentro de mí. Otro nivel de incertidumbre. Algo tan abrumador que se
arraiga en mi alma y demanda ser reconocido. 195
Siente esto. ¿Sabes lo que es esto, Brooke?
El pánico se derrumba sobre mí. Deduzco una respiración completa en mis
pulmones y empujo contra su pecho con toda la fuerza que me queda. —¡Porque no
conozco a los hombres como tú! —le grito, mi voz quebrada y sonando tan frágil como
me siento.
Mason se tambalea hacia atrás, sus ojos redondos y embelesados. La expresión
de su rostro reflejando mi propia inquietud.
»No entiendo lo que estamos haciendo y sólo necesito un minuto para respirar,
¿de acuerdo? —Las lágrimas mojan mis mejillas. Más amenazan detrás de mis
pestañas—. Necesito un minuto —digo en voz baja, secándome la cara y mirando hacia
él.
Dios, ¿qué me sucede? Estoy gritando a todo el mundo este día.
Pellizca sus labios juntos a través de un asentimiento tenso, me estudia con gran
atención. Sus ojos suaves, pero todavía sujetando.
Trato de calmarme. Me las arreglo para al menos detener las lágrimas frescas
formándose, pero mi pecho se siente apretado y mis manos están sudorosas. Ruego para
no derramarlas aquí en la acera.
Mason se me queda mirando un momento más, luego mira por encima del
hombro y se frota la mandíbula. —¿Por qué no vamos a tomar un café? Sentarnos un
poco.
Niego con la cabeza. —No. Tengo que volver al trabajo.
—Vamos. —Extiende la mano hacia mí, pero retira su mano antes de que pueda
tocar mi brazo. Inclina la cabeza con una sonrisa tierna—. Sólo unos pocos minutos,
¿sí? No voy a entretenerte tanto. Sólo una taza de café.
—Ya te he dado el café de hoy —contesto, envolviendo mis brazos alrededor de
mí.
Parece luchar contra una sonrisa mucho más amplia mientras se acerca. —Lo sé,
dulce Brooke. Pero es esto o el almuerzo, y pensé que sería más agradable una bebida
rápida. —Mete sus manos en los bolsillos y sacude la barbilla en la dirección detrás de
mí—. Una taza más. Si Dylan te reclama voy a decir que todo fue culpa mía. Que te
secuestré e ignoré tus peticiones urgentes para volver al trabajo. Te vas a ver como la
empleada modelo, lo prometo.
Me muerdo el interior de la mejilla y contemplo su petición.
Café, entonces puedo volver a trabajar. ¿Quiero volver al trabajo? Estoy
empezando a pensar que tal vez dejar la santidad de mi habitación todo el día, fue el
mayor error de mi vida. 196
Todo parecía tan simple este fin de semana. Me hallaba en mi pequeña burbuja
perfecta Mason y todo el mundo me dejó sola en ello. No tenía que dar explicaciones a
nadie. No estaba pidiendo definir cualquier cosa. A pesar de que Billy y Joey estuvieron
alrededor el sábado por la noche, se fueron los dos solos y por lo que puedo recordar, he
disfrutado. Suelo hacerlo con Mason. Pero ahora el fin de semana ha terminado. Estoy
siendo obligada a analizar lo que estoy haciendo y todo lo que sucede en mi pequeña
burbuja perfecta, y no quiero. Ni siquiera sé si puedo.
¿Cómo se supone que voy a explicar esto a la gente cuando no sé cómo explicar
lo que sucede a mí misma?
Aclaro la pregunta de mi cabeza y miro a los ojos de Mason.
Me ofrece la posibilidad de retrasar aún más el abuso de mis compañeros de
trabajo. Estaría loca para no tomarla en este momento.
Por otra parte, acordando esto significa pasar más tiempo con el hombre al que
acabo de pegarle una etiqueta.
Mi mente pica con vacilación.
Dios, en serio odio los lunes. Nunca participaré en uno de nuevo.
Enjugando una lágrima con el dorso de los dedos, dejo caer mis brazos y tomo
una decisión.
—Está bien. Bueno. Una taza más.
14
Traducido por Nitan & Alysse Volkov
Corregido por Vickyra

Mason
B
rooke mira fijamente sus dedos anudados juntos frente a ella mientras 197
esperamos por nuestro café.
Ya no llora más, pero no se parece a mí Brooke. No hay una
sonrisa dulce con hoyuelos. No tiene esa chispa que ilumina sus ojos.
Se ve inquieta. Atrapada en algún pensamiento preocupante que la consume. Un
fuerte contraste de la cálida y sociable mujer que besé y toqué abiertamente el sábado en
la noche.
Quien muy abiertamente me besó y me tocó.
Permito que mi mente vaya allí por un momento. Esté presente con esa Brooke.
Sentir sus manos alrededor de mi cuello y su cálido aliento en mis mejillas. Recordando
sus palabas tranquilas, las que no estoy seguro de que se diera cuenta de que las decía
mientras la sostenía en el sofá y disfrutaba de nuestro tiempo juntos.
Con una voz suave, con sus labios moviéndose contra mi oído, me preguntó si
podía quedarme un poco más, si podía abrazarla hasta que su corazón dejara de latir
desenfrenadamente. Si el mío latía desenfrenadamente también, y si eso era normal para
mí, porque no lo era para ella. Me dijo que la besara una y otra vez, que moviera mis
manos un poco más arriba, que nadie podía vernos. Y que si pudieran no le importaba,
y que se preguntaba todo el tiempo cómo nos veíamos juntos, no solo en ese momento,
sino todo el tiempo.
—¿Crees que lo saben? —susurró, pasando sus dedos por mi cabello.
—¿Saber qué? —le pregunté, con la misma suavidad, presionando un beso en su nariz,
ruborizando sus mejillas.
—Que tú eres mío también.
Nos reímos y hablamos hasta que se quedó dormida con su rostro pegado a mi
cuello. La llevé a la cama y me quedé allí. No quería irme. Empezaba a odiar a los
momentos que pasaba lejos de Brooke.
Todos ellos. Cada miserable segundo.
Pero sabía lo que pasaría si me quedaba. Si me deslizaba a su lado y la besaba un
poco más, tocándola donde ambos queríamos. Si permitiera que mis impulsos me
abrumaran, no sería capaz de detenerme. Mi resistencia estuvo vacilando toda la noche
y se encontraba cerca de ser inexistente. Y Brooke, indiferente al efecto que tenía en mí,
se hallaba borracha.
Estaba abierta y cómoda, dulce y cálida… y muy, muy borracha.
Así que me fui, pero fue jodidamente difícil, sabiendo que la próxima vez que la
viera sería diferente. No tan abierta con su cariño, sino un poco tentativa e insegura.
Parecía estar bien ayer cuando hablamos por teléfono. Con resaca y lamentando
los cócteles, pero seguía siendo mi Brooke. Riendo y dispuesta. Incluso esta mañana 198
cuando nos reunimos para tomar un café, no había ni rastro de la mujer que actualmente
estoy observando.
Tengo que averiguar qué es lo que la tiene así. Porqué está tan cerrada conmigo.
¿Qué demonios podría haber ocurrido en el lapso de cinco horas?
Tomo los cafés que dejan sobre la barra para mí, agradezco al barista y camino a
la zona para sentarse, moviéndome entre sillones de gran tamaño y un sofá de cuero.
Ventanas de piso a techo se extienden a través de la parte delantera de la tienda,
ofreciendo una vista espectacular de la bulliciosa ciudad, pero dudo que ella haya notado
eso todavía. Brooke apenas ha levantado la cabeza desde que se sentó.
—Aquí tienes, preciosa. —Pongo el café delante de ella, y me siento en el taburete
que está al frente—. Te traje un mocha esta vez, ya que esta mañana tuviste chocolate
blanco. Me imaginé que no estaría mal un cambio. —Tomo un poco de mi café negro y
la observo por encima del borde.
Sus manos se envuelven lentamente alrededor de la taza de café. Se aclara la
garganta. —Gracias. ¿Cuánto te debo por esto?
—Nada.
Le doy una mirada extraña cuando finalmente me mira.
¿Cuánto me debe? ¿Habla en serio?
Suspirando, bajo mi taza de café y pongo mis codos en la mesa. —No me vas a
pagar por algo que te pedí como una salida, Brooke. Eso nunca sucederá. Esta fue mi
idea. Siempre te invitaré, ¿sí?
—No tienes que seguir pagando las cosas por mí cuando hacemos algo, Mason.
—¿Por qué diablos no?
—Porque no es como si nosotros fuésemos… —Hace una pausa, sus labios están
juntos y su ceño fruncido. Sus hombros se hunden, luego con una voz mucho más
tranquila, continúa—: Quiero decir, sólo estamos divirtiéndonos, ¿sabes? ¿Cuándo
salimos de esta manera?
Siento mi mandíbula tensarse. Froto bruscamente mi cara, luego la miro tratando
de averiguar de dónde viene todo esto. —Sí… no, no tengo una jodida idea, Brooke.
¿Sólo nos estamos divirtiendo? Esto es nuevo para mí.
Se inclina un poco hacia atrás. Arrastra sus dientes por su labio inferior.
Tomo una respiración profunda, recordando cómo todo esto comenzó para ella.
De lo que realmente buscaba al principio, antes de que empezara a ver las cosas desde
mi punto de vista. Pensé que ya habíamos pasado este absurdo.
—¿Qué pasa contigo? ¿Qué pasó? —pregunto, tratando de mantener mi voz
tranquila y sin sonar acusador.
Aleja la mirada. —Nada. 199
—Mentira.
Me devuelve la mirada con preocupación.
»No hagas eso —le digo, enderezándome—. No me excluyas cuando algo
obviamente pasó, Brooke. Me llamaste tu novio, y llorabas sobre la acera, y ahora de la
nada sólo nos estamos divirtiendo. Ayúdame a entender por qué estás actuando así.
Háblame.
Baja la mirada hacia su taza, con las manos todavía envueltas alrededor de ella.
Suspira y cierra sus ojos. —Todo el mundo sigue preguntándome lo que somos, o lo que
estamos haciendo. No sé qué decirles, porque no lo sé. No sé lo que es esto.
—¿Quién es todo el mundo?
—Joey. Dylan. —Levanta su taza, pero no toma nada—. Me han atormentado
sobre esto toda la mañana. Sin parar. Quieren que admita cosas. Etiquetarlo. A nosotros.
No siento como que debería hacerlo. No es el problema de nadie lo que estoy o no
sintiendo.
Nuestros ojos se encuentran. Mis manos se curvan en puños sobre la mesa.
¿Lo que ella no está sintiendo?
Esto es una completa mierda, quiero decir, pero no lo hago. No la obligué a sentarse
conmigo y le prácticamente le rogué que hablara conmigo sólo para tener una discusión
con ella.
Pero sé que siente algo. Sé que esto también cambió para ella. No me convence
su negación.
Ella se asustó porque sabe lo que es esto. No porque no lo haga.
Brooke aleja la mirada otra vez, tocando con sus dedos la taza.
Fuerzo mis manos a relajarse y las deslizo a mi regazo. —Muy bien, entonces no
lo hagas. No lo expliques —sugiero, mirándola con mucha cautela—. ¿Por qué tenemos
que ser etiquetados como algo? ¿Por qué no podemos simplemente seguir haciendo lo
que estamos haciendo? Porque creí que esto era algo muy jodidamente genial.
—Pero todo el mundo…
—¿A quién le importa todo el mundo? —pregunto, mi voz cada vez un decibel
más fuerte—. ¿Te estoy pidiendo que me digas qué es esto? ¿O si podrías empezar a
referirte a mí como tu novio?
Santo cielo. No es que no me guste oír que me llame así. ¿Por qué no pude haber estado
presente durante ese pequeño comentario casual?
Frunce el ceño. —No, pero estás pidiendo otras cosas de mí, Mason. Cosas que
yo no hago.
—Y tú las estás haciendo.
—¡Ya lo sé! —Se sobresalta de su propia voz, sus ojos redondos y arrepentidos 200
mientras mira a nuestro alrededor, viendo que estamos llamando la atención, pero no
sabría con certeza si ese es el caso.
Solo podía mirar a Brooke. La ansiedad irradiaba de ella en ondas gruesas.
Prácticamente lo podía sentir en mi piel.
Niega con la cabeza, coloca los codos en la mesa y comienza a frotarse la sien.
»Ya lo sé… Dios, ¿crees que no? —pregunta un poco más tranquila, mientras baja sus
manos—. ¿Tienes una idea de lo extraño que es esto para mí? ¿Cómo de confuso es esto,
para mí? ¿Lo sabes? ¿O simplemente estás atrapado en conseguir que haga las cosas a tu
manera? Mientras yo esté de acuerdo en hacer esta mierda, eso es todo lo que importa
¿verdad?
Le doy una mirada dura. —¿Qué? No, por supuesto que no.
—Sí, está bien —comenta fríamente, evitando mirarme.
Frunzo el ceño mientras la observo.
Jesucristo. Las mujeres son criaturas misteriosas.
Me obligo a calmarme, una vez más. Los inicios de un maldito dolor de cabeza
se acumulan detrás de mis ojos.
Sólo tienes que tirar de ella a un lado y decirle que la amas.
Me pellizco el puente de la nariz.
De acuerdo. Porque no está ya lo bastante asustada. Bombardearla con esa confesión seguro
la volverá loca.
Absorbo la idea de Brooke teniendo una crisis nerviosa. Justo aquí. Justo ahora.
Estaría demasiado angustiada para hablar o incluso moverse después de divulgar mis
más profundos sentimientos por ella.
¿Se me permitiría visitarla en el hospital mientras esté en observación clínica? Seguramente
el personal no sabría exactamente por qué está allí. Es decir, si no habla...
Extendiendo la mano, rozo los dedos contra la parte posterior de su muñeca. Sus
ojos siguen mi calmante gesto. —Veo cuan indecisa estás, Brooke, pero también veo
cómo te relajas a mi alrededor. Cuan feliz y jodidamente adorable eres cuando estamos
juntos, y no solo cuando estás enojada. Aunque disfruto mucho esa versión de ti.
Levanta la cabeza, hace una mueca ante el recuerdo. —Cristo, esa resaca fue
épica. Pensé que me moría.
Compartimos una breve risa tranquila. La suya más efímera que la mía. Ella
todavía está demasiado ansiosa.
Deslizo nuevamente mi mano y hago presión con mis dedos. —Sé que te pido
mucho. Sé que lo hago desde el principio. Pero creo que disfrutas cuando dejas de pensar
tanto en lo que esto es y solo disfrutas estar conmigo. Deja de pensar, Brooke.
—No puedo —susurra, tirando de su mano, su mirada a la deriva—. No puedo 201
dejar de pensar. Confía en mí, lo estoy intentando, ¿de acuerdo? Pero no está
sucediendo. No hoy. —Se muerde el labio y se recuesta en el respaldo de su silla—. Solo
necesito…
—¿Un minuto? —sugiero, encontrando su mirada nuevamente. Sonrío
ligeramente.
Te escucho, bebé.
Me mira fijamente con el ceño fruncido. —Sí —responde a través de una pequeña
inclinación de cabeza, su voz increíblemente tranquila—. Un minuto.
Empujo de nuevo su taza, acercándosela.
Una oferta de café y compañía, menos la conversación. De alguna manera creo
que es la mejor opción para Brooke en lugar de lo que estamos teniendo en estos
momentos.
Hablar hasta que entienda lo ridículas que son sus preocupaciones. No necesita
etiquetar lo que hay entre nosotros si no quiere. Ahora, si admite en esta cafetería que
es mía y yo soy suyo, una vez que lo haga podemos salir a la calle y gritarlo, que toda la
población se entere. Ir a las ciudades vecinas y decirles a los medios de comunicación…
Bueno tal vez la última parte es un poco exagerada. Voy a estar tranquilo con
una amplia declaración a las masas.
O a mí. Escucharla diciéndomelo sería suficiente.
Brooke observa el café, su expresión suave y tímida. Finalmente toma la taza con
sus dos manos, dando pequeños sorbos. Yo hago lo mismo con la mía, mirándola,
queriendo estar más cerca para que pueda oler su cabello y la loción corporal que huele
a pastelito de vainilla con la que se cubre.
Vuelve la cabeza y revela su largo cuello. Su pálida garganta.
El deseo zumba en mi sangre.
Joder, me encantaría besarla allí.
Me tomo un gran trago de café.
¿Ella necesita un minuto? Yo necesito un maldito minuto.
Borrando toda indecencia de mis pensamientos, y rogando que mi polla no siga
reaccionando, veo cómo se le hacen esos hoyuelos cada vez que toma un sorbo.
El tiempo pasa. Abrazamos el silencio entre nosotros, sólo que no es satisfactorio
o fácil como siempre lo ha sido. Prácticamente puedo oír su mente analizar y sobre
analizar, teniendo en cuenta si nos etiqueta o lo deja estar.
Tengo que morderme la lengua para no hablar. Sé lo fácil que puedo hacer caer
esta tontería. Cómo concluir mi argumento.
Estoy enamorado de ti. Somos malditamente perfectos juntos y lo sabes. Deja de pelear y
vuelve a casa conmigo. 202
Brooke toma su taza y le da vueltas entre sus manos, mientras mira entre la
ventana y el teléfono que tiene en frente cada pocos minutos o así notando la hora.
Termino mi café y debato sobre conseguir otro. Tengo la sensación de que mis
clases de la tarde se tornarán exigentes y difíciles de enfocar. Tal vez una dosis más de
cafeína ayudará. Mi atención ya deambula en torno a Brooke, cuando se supone que
debo estar concentrado en enseñar.
La curva de sus caderas, su linda risa. La forma en que su boca siempre sabe
dulce.
Saber que está al otro lado de la calle cuestionándose sobre nosotros podría ser
suficiente para distraerme por completo.
¿Puede ser? ¿A quién estoy engañando? Estoy tentado a limpiar mi horario y
pasar el resto del día convenciéndola. Borrar toda duda de su mente mientras mis manos
recorren su cuerpo, mientras susurro las palabras más vulgares que puedo imaginar
contra el rubor de su piel.
Eso suena como un plan brillante.
Lamiendo el café moca de sus labios, Brooke vuelve a comprobar la hora,
levantándose abruptamente y colocándose el teléfono en la palma. Agarra su café casi
vacío.
—Necesito volver antes de perder mi trabajo. Dylan ya tiene motivos para
despedirme. Le grité accidentalmente más temprano. —Mira hacia otro lado y
murmura—: Estoy gritándole a todo el mundo.
Toco su muñeca. Ella rápidamente quita su mano y ajusta su cola de caballo.
¿Un movimiento sutil, aunque no tan sutil, para evitar que la toque? No estoy
seguro. Quizás solo estoy siendo paranoico.
—Muy bien. —Me levanto y tiro mi taza de café en una papelera cercana.
Siguiéndola a la puerta, la mantengo abierta y le permito caminar delante de mí.
Sale a la calle. Cuando mira en mi dirección, yo hago un gesto hacia la calle.
—Estoy por allí. ¿Dónde te estacionaste? Te acompaño.
—Umm —Me mira, con ojos cuidadosos. Ambas manos sosteniendo su taza—,
¿tal vez no debas? —sugiere suavemente.
¿Tal vez no deba?
Siento que mis cejas se levantan, mis labios se separan lentamente, aunque no sé
por qué. Debería estar esperando esto.
Lo dijo en la cafetería. En tantas palabras, con su rigidez, su lenguaje corporal,
necesita que retroceda un poco. Darlo algo de tiempo. Su minuto. Honestamente, es la
última cosa que quiero hacer, ¿pero qué opciones tengo aquí? Quiero que Brooke
reconozca por su cuenta lo que es esto para ella.
203
Lo que soy para ella.
Necesito que lo diga. No voy a forzar las palabras que he estado esperando de
Brooke. No voy a empujarla cuando ella está obviamente luchando más que nunca con
esto ahora mismo.
No voy a empujarla como lo hice el pasado fin de semana. Nunca más.
Tengo que confiar en lo que siento, cuan jodidamente seguro estoy de nosotros.
Es la única manera que soy capaz de dar un paso atrás y dejarla ser mientras toma su
minuto, lo cual aparentemente empieza en este jodido momento.
¿Ella quiere tiempo? Puedo darle tiempo, si nos va ayudar a seguir adelante.
Le daré lo que sea que quiera.
Empujo una mano áspera a través de mi cabello. Mis dedos deslizándose por mi
cuello donde fuertemente hago presión. —Correcto. Casi me olvido, mañana no podré
hacer lo del desayuno.
Nuestro desayuno.
¡Jesucristo! Estoy perdido aquí, otra vez. Necesito un descanso de este puto día
Brooke me estudia, bajando su café después de tomar un sorbo. Frunciendo su
boca.
Ella luce… ¿decepcionada?
No. Eso no puede ser. ¿Por qué me miraría decepcionada? Tomar un maldito
minuto. Eso quiere decir distancia. Le estoy dando eso.
Dejo caer mi mano, y continúo con mi mentira. Esto jodidamente apesta. »Ya que
cancelé las clases del sábado, mientras estuvimos acampando. He decidido añadir
algunas a principios de esta semana, para compensarlo. No me gustaría perder ningún
cliente potencial.
En mi mente, trato de recordar los nombres de algunos de mis asistentes que
solicitaron clases antes del amanecer. Hubo al menos un puñado de ellos, mujeres de
negocios que trabajan largas horas en la ciudad y que tienen dificultades para llegar a
casa a una hora decente. Los fines de semanas por lo general eran para pasarlos en
familia, por lo que querían algo antes de empezar a trabajar. Les dije que lo consideraría.
Tal vez podría conseguir algo para mañana y así no me sentiría mal por inventar
esto.
Me froto la mandíbula.
Vamos, amigo. Quiere un respiro. Mírala. Mira cómo actúa. Ella habría cancelado contigo
de todos modos.
—Eso es realmente temprano. Las personas están locas queriendo ejercitarse en
vez de dormir. —Brooke baja la mirada hacia el sendero, su mirada va directamente a 204
la pareja que va paseando, tomados de la mano. Haciéndolo parecer simple.
Podemos tener eso. Lo sé.
Entonces rápidamente baja los ojos hacia su taza.
—Umm. —Aparto la mirada y observo el mundo que nos rodea.
Los autos pasan zumbando por la calle y algunos ciclistas pasan rápidamente en
un desenfoque. El sol mira desde detrás de una nube. El calor se propaga a través de mi
cuello y por mis antebrazos.
Es un día precioso, pero ahora estoy demasiado tenso para disfrutarlo. Mis
hombros están tensos y me duele la espalda. Espero que mis próximas cuatro clases me
ayuden a relajarme.
—Bueno. —Brooke se gira y su cola de caballo se balancea contra su hombro.
Levanta su taza y sonríe débilmente—. Gracias por el café. Debería irme.
Instintivamente, y solo porque realmente quiero, me inclino para darle un beso,
pero paro en seco cuando ella nota mis intenciones. Enderezándome y llevando mis
manos a mis bolsillos asiento rápidamente. —Nos vemos por allí.
Creo que veo algo, quizás disgusto por mi despedida impersonal. Sea lo sea, se
ha ido antes de que pueda descifrarlo, al igual que Brooke.
Da la vuelta sin decir una palabra. Sin darme otra mirada.
Miro el suave balanceo de sus caderas hasta que desaparece en una esquina.
Camino hacia mi auto, mis manos dentro de mis bolsillos. Empuñando, relajando, una
y otra vez. Pienso en qué otra manera podría haber respondido a la irresolución de
Brooke. Cómo podría haber reaccionado de manera diferente, y si hubiera importado.
Pienso en ello toda la tarde.
A través de cuatro clases, mientras lucho para mantener mi atención fuera de la
ventana del estudio y la panadería al otro lado de la calle, me imagino la cara de Brooke
en la acera cuando la encontré por primera vez.
Aquellas grandes lágrimas rozándole las mejillas. Su labio tembloroso. La forma
en que se sorprendió cuando me acerqué a ella.
Recuerdo la sensación de sus manos en mi pecho cuando me empujó, gritando
sobre cómo ella no conoce hombres como yo.
Bueno, recuerdo haber pensado. Quiero ser el único. Su único.
Las siete en punto. Los rezagados de la última clase finalmente reúnen sus toallas
y botellas de agua y salen del estudio. Cierro la puerta y le pongo seguro, permitiéndome
mirar al otro lado de la calle.
Una mirada más.
Las luces están apagadas en la panadería. Probablemente Brooke esté en casa. O
fuera, borrándome de su memoria. Reemplazándome… 205
El pensamiento me da náuseas. Tomo una ducha larga y caliente y caliento una
sopa para la cena.
Sentado en mi mesa de la cocina con un tazón delante de mí, y mi portátil abierto,
puedo actualizar mi página web y enviar un boletín de noticias por correo electrónico,
informando a los suscriptores de la mañana que quieran clases adicionales.
Tal vez consiga uno. Eso es suficiente para transformar esta mentira en una
verdad.
Hago girar mi cuchara alrededor del fondo del tazón, removiendo las verduras.
Justo cuando estoy a punto de cerrar mi correo electrónico, aparece un nuevo mensaje
en mi bandeja de entrada. El remitente, PageOne@gmail.com, aumenta mi intriga.
La pequeña librería de la calle.
Muevo el ratón y abro el mensaje, escaneando rápidamente el párrafo corto.
Trish, la propietaria que conocí hace unas semanas, ha mencionado mi clase a su
hija, que a su vez informó a sus compañeros de cuarto. La emoción se está contagiando.
Todos están interesados en asistir y esperan algo esta semana. Tal vez algo permanente,
si todos lo disfrutan.
Mi primera sonrisa en horas se extiende a través de mi boca. Una ligereza se
mueve a través de mi.
Escribo mi respuesta, mi sugerencia de un día y una hora. Me refiero a mi
entusiasmo también, y le doy la bienvenida a cualquier padre o hermano, ofreciendo mi
descuento estándar “primera clase gratis”. Envío el correo electrónico y tomo mi
teléfono para lanzar un texto rápido a mi hermana, Ellie, mientras me dirijo hacia mi
cama.
Ella estará tan emocionada por esto.
Me siento en el borde del colchón con mi teléfono en la mano. En lugar de abrir
un nuevo texto, mi pulgar se cierne sobre el último mensaje de Brooke. Dudo, luego
presiono en la pantalla para ampliarlo.
Brooke: Soy una genio. ¡Vamos a acampar en tu desván! De esa manera podemos
disfrutar de la tienda de campaña (y de ti). Y ni siquiera tendré que estar afuera. No es una
JODIFANTASTICA idea… ¿Sí? ;)
Inclinándome hacia delante, descanso mis codos en mis rodillas, mientras me
quedo mirando la pantalla del teléfono. Leo el mensaje dos veces más. Tomando
respiraciones profundas, imaginándome a Brooke admirando la tienda de campaña en
la esquina de mí habitación.
Por la ventana, obviamente. Me gustaría que ella viera las estrellas.
Subiendo emocionada y tirándome de la mano. Nos desplomamos juntos sobre
el saco de dormir blando y ondulado y nos abrazamos con fuerza. La ropa está 206
despojada. Pruebo su piel, acariciando mi boca entre sus piernas. Mis manos encajan en
sus curvas, apretando sus caderas, sus pechos. Ella explora mi cuerpo con sus ojos y su
toque salvaje, arrastrando sus uñas a través de mi espalda, arqueándose del suelo y
retorciéndose contra mi lengua.
Nuestro deseo es vigoroso. Nuestro anhelo es frenético.
Me vuelvo a tirar en la cama, cierro los ojos y revivo ese momento como si fuera
real.
Como si todavía pudiera ser real.
15
Traducido por Nitan & Alysse Volkov
Corregido por Vickyra

