Vous êtes sur la page 1sur 236

Las huellas de la Cruz

Manuel Alcalde Moreno


Edita: Asociación Cultural San Roque
CIF: G91100479
Lope de Vega 17. 41003 Sevilla
Contacto: asociacionculturalsanroque@gmail.com

Depósito Legal 2ª edición: SE 1570-2016


DEDICATORIA

A mi mujer,
compañera de yugo, de jardín; lirio entre cardos.

A mis hijos,
brotes de olivo; palmera, mirto, acacia y toronja.

A mi madre,
bastón de Moisés; caminos sobre la mar.

A mi padre, cedro del Líbano.

A mi hermana, rosa de Jericó.

A mi comunidad,
dátiles, gotas de miel; cuerpo de Cristo.
A
ÍNDICE

DEDICATORIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3

PRÓLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Himno a la Cruz Gloriosa . . . . . . . . . . . . . 16
San Justino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

EL ÁRBOL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Plantar árboles, acción divina . . . . . . . . . . 27
Árboles y carismas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Los árboles del Paraíso . . . . . . . . . . . . . . . 33
El Árbol de la Vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
El justo es como un árbol . . . . . . . . . . . . . 44
Un árbol peculiar: la higuera . . . . . . . . . . . 49
La higuera y Natanael . . . . . . . . . . . . . . . . 52
El sicómoro y Zaqueo . . . . . . . . . . . . . . . . 58

EL TEMPLO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
La puerta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
El techo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
El altar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
Otros elementos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

EL ARCA DE LA ALIANZA . . . . . . . . . . . . . . . 81

LAS BARCAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
El arca de Noé . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
6

El cesto de Moisés . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
La barca de Jonás . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
La barca en el Evangelio . . . . . . . . . . . . . 94
Izquierda y derecha . . . . . . . . . . . . . 100
El regreso del hijo pródigo, de Rembrandt
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

VARAS, BASTONES, CAYADOS . . . . . . . . 107


El bastón de Moisés . . . . . . . . . . . . . . . . 107
La vara de Aarón . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
El bastón de los israelitas . . . . . . . . . . . . 121
El bastón de David . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
Algunas peculiaridades del bastón . . . . . 124
Objeto personal . . . . . . . . . . . . . . . . 124
Instrumento de selección . . . . . . . . . 125
Signo de alianza . . . . . . . . . . . . . . . . 126

MÁSTILES, TIMONES, MADEROS . . . . . . . 129


El mástil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
El timón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
El madero de Mará . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
Un leño en el pan . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
El madero de aspersión . . . . . . . . . . . . . 137
La leña de Isaac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
El madero de Eliseo . . . . . . . . . . . . . . . . 144
La bandera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146

APEROS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
El yugo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
El bieldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
El arado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
El azadón y la podadera . . . . . . . . . . . . . 162
7

SIGNOS CRUCIFORMES QUE NO SON DE


MADERA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
La espada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
La espada del ángel de Yahvé . . . . . 171
La evangelización . . . . . . . . . . . . . . . 173
La Palabra de Dios . . . . . . . . . . . . . . 175
La Virgen María . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
Otra vez “El regreso del hijo pródigo”, de
Rembrandt . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
El martillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
El ancla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
Las alas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
La llave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
El clavo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
La letra bet . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196

SIGNOS DE LA CRUZ NO CRUCIFORMES


................................ 199
La columna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
La escala de Jacob . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
El camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
El cetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
La torre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214

EPÍLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219

ANEXO SOBRE LOS ÁRBOLES . . . . . . . . . 221

ÍNDICE ALFABÉTICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227


8
PRÓLOGO

Tormento cruel y vergonzoso al que se condenaba


a los más indeseables entre los criminales. Suplicio
reservado para los delitos más viles o para los
esclavos perversos. Se colgaba al reo en la cruz
para que sirviera de escarmiento y vergüenza
pública.
Con la crucifixión de Jesús en la cruz, todo lo
que a ella se refiere está indisolublemente unido a
la salvación y a la misma vida cristiana, que hace
gloria y honor del seguimiento al crucificado.
Líbreme Dios de presumir en otra cosa que no sea
la cruz de Cristo.
La paradoja de la cruz se deshace en una vida
conforme a la acción redentora de Cristo, superan-
10

do una mera visión cultural de la “locura de la cruz”.


Como si se tratara de una transfiguración, la reali-
dad y el signo de la cruz ha pasado del horror a la
gloria, de la vileza del castigo a la bendición, del
simbolismo a la realidad de un mundo unido y
salvado por la cruz, del instrumento disuasorio para
los malhechores a una invitación a tomar la cruz
como camino de salvación, del escándalo al amor
del Crucificado, de la locura a tener grabadas las
“cicatrices de Cristo” (Gal 6,17) y a la aceptación
del sufrimiento y de la muerte plenamente identifi-
cados con el Señor. El Espíritu ha revelado la
sabiduría de la cruz.
Manuel Alcalde Moreno nos ayuda a ir reco-
giendo las huellas que la cruz ha ido dejando en las
fuentes de nuestra fe. Su lectura ayudará a introdu-
cirse en las insondables riquezas del corazón de
Cristo. Sobre todo aquellas que se han manifesta-
do en la muerte de Cruz.

Carlos, Cardenal Amigo Vallejo


Arzobispo de Sevilla
11

INTRODUCCIÓN

San Teodoro Estudita tiene un precioso relato en el


que se mencionan, como signos proféticos de la
Cruz de Cristo, el arca de Noé, la vara de Moisés,
la vara de Aarón, la leña de Isaac:

¡Oh don preciosísimo de la Cruz!


¡Qué aspecto tiene más esplendoroso!
No contiene, como el árbol del paraíso,
el bien y el mal entremezclados,
sino que en él todo es hermoso y atractivo,
tanto para la vista como para el paladar.

Es un árbol que engendra la vida, sin ocasionar la


muerte;
que ilumina sin producir sombras;
que introduce en el Paraíso, sin expulsar a nadie de él;
es el madero al que Cristo subió,
como rey que monta en su cuadriga,
para derrotar al diablo que detentaba el poder de la
muerte,
y librar al género humano de la esclavitud
a que la sometía el diablo.

Este madero, en el que el Señor,


cual valiente luchador en el combate,
fue herido en sus divinas manos, pies y costado,
curó las huellas del pecado
12

y las heridas que el pernicioso dragón


había infligido a nuestra naturaleza.

Si al principio un madero nos trajo la muerte,


ahora otro madero nos da la vida;
entonces fuimos seducidos por el árbol,
ahora por el árbol ahuyentamos la antigua serpiente.

Nuevos e inesperados cambios:


en lugar de la muerte alcanzamos la vida;
en lugar de la corrupción, la incorrupción;
en lugar del deshonor, la gloria.

No le faltaba, pues, razón al Apóstol para exclamar:


“Dios me libre de gloriarme
si no es en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo,
en la cual el mundo está crucificado para mí,
y yo para el mundo”.

Pues aquella suprema sabiduría,


que, por así decir, floreció en la Cruz,
puso de manifiesto la jactancia
y la arrogante estupidez de la sabiduría mundana.
El conjunto maravilloso de bienes que provienen de la
Cruz acabaron con los gérmenes de la malicia y del
pecado.

Las figuras y profecías de este leño revelaron,


ya desde el principio del mundo,
las mayores maravillas.
Mira, si no, si tienes deseos de saberlo:

¿Acaso no se salvó Noé de la muerte del diluvio,


13

junto con sus hijos y mujeres y con los animales de


toda especie, en un frágil madero?
¿Y qué significó la vara de Moisés?
¿Acaso no fue figura de la Cruz?
Una vez convirtió el agua en sangre;
otra, devoró las serpientes ficticias de los magos;
o bien dividió el mar con sus golpes
y detuvo las olas, haciendo después que volvieran a
su curso,
sumergiendo así a los enemigos
mientras hacía que se salvara el pueblo de Dios.
De la misma manera fue también figura de la Cruz
la vara de Aarón,
florecida en un solo día
para atestiguar quién debía ser el sacerdote legítimo.
Y a ella aludió también Abraham
cuando puso sobre el montón de maderos a su hijo
maniatado.
Con la Cruz sucumbió la muerte,
y Adán se vio restituido a la vida.

En la Cruz se gloriaron todos los apóstoles,


en ella se coronaron los mártires y se santificaron los
santos.
Con la Cruz nos revestimos de Cristo
y nos despojamos del hombre viejo;
fue la Cruz la que nos reunió en un solo rebaño,
como ovejas de Cristo,
y es la Cruz la que nos lleva al aprisco celestial. 1

1
San Teodoro de Studion. Sermón sobre la adoración de la cruz.
PG 99,691-694.695. Viernes II del T. Pascual. Año I.
14

Si se profundiza en el tema, se pueden encontrar


numerosos y sorprendentes paralelismos entre
elementos mencionados en la Biblia y la Cruz de
Cristo. Pero no sólo en la Biblia, es admirable cómo
Dios sorprende al hombre a través de la naturale-
za, de la ciencia, de las Escrituras, de la geografía,
de la historia, queriendo suscitar en él la búsqueda,
queriendo encontrarse con él.
Aquí he seguido las huellas que la Cruz de
Cristo ha dejado en las Escrituras, es decir, en la
historia del pueblo elegido, es decir, en nuestra
historia, en la historia personal de cada uno de
nosotros.
He pasado muchas horas con la Biblia, he
reído, llorado, sufrido, cantado; me he dado magní-
ficos paseos por el Jardín del Edén. Lo he buscado
como la cierva busca corrientes de agua y lo he
encontrado, Él me ha buscado y me ha encontra-
do. Ha llamado a mi puerta, ha entrado y hemos
comido juntos. Y cuando no sucedía esto, el deseo
crecía hasta llegar al encuentro en el monte del
bálsamo. Realmente, mejor que el vino son tus
amores ...
En este tiempo, lecturas de los Padres de la
Iglesia2, de la tradición de Israel, incluso noticias de
la actualidad, de pronto hacían resonar una campa-
na interior y aparecían imbricadas en lo que he

2
Muchas de las lecturas de los Padres han sido encontradas al
rezar el Oficio de Lecturas de la Liturgia de las Horas, siguiendo el
ciclo bienal, y he incluido su localización junto a la cita bibliográfica.
15

querido llamar Las Huellas de la Cruz.


Estos apuntes se han ido difundiendo por una
especie de contagio y hay quien dice que le ha
servido para rezar. Por esta razón, y siguiendo las
insistencias de los presbíteros de mi comunidad, P.
Francisco Santiago y P. Manuel Castro, y del
presbítero y catequista itinerante P. Alonso Gómez,
que tanto amor a las Escrituras me han transmitido,
los publico como obra inacabada, esperando que
cada lector haga su propia culminación.
16

Himno a la Cruz Gloriosa

Otra fuente de inspiración ha sido el Himno a la


Cruz Gloriosa, uno de los himnos cristianos más
antiguos, del siglo II3, que contiene preciosas
metáforas, muchas de ellas inspiradas en imáge-
nes de la Biblia:

La Cruz gloriosa del Señor resucitado,


es el árbol de la salvación;
de él yo me nutro,
en él me deleito,
en sus raíces crezco,
en sus ramas yo me extiendo.

Su rocío me da fuerza,
su Espíritu como brisa me fecunda;
a su sombra he puesto yo mi tienda.
En el hambre es la comida,
en la sed es agua viva
en la desnudez es mi vestido.

Angosto sendero,
mi puerta estrecha,
escala de Jacob,
lecho de amor
donde nos ha desposado el Señor.

En el temor es mi defensa,

3
Tal vez de san Hipólito de Roma (170-235)
17

en el tropiezo me da fuerzas
en la victoria la corona,
en la lucha ella es mi premio.

Árbol de vida eterna,


misterio del Universo.
Columna de la Tierra,
tu cima toca el cielo
y en tus brazos abiertos
brilla el amor de Dios.
18

San Justino

San Justino quedó impresionado por la presencia


del símbolo de la cruz en multitud de tareas y
también enriquece nuestro campo de trabajo:

La cruz es el mayor símbolo del poder de Cris-


to, pues está presente en todas las cosas que
aparecen ante nuestros ojos. Observad que en
todo lo que existe en el universo no hay nada
que pueda hacerse o conservarse sin esta figura.
No se pueden surcar los mares si ese utensilio
llamado vela no queda desplegado completa-
mente sobre la nave; no se puede arar la tierra
sin este símbolo; los zapateros y los artesanos
no pueden realizar su trabajo sin usar instru-
mentos que se asemejan a esta figura4 . En nin-
guna otra cosa se diferencia el hombre de los
animales irracionales sino en su forma erguida
y en que puede extender los brazos.

Así que tenemos árboles, arcas, varas, leños,


senderos, puertas, escalas, lechos, coronas,
columnas, cimas, brazos, velas, arados, yugos...
¿Cómo ordenar todo esto? Seguramente podría
hacerse mejor, pero he optado por la siguiente
forma: he distinguido entre objetos que son de

4
Yunques
19

madera y los que no lo son; la razón es que la


simple mención de la madera en muchas ocasio-
nes evoca inmediatamente el recuerdo de la cruz e
incluso a la cruz a veces se le llama simplemente
madero. Por lo demás, he hecho agrupaciones por
similitud o funcionalidad y he distinguido si son
elementos cruciformes o no.
20
EL ÁRBOL

El árbol es, sin duda, el signo más frecuente, más


expresivo, más rico, de la Cruz.
Para un pueblo como el de Israel, tan ligado al
desierto, el árbol es algo muy importante; por su
sombra que cobija, por sus frutos que alimentan,
por su madera, por sus resinas, por su belleza... No
resulta extraño, por tanto, encontrar árboles en
medio millar de citas en la Biblia (ver Anexo II).
Toda la historia de la Salvación está repleta de
árboles. Alrededor o debajo de ellos suceden los
hechos más relevantes; por ejemplo:

S Los primeros pasos del hombre en la


creación giran en torno a dos árboles: el de
la Ciencia del Bien y del Mal y el árbol de la
Vida Gn 2,9, en el relato más sencillo y, a la
vez, más profundo de cuantos se han escri-
to, maravillosa descripción del origen de
nuestros sufrimientos y del sentido de la
vida. Y un tercer árbol, la higuera, aparece-
rá rápidamente en escena, suministrando
los primeros auxilios al hombre abatido por
el pecado, cubriendo su desnudez: cosien-
do hojas de higuera se hicieron unos ceñi-
dores Gn 3,7. Ya se apunta aquí a la higuera
como signo del escrutinio de las Escrituras,
como veremos más adelante. Si nos quitan
22

la Palabra, nos dejan indefensos, completa-


mente desnudos. Por eso los que querían
someter a Israel, lo primero que hacían era
quitarle la Torá, prohibirles la Palabra.

S Abraham recibe la donación de la Tierra


Santa bajo la encina de Moré Gn 12,6 y el
anuncio del inmediato embarazo de su
mujer estéril, en el encinar de Mambré Gn
18,8
. Por cierto, Abraham, debajo del árbol,
permanece de pie, como en una liturgia,
como cuando se proclama el evangelio.
También nosotros nos ponemos de pie, al
amparo de la Cruz, para escuchar nuestra
buena noticia. Si buena noticia fue la que
anunciaron unos ángeles, ¿cómo será la
que nos anuncie la Palabra?.

S A esta encina de Moré se referirá después


Moisés y la pondrá como referencia para
que el pueblo sepa dónde están los montes
de la bendición (Garizim) y de la maldición
(Ebal) Dt 11,30. ¿Por qué la llamarían después
la Encina de los Adivinos? Jc 9,37.

S Jacob, cuando recibe el encargo de Dios de


establecerse en Betel, lugar en el que se le
había aparecido cuando huía de su herma-
no Esaú, manda retirar todos los ídolos de
su casa y del pueblo que lo acompaña, y
los entierra debajo de una encina. Enton-
ces, el pánico se adueña de sus enemigos,
23

de forma que puede establecerse en la


tierra dada por Dios sin oposición. Cuando
muere Débora, nodriza de Rebeca, es
sepultada debajo de una encina, que será
llamada la Encina del Llanto. En este mara-
villoso tiempo de cumplimiento de prome-
sas, Dios ratifica a Jacob que se llamará
Israel, fuerte con Dios Gn 35,1-10.

¡Qué sabor a escrutinio bautismal tiene este texto!.

S Josué, poco antes de morir, retirados tam-


bién los ídolos, después de pronunciar el
pueblo su litúrgica promesa a Yahvé nues-
tro Dios serviremos y a su voz atendere-
mos, sella en Siquem la alianza con el
pueblo y lo inmortaliza al pie de la encina
que hay en el santuario de Yahvé Jos 24,26.

S Saúl también vive acontecimientos ligados


a árboles. Tuvo un encuentro con tres
hombres que suben hacia Dios en la Encina
del Tabor 1S 10,3. Tomó la terrible decisión de
matar a los sacerdotes que asistieron a
David bajo el tamarisco del alto de Guibeá
1S 22,6
. Al final de sus días fue enterrado bajo
el tamarisco de Yabés 1S 31,13.

S Cuando David estaba sometido a una de


las peores experiencias que puede vivir un
padre, cuando su joven hijo Absalón se
había convertido en su enemigo, cuando el
24

conflicto entre su corazón, mente y fuerzas


lo tenían paralizado, una encina tuvo que
intervenir para restablecer el orden, que-
dando Absalón atrapado por su cabellera 2S
18,9
.

S La profetisa Débora, juez de Isarel se sen-


taba bajo la palmera de Débora, entre
Ramá y Betel, en la montaña de Efraím, y
los israelitas subían donde ella en busca de
justicia. Bajo esa palmera ordenará a Barac
que reclute el ejército que acabe con el
enemigo Sísara, por manos de una mujer,
Yael Jc 4,5ss.

S Y precisamente fue en la tienda de Yael,


cerca de la Encina de Saananín Jc 4,11, don-
de esta mujer atravesó la cabeza del gene-
ral enemigo Sísara , lo que le valió el título
de bendita entre todas las mujeres; como
Judit, que le cortó la cabeza a Holofernes;
como María, que aplastó la cabeza de la
serpiente. Cuando el arcángel san Gabriel
saluda a María con ese título, no está di-
ciendo una simple cortesía, está entroncán-
dola con la tradición más viva de Israel. Si
María conoce la historia de su pueblo,
acaba de recibir un magnífico anuncio de
su misión, lo que suscita en ella un nuevo
canto, el Magníficat.

S Gedeón es enviado por un ángel que se


25

sienta bajo el terebinto de Ofrá Jc 6,11. Se ve


que a los ángeles les gusta sentarse bajo
los terebintos pues en el libro de los Reyes
otro ángel también se sienta bajo un tere-
binto 1Re 13,14. Quizás sea eso lo que lleva a
Oseas a decir que es buena su sombra Os
4,13
.

S También se mencionan árboles en la pro-


clamación de reyes, como Abimélec, pro-
clamado rey junto al Terebinto de Siquén Jc
9,6
.

S David mata a Goliat en el valle del Terebin-


to 1S 17,19.

S De la vid, después de decir Jesucristo Yo


soy la vid verdadera Jn 15,1, no cabe decir
más. Y no digamos del vino...

En muchas ocasiones los árboles no son seres


anónimos, sino que son conocidos individualmente,
con nombres propios; no se dice simplemente “una
encina, un granado..., se dice: la Encina de Moré,
la Encina de Saananín, la Encina del Tabor, la
palmera de Débora, el terebinto de Ofrá...; por
ejemplo, cuando leemos: Saúl estaba situado en el
límite de Guibeá, bajo el granado que está cerca de
Migrón 1S 14,2, está claro que todo el mundo entiende
a qué granado se refiere, es uno que está allí, en
tal sitio, es así de grande, tiene esta forma, echa
estos frutos, sirve de linde entre el terreno de
26

fulano y de cetano, está al borde de tal cruce de


caminos y señala por dónde hay que ir...
Hay árboles mejores y peores. El olivo confía
en el amor de Dios: Pero yo, como olivo frondoso
en la Casa de Dios, en el amor de Dios confío para
siempre jamás Sal 52,10; ¿será por eso que lo primero
que emerge del diluvio es una rama de olivo? Gn 8,6.
Sin embargo, el tamarisco es un mal árbol (arbusto
más bien), como dice Jeremías: Es como el tama-
risco en la Arabá, y no verá el bien cuando viniere
Jr 17,6
. Ya hemos visto el mal agüero que tiene con
Saúl.
Los hay más auténticos y menos: Israel es el
olivo, nosotros el acebuche (olivastro, olivo silves-
tre) Rm 11,16ss.
A veces se cita a varios formando un grupo de
profundo significado, como la vid, la higuera, el
granado y el olivo Ag 2,15, pero son la higuera y la vid
las que forman un dúo inseparable, sobre todo en
los profetas, muy sugerente, como veremos más
adelante.
A veces da la sensación de que se respeta más
a los árboles que a los hombres:

Si asedias una ciudad durante mucho


tiempo, combatiéndola para tomarla, no
destruirás su arbolado metiendo el hacha
en él, porque de él te has de alimentar. No
lo talarás. ¿Es acaso hombre el árbol del
campo para que lo trates como a un sitia-
do? Sólo el árbol que sabes que no puedes
comer de él lo podrás destruir y cortar, y
27

hacer con él obras de asedio contra esa


ciudad que está en guerra contigo, hasta
que caiga Dt 20,19s.

Muchas veces queremos talar los árboles que dan


fruto, las cruces de nuestra vida, y conservar, sin
embargo, los ornamentales, nuestras "cualidades”,
que sirven para la construcción (de nuestro ego)
pero no alimentan a nadie.

Plantar árboles, acción divina

Si en Israel se quiere hacer un homenaje a un gran


hombre, conmemorar un hecho, una fecha, no se
erige una estatua (que casi es una idolatría), ni se
levanta un cipo, ni se descubre una placa; de
mucho mayor honor que todo eso es: plantar un
árbol. O incluso un bosque, si es necesario.
Esto sigue vivo en nuestros días y ha transcen-
dido incluso a nuestra cultura: en recuerdo de las
192 víctimas del atentado terrorista del 11 de
marzo de 2004 en Madrid, se han plantado 192
cipreses y olivos en el Bosque de los Ausentes en
el parque del Retiro de Madrid.5
Plantar árboles es una de las tareas más
nobles que el hombre puede hacer, es una tarea
divina. Es curioso que Dios, en la Creación, para

5
El 11 de marzo de 2005 lo inauguraron los Reyes y los Príncipes
de Asturias, junto a unos veinte jefes de estado y de gobierno.
28

crear la luz, el firmamento, la tierra, el mar, etc, fue


diciendo: «Haya luz», «Haya un firmamento»,
«Acumúlense las aguas», «Haya luceros»Gn 1,3ss.
Todo lo creó con su Palabra. PERO, en este relato
hay dos variantes muy significativas:

1. Cuando crea al hombre, que dice: Y dijo


Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra
imagen y semejanza»Gn 1,26. ¿Por qué habla
en plural? ¿Con quién habla, que le hace
partícipe de la creación del hombre?.
Los judíos se preguntan: ¿habla con los
ángeles? Y sus sabios responden: no es
probable, pues el Salmo 8 dice: ¿qué es el
hombre para que te acuerdes de él, el hijo
de Adán para que de él te cuides? Apenas
inferior a un dios lo hiciste, coronándolo de
gloria y esplendor Sal 8,5s. Este texto, de
sabor mesiánico, coloca al hombre por
encima de los ángeles (la rebelión de Luci-
fer se asocia a los celos por este hecho).
Rabí Israel Báal Shem Tov dice: quizás
sea dicho al mismo hombre, algo así como:
«Ven, Yo y tú hagamos al hombre, esfuérzate por
ser hombre, no te haré hombre sin ti».
La Iglesia, que además de sabios tiene
Padres iluminados por el Espíritu Santo y
conocedores de Cristo, el Mesías, han visto
en ese hagamos a la Trinidad, con lo que
encajan todas las piezas y concuerda con
lo que Dios dirá después de la caída: He
aquí que el hombre ha venido a ser como
29

uno de nosotros, en cuanto a conocer el


bien y el mal Gn 3,22.

2. La otra variante, que es la que realmente


nos ocupa, es referente al árbol. En este
caso, no dice la Biblia como podría esperar-
se: “dijo Dios: hágase el árbol”; no, ahora
dice: Luego plantó Yahvé Dios un jardín en
Edén, al oriente, donde colocó al hombre
que había formado Gn 2,8. Dios no creó, sino
que “plantó” el Jardín, personalmente, para
que el hombre lo labrase y cuidase Gn 2,15.

Esto ha hecho que esta labor sea considerada


como algo casi sagrado y a los árboles dignos del
máximo respeto. Un midrash añade al texto ante-
rior de la Biblia:

Y Dios le dijo: «Observa cuán bellas son mis


acciones, qué gratas y dignas de elogio. Todo lo
he creado para ti: presta atención para no arrui-
narlas ni destruirlas, pues si estropeas algo no
habrá quien pueda enmendarlo»” Kohélet Rabá 7.

Esta espiritualidad se pone de manifiesto en multi-


tud de hechos de la vida judía de hoy. Por ejemplo,
el Gran Rabino de Jerusalén Abraham Isaac
Hacohen Kuk, fue honrado con la plantación del
primer árbol en cierta celebración conmemorativa;
en un momento dado, arrojó la pala que le habían
tendido y comenzó a cavar el hoyo con las manos.
Su rostro se encendió y su cuerpo temblaba mien-
30

tras plantaba. Preguntado por la causa de tan gran


emoción dijo:

Recordé las palabras del midrash: «Al principio


de la Creación Dios no se ocupó de otra cosa
que de la plantación, como dice el Génesis: Y
Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; también
vosotros, cuando entréis a la Tierra, al principio
ocupaos sólo de las plantaciones, tal como dice
el Levítico: Y cuando entréis en la Tierra y plantéis
toda clase de árboles frutales Lv 19,23 ...» Vaikrá Rabá 25.
Cuando sujetaba el tierno brote en las manos
para introducirlo en la Tierra Sagrada sentí que
me aferraba a la Shekiná 6 y se apoderó de mí
un gran temblor.

Entre nosotros se dice que un hombre lo es plena-


mente cuando ha plantado un árbol, ha tenido un
hijo y ha escrito un libro. Tus hijos, como brotes de
olivo en torno a tu mesa...Sal 128,3. Los hijos son
como árboles; ¿lo serán también los libros?. Estos
apuntes, ¿serán como un árbol? ¿como un árbol
frutal? ¿una higuera, tal vez? Dios lo quiera.

Árboles y carismas

El Espíritu Santo se manifiesta en la Iglesia a


través de los diversos carismas; el Eclesiástico, en

6
Gloria o presencia de Dios
31

un precioso poema, compara las manifestaciones


de la Sabiduría con los más hermosos árboles:

He crecido como cedro del Líbano,


como ciprés de las montañas del Hermón.
He crecido como palmera de Engadí,
como plantel de rosas en Jericó,
como gallardo olivo en la llanura,
como plátano he crecido.
Como cinamomo y aspálato aromático he
exhalado perfume,
como mirra exquisita he derramado aroma,
como gálbano y ónice y estacte,
como nube de incienso en la Tienda.
Como terebinto he extendido mis ramas,
un ramaje hermoso y espléndido.
Como vid lozana he retoñado,
y mis flores son frutos hermosos y abundantes.
Venid a mí los que me deseáis,
y saciaros de mis frutos.
Que mi recuerdo es más dulce que la miel,
mi heredad más dulce que los panales Sb 24,13-20.

Los dones del Espíritu Santo son siete, y siete son


los frutos y granos que expresan la fertilidad de
Tierra Santa:

Ahora Yahvé tu Dios te introduce en una


tierra buena, tierra de torrentes, de fuentes
y hontanares que manan en los valles y en
las montañas, tierra de trigo y de cebada,
de viñas, higueras y granados, tierra de
32

olivares, de aceite y de miel Dt 8,7s.

A veces, con la palabra miel se designa a los


dátiles. A quien ha comido los dátiles de Tierra
Santa, no le extraña esta comparación.
En la fiesta judía del “Año Nuevo de los Árbo-
les” se celebran los árboles del mundo y “el que
hay dentro de nosotros”. Ese día hay que comer de
los siete frutos, cada uno de los cuales simboliza
los diversos componentes de la vida humana: el
trigo y la cebada es la estructura interior; la uva, la
alegría y la revelación; el aceite, el honor...
En la fiesta de Sukkot Cf Lv 23,40 o de las Tiendas
se bendice hacia los cuatro puntos cardinales con
el lulab, un ramo compuesto por una rama de
palmera, otra de mirto, otra de sauce, y un etrog
(toronja, cidro, citrus medica). Un midrash Vaikrá Rabá
30,12
hace una interpretación interesante: El etrog,
que tiene sabor y olor, representa a los que cono-
cen y practican la Torá; la palmera, cuyos dátiles
tienen sabor pero no huelen, a los que conocen la
Torá pero no la practican; el mirto, que huele pero
no sabe, a los que no conocen la Torá pero, sin
embargo, la practican; el sauce, que ni sabe ni
huele, a los que ni conocen ni practican la Torá.
Todos ellos juntos en un ramo se compensan
mutuamente y representan al pueblo de Yahvé, el
que Él se ha elegido para bendecir a todos los
pueblos de la tierra. Preciosa simbología, llena de
amor.
Al fin y al cabo, todos los árboles conducen a
uno que es la manifestación plena del Amor:
33

Este es el Árbol de la Cruz,


donde estuvo clavada la salvación del mundo.7

Los árboles del Paraíso

La primera semejanza que hace san Teodoro


Estudita8 es la de la Cruz como árbol y lo compara
con el árbol del paraíso. Allí hay dos árboles, uno
prohibido, el de la ciencia del bien y del mal, y otro,
el de la vida, del que no se puede comer después
del pecado:

Yahvé Dios hizo brotar del suelo toda clase


de árboles deleitosos a la vista y buenos
para comer, y en medio del jardín, el árbol
de la vida y el árbol de la ciencia del bien y
del mal. Gn 2,9.

El hombre puede comer de todos los árboles del


jardín, excepto del árbol de la ciencia del bien y del
mal, porque el día que comieres de él, morirás sin
remedioGn 2,17.

Comer del árbol de la ciencia del bien y del mal es


hacer uno lo que le da la gana, es decir: “YO digo
lo que es bueno o malo para mí, YO soy Dios”.

7
Liturgia de adoración de la Cruz del Viernes Santo.
8
Véase el texto recogido en la Introducción.
34

Dice la serpiente a Eva:

De ninguna manera moriréis. Es que Dios


sabe muy bien que el día en que comiereis
de él, se os abrirán los ojos y seréis como
dioses, conocedores del bien y del mal Gn
3,4s
.

Ya está servida la gran mentira, la mentira primor-


dial: De ninguna manera moriréis ... seréis como
dioses. El hombre, siguiendo sus apetencias,
dictándose su propia moral, asume las funciones
de Dios, se hace dios. Pero ¡qué dios!, un dios
impotente y necio, que ya no sabrá qué hacer para
ser feliz. Recién investido de su divinidad, pronun-
ciará una frase que define perfectamente el rasgo
más importante de su futuro imperio:

He tenido miedo, porque estoy desnudo;


por eso me he escondido Gn 3,10.

Miedo...Un dios impotente, lleno de miedo, desnu-


do, indefenso, en constante huida... Comiendo del
fruto prohibido, el hombre se ha hecho dios y se ha
separado de Dios. Y como Dios es la vida, se ha
separado de la vida. Comiendo, ha ingerido el
miedo a la muerte. Creyendo hacerse libre, ha
seguido las indicaciones del gran mentiroso, ha
roto los diseños de Dios para él y ha quedado
35

esclavo de su seductor 9. Mientras, los ángeles


lloran, como dice la oda 24 de Salomón: Mas los
diseños se perdieron y lloraban los ángeles del cielo, los
diseños de aquellos que no quisieron hacer su voluntad.
El árbol de la ciencia del bien y del mal: hacer
mi propia voluntad. El árbol de la vida: Hágase tu
voluntad.
María, Inmaculada Concepción, no tiene miedo
a la muerte, ella sí pudo decir: Hágase en mí según
tu palabra. Menos mal, porque nos iba la vida en
ello. Por el amor que Dios nos tiene a todos los
hombres, hizo que María fuese concebida sin
pecado original, para que no tuviera miedo a la
muerte y pudiera pronunciar su fiat en las mismas
condiciones de libertad que tuvo Eva para hacer la
suya propia.
Una vez que ese ha comido del árbol de la
ciencia del bien y del mal, ya no se puede comer
del árbol de la vida, porque un querubín con una
espada (la espada, también símbolo de la Cruz)
nos impide el regreso al paraíso:

Tras expulsar al hombre, puso delante del


jardín de Edén querubines, y la llama de
espada vibrante, para guardar el camino
del árbol de la vida Gn 3,24.

El camino del árbol de la vida está guardado por la

9
Cristo vino a liberar a los que, por temor a la muerte, estaban de
por vida sometidos a esclavitud. Hb 2,15
36

llama de espada vibrante; la espada, la cruz, el


sufrimiento, nos asusta; la experiencia del pecado
nos ha inoculado el miedo a la muerte que nos
impide llegar al árbol de la vida.
En la eucaristía nos alimentamos del árbol de
la vida. Para ello, tenemos que atravesar la espada
de fuego; por eso, antes de la eucaristía es nece-
sario el bautismo que nos borre la experiencia del
pecado original, que nos quite el miedo a la muerte
y nos permita decir hágase tu voluntad. Con el
bautismo podemos traspasar la espada de fuego,
a través del pasadizo que Cristo abrió con su
muerte y resurrección.
Al comer la eucaristía nos hacemos uno con
Jesucristo. Eso sí que es hacerse Dios. El árbol de
la vida nos hace dioses, el Árbol de la Ciencia del
Bien y del Mal nos hace esclavos.
En los padres de la Iglesia encontramos mu-
chas referencias a esto dos árboles. San Ireneo de
Lyón dice:

Así como por un árbol nos habíamos constitui-


do en deudores de Dios, por un árbol recibimos
también la cancelación de nuestra deuda 10.

