Vous êtes sur la page 1sur 148

J. R.

WARD QUERIDA IVIE

1
J. R. WARD QUERIDA IVIE

TRADUCCIÓN
Klaus Mara MGC Sujey

Jeny82 Pilar Vero HDN

Maite M Maru Xayira

Thinmelian Rosmery Yazy Dreka

Marianela Sabik

CORRECCIÓN
Grimshaw Reaper

DISEÑO
Klaus

EPUB
Mara

2
J. R. WARD QUERIDA IVIE

SINOPSIS

En una exclusiva novela de ebooks ambientada en el mundo de la Hermandad


de la Daga Negra, JR Ward cuenta la historia de una ardiente pareja. . . condenaa
por una pasión innegable. Presenta una vista previa especial de la próxima novela de
JR Ward, Black Dagger Brotherhood, La adrona ! El último lugar en el que Ivie espera
que un hombre devastadoramente atractivo se acerque a él es en un bar de
fumadores lleno de humo que rara vez frecuentan los vampiros, pero aquí lo
encuentra. Silas es elegante, valiente y, sobre todo, misterioso. Ivie es todo lo
contrario. Una enfermera de la clínica de un doctor y la hija de un motero, Ivie está
acostumbrada a decir lo que piensa. Como los aristócratas raramente eligen a las
mujeres de su clase, Ivie le pregunta a Silas qué tipo de juego cree que está jugando.

A pesar de su exterior resguardado, Ivie se rinde al feroz deseo que siente


por Silas. Y, sin embargo, justo cuando su relación se está calentando, él revela que
no puede durar, porque está obligado a regresar al Viejo País. Su vínculo solo se
profundiza a medida que aprovechan al máximo su valioso tiempo juntos. Pero cuando
aprende la verdad, Ivie debe encontrar una gracia salvadora, antes de que todo se
pierda...

3
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Uno

─Te equivocas. Él completamente te está mirando.

Ivie empujó su Grey Goose & tonic. ─ ¿Podemos enfocarnos? Por sólo un
minuto aquí.

El bar de fumadores humanos en el que ella y su prima estaban estaba lleno


de no vampiros, y no por primera vez, Ivie se preguntó por qué diablos ella había
aceptado reunirse aquí. Por un lado, odiaba el humo, especialmente el tipo que olía a
calcetines sudados… hola, cigarrillos. Dos, fuera de eso a ella no le gustaban los
humanos... simplemente no le importaban mucho. Y había tantos de su tipo aquí, todos
compitiendo por el espacio aéreo, con sus voces sonoras y estridentes.

Como si estuvieran en un juego de pelota. Excepto, noooo, ella quería


señalar, todos estamos aquí dentro, y a menos que ella hubiera desaparecido, no
había nada que arbitrar…

─Estoy muy serio en este momento.

Ivie dejó caer la cabeza hacia un lado para que sus ojos se toparan con el
rostro esperanzador de su prima. Rubia, también conocida como Rubes, era una
romántica pelirroja, la anti- Ivie, por así decirlo. Ella era todo lo que era brillante y
feliz, una bola de optimismo que simplemente saltaba y saltaba justamente como...
rosa... incluso cuando ella no estaba usando el color.

Lo cual era raro.

¿Por qué las dos eran amigas? Era la resaca de la infancia clásica de dos
relaciones que habían vivido al lado y jugado juntos porque hubo una penuria de otras
distracciones. Ahora, como adultas completamente en transición, habían compartido
demasiadas historias para ir por caminos separados.

4
J. R. WARD QUERIDA IVIE

E Ivie supuso, Rubes no dejaba ir nunca a nadie. Había trozos y pedacitos


del corazón de la hembra en todo el mundo, y cómo ella podría soportarlo era un
misterio.

─Creo que es uno de nosotros, ─susurró Rubes, su mirada fija firmemente


en el otro extremo de la barra.

─Como estaba diciendo… ─Ivie recogió su V&T1 y tomó un sorbo del borde
frío y afilado ─…Esperé durante dos horas en ese salón. Dos horas. Leí los cuatro
Town & Country2 que estaban en la mesa de café dos veces, memorice todas las
pinturas al óleo, bustos de mármol y brevemente he considerado suicidarme
colgándome de la araña. Lo único que me salvó fue la muy real posibilidad de que
puedan cobrar a mis padres una tarifa de limpieza para eliminar mi cuerpo.

─Definitivamente es uno de nosotros. Él solo sonrió al barman sin mostrar


sus dientes frontales.

─Así que después de crear una media chuleta de trasero en el sofá de seda,
la hembra volvió a entrar. Te lo juro, parecía un cruce entre una bibliotecaria y un
fascista. Ella estaba usando este traje tan gris que posiblemente podría haber sido
hecho de una base de metal y su cabello estaba recortado en un moño que estaba lo
suficientemente apretado como para ser considerado sólido. Ella me dice…

─Mierda, ¿le pagó al barman con cien dólares?

─… “El señor no puede verte el ahora. Él no se siente bien”. ─Ivie revolvió


la rodaja de lima y sus cubitos de hielo con el palillo rojo. ─Y yo era todo, “Claro, no
hay problema. Lo que sea bueno para ti...”

─No está aceptando el cambio. Él está dando al barman todo eso dinero…
qué buen tipo.

─Quiero decir, escucha, puedo entender que es difícil si eres viejo y te


estás deslizando cuesta abajo, es horrible tener que entrevistar a la enfermera
quien viene a ayudarte en tu etapa final. Es como si tu enfermedad estuviera
gritando en tu cara, ¡gané! Obtengo todo eso, y honestamente tendría que regresar
allí más tarde, pero entérate de esto. La hembra me acerca a la puerta y hace esa

1
Vodka y Tonic.
2
Revista de moda y actualidad.

5
J. R. WARD QUERIDA IVIE

cosa de la cabeza a los pies que la gente hace. Yo sabía lo que ella iba a decir antes
de abrir la boca...

─Oh mira. Otra sonrisa sin dientes delanteros. Sip. Uno de nosotros.

─Ella dice, “¿No eres un poco joven para esto?” ─Ivie puso sus manos en
alto. ─ ¿Joven? Mira, sé que no soy tan vieja como tú, Sra. Guerras Púnicas3, pero
yo soy una enfermera completamente entrenada que ha estado trabajando bajo el
mando de Havers por una década, e incluso he hecho un programa humano. Tengo
experiencia con lo que han sentido los pacientes al final de la vida, y el propio Havers
me envió aquí. ¿Crees que solo por esta cara?... ─señaló alrededor de si─… ¿y el
hecho de que tengo el pelo largo significa que no puedo hacer mi trabajo? Dame un
descanso…

─ ¿Ivie?

─…Y no, no estoy interesada en el puesto si vas a llamar y poner en duda


mis habilidades solo por la edad. ─Ivie se encogió de hombros─. Así que dije que
probablemente no era una buena opción y que ella podría querer encontrar alguien
más. Ella parecía muy aliviada...

─Ivie.

─…Que me dice que ella ya había decidido que no me quería en el segundo


en que entré en esa mansión...

─Ivie.

Ivie giró hacia su prima. ─Qué Rubes. Qué. ¿Quieres decirme sobre el
tipo que no muestra sus colmillos otra vez? ¿Has considerado que podría ser un
humano con problemas de ortodoncia? Y si dejó caer un centenar, bien por él. Vamos
a hacer una petición al gobierno humano para darle un sello. Un obelisco. Un reality
show de TV. Oh, Espera, me vas a decir que has deducido psíquicamente su nombre...

─Es Silas.

Ivie se congeló ante el sonido de la voz grave. Más tarde, mucho más tarde,
ella recordaría más claramente, no el momento en que ella miró a sus ojos, sino más
bien una fracción de segundo antes que ella lo hiciera. Y eso fue porque cuando
estabas cayendo desde una gran distancia, girando y girando en el aire, insegura de

3
Guerra creada entre los años 264AC y 146AC.

6
J. R. WARD QUERIDA IVIE

tus posibilidades de sobrevivir al aterrizaje, la cosa es que eso fue incluso más vívido
que cuando golpeaste al último momento antes de que las consecuencias te golpearan.

Sus ojos eran de un verde tan pálido que casi eran blancos, pero un borde
negro para demostrar que no era una especie de deidad caída a la tierra. Y él era un
vampiro como ella, su aroma embriagador y lleno de especias, nada que ver con lo que
venía en una botella de colonia. El cabello era negro y en el lado largo, empujado
hacia atrás desde su frente en ondas. Se espalda era amplia y fuerte. La ropa era
cara, pero no llamativa.

Esos labios eran...

─Su nombre es Ivie, ─dijo Rubes─. ¡Y ella no tiene novio!

Ivie sintió que sus ojos se salían de sus orbitas incluso antes de que la
vergüenza la golpeara, pero ella se recuperó lo suficiente para mirar al tipo
completamente en la cara. ─Para que lo sepas, yo pague a mi prima para que me
sienta como un sándwich de camión de dos días. Es una relación extraña, pero la
mantiene fuera de las calles y a mi ego bajo control.

Hubo una pausa de un latido, como si eso fuera lo último en el mundo que
esperaba que dijera. Sin duda, estaba acostumbrado a las reinas de belleza que
parpadeaban sus pestañas falsas y esponjaban su cabello con cada palabra que decía,
y suponiendo que eso era lo que le importaba, iba a encontrar su…

El macho echó la cabeza hacia atrás y se rió.

El sonido ondulante era tan atractivo, todo tipo de personas lo miraban, los
hombres y mujeres humanos cautivados por él.

Justo como ella.

Cuando sus ojos volvieron a su nivel, estaba sonriendo ampliamente,


parpadeando colmillos que probablemente solo eran perceptibles para los miembros
de la especie, aunque ella tuvo la idea de que no le importaba de ninguna manera.

─Muy bien, ─murmuró─. ¿Puedo invitarte una bebida?

─Tengo una…

─ ¡Absolutamente!─ Rubes se levantó de su taburete y se puso su abrigo de


lana─. Y vive sola, así que debes asegurarte de que llegue a casa segura.

7
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie se frotó la frente y se preguntó si podría repudiar a una pariente de


quien no era financieramente responsable. ─ ¿Desde cuándo te convertiste en una
aplicación Tinder?

─ ¡Adiós!

Mirando sobre su hombro, Ivie vio a Rubes rebotar por la puerta, todo ese
pelo rojo que le hacía pensar en Mérida de esa película de Disney. Así que aquí hay
una pregunta, pensó ella. Si la pones en Valium, ¿harías que esos folículos se
relajaran?

─ ¿Qué tal si me siento en su asiento mientras terminas lo que tienes?

Ivie se sacudió a sí misma. ─Ah... sí, claro. Pero no soy buena en esto.

─Aún no has derramado nada.

─ ¿Qué?

Él asintió a su vodka tónico. ─Si el “esto” de lo que estás hablando es lo


que estas bebiendo, en el poco tiempo que te conozco, te he encontrado bastante
competente.

─ ¿Cómo es que todavía eres alto a pesar de que estás sentado?

Hubo otra pausa. Y luego se rió de nuevo. ─Tú dices siempre cualquier cosa
que tengas en mente.

─Bastante. Aunque logré mantener el comentario del Valium para mí misma


por respeto a Rubes.

─ ¿Perdona?

Ivie hizo un gesto con la mano. ─Nada. Entonces dime, ¿qué está haciendo
un aristócrata como tú en un lugar humano como este? Pensé que tu tipo solo
socializaba con los mismos.

Cuando su mirada se redujo, pensó, de acuerdo.

Un par de comentarios más como ese y él iba a resoplar y dejarla ir a casa


en Uber en paz. #Perfecto.

O... # inevitable podría ser más como eso.

8
J. R. WARD QUERIDA IVIE

─ ¿Qué te hace pensar que soy miembro de la glymera?

Ivie contó cosas con sus dedos, uno por uno. ─Eso que estás usando es un
suéter de cachemira. Tu reloj es de oro y pesa tanto como esta barra. Y tú acento
grita varios millones y una línea de sangre hasta la primera vez que la Virgen Escriba
estornudo. Honestamente, estiras esas vocales por más tiempo y vamos a tener que
ponerte en soporte de vida.

Él retrocedió, y por un segundo, algo cruzó su rostro. Pero fue demasiado


rápido y ella no lo conocía lo suficientemente bien como para leerlo.

─Tal vez soy un macho hecho a sí mismo presumiendo una buena enunciación.

─Estructura ósea, ─dijo molesta.

─Cirugía plástica.

─Ese anillo con sello.

─Casa de empeño.

─PTI4, esto es lo mejor que he hecho en el juego del tenis.

Mientras él se reía nuevamente, ella se encogió de hombros. ─ ¿Por qué no


quieres ser quién eres? La mayoría de la gente de la especie mataría por estar en la
aristocracia.

─ ¿Qué hay de ti? ¿Quieres eso?

Ivie tomó un trago para comprarse algo de tiempo y estaba contenta de que
las cosas se diluyeron en su vaso. Ella había ordenado el V&T a pesar de que
usualmente no estaba interesada en el alcohol, para quitar la ventaja de la entrevista
de trabajo fallida. ¿Pero con este tipo sentado a su lado? Ella se encontró a sí
misma queriendo que su cerebro funcionara en su máximo nivel.

─El dinero sería divertido, ─se cubrió─. Quiero decir, tengo que quedarme
en el tipo de presupuesto donde obtienes ropa de Nordstrom Rack5 y los zapatos de
Zappos6 son una delicia. Probablemente sería emocionante tener que agonizar entre
sí estas comprando el Porsche o el Rolls… y luego decir, ¡Mierda! Los llevaré a ambos.

4
Para Tu Información.
5
Tienda de ropas y decoración del hogar.
6
Tienda online de ropa y calzado con base en Las Vegas.
9
J. R. WARD QUERIDA IVIE

─Hay un “pero” en esta declaración, sin estar.

─Bueno, aquí está la cosa. No estoy segura de que los aristócratas sean más
felices de lo que yo soy. Quiero decir, especialmente las hembras, dadas todas las
restricciones sociales sobre ellas. Pero más al grano, por lo que he visto en mi
trabajo, la salud es el gran ecualizador. Si estás enfermo o viejo, no importa cuál sea
tu cuenta bancaria o tu árbol genealógico.

─ ¿A qué te dedicas?

Ella lo miró y rápidamente se perdió en sus pestañas. Por Dios, hacían que
Kyle Jenner7 pareciera un paciente con alopecia. Y las suyas no eran falsas.

─ ¿Te gusta lo que ves? ─Dijo en voz baja.

─ ¡Enfermera! ─Soltó en voz demasiado alta─. Soy una enfermera. Yo


trabajo con Havers. Como una enfermera.

Esa risa suya fue irritante cuando sonó. ─Suena gratificante…

─Escucha, ¿podríamos simplemente parar aquí?─ Ella empujó su vaso alto


lejos, tomó su bolso y saco del respaldo de su silla. Cuando ella se puso de pie, le
ofreció una sonrisa profesional… la misma que ella usó cuando tenía que sacar un
catéter. ─Fue un placer conocerte, bla, bla, bla, pero cortemos la mierda y dejemos
de malgastar el oxígeno en esta conversación que no ira a ninguna parte. No estoy
en lo de sexo casual, no entiendo de recogidas en los bares, o en cualquier otro lugar
en realidad, y no puedo comprender alguna buena razón por la cual un macho como tú
saldría en una noche como esta y este sentado a mi lado.

─ ¿Sin razón? ¿Qué tal el hecho de que te vi y quería hablar contigo?

─No dije “buena” razón. Hay muchas malas. ─Ella regresó para marcar las
cosas con las yemas de sus dedos ─. Estás emparejado, pero aburrido y buscando un
pequeño revolcón antes de ir a casa a tu juiciosa shellan y tus dos hijos perfectos.
Tienes un fetiche que involucra pies, orejas de conejo, pegamento Krazy en lugares
extraños, o tal vez, Dios no lo quiera, musarañas. Tienes una apuesta con otro
increíblemente apuesto vampiro aquí acerca de cuánto tiempo te llevará obtener el
número la chica normal. Eres un asesino en serie en busca de una víctima. Crees que
soy una lesbiana y buscas un desafío. Tal vez estás mentalmente enfermo y crees
que todos vamos a ser secuestrados por extraterrestres a medianoche y te imaginas,

7
Empresaria, diseñadora y modelo estadounidense.

10
J. R. WARD QUERIDA IVIE

qué demonios, será mejor que lo haga una vez más antes de que todos estemos
muertos. ¿Cómo estoy aquí? Puedo seguir.

La sonrisa que le dio fue lenta e impresionantemente hermosa.

Como que ella literalmente, no podía respirar mientras lo miraba.

─Estoy tan impresionado de que haya usado “revolcón” en una oración.

Ahora fue el turno de Ivie para parpadear como si hubiera olvidado el


idioma que estaban usando.

─Y, ─dijo mientras terminaba lo que parecía bourbon o whisky en las rocas
en su vaso, ─puedo decirte honestamente, no soy ninguna de esas cosas. No estoy
emparejado, no tengo fetiches, no conozco a nadie más en este bar de fumadores,
no soy un asesino en serie, y no creo en vida extraterrestre. ─Se inclinó, sus
párpados entornados a medias. ─Oh y con la forma en que me has estado mirando la
boca, no creo que seas una lesbiana, También te encuentro lejos, lejos de ser simple.

─ ¿Hace calor aquí? ─Dijo en voz alta.

─Cuando estoy a tu lado sí, lo hace.

Ivie miró hacia otro lado, hacia la pared con ventanas en el frente del bar.
El nombre del lugar había sido pintado en el cristal para que se mostrara hacia la
calle, la antigüedad, de la década de 1920 escrito todo en cursiva y delineada con
oro cuando estabas en la acera. Cuando estabas dentro sin embargo, no se podía
leer, el patrón invertido era opaco y negro.

Algo así como el destino, pensó. No sabías lo que estaba pasando hasta que
estabas del otro lado de las cosas.

─Tengo que irme.

Dios, ella habría dado cualquier cosa por no haber tenido esa tristeza
arrastrándose en su voz en ese momento.

─Ni siquiera voy a preguntar si puedo llevarte a casa, ─dijo.

─Bueno.

11
J. R. WARD QUERIDA IVIE

─Pero veré si me encontrarás para cenar mañana por la noche. ─Cuando ella
lo miró, levantó las palmas─. Lugar público. Digamos el Restaurante Sal’s. ¿Sabes
cuál es?

─Quién no.

─Diez en punto.

Ivie frunció el ceño. ─Sabes... me estás haciendo pensar en algo que mi


padre siempre me dijo.

─ ¿Que es?

─Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, lo es. ─Se puso el
abrigo─. Fue extraño conocerte.

─Entonces, ¿la cena es un no?

─Sí, es un no.

─Si cambias de opinión, estaré...

─No lo haré.

Se dio la vuelta y para empezar a andar su camino hacia la puerta cuando él


dijo, ─Ivie.

─Que. ─Ella se centró en la puerta, consciente de que estaba siendo


grosera, pero demasiado desconcertada para preocuparse.

Se preguntó si a él le gustaría la forma en que uso la palabra


“desconcertada”

─Fue un placer conocerte.

Mirando sobre su hombro, ella lo encontró mirándola, con esos pálidos ojos
intensos, su mano elegante girando lentamente el vaso achaparrado del bar. Era
como un anuncio en una revista de estilo de vida con el codo apoyado en la caoba, sus
piernas cruzadas por las rodillas…

Oh, mira, sus mocasines tenían borlas en ellos.

Vamos, como si ella esperara que luciera un par de pantuflas ahí abajo.

12
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Guau, es la imagen.

— ¿Qué? ─Dijo él.

—No importa. Ten una buena vida. Supongo. O... sí.

Disminuyendo sus pérdidas, antes de su partida que involucraba una caída o


un mal funcionamiento del vestuario que brillaba en su trasero, Ivie se cuadró de
hombros y se abrió camino entre los diversos humanos hasta que pudo salir. Afuera,
ella respiró profundamente y se alegró de que fuera una fría noche de enero y no a
mediados de agosto.

Cabeza despejada y todo eso.

El barrio estaba lleno de restaurantes gourmet, boutiques de clase alta que


actualmente estaban cerradas por la noche, y escalinatas que tenían aldabas de latón
y muchas molduras alrededor de sus entradas y ventanas. Bajando una cuadra,
encontró un pequeño y oscuro callejón... y se desmaterializo de vuelta a su vida
normal.

Que no incluía a un macho así.

Nop. Ni siquiera cerca.

13
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Dos

La siguiente noche, Ivie se apoyó en el espejo sobre el lavabo del baño e


intentó mantenerse firme para poder golpear sus pestañas con un Maybelline que
tenía probablemente... ¿tres años?

Sí, sí, sabía que tenías que tirar maquillaje después de un año, ¿o eran seis
meses?

—Lo que sea.

De cualquier manera, las cosas se habían osificado en el tubo, estaban tan


sólidas que no la había llevado a ninguna parte.

Lanzando la varita con tapa verde y la mitad inferior rosa en la basura, apagó
las luces y se fue a su habitación. Su apartamento era estándar, con una cocina de
galera, dos ventanas y pisos de pino con un brillo bajo y manchados. Las paredes
habían sido recién pintadas por enésima ocasión, el blanco de lino era lo
suficientemente grueso para calificar como papel tapiz, y los aparatos y accesorios
de plomería eran nuevos. Pero el edificio estaba seguro, y sus vecinos eran humanos
que dormían por la noche cuando ella estaba trabajando, y estaban lejos en sus
trabajos cuando ella estaba durmiendo.

¿Era lo más seguro para alguien que enfrentaba la inmolación molecular si


estaban expuestos a la luz solar? Probablemente no. Pero su habitación no tenía
ventana, y había una escalera interior al sótano comunal que podía usar si era
necesario. Un incendio durante el día la pondría en cierta dificultad, aunque en su
opinión, no podría pasar su vida preocupándose por el qué pasaría si. Lo hacías tan
seguro como podías y lo hacías tuyo.

Justo antes de irse, se alisó la falda y se revisó para asegurarse de que todo
estaba bien. Sí, el sostén estaba debajo de la blusa, no encima de ella, y sus zapatos
estaban en los pies correctos.

14
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Abrigo. Necesitaba un abrigo, no, no la voluminosa parca que la hacía sentir


como Violet Beauregarde8 en la fábrica de chocolate de Wonka. Sí, la que había usado
la noche anterior…

Oh Dios, ahora olía a cigarro.

Ivie regresó arrastrando los pies al baño y buscó un poco de perfume. Sin
suerte. La única botella de DKNY9 que tenía estaba casi seca. ¿Qué podría ella...?

Febreze10. Lo suficientemente justo.

Después de darse una buena rociada, se abrió paso hasta la puerta y salió,
haciendo un trabajo rápido bajando las escaleras y por el pequeño vestíbulo. Cuando
llegó a la acera, su corazón latía como si hubiera corrido.

Le tomó alrededor de una década y media desmaterializarse... y cuando se


re-formó estaba en las sombras del Restaurante Salvatore. Eran las diez en punto.

Claramente había perdido la cabeza.

Aunque no había nadie cerca para impresionarlo con su falsa compostura,


caminó hacia adelante como si supiera lo que estaba haciendo. El estacionamiento
solo tenía tres autos, los humanos que llenaron el lugar para el servicio de cena
normal se habían ido hace horas, entonces, sí, eran solo ella y sus nervios mientras
caminaba bajo el toldo y entraba al lugar. En el interior, era todo elegante estilo Rat
Pack11, el papel tapiz combinaba siendo rojo y negro de gama alta, lo que hacía que
Sal’s se sintiera como un recuerdo del pasado cuando la vida era más interesante y
sofisticada.

La anfitriona no estaba en el puesto, pero Ivie no necesitaba que nadie le


mostrara a dónde ir.

Mirando hacia el comedor a la izquierda, ella lo vio.

Silas era el único en una mesa, las otras dos docenas, cuatro, seis y ocho,
estaban vacías, y como si el personal reconociera su posición, le habían dado un lugar

8
En la película Violet es la niña deportista que come una goma de mascar experimental y queda como
una gran pelota de color azul.
9
Marca de la diseñadora Donna karan. (Donna Karan New York)
10
Ambientador.
11
Fue un grupo de amigos formado por actores y músicos estadounidenses, que trabajaron juntos entre
mediados de 1950 a 1960. 15
J. R. WARD QUERIDA IVIE

privilegiado al lado del enorme hogar de piedra. Lo cual era justo... como poner un
Rolls-Royce bajo luces especiales en el salón de exposición.

Guau. Él vestía un traje. Un apropiado traje azul marino oscuro con una
camisa formal blanca brillante y una corbata azul claro que tenía un patrón sutil. Y
mientras estaba allí sentado, parecía más un hombre de negocios que una cita. La
parpadeante luz amarilla del fuego bajo jugó sobre su rostro, creando oscuras
sombras alrededor de su intensa expresión. Con las cejas bajas y los ojos enfocados
en los crujientes troncos, era como si estuviera buscando algún tipo de respuesta en
el calor encendido.

Se pasó las palmas por la falda, que estaba exactamente igual que cuando
había salido de su apartamento, y se acercó a él. Con cada paso, esperaba que él la
mirara, pero lo que sea que estuviera pensando lo estaba consumiendo.

Quizás esto era un error.

Bueno, duh…

En ese momento, él cambió su mirada, y en el instante en que la vio, una lenta


sonrisa transformó su rostro. Empujando su silla hacia atrás, se puso de pie.

—No pensé que ibas a venir.

—Yo tampoco, —dijo.

Cuando se detuvo frente a él, fue incómodo. ¿Abrazo? ¿Sin abrazo? Y sí,
ella estaba mirando su amplio pecho y se preguntaba cómo se sentiría bajo sus manos.

—Déjame ayudarte con tu silla.

Apartó el asiento frente a él, y luego lo empujó un poco mientras ella se


sentaba. Dios... ese olor suyo.

— ¿Quieres un vodka con soda? —Preguntó mientras se sentaba de nuevo.

—No. No soy muy bebedora en realidad. Anoche me sentía frustrada.

— ¿Acerca de?

—No es importante. —Excepto que se dio cuenta de que iba a haber un


montón de silencio si no hablaba de algo, de nada—. Una entrevista de trabajo en
realidad. No fue bien.

16
J. R. WARD QUERIDA IVIE

— ¿Por qué no? Si no te importa que pregunte.

—No encajo bien para esa familia. Ya sabes, como una enfermera privada.
Soy demasiado joven.

— ¿Cuántos años tienes?

—Dieciocho años desde mi transición. ¿Tú?

Levantó su copa de cóctel. —Trescientos cincuenta y ocho años y dos meses.

—Ni siquiera de mediana edad.

—No. —Él sonrió—. No estoy viejo. Ahora, si fuéramos humanos, esto sería
inapropiado.

—Bueno, estarías muerto. Entonces sí, la necrofilia es espeluznante.

Silas parpadeó. Y luego se rió. —Sí, eso sería... espeluznante, como dices.

La camarera humana que se acercó a su mesa se había equivocado de trabajo.


Tenía el cabello rubio recogido en un moño elegante y una cara hermosa tan
expertamente maquillada, estaba vestida con un esmoquin que de alguna manera
lograba enfatizar su espectacular cuerpo, necesitaba estar en Manhattan siendo
esperada después de una sesión fotográfica.

Ella estaba siendo desperdiciada en un lugar como Caldwell.

Y mientras Silas levantaba la mirada, Ivie se preparó para su inevitable


doble toma. Después de lo cual iba a venir la alegría de ver desde lejos como dos
especímenes físicamente perfectos hacían el apretón de manos secreto del conjunto
fotogénico.

En realidad, probablemente era más como un fruncimiento de cejas, dos


disparos y un beso al aire…

Increíblemente, Silas de ninguna manera pareció notar a la mujer. En


cambio, miró hacia la mesa. — ¿Te gustaría una copa de vino, Ivie?

Ivie puso su servilleta en su regazo y sonrió un poco. —Por supuesto. De la


casa estaría bien. Blanco por favor.

— ¿Le gustaría un poco más de tiempo con el menú?

17
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Naturalmente, la rubia se dirigió a Silas, y él fue lo suficientemente


agradable con ella, respondiéndole que sí, que necesitaban más tiempo, y pedirle que
trajera un poco de pan. Pero eso fue todo.

Cuando estuvieron solos otra vez, él inclinó su cabeza hacia un lado. — ¿Qué?

—Nada.

Se inclinó. —Sabes, estoy de acuerdo con el silencio, y si eso es lo que te


hace sentir cómoda, me sentaré frente a este fuego contigo y me relajaré. Pero lo
encontraría aún más interesante si me dijeras qué tienes en mente.

—Creo que solo estaba pensando... los cumplidos no tienen que ser hablados.
Eso es todo.

Silas bajó la voz. — ¿Es esta la parte en la que miras mi boca otra vez?
Porque si lo es, estoy tan listo para eso.

Ivie puso sus manos en sus mejillas que de repente estaban calientes.

Él se rió entre dientes y se sentó nuevamente. —Me atendré a temas más


seguros por ahora. ¿Por qué no me dices que hizo que cambiaras de opinión acerca
de cenar conmigo?

Ella tomó un sorbo de agua. —No lo sé. Creo que pensé en otra cosa que mi
padre siempre me dijo.

— ¿Qué te dijo?

—Arriésgate. Quiero decir, tengo la noche libre. Iba a hartarme de


palomitas de maíz viendo Gilmore Girls12, lo cual para nada es una mala idea.
Especialmente cuando la alternativa es una sala de enfermería completa y todo tipo
de funciones corporales que no marchan bien. Pero la cuestión es que hago mucho
eso ¿sabes? Quedarme. Rubes siempre me está diciendo que la vida es más
importante que el trabajo, y sé que es verdad. Estoy muy cansada la mayor parte del
tiempo.

—Debes estar de pie mucho en el trabajo.

12
Serie de TV. de comedia y drama estadounidense.

18
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—No me importa esa parte. —Ella tocó su esternón y luego su sien—. Son las
cosas del corazón y la mente lo que es agotador.

—Alguna vez... quiero decir, has visto pacientes morir, ¿sí?

Ivie asintió lentamente con la cabeza.

— ¿Cómo haces eso? —Dijo en voz baja—. ¿Cómo superas eso?

—Bien. —Ella tomó otro sorbo—. Antes que nada, no todos mueren. Hay
tantas personas a quienes ayudamos en la clínica. Y Havers, quiero decir, él es de la
vieja escuela y un poco más. Su idea de la noche informal es una corbata de lazo de
color pastel en lugar de las más graciosas de color azul marino y granate. Pero es un
sanador fenomenal.

Mientras Silas se reía, se dio cuenta de que le gustaba el sonido. Le gustó


que él pensara que era ingeniosa.

Realmente le gustó que escuchara tan de cerca lo que estaba diciendo.

Ivie tomó una respiración profunda. —Cuando llega el momento de que


alguien se vaya a ir al Fade... no estoy insensible a eso. De ningún modo. Pero también
veo que es mi trabajo tratar de facilitarles el camino. No le tengo miedo a la muerte,
es el sufrimiento lo que me molesta… y sé que puedo mitigarlo. Es el viaje, no el
resultado, lo que puedo cambiar, si eso tiene sentido.

— ¿No tienes miedo a la muerte?

Ella sacudió su cabeza. —Es pacífica. La muerte puede ser una liberación y
un alivio para la persona, y eso es una bendición. La cuestión es que, muchas veces,
es difícil morir. Requiere esfuerzo físico y emocional. Lo que apesta es eso para la
mayoría, particularmente si están muriendo lentamente, es algo que nadie quiere. Se
trata de pérdida de control, pérdida de las funciones, pérdida de identidad e
independencia... pérdida de elección y decisión, de familiares y amigos. Pero si puedes
soltar todo eso, lo que viene con eso es la libertad. Una gran libertad, el alma liberada
de su prisión temporal de mortalidad.

Cuando él solo la miró, ella se sonrojó. —Yyyyy ahora es cuando cambiamos


a deportes y clima, correcto. Lo siento, pero lo preguntaste, y no soy buena con
medias respuestas.

19
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Se quedó en silencio cuando llegó su vino, la camarera los leyó


correctamente, retrocediendo sin volver a revisar todo el asunto de listo para
ordenar.

—Estoy aterrorizado de la muerte, —dijo—. ¿Qué pasa si no hay nada


después? ¿Qué pasa si el Fade es una mierda, una falacia automedicante creada por
los que viven y respiran porque no quieren considerar la probabilidad de que no
seamos nada más que comida de gusanos?

—Sí, excepto que aquí está la cosa. —Ella levantó las manos—. De cualquier
manera ya estás muerto. Entonces es un ganar/ganar. Obtienes la vida eterna con
M&M’s sin calorías y fettuccini Alfredo, o eres comida de gusano sin conciencia, por
lo que no sabrás ni te importará. Bien podría asumir lo mejor porque es menos
probable que te vuelva loco con una distracción deprimente mientras estás gritando
de este lado, ¿verdad?