Brooke
D
espués de mi colapso emocional en medio de la ciudad, dejo a Mason 207
en la acera y me apresuro a mi auto.
Solo quiero descansar el resto del día, necesito espacio para
pensar, para detenerme un momento. Necesito calmarme de una maldita vez y respirar
un poco.
Si pudiera tomar una licencia por enfermedad lo haría, pero con mi ataque de
neumonía el pasado invierno, estaría fingiendo estar enferma e irme a casa en lugar de
la panadería.
No quiero hablar… con nadie.
Estoy esperando que Joey y Dylan me bombardeen con preguntas y comentarios
poco inteligentes en cuanto pase por la puerta, pero sorprendentemente, me han dejado
sola. No tengo que preguntar. Es extraño. Quizás ellos puedan escuchar la maraña de
mis pensamientos. Quizás recibieron una llamada de Vince y les dio los detalles de mi
comportamiento muy poco profesional, o quizás solo necesito un momento a solas antes
de ponerme una camisa de fuerza.
Si le grito a una persona más hoy, alguien podría recluirme realmente.
Sea cual sea su excusa para dejarme sola, parece ayudarme a poner en orden mis
pensamientos. Mi mente se calma y me concentro con el trabajo. El resto de la tarde
pasa volando entre temporizadores y decorando pasteles.
En casa, después de recoger algunas sobras, me pongo mis auriculares
escuchando mi lista de música mientras me cambio el color de mis uñas. Nadie me
perturba. Es una jugada inteligente por su parte. Todavía estoy irritada con Joey, no
tanto como antes de mi encuentro con Mason., y casi nada después de tomar una
decisión sobre él mientras estoy tumbada en la cama, leyendo nuestros viejos mensajes
de texto.
Mason: Pido disculpas por mirar fijamente tus senos esta mañana. ¿Se dieron cuenta tus
compañeros?
Yo: ...
Mason: ¿Qué significa eso? ¿Sí?
Yo: Eso era mi mensaje de “un segundo mientras les pregunto”. No se dieron cuenta. Pero
ahora saben que eres un hombre de tetas. Así que mañana estarán pendientes.
Mason: ¿Te diste cuenta?
Yo: Sí.
Mason: Umm. Me gusta pensar que soy bastante discreto con mi obsesión por tus tetas,
casi perdí mi mente un poco cuando las vi en ese escote.
Yo: ¿En serio? No creo que se vean mejor hoy de lo que lo hacen normalmente. Estoy
usando un nuevo sujetador. Tal vez eso es todo.
Mason: ¿En qué tienda lo compraste? El sujetador y la camisa. Quiero enviarles un regalo 208
de agradecimiento.
Yo: Cállate.
Mason: ¡Tal vez una buena botella de vino! ¡O joyas! Con una nota adjunta que detalle
mi agradecimiento.
Mason: Supongo que debo ir a la iglesia y dar gracias a Dios también. Tus tetas son
algunos de sus mejores trabajos.
Yo: Bueno, mientras estás allí, le agradeces por mí.
Mason: ¿Por qué, cariño? ¿Por mi polla?
Yo: ¡Sí! tu polla PERFECTA. Voy a decir unas plegarias y aleluyas por esa obra maestra.
Incluso voy a caer de rodillas… Y adorarla.
Yo: Y por la adoración quiero decir chuparte la polla, por si acaso no sabes de lo que hablo.
Mason: Correcto. Estás haciéndolo difícil. No es una buena cosa antes de la clase. Te veré
después, ¿sí? Cuida de esas tetas por mí. Si necesitan un buen apretón, estoy al otro lado de la calle.
Ahogo mi risa con la mano. Trazo mi sonrisa con la punta de mis dedos.
He tomado una decisión, y Dios, es fácil. Es tan fácil elegirlo. Elegir esto.
Ya no me importa. No me importa lo que tengan que decir sobre lo que estoy
haciendo con Mason. Amigos, familia. No voy a permitir que sus comentarios lleguen
a mí. También voy a dejar de pensar tanto y volverme loca durante el día. Esto me hace
feliz y eso es lo único que debe importar.
Es lo único que importa.
Sí, todavía no tengo ni idea de lo que estoy haciendo, porque esto es
completamente nuevo para mí. Ser feliz y no tener relaciones sexuales con la persona
que me está haciendo feliz, con ganas de estar cerca de la misma persona todo el tiempo
y no tener absolutamente nada que ver con mi deseo de dormir con él. Es confuso e
inesperado.
Pero no puedo dejar de sonreír.
No puedo dejar de sonreír.
Maldito sea él y sus pequeños y adorables sí. Estoy completamente atrapada con
este hombre.
Después de mi ducha espero la video llamada nocturna de Mason, pero nunca
llega. Estoy medio esperando no oír de él. Es lo que pedí. Mi minuto.
La otra mitad de mí se pregunta si está mirando a su pantalla tanto como yo.
Me quedo dormida abrazada a mi almohada, con mi teléfono en la mano.
Cuando me despierto estoy toda enredada en las sabanas, y la batería del teléfono casi
muerta. Dios bendiga a los cargadores de batería para el auto.
209
Cuando paso por la cafetería el martes por la mañana, me encuentro buscando a
Mason entre la multitud.
Es una costumbre ahora, él siempre llega primero que yo aquí.
Su alto y delgado cuerpo suele estar contra la pared mientras revisa su periódico.
Cuando me ve, coloca el papel encima de la pila junto a los registros y se inclina para
besar mi mejilla. Comenzamos a bromear sobre lo azucarado que es mi café. Siempre le
digo que las caries es un riesgo que estoy dispuesta a tomar. Arrugo la nariz cuando deja
caer un cubo de mantequilla en su café negro, me ofrece un poco y rechazo su oferta.
¿Mantequilla en el café? Y él piensa que estoy loca por pedir mi café con leche
sin grasa con crema batida extra y llovizna de chocolate. Por favor.
Esto se ha convertido en nuestra rutina. Pago por el café de Joey, Reese y el de
Dylan, mientras Mason insiste en pagar por el mío. Caminamos juntos a la panadería y
charlamos durante unos minutos antes de que él me diga que me va a ver más tarde,
toma las golosinas que le ofrezco, las que ahora sé que no ha comido, y cruza la calle.
Lo veo deslizarse dentro del estudio. Joey y Dylan me miran observar a Mason
deslizarse dentro de su estudio. Los tres intercambiamos bromas y miradas, entonces
todos procedemos a ir a trabajar.
Pero Mason no está hoy aquí, y yo sabía que sería así. Después de cancelar
nuestro desayuno ayer debido a unas clases hoy, sabía que estaría pasando por nuestra
rutina sola.
Así que, ¿por qué todavía lo estoy buscando? ¿Por qué todavía espero verlo
apoyado contra esa pared, llevando pantalones cortos sueltos y una camiseta que se
aferra a sus músculos, su cabello todavía húmedo por una ducha, casualmente
descuidado en un desorden de olas en la parte superior de su cabeza? Sus ojos azules
brillantes y atractivos, y esa sonrisa encantadora que levantaba su boca. Es curioso cómo
lo esperaba, es automático. Quiero que él esté aquí. Y no lo está.
Llevando mi pedido por la calle Fayette, mis ojos miran entre la acera delante de
mí, y el estudio, ya que está a la vista. Los autos y los grandes camiones de reparto tapan
mi vista al pasar. Cuando llega una interrupción en el tráfico, me esfuerzo para echar un
vistazo a Mason, enseñando a su clase, pero el brillo brutal del sol me ciega.
Oh, bien. Estoy segura que lo veré más tarde.
Doy un paso dentro de la panadería y le sonrió a medias a Dylan, veo como ella
pasa sus dedos a través de la cabellera rubia de Ryan.
Todavía me siento como una idiota por gritarle como lo hice. Me arrepiento de
no enviar otra disculpa anoche.
Y una esta mañana temprano.
Ella levanta la cabeza y me sonríe, toda casual y agradable, como si nada inusual
hubiese sucedido ayer. 210
—Oye. ¿Dónde está Mason? —Pasa su mirada por encima de mi hombro para
ver si viene detrás de mí.
Bueno. Supongo que todo va bien. Probablemente me pueda deshacer de los
anuncios clasificados que he sacado de la papelera de reciclaje anoche.
Coloco la bandeja de café en la vitrina junto a Ryan. Ella balancea sus piernas en
el aire, sus zapatillas de color rosa atrapan el brillo de la luz. —Tenía una clase muy
temprano hoy —le explico mientras dejo caer una de mis manos en la rodilla de Ryan y
dándole un ligero apretón—. Hola, amiga.
Deja de masticar su muffin, sus mejillas se ven llenas por la comida en su boca.
—Hola, tía Bwooke —murmura, escupiendo trozos de arándano en su vestido.
—Tenemos esta orden de pastelitos que serán recogidos a las once. Cinco
docenas de terciopelo rojo. ¿Puedes empezar a trabajar en ellos? —pregunta Dylan en
un tono que sugiere que haga lo que ella dice.
Sus preguntas acerca de las obligaciones relacionadas con el trabajo nunca deben
ser interpretados como preguntas. Siempre son órdenes.
Haces estos o voy a despedirte.
Entendido.
Asiento con la cabeza y tomo mi café. —Por supuesto.
—Estaré de vuelta para ayudarte tan pronto como arregle este lío. —Suspira
exhausta, mirando a la parte trasera de la cabeza de Ryan mientras lucha para
desenredar un nudo—. No más dejar que papá te haga una trenza en el cabello, cariño,
¿de acuerdo? No tiene idea de lo que hace.
Le mando un saludo a Ryan y me meto en la trastienda. Dejo el café y empiezo
a sacar las fuentes de los estantes.
Tazones de mezcla. Latas de la pastelitos. Unas cucharas y espátulas.
Reese entra en la cocina con Drew en su portabebés, su mano libre alisando su
corbata.
—He oído que apestas haciendo trenzas. —Se detiene un momento y me da una
mirada perpleja. Me rio y apunto a la puerta—. Ryan. Tu mujer está allí desenredándole
el cabello. Con dos niñas realmente necesitas intensificar tu juego. Ver videos en
YouTube o algo así.
Sus ojos se abren. —¿Tienen videos de cómo hacer trenzas en YouTube?
¿Tutoriales de trenzado de cabello?
—Sí.
—Oh. —Mira a Drew, mientras intenta arreglarse la corbata—. De acuerdo.
Gracias. Lo comprobaré. 211
Lo veo salir de la cocina, sonriendo ante la idea de Reese, el Señor Serio,
cerniéndose sobre su computadora portátil por la noche sin el conocimiento de Dylan,
porque conociéndolo, querrá que esto sea una sorpresa. Convirtiéndose en un experto
en trenzar el cabello durante la noche y retorciendo el cabello de Ryan en un patrón muy
elaborado, dejando por el suelo a su esposa.
También puedo ver cómo se sentirá extremadamente frustrado cuando no pueda
entenderlo después de innumerables intentos y dejando acalorados comentarios debajo
de los videos, explicando su agravación.
ChicoDeLosNúmeros: Este tutorial es demasiado complejo. Es necesario
descomponerlo mejor y explicar sus pasos a medida que avanza a través de ellos. Nadie puede seguir
esta. La calidad de imagen también es bastante terrible. Háganlo mejor.
Cualquiera de los escenarios es una historia divertida.
Recupero mi delantal de la pared y lo deslizo sobre mi cabeza, envolviendo las
largas cuerdas alrededor de mi frente y atándolas juntas en un arco suelto.
Es un regalo que Joey me dio cuando empecé a trabajar aquí. Justo después de
que empezáramos a agradarnos.
Paso las yemas de mis dedos por mi nombre bordado, recordando lo emocionada
que estaba cuando me lo puse por primera vez.
¿Sabía entonces que estaría haciendo una carrera en este trabajo? ¿O lo mucho
que iba a terminar amando estar aquí?
Mi teléfono suena desde el bolsillo trasero de mis pantalones, irrumpiendo en mi
pequeño momento de nostalgia. Busco el teléfono y veo el texto.
Mason: Lo siento, tuve que cancelar el desayuno.
Repaso el mensaje dos veces más. Despacio.
No hay nada inusual en ello. Una disculpa estándar, pero aun así es extraño.
Ningún dulce saludo introductorio. Ningún apodo de cariño como preciosa, cariño o mi
pequeño diablito.
Ese me gusta. Me gusta pensar que soy la mayor tentación de Mason. Su único
pecado, me dijo una vez.
Pero este mensaje no es su estilo típico en absoluto. Parece demasiado impersonal
para él. Algo que podría enviar a un extraño, o a alguien a quien no se moleste en dar
apodos.
¿Lo que da?
Escribo rápidamente mi respuesta.
Yo: Está bien. ¿Cómo estuvo la clase?
Mason: Genial. 212
Genial... ¿Eso es todo?
Me quedo mirando la pantalla, esperando más. Más que una palabra. Estoy
segura de que va a venir. Tal vez un “vamos a desayunar mañana”, o un “¿puedo tenerte
para el almuerzo?”, a la que a continuación, le respondería con algo abiertamente sexual,
y él confirmaría que significa de hecho el almuerzo en el verdadero sentido de la palabra,
y también la insinuación implícita.
“Te vas a comer tus tostadas francesas extrañas. Yo te como a ti. ¿sí?”
El calor se propaga bajo en mi vientre, hasta que mi pantalla se desvanece a
negro.
¿Qué? ¿De verdad?
Enciendo mi pantalla de nuevo, confundida pellizco el puente de mi nariz.
Bueno, esto es diferente.
¿Tal vez está muy ocupado en este momento? No tiene tiempo porque…
El razonamiento me llega rápido, despejando la niebla que hay en mi cabeza.
Clase. Debe estar empezando otra clase. No me puede testear e instruir al mismo
tiempo.
Claro. Esto tiene mucho sentido. Dios, Brooke. Usa tu cabeza.
Me convenzo de esta explicación completamente lógica y dejo mi teléfono en la
encimera.
Probablemente me va a escribir más adelante, como suele hacer. Sonrío ante la
idea.
La puerta principal se abre mientras coloco los ingredientes para las cinco
docenas de pastelitos. Un movimiento atrae mi atención. Joey pasa a través de la puerta,
lleva unos vaqueros oscuros y un brillante polo azul. Me mira fijamente, su expresión
indescifrable mientras se mueve por la cocina.
Abro la boca para pronunciar un saludo, algo que nos devuelva a nuestras bromas
cotidianas, cuando él me detiene con una mano en el aire.
—Permíteme comenzar diciendo cuanto odio no hablarte —anuncia acercándose
y bajando la mano.
Mi agarre se aprieta en la bolsa de harina. ¿Lo hace?
»Sé que todo esto es obra mía. Debería haberte pedido disculpas ayer, pero pensé
que te sentirías mejor si te dejaba sola. Las burlas que te hice no fueron… correctas de
mí parte. Me arrepiento de eso. Vi el mal que te hice y eso jodió con mis emociones. —
Inclina su cadera contra la encimera, con los brazos cruzados.
Típico de Joey. Incluso pidiendo una disculpa lo tiene que hacer todo sobre él. 213
Tiene suerte de que me guste así.
Levanto mi cabeza. —Oh, ¿de veras? ¿Follas con tus emociones?
—Sí —dijo bruscamente—. Apenas comí anoche, y rechacé un polvo rápido en
la ducha. Espero que te des cuenta de lo poco que eso sucede. Y por poco, quiero decir
nunca. Billy pensó que tenía algún virus extraño que disminuía mi deseo sexual, y quería
llevarme al hospital.
Mi boca se contrae. Abro la bolsa de harina. Una nube blanca de polvo estalla en
la parte de atrás de mis manos y rocía la madera.
—Buen señor. Ustedes si son dramáticos
—Brooke. —Joey me aprieta el hombro, incitándome a mirarlo, sus azules ojos
lucen tristes—. Realmente lo siento, ¿de acuerdo?
Siento un nudo en la garganta. —Está bien —le respondo en voz baja.
—Es como cuando peleo con Dylan. No puedo manejarlo. Y odio toda la rutina
de la ley del hielo. —Quita las manos de mis hombros, y mueve la cabeza, despeinando
su cabello rubio—. Nunca volvamos a hacer este desastre.
—No seas un imbécil y no lo haremos.
Sus ojos se estrechan. Dejo salir una tranquila, y él también. Girando alrededor,
descansa los codos en la mesa de trabajo y se apoya en ella, exhalando una respiración
profunda. —¿Puedo ser contundente con mi opinión por un segundo?
—¿Cuándo no es contundente tu opinión?
—Los martes, por lo general.
Intercambiamos una sonrisa burlona. Sumerjo una taza de medir en la bolsa de
harina y nivelo una cuchara, dejándola en un recipiente grande.
Joey baja la mirada a la madera, moviendo su dedo a través de la harina
derramada y haciendo pequeños patrones circulares.
»Eres diferente con este tipo, Brooke. Realmente diferente. No lo tomes a mal,
pero tú por lo general eres más como un perrito con los hombres.
Me estremezco, y vierto más harina en el bol. —¿Qué?
—Un cachorro. Una cosita. Delicada. Al igual que aquellas tazas de té que llevas
en el bolso.
—¿De verdad? Son tan añejas.
—Lo sé —dice juguetón, elevando su cabeza. Sonríe al ver mi expresión—. De
todos modos, obtienes un juguete nuevo, ¿verdad? Como uno de esos huesos que chillan.
—Solo cuando lo muerdes.
Una lenta sonrisa tira por su boca. —Chica, no tienes ni idea.
Me río para mis adentros. 214
—Bueno, tienes este juguete nuevo y te sientes muy emocionada al jugar con él,
pero no solo quieres un juguete. Quieres todos los juguetes porque eres un cachorro, y
en el momento en que ves otro juguete nuevo, te olvidas del anterior, para saltar al
nuevo. Esto no pasa con Mason, no estás buscando otro juguete, él te gusta.
Sacudo mis manos.
¿Un cachorro? Dame un descanso. Ellos orinan en todas partes.
—Bueno.
Agarro la sal, el azúcar y una cuchara de medición. Me muerdo la lengua, para
no soltar cualquier comentario que pueda hacer descarrilar esta conversación. Tengo
curiosidad por ver dónde va Joey con esto. Alguna analogía…
Pero no es del todo inexacto. Me gustan mis juguetes.
—Solo sé que a veces las mierdas nuevas son aterradoras. No tienes idea de lo
que sucede o cómo explicarlo y eso hace que algunas personas quieran huir. Ayer
cuando te dije toda esa diatriba verbal… —Hace una pausa para enderezarse. Planta las
manos en la madera—. Mira, simplemente no quiero que hagas eso. Huir. Creo que si
lo haces, sería un gran error. Él es bueno para ti. Genial para ti, en realidad, y sabes que
diría algo si pensara que pudieras hacerlo mejor. Creo que no hay nadie mejor.
Mordiendo el interior de mi mejilla, pienso en todos los hombres con los que he
estado, los que vale la pena recordar de todos modos. Todos ellos palidecen en
comparación con Mason. Nunca quise tener cualquier tipo de conversación real con
ellos. Nunca pensé acerca de ellos en escenarios que no involucraban sexo.
¿Alguna vez incluso me reí con ellos? ¿O me quedé hasta tarde en la noche
hablando durante horas hasta que uno de nosotros se desmayara en la línea?
¿Alguno de ellos ha sido capaz de convencerme de ir a acampar?
Joder no. Sólo él.
Asiento con la cabeza, transmitiendo mi acuerdo a Joey mientras mido un poco
de sal y la derramo en el tazón. —No voy a huir.
—¿No lo harás? —Suena sorprendido
—No. Quiero decir, no me malinterpretes. Es diferente. Realmente diferente para
mí, que cuando pienso en ello, me da un poco de miedo, pero eso está bien. Estoy de
acuerdo con eso. —Levanto la mirada—. No quiero salir corriendo. Me gusta Mason.
Me gusta lo que estamos haciendo. Lo llamé novio ayer…
—Guao. —Joey ondea su mano—. Espera un minuto maldita sea. ¿Lo llamaste
novio?
—Sí.
—¿A quién?
Hago un sonido desagradable en la parte posterior de mi garganta, dejando caer 215
la cabeza y la cuchara de medición. Voy lentamente hacia Joey.
—¿Conoces el edificio al que entregué el pedido ayer? ¿Recuerdas que
entregamos un pedido el año pasado y el tipo con el que me enrollé? —Joey asiente—.
Quería que me acostara otra vez con él mientras estaba allí.
Él hace una mueca. —Vete a casa, Vince.
Me empujo a su hombro. —¿Recuerdas su nombre? —le pregunto, riendo—. Yo
no. No tenía ni idea.
Se encoge de hombros, con la boca retorciéndose con una ligera sonrisa.
—Perdí mi virginidad con un Vince. Ese nombre quedó grabado en mi memoria.
Además, recuerdo que me dijiste que no estaba circuncidado y pensaste que su prepucio
se veía extraño.
Arrugo la cara con asco. —Hablamos de la mierda más extraña.
—Cierto.
—De todos modos, me encontré con Mason justo después de eso, y le dije lo que
le dije, que lo llamé mi novio, y su rostro, Joey. —Frunzo el ceño, apoyando mi cadera
contra la encimera. Siento mis mejillas arder—. Parecía tan feliz de oírme decir eso.
Quiero decir, yo estaba literalmente volviéndome loca, pero él estaba listo, ¿sabes? Como,
sí, repítelo. Una vez más, Brooke. Por favor. Prácticamente podía oír sus pensamientos.
Joey sonríe suavemente. —Lo apuesto. Así que, ¿lo estamos llamando novio
ahora? Por favor di que sí.
Me encojo de hombros, volviendo mi atención a los ingredientes. —Yo sólo voy
a seguir con esto. Sea lo que sea, me gusta, así que... sí, supongo. Supongo que es mi
novio. ¡Tengo un novio! —Dejo escapar una risita nerviosa. Mis ojos se abren. Joey me
mira con júbilo apenas contenido—. Um, sí, sólo tuve un cosquilleo. —Toco mi
garganta, tragando grueso—. Eso es raro.
Oh, Dios mío. Acabo de convertirme en una preadolescente.
—Extraño no —comenta Joey, moviendo sus cejas.
La puerta principal se abre de nuevo, seguido por el ruido de unos zapatos de
tacón. Dylan entra en la cocina seguida de mi hermana.
Juls solía ser habitual en la panadería hasta el año pasado cuando apareció
embarazada de su segundo hijo. Ahora es mamá a tiempo completo, planificadora de
bodas a tiempo parcial, y apenas tiene un minuto de sobra para las visitas que no están
relacionadas con el trabajo.
—Buenos días a todos —canta rodeando la encimera, y rodeando a Joey con sus
brazos—. Umm, hueles bien. ¿Es tu nueva colonia?
—Es de Billy. —Joey se inclina hacia atrás, liberándola del abrazo—. ¿Te gusta
más que la mía? 216
Dylan se ríe en su taburete. —Oh, Jesús. Aquí vamos.
—¿Qué? —Joey se gira para mirarla a la cara—. Solo estoy preguntando. Estoy
seguro, perra. Sé que huelo fantástico con mi propia fragancia.
—¿Perdona? ¿No deberías estar atendiendo al frente, perra? —lo afrenta Dylan—
. No me molestes, Joey. Mi presión arterial ya está por las nubes últimamente.
—¿De verdad? —pregunto, dejando caer mi mirada a su vientre sobresaliente.
Dylan deja escapar una respiración profunda, a continuación, recoge su cabello
en un moño desordenado. Juls y Joey se ciernen más cerca. —Sí. Tengo una cita médica
mañana. Reese me compró uno de esos monitores de presión arterial para tenerlo en
casa el otro día cuando me sentía muy ansiosa. Me la he estado tomando todas las
noches. Es bastante elevada.
—Aparte de eso, ¿te sientes bien? —le pregunta Joey, frotando la espalda y los
hombros de Dylan—. ¿No pasa nada con el bebé?
—No. Me siento bien. Enorme y constantemente sudorosa, pero bien. —Deja
caer su cabeza hacia atrás y sonríe—. Gracias. Eso se siente muy bien.
—En cualquier momento, pastelito.
—Hay muchas mujeres que durante el embarazo padecen de la presión, eso es
común —dice Juls—. Probablemente es sólo algo en lo que tienes que mantener un ojo.
Tal vez tratar de mantenerte fuera de tus pies tanto como sea posible.
Dylan cierra los ojos. —Eso es lo que me preocupa —murmura, rodando la
cabeza hacia un lado mientras Joey se mueve hasta el cuello.
Jesús. Al igual que ella no puedo imaginar a Dylan manteniéndose fuera de sus
pies. Siempre está plantada en un taburete aquí, y puedo decir que la vuelve loca. Ella
quiere estar de pie, dirigiendo su negocio. Lo entiendo. Es una mujer muy orgullosa.
Juls llega a través de la mesa y aprieta la mano de Dylan. —Estoy segura de que
va a estar bien, dulzura.
Dylan sonríe, pero permanece con sus ojos cerrados.
Volviendo su atención hacia mí, Juls camina alrededor de la encimera para estar
más cerca. —Veo que sobreviviste al campamento.
Pongo los ojos en blanco. —Apenas. Una garrapata casi me manda de regreso.
Ella jadea con horror. —Oh, que bárbaro. ¿Ves? Por eso es que siempre declino
el salir con Ian de campamento. No voy a estar quitándoles las garrapatas a los niños.
—Dylan y Joey comienzan a reírse. Aprieto mis labios para no reír igual que ellos.
Luchando contra mi propia risa. Juls nos mira con cara de pocos amigos—. ¿Algo
gracioso? —pregunta con las manos en las caderas. 217
Joey se coloca al lado de Dylan. —¿Ian quiere pasar el fin de semana al aire libre?
¿Dónde podrías conectar el secador de cabello?
Guau. Me quitó las palabras de la boca.
Dylan rueda los ojos y sus mejillas se elevan.
Juls mira alrededor de la habitación, permaneciendo en silencio, aparentemente
molesta, hasta que sus hombros comienzan a temblar y se cubre la boca. —Lo sé. Dios,
lo sé. —Se ríe, moviendo la cabeza—. Él sería tan miserable. No sé por qué sigue
sugiriéndolo. Mi hombre es un loco de alto mantenimiento, pero no me importa. Es tan
atractivo ¿cierto?
—Sin comentarios. Estamos prácticamente relacionados. —Me arrastro hasta la
estantería para agarrar algunos forros para pastelitos.
Juls baja la mirada a su reloj. —Ooh, me tengo que ir. Oye, la cena es este viernes,
¿verdad?
Le doy un pulgar hacia arriba.
Se despide rápidamente, inclinándose para hablarle en voz baja al vientre de
Dylan antes de salir por la puerta principal. Agarro las dos mezcladoras y las pongo en
la encimera. La panadería abre oficialmente, y Joey desaparece por el frente, mientras
que Dylan desliza algunos de los ingredientes frente a ella y empieza a hacer su propio
lote de pastelitos.
Mientras se estaba batiendo mí mezcla, golpeo el botón de mi teléfono y vuelvo
a encender mi pantalla. Es posible que mi función de alerta de mensaje no esté
funcionando muy bien. Tal vez me perdí algo de Mason
Noto la hora, y el fondo de pantalla rosa brillante de mi pantalla de bloqueo.
No hay mensajes.
Reviso el volumen del timbre antes de empujar mi teléfono a un lado y centrarme
en el trabajo.
Por lo menos hasta que los pastelitos vayan al horno.
Paseando por el frente después de limpiar el desastre, me paro en la ventana para
mirar al otro lado de la calle, de pie en mis dedos de los pies para ver por encima del
auto ocasional. Siento los ojos de Joey en mí.
—Me parece raro que no haya pasado todavía —proclama, haciéndose eco de
mis exactos pensamientos.
Muerdo mi uña del pulgar, agitando mi hombro mientras me esfuerzo para ver a
través de la gran ventana de su estudio. La distancia y la proyección del sol lo hacen
imposible. Todo el frente de su estudio es opacado por el sol.
—Canceló sus clases para irnos de campamento. Tal vez las está compensando
todas hoy. Me escribió un mensaje más temprano. 218
Y fue raro.
Empujo ese pensamiento fuera de mi cabeza.
No era raro, estaba ocupado. Se le permite estar ocupado.
Está jodidamente ocupado.
A medida que las horas pasan me repito este mismo pensamiento racional para
justificar la ausencia de Mason. Lo repito tanto que parece transferirse a mi propia
realidad.
Después de que la orden de pastelitos es recogida, una madre frenética se
precipita en la tienda llorando porque se olvidó de ordenar el pastel de cumpleaños de
su hijo la semana pasada. Lo necesita a las cinco y media de la tarde para la fiesta.
Realizable, hasta que la mujer explica exactamente lo que su hijo quiere para su cuarto
cumpleaños.
Un pastel elaborado al estilo del Viejo McDonald, con un granero rojo alto y
cinco de sus animales favoritos.
¿He mencionado lo mucho que odio trabajar con pasta de azúcar? Es el diablo.
Dylan y Joey intercambian miradas preocupadas, mientras la mujer espera
ansiosamente la decisión. Puedo decir de qué manera se está inclinando la decisión, y
ningún niño debe ser decepcionado en su cumpleaños. Incluso el pequeño Timmy, o
cualquiera que sea el nombre de este chico, que tuvo que ir a por todas en su gran día.
Al menos deberíamos intentarlo.
—Creo que podemos hacerlo —digo. Ganándome una mirada mortal de
Dylan—. ¿Qué? —articulo.
La mujer me jala en un abrazo de agradecimiento.
Dylan me sonríe, y le dice a la señora que no hay ninguna garantía y que necesita
estar preparada para arreglárselas con pastelitos de cumpleaños en caso de que esto no
funcione.
Ella está de acuerdo. —Sí. Sí, por supuesto. ¡Muchas gracias! —Y sale corriendo
de la tienda.
Inmediatamente nos ponemos a trabajar.
Dylan se mantiene fuera de sus pies tanto como sea posible. Mientras estoy por
todas partes, sacando los ingredientes y los suministros de los estantes, corriendo arriba
para coger un papel para que podamos dibujar esto. Nuestro diseño es prometedor. Otra
cosa es si podremos esculpir esos malditos animales de granja.
Trabajo durante el almuerzo. Joey entra en a la trastienda después de las dos y
sostiene un bocadillo para que yo vaya mordiéndolo mientras lanzo un poco de pasta de
azúcar. Dylan toma varias pausas y se mueve a un asiento más cómodo cuando su
espalda comienza a doler. Revisamos su presión arterial dos veces. Todo eso me
preocupa. Olvido todo sobre mi teléfono y Mason en general mientras moldeo los 219
pequeños animales de granja y los coloco alrededor del granero.
El pastel está listo con solo unos minutos de sobra. Dylan está realmente
sorprendida. Estoy demasiado cansada para ofrecer mi opinión sobre esta rigurosa
experiencia y colapso sobre un taburete. Sólo registro que no he hablado en absoluto con
Mason hoy cuando estoy reuniendo mis cosas al final del día.
—¿Todavía nada? —me pregunta Joey a medida que salimos juntos de la
panadería.
Echo un vistazo al otro lado de la calle. Las luces de estudio están apagadas. —
No. Umm… —Reviso mi teléfono de nuevo y frunzo el ceño a la pantalla. Nada de
Mason.
La decepción se clava profundamente en mi pecho.
Joey choca contra mi hombro, luego lanza su brazo alrededor de mí y me jala a
lo largo de la acera. —En la madrugada, ¿tal vez? Si tenía clases extra hoy,
probablemente quedó agotado. Como yo, Jesús. Sólo mirarte a ti y a Dylan trabajando
en ese pastel era suficiente para dejarme seco. Por supuesto, apenas dormí anoche debido
a la pelea de nuestro pequeño amante.
Siento levantar la comisura de mi boca un poco.
—Pizza y cerveza para la cena suena perfecto justo ahora. Necesito carbohidratos
y bebidas alcohólicas. ¿Te unes?
Tronando mi cuello, miro el estudio volverse más pequeño detrás de nosotros
mientras continuamos por la acera.
En la madrugada, ¿tal vez? Me aferro al razonamiento de Joey para el silencio
continuo de Mason. Lo acepto como una explicación.
Clases extras. Correcto. Es probable que quedara agotado, eso es todo.
—Sí, claro —concuerdo, mirando hacia delante y metiendo mi teléfono en mi
bolso—. Eso suena perfecto. —O por lo menos creo que lo hace.
En el momento en que la opción es en realidad presentada delante de mí, una
hora más tarde en el condominio, mi apetito es deficiente y sólo puedo manejar el
consumir la mitad de mi rebanada de pizza hawaiana y tomarme un tercio de mi
cerveza.
Recojo los trozos de piña y los apilo en el plato. Apilo el jamón a continuación.
Billy me pregunta si estoy bien, si me siento bien.
—Sólo cansada —murmuro, levantándome y llevando mi plato al fregadero.
Probablemente se agotó.
No puedo explicar mi estado de ánimo, o qué es exactamente lo que estoy
sintiendo cuando me voy a mi habitación temprano y tomo una ducha caliente. 220
¿Decepción? ¿Incredulidad? Es extraño no saber nada de Mason, pero es
fácilmente explicable, eso es lo que me digo una y otra vez mientras me saco la toalla y
me pongo una camiseta de gran tamaño y unas bragas de encaje negro.
No hay razón para reaccionar de forma exagerada. O reaccionar en absoluto,
¿verdad?
Dios, ¿cuándo quedé estropeada por nuestras conversaciones diarias? Me siento como si un
gran pedazo de mí faltara.
Peino mi cabello y agarro mi teléfono antes de deslizarme bajo las sábanas frescas
que cubren mi cama. La tenue luz de la pantalla se proyecta sobre mi almohada mientras
lo sostengo junto a mí, con mi hombro cavando en el colchón. Mi pulgar se cierne sobre
el icono de FaceTime.
Frunzo el ceño ante mi propia desesperación.
Está dormido, Brooke. En la madrugada. Realmente está jodidamente ocupado,
¿recuerdas?
Con un suspiro pesado dejo caer mi teléfono. Me hundo en mi almohada y obligo
a mis ojos a cerrarse.
Me obligo a dejar de preocuparme, y a perseguir el sueño.
Y a la mañana siguiente, cuando Mason no se presenta en el café de nuevo, o se
detiene para un rápido saludo, me obligo a concentrarme en mi trabajo, y no en el
hombre al otro lado de la calle que me tiene jodidamente confundida en estos momentos.
Oh, y también, que es casi imposible concentrarme en nada.
—Maldita sea. —Recojo el contenedor ahora vacío del piso y lo dejo en la
encimera. Un montículo de azúcar se acumula cerca de mis pies, con un rastro a través
del suelo. Los gránulos brillando a lo largo de la madera.
Bueno, esto es simplemente perfecto. Y exactamente así es cómo consigues las hormigas.
Arrebatando la escoba, limpio mi desorden cuando Joey entra por la puerta de
atrás.
—Creo que necesitas un descanso. Tu lenguaje se está saliendo un poco de
control aquí. —Se agacha para sostener el recogedor hacia mi, dejando caer lo que
recoge en la basura.
—No es así —me burlo, barriendo otro montón en el recogedor, aunque soy una
tonta por discutir. Sé lo suelta que ha estado mi lengua hoy.
—El último cliente te escuchó.
Me estremezco, mi agarre apretando el mango mientras Joey se endereza. Mierda
—Oh.
—Sí.
Apoyando la escoba contra la pared de la esquina, me paso las manos por el 221
delantal. El borde duro de mi silencio, podría estar muerto, mi teléfono raspa contra mi
palma. Aprieto los dientes.
—In-jodidamente-creíble —digo, arrancando mi delantal y arrojándolo contra la
pared debajo de los ganchos. Se cae en un montón arrugado en el suelo.
—Es extraño que todavía no se haya pasado por aquí —Joey se apoya en la
encimera—. ¿Estamos seguros de que está vivo?
Oh, estoy segura. Su auto estaba aparcado en un lugar diferente del que estaba
ayer. Eso significa que salió ayer por la noche, o lo hizo hoy antes de que yo llegara a
trabajar. En la madrugada, mi culo.
—Estar demasiado ocupado para llamar o pasarse por aquí es una cosa, pero
levantarse para tomar un café y luego no comunicarse conmigo en toda la mañana es
una mierda. Especialmente, cuando siempre está por aquí, y siempre me envía mensajes
pequeños mensajes graciosos. ¿Ahora no tengo nada? ¿Sin contacto? ¿Qué demonios?
—¿Qué pasó la última vez que los viste? Después de la entrega de ese día, ¿actuó
extraño?
Muerdo mis labios
No. No, no fue raro. Yo actué raro.
La habitación comienza a dar vueltas alrededor de mi. La adrenalina corre a
través de mi cuerpo. —Le dije que necesitaba un minuto. No podía... pensar. Podría
haber sido un ataque de pánico. No lo sé. Me estaba volviendo loca, Joey. Lo sabes, te
lo dije. Pero le dije que me diera un minuto. No dos putos días.
Muevo mis manos a mis costados. Mis pies me llevan de un lado de la cocina al
otro, y viceversa.
¿Dónde estás?
—¿Tal vez un minuto en Australia es más largo?
Me detengo cerca de la nevera, mirando a Joey. —¿De verdad?
Me da una mirada uniforme. —¿Qué? Es posible. ¿Lo has llamado? —Cuando
no respondo, sacude la cabeza, murmurando—: Por supuesto que no. Porque eso sería
lo más lógico, ¿no? Ponte en contacto con él y averigua qué está pasando.
¿Llamarlo? No. Haré algo mejor.
Si ha cambiado de opinión me lo puede decir en mi maldita cara.
Con determinación alimentando mis pasos, agarro un poco de dinero de mi
cartera y salgo de la cocina. —¡Me estoy tomando mi almuerzo! —grito empujando a
través de la puerta y saliendo a la acera.
Joey me grita algo para motivarme mientras cruzo la calle.
Mi columna vertebral se endereza.
Sí. Que viva el poder femenino. ¿Por qué no hice esto antes? 222
Corro a través de la calle, agradecida por mi elección de zapatos planos y
cómodos, y tiro de la manilla de la puerta del estudio. Bloqueado.
—Tienes que estar bromeando.
Golpeo varias veces el cristal. Vuelvo a golpear. Tal vez está arriba ocupado con
alguna clase. Escondiéndose de mí.
Alejándose. Necesitando su propio minuto.
Gruñendo cuando no se materializa delante de mí con una explicación creíble
por su repentina ausencia en mi vida, saco el teléfono de mi bolsillo y marco su número.
No suena, cae el buzón de mensajes.
—Oh, ¿en serio? ¿Es así como vamos a jugar a esto?
La ira arde por toda mi sangre. Estoy furiosa. Conmigo misma, por no ponerme
en contacto con él ayer. Con él. Sin embargo, más conmigo, lo que me enfurece más. Le
pedí esto y ahora estoy reaccionando sólo porque me da lo que yo pensaba que quería.
¿No podía pelear conmigo un poco? ¿Mostrar algo de desafío?
Maldito sea por ser tan comprensivo.
Guardando mi teléfono, después de decidir en contra de dejar un mensaje, me
dirijo por la acera hacia los restaurantes, mis pies determinados en el pavimento.
No es que tenga que comer. He inhalado la mitad de mi peso en pastelitos ya y
es sólo la una de la tarde. Mi boca todavía tiene sabor a mousse de frambuesa.
Culpo a los hombres por cualquier peso que pueda ganar hoy. Todos los hombres.
El género completo.
Especialmente aquellos que tienen acentos sexys y físicos impresionantes.
El calor del sol me calienta en la piel mientras doy vueltas por la esquina. Empujo
las mangas de mi blusa de seda por encima de mis codos y suelto otro botón.
Decido almorzar en Grinders, una pequeña tienda de emparedados que me
recomendó Joey hace años. Es lo más cercano a la panadería, lo que me permitirá volver
a mi posición de vigilar a Mason para que pueda hablar con él más pronto que tarde.
Camino bajo el toldo verde, moviéndome a través de la concurrida zona de estar
en el exterior y me dirijo a la puerta, haciéndome a un lado para los clientes que llevan
bandejas. Sigo detrás de un grupo de hombres de negocios en sus trajes. Cuando estoy
casi dentro de la cafetería, una risa hace que me gire, en dirección a las mesas y sillas en
el interior.
Una risa muy familiar.
Me detengo, haciendo que alguien choque contra mi espalda.
—Lo siento —murmuro, haciéndome a un lado buscando entre la multitud. Sólo
me toma un segundo encontrar a Mason mientras se ríe de nuevo, con la cabeza caída 223
hacia atrás con un evidente placer.
Mi estómago se revuelve.
Me acerco más, a través de la línea de personas que llena la puerta. Mis ojos se
cierran sobre la persona con la que se está riendo, compartiendo una mesa, una comida
juntos.
¿Una cita?
Una mujer. Una mujer joven, con el pelo rojo y una belleza sorprendente, se ríe
con una servilleta a la boca. Toda su atención está envuelta en Mason. Sus ojos fijos en
los suyos. Están sentados a solas en una mesa en la esquina junto a la valla de hierro
forjado que rodea la cafetería. ¿Un rincón íntimo, tal vez?
Seguro como la mierda que lo parece.
Mi mandíbula duele de tanto apretar los dientes. Mis fosas nasales se agrandan.
Cruzo el pavimento con pasos pesados y me paro junto a su mesa.
Su mesa.
Mason me mira, con sorpresa manifestándose en sus ojos. Abre la boca para
hablar. No lo dejo.
—¿Quién diablos es esta? —Señalo con mi dedo en dirección a la pelirroja. No
puedo apartar la mirada. Mis ojos se quedan pegados a los suyos—. ¿Estás durmiendo
con ella?
La mujer jadea, luego se queda completamente en silencio.
Mason se estremece. —¿Qué?
—¿Qué? —repito, inclinándome, manteniendo mi dedo extendido en el aire. Mi
mano tiembla—. Dije, ¿estás durmiendo con ella? ¿Es eso lo que has estado haciendo
los últimos dos días? ¿Follar a alguien que no soy yo? ¿Cogiendo a alguien?
Mi voz se quiebra y mis ojos pican. Me inclino a medida que Mason se levanta.
—Ven aquí. —Llega a mi brazo. Su voz es dura, enojada.
Como si tuviera derecho.
Doy un paso atrás. —¡No! ¡Dime ahora mismo dónde has estado! ¿Dónde has
estado, Mason? ¿Con ella? ¡Donde!
Las lágrimas se derraman por mis mejillas en grandes gotas. Mi labio tiembla.
Es extraño lo rápido que mi mente puede conjurar el peor escenario posible. La
autolesión en su máxima expresión. Mason y esta mujer, imágenes de ellos juntos,
íntimos, riendo. Es todo lo que puedo imaginar cuando lo miro ahora mismo.
En un movimiento demasiado rápido para poder esquivarlo, agarra mi brazo a la 224
altura del codo. Mientras pone su otra mano en mi cintura.
—Estás haciendo una escena. Hay niños presentes —susurra con dureza contra
mi cabello, moviéndome a través del pavimento.
Oigo el suave clic de la apertura de la puerta de hierro.
Volteo y me doy cuenta del mar de ojos en mí mientras Mason me lleva lejos de
la zona de estar, lejos de ella.
—Como si me importara una mierda. ¿Quién es ella? —Gruño, tratando de
escapar, empujando contra su pecho y, al mismo tiempo, con ganas de enterrar mi cara
allí y llorar—. ¿Dónde has estado? ¿Qué diablos es esto?
Presiona mi espalda contra el ladrillo caliente que cubre el lado del edificio. Miro
a nuestro alrededor, al edificio detrás de Mason. Aspiro el húmedo, aire almizclado.
Me llevó a un callejón. Un callejón, igual que antes, cuando me besó por primera
vez.
Inclinándose, aplana las manos a cada lado de mi cara y se acerca a mí. —¿Cuál
es el problema, Brooke? ¿Estás enojada?
Tomo una respiración profunda. ¿Qué mierda?
—¿Estoy molesta? ¿Estás bromeando?
—No. No lo estoy… ¿Crees que estoy con esa mujer? ¿Te importa que sea así?
—¿Qué? —le susurro, nuevas lágrimas caen por mi rostro mientras lo veo—. ¿Lo
estás?
La bilis se eleva en mi garganta.
Me mira fijamente, sin responder, sus ojos distantes e indiferentes, pero debajo
de ellos, hay manchas oscuras que sombrean su piel.
Instintivamente, trato de tocarlo, pero aplano mi mano contra mi lado cuando
recuerdo lo que me ha hecho pasar. —¿Dónde has estado? —pregunto, mis mejillas
ardiendo—. Simplemente desapareciste de mi lado.
—Me dijiste que necesitabas un minuto. —Su voz es fría. Imperturbable.
Ese maldito minuto.
Me rompo, enviando más lágrimas por mi rostro, apretando mis manos en puños
lo golpeo en el pecho. —Un minuto, Mason. ¡UN MINUTO! No dos putos días. Vete a
la mierda. Eres mi mejor amigo y dejas de hablarme, así como así. ¿Por qué hiciste eso?
Se estremece, sus ojos tan redondos como monedas mientras busca algo en mi
rostro. Agarrando mis muñecas, que se quedan flojas en respuesta a su toque, y me
acerca más a él.
—¿Qué otra cosa soy para ti? ¿Solo eso? —pregunta.
Sacudo la cabeza. —No —susurro, mi cuerpo derritiéndose contra la pared de
ladrillo. Me siento como si pudiera colapsar en cualquier momento. 225
—¿Qué más? —Enjuga una lágrima de mi mejilla. Su aliento es cálido cuando
choca contra mi cara—. Joder, Brooke. Dime. ¿Qué más soy para ti?
—Mío.
La palabra nos sorprende a ambos. A él más que a mí. Juro que deja de respirar.
Acepté esta posesividad sobre Mason hace dos noches. Este derecho a él. Sé lo que
quiero. Pero decirlo, oírlo en voz alta, cuando nunca me he sentido así antes, eso es lo
que me asusta.
Escuchar mis sentimientos sea lo que lo asuste.
Dejo caer mi mirada a su camiseta de algodón oscuro. »Pensé que era tuya.
Quiero serlo. —Aprieto su cadera, empujándolo a la pared. Es mi turno de presionarlo
más cerca. Egoístamente mis manos recorren sus costados y alrededor de su espalda,
sumergiéndose debajo de su camisa.
Mío.
Dios, extrañé su cuerpo. Dos días se sintieron como dos años.
Acaricio las curvas duras de sus músculos y el rastro de su columna vertebral.
Planto mi mejilla contra su pecho. »¿Lo soy? —le pregunto en voz baja—. ¿Soy tuya?
—Mierda. —Gime, aplastándome contra él, sus largos brazos serpenteando
alrededor de mi cuerpo. Con los músculos tensos en alivio y anhelo. Tomando una
respiración profunda, me acaricia el cabello—. Eres mía, chica dulce. Tan jodidamente
mía. Sólo quería oírte decirlo.
Cierro mis ojos, con alivio, mi cuerpo pesa. Estoy tan cerca de él, pero quiero
más.
—Ni siquiera me llamaste.
—Lo sé. No es porque no quería. Créeme. Después de esos mensajes, apagué mi
teléfono para no hacerlo. Quería que vinieras a mí, Brooke. Quería que admitieras lo
que soy para ti.
—¿Estabas simplemente esperando?
—Sí, pero solo hasta el viernes. —Se inclina hacia mí y acaricia mi mejilla—. Le
di a tu terquedad un plazo. No hubiese sido capaz de esperar más que eso.
¿Viernes? Jesús, ¿qué habría hecho yo hasta entonces?
Aprieto mis manos en su camisa, me pongo en puntas de pies, sin darle ninguna
otra opción o forma, mientras susurro en sus labios—: Bésame.
Con un gruñido, Mason sella nuestras bocas y nuestros cuerpos juntos. Sintiendo
su longitud endurecerse contra mi estómago. Me chupa la lengua y amasa mi culo, dedos
cavando en mi carne.
Suspiro y me inclino más hacia él.
226
—Dilo de nuevo —suplica besando mi mandíbula—. Dios, Brooke. Dilo.
Gimo cuando comienza a morder mi cuello. —¿Qué eres mi mejor amigo?
Se inclina y me río al ver su expresión.
Joder, es tan adorable. Temperamental Mason.
Me lanzo de nuevo hacia él, envolviendo mis brazos alrededor de su cuello, mis
pies colgando en el aire. Se queja contra mi boca.
»Oh. ¿Qué eres mío? ¿Y que soy tuya? ¿Eso es lo que quieres que diga?
Asiente. —Bebé, por favor.
—Yo soy tuya —susurro entre besos suaves—. Siempre lo he sido. Solo me tomó
un minuto darme cuenta.
Riéndose, se inclina hacia atrás y deja caer su frente contra la mía. —El minuto
más largo de mi vida. Me tenías preocupado.
—¿Te preocupé? —Me retuerzo en sus brazos hasta que me baja—. ¿Quién
carajos es esa pelirroja? —pregunto empujándolo en el pecho.
Su boca cae abierta. —Ah. Carajo. Lo olvidé. Vamos. —Agarra mi mano y me
saca del callejón.
—Erección —le digo detrás de él.
Gira su cabeza en mi dirección. —¿Qué cosa?
—Que tienes una erección. —Tiro de su mano.
—Mierda —Gira alrededor justo antes de llegar a la acera y el río de gente. Me
guiña el ojo mientras se ajusta discretamente—. Gracias, preciosa. Podría haber sido
bastante vergonzoso.
Mi corazón se derrite en esa palabra estúpida. Le agarro la cara y lo beso
fuertemente.
—Umm. —Gime y aprieta mis hombros, me aleja suavemente—. Ahora sólo
estás empeorando las cosas.
Sonrió mientras me encojo de hombros, me toma de la mano de nuevo y le
permito que me tire de buena gana esta vez a través de la concurrida zona de estar fuera
del café. Nos detenemos en la mesa que ocupaba antes de mi arrebato. Miro a la
pelirroja, y el hombre que ahora se sienta a su lado. Su brazo rodeando su espalda. Su
mano descansando en su muslo.
Oh.
Bien, Brooke. Muy agradable.
Mason hace un gesto a la pareja. —Estos son algunos compañeros míos de
Alabama. Tessa, y su novio, Luke. Ellos vinieron a ver a mi estudio y hacer un poco de
turismo. —Me mira, sonriendo—. ¿Te acuerdas que te mencioné a Tessa? ¿Verdad, 227
cariño?
—Umm. —Asiento con los labios apretados fuertemente.
Riéndose, Mason envuelve su brazo alrededor de mi cintura y me tira contra su
costado. Él mira a sus amigos. —Y esta es mi Brooke.
Mi corazón golpea con fuerza en mi pecho, haciendo eco en mis huesos.
Su Brooke.
Libero la más lenta de las respiraciones cuando Tessa y Luke me miran con
confianza.
Por primera vez desde que conocí a Mason, no me siento insegura. La
preocupación expectante que normalmente acompaña el hacer público esto con él se ha
ido. Desaparecida. No hay rastro de ella.
Esto es fácil. Dios, es tan fácil estar aquí con él, ser suya, y es indudablemente
todo lo que quiero. Me doy cuenta de que esto es lo que se siente al ser alguien. Quiero
ser esto. Y escuchar a alguien declarar su amor por mí en la forma en que te familiarizan
con los demás.
Una sensación de vértigo se mueve a través de mí, como una corriente de aire.
Me siento más plena y sin peso a la vez.
Él me ama. Guau. Eso es lo que se siente.
Levantando una mano para saludar, sonrío con disculpa a los dos, más aun a
Tessa. —Encantada de conocerte. Siento lo de antes. Normalmente no soy así.
Ella inclina la cabeza. —¿No? He oído que eres un poco impulsiva. Está todo
bien. Yo habría hecho lo mismo.
—Bebé, la haces —añade Luke, riendo—. ¿Estás bromeando? —Extiende su
mano y sacude la mía—. Siento haberme perdido el espectáculo, estaba buscando las
bebidas.
—Sí, yo también. Quisiera haber podido ausentarme. Probablemente tengo
prohibido comer aquí de ahora en adelante.
Todos compartimos una risa, y noto a Tessa sonriéndole a Mason.
—¿Puedes quedarte? —me pregunta él, deslizando su mano por mi espalda
mientras me giro para hacerle frente.
Sacudo la cabeza. —No. Dylan está en una cita médica, así que solo somos Joey
y yo manejando la tienda. Realmente necesito tomar algo de comida y volver.
Presiona un beso en mi sien. —Entraré contigo.
Me despido y ofrezco nuevamente disculpas a Tessa y Luke. Mason mantiene
sus brazos alrededor de mí mientras esperamos en línea para hacer mi pedido. Entierro
mi cara en su cuello. Nos reímos de cómo nos hemos convertido en una de esas parejas, 228
y ambos estamos de acuerdo en que no nos importa un carajo.
Insiste en pagar por mi comida y me lleva a la esquina de la calle donde me agarra
la cara y presiona calientes y hambrientos besos en mi boca y cuello.
—Me tengo que ir —le digo, pero mi mano se aferra a su camisa, mis labios
todavía moviéndose contra los suyos.
Me besa una vez más y se aleja.
—¿Puedes venir al estudio después del trabajo? Estoy dando una clase especial,
quiero que la veas.
—¿Especial? —Le sonrío con una sonrisa diabólica—. ¿Qué tan privada?
Se ríe. —Más privada de lo normal, sí. ¿Vendrás?
Me rio por su insinuación. Me golpea en mis nalgas.
Dios, sí. Voy a ir.

