Vous êtes sur la page 1sur 10

Objetivos

 Investigar sobre la taxonomía de la roya de la soja


 Conocer el ciclo de vida y las características del agente causal
 Distinguir los signos y síntomas que manifiesta la enfermedad
 Averiguar sobre la época de aparición, transmisión y sobrevivencia del
patógeno.
 Detallar las medidas de control necesarias para hacer frente a este
patógeno.
Introducción

La roya es una enfermedad de alto potencial destructivo que afecta al cultivo de


la soja. Desde su identificación a comienzos del siglo pasado en Asia, la roya
ha provocado severos daños en lotes de soja ubicados en varios continentes.
La roya de la soja es causada por dos especies de hongos: Phakopsora
pachyrhizi, originaria de Asia, y Phakopsora meibomiae, originaria de
Sudamérica. La especie asiática es más virulenta y agresiva que la
sudamericana, por lo tanto causa mayores daños económicos.

La especie asiática fue encontrada en Hawai en 1994, y causa considerables


pérdidas de rendimiento en varios países asiáticos, hasta 40% en Japón y 80%
en Taiwán.

En los EEUU el riesgo de la roya de la soja está siendo investigado desde la


década del 70’ por el USDA (Departamento de Agricultura de los EEUU).

La enfermedad está presente en todos los países de América Latina, pero la


virulencia es más frecuente en los países de la región donde no hay estrés por
temperatura o humedad en regiones con mejor distribución hídrica durante el
desarrollo de cultivo. Factores como el exceso de lluvias, aplicaciones tardías
de fungicidas y la gran cantidad de inoculo del hongo causan altas pérdidas.

Fue reportada por primera vez en el ciclo 2000-2001 en lotes de Paraguay y


ese mismo año en las regiones sur, sureste y central de Brasil. El viento es el
principal vector de diseminación del patógeno, se cree que las esporas
cruzaron el océano Atlántico desde los países del sur africano (Zimbawe y Sur
África), donde la enfermedad ha causado enormes pérdidas desde 1998.
Roya de la Soja

1. Clasificación Taxonómica
 Reino: Fungi
 Phylum: Basidiomycota
 Clase: Pucciniomycetes
 Orden: Pucciniales
 Familia: Phakopsoraceae
 Género: Phakopsora
 Especie: Phakopsora pachyrhizi HD. Sydow & Sydow

2. Aspectos Biológicos

Ciclo de vida y Características

Phakopsora pachyrhizi es un patógeno biotrófico, que no sobrevive en los


rastrojos infectados, sino en plantas espontáneas de soja y en numerosos
hospedantes alternativos de este hongo.

Se han citado 31 especies en 17 géneros de leguminosas que son


hospedantes de P. pachyrhizi en la naturaleza, y 24 especies en 19 géneros
que son hospedantes de ambas especies de Phakopsora, entre las que se
pueden mencionar a las siguientes: kudzu (Pueraria lobata), trebol (Melilotus
spp.), lupino (Lupinus hirsutus), poroto (Phaseolus vulgaris), caupi (Vigna
unguiculata). También han sido citadas como hospedantes diversas otras
especies en los géneros Cajanus, Crotalaria, Dolichos, Lablab, Medicago,
Pachyrhizus, Rhynchosia, y Vicia.

La germinación de esporas ocurre con un mínimo de 6 h de rocío y


temperaturas entre 8 y 36°C, con un óptimo entre 16 y 24°C. La infección
ocurre también con un mínimo de 6 h de rocío y temperaturas entre 11 y 28°C,
con un óptimo entre 19 y 24°C. Con temperaturas de 22 a 27°C, los
urediniosoros maduran 6 a 7 días después de infección. Cada 10-11 días se
produce una nueva generación de urediniosporas. Con condiciones favorables,
tiempo fresco y húmedo, es posible progresar desde una infección inicial a una
de 90% en 3 semanas.
Las urediniosporas, pueden sobrevivir hasta 50 días, y son fácilmente
dispersadas por el viento, lo que posibilita que la enfermedad pueda ser
diseminada a grandes distancias geográficas.

El agente causal de la roya es un patógeno policíclico (varias generaciones


durante el ciclo del cultivo de la soja), con capacidad de producir abundantes
urediniosporas bajo condiciones ambientales favorables. Penetra en forma
directa a través de la cutícula y la epidermis del hospedante, lo que hace que la
infección sea rápida y fácil.

El nivel de pérdidas causado por la roya depende del estado fenológico en que
comienzan los síntomas, y de la severidad de los mismos. El mayor efecto
negativo de la enfermedad sobre el cultivo se relaciona con la madurez
anticipada y el rendimiento del mismo. Con altas temperaturas y tiempo seco,
la evolución de la enfermedad es más lenta.