Cuando volvió a mirarla, ella puso su mano en el menú de cuero cerrado. —


Esto se está volviendo realmente pesado y profundo para una primera cita, ¿no es
así?

—Esto no parece una primera cita.

Ivie se encontró tragando saliva, principalmente porque sentía lo mismo. Y


luego estaban esos ojos suyos. Con los párpados bajos, intenso... convincente.

—Siempre pensé que los aristócratas eran de alguna manera, frívolos, —


espetó—. No eres así.

El amplio pecho de Silas se levantó y cayó. Y luego tomó su menú. —Frívola


es una crítica justa de muchos de nosotros, estoy seguro.

— ¿A qué te dedicas?

Abrió la cubierta de cuero y miró por encima de ella. — ¿Quieres que sea
honesto?

—Más te vale. Estoy poniendo todo sobre la mesa, espero que hagas lo
mismo.

Silas sonrió, echó un vistazo al menú. Lo cerró y puso frente a él. — ¿Sabes
lo que quieres?

20
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Los fettuccini Alfredo. Esa es mi idea del cielo. Crema, queso y fideos, y
aunque sea más de lo que acostumbran pedir tus citas no me disculparé por haber
elegido también la ensalada y el pollo a la parrilla.

—No voy a muchas citas.

— ¿De verdad? Encuentro eso realmente difícil de creer.

—Es verdad. ¿Y en cuanto a lo que hago? Para ser honesto, soy rico de
nacimiento. Empecé con activos que han estado en mi familia durante generaciones,
y luego hice como Forrest Gump con ellos, y los invertí en una empresa de frutas en
los años ochenta. Seguí a lo largo de la era tecnológica antes de la época de Jobs y
llegué al otro lado del universo de las cosas sobre las que lees. Luego salté a una
empresa corporativa llamada Amazon en los años noventa y ahora estoy en Bitcoin.
Entonces sí, no hago nada, y siéntete libre de juzgarme. Sé lo que hago.

—Dios mío, lo has hecho a la sombra. Estoy tan celosa.

Sus ojos se desviaron hacia el fuego. —No lo estés. Lo cambiaría por ser
alguien más.

— ¿Te importaría traer la cuenta?

Cuando la camarera entregó la factura, quedó claro por el cansancio en su


voz que estaba tan dispuesta a tenerlos a los dos fuera de su vista y su mente.

—Todo estuvo maravilloso. —Dijo Silas—. Por favor, ¿felicitarías al chef por
nosotros? Todo fue fantástico.

—Con gusto.

Aunque su tono era más acorde con las palabras por Dios, me duelen los pies.

—Me gustaría pagar por esto. —Silas hizo un gesto alrededor de su mesa,
que había sido limpiada del ochenta por ciento de su contenido. Todo lo que quedaba
eran sus tazas de café y la mitad de un cannoli que no había comido—. Te respeto
como una hembra moderna y no quiero que te sientas…

21
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Diablos, sí, puedes pagar. Esta fue tu idea y no voy a gastar parte de mi
dinero del alquiler de este mes solo para demostrar que soy feminista. Puedo hacer
eso de forma gratuita exigiendo respeto y obteniéndolo.

Echó la cabeza hacia atrás y se rió. —Lo suficientemente justo.

Ivie respiró hondo y miró el fuego. —Gracias. Por esto. No lo esperaba...

— ¿No esperabas qué?

—No esperaba tener nada en común contigo. O que me gustaras en realidad.

—Así que no estoy tan mal eh, —dijo con un guiño—. Sorpresa.

Mientras estudiaba esas facciones, le pareció interesante que después de


que el impacto de su belleza física se hubiera desvanecido, notó las imperfecciones
que le gustaban incluso más que el bosque a los árboles: una de sus cejas estaba más
alta que la otra, su nariz estaba ligeramente torcida en la punta, en su mandíbula
estaba creciendo una sombra de barba.

Todo esto lo hizo real... lo cual, ella supuso, lo hizo posible. No es que ella
quisiera...

Oh, ¿a quién demonios quería engañar?

— ¿Nos vamos?

Silas se levantó primero e hizo una mueca como si algo le doliera. Cuando
ella lo miró, él murmuró. —Malditos entrenamientos.

— ¿Pasas tiempo en el gimnasio?

—Trato de hacerlo. —Él recogió su abrigo del respaldo de su silla y lo


mantuvo abierto para ella—. Ese es probablemente el problema. Mejor si es
consistente, ¿verdad?

—He oído eso. —Al tocar la lana, sintió sus manos rozar sus hombros, pero,
trágicamente, no se quedaron—. Sin embargo, siempre he pensado que la obsesión
por el ejercicio era un culto, así que no soy tu mejor apoyo en este caso.

Esa risa suya hizo que sus ojos se cerraran por un momento. Ella realmente
no quería que la noche terminara...

22
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Solo puedo decir, me encanta tu perfume.

—Ahh... — ¿Ella mencionó que era ambientador? NOPE—. Gracias.

Juntos, pasaron el puesto de la anfitriona, y luego él mantuvo la puerta


abierta para que pudieran salir del restaurante. Paseando bajo el toldo, estaban uno
al lado del otro sin tocarse, y sin embargo, ella era exquisitamente consciente de su
cuerpo y la forma en que se movía y lo alto que era.

Cuando llegaron al final de la arqueada cubierta, se detuvieron. El


estacionamiento estaba vacío a excepción de un automóvil, y ella trató de descubrir
de qué tipo era. Se veía grande y elegante, y no era un Mercedes.

—Estoy allí. —Él la miró—. ¿Te gustaría que te lleve a casa? Y no estoy
preguntando con ninguna otra expectativa que dejarte en la acera y esperar para
asegurarme de que estás a salvo adentro. Termina ahí mismo: ¿cuál es la expresión
humana? ¿Palabra de honor?

Levantó su palma e hizo una “V” con su dedo índice y su dedo medio.

— ¿Creo que ese es el signo de paz? —Dijo.

Silas separó los dedos por el medio, dos a cada lado. — ¿Esta?

—El saludo vulcano.13

— ¿Qué?

—De Star Trek.

— ¿Qué tal esto? —Él levantó sólo su dedo medio.

—Estoy bastante segura de que me estás diciendo que me vaya a la mierda


en este momento.

Silas se retractó rápidamente. —Esto no está funcionando.

Ivie sonrió, pero luego se puso seria. —Sólo para que lo sepas... no sé cómo
hacer esto.

13
Raza conocida por su estilo de vida basado en la razón y la lógica, de orejas puntiagudas.

23
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Si me está instruyendo sobre señales humanas con las manos, estás
haciendo un gran trabajo.

Tomando una respiración profunda, ella miró hacia el cielo nocturno. El cielo
estaba despejado, excepto que, debido a la luz ambiental del restaurante, y por el
resplandor de la ciudad a lo lejos ella no podía ver las estrellas. Cuando exhaló, su
aliento salió al frío como una explosión de blanco.

—Sé que se supone que no debo decir esto porque es demasiado pronto, pero
no me gusta perder el tiempo, y si no sé dónde estoy, me gusta descubrirlo. En pocas
palabras, no soy insegura, estoy impaciente y me gusta la claridad… y es mejor que
lo sepas desde el principio. ─Ella miró hacia él—. ¿Entonces que estamos haciendo
aquí? Estoy feliz de ser amigos, conocidos o intentar otra cita. El resultado
realmente no me importa, solo necesito saber cómo se ve el panorama.

Los ojos de Silas trazaron sus rasgos, y él era tan serio, tan, tan serio. —
No tengo tiempo que perder. Y en lugar de descubrir qué aspecto tienen las cosas,
quiero saber cómo se sienten.

Con eso, él le tomó la cara entre las palmas de sus manos, sus pulgares
acariciaron sus mejillas... y su corazón tronó en su pecho mientras lenta,
inexorablemente bajaba la cabeza.

Justo antes de que sus labios se tocaran, susurró, — ¿Está bien?

Ella no confió en su voz, así que puso sus manos sobre sus brazos y asintió.

Sus labios eran suaves y gentiles, el beso lo suficientemente ligero para que
fuera poco más que un breve encuentro entre ellos, pero el contacto era tan
poderoso que sintió la sensación en todo su cuerpo. Y, oh, el contraste. El aire de la
noche era gélido, su boca contra la de ella era cálida, cada centímetro de ella estaba
caliente.

—Viva, —susurró.

— ¿Qué?

—Me siento tan viva. No te detengas.

Sus brazos la rodearon y luego ella estaba contra su cuerpo, las diferencias
en sus alturas y construcciones no estaban cerradas con llave, se sentía como una
desgarradora sacudida que era todo placer y anticipación. Ahora el beso era más

24
J. R. WARD QUERIDA IVIE

profundo, una fusión de sus labios, y ella cedió ante el impulso de mover sus manos
hacia sus hombros. Incluso a través de la chaqueta de su traje, podía sentir los
músculos cambiantes, y tenía la sensación de que estaba jugando con todo el asunto
de no estar en el gimnasio.

Le hizo preguntarse qué aspecto tendría sin su ropa.

Como se sentiría.

Cuando retrocedieron, hubo muchas miradas. Una respiración profunda en


ambos lados. Un montón de nos atreveremos a hacerlo…

—Me voy a desmaterializar, —se escuchó decir a sí misma.

Y como era difícil patear en el trasero a su propia conciencia, se aclaró la


garganta y sonrió. —Así que gracias. Por esta noche.

— ¿Te llamaré?

—Claro.

En ese momento, ella cerró los ojos e intentó concentrarse. Era más fácil
decirlo que hacerlo, pero después de un momento o dos, logró evitar la vergüenza de
tener que llamar a un Uber fantasma. Cuando se re-formó a una cuadra de su edificio
de apartamentos, estaba aturdida, clips de películas de John Hughes14 pasaban por
su cabeza, particularmente de Pretty in Pink15.

Chico rico, chica pobre, amor verdadero.

Excepto, por supuesto, él no era un niño, ella no era pobre, y ninguno de ellos
era humano. Pero aún.

Ah, y este no era el amor verdadero.

Entrando en el edificio, se dirigió a su departamento y cerró la puerta con


cerrojo. Apoyándose contra los paneles, miró a su alrededor los muebles del mercado
de pulgas y su único derroche, que era una alfombra de Pottery Barn16. Por el
momento, estaba ahorrando para una buena cabecera y pie de cama para su colchón
tamaño queen. Todo parecía disminuir en comparación con lo que parecía antes de

14
Director de cine, productor y guionista estadounidense.
15
La chica de rosa, película estadounidense de 1.986.
16
Empresa dedicada a la venta de muebles, accesorios y decoración para el hogar.
25
J. R. WARD QUERIDA IVIE

que ella se fuera. Por otra parte, ella podría haber vivido en una suntuosa propiedad,
y se habría sentido de la misma manera. No por la cena.

Por el beso.

Durante ese breve momento, el volumen de su mundo se elevó hasta los


niveles de Metálica, y ella había amado el bajo en auge, y los giros, y la sensación de
que su corazón había tomado vuelo y no había abandonado su cuerpo, sino que había
tomado forma física junto con ella.

La vida nocturna, los trabajos pesados, el pago de facturas, la moderación


de cuánto gastaba, comía y bebía, era un metrónomo que, con el tiempo, crearía una
existencia muy agradable para ella. Pero había una calidad en blanco y negro, todo
era monótono.

Cuando ella había estado besando a Silas, su película había sido en color y
con sonido completo, era IMAX todo el tiempo.

Y era difícil regresar a lo mismo después de eso.

26
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Tres

—Por supuesto que va a llamarte.

Cuando Rubes soltó eso a través de la sala de descanso de la clínica, Ivie


asintió, pero no dijo nada. Habían pasado tres noches desde La Cita, como había
llegado a pensar en ella, y no había tenido noticias de Silas.

La primera noche se sintió aliviada de que él no hubiese acudido a ella. Por


un lado, conservaba la perfección del tiempo que habían tenido, ese beso, esa
sensación flotante que había tenido después. A pesar de que no le gustaba admitirlo,
ella había puesto ese momento cuando se había enfrentado a él, en un globo de nieve
mental, sus recuerdos de la memoria del temblor que trajo los destellos dorados
sobre ella una vez más.

Por otro lado, no había querido que él estuviera desesperado por verla. Todo
estaba tan cargado entre ellos, desde su encuentro casual hasta la fecha del beso,
esa parte, tranquila y razonable de su cerebro enviaba señales de advertencia para
que pisase el freno, redujese la velocidad, se mantuviese firme. El hecho de que no
se hubiera apresurado a contactar con ella sugería que él podría estar sintiendo lo
mismo.

Además, ella tenía que trabajar de todos modos, su calendario de cuatro


noches de trabajo y dos noches de descanso la obligaban a concentrarse en otras
cosas.

—Estoy muy orgullosa de ti, Ivie. —Rubes tomó un bocado de su sándwich


vegetal con atún—. Sacaste la cabeza y te arriesgaste, y mira cómo todo salió bien.

—Creo que el jurado todavía está fuera, prima. —Ivie abrió su paquete
individual de Lays—. Y eso sería cierto incluso si me hubiera llamado.

¿La segunda noche después de la cita? Sus recuerdos aún eran nítidos, pero
las sensaciones físicas comenzaban a desvanecerse, cada pensamiento de Silas o

27
J. R. WARD QUERIDA IVIE

recuerdo eran más un eco de la pasión que el propio chisporroteo. Sin embargo, el
optimismo aún era alto, y ella había esperado que en cualquier momento, él lo
intentase con ella. Fue durante su descanso cuando pudo comprobar emocionada su
teléfono, sus pasos apresurados llevándola a esta sala de descanso como si estuviera
a punto de ganar la lotería.

Ahora, con la tercera noche, las dudas empezaban a invadirla, incluso cuando
se señalaba a sí misma que eso era ridículo. La gente estaba ocupaba, incluso aquellos
que, según su propio reconocimiento, eran ricos para vivir. Además, ¿cómo si él le
debiese algo?

Ivie miró el reloj al otro lado de la embaldosada habitación. Dos horas más
y su turno habría terminado, otros ocho-a-cuatro en su espejo retrovisor. Y luego
tenía que regresar a su apartamento y lavar la ropa. Hurra.

—Entonces, ¿te vas a convertir en una VIP? —Preguntó antes de reventar


otra patata frita en su boca—. Quiero decir, más dinero siempre es bueno.

Rubes inclinó la cabeza hacia un lado. — ¿Estás cambiando de tema?

—Nop. —Metió los dedos en la bolsita—. Te voy a extrañar, es todo.

—Aaww. Te voy a extrañar también.

—Entonces, ¿es eso un sí?

Rubes asintió. —Le dije a Havers que comenzaría la próxima semana. El


aumento es bueno, sin embargo las horas de turno son más largas. Aquí trabajaré
tres noches y días, cuatro de descanso.

— ¿Te quedas a dormir aquí?

—En el barracón. Pero ganaré quinientos extras a la semana.

Ivie retrocedió. — ¿Me estás tomando el pelo? No sabía que fuese tanto.

—Los ricos pueden pagarlo con seguridad.

Havers era el único sanador de la raza, y su clínica subterránea, que estaba


en su nuevo sitio al otro lado del río, trataba todo, desde pies golpeados y los malos
padrastros17, hasta el más complejo de los casos, incluidos los nacimientos, que eran

17
Pedacito de pellejo que se levanta de la carne inmediata a las uñas de las manos

28
J. R. WARD QUERIDA IVIE

todos de alto riesgo por definición, y el cuidado avanzado de los ancianos. Nadie
había sido nunca rechazado, incluso si no podían pagar, y había un estándar de
atención para todos: lo mejor que Havers y su personal de enfermería podían dar.

Había sin embargo, una unidad especial para personas que, en virtud del
tamaño de su billetera y su línea de sangre, podían darse el lujo de ser complacidas…
e Ivie había supuesto que esa parte de acceso restringido de la clínica era lo que
pagaba a los muchos que eran demasiado pobres para pagar lo que necesitaban.
Después de todo, Havers tenía un negocio, uno con costos fijos como medicamentos,
empleados y equipos costosos que se rompían o necesitaban mantenimiento… y luego
estaba la realidad de que la enorme instalación debía calentarse, enfriarse e
iluminarse.

Así que sí, si los ricos querían registrarse, ya sea porque tenían un problema
o pensaban que tenían un problema, Havers y su equipo especial se pondrían sus
guantes de seda y harían lo que hicieran por el resto de los plebeyos, y cobrarían a
la aristocracia un ojo de la cara.

Rubes iba a ser un perfecto añadido a esa parte de la clínica. Ella era
hermosa, alegre y tan positiva, no podías evitar sentirte animado. También estaba
tensa, por lo que trabajar todo el día y dormir cuando podía no iba a afectar su
rendimiento.

Y sí, guau, dos mil extras al mes.

Eso eran un montón de Zappos.

—No te preocupes Ivie, aún estaré mucho por aquí. Puedo salir y nos
tomaremos nuestro descanso juntas.

—Eso me gustaría. —Ivie plegó su bolsa vacía en su puño y se levantó, la silla


crujió sobre el suelo limpio—. Realmente me gustaría.

— ¿Y no volviste a saber de ese trabajo privado otra vez?

—Oh, no espero hacerlo.

Ivie enganchó su bolsa de sándwich vacía y su lata de Coca-Cola y se dirigió


a la papelera. La sala de descanso tenía una pequeña cocina y tres mesas redondas
con sillas, acompañada de taquillas, un sofá frente a un televisor que por lo general
estaba apagado, y una biblioteca de préstamo de revistas People en su mayoría
actuales, libros encuadernados y libros en rústica no tan actuales. Una puerta en la

29
J. R. WARD QUERIDA IVIE

parte trasera se abría hacia un baño que tenía duchas e inodoros, y luego había otra
que conducía al barracón, donde los dormitorios del personal de enfermería estaban
alineados uno por uno como en un hotel.

— ¿Cómo está tu paciente en la cuatro? — preguntó Rubes mientras ella se


levantaba y dejaba su basura también.

—Mejorando. El hueso se ha colocado maravillosamente y su hellren entró y


la alimentó de nuevo, así que ella estará fuera a más tardar mañana a la noche.

— ¿No amas un buen resultado?

—Sí Rubes, lo hago.

Y esta era la razón por la que no dejabas que los machos con los que acababas
de tener una primera cita te llevaran a casa.

Cuando Ivie cerró la puerta de su apartamento y la atrancó, pensó de nuevo


en el flotador mágico en el que se había estado meciendo cuando llegó a casa después
de La Cita. Sip... nop. En este momento, ella estaba tirando un patético polo opuesto
a ese feliz zumbido gaseoso, sus pies caminaron lentamente hacia su habitación, su
espalda dolía por el trabajo, su cabeza golpeaba de una manera pesada que componía
su falta de magnitud con tenacidad.

—Está bien, —dijo en el silencio mientras se dejaba caer en su cama—. Todo


bien.

Después de quitarse los zapatos y soltar su bolso, se dejó caer sobre el


edredón y miró al techo. Hombre, ella definitivamente había hecho el movimiento
correcto al no meterse en ese auto con ese tipo. Las cosas habían sido tan eléctricas
entre ellos, ella podría haber hecho algo tan estúpido como invitarlo a subir aquí, y
entonces, dónde estaría ella con todo este él-no-está llamando…

Su teléfono sonó en su bolso y ella miró el reloj en la mesilla de noche. Justo


a tiempo, era su padre quien llamaba para asegurarse de que había llegado a casa a
salvo desde el trabajo. Y ella estuvo tentada de dejar que saltase el buzón de voz,
pero eso era cruel porque él se preocuparía.

30
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Con un gruñido, se sentó de nuevo y dejó caer su mano en la bolsa para pescar
alrededor…

Número desconocido. Y no “desconocido”, ya que eran diez dígitos que no


fueron entrados en su lista de contactos, pero literalmente se titulaba Número
Desconocido.

Aceptando la llamada, ella dijo, — ¿Hola?

—No puedo esperar más. Hice todo lo que pude.

Ivie sonrió tan ampliamente que levantó la mano para cubrir la expresión
boba a pesar de que estaba sola. —Bueno, no puedo creerlo, Silas, hijo de Mordachy.

Su profunda voz era áspera de una manera fantástica. —No quería parecer
demasiado entusiasta. Así que esperé. Y esperé. Mi objetivo era llegar a mañana, así
no parecía débil y empalagoso, pero me rompí.

—Me alegro de que hayas llamado. Y si eres lo suficientemente valiente como


para admitir que te viniste abajo antes de lo planeado, te veré en ese campo de juego
y te diré que comenzaba a preocuparme de que no volvieras.

Oh, esa risa. —De ninguna manera. No puedo dejar de pensar en ti… pero no
de una manera acosadora, lo prometo.

—Un acosador no habría durado tanto.

— Exactamente, así que soy una apuesta segura. ¿Cómo ha sido el trabajo?

Ahora, cuando ella se acostó otra vez, volvió a la zona de flotación. —Bien.
Uno de mis pacientes se va a casa mañana por la noche después de una cirugía
complicada, así que siento que hice mi trabajo. ¿Cómo es ser rico?

—Oh, ya sabes, esta noche bañaré en oro las uñas de mis pies, haré girar las
patas de mi leopardo, y terminaré quemando un par de Picassos en mi chimenea. Lo
de siempre, lo de siempre.

Hubo una pausa, y luego su voz bajó aún más. —Puedo ir.

Ivie cerró los ojos mientras su cuerpo se aflojaba. —Está tan cerca el
amanecer.

31
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—No me quedaré el día. Lo prometo. Solo quiero verte aunque sea una hora.
La noche después de mañana es mucho tiempo.

—Siento lo mismo. Dame quince minutos.

Hablando de la prisa. Al segundo de finalizar la llamada, estaba de pie y en


la ducha, pasando por su jabón, champú y acondicionador a toda máquina. Hizo girar
todo tan rápido que con seguridad podía entender a los calcetines en una secadora.

Doce minutos y medio después, estaba seca, con pantalones de yoga y una
camiseta holgada, y salió a la cocina, empujando los platos de su Primera Comida en
el fregadero y haciendo una pila ordenada de los dos días de correo que no había
abierto.

El timbre sonó seis minutos después de eso.

No es que ella estuviera contando ni nada.

Golpeando el timbre que abría la puerta de la planta baja, su corazón era


Mayweather18 en su pecho mientras esperaba el golpe.

─Al diablo.

Abriendo la puerta, se asomó al corredor alfombrado... y allí estaba él,


bajando hacia ella, su sonrisa tan grande como la de ella, su cuerpo el mismo, su
rostro igual.

Su aroma justo el mismo.

No llevaba traje esta vez, y eso estaba bien. En vez de eso, llevaba puesto
un suéter de cachemira negro y un conjunto de pantalones grises oscuros. Parecía
refinado, caro... delicioso.

—Hola desconocida, —dijo mientras se detenía frente a ella.

—Hola.

Se quedaron allí, ella colgada de la jamba de su puerta, él fuera en el pasillo


durante lo que parecieron unos veinticinco años.

— ¿Te importa? —Susurró él.

18
Boxeador estadounidense.

32
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Lo siento, ¿qué?

Pero entonces él tomó su rostro entre sus manos y agachó la cabeza… y ella
lo estaba empujando hacia su boca, sus labios eran lo único que ella quería en el
mundo.

Era bastante posible que ella gimiese mientras él la besaba. O tal vez fuese
él. A quién le importaba.

Entraron arrastrando los pies dentro y ella los encerró, luego ella estuvo
contra él y envolvió sus brazos alrededor de sus hombros. Pasó un largo tiempo antes
de que retrocedieran, e incluso cuando lo hicieron, solo fueron sus bocas. Todo lo
demás se mantuvo cerca.

Los ojos de Silas tenían los párpados gruesos y brillaban mientras la miraba
fijamente. —Hola.

—Hola.

—Supongo que eso es todo el vocabulario que tenemos, eh.

—Mmm-hmm. Pero las palabras están sobrevaloradas, ¿no crees?

— ¿Si puedo estar besándote en vez de eso? Absolutamente.

Su boca bajó hacia la de ella otra vez, sus labios la recorrieron, su lengua
saliendo y lamiendo por permiso para entrar. Las manos amplias y cálidas se
deslizaron hasta su cintura, y sus pechos se tensaron cuando se encontraron con la
pared de sus pectorales.

Estaba claro que estaba excitado.

Y eso la puso aún más caliente.

Pero luego él estaba maldiciendo y apartándola de él. —Maldición. Me


prometí a mí mismo que no...

— ¿Parece que me estoy quejando por aquí?

Silas sonrió, pero luego dio un paso. Que duraron unos cuatro pasos hasta
que llegó al sofá. De espaldas a ella, sus manos desaparecieron frente a sus caderas
y pudo adivinar lo que estaba reorganizando.

33
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ella cerró los ojos y se tambaleó ante la idea de tocarlo.

—Esto no es un ligue.

Ivie abrió los párpados y descubrió que él había regresado. —Sabes, estoy
impresionada de que un aristócrata sepa eso. Muy vernáculo.

La expresión de él se puso seria. —No entiendo.

— ¿Vernáculo? Como, charla común.

—Eso no. —Él volvió hacia ella—. No entiendo cómo puedo extrañar a alguien
que acabo de conocer.

Ella extendió la mano y le tocó la cara, pasando las puntas de sus dedos
sobre su mandíbula, su barbilla... su yugular. Tenía que dejar de pensar
deliberadamente sobre cómo sería su vena. Si ella se inmolase ahora, nunca sabría la
realidad de probarlo de nuevo.

—Se llama encaprichamiento, —bromeó ella—. También conocida como la


atracción química creada por la Virgen Escriba para asegurar la propagación de la
especie.

Cuando una sombra pasó por el rostro de él, ella se sintió mal. —Lo siento.
¿Estabas tratando de ser romántico y yo lo arruiné? Soy mala en el romance Silas.
Es otra cosa que deberías saber sobre mí desde el principio.

Él estuvo callado durante tanto tiempo, que ella comenzó a preguntarse si


había arruinado las cosas antes de que comenzaran. Pero entonces, él negó con la
cabeza. —Amo tu honestidad. Y siento que te debo algo a ti.

Ahora, su corazón latía con fuerza, pero no por una anticipación sexual. —
¿Es aquí donde me dices que en realidad estás emparejado…?

—Para nada. Juro por el alma de mi querida difunta mahmen, que descanse
en paz en el Fade, que estoy totalmente soltero y no veo a nadie excepto a ti. Pero,
¿puedo besarte de nuevo? Porque eso es lo único en lo que quiero concentrarme en
este momento.

Ella se rió. —Sí. Por favor.

Terminaron en el sofá. Ella no tenía idea de cómo llegaron allí.

34
J. R. WARD QUERIDA IVIE

En un minuto, Ivie estaba de pie contra él, al siguiente estaba de espaldas y


el peso de Silas la empujaba hacia los cojines. Y luego, cuando ella separó los muslos,
él aceptó la invitación, colocándose entre ellos, la dura cresta de su excitación
acariciando su centro a través de sus ropas.

Rotando sus caderas, ella se arqueó hacia su cuerpo, y el gemido que él dejó
escapar se registró como una caricia que bajó a su abdomen.

Cuando él se retiró, estaba jadeando, sus ojos a la vez vidriosos e híper


enfocados. —Ivie...

Había una pregunta en la forma en que él dijo su nombre, y su primer


pensamiento, porque él era un aristócrata, fue que le estaba haciendo La Gran
Pregunta.

—No soy virgen. —Ella le apartó el pelo, los mechones gruesos y fríos entre
sus dedos—. No sé si es importante para ti, pero de cualquier forma, eso es lo que
hay y no me avergüenzo de ello.

La sonrisa de él era irónica. —Bueno, tampoco yo lo soy. Virgen, eso es.


Espero que eso no te haga pensar menos en mí.

—Para nada. —Ella se rió—. Después de tres siglos, tendrías que ser un
eunuco.

—No he sido célibe. Pero no tengo una puerta giratoria a mi habitación.

—Si miras hacia ese pasillo… —ella asintió hacia la izquierda—…notarás que
no tengo una de esas como parte de mi decoración tampoco.

— Algo más que tenemos en común. ¿Qué más puede haber?

—Estoy bastante segura de que quieres tener sexo tanto como lo hago yo
ahora mismo.

Él cerró los ojos. —Hembra, tú eres...

—Demasiado, ¿verdad?

—No. Eso nunca. Yo... es lo que más me gusta de ti… y déjame decirte, eso
es decir algo. Porque hay mucho que me gusta de ti.

35
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Los ojos de él hicieron otra de esas cosas que solían hacer, como si quisiera
memorizar los rasgos de ella… lo que sugería que él también podría haber metido en
una bola de nieve su tiempo juntos, igual que ella.

—Pensé que lo amaba, —espetó ella—.Para que lo sepas.

— ¿Al macho con el que estabas?

Ella asintió. —Fue solo el primero, y realmente pensé que íbamos a estar
juntos para siempre. Pero era solo que… ya sabes, dos jóvenes, chocando entre sí,
tratando de entender la vida. Estuve con él durante un año y no me arrepiento. Es un
macho valioso, pero no para mí a largo plazo. Ahora vive en Carolina del Sur, y si viene
a la ciudad para visitar a su familia, lo veré y le desearé lo mejor. Pero no hay... ya
sabes, no hay nada allí.

Silas rozó los labios de ella con los suyos. — ¿Así que me estás diciendo que
no tengo que preocuparme por ninguna competencia?

—Tengo miedo de responder eso.

— ¿Por qué?

—Adivina.

Para detener la conversación, ella deslizó una mano detrás del cuello de él y
lo trajo de vuelta a ella, sus bocas se fusionaron de nuevo, ese fuego liberándose de
todas las restricciones a pesar de que había tantas razones para ser más... bueno,
razonables. Ella nunca antes había tenido una aventura de una noche. Pero como un
adulto completamente independiente, no iba a estar sujeta a las expectativas
sociales en la aún conservadora comunidad de vampiros. Después de todo, no podía
quedarse embarazada, porque no estaba en su necesidad. Y ciertamente, él no
conocía a sus padres… a menos que ella decidiera presentárselo, nadie lo sabría
nunca. Claro, él había conocido a Rubes la primera noche, pero si Ivie no hablaba, su
prima no sería la sensata.

Esto era privado.

—Quiero ver todo de ti, —dijo él—. Por favor... solo déjame...

No tuvo que preguntar dos veces. Cuando él retrocedió, fue ella quien se
sacó la holgada camiseta por la cabeza; su sujetador de algodón no tenía nada
especial… porque realmente no había pensado en esto hasta la ropa interior.

36
J. R. WARD QUERIDA IVIE

No es que tuviera mucho de seda y encaje.

Los ojos de Silas se aferraron a sus pechos. Y luego él descendió y pasó sus
labios sobre su clavícula. —Eres tan hermosa.

—Todavía estoy tapada, —gimió ella.

—Pero no importa cómo te veas. —Él levantó la cabeza y la miró—. Los


detalles de tamaño y forma no me importan. El hecho de que seas tú... eso es lo que
lo hace precioso para mí.

El tiempo disminuyó y luego se detuvo por completo.

Negando con la cabeza, ella susurró, — ¿Por qué siempre dices lo correcto?

Él murmuró algo que ella no entendió del todo.

— ¿Qué? —Ella jadeó mientras él besaba su esternón.

—Nada.

Y luego ella se olvidó de hablar porque los labios de él viajaban sobre el


delgado algodón de su sujetador, rozando su apretado pezón, succionándola a través
de la tela.

—Oh, Dios... Silas.

37
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Cuatro

El cierre estaba en el frente.

Claro, Ivie había perdido el barco de Victoria´s Secret, pero ella había sido
inteligente sin saberlo: mientras las manos de Silas se acercaban a ese cierre, ella
estaba contenta de haber hecho las cosas fáciles para ellos, porque solo se necesitó
un clic y girar... y luego sus ojos estaban sobre sus pechos.

—Hermosa…

Las suaves yemas de los dedos se movieron sobre su piel como el aire del
verano y ella arqueó la espalda para encontrarse con ellos. En respuesta, él maldijo
y dejó caer su cabeza, poniendo su boca sobre ella sin barreras, su lengua burlándose
y lamiendo su pezón mientras uno de sus brazos rodeaba la pequeña espalda de ella.
Dios, amaba la fuerza de él y la sensación de él, su aroma y la promesa de hacerla
más…

El sonido de su teléfono sonando en la mesa de café le hizo levantar la


cabeza.

—No pares, —gimió ella —. Oh, Dios... por favor.

La atención de Silas se reorientó al instante y ella lanzó sus manos en su


cabello, frotando su centro contra el lugar donde yacía entre sus piernas.

En el fondo de su mente, ella sabía que esto era todo, iban a tener sexo, e
iba a ser fenomenal, y sí, fue un poco temprano…

Pero diablos, no, no le importaba.