San Efrén nos ha dejado un precioso sermón en el


que proyecta sobre dos árboles, en forma de vid,
las figuras de Eva y María:

10
Tratado contra las herejías. Lib 5,17,34: SC 153,230-234.
Domingo XIX del T. Ordinario, Año I.
37

Eva era la viña, pero la muerte abrió una brecha


en su cerco, valiéndose de las mismas manos de
Eva; y Eva gustó el fruto de la muerte, por lo
cual la que era madre de todos los vivientes se
convirtió en fuente de muerte para todos ellos.
Pero luego apareció María, la nueva vid que
reemplaza a la antigua; en ella habitó Cristo, la
nueva Vida. La muerte, según su costumbre, fue
en busca de su alimento y no advirtió que, en el
fruto mortal, estaba escondida la Vida, destruc-
tora de la muerte; por ello mordió sin temor el
fruto, pero entonces liberó a la vida, y a muchos
juntamente con ella.
[...] Y la humanidad entera, que a causa de
un árbol había sido precipitada en el abismo
inferior, por otro árbol, el de la cruz, alcanzó la
mansión de la vida. En el árbol, pues, en que
había sido injertado un esqueje de muerte
amarga, se injertó luego otro de vida feliz, para
que confesemos que Cristo es Señor de toda la
creación. 11

En el Padre Nuestro, Jesús nos enseñó a decir:


hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo Mt
6,10
. Decir hágase es algo grande. Jesús pone en
nuestra boca el hágase con el que creó el universo,
con el que abría los ojos de los ciegosMt 9,29, el fiat
de aceptación de MaríaLc 1,38, el hágase de sumisión
de Cristo tras el combate del Huerto de los OlivosMt

11
Sermón 20 sobre nuestro Señor. 3-4.9: Opera, ed. Lamy,
1,152-158.166-168. Jueves III del T. Pascual, Año I.
38

26,42
?. El Padre Nuestro, oración secreta que sólo
pueden rezar los pequeños.

El Árbol de la Vida

Vamos a escrutar algo más este árbol.

El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu


dice a las Iglesias: al vencedor le daré a
comer del árbol de la Vida, que está en el
Paraíso de Dios Ap 2,7-8.

Al vencedor. El camino de la fe es un gran comba-


te. San Pablo, al final de su vida, no dice: “he
fundado tantas comunidades, he recorrido tantos
países...”; él dice:

He competido en la noble competición, he


llegado a la meta en la carrera, he conser-
vado la fe 2 Tm 4,6s.

La meta es: conservar la fe... El temor a perderla


es el principio de la sabiduría.
Siempre hay un combate. A los catecúmenos
de las primeras comunidades los ungían con aceite
para fortalecerlos en la lucha, como se hacía con
los gladiadores. En el rito del Bautismo se sigue
haciendo esa unción. También en la Confirmación
se unge para este combate, que no es menor en
nuestros días. Los enemigos de la fe en esta
39

generación no son menores, ni en número ni en


crueldad, que en las grandes persecuciones roma-
nas (dos tercios de los mártires de toda la historia
de la Iglesia se han dado en los últimos cien años).
La Unción de Enfermos es la ayuda para el último
combate, en esta ocasión bastante más privado, y
sin engaño posible...
Los que comen del Árbol de la Vida pueden
hacerlo en virtud de que han lavado sus vestiduras,
se han perdonado sus pecados:

Dichosos los que laven sus vestiduras, así


podrán disponer del árbol de la Vida y entra-
rán por las puertas en la Ciudad. Y si
alguno quita algo a las palabras de este
libro profético, Dios le quitará su parte en el
árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que
se describen en este libro Ap 22,14.19.

Las vestiduras se lavan en el Bautismo, río de agua


de Vida:

Luego me mostró el río de agua de Vida,


brillante como el cristal, que brotaba del
trono de Dios y del Cordero. En medio de la
plaza, a una y otra margen del río, hay
árboles de Vida, que dan fruto doce veces,
una vez cada mes; y sus hojas sirven de
medicina para los gentiles Ap 22,1-2.

¡De manera que el río de agua de Vida, el Bautis-


mo, brota del trono de Dios y del Cordero !. Ese
40

trono es la Cruz. ¿El Bautismo brota de la Cruz?


Pues sí:

Uno de los soldados le atravesó el costado


con una lanza y al instante salió sangre y
agua Jn 19,34.

Muchos Padres de la Iglesia han visto en ese agua


el signo del Bautismo; en la sangre, el signo de la
Eucaristía; en ambos juntos, el signo de la Iglesia,
nueva Eva que nace del costado de Cristo:
San Juan Crisóstomo:

Esta agua y esta sangre eran símbolos del bau-


tismo y de la eucaristía. Con estos dos sacra-
mentos se edifica la Iglesia: con el agua de la
regeneración y con la renovación del Espíritu
Santo, es decir, con el bautismo y la eucaristía,
que han brotado ambos del costado. Del costa-
do de Jesús se formó, pues, la Iglesia, como del
costado de Adán fue formada Eva.12

Teodoreto de Ciro:

Fue abierto su costado, como el de Adán, pero


no salió de él una mujer que con su error
engendró la muerte, sino una fuente de vida
que vivifica al mundo con un doble arroyo; uno
de ellos nos renueva en el baptisterio y nos viste
la túnica de la inmortalidad; el otro alimenta en

12
Catequesis 3. 13-19: SC 50,174-177. Viernes Santo. Año II.
41

la sagrada mesa a los que han nacido de nuevo


por el bautismo, como la leche alimenta a los
recién nacidos.13

En una antigua homilía del siglo IV también se


relaciona el signo bautismal del óleo con el árbol de
la Vida y a éste con Jesucristo:

Éstos, ungidos con el ungüento extraído del


árbol de la vida de Jesucristo y de la planta
celestial, son considerados idóneos para alcan-
zar la cima de la perfección.14

El Bautismo no es algo que recibimos de pequeños


y ya se queda ahí quieto, sino que continúa actuan-
do toda la vida, hace de los cristianos árboles de
Vida, que dan fruto doce veces, una vez cada
mes, todos los meses del año, es decir, todo el
tiempo. No has terminado de recoger los frutos de
un mes cuando ya maduran los del siguiente. Y sus
hojas sirven de medicina para los gentiles. ¿Cómo
curan?:

Brille así vuestra luz delante de los hom-


bres, para que vean vuestras buenas obras
y glorifiquen a vuestro Padre que está en
los cielos Mt 5,16.

13
Teodoreto de Ciro. Tratado sobre la encarnación del Señor . 26-
27: PG 75,1466-1467. Viernes XXIV del T. Ordinario, Año I.
14
Hom 17,1-4: PG 34, 623-626. Jueves XVI del T. Ordinario. Año I.
42

De la misma manera que el que come del Árbol de


la Vida se convierte en otro árbol de Vida, el que
bebe del río de Vida se convierte en otra fuente de
aguas de Vida:

Jesús le respondió: «Todo el que beba de


esta agua, volverá a tener sed; pero el que
beba del agua que yo le dé, no tendrá sed
jamás, sino que el agua que yo le dé se
convertirá en él en fuente de agua que
brota para vida eterna» Jn 4,13s.
«Si alguno tiene sed, que venga a mí, y
beba el que cree en mí, como dice la Escri-
tura: De su seno correrán ríos de agua
viva» Jn 7,37s.

Por cierto, que esa frase dicha así: De su seno


correrán ríos de agua viva, no aparece en ningún
lugar de las Escrituras canónicas, pero sí en los
targumim de Ex 17,6 y de Sal 78,16.2015. Resulta
muy interesante que Jesús cite los targumim...
De su seno correrán ríos de agua viva... Hay
otro río terrible, contrario a éste, de enorme actuali-
dad, que menciona el Apocalipsis:

Entonces el Dragón vomitó de sus fauces


como un río de agua, detrás de la Mujer,
para arrastrarla con su corriente. Pero la
tierra vino en auxilio de la Mujer: abrió la

15
Ver nota a Jn 7,38 en la Biblia de Jerusalén.
43

tierra su boca y tragó el río vomitado de las


fauces del Dragón Ap 12,15s.

Esta fiera, que en los primeros tiempos del cristia-


nismo fue el imperio romano, hoy abre sus fauces
en televisión, en cierta prensa, en aulas de seudo-
cultura, en libros de seudointelectuales, en mani-
festaciones seudoecologistas, atacando a la mujer
en su maternidad. El río de la muerte ataca a las
aguas de la vida. Pero la tierra abrirá su boca...
Los Padres tratan mucho el simbolismo entre
los ríos de vida de las Escrituras y el Bautismo. San
Hilario16 comenta el Salmo 65 y al citar: La acequia
de Dios va llena de agua, preparas los trigales,
compara el agua con el Bautismo, los trigales con
la Eucaristía. También cita el pasaje de san Juan
anterior.
Otras citas bíblicas que abundan en todo esto
son:

Aquel día los montes destilarán vino y las


colinas manarán leche, por todas las torren-
teras de Judá correrán las aguas y brotará
una fuente del Templo de Yahvé que rega-
rá el valle de las Acacias Jl 4,18.
¡Un río! Sus brazos recrean la ciudad de
Dios, santifican la morada del Altísimo. Dios
está en medio de ella, no vacila, Dios la

16
San Hilario. Tratado sobre los Salmos. Salmo 64,14-15: CSEL
22,245-246.
44

socorre al despuntar el alba Sal 46,5s.


Sacaréis agua con gozo de los hontanares
de salvación Is 12,3.
Aquel día habrá una fuente a disposición de
la casa de David y de los habitantes de
Jerusalén, para lavar el pecado y la impure-
za Za 13,1.
Aquel día manarán de Jerusalén aguas
vivas, mitad hacia el mar oriental, mitad
hacia el mar occidental: manarán tanto en
verano como en invierno Za 14,8.

Ya ha llegado Aquel día. Dichosos los que tienen


acceso a estos misterios de la Nueva Creación.

El justo es como un árbol

En el Antiguo Testamento aparecen muchas


semejanzas entre “el justo”, el que se ajusta a la
Ley, y el árbol:

El fruto del justo es un árbol de vida Pr 11,30.


Es como un árbol plantado junto a corrien-
tes de agua, que da a su tiempo el fruto, y
jamás se amustia su follaje; todo lo que
hace sale bien Sal 1,3.

El agua que riega es la escucha de la Palabra de


Dios, que transmite la vitalidad del Espíritu Santo.
El Deuteronomio dice:
45

Como lluvia se derrame mi doctrina, caiga


como rocío mi palabra Dt 32,2.

El justo, además de dar fruto, puede vivir seguro:

Es como árbol plantado a las orillas del


agua, que a la orilla de la corriente echa
sus raíces. No temerá cuando viene el
calor, y estará su follaje frondoso; en año
de sequía no se inquieta ni se retrae de dar
fruto Jr 17,8.

El profeta Ezequiel hace una descripción que nos


transporta al Nuevo Testamento:

Así dice el Señor Yahvé: También yo toma-


ré de la copa del alto cedro, de la punta de
sus ramas escogeré un ramo y lo plantaré
yo mismo en una montaña elevada y excel-
sa: en la alta montaña de Israel lo plantaré.
Echará ramaje y producirá fruto, y se hará
un cedro magnífico. Debajo de él habitarán
toda clase de pájaros, toda clase de aves
morarán a la sombra de sus ramas Ez 17,22s.

Jesús, vástago del tronco de Jesé Is 11,1, fue planta-


do en el Gólgota. Y ese cedro, la Cruz, ha crecido
hasta los confines de la tierra. De sus frutos de
misericordia todos hemos comido, a su sombra nos
hemos refugiado y en Él habitamos; nosotros, toda
clase de pájaros.
Esta Cruz no solo crecerá horizontalmente,
46

también atravesará las nubes y nos abrirá los


cielos17. Quizás por eso el profeta añade:

Mira: a un cedro del Líbano de espléndido


ramaje, de fronda de amplia sombra y de
elevada talla. Entre las nubes despuntaba
su copa. Por eso su tronco superaba en
altura a todos los árboles del campo, sus
ramas se multiplicaban, se alargaba su
ramaje, por la abundancia de agua que le
hacía crecer. En sus ramas anidaban todos
los pájaros del cielo, bajo su fronda parían
todas las bestias del campo, a su sombra
se sentaban naciones numerosas. Era
hermoso en su grandeza, en su despliegue
de ramaje, porque sus raíces se alargaban
hacia aguas abundantes. No le igualaban
los demás cedros en el jardín de Dios, los
cipreses no podían competir con su ramaje,
los plátanos no tenían ramas como las
suyas. Ningún árbol, en el jardín de Dios, le
igualaba en belleza Ez 31,3-8.

Preciosa esta imagen de la cristiandad. ¿Sería de


cedro la Cruz de nuestro Señor?.
La tradición oral dice que Abraham le regaló a
Lot, en señal del perdón del Señor, un árbol para
que lo regara con el agua del Jordán. Lot lo plantó
en el futuro emplazamiento de Jerusalén y fue y

17
Ver la Escala de Jacob
47

vino muchas veces a buscar agua al Jordán. Éste


árbol produjo tres brotes: un cedro, un ciprés y un
pino. Según una tradición cristiana, la madera de la
cruz de Cristo fue sacada de este árbol de Lot18.
Pero esta Cruz ha sido derribada de los cerros
de Europa, de los cruces de caminos, de las
habitaciones de los hospitales, de las aulas de los
colegios, de las Instituciones...:

Extranjeros, los más bárbaros entre las


naciones, lo han talado y lo han abandona-
do. En los montes y por todos los valles
yace su ramaje; sus ramas están destroza-
das por todos los barrancos del país; toda
la población del país se ha retirado de su
sombra y lo ha abandonado. Sobre sus
despojos se han posado todos los pájaros
del cielo, a sus ramas han venido todas las
bestias del campo Ez 31,12s.

Ezequiel también profetiza con un texto paralelo al


de Jeremías y al del Apocalipsis, pero lo comenta-
remos más adelante, en “La barca en el Evangelio”,
pues un río mana del “lado derecho del templo”, lo
que le añade un peculiar significado. Veremos
cómo surge un nuevo concepto de justo en el
Nuevo Testamento; el justo es el que se ajusta a la
Cruz, la nueva Ley, la no resistencia al mal, la

18
Tomado de Marie Vidal, El judío Jesús y el Shabbat. Grafite Ed.
1998. Pg. 72.
48

misericordia.
La grandiosidad del árbol se aprovecha tam-
bién para expresar la magnificencia de algunos
reyes; así, Nabucodonosor recibe la profecía de
una caída temporal para su conversión con la
siguiente visión:

Mientras contemplaba en el lecho las visio-


nes de mi cabeza, un vigilante santo bajó
del cielo y gritó con voz potente:
“Abatid el árbol, cortad sus ramas,
arrancad sus hojas, tirad sus frutos;
que huyan las bestias de su som-
bra,
y los pájaros de sus ramas” Dn 4,10s.

San Gregorio hace una metáfora entre la palmera


y la vida del justo, por el contraste entre la aspere-
za de su corteza y la jugosidad del fruto que,
además, es capaz de sostener la vida de los seres
que lo rodean.
Una metáfora similar contiene El Beato de
Liébana, en su comentario al Ap 7,9-10:

La vida de los justos se compara con una palma:


porque la palma por abajo es áspera al tacto y
como envuelta por secas cortezas; pero por
arriba es hermosa para la vista y por sus frutos;
por abajo se angosta con las envolturas de sus
cortezas, pero por arriba se extiende con ampli-
tud de un hermoso verdor. Así es la vida de los
elegidos, despreciada por abajo, hermosa por
49

arriba. En esta tierra, es decir, abajo, aparece


como envuelta con muchas cortezas, cuando es
agobiada con numerosas tribulaciones. En
aquella altísima eternidad parece que se dilata
con hojas de hermoso verdor por la amplitud
del premio.

Un árbol peculiar: la higuera

La higuera aparece 42 veces en la Biblia (y hay 24


referencias a los higos); en muchas ocasiones
aparece asociada a la vid o a la parra.
El Talmud enseña que la higuera es un símbolo de
la nación judía. Aún hoy, muchos edificios del
gobierno tienen la higuera grabada sobre ellos.
Pero, sobre todo, se relaciona con el estudio de la
Torá, con el escrutinio de la Palabra.
La vid: el vino, la fiesta, la Eucaristía para
nosotros. La higuera: la Palabra.
Cuando en Israel se quiere expresar un tiempo
de paz, se dice:

Durante los días de Salomón, Judá e Israel


vivieron en tranquilidad, cada cual bajo su
parra y su higuera 1Re 5,5.
Se sentaba cada cual bajo su parra y su
higuera y no había nadie que los inquietara
1M 14,12
.
Se sentará cada cual bajo su parra y su higue-
ra, sin que nadie le inquiete Mi 4,4.
50

Y como si quisiera añadir el bautismo, la segunda


de Reyes dice:

Así cada uno de vosotros podrá comer de


su viña y de su higuera y beber del agua de
su cisterna 2Re 18,31;cf. Is 36,16.

En sentido contrario también se emplea el mismo


simbolismo. Cuando se quiere expresar la precarie-
dad, tiempo de turbación, malos tiempos:

No quedan uvas en la vid ni higos en la


higuera y están mustias sus hojas. Es que
yo les he dado quien les despoje Jr 8,13.
Va dejando mi viña desolada y mi higuera
destrozada: la ha pelado del todo, la ha
arrancado y sus ramas quedan desnudas Jl
1,7
.
La viña está seca, la higuera marchita, y
granado, palmera y manzano: todos los
árboles del campo están secos Jl 1,12.

Cuando uno pasa por uno de estos malos momen-


tos, qué consolador resulta, al rezar, escuchar al
Señor decir:

No temáis, bestias del campo, porque los


pastos de la estepa reverdecen, los árboles
producen su fruto, la higuera y la vid dan su
riqueza Jl 2,22.

Por eso, después de la liturgia de la Eucaristía o de


51

la Palabra, no tenemos más remedio que celebralo,


hacer agapé:

Aquel día -oráculo de Yahvé Sebaot- os


invitaréis unos a otros bajo la parra y bajo
la higuera Za 3,10.

¡Qué dulces son esos frutos, el amor entre los


hermanos!.
Debemos cuidar las preparaciones de la Pala-
bra pues

Quien cuida una higuera come de su fruto


Pr 27,18
.

Y es para llorar de alegría cuando se oye la llama-


da del Amado que, desde el jardín nos grita:

Despuntan yemas en la higuera,


las viñas en cierne perfumean.
¡Anímate, amor mío,
hermosa mía,
y ven! Ct 2,13.
52

La higuera y Natanael

La higuera, como signo del escrutinio de las Escri-


turas, da al diálogo de Jesús con Natanael una
nueva luz:

Felipe encuentra a Natanael y le dice:


«Aquél de quien escribió Moisés en la Ley,
y también los profetas, lo hemos encontra-
do: Jesús, el hijo de José, el de Nazaret.»
Le respondió Natanael: «¿De Nazaret
puede haber cosa buena?» Le dice Felipe:
«Ven y lo verás.» Vio Jesús que se acerca-
ba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un
israelita de verdad, en quien no hay enga-
ño.» Le dice Natanael: «¿De qué me cono-
ces?» Le respondió Jesús: «Antes de que
Felipe te llamara, cuando estabas debajo
de la higuera, te vi.» Le respondió Nata-
nael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú
eres el rey de Israel.» Jesús le contestó:
«¿Por haberte dicho que te vi debajo de la
higuera, crees? Has de ver cosas mayo-
res.» Y le añadió: «En verdad, en verdad os
digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles
de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hom-
bre» Jn 1,45-51.

¿Cómo es posible que, ante la respuesta de Jesús,


Natanael dijera algo tan grave como tú eres el Hijo
de Dios?. Podía haber dicho: “tú eres un adivino”,
53

pero no, Natanael dice: tú eres el Hijo de Dios. Eso


para un israelita de verdad, en quien no hay enga-
ño es una blasfemia, eso no lo ha podido decir a la
ligera. ¿Qué ha pasado aquí?¿Qué ha comprendi-
do Natanael?.
Si aceptamos que la higuera es para Israel
signo del escrutinio de las Escrituras, al decir
Jesús: cuando estabas debajo de la higuera, te vi,
está diciendo a Natanael: “cuando estudiabas la
Torá, yo estaba contigo, yo te vi”. Y Natanael
piensa: “¿quién estaba conmigo mientras yo escru-
taba, quién “me veía”? Yo estaba solo, sólo estaba
Dios conmigo (entra en tu aposento y, después de
cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo
secreto Mt 6,6), quien me ha visto escrutando era
Dios; si Jesús me ha visto, es que Jesús es Dios”.
«Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de
Israel.»
¿Qué había estado escrutando Natanael antes
de que lo encontrara Felipe?. Quizás sobre Aquél
de quien escribió Moisés en la Ley, y también los
profetas, por eso estaba tan receptivo al tema, y de
ahí también su respuesta inmediata: ¿De Nazaret
puede haber cosa buena?. Quien escruta el Anti-
guo Testamento sabe que el Mesías habría de
venir de Belén, no de Nazaret de Galilea. Muchos
creían que Jesús era de Nazaret, por haber vivido
allí, y no que nació en Belén. Sin embargo, no se
queda en su razón y pasa a leer en la historia, con
gran discernimiento, por cierto.
Pero ¿qué tiene todo esto que ver con la Cruz?.
La higuera no es símbolo de la Cruz, pero conduce
54

a ella. La clave la tenemos al final de este texto,


que es lo más emocionante. Le dice Jesús a
Natanael: ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la
higuera, crees? Has de ver cosas mayores. Tú me
has reconocido, has sabido escrutar, has adquirido
sabiduría, eres un israelita de verdad, en quien no
hay engaño. No has escrutado para ser más que
los demás, eres auténtico, has buscado y has
encontrado a la esperanza de Israel, al Mesías,
Aquél de quien escribió Moisés en la Ley, y tam-
bién los profetas19. Tú has creído y has tenido tu
paga. Pues bien, te espera algo más grande aún.
¿Más grande que encontrar al Mesías? ¿Qué
puede haber más grande que encontrar al Mesías?
¿Qué cosas mayores son esas?. Lo dice Jesús:

En verdad, en verdad os digo: veréis


el cielo abierto y a los ángeles de
Dios subir y bajar sobre el Hijo del
hombre.

¡Sorprendente! ¡Pero si esa frase es del Génesis!


(Bereshit, diría Natanael...). ¡Jesús está relatando
un trozo del pasaje de Jacob!:

19
Por cierto que lo ha encontrado después que Felipe, que no
sabemos si estudió la Torá. A Felipe le bastó un irresistible sígueme
Jn 1,43
. No obstante, su frase: Aquél de quien escribió Moisés en la
Ley, y también los profetas parece manifestar su proximidad a las
Escrituras.
55

Jacob salió de Berseba y fue a Jarán.


Llegando a cierto lugar, se dispuso a hacer
noche allí, porque ya se había puesto el
sol. Tomó una de las piedras del lugar, se
la puso por cabezal y se acostó en aquel
lugar. Y tuvo un sueño. Soñó con una
escalera apoyada en tierra, cuya cima
tocaba los cielos, y vio que los ángeles
de Dios subían y bajaban por ella. Vio
también que Yahvé estaba sobre ella y que
le decía:
«Yo soy Yahvé, el Dios de tu padre Abra-
hán y el Dios de Isaac. La tierra en que
estás acostado te la doy para ti y tu des-
cendencia. Tu descendencia será como el
polvo de la tierra y te extenderás al ponien-
te y al oriente, al norte y al mediodía; y por
ti se bendecirán todos los linajes de la
tierra, y por tu descendencia. Yo estoy
contigo; te guardaré por donde vayas y te
devolveré a este solar. No, no te abandona-
ré hasta haber cumplido lo que te he di-
cho.»
Despertó Jacob de su sueño y se dijo:
«¡Así pues, está Yahvé en este lugar y yo
no lo sabía!» Y, asustado, pensó: «¡Qué
temible es este lugar! ¡Esto no es otra cosa
sino la casa de Dios y la puerta del cielo!»
Gn 28,10-17

¿Sería éste el pasaje que escrutaba Natanael?. El


Génesis dice que los ángeles subían y bajaban por
56

una escalera; Jesús dice que sobre el Hijo del


hombre. Por tanto, esa escala de Jacob, que une
el cielo con la tierra, sí que es un signo claro de la
Cruz de Jesucristo. Pero a ello dedicaremos un
apartado especial más adelante.
La higuera ha conducido a Natanael hacia la
escalera. Escrutar las Escrituras nos prepara para
subir a la cruz. Si no, no tiene sentido nada, es
como la higuera sin fruto:

Al amanecer, cuando volvía a la ciudad,


sintió hambre; y viendo una higuera junto al
camino, se acercó a ella, pero no encontró
en ella más que hojas. Entonces le dice:
«¡Que nunca jamás brote fruto de ti!» Y al
momento se secó la higuera Mt 21,18s.

En la versión de Marcos se dice que no era tiempo


de higos.
Estudiar la Biblia no garantiza nada; se puede
saber de memoria sin entender nada; mucho
trabajo para engordarse a sí mismo; higuera fron-
dosa de hojas, pero sin fruto. Jesús se te presenta
en cualquier momento, aunque no sea tiempo de
higos, esperando que no te resistas al mal, que
perdones, y sales como un justiciero... Mejor sería
estar seco; por lo menos, no se engañaba a nadie.
Natanael debió quedarse de una pieza. Dios
habló a Jacob, a Isaac, y a Abraham (Yo soy
Yahvé, el Dios de tu padre Abrahán y el Dios de
Isaac) y les hizo la promesa de los patriarcas: la
tierra (La tierra en que estás acostado te la doy
57

para ti y tu descendencia) y la descendencia (Tu


descendencia será como el polvo de la tierra).
Jesús, que es Dios, me está hablando y me hace
una promesa, como a Jacob. Yo, hoy, soy Jacob.
Yo también veré el cielo abierto y esa escalera que
une el cielo y la tierra. Y me hace la promesa de los
patriarcas, mi tierra y mi descendencia.
Y ¿cuándo sucederá esto? El escrutinio de la
Palabra dará su signo, dará su fruto avisador:

De la higuera aprended esta parábola:


cuando ya sus ramas están tiernas y brotan
las hojas, sabéis que el verano está cerca.
Así también vosotros, cuando veáis todo
esto, sabed que Él está cerca, a las puer-
tas. Yo os aseguro que no pasará esta
generación
24,32-34
hasta que todo esto suceda. Mt,

Natanael después descubriría que su tierra y su


descendencia, la escalera, la cruz, el Hijo de Dios,
el Hijo del hombre, Jesucristo, la Iglesia, todo era la
misma cosa. Y él sería uno de esos ángeles que
van y vienen en la evangelización. Natanael será
apóstol de Jesucristo, se llamará Bartolomé. Su
evangelización está ligada, según diversas tradicio-
nes, a Frigia, Licaonia (donde se formó la Iglesia de
Laodicea que se cita en el Apocalipsis), Ponto,
Bósforo, Arabia, Etiopía e incluso India. La Iglesia
se extiende por toda la tierra: te extenderás al
poniente y al oriente, al norte y al mediodía. Y sus
hijos serán numerosísimos: Tu descendencia será
58

como el polvo de la tierra.


Parece ser que Natanael siguió escrutando y
nos quedan algunos fragmentos de un evangelio
que escribió. Y cuando Jesús vino a recoger frutos
de su higuera, la encontró repleta: murió mártir,
desollado vivo. Toda la Iglesia lo recuerda y pide su
intercesión el 24 de Agosto.
En la Iglesia Primitiva la higuera pasó a signifi-
car también la iniciación cristiana y el catecumena-
do. Por eso no hay catecumenado sin un cuidado
exquisito de la higuera, de la Palabra.

El sicómoro y Zaqueo

El sicómoro es una especie de higuera silvestre,


pero con unas peculiaridades que nos sugieren
sorprendentes interpretaciones. Es un árbol que
nos habla. Veamos las características más impor-
tantes necesarias para exprimir la riqueza simbólica
de este árbol:
Es un árbol de copa grande pero de tronco
corto que se divide en ramas a poca altura. Sus
raíces son grandes pero superficiales, de forma
que cuando uno se acerca al tronco va trepando
por ellas. Al llegar, las ramas quedan muy accesi-
bles, es fácil subir y se siente uno seguro en ellas
porque es difícil, por su frondosidad, caerse.
Su madera es ligera pero incorruptible, por lo
que en Egipto se usaba para construir los sarcófa-
gos de las momias. En un país donde los árboles
son tan escasos (de la palmera no se obtiene
59

madera), el sicómoro se consideró un árbol sagra-


do20.
En Israel también tiene un gran valor21 pero
más relacionado con el fruto que con su madera.
Sus higos no son dulces como los de la higuera
sino ásperos, aptos más bien para el forraje. Pero
si se hace una incisión en ellos, sueltan la sustan-
cia que los hace amargos y se vuelven dulces. Esta
forma de hacer comestible el fruto llegó a convertir-
se en una profesión; el profeta Amós dice que él es
“vaquero y picador de sicómoros” (Am 7,14).

Con esto ya podemos entrar en el maravilloso


pasaje de Zaqueo:

Entró [Jesús] en Jericó y cruzaba la ciudad.


Había un hombre llamado Zaqueo, que era
jefe de publicanos y rico. Trataba de ver
quién era Jesús, pero no podía a causa de
la gente, porque era de pequeña estatura.
Se adelantó corriendo y se subió a un
sicómoro para verlo, pues iba a pasar por
allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio,

20
“He abrazado al sicomoro y el sicomoro me ha protegido; las
puertas de la Duat me han sido abiertas” (Libro de los Muertos, 64).
En Menfis se consideraba al sicómoro como el cuerpo viviente de
la diosa Hathor, diosa del amor, la belleza, la música y la danza.
Sobre un sarcófago conservado en el museo de El Cairo, una diosa
surge a medio cuerpo de un tronco de sicómoro.
21
Un salmo dice que una de las plagas de Egipto fue: asoló con
granizo sus viñedos, todos sus sicómoros con aguaceros. Sal 78,47
60

alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja


pronto; porque conviene que hoy me quede
yo en tu casa.» Se apresuró a bajar y lo
recibió con alegría. Al verlo, todos murmu-
raban diciendo: «Ha ido a hospedarse a
casa de un hombre pecador.» Zaqueo,
puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor,
la mitad de mis bienes a los pobres; y si en
algo defraudé a alguien, le devolveré cuatro
veces más.» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado
la salvación a esta casa, porque también
éste es hijo de Abrahán, pues el Hijo del
hombre ha venido a buscar y salvar lo que
estaba perdido.»Lc 19,1-10

Después de la descripción del sicómoro, es fácil


imaginarse a Zaqueo, de pequeña estatura, subien-
do por las raíces, escalando el corto tronco y
encaramándose a las ramas. Un árbol que parece
diseñado para esta ocasión. ¿Y por qué no? ¿Por
qué no pudo pensar Dios en su proyecto de la
creación en este momento? A la vista de que todo
ha sido creado con una finalidad, a mí no me
cuesta ningún trabajo.
El sicómoro, una especie de higuera: el estudio
de la Torá. Su madera es incorruptible, quien se
dedica al escrutinio de las Escrituras no se corrom-
pe, será como árbol plantado entre acequiasSal 1,3.
Zaqueo se sube al sicómoro porque a Jesús se le
ve desde la Palabra.
Pero para entrar en la Palabra hay que ser
pequeño. No se puede entrar con soberbia. Zaqueo
61

es pequeño, no sólo porque es de pequeña estatu-


ra sino porque es un publicano como Mateo, más
aún, jefe de publicanos. Un hombre despreciado
por los de su pueblo, traidor, vendido al poder de
Roma, que se ha enriquecido recaudando impues-
tos para el opresor (¿es lícito pagar tributo al
César?Mt 22,17 preguntarán a Jesús). Un hombre que
sabe lo que es y que los demás se encargarán de
que no se le olvide, aislándolo. Zaqueo no se
siente querido por nadie; ya no le sirve su dinero,
con el que creía que se podía comprar todo, inclu-
so el amor; no tiene sentido su vida, no ve el amor
de Dios. Trataba de ver quién era Jesús, pero no
podía a causa de la gente, porque era de pequeña
estatura. Porque era publicano, podía haber dicho
el evangelista.
¿Qué remedio hay para un pecador, para
alguien que ha perdido de vista el amor de Dios?.
Pues para un hombre así, Dios ha preparado un
sicómoro, la Palabra. Un corazón quebrantado y
humillado el Señor no lo desprecia Sal 51,19 Quebran-
tado y humillado, un hombre pequeño, Zaqueo.
Y Jesús pasa. Zaqueo ha aprovechado el
kairós, el momento oportuno, le iba la vida en ello.
Y Jesús alzando la vista, le dijo «Zaqueo, baja
pronto; porque conviene que hoy me quede yo en
tu casa.»
La impresión de Zaqueo debió de ser formida-
ble. Al despreciado, Jesús alza la vista y lo mira.
Jesús lo mira, como a Pedro después de la
62

traición22. Y algo sucedió. Cuando Jesús habla


suceden cosas, cuando mira también; por dentro.
Conviene... Resulta curioso que Jesús no diga
TE conviene, sino conviene, así, en general. Los
planes de Jesús van más alla de Zaqueo. ¡Claro
que van más allá, han llegado hasta nosotros! Sí,
va a salvar a Zaqueo y, a través de él, a mucha
más gente, empezando por su familia, que se
convirtió toda. Zaqueo llegó a ser obispo de Cesa-
rea de Filipo23. Y aquí estamos hoy nosotros nu-
triéndonos de su experiencia.
Pero no hemos terminado con el árbol. Nos
queda una de sus características más importantes
en relación con la cruz: los higos del sicómoro son
ásperos, pero si se les hace una incisión se vuel-
ven dulces. Amós es un profeta que se dedica a
ello. ¿Esto es tarea para un profeta? ¿Tiene algo
que ver la predicación con que el fruto se vuelva
dulce? San Basilio el Grande nos va a dar la clave:

El sicómoro produce frutos abundantes que no


tienen sabor si no se les hace una pequeña
incisión, de manera que el jugo salga fuera y
puedan saber bien. Por este motivo lo conside-
ramos como un símbolo de los pueblos paga-
nos, por su modo de vida. Sin embargo, cuando
se consigue cortar con la Palabra, ésta se trans-

22
Lc 22,61
23
Venturi. Historia de la Iglesia.
63

forma, se convierte en útil y sabrosa.24

Cortar con la Palabra. La espada del Espíritu, que


es la Palabra de Dios Ef 6,17.
San Ambrosio, comentando el salmo 118, trata
el tema y hace una alusión a María que nos deja
sobrecogidos:

La Palabra de Dios es una espada espiritual,


“penetrante hasta el punto donde se dividen alma y
espíritu, coyunturas y tuétanos”. De ella dice a
María el honrado Simeón: “Y a ti una espada te
traspasará el alma: así quedará clara la actitud de
muchos corazones”. [...] Ábrele, pues, de par en
par las ventanas, para que ilumine toda tu casa
con el fulgor del verdadero sol; abre los ojos
para que veas al Sol de justicia nacer para ti. La
Palabra de Dios llama a tu puerta, y dice: “Si
alguien me abre, entraré” 25.

Sí, María ha sido atravesada por la espada más


grande que existe: la Cruz de su Hijo. Por eso
María es el fruto más dulce de toda la Creación.