***

Después de despedirme de Joey luego del trabajo y decirle que no me esperara en


absoluto esta noche, cruzo la calle y abro la puerta del estudio de Mason.
Estoy esperando que mi piel pique con sudor el minuto que entro. Preparando
mis pulmones para adaptarse al aire caliente. Esa es la primera diferencia que noto.
La temperatura es agradable. Cómo lo es cuando Mason no está enseñando
ninguna clase. Unos frescos veinte grados. La segunda cosa que noto es el grupo de
espectadores de pie hacia el lado observando. Algunos de ellos toman fotos.
Personas mayores, en su mayoría. Los padres, por su apariencia. Se ven
orgullosos. Me recuerda automáticamente a mis propios padres cuando solía ir a
competencias de animadoras.
Doy un paso más adentro de la habitación y alejo mi atención al grupo real que
participa en la clase. Una conciencia profunda se acumula a mí alrededor. La invitación
de Mason adquiere un significado totalmente distinto mientras sonrío a los jóvenes
adultos que posan en sus esteras, la mayoría de ellos probablemente cerca de mi edad.
Todos ellos comparten características físicas similares.
De repente me siento como la mayor gilipollas por interpretar su invitación de la
forma en que lo hice.
Dios, Brooke. Tacto. Aprendelo.
Veo a Mason en el fondo de la habitación. Está ayudando a una mujer joven a
colocarse una pose donde su cuerpo está formando una V boca abajo. Sus manos y pies
planos sobre la estera. Ella se ríe y cae de rodillas, luego se acerca a la cadera. Su risa es
contagiosa, y pronto los demás se unen. 229
La mujer a mi lado se ríe en voz baja y susurra a la mujer que está a su lado—:
Él es tan grande, ¿verdad? ¡Mira lo mucho que están disfrutando esto!
Me deslizo más cerca de la pared, manteniendo mi atención en Mason mientras
convence a la chica para volver a intentarlo. Ella niega con la cabeza, sonriendo, pero
finalmente decide intentarlo y se extiende hacia la postura.
—Lo sé. Estaba tan emocionada cuando Kendall quiso darle a esto una
oportunidad. Trish dijo que está ofreciendo esto una vez por semana con un buen
descuento. Más de la mitad. Si les gusta, estoy a favor, ¿sabes? Es bueno para ellos.
La mujer a mí lado hace un ruido apreciativo. —El mundo necesita más personas
como él.
Más gente como él.
Mason.
Con un suspiro, mi cabeza golpea la pared. Miro a través de la habitación a la
persona que me ha sorprendido completamente de todas las maneras posibles. Desde su
método de citas no convencional, a su irresistible persistencia, a su dulce alma que
comparte con el mundo.
Mi Mason.
Comienzo a tomar respiraciones rápidas y superficiales cuanto más tiempo
permanezco aquí. Algo cambia, mis pulmones y otros órganos hacen espacio para que
mi corazón se expanda y tome el control.
A quién le importa, ¿verdad? Adóralo ahora, respira con normalidad más tarde.
¿Qué? Eso es una locura. Necesito respirar más que cualquier otra cosa. Tengo que seguir
respirando.
Cierro los ojos. Respira, Brooke. Siento como resbalo, deslizándome bajo el agua
y hundiéndome hasta el fondo.
Esto es una locura. Una hermosa y aterradora locura.
No puedo respirar.
Lo amo.
Mis ojos se abren. Mason me sonríe. Mi corazón late sin pausa, golpeando contra
mi esternón.
¿Qué
mierda...?
Lo amo. Hizo que me enamorara de él. Eso es exactamente lo que pasó. No me
dio una opción en esto. Nunca tuve ningún tipo de control en esta situación. Desde el
principio él siempre ha tenido el control.
Apuesto a que este era su plan todo el tiempo. Tirar de mí. 230
Bueno, ahora me estoy ahogado, precioso bastardo.
Presa del pánico, me aparto de la pared, captando la atención de Mason,
diciéndole adiós con la mano e ignorando su mirada perpleja. Empujando a través de la
puerta, salgo apresurada en la dirección contraria de donde tengo mi auto.
Corro y corro y corro y corro.
A la licorería más cercana.
Si me estoy hundiendo con este chico, lo haré a mí manera.
16
Traducido por Maeh & BlackRose10
Corregido por LuVelitta

Mason
—H
asta la semana que viene, entonces. Que tengan una buena 231
noche.
Me despedí de todos, padres y asistentes mientras
dejaban el estudio después de clase. Al salir, Trish me miró
de manera amable, silenciosamente, agradeciéndome por tercera vez esta noche por
organizar esto.
No tiene por qué darlas. He querido que algo como esto comenzara hace años, y
sin su ayuda difundiéndolo, no sé cuándo o si hubiese ocurrido. Soy el que está
agradecido. Eufórico, realmente. Siento una misteriosa energía. La mejor clase de
entusiasmo. Muy diferente al día de ayer y el anterior, cuando me torturé por evitar todo
contacto con Brooke.
Ahora, no tengo que evitarla. Sólo necesito encontrarla.
¿A dónde demonios se fue?
Subo los escalones de dos a la vez y atravieso rápido la puerta, caminando hacia
mi departamento. Luego de encender la lámpara, tomo mi teléfono de la mesa y marco
su número. Suena hasta que su correo de voz atiende. Mis ojos se cierran.
Por todos los cielos, Brooke.
La preocupación pincha en mi alentador estado de ánimo. ¿Estará teniendo un
leve enloquecimiento? ¿Nuevamente sobre-pensando las cosas? Y tan pronto... al menos
esperaba que tuviéramos unos días de felicidad antes de sentarnos a hablar.
Le envío un texto rápido, preguntando si todo está bien, entonces me saco mi
camisa y la coloco en la silla.
Voy al baño y salpico algo de agua fría en mi rostro. Paso mis manos mojadas a
través de mi cabello y a lo largo de mi nuca. Mi reflejo me devuelve la mirada, una que
reconozco de los pasados dos días. Cargada de incertidumbre y tensión.
Puto infierno. Salió corriendo de aquí. Salió corriendo de mí.
Mientras me debato sobre si tomar una ducha para quedarme aquí y no salir a las
calles, un hábito que he adquirido recientemente; unos golpes suenan en la puerta
principal, sorprendiéndome. Me muevo rápidamente a través de la sala y abro.
Brooke pasa más allá de mí en el segundo en que abro la puerta. Inhalo su aroma
de delicada vainilla.
Está aquí. Es una buena señal. Comienzo a respirar un poco más fácil, mi mente
ansiosa comenzando a asentarse.
—Hola. Me tenías preocupado. Pensé que habías cambiado de opinión. —Cierro
la puerta y la observo moverse hacia la cocina.
Coloca una botella en la mesa. Alta, de color ámbar. Tequila.
Nuestros ojos se encuentran.
De acuerdo. En vez de alejarla, ¿estoy conduciéndola a beber? No estoy seguro 232
de si esto clasifica como progreso o no.
»¿Todo está bien, Brooke?
Sonriendo levemente, desenrosca la botella, alzándola hacia su boca para tomar
un sorbo. —Estoy tan molesta contigo en este momento.
La veo tomar un sorbo, luego otro. —¿Por qué?
—¿Por qué? —repite, apuntándome con la botella en su mano. Sus ojos se
estrechan—. Sabes exactamente por qué. —Toma otro sorbo, moviéndose alrededor de
la habitación, gesticulando con su mano libre—. ¿Por cuánto tiempo has estado
planeando esto, Mason? ¿Desde el primer día, frente a tu estudio? ¿O quizás en el
callejón cuando hice que me dijeras todo? ¿Tu motivo siempre fue este?
Toma otro sorbo de tequila mientras camina frente a la ventana.
Froto mi mandíbula, moviéndome cerca de la cama. No tengo idea de a qué se
refiere. —Brooke, qué exactamente...
—Quiero decir... ¡lo sabías! —grita, no de una forma enojada. ¿Incrédula tal vez?
Su voz se quiebra con una corta risa—. Sabías desde el primer día que no quería esto.
Desde ese primer día. No era un secreto. Luego fuiste y me convenciste de intentarlo a tu
manera, con falsas intenciones, debo añadir.
Alza su cabeza, deteniéndose, mirándome desde el otro lado de la habitación.
Sus hombros se relajan con el suspiro que expulsa.
»Sólo quería tener sexo contigo. Eso es todo. Pero cuanto más tiempo pasábamos
juntos, menos pensaba sobre lo que quería. Y tú, solamente dijiste que querías que nos
conociéramos antes de que sucediera. Para realmente conocernos, ¿cierto? Pero me
conociste cuando fuimos a acampar. Me conocías entonces, Mason, ¿verdad?
Pienso en lo cerca que sentí a Brooke ese fin de semana, incluso durante su
desafortunado encuentro con la garrapata y el desastre que le siguió. Nuestra plática en
la carpa antes de que colisionáramos esa primera noche, y nuestra aventura juntos al día
siguiente.
Tiene razón. La conocía. Lo suficiente como para tomar cosas que ambos
queríamos.
—Sí —respondo, asintiendo.
No tiene sentido mentir en este punto.
—Y no me dejaste entrar. No me tomaste ese fin de semana. —No me deja
responder. Realmente no lo necesito de todas maneras. Ambos estuvimos allí—. Eso no
era todo lo que esperabas —concluye arqueando una ceja.
—No.
—Esto nunca fue acerca de conocernos el uno al otro.
233
—No.
Sacude su cabeza sonriendo forzadamente, toma un último trago de tequila antes
de colocar la botella sobre el borde de la ventana. —¿Quién más? —pregunta
tranquilamente, mirando hacia otro lado.
Sé a lo que se refiere. No necesito preguntar para que especifique.
Cuando todo esto comenzó con Brooke, le dije que ya no haría esta mierda sin
sentido, pero no le dije que nunca le supliqué por esto a nadie más. O que nunca lo quise
tanto con alguien antes.
—Nadie más —confieso.
Veo cuán rápido voltea su cabeza. Le oigo murmurar algo que suena como un
pésimo “bien”. Su voz suena un poco calmada.
Girando alrededor, con estabilidad en sus ojos, sostiene sus manos frente a ella.
—Bueno, lo lograste. Felicitaciones.
Mis cejas se alzan. Busco en su rostro para entender.
Suspira, bajando su mirada. —Te amo, perfecto maldito bastardo. Obtuviste lo
que querías. Estoy completa y absolutamente enamorada de ti y tus pequeños “sí”. Me
matan. Y para que conste, estoy segura de que esa noche en la carpa ya te amaba. —
Agita su mano—. Una oportunidad perdida. Definitivamente podrías haber follado con
una animadora.
Siento que mis labios se separan, una oleada de fervor pica en el centro de mi
pecho y florece allí.
Me ama. Mi Brooke… mierda. Finalmente.
Con una exhalación rápida, pasa sus manos por su rostro, presionando sus
palmas en sus mejillas. —Santa mierda. Vaya. Así es como se siente decirlo. —
Parpadea, sus dientes mordiendo su labio—. Guau —susurra.
Cruzo la habitación con pasos rápidos, tomando su rostro y besándola fuerte.
Gime y se deshace en mis brazos. Un pequeño picor amargo de tequila estalla en mi
boca.
—Me haces sentir como un loco —digo.
—Bien. Malditamente te lo mereces. Solamente quería sexo, y ahora estoy
completamente jodida. No tengo idea de qué hacer con esto, idiota.
Río, besándola de nuevo. Mi lengua moviéndose contra la suya. Mis manos
vagando por su espalda y acunando su trasero.
—¿Debí decirte mis intenciones? ¿Hubieses estado de acuerdo con esto si lo
hubiera hecho?
—No lo sé. 234
Nos miramos fijamente el uno al otro. Brooke frunce el ceño, su mano aplanada
en mi pecho.
»Amo cómo ocurrió, Mason. Cómo me trajiste hacia acá. No querría cambiar
nada. Me hiciste enamorarme de ti tan fácil, no me di cuenta de que lo hacía hasta que
fue demasiado tarde. Creo que si me hubieses dicho lo que pasaba te hubiera dicho que
te jodieras; y no quiero imaginar no haberte conocido. Eres mi mejor amigo. —Se coloca
de puntillas y me besa—. Y creo que soy tuya.
Suspirando, la presiono contra mí. —Eres mía. Demonios, lo eres todo, Brooke.
Dímelo de nuevo.
—Te amo. —Aprieta mi cuello, succionando mi labio—. Te amo, y no tengo
miedo. No lo tengo. Sólo no te apartes de mí, ¿de acuerdo?
—Nunca. —Me agacho y beso su cuello. Sus manos se curvan alrededor de mi
cintura—. Tócame.
—¿Dónde?
—Sabes dónde.
Se ríe suavemente. —Umm. Está bien... puedes... —Con manos temblorosas tira
de mis pantalones cortos. Su aliento choca contra mi cabello—. ¿Te los sacas?
Nos giro, empujándola hasta que sus piernas golpean la cama, mi boca
saboreando su piel.
Se sienta en el borde y descarta su blusa, baja su mirada y se fija en mis manos
mientras de un tirón quito mis pantalones cortos y calzoncillos, lanzándolos junto con
mis zapatos y calcetines. Tomo la base de mi gruesa longitud, frotándola ligeramente,
viendo el deseo florecer en sus ojos y su lengua rosa mojando sus labios.
Miro hacia sus pechos llenos, presionándose juntos en un sostén negro de encaje.
Sus duros pezones contra el material transparente.
—¿Quieres verlas? —pregunta, desenganchando el broche en la espalda—. Creo
que sí. —Desliza las correas por sus brazos y su ropa interior cae al suelo cerca de mis
pies.
—Mierda. —Doy un paso al frente, alcanzando su mano—. Tócame.
Envuelve mi polla y ajusta su agarre, dando lentos tirones, suaves, su usual
urgencia por mi cuerpo desaparecida. Parece tímida.
Gimo. Mis piernas se sienten listas para caer. Sólo es su mano y estoy luchando
para no romperme.
—Mason —susurra, levantando su mirada mientras golpea con su pulgar a través
de la cabeza—. ¿Qué tanto quieres esto? Muéstrame. —Se inclina al frente y lame una
gota pre-seminal de mi polla, observándome.
Poseyéndome. 235
Jesús jodido Cristo.
¿Qué tanto quiero esto? Está a punto de saberlo.
—Bebé. Ven aquí. —Agarro sus piernas y la ayudo a deslizarse arriba por la cama
hasta quedar recostada sobre su espalda. Desnuda. Sus tetas rebotando deliciosamente
con el movimiento desigual. Su cabello oscuro extendido contra mis sábanas tal como
imaginé en innumerables ocasiones.
Hermosa.
Le quito los zapatos y calcetines, besando la parte superior de sus pies. Saco sus
pantalones y bragas. La miro, mi chica, desnuda, tendida en mi cama. Dándome esto.
Dándomelo.
A mí.
No me jodas. Mudarme aquí fue la mejor maldita decisión de mi vida.
Con mis manos extendidas sobre la parte interna de sus muslos, empujo sus
piernas abiertas y pongo mi cuerpo entre ellas, mi verga frotándose contra el colchón.
Mi dedo en su abertura.
»Te deseo jodidamente tanto. Esto. Quiero probar esto antes de follarlo.
—Oh, Dios. —Gime cuando deslizo un dedo dentro, mis labios jugando con su
clítoris. Lo chupo en mi boca y se estremece.
—He soñado contigo en esta cama, justo así, gimiendo mientras te lamo aquí. —
Nalgueo su culo y muevo mi cara entre sus piernas, consumiéndola rudamente.
Saboreando su sabor como me gusta.
Se arquea fuera de la cama, sus dedos arañando las sábanas y tirando de mi
cabello, murmurando palabras incoherentes entre obscenidades.
Chupo sus labios, arrastrando mi lengua entre ellos. Arriba y abajo, lentamente
saboreándola.
»Tan mojada. Chorreas por mi barbilla, Brooke. ¿Te gusta esto?
—Mierda. —Clava los talones en mi espalda. Con sus ojos entrecerrados, me
mira frotar mi nariz contra su clítoris y follarla con mi lengua—. Mason, por favor.
—Te deseo —le digo.
Traga, asintiendo. —Sí.
—Te deseo más de lo que nunca he deseado nada. A nadie. —Deslizo tres dedos
dentro de ella, bombeando dentro y fuera.
Rápido. Aún más rápido.
Se retuerce contra las sábanas y se muele contra mi palma, gimiendo y 236
suavemente rogando.
—Por favor, sí, sí. Oh, mierda. Oh, Dios, mierda.
—Por ti me duele. Mi cuerpo. Mi alma —susurro contra su clítoris, lamiendo
suavemente—. Me acuesto todas las noches pensando en ti. Llego pensando en esto. Tu
cuerpo. Este pequeño dulce coño. Joder, Brooke. No tienes idea de lo mucho que deseo
esto. No puedo ponerlo en palabras.
Acaricia mi mejilla, jadeando. —Muéstrame. Hazme... —Rueda sus ojos—,
venir. Hazme venir.
—¿Así? —pregunto, sin esperar que responda muevo mis dedos dentro y fuera,
chupando su suave cúmulo de nervios con ganas hasta que mis mejillas quedan huecas
y grita, gimiendo una mezcla de mi nombre y más y joder, una y otra y otra vez.
Cuando su orgasmo disminuye y sus extremidades tiemblan por ello, envuelve
sus piernas alrededor de mi espalda, acercando y jalándome más arriba por su cuerpo,
sus manos agarrando mis hombros, mi espalda.
Le beso el vientre blando y la curva de sus costillas. Lamo su pezón, estirándolo
con mi boca mientras me mira con sus labios carnosos entreabiertos.
»¿Lista? —pregunto, empujándome de la cama y buscando en el cajón de mi mesa
de noche un condón.
Brooke se sienta. —Espera. Espera, yo... —balbucea, presionando sus dedos
sobre la boca. Sus ojos bailando entre el cajón y mi cara—, ehm. Nunca he...
—¿Follado? —Sonrío con picardía—. Nena, no tenía ni idea. Voy a ser dulce,
¿sí?
Se ríe mientras baja la mano, abrazando sus rodillas. —Cállate. No, nunca lo he
hecho sin condón. Nunca. Nunca he querido. —Mira hacia mi polla, su mirada
ardiente—. Ahora quiero.
—¿Sí?
Asiente, chupándose el labio. —Tengo un DIU6.
Cierro el cajón de un golpe. Brooke se sobresalta, riendo.
No puedo negar que la quiero de esta manera. Que siempre la he querido así.
Hay algo acerca de esta mujer que me convierte en un cavernícola posesivo. Soy
codicioso. Egoísta. Quiero mi esperma dentro de ella, llenándola, chorreando por su
pierna. Quiero que la sienta y me diga cómo se siente. Y, seguro como la mierda, quiero
ser el único hombre que la ha tenido así.
Sólo yo.
¿Condones? No, no vamos a necesitar. Voy a lanzar ese paquete a la basura.
237
Arrastrándome sobre la cama, paso mi polla por su pierna, la punta goteando,
brillando sobre su piel. La beso entre sus tetas, chupo y lamo mientras instalo mis
caderas contra las de ella.
—Mason. —Brooke extiende sus piernas más amplias, levantándose, apoyando
su peso sobre las manos y mirando hacia abajo entre nosotros—. Quiero verte.
Sigo su mirada, entendiendo.
Quiere verme entrar en ella. Joder, sí. Puede ver toda la noche.
—Nena.
Agarro mi polla con una mano, su cadera con la otra. Deslizo la punta
lentamente, tan jodidamente despacio, estirándola, viendo la acumulación de placer en
sus ojos, su boca abierta con un jadeo y sus dientes mordiendo el labio mientras gime.
Un abrumador y estremecedor calor surge en mis venas, ardiendo por mi
columna vertebral. Mis muslos se tensan cuando me inclino hacia delante y empujo.
Lejos.
Aún más lejos.
Eso es...
»Tan bueno —digo, soltando mi verga y agarrando su cuello, ambos mirando
cómo el último centímetro desaparece dentro de su apretado y resbaladizo coño.
Tan apretado. Tan jodidamente resbaladizo.