3. Síntomas y signos

Se manifiesta con puntos


pequeños oscuros de máximo
1 mm de diámetro en las hojas
inferiores, que son pequeñas
pústulas (ampollas) que
corresponden al inicio de la
formación de las estructuras
fructíferas del hongo, las
uredias. Éstas con el tiempo se tornan pardas y producen un pequeño poro a
través del cual liberan las uredosporas. Con el avance de la esporulación, el
tejido foliar que rodea a la primera uredia se torna entre marrón claro y pardo
rojizo, provocando lesiones fácilmente visibles en ambas superficies de la hoja.

Por último, P. pachyrhizi hace que las hojas amarilleen o se oscurezcan y se


desprendan, impidiendo el llenado total del grano. Entre más temprana sea la
defoliación, más pequeños serán los granos de soya y, por ende, mayor
pérdida de producción y calidad. En casos severos, la enfermedad puede
causar la caída de las vainas.
4. Época de aparición

La enfermedad aparece en cualquier estado fisiológico del cultivo, desde la


emergencia de la planta hasta las últimas fases de desarrollo del cultivo. Las
condiciones que favorecen el desarrollo de la roya son temperaturas
moderadas (18 a 25°C) y lámina de agua en la superficie de la hoja constante y
prolongada (al menos durante 8 horas), ya sea por lluvia o por rocío. Los
períodos cálidos y secos son desfavorables para el desarrollo de la
enfermedad.

5. Transmisión

Las esporas del agente causal se dispersan a largas distancias utilizando como
principal medio el viento. La transmisión a través de la semilla no se ha
documentado. Nubes de esporas son liberadas si las plantas infectadas son
movidas por el viento o por personas que caminen a través de áreas infectadas
por roya. Las personas que realizan el muestreo, pueden transportar esporas
desde un área hacia otra. El patógeno puede sobrevivir en hospedantes
silvestres alternos. En climas tropicales y subtropicales la enfermedad puede
presentarse durante todo el año y por medio de fenómenos meteorológicos
dispersarse (APHIS, 2002).

6. Sobrevivencia

La sobrevivencia de la roya de la soja depende solamente de la presencia de


plantas vivas, sojas guachas y el hospedante principal en Paraguay, el kudzu
(Pueraria lobata), por lo que el Senave exige el cumplimiento de la Resolución
071/11, Por la cual se establece el periodo de Pausa Fitosanitaria posterior a
una zafra del cultivo de soja, que deberá́ implementarse para minimizar los
efectos del ataque de la roya asiática de la soja (Phakopsora pachyrhizi).

El hongo de la roya posee un ciclo de vida muy corto, el uredio madura


aproximadamente en una semana mientras que los uredios secundarios
emergen sobre los márgenes de infecciones ya existentes, arrojando esporas
por alrededor de 8 a 15 semanas, permaneciendo igualmente viables bajo
condiciones secas, lo que origina muchas oportunidades para infectar en una
temporada, reduciendo los escenarios para el control de la enfermedad
(Syngenta, 2003).. Un ciclo de vida completo puede ocurrir en 14 días
(Agronomy Channel, 2005).

7. Medidas de control

Control Cultural: Algunas prácticas culturales pueden ser de valor dentro de


un programa de manejo de la roya. Un buen control de malezas puede reducir
los niveles de inóculo al eliminar las malezas hospedantes del hongo, aunque
esto queda minimizado si se considera las malezas de lotes o bosque vecinos y
la facilidad de dispersión de las esporas.

Mantener buenos niveles de fosforo en el suelo contribuye a disminuir la


incidencia de la roya. Así mismo en aquellas zonas con riego, es preferible
regar durante el mediodía, para facilitar el secado de las hojas, o bien durante
la noche, para no extender el número de horas de rocío.

Estrategias a desarrollar durante y después de la siembra son requeridas para


controlar el desarrollo de la enfermedad, se sugiere sembrar en surcos de 76 a
80 cm de separación y a densidades de 19 (Huasteca 100, 300 y 400) y 15
(Huasteca 200) plantas por metro lineal, se deben evitar densidades de más de
250 mil plantas/ha (Terán et al., 2007)

Control biológico: Entre los mecanismos biológicos de cambio se cuentan la


mutación, los sistemas de apareamiento, la migración y el tamaño de la
población. Entre los principales cambios medioambientales en los ecosistemas
agrícolas están la incorporación de nuevas variedades resistentes, la aplicación
de fungicidas y fertilizantes, la irrigación y la rotación de cultivos, entre otros.