Zaqueo es una Palabra para nosotros. No pode-


mos dejar pasar esta Palabra de largo. Subamos al

24
Basilio, In Isaia 9,228. PG30,516D-517A. Ratzinger lo comenta
en su libro Caminos de Jesucristo. Ediciones Cristiandad. pp 46-47.
25
Sermón 19,36-40: PL 15,1480-1482. Domingo XXX del T.
Odinario, Año II.
64

sicómoro. Primero, hagámonos pequeños, tome-


mos en peso nuestros pecados; trepemos al
sicómoro, acudamos a las Escrituras, que ellas
hablan de mí Cf Jn 5,39, dice el mismo Señor. Y espe-
remos con humildad.
Aceptemos nuestra cruz, su herida nos endul-
zará, nos hará comestibles, aptos para el Reino,
abrirá nuestros oídos. Y si oímos su voz, si esto
ocurre, es inevitable bajar del sicómoro, no puedes
seguir escrutando. Él está dentro, ha entrado, no
puedes estar fuera. Contemplación.
Lo recibió con alegría. Inefable alegría. ¡Qué
hacer? Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los
pobres. O lo que sea. Ya no vivo yo, sino que
Cristo vive en mí Ga 2,20. Hoy ha llegado la salvación
a esta casa. Verdaderamente. HOY. Mañana, Dios
dirá.
EL TEMPLO

El templo de la antigua alianza es signo del templo


de la nueva alianza, que es Jesucristo

Los judíos le contestaron: «Cuarenta y seis


años se ha tardado en construir este san-
tuario, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero él hablaba del santuario de su cuerpo
Jn 2,20s
.

La Iglesia, cuerpo de Cristo, es el nuevo templo:

Porque nosotros somos templo de Dios


vivo, como dijo Dios: Habitaré en medio de
ellos y caminaré entre ellos; yo seré su Dios
y ellos serán mi pueblo 2 Cor 6,16.

Cada uno de nosotros, es templo de Dios:

¿No sabéis que sois templo de Dios y que


el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si
alguno destruye el templo de Dios, Dios le
destruirá a él; porque el templo de Dios es
sagrado,
cf. 6,19s
y vosotros sois ese templo 1Cor 3,16s;

Si la familia cristiana, como iglesia doméstica, es


templo de Dios, esta advertencia de san Pablo a
66

los Corintios cobra una gran actualidad, dada la


multitud de depredadores de la familia en nuestros
días. Ellos serán destruídos.
Jerusalén, ciudad del templo de la antigua
alianza, vive sine die desgarrada por las contiendas
entre rivales. El conflicto sólo encontrará solución
el día en que se vuelvan a Jesús y se realice lo que
dijo a la samaritana:

«Créeme, mujer, que llega la hora en que,


ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis
al Padre. Sino que llega la hora (ya esta-
mos en ella) en que los adoradores verda-
deros adorarán al Padre en espíritu y en
verdad, porque así quiere el Padre que
sean los que le adoren Jn 4,21.23.

Este templo tiene también sus cimientos y su


piedra angular,

Así pues, ya no sois extraños ni forasteros,


sino conciudadanos de los santos y familia-
res de Dios, edificados sobre el cimiento de
los apóstoles y profetas, siendo la piedra
angular Cristo mismo, en quien toda edifi-
cación bien trabada se eleva hasta formar
un templo santo en el Señor, en quien
también vosotros con ellos estáis siendo
edificados, para ser morada de Dios en el
Espíritu Ef 2,19-22.

Los cimientos, la piedra angular, las puertas, el


67

techo, el altar, el candelabro, los perfumes, ... El


templo está lleno de elementos ricos en simbolo-
gía, donde la cruz no podía estar ausente. Ella
aparece, sobretodo, cuando los elementos son de
madera. Veamos algunos.

La puerta

Las puertas del templo son de madera:

Hizo la puerta del Debir con batientes de


madera de acebuche [...] Hizo lo mismo en
la puerta del Hekal: los montantes de ma-
dera de acebuche... 1 R 6,31ss.

¡Acebuche, olivo silvestre! Dice san Pablo que


nosotros somos el olivo silvestre (Rm 11,16ss).
Luego las puertas somos nosotros. Y Jesús llama
a estas puertas:

Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno


oye mi voz y me abre la puerta, entraré en
su casa y cenaré con él y él conmigo. Al
vencedor le concederé sentarse conmigo
en mi trono, como yo también vencí y me
senté con mi Padre en su trono. El que
tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a
las iglesias Ap 3,20-22.

Veamos qué nos dice San Beda el Venerable


68

acerca de este texto:

Nosotros escuchamos su voz, le abrimos la


puerta y lo recibimos en nuestra casa, cuando
de buen grado prestamos nuestro asentimiento
a sus advertencias, ya vengan desde fuera, ya
desde dentro, y ponemos por obra lo que cono-
cemos que es voluntad suya. Él entra para
comer con nosotros, y nosotros con Él, porque,
por el don de su amor, habita en el corazón de
los elegidos, para saciarlos con la luz de su
continua presencia, haciendo que sus deseos
tiendan cada vez más hacia las cosas celestiales
y deleitándose Él mismo en estos deseos como
en un manjar sabrosísimo.26

Él come con nosotros, vive en nuestro corazón, nos


ilumina, e incluso se deleita en nosotros... Esto
resulta increíble, pero ya lo decía Isaías: Con gozo
de esposo por su novia se gozará por ti tu Dios Is
62,5
.
En el texto del Apocalipsis también se habla de
vencedores, como en el salmo 118, el más pascual
de todos:

Esta es la puerta del Señor, los vencedores entra-


rán por ella Sal 118,20.

La puerta es la cruz. He aquí el combate, quere-

26
San Beda el Venerable. Homilía 21. CCL 122,149-151. Oficio de
Lecturas del 21 de septiembre, san Mateo, apóstol y evangelista.
69

mos entrar pero la puerta es estrecha:

Luchad por entrar por la puerta estrecha,


porque, os digo, muchos pretenderán entrar
y no podrán. Cuando el dueño de la casa
se levante y cierre la puerta, os pondréis
los que estéis fuera a llamar a la puerta,
diciendo: "¡Señor, ábrenos!" Y os responde-
rá: "No sé de dónde sois" Lc 13,24-25.

Cuando queremos vivir la fe sin cruz, somos como


ladrones:

En verdad, en verdad os digo: el que no


entra por la puerta en el redil de las ovejas,
sino que escala por otro lado, ése es un
ladrón y un salteador Jn 10,1.

El miedo a la muerte muchas veces nos hace pedir


al Señor que nos quite la cruz. Pero Cristo, para
liberarnos de esta angustia, cargó plenamente con
ella:

Padre mío, si es posible, que pase de mí


esta copa, pero no sea como yo quiero,
sino como quieras tú. [...] Padre mío, si esta
copa no puede pasar sin que yo la beba,
hágase tu voluntad Mt 26,39.42.

¡Quien no ha hecho esta oración! Pero con la boca


chica en lo de "hágase tu voluntad". Jesús, el más
inocente de todos los hombres, sometido a la
70

angustia de todos los hombres. Jesús en Getsema-


ní: allí estábamos todos. Y trascendió. Y fue alza-
do. El valiente entró por la puerta estrecha y venció
a la muerte.
Por eso, cuando sentimos su llamada a nuestra
puerta, ya podemos cantar con David:

¡Puertas, alzad los dinteles,


levantaos, antiguos portones,
y que entre el rey de la gloria!
¿Quién es el rey de la gloria?
Yahvé, el fuerte, el valiente,
Yahvé, valiente en la lucha.
¡Puertas, alzad los dinteles,
levantaos, antiguos portones,
y que entre el rey de la gloria! Sal 24,7-9.

David, ante aquellas puertas de Jerusalén que


tantos años estuvieron cerradas para él, al frente
del Arca de la Alianza, danzando de alegría, pone
en nuestra boca el canto que manda a nuestro
corazón que abra sus puertas a Cristo.

El techo

El techo, de maderos entrelazados, cielo de la


casa, en una visión de Habacuc nos sugiere una
analogía sorprendente:

Porque la piedra grita desde el muro, y la


71

Ha
viga desde el maderamen le responde
2,11
.

En el simbolismo del Pastor de Hermas, nosotros


somos las piedras con las que se construye el
templo, es decir, la Iglesia, ampliando la semejanza
que ya utilizó san Pedro: vosotros, cual piedras
vivas, entrad en la construcción de un edificio
espiritual 1 P 2,4. De piedra se construyen los muros;
el techo, antes de conocerse las bóvedas, tenía
que ser de vigas de madera. Así que las paredes
del templo son de piedra, somos nosotros; el techo
es de madera, es la Cruz, es Cristo; nosotros el
cuerpo, Él la cabeza. Y he aquí que la piedra grita
desde el muro, y la viga de madera le responde.
¡Qué imagen de la oración! Nosotros gritamos,
rezamos, y Cristo nos responde. ¡Nuestro Artista
traza bellas pinceladas!.
En el contexto de Habacuc, las piedras gritan
contra la injusticia. Cuando Jesús es recibido en
Jerusalén como un libertador, los fariseos quieren
que haga callar los gritos de aclamación de sus
discípulos. Jesús les responde: «Os digo que si
éstos se callan gritarán las piedras» Lc 19,40.
Hoy también nos quieren amordazar, pero
nosotros no dejaremos de gritar.
Una fe sin cruz es como una casa sin techo. Ya
decía Ben Sirá en el Eclesiástico:

El maderamen bien trabado de una casa ni


por un terremoto es dislocado; así un
corazón firme por reflexión madura, llegado
72

el momento no se achica Si 22,16.

Y es la prueba lo que hace reflexionar, lo que


madura.
Judit expresa cómo Dios hace madurar al
corazón en el crisol de la prueba, desde nuestros
padres en la fe hasta nosotros:

Por todo esto, debemos dar gracias al


Señor nuestro Dios que ha querido probar-
nos como a nuestros padres. Recordad lo
que hizo con Abraham, las pruebas por que
hizo pasar a Isaac, lo que aconteció a
Jacob en Mesopotamia de Siria, cuando
pastoreaba los rebaños de Labán, el her-
mano de su madre. Cómo les puso a ellos
en el crisol para sondear sus corazones, así
el Señor nos hiere a nosotros, los que nos
acercamos a él, no para castigarnos, sino
para amonestarnos Jdt 8,25-27.

También se mencionan en la construcción del


templo los canteros, que labran la piedra para que
los sillares traben bien entre sí, y los carpinteros,
que trabajan la madera 2R 12,13; 22,6. A la luz de todo
lo que estamos viendo, surge la idea de que los
canteros se parecen a los catequistas, a los maes-
tros en la fe, que nos trabajan, cincelan nuestras
aristas, para que encajemos en el muro del templo,
en la Iglesia; y los carpinteros nos recuerdan a los
presbíteros que, con los sacramentos, construyen
el techo. Y claro, ¡cómo no iba a ser Jesús carpin-
73

tero!. Él será el definitivo y eterno sumo sacerdo-


te27. Algunos cuadros piadosos antiguos pintan a
Jesús niño en la carpintería de su padre, ¡jugando
a hacer cruces...!.

Otro signo interesante: las paredes se revisten de


madera:

Revistió los muros interiores del templo con


planchas de cedro desde el suelo hasta las
vigas del techo 1R 6,15.
Sepa el rey que nosotros hemos ido a la
provincia de Judá, al templo del gran Dios:
se está reconstruyendo con piedras sillares;
se recubren de madera las paredes Esd 5,8.
El interior del Santo y los vestíbulos del
atrio, los umbrales, las ventanas enrejadas,
las galerías de los tres lados, alrededor,
frente al umbral, estaban recubiertos de
madera por todo el ámbito, desde el suelo
hasta las ventanas Ez 41,15s.

Es como si se quisiera expresar que cada piedra


tiene que tener al lado su madera; cada cristiano,
su cruz:

El que no lleve su cruz y venga en pos de


mí, no puede ser discípulo mío Lc 14,27.

27
Cf. Hb 5,1-10
74

El altar

El sentido del altar va evolucionando a lo largo de


la historia. Dios tiene una pedagogía con su pueblo
y las prácticas religiosas van madurando.
Al principio, los altares fueron de piedra, cuan-
do se quemaba lo sacrificado. Se quería agradar a
Dios con el humo de los sacrificios. Así lo hacían
los otros pueblos.
El primer altar que aparece en la Biblia lo hizo
Noé, después del diluvio:

Noé construyó un altar a Yahvé, y tomando


de todos los animales puros y de todas las
aves puras, ofreció holocaustos en el altar.
Al aspirar Yahvé el calmante aroma, dijo en
su corazón: «Nunca más volveré a maldecir
el suelo por causa del hombre...» Gn 8,20s.

La naturaleza entera debió respirar de alivio...


Abrahán también construyó altares; de todos
ellos, uno es muy especial:

Llegados al lugar que le había dicho Dios,


construyó allí Abrahán el altar y dispuso la
leña; luego ató a Isaac, su hijo, y lo puso
sobre el ara, encima de la leña Gn 22,9.

Después del sacrificio de Isaac, Abraham hace una


preciosa oración pidiendo a Dios que, cuando oiga
el sonido del sofar, escuche a su pueblo, pues
75

desciende de uno que fue fiel; que el sofar le


recuerde el aquedá, el “átame”, de Isaac.
Cristo fue atado, clavado, a la Cruz. Y resucitó
conservando las señales de los clavos para que,
sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso,
mostrándole sus llagas, interceda por nosotros,
como en un eterno toque de sofar.
Jacob, al establecerse en Betel, donde había
soñado con la escala28, también tiene que construir
uno:

Dios dijo a Jacob: «Levántate, sube a Betel


y te estableces allí, haciendo un altar al
Dios que se te apareció cuando huías de tu
hermano Esaú.» Gn 35,1

porque hay que evitar que el asentamiento nos


haga olvidar de dónde venimos y a dónde vamos.
Esto me recuerda que cuando san Fernando
conquistó Sevilla, lo primero que hizo fue fundar el
monasterio de san Clemente, como altar del que
saliera ese perfume que son las oraciones de los
santos29.
Moisés al principio los hace de tierra o de
piedra, aunque con unas especificaciones por parte
de Dios bastante curiosas:

Si me construyes un altar de piedra, no lo

28
Ver el comentario a “La escala de Jacob”
29
Cf. Ap 8,3s
76

edificarás con sillares, porque al labrarlas


con el escoplo las profanarías. Tampoco
subirás por gradas a mi altar, para que no
se descubra tu desnudez sobre él Ex 20,25s.

El altar hay que construirlo con piedras vírgenes...


Después son de madera, recubierta de bronce
pues todavía se hacen incineraciones:

Harás el altar de madera de acacia de cinco


codos de largo y cinco de ancho; será
cuadrado y tendrá tres codos de alto. Harás
sobresalir de sus cuatro ángulos unos
cuernos, que formarán un cuerpo con él; lo
revestirás de bronce Ex 27,1s; cf.38,1s.

También hay un altar para el incienso, en este caso


cubierto de oro:

Harás también un altar para quemar el


incienso. De madera de acacia lo harás.
Será cuadrado: de un codo de largo y otro
de ancho; su altura será de dos codos. Sus
cuernos formarán un solo cuerpo con él. Lo
revestirás de oro puro Ex 30,1-3; cf.37,25.

Luego aparece un nuevo elemento: la sangre


derramada sobre el altar:

Harás tus holocaustos, la carne y la sangre,


sobre el altar de Yahvé tu Dios. La sangre
de tus sacrificios de comunión será derra-
77

mada sobre el altar de Yahvé tu Dios, y tú


podrás comer la carne Nm 12,27.

Cristo derramará su sangre sobre la Cruz. Y noso-


tros podemos comer su carne: Tomad, comed, éste
es mi cuerpo Mt 26,26.
También está relacionado con el altar el rito de
las aguas amargas, para dilucidar la pureza de una
mujer:

El sacerdote tomará de la oblación un


puñado, el memorial, y lo quemará sobre el
altar, y le hará beber a la mujer las aguas
Nm 5,26
.

Según la tradición, María bebió estas aguas. Esto


no lo sabemos, pero las que sí bebió son las que
surgieron de aquel altar, la Cruz de su hijo. ¡Qué
amarga es el agua, María!.
Saúl, David, Salomón... siguieron construyendo
altares.
Ezequiel tuvo una visión del “templo del futuro”
en la que el altar es de madera solamente y,
significativamente, dice que es como una mesa,
acercándose ya a la idea de la mesa eucarística,
preludio a su vez del banquete del Reino:

Delante del Santuario se veía algo como un


altar de madera de tres codos de alto, dos
codos de largo y dos de ancho. Sus ángu-
los, su base y sus lados eran de madera. El
hombre me dijo: «Ésta es la mesa que está
78

delante de Yahvé» Ez 41,21s.

La Cruz de Cristo hace innecesarios los demás


sacrificios: Él es el sacrificio eterno, la Cruz es el
verdadero altar. La epístola a los Hebreos explica
muy bien cómo todos los antiguos sacrificios eran
signos de lo que hará Jesús y cuál es ahora el
sacrificio que agrada a Dios:

Tenemos nosotros un altar del cual no


tienen derecho a comer los que dan culto
en la Tienda. Los cuerpos de los animales,
cuya sangre lleva el sumo sacerdote al
santuario para la expiación del pecado,
son quemados fuera del campamento. Por
eso, también Jesús, para santificar al pue-
blo con su sangre, padeció fuera de la
puerta. Así pues, salgamos hacia él, fuera
del campamento, cargando con su ignomi-
nia, pues no tenemos aquí ciudad perma-
nente sino que buscamos la futura. Por
medio de él ofrezcamos sin cesar a Dios un
sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de
los labios que confiesan su nombre. No
descuidéis la beneficencia y la comunión de
bienes; ésos son los sacrificios que agra-
dan a Dios Hb 13,10-16.

El Concilio Vaticano II, Sinaí de nuestros días, ha


devuelto al altar su verdadero sentido en la Nueva
Alianza: de ara de sacrificios a mesa del banquete
eucarístico. Lo que traerá consigo una nueva
79

configuración en los templos: antes de nave rectan-


gular, con el pueblo en procesión hacia el altar, con
su sacerdote a la cabeza, ahora circulares, con la
mesa en el centro y el pueblo exultante sentado
alrededor porque los hará ponerse a la mesa y,
yendo de uno a otro, les servirá Lc 12,37.

Otros elementos de madera en la construcción del


templo:

El arquitrabe que sustenta el techo Ez 41,25, las


balaustradas, el entarimado, las cítaras y los
salterios 1R 10,12; 2Cro 9,11.
80
EL ARCA DE LA ALIANZA

El arca de la Alianza es de madera de acacia,


revestida de oro por dentro y por fuera. Su longitud
es de algo más de un metro y guarda la proporción
áurea con la anchura y la profundidad, que son
iguales. Sobre ella hay una plancha de oro (propi-
ciatorio) con dos querubines de oro macizo que
miran hacia el centro, donde está la presencia de
Dios, al que no se puede representar. Desde allí le
habla a MoisésCf. Ex 25,10ss.
El Arca contiene las tablas de la Ley. Las
segundas, porque las primeras, las que labró Dios
con sus manos, las rompió Moisés:

Moisés se volvió y bajó del monte, con las


dos tablas del Testimonio en su mano,
tablas escritas por ambos lados; por una y
otra cara estaban escritas. Las tablas eran
obra de Dios, y la escritura era escritura de
Dios, grabada en las tablas [...] Al acercar-
se al campamento y ver el becerro y las
danzas, Moisés ardió en ira, arrojó las
tablas y las hizo añicos al pie del monte Ex
32,15s.19
.

¿Por qué ardió en ira Moisés? ¿Porque el pueblo


había pecado?. No, Moisés sabía que el pueblo era
82

pecador, ya había intercedido por él otras veces.


¿Por qué, pues, se enfada tanto?. Dicen los sabios
de Israel que por las danzas. Porque si un hombre
peca y luego se arrepiente y llora, Dios lo perdona;
pero si peca y luego danza... no hay salvación
posible: El que se complace en el mal será conde-
nado Si 19,5. El becerro y las danzas, las dos cosas
juntas, la pérdida del sentido del pecado, son mala
cosa. Cabría hacer aquí muchas consideraciones
acerca del tiempo en que vivimos.
Las siguientes tablas ya no serán obra de Dios
sino de Moisés, aunque escritas por Dios:

Yahvé dijo a Moisés: «Tállate dos tablas de


piedra como las primeras, sube donde mí,
al monte y yo escribiré en ellas las palabras
que había en las primeras tablas que rom-
piste Ex 34,1

Las primeras son pura gratuidad, todo lo ha hecho


Dios. Pero después del pecado, las segundas ya
requieren un trabajo. Recuerda esto al Génesis, la
situación del hombre antes y después del pecado.
Comerás el pan con el sudor de tu frente Gn 3,18.
Aunque, eso sí, las escribe Dios, porque la Ley, los
caminos de vida, no los conoce el hombre, son un
regalo de Dios.
Estas tablas de la Ley irán en el arca:

Yahvé me dijo entonces: «Labra dos tablas


de piedra como las primeras y sube donde
mí a la montaña; hazte también un arca de
83

madera. Yo escribiré en las tablas las pala-


bras que había en las primeras que rompis-
te, y tú las depositarás en el arca». Hice un
arca de madera de acacia, labré dos tablas
de piedra como las primeras y subí a la
montaña con las dos tablas en la mano. Él
escribió en las tablas lo mismo que había
escrito antes, las diez Palabras que Yahvé
había dicho en el monte, de en medio del
fuego, el día de la Asamblea. Y Yahvé me
las entregó. Yo volví a bajar del monte,
puse las tablas en el arca que había hecho
y allí quedaron, como me había mandado
Yahvé Dt 10,1-5.

Pero en el arca no sólo van las tablas de la ley. La


carta a los hebreos nos explica algo más:

Detrás del segundo velo se hallaba la parte


de la Tienda llamada Santo de los Santos,
que contenía el altar de oro para el incien-
so, el arca de la Alianza - completamente
cubierta de oro - y en ella, la urna de oro
con el maná, la vara de Aarón que retoñó
y las tablas de la Alianza. Encima del arca,
los querubines de gloria que cubrían con su
sombra el propiciatorio. Mas no es éste el
momento de hablar de todo ello en detalle
Hb 9,3-5
.

Me hubiera gustado a mí que sí fuera el momento...


El arca de la Alianza es signo de la Cruz porque
84

ella, también de madera, contiene signos de vida:

S El maná, pan del cielo, signo de la Eucaris-


tía.
S Las tablas, que para Israel son algo más
que diez mandamientos; simbolizan toda la
Torá, camino de vida.
S La vara de Aarón que, citada también por
san Teodoro Estudita, nos lleva a otro
conjunto de signos que veremos más ade-
lante: varas, bastones, cayados.

El arca de la Alianza es también signo de María,


pues ella llevó en su seno a Jesús.
LAS BARCAS

La barca, también de madera, al flotar en las


aguas, signo de la muerte, cobra un sentido salva-
dor de enorme riqueza.

Pues también en el mar abriste un camino,


una ruta segura a través de las olas, mos-
trando así que de todo peligro puedes
salvar para que hasta el inexperto pueda
embarcarse. No quieres que queden inacti-
vas las obras de tu Sabiduría; por eso, a un
minúsculo leño fían los hombres su vida,
cruzan el oleaje en una barquichuela y
arriban salvos a puerto. También al princi-
pio, mientras los soberbios gigantes pere-
cían, se refugió en una barquichuela la
esperanza del mundo, y, guiada por tu
mano, dejó al mundo semilla de una nueva
generación. Pues bendito es el leño por el
que viene la justicia Sb 14,3-7.

Cuando por su causa la tierra se vio sumer-


gida, de nuevo la Sabiduría la salvó condu-
ciendo al justo en un vulgar leño Sb 10,4.

Cada frase de estos textos de la Sabiduría nos


sugiere una metáfora, sobre todo: Bendito es el
86

leño por el que viene la justicia... el justo en un


vulgar leño. ¿Puede haber algo más evocador de
la cruz de Cristo?
Noé en su barca cruza las aguas, Jesús en su
leño cruza la muerte. Y todos confiamos en la
salvación que nos trae ese leño.
Las Escrituras están llenas de estos maravillo-
sos fogonazos, imágenes deslumbrantes que
parecen querer escapar de su contexto para, por sí
solas, mostrar a Jesucristo. Ya lo decía Él: Voso-
tros investigáis las Escrituras, ya que creéis tener
en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimo-
nio de mí Jn 5,39.
Estos destellos a veces son absolutamente
personales, destinados en exclusiva a quien está
rezando con las Escrituras. De pronto, un versículo
surge como una estrella que ilumina un aconteci-
miento, muestra un camino, abre una esperanza.
Son emotivos encuentros con Él, alguna vez en
medio de la noche...

El arca de Noé

Hazte un arca de maderas resinosas [...]


Entrarás en el arca tú y tus hijos, tu mujer y
las mujeres de tus hijos contigo [...] De
cada especie de aves, de cada especie de
ganados, de cada especie de reptiles entra-
rán contigo sendas parejas para sobrevivir
[...] haré llover sobre la tierra durante cua-
87

renta días y cuarenta noches [...] Y Yahvé


cerró la puerta detrás de Noé Gn 6,14-7,16.

El arca, flotando en medio de las aguas, con todo


tipo de animales conviviendo juntos, es un expresi-
vo signo de la Iglesia en medio del mundo, con
todo tipo de personas. En ella se cumple la profe-
cía de Isaías: Serán vecinos el lobo y el cordero, y
el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el
cachorro pacerán juntos, y un niño pequeño los
conducirá. La vaca y la osa pacerán, juntas acosta-
rán sus crías, el león, como los bueyes, comerá
paja Is 11,6-7.
Sin la Cruz de Cristo, fuera del arca, esto es
imposible. El amor siempre implica una renuncia,
un morir. El miedo a la muerte nos imposibilita para
amar, no podemos abrir nuestros brazos, el corde-
ro no puede amar al lobo. Pero ha habido un
cordero que sí ha podido, el cordero de Dios que
quita el pecado del mundo Jn 1,29, Él sí ha abierto los
brazos, y bien abiertos; tanto, que han sido clava-
dos. El madero horizontal de la Cruz ha roto el
muro que separaba a los hombres30. Gracias a
Jesús, en la Iglesia pueden vivir juntos el lobo y el
cordero.
Yahvé cerró la puerta detrás de Noé, para que las
aguas de la muerte no entraran en la barca. Está
bien que eso lo haga Dios, pues si él abre, nadie
puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir Ap 3,7.

30
En la “Escala de Jacob” veremos algo sobre el madero vertical.
88

El cesto de Moisés

Moisés en un cesto en medio de las aguas. Cristo


en la Cruz en medio de la muerte. Moisés fue
sacado de las aguas, el Mesías fue sacado de la
muerte. El Mesías, nuevo Moisés:

Pero no pudiendo ocultarlo ya por más


tiempo, tomó una cestilla de papiro, la
calafateó con betún y pez, metió en ella al
niño, y la puso entre los juncos, a la orilla
del Río. La hermana del niño se apostó a lo
lejos para ver lo que le pasaba. [...] El niño
creció, y ella lo llevó entonces a la hija de
Faraón, que lo tuvo por hijo, y le llamó
Moisés, diciendo: «De las aguas lo he saca-
do» Ex 2,3.4.10.

Este cesto, pequeña barca, especie de útero en


que el niño queda guardado, es también símbolo
del catecumenado, tiempo de preparación al
Bautismo, nuevo nacimiento; en él también hay
catequistas que vigilan el curso de los aconteci-
mientos.

La barca de Jonás

Yahvé habló a Jonás, hijo de Amitay, di-


ciéndole: «Prepárate y vete a Nínive, la
89

metrópoli, para anunciarle que su maldad


ha llegado hasta mí.» Jonás se levantó
para huir a Tarsis, lejos de Yahvé, y bajó a
Joppe, donde encontró un barco que salía
para Tarsis: pagó su pasaje y se embarcó
para ir con ellos a Tarsis, lejos de Yahvé Jon
1,1-3
.

Jonás quiere huir de Dios, como tantos profetas.


Los judíos llaman a Balaam profeta malvado. ¿Por
qué, si bendijo a su pueblo?. Porque los buenos
profetas: primero, no quieren serlo; segundo, no
cobran por la profecía. Balaam sí cobra, profetiza
por dinero.
Jonás huye, pero es difícil esconderse del
Altísimo. Veamos ampliamente el texto pues está
lleno de resonancias:

Yahvé desencadenó un gran viento sobre


el mar, y hubo en el mar una borrasca tan
violenta que el barco amenazaba romperse.
Los marineros tuvieron miedo y se pusieron
a invocar cada uno a su dios; luego echa-
ron al mar la carga del barco para aligerar-
lo. Jonás, mientras tanto, había bajado al
fondo del barco, se había acostado y dor-
mía profundamente. El jefe de la tripulación
se acercó a él y le dijo: «¿Qué haces aquí
dormido? ¡Levántate e invoca a tu Dios!
Quizás Dios se preocupe de nosotros y no
perezcamos.» Luego se dijeron unos a
otros: «Ea, echemos a suertes para saber
90

por culpa de quién nos ha venido este


mal.» Echaron a suertes, y la suerte cayó
en Jonás. Entonces le dijeron: «Anda, indí-
canos tú, por quien nos ha venido este mal,
cuál es tu oficio y de dónde vienes, cuál es
tu país y de qué pueblo eres.» Les respon-
dió: «Soy hebreo y temo a Yahvé, Dios del
cielo, que hizo el mar y la tierra.» Aquellos
hombres temieron mucho y le dijeron:
«¿Por qué has hecho esto?» Pues supieron
los hombres que iba huyendo lejos de
Yahvé por lo que él había manifestado. Y le
preguntaron: «¿Qué hemos de hacer conti-
go para que el mar se nos calme?» Pues el
mar seguía encrespándose. Les respondió:
«Agarradme y tiradme al mar, y el mar se
os calmará, pues sé que es por mi culpa
por lo que os ha sobrevenido esta gran
borrasca.» Los hombres se pusieron a
remar con ánimo de alcanzar la costa, pero
no pudieron, porque el mar seguía encres-
pándose en torno a ellos. Entonces clama-
ron a Yahvé, diciendo: «¡Ah, Yahvé, no nos
hagas perecer a causa de este hombre, ni
pongas sobre nosotros sangre inocente, ya
que tú, Yahvé, has obrado conforme a tu
beneplácito!» Y, agarrando a Jonás, le
tiraron al mar; y el mar calmó su furia. Y
aquellos hombres temieron mucho a Yahvé;
ofrecieron un sacrificio a Yahvé y le hicieron
votos Jon 1,4-16.
91

La barca, la borrasca, el miedo de los marineros,


Jonás que duerme... parece un boceto de la barca
del evangelio.
Después de esto, Jonás será tragado por un
gran pez en cuyo vientre estuvo tres días y tres
noches, signo de la muerte de Cristo, y luego fue
arrojado vivo en tierra, signo de la resurrección.

Yahvé hizo que un gran pez se tragase a


Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez
tres días y tres noches. Jonás oró a Yahvé
su Dios desde el vientre del pez diciendo:
“En mi angustia clamé a Yahvé y él me
respondió; desde el seno del abismo grité y
tú me escuchaste”. Entonces Yahvé ordenó
al pez que vomitase a Jonás en tierra firme.
Jon 2,1-3.11
.

Pero dejemos que sea san Ambrosio de Milán


quien nos explique los signos:

Leemos de Jonás que, bajando a lo hondo de la


nave, dormía profundamente. En este hecho se
nos anticipa una figura de la sagrada pasión. Lo
mismo que Jonás dormía en la nave, y roncaba
confiado, sin miedo a ser sorprendido, así
nuestro Señor Jesucristo, que dio cumplimiento
a aquella figura con el sacramento de su muerte,
en tiempos del evangelio, durmió en la barca; y
lo mismo que Jonás estuvo tres días y tres
noches seguidas en el vientre del pez, así el Hijo
del hombre estuvo tres días y tres noches en el
92

seno de la tierra, en la pasión de su cuerpo. El


cual, una vez que se resucitó de la muerte, y
sacudió el sueño de su cuerpo resucitando para
la salvación universal, visitó a sus discípulos.
Éste es, pues, el verdadero Jonás, que dio su
vida para redimirnos. Por esa razón, fue cogido
en vilo y arrojado al mar, para ser capturado y
devorado por el pez y, acogido en el vientre del
pez, poder evacuar su interior. Si quieres saber
de qué pez se trata, escucha a Job que dice: ¿Soy
el monstruo marino o el Dragón para que pongas un
guardián? ¿Quién es este? Lo sabrás ciertamente
cuando leas que nuestro Señor Jesucristo se
llevó cautiva a la cautividad; ya que derrotado
el adversario y el enemigo, nosotros, que gemía-
mos en la cautividad, por Cristo comenzamos a
disfrutar de libertad.
Además, la misma oración del santo Jonás
nos dice que se trata de los misterios de la
pasión del Señor. Dice efectivamente: En el
peligro grité al Señor y me escuchó desde el vientre
del abismo. ¿Te has fijado que no dice: desde el
vientre del pez, sino: desde el vientre del abismo?
Pues el Señor no bajó al vientre del pez, sino al
vientre del abismo, para que los que estaban en
el abismo, fueran liberados de cadena perpetua.
Y ¿quién es el que sacrificó al Señor un
sacrificio de alabanza y de aclamación, sino el
príncipe de todos los sacerdotes, que por todos
nosotros hizo votos al Señor y los cumplió? Sólo
él pudo obtener semejante resultado. Pues lo
mismo que Jonás fue arrojado al mar y el mar
calmó su cólera, así también nuestro Señor
93

Jesucristo vino a este mundo para salvar al


mundo, pacificando por su sangre todos los
seres, los del cielo y los de la tierra. Así que con
su venida redimió a todos los hombres y con
sus obras -resucitando muertos, sanando enfer-
mos, infundiendo en el corazón del hombre el
temor de Dios- los incitó al culto de Dios. Él fue
quien, por nosotros, sacrificó al Señor un sacrifi-
cio de salvación, y ofreció víctimas dignas de
nuestra conversión; él fue el que se durmió y se
despertó 31.