6
Dispositivo Intrauterino. Conocido también como la T, es el método anticonceptivo reversible más
frecuentemente usado en el mundo.
Dulce jodido Cristo.
—Mason. —Gime, moviendo sus caderas contra mí—. Oh, Dios, por favor.
Inclino la cabeza y la beso. Vuelve a recostarse. La sigo, dejando mi cuerpo sobre
el de ella y bombeando mis caderas.
—Joder, Brooke.
La beso con fuerza, deslizando mi lengua en su boca, su cuerpo suave
fundiéndose con el mío y presionando más cerca.
»Quiero hacerte sentir bien. Tan jodidamente bien. —Me recuesto, mis
antebrazos sosteniendo mi peso mientras la veo debajo de mí.
Sus dulces labios se entreabren con respiraciones superficiales. Sus mejillas se
sonrojan. Y sus ojos magníficos ruedan al darse cuenta exactamente sobre qué trata esto.
Nosotros, haciendo el amor. Esto no es sólo follar.
Empujo hacia delante en un ritmo lento y pesado, mi mirada sin dejar la de ella. 238
Ruidos desesperados se me escapan. Roncos y apretados gemidos.
Sueno frenético por llegar. Me siento frenético por amarla, mantenerla, para que
esto dure.
Para ir aún más lento, disfrutarla, mis muslos arden al hacerlo. Las piernas de
Brooke tiemblan contra mis caderas. Más lento... bien, Dios, mierda. No puedo. No puedo...
Mis caderas empiezan a saltar salvajemente, las lisas paredes de su sexo
agarrándome, apretándose a mí alrededor a medida que la follo más fuerte.
»Brooke, nena...
Su mano toca mis costillas. La otra se roza a lo largo de mi espalda. Mis lados.
Sus uñas arañan mi culo.
Dejo caer mis labios a su oído y le digo lo increíble que se siente. Lo perfecta que
es para mí. Qué tan cerca estoy de venirme, y cuánto quiero llenarla.
»Sólo tú —susurro, y suspira, envolviendo sus manos alrededor de mi cuello y
apretando su pecho desnudo al mío.
Chupa mi mandíbula, cuello, arrastra sus dientes a lo largo de mi piel y muerde.
Dirijo mis manos por sus piernas a sus caderas, sujetándola a la cama cuando me
ruega que la haga venir, que la folle con más fuerza.
Que la folle como si la amara.
Me muevo implacablemente, maldiciendo y gimiendo, diciéndole que se venga
sobre mi verga y que la tome. A mí. Todo. Que cada parte mía es suya y lo ha sido desde
el primer día en la acera.
»Dios, me posees. ¿Sabías? —le pregunto, riendo a través de un gruñido cuando
se encuentra demasiado delirante de placer como para responder. Sus ojos cerrados y
sus manos en busca de anclarse.
Agarro sus tetas, apretando y chupando, pellizcando sus pezones. Las muerdo
cuando tira sin piedad de mi cabello.
—Oh, Dios mío. —Jadea mientras sube más las piernas, jadeando cuando
alcanzo entre nosotros y froto su clítoris con mi dedo pulgar.
»Mason. —Gime, arañando mi piel—. Vente dentro de mí. Vente.
Me inclino hacia delante, agarrando su cara y dejando caer la cabeza para
mirarla.
Su coño se aprieta a mí alrededor, y con sus labios presionando los míos, llega,
jadeando y jurando en mi boca.
La follo a través de su clímax, mis piernas temblando. Me dice que necesita
sentirme llegar. »Lo necesito. Por favor. —Y al oírla me rompo, explotando un segundo 239
después de que lo hace, un grito ahogado capturado en mi garganta.
—Brooke —me lamento, derrumbándome sobre ella, frotando mi cara contra su
cuello, donde beso su dulce piel—. Jesucristo. Me has destrozado.
Se ríe, acariciando mi cabello. —Nunca lo dijiste.
Mi ceño se frunce. Curioso, me recuesto, empujando su cabello sudoroso de su
rostro.
»Te amo. —Sonríe perezosamente, sus manos frotando mis hombros—. Me
hallaba segura de que me lo dirías en algún momento de todo eso. En la agonía de la
pasión. Por lo menos, mientras que llegabas.
Bajo mi mirada hacia su barbilla, buscando en mi memoria, aturdido por el mejor
sexo de mi vida.
—¿Estás segura de que no lo dije? Siento como si lo estuviera gritando justo
ahora.
Sus labios se aprietan muy juntos, luchando contra una sonrisa. Niega. —No lo
dijiste.
—Bueno. —Lentamente beso su boca—. ¿Lo sabes? —pregunto.
—Sí.
—Lo he sabido desde hace un tiempo. Puede que me hayas amado en la carpa,
pero creo que te amaba antes de eso.
Me siento y deslizo mi verga fuera de ella. Semen rezuma de su cuerpo, por su
hendidura. Mi semen. Sus muslos brillan con una mezcla de nuestro deseo.
»Joder. —Gimo, frotándome la boca, mirando. No puedo apartar la mirada.
Algo dentro de mí empieza a doler. Una extraña, extranjera necesidad de
reclamar a alguien, para tener derecho a ello, pero no a cualquiera. Brooke. Sólo Brooke.
Esta dulce, cosa hermosa, mirándome. Sexi como la mierda y sin duda la mujer más
exigente y desafiante que he conocido.
—Me miras como si me amaras —susurra, sonriendo, sus ojos revoloteando
cuando extiende sus brazos por encima de ella.
—Sí.
Agarrando sus muslos, la acerco, sonriendo a su precioso chillido. Empujo mis
caderas entre sus piernas otra vez, inclinado sobre ella, llenándola de un sólo golpe
fuerte.
Jadea, arqueándose sobre la cama. —Dios, Mason.
—Déjame mostrarte cómo te amo, dulce niña.
Asintiendo, agarra mi cara y me besa fuerte y rápido, suave y lento.
240
Justo como la tomo.
17
Traducido SOS por BlackRose10 & Liz de Rossi
Corregido por LuVelitta

Brooke
A
bro los ojos mientras me estiro, buscando por la habitación un reloj. 241
No recuerdo quedarme dormida, y no tengo ni idea de
cuánto tiempo dormí, pero sé que es tarde. Las cortinas
incrementan la oscuridad, proyectando una sombra pesada sobre
un lado de la habitación. El otro, ligeramente iluminado por una lámpara sobre la
cómoda.
Miro a Mason durmiendo a mi lado.
Se encuentra tumbado de espaldas, con un brazo escondido debajo de la
almohada, el otro relajado a través de su estómago, su rostro girado hacia el otro lado.
Mis ojos se deleitan con las líneas de su cuerpo. La pendiente de su cuello. El suave
oleaje de sus músculos, su esbelta cintura, y el bulto de su pene contra la sábana de satén.
Misericordia. Estoy compartiendo la cama con un Adonis. En serio... ¿Cómo es este
tipo siquiera real?
Mis muslos se aprietan juntos. Una necesidad se reúne allí. Es casi doloroso. No
puedo recordar cuántas veces Mason y yo follamos esta noche. Perdí la cuenta después
de que me inclinó sobre la mesa de la cocina y me nalgueó hasta que llegara.
Mis mejillas arden con el recuerdo de su voz desesperada llenando mis oídos.
—Oh... mierda, Brooke. ¡Mierda! Tu coño... ay, Dios. Me tengo que venir. Nena... Nena.
Un escalofrío recorre mi espina dorsal.
Maldita sea, me encanta de esa manera. Salvaje por mí. Follando como un
hombre depravado, y todavía dándome esos momentos tiernos en el medio donde me
besa en la mejilla y susurra a través de mi piel.
—Eres amada, Brooke Wicks. Mi adoración por ti es infinita.
Sonrío contra mis dedos.
Quiero absorberlo, todos sus sabores. Su dulzura y ferocidad. Los planos suaves
y agudos, los salvajes ángulos de su pasión.
¿Por qué me tomó tanto tiempo elegirlo? ¿Estar de acuerdo con esto? Estoy tan
feliz que podría estallar.
Saliendo de debajo de las sábanas, voy al otro lado de la cama y agarro mis
vaqueros, buscando mi teléfono en mi bolsillo. Miro la hora.
Once y cuarenta y dos de la noche.
Aplano una mano en mi estómago. Caray. Con razón muero de hambre. Me salté
la cena. Las únicas cosas que he tenido desde el almuerzo son un muffin de plátano y
tequila.
Agarrando la camisa de Mason de la silla en mi camino a través del cuarto,
deslizo mis brazos a través del algodón suave y por encima de mi cabeza. El dobladillo
llega a mis muslos. Huele a detergente y un leve toque de colonia. Entierro mi cara en
el cuello. 242
Delicioso.
Entro en el baño para hacer mis necesidades y me lavo las manos. Me quedo
boquiabierta ante mi reflejo.
Jesús. ¿Follamos en medio de un tornado?
Mi cabello se ve atroz. Enmarañado y sobresaliendo en todas direcciones.
Algunos mechones todavía húmedos por el sudor.
Domestico los largos mechones con los dedos, y los reúno sobre un hombro en
una trenza, asegurando el extremo con la banda elástica alrededor de mi muñeca. Froto
debajo de mis ojos para eliminar las manchas de maquillaje y pellizco mis mejillas.
Ahí. Mejoró un montón.
Cuando abro la puerta y entro de nuevo al desván, Mason está despierto,
acostado sobre su lado que mira hacia la cocina, su peso sobre su codo y la sábana
reunida alrededor de su cintura.
Un plato de comida espera sobre la cama delante de él. Uvas y queso, por lo que
veo. Tal vez algunas pasas.
Mete una pieza de fruta en su boca y chupa su dedo. —Linda camisa —dice
sonriendo.
Tiro del dobladillo. —Sí, ya sabes. Si haremos todo este asunto de novio/novia,
se me permite completo acceso a tu guardarropa. No te sorprendas si varias piezas
cómodas desaparecen.
—¿Sí? —Inclina la cabeza—. Me amas, y ¿todavía hay un sí?
La mirada pacífica en su rostro no enmascara la inquietud en su voz. La tensión
cubre sus palabras. Lo oigo. Le preocupa que todavía no esté segura, o tal vez que poco
a poco retroceda y cambie de opinión, pero no lo haré.
Y no me gusta que su cerebro automáticamente piense eso.
—No. Nada de síes. Lo estamos haciendo. —Me muevo por la habitación y subo
a la cama, de rodillas junto a él. Me da una uva del plato—. No le digas a Joey porque
nunca va a dejar de hablar de esto, pero tenía razón. —Me encojo de hombros—. Me
quiero quedar contigo.
La más grande y contenta sonrisa aparece en el rostro de Mason.
Me río alrededor de mi uva.
Dios, es adorable.
—Repítelo.
Me inclino hacia delante y beso su boca. —Me quiero quedar contigo. 243
—Mmm.
—Y realmente, realmente quiero chupar tu gigante polla.
Gime, deslizando su mano en mi cuello. —Jesús. Me acabas de poner
jodidamente duro, Brooke.
—Pero, quiero comer primero.
Me alejo, sonriendo al ver la expresión en el rostro de Mason. La pesadez en sus
ojos y la holgura en su mandíbula.
Meto un cubo de queso en la boca y señalo su entrepierna. »Déjame saber si las
cosas se vuelven dolorosas para ti. Puedo comer rápido cuando estoy motivada.
Aprieta una mano contra la sábana. —Mierda. Mis bolas. ¿Qué sucede contigo?
Echando la cabeza hacia atrás, me río y luego chillo cuando aprieta mi lado. —
Oh, Dios mío. ¿Me odias? Lo siento. Estoy tan hambrienta en este momento. Toma. —
Le doy una uva, que acepta de mala gana—. Come. Tus bolas van a estar bien.
Agarrando mi muñeca, presiona un beso en la palma. —Esperemos.
Comemos la comida que ha reunido para nosotros, buscando otro racimo de uvas
de la nevera cuando se nos acaba. Mason se ríe cuando agarro un montón para mí en el
plato, robando todos los cubos de queso cheddar y dejándole las pasas restantes.
—No como esas —digo—. A menos que estén cubiertas de chocolate.
—Cómo que eso daña el propósito, ¿no es así?
Me esfuerzo por contener mi diversión. —Oh, Dios. Eras ese niño que en las
fiestas de cumpleaños se cernía sobre la bandeja de vegetales, ¿verdad? Tratando de
conseguir que sus pequeños compañeros comieran zanahorias en lugar de papas fritas y
galletas. Tan lindo. ¿Te intimidaron, dulce niño?
Me atrae hacia sí y me hace cosquillas hasta que mis ojos se llenan de lágrimas y
grito por misericordia. Me besa la mejilla y roba un cubo de queso, sonriendo.
Agarro agua para compartir y vuelvo a la cama.
—Entonces, esa clase de esta noche. ¿Habías enseñado algo así antes? —
pregunto, comiendo uvas.
—No, pero siempre quise. Mi hermana, Ellie, tiene Síndrome de Down. Es la
razón por la que empecé con el yoga.
Bajo la botella a mi regazo, buscando en mi memoria por la información que
Mason ya me ha dado sobre su familia.
Siete hermanas. Mason es el bebé del grupo.
Sé que ha mencionado a Ellie. Recuerdo su nombre, pero nunca me ha dicho
mucho más aparte del hecho de que son cercanos.
—Nunca he conocido a nadie... —Me detengo, cuidando mis palabras—. Con 244
eso antes. ¿Cómo está? —Sacudo la cabeza, mi mano cubriendo la mitad de mi cara.
Cristo, no está enferma, Brooke.
»Lo siento. No sé mucho sobre eso.
Su cara se suaviza con una sonrisa amable. —Ella está bien. Realmente bien.
Vive cerca de la casa de mis padres con unos compañeros. De esa manera tiene apoyo,
y también independencia. Es bueno para ella. Creo que mi mamá la volvía un poco loca.
—Las mamás pueden hacer eso. —Río, ofreciéndole agua después de que dejara
el plato vacío en la mesita de noche—. ¿Cómo Ellie te interesó en el yoga? ¿También lo
practica?
—Lo hizo. Una vez. —Toma un sorbo de agua, haciendo una mueca—. No es
realmente lo suyo. Pero, cuando quiso probarlo, la llevé al estudio. No tenía licencia.
—¿Esa fue tu primera clase también?
—Sólo fui a ver. Era para personas con discapacidad. Pero me inscribí en mi
propia clase al día siguiente.
—¿Cuántos años tenías?
—Dieciocho.
Sonrío, pensando en una versión más joven del hombre que estoy mirando. Un
niño dulce ayudando a su hermana, y que en el proceso, descubrió una pasión que
conduciría a una carrera.
Me imagino la cara de Mason al asumir el papel de espectador, viendo una clase
como las que él enseña desde un lado. Sus magnéticos ojos azules, absorto en el
movimiento y la disciplina del instructor. Empapándose de todo y conectando con ello.
—Creo que lo que hiciste es realmente genial. Increíble, en realidad. —Le beso
la mandíbula y caemos sobre la cama, mi cabeza golpeando la almohada—. ¿A Ellie le
gustan los pastelitos? ¿O también come como una cavernícola?
Sonríe, tapando el agua y arrojándola. —Ama los pastelitos.
—Umm.
Tal vez si alguna vez visitamos Australia juntos, puedo hacerle algunos.
—Entonces, hablando de hermanas, Juls me invitó a cenar la noche del viernes.
¿Quieres ir conmigo? Podría ser nuestra presentación oficial como pareja, o debut, o lo
que sea. Si estás ocupado, está bien. No es una gran cosa, ni nada. Sólo una cena.
Fijo la mirada en mis dedos mientras los retuerzo juntos en mi estómago.
Qué buen trabajo para disimular tu inminente tristeza, Brooke.
Caray. ¿Por qué me siento decepcionada? Como si la posibilidad de que Mason
tenga otros planes que no me incluyan sea demasiado deprimente incluso para 245
considerar. No tenemos que pasar cada fin de semana juntos. Tiene permitido tener una
vida sin mí. Visitar su propia familia sin mí...
O, podría optar por no tener una vida sin mí, lo cual también sería fantástico.
Mason se da la vuelta, de rodillas entre mis piernas, sus manos grandes
empujando hacia arriba mí camisa, su camisa, y acariciando mi torso.
—Brooke, ¿tienes alguna idea de lo desesperado que me sentía de conocerte? ¿De
pasar tiempo juntos cuando todo esto comenzó entre nosotros? Eso no ha cambiado.
Estoy bastante obsesionado contigo, si no lo has notado. Quiero todo lo que estés
dispuesta a darme, especialmente si es algo que me pides tomar. —Aprieta mis caderas
y frota mis muslos. Se inclina para besar mi estómago—. Soy tuyo. Mi cuerpo, mi alma.
Todo mi tiempo es tuyo.
Deslizo mis dedos por su cabello. —Está bien —contesto en voz baja, mi corazón
latiendo tan fuerte que casi no escucho mi propia voz.
—Y cualquier cosa que te implique es importante para mí. —Levanta la mirada,
con una sonrisa juguetona levantando un lado de su boca—. ¿Te preocupaba que
estuviera ocupado?
Sacudo la cabeza, luchando contra una sonrisa. —Tal vez.
—Piensas demasiado, Brooke. Te vuelves nerviosa e insegura cuando no es
necesario. —Besa mi costilla—. Pregúntame de nuevo cuando chupes mi pene.
—¿Qué? —Me río, viendo cómo se levanta sobre sus rodillas. ¿Preguntarle de
nuevo?—. Ya dijiste que sí.
—Pretende que no lo hice. No vas a estar tan preocupada por mi respuesta si estás
centrada en hacer que me corra. —Empuña su eje—. Además, realmente quiero que me
chupes. Desde que pusiste esa imagen en mi cabeza acerca de follar tu bonita boca. —
Gime, tirando de su pene. Sus ojos quemando mi cuerpo y persistiendo entre mis
piernas—. Vamos, cariño. Antes de que te dé la vuelta y te ponga de rodillas.
Inhalo bruscamente.
Mierda. Detenerme o actuar. Chupársela o ser follada.
Ambas opciones parecen igualmente convincentes, pero cuanto más tiempo me
quedo mirando a Mason acariciar su verga, más fácil tomo mi decisión.
—Acuéstate. Vas a querer estar de espaldas para esto. —Me siento y me quito la
camisa, arrojándola de la cama.
Mason desliza su mano posesivamente sobre mis pechos mientras cambiamos
posiciones. Se coloca de espaldas, los pies cruzados en los tobillos, los brazos metidos
debajo de su cabeza, y su pene pesado sobre su estómago.
Agarro su base, extendiendo sus piernas con mis rodillas. —¿Cómo te gusta?
¿Rudo? ¿Un poco de dientes? ¿Te gusta que jueguen con tus pelotas? —Me lo llevo a la
boca tanto como puedo. Toco sus bolas y las acaricio. 246
Si no le gusta, lo hará al final de esto.
—Joder —silba Mason a través de un gemido, su cuerpo tenso.
Pasa su mano por mi mejilla, presionando el pulgar en la comisura de mis labios
y deslizándolo dentro, sintiendo su pene contra mi lengua. Sus labios se separan.
Lamo la parte inferior de su eje, girando mi lengua alrededor de la cabeza y
mojándolo completamente. Deslizo mi mano arriba y abajo por su pene reluciente
mientras doy vuelta a sus bolas.
»Ah... Dios, Brooke.
—Umm. —Gimo, llevándolo de nuevo a mi boca y chupando vigorosamente.
Golpea la parte posterior de mi garganta, una y otra vez, guiando con sus manos
y agarrándome del cabello. Tirando suavemente.
Succiono la cabeza y froto una gota de líquido pre-seminal de mis labios,
lamiéndola lentamente.
Sus muslos saltan. Su pecho sube y baja con rapidez. Miro a sus ojos y jadeo
alrededor de su longitud. Se ve sacudido. Sus ojos eléctricos, aturdido. Los irises azules
hinchados y ennegrecidos de deseo.
Me dijo que su cuerpo era mío y esto es lo que quería decir. Ahora mismo soy su
dueña. No está luchando contra su placer. No contiene su reacción a mí y a lo que le
hago. Le pregunto a Mason qué le gusta y maldice mientras mira, hipnotizado,
maravillado ante el sello húmedo de mi carne con la suya.
Me da esto. Confiando en mí con esta parte de él. Con cada parte. Sabiendo que
lo cuidaré y adoraré de la forma en que merece, o al menos con la esperanza de que lo
haga.
Lo haré. Dios, lo haré. Quiero que sienta cuán abrumada me hace sentir. Que
también lo esté. Y no voy a parar hasta que también lo sienta.
Suavemente presiono los dientes en su longitud. Se empuja fuera del colchón.
—¡Mierda!
—¿Te gusta? —pregunto en broma, envolviendo mis manos alrededor de su pene
y golpeando contra mi lengua—. ¿Qué hay de esto? —Me inclino sobre su cuerpo y froto
la cabeza manchada sobre mi pezón. El pico endurecido brilla con la saliva. La piel
suave entre mis piernas se humedece aún más. Acelero mi respiración—. Oh, Dios,
Mason, ¿te gusta?
Agarra mi cabello en un puño y gruñe. —Nena.
—Está bien. De acuerdo —susurro, besando su eje. Lamiéndolo—. ¿Te quieres
venir? Sé que lo haces. Vamos a ver qué podemos hacer al respecto.
Vuelvo a inclinarme y trago, rastrillando las uñas por su estómago y costillas,
mientras sacudo mi cabeza. Trabajo rápido, luego más rápido, chupando y tomándole 247
profundo. Su grueso miembro se hincha en mi boca, golpeando la parte posterior de mi
garganta. Suspiro cuando tira mi cabello y sonrió cuando sus caderas comienzan a
sacudir en pequeños movimientos la cama.
—Brooke —se queja, empujando con más audacia ahora. Su pene follando mi
boca en serio.
Alcanzo entre mis piernas y toco mi clítoris. Mis gemidos silenciosos sin pasar
desapercibidos.
»Joder, sí. Dios, hazlo, nena. Mírate. Frota ese coñito para mí.
La boca sucia de Mason, el latido de su pene contra mi lengua, y la forma en que
su voz ronca dice mi nombre hacen que llegue en un tiempo récord. Mi deseo gotea por
mi mano. Soltando su eje con la otra, golpeo sobre sus bolas y presiono mi dedo contra
la piel suave justo debajo.
Inhala una bocanada de aire. Su cuerpo se arquea fuera de la cama. —Ah, Dios...
¡Mierda! Joder, me voy a venir. Nena, me voy a venir.
Muevo los dedos contra mi clítoris hasta que mis piernas tiemblan y mi clímax
arde por mi columna vertebral. Mason tira de mi cabello e inunda mi boca. Trago entre
gemidos y quejidos, chupando la cabeza.
Santa Mierda, pienso.
»Santa Mierda —dice, respirando con dificultad y frotando mi cabello.
Con un profundo suspiro, me dejo caer encima de él, mi cabeza sin vida en su
muslo, la mitad de mi cuerpo tumbado sobre sus piernas y la otra mitad enredada en las
sábanas. Cierro los ojos, suspirando cuando me envuelve y me tira sobre su pecho,
acunándome allí.
»Chica sucia —susurra, presionando suaves besos en mi boca y mejilla—. Mi
jodida sucia chica. Iré a cenar contigo. Iré a cualquier parte, ¿sí? No necesitas preguntar.
Aprieto su cuello. Entierro mi cara allí y sonrió. —Es porque sé cómo dar una
buena mamada, ¿verdad?
Riendo, tira de las cobijas sobre nosotros, acercándome.
Mason nunca discute mi razonamiento alegre. O tal vez lo hace y estoy
demasiado borracha de felicidad para oírlo.
Tan borracha que me siento mareada, girando cada vez más fuera de control.
Cayendo más lejos en esta locura ciega, donde, siempre y cuando se aferre a mí, me
sentiré segura y estable.

***

248
Nos saltamos nuestro típico momento de tomar café a la mañana siguiente. Por
buena razón.
Cada vez que intento vestirme, Mason muerde mi cuello o pellizca mi pezón,
quitándome la ropa y entrando en mí de una embestida. Follamos en la cama, en la silla,
contra la pared junto a la ventana. Minutos se convierten en una hora, y después de
follarme con sus dedos deliciosamente contra la pared de la ducha y correrse en mi culo,
salimos tropezando y nos vestimos frenéticamente.
Él, con pantalones cortos sueltos y una camiseta gris ajustada.
Yo, con mis vaqueros y la blusa de ayer.
Nada grita sexo salvaje toda la noche como la repetición de un atuendo. Al menos
lo llevo bien.
Después de besar a Mason como despedida, y luego realmente besarlo al irme, con
bocas frenéticas y codiciosas manos tirando de la ropa, de nuevo, cruzo la calle y entro
en la panadería justo antes de que sea tiempo de abrir.
Joey levanta la mirada desde detrás de la vitrina. Sonríe al verme. —Ah, ya sabes,
echo de menos los días de un buen paseo de zorra. Solía ser el mejor en ello cuando
estaba en mis veintes.
Ruedo los ojos y me muevo por la tienda. —¿Ya hiciste la entrega?
Sostiene una bolsa de color rosa.
Genial. Mi ropa.
»Muchas, muuuuchaaaas gracias. Me trajiste ropa interior, ¿verdad?
Joey me da la bolsa. Levanta una ceja. —Sí, te he traído bragas. Hay unos
vaqueros allí. Ir de comando y con vaqueros no se mezcla. Créeme.
—Dímelo a mí.
Me muevo en mis pies, haciendo una mueca ante la sensación extraña entre mis
piernas. Joey se ríe en silencio a mi lado.
»Subiré a cambiarme. ¿Dónde está Dylan?
Vago por la cocina y miro alrededor de la habitación, esperando verla sentada en
la mesa de trabajo, ya que no se encuentra al frente como suele hacerlo en las mañanas.
No la he visto desde antes de ir a su cita con el médico ayer.
Joey camina detrás de mí. —Está arriba. Ha estado esperando a que llegues para
hablar con nosotros.
Echo un vistazo por encima del hombro. —¿Qué? ¿Por qué?
—Ni puta idea. He intentado conseguir que me lo diga cuando llegué esta
mañana, pero no quería abrirme la puerta. ¿Puedes creerlo? Me envió un texto diciendo
que sólo lo va a decir una vez, sea lo que sea. Gritándome con mayúsculas y toda la
mierda. Chica, por favor. No necesito ese tipo de actitud antes de las siete de la mañana. 249
Subo las escaleras con Joey detrás, mi mente tratando de llegar a un escenario
que explique por qué Dylan no está presente en su panadería.
Recuerdo cuando estuvo embarazada de Drew y se acercaba a la fecha de parto.
Se encontraba cansada todo el tiempo, histérica con todos, caminando alrededor como
un zombi. Joey y yo la convencimos de que durmiera hasta tarde unos cuantos días a la
semana y me dejara la repostería de la mañana a mí. Pensé que nos iba a despedir por
habérselo sugerido, pero debía de estar tan cansada que ni siquiera fue capaz de discutir.
Con un poco de convencimiento, aceptó y al poco tiempo parecía más tranquila. Todos
fuimos felices.
Sobre todo, Reese. Dios, se ponía furiosa a su alrededor. Amenazando su
hombría con notas que Pete entregaba. Jurando por todos lados que jamás tendría otro
hijo.
Y ahora mírenla. El bebé número tres en camino. Reese pidiendo tener más. En
mi opinión, los dos aman el castigo.
Golpeo en la puerta al llegar. Dylan murmura algo desde el interior, y giro el
picaporte, abriendo y entrando en su apartamento.
—Ah, ahora no tiene seguro. Ya entiendo cómo son las cosas —reniega Joey
detrás de mí.
Dylan levanta su cabeza de la revista que está leyendo.
Viste lo que parece ser una camiseta de Reese, una suelta y grande camiseta de la
Universidad de Chicago que se estira sobre su barriga. Apoya su espalda contra el
respaldo de su cama. Sus pies aún bajo las cobijas.
Jah. Tal vez esté optando por mañanas perezosas. Pero, ¿no debería estar durmiendo?
—¿Cómo vas, pastelito? —Joey se recuesta contra la pared, cruzando sus brazos
frente a su pecho. Inclina la cabeza—. ¿Por qué no estas vestida?
—¿Cuál es el punto? —pregunta Dylan silenciosamente, cerrando sus ojos
fuertemente mientras niega. Mira entre nosotros—. Se me ha ordenado estar en reposo.
Permanente.
—¿Qué? —Me acerco a su cama. La bolsa con mi ropa golpea el suelo—. ¿A qué
te refieres con reposo permanente? ¿No tienes permitido bajar en algún momento?
—¿Es en serio? —pregunta Joey detrás de mí.
¿Cómo puede estar en reposo? Dirige la pastelería. Es Dylan de “Diente Dulce
de Dylan”. Es quien prepara todas las tortas matrimoniales y cualquier otra cosa
increíble que hacemos.
Ah, no. Esto no funcionará para nada.
—No. Estoy atascada en esta cama por las siguientes dos semanas. Sólo me
puedo levantar para orinar. —Deja la revista a un lado, dejando caer la cabeza con 250
molestia—. El doctor se preocupa por los incrementos en mi presión sanguínea. Dice
que Blake está bien, pero aparentemente el quedarme sentada todo el día no es suficiente.
Tengo que estar en total reposo. Eso significa nada de hornear, nada de compartir café
con ustedes dos, nada. Voy a enloquecer acá arriba.
—Ay, pastelito. No va a ser tan terrible. —Joey se acerca y se sienta en el borde
de su cama. Toma la mano de Dylan—. Sólo serán dos semanas. La tienda va a estar
bien. Sabes que Brooke y yo podemos encargarnos de todo. Y te voy a llenar de revistas
de chismes y tus comidas favoritas. No te preocupes.
Dylan sonríe suavemente. —Sé que pueden ocuparse de todo. Eso no me
preocupa. Es sólo que voy a estar muy aburrida acá arriba, perdiéndome toda la
diversión.
¿Ocupándonos de todo? ¿Todo? ¿Está completamente loca?
Me muevo al final de la cama para que ambos puedan verme. Mis manos aprietan
mis caderas. Mi rostro retorcido por la incredulidad.
—¿Disculpen? ¿No les preocupa? ¿Por qué no? Deberían estarlo. ¿Qué pasa con
el pastel de bodas que tenemos para la semana entrante? Ahora, esa pobre novia va a
tener alguien que haga su pedido con tan poco tiempo. Eso no va a pasar. La única
persona por acá capaz de hacer eso, eres tú. No tendrá pastel. Y sabes que les dirá a
todos sus amigos acerca de la pastelería que le canceló en el último minuto. Estaremos
arruinados.
Dylan mira de Joey a mí, y de regreso. No hay ni una pizca de ansiedad en su
sonrisa casualmente divertida. —Ella podría tener un pastel.
Joey asiente en acuerdo.
¿Qué? ¿QUÉ?
Mi boca se abre. —Ah, ¿en serio? ¿Lo va a hacer Ryan? ¿Le heredaste todos tus
genes estelares de decoración?
—Brooke, por Dios. —Joey se inclina para enfrentarme—. Eres una pastelera
fabulosa. Eres completamente capaz de hacer un pastel de bodas sola. No es necesario
cancelar.
—¿Ustedes dos enloquecieron?
Tienen que estarlo. No existe la posibilidad de que sea capaz de hacer esto sola.
Ni tampoco quiero. No puedo ni imaginarme decepcionar a alguien en uno de los días
más importantes de sus vidas. Me partirán el corazón si lo odiaran.
—Haces pasteles todo el tiempo. —Joey mueve sus manos—. Simplemente será
más alto y con más detalles. No veo cuál es el problema.
Lo miro. Sus ojos azules amplios.
—Hago pasteles para cumpleaños, Joey. Con animalitos de granja, cerditos
gordos y vacas con caritas tiernas. No hago mierdas que verías en revistas para novias. 251
No sé hacer hilos de azúcar o glaseado delicado. Jesús, todas las flores comestibles que
he hecho, Dylan ha tenido que rehacerlas.
—Eso es sólo porque te frustras contigo misma y te las comes.
Giro mi atención hacia Dylan cuando habla. Mis dientes se aprietan. —¡Porque
se ven horribles!
—En serio, exageras. —Joey se levanta de la cama y guiña un ojo a Dylan—.
Voy a bajar para abrir. Si necesitas algo, mándame un texto. No te levantes. —Señala
en mi dirección—. Y por favor, cálmala. Ayer ya gastó su pase de loca y dijo groserías
a un grupo de niños en Grinders. No queremos que eso se repita.
Toso y miro a la pared. —No era para ellos.
Nunca haría algo así. No a menos que en serio me estén emputando.
La puerta del desván se abre, seguida por los pasos pesados de Joey alejándose.
Apretando mi puño, lo presiono contra mi frente, mis ojos cerrándose mientras
recuerdo cuán increíble comenzó esta mañana. Nada de estrés y llena de quejidos
hambrientos de Mason y míos.
Ahora, estoy tan ansiosa que creo que podría arrancarme las uñas. Genial.
—Está bien. Si piensas que no puedes hacerlo, entonces supongo que tendremos
que cancelar —dice Dylan, mirándome con una ceja levantada.
Mi estómago se aprieta. Bajo mi brazo a mi lado pero mi mano sigue en un puño.
»Pero, personalmente pienso que no es necesario. Sé que puedes hacerlo, Brooke.
He visto algunos de los pasteles que has creado, y tu trabajo de decoración es hermoso.
Joey tiene razón. Eres una pastelera increíble. Sólo te sientes nerviosa.
—Estoy más que nerviosa.
Saboreando la bilis en mi garganta, empiezo a pasearme por la habitación,
sintiendo la mirada de Dylan mientras levanto mis manos.
Soy una pastelera increíble. Mi trabajo de decoración es hermoso. Puedo hacerlo.
Trago y repito sus palabras como un mantra, esperando que la confianza golpee
contra mis dudas.
Esto es una locura. ¿Cómo puede estar pasando? ¿¡Cómo pueden pensar que puedo manejar
esto!? No soy Dylan.
No soy Dylan.
Pienso en la novia en su gran día, sin pastel. Me imagino su decepción y su ira,
su tristeza y los recuerdos que le estoy impidiendo tener con tan sólo una simple llamada
y las horribles palabras.
—Lo lamentamos mucho —diré—, pero simplemente no podemos hacerlo. Por razones
médicas. Simplemente, no es posible. Por favor no me odies.
252
Llorará en mi oído o me maldecirá. Tal vez ambas. Probablemente ambas.
Continúo paseándome, mis ojos enfocándose en el suelo bajo mis pies. —Dios,
no puedo cancelarle. No puedo. Es el día de su boda. Me sentiría terrible. —Me froto el
pecho, presionando mi palma contra mi corazón. Tiembla terriblemente.
—Brooke.
No puedo cancelar. Ahí está. Tomé mi decisión, y es una que viene con toneladas
de estrés, sabiendo igual cuan fácilmente puedo arruinar el día de boda de esta mujer si
arruino el pastel. Pero, ¿cancelar? Sólo… no puedo hacerlo. Nunca le haría eso a alguien.
¿Tal vez ella estará tan delirante de felicidad el domingo que ni notará mi desastre
en la esquina del salón de recepción?
Muerdo mi dedo pulgar y miro el suelo, la pared. Fuerzo aire en mis pulmones y
le ordeno a mi pulso que se calme.
Si tengo un paro respiratorio ahora mismo y Dylan tiene que desobedecer las
órdenes del doctor al levantarse y llamar una ambulancia, todo el mundo me odiará por
morirme.
»Brooke.
Volviendo la cabeza ante el fuerte sonido de mi nombre, me centro en la cara de
Dylan parada cerca de la ventana. Bajo mi mano. —¿Eh?
Sonríe vacilante. —¿Por qué no haces una sesión de práctica este fin de semana?
Todo el pastel. De esta forma si tienes algún problema o dificultad, podrás averiguarlo
a tiempo. Además, estaré justo arriba si tienes alguna pregunta. —Rueda los ojos,
suspirando—. Sabes que no iré a ninguna parte.
Enderezo mi espalda. ¿Una sesión de práctica?
Puedo trabajar en el pastel hasta hacerlo bien. Hasta que quede perfecto.
—¿En serio? ¿Dylan, en serio? —Me moví alrededor de la cama para estar al lado
de esta—. ¿No te importa si me quedo y trabajo en él después de horas? ¿Y el domingo?
—No, si limpias tu desorden.
—¡Lo haré! —Mi propia excitación me sobresalta. Pongo una mano en mi boca,
una ráfaga de aire caliente estalla contra mis dedos—. Lo siento —murmuro,
sonrojándome mientras me giro para agarrar mi bolsa—. Bueno. Sí… bien, ahora sólo
iré a cambiarme.
Dylan se ríe en voz baja, tratando de alcanzar su revista de nuevo.
Después de vestirme rápidamente en mis pantalones vaqueros oscuros desteñidos
y una camiseta estampada con cuello en v, ato mi cabello en un moño desordenado y
corro como un rayo por las escaleras, guardando secretamente mi bolsa antes de
precipitarme a la panadería principal en frente.
Tengo tanto que hacer ahora que Dylan se quedará postrada en la cama. Pero
primero lo primero. 253
Joey me mira con curiosidad, mientras ayuda a un cliente, chocando contra mi
cadera mientras alcanzo la carpeta de diseños del estante.
—¿Qué haces? —murmura.
Abro la carpeta en la parte superior de la vitrina y busco los papeles de órdenes
especiales que tenemos en la solapa posterior.
—Quiero saber cuáles son las posibilidades que tengo contra este pastel. Voy a
hacerlo. Dylan sugirió que practicara este fin de semana. Quiero estar preparada.
—Vaya, ¿en serio? ¿En realidad, harás un pastel de bodas tu misma? ¿Tú?
Echo un vistazo cuando escucho la incredulidad en su voz, entonces el fingido
deslumbramiento en él obviamente resalta. Su enérgica sonrisa me atraviesa.
»Tengo toda la fe en ti. Tú puedes, chica.
Tomando el dinero que le extienden, Joey le entrega a la mujer detrás del
mostrador su compra, mientras busco el formulario de pedidos para el próximo fin de
semana. La mujer toma su cambio y sale de la tienda.
—Aquí. —Busco por el formulario después de coincidir las fechas y lo abro
completamente para dejarlo sobre la página abierta de la carpeta. Arrastro el dedo por
el pequeño papel a la parte donde Dylan anotó la descripción del pastel.
Tarta de almendras de tres niveles, con relleno de ganache de chocolate y crema
de mantequilla de moca.
Bueno. Puedo hacer eso. De tres niveles es mejor que la de cinco niveles. ¿Ves, Brooke? No
es gran cosa. Lo tienes.
Sigo leyendo las notas en el diseño. 254