Como si pudiera leer su mente, se levantó y enganchó sus pulgares en la


cintura de sus pantalones de yoga. — ¿Estás segura?

—Absolutamente segura…

38
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Con un gruñido, sus colmillos descendieron por completo, las puntas blancas
brillantes asomando entre sus labios separados, su cuerpo pareció crecer incluso más
grande sobre ella cuando salió su lado animal. Poniendo sus manos sobre las de él, lo
ayudó a comenzar a bajar su…

Su teléfono se disparó de nuevo, el sonido de llamada cortó el chisporroteo,


deteniendo el proceso de bajarse los pantalones antes incluso de que comience.

— ¿Quieres coger eso? —Dijo con voz gutural.

—No, yo… —Ella maldijo—. Es mi padre. Es... él quiere saber si llegué bien a
casa.

Probablemente había llamado mientras ella estaba en la ducha. Y


conociéndolo, iba a seguir marcando hasta que se materializara aquí.

Oh, eso sería genial.

— ¿Seguro que no quieres contestar? —Le preguntó Silas mientras la cosa


seguía haciendo ruido.

—Dame un segundo.

Agarrando su camisa, la sostuvo contra sus pechos desnudos y se deslizó


desde debajo de él, su sujetador flotaba porque las correas seguían en su lugar sobre
sus hombros. Con su cabello húmedo y sin peinar, y una perra de dolor en la parte
inferior del cuerpo, ella tomó el teléfono justo cuando la llamada entraba en el
correo de voz.

Se quitó el sujetador, se puso la camisa sobre la cabeza y respiró


profundamente. Luego le devolvió la llamada a su padre.

Mientras esperaba que el macho respondiera, tuvo que hacer frente a Silas.
Sin dudar estaba sentado en los cojines del sofá con su propia versión de cabello
desordenado y ropa arrugada… no el tipo de exhibición sexy que querías ver cuando
tu padre…

— ¡Hola papá! Oh, sí, no, lo siento. Llegué a casa y entré directamente en la
ducha, y luego estaba preparando algo para comer y dejé mi teléfono en mi bolso.
¿Qué? Lo sé. UH Huh. Sip. Por supuesto. ¿Ella es? Oh eso es… ¿Qué? Ah... claro. Me
encantaría. Lo espero ansiosamente. No, solo seré yo. Dile a mamá que la amo. Bueno.
Sip. UH Huh. Mira, bien, papá, estoy. Lamento interrumpirte, pero mi cena se está

39
J. R. WARD QUERIDA IVIE

enfriando. Yo también te amo. Si yo pagué el cable. No, tengo mucho dinero. No


tienes que cuidarme, ¿recuerdas? Ya crecí. Bueno. Te amo. Sip… De acuerdo. Adiós.

Mientras intentaba bajarse, se inclinó más y más cerca de la mesa de café,


como si tuviera un teléfono antiguo que tenía un receptor para colgar.

Y entonces estaba libre y dando la vuelta.

Silas estaba tumbado en el sofá, con un brazo estirado a través de la


espalda, el otro descansando sobre una almohada que él se había puesto en su regazo
por una buena razón. Pero parecía que la “cena” se había enfriado por completo.

Su semblante estaba distante, sus ojos ya no ardían, su cuerpo rígido,


aunque no lo notó, porque ya estaba listo para saltar sobre ella.

—Ese fue mi padre, —dijo. Duh.

—Hay mucho amor allí. Puedo decir. —Sonrió brevemente—. Escucha, yo


tengo que irme. Manejé hasta aquí, y necesito irme ahora antes de que se haga
demasiado tarde.

Ivie cruzó sus brazos sobre su pecho. —Bueno.

Después de un momento, movió sus piernas alrededor de ella y se puso de


pie.

— ¿Puedo ir a verte mañana por la noche cuando salgas del trabajo?

Sus cejas se levantaron. —Sí. Por favor. Eso sería genial.

—Muy bien. Ya lo estoy deseando.

La sonrisa que le dio fue una sombra de esas que estiraban las mejillas y
mostraban los dientes, y era difícil no preguntarle si ella había hecho algo mal. Pero
vamos, se dijo a sí misma. Ambos habían estado involucrados. Y luego su padre había
llamado. Y entonces había cambiado el estado de ánimo.

Ella tampoco sentía exactamente lo mismo.

—Ven aquí, —dijo.

Estando de pie, ella fue hacia él, y cuando se abrazaron, cerró ojos y apoyó
la cabeza en sus pectorales. —Me alegro de que hayas venido.

40
J. R. WARD QUERIDA IVIE

También estoy confundida. Y estúpidamente preocupada. Y realmente


decepcionada porque paramos.

Ivie guardó todo eso para sí misma. Estaba tan cerca el amanecer y ella no
quería que él pasara corriendo por Caldwell a toda prisa y tuviera un accidente, solo
porque empezó una conversación que posiblemente era una de las grandes. Además,
lo que ella realmente estaba haciendo era aferrarse a algún tipo de roca cuando en
realidad no había ninguna. Incluso suponiendo que estaba dispuesto a expresar lo que
había cambiado para él, no podía darle lo que realmente buscaba.

Lo cual era una especie de garantía de que no iba a salir lastimada.


Desilusionada. Decepcionada.

Silas fue quien se apartó, pero se detuvo en la puerta. —Lo siento mucho.

Su voz estaba tensa, y por un segundo, ella se debilitó y quiso rogarle que
se quedara con ella, todo el día, solo para resolver las cosas.

—No lo hagas. —Esbozó una sonrisa—. Está todo bien.

—Solo... siento mucho no tener tiempo.

—Tenemos mañana por la noche, ¿verdad? Así que estará bien.

—Sí. En efecto.

Silas levantó su mano y luego salió, mientras ella se acercaba y cerraba el


cerrojo de seguridad detrás de él, ella odiaba el infortunio que estaba teniendo.
Este era el lado malo de las bolas de nieve, sin embargo, esta sensación nerviosa y
lacerante en su cabeza y su cuerpo era el resultado de cuidar demasiado de algo
sobre lo que no tenía control.

Sí, y luego estaba la frustración sexual.

Mirando hacia el sofá, su primer instinto fue enderezar las almohadas y


alisar las marcas que sus cuerpos habían hecho. Pero entonces ella pensó, No. Eso
sería como borrar lo que acababa de suceder.

O tal vez cortándoles su futuro.

No es que ella fuera supersticiosa ni nada por el estilo.

Nah.

41
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Mierda, pensó. ¿Qué pasa con lo de conocer a alguien que te gustó tanto que
te enloqueció? Ella era la original encimera de granito, tan dura y resistente que
podrías cortar una cebolla sobre ella y arruinar la hoja del cuchillo antes de que
cediera una pulgada. Sin embargo, aquí estaba ella, moviéndose como un pollito por
hiper -concentrarse en un tipo.

Era, en este momento inseguro, la hembra que ella no respetaba.

Oh, cómo han caído los poderosos.

Ivie terminó de vuelta en su sofá, con la cabeza hacia abajo, donde estaba
y sus piernas estiradas como lo habían estado. Al otro lado del pasillo, en el viejo
baúl del barco de vapor que había restaurado ella sola, el televisor estaba en silencio
y mostrando una de las ochocientas películas de Rocky. Una manta que había sido
tejida por su madre estaba sobre su mitad inferior, y un tazón de Frosted Mini
Wheats19 a medio comer estaba sobre la mesa de café.

Eran las seis y cuarenta y ocho de la mañana.

Y sabía que no iba a dormir pronto. Por encima de ella y en ambos lados, sus
cohabitantes humanos se movían, preparándose para el día. Con su agudo sentido del
olfato, atrapó todo tipos de aromas de café, avellana, menta, una calabaza remanente
del otoño. Y su agudo oído recogió la descarga de inodoros, las pisadas, la lluvia de
las duchas.

Si estaba lo suficientemente agotada como para quedarse dormida antes de


que comenzara toda esta actividad, podría lograrlo, no habría problema. Pero
despierta como estaba ahora, no había posibilidad de quedarse dormida hasta que el
último de ellos se fuera del edificio alrededor de las ocho y media…

Cuando sonó el teléfono, volvió la cabeza y lo miró. La cosa estaba boca abajo
junto a su tazón de cereal, y realmente no estaba interesada en quien sea que fuera.
Que era una lista limitada teniendo en cuenta que su padre se había registrado hace
dos horas: había trabajo, con alguien buscándola para que la sustituyera en una noche
en la que ella no estaba trabajando. O un agente de telemercadeo. O un error
humano.

19
Un tipo de cereales de Kellogs.

42
J. R. WARD QUERIDA IVIE

En el improbable caso de que fueran sus padres, tiró la mano y cogió…

Ivie se sentó y aceptó la llamada. — ¿Silas?

Hubo un momento de silencio... y luego su voz profunda. —Hola.

—Hola. —Se apartó el cabello de la cara—. ¿Estás bien? Espera, quiero


decir... bueno, si estuvieras envuelto en un poste de teléfono ahora, no podrías
marcar un teléfono.

—Porque estaría ardiendo.

—Sí. —Hubo una pausa—. Me alegra que hayas llamado.

—Escucha, tenemos que hablar.

Cerró los ojos. —Bueno.

Hubo otro período de silencio. —Sé que esto es demasiado pronto y todo,
pero la verdad es…

—Dilo. Sea lo que sea, voy a estar bien. Soy fuerte puedo manejar cualquier
cosa.

Su risa fue breve, pero parecía sincera. —Sabes, realmente eso creo.

—Así que terminemos con esto.

La exhalación que soltó fue larga y lenta. —Me estoy quedando sin tiempo.

— ¿De qué manera? —Ivie era muy consciente de que su corazón se saltaba
un latido—. ¿Cómo en… estas dejando Caldwell?

Hubo una pausa. —Sí. Lo estoy.

Ivie se dejó caer sobre los cojines. — ¿A dónde vas? ¿Qué tan lejos es?
Mientras no sea al Viejo País, podemos soportar distancias largas. Quiero decir, si
llegamos tan lejos. —Cuando él no respondió, ella maldijo—. Vas a volver al Viejo País.

—Lo siento mucho. Odio esto. Realmente lo hago.

Sí, wow. Ese tipo de distancia era un factor decisivo. Bi-costero habría sido
difícil. ¿Pero al otro lado del océano? No había ninguna desmaterialización de un lado

43
J. R. WARD QUERIDA IVIE

a otro del Atlántico, y los aviones eran peligroso dado que solamente podían viajar
por la noche. Un retraso debido al clima o problemas mecánicos podrían ser mortales.

—Lo siento mucho, Ivie.

—Yo también. —Ella respiró hondo—. ¿Qué te lleva allá? ¿Familia? O


negocios. O…

—Es una cosa familiar.

— ¿Un apareamiento arreglado?— Mientras soltaba eso, maldijo de nuevo—


. Bueno, eso no es apropiado No es asunto mío…

—No hay otra hembra. Créeme. No es eso.

—Me alegro. —Movió la manta sobre sus rodillas—. Si tengo que perderte,
preferiría que no fuera por nadie más. En ese sentido, ¿Cuánto tiempo tenemos? ¿Ya
compraste tu boleto de avión?

—La, ah, noche precisa no está en el calendario. Pero parece que sí, por lo
que me han dicho hace un mes. Tengo algunas cosas que terminar aquí y luego... ya
sabes, me voy.

—No puedo creer que voy a decir esto.

— ¿Decir qué?

Ella recogió un hilo deshilachado en la manta. —Voy a echarte de menos.

—Oh, Dios Ivie. —Su voz se volvió ronca—. También voy a extrañarte.

— ¿No hay posibilidad de un cambio de planes, entonces? —Bromeó.

—No depende de mí, me temo.

Ambos se callaron. Y cuando no pudo soportarlo ni un momento más, ella


frunció el ceño. — ¿Qué es ese pitido en el fondo?

—Lo siento, lo apagaré. Es solo un temporizador.

— ¿Para qué es la cuenta regresiva?

—Armagedón.

44
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Mucho poder de fuego en tu casa, entonces.

Él se rió un poco. —Quiero preguntarte algo.

—Si se trata de cómo desmantelar una bomba, no puedo ayudarte. Yo


tampoco soy buena con recetas, plantas de interior y cualquier cosa que tenga que
ver con mascotas. Maté al único pez Betta que tuve cuando era chica a las pocas
noches de tenerlo, y no soy mejor con cosas que vienen en macetas ni tampoco en
tanques o cuencos. Cuando se trata de mantener las cosas con vida, los vampiros son
mi única habilidad.

Ahora esa risa suya era más de la manera que a ella le gustaba, profunda y
ondulante. —Entonces, es bueno conocer tus puntos fuertes y débiles.

—Estoy de acuerdo. Reduce las malas sorpresas en la vida. Entonces ¿Qué


es lo que quieres preguntarme?

—Haz un viaje por el mundo conmigo.

Ivie parpadeó. — ¿Perdón?

—Alrededor del mundo. Conmigo. Antes de que me tenga que ir.

—Esto tiene que ser una proposición figurativa, no literal, ¿verdad?

— ¿A qué hora comienza tu turno mañana?

—No hasta las ocho.

—Te recogeré a las seis. Ya será lo suficientemente oscuro, y tendremos


casi dos horas. No te diré hacia dónde vamos, será una sorpresa.

Ivie sonrió. —Es una cita.

—Está bien. Una cita querida Ivie. Hasta entonces.

45
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capitulo Cinco

La noche siguiente, Ivie esperó dentro del vestíbulo de su edificio de


apartamentos, con esa anticipación que ya le resultaba familiar y que iluminaba su
cuerpo y su mente. La noche era helada y clara, el tipo de cosas donde el manto de
nieve iba a chirriar bajo sus botas, la luz de la luna convertía todo en azul, y tuvo que
preguntarse si la tierra podría tener esta frigidez, ¿cómo demonios debe ser el
espacio?

Sacando su teléfono, ella verificó la hora. Cinco en punto. Y no hay mensajes


de texto o llamadas para cancelar.

—Houston, —dijo a la ventana desde la que estaba mirando—, tenemos un


arribo. Suponiendo que no haya un...

Y allí estaba él. Solo un poco temprano. En ese gran auto suyo. ¿Era un
Bentley? Sip.

Ivie salió del edificio como si la hubieran liberado de la prisión, e incluso el


impacto del aire bajo cero en su rostro no disminuyó su felicidad.

Silas salió de detrás del volante. —Buenas noches.

—Lo es ahora.

Dio la vuelta al capó como si fuera a abrir la puerta, pero en cambio, abrió
los brazos ampliamente y la envolvió en un abrazo.

—Siempre hueles tan bien, —dijo a otro jersey de cachemira.

Esta noche era de color azul marino. Sus pantalones eran del mismo color
gris oscuro. Y su abrigo negro estaba hecho de una lana tan fina que tenía la suela
de gamuza.

—Vamos a llevarte donde hace calor.

46
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Después de acomodarla en el asiento del acompañante, dio la vuelta una vez


más y entro al auto.

─ ¿Estás lista?

—Lo estoy. —Ella le sonrió—. Aunque me gustaría señalar que a menos que
esto pueda sacar un DeLorean, no deberíamos intentar nada transatlántico.

— ¿Un DeLorean?

— ¿La máquina del tiempo del profesor que voló al Volver al Futuro?

— ¿Qué es eso? ¿Una película?

— ¿No sabes nada de Marty McFly? ¿Qué diablos hacen los ricos para
divertirse?

—En general, contamos nuestro dinero y nos criticamos el uno al otro.

Ella rió mientras ponía el motor en marcha y bajaban por la carretera arada.
—Sabes, como pasatiempo, eso suena como taaaaan divertido. No es de extrañar que
muchos de ustedes tengan esas miradas de desaprobación en sus caras. Pensaba que
era solo por la ropa interior ajustada.

Oh, la risa.

Cuando echó la cabeza hacia atrás, ella volvió a sonreír, y admiró la fuerte
columna de su garganta. Por una fracción de segundo, ella imaginó sus colmillos en lo
profundo de su carne, su vena abierta a ella, su codicia no solo sexual, sino también
por su sangre.

Silas dejó escapar un ronroneo. —Sigues mirándome así, voy a cancelar


nuestra reserva y dar media vuelta.

Ivie se sonrojó y dejó caer la cabeza entre sus manos. —Lo siento.

—Yo no... Pero realmente quiero conseguirte la cena, así que ahí está eso.

—Está bien, ¿así que esto es un restaurante internacional?

Él echó un vistazo, los hermosos planos de su cara iluminados por el


resplandor del tablero. —No soy tan original, ¿verdad?

— ¿Estás bromeando? Estoy tan emocionada. ¿Por dónde empezamos?

47
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Pensé que haríamos esto secuencialmente. Entonces, si tomamos un avión


sobre el estanque, lo primero que haríamos, si estuviera haciendo el itinerario, es el
Reino Unido.

—Trazo la línea en haggis20. Quiero decir, también podrías rellenar una gaita
con compost y llamarla cena.

—Para cada uno lo suyo. —Él sonrió en su dirección—. Después de todo, no


es lo que realmente es la comida, sino tus asociaciones de ella. Por lo que sabemos,
ese es el filet mignon de alguien.

—O en mi caso, su Kraft Mac & Cheese21. —Ella se dio unas palmaditas en el


abrigo—. En esa nota, espero que el lugar no sea demasiado formal. Voy a ir
directamente al trabajo, así que estoy casual y confortable debajo de esto.

—Eres perfecta, eso es lo que eres.

—Eres un encanto.

Y ella estaba comprando todo lo que estaba vendiendo, su sonrisa era tan
penetrante y persistente, que tenía que mirar por la ventanilla lateral para
comportarse, en lugar de sentarse a su lado como una tonta risueña.

Diez minutos más tarde, ella dejó escapar un “DIOS MÍO”.

El restaurante en el que se detuvo era el anti-Sal’s, nada lujoso, sino más


bien una cabaña pintoresca que parecía sacada de una novela de Harry Potter. Hecho
de piedra, con chimenea corta y una estampa de césped cubierto de nieve, el pub era
todo sobre lo acogedor y hogareño, un pequeño agujero de mamá y papá en un área
de Caldie, que de otra manera sería una zona comercial en los suburbios.

—Bienvenida a St. Jack’s, —dijo Silas mientras salía—. Si todavía no has


estado aquí.

Ivie abrió su propia puerta y se encontró con él frente al brillante capo del
Bentley. — ¡He oído hablar de este lugar! Hay comerciales en la televisión local para
él todo el tiempo.

—Es una fuente de bondad en este mundo, te lo prometo.

20
Plato escocés. Se utiliza el estómago del animal, rellenándolo con pulmón, hígado, corazón, de
cordero u oveja, cebolla, harina de avena, hierbas y especias.
21
Kraft Macaroni and Cheese DInner, son macarrones con queso de la marca Kraft Foods.
48
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Silas era galante como cualquier aristócrata mientras le ofrecía su brazo y


la escoltaba hasta la entrada. Mientras abría le puerta para ella, ella pasó por su lado
y fue golpeada con una pared de calor que era como hundirse en una bañera.

El techo era bajo, las vigas expuestas, las tablas del piso anchas y raspadas.
El lugar estaba lleno, pero una vez más, la zona de asientos estaba llena con solo diez
de cuatro cubiertos, las mesas y sillas no tenían pareja así como los cubiertos, los
platos y las copas. Solo había una mesa vacante, justo en frente de la chimenea, y
cuando la anfitriona de sesenta años se acercó, Ivie supo que había conseguido el
mejor lugar para ellos de nuevo.

— ¿Eres el señor Ivie? —Le preguntó la mujer.

—Lo soy.

—Por aquí, —dijo con un tono alegre.

Silas deslizó su brazo alrededor de la cintura de Ivie, y juntos se abrieron


paso a través de los otros clientes. —Espero que no te importe el nombre, —le
susurró al oído.

—Me encanta.

Después de pasarle sus abrigos a la dama, él colocó a Ivie en su silla, y luego


él estaba sentado frente a ella y estaban recogiendo menús de pergaminos mientras
se servía el vino de la casa.

Mientras Silas reflexionaba sobre la corta lista de opciones, Ivie miró a su


alrededor. Estaba atrayendo mucha atención en la habitación, incluso los servidores
que miraban. Por otra parte, suponía que era como un automóvil deportivo en un
camino rural, algo inusual y elegante.

— ¿No te gusta? —Dijo él—. ¿Podemos irnos?

—Oh, no. Esto está en mi tipo.

—Bien. Entonces, ¿qué estás pensando?

Sacudiéndose a sí misma, revisó los platos principales. —Pastel de carne. Eso


suena perfecto. Abundante y me durará toda la noche.

—Creo que tendré lo mismo.

49
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Extendiendo su brazo, cruzo la mesa y tomo su mano. Mientras su pulgar se


frotaba hacia adelante y hacia atrás, ella lo miró a los ojos y se maravilló del color…o
la falta de color, en ellos. Su mirada era tan pálida que le recordaba a la luz de la
luna sobre la nieve.

—Te extrañé, —dijo en voz baja—. Ahí. Lo admití.

—Yo también te extrañé. —Ella inclinó la cabeza—. ¿Sabes lo que me gusta


de ti? No tengo que esconderme. Bueno, déjame reformular eso. Puedo ser yo misma
y parece que te gusta eso. Nunca he sido buena escondiéndome.

—Y eso es lo que más me gusta de ti. La vida puede ser muy... obstruida a
veces. A medida que fui creciendo, aprendí a valorar la realidad más que la fantasía
y el optimismo.

—Dejando de lado las bromas, he oído que la glymera está bastante


contaminada por las posturas. —Sonrió—. Así que soy el anti-aristócrata, eh.

—También me gustas porque me haces sentir vivo.

Ivie apretó su mano. — ¿Sabes qué es gracioso?

— ¿Qué?

—Eso es exactamente lo que sucede conmigo también.

Dos horas nunca pasaron tan rápido… lo cual apestaba. Pero eso fue lo que
sucedió cuando nunca hubo una pausa en la conversación y se preocupa por cada
palabra que la otra persona estaba diciendo. Silas le contó sobre su niñez, crecer en
un castillo en el Viejo País y asustar a los humanos en los páramos. Ella le dio la lista
definitiva de las películas de los ochenta que tenía que mirar. Disfrutaron de la
comida. Bueno, ella lo hizo, en cualquier caso. Él no comió mucho, pero explicó que
había tenido una gran Primera Comida a las cuatro de la tarde.

—No puedo creer que tenga que ir a trabajar ahora, —dijo Ivie mientras
empujaba su plato de postre vacío. —Y oh, Dios mío, ese postre fue lo mejor que he
tenido. Quiero agradecerte por no pedir que lo comparta.

50
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Él le sonrió sobre el borde de su taza de café. —Disfruté viéndote


disfrutarlo. Eso fue suficiente para mí.

— ¿Me vas a dejar pagar?

—No. Pero no porque sea un chauvinista. Me gusta pensar que soy tradicional
así que si fue idea mía, cubro el cheque.

—Alguna noche vas a dejar que te saque.

Al decir eso, una lanza de tristeza recorrió su pecho. La idea de que no


tenían un flujo interminable de estas noches para esperar parecía una tragedia.

¿Muy melodramático?

—Así que mañana por la noche, —dijo—, tengo algo más planeado…

—Oh, mierda. —Se tapó la boca con la mano—. Lo siento.

—No me importa que maldigas. ¿Tienes planes?

—Yo, ah… sí, lo siento. Esta es una fiesta familiar de cumpleaños, y tengo
que ir. Empieza mañana a las diez de la noche, pero duran horas. Tendré suerte de
salir de allí a más tardar a las tres a.m. Sin embargo, tenía ganas de estar contigo.

— Puedo ir contigo. Si no te importa que te vean con un réprobo como yo


delante de tu linaje.

Ivie bajó su taza de café a su platillo. — ¿Tu harías eso? Quiero decir, Silas,
en serio, estos no son tus amigos. Mi padre tiene tatuajes y una Harley. Él y mi
mahmen viven en una casa prefabricada en una granja y comen sus propias gallinas.
Estamos hablando de una lata de cerveza, un pastel comprado en la tienda y perros
de caza corriendo debajo de la mesa.

Silas se encogió de hombros. —Me encantaría conocer a tu familia.

—Bueno, si estás buscando una comida exótica, —murmuró—, vas a


conseguirla.

Cuando ella no dijo nada más, se inclinó hacia él, la luz del fuego parpadeando
sobre su rostro. —Escucha, si te lleva a preguntas que no vas a querer responder, lo
entiendo. Estoy feliz de esperar hasta tu próxima noche libre.

51
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie agachó la vista y tomó su cuchara solo para darle a su mano algo que
hacer. Mientras ella revolvía su café frío sin ninguna buena razón, su pie golpeaba
debajo de la mesa.

—Lo omitiré, —dijo él con una sonrisa fácil—. E iré a verte después de que
estés de vuelta…

—No quiero que los juzgues. Quiero decir, sé que eres genial conmigo, pero
eso es probablemente debido a nuestra atracción sexual. Mi familia es todo lo que
tengo en este mundo, y en lo que a mí respecta, eso me hace rica. Son personas
buenas y honestas que no tienen nada por lo que disculparse.

Frunció el ceño. —No soy un snob.

— ¿Viste tu auto? Probablemente sea más caro que su casa.

— ¿Y eso me hace faltarle el respeto de alguna manera?

—Es un mundo diferente. No tienes idea de cómo han luchado Silas. No has
caminado con zapatos duros. Te han dado todo en bandeja de plata por lo que parece.
Quiero decir, tu hogar de infancia era un castillo. Eso es un paso adelante de una
mansión por Dios.

Apartó la mirada hacia el fuego. —Sin zapatos duros, eh.

—Quiero decir, vamos. ¿Cuál es la cosa más difícil que has tenido que
enfrentar? En serio, no quiero parecer una perra aquí, pero mis padres perdieron
todo en un incendio hace diez años. Debido a que el calentador eléctrico, que era lo
único que mantenía su casa caliente, hizo cortocircuito. Mi primo Farle estuvo a punto
de morir… y eso nunca hubiera sucedido si hubieran podido permitirse un verdadero
horno. ¿Alguna vez has tenido que enfrentar algo así? ¿Alguna vez has tenido que
elegir cuál de tus hijos pasara hambre? ¿Cuándo te has estado muriendo de hambre?

Sus cejas se dejaron caer y él permaneció en silencio.

Y cuanto más tiempo permanecían tranquilos entre ellos, más aparecían las
incompatibilidades. No es que él estuviera por mucho más tiempo, de todos modos.

—No puedo tener hijos, —dijo bruscamente—. Nunca me voy a aparear. Y lo


último que quiero hacer es dejar Caldwell, pero no hay nada que pueda hacer al
respecto porque la decisión no es mía.

52
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie sintió que un baño frío le cubría la cabeza. Y la sensación empeoró


cuando se hizo a un lado, sacó su billetera y sacó dos billetes de cien dólares.

Cuando se puso de pie, la miró. —No te culpo por sospechar de mí o de mi


carácter. La aristocracia no ha ganado más que la desconfianza de los plebeyos por
su sola reputación. Lo que sí me molesta es que no me des la oportunidad de
demostrar lo contrario y supones que solo porque tengo dinero en el banco mi vida
es un juego de niños. Ahora si me disculpas, me iré. Sé que te vas a desmaterializar
para ir al trabajo de todos modos, así que no hay necesidad de llevarte. Buenas
noches Ivie.

53
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Seis

Así que, si esos ciento veinte minutos durante la cena habían pasado volando,
las ocho horas del turno de Ivie hicieron más que compensar la diferencia. Cuando
finalmente llegó a casa, parecía que habían pasado doce años desde que había dejado
su apartamento para esperar a Silas en el vestíbulo, toda llena de una emoción y
expectación vertiginosa.

Hombre, ella había estrellado esa pequeña y feliz cena contra una pared de
ladrillos, ¿no era lo que había hecho?

Como su padre siempre decía, si tú ibas a hacer algo, hazlo bien. Claramente,
en ese frente, ella había estado obligada y decidida a ofender a un tipo que no había
sido más que decente con ella. Y fue especialmente hipócrita de su parte, teniendo
en cuenta que sabía muy bien que los ricos se enfermaban y tenían problemas y
sufrían pérdidas también.

Hola, ¿su carrera de enfermería?

Cuando su teléfono sonó, ella bajó su bolso, encontró la maldita cosa, y


respondió la llamada de su padre con un falso todo está bien.

— ¡Hola papá! Sí, segura en casa. Tuve una gran noche en el trabajo, y ahora
voy a ver un poco de televisión e ir a la cama. Sí, voy a ir mañana. No puedo esperar…
sí, sé que ellos dijeron que nada de presentes, y yo presté atención este año.
Simplemente no entiendo por qué no quieren… entiendo el orgullo, pero vamos. Bueno.
Sí. Envíale mis cariños a mamá… ¿qué? Oh por supuesto. Llegaré a tiempo.

Colgando, miró la pequeña pantalla del celular hasta que se oscureció. En el


fondo de su mente, durante toda la noche, había estado probando escribir mensajes
de texto para Silas, practicando combinaciones de palabras, signos de puntuación y
emojis, tratando de encontrar una amalgama correcta que compensara por ella el
haber sido tan perjudicial y haciéndole a él exactamente lo mismo por lo que ella
estaba preocupada que él le hiciera...

54
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Cuando el teléfono sonó en su mano, su corazón saltó en su garganta y busco


a tientas responder. —Hola… hola, ¿Silas? ¿Hola?

Hubo un latido de silencio. —Hey

—Hey. —Ella se hundió—. Escucha, lo siento mucho, no quise decir...

— ¿Me permitirías subir por un segundo?

— ¿Qué? ¿Estás aquí? Oh, Dios, absolutamente.

Ella casi corrió hacia el timbre, y sostuvo la maldita cosa presionada por
largo tiempo, con el sonido de eeeeeeeeeeeeeeeehhhh resonando en sus oídos, no es
que a ella le importara. Abriendo la puerta, salió y alisó su uniforme de enfermería.

La ropa que ella había usado durante su cita estaba en su mochila. No había
querido volver a ponérsela. Demonios, ella había estado pensando en quemarla para
limpiar su vida del mal yuyu.

Silas surgió de las escaleras y lentamente caminó hacia ella —Hey.

—Lo siento. Yo realmente lo siento.

Cuando se detuvo frente a ella, quería lanzarle sus brazos a su alrededor,


pero se contuvo. El Señor sabía que ella ya había pisoteado todo tipo de límites.

— ¿Sabes lo que me gustaría incluso más que una disculpa? —Dijo él.

—Nómbralo y es tuyo. ¿Quieres un riñón? ¿Parte de mi hígado?

—Quiero una invitación para mañana por la noche. Eso compensará todo.

Ivie tomó una respiración profunda. —Ah, ¿quieres entrar? Podemos hacer
esto en el pasillo, pero tal vez…

Él respondió a eso al rodearla y entrar a su departamento. Mientras que ella


los encerraba dentro el repasó todo y se sentó en el sofá.

Apoyándose contra la puerta, ella murmuró: —Te ves cansado.

Silas se restregó al cabeza y luego su rostro. Con una maldición, se hundió


en los cojines. —Preparativos.

55
J. R. WARD QUERIDA IVIE

— ¿Estás empacando todas las cosas de tu casa aquí? Quiero decir, ¿llevarás
todo contigo?

Él cerró los ojos. —Más bien es conseguir mantener mis asuntos en orden.
No llevaré mucho conmigo en realidad.

El bostezo involuntario que él dio era tan amplio, su mandíbula se abrió en


exceso, y entonces su pecho se elevó y cayó de nuevo.

—Mañana por la noche, —murmuró—, Me encantaría ir. Tú decides.

Ella trató de imaginarlo en la ruidosa cacofonía de la casa de sus padres con


su familia. Además, Rubes estaría allí, y esa mujer iba a tener un día de campo con
todo tipo de nociones románticas y películas de Lifetime22 girando en su cabeza.

Cruzando sus brazos sobre su pecho, Ivie aclaró su garganta. —Puede que
te pregunten cosas que no quieres responder.

Él inclinó la cabeza hacia ella y abrió los ojos. — ¿Como cuáles son mis
intenciones contigo?

—Tal vez. Sí.

—Contigo no tengo intenciones.

—Bueno, obviamente porque te estás mudando…

—Es demasiado tarde para intenciones. —Sonrió un poco—. Tú ya estás en


mi vida. Estas en mi corazón. Y si quieres que me lo guarde para mí, lo haré. Feliz
también. Puedo entender por qué tú no querrías ser acribillada a preguntas después
de que me haya ido.

Ivie inclinó la cabeza hacia un lado. — ¿Cómo es que siempre sabes lo que
debes decir?

—Solo contigo querida Ivie. Solo contigo.

—En serio, te ves agotado. Eres bienvenido a quedarte aquí por el día. Quiero
decir, sé que no es tan lujoso ni seguro como lo es tu casa, sin duda, pero es cálido y
oscuro. —Ella se rió—. Ahora ese es un anuncio de Travelocity23, ¿eh?