Orígenes también comenta la oración de Jonás:

Además, el que sabe de qué cetáceo es figura el


gran pez que se tragó a Jonás, comprende que
es aquél del que dice Job: Que le maldigan los que
maldicen el día, los que entienden de conjurar al
Leviatán. Este tal, si por cualquier falta de infi-
delidad viniese a parar al vientre del cetáceo,
arrepentido orará y saldrá de allí. Y una vez
salido, si persevera en la obediencia a los man-
datos de Dios, podrá, inflamado por el Espíritu
de profecía, ser ocasión de salvación también
ahora para tantos ninivitas a punto de perecer;
pero no deberá llevar a mal la bondad de Dios,
ni deseará que Dios persevere en su propósito

31
San Ambrosio de Milán. Comentario sobre el salmo 43. 83-85: PL
14,1129-1130. Domingo XIX del T. Ordinario. Año II.
94

de destruir a quienes se arrepienten. 32

El bautismo también resuena en este texto del libro


de Jonás. La Iglesia sumerge tres veces a los
catecúmenos en las aguas del Bautismo, de donde
salen victoriosos, vencedores de la muerte.
Este signo de inmersión-conversión permite
escuchar con un nuevo sentido las palabras de
Jesús: Por eso, más le vale que le cuelguen al
cuello una de esas piedras de molino que mueven
los asnos, y le hundan en lo profundo del mar Mt 18,6.
Es decir, hay crisis que nos vienen muy bien.
Porque es terrible cuando se nos sube la santidad
a la cabeza, nos creemos mejores que los demás,
y no paramos de enjuiciar y condenar. Así somos
un escándalo, falseamos horriblemente el rostro de
Dios. En este caso, quizás Dios no tenga más
remedio que levantar su mano de nuestra cabeza
para que nos veamos con un gran pecado en las
manos, nos hundamos en lo más profundo del mar
y así podamos convertirnos.

La barca en el Evangelio

El evangelio está lleno de barcas: gente trabajando


en las redes, pescando, viajando, etc... y Jesús
hace maravillosos signos con ellas.

32
Orígenes. Opúsculo sobre la oración. 13-14: PG 11,455-459)
Martes XXVII del T. Ordinario. Año II.
95

La barca está tan asociada a la evangelización,


que simboliza claramente a la Iglesia. Los parale-
lismos con la Cruz surgen así continuamente:

Subió a la barca
y sus discípulos le siguieron Mt 8,23

como al subir a la Cruz:

Y yo, cuando sea levantado de la tierra,


atraeré a todos hacia mí Jn 12,32.
Subiendo a la barca, pasó a la otra orilla y
vino a su ciudad Mt 9,1.

La expresión la otra orilla está llena de connotacio-


nes. Podemos encontrar nueve citas en el evange-
lio con esa expresión 33. Para pasar a la otra orilla
se sube en la barca; para pasar a la otra vida se
sube a la Cruz...
Las experiencias que Jesús hace vivir a sus
discípulos en las barcas son impresionantes. La
barca es una verdadera escuela o, recordando lo
que decía Juan Pablo II a los jóvenes en la Jornada
Mundial del 2000 en Roma, un “laboratorio de la
fe”.
Por ejemplo, cuando pasamos por situaciones
de angustia, las olas de muerte nos invaden,
parece que el Señor nos ignora, que se ha dormi-
do:

33
Mt 8,18.28; 9,1; 14,22; 16,5; Mc 4,1.35; 5,21; Lc 8,22.
96

De pronto se levantó en el mar una tempes-


tad tan grande que la barca quedaba tapa-
da por las olas; pero él estaba dormido Mt
8,24; cf. Mc 4,37
.

La mayor riqueza de símbolos, página de oro puro,


catequesis profunda donde las haya, se encuentra
en un pasaje que narran los cuatro evangelistas;
por ejemplo, Mateo:

Inmediatamente obligó a los discípulos a


subir a la barca y a ir por delante de él a la
otra orilla, mientras él despedía a la gente.
Después de despedir a la gente, subió al
monte a solas para orar; al atardecer esta-
ba solo allí. La barca se hallaba ya distante
de la tierra muchos estadios, zarandeada
por las olas, pues el viento era contrario. Y
a la cuarta vigilia de la noche vino él hacia
ellos, caminando sobre el mar. Los discípu-
los, viéndole caminar sobre el mar, se
turbaron y decían: «Es un fantasma», y de
miedo se pusieron a gritar. Pero al instante
les habló Jesús diciendo: «¡Ánimo!, que soy
yo; no temáis.» Pedro le respondió: «Señor,
si eres tú, mándame ir donde ti sobre las
aguas.» «¡Ven!», le dijo. Bajó Pedro de la
barca y se puso a caminar sobre las aguas,
yendo hacia Jesús. Pero, viendo la violen-
cia del viento, le entró miedo y, como co-
menzara a hundirse, gritó: «¡Señor, sálva-
me!» Al punto Jesús, tendiendo la mano, le
97

agarró y le dice: «Hombre de poca fe, ¿por


qué dudaste?» Subieron a la barca y amai-
nó el viento. Y los que estaban en la barca
se postraron ante él diciendo: «Verdadera-
mente eres Hijo de Dios» Mt 14,22-33; cf. Mc 6,47-53;
Lc 8,22-25; Jn 6,16-20
.

“Obligó a subir”, “orar a solas”, “las olas”, “el viento


contrario”, “la noche”, “caminar sobre las aguas”, “el
miedo”, “gritar”, “soy yo”, “no temáis”, “mándame ir
donde ti”, “hundirse”, “tender Jesús la mano”...
cada movimiento, cada palabra, cada gesto, tiene
un significado profundo, más profundo que ese
mar; tanto que su explicación no cabe aquí.
Esta palabra se puede experimentar a nivel
comunitario, porque la barca es la Iglesia, y a nivel
personal, porque no hay ser humano que se libre
de esta experiencia, de verse en una tremenda
tempestad, zarandeado por las olas, con todos los
vientos en contra, en medio de la oscuridad de la
noche, donde no hay una miaja de luz que ilumine
qué está pasando aquí.
Pero si yo estaba con Jesús, he escuchado su
predicación, lo he visto curar enfermos, acabamos
de asistir a la multiplicación de los panes y los
peces, ¿qué es lo que está pasando? ¿Por qué me
sucede esto? ¿Dónde está el Señor? ¿Ha sido
todo un sueño, una fantasía? Porque la verdad es
que me muero.
Y a la cuarta vigilia de la noche, no a la primera,
ni a la segunda, ni a la tercera, sino a la cuarta
vigilia, cuando Él considera que es el momento
98

oportuno, escuchas que Jesús te dice: ¡Ánimo!,


que soy yo; no temas. Soy yo quien te ha metido
aquí, porque es necesario para ti y para tu misión.
Y uno, que ha experimentado hasta el fondo la total
impotencia, le pide con toda el alma: si eres tú,
mándame ir donde ti. Llámame tú. Y entonces se
camina sobre el agua. Y entonces se aprende que
la muerte ha sido vencida.
Dichosos aquellos que han experimentado lo
que en esta página del Evangelio se describe,
aquellos a los que la Iglesia les ha entregado esta
Palabra, partida como se parte un pan cuando se
da a comer. Quizás esta palabra viene a continua-
ción de la multiplicación de los panes porque
explica la porción de pan que les tocó comer a los
apóstoles.

Por otra parte, la barca, que es desde donde se


echan las redes, es también desde donde se
predica:

Y se reunió tanta gente junto a él, que hubo


de subir a sentarse en una barca, y toda la
gente quedaba en la ribera Mt 13,2; cf. Mc 4,1.
Entonces, a causa de la multitud, dijo a sus
discípulos que le prepararan una pequeña
barca, para que no lo aplastaran Mc 3,9.
Subiendo a una de las barcas, que era de
Simón, le rogó que se alejara un poco de
tierra; y, sentándose, enseñaba desde la
barca a la muchedumbre Lc 5,3.
99

Y, claro, un fruto de la predicación es la pesca:

«También es semejante el Reino de los


Cielos a una red que se echa en el mar y
recoge peces de todas clases; y cuando
está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y
recogen en cestos los buenos y tiran los
malos Mt 13,47-48.

Nosotros hemos sido arrancados del mar, de la


muerte, mediante las redes de la predicación.
¿Seremos recogidos en cestos o nos tirarán fue-
ra?. Estos cestos recuerdan las comunidades que
forman la Iglesia, llenas de peces de todas clases
(como los animales de toda especie del arca de
Noé).
No siempre que se predica, que se va de
pesca, se recogen peces:

Dijo a Simón: «Boga mar adentro34, y echad


vuestras redes para pescar.» Simón le
respondió: «Maestro, hemos estado bre-
gando toda la noche y no hemos pescado
nada; pero, en tu palabra, echaré las re-
des.» Y, haciéndolo así, pescaron gran
cantidad de peces, de modo que las redes
amenazaban romperse Lc 5,4-6.

Boga mar adentro. Aquí Jesús parece decir: id más

34
Otras versiones: Lleva la barca a la parte más honda.
100

lejos, buscad a los alejados, pescad en lo profun-


do, rescatad a los que están más hundidos. Des-
pués Jesús dirá a Pedro: Desde ahora serás
pescador de hombres Lc 5,10.

Izquierda y derecha

Otro texto, paralelo al anterior pero que añade


una nueva relación con la cruz, es de san Juan:

Simón Pedro les dice: «Voy a pescar.» Le


contestan ellos: «También nosotros vamos
contigo.» Fueron y subieron a la barca,
pero aquella noche no pescaron nada. Él
les dijo: «Echad la red a la derecha de la
barca y encontraréis.» La echaron, pues, y
ya no podían arrastrarla por la abundancia
de peces Jn 21,6.

Echad la red a la derecha. ¿No es lo mismo pescar


a babor que a estribor? Quizás aquí se esté intro-
duciendo un nuevo elemento muy interesante. ¿Por
qué se pesca a la derecha y no a la izquierda?. Si
la barca es la Cruz, a Jesús le dieron la lanzada en
el costado derecho. Y brotó sangre y agua, los
sacramentos35. Si la derecha representa la miseri-
cordia y la izquierda la ley, está claro que hay que

35
Ver lo que se dice sobre el agua y la sangre que brotan del
costado de Cristo en el apartado dedicado al Árbol de la Vida.
101

predicar con la misericordia, no con la ley.


Veamos algunos textos que nos confirmen
esto:

El sabio tiene el corazón a la derecha, el


necio tiene el corazón a la izquierda. Ade-
más, en cualquier camino que tome el
necio, su entendimiento no le da de sí y
dice de todo el mundo: «Ese es un necio»
Qo 10,2-3
.

A El sabio tiene el corazón a la derecha, está


presto a perdonar.
A El necio tiene el corazón a la izquierda, está
presto a juzgar.
A En cualquier camino que tome el necio, su
entendimiento no le da de sí y dice de todo el
mundo: «Ese es un necio», es decir, proyecta
su pecado en los demás.

San Mateo nos advierte:

Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabri-


tos a su izquierda Mt 25,33.

En el último día, que Dios nos acoja con su miseri-


cordia, nos ponga a su derecha; a su izquierda nos
caería todo el peso de la ley, el merecimiento de
nuestros pecados.
La barca, la cruz, el templo... A esta cadena
Ezequiel añade un río que brota en el lado derecho
del templo:
102

Me llevó a la entrada del templo, y he aquí


que debajo del umbral del templo salía
agua, en dirección a oriente, porque la
fachada del templo miraba hacia oriente. El
agua bajaba de debajo del lado derecho del
templo, al sur del altar. Luego me hizo salir
por el pórtico septentrional y dar la vuelta
por el exterior, hasta el pórtico exterior que
miraba hacia oriente, y he aquí que el agua
fluía del lado derecho Ez 47,1s.

Al lado derecho de la barca hay peces, el fruto de


la predicación. Este río del lado derecho del templo
también produce frutos. Ezequiel añade:

Y al volver vi que a la orilla del torrente


había gran cantidad de árboles, a ambos
lados. Me dijo: «Esta agua sale hacia la
región oriental, baja a la Arabá, desemboca
en el mar, en el agua hedionda, y el agua
queda saneada. Por dondequiera que pase
el torrente, todo ser viviente que en él se
mueva vivirá. Los peces serán muy abun-
dantes, porque allí donde penetra esta
agua lo sanea todo, y la vida prospera en
todas partes adonde llega el torrente [...] A
orillas del torrente, a una y otra margen,
crecerán toda clase de árboles frutales,
cuyo follaje no se marchitará y cuyos frutos
no se agotarán: producirán todos los meses
frutos nuevos, porque esta agua viene del
santuario. Sus frutos servirán de alimento,
103

y sus hojas de medicina.» Ez 47,7-9.12

Por donde pasa el río brota la vida, crecen árboles,


se sanean las aguas, la muerte pierde el veneno.
¡Ese río también es la predicación!, la predicación
del kerygma, que brota del costado derecho de
Cristo y por donde pasa convierte la muerte en
vida. Los que son regados son como esos árboles,
sus hojas son medicinales, sus palabras sosiegan,
sus frutos comestibles, su compañía es dulce y
alimenta.
El templo, el oriente, el agua que sanea las
aguas salobres como el “madero de Mará”, la
abundancia de peces, los árboles de fruto constan-
te, hojas medicinales... ¡qué abundancia de sig-
nos!. Algunos textos no se sabría decir si son del
profeta Ezequiel o del evangelista san Juan.

La izquierda, la ley; la derecha, la misericordia. La


ley se representa a veces como un yugo36. San
Pablo habla del peso de la ley. El yugo pesa sobre
la cerviz. Algunos tenemos problemas de cervicales
por los yugos que soportamos, yugos impuestos
por la sociedad, por nosotros mismos, por el afán
de ser, de poder, de dinero... Pero he aquí que
Jesús dice: Mi yugo es suave y mi carga ligera Mt
11,30
.

La izquierda, la ley, el yugo; la derecha, la miseri-

36
Más adelante veremos el símbolo del yugo.
104

cordia. Quien ha experimentado esto, no puede


evitar emocionarse al encontrar en el Cantar de los
Cantares:

Su izquierda está bajo mi cabeza,


y su diestra me abraza Ct 2,6 = 8,3.

Ahora el yugo, en vez de pesar sobre mi cabeza,


es mi cabeza la que descansa sobre el yugo. Y por
si fuera poco, con su diestra me abraza, me en-
vuelve su misericordia.
¿Cómo no habrán pintado esta imagen los
pintores, o esculpido los escultores?. A mí me
recuerda a la Piedad, aunque Miguel Ángel recostó
a Cristo sobre el brazo derecho de la Virgen. No así
el autor37 de la Piedad que hay en la iglesia de san
Juan del Mercado de Benavente (Zamora), que
traduce fielmente esta imagen.
Dicen que las madres tienden a coger a sus
hijos reclinando sus cabezas en su brazo izquierdo
¿será para que sientan el latido de su corazón?.
Cuando la cruz nos mata, sigamos este diseño,
echémonos en los brazos de María y vayamos
desgranando las cuentas del rosario, auque este-
mos tan muertos que no podamos ni pensar en lo

37
Escuela de Valladolid, siglo XVI o XVII.
105

que decimos. Al tercer día resucitaremos.

El regreso del hijo pródigo, de Rembrandt

Después de lo dicho sobre la izquierda y la dere-


cha, hay algo en esta magnífica pintura de Rem-
brandt que resulta sorprendente. El padre acoge a
su hijo perdido y posa sobre sus espaldas sus dos
manos ¡llamativamente distintas!: la mano izquierda
es una mano fuerte, grande; la mano derecha es
pequeña, suave, delicada. ¿Error del pintor?,
estamos hablando de Rembrandt al final de su
vida, no lo creo. Henri J. M. Nouwen ha escrito un
delicioso libro38 en el que sugiere que la mano
izquierda es la mano de un padre, la mano derecha
es la mano de una madre. Dios como padre y como
madre. Es muy interesante su meditación. También
podríamos ver aquí la fuerte mano izquierda como
ley, disciplina, la necesaria autoridad paterna, el
fortalecimiento de la columna vertebral. La suave
mano derecha como misericordia, perdón, el
necesario afecto materno, el desarrollo del cora-
zón.

38
Henri J. M. Nouwen. El regreso del hijo pródigo. Meditaciones
ante un cuadro de Rembrandt. PPC, 2004.
106
VARAS, BASTONES, CAYADOS

Sirven para apoyarse y para defenderse, como la


cruz. En manos de los patriarcas, reyes y profetas
son signo de poder y con ellos realizan acciones
cargadas de significado.

El bastón de Moisés

San Teodoro Estudita habla del bastón de Moisés


y de los prodigios que realiza.
La primera intervención es cuando Dios dice a
Moisés que tire su bastón a tierra y éste se convier-
te en serpiente; lo coge otra vez y vuelve a ser
bastón:

Díjole Yahvé: «¿Qué tienes en tu mano?»


«Un cayado», respondió él. Yahvé le dijo:
«Échalo a tierra.» Lo echó a tierra y se
convirtió en serpiente; y Moisés huyó de
ella. Dijo Yahvé a Moisés: «Extiende tu
mano y agárrala por la cola.» Extendió la
mano, la agarró, y volvió a ser cayado en
su mano... Ex 4,2-4

Así ocurre con nuestra cruz: cuando la tiramos, la


rechazamos, se convierte en algo que nos mata y
108

huimos. Si la tomamos y la aceptamos, ella nos


sirve de apoyo.
¡Bendita cruz, bendito bastón!:

Aunque pase por valle tenebroso, ningún


mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara
y tu cayado, ellos me sosiegan Sal 23,4.

Parece ser que el bastón con el que Moisés hará


luego tantos prodigios es otro que Dios le entrega
especialmente:

«Toma también en tu mano este cayado,


porque con él has de hacer las señales.»
[...] Yahvé dijo a Moisés en Madián: «Anda,
vuelve a Egipto ; pues han muerto todos los
que buscaban tu muerte.» Tomó, pues,
Moisés a su mujer y a su hijo y, montándo-
los sobre un asno, volvió a la tierra de
Egipto. Tomó también Moisés el cayado de
Dios en su mano Ex 4,17.19-20.

El padre, la madre, el niño y el burro, camino de


Egipto. Parece más la imagen de la Sagrada
Familia, en su huida a Egipto, que una lectura del
Éxodo. Estos remolinos que la Biblia hace con el
tiempo son encantadores, tienen hasta buen
humor.
Este cayado de Dios hará prodigios, a veces
por mano de Moisés, otras por la de Aarón:

S Convertido en serpiente se come las de los


109

magos:

«Cuando Faraón os diga: Haced


algún prodigio, dirás a Aarón: "To-
ma tu cayado y échalo delante de
Faraón, y que se convierta en ser-
piente."» Presentáronse, pues,
Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron
lo que Yahvé había ordenado: Aa-
rón echó su cayado delante de
Faraón y de sus servidores, y se
convirtió en serpiente. También
Faraón llamó a los sabios y a los
hechiceros, y también ellos, los
sabios egipcios, hicieron con sus
encantamientos las mismas cosas.
Echó cada cual su vara, y se troca-
ron en serpientes; pero el cayado
de Aarón devoró sus varas Ex 7,9-12.

Si la serpiente del paraíso estaba en el


árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, el
hecho de que la serpiente de Moisés y
Aarón devore a las de los sabios y hechice-
ros del faraón quizás esté en relación con:
La necedad divina es más sabia que la
sabiduría de los hombres y la debilidad
divina, más fuerte que la fuerza de los
hombres 1Co 1,25. Nuestra cruz es necesaria
para que devore los encantamientos del
mundo. Por eso, san Pablo dice: Con sumo
gusto seguiré gloriándome sobre todo en
110

mis flaquezas, para que habite en mí la


fuerza de Cristo. Por eso me complazco en
mis flaquezas, en las injurias, en las necesi-
dades, en las persecuciones y las angus-
tias sufridas por Cristo; pues, cuando soy
débil, entonces es cuando soy fuerte 2Co
12,9s
.

S Convierte las aguas en sangre:

Yahvé dijo a Moisés: «Di a Aarón:


Toma tu cayado, y extiende tu ma-
no sobre las aguas de Egipto, sobre
sus canales, sobre sus ríos, sobre
sus lagunas y sobre todos sus de-
pósitos de agua. Se convertirán en
sangre; y habrá sangre en toda la
tierra de Egipto, hasta en los árbo-
les y las piedras» Ex 7,19.

Sí, las aguas se convierten en sangre para los


egipcios; luego Cristo las convertirá en vino
para nosotros (Jn 2,1ss).

S Hace salir ranas de las aguas (Ex 8,1s), con-


vierte el polvo en mosquitos (Ex 8,13), produce
truenos y granizos (Ex 9,23-26), desata al
viento y la langosta (Ex 10,13-15).

S En la plaga de las tinieblas, curiosamente, no


interviene el cayado:
111

Extendió Moisés su mano hacia el


cielo y hubo por tres días densas
tinieblas en todo el país de Egipto.
No se veían unos a otros, y nadie
se levantó de su sitio por espacio
de tres días, mientras que todos los
israelitas tenían luz en sus moradas
Ex 10,22-23
.

S Y el signo supremo, divide el mar para que


pase el pueblo:

Y tú, alza tu cayado, extiende tu


mano sobre el mar y divídelo, para
que los israelitas entren en medio
del mar a pie enjuto Ex 14,16.

el cayado de Moisés abre caminos en el mar, la


Cruz del Mesías nos abre caminos en la muer-
te. El paso del mar Rojo quedará como signo
del bautismo.

S Para volver a cerrar las aguas tampoco se


utiliza el bastón, como en el caso de las tinie-
blas:

Extendió Moisés su mano sobre el


mar, y al rayar el alba volvió el mar
a su lecho; de modo que los egip-
cios, al querer huir, se vieron frente
a las aguas. Así precipitó Yahvé a
los egipcios en medio del mar, pues
112

al retroceder las aguas cubrieron


los carros y a su gente, a todo el
ejército de Faraón, que había entra-
do en el mar para perseguirlos; no
escapó ni uno siquiera Ex 14,27-29.

Es como si el autor sagrado quisiera expresar


que el bastón de Dios no es para provocar
oscuridad o muerte. Tal vez, pues Dios No se
complace en humillar, en afligir a los seres
humanos Lam 3,33. ¿Acaso me complazco yo en la
muerte del malvado -oráculo del Señor Yahvé-
y no más bien en que se convierta de su con-
ducta y viva? Ez 18,23

S En la batalla contra Amalec, mientras Josué


lucha, Moisés reza, con el bastón en la mano:

Moisés dijo a Josué: «Elígete algu-


nos hombres, y sal mañana a com-
batir contra Amalec. Yo me pondré
en la cima del monte, con el cayado
de Dios en mi mano.» Josué cum-
plió las órdenes de Moisés, y salió a
combatir contra Amalec. Mientras
tanto, Moisés, Aarón y Jur subieron
a la cima del monte. Y sucedió que,
mientras Moisés tenía alzadas las
manos, prevalecía Israel; pero
cuando las bajaba, prevalecía Ama-
lec. Se le cansaron las manos a
Moisés, y entonces ellos tomaron
113

una piedra y se la pusieron debajo;


él se sentó sobre ella, mientras
Aarón y Jur le sostenían las manos,
uno a un lado y otro al otro. Y así
resistieron sus manos hasta la
puesta del sol. Josué derrotó a
Amalec y a su pueblo a filo de espa-
da. Yahvé dijo Moisés: «Escribe
esto en un libro para que sirva de
recuerdo, y haz saber a Josué que
yo borraré por completo la memoria
de Amalec de debajo de los cielos.»
Después edificó Moisés un altar, al
que puso por nombre Yahvé Nissí
diciendo: «La bandera de Yahvé en
la mano; Yahvé está en guerra con
Amalec de generación en genera-
ción» Ex 17,8-16.

¡Qué imágenes! Moisés con el bastón y las


manos en alto, el Mesías, con la Cruz y los
brazos abiertos. A Moisés se le cansan las
manos y se las sujetan, al Mesías se las cla-
van. Moisés, tras la victoria, enarbola el cayado
convertido en bandera, a Jesús resucitado se le
representa con la bandera de la victoria en la
mano.
Desde sus monasterios, muchos realizan
esta misión de intercesión. Como santa Teresa
de Lisieux, que desde su convento rezaba y
ofrecía sus sufrimientos, alzaba su bastón, por
los misioneros, lo que le valió ser nombrada
114

patrona de las misiones.

S Otra imagen de gran riqueza: en Masá y Meri-


bá, en medio del desierto, con el pueblo en
plena murmuración por la sed, el bastón hace
brotar agua de la roca:

«Toma la vara y reúne a la comuni-


dad, tú con tu hermano Aarón. Ha-
blad luego a la peña en presencia
de ellos, y ella dará sus aguas. Ha-
rás brotar para ellos agua de la
peña, y darás de beber a la comuni-
dad y a sus ganados.» Tomó Moi-
sés la vara de la presencia de Yah-
vé como se lo había mandado. Con-
vocaron Moisés y Aarón la asam-
blea ante la peña y él les dijo: «Es-
cuchadme, rebeldes. ¿Haremos
brotar de esta peña agua para voso-
tros?» Y Moisés alzó la mano y
golpeó la peña con su vara dos
veces. El agua brotó en abundan-
cia, y bebió la comunidad y su ga-
nado Nm 20,8-11.

San Beda el Venerable recoge este simbolismo


del bastón que golpea la roca y la cruz:

Él es precisamente el maná que, como


alimento celestial, nos reconforta para
que no desfallezcamos en la andadura
115

de la presente vida; él, la roca que nos


sacia con dones espirituales; la roca que
golpeada por el leño de la cruz, manó
de su costado y en beneficio nuestro el
agua de la vida.39

Los sabios de Israel, buscando las razones por


las que Dios no permitió a Moisés entrar en la
Tierra Prometida, se detienen de forma espe-
cial en este episodio y resaltan una serie de
detalles con gran significado.
En primer lugar, hacen notar que Dios no le
dice que golpee la peña sino, simplemente, que
le hable, que ella dará agua: Hablad luego a la
peña en presencia de ellos, y ella dará sus
aguas 40. ¿Por qué, entonces, la golpea?.
Precisamente él, que comenzó su carrera
matando a un egipcio porque golpeaba a un
hebreo Ex 2,11 y que luego reprende a un hebreo
por golpear a otro Ex 2,13, ahora él golpea la
peña, y dos veces.
Hay quien ha pensado que este “dos veces”
fue signo de duda y que esa falta de fe le valió
no entrar en la Tierra Prometida. Sin embargo,
los sabios de Israel están muy lejos de tan
intransigente interpretación y dan otras claves.

39
San Beda el Venerable. Homilía 1. 16: CCL 122,117-118). Martes
XXIII del T. Ordinario. Año I.
40
Sin embargo, Ex 17,6 dice: golpea la roca y saldrá agua para que
beba el pueblo.
116

Por ejemplo, indican que Moisés no debió


decir: ¿Haremos brotar de esta peña agua para
vosotros? Si no: “Dios hará brotar agua de esta
peña”. No debió ponerse de protagonista, no
debió golpear la peña con el bastón (nosotros
podríamos añadir que no se debe usar la cruz
para golpear; Juan Pablo II ha pedido perdón
por ello). Una vez, bueno está; pero no se debe
repetir el error.
No debió “sentir ira” contra el pueblo, y aquí
está lo más grave del problema; no fue cues-
tión de falta de fe, sino de un pecado. Ese
“rebeldes” y, sobre todo, ese “para vosotros?”
en interrogante, deja en el aire un juicio: “mal-
vados, que no os lo merecéis”. Moisés se ha
quedado en el pecado del pueblo en vez de
resaltar la misericordia de Dios. ¿Acaso ese
pueblo se merecía que Dios hiciese algo por
ellos, una vez más y después de tanta rebel-
día?.
Dios se quejará, no de falta de fe, sino de
que Moisés y Aarón no aprovecharan el mo-
mento para hacer notar su santidad, santidad
que se manifiesta en su amor por “ese pueblo
pecador”: Por no haber confiado en mí, honrán-
dome ante los israelitas, os aseguro que no
guiaréis a esta asamblea hasta la tierra que les
he dado Nm 20,12.
Dios perdona todos los pecados, pero
parece que no le gusta que se dude de su
santidad: Por haberme sido infiel en medio de
los israelitas, en las aguas de Meribá Cadés,
117

en el desierto de Sin, por no haber manifestado


mi santidad en medio de los israelitas, por eso,
sólo de lejos verás la tierra, pero no entrarás en
ella, en esa tierra que yo doy a los israelitas Dt
32,51s
.
Esto recuerda, en cuanto al pecado contra
la santidad de Dios: Pero el que blasfeme
contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón
nunca Mc 3,29. Porque si la santidad se manifiesta
en el amor a los pecadores, y uno se excluye
de este amor, Dios no puede hacer ya nada.
Pero si aceptamos, quedamos obligados a
hacer lo mismo: Yo os digo: Amad a vuestros
enemigos y rogad por los que os persigan, para
que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que
hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover
sobre justos e injustos [...] Vosotros, pues, sed
perfectos como es perfecto vuestro Padre
Celestial Mt 5:44-45.
Hace salir el sol, nuestro sol es Jesucristo:
por las entrañas de misericordia de nuestro
Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto Lc 1,78
Hace llover, la lluvia la Palabra: Como
descienden la lluvia y la nieve de los cielos y no
vuelven allá, sino que empapan la tierra, la
fecundan y la hacen germinar, para que dé
simiente al sembrador y pan para comer, así
será mi palabra, la que salga de mi boca, que
no tornará a mí de vacío, sin que haya realiza-
do lo que me plugo y haya cumplido aquello a
que la envié Is 55,10s.
Vosotros sed perfectos como es perfecto
118

vuestro Padre Celestial, per-fecto, su mejor


hecho, que expresa su santidad, es el per-dón,
el máximo don. Perdónanos nuestras deudas,
así como nosotros hemos perdonado a nues-
tros deudores Mt 6,12.
Esa es la perfección, esa es la santidad de
Dios: Así dice el Señor Yahvé: No hago esto
por consideración a vosotros, casa de Israel,
sino por mi santo nombre, que vosotros habéis
profanado entre las naciones adonde fuisteis.
Yo santificaré‚ mi gran nombre profanado entre
las naciones, profanado allí por vosotros. Y las
naciones sabrán que yo soy Yahvé - oráculo
del Señor Yahvé - cuando yo, por medio de
vosotros, manifieste mi santidad a la vista de
ellos Ez 36,22s. Sí, Dios manifiesta su santidad
amándome a mí, que soy un pecador. ¡Qué
error sería que yo quisiera manifestar mi santi-
dad, aparte de una gran mentira!.
Por eso decimos cada día: Santificado sea
tu nombre Mt 6,9, y estamos contentísimos de
que Dios, por medio de nosotros, pecadores,
rebeldes, indignos, muestre su santidad entre
las naciones.
Hay otro detalle interesante en este pasaje:
dice Dios: Toma la vara y reúne a la comuni-
dad. ¿Por qué: toma la vara? ¿Dónde estaba la
vara?. Iba en el Arca. Moisés ya no llevaba la
vara, había sacralizado la vara, iba en el Arca
la vara: Tomó Moisés la vara de la presencia de
Yahvéh, como se lo había mandado Nm 20,9.
Moisés, que ya no lleva su vara, ya no se
119

acuerda de quién es ni de dónde viene: un


fugitivo, un asesino. Ahora Moisés se considera
mejor que el pueblo y lo juzga, no lo cree
merecedor del agua. Eso a Dios no le gustó
nada.
Jesús también se pone serio en este punto:
`Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella
deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú
también compadecerte de tu compañero, del
mismo modo que yo me compadecí de ti?' Y
encolerizado su señor, le entregó a los verdu-
gos hasta que pagase todo lo que le debía.
Esto mismo hará con vosotros mi Padre celes-
tial, si no perdonáis de corazón cada uno a
vuestro hermano Mt 18,32-35.

Así pues, necesitamos constantemente la cruz


porque ella nos recuerda quiénes somos, nos hace
presente nuestra pobreza y debilidad, nos aleja del
juicio a los demás. Y aún así, corremos el peligro
de que la sacralicemos, la colguemos en la pared,
la pongamos en el altar, le encendamos velas, le
echemos incienso... y al final nos olvidemos de
dónde venimos, nos creamos mejores que los
demás y, en consecuencia, nos veamos privados
de entrar en la Tierra Prometida.

La vara de Aarón

Moisés habló a los israelitas, y cada uno de


120

los principales le dio una rama, doce ramas,


en representación de todas las familias
paternas. Entre sus ramas estaba también
la rama de Aarón. Moisés depositó las
ramas delante de Yahvé en la Tienda del
Testimonio. Al día siguiente, cuando entró
Moisés en la Tienda del Testimonio, vio que
había retoñado la rama de Aarón, por la
casa de Leví: le habían brotado yemas,
había florecido y había producido almen-
dras Nm 17,21-23

Con este signo fue elegido Aarón como sumo


sacerdote. Esta vara florecida de Aarón es signo de
la Cruz gloriosa de Jesús. Ella mostró que Él era
el Sumo Sacerdote. También es la única que ha
florecido pues la cruz es instrumento de muerte y
Cristo la ha hecho gloriosa, ha hecho que se
convierta en fuente de vida.
La vara de Aarón es de almendro, un árbol que
echa la flor, el fruto, antes que las hojas. Jeremías
habla del almendro:

Entonces me fue dirigida la palabra de


Yahvé en estos términos: «¿Qué estás
viendo, Jeremías?» «Una rama de almen-
dro estoy viendo.» Y me dijo Yahvé: «Bien
has visto. Pues así soy yo, velador de mi
palabra para cumplirla» Jr 1,11-12.

Una nota de la Biblia de Jerusalén dice:


121

El almendro en hebreo se llama šequed (vigilan-


te, atento) porque acecha la primavera para ser
el primero en echar flores; aquí evoca al Vigi-
lante (šôqed), el Dios siempre en vela.

Yo tengo un bastón de vara de almendro. Me gusta


apoyarme en él porque es como una especie de
oración. No es fácil conseguir una rama tan dere-
cha que sirva de bastón, hay que cuidarla desde
que está en el árbol, guiarla para que no crezca en
cualquier dirección. Y me recuerda que mi cruz me
sirve para estar vigilante. Una cruz que de vez en
cuando florece y luego viene una primavera.

El bastón de los israelitas

Los israelitas tienen que comer el cordero de la


Pascua con el bastón en la mano:

Así lo habéis de comer: ceñidas vuestras


cinturas, calzados vuestros pies, y el bastón
en vuestra mano; y lo comeréis de prisa. Es
Pascua de Yahvé Ex 12,11.

Cada uno tiene que llevar su bastón: El que no


lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser
discípulo mío Lc 14,27p.
En el envío que hace Jesús de los discípulos de
dos en dos a anunciar el Reino, Mateo y Lucas
dicen que no lleven ni dos túnicas, ni sandalias, ni
bastón. Sin embargo, Marcos cuenta:
122

Les ordenó que nada tomasen para el


camino, fuera de un bastón: ni pan, ni
alforja, ni calderilla en la faja sino: «Calza-
dos con sandalias y no vistáis dos túnicas»
Mc 6,8-9
.

Quizás Marcos, que escribe para los cristianos de


Roma, está más cerca de ciertos signos: cada uno
con su bastón, su cruz; y con sus sandalias, el celo
por el anuncio del evangelio (calzados los pies con
el Celo por el Evangelio de la paz Ef 6,15).
Los cristianos, llamados por nuestro bautismo
a ser reyes, sacerdotes y profetas, tenemos nues-
tro cetro, que es nuestra cruz. Moisés con su
bastón sacó agua de la roca, pero también se
pueden excavar pozos de agua en el desierto:

Pozo que cavaron Príncipes, que excava-


ron los jefes del pueblo, con el cetro, con
sus bastones Nm 21,18.