Flores comestibles. Toneladas de ellas…


¿Hacerla épica?
Oh, Dios, no. No. No. No.
Dejo caer la cabeza en mis manos, gimiendo. —Mierda. ¿Por qué no podía haber
querido animales de granja o algo? He oído que las bodas de campo están de moda.
¡Mierda!
—No creas lo que oyes. Una vez fui a una boda de campo temática. Nos
sentamos todos en pacas de heno durante la ceremonia y bebimos en tarros de cristal.
Hablando de vivir en los suburbios. Estuve impaciente toda la noche. —El cuerpo de
Joey presiona el mío mientras se inclina más cerca—. Oh… gardenias. —Observa en
silencio—. Dylan es muy buena en eso.
Lentamente elevo la mirada hacia él, con el ceño fruncido implacablemente.
Retrocediendo, da un paso atrás. »¿Sabes? Creo que voy a ir a buscar mi café
ahora.
—Buena idea.
Mientras Joey se apresura a salir de la panadería, me apoyo en el mostrador y
froto mi sien, presionando. Miro a la orden de pedido y lucho contra las lágrimas cuando
mis ojos empiezan a picar.
Eso es todo. Esta es la forma en que voy a ser despedida. Echada por la madre de todos los
productos horneados.
Tomando mi teléfono, resoplo y escribo un mensaje, mientras las lágrimas
humedecen mis mejillas.
Yo: Hola.
Dios, lo necesito. Para que me diga que no voy a fallar.
Su respuesta viene en cuestión de segundos. 255
Mason: Hola, preciosa. ¿Cómo estás?
Yo: Enloqueciendo.
Mi estómago se enrolla y mis manos tiemblan. Seco mi cara y espero su respuesta,
mirando a la pantalla, esperando que esas pequeñas burbujas aparezcan.
Espero.
Y espero.
Nunca llegan.
Las campanas de la puerta de la panadería repican. Miro, esperando ver a un
cliente, o a Joey volviendo con su café y quizás con algo alcohólico para mí.
Nunca he necesitado tanto una bebida en mi vida. Qué se joda ser profesional. Si
me despedirán, bien podría pasar mi última semana de empleo borracha e inconsciente.
Para mi sorpresa, Mason camina dentro de la tienda, viéndose más excitado de
lo que me sentía, si eso es posible.
Su inquieta mirada se cierra sobre mí mientras agarra el celular en una de sus
manos y con la otra rastrilla su sudoroso cabello. Los músculos de sus brazos se
incrementan y relucen. Su pecho, agitado.
—Brooke —carraspea, alguna emoción apretando su voz.
Lo estudio. La aprensión en sus ojos. Su comportamiento perturbado. Me
confunde. No lo entiendo.
Hasta que echo un vistazo al teléfono en mi mano y leo el último mensaje que
envié.
18
Traducido por Liz de Rossi
Corregido por LuVelitta

Mason
E
stá llorando. Mierda. Está enloqueciendo y llorando. ¡Mierda! 256
¿Qué pasó? Apenas ha pasado una hora. ¿Qué carajo?
¿Alguien le dijo algo otra vez? ¿Entraron en su cabeza e hicieron que
pensara en esto y la forma en que la hace sentir? La forma en que la
hago sentir. Se encontraba bien.
No, bien es menospreciarlo. Se hallaba mucho más que bien. Mucho más.
Se encontraba jodidamente perfecta conmigo esta mañana. Desinhibida. Riendo
y completamente abierta. Libre con su afecto. Luego viene aquí y vuelve de nuevo a los
viejos hábitos familiares. Recurriendo a sí misma y deslizándose detrás de ese escudo de
incertidumbre.
Bebé... Dios, no hagas esto.
¿Qué necesito hacer? ¿Llamo a cada uno de sus amigos y familiares y los mando
a la mierda? Bien, si eso es lo que se necesita. A pesar de su opinión sobre mí, esto es
entre Brooke y yo.
Nadie más.
Doy un paso más cerca mientras me mira luego de ver el teléfono en su mano.
—Oh, Mason, no —dice, sacudiendo la cabeza. Sus ojos llenándose de nuevas
lágrimas—. No, esto... No fue mi intención. No enloquezco por nosotros. Dios, lo
siento. Es lo que piensas, ¿verdad? —Deja su teléfono y limpia su cara—. No lo hago.
Lo prometo, no es eso. Estoy contigo. —Levantando sus ojos, me atrapa con la mirada
más firme que creo que nunca me ha dado.
»Estoy contigo.
El alivio afloja mi lengua y desacelera mi pulso. Me muevo a través de la tienda
y alrededor del mostrador, necesito abrazarla.
—Bebé. —Sostengo su cara y beso sus labios llenos y rosados, saboreando el jugo
que bebió conmigo esta mañana y el leve toque de lágrimas.
Está conmigo.
—Lo siento —susurra—. Siento hacerte pensar eso. Debería haberme explicado
en el texto. Dios, soy tan estúpida.
—Detente. —Me inclino y acuno su mejilla. Las comisuras de sus labios se
curvan—. Estás molesta. Dime por qué, así puedo arreglarlo y volver a mi clase.
Sus ojos se abren. —¿Dejaste tu clase?
—Sí. Se toman un descanso para beber. Está bien.
—Mason.
Niega hacia mí, luchando con fuerza contra una sonrisa, con los ojos hinchados
y lágrimas todavía rebordeando en sus pestañas. Su piel roja y con manchas.
Maldita sea. No puedo dejar de mirarla. 257
¿Cómo puede alguien verse tan triste y tan hermosa al mismo tiempo? No lo
entiendo.
»Estás loco —dice con voz suave.
Me encojo de hombros, enderezándome y dejando caer la mano a su cintura. —
Es posible. Soy un viejo de veintinueve años que tiene un koala de peluche en su
dormitorio. Un animal que odio demasiado, debo añadir. Guardo grandes cantidades
de productos de panadería en mi refrigerador que no tengo pensado consumir. Y
abandono a mi clase cuando mi chica me necesita. No lo sé. ¿Eso me hace loco de atar?
Estoy bien si lo hace.
—Amas ese koala. No mientas. —Se ríe, sorbiendo y frotándose los ojos.
Sonriéndome.
Siento que mi sangre se calienta. Dios, me encanta escuchar su risa. Y esa sonrisa
tímida… Mierda.
Progreso. Este es un avance.
Brooke parece mejor. Superficialmente, al menos. Ya no llora, y no se ve tan
disgustada como cuando llegué. Sin embargo, todavía tengo que averiguar qué pasó. No
me gusta verla molesta, y definitivamente algo la perturbó.
Paso la mano por su espalda, inclinándome para acercarla. —En verdad, ¿qué
sucede, cariño? Necesito regresar.
Con un profundo suspiro, se vuelve hacia el mostrador. —No es nada que puedas
arreglar. Sin embargo, dado lo impresionante que pareces ser en todo, incluidas las
lenguas extranjeras, no me sorprendería si tuvieras un talento oculto para el horneado.
¿Te importaría probar?
Intercambiamos miradas. La mía, desconcertada y luchando para entenderla.
¿Hornear? ¿Quiere que hornee algo?
Hace un ademan que disipa mi confusión. »No importa. Dylan estará en cama
durante las próximas dos semanas hasta que dé a luz, lo que no es un gran problema,
excepto por el hecho de que tenemos esta maldita boda el próximo fin de semana y ahora
estoy a cargo de hacer el pastel. —Levanta un papel de la encimera y lo mantiene entre
nosotros—. Y debe estar cubierto de flores. Cubierto, Mason, al igual que en toda la
maldita cosa. Mira. La novia no quiere ni un adorno de torta. Tengo que poner las flores
allí también. Como este. —Deja el papel, volteando la carpeta en el mostrador y se
detiene en una imagen de un pastel, señalando con su dedo—. ¿Ves? Mira estas pequeñas
mierdas. Esto es lo que tengo que hacer.
Me inclino sobre la carpeta para examinar la imagen.
Parece bastante estándar para un pastel de bodas. Creo que mi hermana tuvo uno
similar hace unos años.
—Bien. ¿Y este diseño en particular es el que te molesta?
258
—No puedo hacerlo. —Brooke azota la carpeta cerrándola. Baja su cabeza—.
No puedo hacer que las flores se parezcan a eso. Y hay tantas. La novia quiere que sean
el foco de su pastel, y me preocupa meter la pata y arruinar todo.
Mira hacia otro lado y muerde su labio. Sus dedos apretados en el mostrador.
Umm. Esto es nuevo. Brooke normalmente se enorgullece de su trabajo.
Prácticamente se ilumina cuando me cuenta sus trucos o habla de su día y lo que ha
creado. Es una de las cosas que más me gusta de ella. Su pasión. No acostumbro ver
ninguna falta de confianza en esta mujer. No con su carrera o cualquier otra cosa.
Le preocupa mucho fallar en esto.
La alcanzo, tirando de su mano y acercándola. Quiero abrazarla tanto, pero mi
camisa está empapada de sudor y ella luce tan malditamente linda en este momento. No
me gustaría arruinar su ropa.
—Estoy seguro de que lo vas a hacer fantástico, Brooke —digo, levantando su
cabeza, nuestros cuerpos casi tocándose.
Parpadea hacia mí. Sus ojos enrojecidos por las lágrimas. Sus mejillas
arreboladas nuevamente.
—Estoy tan estresada sobre esto. Hacer una torta de ese tipo por mi cuenta es
suficiente como para tensar mis nervios. Te lo dije, no hago eso. Es todo trabajo de
Dylan.
—Pero puedes hacerlo. No lo haces, pero puedes hacerlo. Creo que sí puedes. —
Trazo mi dedo a lo largo de su mandíbula—. No dudes de ti misma. Puedes ser mejor
que Dylan en esto. ¿Quién sabe?
—Tiene que ser perfecto, Mason. Voy a ver la cara de la novia cuando se lo
entregue, y si lo odia nunca me lo perdonaré.
—Entonces, hazla perfecta.
Sus hombros caen. Sus cejas se alzan juntas.
Maldita sea, es adorable luciendo confusa. Esa pequeña y tierna arruga en su nariz me
mata.
Sonriendo, me agacho para besar su frente. —¿Puedes practicar esas pequeñas
mierdas, cierto? —pregunto en voz baja—. Las flores, quiero decir.
Una risa burbujea en su garganta y estalla de sus labios. Aplana la mano en mi
pecho. —Sí. Puedo practicar. Estaré haciendo el montaje de todo el pastel este fin de
semana para ver si puedo hacerlo. Sólo desearía que esas pequeñas mierdas no
estuvieran.
Parece relajarse un poco más, dándome una fácil sonrisa, tocando el borde de mi
camisa y explorando mi piel con dedos vacilantes.
—Bueno, ahí lo tienes. Trabaja en ello hasta quedar satisfecha. Lo que entregues
el próximo fin de semana será exactamente lo que esa mujer pida. Apuesto que la 259
impresionarás.
—Pareces tan seguro.
—Estoy seguro.
Mi confianza en Brooke es inquebrantable. No hay duda en mi mente de que
creará algo superior a lo que piensa que es capaz de hacer. He visto su trabajo. Sé cuan
dedicada es. Cómo lo maneja. Va a perfeccionar este pastel hasta poder hacerlo dormida,
pero en este momento, la paraliza su propia inseguridad. La ciega. Siempre dejando que
esa pequeña voz dentro de su cabeza hable más fuerte de lo que nunca debería.
»Puedes hacerlo.
Mira hacia mí, mirando mis ojos, boca, y, finalmente, bajando la mirada hacia
mi cuello. Moja sus labios y traga saliva.
—Simplemente no quiero decepcionar a nadie.
Se ve tan triste. Tan pequeña.
Joder, quiero abrazarla. ¿Por qué hice que ese estudio sea condenadamente tan caluroso?
Aprieto sus caderas, esperando que este pequeño toque sea un poco confortable.
—Sé que no quieres. Te importa, Brooke. Y es por eso que harás algo increíble.
Sólo respira, ¿sí? Trata de no preocuparte tanto.
Su boca tiembla un poco, casi sonriendo. Cierra sus ojos, toma una respiración
profunda, llenando sus pulmones a su capacidad antes de soltarlo lentamente por la
nariz. Parece deslizarse más cerca.
»¿Mejor? —pregunto, moviendo mi pulgar sobre sus pantalones vaqueros.
Asiente, sus manos moviéndose alrededor de mi cintura mientras mira mi pecho.
—Sabes que esto significa que estaré ocupada todo el fin de semana a excepción de la
cena. Realmente no nos veremos.
Me olvido de su disculpa subyacente. —No te preocupes. Tengo que dar un par
de clases. Estaré justo cruzando la calle para distracciones y palabras de aliento, si es
necesario.
—Sí. —Su voz sale tranquila y rápida. Tira de mis pantalones cortos, sus uñas
rastrillando través de mi piel—. ¿Mason?
—¿Umm?
Levanta la mirada. Reconozco el cambio en sus ojos. Deseo.
Con sus pequeñas manos, muy capaces, se desliza por mis brazos, lentamente,
apretando mis músculos y envolviendo su agarre alrededor de mi cuello. Nuestros
cuerpos se presionan juntos.
¿No le importa mi aspecto? 260
—Estas todo sudado y dulce. Al igual que anoche —susurra, parándose de
puntillas para besarme, aplastando sus tetas perfectas en mi pecho.
Jesús.
»¿De verdad crees que puedo hacer esto?
Voy a quejarme cuando frota lentamente su cadera contra mi endurecida
longitud. Mis manos descansan sobre su cintura. —¿Todavía estamos hablando de
pasteles?
—Sí. —Sonríe contra mi boca—. ¿De qué otra cosa podemos estar hablando?
—Estás tocando mi pene. No tengo idea de qué otra cosa estamos hablando.
Riendo, se retuerce y frota de nuevo contra mí.
»Bebé. —Gimo—. Necesito irme.
—Y yo necesito venirme.
Ah, carajo.
Gimo y chupo un poco su lengua, tocándole el culo, sintiendo mi reticencia y
toda la responsabilidad del negocio que poseo debilitándose a la nada.
¿Tal vez pueda hacerlo rápido? ¿Tal vez mis alumnos comprendan mi debilidad
por esta mujer y me esperen fuera?
¿Tal vez no necesite hacerlo rápido?
Con un suave gemido, Brooke se aleja, así que sólo apoya sus manos en mis
caderas y nada más. Levanta la mirada, sus ojos cálidos.
—Gracias por venir y hablar conmigo. Siento haberte preocupado con mi texto.
No lo pensé.
Cristo, ese texto. Casi me atropella un camión por correr hacia aquí como lo hice.
Arrugo la frente. —Está bien.
—Estoy contigo. —Toca mi cara.
Mi respiración se atasca en mi pecho. Brooke. Me apoyo en su mano, apretando
mi garganta mientras trato de tragar. —Sí.
—Estoy contigo, Mason —repite lentamente, sus labios temblorosos, nuevas
lágrimas llenando sus ojos, pero su voz tan jodidamente segura que rompe cualquier
pared o pantalla que jamás hubiera puesto entre nosotros. Borrando cada vacilación e
incertidumbre. Cada duda susurrando en mi oído.
Largo. Es mía, y soy tan jodidamente de ella que no me acuerdo de la persona
que era antes.
261
—Bebé. —La aprisiono contra mí, besándola, dándole mi corazón acelerado, mi
contacto urgente y cada respiración que tomaré—. Contigo —digo.
Asiente y se separa para besar a mi mandíbula y mejilla, presionando sus labios
por todo mi rostro.
Nos abrazamos, sólo sosteniéndonos, hasta que nuestros cuerpos se afianzan y el
impulso que presiona para tocarnos, besarnos y follar disminuye a un anhelo tolerable.
—Está bien —susurra Brooke contra mi boca—. Vete antes de que pierdas la
mitad de tu clase.
—No me importa.
—Mason. —Se ríe, besándome con fuerza y luego con mano firme, empujando
contra mi hombro en dirección a la puerta. Dándome una mirada de incredulidad.
No me importa... mierda, eso es un poco loco. Sin embargo, es verdad.
Esta es Brooke. Mi Brooke. Finalmente es mía y está conmigo.
Está conmigo.
Me detengo en la puerta. —Dilo otra vez.
Levantando la cabeza de la atención que le daba al papel sobre el mostrador, una
mirada satisfecha sombrea su rostro. Sus ojos avellanas parecen más brillantes ahora.
Más grandes, mientras me mira de frente, en todo su esplendor, sosteniendo mi mirada
con la confianza del orgullo que estoy acostumbrado a ver en ella.
—Estoy contigo.
Su dulce voz, sus palabras empapándome, saturando mi corazón, mis huesos, y
de alguna manera yendo más allá de eso. Las siento metiéndose en mi sangre y
haciéndose cargo de mi pulso, latiendo...
Estoy contigo.
Latiendo...
Estoy contigo.

