Vous êtes sur la page 1sur 3

Artritis gotosa

Etiología
El depósito de cristales en las articulaciones produce artritis, en la gota se encuentran
cristales de urato monosodico o ácido úrico en la cavidad articular.
Patogenia
Elevación de nivel sérico del ácido úrico.
El ácido úrico es el producto final del metabolismo de las purinas = hiperuricemia (adenina y
guanina del DNA y del RNA)
Vía 1: Vía del novo las purinas son sintetizadas a partir de precursores no purinicos.
Vía 2: Vía salvataje o recuperación en el cual las bases puricas son recapturadas de la
degradación de ácidos nucleicos derivados de fuentes exógenas (la dieta)
La elevación de ácido úrico y el consiguiente desarrollo de gota pueden ser el resultado del
exceso de producción de purinas.
Los ataques de gota ocurren cuando se precipitan cristales de urato monosódico en la
articulación y desencadenan una respuesta inflamatoria.
Los cristales en áreas periféricas del cuerpo, como el dedo gordo del pie donde la
temperatura es inferior a la de otras partes corporales.
Cuando existe una hiperuricemia se acumulan cristales y microtofos(es decir nódulos duros y
pequeños con superficie irregular que contienen depósitos cristalinos de urato monosódico)
en las células de revestimiento sinovial y en el cartílago articular

DONDE SE DEPOSITAN ESTOS CRISTALES


Morfología
Los cristales del ácido úrico tienen forma de aguja.
Los leucocitos polimorfonucleares fagocitan los cristales de urato y esto los conduce a la
muerte, con liberación de enzimas lisosómicas.
Mientras este proceso continuo, la inflamación produce la destrucción del cartílago y el
hueso subcondral.
Manifestaciones clínicas
El ataque de la gota aguda es mono articular y usualmente afecta a la primera articulación
metatarsofalangica.
Los episodios repetidos de la artritis aguda finalmente conducen a una artritis crónica y a la
formación de los grandes nódulos duros denominados tofos.
Los tofos se encuentran más comúnmente en:
 la membrana sinovial
 la bolsa del olecranon
 el tendón de Aquiles
 hueso subcondral
 la superficie de extensión del antebrazo
pueden ser confundidos con nódulos reumatoides. Por lo general los tofos no aparecen
hasta los diez años o mas después del primer ataque de gota ,esta etapa de la gota
denominada gota tofacea ,se caracteriza por ataques más frecuentes y prolongados , que a
menudo son poliarticulares
Diagnostico
El diagnóstico definitivo de gota solo puede establecerse cuando se encuentra cristales de
urato monosodico en el líquido sinovial o cortes tisulares de depósitos tofaceos.
El análisis del líquido sinovial es útil para excluir otros trastornos como artritis séptica,
seudogota y AR.
Los métodos de diagnóstico también incluyen mediciones para determinar si la enfermedad
se relaciona con una súper producción de ácido úrico.

Evolución clínica
Él ataque inicial de artritis aguda es mono articular y por lo general afecta a la primera articulación
metatarsofalángica, causa dolor, deformidad y limitación del movimiento articular.
La artritis gotosa crónica, El dolor frecuentemente comienza durante la noche y generalmente se describe
como palpitante, opresivo e intenso. Las articulaciones afectadas muestran signos de calor, enrojecimiento
y sensibilidad. El dolor tiende a calmarse en un período de varios días. Sin embargo, los episodios de gota
crónica se presentan con más frecuencia. Los depósitos de ácido úrico, llamados tofos, se desarrollan en el
tejido cartilaginoso, los tendones y los tejidos blandos. Dichos tofos generalmente se desarrollan sólo
después de que los pacientes han padecido la enfermedad durante muchos años. Los depósitos pueden
darse también en los riñones, llevando a que se presente insuficiencia renal crónica.
La gota es causada por una sobreproducción de ácido úrico o una reducción de la capacidad del riñón para
eliminarlo, sin embargo, su causa exacta se desconoce. Este trastorno es más común en los hombres,
mujeres posmenopáusicas y personas que sufren de hipertensión. Igualmente, el consumo excesivo de
alcohol, la diabetes, la obesidad, la anemia drepanocítica y la enfermedad renal aumentan el riesgo.

Esta afección también se puede desarrollar en personas que toman medicamentos que interfieren con la
excreción del ácido úrico.

Tratamiento
Para tratar artritis gotosa aguda se usan los AINE (indometacina e ibuprofeno).
Moderar el consumo de alcohol y evitar los alimentos ricos en purinas, esto es
particularmente en pacientes con depósitos tofaceos.

El tratamiento médico de la gota por lo general cae en las siguientes categorías:

El tratamiento de un ataque agudo: Por lo general, consiste en la administración de medicamentos


antiinflamatorios, como los AINE o los corticosteroides. La colchicina se utiliza para suprimir la gota si el
ataque se detecta en las primeras 24 horas y por lo general se administra por vía oral en forma de
comprimidos y se repite. Puede causar diarrea si la dosis es demasiado alta.

Bajar el nivel de ácido úrico: Si bien algunas personas con esta enfermedad pueden no requerir tratamiento
para reducir los niveles de ácido úrico, lo que suele ser necesario para aquellos que experimentan ataques
frecuentes, han gota tofacea o tiene cálculos renales de ácido úrico.

Los medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico o bien actúan para bloquear su formación o
aumentar la excreción de ácido úrico en el riñón. No deben utilizarse hasta que el ataque de gota ha
desaparecido por completo. Si su médico decide que usted necesita tomar medicamentos para la gota, es
posible que tenga que tomar para siempre para evitar más ataques. Asegúrese de discutir todos los
tratamientos con su médico.

Pronostico
Reservado para la vida y malo para la función