El bastón de David

Cuando David se preparaba para la lucha con


Goliat, fue pertrechado con las armas de Saúl y
casi no podía caminar. Se las quitó y entonces:

Tomó su cayado en la mano, escogió en el


torrente cinco cantos lisos y los puso en su
zurrón de pastor, en su morral, y con su
123

honda en la mano se acercó al filisteo. El


filisteo fue avanzando y acercándose a
David, precedido de su escudero. Volvió los
ojos el filisteo, y viendo a David, lo despre-
ció, porque era un muchacho rubio y
apuesto. Dijo el filisteo a David: «¿Acaso
soy un perro, pues vienes contra mí con
palos?» 1S 17,40-43.

S Su cayado, ¿podía pensar David que con eso


podía matar al gigante? Hasta Goliat se ofende:
«¿Acaso soy un perro, pues vienes contra mí
con palos?». Pero David ha decidido cambiar
las pesadas armas de Saúl (¡cuánto pesan las
armas del mundo! prestigio, riquezas, poder...)
por las de su pueblo: un bastón, como cuando
salieron de Egipto, y

S cinco cantos lisos. ¿por qué cinco?, sólo usará


uno. De fallar el tiro, no le hubiera dado tiempo
de usar los otros cuatro. Entonces, ¿por qué
cinco?. Cinco son los libros de la Torá, la otra
arma de su pueblo. El bastón y cinco piedras,
la Cruz y la Palabra, dos espadas muy efica-
ces. San Pablo habla de las armas de la luz,
entre las cuales está la espada del Espíritu,
que es la Palabra de Dios Ef 6,17.

Sí, esto es necedad para los sabios de este mun-


do, pero lo cierto es que a Goliat la piedra se le
clavó en la frente:
124

Metió su mano David en su zurrón, sacó de


él una piedra, la lanzó con la honda e hirió
al filisteo en la frente; la piedra se clavó en
su frente y cayó de bruces en tierra 1 S 17,49

Algunas peculiaridades del bastón

Objeto personal

El bastón no hace milagros por sí mismo, no es


como la lámpara de Aladino. Está asociado a la
persona a quien pertenece. Eliseo quiere hacer un
milagro con su bastón a través de su criado y no
puede:

Él dijo a Guejazí: «Ciñe tu cintura y toma mi


bastón en tu mano. Si encuentras a alguien
no le saludes, y si alguien te saluda no le
respondas. Ve y coloca mi bastón sobre la
cara del niño.» [...] había colocado el bas-
tón sobre la cara del niño, pero no se
escuchó voz ni respuesta alguna. Se volvió
al encuentro de Eliseo y le comunicó: «El
niño no ha despertado.» Eliseo entró en la
casa; allí estaba el niño, muerto, acostado
en su lecho 2Re 4,29-32.

Es como el aceite de las vírgenes del evangelio,


también personal. Las vírgenes prudentes no
125

pueden dar aceite a las necias Cf. Mt 25, 1-13, porque el


aceite, la experiencia de poner en práctica la
palabra de Dios, es personal, no puede ser transfe-
rida.

Instrumento de selección

Ezequiel menciona el uso de la vara como instru-


mento de selección, como hacen los pastores con
las ovejas:

Como juzgué a vuestros padres en el de-


sierto de Egipto, así os juzgaré a vosotros,
oráculo del Señor Yahvé. Os haré pasar
bajo el cayado y os haré entrar por el aro
de la alianza; separaré de vosotros a los
rebeldes, a los que se han rebelado contra
mí: les haré salir del país en que residen,
pero no entrarán en la tierra de Israel, y
sabréis que yo soy Yahvé Ez 20,36-38.

Os haré entrar por el aro... ¡ya es antigua esa


expresión...! Algo así como “os haré bajar del
burro”. Porque ese es el problema, nuestra dificul-
tad para agachar la cabeza, para entrar por el aro,
para bajar del burro, para dar a torcer nuestro
brazo...
Y la cruz interviene en esto de maravilla, tiene
una pedagogía fantástica. Hoy, que tanto escanda-
liza la vejez, si se comprendiera el poder salvífico
que tienen los sufrimientos que preceden a la
126

muerte, la veríamos de otra forma. Dios, antes de


morir, nos prepara, por medio de lo que sea nece-
sario, para entrar por el aro, para que podamos
pasar por la puerta estrecha. Prepara al que se
muere y al que está a su lado.

Signo de alianza

Los profetas hacen gestos que llaman poderosa-


mente la atención con leños y cayados. Zacarías
dice:

Me procuré dos cayados: a uno lo llamé


«Gracia» y al otro «Vínculo» [...] Tomé
luego mi cayado «Gracia» y lo partí, para
romper la alianza que Yahvé había conclui-
do con todos los pueblos. Quedó roto aquel
día, y los tratantes de ovejas que me obser-
vaban supieron que era una palabra de
Yahvé. [...] Después partí mi segundo
cayado «Vínculo», para romper la fraterni-
dad entre Judá e Israel Za 11,7.10-11.14.

Ezequiel escenifica de maravilla:

Y tú, hijo de hombre, toma un leño y escribe


en él: «Judá y los israelitas que están con
él.» Toma luego otro leño y escribe en él:
«José, leño de Efraím, y toda la casa de
Israel que está con él.» Júntalos el uno con
el otro de suerte que formen un solo leño,
127

que sean una sola cosa en tu mano. Y


cuando los hijos de tu pueblo te digan:
«¿No nos explicarás qué es eso que tienes
ahí?», les dirás: Así dice el Señor Yahvé:
He aquí que voy a tomar el leño de José
(que está en la mano de Efraím) y las tribus
de Israel que están con él, los pondré junto
al leño de Judá, haré de todo un solo leño,
y serán una sola cosa en mi mano. Los
leños en los cuales hayas escrito tenlos en
tu mano, ante sus ojos, y diles: Así dice el
Señor Yahvé: He aquí que yo recojo a los
hijos de Israel de entre las naciones a las
que marcharon. Los congregaré de todas
partes para conducirlos a su suelo. Haré de
ellos una sola nación en esta tierra, en los
montes de Israel, y un solo rey será el rey
de todos ellos; no volverán a formar dos
naciones, ni volverán a estar divididos en
dos reinos. No se contaminarán más con
sus basuras, con sus monstruos y con
todos sus crímenes. Los salvaré de las
infidelidades por las que pecaron, los
purificaré, y serán mi pueblo y yo seré su
Dios. Mi siervo David reinará sobre ellos, y
será para todos ellos el único pastor; obede-
cerán mis normas, observarán mis precep-
tos y los pondrán en práctica. Habitarán en
la tierra que yo di a mi siervo Jacob, donde
habitaron vuestros padres. Allí habitarán
ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos, para
siempre, y mi siervo David será su príncipe
128

eternamente. Concluiré con ellos una alian-


za de paz, que será para ellos una alianza
eterna. Los estableceré, los multiplicaré y
pondré mi santuario en medio de ellos para
siempre. Mi morada estará junto a ellos,
seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y
sabrán las naciones que yo soy Yahvé, que
santifico a Israel, cuando mi santuario esté
en medio de ellos para siempre Ez 37,16-28.

Único pastor, alianza de paz eterna, santuario...


signos todos ellos de la era mesiánica, con una
nueva alianza que nace de un leño, la Cruz de
Cristo.
MÁSTILES, TIMONES, MADEROS

El mástil

El mástil de un barco y su palo horizontal para


sujetar la vela forman el signo de la cruz, y también
su función resulta simbólica.
Hay vientos buenos y malos, como el ábrego y
el cierzo que dice el Cantar de los Cantares; pero
ambos, con un buen mástil y una buena vela se
convierten en fuerza motriz y sirven para surcar los
mares. Solo hace falta el concurso de un buen
timonel. El timón, que también es signo de la cruz.
Ezequiel compara la caída de Tiro con un
naufragio. Tiro, que precisamente había sido
dotada de buenos materiales para navegar:

Del Líbano tomaron un cedro para erigirte


un mástil. De las encinas de Basán hicieron
tus remos. El puente te lo hicieron de marfil
incrustado en cedro de las islas de Quitín.
De lino recamado de Egipto era tu vela que
te servía de enseña Ez 27,5s.

De lino la vela, como las vestiduras blancas del


apocalipsis.
El matrimonio también es una barca que nece-
sita un buen mástil para navegar. Los remos sirven
130

para sacar el barco del puerto, pero luego se


navega con el mástil, las velas y el viento. Así, los
sentimientos sirven para comenzar la relación, pero
luego hace falta que el Espíritu Santo sople. Y para
que este soplo sea recogido y empuje a la nave,
hacen falta las velas de lino (la fe) y el mástil (la
cruz). Espíritu Santo, fe y cruz, ésos son los que
hacen posible que dos sean una sola carne, ima-
gen y semejanza de Dios. Navegar a fuerza de
remos (de sentimientos) es agotador, y cuando los
músculos claudican la barca queda a la deriva;
pero con un buen velamen y un buen viento, la
navegación es una delicia. ¿De dónde procede la
actual crisis del matrimonio? De la exaltación de los
sentimientos y de la pérdida de la cruz y de la fe.
El símbolo del mástil como cruz tiene cierto eco
en el lenguaje popular; en vez de decir: “que cada
uno cargue con su cruz”, a veces se dice: “que
cada cual aguante su palo y su vela”.
En el libro de los Números aparece un mástil,
no de barco si no un poste, con fuerte simbolismo
y sabor litúrgico:

Y dijo Yahvé a Moisés: «Hazte un Abrasa-


dor y ponlo sobre un mástil. Todo el que
haya sido mordido y lo mire, vivirá.» Hizo
Moisés una serpiente de bronce y la puso
en un mástil. Y si una serpiente mordía a un
hombre y éste miraba la serpiente de bron-
ce, quedaba con vida Nm 21,8-9.

Este texto lo explica el libro de la Sabiduría:


131

Incluso cuando les sobrevino la furia terrible


de las fieras y perecían mordidos por ser-
pientes sinuosas, tu cólera no duró hasta el
final. Como escarmiento, se vieron molesta-
dos por poco tiempo, pues tenían un signo
de salvación para recordar los mandamien-
tos de tu Ley; y el que lo miraba se curaba,
no por lo que contemplaba, sino por ti,
salvador de todos.
Con esto convenciste a nuestros enemi-
gos de que tú eres quien libra de todo mal:
ellos morían por las picaduras de langostas
y moscas, sin encontrar remedio para su
vida, pues merecían ser castigados por
tales bichos. Pero contra tus hijos nada
pudieron los dientes de serpientes veneno-
sas, pues tu misericordia acudió a sanarlos.
Las mordeduras, pronto curadas, les recor-
daban tus palabras, para que no cayeran
en profundo olvido y se vieran excluidos de
tus beneficios. No los curó hierba ni cata-
plasma, sino tu palabra, Señor, que todo lo
sana. Sb 16,5-12

San Gregorio de Nisa, en una catequesis sobre el


bautismo, dice:

Basta esta simple medicación y el don de Dios


para que se produzca un resultado tan ma-
ravilloso: ser liberado de las llagas rebeldes,
infligidas por la mordedura de la serpiente, sin
necesidad de cauterios ni de bisturí. Venid,
132

pues, a curaros los que os sentís enfermos: no


descuidéis de hacerlo. Pues cuando una
enfermedad es rebelde y crónica, nada puede
contra ella ni el arte de curar. Pobres y necesita-
dos, apresuraos: venid a recibir los dones del
Rey; ovejas, acudid a ser marcadas con la señal
de la cruz, que es salud y remedio contra los
males. 41

La serpiente que cuelga del mástil, Cristo que


cuelga de la cruz. Una serpiente en un árbol nos
hizo caer, Cristo nos hace levantar.

El timón

El timón, con su palo para manejarlo, gobierna la


nave. Este signo lo utilizan los primeros cristianos.
Santiago nos da la clave:

Mirad también las naves: aunque sean


grandes y vientos impetuosos las empujen,
son dirigidas por un pequeño timón adonde
la voluntad del piloto quiere St 3,4.

Lo bueno es que haya viento. Vientos buenos,


vientos malos, qué más da, siempre que el timonel
sea bueno. Un barco necesita dos buenas cruces:

41
San Gregorio de Nisa. Discurso sobre el bautismo. PG 415-418.-
419. Domingo XVIII del T. Ordinario. Año II.
133

una grande, arriba en el aire, el mástil con su vela,


que recoja los vientos: la Cruz de Cristo; y otra
pequeña, sumergida en las aguas: la cruz personal
de cada uno; con esto, el buen timonel hará que la
nave llegue a buen puerto.
Dice san Pablo que el hombre nuevo, regenera-
do por el bautismo, es de los que no son arrastra-
dos ya por cualquier viento; será que tiene al buen
timonel:

Para que no seamos ya niños, llevados a la


deriva y zarandeados por cualquier viento
de doctrina, a merced de la malicia humana
y de la astucia que conduce al error Ef 4,14.

San Clemente de Alejandría relaciona el timón con


la pedagogía:

Como el general conduce a su ejército velando


por la seguridad de sus soldados, y como el
piloto maneja el timón de la nave atento a la
salvación de los pasajeros, así también el peda-
gogo conduce a los niños a un tenor de vida
saludable, en aras de su solicitud por nosotros.
[...] Así como no siempre el piloto se deja llevar
por la marea, sino que a veces poniendo proa a
la tempestad, resiste a todas las borrascas, así
tampoco el pedagogo expone al pequeño a los
vientos que soplan en nuestro mundo, ni menos
le abandona a merced de ellos, cual bajel, para
que se estrelle entregándose a una vida bestial
y licenciosa; al contrario, sólo cuando el ánimo
134

del muchacho es impulsado a lo alto por el


espíritu de verdad, empuña fuertemente el
timón del niño -me estoy refiriendo a sus oídos-
, y no lo suelta hasta haberle conducido, sano y
salvo, al puerto celestial. [...] Nuestro pedagogo
es el Dios santo, Jesús, el Logos que conduce a
la humanidad entera; el mismo Dios, que ama
a los hombres, es el pedagogo. 42

¿Cómo se nos ocurrirá pedir que se nos quite la


cruz? ¡Qué locura, dejar la nave sin timón!.

El madero de Mará

Llegaron a Mará, mas no pudieron beber el


agua de Mará, porque era amarga. Por eso
se llama aquel lugar Mará. El pueblo mur-
muró contra Moisés, diciendo: «¿Qué va-
mos a beber?» Entonces Moisés invocó a
Yahvé, y Yahvé le mostró un madero que
Moisés echó al agua, y el agua se volvió
dulce Ex 15, 23-25.
¿No fue el agua endulzada con un leño para
que se conociera su virtud? Si 38,5.

San Ambrosio de Milán comenta:

42
San Clemente de Alejandría. El pedagogo. Lib 1, cap 7: PG
8,315-318. Martes XIII del T. Ordinario. Año II.
135

El agua de Mará era amarga, pero Moisés echó


en ella un madero y se volvió dulce. De modo
semejante, el agua, sin la proclamación de la
cruz del Señor, no sirve en absoluto para la
salvación; pero cuando ha sido consagrada por
el misterio de la cruz salvadora, entonces se
vuelve apta para el baño espiritual y para la
bebida saludable. Pues del mismo modo que
Moisés, el profeta, echó un madero en aquella
agua, así ahora el sacerdote echa en ésta la
proclamación de la cruz del Señor y el agua se
vuelve dulce para la gracia.43

Y san Gregorio de Nisa compara al bautismo con


un río que inunda el mundo entero y añade:

Este río es dulce y potable, sin índice alguno de


desagradable salobridad. Se convierte en dulce
con la venida del Espíritu, como la fuente de
Mará por el contacto con el madero. 44

Agua amarga, muerte amarga ¿quién puede


beberla?. Pero un madero se sumerge en ella y se
vuelve dulce. Cristo en su Cruz se ha sumergido
hasta lo más profundo en las aguas de la muerte 45

43
San Ambrosio de Milán. Tratado sobre los misterios. 12-16.19: SC
25bis,162-164. Domingo XVIII del T. Ordinario. Año I.
44
San Gregorio de Nisa. Discurso sobre el bautismo. PG 415-418.-
419. Domingo XVIII del T. Ordinario. Año II.
45
Cf. Ef 2,6-11
136

y las ha endulzado.

Un leño en el pan

En el texto de Jeremías:

Y yo que estaba como cordero manso


llevado al matadero, sin saber que contra
mí tramaban maquinaciones: Destruyamos
el árbol en su vigor; borrémoslo de la tierra
de los vivos, y su nombre no vuelva a men-
tarse. Jr 11,19

la Biblia de Jerusalén aclara que otra posible


traducción de en su vigor es en su pan. Orígenes
considera la traducción metamos un leño en su
pan, y, junto con el leño de Mará, los aplica a
Jesucristo de forma bellísima:

Ellos tramaban contra mí, diciendo: Metamos un


leño en su pan. El pan de Jesús, del que nosotros
nos alimentamos, es su palabra. Y como, cuan-
do enseñaba, algunos intentaron poner obstácu-
los a su enseñanza, crucificándolo dijeron:
Venid, metamos un leño en su pan. A la palabra y
a la enseñanza de Jesús le hicieron seguir la
crucifixión del Maestro: éste es el leño metido
en su pan. Ellos, es verdad, dijeron insidiosa-
mente: Venid, metamos un leño en su pan, pero yo
voy a decir algo realmente maravilloso: el leño
metido en su pan mejoró el pan.
137

Tenemos de ello un precedente en la ley de


Moisés: lo mismo que el leño metido en el agua
amarga la volvió dulce, así el leño de la pasión
de Cristo, hizo más dulce su pan. En efecto,
antes de meter el leño en su pan, cuando era
solamente pan y no leño, su voz no había reso-
nado por toda la tierra; en cambio, cuando
recibió fortaleza del leño, el relato de su pasión
se conoció en todo el universo. El agua del
antiguo Testamento se convirtió en dulce al
contacto con el leño, en virtud de la cruz que en
él estaba prefigurada.46

Comer el pan es hacer la voluntad de Dios. Mi


alimento es hacer la voluntad del que me ha envia-
do Jn 4,34. ¡Cuántas veces ese pan se nos presenta
con un leño dentro! Sin Jesucristo, se nos clava en
la boca, con Él, es alimento del alma.

El madero de aspersión

En las Escrituras se relacionan muchas veces las


enfermedades con los pecados. Los conocimientos
actuales de la ciencia no nos permiten interpretar
literalmente estas relaciones; los de la Revelación,
tampoco; no podemos creer que las enfermedades
sean castigo divino; ya en el Antiguo Testamento el
libro de Job desaprueba esta interpretación. Pero

46
Orígenes. Homilía 10 sobre el libro del profeta Jeremías. 1-3: PG
13,358-362. Lunes Santo. Año I.
138

esto no significa que dichas relaciones sean siem-


pre absurdas pues hay ocasiones en que lo que
pretenden es iluminar un diálogo de Dios con el
hombre a través de su historia. Algunas enferme-
dades, por sus síntomas, expresan muy bien los
efectos del pecado en el espíritu del hombre (y
tampoco sería tan extraño que a veces estas
enfermedades espirituales se somatizaran y apare-
cieran señales físicas).
Por ejemplo, la lepra se asocia al pecado de
murmuración.

Ten cuidado con la plaga de lepra, obser-


vando bien y ejecutando todo lo que os
enseñen los sacerdotes levitas. Procuraréis
poner en práctica lo que yo les he manda-
do. Recuerda lo que Yahvé tu Dios hizo con
María cuando estabais de camino a la
salida de Egipto. Dt 24,9

¿Qué hizo con María?

María advirtió que estaba leprosa, blanca


como la nieve. Aarón se volvió hacia María
y vio que estaba leprosa. Nm 12,10

¿Qué había hecho María? Había murmurado de


Moisés:

María habló con Aarón contra Moisés a


propósito de la mujer cusita que había
tomado por esposa. Nm 12,1
139

Las consecuencias de la lepra expresan muy bien


el daño que produce la murmuración. Ambas son
contagiosas y quien padece la lepra ha de quedar
separado de la comunidad:

«El afectado por la lepra llevará la ropa


rasgada y desgreñada la cabeza, se tapará
hasta el bigote e irá gritando: «¡Impuro,
impuro!» Todo el tiempo que le dure la
llaga, quedará impuro. Es impuro y vivirá
aislado; fuera del campamento tendrá su
morada. Lv 13,45s

de la misma manera, también deberíamos ser


excluidos cuando nos volvemos murmuradores,
pues la murmuración se contagia y pudre al que la
practica y a la comunidad. Tendríamos que colgar-
nos un cartel que advirtiera: "ojo, murmurador, no
acercarse".
Orígenes da una amplia explicación en una
homilía sobre la lectura de Números:

Aarón y María murmuraron contra Moisés, por


lo cual fueron castigados; María fue incluso
herida de lepra. Este castigo reviste una impor-
tancia tal, que durante la semana que duró la
lepra de María, el pueblo de Dios no prosiguió
su marcha hacia la tierra prometida47 y no se
desplazó la tienda del encuentro.

47
Se detiene la conversión.
140

La primera lección que yo saco de este


episodio -útil y necesaria lección-, es que no
debo calumniar a mi hermano ni hablar mal de
mi prójimo ni abrir la boca para criticar, no digo
ya a los santos, sino a ninguno, viendo la mag-
nitud de la indignación de Dios y la gravedad
del castigo infligido.
Éstos, pues, por haber murmurado contra
Moisés, tienen la lepra en el alma, son leprosos
en «el hombre interior», por cuya razón son
excluidos del campamento de la Iglesia de Dios.
Así pues, los herejes que critican a Moisés o los
miembros de la Iglesia que hablan mal de sus
hermanos o murmuran contra su prójimo, todos
cuantos están tocados de semejante vicio, tienen
indudablemente un alma leprosa.
Gracias a la intercesión del gran sacerdote
Aarón, María sanó al séptimo día; nosotros, en
cambio, si a causa del vicio de la detracción,
contraemos la lepra del alma, permaneceremos
leprosos e inmundos hasta el fin de la semana
de este mundo, es decir, hasta el momento de la
resurrección. A menos que, mientras es posible
la penitencia, nos corrijamos y, retornados al
Señor Jesús y humillándonos en su presencia,
nos purifiquemos mediante la penitencia de la
impureza de nuestra lepra. 48

El libro del levítico muestra un ritual muy rico en

48
Orígenes. Homilía 7 sobre el libro de los Números. 1-2: Ed. GCS
t. 8,37-40: SC 29,133-136. Domingo V de Cuaresma. Año II.
141

signos, en el que se vislumbra la Cruz como un


madero que, necesariamente mojado en sangre,
servirá para purificar de la lepra al enfermo.

Tomará luego el pájaro vivo, la madera de


cedro, la púrpura escarlata y el hisopo, los
mojará, juntamente con el pájaro vivo, en la
sangre del pájaro inmolado sobre el agua
viva, y rociará siete veces al que ha de ser
purificado de la lepra Lv 14,6-7.

Si miramos la Cruz y al que derramó su sangre por


nosotros ¿cómo murmurar?¿qué derecho tenemos
sobre los demás?. La Cruz nos cura la lepra.

La leña de Isaac

San Teodoro Estudita, en el texto mencionado al


principio, también cita a Isaac cargado con la leña
del sacrificio, como signo de Jesús cargado con la
Cruz:

Tomó Abraham la leña del holocausto, la


cargó sobre su hijo Isaac, tomó en su mano
el fuego y el cuchillo, y se fueron los dos
juntos Gn 22,6.

La epístola a los Hebreos dice:

Por la fe, Abrahán, “sometido a la prueba,


142

ofreció a Isaac” como ofrenda, y, el que


había recibido las promesas, ofrecía a su
“único hijo”, respecto del cual se le había
dicho: “Por Isaac tendrás descendencia”.
Pensaba que poderoso era Dios aun para
resucitarlo de entre los muertos. Por eso lo
recobró como símbolo. Hb 11,17

Y san Agustín nos aclara el signo:

Isaac era Cristo, y el carnero era Cristo. Isaac


llevaba la leña de su propio sacrificio: Cristo
cargó con su propia cruz. El carnero ocupó el
puesto de Isaac; Cristo no se sustituyó a sí
mismo. Pero en Isaac y en el carnero está prefi-
gurado Cristo. 49

Orígenes hace una preciosa homilía sobre este


texto del Génesis:

Abrahán tomó la leña para el sacrificio, se la cargó a


su hijo Isaac, y él llevaba el fuego y el cuchillo. Los
dos caminaban juntos. El hecho de que llevara
Isaac la leña de su propio sacrificio era figura de
Cristo, que cargó también con la cruz; además,
llevar la leña del sacrificio es función propia del
sacerdote. Así, pues, Cristo es, a la vez, víctima
y sacerdote. Esto mismo significan las palabras
que vienen a continuación: Los dos caminaban

49
San Agustín de Hipona. Sermón 19. 3: CCL 41,253-254. Sábado
I del T. Ordinario. Año II.
143

juntos. En efecto, Abrahán, que era el que había


de sacrificar, llevaba el fuego y el cuchillo, pero
Isaac no iba detrás de él, sino junto a él, lo que
demuestra que él cumplía también una función
sacerdotal.
¿Qué es lo que sigue? Isaac -continúa la
Escritura- dijo a Abrahán, su padre: «Padre.» Ésta
es la voz que el hijo pronuncia en el momento
de la prueba. ¡Cuán fuerte tuvo que ser la
conmoción que produjo en el padre esta voz del
hijo, a punto de ser inmolado! Y, aunque su fe
lo obligaba a ser inflexible, Abrahán, con todo,
le responde con palabras de igual afecto: «Aquí
estoy, hijo mío.» El muchacho dijo: «Tenemos fuego
y leña, pero, ¿dónde está el cordero para el sacrifi-
cio?» Abrahán contestó: «Dios proveerá el cordero
para el sacrificio, hijo mío.»
Resulta conmovedora la cuidadosa y cauta
respuesta de Abrahán. Algo debía prever en
espíritu, ya que dice, no en presente, sino en
futuro: Dios proveerá el cordero; al hijo que le
pregunta acerca del presente le responde con
palabras que miran al futuro. Es que el Señor
debía proveerse de cordero en la persona de
Cristo.
Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo;
pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo: «¡Abra-
hán, Abrahán!» Él contestó: «Aquí me tienes.» El
ángel le ordenó: «No alargues la mano contra tu hijo
ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios.»
Comparemos estas palabras con aquellas otras
del Apóstol, cuando dice que Dios no perdonó a
su propio Hijo, sino que lo entregó por todos noso-
144

tros. Ved cómo Dios rivaliza con los hombres en


magnanimidad y generosidad. Abrahán ofreció
a Dios un hijo mortal, sin que de hecho llegara
a morir; Dios entregó a la muerte por todos al
Hijo inmortal.
Abrahán levantó los ojos y vio un carnero
enredado por los cuernos en la maleza. Creo que ya
hemos dicho antes que Isaac era figura de
Cristo, mas también parece serlo este carnero.
Vale la pena saber en qué se parecen a Cristo
uno y otro: Isaac, que no fue degollado, y el
carnero, que sí fue degollado. Cristo es la Pala-
bra de Dios, pero la Palabra se hizo carne.
Cristo padeció, pero en la carne; sufrió la
muerte, pero quien la sufrió fue su carne, de la
que era figura este carnero, de acuerdo con lo
que decía Juan: Este es el Cordero de Dios, que
quita el pecado del mundo. La Palabra permaneció
en la incorrupción, por lo que Isaac es figura de
Cristo según el espíritu. Por esto, Cristo es, a la
vez, víctima y pontífice según el espíritu. Pues
el que ofrece el sacrificio al Padre en el altar de
la cruz es el mismo que se ofrece en su propio
cuerpo como víctima. 50

El madero de Eliseo

Estaba uno derribando una viga cuando el

50
Orígenes. Homilía 8 sobre el libro del Génesis. 6.8.9: PG 12,206-
209. Martes IX del T. Ordinario. Año II.
145

hierro se cayó al agua y gritó diciendo:


«¡Ay, mi señor, que era prestado!». El
hombre de Dios dijo: «¿Dónde ha caído?»
Y le mostró el sitio. Entonces cortó un trozo
de madera y lo arrojó allí, y sacó el hierro
a flote 2R 6,5-6.

San Ireneo de Lyón ve en este texto que el hierro


simboliza la palabra de Dios, el árbol causante de
la pérdida es signo del árbol de la Ciencia del Bien
y del Mal, y el trozo de madera que se sumerge es
signo del otro árbol, árbol de la Vida, la Cruz de
Nuestro Señor:

Con este gesto demostraba el profeta que la


sólida palabra de Dios, perdida negligentemen-
te a causa de un árbol y que no conseguíamos
recuperar, la recuperaríamos nuevamente
mediante la economía del árbol. [...] La econo-
mía del madero nos ha manifestado al Verbo
que estaba escondido a nuestros ojos. Y como lo
habíamos perdido, por el madero fue nueva-
mente revelado a todos... 51

La inmersión del madero en lo profundo de las


aguas recuerda así la kénosis de Jesucristo hasta
las profundidades de la muerte. Nadie, por hundido
que esté, estará fuera del alcance de este madero.
Ningún hombre debe perder la esperanza.

51
San Ireneo de Lyón. Tratado contra las herejías. Lib 5,17,34: SC
153,230-234. Domingo XIX del T. Ordinario. Año I.
146

La bandera

La bandera, sobre todo en forma de estandarte,


con un mástil y un palo horizontal, también es
símbolo de la cruz.
Un midrash expresa el hondo arraigo que tenía
en los israelitas la bandera como símbolo de la
libertad:

Cuando Dios se reveló en el Monte Sinaí, des-


cendieron junto con él 22.000 carrozas de ánge-
les, hechas de muchas banderas. Cuando los
Hijos de Israel vieron que estaban hechas de
banderas, empezaron a desear sus propias
banderas y dijeron: «Ojalá que nos hagamos
banderas como éstas». Dios les dijo: «Si deseáis
banderas, habré de satisfacer vuestro deseo».
De inmediato mostró Dios su amor por Israel y
dijo a Moisés: «Ve y hazles banderas, como lo
desean; cada uno junto a su bandera, bajo las
enseñas».

Este midrash glosa el siguiente versículo de Núme-


ros:

Los israelitas acamparán cada uno bajo su


bandera, bajo las enseñas de sus casas
paternas, alrededor de la Tienda del En-
cuentro, a cierta distancia Nm 2,2.

A Cristo Resucitado se le representa con una


147

bandera blanca o estandarte en la mano, bandera


de victoria sobre la muerte. Como Moisés después
de la victoria contra Amalec. En la batalla, Moisés
tiene en su mano el bastón, la cruz; pero finalizado
el combate:

La bandera de Yahvé en la mano; Yahvé


está en guerra con Amalec de generación
en generación Ex 17,16.

Isaías también usa la bandera para expresar el


paso de la esterilidad a la fertilidad, de la muerte a
la vida:

Y dirás para ti misma: «¿Quién me ha dado


a luz éstos? Pues yo había quedado sin
hijos y estéril, desterrada y aparte, y a
éstos ¿quién los crió? He aquí que yo ha-
bía quedado sola, pues éstos ¿dónde esta-
ban?» Así dice el Señor Yahvé: He aquí
que yo voy a alzar hacia las gentes mi
mano, y hacia los pueblos voy a levantar mi
bandera; traerán a tus hijos en brazos, y tus
hijas serán llevadas a hombros. Reyes
serán tus tutores, y sus princesas, nodrizas
tuyas. Rostro en tierra se postrarán ante ti,
y el polvo de tus pies lamerán. Y sabrás
que yo soy Yahvé; no se avergonzarán los
que en mí esperan Is 49,21-23.

En el Cantar de los Cantares, cómo no, la bandera


es de amor:
148

Como manzano entre árboles silvestres


es mi amado entre los mozos.
Me apetece sentarme a su sombra,
su fruto me endulza la boca.
Me ha metido en la bodega,
despliega junto a mí su bandera de amor. Ct 2,3s
APEROS

El yugo

La palabra yugo se utiliza en la Biblia muchas


veces para referirse a la Ley. La metáfora es
expresiva pues el yugo unce a dos bueyes para
que su caminar sea acompasado y su esfuerzo se
sume para tirar del carro o del arado. Así la Ley
con respecto a cada uno de nosotros y la comuni-
dad.
El sentido de la Ley es mucho más rico que lo
que el término significa en nuestra cultura occiden-
tal, donde se limita a mandato o prohibición, pues
representa la alianza de Dios con su pueblo hecha
en el Sinaí y contiene caminos de vida.
Así, tiene relación con la sabiduría:

Someted vuestro cuello a su yugo y recibid


instrucción: está ahí, a vuestro alcance Si
51,26
.
Bueno es para el hombre soportar el yugo
desde su mocedad Lm 3,27.

Y con la vida:

Seguid en todo el camino que Yahvé vues-


tro Dios os ha trazado: así viviréis, seréis
150

felices y prolongaréis vuestros días en la


tierra de la que vais a tomar posesión Dt 5,33.

En cambio, el yugo de los gentiles sí que es duro:

Nuestra heredad ha pasado a extranjeros,


nuestras casas a extraños. Somos huérfa-
nos, sin padre; nuestras madres, como
viudas. A precio de plata bebemos nuestra
agua, adquirimos nuestra leña con dinero.
El yugo a nuestro cuello, andamos acosa-
dos; estamos agotados, no nos dan respiro
Lm 5,2-5
.

A pesar de ello, Israel caerá en la tentación de


liberarse de la alianza con Dios, simbolizada en la
circuncisión, creyendo que los gentiles viven mejor:

Rehicieron sus prepucios, renegaron de la


alianza santa para atarse al yugo de los
paganos, y se vendieron para obrar el mal
1 M 1,15
.

Haciéndose así idólatra:

Oh tú, que rompiste desde siempre el yugo


y, sacudiendo las coyundas, decías: «¡No
serviré!», tú, que sobre todo otero promi-
nente y bajo todo árbol frondoso estabas
yaciendo, prostituta Jr 2,20.