262
19
Traducido por Alysse Volkov & ∞Jul∞
Corregido por LuVelitta

Brooke
E
stoy emocionada por esta noche. Más que emocionada, en realidad. Y 263
ni un poco nerviosa.
Espera... ¿No estoy para nada nerviosa?
Sostengo mis manos frente a mí, dándoles la vuelta en el aire, en busca de
cualquier señal de pánico.
Están bien. Sin temblores en mis dedos. Ni siquiera una ligera contracción.
Eh. Mira eso.
Presiono dos dedos en el interior de mi muñeca. Mi pulso es estable, y mi
estómago no se siente como si acabara de bajarme de la montaña rusa más aterradora
del mundo.
No estoy sudando.
No estoy paseando por mi dormitorio o comiéndome todos los dulces del lugar.
No trato de escaquearme para evitarlo, o valerme de una excusa sobre por qué
no puedo hacerlo.
Esto es grande. Una gran cosa, y la única razón por la que me encuentro ansiosa
es porque estoy lista para que ocurra.
Estoy lista. Tan jodidamente lista.
Llevar a Mason conmigo a cenar a casa de Juls e Ian, oficialmente salir con él
como pareja, presentarlo como mi novio. Cualquiera de estas situaciones generalmente
me llevaría a un ataque en el que terminaría encerrada en mi habitación y escondida de
todos, negándome a responder mi teléfono o fingiendo una enfermedad. Normalmente
no hago este tipo de cosas. Nunca hago cosas como esta.
Pero algo es diferente. Estoy diferente.
Quizás sea ver la expresión en el rostro de Mason cuando le digo que no está sólo
en sus sentimientos. Quizás sea el hecho de que se ha convertido en algo más que un
hombre que me interesa. Es un hombre con el que quiero estar todo el tiempo, haciendo
todo, incluyendo las citas de desayuno y cenas en casa de mi hermana. Acampar y
conducir en la noche a través de la ciudad.
O tal vez sea sólo él. Nadie más podría haber llegado hasta aquí. Estoy segura.
Mason pasó de ser un chico con el que me quería acostar, a un hombre que quería
conocer, a la única persona con la que me importa estar.
La única persona...
Desde luego no lo vi venir, pero lo quiero, y no estoy nerviosa.
Estoy lista.
Mientras que ato mi ajustado vestido azul marino y aseguro la cinta en mi cadera,
suena mi teléfono encima del tocador. Paso los dedos por mis rizos sueltos antes de tocar
el botón de altavoz. 264
—Oye. Sólo estoy terminando de alistarme. Mason debería llegar en cualquier
momento.
Tomando un brillo labial, aplico una capa fina de color melocotón y aprieto los
labios mientras miro mi reflejo en el espejo.
—Cambio de planes. Creo que Jake tiene varicela —dice Juls.
—¿Qué? —Miro hacia el teléfono—. ¿Estás segura? ¿Cómo se contagió?
Suspira. —No lo sé. El parque, supongo. Ian le daba un baño y vio las ampollas
en su estómago. Mi pobre niño.
En verdad, pobre Jake.
—Bueno, mierda. Eso apesta. —Lanzo el tubo de brillo en mi estuche de
maquillaje y llevo el teléfono a la cama. Me dejo caer sobre el colchón—. Sabes que
ahora Izzy probablemente se contagiará.
—Lo sé. Casi espero que lo haga, de esa manera ambos lo tendrán al mismo
tiempo. Dios, ¿eso me hace una madre horrible? ¿Desear una miserable infección a mi
hija? Ian cree que estoy loca.
¿Juls, una madre horrible? Por favor. No me hagas reír. Es esa mamá que otras
madres odian porque es tan jodidamente buena en ello.
Es organizada. Sus hijos están perfectamente atendidos y siempre parece que
salieran de un catálogo de revista. Todavía se ve como una chica sexi después de dos
bebés, y viste tacones todos los días.
Todo el día. Incluso en el parque.
Miro mis pies. —Tiene sentido para mí. Deseo que mamá hubiera hecho eso con
nosotras, de esa manera podría ir todavía con Mason, asumiendo que ha tenido varicela
antes. —Siento una sonrisa levantando mi boca—. Me pregunto si le llaman de manera
diferente en Australia. Como viruela o puntos australianos.
—Lo segundo suena como una enfermedad de transmisión sexual.
Nos reímos. Me pongo de rodillas y pongo mis tacones en el marco de madera.
—Sin embargo, estoy molesta. Tenía muchas ganas de ir esta noche. Todos
nosotros pasando el rato. —Agarro el dobladillo de mi vestido.
¿Cuánto tiempo dura la varicela? ¿Una semana? ¿Varias? ¿Hay un período en el que no
es contagiosa?
Abro Google y hago una búsqueda mientras mantengo a Juls en la línea.
—Aw, yo también. Sabes cuán emocionada me sentía. Y los niños.
Especialmente, ya que traías a Mason. Tenía muchas ganas de verlos juntos. —Hace
una pausa mientras busco en el buscador la página web de información médica—.
Puedo... bien, quiero preguntarte algo, pero no te puedes poner toda Brooke conmigo.
265
Resoplo. —¿Qué significa eso?
Toda Brooke…
¿Toda impresionante y muy, muy sexi? Porque eso es inevitable.
—Sabes exactamente lo que significa. No puedes arrancarme la cabeza o
colgarme porque estoy trayendo mierda blanda de la que normalmente no te gusta
hablar. No es agradable. Quiero tu palabra de que al menos me vas a dar una respuesta
honesta.
Salgo de la búsqueda en mi teléfono y me quedo mirando la pantalla.
Tengo la sensación de que sé a dónde va esta conversación. Mason. Juls quiere
detalles, lo cual no es sorprendente. Realmente no le he dado ninguno. De hecho, la
última vez que hablamos del tema, estoy bastante segura de que me enojé y colgué.
Definitivamente colgué.
Me hundo de nuevo en la cama, descansando mi teléfono junto a la oreja. —Lo
prometo.
—¿En serio? —susurra Juls en total incredulidad. Sonrío y me quedo mirando el
techo.
—Sí. Date prisa antes de que cambie de opinión.
Se aclara la garganta. —Guau. Bueno. Bien... —Un suave ruido llega a través del
teléfono.
—Oh, Dios mío, Juls. ¿Tienes notas?
Pequeña Señorita Planeadora de Bodas. Puedo ver que totalmente tiene una lista
de temas para esta discusión.
—¿Qué? —pregunta en tono de sorpresa—. No, sólo estoy leyendo una revista.
Glamour o algo.
Ruido.
¿Un bloc de notas siendo tirado, tal vez?
—Correcto. —Me río.
—De todos modos, me preguntaba cuán serio es esto para ustedes. Quiero decir,
obviamente, te encuentras dispuesta a admitir que salen, ya que planeaste traerlo contigo
esta noche.
—Ajá.
—Y eso en sí mismo es un milagro. —Se ríe suavemente—. Titular de noticias.
Pero, no sé si esto es sólo algo que haces por diversión, o si es más que eso. Si sabes lo
qué es.
—Lo amo. 266
Se corta su respiración. Mi estómago hace un pequeño vuelco extraño.
—¿Qué? ¿Lo haces? ¿De verdad?
—Sí. —Sonriendo, agarro el teléfono y lo pongo en mi pecho. Levanto mi cabello
y dejo que el edredón fresco enfríe mi nuca—. Realmente, realmente lo amo. Creo que
acabo de sentir mariposas por decirlo. Así que al parecer es real.
—Brooke, eso es maravilloso. —Su voz suena muy tranquila.
Escucho sus lloriqueos suaves. Mi hermana, siempre la ruina emocional cuando
se trata de algo un poco romántico.
»Oh, Dios mío. No esperaba que dijeras eso. ¿Lo sabe?
—Le dije anoche, justo después de darme cuenta. —Junto mis muslos
apretadamente—. Luego tuvimos salvaje y descarado sexo durante la madrugada.
Juls chilla. —¡Estoy tan feliz por ti! Por las dos cosas, obviamente. Y sé que
también te ama. Dios, lo vi esa noche en The Tavern. La forma en que habló sobre ti
mientras te hallabas en el baño. Se encontraba tan enamorado entonces.
—¿Qué? —Me burlo—. No, no lo estaba. Eso fue antes de conocernos siquiera
un poco.
¿Está loca? ¿Cómo podría haberme amado entonces? Me encontré con él dos minutos antes
esa noche.
—¿Y? Salí con Ian una vez y sabía que iba a casarme con él. Una cita y eso fue
todo. Boom. ¿Por qué debe tomar más tiempo? Tu alma reconoce a quién pertenece. El
reconocimiento debería ser inmediato. Es como ver una cara familiar en una multitud.
Aprieto los labios, manteniendo mi programada observación escéptica.
Umm. ¿Tal vez Juls tiene razón? Quizás no es del todo extraño que esto ocurra
en un instante para algunas personas. Recuerdo cómo era después de conocer a Ian.
Señor, nunca dejaba de hablar del tipo.
Y ahora, nunca dejo de hablar del tipo.
—Quizás —contesto en voz baja, pensando en esa noche en el bar.
El rostro de Mason cuando se acercó. Su mirada atractiva. La forma en que se
preocupaba más por escucharme, que de quedarnos y tomar unas copas.
¿Me amaba entonces? Dios, eso parece completamente sin sentido.
—¿Es esto como eso para ti? ¿Es el indicado?
—Jesús, Juls. —Me siento y sostengo mi teléfono—. ¿Sal del modo de
planificadora de bodas, por favor? Te dije que lo amaba. No te pregunté tu opinión sobre
los lugares o centros de mesa.
Ahora sé que empezó a tomar notas. Estoy segura de que tiene su agenda abierta 267
mirando las posibles fechas. Tan típico.
—¿Te pregunté sobre lugares y centros de mesa? No, te pregunté si pensabas que
Mason era el indicado. Una cuestión completamente lógica teniendo en cuenta tus
sentimientos por él.
—Qué loco que Dylan esté de reposo, ¿eh? ¿Puedes creerlo?
—Brooke —refunfuña Juls—. No cambies el tema.
Exhalo una respiración lenta, apoyándome en mis rodillas y recorriendo el pulgar
por encima de mi esmalte de uñas de los pies. —El indicado —lo repito en silencio,
contemplando esta extraña idea de siempre estar con la misma persona. Un concepto
que nunca he considerado.
Pero también nunca di un segundo pensamiento a querer a alguien. Nunca
imaginé algo de esto ocurriendo.
Mason es mi comodín. Es esa inesperada tormenta que llega cuando te
encuentras fuera en un hermoso día, y en un primer momento, no la quieres. Disfrutabas
del sol y el calor en tu piel. Eso es lo que te hace feliz. Entonces el cielo se oscurece y la
temperatura baja un poco, y uno piensa “bien, esta brisa es agradable”. Esperas
pensando qué pasará, pero la lluvia comienza a caer. La primera gota golpea tu hombro.
Otra empapa en tu cabello. Te sobresaltas, pero se siente bien. Tenías demasiado calor
de todos modos. Entonces, antes de que lo sepas, está lloviendo, saturando tu ropa y
llenando de agua la tierra. Una risita burbujea en tu garganta. ¿De dónde viene esto? Es
tan repentina y sorprendente, y en cuestión de segundos, te hallas empapada de pies a
cabeza. Tu hermoso día está arruinado, y no puedes dejar de reír.
No puedes dejar de reír.
El sol está sobrevalorado de todos modos. Dame una dulce tormenta cuando
menos lo espero.
Juls tararea impaciente en mi oído mientras sonrío contra mis dedos.
—Yo…
Un golpe en la puerta me interrumpe. Mi corazón golpea contra las costillas.
Mason.
Salto de la cama y corro través del condominio. »Juls, oye, me tengo que ir.
Mason llegó.
—¿Qué? ¡No! Sí o no. Sí o no. Dame algo.
—Me tengo que ir. —Me río, deteniéndome a un paso de la puerta y mirando a
través de la mirilla, sonriendo a la vista magnífica del hombre en el otro lado.
Mason luce tan condenadamente bien, en una camisa gris, con el botón superior
desabrochado, dejando al descubierto su cuello bronceado y la gruesa protuberancia de
su manzana de Adán.
Joder, quiero lamerlo allí. 268
Mira al frente, directamente a mis ojos, como si supiera que estoy mirando.
Admirándolo. Con una sonrisa en los labios y los ojos azules brillantes.
—Brooke —dice Juls en mi oído, con voz insistente.
Siento una oleada de calor florecer en mi pecho. Mis dedos se doblan en la
alfombra.
—Sí. —Desconecto la llamada, cortando su exuberante respuesta. Abro la puerta
de un tirón y me arrojo a los brazos de Mason.
Me aferro, besando su mandíbula e inhalando su cálida piel.
Jesús. ¿Todos los australianos huelen tan bien? Como el sol y orgasmos inminentes.
Misericordia.
—Hola. —Me abraza, envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura y
levantándome del suelo. La presión de su agarre, fuerte.
¿Me oyó a través de la puerta? ¿Sabe que sólo lo elegí como mí para siempre?
Presiono mi cara contra su cuello, ocultando mis mejillas ardientes. —Hola —le
susurro.
Se ríe en voz baja, y luego se inclina hacia atrás para besar mi sien. —Pequeño
diablo. ¿Lista para irnos?
—Cambio de planes. —Me contoneo fuera de sus brazos y agarro su mano,
metiéndolo dentro. Pateo la puerta para cerrar—. Mi sobrino tiene varicela. Juls acaba
de llamar. Nunca la he tenido, así que no podemos ir. Dios, ¿te imaginas si enfermara
ahora? ¿Con Dylan de reposo? Joey estaría a cargo de la panadería. —Hago una
mueca—. Todo estaría lleno de crema.
Mason sonríe, luego baja la mirada a mi atuendo, centrándose en la tela
entrecruzada sobre mis senos. Su pecho se mueve con una inhalación profunda. —¿Sí?
¿No hay cena?
Me encojo de hombros. —Bueno, no hay cena con mi familia. Podemos comer
algo aquí. O salir.
—Umm. —Llega a la puerta y la bloquea. Sus ojos se oscurecen.
Oh. Ohhhh. Comer algo aquí. Correcto. Excelente opción.
»¿Hay alguien más en casa, dulce?
Miro las manos de Mason bajar a su cinturón. Mi cuello se calienta.
—No —contesto, sacudiendo la cabeza mientras se acerca—. No, salieron. No
regresarán por un tiempo.
—Bien. He estado duro todo el día.
Mi mirada va rápido a la suya. —¿Sí? 269
El sonido del cinto aflojándose atrae mi atención de nuevo hacia allí. El látigo
agudo del cuero.
Mason agarra mi mano y la presiona contra su pene a través de la tela de sus
pantalones. Se queja. Siento las contracciones de su miembro erecto en mi palma.
»Oh. —Suspiro, moldeando mi mano a él—. Dios...
—Desde esta mañana, Brooke.
Alza mi barbilla, mirándome mientras usa mi mano para acariciarse. La parte
delantera de su pantalón se vuelve restrictiva. Mi pulso acelerado a un ritmo galopante.
»Seguía escuchando tu voz diciéndome que estás conmigo, y seguía tan
jodidamente duro.
Agarro su camisa, acercándome por un beso. —Estoy contigo.
Su aliento irrumpe en mi boca. —Brooke.
—Tómame. Aquí. Justo aquí.
Agarra mi pecho, apretando, dándome el más breve de los besos antes de que mi
cabeza ruede hacia un lado con un gemido.
—Te quiero mojada —dice, besando la línea de mi cuello. Respirando sobre mi
piel. Me estremezco cuando siento sus dientes—. Tan mojada que cuando me agache y
lama ese coño dulce, gotee por la parte posterior de mi garganta.
—Mason, Jesús. —Mi mano se detiene contra su pene. La otra aprieta su
cintura—. Eso no será un problema.
Dios, lo que su sucia boca me hace. Me preocupa que mis piernas puedan fallar
pronto.
Me apoya contra la barra del bar, su pulgar frotando sin piedad sobre mi pezón a
través de la fina tela de mi vestido.
Hago ruiditos silenciosos contra su camisa cuando tira del pico endurecido.
—Quiero ordeñar mi polla con este. —Pasa la mano entre mis pechos—. Y este.
—Suaviza su pulgar sobre mi boca, y luego desliza su mano por debajo de mi vestido y
agarra mi palpitante sexo.
Sus ojos parpadean. Estuve a punto de salir disparada.
»Mmm. Creo que podría empezar con esto.
—Mierda. Por favor.
Sostengo su rostro y lo beso. Y se convierte en una batalla sobre quién puede
besar más fuerte, más firme, quién puede robar el aliento al otro más rápido mientras
nuestras manos juguetean entre nosotros, desabrocha el botón de sus pantalones y mis
dedos tiran de la cremallera. Libera su pene. Alzo mi vestido. Mi tanga permanece en el
lugar, Mason desliza su dedo debajo de la tela húmeda y la corre a un lado. Dirige su 270
dedo a través de mi hendidura.
—Jesús —se queja. Sus ojos bajan mientras los míos amenazan rodar hacia
atrás—. Tetas fuera, magnifico.
Saco el escote de mi vestido hacia abajo.
Mason mandón. Sabroso.
Mis pechos saltan libres, el aire fresco agrediendo mis pezones. Chillo cuando
agarra la parte posterior de mis muslos y me levanta, trayéndonos pecho a pecho, mis
manos agarrando su cabello mientras palmea mi culo y lo aprieta.
Entierra su cara en mi cuello. —Te quiero. Te quiero tan jodidamente tanto que
no puedo pensar.
—Tómame. Por favor. —Gimo, mordiéndome los labios cuando lentamente me
baja en su pene. Mis piernas tiemblan mientras me extiende—. Mason... oh, mierda.
Me alza y baja, follándome en medio del departamento de mis amigos, con la
ropa todavía puesta y el frío metal de la cremallera frotándose contra mi clítoris.
Mordiendo mi carne. Me duele y es el cielo. Joder, es tan grande que temo que me podría
rasgar por la mitad, pero incluso la amenaza de muerte no me impediría tomarlo. Desde
que le permito utilizar mi cuerpo para su placer, eso es exactamente lo que hace. No
tengo ningún control en este momento. Está manipulando mi peso, bajándome hacia su
pene con el ritmo y ferocidad que quiere, y cada vez que jadeo en shock o me retuerzo
en sus brazos, él se deleita en mi respuesta, dándome más duro. Más rápido. Apretando
mis muslos hasta que pican mientras me muestra cómo de feroz es su necesidad por mí,
que sólo solidifica mi anhelo por él.
Lo he mantenido duro desde esta mañana. Me castiga en la forma más dulce por
ello.
Tómame. Tómame. Sólo no me dejes ir.
Con los labios entreabiertos me mira a los ojos, nuestras caras a milímetros
mientras sus respiraciones superficiales bañan mi piel y entran en mis pulmones.
Me siento drogada.
Quiero saborearlo en mi alma. Quiero sentirlo moviéndose en mi sangre. Quiero
consumir y ser consumida por este hombre. Sólo él.
El amor es una locura que de buen grado aceptaré si es quien está conmigo.
—Brooke... maldición. —Empuja sus caderas de manera constante—. Tan bueno.
Tan bueno, nena.
Dios, me encanta cuando me llama así.
Mis dedos tiran del cabello de Mason mientras me inclino hacia delante y gimo
en su boca. Siento mi orgasmo cosquillear. —Estoy cerca. ¿Dónde te quieres venir? —
pregunto, viendo el rastro de sudor en su frente. Sus fosas nasales dilatadas. 271
Me mantiene en la punta de su pene, bajándome y levantándome lentamente.
Succiona mis labios. —¿Dónde puedo? —Su voz es forzada. También está cerca.
—En cualquier sitio.
—¿En cualquiera? —Se inclina hacia atrás y estudia mi cara.
Sonrío. No puedo evitarlo.
Tensando los muslos, me arqueo en él y llego detrás de mí, empuñando su pene.
Lo coloco en mi entrada trasera.
Retiene el aliento. Sus ojos redondos como monedas de veinticinco centavos
mientras me mira fijamente. —Brooke.
—En cualquier lugar —susurro contra su boca, aplicando lentamente presión en
la cabeza de su pene, lo que facilita el paso apretado del anillo del músculo.
Tomo respiraciones lentas y profundas, controlando mi respiración.
Mason no está controlando mucho nada.
—Nena —habla con voz ronca, sus hombros y brazos tensándose, el pecho
agitándose mientras se desliza en el interior, sólo unos milímetros, puede que incluso no
tanto. Gruñendo como un animal enjaulado, las venas en su cuello amenazando con
estallar, me levanta de su pene y llega entre nosotros, masturbándose furiosamente
contra mi clítoris—. Ah, carajo... Brooke, ¡joder! —grita, los primeros chorros de
esperma golpean mi estómago y el material agrupado de mi vestido. El resto de su deseo
revistiendo mi sexo y sus dedos.
Éxtasis.
—Guao. —Respiro, arrastrando mis labios a lo largo de su mejilla, gimiendo por
la sensación de calor entre mis piernas—. Eso fue una locura.
Y caliente.
Mason gruñe, se inclina lejos y baja la mirada entre nosotros. Juro que se
balancea sobre sus pies.
—Mierda, Brooke. Mierda. Lo siento. Lo siento. Me vine en tu vestido.
—Shh. —Me agacho y agarro su pene, presionándolo donde más duele. Nuestros
ojos se bloquean—. Necesito llegar.
Resoplando, nos traslada a un taburete cerca y me sienta. Su polla húmeda y
pesada contra mi muslo. Con la mano entre mis piernas, sus labios se mueven a través
de mi piel, llevándome al orgasmo en cuestión de segundos, presionando dulces y sucias
palabras contra mi mejilla y oído.
Me dice que soy hermosa, la mujer más hermosa que jamás haya visto, y que
pronto llegará en mi culo.
Mí apretado, culo follable.
272
Gimo contra su camisa, jadeando mientras desciendo de mi clímax. Sostiene mi
cara y me besa.
—Tú. —Sonríe contra mi boca—. Una pequeña advertencia la próxima vez, ¿sí?
Dale a un hombre un poco de tiempo para prepararse.
—Ah, vamos. ¿Dónde está la diversión en eso? —Me río, acariciando su rostro y
empujando su cabello hacia atrás. Lo miro—. También eres hermoso, Mason. Tu
corazón y cuerpo. Tu alma. Soy tan afortunada.
Sus ojos parecen más tenues a medida que me devuelve la mirada. Una sombra
leve pasando por encima de él.
¿Tal vez también se siente drogado?
—Dulce niña, vamos.
Me alza en brazos y lleva a la habitación, mis pies descalzos dando patadas. Se
despoja de mi vestido y ambos nos limpiamos entre besos y toques persistentes.
—¿Eso salió como esperabas? —Mason se aprieta el cinturón y me observa
enjuagar mi vestido en el lavabo del baño. Nuestras miradas se conectan en el espejo.
Parece apenado—. Realmente, realmente lo siento. —Se inclina y besa un lado de mi
cabeza.
Sonrío, escurriendo el material y cerrando el agua. —Voy a llevarlo a la tintorería.
Esa va a ser una mancha divertida de la que hablar. —Finjo que estoy dándole la
prenda—. Mi novio se excitó un poco durante el sexo anal. ¿Puede usted prensar esto
para mí?
Mason se frota la cara, gimiendo.
Señor, su vergüenza es adorable.
Me río y lo codeo en el estómago mientras me muevo más allá de él.
»¿Quieres ver una película? Podemos pedir comida y permanecer aquí.
Asiente. —Sí, bien. ¿Qué película?
—No me importa. Tengo un montón en mi habitación si quieres ver. Hay más
por ver en la televisión.
Lanzo mi vestido por encima de la barra de la cortina de ducha para que se seque.
Puedo llevarlo a limpiar mañana cuando vaya a trabajar.
»Sólo voy a usar el baño y después saldré.
Sacude su barbilla y entra en mi habitación, cerrando la puerta detrás de él.
Uso el inodoro, mirando a mi vestido.
Mi novio se excitó un poco durante el sexo anal.
O...
El hombre con el que quiero estar por siempre se excitó un poco durante el sexo anal.
273
Umm, sí. Eso me gusta más.
Después de lavar las manos, me paro frente al espejo del baño y paso los dedos
por mi cabello desordenado. Se ve sin vida. Tiro de los extremos y mis rizos vuelven.
Enrulo los delanteros. Una sustancia pegajosa se adhiere a las yemas de mis dedos.
—¿Qué... —Sostengo mi mano delante de mi cara, haciendo una mueca—. ¿En
serio?
Agarro mi champú de la ducha. Reuniendo mi cabello sobre un hombro, me
inclino sobre el lavamanos y lavo mis puntas, enjuagando la espuma y el semen.
Sólo tú, Brooke. Sólo tú podrías obtener semen en el cabello después de pasar horas creando
un estilo.
Me río cuando pienso en Mason averiguando que su semen llegó a mi cabello.
¿Se disculparía como hizo con lo de mi vestido?
Seco un poco las puntas para que no goteen y meto los mechones delanteros
detrás de mis orejas. Me pellizco las mejillas y aplico un poco de lápiz de labios del cajón
antes de ir lentamente a mi habitación.
»¿Encontraste algo? Estoy de humor para algo gracioso —le grito, agarrando un
nuevo par de bragas de mi tocador y deslizándome en ellas.
Mason no contesta. Probablemente esté absorto en lo que sea que escogió.
Abro otro cajón y saco un par de pantalones cortos de lino y un top, lanzándolos
en mi cama. Aplico otra capa de crema para el cuerpo de vainilla a mis brazos, piernas
y cuello antes de vestirme y salir por la puerta.
Mason se encuentra de espaldas a mí mientras se pone al lado del sofá,
bloqueando mi vista de la televisión, el mando a distancia en la mano.
No ve nada. Por lo menos no escucho nada.
¿Por qué no me respondió?
Me acerco por detrás y deslizo mis manos alrededor de su cintura. Su cuerpo se
tensa.
»Oye —susurro—. ¿Elegiste algo?
—Sí, seguro que sí. —Da un paso rápido fuera de mis brazos y se mueve a mi
lado, dejándome ver—. ¿Te importaría explicar esto?
Sorprendida por su abrupto distanciamiento y el tono helado en su voz, miro la
pantalla, a la imagen de mí misma, desnuda y extendida sobre otro hombre. La cámara
enfocándose sobre mí desde un lado.
Recuerdo haberla colocado en el cesto antes de arrastrarme en la cama.
Joder, me olvidé de esto.
¡Mierda! ¿Cuánto ha visto? 274
»¿Grabaste un video sexual, Brooke? ¿Me estás jodiendo? —Su voz retumba a
través del departamento, haciendo eco en el techo.
Los vellos de mi cuello se levantan. Nunca lo he oído así enojado.
Nunca lo he oído hablar enojado en absoluto.
Bajando mi mano de mi boca, me vuelvo a Mason. —¿Dónde encontraste esto?
—pregunto, acercándome.
—Tu cuarto. Tenía tu nombre escrito. Pensé que era un vídeo casero o algo.
Sus hombros se mantienen inclinados hacia delante. Su mirada al frente,
quemando la pantalla.
Imagino el disco en mi estantería. Lo metí y dejé allí. No lo toqué desde entonces.
»Tú, como niña, o con tus compañeros. Quería ver eso —añade, frotándose la
boca—. No esto —murmura.
Pellizco mis ojos cerrados, luego, sacudo mi cabeza, mirando hacia arriba. —Se
me olvidó que se hallaba allí. Lo siento mucho. Aquí. Apágalo.
Aparta su brazo cuando lo alcanzo. Sus ojos fríos envían un escalofrío a través
de mí. —No lo hagas.
Retrocedo. ¿No quiere que lo toque? —Mason.
—Estuviste allí un rato. Lo vi todo. Él y tú. —Sacude la cabeza a la pantalla...
El dolor en su voz distorsiona su acento un poco. Sus palabras suenan rígidas.
Muy pronunciadas, a diferencia del discurso perezoso y lento que estoy acostumbrada a
escuchar y amar.
Aprieto los dedos en mi boca, sacudiéndome ligeramente.
Oh, Dios. Observó todo.
—No —susurro.
Cualquier parte, un segundo o un atisbo es demasiado para que vea. ¿Pero todo?
Vuelve lentamente la cabeza, sus ojos azules tan oscuros que casi parecen negros.
—Toda la jodida cosa, Brooke.
Mi estómago se hunde. —Mason, yo... simplemente, apágalo. —Me acerco de
nuevo—. Vamos a deshacernos de esto. No deberías seguir viéndolo.
—¿Por qué no?
Lanza el mando. Que cae en la mesa de café con un fuerte golpe.
Salto. —Mason.
—¿Por qué diablos no? Lo he visto. Lo sé ahora. Ya no es un secreto.
—Nunca fue un secreto.
275
—¿Sí? Todo el mundo lo sabía, menos yo, ¿eh? ¿De cuándo es, Brooke? —
pregunta, cerniéndose sobre mí. Su dolor cambiando a una reacción más fuerte.
Enfado—. ¿Cuando no te estuve follando? ¿Saliste y lo obtuviste en otro lugar?
—¿Q-qué? —Parpadeo hacia él, mi voz sonando a millas de distancia.
¿En serio supone que estuve engañándolo?
»¡No! Esto fue hace meses. Antes de conocerte. ¿Cómo puedes decir eso?
—¿Cómo puedo decirlo? —Ríe oscuramente. Sus labios encrespándose contra
sus dientes—. No lo sé. Tal vez porque eso es todo lo que te ha preocupado todo este
tiempo. Sólo era una polla dura que querías, ¿verdad? Y no estabas obteniéndola.
—No, no estabas... —Mi voz tiembla. Mis ojos se llenan de lágrimas.
¿Qué está pasando?
—¿No? —pregunta, no creyendo. Se pasa la mano por la cara. Veo el ligero
temblor en ella—. Jesucristo. ¿Por qué tienes esto? ¿Jodidamente los ves? ¿Tus
compañeros y tú se sientan y se ríen de esto?
Me quedo boquiabierta, esperando que retroceda sus propias palabras. Que se
disculpe y retracte, pero no lo hace. Me mira con nada más que asco y rabia aumentando
en sus ojos. Tal vez un dejo de tristeza. Una pizca de lo que estoy sintiendo.
Estoy teniendo una pesadilla. Esto no puede ser real.
Aprieto los puños mientras las lágrimas se derraman sobre mis mejillas. —No,
no lo hacemos. Lo tengo y él no lo tiene. Lo tomé hace meses, después de haber sido
filmado, hace meses. Nunca lo he visto. ¿Qué está mal contigo?
Hace un gesto a la pantalla, inclinándose para acercarse. —Acabo de verte ser
follada por otra persona. A ti. Y vas a preguntar ¿qué está mal conmigo? Acabo de ver a
otro hombre teniendo sus manos sobre ti, su pene en ti, y a la mujer que me importa más
que todo llegando en él. ¡Acabo de verte jodidamente correr!
—¡No se suponía que lo vieras nunca! Incluso olvidé que lo tenía. Jesús. —Lloro,
limpiándome la cara, todo mi cuerpo temblando—. Ni siquiera recuerdo el nombre de
ese tipo.
Me lamento al segundo que digo las palabras.
Sé cómo suena. Descuidado. Incluso peor que eso.
Sus ojos se abren. Su boca se afloja mientras se endereza un poco. —Bueno, eso
me hace sentir mucho mejor, Brooke. Haces estas cintas con cualquiera, ¿no? ¿Hay más
en tu habitación? ¿O es que las mantienes aquí para que todo el mundo las vea?
Retrocediendo, miro hacia otro lado. —Detente —declaro, gimiendo en voz baja
contra mi mano.
Por favor, detente.
276
—Cristo. Tú... —La apera voz de Mason se desvanece. Se mueve para alejarse
pero agarro su hombro, obligándolo a mirarme.
Lo sé. No sé cómo, pero sé lo que quiere preguntarme. Y si tiene las bolas para
pensarlo, puede jodidamente…
—Dilo —exhorto, mi labio temblando, mi rabia consumiéndome—. ¿Qué ibas a
decir? ¡Dilo!
Mis manos empujan y tiran de su pecho. No puedo decidir qué quiero, si tenerlo
más cerca o lo suficientemente lejos como para no poder golpearlo. Estoy tan loca, tan
destrozada. Quiero que me conforte y luego se quede allí y soporte mi arrebato.
»¡Maldita sea, dilo, Mason!
Gruesas lágrimas fluyen constantemente por mi cara.
Me mira, sus ojos enfocados en mí. —¿Me dijiste todo eso sólo para que te
follara?
—¿Qué crees? —pregunto, pero no puedo escuchar mi propia voz. Suena tan
tranquila comparado con la sangre corriendo por mis venas. Los latidos de mi corazón
golpeando en mi cráneo.
Quiero gritar y gritar. Quiero despertar.
¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta!
Mason mira hacia otro lado. No dice nada, pero la respuesta que escucho es tan
jodidamente fuerte que resuena en mis oídos y me recuerda cuán verdadero es esto. Que
no estoy estancada en un sueño o una pesadilla.
Estoy despierta. Estoy despierta y sola. Ahogándome.
Lloro en silencio, mis hombros temblando. »Lo hice —susurro, agarrando su
mirada, que va de conmoción a paralizante dolor en un instante.
¿Por qué? Sólo estoy confirmando lo que piensa.
Inclino mi temblorosa barbilla. —Lo hice. Todo era una mentira. Todo. Todo lo
que te dije. Todo lo que te he dado. Cuando te elegí... —Gimo, esnifando y llorando en
mi dolor.
Ni siquiera me importa que me vea así. Permitiéndole ver lo que me ha hecho.
Asiente, dándose la vuelta y limpiando su propio rostro ahora. —Bien. —Se
mueve con propósito hacia la puerta, sus pies pesados en la alfombra.
Lo sigo. —Lo piensas. Debe ser cierto. Nada me importaba. Nuestras citas y esa
noche en la carpa. Ayer y el día antes y el día antes de eso. ¡Entonces ve! ¡Vete! ¡Vete
sabiendo que no significas nada y que te odio! ¡Te odio por esto!
Se detiene en la puerta, con la cabeza baja y su mano agarrando el pomo. Sus
hombros en tensión. Su espalda temblando. 277
Esto es todo. Ese segundo para olvidar todo. Para decir la verdad y admitir
nuestros errores. Para perdonar y seguir adelante.
Para que esto no sea más que una pesadilla.
Búscame. Búscame. Tómame. No me dejes ir.
Abro la boca para hablar, pero no sale nada. Nada, sino un lloriqueo.
Sin hacer ruido, sin darme otra mirada, o una palabra, o mirada de súplica,
Mason abre la puerta y sale del departamento.
Probablemente por última vez.
Corro a través del cuarto y me arrojo en la cama, dejando que mis lágrimas
caigan. Lloro por horas, aferrando mi almohada, mordiendo y gritando en ella hasta que
mi voz se quiebra y me arde la garganta.
El dolor, Dios, el dolor en el pecho. Este dolor. Siento que estoy muriendo.
¿Cómo pudo decir esas cosas? ¿Cómo pudo siquiera pensarlas?
Mason.
Lloro, imaginando su cara, viendo eso en la pantalla como un hombre poseído,
a punto de explotar. Gritar o llorar, no podría decirlo. Entonces, la repugnancia
reluciendo en sus ojos cuando me contó que lo vio. El dolor. Lágrimas amenazando con
caer cuando me preguntó si alguna vez realmente lo amé, y la agonía de su rostro cuando
le mentí.
Suspiro y aprieto mi pecho.
Dios, alguien que me arranque esto. Que lo quite, así ya no sienta nada.
—Brooke, cariño, ¿estás bien?
Oigo la voz de Billy horas más tarde, después de que la oscuridad entró en mi
habitación y me envolvió. Abro mis ojos hinchados, tratando de ver a través de las
lágrimas. La luz fuera de la habitación se derrama a través del techo. Entrecierro los
ojos, centrándose en la cara de Joey mientras se sienta a mi lado. Billy mira, de pie junto
a la cama.
—¿Qué sucede? —pregunta Joey, estudiándome. Su mano apretando mi
hombro—. ¿Y qué demonios es eso que hay en la televisión? ¿Eres tú?
Me tapo la cara y gimo, llorando en mis manos.
¿Cómo es que aún me queda alguna lágrima?
»Oh, no. ¿Qué pasó? —Joey frota mi brazo—. ¿Es Mason? ¿Pelearon?
Me incorporo y llevo las rodillas contra mi pecho. Me seco la humedad de mis
mejillas a pesar de que no tenga sentido. Ya que nuevas lágrimas caen.
—Sí, peleamos. Una gran jodida pelea. Encontró ese video en mi habitación y lo
vio. Todo. No lo supe hasta que fue demasiado tarde. Incluso olvidé que lo tenía. 278
Los ojos de Joey se amplían. —¿De hace como seis meses? ¿El chico cubano?
—¡Sí! —chillo. ¡Gracias! Ambos hombres se sobresaltan—. ¡Sí, de hace seis meses!
Mason me acusó de hacerlo después de que empezáramos a salir. Dijo que sólo me
preocupaba por follar y puesto que no lo recibía de él, probablemente fui con otro. —
Mis labios tiemblan—. Dijo tanto —susurro, recordando todo y sintiendo el dolor en el
centro de mí pecho aumentando—. Se veía tan enojado, y hablaba en serio. Dios, lo
decía de verdad. Me hizo sentir como una... —Hago una pausa, mordiéndome la lengua
y sacudiendo la cabeza.
No. No, no voy a decirlo. Ni siquiera pensar en ello.
Puta.
Mis ojos pican.
—Sabes que no quería decir nada de eso —dice Billy, acercándose y tirando del
nudo de su corbata—. Estaba reaccionando, Brooke. Cómo estoy seguro de que muchos
de nosotros reaccionaría si viéramos lo que vio. Te ama.
—Todavía no lo hace aceptable —espeta Joey. Agita una mano en mi dirección—
. Mírala. Mira lo derrotada que luce.
—Estoy seguro de que se siente igual de derrotado, si no más.
—Estaba mal —susurro, sintiendo dos pares de ojos sobre mí mientras observo el
edredón—. Ver eso, lo lastimó.
—Bien.
Miro a Joey, luego a Billy. Ambos reaccionan de maneras diferentes a esto.
Mirarlos es como ser físicamente capaz de sacar mi corazón de mi pecho y verlo
en mis manos. Habría una línea trazada por el centro. Las dos caras sangrando,
reaccionando con la misma pasión y razón.
Odio a Mason por lo que dijo, pero lo empujé a decirlo.
Lo amo. Lo amo, pero quiero que sienta lo que estoy sintiendo ahora.
Suspirando, sintiendo que todos los músculos de mi cuerpo han sido estirados y
golpeados con un millar de puños, con los ojos ardientes y las lágrimas escapando y
cayendo por mi cara, me deslizo hacia abajo de la cama y me curvo contra mi almohada
otra vez, apretándola contra mi pecho.
Una mano me acaricia la pierna. —Todo irá bien, Brooke. Lo hará. Lo prometo
—me tranquiliza Billy.
Ojalá pudiera consolarme con eso. Tal vez mañana pueda decírmelo de nuevo y
lo haga.
Joey empuja mi cabello fuera de mi cara y me besa en la frente. —¿Hay algo que 279
quieres que haga? ¿Emitir unas cuantas amenazas de muerte? ¿Tirarle huevo al nuevo
estudio de lujo?
Cierro mis ojos. —Sólo sácame de la cama mañana. Necesito practicar en ese
pastel de bodas.
—Lo tienes.
Oigo sus pasos saliendo.
—Ah, ¿y Joey? —Levanto la cabeza.
Se suspende a sí mismo en la puerta, levantando una ceja expectante.
—Deshazte de ese video de mierda.
20
Traducido por ∞Jul∞ & SOS por Alysse & Liz de Rossi
Corregido por LuVelitta