22
Canal de Cable dónde la mayoría de las películas son romances o dramas.
23
es una agencia de viajes online operada por Travelocity.com LP.

56
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Me tengo que ir.

— ¿Manejaste hasta aquí?

—Si no quieres que yo esté con tu familia, lo entiendo.

Arrancándose de la puerta, ella se acercó y se arrodilló frente a él —Me


encantaría. Realmente me gustaría que vinieras conmigo.

A pesar de que él no levantó la cabeza, su sonrisa era tan amplia como el


grandioso exterior, sus colmillos brillando, sus mejillas extendiéndose ampliamente.
—Eso es bueno. Eso es… genial.

—Ellos pueden ser mucho para manejar. Sólo lo menciono.

—Soy lo suficientemente duro. Puedo soportarlo.

Relajándose a sí misma entre sus piernas, ella se apoyó contra su cuerpo. —


¿Puedo sugerir algo?

— ¿Qué tienes en mente? —Él le apartó un mechón de cabello hacia atrás—


. ¿E involucra este diván? Porque anoche, creo que le dimos un buen uso.

— ¿Te gustaría tomar de mi vena?

Él retrocedió a pesar de que su cabeza no tenía lugar a dónde ir. Y el impacto


en su cara la hizo sentir disgustada.

Ella puso sus manos arriba a la defensiva. —Sí, sé que no soy un aristócrata,
así que mi sangre no es tan pura como a lo que estás acostumbrado...

—No digas eso, —dijo con el ceño fruncido—. Jesús, no digas eso jamás.

—Bueno, te ves un poco conmocionado.

—Es solo...

Cuando él no terminó la idea, ella se echó hacia atrás así que acabó estando
arrodillada. —No quería que las cosas se pusieran incómodas. Pero ese justamente
parece ser mi tema para esta noche. Tal vez debería haber revisado mi horóscopo.
Probablemente dijera algo así como, mantén tu boca cerrada.

Silas se inclinó hacia adelante y tomó su cara entre sus manos, de esa manera
en la que él lo hacía. — ¿Harías eso por mí?

57
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Por supuesto. Quiero decir... bueno, luces como si pudieras usarla. ¿Cuándo
fue la última vez que te alimentaste?

Él respondió a la pregunta en virtud de su esencia, esa especia de él


amplificándose, sus ojos yendo a su muñeca, que estaba desnuda.

Al instante, ella estaba caliente por todas partes.

—No ahí, —dijo con voz ronca—. Aquí.

Moviendo su oscuro cabello hacia un lado, ella acarició su yugular. —Te


quiero aquí. En mi garganta.

Él pecho de él comenzó a bombear arriba y abajo, y un gruñido impregnó el


silencio del departamento. — ¿Estás segura?

—Oh sí.

Para acentuar el punto, ella se quitó la mitad superior de su ambo, el algodón


rígido iba subiendo y salió por encima de su cabeza con facilidad. Cuando sus ojos se
dirigieron hacia su sujetador, ella se arqueó hacia adelante y alcanzó la parte
posterior de éste entre sus omóplatos liberando la sujeción…

Ella no llegó a ir más lejos que eso.

Con manos que eran toscas, Silas se aferró a ella y todo para echarla en el
sofá sobre su espalda. Y luego él estaba encima de ella, presionándola contra los
cojines, sus pálidos ojos volcánicos, su cuerpo tenso como un cable de acero, sus
colmillos alargándose.

Con una voz que era deliciosamente demandante, dijo, — ¿Incluso si no puedo
parar?

Él no estaba hablando de tomar demasiado de su vena. No, mientras rodaba


sus caderas para que ella pudiera sentir su excitación, sabía malditamente que se
refería al sexo.

—No quiero que te detengas.

—No hay mucho tiempo. Tengo cosas que tengo que hacer en casa. No podré
quedarme después...

—Cállate y entra en mí.

58
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Él no requirió más impulso que ese. Con un tremendo siseo, desnudó sus
colmillos y le mordió el cuello con fuerza, el dolor atravesó su cuerpo y se tradujo
en puro placer en el momento en que éste alcanzó su núcleo.

—Oh, Silas, —gimió mientras estiraba la espalda para darle más espacio.

Con ojos que estaban medio abiertos, ella miró por encima del hombro hacia
el techo, su punto focal variando arriba y abajo mientras él tomaba tragos profundos
y al mismo tiempo la montaba con su sexo a través de sus prendas. Había demasiadas
capas entre ellos, demasiados malditos pantalones, pero no había forma de detener
la succión. Él estaba tan hambriento, tan posesivo, que los tirones en contra de su
vena la llevaron al borde del orgasmo, lo cual no era casi más placentero que la
liberación misma.

Él todavía tenía puesto el abrigo, y esa fina lana era toda textura contra sus
pezones hipersensibles, la dura protuberancia de sus caderas presionando su centro
y luego retrocediendo hasta que ella perdiera su mente, su esencia era un rugido en
su nariz

—Te necesito, —ladró—. Te necesito en mí… ahora.

De alguna manera la escuchó, o tal vez había llegado al mismo nivel de


desesperación que ella… de cualquier manera, él retrajo sus caderas y movió una de
sus manos entre ellos, jalando de la cinturilla de sus pantalones del ambo mientras
ella ayudaba tirando de ellos hacia abajo y pateándolos junto con sus bragas.

Y luego él estaba sacudiendo el fino cinturón de cuero que llevaba. Ella se


hizo cargo entonces, apartando su mano mientras liberaba la hebilla, el botón, la
cremallera.

La longitud de él era dura, caliente, y larga en sus manos.

Y el sonido que hizo convirtió su cuerpo en un diapasón, un bajo vibrando a


través de ella.

Ella estaba demasiado impaciente por sentirlo dentro como para hacer
mucha exploración, y tan pronto como su cabeza estuvo en su centro, ella empujó su
pelvis hacia adelante para que así se hundiera más profundamente.

Su orgasmo llegó rápido y fuerte, la culminación no solo de lo que estaban


haciendo ahora, sino de los besos de la noche anterior, y todas las fantasías que
había tenido... infiernos, fue por todo el camino de regreso a ese momento justo

59
J. R. WARD QUERIDA IVIE

antes de que ellos trabaran miradas, cuando ella había sentido que nada volvería a
ser lo mismo otra vez.

En medio de los rítmicos pulsos, ella sintió un fuerte agarre de su mano


detrás de la rodilla posicionándola, su sexo se abrió aún más. Y luego él se movía
dentro de ella, bombeando con estocadas que enviaban la parte superior de su cabeza
contra el reposabrazos, con un crujido que se elevaba desde los soportes del sofá,
el sonido de golpes, probablemente, el alféizar de la ventana recibiendo una paliza.
O tal vez la pared. A quién le importaba.

Se había ido el aristócrata con buenos modales y palabras educadas, el


antiguo acento y la ropa costosa. Silas era absolutamente dominante, mientras
tomaba todo lo que ella tenía y exigía más, su ritmo áspero y poderoso, la lujuria de
un macho desatada sin restricciones.

Y ella solo quería más.

Y como si le leyera la mente, él enganchó su antebrazo donde había estado


su palma, asiéndola incluso aun con mayor firmeza bajo su gran peso, sus caderas
golpeando contra ella, la mitad inferior de su cuerpo balanceándose libremente…

Hasta que se bloqueó contra ella con un golpe de sus muslos, su erección
vaciándose dentro de ella mientras él continuaba alimentándose de su garganta.

Todo lo que ella podía hacer era aferrarse a sus hombros.

Y rezar para que nunca, nunca se detuviera.

Seguro que eso la mataría. Pero qué manera de irse.

La sensación de la lengua de Silas lamiendo las heridas punzantes que había


hecho en su cuello era erótica como el infierno, no es que allí hubiera una maldita
cosa que cualquiera de ellos pudiera hacer para seguir adelante con eso. Él se
derrumbó sobre ella, su sexo todavía estaba enterrado dentro de su núcleo, su
cuerpo era una cobija maravillosamente blanda. Debajo de él, ella estaba flotando en
una dichosa sensación de saciedad incluso cuando estaba siendo retenida por su peso.

—Odio que me tenga que ir, —dijo en su cabello—. Prefiero quedarme aquí.

60
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Yo también. —Ella le acarició la espalda—. Pero tenemos un mañana por la


noche por el cuál mirar hacia adelante.

Él levantó la cabeza. —Amen a eso. ¿A qué hora quieres que te recoja?

— ¿No sería más fácil con la nieve el desmaterializarse? Además, ahora que
tienes mi sangre en ti, puedes rastrearme.

—Me encantaría conducir, ¿si no te importa? Tengo un Range Rover que


pasaría a través de una avalancha.

—Y además mucho más tiempo juntos. —Ella le sonrió—. No es mala cosa.

—Un gran asiento trasero también. Ya sabes, por si en el regreso a casa soy
incapaz de contenerme.

—Por favor, no luches contra el sentimiento.

Él jugó con un mechón de su cabello, envolviéndolo alrededor de sus dedos.


—Puedes simplemente presentarme como tu amigo.

— ¿Es eso lo que quieres que haga?

—Simplemente no quiero que te presionen.

—Creo que me quedaré con Silas, ¿qué tal eso?

— ¿Cuál es el código de vestimenta?

—Una camiseta de banda de los años ochenta, tejanos rasgados y tres


noches de crecimiento de barba para los machos. Las hembras estarán con una
combinación de Forever 2124, casacas de gingham25 hechas a mano, y Macy’s26 las
separará si son elegantes. La comida será Cheez Whiz27, platos calientes y bolsas de
comida exótica como papas fritas con crema y cebolla, Fritos y Pringles.

Él sonrió. —He probado Fritos antes.

— ¿Con salsa de almejas?

24
Marcas de moda más reconocida en el mundo, con sede en Los Ángeles. Inspirada en la moda de la
calle, la música, la cultura y los estilos de vida más actuales.
25
Nombre que se le da a las prendas de algodón o hilo de diseños con rayas o cuadros.
26
Tienda departamental de EEUU dónde se puede comprar de todo en un solo lugar.
27
Queso procesado que tiene una consistencia sólida 61 similar a la de una salsa o un queso para untar.
J. R. WARD QUERIDA IVIE

— ¿Huh?

—La salsa de almejas de mi madre es increíble con ellos.

—Realmente estoy muy entusiasmado con esto.

—Y escucha, si quieres irte en cualquier momento, eres libre de irte.


Siempre puedo llegar a casa por mí misma. Como mi padre siempre dice, cuidar de mí
misma es mi único trabajo.

—No puedo esperar para conocerlo.

Por un momento, Ivie calló mientras se preguntaba cómo diablos iba a salir
todo aquello. Pero luego recalibró las cosas con la realidad de que aquello no era una
zona de guerra en la que se estarían metiendo. Sería ruidoso, compacto, estridente
y su padre iba a ser un poco sobreprotector, pero nadie iba a perder una extremidad.

Con suerte.

—Me quedaré por el tiempo que me permitan quedarme.

Ella frunció el ceño mientras miraba sus ojos pálidos. —Gracias.

— ¿Por qué?

—Por venir conmigo.

—Si pudiera iría a muchos lugares contigo. —Su sonrisa fue lenta—. Muchos,
muchos lugares.

—Sabes, podría ir a visitarte. Podríamos viajar o... —Cuando él apartó la


mirada, ella suspiró—. O no. Está bien. Oye, disfrutaremos de lo que tenemos.

—Sí. Sí lo haremos.

Cuando volvió a concentrarse en ella, rozó su boca con sus labios y susurró
en el Idioma Antiguo, —Gracias por el regalo de tu vena. Estoy honrado y agradecido.

Su dicción era hermosa, con las vocales arrastradas de la aristocracia y las


rítmicas consonantes.

—Fue un placer. Créeme.

62
J. R. WARD QUERIDA IVIE

La besó un poco más y luego él estaba liberándola de su peso, su cinturón se


clavó en su costado, retirar su sexo del de ella creo un espacio para el frío. Con un
elegante movimiento, él jaló la manta de abrigo del respaldo del sofá y la extendió
sobre ella.

Silas no se puso en pie de inmediato y corrió hacia la puerta. Simplemente


se sentó allí, acariciando su pierna, luciendo como si lo último que quisiera hacer
fuera meterse en un automóvil frío y conducir a través de la ciudad a donde quiera
que viviera.

—Ya hemos hecho italiano e inglés, —murmuró él.

—Mañana por la noche, haremos Hannaford.28

Él se rió entre dientes. —No sabía que fuera un país.

—Lo es. Es pequeño, pero muy ordenado, y relativamente barato de visitar,


siempre y cuando tengas tu tarjeta Hannaford contigo.

—Después de eso... quiero llevarte a un restaurante francés. Y luego uno


griego. Un ruso. Tenemos que hacer también coreano, vietnamita, chino y japonés.
Mmm... Me gusta esa sonrisa en tu cara.

Mientras él la besaba rápidamente, ella murmuró, —Y me gusta la idea de


tener muchos lugares para ir contigo.

Eso era una panacea para la realidad de que se estaban quedando sin tiempo.

28
Cadena de supermercados con sede central en Scarborough, Maine, y distribuido a lo largo de otras
ciudades de EE.UU.

63
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Siete

—Está allá arriba. —Ivie se inclinó hacía el tablero. — ¿Ves la colina?

Los limpiaparabrisas barrieron hacía la izquierda y a través de la nieve que


caía, las luces de la casita de sus padres parecían una nave espacial que descendía
para aterrizar, flotando sobre la elevación cubierta de nieve.

—Ciertamente lo hago. —Silas sonrió—. Es bueno que trajera el Range


Rover.

En el fondo de su mente, Ivie pensó que era extraño que estuviera saliendo
con alguien que tenía la opción de elegir entre este SUV tintado tipo tanque o un
Bentley. Por otra parte, nunca habría esperado estar con alguien que se viera tan
bien como él.

Lo que no significaba que pensara que era poco atractiva. Pero... maldición.

Deseaba verse como esas rubias tontas con tetas grandes como salvavidas
y tacones de aguja de mil dólares.

Dando un vistazo, estudió su perfil. Esta noche él usaba nuevamente el


abrigo de lana de cordero color negro, un suéter de cachemira rojo y esos pantalones
grises. El botón del pantalón era de un blanco cegador, los picos se salían de la
cinturilla lo suficiente para hacer que sus retinas se ajustaran.

— ¿Puedo preguntarte algo? —Dijo ella—. Este no es el momento para ello,


pero…

—Cualquier cosa. —Extendió la mano y tomo la de ella—. Soy un libro abierto


para ti.

Por un momento Ivie se perdió, reflexionando sobre el agradable color de


las mejillas y la energía que él exudaba. No quería parecer arrogante, pero tenía la
sensación que todo se debía a la alimentación de la noche anterior. Sin lugar a dudas

64
J. R. WARD QUERIDA IVIE

él había estado tan absorto terminándolo todo que no cuido de sí mismo por un
tiempo. Nada inusual.

— ¿Ivie?

—Lo siento —ella se enfocó nuevamente—. ¿Tienes algún otro tipo de ropa?
Quiero decir, sé que este conjunto increíblemente elegante de suéter y pantalón
parece nuevo cada vez que te veo. Debes tener muchos de este tipo. Pero ¿Alguna
vez has conocido un conjunto para hacer ejercicio? O tal vez ¿Una camiseta de
entrenamiento?

Él rio. —Soy del tipo de hombre constante. Me siento cómodo de esta


manera, no tengo que perder el tiempo preguntándome si todo luce bien y es mejor
que la otra opción.

— ¿Smoking? ¿Pijama de seda?

—Duermo desnudo.

Una oleada de calor hizo que se agitara en su asiento. — ¿Y cuándo pasaras


el día conmigo para que pueda experimentar eso personalmente?

Frunció el ceño y respiro hondo. —Dios, eso me encantaría.

—Entonces hagamos que suceda… ¡Oh, el camino de entrada es ahí! —Se


apoyó contra el salpicadero mientras él frenaba—. ¡Lo siento! Debería haberte
avisado.

—No hay problema. Para eso fabrican neumáticos de nieve.

El Range Rover subió la colina como un caballo con buenas herraduras,


resoplando por la pendiente sin inmutarse por los surcos en la nieve y la placa de
hielo. A medida que ganaban un poco de altitud, Ivie se movió y miro hacia el valle. El
campo estaba escasamente poblado, las casas estaban separadas por cuartos y
millas, los campos intermedios estaban delimitados por muros de piedra y líneas de
árboles que llevaban allí por muchas generaciones.

—Amo este lugar, —susurro ella —. Estoy feliz de vivir en la ciudad, pero mi
corazón está donde crece el maíz y las vacas.

— ¿Alguna vez regresarás?

65
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Tal vez. Tengo la fantasía que voy a comprarme un terreno en la siguiente


colina, estar cerca pero no demasiado cerca, sabes a lo que me refiero.

—Ya sea que te desmaterialices desde aquí o en la ciudad, no importa. Y


estarías más segura en una casa con un sótano y un túnel subterráneo a otro refugio.

—Suenas como mi padre.

—Admiro el sonido del pensamiento masculino.

Se detuvieron en la parte delantera del rancho, y a través de las ventanas


se divisaba a personas riendo, comiendo y bebiendo, todo esto era lo que amaba de
su familia.

— ¿Vamos? —Dijo él.

— ¿Estás listo para esto?

Él se inclinó y tiro de ella para darle un beso—. Y dispuesto. Pero esa


segunda parte puede ser más tarde en la noche.

Ivie sonrió contra su boca. —Nos vamos justo después del postre.

—No tomes esto por el camino equivocado, me refiero a que no vamos a


irrespetar a tu familia…

—También estoy contando los minutos.

Después de otro rápido beso, ambos abrieron sus puertas, y debido a la


forma en que Silas se apresuró para ofrecerle su brazo, supo que él hubiera
preferido que esperara y lo dejara ser un caballero. Sin embargo, no parecía molesto.

No había un camino como tal, solo un sendero aplastado sobre la nieve que
conducía a la casa. La puerta era de aluminio para parecer madera como el
revestimiento gris y blanco y las contraventanas rojas. El techo era de asfalto, no
de pizarra y no había chimenea.

En el instante en que ella entro, una ráfaga de aire caliente y conversaciones


estallaron en la noche invernal.

— ¡Ivie!

—Hola chica…

66
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Llegas tarde… Por qué viniste conduciendo…

Todos los saludos se detuvieron cuando entro… y Silas la siguió.

En la poca profunda sala de estar, sus quince parientes más cercanos y


queridos se quedaron inmóviles a la mitad de la bebida, a mitad de la comida, a mitad
del saludo, a mitad de mierda, la mayoría paralizados por el elegante macho que
cuidadosamente cerró la puerta.

Suponía que era como cerrar la tapa de una Coca –Cola dietética de dos
litros. Después de poner dentro una pastilla de Mentos.

—En realidad, soy vendedor de aspiradoras. —Silas le puso una mano en el


hombro—. Pero no se preocupen, la querida Ivie me ha hecho jurar que no comenzare
un sermón sobre la succión, las bolas rodantes, o los accesorios de barra. ¿No es así
cariño? Y evidentemente el debate sobre bolsa contra bote está fuere de limite. Ella
es bastante estricta con esas cosas.

Hubo un silencio como un latido de corazón y luego su familia comenzó a reír.

—Todos, —dijo ella con una sonrisa—. Este es Silas. Silas… conoce a mi
familia.

Silas conoció a su madre, sus dos abuelas, dos tías, un tío del lado de su
padre, por parte de las dos familias sobrinas, sobrinos y sobrinas nietas, sobrinos
nietos y primos, uno por uno. Y con cada presentación, miraba al familiar a los ojos,
le daba la mano, aceptaba abrazos, sonreía, bromeaba, hablaba enserio cuando era
necesario y era absoluta y malditamente perfecto.

¿La mejor parte? Su sinceridad fue una ganadora en todos los ámbitos.
Parecía honestamente interesado en el dedo gordo de la Granhmen, luego en el diente
malo de su tío, el clima frío, la decepción de que los Patriots hayan perdido en los
Playoffs, más sobre el clima, el gobierno humano, la perdedora estrategia defensiva
del equipo de baloncesto masculino de Syracuse contra Louisville. Nuevamente con
el clima, cómo tejer una alfombra, por qué los pájaros volaron hacía el sur a finales

67
J. R. WARD QUERIDA IVIE

de este año (Calentamiento global, vamos todos a morir), y finalmente, la mejor


manera de preparar las albóndigas suecas en gelatina de uva en una Crock Pot29.

— ¿No estoy familiarizado con esa manera de cocinar? —Le dijo él a su tía—
. ¿Es barro? ¿Pero cómo la enchufas?

La tía de Ivie se agarró el antebrazo como si estuviera a punto de


desmayarse. — ¿Nunca antes has visto una Crock Pot?

—De hecho no. Sin embrago, creo que este conocimiento que estoy
padeciendo es por la falta de…

—Sabía que te gustaba. ¡Lo sabía! ¡Lo sabía!

De la nada, Rubes se lanzó hacía Silas, la pelirroja aparentemente había


entrado por el frío. — ¡Lo sabía! Siempre tengo razón sobre estas cosas.

Mientras luchaba por mantenerse en pie, Rubes ya lo estaba alejando — ¡Y


ahora estas aquí! —Miro a Ivie—. ¡Él está aquí! ¡Con nosotros!

Ivie abrazó a la hembra, en parte porque el entusiasmo la conmovió


honestamente y en parte porque, querido, Dios, su prima iba a provocarse una
aneurisma.

—Silas ¿Recuerdas…?

Rubes puso las manos en las caderas. — ¿Puedo decirte cuanto amo tu
nombre, Silas? Quiero decir, Dios mío, es el nombre más perfecto que he tenido…

Cuando Rubes se calló a mitad de la frase, Ivie tuvo la sensación de lo que


estaba pasando. Y efectivamente, su padre estaba saliendo de la cocina, con la cara
ceñuda y un cuchillo en la mano.

—Papá, —Dijo Ivie, mientras trataba de no levantar las palmas para


proteger a su cita—. Este es Silas. Te hable sobre él ¿Recuerdas? Te dije que
vendría conmigo.

Silas fue a dar la vuelta, y estaba bastante claro en el momento en que


recibió una carga del macho... porque casi, pero no completamente, ocultó su
retroceso.

29
Olla eléctrica. Su nombre se debe a la traducción como olla de barro donde los alimentos se cocinan
lentamente.

68
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Por otro lado, había mucho que decir sobre esa descarga de energía.

Hirah media por encima de seis con cinco30, largo cabello castaño, barba de
leñador y tatuajes en ambos brazos justo como los de Son of Anarchy31.
Naturalmente vestía una camiseta que mostraba sus músculos… y uno podría pensar
que lo había hecho a propósito solo para mostrar sus armas a las citas de su hija,
pero no. Vestía así sin importarle el momento de la noche, la temporada o la ocasión.
Los pantalones vaqueros caían sobre sus caderas, una pesada cadena de acero que se
balanceaba mientras caminaba sujetaba su billetera y la hebilla de su cinturón tenía
la forma de la cabeza de un venado.

Cuando su padre se detuvo frente a Silas, el otro macho inmediatamente


extendió su mano y en el Idioma Antiguo dijo, Señor, soy Montasilas, hijo de
Mordachy el joven. Y es un honor el ser bienvenido en su hogar.

La dura mirada de Hirah lo recorrió de arriba abajo. —Me gustaría, pero


tengo un cuchillo en la mano.

Si, olvida que la otra mano la tienes libre pensó Ivie. Oye, ¿Qué tal si
tenemos cuidado con esa hoja de diez pulgadas32 en tu puño? Hay al menos dos
personas en Caldwell que no la han notado.

—Y en cuanto a la parte de bienvenida, ya veremos sobre eso. —Hirah señalo


hacía la cocina con la punta de la hoja—. Ustedes dos vienen a hablar conmigo
mientras corto.

¡Genial! Ivie miró a su mahmen en busca de ayuda… pero no. La hembra se


había sentado en el sofá como si hubiera hecho todo lo posible por evitar esta
colisión, pero se resignó al fracaso.

Mientras Ivie y Silas se dirigían a las persianas que ocultaban parcialmente


la cocina, hubo un montón de murmullos en la sala por parte de sus idiotas familiares.

—Al menos habrá testigos, —murmuro para sí misma.

En la cocina al lado opuesto del salón, las ollas estaban a fuego lento sobre
la estufa, los platos calientes estaban en los mostradores y un par de Crock Pot en
la mesa donde se estableció el buffet.

30
1.98mts.
31
Serie de TV estadounidense sobre la vida de un club de moteros.
32
25.4cm.
69
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Entonces, —dijo Hirah mientras ponía una pila de zanahorias crudas en la


tabla de cortar junto al fregadero—. Estas saliendo con mi hija.

¡Crash! Corto las hojas de las indefensas hortalizas. Y ese brazo se abulto
como si fuera a explotar por la fuerza que puso en la rebanada.

Silas se aclaró la garganta. —Sí señor. Lo estoy.

—Uh Uh. — ¡Crash!—. Y ¿Has estado en su apartamento verdad?

—Sí señor, he estado.

—Has estado, tú has…

Ivie Levantó las manos. — ¡Papá! Vamos, esto es…

—Realmente no me preocupa…

¿Disculpa? Pensó Ivie.

Antes de que pudiera decir algo la cabeza de Hirah se movió como algo
salido de la película de Chuky. — ¿Realmente no te preocupa su apartamento? —Hizo
un gesto con ese cuchillo—. Ella paga por ese lugar. No de un fondo fiduciario, trabaja
muy duro haciendo un trabajo honesto para ganar ese dinero…

—Bieeeeen, —dijo Ivie—. Vamos a bajar esto unos cientos de grados...

—Me preocupo por ella durante el día. —Silas negó con la cabeza—. Esos
humanos a su alrededor haciendo cosas idiotas. ¿Qué pasa si hay un incendio? ¿Qué
pasa si alguien quiere entrar? Ella esta indefensa. No hay a donde ir. Sin ninguna vía
de escape. Nadie a su alrededor para ayudarla. No digo que no pueda cuidarse sola.
Si he aprendido algo sobre su hija en el poco tiempo que la conozco, es que es
autosuficiente, inteligente y capaz. Creo que la independencia está bien, pero estaría
mejor aquí. —Él se volvió hacia ella—. Tal como dijiste en el auto, en la próxima colina.
Con un lugar propio pero lo suficientemente cerca para que tu familia pueda estar
allí, preferiblemente a través de un túnel subterráneo.

Hirah parpadeó, y luego también se giró hacia ella. — ¿Cuántas veces te he


dicho esto? Puedo hacer el túnel yo mismo, lo sabes.

—Él tiene una postura muy válida Ivie. —Asintió Silas ─. Nadie quiere
quitarte tu independencia, estoy seguro.

70
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Diablos, no, —Intervino su padre—. Además puedes desmaterializarte


hacía la clínica desde aquí.

—Ese fue mi punto, —asintió Silas—. Y sé que vas a insistir en pagar por ti
misma...

—Siempre con el lo tengo, puedo cuidarme sola, —murmuró su padre.

—Pero Ivie, —le imploro Silas—, si tu padre puede hacer el trabajo será
menos costoso… esta es una muy buena idea. Y dijiste que aquí está tu corazón.

— ¿Dijo eso? — Pregunto Hirah—. Ivie, pensé que te gustaba la ciudad.

—Y la familia es fundamental Ivie, nadie cuidara de ti como lo hacen tus


padres y tú sangre.

Hirah miró a Silas y volvió a mirar a Ivie. —Si, lo que dijo.

Ivie levanto una mano y golpeo su cabeza gimiendo.

—Papá, ¿podemos volver a cuando querías matarlo? En realidad, estaba


disfrutando mucho más ese horror que esta confabulación de testosterona que
ustedes dos están teniendo.

71
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Ocho

— ¿Cuándo lo traes de regreso?

Hacia el final de la noche, Ivie se rió mientras se sentaba con su mahmen en


el viejo sofá de la esquina. —No pude conseguir que se fuera.

Al otro lado de la sala de estar, Silas estaba sentado en una silla plegable
de plástico junto a su padre, su tío y su tía mayor… que era el pilar de la familia. Los
cuatro jugaban al gin rummy33, todos encorvados hacia adelante, sobre una mesa
desvencijada, las cartas volando rápidamente, el abuso verbal y de una sola habilidad
tan rápido. Había sido así durante la última hora, y francamente, ¿si alguien hubiera
tratado de decirle a Ivie que esta sería la conclusión de la noche?

Ella habría supuesto que era la trampa para una mala broma.

Un aristócrata se mete en una casa prefabricada con la hija de un


motociclista, y el cantinero lo mira y dice, — ¿Has dejado que te castraran con un
cuchillo de trinchar?

O algo por el estilo.

Excepto que Silas no solo encajaba; se había convertido en uno de ellos. A


pesar de su alto acento y su ropa cara, se rió, sonrió y guiñó un ojo, encandilando a
las hembras y conociendo a los machos cara a cara.

Rubes se acercó y se apretujó al lado de Ivie. —Él es el Príncipe Encantador.


Eso es lo que es. Y no podría haberle sucedido a una hembra mejor.

Todo lo que podía hacer era sacudir la cabeza con tristeza. —Sin embargo
no habrá un futuro feliz para siempre.

33
Juego tradicional estadounidense, consiste en armar combinaciones que, como mínimo, deben estar
formadas por tres cartas iguales (del mismo valor) o por tres cartas consecutivas del mismo palo.

72
J. R. WARD QUERIDA IVIE

— ¿Por qué no? —Dijo su mahmen—. Él te adora.

Rubes asintió. —No puede apartar la vista de ti.

—Regresa con su gente el Viejo País.

Como todo tipo de ¡No! Eso no puede ser burbujeado alrededor, Ivie se
encogió de hombros. —Es lo que está haciendo.

Supuso que él estaba poniendo su dinero donde estaba su boca cuando se


trataba de esa cosa de toda la familia que ama lo mejor.

Su mahmen tomó la mano de Ivie. —Bueno, lamento mucho que se vaya. Pero
la parte egoísta de mí se siente aliviada de que no vayas con él.

Ivie negó con la cabeza. —No nos conocemos lo suficiente para ese tipo de
cosas. Y también somos lo suficientemente inteligentes como para darnos cuenta de
que la larga distancia de esas proporciones simplemente no es práctica. Es difícil sin
embargo. Y estoy loca, ¿cómo puede alguien que conocemos de tan poco tiempo
significar tanto?

—El amor es así, —dijo Rubes—. Has pensado que estaba loca durante años
sobre esto y ahora mira… ¡ha! estaba en lo cierto.

—Aún creo que estás loca. —Ivie le dio un abrazo rápido a la hembra—. Pero
eso es lo que me gusta de ti.

Rubes, se sonrojó. —Sabía que por dentro había un centro suave de caramelo
en ella, simplemente lo sabía.

—Oh, Ivie, la hora. —Su madre tocó el Seiko que llevaba en la muñeca—.
Será mejor que vuelvas ahora. Son casi las cinco.

—Mierda. Es tarde.

Ivie se puso de pie, y en el momento en que lo hizo, los ojos de Silas se


dirigieron hacia ella y él sonrió. Cuando ella asintió con la cabeza sobre su hombro
hacia la puerta, él inclinó su cabeza y dobló sus cartas.

Las despedidas fueron largas y vociferantes y Silas se tomó su tiempo con


estos extraños que parecían haberse hecho amigos. Y entonces Hirah los estaba
guiando hacia la noche nevada.

73
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Llámame cuando llegues a casa, —dijo bruscamente el macho grande


mientras le daba a Ivie un fuerte abrazo.

Cuando le devolvió el abrazo, se conectó instantáneamente a todas las veces


que su padre había estado allí para ella. Todos los golpes y magulladuras cuando era
niña, las preocupaciones sobre su transición, las inseguridades de un adulto joven, la
escapada por la independencia que aún estaba haciendo. No era un tipo fácil, seguro.
Hirah era duro e impetuoso, y en el fondo de su mente, a veces había dicho que
podría matar a alguien que la ensuciara. Se opuso simplemente a lanzar esa hipérbole
como lo hicieron otros padres.

Pero nunca había vacilado en su amor por ella. Él era la montaña y el lecho
de roca que le daba la confianza para volar.

—Te llamo, te lo prometo, —dijo ella—. Tan pronto como entre en mi


apartamento… y no, él no se queda el día, lo sé, lo sé.

Por supuesto, ella no iba a mencionar las cosas que ellos habían hecho justo
antes del amanecer. No había razón para impulsar el acuerdo entre papá y el novio.
Su padre, a pesar de su estilo iconoclasta y motero, era en su corazón un alumno de
la vieja escuela que no hizo trampa con su shellan, trataba a las hembras con respeto,
y creía que su hija era demasiado preciosa para dormir con cualquiera.