Pero los hombres, multiplicando preceptos huma-


151

nos, hicieron del cumplimiento de la ley una pesada


carga52, como Jesucristo recrimina a los escribas y
fariseos: Así habéis anulado la palabra de Dios por
vuestra tradición. [...] En vano me rinden culto, ya
que enseñan doctrinas que son preceptos de
hombres” Mt 15,6.9.
Por ejemplo, el descanso sabático, un don tan
increíble53, fue convertido a base de preceptos en
una losa pesada. Jesucristo también lo advierte: El
sábado ha sido instituido para el hombre y no el
hombre para el sábado Mc 2,27.
Esta tendencia a exagerar la ley le viene al
hombre de antiguo: Dios le dice a Adán: del árbol
de la ciencia del bien y del mal no comerás Gn 2,17,
pero Adán no le dice a Eva que no coma si no que
ni lo toque, a juzgar por lo que ella responde a la
serpiente: del árbol que está en medio del jardín,
ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, so
pena de muerte Gn 3,3. Para asegurar que Eva
cumpla el mandamiento, Adán lo exagera. Lo que
consigue con eso es facilitarle luego la tarea a la
serpiente, puesto que Eva ve que toca el árbol y no

52
Ver lo que se dice sobre la intención de Dios con la ley en el
apartado de Las alas.
53
La institución del descanso sabático se muestra como una “huella
de Dios" (señal que Dios deja haciendo notar su existencia; en la
naturaleza el agua es excepcional, el orden del universo, etc.) Una
huella de Dios en la historia del hombre es la existencia del Shabat.
Un leve paseo por la historia de las civilizaciones y ni el descanso
sabático ni el monoteísmo, (más aún: con un Dios que no se puede
representar), encajan en el proceso; no ha llegado la civilización
aún a esa madurez.
152

muere.
También la Iglesia primitiva vive el mismo
problema con los legalistas judaizantes. San Pedro
se ve obligado a enfrentarse a ellos:

¿Por qué, pues, ahora tentáis a Dios impo-


niendo sobre el cuello de los discípulos un
yugo que ni nuestros padres ni nosotros
pudimos sobrellevar? Hech 15,10.

Igual le sucede a san Pablo:

¿Por qué sujetaros, como si aún estuvierais


en el mundo, a preceptos como «no to-
ques», «no pruebes», «no acaricies», co-
sas todas destinadas a perecer con el uso,
y conforme a preceptos y doctrinas pura-
mente humanos? Tales cosas tienen una
apariencia de sabiduría por su piedad
afectada, sus mortificaciones y su rigor con
el cuerpo; pero sin valor alguno contra la
insolencia de la carne Col 2,20-23.
Para ser libres nos ha liberado Cristo.
Manteneos, pues, firmes y no os dejéis
oprimir nuevamente bajo el yugo de la
esclavitud Ga 5,1.

Y si mal lo pasó san Pablo con los corintios, de


espíritu griego, con su seguridad en la razón, peor
lo pasó con los gálatas (¡Gálatas insensatos! Ga 3,1)
153

y con los romanos54, de espíritu judío, con su


confianza en el cumplimiento de la ley. Las páginas
de la epístola a los Romanos en que san Pablo
desarrolla su doctrina sobre la controversia entre la
salvación por la ley y la gratuidad de la fe son
asombrosamente actuales.
El Espíritu Santo, a lo largo de la historia de la
Iglesia, ha tenido que suscitar periódicamente
reformadores que sacudieran ese espíritu legalista
y nos devolvieran la confianza en el amor gratuito
de Dios. ¡Y cuánto han tenido que sufrir estos
reformadores frente a los intransigentes poseedo-
res de la patente divina, fariseos que ni entran ni
dejan entrar!: ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos
hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de
los Cielos! Vosotros ciertamente no entráis; y a los
que están entrando no les dejáis entrar Mt 23,13.
Como ya hemos comentado al hablar de la
barca de Jonás, más les valdría caer en un gran
pecado:

Al que escandalice a uno de estos peque-


ños que creen en mí, más le vale que le
cuelguen al cuello una de esas piedras de
molino que mueven los asnos, y le hundan
en lo profundo del mar Mt 18,6s.

Escandalice, haga dudar del amor de Dios, a los


pequeños, los que no se fían de sí, los que esperan

54
La comunidad de Roma se formó entre los judíos de la ciudad.
154

todo de ese amor gratuito de Dios.


Le cuelguen al cuello, el yugo, la ley; que
descubran una ley que no puedan cumplir, superior
a sus fuerzas, pesada como:
Una de esas piedras de molino, de esas que
muelen el trigo, que hacen que el trigo sirva para
pan, para ser comido; un buen enemigo, alguien
que te machaca, alguien por quien dar la vida. Y
como eso es imposible para las solas fuerzas del
hombre:
Le hundan en lo profundo del mar, se vea
sumergido en el pecado, hundido, que descubra
que su única salvación está en el amor gratuito de
Dios. Y esto lo haga pequeño, y así pueda
salvarse55.
¡Qué bien se entiende ahora esta palabra! Con
lo dura que parecía, ahora resulta que también es
una palabra de salvación.
Tan pesado se volvió el yugo de la antigua
Alianza que Jesús dice:

Venid a mí todos los que estáis fatigados y


sobrecargados, y yo os daré descanso.
Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended
de mí, que soy manso y humilde de cora-
zón; y hallaréis descanso para vuestras
almas. Porque mi yugo es suave y mi carga
ligera Mt 11,28-30.

55
El que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él Lc
18,17
.
155

San Máximo Confesor dice de este texto:

Llama "yugo " a los mandamientos, o sea, a la


vida de acuerdo con el Evangelio; y llama "car-
ga" a la penitencia, que puede parecer a veces
algo más pesado y molesto 56.

El humilde de corazón del texto es una traducción


de `anawîm, palabra hebrea de difícil traducción.
Otras veces se traduce por “pobre de Yahvé”, pero
es algo más profundo; se trata de pobres, oprimi-
dos, pero sumisos a la voluntad de Dios. Entre los
griegos y romanos quizás no había ningún `anawîm
y no tuvieron que inventarse la palabra... Nos
podemos aproximar a su significado escrutando So
2,3. La nota a pie de página en la Biblia de Jerusa-
lén, con sus citas, es muy aclaratoria.
En este evangelio, Cristo, el `anawîm por
excelencia, el más pobre, el más humilde, sumiso
como un cordero, dice que su yugo es más suave
que el que yo me pongo, que su cruz es más
llevadera que mis fardos57.

56
San Máximo Confesor. Carta 11. PG 91,454-455). Jueves IV del
T. Ordinario. Año II.
57
Sobre los fardos de Adán, ver El asceticón de Isaías de Gaza.
156

El bieldo

Este apero, parecido a la horca de hacinar la mies


pero más grande y con cuatro dientes, se usa para
voltear la parva, aventar, etc. Tanto por su forma
como por sus funciones, también es un símbolo de
la cruz.

Aquel que viene detrás de mí es más fuerte


que yo, y no soy digno de llevarle las san-
dalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y
fuego. En su mano tiene el bieldo y va a
limpiar su era: recogerá su trigo en el gra-
nero, pero la paja la quemará con fuego
que no se apaga Mt 3,11s; Lc 3,16s.

En día ventoso, el bieldo se clava en la parva y se


lanza la mies trillada hacia arriba. El viento se lleva
la paja, de menor peso específico, y el trigo vuelve
a caer a tierra. La paja se recoge para alimentar el
fuego y el trigo se guarda en el granero para ser
sembrado o para ser triturado y comido como pan.
El bieldo es la cruz, ese acontecimiento que se
nos clava y nos arranca de nuestra burguesía, de
nuestro estar pegados a la tierra, y nos lanza hacia
el cielo.
Si no tenemos peso específico, si nuestra vida
es vana, hueca, pura cáscara, llena de “vanaglo-
rias”, el viento, el sufrimiento, nos arrastra:
157

En efecto, la esperanza del impío 58 es


como brizna arrebatada por el viento, como
frágil escarcha arrastrada por el huracán;
se disipa como el humo con el viento Sb 5,14.
Los beldarás, y el viento se los llevará, y
una ráfaga los dispersará Is 41,16.

Así es nuestra Babilonia, nuestra civilización del


“bienestar”; quedará vacía cuando sople el viento:

Enviaré a Babilonia beldadores que la


bielden y dejen vacío su territorio Jr 51,2.

San Agustín asocia el viento a la tentación y el


aventar al juicio:

Cuando les sobreviene la tentación, vuelan


fuera como impulsados por el viento, pues no
eran grano. Y todos volarán -nunca me cansaré
de repetirlo-, cuando la era del Señor comience
a ser aventada el día del juicio: Salieron de entre
nosotros, pero no eran de los nuestros. Si hubiesen
sido de los nuestros, habrían permanecido con
nosotros 59.

El trigo recogido se destina a la siembra (la evan-

58
El Eclesiástico es contundente en esto de las esperanzas vanas:
Las esperanzas vanas y engañosas son para el imbécil, los sueños
dan alas a los insensatos Si 34,1
59
San Agustín de Hipona. Tratado 4 sobre la primera carta de san
Juan. (1-2: SC 75,218-220. Jueves VI del T. Pascual. Año I.
158

gelización), o a la molienda, para hacerlo pan y ser


comido (la misión del cristiano). Para que esto sea
posible, Cristo se hace pan en cada Eucaristía, y,
comido por nosotros, nos va convirtiendo en Él.
San Agustín pone en boca del Señor: Soy
alimento de adultos: crece y podrás comerme. Y no me
transformarás en sustancia tuya, como sucede con la
comida corporal, sino que tú te transformarás en mí 60.
San Ignacio de Antioquía, segundo sucesor de
Pedro en el gobierno de aquella Iglesia, fue conde-
nado por el sevillano emperador Trajano a morir
devorado por las fieras en Roma (año 107). En su
viaje a Roma y conocedor de su destino, escribió
siete cartas a diversas iglesias. En la que dirigió a
Roma, temeroso de que los romanos intentasen
impedir su martirio, recoge esta idea de ser trigo de
Dios y muestra que tiene un gran peso específico;
que, aunque el príncipe de este mundo no deja de
tentarlo, no se lo llevan los vientos del miedo a la
muerte:

Soy trigo de Dios, y he de ser molido por los


dientes de las fieras, para llegar a ser pan limpio
de Cristo [...] Rogad por mí a Cristo para que,
por medio de esos instrumentos, llegue a ser
una víctima para Dios [...]
De nada me servirían los placeres terrenales
ni los reinos de este mundo. Prefiero morir en

60
San Agustín de Hipona. Confesiones. Libros 7,10.18; 10,27:
CSEL 33,157-163.255. Oficio de Lecturas del 28 de agosto, día de
San Agustín.
159

Cristo Jesús que reinar en los confines de la


tierra. Todo mi deseo y mi voluntad están
puestos en aquél que por nosotros murió y
resucitó. Se acerca ya el momento de mi naci-
miento a la vida nueva. Por favor, hermanos, no
me privéis de esta vida, no queráis que muera61 ;
si lo que yo anhelo es pertenecer a Dios, no me
entreguéis al mundo ni me seduzcáis con las
cosas materiales; dejad que pueda contemplar
la luz pura; entonces seré hombre en pleno
sentido. Permitid que imite la pasión de mi
Dios. El que tenga a Dios en sí entenderá lo que
quiero decir y se compadecerá de mí, sabiendo
cuál es el deseo que me apremia.
El príncipe de este mundo me quiere arre-
batar y pretende arruinar mi deseo que tiende
hacia Dios. Que nadie de vosotros, los aquí
presentes, le ayude; poneos más bien de mi
parte, esto es, de parte de Dios. No queráis a un
mismo tiempo tener a Jesucristo en la boca y los
deseos mundanos en el corazón. Que no habite
la envidia entre vosotros. Ni me hagáis caso si,
cuando esté aquí, os suplicare en sentido con-
trario62 ; haced más bien caso de lo que ahora os
escribo. Porque os escribo en vida, pero desean-
do morir. Mi amor está crucificado y ya no
queda en mí el fuego de los deseos terrenos;
únicamente siento en mi interior la voz de un

61
Le llama morir a seguir vivo.
62
¡Qué sabio es san Ignacio, cómo sabe que es débil, que no
puede confiar en sí!
160

agua viva que me habla y me dice: «Ven al


Padre». No encuentro ya deleite en el alimento
material ni en los placeres de este mundo. Lo
que deseo es el pan de Dios, que es la carne de
Jesucristo, de la descendencia de David, y la
bebida de su sangre, que es la caridad incorrup-
tible.
No quiero ya vivir más la vida terrena. Y
este deseo será realidad si vosotros lo queréis.
Os pido que lo queráis, y así también vosotros
hallaréis benevolencia. [...] Os he escrito no con
criterios humanos, sino conforme a la mente de
Dios. Si sufro el martirio, es señal de que me
queréis bien; de lo contrario es que me habéis
aborrecido 63.

Ésta es la gran riqueza de la Iglesia: unos graneros


llenos de puro trigo, sus mártires. Y para quien
piense que la Iglesia pasa por un mal momento, ya
hemos mencionado que dos tercios de los mártires
de toda su historia se han dado en los últimos cien
años. Eso sí, los vientos que soplan en este tiempo
se están llevando toda la paja.

El arado

El arado se hunde en la tierra, la rotura y la hace

63
San Ignacio de Antioquía. Carta a los Romanos (5-6: Funck
1,219-221 y 7-8: Funck 1,121-123. Jueves y viernes del T.
Ordinario. Año I.
161

fértil. Así hace la cruz con nosotros.


Si la tierra no se ara, el grano no se entierra ni
penetra el agua. El grano que cae en tierra sin arar,
es como el que cae en el camino, vienen las aves
y se la comen Cf Mc 4,3ss. Y el agua que cae sobre
tierra dura, corre sobre ella y no la empapa. El
grano y la lluvia, ambos signos de la Palabra,
producen su efecto en una tierra arada. La cruz, los
sufrimientos, nos aran, nos preparan para ser
fértiles.
En el Evangelio, el arado aparece asociado a la
evangelización:

También otro le dijo: «Te seguiré, Señor;


pero déjame antes despedirme de los de mi
casa.» Le dijo Jesús: «Nadie que pone la
mano en el arado y mira hacia atrás es apto
para el Reino de Dios.» Lc 9,61-62

No es posible lanzarse a la evangelización mirando


hacia atrás. Tu padre, tu madre, tus negocios... Si
alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su
madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a
sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser
discípulo mío Lc 14,26.
San Pablo no miró hacia atrás: Pero una cosa
hago: olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que
está por delante, corriendo hacia la meta, para
alcanzar el premio a que Dios me llama desde lo
alto en Cristo Jesús Flp 3,13-14.
Esta misma idea ya viene prefigurada en el
Libro de los Reyes, en la elección de Eliseo, con un
162

yugo en vez de un arado pero con la misma


intención: Eliseo abandonó los bueyes y echó a
correr tras Elías, diciendo: «Déjame ir a besar a mi
padre y a mi madre y te seguiré.» Le respondió:
«Anda y vuélvete, pues ¿qué te he hecho?» Volvió
atrás Eliseo, tomó la yunta de bueyes y los ofreció
en sacrificio. Con el yugo de los bueyes asó la
carne y la entregó al pueblo para que comieran.
Luego se levantó, siguió a Elías y le servía 1Re 19,20s.

Cristo atado a la columna fue arado, los latigazos


que recibió marcaron sus espaldas con surcos:

Sobre mi espalda araron aradores, alarga-


ron sus surcos Sal 129,3.

El azadón y la podadera

El azadón y la podadera cumplen la misma función


de preparación para la fertilidad que el arado.
El azadón penetra en la tierra, la remueve, la
oxigena, la prepara.
La podadera corta del árbol algunas ramas, o
porque se han secado, o para evitar que el árbol
crezca hacia donde no debe, que se tuerza o que
se le vaya la fuerza por un exceso de ramas.

Cortará los sarmientos con la podadera y


los pámpanos viciosos arrancará y podará
Is 18,5
.
163

Las profecías describen la paz de la era mesiánica


diciendo:

Forjarán de sus espadas azadones, y de


sus lanzas podaderas. No levantará espada
nación contra nación, ni se ejercitarán más
en la guerra Is 2,4.
El juzgará entre pueblos numerosos, y
corregirá a naciones poderosas; forjarán
ellas sus espadas en azadones, y sus
lanzas en podaderas. No blandirá más la
espada nación contra nación, ni se adiestra-
rán más para la guerra Mi 4,3.

Y lo contrario para la guerra:

Forjad espadas de vuestras azadas y lan-


zas de vuestras podaderas, y diga el cobar-
de: «¡Soy un valiente!» Jl 4,10.

El beato Ogerio de Lucedio describe muy bien el


simbolismo del azadón y la podadera:

El viñador que ama a la viña que produce el


fruto esperado a su debido tiempo, cuando
llega el tiempo de la poda, no deja en ella nada
mustio ni seco. Después, cava en derredor hasta
sus más profundas raíces, remueve profunda-
mente la tierra con un buen azadón, y si ve que
alguna raíz echa brotes, los corta con la podade-
ra. Y cuanto más a conciencia arranca los brotes
superfluos o inútiles, tanto más crece y produce
164

frutos lozanos y abundantes.


Del mismo modo, Dios castiga y azota a los
que ama: castiga a sus hijos preferidos. Aceptar
la corrección aquí sobre la tierra es propio de
aquellos a quienes es dado gozar de la eterni-
dad; en cambio, el que murmura de la correc-
ción no se acerca al que está sobre él. Más aún:
pierde la herencia de la felicidad eterna, si no
acepta con paciencia y amor la corrección de
Dios Padre. Y si, además, murmurase de la
corrección del Señor, tenga por cierto que incu-
rrirá en la pena de los murmuradores. [...]
Nosotros que esperamos, impacientes, los
premios eternos, si nos sobreviniere alguna
grave enfermedad o una fuerte tentación o
incluso un notable detrimento en bienes mate-
riales, debemos crecernos en tales dificultades,
pues al arreciar la lucha, no cabe duda de que
nos espera una victoria más gloriosa. La medida
del ardor con que anhelamos a Dios se demues-
tra en esto: si caminamos hacia él no sólo en la
tranquilidad y en la prosperidad, sino también
en circunstancias adversas y difíciles. [...]
Y así sucede que, el alma que en la prosperi-
dad yacía perezosa y como infecunda, se alza
más fuerte y vigorosa, dispuesta a dar fruto 64.

64
Beato Ogerio de Lucedio. Sermón 10. 13-14: PL 184,927-928.
Viernes XXII del T. Ordinario. Año I Sermón 10.
SIGNOS CRUCIFORMES QUE NO SON
DE MADERA

La espada

En la Biblia la espada se cita más de cuatrocientas


veces, casi cien veces lo hace el profeta Ezequiel.
En el Antiguo Testamento se asocia con la
guerra, con la muerte. Así, decir: Felicidad a los
romanos y a la nación de los judíos por mar y tierra
para siempre. Lejos de ellos la espada y el enemi-
go 1M 8,23 es como una bendición; por el contrario:
Nunca falte en la casa de Joab quien padezca flujo
de sangre, ni leproso, ni quien ande con cachava,
ni quien muera a espada, ni quien carezca de pan
2S 3,29
, es una maldición.

Es uno de los cuatro géneros de males o azotes:

Haré que se encarguen de ellos cuatro


géneros de males -oráculo de Yahvé-: la
espada para degollar, los perros para
despedazar, las aves del cielo y las bestias
terrestres para devorar y estragar Jr 15,3.
Cuando yo mande contra Jerusalén mis
cuatro terribles azotes: espada, hambre,
bestias feroces y peste, para extirpar de
ella hombres y bestias... Ez 14,21. Esta misma
166

idea la recoge el Apocalipsis: Se les dio


poder sobre la cuarta parte de la tierra,
para matar con la espada, con el hambre,
con la peste y con las fieras de la tierra Ap
6,8
.

Es una consecuencia del pecado, como en David:

Nunca se apartará la espada de tu casa, ya


que me has despreciado y has tomado la
mujer de Urías el hitita para mujer tuya 2S
12,10
.

En cambio, si el pueblo elegido no peca ya pueden


temblar los enemigos, como advierte Judit a Holo-
fernes:

Nuestra raza no recibe castigo ni la espada


tiene poder sobre ellos, si no han pecado
contra su Dios Jdt 11,10.

Por eso el libro del Levítico la asocia insistente-


mente al cumplimiento o no de la Alianza:

Si despreciáis mis preceptos y rechazáis


mis normas, no haciendo caso de todos mis
mandamientos y rompiendo mi alianza [...]
traeré sobre vosotros la espada vengadora
de la alianza. [...] A vosotros os esparciré
entre las naciones, y desenvainaré la espa-
da en pos de vosotros. Vuestra tierra será
un yermo y vuestras ciudades una ruina.
167

[...] el ruido de una hoja caída los ahuyen-


tará, huirán como quien huye de la espada,
y caerán sin que nadie los persiga65. Se
atropellarán unos a otros, como delante de
la espada, aunque nadie los persiga. [...]
Entonces se humillará su corazón incircun-
ciso y aceptarán el castigo de su iniqui-
dad66. Y yo me acordaré de mi alianza con
Jacob, y de mi alianza con Isaac; y recor-
daré mi alianza con Abraham; y recordaré
la tierra. [...] para ser su Dios, yo Yahvé Lv
26,15ss
.

La espada, como la cruz, tiene una función peda-


gógica. Cuando se cae herido por ella es bueno
preguntarse qué ha sucedido, echar una mirada a
nuestra vida, ver si hay algo de qué convertirse.
Aunque a veces nuestra necedad hace que en vez
de convertirnos caigamos en la murmuración y
creamos que nuestros sufrimientos vienen de
seguir al Señor:

¿Por qué Yahvé nos trae a este país para


hacernos caer a filo de espada y que nues-
tras mujeres y niños caigan en cautiverio?
¿No es mejor que volvamos a Egipto? Nm
14,3
.

65
El miedo a la muerte nos aterroriza más que la muerte misma.
66
Luego Dios lo que realmente busca es la conversión.
168

Volver a Egipto, la gran tentación. Dicen los sabios


de Israel que a Moisés le bastó una noche, la
noche de la Pascua, para liberar al pueblo de la
esclavitud física, pero en cuarenta años no logró
arrancarles el espíritu de esclavos. Dicen que por
eso no entraron en la Tierra Prometida la primera
vez que llegaron, porque no se puede vivir con
alma de esclavo en la tierra de la libertad; tuvieron
que dar vueltas y vueltas durante cuarenta años,
tiempo de conversión, que no resultó suficiente:
Cuarenta años me asqueó esa generación, y dije:
son gente de mente desviada, que no reconocen
mis caminos. Por eso juré en mi cólera: ¡No entra-
rán en mi reposo! Sal 95,10s.
Jeremías no quiere que esto le vuelva a ocurrir
al pueblo y profetiza para que su segundo éxodo,
después el destierro, sea un tiempo de gracia y no
de murmuración:

Halló gracia en el desierto el pueblo que se


libró de la espada: va a su descanso Israel
Jr 31,2
.

La Tierra Prometida es el lugar del descanso:

Arco, espada y guerra los quebraré lejos de


esta tierra, y haré que ellos reposen en
seguro Os 2,20.

¡Cómo añoramos ese descanso cuando, como


Jeremías, nos sentimos como blanco de sus
flechas!:
169

¡Ay, espada de Yahvé! ¿Cómo va a estarse quie-


ta? Recógete a tu vaina, date reposo y calla Jr 47,6.

Por eso en la era mesiánica:

Forjarán de sus espadas azadones, y de


sus lanzas podaderas. No levantará espada
nación contra nación, ni se ejercitarán más
en la guerra Is 2,4.

Al considerar los árboles del paraíso vimos que la


llama de espada vibrante Gn 3,24 impide el acceso al
árbol de la Vida.

San León Magno dice:

Se eliminó la ignorancia, se suavizaron las


dificultades, y la sangre de Cristo suprimió
aquella espada de fuego que impedía la entrada
en el paraíso de la vida. La obscuridad de la
vieja noche cedió ante la luz verdadera.
Se invita a todo el pueblo cristiano a disfru-
tar de las riquezas del paraíso, y a todos los
bautizados se les abre la posibilidad de regresar
a la patria perdida...67

El árbol de la Vida y la espada, ambos símbolos de


la Cruz. Comer del árbol de la Vida exige subir a la
cruz, pero la cruz se nos presenta como una

67
San León Magno. Sermón I5 sobre la Pasión del Señor. 3-4: PL
54,366-367. Sábado IV de Cuaresma. Año I.
170

espada que nos mata. He aquí el gran dilema del


hombre. Para vivir hay que morir, y eso nos lo
impide el miedo a la muerte. Y la solución no está
en nuestras fuerza, es un regalo que tenemos que
recibir:

Jeremías, tendiendo su diestra, había


entregado a Judas una espada de oro, y al
dársela había pronunciado estas palabras:
«Recibe, como regalo de parte de Dios,
esta espada sagrada, con la que destroza-
rás a los enemigos» 2M 15,15s.

La Iglesia nos entrega en el catecumenado una


espada de oro: la Cruz gloriosa de nuestro Señor
Jesucristo. Sí, ya podemos subir al árbol de la
Vida, porque Cristo ha subido primero.
Otra función que cumple la espada es desen-
mascarar la fe falsa. Se puede tener un lenguaje
de resucitado, hacer lindas disertaciones, pero que
todo sea puro intelecto. Entonces, una buena
persecución pone las cosas en su sitio:

Por eso, he aquí que yo traigo contra ti


extranjeros, los más bárbaros entre las
naciones. Desenvainarán la espada contra
tu linda sabiduría, y profanarán tu esplen-
dor Ez 28,7.
Espada a sus adivinos, y quedarán por
necios. Espada a sus valientes, y desmaya-
rán Jr 50,36.
171

En cambio, si la fe es verdadera, esa espada


llameante, esa cruz amenazante, será la perdición
de nuestro peor enemigo:

Aquel día castigará Yahvé con su espada


dura, grande, fuerte, a Leviatán, serpiente
huidiza, a Leviatán, serpiente tortuosa, y
matará al dragón que hay en el mar Is 27,1.

Incluso, como cruz gloriosa, es nuestro esplendor:

Dichoso tú, Israel, ¿quién como tú, pueblo


salvado por Yahvé, cuyo escudo es tu
auxilio, cuya espada es tu esplendor? Tus
enemigos tratarán de engañarte, pero tú
hollarás sus espaldas Dt 33,29.

Cristo venció a la muerte entrando en la muerte


¿quién podía inventar eso? ¡Qué sabiduría la de la
cruz!: ¡Oh abismo de riqueza, de sabiduría y de
ciencia el de Dios! ¡Cuán insondables son sus
designios e inescrutables sus caminos!. Rm 11,33

La espada del ángel de Yahvé

Los ángeles, enviados de Dios, llevan una espada:

La burra vio al Ángel de Yahvé plantado en


el camino, la espada desenvainada en la
172

mano. La burra se apartó del camino y se


fue a campo traviesa. Balaam pegó a la
burra para hacerla volver al camino. [...]
Entonces abrió Yahvé los ojos de Balaam,
que vio al Ángel de Yahvé, de pie en el
camino, la espada desenvainada en la
mano; y se inclinó y postró rostro en tierra
Nm 22,23.31
.

Josué, como Moisés, también tiene que descalzar-


se en un lugar sagrado; en vez de una zarza
ardiente hay un ángel con una espada:

Sucedió que estando Josué cerca de


Jericó, levantó los ojos y vio a un hombre
plantado frente a él con una espada desnu-
da en la mano [...] El jefe del ejército de
Yahvé respondió a Josué: «Quítate las
sandalias de tus pies, porque el lugar en
que estás es sagrado.» Jos 5,13-15.

David también tuvo la misma visión:

Alzando David los ojos vio al ángel de


Yahvé que estaba entre la tierra y el cielo
con una espada desenvainada en su mano,
extendida contra Jerusalén [...] estaba
aterrado ante la espada del ángel de Yah-
vé. 1Cro 21,16.30

Daniel anuncia un ángel que hará justicia a la casta


Susana:
173

En verdad, dijo Daniel, tú también has


mentido contra tu propia cabeza: ya está el
ángel del Señor esperando, espada en
mano, para partirte por medio Dn 13:59.

La evangelización

Cuando se reconstruye el templo:

Cada uno de los constructores tenía ceñida


a la cintura su espada mientras trabajaba.
Había un corneta junto a mí para sonar el
cuerno Ne 4,12.

¡Qué expresiva es esta imagen! Mientras se cons-


truye el templo, mientras se evangeliza, que no
falten ni la espada y ni el sofar, la cruz y la oración.
No se puede evangelizar sin cruz y sin oración.

Los elogios de Dios en su garganta, y en su


mano la espada de dos filos Sal 149,6.
Ciñe tu espada a tu costado, oh bravo, en
tu gloria y tu esplendor Sal 45,4.
Todos diestros en la espada, veteranos en
la guerra. Cada uno lleva su espada al
cinto, por temor a las alarmas de la noche
Ct 3,8
.

Por otra parte, es inútil huir de la cruz. Creer que


en Egipto vivíamos mejor es una necedad:
174

Entonces la espada que teméis os alcanza-


rá allí en Egipto, y el hambre que receláis,
allá os irá pisando los talones; y allí, en
Egipto mismo, moriréis Jr 42,16.

Si la cruz se hace pesada, el Apocalipsis recomien-


da paciencia:

«El que ha de morir a espada, a espada ha


de morir». Aquí se requiere la paciencia y la
fe de los santos Ap 13,10.

Al fin y al cabo, tenemos la victoria garantizada:

¿Quién nos separará del amor de Cristo?


¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la perse-
cución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los
peligros?, ¿la espada? [...] en todo esto
salimos vencedores gracias a aquel que
nos amó Rm 8,37.

En la evangelización no se puede anunciar un reino


sin pruebas ni cruces. Sobre eso san Agustín hace
serias advertencias; dice que fortalecer al débil no
es decirle que no tendrá sufrimientos, sino prepa-
rarlo para la lucha. Jeremías también habla de ello:

Por tanto, así dice Yahvé: Tocante a los


profetas que profetizan en mi nombre sin
haberles enviado yo, y que dicen: No habrá
espada ni hambre en este país, con espada
y con hambre serán rematados los tales
175

profetas Jr 14,15.

Ya Jesús anunciaba que el reino sufría violencia:

Ahora, el que tenga bolsa que la tome y lo


mismo alforja, y el que no tenga que venda
su manto y compre una espada Lc 22,36.
No penséis que he venido a traer paz a la
tierra. No he venido a traer paz, sino espa-
da Mt 10,34.

¿Cómo evangelizar sin espada, sin la experiencia


de la cruz, si precisamente el kerygma es el anun-
cio de que la muerte ha sido vencida?: La muerte
ha sido devorada en la victoria. ¿Dónde está, oh
muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu
aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado; y la
fuerza del pecado, la Ley. Pero ¡gracias sean
dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro
Señor Jesucristo! 1Co 15:54-57.

La Palabra de Dios

La espada es una de las armas de la luz, que


simboliza la Palabra de Dios:

Tomad, también, el yelmo de la salvación y


la espada del Espíritu, que es la Palabra de
Dios Ef 6,17.

La Palabra, que no son sólo las escrituras si no


176

también los acontecimientos, los hechos que Dios


hace en nuestra historia, muchas veces en forma
de cruz que nos penetra y escruta:

Ciertamente, es viva la Palabra de Dios y


eficaz, y más cortante que espada alguna
de dos filos. Penetra hasta las fronteras
entre el alma y el espíritu, hasta las junturas
y médulas; y escruta los sentimientos y
pensamientos del corazón Hb 4,12.

Isaías veía que la boca del profeta es como una


espada:

Hizo mi boca como espada afilada, en la


sombra de su mano me escondió; hízome
como saeta aguda, en su carcaj me guardó
Is 49:2
.

Y si la palabra sale por la boca, la lengua tiene fácil


el símil:

Mi alma está tendida en medio de leones,


que devoran a los hijos de Adán; sus dien-
tes son lanzas y saetas, su lengua, una
espada acerada Sal 57,5.
Los que afilan su lengua como espada, su
flecha apuntan, palabra envenenada Sal 64,4.

El Apocalipsis, tan simbólico y con sus combates,


hace amplio uso de la cruz-espada-palabra:
177

Tenía en su mano derecha siete estrellas,


y de su boca salía una espada aguda de
dos filos; y su rostro, como el sol cuando
brilla con toda su fuerza Ap 1,16. Al Ángel de
la Iglesia de Pérgamo escribe: Esto dice el
que tiene la espada aguda de dos filos Ap
2,12
. Arrepiéntete, pues; si no, iré pronto
donde ti y lucharé contra ésos con la espa-
da de mi boca Ap 2,16. De su boca sale una
espada afilada para herir con ella a los
paganos Ap 19,15. Los demás fueron extermi-
nados por la espada que sale de la boca
del que monta el caballo, y todas las aves
se hartaron de sus carnes Ap 19,21. Diciendo
a los habitantes de la tierra que hagan una
imagen en honor de la Bestia que, teniendo
la herida de la espada, revivió Ap 13,14.

La Virgen María

María también fue visitada por la espada:

¡Y a ti misma una espada te atravesará el


alma! - a fin de que queden al descubierto
las intenciones de muchos corazones» Lc
2,35
.

Ya decía el salmo:

Su espada entrará en su propio corazón, y


sus arcos serán rotos Sal 37,15.
178

Sí, María fue escrutada hasta lo más profundo a los


pies de la Cruz. Por eso nuestra madre nos entien-
de muy bien cuando, heridos por nuestras cruces,
acudimos a ella a pedirle auxilio.

Otra vez “El regreso del hijo pródigo”, de Rem-


brandt

En la pintura ya mencionada de Rembrandt apare-


ce también una espada. El hijo está arrodillado
delante de su padre, cubierto de harapos, las
sandalias rotas, los pies heridos, expresión de que
lo ha perdido todo. Todo no, hay algo que no ha
perdido. Lo ha vendido todo, lo ha despilfarrado
todo, excepto una cosa: la espada. Una pequeña
espada que lleva a la cintura, muy lujosa, de gran
valor, que probablemente podría haber vendido,
pero que ha conservado. Es la espada que le dio
su padre. Ha conservado la valiosa espada que le
dio su padre. La espada, signo de la cruz, defensa
de nuestra vida. En esa espada está representado
todo lo que le enseñó su padre: la fe, los valores, la
familia. Él la ha conservado como el único vínculo
que le unía ya a su padre y quizás sea lo que le ha
impulsado a volver.
La familia de Nazaret, paradigma de toda
familia, también perdió a su hijo adolescente, que
luego fue hallado en el templo. Cuando perdamos
a nuestro hijo, si le hemos dado la espada, si le
hemos transmitido la fe, volverá, será hallado en el
templo, en nuestra familia. Será el momento de
179

reproducir la imagen de este padre que parece


medio ciego, ciego a los pecados de su hijo, que
tiene una mano de padre y otra de madre.