Joey (OMD)
T
amborileo mis dedos sobre el mostrador mientras mi última gota de 280
paciencia se disipa.
Esta perra aquí. Si no mueve su culo insolente, voy a tener que
buscar el número de esos hombres que reparan ventanas que utilicé
hace unos años. No estoy por encima de la violencia hoy. No después del fin de semana
que he tenido. Pero sólo violencia con clase, por supuesto. Un buen empujón en la
dirección correcta no hace daño a nadie. Si sucede que en el proceso atraviese una
ventana, será culpa de ella. Me limitaré a dirigirla hacia la salida que parece no poder
localizar por su cuenta.
Dirigirla con firmeza.
Dando golpecitos con el dedo en su barbilla bien cuidada, la mujer frente a mí,
ha estado debatiendo sobre su selección durante los últimos treinta y siete minutos,
admirando el lado izquierdo de la caja.
De nuevo.
Por sexta vez.
—Esos pastelitos de allí. —Apunta a una bandeja mientras mira desde la parte
superior de sus gafas—. ¿Son con pasas?
—¿Los que se encuentran etiquetados como pastelitos con pasas? —Arqueo mi
ceja—. Sí, esos están hechos con pasas. Tratamos de no mentir a los clientes aquí tanto
como podamos. Con las alergias y todo aquello de que quieren demandar a todo el
mundo.
—Umm. —Aprieta los labios fuertemente—. No estoy segura acerca de las pasas.
Tienden a hacer que la masa sea en un poco seca.
—Nada en esta panadería está seco, se lo aseguro.
A excepción de su vagina. ¿Cuándo fue la última vez que vio alguna acción? ¿Ley seca?
La veo caminar a lo largo del mostrador. De ida y vuelta. De ida y vuelta. Se
inclina cerca, admira un dulce o dos mientras aprieta un lado de sus gafas, y luego
retrocede y reanuda tranquilamente su caminar de un lado al otro.
Respira, Joey. Mantén tu mierda fabulosa junta. No ataques a los clientes. Te pagan. Los
amas.
Parándose justo frente a mí, la mujer levanta la vista. Se ve aburrida. —No veo
nada libre de gluten disponible. Es una pena. Ya sabes, Whipped over en Madison ofrece
un menú alternativo para personas que tienen problemas digestivos.
Inclino mi cabeza. —También abastece a los roedores. Fueron clausurados hace
dos semanas por el departamento de salud por una infestación de ratas.
Sus ojos parpadean un poco más amplios. —Oh, yo... no era consciente de ello.
—Se aclara la garganta, estudiando la caja de nuevo.
La tensión aumenta en mis hombros. Cierro los ojos y pienso en mi lugar feliz. 281
Billy de rodillas, con su dedo sondando mi culo y su boca dulce envuelta alrededor de mi...
Un ruido metálico fuerte surge de la cocina.
Mi cabeza se mueve bruscamente en dirección a la puerta, luego otra vez a la
mujer que se sobresalta, un poco demasiado drásticamente, incluso para mi gusto,
golpeando una mano en su pecho jadeante mientras sus ojos se desplazan frenéticamente
alrededor de la habitación.
—¿Qué en el mundo fue eso?
Aprieto los dientes.
Brooke. La pobre se halla al borde de un colapso total, un épico colapso. Tiene
tres modos que he visto en los últimos tres días: llanto histérico, más enojado que mi
madre cuando no consigue una bebida al mediodía, y tan completamente agobiada que
se pasea alrededor de la cocina, temblando y hablando consigo misma.
Cristo, es sólo el lunes. Entre el incidente de Mason y esta boda maldita, Brooke
podría necesitar terapia seria para el final de la semana.
También puede ser que yo necesite un poco de terapia seria para el final de la
semana.
Riendo de la interrupción de la cocina, agito mi mano en el aire. —Por el sonido
de ello, voy a adivinar que una bandeja al caer al suelo. Me disculpo por eso. Estamos
tan ocupados allá atrás haciendo cosas que no están secas.
La mujer se ajusta las gafas, mirándome cortante.
Muevo algunos mechones de cabello de mi frente.
Perra.
Mi teléfono suena en el bolsillo. Lo saco mientras la mujer sigue perdiendo mi
tiempo.
Dylan: ¿Qué fue eso? ¿Brooke está rompiendo mierda ahora? Sé que está molesta, pero
tiene que recordar dónde se encuentra, Joey. MANÉJALO.
Dulce Cristo. ¿Por qué no podía estar de reposo en cama en casa de su madre?
Yo: No seas dura con las mayúsculas chillonas, bizcochito. Todo está bajo control.
Dylan: MEJOR QUE LO ESTÉ. (Te amo)
Yo: PERRA. (También te amo)
—¿Esto es todo fresco? ¿Cuándo se hicieron estos pasteles? —La mujer golpea
dos dedos de manera agresiva en la parte superior del vidrio—. No se ven tan húmedos
como deberían.
Respiro profundamente por la nariz, sintiendo las venas en mi cuello
abultándose, recordándome otra vez lo mucho que amo este trabajo y a la mujer arriba 282
que no quiero cabrear al matar a alguien en medio de su tienda.
La mujer suspira exhausta. —¿Ofrece alguna bebida aquí? Café, ¿al menos? La
mayoría de las panaderías de lujo lo hacen hoy en día.
Eso es todo. Jódela y métele un palo en el culo. Estoy listo.
Forzando la sonrisa más falsa que he usado nunca, aparto mi teléfono y hago un
gesto a la caja. —No, no hay café. Somos una panadería, no un Starbucks. Y todo delante
de usted es fresco y hecho a diario. Todos aquí, en “Diente Dulce de Dylan” somos
grandes admiradores de las cosas húmedas. Yo mismo soy como un melocotón maduro,
si usted sabe lo que digo.
Sus cejas depiladas excesivamente se fruncen. —¿Disculpe?
Echo un vistazo al reloj de la pared. —Un melocotón. Ya sabe, el fruto. Estoy
seguro de que ha notado las tartas en la bandeja de la caja que ha estado mirando durante
los últimos cuarenta y cinco minutos. Esos son de melocotones. Ahora, si pudiera
interesarla en un pastelito o cualquier cosa hoy, por favor hágamelo saber. De lo
contrario, voy a tener que pedirle que tome su poco fresca actitud y esa imitación de...
Jadea.
»Sí, lo veo... y diríjase calle abajo. Esto aquí es un establecimiento donde las
personas entran y compran cosas. Lo sé, soy impresionante, pero por desgracia no soy
un objeto expuesto, y tampoco lo son las golosinas en frente de mí.
La mujer parpadea rápidamente, luciendo ofendida.
Siento que acabo de llegar.
—Bien. —Aprieta su agarre en su bolso de mano y me mira, sus fosas nasales
dilatadas con su respiración—. Supongo que si estoy siendo apurada, me llevaré tres de
los pastelitos de chocolate. —Resopla, inclinando la barbilla—. Los que lucen más
atractivos.
Sonriendo, agarro una caja. —Excelente.
Después de tomar su dinero y acompañarla a la puerta, sólo para asegurarme de
que se va, me giro y dirijo a la cocina.
Brooke se halla sentada en un taburete, su cabeza baja y sus dedos frotando en
círculos lentos contra su sien. La bandeja que oí caer se encuentra en el suelo cerca de la
plataforma de alimentación. En cuanto al resto de la cocina, es un desastre. La encimera
está cubierta de materiales para hornear. La harina derramada. Un taburete volcado. La
torta de prácticas de la boda de Brooke, que se veía muy perfecta ayer, ahora con un
trozo faltante de niveles.
¿Comió algo de ella? No me sorprendería.
Me doy cuenta mientras me muevo por la habitación, de los pequeños pétalos de
flores de pasta de goma caídos en el suelo cerca de la bandeja. Todavía quedan unos 283
pocos. Debe haber estado tratando de hacer de nuevo las gardenias. Cada intento que
hace la deja más y más frustrada y dudando de sí misma.
Su cabeza no está en esto. Ese es el problema. Se halla al otro lado de la calle.
—Oye. ¿Es necesario que te ayude con cualquier cosa aquí? —pregunto,
recogiendo el taburete y recolocándolo. Limpio un poco de harina de la madera y lo
vierto en el contenedor de basura cercano.
Brooke niega. Baja sus manos a su regazo y las mira. —¿Cómo vamos con los
dulces? ¿Necesito hacer más?
—No ahora. Estamos bien.
—Y esta… ¿la gente los compra? ¿Quieren lo que hice?
—Voy a fingir que no acabo de escuchar eso.
Mira lentamente hacia mí.
Suspirando, me muevo alrededor de la superficie de trabajo y de pie junto a ella.
»Todo lo que hay es fabuloso. Incluyéndome a mí. Estamos vendiendo tan bien como
siempre vendemos, porque eres una panadera excepcional. De hecho, no le digas a
Dylan, pero en realidad creo que tu glaseado de terciopelo rojo tiene un sabor un poco
mejor que el de ella.
Echo un vistazo rápido detrás de mí. Las escaleras siguen vacías. Bien. No está
desobedeciendo las órdenes del médico y escuchando mi blasfemia.
—Sí, claro. —Brooke mira hacia mí con escepticismo. Manchas oscuras
ensombrecen sus ojos, que aparecen opacos y sin vida. Su rostro luce pálido y un poco
hinchado.
¿Cuánto ha llorado hoy? Demasiado, supongo. Es todo lo que ha estado
haciendo. Aquí. En el departamento. En su cama. En la mía.
No es la única que trabaja casi sin dormir. Tres personas en una sola cama de
matrimonio no es lo más cómodo.
Billy ha sugerido conseguir una más grande. Parece pensar que Brooke no dejará
de acurrucarse con nosotros por mucho tiempo.
Estoy dudoso.
»¿Me veo tan mal como me siento? —pregunta Brooke, con la barbilla temblorosa
y lágrimas amenazando con caer, su cabello un lío a su alrededor, un poco recogido al
azar, mientras mechones se enredan juntos a lo largo de su espalda.
¿Se ve como un lío caliente? Sí, absolutamente. Pero tener dos mujeres como mis
mejores amigas me ha enseñado una lección muy valiosa en la última década.
Miente cuando se necesita. Y hazlo bien. La verdad, a veces, no vale el dolor de
cabeza. 284
Froto su espalda. —Te ves increíble, al igual que yo. En realidad pensaba en
tomarnos unas cuantas fotos más adelante si quieres. Capturando nuestro primer día
juntos como un dúo dinámico haciendo funcionar esta mierda como hemos nacido para
hacer.
—Si pones un teléfono en mi cara, voy a estrellarlo contra la pared. —Gruñe
Brooke—. Y entonces te apuñalaré con algo por sugerir capturar este espantoso
momento.
Inhalando lentamente, deslizo mi mano de su espalda. —Anotado. Y para que
conste, te portas sin duda cada vez más y más como mi pequeño pastelito de arriba.
Por el amor de Dios. ¿Cuántas veces he sido amenazado en esta tienda?
—En realidad, no lo hago. Ese es el problema. —Brooke se levanta de su taburete
y recoge la bandeja—. Mira, Dylan sería capaz de construir estas flores estúpidas sin
ningún problema. No puedo. Lo he intentado e intentado. —Deja caer la bandeja sobre
la madera—. E intentado. Ninguna de las mías salen bien. La novia va a conseguir un
pastel sin flores el sábado por mi culpa. Su torta va a terminar siendo el pastel de bodas
que luce más aburrido en la historia de los pasteles de boda, debido a mí. Y, además,
también podría saber como una mierda. Feliz jodido día de boda.
Me acerco y agarro sus hombros. —Creo que es hora de descansar un poco.
Se encoge de hombros lejos de mí. —¿Un descanso? ¿Y adónde iba a ir en este
descanso, Joey? —Brooke agarra un recipiente grande de la estantería y lo lanza sobre
la superficie de trabajo—. ¿La cafetería? ¿Dónde Mason no me espera? O tal vez podría
ir a ese parque al que me llevó con la fuente de agua. O al campamento. Eso parece
como un buen lugar de descanso. —Reintenta quitarse su delantal, aunque no estoy
seguro de que pueda. Parece muy, muy amarrado—. ¿O tal vez sólo cruce la calle y tome
mi descanso allí? Vea si se ve tan mal como yo. ¡A ver si siente algo remotamente cercano
a lo que estoy sintiendo, porque jodidamente debería hacerlo! Debería ser el que llora y
pierde sueño, y… —Se da por vencida intentado quitar el delantal y lo rasga un poco,
arrojándolo al suelo—. Y estar con el corazón roto. ¡Debería sentir como que se muere,
porque así es como me siento!
Oh, mierda.
Resopla en un suspiro y se limpia la cara. »Jesucristo. ¡Ni siquiera quería esto!
Miro a Brooke apartarse de mí, con los hombros caídos hacia delante, sus manos
acercándose para acunar su cara mientras llora y llora y llora.
¡Mierda! ¡No puedo aceptarlo! No puedo aguantarlo más. Me está matando.
Amo a Brooke. Es salvaje, loco y divertido estar cerca de Brooke. Esto no es ella. Esto
no es ni siquiera una versión embotada de ella. No tengo idea de quién es la mujer
destrozada que se encuentra delante de mí, pero sé quién es responsable de ello.
Y ese idiota está a punto de recibir una pequeña visita de su servidor.
Cojo su delantal y lo pongo sobre el taburete. —Toma un minuto para 285
recomponerte. Voy a salir para indicar que cerramos y saldré a conseguir algo de beber.
Eres increíble. Te quiero. Recuerda eso.
Girando alrededor, sin darle la oportunidad de discutir o darme la oportunidad
de ver más de su devastación, voy hacia la parte delantera de la tienda y volteo el letrero
en la puerta, empujo para abrir y salir, y cruzo la calle, corriendo rápido para evitar el
tráfico.
Intento abrir la puerta.
Bloqueada.
»¿De verdad? ¿No hay clases hoy, señor Hemsworth?
Ahuecando la mano en el cristal, me asomo en el interior del estudio oscuro.
Sé que Mason vive arriba. Brooke me dijo que su distribución es similar a la de
Dylan. Hay una posibilidad de que no esté aquí.
También hay una posibilidad de que sí lo haga.
Cavo en el bolsillo de atrás y saco mi billetera, busco en ella la horquilla que
guardo dentro.
A Billy le gusta esposarme. Me gusta liberarme sin su conocimiento y saltarle
inesperadamente como un tigre en celo.
Siempre me corro primero. Esas son las reglas que a mi bebé le gusta olvidar.
Enderezando la horquilla, la deslizo dentro de la cerradura y activo el
mecanismo. Tarda menos de un minuto hasta que soy recompensado con el suave
sonido. El rápido deslizar del metal. Empujo la puerta abriéndola y bloqueándola detrás
de mí, cruzo la habitación y salto por las escaleras. Estoy listo para usar de nuevo la
horquilla cuando pruebo el pomo de la puerta de al lado.
Sorprendentemente, este gira sin ninguna resistencia.
Doy un paso dentro. El cuarto está oscuro, cortesía de las cortinas, pero puedo
distinguir la gran figura en la cama.
Boca abajo, respirando pesadamente y agarrando una botella de lo que parece ser
tequila, Mason parece estar fuera de combate, con la ropa puesta y aún con los zapatos.
Estoy dispuesto a apostar que va a despertar con la resaca de su vida.
Perfecto.
Muevo el interruptor en la pared. La luz baña la habitación, pero el hombre en la
cama permanece inmóvil. Pasando por encima de la ropa sucia y otras mierdas en el
suelo, botellas de cerveza, algunos libros, y lo que parece ser material de campamento,
me muevo en la cocina y agarro dos cacerolas de un gabinete.
Y entonces las golpeo con mucha fuerza.
La cabeza de Mason se levanta. Parpadea rápido, alarma y confusión en su
mirada, mientras intenta centrarse en mí. La botella en su mano sale de la cama y cae 286
en el suelo, derramando líquido de color ámbar. Se cubre una oreja y entierra su cara en
la almohada, gimiendo.
Lanzo las cacerolas en el fregadero y froto mis manos.
Ah, eso se sintió bien.
—¿Qué demonios? ¿Qué haces? —Gruñe Mason.
—¡Oh! Lo siento. Me dio tanta hambre venir aquí que pensé en preparar algo, y
entonces recordé que no cocino realmente. Mi nene lo hace. Pensé en hacer algo de
música en su lugar. ¿Lo disfrutaste?
Se queja de algo que no llego a escuchar. Su mano se desliza de su oreja y gira la
cabeza para mirarme con los ojos medio cerrados.
»Por la tarde —canturreo, sonriendo mientras me muevo más cerca—. Tengo que
decirlo, ya sabes, estoy un poco decepcionado de ti, Mason. Es decir, durante años he
sido decepcionado por los hombres estadounidenses haciendo cosas estúpidas, pero he
conseguido probar a nivel internacional que la mayoría de la raza masculina son unos
completos jodidos idiotas. Qué manera de representar a tu país aquí. Bravo.
—¿Qué… ¿cómo has entrado aquí? —pregunta, sin dejar de verse tan despistado,
tratando de sentarse y luego gimiendo, colapsando de nuevo sobre su estómago—.
Mierda. Mi cabeza. ¿Puedes apagar esa luz?
Estudio mis uñas. –No. Y para responder a tu pregunta, forcé la cerradura. Este
edificio es como de mil millones de años de antigüedad. Un mono podría entrar aquí si
quisiera.
Mason agarra una almohada y cubre su cabeza con ella.
—Sabes que estoy arraigado por ti, ¿verdad? Realmente atrapado contigo. Y
ahora me veo como el amigo de mierda que empujó a un tipo que no era lo que todos
pensamos que era a alguien que realmente me importa. —Pateo el colchón, que sacude
su cuerpo un poco—. Gracias por eso. Dudo que Brooke nunca tome mi consejo de
nuevo.
Mason levanta la cabeza, alejando la almohada y mirándome, hasta su repentino
movimiento se registra con dolor en su rostro y se estremece. —¿Podrías… por favor,
parar de hablar? Por favor.
Me agacho. —No. Tengo mucho que decir, y vas a escuchar cada palabra de ello.
Gimiendo, apoya la cabeza sobre la almohada, con los ojos abiertos pero
desenfocados. —Bueno. Entonces sigue adelante con eso.
—Con mucho gusto. —Cruzo los brazos sobre el pecho. Un objeto grande en la
esquina junto a la ventana me llama la atención—. ¿Por qué tienes instalada en tu
habitación una tienda?
287
Mason aprieta los ojos cerrados, respirando profundamente.
»No importa. No es importante. Lo que hiciste, diciéndole esas cosas a Brooke y
haciéndola sentir como lo hace en este momento está más allá de la jodida mierda.
Todos tenemos esqueletos en el armario, Mason. Estoy seguro de que has estado con
otras mujeres. Sabías que Brooke no era virgen cuando la conociste. Eso no era algo que
escondiera de ti. Hacer que se sienta como la mierda por lo que sucedió antes de
conocerte es un movimiento completamente idiota. Sí, es una mierda lo que viste. Estoy
seguro de que cualquiera hubiera reaccionado de la manera en que lo hiciste, pero no
hiciste lo correcto.
—¿Mierdas? —Parpadea hacia mí—. Son más que mierdas, compañero.
¿Entiendes?
Nos miramos el uno al otro por un momento, y es entonces que veo cuán
desastroso luce.
Su cabello rubio es un desastre. Partes sobresalen hacia fuera y el resto queda
pegado a su cráneo. Su barba amerita que lleva varios días de crecimiento. Luce espesa
y oscura. Parece mayor. Las mismas manchas oscuras que acabo de ver al otro lado de
la calle en Brooke ensombrecen sus ojos cansados. Sus ropas se encuentran arrugadas.
Supongo que han sido usados un par de días seguidos.
Jesús. Es tan miserable como ella.
—¿Es esto lo que has estado haciendo todo el fin de semana? —pregunto,
señalando la habitación, recogiendo la botella de tequila y colocándola en su mesita de
noche—. ¿Emborracharte y luego perder el conocimiento?
Asiente ligeramente, apenas un movimiento de cabeza.
»¿Sabes lo que ha estado haciendo?
Mason chasquea su débil mirada hacia mí.
»Llorando.
Me mira de nuevo.
»Está en mal estado por ti. En muy mal estado, lo que agregado al estrés. Por esta
puta de boda que tiene...
—¿Por qué? —pregunta con voz ronca, cortándome. Su mirada aún perdida en
algo delante de él—. ¿Por qué está en mal estado? No debe preocuparse. No me ama.
Lo dijo. Nada de esto le importaba. Nunca importó.
Inclinándome, quedando lo suficientemente cerca de su rostro, no tiene más
remedio que mirarme. —¿Lo crees? Porque si lo haces, eres más idiota de lo que
pensaba.
Aprieta los dientes. —Dijo que me odia.
—También te odiaría, si me hicieras sentir como una puta. 288
Sus ojos se abren amplios, como redondos platos. —¿Qué? —pregunta, su voz
extrañamente tranquila.
Oh, por el amor de Dios. Por supuesto que no tiene ni idea de que así es como lo tomaría
todo. Dios, a veces me pregunto por qué me gustan los hombres tanto como lo hacen.
Pollas.
Sí. Es por eso. Ese es sin duda el por qué.
Enderezo mi espalda. —He oído lo que has dicho. Toda aquella mierda de ¿hay
más de estos videos? ¿Todo el mundo los ha visto? ¿Cómo coño crees que se sentiría después
de escuchar eso? ¿Y de ti? ¿La única persona que le importa más que nada? Sí, estoy
seguro de que te odia. Pero eso no es todo lo que siente.
Traga con dificultad. —Nunca pensaría eso de ella. Sólo estaba… —Su voz se
apaga mientras se frota una mano por la cara—. Joder, fui...
—Te sentías enojado y molesto, y dijiste algo de mierda que no querías decir.
Libera una respiración dura, moviendo la cabeza, con la mandíbula apretada.
Me pongo en cuclillas junto a la cama. Me mira, el dolor ardiente en sus ojos. La
culpa. Estoy feliz de que esté ahí. Debe sentirse jodidamente mal por esto.
Me hizo cometer un delito grave.
»Y Brooke estaba molesta, aplastada, en realidad, y dijo algo de mierda que no
quería decir —le digo, mirando a sus fosas nasales, la garganta estremeciéndose con el
aliento que toma—. Todos tenemos gente en nuestro pasado, Mason. Algunos más que
otros. Digo, ¿a quién coño le importa? Sé que Billy ha estado con otros hombres. ¿Pero
sabes qué? Lo tengo ahora. Ellos no. Me eligió. Brooke podría haber hecho el video con
otra persona, pero nunca dio a nadie lo que te dio. Para ser honesto, ni siquiera estuvo
cerca. Olvídate del video y piensa en esto. Tú la tienes. Te eligió. ¿Todos los demás? Qué
se jodan.
Me pongo de pie, los ojos de Mason siguiendo mis movimientos. Miro una vez
más alrededor de la habitación. »Sabes, siempre te imaginé como un hombre aseado.
Esto es bastante decepcionante. A menos que todo esto sea la secuela de la continuación
de la noche del viernes, está bien, puedo entender eso. Me he revolcado en la inmundicia
estando peleado con mi hombre. Es una reacción bastante normal para la angustia. —
Miro hacia él—. Sin embargo, todavía no dejes la tienda. Me he perdido allí.
Se mueve en la cama, girando sobre su espalda y de inmediato llevándose las
manos a la cabeza y haciendo una mueca de dolor, su aliento en plena ebullición a través
de sus dientes.
—Brooke bromeó una vez acerca de acampar aquí en vez de fuera. Ahí es donde
he dormido las últimas dos noches. Fingiendo que estaba conmigo.
Mi pecho se aprieta.
289
Oh, Dios mío. Si no estuviera tan irritado con este hombre, le daba el beso de su vida en
este momento.
Sonriendo, me alejo de la cama. —Ay, eso es dulce. Aprecio tu miseria. Lo hago.
Soy un partidario completo del Karma, y mereces la ira de esa perra en este momento.
—Gracias —murmura.
—En cualquier momento. Ah, y ¿Mason? —A mitad de camino hacia la puerta,
me vuelvo, esperando a que me mire antes de hablar—. Te ama. Soluciónalo, o me
tendrás como tu enemigo. Y puedo traer todo tipo de locos hasta aquí. Entrar en un
negocio no es nada. No vas a tener uno cuando haya terminado.
Me da una mirada de preocupación.
Le guiño, cerrando la puerta detrás de mí.
Dios, soy jodidamente fabuloso. Alguien realmente debería escribir un libro sobre mí.
21
Traducido por BlackRose10
Corregido por YaniM

Mason
L
a puerta se cierra detrás de Joey. 290
Haciendo una mueca debido al dolor en mi cráneo, trato de
sentarme y salir de esta cama olvidada de Dios para ir a la ducha que
necesito desesperadamente, pero el indiscreto cuchillo partiendo mi
cabeza se clava un centímetro más profundo, encendiendo un fuego a lo largo de mi
cuero cabelludo.
—Joder. —Gimo, refregando mis párpados y cayendo sobre la cama.
Esta maldita resaca. No recuerdo haber tenido una así de terrible. Ni siquiera
durante los tres años que pasé en la universidad.
Creo que te has superado a ti mismo, amigo. Y por la mujer que amas. Bien por ti.
Cierro los ojos, con fuerza, necesitando verla, cediendo ante esta agonía. No
puedo luchar contra ella. No quiero.
Brooke toca mi mano, mirándome, sonriendo como siempre lo hace con esos hoyuelos en
sus mejillas y el cálido rubor floreciendo en su rostro. Sus grandes ojos color avellana arden, las
motas de oro bailan a la luz del sol. Desliza su mano por la mía, entrelazando nuestros dedos y
apretando.
Exprimiendo.
Tomando y quedándonos tranquilos.
—Mío —dice.
Mi respiración es más gruesa, saliendo y entrando lentamente de mis pulmones. Mi pulso
es salvaje. Necesito abrazarla.
Extendiendo la mano, levanto su barbilla para poder ver su dulce rostro de nuevo, me
sobresalto por su apariencia.
Grandes lágrimas caen por sus mejillas, el labio le tiembla. Suelta mi mano y estamos de
repente a metros de distancia. Estoy en la puerta, con la mano en el pomo, mi cuerpo temblando
tanto que las bisagras suenan. Escucho su voz detrás de mí, sus palabras entrecortadas por los
sollozos, diciéndome que nunca le importé y que esto no significa nada. Me odia.
—¡Te voy a odiar por esto!
Mis ojos se abren parpadeando. Perlas de humedad en mis pestañas. Las limpio
y me giro, gimiendo contra la almohada y respirando ansiosamente contra la sábana.
Dijo eso. No lo imaginé. Lo dijo después de confirmar mi mayor miedo, que
nunca me amó. Todo fue una mentira, y yo le creí.
Infiernos, tiene sentido. Brooke estuvo luchando contra mí desde el principio.
Queríamos cosas diferentes. Ella sabía lo que yo buscaba, y descubrió lo que tenía que
hacer para conseguir lo único que le importaba.
Solo...
Que se sintió diferente. Bastante pronto, se sintió como si tal vez el sexo no fuera 291
lo único que le importaba.
No me alejó. No sujetaba mi mano y se apresuraba a conseguir lo que quería y
se deshacía de mí. Se aferraba y se quedaba quieta, dejándome dirigirla, confiando en
mí, vacilante al principio, pero finalmente abriéndose y convirtiéndose poco a poco en
la que se acercaba. Diciéndome cosas que yo sentía. Incluso cuando puse un límite lo
que hacíamos porque sabía que mi fuerza de voluntad en lo que a ella respecta siempre
fue y será una mierda, mantuvo nuestro ritmo. Estaba conmigo. Se sentía dispuesta.
Era mía, o era una maldita buena mentirosa.
¿Por qué me diría que nunca signifiqué nada para ella si no era verdad? ¿Por qué
la herí? ¿Por qué reaccioné?
Ese video. Dios, a la mierda, ese video. Nunca debí haberlo recogido. Nunca debí
haberlo reproducido, no sin primero preguntar a Brooke lo que era. El saber de él, podría
haberlo superado y disfrutar de mi noche con ella. Podría haber fingido que no existía.
Quizás.
La verdad es que no me gusta pensar en Brooke con alguien más. Nunca. No
quiero saberlo. No quiero encontrarme con algún borracho idiota que ha estado con
Brooke y que lo haga público, y estoy seguro como la mierda que no quiero ver cómo
sucede.
Verla con otro tipo, ver sus manos sobre ella, tocando lo que es mío, pensando
en ese momento en que la tuvo cuando nunca estuvo siquiera putamente cerca, sí, yo
reaccioné. Reaccioné como alguien reaccionaría al ver algo así.
Ver a alguien que amas sentir un placer que tú no provocas.
Me sentía enojado. Asesino. Rabia corriendo por mi sangre, y el dolor, mierda,
fue la peor parte. Me dolió hasta los huesos. Había un agujero en mi pecho, estaba seguro
de ello. La bilis chamuscaba la parte posterior de mi garganta. No pude respirar.
Miré a Brooke y todo lo que pude ver fue a ella con él.
Miré a Brooke, y todo lo que pude ver fue a la mujer en ese video, no a la que yo
conozco.
No era la mujer suave y vulnerable que tuve en el callejón. O la tímida que me
dio una primera vez en la cabina de fotos. No era la Brooke que se reía y jugaba conmigo,
o la que me dijo que me amaba y que era mía.
—Tuya —dijo ese día—. Pensé que era tuya. Quiero serlo.
¿Me lo imaginé todo? ¿Me imaginé el agarre que tenía alrededor de mi corazón
y la unión que sentí al suyo? ¿Me imaginé a esta Brooke?
La miré, y no pude respirar. No pude pensar. Le demostré mi rabia y mi dolor.
Hablé sin consideración. Reaccioné. 292
Reaccioné, pidiendo algo de lo que me sentía seguro minutos antes.
Estaba seguro.
Ella lloraba. Sabía que lo hacía, pero apenas noté sus lágrimas. No podía
concentrarme en eso. Luego habló y su respuesta me destruyó. Su verdad.
Solo que...
¿Y si no lo es? ¿Qué pasa si Joey tiene razón? ¿Y si los dos estábamos diciendo
mierda que no pensábamos, ambos reaccionando, siendo imprudentes y
desconsiderados en relación al otro? Sin ver su dolor y solo sintiendo el propio.
¿Es posible?
Mierda… ¿Lo es?
Me dijo que ella estuvo llorando todo el fin de semana, que se encuentra en mal
estado por esto. ¿Por qué iba a estar mal si no significó nada para ella? ¿Si esto no significó
nada?
Cerrando los ojos otra vez, veo su rostro, su expresión decaída afectada por la
agonía, cubierta de lágrimas que ahora estoy viendo por primera vez. Realmente
centrándome en ellas. Sus labios rosados temblando al que igual que todo su cuerpo.
Sacudiéndose como el mío.
Parecía destrozada. Joder, lo estaba. No pude ver su sufrimiento. No mientras
sentía el propio. Me cegó, pero ahora lo veo. Estaba aplastada. Devastada. Por cómo le
hablé, cómo la miré. Mi reacción destrozándola, y mi pregunta...
Mi pregunta destruyéndola.
—¿Qué crees? —me preguntó, rogándome con los ojos que dijera la verdad por
ella. La única verdad que quería decir, pero no lo hice. Le di nada, porque no pude. No
pude verla.
No pude ver a mi Brooke.
Ella te ama. Arréglalo.
Le di nada, y ella me dio todo. A mí. A nadie más. Me eligió a mí.
Me eligió a mí.
Un suspiro tembloroso sale de mi boca, soplando cálido contra mi rostro.
Mi Brooke.
Mi Brooke... me eligió. Me ama.
Me. Ama.
Y soy el que la hizo sentir como si nunca me hubiese importado. Soy el que la
293
trató como si ese día no hubiese significado nada.
Soy el que la hizo sentir como una puta.
Siento el dolor atravesar mi mandíbula mientras aprieto los dientes.
¿Qué he hecho? ¿Qué putas he hecho?
¿QUÉ PUTAS HE HECHO?
Necesito verla. Necesito hablar con ella. Necesito abrazarla.
Gimiendo, sintiendo mil agujas punzando en mi cráneo y ácido batiendo mis
entrañas, triturando mi estómago y quemando mis intestinos, cierro mis puños y trato
de levantarme de la cama.
Me levanto tres centímetros. Quizás. El dolor me dobla. Abrasador dolor detrás
de mis ojos, en el centro de mi pecho, deslizándose a mis miembros, mis dedos. Lo siento
por todas partes. Me pongo de lado y sostengo mi cabeza. Saboreando la bilis en mi
garganta.
He estado haciendo nada más que beber los últimos dos días. Beber y extrañar a
Brooke. Beber y preguntarme si siempre fue demasiado salvaje para mí. Si tal vez
estábamos condenados desde el principio.
¿El único propósito de conocer a esta mujer fue el mostrarme todo lo que siempre
he querido, y nunca podré tener? ¿Es tan putamente cruel el universo?
No pude responder a eso este fin de semana, o tal vez no quise. El miedo se unió
a mi lengua y encarceló mi mente.
No tengo ningún problema respondiendo ahora.
Imposible.
Imposible, porque me encanta su locura. Siempre fue parte de la atracción por
Brooke. Me encantan sus asperezas y su afilada lengua. Me encanta la mujer que me
llevó a la cabina de fotos por mucho tanto como me encanta a la que tímidamente se
vino contra mi boca. La oveja y el lobo. Siempre ha sido todo lo relacionado con esta
mujer, su deseo desenfrenado y la forma suave y dulce en que es conmigo. Su oscuridad
y su luz. Las quiero a ambas.
Siempre voy a querer a las dos.
Nunca estuvimos condenados. No me mudé a Chicago para abrir mi propio
estudio. Eso no es lo que me trajo aquí. Me mudé a Chicago para poder encontrarla.
Ese video, no significa nada. Nunca la tuvo. Nadie ha tenido nunca a Brooke de
la manera en que yo la tuve. Nunca nadie se acercó.
Cierro mis ojos y permanezco sobre mi lado, sin moverme. Respiro tensamente
a través de mi nariz. El dolor disminuye a un latido soportable.
Pocos minutos pasan y vuelvo a intentarlo, sentándome y luego inmediatamente 294
colapsando cuando la habitación comienza a girar sin piedad.
—¡Mierda!
Ruedo sobre mi estómago y entierro mi rostro en la almohada. Siento mi corazón
en todas partes. En mi cráneo, latiendo, irradiando a lo largo de mi cuero cabelludo y
bajando por mi espina dorsal. En mi pecho donde duele, no late. No latirá, no hasta que
ella esté conmigo.
No hasta que la tenga.
Probablemente sea lo mejor, estoy demasiado enfermo para moverme. Sé que me
veo como una mierda. Probablemente peor de lo que me siento. Si fuera capaz de salir
de esta cama, no habría nada que me impidiera ir por Brooke en este momento, sin
esperar y conseguir organizarme. Cambiarme de ropa por lo menos.
No, yo no esperaría para la ropa.
Merece algo mejor que esta versión de mí yendo a ella y pidiendo perdón.
Necesito recuperar la sobriedad primero. Ducha. Una puta afeitada.
Cristo, probablemente voy a asustarla viéndome así.
Tengo que hacer esto bien. No voy a ser egoísta en este momento. Esto es por
ella, no por mí.
Esta noche. Esta noche será mejor. O mañana después de obtener una buena
noche de sueño y con suficiente tiempo sin una bebida para no apestar a alcohol. Puedo
verla en la mañana, a primera hora. Puedo encontrarla en el trabajo o en la cafetería, o
en...
Mi barriga se aprieta. Rosie’s.
Sí. Joder, sí, mañana es martes. Nuestro desayuno, la mañana que Brooke
accedió a darme.
Todavía la quiero. ¿Ella? ¿Se presentará? ¿Esperará que esté allí, a pesar de que
la lastimé y tiene todo el derecho a odiarme?
Ansiedad penetra en mis huesos. Mi corazón golpea contra mi pecho.
Dios, si está allí...
A la mierda. Podría pedirle que se case conmigo antes de llegar a pedir disculpas.
No seré capaz de detenerme.
No. Vamos, amigo, merece saber cuánto lo sientes. Dale eso primero.
Una serenidad extraordinaria calienta mi piel. Estoy tan cerca. Tan cerca de
verla. Si se presenta en Rosie’s o no, esta agonía insoportable que me parte de dentro
hacia fuera está casi extinguida porque, de cualquier manera, mañana recuperaré a mi
chica.
295
Y nunca la dejaré ir.
Al deslizar el brazo a lo largo de la cama, sostengo la pierna peluda del peluche
del koala bastardo y lo acerco a mí, apretándolo.
Solo una noche más en la carpa sin ella.
22
Traducido SOS por Sam89
Corregido por YaniM