Dando un paso atrás, le dio a Silas la oportunidad de presentar sus respetos.


Lo que hizo.

Extendiendo la palma de su mano, dijo, —No hay cuchillo en la mano esta


vez.

Hirah soltó un gruñido, y luego agarró a Silas y tiró de él para darle una
palmada en la espalda tan fuerte, que su padre parecía que estaba tratando de hacer
eructar a un bebé de piedra. Pero Silas lo tomó y le devolvió a su vez. Entonces los
dos machos se liberaron.

—Si la lastimas te mato. —Hirah se inclinó—. Y no lo digo de forma


amenazante. Voy a perseguirte y será lento y doloroso…

Bingo. — ¡Papá! Vamos...

Hirah se encogió de hombros. —Solo le hago saber dónde está parado. Si


juegas con mi hija, te haré daño y no te alejarás. Muy simple.

74
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Yo sentiría lo mismo si tuviera una hija, —dijo Silas en voz baja.

— ¡Mira! Mi hombre. —Hirah lo palmeó en el hombro esta vez.

Ivie tosió el dolor en su pecho lejos, —te amo, papá.

—Te amo más.

Silas la ayudó a sentarse en el Range Rover, levantó una mano hacia Hirah,
y luego bajaron la colina.

Girando en su asiento, echó una última mirada al roble de su padre, parado


en el frío con nada más que una camisa de tirantes, sus bíceps abultados y pies
plantados como algo sacado del Universo Marvel.

—Tanto amor en esa casa, —dijo Silas—. Lo convierte en un palacio, lo hace.

—Los amo mucho.

— La sensación ha sido ampliamente devuelta. —Él tomó su mano y la sostuvo


─, voy a decir sin embargo…

Ella giró hacia atrás. — ¿Qué, no te gusto ser acosado por mi papá?

—Tu tía. Con las cartas, creo que hace trampa.

—Oh, Dios lo sé, ¿verdad?

Hablaron durante toda la noche mientras descendían por la pendiente y


salían a la carretera principal. Al pasar por campos nevados y árboles esqueléticos,
reflexionó sobre cómo había pasado mucho tiempo desde que había hecho esto con
otra persona, este intercambio de recuerdos y opiniones sobre una noche que habían
compartido.

Habían superado la siguiente subida y estaban descendiendo al otro lado


cuando el Range Rover comenzó a disminuir.

Y luego detenerse.

— ¿Algo no está bien? —Dijo ella, mirando el tablero y luego por las
ventanas.

Silas se volvió hacia ella y le dijo con voz gutural, —No hay mucho tiempo
antes del amanecer.

75
J. R. WARD QUERIDA IVIE

— ¿Esto se ha roto…?

— ¿Qué dirías si te sugiriera que te desmaterializaras a tu hogar?

Echó un vistazo al reloj. Las despedidas habían tardado al menos veinte


minutos, lo que significaba que habían tardado unos cuarenta minutos en empezar a
preocuparse por la llegada del amanecer. Su departamento todavía estaba a quince
millas34 de distancia, pero tenían tiempo.

—Creo que lo lograremos. —Y en su corazón, ella quería que él se quedara


con ella—, quiero decir…

─Pero si no tengo que dejarte, tenemos diez minutos adicionales juntos.

—Oh, está bien, claro. Ah... me puedo desmaterializar, seguro. —Ella buscó
su bolso—. Así que mañana…

Él fue por ella tan rápido que ella no rastreó la embestida. Un minuto estaba
sentado en el lado del conductor detrás del volante, al siguiente estaba casi
arrastrándola fuera de su asiento y en su regazo.

Bien, esto era algo con lo que ella podía ayudarlo.

Mientras lo besaba, se desabrochó el cinturón de seguridad mientras él se


reclinaba, y ella estaba a horcajadas sobre él, con los muslos bien separados, cosas
que se clavaban en ella, especialmente en su centro. Mientras él metía las manos bajo
su camisa y capturaban sus pechos, empujando su sostén fuera del camino, ella gimió
en su boca.

—Te deseo, —dijo ella—. Oh, Dios...

—Pantalones, necesito ayuda con tus pantalones.

Y fue entonces cuando asumió todas las posiciones de yoga sobre la


situación, retorciéndose en extraños ángulos para poder quitarse los pantalones
negros. Fue un espectáculo feo, seguro. Y tuvo que comenzar a reír cuando su
pantorrilla se encogió y se contorsionó involuntariamente, su cabeza volteó hacia
atrás y golpeó la ventana.

— ¿Estás bien? —Preguntó él.

34
24.14km.

76
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Tengo un caballo charley35… déjame solo...

—Puedo ayudarte...

Su zapato se salió y rebotó en algún lado, y luego su sujetador se soltó, y


ella le dio un codazo en la cara.

—Esto siempre va mejor en las películas, —dijo ella entre risas.

Se rieron tan fuerte, que ella necesitaba recuperarse con algunas


respiraciones profundas cuando la mayoría de la situación hilarante había pasado.
Pero ella consiguió una pierna del pantalón libre, y al segundo la mano de Silas rozó
su núcleo, las cosas se pusieron serias rápidamente.

Acariciándola, bajó los párpados y gruñó, —Dame tu boca, hembra.

La atrajo hacia sí por la nuca y luego sintió algo entre sus piernas que era
caliente y romo.

Ivie se sentó sobre su excitación, ambos gimieron y se sacudieron.

Controlando el ritmo, movió las caderas y usó las rodillas para subir y bajar,
el placer tan agudo, no pudo decidir si cerrar los ojos para poder concentrarse más
o mantenerlos abiertos de modo que ella nunca olvidara dónde estaban y qué estaban
haciendo.

Su liberación fue abrumadora y él estaba allí con ella, a pesar de que estaban
esforzándose en el espacio confinado, y sus ropas estaban enredadas, y oh, mierda,
la palanca del asiento estaba muy en el camino, y también la consola… ¿qué tan grande
era esto que no le importaba?

El sexo fue increíble, íntimo, emocionante, divertido y conmovedor.

Y cuando terminó, se hundieron juntos, ella puso su cabeza en su cuello


mientras él corría sus palmas hacia arriba y abajo de su espalda.

—Ahora eso, —murmuró─, fue un buen uso del tiempo.

Silas se rió entre dientes, su pecho vibraba debajo de ella. —Tengo


momentos de verdadera inspiración, y sin duda alguna fue uno de ellos.

35
Una contracción repentina, abrupta, o espontánea de un músculo que causa dolor extremo, dejando
malestar o dolor residual en el musculo.

77
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Retrocediendo ella lo miró a los ojos.

Mientras la miraba, ella casi lo dijo. Pero al final, mantuvo el te amo para sí
misma.

— ¿Te veré mañana? —Susurró ella mientras alisaba su espeso y oscuro


cabello hacia atrás.

—Estoy contando los minutos.

— ¿A dónde vamos? ¿Grecia o algún lugar de Asia?

—Espera en la puerta de tu edificio a las seis y averígualo.

—Mmmm, no puedo esperar. —Ella rozó su boca—. Y tal vez...

—Sí, —dijo en voz baja—. Voy a quedarme toda la noche…

—Rayos.

— ¿Qué?

—Hace una semana acepté tomar un turno extra para un amigo. —Maldita
sea—. Así que tengo que trabajar mañana por la noche, aunque normalmente me iría.

—Está bien. Vamos a cenar y regresaremos al final de la tarde. Ya estoy


hambriento por ti y todavía estoy dentro de ti.

Ivie se rió en lo más profundo de su garganta. —Dices las cosas más dulces.
Lo juro.

—Será mejor que te vayas.

—Lo sé.

Se quedó un momento más, su cuerpo reacio a desmontar de él. Y cuando una


ola de tristeza se apoderó de ella, trató de decirse a sí misma que era demasiado
pronto para ponerse de luto.

Estúpido también.

Teniendo en cuenta que ella tenía el resto de su vida para extrañarlo.

78
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Nueve

Y luego él la levantó.

La noche siguiente, Ivie todavía estaba esperando en la puerta de su casa


en el edificio de apartamentos a las seis y treinta y siete. Su teléfono estaba en su
mano sin mensajes de texto o llamadas, no había un automóvil subiendo, y Silas
tampoco.

Había llegado a casa a salvo. Ella lo sabía. Él la había llamado tan pronto
como él había cruzado la puerta, y habían hablado hasta que ella se cayó dormida,
acunando su celular a su oreja como si fuera una almohada. Al atardecer, ella se
había despertado emocionada, lista para verlo, y se había vestido un poco, y bajo
corriendo.

Donde las cosas estaban en un punto muerto.

—Discúlpame.

Ivie se hizo a un lado para que el humano que se estaba yendo pudiera salir
por la puerta del vestíbulo. Y luego, un minuto después, ella se estaba reclinando en
la pared de los buzones de nuevo cuando entraron un hombre y una mujer.

Ella miró su reloj. Y luego su teléfono.

—Bien, suficiente con esto.

Aunque incluso con la resolución, ella se demoró un poco más, mirando la


alfombra de nieve y las huellas dejadas por la pareja disolviéndose.

Eran poco más de las siete menos cuarto cuando ella se volvió y tomó las
escaleras de regreso a su casa. Entro, se dirigió hacia el sofá y se sentó, poniendo
su bolso en la mesa de café.

79
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Miró la pantalla oscura de su teléfono mientras los humanos sobre ella se


movían, el techo crujió silenciosamente. Alguien estaba haciendo un curry por el
pasillo. Otra persona estaba cocinando algo con albahaca y cebollas en ella.

La mezcla de olores le hizo pensar en los planes que había hecho.

Algo tenía que estar mal.

Abrió una pantalla de texto, le tomó un par de intentos y se decidió por un


espero que todo estuviera bien… no te preocupes por la cena. Me voy a trabajar para
cubrir ese turno extra. Tal vez nos pongamos al día al final de la noche.

Y luego ella esperó.

Cuando nada vino de regreso, ella frunció el ceño y volvió a revivir la noche
anterior desde las buenas noches. No había pasado nada, nada que sugiriera que la
sorprendería, a menos que sea un actor ganador del Oscar, y ciertamente no parecía
que fuera engañoso de ninguna manera. Entonces, ¿qué demonios estaba pasando?

Ella encendió la pantalla de su teléfono. Sin notificaciones.

Cinco minutos después, ingresó su contraseña y revisó todo internamente.


Nada. No había llamadas telefónicas pérdidas o mensajes, sí, nada había pasado
durante los nanosegundos cuando ella había parpadeado.

Cuanto más miraba esa pequeña pantalla, más se daba cuenta... realmente no
sabía mucho sobre Silas. Ella nunca había estado en su casa. Nunca había conocido
a su familia o amigos. Ella solo tenía una vaga idea de qué hacía. Y no tenía medios
para contactarlo aparte de su teléfono móvil.

Cuando ella estaba con él, cuando lo miraba a los ojos, se sentía como si
supiera todo lo que necesitaba saber. ¿Pero frente a este agujero negro? Comenzó
a hacerse preguntas.

Y sin embargo, había otro lado de ella, uno más racional, que bastante
razonablemente le señaló que era un poco prematuro ir por el drama solo porque el
chico llegaba una hora tarde y no se había reportado.

Bien, pronto será dos horas tarde. Pero, aun así.

80
J. R. WARD QUERIDA IVIE

No había duda de que había una explicación razonable para esto, y en


cualquier minuto el teléfono iba a sonar, ella escucharía su voz y recibiría la historia
de lo que había sucedido, y podrían volver sobre la pista.

—Bueno. Está bien. Hora de ir a trabajar.

Palmeando su mano libre en su muslo, se puso de pie, agarró el bolso, y se


dirigió a la puerta una vez más. Las buenas noticias de tener que ir a la clínica era
que no había manera de que ella pudiera sentarse durante horas mirando su teléfono
mientras sus emociones devoraban su razonamiento.

Silas estaría en contacto. No había forma de que no lo hiciera.

—Nada.

Cuando el segundo descanso de Ivie llegó a su fin, su teléfono seguía siendo


un páramo de no-comentarios, no-llamadas, y ella estaba tan nerviosa como un adicto
sin su droga. Y eso fue lo realmente alarmante.

Sentada sola en la sala de descanso, con nada más que el zumbido del
refrigerador del personal y el susurro de las luces fluorescentes en el techo para
hacerle compañía, echaba de menos a Rubes. Bueno, echaba de menos a la hembra.
Con su prima habiendo hecho la transición al ala VIP, Resultó que las dos no estaban
en el mismo horario de descanso, y una cosa sobre Rubes era que ella era una alegre
distracción. Dicho esto sin embargo, era probable que su prima solo fuera a parlotear
sobre el amor verdadero y el romance y cómo iba todo esto a ser un ejercicio.

Así que sí, era difícil saber si era mejor estar a solas con su cabeza o en la
compañía del tipo de optimismo que Ivie sin duda no estaba sintiendo en este
momento.

Probablemente lo mejor era estar sola. Su humor estaba empeorando, y la


enfermera clínica en ella no estaba ayudando ofreciéndole un comentario sobre el
repentino desequilibrio de dopamina y serotonina que se produce en el cerebro
vampírico cuando el placer es reemplazado por el estrés y el dolor. ¿Por ejemplo,
esa sensación de dolor detrás del esternón? Había una razón fisiológica real para
ello. Románticas como Rubes, ponían un nombre al dolor, pero “la angustia” en
realidad no era más que una combinación de hormonas del estrés, variantes de la

81
J. R. WARD QUERIDA IVIE

presión arterial y tensión muscular inconsciente. Y al igual que el resfriado o la gripe,


eventualmente pasaría.

Lástima que no pudiera tomar Mucinex36 por ello…

La puerta de la sala del personal se abrió de golpe y un colega suyo se inclinó.


—Ivie, tu paciente en el ocho está en código nuevamente.

Ivie se levantó de un salto y arrojó el bocadillo que ella no había comido en


la basura. —Maldita sea, pensé que finalmente se había estabilizado...

El resto del turno se gastó lidiando con una muerte que todos en la familia
y el personal sabían que vendría. El paciente tenía más de seiscientos años, que para
un plebeyo que había vivido una vida difícil se consideraba de avanzada edad, y sin
embargo, cuando su corazón se había detenido por cuarta vez y que resultó ser la
última, había sido una sorpresa.

Pero esa era la naturaleza de la muerte, Ivie había venido a aprender. No


importa cuando sucedía o si se esperaba que pasara, siempre había shock por la
pérdida.

Y debido a eso, ella tuvo especial cuidado con la familia, sosteniendo sus
manos y permitiéndoles hacer todas las preguntas que necesitaban. En última
instancia sin embargo, no hubo respuesta que ella pudiera ofrecer que pudiera darles
el alivio que estaban buscando. Solo el tiempo podría sacarlos del difícil camino del
dolor, el proceso de luto era la única cosa que curaría la herida de la pérdida.

Cuando finalmente salieron de la instalación, ella todavía tenía treinta


minutos de su turno, pero su supervisor la atrapó cuando salía de la sala de
orientación familiar y le dijo que se fuera temprano. Por un minuto, Ivie estuvo
tentada de terminar su turno, pero ella estaba distraída por muchas razones, y
probablemente lo mejor era irse a casa.

Al entrar en la sala de descanso, respiró hondo y procedió a ir al área de


casilleros. Tan pronto como ella abrió el suyo, fue por el teléfono, porque ella era
así de patética, y no estaba sorprendida que no había nada esperándola en él.

Ella necesitaba un plan. Eso era lo que necesitaba. Un paso concreto, paso
a paso, Avanzar de A a B a C lo que la llevó de aquí a su hogar y a ducharse para la

36
Este medicamento se usa para el alivio temporal de la tos causada por el resfriado común, bronquitis
y otras enfermedades respiratorias.

82
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Última Comida en frente del televisor a lo que sin duda iba a ser un sueño inquieto.
Ella podría no ser capaz de controlar a Silas y dónde estaba y lo que estaba haciendo,
pero ella podía micro gestionar sus propios momentos.

Redirigiendo la angustia a una serie de tareas.

Técnica de distracción clásica. Mejor que beber, porque no lo haría venir


con una resaca, o llamar al fantasma de Silas y hacer salir su culo por sí misma.
También era un juego de apuestas, comer en exceso y toda una serie de otras cosas
con las que las personas se automedicaban.

—Ducha primero, —dijo─. Y entonces…

La puerta se abrió, e Ivie notó vagamente que alguien entraba, pero ella no
miró desde su casillero y su bolso…

—Ivie.

Al sonido de la voz de Rubes, se giró. —Oh, hola prima…

Ivie se detuvo. Todo sobre la otra hembra estaba apagado. Rubes no estaba
sonriendo por ejemplo. ¿Lo Más impactante? Sus ojos se veían viejos, absolutamente
antiguos, lo que era la antítesis de ella. Y luego ahí estaba su voz. Baja, sombría.

— ¿Qué pasa? —Preguntó Ivie—. ¿Qué puedo hacer para ayudar?

—Necesito que vengas conmigo.

— ¿Es un paciente? —Cerró su casillero, lista para lo que fuera necesario—.


Todo lo que necesites, te tengo.

Rubes bajó la mirada. —Solo ven conmigo.

Ivie frunció el ceño y siguió a su prima fuera de la sala de descanso. Los


pasillos de la clínica eran un laberinto de corredores y niveles, gente moviéndose
constantemente, empujando carritos de medicina y suministros o piezas de equipo
con ellos, transporte de pacientes, dirección de familia miembros y visitantes. En la
superficie, no había nada inusual para que Ivie y Rubes estuvieran caminando juntas.
Debajo sin embargo, la cabeza de Ivie corría en un millón de direcciones de clínicas
diferentes.

No podría ser un código en la unidad VIP. Había toneladas de personal a


mano para eso.

83
J. R. WARD QUERIDA IVIE

No podría ser un miembro de su familia. La madre de Ivie era el centro de


información para las noticias de su línea de sangre, y Dios no lo quiera ¿si fuera ella,
su mahmen? El padre de Ivie habría aparecido, no su prima.

Además, hola, ninguno de su familia sería admitido con la gente rica.

Tal vez no era un problema VIP… no, ahora que estaban ingresando a la
unidad, abriéndose paso a través de las puertas de caoba marcadas con el sello
familiar del linaje de Havers.

Al igual que con los hoteles de lujo, había una parte delantera y una parte
posterior al distrito de alto alquiler, este último era una serie de útiles pasillos
ocultos, que eran conductos para un acceso rápido a las más elegantes habitaciones
y quirófanos para tratamiento formal. Una vez dentro, Rubes las conectó con el
pasillo del personal principal, usando su tarjeta de pase para desbloquear la puerta
de acero que podría apresurarse por el despejado pasadizo con sus pisos de linóleo
y luces de techo fluorescentes.

Una forma de saber que estabas en el área VIP era que el aroma de las
flores recién cortadas se superponía al olor a antiséptico de los agentes de limpieza
usados. Y mientras Ivie corría detrás de su prima, respiraba profundamente.

—Rubes, ¿quieres darme una breve información sobre esto? ¿Así sé sobre
qué estoy caminando?

A medida que continuaron, comenzaron a pasar por una larga serie de


puertas que se abrieron a ambos lados del pasillo. Estas eran devueltas a su forma
en las habitaciones de los pacientes, la entrada/salida discreta proporcionada por
ellas, ayudaba a que los medicamentos pudieran ser entregados o los alimentos
traídos sin perturbar excesivamente al resto de la sala.

Mientras seguían, Ivie asintió con la cabeza al otro personal que iba
encontrando. Rubes, por otro lado, simplemente mantuvo su cabeza baja… que
tampoco era como ella.

Era un largo camino cuando la hembra disminuyo la velocidad y luego se


detuvo. Mirando a izquierda y derecha, esperó mientras un celador empujaba un
carro de la lavandería más allá de ellas.

Ella no dijo nada hasta que estuvo fuera del alcance del oído.

84
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Mira, podría perder mi trabajo por esto, —dijo en un tono extraño—. Pero
no sé qué más hacer.

Ivie puso una mano sobre el hombro de su prima. —Escucha, lo que sea, tú y
yo lo trataremos, ¿está bien? No te preocupes Rubes. Podemos manejar esto.

Rubes golpeó suavemente, y cuando una voz amortiguada respondió, ella


siguió su camino adentro. Cuando Ivie entró detrás de su prima, ella tiró de su
uniforme hacia abajo y acomodo sus credenciales de plástico, ya que colgaban de un
cordón de su solapa. Estos pacientes podrían ser difíciles de tratar, su sentido de
los derechos que les permitían canalizar la ansiedad razonable en demandas
irrazonables y críticas del personal.

Y no quería complicar el problema de su prima al...

El cuerpo de Ivie se prendió antes que su cabeza, sus pies se detuvieron, su


respiración fue aspirada, su corazón salto. Sin embargo, su mente se quedó atrás,
sus pensamientos entraron en un caos confuso incluso cuando sus sentidos se fundían
en ella en una realidad inescrutable pero innegable.

La suite era tan grandiosa como cualquier cosa que encontraras en el Four
Seasons, la cama de hospital equipada con sábanas de raso y un edredón con
monograma, el bureau una antigüedad, el equipo de vigilancia oculto por una pantalla
de seda como una escena de una cortesana francesa en ella. El baño de mármol
estaba a un lado, y había una sala de estar formal en el frente, con una decoración y
accesorios dignos de una finca de los Vanderbilt.37

Pero no registro ninguno de los lujos.

El paciente estaba al otro lado del camino, poniéndose una camisa. —Tengo
que estar en otro lugar en veinte minutos. Entonces sí, me voy...

Entonces fue cuando él se detuvo.

Y lentamente dio vuelta.

Silas se congeló cuando sus ojos se encontraron. E Ivie fue la primera en


romper la conexión, porque su mirada recorrió su torso. El espacio entre las dos
mitades de ese botón hacia abajo le mostraron el tubo de alimentación que había

37
El Comodoro fue un empresario estadounidense que amaso su fortuna gracias al transporte mediante
barcos y ferrocarriles.

85
J. R. WARD QUERIDA IVIE

sido implantado quirúrgicamente a un lado, así como el puerto por su pecho, y el


drenaje a la izquierda.

Había cicatrices también, evidencias de cirugías que deberían haber sido


bien curadas, pero se demoraron.

Porque claramente estaba muy, muy enfermo.

—Rubes, —dijo ásperamente—, no es justo.

—No estás lo suficientemente bien como para irte y lo sabes.

—Hice lo que tenía que hacer.

Ivie se tapó la boca con la palma de la mano. Ella no quería entrar en shock
por el espectáculo. Demasiado tarde para eso.

Y luego las cosas empeoraron.

Una hembra irrumpió en la habitación desde el frente de la suite, su forma


de andar como la de un sargento instructor, su actitud de una superioridad total.

Ella era una desconocida, pero Ivie la reconoció de inmediato. Fue la criada
que la rechazó en esa mansión. Era alguien que pensó que ella era demasiado joven
para ayudar a un macho moribundo a encontrar su camino hasta el Fade.

—Señor, —dijo la hembra—, vine tan pronto como me llamaron. No debería


quejarse. Debe quedarse aquí y recibir el...

—Déjanos, — espetó Silas sin mirarla.

La hembra miró a Ivie con altivez. —Sí, danos un poco intimidad. Este es un
asunto privado…

—No ella. Tú. —Su cabeza se movió—. Tú también Rubes. Vete también.

La asistente retrocedió como si la hubiera abofeteado, y luego claramente


no estaba aceptando la despedida. —Ahora señor, usted debe ser razonable…

— ¡QUE SALGAS! —Gritó, su rostro se puso rojo, su voz resonó—. ¡Lárgate


jodidamente de aquí en este momento o estás jodidamente despedida!

Rubes aprovechó esa oportunidad para desaparecer por la puerta del


personal.

86
J. R. WARD QUERIDA IVIE

La asistente no fue tan inteligente o eficiente en su salida. La hembra


pareció quedar suspendida entre la orden directa y sus convicciones internas. Pero
cuando Silas simplemente la miró como si estuviera preparado para echarla de la
suite él mismo, carraspeó.

—Desearía que lo reconsideraras, —dijo con fuerza.

—Debidamente anotado y rechazado.

Cuadrando sus hombros, ella no se retiró tanto como para avanzar, si eso
tenía sentido, su porte regio y sus zapatos de tacón corto, sonaban como una cadena
de maldiciones a su paso.

Y entonces Ivie y Silas estaban solos.

87
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Diez

—Si me disculpas, —dijo Silas con fuerza—, tengo que sentarme.

Caminaba de manera rígida mientras se acercaba a la cama, y se dejó caer


sobre el colchón como si le dolieran todos los huesos del cuerpo. Con las manos
temblorosas, lentamente fue abrochando cada botón de su camisa cubriéndose.

Mientras trabajaba para cerrar las dos mitades, fragmentos de recuerdos


pasaron por la mente de Ivie: él realmente nunca comía; nunca se quitó toda su ropa
las veces que estuvieron juntos; el repentino estallido de energía que había tenido al
alimentarse; su necesidad de irse a casa al amanecer cada noche; el hecho de que
nunca se desmaterializó, sino que condujo.

Pero todo eso era un poco difícil de seguir.

Había un sillón cubierto de seda en la esquina, junto a una lámpara de latón


y una pintura de un jarrón de flores hecha por los Antiguos Maestros. Ivie cruzó y
se sentó porque no confiaba en sus piernas.

Más de lo que él parecía confiar en las suyas.

Solo que por razones diferentes.

—No hace falta decir, —murmuró él —, que mi próximo viaje no es al Viejo


País.

Ivie dejó caer sus brazos y echó su cabeza hacia atrás. No había lágrimas
para ella y estaba contenta de que siempre había reaccionado a este tipo de
situaciones de gran emoción con una falta de drama, en lugar de un exceso de este.

Ella se secó la boca a pesar de que estaba seca. —Yo, ah… —Se aclaró la
garganta—. Entonces, umm, creo que fui a tu casa, ¿no?

88
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Lo que ella realmente quería saber era qué diablos estaba mal con él, pero
exigir ese tipo de información parecía una violación a su privacidad, especialmente
dado que ella estaba vestida con su uniforme y en el trabajo.

—Lo siento, —dijo Silas mientras miraba sus manos—. Fue un error de mi
parte no aclarar mi condición.

—Está bien.

—No, no lo está.

Bien, eso es bastante cierto, pensó ella. ¿Pero en comparación con las
ramificaciones de ti estando enfermo?

Insistiéndole porque no había admitido que él era…

Ella no podía decir la palabra, incluso en su cabeza.

Y luego algo vino a ella. —Mi número de celular. Nunca te lo di, ¿verdad? Yo
nunca… Acabo de recibir tu llamada. Tampoco te dije mi dirección. ¿Cómo podría
haberme perdido eso?

Por otra parte, ella había estado tan sorprendida de que alguien como él
apareciera en su vida, Enredada en fantasías, que se había perdido la realidad frente
a ella.

Suponiendo que esa teoría cubría todas las otras pistas que había pasado
por alto.

Silas inspiró profundamente y se estremeció al exhalar. —Cuando viniste a


la entrevista esa noche, no tenía ningún interés en una enfermera privada. Pritchard,
mi ama de llaves, insistía, al igual que los médicos de aquí. Para mí sin embargo, que
me sentía como si me diera por vencido, transfiriéndome pronto a un hospicio. —Se
encogió de hombros—. Quiero decir, esa es la etapa final, ya sabes. Alguien que viene
a la casa todas las noches, conectando y desconectando las máquinas, administrando
las drogas, esperando por el punto de no reanimación. Ya pasé por eso con mi padre.
Recuerdo exactamente cómo era.

Ivie cerró sus ojos. Ella pensó que iría a esa mansión para ver a un macho
viejo.

Incorrecto.

89
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Y, oh Dios, ¿su padre también había muerto? Era la misma cosa, se preguntó.

Silas continuó, —Pritchard discutió conmigo, así que decidí bajar y decirte
que te fueras. Ella me siguió, tú no nos viste. Estabas mirando la pintura de mi tátara-
granhmen. Había algo… no puedo explicarlo. Había algo sobre ti. Creo que Pritchard
lo entendió, y lo siguiente que supe fue que se ofreció voluntaria para decirte que te
fueras.

—Sé que ella me desaprueba. Dijo que era muy joven.

—Ella también me dijo eso. —Silas negó con la cabeza—. De todos modos, te
fuiste, pero te detuviste en el porche delantero para hacer una llamada telefónica.
Estaba en la ventana del comedor, y oí a través del cristal que te encontrarías con
alguien en ese bar de puros. Decidí ir a verte allí porque… para ser honesto, en ese
momento, no había estado fuera de la casa en dos meses y medio. Creo que me diste
una razón concreta para motivarme. Me escapé, subí a mi auto y me sentí muy bien
de estar haciendo algo. Abrí el techo solar, encendí el calentador y simplemente
disfruté siendo libre. Cuando llegué al centro, casi seguí, pero había un lugar abierto
justo frente al bar.

Cuando se detuvo, ella recordó el entusiasmo de Rubes esa noche. —Nos


observaste y luego viniste.

—Y el resto es historia. —Él frunció el ceño—. Te habría llamado o te habría


enviado un mensaje de texto esta noche. Quería hacerlo, pero no tenía mi teléfono
conmigo cuando me trajeron.

La parte práctica de ella necesitaba ponerle nombre a la enfermedad, un


título a esta guerra que él estaba peleando. —Tengo que preguntar. Lo siento, pero
solo tengo que hacerlo.

—Es el Letargo de Cane, —dijo en el Idioma Antiguo.

Ivie cerró los ojos. De acuerdo eso era una sentencia de muerte. En los
vampiros, la enfermedad autoinmune, que era similar al lupus38 y a la vasculitis39 en
los humanos, afectaba todo, desde el corazón y los pulmones hasta el estómago, los
riñones y el hígado, las defensas naturales del cuerpo que en realidad declaran ser

38
Enfermedad autoinmunitaria crónica y compleja que puede afectar las articulaciones, la piel, el
cerebro, los pulmones, los riñones y los vasos sanguíneos de manera que provoca inflamación
generalizada y daño del tejido en los órganos afectado.
39
Inflamación de los vasos sanguíneos.
90
J. R. WARD QUERIDA IVIE

un enemigo en sí mismo. Las hembras no contraían la enfermedad, solo los machos, y


durante mucho tiempo, podía permanecer inactiva, una amenaza durmiente
desconocida para el individuo.

Lo que la desencadenaba era desconocido hasta donde Ivie sabía. Lo que ella
sabía era que una vez que la enfermedad se activaba, podía ser crónica por bastante
tiempo, la inflamación y el deterioro se mantenían a raya por los esteroides y otras
drogas que suprimían el sistema inmunológico. ¿Pero y si se agudizaba? No había
vuelta atrás.

Todo lo que podía hacer era aliviar los síntomas del paciente con varias
cirugías para eliminar bloqueos y aumentar la dosis de analgésicos.

Eventualmente, la función renal y hepática fallarían y el corazón se


detendría por la falta de circulación.

Sería una muerte horrible.

— ¿Me dejarías ver tus registros médicos? —Preguntó.

—No serviría de nada.

—Tal vez. Tal vez no. Pero al menos sabré dónde estoy parada.

—Mira Ivie, te debo una disculpa. No solo por la mentira, sino por mi entrada
en tu vida. No tenía ningún problema para establecer ningún tipo de relación con
nadie. Yo solo… —Sus pálidos ojos se alzaron hacia ella—. Me hiciste sentir vivo.
Contigo sentí que tenía un futuro… al menos durante esos momentos en que
estábamos juntos. Y tampoco fue porque fueras una distracción para mí. Hay algo
sobre ti Ivie. Lo reconocí en el momento en el que te vi.

—Quiero ver tus registros médicos.

—No quiero ser tu paciente. —Él tomó otro de esos grandes respiros—. Y
pienso que es mejor si nos decimos adiós ahora. El final está cerca y ya se está
poniendo feo…

—No voy a dejarte.

Silas se quedó en silencio y quieto. —No puedo pedirte que hagas eso.

91
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—No lo hiciste, —dijo ella con voz aburrida—. Y haznos un favor a ambos,
corta el acto de mártir. No estoy buscando que me protejas, ¿está bien? Soy un
adulto y puedo elegir lo que hago, con quién y para quién.

—Excepto, ¿qué pasa si yo no quiero que me veas así? ¿Estás diciendo que
no tengo voto? —Él levantó sus manos—. Sin ofender, pero he tenido que desarrollar
una competencia clave en estar fuera de control y realmente lo odio. Al menos puedes
tener la decencia de permitirme conservar la dignidad que tengo y recordarte a ti…
a nosotros… y cómo la pasamos durante estos dos segundos que estuvimos juntos.
Eso puede ser lo único que tenga para superar lo que vendrá después.

En ese momento, una enfermera entró corriendo desde la parte de atrás.


Cuando vio a Ivie, pareció sorprendida, pero luego se concentró en Silas.