El martillo

Con el martillo se labra lo más precioso del templo:


querubines, candelero, trompetas, escudos Cf. Ex
25,18.31.36;37,7.17.22; Nm 10,2; 2Cro 9,15
.
El Pastor de Hermas hace un simbolismo entre
las piedras, con las que se construye el templo, y
los cristianos, con los que se construye la Iglesia.
Las piedras que por su forma no son útiles para
la construcción, dice este precioso texto que se
dejan aparte, al “borde del camino”, “no muy
lejos”... Las piedras han de ser trabajadas para que
puedan acoplarse en la construcción. Con un cincel
y un martillo se labran.
Cincel y martillo, Palabra y cruz. La Palabra nos
penetra, nos labra, nos amolda. Pero ha de ser
impulsada por un martillo. Cuando predicamos,
lanzamos la Palabra impulsada por nuestra cruz,
por la experiencia que tenemos de la Cruz gloriosa.
Quien predica sin experiencia de salvación lanza
una palabra que no penetra, cincel sin martillo.
Todo cantero, todo evangelizador, necesita un
cincel y un martillo, la Palabra y su cruz.
Dice Jeremías:

¿No es así mi palabra, como el fuego, y


180

como un martillo golpea la peña? Jr 23,29.

Es mejor trabajar la piedra en la cantera que no en


el templo, para que éste no se llene de ruidos; es
necesario un catecumenado:

El templo se construyó con piedra tallada


en la cantera, de modo que durante la
construcción no se escucharon martillos,
sierras ni instrumentos de hierro 1R 6,7.

San Paulino de Nola nos exhorta precisamente con


este mismo versículo del libro de los Reyes:

Guardémonos de ser duros de corazón como el


leño, o estériles en las obras como el heno seco,
o inestables en la fe y en la caridad, débiles e
inconsistentes como la paja. Al contrario, para
que el fruto de nuestro albedrío no acabe en el
fuego, sino que se yerga enhiesto en un clima
de paz, pidamos al Altísimo aquella paz de
nuestra edificación con la que en otro tiempo se
construyeron los muros del templo, de suerte
que, durante las obras, no se oyeron en él martillos,
hachas ni herramientas.68

Este martillo, nuestra cruz, es también un instru-


mento que servirá para destruir a nuestro enemigo:

68
San Paulino de Nola. Carta 32. 23-24.25: CSEL 29,297-300.
Martes XIX del T. Ordinario. Año I.
181

Pero Yael, mujer de Jéber, cogió una clavija


de la tienda, tomó el martillo en su mano,
se le acercó callando y le hincó la clavija en
la sien hasta clavarla en tierra Jc 4,21.

El martillo, sin embargo, en manos de Babilonia se


vuelve un instrumento terrible:

Un martillo eras tú para mí, un arma de


guerra:
contigo machaqué naciones, contigo des-
truí reinos, [...]
Y haré que Babilonia y todos los habitantes
de Caldea paguen por todo el daño que
hicieron en Sión, delante de vuestros ojos
-oráculo de Yahvé- Jr 51,20-24.

Martillo sin cincel, cruz sin Palabra. No talla, ma-


chaca. Esta Babilonia criminal, signo de la gran
ciudad, que nos machaca, que nos ha robado la
alegría, que nos tiene sin guitarras, colgadas como
están de los árboles. ¡Quién pudiera pagarte los
males que nos has hecho! ¡Quién pudiera estrellar
tus hijos, la prisa, el lujo, ser más, tener más, poder
más, hacer más, el primero, el mejor, ... contra las
piedras Cf. Sal 139 . Pero tus días están contados,
martillo despiadado.
182

El ancla

También el ancla tiene forma de cruz y sirve para


estabilizar los barcos frente a corrientes y vientos
desfavorables.

Temerosos de que fuésemos a chocar


contra algunos escollos, echaron cuatro
anclas desde la popa y esperaban ansiosa-
mente que se hiciese de día. Hch 27,29

Existe un ancla flotante que frena la marcha des-


controlada del barco:

Navegando a sotavento de una isleta llama-


da Cauda, pudimos con mucha dificultad
hacernos con el bote. Una vez izado el bote
se emplearon los cables de refuerzo, ciñen-
do el casco por debajo; y por miedo a cho-
car contra la Sirte, se echó el ancla flotante.
Así se iba a la deriva. Hch 27,16s

Soltar las anclas, como soltar la cruz, puede tener


malas consecuencias:

Soltaron las anclas que dejaron caer al mar;


aflojaron al mismo tiempo las ataduras de
los timones; después izaron al viento la vela
artimón y pusieron rumbo a la playa. Pero
tropezaron contra un lugar con mar por
ambos lados, y encallaron allí la nave; la
183

proa clavada, quedó inmóvil; en cambio la


popa, sacudida violentamente, se iba des-
haciendo. Hch 27,40s

La epístola a los Hebreos compara el ancla con la


esperanza:

Los que buscamos un refugio asiéndonos a


la esperanza propuesta, que nosotros
tenemos como segura y sólida ancla de
nuestra alma, y que penetra hasta más allá
del velo, adonde entró por nosotros como
precursor Jesús, hecho, a semejanza de
Melquisedec, Sumo Sacerdote para siem-
pre Hb 6,18-20.

Nuestra cruz es como un ancla que nos asegura


frente a muchos vendavales que nos llevarían a la
deriva o a pique. Cuando el mar se pone bravo,
mejor guarecernos en buen puerto, echar el ancla,
agarrarnos firmes a la Cruz, y esperar a que amai-
ne.

Las alas

A Israel se le compara en las Escrituras y en la


tradición con una paloma. Preguntados los sabios
por la razón, responden con esta parábola:

Cuando Dios creó la paloma, ésta volvió al


Creador lamentándose: “Señor del universo,
184

hay un gato que me persigue constantemente y


me quiere matar y yo tengo que correr todo el
día con mis patas tan pequeñas”. Entonces, el
Creador tuvo piedad de la paloma y le dio dos
alas. Poco después, la paloma volvió llorando a
quejarse al Creador: “Señor del universo, el gato
sigue persiguiéndome y ahora, con estas alas
encima, me resulta más difícil aún escapar de él.
Son tan pesadas las alas que no pueden con
ellas mis patas tan cortas y tan débiles”. El
Creador sonrió y le dijo: “Yo no te he dado las
alas para que las lleves encima, sino para que
ellas te lleven a ti” 69.

Las tablas de la ley se suelen representar de forma


que parecen dos alas. Dios ha dado a Israel la ley
para que sea libre, para que pueda volar,

¡Ojalá tuviera alas como paloma para volar


y reposar! Sal 55,7.

Para Israel, la paloma, más que símbolo de la paz


lo es de la libertad.
Pero este pueblo se queja de que la ley le
pesa, dice que es un yugo. ¿Por qué se volvió
pesada la ley? Es interesante cómo explica la
tradición de Israel el hecho de que Moisés rompiera
las tablas de la ley: Al acercarse al campamento y
ver el becerro y las danzas, Moisés ardió en ira,

69
Emiliano Jiménez. Las alas de la Torá. Desclée de Brouwer.
1996. Pg 7.
185

arrojó las tablas y las hizo añicos al pie del monte


Ex 32,19
. Dicen los sabios que cuando Moisés bajaba
con las tablas, las palabras escritas eran como alas
que sostenían a las tablas y al propio Moisés. Pero
al pie del monte, cuando las palabras oyeron los
tambores y vieron las danzas de los israelitas en
torno al becerro, huyeron volando y las tablas se
hicieron tan pesadas que Moisés ya no pudo con
ellas, ni consigo mismo, y tuvo que dejarlas caer 70.
Un paralelismo con este relato lo tenemos los
cristianos en el hecho de que cuando contristamos
al Espíritu Santo, Él se retira cortésmente y nuestra
vida se hace pesadísima. Se marcha la gratuidad.
Sentirse esclavo por la ley de la libertad es la
gran paradoja, la eterna catequesis de la serpiente:
¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de
ninguno de los árboles del jardín? Gn 3,1.

Las alas sirven para volar y también dan sombra,


evitan que el sol despiadado mate a las crías:

¡Qué admirable es tu amor, oh Dios!. Por


eso los seres humanos se cobijan a la
sombra de tus alas Sal 36,8.

Jesús se queja de que su pueblo haya despreciado


la protección de Dios a lo largo de la historia y,
curiosamente, habla en primera persona:

70
Ibid pg 28-29.
186

¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los


profetas y apedrea a los que le son envia-
dos! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus
hijos, como una gallina reúne a sus pollos
bajo las alas, y no habéis querido! Mt 23,37.

Juan Pablo II, en sus catequesis sobre los salmos


57 y 63, pone las alas en conexión con los querubi-
nes del arca de la Alianza. Así a:

Misericordia, oh Dios, misericordia, que


busco refugio en ti, me cobijo a la sombra
de tus alas esperando que pase el infortu-
nio Sal 57,2.

comenta, con esa facilidad de evocación escénica


que le caracterizaba:

El orante se siente asaltado por una especie de


escuadrón de la muerte. En torno a él ronda una
banda de cazadores, que tiende redes y cava
fosas para capturar a su presa. Pero este clima
de tensión desaparece en seguida. En efecto, ya
al inicio aparece el símbolo protector de las alas
divinas, que aluden concretamente al arca de la
Alianza con los querubines alados, es decir, a la
presencia de Dios entre los fieles en el templo
santo de Sión. 71

71
Audiencia del 19 de septiembre de 2001.
187

y sobre el versículo:

Porque tú me sirves de auxilio y exulto a la


sombra de tus alas mi ser se aprieta contra
ti, tu diestra me sostiene Sal 63,8s.

dice, también con gran carga poética:

Incluso cuando atravesamos una noche oscura,


nos sentimos protegidos por las alas de Dios,
como el arca de la Alianza estaba cubierta por
las alas de los querubines. Y entonces florece la
expresión estática de la alegría: "A la sombra de
tus alas canto con júbilo". El miedo desaparece, el
abrazo no encuentra el vacío sino a Dios mismo;
nuestra mano se estrecha con la fuerza de su
diestra.

En el versículo comentado vemos aparecer un


tercer elemento que refuerza nuestro hallazgo al
comentar "La barca en el Evangelio": la diestra
como expresión de la misericordia (ver el apartado
"La izquierda y la derecha"). El paralelismo se
repite:

Haz gala de tu amor, tú salvas de los pre-


potentes al que se acoge a tu diestra. Guár-
dame como a la niña de tus ojos, protégeme a la
sombra de tus alas de esos malvados que me aco-
san, enemigos que me cercan con saña Sal 17,7-9.

El cobijo bajo las alas es tan añorado por el deste-


188

rrado, privado de la seguridad del templo, que le


hace gritar:

Te grito desde el confín de la tierra, con el


corazón desmayado. Condúceme a la roca
inaccesible, que tú eres mi refugio, bastión
frente al enemigo. ¡Hospédame siempre en
tu tienda, acogido al amparo de tus alas! Sal
61,3-5
.

El Salmo 91 (90) desarrolla la enseñanza tradicio-


nal de los sabios sobre la protección divina al justo
que, aunque sea puesto a prueba, como Job, será
liberado:

Pues él te libra de la red del cazador, de la


peste funesta; con sus plumas te protege,
bajo sus alas hallas refugio: escudo y arma-
dura es su fidelidad Sal 91,3s.

En el libro de Rut, para hablar de la conversión, de


la integración de un extranjero en el pueblo de
Israel, se emplea la metáfora “refugiarse bajo las
alas de Dios”:

Que Yahvé te recompense por tu obra y


que tengas cumplida recompensa de parte
de Yahvé, Dios de Israel, bajo cuyas alas
has venido a refugiarte Rt 2,12.

Se trata de una conmovedora historia, llena de


símbolos, en la que Rut, moabita, después de
189

quedar viuda deja a su tierra y a su parentela


(como Abraham) y se viene a Israel siguiendo a su
suegra, también viuda, para cuidarla:

No insistas en que te abandone y me sepa-


re de ti, porque adonde tú vayas, iré yo,
donde tú vivas, viviré yo. Tu pueblo será mi
pueblo y tu Dios será mi Dios Rt 1,16.

Sorprendente fidelidad. Por su riqueza simbólica,


esta lectura es elegida por algunos novios para sus
bodas. La fidelidad recibe su premio: Booz, el
dueño del campo, rescatará a Rut, “le quitará las
sandalias” al pariente que tenía derecho sobre ella
y la desposará 72. Ella será la abuela de David, de
ella desciende el Mesías.

Como los brazos de la Cruz, las alas son el amor


entre los hermanos. No se puede volar al desierto
en solitario, sin hermanos. No se puede vivir la fe
en solitario. Necesitamos a los hermanos, porque
necesitamos alas para huir del Dragón:

Pero se le dieron a la Mujer las dos alas del


águila grande para volar al desierto, a su
lugar, lejos del Dragón, donde tiene que ser
alimentada un tiempo y tiempos y medio
tiempo Ap 12,14.

72
Sobre la ley del levirato puede consultarse Dt 25,4 con su nota.
Jesús nos ha rescatado. Juan Bautista dijo que él no le quitaría las
sandalias, que sería Jesús quien nos desposaría.
190

En muchos textos las alas son de águila, poderosa


ave. Como cuando Dios llevó a su pueblo por el
desierto:

Vosotros habéis visto lo que he hecho con


los egipcios, y cómo os he llevado sobre
alas de águila y os he traído a mí Ex 19,4.

Aunque el poder no le quita al águila su ternura:

En tierra desierta lo encuentra, en la sole-


dad rugiente de la estepa. Y lo envuelve, lo
sustenta, lo cuida, como a la niña de sus
ojos. Como un águila incita a su nidada,
revolotea sobre sus polluelos, así él des-
pliega sus alas y lo toma, y lo lleva sobre su
plumaje. Sólo Yahvé lo guía a su destino,
con él ningún dios extranjero Dt 32,10-12.

El beato de Liébana tiene un precioso comentario


al siguiente versículo de Isaías:

Mientras que a los que esperan en Yahvé,


él les renovará el vigor, subirán con alas
como de águilas, correrán sin fatigarse y
andarán sin cansarse Is 40,31.

y dice lo siguiente:

Cambian su vigor, porque desean ser fuertes en


la obra espiritual, los que antes fueron fuertes
en la carne. Toman alas de águila, porque
191

vuelan en la contemplación. Corren sin fatigar-


se, porque con gran celeridad predican más
velozmente. Andan sin cansarse, porque retie-
nen la velocidad de su entendimiento, para
acompañar a los más retardados.

Este amor entre los hermanos a veces es muy


ruidoso. Quizás por eso la Mercabá, el carro de
Ezequiel, la evangelización, lleva ese rumor de
alas:

Y oí el ruido de sus alas, como un ruido de


muchas aguas, como la voz de Sadday;
cuando marchaban, era un ruido atrona-
dor, como ruido de batalla; cuando se
paraban, replegaban sus alas Ez 1,24.
El ruido que hacían las alas de los seres al
batir una contra otra, y el ruido de las rue-
das junto a ellos, ruido de gran trepidación
Ez 3,13
.

En el Apocalipsis, los cuatro vivientes tienen seis


alas:

En medio del trono, y en torno al trono,


cuatro Vivientes llenos de ojos por delante
y por detrás. El primer Viviente, como un
león; el segundo Viviente, como un novillo;
el tercer Viviente tiene un rostro como de
hombre; el cuarto Viviente es como un
águila en vuelo. Los cuatro Vivientes tienen
cada uno seis alas, están llenos de ojos
192

todo alrededor y por dentro, y repiten sin


descanso día y noche: «Santo, Santo,
Santo, Señor, Dios Todopoderoso, "Aquel
que era, que es y que va a venir".» Ap 4,6-8

El número cuatro representa la totalidad del cos-


mos, los cuatro puntos cardinales. Los ojos son el
conocimiento universal y la providencia de Dios. El
león representa lo más noble, el toro lo más fuerte,
el hombre lo más sabio y el águila lo más ágil de la
creación. Desde san Ireneo, la tradición ve en
estas figuras a los cuatro evangelistas 73 .
Tertuliano dice que los cristianos, al levantar las
manos para orar, hacen el mismo gesto que Jesús
en la Cruz y añade en tono poético:

También las aves que surcan el aire, tras desper-


tarse muy temprano, extienden sus alas en
forma de cruz para dirigirse al cielo, y dicen
algo parecido a una oración.74

La llave

La llave también tiene forma de cruz. Con ella se


abren y cierran puertas. Y puertas tienen la muerte
y los cielos. Jesús, entrando en la muerte y resuci-

73
Ver la nota explicativa en la Biblia de Jerusalén.
74
Tertuliano, presbítero. Tratado sobre la oración. Jueves III de
Cuaresma. Año II.
193

tando, ha demostrado tener las llaves:

Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto.


Él puso su mano derecha sobre mí dicien-
do: «No temas, soy yo, el Primero y el
Último, el que vive; estuve muerto, pero
ahora estoy vivo por los siglos de los siglos,
y tengo las llaves de la Muerte y del Ha-
des...» Ap 1,17s.
Al ángel de la iglesia de Filadelfia escribe:
Esto dice el Santo, el Veraz, el que tiene la
llave de David: si él abre, nadie puede
cerrar; si él cierra, nadie puede abrir Ap 3,7.

Esta llave de David es mencionada por Isaías, en


el único oráculo que tiene sobre una persona
particular:

Pondré la llave de la casa de David sobre


su hombro;
abrirá, y nadie cerrará, cerrará, y nadie
abrirá.
Le hincaré como clavija en lugar seguro,
y será trono de gloria para la casa de su
padre Is 22,22s.

Unas llaves sobre un hombro. ¿Se llevan las llaves


sobre el hombro? Es una imagen que viene desde
egipto: el visir del faraón llevaba sobre su hombro
las llaves del palacio, signo de su poder. Entraba y
salía quien él quería. A José se le asignó tal poder.
Un signo más de su imagen de Jesucristo, porque
194

Jesús también llevará sobre sus hombros, la cruz,


llave que nos ha abierto la entrada en los cielos,
una cruz que dice Isaías que será clavada como
una clavija en lugar seguro y será trono de gloria.
Así fue clavada la cruz de Nuestro Señor en la
tierra y así se muestra gloriosa.
Este poder de la Cruz, esta llave, será entrega-
da a la Iglesia a través de Pedro:

Llegado Jesús a la región de Cesarea de


Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos:
«¿Quién dicen los hombres que es el Hijo
del hombre?» Ellos dijeron: «Unos, que
Juan el Bautista; otros, que Elías; otros,
que Jeremías o uno de los profetas.» Díce-
les él: «Y vosotros ¿quién decís que soy
yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el
Cristo, el Hijo de Dios vivo.» Replicando
Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón,
hijo de Jonás, porque no te ha revelado
esto la carne ni la sangre, sino mi Padre
que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo
que tú eres Pedro, y sobre esta piedra
edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades
no prevalecerán contra ella. A ti te daré las
llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates
en la tierra quedará atado en los cielos, y lo
que desates en la tierra quedará desatado
en los cielos.» Mt 16,13-20.

Aunque se acostumbra a interpretar este texto en


términos de poder de gobierno, de bautizar, de
195

excomulgar, etc., en su simbolismo con la Cruz


florece un maravilloso sentido pascual.

El clavo

El texto anterior de Isaías sobre la llave de la casa


de David menciona una clavija que nos sugiere
también el clavo como signo de la cruz. San Ber-
nardo relaciona a ambos y dice que el clavo pene-
trante es una llave75. De hecho, llave viene del latín
clavis. Los clavos de Cristo, considerados como
llaves. ¿Qué abren estas llaves?; estos clavi
travales, cuadrados para más semejanza con la
cruz, gruesos (8 milímetros de lado) como para que
luego quepa un dedo en la llaga... Al apóstol santo
Tomás le abrieron el camino para entrar en el
cuerpo de Cristo. Santo Tomás de Aquino hace
una bella comparación entre la paloma que se
esconde en las grietas de la roca Ct 2,14 y el Espíritu
Santo (paloma) que anida en las llagas de Cristo
(roca) S. Th. III, q. 39, a. 6, ad 4
Hay muchos testimonios de creyentes que han
pasado por grandes crisis personales, por sufri-
mientos profundos, antes de entrar en la Iglesia. Y
estos sufrimientos, estos clavos imposibles de
arrancar, han sido la clave, la llave, que les ha

75
Sermón 61, sobre el Cantar de los Cantares.
196

permitido desentrañar el misterio de su historia76.


Es curioso que la Real Academia defina llave como
principio o medio que facilita el conocimiento de
algo.
Pero no siempre ocurre así. Es necesario estar
abierto a las inspiraciones del Espíritu, lo que es
incompatible con la soberbia, razón por la que
aveces es necesario pasar por procesos que nos
hagan pequeños, disponibles. Y es necesario estar
despiertos. Llenos de soberbia y dormidos, el clavo
puede atravesar nuestra cabeza y dejarnos atados
a la tierra para siempre, como al malvado Sísara:
...le hincó la clavija en la sien hasta clavarla en
tierra. Él estaba profundamente dormido Jc 4,21.

La letra bet

Es la segunda letra del alfabeto hebreo. Es la


primera letra de la Torá (la primera palabra es
Bereshit). Fue elegida en competición con todas las
demás GnR 1,11 porque por ella empieza “berajá”,
bendición. La primera letra del alfabeto, álef, fue
reservada para las Diez Palabras.
Es también el número 2, cifra de la elección, del
discernimiento y de la repetición. Dualidad entre luz
y tinieblas, día y noche, sagrado y profano, cielos
y tierra, Torá escrita y Torá oral, hombre y mujer,

76
García Morente en El hecho extraordinario (Rialp, Madrid, 1996),
cuenta la experiencia vivida que supuso su paso del ateísmo a la fe.
197

esclavitud y libertad, los seis días de la semana y


el Sábat. Dos son los ojos (para apreciar la profun-
didad de campo hacen falta los dos), los oídos, los
pies, las manos, los riñones. También se aplica a
las entidades dinámicas: aguas, cielos, Jerusalén.

Su forma nos sugiere muchas cosas:

Esta letra tiene un suelo, un muro y un techo.


Es una casa (bet significa “casa de...”).
Como los hebreos escriben de derecha a izquierda,
representa más bien la puerta de entrada; a la
izquierda está el interior con techo, a la derecha el
exterior sin techo.
En las puertas de las casas está la mezuzá, a
la que hay que prestar atención al entrar y al salir,
que dice: Shemá, Israel.
En el mismo nombre de la Torá está escondida
la palabra luz, or significa luz.
Una observación importante es que la bet es
una cruz a la que le falta el brazo derecho. La
izquierda y la derecha, la ley y la misericordia77; la
Torá y los Evangelios, la antigua y la nueva Alian-
za.
La primera letra de la Torá ya anuncia que falta
algo. Desde el principio, desde la bet, la Torá ya

77
Ver “La barca en el Evangelio. Izquierda y derecha.”
198

está anunciando que falta Jesucristo.


La Torá da cobijo a los de dentro de la casa, al
pueblo elegido. Cristo, extendiendo sus brazos en
la cruz, cubre a los de dentro y a los de fuera, su
salvación es universal.
SIGNOS DE LA CRUZ NO CRUCIFORMES

La columna

Yahvé iba al frente de ellos, de día en


columna de nube para guiarlos por el cami-
no, y de noche en columna de fuego para
alumbrarlos, de modo que pudiesen mar-
char de día y de noche. No se apartó del
pueblo ni la columna de nube por el día, ni
la columna de fuego por la noche Ex 13,21-22. Cf
Ex 33,9-10; Nm 14,14; Ne 9,12.19; Sal 99,7
.

La Cruz de Cristo es la columna que nos guía por


el desierto, nuestra vida en la tierra; de día, cuya
sombra nos cobija, y de noche, para alumbrarnos
en la crisis. Tú, Yahvé, eres mi lámpara, mi Dios
que alumbra mis tinieblas Sal 18,29. Yahvé es mi luz y
mi salvación, ¿a quién temeré? Sal 27,1.
Aunque hay momentos en que parece que esa
luz se ha perdido, como sentía Job: ¡Si pudiera
recuperar el tiempo pasado, los días en que Dios
me protegía, cuando su lámpara brillaba sobre mi
cabeza y a su luz caminaba en tinieblas! Jb 29,2s.
Sin embargo, en esas noches oscuras del alma
también está el Señor y la fe crece: Bendigo a
Yahvé, que me aconseja; aun de noche me instru-
200

ye la conciencia Sal 16,7.


Esta columna nos defiende del enemigo: La
columna de nube se colocó detrás, poniéndose
entre el campamento de los egipcios y el campa-
mento de los israelitas. La nube era tenebrosa y
transcurrió la noche sin que pudieran trabar contac-
to unos con otros en toda la noche Ex 14,19s. Llegada
la vigilia matutina, miró Yahvé desde la columna de
fuego y humo hacia el ejército de los egipcios, y
sembró la confusión en el ejército egipcio. Trastor-
nó la ruedas de sus carros, que no podían avanzar
sino con gran dificultad. Y exclamaron los egipcios:
«Huyamos ante Israel, porque Yahvé pelea por
ellos contra los egipcios» Ex 14,24s. La no resistencia
al mal confunde a nuestros enemigos.
Símaco dice que la columna era tenebrosa por
un lado y luminosa por el otro 78. Como la Cruz:
Cristo crucificado: escándalo para los judíos, locura
para los gentiles; mas para los llamados, lo mismo
judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y
sabiduría de Dios 1 Co 1,23s.
El libro de la Sabiduría, al referirse a esta
iluminación de la columna, casi esboza esa no
resistencia al mal, propia del Nuevo Testamento:

Entre tanto para tus santos había una gran-


dísima luz. Los egipcios, que oían su voz
aunque no distinguían su figura, les procla-
maban dichosos por no haber padecido

78
Ver nota en la Biblia de Jerusalén a Ex 14,20
201

ellos también; les daban gracias porque


agraviados no se vengaban y les pedían
perdón por su conducta hostil. En vez de
tinieblas, diste a los tuyos una columna de
fuego, guía a través de rutas desconocidas,
y sol inofensivo en su gloriosa emigración Sb
18,1-3
.

Y el Eclesiástico dice que la columna era el trono


de la Sabiduría, que andaba buscando por cielo,
tierra, mar, abismos, dónde instalarse, hasta que el
Señor la colocó en Israel:

Mi trono era una columna de nube. Sola


recorrí la redondez del cielo, y por la hondu-
ra de los abismos paseé. Las ondas del
mar, la tierra entera, todo pueblo y nación
era mi dominio. Entre todas estas cosas
buscaba reposo, una heredad en que insta-
larme. Entonces me dio orden el creador
del universo, el que me creó dio reposo a
mi tienda, y me dijo: "Pon tu tienda en
Jacob, entra en la heredad de Israel" Si 24,4-8

En el Cantar de los Cantares la columna exhala un


buen perfume:

¿Qué es eso que sube del desierto,


parecido a columna de humo,
sahumado de mirra y de incienso,
de polvo de aromas exóticos?
Es la litera de Salomón,
202

escoltada por sesenta valientes,


la flor de los valientes de Israel:
todos son diestros con la espada,
todos adiestrados en la guerra.
Cada uno con su espada a la cintura,
por temor a las alarmas de la noche Ct 3,6-8.

La litera (de madera del Líbano, dice más adelan-


te), lecho de amor, donde nos ha desposado el Señor79. Y
esos valientes, cada uno con su espada a la
cintura, cada uno con su cruz.

La escala de Jacob

Jacob, huyendo del hogar paterno por temor a que


su hermano Esaú lo matara, camino de la casa de
su tío Labán, tiene un sueño en el que Dios le
renueva las promesas hechas a sus padres. En él
aparece una escala:

Jacob salió de Berseba y fue a Jarán.


Llegando a cierto lugar, se dispuso a hacer
noche allí, porque ya se había puesto el
sol. Tomó una de las piedras del lugar, se
la puso por cabezal, y acostóse en aquel
lugar. Y tuvo un sueño; soñó con una esca-
lera apoyada en tierra, y cuya cima tocaba
los cielos, y he aquí que los ángeles de

79
Ver el himno a la Cruz Gloriosa.
203

Dios subían y bajaban por ella. Y vio que


Yahvé estaba sobre ella, y que le dijo: «Yo
soy Yahvé, el Dios de tu padre Abraham y
el Dios de Isaac. La tierra en que estás
acostado te la doy para ti y tu descenden-
cia. Tu descendencia será como el polvo de
la tierra y te extenderás al poniente y al
oriente, al norte y al mediodía; y por ti se
bendecirán todos los linajes de la tierra; y
por tu descendencia. Mira que yo estoy
contigo; te guardaré por doquiera que
vayas y te devolveré a este solar. No, no te
abandonaré hasta haber cumplido lo que te
he dicho.» Despertó Jacob de su sueño y
dijo: «¡Así pues, está Yahvé en este lugar y
yo no lo sabía!» Y asustado dijo: «¡Qué
temible es este lugar! ¡Esto no es otra cosa
sino la casa de Dios y la puerta del cielo!»
Gn 28,10-17
.

La tradición de Israel explica que los ángeles suben


por la escala llevando las oraciones de los hom-
bres, el clamor de su pueblo, he escuchado su
clamor en presencia de sus opresores; pues ya
conozco sus sufrimientos Ex 3,7; cf. 1 S 9,16; Est 4,17 y bajan
con la respuesta de Dios, con sus bendiciones, con
su liberación: He bajado para librarle de la mano de
los egipcios Ex 3,8.
Pero es la Cruz de Cristo la que dará pleno
sentido a esta Palabra. Ya hemos visto en el
apartado “Un árbol peculiar: la higuera” cómo
Jesús cita a Natanael este texto, pero sustituyendo
204

la escala por el Hijo del hombre:

«En verdad, en verdad os digo: veréis el


cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y
bajar sobre el Hijo del hombre» Jn 1,45-51.

Es el mismo Jesús el que nos interpreta el sentido


de la escala. Su Cruz es la escala. Yahvé estaba
sobre ella, Cristo sobre la Cruz. Una escala que se
apoya en la tierra y penetra el cielo, Cristo muere y
resucita. Sobre la que hay una gran actividad, los
ángeles de Dios subían y bajaban, los ángeles, los
mensajeros, la evangelización.
Santa Rosa de Lima dice: Fuera de la cruz no
hay otra escala para subir al cielo 80.
La Cruz tiene dos maderos, uno vertical y otro
horizontal. Cada uno de ellos ha roto un tremendo
muro. El madero vertical ha roto el muro que nos
separaba del cielo, el horizontal el muro que nos
separaba a los hombres, que nos impedía amar-
nos. El muro vertical estaba representado por el
velo del templo, que separaba a los hombres del
Santo de los Santos. En esto, el velo del Santuario
se rasgó en dos, de arriba abajo Mt 27,51. Veréis el
cielo abierto. El muro horizontal estaba representa-
do por la división judíos-gentiles. El que de los dos
pueblos hizo uno, derribando el muro divisorio, la
enemistad, anulando en su carne la Ley con sus

80
P. Hansen, Vida admirable de la hermana Rosa de Santa María
de Lima, Roma 1664, p. 137. Se puede encontrar en muchas Vidas
de santos.
205

mandamientos y sus decretos, para crear en sí


mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, hacien-
do las paces, y reconciliar con Dios a ambos en un
solo cuerpo, por medio de la Cruz, dando en sí
mismo muerte a la Enemistad Ef 2,14-16.

Europa, queriendo formar una "unión" de pueblos,


está eliminando la cruz. Creará la "desunión" de los
hombres y nos cerrará el cielo.
Juan Pablo II, en su encuentro con los jóvenes
en Toronto 2002 dijo:

El mundo que heredáis necesita desesperada-


mente renovar el sentido de la fraternidad y de
la solidaridad humana, necesita ser tocado y
curado por la belleza y la riqueza del amor de
Dios; el mundo actual necesita testigos de este
amor [...] Que ninguna dificultad, ningún temor
por grande que sea pueda sofocar la esperanza
que brota eternamente de los corazones de los
jóvenes [...] ¡No dejéis morir esa esperanza!,
¡jugaos la vida por ella!.

Y muchos estamos dispuestos a jugarnos la vida.


Pero como conocemos nuestra debilidad, nos
ponemos de pie, ponemos los brazos en cruz y
decimos:

Extiendo mis manos, y grito al Señor,


Porque el extender las manos es el signo de su
Cruz,
y el estar derecho es el leño alzado Oda 27 de Salo-
206

món
.

Jacob huyendo de la muerte, la noche, la piedra


donde reclinar la cabeza, la escala, el cielo que se
abre, el encuentro con el amado, sus promesas...
¡Qué riqueza!.
San Juan de la Cruz, ¡cómo no, con ese nom-
bre elegido por él!, tuvo la experiencia mística de la
noche, la escala, el encuentro con el Amado:

NOCHE OSCURA de san Juan de la Cruz

En una noche oscura,


Con ansias, en amores inflamada
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras, y segura,
por la secreta escala disfrazada,
¡oh dichosa ventura!,
a oscuras, y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía
207

adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que guiaste!


¡Oh noche amable más que la alborada!
¡Oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para Él solo se guardaba,
allí quedó dormido
y yo le regalaba
y el ventalle de cedros airen daba.

El aire de la almena
cuando yo sus cabellos esparcía
con su mano serena
en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

Quedeme y olvideme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejeme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

El Himno a la Cruz Gloriosa también menciona la


escala de Jacob:

Angosto sendero,
mi puerta estrecha,
208

escala de Jacob,
lecho de amor
donde nos ha desposado el Señor.

El angosto sendero, el camino:

El camino

Este símbolo se lo explica Jesús directamente a


Tomás:

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.


Nadie va al Padre sino por mí Jn 14,6.

Lo angosto del camino lo pone en relación con la


puerta estrecha:

Entrad por la entrada estrecha; porque


ancha es la entrada y espacioso el camino
que lleva a la perdición, y son muchos los
que entran por ella; mas ¡qué estrecha la
entrada y qué angosto el camino que lleva
a la Vida!; y pocos son los que lo encuen-
tran Mt 7,13s.

Sobre este camino Isaías profetizaba:

Habrá allí una senda y un camino, vía sacra


se la llamará; no pasará el impuro por ella,
ni los necios por ella vagarán. No habrá
león en ella, ni por ella subirá bestia salva-
209

je, no se encontrará en ella; los rescatados


la recorrerán Is 35,8-9.