Brooke
N
o sé lo que estoy haciendo. 296
Sé lo que debería estar haciendo. Debería estar durmiendo
o, al menos, intentando dormir. Podría dormir más de lo que he
dormido, lo cual resulta ser solo unas pocas horas por la noche. Ni
de cerca lo bastante. Estoy exhausta. Física y mentalmente. Eso me distrae un poco del
dolor así que estoy bien con estar demasiado cansada para preocuparme por algo. Pero
debido a que estoy despierta, y duchada, al menos preparada a medias, debería estar
caminando en la dirección contraria a la calle Fayette y dirigiéndome al trabajo, pero no
lo estoy.
Camino pasando la tienda de café, bajo la calle un poco más hacia esas sombrillas
amarillas.
¿Por qué? ¿Por qué estoy haciendo esto? Necesito toda la práctica que pueda
conseguir, cada minuto extra que tengo para trabajar en esas flores y, en su lugar, estoy
malgastando mi cuerpo yendo a Rosie’s porque es martes.
Es martes.
Mason deseaba este día tan desesperadamente, este desayuno. Estoy temprano
en la mañana, y sé que no está aquí. Lo sé. Lo sé como sé que en algún momento
escucharé esa campanilla en la puerta y esperaré a que sea él, y no lo será. Y entonces
voy a llorar y a lanzar algo y a gritar un poco. Voy a extrañarlo y a odiarlo y a amarlo
porque no puedo olvidarlo todavía, y tengo miedo de no ser capaz de hacerlo jamás.
Estoy más asustada de nunca querer superarlo, y seguir haciendo esto.
Sé que no se encuentra aquí, pero no puedo darme la vuelta. No puedo detenerme
de cruzar la calle y dar un paso en la acera. Estoy programada para buscarlo, para esperar
que esté aquí. Esperar que aún esté conmigo.
Una respiración temblorosa llena mis pulmones. Mis ojos no dejan de aguarse.
Puedo evitar este tormento. No es demasiado tarde…
Mi cuerpo se mueve sin pensar. Observo la fila rodeando el edificio antes de
entrar en la cafetería llena.
La joven anfitriona mira desde su atril, preparada para saludarme, pero evito sus
ojos y llevo mi atención alrededor de la habitación.
—Buenos días. ¿Tu grupo ya está sentado?
Escucho su pregunta mientras estudio los rostros en las cabinas junto a la ventana
y las mesas extendidas por el suelo.
Que esté aquí. Por favor, que esté aquí.
Me acerco un paso para volver a mirar, y otra vez. Una última vez.
No está aquí y sabía que no estaría, entonces ¿por qué estoy llorando? ¿Por qué?
La primera lágrima se desliza por mi mejilla. Me centro en la anfitriona y niego, 297
mordiendo mi labio. Me mira preocupada. Necesito salir de aquí antes que esto repita
lo de ayer en la tienda de café, donde sollocé incontrolablemente todo el tiempo que
esperé por mi orden.
Conseguí una magdalena gratis, lo que fue agradable. No es que tuviera apetito
para comérmela.
Girando, salgo por la puerta y corro directamente hacia alguien, chocando contra
su pecho.
—Lo s-siento —murmuro, limpiando mi rostro y dando un paso a un lado.
Grandes manos aprietan mis hombros.
—Brooke.
Mi estómago cae. Miro a la persona sosteniéndome, pero no necesito hacerlo.
Conozco esa voz. Esa baja y relajada voz. Se vierte sobre mí como savia pegada a un
árbol. Mis huesos de repente se sienten más pesados.
Mason me estudia con los labios separados y absorbentes ojos.
»Dios, yo… —Hace una pausa, bajando sus manos por mis brazos, apretando
suavemente—. Es realmente bueno verte.
Parpadeo hacia él.
—Estás aquí —susurro con incredulidad, mirando su rostro, esperando que
desaparezca y que esto solo sea otra parte de mi pesadilla. Una broma cruel que mi
corazón me está gastando.
—¿Dónde más estaría? —pregunta, sonriendo un poco—. Es martes.
Mi labio tiembla. No sé qué hacer con esto.
Se halla aquí. Está aquí y me está tocando. Sonríe. El hombre que no me escuchó,
que apenas me miraba hace tres noches.
El hombre que cree que nunca lo amé y que todo lo que dije fue una mentira.
Está aquí.
Deseé y deseé y deseé esto, y ahora de repente no puedo respirar.
Doy un paso atrás y sus manos caen.
—No puedo hacer esto —digo, pasándolo con un empujón y atravesando
presurosa la calle.
No sé cómo hacer esto.
—¡Brooke! —grita la voz de Mason detrás de mí. Suena con urgencia. Sé que me
sigue.
Y corro más rápido.
Paso la tienda de café, atropellando a las personas que caminan por la acera. 298
Chocando con varios de ellos y soltando una disculpa entre aceleradas respiraciones.
Mason grita de nuevo detrás de mí. Suena más cerca.
Las lágrimas pican en mis ojos mientras me insto a moverme, a no dejar que me
atrape.
¿Qué se supone que le diré? Quiero colapsar en sus brazos y quiero gritarle a la
cara. Quiero que me abrace y no puedo soportar la idea de que me toque. Estoy tan
confusa. No se suponía que estuviera aquí.
¿Por qué está aquí?
Me quedo sin respiración cuando mi dedo queda atrapado en algo. Una grieta en
la acera. No la veo. Caigo con fuerza, golpeando el cemento con mis manos soportando
mi peso y mi rodilla arrastrándose por el cemento.
—Ay, ay, ay, ay, ay. —Lloro, rodando a mi costado y poniendo mi rodilla contra
mi pecho. El dolor es instantáneo y despiadado. La carne se abre. Me arden las manos
y se me han cortado por el concreto, la sangre llena de gotas mis palmas, pero mi rodilla,
Jesús, mi rodilla se siente como si estuviera en llamas.
»¡Joder! Ay. Ay. Ay.
Mason se agacha a mi lado, un poco sin aire. La preocupación tensa sus rasgos.
—Mierda. ¿Estás bien? Déjame ver. Ven aquí. —Intenta subir mis vaqueros por
mi pierna, mi rodilla ensangrentada visible a través del agujero desgarrado en ellos.
Aparto sus manos, enderezándome y haciendo una mueca.
—Para. Estoy bien. No es n-nada.
Mason sujeta mi tobillo.
—Brooke, estás sangrando. Déjame chequearlo. Te golpeaste contra el suelo
bastante fuerte. No te haré daño, lo prometo. Solo necesito ver tu pierna y asegurarme
de que no es serio.
Mi pecho se estremece. Dejo caer mis manos a mi regazo, me arden las palmas.
—Ya me has hecho daño —respondo en voz baja, rindiéndome y lentamente
estirando mi pierna para él.
Sus labios se aprietan. Nos miramos y parece como si él quisiera decir algo en
respuesta, pero no lo hace.
Con manos gentiles, sube mis vaqueros por mi pierna y sobre mi rodilla,
asegurándose de mantener el material lejos de mi piel lastimada. Amontona mis
pantalones en mi muslo.
Inhalo un agudo aliento cuando sus cálidas manos sostienen mi pierna, sus
pulgares presionando y deslizándose alrededor de la delicada zona.
El mundo se hace un borrón a nuestro alrededor. El calor florece en la base de mi 299
espina dorsal. Dios, esto no debería sentirse bien. Estoy herida. Esto realmente duele.
Céntrate en eso, Brooke. Podrías haber muerto. La acera casi te mató.
Esto duele. Esto duele. Esto duele. No estás disfrutando nada de esto.
Repito ese mantra en mi cabeza mientras él continúa examinando mi pierna.
Examinándola minuciosamente.
Masajea mi tobillo, mi pantorrilla. Saca mi zapatilla y presiona contra el hueso
en mi pie.
Mis dedos se enroscan. ¿Qué hace? No me herí el pie.
—Mason. —Intento apartar mi pierna.
—Solo chequeando —dice, sonriendo un poco y poniéndome el zapato de nuevo.
Inclinándose hacia abajo, aprieta mi pierna y sopla suavemente sobre mi corte,
mirándome con esos brillantes ojos azules mientras lo hace.
Mi respiración se acelera. No sé si llorar o gemir. Me decido por una extraña
mezcla de ambos, lo cual afortunadamente pasa desapercibido gracias a la bocina de un
coche en la calle.
»¿Esto duele? —pregunta, forzando a mi rodilla a doblarse y luego estirándola.
Repite el movimiento.
Niego.
—No. Solo escuece donde sangra. Y duele alrededor de mi rótula.
Asiente ligeramente.
—Bien. Parece que solo se ha raspado muy mal. Podrías haberte magullado el
hueso un poco. Deberías estar bien. Sin necesidad de cirugía, estoy dispuesto a apostar.
—Está bien. —Quito mi rodilla de su regazo e intento ponerme de pie—.
Necesito irme.
Muevo mi peso en el suelo, intentando manejar esto por mi cuenta.
Ponerme de pie sobre una pierna coja y sin usar mis manos rápidamente prueba
ser un esfuerzo inútil. No solo porque no hay manera de que sea capaz de hacerlo sin
ninguna ayuda, sino también porque Mason no me permite esforzarme mucho.
—Vamos a limpiarte.
Inclinándose, me alza en brazos y se levanta sin esfuerzo, tomando mi peso.
Oh, Dios mío. ¿Qué está pasando?
Chillo, sacudiéndome un poco.
—¡Bájame! ¿Qué haces? Puedo caminar.
—¿Crees que puedes caminar? —pregunta dudando—. Relájate, amor. Te tengo.
Es una caminata corta por la calle hasta mi estudio, de todos modos. Descansa tu pierna. 300
¿Amor? ¿SU ESTUDIO?
Suena tan despreocupado, como si nada monumentalmente destructivo hubiese
sucedido entre nosotros hace tres noches.
¿Lo imaginé todo? Jesucristo, ¿voy a volverme loca?
Inclino mi cabeza para mirarlo.
Bien afeitado, recién duchado, sin señales de dolor u obvio sufrimiento en sus
ojos. Parece bien descansado y tan asombrosamente atractivo como siempre.
Apenas cepillé mi pelo esta mañana y ni siquiera estoy segura de que mi ropa
combine.
Todo el dolor que estoy sintiendo se mueve y se centraliza en mi pecho. Me
retuerzo en sus brazos.
—¡Bájame ahora mismo! ¡Dios, mírate! ¡Deberías estar destrozado! Deberías ser
el que llorara y se viera miserable, ¿y en cambio te ves así? ¡Bájame! He dicho que puedo
caminar. Puedo caminar.
Sus ojos se amplían. La agonía se desliza sobre él como una capa.
Mentalmente me pregunto si acabo de golpearlo en la cara de alguna manera,
agitándome como lo he hecho.
Así es exactamente como se ve.
—Lo estoy —susurra ásperamente, su cuerpo tensándose contra el mío.
Todavía estoy en sus brazos.
»Soy miserable. Lo he sido, pero estoy abrazándote. Estoy tocándote y no puedo
evitar la manera en que mi corazón reacciona a eso. Lo siento. He estado en el infierno,
Brooke. Los últimos días han sido los más oscuros de mi vida. Cada segundo que hemos
estado separados, he estado ahogándome.
—Pero te ves bien —le digo—. No pareces miserable.
No te ves como yo.
—Es porque sé algo que tú no.
—¿Qué?
Su labio se tuerce.
—Vamos a limpiarte primero. Ese corte necesita algo de limpieza. Tengo un kit
de primeros auxilios en mi apartamento. Es lo que necesitamos. —Me sostiene más
cerca, inclinando su cabeza para respirar en mi cabello—. Hay tanto que quiero decirte.
Tanto que necesito decirte. Déjame hacer esto primero, ¿sí? Déjame sanarte, Brooke.
¿Dejar que me sane? ¿Siquiera es posible? Me siento dañada más allá de la
reparación. 301
Cerrando mis ojos y rindiéndome de nuevo, dejo caer mi cabeza contra su pecho.
El suelo se mueve debajo de mí. Me siento como si flotara. El agarre de Mason
es suave pero seguro, previniendo cualquier golpe o sacudida mientras nos maniobra.
Escucho el tráfico ligero en la calle, el suave rasguño de una llave encajando en una
cerradura. Huelo la esencia a tierra del estudio y el jabón de Mason.
Levanto mi cabeza y froto mi rostro en su cuello. Que se joda. Si esto resulta ser
un sueño, quiero que sea un jodidamente buen sueño.
Sube las escaleras, moviendo su brazo debajo de mis rodillas. La puerta se abre.
Levanto mi cabeza y miro alrededor de su apartamento mientras me lleva hasta la cama.
Se ve como siempre. Pulcro. No estoy segura que puedas ver el suelo de mi
dormitorio ya. He dejado de preocuparme por la limpieza y la organización. Apenas
duermo allí de todos modos.
Una cosa parece fuera de lugar y capta mi tención cuando me sienta en el borde
del colchón.
Miro fijamente a la tienda en la esquina de la habitación. Toma la mayor parte
del espacio cerca de la ventana y se dobla incómodamente contra el techo.
—¿Has estado durmiendo en eso? —pregunto, haciendo una mueca cuando
pongo mis manos sobre el colchón, olvidando mis heridas—. Ay.
—Sí. Podría haberme deshecho de mi cama. Prefiero dormir ahí. —Mason sujeta
mis muñecas, girando mis manos para examinarme—. Déjame agarrar mi kit. No te
muevas.
Lo miro caminar al cuarto de baño, sus pantalones cortos de correr colgando
bajos en sus caderas. Regresa momentos después con su kit y una botella de
desinfectante.
—¿Realmente te desharías de tu cama?
Se arrodilla frente a mí, vertiendo algo de líquido en un pedazo cuadrado de gasa.
—Depende.
—¿De? —Siseo a través de mis dientes cuando presiona la gasa fría contra mi
rodilla. Mi pierna se sacude—. Mierda. Eso escuece.
—Lo siento. Necesito limpiarlo. Podrías tener suciedad en ella. —Levanta la gasa
y sopla sobre mi rodilla de nuevo. Nuestros ojos se encuentran—. ¿Mejor?
Cristo, acaba de aumentar mil grados la temperatura aquí.
Tragando con fuerza, asiento.
—Umm. Un poco.
—Seré rápido.
Vuelve a presionar la gasa contra mi piel, levantándola y moviéndola sobre mi
rodilla. Cierro mis ojos con fuerza y rechino los dientes. 302
—Dijiste que depende. ¿De qué depende? —pregunto de nuevo, exhalando
rápidas respiraciones y distrayendo a mi mente del dolor.
Tengo curiosidad. Tal vez depende de que necesita un nuevo colchón y no se
siente bien comprando otro. Tal vez considera el ser un solitario y alejarse de todos los
privilegios de la civilización moderna.
¿Por qué alguien renunciaría a una cama por una tienda de campaña?
—Depende de ti —responde casualmente.
El sonido de algo desgarrándose me hace abrir los ojos, o tal vez es su respuesta.
Pone un vendaje sobre mi rodilla y levanta la mirada.
—¿Por qué dependería de mí?
Veo su cuello moverse cuando traga pesadamente. Sujeta otro pedazo de gasa y
le vierte algo de desinfectante, luego sujeta el dorso de mi mano mientras presiona la
gasa contra mi palma.
No escuece tanto como la rodilla. Apenas reacciono, o tal vez solo estoy
demasiado absorta en el confuso hombre frente a mí.
»Mason —lo presiono.
Aclara su garganta.
—Si quieres que tengamos una cama, o si eres más feliz en una tienda —explica
mientras limpia mi corte y va hacia mi otra mano. Sus ojos se centran en la tarea—. No
creo que podamos tener ambos y ser capaces de movernos alrededor con facilidad. Está
un poco amontonado en esa esquina. Y pensaba en que si nos deshacemos de la cama y
ponemos la tienda por aquí, podemos encajar tu cómoda y cualquier otra cosa que
quieras tener. Lo que sea que quieras.
Parpadeo varias veces, intentando asimilar y entender qué acaba de decir, pero
no hay manera… ¿De verdad sugiere lo que creo que está sugiriendo?
Me mira después de terminar y tirar la gasa.
»¿Quieres que también te vende las manos? No estoy seguro.
—¿Me acabas de pedir que me mude contigo?
Mason me mira, su expresión indescifrable. No responde.
Trago y me sonrojo al instante. Mi mirada baja a mi regazo.
Oh, Dios mío. Es oficial. Estoy loca. Estoy imaginando conversaciones ahora.
—Lo hago —dice finalmente Mason después de lo que se siente como un silencio
eterno.
Levanto la mirada despacio.
—Eso te estoy pidiendo. Quiero decir, tiene sentido, ¿sí? Voy a pasar mi vida
303
contigo. Eres mí para siempre, y pensé que esta sería una buena forma de lograr que
aceptes casarte conmigo, solo en caso de que la idea te aterrorice. Lo haré
apropiadamente, lo juro, Brooke. Te mereces eso. Solo te estoy preparando.
Mi boca se abre. El calor fluye a mi rostro y a mi cuello mientras mis ojos luchan
por enfocarse en cualquier cosa frente a mí.
—Creo que necesito sentarme.
—Estás sentada.
—Bien, entonces tal vez debería levantarme.
Empuja ligeramente mi hombro.
—Tu rodilla. Descánsala por un momento.
Frustrada, aparto su mano.
—¡Para! Solo detente, ¿de acuerdo? —grito, sobresaltándolo un poco.
Deja caer su mano y asiente, pareciendo cauteloso.
Las lágrimas llenan mis ojos mientras lentamente me desmorono.
—No entiendo lo que sucede. El viernes me dejaste. Prometiste que nunca me
dejarías, Mason y luego no sé nada de ti durante días. Pensé que se había acabado. —
Empujo su pecho—. ¡Pensé que esto se había acabado! He estado muriendo, ¿y qué
mierda estuviste haciendo? ¿Planeando nuestra vida juntos? ¿En serio? —Parpadeo,
derramando enormes lágrimas por mi rostro.
Vacilante, levanta la mano y limpia mi mejilla con sus nudillos.
—He estado muriendo también.
—¿Cómo? —pregunto, viéndolo acercarse.
—La única vez que dejé esta habitación, fue para ir a la tienda de licores —me
dice con voz sombría, apartando mi cabello de mi rostro—. Ayer pasé el día borracho,
Brooke. Borracho hasta el desmayo. No recuerdo la mayor parte. Cancelé todas mis
clases y golpeé mi teléfono contra la pared.
—¿Por qué? ¿Así no te llamaría?
Niega.
—Así no te llamaría yo a ti. Dios, habría estado tan jodidamente eufórico si me
hubieses llamado. Estuve cerca. Casi te mandé mensajes unas pocas veces y supe que no
debía. Me odiabas, pero te extrañaba tan jodidamente tanto. —Sostiene mi rostro, las
lágrimas inundan sus ojos ahora—. Tan jodidamente tanto, Brooke. Cada segundo que
estuviste lejos de mí te he deseado. Esa distancia me mató.
Sorbo, pensando en esa noche, en todas las cosas que fueron dichas y la cuestión
que nos separó.
»La jodí —susurra Mason, parpadeando y derramando sus propias lágrimas por 304
su rostro, acercándose tanto a mí que puedo sentir su respiración en mi piel—. Vi ese
video, lo que había en él, y yo… me volví loco. Nena, me volví loco. No podía verte.
No podía escuchar lo que dije o cómo sonaba. Nunca he sentido lo que siento por ti por
nadie más. Nunca me he sentido posesivo antes, pero esa noche quería encontrar al tipo
y matarlo por tocarte. Lo habría matado, Brooke.
—Mason. —Sujeto su camiseta, llorando con más fuerza.
—Eres mía, y te vi con otro y eso jodió mi cabeza. Sé que no tengo derecho de
ser así. Sé que estuviste con él antes de incluso conocerme, pero joder, Brooke, me siento
como si hubieses sido mía por más tiempo del que nos conocemos el uno al otro. Tú me
trajiste aquí. —Su agarre en mí se aprieta—. Tú me trajiste aquí.
La devastación, la agonía y el lamento en su voz, me destrozan. No puedo evitar
sentir algo de culpa por esto.
Y también lo extrañé.
Llevo mis manos hacia su rostro, ignorando el ardor en ellas.
—Lo siento por ese video.
—No. —Limpia más de mis lágrimas—. Soy el único que lo siente, Brooke. Lo
siento más de lo que jamás seré capaz de decirte. Se trata de mí. Odio lo que he hecho.
Odio el haberte hecho sentir menos de lo que pienso de ti. Odio que pensaras que esto
se acabó. Nunca podría haberlo acabado. Dios, incluso cuando dijiste que nunca
importó y que yo no signifiqué nada, todavía te amaba. Eso nunca cambiará. Nunca te
dejaré ir.
Dejo caer mi cabeza, permitiendo que más lágrimas se derramen.
—Solo dije esas cosas porque pensé que era lo que tú creías. No quería decirlas.
—Tampoco quise decir lo que dije, amor.
Mason sube mi barbilla, deslizando su cuerpo entre mis piernas, acunando mi
rostro y asegurándose de que lo miro.
»Nunca te dejaré, Brooke. Te dije el día que nos conocimos que no sería capaz
de hacerlo. Te advertí entonces. ¿Recuerdas?
—Sí —respondo en voz baja, las lágrimas goteando de mi mandíbula—. Me
pusiste tan nerviosa. Creo que mi corazón sabía quién eras ese día y eso me asustó.
—Nena —murmura, deslizando su boca sobre la mía y presionando,
entregándonos juntos.
Ladea mi cabeza para profundizar el beso, lamiendo mi labio y gimiendo cuando
me abro para él.
Nos besamos y besamos y besamos, pero es mucho más que eso. Puedo sentir su
disculpa en su boca. Puedo saborearla en su lengua. Su tristeza y su culpa, las trago y le
entrego las mías.
Es el mejor y el peor beso de mi vida, porque sé lo que tuvimos que pasar para 305
tenerlo.
Empuño la camiseta de Mason y lo acerco más.
—Me gusta esa tienda —le digo, chupando su labio—. Tal vez lo bastante para
renunciar a la cama.
Sonríe.
—Es tan solitario allí sin ti.
—Tómame ahí, ahora.
—¿Sí? —Se echa hacia atrás—. ¿Pueden tus heridas soportar mi cariño?
Riendo, beso su mandíbula.
—Puedes ser dulce, ¿sí?
Esbozando esa hermosa sonrisa que casi detiene mi corazón al mismo tiempo
que lo llena, se levanta y me ayuda a ponerme de pie.
—Puedo ser dulce por ti.
Mason me ayuda a entrar en la tienda. Puedo poner la mayoría de mi peso sobre
mi rodilla, pero no del todo. Tengo un poco de cojera. Nada que me pueda frenar de
hacer mi trabajo.
Gracias, Cristo.
Con algo de ayuda, abro la solapa de la tienda de campaña y cojeo hacia el
interior. Cayendo sobre mi cadera, sostengo el koala de peluche del saco de dormir y lo
abrazo contra mi pecho.
Oh, Dios mío. ¿Ha estado durmiendo con esto? Mi corazón podría explotar.
Mason agacha su cabeza y entra en la tienda. Da un golpecito en la cabeza del
koala.
—No está tan mal. Parece dócil comparado con sus compañeros.
Sonrío, rio con los labios apretados, hasta que Mason se quita la camiseta.
Sus zapatillas y calcetines le siguen.
Aflojo mi agarre en el koala y cae de mi regazo hacia el piso de la tienda. Bajo la
mirada hacia el impresionante bulto en los pantalones cortos de Mason.
Mi boca se hace agua. Estoy literalmente salivando ante el pensamiento de su
polla adentro o en cualquier parte cerca de mi cuerpo.
Preferiblemente adentro. Al menos tocándome. Quiero decir, miraría esa obra
maestra todo el maldito día, pero aquí, en este momento, necesito sentirla.
Mason se agacha a mi lado y me besa justo por debajo de mi oreja.
»Te amo —susurra—. ¿Estás conmigo, dulce chica? 306
Cierro mis ojos, asintiendo, luchando contra la mayor sonrisa de mi vida.
—Sí.
Alzo mis brazos y me quita la camisa sobre la cabeza. Mi sujetador le sigue.
—Túmbate de espaldas —instruye, desabrochando el botón de mis vaqueros
mientras me estiro debajo de él.
Tiene cuidado de no rozar mi rodilla mientras me quita los pantalones. Mis
vaqueros son desechados. Levanto mis caderas, tirando de la tira de mi tanga,
mordiendo mi labio cuando Mason la quita por mis piernas y la arroja sobre su cabeza.
Gatea sobre mí. Introduzco mis dedos en la cintura de sus pantalones cortos y los
bajo hasta medio muslo, ayudándome con los dedos de mis pies. Mi respiración castiga
contra su cuello. Lo lamo y lo muerdo, pasando mi lengua hasta su mandíbula.
Desliza su polla contra mi raja. Siento su mano entre mis piernas, posicionándose
a sí mismo.
Me tiemblan las piernas
—Estás goteando —murmura, besando mi mejilla mientras mete el primer
centímetro—. ¿Sientes cuán duro estoy?
Jadeo, asintiendo y arañando su espalda. Me llena despacio, estirándome
perfectamente. Aprieto su cuello y levanto mis piernas más alto.
El dolor en mi pierna queda olvidado. Mi piel se eriza.
Mason embiste contra mí, su ritmo comedido y ferviente. Susurra que lo siente
una y otra vez contra mis labios, su voz haciéndose increíblemente baja. Cuando dejo
de escucharlo, cierro mis ojos y siento su boca articulando las palabras que su alma me
grita.
Ninguna disculpa se ha sentido jamás así.
Me dice que es mío, su cuerpo, su corazón. Lo adoro con mis manos,
deambulando sobre los hermosos planos de su espalda, apretando y frotando sus
músculos, sus esbeltas caderas y su culo. Presiono mis labios por todas partes, su rostro,
su cuello, sus hombros. Le digo que soy suya y siempre lo he sido. Cuando escucha esa
declaración, gime y me folla con más fuerza. Mi coño se aprieta a su alrededor y empapa
su polla. La humedad se filtra hasta mi culo.
Mason deja caer su cabeza y con la lengua, hace círculos sobre mi pezón. Chupa
el otro, levantando y apretando mi seno, usando sus dientes cuando ruego por ello.
Empuño su cabello y grito, arqueando la espalda.
—Nena. Te extrañé —dice con voz ronca, sujetando mi rostro y besándome con
fuerza, moviéndose en mi interior sin parar, atrayendo mi orgasmo—. Me mató estar
separados, Brooke. Te necesito aquí. Te necesito conmigo.
—¿Para siempre? 307
—Joder, sí, para siempre. Te amo. Nunca amaré a nadie más.
—Mason. —Gimo, jadeando en su boca—. Si me lo pides, diré que sí. No estoy
asustada. Siempre te diré que sí.
Siento el ritmo de su corazón cambiar.
Gruñe, echándose hacia atrás para mirarme con ojos salvajes, su respiración
jadeante y desesperada, su mandíbula apretada y el sudor goteando de su rostro. Puedo
verlo luchar, intentar ralentizar el ferviente arrastrar de su polla mientras los músculos
de sus brazos se flexionan y aumentan de volumen a cada lado de mi rostro.
Pierde la batalla.
Jurando y gimiendo mi nombre, Mason acelera sus caderas y se libera en mi
interior. Su orgasmo es exquisito, la tensión de su estómago, los sonidos que hace. Deja
caer su cabeza contra mi hombro y jadea calientes respiraciones, solo satisfecho por unos
pocos segundos antes de deslizarse por mi cuerpo y rozar su boca contra mi clítoris.
—Oh… oh, Dios.
Alcanzo a ciegas su cabello, cierro mis ojos con dicha. Siento sus manos tomar
las mías y unirnos a cada lado de mi cuerpo, sus dedos presionando los de mis manos.
Mis piernas tiemblan contra su cabeza cuando chupa y succiona mi clítoris. Gimo
cuando sopla despacio en él.
—¿Dirás que sí? —pregunta, y sé que sonríe. Puedo prácticamente sentirlo contra
mi piel ya que él está tan cerca de mí.
—Sí. —Exhalo.
Aprieta mis manos. Rueda su lengua pesadamente sobre ese suave nudo de
nervios, y espero, espero a que pregunte mientras mi cuerpo se tensa y excita por todas
partes. Espero mientras la sangre se apresura a mis oídos. Me esfuerzo por escuchar su
voz. ¿Está preguntando? La única cosa que escucho es mi propio latido y mi respuesta,
una y otra vez mientras mi orgasmo me invade.
»Sí, sí, sí, sí, sí.
Colapso contra el saco de dormir, mi piel resbaladiza con sudor. Siento los labios
de Mason en mi muslo cuando los presiona allí.
—¿Te casarás conmigo?
Sonriendo, bajo la mirada por mi cuerpo entre mis piernas.
Mason levanta su cabeza. Se ve muy inseguro para un hombre que acaba de tener
su respuesta múltiples veces.
¿No lo dije lo suficientemente alto?
Me enderezo y sujeto sus hombros, atrayéndolo hasta que se halla encima de mí.
Lo beso en la boca. 308
—Lo siento. ¿Qué fue eso? No pude oírte.
Su labio se tuerce. Echándose hacia atrás un poco, me mira fijamente,
acariciando mi mejilla con su mano.
—¿Lo harás? —pregunta, mirando mi boca, esperando por la única palabra por
la que nunca le haré esperar.
—Sí.
Colapsa, enterrando su rostro en mi cuello.
—Nena.
—No me dejes.
Siento el ligero gesto negativo de su cabeza, sus labios en mi piel y la humedad
escapando de sus ojos.
—Nunca.
Epílogo
Traducido por Liz de Rossi
Corregido por YaniM

Brooke
309

M
e tiemblan las manos. El sudor se acumula en mis palmas.
Jesús. ¿Qué tan acaloradas se encuentran las personas que
tratan de hacer esta puta boda?
Supongo que hay un lado positivo en hacer sudar mi
trasero. Si la novia odia el pastel, este probablemente terminará derretido antes de que
lo corte de todas formas.
Haré esta entrega sola. Lo quería de esta manera, hasta anoche, cuando le lloré a
Mason y le rogué que cancelara sus clases esta mañana para que pudiera estar aquí para
apoyarme. Me retracté inmediatamente cuando comprendí que lo haría.
No lo haría perder más clases por mi causa. Ha perdido suficientes.
Girando la cabeza, miro al pastel sobre la mesa junto a mí mientras espero a la
novia. Para mis estándares, creo que se ve... bien. Tal vez mejor que bien, pero no soy
quien se casa.
Todavía.
Mi pulgar gira el anillo de compromiso en mi dedo.
Las flores lucen tan reales como fui capaz de hacerlas. La guinda se ve impecable.
Esta mañana, cuando tomé una foto del producto terminado y se la envié a Dylan, me
llamó y me gritó al oído.
Le pedí que se detuviera. Reese realmente le pidió que se detuviera. Todavía tiene
otra semana antes de la prevista llegada de Blake y si se pone de parto antes de tiempo
por mi culpa, bien podría empacar mi delantal.
El mismo Reese me despediría.
Mientras levanto la mirada hacia la escalera que conduce a la habitación nupcial,
mi teléfono suena en mi bolsillo trasero. Lo saco y leo el mensaje.
Mason: ¿Cómo estás, cariño? ¿Lo estás haciendo bien?
Una puerta se cierra en la parte superior de la escalera. Levanto la mirada y veo
a la novia y a una mujer que se acercan a mí. Bajo la mirada y escribo con rapidez mi
respuesta.
Yo: Te lo haré saber en un minuto.
Guardo mi teléfono. De pie junto a la mesa, aprieto las manos frente a mí y me
concentro en recordar cómo respirar. Es una tarea difícil, y la distracción me beneficia.
Llevar a cabo este momento puede ser fascinante. Voy a extrañar el rechazo.
La novia se queda sin respiración, levantando una mano a su boca cuando se
detiene a mitad de camino por las escaleras. Sus ojos fijos en el pastel. 310
No sé qué hacer. Me debato entre afrontar este desastre y huir por la puerta que
está detrás de mí.
—Oh, Dios mío. ¡Mira, mamá! —Anna se apresura sobre los pasos restantes y se
detiene frente a la mesa. Se abanica la cara—. ¡Mierda! Voy a llorar. No puedo llorar.
—Me mira—. ¡No me hagas llorar!
—¿Bueno? Um… —Gesticulo hacia la torta. Ruego no vomitar por todas
partes—. Lo si… siento. Las flores no me resultaron fáciles, pero estoy muy segura que
estarán bien. Al menos son comestibles.
—¿Qué? —Se ríe, se mueve de forma rápida y pone sus brazos a mí alrededor—
. Eres tan graciosa. ¡Me encanta!
—¿En serio?
—¡Sí! —Me libera y admira su pastel—. Las flores son perfectas. Tienen la
apariencia de mi ramo, ¿cierto, mamá?
La mujer mayor a su lado mueve la cabeza.
—Absolutamente impresionante. —Me sonríe con calidez—. Tiene un verdadero
talento, señorita.
Miro a la mujer, a la novia, luego otra vez.
—Um… gracias. Dylan, nuestra panadera principal, debe hacer reposo, por lo
que la hice yo. Me sentía muy nerviosa. Me comí algunas de las que hice como práctica.
—Es perfecta. Toda ella. Dios, gracias de nuevo. —La novia me aprieta la mano,
entonces sujeta a su madre y huye para subir las escaleras.
Me quedo ahí por un momento mirando el pastel. Mi pastel.
Lo hice.
Santa mierda, lo hice.
Presionando mis manos contra mis mejillas, me giro para caminar hacia la
puerta. Una figura detiene mis pasos.
Mason se encuentra en la puerta de la casa, sonriéndome, aún viste su camiseta
sin mangas y pantalones cortos. Su teléfono en la mano.
Corro sobre el piso de mármol y me arrojo a sus brazos.
—¡Estás aquí! ¿Viste? —Me recuesto para ver su rostro, mis pies colgando en el
aire—. Lo amó. Pensó que era perfecto. Incluso las flores.
—Coinciden con su ramo —añade, besándome dulcemente.
—Lo viste. —Lo abrazo con más fuerza—. ¿Qué haces aquí? ¿Qué pasó con tu
clase?
Me baja y me acompaña afuera, apoyando su mano en mi espalda baja.
—No tengo ninguna hasta la tarde. 311
Después de bajar el último escalón, lo miro.
—¿Qué? ¿Las volviste a cancelar?
—No. Nunca tuve programadas hasta más tarde. Solo dejé que pensaras que lo
hacía. Sabía que querías hacer esto sola. Solo quería estar aquí por si me necesitabas.
Tiro de su mano, acercándolo contra mí. Presionando un beso en su pecho.
—Te amo.
—¿Sí? ¿Quieres casarte?
Mi risa se convierte en un chillido cuando suena un trueno sobre nuestras
cabezas. Mis manos vuelan de inmediato a mis oídos. Me acerco más a Mason y bajo
mis brazos.
—Oh, Dios mío. Fue tan fuerte.
Mira hacia el cielo que se oscurece rápidamente.
Las primeras gotas de lluvia caen contra mi rostro. El viento sopla a nuestro
alrededor.
—Debemos irnos ¿sí? Se aproxima rápidamente.
Mason sujeta mi mano y corre a través del estacionamiento.
No hay una gradualidad en la precipitación. La lluvia va desde unas pocas gotas
que oscurecen el asfalto hasta cubos de agua que caen del cielo.
Chillo, permaneciendo cerca de Mason mientras intenta protegerme con su
camiseta. Mi cabello se pega a los lados de mi rostro y estanques de agua se forman en
mis zapatillas de deporte. Los dos estamos empapados para el momento en que llegamos
a la furgoneta de reparto junto a la casa.
Saco las llaves de mi bolsillo.
—De la nada. Todo se sentía tan agradable hoy. Había salido el sol.
Miro a Mason luego de que habla, viendo cómo se limpia el rostro con la mano
y acomoda hacia atrás su cabello mojado.
Me mira extrañado.
»¿Qué pasa?
Con mi mano sosteniendo mi estómago, me da un ataque de risa mientras la
lluvia continúa cayendo sobre nosotros.
»¿Algo divertido, preciosa? Me he perdido aquí.
Sostiene mi rostro y me pongo de puntillas para darle un beso.
—Hoy estuvo hermoso. Durante todo el día, y ahora está lloviendo.
—Sí —responde, aún confundido—. Así es.
312
—Se siente bien, ¿no es así? Amo las dulces tormentas como estas.
Relámpagos atraviesan el cielo, sorprendiéndome otra vez. Ambos levantamos
la mirada, luego nos miramos el uno al otro.
—Tenemos que llegar a la camioneta —dice—. Por los rayos, estaremos a salvo
allí. Vamos.
Un retorcido pensamiento surge en mi cabeza. Mordiéndome los labios, lo sujeto
del brazo y lo llevo detrás del vehículo. Rápidamente lo desbloqueo y subimos.
—¿Qué haces? —pregunta, mirando a su alrededor el espacio abierto.
Lo alcanzo, empuñando su camisa.
—Estoy dispuesta a apostar que nunca antes tuviste relaciones sexuales en una
furgoneta de reparto.
Arquea una ceja. Perlas de lluvia sobre esta.
—Puedo decir que no.
—Yo tampoco.
Me recuesto y cae sobre mí, reteniéndome debajo de él, o tal vez se arroja sobre
mí cuando comprende que le estoy ofreciendo otra de mis primeras veces.
Me siento muy feliz como para preocuparme de cómo lo logró. Él es mío.
¿Lo oyeron perras? MÍO.
Fin
313
Playlist
Overjoyed de Matchbox Twenty.
More Than Anyone de Gavin Degraw.
Come Around de Rosi Golan.
Replay de Zendaya. 314
Sugar de Maroon 5.
Clumsy de Fergie.
Somewhere Only We Know de Keane.
Sobre el autor
J. Daniels es una autora con galardones como Bestselling en el New York Times
y el USA Today gracias a las series Sweet Addiction y Alabama Summer.
A ella le encanta acurrucarse con un buen libro, beber una cantidad ridícula de
café, y escribirles historias a sus hijos que nunca han leído. J. creció en Baltimore y reside
en Maryland con su familia.
315
Síguela en sus redes sociales como:
Facebook: https://www.facebook.com/jdanielsauthor
Twitter: @JDanielsBooks
O visita su página web: www.authorjdaniels.com
Traducido, Corregido &
diseñado por
316

¿Qué esperas?