Los productores deben afrontar a menudo el quiebre de la resistencia en


cultivares de uso comercial. Esto puede deberse a una nueva cepa introducida
por alguna vía (migración), o bien puede ser resultado del establecimiento de
una mutación beneficiosa. El incremento de aislamientos tolerantes/resistentes
puede ser también el resultado de un proceso selectivo dentro de la población
original del lote.
Control químico: La aplicación de fungicidas es el método más utilizado para
controlar la roya. Una detección temprana, complementada con la aplicación
oportuna de fungicidas, es la mejor alternativa para su control. El momento de
la aplicación de los fungicidas dependerá de que se presenten las condiciones
climáticas favorables para la enfermedad, la presencia y severidad de la misma
y la edad de las plantas. Por otra parte, la eficiencia de control dependerá del
momento de la aplicación, la sistematicidad y eficiencia del fungicida, el equipo
de aplicación, tipo de aplicación (terrestre o aérea), boquillas utilizadas,
volumen de agua, tamaño de las gotas (lo cual está dado por el tipo y tamaño
de las boquillas usadas) y las condiciones climatológicas al momento de la
aplicación.

El objetivo de la aplicación es la reducción de la carga de esporas en las hojas


inferiores y la protección de las hojas medias y superiores. La efectividad de la
aplicación será mayor en la medida en que las hojas inferiores reciban
suficiente ingrediente activo para controlar el patógeno.

Fungicidas

Se han identificado como más eficientes varios productos del grupo de los
estrobilurinas y de los triazoles. El grupo de las estrobilurinas presenta cierta
actividad sistémica, no son absorbidas tan rápido como los triazoles y se
mueven más lento, tienen una residualidad de 21 días, su actividad es
preventiva, por lo que una vez presente la enfermedad pueden ser usados en
combinación con un triazol. Los fungicidas del grupo de triazoles también
tienen cierta actividad sistémica, y matan al hongo una vez que infecta los
tejidos de la planta; por lo que se consideran como curativos; se mueven
rápidamente a través de la hoja, pero tienen una residualidad de 14 días.
8. Método De Identificación Fácil De La Roya De La Soja

Las dificultades para identificar la enfermedad en el periodo inicial hacen que,


muchas veces, las medidas de control empleadas sean ineficientes, a juzgar
por la confusión con otras enfermedades, acarreando el uso indebido o
inadecuado de los fungicidas.
Para ello se plantea un método sencillo de identificación, siguiendo los
siguientes pasos:

- Colectar hojas sospechosas con síntomas de roya.

- Colocar en cámara húmeda (bolsa de polietileno) por un periodo de 12 horas


preferentemente a la tarde.

- Observar en forma directa o con ayuda de una lupa de mano.

- Se observará una esporulación abundante en las lesiones donde ocurre la


enfermedad.
Conclusión

La roya de la soja es causada por dos especies de hongos, Phakospora


pachyrhizi y P. meibomiae. Las esporas de estos hongos se dispersan a largas
distancias principalmente a través del viento.

Entre las alternativas de manejo de la roya de la soja se mencionan el uso de


cultivares resistentes y el uso de fungicidas de aplicación foliar.

Considerando la importancia de la enfermedad y el desconocimiento de la


reacción de los cultivares de soja frente a la misma resulta de utilidad
profundizar los conocimientos respecto a este tema para minimizar los posible
efectos negativos de la roya en el futuro.

Hasta tanto no se dispongan de cultivares de buen comportamiento frente a la


enfermedad la aplicación de fungicidas foliares apenas se detecten los
primeros síntomas se constituye en una herramienta factible de ser utilizada
para minimizar los daños causados por la roya. Si las condiciones favorables
para la enfermedad persisten durante un tiempo prolongado pueden ser
necesarias varias aplicaciones. Entre los funguicidas mencionados para el
control de la roya de la soja están los siguientes: Mancozeb, Triazoles
(cyproconazole, difenoconazole, epoxiconazole, tebuconazole) y Estrobilurinas
(azoxistrobina, pyraclostrobin, y trifloxystrobin).
Bibliografía

https://www.agro.uba.ar/sites/default/files/catedras/principal.pdf

http://campoagropecuario.com.py/wp/2017/07/17/roya-de-la-soja/

http://www.oleaginosas.org/impr_18.shtml

https://inta.gob.ar/documentos/roya-de-la-soja

http://biblioteca.inifap.gob.mx:8080/jspui/bitstream/handle/123456789/3958/CIR
NE_010208204400048762ok.pdf?sequence=1

http://www.yumagro.com/html/PHAKOPSORA-PACHYRHIZI.html

https://www.adama.com/argentina/es/espacio-del-
productor/novedades/2014/2/Roya-en-soja

http://www.oleaginosas.org/impr_18.shtml

http://www.laboratoriosalap.com.ar/notas/roya_soja.htm

https://www.croplifela.org/es/plagas/listado-de-plagas/roya-de-la-soya

http://langif.uaslp.mx/plagasdevastadoras/documentos/fichas/Roya_Soya_Asiat
ica.pdf

http://www.fcagr.unr.edu.ar/Extension/Informes%20tecnicos/roya1.htm