—Lo siento, pero llegué tarde para su inyección de las 4am.

—Yo se la daré. —Ivie se puso de pie—. ¿Es esa la jeringa en tu mano?

La enfermera miró hacia adelante y hacia atrás, entre los dos. —Ah… lo
siento mucho pero…

—Me estoy haciendo cargo de su cuidado.

Cuando Ivie sacó su palma y dirigió una mirada a la otra hembra, Silas
maldijo. —Tú no lo estás. Vas a decir adiós y vamos a recordar…

Ivie se volvió hacia él. —Sin ofender, pero cállate.

Fue difícil saber quién estaba más sorprendido por eso, Silas o la otra
enfermera. Pero Ivie no estaba jugando, y estaba segura como el infierno de que no
lo confiaría a nadie más.

—Dame la jeringa y quiero tener acceso a sus registros médicos. Haz que la
enfermera a cargo me agregue.

—Lo siento, —dijo la enfermera—, pero usted no está autorizada…

—Soy su enfermera privada. Recién contratada. Le avisaré a mi supervisor.


Me quedaré con él aquí hasta que sea hora de que regresemos a su casa.

Las cejas de la enfermera se elevaron tanto que casi jugaban con su cabello.
—Ah, ¿señor?

92
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie lanzó una mirada por encima de su hombro. —Escucha Silas. Estoy
enamorada de ti. No me importa que nos hayamos conocido durante diez minutos, que
te estés muriendo o que no quieras que sea tu enfermera. Esto es lo que sé con
certeza. Uno, este es mi trabajo. Esto es lo que hago para ganarme la vida y soy muy
buena en ello. Dos, si crees que voy a confiar en cualquier otra persona en la faz de
la tierra para que te cuide, estás fuera de tu maldita mente. Y tres, si tienes un
problema con algo de esto, demasiado jodidamente malo. Me estoy haciendo cargo,
y eso es todo. Si quieres despedirme, vas a tener que sacarme de aquí pateando y
gritando, y dudo que tengas las energías para eso.

Silas parpadeó. Y luego se aclaró la garganta y miró a la enfermera. —Ah…


creo que mi, ah… ella… ¿se hará cargo de mi caso desde ahora?

La enfermera asintió. —Como desee señor. —La hembra se volvió hacia


Ivie—. Te daré permiso de inmediato y también te imprimiré un calendario de
medicamentos. Este es el cortisol. Él realmente debería estar de vuelta en el goteo
de morfina, pero insistió en quitarlo y controlarse.

Cuando el otro miembro del personal se escabulló, Ivie caminó hacia la cama.

Silas la miró. — ¿Acabas de decirme que me amas?

—Sí. Lo hice. Y ahora me voy a poner realmente romántica. Inclínate para


poder pincharte en el trasero.

Hubo una pausa. Y entonces Silas echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír,
esa risa maravillosa suya, el sonido profundo y ondulante que le hizo llorar, y ella se
negó a entretenerse. Cortándolas, puso su mano sobre su hombro.

—Esto es más parecido, —dijo con una sonrisa.

Pero ese ambiente de ligereza no duró.

Cuando Silas se recuperó, se puso serio. —Te amo Ivie. Realmente lo hago.
Y si morir es lo que tengo que hacer para merecerlo, todo lo que puedo decir es que
mi vida por conocerte es una ganga que elegiría siempre. Yo solo… lo siento por cómo
va terminar esto.

Él puso sus brazos alrededor de su cintura y la cabeza en su corazón.

Envolviendo sus brazos alrededor de él, ella acarició su espalda y sintió una
tristeza tan abrumadora que sus piernas casi se desploman.

93
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Todo va a estar bien, —susurró ella.

Supuso que eso los hizo estar al frente de una mentira.

94
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Once

Después de que Ivie lo inyectara, ella ayudó a Silas a ponerse de nuevo sus
piyamas de seda. Luego lo tendió plano sobre la cama, y adivinó, por cuán pálido se
volvió, cuál era su nivel de dolor.

Aun así, rechazó la morfina.

—Te ayudará a descansar, —apuntó ella.

—Me pone confuso. No quiero eso. Prefiero estar incómodo.

Reconociendo que ella ya lo había presionado más de lo que debería, asintió


y entonces se dio cuenta de que no estaban solos. Silas no notó que su ama de llaves
persistía en el arco sin embargo, especialmente no al cerrar los ojos y tratar de
respirar.

—Estaré de vuelta enseguida, —dijo Ivie al cepillar su cabello de la frente.

—Espero con ansias tu regreso, —vino la murmurada respuesta.

Caminando hacia la hembra, Ivie asintió para que ellas salieran a la sala de
estar. Y entonces confrontó a Pritchard quien aún vestía como si el gris fuera el
único color en el planeta y los trajes pantalón fueran las únicas prendas que vendían
en las tiendas.

—Estoy aceptando el trabajo, —anunció Ivie—. Él acaba de contratarme. Así


que usted y yo…

—Tú no eres la indicada para el puesto.

— ¿Por qué? ¿Porque él se siente atraído hacia mí? Eso lo ayudará a pelear.

—Él no necesita la distracción.

95
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Oh, cierto, es mejor asegurarse que él pueda concentrarse más


enteramente en cuán incómodo está. —Ivie rodó los ojos—. Sus órganos principales
se están apagando, no puede comer, casi no puede beber… ¿y tú desapruebas algo a
lo que él está conectado fuera de todo ese sufrimiento?

Al tiempo que Pritchard arqueaba una ceja, Ivie decidió que la hembra
probablemente había salido del útero con esa expresión en su agria cara.

—Yo he cuidado del macho cerca de cuatrocientos años. —El ama de llaves
hizo una pausa como si fuera un anuncio tipo para hacer temblar el mundo—. No
pretendo apartarme en favor de una mujerzuela al final de su vida.

Ivie inclinó su barbilla y la miró duramente. —Bien, PTI, la palabra


“mujerzuela” fue reemplazada por “puta” en, como, los noventa. Así que quizás
querrás tomar nota de eso. Y en el quién está al lado de su cama, esto no es una
competencia entre tú y yo. Esto es acerca de él. Tú no necesitas respetarme o que
yo te guste, pero vas a aprender a tolerar mi presencia graciosamente frente a él o
te tendré desterrada de su habitación.

Yyyyyyyyyyy ahora ambas cejas estaban arriba.

—Te ruego me perdones, —balbuceó la hembra.

Ivie alzó la palma de su mano. —Esto no es acerca de ser territorial para mí.
Es acerca de asegurarme que Silas no malgaste su energía en cosas que no incumban
en su salud y su bienestar. No tengo problemas si Santa Claus quiere verlo o estar
con él, pero lo que no tolerare es el drama. Mientras tú y yo estemos claras en esto,
nos llevaremos bien. De otra manera, puedes aporrear arena. La cual es mi manera
educada de decir “jódete”.

En el fondo de su mente, ella estaba consciente de que estaba siendo menos


que profesional. También estaba consiente en que su decisión de ser la cuidadora de
Silas, motivada como lo estaba por amor, podría no ser la mejor decisión para ella
mental y emocionalmente.

Pero ella hizo su elección al respecto y al infierno con las consecuencias y


las pérdidas que ella sufriera.

—Me niego a pagarte, —dijo Pritchard—. Estoy a cargo de todas las cuentas
de la casa y no voy a cortar ningún cheque por el bien de este… abuso.

96
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie empujó sus caderas hacia delante. — ¿Tú crees que estoy haciendo esto
por dinero? ¿Estás loca?

—Voy a ir con Havers con esto. Hablaré con él acerca de tu comportamiento,


y si aún tienes un empleo al tiempo que el amanecer llegue… —la hembra revisó su
reloj oficiosamente—…en una hora y media, será una desgracia que me aseguraré que
todos en la raza sepan al respecto.

—Bien, haga que me despidan. Eso no va a cambiar el hecho de que Silas me


quiere como su enfermera, y dado que está competente para tomar sus propias
decisiones, no tienes bases legales para tratar de invalidarlo. Y Havers sabrá eso.

Al resoplar Pritchard, Ivie colgó la cabeza.

Entonces se recompuso a sí misma y fue de nuevo al lado de Silas.

El registro médico era tan extenso que era descorazonador.

Había anotaciones de hace un siglo, los archivos previamente manuscritos


de Havers habían sido escaneados en el sistema de la computadora cuando la clínica
se volvió de alta tecnología en el 2.000. Pero no había un bulto de entradas ahí. En
ese entonces, Silas había sido visto por las cosas usuales: un corte profundo que
requería puntos, un mal caso de una cepa de gripe que arrasó la raza, malnutrición
por no alimentarse lo suficiente.

La marea comenzó a volver hace cerca de cuatro años. De repente, él estaba


yendo una vez al mes, luego dos… luego cada semana. El diagnóstico oficial le fue
dado a él cerca de seis meses dentro de la serie de malestares y problemas
gastrointestinales. Y Havers había hecho lo que había podido para proveer soporte
a los sistemas de órganos de Silas a través de una combinación de anti-inflamatorios,
inmunosupresores y esteroides, pero entonces vinieron las cirugías para abrir el
tracto intestinal cuando los bloqueos empezaron. Y diálisis para tratar la declinante
función del riñón. Más y más alimentaciones.

Hospitalizaciones de dos, tres y luego cuatro noches empezaron.


Conversaciones acerca de previsiones de fin de la vida fueron grabadas, con Silas
yendo por la ruta de la no reanimación. Pláticas de la naturaleza terminal de la

97
J. R. WARD QUERIDA IVIE

enfermedad fueron anotadas en cortas, concisas oraciones que hicieron sus ojos
humedecerse.

Cuando llegó a las entradas del último mes, su corazón empezó a bombear
incluso aunque solo estaba sentada en una silla a su lado mientras él dormía.

La nota acerca de ser tiempo de traer a una enfermera para cuidados


paliativos la tenía negando con la cabeza…

—Creo que sería considerado un melodrama.

Ella alzó la vista. —Estás despierto.

—La historia de mi vida, eso es. Bueno, quizás un manual contable seguido
por un episodio de Marcus Welby, M. D.40

— ¿Nada más actual? ¿E.R.41? ¿Grey´s Anatomy?42

—Prefiero los clásicos.

—Es entendible.

—Así que ¿encontraste alguna esperanza ahí? ¿Algo que al buen doctor se
le escapó? —Él sonrió y se empujó a sí mismo más alto en las almohadas—. Estoy aquí
por una semana, prueba la ternera.

— ¿Disculpa?

—Un viejo dicho de los días de resort en Catskill Mountain43. Clásicos, sabes.
Quédate alrededor y haré mi imitación de Henny Youngman44 para ti.

—Lo espero con ansías. —Ella cerró la laptop clínica y la puso en una mesita
de caoba—. ¿Quieres que te consiga algo de comer?

—No respondiste mi pregunta. Acerca de mi historial.

—No, no encontré nada que se hayan perdido.

40
Serie estadounidense sobre la vida cotidiana de un médico de familia en una consulta privada en
Santa Mónica, California.
41
Drama medico estadounidense, que narra el día a día de los médicos y enfermeras de la sala de
emergencias en Chicago.
42
Serie estadounidense que narra el día a día de un grupo de cirujanos en Seattle.
43
Cadena hotelera de 5 estrellas. 98
44
Humorista y violinista estadounidense.
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—No estoy sorprendido. Havers es algo minucioso y muy entendido.

Al crecer el silencio entre ellos, Ivie pensó en el número de veces que había
caminado dentro del cuarto de un paciente y parado en corto, poniendo a un lado
cualquier cosa que hubiera venido a hacer porque un momento estaba pasando en la
cabecera entre dos amados.

Ella nunca pensó que sería un miembro de la familia.

O al menos no en ningún momento cercano.

—Tú sabes, ser diagnosticado fue… irreal, —dijo ausentemente—. Fue


simplemente bizarro.

—Dime acerca de eso. Y no estoy preguntando como enfermera.

Hubo un periodo de quietud durante el cual ella escuchó el zumbido de las


máquinas detrás de esa pantalla. Estaban en pausa, los electrodos y las intravenosas
no estaban actualmente enganchados a él, y ella tenía que reconocer una renuencia
de su parte para tenerlos involucrados.

No para ponerlo en peligro, por supuesto. Pero la reticencia estaba ahí, como
si los monitores y los dispensadores de medicina fueran un candado que los vincularía
inexorablemente al final de su triste, triste destino.

—Había estado teniendo síntomas por un tiempo, —dijo toscamente—.


Agotamiento, dolores y esfuerzos, un mal estómago. No soy una persona paranoica
sin embargo, así que salí al paso de algún modo, diciéndome a mí mismo que era por
esto o por aquella circunstancia agotadora. Un fin de semana fuera con amigos.
Demasiado trabajo. Estrés. Esa clase de excusas estándar. —Tomó un profundo
respiro y observó hacia el espacio—. Era como… bueno, ¿sabes cuándo has conducido
a lo largo de un camino y ves algo por tu hombro? ¿Como, un montículo, algo que no
debería de estar ahí? En el fondo de tu cabeza, empiezas a pensar, Dios, por favor
que no sea un animal. Por favor no dejes que sea algo que estaba vivo y respirando
antes de ser golpeado. Y te empiezas a tensar, e intentas ignorarlo, y tus ojos
rebotan alrededor el tráfico venidero, en el tablero, en el camino opuesto de
adelante. Te dices a ti mismo que no mires, sabes, porque sea lo que sea no se está
moviendo, y no puedes soportar la idea de que eso es la mascota de alguien o un
ciervo o incluso una humilde zarigüeya. Infierno, es demasiado tarde para salvar lo
que sea que es, no hay nada que puedas hacer… así que ¿por qué mirar? ¿Por qué
ponerte en esa situación?

99
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Silas volteó su cabeza hacia ella, sus ojos enganchados a los de ella. —Pero
entonces estás justo a su lado, y te tensas, y tu corazón se está rompiendo y tú sólo
necesitas saber… excepto que ahí está una súbita ráfaga de alivio porque es algo
como el relleno de un sofá o un jirón de toalla o parte de una frazada. Sólo se veía
como algo que había sido lastimado, sólo tenía la apariencia de un inocente animal
asesinado por una cruel intersección de velocidad y trayectoria. Así que disfrutas
este dulce alivio después, ese sentimiento de… está bien. Sólo un truco de los ojos y
la mente. Está todo bien.

Él permaneció en silencio, su mirada cambiando. —Me dije a mi mismo que lo


que le estaba pasando a mi cuerpo era… normal. Que no era… muerte. Me quedaba
despierto durante el día, mirando el techo, construyendo todas las formas de está
bien, está todo bien… no es lo que mató a mi padre.

Su voz se apretó y salió estrangulada.

Parpadeando fuerte, Ivie tomó su mano y apretó. —Lo siento tanto. Dios, yo
sólo… lo siento.

—Estaba muy avergonzado de quitarme la ropa frente a ti, —murmuró sin


voltearla a ver—. Cuando estábamos haciendo el amor. Yo no quería que me vieras
como soy realmente. Amé la manera en la que me miraste cuando te toqué, te besé,
cuando estuve dentro de ti. En esos momentos, fui el que solía ser.

—Deja de hablar de ti en tiempo pasado. Aún estás aquí.

—No, no lo estoy. —Pasó una mano sobre su región abdominal—. No he sido


yo mismo por un buen tiempo… y me niego a pretender otra cosa nunca más. Ellos no
querían decirme que era terminal, sabes. Aún no han usado la palabra para mí
directamente, y yo fui ambivalente acerca de eso por un tiempo. Como que yo no
quería que ese término fuera lanzado alrededor. Pero después de mi último colapso…
bueno, el anterior a éste… ahí fue cuando ellos empezaron a hablar acerca de la
enfermera privada. Y alguien, no puedo recordar si fue Havers o no, dijo hospicio.
Así es como supe que era el fin, y me motivó, sabes, a tratar de estar contigo. Bueno,
eso y que era imposible para mí pelear contra la atracción que siento por ti.

La sonrisa de Silas era cautivadora, la clase de que se marcaba en tu cerebro


así nunca olvidarías la imagen. Era aún tan guapo como había sido esa primera noche,
pero ella podía decir que había un sutil cambio en su color de piel por los problemas
de hígado. Y los vacíos en sus mejillas parecían más profundos. Y su boca parecía más
delgada.

100
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Era como si el conocimiento de su enfermedad ensombreciera sus rasgos,


añadiendo un filtro que no había sido notable antes, cuando su calor había sido algo
que ella daba por hecho, ahora era todo demasiado evidente.

—Voy a acercarte mi brazo para que tomes mi vena, —se oyó a sí misma
decir—. Y quiero llevarte a casa tan pronto como podamos. De esa manera, podremos
salir juntos y…

Él apretó su palma. — ¿Estás segura de que quieres hacer esto? Me gustaba


más cuando estábamos en igual nivel.

—Estoy dentro, —dijo ella simplemente—. No importa cómo de mal se ponga,


no te estoy dejando.

— ¿Por qué no pude conocerte antes?

—Tal vez me conociste justo en el momento preciso.

Al hablar, ella intentó dejar el dolor fuera de su voz. Falló sin embargo.

Levantándose sobre sus pies, puso una sonrisa en su rostro. — ¿Sabes qué
necesitamos?

—Esa es una lista muy larga, querida Ivie.

—Necesitamos algo de comer. Regreso enseguida.

Al encabezar a la puerta de personal, el levantó la cabeza. — ¿A dónde vas?


¿Si estás hambrienta, el chef te preparará lo que tú quieras?

—Necesito quince minutos. Veinte, a lo sumo.

En un impulso, regresó y se acercó a la cama. Inclinándose sobre él, acarició


su rostro. Entonces se dejó caer y cepilló sus labios con los propios.

—No te vayas a ningún lado, —suspiró ella.

—Bueno, demonios, y aquí yo pensando que iba a ir por una carrera rápida
alrededor del bloque.

Ella estaba un poco avergonzada de decir te amo de nuevo. Pero lo superó


rápido. La horrible realidad era que pacientes como él podían entrar en paro cardíaco

101
J. R. WARD QUERIDA IVIE

o falla multiorgánico en un parpadeo, así que reprimiéndose no era algo que podía
permitirse.

—Te amo.

—Te amo también. —Sus ojos se arrugaron en las esquinas al sonreír—. Y


puede que te diga que adoro el sonido de esas palabras en mis oídos.

—Bien, que bueno, porque amo decirlas.

102
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Doce

— ¡Es una cajita feliz!

Cuando Silas comenzó a reír, Ivie hizo rodar una mesa y se sentó junto a la
cama del hospital. —Dos cajitas felices, en realidad.

— ¿Fuiste a McDonald’s solo por nosotros?

—Sí. Hay uno que está abierto las veinticuatro horas al otro lado del puente,
y tú y yo necesitamos un poco de felicidad en este momento.

Desempaquetó las dos cajitas felices, alineando sus premios, las bolsas de
patatas fritas en miniatura, la hamburguesa y las rodajas de manzana. Ambas tenían
pequeños cartones de leche entera, rompecabezas y juegos de preguntas y
respuestas esperándolos.

Ivie devoró su hamburguesa a pesar de que sabía a cartón, y no precisamente


porque fuera comida rápida. Podría haber estado comiendo un filete mignon y el
primer corte no lo habría disfrutado mucho.

—Cuéntame sobre tu infancia, —dijo él mientras ella empujaba en su boca


las papas fritas—. Y luego quiero saber sobre tu transición. Y lo que te hace querer
hacer este trabajo. Y por qué no tienes miedo frente a la muerte.

Ivie tragó saliva por la garganta. Por el momento ella no tenía intención de
decirle que estaba aterrada.

—Bueno, —dijo—, nací a mediados de julio, en una noche calurosa. ¿Mi pobre
mahmen, habrá entrado en labor por eso? El aire acondicionado de la casa estaba
roto y creo que fue muy desagradable.

— ¿Ella no vino aquí? Espera, ¿te tuvo en casa?

— Sí, nací en la casa que se quemó.

103
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Pero Havers no cobra... bueno...

— ¿A la gente pobre? —Ella sonrió para quitarle asperezas—. Pudimos haber


ido a la clínica vieja, pero mis padres son un poco fatalistas. O tal vez es la otra cara
de esto, tal vez es la fe. Pero se quedaron y tuvieron una comadrona, y así fue como
llegué al mundo...

Siguió hablando, proporcionándole una distracción de toda la comida que no


podía comer. Pero parecía que le gustaba la leche y tomaba un sorbo de prueba de la
pajita roja, y luego se llevaba la hamburguesa a los labios. Sus historias salieron más
rápido y más fácil de lo que ella hubiera pensado, toda clase de anécdotas sobre
cumpleaños y aventuras con Rubes y sus otros primos llenaron el tiempo.

El darse cuenta que recordar la simple diversión de la infancia, cuando una


sorpresiva barra de chocolate hacia su noche o cuando el libro perfecto dejaba su
corazón revoloteando de emoción, fue agradable para ella. En el ajetreo y el bullicio
de su vida adulta, no había pensado en nada de eso durante mucho tiempo.

Y en todo momento, Silas estaba atento, absorto, como si sus palabras


fueran una cuerda de salvamento.

—Así que eso nos pone al día. —Ella tocó su corazón—. Hasta el momento en
que te conocí y me enamoré de ti.

Dios, era liberador decir eso. Lo único bueno que les dio este diagnóstico
sombrío fue la libertad de expresar sus emociones sin preocuparse de si estaban
apresurando las cosas. “Demasiado pronto” no existía para ellos.

—Es una buena historia, —susurró—. Solo desearía poder quedarme para el
resto.

Así pasa cuando sucede.

Más tarde, mucho más tarde, señalaría ese momento como el despertar de
su ira. Porque mientras Silas guardaba silencio, sabía exactamente lo que estaba
pasando por su mente: fuera lo que fuera en lo que su vida se convirtiera, a donde
fuera, quienquiera que estuviera cerca de ella... él no lo sabría porque estaría en el
Fade. Y la triste resignación con la que él aceptó esa pérdida, junto con todos los
otros cambios graduales en su salud y funcionalidad, la puso furiosa.

¿A quién quería engañar, en lo que le quedaba de vida?

104
J. R. WARD QUERIDA IVIE

¿Por qué iba a morir tan pronto?

¿Cómo diablos era justo que tuvieran que separarse?

Desde lo más profundo de su alma, desde el mismo caldero de su voluntad,


tuvo un pensamiento permanente: Que. Se. Joda. Esta. Mierda.

Diablos, no, ella no iba a sentarse y ver morir a este macho. No tenía idea
de qué iba a hacer o cómo iba a hacerlo, pero maldita sea, iba a encontrar la forma
de revertir esta maldición.

A ella no le importaba que Havers estuviera a cargo del caso. No le


importaba una mierda que ella solo fuera una enfermera y que él fuera un médico de
pleno derecho. Y p.d.45, esta enfermedad realmente podría irse a la mierda.

Tenía que haber algo.

Simplemente tenía que haber una salida de esto.

— ¿Qué? —Preguntó Silas.

Ella se sacudió. — ¿Lo siento?

—Parece que estás pensando en algo importante.

Ivie se aclaró la garganta. —Escucha, lamento mencionar esto. Pero


necesitas algo de nutrición e hidratación. Así que tendré que volver a engancharte a
todo otra vez.

Con una claridad repentina, se dio cuenta de que tenía que asegurarse de
que siguiera vivo el tiempo suficiente para que ella encontrara la cura.

—Ivie, ¿no crees que es hora de que detengamos todo eso?

—No, —dijo con determinación—. No lo creo.

Silas insistió en colocarse el tubo de alimentación él mismo, y ella le dio su


dignidad e independencia al inventar la excusa de ir a comentarle a la supervisora su

45
Post Data.

105
J. R. WARD QUERIDA IVIE

horario de siesta. Cuando volvió a entrar, tenía los ojos cerrados, sus facciones tan
apretadas como si estuviera incómodo.

—Odio el dolor, —murmuró entre labios pálidos.

—Déjame ayudarte.

Hubo un largo período de silencio, e Ivie esperó, rezando para que él le


permitiera aliviarlo. Sin embargo, lo respetaba demasiado como para obligarlo.
Pacientes como él, una vez que empezaban con la morfina, no la dejaban y lo sabía
por lo que le sucedió a su padre… desafortunadamente, también había sufrido la
enfermedad de Crane.

Pero con Silas iba a ser diferente, maldita sea.

—Está bien, —dijo en voz baja.

Ivie se acercó y programó la bomba de morfina. Después de que ella


comprobó dos veces que estaba lista, le dio el botón.

—Tú tienes el control, —dijo ella—. Tú decides cuando lo necesitas.

Él sonrió un poco. —Si realmente tuviera el control, estaríamos en un


jacuzzi.

—Me gusta la forma en que piensas.

Apartó su cabello y lo besó en la frente. Y la nariz. Y luego en la boca.

—Ayúdame, —susurró.

Ella sabía exactamente a qué se refería. Colocando su pulgar sobre el suyo,


presionaron el botón.

Él jadeó un poco. Y luego sus ojos se cerraron.

—Intenta dormir ¿bien? —dijo ella—. No dejaré la clínica, pero tengo que
hacer algunos arreglos sobre mis turnos.

—Está bien…

Ivie lo acompañó mientras se quedaba dormido, y luego se puso de pie, se


arregló el uniforme y salió de la habitación como si fuera a la guerra.

106
J. R. WARD QUERIDA IVIE

La oficina de Havers y los aposentos privados se encontraban justo fuera


de la unidad VIP y cuando se acercó a las puertas con paneles, alisó los volantes de
su coleta y volvió a comprobar que su uniforme estaba bien abotonado. Entonces
tocó.

La regla era que el personal podía acercarse a él sin una cita entre las cuatro
y seis a.m., e Ivie ciertamente nunca había molestado al macho antes. Por otra parte,
siempre había cumplido con sus deberes adecuadamente, y si tenía alguna pregunta
o problema nunca había sido algo que su supervisora y ella no fueran capaces de
manejar.

Esto era en realidad jodidamente diferente.

—Adelante.

La voz era femenina, no masculina, y cuando Ivie entró en lo que resultó ser
una pequeña antesala, la secretaria privada de Havers levantó la vista de su
escritorio francés con una sonrisa profesional.

—Hola, Ivie. ¿Cómo estás?

La hembra la conocía por Adam, no tenía ni idea, pero iba a ir con eso.

Devolviendo esa expresión agradable y abierta con una propia, Ivie dijo, —
Muy bien, gracias. Me preguntaba si podría hablar con Havers.

—Por supuesto. Él acaba de recibir a alguien. ¿Gustas sentarte?

—Gracias.

Ivie se acercó a las cómodas sillas y se sentó. Mientras esperaba, tuvo que
detener conscientemente su tacón y evitar tamborilear sus dedos.

En su mente, repasó de nuevo el historial médico de Silas, adelante y atrás.


Dos veces. Tenía que haber algo que pudieran hacer. Solo tenía que descubrir qué...

—Cuídate, —dijo Havers mientras abría una puerta interior y daba


palmaditas en el hombro al enfermero que se marchaba—. Lo estás haciendo muy
bien, bastante bien, de hecho.

Ivie cerró los ojos. Ese acento aristocrático del sanador le recordó a Silas.
Ambos tenían la misma hermosa entonación y dicción.

107
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Ivie está aquí para verle, señor, —anunció su asistente.

—Oh, sí, Ivie, ¿cómo estás?

Ivie saltó de la silla y se tocó suavemente el cabello. Ella había interactuado


con la cabeza de la clínica en diferentes tipos de situaciones médicas, pero no había
estado con él desde que tuvo su entrevista de trabajo hace unos cuántos años.

—Estoy muy bien señor, gracias.

—Adelante. Siéntate.

Su oficina era realmente hermosa, revestida de paneles de rica madera en


la que colgaban pinturas al óleo de hermosas habitaciones como si quisiera estar
rodeado por el recuerdo de un lugar en el que una vez había vivido y amado. Y su
escritorio era de un tamaño tremendo, con todo tipo de ribetes dorados, montones
de papeles, archivos y computadoras portátiles, todo ordenado, nada fuera de lugar.

Cuando se sentó al otro lado del escritorio, parecía que estaba exactamente
donde pertenecía, sus gafas con montura de carey, su pajarita y su impecable abrigo
blanco la intimidaron de repente.

— ¿Qué puedo hacer por ti? —Preguntó.

Ivie agachó la mirada y se concentró en sus dedos retorcidos. Mientras su


mente se quedaba en blanco y su corazón tronaba, tuvo el impulso de salir corriendo
de la habitación.

Pero luego una imagen cambió su mente.

Vio a su padre, parado en el frío la noche antes, con los pies plantados en la
nieve, sus enormes brazos musculosos desnudos al aire gélido de la noche, la cabeza
hacia arriba y los hombros hacia atrás como si estuviera preparado para cualquier
cosa que pasara en su camino.

Ese era su roble, ese macho.

Y ella era su hija, maldita sea.

Ivie se sentó derecho y clavó a Havers con una mirada directa. —


Necesitamos hacer algo por Silas, hijo de Mordachy. Y no estoy hablando de morfina
y latas de nutrición líquida. No acepto un diagnóstico terminal. Me niego a aceptarlo.

108
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Havers retrocedió como si hubiera arrojado una bomba j46, y luego la ignoró
sacando una pelusa de su bolsillo y colocando esa cosa de mierda encima de su papel
de cartas membretado.

—Lamento ser tan directa. —En realidad no—. Sin embargo, estoy muy
convencida de esto.

El sanador carraspeó y juntó las manos. —Perdóname, pero cómo nos


sentimos con respecto a los pacientes no necesariamente afecta su resultado.

—Lo hace en este caso.

Havers empujó sus gafas más arriba en su nariz aristocrática. —Ivie, hace
tiempo que admiro tu compromiso con tus pacientes, tu compasión, tu enfoque. Eres
una enfermera excepcional, y es por eso que te sugerí que te presentaras para el
puesto privado con la finalidad de ofrecerle apoyo en su declive.

—Revisé su expediente médico, y…

— ¿Excepto que entiendo que tu supervisora tiene algunas preocupaciones


sobre tu presencia?

Oh. En serio. Pritchard no estaba de acuerdo con eso, ¿verdad? —No es su


decisión. Y no me importa si la ofendí...

—Esa no es una postura profesional Ivie. Esa no es la conducta o la actitud


de un profesional.

Ella miró hacia otro lado. Sacudió la cabeza. —No entiende.

—Le aseguré a la supervisora que, de haber algún tipo de malentendido, haría


todo lo posible para garantizar que el paciente pudiera avanzar seguro sabiendo que
su bienestar estaba en la mente de todos. De hecho, iba a buscarte al final de mis
horas para discutir sobre este asunto. Debemos estar comprometidos, pero no
inmersos.

Mientras Havers continuaba hablando, sus palabras se perdieron en el


fondo, la mente de Ivie se agitaba sobre las opciones. Había oído que la Hermandad
de la Daga Negra tenía médicos privados y cirujanos que trabajaban para ellos. ¿Tal

46
Forma educada para decir joder, sin tener que decir la palabra.

109
J. R. WARD QUERIDA IVIE

vez podrían ayudar? Ella podría ir a la Casa de Audiencias a primera hora después
del atardecer y ver...

— ¿Ivie?

Ella volvió a enfocarse. Havers la miraba expectante, como si le hubiera


hecho una pregunta y estuviera esperando una respuesta.

Ivie se puso de pie. —Agradezco su consejo, pero no puedo ser profesional


en este caso. Es imposible. Lo amo. Él es mi compañero. Y no hay manera de que lo
deje mientras él sufre y muere, voy a pelear contra ese destino con todo lo que
tengo. Voy a ir a donde sea que tenga que ir, hacer lo que sea necesario, y de lo único
que no me preocuparé es a quién molestaré en el proceso. Si el amor de su vida se
estuviera muriendo, ¿qué haría?

Con esa última pregunta, se dio vuelta y se dirigió a la puerta. Ella no se


molestó con un adiós ni nada de eso.

Probablemente la había rescindido del trabajo y ciertamente de una buena


referencia.

Pero Silas era lo único que le importaba. Y de momento ese fue un gran
clarificador.

110
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Trece

La noche siguiente, Ivie dejó la Casa de Audiencias alrededor de las nueve


de la noche, teniendo cuidado de cerrar la pesada puerta tras de sí y asegurarse de
que permaneció cerrada.

Se quedó sin gasolina por un momento, sus pies de detuvieron, sus manos se
metieron en los bolsillos de su parka. Mirando alrededor, vio un montón de
majestuosas-mansiones-Wayne47, las otras casas en el barrio tan grandiosas como el
modelo Federal que acababa de dejar. No había mucho tráfico en la calle, pero
cuando se había desmaterializado aquí, había visto un Rolls Royce equipado en el
camino.

Sí, un Mercedes probablemente se consideraba demasiado común en este


código postal.

Pateando su propio culo, siguió adelante, avanzando hacia abajo de la acera.