Parece un contrasentido esto de que no entren los


impuros, los necios, los leones, las bestias, en
comparación con el arca de Noé, donde entraron
animales de toda especie; pero es un contrasentido
al estilo de: ni impuros, ni idólatras, ni adúlteros,
[...] heredarán el Reino de Dios 1 Co 6,9s en compara-
ción con: En verdad os digo que los publicanos y
las prostitutas llegan antes que vosotros al Reino
de Dios Mt 21,31. Ese vosotros iba dirigido a los
sacerdotes y sabios de Israel.
El contrasentido desaparece en la experiencia
de la Iglesia. Cuando un "justo" (sí, entre comillas)
y un pecador entran juntos en un camino de
conversión, el pecador camina mucho más deprisa,
y se convierte antes. Por eso: Habrá más alegría
en el cielo por un solo pecador que se convierta
que por noventa y nueve justos que no tengan
necesidad de conversión Lc 15,7. Porque el "justo que
no tenga necesidad de conversión" es más necio
que justo, puesto que no hay nadie que no necesite
conversión. Y convencer al necio de pecado, lleva
su tiempo.
Así, Isaías puede hablar de un camino donde
los chacales honrarán a Dios:

Así dice Yahvé, que trazó camino en el


mar, y vereda en aguas impetuosas. [...]
¿No os acordáis de lo pasado, ni caéis en
la cuenta de lo antiguo? Pues bien, he aquí
210

que yo lo renuevo: ya está en marcha, ¿no


lo reconocéis? Sí, pongo en el desierto un
camino, ríos en el páramo. Me honrará el
animal campestre, los chacales y las hem-
bras de avestruz; pues daré agua en el
desierto, ríos en el yermo, para abrevar a
mi pueblo elegido. Ese pueblo que yo me
he formado contará mis alabanzas Is 43,16-21.
¿No eres tú el que secó la Mar, las aguas
del gran Océano, el que trocó las honduras
del mar en camino para que pasasen los
rescatados? Los redimidos de Yahvé volve-
rán, entrarán en Sión entre aclamaciones,
y habrá alegría eterna sobre sus cabezas.
¡Regocijo y alegría los acompañarán!
¡Adiós, el penar y los suspiros! Is 51, 10s.

¡Qué bueno eres, Isaías, levantas el ánimo de


cualquiera!
El camino es la cruz. A veces da la sensación
de que en la cruz no se puede vivir, de que ese
camino es intransitable, que tiene cimas inaccesi-
bles y simas insalvables, pero Dios no es indiferen-
te a estas dificultades:

Dios ha ordenado rebajarse a todo monte


elevado y a las dunas permanentes, y
rellenarse a los barrancos, hasta nivelar la
tierra, para que Israel camine seguro bajo la
gloria de Dios. Y hasta los bosques y los
árboles aromáticos darán sombra a Israel
por orden de Dios. Porque Dios conducirá
211

a Israel con alegría a la luz de su gloria, con


su misericordia y su justicia Ba 5,7-9.

Sólo hace falta un granito de fe:

Si tenéis fe como un grano de mostaza,


diréis a este monte: `Desplázate de aquí
allá', y se desplazará, y nada os será impo-
sible Mt 17,20.

El cetro

El cetro es signo de poder y realeza. De la Cruz se


dice que es el trono desde el que Cristo reina, el
cetro es, por similitud, signo de la Cruz.
Cuando Jacob, antes de morir, bendice a sus
hijos, lo hace en forma de oráculos que revelan el
destino de cada una de las tribus. A Jacob, de cuya
estirpe saldrá el rey David y el Mesías, le dice:

No se irá cetro de mano de Judá,


bastón de mando de entre sus piernas,
hasta que venga el que le pertenece,
y al que harán homenaje los pueblos Gn 49,10.

El libro de Ester contiene una preciosa narración en


la que se ve el poder salvador del cetro:

Todos los servidores del rey y todos los


habitantes de las provincias del rey saben
212

que todo hombre o mujer que se presente


al rey, en el patio interior, sin haber sido
llamado, es condenado a muerte por el
edicto, salvo aquél sobre quien el rey ex-
tienda su cetro de oro Dn 4,11.

La reina Ester, que para interceder por su pueblo


ha de caer bajo esta sentencia, es salvada de este
modo:

Llegó hasta la presencia del rey. Estaba el


rey sentado en su trono, revestido de las
vestiduras de las ceremonias públicas,
cubierto de oro y piedras preciosas y con
aspecto verdaderamente impresionante.
Alzando su rostro, resplandeciente de
gloria, lanzó una mirada tan colmada de ira
que la reina se desvaneció; perdió el color
y apoyó la cabeza sobre la sierva que la
precedía. Mudó entonces Dios el corazón
del rey en dulzura, angustiado se precipitó
del trono y la tomó en sus brazos y, en
tanto ella se recobraba, le dirigía dulces
palabras, diciendo: «¿Qué ocurre, Ester?
Yo soy tu hermano, ten confianza. No mori-
rás, pues mi mandato sólo alcanza a la
gente común. Acércate.» Y tomando el rey
el cetro de oro, lo puso sobre el cuello de
Ester, y la besó, diciendo: «Háblame» Est 5,2.

Dos veces ocurrirá esto:


213

Ester volvió a suplicar al rey, cayendo a sus


pies, llorando y ganando su benevolencia,
que anulara la maldad de Amán, el de
Agag, y los proyectos que había concebido
contra los judíos. Extendió el rey el cetro de
oro y tocó a Ester, que se puso en pie en
presencia del rey Est 8,3s.

Esto de no poder presentarse al rey recuerda que


cuando Moisés quiere ver el rostro de Dios, recibe
el aviso: Mi rostro no podrás verlo, porque nadie
puede verme y seguir con vida Ex 33,20. Por eso
Gedeón se llevó un gran susto: «¡Ay, mi señor
Yahvé, que he visto al Ángel de Yahvé cara a
cara!» Yahvé le respondió: «La paz sea contigo. No
temas, no morirás.» Gedeón levantó en aquel lugar
un altar a Yahvé y lo llamó Yahvé-Paz Jc 6,22-24. Igual
le ocurrió a Isaías: «¡Ay de mí, que estoy perdido,
pues soy un hombre de labios impuros, y entre un
pueblo de labios impuros habito: que al rey Yahvé
Sebaot han visto mis ojos!» Is 6,5.
Los Salmos, sin embargo, anuncian con cierto
sabor escatológico: Pues Yahvé es justo y ama la
justicia, los rectos contemplarán su rostro Sal 11,7.
Pero yo, rehabilitado, veré tu rostro, al despertar te
contemplaré hasta que quiera Sal 17,15.

No se puede ver el rostro de Dios porque Él es


ante quien se vuelve el rostro Is 53,3. Aunque el
mismo Isaías intuye que la Cruz va a ser un cetro
salvador pues profetiza: En un arranque de furor te
oculté mi rostro por un instante, pero con amor
214

eterno te he compadecido -dice Yahvé tu Redentor-


Is 54,8
.

La cruz nos mata, pero si Dios extiende sobre


nosotros su cetro, su Cruz gloriosa, nos salva. Así,
podemos ver la gloria de la resurrección, su rostro.

La torre

Cuando la cultura estaba iluminada por el cristianis-


mo, la Cruz presidía colegios, hospitales, institucio-
nes, dormitorios, plazas, caminos... como una torre
defensora. Ahora se han sustituido por unos ador-
nos, signos indescifrables, arte enigmático, símbo-
los de la nada.
A esta civilización no le gusta la Cruz, como
aquella que sustituyó la piedra por el ladrillo,
queriendo construir una torre con la que conquistar
el cielo con sus propias manos:

Se dijeron el uno al otro: «Vamos a fabricar


ladrillos y a cocerlos al fuego.» Así el ladri-
llo les servía de piedra y el betún de arga-
masa. Después dijeron: «Vamos a edificar-
nos una ciudad y una torre con la cúspide
en el cielo, y hagámonos famosos, por si
nos desperdigamos por toda la faz de la
tierra.» Bajó Yahvé a ver la ciudad y la torre
que habían edificado los humanos, y pensó
Yahvé: «Todos son un solo pueblo con un
215

mismo lenguaje, y éste es el comienzo de


su obra. Ahora nada de cuanto se propon-
gan les será imposible. Bajemos, pues, y,
una vez allí, confundamos su lenguaje, de
modo que no se entiendan entre sí.» Y
desde aquel punto los desperdigó Yahvé
por toda la faz de la tierra, y dejaron de
edificar la ciudad. Por eso se la llamó Ba-
bel, porque allí embrolló Yahvé el lenguaje
de todo el mundo, y desde allí los desper-
digó Yahvé por toda la faz de la tierra. Gn 11,3-
9
.

No sé por qué nos extraña esta terrible soledad e


incomunicabilidad en que vivimos en esta Babel de
soberbia.
Pero Miqueas nos da una esperanza:

Y tú, torre del rebaño, colina de la hija de


Sión, recobrarás la soberanía de antaño, la
realeza volverá a la hija de Jerusalén Mi 4,8.

Isaías habla de una viña en la que se ha edificado


una torre:

Voy a cantar a mi amigo la canción de su


amor por su viña. Una viña tenía mi amigo
en un fértil otero. La cavó y despedregó, y
la plantó de cepa exquisita. Edificó una
torre en medio de ella, y además excavó en
ella un lagar. Y esperó que diese uvas,
pero dio agraces Is 5,1s.
216

La viña para Isaías es el pueblo de Israel; para


nosotros, la Iglesia. La torre es la cruz. En esa torre
hay ¡un lagar! ¿qué lagar hay en la Cruz de Cristo?
El vino es su sangre; el lagar, de donde mana el
vino, es su costado.
Es preocupante la queja de Isaías: esperó que
diese uvas, pero dio agraces. Porque ¿qué puede
impedir que salga vino de ese lagar? ¿qué puede
impedir que llegue la sangre redentora de Cristo a
los hombres?: que no haya uvas que pisar, que la
viña, la Iglesia, no dé frutos, como aquella higuera
estéril, que tanto disgustó a Jesús.
San Mateo y san Marcos tienen unos textos
paralelos al de Isaías, en los que el lagar está en la
viña, no necesariamente en la torre. ¿Está pasando
la labor redentora a la Iglesia? Lo que no cambia
es esa preocupación por la falta de frutos. Y Jesús
se pone muy serio en este asunto:

«Escuchad otra parábola. Era un propieta-


rio que plantó una viña, la rodeó de una
cerca, cavó en ella un lagar y edificó una
torre; la arrendó a unos labradores y se
ausentó. Cuando llegó el tiempo de los
frutos, envió sus siervos a los labradores
para recibir sus frutos. Pero los labradores
agarraron a los siervos, y a uno lo golpea-
ron, a otro lo mataron, a otro lo apedrearon.
De nuevo envió otros siervos en mayor
número que los primeros; pero los trataron
de la misma manera. Finalmente les envió
a su hijo, diciendo: `A mi hijo lo respetarán.'
217

Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron


entre sí: `Éste es el heredero. Vamos,
matémoslo y quedémonos con su herencia.'
Y, agarrándole, le echaron fuera de la viña
y lo mataron. Cuando venga, pues, el due-
ño de la viña, ¿qué hará con aquellos labra-
dores?» Dícenle: «A esos miserables les
dará una muerte miserable y arrendará la
viña a otros labradores, que le paguen los
frutos a su tiempo.» Y Jesús les dice: «¿No
habéis leído nunca en las Escrituras: La
piedra que los constructores desecharon,
en piedra angular se ha convertido; fue el
Señor quien hizo esto y es maravilloso a
nuestros ojos? Por eso os digo: Se os
quitará el Reino de Dios para dárselo a un
pueblo que rinda sus frutos. Y el que caye-
re sobre esta piedra se destrozará, y a
aquel sobre quien cayere, le aplastará» Mt
21,33-44p
.

Tan serio es esto que, antes de empezar a cons-


truir la torre, antes de presentarnos como cristia-
nos, es bueno calcular los gastos, probar nuestra
intención:

«Porque ¿quién de vosotros, que quiere


edificar una torre, no se sienta primero a
calcular los gastos y ver si tiene para aca-
barla? No sea que, habiendo puesto los
cimientos y no pudiendo terminar, todos los
que lo vean se pongan a burlarse de él,
218

diciendo:`Éste comenzó a edificar y no


pudo terminar.' Lc 14,28-30.

En Jerusalén, después de las victorias, se colga-


ban en la torre de David los escudos y demás
trofeos arrebatados a los enemigos, expuestos a la
vista de todo el mundo. Si alguien quiere ver un
ejemplo de este magnífico espectáculo, no tiene
que hacer un gran viaje, basta que lea las Actas de
los mártires.

Tu cuello, la torre de David, muestrario de


trofeos: mil escudos penden de ella, todos
paveses de valientes Ct 4,7.
Tu cuello, como torre de marfil Ct 7,5.

La Iglesia, la virgen María: torre de David, ruega


por nosotros, torre de marfil, ruega por nosotros.
¡Qué expresivas las letanías del rosario!.
EPÍLOGO

Todos tenemos una cruz (con minúscula, que nos


mata), y una Cruz (gloriosa, que nos salva). Las
Escrituras iluminan el camino que lleva de una a
otra. Un camino estrecho, que no se puede recorrer
con exigencias. Ni en solitario, hace falta la Iglesia.
Un camino con magníficos paisajes. Aquí se
presentan los que a mí, por pura gracia, se me ha
concedido contemplar.
ANEXO SOBRE LOS ÁRBOLES

ÁRBOL Gn 1,11.12.29; 2,9.16.17;


8 frutales 3,1.2.3.6.8.11.12.17.22.24; 18,4.8;
23,17; Ex 7,19; 9,25; 10,5.15; Lv 19,23;
23,40; 26,4.20; 27,30; Dt 12,2; 16,21;
19,5; 20,19.20; 21,22.23; 22,6; 28,42;
Jos 8,29; 10,26.27; Jc 9,8.9.10.11.12.
13.14.15.48; 1R 5,20; 14,23; 2R 3,19.25;
6,4; 16,4; 17,10; 1Cro 16,33; 2Cro 2,7.9;
28,4; Ne 8,15; 9,25; 10,36.38; 1M 10,30;
11,34; 14,8; Jb 14,7; 19,10; 24,20; Sal
1,3; 96,12; 104,16; 105,33; 148,9; Pr
3,18; 11,30; 13,12; 15,4; Qo 2,5; 11,3;
Ct 2,3; 4,14; Sb 13,11.13; Si 14,18; 27,6;
Is 7,2; 10,19; 44,14.23; 55,12; 56,3;
57,5; 65,22; Jr 2,20; 3,6.13; 6,6; 7,20;
11,19; 17,2.8; Ba 5,8; Ez 6,13; 15,2.6;
17,24; 20,28; 21,3.3;
31,4.5.8.9.14.15.16.18; 34,27; 36,30;
47,7.12; Dn 4,7.8.11.17.20.23; 13,54.58;
Jl 1,12.19; 2,22; Mt 3,10; 7,17.18.19;
12,33; 13,32; 21,8; Mc 8,24; Lc 3,9;
6,43.44; 13,19; 21,29; Judas Prefaci,12;
Ap 2,7; 7,1.3; 8,7; 9,4; 22,2.14.19

Abeto 1 R 6,34

Acacia Ex 25,5.10.13.23.28; 26,15.26.32.37;


27,1.6; 30,1.5; 35,7.24; 36,20.31.36;
37,1.4.10.15.25.28; 38,1.6; Dt 10,3; Is
41,19; Jl 4,18; Dn 13,54
222

Acebuche 1R 6,23.31.32.33; Rm 11,17


olivo silvestre

Álam o Gn 30,37; Sal 137,2; Is 44,4

Algum m im o 2Cro 2,7; 9,10.11; 1R 10,11.12


Alm ugguim

Alheña Ct 1,14

Alm endro Gn 30,37; Ex 25,33.34; 37,19.20;


+alm endras,2 Qo 12,5; Jr 1,11

Am om o Ap 18,13

Arrayán Is 41,19

Aspálato Si 24,15

Boj Is 60,13

Cedro Lv 14,4.6.49.51.52; Nm 19,6; 24,6;


2S 5,11; 7,2.7; Jc 9,15;
1R 5,13.20.22.24; 6,9.10.15.16.18.20.3-
6; 7,2.3.7.11.12; 9,11; 10,27;
2R 14,9; 19,23;
1Cro 14,1; 17,1.6; 22,4.4;
2Cro 1,15; 2,2.7; 9.27; 25,18;
Esd 3,7; Jb 40,17;
Sal 29,5; 37,35; 80,11; 92,13; 104,16;
148,9;
Ct 1,17; 5,15; 8,9; Si 24,13; 50,12;
Is 2,13; 9,9; 14,8; 37,24; 41,19; 42,15;
44,14; Jr 22,7.14.15.23;
Ez 17,3.22.23; 27,5.6; 31,3.8; Am 2,9;
So 2,14; Za 11,1.2

Chopo Os 4,13

Cinam om o Ex 30,23; Pr 7,17; Si 24,15; Ap 18,13


223

Ciprés 1R 5,22.24; 6,15; 9,11; 2R 19,23;


2Cro 2,7; 3,5; Ct 1,17; Si 24,13; 50,10;
Is 14,8; 37,24; 41,19; 55,13; 60,13;
Ez 27,5; 31,8; Os 14,9; Za 11,2

Ébano Ez 27,15

Encina Gn 12,6; 13,18; 14,13; 18,1; 35,4.8;


Dt 11,30; Jos 19,33; 24,26;
Jc 4,11; 9,37; 1S 10,3; 2S 18,9.10.14;
Sal 29,9; Is 1,29.30; 2,13; 6,13;
Ez 6,13; 27,6; Dn 13,58; Os 4,13;
Am 2,9; Za 11,2

Enebro Is 41,19

Granado Dt 8,8; 1S 14,2; Tb 1,7;


+granadas,22 Ct 4,13; 6,11; 7,13; Jl 1,12; Ag 2,19

Higuera Gn 3,7; Nm 20,5; Dt 8,8; Jc 9,10.11;


+higos,24 1R 5,5; 2R 18,31; 1M 14,12; Pr 27,18;
Ct 2,13; Sal 105,33; Is 34,4; 36,16;
Jr 5,17; 8,13; Os 2,14; 9,10;
Jl 1,7.12; 2,22; Mi 4,4; Ha 3,17; Am 4,9;
Na 3,12; Ag 2,19; Za 3,10;
Mt 21,19.20.21; 24,32;
Mc 11,13.20.21; 13,28;
Lc 13,6.7; 21,29;
Jn 1,48.50; St 3,12;
Ap 6,13

Manzano Ct 2,3; 8,5; Jl 1,12

Mirto Ne 8,15; Is 55,13; Za 1,8.10.11

Mostaza Mt 13,31; 17,20; Mc 4,31; Lc 13,19; 17,6

Nogueral Ct 6,11
224

Olivo Gn 8,11; Ex 23,11; Dt 6,11; 8,8; 24,20;


+oliva,5 28,40; Jos 24,13; Jc 9,8.9; 15,5;
1S 8,14; 2S 15,30; 2R 5,26; 23,13;
1Cro 27,28; Ne 5,11; 8,15; 9,25;
Tb 1,7; Jdt 15,13; 2M 14,4; Jb 15,33;
Sal 52,10; 128,3; Si 24,14; 50,10;
Is 17,6; 24,13; 41,19; Jr 11,16; Os 14,7;
Am 4,9; Ha 3,17; Ag 2,19;
Za 4,3.11.12; 14.4 ;
Mt 21,1; 24,3; 26,30;
Mc 11,1; 13,3; 14,26;
Lc 19,29.37; 21,37; 22,39; Jn 8,1;
Hch 1,12; Rm 11,17.24; Ap 11,4

Olm o Is 41,19; 60,13

Palm era Ex 15,27; Lv 23,40; Nm 33,9; Dt 34,3;


+palm as, 25 Jc 1,16; 3,13; 4,5; 1R 6,29.32.35; 7,36;
2Cro 28,15; Ne 8,15; Sal 92,13;
Ct 5,11; 7,8.9; Si 24,14; 50,12;
Ez 40,16.22.26.31.34.37;
41,18.19.20.25.26;
Jl 1,12; Jn 12,13

Parra 1R 5,5; 1M 14,12; Sal 128,3; Mi 4,4;


Za 3,10

Pino Ne 8,15

Pistacho Gn 43,11

Plátano Gn 30,37; Si 24,14; Ez 31,8

Roble Is 6,13; 44,14; 61,3

Sicóm oro 1R 10,27; 1Cro 27,28; 2Cro 1,15; 9,27;


Sal 78,47; Is 9,9; Am 7,14; Lc 17,6; 19,4

Sauce Lv 23,40; Jb 40,22; Is 15,7; Ez 17,5;


225

Tam arisco Gn 21,33; 1S 22,6; 31,13; 1 Cro 10,12;


Jr 17,6

Terebinto Jc 6,11.19; 9,6; 1S 17,2.19; 21,10;


1R 13,14; Si 24,16; Is 57,5; Os 4,13

Vid Gn 49,11; Nm 6,4; Jc 9,12.13; Ct 6,11;


+viña,144 7,13; Si 24,17; Jr 2,21; 8,13;
Ez 15,2.6; 17,6.7.8; 19,10;
Os 10,1; 14,8; Jl 2,22; Ag 2,19;
Za 8,12; Mt 26,29; Mc 14,25; Lc 22,18;
Jn 15,1.4.5; St 3,12
227

ÍNDICE ALFABÉTICO

Aarón . . . 11, 13, 83, 84, 108-110, 112-114, 116, 119, 120,
138-140
abeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
Abim élec . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Abraham . . . . 13, 22, 29, 46, 56, 72, 74, 141, 167, 189, 203
Abraham Isaac Hacohen Kuk . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Absalón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 24
acacia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 76, 81, 83, 221
acebuche . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26, 67, 222
aceite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32, 38, 124, 125
acequia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Adán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13, 28, 40, 151, 155, 176
Agag . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
agapé . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
agua viva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 42, 141, 160
aguas am argas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
álam o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
alas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151, 157, 183-192
alba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44, 111
álef . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
algum m im . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
alheña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
alianza . 23, 65, 66, 70, 78, 81, 83, 84, 125, 126, 128, 149,
150, 154, 166, 167, 186, 187, 197
alm endro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120, 121, 222
altar . . . . . . . . . . . . 67, 74-79, 83, 102, 113, 119, 144, 213
Am alec . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112, 113, 147
Am án . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
Am itay . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
am om o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
ancla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182, 183
ángel . . . . . . . . . . 24, 25, 104, 143, 171-173, 177, 193, 213
angustia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69, 70, 91, 95, 174
apóstol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12, 57, 68, 143, 195
228

aprisco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Arabá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26, 102
Arabia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
arado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149, 160-162
árbol . . 11, 12, 16, 17, 21, 22, 26, 27, 29, 30, 33, 35-39, 41,
42, 44-49, 58-60, 62, 100, 109, 120, 121, 132, 136,
145, 150, 151, 162, 169, 170, 203, 221
árbol de la Vida . . . 21, 33, 35, 36, 38, 39, 41, 42, 100, 145,
169, 170
arca . . . . . . . 11, 70, 81-84, 86, 87, 99, 118, 186, 187, 209
arom a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 74
arquitrabe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
arrayán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
aspálato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 222
aspersión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
azadón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162, 163
bandera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113, 146-148
Barac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Bartolom é . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
bastón . . . . . . 3, 107, 108, 111-114, 116, 121-124, 147, 211
bautism o . . . . 36, 38-41, 43, 50, 88, 94, 111, 122, 131-133,
135
beato de Liébana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48, 190
Beda el Venerable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67, 68, 114, 115
Ben Sirá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
bendición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10, 22, 165, 196
berajá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
Berseba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55, 202
bet . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196, 197
Betel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22, 24, 75
bieldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
boj . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
Bósforo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
brazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104, 125, 197
brisa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
bronce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76, 130
cabeza . . 24, 48, 71, 79, 94, 104, 125, 139, 173, 196, 199,
206, 212
Cadés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
229

cam ino . . . . 10, 35, 38, 56, 84-86, 101, 108, 122, 138, 149,
161, 171, 172, 179, 195, 199, 202, 208-210, 219
cantero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
carpintero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
cebada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 32
cedro . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 31, 45-47, 73, 129, 141, 222
cesto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
cetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122, 211-214
cidro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
ciencia . . . . . . . 14, 21, 33, 35, 36, 109, 137, 145, 151, 171
cim a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17, 41, 55, 112, 202
cinam om o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 222
ciprés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 47, 223
cisterna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
ciudad . . . 26, 27, 39, 43, 56, 59, 66, 78, 95, 153, 181, 214,
215
clavo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195, 196
colum na . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17, 105, 162, 199-201
com bate . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11, 37-39, 68, 147
Concilio Vaticano II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
confianza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153, 212
confirm ación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
copa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45, 46, 58, 69
corazón . . 10, 24, 61, 68, 70-72, 74, 93, 101, 104, 105, 119,
154, 155, 159, 167, 176, 177, 180, 188, 206, 212
corona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
costado . . . . . . . . . . . . . . . . 11, 40, 100, 103, 115, 173, 216
crisol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
cuadriga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
chopo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
David . . . . 23, 25, 44, 70, 77, 122-124, 127, 160, 166, 172,
189, 193, 195, 211, 218
Debir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Débora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23-25
defensa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 178
derecha . . 75, 100, 101, 103, 105, 121, 177, 187, 193, 197
desnudez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 21, 76, 174
diluvio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12, 26, 74
dragón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12, 42, 43, 92, 171, 189
230

ébano . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
Edén . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14, 29, 30, 35
Efraím . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 126, 127
Efrén . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Egipto . . . .
58, 59, 108, 110, 111, 123, 125, 129, 138, 167,
168, 173, 174, 193
Eliseo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124, 144, 161, 162
encina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22-25, 223
enebro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
Engadí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
entarim ado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Esaú . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22, 75, 202
escala . . . . . . . . . . 16, 46, 56, 69, 75, 87, 202-204, 206-208
escalera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55-57, 202
escrutinio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21, 23, 49, 52, 53, 57, 60
espada . . . . . . . . . 35, 36, 63, 113, 123, 163, 165-178, 202
espíritu . . 10, 16, 28, 30, 31, 38, 40, 44, 63, 65-67, 93, 117,
123, 130, 134, 135, 138, 143, 144, 152, 153, 156,
168, 175, 176, 185, 195, 196
Espíritu Santo . 28, 30, 31, 40, 44, 117, 130, 153, 156, 185,
195
esqueje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
estacte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Ester . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211-213
estéril . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22, 147, 216
estupidez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Etiopía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
eucaristía . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36, 40, 43, 49, 50, 84, 158
Eva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34-37, 40, 151
evangelio . . 22, 47, 58, 91, 94, 95, 98, 122, 124, 155, 161,
187, 197
evangelización . . . . . . 57, 95, 158, 161, 173, 174, 191, 204
Ezequiel . . . . 45, 47, 77, 101-103, 125, 126, 129, 165, 191
Felipe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52-54
fiesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32, 49
Frigia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
fruto . 27, 34, 37, 39, 41, 44, 45, 48, 50, 51, 56, 57, 59, 62,
63, 78, 99, 102, 103, 120, 148, 163, 164, 180
fuente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 37, 40, 42-44, 120, 135
231

fuerza . . . 16, 109, 110, 129, 130, 162, 170, 175, 177, 187,
200
gálbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Galilea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Gedeón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 213
Getsem aní . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Gólgota . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
Goliat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25, 122, 123
granado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25, 26, 50, 223
Gregorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48, 131, 132, 135
Guejazí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
Guibeá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 25
hacha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
hágase . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29, 35-37, 69
ham bre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 56, 165, 166, 174
Hekal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Herm ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
higuera . . . . . . . . . . 21, 26, 30, 49-54, 56-60, 203, 216, 223
Hilario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Holofernes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 166
hom bre viejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
huerto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30, 37
Ignacio de Antioquía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158, 160
incienso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 76, 83, 119, 201
India . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
Inm aculada Concepción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
invierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
Ireneo de Lyón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36, 145
Isaac . . . . . . . 11, 29, 55, 56, 72, 74, 75, 141-144, 167, 203
Israel . . . . . 14, 21-24, 26-28, 45, 49, 52-54, 59, 82, 84, 112,
115, 118, 125-128, 146, 150, 168, 171, 183, 184,
188, 189, 197, 200-203, 209-211, 216
Israel Báal Shem Tov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
izquierda . . . . . . . . . . . . . . . . . 100, 101, 103-105, 187, 197
Jacob . . . . 16, 22, 23, 46, 54-57, 72, 75, 87, 127, 167, 201-
203, 206-208, 211
Jarán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55, 202
jardín . . . . . . . . . . . . . . . 3, 14, 29, 33, 35, 46, 51, 151, 185
Jerem ías . . 26, 47, 120, 136, 137, 168, 170, 174, 179, 194
232

Jericó . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 31, 59, 172


Jonás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88-94, 153, 194
Joppe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
José . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52, 127, 193
Josué . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 112, 113, 172
Juan Crisóstom o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Juan de la Cruz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
Juan Pablo II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95, 116, 186, 205
Judá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43, 49, 73, 126, 127, 211
Judit . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 72, 166
juicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116, 119, 157
Jur . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112, 113
Justino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
justo . . . . . . . . . . . . . . 44, 45, 47, 48, 85, 86, 188, 209, 213
kerygm a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103, 175
Kohélet Rabá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Labán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72, 202
lanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40, 156, 179
Laodicea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
leche . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41, 43
lecho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 48, 111, 124, 202, 208
leña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11, 74, 141-143, 150
leño . . . . 12, 85, 86, 115, 126-128, 134, 136, 137, 180, 205
lepra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138-141
Líbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 31, 46, 129, 202
Licaonia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
liturgia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14, 22, 33, 50
lucha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17, 38, 70, 112, 122, 164, 174
m adera . . . 19, 21, 47, 58-60, 67, 71-73, 76, 77, 79, 81, 83-
85, 141, 145, 165, 202
m adero . . 11-13, 19, 87, 103, 134, 135, 137, 141, 144, 145,
204
Madián . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
m alicia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12, 133
Mam bré . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
m aná . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83, 84, 114
m ar . 3, 13, 28, 44, 85, 89, 90, 92, 94, 96, 97, 99, 102, 111,
112, 153, 154, 165, 171, 182, 183, 201, 209, 210
Mará . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103, 134-136
233

María . 24, 35-37, 63, 77, 84, 104, 138-140, 177, 178, 204,
218
m artillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179-181
m ártir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
m ástil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129, 130, 132, 133, 146
m edicina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39, 41, 103
m ediodía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55, 57, 203, 206
Meribá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114, 116
m esa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30, 41, 77-79
Mesías . . . . . . . . . . . . . . 28, 53, 54, 88, 111, 113, 189, 211
Mesopotam ia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
m ezuzá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
m idrash . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29, 30, 32, 146
m iel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 31, 32
Migrón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
m irra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 201
m irto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 32, 223
m isterio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17, 135, 196
Moisés . 3, 11, 13, 22, 52-54, 75, 81, 82, 88, 107-116, 118-
120, 122, 130, 134, 135, 137-140, 146, 147, 168,
172, 184, 185, 213
m ontaña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 45, 82, 83
m onte . . . . . . . . 14, 66, 81-83, 96, 112, 146, 185, 210, 211
m orada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43, 66, 128, 139
Moré . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22, 25
m ostaza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211, 223
m urm uración . . . . . . . . . . . . . . . . . 114, 138, 139, 167, 168
m uro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70-72, 87, 197, 204
Nabucodonosor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Natanael . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52-58, 203
nave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18, 79, 91, 130, 132-134, 182
Nazaret . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52, 53, 178
Noé . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11, 12, 74, 86, 87, 99, 209
nogueral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
nube . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 199-201
Ofrá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
olas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13, 85, 95-97
olivastro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
olivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 26, 30, 31, 67, 222, 224
234

olm o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
ónice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
orilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45, 88, 95, 96, 99, 102
Oseas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
pájaro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
palm era . . . . . . . . . . . . . . 3, 24, 25, 31, 32, 48, 50, 58, 224
palom a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183, 184, 195
paraíso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11, 33, 35, 38, 109, 169
pared . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
parra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49, 51, 224
Pastor de Herm as . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71, 179
Pedro . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61, 71, 96, 100, 152, 158, 194
peña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114-116, 180
pesca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99, 100
pez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88, 91-93
piedra . . . . 66, 70-75, 82, 83, 113, 123, 124, 180, 194, 206,
214, 217
pino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47, 224
pistacho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
plátano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 224
podadera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162, 163
Ponto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
portones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
prem io . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17, 49, 161, 189
puerta . . . . 14, 16, 53, 55, 63, 67-70, 78, 87, 126, 197, 203,
207, 208
querubín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
raíz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
ram a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26, 32, 120, 121
Ram á . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
rebaño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13, 215
red . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99, 100, 188
río . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39, 42, 43, 47, 88, 101-103, 135
roble . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
roca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114, 115, 122, 188, 195
rocío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 45
Saananín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 25
sabiduría . . 10, 12, 31, 38, 54, 85, 109, 130, 149, 152, 170,
171, 200, 201
235

sabio . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101, 159, 192


sabor . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 28, 32, 62, 130, 213
sacerdote .. . . . . . . 13, 73, 77-79, 120, 135, 140, 142, 183
Salom ón . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35, 49, 77, 201, 206
salvación 9, 10, 16, 21, 33, 44, 60, 64, 82, 86, 92, 93, 131,
133, 135, 153, 154, 175, 179, 198, 199
sangre . . . . 13, 40, 76-78, 90, 93, 100, 110, 141, 160, 165,
169, 194, 216
sauce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32, 224
Saúl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 25, 26, 77, 122, 123
sed . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 42, 114, 117
sendero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16, 207, 208
sequía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
serpiente . . . . . 12, 24, 34, 107-109, 130-132, 151, 171, 185
Shekiná . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
sicóm oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58-62, 64, 224
Siquén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Siria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Sísara . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 196
som bra . . . . 16, 21, 25, 45-48, 83, 148, 176, 185-187, 199,
210
Tabor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 25
tam arisco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23, 26, 225
Tarsis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
techo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67, 70-73, 79, 197
tem plo . . . 43, 47, 65-67, 71-73, 77, 79, 101-103, 173, 178-
180, 186, 188, 204
tentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150, 157, 164, 168
Teodoro Estudita . . . . . . . . . . . . . . . . . 11, 33, 84, 107, 141
terebinto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25, 31, 225
Teresa de Lisieux . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
Tertuliano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
tienda . . . . 16, 24, 31, 78, 83, 120, 139, 146, 181, 188, 201
Tierra Santa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22, 31, 32
tim ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129, 132-134
Torá . . . . . . . 22, 32, 49, 53, 54, 60, 84, 123, 184, 196-198
toronja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3, 32
torre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214-218
Trajano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
236

trigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31, 32, 154, 156-158, 160


Trinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
tronco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45, 46, 58-60
Vaikrá Rabá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30, 32
vara . . . . . . . . . 11, 13, 83, 84, 108, 109, 114, 118-121, 125
vástago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
vela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18, 121, 129, 130, 133, 182
verano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44, 57
vestido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
vid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25, 26, 31, 36, 37, 49, 50, 225
viga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71, 144
vino . . . . 14, 25, 35, 42, 43, 47, 49, 58, 93, 95, 96, 110, 216
viña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37, 50, 163, 215-217, 225
virgen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104, 177, 218
Yabés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Yael . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24, 181
yugo . . . . . . 3, 103, 104, 149, 150, 152, 154, 155, 162, 184