Sin tomar una decisión consciente, giró a la izquierda...y siguió adelante, sus pisadas
constantes y lentas, sus botas dando su tracción en la nieve, el aire frío que silbaba
a través de su pelo y circulaba alrededor de su cuerpo, despejando su mente.

En realidad, eso no era exactamente cierto.

Sus pensamientos, que habían estado girando desde que había ido a ver a
Havers la noche anterior, finalmente se tranquilizaron. Fueron reemplazados sin
embargo, por una serie de postales de una pesadilla.

Vio a Silas esforzarse mientras trataba de defecar en una bacinilla.


Apretando los dientes cuando la morfina desapareció y luchó contra la necesidad de
tomar otra dosis. Vomitando la bilis en un plato de plástico rosa con forma de riñón.

Lo recordaba temblando en su inquieto descanso y luego despertando en


pánico por un mal sueño...que rápidamente se convirtió en alucinaciones inducidas por

47
Mansión ficticia en la que vive Bruce Wayne, también conocido como Batman.

111
J. R. WARD QUERIDA IVIE

la morfina con las que ella tuvo que hablarle. Lo recordó de pie sobre las piernas
raquíticas, tubos y cables colgando de él mientras insistía en meterse en la ducha
para lavarse el pelo.

Entonces se había quedado clavado en el taburete de la ducha y ella había


tenido que conseguir una silla de ruedas para ayudarlo a volver a la cama.

Era todo lo que tenía para ayudar a los pacientes antes...y ella intentó
mantener los pies en la tierra por su experiencia y entrenamiento. En su corazón sin
embargo, ella era un miembro de la familia, no una enfermera...una compañera, no un
profesional clínico capacitado.

El cuál era el problema que Havers había tratado de discutir con ella.

Dios, el mal funcionamiento corporal era feo. No te detenías a pensar cuando


estabas sano, exactamente de cuántas cosas se hacía cargo tu forma corpórea por
sí misma, los sistemas ordenados de entrada y salida y la rutina de mantenimiento
realizado con nada excepto el ocasional y temporal hipo. Y como enfermera, su
objetivo principal era tratar de reproducir el éxtasis de la salud a través de medios
artificiales en cuerpos que estaban teniendo dificultades.

Pero en situaciones como la de Silas, eso era como arreglar una rueda
pinchada con una tostadora y una pelota de playa.

Y diablos, él estaba fallando más rápido de lo que ella podría llegar a


imaginar. El alcance de su deterioro le dio una idea de cuánto había querido hacer
por sí mismo cuando salieron juntos. Fuerte, muy fuerte...pero finalmente, la
motivación del cerebro sólo podía hacerlo hasta cierto punto. Cuando los órganos ya
no realizaban su trabajo, ni siquiera el amor podría salvar esa brecha para siempre.

Reunirse con el Rey justo ahora había sido surrealista. Ella había dejado un
mensaje en el número que las personas llamaban para obtener las citas, explicando
la situación y pidiendo ver a Wrath, hijo de Wrath, más antes que tarde. No estaba
segura de lo que había estado esperando, pero lo último había sido un mensaje para
dentro de dos horas en el que le decía que se presentara a las ocho y media en punto.

Le habían dado la primera cita de la noche, y se reuniría con una hembra


llamada Doc. Jane la cual había prometido contactar con su colega humano (?!?) para
ver si había alguna opción fuera de la carrera. Ivie estaba agradecida y
decepcionada.

112
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Y ahora estaba aquí sola, caminando por delante de casas humanas muy
elegantes, encorvada no tanto por el invierno, sino porque la brillante llamarada de
esperanza que había tenido la noche anterior estaba siendo extinguida.

Estaba tan contenta de no haberle contado a Silas cuál era su “plan”.

La falsa esperanza era tortura en una situación como esta.

Aun así, seguramente tenía que haber algo, alguna droga, algún
procedimiento, algún...

Una sombra la cubrió y dejó de caminar.

Dejando caer su cabeza hacia atrás, trató de ver las estrellas en el cielo.
Era difícil sin embargo, debido a la luz ambiental de la ciudad.

Captó suficiente de los centelleantes sin embargo. Y eso fue lo que la hizo
sentir tonta. No hay nada como mirar la extensión del espacio para re calibrar el
significado de ti. De tu vida. A quien amas. A quién estabas perdiendo.

Abruptamente, no podía creer que hubiera entrado resueltamente en la


oficina de Havers y exigir que arreglara a Silas...como si todos los demás seres
queridos de los otros machos que habían muerto a causa de la enfermedad de Silas
no hubieran hecho lo mismo.

Oh, no, claramente ella había sido la primera, pensó con burla. Había sido los
Lewis y Clark48 de los miembros de luto de las familias que habían ido al curandero
de la raza...el cual pasó por haber manejado innumerables casos como el de Silas en
el transcurso de los siglos que había sido médico...y dijo, necesitas trabajar más duro
y arreglar esto ahora.

En ese momento, en su determinación equivocada, había sido el papel de él


tirar un puedo-tener-un-V849, e ir con, ¡Tienes razón, Ivie! Olvidé que, si le meto un
par de aspirinas Bayer, en lugar del Tylenol que he estado usando en él, ¡estará bien!
¡Su sistema inmune se detendrá pensando que su tracto intestinal es un buffet jumbo
y los ataques celulares cesarán! Entonces podemos hacerle crecer un par de riñones
nuevos y un hígado en mi almacén trasero hidropónico...y por Dios, solo para estar
seguros, démosle un corazón nuevo también.

48
Capitán Meriwether Lewis y subteniente Willian Clark, que realizaron la primera expedición que cruzó
el oeste del actual Estados Unidos.
49
Motor de 8 cilindradas dispuestas en forma de V (4 a cada lado).
113
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Gracias Ivie, te debo mi carrera. ¡No sé lo que hubiera hecho sin ti


diciéndome que me concentre y trabaje un poco más duro! Voy a ascenderte a
supervisor en el trabajo, y aquí, darte mi título de esa universidad humana Harvard
como una muestra de mi eterna gratitud.

—Qué estúpida, —murmuró a los cielos.

Naturalmente, no respondieron.

¿Acababa de llevarle esto al Rey?

De repente, la realidad de que ella no era diferente a todos los demás seres
queridos en el planeta le pegó duro. ¿Por qué no había pensado en las muchas veces
que la gente había venido a ella y le preguntaban si no había algo más, algún otro
tratamiento, un tipo diferente de terapia que podría traer alivio, curación, un
regreso a la normalidad? Había sido tan arrogante en cubrir el deseo de su corazón
en las vestiduras de su profesión que había echado de menos la obviedad de que al
igual que las estrellas no se preocupaban por los destinos de los ratones y los
hombres, tampoco lo hacía la enfermedad.

El cuerpo de Silas, ese coche proverbial que llevó su cerebro de sitio en


sitio, era una porquería sin un programa de reembolso/intercambio. Solamente las
emociones convertían esto en una tragedia. De acuerdo con la biología, aquellos
glóbulos blancos que estaban atacando cosas simplemente estaban haciendo su
trabajo, aunque con demasiado entusiasmo y mal objetivo.

—Mierda.

Nivelando la cabeza, siguió su camino e intentó pensar qué le diría a alguien


en su posición si ella estuviera una vez más en el lado del uniforme y zapatos con
suela de crepé en todo esto...

Nada bueno.

Maldita sea, no tendría nada bueno que decirle a nadie sentado al lado de la
cama de Silas.

Cuando Ivie regresó a la clínica, fue directamente a la unidad VIP y entró


con su nueva tarjeta de acceso. En lugar de usar el pasillo del personal, fue

114
J. R. WARD QUERIDA IVIE

directamente hacia el amable pasillo del paciente y la familia, pasando por mesas con
flores frescas mientras escuchaba la suave música clásica que se transmitía desde
arriba. Mientras se acercaba a la suite de Silas, miró el ornamentado número de oro
en la puerta. Ahí no había ninguna anotación de quién estaba dentro, ni ninguna
indicación de que lo que había más allá no era nada menos que alojamiento de lujo de
primer nivel.

Realmente quería creer en la falsa presentación.

Deseaba desesperadamente que, de hecho, estuvieran dando la vuelta al


mundo y que hubieran volado la noche anterior a un lugar maravilloso y extranjero
con comida interesante y una cultura fascinante.

Aclarando su garganta, se puso su máscara de no te agrietes por la presión


no hay nada en su lugar y…

Empujando la puerta de par en par, se detuvo entre las jambas cuando vio
quién estaba sentada en el sofá de la sala principal.

—Hola, —dijo Ivie mientras entraba y dejó que los paneles se cerraran tras
ella.

Pritchard estaba colocada como un maniquí de tienda departamental en los


cojines de seda, sus extremidades rígidas puestas en lo que se suponía que eran
ángulos “relajados” que, sin embargo, se malinterpretaban. Esta noche, el Sensato
Traje de Lana y los Sensatos Tacones Altos de la hembra le recordaron a Ivie a esa
secretaria, Miss Hathaway, de The Beverly Hillbillies.50.

— ¿Cómo estás? —preguntó Ivie cuando la hembra no levantó la vista.

Justo cuando Ivie decidió dejar a la ama de llaves de mal humor, Pritchard
habló. —Yo era su niñera, ¿sabes? Desde el momento en que nació, yo estuve con él.
Confiaron en mí y me abrí paso hasta estar a cargo de mucho más que sólo el bebé.
Nunca me apareé. Nunca tuve descendencia propia. Ellos eran...todo lo que tenía.
Todo lo que tengo, más bien.

Ivie cruzó y se sentó en una silla, poniendo su bolso a un lado. No se quitó la


parka. Simplemente se sentó sin moverse y escuchó.

50
Programa y película estadounidense sobre una familia montañesa del sur de California que descubren
petróleo y se mudan a Beverly Hills.

115
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Soy muy buena en mi trabajo, —dijo Pritchard—. Dirijo todo el hogar del
Señor Silas. Tiene quince doggen que trabajan en su propiedad, y la mansión es muy
grande, como recordarás. Una debe estar atenta a casas que son tan viejas y tan
grandes. Siempre hay mucho que hacer.

Pritchard miró hacia el arco que conducía a la habitación de paciente de


Silas. —Le hablé. Después de que te fuiste esta noche. Durante bastante tiempo.
Recordamos...tantos buenos momentos. Fue encantador. No creo, si él no
estuviera...bueno, no estoy segura bajo ninguna otra circunstancia que hubiésemos
conversado como tal. Estoy agradecida por eso.

La hembra mayor permaneció en silencio durante mucho tiempo, sus ojos


llorosos, esa cara delgada completamente serena mientras su garganta tragaba
compulsivamente.

Abruptamente, Pritchard golpeó las manos en sus muslos y se puso de pie.


—Por lo tanto. Voy a requerir tu cuenta bancaria y números de identificación para
establecer el pago por tus servicios. Y tengo una habitación preparada para ti
próxima a la suya cuando le saquemos de aquí. Asistiré a tus necesidades como lo
hago con las suyas propias.

La hembra se inclinó sin mirar a Ivie a los ojos. Entonces se enderezó y se


centró en algún lugar al norte del hombro izquierdo de Ivie.

—No tienes que pagarme. —Cuando esa mirada se encontró con la suya,
sacudió la cabeza—. No.…no quiero que me paguen por lo que hago por él.

—Pero es tu trabajo…

—Tienes que prepararte, —se escuchó decir a sí misma Ivie—. ¿Entiendes?


Debes estar lista porque no se va a ir a casa. Esto va a ser donde terminen las cosas.

Casi la mata decir las palabras, pero la verdad era más importante que los
sentimientos compasivos ya fueran los de Pritchard o los suyos propios.

El ama de llaves abrió la boca. La cerró. Parpadeó como si no tuviera idea de


dónde estaba.

Ivie se puso de pie. Se acercó.

Y puso sus brazos alrededor de la hembra.

116
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Al principio, Pritchard se puso aún más tensa. Lo cual fue como decir que una
estatua de mármol se volvía más de piedra.

Pero luego el abrazo fue devuelto y las dos se quedaron así.

—Vamos a hacer esto juntas, —dijo Ivie mientras miraba a la pared—. Vamos
a llevarle al otro lado de todo esto, juntas.

Mientras hablaba, era muy consciente de que “el otro lado” no era un regreso
a la salud. Era el Fade.

117
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Catorce

—Espera, espera, aquí está mi parte favorita.

Cuando Ivie señaló el televisor al otro lado de la habitación, ella se rió. —Y


entonces…

Silas estaba sonriendo a su lado, los dos juntos en su cama de hospital. Con
una manta sobre ambos, sus cabezas sobre la misma almohada, y sus manos
entrelazadas, ella casi podía imaginar que eran como cualquier otra pareja.

— ¿El Junior Mint51 va al paciente? —Preguntó Silas—. ¿Me estás tomando


el pelo?

—Kramer es una cosa. ─Ella echó un vistazo─. Este es probablemente mi


capi favorito.

—No puedo creer que nunca vi Seinfeld.52

— ¿No amas a Netflix?

—Estoy aprendiendo, gracias a ti.

Hubo un golpe en la puerta del personal, e Ivie discretamente miró su reloj.


Tiempo perfecto.

Silas miró hacia el sonido. — ¿Adelante?

Ivie siempre tuvo cuidado de no responder por él. Era importante para él
mantener la sensación de que tenía el control de algo, cualquier cosa.

Rubes entró con una bandeja de medicamentos. — ¿Cómo estamos, chicos?

51
una marca de menta pequeña cubierta de chocolate con un centro cremoso de menta.
52
Serie de tv cómica.

118
J. R. WARD QUERIDA IVIE

La pelirroja era lo suficientemente alegre en la superficie, pero sus ojos


estaban concentrados y alerta, y fue interesante para Ivie ver a su prima en el
trabajo. Nunca antes habían tenido los mismos pacientes porque Rubes había estado
en otra unidad, y fue genial ver que bajo toda esa alegría había una enfermera
increíble.

Silas frunció el ceño y miró a Ivie. — ¿Pensé que estabas a cargo de mí?

—Tengo un buen cóctel para usted esta noche, señor. —Entonó Rubes
mientras dejaba la bandeja sobre una mesa rodante—. Un vino ligero y afrutado con
notas de lavanda y cereza, pero con un final que recuerda a nuez y almendra.

Con una floritura, ella quitó la fina servilleta de damasco que cubría la
jeringa y los frascos. Ivie hizo una evaluación rápida de las drogas, marcándolas en
su cabeza. Sí, todo allí. Bien.

— ¿Crees que a mi prima le importará? —le susurró a Silas—. ¿Si nos


besamos mientras ella carga tu IV?

Silas parecía confundido, pero luego sonrió. —Rubes, ¿qué dices?

—Creo que soy demasiado joven, demasiado joven e impresionable para tanta
vulgaridad. —Rubes fue rápida con la administración—. Oye, ¿es ese el episodio del
Junior Mint?

—Lo es, —respondió Silas—. Mi primera vista, por así decirlo, y ha estado a
la altura de su bombo publicitario.

—El paciente vive al final...

Rubes cerró la boca y palideció. Pero Silas simplemente extendió la mano


temblorosa y le palmeó el antebrazo. —No es para preocuparse. ¿Y tal vez puedas
traerme una caja de Junior Mints junto con mi próxima tanda de medicamentos?

Rubes respiró profundamente. —Absolutamente. Y veré si puedo conseguir


algunos Milk Duds53 y una caja de bolas de leche malteada en caso de que funcionen.

Mientras cubría la bandeja con la servilleta, le disparó a Ivie un lo siento;


Ivie le lanzó un beso.

53
Bolitas de caramelo cubiertas de chocolate.

119
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Y entonces ella y Silas estaban solos otra vez.

—Me encanta Rubes, —dijo—. Ella es, como, la anti yo…

— ¿Ya… ya no quieres ser mi enfermera?

Ivie rodó sobre su costado y lo miró a los ojos. Pasando las yemas de sus
dedos por su mandíbula y bajando por su garganta, ella trató de no darse cuenta de
que su barba ya no salía. Lo cual no era raro en vampiros machos que estaban
muriendo, esa suave piel en su rostro era un testamento más de todo en lo que no
quería pensar.

—Prefiero ser tu novia. —Ella besó su boca—. Todavía estoy monitoreando


todo. Pero el tiempo que paso corriendo por conseguir medicamentos e ingresando
cosas en tu registro y revisando suministros es tiempo lejos de ti.

Él asintió y cerró los ojos. —Sí. Ciertamente.

Cuando pareció retirarse de ella, le dio el espacio para ir donde su cerebro


lo necesitaba. Hizo mucho eso, ella se dio cuenta... cada vez más callado y retraído,
solo para volver con una broma, un cumplido o una pregunta.

— ¿Puedo preguntarte algo? —Dijo.

—Cualquier cosa. —Ella sostuvo su mano—. ¿Qué es?

Se tomó su tiempo, y ella estaba contenta de que él lo hiciera. —Has estado


con pacientes en mí... situación.

—Sí. Lo hice.

—Y qué es lo que... ¿qué les dices?

— ¿Te refieres a cómo es el proceso de muerte?

—Sí.

Dios, ella odiaba que este tema estuviera entre ellos. Que esta cosa horrible
de la que sabía tanto no era simplemente un tema hipotético de conversación para
acercarlos, el tipo de cosas que dos personas que estaban comenzando a salir
cubrirían como cuántos niños esperaban tener o dónde querían vivir en última
instancia.

120
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Puedes ser honesta conmigo. —Él la miró—. Sé que no va a ser fácil.

—Antes que nada, no te faltaría el respeto al no decirte la verdad u ocultar


las cosas. Y, en segundo lugar, no tiendo a centrarme en el final. Lo que trato de
hacer es que la gente se sintonice en el ahora. Reconozco a mis pacientes que sus
cuerpos están fallando y no hay nada que podamos hacer para detener eso. Pero luego
les pregunto, ¿qué es lo que más quieres preservar sobre ti ahora mismo? ¿Qué
características de los tuyos son más importantes para ti? ¿Cómo podemos honrarlos?
¿Traerlos hacia adelante? ¿A quién necesitas ver? ¿A quién quieres ver? La realidad
es que los moribundos siguen viviendo igual que todos los que viven, están en proceso
de muerte. ¿Eso tiene sentido?

Él asintió y cerró los ojos.

Fue desgarrador observar que parecía haber envejecido cien años en las
últimas veinticuatro horas.

Y era tan difícil para ella no romperse y llorar, excepto que no podía hacer
eso delante de él. Tal vez no conocía mucho a Silas en términos de días, pero estaba
familiarizada con su carácter, y si la veía arrastrándose por él, desperdiciaría su
energía tratando de consolarla.

Mirando la sombra oscura de sus pestañas sobre sus pómulos pálidos, estaba
convencida de que la Virgen Escriba los había puesto juntos a propósito: él había
necesitado a alguien para ayudarlo en su viaje al Fade... y ella había necesitado sentir
amor.

Por mucho que odiara admitirlo, debajo de su duro no soy tan romántica
como Rubes exterior, había habido un lugar solitario. Un lugar tranquilo y solitario
que no había confiado que el destino le proporcionaría algo más que una rutina
nocturna.

Por supuesto, lo que le había dado era una espada de doble filo, ¿no?

—He vivido durante mucho tiempo. —La voz de Silas era aguda y tomó un
par de respiraciones. —He visto muchas cosas. Mucho ha cambiado en los últimos
cuatro siglos. He conocido a personas buenas y malas, he hecho cosas de las que
estoy orgulloso y otras de las que me arrepiento. Supongo que no soy diferente a
nadie más.

— ¿Qué es lo que más quieres que recuerden? —Susurró.

121
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Sus párpados se levantaron y sus ojos se movieron a los suyos.

—Mi amor por ti. —Parpadeó lentamente—. Deseo ser recordado por lo
mucho que te amo. De todos los lugares que he visitado, personas que he conocido y
cosas que he hecho... mi amor por ti es la representación más pura de lo que soy. Es
lo mejor de mí, de lo que soy, de mi alma. Mi amor por ti... es todo de mí.

Ivie se echó a llorar a pesar de que hizo todo lo posible para no ceder a la
emoción. —Silas...

—Por favor no me olvides. Sé que se supone que debo decirte que sigas
adelante con tu vida y te dediques a esta pequeña porción de tiempo que nos han
dado... pero solo... llévame en tu corazón donde sea que vayas. Será la vida que deseé
haber vivido, a tu lado, disfrutando el regalo del tiempo y la salud contigo.

—Lo prometo, —ella respiró—. Nunca te olvidaré.

Cuando él no respondió, Ivie tomó su palma y la colocó sobre su corazón. —


Aquí. Estarás aquí.

—Intentaré volver contigo. —murmuró—. En tus sueños... iré a buscarte... en


tus sueños... te... amo... querida... Ivie...

De repente, el equipo de monitoreo detrás de la cama comenzó a sonar,


múltiples alarmas sonando y convocando ayuda.

Cuando Rubes y otras tres enfermeras irrumpieron por la puerta del


personal, Ivie se puso de rodillas e hizo una evaluación rápida. Paro cardíaco. Su
corazón no estaba latiendo.

— ¡Aplana la cama! —Ladró—. ¡Dame una cama plana!

Por una fracción de segundo, los otros miembros del personal y su prima se
congelaron.

Pero luego todos se pusieron en acción, Ivie revisó las vías respiratorias de
Silas y luego se inclinó sobre él para poder realizar compresiones de pecho.

— ¿Dónde está el carro de paro? —Gritó ella mientras cerraba los codos y
comenzaba a golpear su pecho—. ¡Vamos a necesitar las paletas! Silas! Quédate
conmigo, no te vayas todavía, tienes que quedarte con...

122
J. R. WARD QUERIDA IVIE

A las tres a.m., Silas parecía haberse estabilizado, lo cual era una buena
noticia. ¿Las malas noticias? No había recuperado la conciencia y había tenido que
ser ventilado para que pudiera seguir respirando.

Su pobre corazón había sido tan devastado por su sistema inmune fuera de
control que el músculo simplemente no estaba a la altura de su carga de trabajo. Por
el momento, lo único que lo mantenía funcionando era una compleja combinación de
medicamentos capa tras capa, y la sangre que había logrado atravesar por su
garganta hace unas dos horas.

Pero esta no era una solución a largo plazo y todos lo sabían.

Havers había estado en cirugía y luego había asistido a un parto complicado,


por lo que, en este punto, solo estaban esperando su evaluación final de lo que todas
las enfermeras, incluida la propia Ivie, sabían que era verdad.

Silas, para todos los efectos, ya se había ido.

Solo quedaba la concha, la cáscara vacía.

Ivie se sentó en el borde de la cama y tomó su mano flácida. —Te amo, Silas.
Estoy tan feliz de haberte conocido.

No luchó contra las lágrimas esta vez, a pesar de que creía que los pacientes
en coma eran más conscientes de lo que les rodeaba de lo que sugería su nivel de
conciencia.

¿Cómo estaban diciendo adiós tan pronto…?

— ¿Ivie?

Ante la suave indicación, levantó la vista. Rubes estaba de pie al otro lado
de la cama, las manos de la hembra enredadas frente a su pecho, su cuerpo inclinado
hacia adelante, como si estuviera tratando de interrumpir tan silenciosamente como
fuera posible.

Ivie se secó la cara con las palmas e intentó sonreír. —Hola. ¿Cómo te va
prima?

O algo por el estilo. Ella no estaba segura de lo que estaba diciendo.

123
J. R. WARD QUERIDA IVIE

— ¿Hay alguien aquí que quiera verte?

—Bueno. Por supuesto. Todo bien.

No se le ocurrió preguntar quién. Por otra parte, realmente no le importaba


nada excepto lo que estaba sucediendo en la cama del hospital.

— ¿Dónde?

—Fuera en el pasillo.

Cuando Rubes asintió con la cabeza hacia el frente de la suite, Ivie se puso
de pie y sacudió las lágrimas sueltas de su uniforme. Luego puso un pie delante del
otro a través del arco y la sala de estar, y salió al pasillo…

Ella se detuvo en seco.

—Pensé que necesitabas tu propio roble ahora mismo, —dijo Rubes


suavemente desde atrás.

El padre de Ivie estaba parado en el medio del corredor, esas botas de


motorista plantadas en el lujoso corredor, sus manos en sus caderas revestidas de
cuero, sus tatuajes brillando en la tenue iluminación porque, por supuesto, había
venido sin una chaqueta puesta.

Ivie apretó la mano de su prima en señal de agradecimiento y luego corrió


hacia su padre.

Golpeó a Hirah como un auto que se sale de control a toda velocidad. Y como
una torre de concreto, su padre no se movió. Él simplemente puso sus fuertes brazos
alrededor de ella y la abrazó con fuerza.

—Se está muriendo papá. Él se está muriendo...

Su padre no dijo nada. Dejó que su fuerza hablara mientras evitaba que
colapsara en un montón en el pasillo.

—Lo amo tanto, —giró la cara hacia un lado y apretó los ojos con fuerza—.
Y él se está muriendo...

Se quedaron así por mucho tiempo, y ella era vagamente consciente de gente
caminando tranquilamente, pero no le prestó atención a eso.

124
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Y más tarde, mucho más tarde, ella reflexionaría que fue entonces cuando
se hizo adulta. Parada en ese corredor, en el abrazo de su padre, ella entró
completamente en su madurez.

La cuestión era que, cuando eras joven, y acudías a tus padres en busca de
apoyo, nueve de cada diez veces podían solucionar cualquier problema. Podrían pegar
el timón roto en tu velero. Poner una tirita en un corte. Alimentarte cuando tenías
hambre, acostarte cuando estabas exhausto, pasar el rato contigo cuando estabas
solo. Podrían ayudarte a encontrar lo que se te perdió, hacer desaparecer las
tormentas, comprarte un helado cuando alguien era malo contigo sin una buena razón.

Los padres, cuando eras un niño, eran la fuente de lo que va a estar bien.

Pero cuando Ivie se apoyó en su padre, fue como una adulta.

Él no podía arreglar esto, y ella sabía que no debía siquiera preguntar.

—Lo siento mucho, niña. —dijo en una voz que se quebró—. Lo siento mucho…

Cuando se separaron, Rubes tuvo la amabilidad de llevarlos a la sala de


reuniones del personal de la unidad para que pudieran tener un poco de privacidad. Y
una vez que se instalaron en una mesa circular, Rubes los había dejado para volver a
cuidar de Silas, algo por lo que Ivie estaba agradecida. No era que no confiara en las
otras enfermeras para ir a buscarla... era que no confiaba en nadie tanto como en su
propia sangre.

— ¿Cuánto tiempo más tiene? —Preguntó Hirah.

—No mucho más. —Se frotó la cara—. El final ha llegado muy rápido. Quiero
decir, quiero que su sufrimiento termine, pero al mismo tiempo, desearía que hubiera
más noches por delante para nosotros.

—Parecía un buen tipo.

—Él era… es… —se corrigió ella misma—. Él es un gran tipo.

—Tu mahmen quería venir, pero estaba demasiado sofocada.

—Prefiero que no me vea llorar. Tampoco estoy demasiado loca como para
tener que hacerlo.

—Sabes Ivie, estoy tan orgulloso de ti. —Cuando Hirah se puso ronco, él
tomó su mano—. Eres una hembra tan valiosa. ¿Y el hecho de que no estás huyendo

125
J. R. WARD QUERIDA IVIE

de él? ¿De esto? Cuando Rubes me llamó por primera vez, estaba triste por ti. ¿Pero
mi siguiente pensamiento, cuando ella me dijo que estabas a su lado? Mi siguiente
pensamiento fue que esa es mi hija. Esa es la hembra que crie. Tú y yo somos iguales,
siempre lo hemos sido... demonios, ¿tal como estás ahora? Creo que eres más fuerte
que yo en realidad.

—Nadie es más fuerte que tú papá.

Él apretó su palma. —Mírate en el espejo Ivie.

Cuando su padre se fue unos cuarenta y cinco minutos más tarde, Ivie
reflexionó que la visita era probablemente lo mejor que había hecho por ella. Él no
era el tipo de hombre que se sentía cómodo en un entorno “sofisticado”, y Dios sabía
que odiaba todo lo médico con pasión.

Demonios, había sido conocido por establecer sus propios huesos de vez en
cuando solo para evitar acercarse a la clínica.

Sin embargo, para ella, él había restado valor a todo eso y venido aquí.

A veces, simplemente aparecer en persona significaba todo.

Y cuando Hirah se despidió, no fue porque el amanecer estaba por venir,


aunque lo era, pero más bien porque parecía sentir que estar lejos de Silas era difícil.

Después de que Ivie lo acompañó a uno de los ascensores y lo envió en su


camino, ella decidió que cuando Silas finalmente se fuera, ella iría a casa de sus
padres y se quedaría un par de días. La idea de estar sola en su departamento fue
suficiente para enloquecerla.

Ivie se apresuró a regresar a la unidad VIP, y una vez más, tomó el pasillo
familiar en lugar de la parte posterior del personal para entrar a la habitación de
Silas porque era más directo.

Cuando abrió la puerta, se detuvo en seco.

Havers estaba en la sala de estar, el médico de la raza estaba sentado en el


sofá de seda, las piernas cruzadas sobre la rodilla y los lentes de carey caídos
mientras se frotaba los ojos.

Se puso las gafas tan pronto como su presencia se registró y se puso de pie.

126
J. R. WARD QUERIDA IVIE

El corazón de Ivie comenzó a latir con fuerza. Por mucho que sabía que
habían llegado a la esquina final, no quería escuchar la verdad que ella sabía en su
corazón. No quería saber que era hora de que se eliminara el soporte vital. Ella no
podía soportar la idea de que...

...había llegado el adiós.

—Tengo una idea, —dijo el sanador—. Es radical y nunca se ha intentado


antes. Pero tengo algo que podría funcionar para él.

127
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Quince

—Lo siento, yo estoy... ¿qué? ¿Disculpe?

Ivie estaba tartamudeando, pero eso fue lo que sucedió cuando su jefe le
sugirió que posiblemente podría tener una salida del infierno en el que estaba. Y que
además le daría una linterna, algunas barras de proteína y un CamelBak54 lleno de
agua fresca.

O algo parecido.

—Bueno, a menudo me he preguntado si una enfermedad como esta podría


responder a un trasplante de médula ósea. Como sabes, el sistema inmune de los
vampiros es único en nosotros, y aunque existen algunos paralelismos con los de los
humanos, están lejos de ser idénticos. Nuestro sistema es mucho más resistente,
por lo que no tenemos cáncer, pero ese es precisamente el problema en un paciente
como tu compañero. Si reprimimos demasiado la inmunidad, rebota en una agresión
aún mayor, creando nuevas dificultades… sin embargo, si lo dejamos seguir, destruirá
sus órganos de todos modos.

Ivie estaba luchando por mantenerse al día con las palabras, aunque ninguna
de ellas le era desconocida.

—Entonces, ¿qué está sugiriendo?

— ¿Qué pasaría si pudiéramos reiniciar su inmunidad con algo


evolutivamente inferior, pero médica y biológicamente mejor?

—No le estoy siguiendo.

—Él es un aristócrata. De una Familia Fundadora. Como resultado de la


endogamia entre los de la glymera, su sistema inmune, en efecto, ha sido
comprometido por un grupo limitado de genes que permitió que una mutación recesiva

54
Cantimplora.

128
J. R. WARD QUERIDA IVIE

se convirtiera en una dominante, lo que resultó en el defecto de Crane que padece.


¿Qué pasaría si encontramos un donante civil, uno de cría socialmente menor que,
por esa misma razón, fuera mucho más resistente y saludable? Tendríamos que
encontrar uno que fuera compatible y tiene que ser macho, pero es posible que una
infusión de médula nueva haga que su sistema inmunológico se reinicie y regule mejor,
de hecho.

Ivie miró a su alrededor. —Perdóname, debo sentarme…

—Aquí, ven aquí.

Sintió que la agarraba de su codo con fuerza y luego la escoltó hasta el sofá
en el que había estado.

A tiempo. Los cojines se posaron debajo de ella justo cuando se le doblaron


las rodillas.

— ¿Alguna vez ha probado un trasplante de médula ósea antes? —Preguntó


ella.

—No, no lo he hecho. Esto es básicamente teórico. Y no hace falta decir que,


si no lo cura, seguramente lo matará. Podría morir por la quimioterapia de dosis alta
que se requerirá para matar sus propias células. Él podría rechazar el trasplante.
Podría tener una reacción anti-rechazo a los medicamentos. El trasplante en sí podría
no abordar los problemas de inmunidad. Sus órganos podrían estar demasiado
dañados para regenerarse. O podría haber una infección. O uno de varios de estos
eventos catastróficos.

— ¿Pero vale la pena intentarlo? —Peguntó.

Havers se sentó junto a ella. Tomando su mano, la miró directamente a los


ojos.

— ¿Si fuera yo, y tuviera a alguien como tú esperándome al otro lado de una
enfermedad? Lo probaría. Lo probaría cien veces. Es la única oportunidad que tiene
de estar contigo.

Fue una movilización de personal y recursos que Ivie nunca había visto.

129
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Una hora después de que se tomara la decisión, y gracias a los esfuerzos del
personal por llamar a sus abuelos, padres, tíos, hermanos y primos, cientos de machos
vampiros se presentaron en la clínica, formando líneas para tomarles muestras de
sangre. Sin embargo, no podían esperar los resultados. Debido a que estaba tan cerca
el amanecer, los donantes ingresaron, se les asignaron números y rápidamente se les
extrajo sangre antes de salir corriendo para no quedar atrapados durante el día
debido a la salida del sol.

Mientras tanto, Ivie se quedó junto a la cama de Silas, recibiendo


actualizaciones no solo de Rubes, sino de las otras enfermeras.

El donante requerido para el trasplante era más allá del tipo. Vitalmente
tenía que haber otros tres idénticos, y la propia sangre de Silas proporcionaba los
marcadores necesarios.

—Quédate conmigo, —susurró mientras alisaba el cabello de Silas hacia


atrás—. Necesitamos más tiempo. Escucha mi voz... quédate conmigo…

A medida que el ventilador bombeaba oxígeno fresco a sus pulmones, su


pecho se movía hacia arriba y hacia abajo, un respirador se inflaba y se desinflaba
de una manera antinatural. Y a ese sonidito de tambor, las máquinas de monitoreo
agregaron un coro de diferentes pitidos y parpadeos.

Odiaba todo eso. Comparado con la quietud y el silencio de él, todo lo demás
en la habitación del hospital parecía ruidoso y deslumbrante. Ella sólo quería que
todo se apagara para poder escucharlo a través del coma, pero no había manera de
hacerlo.

De vez en cuando, miraba el adornado reloj al otro lado del pasillo.

Las horas se estaban escapando.

La luz del día estaba aquí.

¿Qué pasaría si no encontraban un donante compatible? ¿Qué pasaría si él


moría antes de encontrar a alguien que pudiera ayudarlo?

Y demonios, incluso si encontraban a alguien, entonces tenía que preocuparse


por todas las complicaciones y el fracaso de...

—Basta, —se dijo a sí misma—. Un paso a la vez.

130
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ella revisó el reloj de nuevo. Aunque eso fue estúpido. Dios, ¿cuándo fue la
última vez que tuvo algo para beber o comer? No parecía importar. Su cuerpo no
tenía hambre ni pedía agua. Era como si estuviera inmóvil, tal como estaba.

—Quédate conmigo Silas...

Deseaba que hubiera alguna forma de preguntarle qué quería hacer, qué
riesgos estaba dispuesto a asumir, Si este era el tipo de desesperados Ave María
quería. A ella no le gustaba tomar la decisión por él, pero tenía que creer que él
elegiría apostar...

Una enfermera asomó la cabeza sin llamar.

— ¡Tenemos un donante compatible!

Ivie se puso en pie de un tirón.

— ¿Tenemos?

—No sé quién es el donante. Sólo el número… pero vamos a enviarle una


ambulancia y traerlo de regreso ahora mismo.

En ese momento, Havers entró a la habitación.

—Sí, tenemos buenas noticias. —El médico sonrió, pero no por mucho
tiempo—. Necesitamos mover a Silas a un aislamiento OR55 y comenzar la
quimioterapia ahora. La recolección de la médula ósea no tomará mucho tiempo, pero
los medicamentos que necesita requerirán alrededor de seis horas para
administrarlos. Y luego, después del trasplante, sólo tenemos que esperar y ver.

Ivie se volvió hacia Silas. — ¿Oíste eso? Es hora.

Ella se inclinó y envolvió sus brazos alrededor de sus hombros. —Te amo.
Lucha por nosotros, ¿de acuerdo? Lucha con todo lo que tienes. Estoy aquí esperando.
Incluso si no puedes oírme, debes saber que nunca estaré lejos. No te dejaré, ni
ahora ni nunca.

Era tan difícil levantarse y dar un paso atrás.

Pero ella no podía estorbar en el camino de todo esto.

55
Aislamiento protector que se utiliza para proteger a pacientes inmunodeprimidos como pueden ser
los trasplantados, pacientes con leucemia, sida o en quimioterapias.

131
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Llegó más personal y la charla fue rápida, urgente y técnica; Ivie se encontró
retrocediendo hasta que sus omóplatos golpearon la pared más alejada. Cruzando sus
brazos sobre su pecho, vio como Silas estaba preparado para ser transportado a las
unidades regulares. La suite VIP tenía la gran mayoría de los equipos y recursos, pero
algunos eran tan especializados, como los quirófanos de aislamiento, que, si pacientes
como Silas los necesitaban, debían ser trasladados.

—Pritchard necesita estar aquí, —les dijo a todos y a nadie en particular—.


¿Podría alguien llamar a su ama de llaves y enviar una camioneta para ella también?
Ella querrá estar aquí.

Rubes se acercó. —Claro que sí. ¿Hay algo más que pueda hacer por ti?

— ¿Puedo conocer al donante? —Ivie se escuchó decir.

—No sé quién es. No fui parte del proceso de pruebas, pero estoy segura de
que, si está dispuesto, puedes hacerlo.

—Realmente sólo quiero agradecerle.

—Despejen el camino por favor, gracias, despejen el camino...

Cuando alguien comenzó a maniobrar con la camilla del hospital en el discreto


vestíbulo para el personal, Ivie extendió la mano y tocó el hombro de Silas por lo que
bien podría ser la última vez.

—Te amo, —gritó repentinamente aterrorizada—. ¡Te amo!

Y luego él se fue.

Junto con la mitad del equipo de monitoreo.

Ivie podría haber intentado seguirlo, pero sabía que simplemente estaría en
el pasillo: no estaba en modo profesional en este momento. Ella era un miembro de
la familia solamente.

Así que lo mejor que podía hacer era quedarse allí y retenerse a sí misma.
Luego iría a la otra unidad en la que él iba a estar. Pero ella le daría al personal la
oportunidad de establecerlo primero; la cosa era que sus compañeras enfermeras
estaban estresadas y distraídas por su presencia. Preocupados por ella, horrorizados
por ella, no podían evitar mirarla; y por ahora todo tenía que girar alrededor de Silas.

No, esperaría allí unos diez, tal vez quince minutos, y luego iría.

132
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie miró el agujero vacío en la habitación donde habían estado la cama y el


equipo. Había un par de envoltorios y un guante de látex extraviado en el piso. Todo
se limpiaría antes de traer al siguiente paciente.

Y no sería Silas.

Si esto funcionaba, iba a tener que estar en aislamiento para...

— ¿Ivie?

Poniendo atención de nuevo miró a la enfermera que había entrado. — ¿Él


está bien?... Oh, Dios… ¿cuál es el código?

—El donante viene ahora mismo. Comprobó su documentación y estuvo de


acuerdo con no ser anónimo, ¿así que pensé que te gustaría conocerlo en la recepción?

Ivie tomó una respiración profunda. —Sí. Por favor. Gracias.

El viaje de la unidad VIP al área de recepción normal tomó una eternidad,


con las interminables vueltas a la izquierda y a la derecha. El ascenso de un piso en
el elevador era necesario porque la ambulancia oscura debía ser estacionada antes
de que cualquiera pudiera bajar de ahí, y eso sólo sucedía en la entrada principal de
toda la instalación subterránea.

Cuando salió a la sala de espera y al área de clasificaciones no urgentes, miró


alrededor de la zona abierta más grande de la clínica, viendo las sillas y mesas para
que los pacientes y las familias pasaran el rato, así como el área de juegos para los
niños, y el mostrador de registro que tenía tres empleados manejando computadoras
incluso durante el día.

—Saldrán de estos ascensores.

Ivie se dejó llevar hacia la izquierda y luego tuvo que caminar.

Cuando las puertas finalmente se abrieron, se detuvo y se quedó mirando.


Un macho alto y joven estaba parado entre una mujer que no era vampiro, pero
tampoco era humana, y… un hombre humano.

— ¿Eres Ivie? —Preguntó la mujer rubia cuando salieron libres.

Ivie asintió y se aclaró la garganta. —Ah, sí, sí, lo soy.

133
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Soy Doc. Jane. Estoy aquí para ayudar con la cosecha de la médula ósea.
Este es el Dr. Manello.

—Hey, —dijo el humano con una sonrisa simple. Sus ojos eran directos sin
embargo, y tenía una sensación de energía reprimida… como si estuviera impaciente
por ir a trabajar.

Dios mío, pensó Ivie. Los sanadores privados de la Hermandad de la Daga


Negra. Ivie había oído que a veces consultaban a Havers, y que claramente ofrecían
el mismo servicio a cambio. Sin embargo, ¿eran humanos?

Oh, a quién le importaba si podían salvar a Silas.

—Y éste es Ruhn. El donante.

El macho en cuestión se adelantó, quitándose una gorra tejida de lana.

—Señora. Siento mucho lo de su compañero. Me alegra que pueda...

A Ivie no le importó que fueran extraños. Ella lo abrazó fuertemente,


extendiendo sus brazos alrededor y sosteniéndolo con fuerza.

—Gracias, —dijo con la garganta ahogada—. Gracias por este regalo.

Hubo una pausa y luego él le devolvió el abrazo. —Sólo espero que esto
funcione.

134
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Dieciséis

De pie frente a la unidad de aislamiento, Ivie miró a través del cristal a la


cama del hospital. Silas parecía tan pequeño en ella, tan solo, y deseó poder entrar
allí y sentarse con él. El control de la infección comenzaba ahora. Sin embargo,
aunque podía ponerse el traje de protección y tomar todas las precauciones, al final,
cuantas menos personas entrarán en contacto, más seguro estaría él.

Ella no tenía idea de qué hora era. Qué día era.

Era vagamente consiente de que Rubes había venido a intervalos regulares


para hacerla comer y beber, pero las últimas doce horas eran borrosas.

La quimioterapia que le habían dado a Silas era tan fuerte que había hecho
su trabajo en cuestión de horas, acabando con todas las células inmunes que
funcionaban mal… así como con toda una serie de otras cosas.

Cómo es que él se mantenía con vida, ella no tenía ni idea. En ese momento
estaban limpiando su cuerpo con líquidos, tratando de ayudar a su hígado y riñones a
hacer su trabajo, y había una manta fría alrededor de su cabeza para mantener la
circulación de su cerebro.

No por primera vez, le preocupaba que lo estuvieran matando de una manera


diferente. ¿Qué pasaría si es que salía vegetal? Vivo, pero muerto para todos los
efectos, porque quien él había sido se habría ido para siempre, su mente confundida
por la quimioterapia, sus órganos fritos, su…

—Ivie, están trayendo la médula ósea.

Al sonido de la voz de Rubes, ella saltó. —Lo siento, yo soy…

Un desastre

Su prima le sonrió gentilmente. —Está bien.

135
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Y ahí estaba, una bolsa IV con cosas rojas que podría haber sido, no por ser
asquerosa, una salsa de cereza o tal vez algo con tomates en ella o una pintura látex
que había sido congelada y había perdido parte de su integridad estructural.

La enfermera que la estaba manejando, estaba vestida con un traje de


asilamiento blanco, su cara y cabello estaban cubiertos por una máscara y una
capucha, sus pies metidos en botines. Y al pasar, levantó la bolsa hacia Ivie como
para reconocer lo que representaba, todo tipo de cosas: esperanza, amor, un posible
futuro contra viento y marea.

Ivie asintió con agradecimiento.

Luego vio como la enfermera entraba en la antesala sellada de la unidad de


aislamiento. Allí, otro miembro del personal, con similar atuendo, estaba esperando
y fue esa enfermera la que llevó la bolsa al lado de la cama de Silas.

Como la medula donada estaba conectada a la alimentación de la línea venosa


central, Ivie negó con la cabeza y miró a su prima. —El donante era un tipo tan bueno.
Tan generoso. Le dije… tú sabes, era realmente importante para mí que él supiera en
su corazón que no era su culpa si esto fallaba. Le dije una y otra vez que su regalo
era increíble y que Silas y yo estaremos agradecidos con él sin importar el resultado.

Ella había estado en el quirófano con Ruhn durante la cosecha porque había
querido apoyarlo y participar en el proceso de alguna manera… y no podía estar con
Silas en ese momento.

—Tu padre me llamó nuevamente, —dijo Rubes—. Y tu madre.

—Han sido geniales. ¿Les dijiste que estaba bien?

¿Mentiste por mí Rubes? Pensó.

—Sí lo hice. Mentí.

Cuando su prima volvió a mirar con esa sonrisa triste, Ivie puso su brazo
alrededor de la hembra. Curioso, durante toda su vida desde que eran niñas, Ivie
había… bueno, no habría descrito exactamente a Rubes por ser un poco dispersa y
falsamente optimista, pero ciertamente había visto a su prima no tan fuerte como
ella.

Incorrecto. Rubes había demostrado que estaba igualmente hecha de


granito.

136
J. R. WARD QUERIDA IVIE

El hecho de que su exterior fuera tan voluminoso como su pelo rizado, no


significaba que el núcleo no era sólido.

—Te amo Rubes.

—Yo también te amo Ivie.

Cuando los ojos de Ivie se dirigieron a las conexiones de la bolsa que colgaba
con el resto de fluidos intravenosos y las drogas, a través de la máquina
dispensadora, y del otro lado al puerto de Silas, rezó para que esto funcionara.

Y que, si lo hiciera, el resultado sea algo por lo cual él no la culparía.

El tiempo pasó lentamente.

Los miembros del personal fueron muy amables, moviendo una cama
directamente fuera de la habitación de aislamiento, colocándola justo contra el
cristal para que cuando Ivie apoye la cabeza en la almohada, todo lo que tendría que
hacer, seria abrir los ojos y ahí estaba Silas.

La gente trajo comida. Sus padres la visitaron. Al igual que otros miembros
de su familia.

El donante pasó a visitarla un par de veces. Los médicos de la Hermandad


de la Daga Negra visitaron y realizaron consultas. Las enfermeras con esos trajes
blancos de protección entraban y salían del anexo de la habitación.

Havers estaba siempre cerca.

Para evitar que su propio cuerpo se viniera abajo, Ivie se puso en un horario
de comer, bañarse y dormir, literalmente colocando la alarma de su iPhone para
asegurarse que esté concentrada solo en las necesidades básicas. Se trajo ropa de
casa y estaba bastante segura que todo el personal estaba haciendo sus comidas
calientes en un horario de rotación, pero todo era muy difícil de rastrear.

Era algo así como tener fiebre muy alta, una desconexión esencial que la
colocaba en medio de una isla desierta, aislada en medio del océano, cualquier cosa
de su entorno, ya sea comida, conversación o movimiento, tenía que viajar una gran
distancia para llegar a ella.

137
J. R. WARD QUERIDA IVIE

A ella solo le importaba una y solo una cosa: alguna señal de esperanza.

Un movimiento de su mano o pie que parecía intencional. Una prueba de


sangre que decía que su sistema inmunológico estaba despertando en su nuevo hogar.
Un monitor que anunciaba que sus principales órganos estaban regresando a la vida.

El estrés y el sufrimiento eran inimaginables, y en el fondo de su mente,


reconoció que por mucho que antes dijera que había sentido simpatía por las familias
de sus pacientes, que habiendo sabido por lo que tenían que pasar y poniéndose ella
misma en sus zapatos… todo eso había sido una mierda.

Hasta que no hubieses pasado por este camino e intentaras medir la escala
del infierno, no sabrías cómo era. El cerebro leyendo compulsivamente cada pequeño
dato, el vuelco entre la esperanza y la pérdida, constantemente tocando fondo de un
lado a otro. ¿Y justo cuando pensabas que no podrías hacerlo por una noche más?
¿Por una hora más? ¿Por solo un segundo más?

Te levantabas y comías algo que no podías probar, te frotabas los ojos rojos
y arenosos… y volvías a conectarte en todo.

En esa nota, Ivie revisó en su iPhone. Martes. Era martes.

Así que habían pasado tres días desde el trasplante.

Setenta y dos horas.

—Te traje un café.

Ivie volteó y levantó la vista. Era Havers y parecía tan exhausto como ella.
—Oh gracias.

Ella no lo quería, pero tomó la taza y bebió de ella porque necesitaba líquidos,
la cafeína era un regalo del cielo y, además, ¿el hecho de que el propio sanador había
pensado en traerle algo? Ella estaba asombrada por el gesto.

Ambos se enfocaron en Silas.

— ¿Qué piensa? —Preguntó ella.

—No lo sé. Estoy buscando signos de algún cambio.

— ¿Cuánto tiempo más?

138
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Es difícil de decir. En humanos toma un par de semanas, pero nuestros


sistemas funcionan de una manera diferente al de ellos, es difícil usar eso como un
punto de referencia.

Se quedaron allí la mayor cantidad de tiempo posible, ella sentada con las
piernas cruzadas en la maraña de mantas del hospital, sobre la cama que también era
su sofá y escritorio, él de pie junto a ella, con la espalda recta y el lazo atado.

—Gracias por intentarlo, —dijo roncamente.

—Solo pido que esto funcione.

—Yo también.

Había resignación en ambas voces, e Ivie lo reconoció por lo que era: la


primera señal de que estaban llegando a un acuerdo con lo que era claramente un
fracaso trágico.

139
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Diecisiete

Los milagros sin embargo, suceden.

Justo cuando todo se sentía perdido, cuando todos los signos estaban en
negativo, cuando Ivie había comenzado a darse cuenta de que las cosas no habían
salido como esperaban y necesitaba enfrentarse a la dura verdad...

Silas regresó.

Y no con un gemido, sino un rugido.

Ivie estaba acostada, su cabeza sobre la almohada, sus ojos en él, cuando
sintió que sus párpados empezaban a caer. El personal había llegado unos veinte
minutos antes para tomarle otra muestra de sangre y ajustar sus medicamentos de
apoyo, pero ahora eran solo los dos de nuevo.

Más tarde, ella se preguntaría qué la hizo comprobarlo una última vez…
puede ser reflejo; tal vez fue el destino tocando su proverbial puerta.

Pero ella forzó sus ojos a abrirse y... vio que él estaba levantando una mano.

Al principio, no tenía idea de lo que estaba mirando. Él no se había movido


desde que colapsó y tuvo que ser revivido.

¿Esto fue una convulsión…?

Mientras ella se sentaba, él movió su mano… parecía estar levantándola para


tratar de mirarla. Y luego, el otro lado se levantó también.

Ivie saltó de la cama y se fue a la antesala tan rápido que era una caricatura
de sí misma, capaz de romper paredes y dejar un rastro de su cuerpo corriendo.

Luchando con los vestidos y las cofias estériles, sus manos temblaban y dejó
caer las cosas y luego no pudo meter los pies en el fondo del botín del maldito traje.

140
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Cuando finalmente rompió el sello y escuchó el silbido de la alta presión que


se liberaba, sintió que era demasiado tarde o demasiado...

—... Ivie... Ivie... mi querida Ivie...

Silas estaba moviendo su cabeza de un lado a otro, sus brazos comenzando


a dar vueltas, sus piernas moviéndose sin descanso debajo de las sábanas.

— ¡Estoy aquí! ¡Estoy aquí!

Su voz estaba amortiguada y teñida con un chillido electrónico al pasar a


través del altavoz en la tapa del cabezal.

Pero él se volvió hacia ella. Y pareció retroceder.

Ella extendió sus palmas. —No, no, soy yo, lo prometo—. Estoy aquí.

Ivie dio unas palmaditas en el traje. Y luego ella estaba sosteniendo su mano
y mirando esos asombrosos ojos pálidos a través de la máscara. —¿Silas?

Su cara era como una versión esquelética de lo que había sido una vez, los
huesos amenazando con romper su piel, sus ojos hundidos en sus cuencas, con las
mejillas hacia adentro. Su piel era gris y seca, su pelo negro escondido por la unidad
de refrigeración en su cabeza. Sus brazos eran delgados como ramas, la carne
colgando de ellos en pliegues sueltos de donde sus músculos se habían atrofiado

Y cuando se encontró con su mirada y comenzó a sonreír... él era el más


hermoso macho que ella había visto alguna vez.

— ¿Por qué? —Él hizo un gesto con una mano floja hacia su casco.

—Te hicieron un trasplante de médula ósea. Necesitamos que no te infectes


con nada. Esto es… por tu protección…

En ese momento, comenzó a llorar, y honestamente no podía decir porqué.


Mientras las lágrimas corrían y su máscara se empañaba, no había nada que ocultara
la emoción que sentía; era una bola gigante de amor, alivio y el terror puro era un
breve resurgimiento que iba a fracasar.

— ¿Médula ósea…?

Su voz era tan débil y áspera, apenas podía oírla, pero era lo mejor que
alguna vez le había entrado por las orejas.

141
J. R. WARD QUERIDA IVIE

—Un nuevo sistema inmunológico para ti. —Ella le apretó la mano—. Un nuevo
comienzo. Un donante que ayudó. Hace cuatro días... —balbuceó, repitiendo palabras
y frases, tratando de que lo entienda.

—Nuevo... inmune...

—Así es…

Sonó un golpe en el cristal e Ivie echó un vistazo por encima de su hombro.


Rubes estaba afuera, saltando arriba y abajo, su cabello como bucles de cobre sin
amortiguación y saltando de una caja. Estaba sosteniendo lo que parecía un informe
de RSC56 y levantando el pulgar hacia arriba una y otra vez.

Estaba funcionando Su nuevo sistema inmune estaba despertando. Y


trabajando.

Más tarde, Ivie reflejaría que todo era como la primera señal de primavera
que notaste, tal como pensabas que el invierno nunca terminaría y el clima nunca
cambiaría. Era esa gloriosa sacudida de felicidad cuando saliste de tu casa y el aire
era un poco más suave, y el aroma de la polución estaba sobre ti, y había una humedad
en el aire que había estado perdida desde octubre.

Era el azafrán sacando la cabeza de la tierra. El nuevo Narciso en el lecho


de flores. Era la ramita de hierba verde y el rubor verde en un arbusto de madreselva
y los brotes a lo largo de las ramas de los árboles.

Era la promesa de calidez y vida y el destierro de la frigidez cruel del


invierno.

—... Ivie... —susurró Silas.

—Te amo, —dijo a través de la máscara—. Estoy tan feliz de que hayas
vuelto.

—Te amo... querida Ivie.

56
Recuento sanguíneo completo.

142
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Capítulo Dieciocho

—Mira, no quiero ser directa sobre esto, pero tengo que serlo.

Mientras Silas se sentaba en su cama de aislamiento, miró a Ivie


directamente a los ojos y cruzó los brazos sobre su pecho. Negándose a recostarse
contra las almohadas levantadas, era una inflación de sí mismo, una resurrección a
donde él había estado...casi. Tenía que recuperar peso. Sus problemas estomacales
estaban persistiendo. Estaba en una tonelada de drogas.

Pero estaba gloriosamente vivo, maravillosamente alerta y...

...como resultado, cachondo.

— ¿Cuándo puedo hacerte el amor? —dijo él.

Ivie se sentó en la cama junto a él y no pudo mantener a raya la sonrisa de


su cara. —Bueno, supongo que puedes tan pronto como salgamos de aquí.

— ¿Y cuándo va a ser eso?

Silas se había saltado la etapa de recuperación petulante y enfurruñada en


la que algunos pacientes caían y procedió directamente en Listo Para Ir. Y no solo
sobre el sexo. Estaba listo para volver a su vida, a su vida juntos.

— ¿Creo que dentro de una semana?

El gemido que soltó fue solo parcialmente cómico. —Esta habitación es una
pecera.

—Lo sé. Pero tú sistema inmune todavía no está allí. Estamos cerca, muy
cerca sin embargo. Ey, ya no tengo que usar un traje y una máscara. Esto es enorme.

Lo verdaderamente milagroso fue que su trasplante de alguna manera había


re calibrado todo su cuerpo, cambiando su base, su muy celular identidad. En las

143
J. R. WARD QUERIDA IVIE

siete noches anteriores, Havers había reducido la cantidad de drogas anti-rechazo


en su sistema y había descubierto…que él no parecía necesitar ninguna: Análisis de
sangre y muestras de tejido habían demostrado que la médula ósea y el sistema
inmune del donante esencialmente “convirtió” a Silas en el donante. Así que no fue
un caso de huésped versus injerto, sino que el injerto convirtió al huésped en injerto.

Doc. Jane, como Ivie había llegado a conocer a la excepcional doctora de la


Hermandad, había quedado asombrada. Ella evidentemente había salido de la
tradición humana y había indicado que la transformación era sin precedentes en su
experiencia.

Pero, de nuevo, los vampiros eran una especie diferente.

—Quiero estar a solas contigo. —Silas sonrió—. Por, como, un mes seguido.

—Ese es mi plan también.

—Quiero decir, he apreciado este increíble nivel de apoyo de todos, pero


estoy listo para que te frustres conmigo por cosas normales como olvidar tapar la
pasta de dientes, no poner mi plato en el lavavajillas y dejar mis calcetines alrededor
de nuestra habitación.

A veces, el milagro por el cual la gente rezaba no era más exótico que
“normal”. Y al principio, ella no había confiado en la calibración de las cosas. Ella había
esperado a que cayera el otro zapato, que la pesadilla volviera, que el infierno se
reanudara.

Con cada noche que pasaba sin embargo, era capaz de dejar ir más de eso.
Sin embargo, todavía tenían un largo camino por delante. Había mucho de
recuperación ante ellos, pero los grandes obstáculos habían sido pasados, superados
por la increíble capacidad de recuperación del cuerpo de Silas.

¿Y lo maravilloso? El donante había pasado varias veces e iban a ver a Ruhn


fuera en el mundo real después de irse. El macho, una vez un extraño, se sentía parte
de ellos. Porque, hola, sin él no había un “ellos”.

Pritchard también había estado haciendo una revisión, trayendo informes


de los asuntos de Silas y propiedades de la casa y las tierras. Tenía mucho dinero,
como resultó. Muchas inversiones. Una gran cantidad de bienes inmuebles.

Además, un hermano que no pudo encontrar. Pero tal vez eso vendría luego.

144
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ivie ciertamente lo esperaba. Había una tristeza subyacente de que esta


terapia no se había usado para salvar al padre de Silas…pero al menos era una opción
para cualquier otro hombre que tuviera el defecto. Y, en consecuencia, ella y Silas
estaban desesperados por encontrar a su hermano, que también era portador.

Por parte de Ivie, su padre había estado de visita y también su mahmen.


Pero el resto de su familia se estaba demorando hasta que Silas saliera del hospital
y más adelante.

—Salvaste mi vida Ivie, —dijo él.

—Fueron Havers, los doctores y Ruhn.

—No. Tú fuiste por quien viví. Luché por ti. Podía escuchar tu voz, podía
sentir tu presencia...me aferré a todo eso. A veces, estuve tentado de rendirme y
ceder...pero sabía que estabas luchando por mí, por nosotros, y me uní a ti en esa
batalla. Te amo, querida Ivie.

Tomando su cara entre sus manos, ella le besó y susurró. —También te amo,
macho mío.

Había tantas cosas para decir, y esperanzas para el futuro, las esperanzas
y los sueños ahora estaban listos para volar libres. Un mundo de posibilidades estaba
ahora por delante de ellos, y era como si una propiedad robada les hubiera sido
devuelta, la preciosa joya del tiempo juntos en sus manos.

—Y no puedo esperar para hacer el amor contigo, tampoco, —murmuró ella—


. Me está volviendo loca.

145
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Epílogo

Pasaron tres semanas antes de que Silas finalmente fuera libre.

Tres largas semanas.

La demora se debió a un espantoso contratiempo con neumonía, pero Silas


había superado la infección como si hubiera vencido cualquier otro obstáculo, con
buen humor y fuerza. De hecho, lo había llamado prueba de su nuevo sistema inmune…
y a Ivie le encantaba ver el orgullo que sentía por la fantástica respuesta de sus
células.

Finalmente, también estaba ganando peso, y más que eso, se deleitaba con
la salud y el bienestar que obviamente no había sentido en mucho tiempo.

Su salida de la clínica había sido una emoción aterradora, con despedidas


que eran llorosas y sinceras por todos lados. Ivie se estaba tomado un año sabático,
pero luego volvería a trabajar… y había decidido dejar su apartamento. En un año.

Ambos estuvieron de acuerdo en que era importante para ellos desarrollar


su relación a su propio ritmo, con movimientos calmados, decididos… correr mucho
era demasiada presión. Pero ella se iba a quedar con él por mucho tiempo.

Mientras el chofer de Silas detenía el Bentley frente a la mansión en la que


una vez había entrado para una entrevista de trabajo, Ivie miraba por las ventanas
de su gran fachada con gran asombro. Pensar en lo lejos que había llegado desde que
había aparecido en esta gran puerta.

Silas tomó su mano. — ¿Estás lista?

—Oh, sí.

Cuando el conductor abrió la puerta, ella fue la primera en salir. Silas salió
más despacio, pero su rostro brillaba de felicidad.

146
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Mirando al chófer uniformado, dijo, —Gracias, Johe. ¿Por qué no te tomas


la noche libre?

— ¡Oh, señor! ¡Gracias! —El macho mayor se inclinó levemente—. Y puedo


decir, bienvenido a casa. Le hemos echado de menos.

—Gracias Johe.

Silas sonrió y saludó cuando el Bentley se alejó del bordillo. Y entonces Ivie
le ofreció su codo.

—¿Mi amor? —Dijo ella.

Silas enganchó su brazo y comenzaron a caminar por la pasarela. Las


linternas de gas chisporroteaban en bonitos soportes de hierro, y dejaba ver cómo
serían el césped y las plantas alrededor de la mansión en primavera y verano.

—Hay algo que debería decirte, —dijo él mientras se acercaban a la enorme


puerta de entrada—. Bueno, dos cosas en realidad.

— ¿Qué cosas?

Abrió el camino hacia la resplandeciente casa. —Primero que nada, Pritchard


tiene la noche libre. Ella se sintió un poco decepcionada al escuchar la noticia, pero
ahí tienes eso.

Ivie sintió que su cuerpo se calentaba al instante. — ¿Oh enserio?

Silas los encerró juntos, y ella notó vagamente que había vuelto con su
uniforme de cachemira y pantalones con mocasines caros. Todo le estaba un poco
holgado, pero ¿a quién le importaba? Aun así, iban a tener que cambiar un poco su
guardarropa.

Comprarle unos vaqueros azules, sudaderas y un buen par de pantalones


cortos para julio.

— ¿Y? —Preguntó ella.

Se detuvo en el centro del espacio abierto bellamente designado. —Compré


una granja para nosotros. En el valle de tus padres. Sí, sí, sé que debería haberte
preguntado, pero necesitamos un lugar fuera de la ciudad para tener más privacidad
y sé que quieres estar cerca de tu familia, y sin ánimo de ofender, pero tengo el
dinero del gin rummy que tengo que recuperar de tu tía…

147
J. R. WARD QUERIDA IVIE

Ella lo abrazó con fuerza. — ¡Como eres! ¿Compraste una granja para
nosotros?

Mientras la sostenía contra su cuerpo, el corazón de Ivie estaba libre, su


alma estaba libre, y fue en ese momento que supo que su caída había terminado:
cuando ella había estado en ese bar y lo había visto y casi lo miró a los ojos, cuando
tuvo la sensación de que algo cambiaria para siempre... ahora lo sabía hasta la medula
(naturalmente) que todo estaría bien y que su nueva vida iba a ser incluso mejor que
cualquier cosa que hubiera vivido antes...

La boca de Silas encontró la de ella y de repente dejó de pensar.

Todo se redujo a sentimientos cuando retrocedieron tambaleándose hacia


el salón en el que ella había esperado cuando llegó para solicitar el trabajo.

Las ropas abandonaron sus cuerpos, cayendo y aterrizando en la alfombra,


y luego estaban sobre la alfombra frente al crepitante fuego.

—Las cortinas están echadas, —gimió contra su boca. —Lo tenía todo listo,
incluso el fuego. Solo para esto.

Él la hizo rodar y se abrió paso entre sus piernas para entrar en ella. En
respuesta, las lágrimas de alegría se clavaron en sus ojos mientras lo miraba y
comenzaron a moverse juntos.

—Te amo, querida Ivie, —le dijo—. Y voy a vivir toda mi vida con la mejor
característica mía a la vanguardia.

Ivie sonrió y soltó una risita, sí, soltó una risita. Porque a veces, incluso las
mujeres duras y fuertes como ella tenían demasiadas burbujas de champan en su
torrente sanguíneo para mantenerlas dentro.

—Te lo devuelvo, mi macho, —respondió ella—. Te amaré con todo lo que soy
y todo lo que tengo...

Justo entonces, dejaron de hablar y se enfocaron en hacer el amor. Hasta


las seis p.m.... de la tarde siguiente.

148

Centres d'intérêt liés